SABADO 9 DE JULIO DE 1893
SABADO 9 DE JULIO DE 1893

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
SóLLRR: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-6-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: D.Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués 7 Ariosa.

| Calle de Sas Bartolomé n.a 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
EspaSa: 0*50 pesetas al mes. %
j Francia-0’76 francos id. id. PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—0’10 pesetas. Id. atrasados 0‘20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los qne tal lleven, serán responsables sus autores.

i

Sección Literaria
FUEGO Y CENIZA
I
Valentina de Terneuse ha cumplido treinta y ocho años; pero todavía es una mujer hermosa, á pesar de haber engor¬
dado más de lo conveniente. No ha que¬
rido asistir á la primera representación de La rueca de cristal, y triste y melan¬
cólica se entretiene en trazar círculos y cuadrados en la ceniza de la chimenea.
Ha dicho á su marido: «Eres un hom¬
bre insoportable», y ha hecho salir de
la habitación ¿ su doncella, resuelta á
morirse de fastidio.
Son las nueve de la noche y reina el
más absoluto silencio. Valentina, senta¬ da en una butaca ante la chimenea, está
nerviosa y entregada á la meditación. ¿En que piensa? ¿En su marido? No. ¿En su amante? Tampoco. No lo tiene ni quiere tenerlo. Piensa en el pasado, en lo que ya no existe.
Antes de llamarse Valentina de Ter¬
neuse se llamaba Valentina á secaÉ Ha¬ bía sido actriz antes que condesa; pero actriz de poco talento y de escasas facul¬
tades.
Con respecto á su vida privada, se le atribuía esa honradez relativa que basta para la buena fama de una mujer de
teatro. Mr. de Terneuse la conoció entre
bastidores y se casó con ella. ¿Pensaba en esto Valentina? Nó; pen¬
saba en su primer amor. No hay quien no conserve en su me¬
moria un refugio al que nos acojemos
en las horas de aburrimiento. Toda al¬
ma, por entristecida que esté, es la ves¬ tal inconsciente de una llama que no ha de apagarse jamás.
Valentina amó hace ya diez, doce años, veinte quizás.
Siendo muy joven todavía trabajaba
en un teatro de tercer orden. Su aman¬
te. Aureliano, estaba empleado en una alcaldía donde ganaba cien francos al mes, y estuvo á punto de ser declarado cesante porque escribía comedias en el papel del Municipio.
Hoy es un hombre ilustre, que ha ob¬ tenido grandes éxitos en el teatro y en la vida real. El último drama que ha escrito le abrirá en breve las puertas de
la Academia Francesa.
¡Cuán felices eran Valentina y Aure¬ liano en aquellos tiempos en que apenas disponían de lo necesario para vivir!
Se conocieron en un café, se amaron
y resolvieron no separarse nunca. La misma pobreza aumentaba su pa¬

sión, y la cadena que les unía, al ser más pesada, era cada vez más sólida.
Sólo la esperanza les alentaba para el porvenir. Aureliano pensaba escribir un drama para el teatro Francés y ella as¬ piraba ¿ que la contratasenAen el Odeón. ¡Cuantas alegrías en medio de aquellas
tristezas!
Valentina recordaba su pasado, echán¬ dolo de menos en aquel momento; pero calculando el tiempo que había transcu¬ rrido, llegó á sospechar que era una vieja.
Al asaltarle esta idea, se levantó pre¬ surosa, se miró á un espejo y se sonrió. Indudablemente, si Aureliano la viese,
la reconocería en seguida. Pero ¿á qué pensar en esto? Hacia tantos años que
no se habían visto!
—¡Vaya una extravagancia!—dijo pa¬ ra sí Valentina—¡Es una locura el re¬ cordar ahora mis amores de niña! ¡Ade¬ más, sería imposible verle!... ¡Imposible no, porque si yo quisiera!... ¡Pero lo cierto es que no debo!... Sin embargo, sería muy fácil encontrarle. Sé que asis¬ te á todos los extrenos y nada tan senci¬ llo como seguirle ¿ la salida ó hacerle seguir. Pero no quiero, porque respecto á mi marido, á quien debo todo cuanto soy. Soy honrada y voy á acostarme co¬ mo de costumbre. Estoy segura de que esta neclie ha ido á los Bufos. ¡Cómo me gustaría verle!... ¡Rosa! ¡Rosa! ¡Se vá á apagar ese quinqué!
Madame de Terneuse tocó la campa¬
nilla y á los pocos momentos se presen¬ tó la doncella con una bujía en la mano.
—Vísteme enseguida, Rosa, y di que enganchen. Voy al teatro.
Al cabo de un cuarto de hora hallába¬
se Valentina en su coche, camino del
teatro de los Bufos.
II
Allí encontró la condesa á su antiguo amante, al que hizo seguir después de la función para que le entregaran una cartita en que le decía: «Si reconoces mi letra, vé el domingo al campo al sitio que tú sabes».
El dramaturgo conoció en seguida la letra y recordó inmediatamente el mo¬
desto restaurant á donde veinte años
antes solía ir con su amada.
Acudieron los dos á la cita y almorza¬ ron pobremente, como en la época re¬ mota en que se conocieron. Luego die¬ ron un paseo por el campo y no se se¬ pararon hasta que cerró la noche, des¬ pués de haber hablado de los antiguos tiempos y de jurarse de nueve un amor imperecedero.
Al dia siguiente, cuando Valentina iba á salir para avistarse otra vez con su

amante, entró Rosa y le entregó una
carta de Aureliano.
Hé aquí lo que decía el poeta: «Tanto tú como yo hemos mentido. No vuelvas á verme y refugíate en tu pasado. Somos jóvenes todavía; pero ya
no nos amamos. Somos dos muertos
que tratamos de parodiar nuestra anti¬ gua existencia. Tus sonrisas de ayer fueron fingidas, como las mías, y sen¬ tiste frío en los pies, echaste de menos
las comodidades de tu casa. No nos vea¬
mos más, para que no lleguemos á odiar¬ nos. Pongamos, pues, término á esta
absurda comedia.
Ya hemos dejado de existir y no debe¬ mos tratar de galvanizarnos. El hom¬ bre y la mujer no tienen más que un amor y una primavera, qué no vuelven jamás. Sólo los árboles florecen todos los años. El pasado ha muerto para noso¬ tros, y esto, por desdicha, es irremedia¬
ble. Cuando hace un mes me hallaba
sumido en la mayor tristeza, pensaba
en ti. El recuerdo de nuestro amor era
mi único consuelo. ¿Cuando tú sufrías,
no te consolaba yo también? Á nuestra
edad no se tiene ilusiones. Nuestra se¬
paración daba á la antigua realidad el suficiente encanto para que tuviese vi¬ sos de algo puro é ideal. Hemos matado
nuestro ensueño, que era nuestro recur¬ so contra las amarguras de la vida. He¬
mos querido saber lo que había dentro, y, como el niño, despreciamos ya el ju¬ guete hecho añicos. No fuiste tú la mu¬ jer que comió ayer conmigo en el cam¬ po; otra muy distinta y yo te engañé al fingirte que té amaba.
Si no te hubiese amado en otro tiem¬
po, te amaría hoy cien veces más que antes. Tú te has ilustrado, y lo que á
mi me encantaba en ti eran tus faltas de
ortografía. Algo se ha interpuesto entre tú y yo, y ese algo eres tú. Somos muy dssdiehados, indudablemente tú pien¬ sas lo mismo que yo y lloras la pérdida
de nuestro ideal.
Adiós para siempre. Huye de mí y procuremos olvidar, á fin de que poda¬
mos acordarnos de vez en cuando del
pasado.» Valentina dejó caer la carta al suelo
y permaneció largo rato pensativa. De pronto trató de avivar el fuego de la chimenea. Pero no logró su propósito. El único tizón que ardía se apagó bajo el peso del montón de ceniza que cayó
encima de él.
—Áh—exclamó Valentina.—Tiene ra¬
zón Aureliano. Al jugar con la ceniza, hemos apagado el poco fuego que que¬
daba en nuestros corazones. Catulo Mondes.

UNA LANCHA DE GUERRA

muy orgulloso en el mar.

De sangre indica el bautismo.

(Carta al Ministro de Marina.)
«Por si llega la ocasión,
cuenta usía desde ahora
con Juan García, patrón de una lancha pescadora, matrícula de Gijón.
Somos seis hombres fornidos, y, si á luchar decididos la blanca vela largamos, como haya viento, llegamos á los Estados Unidos.
Insultos de gente extraña
no consentimos jamás.

La Real Trinidad... ¡Lo mismo
que aquella de Trafalgar!
Si hay guerra estamos andando y llegaré, no sé cuando, del mar al último extremo; si falta la vela, al remo; si falta el remo, nadando.
Cuento con su aprobación, y cuente usía á su vez, con cinco hombres y el patrón
de una cáscara de nuez
matrícula de Gijón.»
j. j.

¡Con un cañón de montaña

y una bandera de España
no necesitamos más!
Como yo les grite «¡Avante!»

Notas de actualidad

puesta en el timón la mano, y haya pólvora bastante,

(Mbraltaí

no hay crucero americano que se nos ponga delante.
Cien temporales corrí

ÍII Y ÚLTIMO
Como se ha podido ver por lo dicho

tras los bonitos malditos; pero igual se me da á mí el pescar aq uí bonitos que cazar feos allí.

anteriormente, aunque el tratado de
Utrecht parece legalizar para Inglaterra la posesión de Gibraltar, jamás España ha podido olvidar que la soberbia Albión

Como su vénia me dé,

posee alevosamente aquel pedazo de te¬

con poco lastre saldré.

rritorio, pues un hecho de fuerza mayor

Yo sé la carga que tomo. ¡Poca harina y mucho plomo;
poca gente y mucha fé! El que esto escribe, sirvió
en la Marina, y triunfó
cuando la Blanca triunfaba.

no puede legalizar una posesión de ma¬ la fé. La plaza se rindió á Cárlos IÍI de España, archiduque de Austria, no al almirante Rooke que enarboló en ella la bandera inglesa. Gibraltar, en virtud del pacto de rendición, cambiaba de

¡En el Callao sobraba
con Méndez Núnez y yo!

partido, no de nacionalidad, y es mu¬ cho pretender que el tratado que todo lo

¡Si hay pólvora que quemar, y hay enemigos delante, y sangre que derramar,
sobra con un Almirante

quitaba á España le quitara el derecho de reivindicar una plaza qüe le había
sido robada.
Por el artículo 10 del tratado cede

y con un Cabo de mar!

Felipe V por sí y sus sucesores á Ingla¬

En la lucha encarnizada

terra la ciudad y castillo de Gibraltar

me tocó el fuego certero,

con su puerto y defensas, pero sin ju¬

y al ver mi blusa rasgada taparon el agujero

risdicción alguna territorial ni comunD cación alguna abierta con el país circun--

con una cinta encarnada.

vecino por tierra. España se reservó sólo

Nunca deja sin premiar la pátria á sus hijos leales.

el derecho de tanteo, ó sea el de adquirir Gibraltar con las condiciones que In¬

Yo no me puedo quejar. ¡Cobro al mes treinta reales

glaterra lo cediera á otra nación. En el citado artículo se consignan

de pensión, que ya es cobrar!

además los derechos de España y de In¬

Hoy el pobre marinero

glaterra en materias comerciales, el uso

no anda muy bien de dinero,

libre de la religión católica, se priva el

y para salir de apuros

tráfico y habitación de moros y judíos y

necesito otro agujero

se fijan otra porción de cosas inciden^

que complete los tres duros.

tales.

En los periódicos leo

Cinco años después del tratado de

la Armada que existe ahora, y. francamente, deseo

Utrecht, Felipe V que tanta sangre y tierras costó á España hubiera podido

que á mí lancha pescadora usía no le haga un feo.
El nombre puede llevar

recuperar Gibraltar si los triunfos ini¬ ciados por la política de Alberoni no le hubiesen ofuscado. Pero se creyó otra

(3) FOLLETÍN
EL CARBONERO DE LA ERMITA
mañana había puesto la mano en la ur¬ na del sorteo, y un número fatal tras¬ tornaba de repente sus proyectos, des¬
truía su dicha ó cuando menos le seña¬
laba un plazo sobrado largo á sus de¬
seos.
Porque Arnaldo estaba ciegamente enamorado. Muchas saetas despuntadas le habían rozado el corazón; pero otra más aguda había sido bastante dichosa para clavarse en su centro. Paulita, xunque no pasaba de ser una hermosu¬ ra vulgar, era la más garbosa, la más peripuesta, la más ladina de aquella po¬ bre aldegüela. Siguiendo añejas supers¬ ticiones decíase que en virtud de su nombre y de haber nacido el dia de la
conversión de San Pablo, estaba dotada
de wm poder misterioso contra los ani¬ males -dañinos; pero es lo cierto que
cualidades más sensibles la hacían bas¬
tante hechicera para cautivar á séres racionales. Sus negros y chispeantes ojos, su poblada cabellera, su aterciope¬ lada mejilla eran suficientes para en¬ cender el capricho de un ciudadano, su

vivacidad y gracejo para traer embele¬ tes el pilón de una fuente, junto á la

sado á un campesiuo. Las impresiones cual se hallaba sentada, con un enorme

de los sentidos no habían permitido al cántaro al lado, una bonita muchacha

amartelado jóven sondear el corazón de que pudiera compararse á otra Rebeca

la que tantas veces le había jurado ser aguardando á un nuevo Eliezer. Y este

suya, bien que tales juramentos solo era el mismo Arnaldo que punteando

podían pasar por solemnes en la litur¬ su guitarrillo, y como si no acertara á

gia de los enamorados.

templarlo, enderezaba sus pasos á una

Pobres ambos no había para que can¬ de las enriscadas casuchas que forman sarse en discurrir medios de conjurar la población, amontonadas sin órden ni

su adverso destino. Las cabilaciones de concierto alrededor de un vetusto orato¬

Arnaldo hubieran sido tan infructuosas
como el llanto de Paula, y supuesto que no le era posible obtener quién le reem¬

rio, pegado á una más antigua torreque en otros tiempos sirvió de guarida y re¬
fugio al vecindario sorprendido por al¬

plazara en el servicio de las armas, el guna pirática invasión de sarracenos.

jóven hizo de la necesidad virtud, acostLimbróse á la resignación, y empezó á
familiarizarse con la idea de su futuro

—Vaya, Irene, que no es mala canta¬ rilla esa. Apostaría á que llena pesa más que tú. Ya que mi buena estrella me ha

género de vida, aprovechando interina¬ traído tan á tiempo quiero llevártela y mente los restos de su libertad para me¬ acompañarte á tu casa.

nudear visitas al objeto de sus amores. Rato hacia que el sol sepultara su dis¬
co en las ondas que baten las peñasco¬ sas orillas de aquel pueblo: una hermo¬ sísima luna, que brillaba con toda la magnificencia de su plenitud, cernía

—Vas á otro punto Arnaldo, y admi¬ tir tu favor seria hacerte perder camino.
—¿Y esto que importa? Debo acos¬ tumbrarme á marchas largas, y de se¬ guro no tan agradables como la que
disfrutaré á tu lado.

sus argentinos rayos por entre las in¬ Y llenando el cántaro y cargándoselo

quietas hojas de unos álamos, cuyo en el hombro, echó á andar en dire-

blando susurro acompañaba el rumor cíód á una casita aislada en las afueras

de un manso torrente que sus piés la¬ del pueblo. Seguíale Irene, pero con tal mía. En él derramaba sus aguas sobran-, pausa y lentitud que bastaba ser suspi¬

caces sin llegar á maliciosos, para adi¬ cavar las entrañas de la tierra. Si fuese vinar su deseo de prolongar la duración verdad lo de aquella mujer á quien apa¬

de aquella marcha.

reció una serpiente, gruesa como este

—Al paso que vamos, dijo Arnaldo, cántaro, y le prometió hacerla rica si le pudiéramos guiar una comitiva de tor¬ traía una rebanada de pan bendito, si

tugas y caracoles. Si hubiésemos de ir fuese verdad y ahora me apareciese á.

hasta el santuario de LlucJi no llegába¬ mí no temas que me volviese atrás aun^

mos en quince días.

que echase llamas por los ojos y me en¬

—A pié descalzo iría yo si...

señase tres hileras de dientes. Pero estos

—¿Qué?

son cuentos de viejas, buenos solamen¬

—Si la Virgen... pero, ¿sabes que eres te para referirlos al amor de la lumbre muy curioso, Arnaldo? ¿Y no prometie¬ en noches de truenos y centellas.

ras ir allá si Dios te hiciese la gracia de —¿Y si hubiese alguno que te lo pres--

librarte del servicio?

tara?

—Hija, nadie se escapa del influjo de —No creas qtie haya santo en el cielo

su planeta. Este ha sido el mió, y no que obre este género de milagros.

liay sino encojerse de hombros, agarrar —¿Y si fuese una persona que yo co^-

un fusil y ver á qué sabe el pan de mu¬ nozco... una mujer de este pueblo?

nición.

—Diría que es una santa en la tierra,-

—¿Y no te gustaría más el de tu casa? me arrodillaría á sus plantas, le besaría

—Por negro y duro que fuese.

los piés, le estaría agradecida toda mí

—Pues...en este mundo todo tiene vida, seria suyo en cuerpo y alma.

remedio fuera de la muerte, y... si qui¬ — ¡Oh! no digas una santa,- no... perov

sieras... tal vez... poniendo un susti¬ Arnaldo. Arnaldo, escúchame.

tuto...

La emoción que experimentaba la in--

—¿Un sustituto? ¿Sabe» lo que dices, teresante jóven obligóla á sentarse en

Irene? ¿De dónde quieres que saque el una piedra de tío bancal desmoronado,

dinero, á no ser que conozcas el sitio de , mientras su compañera dejando el cán¬

algún tesoro encantado? Dímelo, y te taro en el suelo permanecía de pié es-

aseguro que primero se cansarán los cuchándola con tanta avidez como sof^

azadone» de romper piedras que yo de presa.-

~2

SOLLER

t«z dueñ© de Flatides y del Piamonte, <le Sicilia /y Córcega ;por él perdidas, y
aparecióle rpoco ^el «Peñón; en su orgullo * «creyó que podría reconquistar los domi• nios, que comprometiera y rechazó la
oferta. La ¡aceptaba algunos años des¬ pués y ya entonces Inglaterra no acce¬ dió á -ello; se insistió más tarde, pidien¬
do en cambio la Florida ó Santo Domin¬
go, pero el orgulloso Felipe que había perdido lo mejor del dominio español en Europa-por ambiciones de familia, no ' quiso ceder un pedazo de tierra lejana ♦ que debía luego perderse corno todo el ¡ imperio colonial de España, cuyos últi> 11108 mojones nos disputan á cañonazos
¿los norteamericanos.
El rey de Inglaterra ofreció, con todo, -que á la primera ocasión propicia devol¬ vería Gibraltar, pero no llegaba nunca «1 vencimiento de la obligación 3r en ¿1726 Felipe V mandó 25.000 hombres v para-apoderarse de Gibraltar, al mando * del conde de las Torres, que prometió conquistarlo en seis semanas. El sitio

y españoles -creyeron fácil derrotarla, pues contaban con 70 buenos navios,
muchas lanchas cañoneras, brulotes y
hornos de balas rojas, pero una tempes¬ tad deshizo la escuadra aliada, perdié¬
ronse muchos barco» entre ello» el gran
navio San Miguel de 74 cañones, y los ingleses pudieron entrar en Gibraltar algunos buque» cargados de pertrechos
y hombres, y maniobrando diestramente pudo Howe salir con sus buques burlan¬
do la escuadra aliada que había logrado reunirse, sin más que sufrir un ligero cañoneo, cerca de Cádiz, que no le causó
averías.
El sitio siguió sin entusiasmo, levan¬ tándose por fin al firmarse la paz de Versalles. no sin que antes se ofreciera Puerto-Rico y Oran á los ingleses á cambio de Gibraltar, cosa que no aceptó el Parlamento inglés.
Desde el 3 de Septiembre de 1783 no
se han hecho más tentativas para reco¬
brar Gibraltar; que conserva Inglaterra con gran cariño, pues significa para

retaguardia los buques yanquis, nues¬ tros marinos buscaron desesperadamen¬
te la muerte estrellándose contra los
cayos.
* **
Un telegrama de la agencia Mencheta publicado anteayer por nuestro apre¬ ciable colega «La Almudaina» fechado
en Madrid el mismo día á las 4 de la
madrugada, dice á la letra: ) ¡ -j\\
«Nueva York.—El teniente de navio
D. Juan Aznar, oficial del crucero In¬
fanta María Teresa ha dictado á un re¬
dactor del periódico yankée Ilerald la siguiente declaración:
Partimos de Santiago de Cuba con¬ tando únicamente con la probabilidad de hurlar la vigilancia de los buques yankées.
Como no lo logramos, fué derruida la flota española.
Una vez destruida esta parte de la potencia naval de España, no puede esta
nación continuar la guerra, pues no
hay esperanza de conseguir victoria al¬

tos químicos para explicar el. origen de ; las hermosas Cuevas de Arta, y del
Drach, que son el encanto de los que
visitan la roqueta. El bicarbonato dé
cal, disuelto en el agua, se infiltra por la tierra que cubre la Cueva y produce
la estalactita. Puede considerarse dicho
bicarbonato para el objeto como Estalactita en proyecto (insoluble) más Ácido carbónico (gas). Sin éste ácido, lo que será estalactita no se disolvería en el agua como lo verifica (io que puede comprobarse introduciendo en una carbónica preparada conveniente¬ mente una estalactita, que se disolve¬ rá en ella). Y éste ácido es el que, se¬ parándose de loque convirtió en solu¬ ble, vuelve á dejaren estado insoluble la estalactita. Claro está que también sé separa el agua, por evaporación ó pér¬
dida del disolvente.
Las estalagmitas, que se producen en el suelo, proceden de las gotas despren¬
didas de las estalactitas y reconocen
origen igual ál de éstas.

Crónica Local
VENZA LA FAZ
No damos á las palabras que él Go^
bierno por boca de su Presidente ha pronunciado referente» á la continua** ción de la guerra, según telegrama de
uno de nuestros colegas de la capital, el valor real y efectivo que de su simple lectura pudiera deducirse. No creemos
al Gobierno tan loco ó aturdido para
lanzar á conciencia tan radical propósi¬ to. No, y mil veces nó. Aquellas frase» son para nosotros más bien que hijas d® una firme convicción, un tenebroso ar¬ gumento lanzado en medio de la públi¬ ca opinión, para que, apoderándose ésta de aquel, deduzca las espantosas conse¬
cuencias que su realización llevaría consigo, lo rechace y lo destruya.
Y claro es que, teniendo formada no¬ sotros esta opinión, en la cual creemo» abundan la mayoría de los españoles,,

" comenzó el 11 de Febrero del año si¬
guiente, pero á pesar dé los esfuerzos de ' los sitiadores, la plaza no se rindió. Vif no la paz de París y hubo que levantar
- el cerco.
En tiempos de Fernando VI, Inglate¬ rra comprábala alianza de España con la entrega de Gibraltar, pero el rey qui-so permanecer neutral y no se aceptó la proposición.
Sin embargo la dominación inglesa ‘ dentro de la Península, era la pesadilla • de los gobiernos y del pueblo españoles.
Carlos III. el gran rey, el mejor de los «que ciñeron las dos grandes coronas de España fundidas en las sienes de Felipe II, y no antes como se ha querido pre¬
tender confundiendo la unión de man¬
ados con la unión de reinos, Cárlos III, decimos, el rey que más ha hecho por ¡España, trabajó con ahinco para recupe¬ rar Gibraltar.
Se alió con Francia y en 1779 hizo atacar Gibraltar por mar y tierra. Lán¬

ella la llave del camino de Oriente, y un
gran elemento para hacerse terrible en
el Meditérraneo.
¿Debe España renunciar á Gibraltar? Jamás. Los adelantos que ha hecho la balística, dan facilidades á España para atacar la plaza por tierra y hacer impo¬ sible la permanencia de una escuadra enemiga en el Estrecho.
El día en que el poderío naval de la Gran Bretaña ceda, y empiece á cum¬ plirse en la boy más poderosa nación del mundo el adagio de que quién mucho abarca poco aprieta, aquel día España podrá atacar sin temor esa inexpugna¬ ble fortaleza en la que se han reunido todos los medios de defensa que la cien¬ cia y la ceguedad de los hombres han
inventado.
A.
El desastre de la Escuadra

guna.

Dijo que la salida dé la escuadra dé Santiago de Cuba, se debe á instruccio¬

nes que recibió el almirahte Cerveía del Gobierno, ordenándole que saliese para
la Habana.

Al acometer tan temeraria empresa todos estábamos convencidos del inmi¬

nente riesgo que corríamos. Se discutió largo tiempo el plan de

campaña.
Abrió la marcha el acorazado Colón al

qiie seguían el Vizcaya el Teresa y el Oquéndo. Detrás iban los destroyers Fu¬ ror y Pintón y un cañonero; apesar de la inferioridad seguíamos batiéndonos y creimos poder resistir el fuego enemigo.
Los cañones del María Teresa se ca¬

lentaron haciéndose inmanejables y

entonces la situación se hizo desespe¬

rada.

* <.

»r

Supónese que en los demás barcos

ocurrió lo mismo que en el María Te¬

resa.

Añadió algunos detalles que ya son

La conservación de las frutas
Se han hecho recientemente en Ingla¬ terra minuciosas experienciai para la conservación de las frutas, por la Teclinical Educatión Commiltes del County
Councit de Ivent. Las frutas sometidas ¿
ensayos han sido conservadas en cáma¬ ra cerrada y artificialmente enfriada, á temperaturas comprendidas entre me¬ nos de un grado y más de tres grados centígrados, y los ensayos han durado
varios meses.
Los resultados son los siguientes: las frutas se conservan bien, pero pierden algo de su peso. La disminución de los pesos llegaba á 1 ‘15 por 100 por semana. La humedad que se evapora se conden¬ sa sobre los tubos fríos y se liquida; pe¬ ro corte el exterior por canales dispues¬ tos á este efecto, y el aire permanece re¬
lativamente seco.

no hemos de hacer esfuerzo alguno pa¬
ra impugnar aquel propósito del Go¬ bierno, que por otro lado no dudamos* ha de hallar eco en cierta parte del pú¬ blico y sobre todo en cierta clase de po¬
líticos.
Más si por desgracia de España, de sus instituciones, de sus pasados y pre¬ sentes gobernantes, loa cuales por cier¬ to no son acreedores á mayores glorias de las que el pueblo sensato les prodiga* en alta voz, tuviera el Sr. Sagasta la osadía de dar un solo paso adelante en la espantosa senda que con trémula ma¬ no ha señalado; si á detenerle en su
quimérica empresa no bastara el re¬
cuerdo del infortunio de Cavite, la ho¬
rrorosa hecatombe de Santiago, en cuya tremenda y desesperada lucha no ha quedado uno solo de los barcos que com¬ ponían nuestra escuadra en aquello®
mares*, ni la noticia de la rendición de
las islas Marianas; si espera el Sr. Sa¬ gasta y le secunda en su idea el Gobier¬

gara, con el invicto Barceló, aquel de

El la noticia del día, la única que conocidos.

no que preside y no halla ésta oposición

quien ha quedado en Andalucía el dicho embarga los espíritus, la que llevó á Aseguró que en el combate murieron de que es más valiente que Barceló por todos los hogares españoles la desolu¬ unos 200 españoles y que todo se ha per¬

El aire como motor

alguna en I03 altos poderes del Estado; si espera, repetimos, el que hayan entre¬

mar, mandaban la escuadra, y el gene¬ ción y á mucho» el luto.

dido menos el honor.»

ral Sotomayor el ejército, compuesto de Los corresponsales fantasean mucho Derramemos una lágrima á la memo¬

gado su vida los cien mil hombres que El señor C. E. Triplcr, que se dijo ha¬ defienden el territorio cubano; si aguar¬

'unos 14.000 hombres. La plaza se vió en ¡gran aprieto pues las haterías flotantes .ideadas por Barceló le causaban gran

y llegan á concretos detalles sobre el combate de las escuadras de Sampson y
Cerrera, carao si desde la cubierta de

ria de tantas víctimas, de tantos márti¬
res. que han sucumbido en defensa del honor español vilmente ultrajado por

bía inventado una potente mezcla frigo¬ rífica, manifiesta que aquel compuesto es en realidad aireen licuefacción, que

da á que una escuadra enemiga venga á sembrar la destrucción en los puerto» de la península é introducir el descon¬

-duño.yya se hablaba de rendición cuan¬ algún vapor incombustible lo hubieran una nación indigna que pospone á su ha conseguido obtener después dé lar¬ cierto en nuestra vida comercial, para

tióla escuadra inglesa de Rodney llegó presenciado.

egoísmo todo sentimiento noble y hu¬ gos años de pruebas.

luego decir: ahí queda eso, y que tenga

'«en socorro de la plaza. Lángara salió á interceptarle el paso, sin poderse reunir con los buques del almirante Córdoba, y ¡teniendo que dejar frente á Gibraltar á Barceló, fue derrotado tras heróica re¬
sistencia. Los ingleses contaban 22 fra¬

Hay que satisfacer la sed ingaciablo del público y en estos momentos en que la atención del espíritu llega á su grado máximo, no son los más apropóiito pa¬ ra depurar errores y seleccionar invero¬
similitudes.

manitario, y pidamos á Dios se apiade de nuestro degraciada España.
■mwnri m iumm
Conocimientos útiles

Liquídalo cuando se encuentran á una temperatura de 450 grados bajo ce¬ ro Farcnheit, se evapora 310 grados también bajo cero, y á causa del fortísirao poder de expansión que entonces de¬ sarrolla, cree el Sr. Tripler poder aplicar¬

la nación española que suscribir una paz onerosísima bajo todos conceptos; antes que esto suceda, es preciso que el pueblo español proteste con toda sir fuerza y procure esterilizar los intentosde quién, en su quimera ó en su locura,

gatas y.10 navios, los españoles conta¬ Lo ocurrido á la escuadra de Cerrera

lo como motor en las máquinas, en lu¬ trata de llevarlo á la humillación y á la

ban sólo con once buques. El combate estaba previsto.

Reposo y sueño

gar del vapor ordinario.

ruina.

-se libró «frente al cabo de San Antonio,

El almirante español salió de la bahía

Añade que en la práctica se puede Queremos, pues, la paz; el pueblo es¬

•durante una terrible tempestad. Rodney de Cuba, no para vencer, para morir Para repararlas fuerzas consumidas ejercer una presión de 2.000 libras por pañol la desea, refiéjanse en la mayor

■aprovisionóla plaza de todo lo necesario y el sitio continuó sin embargo aunque coji alguna flojedad. Se habló de paz, pero Cárlos III impuso como condición preliminar la cesión de Gibraltar, á lo que no accedió Inglaterra y entonces el
sitio se hizo formidable. Pero las obras

con gloria.
Hablando un redactor de «La Corres¬
pondencia» con el Sr. Comandante de Marina de Palma, que conoce á la per¬ fección el golfo de Méjico, la bahía de Santiago y los Cayos de la costa orien¬ tal de Cuba, nos ha dicho que barcos

por el ejercicio, es indispensable el re¬ poso, y debe estar siempre en relación con el tra'bajo.
El más completo y saludable descanso lo proporciona el sueño: repara las fuer¬ zas, imprime nuevas energías y activa
las funciones cerebrales. El sueño insu¬

pulgada cuadrada á la temperatura de sólo 200 grados bajo cero y con gastos insignificantes.
El inventor vá aún más allá en sus
afirmaciones, y pretende que al trans¬ formarse el aire líquido otra vez en va¬ por, absorbe tan rápidamente el calor

parte de la prensa extranjera saludables consejos encaminados á que aquella se pida, necesítala nuestro comercio para evitar las mil y mil contrariedades que á su desarrollo puedan oponerse, exígela nuestra industria expuesta de continuar la guerra á una tremenda parálisis que

de los españoles que no tenían los me¬ dios potentes que Inglaterra acumulara «en Gibraltar. veíanse deshechas siempre por los enemigos. Por fín pudo levantar¬ se una paralela á las fortificaciones, pe¬ ro una salida intrépida del general Ross

del desplace y calado de los de Cervera es completamente imposible salir de no¬
che. El movimiento debía de hacerse co¬
rno se hizo á la vista de un enemigo dueve ó diez veces superior.
Los barcos de Cervera no podían pres¬

ficiente agota la actividad y la inteli¬ gencia: demasiado prolongado, la em¬ bota. Para fijar su duración debe aten¬ derse ¿la edad, al temperamento, al se¬ xo y á las necesidades generales absolu¬
tas. Deben dormir los niños de diez á

de la atmósfera, que se liquida nueva¬ mente y penetra en el depósito, encon¬
trándose éste casi lleno, continua¬
mente.
Si fuera cierto lo que el inventor pien¬ sa haber realizado, producirían sus mé¬

echaría en mitad de la calle á miles de
obreros faltos de medios para ganarse el sustento, reclámala nuestra agricultura falta de brazos que remuevan el terruño productor, y la anhela, en fin. el honor pátrio, ese honor tan llevado y traído

la deshizo.
Se cambió de plan y mediante la» ba¬ terías flotantes de Barceló. el duque de

tarse mútuo apoyo y protección. Forzo¬
samente habían de salir uno á uno por
entre las fortalezas del Morro y la Soca¬

doce hora»; ocho por lo menos, los ado¬ lescentes. y siete los adultos.
El sueño durante la noche es más

todos una verdadera revolución en ma¬
teria de transportes y manufacturas. El Sr. Tripler ha formado una compa¬

desde los gabinetes ministeriales hasta el raáa recóndito club, por el cual se ba¬ ten nuestros soldados, y en aras del qué

Crillón que había conquistado Menorca, y-se había hecho cargo del mando del ejército sitiador compuesto de 40.000 hombres, combinó un ataque formidable por mar y tierra, y el 13 de Septiembre

pa que podían prestar ineficaz apoyo, medio derruidas como están por el in¬ cesante cañoneo de Sampson.
Desde el momento que los buques yanquis notaron el movimiento de los

tranquilo y reparador que durante el dia. Los que hacen de día- noche y de noche dia. faltan á un principio de la
higiene. Entre otras causas, á la transgresión

ñía para explotar su invento, y cons¬ truido una sencilla máquina que dice se
encuentra funcionando actualmente co¬
mo prueba en un gran local de maqui¬
naria de Nue7a-York.

han sacrificado su vida millares de es¬
pañoles. ¡Ah! si con sangre se lava el honor, preciso es que el nuestro estu¬ viera muy empañado para que no haya,
bastado á borrar sus manchas el cauda¬

de 1782, navios, lanchas cañoneras, ejér¬ españoles, pudieron afocar sus baterías de este principio obedece el que mueran

loso torrente de la misma que sin cesar

cito, todo avanzó sobre Gibraltar, vomi¬ sobre la boca del canal de entrada á la jóvenes y gocen de poca salud durante

tando tal diluvio de hierro y plomo co¬ bahía.

la vida los panaderos y otros operarios

Manera de cortar el vidrio

está corriendo, y cuyos reflejos enroje¬ cen los ojos de innumerables familias y

mo jamás se haya repetido ni se hubiese No hay que hacer gran esfuerzo de 1 que trabajan de noche, y los libertinos,

visto antes de entonces.

inraaginación para hacerse cargo déla asiduos concurrentes á fiestas noc¬

les hacen derramar copiosas y amarga»
Hó aquí un sencillo procedimiento lágrimas.

Al empezar el combate pareció que el desventajosa situación en que uno á turnas.

para cortar el vidrio, que con seguridad Y que efectivamente se hallaba man¬

ataque daría resultados, pues las balas uno á la salida iban colocándose los bu¬

La habitación destinada á alcoba debe nuestros lectores agradecerán se lo de¬ cillada nuestra dignidad, no hay por qué

rojas de los ingleses no hacían daño en las baterías flotantes, pero el tiempo to¬ mó parte en la lucha, los navios y lan¬ chas cañoneras no pudieron prestar au¬ xilio á las baterías, salió de la plaza mientras éstas empezaban á arder, el in¬ glés Curtís con 12 lanchas cañoneras, rompió la línea de baterías y las deshizo salvando á los que la» servían, que ha¬ brían muerto ahogados ó quemados sin el socorro que les prestó.
Murieron en este ataque unos 2.000 españoles, y se perdieron infinidad de cañones, pero la plaza estaba en la ago¬ nía y no descorazonaban de rendirla, pues la carencia de provisiones de gue¬ rra y boca les obligaría á hacerlo.
En Octubre se presentó el almirante Howe con poderosa escuadra de socorro

ques de Cervera.
Al hacer rumbo á Oeste para ponerse fuera del alcance de las baterías enemi¬
gas llevaban, al decir de los telegramas, todos los buques fuego á bordo.
Constándonos á nosotros, como nos
consta, por cartas que hemos visto fe¬ chadas en Cabo Verde, que antes de sa¬ lir de este puerto se habían quitado to¬ das las mamparas y destruido las cáma¬
ras durmiendo los oficiales en coys para
quitar todos los materiales fácilmente combustibles, el fuego declarado en los cruceros protegidos de Cervera nos in¬ duce á creer que la escuadra de Samp¬ son ha hecho fuego como la de Dewey en Cavite con proyectiles cargados con
materiales inflamables.
En estas condiciones, con averias,

ser grande y muy aireada, la cama y sus accesorios lo más sencillos posible; el edredón es el más perjudicial de los abrigos de cama. Las sábanas deberán renovarse con frecuencia; conviene te¬
ner la cabeza descubierta durante el sueño.
Respecto á las hora» de levantarse y acostarse, dice un aforismo de un céle¬ bre astrólogo: «Para vivir 99 años se de¬
be abandonar el lecho á las cinco de la mañana, almorzar á las nueve, comer
á las seis de la tarde y acostarse á las
nueve de la noche.»
La causa de las estalactitas y
estalagmitas

mos á conocer:
Con unas tijeras ordinarias ó comu¬ nes, se puede cortar una hoja de vidrio de ventana, por ejemplo, tan fácilmente como se cortaría una hoja de cartón.
Todo el secreto consiste en meter en
un balde con agua el vidrio, las tijeras
y las manos.
Puede cortarse en lineas rectas ó cur¬
vas, sin rajas ni quebraduras. La expli¬ cación consiste en que el agua amorti¬ gua las vibraciones de las tijeras y de la placa de vidrio. Si el operador dejase sa¬
lir del agua la menor parte de las tije¬ ras, las vibraciones serían suficientes para impedir el éxito de la experiencia.
Comprendemos que muchos dudarán de lo que decimos, pero no tienen más que hacer la prueba para convencerse.

dudarlo. ¿Porqué á la primera humilla¬ ción que se nos impuso por parte do
nuestros enemigos no se contestó en la forma debida? ¿Porqué se aguantó con incalificable paciencia y fueron atendi¬ das casi sin demora la no interrumpida série do imposiciones que aquellos no» han hecho desde que el grito de rebe¬
lión resonó en el suelo cubano? Ahí>
empezó á sufrir nuestro honor, tolerán¬ dolo nuestros gobiernos, hasta que el gabinete de Washington nos dijo: «ú os marcháis de ahí ó yo« procuraré sacaros». Y entonces aceptamos una lucha con todas las desventajas que ofrece la mis¬
ma, cuando uno de los combatientes e»
inmensamente superior al otro en fuer¬ za y en medios de aniquilamiento. He¬ ridos de consideración y medio inutili¬

compuesta de 30 buques; los franceses fuego á bordo y acosadog picándoles la No se necesitan muchos conocimien¬

zados para la lucha, fuera temeraria

SOLLEH

empeño el continuarla, y niatho máa
cuando nuestro enemigo se propone di¬ rigir sus estocadas al corazón. ¡Que los
testigos de ese duelo han de impedirlo! ¡Bah! Errónea suposición y nécia con¬
fianza, desde el momento en que poco
más ó menos puede calcularse que si tal hicieran sería tan solo inspirándose
en egoístas miras y nunca en sentimien¬
tos humanitarios. Las potencias euro¬
peas se odian y se respetan tanto como
* se temen. España, por desgracia, á na-
-d-ie inspira temor. Si no estamos, pues, en condiciones
de seguir luchando, si nuestro honor á salvo queda y lo han purificado inmo¬
lándose en aras del mismo—¡triste des¬
tino de la suerte!—las tripulaciones de
nuestros barcos en Cavite y Santiago y
nuestro valeroso ejército, venga ya la
paz, y venga más bien hoy que mañana, á, fin de que sea lo menos onerosa posi¬ ble y quede siquieraá la Nación un resto de fuerza para cicatrizar sus herida» y
matar á tiempo la gangrena que por
desgracia en ellas asomaría por poco des¬
cuidadas que se tuviesen. En cuanto á los gobiernos que se han
«ucedido en España desde algunos años acá júzguelos la Historia.

El domingo último por la mañana ve¬ rificóse ú la vista del público, en la ofi¬ cina del entresuelo de la Casa Consisto¬ rial el sorteo de los mozos del reemplazo de 1897 que habiendo sido ahora decla¬ rados soldados, resultaron tener un núi mero igual á otros del último reemplazo.
Los sorteados fueron: Juan Mayol y
Orell y Miguel Reus y Frau, á quienes en el reemplazo de 1897 correspondió el número 53 y 63 respectivamente, y Mi¬ guel Trias y Palou y Bartolomé Rufián yArbona que tienen iguales números,
también respectivamente, en el sorteo del último reemplazo. Resultó del sorteo á que nos referimos que se quedaron con los números expresados, 53 y 63, los dos
mozos Ultimamente nombrados y con
los números 54 y 64 los dos primeros, respectivamente todos ellos.
Una buena obra se hizo á principios
de esta semana: la conducción, por una
acequia que se abrió improvisadamente
en el cauce del torrente, de las aguas
• que corrían lentamente ó estaban en¬
charcadas en el mismo y cuyas emana¬
ciones empezaban ya á molestar á los
vecinos.
Estos han visto con satisfacción se
realizara mejora tan importante para la salud pública; nosotros igualmente, y en su nombre y en el nuestro la aplau¬
dimos.

El lunes, como no ha faltado una sola

vez siquiera desde hace algún tiempo,

vino de Barcelona el vapor correo direc¬

to. Llegó muy de mañana y trajo ade-

, v

más

de la

balija

numeroso

pasaje.

Al

anochecer salió de nuevo para el indica¬

do punto, llevándose la correspondencia

y algunos pasajeros.

El León de Oro llegó anteayer proce¬
dente de Gette y Barcelona. Trajo nu¬ meroso pasaje y carga general.
Continua en este puerto* para salir mañana, dia de itinerario, para Barcelo¬ na y Cette.
No han qúedado defraudadas las esperanzas que nos hicieron concebir los anuncios con que se dió á conocer al pú¬
blico soliéronse lá compañía cómico-dra¬ mática del Sr. Masip; al contrario, acos¬
tumbrados á promesas que raras veces
suelen cumplirse* quedamos agradable¬ mente sorprendidos de ver que esta vez,
por excepción, los adjetivos de que suelen ir acompañados los nombres de los artis¬ tas han resultado bien aplicados y hasta nos atrevemos á decir que se quedó algo corto el que los aplicó. El Sr.; Bonaplata* es, en efecto, un actor de gran tafia y una actriz que no le va mucho en zaga la Sra. Abella, y el Sr. Coll, y la señora Balestroni, y, por no alargar, todo el demás personal de la compañía, son par¬ tes cual deben ser para que resulto un
buen ¿odo.
Esta nuestra opinión nos ahorra para la presente y próximas crónicas el tra¬
bajo de particularizar, siempre delicado", y más tratándose de artistas que saben siempre hacerse bien cargo de sus pape¬ les; así es que nos limitaremos á dedi¬ que el debut se hizo el sábado, conforme
habíamos anunciado, y que lo mismo el drama Muerte civil que la pieza La cosí na de la Lola, en dicho día, que La Car¬ cajada y Los litigantes, el domingo, obtu¬ vieron brillante interpretación y fueron
estrepitosamente aplaudidos, teniendo que salir á escena los artistas al final de cada acto, y que la comedia El forastero y la pieza Eli el jueves, la obtuvieron bastante regular y la hubieran obtenido perfecta, sobre todo la primera, con un ensayo más; pero que gustaron y las aplaudió el público, lo que nos confirma en la opinión de que aquí prefiérese más, bastante más, el género cómico que el dra¬ mático, siu duda por aquello de que es siempre preferible gozar á sufrir, reir á
llorar. Esto creemos lo debería tener pre¬
sente la Empresa y, ya que cuenta la Compañía con un repertorio extenso y moderno, amoldarse aquella á satisfacer ei gusto de la generalidad.
El número de abonados es bastante
crecido, el público responde también, y á pesar de que lo avanzado de la tempo¬ rada invita más á permanecer al aire libre que encerrados bajo techo, en el
teatro no se está mal. De lo cual casi
puede deducirse que una vez terminado el abono se abrirá otro por algunas funcio¬
nes más.
Para esta noche se ha anunciado la
preciosa comedia en un acto La capseta deis petons y la chistosísima comedia en tres actos Creced y Multiplicaos, y para mañana el drama Lo sublime en lo vulgar
v la comedia El brazo derecho.

El jueves por la mafíaná f sin prévio
aviso de tronadas ni de vientos, cayó sobre esta comarca un aguacero. bastan¬ te regular, que duró alguna» horas. No fue general en todo el valle, pues que mientras én la población corrió abun¬ dantemente el agua, en diferentes pun¬ tos de las afueras ni siquiera quitó el polvo de los caminos; sin embargo, fué suficiente para refrescar ia temperatura que desde entonces es agradable, y más
primaveral que propia de la estación en que nos hallamos.
Nos sorprendió ver el jueves dirigida
la banda de música de esta localidad por
uno délos músicos de la misma, y al preguntar la causa se nos dijo que esta¬
ba dicha banda nuevamente huérfana de
Director, pués que el que lo ha sido Ultimamente, D. Martín Bennaser, ha¬ biendo ingresado en el cuerpo de Torre¬
ros de Faros, habíase ausentado para ir á prestar servicio en uno de la vecina
isla de Ibiza.
Como suponemos que el destino qne
ha obtenido el Sr. Bennaser fué á solici¬
tud propia, por creer que así convenía más á sus intereses, ó á sus finés, felici¬ tárnosle cordialmente por ello; pero no hemos de ocultar el disgusto que nos ha producido la separación del ilustrado profesor, que apenas del público conoci¬ do, en razón del poco tiempo que le vió al frente de la banda, gozaba ya de mu¬ chas simpatías, á las que iba sumando
otras nuevas cada día. En cuanto á nuestra banda de músi¬
ca..... parece que la persigue la fatali¬
dad.
Las pulgas artistas, que se exhibieron
en el café de la plaza de la Constitución titulado Blanco y Negro, ha sido espec¬ táculo que al parecer no ha entrado por el ojo derecho á nuestro público. A los
primeros días se vió un poco concurrido,
más tarde.... soledad completa. A esta causa sin duda obedece el que no se ha¬
yan repetido las funciones en estos últi¬
mos días.
Ignoramos si continuarán mañanarlo que es probable, pues que se nos asegu¬ ra que el .dueño de los animalitos instrui¬ dos, está en el pueblo todavía.
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión del día 30 de Junio
Celebró el Ayuntamiento la sesión
ordinaria de la semana anterior en la
noche del expresado dia, bajo la presi¬ dencia del Alcalde, Sr. Serra, y estando presentes los concejales Sres. Mayol (P.), Arbona, Pastor, Mayol (R.), Martí, Canal», Palou y Oliver.
Una vez declarada abierta la sesión
y leída que fué el acta de la anterior, manifestó el concejal D. Ramón Mayo!
no estar conforme en la manera como se habían distribuido las siete fuentes que
según el acta que acababa de leerse

había acordado establecer la Corporación

Én la iglésía de San Francisco— Má-

para el abastecimiento de agua potable ñana, dia 10, por la tarde, se continuará en el casco y afueras dé esta población, el triduo dedicado al Doctor Seráfico

por cuanto con la citada distribución no San Buenaventura;

quedaba servido debidamente el interior
cbl pueblo, creándose un gasto extra¬

ordinario para colocar varias de ellas en puntos que no considera tan necesarios

Registro Civil

como otros de más importancia que que¬
dan desatendidos en la forma en que se
ha verificado la mentada distribución; y

Nacimientos. Varones 0.—Hembras 2.—Total 2.
Matrimonios.

terminado este incidente fuó aprobada

Dia 7.—D. Juan Colom Casasnovas*

el acta de referencia.

soltero, con DA María Reynés Rotger,

Acto seguido se dió cuenta de una co¬ soltera.

municación del Sr. Administrador de

Dia 9.—*D. Miguel Moragues Esca-

Hacienda de esta provincia, en la que rrer, soltero, con DA Catalina Casasno¬

indica que desde l.° del actual se imponga vas Castafier, soltera.

el 10 por ciento de recargo sobre el im¬

Dia 9.—-D. Pedro Antonio Enseñat

puesto de consumos correspondiente al Lladó, soltero, con Da Isabel M.a Ar¬

Tesoro. Se dió el Ayuntamiento por en¬ bona Puig* soltera.

terado y acordó su cumplimiento.

Defunciones

Se dió lectura á dos instancias presen¬

Dia 2.—José Ripoll Colom, de 5 me¬

tadas por D. Jaime Rufián y Alcover y ses, calle de San Pedro.

Da Antonia Yicens Mayol mediante las Dia 8.—María Casasnovas Castafier* cuales se oponen á la construcción que de 2 meses, Cas Maño.

solicitó llevar á cabo D. Juan Pons y

Dia 8.—D. Jaime Pons Castafier, de

Vicens en la barriada de este puerto, 49 afios, casado* MA 38.

por ser perjudicial al primero y preten¬

der la otra la propiedad del terreno en que se intenta realizar la obra. Entera¬ MOVIMIENTO DEL PUERTO

do, el Ayuntamiento acordó pasaran á la
Comisión de Obras.

Embarcaciones fondeadas

Acordóse igualmente pasaran á infor-
me\\de esta Comisión otras instancias
presentadas por los vecinos DA María Enseñat y Sastre, D. José Lladó y Pizá y D. Pedro Ant.° Pizá y Frontera, en so¬ licitud de permiso para hacer obras en los puntos que en ellas se indican sitos en la calle de Palou, barriada del Puerto y en la calle de San Pedro, respectivamen¬ te, debiendo pasar además á informe del Sr. Ingeniero encargado de la carretera de Palma á este puerto la de D. José Lladó, por haberse de ejecutar las obras en punto lindante con la expresada ca¬
rretera.

Dia 4.—De Barcelona* en 10 horas* vapor Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Aulet, con 29 mar. y efectos.
Dias 4 y 8.—De Palma, en ÍO horas,
vapor Constante, de Í3 toii., cap. don
B. Palmer, con 9 mai\\ y piedra. Dia 4.—De Palma, en 2 dias, laúd
Na S.a del Cármen, de 9 ton., pat. don F. Frau, con 6 mar. y lastre.
Dia 4.—De Palma* en 2 dias, laúd
Cristina, de 16 tom* pat D. G. Pujol con 6 mar. y lastre.
Dia 7.—De Cette y Barcelona, en 10
horas, vapor León de Oro, de 278 tone¬
ladas, cap. D; G. Mora* con 15 mar. y

Acordóse aprobar los dictámenes de efectos;

la Comisión de Obras referentes á las

embarcaciones despachadas

autorizaciones solicitadas por D. Fran¬

Dia 4 Junio.—Para Barcelona, vapor

cisco Serra y Castafier, D. Joaquín Pas¬ Lulio, de 405 ton., cap. D. P. Aulet*

tor y Morell y D. Miguel Puig y Miquel* con 29 mar. y efectos.

en nombre de D. Antonio Canals y Ar-

Dias 4 y 8.—Para Palma, vapor Cons¬

boua, de cuyas instancias se dió oportu^ tante, de 13 ton.* cap. D. B. Palmer, con namente cuenta, y conceder á los solici¬ 7 mar. y piedra.

tantes el permiso que tenían pedido con Dia 5.—Para Palma, laúd Cristina, arreglo al díctámen de referencia. Al tra¬ de 16 ton., pat. D; G. Pujol, con 6 mari¬

tar de la instancia del segundo salió del neros y lastre; salón el concejal Sr. Pastor, por ser pa¬ Dia 5.—Para Palma, laúd N.a SA del
riente de aquel dentro del cuarto grado, Carmen, de 9 ton.* pat. D. F. Frau, con

conforme se dispone en la ley municipal 6 mar. y lastre.

vigente.

Dia 5.—Para Andraitx, pailebot Con¬

Acordóse que el domingo próximo á cepción, de 44 ton., pat. D; G. Torradas

las diez de la mañana se verifiquen pú¬ con 5 mar. y madera.

blicamente los sorteos parciales de va¬ rios mozos pertenecientes al reemplazo de 1897 que han sido declarados solda¬ dos y tienen un número igual á los sor¬

Dia 5.—Para Valeucia* laúd Cármen, de 47 ton., pat. D. P. Cardell* con 6 ma¬ rineros y lastre.
Dia 6.—Para Valencia, Goleta Sílfide

teados para el actual reemplazo.

Isabelita, de 93 ton., pat. D. M. Estades*

Por último se acordó verificar varios con 7 mar. y lastre.

pagos. Y se levantó la sesión.

abrió

el

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Hoy, al anochecer, se cantarán solemnes com¬
pletas. Mañana, (lia 10, fiesta de Nuestra Se¬
ñora del Cármen; á las 9 y media horas menores y la misa mayor con sermón por D. Francisco Rayó Pbro. Por la tarde vísperas y al anochecer el ejerci¬ cio á Na Sa del Cármen y la rogativa.

dia Ia de Julio próximo Una Academia de dibujo lineal, de adorno* de figura y de paisaje* en la calle de San Bartolomé
n.° 11.
También se ofrece á dar lecciones á-
las señoritas, en el propio domicilio dé estas y á las horas que Convengan, para¬
la enseñanza del dibujo aplicado al bor¬
dado y demás labores relacionadas coií
ésta.

20 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
palmo de profundidad, aparecieron algunos es¬ queletos humanos que fueron inmediatamente destrozados y poco después varias ollas, cómo las
llamaron ellos, llenas de cenizas humanas y tie¬ rra. Figurándose qne en ellas se ocultaban ricas monedas, destrozaron las primeras, pero ronven¬ cidos de que no contenían objeto de valor algu¬
no para ellos, cesaron su obra de destrucción,
retirando los restos que se nos han conservado
para enseñarlos á su dueño. En esta ocasión,
nuestro amigo D. Guillermo Bernat, fué á visi¬ tar las mejoras de su vecino, y conociendo qué aquellos restos teuían valor arqueológico, los to¬ mó y nos los regaló para nuestro Museo. Como el Sr. Mora tiene un hijo estudiante, durante las vacaciones, se dedicó á recoger los fragmentos
esparcidos por el suelo y los llevó también á nuestro Museo; pero son tan pequeños y se ha¬ llan tan gastados por el roce del azadón, qué
ofrecen muy poco iuterés.
Objetos recogidos
N.° 1. Uu vaso ó dígase olla, con cuatro
asas laterales que llevan un pequeño agujero» transversal y se hallan situadas e i el punto de su mayor diámetro, que mide trece centímetros; la altura alcanza nueve centímetros y la boca ú orificio mide otros nueve, cou un grueso de seis
milímetros en sus paredes. Le falta una asa y
se halla algo deteriorado en sus bordes. Tiene doble valor arqueológico por hallarse, en más de la mitad de su cabida, lleno de cenizas humanad
mezcladas con tierra.
N.° 2. Este vaso es de formación más tosca,
se halla bastante corroído en sus paredes exte¬

PREHISTÓRICO

riores y no conserva más que el rudimento de

lo que pudo ser una asa situada cerca dei borde

del orificio. Su mayor diámetro mide nueve cen¬

tímetros y medio, siete su altura y siete y me¬

dio su orificio.

’

,

N.° 3. De este vasq sólo se conservan tres cuartas partes por las cítales puede reconstruirse su forma primitiva. Mide, trece centímetros de
diámetro, diez de altura yS siete en su orificio.
El grueso de sus paredes ek de cinco milímetros.
Tuvo ocho asas situadas celca del orificio, de
las cuales sólo conserva una \\mtera con agujero
transversal.

N.° 4. También de este v&¿o se conservan

tres cuartas partes, con la particularidad de te¬
ner, en vez de asas, cuatro agüeros artística¬
mente ladrados, cerca del orificio. Mide ocho
centímetros de diámetro, siete y niedio de alto

y cuatro en su orificio.

\\

Todos estos vasos presentan señales/}videntes de

que estuvieron llenos de cenizas, confio el primero.

N.° 5. Urí clavo de cobre, deJA todo oxidado,

que mide seis centímetros y medio de largo y

seis milímetros de grueso.

N.° 6. Dos muelas proceden!tes de los men¬

cionados esqueletos.

/

N.° 7. Algunos pedazos dá huesos calcinados.

N.° 8. Una lámina,-de ;>&ero, de oche centí¬

metros de largo con cinco/de .ancho que parece

la punta de una lanza. Sru estado de conserva¬

ción indica que fué depositada allí en época muy

reciente.

J

La cerámica que nos /ocupa está formada por

una masa de arcilla ne gra y sílice que presenta

una dureza extraordiaa: fia. Toda la superficie in¬

POR D. JOSE RULLAN PBRO.
terior y exterior, en su formación* recibió un
baño de barniz formado también de sílice y ar¬
cilla bermeja que no presenta menos dureza,
aunque en muchos puntos está ya muy gastado. Sin embargo hay muchos fragmentos que no llevan señal de haber recibido baño alguno; al par que los hay formados por una masa de arcilla blanca y sílice que llevan el bañó ya indicado.
Basan de tres litros los pequeños fragmentos que se pudieron recoger sobre el terreno removi¬ do y casi todos llevan señal de que fueron es¬ parcidos allí hace muchos anos, lo que nos in¬ duce á creer que los vasos abandonados en la
mencionada cueva, por sus primitivos dueños,
serían en número muy crecido. ¿Qué objeto pudieron tener los agujeros de las
asas de dichos vasos eu los cuales sólo puede caber, un cardón de unos cuatro milímetros de
grueso, y las asas difícilmente pueden ser cogi¬ das por dos dedos?
Los franceses dan el nombre de trou de suspen-
sim á dichos agujeros, y nos parece muy ade¬
cuado. Además: entre los mencionados fragmen¬ tos, los hay que conservan el asa entera, la cual termina en punta vuelta hacia arriba con un
agujero vertical, de modo que, en manera al¬ guna, el vaso podía sostenerse en lás manos co¬ giéndolo por las asas. De lo dicho puede inferirse que los indicados vasos prestaban su principal ser¬ vicio estando colgados, como depósito de veneración.
Correspondiendo cómo creemos á un período prehistórico nada hemos de aventurar. Basta re¬ coger y describir.

S O LLH ti

RED METEOROLÓGICA DE CATALUÑA Y BALEARES
SERVICIO OE LA GRANJA EXPERIMENTAL DE BARCELONA.—8.- quincena de Junio.

OBSERVATORIO DE a JOSÉ R.UM.1N PBRO —CALLE DE SAN PEDRO

TERMÓMETROS

nui TARIS VTENTO itmúsfera Phio.

Masan farde MaSana

Ta ric Ter.

Ter.

Biremk Fuerea

del Bar* del Bar.

í

it¡. mV I. Id». Hd. 2
S

K
p
M

g
5*

S
X

5
S'

Seca.

Seco

#.a Bar. Mil. Bar. Mil*

G.°*

G.°*

M Malla. Tarde Milis.

*—

16 24 47 22 19 19*4 17’4 222 18’6 21 755 22 758 E, 0.

» LL D. 10 5*0

: 17 24 15 24 22 23’2 20’0 24’0 I9’6 21 761 22 761 K. N. » s D. D.

6*0

•j 18 25 12 25 23 24'0 20’0 24’6 20’8 21 764 22 766 O. s. » » D. D.

6*0

19 25 15 27 23 23’4 19’8 24’6 20’8 21 766 22 766 N. s. »

D. D.

6*6

20 26 15 26 24 24’8 25’4 26*2 20'2 22 768 22 764 O. N. » * D. D.

7*6

„ 21 26 16 28 25 25’8 21’0 27'0 21’2 22 765 22 762 N. N. » » D. D.

6*0

22 30 19 33 28 31’0 21’O 3®'G 23’O 23 756 25 757 O. O. s T D. D.

8*5

23 31 21 29 25 25’4 2T4 28’2 22’0 23 759 24 759 s. s. s » D. D.

8*4

24 29 19 27 25 25’4 20’6 26’0 2ro 24 763 24 761 0. N. » » D. D.

7*5

25 28 19 30 26 272 20’8 28’8 2P8 24 769 25 757 0. S. s T D. D.

7*9

26 30 21 28 25 26’2 22’2 26'4 22’4 25 755 25 755 E. O. » » D. D.

5*6

27 27 20 26 23 24’4 20’8 24’4 19'4 24 757 24 758 E. N.

» D. D.

7*0

28 25 16 25 21 2T4 I7’6 23’2 19'4 22 761 22 762 E. O. »

C. D.

6*4

29 25 16 26 23 242 19?@ 24’8 20’4 22 762 23 763 E. O. » » D. D.

6*2

30 26 19 27 24 24’0 21*0 2T2 2V2 22 764 23 765 O. E. »

D. D.

8*0

Obserradoses

OBSERVATORIO DEL FARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmosfera Phio.

o

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

o
3*
00

Maíana.

Máxi¬ Míni¬

ma.

ma.

Tarde.

Máxi¬ Míni¬

ma.

ma.

metro del
Baró¬ metro. Grados

Baró¬ metro
Milí¬ metros

metro del
Baró¬ metro. Grados

Baró¬ metro
Milí¬ metros

Dirección
Hua. Ide.

metro. n.® de vueltas
durante los
24 horas.

M.a

Tarde Milis.

a
T¡
o
&£
a

16 28*0 15*0 25*0 20*0 22*0 752*0 23*0 753*0 NE. N. 7.414 Ll. D. 10 5*0

17 28*0 16*0 27*0 22*0 22*0 757*0 23*0 758*0 O. O. 8.119 D. D.

6*8

18 27*0 17*0 29*0 21*0 22*0 761*0 23*0 763*0 N. N. 10.414 D. D.

7-0

19 28*0 17*0 28*0 20*0 22*0 762*0 22*0 762*0 NE. NE. 6.149 D. D.

9*0

20 27*0 17*0 28*0 17*0 23*0 761*0 24*0 760*0 O. O. 5.919 D. D.

7*0

21 28*0 19*0 29*0 22*0 23*0 760*0 24*0 759*0 N. N. 3.194 D. D.

8-5

22 29*0 19*0 33*0 23*0 23*0 752*0 25*0 752 0 S. SO. 15.417 D. D.

8*7

23 33*0 19*0 26*5 22*0 23*0 755*0 23*0 756*0 NE. NE. 17.149 D. D.

8-0

24 28*0 18*0 28*0 22*0 23*0 758*0 24*0 758-0 N. N. 4.141 D. D.

9*0

25 28*0 18*0 30*0 24*0 23*0 755*0 25*0 753*0 NE. NE. 2.417 D. D.

8*0

26 30*0 19*0 29*0 22*0 24*0 750*0 24*0 750*0 NE. NE. 14.149 D. D.

7*0

27 30*0 18*0 27*0 22*0 23*0 754*0 24*0 754*0 NE. NE. 19.417 D. D.

7-5

28 27*0 17*0 26*0 20*0 22*0 757*0 23*0 757*0 NE. NE. 11.149 D. D.

8*0

29 27*0 17*0 28*0 22*0 23*0 759*0 23*0 759*0 NE. NE. 5.417 D. D.

9*0

30 28*0 18*0 29*0 23*0 24*0 761*0 24*0 761*0 N. NE. 4.149 D. D.

8*5

NOTA. Cuando la casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la P, fuerte, laT. tempestuoso y la U. uracanado. El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las in-
cíales: ©. que'indica despejado y C. cubierto. Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde. Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observaetorio del «Faro de la Punta Grossa,»los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Los aanneias que se inserten en esta sección pagarán; Hasta tros injercienes á rezón -de 0'05 pesetas la linea; hasta cinco inserciones á tasen de 0*03 .pesetas, y-de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
>21 valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el número de lineas
1# que se componga, será de 0‘56 pesetas. 'Irise lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de uua columna ordina¬
ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán; Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
I,o« snaeriptorea disfrutarán una rebaja de un S5 por
ciento.

SERVICIO DECENAL

DELA

POR EL

de 1; losé lailán lira

ENTRE

VINO URANADO PÉPSICO

por el magnifico y veloz vapor

LEÓN DE ORO

Calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.
Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del

Sffiftilgaat&ilii,

Príncipe n.° 24.
EN BARCELONA.—Sres. Rosich Cárles y
CompA Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com-

, mandant Samary-5.

DE
J. TORRENS, Farmacéutico
El primero y único elaborado en esta forma en España, mucho más económi¬ co y de mejores resultados que sus simi¬ lares del extranjero, está preparado con todo esmero por procedimientos cientí¬ ficos bien experimentados y acreditado como un reconstituyente sobradamente enérgico para suprimir la eliminación del azúcar de glucosa en todas las per¬
sonas afectadas de la enfermedad deno¬ minada Diabetes.
DE VENTA:
En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española. —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬ céutico.—Farmacia de las Copifias.—Málaga, Far¬ macia del Dr. Pelaez y Bermudez.—Sólltr, Far¬
macia de J. Torrens.
PANADERIA
DEL MORO VIEJO

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí-
tnlo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica

Ptas. Cts.
20-'00
1*75

CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto
Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica .

2‘50

CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente

publicación, que forma un tomito en 8.° de 190 páginas,
encuadernado en rústica

1‘50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»
—San Bartolomé, 17—SOLLER.

♦Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta^
♦Tinta carmin^Tinta para sellármete., etc.^
La hay en venta en el establecimiento LA

LA CATALANA
COMPAÑIA DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS Y EXPLOSIONES
AUTORIZADA POR IRnHSAXj DECRETO de 25 AGOSTO 1836
"La Catalana,, asegura á prima fija contra incendios todas las pro¬ piedades, tanto muebles como inmuebles y mercancías que el fuego

DB
Bartolomé B&sialtr Dojí SINDICATO 163—TAHONA N.° 48 PALMA DE MALLORCA yz?^:r.aas.u.’!
PREMIADO CON MEDALLA DE ORO en la «Exposición Balear»-Sóllkr-1897

8mCIRlDAD-San Bartolomé-I7-S0LLER
10
LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO
ú 9 Reales litro.

pueda destruir ó deteriorar, como así mismo los estragos causados por el RAYO ó por las EXPLOSIONES de todas clases, haya ó no
incendio ó combustión.
El importante desarrollo que ha obtenido esta Compañía se de¬ muestra por los siguientes datos:
Gapitales que ha garantido desde su fundación:
Total Peseta» 2,505.000,299‘97.
Siniestros pagados desde svi creación

Esta antigua y acreditada pa¬
nadería envía semanalmente gran¬
des pedidos de pastas especiales para la villa de Sóller, como son: cocas, craspells, galletas y similares.
Se dá comisión á las tiendas
y vendedores.

Se vende en casa de Pedro Antonio Pizá,—Calle del Pastor—SÓLLER.
L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

4.260 siniestros que importan Pesetas 5.417,14P08

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬

Capital social y reservas 30.000.000 Pesetas.
DIRECCIÓN GENERAL EN BARCELONA: Calle Dormitorio de San Francisco n.° 5.—Director Gerente, D. Fernando de Delás.
DIRECCIÓN EN MALLORCA: Calle de Seriad n.° 21-1.°—Subdirector, D. José Arbós Mestres.
AGENCIA EN SÓLLER: Plaza de la Constitución n.° 18-1.° —

DE
INULA HELENIUM
Con estas píldoras, preparadas por J. Torreas, se cura pronto y

SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social
Reservas . . .
Primas á cobrar .

10.000,000 Francos 8.705,000
74.287,038

Agente, Salvador Elias Capellas.
SEGUROS DE VIDA
POR EL

SEGUROS MARÍTIMOS
POR LA

radicalmente la Leucorrea ó (flujo
blanco), la Anemia^y Clorosis (colo¬
res pálidps), la Éismeaorrea (ó difi¬
cultad en el menstruo), la Ameno¬

Total .

92.992,038

Capitales asegurados Siniestros pagados .

15.127.713,242 194.000,000

SECtLEO BE COSECHAS

BANCO VITALICIO 1 ESPAÑA.

MUÉ BMEffl-mill.

rrea (ó supresión del mismo), la Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de debilidad, flaqueza y cuantas mo¬ trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre

SOCIEDAD BARCELONESA DE GUANOS

lestias ó enfermedades reclamen un la era.

exitante poderoso y enérgico.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22

DH5 VHUSTTA.:

y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari-

BARCELONA

En Barcelona, Sociedad Farmacéutica Española, —Farmacia del Dr. Pizá.—Palma, Centro Farma¬
céutico.—Farmacia de las Copiñas.—Málaga, Far¬ macia dej Dr. Pelaez y Bermudez.—Sóller, Far¬
macia deuJ. Torrens.

tana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.
BAMIM H0VT1BA El dueño del molino

GUANO POMES-POMAR
el más acreditado, el más barato y el de más con¬ sumo de España
A SI pesetas saco. Tomando ÍO sacos á SO pesetas id.
DEPÓSITO EN CASA DEL REPRESENTANTE
D. MIGUEL COLOM
CALLE DEL HlR.AiOLLEK-(Baleare«)

laAsol lerense

\\

DE

JOSÉ COLL

CERBERA y PORMOÜ (Frontera franco-espafíela)
Aduanas, transportes, comisión,

consignación y tránsito

Agencia, especial paña el trasbordo y reexpedición de nakanias, frutas preseas y pencado*.

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).
Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR

de Can Gomila participa á sus pa¬ rroquianos y al público en gene¬ ral que de hoy en adelante solo pagarán para moler y cerner una cuartera 3 reales y para molerla
solamente 2 reales.
Recíbense encargos en casa de D. Francisco Pomar, (á) Pollensí, plaza de la Constitución.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»