Xill.—2.a EPOCA.—NUM. 692
Xill.—2.a EPOCA.—NUM. 692

SABADO 6 DE AGOSTO DE 1998

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóllhb: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR T DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN í ADMINISTRACIÓN:

luán Marqués y Arbona.

¿ Calle de San Bartolomé s.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. v
SnSSü;!ra¡>£E¡" g; g-jíAótt adjuntado
Números sueltos-OTO pesetas. Id. atrasados Ó’20 peseta*.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los qne tal Ueven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
LA COMIDA DEL PREFECTO
I
Aquel año habían tenido excelente
éxito las maniobras militares.
Los movimientos habían sido regula¬ res; no se había cometido la menor fal¬
ta, y el enemigo se había dejado vencer puntualmente.
La revista de honor que ponía térmi¬ no á las operaciones, había congregado á todas las notabilidades del departa¬
mento.
Después del desfile final, que terminó en medio de unánimes aplausos, disol¬ viéronse los grupos, y los oficiales li¬ bres de servicio se apresuraron á ir á ofrecer sus respetos á las señoras y á las hijas de los funcionarios públicos.
El Prefecto, que estaba conversando con un Magistrado, le abandonó de pronto al ver pasar al Coronel Verdelin.
—¡Buenas tardes, mi Coronel!—le dijo.
—¡Calla! ¿Es usted, Duclosoy? ¿Cómo va esa salud? ¿Y la señora?
—Bien, gracias. ¡Que hermoso día! —Sí; pero el sol es terrible. —No diga usted eso. Los coraceros
brillaban de un modo extraordinario.
Manda usted un regimiento soberbio. Creo que puede presentarse digna¬
mente en cualquier parte. —¿Y piensa usted permanecer aquí
mucho tiempo? —Mañana mismo salgo para París.
—Pues lo siento en el alma; Espero
que nos hará usted el obsequio de comer hoy con nosotros en la Prefectura.
—Imposible, amigo mío; no estoy presentable.
—¿Y eso qué importa? Mi mujer y yo estamos solos, y el agasajo no es cosa de cumplido.
—Acepto, pues, y voy á mi aloja¬ miento á lavarme y cepillarme. ¡Hasta luego!
—¡Hasta luego, mi Coronel!
II
El Prefecto, al separarse del Coronel Verdelin, tuvo la desgracia de encon¬
trar en el camino al Presidente del Con¬
sejo general, el cual le detuvo media hora; luego al Alcalde, y después al
Presidente del Tribunal civil, por cuyos
motivos llegó muy tarde á la Prefec¬
tura.
Acababan de dar las siete euando en¬
tró en su domicilio.
La mesa estaba puesta, y madame Duclosoy, que le esperaba con impa¬
ciencia, exclamó al verle:

—Te participo, Emilio, que me estoy
muriendo de hambre. Comamos en se¬
guida. SI Prefecto y su esposa comieron ale¬
gremente y con muy buen apetito, y después pasaron á una sala inmediata, donde Mr. Duclosoy encendió un magní¬ fico habano y su mujer se puso ¿ bor¬
dar.
A las ocho se oyó un campanillazo. —¡Una visita!—exclamó la Prefecta. —¿Quién será?—preguntó Mr. Duclo¬
soy.
A los pocos instantes se presentó un criado y dijo:
—Señor Prefecto, en el salón espera
un caballero.
—¿Quién es? —Lo ignoro, señor. Usa bigote y tie¬ ne aspecto militar. —¡Vive el cielo!—exclamó el Prefecto. —¡Nos hemos lucido! —¿Qué te pasa?—le preguntó Madame Duclosoy. —Que he encontrado al Coronel Ver¬ delin en la revista, que le he convidado á comer y que me he olvidado de la in¬
vitación. Pero á las ocho no se va á co¬
mer á ninguna parte.
—En París se come á esa hora.
—Y ¿qué vamos á hacer?
—Juan—exclamó la Prefecto,—dile al
cocinero que suba. A los pocos instantes presentóse éste
con su gorra en la mano. —Es preciso—le dijo Madame Duclo¬
soy—que prepare V. una comida en
media hora.
—Está bien, señora.
—Para tres personas. III
El Prefecto y la Prefecta se dirigieron
al salón. El Coronel Verdelin se levantó
y dijo: —Dispénsenme ustedes si me he re¬
trasado involuntariamente.
--Nada de eso—contestó la Prefecta; —no son más que las ocho. Cuando mi marido me manifestó que vendría usted á comer, me dijo que nos sentaríamos á la mesa á las ocho y media. ¿No es ver¬ dad, Emilio?
—Sí, Matilde.
Entablóse una animada conversación
sobre diversos asuntos, y al cabo de me¬
dia hora un criado anunció solemne¬
mente que la comida estaba á punto.
El Coronel dió el brazo á la Prefecta
y el grupo se trasladó al comedor. Al principio no se oía más que el rui¬
do de las cucharas y de los platos. El cocinero había improvisado una
excelente comida, de la cual se iban
absteniendo en lo posible el Prefecto y
su esposa.

—Vamos, Coronel—decía Mr. Duclo¬ soy,—un poco más de trucha.
—Está deliciosa; pero voy á reventar. —No sea usted hipócrita, Coronel; si no ha hecho usted más que probarla. —Pues venga la trucha; pero á con¬ dición de que ustedes también repitan. —Pues repetiremos. —Pero noto que ustedes no comen
casi nada. Tome usted, señora. Este
pastel está riquísimo.
—Gracias, Coronel. Mr. Verdelin se vió precisado á comer
por segunda vez de cada plato, sin po¬ der declararse jamás en retirada; pero,
como si tuviera noticia de la situación
de sus comensales, les obligó á que le imitaran en sus forzadas repeticiones.
Después del café el Coronel se retiró, invocando las fatigas del día.
Apenas hubo desaparecido, el Prefecto y la Prefecta cayeron rendidos en un so¬ fá tocaron un timbre pidieron dos tazas
de manzanilla. Cuando el Coronel se vió en la calle,
exclamó sollozando:
— ¡Bendito sea Dios!
IV
Al cabo de pocos dias el Prefecto tu¬ vo que ir á París. Al día sigtiente de su llegada encontró en la calle al Coronel
Verdelin.
—¡Buenos dias, mi Coronel!—le dijo al verle.—¿Como andamos de salud?
—No me hable usted de eso, amigo mió; aún no me he repuesto de mi en¬
fermedad.
—¿Qué le pasa á usted? —Pues bien. El dia que me convidó
usted á comer me olvidé de su invita¬
ción y á las seis eomí en mi alojamien¬ to. A las ocho fui á disculparme, cre¬ yendo que ya habrían ustedes comido; pero, en vista de que no rae atreví á de¬ cir nada y me resigné á pasar por todo. Ya comprenderá nsted que nadie resiste dos comidas seguidas.
—¡Calla! ¡Pues le pasó á V. lo mismo que á nosotros!—exclamó aturdido el
Prefecto.
A. Vely.
Sección Científica
OSO 7 PLATA OCEÁNICOS
Busca el hombre la felicidad por to¬ das partes y pocos hombres la encuen¬
tran.
Pero, rebajando sus ideales, busca por todas partes el oro y lo encuentra mu¬
chas veces.

Lo busca en la costra sólida del esfe¬
roide terrestre, y encuentra minas ri¬ quísima* del codiciado metal. .
Lo busca en las aguas de los ríos, y ocasione* hay en que también lo en¬
cuentra en *us arena*, aunque en can¬ tidades mínima*.
Lo busca hoy mismo en las regiones heladas del Polo y, según se dice, el
metal amarillo brilla más de una vez
bajo los espléndidos cortinajes de lá au¬
rora boreal.
Pero todo esto es bien poca cosa, si se comparan las minas hasta hoy conoci¬ das con el inmenso criadero que, según afirman loa periódicos americanos, aca¬ ba de descubrirse y ha comenzado ya á explotarse. Porque esta mina inmensa, este criadero estupendo, estos colosales placeres líquidos, si la palabra vale, no son nada menos que el Océano entero.
Las aguas del Océano tienen oro. En
cada metro cúbico una cantidad míni¬
ma. ¡Pero hay tantos millones y millo¬ nes de metros cúbicos de agua en la masa infinita de los mares, que aún así resulta—según ciertos cálculos que no juzgamos en esto momento—que la ri¬ queza aurífera de los Océanos es verda¬
deramente enorme!
Hasta aquí el Océano había sido un monstruo de olas gigantes, de revuelta espuma, de formidables tempestades, de
abismos sin fin, de mónstruos marinos
y de monstruosas corrientes. Desde hoy en adelante podrá convertirse en una mina inagotable de metales preciosos. Porque no sólo contiene oro, sino que contien* plata; y, según parece, ésta se halla en doble cautidad que aquél.
Podremos de hoy más, sacar plata y oro á voluntad, mediante ciertos proce¬
dimientos.
Cuáles sean éstos, se ignora todavía; porque los inventores y los interesados en las nueva* empresas guardan una
reserva absoluta.
Ayer era el argentaurum. Hoy son las aguas del mar. Y al menos, en esta úl¬ tima invención ó descubrimiento, los horizontes son mucho más ámplios que para la primera: ¡Como que se extien¬ den por toda la redondez de la tierra!
Empresa esta de sacar oro del mar, de anchos horizontes. Y de ella puede de¬
cirse, alterando cierta conocida senten¬
cia. d Océano revuelto, ganancia de pes¬
cadores.
Ello es, que en Llubec se ha estable¬ cido una Compañía con el título de Electrolyc Marine Sats Company, que tiene por objeto la explotación de las aguas del mar para la extracción de oro.
Por el pronto, se desdeña la plata, que ya se explotará cuando el oro se
acabe.

A este fin sé ha construido uñ edifició dividido en cíen pequeñas cámaras re¬
vestidas de hierro galvanizado. Cada cámara contiene iin récipiente y
un aparato especial, que, por ahora, eá
ün secreto.
Coú la marea creciente se llenan las
Cámaras; éii la baja marea se desa¬ guan, y eri el intérvülo Se les extrae el
oro que traían. De maneta que el abastecimiento y
el desagüe de las cámaras es espontᬠneo. La marea sube y laá llena: cuandd lá marea bajá, las cámaras quedan en
seco.
Ya heñios dicho qué sobré el procedi¬
miento de extracción los inventores y
los propietarios--y supongo que tam¬ bién los accionistas, porqué en una em¬ presa de está clase accionistas no pue¬ den faltar—guardán secreto absoluto.
Todas las operaciones se verifican cori el mayor misterio; No se permite que
nadie penetre en el edificio; y los repor-
ters son rechazados heroicamente, á pe¬
sar de sus heroicos esfuerzos.
Las cien cámaras de extracción fun¬
cionan desde el mes de Febrero; y sé afirma que por un capital empleado dé 250,000 francos, el producto de oro por día e3 de 600 francos; y, por lo tanto;
en un año, de 219.000: es decir, un in¬
terés del ciento por ciento,
¡Del mar inmenso no podía esperarse menos! Y esta es ocasión, como ningu¬ na. de repetir aquella frase: «¡la mar!»
Alentada por esta ganancia enorme;
se afirma que la compañía electrolítica se propone liacer una instalación diez
veces mayor, estableciendo mil cáma¬ ras con otros tantos aparatos, y dando ocupación á quinientos obreros durante
seis meses.
Todo lo dicho es tan colosal y tari misterioso, que los periódicos científicos! de Europa, al dar esta noticia, reservan
por completo su opinión. Lo mismo hicieron con eí argentau-
rum, y la más elemental prudencia lo' aconseja.
Empresas que se envuelven en Id desconocido y que ofrecen tales ganan¬ cias son siempre sospechosas; aunque decir sospechoso rió es decir imposible.
¡El mar es tan grande, es de suyo tari misterioso, y encierra tanto y tantas: cosas en sus serios inmensos, que dé todo es capaz!
Según el título de la compañía explo¬ tadora, parece que se trata de un proce¬
dimiento electrolítico. Y esto nos da
ocasión para dar una idea, siquiera seá ligerísima, de la electrólisis.
La electrólisis es un procedimiento muy sencillo y muy complicado.

U) FOLLfiTÍX
EL CARBONERO DE LA ERMITA
recia á la huella que grabase en una
roca el cincel de un marmolista. Al
principio había contado los años y los meses, después semana por ¿emana y día por día los que le faltaban para lle¬ gar al dichoso término de sus esperan¬ zas, y entretanto, como para mitigar los rigores de la ausencia, cruzábanse cartas llenas de extravagantes hipérbo¬ les y de manoseados conceptos, que ali¬ mentaban su pasión con el aire de li¬ sonjeras ilusiones.
Magnífico espectáculo tenia á la vista. Descollaba á su izquierda la peñascosa
cima del monte de Galatzó, como una
jigantesca pirámide construida por una horda de salvajes, y plantada sobre un inmenso pedestal cubierto de encinas y pinares. Extendíase la sierra por ambas partes, como dos alas que mojasen sus puntas en el mar, apartando sus conve¬ xas pendientes matizadas de verdura. Veíase á lo léjos el pueblo, como un mon ton cilio de piedras que asoman por entre el verdor de la maleza, y más lé¬ jos aun el mar, el mar que aquella rna-

ñaña misma surcaba Arnaldo para
desembarcar en el puerto de Palma. Las cerúleas olas convertidas en blanquizca

hervía la esperanza de ajustar muy pronto sus latidos al compás de los que
daría el corazón de Paulita.

superficie besaban ya el limbo inferior En clara y estrellada noche de verano

del astro-rey, que parecía haberse des¬ experiméntase una sensación muy agra¬

pojado de sus rayos deslumbradores y dable al oir de léjos la gaita mallorquí¬

envuelto en un sudario de tul encarna¬ na, que despierta los ecos de silencioso do. La vista podía clavarse en él tan fᬠvalle, acompañada ya de los ladridos

cilmente como en el disco de la luna, y del mastín, ya de las esquilas y balidos

su luz no tenia ya ni siquiera las últi¬ de numeroso rebaño. Deliciosa es aque¬

mas crestas d« los montes fronterizos. lla voz de la soledad á pesar de lo tri¬

Terminaba su carrera como un rey á vial y rústico de sus melodías, y no lo

quién ántes de espirar le arrebatan la es menos para las jóvenes campesinas á

corona. Poco á poco, y cual si quisiera quienes trae alborozadas el deseo de lu¬

retardar el momento de echar su pos¬ cir sus gracias, cuando resuena en la

trer mirada á la tierra, sumergíale en¬ estrecha plaza de la aldea, y las convida

tre dos ralas nubecillas que aparecían á tomar parte en los festejos del dia con¬

como nevadas montañas de una isla re¬ sagrado á la memoria (le su tutelar y mota, Ni luminosas ráfagas, ni purpú¬ patrono. Dia privilegiado en que al aire

reos celajes brotaron de su última hue¬ libre se entregan al placer de modesta

lla. Pero Arnaldo no era bastante aficio¬ danza, y se sienten halagadas con el pú¬

nado á poéticas contemplaciones para blico obsequio de los mozos que las ga¬

que este nuevo espectáculo disminuyera lantean.

la rapidez de su marcha. Aquella .ténue De pronto llegaron á los oidos de Ar¬

claridad que se recogía en el confin del naldo los rumores del campestre regoci¬

horizonte, aquel reposo de la atmósfera, jo, poco tardó en descubrirlos muros de

aquel silencio de las aves, aquellas mo¬ la vieja torre derados con los oscilantes

les sombrías que se levantaban tan im¬ reflejos del tedero que iluminaba la

ponentes y ceñudas, aquella calma que plazuela, y ménos aun en hallarse en

se asemejaba al estupor de la «atu rale¬ medio del apiñado concurso estrechan¬

za nad-a dijeron á su corazón, en q.ue do la maño de sus deudo* y coñoeidos.

Menudeaban pregunta* y respuestas, y cien vece* en tres minutos estuvo á pi¬
que de caet dé sus labio* el nombre de
Paula, cuando la vió venir precedida de la gaita y del tamboril, acompañada de lo* odreros ó mayordomos de la fiesta con sendas cañas verdes en la mano, y á su lado un hombre que frisaba ya en la edad madura. Su* faldas de muselina
en que los más opuestos colore* traza¬ ban caprichosos dibujos, sú corpino da seda, su rebociño da encaje, su cadena
y botonadura de oro dieron algo que pensar al joven licenciado que no podía
atinar de donde provenia ese lujo. ¡Eran
tan pobres ambos cuando él se marchó al «jército! A esta novedad so le añadía
la oxtrañeza de qu« Paula, después de la danza cedida ¿ la autoridad local,
fuese la primera etí ocupar la plaza inaugurando, por decirlo así, la fiesta, honor que no obtienen las jóvenes por sus méritos y hermosura sino por la
generosidad de los que intentan obse¬ quiarla*. Por otra parte estaba en la persuasión de que sú acompañante era casado y no tenia antecedente alguno para sospechar una perfidia.
Punzábale el pecho la impaciencia dé aclarar este enigma; pero teníanle como embelesado los graciosos movimientos

de su querida prenda, que continuaba ejerciendo su fascinadora influencia aurí después de haber despertado la mala YÍvora de los celos. Gozaba y padecía al mismo tiempo, más luego que la vió re¬ coger su abanico y sentarse en uno de los bancos que cerraban el pequeño es¬ pacio destinado al baile, sé abrió paso á viva fuerza, se plantó á süs espaldas y d media voz le dijo:
—¡Paulita! —¡Jesús mió! ¿Tú por aquí? —Como que t@ haya asustado mí pre¬ sencia. Pues qué, ¿no me esperabas?
—No tan pronto.
—¿Ni anhelabas mi venida? —Si he de decir la pura verdad... pe¬ ro, ¿á qué vienen esas preguntas? ¿Estásf
b iie no?
—¿Lo sé yo si estoy bueno? Si ün mé¬ dico observase ahora los golpes que mé dá el corazón quizás tampoco podría de¬ círtelo. Pero, ¿qué es esto? ¿Tan poca alegría te causa el verme?
—Sí, me alegro de que rio te haya su¬ cedido desgracia alguna, de que te ha¬ lles sano y salvo de todo peligro.
—Lo dices con una frialdad que hiela
mis entrañas. Si hai de darme un va¬
so de veneno haz qüe lo b§ba de úna1
ver.

SOL L JE R

Isíuy sencillo, porque la idea funda¬ de paz que, sin duda alguna, se enta¬

Accione» «l* los reboleos

lanzaron los más violentos discursos mil quinientas—que casi ningún valor

mental no puede serlo más; muy com¬ blarán en breve.

Voy á tomar nada más que algurio* contra España, llegando uno dé ellos á tiene la parte de frutos que me pertene¬

plicado, porque la teoría completa lo El bravo pueblo español no resultará ejemplos.

decir que las calles de la Habana esta¬ cen de los pendientes en la finca «Can

es, y la más corriente anda todavía en herido en su amor propio al aceptar la Han asesinado á sangre fría i un ofi¬ ban atestadas de muertos y moribun¬ Gomila» y reduce á la nada el da los

tela de juicio.

solución -que se impone por las leyes de cial español que con bandera blanca se dos.

demás objetos embargados dándolo todo

Cuando á un baño en que existe un la humanidad, respetables entre todas, les presentaba ofreciendo la autonomía. Con todas estas tácticas se ha logrado por inútil. Teniendo los lectores del Só¬

liquido con diversas substancias en di¬ y cuyo porvenir será provechoso, noso¬ Han aprovechado todas las ocasiones de engañar atrozmente al pueblo america¬ ller noticia de los bienes embargados

solución, llegan los dos extremos de un tras tenemos esta firme esperanza.

asesinar á lcts empleados eh los ferro-ca¬ no y compelerá! Gobierno á una gue¬ y del valor del carro é importe de costas

conductor eléctrico, como si dijéramos Nosotras venimos á depositar á los rriles.

rra injusta.

causadas que, según nueva manifesta¬

los dos polos, y cuando de uno á otro piés de V. M. el homenaje de nuestra Ingleses dependientes del Ferro-carril La moral de todo esto es que «Gobier¬ ción del Juzgado, podian ascenderá

pasa la corriente á través del líquido.y profunda simpatía y de nuestros senti¬ Oriental (compañía inglesa), han sido no por el periodismo» no es una forma summum á anas veinte pesetas, que con

de las substancias que contiene, la elec¬ mientos respetuosos.

amenazados con la muerte si se les co¬ de gobierno tan perfecta como alguno de las veinte y cinco del carro que el señor

tricidad no pasa inerte ó perezosa, si-no La Presidenta, Princesa Wiszpiewska. gía.

nosotros hubiéramos creído.

Villalonga velit nolit me reg*aló y des¬

que en la masa flúida realiza ciertos tra¬ —La vice-presidenta, María Cheliga.

No hace mucho que unos cuantos

pués me exigió judicialmente, forman

bajos.

AS. M. C. María Cristina, reina re¬ operarios fueron capturados por una

la suma de cuarenta y cinco pesetas, se

La verdad es que descompone ó tien¬ gente de España.»

de á descomponer todas-las-substancias

*

**
que encuentra a sü pasó.

partida de rebeldes cerca de la Habana. Todos fueron ahorcados de los postes
del telégrafo, con un cartel diciendo

Tribuna pública

convencerá del exceso de los bienes em¬
bargados y más si á esto se añad® exis¬ ten en el predio «Can Gomila» un cria¬

Unos elementos se cargando electri¬ La segunda carta está concebida en que la misma suerte sufrirían cuantos

cidad positiva; otros de electricidad ne¬ los términos siguientes:

trabajasen para dicha compañía.

Sr. Director del Sóller.

dero que contiena entre naranjos, limo¬ neros y sidros unos docientos árboles y

gativa, Coiño se decía en la antigua 'no¬ menclatura, y unos elementos, por lo tanto, tienden á dirigirse á un polo, y Ptrós al polo Opuesto.
Toda la rfiaSa líquida tiende, en cier¬ to modo, á polarizarse, según leyes que por s'ü Complicación nó pueden tener
Cabida en estas Crónicas.

«París Julio 1898.
Al honorable Sr. Mac-Kinley, presi¬
dente de los Estados Unidos de Améri¬
ca, en la Casa Blanca, Washington. Señor presidente: Nosotras, mujeres de la Liga para el
desarme internacional, reunidas con el

Trenes y más trenes con viajeros pa¬
cíficos é inofensivos han sido volados
con dinamita (suministrada por Améri¬ ca). Hace pocos días (Junio 7) hicieron estallar por medio de electricidad una bomba bajo un tren de la Compañía in¬ glesa, á unas 30 millas de la Habana.
Varias personas quedaron muertas,

Muy Sr. mió y de mi más distinguida consideración: Doy á V. anticipadas gracias por el favor que confio me dis¬ pensará V. dando cabida en las colum¬ nas del periódico que tan dignamente dirige al siguiente
COMUNICADO

otro de unos cuatrocientos cincuenta
cerezos, sin contar infinidad de nispereros, todo de mi exclusiva propiedad.
Hasta después de celebrado el contra¬ to de aparcería que tengo con el Sr. Vi¬ llalonga no conocí á ese señor, y por lo mismo no supe la chiripa que había tenido con el contrato, y si lo conocí fué

Pero el hecho es real y positivo, y to¬ da la galvanoplastia y todo el análisis
electrolítico no tienen otro fundamento.
El agua, si sólo agua destilada con¬ tiene el baño, se descompone al paso de ía corriente; y á un polo se va el oxíge¬ no y á otro polo se va el hidrógeno. I)e
este modo se hace el análisis del agua.
Si el baño contiene compuestos de oro ó plata, la corriente también los des¬ compone: el metal precioso se dirige al polo que le atrae; y si en este polo se colocó un objeto cualquiera convenien¬ temente dispuesto queda recubierto de una capa de metal; es decir, de una ca¬ pa de oro ó de plata.
Combinando el arco voltaico, que
produce enormes temperaturas de miles de grados y que hace entrar en fusión los cuerpos más refractarios con el pro¬ cedimiento electrolítico, se obtienen nuevos procedimientos metalúrgicos para la extracción de metales.
En suma; la sociedad á que nos refe¬
rimos lleva un título rico en promesas.
Si éstas se realizan y se convierten en oro, tendremos una nueva California
oceánica. Pero estas cosas, para creer¬
las, hay que empozar por verlas. Y, so¬ bre todo, es preciso que lleguen á nues¬ tro poder unos cuantos miles de onzas ó de doblillas de las que hoy vagan pol¬ los abismos del ruar sin objeto útil, sin ventaja de nadie, y molestando acaso á los habitantes del mar amargo, que, de ser cierta la invención, perderá este clᬠsico y tradicional nombre por el de mar
aurífero.
José Echegaray.
Notas de actualidad
Las señoras da la liga

objeto do hacer propaganda incesante en favor de la paz, osamos elevar nuestra voz hasta usted para llamar i vuestros sentimientos generosos á la equidad y á la justicia de ese gran pue¬ blo que representáis, y os rogamos que pongáis término á la guerra.
El honor de los dos paises saldrá in¬ demne de esta lucha, pues no ha falta¬ do ni de una ni de otra parte el valor y
el haroismo.
Pero el azote ha devastado ya dema¬ siado la prosperidad de los dos paises; las lágrimas y la sangre han corrido con abundancia, ¡oh, sí!
Los que más han experimentado el dolor acerbo, han sido los corazones de las madres, de las esposas y de las pro¬ metidas; y en nombre de estas víctimas inocentes y tan dignas de piedad, recla¬ mamos una tregua á tal sufrimiento: la
paz.
A usted, á vuestro pueblo vencedor es al que toca mostrarse generoso, for¬ mular negociaciones aceptables, hacer
terminar sin tardar el. combate fratri¬
cida.
En efecto, ¿no somos todos miembros de la gran familia humana? ¿No debe¬ mos todos aspirar á la concordia y al
bienestar universal? Sin abdicar en na¬
da de un legítimo orgullo nacional, os es posible, no obstante, impedir que corra la sangre hasta la última gota.
Nosotras, mujeres, expresamos lo que es quizá difícil de decir á lo» hombres
llamados á servir con las armas en la
mano á sus respectivos países. Es nues¬ tro corazón quien nos autoriza á este acto temerario; pero del cual toda la mujer es capaz á interceder cerca de los que combaten, para recordarles que por encima de la ley de la guerra está el
derecho humano con demasiada fre¬
cuencia violado en el fragor de la lucha. Detened la obra de destrucción y de
muerte. Añadid á la gloria de vuestra
valentía la de la perfecta equidad, y'fsj

incluyendo el jefe del tráfico, que deja una viuda con seis hijos. Otros pasaje¬ ros quedaron horriblemente mutilados.
La destrucción de puentes y de mate¬ rial ferro-viario para interrumpir los trasportes militares en tiempo de gue¬ rra, es justificable; pero los crímenes antes mencionados, ni interrumpen el tráfico ni aprovechan á la causa rebel¬ de; son sencillamente actos de salvaje é infructífero asesinato que deben colo¬ carse en la misma categoría que los atentados hechos por vándalos semejan¬ tes para volar el Parlamento inglés y la cárcel d® Clerkenvell hace ya años.
ta abra americana
Los americanos, en nombre de la hu¬
manidad, han declarado que la domina¬ ción española tiene que cesar en Cuba, porque España es incapaz de concluir la rebelión de sus súbditos y porque los reconcentrados están pereciendo de
hambre. Pero la rebelión ha durado
tanto porque los americanos la han fo¬ mentado y sostenido, y es asimismo cierto que la condición de los reconcen¬
trados no sería tan desdichada si no
fuese por la intervención de los ameri¬
canos.
Verdad es que el general Weyler de¬ vastó parte de la isla, fundándose en lo que él juzgaba buenos motivos milita¬ res; pero los insurrectos esos protegidos de los americanos y pertrechados por éstos con armas, municiones y dinami¬ ta, han seguido tácticas semejantes. La mayor parte de los reconcentrados son víctimas de las correrlas y exacciones de los insurrectos; son gentes cuyo ganado ha sido robado, sus plantaciones y sus viviendas quemadas por los compañeros
de Máximo Gómez.
En nombre de U humanidad los norte¬
americanos han armado bandas de ban¬
didos y asesinos, y ahora intentan hacer culpable á la infortunada España de todos los daños causados por tales mise¬
rables.

Creí. Sr. Director, al insertar en el
penúltimo número de su Semanario el comunicado relatando el embargo que
se realizó en mi casa el dia ocho del pa¬ sado mes de Julio, á instancia del muy
conocido en este pueblo D. Gabriel Villalong-a, que este buen señor, compren¬ diendo el ridículo en que le había pues¬ to su asesor, mandatario, ó lo que fuere, D. Jaime Arm en gol, Abogado y Jefe del partido conservador de Inca, se hu¬ biera sonrojado ante tales hechos, ce¬ rrado el pico, cantado por lo bajo, al Sr. Armengol, las verdades del barque¬ ro, por haberle puesto en berlina, y procurado no hablar más del asunto por aquello de que lo peor es mencallo; pero, por lo visto, D. Gabriel, apesar de sus ochenta años, no dá, como vulgar¬ mente se dice, su brazo á torcer; quiero decir que es hombre de pelo en pecho y que le gusta meneallo, y por cierto ho he de ser yo quien me niegue á darle gusto. Sin duda cree mi aparcero que negando los hechos quo afirmé en mi anterior comunicado y en que me rati¬ fico hoy, alardeando de que el público sollerense le conoce, que todo el mundo falta á la verdad menos él y que con el contrato de aparcería que con él celebré
de su finca «Can Gomila», poseo una
verdadera Jauja, ha salido del paso vic¬ torioso y frenéticamente aplaudido por el público cual los saltimbanquis en dias de función. Si el comunicante, en su escrito, se hubiera limitado á defender, en lo posible, la responsabilidad moral que le cabe en el tan manoseado em¬ bargo del pan, ó á escusar su actitud y la de su mentor, Sr. Armengol, atribu¬ yéndolas á mi modo de obrar, como sin razón pretendió el Sr. Ramis en su co¬ municado, pues convencido de que el público conocía la verdad de lo ocurri¬ do, hubiera dejado de contestar al co¬ municado del Sr. Villalonga; pero sien¬ do esto un conjunto de torpes negativas y ridiculas amenazas y tejido de mal

porque sus ex-colonos. qu« harto lo co¬ nocen, me lo hicieron conocer pintán¬ domelo al natural, esto no obstante,
procuré soportar la carga de la mejor manera posible. Mientras dejé caer la balanza de la parte de mi aparcero man¬ dándole, de vez en cuando, cuévanos de frutos ultra de los que le correspondían, pagué los trasportes que así y todo se negaba él á pagar y consentí que siem¬ pre cortara por lo san©, fui yo su ver¬ dadero profeta, su Mesías. Tan luego como le liiee comprender que no podía ni quería soportar más la carga, fui un verdadero diablo, mal agricultor y peor
pagador. Asegura el Sr. Villalonga en su comu¬
nicado que escaseo las labores del pre¬ dio, percibo los frutos en su totalidad y que he extraído los naranjos y nispereros de dos criaderos que en la finca exis¬ tían para el uso exclusivo del mismo terreno. No se si es posible mentir más en menos palabras. Del criadero de na¬ ranjos no se ha extraido uno solo que no haya sido plantado en el predio. Se han extraído con permiso del dueño cuatro nispereros y en cambio de ellos he plantado á mis costas cuatro perales, un nogal y un jaquí. Me parece ha ha¬ bido compensación.
Para concluir diré á mis lectores á fin
de que puedan hacerse cargo del proceder de mi aparcero al afirmar que apenas ha percibido cantidad alguna de los frutos recolectados durante el tiempo que lia durado el contrato de aparcería, que pongo A su disposición una plagueta en que escritos por la propia mano del Sr. Villalonga existen los documentos que transcribo al pié de la letra:
«Dia 14 Abril de 1896 he pasado cuen¬ tas de todas las entradas anteriores y de las algarrovas y el tosino, y resulta que Antonio queda en deuda á D. Gabriel 7 duros, 4 reales y 6 céntimos.—Dia 2 de Junio de 1897 he pasado las cuentas de todo lo vendido por el colono, en

don este epígrafe inserta nuestro co¬ lega El Nacional, dos cartas: una diri¬ gida á D.a Cristina, y otra á Mr. MacKinley, por las Señoras que constituyen la Liga para el desarme internacional, y nosotros las reproducimos para co¬
nocimiento de nuestros lectores,

historia registrará este grandioso hecho que será digno de un pueblo justo, li¬ bre y consciente de *u valor.
Dignaos recibir, señor presidente, los homenajes de nuestros sentimientos más respetuosos.
La presidenta. Princesa Wiszniews-

En nombre da la humanidad América
ha declarado la guerra, y con el bloqueo
de la Habana ha aumentado enorme¬
mente los sufrimientos y desdichas de los que estaba tan ansiosa de socorrer.
Jüos corresponsales yankls

hilvanados embustes, me veo en la ne¬
cesidad de contestarlo.
Pretender negar que el Sr. Armengol me arrebató A viva fuerza, en la des¬ pensa, el pan embargadoy que al llanto de mis hijos y súplicas mias de que lo librara del embargo por no tener otro

cuyo producto me correspondía una

mitad, y resulta que todo lo anterior

vendido son.

. 654 Rls.

Me corresponde la mitad. . 327 »

De estos tengo ya recibidos. 152 »

Me queda en deudo.

. 175 »

Que son 8 duros y 15 reales. Y lo del

Dicen así:

«París Julio 1898.

ka.—La vicepresidenta, María Chelica.»

Según ya he manifestado, los extran¬ jeros residentes aquí, observan con in¬ dignación y disgusto los procedimien¬

con que dar de comer á mis pequeñuelos contestó que comprara si quería, si la negativa no es hija del deseo de re¬

año anterior, 7 duro* 4 reales y 6 cénti¬
mos. Suma la deuda, 15 duros 19 reales
y 6 céntimos.—«Dia 20 de Octubre de

Majestad: Nosotras, mujeres de la Liga para el

El «Times» en la Habana

tos, por los cuales se ha provocado esta chazar tan inhumana acción, es, sin du¬ 1897 he pasado las cuentas con Antonio guerra, principalmente por la caterva da, lo que los franceses llaman la mayor Tambó de lo que ha vendido desde el

desarme internacional, con el corazón
oprimido por la idea de tanto luto como

I.as calumnias yanlcls

de corresponsales americanos que ro¬ sans facón. Nadie mejor que la caritativa dia 2 de Julio último hasta la fecha, y deaba al general Lee en el Hotel de In¬ persona que por conmiseración me hemos quedado en paz de lo de este año,

aflige, á consecuencia de ese azote im¬ Los corresponsales americanos que glaterra. Desde el principio nunca se ha mandó, pocos momentos después del sin hacer mención de la cuenta ante¬

placable de la guerra, osamos llamar á han estado en Cuba han hecho terribles, dejado ocasión á España de demostrar embargo, un pan para repartir á mis rior».—«Dia 12 Mayo lie pasado cuentas

vuestro corazón para suplicaros que pero, á mi entender, infundadas acusa¬ su razón y probar la eficacia y fuerza de niños podría testificar. Felizmente, como con Antonio Tambó de las cantidades'

apresuréis la hora de la paz.

ciones contra si ejército español. Kn mis sua medios.

es sabido, al acto asistieron varias per¬ que me ha dicho había vendido de la

Vuestro pueblo heróieo ha dado prue¬ conversaciones con dichos corresponsa¬ Las invenciones de esos periodistas sonas que presenciaron el despojo. Es, aparcería, y resulta que me queda en

bas plenas de patrióticas virtudes. Sin les preguntóles si los rebeldes no eran serían divertidas si los resultados no pues, inútil la negativa.

deuda 319 reales y 5 décimas, y además:

embargo, resistir á la fuerza al precio también crueles en sus procedimientos, fueran tan desastrosos y tremendos.

Si tuviera, Sr. Director, que desmentir Desde Mayo último no he pesado*

de la vida de millares de hombres, es un y me aseguraban que en ningún caso

En varias ocasiones telegrafiaron que una por una las afirmaciones que en su cuentas con mi aparcero porque no se

sacrificio demasiado sangriento, cuya ¡os insurrectos habían matado ó tratado el general Les había sido bárbaramente escrito hace el comunicante y demostrar ha presentado á pasarlas.

inútil grandeza deploramos.

mal á los prisioneros. Parecióme que es¬ asesinado por los españoles. En otra las falsedades que estampa, seria el Aunque me condonara la cantidad

El respeto y la admiración de tcdos tas declaraciones pugnaban con el sen¬ ocasión nuestro propio cónsul general cuento de nunca acabar. Una verdad de que aparece le adeudo, no me re*arciría
por la valentía de vuestro pueblo, ins¬ tido común. Nada podís persuadirme británico fué también asesinado, (por las de Pedro Grullo leo en su comunica¬ ni de mucho de los trabajos que le ten¬

piran eh todos un deseo de paz.

que varoniles españoles de raza civiliza¬ uno de estos papeles jingoístas.)

do y es que los sollerenses le conocen go hechos sin remuneración alguna y

En nombre de vuestro amor por el da y pura se hallasen todos poseídos de

España derramando sangre inglesa harto. Si, señor, creo es verdad que los de los desembolso* hechos pór citen tá

país de que soi* soberana, os suplica¬ furiosa crueldad, y que los insurrectos aparece en letras como puños en la ca¬ sollerenses conocen harto al Sr. Villa¬

ya.

mos señora, que no prolongue el estada (negros, mestizos y eriollos; hombres beza del calumnioso y embustero pᬠlonga, pero creo le conocen má* sus Basta por hoy, Sr. Director, lo'escrita.

de angustia deí chai son las primeras en su mayor parte de raza degradada, rrafo. Por algún tiempo corresponsales numerosos colonos de «Can Gomila» Repito á V. lás más expresiva* gracias

víctimas todas las madres y todas ías traidora y falsa), fueran, en cambio, se¬ de esta clase pululaban á cientos en por... haberle tenido qüé tratar y más por la atención que me dispensa y me'

esposas de los soldados. El honor de res inmaculados poseedores de todas las Cuba; todos ellos eran tratados con que'estos le conocen aun los arrendata¬ repito* de V. su affmo. S. S.

este glorioso país saldrá, seguramente, virtudes cristianas.

maravillosa tolerancia, permitiéndose¬ rios de bu predio «Can Sech» de Muro

indemne de esta última prueba; más ya Los españoles han empleado* claro es¬ les ir y venir del campo rebelde á la por... la doble razón de ser hijo del

Q. B. S. M.

es tiempo de detener la ola de sangre tá. procedimientos fuertes, como noso¬ Habana, y vivir sin restricción alguna. pueblo y haber tenido que habérselas

Pedro Antonio Bernat'.

que debe alimentar la vida en vez de tros los ingleses los empleamos muy Después vino de los Estados Unidos con él.

correr en el insondable abismo de la amenudo en circunstancias semejante*. un buque con una comisión de senado¬

Para demostrar que eí embargo no

muerte.

Las guerras civiles nó se hacen con res y representantes, que fueron recibi¬ era excesivo asegura qíítf mi finca «Can

Nosotras suplicamos, pues, á V. Ma¬ guante blanco.—Pero ¿y los procedi¬ dos por las autoridades españolas de la Tambó* vale á lo más uñas mil qui-

jestad que no rechace las negociaciones mientos de los insurrectos?

manera más cortés, y que á sü Vuelta ñientas pesetas—hay quien paga dos

2

SDLLÉR

Crónica Local
Necrológica habrá de ser en su mayor
parte la crónica local del presente nú¬ mero, como lo fué ya la de la semana
anterior; los amigos se yan y hay que despedirles dedicando por lo menos un pequeño párrafo á su memoria.
Larga y cruel enfermedad minó la existencia de uno de ellos; pero él, fuer¬ te á pesar de su edad, sufrió con resig¬ nación años enteros, hasta que sucumbió por fin en la mañana del domingo último. Era éste D. Gabriel Albertí y Pons, el laborioso é inteligente industrial, de to¬ dos conocido y estimado; el que, dedica¬
do desde sus mocedades á la fabricación
de tejidos, cuando pudo saborear retira¬
do de la vida activa el fruto de sus aho¬
rros, sintió la nostalgia del ruido de los telares, que tan grata le fué siempre, y
en unión de otros compañeros animóse
á fundar la importante fábrica de teji¬ dos mecánicos que desde su instalación ha girado bajo la razón social de Alber¬ tí, Frontera y Comp a; el que, agricultor entusiasta, fué socio del Instituto agríco¬ la Catalán de San Isidro, y corresponsal en este pueblo de la Revista de la So¬ ciedad, y mejoró sus propiedades, tra¬ yendo de los bien cultivados huertos del continente escogidas variedades de fru¬ tales, que no tardaron en propagarse, y prácticas agrícolas recomendables, que aplaudieron los inteligentes.
El segundo, otro amigo antiguo no menos querido, D. Pablo Ozonas y Oliver, el hombre de inteligencia clara, de singular talento, de memoria admirable, tan profundo en el cálculo como mordaz en la crítica, á quien escuchaban con de¬ leite cuantos le rodeaban, y que sin más que una instrucción rudimentaria había sabido elevarse y mantenerse en la altu¬ ra, desempeñando con acierto cargos tan importantes como el de Alcalde de este pueblo y el de Diputado provincial en épocas azarosas como la que siguió á
la revolución del 68, víctima de una an¬
gina de pecho, enfermedad traidora que apenas si le duró veinticuatro horas, fa¬ lleció casi podemos decir repentinamen¬
te en la tarde del mismo dia. La noticia
circuló con la rapidez del rayo por la
población; así es que á pesar de mediar mu^ pocas horas entre la defunción y la
conducción del cadáver al cementerio, la
casa mortuoria en el acto de rezarse el
rosario estuvo concurridísima y fué en extremo solemne el entierro que segui¬
damente se verificó.
El del Sr. Albertí verificóse al ano¬
checer, con cruz alzada, á la que prece¬
día el hermoso estandarte verde de
la obrería de N* S.a de la Esperanza, por el difunto costeado, siguiendo al féretro numerosa representación de la sociedad «Defensora Sollerense», á la que aquel perteneció.
En sufragio de las almas de tan co¬

nocidos y apreciados vecinos, se celebra¬ ron solemnes honras fúnebres en la igle¬ sia parroquial, el lunes y martes, res¬ pectivamente, que fueron una verdadera manifestación de duelo por lo numeroso y lo selecto de la concurrencia, como fácilmente comprenderán nuestro» lec¬ tores por lo que acabamos de decir res¬ pecto á los finados y á la estima en que fueron estos tenidos en el pueblo.
Descansen en paz y reciban sus fami¬ lias respectivas consuelo en su aflicción y la expresión de nuestro más sentido
pésame.
* **
Recíban igualmente alivio á su pena y la expreiión de nuestro pésame más sentido, nuestros distinguidos amigos D. Jaime y D. Damian Orell y Castañar por la sensible pérdida de su hermana D.a Ana, viuda de D. Joaquín Borrás, acaecida el martes después de larga y penosa enfermedad; y recíbanlos el yer¬ no de la finada D. Miguel Yallcaneras y todos los demás de la familia que lloran la misma irreparable pérdida, al mismo tiempo qu» rogamos á Dios acoja en su seno al alma de aquella.
La función religiosa que se celebró el domingo último en el oratorio de la Ca¬
sa de Caridad, fué, conforme habíamos anunciado, solemnísima. La bendición del hermoso cuadro de N.a S.ade la Medalla
Milagrosa, costeado según supimos deapués de publicado nuestro número ante¬ rior por los consortes, nuestros amigos, D. Damián Frontera y D.a Franciica Magraner, verificóse por »1 Rvdo. Sr. Ecó¬ nomo de esta parroquia antes de la mi¬ sa mayor, siendo padrinos los niños Bernardo y María, hijos de los donan¬ tes, y cantóse seguidamente el Te-Deum alternando el clero y la música de ca¬
pilla. El M. I. Sr. D. José Oliver Arcedia¬
no, ocupó la cátedra del Espíritu Santo, para esplicar con palabra fácil y hermo¬
so estilo las excelencias del Santo Fun¬ dador de la caritativa institución, y la
significación del título expresivo de Me¬ dalla Milagrosa con que ha sido recien¬
temente invocada la Reina de los Cie¬
los.
El sábado último la compañía gimnás¬ tica del Sr. Caprani dió una función gra¬ tuita en la plaza pública d© esta villa. Claro está que fueron muchas las perso¬ nas que aprovecharon de la rebaja de precios, y estuvo la función animadí¬
sima.
Con el fin de lucrar las indulgencias que concede el jubileo de la Porciúncula, fué muy visitada por jos fieles en la tarde del lunes y todo el dia del martes

la iglesia de S. Francisco, viéndose igualmente concurridas las funciones que en dicha iglesia se celebraron.
Nuestro distinguido amigo D. Mateo Hernández, Administrador que ha sido de esta Aduana durante algunos años,
ha sido trasladado con ascenso á la de
Vera (Navarra), por lo que le felicita¬
mos al mismo tiempo que sentimos la separación.
Para sustituir al Sr. Hernández ha
sido nombrado D. Ramón Mercader, que prestaba sus servicios en la de Palma, quien tomó ya posesión de la de este puerto el martes de esta semana.
Agradecemos al nuevo Administrador la atención que le hemos merecido al comunicarnos por medio de atento be»a L. M. la grata noticia y ofrecernos el testimonio de su más distinguida consi¬ deración, leseando le ssa agradable su permanencia en este pueblo.
Para que las personas que deseen ad¬ quirir la rica malvasia de la Baronía de Bañalbufar, teniendo la seguridad de que compran la legítima, puedan hacer¬ lo, ha remitido el propietario á nuestro amigo D. Miguel Lanuza algunas pipas del acreditado vino, suplicándole la ven¬ ta del mismo por su cuenta. Dicho se¬ ñor la ha abierto y la anuncia, según po¬
drán ver nuestros lectores en otro lu¬
gar del presente número.
Hemos encontrado en el buzón del Sóller una carta en la que se nos su¬
plica llamemos la atención del Sr. Al¬
calde sobre ciertas libertades que se to¬
man chiquillos mal criados y groserías que se permiten personas de mayor edad, en la playa, principalmente al caer de la tarde, ofendiendo con palabras
soeces el buen sentido de los que en uso
de su perfecto derecho y sin molestar á nadie, se bañan en el mar.
Recomendamos tan justa petición al Sr. Alcalde, prometiéndonos de su reco¬ nocido celo pondrá el debido correc¬
tivo.
2¡N EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 28 de Julio
Bajo la presidencia del Alcalde señor Serra, y habiendo asistido los concejales Sres. Alcover, Martí y Oliver celebró el Ayuntamiento en la noche del expresa¬ do día, de segunda convocatoria, la se¬
sión ordinaria de la semana última. Al declararse abierta dicha sesión, se
dió lectura al acta de la anterior y fué aprobada.
Se dió cuenta de dos instancias, me¬ diante las cuales pide el vecino D. Anto¬ nio Yallcaneras yRosselló se le autorice para hacer varias construcciones una

en la calle de Isabel II y otra en el
Puerto de esta villa. Acordóse pasaran
dichas instancias á informe del Sr. Inge¬ niero encargado de la carreterra de Pal¬ ma ó este puerto, la primera, y al de la
Comisión de Obras esta última. Acordóse aprobar el dictamen emiti¬
do por la Comisión de Obras acerca de lo solicitado por D. Antonio Colom y Casas-
novas en nombre de D.a Catalina Llabrés
y Pons, de cuya instancia se dió oportu¬ namente cuenta, y conceder al solicitan¬ te el permiso que había pedido para
construir un edificio, prévio señalamien¬
to de línea.
A fin de dar mayor latitud á un tra¬ mo del camino nombrado de la Abeurada, de este término, acordóse reedificar la porción de muro de con tensión en parte desmoronado, correspondiente á la finca nombrada Can Vey lindante con el men¬
cionado camino. Por último se acordó verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial—A las 9 y media, horas y la misa mayor con ser¬ món por el Rvdo, Sr. Económo; por la tarde vísperas y al anochecer el ejerci¬ cio de las Madres Cristianas y la roga¬
tiva.
jEn la iglesia de San Francisco.—Por la tarde se dará comienzo al septenario de Ntra. Sra. de los Dolores, con ser¬
món por el Dr. D. José Pastor, Vi¬
cario.
—«saai»-<í«-*sEHw»
Megi&tro Ovil
Nacimientos.
Varones 1.—Hembras 2.—Total 3.
Matrimonios.
Dia 4.—D. Antonio Reinés Rotger, soltero, con D a María Roselló Castañer,
soltera. Defunciones
Dia 31.—D. Gabriel Albertí Pons, de 70 años, casado, calle de San Barto¬
lomé.
Dia 31.—D. Pablo Ozonas Oliver, de 58 años, casado, calle de la Victoria.
Dia 2 Agosto.—D.a Ana Orell Casta¬ ñer, de 60 años, viuda, calle de Real.
Dia 2.—D.a Catalina Aguiló Valls, de 60 años, casada, calle de la Luna.
Dia 2.—D.a Margarita Yadell Fiol, de 35 años, casada, calle de Isabel II.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
Embarcaciones fondeadas
Dia 28.—De Sevilla, en 8 dias, laúd

Aurora, de 67 ton. pat: D. G. Casasno' vas, con 7 mar y trigo.
Dia 29.—De Valencia, en 3 dias, laúd
Terrible Pastor, de 18 ton. pat. doñ F. Lacomba con 7 mar. y melones,
Dia 31.—De Valencia, en 1 dia, va¬ por Veloz, de 16 ton. cap. D. J. Leo¬ nardo, con 4 mar., una barcaza de re¬ molque, de arribada forzosa.
Dia l.o Agosto.—De Barcelóna, eii
10 horas, vapor Lulio, de 405 ton., ca¬ pitán, D. P. Aulet, coii 27 mar. y efec¬
tos.
Dia l.o—De Valencia; eii 2 dias, laúd La Sangre, de 10 ton. pat. D. N. Compañy con 5 mar. y melones.
Lia 2;—De Palma, eñ 10 horas va¬ por Constante, de 13 ton., cap. D. Bar¬ tolomé Palmer, con 9 mar. y piedra.
Dia 5.—De Barcelona, efi 2 dias, pai¬ lebot Roberto, de 119 ton. pat. doil G. Vich, con 6 mar. y lastre.
Dia 5.—De Palma, en i dia, laúd In¬ ternacional, de 27 ton. pat. D. E. Pujol; con 6 mar. y lastré.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 31.—Para Barcelona y Cette, va¬ por León de Oro, de 278 ton., cap. don G. Mora, con 16 mar., pasaje y efectos.
Dia 31.—Para Mahón, vapor Veloz; de 16 ton. cap. D. J. Lacomba, con 4 mar. y una pontona á remolque.
Dia l.o Agosto.—Para Barcelona, va¬ por Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con 27 mar. y efectos.
Dia 2.—Para Mazarrón, balandra S. Sebastián, de 57 ton pat. D. J. Her¬
nández con 6 mar. y cemento.
Dia 2.—Para Palma, vapor Cons¬ tante, de 13 ton., cap. D. B. Palmer, coii 7 mar. y piedra.
Dia 5.—Para Palma, laúd Interna¬ cional, con 27 ton. pat. D. E. Pujol, coii 6 mar. y lastre.

«

a—

En el domicilio de mí-
guel Lanuza, calle de Isabel II n.° 67, se vende Albaflor, malvasia, de Bafíal-' bufar, legítima, á 6 y 9 reales' litro.

el dia l.o de Julio próximo lina Academia
de dibujo lineal, de adorno, de figura y de paisaje, en la calle de San Bartolomé
n o 11.
También se ofrece á dar lecciones i
las señoritas, en el propio domicilio de estas y á las horas que convengan, para' la enseñanza del dibujo aplicado al bor¬ dado y demás labores relacionadas con
ésta.

24 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS

moderna, y que ahora, médicos y abogados sin enfermos ni clientes, viven en la miseria, dis¬

puestos siempre á servir de elemento de pertur¬
bación; los gobiernos podrían seguir’ tranquilos su dificultosa tarea de administrar el país, sin verse de continuo asediados por ese enjambre de
pretendientes á empleos que todo lo atropella
para llegar á vivir del presupuesto; nuestra in¬ dustria y nuestra agricultura, lejos de vivir, como viven, en la miseria, vivirían en estado
fioreciente, porque dispondrían de brazos, de cien¬
cia, de capital y de moralidad, elementos pri¬
mordiales de su vida.

¡El atraso de los pueblos! ¿Cuál de éstos no daría gustosamente al traste con la escuela, dé niños y de niñas que posee, si la ley no los obligase á mantenerla? ¿Y se pretenderá que fo¬ menten la educación, y que por su iniciativa creen nuevas escuelas de párvulos y de adultos,
y que las confíen á personas hábiles á fin dé de instruir y educar á la juventud? La malicia de los que se figuran que han de perder en su mejoramiento moral y social, los ha extraviado hasta tal punto, que, si les habláis de escuelas,
os contestarán: «Los ricos tienen medios de ins¬
truirse para sus necesidades; los pobres no nece¬
sitan...»

¡Sí, á los pobres les basta el trabajo, el ham¬

bre y la miseria! Si fuese crear sociedades de re-

v

creo, organizar corridas de toros, riñas de perros

y de gallos, sobraría dinero; para establecer cen¬
tros de educación, buscar medios de salir de la

ignorancia, y dejar de ser juguete de aviesas pasiones, no hay recursos. Los pueblos viven to¬
davía, y por desgracia continuarán viviendo, en

ALGO SOBRE LA EDUCACION
su menor edad; si algo han crecido al calor de los nuevos inventos que suavizan el trabajo ma¬ terial del hombre, es en la desmoralización, qué les da el desorden y les aumenta el malestar; las luces materiales que sé les enciende en sus calles y en sus hogares, si no brillan al lado de las morales y religiosas, no harán más que des¬ lumbrarlos para dejarlos después en las tinie¬
blas: es en vano tratar de sustituirlas con las
del Evangelio. Las sociedades subsistirán sin los adelantos de la ciencia, pero no sin la moral ni la religión católicas. Antes los padres se presen¬ taban con sus pequeñuelos al templo', donde se les instruía en los" deberes morales y religiosos, por cuyo medio suplían la falta de instrucción; ahora las diversiones del casino y de la taberna
les hacen olvidar hasta el mandarlos á la escue¬
la, si no forman coro con los que persiguen al
maestro.
¡Y se dirá todavía que avanzamos! ¡Las pasiones de política local! ¿Quien no co¬ noce la miseria que engendran en los pueblos ésos partidos que encarnizadamente se disputan
él derecho de labrar la felicidad de sus compa¬
tricios? Pues de esos campeones, qué eri sus lu¬ chas no reparan en los medios con tal que éstos íes conduzcan á la victoria, han de formarse ios
ayuntamientos para administrar los intereses del común, las juntas de Sanidad con destino á vi¬ gilar la higiene y la salud públicas, las de be¬ neficencia para sostener ál pobre, y las locales Con el cargo exclusivo de fomentar la instruc¬
ción y de proteger la escuela y aí maestro.
¿Puede darse una base más deleznable para cimentar la educación moral y religiosa de los

POR D. JOSÉ BULLAN PBRO.

pueblos? ¡La ignorancia en personas que debe¬
rían...!

¡Basta! Sobra lo dicho para que la escuela quede atrofiada sin dar los ópimos frutos que serían de esperar. La indolencia de los padres, la mala voluntad de los caciques, la equivocada idea que de su misión se forman las juntas lo¬ cales, el retraimiento del clero en intervenir en
la educación religiosa fuera del templo, sin duda para sustraerse á las luchas y miserias de loca¬
lidad, hacen que el maestro se vea contrariado
en su penosa tarea de educar á sus discípulos, y que su trabajo sea poco, menos que estéril.
Seamos francos. Consideremos al único director

de la infancia abandonado' á sus débiles fuerzas,

asediado unas veces por extravagantes exigen¬

cias de los padres, sin apoyo alguno de la jun¬

ta local, que no dá señales de vida más que pa¬

ra molestarle, sin una persona de carácter y va¬

lor que le conforte en su continuo martirio; si

á esto añadimos que frecuentemente se lé niega

lo necesario' para el sustento del cuerpo, ¿no se

necesita ser un católico á toda prueba. para no;

caer, no diremos en el abatimiento,, sino en la

desesperación? ¡Y luego nos quejamos de que en

las escuelas’ no se educa, de que todos los males

nos vienen de la falta de fé en los maestros, y

íes hacemos cargos que distan menos de la ca¬

lumnia que de la verdad! ¿Es fácil variar el

rumbo que se sigue en la educación' moral y

religiosa de la niñez?

.

,

, No afirmaremos que todos tos encargados dé

la niñez se hallen libres del contagio del mun¬

do material que les rodea, y mucho menos qué

todos hayan entrado á servir su destino por tet

sollén

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL 0£ BARCELONA.—®.a quincena de Jnlio.

OBSERVATORIO DE D. JOSiÉ RÜLLÁN PBRQ.—CALLE DE SAN PEDRO.

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS^

HSiKi TARDE VIENTO

Atmósfera Plvio. o M

Manan Tarde Mariana

Tarde

Ter.

Ter.

Dirección

del Bar* del Bar.

fuerza

§
■c

■3
s

p X

S

•5*

-jo M

5' Seco. Hdo. Seco

lid. Bar- Mil. Bar. Mil* ».a Trd- ».a M. Maña. Tarde Milis.

G.°*

G.o*

s
w

16 29 18 29 26 276 23’2 28*2 24*0 24 760 26 761 N. O. » » D. D.

17 29 20 30 26 272 23*8 29*8 24*4 25 760 26 769 N. E. » » D. D.

18 30 22 31 29 28’6 24’4 29*8 26*4 26 760 27 760 N. N.

» D. D.

19 30 21 33 28 28*6 24*6 31’G 22’4 26 760 27 769 N. O. » » D. D.

20 31 2o 33 29 30*2 25’0 29*4 272 27 757 28 758 N. O. » » D. C.

21 31 23 32 29 29*8 25*0 30*0 24*8 27 757 28 758 E. N. » » D. I).

22 31 23 31 28 28*6 23*8 29*8 24*8 26 767 27 768 O. N. » » D. D.

23 31 23 31 28 28*4 25*2 30’2 25*8 27 758 27 776 O. N. » » D. D.

24 31 21 31 27 28*2 24*2 30*2 25’2 26 758 27 768 N. N. » » D. D.

25 31 21 32 28 29*8 26*0 24*4 25*2 26 759 27 758 N. N. » » D. D.

26 32 23 33 27 28’8 24’4 31’2 27*0 26 758 28 759 O. N.

» D. D.

27 33 23 34 31 32*0 27*4 32*0 27*8 28 758 28 756 N. N.

» D. D.

28 33 23 31 29 29*0 25*2 28*8 24’8 27 758 27 757 N. N.

» D. D.

29 30 21 30 27 28*0 24*4 28*8 25*0 27 758 27 758 N. E. » y> D. D.

30 30 23 31 27 28’6 23’4 29*4 24*6 26 758 27 757 O. N. » » D. D.

31 30 23 31 28 28*4 24*4 30*0 24*8 25 757 27 757 O. S. » S D. D.

5‘4 7*0 8*0 5*7 5*2 7T 8*2 5*;i 6*3 7*3 7*3 8*0 6*6 8*5 6*3 7*1

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Plvio.

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

o —
£

O Mañana.

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro. del metro

metro. n.» de vueltas

QO

uUiauitj

Mna. Ide. M.a Tarde Milis. Máxi¬ ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬ ma. Grados metros Grados metros

las 24 horas.

|
P<
> w

16 30*0 20*0 30*5 25*0 25*0 759*5 26*0 759*0 0. O. 4.419 D. D. 17 31‘0 20*0 320 26*0 25*0 757*0 26*0 757*0 0. 0. 5.141 D. D. 18 31‘0 20*0 32*0 24*0 26*0 757*0 27*0 758*0 0. 0. 7.449 D. D. 19 32*0 20*0 33*0 20*0 26*0 757*0 27*0 757*0 so. so. 4.141 D. D. 20 35‘0 230 33*0 24*0 27*0 755*0 27*0 755*0 s. s. 44.191 D. D. 21 35*0 23*0 30*0 26*0 26*0 756*0 27*0 755*0 NE. NE. 14.444 D. D. 22 30*0 22*0 32*0 26*0 26*0 758*0 27*0 758*0 NE. NE. 3.194 D. D. 23 32‘0 22*0 320 22*0 26*0 758*0 27*0 757*0 NE. NE. 6.414 D. D. 24 32*0 21*0 32*0 27*0 26*0 757*0 27*0 757*0 O. N. 4.419 D. D. 25 32*0 23*0 33*0 27*0 27*0 758*0 28*0 758 0 N. N. 3.414 D. D. 26 33*0 24*0 34*0 27*0 27*0 758*0 29*0 758*0 N. NE. 9.414 D. D. 27 34*0 23*0 35*0 27*0 28*0 757*0 29*0 758*0 NE. NE. 11.491 D. D. 28 36*0 21*0 30*0 27*0 27*0 758*0 27*0 757*0 NE. NE. 13.141 D. D. 29 30*0 21*0 320 27*0 27*0 757*0 27*0 758*0 O. O. 14.911 D. D. 30 32*0 22*0 32*0 26*0 27*0 757*0 28*0 758*0 O. O. 4.171 D. D.
31 32*0 22-0 33*0 27*0 27*0 758-0128*0 758*0 NE. NE. 6.414 D. D.

8*9 11*0 10*5
9*0 10*0
9*0 9*0 9*5 10*0 10*4 10*0 10*5 10*0 10*0 8*0 9*5

Observaciones

NOTA.
cíales: D. quo OTRA.

Cuando la casilla de la fuerza de
inndaiiccaa despejado y Cu». cubierto,.
“En e“l o'bservactorio del «Faro de

los vientos está on blanco indica que la corriente era
L.Laiass hñoras dae oboservnacciiuónn son;: áu lia»»s 9j duec la» mañana
la Punta Grossa.»los instrumentos están a 101 metros

apenas perceptible, la

ya 620

l■amsil¿ímd—eet:lraosarsoerbre„

S. indica que os suave, Los termómetros están
el nivel del mar.

la F. fuerte, la T.
ála sombra,

tempestuoso y

la U.

uracanado.

El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las in-

Los anuncio» que se inserten en esta sección pagarán: Hasta tres inJ9rcicr£6 á razón de CCS pesetas la linea; hasta cinco inserciones á
raa on de 0*03 pesetas, y de cinco en adelante ¿ razón de 0‘02 pesetas. El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ti número de líneas
fle que se componga, será de O'óO pesetas. ■Las lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el aucho será el de una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pesatas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que ae compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor. I<08 suacriptorea disfrutarán una rebaja de un 25 por
ciento.

©@0@

DE U
POR EL
VINO URANADO PEPSICO
DE
J. TORRENS, Farmacéutico

SERVICIO DECENAL
ENTRE

i

H

inlitid Jilbetti

ü

FALLECIÓ EL DIA 31 DE JULIO

DESPUÉS DE RECIBIR LOS SANTOS SACRAMENTOS

E. P. D.

SU DESCONSOLADA ESPOSA
hermanas, hermanos y hermanas políticos,

El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económi¬ co y de mejores resultados que sus simi¬ lares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos cientí¬ ficos bien experimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la eliminación del azúcar de glucosa en todas las per¬
sonas afectadas de la enfermedad deno¬
minada Diabetes.
DBS VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrene.
PANADERÍA
DEL MORO VIEJO

por el magnifico y veloz vapor
LEÓN DE ORO
Calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los días 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.
Goasipatados. EN BARCELONA,—Sres. Rosich Cárles y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Commandant Samary-5.

sobrinos, primos y demás parientes,
Y LA SOCIEDAD
AlbwU, Frontera j Comp.1

DE
Bartolomé Casta&er Bojá SINDICATO 163—TAHONA N.° 48 PALMA DE MALLORCA

SOCIEDAD BARCELONESA DE GUANOS
BARCELONA

Al participar á sus numerosos amigos y conocidos tan sensible pérdida, les suplican tengan al finado presente en sus oraciones, con lo que recibirán especial favor.

®.©0®®®0©©©0©©@0®®@0©

<^©@ó©©©0@©©ó@©©0@©

LA CATALANA

PREMIADO CON MEDALLA DE ÜRO en la «Exposición Balear»-Sóller-1897
Esta antigua y acreditada pa¬
nadería envía semanalmente gran¬
des pedidos de pastas especiales para la villa de Sóller, como son: cocas, craspells, galletas y similares.
Se dá comisión á las tiendas
y vendedores.
DE

GUANO POMÉS-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
A 21 pesetas saco. Tomando lO sacos á 20 pesetas id.
DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE
D. MIGUEL COLOM
CALLE DEL MAR.-ISOLLER-(BaIear«»)

COMPAÑÍA de seguros contra incendios y explosiones
AUTORIZADA POR R,B3A.Xj DECRETO d© 25 AGOSTO 1865

INULA HELENIUM

iras de

Con estas píldoras, preparadas

"La Catalana,, asegura á prima fija contra incendios todas las pro¬

piedades, tanto muebles como inmuebles y mercancías que el fuego

pueda destruir ó deteriorar, como así mismo los estragos causados

por el RAYO ó por las EXPLOSIONES de todas clases, haya ó no

incendio ó combustión.

"P'

El importante desarrollo que ha obtenido esta Compañía se de¬ muestra por los siguientes datos:

Capitales que ha garantido desde su fundación:
Total Pesetas 2,505.000,299*97.

Siniestros pagados desde su oreaoión

Total 4.260 siniestros que importan Pesetas 5.417,141*08

Capital social y reservas 30.000.000 Pesetas.

por J. Torreas, se cura pronto y radicalmente la Leuoorrea ó (flujo blanco), la Anemia y Olorósis (colo¬ res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬ rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
3DB3 VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española, —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia de J. Torrens.

DIRECCIÓN GENERAL EN BARCELONA: Calle Dormitorio de San Francisco n.° 5.—Director Gerente, D. Fernando de Delás.
DIRECCIÓN EN MALLORCA: Calle de Seriñá n.a 21-1.°—Sub¬ director, D. José Arbós Mestres.
AGENCIA EN SÓLLER: Plaza de la Constitución n,° 18—1.° — Agente, Salvador Elias Capellas.

El dueño del molino
de Can Gomila participa á sus pa¬ rroquianos y al público en gene¬ ral que de hoy en adelante solo pagarán para moler y cerner una cuartera 3 reales y para molerla

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí¬
tulo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica

Ptas. Cts.
20*00 175

CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica * . ,

2*50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas,
encuadernado en rústica

1*50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»
—San Bartolomé, .17—SOLLER.

roíSÍP otp:
LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO
á 9 Reale» litro.

SEGUROS DE VIDA
POR EL

SEGUROS MARÍTIMOS
POR LA
íMTÍl-IÍAUi

solamente 2 reales.
Recíbense encargos en casa de
D. Francisco Pomar, (á) Pollensí, plaza de la Constitución.

Se vende en casa de Pedro Antonio
del Pastor,—-SÓLLER.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»

Pizá,—-Calle