ARO Xlll.--2.a EPOCA. NUM. 597
ARO Xlll.--2.a EPOCA. NUM. 597

SABADO !0 DE SEPTIEMBRE DE 1898

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCION:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Artona.

¿ Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
EsfaSA: 0*50 pesetas al mes. •> Francia- O’75 francos id. id. rPAGO ADELANTADO América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—0'10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
EL TEMOR DE LA DICHA
Durante la comida, una anciana, pri¬
ma de los dueños déla casa, estuvo ver¬
daderamente insoportable, se quejó del calor con acritud, como si se tratara de una ofensa personal, y cuando se abrie¬ ron las ventanas para complacerla, re¬ funfuñó por las corrientes del aire; lue¬ go expuso opiniones descorteses sobre el grado de cocción excesivo del «rosbeaf» y el estado de crudeza de los es¬ párragos, invitó á mis amigos á despe¬
dir inmediatamente á la cocinera, apos¬ trofó al aterrado criadillo que servía la
mesa por la lentitud con que lo hacia, y salió por úLtimo disparada, con los ojos en blanco y dando un portazo, cuando el chiquitín que se fastidiaba de lo lin¬ do, se dispuso á organizar una armonía con el sonido de su vaso y el del mío.
Sin embargo, más que la incalificable actitud de esta despótica vieja, me asombró la excesiva mansedumbre, la paciencia llevada basta el último límite de mis amigos Le Canta. Estos, con
cortesías morales, contestaban á las ob¬
servaciones más atrabiliarias, y usaban, en fin. de una suavidad y templanza que parecían bijas del agradecimiento, pues cuando la tempestad se bailaba en lo más recio, apenas se permitían una de esas sonrisas cómplices, como las que dejan asomar á sus labios, con la cabeza baja, los taimados y astutos es¬ colares á quienes reprende el maestro.
Rabiando estaba yo por desahogarme, de manera que mientras con el cigarro en la boca paseaba con Le Cantil alrede¬ dor de los céspedes, que acariciaba una brisa suave, le dije:
—¡Decididamente, heredas!... ¡Vaya...
confiésalo!
Mi amigo me miró un momento estu¬ pefacto. y luego exclamó:
—¿A la prima... ¡Ja, ja! ¡Vaya una herencia!... ¡Si no tiene un céntimo!
—Entonces no comprendo, le dije con violencia, ni comprenderé nunca, por qué aguantas á esa vieja... á esa vieja, á esa vieja bruja. ¡Vamos, explícate!...
ó de otro modo...
—¡Cálmate! repuso mi amigo riendo, y lo comprenderás; es más. basta con¬ fío que apruebes mi conducta; pero pa¬ ra conseguirlo necesito hacerte un preámbulo. Tú que me lias seguido
desde la infancia, sabes cuán clemente
me fué siempre el liado. En verdad, mi suerte no ha sido de esas callejeras, in¬ constantes. vulgares, fugaces, que tan-

to abundan, entran en las casas, se carnes, mis nervios, mi corazón... El

sientan en una silla ó en un sillón cin¬ sol se traspuso y la sombra de la hacina

co minutos, y salen enseguida como en¬ ganó el sitio en que estaba... La cosa se

traron, sin dejar rastro

1
ni huella, con¬

hizo lenta é insensiblemente, de

suerte

tentándose con repetir la operación tres que al pronto no lo noté, pero luego de

ó cuatro veces durante la existencia, lo repente, sentí un extremecimiento desa¬

cual significa que entre visita y visita, gradable, profundo y más interior que median grandes intervalos,.* Yo desde¬ superficial, oprimiéndome el alma: al

ño esas badas benéficas y las dejo para mismo tiempo, una angustia indefini¬

los pobres diablos que las necesitan.

ble, una especie de terror, de alarma,

—Haces bien... ¡muy bien!

de desesperación... estaba en la sombra,

—La mia es la amiga bondadosa, in¬ y por vez primera columbré ¿a posibili¬

teligente, y fiel que jamás ha cesado de dad de la desgracia...

protejerme, de guiarme desde los pri¬ Por desagradable que sea despertar

meros pasos, de evitarme todos los obs¬ sobresaltado, no hay punto de compa¬

táculos y caídas, entre ellos los encuen¬ ración posible con ese despertar defini¬ tros enojosos con acreedores ó con la tivo del sueño tranquilo de toda mi vi¬

antigua querida; en fin, que como te di¬ da. Abrí los párpados bruscamente, pa¬ go, me ha protegido siempre, y en todas seé á mi alrededor miradas de espanto

partes ¡basta contra mí mismo...! Cuan¬ do hay dos caminos que elegir tomo siempre el bueno, y sí por casualidad es el malo, deja de serlo enseguida. Todo
me sale bien... todo á pedir de boca; de
modo que con razón puedo considerar¬
me uno de esos niños mimados de la

y la decoración no me pareció la misma ni tan seductora. ¡Dios mío! balbuceé, si venía la desgracia... qué sería de mí, que siempre fui feliz... ¡muy feliz!... Y
como si se levantara del fondo de mi
sér, oí con el acento inexorable de la
certeza una voz que decía: «¡Vendrá!»

Providencia, á quienes el hada del mal ¡Cuantas veces debía repetírseme des¬

no ha podido echar su maleficio. Mi pasado, no solamente está exento
de lo que se ha convenido en llamar desgracias, y que no son más que los golpes temibles é imprevistos de la

pués esta dolorosa advertencia! En fin, me rendí á la evidencia y comprendí to¬ do lo que mí iuaudita dicha tenía de anormal, de excesiva, de precaria, y cuanto se sustraía y en cierto modo se

Suerte, sino también de esos contra¬ apartaba de la ley universal de las cosas

tiempos ó ligeras decepciones, de esas y de la vida misma... ¿Qué había yo he¬ semi-traiciones, que constituyen sus cho en suma, para merecer esta tutelar

inofensivos capirotazos. Casi al azar, me lancé en la peligrosa aventura del ma¬ trimonio... y ya sabes lo que he repor¬

indulgencia?... ¿Quién me la aseguraba para el porvenir?... ¡Y qué nefasta liqui¬ dación sería la mía, el dia, quizá próxi¬

tado: una mujer adornada con todas las mo. en que tuviese que arreglar cuentas virtudes, que me ama y á quien amo, con el destino y para restablecer el

chicuelos robustos y niñas... que me equilibrio aceptar mi pesada carga de

prometen mucho.

dolores!...

Ciertas personas pretenden que el in¬ Quizá parezca una paredoja mi afir¬ dividuo se cansa de la felicidad: muy mación de que en adelante fuimos des¬

imbéciles son los que tal piensen, y si graciados por exceso de felicidad... Mi

conoces á alguno que profese esta teo¬ mujer, sér impresionable é intuitivo, á

ría puedes decírselo de mi parte. En quien no pude menos de confiar mi an¬

cuanto á mí no sólo no me cansaba la gustia. compartió en seguida mi super-

que tenía, sinó que por una aberración singular llegó á parecerme tan natural, tan fácil de obtener, tan «obligada», en

ticioso terror con la exageración de sen¬ sibilidad propia del sexo débil y desde el instante en que esta idea fatal em¬

fin. que en mi sencillo egoísmo, ni si¬ bargó nuestra mente, se acabó el reposo

quiera pensaba en asombrarme de su y la paz en que hasta entonces había¬

persistencia. ■Y **

mos vivido... Cualquier incidente, por insignificante que fuese, nos hacía tem¬

Ahora, óyeme bien... Una tarde, ha¬ blar y palidecer; caía jugando uno de

llábame sentado en esta misma silla, nuestros hijos y á continuación nos pre¬

junto á una hacina que descubro desde cipitábamos liácia él, exhalando un gri¬

aquí; soñaba con los ojos entreabiertos, to motivado por el temor de no verle

presa de esa embriaguez deliciosa que levantarse... cada vez que la puerta se

forman las mil emociones vagas, inco¬ abría nos sobresaltábamos y cambiába¬

herentes y penetrantes de la tarde; mos lina mirada de terror, creyendo ver

mientras la brisa suave y la ténue cla¬ aparecer por fin la visita tanto tiempo

ridad del sol, próximo á su ocaso, se in¬ esperada.

filtraban en todo mi sér, inundando mis Siempre que un amigo nos felicitaba

y hablaba de nuestra dicha, temblába¬ mos y gustosos le habríamos tapado la boca para que callara y por mi parte leía siempre en sus labios estas pala¬ bras: «¡No durará!»... «¡Esto no puede
durar!»
¡Ah, qué inquietud, amigo mió! ¡Qué veneno tan sutil y tan penetrante! ¡Qué contrapeso de la dicha!... ¡Y como co¬ rrompe, disuelve y amarga las mejores alegrías!... ¡La deuda!... ¡la deuda que has de pagar!... Te aseguro que no res¬ pirábamos y hasta llegamos á enfermar. Mis inquietudes giraban constantemen¬ te en torno mió, como las brujas de Ma-
cheth alrededor de la caldera maldita...
¿A quién herirá el golpe?... ¿Cuándo se¬ rá?... ¿Mañana?... ¿Hoy? ¿En seguida? ¡Ay! aquello era la muerte lenta del con¬ denado, que está esperándola atado al poste, y al cual, sin embargo, no fusi¬ lan nunca... ¿Has pensado en esto algu¬
na vez?
Y lo peor es que la suerte insolente y paradójica, mi enemiga, en fin, gemía colmándonos exageradamente de into¬ lerables beneficios. ¡Nada, amigo mió! ¡nada! ¡ni una dificultad ni una bicoca! no había un solo notario que me moles¬ tara... Al contrario, herencias inespera¬ das de parientes desconocidos me ve¬ nían de improviso... Las circunstancias acababan de desesperarme, de hacerme
salir de mis casillas viendo que no nos
tocaba ni un pequeño contratiempo en la distribución general.
Decididamente estábamos humillados, fatigados... Mi mujer y yo nos amába¬ mos mucho... pero al cabo se hacía mo¬
nótono amarse en medio de una dicha
perpétua; sin hallar ocasión de hacer un sacrificio algo costoso, y sin conocer, en fin, ese paroxismo del amor, que só¬ lo se experimenta en medio del dolor, de las lágrimas, de las privaciones, y que eleva en éxtasis al hombre á mil leguas de la tierra... ¡Dos años de felici¬ dad inalterable! ¡ay. amigo mió, la prueba era superior á mis fuerzas!
Mi mujer, á quien nuestro tormento hizo ingeniosa, tuvo una ocurrencia, una idea feliz... Vivía en provincias una prima suya que no había contribui¬ do poco á amargarles sus años juveni¬ les. y desde luego me la garantizó per¬ fecta. bajo todos conceptos: fastidiosa, gruñona, envidiosa, mordaz, despóti¬ ca.... en fin, el prototipo de la solterona que ahuyenta á todo el mando...
Escribí enseguida á la familia rogán¬ dole que me enviaran este objeto de lu¬ jo. y ya has podidojuzgar por tí mismo si mi mujer exageraba: ¡es verdadera¬
mente intolerable, in-to-le-ra-ble! Lo

más gracioso está en que no tiene nada y lo quiere todo; sus exigencias son in¬ finitas, sus g’ustos desagradables: en una palabra, llena admirablemente sus funciones que consisten en humillarnos, vejarnos y atormentarnos de continuo.
¡Nos envenena la vida! si, amigo mió, ¡nos envenena! (al hablar así se frotaba las manos alegremente). Pero en cam¬ bio ¡qué satisfacción tan grande cuan¬ do, como esta tarde, podernos huirle un momento! ¡De qué modo saboreamos es¬
tos rarísimos instantes! En la actuali¬
dad ya no pensamos más que en sufrir¬ la. y ¿lo creerás? Se ha restablecido el equilibrio porque, gracias á esta atmós¬
fera de infelicidad artificial, comenza¬
mos á revivir, á respirar, á renacer! Ya era tiempo.
-i-Veo un pero á todo eso. le dije riendo, y es que esta prima de Policrates, no vivirá.
—Me es igual, murmuró mi amigo, encogiéndose de hombros. ¡Para susti¬ tuirla. no tendré mas. que elegir!
Andrés Picard.
Conocimientos útiles
Procedimiento para envejeoer los li¬
cores.
Entre los procedimientos empleados para apresurar la vejez, ninguno produ¬ ce mejores resultados que uoa aplicación juiciosa del calor. Si el líquido está en¬ cerrado en vasos bien tapados y con la menor cantidad de aire posible y se eleva la temperatura á 24° ó 25° centí¬ grados, se observará una notable acele¬ ración en el acto de envejecer; pero si el calor es elevado á 60° ó 70° y mante¬ nido durante diez ó doce horas, el líqui¬
do se habrá cambiado de tal manera,
que al cabo de dos semanas de reposo podrá pasar perfectamente por añejo. El mismo procedimiento podrá ser apli¬ cado no solamente á ios vinos y licores, sino á los perfumes, esencias, agua de Colonia, etc., con la sola precaución de impedir lu evaporación de las esencias.
El azucar en la ganadería.
Entretanto que los eruditos dedicados á la agricultura, discuten sobre la ma¬ yor ó menor ventaja del empleo del azúcar en la alimentación del ganado, nosotros vamos á consignar los diferen¬ tes medios de aplicación de esta sustan-

(2) FOIildSTÍJSr
PEÑA-CORTADA
La posesión era una antigua casa de campo convenientemente restaurada á
la moderna, con todas las comodidades
propias no de una persona de gusto ex¬ quisito y de costumbres delicadas y ar¬ tísticas, sino groseramente egoísta, atenta sólo á proporcionarse los placeres que son de su exclusivo agrado, sin cui¬ darse para nada de lo que puede agra¬
dar á los demás.
Tenía, pues, la casa buenos y frescos dormitorios de verano, amueblados con sencillez, pero sin que faltase nada de lo que puede ser útil al que en ellos se hospedase; un ancho comedor en la planta baja pintado al temple, sin figu¬ ras ni más adornos que una modesta greca alrededor, á un metro de altura sobre el piso, y unas rayas azules que corrían cerca del techo y se cruzaban en los ángulos con otras perpendiculares del mismo color, marcando los cuadros de las paredes, y amueblado con una mesa de nogal macizo, un aparador de idéntica madera, una docena de sillas forradas de gnttapercha color café, con su escaño correspondiente, y un par de

mecedoras legítimas de Viena; y por último, una sala con mesa de billar, la cocina y todas las dependencias nece¬ sarias para los criados, para el coche de campo y para dos buenas mulillas manchegas que se sorbían las leguas cuan¬ do echaban á andar por la carretera
adelante. Detrás de la casa se extendían unas
cuantas fanegas de huerta y bosque que fertilizaba una acequia sangrada del río;
en la ladera del inmediato cerro osten¬
taban sus verdes pámpanos unos cuan¬ tos millares de cepas y más arriba veía¬
se una ancha corraliza donde se alber¬
gaba el ganado que pastaba en el mon¬ te, anejo también á la posesión de Peña-
cortada.
En la falda del cerro se habrían algu¬ nas pintorescas grutas naturales que el
dueño de la finca había convertido en
apacibles lugares de descanso, limpián¬ dolas de toda maleza y colocando veladorcillos y asientos rústicos, en los cua¬ les se podía dormir la siesta con relati¬
va comodidad en las calurosas tardes
del verano.
II
Las diez de la mañana serían de uno
de los primeros días del mes de Julio, y

el vientecillo que soplaba del desfilade¬

ro y refrescaba el ambiente del valle, alegrando los árboles, las plantas y los

pájaros que cantaban á orillas del rio.

parecía anunciar á las gentes de la co¬

marca que el verano no se presentaba aún con todo el rigor de su habitual

temperatura. Hermosísimo era el día. El cielo muy
azul, surcado por algunas nubes blan¬

quísimas y tenues; el sol reverberando en las hojas verdes de mil matices, des¬

de el verde casi negro al verde casi

gris, de las infinitas y lozanas plantas de las huertas, los jardines y los bos¬

ques que poblaban el valle; las aguas, los insectos y los pájaros llenando de

rumores y sonidos aquella atmósfera ti¬ bia y embriagadora que el aroma de las ñores silvestres y de los tomillos y ro¬
meros del monte hacía doblemente de¬

liciosa... todo convidaba á gozar de la

vida y á dar gracias por haber venido á un mundo donde puedén contemplarse

estas hermosuras incomparables.

)

Las cuales no debían causarle gran

impresión á un gallardo mozo que des¬ de el pueblo se dirigía á la posesión de Peña-cortada con paso ligero y cim¬
breando airosamente una flexible vara

de fresno, á juzgar por el poco caso que

hacía de cuanto le rodeaba, como si
llevase un objeto determinado que ab¬ sorbía completamente su atención.
El mozo tendría unos veintidós á
veinticuatro años, más bien alto que
bajo, cobrizo de color, de ojos negros y un si es no es melancólicos y soñadores, pelo castaño, barba escasa cuidadosa¬ mente afeitada, nariz enérgica y boca entreabierta por donde se veía una den¬ tadura sana y ligeramente culotada por
el humo del tabaco.
Su traje era el de un hijo del pueblo que presume de guapo. Sombrero de fieltro color castaña, de alas anchas,
americana de dril, camisa de lunares
con pechera de bullones, pantalón de cuadritos blancos y negros y zapatos de lona con punteras de badana.
En pocos minutos salvó la distancia que separaba al pueblo de Peña-cortada: llegó á la casa, se asomó tímidamente á una de las rejas del comedor, y no vien¬
do á nadie, dió vuelta al edificio, se in¬
ternó por el jardín, cruzó la huerta y se
fué derechamente á la base del cerro,
tomando un sendero que conducía á una de las grutas abiertas á pocos me¬
tros de altura sobre el nivel del valle.
Al llegar á la ancha boca de la mag¬ nifica cueva se detuvo, quitóse el som-

brero respetuosamente y pronunció es¬ tas palabras:
—Buenos días, señorita. Hoy ha ve¬ nido el correo mas temprano; aquí está
todo. Y sacó del bolsillo de la americana
dos ó tres cartas y un periódico que en¬ tregó á la blanca y delicada mano de la señorita á quien había dirigido la pa¬
labra.
Era una mujer rubia, que no llegaba á los treinta años, con ojos azules muy
expresivos, una boca fresca y arrogante que constantemente sonreía con una
dulzura irresistible, y un cuerpo esbelto
y distinguido que erguía graciosamen¬ te para que aparentase mayor estatuía de la que tenía.
Sentada en un sillón hecho de corte¬
zas de castaño bravio, delante de un ve¬
lador rústico, entreteníase en leer, sin
duda esperando la hora del correo, cuan¬ do el mozo la distrajo de su ocupación.
Cogió las cartas y el periódico, y
mientras abría sin interés una de aque¬
llas, le preguntó al joven, que no cesa¬
ba de mirarla con cierta timidez mez¬
clada de algo que debía ser mucho más que admiración:
—Oye, Fermín: ¿adonde crees que de¬ bemos echar hoy el cuerpo? Me parece

2

SOLLER

cia alimenticia á‘fin de que el dia que 1 vaca, el queso, la leche, el pescado, el Si nos decidimos á hacer lo que no •del Indiana, &e\\ Nem-York y del dinami¬ Y enseguida se trasladó otra vez el

«e diga la última palabra sobre su utili¬ pan, las patatas, -los huevos, la fruta se hace nunca en esta tierra, tener in¬ tero Vesubius á sus costas?

cortejo á la fábrica, en donde se sirvió

dad conozcan nuestros ganaderos los madura, la avena, el arroz, las judías, dividualidad é iniciativa, nos seguirán

distintos sistemas de aplicación.

los guisantes, los tomates y el maiz.

de seguro.

¡Cruel ironía!

á los invitados un exquisito refresco.

Pedir la paz cuando aún no se extin¬

Se sentaron á la mesa el Cura-Párroco

El empleo del azúcar tal como se ven- La fruta ahorra gastos de médico y ¿No se podría iniciar la suscripción, guió el sordo rumor del rodar délos ca¬ Sr. Font, el alcalde de Inca Sr. Nicolau,

«de en ei mercado, no se admite en Fran¬ de medicinas, usada con prudencia, y invitando para ello á la Cruz Roja, y ñones sobre las encharcadas calzadas de el juez de primera instancia, el teniente

cia ni menos enltalia, por ser el precio refresca, sobre todo en verano, por los mañana, en la fiesta del Casino, colocar, Cuba, ni el estruendo del combatir, ni coronel de la reserva Sr. Sureda, los

de este, producto excesivo para los ren-f ácidos que entran en su composición,

dimientos que podrían resultar.

aunque no produce fuerzas en el orga¬

De la forma que el azúcar puede más nismo. No se la debe comer fuera de

-económicamente emplearse para la ali¬ sazón ni pasada.

mentación del ganado es bajo la norma

■ de melazas, por ser este-residuo indus¬

bajo su patronato, una mesa en la que se recojan firmas?
Hecho eso, la rama de San Sebastián
de esa digna institución, podría comu¬ nicarlo á la Asamblea general, pidién¬ dole que centralice y organice la sus¬

se disipó en el horizonte el humo de los acorazados y respiramos todavía un aire saturado de sangre y pólvora.
Que nos devuelvan lo que el genio español descubrió... y vea Nicolás II col¬ mados sus deseos de ¡Paz en la tierra!

redactores de La Almudaina y La Co¬ rrespondencia Sres. D. Pedro Peiró y
D. Ricardo Salvá y el de nuestro perió¬ dico, las comisiones de las empresas de gas de Sóller, Felanitx y Palma y otros
sacerdotes y personas de Inca.

trial de bajo precio (15 cénts. kilóg.j

Algo más de la alimentación.

cripción general y metodice su distri¬

Hicieron los honores de la mesa el

Hasta ahora el empleo de la melaza

bución de fondos, haciendo una cosa

presidente y accionistas de la Propaga¬

fresca va.produciendo excelentes resul¬ tados empleándose en las cantidades si¬ guientes: para los carneros 150 á 200 gramos, 3 kilógratnos á los bueyes y vacas para engordar y solo 2 kilógra-
rm.os para las bestias de trabajo.
La composición química de mela¬ zas no debe emplearse en La alimenta¬
ción de las vacas de leche, ni mucho

Necesitamos diariamente tres cuarti¬
llos de agua, para refrescarnos con su evaporación, disolver la comida, etcé¬ tera. Este líquido constituye las dos terceras partes de nuestro cuerpo, y según el parecer de los hombres de
ciencia, la cantidad de alimentos que
hace falta ingerir cada 24 horas es de'
unas cinco libras.

nacional y popular, apartada de la ener¬
vante influencia oficial.
La prensa prestará, seguramente, su poderoso apoyo, y dará á conocer al pú¬ blico un pensamiento que basta conocer para que tenga-éxito seguro.
Que poco necesitarán-que se les re¬
cuerde como deber ineludible, los que
lian visto al pobre recluta salir gozoso

Ecos regionales
EL GAS EN INCA
La inauguración de la fábrica
Por medio de atento B. L. M. nos in¬

dora del alumbrado con una delicadeza
exquisita. Fué el primero en iniciar los brindis
D. Miguel Binimelis, quién en nombre
de la sociedad constructora saludó en
primer lugar á las autoridades y á todos los asistentes por haber honrado con su presencia aquel acto. Dijo que la Propa¬ gadora se siente orgullosa de haber es¬

menos en las vacas, ovejus.y cabras que

de la pátria ó navegando para desem¬ vitó al acto de la inauguración de la fᬠtablecido la fabrica de gas en Inca,

estén en el.período de gestación.

barcar en un cl-ima cruel, sufriendo to¬ brica del gas dé Inca el digno Presiden¬ porque como se proponía, ha consegui-

Pero ia melaza es de difícil transporte

do, como yo los lie visto, esperando el te de La Propagadora Balear de Alum¬ introducir tan útilísima mejora y hacer

7

Notas de actualidad por su forma viscosa,.y la industria vi¬

regreso con las banderas desplegadas, brado: D. Joaquín Gelabert y Massip; y un negocio honrado.

niendo en auxilio de ia agricultura ha

y ven ahora regresar esos espectros que si causas ajenas á nuestra voluntad nos

Brindaron después el Sr. Cura-Párío-

ideado varios procedimientos para su

pareee que vienen á maldecir á los que impidieron asistir, no por esto hemos de co, el Sr. Alcalde de Inca, D. Ricardo

-mejor transporte y conservación.

Para los soldados

hemos vivid© en este lúgubre periodo dejar sin agradecer á dicho señor la Salvá en nombre de los periodistas, él

Una de las combinaciones quizás la

de historia de España.»

atención de que fuimos objeto al invi¬ Sr. Gelabert, Presidente de la Sociedad

-más recomendable, es la mezcla dé la

melaza, con sangre fresca.

Proyeéto de D. Enrique Ditpiiy de Lome

tarnos, ni de enviar nuestro modestísi¬ constructora, el Sr. Yidal, jefe del par¬ ma, peto sincera felicitación á éste, á la tido fusionista y el Sr. Caubet inge¬

El procedimiento es el siguiente: se -El aplaudido proyecto que el ex-re-

Taz en la tierra

sociedad de su digna presidencia, á niero director de la expresada socie¬

destile un 25 por 100 de melaza en 75 preseiatante de España en Washingtón,

cuantas personas les han secundado en dad, para la cual fueron las felicita¬

jpor 100 de sangre fresca, se bate perfec¬ desenvuelve en una carta que ha diri¬

Lr Emperevr a parlé.

su empresa y al pueblo de Inca, que es ciones unánimes de todos. Fué calu¬

tamente hasta que la mezcla sea homo- gido á «La Voz de Guipúzcoa», está con¬ ¡Cruel ironía!

el que más beneficiado resulta con la rosamente felicitado el activísimo é

, génea, y una vez conseguida esta pri¬ mera parte, se añade salvado, hasta -formar un total pulvurulento, se corta •en pedazos y se modela en una prensa.

cebido en los siguientes términos: «Es indispensable que á las grandes
tristezas, á las inmensas vergüenzas que nos abruman, no se una la de dejar

Unos dias después de ñuestros desastres, la palabra pccz rueda por las colum¬ nas de los diarios y es el tema de todas
las conversaciones.

importante mejora que acaba de ob¬
tener.
Tampoco queremos privará nuestros lectores del gusto de conocer los detalles

inteligente -ingeniero don Pablo Ruiz, de la Maquinista Naval, que en seis
meses ha sabido convertir en una fá¬
brica de gas lo que antes era un te¬

q

Este alimento así preparado contiene;

Agua. .......

10

Albúmina

24

morir con indiferencia, lo que nos-que-
da de ese pobre soldado, víctima inconscienie durante los tres años más desgra¬

En el momento que el hogar, frío y
sin lumbre, recoge al hijo querido que vuelve de allá lejos, oscurecido, sin glo¬

de la inauguración de la fábrica por la circunstancia de no habernos sido posi¬ ble asistir á ella, así es que, para ente¬

rreno dedicado á las explotaciones agrí¬
colas.
Las autoridades, además, prometieroñ

Grasa. .

3

ciados de nuestra historia.

ria que alumbre esos trenes militares, rarles, con gusto tomamos de nuestro su apoyo y el del pueblo de Inca, á la

Hidrato de carbono. . . 40 Sustancias estériles para
-la alimentación ... 23

Lo que se está haciendo en San Se¬ bastián. lo mucho que aún se ha de ha¬ cer, no puede bastar más que para los

verdaderas caravanas de espectros, el
Emperador de Rusia lanza la palabra
desarme.

estimado colega La Última ñora, las
siguientes líneas, que vieron la luz pú¬
blica el lunes de la semana actual:

nueva empresa para que sea grande el
éxito de sus esfuerzos.
Terminado el lunch, las bandas dé

primeros momentos.

Se escucha aún el sordo rodar de los

«Correspondiendo á la atenta invita¬ música continuaron durante largo rato

100

El movimiento tiene que ser nacional cañones por las encharcadas calzadas ción que tuvo á bien enviarnos el presi¬ alegrando la reunión, que, cou vivo

Afiles de meter los¡J¡panes en prensa y estar bien organizado.

de Cuba, no se acalló el rumor de los dente de la Sociedad Propagadora del pesar de todos, se disolvió á las ocho de

se consigue su completa desecación so¬

Sin dar mi pensamiento como bueno, campos de batalla, ni se disipó el humo alumbrado en Mallorca, uno de nues¬ la noche.

metiéndolos á -temperaturas poco ele¬ decidido á cooperar y contribuir, con que cubre en el mar el horizonte, al tros redactores se trasladó ayer tarde á

* •i» í}*

vadas.

mi gran voluntad y débiles fuerzas, al gritar el Emperador de la más poderosa Inca con el objeto de asistir á la inau¬

A la hora oportuna se encendieron

Varias fábricas existen en el extranje¬ que se considere mejor, voy á proponer nación de Europa.

guración de la nueva fábrica de gas, los faroles del alumbrado público y las

ro que ofrecen al agricultor productos un plan que entrego á la pública discu¬ ¡Paz en la tierra!

que ha construido en aquella villa la instalaciones de las casas particulares.

alimenticios para el ganado cuya base sión.

Estas hermosas palabras en boca del Maquinista Naval de Mahón por cuenta Las calles más céntricas de Inca ofre¬

es la melaza.

Todos nos afligimos al saber la suer¬ Czar, en el momento que se desvanece de la sociedad antes citada,

cían un aspecto muy distinto que el de

-En Sterttin se fabrica una mezcla de te de los soldados que la desgracia nos nuestro pasado glorioso, se nos antojan

Al llegar nuestro redactor á la popu^- los días anteriores. Perfectamente alum¬

melaza.y turba, que ensayada.por el devuelve de Cuba y Puerto Rico.

un epitafio para la España poderosa de losa villa, á las cuatro de la tarde, se bradas y rebosando gente hacían la

gobierno alemán en un regimiento de Esos lamentos me recuerdan lo que Felipe II.

notaba ya en todas sus calles la impa¬ ilusión de una capital de provincia en

coraceros dió tan buenos resultados que sucedió una tarde en Filadelfía. Un

Pronunciadas antes de que los Esta¬ ciencia por verlas alumbradas por el dias de mucha animación y bullicio.

hoy dicha fábrica casi trabaja única¬ tranvia había atropellado, dejándola dos Unidos saciaran sus ódios y sus gas y el entusiasmo que ha despertado

La calle de la Rectoría y la Plaza es¬

mente para el ejército alemán.

mal,parada, á una infeliz viuda, carga¬ egoísmos fueran suave brisa, venida á el establecimiento de la nueva fábrica. tuvieron muy animadas hasta las altas

Este producto se descompone en la da de hijos. Acudió tropel de curiosos, disipar una atmósfera saturada de san¬

En las inmediaciones de ésta se agru¬ horas de la noche. Durante todas ellas

-forma siguiente:

que compungidos, se afligían por el da¬ gre y pólvora.

paba considerable número de vecinos funcionaron muy bien los faroles del

Turba .

.

.

-

40

Melaza - - . • • •• •

60

100

ño hecho.y por las tristes consecuencias para aquella familia desgraciada. De pronto un cuáquero, se quitó el som ¬ brero, puso en él un billete de Banco y

¡Pobre España! Hablar ahora de congresos y de de¬ sarmes. cuando Europa impasible pre¬ senció el más inicuo de los despojos.

esperando presenciar el acto de la inau¬ guración, que según las invitaciones debia empezar á las cinco y media.
A esta hora estaba ya animadísimo el

alumbrado público, que están colocados ya en las vías principales; no estándolo en toda la población por la falta material de tiempo.

En una ciudad de Hungría existe una tuteando á su vecino, como hacen todos

Porque el Czar de Rusia que tomo un patio de la fábrica. Las familias más

El pueblo de Inca habrá ganado mu¬

fabricación gran fábrica dedicada á la
de una mezcla completa de melaza.y

los de la secta, le dijo: «yo tengo lás¬
tima POR 10 DOLLARS, ¿POR CUANTO TIE¬

legado glorioso conservaba la idea de paz de su venerable padre, esperó á que

distinguidas de Inca estaban allí, con otras de Palma y otros pueblos, siendo

cho con el establecimiento de la fábrica,
y sus habitantes tendrán que agrade¬

pulpa de remolacha, que hasta ahora es NES tú, hermano?» y dando la vuelta al España vencida por la fuerza del núme¬ objeto de las atenciones y diferencias de cerlo á la Propagadora del Alumbrado

,

el producto alimenticio que mejores re¬ corro, con el sombrero en la mano, sacó ro, cayese hecha pedazos, para abordar los señores de la junta directiva. No es¬ en Mallorca, á la que también nosotros

sultados viene produciendo.

una buena suma para la pobre viuda.

el más trascendental de los problemas caseaban ciertamente las muchachas enviamos desde aquí nuestras felicita-^

Pues lo mismo digo: «Yo tengo lásti¬ internacionales, el del desarme.

.bonitas que prestaban mucha anima¬ dones.»

ma por un soldado. ¿por cuántos teneis A título de la paz se unió Rusia aris¬ ción á aquel sitio. Dos bandas de músi¬

Troo9 dimiento práctico para .analizar vosotros, hermanos?»

tócrata á Francia republicana.

ca. colocadas una en la calle y otra en

vinos,

Basta intentarlo para conseguir una Fatídico egoismo el que no interpuso el interior de la fábrica, completaban el suscripción general en España, en que esa alianza entre el coloso del Norte de conjunto con sus alegres aires. Aquello,

Crónica Local

Mr. Gury, comerciante en Troyes, cada suscriptor se encargue de costear América y la España decadente por sus más que lugar destinado á penosos tra¬

emplea un método especial para anali¬ uua estancia de soldado convaleciente ó luchas civiles, su política de bajo vuelo, bajos para una industria útilísima, pa¬

Sabemos que la reparación que sufre

zar los vinos con rapidez y la precisión crónico, durante tres meses, en los sana¬ y una guerra traicionera donde el cli¬ recía el sitio designado para la expan¬ ei vapor de esta matrícula en Palma

suficiente para efectuar las transaccio¬ torios que en sitios apropiados establez¬ ma. el plomo y la diuamita, habían sión y el divertimiento, tan á gusto se está ya muy adelantada; de modo que la

nes con conocimiento de causa.
Un pedazo de papel secante y un frasquito de amoniaco son los aparatos que emplea Mr. Gury para los análisis de los vinos, procediendo del siguiente modo:

ca la Cruz Roja, principalmente para los anémicos. ]mlúdicos y tuberculosos para procurar salvar el mayor número posi¬ ble y devolver sanos y robustos á los campos y talleres, esos esqueletos semi-

agotado en tres años las escasas fuerzas
que le restaban. Para ser Nicolás 11 justo, para que la
paz se eleve sobre los egoísmos debía pedir para España lo que nos arrebatan

estaba entre la distinguida concurren¬
cia.
Las autoridades militares y civiles de la población, que habían sido invitados al acto, no so hicieron esperar, presen¬

demora será de pocos dias debido á la actividad que en los trabajos viene des¬ plegando la importante casa de nuestro
paisano y amigo D. Juan Oliver Manea.

Del vino que se trata de analizar se vier¬ animados, que nos traen, como triste sin más derecho que el de habernos ven¬ tándose en la fábrica antes de las seis.

Además de la limpia de la caldera y

te una gota sobre el papel secante; en resultado de estas guerras.

cido en Cavile y en Santiago.

También vimos entre los asistentes nu¬ del cambio de metal blanco en algunas r

seguida se coloca éste por la parte re¬ Si todo individuo ó familia que pueda Eso pide Francia para el desarme.

merosas comisiones délas fábricas de piezas de la sólida máquina del León de

cientemente humedecida sobre la boca dar una peseta ó seis reales diarios se La neutralidad y el régimen Francés de gas de Sóller. Felanitx y Palma.

Oro, hanse tenido que sacar* con alguna

del frasco que contiene el amoníaco; la apunta por un soldado, si hacen lo mis¬ para la Alsacia y la Lorena.

Al mismo tiempo que se lanzaban al dificultad por cierto, varias piezas de la

mancha vinosa tomo un color verde y mo los altos empleados; cada general

El General Weyler desea la reorgani¬ vuelo todas las campanas de Inca, salía obra muerta, y para reponerlas fundir

á su alrededor se forma un círculo blan¬
co, tanto menor cuanto mayor sea la
cantidad de alcohol que aquél contenga,
y así se puede apreciar la riqueza alco¬
hólica en el círculo blanco y el extracto seco en la mancha central, que será tanto más intensa cuanto más abundan¬
cia de extracto encierre.

(y no hay pocos); cada buque (aunque no son ya muchos), cada Ayuntamiento, en proporción á su importancia; cada obispo y cada cabildo; cada regimiento, cada compañía, escuadrón ó batería del ejército; Universidades, Institutos y co¬ legios; senadores y diputados; fábri¬ cas y talleres; parroquias, conventos,

zación del Ejército y la Marina para que no nos pidan mañana Sierra Carbonera,
Ceuta, Canarias. Baleares...
No le falta razón al General.
El desarme tiende á liquidar los pue¬ blos pequeños.
¿Que nos dará Europa después de no
habernos tendido una mano cariñosa al

de la iglesia el clero parroquial, presidi¬ do por el Sr. Cura-Párroco, dirigiéndose á la nueva fábrica para bendecirla.
La ceremonia religiosa se verificó en todas las dependencias de la fábrica.' re¬ sultando un acto muy solemne. Todos los asistentes, sombrero en mano, la
presenciaban silenciosos, y el canto de

las de nuevo del mismo modelo, opera¬ ción que por si sola basta para justificar la larga permanencia del vapor en el puerto de la capital.
Toca á su fia la reparación, con la cual y una vez limpiado fondos en Mar¬ sella* cosa que hará á fines del corriente

Si el círculo exterior permanece blan¬ etc., etc., podremos resucitar á muchos vernos trabar la más desigual de las lu¬ los sacerdotes resultaba más mages- mes, quedará el vapor sollerense ágil y

co, el vino es puro, y si toma un viso miles de moribundos y hasta hacer creer chas?

tuoso.

fuerte, en estado de emprender la ruda

amarillento ó rosáceo, prueba que el fuera de aquí que aún queda España.

¡El desarme!

El clero parroquial, seguido por to¬ campaña de invierno.

vino se ha coloreado artificialmente. El procedimiento, como se ve, es sen¬
cillo y sus resultados en la práctica son
concluyentes.
Elementos más nutritivos.

Si acudimos en los primeros meses, no nos faltará y luego la gran reserva; los españoles del extranjero; la noble y generosa colonia de Méjico y mis dadi¬ vosos y cordiales amigos, los dignos compatriotas de ambas orillas del Plata, todos esos que son con el pueblo y ei soldado, los únicos que dan fé para mi¬

Todos somos partidarios de que ven¬ ga sin vacilaciones.
Los ejércitos nos arruinan, consumen todas las fuerzas del trabajo estéril¬
mente.
¿Pero porque se piensa en él cuando nos hicieron pedazos los yankées?
¿Es que Europa teme que Sampson di¬

das las autoridades, los señores de la
Propagadora del alumbrado, los direc¬
tores de la fábrica, los representantes
de la prensa, una banda de música y numeroso gentío, se dirigió otra vez á la parroquia en donde se cantó un so¬
lemne Te-Deum, en acción de gracias
por la instalación de la fábrica y por el

Supuesto que para el primer viaje que emprenda dicho buque es muy probable no pueda sujetarse al itinerario anuncia- > do, bueno será pidan informes á los con¬
signatarios las personas que deseen co¬ nocer con exactitud el dia de la próxima salida de este puerto.

Las carnes de carnero y de buey ó rar sin miedo al porvenir.

rija las proas del loma, del Massasuches. feliz éxito de los trabajos.

Según nos escriben de Fornalutx, la . fiesta cívico-religiosa que se celebró en nquel puebló, con motivo de la solemni¬

de hacer nuevas plantaciones y aún á aquellos que hayan de llenar solamente
las marras en sus huertos.

dad del nacimiento de Nuestra Señora,

titular de aquella iglesia, revistió la im¬ portancia de los años anteriores. Se can¬
taron en la noche del miércoles solem¬
nes completas y al dia siguiente, á las diez, la misa mayor con música, ensal¬ zando nuestro amigo el Dr. D. José Pas¬ tor, en el discurso que pronunció des¬ pués del evangelio, las glorias de la Madre de Dios y de los hombres.
El miércoles, después de la función de la iglesia, hubo baile al estilo del pais, que sejrepitió al dia siguiente por la tarde y por la noche, quemándose ade¬
más bonitos fuegos artificiales.
Las muchas personas que, como de
costumbre, subieron de Sóller, contribu¬
yeron no poco á dar anidación á dicha
fiesta.

Tenemos una particular satisfacción en poder comunicar hoy á nuestros lec¬ tores la noticia de que, completamente restablecido de la grave dolencia que puso en peligro su vida, nuestro estima¬ do amigo D. Pedro Serra Cañellas, Li¬ cenciado en Medicina y Cirujía, dentro breves dias podrá ejercer de nuevo su profesión, de cuyo ejercicio le tuvo aquella alejado algunos años.
Enviamos á nuestro amigo cordial
enhorabuena.
Por lo que á nuestros lectores puede interesar, queremos enterarles de que el miércoles próximo, dia 14 del corriente mes, al anochecer, el vapor Isleño saldrá del puerto de Palma para el de Marse¬ lla directamente, y que^ como es natural,

A la hora de costumbre llegó el lunes para este punto admite pasaje y carga.

á este puerto procedente del de Barce¬

lona el vapor correo Lidio, siendo por¬ tador de la balija, pasaje y efectos; y al anochecer salió para el indicado punto también con la correspondencia, buen número de pasajeros y mucha y variada
carga.

En la última reunión general que ce¬ lebró la sociedad Defensora Soliéronse, entre otros, tomóse el acuerdo de cele¬ brar este año como en los anteriores la
fiesta conmemorativa que anunciamos ya
en nuestro número anterior. Mañana se

ha de reunir la Comisión de Festejos, al

Dias pasados llegó á este pueblo mon-
sieur Gabriel J. Plantó, quién se propo¬ ne establecerse entre nosotros para de¬ dicarse á la enseñanza del idioma fran¬
cés.
A pesar de no ser conocido de nadie aquí dicho señor y de no haber traído recomendación alguna, ha sido recibido
con suma amabilidad por las personas
que ha visitado, y todas ie han ofrecido interesarse para que pueda conseguir su

objeto de redactar el programa de los
mismos.
Asegúrannos que uno de ellos será
unos exámenes de los alumnos de la Academia Mercantil de la Sociedad al
igual de los que por primera vez se ve¬ rificaron el año pasado, y que en dicho acto se extrenará un bonito estandarte
que se está confeccionando para esta sección de la importante sociedad de artesanos y labradores de que tratamos.

objeto, allanándole con sus consejos los

obstáculos con que pudiera tropezar ai
principio.
Ya que, dadas las íntimas relaciones que este pueblo sostiene con la vecina república, es de todo punto necesario en
Sóller una cátedra de lengua francesa, es probable sean muchos los alumnos con que cuente en breve Mr. Planté.
Los jóvenes que deseen recibir leccio¬ nes, pueden dirigirse á la fonda de La Paz, donde se hospeda el mencionado
profesor.

Al dar cuenta nuestro amigo el corres¬
ponsal de La Almudaina en este pueblo
de haber cesado D. Antonio Ballester y
Martorell en el desempeño de los cargos de Inspector de carnes y de víveres de esta localidad, aboga por qué la Corpora¬ ción municipal no eche del todo á la calle á un funcionario que cumplió con sil de¬ ber cuando pudo y que por defecto físico se vé ahora imposibilitado de servir al Municipio como antes.
Unimos á la de nuestro compañero

nuestra débil voz y pedimos ai Ayunta¬

Los limones páganse actualmente al elevado precio de 50 pesetas la carga; pero la demanda ha sido muy poca, ig¬ noramos si por este motivo ó por no
haber tenido noticias en Francia del dia
en que ha de salir el vapor León de Oro
pará dicho .punto.

miento para el veterinario señor Balles¬ ter un modesto destinillo con que pueda ayudar á la manutención de su familia,
Ínterin se restablezca de la dolencia que
le aqueja y quo le ha privado de la pla¬ za que antes, sin nota alguna desfavora¬ ble, ocupó.

De seguro que el precio verdadera¬

mente tentador qúe suelen alcanzar los La pasada semana recibimos un fo¬

limones anualmente en este tiempo, á la lleto en octavo mayor, de 84 páginas de

larga decidirá por los limonares á aque¬ esmerada impresión, titulado «Anuario

llos de nuestros propietarios que hayan Bibliográfico—1897—Apuntes para una

biblioteca mallorquína». En él su autor

EN EL AYUNTAMIENTO

el estudioso y aprovechado jóven D. Pe¬

dro Sampol y Ripoll ha catalogado cuan¬ tas obras y demás publicaciones han
visto la luz en Mallorca durante el año
último con la plausible idea de facilitar
datos, de otro modo difíciles de hallar
después de transcurridos algunos años,
á los verdaderos amantes de la literatu¬
ra regional, acerca del movimiento de las letras mallorquínas en el expresado
año de 1897.
De esperar es que el Sr. Sampol con¬
tinuará en los sucesivos la árdua tarea
que ha emprendido con aplauso de cuan¬ tos, convencidos de la necesidad, lamen¬ taban la falta de un trabajo de esta ín¬
dole. Por él felicitamos cordial mente al
autor, ál mismo tiempo que fe agradece¬ mos la atención que le hemos merecido al obsequiarnos con un ejemplar del fo¬
lleto de referencia.
Se ha empezado esta semana la con¬ fección de cajones de higos en algunas casas comerciales de esta localidad, pero

Sesión del día l.° de Septiembre
Presidióla el Alcalde, Sr. Serra, y asistieron á ella los concejales Sres. don Jaime Antonio Mayol, D. Pedro Antonio Martí y D. Andrés Oliver.
áSe dió lectura al acta de la sesión an¬
terior y fué aprobada.
Se dió cuenta de un oficio de la Comi¬
sión Mixta de reclutamiento de esta pro¬
vincia, de 28 de Agosto, que indica que
habiendo faltado á la concentración or¬
denada para su destino á cuerpo los mo¬ zos Juan Quetglas y Estarellas, número 143 y Pedro Antonio Enseñat y Mayol, número 147 del cupo de este pueblo y reemplazo de 1897, se proceda á la ins¬ trucción de los oportunos expedientes para que el Ayuntamiento pueda resol¬ ver si procede ó nó que los referidos mozos sean declarados prófugos. Ente¬ rada la Corporación municipal acordó que no procede dicha declaración toda vez que fué entregado á los referidos mo¬ zos el pase, prévia lectura de los artícu¬ los del código militar estampados al dorso de los mismos, y que se diera
cuenta de esta resolución á la Comisión
expresada para los efectos correspon¬
dientes.

en pequeña escala todavía, pues solo pueden encajonarse los de la variedad que se conoce en el país con el nombre
de cantinas.
Estos, que se pagan en Pollensa de 11 á 11‘50 pesetas el quintal, han sido ad¬ quiridos hasta el presente en pequeñas partidas, por cuya razón no ha tomado esta importante industria rural el em puje que suele anualmente y que espera¬ mos tomará más adelante, dentro de al¬
gunas semanas.
Mañana de seguro habrá fiesta popu¬ lar en la Alquería del Conde, al igual de todos los años, por lo menos; de ella
ha sido esta mañana un buen anuncio
el ver pasear por las calles del pueblo, al són de la gaita y tamboril y seguido de muchos jóvenes de aquella barriada, el buey que habia de ser sacrificado esta tarde para repartirlo entre los copartíci¬ pes. Mañana es probable haya baile al estilo del país por la tarde y por la no¬
che.
Han visitado nuestra Redacción dos
nuevos colegas «La Agricultura Espa¬ ñola» publicación quincenal, órgano de la Cámara agrícola oficial de Valencia, que vé la luz pública en dicha ciudad, y «El Porvenir del Obrero» eco de la sociedad Cooperativa del mismo nom¬
bre instalada en la ciudad de Mahón.
Agradecemos á dichos periódicos la deferencia que con nosotros han teni¬ do y correspondemos dejando con ellos establecido el cambio al mismo tiempo que deseamos á ambas publicaciones lar¬ ga y próspera vida.

Acordóse pasaran á la Comisión de Obras 2 instancias presentadas por don Jaime Rullan y Bisbal á nombre de don Antonio Vicens y Ballester, y D. Anto¬ nio Coll y Morell, ambas en solicitud de
permiso para hacer obras en las casas núms. 23 y 25 de la calle de S. Bartolo¬ mé y n.o 119 de la de la Luna.
Acordóse aprobar los dictámenes de la citada Comisión y del Sr. Ingeniero encargado de la carretera de Palma á
este puerto emitidos con respecto á lo solicitado por los vecinos D. Jaime Rul¬ lan y Bisbal como eucargado de D. Mi¬ guel Gamundi y Arbona y D. Juan Bautista Pomar y Frontera; D. Antonio Vallcaneras y Rosselló y D. Guillermo Calíais y Bernat, respectivamente, y de cuyas instancias se dió oportunamente cuenta, y conceder á los nombrados soli¬ citantes el permiso pedido, con arreglo á lo expresado en los dictámenes de refe¬
rencia.
Acordóse que D. Francisco Arbona y
Marqués y D.a Catalina Bennasar y
Pons derriben dentro de tercero dia las
obras verificadas en sus casas sitas en la
barriada de este puerto por haberlas eje¬
cutado sin la debida autorización.
Expuso el Sr. Presidente que á fin de qüe no quedara desatendido el servicio de la Inspección de carnes y de víveres en esta localidad por haber cesado en el
desempeño de estos cargos D. Antonio Ballester y Martorell, habia nombrado á Juan Oliver y Colomar para que los ejerciera interinamente con el haber anual de 667 pesetas, sin perjuicio de lo que tuviere á bien resolver la Corpora¬ ción referente al particular. Enterada ésta y toda vez que el elegido es apto
para el desempeño de los expresados cargos, acordóse por unanimidad apro¬
bar el nombramiento Ínterin se provean
en propiedad las plazas mencionadas. Para que el servicio de obras quede
atendido debidamente, se acordó ampliar la Comisión del ramo, designando al concejal D. Ramón Mayol y Muntaner
para que forme parte de la misma.
Se acordó la construcción de dos me¬

sas para el departamento destinado á depósito de cadáveres, en el cementerio,

y que se hagan las reparaciones necesa¬ rias en la capilla y en el portal de entra¬
da de la misma.
En cumplimiento délo dispuesto en el art.o 155 de la ley municipal vigente, se
procedió á la distribución de fondos por capítulos para satisfacer las obligaciones
del corriente mes.
Por último se acordó verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión,

CULTOS SAGRADOS

En la iglesia Parrocha?—Mañana, día
11, á las 9 y media nocturno de maiti¬ nes de difuntos y oficio conventual con sermón por el Dr. D. José Pastor, en sufragio de las hijas de María asociadas
fallecidas desde el dia primero de Sep¬ tiembre del año pasado hasta la fecha; por la tarde vísperas, y al anochecer la rogativa.
Viernes, día 16, á la hora de costum¬ bre el ejercicio propio del dia, dedicado
á Ntra. Sra. del Carmen.
En la iglesia de San Francisco.—Ma¬ ñana, domingo, por la tarde se conti¬ nuará el septenario de Nuestra Señora de los Dolores con sermón por el Doctor D. José Pastor, Vicario.
En el oratorio de la Alquería del Conde.
—Fiesta dedicada al Dulce Nombre de
María. Hoy, dia 10, al anochecer, en pre¬ paración á dicha festividad, tendrá lugar un devoto ejercicio dedicado á Nuestra
Señora.
Mañana, dia 11, á las 7 y media co¬ munión general; á las 9 y media horas menores y la misa mayor con música y sermón por el Rvdo. Sr. Ecónomo. Al anochecer trisagio con música. En la misa mayor y al anochecer estará ex¬ puesto S. D. M.
""■¿**1 ,I—Ui
Registro Civil

Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 1.—Total 2. Matrimonios.
Ninguno.
Defunciones
Dia 3.—D.a Magdalena Canals Vi¬ cens, de 70 años, viuda, M.a 76.
Dia 4.—Gregorio Pons Seguí, de 1 año, M.a 76.
Dia 8.—D. Juan Morell Canals, de 72 años, viudo, calle de Jesús.

■■

n urr^m*

movimiento del puerto

Embarcaciones fondeadas
Dia 5.—De Barcelona, en 10 horas, vapor Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con 29 mar. y efectos.
Dia 7.—De Palma, en lOhoras, vapor Constante, de 13 ton., cap. D. B. Palmer, con 9 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 5.—Para Barcelona, vapor Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Aniel, con 29 mar. y efectos.
Dia 5.—Para Sevilla, pailebot Rober¬ to, de 119 tou., cap. D. G. Vich, con 7 mar. y lastre.
Dia 7.—Para Palma, vapor Constante, de 13 ton., cap. D. B. Palmer, con 9 ma¬ rineros y piedra.
Dia 8.—Para Huelva, pailebot Nuevo Corazón, de 110 ton., cap. D. A. Arbo¬ na, con 7 mar. y lastre;

28 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
panado de una orden cuya desobediencia sea cas¬ tigada con alguna multa de propio peculio, ó no sea poner en práctica algún descabellado pro¬ yecto concejil: entonces, sí, entonces hay dinero para todo.
Nuestra pintura todavía subirá de colores si pasamos á examinar los males que aquejan á la enseñanza en el sin número de escuelas privadas establecidas á cada pasa, dirigidas por remendo¬ nes ó malos carpinteros, donde solamente se en¬ seña á leer mal y á pintar peor las letras, sin una simple noción de gramática ni de aritmética, y donde la doctrina cristiana generalmente está descartada del programa de enseñanza, si tal nombre merece la que se da en semejantes escue¬
las. Y si de aquí nos trasladamos á esas verdade¬
ras pocilgas, sin luz ni ventilación, donde ciertas mujeres piadosas, para ganarse la vida, guardan,
como si se tratara de una manada de corderos, una multitud de criaturas á las cuales, si algo se
les enseña, es siempre vicioso, se verá lo que pue¬ de esperarse de úna sociedad eu que los. padres niegan á sus hijos hasta el aire indispensable para respirar.
No, no exageramos al pedir el mejoramiento de la primera enseñanza. Aumentando- las escue¬ las públicas de todos los grados y haciendo que éstas sean gratuitas y obligatorias, dando ma¬ yor interés á la enseñanza moral y religiosa, no descuidando la higiene de los centros educati¬ vos, obtendremos una juventud honrada, robus¬
ta ó instruida.
VII
Nos lamentamos de que la juventud sale poco

ALGO SOBRE LA EDUCACIÓN
instruida y peor educada, sin amor al trabajo ni
á la religión; de que el vicio es precoz y* au¬
menta en proporciones aterradoras; de que los niños más aprovechados de la escuela, al esta¬ blecerse en el seno de la familia para dedicarse ni aprendizaje clel arte ú oficio á que se les des¬ tina, siguen siempre la rutina de sus padres; de que en nuestros campos no. vemos la menor ten¬ dencia ó afición al mejoramiento del actual sis¬ tema de cultivos, del material agrícola, de las industrias rurales-, etc. Y, sin embargo, los que
pueden y deben combatir el mal lo" fomentan.
Los interesados en el progreso de la educación abandonan la escuela á sus propias fuerzas, y la juventud deja de recibir la instrucción sólida á que tiene derecho y que le hará falta para la¬ brar su propia felicidad y la de sus semejantes: consecuencias que palpamos todos los días á la vista de tantos robos, sacrilegios y asesinatos llevados á cabo por jóvenes todavía imberbes.
Sin enseres no se puede ejercer arte alg’úno; y el profesor de primera enseñanza, en cierta manera, es un artesano que prepara las jóvenes inteligencias y las dispone para el buen desem¬ peño de la misión, que en breve se les confiará,, de constituir la sociedad.. Esos jóvenes turbulen¬ tos é mdisciplinados pronto saldrán: unos, para empanar la esteva y dirigir potente yunta domuías que solo arañarán la tierra; otros, para entrar en el taller, sin haber visto siquiera un mueble pintado de los que debe construir, ni una herramienta, ni una máquina de vapor; otros para pasar á las escuelas de segunda enseñanza, y, á fuerza de estudios, suplir la falta de pre¬ paración. en que se hallan, si no acaban per. ser-

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.
vir de estoibo á la sociedad en vez de ilus¬
trarla.
Para que un joven destinado á los trabajos del campo piense en mejorar el arado que maneja y en preparar bien la tierra con el menor esfuerzo posible del ganado y de su propia persona, no basta haber leído un simple manual de agricul¬ tura, que nada tiene de intuitivo en una edad en que la inteligencia no se fija en nada á noherir á menudo el corazón y los sentidos, A los que sostengan lo contrario les diremos que laexperiencia’ se halla encargada de convencerles. El profesor podrá esforzarse en describir, si es que lo haya visto, un aparato cualquiera de los recomendados por el manual: si no les enseña una pintura, un grabado que lo represente con exactitud, se habrá fatigado en vano y habrá perdido el tiempo inútilmente. Si se explica una lección de Historia Sagrada, por ejemplo, el sa¬ crificio de Isaac, y al propio tiempo se enseña al niño- una estampa donde aparece el inocente1 hijo de Abraham, dócil á las órdenes de su pa¬ dre, cargado con la leña destinada al sacrificio, y á su lado robusto- cordero- que- pugna por desenre¬ dar sus astas del zarzal, le veréis que concentra toda su atención en la estampa, mira después á su. maestro- como para decirle que ha comprendido* lo que le decía, y en adelante pocas veces verá
un cordero sin evocar el recuerdo de la intere¬
sante historia que le contaron. Para que la enseñanza se haga práctica en
una escuela primaria, se necesita algo más quo local, bancos, pizarras, mapas, carteles y librosde texto. El maestro debe disponer de los tiposde toda clase de medidas, de una báscula para