AfíO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 593
AfíO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 593

SABADO 13 DE AGOSTÓ DE 1898

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: D. Damian Oanalss-—Gonstitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués y Arbona.

¿ Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
EspaSa: O'50 pesetas al mes. \\
id.} aíabíiAJIADU Francia- 0’76 francos id. id. I PAGO AOELA'KrTATiQ
América: 0’20 pesos id. Números sueltos—0’10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA SELVA DE LA MISERIA
. Un jóven se encontraba en una fría
noche de invierno á la entrada de un
bosque cuyo solo aspecto inspiraba te¬
rror.
Corpulentos árboles, con la corteza amarillenta y las ramas sin hojas; espe¬ sas capas nudosas á cuyos piés crecía la espina; estrechos y sinuosos caminos erizados de guijarros, y que se bifur¬ caban y volvían á juntarse de nuevo co¬
mo hilo3 de unaenlaberintada redecilla;
§: escaramujos, eso era todo lo que allí se ^encontraba. H* El jóven caminaba de prisa; una risi¬ ble preocupación obscurecía su frente y
absorbía todo su pensamiento, puesto
que no advirtió que á medida que avan¬
zaba los árboles y los arbustos se apro¬
ximaban más unos á otros y se enrare' cían los caminos.
Y continuaba siempre avanzando. Pero muy luego, desesperando de po¬ der salir del laberinto en que se había metido, se dejó caer al suelo sin fuerzas
ya.
Permaneció mucho tiempo asi, por¬
que el frió había helado sus túmidos
miembros. El cansancio de una larga marcha había concluido con todas sus
fuerzas y el hambre le había dado tor¬
tura á su estómago.
‘ De repente, el dolor obligóle á lanzar un ¡ay! que repitió el eco á lo lejos. ■ 44zó la cabeza y se encontró con que
tenía delante tres hombres, á quienes no había visto ni sentido venir.
Tembló; la mirada da aquellos tres hombres se posaba con fijeza sobra la
suya.
Llevaba uno un traje de tela de oro, ceñido al cuerpo por un cinturón, cuyo broche producía un brillo fosforescente; de su lado izquierdo pendía una espada. El segundo llevaba un traje negro y un cinturón encarnado. El tercero, una tú¬ nica a*ul y un cinturón de cuero; lleva¬
ba en la mano un hacha, en la que se
apoyaba.
—¿Qué haces allí?—dijeron á un mis¬
mo tiempo los tres compañeros.
—Estoy agonizando—contestó el jó. ven;—tened piedad de mí.
—¿Qué quieres?—exclamaron los tres. —Salir lo antes posible de este maldi¬
to bosque.
—Escoge de entre nosotros el que ha¬ ya de acompañarte, pues te hace falta tan sólo un guia, y.tú eres el que debes designarlo. '

El jóven dió un vistazo á cada uno de aquellos tres hombres, que esperaban
en silencio el resultado del exámen, y
le llamó la atención el que estaba ves¬ tido con el traje de oro, porque los rayos de luz que despedía aquel iluminaban el espacio.
—Te escojo á tí—repuso el jóven. Una extraña sonrisa se dibujó entonces en los fríos labios del desconocido, y le tendió la mano al jóven, al mismo tiem¬ po que sus dos compañeros desaparecie¬
ron como una visión.
Mudo de terror, agarró el jóven la mano de su guía, y partieron.
¡Qué marcha más rápida aquella! Desaparecieron los árboles todos tras elios y resonaba de continuo el ruido de sus pasos; sin embargo, había transcu¬ rrido una hora y se hallaban aún en el bosque. --¡Ay, que cansado estoy!—murmuró el jóven deteniéndose eu medio de una encrucijada formada por una reunión
de varios caminos.
—El camino es todavía largo, y nues¬
tras piernas son demasiado endebles para conducirnos hasta el final; pero pronto va á pasar por aquí un viajero á caballo, sobre el que montaremos los
dos.
—¡Qué horror! ¿Quién eres tú, enton¬ ces; quién eres, dime?
—EL Crimen—contestó el descono¬
cido.
—¡Yete, vete!—le dijo el jóven—y ca¬ yó en tierra.
Se oyó una carcajada infernal, y se quedó el jóven sólo.
Se levantó, y al hacerlo se encontró
delante con los otros dos compañeros.
—¿Qué haces ahí?—le preguntaron. —Agonizo—contestó el jóven;—tened piedad de mí. —¿Qué quieres? —Salir lo antes posible de esta maldi¬
ta selva.
—Escoje de entre los dos uno que te acompañe, porque te hace falta un guía y lo debes escoger tú.
Y el jóven echó una mirada á aque¬ llos dos hombres, fijando su atención en el que iba vestido de negro y llevando un cinturón rojo.
—Te escojo á tí—contestó. Y entonces el desconocido, sin decirle una sola palabra, se sonrió y le alargó la mano al jóven, mientra» que su com¬
pañero desaparecía como una visión. Mudo de terror agarró el jóven la
mano de su guía y partieron. Marcharon una hora, y llegaron al
borde de un abismo, de donde salían
gritos y sollozos. —¡Ah, que cansado sstoy!—murmuró
el jóven deteniéndose.

—Aún e» largo el camino, y nuestras piernas son demasiado endebles para llevarnos ha»ta su conclusión; por lo tanto, te he traído aquí para ofrecerte el
único medio de salir de esta selva. En el fondo de este abismo se halla la muerte,
que libra de todas las penas. —¡Qué horror! ¿Pero quién eres tú que
me aconsejas eso? —La Desesperación—contestó el des¬
conocido.
—¡Yete, vete!—le dijo el jóven—y ca¬ yó en tierra.
Se oyó entonces una carcajada infer¬ nal, y el jóven se quedó sólo.
Se levantó, y se encontró delante del tercero de aquellos compañero».
Al acordarse de los nombras de los
otros, trató de huir, pero el desconocido
lo detuvo.
—Yen conmigo; el camino es todavía largo, pero Dios ayuda al que sufre.
El jóven le miró y le tendió igual¬ mente la mano, pero el desconocido se contentó con marchar paso á paso de¬
lante de él.
Con ayuda, después, del hacha que
llevaba, se abrió de nuevo camiuo, de¬
rribando los árboles que le impedían se¬ guir su marcha, y luego le dijo al jóven:
—Échate á cuestas uno de estos árbo¬
les.
Y el jóven obedeció. Aunque se hallsba muy causado, ape¬ nas si se sentía el peso de la carga que
llevaba. A fuerza de hachazos, el desconocido
llegó, seguido del jóven, á la linde del bosque, apareciendo ante sus ojos una vasta llanura, en medio de la cual había
un castillo.
Entonces el desconocido le dijo al jó¬
ven:
—La selva que has atravesado es la de la Miseria. Acuérdate de ello, y aho¬ ra echa la carga al suelo.
El jóven así lo hizo; pero al caer se
convirtió en chorro de monedas de oro.
—¿Quién eres tú que me aconsejas tan bién?—le preguntó el jóven, que no sa¬ lía ds su estupor.
—Soy el Trabajo—contestó el compa¬
ñero.
GOURDON DE G1NONILIAC.
Notas de actualidad
100,0C0 hombres y 2.000 millones
Son aterradoras las cuentas de la gue¬
rra, particularmente la de Cuba, tanto por lo que afecta á los capitales gasta¬ dos, cuanto á los hombres perdidos en aquella ingrata colonia.

Horrible resulta el número de los sol¬
dados que han perecido en los mani¬ guales cubanos, pero es también abru¬ madora la cifra de los recursos que ha consumido España para conservar su
soberanía en Cuba.

* **

Las cuentas publicadas son única¬ mente sumas parciales que no dan idea del gasto real y efectivo de la campaña.
Sin embargo, hay que tomarlas como oficiales, y por aproximarse á la desea¬ da exactitud, tenemos que partir de ellas para hacer el cálculo más autori¬
zado.
Los recursos arbitrados para estas
atenciones extraordinarias son los si¬
guientes:
Ptas. Cts

Producto líquido de la
venta de 322.943 bille¬
tes de Cuba de 1890. .
Obtenido con 60,000 Cu¬
bas del 86
Empréstito de 40 millo¬ nes con garantías de
Aduanas
Beneficio en los giros desde París, negocia¬ ciones de francos, com¬ pra de plata, etc. . .
Préstamos del Banco de

126.211.274 28.924.484*20
372.000.000
4.331.691*44

España, con garantías

de Cubas

292.ÓÓ0.000

Préstamos con garantías
de Aduanas. . . . 241.000.000

Garantizados por dele¬

gaciones de contribu¬

ciones ...... 160.000.000

Idem id. id. id. de Deu¬

da al 4 por 100 inte¬

rior

145.000.000

Empréstito de Filipinas. 185.000.000 Estas cantidades arrojan un total de

pesetas 1.554.467.449*64, cifra verdade¬

ramente enorme.

Pero con ser tan exorbitante esta can¬

tidad, aun hay que añadir dos partidas considerables: una los débitos por tras¬

portes de hombres y material, indemni¬ zación de los barcos perdidos al preten¬ der forzar el bloqueo con carga de mu¬ niciones y víveres, y lo que se debe al ejército de Cuba, tanto por sueldos y

pensiones, como por suministro de viveres, vestuario y otros efectos.
La deuda por trasportes no se sabe todavía á cuanto asciende; pero lo que se debe en Cuba por las demás atencio¬
nes se eleva hasta ahora á 320 millones

de pesetas.

Por consiguiente, el gasto asciende

en total á 1874 millones de pesetas en

lo que llevamos de guerra.

Unidos á estos 1874 rtiilloiies, lo qué se debe por trasportes y 23 millones qué el gobierno ha tomado ya de la suscrip¬ ción nacional* con Un promedio de 600 millones de pesetas al año, y la cifra total de 2.000 millones equivale á dos veces y media el presupuesto aüual dé España.
¡Pero como la guerra no ha termina¬ do todavía quieii sabe hasta donde pue¬ de llegar el sacrificio de difiero que ha¬ ga España!
* *
Y si es triste,esta enonfié cifra supe¬
rior en mucho á las fuerzas de España* es más terrible y dolorosá todavía lé pérdida de hombres en él trascurso de' las guerras, cuyos resultados no pue¬
den ser más estériles.
En Marzo del 97 el ejército de Cuba llegó á 200.000 hombres.
Las pérdidas de la guerra sófi insigtiificantes. Én los . combates han falleci¬ do ün general, 60 oficiales y 1.314 sol¬ dados; de heridas hafi fallecido un ge¬ neral, 81 oficiales y 764 soldados; por
consiguiente no llégaa á un 5 por 10Ó
las bajas propiamente de la guerra.
En cambio las enfermedades han pro¬ ducido efectos verdaderamente desas¬ trosos.
De fiebre amarilla han fallecido 313
oficiales y 13.000 soldados, y de otras enfermedades 127 oficiales y 40:000 sol¬
dados.
•Estas cifras hasta Marzo del 97. De
entofices aquí hay que suponer, y des¬ graciadamente con fundamento, que han fallecido hasta 100,000 hombres,pórque solo quedan en la isla de Cuba, según los datos oficiales, 170.000 hom¬ bres, incluyendo en esta cifra más de' 70.000 y los guerrilleros.
Representa, por consiguiente, la gue¬ rra una pérdida de 100.000 hombres y
2.000.000.000 de pesetas.
Deuda cubana
Tratando La Época de las condicione^
de paz, dice lo siguiente: «Si la anexión de Puerto Rico puede
explicarse de alguna suerte, toda ve2Í que no fué causa de la guerra ni sobre
dicha isla habían formulado antes pre¬
tensión alguna los norte-americanos, es? como equivalente á la indemnización que los Estados Unidos reconocen nfi podemos pagar; más si hemos de car¬ gar con la Deuda cubana, ¿qué más: indemnización de guerra quiere el Go¬ bierno de Washington? Ambas preten¬ siones se excluyen; ó la anexión dé

(8)

F©MJSTÍW

-■EL CARBONERO DE LA ERMITA
—Pues, Arnaldo, hablando en plata, á quien se muda Dios le ayuda.
—¡Paula! —No rae rompas la cabeza con quejas
y lamentos. Busca tu conveniencia que yo tengo ya la raia.
—¿Y^tus juramentos? —De agua pasada no muele molino.
Era muy niña entonces, y no me acuer¬
do ya de lo que te haya jurado. —¡Oh infamia! ¿Y no te avergüenzas
de tí misma? ¿Y tienes aliento para... —No armes un escándalo, y ten la
bondad de separarte un poco de aquí. —Con que* por unos cuantos años de
ausencia.¿ ¿con qué tienes otro galan? —Que dentro de dos semanas será mi
marido.
—Antes le haré mil pedazos. —Esto será si él te da permiso, que no
lo creo.
—¿Y quién es este ladrón de mi feli¬ cidad. que me la ha robado coa tal des¬ caro y coba rdía?
—Héle allí.
—¿Un casado?

—Un vi*pdo. — ¿Y por un viudo me abandonas? —Tiene para mantenerme á mí, y á nuestros hijos, si Dios me los concede. —¿Y no tenia yo mis brazos? —Y él tiene sus brazos y sus tierras. —¡Y decías que no me hubieras ven¬ dido por todo el oro del mundo! Dándose con los puños en la cabeza salió Arnaldo del corro para desahogar á solas su oprimido corazón. La rabia que hervía en su pecho se reflejaba en su encendido rostro y una especie de momentáneo frenesí perturbaba las con¬ diciones regulares de su carácter y de su inteligencia. Tocaba con sus inanos la realidad y le parecía estar luchando con una horrible pesadilla. Destrozaba su pañuelo con los dientes y estaban ¿ punto de saltar lágrimas de sus ojos. «¿Qué es lo que está sucediendo? se de¬ cía. ¿Es esta la agradable sorpresa que hace pocos momentos me figuraba? Me parecía hallarme á las puertas del cielo, y me veo caído en el infierno. ¿Yo? ¿yo tan alevosamente vendido? Después de
la de Júdas no se ha visto traición más
espantosa. ¡Oh! ¿quién había de decír¬ melo que yo pararía en un presidio? Si,
arrastraré toda la vida una cadena, por¬
que yo he de vengarme atrozmente'.

í
Antes viuda que casada, y entónces... Triunfa aquella malvada, y esta infe¬

entonces le escupiré en la cara. Ya va¬ liz... Salvadla, Dios mío, salvadla. Vir¬

lía más que me hubiese' atravesado el gen santísima del Cármefi, obrad un

corazón una bala enemiga. ¡¡Tantos ca¬ milagro. Llevaos mi vida en cambio de

riños, tantos halagos, tantos juramen¬ la suya. ¡Ah! si vive... sr vive seré di¬

tos. y ahora tanto olvido...!»

choso. Olvido por olvido, amor por

En esto resonaron de improviso tinas amor.»

campanadas que sorprendiendo á casi Oyóse un golpe de campanilla y el

todos los moradores de aquel puebleci- más profundo silencio sustituyó luego

11o, aglomerados entónces en el estre¬ á la animación y al bullicio: arrodillá¬

cho recinto de la plaza, trocaron su fes¬ ronse algunos en la plaza misma, y los
tivo júbilo en un sentimiento de com¬ más penetraron en el pequeño templo,

pasión y de tristeza. De todos los labios donde el Vicario, con roquete y pluvial

salía una misma pregunta, y en breve se supo la respuesta. Se iba á llevar el Santo Viático á la pobre Irene que se
hallaba moribunda.

de muy cortas dimensiones, encerraba la hostia consagrada efi una bolsa de
terciopelo. Arnaldo llegándose de pron¬ to al sacristán, y poniéndole algunas

Esta inesperada noticia torció el rum¬ m'onedas’ d'e plata sn la maño, le dijo

bo á las ideas de Arnaldo. «¡Olvido! qúe repartiese cuanta cera había en la

continuó diciéndose. ¡Qué injustos so¬ iglesia, y cumplido su deseo salió el mos! Acriminamos en los demás las Santísimo, á quien servía de palio el hu¬

mismas faltas de qué somos reos. Yo milde sombrero de teja, precedido de

también la había olvidado. ¡Ingrato, los hombres y seguido' de las mujeres mil veces ingrato! Bién1 merezco el cas¬ con velas en la mano. Nunca en igual

tigo q ue ha eaido sobre- íwi¡ cabeza. Soy un hombre sin corazón1 y síil entrañas. ¡Tanto amor para aquella mala hembra, y fantío: desdén para esa pobre criatura!

caso se había visto allí1 una procesión
más lucida. Marchaban todos rezando
j en voz baja, y las joyas y chillones ata¬ : víos de las doncellas daban cierto aire'

Yo quisiera arrancarme el corazón con de eXtrañeza á1 su seriedad y recogi¬

los dientes. Yo quisiera... ¡Y ahora en¬ miento. Paula formaba también parte

ferma de peligro...! No, no ha de morir. dé la numerosa comitiva, y al saber que

de Arnaldo procedía aquel singular ob¬ sequio sintió en su pechó... Más, ¿qué lé interesan ya al lector los sentimientos de una jóven. qúe si tanto se aventajaba á la pobre enferma en donaire y genti¬
leza, tanto le vencía’ésta én bondad y ternura?
Dolorosamente afectado él recién ve¬
nido del ejército presenció la aúgustá ceremonia, y la grave impresión que efi su pecho producía, impuso como una especie de treguas á la violenta lucha de sus pasiones. La muerte y la eterni¬ dad se le presentaban con sú terrible'
grandeza á los ojos déí pensamiento. Pero por casualidad enderezó los del
cuerpo á la cabecera dé la cama', y efi una'pilita fie loza, al pié defina tosed estampa dé la Virgen, divisó' un ramitof
de brezo'enteramente desecado. Sin du¬
da era el mismo que más de seis añoé antes había cogido, en la selva y ofreci¬ do á la desdeñada Irene. ¡Qué revelación
más inesperada! ¡Qué censór más elo¬ cuente de su condüctá! Aquel miídó tes¬ timonio de fin tierno, silencioso f cons¬
tante afecto le echaba en cara la seque¬
dad de corazón cón qúe á tanta fé había'
correspondido. Lágrimas tan1 Copiosas: brotaron de sus ojos que quien no le co¬ nociese le hubiera tomado por hermanó'

huerto Rico ó el reconocimiento por
Cuba de su deuda propia, de la cual só¬ lo subsidiariamente es responsable la 'Península, pues aquélla tiene afectas rentas propias de la isla, con hipoteca vque no desaparece por el cambio de condición de la gran Antilla.
Los' antecedentes, además, rechazan
de piano la exigencia de los Estados Unidos, pues puede decirse que no hay ejemplo de una sola cesión, sin que la porción de territorio cedido haya asumi¬ do la responsabilidad total y absoluta de una parte proporcional de la deuda
de la nación de origen. Ya en el Acta general del Congreso
de Viena (1815) se acordó que fijarían por un convenio particular entre las cortes de Roma y Yiena los medios oportunos á la seguridad de la Deuda ■pública y pago de pensiones de las Le¬ gaciones de Rávena, Bolonia y Ferrara,
devueltas á la Santa Sede.
En la Convención de París de 23 de
Agosto de 1860, entre Francia y Cerde«ña, para arreglar diversas cuestiones re¬ lacionadas con la cesión de Saboya y Niza, se convino en que estos dos terri¬ torios satisfarían una parte de la Deuda ■pública sarda; y en la Convención de Viena de 1866, entre Francia y Austria, se determinó que las Deudas adscritas
al reino Lombardo-Veneto, conforme á

tan días de gloria, conseguida merced á su prodigiosa concepción.
Ha pasado la calle de amargura su¬ friendo caídas y tropiezos en donde de¬ bía esperar alientos y protección, pero aún no ha sido crucificado, aún respira y con él España entera, especialmente este pueblo en donde tiene sus mayores
afecciones.
No ha sido sólo, nos decía, el obstá¬
culo de la materia el que me ha aca¬ rreado sinsabores; éste al fin y al cabo el tiempo se encargó de vencerle, ha si¬ do, triste es decirlo, españoles que están
dando en estos días muestras de su des¬
pego á la patria. Una mano oculta que todos conoce¬
mos, pero que nos abstenemos de nom¬
brar, le ha acarreado infinidad de difi¬
cultades y hasta le ha amenazado (ver¬ gonzoso es confesarlo) con ser tratado como el más loco anarquista si persistía en el hermoso proyecto de salvar á su querida España.
Medidas tomadas en estos tiempos de egoísmo del poder, por quien puede ha¬ cerlo, han impedido sea realizado antes lo que todos ansiamos. Ofertas, abrazos, entusiasmo delirante, produjo en el pri¬
mer momento en las esferas del Gobier¬
no la noticia del resultado de un traba¬
jo no recompensado todavía y debido á nuestro paisano. El toxpiro Daza fué

los precedentes del Tratado de Zuricli, permanecerían agregadas á la posesión 'del territorio cedido, y serían fijadas ul¬ teriormente por comisarios especiales, designados á este efecto por los empe¬ radores francés y austríaco.
Posteriormente, en 7 Diciembre de 1866, se concertaron Francia é Italia
para arreglar el pago de la Deuda pon¬ tificia, descargando á la Santa Sede de úna parte de aquélla, cuyo servicio co¬ rrió en adelante á cargo de Italia, y, en fin. por el Tratado de Berlín de 13 de Julio de 1878, tanto Bulgaria como Ser¬ via y Montenegro, declarados indepen¬
dientes, hubieron de satisfacer una par¬
te de la Deuda pública otomana. Hay otros ejemplos que nos tocan
más de cerca y que no son menos elo¬ cuentes que los anteriores, los relativos á las repúblicas hispano-americanas.
Al declararse éstas independientes, {algunas, como Chile, Méjico y Costa Rica, entre otras, se apresuraron á efec¬
tuar el reconocimiento de las deudas
que pesaban sobre sus cajas, reconoci¬ miento que ratificaron al celebrarse más tarde los oportunos Tratados de paz y amistad, y otras, como Ecuador, Vene¬ zuela, Nicaragua, etc., efectuaron el re¬
conocimiento al reanudar sus relacio¬
nes con la antigua metrópoli. Despréndese de aquí una enseñanza,
y es, que la deuda particular, privativa, personal, por decirlo así, de los territo¬ rios cedidos, ha permanecido siempre agregada á éstos y ha seguido sus cambios de nacionalidad; y que cuando lo cedido no ha tenido deuda indepen¬ diente, se le ha cargado una parte pro¬ porcional de la Deuda pública del Esta¬
do cedente.
Cuba tiene su Deuda propia, y si no pretendemos que cargue con una parte de la Deuda pública del estado español, aunque aquélla podría equiparse á la de las provincias peninsulares, queremos, si y, sobre esto es preciso que el Gobier¬ no gestione con toda eficacia, que res¬ ponda de lo que particularmente debe y que no se imponga á la nación una car¬ ga superior á sus fuerzas.
Lo único que acerca de esto cabe dis¬ cutir, en último extremo, es si lia de
responder Cuba ó la Península de la
deuda contraída durante la última insu¬
rrección, aunque podría sostenerse que corresponde á la gran Antilla la respon¬ sabilidad total de las obligaciones con¬ traída» hasta el momento en que se de¬ clare la independencia ó se pacte la ce¬ sión, ó cuando menos hasta el día en
que se declaró la guerra por los Estados Unidos. Más éste es punto que exige mayores desarrollos del que hoy nos parmite el espacio de que disponemos.
D. Manuel
De El Diario de teda copiamos el si¬ guiente artículo:
«Hemos tenido el placer de estrechar la mano al hombre del día, al en quién
todos confiábamos nuestra ventura, á

en un principio la salvación de la pa¬ tria, según le dijo el mismo SivSagasta. y sin que se sepa á que atribuirlo,
ese medio salvador de nuestro decoro se
desprecia. Las ofertas, los abrazos, las
energías y los entusiasmos todos del
Gobierno, liánse traducido en pocos
días en el más profundo desaire y el más completo desdén por no decir el más inicuo castigo.
De las palabras de nuestro amigo he¬ mos deducido que dentro de poco tiem¬ po. días nada más, habrá demostrado á
los incrédulos, á los que de él descon¬ fían. que su palabra ha sido coronada
con el éxito de la obra.
A la hora presente y merced ni cariño y protección que dispensan los verda¬ deros españoles, se estará preparando la obra que ha de coronarle y conseguir sea su nombre esparcido con entusias¬
mo por el mundo entero.
Y acerca de los detalles del invento,
el Sr. Daza corespondió con su habi¬ tual cortesía, á la legítima curiosidad
con que le manifestamos al suplicarle nos expresara aquellos que sin menos¬ cabo del secreto que es necesario guar¬ dar, fueran bastantes para dar una idea del tóxpiro.
El modelo de aparatos que se presen¬
tó en el ministerio de Marina es de un
alcance aproximado de 10.000 metros, siendo fácil dárselo mayor, hasta el punto que se desee.
La fuerza destructora es equivalente
á la que representa la caida sobre un
punto determinado de 400.000 kilogra¬ mos de peso; ó de otro modo, produce el mismo efecto que el que causaría la caida de 20 vagones, cargados con sus 10.000 kilos correspondientes. En cuan¬ to á la velocidad del proyectil es apro¬
ximadamente de 400 metros por se¬
gundo.
Dice que su invento se funda en prin¬ cipios científicos conocidos, pero cuya aplicación es completamente nueva.
Tiene el Sr. Daza seguridad absoluta en el éxito de sus trabajos. Antes de ir últimamente á Madrid, hizo 42 expe¬ riencias en Guadix, que le dieron un resultado excelente, por lo que quedó plenamente convencido de lo acabado y perfecto de su invento.
Se están construyendo cien proyecti¬ les, y la semana próxima se verificarán las pruebas en Madrid.
Otros detalles de menos importancia ya son conocidos del público y no cree¬ mos necesario repetirlos.
Como dato curioso, nos dijo nuestro respetable amigo, que en Madrid se le presentaron dos ingleses, suplicándole les dejara obtener fotografías y planos del aparato. El Sr. Daza se negó á acce¬ der á tal pretensión, alegando que el invento no le pertenecía, desde el ins¬
tante que lo presentó al Gobierno, que si querían realizar sus propósitos acu¬
dieran á él.
Esto habla muy bien con respecto al patriotismo del inventor.»

nuestro querido amigo y paisano don
Manuel Daza.

Los restos de Colón

El cariño de la familia pequeña le ha hecho abandonar por un momento el que siente hacia la grande,
Poco tiempo tuvimos la satisfacción de estar á su lado, pero ese sólo bastó para que abrigáramos con más firmeza el convencimiento de que aún nos res¬

Desconsolador es que la prensa espa¬ ñola se vea compelida por la fuerza irre¬ sistible de los acontecimientos á llamar
la atención del Gobierno, del mismo Go¬
bierno que en tan amargo trance nos ha
puesto, sobre un asunto cuya sola enuiiciución herirá tan viva y honda¬

mente el alma de quien lleve en las ve¬ nas sangre española, que acaso sea esta herida más dolorosa que otra alguna, con ser tantas y tan crueles las que á menudo, en estos días aciagos, ponen á dura prueba la resignación y la fortale¬ za del espíritu nacional.
Se trata ya de recoger lo último que nos queda en la ingrata y traidora tie¬ rra que descubrió Colón por Castilla y para Castilla: se trata nada menos que de restituir á España, á esta generosa y desventurada Metrópoli que llevó la ci¬
vilización cristiana al Nuevo Mundo, los restos del insigne Almirante descu¬ bridor de América. De ello se ocupa la
prensa de Madrid y de provincias, por¬ que á la altura áque han llegado los asuntos de la guerra, no hay para qué hablar con ambajes y rodeos de la pér¬
dida de Cuba. Andan ahora discutien¬
do si se la debe declarar independiente
ó anexionarla á lo» Estados Unidos: lo
que no se discute es que la Perla de las Antillas dejará de ser española.
Por eso nosotros unimos nuestra voz
á la de los colegas que levantan la suya para que el Gobierno se haga intérprete y cumplidor del legítimo deseo, natu¬ ral en toda alma genuinamente españo¬ la, de que no queden en poder de los infames enemigos de España los glorio¬ sos restos del inmortal marino genovés que, amparado y protegido por nues¬ tros Reyes Católicos, á la sombra de nuestro pabellón, en naves construidas con maderas de nuestros bosques y tri¬ puladas por hermanos nuestros, fué un
día á sacar de las tinieblas de la barba¬
rie ese mismo Continente de donde aho¬
ra nos arroja la codicia, ayudada de la traición y de la ingratitud y de la per¬ fidia más monstruosas que han deshon¬ rado á los pueblos en el transcurso de los siglos.
Por eso hacemos nuestras estas frases
de El Correo Español: «Llegará un día, quizás no muy leja¬
no. en que el heroico ejército que ha
combatido allí tan duramente durante
tres años, tendrá que evacuar aquel te¬ rritorio que dominamos más de cuatro cientos. Las víctimas que las guerras
coloniales nos han costado, la sangre
vertida, los tesoros gastados, no pueden volver á la madre pátria. En Cuba sub¬ sistirá por muchos años, quizás eterna¬ mente, el espíritu español, pero sólo el espíritu. Todo lo demás ha de volver á nosotros como triste despojo de estos
desastres.
Una de nuestras más grandes glorias, de las más legítimas, está personificada en el primer almirante Cristóbal Colón, á quien se debe la invención del Conti¬ nente de que poco á poco nos hemos ido desprendiendo.
Sus restos, que hoy se guardan en la catedral de la Habana, no pueden, no deben quedar en poder de los yankées ni en el de los traidores separatistas. Son de España, á España pertenecen, de ella salieron y á ella deben volver.
Con este ejército que ha de regresar, con cuanto genuinamente español aban¬ done por siempre á Cuba, deben venir los restos de Colón, amparados por la bandera de España, á la que su genio
donó un mundo.
Piense en esto quien debe, y no aban¬ done la prensa el pensamiento, que es
caso de honra nacional.
Prepárese digno y definitivo mausoleo á esos restos donde mejor parezca.
En la provincia de Huelva, á cuyo monasterio de la Rábida, llegó el marino oscuro á encontrar la primera esperanza y de cuyo puerto de Palos partió para el primer viaje. En Salamanca, donde ex¬ plicó sus teorías. En Granada, donde lo¬ gró el objeto de sus ansias. En Barcelo¬ na donde triunfante y glorificado de¬ sembarcó de su primera expedión. En Vnlladolid, donde murió. En donde quiera, pues España toda está llena de sus recuerdos y de sus glorias.
Lo esencial es que lo único que nos queda, que vale tanto como toda Amé¬ rica, los restos de Colón, no se queden en aquella tierra de ingratos.»
Tribuna pública
Sr. Director del Sóller.
Muy Sr. mió y de mi mayor conside¬
ración: No dudando dará cabida en las columnas de dicho semanario á las si¬
guientes líneas, le dá anticipadas gra¬ cias su affmo. s. s. q. s. m. b.
Gabriel Víllalonga.
Consecuente en los ofrecimientos que
hice en mi anterior remitido, y toda vez que Pedro Antonio Bernat. á elec¬
ción de quién dejé la forma de prose¬

guir el débate pendiente se muestra partidario de la prensa, á ésta acudo también porque ni me arredra la publi¬ cidad, ni las habladurías del comuni¬
cante, ni tampoco el lenguaje por él empleado. Más no significa esto intente seguir sus huellas, ora porque estas son peculiares de los que se hallan despro¬ vistos de razón, ora por ser impropias
hasta de los medianamente educados.
No entraré, pues, en el terreno personal no obstante las provocaciones de Ber¬ nat. Nada me importan sus calificativos, ni menos el concepto que le merezca. Digo mal: sus censuras, sus críticas,
sus chispas insultantes que se permite
en sus desahogos, son para mi adula¬ ciones, por manera que sentiría viva¬
mente hubiese sucedido lo contrario. El
desprecio por tanto es la única respues¬ ta que doy. Confieso no puedo luchar
con él en ese terreno: las armas son
desiguales. Lo confieso francamente.
¿Porqué nó? Yo no sé ni quiero explotar á los incautos de Sóller, exigiéndoles
cinco céntimos de peseta, aunque usu¬ fructuó la finca «Can Gomila», para permitir el paso por la misma el dia dos
de Agosto y después invertir su produc¬
to en una noche buena. Esto estuvo re¬
servado al carácter de Bernat en el año
último. ¿No lo recuerda el pueblo de Sóller? En consecuencia prescindiré de cuanto sobre el particular se lee en el comunicado que voy á contestar. Diré solo, que cuando alguien se propone
tachar la conducta de otro, ó lo hace
caprichosamente ó con datos bastantes.
Invito en su virtud á Bernat á que con¬
crete estos, si en efecto los posee; de no efectuarlo dará una prueba inequivoca de que carece de ellos.
No menos pasaré por alto el tan caca¬ reado embargo del pan. Comprendo muy bien que éste es el alimento más indis¬
pensable de la vida, pero como siempre he oido decir á personas profesionales que todo exceso es perjudicial, temo á la verdad muy mucho que el pan de Bernat llegue á producir una indiges¬ tión hasta á los lectores del Semanario, y, francamente, no quiero asumir yo la responsabilidad.
Pasando ahora á otro orden de consi¬
deraciones, y ya que Bernat vá desvián¬ dose de tal modo, que dentro poco ha¬ bría desnaturalizado por completo el asunto, conviene precisar de nuevo el punto de la polémica. ¿Que se propuso aquel en su primer comunicado? ¿No era su objeto hacer ver que el embargo
llevado á efecto era notoriamente exce¬
sivo? Pues bien. Si éste era el fin que le guiaba, como creo, huelga todo lo de¬ más. En mi remitido patenticé lo con¬ trario y á Bernat incumbía al contes¬ tarme desvirtuar, cuando menos, mis aseveraciones; y esto, no obstante, ¿Que argumentos hace valer para conseguir¬ lo? No ha combatido ni ocupádose si¬ quiera, puede decirse, y por lo mismo queda subsistente, cuanto afirmé res¬
pecto á los frutos de «Can Gomila», al crédito de setenta pesetas, álos muebles y semovientes embargados y al crédito hipotecario que gravita sobre «Can Tam¬ bó». Limitase á decir que esta tierra con casa vale dos mil quinientas pesetas y que la cantidad que debe pag’ar no ex¬ cede de cuarenta y cinco. La discrepan¬ cia queda, pues, reducida á estos dos
puntos y una vez encerrado el debate dentro esos límites, pocas palabras bas¬ tarán en apoyo de mi aserto.
No acepto el valor dado por Bernat á su finca y me reservo convencer de lo
contrario á los lectores de este semana¬
rio, luego que venga el justiprecio de
aquella. Supóngase, pero, aunque por
un momento, que @1 inmueble de refe¬ rencia tenga el valor que le fija el co¬ municante. Puesto á pública subasta
puede rematarse por las dos terceras
partes; dedúzcase la suma porque fué
hipotecada, con el importe d« los dos
últimos años de intereses ultra de la
anualidad corriente, que en junto no
bajan de mil cuatrocientas pesetas; pa¬ gúense las costas causadas, que hoy es imposible calcular, y véase que residuo deja. Y si desgraciadamente sucediese, como es probable, fuera el acreedor
hipotecario que instase judicialmente
la venta, cuyo procedimiento que debe¬
ría seguirse acarreara más de mil pese¬ tas de costas, aparece más claro que la luz del dia que dicho acreedor no co¬
braría siquiera la mitad de su crédito.
Tampoco puedo aceptar el valor del carro que entregué á dicho aparcero; mientras que lo alegado por éste en de¬ mostración de aquel, se disipa tan fᬠcilmente como el humo al menor soplo.
Dijo que el expresado vehículo, después de recompuesto, fué tasado en veinti¬
cinco pesetas por un maestro carpinte¬ ro. ¿Quién asevera que el carro que Ber¬

nat hiciera recomponer fuese el mismó que de mí recibió? Esto es lo que falta sa¬
ber. Por otro lado, el dictámen ó tasa¬
ción á que se alude, ¿Fué imparcial ó apasionada. Lo único que podrá decir tal vez ese carpintero á que se refiere el comunicante, será que éste le presen¬ tó un carro, que valoró en veinte y cin¬ co pesetas, pero de esto no se deduce la identidad indispensable del último y el de mi propiedad. La argumentación contraria, por tanto, carece de sólida base. La resultancia de autos y disposi¬ ciones legales, á lasque hubo de ceñirse el Juzgado al decretar el embargo, son las que imperan en la materia, no los
chismes ni las cabilosidades de Bernat.
Queda asi confirmado lo que senté en mi remitido del 27 del próximo pasado Julio. El embargo que se trabó es defi¬ ciente y del deber de Bernat es destruir, si le es dado, mis razonamientos.
Habla el comunicante de una plagueta que pone á disposición de los lectores del Semanario, de la cual dice trascribe varios párrafos, pretendiendo demostrar con ello llevo percibido una buena parte del importe de los frutos que me corres¬ pondieron en los anteriores años agrí¬ colas. Oculta empero Bernat lo que es preciso no desconocer.
El citado aparcero llevaba en efecto la indicada plagueta y en ella anotaba, ó mejor dicho hacía anotar, porque no sa¬ be escribir aunque sus comunicados aparezcan con una firma que expresa su nombre y apellido, lo cual no deja de ser muy anómalo, las partidas que su
libérrima voluntad le dictaba. Partiendo
de aquellos mismos datos se averiguaba la parte á mi correspondiente, hacién¬
dolo así constar, como también la can¬ tidad que en dinero recibía. Sucede em¬
pero que aquellos datos distan muchísi¬
mo de ser exactos. Bernat supo aprove¬
charse de mi larga ausencia, dejando de continuar las partidas de más importan¬ cia, y de ahí que no haya llegado á per¬ cibir, no el cincuenta, si que ni el vein¬ ticinco por ciento. Poseo pruebas cum¬ plidas de que el comunicante extrajo con frecuencia para Palma, Alaró, Santa María y otros pueblos, crecidas canti¬ dades de fruta, que no figuran en la plag'ueta y cuyo importe cobró y retie¬ ne indebidamente. Siendo esto cierto, como lo es, ha de convenirse que los párrafos trascritos por el aparcero, no tienen la significación ó alcance que quiere darles, y que estuve en terreno firme al sentar que Bernat había perci¬ bido cuasi todos los productos de «Can
Gomila.» Si lo oculto representa mayor valor que lo reconocido por dicho apar¬ cero, cual así acontece; si de esto último no llegué á cobrar el cincuenta, en tan¬ to que quedó en deberme varias sumas, resulta evidente no he percibido el veinticinco del tota!, y lo que califica de cuentas no son tales, por las razones antedichas.
Dos palabras antes de concluir. Exis¬
ten verdaderamente en la finca «Can
Gomila», dos criaderos de naranjos, li¬
moneros y cerezos, pero, dadas sus con¬
diciones, tienen un valor insignificante.
Están á la vista. En cambio los naran¬
jos y nispereros que Bernat extrajo sin
mi asentimiento, ni darme cuenta, ni pagarme, sobre lo que tengo también
sobrada justificación, importan una cantidad respetable. El juicio ó juicios que quizás sobrevengan pondrán más
en claro la certeza de ello.—Sóller 8 de Agosto 1898.
Gabriel Villalongu.
Crónica Local
D.a María Joy y Sader, esposa do
nuestro antiguo y particular amigo don Antonio Joy y Joy, que poco há llegó á esta procedente de Puerto-Rico
con una preciosa niña de cinco meses de edad, hija única, con objeto de ver si el cambio de aires y de clima curarían
la grave dolencia que padecía, experi¬ mentó el domingo último la profunda pena de perder el angelito que era todo
su encanto.
A tomar parte en el dolor de la atri¬ bulada madre y demás familia acudió puede decirse todo el pueblo, tan nume¬ rosa fué la concurrencia de amigos y conocidos que en la casa de D. Juan Joy, en la que había ocurrido la defun¬ ción, desfilaron delante de aquellas para prodigarlas frases de consuelo.
Acompañárnoslas también nosotros en el sentimiento y enviamos además nues¬
tro pésame al padre de la trema cria¬
tura, ausente, y á estas horas todavía

2¿

ignorante de la pérdida de su querida
hija.
Por la Alcaldía de este pueblo se han
publicado varios bandos durante la se¬ mana que fine hoy. El primero, conte¬ niendo las disposiciones dictadas poi el
Sr. Gobernador civil de esta provincia
que vieron la luz en el Boletín Oficial
en su número 4922 correspondiente al 4 del corriente mes, á las que se dió ca¬ rácter local, se hizo público el domingo
último.
El segundo, que se circuló el mismo dia, va encaminado á cortar los abusos que tiempo ha vienen cometiéndose en esta localidad por los pastores que sin tener comprados los pastos de infinidad de propiedades y sin permiso, antes al contrario muy á disgusto de los dueños
de las mismas, conducen á ellas sus ha¬
tos de cabras para que pasten á su sa¬ bor, sin respetar los árboles, ingertos, ni hortalizas, y causando incalculables
perjuicios. En dicho bando se dispone con gran acierto que no se permita la

el conocido dentista Sr. Casasnovas, en la que fue cumplimentado por los seño¬ res Alcalde, Primer Teniente, Secretario
del Ayuntamiento y otras personas vi¬
sibles del pueblo, á quienes recibió con su peculiar amabilidad, y emprendió lue¬ go viaje de regreso á Palma por la carre¬
tera del Coll.
Deseamos haya sido grata al Sr. Guzman y distinguidos compañeros la hi¬ giénica excursión de que acabamos de
dar cuenta.
Un muchacho que el miércoles por la
mañana tuvo la ocurrencia de cortar
sobre una de sus rodillas un pedazo de
caña de azúcar, tuvo la desgracia de que resbalara el cuchillo ó de que fuera más cortante de lo que él creía y le causara una profunda herida en la parte
inferior del muslo derecho. Llevado á la farmacia del Sr. Torrens
practicó al infeliz la primera cura el
facultativo Sr. Pastor, y según hemos sabido después sigue el herido relativa¬
mente bien.

por lo que á nosotros nos ha afectado la irreparable pérdida, del que •xperimentan los amigos de su mayor intimidad. Al rogar, pues, al cielo por el eterno
descanso del alma del finado, pedírnosle
resignación y consuelo para los que le lloran, á quienes enviamos la expresión de nuestro más sentido pésame.
Enviárnosla igualmente á D. Gabriel Reinés y familia, á quienes ha sorpren¬
dido últimamente una noticia no menos
fatal que la de que hemos dado cuenta en la gacetilla anterior: la de que su querido hijo Gabriel, residente en San Juan Bautista de Tabasco (Méjico) des¬ de hacia ya algunos años, después de una enfermedad que le tuvo postrado diez y ocho dias habia dejado de existir el dia 11 de Julio último, dejando incon¬
solable á su hermano D. Bernardo, que cerró sus ojos, y sumamente afligidos á todos sus paisanos y á los muchos indí¬ genas á quienes le unia franca y estre¬
cha amistad.
La muerte del Sr. Reines fué muy

lia, nuestros antiguos y estimados ami¬ gos los hermanos D. Antonio y D. Fran¬ cisco Pastor y Bauzá, y esposas respec¬
tivas. Dárnosles la bienvenida.
La prensa de la capital nos trajo ano¬ che en su sección telegráfica agradables noticias que tiempo há desean todos los sollerenses sin excepción y de una mane¬ ra especial cuantos tienen en las Anti¬ llas algún ser querido: la de que dentro de pocos días se suspenderán las hosti¬ lidades con objeto de gestionar las con¬ diciones accesorias para la paz, puesto que las principales, las más importantes, quedan ya en principio aceptadas por los Gobiernos de ambos estados belige¬
rantes.
Quiera Dios que así sea, única mane¬ ra de despertar en muchos españoles la esperanza de mejores tiempos, de un porvenir más risueño para nuestra que¬ rida pátria, y única manera de devolver á infinidad de familias de este pueblo su perdida tranquilidad.

dispuesto en el art.o 155 de la ley muhí™
cipal vigente, se procedió á la distribu¬ ción de fondos por capítulos para satis: facer las obligaciones del corríeíúte mes'.
Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial— Al anoche: cer de hoy solemnes completas en honor de San Joaquín.
Mañana, dia 14, fiesta en obsequio del Santo; á las 9 y media horas y la misa mayor con sermón por un Padre de la Compañía de Jesús; por la tarde víspe¬
ras y al anochecer completas en prepa¬
ración á la festividad de la Asunción dé N.a S.a, y la rogativa.
Dia 15, fiesta solemne del misterio del dia, á las 9 y media horas y la misa mayor con sermón por el Rvdo. señor Ecónomo; por la tarde vísperas, proce¬ sión y rogativa al anochecer.
En la iglesia de San Francisco.—Ma¬ ñana, dia 14, por lá tarde, continuará el septenario dedicado á N> S.a de lo¿
Dolores.
Dia 15, reunión general para los ter¬ ciarios con sermón por D. Ramón Co¬ leen, Pbro.

entrada de dichos animales en ninguna

sentida en la importante ciudad mejica¬

finca sin el correspondiente permiso del El telégrafo nos ha comunicado esta na en donde, dedicado al trabajo, se ha¬

propietario, y que cada uno de aquellos semana tristes nuevas. Primeramente la bia propuesto labrar una fortunita que
debe llevar un cencerro ó campanilla, y aguda enfermedad que aquejaba á nues¬ le permitiera á su regreso pasar con

un bozal además al atravesar la pobla¬ tro distinguido paisano y queridísimo holgura su vejez en este su querido pue¬

ción, y que serán los contraventores amigo D. Jaime S. Guardiola; diaria¬ blo natal, y de ello fué prueba el lucido

castigados con fuertes multas.

mente nuevos detallas del curso de ésta, entierro y el suntuoso y concurrido fu¬

El tercer bando se publicó el martes y últimamente el funesto cuanto temido neral que en sufragio del alma del fina¬

para anunciar al vecindario que termi¬ desenlace, que ha dejado consternados á do se celebró en la Catedral, y á cuyos

nados los repartimientos de la contri¬ sus numerosos amigos, y hasta á los que, actos se habia invitado por medio de

bución territorial sobre las riquezas sin haberle jamás tratado, sentían por él esquelas de luto que suscribieron 56 so¬

rústica, pecuaria y urbana de este pue¬ vivas simpatías. El Sr. Guardiola, vícti¬ llerenses residentes en aquella apartada

blo correspondientes al actual año eco¬ ma de una pulmonía fulminante, falleció, población.

nómico, estarán de manifiesto en la Se¬ en su residencia de Madrid, en la noche Reciba el alma de nuestro estimado

cretaría del Ayuntamiento á efectos de de anteayer, á cosa de las once, rodeado paisano el galardón de los Justos.

reclamación por espacio de cuatro dias de su amante familia, si se exceptúa el

á contar desde la inserción del anuncio anciano padre que aquí reside y á quien Dos meses y Veintiun dias tardó en

en el Boletín Oficial de la provincia.

se comunicó ayer la fatal noticia.

llegar á su destino una carta que en

No es necesario decir mucho en obse¬ Marzo último fué echada en el buzón

A horas de itinerario entró en este quio de nuestro ilustre paisaao, de todos de correos de este pueblo, dirigida al

puerto y salió del mismo el lunes el va¬ por correo Lulio, siendo portador de la balija, algún pasaje y carga; y el León de Oro, que habia fondeado el domingo por la mañana, salió de nuevo para Bar¬ celona y Cette el miércoles a! anochecer.
Este y dos entradas y salidas del re¬

los sollerenses conocido y de la generali¬ dad de ellos estimado; su amabilidad y su noble corazón dejaban por donde pa¬ sara reguero de favores, y sus interce¬ siones, siempre valiosas, no pueden me¬ nos de haber dejado en todas partes mu¬ chos agradecidos. En Sagua la Grande

pueblo de Mariel, provincia de Santa Fé, en la República Argentina, lo cual y los muchos extravíos de que te¬ nemos noticias son una prueba más del
gran desbarajuste que ha causado la guerra, en especial en el ramo de comu¬
nicaciones. Como dicha carta llevaba en

molcador Constante, ha sido el movi¬ (Cuba), donde pasó los mejores años de el sobre una marco de la Administra¬

miento de buques á vapor en nuestro su vida dedicado al comercio, lo mismo ción de Correos de San Francisco de

puerto durante la semana actual.

que aquí y que en la Corte donde había

fijado Ultimamente su residencia para

La primera de las entradas del vapor- mejor llevar la representación de la im¬

cito Constante verificóse al anochecer del portante casa Noriega y Comp.a de Cá¬

sábado, y habiendo llegado el mismo dia diz, su clara inteligencia y vasta ilus¬

de incógnito el señor Gobernador civil, tración le habían abierto todas las

D. Victoriano Guzmán, á bordo del i puertas, y en la alta sociedad le habían

mencionado vapor salió á la madrugada alcanzado amistades de valia, que culti¬

California, probablemente había ido á parar á Manila y desde este punto á San Francisco, para atravesar por tierra
toda la América del Sur; es decir, que no seria extraño de que antes de llegar á manos de nuestro amigo, á quien iba dirigida, hubiera dado la vuelto al
mundo.

del dia siguiente en compañía del señor vaba con exquisito tacto, gozando do
Casasnovas, propietario del buque, y de ! quiera fuera la consideración y el aprealgunos otros amigos de su intimidad, 1 ció de cuantos le trataban.

Y gracias todavía que la recibió; de otras importantísimas no se ha acusado
aún recibo.

dirigiéndose al Torrent de Pareys. De la Joven aún baja al sepulcro nuestro

excursión marítima regresó nuestra pri¬ i amigo; nos hacemos cargo del dolor in- Procedentes de Ponce (Pueftó-Rico)

mera autoridad civil por la tarde del i menso que en estos momentos rebosa del llegaron á ésta, dias pasados, con objeto

domingo, descansó pocos momentos en corazón de su amante esposa, de sus de pasar en su pueblo natal una tempo¬ la casa que en la calle del Mar posee i queridos hijos, de su anciano padre, y, rada al lado de su madre y demás fami¬

EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 4 de Agosto
De seguuda convocatoria se reunió el Ayuntamiento en la noche del expresa¬ do día para celebrar la sesión ordinaria de la anterior semana, bajo la presiden¬ cia del Alcalde, Sr. Serra, y estando presentes los conceles Sres. D. Guiller¬ mo Alcover, D. Jaime Antonio Mayol, D. Antonio Palou y D. Andrés Oliver.
Acto seguido se dió cuenta del dicta¬ men emitido por el Sr. Ingeniero encar¬ gado de la carretera de Palma á este puerto referente á la solicitud de cons¬
truir una casa en el kilómetro 31 de la
mencionada carretera, que presentó don Antonio Castañer y Fontanet; y del que
ha emitido la Comisión de Obras acerca
de la petición de que se le permita hacer obras en la pared de cerca del huerto nombrado Ca ‘s Jay Raf'el, lindante con el camino de Fornalutx, que elevó á la Corporación municipal el vecino D. Pe¬ dro Antonio Rullán y Arbona. Acordó el Ayuntamiento aprobar dichos dictáme¬ nes, según los cuales se coúcede el per¬ miso al primero de los mencionados so¬ licitantes, y se deniega á eáte último.
A solicitud de D. Pedro Sugrafles y Aixclá acordóse darle de baja, á él y fa¬ milia, en el padrón de los habitantes de este término, por haber fijado su resi¬
dencia en el distrito de Sans de la ciu¬
dad de Barcelona.
Se acordó satisfacer 70‘50 pesetas con cargo al capítulo de Imprevistos por
el menaje de la escuela dominical esta¬ blecida en esta localidad bajo la direc¬
ción de las socias de San Vicente de
Paul, y que se comunique á dicha aso dación qu'e no considera prudente la Corporación el contribuir en lo sucesivo al sostenimiento de la citada escuela, to¬ da vez que no se ha conseguido el resul¬ tado que aquella se proponía.
Para el ingreso de los mozos en Caja, del actual reemplazo, se acordó nombrar
comisionado á D. Amador Canals y Pons.
Por último, en cumplimiento, de lo

Registro Civil

Nacimientos. Varones 2.—Hembras Ó.—Total 2.
Matrimonios.
Ninguno.
Defunciones
Dia 6.—María Joy Joy, de 5 meses;
calle de Buen Año.
Dia 7.—Lucas Coll Rosselló, de 7 meses, calle del Pastor.
Dia 7.-— Bernardo Frau Gambins, dé
15 meses, Can Bassó. Dia 10.—D.a María Arbona Morey;
de 82 años, viuda, Alquería del Conde;
min-ir-r i Q 11 un n
MOVIMIENTO DEL PUERTO'

Em lía ac ación Os fon dea d as

Dia 6.--De Marsella, en 2 días, laúd!
Buenaventura, de 36 ton., pat. D. An; tonio Magraner, con 6 mar. y lastre.
Dias 6 y 11.—De Palma, en 10 horaé
vapor Constante, de 13 ton., cap. don?1 B. Palmer, con 9 mar. y piedra.
Dia 7.—De, Cette y Barcelona, en 1$
horas, vapor León de Oro, de 278 tone¬
ladas, cap. D. G. Mofa, don 15 mar. y1
efectos.

Dia 8.—De Barcelona, en 10 horas.

Vapor Lulio. dé 405 ton., cap. D. P. Au-

let, con,29 mar. y efectos.

Dia 10.—De
.

Palma,

en

1

dia, laúd

Cristina, de 16 ton., pat. D. G. Pujol;

con 6 mar. y lastre.

e¡\\í marcaciones despacha d as

Dias 6 y 11.—Para Palma, vapor Constante, de 13 ton., cap. D. B. Pal-'
mer, con 7 mar. y piedra. Dia 6.—-Para Valencia, laúd Terrible
Pastor, de 18 ton., pat. D. F. Lacomba/ con 7 mar. y lastre.
Dia 8.—Para Barcelona, vapor Lulio,
de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con 29*
mar. y efectos. Dia 10.—Para Barcelona y Cette, va¬
por León de Oro, de 278 ton., cap. doiV G. Mora, con 16 mar., pasaje y efectos.

25 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
puerta de la vocación, circunstancia indispensa¬ ble para desempeñar con fruto su delicado mi¬ nisterio; lo que sí sostendremos es, que muchos de los que motivan nuestras quejas, seguirían otra conducta si no se los exasperase con injus¬ tas exigencias y mala correspondencia.
Todos liemos contribuido ai mal; de nosotros ha de salir el remedio, que está en nuestra ma¬
no, y no queremos aplicarlo.
IV
¿Es fácil variar el rumbo que se sigue en la
educación, de la niñez? nos preguntamos en el artículo anteior.
Mientras no cambiemos el actual orden de co¬
sas, todo seguirá por el mismo camino; y la educación moral y religiosa, ahora ya tan defi¬ ciente, acabará por no dar resultado alguno. Ha¬
gamos historia.
Todas las materias del ramo de primera ense¬ ñanza son objeto de la más atenta observación y
profundo estudio, si exceptuamos la moral y la
religión. En lectura son ya tantos los métodosinventados para facilitar su pronto aprendizaje, bien sea por el deletreo, bien por el silabeo, que
pueden formar una biblioteca. Los compendios dé aritmética, publicados con intento de allanar las
dificultades del cálculo, son todavía en mayor'
número. En caligrafía hasta se ha logrado en¬ señar á escribir sin maestro. Si la gramática va en zaga á todas estas enseñanzas, sabido es qué la Real Academia, por un egoísmo mal entendido estancando eí texto, en cierto modo cohíbe la emulación entre los aficionados á la lingüística.

ALGO SOBRE LA EDUCACION
Y, sin embargo de esta prohibición, no escasean los tratados que, sujetándose á la ley, allanan las dificultades á maestros y discípulos, mere¬ ciendo especial mención los cuadros gramaticalesdispuestos por el ilustrado Profesor D. José Rosselló, Licenciado en Filosofía y Letras, los cua¬ les, colocados en tela y arreglados en un basti¬ dor, hacen la enseñanza perfectamente intuitiva, fácil y agradable.
¿Podemos decir lo mismo respecto á textos dé moral y - religión, en los cuales se pongan estas
materias á los alcances de la niñez?
Los pocos ensayos que se han hecho en librosde lectura, si bién son dignos de elogio, no lle¬ nan este fin, ni sus autores se lo proponían tam¬
poco.
Confesemos que la Pedagogía en- este ramo se halla privada de libros que hagan intuitiva
la enseñanza que nos ocupa.
¿Q.iién tiene la culpa de que no- existan se¬ mejantes libros?
No nos hemos propuesto' acusar á nadie: nues¬
tra misión solo alcanza á indicar los males para
que se corrijan por quien corresponde. No queremos decir con esto que no existan-
buenos tratados de' Religión y Moral para la enseñanza superior, y nfucho menos que no ten¬ gamos excelentes compendios de doctrina cristia¬ na: el ordenado por nuestro compatricio el Ilustrísimo Sr. D. Bernardo Nadal, es inmejorable para la catequística' en maños de un bífeu teólod'o, que rara vez existe en laÚ escuelas primarias:
nosotros pedimos libros que ayuden al maestro'
y al nino; que hagan fácil la comprensión de la- misma doctrina? cristiana, porque esta ense¬

POR D. JOSÉ ROLLAD PBRO.
ñanza, para ser fructuosa, no debe ser mecánica ó material. Estos son los libros que' no existen á medida de la necesidad; porque los que hay no se hicieron para las escuelas primarias, falta que no deja de influir bastante en que la ense¬ ñanza de este ramo, dejando de ser intuitiva, se haga mecánica.
No importa que se nos diga que al niño toca
encomendar ei texto de la Doctrina á la memo¬
ria y al Párroco explicárselo, porque al clero co¬ rresponde la enseñanza de la Moral y de la Re¬ ligión: lo tenemos muy bien sabido. Lo que no' vemos es que al niño se le dén estás explicacio¬ nes á los. alcances de su tierna inteligencia y á medida de la necesidad, ya porque en las. escue¬ las los padres no se manifiestan exigentes, ya porque son en mayoría los que, si con urren á la escuela, su asistencia es tan interrumpida que se quedan coin-o si nunca la hubiesen frecuenta¬ do. Y si á esto añadimos que muchos padres, no sólo descuidan su deber, sino que hasta ignoran lo que deberían enseñar á sus- hijos, habremos
evidenciado la causa de la creciente desmorali¬
zación y corrupción de nuestra sociedad.
¿Qué puede hacer el joven al entrar en eí
proceloso mar de las pasiones, si cuando-’ niño nú
se le enseñó el temor de Dios, hiriéndole la in¬
teligencia calí el rigor de la divina justicia, ni se le grabó en su mente la idea dé una vida' futura á la cual debe , seguir el premio' de' sus; Buenas obras ó el castigo de sus malas acciones?
Si es que' siga lá carrera de las' letras, será indiferente, ó lo que se lia dado en llamar libre¬ pensador, como si Dios hubiese dado al hombre' la. libertad- de escoger el culto que le dictara s#

S O L, JL E xl

lapoies Chorreos
SALIDAS
Lunes 2 tarde, para Barcelona (vía
^óller).
Martes 5 tarde, para Barcelona (di¬
recto). Miércoles 9 mafíana, para Ibiza y Va¬
lencia; y 2 tarde para Mahón (vía Al-
> eudia). Jueves, ninguna. Viernes 5 tarde, para Barcelona (di¬
recto). Sábados 9 mañana, para Ibiza y Ali¬
cante.
Domingos 2 tarde, para Barcelona fvia Alcudia).
ENTRADAS
Lunes 10 mafíana, de Barcelona (vía
Soller), y de Mahón (via Alcudia). Martes 9 mañana, de Ibiza y Alicante. Miércoles 9 mañana, de Barcelona (di¬
recto). Jueves 10 mañana, de Barcelona (vía
Alcudia). Viernes 2 tarde, de Ibiza y Valencia.

Sábados 9 mañana, de Barcelona (di¬
recto).
-Domingos, ninguna.
SERVICIO DIRECTO ENTRE MALLORCA Y MENORCA
De Palma para Mahón, los sábados á
las cinco de la tarde.
De Mahón para Palma, los martes á
las cinco de la tarde.
FERRO-CARRILES DE MALLORCA
Servicio de trenes para viajeros que re¬ girá desde el día 10 de Abril de
1898.
De Palma hasta Manacor y Felanitx. á las 7‘40 mañana, 2 y 6‘25 (mixto entre Empalme y Manacor y Santa María y Felanitx) tarde.
De Palma hasta La Puebla, á las 7‘40
mañana, 2‘30 y 6‘25 (mixto desde Em¬ palme) tarde.
De Manacor hasta Palma, á las 4
(mixto), 6‘30 mañana y 5*15 tarde. De Manacor hasta Felanitx y La Pue¬
bla, á las 6‘30 mañana y 5‘15 (mixto en los ramales) tarde.
De Felanitx hasta Palma, Manacor y

La Puebla, á las 6‘40 mañana, 12*15
(mixto hasta Sánta María) y 5*25 (mixto desde Empalme) tarde.
De La Puebla hasta Palma, Manacor
y Felanitx, á las 6*55 mañana, 1 y 5*25 (mixto hasta Empalme) tarde.

Puntos de parada y horas en que salen las diligencias - correos de la capital

para los pueblos del interior de la

isla:

Pueblos.

P. de parada.

HOIEtAS Salida Llegada

Andraitx. . . Pelaires 98

S‘ Arracó. . . Pelaires 98

Capdellá.

.

Santacilia
.

Calviá. .

.

Santacilia
.

Esporlas. . . P. del Olivar

Establiments. . P. del Olivar

Estallenchs . . P. del Olivar

Bañalbufar . . P. del Olivar

Puigpuñent.

P. del Olivar
.

Valldemosa. . San Miguel, 84

Deyá .

San Miguel, 84

Sóller. .

San Miguel, 80

Buñola. .

San Miguel, 80

Lluchmayor. . Bauló, 6

Santañy . . . Baúl ó, 6

Campos . . . Bauló, 6 Sansellas. . . P. de S. Antonio

Sta. Eugenia. . P. de S. Antonio

Felanitx . . . Mercadal, 13

Algaida . , . Mercadal, 13

Montuiri. . . Mercadal, 13

Porreras . . . Mercadal, 13

2 tarde 7 raañ.®

2

7*

2

8•

2

8.

2

9.

2

9•

2

9•

2

9•

2

9*

2

8•

2

8*

2

8•

2

8•

2

8*80 id.

2

8*30 .

2

8‘30 .

2

8‘30 »

2

8‘30 •

2

6 man.*

2

6•

2

6»

2

6»

MERCADOS DE MALLORCA
Se verifican todos los días de la sema¬
na: el lunes, en Manacor; el Martes, en Montuiri; el miércoles, en Sineu; el jue¬ ves, en Inca; el viernes, en Lluchmayor; el Sábado, en Palma; el domingo, en Binisalem, Pollensa y Sansellas.—En Pal¬ ma, siendo fiesta mayor el sábado, se traslada al viernes anterior, y siéndolo
el Jueves se traslada al miércoles el de
Inca, lo mismo que en la Semana Santa. El martes de esta misma semana hay mercado de ganado lanar en Binisalem.
Los jueves, viernes anteriores, interme¬ dios y posteriores á los días en que ce¬ lebran ferias en Inca y Lluchmayor no hay mercado.
—
FERIAS EN MALLORCA
ABRIL.—Domingo, 24, Sta. María. MAYO.—Domingo, 1, Sineu, (Pira de Maitx).—Jueves, 5, Inca, (Dijous bó). —Domingo, 8, Sóller y Felanitx.—Do¬ mingo, 15, Sansellas.—Domingo, 29, Ma¬ nacor y Binisalem.

JULIO.—Miércoles, 20, Felanitx.—* Domingo, 24, Manacor.
AGOSTO. —Domingo, 14, Sineu.— Domingo, 28, Felanitx.
SEPTIEMBRE.—Domingo, 18, Ma¬
nacor.—Martes, 27, Felanitx.—Jueves, 29, Lluchmayor.—Viernes, 30, Lluch¬ mayor, jiro.
OCTUBRE.—Domingos, 2, 9 y 16, Lluchmayor.—Domingo, 23, Inca y Fe¬ lanitx.—Domingo, 30, Inca.
NOVIEMBRE.—Domingo, 6, Inca. —Sábado, 12, La Puebla.—Sábado, 12, Alcudia.—Domingo 13, Muro y Pollen¬ sa.—Jueves, 17, Inca, (Dijous bó).—Do¬ mingos, 20 y 27, Binisalem.
ESTACIONES
TELEGRÁFICAS I TELEFÓNICAS EXISTENTES El BALEARES
TELEGRÁFICAS:—Alayor.—Alcu¬
dia.- -Andraitx. — Artá. — Ciudadela.—
Felanitx.—Ibiza.—Mahón.—Manacor.
—Palma.
TELEFÓNICAS: -Sóller.—Palma.

Los anuncios que se inserten en esta sección pagarán: Hasta tres inlercicnes á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta tinco inserciones á
tazón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas. El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de lineas
4e que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor. Lo* suscriptores disfrutarán una rebaja de na 25 ñor
ciento.

SERVICIO

DECENAL
ENTRE

El dueño del molino
de Can Gomila participa á sus pa¬ rroquianos y al público en gene¬

L’ UNION
Compañía francesa de seguros contra Incendios fundada en 1828

ral que de hoy en adelante solo Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬ pagarán para moler y cerner una SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬

por el magnifico y veloz vapor
LEÓN DE ORO

cuartera 3 reales y para molerla
solamente 2 reales.
Recíbense encargos en casa de D. Francisco Pomar, (á) Pollensí, plaza de la Constitución.
CURACION mla DIABETES ”

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas
Primas á cobrar .

10.000,000 Francos 8.705,000
74.287,038

Total .

92.992,038

elidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.
Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.

POR EL
VINO URANADO PEPSICO
DE
J. TORRENS, Farmacéutico

Capitales asegurados Siniestros pagados .

15.127.713,242

194.000,000

„

SEGURO BE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de

SENSÓL ER.—D. GuilermoBernat, cale del Príncipe n.° 24. EN BARCELONA.—Sres. Rosich Caries y
Comp.a, Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com-

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económi¬ co y de mejores resultados que sus simi¬

trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.
Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari-

\\mandant Samary-5.

lares del extranjero, está preparado con tana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.
todo esmero por procedimientos cientí¬

LA CATALANA
COMPAÑIA DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS Y EXPLOSIONES
AUTORIZADA POR REAL. DECRETO de 25 AGOSTO 1865

ficos bien experimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la eliminación del azúcar de glucosa en todas las per¬
sonas afectadas de la enfermedad deno¬
minada Diabetes.

♦Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta^ ♦Tinta carminOTinta para sellármete., etc.O
lia hay en venta en el establecimiento h&
BXÍICERXDAD-San Bartolomé-17-SQLLER.

"La Catalana,, asegura á prima fija contra incendios todas las pro¬ piedades, tanto muebles como inmuebles y mercancías que el fuego pueda destruir ó deteriorar, como así mismo los estragos causados por el RAYO ó por las EXPLOSIONES de todas clases, haya ó no
incendio ó combustión.
El importante desarrollo que ha obtenido esta Compañía se de¬
muestra por los siguientes datos: Capitales que ha garantido desde su fundaoión:
Total Pesetas 3,505.000,899*97.
Siniestros pagados desde su oreaoión
Tota! 4.260 siniestros que importan Pesetas 5.417,14^08
Capital social y reservas 30.000.000 Pesetas.

DIRECCIÓN GENERAL EN BARCELONA: Calle Dormitorio de
San Francisco n.° 5.—Director Gerente, D. Fernando de Delás. DIRECCIÓN EN MALLORCA: Calle de SeriKá n.° 21-1.°—Sub-
director, D. José Arbós Mestres.
AGENCIA EN SÓLLER: Plaza de la Constitución n.° 18.-1.° —
Agente, Salvador Elias Cap ellas.

SEGUROS DE VIDA

& SEGUROS MARÍTIMOS

POR EL

|j

POR LA

meo nuncio« mu. f coipié mmu-mui.

H>H¡ VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Contro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudoz.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens.
PANADERIA
DEL MORO VIEJO
DE
Bwñámé fkitafiif Bijá
SINDICATO 163—TAHONA N.° 48 PALMA DE MALLORCA
premiado con Medalla de Oro en la «Exposición Balear»-Sóller-I897
Esta antigua y acreditada pa¬
nadería envía semanalmente gran¬
des pedidos de pastas especiales para la villa de Sóller, como son: cocas, craspells, galletas y similares.
Se dá comisión á las tiendas
y vendedores.

liras de

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....

Ptas. Cts.
20‘00

INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí-
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica

1 *75

CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica . . .

2;50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas,
encuadernado en rústica .

1‘50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»

—San Bartolomé, 17—SOLLER.

LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO

"sociedad barcelonesa de guanos
BARCELONA
GUANO POMÉS-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
A 21 pesetas saco. Tomando ÍO sacos á
20 pesetas id.
DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE
D. MIGUEL COLOM CALLE DEL ISiR.-ISOLLER-(BaIe«res)

DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y radicalmente la Leucorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
TDTB XTBJNTA.: En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española, —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬
macia del Dr. Pelaez y Bermude&.—-Sóller, Far¬
macia de J, Torrens.

ú 9 Reales litro.
Se vende en casa de Pedro Antonio Pizá,—Calle
del Pastor,—SÓLLER.

BAHIA! IBD!lEEA LA SOL LEPENSE

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rlco).

DE
JOSÉ COlili

Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas
en toda la Provincia.

CERRERA y PORT-BOU (Frontera franco-espailola) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranias, frutas rrescas y pescado v,

VENTAS AL POR MAYOR SOLLEK—Imp. de «La Sinceridad»