AÑO XI—2.a EPOCA—NUIW. 486
AÑO XI—2.a EPOCA—NUIW. 486

VIERNES 24 DE JULIO DE ¡896

ÓLL

TD
Xt

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:

Sóller: Administración.

,

,„

,

„

^

,

Francia- D Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.)

Antillas: Sres. Pizá y C.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.)

Méjico: D. Damian Canals—Constitución*19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Ï DIRECTOR-PROPIETARIO: Juan Marqués y Arbona.,

íf

REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN:
Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
Espaíía: 0’50 pesetas al mes.
Francia- 0’75 francos id. id. (PAGO ADELANTADO
America: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—OTO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS descendiendo del trono de la dignidad,1 en sus ímpetus, aconsejándole en su con¬
se arrastra por el lodazal de las pasio¬ ducta y enseñándole con su resignación.

EN EL ALBUM 0€ CELINE GAUDET

nes; la indolente, es una estátua de mar¬ Relátase un hecho que merece que lo mol más ó menos bella; la frívola, es consigue en este lugar.

una mariposa que se empeña demasiado Hace años que se casó una hija del

MI ÓBOLO

en acercarse á la luz de vanas ilusiones célebre banquero de París, el opulento

Siendo mi vida un contraste de amar¬
gura, amando el dolor, y espantado del placer, envuelto en la penumbra del de¬ sencanto y en las nostálgicas sombras del hastío, ¿qué podré decirte candoro¬ sísima Celine, que perfume tu corazón? ¡Nada! Un Pandemónium.

para desaparecer trivialmente en las llamas; la pretenciosa es un diamante falso; la ignorante, es una lámpara que agoniza, y cuyos resplandores jamás pue¬ den alumbrar grandes distancias.
La mujer siente que conoce y piensa por sentimiento, y mediante su senti¬ miento se contempla, y se encuentra

Rostchild. Magníficos fueron lós prepa¬ rativos de la boda; notable y suntuosa la riqueza del ajuar de la novia; pero ésta comprendió que todo aquello reve¬
laba únicamente los caudales de su pa¬
dre, y nada decía con respecto á sus cualidades personales. Estas las demos¬ tró entregando en aquel acto solemne á

-Sin embargo, ya que el exceso de ga¬ fante condescendencia me obliga á im¬

hermosa y quiere ser más perfecta. Co¬ noce del mundo por los impulsos líricos
de su corazón. Rinde culto á todos los

su prometido el título de Institutriz, que había ganado con su aplicación y tra¬ bajo.

primir mi tosca pluma sobre este pensil,
donde brillan tantas flores, para va¬
ciar en él mis pobres concepciones des¬ nudas del diamantino ropaje de la elo¬ cuencia, lo haré por complacer á su divina dueña, escribiendo lo extricta-

seres que considera superiores; ¡porque se siente débil para proteger y fuerte para adorar!
Hay hombres que prescinden del amor conyugal, pero su razón extraviada per¬ sigue torpes aberraciones que al sentido

¡Hermoso rasgo de talento y de cora¬
zón! M. Frontera.
Julio de 1896.

•mente preciso; y esto ¡es tan poco!

moral repugnan y ante su propia con¬

que será una gota de agua cayendo so¬ ciencia le degradan.

L’ ORFANETA

bre lágrima de oro..... Tu hermoso nombre, como reverbe¬
rante luz de sideral altura, ha detenido
•las suceptibilidades de mi corazón, que no ha podido esquivar el círculo de oro y flores, de luz, de harmonías y de espe¬ ranzas en que me encierra.
Fijate en mí adefesio, y cúbrelo con

La mujer que no honra y santifica el hogar doméstico, se agita por el turbio mar de las pasiones arrastrando su dig¬ nidad y envileciendo sus nobles atribu¬
tos.
El hogar doméstico es un centro de atracción para todos los conocimientos y todas las virtudes de la humanidad; en

De dol vestida la pobre orfana
Trista la vida t’ he que passar.
N‘ hi sols 1* hi queda una germana... ¡Pobre orfaneta! ¡qui Pha d’amar!
Forta anyoransa mata la nina; Crida sa mare plorant, plorant. ¡Lo qu'ella pena ningú endavina!
Per hont savulla la vá cercant.

el aroma celestial de tu corazón purí¬ simo..... porque tu espíritu perfuma, poetiza y vivifica cuanto toca.
FRAGMENTO

el seno de la familia se cultivan todas
las ramas de la ciencia y se practican todos los trabajos de la industria huma¬ na: de él se reflejan también todas las

Un decapvespre de P ivernada Del cementeri pren lo carní,
Que 1‘ hi digueren qiF allá enterrada Está la ruare que la nodrí.

Así como las flores crecen gentiles y lozanas ante el poderoso influjo de la naturaleza, así también la familia, pre¬ ciosa flor humana, extiende su corola y
■se agiganta ante la influencia moral y material de la mujer.
Para describir á la mujer tal como la acaricia mi alma, necesitaría de esa ins¬
piración divina que, irradiando en mi inteligencia, derramase la pura esencia de la belleza absoluta, que es la síntesis del progreso que se extiende por todo el Universo y aletea en torno de una ex¬ píen dorosa civilización.
La mujer, mirada superficialmente,

concepciones de la inteligencia y todos
los afectos del corazón.
Cuando el amor tierno y cariñoso, es¬ maltado con la pureza, une á los cónyu¬ gues, se realiza en el matrimonio el más perfecto ideal de la perfección humana.
Por eso creo que educar á la mujer es
sembrar el árbol de la felicidad del hom¬
bre.
Si es muy difícil encontrar lo que lla¬ mamos felicidad, dentro del hogar do¬ méstico, es de todo punto imposible al¬
canzarla fuera de él.
La mujer educada es una matizada flor de primavera que encanta con la brillantez de sus colores y la fragancia

La neu la géla, 1‘ aigua la banya Y P orfaneta plora y te fret. Tantes engoixes son cor P hi danya.., Cau defallida ¡Pobre angelet!
¡Mare estimada! ¡ay mare mía! Diu, y en pena pod respirar, ¡Veniu mareta, daume alegría, Dins vostres brassos vull raposar!
La mare baixa del cel ¡que bella! Desde la gloria P envia Deu Perque á sa filia s'emport ab ella Y axí es cumplesca lo desitx seu.
La nina, en terra, se queda estesa, Sonriu y morta queda al instant
Y la seua ánima tota puresa
Eterna ditxa ja está goáant.

no es otra cosa que un mueble de lujo de su aroma.

Marcelina Moragues.

que se exhibe á todas horas ante la so¬ ciedad para que el hombre, á manera de niño caprichoso, la consagre el tiempo

Pero ¿que sería de nosotros si el mun do vegetal no diera más que flores, sin producir fruto alguno?

PÁGINA DE GLORIA (1)

que tenga por conveniente; pero consi¬ ¡Tal es la mujer educada! Hermosa derada como es debido, es ángel, pro¬ flor que en su primera edad encanta á

videncia, joya de inmenso valor.

cuantos la contemplan, y es la esperanza

Sultana de Andalucía,

La mujer orgullosa, es un furioso vendaval que todo lo destruye con su despotismo; la fanática, es una sombra que se interpone á la claridad de las co¬ sas; la coqueta, es un ángel caído que,

y la vida de los que la dieron el ser. Más tarde dulce compañera del hombre, au¬
xiliar de su existencia, consolándole en
las contrariedades de la vida, calmándo¬
le en sus desesperaciones, aplacándole

(1) Creernos que nuestros lectores verán con
gusto la poesía que hoy insertamos en nuestras co¬ lumnas, debida á una inspirada poetisa que pasó
algunos años en nuestra isla, y ahora premiada en público certamen por la composición que transcri¬ bimos.—N. de la È.

oh Málaga la opulenta, rico búcaro del Yémen, estuche de tantas perlas; la que entre orlas de espuma aprendes con indolencia como pierde una tras otra tu dueño y señor sus prendas; apréstate ya, sultana, —porque esclava no te vuelvas— que los bravos de Castilla están llegando á tus puertas. Si en donaire no les ceden, aun les ganan en fiereza
á esos moros africanos
de que tanto galardeas y á los gómeles altivos que te guardan y te celan; dígalo Yélez, la llave que primorosa te cierra y por lutos de vencida ha trocado ya las sedas. Tus ajorcas, las murallas, mira si pronto refuerzas; que los cristianos clarines se están oyendo más cerca y el Tirreno que tus plantas con dulce murmurio besa,
te traiciona con los lienzos
que en su dorso se desplegan ¡Sús...! Apréstate á la lucha que será enconada y recia
cual tus timbres se merecen,
como cumple á tu altiveza, cual le toca al que te sitia,
como al Corán aun le resta.
II
El jefe de los Zegríes de Málaga es guardador,
tan celoso de su carga
que casi raya en feroz. Su nombre, es nombre que aterra, dígalo Ronda sinó;
rendirse no sabe nunca,
batalla por afición, y cuanto es más el peligro
más su entereza es mayor.
Que estrecha el cerco el cristiano; como nunca se rindió, cuelga á todo el que osa hablarle de la capitulación; antes pasto de las llamas él hiciera, cosh atroz, á la Ciudad, que entregarse
al clemente vencedor.
Así indómito responde á la oferta de Aragón; así hambrienta y dolorida la orden Málaga acató, y tal expresa en las calles
esa fanática voz
del santón que guerra á muerte predica en nombre de Dios.
III
Castilla! Castilla! En balde

tus afamados guerreros
brincar sienten sus espadas y doblarse sus alientos, que en la angostura no puede adelantar al ejército.
Gibralfaro á un lado miran,
y del otro un ágrio cerro
de morisma coronado
bien provisto de pertrechos, y el camino corre hondo y sin defensa en el riesgo. Y allá, en la torre más alta
¡oh mengua! clavada al recio muraHón de la Ajarquía el estandarte, trofeo
que al cristiano le enrojece de vergüenza y de despecho! Arriba! Arriba! Es preciso caiga uno ó caigan cientos! Un Alférez con su gente en lanzarse es el primero, el pendón de Santiago
ceñido al brazo siniestro.
Ya suben. Reina un instante
en los dos bandos silencio
que se entorpece la lengua
si tan claro hablan los hechos.
Suben, sí... Por los jarales,
en los dientes los aceros,
suspendiéndose en los riscos
ó bien arrastrando el cuerpo
llenas de sangre las manos, los ojos de lumbre llenos, sube un montón de valientes, un puñado de gallegos. Ronca Gibralfaro, y nube de muerte les va al encuentro; las piedras y las saetas
hacen un blanco certero,
más no desmayan. De vivos,
escalera son los muertos...
Y con estupor y rabia de arriba, los agarenos, al ver que ganan la cumbre á pesar de sus esfuerzos, bajan, se mezclan, pelean con ira tal y denuedo que son dogales los brazos más mortíferos que el hierro cuando ciñen al que grita: «¡subiremos! ¡subiremos!»
Castilla! Castilla! tienes
el hondo camino abierto,
el que á Málaga conduce; el que conduce al trofeo que en el castillo te afrenta con abrumador recuerdo; ¡el que conquistó el puñado de esos heroicos gallegos con una bravura digna de los legendarios tiempos hasta desplegar, triunfante, el pendón de Mondoñedo!
Camelia Cocina de Llansó.

W

FOUUETItf

LA QEANJA DE CXNTRUEÍÍA
debo tener sin cuidado, y á mi tam¬
bién.
—Sin cuidao... vamos al decir, respe¬
tivamente sí; pero respetivamente no, ¡coime!—observó el aludido Vicente el manco, golpeando el suelo con una vara y meneando lentamente la cabeza á uno y otro lado, como si las ideas se pusie¬ ran en movimiento al compás de las ca¬
bezadas.
—¿Y qué quiere decir eso de respecti¬ vamente sí y respectivamente no?—le preguntó la Marquesa, sonriendo con graciosa benevolencia.
—Quiere decir que...—y aquí Vicente se detuvo un par de segundos, y sacu¬
dió otro varazo sobre el suelo.—Quiere decir que si no nos importa naa, porque
naide ha de hacernos á nosotros Gober-
naores ni Obispos, nos importa algo en lo respetive al diputao que ha de presen¬ tarse por el distrito; y como ahora está vacante, pué que el que venga mande •componer el camino real ó perdone al¬ gunas contribuciones ó haga cualisquier otra cosa buena que haya que

agradecerle. Esto es lo que á mi me paice, ¡coime! si estoy dequivocao, la culpa es de mí mollera, que no da más cera que la que arde.
—No estás equivocado, ni mucho me¬ nos-replicó la Marquesa;—antes bien, hablas como un libro, y es lástima que no te apliques á la lectura,porqueserías mozo de provecho.
—Le gusta mas cazar perdices con re¬ clamo-dijo Baltasar.
—Como que para eso no se necesita
calentarse los cascos—contestó Vicente.
—Pero esas noticias que traías de la villa—dijo la Marquesa,—¿dónde están?
—En el bolsillo—respondió Vicente.
Todos se echaron á reir, sin compren¬
der la intención del manco.
—Pues corno suena que las traigo en el bolsillo, ¡coime!—añadió sacando un periódico.—Aquí están hablando solas pa el que las quiera oir.
—A ver. á ver—dijo Baltasar, cogien¬ do el periódico que Vicente había des¬ doblado, agitándolo como una bande¬
rola.
—Ahí dice quién es el candidato que se va á presentar por aquí. No me acuer¬ do cómo se llama; pero debe ser persona de campanillas, aunque no le conozga en la provincia más que el Gobernaor.

—Cunero, como siempre—replicó Bal¬ tasar, profundamente impresionados pol¬

tasar hojeando el periódico á los últimos la noticia, manifestaron deseos de reti¬

resplandores del día, en busca del nom¬ rarse, y la gente labradora. sin esperar

bre del candidato.

nuevas insinuaciones, fué desfilando

—En esa cara de la segunda hoja de¬ hacia sus respectivos domicilios después

be estar—indicó Vicente.

de dar las buenas noches á la Marquesa

—Sí. sí... Noticias electorales... y al mayordomo y de echar unas cuantas

Huuum... Aquí me parece... «Por el dis¬ flores un si es no es silvestres á la niña,

trito de... tiene asegurada la elección el que la Marquesa había cogido de la ma¬

candidato ministerial D. Mauricio de no y. acariciaba con más afectuosa soli¬

Santovo.»

citud desde que había sonado el nombre

La Marquesa, al oir este nombre, aho¬ de Santoyo.

gó nn grito que quiso escaparse de su

Al entrar en la casa, el mayordomo

garganta, y Baltasar estrujó el periódi¬ dijo á Sofía:

co entre las manos, lanzando entre

—Ese hombre vendrá al distrito, y

dientes una enérgica imprecación.

será capaz de visitarnos... ¿Qué lie de

—¡Mauricio de SantO}'o!—exclamó la hacer yo entonces, señora?

Marquesa, clavando sus ojos en Balta¬ — Dejar las cosas á merced de la Pro¬

sar, que seguía estrujando el periódico videncia de Dios—contestó la Marquesa.

con nerviosa excitación.

—Pero es que V. y yo no podemos

—El mismo, señora, el mismo—repu¬ mirarle con los mismos ojos—repuso el so el mayordomo acentuando las seña¬ viejo, despidiendo de los suyos siniestros

les de ira que el nombre del candidato fulgores.

le había producido.

—No importa, Baltasar. Dios nos

Nadie se atrevió á preguntar á la Mar¬ abrirá á todos el camino de la justicia.

quesa y á su mayordomo si el tal don

II

Mauricio era conocido de la casa, por¬

Cuatro días después, un gallardo y

que todos comprendieron que allí había Relegante mozo, que no pasaba de trein¬
un misterio digno de respeto que no te¬ ta y cinco años ni aparentaba más de

nían los campesinos por qué averiguar. treinta, iba camino de la granja de Cin-

Al mismo tiempo, la Marquesa y Bal¬ trueña montado en ágil y viva muía de

paso, capaz de hacer competencia al ca¬ ballo más andador de toda la provincia.
Con mucha dificultad le seguía, caba¬ llero en su pollino, Vicente el manco, á quien el de la muía había tomado por guía en su excursión á la famosa
granja.
—¿Nos falta mucho todavía para lle¬ gar á casa de la Marquesa?—preguntó
el de la muía á Vicente.
—Ya hace rato—dijo éste—que hemos entrao en ei terreno de la granja, ¡coi¬ me! pero de aquí al palacio aún tenemos que andar cerca de media horica.
—De manera que todo esto que ve¬ mos, ese molino, esas grandes corrali¬
zas, ese monte poblado, esas magníficas arboledas, esas preciosas casitas sem¬
bradas en medio de los campos...
—Todo eso es de la señá Marquesa—le interrumpió Vicente.—Pero, ni usté, ni naide se pué figurar cómo estaba esto hace cuatro años ¡coime! cuando la se¬ ñorita lo tomó por su cuenta. Yo no sé
qué comparanza hacer para que usté se
entere; pero, vamos, entre un corral y
un jardín, ¿no hay bastante diferiencia? Pues hágase usté el cargo de que esto era un corral y ahora es nn jardín.
— ¡Oiga! ¿La Sra. Marquesa es persona entendida en cosas de agricultura?

S O L L, E R

8

Científica F-ücrión
"UffllIlCMO JE LOS

TIEMPOS

GRAMATICALES

Imperativo impropio de la primera persona de singular: El mando siempre supone que baya más de una persona: una que ordena se practique una cosa y otra ó varias á que va dirijida la orden.

hay cambio de estaciones, en todo tiem¬ po hace mucho calor;el día en que noso¬ tros verificamos nuestro embarque lo ba¬ da en extremo sofocante; dos cocineros y tres empleados de la máquina del Ver¬

El futuro se usa asimismo en maldi¬

1.—Solo en una especie de monólogo,

ciones: maldita serás entre todas las donde cada cual se habla á si mismo,

bestias; sobre tu.pecho andarás y polvo puede ocurrir que uno se mande algo á

‘ comerás etc.; con dolor, parirás los hijos; .polvo eres y al polvo verás tornado.
1.—A veces se da á esta construcción

si propio en segunda persona. Por ejemplo: me dije: ten cuidado,
Pedro, no te dejes engañar por esa mu¬

imperativa un giro de interrogación jer y acuérdate del refrán: antes que te ' expresivo de una negación implícita. cases, mira lo que haces.

‘ lo cual viene á .resultar idéntico -áí

Dr. Máximo Hertting.

una prohibioión; ¿heriremos á cuchillo?«

(—¿se manda que se mate?—está prohi¬
bí doma tai* á nadie); y sin negación im¬

(Se continuará).

plícita: ¿serás ahora más aplicado?
2.—A este futuro imperativo se puede -
•sustituir el verbo «querer», significativo

de Ultramar

¡le ... la idea de lo futuro, en construcción

-interrogativa con un tono imperativo. Por ejemplo:.¿quieres callar?. ¿quiere
Vd. callar? ¿queréis marcharos ininedia¬
s-lamen te?
3.—Elindicativodepresentequeme-
'• tafóricamente se usa por el futuro, pue¬
de asimismo sustituirse á las segundas

Querido Director:
El anden estaba de bote en bote; ñuhiérase dicho que todo Carácas se iba para La Guaira.
Desde la ventanilla del wagón en que nos habíamos instalado, contemplába¬

sátiles habían caído asfixiados y noso¬ tros estábamos morados, locos, esperan¬
do con impaciencia la hora de la salida para poder respirar la deseada brisa del
mar Caribe. A las seis de la tarde levó
anclas el Versátiles y se hizo á la mar con una calma impropia de aquellas aguas. Treinta y pico de horas después llegábamos á Fort de Frauce—Martini¬ ca.—Esta isla, que pertenece al grupo de, las pequeñas Antillas, es una de las me¬ jores colonias que Francia posee en
América. Dos dias se detienen allí los
trasatlánticos para hacer carbón y aguardar el vapor anexo qué viene de la Guayaca; durante ese tiempo tuvi¬ mos ocasiói de hacer algunas excursio¬ nes por los lampos de la Martinica, que son grande; guaridas del mortífero trigonocefal, serpiente de un metro pró¬ ximamente do longitud, cuya mordida produce la muerte á las pocas horas;
esta culebra abunda tanto en Fort de

. personas-del - imperativo propio, parti¬ mos aquel movimiento extraordinario Frailee, que muchas veces se encuentran
cularmente en-caso de darse á un tiem¬ en la Estación del ferrocarril de La en las calles de la población.

po mandatos de clase distinta á varias Guaira.

La mujer en la Martinica trabaja enor¬

apersonas.
Por ejemplo: ahora te encargas tu del ..mando de los regimientos españoles; tu
te vas sin demora á su casa y le pides
¡¿perdón; tu lees y vosotros escribís; te
4.—Al-quedashoyencasaynosales. instante que haya una palabra -negativa se .hace.indispensable acudir á .das formas subjuntivas de presente, caso
< de no usarse del futuro ó del presente
de indicativo metafórico; este uso se ex¬
tiende á todas las personas, menos á las ..primeras. El subjuntivo de presente se
-usa también en su forma afirmativa con
¡sentido imperativo ó optativo. . Por ejemplo:-no vengas, si estás malo;
-no le digas.nada, este secreto se queda¬
5.—Esráentre nosotros; no faltéis nunca á la

Asomados, gozábamos viendo como
se daban fuertes abrazos las gentes en
el anden. No hay como los americanos del Sur para abrazos y gestos; taparse los oídos y verlos cuando se saludan ó se despiden, es de lo más divertido, por¬ que resulta una verdadera comedia de
mímica.
En tanto el tiempo pasaba, y hasta la hora de la salida del tren había pasado
ya también. Una señora muy gruesa se había aco¬
modado en frente á nuestro asiento, y
sin querer, por su volúmen nos molesta¬
ba bastante. Al volver nuestra cabeza
para dentro del wagón la inclinamos para saludará nuestra respetuosa vecina

memente; los hombres son en estremo
perezosos, y obligan á sus mujeres á que les vistan y mantengan, asi es que el sexo débil en aquel país se encarga de los trabajos más fuertes igual que de los domésticos; el tipo de la martinique* sa es original: su color canela general¬ mente. su cuerpo desarrollado, de fac¬ ciones ordinarias, nariz aplastada, mo¬ rados labios gruesos, buena dentadura y abultado seno; usan para vestir una bata ligera sin ceñir con una cinta déla misma tela por la cintura y calzan pan¬ tuflas que repican cuando marchan, y
en la cabeza llevan artísticamente atado
un pañuelo. Hablan un patois parecido
al del Mediodía de Francia.

verdad; que se queden, si quieren; que que teníamos vis á vis, y ella con esa

* ijc *x*

.se vaya, hables, calles, cantes, mires ó sonrisa y esa familiaridad tan acostum¬

Estar en Fort de France y no ver á

.te acerques ó retires; vengan las copas; brada en América., nos devolvió -un sa¬ Beanzin es lo mismo que ir áJRorna y no

dígame Vd.

ludo cariñoso; en castellano puede que ver al Papa.

particularmente apropiado al se llamen estas figuras abusos de con¬ Nos hicimos presentar al Comandante

estilo.íamiliar el usarse en la forma ue- fianza; pero en la América del Sur son de Plaza y por él conseguimos una au¬

gativa.el inJLnitivo cuando el mando vá moneda corriente.

torización para en trar en el Castillo Fan-

dirijido á una pluralidad de personas Nuestra compañera no perdió tiempo tcnson; allí se halla el Rey del Daurney

-asi como á veces el infinitivo se encuen¬ para trabar conversación con nosotros. v su desmembrado serrallo.

se refleja el sentimiento ó mejor dicho la rabia; nosotros creemos que si Beanzin pudiera wolar. baria tiempo que habría
abandonado á Fort de France.
Después de media hora de conversación por signos, salimos del palacio y el Rey nos acompañó, con todas las suyas, hasta
las puerta del Castillo; sus andares y sus maneras son completamente salvajes, pero entre estas maneras africanas pri¬ mitivas que inspiran terror, hay algo de real que resulta sublkne.
Pocas horas después de haber conoci¬ do á Beanzin dejábamos de vista á Fort
de France ladeando la costa, que es be¬ llísima, con rumbo á Saint Pierre, la
Capital de la Martinica.
M. Frontera.
Saint Fierre (Martinica) Junio 1896.
mi—
Crónica Local
EL VIAJE AL “TORRENT DE PAREYS,,
Fué un acontecimiento digno de que le dediquemos algunos párrafos; una solemne fiesta, de gratos recuerdos, que á cuantos en ella quisieron tomar ¡parte dejó satisfechos. Díganlo sino ellos mis¬ mos, cualquiera sea su edad y sexo; dí¬ ganlo hasta aquellos pocos que en la
corta travesía sufrieron las ánsias del mareo. Todos contestarán de seguro que sienten deseos de volver á admirar aque¬
lla obra magna de la naturaleza, y que lo harán muy en breve, á la primera ocasión que se les presente. ¿No lo dice
esto todo? Y efectivamente, motivos tuvo para
quedar encantada del felicísimo viaje al Torrent de Pareys la selecta concurren¬ cia que llenaba la cubierta del vapor Leen de Oro, pues que á hacerlo agra¬ dable contribuyó todo: el hermoso dia, la tranquilidad del mar, la fresca brisa, los cultos pasatiempos con que se pro¬ curó entretener el ocio y el regocijo general que en todos los semblantes se retrataba. Alborozados despertáronse ya de madrugada los expedicionarios á los acordes de las bandas que al son de ale¬

ensenada que forman la Mola de Tuenl y el árido peñón de la Vara.
fi* ¥
Apenas hecho el ancla el vapor vióse rodeado de pequeñas embarcaciones que para saludar á los expedicionarios y conducirlos á tierra habían llegado de la desem bocadura del Torrent de Pareys, y de los puertos de la Calobra y de Tuent; asi es que no tardamos en verlas alejarse en todas direcciones, llenas de pasajeros, y volver poco después para llevarse al¬ gunos más. En el desembarco se empleó bastante tiempo, pero se verificó, gra¬ cias á Dios, sin el menor contratiempo. La mayoría de los excursionistas salta¬ ron á tierra en la playa formada á la entrada del torrente; allí almorzaron
para emprender seguidamente la ex¬ cursión por tierra hasta.... donde podría llegarse. Algunos se detuvieron ape¬
nas hubieron caminado una media hora
por el cauce; otros llegaron hasta la fuentecilla del Degotis; otros hasta FEs¬ teló, que se encuentra una hora y media tierra adentro; los menos hasta FEntreforch, que así llaman á la confluencia de los torrentes de Lluch y del Gorch Blau, á unas dos horas y media de la desembocadura, y hasta hubo quien llegó al límite, al punto donde puede llegarse siguiendo este último torrente,
que es donde reina eterna oscuridad,, donde la elevación de las peñas y la an¬ gostura del cauce impiden llegue hasta el fondo la luz del dia. para retroceder luego y por el que baja de Lluch subir hasta el Santuario y regresar á Sóller
por el Barranch. Hasta Esteló llegaron los más. Allí
vimos hombres y mujeres de todos esta¬ dos y de todas edades, llamándonos la atención un anciano que con una agili¬ dad impropia de sus ochenta y tres años sentíase dispuesto todavía á seguir ade¬ lante, y lo hubiera hecho de seguro á serle posible subir el enorme peñasco; lo cual viene á probar que la excursión puede hacerse sin dificultades y que no existen los sitios peligrosos que antes se dijo impedirían á las mujeres llegar muy lejos del mar. Creemos que si antes de organizar otro viaje, se gastaran unos veinte duros en arreglar los dos ó tres
peñascos que hacen penosa la subida, podría llegar cualquiera sin fatiga hasta el limite antes mencionado; y como pro¬

tra usado aun en singular y en sentido
-afirmativo, con la preposición conjunti¬
va d ó sin ella.
.Por gjempo: niños-, no charlar, no - correr, no gritar; callar(se), salirse);
á beber, á beber y apurar las copas del

Ha visto usted que zoquetada—nos dijo —son las nueve y el tren no dá señales de salida;—y efectivamente el tren de¬ bía salir á las ocho y media en punto— y esto—continuaba ella—solo porque se van hoy unos Ministros; como si en

Seguidos de una familia compañera de viaje, entramos en la referida forta¬ leza, y el Rey no nos hizo esperar; tan pronto le filé anunciada nuestra visita descendió al patio del Castillo acompa¬
ñado de cuatro de sus concubinas y

gre diana recorrieron las calles de la
población, y alborozados pudieron acos¬ tarse por la noche, de regreso de la hi¬ giénica excursión, habiendo sido objeto
del más entusiasta recibimiento que
quizás en el pueblo se hizo.

bablemente tarda ríase en alcanzar çstu mejora si la pidiéramos al Ayuntamien¬ to de Escorca ó á la Diputación Provin¬ cial, suplicamos al Naviero-Director de la Compañía de Copropietarios del va¬
por tenga en cuenta nuestra indicación

. licor; á ver (=vamos á ver, veamos); eo- Venezuela los Ministros tuviese faculta¬ nos hizo pasar al regio salón—lo de re¬

* **

y proponga se haga por cuenta fie¿ésta,

mer.y beberlo todo.

des para detener un tren hasta la hora gio está demás—pues qoe el salón se En el portal del oratorio de San Rai¬

* *&

Q>.—De un modo análogo aparecen que les diese la gana; ¡vaya con los zo¬ reducía á una-sala rústica sin muebles, mundo de Peñafort se improvisó un al¬

Después de admirar la3 maravillas de

sustantivos, adjetivos y adverbios que quetes'. Y en un momento nos hizo la tapizada con esteras de palma, industria tar que cubrían y adornaban banderas esa obra imponente que no solo no nos

-de un modo elíptico asumen todo el buena señora la biografia de los Mi¬ martiniqnesn.

de todos los colores y en torno del cual sentimos con fuerzas para describir, s-i ti ó

- carácter de una especie de interjeccio¬ nistros que aquel dia se marchaban á Suponemos--que todos nuestros lecto¬ se apiñaba numeroso público. El presbí¬ que dudamos puedan hacerlo plumas

nes imperativas y exhortativas.

disfrutar en Paris el producto de su tra¬ res conocen ya por referencia á Beanzin tero Sr. Coves celebró misa, que oyó mejor cortadas que la nuestra, sentá¬

.Todos estos giros dan al mandato una bajo de un par de meses en un Minis¬ y su historia, y por esta razón omitimos con recogimiento la multitud, mientras ronse los expedicionarios á la sombra

¡fuerza singularmente imperiosa. Tul terio.

toda biografía limitándonos solamente la banda del Centro Filarmónico llenaba de los pinos que crecen en el centro del

mando, las más de las veces, «va. dirijido

Entre tanto pitó y salió el tren, y con á presentar al Rey del Dauraey tal como de harmonías el espacio. ¡Hermoso y soberbio anfiteatro formado por los ele¬

pluralidad de personas; de ahí su. fre¬ ■su vaivén empezó á hacer zigs-za.gs para lo vimos.

conmovedor espectáculo el que se ofre¬ vados montes junto á la desembocadura

cuente uso como mando militar, aun- bajar las elevadas montañas que miden

Una vez dentro su palacio nos. hizo ció á nuestros ojos en el acto de la ela- del torrente. Allí tenkvn instalado su

,que sea compatible que este mando de mil y pico de metros de elevación .y que ¡sentar en el suelo y lo hicimos igual que vación! ¡Un pueblo católico doblando la restaurant Ckim y el célebre Sillas, un

sentido plural, como formula estereotí¬ separan á Carácas de La Guaira. Dos él. cruzando las piernas. En el centro del rodilla ante la magostad de su Dios, poco mas allá, hacia el mar lo tenían

pica, se dirija asimismo á una sola per¬ horas in vierte el ferrocarril en el tra¬ círculo que formábamos había una án¬ junto á la orilla del mar. en las escalo¬ Faroles y el Valencià, y todos tuvieron

sona.
Por ejemplo: ¡silencio!, ¡descanso!, ¡firmes!, ¡quieto!, ¡atención!, ¡adelante!, .¡en guardia!, ¡á fondo!
En cuanto á la colocación de los pro¬
nombres personales, en dativo ó acusa¬ tivo, hay una construcción fija; pues es¬ tos no solamente se posponen siempre al imperativo sino que entran con él en un-solo cuerpo de composición cuando el . imperativo^ propio está en la forma afir¬ mativa, pero le preceden y no se ligan ortográficamente al .imperativo en la negativa, lo cual en lo antiguo Inician aun cuando el imperativo se hallaba

yecto, que continuamente ofrece un pa¬ norama de los más pintorescos y varia¬
dos del mundo.
Los qüe juzgan imposible hacer bajar un ferrocarril por los sitios que recorre
la carretera de Sóller á Palma, en La
Guaira pueden ver descender á diario
trenes con una velocidad de treinta ki¬
lómetros por hora, por más rápidas pen¬ dientes que las de nuestras montañas, sin que hasta hoy baya tenido que lamen¬ tar aquella empresa la más mínima des¬ gracia en seis ú ocho años que lleva de
establecida.

fora de plata llena de tabaco y de ella pen¬ dían varios tubos de cautehu para poder fumar diferentes personas; se nos ofre¬ ció un tubo y fumamos fingiendo un
placer que en realidad no sentíamos. El Rey fumaba una larga pipa de pla¬
ta, que le sujetaba una de sus favoritas y de cuando en cuando la despabilaba.
Beanzin es negro retinto, alto, grueso, de musculatura muy desarrollada, pelo corto y muy rizo, nariz aplastada y la¬ bios gruesos, lujuriosos, ojos grandes inyectados en sangre, su mirada infun¬ de miedo, magnífica y blanquísima den¬

nadas calles de la barriada, en el más
poético de los paisajes, mientras las dos
bandas de música saludaban á la Hostia
Sacrosanta con la marcha real y por la
cima de la montaña de oriente asomaba
su rostro de fuego el astro del día! Terminada la misa dirigiéronse los
expedicionarios á bordo del vapor; el embarque se verificó con calma, rei¬ nando siempre el orden más completo, y la salida fué también uno de los es¬ pectáculos que por su originalidad y hermosura quedan y se conservan gra¬ bados en la retina mucho tiempo. El

que desplegar suma actividad, que mul¬ tiplicarse. para servir á los muchos que pedían á la vez; el largo paseo por aquel piso accidentado había despierto á todos el apetito, tanto, que sin necesidad de vermouth, ajenjo, ú otro aperitivo, ape¬ nas hubo quién no lo tuviera abierto
de par en par.
Una expedición de treinta y tantas personas de ambos sexos, ¡a mayor par¬ te jóvenes, de la que formaba parte nuestro distinguido amigo D. Juan Rul-
lan y Colom, propietario del predio Aubarcay su simpática hija, se unió á la

en la forma afirmativa.

**

tadura y los escasos y rizados pelos de movimiento de carruajes en el muelle, nuestra; eran vecinos de Lluch y de di¬

. La desinencia d propia de la segunda

El Paquebot Versátiles se hallaba ya su barba empiezan á blanquear. Cubre la aglomeración de gente en todas par¬ ferentes prédios de aquel término, que

apersona de plural solo se suprime boy
cuando ..va-seguida de os, mientras, que

atracado al muello cuando llegamos á
La Guaira, é inmediatamente nos tras¬

sus carnes un manto azul y encarnado, calza unas sandalias y lleva en la cabeza

tes hasta el faro de la Cruz, la variedad
de los trajes, los pañuelos que se agita¬

quisieron ver el vapor y tomar parte en la fiesta que suponían improvisaría la nu¬

en el antiguo español se omitía con ladarnos á bordo del trasatlántico que un casquete de seda azul bordado sin arte ban para saludar lo mismo á bordo que merosa y alegre concurrencia que había

frecuencia sin esta condición.

debía conducirnos á Europa.

ni gusto; no habla otra lengua que la suya en tierra, las empavesadas del buque ido á visitar aquellos do ordinario soli¬

Además ocurren en lo antiguo casos La generalidad de los vapores de la Com- y una que otra palabra de francés, que que desplegaba la brisa matutina, todo tarios parajes, y al efecto desde Lluch

(lamie se. Inicia una transposición ó per¬ pagnie Genérale Trasatldntiqm, poseen fueron las que nosotros pudimos cruzar formaba el más agradable conjunto, y habían bajado por el mismo torrente que

mutación-de letras entre la d desinen- un lujo y un confort que no tienen con él; nos manifestó que sentía frió y mientras se recreaba la vista con la in¬ habíamos ido nosotros á admirar. Iba la

cial del imperativo y la l inicial de los pronombres enclíticos.
Por ejemplo: traéinelo; dámelo; pe¬ gadle; tomadlo; acuérdate; sed amigos y daos (—dados) las manos; absteneos de eso; tente, amigo, que es eso? corta (antiguamente en vez de «cortad)» una pluma; ¡llevadle (antiguamente llevalde) preso; atadle (antiguamente, atalde) los pies; no .te acerques demasiado; no os entreguéis á este vicio.

los de las demás empresas. El Versátiles, nosotros en cambio no podíamos resis¬
apesar de no ser uoo de los mejores, es tir el calor. Sus mujeres son todas ne¬ asi misino un buen barco; para su Ca¬ gras pur sang y visten una faldilla do pitán teníamos nosotros una carta que seda negra que escasamente les llega á
presentamos tan pronto llegamos á las rodillas, dejando de esta manera en bordo y fuimos atendidos de manera descubierto el resto de sus cuerpos. El hasta cierto punto inmerecida; se nos, Gobierno francés al desterrar á Beanzin
proporcionó un camarote que reunía á Fort de France le designó la pensión todas las comodidades; no es esto poco de dos mil francos mensuales y le dió obsequio cuando, en ocasión como la por cárcel y palacio el Castillo Fantennuestra, el pasaje invade la cabida del son que so halla situado en un lugar barco; es una deferencia que agradece¬ alegre y saludable, pero todo esto y las

descriptible variedad de colores, con el risueño panorama de la costa que pare¬ cía alejarse de nosotros, los burras de la
multitud mezclados con los acordes de
las músicas y con el silbido del vapor, que repetían los ecos de los vecinos montes, formaba -una grata harmonía que llenaba de entusiasmo el corazón.
Así continuamos extasiados unos tre3
cuartos de hora, viendo pasar con rapi¬ dez los pintorescos paisajes de F Hiela,
los acantilados de la brava costa, las

expedición de Lluch dirigida á la Calo¬ bra, y en las casitas fiel puerto teníanla preparado, los vecinos do este apartado
barrio, digno recibimiento. Ochenta y
pico de personas reuniéronse bajo el te¬ cho de la casita comunal del pintoresco puerto, y todas hicieron honor á la su¬ culenta y bien condimentada paella,
comiendo con apetito y demostrando la
satisfacción que rebosaba de sus corazo¬ nes con chistes de buen género, risas, y aplausos entusiastas en los brindis. En

Imperativo Impropio ó sea Imperativo mos mucho al citado Capitán Mr. Dou- seis concubinas y sus tres hijas, que son rápidas ||hdientes de La Costera y los esta mesa, invitados hacía ya tiempo,

de las Primeras y Terceras Personas. froi.

á la vez sus concubinas también, no frondosos olivares de Tuent, hasta que ocupamos nosotros un asiento.

El imperativo propio carece de las El puerto de La Guaira es tan caluro¬ basta para devolver la tranquilidad y la á las siete entraba magestuoso el León Terminada la comida, vino á obse¬

primeras y terceras personas,

so como la rada de Veracruz, allí no alegría á aquel Rey. En su semblante de Oro en las tranquilas aguas de la quiar á los expedicionarios de Lluch y

SÓLLER

á los vecinos de la Calobra la banda del vista el fotógrafo Sr. Perez, y lo senti¬ rato, figura un bonito wals tomado en las miradas de los demás! Creemos que MOVIMIENTO DEL PUERTO

Centro Filarmónico, que tocó escogidas mos, pues que hubiera sido la mejor, sin este pueblo y cantado de una manera el que intentara construirlo baria de

piezas en cada una de las casitas del duda, de las varías que sacó para re¬ admirable por la bella y distinguida se¬ veras su Agosto.

Embarcaciones fondeadas

puerto; correspondieron estos al obse¬ quio sirviendo á los músicos fruta, bu¬
ñuelos, licores y cuanto liabia, de lo
que quedaron unos y otros sumamente
satisfechos; y mientras tanto esto suce¬ día en el puerto de la Calobra, en el
Torrent de Pareys tocaba también es¬ cogidas piezas la Banda Sollerense] al son de la gaita bailábanse boleros y jotas al estilo del pais, y entretenía agrada¬ blemente á los excursionistas una chis¬
tosísima comedia de mímica que repre¬
sentaron el popular José Sierra y su
compañero Batacli, la que constituyó un nuevo número del programa anóni¬ mo de aquella rústica diversión, y que aplaudió calurosamente el numeroso

cuerdo á la salida del puerto y en el Torrent de Pareys.
*
Compañeros de expedición fueron el aplaudido autor de «Juan José», den Joaquín Dicenta, el conocido literato
D. Manuel Paso, el célebre pintor señor Meinffren, nuestros distinguidos amigos
Filemón, Barceló y Enseñat (D. Juan Bautista), el médico D. Julián Alvarez y familia, D. Guillermo Colom, consigna¬ tario en Cette del León de Oro, y su hijo Jaime, D. Pedro A. Cetre y familia, los Sres. Mir, Ribas, y muchísimas otras personas distinguidas de Palma, ó que

ñorita D.a Enriqueta Castellanos. Recomendamos á aquellos de nuestros
lectores que no hayan sentido aún la curiosidad de visitar el salón del fonógra¬ fo, aprovechen la buena ocasión que se les presenta y que solo por muy contados dias tendrán á su disposición. Los pre¬ cios no pueden ser más módicos, pues
solo cuesta un real cada sesión compues¬ ta de cuatro audiciones.
El domingo pasado, á medio dia, salió de este puerto con dirección al de Cette y Marsella el vapor Unión, de la «Isleña
Marítima».

Los vecinos de la calle del Capitán Angeláis, han inaugurado para los dias de mañana y pasado, una fiesta propia de la temporada.
No conocemos el programa de las di¬ versiones, pero dado el carácter alegre de aquellos jóvenes iniciadores de la fiesta,
es de todo punto seguro que serán agra¬ dables los espectáculos que por aquel
barrio se preparan.
Varias expediciones de jóvenes que están pasando aquí la temporada de ve¬ rano, salieron ayer para «Las Cambras» y «La Calobra».

Dia 15.—De Palma, en 5 horas, vapor Unión, de 401 ton. cap., D. Bartolomé Alzina, con 23 mar., y efectos.
Dia 20.—De Barcelona, en 10 horas, vapor Cataluña, de 662 ton., cap. don R. Terrasa, con 30 mar., pas. y efectos.
Dia 21.—De Palma, en 2 dias, laúd S. José, de 11 ton. pat. D. Pedro J. Ca¬ bellas, con 5 mar. y lastre.
Dia 21.--De Torrevieja, laúd S. José, de 20 ton. pat. D. Juan Pamíes, con 6 mar. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADA.S
Dia 19.—Para Cette, vapor Unión,

|

público.
**
A las cinco y media anunció el pito del vapor la hora de salida, y sin pérdi¬ da de tiempo regresaron á bordo los via¬
jeros, efectuando el embarque con el
mismo orden con que habían por la mañana desembarcado; á las seis zarpó
y emprendió la marcha hacía el puerto de Sóller, amenizando el viaje las ban¬ das, que tocaron alternativamente hasta
estar amarrado el León de Oro en el mue¬
lle. El mar no pudo estar ya mas tran¬
quilo y la fresca brisa no dejaba sentir
el ardor de los rayos solares, de los cuales

de fuera habían venido, cuyos nombres
sentimos no recordar en este momento.
*
Terminamos, celebrando que viaje tan
concurrido se efectuara lo mismo por
tierra que por mar sin contratiempo de ninguna clase, y al felicitar á todos los del pueblo y de fuera que de una ma¬ nera tan culta saben divertirse, hacemos la felicitación extensiva á la Compañía que supo organizarlo y de una manera especial al Naviero-Director, Sr. Castafíer, y ai capitán del vapor, Sr. Mora, bajo cuya acertada dirección se realizó; á

Los Sres. Forteza y C.a nos partici¬
pan que acaban de instalar en la calle de San Bartolomé, una fábrica de gaseo¬ sas que ha empezado ya á producir re¬ frescos, los que se expenden á precios
sumamente reducidos. Deseamos á los nuevos fabricantes
prósperos resultados en su negocio.
Se han empezado por los peones mu¬ nicipales los trabajos de limpiar el to¬ rrente entre los dos puentes que unen la población, en la forma que acordó el Ayuntamiento en la penúltima sesión

Que se diviertan mucho en su estan¬ cia entre nosotros, son nuestros deseos.
Para que puedan nuestros lectores for¬
marse una idea del extraordinario gen¬
tío que acudió el domingo último por la tarde al muelle con objeto de la llegada del vapor León de Oro, de regreso de su viaje de recreo al Torrent de Pareys, creemos bastará decir que un grupo de
curiosos situado en una casa de la carre¬
tera del Puerto, antes de llegar al cami¬ no que conduce á la población por S‘ Al¬ borada, contó 368 carruajes.
Para los que crean exagerada la cifra

de 401 ton. cap. D. Bartolomé Alzina, con 23 mar. y efectos.
Dia 20.—Para Cett|¡|r Barcelona, va¬
por León de Oro, de 27'8 ton., cap. don G. Mora, con 15 mar., pas. y efectos.
Dia 20—Para Barcelona, vapor Cata¬
luña, de 662 ton., cap. D. R. Terrasa, con 30 mar., pas. y efectos.
Dia 22.—Para Palma, laúd San José, de 11 ton. pat. D. Pedro J. Cañellas, con 5 mar. y lastre.
Dia 23.—Para Sevilla, laúd S. José, de 38 ton pat. D. Cristóbal Vicens, con 6 mar. y lastre.

nos ponía á cubierto la toldilla del bu¬ los dueños de los restaurants, á cuya que celebró.

creyendo no existen tantos carruajes en

-—

■■■■««

■—-

que; fué del todo delicioso el viaje, que á todos pareció corto, entretenidos como
estábamos en admirar las bellezas de la

actividad y previsión débese no faltaran provisiones y refrescos en aquellos leja¬ nos puntos; á las bandas de música; á

Suponemos que se construirá después un empedrado con declive hacia el cen¬ tro del torrente, que termine en acequia,

la población, convendrá añadir que se contaron todos los que subían atestados de viajeros, aun cuando hubieran bajado

Registro Ovil

costa y una magnífica puesta de sol, co¬
mo no estamos acostumbrados á ver los
que diariamente vemos como se oculta
detrás del Teix.
Pero lo mejor, la más agradable de las sorpresas quedó para lo último. Supo¬

los vecinos de la Calobra, y, en una pa¬ labra, á cuantos en una ú otra forma contribuyeron á que resultara amena la higiénica excursión que, como el público sollerense en general, deseamos muy eu breve repetir.

y con declive hacia el mar para que no se detengan las aguas. Es esta la única manera de que resulte completa la me¬ jora.
En vista del resultado obtenido por la

al puerto una ó varías veces. Añádase á lo dicho que muchísimas
personas subieron á pié y que otros ca¬ rruajes del Camp de Sa Má y de la Huerta cuyos dueños tienen sus vivien¬
das en fincas antes de la casa en donde

Nacimientos. Varones 2.—Hembras 1.—Total 3.
Matrimonios.
Ninguno.
Defunciones

níamos todos que algunos deudos ó ami¬

Empresa, y de la animación que reina se contaron, no pudieron serlo.

Dia 21.—D.a Margarita Canals Casas-

gos de los quinientos cincuenta y pico de expedicionarios que llenaban la cu¬ bierta del vapor, vendrían á recibirnos,

Eu el local que ocupó hasta hace poco el «Círculo Recreativo», se ha instalado por unos dias un fonógrafo Edisson su¬

en el público por las excursiones, es muy posible que el «León de Oro» haga en breve otro viaje de recreo á las Cue¬

Dudamos si en muchos años se vé tan
concurrido el puerto el dia del simula¬ cro de la fiesta de Mayo.

novas, de 74 años, viuda, Manzana 68. Dia 21.—Andrés Vidal Ripoll, de 3
años, M.a 63.

y que algunos curiosos además querrían presenciar la llegada del buque; pero jamás pudimos creer que estuvieran, co¬ mo estaban, atestados de gente el mira¬
dor de Santa Catalina, la terraza del faro do la Cruz, toda la carretera que une este faro con el muelle, éste, la es¬ collera y todas las calles de la barriada marítima, en una palabra que hubiera acudido á recibirnos casi todo el pueblo. Júzguese, pues, cual fué la satisfacción de todos al ver aquel entusiasta recibi¬ miento que á no pocos ojos hizo asomar lágrimas de júbilo; júzguese de la extra¬ ordinaria alegria que todos los expedi¬ cionarios sin excepción sentimos al ver contestados nuestros hurras, que llega¬ ban á tierra, al doblar la Creueta, mezcla¬ dos con los acordes de las músicas, por los de aquella apiñada multitud, que agitaba blancos pañuelos en toda la ex¬

mamente perfeccionado. Galantemente invitados por su propietario el inteligen¬ te joven D. Luis Martínez, hemos teni¬
do ocasión de admirar tan curioso in¬
vento, dejándonos sorprendidos la clari¬ dad y ajuste con que reproduce los soni¬ dos que á su maravillosa acción se some¬
ten.
Una numerosa colección de cilindros, enriquecida de continuo en las diferentes
poblaciones que ha visitado el Sr. Martí¬ nez, dan suma variedad á las audiciones
y satisfacen todos los gustos. Encogidas piezas musicales, escenas de los mejores
dramas de nuestro teatro, variedad de romanzas, entre las cuales se cuentan algunas de nuestros paisanos los seño¬ res Massauet y Riera, en fin, los efectos de un concierto clásico experimentamos la noche que tuvimos el gusto de acudir á la citada invitación. Entre las piezas

vas de Arta.
Mucho celebraríamos que esta idea se llevara á buen efecto, y de este modo creemos que la Compañía de Copropie¬ tarios del vapor se captaría una vez más las simpatías de este público, cuya prefe¬ rencia le viene justamente demostrando de algún tiempo á esta parte.
Los baños de mar es en la actualidad
el mayor de los recreos que puede uno darse; por esto á diario es también la playa y S' arenal d‘ en Pepich el sitio
más concurrido.
La Alcaldía señaló los puntos donde deben bañarse las personas de diferente sexo y los animales, y sobre el terreno quedan también señalados dichos puntos por medio de postes en cuyo extremo su¬ perior sostienen rótulos que con grandes
caracteres lo indican.

Poca animación hubo el domingo pasa¬ do durante la retreta en el paseo del Prín¬ cipe; las simpáticas pollitas no debieran nunca desperdiciar esas horas amenas de recreo semanal, y así los pollos no se quejarían con justicia de que el paseo resulta triste y solitario, todo esto por¬ que no hay faldas.
Para mañana y pasado, prepara la
«Banda Sollerense» dos buenas soirées.
Ha llegado á esta población con el propósito de dar una série de funciones la Compañía de acróbatas Franco-espa¬ ñola que dirige el conocido Mr. L. Louis.
El elenco de la Compañía es bueno y variado; por esta razón no dudamos que la empresa merecerá el favor del público en su permanencia en Sóller.
Mañana hará la Compañía su debut en la Plaza de toros, y para fin de es¬

Dia 22.—D.a Catalina Bisbal Coll, de 60 años, soltera, calle de la Rosa.
Dia 23.—D.a Antonia Vicens Puig, de 22 años, soltera, calle de Serra.
CULTOS SAGRADOS
En laHglesia Parroquial.— Dia 26 á las siete y media habrá comunión ge¬ neral para las Hijas de María, luego fiestá dedicada á la Virgen Purísima: á las nueve y media horas y la misa mayor con sermón por el Rdo. Sr. Cura-párroco.
En el oratorio del Hospital.—El do¬ mingo, dia 26, á las 5 de la tarde se dará principio á la devoción de los seis domingos de San Luis Gonzaga, que se continuará los domingos siguientes á la
misma hora.

tensión de la costa que abarcaba nues¬ que con mas gusto se oyen por el nume¬

¡Lástima de un establecimiento bonito pectáculo se anuncia una novillada.

tra mirada. Era ya al anochecer, razón roso público que todas las noches acude y cómodo en donde pudieran los bañis¬

A divertirse tocan.

por la cual no pudo tomar tan hermosa al local dó se halla instalado dicho apa¬ tas desnudarse y vestirse al abrigo de

25

AGRICULTURA

I. (1)

Composición DS LAS CENIZAS DEL FRUTO
DEL NARANJO.

ÏsT.° l.°

Potasa. . . . Sosa Cal
Magnesia. . .
Acido fosfórico . Acido sulfúrico . Acido silícico. .
Óxido de hierro.
Pérdidas .

20 T 5 10'22 30-12
9-02 20‘04
P08 4‘50 4‘25 0‘62
100‘00

Cenizas del fruto #

3‘57

N.° 2.°
15‘28 12T4 30‘24
8T0 18‘24
4T4 5‘82 4‘75 1‘29
100-00
3 ‘48 por 100.

CULTIVO DEL NARANJO

II.

Composición de las CENIZAS DEL TRONCO, RAMAS
Y HOJAS (PAJA) DEL NARANJO.

N.° 3.

Potasa

Troncos y
ramas
14T5

Sosa

16‘67

Cal

31‘57

Magnesia. . . .
Acido fosfórico . . Acido sulfúrico . Acido silícico. . .
Hierro y pérdidas .

10-64 18‘82
4‘89 2‘82 0‘44

100‘00

Azoe de la paja . . Cenizas de la paja.

T'57 6‘32

N.° 4.'
Hojas
10T8
10‘82 41‘22
6‘54 19‘47
4‘53 5‘48 1 ‘76
100‘00
1‘60) n O
j 6*20 p o-

POR D. JOSÉ RULLAN PBRO.

Ç| |
III.

Composición DE LAS CENIZAS DEL FRUTO DEL LIMÓN.

N.° 5.

Potasa. . . . .

Sosa

.

Cal

.

Magnesia. . . .
Acido fosfórico . .

Acido sulfúrico .

Acido silícico. .

Oxido de hierro.

Pérdidas . . .

18*06 12*14 30‘00 12‘05 20*13
1‘25 4165 1*24 0‘48
100‘00

Cenizas del fruto

3‘72

N.° 6.
19‘06 10T4 29‘85 10‘24 20‘57
2‘32 5‘36 1‘84 0‘62
100‘00
3‘64 por 1

fl) Estos datos los tomamos del libro titulado El Naranjo, del señor
Abella.

4

Ïj08 asmados que se inserten en esta sección pag’iràn.· llasta tres in"aaicicres á razón de 0‘05 pesetas la línea; Mata cinco inserciones á ■2MsOïi de 0'03 pesetas, y de cinco en adelante á razia de 0‘02 pesetas.
B1 -ç^lor mínimo de un anuncio, sea cual fuere t i número ele líneas ■ <ie quffse componga, será de 0‘50 pesetas.
Las jtneas, de cualquiera-tipo sea la letra, y los grabados, se conta¬ rán por tipos deb cuerpo 12 y el ancho será el de una columna ordina■r ña del periódico.
w-

Sección

SÓLLER

de

Anuncios

Los anuncios mortuorios perr una sola vez pagarán: Del aneho de una columna 1‘50 ptas., del de dos 3 ptas., y así en igual proporción.
En la tercera plana los precios son dobles, y triples en la segunda.'
Los comunicados y anuncios oficiales pagarán á razón de 0‘05 pese¬ tas y los reclamos á razón de 0‘10 ptas. la línea del tipo en que se compongan, siendo menor del cuerpo 12, y de éste si es mayor.
XiOg anscriptores dhfrntarán nna rebaja de un 25
ciento.

CIRUJANO DENTISTA DE LA REAL CASA

PREMIADO CON VARIAS MEDALLAS

C. PEREZ, - FOTOGRAFO SERVICIO DECENAL!
Calle Nueva, 87—SÓLLER

Retratos en todos tamaños.
Precios, desde 3 pesetas la
media docena.

rom HI LA UAMÏÏA por el magnifico y veloz vapor

DK
COMPAÑIA TRASATLANTICA DE BARCELONA FRANCISCO (MASO! y Bhbam

LEÓN DE ORO

Servicio fijo y periódico por los vapores de esta compama
MES DE JULIO DEL AÑO 1896, (Salvo contingencias).
Línea de las Antillas, New-York y Veracruz.—El 10, de Cádiz, vapor
ANTONIO LOPEZ, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz. El 20.—De Santander, vapor SANTO DOMINGO, para Puerto-Rico, Habana
•y Veraeruz.
El 30.—De Cádiz, vapor CATALUÑA, para las Palmas, Puerto-Rico, Haba¬
na y Veracruz. Línea de Filipinas.—El 18 Ae Barcelona, vapor ISLA DE PANAY, para

PLAZA DE PALACIO, IB-BARCELMA
El dueño de este establecimiento, ex-dependiente de la fonda del Uni¬ verso, participa á los señores viaje¬
ros de toda la isla de Mallorca y en
especial á los sollerenses, la gran restauración que se ha hecho al ho¬ tel, en el qne encontrarán en lo su¬ cesivo un esmerado servicio, lo mis¬

Salidas de Sóller para Barcelona; los dias 1Q, 20 y último de cada mes, Salidas de Barcelona para Cette: los dias 1, 11 y 21 de id. id. Salidas de Cette para Barcelona-: los dias 5, 15 y 25 de id. id. Salidas de Barcelona para Sóller, los dias 6, 16 y 26 de id. id.
EN SÓLLER.—D. Guillermo Bernat, calle del
Príncipe n,° 24,
EN BARCELONA.—Sres. Rosich Cárles y
CompA Paseo de la Aduana, 25. EN CETTE,—D, Guillermo Colom, Quai Com*

Port-Saind, Aden, Colombo, Singapore y Manila. Línea de Marruecos.—El 25 de Barcelona, vapor RABAT, para Málaga,
Ceuta, Cádiz, Tánger, Larache, Rabat, Casablanca, Mazagán y Mogador.
Servicio de Tánger.—El vapor JOAQUIN DEL PIÉLAGO, saldrá de Cádiz
los lunes, miércoles y viernes para Tánger, Algeciras y Gibraltar retornando á Uádiz los martes, jueves y sábados.
En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino. Al tomar los pasajes se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará á los cargadores de esta Isla, una bonificación de 10 p§ sobreelimporto del flete. Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta. Para más infor mes, en Sóller, el representante de la Compañía, D. Jerónimo
“Estades.

mo á la carta que por ct uiertos, con gran rebaja en los precios.
Con el mismo trato y en, las mis¬ mas habitaciones que se pagaba 5 y 6 pesetas, se pagará en adelante so¬ lamente 4, agradecida la casa á la protección que de estos isleños re¬
cibe.
BAMIál FB0IÏEM
MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico).

pnandant Samary-5.
L’ UNIÓN
Compañía francesa de seguros contra incendios fundada en 1828
Esta Compañía, LA PRIMERA DE LAS COMPAÑÍAS FRANGE-
SAS DE SEGUROS CONTRA INCENDIOS POR LA IMPORTAN¬
CIA DE SU CARTERA, asegura además del riesgo de incendio, los daños que pueden ocasionar la caída del rayo, la explosión de gas de alumbrado, del vapor, de LA DINAMITA Y OTROS EXPLOSIVOS.

Capital social

10.000,000 Francos

Almacén de calzado de todas
MERCANTIL VENTA DE SOLARES clases y objetos de peletería. Importaciones directas de los

Reservas Primas á cobrar. . . ,
Total

8,705,000

»

74.287,038

„

92.992,038

DIRIGIDA POR
SALVADOR ELÍAS CAPELLAS
Enseñanza teórica y práctica de Cálculo Mercantil, Teneduría de Li¬
bros, Geografía-■comercial, Legisla¬
ción mercantil y todo lo referente al comercio según las vigentes le-
jes.
Clases diarias por la mañana y
por la noche. En las clases de noche también hay enseñanza primaria para los obreros.
Para más pormenores dirigirse al Director, calle del Príncipe n.° 13, (Castellet)—S OLLER.
^SfOirtci. Se vende tanto
junto como en porciones el hi; to llamado “La Planesa,, sito
esta villa.
Para informes dirigirse á ( Guilermo Bernat (Fiol)l
Se alquila I"--
ciedad «Círculo Recreativo», situado en la plaza de la Constitución de esta villa.
Dará informes el Presidente de la so¬ ciedad recreativa «La Unión».

en el “Noguerá„
Ultimados ya todos los trabajos preliminares se lia empezado la ven¬ ta de solares cuyos precios variarán entre docientos y quinientos duros

principales mercados del mundo, renovados quincenalmente.
Fábricas de curtidos y de calza¬ do ventajosamente conocidas, por
la excelencia de sus manufacturas
en toda la Provincia.
VENTAS AL POR MAYOR

según el sitio que escojan.

Los que deseen adquirirlos pue¬ den dirigirse en Palma á los pro¬

DK
J0SÉ BVIS

pietarios, calle de San Miguel, ó bien en Sóller, al Maestro Jaime Bullan y Bisbal (Ros).

Calle de los Olmos n.° 148—Palma.
SUCURSAL E33ST SÓLLE3R
EN CASA DE MIGUEL ESTADES, CEMENTERIO 10

Aviso al público. se
ruega á todas las personas que tentengan documentos de cualquier
dase en la Notaría del difunto don
Francisco Eerrer, se sirvan pasar á recojerlos en casa de D. Jaime
Marqués calle del Pastor n.° 12, á la brevedad posible; en la inteli¬
gencia de que, si no lo hacen pronto,
los herederos del finado Notario se
harán cargo de los mismos para exigir á los que resulten deudores los pagos correspondientes por la vía judicial.

Hay en existencia ménsulas, guarda-polvos para fachadas, lozas para balcones (fiólas), panteones y demás clases de trabajos del ramo, á precios redu¬ cidísimos, y se bucen además cualesquiera trabajos
que se encarguen.
Hay también existencia de piedras mármoles de
todas clases.
CALLE DEL CEMENTERIO, 10.-SÓLLER
LASOLLERENSE
DE
«JTOSÉ COSTIL CKRBÏRA y PORT-BOU (Frontera franco-espaíola) Aduanas, transportes, comisión,
consignación y tránsito
Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.

Capitales asegurados

15.127.713,242

Sienestros pagados .

194.000,000

SEGURO HE COSECHA®

Esta antigua Compañía asegura también contra el incendio, los de

trigo, cebada y avena, tanto en pie como segadas, en gavillas y sobre

la era.

Sucursal española: Barcelona, Paseo de Colón y calle Merced, 20, 22 y 24.—Director, M. Gés.—Subdirector en Mallorca: B. Homar, Samari¬

tana, 16, Palma.-—Agente en Sóller, Arnaldo Casellas, Luna, 17,

Se desea vender una
casa situada en la calle del Padre
Baró y señalada con el n.° 7. Para más informes pueden diri¬
girse los que deseen comprarla, á su propietario, calle del Capitán
Angelats n.° 3.—SÓLLER.
LA BÏICIIÍMB
Establecimiento comercial é industrial
DE
J. MARQUÈS ARBONA
CALLE DE SAN BARTOLOMÉ N.° 17
Eli la sección de librería, de dicho establecimiento, además de toda cla¬ se de libros de primera enseñanza,
de texto en las escuelas de esta loca¬
lidad, liay en venta:
HISTORIA DE SoLLER en sus re¬

laciones con la general de Mallorca, por D. José Rullán Pbror
INUNDACIÓN DE SÓLLER Y
FORNALUTX, capítulo adicional á la Historia de Sóller, por D. José
Rullán Pbro.
LA ESCUELA POPULAR, méto¬
do razonado para la ampliación de la primera enseñanza y preparación para el ingreso á la segunda, por don
Francisco Saltor y Montagut.
DOS Y DOS FAN CUATRE, ó sia primera tanda de veritats ditas á n es vesins de sa populosa ciutat de Illot, per un tal P amo ’n Tófol de sa
Llana (molt conegut á ca-seua.) J CONCHA Y CATALINA, novel*
de costumbres sollereuses, por, o011
Juan B. Enseñat.
POESIAS, por D. Juan Alcover y
Maspons.
SÓLLER—Imp. de «Ea SinceritáU