AÑO XII.—2.a EPQGA.--NUM. 534
AÑO XII.—2.a EPQGA.--NUM. 534

SÁBADO 26 DE JUNIO DE 189?

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóller: Administración.

„

,

,\_

- „ ..

/TT

„ ,, ,

Francia: D. Guillermo Çóloíríi—Quai Commandant Samary-o Cette (Herault.)

Antillas: Sres. Pizá y C.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.)

Méjico: D. Damian Canals—:Constitución*19-San Juan Bautista (Tabasco.)

Y DIRECTOR-PROPIETARIO:

Y ADMINISTRACIÓN:

luán Marqués y Arbona.

Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0'50 pesetas al mes. •>
Francia- 075 francos id. id. {PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS

criminación, que, por lo demás> hubie¬
ra sido inútil, un día manifestó Luis

lugar, y en honor de la verdad declaro que nunca he tenido nada que echarle

EL TREN DE GINEBRA

Landry á su mujer que aquel modo de en cara á mi marido. Mi naturaleza po¬ vivir le era de todo punto insoportable co expansiva le mortificaba de un modo

(cuento)
Laura Rerthold contrajo matrimonio ■con el arquitecto Landry á los seis me¬ ses de haber salido del convento de las
Ursulinas.
La jóven había dado su consentimien¬ to sin entusiasmo, pero también sin
resistencia.
Huérfana desde niña y bajo la tutela
de uno de sus tíos—hombre misántropo
y de mal carácter—no había visto en su matrimonio con Landry más que una ocasión favorable para abandonar el triste bogar donde vivía.
Ricos los dos jóvenes y de situación análoga, se habían unido en posesión
de todos los elementos necesarios para
gozar de la mayor ventura, y sin em¬ bargo, su enlace no fué feliz.
Si la fortuna de la huérfana, había
sido una de las causas determinantes
de aquel matrimonio, la belleza de la mujer, su natural distinción, su culti¬ vada inteligencia, habían causado hon¬

y que estaba resuelto á adoptar una resolución que modificara en absoluto
su existencia.
Por otra parte, considerándola capaz de administrarse por sí misma su for¬
tuna, se la restituyó por entero, y una mañana, con el corazón angustiado por el dolor, después de haber dado un beso á su hija, salió de París, para refugiarse en Lyón, en casa de su madre.
Transcurrieron tres años sin que me¬
diaran entre los esposos más relaciones que las referentes al cambio de cartas
con motivo del aniversario del naci¬
miento de Julieta, de quien el padre te¬ nía frecuentemente noticias á espaldas de su mujer, por un amigo de la in¬
fancia.
Una sencilla noticia modificó de pron¬
to aquella situación, que amenazaba
eternizarse.
Laura leyó en un periódico lo si¬ guiente:
»Choque de trenes. Ayer, en la esta¬
ción de Amberieux, chocó el tren de
mercancías.

cruel, y sin embargo procedió conmigo muy noblemente, hasta el punto de te¬
ner la delicada atención de no arreba¬
tarme mi hija al partir. Hace ya mucho tiempo que le amaba
con toda mi alma, y no me atrevía á confesárselo. Sépalo usted al menos, madre mía, y consagrémonos en ade¬ lante á hablar de él y llorar su desdi¬
chado fin. Un abrazo afectuosísimo, y hasta mañana madre mía.
Laura Landry.»
A la hora indicada, la madre política esperaba á su nuera en el andén de la
estación de Perrache.
Al bajar del coche, la estrechó contra su corazón y cubrió de besos á Julieta. Después le dijo sonriente y serena.
Sé fuerte, hija mía, y modera tu aflic¬ ción. Tengo que darte una buena no¬
ticia.
—¿No está más que herido?—pregun¬
tó afanosa Laura.
—Nada de eso. Goza de perfecta sa¬

da impresión en el ánimo del arquitec¬ to. Pero á medida que ella se iba mos¬
trando cada vez más insensible á las
•atenciones de su marido, más intenso
era el afecto que éste la profesaba. En vano se esforzaba Landry por ani¬
mar aquella estátua, por conquistar á su esposa, indiferente á sus caricias,
refractaria á realizar el bello ideal del
arquitecto. Como era Laura una mujer honrada,
buena y afable, el nacimiento de un hijo podía modificar la tibieza de sus
sentimientos é imprimirles una nueva dirección. ¿Por qué el cariño hacia el
hijo no había de ascender hácia el pa¬
dre?
Pero no fué así. La noble aspiración
del esposo desapareció como las otras al
venir ai mundo la encantadora Julieta,
pues no se operó el menor cambio en la
manera de ser de Laura.

Resultando: Veinte viajeros heridos y siete muertos, entre los cuales se cuenta un arquitecto de Lyón, llamado monsieur Landry.»
Al leer tan tremenda nueva, una pa¬ lidez mortal invadió el rostro de Laura.
Inundada de lágrimas la hasta enton¬ ces indiferente esposa, y dominada por la más profunda emoción, cogió una pluma y escribió la siguiente carta á su
suegra:
»¡Pobre madre mía! Acabo de tener noticia de la espantosa catástrofe. En el primer tren salgo para Lyón con mi bija. Llegaremos mañana, y juntas llo¬
raremos nuestros infortunios. Ante el
hecho inesperado que ig*ual nos hiere, experimento un dolor indescriptible, que llena de angustia mi alma. ¿No soy, hasta cierto punto, la causa indi¬ recta de tan gran desgracia? Sí Luis,
harto de mi frialdad, involuntaria, sin

lud... y ahí le tienes sano y salvo. Con los ojos inundados de lágrimas
corrió la mujer en busca de su marido, que se hallaba á corta distancia; pero dominada por la emoción, perdió el co¬ nocimiento y cayó desmayada en sus
brazos.
La igualdad de nombre y de profesión había sido la causa del error. El desgra¬ ciado arquitecto Landry que había pe¬ recido en el choque de Amborieux, no era ni pariente del padre de Julieta.
Desde aquel venturoso día, nada com¬ parable con la dicha que reina en el do¬ micilio de los dos esposos. Enamorados el uno del otro y tratando siempre de complacerse mútuamente, Landry y su mujer constituyen la pareja más afortu¬
nada del mundo.
Y un segundo hijo, un varón, llama¬ do Renato, ha puesto el sello á la felici¬ dad inmensa que les rodea.

Fallida la última esperanza, disgus¬ embargo, hubiese permanecido á mi tóse de tal modo Landry, que, cansado lado, nada de esto hubiera ocurrido.

Enrique Datin.

-de luchar inútilmente, abandonó casi Soy, pues, en parte, al menos, respon¬

por completo el bogar doméstico, para
buscar fuera de casa alguna distracción
más en armonía con su carácter y sus

sable de su muerte.
Hombre bondadoso á toda prueba, afable y tierno, débole los únicos dias

POSTA DE SOL

aspiraciones.

venturosos que be pasado en mi vida.

En tales circunstancias, el abismo va ¡Cuántas veces, desde el día de su parti¬

¿Per qué está Pánima trista,

siendo mayor de día en día, y salvo en da, be estado á punto de correr en bus¬ casos de interés ó de conveniencia-, aca¬ ca suya, de echarme en sus brazos y de

Per qué creix lo desconort,
Cuant sa darrera mirada

ba por imponerse una separación defi¬ pedirle perdón!

nitiva.

La soledad, consejera desinteresada,

Mos llanca á n’el front lo sol?

Don cierta dignidad, sin la menor re¬ pone á veces las cosas en su verdadero

Tot es bell en aquesta hora;

Los núbols se brufan d’ or, Los cims, de morat se vesten, Y la mar semble de foch.
Prest callan les aus, y Paire Qu’el mantell de la nit mou,
De les floretes marcides
L’essencia escampa llavórs.
Tot queda en pau en la terra. Tot queda en pau, fora el cor; Aquest no atura ses ales Mes qu’entre els dits de la mort.
Aquest no viu de la vida Ab que viu de 1’ home el eos; Si es ditxos, viu d’esperanses,
Si es malanat, de recorts.
Y es tot hermos en tal hora! Ella es Phora en que les flors,
Imatjes de l’esperansa, Torsen pera sempre el coll.
L’hora en que les papallones, Imatjes del desit foll.
Dexan caure ses aletes
Per no tornar pendre el vol,
Tot es hermos en tal hora! Los núbols se brufan d'or.
Mes tan prest com ells s’esborran
S’esborran també els recorts.
Per axó está trista V ánima, Per axó sent desconort, Cuant sa darrera mirada Mos llanca á n’el front lo sol!!
Gabriel Maura.
UNIDAD EN LA VARIEDAD
Sé que de mí murmuras, simpática Isabel, entro otras cosas, porque suelo mirar varias hermosas y escribo á varios nombres madrigales. Aunque sean plurales, no son pecaminosas estas contemplaciones ideales.
Dice un poeta chino cuyo nombre, como estrella fugaz, eché al olvido, qüe lleva el corazón de cada hombre
un rosario de huevos escondido, y que basta un acento, una mirada de una bella mujer, que de pasada los misteriosos gérmenes fecunda, para que se abra á su calor un huevo, y eche á volar, cual mariposa alada, un amorcillo nuevo.
No confundas con esa,
que parece horaciana más que china por lo sutil y aviesa,

no confundas con esa mi doctrina
platónica, divina.
No es vil mariposeo,
no es el vuelo mudable del deseo. En un amor se encierran mis amores:' os amo como el sol ama las flores. Distintos sus aromas en el suelo, su variedad inmensa se resume
en un solo perfume,
al remontarse al cielo.
Mi alma en el infinito suspendida, cuando al calor de las memorias arde, como el sol de la tarde, aspira en una sola confundida la esencia de violetas y de rosas, que esmaltaron, risueñas, vaporosas,
los breves horizontes de mi vida.
Ahora, por ejemplo, con perdón de tu novio, te contemplo-; y gozaré después en recordarte, con la fruición purísima dol arte.
El arte: ese es mi tema. Cada bella visión es una nota del eterno poema
que en mis entrañas flota; es un grano de incienso de la inflamada pira
del incensario del amor inmenso
que la infinita creación me inspira,
Por algo Dios nos puso los ojos en la cara, por algo no dispuso el código cristiano, como la ley de Mahomet avara,
trocando la belleza en un arcano,
que solo su señor la contemplara.
Donde lo bello exista, del dueño es la coBecha, pero de todos es la buena vista. ¿Qué mucho, pues, preciándome de artista-, que deje errar los ojos con dulzura en cuantas caras me parecen bellas? Yo adoro en todas ellas una sola hermosura, como la luz en todas las estrellas.
Juan Alcover y Maspons
PENSAMIENTOS
La esperanza es un empréstito que se
hace á la felicidad.
Rivarol.
El abuso puede dejar de ser una falta*
para pasar á ser un delito.
Bressar.
La abnegación no cambia de valor por cambiar de causa.
Lamartine.
Respeto á los coleccionistas, sin com-* prenderlos.
Méry. La avaricia arrebata á ios otros lo que se niega á sí misma,
Séneca.

O) FOL·ldETÍmí
TAL PARA CUAL
eran frecuentes, y el vizconde de Vandome se divertía grandemente en todas
partes. La heróica acción llevada á cabo
en la campaña habíale hecho adquirir una boga indisputable. Como era gua¬ po, cortés, alegre y generoso, todo el mundo le quería, y es de suponer que
no le faltarían aventuras amorosas. El vizconde volvió á encontrar en los
salones regios á la marquesa de Orella¬
na que brillaba en el cielo cortesano co¬
mo una estrella de primera magnitud,
pero no volvió á ocuparse de ella. Na¬
die, al verle tan indiferente, hubiera po¬ dido sospechar el lance de la calle del Sacramento, lo cual, por otra parte, no
era de extrañar en un hombre tan frí¬ volo como el vizconde.
La altiva dama, á su vez, apenas se
fijaba en éste, ni prestaba atención al
coro de alabanzas del jóven francés, que en todas partes se oía; pero á veces le miraba de un modo extraño y parti¬
cular.
¿Por que?
III
Una noche, el vizconde de Validóme,

que había llegado algo tarde á palacio, —Señor vizconde,—repuso la mar¬ encontró á la marquesa sentada en un quesa, después de un momento de vaci¬

canapé-, en un salón intermedio entre la lación,—¿os ha hablado alguien mal de sala de los refrescos y la sala de juego. mí?

Apenas le hubo visto, púsose en pié y —¡A! señora, ¿por qué me preguntáis se dirigió hacia el vizconde, que pasaba eso?

de largo, haciéndole una profunda re¬ —Voy á decíroslo con mi franqueza

verencia.

aragonesa aunque corra el riesgo de que

—Señor vizconde,—dijo la dama,— la interpretéis mal.

¿tenéis la bondad de oírme cuatro pa¬ —No os comprendo.

labras?

—Señor vizconde, tenéis fama en la.

—¡Señora!
—Venid, hablaremos sentados mejor.
Ambos se sentaron en el canapé que
antes había ocupado la marquesa.
Después de una breve pausa dijo ésta:
—Verdaderamente, señor vizconde,

corte de ser no sólo muy galante, sinó qüe también muy cortés.
—Señora me congratulo de esa repu¬
tación,
—Se dice de vos, que aunque prefi¬ ráis á alguna ó á algunas, tratáis á to¬

no sé como comenzar, pues lo que ten¬ go que deciros es algo raro.
—Hay cosas que efectivamente pare¬ cen raras, pero en realidad ninguna

das las damas con perfecta cortesía.
—Es mi deber.
—Pees bien, señor vizconde, yo no
soy ni de las más feas ni de las más

lo es.
—Pues bien, señor vizconde, haceros una pregunta,

quisiera

tontas ni de las de peor alcurnia: ¿por
qué en la igualdad y amenidad de vues¬
tro trato, hacéis conmigo una excep¬

—Estoy á vuestras órdenes, señora.

ción?

—A propósito os hablo en vuestro —¡Señora!.,.

idioma para que me entendáis con toda

—No vayais á negar una cosa que

claridad.

! salta á la vista. Si no sabéis de mi nada

—Es una amabilidad que teng’O que que pueda rebajarme en vuestra consi¬

agradeceros, porque todavía no estoy deración; aun cuando os sea antipática,

fuerte en el español.

deberíais ocultarlo,

El vizconde inclinó la cabeza en si¬
lencio.
—Espero que me contestéis,—dijo la
marquesa.
—Bueno, señora,—repuso aquel,—ca¬ si me alegro de esta explicación; pues lo que más temo es pasar por des¬
cortés.
—Explicaos. —Señora marquesa de Orellana.—pro¬ siguió el vizconde mirándola fijamente, —¿no me conocéis de antes de presen¬
tarme en la corte?
—No. ciertamente,—contestó la mar¬
quesa sorprendida. —Puede ser y no tiene nada de ex¬
traño. La primera vez que me visteis iba casi disfrazado. Además los disgus¬ tos que se dan se olvidan fácilmente.
—¿Os he dado yo alguno? —Aquí, en esta mejilla,—y el vizcon¬ de señaló á la suya izquierda. -¿Yo?
—Recordad, señora.
La marquesa pensó un instante, y sin
duda recordando el lance de la calle del
Sacramento, exclamó:
—¡Ah! ¿erais vos? —Entonces os dije mi nombre, — Lo olvidé pronto.
—Ya lo noto,

— No creí que un caballero pudie¬ ra desmandarse hasta tal punto.
—Señora* ignoro las costumbres espa¬ ñolas; pero las nuestras autorizan á un caballero para decir á una señora que la
ama.
—Pero no en la calle como un menes¬
tral que se dirige á una fregona, —Quizá tengáis razón, pero es lo cier¬
to que me habéis abofeteado. Fui tal vez frívolo y atrevido, pero lo he pagado sufriendo una afrenta y siendo objeto
de burla.
—¿Burla de quién? —Bien se vé que todo lo habéis olvi¬ dado. En aquel momento pasaba imáche* señora, y si yo hubiera podidty sa¬ ber quienes eran los que le ocupaban* alguno quizá no se hubiera mofado más. ¿De suerte que me guardáis rencor
por falta que vos cometisteié? --Señora marquesa,—contestó el viz¬
conde lentamente,—llegamos á la parte más vidriosa de esta/ explicación; vale más que la suspendamos.
—Como gustéis; señor vizconde; pero conste que no me arrepiento de lo que
entonces h\\cÁ, En mi familia somos?
muy orgullosos. —En tornees comprendereis lo que voy
á decires.

SÓLLER

Sección Científica

de haber sido un caballero; que ésta es

El ron de Jamaica ha alcanzado justa

la edad de la decadencia de la poesia, no fama universal, pero á mi juicio no

lo puede dudar.quienquiera que consi¬ aventaja al de Cuba y Puerto-Rico.

MIMO DE

LOS

TIEMPOS GRAMATICALES

dere con serenidad este punto; eso no baria cualquiera (—cualquier(a) perso¬

No puedo en el momento á punto fijo precisar la suma á que asciende el pre¬

na: por cualquier(a) interés material que supuesto de esta isla, pero si sé que á

Todos estos giros se revisten latente-, se les ofrezca, ponen debajo de los pies pesar del buen régimen administrativo mente de la absoluta fuerza del último todo cuanto lian prometido: muchas ve¬ económico y honrado hay este año uu

..grado en la escala de una concesión ó suposición condicional, como si se dije¬ ra: venga mañana ó no el auxilio

ces de balde, por solo maldad ó por déficit de treinta mil libras esterlinas; cualquierfaj cosa que se les dé (antigua¬ esto comprueba la decadencia del país. mente cual cosa quier ó quequier(a) ó ' Asegúrase que la metrópoli hace ya al¬

(^aunque, aun cuando viniere el au¬ xilio mañana) tenemos que rendirnos.
Haciéndose referencia .á lo pasado ó

queque—quoi que, quidquid-. harélo todo, quequier que me piediesedes; cf.: quidquid agis, prudentér agas et

gunos años que no obtiene de esta colo¬ nia ningún beneficio.
El comercio está monopolizado por

dependiendo las construcciones anterio¬ réspice finern), venden su honra; cual¬ judíos; Dulce, Colorado, Maduro, Sabro¬

res de.un verbo que significa actos del quiera que sea (=sea la que fuere) la so, etc., son los apellidos inás comunes entendimiento ó del habla tendrá lugar paciencia que tengamos, no consegui¬ de estas familias hebreas.

la consabida evolución temporal del remos nada; ¿/¿¿¿¿quiera que sea el juicio

A algunas millas de Kingston se en¬

discurso indirecto.

que (tres relativos), se forme de esta tra¬ cuentra la antigua Spanish Town [ciu¬

Por ejemplo: estamos resueltos, ven¬ ducción libre, no hay duda que lia con¬ dad española). No hace falta conocer la

ga ó haya venido ó no el auxilio, á ata¬ tribuido á popularizar esta filosofía ha¬ historia para al entrar en esta población

car mañana la posición del enemigo: ciendo accesible su lectura á toda perso¬ ver al momento que por aquí pasó Es¬

«estuvimos resueltos, viniese ó hubiese na culta; este libro es, por cualquier la¬ paña.

venido ó no.el auxilio, á—q era seguro do que se lo mire, su obra capital que

Hace más de doscientos años que esta

jque habríamos .atacado al enemiga, hu¬ nos le muestra de cuerpo entero;—es isla dejó de ser española y aun quedan

biese venid-o ó no el auxilio; nos mau¬ riquísimo en ideas, incompletas si se aquí muchos recuerdos de los descu¬

llaron atacar al enemigo, viniera, hubie¬ quiere=siquiera: este libro es uno de bridores.

ra venido ó no el auxilio.

los mejores que se escribieron sobre tan Hace poco más de un siglo, la anti¬

Otra construcción que asimismo lleva un sentido de lo hipotéticamente conce¬
ñido asociado con la idea de indiferen¬

debatida materia siquiera (=uunque. bien que) no todo parezca en él artículo
de fé.

gua capital de Jamaica fué sumergida por un terremoto, cuya ciudad se halla¬
ba á las inmediaciones de la referida

cia es aquella donde un mismo verbo va reduplicado no como antes en una dis¬ juntiva marcada por ó sino en una cláu¬
sula combinada en que entra una ora¬ ción relativa.

Dr. Máximo Heiítting.
(Se continuará).

población de Puerto-Real; algunos bu¬
zos han descendido ai fondo del mal¬
para hacer investigaciones, y aseguran que se conservan aun intactos muchos de los edificios construidos por los espa¬

En este giro el verbo que iniciando á éste va con subjuntivo, suelo aparecer .en el futuro de subjuntivo-auuque no

Ecos de Ultramar

ñoles. Estas aventuras submarinas fue¬
ron muy difíciles y peligrosas á conce-
cuenoia de la abundancia de tiburones

nstá vedado el uso del subjuntivo-cuaudo se repite en la oración relativa para
¿encarecer la idea de lo eventual irrele¬

DE NUEVA YORK A JAMAICA

que hay en estas costas; es uno de los lu¬ gares en donde más abundan estos fero¬
ces animales, los cuales en muchas oca¬

vante—construcción únicamente propia del español que implica latentemente
ños suposiciones contrarias ó bien más ñe dos pura insinuar que tanto importa
una como otra ó como una tercera ó
más, al fin que ninguna importa nada. Por ejemplo: sea lo que fuere, sealo
como sea, saiga lo que saliere; dure lo
que durare; corra la suerte por ció co-
jrriere ó el cielo quisiere [se. que corra,; vengan sobre lo que vinieren, ellas vie¬ nen las más galanas señoras; hables de
guien hablares ó bables, habla con cir¬ cunspección; sea quien sea ó fuere ó
bien: sea cual sea ó fuere, debe de haber
sido un hombre de bien: diga él las groserías que dijere, siempre sé ate uto con él; sea cual fuere su influencia, eso no obtendrá él; sean las que fueren las intenciones que él tenga no me ño de él; sea cual fuere el valor que se conceda á estos escritos, su gloria principal la
debe á la filosofia.
Cervantes consttuye también: llevase lo que llevase, érase (reflejo) que se era.
3.— Quiera (quier), originariamente una forma verbal que trae su origen del verbo querer, ha pasado á constituirse un mero elemento gramatical que com¬ binándose doblemente con relativos (sus¬ tantivos, adjetivos ó adverbios) sujiere

Tres días después de mi llegada á New York, emprendía nuevamente via¬ je en dirección á Jamaica. ¡Magnífica bahía es la de la capital de la Antilla inglesa!
Una lengua de tierra que la llaman Empalizada, y que se extiende de Norte á Sur, cierra completamente el puerto.
Al final de la Empalizada se halla Puerto Real, una población en extremo pintoresca por la variedad de sus capri¬ chosas quintas de recreo, é importante por el elemento naval y de guerra que
allí reside.
Los buques dan fondo frente á Puerto Real, y allí reciben la visita que les dá
entrada ó los envía al lazareto.
Al fondo de la inmensa y segurabalija se destaca la gentil Kingston, que, vista desde el mar á cierta distancia, resulta excesivamente risueña y pinto¬ resca; pero á medida que el vapor avan¬ za para acercarse al muelle, la impre¬
sión decae, basta el extremo de trocarse
en una especie de desilusión. Esto des¬ graciadamente ocurre con todos los pai¬ sajes americanos, que son más bellos de lejos que de cerca.
De los montones de carbón de piedra que hay sobre los muelles de Kingstón, se desprende un polvo que flota en aire

siones llegan hasta la orilla; y apesar de ser tan abundantes estos peces en la ba¬ hía de Kingston, hay siempre infinidad de negritos de doce á quince años que aguardan con impaciencia la llegada de algún vapor, para instar á los pasajeros á que les tiren al mar algunas monedas, para entre ellos disputárselas en el fon¬ do. Es increíble la manera vertiginosa con que estos muchachos se tiran al agua, atravesando la quilla de un barco y zambullen á diez ó doce brazas de agua por un penique.
A uno de estos intrépidos nadadores le faltaba una pierna, y, según personas que le conocían, se la comió un tiburón.
La pesca de tortugas es aquí muy im¬ portante, hay un mercado especial para este pescado. Los días de salida de va¬ por para Inglaterra, se exhiben sobre un tinglado centenares de tortugas de tamaño extraordinario, he visto muchas
que pesaban más de cuatrocientas li¬ bras. Con una marca á fuego señalan en la barriga el peso de cada una y puestas boca arriba las embarcan para Londres, á donde llegan vivas y en per¬ fecto estado después de veinte días de navegación.
Londres es el principal mercado de
estos mariscos.

©1 misino concepto de lo indiferente en tibio que sostiene casi continuamente una hipótesis concesiva coino las dos la columna termométrica en 34 á 38

Justo.

construcciones antecedentes, cuya ana¬ grados centígrados; algo descuidadas Marzo de 1897.

logía siguen respecto de la elección de las calles y sin aceras, el viajero que

los modos.

conoce otras colonias inglesas, que ge¬

1 ■nffBEmrrg'Jr» (ff)

Asi es que resultan las combinaciones: neralmente son, como es sabido, mode¬ quienquiera (quienesquiera, de poco los, sufre, como antes lie dicho, al en¬

Crónica Parisién

uso) que (sust.), cualquiera que (sust. y trar en la capital do Jamaica una im¬

adj.), donde quiera que (adverbio): do¬ presión desagradable.

Si París es la ciudad de las brumas y

quier (a) que, forma poética cuyo que Pero en cambio lniy en esta isla mag¬ del cielo gris durante el invierno, París

puede suprimirse), como quiera que ó níficas carreteras, buenos edificios pú¬ es también el inás precioso vergel de

comoquier que, cuando quiera que y blicos, buen servicio de correos y telé¬ flores, digno de ponerse en parangón

¿¿quiera (adverbio).

grafos. grandes y bien entretenidos con la florida tierra valenciana.

Quienquiera, cualquiera etc. no son jardines y paseos, excelentes colegios y En París se adoran las ñores con pa¬

de suyo relativos como sus equivalentes escuelas públicas gratis y obligatorias sión loca: flores y pájaros, lie ahí las

en latín:, «quivis (de volo), quilibet (de para los pobres, infinidad de círculos de más tiernas afecciones de una parisien¬

libel) ó quisquís, quidquid», sino siendo recreo, hoteles de primer orden, etcéte¬ se, aparte los naturales sentimientos

meramente voces compuestas que ex¬ ra, etc., y sobre todo un Banco cuyo del amor por su familia presente y

presan indeterminación referente á per¬ papel se cotiza con prima en Londres. futura.

sonas, cosas, sitio, modo etc., toman sin

Los empleos tiénenlos en su mayor

En ninguna población del mundo ha¬

perder la idea de lo indeterminado, la parte los hijos del país; los cargos es¬ brán visto mis lectores t intos jardinci¬

fuerza de relativos tan solo en virtud de tables y los ascensos por escalafón, hace llos ambulantes, tanta inaceta de mi¬

su combinación con el misino relativo que los empleados sean formales y hon¬ mosa, ni tantos ramos de violetas, como

que, el cual únicamente en poesia es lí¬ rados.

pueden verlos en París á cualquier hora

cito suprimir.

La isla cuenta setecientos cincuenta del día y en la mayor parte del año.

En cuanto á la supresión de la final á, mil habitantes; la capital es de cuarenta Esto, por lo que respecta al comercio

esta apócope se considera boy como un mil almas y Puerto-Antonio es la segun¬ en pequeño, á esos vendedores al por

arcaisino y como, una licencia de los da población de la isla; la raza negra menor, que constituyen un tipo popu¬

poetas, menos en comoquier que (=de abunda tanto ó más que la blanca entre lar imprescindible en el pueblo parisién

cualquier modo que, antiguamente^ los naturales del país. El jamaicano es con su chaquet raido, su sombrero apa¬

aunque, sin embargo de que—) y en por lo regular trabajador y sobre todo bullado y su carretoncillo de tres ruedas

cualquiera, cualesquiera, el que conser¬ muy inglés.

cargado de la oderífera mercancía.

va ó pierde indistintamente la a cuando La producción disminuye todos los Si alguna vez habéis distraído vuestros

va inmediatamente colocado ante el años, los terrenos parecen causados, ocios por el Boulevard de la Madeleine

sustantivo de su relación, mientras na¬ como atacados por una fuerte anemia; ó por la Gran Avenida de la Opera,

da se apocopa cuando va pospuesto ó da pena salir al campo y contemplar seguro estoy de que habréis quedado

cuando antepuesta dice relación á otra gran número de haciendas qaie están ensimismados de admiración ante los

palabra que no sea sustantivo ó cuando, abandonadas por la esterilidad del sue¬ inmensos escaparates de flores natura¬

expresivo de lo simplemente indetermi¬ lo. La caña de azúcar que es la princi¬ les: allí, entre la humilde violeta y el

nado, figura de sustantivo y sirve para pal producción, se desarrolla menos que delicado muguet, habréis visto como se

velar la personalidad.

en nuestras Antillas y su estabilidades alza gallarda la elegante y rara orquí¬

Por ejemplo: quien quiera que sea también menor; el café, tabaco y algo¬ dea, descollando orgullosa sobre la rosa

(—sea quien sea ó fuere) ó cualquiera dón se producen aunque no en abun¬ perfumada y el azulado miosotis.

que sea (r=sea cual sea ó fuere), uo pue¬ dancia.

A buén seguro que, como touristes,

no habéis abandonado París sin echar

Frente á mi, un lindo cuadro vivido:

una ojeada por los mercados al aire
libre de las Plazas de la República, Nuestra Señora,y la Magdalena y, estoy

á mi derecha un macizo de magníficas rosas de Alejandría; á mi izquierda un
sillón de jardín, sobre el cual se reclina

cierto de que observasteis con gusto, aca¬ indolente, casi voluptuosa una linda

so con envidia, el verdadero cariño de parisiense.

ios parisienses por las -flores. Verdaderos La joven, con esa extraña fijedad del

bosques de plantas tropicales, os .prue¬ que mira un objeto sin verle, tiene cla¬

ban el amore con que se cultivan en el vados ojos sobre la más abierta de las

frío París las exóticas palmeras y los rosas. ¿Quién sabe? Acaso-el alma de la

■caprichosos cactus.

■niña está lejos de allí.

Parece imposible que, bajo este cíelo

Pero, no; la rosa, movida de vez en

sin sol, pueda circular la sávia y desa-, cuando .por una ligera corriente de aire,

rrollarse la clorófila y. sin embargo, .parece como si se aproximara para ad¬

entre las nieblas y las tristes brumas del mirar á la parisiense.

Sena, lanzan una nota de alegría los
squars y jardines públicos, siempre ver¬ des, en todo tiempo floridos y constan¬ temente perfumando el ambiente con

¿Quién de las dos admiraba á quién?
Por la actitud melancólica de ambas, diríase que eran dos rosas agostándose de envidia mútua.

el aroma de sus lindas fiorecillus.
* **
En España, acaso el pueblo que con¬

* *#
Además, como si algo faltara á nues¬ tra cuenta, he ahí la batalla anual de

serva más puras todas las tradiciones flores que acaba de celebrarse en el Bois

católicas, hay uu mes en el año que se celebra el triunfo de las flores; pero esas flores simbolizan algo de inmaterial,

de Boulogne. Esta es una fiesta tan pa¬ risiense que ya no podríamos pasar sin
ella, una vez que ya la hemos visto ce¬

cierta cosa supra-terrenal que idealiza lebrarse hasta en medio de una lluvia

más, si cabe, una lindeza tan ideal como torrencial.

lo es la flor.
En el mes de Mayo, las niñas de Es¬ paña, esos tiernecillos capullos que en¬ cantan, van «todas á porfía» ofreciendo sus ñores imaginarias ó reales á la «que
Madre nuestra es».
En la libre Francia tiene el año doce

El fin de la fiesta no puede ser más noble: socorrer y premiar con sus in¬
gresos las víctimas del deber; todos
aquellos que sucumban en el campo de batalla tendrán un mausoleo digno de sus hazañas, sus familias no quedarán desamparadas... Por ellos se adornan

meses para glorificar la existencia de ias flores y ese culto no se apaga, por¬ que no podrá extinguirse jamás lo que
es eterno.

tantos carruajes, solamente por ellos se ltünzau por aristocráticas manos esos
ramilletes de rosas, de claveles y de
violetas...

Pero lo mismo en Francia que en Es¬ paña, la flor encarnará siempre un idéál sublime, será la gloria de la Naturaleza
y así el manojo de frescas rosas en el búscaro de la Virgen, como el puñado de siemprevivas sobre la tumba de un

Pronto se cumplirán quince años que la fiesta lleva instituida y, en ese tiem¬ po, sólo sembrando colores y perfumes en el Bosque de Bolonia, la Sociedad ha
repartido ya más de seiscientos rail
francos.

ser querido, siempre llevará la ñor en
sí un algo de nuestra alma, un pedazo
de nuestro corazón.

Esta suma que tan grande parece, no es nada comparada con el valor de una
sola acción heróica.

Por eso el clavel encarnado entre los
cabellos de ébano de una andaluza y la sencilla violeta en los encajes que ro¬ dean el pecho de una parisiense, dicen

Antonio Ambiioa. París, 13 de Junio de 1897.

siempre al oido de la mujer amada, co¬

sas que no pudieran decirse de otro
modo.
¡La voluntad no falta; pero...!
*

Variedades

Si yo tuviera la intención de conven¬ cer á los lectores que dudasen acerca de lo dicho, bastárame con invitarles á un
pequeño paseo por las Tullerías y allí, cobijadas por un cielo de verano como
por el manto de la Concepción, cielo no frecuente en París; verían la más inte¬ resante Exposición de floricultura que pueda soñarse.
Sólo tiene un defecto: su efímera du¬
ración... ¡La belleza se marchita tan
pronto...! Y. ¡tiene tan pocos encantos una belleza ajada!
La Exposición de horticultura...—¡qué
nombre tan prosaico para simbolizar belleza tanta! ¿Porqué no llamarla el Edén?—el edén de las Tullerías ha roto
este año aquella monótona harmonía y
causa grata sorpresa no encontrarse ya
con aquella doble fila do azaleas de otras veces, cuyo exuberante y perió¬ dico explendor comenzaba ya á sa¬
ciarnos.
Hay allí detalles interesantes, típicos de lo que puede el ser humano con un
poco de inteligencia, de voluntad y...
Dios sobre todo.
Merecen mención especial y, yo creo que el Jurado debe otorgársela, las si¬ guientes:
Una colección deSaint-Paulia, plantita muy en boga en Alemania, descu¬ bierta por uu explorador en Zanzíbar.
La Kalmia, curioso arbusto, cuyas flores tienen la lig’ereza un tanto seca del papel de seda; pero cuyo color rosa es precioso.
Pero, sobre todo, la orquídea capri¬ chosa, esa planta que, como si estuviera dotada de inteligencia, da su flores con¬ forme la voluntad del jardinero que la cuida, la mima, la sugestiona... Hay este año una orquídea (Oncidium papiUo) que nos da la completa ilusión de
una mariposa; pero, cuyo precio es cin¬ co mil francos. ¡Digo! ¡Una sola planta!
Yo no los daría. Pero en cambio, co¬ nozco yo muchas solteronas que darían el doble, aunque fuera por un lila.
El clon de la fiesta era el concurso de
gusto para hacer un bouquet. Durante 20 minutas hemos pasudo una deliciosa hora—como dijo el otro—admirando la soltura, la habilidad y el gusto verda¬ deramente astistico de aquellos dedos-de liada, la mayor parte de los cuales cal¬
zan guantes aristócratas y se adornan
con blasonados anillos.
Un detalle de mi cosecha, una nota
del curioso observador:.

El lago errante
Los últimos datos dignos de fé que se tienen acerca del lago Ñor, en el desier¬ to Gobi, Asia Central, y cuyos misterio¬ sos movimientos le han hecho ser cono¬ cido con el nombre de lago errante, los ha proporcionado el explorador norue¬ go Sven Hedin.
Manifiesta el viajero, que el río Tarim,
en las crecidas arrastra gran cantidad
de limo, que arroja al lago. El abrasa¬ dor viento de verano, cargado de polvo que cae sobre el agua, sopla en la mis¬ ma dirección que aquél trae, y las den¬ sas aguas del lago, impulsadas por esa doble fuerza, avanzan hacia el Sur, aunque no de manera permanente, y cambian de sitio en parte, ó retroceden sobre la superficie del desierto en que
se encuentran.
Más aplicaciones de los rayos Roentgen.
Un doctor de los Estados Unidos, ha¬ ciendo experimentos para descubrir si
los ciegos pueden percibir objetos por los rayos dichos, obtuvo ios más hala¬ güeños y sorprendentes resultados: una mujer de 24 anos consiguió distinguir, merced á Dios y á ellos, formas indeci¬ sas, no pudiendo precisar á qué figuras correspondían por no haberlas visto
nunca.
Compensación admirable
Los animales que para su vida nece¬ sitan respirar el aire disuelto en el agua, como los peces, disponen, para la res¬ piración, de una cantidad de aire menor que la de que pueden hacer uso los que respiran el aire libre; pero, en cambio, por disolverse en el agua más el oxíge¬ no que el nitrógeno, gases que consti¬ tuyen la parte principal del aire, y ser precisamente el oxígeno el que juega el principal papel en. la respiración, un litro de aire disuelto en eL agua contie¬ ne más oxígeno, y es,por tanto mas rico, que un litro de aire libre; supliendo aquí como en tantas otras circunstan¬
cias la calidad á la cantidad y compro¬ bándose una vez más lo admirable que-
es el Hacedor Supremo en todas sus
obras.

SÓLLER

Génesis del diamante
He aquí una teoría que explica la for¬ mación de esta preciosa piedra: «Las capas internas de la tierra, compuestas
probablemente de metales en estado
fundido con carbono en disolución, al
aparecer en la superficie por el empuje
de las fuerzas eruptivas, se enfriaron y solidificaron, cristalizándose el carbono en estado de diamante.» Esta teoría es
hija de la observación de la naturaleza
de los minerales y rocas que acompa¬ ñan al diamante en sus yacimientos y de haberse notado que en algunos me¬ teoritos se encuentra también el cuerpo
de que tratamos. Se ha conseguido di¬ solver el silicio y cristalizarlo después por enfriamiento en masas fundidas de
oro. plata y otros metales que no se com¬ binan con dicho cuerpo. Y este hecho
permitió establecer que, en general, son
los metales fundidos disolventes apro¬
piados de algunos metaloides tenidos por infusibles ó poco menos. Debiendo
tenerse muy en cuenta la analogia en¬
tre el silicio y el diamante, que no es
más que carbono cristalizado.
Diamantes del acero
Siendo el acero una mezcla de hierro
y de carbono, era de sospechar, en vir¬ tud de lo dicho, que pudiese originar
diamantes al sometérsele á una elevada temperatura. Y efectivamente, tras va¬
rias operaciones que no son del caso, se han conseguido cristales, por medio del acero, que tienen los caracteres todos
del diamante, habiéndose notado que un acero contiene tanto más diamantes cuanto mayor ha sido el grado de tem¬
peratura de su fabricación, siendo de presumir que sea tanto más duro el
acero cuanto más carbono cristalizado
contenga.
Crónica Local
El domingo último por la mañana re¬ corrió las principales calles de esta villa la banda de música tocando animados
pasodobles. Alguien al ver que iba pre¬
cedida de seis hombres llevando conve¬ nientemente amarrados à otros tantos
perros de presa, creyó que se trataba de organizar alguna fiesta en honor de San Roque. Sin embargo, salió pronto de
su error ante la observación de que los
perros no llevaban pan alguno pendiente
del cuello, ni el traje de los conductores tenia nada que ver con el que solia usar el abogado contra la peste.
**
En la tarde del citado dia tuvo lugar en la Plaza de toros la función que en nuestro número anterior dijimos debía celebrarse en la misma.
**
Suponemos que con el fin de ser sa¬
crificados en los dias de las fiestas de
calle que suelen celebrarse todos los

veranos en esta, se trajeron á últimos
de la anterior semana tres hermosos
toros.
Con gran sentimiento nos hemos en¬ terado que nuestro antiguo y estimado amigo D. Pedro González Mateo, Admi¬ nistrador que fué hará unos quince años de esta Aduana, habíase suicidado, disparándose dos tiros de rewólver, re¬ sidiendo en La Linea, de cuya Aduana estaba encargado hacía ya algún tiempo.
Como nosotros, habrán experimentado
desagradabilísima sorpresa y profunda pena sus numerosos amigos al leer la
fatal noticia; pues el Sr. González, que los tenía en ésta y era de todos aprecia¬ do, en su ausencia, aunque prolongada,
continuó las buenas relaciones y supo
conservar las generales simpatías que había sabido conquistar con su carácter franco, su afabilidad, su ilustración y su
ameno trato.
Séale á nuestro amigo la tierra ligera y reciban su desconsolada viuda, atribu¬ lados hijos y demás familia la expresión de nuestro sentido pésame.
El domingo por la tarde y el jueves
al anochecer verificáronse las procesio¬
nes del Santísimo Sacramento de media¬
dos y de final de la octava del Corpus.
Ambas recorrieron como de costumbre
las calles del Príncipe y de Sta. Bárba¬ ra, plaza del Arrabal, calle del Viento y plaza de la Constitución. Amenizólas la música de capilla, cantando alternando con el clero parroquial, himnos sagra¬ dos, y á ellas asistieron numerosos fieles.
Confecciónanse grandes cantidades de cajas de limones, cuyo fruto es en extre¬
mo solicitado actualmente en Francia.
Págase, según verídicos informes, á doce pesetas la carga.
¡Lástima grande que no esté plantada
de limones una extensa zona de naran¬
jos que hoy apenas rinde á sus propie¬ tarios beneficio alguno!
**
Y, á propósito de beneficios agrícolas, ¿no sería bueno, justo, necesario; mejor dicho, no es indispensable, que por la Alcaldía, por la benemérita, ó por am¬
bas á la vez, se trate en sério de repri¬ mir á tanto cazador furtivo como pulula por nuestros montes y por todas las
propiedades del fondo del valle? No hay era, fuente ni remanso, donde no vaya alguno, particularmente los domingos y dias festivos, para ver de coger la ma¬ yor cantidad posible de pájaros insectí¬ voros, únicos amigos que tiene el agri¬ cultor (¡y también él por ignorancia los persigue!), sin los cuales es imposible obtener sanas y hermosas frutas y hasta
lozano el arbolado. Pues bien, ya que ta¬
les cazadores desprecian los avisos que
les dan los verdaderos amantes de la agri¬
cultura, ya que hacen oidos de mercader á las disposiciones que dictó el Excelen-

tísimo Sr. Ministro de Fomento en bien
de los intereses de la clase agrícola, cójanse infraganti, si es posible, y aplíqueseles la pena que marca la ley.
Comprendemos eon cuanta razón ha
de repugnar á la Guardia civil el per¬ seguir y prender á un cazador de pája¬ ros como si fuera un criminal, un homi¬
cida; pero debe castigarse al que falte
para que escarmienten los demás. Por otra parte, el perseguir á pájaros que, si causan algún mal, es incalculable el
bien que producen, denota instintos de crueldad siempre punibles, lo mismo en hombres que en muchachos, y cómo de los pájaros depende la salvación de las cosechas, que es la verdadera remune¬ ración de los trabajos, de los sudores, de los desembolsos del agricultor, el
destruirlos equivale á destruir las cose¬ chas mismas y por lo tanto á robar á los propietarios el capital que estas repre¬ sentan, lo cual ya es indiscutiblemente criminal. He aquí por qué debe perse¬ guirse á los que destruyen los pájaros insectívoros, y castigarse al cazador que se encuentre, sin miramientos, contem¬ placiones, ni escrúpulos de ningún gé¬
nero.
E1 miércoles por la noche, con motivo de ser el dia siguiente el de su Santo, fué obsequiado el Sr. Alcalde por la
banda sollerense con una brillante sere¬
nata. Al obsequio supo corresponder el Sr. Joy sirviendo á ios músicos y á los numerosos amigos que fueron á visitar¬ le un espléndido refresco.
Dirigióse la banda seguidamente á un establecimiento de la calle de la Cruz, suponemos que con igual objeto, y fué también obsequiada por parte del dueño después de haber tocado hasta hora avanzada escogidas piezas.
Numerosas familias de esta fueron el
jueves á Deyá en cuyo pueblo se cele¬
braba solemnemente la fiesta de su pa¬
trón. A dicho pueblo había ido también
una fracción de la música de esta loca¬
lidad, que tocó en el templo por la ma¬ ñana y en el baile público de la plaza por la tarde.
Personas que allí fueron dícennos que fué lucida dicha fiesta, y que hasta hora muy avanzada estuvo animadísima.
El vapor «Lulio fué el que, prestando
actualmente el servicio de correos entre
este puerto y el de Barcelona, llegó y
marchó el lunes á las lloras de itinerario
con la balija, pasaje y una poca carga. El «León de Oro», según dijimos ya en nuestro número anterior, salió para Bar¬ celona y Cette el domingo último, lle¬ vándose algún pasaje y mucha y variada carga, y es esperado mañana de regreso de los mencionados puertos. Y esta ma¬
ñana á cosa de las diez ha fondeado el
«Isleño» procedente de Marsella y Cette,

que ha sido portador de numeroso pa¬ saje.
Dícennos que desde algun tiempo á
esta parte, casi desde la inauguración de
la traída del agua potable al Puerto, la fuente mana solo á pequeños intérvalos, y que el caudal que lleva cuando mana és insuficiente para dejar atendidas las necesidades que tan importante servicio debería llenar. El que nos dá la noticia

ció mensual de las Hijas de la Purísima, y al anochecer el Mes del Sagrado Co>. razón con plática.
Dia 28, al anochecer completas.
Dia 29, fiesta del Apóstol San Pedro,
con horas cantadas á las nueve y media y misa mayor con sermón por el Reve¬
rendo Sr. Cura-párroco. Al anochecer
del mismo dia completas en preparación de la fiesta de San Marcial.
Dia 30, fiesta de dicho Santo, á las nueve horas y misa solemne con sermón.

añade que el mal no arranca del ojo de

la fuente, sino que de Son Llampayas
sale la cantidad de agua convenida con

ifegistro Ovil

el Municipio y algo más; pero que... se pierde en el camino.
Los pescadores se quejan, con razón en nuestro concepto, y están disgustadí¬
simos. Convendría calmara la Alcaldía
su justo enojo, y lo conseguiría con po¬ co: con solo obrar en justicia.
Telegramas detenidos en la Estación de este pueblo por desconocerán el desti¬
natario:
Francisco—Sóller. Rosa Oliver Sastre Traguta—Sóller.
Juan Arbona Fonta-—Sóller-Espafia.
No nos cansaremos de repetir que se escriban con claridad las direcciones si se quieren evitar los retrasos á que dá

Nacimientos. Varones 2.—Hembras 2.—1Total 4.
Matrimonios.
Dia 20.—D. Juan Trias Rullan, sol¬ tero, con D.a Rosalía Bibiioni Sampol,
soltera.
Dia 23.—D. Antonio Tomás Casas, viudo, con D^ Antonia Morell Alcover,
soltera.
Defunciones Dia 22.—Baudilia Folch Garcías, de 5 años, calle del Capitán Angelats. Dia 22.—Rosa Bernat Alcover, de 20 dias, calle de Tamañy.
MOVIMIENTO DEL PUERTO

lugar una dirección incompleta, ó el dis¬

En n a uc aciones fono radas

gusto de que no llegue á su destino una noticia importante.
**>C"XLX;
EN EL AYUNTAMIENTO
Sesión .del dia 24 de Junio de 1897.
Bajo la presidencia del Alcalde señor Joy, y con asistencia de los concejales Sres. D. Martin Marqués, D. Amador Castañer, D. Lorenzo Mayol y D. Jaime Magraner celebró el Ayuntamiento su
sesión ordinaria.
Se aprobó el acta de la sbsión anterior. Fueron leídas, acordándose pasaran á
informe de la Comisión de Obras, las instancias siguientes: una de D. Pedro Juan Morell Rullau solicitando permiso para reparar la pared del huerto de su propiedad situado en la huerta de abajo de este término, y otra firmada por don Félix Ignacio Fons, solicitando permiso en nombre de D. Juan Ferrer Noguera para reconstruir una casa y un muro

Dia 20.—De Cette, en 2 dias, laúd

La Esperanza, de 41 ton., pat. D. Gabriel

Castañer, con 6 mar. y lastre.

Dia 20.—De Valencia, en 2 dias, pai¬

lebot María de
tróii I). Pedro lastre.

la
J.

Cruz, de 44 ton., pa-* Jofre, con 6 mar. y

Dia 20.—De Marsella, en 2 días laúd,
Esperanza, de 32 ton., pat. D. Juan Vi¬ cens, con 5 mar. y lastre.
Dia 21.—De Barcelona, en 10 horas, vapor Lulio, de 405 ton., cap. D. Pedro Aulet, con 25 mar., pas. y efectos.
Dia 21.—De Marsella, en 3 dias, laúd N.a S.a del Cármen, con 47 ton., patrón D. Pedro Cardell, con 7 mar. y lastre.
Dia 23.—De Alcudia, en 1 dia, laúd Formentó, de 5 ton., pat. D. Bernardo Cifre, con 3 mar. y lastre.
Dia 23.—De Palma, en 2 días, laúd San José, de 19 ton., pat. D. Rafael Fe¬
rrer, con 7 mar. y lastre. Dia 24.—De Gandía, en 2 dias, pai¬
lebot Roberto, de 119 ton. pat. G. Vich, con 8 mar. y lastre.

en la finca de éste situada en el punto
denominado «Oas Panarés» de este tér¬ mino.
Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Hoy, al
anochecer, se cantarán solemnes com¬ pletas en preparación de la fiesta del

embarcaciones d es pac IIA DAS
Dia 20.—Para Barcelona y Cette, va¬ por León de Oro, de 278 ton., cap. don G. Mora, con 15 mar., pasaje y efectos.
Dia 20.- -Para Palma, laúd Porto-Pí, de 13 ton., pat. G. Rigo, con 5 mar. y
lastre.
Dia 21.—Para Andraitx, pailebot María de la Cruz, de 44 ton., pat. don Pedro J. Jofre, con 6 mar. y madera.
Dia 21—Para Barcelona, vapor Lulio, de 405 ton., cap. I). P. Aulet, con 25

Sagrado Corazón de Jesús.

mar. y efectos.

Mañana, dia 27, á las siete y media

Dia 24.—Para Palma, laúd San José

comunión general para las Hijas de Ma¬ de 19 ton., pat. D. Rafael Ferrer, con 5

ría y socios del Apostolado del deífico mar. y lastre.

Corazón, y luego después exposición Dia 24.—Para Pollensa, laúd For¬

quedando de manifiesto S. D. M. hasta mentó, de 5 ton., pat. D. Bernardo Cifre, al anochecer; á las nueve y media horas .con 3 mar. y lastre.

y misa solemne con sermón. A las tres

y media vísperas, completas y el ejercí-

16

AGRICULTURA

II
Clima
El clima propio del algarrobo alcanza una ex¬ tensión considerable. La zona geográfica en que habita comprende desde los 30 hasta los 45 gra¬ dos de latitud Norte; sin embargo no puede vi¬ vir bien en todos los tqrrenos enclavados en ella,
debido á que las zonas isotermas no coinciden con las geográficas) Así, pues, diremos: que las
costas del Mediterráneo, del mar Toscano y del
Jónico, con todas sus islas, parte del Asia y del Africa, son los terrenos de su habitación, dándose
bien en una área comprensiva de dichos terrenos, de unos setecientos mil kilómetros cuadrados.
Por lo que á nosotros toca, aunque veamos al algarrobo vegetar á placer en muchas localida¬
des de Mallorca, no por esto es lícito afirmar que nuestro suelo reúne, en todas partes, las circuns¬ tancias que determinan en absoluto el clima donde puede cultivarse con éxito seguro aquella planta. Dato precioso podrá ser el que sepamos que se da bien y prospera en la heredad vecina; mas esto es insuficiente. El que emprendiese una nueva plantación sin conocer el grado de máxi¬ ma y mínima temperatura termo métrica, las os¬ cilaciones higrométricas, la exposición, los vien¬
tos reinantes, con otras causas que influyen en la constitución del clima, se expondría á un mal
negocio. Pero ¿donde vamos á buscar estos datos?
—En M illarca no se han llevado más observa¬ ciones. meteorológicas, que sepamos, que las del

CULTIVOJPRACTICQ DEL ALGARROBO
Instituto Balear, de inestimable valor por su exactitud, pero no suficientes al relacionarlas con el clima de los pueblos apartados de la Capital, á causa de la distancia y de los continuos y rá¬
pidos cambios atmosféricos de nuestra Isla, moti¬ vados por los vientos siempre inconstantes del Mediterráneo y las corrientes que se forman en las llanuras, no siempre desviadas por inontí ulos ó altosanos, tan influyentes en la climatolo¬ gía local, durante las horas de hielo. Sin embar¬ go, como no se trata de una planta desconocida en el pais, sirviéndonos de aquellos datos, Ínte¬ rin la ciencia logra darles mayor alcance, exten¬ diendo lo.s conocimientos de la meteorología entre los campesinos (1), haremos aplicaciones de re¬ sultado bastante positivo.
Sabido es: que el algarrobo resiste la mínima temperatura de cero, si no es de larga duración, y que no le perjudica la máxima de cincuenta, mientras tenga suficiente humedad en las ral¬ ees; más si se exageran estas graduaciones, man¬ teniéndose mucho tiempo más altas de los mas 50°' ó mis bajas de cero, hasta descender á los menos 6% sé trastorna la vegetación; en el primer caso amarillea y fallece la planta; en el segundo
(1) Nosotros las hemos llevado en el pueblo de Establiments, por es¬ pacio de seis años; pero como el punto de observación se baila cerca de Palma, nuestro trabajo, aunque difiere bastante, únicamente puede ser¬ vir de punto de comparación con aquella localidad. Gracias al celo é ilustración del ingeniero jefe de la Granja experimental de Barcelona, D. Hermenegildo Gorría, selva formado una red meteorológica en el Principado de Cataluña, que se extiende á las Baleares, facilitándole ya sus observaciones, nuestro observatorio de Sóller, el de la Punta Grossa de ídem, Manacor, Inca, etc., datos que con el tiempo darán los factores necesarios para fijar el clima de toda la Isla.
Las personas que tengan interés en conocer el clima de Palma pueden consultar el notable trabajo publicado por el distinguido médico D. An¬ tonio Mayol, titulado, Caracteres Médico-Meteorológico» del clima-de Pal¬
ma,< en 1801.

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.

empieza por quemarse las hojas, y destruir el tronco y hasta las raíces*

acaba

por

Que en Mallorca el termómetro raras veces

baja á un grado bajo cero, y, en tal caso, du¬

rante un corto número de horas; tan solo en 1891 bajó á menos 6°, dando por resultado el que¬ marse casi todos los algarrobos del llano; la
máxima pocas veces llega á los Cuarenta.

Que si bien los cambios bruscos de humedad

son altamente perjudiciales á la vejelación del

algarrobo, entre nosotros apenas son percepti¬ bles, pues, aunque el higrómetro de Sonzure

oscila entre los 67 á 83 grados relativos, reco¬ rriendo una escala de diez á dieciseis grados, en¬ tre máxima y mínima, nunca se tienen que la¬ mentar pérdidas en este concepto si exceptuamos
las cemente ras.

Que el algarrobo, en la elaboración del fruto, desde que cierne la flor hasta que completa la

madurez, emplea,
fios de calor y en

por término medio, 5.600 Mallorca dispone de unos

gra¬ seis

mil. (1) •

Que mantiene su lozanía y madura el fruto,
situado en una altura de 500 á 600 metros sobre

el nivel del mar, mientras se halle infinida por
éste, y las corrientes de baja temperatura no-

sean muy constantes y pueda acumular los gra¬ dos de calor indispensables.

dSeurm(a1r)usltuLipfarliucstauom ,ealsendgúoúmnloe»Droeg-rdCaedaodnsidaodsellterc,aasslcoourcrqraiudlcoou: snlaedcseeossbidtraeólulaonsafedpcaluatnonsdtaasciipgóaunrieadnmeteasl¬a;

flor basta la completa madurez del fruto por los grados de'calor, términy

medio anual que marca el termómetro en el punto donde se baila la ta. El algarrobo emplea de 330 á 349 dias para madurar el fruto, Palma, el término, medió anual oscila entro los 17 y 18 grados: vvsfr

plan¬ y ot* uml-'

tipificando 340 por 1S tendremos 6120 centígrados?

Loa amomclos que se inserten en esta sección pagaran.- Hasta tres ínHr cienes á razón de 0‘05 pesetas la línea; hásta cinco inserciones a f«»g ón de 0‘03 pesetas, y de cinco en adelante a razón de 0 02 pesetas.
B1 valor mínimo de un anuncio, sea cual fuere el numero de líneas Ae que se componga, será de 0‘50 pesetas.
lis líneas de cualquiera tipo sea la letra,-y los grabados, se conta-
ïén por tipos del euerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina-
ttdi del periódico.

SOLDE

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola vez pagarán: Del ancho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporcióon.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda. !LoS comunicados y anunci03üficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los Sedamos á razón de 0‘ 10 ptas. la línea del tipo en que se compóngan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
Loe «uacriptorCs disfrutarán una rebaja de un 95 por
ciento.

DOMINGO CASASNOVAS

|S| CIRUJANO DENTISTA DE LA REAL CASA. m PREMIADO CON VARIAS MEDALLAS.
Miembro corresponsal de la Sociedad Odontológica de Franela

Dentista de los Hospitales y Establecimientos de Beneficencia de Palma.

—

+°-=g>s=»«

‘=gfr°s*t*

tgoogt

—-»gcoa»

*t3°c§=~°+

f^-

Consulta y curación de todas las enfermedades de la boca. Extracción, empastes ú orificaciones de piezas cariadas por todos los sistemas moderno s. Construcción garantizada de piezas aisladas y dentaduras completas, por todos los procedimientos conocidos, qne facilitan una verdadera masticación
y pronunciación, con una economía sin competencia. Sin extraer los raigones se pueden colocar dientes y dentaduras. El gabinete está á la misma altura que el que tiene establecido en Palma, Sta. Eulalia, 20, con todos los aparatos é instrumentos necesarios para
facilitar las operaciones y dar al paciente toda clase de alivio.—Para las estracciones emplea sistemas enteramente nuevos.

A LOS POBRES SE LES OPERA GRATIS.

DIAS DE CONSULTA EN SÓLLER: los segundos domingos de cada mes, sin perjuicio de hacer las visitas más amenudo si así fuera necesario.

HORAS DE CONSULTA: DE 9 A 1.

CALLE DEL MAR-53-S0LLER. ©©©©-=*—

ISLEÑA MARÍTIMA

EL MOSAICO

HISTORIA DE SÓLLER en sus relaciones con la general de Ma¬ llorca. Dos tomos en 4.° mayor de mil páginas cada uno, encuadernados en rústica, obra premiada con medalla de cobre en la Exposición Universal de Barcelona ....
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y FORNALUTX, en 1885, capí-
tillo adicional á la Historia de Sóller. Un tomo en 4.° de
120 páginas, encuadernado en rústica CULTIVOS ARBÓREOS Y HERBÁCEOS. Memoria premiada
con el pensamiento de oro y plata en el certamen del quincuagésimo aniversario de la fundación del Instituto Balear. Un tomo en 8.°, encuadernado en rústica . . .
CULTIVO DEL NARANJO en las Baleares. Obra de reciente
publicación, que forma un toinito en 8.° de 190 páginas,
encuadernado en rústica

Ptas. Cts.
20*00 1*75 2450
P50

Véndense en la tienda de artículos de escritorio de «La Sinceridad»
—San Bartolomé, 17—SOLLER.

SERVICIO DECENAL
ENTRE
SOLLER, BARCELONA, CETTE
ï V1CE-VERS4
por el magnifico y veloz vapor
LEÓN DE ORO
Calidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del Príncipe n.° 24.
Ceaiigaatafies. EN BARCELONA.—Sres. Rosich Caries y iComp.a, Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE.—D. Guillermo Colom, Quai Com\\mandant Samary-5.

L’ UNION
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬
CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social .
Reservas
Primas á cobrar .

10.000,000 8.705,000
74.287,038

Francos
„

Total .

92.992,038

„

Capitales asegurados Sienestros pagados .

15.127.713,242 194.000,000

SEGURO DE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre
la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—-Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari¬ tana, 16, Palma.--Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17.

Yiajis sstráúdi&wíQS
con itinerario.
El veloz buque á vapor
ISLEÑO
saldrá del puerto de Sóller para
Cette y Marsella
el miércoles dia 30, á las 12 de la ma¬
ñana.
De Marsella para Cette y Sóller el
24 del corriente.
Salida de Cette directo para Sóller,
el viernes, dia 25, á las 12 mañana.
CONSIGNATARIOS:
En Sóller, D. Ramón Coll.—En Cette, D. Bartolomé Tous.—En Marsella, don J. Mayol.
Se desea alquilar una
fábrica de tejidos con máquina de vapor y demás accesorios de aque¬ lla, todos en buen estado.
Dicha fábrica está situada en esta villa.
Para más informes dirigirse á su propietario D. Ramón Marqués
domiciliado en la calle del Pastor n.° 28- SOLLER.
JOSÉ PONS
18 Route Waílonale, 18
CETTE (Herault)
Aduanas, transportes, comisión, con¬ signación y tránsito
A PRECIOS MODERADOS
BAMIAI FEOIflM
MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).
Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR

COLECCION DE ESCRITOS LITERARIOS EN VERSO Y PROSA
BE
Pedro de Alefatm Pifia y íieoki
BASES PARA LA SUSCRIPCIÓN: La obra se publica por entregas semana* les ó bisemanales de treinta y dos páginas de texto, impresas esmerada¬ mente en buen papel y con su correspondiente cubierta.
Cada entrega vale veinte y cinco céntimos de peseta en Palma y treinta en los demás puntos; pudiendo los suscriptores, si así les conviniere, recibirlas por cuadernos de cuatro en cuatro entregas al precio de una peseta el cuaderno en todos los pueblos de Mallorca.
Las entregas sueltas ó atrasadas valdrán cincuenta céntimos de peseta. Con una de las primeras entregas se regalará á cada suscriptor un retrato del autor en fototipia. En el Establecimiento de Artículos de Escritorio, “La Sinceridad,, calle de San Bartolomé n.° 17, Sóller, se admiten suscripciones.

ó sia el Més de Maig dedicat á la Santíssima Verja María\\
Bsorit. p! ©n.
P. DÉ A. Penya

Este librito, que consta de 94 páginas en 4.°, contiene una colec¬ ción de lecturas, oraciones y prácticas devotas para cada día del mes de mayo, escritas en mallorquín popular exclusivamente para las fa* milias cristianas de esta isla y con aprobación de la autoridad ecle¬
siástica.
Cada día está dedicado á una de las figuras de Nuestra Señora que se venera en muchos oratorios de la isla, conteniendo ligeros apuntes históricos de los hechos extraordinarios que dieron origen y desarrollo al cuito de estas imágenes.
Se halla de venta en la tienda de artículos de escritorio de «La Sin¬
ceridad» al precio de cincuenta céntimos de peseta ejemplar.

E«r LA FISC A
Es Plá d‘ en Hiélela
PROPIEDAD
existe un extenso vivero, en el cual podrán escoger las personas que deseen hacer nuevas plantaciones en sus huertos, NARANJOS Y LI¬ MONEROS de clases superiores y
de todos tamaños.
Vencidas las dificultades que ha¬ bíanse presentado siempre para el transporte rápido y económico á Francia de los naranjos de jardín, tan solicitados por los sollerenses que quieren complacer á aquellos de sus parroquianos que desean ad¬ quirir esta clase de frutales de ador¬ no, en lo sucesivo por el insignifi¬ cante precio de 15 REALES uno, podrán tenerlos en el muelle de
Cette.
Diríjanse los pedidos á José Pizá (á) Parriñola, calle de la Rectoría, —SÓLLER.

Naranjos y limón o-
ros. Los hay de diferentes tama¬ ños, hermosos, lozanos y de clases escrupulosamente escogidas, en el vivero de Guillermo Rullan y Esta¬ des, Huerto del Convento.—Sóller.
En la calle
naranjos y palmeras en macetas para vender; también los hay de plantel.
LASOLLERENSE
Pe
JTOSF €OLL
CERRERA y PORT-BOU (Frontera tao-espafiolal Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Ayencía especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescado <¡,
SOLLEU.—Imp de «La Sinceridad»