ASO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 570
ASO XIII.—2.a EPOCA.—NUM. 570

SÁBADO 5 DE MARZO DE 1808

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: D. Guillermo Marqués—General Pavía-7-Arecibo (Pto.-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUMADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arbona.

4- Calla da San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. \\
Francia- 0(75 francos id. id. PAGO ADELANTADO
América: O 20 pesos id. id.)
Números sueltos—O'IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

Sección Literaria
CENIZA
Ya despuntaba la macilenta aurora de •un día de Febrero, cuando Nati se bajó
del coche y entró en su domicilio furti¬
vamente, haciendo uso de un diminuto
llavin inglés. No tenía que pensar en recatarse del cochero, pues el coche no era de alquiler, y alguien que acompafiaba á la dama, al salir ella se agazapó
en el fondo de la berlina.
Nati subió precipitadamente la solita¬ ria escalera muy recelosa de encontrar algún criado qae en tal pergeño la sor¬
prendiese. El temor era vano, pues rei¬
naba en la suntuosa casa silencio pro¬ fundo. Sin duda no se había despertado
ninguno de sus moradores. En la ante¬
sala Nati se halló á oscuras, sintiendo
bajo los pies la blandura del denso y profundo tapiz de Esmirna. A tientas buscó el registro de la luz eléctrica; gi¬ ró la llave, y se inundó de claridad el
recinto. Orientada ya, abriendo .y ce¬
rrando-puertas con precaución, cruzan¬ do un largo pasillo y dos ó tres salones ricamente alhajados, Nati, de puntillas, llegó á su tocador. Encendidas las luces, hizo lo que hace indefectiblemente toda mujer que vuelve de un baile ó una fiesta: se miró despacio al espejo. Este era enorme, de cuerpo entero, de tres lunas movibles, y las iluminaban opor¬ tunamente gruesos tulipanes de cristal rosa, facetados. Nati vió su imagen con una claridad y un relieve implacables.
Apreció todos los detalles. El dominó
blanco arrugado, mostraba, sobre la tersura del raso, pegajosos y amarillen¬
tos manchones de vino; un trozo de de¬
licada blonda pendía desgarrado, hecho
trizas. Caído hacia atrás el capuchón y
colgado de la muñeca el antifaz de ter¬ ciopelo, se destacaba el rostro desenca¬ jado. fatigado, severo á fuerza de can¬ sancio y de crispación nerviosa. Las
sienes se hundían, las ojeras se oscure¬
cían y ahondaban, los ojos apagados
revelaban la atonía del organismo; la boca se sumía, contraída por el tédio;
las mejillas eran dos rosas marchitas y
lacias, dos flores sin agua, sin perfume,
pisoteadas, hechas »n guiñapo. El pelo,
desordenado y revuelto, sin gracia, se
desflecaba sobre la frente, y. en la gar¬
ganta. poco mórbida, las perlas pare¬ cían cuajadas lágrimas de remordimien¬
to y de vergüenza... Nati se estremeció, sintió un escalo¬
frió, mientras iba desnudándose, qui¬ tándose los Zapatos de seda, despren-

diendo alfileres y desabrochando cor-^ • nes y pasillos, bajando la escalera, lan¬ chetes. Cuando, después de soltar el do¬ zóse á la calle. Iba como en volandas

minó y de arrancarse las joyas, abrió el impulsada por una sed de purificación

grifo del lavabo y se pasó por ojos y parecida al deseo de lavarse que se nota

cara la esponja húmeda, volvió, no ya á después de un largo viaje¡ cuando nos estremecerse, sino á temblar, á tiritar de encontramos cubiertos de suciedad y de

frío, notando un malestar que la llenó impurezas. ¡La Iglesia! la redentora, la

de aprensión. No era, sin embargo, en¬ consoladora, la gran piscina de agua

fermedad; era la nausea, la invencible pura agitada por el ángel, y en que se

repugnancia que engendran los desór¬ denes y su castigo.
¿Sería ella misma, Nati, la que había pasado así la noche del martes de Car¬ naval? ¿Ella la que había preparado aquel capuchón, la que había combina¬
do el modo de salir secretamente, la

sumerge el corazón para salir curado de todos sus males y nostalgias: Nati co¬ rría, GOrría, pareciéndole que cuanto más se apresuraba, más se alejaba la bienhechora iglesia. Por fin la divisó) cruzó el pórtico, persignándose, tomó agua bendita, y se arrodilló delante del

que había jugado su decoro y su fama altar, donde un sacerdote imponía la por unas horas de delirio? ¿Qué hacía ceniza á unos cuantos fíeles madrugado¬

ep aquel palco, entre aquellos in- res... Nati presentó la frente, oyó el fa¬

:J&.g+os, en aquella cena, cerca de tídico Memento homo' quid pulvis es...

aquél hombre cuyo hálito quemaba, y sintió los dedos del sacerdote que to¬

cuyos labios reían provocadores, cuyas caban sus sienes y á la vez un agudo

palabras destilaban en el corazón llama dolor) como si la hubiesen quemado con

y ponzoña? Aquellas necias carcajadas, un áscua... Al mismo tiempo, los fieles

con la cabeza echada atrás, con la boca postrados alrededor la miraron fijamen¬

abierta y la actitud descomedida, ¿las te, y deletreando lo que en su frente se había exhalado ella? Aquellas frases á leía escrito, repitieron atónitos: «¡Pe¬

cual más profanas y libres, ¿era Nati, cado!»

la esposa, la madre de familia,, la dama Alzóse Nati de un brinco, y huyó de

respetada por todos, quien las había es¬ la iglesia. Había amanecido del todo;

cuchado y consentido, y celebrado entre era hermosa la mañanita, y las calles

el aturdimiento y la algazara de la bu- estaban llenas de gente. Nati percibió

canal?
Nati miró á la vidriera, que había
quedado abierta. Üna claridad lívida, azulada y triste hacía amarillear la de

que se volvían, que la contemplaban con extrañeza, que la señalaban, que se reían, que exclamaban- «¡Pecado! ¡Pe¬
cado!» Y los transeúntes se detenían, y

los focos eléctricos. Bra el amanecer, se formaban grupos, y la palabra «Pe¬

que derramó en las venas de Nati más cado» pronunciada por cien voces, for¬ hielo. Apagó las luces,- se envolvió en maba un coro terrible, de reprobación

una bata acolchada y con inmensa fati¬ y maldición, que resonaba en los oidos

ga se dejo caer en el ancho diván orien¬ de la señora como el rugido del mar en

tal. Por un instante le pareció que ce¬ los del náufrago... «¡Pecado! ¡Pecado!»...

rraba sus ojos invencible sueño; pero dicho en el tono de la indignación, de la

Casi al punto la despabiló una idea.- cólera, del desprecio, de la mofa, de la

¡Miércoles de Ceniza! Había escogido la ironía, de la conmiseración también..,

mañana del Miércoles de Ceniza... para Nati bajaba el velo, quería taparse la

su desatinada aventura!

frente donde aparecía en caractéres ro¬

...¡Miércoles de Ceniza...! El mismo jos el fatídico letífero... pero la negra

día en que su madre, después de una granadina volvía á subir, y la humilla¬

vida de virtudes y sufrimientos, había da frente se presentaba descubierta ante

entregado el alma, día que conmemoraba la multitud..-. Nati puso las manos, pero

para Nati el más triste aniversario. ¿Có¬ conoció que se volvían trasparentes co¬

mo no se acordó antes de arreglar la mo el vidrio, y que al través se leía el

escapatoria? ¿Cómo la imagen del Mar¬ letrero más claro, más rojo... Entonces,

tes de Carnaval borró de su mente el horrorizada, exhaló un clamor de ago¬

recuerdo del Miércoles de Ceniza?

nía y se desplomó al suelo moribunda.

Saltó Nati del diván, dando diente Cuando Nati despertó—porque real¬

con diente, pero animada por una reso¬ mente se había quedada dormida .sobre

lución; la de expiar, la de hacer peni¬ el diván—vió al abrir los ojos (el toca¬

tencia, la de reconciliarse con Dios sin dor estaba i anudado de‘ sol), á su mari¬

tardanza.—Abrió el armario, y se Calzó do de pie. examinando la careta y el

ella misma; descolgó un traje, el más arrugado dominó, caídos delante el di¬

sencillo, neg'ro; se echó lina mantilla, ván, hechos un rebujo.

se envolvió en un abrigo... y desandan¬

do lo andado, volviendo á recorrer salo--

Emilia Pardo Bazán.

Sección Científica
UNA GRIPE Y HUMILDE INYEHCIÚN
En el campo de las invasiones, como
en todas las esferas de la actividad hu¬
mana, hay diferencias y categorías) y grados diversos,- y subordinación de
unos elementos á otros:
Es que la vida en general exige dife¬ rencias y grados. La igualdad absoluta sería la inmovilidad y la muerte:
La uniformidad es casi la negación
de la existencia; si en nuestro globo terráqueo no hubiera hondonadas in¬ mensas en que las aguas se reuniesen, y elevadas montañas en cuyas cúspides se cuajase la nieve; sin este Contraste supremo entre el abismo y la cúspide, ni existiría la expléndida vegetación de los continentes, ni los ríos caudalosos, ni los arroyos saltadores, ni fuentes, ni valles, ni eso que llamamos naturaleza que tan hermosa nos parece y tan llena de luz y de colores, sería otra cosa que i nterm i n a b 1 e cern en tefío.
Ni la vida humana sería posible por¬ que si los ideales de la igualdad se rea¬ lizasen en este globo en que hoy vivi¬
mos, á sus maravillosos accidentes que provocan la vida, se sustituiría una for¬
ma geométrica perfectamente regular y Uniforme, pero muerta. Üna esfera sóli¬ da y alrededor una capa de agua de,es¬
pesor constante, cubriéndolo todo. Ni mares, ni Continentes. Todo lo mismo.
Y la vida racional sería imposible, ' Toda vida supone una ruptura dé equilibrio entre dos elementos diferen¬ tes, que se completan yá los que, por darles algún nombre,- les llamamos lo más alto y lo más bajo. Siempre, repetimos, que en cualquier esfera hay energías en acción, han de distinguirse partes diversas, unas ele¬
vadas, otras medias, otras humildes. Como existen los soberbios picachos de una gigantesca cordillera, las vertientes y los cauces de los ríos, y el mar que los absorbe, así en todo organismo social, como en la naturaleza, existen jefes su¬
periores y cierta oficialidad, y por de¬
cirlo en esta forma, el soldado raso. Décimo* todo esto para venir á parar
al objeto propio de la presente crónica,que es él de dar cuenta de una invención modestísima, humilde, desconocida casi, que ninguna trascendencia tiene, que no supone un gran ingenio del inven¬ tor, que en suma llega al limite de la sencillez; de tal suerte, que á poco me¬
nos no es tal invención.
En esa categoría, en esa gradación, y

en esa serie de gerarquíassubordinadas,
que la invención como en todo existe,
la invención en que me ocupo es como
queda dicho de las más modestas y de las más plebeyas.
Eutre la invención soberana de la
máquina de vapor, que puebla la tierra y los mares de colosales móustruos dé
hierro y de fuego; entre la invención
maravillosa del dinamo, que convierte
toda tuerza en corriente eléctrica y en¬
ciende millones de lámparas abrillan-
tando el espacio y lanza por los hilos á centenares de kilómetros miles de caba¬
llos de vapor; entre estas y otras inven¬ ciones estupendas, que son las grandes cúspides de la cordillera, los grandfes generales del ejército del trabajo, los Monarcas y Emperadores del estado in¬ dustrial , y esta inveheión de que voy á dar cuenta ¡qué diferencia tan grande^ qué distancia tan enorme! mucho mayor que entre el pico más elevado délos Andes y un granillo de arena de la pla¬ ya; mucho mayor que entre un glorio¬ so conquistador y el último soldado dé
su hueste,
Pero no siempre se ha de hablar dé los poderosos: alguna vez ha de hablar¬ se de los humildes, qüe sin los humil¬ des no existirían los poderosos,
Bastantes veces hemos hablado de los
grandes problemas, de las grandes le^ yes, de las grandes intenciones, de la locomotora, del dinamo, de la corriente’ eléctrica, de la fotografía de coloides, dé los rayos X; alg’uná vez hemos de pres¬ cindir de grandezas, maravillas y asom-bros para consagrar unas cuantas líneas á una invención que casi pudiéramos decir que pertenece al cuarto estado dé¬ las in venciones,-
Es una modesta lampará de póiróleoh
Creo (asi se anuncia) que de fabricación alemana, y á decir verdad de fabricación bien imperfecta. Artículo de pacotilla,sin estética, sin solidez, sin peivfeccióu: Metal barato, ajustes y tornillos que á duras peñas ajustan y tornilían. En su¬ ma, una lámpara que, á primera vísta, paiece la lámpara de hoja de lata de urt obrero; y su precio, que es relativamen¬ te bajo, para ser toda un ai lámpara de petróleo, con pantalla de cristal, tubos
y mechas de' repuesto, indica ya las es¬ casas pretensiones de este modestísimo aparato.
Contando con los gastos de trasporte,
comisión, ganancia de los intermediariós y derechos de arancel, el importe de’ 1-á lámpara es de 15 pesetas: en el pun¬ to de producción quizá no' pase de 3fí
reales.-
Ignoro él nombre del inventor ó del constructor;- tampoco sé si ha obte-

(10) FOIfÉiaSTÍHH'
LA INSTITUTRIZ
11er acompañó á V. á esta casa para ser¬ vir de institutriz á mi hija: pero V. sabe también que aquí nunca ha sido consi¬ derada como tal, sino como la madre de Indita y la dueña de esta casa.-
Enrique hizo una pausa. La joven pu¬
so la mano en su corazón;-' sus mejillas se colorearon ligeramente, y un rayo de felicidad alumbró por un instante su
mirada.
Enrique prosiguió: —El ser V. hija del doctor Mulíer, su educación, su carácter dulce y la discre¬ ción de V., lian ejercido un verdadero encanto, no solo en mi hija, sino en todos los de esta casa sin excluirme á
mí, que un dia pensé en hacerla á V. mi
esposa.
E n riq u e v ol v ió á cli llar. La joven tenía la cabeza baja, pero su pecho palpitaba y sus mejillas mu¬
daban de color á cada instante. —Sin embargo—prosiguió Enrique
—examiné mi corazón y vi con dolor
que era una tumba, y que sólo ence¬
rraba la imagen- de la que no existe.

Yo hubiera mentido y el amor no se
miente.
Ursula se volvió pálida y dijo con vez¬ ad oga da:
—Es verdad.
—Vino Ricardo—-prosiguió Enrique— y Riganlo la ama á V. Mi amigo es un jó ven excelente, un bello corazón. Si mi hija tuviese la edad de Y., no le escoge¬
ría otro marido. Ricardo me ha dicho
que había participado á Y. su pe Ama¬ samiento. ¿Quiere V. ser esposa de Ri¬
cardo, Ursula?
—Yr ¿Y. lo quiere?—dijo la jóven con amargura.—¿Y. lo desea?
—¡Oh! sí.—exclamó Enrique.—Se lo
he dicho á Ricardo. Y. sería la madre de
mi hija. Viviríamos juntos en esta casa. Sería V. mi hermana, Ursula.- ¡Oh! no me diga V. que no: haremos venir ai doctor Mtvller. y los cuatro formaremos una familia: ¿no es verdad, señorita, que esto será una felicidad?
La joven no «onitestó:- sus mejillas perdieron el poco color qué les quedaba, y dijo con acento salido del alma:
—Esto es imposible, porque yo, como V., no puedo amar á nadie. Mi corazón
como el de Y. es una tumba y soy muy
desgraciada. ¡Sí, muy desgraciada! Enrique la vió vacilar, y tuvo qttto

sostenerla. La cabeza de Ursula cayó so¬

bre el pecho,- y perdió el sentido.

fíí.

Enrique llamó y apareció Benito.

— Di á Francisca y á la camarera que

LA «ILUSTRACIÓN DK BERLÍN,»

vengan,—dijo- alarmado;—la señorita
Muí leí' se encuentra mal.

Entre los personajes de la servidum¬

La jóven foé trasladada á su lecho, se le prodigaron los cuidados que Su esta¬
do requería, y al cabo de Un rato volvió
en sí.
Enrique1 entró1 para informarse de su
salud.

bre de Enrique, el más exótico de todos, el que hacía reir á todo el mundo por su lenguaje, su figura y sus cortos alcan¬ ces, era sin duda la negra Francisca, verdadero tipo de la raza afric'ana. Ten¬ dría treinta años, era pequeña y regor¬

—Estoy mejor, I?. Enrique,—-dijo la joven;—esto ha pasado ya.
Enrique tranquilizado se volvió á su
aposento. Cuando'vino Ricardo', le contó cuanto
había pasado.
El jóven se quedó triste, y dijo á su
amigo: —Es inútil insistir más. Esta señorita

dete, su cabeza algo grande y tan lanu¬ da, que parecía la habían puesto una peluca de piel de cordero negro. Sus ojos eran grandes y negros, y el globo blanco tenía manchas pardas que resal¬ taban en su rostro de azabache y lus¬ troso' como el ébano pulido. La nariz era un' problema difícil de resolver, pues solo se veían dos agujeros encima la

tiene otra pasión que ha traído tal vez de Alemania. Partiré para París; veré si puedo ahogar este amor naciente, y
más tarde volveré.

boca, de labios-desmesuradamente abul¬ tados, entre los cuales mostraba la úni¬ ca belleza que tenía: una magnífica
dentadura.

—(Quisiera pedirte un favor,—dijó En¬ Ideas tenía muy pocas, en cambio te¬

rique.—Dentro' de ocho días es el Santo nía mucho instinto; pero al revés de

de mi hija.- Pasada la fiesta de Santa müclios de su raza, que suelen tener el

Eulalia' partirás,- y más tarde vendré instinto malo, ella lo tenía bueno.

con má Balita ñ pasar úna1 temporada' en Francisca fue comprada por la madre

Parte-.-

¡ dñ Eulalia, siendo niña, para servir de

diversión á ésta; pero cuando más tarde vinieron desde América á España, los1 padres de Emilia se llevaron á Francis¬
ca, que estaba contentísima,- porque sú
ama no la sobaba como la anterior.
Francisca amó á sus amos, y todo el día maquinaba en su escaso caletre qué’ debía hacer para darles gusto: pero te¬ nía tan poco chirumen que las más de'
las veces lo hacía todo al revés.
A su ama jóven la llamaba nifía Emi¬
lia, según costumbre de América, donde’
los esclavos llaman nitros ú sus amos,como en Madrid llaman señorito á todo
el mundo, aunque se caiga de viejo. Cuando Emilia se casó con Enrique,
Francisca siguió ú sú jóven aína; pero
lo que ía cansó más alegría cuando dió*
á luz a La lita, y cuando se la mostraron* recién nacida la cogió tal excesQ de risa,que In duró tres días seguidos,-diciendo*
para sí en su jerga criolla:'
—Paece una muñeca de aqueyas que’ se vende e Barceona po‘ dos medios.
Cuando más* tardé murieron sus amos'
se daba de cabezadas por las paredes, y
cuando murió Emilia lloró’fres días se-'
g’-uidos*sin querer tomar bocado algúnov Pero después cogió la niña ensúsBra¬
zos y rompió á reir á carcajada súeM#
di cien do i

2

S O LLER

tenido privilegio de invención, ni nadie ha podido ilustrarme sobre esos diferen¬
tes puntos.
Sólo sé que en el comercio de Ponte¬
vedra se le llama á esta lámpara, la
lámpara -maravillosa ó milagrosa y el
nombre me parece exacto.
Dejando modestias á un lado, la lám¬ para en cuestión á pesar de su tosque¬ dad, su baratura y su escaso valor esté¬
tico, bien merece el nombre de milagro¬
sa ó por lo menos de maravillosa. Maravillosa por el -resultado obtenido
y por la sencillez de los medios. Yo be visto amebas lámparas de acei¬
te y de petróleo, elegantes, aristocráti¬ cas, de complicados mecanismos, de
•corriente de aire artificial, como una
lámpara norteamericana muy notable, pero yo no be visto una lámpara tan pequeña, tan barata, tan sencilla, tan sin pretensiones ni soberbias, dar una luz más perfecta.
Es para mi maravillosa porque es única y porque, en lo-qtie prácticamen¬ te cabe, la luz'gue con ella se obtiene se aproxima por su blancura y su pure¬ za, á las lámparas de luz eléctrica y á
los últimos mecheros de caperuza re¬ fractaria.
La mecha y por lo tanto el mechero de esta lámpara que voy á describir, es circular, pequeña y de sistema ordina¬ rio; la única modificación introducida, pero modificación trascendental, es la siguiente:
El mechero circular, por su parte in¬ terior, se prolonga en forma de tubo, atraviesa toda la lámpara y llega basta la parte interior de la misma.
De suerte, que si no hubiera ningún otro artificio, el aire subiría eh forma
de columna por lo interior de la llama, elevándola irregularrnente por el tubo de cristal, quemando los gases de un modo imperfecto y proporcionando el tufo irresistible de casi todas las lámpa¬ ras depetróleo con llam-u oscilante j luz rojiza.
En suma, sería, éste, como todos los demás sistemas, imperfecto é incómodo.
Pero el inventor, sea el que fuere, que ya digo que no conozco su nombre, ha tenido una idea que ha sido como la del
huevo de Colón.
Coloca el inventor sobre el tubo que forma el interior de la inecha una espe¬
cie de tapón cilindrico que queda en el
centro de la llama.
Este tapón está cerrado por la parte superior; tiene un reborde circular y saliente que obliga á la llama á contor¬ nearse siguiendo la curvatura de uu ensanche que lleva el tubo de cristal, y, por último, y esto es lo que más impor¬ ta, toda la superficie lateral y cilindrica del tapón, está llena de agujeritos, es como una red-, de suerte que la columna
de aire que sube deSUfeia^base del quin¬
qué por el tubo central Ubi mechero, tiene que salir lateralmente - par estos agujeritos,.formando multitud de surti¬ dores de aire que llevan la combustión á 1:oda la superficie de la llama.
* Así la llama resulta de una blancura
^j%le una pureza extraordinaria y de una gran intensidad, sin tufo ni partes rojizas, ni oscilaciones en altura.
Dada la sencillez de los medios es, como' dedamos antes, una verdadera maravilhr.
GlTrp^^que donde existe la luz eléc¬
trica, y'si además es buena, lo cual no siempre sucede, con luz eléctrica nin¬
guna otra compite. Donde hay mecheros de gas con ca¬
peruza refractaria, la competencia tam¬ bién es difícil, aunque no sería imposi¬ ble, porque al fin y al cabo el gas lleva siempre consigo la amenaza de la ex¬ plosión.
Pero en casas de campo, en sitios des¬ poblados en pequeñas poblaciones y en aldeas, donde en suma no se puede dis¬ poner ni de la electricidad ni del gas, la lámpara que hemos descrito es una ma¬ ravilla y una comodidad y un consuelo: y no retiro la palabra; que para el que vive trabajando, leyendo y estudiando,
una buena luz es un verdadero con¬
suelo.
Y no dirán los pequeños inventores, que cuando hacen algo verdaderamente útil, por modesta que la invención sea, no echamos las campanas á vuelo.
Siempre hemos tenido predilección por los humildes.
No por el humilde de la luz roja y pe¬ nacho de humo y tufo y obscuridad, pero si por el humilde de luz blanca y tranquila, que ésta es tan digna de ala¬ banza como la más encopetada lámpara
de incandescencia.
José Echegaray.

Variedades
Lo que vale un minuto
He aquí lo que vale un minuto según
un inglés:
«En un minuto recorre la tierra 13 millas en su movimiento diverso de ro¬
tación, y 1.030 en el de traslación. En un minuto, un rayo de luz de sol cami¬ na 11.160.000 millas para llegar á la
tierra. En un minuto nacen en el mun¬
do cerca de 80 niños, y en el mismo tiempo mueren casi igual número de
seres humanos. En un minuto hace el
sonido tenue 999 vibraciones, y el es¬ tampido de un cañón 2.229.000. En un
minuto un tren expreso recorre una
milla, -un tranvía movido por fuerza
animal 200 metros, un caballo al trote largo 836, y un hombre al paso ligero
112; en cada minuto del día y de la no¬ che cobra el gobierno de Inglaterra 639 pesetas y gasta 541. En un minuto co¬
sechan en los Estados Unidos 905 libras
de tabaco. La tierra de la Unión produ¬ ce por minuto 600 libras de lana y en igual tiempo son extraídas de las mi¬ nas 200 toneladas de carbón y 61 de antracita, mientras se hacen 12 de hie¬ rro y 3 de acero. En un minuto se ex¬ traen 65 pesos oro y se construyen 15
carriles.
El inglés concluye preguntando si no valen algo esos 60 segundos.
Barco monstruo
Cruza hoy el Occéano un trasatlántico que es el barco de mayor porte que en
la actualidad surca los mares.
Es un vapor de la línea HamburgoAmericana, llamado Pensylvania.
Desplaza 23.400 toneladas y podrá cargar 19.500.
Tiene 585 piés do eslora, 62 de manga y 42 de puntal, con espacio para 200 pa¬ sajeros de primera clase, 150 de segun¬ da y 1.000 de tercera.
Sus máquinas, que son muy moder¬ nas, desarrollan gran velocidad.
En el último viaje de Hamburgo á Nubva York el Pensylvania sólo ha em¬ pleado cinco días.
Es el viaje más breve que hasta aquí
se había hecho.
El veneno de la anguila
De una comunicación dirigida á la
Academia de Ciencias de Roma, resulta
que las anguilas y las murenas poseen un veneno semejante al de las víboras.
Este veneno no está localizado en la
boca, y no tienen órgano para inocular¬ lo á sus enemigos.
Dicho veneno no produce efecto en el hombre generalmente, porque la tempe¬ ratura á que se somete el cuerpo de la anguila destruye el veneno, sobre todo si se le hace llegar á 100 grados.
Además, aún cuando no se destruyese el veneno, éste no produce efecto absor¬ bido por las vías digestivas.
Una anguila que pese dos kilógramos, contiene en su sangre una canti¬ dad de venen» suficiente para matar á diez hombres, y el que no esté seguro de no tener en sus vías digestivas algu¬ na lesión, hará muy bien en abstenerse de semejante alimento.
Perros centinelas
Recientemente se ha introducido una
innovación, que puede ser muy venta¬ josa, en el ejército ruso destacado en los vastos territorios de Asia, y que consis¬
te en utilizar los servicios de la raza ca¬
nina en todo género de exploraciones. Al efecto se han distribuido algunos
perros domesticados entre los pequeños destacamentos á fin de que, por el mo¬ mento, sirvan como timbre de alarma contra las fieras que acechan, ampara¬ das por las fragosidades del terreno, las salidas y descubiertas que efectúan las tropas, causando muchas victimas en sus filas. Esta medida de precaución no solo es útil bajo este punto de vista, sino que puede también ofrecer excelentes resul¬ tados en operaciones de guerra.
Nadie ignora que el perro reúne cier¬ tas prendas que en todos tiempos ha utilizado el hombre para su guarda y otros importantes servicios. Su docili¬ dad é instinto intelectivo son grandes, y puede, por consiguiente, servir de centinela y de explorador del enemigo, cuya delicada tarea les confia desde ha¬ ce algún tiempo el ejército alemán, que ha sido el primero en aprovechar las ap¬

titudes de la raza canina, enseñándoles como deben marchar en la vanguardia y en los flancos; la manera de replegar¬ se cuando husmean el enemigo y el
modo fie señalar su presencia por medio de ladridos breves ó repetidos, según los casos, pues su olfato y su vista sir¬ ven maravillosamente mucho mejor que las guerrillas y los escuchas de que ee valen los ejércitos.
Piedras luminosas
Ün agricultor italiano, establecido en
los alrededores de San Francisco de Ca¬
lifornia, ha hecho un descubrimiento que parece precioso.
Vuelto por la noche del campo, re¬ cordó que no había dejado abierto el desagüe del riego, y á media noche vol¬ vió al campo. El agua, no encontrando
salida se habla elevado considerable¬
mente y había inundado el campo, arrastrando gran parte de la cosecha. Intentando reparar los daños, se volvió hacia el lugar por donde el agua se ha¬ bía desbordado y vió resplandecer en aquel sitio una extraña luz.
El agua había abierto un agujero de tres pies en el suelo, y en el fondo de este agujero se veían objetos luminosos. Metió el brazo y sacó una piedra del ta¬ maño de una nuez. El guijarro era blan¬ co y esparcía bastante luz para permitir ver la hora en el reloj. Después de reco¬ ger algunas de aquellas piedras, el hom¬ bre volvió á su casa; puso las piedras sobre la mesa y pudo sin otra luz que la que ellas producían, distinguir todos los objetos de la habitación.
A la mañana siguiente contó á sus amigos lo que le había ocurrido en la noche, y les enseño las piedras que á la luz del día habían perdido su fosíbre-
cencia.
Sus amigos se hurlaron de él dicien¬ do que habría soñado; pero llegada la noche las piedras volvieron á ser lumi¬ nosas y no hubo más que rendirse á la
evidencia.
Las piedras luminosas han sido lleva¬ das para su análisis al laboratorio de
Filadelfia.
Crónica Balear
(OJEADA k LA PRENSA DE ESTA PROVINCIA)
El sábado último se reunió en el des¬
pacho del señor Gobernador de la pro¬ vincia, la comisión auxiliar del Congre¬ so internacional de Higiene y Demo¬ grafía.
En ella figuran los presidentes de las principales corporaciones civiles, del Cabildo eclesiástico y de los centros mé¬ dicos de Palma, con otras personas fa¬ cultativas, directores de establecimien¬ tos de enseñanza, jefe de trabajos esta¬ dísticos y un representante de la prensa.
Entre otras cosas se acordó dividirse
en subcomisiones, en la forma siguiente: Adhesiones.—Mayol. Alvarez, Berga,
Gayá. Domínguez (don Fausto). Exposición de producto industrial.—
Losada, Gtiasp (don Juan), Martorell, Guasp (don Manuel). Martínez.
Exposición de trabajos intelectuales.— Escafí, Alvarez, Fajarnés, Fúster, Font.
En vista de la escasez de ganado de cerda, que se viene notando á medida que los campesinos adquieren las reses destinadas al cebamiento, han llegado recientemente á Felanitx algunas re¬ mesas procedentes de la vecina isla de M-cnorca, que ss venden en el mercado de aquella villa, y que ayudan en gran
manera á cubrir las necesidades de la localidad.
Por la Delegación de Hacienda de esta provincia se hace saber que, no obstante quedar terminado el plazo de recauda¬
ción voluntaria de las contribuciones
sobre riqueza rústica, pecuaria, edifi¬ cios, solares, industria y de carruajes de lujo del actual trimestre, se ha concedi¬ do una prórroga de diez dias para que los que no las haya hecho efectivas pue¬
dan efectuarlo sin recargos.
En el anuncio de la escuelas de pri¬ mera enseñanza que han de proveerse
por concurso de ascenso, figuran en es¬ ta provincia las elementales de niños de Ibiza y Llummayor, dotadas ambas con 1.000 pesetas; las elementales de niñas
de los Hostalets, con 2.000, y de Ibiza, con 1.000 y la de párvulos de Mahón,
con 1.375.
En la Ayudantía de Marina del puerto de Alcudia se halla depositado un bo¬

coy que fué encontrado en el punto de¬ nominado Las Roquetas, el cual lleva las siguientes inscripciones «J. Rodrig.— Cette.».y en el otro fondo «B. A.»
El que credite ser su dueño debe pa¬ sar á recojerlo en el término de 30 dias.
El Sr. Vicario Capitular de esta dióce¬ sis ha fijado para este año como período dentro del -cual debe cumplirse con el
precepto eclesiástico de la confesión y comunión, el tiempo que media desde la Dominica segunda de Cuaresma has¬ ta la Dominica tercerapost Pascha, am¬
bas inclusive.
El día 6 de Abril próximo á las dos dé la tarde tendrá lugar en Madrid y en la Casa Consistorial de Palma, si¬ multáneamente, la subasta para contra¬ tar un empréstito de 750.000 pesetas que han de invertiese en obras para el me¬ joramiento de la plaza de Abastos de
esta ciudad.
Los ejercicios de oposición á escuelas públicas elementales de niños, vacantes en esta provincia, deben efectuarse en el ex-oratorio de Montesión, empezando
el 14 del corriente mes.
El Sr. Delegado de Hacienda de esta provincia ha dictado una circular en¬ cargando á los alcaldes de los pueblos de la misma que le remitan en el
término de 5 dias las certificaciones tan¬ to negativas como afirmativas de los
productos íntegro y líquido de las ven¬ tas de propios hechas durante el segun¬
do trimestre del año económico co¬ rriente.
El miércoles por la mañana toda la fuerza del Regimiento Regional franca de servicio salió á dar un paseo hasta
las inmediaciones del hotel llamado
Cas Caíala, y regresó al anochecer á
Palma.
El miércoles llegó á Palma el vapor Lidio portador del correo directo de
Barcelona.
Al hallarse dicho vapor á la altura de Estallenchs, tuvo avería en la máquina á causa de haberse roto un «vástago de la bomba de circulación», siendo éste el motivo de haber llegado á dicho puerto
con más de tres horas de retraso.
Se ha publicado la Memoria leída á la Junta general de accionistas del Banco
de Felanitx en la sesión celebrada el 13 de Febrero último.
Dicha Memoria acusa el estado prós¬ pero de aquella importante sociedad de crédito, que durante el ejercicio de 1897 y después de dejar atendidas debida¬ mente las obligaciones reglamentarias, obtuvo un beneficio de pesetas 12.980, de las que se repartió á los señores ac¬ cionistas un dividendo de 7 pesetas por
acción, destinándose las restantes á la
amortización de gastos de instalación.
En el depósito de la Cosapañía arren¬ dataria de Tabacos, ingresaron ante¬ ayer mañana 38 bultos de tabaco, en pastillas, que la fuerza de carabineros había apresado en la madrugada del
mismo día en las inmediaciones de «Cás Catalá».
Desde el miércoles los soldados del
Escuadrón regional de cazadores de Ma¬ llorca empezaron á usar las tercerolas
sistema Maüser.
Crónica Local
El sábado por la noche, entrada ya en prensa nuestra edición anterior, sor¬ prendiónos la fatal noticia de que había muerto repentinamente en su casa de la calle del Mar D.a Antonia Bisbal y Vicens, madre de nuestros distinguidos amigos D. José, D. Miguel y D. Ramón Coll, consignatario en esta de los vapo¬
res de la «Isleña Marítima» este último.
Al siguiente dia por la tarde, después
de rezarse el rosario en la casa mortuo¬
ria, según costumbre en este pueblo, fué
conducido el cadáver al cementerio con toda solemnidad, asistiendo el clero pa¬
rroquial con cruz alzada y numerosa concurrencia, y ei lunes por la mañana se celebraron en la iglesia parroquial suntuosos funerales en sufragio del al¬ ma de la finada, que estuvieron, al igual que ei entierro, extraordinariamente
concurridos.
Reciba aquella el galardón de los Jus¬ tos, y nuestros amigos y demás familia

consuelo en su aflicción y la expresión de nuestro más sentido pésame.
Hemos leido en los periódicos de la capital una noticia que, por creer se re¬ fiere á un paisano nuestro que tiene pa¬ rientes en esta localidad á quienes puede interesar conocerla, la reproducimos ín¬ tegra. Dice así:
«El Juzgado de instrucción de Maríanao, cita á ios que se crean con derecho
4 la herencia de D. Antonio Pastor Mo-
rey, natural de esta provincia, que fa¬
lleció sin testar en aquella población el día 13 de Noviembre del año último,
para que, en el término de treinta días, se presenten á hacer las reclamaciones que tengan por conveniente.»
JL
El domingo al anochecer entró en esto puerto el cañonero Atrevida, que pernoc¬ tó anclado en el mismo y salió á la ma¬ ñana siguiente para continuar su cruce¬ ro de inspección por la costa. Según no¬ ticias, obedecía éste al deseo de poder salvar un buque náufrago que, según
había manifestado al Comandante de
Marina de la provincia, el capitán del
velero Nueva Teresa había visto en
aguas de la Dragonera con la quilla al sol, y al que no le había permitido acer¬ carse el estado del mar. Con igual objejo salió de Palma el Cataluña de la «Is¬ leña Marítima» que estaba surto para Tarragona.
Las espío raciones no dieron resul tado alguno, por desgracia, lo cual hace su¬ poner que si no se hundió el buque náu¬ frago en las inmediaciones dél punto donde le había visto el Nueva Teresa, fué
arrastrado hácia la costa de Africa por una de tantas corrientes de que está cruzado el Mediterráneo.
Sentimos hayan sido infructuosos los muchos trabajos realizados y los muchos
gastos que se han hecho con tan huma¬
nitario fin. Queda, pues, envuelto en la, penumbra del misterio el naufragio del mencionado buque, del cual solo se sabe
que era de gran porte, pero que lo mismo la matrícula á que pertenecía que el nombre con que figuraba en ella se ig¬ noran por completo.
Las obras que se ejecutaron por ad¬ ministración municipal en los dias com¬ prendidos entre el 21 y 28 del pasado mes, ambos inclusive, importaron 186 pe¬
setas 26 céntimos.
Consistieron en construir un muro de
sostenimiento en la calle de la Bola,
sembrar árboles en la carretera del puer¬
to y en reparar el piso de la calle de la Alquería del Conde.
El domingo último al anochecer, des¬ pués de #argar diferentes partidas de naranja que tenía preparadas, cajas de limones, fardos de tejidos, cemento,
etc., etc., salió de este puerto el vapor León de Oro, en el que se embarcaron además algunos pasajeros. Hizo escala en Barcelona y llegó á Cette sin nove¬
dad á las tres de la tarde del martes.
Es probable esté en esta dicho vapor de regreso mañana por la mañana, pues sabemos salió de Cette ayer á las seis
de la misma.
El lunes llegó á este puerto á la hora de itinerario el vapor correo Lulio, pro¬ cedente de Bacelona directamente, sien¬ do portador de la correspondencia, pasa¬ je y un pico de carga. Salió al anochecer para el mismo punto, también con la balija, algunos pasajeros, una regular par¬ tida de cemento y otros efectos.
Para pasar entre nosotros unes pocos
días, breves momentos mejor diríamos, vino el domingo último nuestro activo colaborador y simpático amigo D. Mateo Frontera y Guardiola, quién, llamado por sus muchos quehaceres en Madrid y en Jerez de la Frontera, vióse obligado á despedirse de nósotros el martes por la tarde, para emprender viaje en el va¬ por correo de Valencia, hácia los men¬ cionados puntos, desde donde piensa sa¬ lir muy en breve para Puerto-Rico y
México.
Sentimos haya sido tan corta la per¬
manencia en nuestro amigo en ésta, y al desearle un feliz viaje y toda clase de prosperidades, le suplicamos regreso
pronto para dedicar á nuestra amisiad y á esta publicación alguu tiempo raáa

que el que ha podido dedicarles esta
vez.
En el zaguan de la Casa Consistorial se*hallan expuestas al público las listas
definitivas de los electores que pertene¬ cen á las secciones de este término mu¬
nicipal, por haberse publicado el Real
decreto de convocatoria de la elección ordinaria de Diputados á Córtes, la que se verificará el dia 27 del corriente mes eu este distrito electoral.
A cincuenta reales la carga páganse
las naranjas em esta comarca y no cree¬
mos que á menos precio se embarque ninguna ya este año, pues que mantié-
nense firmes en la demanda los propie¬
tarios y les queda á estas horas muy
poca cantidad.
Una de las mejoras á que dedicamos mayor atención en aquella serie de artí¬ culos en que expusimos en 1893, la conve¬ niencia de realizar algunas de las muchas de que es susceptible este pueblo, fué la de la canalización de aguas potables por todo el casco y hasta por las afueras del mismo. Esta mejora es la que está hoy en vías de realización, no como negocio, en la forma por nosotros propuesta, sino que Unicamente como utilidad pública y comodidad de gran número de vecinos.
El digno Alcalde de asta villa, D. José Serra y Aulet expuso el proyecto en la última sesión que celebró el Ayunta¬ miento, y en el acto mismo, con objeto de que fueran menos los obstáculos que se tuvieran que superar, ofreció con una generosidad que mucho le honra, ceder gratuitamente el derecho de que atravie¬
se su finca «Las Tancas» la tubería que
conduzca el agua destinada al abasto público. La Corporación, como no podía menos de suceder, aprobó por unanimi¬
dad tan hermosa idea y acordó, como
pueden ver nuestros lectores eu el ex¬
tracto del acta de la última sesión, que
en otro lugar del presente número pu¬ blicamos, manifestar ai Sr. Serra la gratitud que su noble y desinteresado
proceder merece y proceder sin demora
á los trabajos preliminares para que aquella sea en breve un hecho.
El público antes de la publicación del acuerdo conociólo ya, y lo ha aplau¬ dido con entusiasmo, siendo cosa parti¬ cular que á ninguna de las muchas per¬ sonas á quienes hemos oido comentarla le ha parecido descabellada la idea. Ha¬
cer constar esto creemos es el mejor de
los elogios que del proyecto podemos
hacer.
En nuestro próximo número nos per¬ mitiremos hacer al Ayuntamiento algu¬ nas observaciones, que suponemos ten¬ drá en cuenta al llevar á cabo la mejora
á que nos referimos. Por hoy nos limita¬
mos á dar cuenta de lo expuesto en el
Consistorio y á enviar nuestro aplauso

entusiasta y sincero al Sr. Alcalde pri¬ Fué leída y aprobada el acta de la se¬

meramente por sus iniciativas y por su desinterés cuando del bien público se
trata, y al Ayuntamiento después que, secundando á su digno presidente, dá su voto unánime para dotar al pueblo que administra de la reforma por qué tanto tiempo ha suspira.

sión anterior. Se dió cuenta del Real decreto de 26
de Febrero último que declara disueltos el Congreso de los Diputados y la parte electiva del Senado y señala el próximo dia 27 para verificar las elecciones de Diputados en todas las provincias de la Monarquía y el 10 de Abril próximo

A la hora de entrar en prensa este número se nos dice por teléfono que se ha desencadenado fuerte temporal en el mar, y como por otra parte tenemos no¬ ticia de que el vapor León de Oro, si bien ha llegado á Barcelona se vé impobilitado por la lluvia de verificar las operaciones de descarga y carga, casi nos atrevemos á asegurar no llegará á ésta mañana, conforme en otro lugar damos como probable.

para las de Senadores. Se dió por ente¬ rado el Ayuntamiento.
También se enteró de una circular de
la Administración de Hacienda de esta
provincia de 25 del próximo pasado mes, en que se advierte el deber en que se hallan las Corporaciones municipales de observar los preceptos del Reglamento de Consumos vigente concernientes á la .adopción de los medios para realizar los cupos del impuesto respectivos al ejerci¬ cio económico de 1898 á 99, á cuyo efec¬

El último número de La Avicultura
Práctica, órgano de la Real Escuela de Avicultura de Arenas de Mar (Barce¬ lona), lanza el proyecto de organización de una gran sociedad de avicultores es¬ pañoles y oficionados á la cría de aves y animales de corral, parque ó jardín, como simple sport, la cual llevará el
nombre de «Sociedad Nacional de Avi¬
cultores Españoles», y su objeto será propagar la avicultura industrial y sportiva en todo el territorio español, ex¬
tendiendo su radio de acción hasta nues¬
tras colonias, donde se constituirán jun¬ tas autónomas patrocinadas por el Con¬ sejo de administración peninsular.
La nueva sociedad organizará expo¬ siciones avícolas con grau frecuencia y alternativamente en todas las regiones de España; recompensará el mérito con¬ traído por sus asociados en el ejercicio
de la avicultura como industria ó como
sport, y velará por los intereses genera¬ les de los avicultores, entre los que es¬
tablecerá un estrecho lazo de unión. En
el mencionado número de La Avicultura
Práctica se insertan las bases generales de constitución de la sociedad, y su di¬ rector, D. Salvador Castelló, en calidad de mero iniciador del proyecto, recibirá hasta el 15 de Marzo, la adhesión de las
personas que deseen figurar como socios fundadores de aquella, después de cuya
fecha se constituirá la sociedad y se
procederá á la elección del Consejo eu la forma que se prescribe en las antedi¬
chas bases.

to deben tomarse por base los que rigen en el actual. Acordóse su cumplimiento.
Dióse lectura á una instancia me¬
diante la cual el vecino D. Nicolás Ber-
nat y Morell pide permiso para ejecutar algunas obras en la casa n.° 11 de la calle de Serra. Acordóse pasara á infor¬
me de la Comisión de Obras.
Acordóse recomponer el piso de una parte del camino vecinal de la «Figuera» por «Son Aviñona».
A propuesta del Alcalde, Sr. Serra, y comprendiendo el Ayuntamiento cuan necesario es el que se facilite á la parte alta y oriental de la población agua potable, á cuyos vecinos es muy penoso obtenerla por vivir á considerable dis¬ tancia de las fuentes públicas hoy exis¬ tentes, y la necesidad no menos imperio¬ sa de mejorar las condiciones de con¬ ducción de la que al abasto público está destinada, atendiendo al generoso y es¬ pontáneo ofrecimiento que hace dicho señor Presidente, de permitir sin retri¬ bución alguna sea ésta caualizada por
dentro de su finca «Las Tancas» á par¬
tir del nivel en que á más altura sea
posible sangrar el caudaloso manantial público de la Alquería del Conde, acordó¬ se por unanimidad: abrir en el indicado puuto el caño á que tiene derecho el Municipio; dirigirse en atenta solicitud
ai Sindicato de Riegos de esta villa para pedirle autorice el cambio de sitio para la sangradera de referencia, y rogar á la Excma. Comisión Provincial se digne disponer que el Arquitecto de la pro¬ vincia venga con objeto de hacer á la

■,

posible brevedad el proyecto y presu¬

EN EL AYUNTAMIENTO

puesto necesarios para la pronta reali¬ zación de la mejora de.que se trata.

Sesión del día 3 de Marzo.

Por todos los votos de los asistentes
menos el del Sr. Presidente, se acordó

Celebró la sesión ordinaria de esta se¬ dar á éste un voto de gracias por su

mana el Ayuntamiento en la noche del desprendimiento, digno de loa y de gra¬

expresado dia, bajo la presidencia del titud del vecindario, para cuya comodi¬

Alcalde, Sr. Serra, y con asistencia de dad se aviene expontáneamente y con

los concejales Sres. Oliver y Estades, gusto á sacrificar sus particulares inte¬

Canals, Arbona, Pastar, Oliver y Ber- reses, al consentir que sin ningún fin

nat, Mayol (R.), Mayol (J. A.) y Forteaa. lucrativo se constituya una servidumbre

perpétua sobre la finca de su propiedad nombrada «Las Tancas».
Confirmada por R. O. de 31 de Enero último expedida por el Ministerio de la Gobernación la providencia acordada por el Sr. Gobernador civil de esta pro¬ vincia de suspender en sus cargos de concejales del Ayuntamiento de esta villa á D. Juan Joy y Pizá, D. José Mo¬ rell y Estades, D. Lorenzo Mayol y Alcover, D. Miguel Arbona y Colom y D. Jaime Magraner y Pons, y censiderando que los cargos que resultan del espediente gubernativo instruido contra los mismos revisten 'gravedad y alguno quizás los caracteres de delito, se ordenó pasara el tanto de culpa á los Tribuna¬ les. Mas, como han pasado ya los ante¬ cedentes indicados al Juzgado de ins¬ trucción del partido de Palma para los fines que se disponen en la citada sobe¬
rana disposición y al objeto de que pue¬ dan ser esclarecidos los hechos y exi¬ girse en su case las responsabilidades en que puedan haber incurrido los es-
presados concejales por las extralimita¬ ciones cometidas durante el desempeño de sus cargos, acordó el Ayuntamiento por unanimidad tomar parte en la causa que contra los mismos se sigue en el mentado Juzgado, autorizando al efecto á uno de los Regidores Síndicos de la Corporación para que en nombre y re¬ presentación de ésta practique las dili¬ gencias que sean conducentes para que pueda ser representada debidamente di¬ cha Corporación en el sumario de que
se trata.
Para la recogida de las agua* pluvia¬ les necesarias para abastecer la cisterna que se construye en el edificio de Santa Catalina del Puerto, acordóse colocar en los tejados del mencionado edificio la canal que se considere necesaria al objeto indicado.
Acordóse adquirir una docena de si¬ llas para el servicio de los fielatos de
consumos establecidos en esta localidad.
Habiendo de tener lugar ante el Ayun¬
tamiento el dia 6 del corriente mes el
acto de la clasificación y declaración de soldados del actual reemplazo, se acordó nombrar á D. Raimando Ripoll y Ripoll, Sargento retirado de la Guardia civil, para la talla de los mozos comprendidos en dicho reemplazo y en los tres ante¬ riores que no alcanzaron ála talla regla¬
mentaria.
Por último, en cumplimiento de lo prevenido eu el art. 155 de la ley muni¬
cipal vigente, se procedió á la distribu¬ ción de fondos por capítulos para satis¬ facer las obligaciones del corriente mes.
Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Hoy, al
anochecer, se dará principio á la novena
dedicada al Patriarca San José.

Mañana, dia 6, á las 9 y media horas menores y la misa conventual; por la tarde después de vísperas continuación de la novena y luego después el ejercicio del Via-crucis.
Dia 8, á las 6 y tres cuartos, durante la celebración de una ansa, el ejercicio de costumbre á la Purísima Concep'
ción.

Registro Civil
Nacimientos. Varones 1.-^Hembras 2.--Total 3.
Matrimonios.
Ninguno.
Defunciones
Dia 26 Febrero.-—D.a Antonia Bisbal Yicens, de 70 años, Viuda, calle del Mar,
Dia 27.—Jaime Bennasar Frontera, de 3 años, calle de Isabel ti.
Dia 2 Marzo.—D.a Margarita Arbona Coll, de 28 años, soltera, calle de la Al¬ quería del Conde.
Dia 4.—D.a Margarita Mayol Mayol, de 65 años, casada, Manzana 51.

MOVIMIENTO DEL PUERTO

Eu B A RC ACIONES FONO E A DAS
Dia 28.-—De Barcelona, en 10 horas, Vapor Lulio, de 405 ton,, cap, D, Pedro Aulet, con 27 mar,, pas. y efectos.
Dia l.o Marzo.—-Do Andraitx, en 1 dia, laúd Internacional, de 27 toneladas, pat. D. E. Pujol, con 6 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 27.—Para Barcelona y Cette, va¿ por León de Oro, de 278 ton., cap. do» G. Mora, con 16 mar,, pasaje y efectos.
Dia 28—Para Barcelona, vapor Lulio, de 405 ton,, cap. D. P. Aulet, con 27 mar. y efectos.
Dia 2 Marzo.—Para Andraitx, laúd Internacional, de 27 ton., pat. D. E. Pa* jol, con 6 mar. y lastre.

.

—■*

—

EL «AS.

La Junta de Gobierno de esta Socie¬
dad ha acordado seflalar los días del
diez y seis al treinta del próximo Marzo, de diez á doce de la mañana, y todos los dias laborables, y terminado dicho plázw, queda señalado el jueves de cada sema¬ na de diez á doce de la mañana, para el pago del dividendo activo de cinco pese¬ tas por acción fijado, en la reunión Gene-ral ordinaria celebrada el dia v.einte del
actual.
Sóller 28 de Febrero de 1898.—El
Presidente, Jaime Colom.—P. A. de la J. de G.—El vocal Secretario, Mateo
Colom,

9 ENSAYOS CIENTÍFICOS Y LITERARIOS
como ley: que ninguna de las especies de órden superior ha atravesado más de dos épocas geoló¬ gicas; y aquí el hombre hubiera atravesado cin¬ co. Si Büchner, Voglh, Huxley, etc. recibieron la noticia de aquel hallazgo cou satisfacción y ale¬ gría, afirmando la verdad del hecho en todos sus extremos, para llenar después sus libros de los más repugnantes absurdos y contradicciones, co¬ nocido es su odio y encono contra la Revelación.
Por más esfuerzos que haga la ciencia no de¬ mostrará que el hombre haya existido en la
época terciaria: y la palabra hombre-fósil, tan re¬ petida en nuestros días, no pasará de ser una expresión vacía de sentido, porque tal hombre no
existió jamás.
¡Se olvida demasiado, como dice el abate Moigno, que la Zoología tuvo su fin cuando ol hom¬ bre apareció sobre la tierra! La forma y estado
de las osamentas, halladas siempre en terrenos
movedizos, sólo probarán que fueron trasportadas allí por algún cataclismo, pero no por la exis¬ tencia del hombre en la época de la formación
geológica de esto3. Los Testos del hombre y, sobre todo, los crá¬
neos hasta el día descubiertos, no podrían ates¬ tiguar una antigüedad desmedida más que en razón de su forma enteramente primitiva ó bes¬ tial, y este testimonio sólo tendría valor en las insensatas teorías de los que hacen descender al
hombre del mono por un incesante desenvolvi¬
miento; ó de los que quieren que el hombre fuese creado en estado salvaje; y que .sólo él sea
el autor de la civilización. Más, esos tipos inter¬
mediarios no se presentan; y la falta de arte ma¬

LA ANTIGÜEDAD DEL HOMBRE EN LA TIERRA
Y SUS PRIMEROS PASOS EN LAS BALEARES
nifestada en los restos de la civilización del hom¬
bre en lejanas edades, únicamente prueba que tales artefactos fueron labrados por el hombre decaído, ó, si se quiere, reducido al estado sal¬ vaje por haber abandonado las luces de la Re¬ velación: de ninguna manera por haber salido imperfecto de las manos de Creador.
La civilización viene del exterior, fué, es, y
será siempre un don divino, y el que la aban¬ dona y la pierde por completo, no vuelve á co¬ nocerla. Los pueblos caídos en la barbarie se embrutecen más de cada dia, y no vuelven á recuperar tan inestimable don. Cerrad las escue¬ las, dejad al hombre entregado á los movimien¬ tos de la carne, no ejercitéis sus sentidos en las leyes de la estética, no ayudéis al desea volvi¬
miento de sus facultades intelectuales, no exci¬
téis en él el sentimiento religioso, y vereis si adelanta mucho en la moral, eu las ciencias y
en las artes. Vereis si dá en los medios de ven¬
cer las dificultades que presentan la aplicación de la electricidad, la dirección del globo aeros¬ tático, y si resuelve tantos otros problemas, tor¬
mento de la Física y de la Química modernas. Más ¿á que fin seguir combatiendo á los ene¬
migos de la verdad revelada, si nada nos pre¬ sentan que puedan alcanzar con certeza más allá de la época del diluvio universal?—Huesos hu¬ manos mezclados con armas de piedra que, lle¬ vadas á mayor ó menor perfección, usaba toda¬ vía el pueblo judío; restos de cerámica, puntas
de flechas ó de lauzas fabricadas de hueso y
otros objetos propios de una tosca civilización que en nada hubieran sorprendido al mismo He-

POR D. JOSÉ ROLLAN PBRO.
rodoto; esqueletos mal-ó bien conservados en te¬ rrenos siempre movedizos; cráneos siempre idén¬ ticos á los de las razas de que proceden, esto es cuanto so jios opone para probar la ilimitada an¬ tigüedad del hombre; no hay que exigir otras pruebas en apoyo de esta tésis, porque no las hay. Los cálculos de la falsa ciencia, siempre gratuitos, podrán engañar á los incautos, com¬ plicar las cuestiones; más no adelantarán un pa¬
so en el camino de la verdad. Sólo la verdadera
ciencia, aunque marchando por distinto camino,no opuesto al que nos enseña la Revelación, ha podido vislumbrar que la verdadera historia del
hombre se halla en los relatos de Moisés.
No so extrañe que pasemos por alto la cues¬ tión de los preadamitas, con los cuales pudo el protestante Peyrere cansar fuerte sensación en los aficionados á impresiones de novedad; porque,sabido es que no tardó en convencerse de sil ilu¬ sión, y un revés le abrió los ojos para conocer la verdad del catolicismo y abjurar sus errores.
Como nadie se empeña ya eu negar lá unidad de tronco del linaje humano, y la población pri¬ mitiva de las Amóricas se explica tan fácilmen¬
te como su descubrimiento, no ponemos á con¬ tribución la en otro tiempo tan debatida cuestión
de razas.
Las ciudades lacustres perteneced, á la historia, y ésta, remontándose á tos tiempos mitológicos, ó sea á sus orígenes, no reclama para aquellos vestigios más antigüedad que la de unos cuatro1
mil años antes de Jesucristo.
Los adelantos y retrocesos de la civilización f hemos visto ya quo nada atestiguaban en cues-