ANO XHI.*-2.a EPOCA.—NÜM. 610
ANO XHI.*-2.a EPOCA.—NÜM. 610

SABADO 10 DE DICIEMBRE DE 18§d

OrST
Ov IB

J T1

jT PTirKn

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: B. Damian Ganals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arbona.

4 Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes.
Francia' 0’75 francos id. id. (PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—0’10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, seraD responsables sus autores.

Sección Literaria
—*
HISTORIA DE VARIOS TIMOS
EL TÍO DE LOS QUINIENTOS
T Hace muchos años, cuando aun no se
habían constituido tantas sociedades,
cajas de ahorros y bancos, como hoy existen para comodidad de los que quie¬ ran dejar en ellos su dinero, era cosa co¬
rriente confiarlo á acreditados comer¬
ciantes.
Entró un dia en una tienda de paños de la calle de Postas, cierto sujeto, jóyen aún, vestido con chaqueta burda,
pantalón de dril bastante sucio, gruesos y bien claveteados zapatones y grasienta gorra, que se quitó humildemente al
entrar.
* Una vez dentro, quedóse con la boca abierta, mirando en derredor con ojos estúpidos, como un palomino atontado, sin saber hácia qué parte de la tienda enderezar sus pasos: si al mostrador de la derecha, al de la izquierda ó al del
medio.
Rompió al fin á hablar y preguntó por
el amo.
—Yo soy ¿qué se te ofrece, muchacho? —dijo el comerciante.
—Pues quería... Yo tengo algunos ahorros ¿sabe, señor? y yo quería... Me han coetao muchas fatigas y sudores, y por miedo de que me los roben en este Madrid donde hay hombres muy malos..., yo quería...
—Vamos, ya te entiendo; dejarlos en
mi casa donde los tendrás bien seguros,
y además te producirán alguna renta,
¿no es eso? —Eso mismo, si, señor. —Serán... dos ó tres mil realejos ¿eh?
—¡Calle, calle, señor! ¡Un probe como yo! Quinientos reales son todo lo que
tengo.
—Bueno, hombre, más vale que los conserves, y no que los gastes de mala
manera ó los pierdas. No acostumbro á aceptar cantidades tan pequeñas, pero
por una vez...
—Dios se lo pague, señor... Aquí tie¬
ne el dinero.
El pobre diablo extrajo de las profun¬
didades de un bolsillo interior de lacha-
y queta, un gran lío de trapos y papeles,
y después de quitar ocho ó diez cubier¬
tas salieron á la luz los quinientos rea¬ les en duros, medios duros, pesetas, mo¬ nedas de dos reales y dé á real, y hasta
piezas de dos cuartos y ochavos, todo lo cual contó, recontó y volvió á contar, poniendo finalmente aquella «miscelá¬
nea» eu manos del comerciante, que se sonreía, casi enternecido...

No hubo fuerzas humanas que le hi¬ ciesen tomar el recibo, alegando que á un «probe» como él no le había de en¬ gañar un señor tan bueno y tan rico, que no quería «documentos pa pleitos», dijo en fin mil patochadas, y en resúmen se marchó sin el resguardo, limitándose el comerciante á sentar aquella cantidad en el libro correspondiente.
La dependencia rióse bien de la facha y explicaderas del pobre hombre, y dieron en llamarle «el tio de los qui¬
nientos».
A los quince días se presentó de nue¬
vo en la tienda.
—¿Qué te trae por acá?—le preguntó
el dueño.
—Pues que vengo á recoger los mil reales y lo que haigan producido eu es¬ tos quince días.
—¡Cómo los mil reales! Querrás decir los quinientos.
—¡Quinientos! Pues no, señor, que
fueron mil.
—¡Estás loco? Vaya, vaya, toma tus veinticinco duros y déjame en paz.
—No los tomo... Yo quiero mis cin¬ cuenta duros,—insistió el hombre ele¬ vando el diapasón.
—¡Habrá zopenco! ¿Pero no te acuer-' das que me diste veinticinco? Mira, aquí están apuntados en este libro...
—¡Yo no entiendo de letra! ¡Quiero
mis dineros!

nientes entregándole los mil reales, em¬ peoraba el negocio... ¿Qué hacer? Ocurriósele una idea, y llamando aparte á uno de sus dependientes le dijo:
—Salte ahora mismo por la puerta de escape que da al portal, y dile á don Braulio, el de la pañería de al lado, que saque cincuenta duros y se los dé á ese tunante, asegurándole que el deudor es
él y no yo.
A los pocos minutos, y abriéndose paso á fuerza de codos por entre el com¬ pacto grupo de gente, apareció don Braulio, el cual encarándose con el tío le dijo:
—¡Pero hombre! ¿Qué escándalo es este? ¿A qué pides al señor lo que no le entregaste? ¿No te acuerdas que fué á mí á quien diste los cincuenta duros? Tómalos y vete con mil diablos.
No fué manco el trapacero para alar¬ gar la mano y apoderarse de los billetes que le ofrecían... Pero inmediatamente y aprovechándose de la general espectación del público, gritó:
—¡Estos son «otros cincuenta»! Los de usted bien seguros estaban...
La pillada del «tío de los quinientos» costó al comerciante en paños de la ca¬
lle de Postas la friolera de 75 pesos...
¡Fué un negocio redondo!
Ramiro Blanco.

—¡Dios me tenga de su mano!—dijo el comerciante viendo que su «acreedor» comenzaba á hacer pucheros y á dar
voces.
Intentó convencerle, calmarle... ¡Ni por esas! El maldito acabó por salir á la puerta de la tienda gritando á voz en
cuello:

Sección Científica
Los muertos vivos.—Digestibilidad de las grasas animal y vegetal

—¡No hay justicia! ¡Me quieren robar cincuenta duros!... ¡Virgen del Treme¬ dal, á un probe como yo!
—Pero hombre de los demonios, que fueron veinticinco...
—No, señor, cincuenta. A todo esto los transeúntes y gente de la vecindad, atraídos por las voces, ha¬ bían formado un nutrido corro que en¬
grosaba por momentos, y como casi siempre sucede, daban todos la razón al que no la tenía, compadecidos de sus lágrimas, de sus lamentos y de su facha miserable... Había que verle ¡gran có¬
mico era! elevar sus brazos al cielo, re¬
clamando el fruto de tres años enteros
de trabajo y privaciones sin cuento... El comerciante se vió perdido... Con
tal de evitar aquel espectáculo que tan¬
to hería su crédito, hubiera él ya paga¬
do, no cincuenta, sino cien duros; pero comprendió que si delante de tanta gente daba la razón al tío de los qui-

Un capellán del emperador de Rusia
conducía al cementerio el entierro de
una parienta suya. El ataúd que conte¬
nía el cadáver fué colocado en la fosa y
cuando el clero se retiraba, el capellán Mr. Karnice, antes de marcharse cogió un puñado de tierra y al tirarlo á la fo¬ sa oyó gritos que salían de las profun¬
didades de la tumba. La niña, que no
estaba muerta, se despertaba de su sue¬ ño letárgico.
Grande fué la sorpresa de la concu¬ rrencia; los enterradores se apresuraron á subir el ataúd y desclavándole la tapa apareció la niña con su traje vir¬ ginal, llena de espanto. El capellán re¬
cordaba este suceso con terror: un mi¬
nuto más y la niña se hubiera asfixiado, repetía: muerta viva en medio de su¬ frimientos tan desesperados que el pen¬ sar en ellos tortura la mente y martiriza
el alma.
La niña debió su salvación á la casua¬

lidad, y hoy esa muerta resucitada es madre de familia que bendice la vida que le es dulce.
¿Pero cuántos no habrán sido vícti¬ mas de este letargo, particularmente en las epidemias en que se abandona toda prudencia y se omite todo sentimiento
de lástima conduciéndose el cadáver
aún caliente al cementerio donde se en¬
tierra sin ninguna precaución? El capellán Mr. Karnice, ha descu¬
bierto un aparato para evitar en lo su¬ cesivo casos semejantes, no pensando el inventor hacer con su invento ningún negocio, sino en el bien de la humani¬ dad; por lo que lo ha puesto á la dispo¬ sición del Czar de Rusia quien lo ha re¬ mitido al Ayuntamiento de París. Un delegado del capellán hizo funcionar dicho aparato con un repórter parisién
en Bruselas.
El aparato se puso en un baúl en el
fondo del cual se colocó al individuo so¬
metido á la prueba; el repórter, bastante impresionado, se acostó donde se le in¬ dicara: cerróse el baúl y quedó sometido á prueba en completas tinieblas. Por un hoyo de la tapa pasa una bola atada á
la extremidad de una cinta de acero.
Esa bola va á parar al esternón, obran¬
do sobre ella al menor movimiento del
tórax. La cinta metálica, protegida por un tubo largo sirve de porta voz, emer¬ ge del ataúd atravesando las capas de tierra y termina en una caja que con¬ tiene un timbre y un aparato de reloje¬ ría muy simple.
—¿Está usted, gritó el operador, en disposición de empezar?
—Si, contestó el repórter. —Pues bien, respire. La bola con el ligerísimo movimiento del pecho, produjo en seguida tal efecto en la caja pequeña que ésta se abrió, un rayo de luz pasando por el tubo pene¬ tró en el ataúd, oyéndose al mismo tiempo sonar el timbre, que fué la seña de salvación del supuesto difunto.
El repórter salió de la caja limpián¬ dose los ojos y el timbre continuó siem¬ pre tocando.
El inventor lo ha previsto todo. Si por un caso excepcional el timbre no fun¬ cionare, los guardianes del cementerio
no tendrían noticia de lo ocurrido, y entonces una bandera movida por el
instrumento de relojería se levanta á metro y medio sobre el suelo, y entre¬ tanto que acuden los guardianes puede el enterrado pedir auxilio por el tubo que sirve de porta-voz, escuchar las con¬ testaciones y tener paciencia en situa¬ ción tan desesperada.
No se necesitarán grandes gastos pa¬ ra poner en práctica tan importante des¬

cubrimiento, pudiendo el aparato una vez desinfectado, servir para otros casos.
El temor de ser enterrado vivo preo¬
cupa á mucha gente, motivo por el cual
en el cementerio de Muniche los cadá¬
veres de-los ricos son depositados en uii departamento sobre coronas de flores.
Pero los inconvenientes que se pre¬
sentan en una ciudad como París impi¬ den el uso de semejantes exposiciones, y el invento del célebre capellán resueL ve definitivamente ese grave problema.
* **
Mucho se ha discutido sobre las ma¬
yores ó peores ventajas digestivas de las grasas animales y las vegetales.
El triunfo se hallaba decidido por las' primeras. Pero los señores Bonrot y Ferdinand han presentado á la Acade¬
mia de Medicina de París un notable
trabajo, demostrando que las grasas vé-^ getales no están ni con mucho, tan des¬ provistas de las cualidades digestivas co¬ mo suele pretenderse. Existe un aceite que se extrae del coco, y á cuya fabrica¬
ción se dedican diversas casas de Fran¬
cia, de Inglaterra y Alemania, el cual presenta todas las garantías exigidas para una buena alimentación. Sus ven¬ tajas son incalculables. Por una parte resiste enérgicamente al desarrollo de la putrefacción, y por otra se digiere cori la mayor facilidad. Un individuo en
buen estado de salud sometido á esté
género de alimentación, puede utilizai* con escasas diferencias 465 gramos de grasa absorbiendo nada más que 475
gramos como cantidad total en las vein¬ ticuatro horas.
La manteca de vaca no alcanza nüncá
éste grado de digestibilidad. La mayo¬ ría de los análisis practicados por estos
autores lian dado constantemente una
cifra bastante inferior (455 gramos por 475). En presencia de estos resultados, creemos lógico pensar que el aceite dé coco, cuyo precio es insignificante/ reemplazará más tarde ó más temprano la manteca de vaca en la alimentación
de las clases necesitadas.
Variedades
La exposición del reclamo
En esta misma sección hablamos hace’ linos días de una exposición del recla¬ mo-anuncio que se organizaba en Ams^' terdam. La tal exposición ha hecho fias¬ co; los comerciantes ó industriales no han querido que se conozcan de ante¬ mano sus recursos anunciadores.

«¡) FOJLIdEWÍKT
LA CARTOMANCERA
y el atronador ruido de los fuegos nrti-
^ Aciales, que con cohetes, velas romanas,
ramilletes de fuego y lluvia de oro. acompañaban la entrada de los cuerpos Santos en el templo de Santa María, la parroquia mayor de Mataró.
IV.
LA PRIMAVERA DE LA VIDA
¿Os acordáis, lectores míos, de vues¬
tra adolescencia, de aquel tiempo en
que, dejando de ser niños, pasasteis á ser hombres, y en que con toda la inex¬ periencia de la niñez teníais la presun¬
ción de la edad madura?
En aquella edad el corazón no cabe en el pecho y rebosa de vida é ilusiones, en términos que deseamos confiarlas á la primera persona que se nos presenta;
^ si tenemos un amigo de nuestro tiem¬
po, experimentamos un placer sin igual en hacerle partícipe de nuestros sueños.
¡Dichosa edad en que todo es bello y en que, como en la primavera, todo son llores y perfumes ¡ay! que más tarde el

viento del desengaño, la triste realidad, se lleva lejos, sin volver jamás! Y aque¬ llas ilusiones, aquel exceso de vida, aquellos pensamientos risueños desapare¬
cen al solo contacto de los hombres, bas¬
tando la fría mirada del egoísmo para ahuyentarlo todo y hacer que no quede de tanta belleza más que una figura se¬ ca y negra, la realidad, envuelta con el manto de las pasiones mezquinas del hombre, de ese sér á quien Dios crió pa¬ ra compañero de los ángeles, y que se empeña en serlo del espíritu de las ti¬
nieblas.
Muy lejos estaban los dos jóvenes, Angel y Gabriel, de pensar que se des¬ vanecerían las ilusiones que ambos se habían forjado, y como no tenían secre¬ tos el uno para el otro, pocos días des¬ pués de la procesión, la tarde de un do¬ mingo. salieron á paseo, dirigiéndose hacia la riera de Argentona, pues desea¬ ban un lugar solitario para no ser inte¬ rrumpidos por importunos en sus mu¬
tuas revelaciones.
¡Cuántas veces, lectores míos, habréis escuchado, en vuestra primera juven¬ tud, las confidencias de un amigo que
os habrá hecho leer en su corazón como
en un libro abierto!
Gabriel y Angel suspendieron su pu¬

seo, y sentados debajo de un árbol se confiaban mútuamente sus impresiones. ¡Cuán lejos estaba su conversación de
ser la de esos calaveras en ciernes, que
apenas cuentan catorce años y ya su lenguaje hace salir los colores ai rostro á toda persona que tenga alguna educa¬ ción! Los dos jóvenes estaban lejos de
estqs vicios, y Angel decía á Gabriel: —Tu prima es muy bonita, y te ase¬
guro que será mi novia; y si un dia puedo ser capitán de un buque, le pedi¬ ré al naviero que me permita bautizarle
con el nombre de Bella Juliana, esperan¬ do tener la edad necesaria para casarme con tu prima.
Gabriel callaba; sus mejillas parecían de grana; Angel le puso una mano so¬ bre el hombro para obligarle á levantar la cabeza, y le preguntó:
—¿Qué te pasa? ¿No tienes valor para mirarme? ¿piensas que no adivino que te sucede á ti,- lo que á mí? También es¬ tás enamorado, Gabrtel, aunque te lo callas; pero á mi no me engañarás.
Y añadió dándose importancia y sa¬ cando de su petaca un cigarrillo:
—Tengo mucho mundo; he estado en América, al paso que tú no has salido nunca de la tienda de tu padre, porte q.ue conmigo es inútil el disimulo.

Cuando vas á casa de tu tia Dolores no
vas á ver á Juliana, sino á Rita, su ami¬
ga; y observo que cuando la miras te pones colorado. ¡Ah, buena pieza! si te digo que á mí no me engañas.
Gabriel, mirando de hito en hito á su
amigo, contestó: —Es verdad; esa niña me gusta en
extremo, pero si lo dijera á mi padre se
burlaría de mí.
—Y ¿qué necesidad tienes ele decirlo hoy á tu padre? La niña apenas tiene once años, y hay tiempo para ello. Mira Gabriel, yo no diré nada; cuando Julia¬ na tenga quince años le abriré mi pe¬ cho: si me corresponde, la pediré á sus padres, y cuando sea capitán' me casaré
con ella.
—Pués yo haré lo mismo. Ayudaré á mi padre en nuestra tienda, y cuando Rita tenga quince años se lo diré todo. Mis padres, que cuentan con algo más, se retirarán; y Rita y yo continuaremos el negocio por cuenta nuestra y podre¬
mos ser felices. Pero,—añadió con cier¬
to pesar—temo no gustar á Rita, porque no soy tan buen mozo1 como tú, á quien sombrea ya el bigote, al paso que yo
parezco una niña vestida de hombre; pero todo vendrá á su tiempo.
Los dos jóvenes se cogieron del brazo

y empezaron á andar comunicándose
sus impresiones. Antes de llegar á casa ya se creían eu
su imaginación casados, y sus esposas' tan amigas como eran ellos dos.
—¡Qué felicidad! Angel seria capitán de un buque mercante, y cuando regre¬
sase de América traería lina rica manta”
de la India bordada de mil colores pará Juliana y otra para Rita/ y ún papagayo' y una cotorra que siempre estarían ha¬ blando y cantando. ¡ Dichosa edad y di¬
chosas ilusiones!
Entre tanto en casa de Dolores las’ dos
niñas jugaban con las muñecas eú el patio-jardín, entre los árboles y las ma¬
cetas de flores. Las dos eran bellísimas,
y más aún vestidas de percal azul Julia¬ na y de color de rosa Rita.
líe pronto Juliana se quedó parada y
se sentó.
—¿Porqué no juegas?—la pregunto
Rita.
—Es que pienso que mañana marchas' á'tu pueblo y voy á quedarme sola.
Qué, ¿no tienes con quién jugar aquí en Mataró?
No: aquí no viene niña alguna.
Pues á casa vienen las de las veci¬
nas; Florentina, Agueda, Luisa, Madro-” na, Marieta y Elvira, y jugamos juntas/

2
JWWW

~ -/

*

SOLL E*R

Dos casas alemanas y una austríaca, han respondido sólo al llamamiento. Uno de los expositores ha tenido una idea ingeniosa.
Su pabellón dedicado á la publicidad
de un extracto de carne, tenía en las

poco estudiado hasta ahora por los que se dedican á la filosofía, y nadie puede darse todavía la explicaoióu de^él.
Constituye una anomalía psicológica, y los individuos en quienes se verifica
son rarísimos.

paredes algunas aberturas redondas por El doctor Lauret, deMontpellier (Fran¬ donde naturalmente los visitantes se cia), ha observado recientemente algu¬

asomaban para ver lo que había detrás. Los que tenían esta curiosidad, veían
un baile de cerdos que tenían por cabe¬ ra un espejo eseando colocado precisa¬ mente cada uno frente al agujero. Así

nos casos muy curiosos. Un hombre de cincuenta años, ofi¬
cial del ejército, no percibe sonido algu¬ no sin ver al mismo tiempo tal ó cual
color.

•ocurrió que los visitantes venían un cerdo y su propia cabeza en el lugar de la que faltaba del animal.
Parece que esta broma anunciadora ha producido disgusto en los visitantes, que se veían convertidos en cerdos, ca¬
lificándola de broma de mal gusto:

Siempre que se habla ve brillar en torno suyo diferentes tintes ó matices
del arco iris.
Si se trata de notas musicales, cuan¬
do se pasa de las notas altas á las bajas, este color se varía paulatinamente desde
el marrón obscuro al blanco.
En la conversación ordinaria el timbre

Exportación de mujeres

de la voz del sujeto que habla, determi¬
na al individuo una sensación de color
uniforme, variable según los timbres de

'Son muchas las naciones en cuyos voz, destacándose los correspondientes

censos superan los individuos del géne¬ á las vocales.

ro femenino á los del opuesto. Po-r esta Por un efecto singularísimo, la mujer

razón y por otras muchas que sería lar- de ese inviduo participa de sensaciones

-g’O enumerar, quedan un sinnúmero de de color análogas, y en un hijo de ellos,

mujeres excluidas del gremio de las ca-. sea por herencia, sea por costumbre, se

gadas.

verifica el mismo fenómeno.

Esto no sucede menos en Inglaterra

Los colores que ven el marido y la

que en otras partes; pero los ingleses - mujer no son los mismos.

son gente práctica, y no se limitan á la¬ Los á, ó, ú, producen en el marido la

mentar platónicamente semejante des¬ vista del negro, rosa y azul, respectiva¬

gracia, como hacen los españoles, -fran ¬ mente; en la mujer, marrón, amarillo y

ceses, etc.

violeta.

Según leemos en un periódico inglés,
se ha allí fundado una Asociación cuyo
objeto es repartir entre las colonias britá¬
nicas el exceso de«misses», que sin esta

Ambos ven los colores siempre que perciben sonidos, aunque sean ligeros.

exportación quedarían para vestir imᬠgenes, como decimos nosotros.
La Asociación está colocada bajo el al¬
to patronato de la princesa de Gales, y ha «ít-xportadn;, ya, desde su fundación
6.50b mujeres. En la reunión general, celebrada úl¬
timamente, se ha dado lectura de una carta del señor Cecilio Rhodes, que pide
mujeres casaderas para el Africa Aus¬
tral, en donde él tiene establecida una gran empresa de colonización, explota¬ ción y otras cosas por el estilo.
La dicha carta iba acompañada de un cheque de 12.000 francos. Por esta can¬ tidad, según los Estatutos de la Asocia¬ ción, Cecilio Rhodes tiene derecho á 36 mujeres.
Langosta monstruo
Una lancha de pesca ha cogido, á cuarenta millas de Atlantie Highlands, una enorme langosta, mayor aún que

La piedra filosofal
El doctor Stephen H. Hemmens, de Staten Island, pretende haber realizado el sueño de los alquimistas, producien¬ do oro artificial, y añade que ha encon¬ trado la piedra filosofal, á la que le lla¬ ma argentauriim ó sea plata-oro.
En apoyo de su aserto, cita el hecho de haber vendido á la Oficina de Ensaye barras de oro, que sacó de pesos de pla¬ ta mejicanos.
Añade que según sus cálculos, cada diez onzas en pesos mejicanos, pueden dar unas seis de argentaurim.
Su procedimiento, que conserva secre¬ to, dice consiste en el empleo de la per¬ cusión y el frió sobre aquella sustancia, la que se convierte en oro.
En la Oficina de Ensaye dicen que es cierto que el profesor ha enviado allí ba¬ rras de oio, pero como éste conserva se¬ cretos los procedimientos que dice em¬ plea, no pueden adelantar opinión algu¬
na sobre ese descubrimiento.

la que tanto llama la atención en el
Acuario de Nueva York.

Notas de actualidad El ánimalito pesa 31 t[2 libras, y mi¬
de 3 1{2 pies de longitud desde el extre¬
mo de la cola al de las tenazas. De estas

últimas, la mayor tiene de circunferen¬ cia un pie y ocho pulgadas.
El aspecto de la tal langosta no tiene íiada de atrayente, á lo que contribuye en mucho la avanzadísima edad que de¬
be haber alcanzado.
Actualmente se exhibe en un restau-

MENSAJE
Que las Cámaras de Comercio Españolas, reunidas en la Asamblea de Zaragoza, han elevado á S. M. la Reina Regente.
Señora:

mnt de Broadway, y más tarde, es pro¬ bable que se envíe al Acuario para que haga compañía al colega que allí le aguarda.
Transporto ingenioso
La inventiva de un individuo de Te-
lluride (California), ha hecho fácil el transporte desde ese punto á la mina
Nellie, situada en una sierra cercana, de

Las Cámaras de Comercio Españolas reunidas en Zaragoza para deliberar y resolver acerca de los remedios que la triste situación fiel país imperiosamente demanda, han puesto término á sais ta¬ reas, acordando ejercitar ante Vuestra Majestad el derecho de petición, recono¬ cido por las leyes á todos lo,s ciudadanos españoles.
Representantes de fuerzas sociales, sobre las que pesau con especial y gran intensidad las desventuras de la Pátria,

un cable metálico que pesaba 17.000 li¬
bras.
Desarrolló el largo cable y sin cortar¬

obedecemos menos al estímulo del pro¬
pio interés que á la conveniencia gene¬ ral de la Nación, y á los clamores an¬

lo, fué repartiendo secciones de él, de 160 libras de peso entre 62 mulos, en cuyos lomos quedó empaquetado todo el. cable, yendo cada animal unido al anterior por la cuerda metálica, que se
cónsárvó íntegra. Guiados todos por la campanilla del
que iba á la cabeza, subieron sin tropie¬ zo la escarpada ladera, sin que uno sólo do ellos se cayera ni interrumpiera la

gustiosos de aquellas clases, con las cuales nos pone en diario contacto y en
estrecha comunidad de sentimientos, la índole misma de nuestras relaciones
mercantiles.
En las reuniones de Zaragoza poco ó nada hemos demandado privativamente para nosotros. Hoy. al acudir á Vuestra Majestad, con el respeto con que deben acercarse al Trono los que ya sólo en el

marcha de los otros.
El mismo día, los ingenieros de la mi¬ na pudieron utilizar el cable para el tranvía de carga áque se destinaba.
El oído y los colores

pueden depositar su confianza, no veni¬ mos tampoco en solicitud de privilegios; no venirnos siquiera á defender nuestras haciendas, sino á exponer los males que la Nación entera padece, brindando, pa¬ ra el posible alivio de ellos, cuanto so¬ mos y cuanto representamos.
Congregados, de propósito, en una

Se verificará en algunos individuos ciudad, á la que el santo amor de la Pá¬

un fenómeno por todo extremo curioso tria diera en todo tiempo tan gloriosos

que consiste en ver determinados colo¬ timbres, nuestro primer pensamiento res cada vez que al oído llegan deter-. fué para España, y nuestro primer voto

minados sonidos.

el que afirmaba que los deshechos res-

Este fenómeno curiosísimo ha sido { tos de aquel Imperio grande y próspero

en otros días, ahora desmembrado y brían de imponerse; que se revises y anu¬ abatido, por torpezas de los hombres len en su casólos monopolios y arriendos

más acaso que por fatalidades de la His¬ con cedidos; que se supriman ó reduzcan

toria, se recogen y estrechan como man¬ muchos organismos inútiles, verdade¬

ca en el hogar común, dispuesto á po¬ ros parásitos de la administración, ali¬

ner sobre la variedad de sus intereses, viándose para el porvenir, la enorme

sobre sus diferencias todas, la unidad carga de las clases pasivas.

intangible de la Nación.

Ansia vehementísima de todos los go¬

No queremos, Señora, como ha dicho bernados es que quienes han de juzgar¬

una voz elocuentísima, hablando en nos, no vivan á merced de la política, y

nombre de otras colectividades que sien¬ los que han de administrarnos sean ser¬

ten al igual nuestro, no queremos aban¬ vidores fieles del país, no ciegos instru-

donar á España por esquivar la terrible | mentos de los partidos. Por eso pedi¬

carga de levantarla. Pero cansados ya mos un poder judicial independiente, y

de sufrir tribulaciones y miserias que una administración descentralizadora y

los errores de cuantos por muchos años justa, donde la capacidad y el mérito nos gobiernan atrajero» sobre nosotros, hallen francas las puertas y donde la

viendo la mitad del territorio perdido; prevaricación y el fraude encuentren

la sangre de nuestros hijos derramada ejemplar castigo.

locamente en guerras que la imprevi¬

Reservada á las próximas Cortes la

sión suscitó y que la temeridad no supo obra legislativa de reorganización á que

excusar; los caudales públicos malbara¬ se refieren varios de nuestros acuerdos,

tados; el porvenir en riesgo; indemnes consideramos de todo punto indispensa¬

los autores de tanto desastre; quizá ble la reglamentación del derecho fie su¬

apercibidos y preparando en su incons¬ fragio por gremios y clases, A fin de

ciencia nuevos y más grandes infortu¬ que, pudiendo disponer de garantías pa¬

nios, creemos llegada la hora de poner ra su eficaz ejercicio, acabe de una vez

término á nuestra abstención y silencio, su sistemático falseamiento, cese la fa¬

no sin reconocernos culpables ante bricación de mayorías y oposiciones, no

Vuestra Majestad y ante el País, de ha¬ en los Comicios sino en los ministerios,

berlos guardado por tanto espacio, para y, vuelta á la vida pública la corriente

que, á merced de ellos, una política in¬ de la opinión sana, puedan las grandes

capaz, negligente y desprovista de todo fuerzas sociales ocuparen los Parlamen¬

sentido práctico, labrase en corto tiem¬ tos el lugar que boy les arrebatan ima¬

po la ruina y el deshonor de España.
Saben las Cámaras de Comercio cuán
vivamente llegan al corazón de Vuestra Magestad las desventuras de la Pátria y como junto al Trono de D, Alfonso XIII hallan ecos de simpatía los dolores pú¬ blicos. Saben que en nadie ha de ser más vivo que en Vuestra Magestad el
deseo de ver á la Nación consolada de

ginarios electores. La Asamblea de Zaragoza dispuesta á
mantener con firmeza y constancia sus aspiraciones y á perseverar en su empe¬ ño, llegando hagta donde la necesidad no más le fije límites, confia en que por estos remedios, completa mentados con algunos otros que la voz nacional seña¬ la y pide tiempo ha, evitará España los

sus tristezas y repuesta en lo posible de sus quebrantos. Por saberlo, excusan
representar una á una las amargas con¬ secuencias de tantos yerros, las calami¬ dades que el pueblo padece y las ofensas que todas las clases sociales reciben dia¬ riamente de ese Estado que se desquicia. Vana apariencia el cumplimiento de las leyes, podemos resumir la situación del mismo, diciendo que de la justicia, del derecho, de las libertades y del orden ha hecho tabla rasa minoría exigua, favo¬ recida por el retraimiento en que hasta boy viviéramos los consagrados exclu¬ sivamente á fomentar la agricultura, las industrias, las artes y el comercio de
la Nación.

peligros de disgregación que pudieran amenazarla en el interior y aquellos que
la cercan acaso en sus fronteras.
No queremos que las riendas del Es¬ tado vengan á nuestras manos, ni que, como entre los partidos políticos, sea la Administración botín prometido á los nuestros; pero si pretendemos que se nos gobierne con acierto y se nos admi¬ nistre con paternal interés; que nues¬
tras haciendas entren en orden y nues¬
tros presupuestos se reduzcan á la capa¬ cidad contributiva que la Nación pueda sobre llevar sin violencia; que el fisco no nos esquilme y desangre en vez de cegar las fuentes de la riqueza; que se restablezcan en las funciones públicas

Hemos dicho en Zaragoza que esta¬ mos resueltos á no omitir ningún sacri¬ ficio, á no excusar ningún concurso, á deponer en los altares de la Pátria, así la sangre de nuestros hijos, como los
restos de nuestras haciendas, en cuyos
sentimientos abunda el pueblo todo que no regatearía seguramente sus esfuerzos para la regeneración; hemos afirmado que no cejaremos en el desempeño de dedicar alma y vida á la reconstitución del hogar nacional; hemos deliberado entre nosotros, trazando las bases que
en nuestro humilde sentir deben serla
norma de la radical transformación, demandada por voz unánime del País.
Fruto de estas deliberaciones es el cla¬
mor que traemos basta las gradas del Trono: óigalo, benévola, como siempre, Vuestra Magestad, que con nosotros ha¬ bla, con la franqueza aprendida en aquella tierra, donde la verdad aún con¬ serva sus fueros, una parte considerable de uuestra querida España.
Pedimos en primer término que se practique un escrupuloso Balance de la Hacienda nacional, para que con toda exactitud se fije la situación del Tesoro/ y acabemos de saber hasta qué punto ha comprometido nuestro porvenir eco¬ nómico la torpeza de los que manejaron les caudales públicos; que no baya más presupuestos añadidos, promesas fala¬ ces, pignoración de las Rentas Públicas, espejismos halagadores que nos han
traído á la ruina con la sonrisa en los
labios; hora es de que la economía y el orden, necesarios en la casa del pobre, sustituyan 4 la imprevisión y al despil¬ farro, dañosos aún en la casa del rico.
Pedimos igualmente que se abra una
información severísima acerca de] em¬
pleo da-do en las guerras al patrimonio de la Nación, castigando sin contempla¬ ciones y sin flaquezas á cnantos resulta¬ ren culpables de haberlo malversado.
Pedimos que sin pérdida de momento
se acometa la reducción de los gastos

el sentimiento del deber y se baga efec¬ tivo el principio de la responsabilidad; que gocemos de las realidades de la jus¬ ticia y del derecho, sin ficciones enga¬ ñosas de uno y otro; que la experien¬ cia de la vida naeional y el sentido po¬ sitivo de las cosas sean quienes tracen rumbos y derroteros al gobernante, apartándonos de sueños quiméricos y de empresas superiores á nuestras fuer¬ zas; que defendamos los restos del pa¬ trimonio español con lo preciso, dando al Ejército y á la Marina una constitu¬ ción vigorosa y una instrucción sólida, dentro de los límites por la necesidad impuestos; que el poder central no aho¬ gue la vida de los pueblos; que se refor¬ me la organización provincial y muni¬ cipal inspirándola en un sentimiento ampliamente descentralizador, y que caiga, por fin, como corolario de todo, bajo el esfuerzo de nuevos gobiernos y entre la abominación de los buenos, el
repugnante caciquismo que deprime y envilece á España..
No se han entregado las Cámaras de Comercio, no se entregarán nunca al sombrío pesimismo de aquellos que en excusa de los propios yerros ofenden al país, suponiéndole en irreparable deca¬ dencia y desconfían de sus energías, de sus alientos y de sus virtudes. Es el Es¬ tado, Señora, no es la Nación, quien acaba de dar tan triste muestra de inep¬ titud y de flaqueza. Tenemos fó en la Pátria: lá tenemos también profunda y respetuosa en los sentimientos de Vues¬ tra Majestad. Escuche nuestras quejas, fíe en el pueblo que rige y Dios hará que, cuando Vuestro Augusto Hijo al¬
cance con los años la efectividad del po¬
der, no reine sobre un pais muerto, sino sobre una España en resurrección y en
camino de recobrar su tradicional gran¬ deza.
Zaragoza 27 de Noviembre de 1898.
A. L. R. P. de V. M.
Por la Asamblea:

públicos en todos los servicios del Esta¬ El presidente, Basilio Paraíso.—Los do, procediendo á no cubrir las vacan¬ vice-presidentes, Camilo Pérez Lurbe. tes que ocurran, sino con arreglo á cier¬ Pablo Ruiz de Velasco.—Isidro Gasol.

ta proporcionalidad que permita, en re¬ ducido número de años, dejarlos limita¬ dos en todos los órdenes, clases y cate¬ gorías; quese unifique la Deuda, sobre la

Emiliano de Olano.—Los secretarios,
Alberto Rusiñol, Santiago Alba, José Nagel Disdier, Joaquín Pérez Boullosa.

base del respeto á los derechos de los

acreedores mediante el sacrificio que ha¬

Crónica Local

POR BUEN CAMINO

Cuanto se haga en este pueblo para el fomento de su producción, para la de¬
fensa de sus intereses tanto morales co¬

mo materiales, para la dicha, para el bienestar de sus habitantes, merecerá siempre nuestros elogios, tan entusiastas
como sinceros; por esto no hemos de de¬
jar de aplaudir hoy una idea que publi¬ cada anteayer fué tan simpática á nues¬ tros queridos paisanos, que ya á estas ho¬
ras cuenta entre ellos con numerosos y
decididos partidarios: la de fundar una
sociedad de propietarios de naranjales para auxiliarse mútuamente en la expor¬ tación del fruto que constituye la princi¬

pal fuente de nuestra riqueza local. Si es ó no necesaria esta unión, huel¬

ga que lo digamos ahora cuando años há
expusimos esta necesidad y desde entonr q
ces en diferentes ocasiones hemos hecho

hincapié sobre el mismo tema; pero sue¬
le suceder cuando lanza el Sóllbr á la

publicidad una idea de esas que se salen á que se oponen á la corriente que for¬ man las de la generalidad, que, teniendo en cuenta, muchos, más bien la humilde
personalidad de quien la emite que la buena intención que le guia, acógenla con indiferencia cuando no con despre¬

cio. Casos se han dado, no obstante, en

que más tarde los mismos que la combatieron son los que se encargan de rea¬
lizarla.

Los propietarios de huertos, los cose¬ cheros de naranja de este valle, se han
persuadido al fin de que nada es un hom¬

bre solo, de que el aislamiento en que
han querido vivir perjudica notablemen¬ te sus intereses; por esto han pensado en unirse para mejorar de situación; por
esto buscan en la unión la fuerza. No

queda otro remedio.

Cuenta Sóllér con medios para poder exportar á tiempo, en época oportuna, los frutos de su rica comarca, pues facilítanlos los frecuentes viajes á Francia del vapor de esta matrícula, las escalas de otros vapores palmesanos, y el inte¬ rés de los muchos sollerenses, casi pode¬
mos decir los únicos vendedores del do¬

rado fruto en todos los mercados de te

nación vecina; ¿porqué consentir, pues, cruzados de brazos que se pierda anual¬ mente una parte de la cosecha? ¿porqué la suerte de nuestros naranjales ha de

depender de la desgracia de los de la costa valenciana? ¿porqué apelar á la influencia para dar salida á unos pro¬ ductos que, si bien inferiores, á los de
Valencia y Castellón, (podrian ser me¬ jores, según veremos otro dia), una vez
en los mercados tienen por parte de los

compradores igual demanda y quizás

predilección?

$

Deseosos de normalizar la exportación

de naranjas, limones y mandarines, en

bien de todos los cosechores por igual,

unos pocos, tres solamente, cuyo número

no tardó en aumentar hasta llegar á do¬

ce, se reunieron diferentes veces, cam¬

biaron impresiones, y de sus entrevistas

nació la idea que dejamos apuntada. Pa¬

ra exponerla á muchísimos más, á cuan¬ tos fuera posible invitar dada la premu¬ ra del tiempo, se convocó á una reunión
general, y ésta se celebró el jueves de esta semana en casa del propietario don
Juan Canals Estades con una concurren¬

cia numerosísima y selecta. Aprobó ésta la idea por unanimidad, como no podía n menos de suceder, y acto seguido se
nombró una comisión nominaáora para
que nombrara la que debía tener á su

cargo la redacción de los Estatutos por qué la asociación ha de regirse.
Mañana, á las dos de la tarde, han de
reunirse de nuevo en la indicada casa
del Sr Canals, no solo los que á la pri¬ mera reunión asistieron, sino que ade¬ más cuantos, no habiendo podido aer in¬ vitados particularmente por falta de tiempo para aquella, estén conformes
con el pensamiento aprobado y quieran formar parte de la naciente sociedad, con objeto de enterarse, y, caso de que lo consideren convenientea, probar los Es¬ tatutos, inscribirse socios y proceder ai A
nombramiento de la Junta administra¬

tiva.

De esperar es, pués, que ninguno de los propietarios, así grandes como pe¬
queños, ya que á todos interesa la me-

!£

jora, dejará de asistir á la reunión de referencia, y que de los que asistan nin¬ guno dejará de alistarse á una compañía que con el exclusivo fin de favorecer los
intereses de los que se asocien se cons¬
tituye. Los pasos que se han dado hasta hoy son buena garantía para los que se
dén en lo sucesivo: nada de política,
nada de personalismos ni rivalidades de
partido; y ya que solo el bien general de la clase agrícola ha inspirado á los ini¬
ciadores y se han propuesto conseguir
cuantos, agrupándose alrededor de estos,
les han secundado en su labor, procúre¬
se no salir de esta via, con lo que ase¬
guramos á la sociedad larga y próspera vida y un éxito completo en la realiza¬ ción del hermoso proyecto que la motiva.
De la reunión de mañana daremos
cuenta en nuestro próximo número.
El domingo último por la tarde veri¬ ficóse la inauguración del teatrito de la Artesana Soliéronse, conforme anuncia¬ mos. El acto resultó solemne y fué ame¬ nizado por la banda de música de esta localidad, habiendo asistido numerosísi¬ ma concurrencia. Los adornos eran de muy buen gusto, llamando sobre todo
la atención un hermoso jardín que ocu¬
paba los lados del palco escénico, com¬ puesto con flores naturales en macetas, y una palmera artificial colocada en el
centro del salón, hábilmente fabricada, obra todo de D. Miguel Oliver Colom. Se sirvió á los asistentes un expléndido
refresco.
Por la noche representóse la comedia
Flor de un día de D. Francisco Campro-
dón por una compañía de aficionados de
este pueblo y las actrices palmesanas Sra. Margarita y Srita. Josefa Cañellas.
Aquellos y estas cosecharon muchos
aplausos.
Rara mañana anuncíanse el drama de D. José Zorrilla M puñal del godo, repe¬ tición de Flor de un día y la chistosa
pieza Payo en centinela.
El temporal que reinó en el mar á úl¬ timos de la pasada semana continuó
hasta el lunes de la presente, por cuyo
motivo no vino el vapor correo directo
de Barcelona á este puerto.
♦ **
El vapor Isleño, que llegó á este
puerto procedente del de Palma el domingo á primera hora, cargó se¬ guidamente mi buen pico de na¬ ranjas, limones, manzanas, etcétera que se le tenía preparado, pero im¬ pidióle el temporal la salida para Cette y Barcelona, que no pudo efectuar hasta
el lunes á cosa de las nueve de la ma¬
ñana.
A última hora se nos dice que dicho
vapor estará de nuevo en este puerto el jueves próximo, y que el mismo dia sal¬
drá para Cette y Marsella, para cuyos puDtos admite pasaje y carga.
* **
El León de Oro salió el viernes de este
puerto, según dijimos ya, y de Barce¬
lona al anochecer del sábado; pero tuvo
que arribar á Rosas en su viaje á Cette,

y al puerto de destino llegó por la tarde del lunes; á la hora en que escribimos sábese que está de regreso en Barcelona y que saldrá esta noche para este puerto.
Hemos de rogar vivamente á quién represente en el teatro el principio de autoridad, que vele algo más para que éste se respete, toda vez que lo deja muy quebrantado el que pasen sin co¬
rrectivo, ó al menos sin amonestación,
las expansiones de cierta parte del pú¬ blico durante los espectáculos. Eso de patear, silbar y gritar sin ton ni son, como salvajes, desdice mucho de la cul¬ tura de un pueblo y en nombre de ella pedimos se corrijan tales desmanes.
Ayer terminó la solemne oración de cuarenta horas que se ha celebrado en nuestra parroquial en honor de la Inma¬ culada Concepción, según en nuestro
anterior número anunciamos. Todas las
funciones fueron lucidas, particular¬
mente la misa mayor y las maitines y laudes del jueves. En la primera cantóse á toda orquesta una bonita composición del maestro Eslava, que fué admirable¬ mente interpretada por la música de capilla que dirige el Sr. Albertí, y ocu¬ pó la sagrada cátedra el Rvdo. P. Reus, Filipense, quien desarrolló con gran
elocuencia el tema Fecit mihi magna
qui ponteas est. A ambas asistió extra¬
ordinaria concurrencia.
Llegó á este pueblo el jueves por la mañana el soldado repatriado paisano
nuestro Benito Ramis Colom, natural de Biniaraix. Prestaba sus servicios en el
Batallón de Orden Público de la Habana,
y viene en buen estado de salud, según
nos han informado.
Dárnosle la bienvenida.
EN EL TEATRO
Como verian los concurrentes al tea¬
tro de esta localidad, y se enteró antes el público por medio de los carteles y prospectos anunciadores de la función que tuvo efecto en aquél en la noche del jueves último, no fué la compañía del Sr. Masana la que trabajó en dicho dia en nuestro teatro, según habíamos anun¬
ciado en el número anterior de este se¬
manario, y sí la que dirige el Sr. Castell, compuesta de lo más selecto de los
aficionados de la capital.
Pusiéronse en escena las zarzuelas
«Qui fuig de Deu», «La Calándria» y «Cliateau Margaux», en el desempeño
de las cuales se esmeraron los artistas
que en ellas tomaron parte, á los que el pública premió con repetidos aplausos, especialmente en ia última de las citadas zarzuelas, algunos de cuyos números musicales tuvieron que repetirse y que la Srta. Román cantó con ajuste y con muy buen deseo.
Pero la nota atractiva del programa, el verdadero clon de la velada, fué la
presentación de los célebres tiradores árabes argelinos, cuya aparición en la
escena fué saludada cou una nutrida
salva de aplausos, que se repitió al ter¬ minar cada ejercicio y que se convirtió en ovación al concluir sus trabajos di¬
chos artistas.

Verdaderamente notables son los que ejecutaron los citados campeones, cuya
fama llevan acreditada en la prolongada tournée artística que han llevado á cabo por las principales poblaciones del ex¬ tranjero, siendo en todas proclamado su mérito, y premiada su valía en cuan¬
tos concursos internacionales de tiro se
han presentado.
Los ejercicios de puntería coú el re¬ volver, pistola y carabina, hechos ya en posición natural como en las difíciles y violentas en que se colocan dichos tira¬ dores, admiraron por la precisión de los blancos. Igualmente celebrados fueron los que se hicieron á la máxima distancia que permitía la sala y eu los cuales apa^ garon una cerilla colocada en el fondo
de la escena.
Más donde la admiración llegó á su colmo y tuvo eu suspenso el ánimo de los espectadores, fué aL colocarse frente á la mampara que sirve de blanco, la
señora de uno de los tiradores con cinco
bolas formando corona sobre la cabeza y
que de otros tantos tiros deshizo aquél. Mucha seguridad se necesita para tan arriesgado trabajo, y por grande que sea la que tienen dichos señores, horro¬ riza el pensar que un accidente cual¬ quiera ó una contracción involuntaria del cuerpo, pudiera dejar allí inerte la hermosa figura eu que se sostiene aque¬
lla corona.
Si nuestro ruego ha de pesar algo en el ánimo de los artistas de referencia, agradecerémosles que, ya que para la función de mañana domingo anunciaron nuevos ejercicios, supriman el do que nos ocupamos, toda vez que demostrado queda ya su mérito con los trabajos pre¬ sentados y se ha de afianzar aún más si cabe en los que para mañana nos tienen ofrecidos, entre los cuales figura el ma¬ nejo de la primitiva arma de guerra co¬
nocida cou el nombre de arvaleta.
Según acabamos de manifestar, maña¬ na por la noche tendrá lugar la segunda y última función, que se compondrá de nuevas y escogidas zarzuelas y variados ejercicios de tiro por los árabes argeli¬
nos.
Con seguridad que el teatro se verá aún más favorecido de lo que lo estuvo el jueves pasado, lo cual deseamos viva¬ mente, tanto por deferencia á los que
han venido á ofrecernos tan ameno es¬
pectáculo, como para que se diga que el público de esta ha sabido aprovechar la ocasión que se le ha proporcionado de gozarlo ya que tau raras veces se le presenta aquella.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día l.° de Diciembre
Convocado de segunda convocatoria el Ayuntamiento, reunióse en la noche del expresado dia bajo la presidencia del Alcalde Sr. Serra, habiendo asistido los concejales Sres. D. Jaime A. Mayol, don Miguel Forteza y D. Andrés Oliver.
Al declararse abierta la sesión fué
leída el acta de la anterior, y quedó aprobada.
Se dió cuenta de una circular del Go¬
bierno civil de esta provincia de 23 del actual, inserta en el Boletín Oficial del mismo dia, en que se indica haberse en¬ cargado de dicho Gobierno D, Román Laá, nombrado por Real decreto de 5 del pasado Noviembre, cesando en su

consecuencia el Sr. D. Alejandro Rosselló presidente de la Diputación provin¬ cial encargado interinamente de aquel. Se dió por enterado el Ayuntamiento.
Se dió cuenta igualmente de una ins¬ tancia presentada por D. Antonio Ca-
sasnovas y Magraner, como encargado de D. Remigio Canals, en solicitud de
permiso para reformar su casa de la ca¬
lle del Mar. Acordóse pasara á informe del Sr. Ingeniero encargado de la carre¬ tera de Palma á este puerto.
Acordóse pasara á informe de la Co¬ misión de Obras otra instancia presenta¬ da por el citado Casasnovas como en¬
cargado de D. Nicolás Pomar Forteza, mediante la cual pide autorización para
reedificar la casa n.o 40 de la calle de la
Luna, prévio señalamiento de línea.
Dió cuenta el Sr. Presidente de que,
en cumplimiento de lo acordado por la Corporación Municipal en la sesión an¬ terior, se había procedido por el maestro de Obras D. Gaspar Reinós á examinar
de nuevo las obras de albañilería del lo¬

al anochecer, se cantarán solemnes conT
pletas en preparación a la festividad qué aquella iglesia dedica á la Purísima Con¬
cepción, Patrona de las tres órdenes Uranciscánas.
Mañana, á las 7 y media éomunióñ general para los terciarios y devotos; á las 9 y media horas menores y la misá mayor con sermón por D. Ramón Colom Pbro. Por la tarde, los terciarios en ob¬
sequio á su Patrona tendráu su reunión
mensual. A las tres y media expuesto
S. D. M. se cantará la coronilla de las
doce estrellas, luego después plática por el Dr. D. José Pastor, Vicario, la esta¬ ción mayor y bendición con el Santísimo.
Todos los terciarios que confesados f comulgados visiten aquella iglesia asis¬
tiendo á las funciones de la tarde podrán
ganar indulgencia plenaam

—

.u.Mfc'-*- OB'JJ»

Ovil

cal construido pára la segunda escuela de niños y efectivamente ha resultado
no haberse hecho el techo del mismo
arregladamente al plano aprobado para la obra de $ue se trata, lo cual dá lugar
al defecto que se ha observado eu el te¬
cho mencionado. Enterado el Ayunta¬ miento y toda vez que el expresado fa¬ cultativo en su primer informe dá por
conforme las obras de referencia y en el segundo confirma el desperfecto expre¬
sado, á fin de poder apreciar de una ma¬ nera cierta si existen ó no otros desper¬ fectos que en su dia puedan ocasionar per¬
juicios de consideración, á propuesta del
Sr. Mayol se acordó que se examinen de
nuevo las obras de que se ha hecho mé¬ rito por otro facultativo, quedando de¬ signado al efecto el maestro de obras
D. Bartolomé Ferrá.

Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 0;—Total i.
Matrimonios.
Dia 3.—D. Miguel Molí Rotger, viu¬ do, cou D.a Rosa M » Vicens Oastañerj
soltera. Déeuncioñes
Dia 2.—D.a María Rufián Perelló, de 97 años, viuda, calle de San Cristóbal.
Dia 3.—Julio San Nicolás ‘ Espinosa^ de 2 años, Manzana 50.
Dia 4.—D. Pedro Deyá Mayol, de 72Í
años, casado, calle de Bauza. Dia 10.—D.a María Florit Ramis¿ dé
60 años, casada, calle de Palou.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

Seguidamente compareció prévio, avi¬ so de atención, el maestro carpintero de la Corporación D. Damián Cauals, quien manifestó, que por orden de la Al¬ caldía había procedido á un examen de¬ tenido de las obras de carpintería del edificio destinado á la segunda escuela
pública de niños de esta localidad, las
cuales están conformes á las condiciones
de contrata. Enterado el Ayuntamiento y toda vez qüe ha transcurrido el plazo necesario para poder observar los des¬ perfectos qüe acaso tuviesen aquellas, acordó por uuauimidad que se devuelva al contratista el depósito que constituyó en garantía del compromiso coutraido para la realización de las citadas obras.
Por último se acordó proceder á la distribución de fondos por capítulos pre¬ venido en el arto. 155 de la ley munici¬ pal vigente para satisfacer las obliga¬
ciones del corriente mes. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial—Mañana, dia 11, á las 9 y media horas y ia misa mayor con sermón; por la tarde vísperas y al anochecer la rogativa.
Dia 12, al anochecer solemnes com¬
pletas en preparación á la fiesta de San¬
ta Lucía.
Dia 13, fiesta en obsequio de la Santa Mártir; á las 9 y media horas menores y la misa mayor con sermón por D. Anto¬ nio Alcover, Pbro.

EMBARCACIONES FONDEADAS
Dia 4.—De Palma, eu 5 horas vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, eoii 23 mar. y efectos.
Dia 6.—De Ciudadela, en 1 dia, pai-;
lebot Comercio, de 35 ton., pat. D. José Parnés, con 5 mar. y trigo.
Dia 7.—De Ciudadela, eu 1 dia, pai¬ lebot Los Amigos; de 28 ton., pat. dott J. Coll, con 5 mar. y trigo.
Dia 8.—De Palma, eu 1 dia, laúd Es¬
peranza, de 32 toa., pat. D. J. Vicens, con 5 mar. y frutos.
Dia 9.—De Mazarróu, en 6 dias, ba¬ landra Sau Sebastián, de 52 ton., patrón D. M. Hernández, con 6 mar. y carbo¬
nilla.
Dia 9.—De Palma, en 2 dias, laúd Jo¬
ven Miguelito, de 18 ton., pat. 1). B. Bal-
ves, coa 7 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DBSFfÁCHADÁ3
Dia 4.—Para Cette, vapor isle¬
ño, de 314, ton., cap. D. R. Piña, con 23 mar., pasaje y efectos.
Dia 10.—Para Agde, laúd Esperanza, de 32 ton., pat. D. J. Vicens, con 5 ma¬ rineros y frutas.
Dia 10.—Para Qette, laúd San Barto¬ lomé, de 32 ton., p$t. D. G. Valent,- con 5 mar. y frutas.
Dia 10.—Para Palma, pailebot Los Amigos, de 28 ton., pat. D. J. Coll, con 5 mar. y lastre.
Dia 10.—Para Palma, laúd Joven
Miguelito, de 18 ton., pat. D. B. Balves/ con 7 mar. y piedra.

En la iglesia de San Francisco.—Hoy,

« ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
Lado en ellos á fuerza de fatigas, la contestación
no será otra que la de una mirada de compa¬ sión, si no es do desprecio. Mi abuelo, os dirá,
era el oráculo do toda la comarca, todos le con¬
sultaban; mi padre llegó á ocupar los sillones del consistorio ¿y queréis que su Lijo cambie de sistema, haga lo contrario de lo que ellos ha¬
cían? Este será el final de toda conversación que
sobre mejorar la agricultura entabléis con esos
seres dignos de mejor suerte. A la vista de los hechos que le opongáis en¬
cogerá. los hombros, enmudecerá, pero á la ma¬ ñana siguiente practicará lo mismo que el día anterior, sin parar mientes, ni sospechar siquie¬ ra, qué puede ser verdad lo que se le dijo. Las lunas y los signos son para él verdades inconcu¬ sas; y sus plantíos y riegos, cavas y recolección, han de esperar el tiempo preceptuado por aquél libro fatal, sin que jamás se fije en la falacia del pronóstico, triste legado del fatalismo árabe que todo lo encomienda á la Providencia para
eludir la ley del trabajo. Se nos dirá que exageramos, que en todos Ios-
pueblos hay escuelas de primera enseñanza en
las cuales se dau principios de agricultura, etcé¬ tera. Sin embargo, abrid la estadística, y de los
hombres que no saben leer ni escribir, en su
mayoría, se dedican á tas faenas del campo; y aquellos que por fortuna algo saben, labran co¬
mo labraban sus abuelos, hacen el estercolero co¬ mo lo hacían sus abuelos, y como sus abuelos llevan los estiércoles al campo, y los dejan al
sol y ai aire hasta que llegue á época de la
siembra.
Salvo la segadera mecánica, ningún instru¬

mento perfeccionado ha tomado carta de vecindad en los campos de Mallorca. Si hallamos algún predio dotado del material agrícola prescrito por la ciencia moderna, buena suma de disgustos ha costado y cuesta todavía á sus propietarios el
mantenerlo en funcionamiento. Y excusado será
decir que los colonos circunvecinos de tales esta¬ blecimientos, miran aquella hatería de cultivo, no como medio de producir mucho y barato, sino como objetos raros, adquiridos por mero capricho y como si estuvieran colocados en un museo.
Bajo la presión de ideas tan refractarias, ni
los colonos caen en la tentación de entrar en la
reforma, ni los gañanes sienten deseo alguno de aprender el manejo de instrumentos para ellos
desconocidos. Al contrario: casos hemos visto en
que un mozo obligado al manejo de un arado de vertedera giratoria, hacía los mayores esfuer¬ zos para romperlo, con objeto de desacreditarlo á la vista de su amo empeñado en modificar el
cultivo.
Y si de los colonos y jornaleros pasamos á los propietarios en general, vemos que. en una in¬ mensa mayoría, miran sus fincas como si fuera un capital colocado en un banco de comercio,con sus alzas y bajas en los intereses; pero con la diferencia de que se les merma el capital á medida que la tierra deja de recibir los cuidados propios de su cultivo.
Entregadas las haciendas al cuidado de un mayordomo, majoral ó garriguer, que mirando más por la conservación de su empleo que por los in¬ tereses de su principal, sólo cuida de estar bien em'su amo, siguiendo sus caprichos que pocas veces faltan; y fortuna si ia hombría de bien le

POR D. JOSÉ RULLAN PfiRÓ.
aparta de ponerse en inteligencia con los arren¬ datarios para repartirse el importe de las mejoras y buen cultivo. No hay que achacar á estos jefes
de nuestra economía rural sn falta de iniciativas
en inducir á sus amos al mejoramiento de las haciendas y cultivos puestos á su cuidado; sien¬ do rutinarios, dicho se está que ignoran los prin¬ cipios más rudimentarios del arte que desem¬
peñan. Se quejan, y con razón, muchos propietarios/
de la falta de medios para emprender con fó
cierta clase de mejoras que, en algunas localida¬
des, localidades, reclamen un cambio radical dé
cultivo, como la substitución del olivo por el al¬ garrobo y el almendro, la vid actual por la ame¬ ricana, etc. Sin una granja modelo donde puedan ver prácticamente los perfeccionamientos, sin li¬ bros especiales redactados por personas prácticas, én estilo llano, destituidos de todo aparato cien¬ tífico, su razón tienen los aludidos propietariospara ir con piés de plomo en gastarse sn dinero.-
Sin medios nada se obtiene, y los de que dis¬ ponemos para progresar en Mallorca, no son bas¬ tante valiosos para luchar can la ignorancia, la'
superstición y el fatalismo, que no* se destruyen en un día, y sin una lucha constante en que su promueva la emulación entre las personáis que' queremos instruir y llevar al perfeccionamiento* del pesado y duro arte de cultivar los campos.
Si mucho han progresado las naciones que no^ llevan la delantera en el arte que nos- ocupa, ha sido fomentando la emulación en las escuelas pri¬ marias, organizando certámenes entre los gañanesen el manejo de instrumentos agrícolas, abriendo' concursos entre los sabios para producir tratado^

4

SOLLEFi

Sección Bibliográfica
Plá y Muntanya, importante revista mallorquína de agricultura, en su núme¬ ro 5, publica el siguiente sumario:
Geueralidats sobre adobs, p8r F. S.— Congrés vitícol.—Brots de taparero,
per Bartomeu Ferrá.—Impressións de sa campanya de Mallorca, II.—Exposició d‘ Avicultura.—Importació de ce-
reals,—Ets animéis des Comers.—No-
Ves de peí mon.—Revista comercial.—
Observacions metereológiques.
Se suscribe en Palma, Plaza de Santa
Eulalia, 9, l.°
* **
Hemos recibido el número 4 de la revista decenal Mallorca, cuyo sumario es el siguiente:
Eguiprobábilismo y puro probabilismo, (continuación) por ol limo. Sr. D. Juan Torres y Ribas, Vicario Capitular de Ib iza. — Proyectos hpmiléciicos: Cuarto Domingo de Adviento, por A. D.—-El
Santuario de Lluch desde su origen hasta ta creación del Colegio (1239-1450), (con¬

tinuación) por D. Mateo Rotger Presbí¬ tero, Profesor de Historia de Mallorca. —Molts anys (poesía), por D. Tomás
Forteza.—A manera de Prólogo (conti¬

sultas.—Correspondencia. — Boletín Co¬
mercial.
Se suscribe en Valencia, Plaza de
Cajeros, 6.

nuación) por el M. I. Sr. Dr. D. José

* **

Miralles, Canónigo-Archivero. — Ludo-

vico, II, por Ernesto Helio.—Bibliogra¬ El periódico de agricultura y ganade¬

fía.—Miscelánea.

ría que con el título de El Progreso Agrí¬

Se suscribe en Palma, calle de Pala¬ cola y Pecuario aparece cuatro veces al

cio, número 81.

,mes en Madrid, publica en su número

*

124, el siguiente sumario:

**

Agricultura: Nuestras leyes y nuestras

La Agricultura Española que vé la costumbres.—La Administración militar

luz pública en Valencia, en su número 7 y los agricultores en Francia.—El re¬

correspondiente al l.o del actual, publi¬ ca el siguiente sumario:
Cultivo y producción del olivo, por don
Manuel Sanz Bremón, Ingeniero agró¬

gistro fiscal.—La filoxera en Francia.— Asamblea de agricultores.—Policía ru¬
ral.—Los abonos fosfatados.—El almen¬
dro.—Tabaco habano y tabaco mejicano.

nomo, jefe de la provincia de Valencia. —La fiesta del árbol.—Cosechas y mer¬
—Él abono de la vid, por D. Rafael Ló¬ cados de cereales.—Mercados extranje¬

pez, Catedrático de Agricultura.—In¬ fluencia de la Geología en los estudios Agronómicos, por D. Antonio Mora Pas¬ cual, Ingeniero Químico.—Nuevo proce¬
dimiento para aplicar los abonos, por Guier Aliño.—Presente y porvenir del
cultivo del trigo en España, por el Doctor Aliño.—Sección Oficial.—Bibliografías.

ros de trigo.—Historia de la molinería. —Mercados extranjeros de harinas.—El arado máe grande del mundo. = Uvas y
vinos: Viticultura.—Fermentación lenta.
—Relleno de los toneles.—Vinos que
saben á madera viejai—Abonos para las
viñas.—Mercados nacionales de vinos.—
Mercado de vinos en Inglaterra.=Ace¿-

—Sección de noticias.—Sección de con¬ tunas y aceites: Manera de obtener las

diferentes clases de aceites.—Mercados
de aceites. — Veterinaria: Inspección de
carnes.—Contra los intrusos.^Ganade¬
ría: Como en España.—Raciones de tur¬ ba y melaza para los animales domésti¬
cos.—La tuberculosis en la raza bovina.
—El bagazo de linaza.—Mercados de ganadería.—Bibliografía.—Leche, man¬ tecas y quesos (continuación).=Caza y pesca: Caza de garzas.—Caza de palo¬ mas.—La caza con águilas.^Apicultura-. Los diferentes gustos délas abejas.=
Avicidtara: La sarna en las aves.—Noti¬
cias varias.—Libros recibidos.—Biblio¬
teca de El Progreso Agrícola y Pecuario. —Sección de consultas.—¿Porqué me¬ nean la cola los perros?
Se suscribe calle de Jorge Juan, nú¬
mero 23-1.°
* **
La Avicultura Práctica, Boletin men¬ sual órgano de la Real Escuela de Avi¬ cultura de Arenys de Mar y propagador de la gallinicultura é industrias auxilia¬ res como elementos de riqueza rural, en su número 28 correspondiente al mes de Noviembre publica el siguiente sumario;
Parte oficial: Real Escuela de Avicul¬

tura de Arenys de Mar.—Sociedad Na¬ cional de Avicultores Españoles.—Mi¬
nisterio de Fomento.=L7 Año en el Ga¬
llinero: Notas prácticas para el mes de Diciembre, por Gallo Amigo.^Sección
Doctrinal: La raza Malinas.—Necesidad
de los estudios agrícolas.^Amenidades: Los concursos de palomas mensajeras en Bélgica, por Salvador Castelló.=(7<m-
sidtas.—Bibliografía: Preparación de las conservas de carnes, pescados, leches, frutos y legumbres, por F. Balaguer.
Se suscribe en Arenys de Mar (Bar¬ celona) en la «Granja Paraíso».

ESTACIONES
TELEGRÁFICAS í TflEFÍlICÍS EXISTENTES El BALEARES

TELEGRÁFICAS:—Alayor.—Alcu¬
dia.- -Andraitx. — Arta. — Ciudadela.— Felanitx.—Ibiza. —Mahón. —Manacor. —Palma.
TELEFÓNICAS; —Sóller.—Palma.

—

■«i

.

Loa ásmelos qne se inserten en esta sección pagirán: Hasta tres injBrcicx es A razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á
iazOn de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas. 21 yolor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de líneas
Je que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
sen por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán.- Del ancho de

una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 En la tercera plana los precios son

ptas,, y así en igual proporcióon. dobles, y triples en la segunda

Los tas y

comunicados los reclamos

y á

anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se

compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

I<os auecriptores «lisfrutaríSu
ciento.

ana rebaja de

un

85

p r or

SERVICIO DECENAL
ENTRE

por ei maguí ¿ico y veloz vapor

LEÓN DE ORO

Calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.
Calidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
/ EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, cali© del

[Príncipe n.° 24.

Coasigs&tafiss.

| EN BARCELONA.—Sres. Rosich
|Comp.a, Paseo de la Aduana, 25.

Cárles

y

EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com-

^ mandant Samary-5.

SJ

>U!

LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO

ú H Méate® litro.

Se vende en casa de Pedro Antonio Pizá,- •Calle
del Pastor,—SÓLLER.

Ptaa. Ct«.

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rustica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....

20‘00

INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capítalo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de

120 páginas, encuadernado en rústica

1‘75

CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada
con el pensamiento de oro y plata eú el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto
Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica * . .

2‘50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas*

encuadernado en rústica

.

.

USO

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»

—San Bartolomé, 17—SOLLER.

SOCIEDAD BARCELONESA DE GUANOS
BARCELONA

GUANO POMÉS-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
A SI pesetas saco. Tomando lO macos á 3S@ pesetas id.
DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE
D. MIGUEL COLOM CALLE iDJEfe MAtt.-SOLLES-(BaIeare»)

L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN
CLA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, lo daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas d alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas
Primas á cobrar. . . .

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos
„

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

Siniestros pagados . . .

194.000,000

”

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los ó trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobi
la era.
Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced 20 2
y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar/Samar:
tana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

Máquina á vapor

Por tener que sustituirse por otra de
más potencia, se vende una en muy buen estado, sistema «Balancín», de seis ca¬ ballos nominales ó sean quince efectivos de fuerza, con volante de hierro, denta¬ do de madera, construida en los talleres
«El Nuevo Vulcano» de Barcelona. Con
dicha máquina se entregarán las piedras de asiento y los siguientes recambios: dos pistones para los cilindros, uno para el condensador y una toma do vapor.
Ai que convenga adquirirla puede verla trabajar todos los dias en la fábri¬ ca de tejidos «La Solidez», Sóller, á
cuyas oficinas pueden dirigirse para toda
clase de informes.

en el “Noguera,,
Ultimados ya todos los trabajos preliminares se ha empezado la ven¬ ta de solares cuyos precios variarán entre docientos y quinientos duros según el sitio que escojan.
Los que deseen adquirirlos pue¬ den dirigirse en Palma á los pro¬ pietarios, calle de San Miguel, ó bien en Sóller, ai Maestro Jaime Rullan y Bisbal (Ros).

Contra incen¬
dios y riesgos, por La Catalana. Marítimos, por V Helvetia-D Italia. Sobre la vida, por el Banco Vitalicio
de España. Agente en Sóller, Salvador Elias, Pla¬
za de la Constitución n.o 18-primero.— SÓLLER.

LA SOLLEREÑSE
DE
JO&É COTjIj
CERBERi y PORT-BOU (Frontera franco-espaneía) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
“SjÉI
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de narantas, frutas rrescás y pescados,

Participa al público de Sóller, que en adelante pasará á domicilio para los trabajos que tengan á bien encargarle, como son: grupos de familias, retratos de enfermos, pa¬ ralíticos y difuntos, y toda clase de trabajos en fotografía.
Para consultas y encargos en la imprenta de este periódico, donde
también encontrarán una colección
completa de vistas de Mallorca. En Palma, Conquistador, 28.
Se retrata lo mismo de día que de noche.
PRECIOS ECONÓMICOS
En el domicilio de Mi¬
guel Lanuza, calle de Isabel II n.° 67, se vende Albaflor, málvasía, de Bañalbufar, legítima, á 6 y 9 reales litro.

En la casa nombra-
da vulgarmente "Es Noguerá,, se compran toda clase de animales de pelo, inútiles, tanto vivos como muertos, y toda clase de pieles.
MllálFBOIT Il¡
MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).
Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sns manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»