ANO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 598
ANO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 598

SABADO 17 DE SEPTIEMBRE DE I8ÍS

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.)
Méjico: D. Damian Canals—Constitución- 19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: Juan Marqués y Arbona.

4f

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:
Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. >.
i wu Francia1 0’75 francos id. id. (PAGO ADFIiÁTÍrTATVO
América: 0’20 pesos id. id. Números sueltos 0 10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

Sección Literaria
EL MEJOR TIRO
Era una tarde de Páscua; las gentes habían abandonado el pueblo para es¬
parcirse por los alrededores de él, y tanto en las hermosas y floridas huertas
como en las altas eras, la animación era grande y alegre el bullicio de la juven¬
tud, que esperaba jugando la caída de la tarde para retallar la mona.
Mozos y mozas iban mezclados, ya corriendo hacia todas partes persi¬ guiéndose desatentados y locos, ya ju¬ gando á pilareis ó ya empinando la mi¬ locha, que con sus barbas de papel riza¬ do á los lados y su larga y vistosa cola
quedaba al fin suspendida por el espa¬
cio como.una estrella. Las gentes sérias formaban grupos en
torno de los que jugaban, • celebrando con gusto las bromas que se daban de buen género, ó riendo de buena gana
cuando ocurrían incidentes cómicos.
De éstos los había muy hermosos. A veces era una joven la que, persi¬
guiendo según pedía el juego á un mo¬ zo, rodaba con éste desde lo alto de un montón de paja dando mil volteretas y
enseñando la torneada pierna, que era saludada con una salva de gritos y
aplausos. A veces, dando vueltas alrededor del
carro, jugando al gato y la rata, solían
encontrarse de repente y con fuerte em¬
pujé los dos contrarios, produciendo es¬
truendosa gritería en los demás. A veces, en el juego de prendas, so¬
lían castigar á uno á hacer la esquina, con lo que el paciente muchacho que¬ daba convertido en pallo, según le lle¬ naban de papeles pegados en la cara y
cuerpo.
Y todos estos incidentes y otros más, divertían á la gente jóven y recreaban honestamente á los graves padres de fa¬
milia, que con sus mujeres observábanla
sentados en los ribazos.
De entre todos los juegos, el que más llamaba la atención y se veía atendido
por mayor número de curiosos, allá en
otro lado, era el de la barra, que consis¬ te en lanzar con la mano derecha á la
mayor distancia posible el perpal, de modo que éste caiga perpendicular men¬
te al suelo. Sólo con esta condición re¬
sulta tiro.
Jugaban, pues, á la barra en otra era, rodeados de inmenso gentío, cuatro
mozos.
Entre éstos se encontraba el Blanquet,
pequeño, de musculatura raquítica, pe¬
ro de mucho coraje.

Como sus compañeros, llevaba visto¬ so pañuelo de pita á la cabeza, blanca camisa bordada, abierta por el pecho y con las mangas arremangadas hasta el codo, negra y lustrosa faja, estrecho pantalón de puntillón y blanca alparga¬
ta de fino cáñamo.
El jóven muchacho, por más esfuer¬ zos que hacía, jamás alcanzaba hacer tiro y lanzar la barra á la distancia que los demás. Así es que las gentes se le reían y le silbaban ruidosamente cuan¬ do le veían cog*er el perpal.
Sin duda que el jóven perdería la apuesta que habían hecho, consistente en una merienda, si no podía conseguir
á la hora de estar tirando hacer el meior tiro.
Y por temor á perder la apuesta, y por su negra honrilla, y por cuanto las gentes le mortificaban, el Blanquet su¬
daba á mares, tenía el rostro amoratado
y apenas desviaba la mirada del suelo,
miedoso de encontrarse con la sonrisa
burlona de los demás.
Solos que hubieran estado, y nada le importara perder, ni tampoco dejar de
hacer tiros.
Pero rodeados de tantos mirones que
luego lo charlarían en la plaza, siendo él por algunos dias, quizá muchos, la fisga de todos; y delante de tantas mo¬ zas que formarían mal concepto de él y
le llenarían de calabazas cuando las
pretendiera, había más que motivo para sufrir y tener angustiado el corazón, humillada la cabeza, los ojos clavados
en el suelo.
Quien le aconsejaba en tono zumbón se dejara este juego hasta crecer un po¬ quito más; quien le animaba irónica¬ mente diciéndole tomara algunas copas de vino; otro, más descarado, le decía si quería que le ayudara; éste, que su po¬ ca habilidad y fuerza eran el motivo de que las chicas le dieran calabazas.
Era, en fin, el pobre jóven el blanco
de las burlas de todos.
Pero él callaba; á nadie respondía con la esperanza de poder contestar á todos haciendo el mejor tiro.
Una de las veces que le tocó tirar, co¬ gió con rabia la barra; se plantó con guapeza, abriendo un poco las piernas, sobre la raya que habían señalado en el suelo como punto de partida, y llevan¬ do el brazo por tres veces hacia atrás y
otras tantas liácia adelante, para tomar
fuerza, disparó el proyectil, que fué¿ á caer de plano á tres pasos de él.
La griteria'que promovió esto fué in¬
mensa. Ya no solo se le burlaban los
hombres, si que también las mujeres. Sus compañeros reían también; pero
comprendiendo el estado del jóven, lo

animaban, ofreciéndole el perpal para ver si podía desquitarse.
El Blanquet, corrido, avergonzado, no oía nada. Permanecía plantado, con la cabeza inclinada sobre el pecho y á
punto de llorar. Gruesas g-otas de sudor caían de su
frente; el pañuelo que llevaba á la cabe¬ za estaba mojado; la faja se le había desceñido volteando por el suelo; respi¬
raba con fuerza y sus manos se cerra¬ ban con violencia.
Más pronto oye una voz que, salien¬
do desde un extremo del corro, le hería
más que todas las otras, con burlas san¬ grientas y groseros insultos.
Al oirla levantó la cabeza el desgra¬ ciado tirador, y buscando con mirada feroz al que así tan despiadadamente le mortificaba, encontró allá enfrente á
Baoro, que con su novia al lado, seguía prodigándole toda clase de impropérios.
Tenía frente á su rival, á su rival de
amores, el que le había quitado la novia y con el que había reñido varias veces en el campo á brazo partido.
Aunque pequeño y de escasas fuer¬ zas, no temía á Baoro, que era de cuer¬ po recio, y solo esperaba ocasión favo¬ rable para tropezar con él y arrancarle la lengua, como le tenía prometido.
Pero hoy, en la imposibilidad de con¬ testarle como deseaba y su rival mere¬
cía. se limitó á decirle con aire de des¬
precio: —Tal vez tú, fanfarrón, tires mejor á
la barra; pero ya vendrá dia que te en¬
señaré á ser hombre.
—En el juego y en todo, soy más hombre que tú, nano.
—Delante de gentes.
—Y solos. Y para darte una lección,
allá vá.
Y sin esperar á más y deseando lucir
sus habilidades ante la novia, se levan¬
tó, cogió la barra, púsose, quitando con un empujón al Blanquet de sobre la ra¬ ya; y lanzando aquélla en el aire, la en¬ vió á más distancia que los demás ha¬
ciendo un hermoso tiro.
El público aplaudió con frenesí pro¬
nunciando entusiastas bravos: y Baoro,
satisfecho de lo que había hecho, volvió sonriente y con la cabeza levantada con orgullo hácia su novia# que, hueca co¬ mo una pava, le dirigía la palabra cari¬
ñosamente.
Mientras volvía Baoro, el Blanquet, rechinando los dientes, apretóse con fuerza la faja á la cintura; y después cogiendo el perpal y antes que la con¬ currencia se diera cuenta, desde el sitio Unialado y rugiendo como un león dis¬ paróle con tan terrible fuerza, que cru¬ zó el espacio con ruido extraño, yendo

á caer perpendicularmente sobré la ca¬ beza del rival, qüe en aquel momento hablaba con su novia vuelto de espaldas al juego.
Al grito de dolor que lanzó Baoro, si¬ guió una exclamación de espanto, sali¬ da de todos los pechos, y estas palabras que, lleno de cólera, en medio del corro y con ademán terrible, profería el Blanquet:
—¡Fanfarrón! ¡pregunta ahora quién ha hecho el mejor tiro!
Pero el jóven cayó á poco en el suelo, presa de horrible convulsión y echando sangre por la boca.
Había vencido costándole la vida.
F. Badenes Dalmau.
Sección Científica
Fotografía de los rumores del corazón.
—Los X 3.—El Microbio de la Fiebre
Amarilla.—Cataplasmas eléctricas.
El Sr. Holonwinski ha llegado á com¬
binar un método enteramente automá¬
tico para fotografiar los instantes de los
rumores cardiacos.
El principio de este descubrimiento descansa en el hecho de que la tensión periódica de las válvulas no solamente
es sincrónica con las vibraciones sono¬
ras estetoscópicas, sino también con las «sacudidas mecánicas» (susultos) que las acompañan, extendiéndose por toda la superficie torácica.
Estas sacudidas son directamente in¬
sensibles al oido á causa de su poca fre¬ cuencia; pero se advierte á menudo bajo la presión del dedo y pueden verse me¬ diante la reflexión en un espejo aplica¬ do á todos los puntos del tórax.
Para fijar fotográficamente estas sa¬ cudidas sincrónicas con el estetoscopio, el autor emplea estos medios: un mi¬ crófono perfeccionado; un teléfono óp¬ tico, excitada por el micrófono y cuya
diafragme! produce los anillos coloreados de Nemton\\ un sistema óptico para ilu¬ minar los anillos y reflejar de los mis¬ mos la imagen real proyectada y am¬ pliada sobre una estrecha hendidura vertical; y un cilindro revestido de pa¬ pel muy sensible, que gira detrás de la
hendidura de la cámara fotográfica.
Aunque todo esto nos parece algo obscuro y complicado,- se considera este descubrimiento de gran utilidad para los fisiólogos y los médicos, á quienes puede dar á conocer de visu las modifi¬
caciones de los rumores del corazón. La

fotografia, pues# viene en ayuda de lá
auscultación.
* **
Se han descubierto y bautizado coú este nombre unos rayos análogos á los X, pareciendo ser que la denominación no es hija del capricho sinó debida á la circunstancia de presentarse los rayos X de distinto modo, según la tempera¬ tura. A la ordinaria dan origen á los efectos fotográficos de todos conocidos
y se llaman simplemente X; si el tubo de que proceden está muy frío, se for¬ man los X 1, que aumentan la transpa¬ rencia de la carne y la opacidad de los huesos; los X 2 provienen de que el tu¬ bo productor se halle fuertemente ca¬ lentado y poseen la virtud de disminuir la transparencia de la carne y aumentar
la de la madera.
La manera de producirse los X 3 es más fácil que la de los otros.
dou ellos se liace ver, sin necesidad
de fotografía, los huesos de lá mano dé
un hombre colocado detrás de una mu¬
ralla de veintidós centímetros. Que es cuanto hay que ver.
Y también ofrecen variedades, segúri
su inventor. Una de ellas atraviesa un
trozo de madera de 90 centímetros; otra? un cristal de tres; la tercera, una mura¬ lla de 22; y la cuarta, una capa de agua
de 6.
* **
Desde Montevideo dan cuenta de url
descubrimiento científico importante. El Dr. Stannarelli, eu presencia dé
varios diplómáticos europeos# de dele¬ gados de las repúblicas sud-americanas y de numerosos profesóres. ha dado una conferencia sobre ia etiología y la pato^ g'eriia de la fiebre amarilla.
Entre las más salientes afirmaciones
del doctor figura la de haber descubier¬ to que produce la terrible afección un
bacilo, que ha sido llamado icteroides
y que es difícil hallar éste en la sangre de los enfermos y en los cadáveres, por¬ que desaparece con facilidad después dé practicadas las inyecciones secundarias
en los casos ordinarios.
Es muy difícil aislare! microbio, perú es posible hacer su estudio bacteriológi¬ co después de cultivarle durante veinti¬
cuatro horas en la gelatina.
El doctor ha inoculado virus en ani¬
males de gran talla. En el caballo tarda
un ano en producir sus efectos el líqui¬ do del cultivó. En cambio, basta eí
plazo de un mes para que haga sentir sus efectos en los animales pequeños.
En el hombre, administrada á peque¬ ñas dósis, la toxina determina, si no lá
inmunidad absoluta, pór lo menos eí hábito para soportar la acción del baci¬

(3) FOLLETÍN
PEÑA-CORTADA
que el calor no ha de molestarnos mu¬ cho: el día se presenta delicioso, y yo quiero disfrutar de él como si Dios lo hubiera hecho exclusivamente para mí. ¿Entiendes?
Fermín se sonrió respetuosamente, y dando vueltas al sombrero que tenía en la mano, dijo:
—Yo, señorita Julia, estoy á lo que usted mande: si quiere que vayamos al monte, al monte; si á la ermita, á la er¬ mita, y si á los baños... pues á los ba¬ ños: donde usted quiera y á la hora que
quiera: engancho el coche, y andando.
Julia, que había dejado sobre el ve¬ lador la carta después de leerla por en¬ cima, como si no le importara nada su contenido, cogió la otra con cierta dis¬ plicencia. la abrió, la leyó, y murmuró
cutre dientes:
—¡Qué hombre éste! El mejor día lo tendremos aquí.
Luego, jugueteando con el sobre.se dirigió de nuevo á Fermín mostrando otra vez aquella encantadora sonrisa que
la lectura de la carta había nublado un

momentojen sus rojos jy brillantes la¬ entre las peñas... Alargó el cuerpo, se

bios.

- venció pa lante... ¡Pobrecica mujer! En

—¿Pues sabes lo que se me ocurre? una espuerta se la trajo al pueblo para

Que hoy debemos ir á la ermita por la enterrarla.

senda del río. en vez de tomar la carre¬

—Lo que tú quieres es asustarme,

tera y dar la vuelta con el coche. Nunca ¡vaya! Pero no me asusto, y yendo con¬ he estado por ahí. y quiero aprovechar tigo menos, porque en cualquier paso

la ocasión de esta libertad de que ahora difícil tú me llevarás de la mana ó en

disfruto—que no será muy larga—para satisfacer todos mis caprichos.
—Ya le he dicho á usted, señorita,

volandas, ¿no?—dijo Julia sonrieudo más graciosamente que nunca.
Fermín se estremeció todo de arriba

otras veces que esa subida por la Peña- abajo: se colorearon ligeramente sus cortada tiene sus contras, y es muy pe¬ mejillas, y bajando los ojos para ocultar

nosa porque hay que hacerla toda á pie sin duda el resplandor demasiado vivo

y el camino es rematado y usted es de¬ que en ellos asomaba, contestó: masiado... ¡vamos! demasiado señorita —Lo que es eso. por el aire que fuera

para poner los pies sobre aquellos pc- preciso la llevaría yo á la señorita. ¡No

dr úseos...

faltaba más! De estrellarse alguno, me

—Déjate de bobadas—le interrumpió estrellaría yo. Julia.—Mis pies no tienen miedo á los Una vocecita fresca y timbrada como

pedrúseos, ni yo me canso subiendo un lanicia chino tomó de proiíto’ parte

cuestas. Iremos á pie.

eu la conversación, exclamando:

—Es que la senda es una senda de ca¬ —¿Quién se va á estrellar aquí?

bras señorita, y á lo mejor, si á mió se Fermín dejó paso á una graciosísima

le va el pie..-, ¡pues nada! como si se jovenzuela de quince á diez y siete años

cayera uno de la Torre Nueva de Zara¬ que, arrojándose en los brazas de Julia, goza: se hace tortilla abajo. El año pa¬ le dió1 en las mejillas un par de besos

sado, sin ir más lejos, subieran unas , que el eco de la gruta repitió con-en-
cuantas mujeres á la ermita, y á la | vi di a.
vuelta, se empeñó una de ellas en? coger í —'¡Chiquilla!—-dya Julia cogienda <fe
unas matas de té muy rica que se cría las manos á su vivaí interlocatora.—

¡Las diez y media y ya estás levantada!
Este es un madrugar espantoso, queri¬
da Marieta.
Marieta hizo como que se sonrojaba
ante aquella irónica reconvención, y ensayando un mohín de niña mimada, y volviendo hacia Fermín su's grandes ojos negro's para disimular el tenue rayo de vergüenza que había iluminado la tersa piel de sus pómulos, contestó"
—¡Si los picaros mosquitos no me han dejado dormir hasta la madrugada!... Mira, ¿ves?—añadió levantando la man¬ ga de su ligero matine de muselina son¬ rosada y enseñando ol principio de stf brazo derecho, más blanco que las ma¬ dreselvas del jardín;—todo llena de pi¬ caduras; parece que me han salido vi¬
ruelas.
—¡Pobrecita hermana de mi almadijo Julia, acariciando el brazo de Ma¬ rieta,—que ni los mosquitos respetan su sueño! ¿Habrá gandules?
—Pero ¿qué era eso de estrellarse, qué decía Fermín cuando yo llegaba?
Julia explicó á su hermana el proyec¬ to de excursión para aquella tarde, y los temores que' trataba de infundirle el buepa de Fermín para quitarle la idea
d'e la cabeza.
—Pues ya también voy—ex-clamó Ma-

neta.—Precisamente vamos á térier una
tarde soberbia. ¡Mira qué hermoso cielo! ¡Qué nubecillas blancas, como las man¬ tillas que nos ponemos en Madrid para ir á los toros en días de gala!... Y aque¬
llas otras de color dé nácar, como tú
cutis... Y éstas de más acá azuladas, co¬
mo el humo desvanecido én' él aire... Té
digo que con una tarde así nío hay pe¬ ligro ninguno en subir á la ermita por
la senda de Peña-cortada.
—Claro, señorita—regrisó Fermín,—
que no haciendo mucho viento, ni cayen¬ do agua, ni rayos, ni centellas.' se pue¬
de ir bien... Pero camo penosa es peno¬ sa la cuesta.
—¡Penosa! ¡penosa!—contestó Marieta,* jugueteando can una silla como un chi¬ co revoltoso.—Pues para qrie lo sepáis.ríacé ocho (iras acompañé yo á la lavan¬
dera hasta más dé la mitad dé la cuesta.-
y me bajé sala, y riada, cómo si tal
cosa...
—Chiquilla í—2 elijo Julia,- alarmad#
gor aquel alarde de travesura infantil y
peligrosa...—¡Cui fia dito' coúmigo! EÍ
año pasado sé estrelló' Uña pobre mujer por falta de precaución, y tú eres una* cabeza á pájaros, y puedes darnos un* disgusto... ¡Yaya con'esta cabrita iriori^ tesa, y qué mañas tiene!-

SOLLSR

o, y de ahí que se juzguen posibles los ensayos de la inoculación preventiva.
El Sr. Stannarelli confía en obtener
pronto el suero curativo.

mal con mis anteriores declaraciones,

Muchas tiendas se han cerrado en ve¬

con mis actos y mis convicciones de rnal de d«elo.

siempre, viéndome obligado 4 separar-' La policía hace activas pesquisas,cque

me de vosotros, con harto sentimiento, hasta ahora han resultado ¡infructuosas,

furiosamente el campamento angloegipcio siendo rechazados sus desespe¬ rados ataques por la primera brigada,
cuyas fuerzas recibieron al enemigo con

anoche era ya tarde cuando lo recibió, y sólo dió cuenta de su contenido al presidente del Consejo Sr. Sagasta.

En París se considera importantísimo en momentos penosos y difíciles como -para encontrar el arma de que se sirvió un fuego irresistible para cualquier

-el descubrimiento..

son los actuales.

el asesino.

gente que no hubiese sido africana, pues

Declaraciones de Chamberlain.

* **

No lo haré, sin embargo, cuando ese Se trata de averiguar también si Luc- á pesar del ciclón de proyectiles que re¬

Había ya baños eléctricos, navajas eléctricas, máquinas depilatorias eléc¬ tricas y otras innumerables maravillas análogas, algunas de las cuales viene ¿aprovechando la terapéutica con majar
éxito cada dia.
Ahora hay algo más raro v. de uso más frecuente. Edisson ha intentado la
.cataplasma eléctrica. Consiste en una
série de hilos de amianto, conveniente¬ mente retorcidos y envueltos en un sa-
quito de tela de forma y dimensiones iguales á las cataplasmas acostum¬
bradas..
Un extremo de este haz de hilos de
resistencia hállase ligado á uno de los cordones flexibles, fijo en una lámpara de incandescencia. Así se produce la
corriente.
Estas cataplasmas han logrado grañ fortuna en varios experimentos para la curación de eni'riamentos generales, de bronquitis, de cólicos, de reumatismos y de todo genero de perturbaciones en
la circulación de la sangre.
El grado de calor y la duración pue¬ den regularse al arbitrio del paciente.

caso llegue, sin recomendaros la calma y la prudencia, tan necesarias para sa¬ car á salvo los legítimos intereses de España en Cuba, que representan el fruto de vuestro trabajo y que podrían correr peligro sin la serenidad y la dis¬ creción que tan graves circunstancias imponen.
Al aconsejaros así. cree prestar el úl¬ timo y más desinteresado servicio al pueblo de Cuba y especialmente al de
la Habana, vuestro Gobernador Ge¬ neral.
Mamón Blanco.
Habana 12 de Agosto 1808.
Asesinato do la emperatriz d* Austria
En un telegrama de París en que se
da cuenta de haberse recibido allí un
despacho de Ginebra anunciando que el 10 por la tarde, al salir la emperatriz de Austria del hotel de Beau Rivage, situa¬ do á orillas del lago Leman, le ha ases¬ tado una puñalada en el corazón un anarquista italiano llamado Luecheni.

cheni ha tenido cómplices.
* **
Después de asestar la puñalada inten¬ tó Luecheni huir, pero fué detenido por dos cocheros que lo entregaron á los gendarmes de servicio en el embarca¬
dero.
Estos lo condujeron al palacio de jus¬
ticia, donde inmediatamente fué inte¬
rrogado por el juez. Luecheni confesó su crimen y se de¬
claró anarquista. Dicese que también declaró que había
ido á Ginebra para asesinar á un alto
personaje, pero que ignoraba á su lle¬ gada que la emperatriz se encontrase de paso en dicha ciudad.
Ha dicho que no sabe francés. Se le registró, encontrando en su po¬ der un certificado de haber cumplido su servicio militar, y en el cual va su filia¬
ción.
Esta indica que se llama Luigi Luccheni, que nació en París el 21 de Abril de 1873,—tiene, por consiguiente, vein¬ ticinco años,—y su familia es parme-
sana.

cibían los derviches llegaron muchos hasta á agarrarse de las bocas de los fu¬ siles y cañones de los defensores del
campamento.
Rechazados estos ataques avanzaron los anglo-egipcios hácia Ondurraan, de cuya ciudad se apoderaron después de
otro terrible combate en el cual lucha¬
ron los africanos como fieras, especial¬ mente la caballería, que causó con sus lanzas numerosas bajas á la de los an¬ glo-egipcios.
Las fuerzas egipcias se batieron siem¬
pre admirablemente y con salvaje heroi¬
cidad los derviches. Estos, que eran unos 40.000 tuvieron 5.000 muertos y un
número espantoso de heridos. Las pérdidas de los anglo-egipcios
llegan apenas 4 200 entre muertos y he¬
ridos.
El episodio más notable da la jornada fué la carga admirable dada por el 21.° regimiento de lanceros que arro¬ llando á las masas enemigas decidieron en favor de los anglo-egipeios la victo¬ ria. Esta ha sido completa y decisiva y acaba con el poder del kalifa.

El viaje de Mr. Chamberlain á NuevaYork empieza á producir sus frutos. No
tenía la excursión del ministro de Colo¬
nias de la reina Victoria otro objeto que la visita de su mujer á sus padres, pero era seguro que el arrogante político lo aprovechase para fomentar su ideal de alianza anglo-sajona.
Primera demostración pública de ello es la interview publicada por el «New York Herald», pues aunque los reporters americanos sean nada escrupulosos en materia de interviews, es seguro que ésta responde al pensamiento, sino á
las palabras de Chamberlain.
Por esto reproducimos sus principales párrafos, que ofrecen para España sin¬
gular interés:
«Cuando dije en el discurso de Bir-
mingham que nuestras banderas debían flotar juntas sobre ambos Océanos, ex¬
presé el pensamiento del 99 por 100 de los ingleses. Inglaterra está dispuesta á aliarse con los Estados Unidos, y si es
preciso ella andará más de la mitad del
camino para conseguirlo. A ustedes, los
americanos, toca determinar cuales ie~

En resúmen, que todos los que se ha¬ llen resfriados, que no serán pocos, lo están porque quieren.
Se pone uno la cataplasmita eléctrica, y ¡como un reloj!
Notas de actualidad
Manifiesto
La «Gaceta de la Habana.» periódico oficial del gobierno, en la gran antilla, correspondiente al 15 de agosto de 1898. publica el siguiente manifiesto suscrito por el general Blanco, el que textual¬
mente dice:
•GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.
Habitantes de la Isla de Cuba:
Resuelto por el Gobierno de S. M. el ajustar la paz con los Estados Unidos,
considero terminada mi misión en este
país y solicito mi relevo: difícilmente podría preparar vuestros ánimos á una

La muerte fuécasi instantánea.
Luecheni ha sido preso.
La noticia produce gran sensación.
* *
La emperatriz se hospedaba en el ho¬ tel Beau Rivage, uno de los más lujosos de Ginebra, próximo ya á Territet, si¬ tuado sobre la orilla izquierda del in¬ menso lago Leman.
Frente ai mismo hotel está situada la
estación-embarcadero para los vapores que hacen la vuelta del lago, con esca¬ las en todas las poblaciones que lo bor¬
dean.
A las doce y cuarenta minutos de la tarde, hora en que el vapor salido á me¬
diodía de la estación cabeza de línea en
Ginebra y próxima al puente de Mont-
Blanc, tocaba en la de frente al hotel
Beau Rivage, la emperatriz, como una viajera vulgar, se dirigió al embarcade¬ ro, se arrojó sobre ella un individuo, asestándola una puñalada tan brutal en el pecho, que la augusta señora cayó por tierra.
A pesar de lo rudo del golpe y de la herida recibida, la emperatriz Isabel,

Como la pena de muerte está legal¬ mente abolida en el cantón de Ginebra, cuyos tribunales han de juzgarle, el máximum de peua para Luecheni será cadena perpétua.
* **
No se puede decir que la fortuna ha sido propicia á las belllas hijas del du¬ que Luis Guillermo de Baviera, aunque las dotó de gran hermosura é hizo subir á dos de ellas las gradas de un trono. La menor, Sofía, casada con ei duque de Alencon, murió hace dos años abra¬
sada viva en el horroroso incendio del
Hotel de la Caridad en París; la mayor, Isabel, emperatriz de Austria Hungría,
acaba de sucumbir víctima de un infa¬
me asesino.
Diecisiete años tenia la encantadora
Isabel de Baviera. cuando de un modo
eminentemente novelesco se enamoró
de ella Francisco José. La novela termi¬
nó en boda y la bella princesa pasó de
la humilde costa de Possehofem á la
suntuosa y aparatosa de Viena, como
en un cuento de hadas.
Habrá habido pocas soberanas más

El cuartel general anglo-egipcio se
ha trasladado 4 las mismas orillas del
Nilo.
Los heridos anglo-egipcios siguen en
estado relativamente satisfactorio.
Todos los prisioneros europeos, entre
las cuales había una hermana de la ca¬
ridad de nacionalidad austríaca, han quedado en libertad.
La población de Ondurman acoge á las fuerzas vencedoras con grandes ma¬ nifestaciones de alegría.
Dice un telegrama de Londres que pocos momentos después de haberse re¬ cibido en aquella capital la noticia de la victoria de Ondurman y la toma de Khartoum apareció en una de las caras del pedestal de la estátua del general Gordóu un cartel con unas palabras es¬ critas en grandes caracteres diciendo:
«Al Jin»
Casi todos los habitantes de Londres han desfilado ante el monumento de
Gordón en la plaza de Trufalgar y co¬
mentando el misterioso escrito.

rán las relaciones de los dos pueblos. No se nos oponen obstáculos serios, y cuando el senado americano comprenda las ventajas que la alianza puede repor¬ tarnos, será ella un hecho consumado.
»¿Por qué no unirnos, si nuestros in¬
tereses son comunes, común nuestra len¬
gua y común nuestro deseo de progreso universal? Inglaterra se ha felicitado de la gloria adquirida por los Estados Uni¬ dos en la guerra, y durante ésta la sim¬ patía inglesa ha acompañado las armas
norteamericanas. Se ha hablado de ges¬ tiones hechas cerca del Gobierno britá¬
nico por Francia y Alemania para obli¬ gar ála paz á los Estados Unidos. Apro¬ vecho la ocasión para desmentir en ab¬
soluto tales rumores.
«La política colonial exalta el espíritu
de las naciones. Ella nos asegura nues¬
tra fuerza interior. Apoderándose de Fi¬ lipinas demostrarán á Europa los Esta¬ dos Unidos que están dispuestos á no desentenderse de la solución que se dé al problema chino. Sucesos recientes
han demostrado una tendencia á cerrar
la China para los Estados Unidos é In¬

solución pacífica en la actual contienda, quien en día no lejano os excitó á sos¬ tener la g'uerra á todo trance.
Vine á esta Isla, como todos sabéis, en circunstancias bien críticas, sin arre¬
drarme las dificultades que presentía, animado por la esperanza de pacificarla

con una presencia de ánimo y una ener¬ gía incomparables, se levantó inmedia¬ tamente, yendo cou rapidez á bordo del vapor que la esperaba para marchar.
Apenas puso el pié en el barco perdió
el conocimiento.
Las paradas ordinarias de estos bar¬

hermosas; pero también pocas más ava¬ ras de su belleza y menos amigas de presentarse en público.
Su afición más decidida ha sido la
equitación, y sobre la silla de su caba¬ llo. recorriendo campos y bosques soli¬ tarios. ha pasado más tiempo que en su

Combate naval en las Visayas
El ministro de Marina Sr. Anfión re¬
cibió anoche, después de las diez, un importante y satisfactorio cablegrama de Filipinas, cuyo texto conocemos por

glaterra, y estos dos países no pueden someterse. Europa recela una alianza
angloamericana, y creo que tiene razón.
De todas maneras, los Estados Unidos
tienen en el Pacífico un papel que no pueden abandonar.»

y salvarla para España con el concurso cos en las estaciones, son cortísimas.

trono.

referencias muy autorizadas.

de todos los partidos, sin otro ideal ni

El capitán, que ignoraba todavía

A ios dos años de casarse dió á luz su

La marina de guerra, los pocos ele¬

más ambición que los de prestar un ser¬ quién fuese la viajera, cediendo á las primera hija, la archiduquesa Gissela. mentos navales de que disponemos en

Crónica Local

vicio á mi patria, á la que tan ferviente culto profeso.
La falta de fe y la desconfianza en los unos, los prejuicios y los errores de otros, fueron insuperable rémora al lo¬

indicaciones y ruegos de otras personas de á bordo que tampoco se habían dado cuenta exacta de lo sucedido,—tan rápi¬
damente habla sido todo—dió la señal
de marcha.

Dos años después aseguró la sucesión al trono, dando vida á un varón, el desdi¬ chado archiduque Rodolfo, que nació en 1858, y murió en 1881, de la trágica manera que todos recordarán.

las islas del Archipiélago filipino, ha-
bian sido concentrados en defensa de
las Visayas, ante el temor de que los tagalos llevaran á efecto sus planes é intentaran algún desembarco en las

Poco podemos añadir en la presente
crónica respecto á la fiesta que los veci¬
nos de la Alquería del Conde dedicaron

gro de mis aspiraciones; pero á pesar de

Bien pronto se vió que la emperatriz

Desde la muerte de su hijo se aumen¬ provincias adictas á España para propa¬ el domingo último al Dulce Nombre de

tan graves dificultades no estuvo quizás estaba herida gravemente, se reconoció tó su afición á la soledad y al aislamien¬ gar la rebelión.

María, como no sea hacer público que

lejano el día en que pudieron "verse rea¬ a la soberana, y en vista de su estado, to, y. herida por una pertinaz doleucia El general Ríos y el jefe marítimo de todos los actos religiosos que la consti¬

lizados tan halagúenos propósitos. No el buque retrocedió para volver á atra¬ nerviosa, se apartó, no sólo de su corte, las Visayas debieron conocer sin duda tuyeron y que en la sección de «Cultos

convenía, sin embargo, á los enemigos car al embarcadero.

sino de su imperio, emprendiendo lar¬ alguna los propósitos que acariciaban Sagrados» de nuestra edición anterior

de nuestra raza y de nuestra domina¬
ción en América la realización de tan
nobles y humanitarios deseos y arrojan¬
do de una vez la máscara con que ve¬ nían encubriendo sus ambiciosos pro¬
yectos, nos declararon abiertamente la guerra más injusta que registran los
anales de la Historia, cuando sólo mo¬
tivos de gratitud podían abrigar para

Trasladada á tierra recobró el conoci¬
miento.
Se improvisó una camilla, en la cual fué trasladada al hotel Beau Rivage, con todo género de precauciones la emperatriz Isabel.
Pocos momentos después la soberana de Austria había dejado de existir.
Los médicos, cuyos auxilios fueron

gos viajes por Europa durante los cua¬ les ha guardado el más riguroso incóg^l
nito. No hace mucho estuvo en Biarritz.
é hizo excursiones por la provincia de Guipúzcoa, deteniéndose especialmente
en Fuenterrabía.
Ya no podía montar á caballo, y á sus fogosos corceles les había sustituido por el yatch, eu que pasaba grandes tempo¬

los tagalos, y como decimos, se dispu¬ sieron á la defensa de las costas, ejer¬ ciendo activa y constante vigilancia.
Reunióse en las Visayas la pequeña
escuadrilla de cañoneros, resto de nues¬
tra armada de guerra en el Archipiéla¬ go filipino, y cuando el general Ríos
supo que la flotilla tagala se dirigía á aquellas aguas con fuerzas de desem¬

habíamos anunciado, revistieron inusita¬ do esplendor y se vieron, como todos los
años, sumamente concurridos.
Y podemos agregar, esto si, que no nos equivocamos al suponer que la par¬ te popular de dicha fiesta consistiría únicamente en baile al estilo del pais en las veladas del sábado y domingo. Estu¬

una nación de la que tantas pruebas de consideración y amistad habían en todo tiempo recibido,
Tuvimos, pues, que aceptar la lucha en los momentos en que menos podía¬ mos esperarla y en condiciones, por lo tanto, muy desfavorables, no obstante las cuales, hemos sostenido la campaña

inútiles, reconocieron que la emperatriz había sido herida con un puñal, cuya hoja debió entrar lo menos en sus dos tercios en la región del corazón.
El asesino, que fué deteuido mientras el vapor había emprendido la marcha,
es un anarquista, nacido en París y de
nacionalidad italiana.

radas, respirando el aire del mar.
En una de sus excursiones por Suixa le ha sorprendido el asesino, que ha cau¬ sado una de las muertes mas injustas é inútiles que pueden imaginarse, porque la emperatriz Isabel no ha intervenido nunca en la política, ni su muerte dará lugar á ningún conflicto.

barco al mando de algunos cabecillas, la escuadrilla de cañoneros españoles
salió á su encuentro.
Formaban la flotilla tagala cinco bu¬ ques. uno de bastante porte.
Este y otro más pequeño iban arma¬
dos en guerra.
Los barcos habían sido alquilados pol¬

vo poco animado, bastante menos que otras veces lo hemos visto, ignoramos si por no estar la gente de humor ó por
haber decaído mucho la afición de nues¬
tros paisanos á esta clase de diversio¬
nes. Es probable contribuyeran ambas causas por igual.

con vigor, conservando casi por com¬ pleto el territorio de la isla y dispone¬ mos de un Ejército aguerrido, ganoso de gloria, que ha dejado sentir ya á los

Su nombre es Luecheni, El arma con que cometió el crimen no
quedó en la herida; debió conservarla
en su mano sin duda con intención de

Tenía sesenta y un años y se conser¬ vaba hermosa, aunque con un sello pro¬
fundo de tristeza y de cansancio, que la daban una languidez extraordinaria.

los insurrectos.
Los cabecillas que mandaban las fuerzas tagalas llevaban concretas ins¬ trucciones de Aguinaldo para operar

Por vía de Palma llegó á este pueblo la pasada semana procedente de la isla de Puerto-Rico en donde ha permaneci¬

invasores el peso de nuestras armas, y á cuyo frente me proponía seguir dispu¬ tándoles palmo á palmo la tierra que

repetir el golpe y arrojarla al ser dete¬
nido.
Se supone que era un puñal no muy

Sus hermanas, la célebre ó interesan¬
te ex-reina de Ñapóles y la condesa viu¬ da de Barí, son más jóvenes que eüla.

sobre las Visayas,
Se verificó el encuentro de las dos pe¬
queñas flotillas y se entabló un comba¬

do larga temporada al cuidado de sus vastas propiedades, nuestro paisano y antiguo suscriptor y amigo D. Juan Cas-

con tanto valor y á costa de tanta san¬ gre veníamos hace largos años defen¬
diendo.

grande, de hoja triangular y muy fino y aguzado; un estilete de acero.
* * *■

En toda Europa esta muerte será muy sentida, porque la emperatriz de Austria no ha hecho daño á nadie, y por sus do¬

te, en el cual fueron echadas á pique todas las embarcaciones de los tagalos, sin ninguna baja ni avería en nuestros

tañer y Anglada.
Dárnosle la bienvenida.

El Gobierno de la Nación, inspirado seguramente, en los altos intereses de la pátria y deseoso de asegurar también vuestros propios intereses y los de las demás colonias, cree llegado el caso de hacer la paz y deber nuestro es secun¬

Telegrafían de Ginebra que una multitud inmensa é irritada por el infa¬ me crimen cometido por un extranjero
se ha estacionado toda la tarde delante
del hotel Beau Rivage. La emperatriz expiró á las tres de la

lencias y sus desdichas inspira simpatías.
***
La campaña en el Nile

vivas

El corresponsal del Daily Mail de

cañoneros.
Se cree que allí perecieron centenares de tagalos, cabecillas y gentes que tri¬ pulaban las embarcaciones.
No quedó un palo*, coma vulgarmente
se dice.

El vapor correo Lidio fue portador el lunes de esta semana de la balija, nume¬ roso pasaje y variada carga.
Entre el pasaje figuraban ocho solda¬ dos repatriados naturales de esta isla,

darle leal mente en sus propósitos; pero tarde, p róxi ina m e n te.

Londres en el Soudán telegrafía que en El satisfactorio telegrama oficial lo que fueron recibidos y obsequiados por

no puedo ser yo, ciertamente el llama¬ La emoción es enorme en toda la las primeras horas de la mañana del facilitará hoy á la prensa el Sr. minis¬ el Sr. Alcalde y por la Junta local ile

do á realizar una política que se aviene ciudad.

viernes pasado atacaron los derviches tro de Marina, porque,, corno decimos, Protección al Soldado. Con muy buen

acuerdo dispuso el primero que tomaran café en el muelle, que subieran á la po¬ blación en carruaje, que una vez en esta
se les sirviera un suculento almuerzo y
que también en carruaje salieran seguí damente para Palma, cuyos gastos fue¬ ron pagados de fondos municipales; la expresada Junta resolvió socorrer á di¬ chos individuos haciendo entrega de 2’50
pesetas á cada uno.
Llámense dichos soldados: Lorenzo
Verger Mulet y Rafael Pericás Garcías, de Palma; Gaspar Palmer Noguera, de Son Sardina; Mateo Jaume Tomás, y J uan Bauzá Munar, de Villafranca; Mi¬ guel Vicens Olar, de Santañy; Jaime Barceló Vicens, de Felanitx y Francisco Puigserver Jaume, de Campos.
Numeroso público reunióse frente á la Casa Consistorial tan luego circuló la
noticia de la llegada de los repatriados, para verles unos, por curiosidad sola¬ mente, y otros para hacerles preguntas respecto á su salud y á la suerte que
habrán corrido deudos ó conocidos que,
como ellos, formaron parte del ejército de Cuba; dispensóles una despedida ca¬
riñosa.
A principios de esta semana corrieron
en esta insistentes rumores de que nues¬
tro ilustre paisano D. José Oliver, Ar¬ cediano de la Catedral, había sido desig¬ nado por el Gobierno de S. M. para ocupar la vacante que dejó el malogrado
D. Rafael Tous, el Dean difunto. Esta noticia llegó á nosotros por conducto de
algunos amigos que la habían recogido
en Palma; más tarde vimos confirmados estos rumores por la prensa diaria de la capital; pero como al mismo tiempo que los periódicos aseguraban el ascenso del Sr. Oliver señalaban al Sr. D. José Vi¬
dal, canónigo actualmente de la metro¬ politana de Burgos, para ocupar la va¬ cante que dejaba aquél en la Catedral de Palma, cosa reprobada por la discipli¬ na de la Iglesia y por la práctica cons¬ tante, pues nunca podría el Sr. Vidal
obtener el nombramiento de Arcediano
hasta que el Sr. Oliver, actual poseedor,
lo renunciara ó tomara posesión del dea-
nato, hubimos de dudar de la veracidad
de la noticia. Deseosos de conocer la
verdad, acudimos al Sr. Oliver, quien
nos recibió con su acostumbrada amabi¬
lidad, y después de enterado del objeto de nuestra visita, nos dijo con la fran¬ queza que le caracteriza que, si bien es posible el tal nombramiento por cuanto
reúne él las condiciones reglamentarias,
no tiene sin embargo noticia alguna ofi¬
cial ni particular de que se haya verifi¬ cado y que no ha pedido tal prebenda, por lo que considera destituida de todo
fundamento la versión que ha corrido
estos dias de boca en boca.
Si venturosamente lo que fué rumor
llegara á ser realidad, como de veras
desearíamos y con nosotros todos los
amigos del Sr. Oliver, nos apresurare¬

mos á hacerlo público para que conoz¬ can tan grata noticia nuestros lectores.
Sin el anuncio de fuertes tronadas,
que suelen preceder á los primeros chu¬ bascos, ál tocar á su fin el verano, des¬ cargó el martes de esta semana sobre
esta comarca un fuerte aguacero, pero
que no fué suficiente todavía para hacer correr los torrentes, ni siquiera para que aumentaran el caudal de sus aguas las fuentes que riegan este valle.
Si ha sido ó no beneficiosa la lluvia
para nuestros campos es lo que se discu¬ te, teniendo muchos partidarios el pró y muchos el contra; pues mientras que unos aseguran que el arbolado necesita¬ ba y pedia á voz en grito el agua, otros afirman que la cosecha de aceitunas mermará, pues que á causa de la lluvia se desprende ahora dicho fruto.
El calor vuelve á ser el mismo, sino
mayor, que antes de llover.
Víctima de un ataque apoplético fa¬ lleció en la tarde del domingo último D.a Catalina Coll y Deyá, la virtuosa esposa de nuestro estimado amigo el ex¬ concejal D. José Morell y Estades, ma¬ dre y madre política respectivamente de otros amigos no menos queridos: don Juan Morell y Coll y D. Amador Euseñat y Borrás. Al dia siguiente por la
mañana verificóse la conducción del ca¬
dáver al Cementerio, á cuyo acto asistió todo el clero parroquial con cruz alzada
y numerosísima concurrencia, y el mar¬
tes se celebraron en la parroquial sun¬ tuosas honras fúnebres en sutragio del alma de la finada, á las que bien puede decirse asistió todo el pueblo.
Las extensas relaciones que tiene aquí
y fuera el antiguo fabricante de teji¬ dos Sr. Morell y las simpatías de que goza lo mismo éste que sus distinguidos allegados, bien claramente quedaron de¬
mostradas en los expresados dias; muy raras veces se vó tomar parte en el do¬ lor que experimenta una familia á una concurrencia tan numerosa y tan selecta al mismo tiempo como la que desfiló por delante de nuestros amigos. Si son bál¬ samo consolador que mitiga el dolor y cura las llagas del corazón las frases de consuelo que prodigan á uno deudos y amigos en los momentos de aflicción, casi por completo cicatrizada quedará de seguro la profunda herida que en el de los que lloran á la amante esposa y cariñosa madre que ha bajado al sepulcro, dejó abierta tan irreparable pérdida.
Así'lo deseamos y esto pedimos al cie¬ lo, a| pedirle eterno descanso para el al¬
ma de la finada.
Según nos participa la casa consig¬ nataria del vapor León de Oro, este bu¬ que saldrá del puerto de Palma, para el de este pueblo el lunes próximo, pasado mañana, con objeto de seguir viaje al dia siguiente, ó sea el martes, dia 20,

saliendo al anochecer para Barcelona y das por la misma durante los meses de

Cette.

Agosto, Septiembre y Octubre de 1897)

No creemos esté demás recordar á los

y acordóse aprobarlo.
Y se levantó la sesión.

señores cargadores que el lunes deben

Nacimientos.
Varones 0.—Hembras 0.—Total Ó-.

despachar la carga que tengan antes de medio dia, si no quieren verse perjudi¬ cados en sus intereses no pudiéndola luego embarcar.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 8 de Septiembre
Presidióla el Alcalde, Sr. Serra, y asistieron á ella los concejales señores Mayol (J. A.), Palou, A Icover, Martí y
Oliver.
Fué leída y aprobada el acta de la se¬
sión anterior. Se dió cuenta de dos instaucias pre¬
sentadas por D. Antonio Colom y Morell y D Jaime Rufián y Bisbal como encar¬ gado de D. Jaime Rufián y Miró, ambas en solicitud de permiso para hacer obras en los inmuebles que en ellas se indican, sitos en la calle de la Luna y en la ba¬ rriada del puerto respectivamente. En¬ terado el Ayuntamiento acordó que pa¬
saran á informe de la Comisión de Obras

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial—Mañana, dia 18, expuesto S. D. M. se cantará tercia
y luego después la misa mayor con ser¬ món por el Rvdo. Sr. Ecónomo. Por la tarde vísperas y al anochecer la roga¬
tiva.
Lunes, dia 19, y sábado dia 24, á las 6 y media y durante la celebración de una misa el ejercicio propio del dia dedi¬ cado á San José y á San Bartolomé, res¬ pectivamente.
En la iglesia de San Francisco— Hoy
al anochecer se cantarán solemnes com¬
pletas en preparación á la fiesta de los
Dolores de Nuestra Señora.
Mañana, dia 18, fiesta en obsequio de la Virgen Doloroso; á las 9 y media horas menores y la misa mayor con ser¬ món por el Dr. D. José Pastor Vicario; por la tarde conclusión del septenario, con sermón por el mismo orador.

Matrimonios.
Ninguno-.
Defunciones
Dia 11.—D.a Catalina Coll Deyá, dé 59 años, casada, calle de la Alquería
del Conde.
Dia 14.—D.a María Arboiia Colom-, de 70 años, viuda, Manzana 70.
Dia 15.—D.a Margarita Calafat To¬ rres, de 47 años, casada, Cálle del Pastor-.
movimiento del puerto
Bu 13 ARO ACIONES FONDEADAS
Dia 12.—De Barcelona, en 10 horas, vapor Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Air let, con 29 mar. y efectos.
Dia 12.—De Ciudadela, en 1 dia, pai¬ lebot Comercio, de 37 ton., pat. D. Se¬ bastian Masot, con 5 mar. y trigo.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 5.—Para Barcelona, vapor Lulio> de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con 29 mar. y efectos.

la primera y del Sr. Ingeniero encarga¬
do de la carretera de Palma á este puer¬

to esta última.

Se dió cuenta igualmente de una ins¬ tancia suscrita por D. Francisco Arbo-

na y Marqués, y otros vecinos de la ba¬ rriada de este puerto pidiendo se lleve á

efecto el acuerdo tomado por el Ayunta¬
miento en la sesión del dia 5 de Abril

último referente al derribo de los cober¬

tizos, emparrados, casitas y demás que
se encuentra actualmente edificado con¬

tiguo y en la parte opuesta de varios de
los edificios que forman el núcleo de po- j
blación de la citada barriada. Acordóse i

por unanimidad que sin pérdida de tiem¬ po se llevara á efecto por la Alcaldía el
acuerdo de referencia, no solamente por el tiempo transcurrido desde que se to¬

mó, si que también por solicitarlo una gran parte de los vecinos del menciona¬
do caserío.

Dióse luego lectura al dictamen emi¬
tido por las Comisiones de Obras y de Gobernación respecto de lo solicitado

por D. José Canals y Mayol en el con¬

cepto de legítimo representante de su

consorte D.a Antonia María Pizá y

Frontera, de cuya instancia se dió opor¬

tunamente cuenta, y se acordó estar

conforme con el expresado dictamen y

consiguientemente acceder á la petición

del solicitado.

m

Aprobáronse igualmente los dictáme¬

nes emitidos por la Comisión de Obras

acerca del permiso que tenían solicitado

los vecinos D. Antonio Vallcaneras y

Rosselló, D. Jaime Torrens y Calafat

como apoderado de D. Pedro Aleover y

Arbona, D. Martín Morell y Bernat,

I). Mateo Colom y Rufián como encar¬

gado de D. Francisco Arbona y Mar¬

qués, D. Lorenzo Marqués y Aleover, D. José Magraner y Colom, D. Damián

Bauzá y Enseñat, D. Jaime Rufián y Bisbal como encargado de D. Antonio

Vicens y Ballester y D. Antonio Coll y Morell; y se acordó concedérselo con

SU DESCONSOLADO ESPOSO,
hijo, hijas, hijo político, hermanas, sobrinos,
primos y demás parientes,
Al participar á sus numerosos ami¬ gos y conocidos tan sensible pérdida les suplican tengan á la finada presen¬ te en sus oraciones, con lo que reci¬ birán especial favor.

arreglo á lo expresado en los dictáme¬
nes de referencia.
Por último dióse lectura, al extracto de los acuerdos tomados por la Corpora¬ ción municipal en las sesiones celebra¬ I©]

i®@0@©<S>0@©j©0@©

29 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
las comprobaciones, de atlas de historia sagrada,
do historia natural en sus diferentes ramos de
zoología, botánica, etc., y sobre todo de una bue¬ na biblioteca con los mejores diccionarios. En
toda escuela debería existir una colección de las
diferentes clases de tierra y de madera de la pro¬ vincia, sin faltar un pequeño huerto cerca del local, donde las lecciones de agricultura que se dan e;i ella pudiesen traducirse en prácticas y ser de resultados tangibles. Claro está que en
dicho jardín no deberían echarse de menos las herramientas más comunes para llevar á cabo las operaciones de cava y siembra de todas aquellas plantas cuyo cultivo se ensayase por los alumnos
de la misma.
En ningún punto mejor que las escuelas ele¬ mentales podrían establecerse observatorios do meteorología. El barómetro, termómetro, plu¬ viómetro, liigrómetro, rosa de los vientos y anemómetro, no son instrumentos tan difíciles de manejar que un muchacho medianamente ins¬ truido y bajo la inspección de su maestro, no» pueda anotar diariamente y á una hora indicada, los movimientos que aquéllos presenten ó hayan presentado, y por este medio los niños se harían
familiares con unos instrumentos de que debe disponer todo labrador que desea ser algo más que rutinario. ¿Quién duda que todo esto propor¬ cionaría datos preciosos á la ciencia para resolver diferentes problemas interesantísimos á la agri¬
cultura'?
¡Cuánto apreciarán los datos así recogidos las estaciones meteorológicas destinadas á pronosticar los cambios de tiempo y anunciar las tempesta¬ des con muchos días de anticipación! Si entre-

ALGO SOBRE LA EDUCACIÓN
nosotros no se aprecia en lo que valen esas no¬ ciones de física, es porque se desconoce su im¬ portancia en el nuevo sistema y seguro medio de predecir los cambios atmosféricos.
Introdúzcanse las mejoras indicadas y la en¬
señanza elemental saldrá de la rutina á que se
halla condenada; los hijos de los labradores ex¬ citarán entonces á sus padres k practicar ensayos
con objeto de mejorar los sistemas de cultivo "y,
ai pasar á la escuela de adultos (que no debe faltar en pueblo alguno), se hallarán en estado de comprender las explicaciones del profesor pa¬ ra llevarlas á la práctica.
Ciméntense bien los principios de la moral y
de la religión en el joven alumno, y lejos cíe
caer en la indiferencia!, cuando adulto, será más justo y fervoroso,
¿Pasarán inadvertidos nuestros razonamientos á lots que podrían corregir los males que lamen¬
tamos?
Bendiga Dios nuestros propósitos y haga que hayamos contribuido en algo al mejoramiento de la enseñanza primaria.
CAPITULO V
(ÜS93)>
l
NEC*SÍD!AO BE Stf ENSEÑANZA
La necesidad de vulgarizar la ciencia meteo-

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.
rológica en el campo es de todos co cocida. Sin un cúmulo de observaciones sobre la presión at¬ mosférica, la temperatura y humedad del aire ambiente y sus corrientes, de la cantidad de agua caída en cada predio, etc., es absolutamente im¬ posible fijar el clima de un pueblo y mucho menos el de uu terreno; sin- esta base nada puede edificarse para innovar su agricultura. La ciencia misma al tratar de resolver importantes cuestio¬ nes de Higiene y de Geografía física,- especial¬ mente la formación y curso de las tempestades, con sobrada frecuencia experimentadas en ciertas1 regiones de la tierra, se halla desprovista de factores indispensables para sus fallos, á causa de que tales observaciones sólo se practican en los institutos de segunda enseñanza y estable¬ cimientos profesionales, observatorios demasiado aislados para darse la mano y auxiliarse mutua¬
mente.
No basta que una planta se dé bien en un' campo y fructifique en abundancia para decir* que, situada esta misma, eu un lugar inmedia¬ to, dará iguales resultados, aunque disponga l ídénti o terreno. Eu el fondo de un valle vejetará pujante y frondoso un almendro: mucho más quizás-, que en los altosanos' y laderas que" forman la cañada; y sin embargo-,• éste dará ri¬ cas cosechas, y aquél apesar de su cuajada ñora-
ció n, se mantendrá estéril é infecundo.
El éxito desgraciado- de algunos cultivos cío
plantas exóticas, emprendidas, si cabe decirlo, con verdadero atolondramiento, reconoce por cau¬ sa principal, la falta de conocimientos el i mato-*
lógicos de la localidad, en los iniciadores de tales?
empresas. A partir de la • base indicada,, no

SOLLE n

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—1.' quincena de Septiembre.

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLAN PBRO.—CALLE DE SAN PEDRO.

TERMÓMETROS

UANA TARDE VIENTO Atmósfera Pifio.

Manan Tarde Mañana

'Uñe

Ter.

Ter.

Dirección

del Bar3 del Bar.

Fuerza

HÍ. 3
é

"7
p xa

p 1 Seca. Hdo. Seco

x

B

Bar- Mil. Bar. Mil» ».a Trd. N.a Tií Mana. Tarde Milis.

G.°3

G.03

l 30 19 32 28 29’4 24'2 28'4 23'6 24 762 26 760 s. N.

» D. D.

2 29 21 31 28 28’8 24’O 28-8 23’0 25 762 26 762 0. S. » » D. D.

3 29 19 32 27 28’0 22’6 28'8 23*4 24 764 26 763 0. E. » » D. D.

4 30 20 30 27 28’4 23’8 27'8 22’4 24 763 25 762 E. O. » y> D. D.

5 29 20 30 27 28’6 23’4 27’8 22’6 24 763 25 762 N. O. » » D. D.

6 28 19 31 27 27’4 232 28’0 23'6 24 761 25 760 N. E. » » D. I).

7 29 19 31 27 28’4 24'2 28'0 23’2 23 761 25 760 E. E. » » D. D.

8 29 17 31 28 29’4 2T2 28’4 2T0 24 761 25 760 N. E. » S D. D.

9 29 18 31 27 28’4 23’4 28’4 28'2 24 760 25 760 G. O. » » D. D.

10 30 18 31 28 28‘6 24'8 28'4 23'4 24 761 26 760 N. S. » » D. C.

11 30 19 31 28 28'8 24'0 28'6 24’4 24 760 24 760 S. E. » » D. D.

12 30 18 31 24 30’0 28’0 28’0 23’0 24 757 24 757 E. E. » » C. C.

13 25 18 30 24 22'0 28’0 28*0 22’0 24 759 24 759 S. S. s T Ll. LL 26

14 23 19 24 22 232 21’2 24’4 20-8 23 760 23 760 s. s. » T C. C.

15 24 20 29 23 25’4 22‘8 28’6 22‘8 23 762 23 762 E. E. » T D. D.

O
©
a
Tí
P«
w
5‘6 3‘1 6-4 6*6 6-3 3*3 3-8 5*6 4-5 4‘3 4*0 40 4*0 5*0 4-0

Observaciones
.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GRÓSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Pifio.

Termó-

Termó-

Anemo-

8

g Mañana.

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬

del

metro

del

metro

metro. n.° de vueltas

a ■2

Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Baro-

Baró-

metro. Milí¬ metro. Milí¬

Grados metros Grados metros

Mna-

Tde.

durante las
24 horas.

i.a Tarde Milis.

1
*

i 30-0 21*0 31*0 27*0 27*0 760*0 28*0 759*5 NE. NE. 16.417 D. D. 2 31‘0 21*0 30*0 26*0 26*5 762*0 28*0 762*0 NE. NE. 8.149 D. D.
3* 30-0 20*0 30*0 25*0 26*0 763*0 28*0 762*0 NE. NE. 22.719 D. D.
4 30*7 20*0 30*5 26*0 26*0 761*8 28*0 751*8 NE. NE. 5.491 D. D. 5 30*5 20*0 30*0 25*0 26*0 760*0 27*0 760*0 NE. NE. 4.311 D. D. 6 30-5 21*0 31*4 26*0 26*0 760*0 28*0 760*0 SO. SO. 7.191 D. D. 7 30*0 21*0 32*0 26*0 26*0 760*0 28*0 760*0 NE. SO. 3.414 D. D. 8 32*0 21*0 32*0 24*0 27*0 760*0 28*0 760*0 N. O. 7.111 D. D. 9 32*0 21*0 31*0 22*0 26*0 759*0 28*0 759*0 NE. SO. 5.474 D. D. 10 32*0 21*0 31*0 21*0 26*5 760*0 28*0 760*0 N. N. 4.014 D. D. 11 31*0 21*0 31*5 24*0 27*5 760*0 28*0 759*0 N. NE. 4.141 D. D. 12 31*0 22*0 31*0 25*0 26*0 757*0 27*0 757*0 NE. NE. 7.894 D. D. 13 31*5 22*0 31*8 21*0 26*0 756*5 27*0 756*5 NE. NE. 26.181 C. Ll. 14 28*0 19*0 25*0 22*0 25*0 759*0 25*0 759*0 NE. NE. 11.014 C. C. 15 27*0 21*0 28*0 22*0 25*0 760*0 26*0 760*0 NE. NE. 9.417 D. D.

8*6 9*0 10*0 9*0 8*4 8*0 7*0 8*0 7*4 7*0 7*0 6*4 8’5 6*0 6*8 7*0

Observaciones

NOTA. Cuando la casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corriente ora apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado. El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las incíales: D. que indica despejado y C. cubierto. Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 do la tarde. Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observactorio del «Faro de la Punta Grossa,» los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Los anuncios que se inserten en esta sección pagarán.- Hasta tres injercienes á razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones á razón de 0'03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0'02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de lineas
le que se componga, será de O'óO pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬
ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán.- Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Ivos suscripÉores disfrutarán una rebaja de un 25 i»or
ciento.

SERVICIO DECENAL
por el magnifico y veloz vapor
LEÓN DE ORO
Elidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del
Príncipe n.° 24. EN BARCELONA.—Sres. Rosich Cárles y
|Comp.a. Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com-
^ mandant Samary-5.
wm mm
LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO
á f$ Heales litro.

El dueño del molino
de Can Gomila participa á sus pa¬ rroquianos y al público en gene¬ ral que de hoy en adelante solo pagarán para moler y cerner una cuartera 3 reales y para molerla
solamente 2 reales.
Recíbense encargos en casa de D. Erancisco Pomar, (á) Pollensí, plaza de la Constitución.
PANADERIA
DEL MORO VIEJO
DE
Bartolomé Casta&or Beyá
SINDICATO 163—TAHONA N.° 48
PALMA DE MALLORCA
premiado con Medalla de Oro en la «Exposición Balear»-Sóller-1897
Esta antigua y acreditada pa¬
nadería envía semanalmente gran¬
des pedidos de pastas especiales para la villa de Sóller, como son: cocas, craspells, galletas y similares.
Se dá comisión á las tiendas
y vendedores.

L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social .....
Reservas
Primas á cobrar. . . .

10.000,000 Francos

8.705,000

„

74.287,038

Total

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

SECiUBO DE COSECHAIS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de

trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—-Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari-

tana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

♦Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta^ ♦Tinta carmin^Tinta para sellármete., ete.m
lia hay en venta en el establecimiento y
8INCIRJDA0-San Bartolomé-I7-S0LLER.

Se vende en casa de Pedro Antonio Pizá,—Calle BAUZA* FRONTESA

del Pastor,—SÓLLER.

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).

de

{feas de

\\3

Ptaa. Cts.

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional 4 la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada
con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto
Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica . . .

20‘00
1475
2-50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas,

encuadernado en rústica .

P50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad» —San Bartolomé, 17—SOLLER.

Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR
Desea venderse una
casa cómoda, nuevaU y espaciosa,
situada en la calle del Padre Baró,
de esta villa.
Dará informes Sebastian Sbert,
calle del Pastor n.° 47.--SÓLLER.
DE LA

FIEL CONTRASTE DE TESAS Y MEDIDAS

DE ESTA PROVINCIA

Ptas. Cts.

Manual práctico de Aritmética del sistema métrico-decimal. . roo

Reducción completa de todas las pesas y medidas de Mallorca

(en rústica)

175

Reducción completa de quintales 4 kilogramos y vice-versa,

con el 4 p§ y sin él

u /o

Reducción completa de cuartiues de vino á litros y vice-versa. O’oO

Catálogo que contiene las equivalencias de todas las unidades

de pesas y medidas de Mallorca al sistema métrico decimal

y vice-versa

025

Libro de cuentas hechas por pesetas y céntimos de id. ,

1’25

De venta en la librería de «La Sinceridad», calle de San Bartolo-

mé, 17.—SOLLER.

FOTOGRAFO

LENGUA FRANCESA
POR PROFESOR FRANCÉS

SOCIEDAD BARCELONESA DE ODANOS
BARCELONA

POR EL
VINO URANAD0 PEPSICO
DE
J. TORRENS, Farmacéutico

El primero y único elaborado en esta

GUANO POJAES-POMAR

| forma en España, mucho más económi-
í co y de mejores resultados que sus simi-

el el más acreditado, el más barato y

de más con¬

| |

lares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos cientí-

sumo de España

: fíeos bien experimentados y acreditado

A

pesetas

saca.

Tamamlo

lO

á sacos

i como un reconstituyente sobradamente i enérgico para suprimir la eliminación

SO pesetas id.

I del azúcar de glucosa en todas las per-

j sonas afectadas de la enfermedad deno-

DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE

i minada Diabetes.

DE VENTA:

D. MIGUEL OOLOM
CALLE DEL MA.«,-SOMLES8-(BaIeares)

En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española,
i —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro FarmaI céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far: macla del Dr. Polaez y Berra,udez.—Sóller, Far-
I macia de J. Torrens.

de Palma.
Participa al público de Sóller, que en adelante pasará á domicilio para los trabajos que tengan á bien encargarle, como son: grupos de familias, retratos de enfermos, pa¬ ralíticos y difuntos, y toda clase de trabajos en fotografía.
Para consultas y encargos en la imprenta de este periódico, donde
también encontrarán una colección
completa de vistas de Mallorca. En Palma, Conquistador, 28.
Se retrata lo mismo de día que de noche.
TRECIOS ECONÓMICOS

Mr. Planté, profesor del idioma de su pátria hace 3 años, en Ca¬ taluña, ofrece sus servicios á pre¬ cios módicos, al alcance de todas las fortunas, á domicilio, en cole¬ gios y en la sala del Centro Con¬ servador, cuyos señores le han
honrado con el favor de facilitar¬ le dicha sala.
Mr. Planté espera que las fa¬ milias que gusten instruirse en dicho idioma comprenderán su si¬
tuación interesante.
En el domicilio de m¡.
guel Lanuza, calle de Isabel II n.° 67, se vende Albaflor, malvasia, de Bañalbufar, legítima, á 6 y 9 reales litro.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»