AÜO XII-—2.a EROGA,—SUPLEMENTO AL NUM. 534
AÜO XII-—2.a EROGA,—SUPLEMENTO AL NUM. 534
r

MIERCOLES 30 DE JUNIO DE 1897
V

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóllbr: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.)
Antillas: Sres. Pizá y C.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Méjico: D.Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Ï DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCIÓN Ï ADMINISTRACIÓN:

Juan Marqués y Arbona.

¿ Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. \\
Francia- 0’76 francos id. id. (PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—0’ 10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

¿déUad u cdedfod de /a c(9ictol¿a

LO QUE DICE LA PRENSA

industrial y comercial, que dista mucho duque de Austria; Mariano Fuster, de

de hallarse en su verdadero centro.

Palma; Miguel Bibiloni, de Palma, y

. De La TJnión Republicana del día 20 de Mayo.
3L.A.S intílK,iA.S DES SÓXjIjEíR*
La Exposición Balear
Ya indicamos severamente la impre¬
sión que nos produjo el certámen veri¬
ficado en Sóller cuando por primera vez lo visitamos en el acto de la inaugura¬
ción oficial. Es necesario tener en cuenta las dificultades de todo género que es
preciso vencer, para hacerce cargo del triunfo que representa en el orden mo¬ ral y en el material la celebración del
concurso reg'ional aun considerándolo en limitadas proporciones.
El concertar las voluntades tarea es-
capaz de agotar las energías mas brio¬
sas. Dado el carácter mallorquín y la
apatia dominante se comprende lo difí¬ cil que es poner en movimiento á im¬ portante número de pacíficos ciudadanos que prefieren entregarse al dolce far nientc á tener que figurar como exposi¬ tores, aun perjudicando sus propios
intereses. Por esto no vacilamos en ase¬
gurar que los organizadores de la expo¬ sición (ya dijimos que eran muy pocos)
alcanzaron un triunfo consiguiendo que acudiesen 201 expositores, que figuran en el catálogo y algunos más que no se mencionan por haber acudido cuando
ya estaba publicado dicho documento. El local elegido es el que reúne mejo¬
res condiciones, después de las obras
que han debido hacerse para que el an¬ tiguo convento y actual cuartel de la
Guardia Civil pudiese servir al objeto. La escalinata que da acceso al palacio
de la Exposición está adornada con un sencillo arco. La plataforma, delante de la iglesia, está convertida en parterre
donde está la instalación de refrescos y helados de D. Benito Pomar. Uno de los atractivos de este ameno sitio es el huer¬ to llamado d* es frares que puede visi¬
tarse pagando diez céntimos de peseta, teniendo opción el visitante á saborear una exquisita naranja ó una copa de excelente vino añejo. Mediante módica retribución también se provee el viajero de hermosas ramas cargadas de dorado
fruto.
La planta baja de la Exposición, que es rectangular, la ocupa un bonito jardin que es admirado por cuantos lo vi¬ sitan por que ha sido improvisado con
sumo gusto y elegancia por los reputa¬ dos jardineros y adornistas Sres. Closa. Aquí mismo está la instalación de don
Jaime Orell con variado surtido de na¬
ranjos y naranjas entre las que se ven algunos ejemplares muy raros.
S. A. el Archiduque Luis Salvador presenta un ejemplar de gallo y gallina
cochinchinos. bastante notable.
D. Antonio Bosch Gelabert.—Apara¬

ran acreedor al señor Oliver á uua
recompensa, bastaría saber que en sus talleres se construyeron las calderas del vapor «Bellver». Desde entonces Mallor¬ ca quedó emancipada del continente para esta clase de trabajos.
Sres. Obrador y Casasnovas.—Una co¬ cina económica para cok ó leña con
calentador automático. Aparato para co¬ ladas. Idem destilador para vinos, aguar¬
dientes, licores y extracto de flores. Dos bombas de bronce con volante para ele¬ var agua. Tres calderas de cobre. Cuatro pozales. La cocina funcionaba y el pú¬ blico podia examinar la tubería dis¬ puesta convenientemente para conducir el agua, después de calentada, á presión hasta el aparato receptor.
D. Antonio Vich.—Una báscula roraa-
para nabocoyes, con sus accesorios po¬ diendo pesar de 50 gramos hasta 1000 kilógramos. Otros varios instrumentos de pesar. Esta industria está muy adelanta¬ da en Mallorca como puede observarse por las diferentes instalaciones que hay en la Exposición.
D. Pedro Bofill.—Gas acetileno. Este
gas tiene la ventaja de poder transpor¬ tarse á distancias, en un carruaje y es muy útil para las casas de campo, fin¬
cas de recreo, etc. etc.
Los visitantes á la Exposición han quedado agradablemente sorprendidos por las elegantes instalaciones y el gus¬ to que en general, domina en la coloca¬ ción de los objetos. Ciertamente que faltan muchos objetos y productos pro¬ pios del suelo balear pero téngase en cuenta que el tiempo apremiaba y que muchas personas con sobrada timidez
no han acudido al certámen por temor de no figurar dignamente.
R. F.
De La Ultima Kara del dia 21 de Mayo.
LA EXPOSICIÓN BALEAR DE SÓLLER
I
El vértigo de buscar impresiones de sensación y de goce que aflige ya á la
sociedad moderna, dista todavía mucho de haber alcanzado la velocidad de que es susceptible la inteligencia humana
para acicalar las aspiraciones del hom¬ bre, de esa imagen de Dios. A donde
nos conducirá en último resultado, si
no se le pone un freno regulador, el de la verdadera ilustración, nadie puede calcularlo; sin embargo, en las circuns¬ tancias en que se hallan los pueblos de
Mallorca, este movimiento necesita au¬
mentar la aceleración para no sucumbir aplastados por el progreso que en todos los ramos de la actividad humana se
opera en el mundo civilizado. El hom¬

Estas impresiones nos han movido á otros, figuran también en las etiquetas

complacer al Sr. Director de «La Ultima y son ya conocidos por sus estableci¬
Hora», escribiendo algunas cuartillas, mientos.

cuyos datos. Dios mediante, se conver¬ Las instalaciones que ostentan el pro¬ tirán en un Libro de la Exposición Ba¬ ducto del olivo, escasean; pero en cam¬

lear de Sóller.

bio son riquísimas en el contenido de

Agricultura

sus envases, como que estos líquidos proceden de fincas situadas á mucha ele¬

Cediendo á nuestras aficiones y pa¬
sando en silencio los elogios de que son merecedores los proveedores del Certa¬ men, empezaremos nuestra revista por la sección de Agricultura que es lo pri¬ mero que se presenta al penetrar en el
claustro del ex-convento de San Fran¬

vación sobre el nivel del mar, donde
deben buscarse los mejores aceites y los expositores forman una excepción en los cuidados que se ponen en la fabri¬ cación de este liquido. Conocido es en toda la Europa el que se fabrica en Binibassí, propiedad de la Sra. Viuda de

cisco, donde brillaron las virtudes de Enseñat, madre del reputado literato

Santos y cuyo ambiente perfuma toda¬ vía los progresos de la verdadera ciencia que la Iglesia Católica ha bendecido siempre.
Los frutos, naturalmente, escasean,

D. Juan B. Enseñat, á quien correspon¬ de la gloria de haber iniciado y organi¬ zado la Exposición Balear de Sóller. No le van en zaga á dicho líquido, los pre¬ sentados por D. Nicolás Magraner, pro¬

por ser esta la estación de las flopes; pero los que podían presentarse del gé¬ nero citras, están representados en la rústica y poética instalación de D. Jai¬ me Orell y en la nuestra; aquél ofre¬ ciendo una gran variedad de naranjas, limones, ponciles y cidras, como que se dedica á la explotación arbolista, y la nuestra que tiene por único objeto la propaganda de la selección, á fin de que nuestros ágrios no se vean despreciados en los mercados extranjeros. Respecto á productos no aparece masque el de vino de naranja y el nuevo curazao dioestivo, de los cuales nada diremos, aunque no dejaremos de aconsejar su estudio por el bien que pueden producir. Esto, y la notable colección de naranjos y limone¬ ros que adornan el jardín del patio, pre¬ sentados por el referido señor Orell y
D. Guillermo Rullan Estades, es cuanto

cedente de Son Ordinas, Aloró; los de D. Miguel Palou de Son Cocó, Orient; y los de D. Joaquín Aguiló, de Biniforani, Buüola. cuyos ricos envaces se hallan colocados en un artístico trípode, cuyo
mueble llama la atención de todos los
visitantes. Creemos que apurado se ha¬ brá visto el Jurado en distinguir cual de dichos aceites merece la palma.
En el referido mueble del Sr. Aguiló alternan algunos botes de oliva verde, adobada, procedente también de Bini¬ forani. lo mejor que hayamos visto, y de ello podemos dar testimonio porque la hemos probado.
Con mencionar la exposición de ricos panales de miel del modesto sacerdote
D. José Ballester, las nueve variedades
de habichuelas de D. José Aguiló, de La Puebla; las ciento veintitrés variedades
de almendras de D. Gabriel Fuster, con

se ha presentado referente á este ramo; pues si nosotros hemos expuesto algu¬ nas macetas con mandarines y palmeras, en ello no llevamos más objeto que el
de contribuir al adorno de todo el con¬

un estudio propio de un libro volumi¬ noso. y la notable variedad de gallinas de S. A. R. I. el Archiduque Luis Salva¬ dor, que ha sido una de las cosas que
más han llamado la atención de los vi¬

junto. Del fruto del algarrobo solo figura el
presentado por D.a María Ana Moguer, procedente de Son March, (Pollensa) que llama la atención por ser una de las mejores variedades de Vinaroz, y el pro¬ cedente de nuestra escuela práctica en que figuran diez variedades.
El producto de la uva tiene ya una representación más notable. Más de veinte instalaciones, desde la más pobre y humilde en su forma hasta la más ar¬ tística y elegante, donde figura la torre de Eifftíl y el Castillo de Beilver con un
contenido de centenares de envases ri¬

sitantes. damos por terminada la revista de la exposición agrícola, restándonos solamente un recuerdo á la parte de jardinería.
Los Sres. Hermanos Clossa y el señor Arrufat han dado una nueva prueba de su ha bilidad, con virtiendo la explanada que da entrada al convento y el patio, en un bellísimo jardín, donde brillan sus exposiciones de flores, los primeros, y de plantas de salón, el segundo; pero quien ha llevado la palma ein el certa¬ men, ha sido la noble señora D.a Cata¬
lina Zaforteza con exposición de plantas
de salón, con las cuales han convertido

cos y elegantes con sus no menos ricas la entrada del piso superior del edificio etiquetas y pomposos nombres de: licor en un verdadero jardín de hadas. El vínico, palo quina, pedroso, similar, templo de las artes merecía una ante¬
vermouth. ron escarcha, licor pompó. I sala digna y la mencionada señora ha malvasia, moscatel, vino añejo, jerez contribuido á formarla sin que por ello
rey, jerez ponche, romano, néctar, Isa¬ haya mermado el aspecto encantador d« bel la Católica, reina Victoria, Cham¬ su jardín de Son Angelats.

tos para gas acetileno, herrería y cerra¬ bre es esencialmente imitador y en la pagne superior generoso, anisado dulce jería. Constituye una instalación bien imitación racional descansa el verdade¬ seco, triple, superior, especial paloma,

José Rullan, Pbro.

presentada. Tuvimos ocasión de apreciar ro progreso. Y ¿qué mayor incentivo del paraíso, victoria, conquistador, al-

el gas acetileno en el-pabellón de «La puede ofrecerse á un pueblo, que el de mudaina, resolis de piedra, nuevo cura-

Del Heraldo de Baleares del día 21 Mayo.

Última Hora» y observamos que produ¬ una Exposición, que el de un certamen cao. etc., etc., ocupa, una vasta exten¬

ce una luz brillante é intensa pero pro¬ en el cuai todos los grados de la inteli¬ sión del corredor. Los nombres de don

ECOS DE SÓLLER

duce un olor nauseabundo por pequeño gencia tienen cabida, para dispertarle Bartolomé Riutort. de Esporlas. Ripoll

que sea el escape, como sucedió en el del letargo en que le tienen sumido las hermanos, de Llummayor; Agustín Cor¬ No lia llegado el momento oportuno

indicado lugar.

preocupaciones y la ignorancia?

tés. de Manacor; A. Vicens Fiol. de Inca; de comentar lo ocurrido en el concierto

D. Juan Oliver (Maneu).—Una mᬠEl que haya contemplado la apatía de Miguel Palou Barberín, de Palma; Se¬ organizado á beneficio del Hospital. Me¬

quina á vapor de diez caballos de fuer¬ ciertas entidades del pueblo de Sóller y bastian Manresa, de Felanitx; Roca her¬ ros narradores de los hechos, reflejamos
za. Cinco bombas sistema del expositor. vea. como vemos nosotros, el entusiasmo manos. de Palma; Antonio Mulet, de aquí opiniones recogidas de labios de

El Jurado tuvo en cuenta para premiar que reina en ellas desde que se abrió al Bañalbufar; Juan Far. de Santa María; personas autorizadísimas' que contá¬

al Sr. Oliver no tan solo los objetos pre¬ público nuestra Exposición Balear, no ; Eduardo Alba, de Palma; Andrés Bes- ronme lo sucedido conociendo mi per¬

sentados, que están bien construidos, podrá menos de convenir en que esos ; tard. de Santa María; Antonio M. Mar- sonalidad de periodista y no prohibié¬

sino la importancia que este activo in¬ certámenes son la palanca de primer | torell, de La Vileta; Gabriel Cabellas, ronme que diera sus dichos á la publi¬
dustrial ha conseguido dar á la fundi¬ orden que debe aplicarse á los pueblos i de Sansellas; Miguel Jaume, de Santa cidad.

ción. Si otros trabajos notables no hicie¬ para restablecer el equilibrio agrícola, , María; Juan Suuu, de Palma; el Arciü- i Ahí van, pués> los hechos, escueta¬

mente narrados y reservándome el co~ mentario para cuando sea oportuno.
Hay que ser francos y sinceros, por¬ que la franqueza y la sinceridad son la nota precisa para formar juicio y que éste sea imparcial y justo, pero los he¬ chos hay que contarlos tales como son. las personas hoy discutidas han de ver su conducta justificada y el dinero recau¬ dado para los pobres ha de ser para ellos porque así lo quiere todo un pueblo á quien se ha hecho objeto de una habi¬
lidad más ó menos burda.
Los programas de los festejos, anun¬ ciaban para el martes á las nueve un concierto á beneficio del Hospital orga¬ nizado por el periódico La Última Hora.
A las doce y media de la mañana del mismo día por medio de pregón público
se bacía saber á todo el vecindario que
el concierto á beneficio del Hospital que debía de celebrarse en el pabellón de
La última Hora se celebraría en el tea¬
tro de la «Defensora Sollerense».
A las tres de la tarde el Sr. Tous hacia
imprimir en la imprenta de «La Sinceri¬ dad» unos prespectos que daban cuenta
del concierto, callándose en ellos que ya
□o sería á neneficio del Hospital, cosa ya había hecho saber á los lectores de Palma por medio de telefonemas deposi¬ tados en la central á la una y veinte y cinco minutos de la tarde, telefonemas
que conociéronse en Sóller ayer por la tarde, casi veinte y cuatro horas después
de celebrado el concierto.
Desde Palma habíanse traído á Sóller
tarjetas de entrada cuyo precio era de una peseta, peseta que se convirtió en dos, explicándose el exceso de precio para que resultaran más rendimientos á favor del Hospital.
Téngase en cuenta qué ni la Prensa,
ni las autoridades, ni la Junta de férias
y fiestas fueron invitadas al concierto» cosa muy contra á la costumbre que obliga á los organizadores de una fun¬
ción benéfica á enviar invitaciones á la
prensa y á las autoridades, invitaciones que uuos y otros abonan siempre con
exceso.
El dueño del Teatro «Defensora So¬
llerense» cedió el local gratis como igualmente el piano, respondieron á los
sentimientos de caridad invocados por
los que fueron á solicitar la sala de espectáculos, y este señor con su familia pagó la entrada en su propia casa.
En los telefonemas se trata de censu¬
rar al señor Al bertí. Nada menos justo.después de oir de labios de este virtuoso sacerdote la explicación de lo ocurrido, Quiso ceder el armonium pero sabedor de que la lluvia había obligado á los músicos á abandonar el pabellón en la noche anterior, no quiso que desde Bi-
niaraix fuera trasladado el armonium
por amanecer el día encapotado. Esta razón digna del mayor respeto la cono-
da el señor Tous, hubiera deseado el señor Albertí. y que el señor Alcalde, ó el señor Rector, personas las más indi¬
cadas de intervenir en un concierto á
beneficio de los pobres le hubieran he¬ cho indicaciones respecto á la conve¬
niencia de ceder el armonium.
Tampoco es consecuente negar en el
telefonema el beneficio del concierto á
favor de los pobres por la negativa del
Sr. Albertí.- si como se demostró' su ar-
monium no impidió la realización del
concierto.
No comento, expongo hechos. Falso es también que la Superiora del conveuto de Monjas se negara á ceder
el armonium. antes al contrario desde
luego significó á los que la visitaron que el estado del armonium no era del todo bueno, puesto que le faltaban t-resregistros.- pero esto no obstante podían

.2

S OLLER

verlo y llevárselo si creían era utiliza-
ble.
Dijo más la madre Superiora, suplico ^ue se avistasen con el presbítero don Antonio Caparé para ver el modo de
trasladar el armoniura, cosa que no
hicieron los organizadores del concieito, quienes nada hablaron con el señor Caparé, apesar de saludarle en la calle, momentos después de salir del convento.
El mismo Sr. Alcalue me manifestó
ayer que el concierto había sido á bene¬
ficio del Hospital y que esperaba cono¬
cer la recaudación de labios del Sr. Tous,
porque hay que advertir que se censura
-agriamente la no intervención de las
autoridades ni de los individuos de la
comisión de festejos, en la venta de las entradas para el concierto.
Mientras esto sucedía, en el pueblo se organizaba el concierto, y en Palma se «conocían telefonemas que daban como .fracasada la función benéfica por culpa de las Monjas y del Sr. Alberti, cosa que debía de saberse en Sóller y no en Pal¬ ma, puesto que allí se pedia el óbolo para los pobres.
Lo que se dice en Sóller, respecto á lo ocurrido, es sobrado serio para que hoy lo traslade al público, antes de conocer como explica el Sr. Tous esas incon¬ gruencias y anomalías y justifica su
conducta.
Satisfechos estamos de nuestro proce¬ der. El vecindario de Sóller, no censura
al «Heraldo» y esto nos basta. Esperemos,
Notas de la Exposición
II
Aun no ha dicho el Jurado su última
palabra y ya se habla de influencias é injusticias, como si el Arte pudiera ser más de uno y distintos los medios para conocerlo y juzgarlo.
Menos impresionista, fio en las perso¬ nalidades encargadas de premiar el mé¬ rito, más que en los trabajos de zapa que se hacen para obtener una recom¬
pensa.
Después de este preámbulo, justo es hablemos de la Exposición y ocupémo¬ nos de los dibujos del señor O’ Neille. muy vulgares pero bastante buenos, y hagamos que el lector fige su atención
en el bonito cuadro de Forteza que re¬
presenta el torrente de Sóller, Unos dibujos de flores han llamado
■poderosamente la atención por no figu¬ rar el nombre de la expositora en el ca¬ tálogo.
María Weyler, que siente por Sóller •cariño verdadero, ha enviado á la Expo¬ sición bonitos dibujos, donde campea la •corrección del estilo y la pureza de la ■línea. Es artista que sabe lo que tiene
entre manos.
D. Pedro Pax de MahÓn ¡tiene algunos trabajos que valen y que examinados al detalle prueban que el señor Pax es un artista que volará sobre los laureles.
Dejando la sala de pinturas y en am¬ plio corredor están los dibujos del señor Villalba y de sus alumnos.
Un poco más allá el señor Ferrá hace alarde de su buen gusto y de su talento.
Tiene expuesto el retablo proyectado para el altar mayor de la villa de Alcu¬ dia. Es bonito y 'campea en todas sus líneas la pureza del estilo.
Otroq proyectos tiene el señor Ferrá, uno para habitaciones en las villas de Mallorca.!.La comodidad y el buen gus¬
to resaltan en la obra del señor Ferrá. donde-sev ve la distribución de una casa
compuesta de planta baja y principal que puede muy bien responder á las
necesidades de la vida moderna.
A mi juicio no es esto lo mejor del señor:Ferrá, me gusta más el ante-pro.yecto de oratorio hecho para el cemen¬
terio de la villa de Pollensa.
ELestilo ojival se muestra severo y grandioso en las líneas de aquella capi¬ lla que recuerda en conjunto las linter¬
nas de los difuntos de la Edad Media,
ante-proyecto construido con ventanales para que desde el exterior se pueda asis¬
tir al Santo sacrificio de la misa.
La idea de erigir un monumento á la memoria de los que perecieron en la ex¬
plosión del revellín de San Fernando,
ha dado tema al Sr. Ferrá para dibujar un proyecto, en el cual sobre un zócalo álzase una cruz de piedra para implorar de los que viven una oración para los que murieron.
D. Guillermo Puig presenta en colo¬ res el proyecto de una fuente y monu¬ mento que erigido en la Plaza de la Constitución de Sóller sería consagrada á la fiesta del II de Mayo.
Farolas y cisnes adornan el basamen¬ to, inscripciones alegóricas completan la cúpula que termina con las estatuas en bronce del capitán Angeláis y del

moro'Ochialí, este tirado al suelo suje¬
tado por la férrea mano del bravo solle-
rense.
Es un proyecto de factura elegante y cuya realización debiera ser materia de estudio por parte del Ayuntamiento.
En una sala pequeña y reducida se vén dos violines que son los que sirvie¬ ron al maestro Miguel Marqués para aprender las primeras nociones del arte
de la música.
Una nota simpática, el padre del ge¬ nial compositor fué el que construyó los violines hoy guardados por el Sr. Rol¬ lan como querido recuerdo.
Tal vez sus cuerdas fueron las prime¬ ras que tocaron las notas de La 'primera lágrima. tal vez si estos instrumentos pudieran hablar ¡cuantas cosas contarían del maestro del cual fueron por largo tiempo sus amigos del alma!
Dejemos las filosofías y sig’amos visi¬ tando la Exposisición.
Los cuadros de Miguel Palau y Barbarín hechos de piedra mosaico son tes¬ timonio del trabajo de nuestros padres.
¡Lástima grande que las industrias modernas releguen estos trabajos á las Exposiciones!
El Director del Colegio Castellano don Jerónimo Castaño presenta varios tra¬ bajos de sus alumnos que ponen á gran altura su colegio y prueban los esfuer¬ zos de su maestro para conseguir el re¬ sultado más satisfactorio de las jóvenes inteligencias.
D. Antonio Vicli presenta balanzas de precisión y una báscula modelo que juntamente con otros objetos prueban
los adelantos hechos en su taller en po¬
co tiempo. Una cama con pilares de nogal y va¬
rías sillas de I). José Valls completan la instalación de una de las salas del piso principal del convento.
Los trabajos de escultura que son los que acusan mayor realce y progreso en nuestros artistas que á estos trabajos se dedican, han sido relegados á un rincón de un largo corredor, falto de luz. don¬ de apenas se puede apreciar el bellísimo trabajo de Hoyo en el busto de D. Mi¬ guel Marqués, la picaresca cara de aquella niña que llora y la realidad de la figura de la vendedora de alatxa.
Hoyo, no es discutible, ha dado de¬ masiado pruebas de lo que vale para que le consagre elogios que aunque jus¬ tos no aumentarían su fama, pero si hubiera querido ver sus trabajos en otro lado, en mejor sala donde la luz refle¬ jándose en el conjunto mostrara la línea
con toda su pureza.
Destácase en el fondo de largo corre¬ dor la figura tamaño natural de un hondero balear, y á su lado D. Juan Rosselló ha expuesto un busto de barro copia de un retrato que pregona el ta¬
lento de su autor.
Antonio Pastor exhibe una colección
de fotografías que más que de un aficio¬ nado parecen de un maestro.
Un joven de Sóller sordo mudo, el se¬ ñor Quintana, presenta varios trabajos que son de mérito y por los cuales feli¬ citarnos al expositor.
Un cuadro muy bonito es de M. Ferrá, representa un niño y no se sabe que ad¬
mirar más si el colorido ó la belleza de
la expresión de la figura.
Se me olvidaba hacer mención de un
mareo de marmol verdiglio que en la sala de pinturas pone á gran altura el
nombre de los constructores hermanos Rosselló.
I). M. Lladó exhibe una colección de
objetos destinados al cuerpo de bombe¬ ros y varías fotografías que demuestran la bondad de los adelantos que ha he¬ cho la ciencia para salvamento de las personas en casos de incendio.
D. Miguel Portell y González presenta varios trabajos de caligrafía y dos pla¬ nos tomados de un predio de Sóller que son justamente celebrados por los inte¬ ligentes.
D. José Truyol presenta una variada colección de fotografías. El Sr. Truyol ha sabido en Palma poner su estableci¬
miento á una altura envidiable. Traba¬
jador y laborioso lo vemos por todas partes con sus máquinas habiendo al¬ canzado justo renombre sus fotografías; por esto no es extraño que fuera muy
celebrada su instalación.
En otro artículo seguiré reseñando las instalaciones de la Exposición; para ello tengo mis notas y las impresiones recibidas en continuas y frecuentes visi¬
tas hechas al ex-con vento de francis¬
canos.
Andrés Barceló.
De La Almudaina dol <üa 22 Mayo.
III
Á bordo dol «Bellver»
La clel alba sería al encajarme en mi

camarote. A las doce de la noche regre¬

De La Última Hora del día 22 de Mayo.

sé á bordo; pero sentía, apesar de no haber pegado los ojos la noche anterior,

SÓLLER

sentía bajar á la cámara. ¡Qué bien se Con la distribución de premios anun¬

estaba sobre la cubierta del Béllver\\ La ciada para mañana, excepción hecha del

luna en todo su explendor iluminaba el tiempo que la Exposición continúe

mar que semejaba espejo de bruñida abierta, habrán terminado las Férias y plata según era de tersa, limpia y bri¬ Fiestas de la Victoria, de antiguo abolen¬

llante su superficie. ¿Cuánto tiempo pa¬ go, pero presentadas eia el presente año

sé apoyado en la borda del vapor?—No de una manera grandiosa y como nadie

lo sé. Sin sentirlo resbalaron dos, tres, podíaesperar. El fallo del público ha cai-

puede que cuatro horas. Rumiaba las do ya sobre los hechos realizados, y aun emociones gratísimas de aquel inolvida¬ los más descontentadizos que asistieron

ble domingo.

á los espectáculos que Sóller les ofrecía,

¡Iíurra por Sóller!, exclamaba des¬ pudieron lamentar las molestias perso¬

pués de considerar que hace como un nales, las condiciones particulares en

cuarto de siglo el implacable morbus lenta y progresivamente destruía sus frondosos naranjales.
Lucharon los sollerenses, para cerrar el paso á la enfermedad que amenazaba acabar con su principal riqueza. Todo

que se encontraron, alguna pequeña de¬ cepción; pero el conjunto ofrecido, la riqueza, y variedad de los espectáculos, el esfuerzo gigante realizado por los or¬ ganizadores y en general por todo el vecindario, son también otros tantos he¬

fué inútil. El suelo estaba exhauto. Va¬ chos que andan en lenguas y solo para rios siglos de incesante producción ha¬ elogio de los mismos.

bían agotado los elementos donde libaba la fruta de oro sus exquisitos jugos. Al
asomarse el forastero retrocedía con pe¬
na. Hojas rugosas, amarillentas, tron¬ cos secos, jaspeados de negras manchas,
donde antaño estallaba el tierno brote
pletórico de sávia, ñores y frutos. La silueta de la miseria proyectaba
su horrible sombra sobre el triste
valle.
Sus dueños cedían gratis á manos

Hoy al cerrar el balance nos pregun¬ tamos: ¿estas fiestas han sido provecho¬ sas?; y á fé que no presentándonos el debe yhaberáel municipio y aun de la genera¬ lidad de los sollerenses, nos encontramos en la imposibilidad de responder inme¬ diatamente á la pregunta. Inmediata¬ mente decimos, porque es indudable pa¬ ra nosotros que de todas las energías gastadas se pierde mucha fuerza; de to¬
dos los movimientos de la humanidad re¬

mercenarias, hectáreas cuyo valor en sulta poco camino adelantando, pero

renta se tasaba antes en diez mil pese¬
tas. Hubo un momento de pánico, pero fué breve.—¡Vivan los valientes!
Faltaron los aromas que saturaban el
aire, pero no la alegría y la abundancia, esclavas de los pueblos viriles.
Si antes la cosecha de naranjas ali¬ mentaba el comercio, luego los tejidos y las telas fueron la carga de sus faluchos y de sus carros. Pero como los resulta¬ dos no se improvisan, no podían los productos de sus telares compensar’ los ricos y pingües de su huerta.—Emigra¬ ban los hijos al ver á sus padres ceder a! peso de abrumadora carga. Se mar¬ charon á Francia, á Puerto Rico, á Mon¬ tevideo... á todos los países de Ultramar.
Y como la solidaridad no es una pa¬
labra vana entre aquellos naturales, se estableció una doble corriente emigra¬ toria. Los que han descubierto algún ve¬ nero interesan en su esplotación, al re¬
gresar, á los que se van y gracias á esa
feliz combinación entra una borrachera

siempre algo se camina y algo se apro¬
vecha.
Cuando en Palma se intentó realizar
unas Férias y Fiestas en esta capital, fracasó totalmente el proyecto; pero del seno de una de las comisiones, de donde
menos se podía esperar, nació la Junta de Brotección al soldado, primera creada en España en las presentes circunstan¬ cias y de resultados prácticos tan bene¬ ficiosos y caritativos. De haber pasado
como un meteoro por nuestra ciudad la Capilla rusa, si no ha nacido la Capella de Manacor, ha recogido al menos de aquella masa coral la intención del canto,
como nunca lo había soñado los pue¬
blos meridionales; y nuestra Capella de Manacor ha compartido el triunfo con
nuestro Orfeón Republicano; y ambas sociedades, por la noble emulación ar¬
tística que han seutido, no solo ofrecie¬ ron uno de los números más simpáticos del programa de los festejos, si que tam¬
bién han adelantado en el camino de la

de dinero en Sóller. Por eso brilla el gas
por sus calles y plazas; por eso los edifi¬ cios se derraman camino del puerto; por eso en fin los laboriosos, viriles é ilus¬ trados habitantes de aquel valle, han
podido hacer el envidiable alarde de inaugurar la primera Exposición regio¬ nal entre las varias organizadas en Ma¬
llorca.
,* **
Al subir sobre cubierta ya había el Bellver traspuesto el puerto de Sóller en demanda del Torrent de Bareys.
Conforme nos alejamos, vá acentuan¬ do la costa su carácter salvaje, bravio,
desolado. A la vista de Sa Calobra se
botan las lanchas al agua. Dos ó tres golpes vigorosos de remo, las meten en
la misma embocadura del Torrente. Es¬
te, sublimemente trájico, va retorciéndo¬
se en monstruosas curvas hasta Lluch.

gloría que han emprendido.
No; no hay hecho insignificante en el mundo. Podemos errar el predecir su trascendencia, pero la idea lanzada es semilla, es llama, es gota de agua que se desarrolla, y ó bien se desvanece unas
veces ó bien otras fructifica, abrasa ó
inunda.
No creemos que la Exposición de Só¬ ller sea un caso aislado y peregrino. Si no hoy, mañana, perpetuándose la idea en los anales del pueblo, renazca de
nuevo el día menos pensado y será fuen¬ te abundosa de mayores proyectos. Y aun sin esperar tan lejano día podemos decir de voz pública, porque ya se ha hecho notorio, que pueblos de la impor¬ tancia de Manacor y Felanitx han senti¬ do el vigoroso esfuerzo que ha hecho Sóller en estos días y se apresta el pri. mero á convidar á los pueblos de Ma¬

Imágen del precito, ni el rumor del agua le alegra, ni el musgo cubre sus grietas, ni ofrece ningún signo de vida á la an¬
gustiada vista, fuera de algunos pinos desmedrados, entecos, sin sombra ni pᬠjaros.
Nos internamos; y después de una
ascención penosísima alcanzamos una
peña que mana ó llora, gota á gota, fresca, purísima, cristalina agua.
El lorrent de Bareys fué la musa de Gustavo Doré, del genial dibujante que ilustró el Quijote, la Biblia, El Baraiso
perdido, y cuyos dibujos pagaban los in¬ ingleses á peso de libras esterlinas.
Quinientos pasajeros llevaba el Bell¬ ver. Entre ellos D. José'Esteva, dignísi¬ mo vocal de la Junta de gobierno de La Isleña. Gracias á dicho señor, secundado
por el capitán, no ocurrió el menor inci¬ dente desagradable.
Nota—El numeroso pasaje, si bien heterogéneo, resultó, ante el apetito y el buen humor, de una perfecta igualdad.

llorca, sus hermanos, para que allí acu¬ dan en las Ferias del próximo Septiem¬ bre, hasta ahora tan decaídas; y el se¬ gundo para celebrar este año, de un mo¬ do inusitado, la festividad de su santo
patrono S. Agustín, si se inaugura para
entonces la línea férrea que ha de unirle con la red de ferro-carriles de Mallorca.
Eulace más estrecho que esas comuni¬ caciones materiales ha de existir entre
los pueblos de una misma región cuando
estos estrechen el abrazo de sus mutuos
intereses.
Adelante! Todo por Mallorca! No fal¬ tan nunca descalabros ó incomodidades
en la ruta del progreso, pero una vez
emprendida hay que recorrerla toda; si hay mártires el tiempo les hará justicia y les glorificará convenientemente.
A estas iniciativas nobles y generosas
contribuirá La Última Hora con todo su
esfuerzo, sin hacer caso de las malezas
que encuentre en el camino por más que desgarren ó mortifiquen sus carnes.
Adelante! La inacción, reposo y tran¬

Gabriel Vidal.

quilidad, que se aviene bien con nuestro I carácter mallorquín, según se dice, sin

que se haya puesto á prueba nuestro ca¬ rácter, no es medio que nos conduzca á ninguna parte. Pues qué? No se han le¬
vantado de su amodorramiento Barcelo¬
na y Valencia? Son acaso esos pueblos distintos del nuestro? Depongamos las armas de los combates personales á la antigua usanza, y entremos á formar en el ejército avasallador de la cultura y del
progreso que ha de arrollarnos ó ha de
■couducirnos á la victoria.
ferias y fiestas de la victoria
Los incidentes
Ayer, al publicar nuestro editor-pro¬ pietario el comunicado que insertamos, por un exceso de delicadeza no se creyó autorizado para publicar la carta que el Sr. Alcalde de Sóller, D. Juan Joy, le había escrito, pero autorizado ya conve¬ nientemente, nos entrega el citado do¬
cumento para acreditar con él los resul¬ tados que suelen dar las versiones reco¬ gidas en el arroyo, ante la respetabilidad de personas que dan su firma y de docu¬ mentos que pueden exhibirse en todo tiempo.
Aunque La Última Hora no tuviera
interesado su nombre en esta cuestión, el deseo de dar á nuestro editor-propie¬ tario Sr. Tous lo que con tanta justicia le pertenece, nos haría publicar la carta á que nos referimos. Dice así:
«Sr. D. José Tous.
Muy señor mío y amigo; tomo nota de las 484 pesetas producidas por el con¬ cierto organizado por V. á beneficio de los pobres de esta localidad.
Hallándome en este momento muy ata¬ reado, ruégole aplacemos para después de estas fiestas el saldo de cuentas; y ya
que el Municipio adeuda á Vd. mayor cantidad que la expresada, por catálogos, billetaje y otros impresos de la Exposi¬ ción, puede V. desde luego abonar en cuento al Ayuntamiento las cuatrocien¬
tas ochenta y cuatro pesetas del con¬ cierto, cantidad que la corporación mu¬
nicipal repartirá íntegra á los pobres. Suyo affm. a. y 8. S.
q. b. s. m.
Juan Joy
Sóller, 19 Mayo 1897.»
Después de esto sólo debemos añadir: el Sr. Tous ha expresado claramente la capacidad del local de la Defensora Sollerense-, que ha dado cuenta de como se habían distribuido los billetes; que fijó desde luego la cantidad recaudada; que
la ofreció inmediatamente al Sr. Alcalde de Sóller quién le contestó con la carta
precedente. Si alguno cree haber hecho más por Sóller durante las pasadas Férias y Fiestas, que levante el dedo; si con datos precisos y no con desprecia¬ bles calumnias, difamación que á veces receje el mismo que cuidó de esparcirla, estamos dispuestos á ofrecer toda clase de justificaciones, de lo contrario sólo
nos reservaremos nuestros derechos para hacerlos valer donde más convenga á nuestros intereses.
* ❖*
Por más que hayan aparecido ratifica¬
das ó rectificadas convenientemente ma¬ nifestaciones anteriores, no queremos
dejar de publicar la carta que ha escrito en Sóller el médico D. Andrés Pastor, por la cual sabemos que á D.» Paula
Frontera ha de extenderse nuestro
agradecimiento, aumentando asi los mu¬ chos que debemos al pueblo de Sólier y á muchas personas calificadas de aquella localidad. He aquí la carta:
«Sr. Tous
Distinguido amigo y Sr. mío. He leído él suelto de su diario y le suplico haga
una rectificación tanto más cuando yo intervine en ello: 1 o El Sr. Alberti se
negó completamente á dejar el armonium; 2.° El custos del convento de franciscanos se negó también. La supe¬ riora de Escolápias, monjas, nos dijo á Enseñat y á mí, que no había inconve¬ niente en prestarlo, pero que debíamos pedirlo á su padre espiritual D. Antonio Caparó. No fuimos; pues sabiendo que D.a Paula Frontera tenía uno, fué quien lo prestó, enseguida diciendo que se emplease hasta que lo quisiéramos. En resumen: negación completa por par¬
te del Si-. Alberti y custos del convento
de Franciscanos, y concesión con las re¬ servas indicadas de laSra. Superiora del colegio de Escolápias. Esto es la pura
verdad.
Suyo affmo. y S. S. q. b. s. m.
Andrés Pastor, Médico.
Sóller 21, dos tarde, 1897.»
SOLLER.—Imp de «La Sinceridad»