m XII.—2.a EPOCA.—NUM. 547
m XII.—2.a EPOCA.—NUM. 547

SÁBADO 25 DE SEPTIEMBRE DE 1897

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-6-Cette (Herault.) Antillas: Sres. PizáyC.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

F1DAD0R Ï DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arbona.

¿ Calis do San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

EspaSa: CSO pesetas al mes. \\

{PAGO Francia- 0*76 francos id. id.

ADELANTADO

América: 0’20 pesos id. id.)

Números sueltos—OTO pesetas. Id. atrasados 0*20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
LAS DOS OBILLAS DEL KÍO
El río no era muy ancho pero era muy profundo; tan profundo, que hay quien dice que no tiene fondo.
El río era muy largo, muy largo. Ni se conoce la fuentecilla en que nace ni el mar en que desagua.
Su curso es muy lento; tarda más una
rama que en él se arroje en perderse de vista, que la felicidad que se codicia tarda en llegar á quién la espera.
No tiene oleaje ui tiene espumas. A trechos refleja tintas rosadas, como las neblinas de la aurora; á trechos es to¬ talmente negro, como noche sin luna y sin estrellas y envuelta en nubes. Cuan¬ do brilla parece plata líquida; cuando se obscurece, boca de lobo.
Tiene dos nombres, aunque nadie sa¬
be cual es el verdadero. Unos le llaman el rio de la muerte,
otros el rio de la vida.
Una pequeña barca flota en él: pero
la barca no tiene remeros.
O la corriente por si, ó una fuerza misteriosa, la lleva alternativamente de
una á otra orilla.
En cierta ocasión, y en hora que no se sabe si era la del amanecer ó la de la
caída de la tarde, porque la luz del cielo era pálida y así podía ser la del alba co¬ mo la del último crepúsculo, y aunque el sol rozaba el horizonte, en él parecía enclavado, fingiendo lo mismo un sol naciente que un sol que llegó á su oca¬ so; en aquella ocasión, repetimos, y en
aquella hora indecisa, llegó á una de
las orillas un anciano anhelante y fati¬
goso, como si viniera de un largo viaje, y sobre una ancha piedra se sentó, que no podía más y deseaba descanso.
Sí. Venía sin-duda de un largo viaje
y estaba á punto de llegar al fin. Diríase que el fin de su peregrinación
y fin desconocido, estaba en la otra ori¬ lla, según era la expresión de ansia, de duda y de espanto con que fijaba en
ella sus enturbiados ojos. Y esperó á que la barca se acercase. Así pasaron algunos momentos.
De pronto llegó corriendo, alegre y juguetón, un niño de cabellos rubios y ojos brillantes.
Según el ímpetu de la carrera, de muy cerca venía, que si viniera de lejos
como el anciano, más despacio llegara
y más rendido. Al anciano se acercó y pronto se hi¬
cieron amigos. Y á la voz cascada de aquel se mezcló la vóz argentina de és¬
te: las manos rugosas y exangües es¬

trecharon las manitas suaves y rosadas: los labios áridos se posaron sobre la fresca tez: los hilos de plata se enreda¬ ron á los hilos de oro. Sí: se habían he¬
cho amigos. Extraños amigos, porque en nada es¬
taban conformes.
Si el niño decía: «¡qué mañana tan alegre!»
Murmuraba el viejo: «¡qué tarde tan
triste!»
Si aquél exclamaba palmoteando: «¡mira como sube el sol!»
Este se le oponía, replicando: «no su¬ be, no; que se hunde.»
Las que eran nubes de grana para el uno, eran densos nubarrones para el
otro.
Y cuando el pequeñín se mostraba impaciente por pasar el río, el abuelo le sujetaba con angustia y le aconsejaba en voz baja que tuviera paciencia: «ya lo pasaremos, ya: no tengas prisa: quién sabe lo que hay en la otra orilla.»
Y en esto la barca se acercó.
Y ni aún respecto á forma del barquichuelo, estuvieron de acuerdo el viejo y
el niño.
—«¡Que bonita—decía éste—parece
una cuna!»
—«¡Que fea—decía aquel—parece un
ataúd!»
—¡Quiero entrar! ¡Quiero entrar en ella, repara como se mece!
—¡Yo no! ¡No quiero entrar! ¡Es muy estrecha! ¡Y está inmóvil!
—¡Me da alegría! —¡Me dá miedo! - Pero al fin entraron y empezaron á
cruzar el río.
Linea misteriosa entre dos orillas, de
las que una es luz y otra sombra, sin que se pueda comprender cuál es som¬
bra ni cuál es luz.
Lindero móvil, vago y fíúido, entre el ser y la nada, que se ignora si marca un fin ó un principio.
Río de vida ó río de muerte, que co¬
rre aguas abajo, ó sube aguas arriba. Luces y sombras, penumbras y deste¬
llos, todo está confundido: la barca con
su imagen en las aguas, ataúd que pa¬ rece el reflejo de una cuna: el cabello blanco del anciano y el cabello rubio del niño, oro que es plata ó plata que es oro: una sonrisa que no se adivina en qué labios está, y lágrimas que pasan de unas á otras mejillas como insectos cristalinos que saltan: y si se asoman al borde de la barca á mirarse en el cristal, el anciano se vé niño y el niño se vé
anciano.
Región extraña, región confusa, re¬ gión en que todo se transforma.
Y llegaron á la otra orilla, y saltaron á

tierra cogidos de las manos como bue¬ nos amigos.
Pero tampoco en esta orilla estuvie¬
ron conformes en nada.
Sólo que habían cambiado de gustos ó de impresiones, y todo lo veían al
revés.
—¡Oh, que mañana tan hermosa!— decía el viejo.—¡Sí, sí, tenías razón! El día empieza, el sol sube, la luz me inun¬ da; ahora, ahora es cuando empiezo á vivir. Ven conmigo, ven pequeñuelo.
—No, déjame—decía el niño.—Quién tenía razón eras tú. ¡Qué tarde tan tris¬ te! ¿Ves? ¡Ya casi no hay sol! ¡La noche, la noche que llega! Yo no quiero estar aquí, quiero volverme á la otra orilla.
—Na es posible, hijo, no es posible. Hay que caminar; hácia atrás ya no se puede volver.
Y le cogió de la mano y siguieron ha¬ cia adelante. El viejo, animoso y espe¬ ranzado. El chiquitín, de mala gana y
llorando: á la fuerza casi.
—¿Cómo se llama ese río que hemos pasado?—preguntó el pequeño.
—No sé—le contestó el viejo.—Unos le llaman el río de la vida; otros le lla¬
man el rio de la muerte.
—De la muerte debe ser—dijo el niño haciendo pucheritos, que me parece que
me he muerto.
—De la vida dijera yo—replicó el an¬ ciano—que me siento revivir.
Y se alejaron de la orilla: el viejo mi¬ rando hacia adelante y tirando del niño: el niño resistiendo y mirando hacia
atrás.
Y el rio allá se quedó esperando más viejos y más niños.
José Echegaray.
MODESTIA
Humil una violeta,
just á devora un torrent,
va nexa una matinada
del crüel mes de Jané; y al veurerse tota sola
sense flors al costat seu,
com una perla perduda
dins un arenal desert, toreé el coll y avergonyida la pobre anava diguent: —Venir al mon tan depressa, ¡pobreta de mí! ¿qu’he fet? si encare l’hivern escampa en la terra son mantell, si els arbres no tenan fulles, ni les fulles nius d’auceils, ni los aucells la veu dolsa
que los dona Abril xalest;

venir al mon quant encare
la Primavera no hi vé
per ompli los camps d’aromes y de sombra los vergers—
S’exclamava la violeta
just á devora el torrent y un altre flor no trobava que compatís sós gemechs. Vengué del sol la calrada y axugá son plant ardent,
li donà ab son calor vida
y ab sa llum color mes bell, fentla llallí com á perla
demunt corona de rey.
La violeta agrahida
li tornà aroma excelent,
aroma pur que fins l’aygua
del torrent s’adonà d’ell
y digué:—Violeta amiga, vaig veure ton naxement y m’he dolgut de tes penes y he regat la teua rel;
mes ne merexes encare
tan propet de mí nasquent. La gratitud y modestia, virtuts que tu bé las tens, farán que sias volguda
de tota casta de gent: te cullirà la pastora al pasturar sos anyells, brillarás demunt les robes
de dames y cavallers y en la terra visquent sola serás rey na del verger— Callà la remor de l’aygua y totduna romangué
la violeta secada
de vergonya y sentiment. Y diu que l’any que venia si altre vegada nasqué fonch perque no recordava les paraules del torrent.
Antoni M.a Penya.
ESTBELLA DE LA MAÑANA

¡Oí Sí, cual esas sombras que la alborada espanta,
De la ilusión los sueños fascinadores son;
iMalhaya el alma ciega que vanas sombras cantal (Malhaya el alma ciega que canta la ilusiónI
Y en cambio, Iqué brillante la estrella matutina, Del día precursora, principia á alborear! i Con qué tintes tan puros los cielos ilumina De sus tranquilos rayos el casto fulgurarl
Parecen sus destellos la límpida mirada Que envía desde el cielo la Madre del Señor, Para llevar al alma que llora atribulada
Tesoros infinitos de su infinito amor.
i Oh! Sí, Virgen bendita: yo tu mirada veo En el fulgor hermoso del astro matinal;
Y miro en su dulcísimo brillante centelleo
De amor y bienandanza fecundo manantial.
«No corras, no, me dice; tras los ensueños vanos Que la ilusión te brinda con loco frenesí; No cantes de la noche los tétricos arcanos, Canta al astro del día, cántame sólo á mí».
Sí, Virgen adorada; contigo sólo quiero Que sueñe el alma mía si vuelve ya á soñar; Y tuyo será siempre mi corazón entero, Que ya, mientras palpite, á tí sola ha de amar.
Ven, presta tú á mi lira tu fuego sacrosanto, Tu aroma de inocencia perfume mi canción, Inspírame tu sola las notas de mi canto,
Y en cambio toma entero mi ardiente corazón.
Y ante la clara estrella, feliz nuncio del día, Y en la que siempre he visto tu esencia palpitar, Con llanto de ternura te juro, Madre mía, Que sólo serán tuyos mi amor y mi cantar.
Y, si ofuscado acaso por su acechanza impura,
Mi canto vuelve un día de la ilusión en pos,
Divídase en pedazos mi cítara perjura, Y rompa sus bordones la maldición de Dio3.
¡Oh! No; pero no temas: después de conocerte, ¿Qué puede ya en el mundo enamorarme á mí? ¿Qué habrá sobre la tierra que yo á cantar acierte Ni que pueda inspirarme después de verte á tí?
Si busco la hermosura ¿quién iguala tu encanto? Si la inocencia anhelo ¿quién tiene tu candor? Si amor es lo que ansio ¿quien puede amarme tanto
Como la casta Madre del celestial Amor?
Por eso ante la estrella, feliz nuncio del día, Y en la que siempre he visto tu esencia palpitar, Con llanto de ternura te juro, Madre mía, Que sólo serán tuyos mi amor y mi cantar.

Ya apunta por Oriente la luz de la mañana
En fojas indecisas de pálido fulgor, Y lanza entro celajes, que el día afiligrana, La estrella matutina su tenue resplandor.

M. T.
PENSAMIENTOS

Y allá, por Occidente, buscando otro hemisferio, La noche va plegando su fúnebre capuz, La noche, eterna amante del mundo del misterio, La noche, la enemiga del mundo de la luz.
Ya sólo algunas sombras se ven en lontananza, Que, ante la luz, se alejan en lóbrego mantón, Como ante la amargura se aleja la esperanza, Como ante el desencanto so aleja la ilusión.
¡Cual la ilusión! fantasma que sólo vive una hora, Capullo que los vientos agostan al pasar, Perfume delicado que á un soplo se evapora, Efímero arco iris que el sol viene á borrar.

En amor, la amistad es un nombre tan vano, y la buena fé tal quimera, que
no puede hacerse sin peligro delante de un amigo el elogio de la mujer que amáis; desde que cree vuestros elogios justificados, ocupa vuestro lugar.
Ovidio.
Si los picares fueren capaces de cono¬ cer las ventajas que hay en ser hombre de bien, serían hombres de bien por pi¬
cardía.
Franklin.

FOS^iLBiTÍV
UN QUEBRADO
No obstante madama D...*, buscaba á su rededor el hombre que había esco¬ gido en sus sueños de ventura, para consagrarle toda su vida; pero al mismo tiempo queria ocultarse á sí misma que aquel hombre existia. La educación que liabía recibido en el colegio, la salvó dé un continuo peligro; encerróse en los
límites de sus deberes de madre y espo¬
sa, y rodeóse del fuerte muro de la reli¬ gión que la consolaba, ó á lo menos le ofrecía la paciencia: solo se quejaba al
cielo.—Ana era más notable por lo
agraciado de su hermoso rostro, que por la regularidad de sus facciones; era preciso adivinar cuanta harmonía y ter¬
nura, cuanto ardiente entusiasmo podia
abrigar aquel corazón de fuego! Se juz¬ ga muy mal á una mujer éntrelos cui¬ dados de la familia y los deberes de la maternidad. Tampoco le faltaba á Ana solidez en sus pensamientos, brillantez en sus ideas, aunque con colorido nove¬ lesco las ataviase ciertas veces. No obs¬
tante. apenas salía del estrecho círcu¬ lo de los amigos, para mostrarse á la

sociedad que la envidiaba: ¡no era
feliz!
Una noche de invierno del año 1777, Mr. D...* entró en su casa, más tarde
de lo ordinario; le habíamos aguardado con mi amigo Felipe para cenar juntos, pero nos dijo al pasar que no cenaría y que nadie se acercase á su gabinete, en
donde se encerró. Nos sentamos á la
mesa sin él, creyendo que vendria más tarde y atribuyendo su retiro á algún negocio urgente del banco. Ana se mos¬ tró más inquieta que nosotros, y como se le dijo que su marido había vuelto en un estado de turbación singular y de tristeza espantosa, corrió á la puerta del gabinete, en donde creyó oir algunos sollozos y llamóle con voz enternecida.
—Déjame, Ana, le respondió después de algún silencio, quiero estar solo has¬ ta mañana... es probable que trabajaré toda la noche; he terminado hoy algu¬ nos negocios que no permiten dila¬ ción... te repito que es preciso que esté
solo.
Sorprendida Mma. D...* de la terque¬ dad de su marido en no quererle abrir, nos confió sus sospechas: aquella era la primera vez. que Mr. D...* manifestaba la voluntad de estar solo. Harto trabajo nos costó tranquilizar á Mma. D...*, pe¬

ro nos dijo que no quería acostarse. La dejamos sobre las diez, prometiéndole venir á la mañana siguiente muy tem¬ prano, para informarnos de la estraña preocupación de nuestro amigo; Mallevas miró fijamente á Ana y le besó la mano: ella lloraba de presentimiento.
Mr. D...* acababa de recibir una car¬
ta de Francfort, en la que se le anuncia¬ ba la quiebra de una casa de comercio, de la que dependía la mitad de su for¬ tuna; y una carta de Brest recibida por el mismo correo, le noticiaba el nau¬
fragio de un buque cargado de su cuen¬ ta, por la suma á un millón: quedaba arruinado, solo poseía papel moneda y precisos fondos para satisfacer á sus acreedores. A primera vista, ya vió las consecuencias de aquella desgracia irre¬ parable. Verdad es que conservaba el honor, pero sacrificando todo cuanto poseía.
Al volver á su casa y retirado en su gabinete, con la frente apoyada en sus manos, su cabeza ardiente y llena de proyectos, hirviendo como en un horno, cubrió sus borradores de cifras que ja¬ más ascendían á la suma de sus pérdi¬ das; arrancábase los era bellos en su? deli¬ rio ó derramaba copiosísimas lágrimas; luego se paseaba á grandes pasos, con

mil gestos de rabia y desesperación, pa¬ rábase inmóvil, dominado por una idea fugitiva, levantaba los ojos al cielo en donde no lucia ninguna estrella de es¬
peranza, y volvía á caer sobre su si¬ llón murmurando frases incompletas. Dos resoluciones, igualmente estrena¬ das, fermentaban en su cerebro:—quie¬
bra ó suicidio.
En fin, adoptó el último partido. Es¬ cribió una carta de despedida á su mu¬ jer, me nombró tutor de sus hijos, y cojió á su espada cuya punta volvió hácia su pecho; pero en el momento de arro¬ jarse sobre ella, se distrajo de su pro¬ yecto deslumbrado por la brillantez del oro esparcido sobre la mesa: pensó que
su muerte iba á reducir á la mendicidad
á su mujer y á sus hijos. Su firmeza se debilitó en vista de aquel cuadro tan doloroso que se representó, y para evi¬ tar la fascinación de aquella espada des¬ nuda. corrió hácia la ventana que abrió
deseando vivir.
El frió déla noche y de la estación, refrescó la fiebre de sus ideas; respiró más libremente, y cesó un instante de
gemir, para abrazare! segundo partido, que había rechazado con horror; en todO' convino escepto en la pobreza:—aeojióse al deshonor- No se estremecía en

vista de una condenación infamatoria,
mientras que su familia tuviese el pre¬ ciso sustento, mientras que su Ana no
estuviese falta de las comodidades de la
medianía. Era el oro indispensable para los séres que amaba; jamás le había hos¬ tigado con mayor viveza, jamás se le había aparecido con caracteres más horrorosos aquella miseria que ya le perseguía de lejos en medio de su opu¬ lencia. Familiarizaba de repente su probidad tan bien sentada, con el infa¬ mante nombre de quebrado; tan grande era su amor para con sus hijos y su mu¬ jer; su mujer sobre todo que le hacia tan cara su existencia, su mujer á quién no podia ver sufrir; y por esto huiría
con ella, llevaria todo cnanto tuviese al¬
gún valor, iria á un pais lejano, más
allá de los mares, á acabar su carrera
siempre manchada con el recuerdo de una quiebra fraudulenta; pero á lo me¬
nos se consolaría en medio de su fami¬
lia. á pesar de los desastres de su fortu¬ na, de los tiros de la opinión, y de la vergüenza de un crimen:—¡aun podría
ser feliz!
El cementerio de San Andrés délos
Arcos que tenia á i a vista, no escitó en su acalorada fantasía ninguna reflexión lúgubre, al contrario; un sepulturero

2

SÓLLER

Sección Científica

en ponderaciones expresivas de lo apro- Después de los experimentos verifíca- grande escala, encontrar ramas dis- su protección hasta un límite de cua¬
ximativo en las que no se puede ;ó bien dos en las exploraciones forestales he¬ püestas'cohvenientemeñte para colocar renta revoluciones en la máquina.»

no se quiere determinar con precisión chas con este objeto en Alemania y en el aparató. Además, los 'de madera se

%mmm 11 ws «os gramaticales

hasta que punto dos términos pueden tener una cosa común, igual, semejante
ó análoga; modifica entonces este signo

feuiza, resulta que los aparatos pueden reasumirse en tres tipos principales con mtíy ligeras variantes, á saber: cañones

calientan ménos al sòl, ño se enfrian
tanto por la noche, é imitan mejor los
trozos de los árboles.

Conservación dé la fruta

En razón á este elipsis verbal sucede •de lo aprpximativo á «tanto, igual,

‘también que contrae on vínculo grama¬ mismo».

tical inmediato sea con el anunciativo

Por ejemplo: debe de tener más ó me¬

ó tubos de madera, cajas en forma de casitas, de madera también, y tiestos de barro cocido de distintas formas y ta¬

En algunas localidades se sirven tam¬ bién de caños de barro empotrados en la pared, con boca y con enchufe, se¬

La conservación cié los frutos, éiú
perder estos su color, sabor y forma, 6B

rque, sea con el si condicionante, seaeon otro adverbio oracional como para etc.,
poniendo un complejo oracional á veces -de carácter elíptico en correlación comíparativa con otro término, al paso que á
•la oración introducida por que ó si pue¬ de sustituirse una oración-adverbio por
Conocimientos útiles .gerundio-,
-Por ejemplo: volvió á la hora de cos¬
tumbre como si nada hubiese ocurrido;
la imagen se levantaba ante nuestros
.pasos como un fantasma (se levanta)
anda distraído como (anda distraído) to¬
do aquel que se abstrae mucho, y habla !poco como quién (recomo poco habla -uno que) piensa mucho; la jovialidad con
-servó él hasta sus últimos momentos
•como quién (=como la conserva uno •que está) satisfecho y tranquilo en su -conciencia; él pasó por el mundo como
iperegrino cuya lengua no se compren
•de; la madre se llamó como (se llamó) •la hija; la novela está considerada como (=cual se considera) una obra maestra; en poco estimaría (debía de estimar) sus propias producciones (su) puesto que de
-ellas había como de paso (=coino se ha¬
bla estando de paso); habla de su her¬ manó como de un perdido (se habla); mandó atarle las manos atrás y ponerle
un cordel á la garganta, como para
ahorcarle, si no confesaba; todo lo que
‘no puede iluminar con la antorcha de su inteligencia es para él como si no existiera; continuó su camino como si tal cosa; los meteoros cruzaron el cielo -como que caían globos de fuego (—co¬ mo ó cual si cayesen—); las estrellas,
•como mirándose entre si. parecen co¬
nocerse; cada cuadro de los suyos era 'ocasión de una batalla: en la Exposi¬
ción aparecieron reunidos todos como ..para consagrar el triunfo del que de combatiente había pasado ya á maestro
;y á dictador del arte; hizo como que se entregaba al sueño; miraba sonriéndose
23451;áellacomoqueriendotranquilizarla. Tal como puede llevar en si envueltos
.®°-el sló el quey el sTerbo de la oración
que presenta el supuesto término de la
comparación. Por ejemplo: los trata como á hijos
(se debe tratar): los trata como hijos -suyos (=como si fuesen sus hijos ); dió-se la orden de que se le tratasen como =á un real personaje (se trata); le miran ■como á padre {—se debe mirar á un pa¬ dre): le miran como padre (recomo si fuese su padre); un gobierno débil á la
cabeza de un estado vecino debe consi¬
derarse como (=como si fuese) una amenaza permanente contra la paz; le trató como á una persona completamen¬
te extraña.
De tal como que llevando embebidos

nos la misma edad que yo-; esta teoría maños.

es poco más ó menos la misma que he

No sin haber hecho muchos ensayos

enunciado siempre (=la misma que la y haber perdido mucho tiempo, pero

que lié enunciado siempre) cf.: asi todos | nunca la paciencia y la perseverancia

los hombres pertenecen, en mayor ó que se necesita al acometer cualquier

menor escala á una de esas dos creacio¬ clase de empresa, se ha llegado en Ve-

nes y cada uno se parece, más ó menos vey (Suiza) á obtener felices resultados

á un Hamlet ó á un Quijote.

con el uso del primero de dichos nidos,

Y, por fin, un idioma muy elaborado exhibe siempre una gran variedad en su expresión estilística; de ahi construc¬ ciones como las que siguen.

que consiste en un pedazo de tronco con su corteza natural, hueco por dentro, cortado oblicuamente por una de sus extremidades, tapando ambas con dos

Por ejemplo; el rey demostró que si pequeñas planchas de madera. La que odiaba el yugo que pretendían impo¬ cierra la extremidad oblicua es más

nerle los franceses no ansiaba menos larga que la otra y se clava contra un

verse completamente libre y aparecer independiente á los ojos de Europa (=el
rey tanto odiaba—como ansiaba verse.
En lo tocante á las funciones elocuti-
vas de indicativo y de subjuntivo se

tronco de árbol vertical de madera que
parezca una rama muerta. El agujero se practica en la extremidad superior un poco hácia abajo para que no pene¬ tre la lluvia. Apenas se colocaron estos

queda del todo valedora la doctrina re¬
ferente á su uso en oraciones-adverbio.
Por ejemplo: declaró que no se obten¬
dría el menor resultado de cuantas ope¬
raciones ofensivas (=de ninguna neg-a-

nidos en su sitio fueron ocupados por los gentiles huéspedes á que se destina¬ ban, y el coste en países forestales como Suiza, ascendía á real y medio cada
uno.

ción de: todas cuantas) se intentara cláusula afectada por un concepto, de futurición y de contingente, pues el hecho por ella presentada era futuro en determinado momento respecto á otro hecho, si bien ambos tiempos: obtendría intentara pertenecen en el instante de la palabra á lo pasado—«declaro que no se obtendrá—se intente ó intentare»; ob tendrá es un futuro imperfecto y obten dría un futuro conceptuado del punto de vista de lo pasado con relación res¬ pectiva á los futuros intente ó intentara —«declaro, declaré que no se habría ob¬
tenido—se hubiese intentado:» se habría
obtenido es un tiempo futuro respecto de se hubiese intentado, pero ambos tiem¬ pos pertenecen á lo pasado en el concep¬
to de la anterioridad metafórica de ne¬
gación implícita que infiere que el he¬ cho no tuvo lugar;—las colonias (en tanto) son útiles en cuanto ofrecen (pre¬ sentes iterativos) un seguro consumo
al sobrante de la industria nacional:
—serán útiles, en cuanto ofrezcan:
dijo que serian útiles en cuanto ofre¬ ciesen:—digo, dije que habrían sido útiles, en cuanto hubieran ofrecido:— estas colonias son útiles, por cuanto ofrecen ó pronto ofrecerán—; concretó
todos sus esfuerzos á mantener su po¬
sición tan vigorosamente como le fuese posible.

Los trozos de madera se emplean tam¬ bién bajo otra forma, ó sea la de una casita redonda con su tejadillo saliente hecho de cortezas, y no de metal, por¬ que el ruido de la lluvia cuando cae en¬ cima asusta á los pájaros, y su corres¬ pondiente agujero de entrada con un palo clavado más abajo donde se posan los animales ántes de penetrar en el in¬ terior. Estos aparatos se fijan en los ár¬ boles por medio de ganchos de hierro.
La madera mejor y más consistente para estos nidos es la de abeto. Las mu¬ jeres suizas y sobre todo los chicos, la elaboran con gran facilidad, siendo una verdadera fiesta en aquellos pintorescos cantones la época en que se dedican las familias campesinas á la faena de hacer los nidos que luego colocan los hom¬ bres en los bosques, en los jardines, en los tejados, en las chimeneas, y hasta en los patios de las casas.
La nidificación artificial ha tomado
allí tal incremento y se practica con tanto entusiasmo, que ya hay nidos en los árboles de los paseos públicos y en las ménsulas y cornisas de las construc¬ ciones modernas, cuyos propietarios las engalanan con un adorno que da la vi¬ da á millares de sé res en la época de los amores, abrigando á sus padres de la
inclemencia de la atmósfera durante los
rigores del invierno.

Dr. Máximo Hhuttixg.

Para evitar los inconvenientes que
presentaba en algunos países el uso de

(Se continuará).

los tubos de madera, se adoptó un apa¬
rato en forma de casita ó de perrera pe¬

queña de 25 á 30 centímetros de largo,

IDlftCACIÚS

ARTIFICIAL PARA

LOS

PÁJAROS

compuesta de tablas de un centímetro de grueso, unidas por medio de clavos

mejantes á los que aquí se usan para la cria de conejos domésticos.
José Mama Calvo.
Deshoje de las remolachas
El deshoje de las remolachas, que muchos creían que era beneficioso para la misma raíz, según últimas experien cias, se ha observado que les hace dis¬
minuir el volumen y peso.
El ensayo se hizo del modo siguiente: se tomaron dos campos de remolachas; uno se deshojó el 15 de Septiembre y una segunda vez á mediados de Octu¬ bre, dando los siguientes resultados:
Las remolachas deshojadas: 20 raíces pesaban 10 kilos, y un término medio
de 0‘30 centímetros de circunferencia.
Remolachas no deshojadas: 20 raíces pesando en junto 27,800 kilos y un tér¬
mino medio de 47 centímetros de cir¬ cunferencia.
Como se ve, el no deshojar las remo lachas es muy conveniente.
Corrección del mosto por exceso de azúcar
Aunque parezca trivial ocuparse de la dilatación del mosto con agua, hay ca sos en que no deja de tener importan
cia. si ha de marchar sin obstáculos la
fermentación para vinos de pastos, co¬ mo en los países meridionales, por ejemplo.
Los medios que se adoptan para obte ner mostos en que no sobreabunde el
azúcar inconvenientemente son:
Anticipar la vendimia en justos
límites.
Vendimiar muy de mañana antes que salga el sol y se disipe el rocío que
baña los racimos.
Alargar la poda de la vid. Rociar las uvas con regadera ti na, empleando agua pura, lo más libre de sales posible y de substancias orgá¬
nicas.
Mezclar el mosto muy rico con
otro menos azucarado.
Para emplear cualquiera de los cuatro procedimientos indicados, así como pa¬ ra dilatar los mostos, debe preceder su ensayo con el pesainostos, operación bastante sencilla que está al alcance de
todos.

problema que la industria frutera trata desde hace tiempo de resolver.
El fruto recogido directamente del árbol y embanastado en las mejores condiciones, termina siempre por defor¬ marse y pierde al cabo de cierto tiempo sus caracteres más apreciables. El secre¬ to de esta transformación, reside en los cámbios fisico-químicos que él experi¬
menta por su contact* directo con el aire exterior. Era pues necesario buscar
un medio de aislarle completamente del
contacto aéreo sin herirle sn lo más mí¬ nimo en su delicada estructura.
Dichas condiciones se encuentran
realizadas en el siguiente procedimien¬ to de H. Behrens, reputado botánico de
Alemania.
El fruto se sumerge primero en el al¬ cohol absoluto, con objeto de exterilizar su superficie y prepararla para recibir un baño de gelatina templada al 5 por 100 y se le deja en el baño el tiempo para que la gelatina se enfrie y se soli¬ difique. Hecho esto se procede á trans¬ formar la gelatina en una sustancia in¬ soluble y á darle cierto carácter de re¬ sistencia indispensable; para ello se in¬ troduce el fruto de nuevo en un líquido formado por la mezcla de diez partes de
una solución de aldeido fórmico al 20
por 100 y 90 partes de agua destilada. Este procedimiento suministra, según
su autor afirma, resultados maravillo¬ sos. Las frutas más delicadas pueden conservarse durante muchos años.
Desgraciadamente su coste es carísi¬ mo y á más de esto adolece del defecto de no poderse aplicar en grande escala.
El termómetro más sensible •
Se inventó uno en Francia que se
considera como el non plus ultra. Es tal su precisión, que hasta se puede obser¬ var en él la variación que se produce en una habitación con la simple entrada de una persona, con sólo fijarse en la in¬ clinación que haya tomado su indi¬
cador.
Dicho termómetro se compone de un tubo de cristal, graduado, en forma de un arco que descansa sobre los vástagos; uno de ellos termina en una ampollita cubierta exteriormente con ne¬ gro de humo.
En el centro del arco descansa el in¬
dicador sobre una cucharilla ú hoja finia de acero movible en perfecto equilibrio’,
con una barra pequeña, también movi¬ ble. formando con ella como el fiel de una balanza: de manera que el indica¬ dor puede girar fácilmente á derecha ó
izq uierda.

usi su antecedente como su subsiguien¬ te hasta el adverbio condicionante si de¬
be originarse su uso de simple partícu¬ la comparativa para expresar lo que -aparenta una cosa ó persona en el sen¬ cido del latín tamquam, quasi (=ouasi,
casi).
Por ejemplo: una como jaula (=una

II
Un gran número de pájaros que se alimentan esencial y habitualmente de insectos, anidan y buscan su refugio en los agujeros y salientes de las pare¬
des ó en los huecos de los árboles. A es¬

con un tejadillo á dos aguas, tapa mo¬ vible, que se levanta cuando se quiere para limpiar el interior de la vivienda. El agujero para entrar es redondo, y es¬ tas cajas se cuelgan en las paredes de las casas y en sitios bien aislados con dos gruesas hembrillas de hierro que
enganchan en dos escarpias. También

El jabón, como medio para contrarrestar la agitación de las olas
Se ha demostrado después de algunos años que el aceite arrojado al mar en

La más pequeña elevación de tempe¬ ratura hace que el negro de humo ab¬ sorba el calor y dilate el mercurio1, in¬ clinando la aguja á la derecha y en caso> contrario á la izquierda. En este termó·-
metro el cero está situado en el centro-
del arco; los grados á la derecha indican
el calor.

especie de jaula); me tiene como por ta clase pertenecen el aguzanieve gri se atan con alambres á dos palos para¬ cantidades suficientes tiene la propiedad una santa; encontró con dos como cié- el mochuelo, la lechuza, el mochuelo lelos clavados en el muro y dispuestos de contra restar la agitación de las olas

trigos ó estudiantes (=con dos que po- chova ó corneja de campanario, el es¬ á manera de parihuelas para que sus¬ permitiendo á los buques navegar con

Crónica 'ídiun ser—); era como (=cuasi, casi) se¬ tornino, el trepador familiar, el buho, tenten el peso de la caja. En Bohemia mal tiempo.

Local ñor absoluto; su trato fué para mi como la abubilla de Europa, el avión ó vence¬ está muy extendido este sistema de ni

La sustitución del aceite por el agua

el eslabón que hizo brotar la chispa jo, el pavo azul, el abejarruco moñudo, dos artificiales y se dedican exclusiva¬ de jabón ha sido intentada por el buque

¿•poética; el ejército de las estrellas, pues¬ los gorriones, las fringillas, el gálgulo, mente á la cria de estorninos.

de alto bordo Sandia, de nacionalidad

A causa del fresco Norte que reinó’ eH

to como en ordenanza y como distribuí¬
alo en hileras, luce hermosísimo; se le¬
vantó de la silla como empujada por un
¡¡resorte; quedó como muerto al verla.
De un modo análogo pone una causa
suficiente para producir un efecto en parangón comparativo con este efecto haciendo de mero afijo del anunciativo •consecuencial que; de ahi nace la frase «conjuntiva aseverativa: como que con la «acepción de: «hasta el punto de, tan
32.a•ciertoesesoque,pormásseñasque,en

el pico negro y el verde, el ruiseñor de pared, el petirojo, el torcecuello, el re¬ yezuelo y otros muchos que no citamos para no hacer interminable esta lista
Los nidos naturales que les faltan es preciso sustituirlos con otros, y este es el progreso en los medios de conserva¬ ción. La mano del hombre puede inter¬ venir de un modo muy eficaz en la rea¬ lización de tan salvadora empresa, abs¬
teniéndose en primer término de matar pájaros, sobre todo los que en ningún

Los franceses y los alemanes encuen¬ tran graves inconvenientes en el empleo de los tubos y de las cajas de madera, y se valen como más útiles y más prácti¬
cos de los cilindros de barro cocido ce¬
rrados por los extremos con una peque¬ ña abertura lateral hácia uno de aqué líos. Este nido tiene la ventaja de que una vez puesto en su sitio, no hay que ocuparse más de él: como está vidriado por fuera, el interior se halla constante¬ mente seco y el pájaro puede arrancar

inglesa, y los oficiales de este buque hacen constar en sus notas de viaje, que si el agua de jabón no produce absolu¬
tamente todos los efectos del aceite, al menos es suficiente en ciertos casos á
romper la violencia de las olas.
El comandante Le Gall ha obtenido
resultados idénticos á bordo del vapor
francés Senegal que empleó el agua de jabón durante un vendabal sufrido en
el mar Adriático.
Váase lo que dice M. Le Gall con mo¬

domingo último y lunes cíe esta semana, suspendió la salida del puerto- ele Barce¬ lona el vapor correo’ «Cataluña» el pri¬ mero de dichos dias, y de es-te puerto al dia siguiente el «L-eón de Oro»,
El primero de dichos vapores no vino
ya, quedando detenida la corresponden¬ cia en la capital del Principado dos dias, hasta el martes,, que salió directamente
para Palma, y este último salió el martes
á las cinco de la tarde, tan luego como

prueba de ello que».

caso pueden servirle de alimento, y fa¬ con facilidad el todo ó parte de los resi¬ tivo de su experimento:

amainó el temporal.

Por ejemplo: el libro fué recibido por
el público con gran aplauso (—con tan to aplauso que) como que en el primer
año salieron cuatro ediciones; soy muy

voreciendo en segundo, la propagación de la especie, á cuyo efecto debe ocu parse de construir nidos artificiales.
Estos nidos han de reunir tres condi¬

duos de los antiguos nidos que ha he¬ cho. El boquete de entrada se coloca hácia Levante ó Mediodía, y el cilindro se ata con alambre grueso, que se suje¬

«Empleamos tres kilogramos de ja¬ bón que habíamos disuelto en setenta
litros de agua.
»Algunas escobas viejas de filástica

*
Díeennos y así queda anunciado en la cuarta plana diei presente número, q;ue

amigo suyo como que (—tanto que) da ciones esenciales: 1.a Que los pájaros ta en las salidas ó caballetes hechos en (especie de escobas de cáñamo) se colo¬ el próximo viaje á Cette directamente

ré mi vida por él; estos afectos no son estén al abrigo de las influencias at¬ el barro á las primeras ramas más grue caron en el contrete de babor.

del vapor «Isleño» será el miércoles de

eg*oistas, aunque sean personalisimos mosféricas dañosas, como la lluvia, el sas de un árbol, evitando así que el

»Vertimos sobre ellas el agua de ja¬ la semana que viene; del «León de Oro»

como que (=tan poco que) en esos ver¬ viento, el exceso del calor y del frió viento lo balance. Es preciso, además, bón, con objeto de obtener un derrame sabemos que saldrá de Cette mañana

sos va á pedazos el alma misma del poe

Ponerlos fuera del alcance de sus elegir un sitio donde no haya ramaje al poco rápido produciéndose una zona de para estar en esta el martes y salir el

ta; trabaja muy mal, como que (—tanto que ó en prueba de ello que) nadie ya
le da un encargo.

enemigos naturales, que son los gatos, los muchachos y las aves de rapiña, y
que los dispendios sean módicos á

lado del aguajero que pueda servir de emboscada á los gatos y á otros ene¬ migos de los pájaros.

unos diez metros de extensión, delante de la cual las olas se detenían y estre liaban si llegar á barrer la cubierta.

jueves de la semana entrante, día do
itinerario este último.

Suprimiéndose el ni en la frase adver¬ fin de que la nidificación artificial pue¬ Este sistema de nidos de barro cocido
bial ni más ni menos resulta su equiva¬ da vulgarizarse, planteándose en gran¬ no está exento de inconvenientes, por¬

»El barco manteníase á la capa.
»Cuando el tiempo mejoró y aumentó

Sabemos que el director de una com¬

lente positivo más ó menos que figura de escala.

que es difícil, cuando se plantea en la velocidad, el agua jabonosa continuó pañía de zarzuela que trabaja actual-

V- -«

SÓLLER

'mente en Ripoll (Gerona), después de informarse de que el teatro de la Defen¬
sora Sollerense no ha sido cedido hasta
el presente á ningún empresario, ha re¬
suelto venir con el fin de solicitarlo en
el caso de que, conocidas las condiciones ly demás datos que personalmente ad¬ quiera en esta localidad, crea convenien¬ te traer la compañía para dar una série de funciones durante la próxima tempo¬
rada.
Al conocer esta noticia algunos aficio¬ nados que, conforme en nuestro anterior número dijimos, trabajan para que no nos quedemos sin diversión alguna en todo el invierno, han suspendido sus ges¬ tiones hasta "clespues de conocer la reso¬ lución del empresario de referencia, con¬
fiando ha de quedar satisfecho éste lo mismo del teatro que de la protección
que le dispensen, mediante numeroso
abono, las personas amantes de la cultu¬ ra, las muchas familias pudientes, que
ain duda han de preferir el pasar alguna que otra velada agradablemente entrete¬ nidas en sociedad, que en un continuo
bostezo todas los de la estación invernal, monótonas é interminables en el aisla¬
miento.
Tendremos ai corriente á nuestros
lectores de cuanto sepamos respecto al particular.
Uno de nuestros paisanos residentes «n Puerto-Rico, y desde muy remota fecha por cierto, quizás uno de los pri¬ meros sollerenses que á las Antillas fue¬ ron en busca de fortuna, falleció dias pasados en el pueblo de Aguadilla donde había vivido muchos años, siendo queri¬ do de todos y de todos respetado.
D. Antonio Morell, conocido por el •apodo de Roig Guiterró, ha muerto á los 79 años de edad, llevando 60 de resi¬
dencia en la isla de Puerto-Rico.
Descanse en paz el alma del finado, y
reciba su familia sentido pésame.
La anual emigración á Francia ha empezado esta semana; ó mejor dicho, la antes anual emigración á Francia, que desde algunos años á esta parte puede decirse es continua, pues que en todos los viajes de los vapores que á la nación
vecina van ó de ella vienen se embarcan
ó regresan gran número de paisanos nuestros, durante la semana actual se
ha acentuado notablemente. El «León
de Oro» el martes y el «Isleño» el miér¬ coles se llevaron gran número de pasa¬
jeros. A todos deseamos suerte y pronto re¬
greso con salud y alegría.
En el último número del «Boletín
.Oficial» de esta provincia, que hemos recibido, vemos que el cupo de soldados
del último reemplazo que corresponde á este pueblo es de 42; lo que nos apresu¬ ramos á hacer público para conocimien¬

to de todos aquellos de nuestros lectores á quienes pueda convenir, y al mismo tiempo en cumplimiento de la promesa
que hicimos en nuestro antepenúltimo
número.
Según los telegramas de la prensa de la capital, en su edición de ayer, se ha señalado de plazo para poderse rediiúir
á metálico hasta el dia 15 de Octubre próximo.
Procedente de un viaje de recreo de
algunos meses por las costas del Sur de
la península Ibérica, fondeó en este puer¬ to el domingo último el yatch á vapor Nixe, en el que viaja S. A. el Archiduque
de Austria Luis Salvador, quedando el mismo dia despachado para la mar. Al amainar el temporal que reinó al prin¬ cipio de esta semana, salió de nuevo di¬ cho yatch con rumbo á Mahón, según
nos aseguraron, pues que se propone S. A. visitar detenidamente la vecina isla.
Después de algunos meses de perma¬ nencia entre nosotros, salió el martes de esta semana, pasajero en el vapor «León de Oro», nuestro antiguo y estimado amigo D. Francisco Rullan y Gafan, para Laguna de Términos (México), á cuyo punto se dirije para continuar las operaciones mercantiles á que viene de¬ dicándose desde algunos años al frente de la importante casa de que es socio
fundador.
Deseamos á nuestro amigo un feliz viaje y un pronto regreso, libre de contra¬ tiempos, después de ver colmados sus
deseos.
En nuestra parroquial ha empezado
esta mañana la solemne oración de cua¬
renta horas que la Asociación de «Hijas
de María» dedica anualmente á su ex¬
celsa Madre. Continuarán mañana y lu¬
nes.
En la sección de «Cultos sagrados» del presente número encontrarán nues¬
tros lectores detalladas las funciones re¬
ligiosas que han de celebrarse en dichos
dias.
Sin perjuicio de ocuparnos de nuevo el sábado próximo de la mencionada so¬ lemnidad, podemos hoy ^adelantar la no¬ ticia de que lo mismo el templo que el
atrio del mismo, han sido hábilmente
adornados, presentando, sobre todo el primero, hermosísimo aspecto, que bien
claro demuestra la inteligencia y buen gusto de las señoritas que en dicha labor han tomado parte.
Lo que nos complacemos en manifes¬ tar al enviarles, también por adelantado,
cordial felicitación.
A la confección de cajones de higos pasos para la exportación á Francia de-
dícanse actualmente muchas casas de

esta localidad, todas ellas al parecer es- ¡ se todavía una rebaja del 50 por ciento pefanzadas en obtener pingües resulta¬ á lós señores suscriptores al «Boletín
dos. Y en efecto, motivos tienen para Comercial».
ello los comerciantes que en dichos nego¬ Agradecemos al Sr. Peña la atención cios se ocupan todos los años, pues que que le merecimos, y deseosos de corres¬ los higos en el presente son de excelente ponder á ella nos proponemos facilitar á

completas, y al anochecer letanía, ejer¬
cicio mensúal con plática por él iñismó
orador, procesión, Te-Deum y reserva. Dia 29, fiesta dedicada al arcángel
San Miguel. A las 9 tercia y la misa
mayor con senúón por D. Ramón Colon!',

calidad y se pagan de 10 á 12 pesetas, nuestros lectores que ló déseeñ las vistas Pbró'.

según clase.

de referencia, que pediremos á nuestro

amigo para cada lino de los que á noso-

Díceüños que en lá Sesión ordinaria que celebrará esta noche el Ayuntamien¬ to sé procederá á la elección de Secreta¬

tfos sé dirijan manifestándonos deseos de obtenerlas por los mencionados pre¬
cios.

Registro Civil

rio, asunto que se gastó á fuerza de ma¬

Nacímíentós.

nosearlo y que por lo rancio dejó de ser de actualidad hace ya algunas semanas,

EN EL AYUNTAMIENTO

Varótvés ¿.—Hembras i.—Total 3-.

y se tratará y de seguro se autorizará

para la matanza de cerdos, que ignora¬ Sesión del dia 18 de Septiembre de 1807.

mos exista disposición alguna que la

prive.

Bajo la presidencia del Sr. Alcalde

De todos modo3 veremos y ha de ver D. Juan Joy, y con asistencia de lós

con satisfacción el público se resuelvan | concejales Sres. D. Martín Marqués,

ambos asuntos.

D. Damian Magraner, D. Antonio Da-

lou, D. Pedro José Santandreu, D. Lo¬

Anteayer por la tarde salió de este pueblo para el de Manacor nuestro cola¬ borador y estimado amigo D. José Rul¬ lan Pbro. que tiene á su cargo el dar una conferencia agrícola el lunes próxi¬ mo en dicha villa, en la que, como nin¬ guno de nuestros lectores de seguro ig¬ nora, continua abierta todavía la Expo¬

renzo Mayol, D. Pablo Mayol, D. José Morell/D. Miguel Arbona y D. Jaime Magraner, celebró él Ayuntamiento la
sesión ordinaria de esta semana en la
noche del expresado dia. Fué leída y aprobada sin alteración
alguna el acta de la anterior. Acordóse pasaran á informe de la Co¬
misión de Obras tres instancias: una de

Matrimonios.
Dia ¿2.—D. Bartólóihé Viceñs Mayol’, soltero, con D.a Catalina Magranér Col!,
soltera.
Dia 25.—D. Damian Éotger Rullan,
soltero, con D.a Catalina Vicéns Alberjtí,
soltera-.
Defunciones
Dia 24.—D. Bartolomé Seguí Crespí)
de 60 años, casado; callé de la Victoria.

■

, le

■■

movimiento Del Huerto

sición Agrícola y Pecuaria con que se ha aumentado en el presente año el esplen¬ dor de la fiesta anual que en aquella se
celebra.
Conocida es la competencia de nues¬ tro ilustrado paisano en todo lo que á Agricultura se refiere, y grande su en¬ tusiasmo por esta ciencia, á cuyo estudio ha dedicado los ocios de toda su vida; de
esperar es, pues, que desarrolle con acierto el tema que haya escojido y que saque todo el fruto que se ha propuesto
de sus enseñanzas á los concurrentes á
la primera Exposición exclusivamente agrícola que se ha celebrado en esta
isla.
Así se lo deseamos nosotros muy de

D. Antonio Palou Pastor pidiendo per: miso para reducir á menor anchura el portal de la cochera núm. 36 de la halle de la Rectoría y abrir una ventana en la misma fachada; otra de D. Buenaventu¬
ra Vicens y Mayol y otra de D. Rabio
Ferrer Noguera ambas solicitando la ad¬ quisición de un solar para sepultura éh
el cementerio rural de esta villa.
Acordóse quedarán expuestas al pú¬
blico en la Secretaria de este Municipio
las cuentas aprobadas por el Ayunta¬
miento durante los meses dé Julio y
Agosto últimos. Acordóse encargar á la Comisión dé
Obras que estudie y proponga las refor¬ mas ó reparaciones que conviene hacer

Emú a fie Ación Es fónó e A o a s
Dia 18.—De Alicante, éh 3 días, ja¬
beque C. de Jesús, de 42 ton pat. doii
J. Mayol, con 5 mar. y trigo. Dia 19.—De Barcelona, én 12 horas,
vapóf Ñixe, de 181 ton., Óáp. Neudorff;
con 24 mar. y sit equipo:
Dia 22.—Dé Calina, eii i dia, laúd San José, de 19 tdri., pat. D. R. Ferrer;
bon 7 ndar. y lastré.
Dia 22.—De Alcúdia, en 6 horas, va¬
por Isleño; de 314 ton., cap. D. R. Pifia; con 23 mar: y efectos.
EMBARCÁCldNÉS DESPACHADAS

veras.
Para mañana á las ocho y media de la
misma ha sido convocada la Junta de
«Férias y Fiestas de la Victoria» con objeto de proceder á la revisión de las cuentas generales y á la aprobación de
las mismas.
Nuestro estimado amigo D. Manuel Peña y Gelabert, Director del «Boletín Comercial» que se publica en Palma, nos obsequió dias pasados enviándonos dos hermosas vistas fotográficas del To¬ rrent de Pareys reproducidas con suma perfección por medio de la fototipia. Como la tirada fué extraordinaria y el procedimiento, tirándose gran número,

en las calles de esta localidad. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Mañana;
dia 26, á las 7 y media, comunión gene¬ ral para las Asociadas, acto seguido ex¬ posición y misa solemne. A las 9 y me¬ dia tercia y misa mayor á grande or¬ questa, predicando el Rvdo. P. Tomás; Congregante de los Sagrados Corazones
establecidos eii el Monasterio dé Nues¬
tra Señora de Llucli. Por la tarde; á las tres, vísperas, completas y maitines so¬
lemnes.
Dia 27, conclusión de las cuarenta ho:

Dia Í9.—Para la mar, vapor Nixe; de 181 toh., cap. Mr. Neitdórff; con 24 mar: y su equipó.
Dia 20.—Para Barcélóiia y tíette, va¬
por León de Oro; de 278 ton., cap. doii G. Mora, con 15 mar., pasaje y efectos.
Dia 21.—Para Andraitx, laúd Saii
Jóse, de 16 ton., pat. D. G. Pujol, con 6 mar. y ceuíeiito.
Dia 21.—Para Gandía, laúd Esperan¬ za, de 41 ton., pat. D. M. Cardell, con 0 filar, y lastre.
Dia 22;—Pata Palifia; laúd San José; de 19 ton., pat; D. R. Feirér, con 7 ma: rineros y lastre.
Dia 22.—Para Cette, en 1 dia, vapor Isleño, de 314 ton., cap; D. R. Piña, coií 23 mar., pas. y efectos.

facilita la baratura, pueden venderse ras, exposición á las seis, y acto seguido

dichas vistas á 0‘30 pesetas cada una y misa solemne. A las 9 y media tercia y

o-—«—

á 0‘50 pesetas las dos; y aún así ofréce¬ misa mayor. Por la tarde .vísperas y i

29

AGRICULTURA

lar con prudencia las ramas secundarias que vi-1

cian la copa.

Tan pronto como esta se ponga tupida debe

descargársela de las ramillas interiores que impi¬

den el paso al aire y á la luz y dirigirla á que

tome la forma hemisférica; pues, cuanto más

colgantes están las ramas más producirán y me¬

jor madurarán el fruto; porque, obligada la sá--

via á tomar la horizontal, en un medio en que

los rayos del sol son moderados, se convierte en

madera de producción y las yemas, en vez de

brotes, dan flores.

En adelante es preciso cortarle todas las ramas

que aumentan peso, absorben la sàvia, impiden la ventilación interior y no dan fruto; pero tén¬ gase gran cuidado en no abrirle boquerones que interrumpan la continuidad del ramaje, rasguen la copa y den paso al viento, porque semejante imprudencia conduce el algarrobo á la decre¬

pitud.

Da
\_

formación

de

una

copa

grande

hemisférica,

aireada y tú pida, es el medio de que nuestro ár¬

bol viva largo tiempo y fructifique en abun¬

dancia,

Algarrobo viejo

Cuando el algarrobo amarillea y se le secan las ramas, no queda más remedio que el de con¬ társelas, obligándole á renovarse por medio de retoños: algunas veces convendrá desmocharlo so¬
bre la horcadura ó cortarlo á raíz del tronco pa¬
ra que dé nuevos pimpollos, á fin de formar un
nuevo árbol.
Salvo los casos indicados, la poda no- debe ser

CULTIVO PRÁCTICO DEL ALGARROBO
excesiva, aunque se haga con objeto de renovar el árbol. No se olvide que las ramas deben guar¬ dar siempre relación con las raíces,- de lo contra¬ rio, la sávia absorbida por éstas, no pudiendó ser elaborada por aquellas* se vicia, promueve la caries y la planta acaba por morir.
Otro inconveniente más grave suele ofrecer aún la poda excesiva, cual es el exponer demasiado
la corteza del tronco á la acción de los rayos
solares y de los hielos que le abren primero grie¬ tas, causan resecamientos después y acaban por destruírsela: de ahí esa madera seca que suelen ofrecer muchas ramas de primer orden y hasta lós misinos troncos de los algarrobos desprovistos de copa tupida.
En cambio la poda debe ser muy frecuente y si posible fuera, cada año, aunque habrá de li¬ mitarse á cortar una que otra rama viciosa, seca ó amarillenta, operación que resulta ventajosa, al par que económica; porque se evitan esas cortas de ramaje seco que á veces dejan el árbol es¬ cueto y sin forma de copa.
Cuando el algarrobo, por haber estado descui¬ dado mucho tiempo, reclama una poda fuerte,-
llagase lo posible para hacerla en dos veces; búsquese buen podador, y, si posible fuere, que sean dos ó tres los que la verifiquen, porque se
auxiliarán mutuamente para la elección de las' ramas que deben cortarse en el acto y las que
pueden quedar para la poda siguiente; pero que'
no falte nunca la presencia del amo;
Gomple-memto- de la poda
Como complemento de la poda/ aunque en rea-

^ POR D. JOSÉ RULLAN PBRO;
lidad no pertenezca á ella, haremos notar la ne¬ cesidad de desplegar más celo y poner mayor cuidado én la conservación dél algarrobo ya for¬
mado;
La tendencia de está plantá á seguir ía hori¬
zontal en sus ramas laterales, separándose de la ley seguida por los demás árboles que rara vez forman con ellas y el troncó ángulo mayor de ochenta grados, los forma rectos y no pocas ve¬ ces obtusos. Para redondear su copa, extiende las ramas madres á mucha distancià; éstas sé cargan de abundante follaje; de sí muy pesado, y la demasiada carga las obliga á tornar mayor abertura. De ahí que, tan pronto' como' se cargan de fruto, doblan él pesó y si después’ el viento, como asi sucede, imprime un movimiento dé vaivén sobre la tupida copa, acaban por ceder á
íá fuerza, se desgarran y caen con estrépito;1
Partida lá copa, que ya no vuelve á reponer¬ se por muchas esfuerzos que se hagan, el des¬ gaje produce l'a cáries, esta sé comunica á las otras ramas,- el viento lás domina mejor y, en¬ trando con furia en la desmoronada copa, acaba pbr afrailar lá planta.
Estos accidentes tienen1 lugar coiitinuaiífenté en todos los algarrobales y coli más frecuencia sé verifica en los individuos ya formados y en plena fructificación.
¿No se evitarían estos percances, poniendo un tutor (estado) al extremo de las ramas amenaza¬ das, aprovechando para ello; entre nosotros, los' deshechos de la poda del olivo? De otro medio más eficáz y más económico tal vez podrían va¬ lerse, haciendo usó' del alambre galvanizado; pb,r‘ medio' del cuál podría aprovecharse el peso de*

SOLLEn

METE OROLOGÍA.--l.a quincena de Septiembre.

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ RULLÁH PBRO.—CALLE DE S. PEDRO

OBSERVATORIO DEL PARO DE «PÜNTA GROSSA»

1 TERMÓMETROS
s \_ •
Manan Tarde Mañana Tarde

mu TARDE

Ter.

Ter.

del Bar del Bar.

VIENTO
^
Dirección Fuerza

Atmosfera Plvio.
ts a

2
ca

b*

1?
x

s*

g

5* S^ca. lio. SCCG

fld. Bar. Mil.8 Bar. Mil8 Ma Ird. M.a M Maña. Tarde Milis.

G.03

G.os

P* w

1 31 21 33 28 39*0 9g*o 28'8

26 762 26 760 0. O.

» D. D.

3*6

9 QO 19 35 29 32*8 95*4 99-4 27’2 25 759 26 758 E.

s. » » D.

D.

7*1

Q 31 18 39 98 3T4 25*0 28’8 24’2 24 761 25 761 s. N.

» D. D.

2*3

4 31 19 98 99 28'6 23'0 23’4 20’0 25 764 24 765 O. N. » s C. Ll. 2

4*2

95

97 99 25'2 20’0 24'4 *22’4 23 769 23 769 N. S. » » D. D.

4*3

(5 O' 16 29 24 27'0 *24’8 25’8 218 23 767 24 766 O.

S. » »

D.

1).

5*7

7 28 16 30 25 28'4 250 27 ’O 20*8 24 764 23 763 8. s. » » D. 1).

4.7

8 30 19 32 27 29’6 24'8 27‘8 24’0 24 762 24 762 N. s. » » D. D.

4.4

9 29 21 30 25 26'8 22*6 28'4 250 24 761 25 758 N. E. » s ü. 1).

3-8

LO 29 21 .30 22 27‘0 22*8 24'8 21’2 25 756 25 756 N. O.

» C. Ll. 4’5 4*5

11 25 18 26 9*2 23’2 21’2 23’8 22’2 24 760 24 760 E. N. » y> O. Ll. P5 1*0

12 26 19 28! 23 25 6 23’8 24’8 23’2 23 763 24 763 O. O. » F 1). 1).

4*6

¡23 113 27 20 28 28'5 23'2 24’4 20'0I23 763 23 763 N. s. » » 1). D.

5*8

14. 25 17 *26 22 25'0 20’G 9.3*2 18*4 22 763 2*2 763 N. O. T T D. 1).

6*0

i i 15 25 15 27 i i

25*0 23'0 23’4 22‘0 22 764 22 764

N.

O. »

»

D.

C.

4*0

Observaciones

TERMÓMETROS. MAÑANA

TABDE

VIENTO

Atmósfera Plvio,

Termó-

Termó-

Anemo-

^^

2 Mañana.

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬

del

metro

del

metro

metro. n.° de vueltas

»

Baró¬

Baró¬

durante

Mna- Tde. M.a Tarde Milis. Máxi¬ ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Míni¬ metro. Milí¬ metro. Milí¬ ma. Grados metros Grados metros

las 24 horas.

Observaciones

1 31*0 22*0 30*0 26*0 27*0 759*0 28*0 759*0 0. 0. 14.191 D. D. 2 31*0 21*0 33*0 28*0 27*0 755*0 27*0 754*0 N. N. 10.499 D. D. 3 33*0 22*0 31*0 26*0 27*0 752*0 28*0 752*0 SO. SO. 10.011 D. D. 4 31*0 21*0 27*0 22*0 25*0 760*0 26*0 761*0 NE. NE. 27.419 D. D. 5 27*0 17*0 28*0 21*0 24*0 765*0 25*0 765*0 N. N. 19.194 D. D.
6 27*0 18*0 29-0 23*0 24*0 764*6 [25*0 764*0 O. O. 11.417 D. D.
7 29*0 20*0 30*0 24*0 26*0 759*0 26*0 758*0 N. N. 10.119 D. D,
8 31*0 21*0 31*0 220 260 758*0 26*0 758*0 S. O. 13.900 D. D.
9 31*0 22*0 31*0 25*0 26*0 755*5 26*0 753*0 S. s. 19.419 D. D. 10 31*0 17*0 31*0 15*0 26*0 751*0 20*0 751*0 s. so. 24.194 D. Ll. 11 310 15*0 270 20*0 24*0 755*0 24*0 755*5 NE. NE. 10.419 D. C. 12 27*0 19*0 25*8 22*0 23*5 758*0 24*0 758*0 NE. NE. 24.144 D. D. 13 270 19*0 28*0 24*0 24*0 757*5 24*0 758*0 NE. NE. 97.411 C. C. 14 24*0 18*0 23*0 19*0 23*0 758*0 23*0 758*0 NE. NE. 31.191 C. C. 15 27*0 18*0 26*0 21*0 23*0 758*0 23*0 757*0 N. N. 18.011 D. D.
/

7‘0

10-0

10-0

6-0

8-0

7‘0

6*0

7*6

6*0

18 4*5 Tempestad de SO á

6*0

E. con gran de granizo.

cantidad

5*0

4*0

3*0

7*0

NOTA.. Guando la casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la 17. uracanado. El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ¡ni eiales: D. que indica despejado y C. cubierto. Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde. Los termómetros están A la sombra.
OTRA. En el observatorio del «Paro de la Punta Grossa,» los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

líos anenciDa que se inserten en esta sección pagarán.' Hasta tres injer eicrís á razón de 0‘05 pesetas la línea; hasta cinco inserciones á rezón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0‘02 pesetas.
lil valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere ti número de lineas
fia que se componga, será de 0'50 pesetas. Ijís lineas, de cualquiera tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬
rán por tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina¬
ria del periódico.

Sección

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho <?« una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y asi en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la linea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
liOs suseriptorea disfrutariíu lina rebaja de nn 25 por ciento.

AL PÚBLICO SERVICIO DECENAL

FaSSeció en Madrid el dia 15 del actual

El molino harinero con motor hidráulico llamado de Can Gomila
vuelve á trabajar. Muele y cierne una cuartera j>or
noventa céntimos de peseta.
Los que quieran utilizar sus ser¬ vicios podrán dar aviso en el es¬ tablecimiento de Juan Cuart, calle de Isabel II y en el de Francisco Pomar (Pollensí), plaza de la Cons¬
titución.
BáMlAl FRONTERA
MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).
Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo,
renovados quincenalmente. Fábricas de curtidos y de calza¬
do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR

ENTRE
Y
por el magnifico y veloz vapor
LEÓN DE ORO
"Midas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.
Consignatarios, EN BARCELONA.—Sres. Rosich Cárles y Comp.a, Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com\\mandant Samary-5.
L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

participan à sus amigos tan infausta nueva
y les suplican su asistencia al oficio conven¬ tual que se celebrará en sufragio del alma del finado en la parroquial iglesia de esta villa el próximo martes dia 28 del actual
á las 8 de la mañana.

ISLEÑA MARÍTIMA

Solares en venta en
la calle de Isabel II y en la de
Raimundo Lulio. En los sitios de¬
nominados Ca ’n Peña y Ca ’» Baazá, existen varios de la capacidad que quiera el comprador.
Darán razón en la calle de Bau-
zá n.° 15.

JOSÉ PONS

FOTOGRAFO
de Palma.
Participa al público de Sóller, que en adelante pasará á domicilio para los trabajos que tengan á bien encargarle, como son: grupos de familias, retratos de enfermos, pa¬ ralíticos y difuntos, y toda clase de trabajos en fotografía.
Para consultas y encargos en la imprenta de este periódico, donde
también encontrarán una colección
completa de vistas de Mallorca. En Palma, Conquistador, 28.
Se retrata lo mismo de día que de noche.
PRECIOS ECONÓMICOS
rom DE LA MARINA
DE

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬

CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social .....
Reservas
Primas á cobrar ....

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos
„

92.992,038

Capitales asegurados . . 15.127.713,242

Sienestros pagados . . .

194.000,000

v

SEGURO DE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de
trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari¬ tana, 16, Palma.—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

♦Tinta negra Siglo XIX+Tinta comunlcativa^Tinta violeta^ ♦Tinta carmin^Tinta para sellármete., ete.m
la hay en venta en el establecimiento LA
SINCERIBAD-San Bartolomé-17-SOLLER.

18 Route IVationale, 18
CETTE (Herault)

Hermano
PUM DE PALACIO, U--HSU

de I? Intonío Sol y

con itinerario.
El magnífico yapar
saltlrá fie este puerto directamente para Cette y Marsella el miércoles dia 29
á las 9 de la mañana.
Admite carga y pasaje.
CONSIGNATARIOS:
En Sóller, D. Ramón Coll.—En Cette, D. Bartolomé Tous.—En Marsella, don J. Mayol.

Aduanas, transportes, comisión, con¬ El dueño de este establecimiento,

FIEL CONTRASTE DE PESAS Y MEDIDAS

signación y tránsito
A PRECIOS MODERADOS
DE
JOSÉ COLL CERRERA y PORT-BOU (Fronte franco-española)

ex-dependiente de la fonda del Uni¬ verso, participa á los señores viaje¬
ros de toda la isla de Mallorca y en
especial á los sollerenses, la gran restauración que se ha hecho al ho¬ tel, en el que encontrarán en lo su¬
cesivo un esmerado servicio, lo mis¬
mo á la carta que por cubiertos, con

DE ESTA PROVINCIA

Manual práctico de Aritmética del sistema métrico-decimal. .

Reducción completa de todas las pesas y medidas de Mallorca

(en rústica)

*

Reducción completa de quintales á kilogramos y vice-versa,

con el 4 p§ y sin él

„

Reducción completa de cuartines de vino á litros y vice-versa,

Ptas, Cts.
U00
4*75
075 0’50

Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito
Agencia, especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas

gran rebaja en los precios. Con el mismo trato y en las mis¬
mas habitaciones que se pagaba 5 y 6 pesetas, se pagará en adelante so¬ lamente 4, agradecida la casa á la protección que de estos isleños re¬

Catálogo que contiene las equivalencias de todas las unidades

de pesas y medidas de Mallorca al sistema métrico decimal

y vice-versa

, 0'25

Libro de cuentas hedías por pesetas y céntimos de id. . . . U25

De venta en la librería de «La Sinceridad», calle de Sin Bartolo¬

mé, 17.—SOLLER.

frescas y pescado?.

cibe.

SOLLER.—Imp de «La Sinceridad»