ARO Xll~2.\\EPOCA~HUM» 513
ARO Xll~2.\\EPOCA~HUM» 513

SABADO 30 DE ENERO DE 1097

h( ) 1 j I iPin,

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:

FONDADOR Ï DIRECTOR-PROPIETARIO: ♦

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóller: Administración.

„

\_ \_ ,,

^

uv

Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.;

Antillas: Sres. Pizá y 0.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.)

Méjico: D.Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.;

Juan Marqués y Arbona.

í Calis ds San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

EspaSa: OTíO Francia-075

pesetas francos

al mes. id. id.

^
tPAGO

ADELANTADO

América: 0’20 pesos id. id.)

Números sueltos—0’ 10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

—
Tjl adacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sm firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables aus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS La cama no se hallaba sino raras no¬
ches. y las más había que dormir sobre

EL CORNETA DE ÓRDENES

el campo y bajo la lluvia. Los ranchos andaban menos puntuales que en el

cuartel y á veces faltaban del todo. Por

Harto de recibir pescozones de su pa¬ lo que tocaba á los combates, eran más

dre, que asi castigaba la holgazaneria del chico, harto de rodar por las calles
-entre la canalla madrileña, harto de
sufrir las heladas nocturnas en los um¬

sérios que las pedreas de las Vistillas. Pero se acostumbró pronto al fuego,
y en pocos meses adquirió ese valor ve¬ terano que es firme y sereno cuando el

brales de las puertas, harto, en fin, de valor de la costumbre se acompaña del

todo, menos de pan, Perico se dijo vien¬ valor nativo.

do pasar un batallón de cazadores: Las fatigas, los insomnios, las ham¬
«Pues, señor, ¡eso es vivir! un buen ca¬ bres encendieron más el suyo, convir¬

pote para el invierno, una buena manta tiéndolo en coraje y rencor vengativo para la noche, rancho seguro todos los para los mambises que À tales malan¬
días, amén de los extraordinarios y una danzas le traían.

corneta para hacer ruido en el mundo. Cobró el muchacho más afición á la

¡Y al diablo el hambre y el frío!

carabina qu« á la corneta; tanta, que su

Perico era un muchacho, si corto de coronel le reprendía frecuentemente

cuerpo y de años, no corto de genio ni porque, entretenido en disparar, no eje¬ de inteligencia, feo de cara, ágil de cutaba con rapidez las órdenes que se le

piernas y resuelto de corazón, como lo daban, sobre todo las de ¡alto el fuego¡

tenía probado en los azares de su vida Sin embargo, el jefe le perdonaba esas

desastrada.

faltas desde una ocasión en que fueron

Y como lo pensó, lo hizo. Cumplidas muy aprovechadas. Fué el caso que un

las formalidades de ordenanza, el mo¬ negro como un castillo se venía mache¬

zuelo sentó plaza en un regimiento con te en mano sobre un desarmado corne¬

destino á la banda de cornetas, porque tilla á quien Perico quería mucho. Man¬

ni talla ni edad le permitían mayores dóse en aquel punto un ¡alto el fuego! y

empresas. Y ya tenemos á Periquillo he¬
cho militar. Realizóse su programa de felicidades. Comía cuotidianamente, dor¬
mía todas las noches, hacía ejercicio

Perico, en vez de obedecer, se echó atrás
la corneta y á la cara la carabina, dis¬ parándola con tan buen ojo que derribó al negro y salvó al corneta.

todas las tardes, se abrigaba todas las —Ahora, á la orden de usía—dijo con mañanas, se lavaba algunas, y limpie¬ desparpajo al coronel.

za, abrigo, reposo y alimento juntos con

Y como este le amenazara con el sa¬

el trato y la vida del cuartel, desperta¬ ble, le contestó:

ron más su entendimiento y su energía

—Si obedecieran también los negros,

corporal. Estaba en la gloria, que se pase; pero ¿quería usia que tocara á ma¬

completó con una noticia buena para su tar á un compañero por unos tiros más espíritu emprendedor: su regimiento se ó menos?

embarcaba para Cuba. La primera in¬ Tenía razón, y el coronel, compren¬ surrección separatista pedía, allá por los diéndola, calló.

años de 1873, sacrificios á esta España Perico llegó á sentir lo que se pudiera extenuada entonces por tres sangrías de llamar voluptuosidad de la pólvora,

que manaba sangre española tanto en i Y nunca la sintió tanto ni la vió tan
un lado como en otro: las tres guerras satisfecha como en el memorable com¬

simultáneas de cubanos, carlistas y can¬ bate de la Ciénaga. Fué el Austerlitz de

tonales.

Perico.

Y allá iba el cornetilla detrás de su

Las negradas insurrectas, con esa as¬

coronel, porque era el corneta de órde¬ tucia traidora que constantemente bur¬

nes, por medio de las calles de Madrid, seguido de la turba de granujas, como él fué otras veces, y tan contento y ufano
como si mandara el cuerpo, y creyéndo¬

la á nuestros generales, fingieron una retirada en dispersión. Persiguiéndolas nuestras tropas, fueron atraídas á una ciénaga, donde embazados los caballos

selo acaso, porque al son de su corneta y clavada en lodo la infantería, no ha¬ obedecían y evolucionaban, y hacían alto bía manera de maniobrar ni de defen¬

en seco ó se ponían en marcha de golpe
aquellas hileras de soldados como si
fueran ciutas pendientes de la boca del
rapaz.
Y Perico llegó á Cuba. Sus ilusiones
cayeron algo en los primeros días de
campaña.

derse del vivo fuego que rompió á la sazón desde la manigua cercana. Nues¬ tros soldados eran blanco quieto á las balas enemigas.
La rabia de verse cogida en la ratone¬
ra encendió á la tropa. Maldiciones, ju¬ ramentos, blasfemias de aquellos mu¬

chachos enardecidos formaban rumor
convulso, como si chirriara una lluvia
de chispas caída en aquella laguna de cieno. El deseo de vengarse podía en los soldados más que el. de salvarse, y todos avanzaban desclavándose trabajo¬ samente del suelo fangoso.
Comprendían que andando hacia atrás quedaban tan expuestos á los tiros como andando hacia adelante, con una dife¬
rencia ventajosa, la de encontrar al ene¬ migo al otro lado.
Y peligro por peligro, preferían ti que remataba con la venganza.
Pero el jefe, desconcertado por iu error y por las bajas, mandó tocar reti¬ rada cuando precisamente las primeras filas pisaban ya terreno casi firme.
El corneta de órdenes, con más vista
y más en contacto con el espíritu de la tropa que su coronel, se dijo por lo bajo:
—¡Quiá! lo que es este gusto no me lo quitas tú. Y echándose casi á nado por la ciénaga, tocó avance y fuego á dis¬
creción.
—¡No! ¡no!—gritó furiosamente el co¬
ronel.
Y como si rectificara de buena fé una
cosa que no había entendido, respondió
Perico:
—¿Fuego no? ¿Ah, bayoneta? ¡Bueno! Y avanzando y soplando tocó carga á la bayoneta con tal fuerza y continuidad tan vibrante, que anulaba la voz del jefe. Las primeras filas se entraron por la manigua á la bayoneta, y apagando algo el fuego que de ella salía, permi¬ tieron el avance más seguro de las se¬ gundas filas. Animados unos por otros, y empeñados ya todos, incluso el jefe, en aquel ataque involuntario, se logra¬ ron victoriosamente la fuga y disper¬ sión, ahora verdaderas, del enemigo, que dejó gran número de cadáveres en
el campo.
¿Y el corneta? Estaba tendido en mi¬ tad de la ciénaga, lleno de barro el ros¬ tro y de sangre el cuerpo. Sus heridas eran graves. Al día siguiente el coronel
lo visitó en el hospital de sangre. El co¬ ronel por vergüenza y el cornetilla por
respeto, se guardaron de descubrir el
trueque de las órdenes, antes bien, se dieron por muy enterados de ellas.
—Ayer creí que no ibas á entenderme con el ruido—le dijo el jefe para son¬
dearlo.
—•¡No, que no!—contestóle con fingi¬ da candidez.—¡Pues eran flojas las vo¬ ces que usía me daba para que tocase ataque!
La victoria tuvo sus recompensas de¬ bidas: para el coronel el empleo de bri¬ gadier; para el corneta una cruz pensio¬

nada con siete pesetas y media men¬
suales.
Pasaron dos años. La guerra habia acabado y de ella volvieron los oficia¬ les, jefes; los jefes, generales y los cor¬
netas... cornetas.
Celebrábase la páscua militar: la fies¬ ta de Reyes en una capital del Norte de España. El dia era seco, el frió intenso y aumentado con ese viento sutil que parece cargad* de agujas que van á cla¬ varse en el pulmón.
Mientras los transeúntes pasaban casi corriendo y tapados hasta las cejas, el corneta de la guardia paseaba pateando por la acera de la capitanía general, ojo alerta pora avisar de la llegada de los generales que acudían á la recepción.
Mal dia para el corneta de guardia. Lleva ya dos horas de incesante trom¬ peteo: general que entra, general que sale, formación aquí, formación allá, no le dejaban espacio y reposo ni para des¬ helarse la nariz, ni para desentumirse las piernas con el frote de las manos.
Tiritaba de arriba abajo como si se le
hubiese comunicado la vibración de su
corneta.
Una vez vió venir á un general bien guardado en su coche. Fué á tocar y le faltó aire: quiso tomarlo haciendo upa fuerte aspiración del vientecillo helado y sintió agudísima punzada en el pecho. Intentó soplar otra vez. pero inútilmen¬ te: la trompeta no respondía al soplo débil de aquella boca.
El general, en vez de seguir escalera arriba, se detuvo ante el cuerpo de guardia.
—¿Por qué no se forma para mi?— preguntó al jefe.
—Mi general, el corneta no ha visado —respondió el jefe.
—A ver; venga ese corneta: á relevar¬ lo y al calabozo.
El pobre mozo se presentó pálido, desencajado, temblón, y no ciertamente
de miedo.
Mirólo el general fijamente como queriendo reconocerlo.
—¿Tú has servido en Cuba, mucha¬
cho?
—Sí, mi general. —En el regimiento de...
—De V. E.
— Pues si eres Perico, has perdido
mucho la afición á tocar.
—Es que no puedo, mi general. No me entra el aire en el pecho, y como no entra no sale. Estoy muy malo.
—Yaya, te perdono el arresto por esta
vez.
Perico no fué al calabozo; ni hubiera ido aun sin el perdón del general.
Fué á la enfermería y desde ella al

hospital, Habia cogido una pulmonía doble por hacer los honores al general que le debía sus entorchados y el coche
donde no entraba el frío.
Es de justicia decir que su general se portó bien. Cuando supo que el pobre corneta no tenía curación, fué á visitar¬ lo en el hospital.
Le halló espirando. —¿Qué puedo hacer por tí? —Ya nada, mi general—le contestó con palabras entrecortadas, que tenían mitad de voz y mitad de ronquido:—pe¬ ro por mi madre sí. Que no le digan de golpe lo que rae ha pasado; se moriría de pena. Y si Y. E. lo tiene á bien, mande que le entreguen después... des¬ pués lo poco que yo dejo aquí. —Quédate tranquilo, valiente mucha¬ cho. Y además de eso yo le daré en oro lo .que pese mi faja de general. Tú y yo sabemos á quién se la debo. —Y que la goce V. E. muchos años. Pero no se lo diga á ella. Nadie necesita saberlo. Eso se va conmigo. Y en este punto perdió el habla y el conocimiento. Le quedó como único síntoma de vida ese hervor, cada vez más débil, como de marmita cuya lum¬ bre se va apagando. Y media hora des¬ pués se habia apagado la existencia del
corneta de órdenes.
Eugenio Selles.
CRUELDAD
No beses más esas flores,
No las beses más te ruego,
Que perderán sus colores Solo al sentir tanto fuego.
Ellas llegaron á mí Mustias, sin brillo sus hojas. ¡Cuantos besos yo les di Para que tú los recojas!
Besos, los tuyos y míos Juntos reunidos se vieron,
Y en amantes desvarios Nuestras almas confundieron.
En cada hoja, dejo impreso El amor que yo te guardo;
Traducido va en un beso
Mientras otro tuyo aguardo.
Que no es justo que lo dés Sin que ello me cause agravios, A las flores que aquí vés Si tienes aquí mis lábios.
Joaquín Fiol.

(5-1) FOIiXJETÍJV
LA NOCHE SANTA
el Carril y Cala Beltrán. las cuales eran indicio de que habían sido vistos nues¬ tros bajeles y pronto serían atacados por mar y por las compañías de tierra, en vista de lo cual el jefe Alí Bey, que era
quien dirigía el ataque, dió la orden de
retirada marchándose con los moros á reembarcarse.
—Benditos seáis, hijos inios! Decid á vuestros compañeros de infortunio que
vengan, que desde hoy. hijos míos tam¬
bién son, porque os acompañaron en la desgracia.
Pocos momentos después cinco jóve¬ nes entraron á besar la mano al buen
colono y á la madona, cambiaron, lo mismo que Juan y Miguel, sus trajes moriscos por el cómodo calzón de los aldeanos mallorquines, que les facilita¬ ron los criados de la alquería y una vez
repuestos un tanto de las penosísimas emociones que acababan de experimen¬ tar, por disposición del amo Antelmo pasaron á la capilla, se arrodillaron to¬
dos de nuevo y rezando otro Credo, esta
vez entero, adoraron el Santo Nacimien¬

to del Señor, á quien debían el doble milagro de haberlos librado de la feroz saña de los hijos de Mahoma y haberles devuelto á aquellos dos hijos, de los
cuales no habían tenido más noticias y
que creían no volver á ver nunca más. En los tiempos sucesivos y durante
los largos años en que la familia y des¬
cendencia del amo Antelmo tuvo á su
cargo el cultivo de Vallgornera, al lle¬ gar la noche de Navidad se ofrecía al niño Jesús como memoria de agradeci¬ miento. uno de los trajes moriscos que
llevaban los cautivos en la memorable
noche cuyo episodio se acaba de re¬
latar.
Juan Luis Oliver.

de la infancia y hasta haberse prodiga¬ do alguno que otro cachctillo, que pro¬ dujo enfado que habia de durar siempre, siempre, y que duró la eternidad de ciu-
co minutos.
Si no hubiera empleado yo la podero¬ sa razón de porque si para averiguar la causa del amor que se profesaron Lola y Puco apenas llegaron á la pubertad, quizás tratara de hacer un estudio
psíquico físico de demostrara, como dos
y dos son cuatro, que los muchachos movidos por motivos determinantes se
amaron porque ella era de tal tempera¬ mento y de tal otro él, porque la debili¬ dad ama la fuerza y ella era débil de cuerpo y él vigoroso y fuerte. Pero co¬ mo después de haber hecho tan lumino¬

so estudio, el resultado final seria ase¬

QUIEN Á HIERRO MATA...

gurar que se amaban porque debían
amarse, y lo esencial es decir que se

amaban, cumple á mi deseo decirlo, y

I

por tan poderosa y buena tengo la ra¬

Si desde niños se amaron Lola y Pa¬

zón de porque si, como la de que se amaban porque debían amarse. Y á la

co, fué por la razón que tiene siempre el amor, porque sí. Juntos se criaron y natural era que profeséranse fraternal
cariño, más no era motivo para que el

primera me ateugo, pues evita al lector la pena de leer mi empalagosa averii guación determinista, y á mi el trabajo
de hacerla.

amor naciera, haber mezclado lágrimas

Y además ¿no es más hermoso creer

y risas, y caricias y besos y los juegos que el amor nace de algo desconocido,

de la viva simpatia de las almas, que de tal ó cual motivo fisiológico? Pues á creer lo primero y siga su curso mi
cuento.
Llegó Paco á ser hombre y trabajó sin descanso para conseguir una modesta posición que le permitiera hacer á Lola
su esposa. Colocado de meritorio en la casa de
banca en que estaba empleado su padre, demostró su inteligencia y actividad y asi logró ir subiendo lentamente y esca¬ lón por escalón la penosa escala de los empleados que no tienen más padrinos que les protejan que su laboriosidad y
honradez.
Amando y soñando esperaban los dos pacientemente que llegara la fortuna para unirse en eterno lazo, y como la vida tiene tan extrañas anomalías y el destino tan raros caprichos, la muerte se encargó de realizar los sueños y los
deseos de los dos enamorados.
Murió el padre de Paco y éste fué co¬ locado en su puesto con el haber á la
vez pequeño y anhelado de seis mil
reales.
El pobre jóven aprendió prácticamen¬ te que con la alegría viene siempre un dolor, que la dicha se compra á costa de amargas lágrimas.

Lola fué al fin su esposa. II
La felicidad no se describe, han dicho
varios autores, y es cierto. Baste, pues, decir que los nuevos es¬
posos alcanzaron la mayor cantidad de dicha que es posible lograr en este mundo. Uno y otro creían estar soñan¬ do y pedían á Dios no los despertara de
tan hermoso sueño.
—¡Y dicen algunos insensatos que en el mundo no hay paraíso! Yo aseguro que lo hay, y sin serpiente, puesto que un ángel lo guarda,—exclamaba Paco en su embriaguez.
—No existe, ni puede existir dicha mayor que la nuestra!—decía Lola—Pi¬ de á Dios que dure mucho.
Y al decir esto »u voz se velaba y sus
ojos se humedecían. Paco se reia de sus temores y borraba
con un beso las nubes de su frente.
Pero en realidad Lola tenia funestos
presentimientos, no hijos del capricho ó
del humor, sino motivados por el estado de su salud. Se sentía realmente enfer¬
ma y cada dia peor. Su débil complexión daba lo que pro¬
metia, en el presente la anemia, para el porvenir la tisis.
La pobre niña ocultando á los quo

SÓLLER

2

Sección Científica

sición ó contrariedad que prevalece so¬ fresco, que amenizó la música, pronun¬ gran cantidad, se les quitan los pétalos simpatías de que gozaba; y teniendo esto bre la de condición y de tiempo, anun¬ ciáronse varios discursos que fueron ca¬ y se guardan hasta completar un kiló- on cuenta huelga decir que su muerte ha

ciando ó una efectiva contrariedad en¬ lurosamente aplaudidos, contestándolos grarno de peso. Colócanse en una vasija sido muy sentida, y que su entierro y

ÍIïIíflÇlDO DI LOS TUPOS GRAMATICALES
2.—El hecho de ser el tiempo de lo ■condicionante anterior al tiempo de lo condicionado no impide que lo condi¬

tre varios hechos presentes ó pasados, ó con atronadores vivas á España, al va¬

bien contraponiéndolos los unos á los ¡ liente ejército, al Rey, al Geoeral Wey¬

otros como meros contrastantes.

ler y al comandante Cirujeda,

Su significado de contraposición con¬ Muchos fueron los brindis que se pro¬

trastante se encarece todavía agregán¬ nunciaron, brillantes todos ellos; pero

doles adverbios adversativos como: al entre todos sobresalió el de nuestro res¬

que contenga un litro de agua destila¬ da; agréganse dos puñaditos de sal co¬ mún; se revuelve todo ello muy bien y
se conserva la mezcla en un frasco, que
se cerrará herméticamente. A los cuatro
días se destila en un alambique, en cuyo

funeral fueron en extremo concurridos.
Acompañamos á nuestros amigos y demás familia en su justo dolor, y uni¬ mos á las suyas nuestras preces para el
eterno descanso del alma del finado.

cionante mismo sea futuro ni tampoco contrario, por el contrario, á su vez, por petable cura-párroco, quien, con elo¬ fondo se colocará algo de paja para que

hace incompatible que tanto lo condi¬ su vez, por otro lado etc., los cuales cuentes frases que pudo dictarle sola¬ las hojas no se adhieran á él y produz¬ Hemos recibido un ejemplar de la

cionante como lo condicionado puedan pueden con igual propiedad entrar en mente la explosión de un entusiasmo can al quemarse malos olores. Cuando Memoria que fué leída el domingo últi¬

•ser pretéritos.

la apodosis cuando ésta va precedida de patriótico, ensalzó el cariño maternal, el producto de la destilación alcanza el mo á la J unta General de señores accio¬

Por ejemplo: si él reclama, reclamare ese dinero no se le daré; si esto aconte¬ cía en las razas germánicas, apartadas siempre de la corriente francesa por tan hondas antipatías ¿que no había de su¬ ceder en los países latinos?
Pero siendo contradictorio que un he¬ cho pasado se halle subordinado 4 algu¬ na condición, las oraciones condicio¬

la hipótesis. Por ejemplo: si la razón exige la uni¬
dad, la naturaleza (por el contrario) re¬ clama la diversidad; cumplióse de esta
manera, en un dia, sin resistencia nota¬ ble, la emancipación literaria alemana, cuando otros pueblos tuvieron que sus¬
pirar por ella medio siglo más; se creia
candidamente «antorcha de la humani¬

pintó con vivos colores el sufrimiento de las madres españolas y la resigna¬ ción que representa no solo el deshacer¬ se de sus amados hijos al ser llamados por el Gobierno de S. M. para defender la integridad de la pátria, sinó que el acompañarlos á los puntos de embarque y verlos partir por entre las ondulacio¬ nes del occéano en busca quizás de una

volúmen de un litro, la operación está
terminada, y el litro de agua de rosas que resulta se encierra en frascos de cristal con tapón esmerilado para que
no pierda su aroma.
Defensa de los graneros

nistas de la sociedad de crédito «Banco de Sóller», y examinada en detalle no
podemos menos de congratularnos, como buenos sollerenses, por el éxito cada
año más brillante que va obteniendo en
sus operaciones la mencionada institu¬
ción local.
Para que aquellos de nuestros lecto¬

nantes que se refieren á hechos pasados dad» cuando no pasaba de ser eco so¬ muerte gloriosa, en un terreno mortífe¬

Un agricultor de las Hébridas ha te¬ res que no han examinado el documento

salen ya de su significado genuinamente condicional, aunque se emplean las

noro y elocuente de lo que se pensaba en torno suyo; si el poeta lírico, con to¬

ro por su clima y por su topografía, en la lucha con un enemigo cobarde

nido la idea, que le ha dado muy bue¬ nos resultados, de colocar en el fondo y

á que nos referimos puedan juzgar de la exactitud de nuestras apreciaciones, bas¬

formas indicativas, y asumen general¬ mente un concepto causal, modal, tem¬
poral, concesivo etc. más bien que con¬ dicionante, en cuyo caso la construcción
general obedece también á las reglas propias de las oraciones-adverbio de
causa etc.

dos sus defectos, es indiscutible, no
acontece otro tanto con el poeta dramᬠtico; si las edades primitivas fueron lí¬ ricas y las edades antiguas épicas, las
edades modernas son dramáticas.
Dr. Máximo Hbrtting.

pero astuto, que se esconde en la fron¬ dosidad de la manigua é hiere por la espalda.
Luego la manifestación salió á reco¬ rrer las calles principales de la villa rompiendo la marcha el pabellón na¬ cional seguido de un numeroso séquito

encima de los sacos que contienen gra¬ nos, un puñado de tallos y hojas de menta silvestre. Su olor aleja á los ra¬ tones, y el mismo medio le ha servido perfectamente para preservar el queso y demás alimentos de los que tanto agradan al picaro roedor. A falta de

tará decir que el total movimiento de Caja durante el finido ejercicio se eleva á la respetable cifra de 29.169.647‘25 pesetas, y que las Cuentas Corrientes
han tenido también un movimiento suma¬
mente considerable, como lo han tenido

Y corno estos conceptos secundarios del si no pugnan con el sentido de lo

(Se continuara).

que fúé á disolverse á las 11 de la no¬ tallos ú hojas de menta, podrá emplear¬ las cuentas de Efectos por negociar, las che junto á la casa del Ayuntamiento, se extracto ó aceite de menta piperita, letras sobre la Plaza y los Depósitos vo¬

futuro, pueden asimismo agregarse á la

de la que había salido. Fué despedida que se colocará en los armarios que con¬ luntarios, que en 31 de Diciembre as¬

idea de condición en oraciones condicio¬

por el profesor de Instrucción pública tengan granos ó en los graneros y al cendían á 2.520.175l31 pesetas. Estas

nantes que se refieren á hechos presen¬
a.—Contesófuturos. frecuencia si toma un signifi¬
cado temporal sin excluir siempre ni
por completo su concepto de lo condi¬
cionante identificándose en si asi como ça sus equivalentes y sinónimos la no¬ ción de tiempo con la de condición.
Corresponde entonces á cuando, el que se le puede sustituir con igual propie¬ dad; á tal si y cuando, se contrapone á
veces un entonces enfático que introdu¬
ce la apodosis, la que en tal caso sigue á la hipótesis.
Por ejemplo: si la moral dema¬ siado fácil hiere á las costumbres, cuan¬
do es intransigente irrita á la Naturale¬ za; si, cuando no se respeta la ley, en¬ tonces se puede decir que las institucio¬ nes sociales contienen un principio de disolución que las mina y corroe; cuan¬ do, si tu dices eso, ya estarás bien ente¬ jado de todo; todos estos recursos del

Adjuntas, (Puerto-Rico) Diciembre 18
de 1896i
Sr. Director del Sóller
Muy »3r. mió y de mi distinguida con¬
sideración:
No es mi propósito escribir un artícu¬ lo de fondo, pues no me considero con fuerzas suficientes para ello; solo si quiero poner de relieve á mis hermanos sollerenses que no es solo en España,
ni en la hermosa Isla de Cuba donde se
siente amor á la patria; también en Puerto-Rico hay descendientes de Pelayo, de Guzman, de Alfonso VIH, de don Juan de Austria, de Mendez Nuñez, y de Ramón Llull; también en Puerto-Rico hay españoles, pero verdaderos, que sienten hácia la metrópoli el amor que todo buen hijo debe sentir por su ma¬ dre, tanto más cuanto que aquella se

D. Juan del Rio Aparicio, quien en un breve pero entusiasta discurso ensalzó las heroicidades de nuestro ejército en Lepanto y en la guerra de la indepen¬ dencia y concluyó diciendo que debe¬ mos vivir persuadidos de que en no le¬ jano dia veremos en la Antilla hermana la ansiada paz que traerá dias de felici¬ dad á sus hijos y á los hijos de la me¬ trópoli que la habitan, y vitoreando á España, al Ejército, á Weyler y al coro¬ nel Cirujeda, héroe del episodio que ce¬
lebrábamos.
Hasta otra mi querido Director, y Dios quiera que no tardemos mucho tiempo en tener que reuuirmos nueva¬ mente. no para celebrar la muerte de
uno de los caudillos más ó menos céle¬
bres de la rebelión, sinó que para cele¬ brar la ansiada paz qne deseamos todos aquellos que por nuestras venas corre
sangre española. Y mientras llega ese venturoso día,
no cesemos de exclamar desde lo íntimo

paso de los dañinos animales.
Pero no son únicamente los ratones
los enemigos de que ha de defenderse ol cosechero. Es frecuente, en los gra¬ neros, el desarrollo de ciertos insectos
que suelen pasar desapercibidos á causa de su pequeñez.
Recientemente se ha ideado un medio
que permite, con poco dinero, obtener resultados satisfactorios. Se procura ta¬ par los granos con telas, colocando va¬ sos llenos de sulfurós de calcio y benci¬ na á partes iguales, cubiertos con un paño ordinario, cuidando después, de cerrar las puertas y ventanas del gra¬ nero herméticamente, con objeto de que los vapores desprendidos ataquen á los
insectos.
Esta operación debe hacerse general¬ mente de día, y el cuidado que hay que
tener es el de no entrar en la cámara
con luces, pues éstas podrían inflamar los vapores que allí se desprenden.

cifras, harto elocuentes en sí, nos rele¬ van de todo comentario, y comparadas
hasta con las de las mismas cuentas en
años anteriores, acusan un progreso con el que sin duda no habían soñado ni aun
los mismísimos accionistas al constituir
en 1890 esta hoy floreciente Sociedad. El resultado de las operaciones ha
sido un beneficio de 46.376‘09 pesetas
después de atendidas las bajas regla¬ mentarias, que, por acuerdo unánime de dicha Junta, quedó distribuido, junto con 135’38 pesetas sobrantes del ejerci¬ cio anterior, en la forma siguiente:

Pesetas

Para repartir un dividendo de pesetas 12 por acción.
Con destino á fondo de re¬

38.000‘00

serva
Y á las utilidades del ejer¬
cicio actual las restantes.

10.000‘00 51P47

melodrama excitan por un momento la imaginación, cuando el aparato escéni¬
cbdf.e..———PEYYencolasecunda.

muestra siempre cariñosa con todos sus hijos.
Pues bien: fundado en estas conside¬

de nuestro corazón: ¡Viva España! ¡Viva el Ejército español! ¡Viva el General

Plantas parasitarias on los viñedos

Igual á pesetas. . 46.51 P47
Motivos de verdadera satisfacción tie¬

otros.giros donde la apodosis alega la causa ó el motivo de un hecho
pasado que en el entendimiento se mira

raciones me propongo manifestar la alegría que embarga nuestra alma en estos momentos, en que. uniendo todos

Weyler! ¡Viva el Rey! ¡Viva Cuba siem¬ pre española!
Suyo affrno. S. S. Q. B. S. M.

Está hoy demostrado hasta lo eviden¬
te cuán infundada es la creencia de cier¬

nen los señores accionistas, y en espe¬ cial los fundadores, que ven recompen¬
sados sus desembolsos con un rendi¬

como admitido, el adverbio condicional nuestros afectos á nuestra querida Es¬ condensa en si la idea de condición y paña, sentimos como ella ese inmenso

Antonio Martí.

tos viticultores que dicen que la presen¬ miento del 12 por ciento; y motivos de cia del musgo y liqúenes en la corteza plausible orgullo tienen la Junta de Go¬

de tiempo pasado y so pone otra vez si¬ nónimo de cuando predominando el con¬ cepto de tiempo p&sado.
Por ejemplo: si yo te he señalado á tí en el testamento cerrado que dejé en
mi casa, fné por lo que pudiera suceder; si usa (—usaba}'y abusa (mibusaba) de

júbilo con que se ha recibido la noticia
de la muerte del héroe de nuestros ene¬
migos en Cuba, del que, olvidando el más sagrado de los deberes y tratando á su querida madre como la tratan los hijos indignes y desnaturalizados, ha traído dias de llanto y de desolación, no

Conocimientos útiles
La osbada de Moravia

de la cepa es signo de una lozana vege¬ tación. Hoy, por el contrario, se ha vis¬ to que e3 conveniente destruir aquellas plantas parasitarias, no porque ellas por sí mismas causen grandes pejuicios á la vid, sino porque sirven de albergue á todos los parásitos animales ó vegetales

bierno, la Comisión permanente y de
una manera especial el Director Gerente, nuestro distinguido amigo D. Damián
Morell y Pons, que es, puede decirse, el
alma de la Sociedad.
Al agradecer muy de veras la atención

los procedimientos de repetición y de
acumulación, es porque son la forma
rooratoriaporexcelencia. si se hace referencia á un
hecho actual, el concepto es más bien modal que temporal y puede, asi como
en el caso anterior, usarse la oración-
adverbio de gerundio en lugar de la
oracional-adverbio con si.
Por ejemplo: si obro asi, no es para hacerle daño; escondiendo el nombre de mis padres y de mi casa (=ú escon¬ do) es porque tengo motivos muy espe¬
ciales.
si, al contrario, la hipótesis
(no la apodosis) anuncia la causa ó el
motivo de un hecho presente ó pasado alegado ó concedido cuyo efecto ó con¬ secuencia sé halla expresada en la apo¬

solo para España, no solo para nuestros padres y hermanos, sino que también para el país que lo vió nacer, para la más preciada de las Antillas, para la perla de las Américas, la hermosísima isla de Cuba, á la que titulándose sus li¬ bertadores, han convertido en un caos, sembrando por doquiera la destrucción y el exterminio.
Nada más justo que nuestra alegria, pues con la falta del principal caudillo, ha tenido que sufrir irremisiblemente un golpe mortal la rebelión cubana en general; por esto España entera y con
ella sus dominios celebran manifesta¬
ciones de júbilo y prorrumpen en atro¬ nadores vivas á nuestro valiente ejército, al que se debe tan grande hecho.
La isla entera de Puerto-Rico está

En la escuela de agricultura de Nolhae, departamento de la Haute Loire, en Francia, se lia sembrado una nueva
variedad de cebada de Moravia que ha dado muy buenos resultados. Es muy resistente contra los cambios del tiempo. Pertenece á las variedades de espigas de hileras dobles (Hordeum distichum), lar¬ gas y de grano muy pesado. Para la cervecería es muy buena.
El rendimiento es de 2.800 hasta 3
mil 400 kilógramos por hectárea en gra¬ no, y de 800 hasta 960 kilógramos en paja. Aun en tierras pobres la cebada do Moravia da regulares cosechas, en
donde otras clases de cebada no darían
resultado alguno.

que buscan refugio en la corteza de la de que fuimos objeto, enviamos á la Jun¬

planta.. Se ve, por consiguiente, que ha ta de Gobierno, á la Comisión perma¬

de ser provechosa al viticultor la des¬ nente y al Director-Gerente del «Banco

trucción, mejor cuanto más completa, de todos aquellos vegetales criptogá-
micos.
Para esto, creemos que el mejor me¬

de Sóller», por sus acertadas gestiones, junto con nuestro modesto aplauso,
nuestra más sincera felicitación.

dio de los hoy dia conocidos y practica¬

dos y á la par el más económico y sen¬ Por la compañía de aficionados que

cillo, es una solución calieute y concen¬ trada de sulfato de hierro. A cuantos
viticultores lo han ensayado ha dado excelentes resultados, y por esto nos
atrevemos á recomendarlo á nuestros
lectores, creyendo asimismo que la cosa tiene mayor importancia de la que á primera vista parece tener, como sucede
también con otras muchas cuestiones.

dirige el Sr. Alanera, y de la cual forma
parte su esposa la primera actriz señora
Ciar, representóse el domingo anterior en nuestro teatro el drama de Echegaray «Mancha que limpia».
La obra obtuvo eu conjunto aceptable interpretación y esmeradísima por parte de la Sra. Ciar y del Sr. Gausí, en sus

respectivos papeles de Matilde y D. Lo-

dosis, si toma un significado causal más bien que condicionante.
Por ejemplo: si él carecía de recursos

dando pruebas de verdadero patriotis¬ mo. pues diariamente anuncia la prensa manifestaciones en todos sus pueblos y

El mejor abono

Crónica Local

Lorenzo, que representaron con un pri¬ mor digno de todo encomio y al que tal
vez no alcanzan muchos artistas de

(repuesto que carecía) ¿porqué contra¬ en ellas pronuncianse discursos entu¬ El abono producido por los excremen¬

cartel.

jo nuevos compromisos? (=no debió contraer); si un filósofo epicúreo pro¬
bó eficazmente la existencia de Dios, la
filosofía cristiana no podrá menos de
A,másconfesarlaaltezaysoberaníadesus

siastas, patrióticos, y exclamaciones de
júbilo resuenan por doquier mezcladas con vivas atronadores á España, al Rey. al Ejército, ai General Weyler y á Cuba española.

tos humanos es uno .de los -mejores y
que de más antiguo se utiliza para fer¬
tilizar las tierras. Lástima que no abun¬ de más y que, por las condiciones espe¬ ciales de su producción, sobre en los

El domingo último á cosa de las once y media de la mañana falleció, casi pue¬ de decirse repentinamente D. Cristóbal Pizá y Oliver, ex-concejal del Ayunta¬

Sentimos de todas veras que las pocas funciones anunciadas no puedan termi¬ narse. A que se interrumpan obliga la
decepción experimentada al ver que á

perfecciones.

En esta la tuvimos en la noche del dia grandes centros poblados y escasee en miento de esta villa, y padre de nuestros este público no hay quien ni qué le saque el adverbio condicional 13. En la casa de la villa, estaba el sa¬ las casas de campo y caseríos, donde la estimados amigos D. Pedro Antonio y de sus casillas, como no sea una función

condensa en si la idea de condición y lón de sesiones del Ayuntamiento pro¬ población es limitada.

D. Juan Pizá y Frontera.

de mogigauga á diez céntimos la entra¬

de fin.

fusamente iluminado, y de seguro no

No puede darse cosa alguna más con¬

Tiempo ha venía padeciendo el señor da ó la culta brega de toros con perros.

Por ejemplo: en tal caso la buena habrá cobijado nunca á tantos hijos de traria al buen sentido y á la economía Pizá una enfermedad qne si bien ha mi¬

constitución importa más que la medi¬ cina si se puede salvar el enfermo (zapara que se pueda salvar al enfermo.
por último, si y cuando sirve para expresar la idea de contraposición
adversativa ó contrastante poniéndose
sinónimo de mientras [qué]. Si y mientras (que), siendo conjuncio¬

la pátria como en dicho acto. Abando¬
nando sus comercios unos, sus indus¬
trias otros, y sus quehaceres domésticos todos, se hallaban congregados en nú¬
mero extraordinario en dicho salón para
unir sus sentimientos, para estrechar todavía más ¡os lazos de amor que á la metrópoli los unen. Entonces, presididos

rural que el dejar perder estas materias fertilizantes por falta de buenos depósi¬ tos. cerrados é inaccesibles al agua de lluvia, donde aquéllos se guarden hasta su empleo.
Agua ds rosas

nado su existencia, no creemos haya sido la que le ha causado la muerte; ésta prodújola una pulmonía fulminante ó una bronco-neumonia, que, en su físico algo decaído, no podia menos de causar en poco tiempo funestos estragos.
Conociendo la dulzura de carácter del

De una sensible desgracia acaecida el lunes por la mañana, hemos de dar
cuenta á nuestros lectores en la crónica
de hoy. En una casa de huéspedes de la calle
de Palou habíanse alojado hacía algunos
días dos vendedores ambulantes de ro¬

nes adversativas, envuelven en si como por la primera autoridad local ü. José

Sr. Pizá y su ameno-trato, fácilmente ha pas, ó pañeros, y mientras uno de ellos

idea más relevante la idea de contrapo¬ Garrígó, después de un espléndido re¬

| En tiempo seco se recogen rusas en de comprender se que eran generales las estaba hablando con el ama de la casa,

*el otro, solo en su habitación, estaba pre¬ parando el género para salir á la venta. En esto oyóse una detonación que más
que esto pareció á los que la oyeron un
fuerte golpe dado á un tabique; subieron
los de la casa y algunos vecinos y tran¬

no podía menos de suceder dados los
muchos sollerenses residentes en dicha
capital y la intimidad de relaciones que
con aquel puerto sostiene el nuestro. A pesar de haberse recibido noticias
posteriores á dichos telegramas, que des¬

correspondencia cada vez que se supri¬ me el correo á esta isla por Sóller, se hu¬ bieran dado cuenta de tan justa reclama¬ ción se hubieran apresurado á suscri¬ birla, aumentando así considerablemente
el número de los firmantes que expontá-

sus hijas, que se embarcó ayer en el va¬
por «Isleño». Acompañados de los Srés. Alcalde y
Cura-párroco se han paseado el Marqués y demás personas que con él vinieron, visitando lo poco de notable que tenemos

rnet, soltero, con D.a Isabel M.a Quet glas Estarellas, soltera.
Defunciones
Día 24.—D. Cristóbal Pizá Oliver, de 72 años, viudo, calle de San Pedro.
Dia 27.—Emilia García Calan, de 1

seúntes y encontraron al infeliz pañero mienten en absoluto aquella epidemia, neamente lo hicieron.

en el pueblo.

mes, Manzana 50.

en posición supina, desangrándose y nos consta que el Director de Sanidad De esperar es que nuestra primera

dando apenas señales de vida; trataron Marítima de ésta se halla dispuesto á Autoridad local atenderá tan justa que¬ de prodigarle auxilios, pero fueron todos extremar las medidas sanitarias á fin de ja y la apoyará en la forma que desea y

Eli EL AYUNTAMIENTO

MOVIMIENTO DEL PUERTO

inútiles: á los pocos momentos el des¬ graciado era ya cadáver.
El Juzgado se constituyó en el sitio de referencia, y después de la formación de las primeras diligencias sumaríales
ordenó el levantamiento del cadáver.
La muerte fué ocasionada por el dis¬
paro de una pistola que llevaba la vícti¬ ma en la cintura, sujeta por una ancha
correa, supónpso en el instante de car¬ garse el fardo de la ropa que iba á ven¬ der, que es probable tomó de encima de una mesa junto á la que se encontró tendido al herido, y á la que rozaría el gatillo del arma de referencia.. Y supónese que fué el disparo en el instante de cargarse el fardo y producido por el contacto del gatillo con la mesa, porque la bala rozó ligeramente el pubis y entró por la parte superior del muslo, lo que no podía suceder á no estar el hombre ligeramente inclinado. Atrevesóle dicha bala el muslo, saliendo por la parte pos¬ terior después de haberle. cortado la ar¬ teria y vena femurales, lo que le produ¬ jo la fuerte hemorràgia que le causó la
muerte casi instantánea.
Según se nos aseguró, el desdichado pañero era natural de Los Barrios, pro¬ vincia de Cádiz, y padre de familia.
Descanse en paz su alma y obtengan del cielo el consuelo y remedios que ne¬ cesitan los infortunados seres que le
lloran.

evitar la introducción por este puerto de tan terrible peste, Ínterin no reciba ór¬ denes oficiales de atenuación de aquellas.
Sin embargo, á fin de secundar los
buenos deseos del Sr. Pastor, conven¬ dría se dotara á esta Dirección de Sa¬
nidad del personal y material necesarios, de que carece, hasta el extremo de que el primero se compone únicamente del
mencionado señor Director.
En vista de que el vapor-correo que debe venir á este puerto todos los lunes, con sobrada frecuencia deja de hacerlo, y considerando un respetable número de vecinos que es mucha casualidad que casi todos los dias de salida haya tem¬ poral que la impida, han elevado una exposición al Sr. Alcalde de este pueblo
llamándole la atención sobre tal anoma¬
lía y suplicándole pida lo que creen es justicia dehe cumplir la Empresa con¬
tratista del mencionado servicio. Hé
aquí á la letra la exposición de refe¬
rencia:
«Magnífico Señor Alcalde Presidente del Ayuntamiento de esta villa.
Los individuos vecinos de esta villa
que suscriben el presente documento:
atentamente á Ytra. Mgcia. exponen,
Que la Compafíia la «Isleña Marítima»
de Palma viene obligada según contrata con el Gobierno superior por medio de subasta á prestar un servicio do correo semana! de Barcelona á Sóller y vice-

; versa.

Otra desgracia acaeció el miércoles.

Al cabo de muy poco tiempo de desem¬

le pide ei público perjudicado.
Durante la semana que filie hoy ha nevado copiosamente, estando aun core» liadas de nieve las cúspides de los veci¬ nos montes. El frió que se deja sentir es bastante intenso, mucho más de lo á que
nos tenía acostumbrados el actual in¬
vierno.
Agradecemos en el alma la atención que liemos merecido á los jóvenes de
«Ei Buen Retiro», sociedad que se ha formado para dar una série de bailes durante el presente carnaval en el salón de «Can Domingo», invitándonos para que asistamos á los mismos.
La «Defensora Sollerense», según s® nos ha informado, empezará los bailes de máscara mañana, proponiéndose algunos de los socios hacer algunas reformas necesarias y adornar espléndidamente el salón. Otra cosa nueva se propone la Junta de la Sección de Baile, que no de¬
jará de llamar la atención, exitará la curiosidad y contribuirá sin duda á dar mayor variedad y elegancia á los trajes que escojan las jóvenes para disfraz: premiar cada noche las dos máscaras que vistan con mejor gusto, á juicio de
una comisión nombrada ad hoc. La dis¬
tribución de los premios se hará en el intermedio de la primera tanda de baila¬ bles, en el mismo salón y á los acordes
de la música.
Aplaudimos el pensamiento.

Sesión del dia 28 de Enero de 1897.
Presidida por el alcalde D. Juan Joy, con asistencia de los concejales p. Mar¬ tin Marqués, ,D. Lorenzo Muyol, D. Jai¬ me Magraner y D. José Morell, celebró¬ se en el expresado dia, la sesión regla¬
mentaria de la semana.
Leída y aprobada el acta de la sesión anterior, se acordó que pasaran á infor¬ me de las respectivas comisiones una instancia de I). Pedro Antonio Frau, solicitando adquirir un solar para una sepultura en el cementerio, y otra ins¬ tancia de D. Jaime Ripoll Pons, para ejecutar reformas en su casa de la callo
de Batach.
Acordóse remitir al Sr. Gobernador
de la provincia una exposición que va¬ rios vecinos elevan al Ayuntamiento en queja contra la Compañía «Isleña Marí¬ tima» por la manera con que presta el servicio de correos entre Sóller y Bar¬
celona.
Se acordó luego cursar un recurso de alzada que D. Salvador Coll y D.a Mar¬ garita Morell elevan al Sr. Gobernador
de la Provincia contra la órden de derri¬
bo de varias obras empezadas sin sugeción á la línea vigente en la calle de
Buen Año.
Nombróse á D. Antonio M,a Sberfc
Letrado consultor del Ayuntamiento en sustitución de D. Pedro Ripoll, que cesa
en el cargo. Y se levantó la sesión.

Embarcaciones fondeadas
Dia 25—De Cette y Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 278 tone¬ ladas, cap. D. G. Mora, con 15 mar., pa¬ saje-y efectos.
Dia 28—De Palma, en 5 horas, vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 26 mar., pas, y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Día 26.—Para Barcelona y Cette, va¬ por León de Oro, de 278 ton., cap. don G. Mora, con. 15 mar. pas., y efectos.
Dia 28.—Para Cette, vapor Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 25 ma¬ rineros y efectos.
La Junta Administrativa de esta
Sociedad, á tenor de lo que previene el artículo 17 de los Estatutos, ha acorda¬ do convocar á junta general ordinaria para el día 31 del corriente mes, á las dos de la tarde, en el domicilio del señor Depositario, Mar 54, al objeto de exa¬ minar y aprobar en su caso los balan¬ ces, inventarios y cuentas del finido
ejercicio y para tratar y resolver cual¬
quier otro asunto relacionado con la So¬ ciedad en virtud de lo que establece el
art.o 19 de los mencionados Estatutos. Sóller 12 de Enero de 1897.—El Pre¬
sidente, Antonio J. Alcover.— Por A. de la J. A. J. Torrens, Secretario.
M

Trabajaba nn peón de albañil en una casa de la barriada del Puerto, y cayó desde lo alto de un andamio, casi desde la altura del tejado, en un montón de casquijo. Resultó tener varias heridas en la cabeza y algunas contusiones en el tronco y miembros; acudieron aquellos vecinos á prestar auxilio, y, sin pérdida de momento, fué trasladado el herido en el carruaje de Sillas á su casa, que la tiene en la población, donde le practicó la primera cura el facultativo señor Mar¬
qués.
Grave todavía, pero algo más alivia¬ do, continúa, según se nos ha informado
hace unas pocas horas. Sentimos en el alma el desgraciado
accidente y deseamos al paciente un pronto y completo restablecimiento.

peñar este servicio ya se notaron algu¬ nas faltas, pero ha llegado á tal extre¬ mo que en siete semanas solamente ha venido á este puerto una sola vez, ale¬ gando para ello, según noticias, ser mal tiempo para venir á Sóller y no serlo para ir con la misma balija á llenar otro itinerario de correos, como queda mani¬ festado por los hechos. Por tanto
A Vtru. Magda, suplican los firman¬ tes haga constar nuestros derechos ante las autoridades competentes, pidiendo
como entienden los mismos que la nave destinada á este servicio no pueda em¬
prender otra ruta antes de haber venido al puerto de Sóller.
Sóller veintiocho de Enero de mil
ocho cientos noventa y siete.—(Siguen las firmas.»
De seguro que si el vecindario de Só¬

El lunes, á causa del mal tiempo rei¬ nante, no llegó, á este puerto ei vapor correo «Cataluña», y sin embargo, á las tres de la tarde entró el «León de Oro», que había salido de Barcelona por la mañana de dicho dia. Este procedió sin
pérdida de momento á las operaciones de descarga y á las de carga seguida¬
mente, pudiendo salir en la noche del
dia siguiente para Barcelona y Cette. El «Isleño» llegó á este puerto proce¬
dente de Palma el jueves por la tarde, y después de embarcar algunas tonela¬ das de naranja, no pudo salir para Cette y Marsella, á causa del temporal, que¬ dando detenido hasta ayer, que efectuó la salida á las 7 de la mañana, lleván¬ dose además algún pasaje.

CULTOS SAGRADOS

En la iglesia Parroquial.—Dia l.o de Febrero, al anochecer, se cantarán so¬ lemnes completas en preparación á la fiesta que las Madres Cristianas dedican á su excelsa patrona N.a S.a del Sagra¬
do Corazón.
Dia 2, festividad de dicha Patrona, á las 7 y media comunión general. A las 9 y media tercia y la misa mayor á toda orquesta, con sermón por D. Juan Serra. Al anochecer el ejercicio mensual con plática.

——

—

.o———.

Registro Civil

Por acuerdo de la Junta de Gobierno sa convoca á los Sres. Accionistas para
la General ordinaria que tendrá lugar el dia 31 del corriente, á las diez de la mañana, en ei local que ocupan las ofi¬
cinas de esta Sociedad. Sóller 15 Enero do 1897.-—P. A. de
la J. de G., Jaime J. Jfty, Srio.
BANCO DE SOLLER
La Junta de Gobierno de esta socie*
dad, ha acordado señalar los días tres, cuatro, cinco y seis del próximo Febre* ro, de dos á cuatro de la tarde, y todos los martes y viernes sucesivos, de nueve
á doce de la mañana, para el pago del
dividendo activo de doce pesetas por ac¬
ción fijado en la sesión general ordinaria
del día de ayer.
Lo que se anuncia para conocimiento

Los telegramas que publicó dias pa¬ sados la prensa palmesana referentes á casos de peste bubónica en Marsella,

ller y los muchísimos comerciantes, in¬
dustriales é infinidad de personas de
otros pueblos á quienes notablemente

Ha estado estos días en esta el Exce¬
lentísimo Sr. D. Jorge Dezcullar, Mar¬ qués del Palmer, con objeto de acompa¬

Nacimientos. Varones 3.—Hembras 2.—Total 5.
Matrimonios.

de los Sres. accionistas. Sóller 25 de Enero de 1897.—El Di¬
rector Gerente, D. Morell Pons.

han alarmado á este vecindario, lo que perjudica el retraso con que se recibe la ñar una señorita inglesa, institutriz de

Dia 24.—D. Pedro Juan Frau Xu-

52

AGRICULTURA

etc., en lo cual no deja de haber sus abusos. A veces se admite la pequeña, sea cual fuere su diámetro, á precio más bajo. El cosechero va después á cobrar á casa del cargador, donde se
computan las rebajas á una mitad, si se queda\\ ron en ei buque, ó se descuenta el importe de
las que faltaban á la medida, si no las repuso
el cosechero.
Cuando el embarque se verificaba por compa¬ ñías entre cosecheros y navieros, el gerente, .que solia serlo ei cargador, señalaba el precio, avi¬ saba á los primeros el lote que podian embar¬ car, siguiendo en lo demás los procedimientos arriba indicados; y cuando había fondos disponi¬ bles, se pagaba. Si el cosechero no bacía liso de
sn derecho, se admitía género de otros, aunque
no fuesen partícipes y, concluida la temporada, se formaba el balance y ios coséchelos' asociados»
entraban en perdidas y ganancias á proporción del número de cargas asignadas á cada uno al formarse lo. compañía, aunque no las hubiese embarcado. (1).
Los precios varían según las circunstancias. La
mandarina, cuando en Francia adeudaba al igual de la común, se pagaba á 15 reales el ciento:
ahora se paga á 8 reales. La verde para cajas,
de 20 á 40 reales la carga. La madura suele em¬
pezar á 20 reales, subiendo después á 25, 30, 40 y acabar á 80, la carga.
El tras aporte antes se hacía siempre en cestos á colmo, forrados de tela de saco y sobre bes¬ tias. Una caballería mayor llevaba tres cestos ó
carga y inedia, y se le pagaban 3 reales; la menor llevaba dos cestos y se le pagaban 2 rea-

(1) Véase la nota 2.a de la pág.

..,J?ULTÍVQ PEL NARANJO
,
les. Ahora se hace en carros y cestos al ras ó á granel sobre mallas de cuerda y esteras. El carro lleva cargas cuatro cada vez, sede paga á. 2 reales por carga, y en un dia puede hacer cómodamente cuatro viajes. La cojida del fruto se hace por mano de hombres, cuyo jornal varia de 5 á 8 reales y un individuo puede cojer de cuatro á seis cargas, según haya de florear más ó menos.
La naranja dé flor de Abril es la natural. La de ñor nacida en otras épocas y especialmente en Septiembre, conocida con el nombre de invernenca,
es muy /aseada y bien pagada, porque, pasando
de un ano á otro, es la más temprana y la pri¬ mera, que se puede presentar al mercado.
\_ Cusí toda nuestra naranja se extrae para Fran¬
cia donde antes solo, adeudaba dos francos por
cada cien kilogramos,, ahora paga cinco, rigien¬
do igual tarifa para los limones. Por la manda¬ rina. se exigen ya diez francos y no está lejos el dia en que se le cerrará la entrada por tenerla suficiente y mejor en Argel. Palma también
consume una buena cantidad. La derribada por
.el viento, d’ enterra, suele llevarse á vender- en
los pueblos del interior de la Isla y apenas da por gastos.de trasporte.
A pesar de que la mayor parte de las compa¬ ñías explotadoras de la naranja en Francia/ se
formaron en Sóller, no es este pueblo el que
más provecho saca de ésta circunstancia para la exportación. ; Es un dolor ver como los buques salen con lastre, de nuestro puerto para ir á car¬ gar en Valencia, por la sencilla razón de que en los mercados se pide fruto de grueso tamaño, del cual no disponemos nosotros á causa de la
incuria de los cosecheros que nada hacen para
mejorar las cualidades, como lo han hecho allí!

POR D. JOSÉ BULLAN PBRO.
¿Qué tiene, pues, de extraño hayamos de esperar la subida de precios en los centros productores del continente para que vengan los buques á solicitar nuestros agrios, cuando los vientos han derribado ya la mayor parte de la cosecha? ¿No es una vergüenza que, pudiendo nuestro género aspirar á ser el primero, haya de ser postergado y sufrir marcada depreciación à la vista de otro?
En 1882, con motivo de tocar en Sóller el va¬
por Santueri (primero que nos sirvió en este co¬ mercio) algunos cosecheros ensayaron con entu¬ siasmo el envío, por su cuente y riesgo, de pe¬ queños lotes á Francia; pero los agentes dieron
tan mala cuenta de su comisión que se echó á
perder el negocio empezado con tanta fé: mejor
resultado está dando ya la extracción que se ha¬ ce por medio del vapor León- de Oro.
Urge, pues, arbitrar medios para dar salida normal á nuestro fruto y obtener ventajas en los precios. Mejórense las cualidades; fórmense asociaciones bien reglamentadas y pónganse al frente de ellas personas de probidad, laboriosas y prácticas en el comercio. Edúquese el ardoroso genio mercantil de nuestros compatricios que tan
alto levantarían su nombre á no hallarse devo¬
rados por el espíritu de rivalidad, y Sóller sal¬ drá del estado de postración en que se halla.
Nuestros propietarios olvidan demasiado que en todos los países del mundo civilizado, de clima
favorable al cultivo del naranjo, se hacen gran¬
des plantaciones; que la mayor producción aba¬ rata los géneros, y que vendrán dias de compe¬ tencia que les envolverá en la ruina porque no
serán ellos los más fuertes.
c

4

Tjos uraacioa <}«e ee inserten en esta sección pagarán: Hasta tres in-
Kercienes i razón de 0‘05 pesetas la línea; basta cinco inserciones á ¡' piftn de O'OS pesetas, y de cinco en adelante á razón de 0'02 pesetas.
Rl yalor mínimo de un anuncio, sea cuál fuere el número de lineas
4e que se componga, será de 0‘50 pesetas. Las líneas, de cualquiera tipo sea la letra, y loe grabados, se -conta¬
rán pe»tipos del cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina"tía dei periódico.

Sección

SOLLEn

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios por una sola rez pagarán: Del ancho de

una columna 1'50 ptas., del dedos 3 pto8«, y así en igual proporcióne.

En la tercera plana los precios Bon dobles, y triples en la segunda.

Los tas y

comunicados los reclamos

y
á

anuncios oficiales pagarán á razón de O'OS pese¬ razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se

compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.

suseriptore. (lisfrntaritn ana rebaja de un IS per

♦♦♦♦❖♦♦❖❖❖❖❖❖❖♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦❖
ISLEÑA MARÍTIMA MOSAICO ‘
* GRANDES BODEGAS
DE

EL
COLECCIÓN DE ESCRITOS LITERARIOS EN VERSO Y PROSA

VINOS FINOS DE ESPAÑA

BE

Y
GRAN DESTILERÍA Á VAPOR

Mué de Alcántara Felá j Hiedan

% DE

Cognac puro de vino, Ojen perfeccionado, Anisados y Ron de todas clases,

Ginebra, Vermouth, Champagne y Licores de todas clases

4

DE

MÁLAGA % Adolfo de Tomo y Hermano,—
| Casa premiada con grandes diplomas de honor, ocho medallas de oro
y otras de plata.

ISLEfO REPRESENTANTE EN SÓLLER:

^

(SALVADOR EULÍAfS-Prlneipe, 18

Marsella NOTA.—Los pedidos son bajo muestras que posee el Re¬
presentante y se sirven por pequeños que sean.

SERVICIO DECENAL J5NTRH

LEÍÓENNSÓLDERE.—SOD.LlGOttu,ilReUrmIOCo1BLe0rnUat,,cCalHeISdel 4312.aporel magnificoyvelozvapor

I MUSÍ

ACADEMIA MERCANTIL Elidas de Sóller para Barcelona: los dias 10, 20 y último de cada mes. ACADEMIA MUSICAL Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id.
Salidas de Cetté para Barcelona: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller: los dias 6, 16 y 26 de id. id.

.aCuasípatafios,

Príncipe n.° 24.
EN BARCELONA.—Sres. Itosich Caries y
Comp.a, Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE. —-D. Guillermo Oolom, Quai Com-

Viajes extraordi&ariQe
con itinerario.
El velos buque á vapor
saldrá del puerto de Sóller para
Cette y
el sábado dia 30, á las 2 de la tarde.
CONSIGNATARIOS:
En Sóller, D. Ramón Coll.—En Cette, D. Bartolomé Tous.—En Marsella, don J. Mayol.
SUBASTA
El día 7 de Febrero de 1897, á volun¬ tad de los albaceas testamentarios de
D. José Castañer y Bernat, tendrá lugar, en la Plaza Mayor do esta villa, por el pregonero de la misma y ante el Notario
D. Pedro Alcover, la de las fincas que se
expresan á continuación: Pieza de tierra naranjal, denomi¬
nada «Cas Salé», contigua á la «Roca Rotge». de este término, de cabida de
unos nueve destres ó sean una área se¬
senta centiáreas. Vá anejo á esta finca el derecho de percibir quince minutos semanales de agua de las fuentes de «S’Olla» y de la «Villalonga».
Otra porción de tierra, huerto, llamada «Cau Monjo», pago «La Angla-
da», de extensión de unos veinte y cua¬
tro destres, ó sean 4 áreas y 26 centiᬠreas; sita en este término.
Otra porción de terreno, huertonaranjal, llamada «El Plá de Na Mayo-

BASES PARA LA SUSCRIPCIÓN: La obra se publica por entregas semana¬ les ó bisemanales de treinta y dos páginas de texto, impresas esmerada¬ mente en buen papel y con su correspondiente cubierta.
Cada entrega vale veinte y cinco céntimos de peseta en Palma y treinta en los demás puntos; pudiendo los suscriptores, si así les conviniere, recibirlas por cuadernos de cuatro en cuatro entregas al precio de una peseta el cuaderno en todos los pueblos de Mallorca.
Las entregas sueltas ó atrasadas valdrán cincuenta céntimos de peseta. Con una de las primeras entregas se regalará á cada suscriptor un retrato del autor en fototipia. En el Establecimiento de Artículos de Escritorio, “La Sinceridad* calle de San Bartolomé n.° 17, Sóller, se admiten suscripciones.
♦Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunlcativa#Tinta violeta^ ♦Tinta carmin^Tinta para sellármete., ete.m
L·a hay en venta en el establecimiento LA
SMCERIDAD-San Bartolomé-17-SOLLER.

DAMIAN FRONTERA LASOLLERENSE

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).

DE
JOSÉ COLL

Almacén de calzado de todas
clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los
principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas
en toda la Provincia.

CIRBER1 j PORT-BOU (Frontera fraaco-espaioli) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

VENTAS AL POR MAYOR

GALLE DE SAN JUAN-14-SÓLLER

DIRIGIDA POR
SALVADOR ELÍAS CAPELLAS
TEHEDOa DE LIBROS COLEGIADO

El profesor de música y director de la banda de esta localidad, José Rotger y Vidal, dará lecciones de solfeo, de piano,
y de instrumentos para la banda, á laf horas y por los precios siguientes:

Enseñanza teórica y práctica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Li¬
bros, Geografía comercial, Legisla¬ ción mercantil y todo lo referente al comercio según las vigentes le¬

\\mandant Samary-5.
L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828

la», de extensión de una área setenta
y ocho centiáreas, poco más ó menos;
sita en este término.
Y otra porción de tierra, olivar y algarrobos, sita en el término de Forna¬ lutx, llamada «Sa Tanqueta» y también «Sa Plana», de extensión de unos 208

HORAS DE CLASE
Por la mañana: para niños, de once á
una.
Por la tarde: para niñas, de cuatro á
seis.
Por la noche: para jóvenes trabajado¬ res, de siete y media á ocho y media.

yes.
Clases diarias por la mañana y por la noche. En las clases de noche también hay enseñanza primaria para los obreros idioma Francés y dibujo artístico é industrial.

destres 75 centécimas, equivalentes á 37

PRECIOS

Peaetaa

Para más pormenores dirigirse al

Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANCE¬
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN-
CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de

áreas tres centiáreas.
El pliego de condiciones y títulos de propiedad, obran en poder del referido Notario, á disposición de quién guste enterarse y examinarlos.

Clases de solfeo, al mes ....
Id. de solfeo y piano, id. . . Id. de solfeo é instrumento, id.

2l00 5l00 2*50

Las clases serán diarias exceptuán¬ dose los jueves para las de día, y los
días en que tenga ensayo la banda para

Director, calle del Príncipe n.° 13,
(Castellet)—SOLLEll.
LA SXNCKBXDAD
Establecimiento comercial ó industrial

alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social . -. .

10.000,000 Francos

Reservas

.

.

..

.

8.705,000

Primas á cobrar . ^

74.287,038

,

Total . ..

92.992,038

„

JOSÉ PONS
18 Monte lüíatlonale, 18 CETTE (Herault)

las nocturnas.
Los pobres de solemnidad, que prue¬ ben serlo mediante certificado expedido por la Alcaldía, podrán asistir gratuita¬
mente á clase.
En las horas que queden libres al pro¬ fesor, dará lecciones en el domicilio de

DE
J. MARQUÉS ARBONA
CALLE DE SAN BARTOLOMÉ N.° 17
En la sección de librería, de dicho

Capitales asegurados - . 15.127.718,242 *

Sienestras pagados . . .

194.000,000 *

SEGURO DE COSECHAS

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, log de rigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre

Aduanas, transportes, comisión, con¬ signación y tránsito
A PRECIOS MODERADOS
FONDA SI LA XABINA

los alumnos que lo soliciten, á precios
convencionales.
EST LA Fl\\t 4
Es Plá d‘ en Bieleta
PROPIEDAD

establecimiento, además de toda cla¬ se de libros de primera enseñanza,
de texto en las escuelas de esta loca¬
lidad, hay en venta:
HISTORIA DE SuLLER en sus re¬
laciones con la general de Mallorca, por D. José Rullán Pbro.

la era.

ME

de D. Jaime QfoII

INUNDACIÓN DE SÓLLER Y

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari¬ tana, 16., Palma,—Agente en Sóller, Arnaldo Qasellas, Luna, 17.

VENTA DE SOLARES
en él “Noguerd„
Ultimados ya todos los trabajos preliminares se ha empezado la ven¬
ta de solares cuyos precios variarán entre docientos y quinientos duros
según el sitio que escojan. Los que deseen adquirirlos pue¬
den dirigirse en Palma á los pro¬ pietarios, calle de San Miguel, ó bien en Sóller, al Maestro Jaime Bollan y Bisbal (Ros).

En la calle
naranjos y palmeras en macetas para vender; también los hay de plantel.
un inquilino para
IavtdCcL habitar en com»
pafiía de otro en una casa de reciente construcción. Precio del alquiler, 125 pesetas al año.
Informarán en esta imprenta.
Naranjos y limone-
ros. Los hay de diferentes tama¬ ños, hermosos, lozanos y de clases escrupulosamente escogidas, en el vivero de Guillermo Rallan y Esta¬ des, Huerto del Convento.—Sóller.

MUSCO m; Enauo
mu ie nutu ii-iiniu
E1 dueño de este establecimiento, ex-dependiente de la fonda del Uni¬ verso, participa á los señorea viaje¬
ros de toda la isla de Mallorca y en
especial á los sollerenses, la gran restauración que se ha hecho al ho¬ tel, en el que encontrarán en lo su¬ cesivo un esmerado servicio, lo mis¬ mo á la carta que por ct oiertos, con gran rebaja en los precios.
Con el mismo trato y en las mis¬ mas habitaciones que se pagaba 5 y 6 pesetas, se pagará en adelante so¬ lamente 4, agradecida la casa á la protección que de estos isleños re¬
cibe.

existe un extenso vivero, en el cual
podrán escoger las personas que deseen hacer nuevas plantaciones en sus huertos, NARANJOS Y LI¬ MONEROS de clases superiores y
de todos tamaños.
Vencidas las dificultades que ha¬ bíanse presentado siempre para el transporte rápido y económico á Francia de los naranjos de jardín, tan solicitados por los sollerenses que quieren complacer á aquellos de sus parroquianos que desean ad¬ quirir esta clase de frutales de ador¬ no, en lo sucesivo por el insignifi¬ cante precio de 15 REALES uno, podrán tenerlos en el muelle de
Cette.
Diríjanse los pedidos á José Pizá (á) Parriñola, calle de la Rectoría, —SÓLLER.

FORNALUTX, capítulo adicional á la Historia de Sóller, por D. José
Rullán Pbro.
LA ESCUELA POPULAR, méto¬
do razonado para la ampliación de la primera enseñanza y preparación para el ingreso á la segunda, por don
Francisco Saltor y Montagut.
DOS Y DOS FAN CUATRE, ó sia
primera tanda de veritats ditas á n’es vesins de sa populosa ciutat de V lllot, per un tal P amo ’n Tòfol de sa Llana (molt conegut á ca-seua.)
CONCHA Y CATALINA, novela de costumbres sollerenses, por don
Juan B. Enseñat.
POESIAS, por D. Juan Alcover y
Maspons. AYGO-FORTS, colección de artí¬
culos en mallorquín, por D. Gabriel
Maura.
SOLIrEB,—StwwWadU