ASO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 590
ASO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 590

SABADO 23 DÉ JULIO DE 1898

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.)
Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arfcona.

/ Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: 0’50 pesetas al mes. ■»

francos M.

PAGÓ ADELAÍfTAÍJO

América: 0 20 pesos id. id.)

Números sueltos—0’ 10 pesetas. Id. atrasados 0’30 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, seraD responsables sus autores.

Sección Literaria

parecía sonreirle desde su hornacina. Algunas noches de verano, María las

LA VÍR&EN DE BETHANIA

pasaba en la capilla durmiendo sobre
1
los escalones del presbiterio; estas no¬ ches eran para élla deliciosos momentos

Bethania, la dulce Bethania de la Es¬
critura, no es hoy raá« que una aldea turca llamada El Asasije; pero en sus
inmediaciones se crían las rosas más
frescas de toda la Palestina. Los ganados
pacen á las orillas de las fuentes una hierba tierna y jugosa, la línea de rocas se dulcifica cerca del poblado, y las no¬
ches aún en la fuerza del estío, son ti¬
bias y perfamadas á las orillas de las ruinas del palacio de Lázaro.
Saliendo, pues, de la encantadora Bethania para volver á Jerusalén, caminᬠbamos una tarde al lento paso de nues¬ tros asnos, cuando mi guía, un altivo
maronita del Líbano, me contó el mila¬

de encantadores Buenos, durante los
cuales, conversaba con la virgen y de cuyos coloquios se acordaba en los días subsiguientes como de una realidad
dulcísima.
Hilarión se cuidaba muy poco de su hija. Casi siempre sstaba ocupado en
llevar á Jaffa su recua de tres camellos
cargados de sacos de dátiles ó de aceitu¬ nas, y cuando regresaba á Bethania, só¬ lo pensaba en la embriaguez, recorrien¬ do las posadas y ventas del camino, y no volviendo á su choza sino para dormir sobre las esteras colocadas junto al hogar.
* **
La víspera de la Asunción, quiso Ma¬

gro de la cita, que él creía de fecha muy ría que su capilla estuviese más florida

reciente.
* **

que de ordinario, porque al día siguien¬
te debían concurrir • todos los fieles A

Desde su infancia. María, la hija del orar ante la madre del Salvador. Por

camellero Hilarión, había quedado huér¬ mil ingeniosos medios procuróse María

fana de madre, que, débil y delicada bellas guirnaldas, con las cuales quiso

criatura, gastó muy pronto su vida bajo adornar el manto y los vestidos de la

aquella atmósfera de fuego. La pobre Virgen; pero tan torpemente lo hizo,

María, aunque solo contaba diez años, que la imágen rodó por el altar y se

sintió horriblemente esta pérdida, heló¬ rompió. La pobre niña prorrumpió en

se la sonrisa en sus labios, y á cada ins¬ amargo llanto. Sin duda que en Jeru-

tante se llenaban de lágrimas sus ojos. salen encontraría un obrero bastante

Un misionero franciscano, que visita¬ hábil para reparar el desperfecto; pero

ba con frecuencia á los pobres de Betha¬ ¿cómo, si la estátua debía estar en su

nia, tuvo piedad de aquel dolor tan in¬ sitio al dia siguiente, ornada de flores y

tenso y mudo; tomó cariño á la pobre recibiendo las oraciones de sus devotos?

huérfana y de vez en cuando le llevaba Este inconveniente desesperaba á Ma¬

regalos de dulces, que la infeliz no ha¬ ría; pero, de pronto, asaltó su imagina¬

bía gustado en su vida. Cuando María ción una idea, que desde luego aceptó

hizo su primara comunión, el francisca¬ con júbilo, porque la creyó inspirada

no la encomendó el cuidado de una ca- por su excelsa patrona.

piHita donde se veneraba la imágen de El día de la fiesta al rayar el alba,

la Virgen, pequeño y mísero edificio si¬ Maria corrió á la capilla, envolvióse en

tuado á la entrada de la aldea, sobre el el manto de la Virgen, se adornó con

camino de Jericó; este encargo fué para las cadenas de flores, deshizo las tren¬

María una nueva existencia, halló en él zas de su cabello dejándolas flotar en

motivos de alegría, y su corazón rena¬ torno de su cuerpo y ocupó el sitio de

ció á la vida, como sí hubiera encontra¬ su divina madre en el altar. Todo el

do en la imágen una segunda madre.

día estuvo recibiendo los homenajes de

Los cuidados de su nueva profesión los hombres, las mujeres y los niños;

absorbían todo bu tiempo; sentía cierto escuchó sus ruegos, oyó sus plegarias y

espíritu de coquetería por la pequeña sus confidencias, sonriendo impercepti¬

capilla y procuraba tenerla siempre blemente porque era necesario perma¬

muy limpia y muy adornada de flores; necer inmóvil ó insensible; pero aque¬

los pastores lo llevaban todas las tardes llos desgraciados se retiraron satisfe¬

grandes ramos de rosas, en cambio de chos murmurando frases de amor y de

los cuales recibían una taza de leche de esperanza. Cuando el último fiel aban¬

las cabras que la niña cuidaba; María donó la capilla, María saltó del altar y

formaba con aquellas fragantes rosas en una oración llena de infantil ale¬

coronas y guirnaldas que colgaba del gría, dió gracias á su protectora que

retablo festoneando sus salientes, y nin¬ tau visiblemente había contribuido ó

guna de estas faenas le parecía bastante encubrir este engaño conmovedor.

*

para aquella su veneranda imágen, que

*

María llegó á la plenitud de su belle¬ za; los pescadores del Mar Muerto, en
sus conversaciones de la velada, asegu¬
raban que era la más hermosa mujer de
toda la Judea. Uno de ellos, llamado
Felipe, habitante de Jericó, no podía apartar de su pensamiento el recuerdo de la hija del camellero Hilarión. Desde un día que la vió en el camino de Be¬ thania, Felipe iba todos los domingos á
llevar á María su ramo de flores y los peces más delicados del Jordán; María
le escuchaba ruborizada: sin atreverse
á mirarle, y cuando se retiraba para entregarse desde el alba hasta la noche á su ocupación de pescador, la niña que¬ daba pensativa y llena de tristeza. Mu¬
chas veces arrodillada ante la estátua
de la Virgen, que á costa de sus peque¬ ñas economías había podido restaurar, la suplicaba con todas las veras de su alma que apartase de ella tantas inquie¬ tudes, tantas penas, cuya causa igno¬ raba; pero sus ruegos no eran oídos y el divino auxilio no venía en su ayuda.
Una tarde, á la puesta del sol, Felipe llamó á la puerta de María.
—¿Dónde está tu padre. María? —En camino para Jaffa. Esta maña¬
na ha debido salir de Abou-Gosh.
—Entonces, esta tarde te espero des¬ pués del Angelus en las ruinas del pa¬ lacio de Lázaro. Te amo y quiero que vengas conmigo. Marcharemos á Jeri¬ có. Tengo preparada mi muía á la sali¬ da del pueblo y llegaremos al rayar el
día.
Una emoción deliciosa llenó el cora¬
zón de María. Sus ojos se cerraban, la-
tísn sus sienes, sus labios se entreabrían,
como el capullo de la rosa al fresco ro¬
cío de la alborada.
—¡Felipe!... ¡Felipe!... murmuraba. El, abrazó su cintura y deslizó en su oido palabras dulcísimas de amor; la pobre María, sin fuerzas para resistir, se abandonaba completamente al ven¬ cedor. Los labios del joven pescador ro¬ zaron el cuello de la hermosa; María se desasió de aquel abrazo y con uua voz débil é insegura exclamó:
—Esta tarde, esta tarde... sin falta,
iré á buscarte al palacio de Lázaro... iré... espérame.
Cuando se vió sola, arrodillóse sobre
la estera del hogar, y cayó desmayada. Sonó el toque de Angelas; el eco de la
pequeña campana de la iglesia, espar¬ cía su timbre argentino en una atmós¬ fera llena de calma. Felipe se persignó rápidamente y tomó el camino de las ruinas; á »u paso, se cruzó con el pes¬ cador Pablo, su primo, que habiendo vendido sus peces en Bethania, volvía á
Jericó.

—Mañana—dijo Felipe—será mi que¬ rida María, la hija del camellero Hila¬ rión; es un hermoso trofeo de amor, la mujer más bella de toda la Judea.
—¡Dichoso tu!—contestó Pablo, per¬
diéndose entre las sombras de la noche.
* **
Felipe esperó unos instantes, sentado sobre uno de esos bloques de mosáico que dan la certidumbre de que el mo¬ numento arruinado pertenece á la épo¬
ca judía. De pronto oyó unos pasos li¬ geros, sin ruido, y vió una mujer que
se acercaba envuelta en un velo blanco.
—¿Eres tú María?—dijo acercándose.
—Yo soy.
Jamás la voz de la hija de Hilarión había parecido tan dulce, tan musical á los oidos del pescador Felipe.
—María yo te amo. ¿Me amas tú? —Te amo, Felipe.
Esta afirmación resonó más dulce¬
mente aún en el alma del seductor. Un
olor delicioso se esparció en los aires, susurró la brisa bajo el estrellado cielo y el silencio magestuoso de la noche hizo vagar á los cuatro vientos las me¬ lodías que á sus flautas arrancaban los pastores de Bethleem.
Felipe, sin embargo, estaba triste; pesaban sobre su conciencia las pala¬ bras que había dicho á su primo Pablo. Ciertamente que nunca le había pareci¬ do María tan encantadora; pero sus ro¬ dillas se doblaban, á pesar suyo, y un tierno respeto reemplazaba en su cora¬
zón á la audacia del deseo. Tomó las
manos de María y las besó; después, sus
labios se encontraron.
Un inexplicable fervor llenó el cora¬ zón de Felipe, y su alma se iluminó con una luz celestial... El pecador cerró los ojos; cuando volvió ¿ abrirlos, vió una forma blanca que se alejaba, dejando
tras sí una estela luminosa.
* **
María en tanto, recostada sobre su
lecho de estera, dormía apaciblemente; un sueño fascinador transfiguraba de tal manera su semblante, que á través de sus cerrados párpados se podía adi¬ vinar la intensa expresión de sus ojos.
Soñaba que la Virgen venía á sentar¬ se á su cabecera; y tomándola en su»
brazos, le decía:
«María; tú me has servido fielmente; has tenido cuidado especial de poner á mi3 pies las flores que tanto amo, y tus
oraciones han subido hasta mi presen¬
cia como el grato aroma del incienso. Yo me acuerdo también que un día ocu¬ paste mi trono para que no faltasen las oraciones de mis creyentes, hoy he ocu¬ pado yo tu lugar; he ido á la cita que le habías dado al pescador Felipe, y no le

he mentido. Como yo, te Hariias María; y yo le amo porque su corazón vive eú el pecado; y su alma necesitaba obtener la gracia de mi Divino Hijo para volver á la vida; pero yo le he dado el beso de paz y amor; sus faltas le han sido per¬ donadas, y tú continúas durmiendo; envuelta en las ropas de la pureza, so¬ bre el hogar hotírado de tu padre. Ed otro tiempo, tú rio quisiste que faltase A la cita que todos los años doy en mi ca¬ pilla el día de la Ásüneidtí; no be que¬ rido, pues, que tú faltases á la que té había dado el pescador Felipe; más éste ha reconocido sus errores; he tocado sü corazón, y se halla arrepentido; ha en¬ contrado á tu padre en las inmediacio¬ nes de la aldea, le ha pedido tu mane, y he aquí que vienen á colocar en tií dédo el anillo de la desposada.»
En este momento, María, despertó dé
áu sueño; llamaban á la puerta, y aí
abriría se enconíró á Felipe ácompaña-
do de Hilarión.
—María—dijo Felipe- lie encontrado á tu padre al entrar en el pueblo, le he pedido la mano de la qué adora mi almd
y tríe la ha concedido. Acepta de la míá
el anillo de desposada.
Robert riE Flbrs.
Notas de actualidad
NO PUEDE SER IMBECILIDAD
No es político nuestro periódico', sóbenlo de so¬ bra nuestros lectores;, pero algunos amigos nuestros se acercaron á esta Redacción para suplicarnos la! reproducción en estas columnas del siguiente artí¬ culo que publicó El Siglo Futuro, de Madrid, y co¬ pió El Áncora, de Palma, en su edición del dia 13* del actual, y nosotros deseosos de complacerles le damos cabida hoy, ya que por exceso de composi¬ ción no pudimos hacerlo él sábado ultimé.
Dice así el artíéulo:
«Supone El Naeional que no es im¬ previsión ni torpeza sino imbecilidad lo que padecen los gobernantes. No esvsrdad. No pueden ser tenidos por imbécile», ineptos é imprevisores unoá hombres que fuera del gobierno discu¬ rren con lucidez, que tienen algunos1 acreditada su aptitud en el ejercicio dé sus profesiones y cuya próspera fortuna
atestigua elocuentemente que ni les;
fallan los cálculo* ni les falta en sus1
particulares negocios una gran previ¬ sión. No imprevisores, rii inepto», ni imbéciles; otra cosa son los culpados de
toda esa serie de desaitres incontable»1
que por ahora termina en la catástrofe naval de Santiago de Cuba. No hay ne¬ cesidad do estampar aquí la expresión, porque está ya en los lábios de todos.

FOJUffiETÍN
EL CARBONERO DE LA ERMITA
que la nodriza recibiera la menor noti¬ cia del que sospechaba padre de la cria¬ tura, á la que amaba ya como si hubie¬
se nacido de sus entrañas, y este amor
creció aún estimulado por el dolor de
un terrible infortunio. La muerte le
arrebató á su marido, que se cayó de un alto olivo que desmochaba, y el senti¬ miento de esta desgracia agotó el ma¬ nantial de vida para la criatura. Enton¬ ces la buena mujer llevada de un heróico impulso de cariño resolvió que otra
acabase de amamantarla á su costa, y
para conseguirlo no hubo trabajo, no hubo1 privación que no se impusiera. Caros compró los derechos de madre que nadie vino á disputarle, y así la pe¬ queña Irene, criada en el campo y em¬ pleada en sus labores, fué de todos con¬ siderada como hija de su nodriza.
Al lado de su querida Paula se había sentado Arnaldo, pero de sus labios no brotaba un raudal de lisonjeras expre¬ siones ni sus ojos acudían á suplir 1* es¬ casez d« su* palabras. Hallábase como distraído y como si su pensamiento va-

gara fuera de aquel recinto, cosa que Sin pedirlo yo me lo han ofrecido, y

por primara vez acontecía.

»in interés alguno.

—¿Qué mala yerba has pisado eita ñocha, que te vienes tan mustio como estará ahora el clavel que quité de mi sombrero de palma para que lo llevase» en el tuyo?

—¿Y quién es ests modelo de usure¬ ros? Si supiese trabajar cordones de se¬ da liaría unos para su bolsillo, que de seguro no debe de tenerlos ¿Quién es?
—No puedo decirlo.

—¡Ay Paula! ¡cuando pienao que muy —¿Y como lo sabré si me lo callas?

pronto habré de pasarlas en el cuartel! —Razón más para aprovechar las que

—No puedes saberlo. —¿No puedo saberlo? ¿Yo? ¡Arnaldo!

nos quedan. —Son pocas. ¡Y podrían ser todas!
—Ya lo creo. Tanto daño le vendría á
la Reina de tener uu soldado ménos, co¬
mo á la selva si le arrancasen un pino. —Ni aún esto. Si otro se pusiera en
mi lugar...

¿yo? ¿Con qué tienes secretos para mí? —He prometido el silencio. —¿Y á mí qué es lo que rae has pro¬
metido tantas veces? ¿Dudas de mi leal¬ tad ó de mi cariño? ¿Lo que ocultas
en tu pecho no puede encerrarse tam¬
bién en el mío? ¿Ó quieres tú la llave de

—¿Tan buenos amigos tienes? —Comprando un sustituto...

mi corazón sin que yo posea la del tuyo? —Si me jurases...

—Como quien compra un borrego pa¬

—Esta precaución es un agravio que

ra el banquete de bodas. ¿Y el dinero, me infiere».

de dónde lo sacas?

—No. uo puedo decirlo. Sería una

—¿De dónde?... ¿No puede haber debilidad raía faltar á ini palabra.

quién me lo preste?

—Es una falta' de amor no tener con¬

—Por tu buena cara, ¿no es verdad? fianza en mí.

¡Vaya uua finca! Para mí vale mucho; —Mira, Páulita, no lo digas á nadie.

más para otros... ¿No ves que se necesi¬ Anoche me encontré á í'reue jilnto á la

ta un dineral, y que en toda la vida ga¬ fuente...

naríamos para devolverlo? ¡Báh! ririsue-

—Por eso anoche no" te vimos pbr acá;;

ñes prenda mía con imposibles.-

por eso has' eludido la respuesta cuando

—No tan imposible como te parece.. te he preludiada por qúé ayer no venit-

te. En conversación coa otras mucha¬ i la pretenda, trata dé comprarte como sé

chas, ¿qué te importaba que yo me pu¬ compra una muía en lasférias de Sineu?

driese aquí la» entrañas mirando la ¡Air! yo no te hubiera vendido por todé
puerta y contando los minutos de tu el oro del mundo.

tardanza?

—Y yo rio quiero mi libertad sino pa¬

—¿Celos ahora?

ra ser tu esclavo. Estoy decidido. Plegué'

—¡Si supieras lo que escuecen! Tonta á Dios que no me arrepienta nunca dé

de mí que no he querido dártelos nun¬ mi determinación.

ca. ¿Y que te dijo Irene?

Má* fácil es de conservar un secreto1

—Según parece ha recibido de una entero que descantillado. Empezar uná

mano desconocida una cantidad aufi- confidencia viene á ser lo mismo que'

ciente para librarme del servicia.

empezar á rodar por un declive, y la cu¬

—¿Y ella te la ha ofrecido?

riosidad empuja hasta que sé llega ai

—Ella misma.

fondo. Arnaldo refirió todos loa pormeno¬

—¿Y tú has aceptado?
—Todavía no.

res de su conversación, los celos de Pau-'
la hicieron saltar lágrimas de sus ojos/

—Puedes aceptar y casarte con ellá.
—¿Casarme con ella? —Pue» qué, ¿no es una fortuna en¬ contrar una muchacha sin padre ni ma¬

el’ llanto enardecióla pasión de Arnaldo, yésta como helado cierto despojó de sus'
uacientes florecidas él corazón de lá
desgraciada Irene.

dre, ni perro que le ladre? Así no ten¬ drá» suegros que t.§ incomoden, ni si¬ quiera liabrás de besarles la mano al sa¬ lir de la iglesia él día de tu' casamiento.

Acercábase el día señalado á: los quin¬ tos para ingresar muy de mañana en las filas del ejército. La víspera de este*
día, después" dé haberse despedido de*

¡Olí! ella no te tiene tanto ariíor Como yo, pero tiene más oro.
—¿Pero, qnfé tiene qué Ver irnít cosa
Con otra?

sus amigos y de sú amada, tris te y solo'
subía Arnaldo' Fá- empinada cúésta qué
conduce ¿r la ciudad/ cuando eri úna re-'
vuelta" dél cumin’o éá'coiítVó á Preñe són-

—Tan torpAeres que no cóúáprendes tada sobré un hat de leña que habla re¬

sus intenciones? No codoces qué esta cogido en aquella espesura. La pobi*e jo¬
chica, desesperada porque no hay quien ven se enjugaba los ojos coh la punta1

-a

S O L L E IR

No es síntoma de imbecilidad discu¬ presentimos, como así ha sucedido, que Destruidas nuestras escuadra» en Fili¬ ocupar un lugar preferente en todos los versia á que ha dado lugar el embargó

rrir un presupuesto de la paz tan seduc¬ no pasarían da Port-Said, aún después pinas y en Cuba á pesar del heroísmo de periódicos españoles:

realizado por el Juzgado municipal de

tor como claque hizo popularísimo entre da pagados más de 80.000 duros por de¬ nuestros bravos marinos, dueños los •los infinitos estulto» al Sr. Gamazo. No rechos de tránsito á la Compañía del norteamericanos de aquellos mares, en

Dice así:

«Éabana, 12 Junio.

esta villa, en mi caía, la mañana del 8 de los corrientes, creo prudéntí

es señal de inepcia pensar un plan de
reformas tan madurado como el que
llevó á Cuba y Filipinas el señor Maura, No es imprevisión negar al general Po¬

Canal.
No es ineptitud disponer la entrada de la escuadra de Santiago, cuando el más lerdo veía que se obligaba á cam¬

quo por tantos siglos ondeó triunfante le civilizadora bandera española, anun¬ cíase ya como inmediata la venida de
una flota enemiga que, al parecer, se

Aunque el bloqueo nos impide recibir carta* y periódicos del resto del mundo,
y nos tiene completamente á obscuras de lo que sucede en Europa y aún en el

relatar el acto, con todos sus pelos y se¬ ñales, á fin de que el público pueda for¬ marse exacto juicio y dar ¿ cada uno lo
que es suyo.

la-vieja los elementos y recursos para acabar la guerra de Filipinas* ni poner

biar el plan de operaciones al enemigo y cuando se tenían hechos los trabajos

propone la completa destrucción de nuestro poderío naval, y llevar el daño

resto de Cuba, de cuando en cuando se nos presenta la ocasión de enviar cartas

En sentencia de este Juzgado munici¬ pal de 2 del que rige fui condenado á la

cu manos de Primo de Rivera millones preparativos de defensa y ofensivos en y la desolación á las poblaciones de lae fuera de la Habana. Verdad es que los devolución de un carro do transporte

para sobornar á Aguinaldo, ni premiar eon grandes cruces de San Fernando las apariencias de una pacificación, ni menos entregar el mando superior de

Occidente, ni imprevisión insistir en que á todo trance saliera la escuadra de la bahía bloqueada, después de haber contestado el almirante á la primera

islas adyacentes y de ambos litorales de
la Península,
En estos graves momentos para Espa¬ ña, aún siendo inmejorable el sentido

medios son dudosos y de resultado in¬ cierto: así es que esta carta que sale de Cuba mañana, acaso no llegue á Lón-
dres en muchas semanas.

que D. Gabriel Villalonga y Gomila,
vecino de Palma, me habia regalado y
después meexigiójudicialmente y como, por causas ajenas á mi voluntad no me

^

Cuba á un general que en Cataluña en¬ órden que si salia era segura una heca¬ de este pueblo, grande en la prosperi¬

1.a vida eu la Habana durante el bloqueo

fué posible verificar su entrega con la

cendió la lucba entre el capital y el tombe, hecatombe que en efecto ha so¬ dad y más grande en el infortunio, es lo

La Habana se halla ahora tan tran¬ prontitud que deseábamos tanto yo como

trabajo, generadora del anarquismo, que se desacreditó en Mindanao y que Vino fracasado de Filipinas, acusado de
haber dado, con sus complacencias con

brevenido sin gloria para la Marina y sin ventaja para la pátria, y que se le obligara á salir precisamente el mismo
día que SÍiafter se confesaba impotente

cierto que la guerra, ha*ta ahora ence¬
rrada en las colonias, amenaza exten¬ derse á nuestras costa».
No se hallan reunidas la» Córte»; y

quila como desde el principio de la gue¬ rra. He pasado por todos los ámbitos de la ciudad, á todas las horas del día y de la noche, y en ninguna parte del mun¬

dicho señor, á instancia de éste, poco antes de la» doce de la tarde del dia ocho
de los corrientes, se presentaron á mi casa D. Antonio Ramis y Fonolleras.

fas lógias. grandísimo pábulo á la insu¬ para tomar á Santiago si no decaia el son notoria* la gravedad del caso y la do he visto una población más ordenada Secretario del Juzgado, su hijo J). An¬

rrección.

tenaz espíritu del ejército de tierra y urgencia con que se impone la suspen¬ ni dotada de mejor policía.

tonio Ramis y Palou, oficial del mismo,

No son imbéciles* ni ineptos, ni im¬ mientras no abandonara el puesto la sión de aquellas garantías constitucio-

La organización de esta policía es, el demandante D. Gabriel Villalonga y

previsores los que dejaron escapar de
Madrid á Calixto García, hoy segundo

escuadra de Cervera. No son imbéciles
los que, teniendo fija en el pensamiento

nales que expresa el artículo 17 de la ley fundamental de la monarquía.

con toda evidencia, excelente; Ios-hom¬ bres á ella adscritos conocen su deber,

nn tal D. Jaime Armengol, abogado y por añadidura jefe del partido conserva¬

jefe de los asesinos ó incendiarios de la manigua; los que libertaron á Sauguily, -que ha desembarcado ahora guiando á 4a* fuerzas yanquis en el camino de la
manigua á la plaza de Santiago; los
que pusieron en manos del marqués de
Santa Lucía los centenares de miles de

Ja idea de la paz, por decreto de la Ga¬
cela declaran acorazados á unos cruce¬
ros simplemente protegidos, que envían
al combate al Colon sin la correspon¬
diente artillería gruesa y mandan deamontar los mejores cañones en la vís¬ pera de hacer frente á la formidable es¬

Quizás pudiese el Gobierno, al llegar á esta situación, entender que no debie¬ ra aplicarse la ley de Orden público, conforme á lo dispuesto en el artículo 3.° adicional de la miema; pero, enemi¬ go por sus más arraig-adas convicciones de toda arbitrariedad, considera que es

son de tan buena Índole y tan modera¬ dos como los mejores policemen de Lóndres y nunca se meten con las personas que se conducen como es debido. Y sin
embargo, han sido calificados y denun¬ ciados por los periodistas norteamerica¬
nos como rufianes armados y terror de

dor de Inca, supongo que como asesor del demandante, y procedieron al em¬ bargo de la parte de frutos que me co¬ rresponden de los pendientes en la finca Can Gomila; de una pieza de tierra lla¬ mada Can Tambó con casa; de un crédi¬ to de setenta pesetas, una muía, tres

T

duros que la nación destinaba al ejér¬ cito que se batía por la honra y la inte¬ gridad de la patria; los que amonesta¬ ban al digno jefe de la armada Sr. Con¬ tas porque en la Sociedad Geográfica habia vertido conceptos históricos que molestaron ¿ los susceptibles america¬
nos; los que relevaban á otro valiente y pundonoroso marino, el Sr. Ibarra, por¬ que en aguas jurisdiccionales detuvo ¿
tin barco de los Estados-Unidos abarro¬
tado de armas y pertrechos para los insurrectos; los que impidieron que el Sr. Fagoaga denunciara y procesara á
muy bien apadrinado* empleados de Cienfuegos, á quien la pública opinión

cuadra de Sampson. No es falta de pre¬ visión el no pagar al ejército que, hambrimiento, haraposo, consumido por la miseria generadora de la enfermedad, pelea en Cuba, y procurarar que aquí, en la península, cobren puntualmente desde los más altos poderes á los últi¬ mos empleados colocados por los caci¬ ques servidores de lo» gobernantes. No
son imbéciles, antes al contrario, bien
discurren los que después de relajar la moral del ejército proponiendo para ge¬ nerales á coroneles recien llegados á la isla y que no habían tenido ocasión de oler la pólvora, dejan en el mayor abandono al general Linares y diaponen

preferible declarar la observancia de las disposiciones de dicha ley^, con la única excepción relativa á los procedimientos á que hayan de sujetarse los juicios cri¬
minales.
Lejos del propósito del Gobierno ex¬ tremar los grandes medios que le con¬ cede el nuevo, pero transitorio, estado jurídico, piensa seguir un criterio de templanza, moderación y respeto, y
únicamente ser inexorable en cuanto se
relacione con las guerras y con el man¬ tenimiento del órden público.
Confía el Gobierno en que la opinión hará justicia á esta neceeariaresolución, que solo responde al cumplimiento de

la gente pacífica y cumplidores de la ley.
Las autoridades y jefes de policía son extraordinariamente tolerantes aquí. ¿En qué país del mundo se consentiría á los simpatizadores do los rebeldes ha¬
blar descaradamente de rebelión, en
tiempo de guerra, como yo les he oído en
los cafés de esta ciudad? Los correspon¬
sales norteamericanos que pululaban en
la Habana antes de la declaración de la
guerra, censuraban abiertamente las co¬
sas de España y se portaban exactamen¬ te como si la bandera yanki ondeara en Cuba, y sin embargo nadie les moles¬
taba,
La ciudad se halla actualmente llena

sillas, un cesto, un cuévano, siete tina¬ jas, cinco ds ellas vacias y conteniendo las otras dos unas tres barcillas de acei¬
tunas, y finalmente el tan cacareado pan. Este me fué arrancado de las ma¬ nos, á viva fuerza, en la despensa, por el Sr. Armengol, en el instante mismo que intentaba sacarlo y repartirlo entre mis pequeñuelos, sin que bastaran á librarle de las garras del que yo creo holgaba eu aquel acto, ni mis súplicas ni el llan¬ to de mis hijos, A mis súplicas contestó el Sr. Armengol que si no tenía otro
pan, que comprara. Como habrá visto el lector la afirma¬
ción que hace el Sr. Ramis en su Comu¬

$

acusaba como cómplices de los rebeldes, el envío de refuerzos á la hora que nues¬ sagrados deberes, y principalmente al de voluntarios armados, y, sin embargo, nicado, inserto en el último número de

á los cuales habían facilitado un gran tras tropas ge ven envueltas por el ejér¬ sentimiento de amor á la pátria que dis¬ no ocurren trastornos ni disturbios de este semanario, de que el pan embarga¬

contrabando de armas, y los que depu¬ sieron al general Weyler por correspon¬ der á loa manifiestos deseos de los polí¬ ticos de Washington!

cito yanqui y que, según los cálculos de los técnicos y aun de los más imperitos, era poco menos que imposible que lle¬ garan á tiempo.

tingue y enaltece el pueblo español. Fundado en estas consideraciones, el
Consejo de Ministros tiene el honor de proponer á Y. M. el siguiente real de¬

ninguna clase. Al principio de la gue¬ rra. cuando la escuadra bloqueadora apareció ante la Habana y se esperaba un ataque inmediato, tres cañonazos

do no estaba encima de la mesa es exac¬
to, pero comprenderá también que al dar La Unión Republicana la noticia se quedó corto, pues creo hubiera producido

No son imprevisores, ni ineptos, ni

No, no. Todo esto y otras muchísimas creto.

del fuerte de Cabañas dieron la señal de peor efecto si hubiese consignado el

>

imbéciles los que se negaron A enviar á
Manila un crucero de combate reclama¬
do oportunamente por el general Mon-

cosas que podríame* recordar, no son
señal de imbecilidad, siio testimonio
evidentísimo de un cálculo inteligente

Madrid 14 de Julio de 1898.—Señora A. L. R. P. de Y. M. Práxedes Mateo
Sagasta.

alarma. Fué aquello una llamada y tro¬ pa general, y en plazo notablemente
brevísimo la ciudad se encontró llena

hecho tal como pasó y queda expuesto. Réstame ahora, Sr. Director, hacer pú¬
blico que el carro que se me condenó

tojo y obligaron á éste ¿ que con unos antiguos é inútiles barcos de madera

y de una premeditación muy razonada. Todo, todo responde perfectamente á

REAL DECRETO.

de tropas, regulares y voluntarios, in¬ entregar al Sr. Villalonga, después de fantería, caballería y artillería, sin rui¬ arreglado, un maestro constructor lo

hiciera frente á los grandes acorazados un plan, que lo mismo es de los mo¬

A propuesta de mi consejo de minis¬ do ni confusión, pues cada uno tenía tasó en 25 pesetas, las eostas causadas

de Dewey; lo» que desartillaron las mu¬ rallas de la capital del Archipiélago y

nárquicos que de los republicanos, de los conservadores que de los fusionis-

tros, en nombre de mi augusto hijo el rey D. Alfonso XIII y como reina regen¬

sus puntos separados de reunión previa¬ mente designados.

en el juicio, según confesión del Juzga¬ do, podían ascender, á lo más, á una»

llevaron las mejores piezas á Subic, no
para montarlas á fin de defender aquel puerto, sino para dejarlas tiradas y
abandonadas entre la arena; los que

tas, el plan que el señor Silvela, más desahogado que otros, noa declaró en el teatro de la Alhambra, el plan de la de¬ finitiva liquidación. A esto vamos, á la

te del reino. Vengo en decretar lo si¬ guiente:
Artículo l.° Se suspenden temporal¬ mente en toda la Península é islas adya¬

Es difícil, en verdad, concebir que
nos hallamos en una población bloquea¬
da. Todo marcha como en tiempos nor¬
males.

cuarenta pesetas, formando ambas can¬ tidades en junto la de sesenta y cinco pesetas y que los bienes embargados valen seguramente más de dos mil pe¬

aconsejaron al general Angustí que se liquidación, que ea el cumplimiento do centes las garantías expresadas en los

Lo único que da alguna idea de la si¬ setas.

llevase la numerosa familia á Filipinas, un compromiso sectario, revelado há artículos 4.°, 5.°, 6.° y 9.° y párrafos pri¬ tuación es la falta de alumbrado. Hay

Y como no he sido yo el único á quien

dándole absolutas seguridades de que tiempo por la prensa católica.

mero, segundo y tercero del 13 de la que economizar carbón y por tanto ni por cantidades insignificantes ha em¬

\\

no habíamos de tener guerra con los

Los que dicen que todo esto es obra Constitución de la monarquía.

el gas ni las lámparas eléctricas lucen; bargado este Juzgado bienes por valores

Estados-Unidos, y loa que tiraban en el de la imprevisión, de la ineptitud, de la

Art. 2.° Desde la publicación de es¬ las mejores calles se hallan alumbradas centuplicados, pues me consta no hace

cesto de los papelea inútiles las comuni¬ imbecilidad, son cómplices que tratan te decreto se aplicará la ley de Orden á medias y las travesías y callejones se mucho tiempo que á un vecino de esta,

caciones de nuestros cónsules y de los de atenuar el delito de lesa pátria y de público de 23 de Abril de 1870, salvo lo dejan en completa oscuridad.

condenado al pago de la cantidad de

marinos agregados á la legación espa¬ desarmar r1 pueblo, cuya indignación dispuesto en el título 4.° de dicha ley

Durante el día los buques de la es¬ ciento sesenta y cinco pesetas y costa»

ñola de la república americana, quede puede movorle algún día á castigar du¬ con relación el procedimiento en las cuadra bloqueadora, generalmente en causadas en el expediente, que podían

tres años á esta parte venían advirtien¬ ramente á los responsables.

causas criminales, que continuará ri¬ número de cinco ó seis están siempre á ascender á unas cuarenta ó cincuenta

do los preparativos y planos de lucha

Malditos, malditos sean los partidos giéndose por las leyes y disposiciones la vista, pero nunca so aventuran á po¬ pesetas, se embargaron dos talones de

del gobierno de Washington. No arguye imbecilidad, ni ineptitud,
ni imprevisión, sino un delito notorio, en vísperas de la declaración de guerra, cuando la prensa nacional y extranjera
anunciaba la inminencia del rompi¬ miento d« las hostilidades, sacar del
puerto de la Habana nuestros dos me¬ jores cruceros para enviarlos á Cabo Verde, y disponer luego que estos dos
barcos con los otros dos y el par de des¬ tructores que habían de componer la escuadra da Cervera, salieran de aque¬ lla posesión portuguesa y fueran á en¬ cerrarse á la babía de Santiago en don¬ de no podían hallar otra suerte que la que con tanto dolor lamentamos. Y se ordenaba esta operación, equivalente á la entrega necesaria, fatal, de nuestra escuadra á la de nuestro enemigo, pre¬ cisamente al recibirse aquí la noticia

liberales, culpados de la situación ver¬ gonzosísima en que nos hallamos; mal¬ ditos todo» su» cómplices y auxiliares.»
La suspensión de garantías
Presidencia del Consejo de ministros
EXPOSICIÓN
SEÑORA: Conocida* son las extraordi¬ narias circunstancias en que por des¬ gracia se encuentra el país, víctima de la perturbación que producen dos gue¬ rras coloniales, y en la necesidad de de¬
fender el honor nacional ante otra ini¬
cua guerra con una nación poderosa. A pesar de ello, el Gobierno ha desea¬
do mantener en toda su integridad cuantos derechos y garantías establece la Constitución del Estado, y así conti¬
nuaría en los difíciles momentos actua¬

vigentes, tanto en los procesos eu que conozca la jurisdicción ordinaria, como cu loa sometidos á las especiales de Guerra y Marina.
Art. 3.° El Gobierno dará cuenta á las
Cortes del uso que haga del presente de¬
creto. Dado en Palacio á catorce de Julio de
mil ochocientos noventa y ocho. María Cristina,—El presidente del
Consejo de ministro*, Práxedes Mateo Sagasta.
El «Times» en la Habana
Acerca de ln rebellón y (le la guerra
La trascendental é interesantísima
carta qua el corresponsal del Times en la Habana ha dirigido si diario londo¬ nense hace tan completa justicia á las

nerle al alcanee de las baterías espa¬ ñolas.
En la mañana del 10de Junio un cru¬
cero español, dos torpederos y una lan¬ cha armada, salieron del puerto de la Habana, y durante tres horas estuvieron
maniobrando enfrente de las baterías,
primero hacia el Este y después hacia
el Oeste de U bahía. El hecho causó
conmoción en la escuadra americana.
Sus buques esparcidos corrieron á to¬ do vapor á reunirse con el buque insig¬ nia. Los americanos dispararon unas veinte bombas contra los buques espa¬ ñoles, pero toda* se quedaron cortas. La» baterías dispararon dos cañonazos solament». Escaso público en las casa¬ matas del puerto, presenció el espectᬠculo, pero en general excitó poco in¬
terés.
Después de tres años de guerra eiyíI,
los habitantes de la Habana miran la

depósito con interés do mil cien pesetas el uno y de seiscientas cincuenta pesetas el otro, varias alhajas de oro y plata pertenecientes á la mujer del condena¬
do, los muebles de su uso do casa y otro»
que fueron vendidos por la cantidad de mil pesetas, viniendo á quedar embar¬ gados bienes por valor de cuatro ó cinco mil pesetas, me veo en el caso de poner do relieve la contradicción que existe entre lo que afirma en su comunicado y los actos que realiza.
No he d« ser yo quien procure inda¬ gar la causa que motiva se embarguen con tanto exceso bienes por cantidades insignificantes, ni si esto se debe á la
política, pues me limitaré á decir que tanto yo como el embargado, á quien
me he referido, militamos en distinto
bando político del Sr. Juez, que éste y el Sr. Armengol son conservadores de

.>

del desastre de Cavite y en aquellos momentos que, no el sentido de los estratégicos y de los técnicos, sino el sentido popular, que veía muy claro que en Cuba no hacia falta nuestra pequeña escuadra, señalaba, en me¬ dio de grandes esperanzas, la ruta del
Cabo v el mar de las Indias á fin de lle¬

les, si no fueran de temer graves suce¬
sos, que, con urgencia notoria, obligan al poder público á fortalecerse con aque¬ llos medios que la misma ley funda¬ mental concede en situaciones escepcio-
nales.
La lucha colosal que en el Archipiéla¬ go filipino y en la isla de Cuba sostie¬

cualidades del pueblo y del ejército es¬ pañol; pone tan claro la hipocresía y la perfidia de los yankis; describe tan grᬠficamente el proceder de los rebeldes, y como corresponde á los Estados Unidos la mayor parte de la tremenda responsa¬
bilidad de sus horrores de la rebelión y
de la guerra, que no es extraño haya

guerra actual con América con la ma¬ yor sangre fría.
(Se continuará.)
mívwm 3 msmm
Tribuna pública

pura raza y que yo y los demás embar¬ gados sufrimos las consecuencias de los embargos.
Sin otro asunto por hoy, después de reiterarle las gracias por la atención que me dispensa me repito de V. affmo. S. S-
q. b. s. m.
Pedro Antonio Bernat.

gar á tiempo de vengar la hazaña del nen nuestras gloriosas armas de mar y causado inmensa sensación en el pueblo

Sr. Director del Sóller.

Sóller, 22 Julio de 1898.

comodoro Dewey.

tierra contra todos los elementos, y con inglés y telegrafiada, como ha sido, ca¬

No es. no, imbecilidad ni imprevisión un enemigo tan superior en fuerzas y si íntegra ¿ todo el mundo que produz¬

hicer escarnio de ese buen sentido po¬ recursos, como desprovisto de toda ra¬ ca un sentimiento de vivísima simpatía

pular. y tomarse, después de la catás¬ zón y justieia, cubre de laureles á nues¬ por España y de repulsión hácia los cau¬

trofe de Cavite, dos meses largos para tro Ejército yá nuestra Armada, pero santes de tantas desventuras. Hasta en

calmarla opinión, engañándoles nue¬ va acompañada de grandes contratiem¬ la masa general del pueblo norteameri¬

vamente con el aparente envío de re¬ pos y de pérdidas considerables y dolo- cano ha hecho una impresión profunda.

fuerzos,á Manila,, refuerzos que todos ! rosas..

* Merece,- pues, conocerse íntegra y

Muy Sr. mió y de mi más distinguida consideración: Empiezo por dar á usted las gracias por el favor que espero me dispensará, insertando en el semanario que tan dignamente dirige, el siguiente
COMUNICADO
Muy Sr. mió: Eu vista de la contro-

Crónica Local
A los más miedosos no les llega ts camisa al cuerpo, y la cosa no es paña: menos, tan funestas son las noticias qtfo

kaii circulado por esta población duran¬ pamos en nuesti'a crónica del presente cómico dramática del Sr. Masip el sába¬ confofríiidad con el dictamen emitido

CULTOS SAGRADOS

te la semana actual. Son estas las mis¬ número.

do y domingo últimos, 1.a y 2.a de abo¬ por el Iügeniero de Obras Públicas dé

mas que nos comunicó la prensa en sus

no de la segunda sóris, poniéndose en esta provincia, ha declarado vecinales En Id iglesia de Sdn Francisco.—Sé

seccione» telegráficas, pero agrandadas

El domingo último, conforme en nues¬ escena por segunda vez la chistosa co¬ los dos caminos rurales de este término Celebrarán cuarenta horas en honor deí

por el miedo y la ignorancia, en tórrni» tro anterior número habíamos anuncia¬ media catalana La cosina de la Lola y denominados de Sa Polla ó de Can Santo Cristo.—Mañana, dia 24, á las

nos, que no parecía sinó que á la llegada
de la escuadra de Watson á estas islas, habia de hundirse el archipiélago en el
fondo de los mares.
No negaremos qus no existiera algún
motivo de alarma para sitos pacíficos morador»» que no conocen de la guerra más que lo que han visto pintado en

do, y conforme se anunció también en la
mañana del mism© dia por medio de pasa¬
calle por la banda de música de esta lo¬ calidad, á la que seguía un carruaje con la troupe vestida de gran gala, hubo fun¬ ción gimnástica en la plaza de toros, á la que asistió numeroso público.
La compañía Caprani fue muy aplau¬

la celebrada comedia de D. Gabriel Brio-
nes Las damas negras, el primero de di¬ chos dias, y el drama catalán de D. Fe¬ derico Soler (Pitarra) Lo contrameslre y la muy aplaudida pieza de D. M. Pina Domínguez Mi misma cara, el último. Todas obtuvieron admirable interpreta¬ ción, distinguiéndose, como siempre, el

Creueta y Travesía del Convento ó de Son Pons. Enterado el Ayuntamiento acordó aprobar las obras y reformas de los caminos indicados como quedaron proyectadas por la Comisióii de Obras
de común acuerdo con el Sr. Présidente
de la Corporación municipal.
Se enteró también de otra comunica¬

7 de misma misá de exposición; á las 9 y media tercia y la misa mayor con
sermón por D. Francisco Rayó Pbro. Por la tarde á las 5 y media vísperas, reu¬ nión mensual de los Terciarios, con plᬠtica por el mencionado orador, en prepa-
ración del Jubileo de la Porciúncula; al
anochecer completas y la reserva.

algún cuadro ó en las láminas de alguna
historia ó ilustración, en el caso de que
se confirmara la noticia de que la escua¬
dra yankóe hubiera pasado el estrecho

dida y en especial Mr. Celestino en sus
trabajos de equilibrio sobre el alambre, y el niño Miguel, llamado con bastante propiedad de cautchóiic, tan bien traba¬

primer actor Sr. Bonaplata, el actor cómico Sr. Coll, y la simpática esposa de éste, Sra. Balestroni, cosechando por
igual entusiastas aplausos. El público,

ción de la citada autoridad, traslado de otra que le dirigió la Excma. Comisión
Provincial interesando varios documen¬
tos que juzga indispensables para pro¬

Dia 25, á las 6 y media de la maflaná misa de exposición, á las 10 tercia y la
misa mayor con música y sermón por eí
mencionado orador. Por la tarde maiti:

con dirección á Baleares; pero por de ja y tanta flexibilidad tiene.

escaso el sábado, llenó el domingo casi poner la resolución que proceda en el nes y laudes solemnes, rogativa y la re¬

pronto la alarma es infundada, toda vez

Los numerosos concurrentes salieron todas las butacas; á la concurrencia ma¬ recurso de alzada interpuesto por don serva.

que dicha escuadra está todavía en el satisfechos, por lo que no creemos aven¬ yor que en los dias anteriores debióse el Juan Cauals y Estades, D. Miguel Coll

Dia 26, por Ja mañana, á las 6 misa

mar de las Antillas y no es muy proba¬ turado asegurar que muchos de ellos que fsera á lo último insoportable el y Morell y D. Jaime Rullan y Bisbal, de exposición, ejercicio de ios Trece

ble se decida á venir habiendo regresado volverán á la función mañana, que la calor, sintiéndose tan solo un poco de contra el acuerdo por el que resolvió el Martes en honor de San Antonio, y á

ya la nuestra del almirante Cámara, que habrá y se anuncia será variada. tenian nuestros enemigos deseos de des¬

alivio cuando al levantarse el telón se es¬ Ayuntamiento exigir la responsabilidad las 9 y media tercia y la misa mayor. A

tablecía débil corriente de aire frssco.

á los individuos de la misma que acor¬ las 5 y media de la tarde vísperas y al

truir á su ida á Filipinas ó á su regreso
del caual de Suez.
Por otra parte, aun cuando viniera Watson, y no se hubiera firmado todavía la paz á su llegada ai Mediterráneo, no creemos permitieran el bombardeo de nuestra capital ni de ningún puerto de
la provincia las potencias earopeas, no para defendernos á nosotros, que de que no podemos esperarlo los hechos lo de¬ muestran, sinó que por la cuenta que
tiene á las naciones todas cuyas costas
baila este mismo mar el que no perte¬
nezca á un enemigo de Europa más bien
que de España, punto tan estratégico y
de todas tau codiciado.
Calma, pues, vecinos; dormid tranqui¬ los y trabajemos todos en la medida de nuestras fuerzas para que se haga la
paz antes de que la fuerte hemorragia
que tantas heridas han producido en el ya debilitado cuerpo de nuestra querida nación, acabe con su vida.

Desde el miércoles de esta semana no
se encienden los faros que sirven de guía á los marinos para la entrada en este
puerto, y creemos que tampoco ninguno
de los demás faros de estas islas. El ex¬
presado dia se encendieron todavía, pero por correo recibieron los torreros encar¬ gados Una comunicación de la superio¬ ridad, y en el instante de rscibirla desa¬ parecieron casi á la vez las luces de Punta Grossa y de La Cria.
Probablemente tuvo relación la orden con las noticias, que no tardó en conocer
el público, de que una escuadra habia pasado el estrecho. Era ésta la francesa.
Nunca están demás las precauciones.
Uuo de los peones del .Municipio que trabajaba en las obras que se realizan actualmente en el Marje de Can Alich,
en las inmediaciones del Convento, en el instante de ir á quitar unas piedras

Si la compañía hubiera continuado
aquí, con el calor que reina actualmente es posible que hasta los más aficionados hubieran dejado de asistir; pero no ha venido al caso, pues que el Sr. Bonapla¬ ta y su señora, por temor al bloqueo de la isla si llegaba la escuadra yankóe de¬ cidieron marchar al continente, la señora Abella debió pensar lo mismo y también se decidió á partir y los restantes de la
compañía temieron de quedarse sin pú¬ blico faltándoles las primeras partes, y resolvieron dar por terminada la tempo¬ rada á pesar de no tener dadas más que dos funciones de las seis del segundo
abono, que habían cobrado por adelan¬
tado.
Escarmentados una vez más los abo¬
nados, si vuelve mañana 1a. compañía del Sr. Masip, ¿puede esperar fundadar
mente encontrar número de estos bas¬
tante para abrir el teatro? Y si yiene otra compañía, ¿no ha de pagar los pla¬

daron apelar contra la providencia de la referida autoridad, referente al nombra¬ miento de peritos para el justiprecio de los perjuicios que pretendía D. Gabriel Reiuós por haberse variado la alinea¬
ción de su casa sita en la calle de la Al¬
quería del Conde da esta villa.
Se dió lectura á varias instancias sus¬
critas por los vecinos D. Jaime Bujosa y Serra á nombre de D. Nicolás Pomar y Forteza, D. Antonio Colom y Casas-
novas en el de D a Catalina Llabrós y
Pons, y D. José Castafíer y Bauza, to¬ das ellas en solicitud de que se permita
verificar obras en los inmuebles de la
propiedad de los solicitantes, sitos en las calles de Palou, de San Guillermo y de la Palma, respectivamente. Acordó el Ayuntamiento pasaran dichas instan¬
cias á informo de la Comisión de Obras.
Acordóse igualmente aprobar los dic¬ támenes que la nombrada comisión emi¬ tió respecto á lo que tenian solicitado los

anochecer completas, oración y reserva precedida de procesión y Te-Deum.
Todos los fieles que habiendo confe¬ sado y comulgado visiten el Santísimd Sacramento durante la oración de cua¬
renta-horas pueden ganar indulgenciaplenaria aplicable á las Almas del Pur: gatorio.

— -O

■ --

Registro Civil

Nacimibntos.
Varones 1.—Hembras 0.—Total 1.
Matrimonios.
Dia 23.—D. Pedro Juan Agiiiló Picó, soltero, con D.a Francisca Matamalaí Pastor, soltera.
DaFÜHOIONK»
Dia 16.—D. Juan Villadornin Bosch;
de 47 años, viudo, calle de Mforagues.
Dia 19.— D. Rafael Mesquida Nicolau, de 25 años, casado, manzana 61.

para que no quedaran enterradas por los tos que acaba de romper la que se em¬ vecinos D. Pedro Antonio Pizá y Fron¬

—iminiTtcrpi 0 cCTnruii11 ■

.

materiales que en aquel mismo sitio de¬ barcó el lunes en el vapor correo directo tera, D. Matías Enseñat y Sastre, don

La fiesta que los jóvenes estudiantes bía descargar un carro desde lo alto del de esta á Barcelona?

Jerónimo Barceló y Estades y D. Anto¬ MOVIMIENTO DEL PUERTO

aspirantes al sacerdocio dedicaron al
Doctor seráfico San Buenaventura el
domingo último, fué solemnísima, al igual de todos los años, y á la iglesia de
San Francisco atrajo extraordinaria concurrencia á pesar de lo incómodo del camino en esta época en que los fuertes
calores lio invitan á la gente á empren¬

camino, tuvo la desgracia de que se des¬
prendiera gran cantidad de tierra y pie dras y le sepultara. A los esfuerzos de sus compañeros debióse el que pudiera
ser sacado con vida, resultando tener
roto un brazo y una profunda herida en una pierna, amen do algunos rasguños y contusiones de menos importancia.

Durante gran parte de la mañana de
hoy ha quedado incomunicado telegráfi¬ camente con Palma este pueblo. El des¬
perfecto que ha sufrido la línea ha sido ocasionado por el derribo de un poste y ruptura de los aisladores en el kilómetro 28, á consecuencia de un tremando em¬

nio Casasnovaa y Magraner, de cuyas instancias se dió ya oportunamente
cuenta, y conceder á estos el permiso que tenian pedido con arreglo á lo ex¬ presado en los dictámenes de referencia.
Acordóse pasara á la Comisión de Contabilidad, para su examen, una cuenta presentada por D. Jaime Casta-

Embarcacionhs foudbada*
Dias 17 y 22.—De Palma, en 10 hora»; vapor Constante, de 13 ton., cap. doni B. Palmer, con 9 mar. y piedra.
Dia 17.—De Cettey Barcelona, éh i(f
horas, vapor León de Oro, de 278 tone¬
ladas, cap. D. G. Mora, con 15 mar. y
efectos.

r~

der largas caminatas durante ¡as horas
de más sol.
El templo estaba adornado con gusto siendo de los principales adornos las flores naturales, que al mismo tiempo que alegraban la vista perfumaban el ambiente, y lo mismo el altar mayor que el retablo de la capilla del Santo objeto de tan suntuosos cultos, estaban profu¬ samente iluminados. La música de capi¬
lla interpretó admirablemente en la misa mayor los Kiries y Gloria de Hernández y el Credo de Merendante, y tuvo á su cargo el panegírico del Santo, D. Pedro Isern, Vicario de Génova, quién con su palabra elocuente logró cautivar al audi¬
torio.
Por la tarde continuó la fiesta religio¬
sa de San Buenaventura con la conclu¬
sión del triduo, también con música y
Sermón, después de vísperas y comple¬ tas, estando igualmente concurridos ó más todavía estos actos que los que
se habían celebrado por la mañana. Plácemes merecen los jóvenes organi¬
zadores de la brillante fiestn de que, co¬

Fué conducido á la Casa Consistorial,
y llamados seguidamente los facultativos Sres. Conte y Marqués, practicaron al infeliz la primera cura. El Sr. Alcalde, que al ocurrir la desgracia hallábase en
su finca Las Tancas, acudió tan luego tuvo noticias, lo mismo que los conceja¬ les Sres. Arbona y Oliver, una Herma¬ na de la Caridad, el mandadero de la Casa Hospicio, y gran número da veci¬ nos. Dió el primero acertadas disposi¬
ciones que merecieron los plácemes de todos, con objeto de que no faltara al desgraciado asistencia y socorros á su familia, que es numerosa y sin otro ga¬ napán que el cabeza de la misma, que por mucho tiempo quedará imposibilita¬ do de poder trabajar.
Sentimos de veras el desgraciado ac¬ cidente, y nos alegraremos que conti¬ nuando el paciente en la mejoría que se ha iniciado ya, quede muy en breve com¬ pletamente restablecido.
En el teatro de la Defensora Soliéron¬

pujón que le ha dado un carro que baja¬ ba cargado de paja.
Recompuesta la avería, ha quedado
restablecida la comunicación á cosa de las once.
XN XL AYUNTAMIXNTO
Sesión del día 14 de Julio
El Ayuntamiento reunido de segunda
convocatoria celebró la sesión ordinaria de la semana última en la noche del ex¬
presado dia, bajo la presidencia del Al¬ calde, Sr. Serra, y estando presentes los concejales Sres. Pastor, Martí, Oliver y Mayol (R.)
Al declararse abierta la sesión se dió
lectura al acta de la anterior y fué apro¬
bada.
Acto seguido se dió cuenta de una
comunicación del Sr. Gobernador civil
de esta provincia, en que indica que, ha¬ biéndose cumplido todas las disposicio¬

ñer, Farmacéutico, de los medicamentos suministrados al Ayuntamiento para los enfermos variolosos correspondientes á los años de 1898 y 1897.
Por último, teniendo en cuenta la ne¬
cesidad de organizar la Junta Municipal del corriente año con arreglo á lo que expresan lo» artículos 64 y siguientes de la ley municipal vigente, se acordó
dividir el total del número de contri¬
buyentes de esta localidad en seis sec¬ ciones, en esta forma: Que compongan la primera los de las manzanas 1 á 9; la segunda, los de las 10 á 20; la tercera,
los de las 21 á 30; la cuarta, los de las
31 á 43; la quinta, los de las 44 á 56 y
la última, los de las restantes; asignan¬ do á la primera, segunda, tercera y cuarta, tres individuos de dicha Junta
á cada una, y dos á cada una de las re¬
manentes, y que se publique este acuer¬ do á los efectos legales.
Y «e levantó la sesión.

Dia 18.—De Barcelona, en 10 horas, vapor LuTTo.'de 405 ton., cap; D. P. Atf* let, con 27 mar. y efectos.
Dia 20.—De Palma, en í dia; íaiuí
Virgen Dolorosa, de 51 ton., pal. D. Jo¬ sé Vicens, con 5 mar. y lastre.
Dia 20.—De Palma, en 1 dia, jabeque Corazón de Jesús, de 42 ton., pat. don’ J. Mayol, con 4 mar. y lastre.
Dia 29.—De Palma, en 1, dia, paile¬ bot Nuevo Corazón, de 110 ton., capitán1 D. A. Arbona, con 7 mar. y lastre
BM8ARCACI0N8S DESPACHADA»
Dias 17 y 22.—Para Palma, vapor Constante, de 13 ton., cap. D. B. Palmer; con 7 mar. y piedra.
Dia 18.—Para Barcelona, vapor Lu-
lio, de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con
27 mar. y efectos. Dia 19.—Para Andraitx, balandra'
Juanito, do 39 ton., pat. D. J. Vidal; con 5 mar. y lastre.
Dia 20. —Para Barcelona y Cette, va¬ por León de Oro, de 278 ton., cap. don G. Mora, con 16 mar., pasaje y efectos;

mo nota saliente de la semana, nos ocu¬ se continuó dando funciones la compañía nes que prescribe la ley vigente, y de

•

32 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
ros ó fanáticos. Para muchos los actos de religión se reducen á mera forma de costumbre, de que se
consideran dispensados á su albedrío. No com¬ prenden que pueda haber mal alguno en accio¬ nes y palabras ejecutadas y proferidas en una es¬ tancia concurrida, adornada y hasta iluminada con profusión de luces, donde se discuten asuntos superiores á los alcances de los oradores y de los
oyentes. Antiguamente los alcaldes buscaban y halla¬
ban en sus ordenaciones municipales recursos pa¬
ra prevenir las faltas que acabamos de apuntar;
en el día la necesidad y el cuidado de asegurar los votos para la reelección, les impide, salvas
muy raras excepciones, el estudio conocimiento y aplicación de aquéllos, lo mismo que la correc¬
ción de éstas.
Y con ese abandono crecen los males, y la ju¬
ventud se pervierte, y la miramos^ correr al pre¬ cipicio sin que tengamos valor ni caridad para oponernos á su desastrosa caída.
Nosotros queremos diversiones inocentes para el pueblo, más no queremos vicios. Queremos la ex¬ pansión reclamada por las fatigas del trabajo, pe¬ ro no la disipación. ¿Y es esto lo que se prac¬
tica?
II
Autos de proseguir nuestras reflexiones sobre la educación, bueno será que fijemos el significado de esta palabra, tan mal aplicada en su verdaderosentido que hasta se la confunde con la de ins¬
trucción.
Instruir es comunicar conocimientos sobre' alguna

ALGO SOBRE LA EDUCACIÓN
cosa. Educar es desarrollar metódicamente las facul¬ tades físicas, morales é inteleduales ó conducir al hombre á su destino, y, para esto, dar á todas sus facultades el mayor desarrollo de que son susceptibles. Estas defini¬ ciones demuestran que la educación es un arte y un oficio, que en la familia y en la escuela de¬ ben ocupar el puesto preferente; porque, si la cien¬ cia es útil, la educación es indispensable. Para instruir basta saber; para educar se requiere, ade¬ más, saber instruir, cualidad ó circunstancia de
que generalmente se prescinde porque la inmensa mayoría de los padres no lo comprende así. De ahí el origen de los males que lamentamos y en que muy pocos se fijan para dar con el remedio.
Si de la clase proletaria pasamos á la rica ó acomodada hallaremos faltas m is graves todavía
en materia de educación.
Las necesidades sociales obligan á muchos pa¬ dres á mandar los hijos á la escuela. Algunos vigilan con esmero su conducta literaria; conta¬ dos son los que se fijan en la religiosa y moral durante las horas en que aquéllos permanecen en el establecimiento; á hacerlos rezar en casa, ó asistir á misa, limitan no pocos de éstos todo su cuidado. Si el niño adelanta poco- en las letras, aunque se deha al escaso talento de que dispone, se irritan contra el maestro, y no paran hasta buscar otro que instruya más; si-, por el contrario, progresa, manifestando talento prematuro, todo
son plácemes y elogias, sin cuidarse' de si aque¬
lla instrucción literaria camina en amigable fra¬ ternidad con la educación moral y religiosa. Des¬
lumhrados por la teoría, olvidan completamente'
la práctica. Llega el día en que el niño ha de
presentarse á cumplir el precepto- Pascual, y sólo'

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.
entonces los padres se acuerdan de que su hijo ha de saber Doctrina»; y, si el maestro le ha en¬ señado á tiempo lo indispensable para salir del paso, todo- marcha á pedir de boca. No se nos diga que exageramos; porque el testimonio de los hechos aboga por nosotros.
De tales exigencias nace que el maestra, que desgraciadamente ha de vivir de su trabajo, si no se halla revestido de las cualidades y senti¬ mientos que deben brillar en el más alto grado
en el educador de la infancia, si no mira su pro¬ fesión como un verdadero sacerdocio, sin ambi¬
cionar más premio que el que le espera en la mansión de los justos, cae en el desaliento, des¬ cuida la educación moral y religiosa, como que es tarea sobre manera pesada, cuyo fruta, oculto
en el fondo de las almas de los alumnos; no brilla en las apariencias, y, convertido en sim¬
ple instructor, acaba por dirigir todo su afán á instruir, y nada más que á instruir. Sus alum¬ nos recitarán, hasta con seguridad, los libros dú texto, contestarán á preguntas, trazarán hermo¬ sos caracteres, escribirán con soltura y corrección al dictado, resolverán problemas complicados, y hasta redactarán una pomposa felicitación de Pas¬ cuas á sus padres; pero difícilmente sabrán ¿Eri¬ gir una plegaria á Dios, privarse del juego para' complacer á sus superiores, perdonar una injuria, partir la merienda con el pobre, dominar sus pa¬ siones, y apartarse del vicio. Estamos conformes; en que todo aquello debe saberse; más también es preciso y necesario no olvidar lo otro.
Establecida la perniciosa práctica de reclamar' para el niño ciencia y más ciencia, sin atender á
la educación, no debemos extrañar que la forta^T

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO DE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—1.‘ quincena de Julio.

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLÁN PBRO.-^CALLE DE SAN PEDRO,

TERMÓMETROS

HfiNi TARDE VIENTO Atmósfera Plrií.

7» Xa! an ráe Mañ ana

Ta rde

Ter.

Ter.

Dirección

del Bar» del Bar.

Fuerea

lo. Tí. luit xVTÍ Seco. 5 9 3

¡g¡

s * 5“ Vi 5’

Seto

Bar. Mil. Bar. Mil*

G.°*

G.»*

laña. Mí lilis.

i 1 28 17 29 25 •25'2 21’2 28*8 21*4 23 766 23 765 G. G.

» D. D.

■ 2 29 18 29 26 27’0 21*4 28*8 21*8 24 764 23 763 E. N. » » D. D.

3 29 19 29 26 26’8 22*4 27*4 22*8 23 762 24 761 N. N. » » B. ».

: 4 29 20 29 26 26*8 22*8 26*6 22*6 24 760 24 761 N. N. 5 27 19 26 24 25’2 21*8 25*8 21*8 23 760 25 760 O. O. »

I). D. C. D.

6 26 21 27 24 24*0 21!8 26*2 22*4 23 762 25 762 N. E. » » D. D.

7 26 19 25 23 24’0 20*0 25*2 21*2 23 761 24 763 O. E. » » Ll. D.

7

8 26 18 27 24 25*0 20*0 26*4 21*4 23 763 23 763 N. E. » » D. D.

¿ 9 27 18 29 26 27*0 21*2 28’4 22*6 23 760 24 759 E. E,

D. D.

10 29 20 29 26 27*0 22*0 28*8 22*0 23 759 24 759 N. O. » » D. D.

11 29 21 29 26 27’4 22*0 27*4 222 23 761 24 760 N. S. » » D. D.

12 28 18 28 25 26*0 22*0 27*0 22*2 24 762 24 762 N. s.

D. D.

13 28 20 29 26 26*2 22*8 28’2 22*8 24 762 25 759 E. N. » » D. D.

14 29 20 29 26 26*2 22’4 27’8 23*2 24 759 25 758 N. N.

» D. D.

15 29 20 29 26 27*6 23*8 2-7*8 23*8 25 761 25 761 O. O.

D. D.

:6
a>
a
o
i
H
5*8 8*4 6*8 7‘4 4.7 4*7 U5 6-9 4-6 8-4 4*8 8-4 5*6 8T> 7-7

OteeFTacienes

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmosfera Pifie.

Termó-

Térmó-

Anemo-

-—•

2

g Mañana.

Tañe.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro del metro

metro. u.° de vueltas

a ■a

Ba.ro-

Baró-

durante

Moa. Tdc. x.a Tarde Milis. Máxi¬ ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬ ma. Grado» metro» Grado» metro»

las 24 horas.

d
w

i 27‘0 17*0 28*0 23*0 23*0 763*0 24*0 763*0 NE. NE. 11.494 D. D.

2 28-0 19*0 29*0 23*0 23*0 761*0 24*0 760*0 0. O. 9.114 D. D.

3 30*0 19*0 31*0 24*0 23*0 758*0 25*0 759*0 0. O. 4.014 D. D.

4 30‘0 20*0 31*0 23*0 24*0 757*0 25*0 757*0 0. O. 7.444 D. D.

5 3U0 20*0 30*0 24*0 24*0 758*0 24‘0 758*0 NE. N. 4.914 D. D.

6 30*0 20*0 29*0 24*0 24*0 760*0 25*0 760*0 NE. E. 9.494 D. D.

7 29*0 19*0 29*0 18*0 23*0 760*0 24*0 760*0 NE. NE. 10.414 Ll. C.

8 29*0 18*0 29*0 24*0 24*0 759*0 25*0 758*0 O. O. 9.419 D. D.

9 290 20*0 3P0 26‘0 24*0 756*0 26*0 756*0 O. O. 4.941 D. D.

10 31‘0 20*0 3L*0 21*0 24*0 756*0 25*0 757*0 N. NE. 3.491 D. D.

11 31 ‘0 20*0 29*0 24*0 24*0 757*0 25*0 758 0 NE. NE. 13.949 D. D.

12 29-0 19*0 29*0 24*0 24*0 760*0 25*0 760*0 O. O. 5.447 D. D.

13 29-0 19*0 32*0 25*0 24*0 758*0 26*0 757*0 O. SO. 11.719 D. D.

14 31*5 19*0 31*5 21*0 25*0 756*0 26*0 756*0 O. O. 7.491 D. D.

|20‘0 15 31*8

30*0 25*0 25*0 759*5 26*0 759*0 O. O. 10.144 D. D.

8*5 9*2 7*0 6*5 5*9 6*0 6 4*0 8*0 9*0 10*0 8*0 10*5 12*0 10*0 9*5

Ooseriáénes
i

NOTA.. Cuando la casilla de la fuerza dé los vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la 3. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado. El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ¡fi¬
liales: D. quelndica despejado y C. cubierto. Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde. Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observatorio del «Faro de la Punta Grossa, * los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Los acantos que se inserten en esta sección pagarán; Ha6ta tres inJercicres á razón de 0‘05 pesetas la linea; hasta c inco inserciones á
'tazón de 0‘03 pesetas, y de cinco eu adelante á rt.z m de 0‘02 pesetas.
El valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ¿1 número de lineas te que se componga, será de 0‘50 pesetas.
Las lineas, de cualquiera tipo Sea la letra, y los grabados, se conta¬ rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el dé una columna ordina¬ ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1'50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
h#« suseriptorea di«frutarán una rebaja de un Si par
ciento.

SERVICIO DECENAL

CURACION MU DIABETES
POR EL

ENTRE

VINO URANADO PÉPSICO

SOIM, UKELONi, mil
I IMS!

|*or el magnifico y veloz vapor

LEÓN DE ORO

«Salidas de Sóiler para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes.

Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.

Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id.

Salidas de Barcelona para Sóiler: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
/ EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del

l Príncipe n.° 24.

•
lOíí*

) EN BARCELONA.—Sres. Rosich
iCompA Paseo de la Aduana, 25.

Caries

y

f EN CETTE.—'D. Guillermo Colom, Quai Com-

Imandant Samary-5.

LA CATALANA
COMPAÑÍA DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS Y EXPLOSIONES
ATJTOR.IZADjíX POR REAL DECRETO de 23i5 ACOSTO 1865

“La Catalana,, asegura á prima fija contra incendios todas las pro¬ piedades* tanto muebles como inmuebles y mercancías que el fuego
pueda destruir ó deteriorar, como así mismo los estragos causados por el RAYO ó por las EXPLOSIONES de todas clases, haya ó no
incendio ó combustión.
El importante desarrollo que ha obtenido esta Compañía se de¬ muestra por los siguientes datos:
Capitales que ha garantido desde su fundación:
Total Pesetas 3,505.000,399*97.
ESinieráttfGS 3pa.ga.ci0s désci© sü creación
Total 4.260 siniestros gue importan Pesetas 5.417,14I‘G8 Capital social y reservas 30.000.000 Pesetas.
DIRECCIÓN GENERAL EN BARCELONA: Calle Dormitorio de
San Francisco n.° 5-.—1-Director Gerente,' D. Fernando de Delás.
DIRECCIÓN EN MALLORCA: Calle de Seriad n.° 21-1.°—Sub-
director, D. José Árbós Mestres. AGENCIA EN SÓLLER: Plaza de la Constitución n.° 18--1.0—

J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económi¬ co y de mejores resultados que sus simi¬ lares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos cientí¬ ficos bien experimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la eliminación del azúcar de glucosa en todas las per¬
sonas afectadas de la enfermedad deno¬ minada Diabetes.
DE NTESlsrTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóiler, Far¬
macia de J. Torrens.
PANADERIA
DEL MORO VIEJO
DH
Bartolomé Castaño? Boya
SINDICATO 163—TAHONA N.° 48 FALUA DE MALLORCA
PREMIADO CON MEDALLA DE ORO en la «Exposición Balear»-Sóller-1897
Esta antigua y acreditada pa¬
nadería envía semanalmente gran¬
des pedidos de pastas especiales para la villa de Sóiler, como son: cocas, craspells, galletas y similares.
Se dá comisión á las tiendas
y vendedores.
DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torrens, se cura pronto y

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí-
tulo adicional á la Historia de Sóiler. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica

Pta». CU.
20‘00 1‘75

CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica . . .

2‘50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas,
encuadernado en rústica .

U50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»
—San Bartolomé, 17—SOLLER.

♦Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta^ ♦Tinta carmin^Tinta para sellármete., ete.m
]ja hay en venta en el establecimiento LA
ÍM0IEI®1B-San Bartolomé-I7-SOLLER.

LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO
A 9 Reales litro.
Se vende en casa de Pedro Antonio Pizá,—Calle del Pastor—SÓLLER.

L’ UNION
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de
alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas
Primas á cobrar....

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos
„ „

Agente* Salvador Elias Capellas.
SEGUROS DE VIDA
Por el

SEGUROS MARÍTIMOS
POR LA
UÉLIETÍA-ITALIt.

SOCIEDAD BARCELONESA DE GRANOS
BARCELONA

radicalmente la Leucorrea ó (flujo
blanco), la Anemia y Clorosis (colo¬
res pálidos), la Dismenorrea (ó difi¬ cultad en el ménstruo), la Ameno¬
rrea (ó supresión del mismo), la debilidad, flaqueza y cuantas mo¬
lestias ó enfermedades reclamen un
exitante poderoso y enérgico.
DHj VBNTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española, —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copinas.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóiler, Far¬
macia de J. Torrens.

Total ....

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

„

Siniestros pagados . . .

194.000,000

„

SR&URO DE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de

trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samaritana, 16, Palma.—Agente en Sóiler, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

BAHIA! FE01TI1A El dueño del molino

GUANO POMÉS-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
A SI pesetas saco. Tomando 1© sacos á @© pesetas Id.

DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE

D. MIGUEL COLOM

CAIjIjE

MlEf-^OLLEK^Baleaces)

LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ COLL CERBEHA y PORT-BOU (Frontera francnspañila) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia, especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescado f.

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).
Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR

de Can Gomila participa á sus pa¬ rroquianos y al público en gene¬ ral que de hoy en adelante solo pagarán para moler y cerner una cuartera 3 reales y para molerla
solamente 2 reales.
Recíbense encargos en casa de D. Francisco Pomar, (á) Pollensí, plaza de la Constitución.
SOLLBR.—Imp. 4« «La Slawridai»