SEMANARIO INDEPENDIENTE
SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóllkr: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Qnai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: Sre8. Pizá y C.11—General Pavía-7-Arcci'bo (Puerto-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-Sun Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f

REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arfcona.

4 Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
EspaíYa: 0’50 pesetas al m$s. Francia- 0’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—0’10 pesetas: Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin Arma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
EL VETERANO
I
El coronel Antón era lino de loa va¬
lientes que recorrieron con el general O’Donell. desde lae cumbres de Anghera hasta el campamento de Wad-Ras, recogiendo los laureles con qué aquel ejército de héroes aumentó las glorias de la pátria.
Opinaba que todos los hombres de¬ bían ser militares; para él no había ter¬ tulia más agradable que la del cuarto de banderas, ni ocupación más de su gusto que marchar con los batallones al com¬ pás de la música.
La vida de cuartel no le satisfacía por
completo, y si él hubiera podido influir en las cuestiones, internacionales las naciones estarían siempre en guerra. Este era su ideal, soñaba con quiméri¬ cas luchas, en las que resultaban vence¬ doras las tropas de España; y en alas de la fantasía creía hallarse al frente do su regirtíiento oyendo el vertiginoso toque de ataque y el tronar de los cañones, y veía centellear los sables y lanzarse los infantes á la carrera para atacar á la bayoneta.
Cuando leía la„bistoria seexaltaba; de¬ cía que jamás pudo comprender que un general español se declarase derrotado;
y relataba conmovido las grandes epo¬ peyas militares, mostrando entusiasta admiración por los caudillos que nunca entregaron la espada.
Desde que regresó de Africa, en donde alcanzó todos sus empleos, le agradaba
referir las batallas habidas entre los hi¬
jos del Profeta y las huestes q.ue manda¬
ba O* Donell.
Expresaba el de«eo que sentía de vol¬ ver nuevamente á la guerra, fie conquis¬ tar ciudades marroquíes de cerradas murallas y calados minaretes, y en su anhelo de gloria, parecíale pequeño el continente africano para cubrirlo con la bandera española.
Al año siguiente de regresar de Tetuán sufrió un ataque de parálisis que le obligó á retirarse del servicio; el árbol que se Alzaba vigoroso y altivo, dobló las ramas antes loza ñas. y las hojas se desprendieron una á una á impulsos el el
vendaba].
El bizarro coronel apenas podia mo¬ verse de una butaca; eu poco tiempo adquirió el aspecto de uñ viejo agobiado por lo? achaques; aquel cuerpo que vis¬
tió con tanta marcialidad el uniforme,
estaba encorvado como el do un anciano
en las postrimerías de la vida, y en sus

ojos se había apagado la mirada de centella que fulguraba en ellos, cual re¬ flejo de un alma apasionada y vehe¬
mente.
Desde el balcón de la casa que habita¬ ba en Cádiz, situada cerca del muelle,
veía llegar unos buques al puerto y ale¬ jarse otros en la inmensidad azul.
Cerraba los ojos, y su imaginación se
trasladaba á las cumbres de Serrallo,
Guad-el-Jelü y Tetuán. Entonces veía ejércitos numerosos que marchaban a! paso de ataque contra los guerreros de
blanca túnica, los cuales huían veloces
en sus caballos, cual arrastrados por el viento de los arenales de la Libia y creía oírlos ecos de las músicas que entona¬ ban con sublime majestad himnos de
victoria.
El ensueño del guerrero alegraba aún la desdichada existencia del paralitico, y vivía en el pasado, soñando, asi como
en días felices alimentó su alma con ale¬
gres esperanzas. II
Ardía la guerra en Cuba, y España enviaba á ella lo más florido de su ejér¬
cito para castigar á lo# hijos espúreos que pretendían desgarrar el seno de la
pátria.
En el puerto hallábanse anclados tres
trasatlánticos, en los cuales embarcarían
las tropas expedicionarias, y desde por
la mañana varios vaporeitos transporta¬ ban soldados á los grandes buques.
En aquella noche tenían que quedar á
bordo todos los soldados, pués al rayar el alba los trasatlánticos levarían anclas
dirigiendo la proa hacia la tierra cu¬
bana.
El coronel vela estos preparativos de guerra sentado en la butaca al lado del balcón. Estaba más animado que de costumbre; preguntaba con insistencia qué ocurría en Cuba, y parecía erguirse
en el asunto cuando le manifestaron que
la ciudad estaba llena de soldados.
Su rostro adquirió en determinados momentos expresión de ira. y no apar¬
taba la vista de los colosos de la marque
flotaban orgullosos en las ondas, perfi¬
lándose en el anclado cielo sus soberbias
arboladuras.
El toque de clarín le evocaba recuer¬ dos de dicha, los días de su juventud y sobre todo, el tiempo ¡lasado en Africa, despertándose al estampido del cañón y á los alegres acordes de las músicas mi¬ litares. Castillejos. Guad-el-Jelú, todo lo recordaba perfectamente como en la época en que combatía al frente de sus soldados y adivinaba la nombra de gen¬
til mora tras las almenadas murallas de Tetuán. Sentía otra vez la vida mili¬
tar, el goce de su espíritu batallador, y

creíase jóven al resucitar en su alma el
ideal de su existencia.
Al anochecer, cuando las sombras in¬ vadían el firmamento y las nubes pare¬ cían incendiarse el reflejar los rojizos rayos del astro poniente, los últimos re¬ gimientos marchaban al muelle para
embarcarse.
Eu el rostro del coronel se reflejó la expresión de indefinible alegría.
La música del batallón de cazadores
que cruzaba por bajo de su balcón, iba tocando un paso doble que le era muy conocido, Aquellas notas que le hacían estremecer de júbilo, las habla escucha¬
do más de veinte veces; eran los ecos guerreros que llenaron su alma de ardor bélico, y á cuyos campases marchó en¬ tre nubes de humo y un diluvio de
balas.
Con g'ran rapidez, y haciendo un es¬ fuerzo supremo, levantóse de la butaca y se arrimó al balcón para ver desfilar á los que marchaban á la guerra. Iban muy aprisa, en correcta formación; ai¬ rosos, gallardos, cual si fueran á una revista, destacándose el color rojo de los pantalones y las abultadas mochilas.
El coronel Antón les siguió con la mirada hasta donde pudo; después sin¬ tió un desvanecimiento, agitó los bra¬ zos, irguióse sobre el hierro del antepe¬ cho. y gritó con el mismo entusiasmo que cuando era jóven:
¡Viva!... Su cuerpo quedó un momento suspen¬ dido en el espacio, y cayó pesadamente
sobre las losas de la acera.
Estaba muerto, con los ojos muy abiertos y el brazo derecho en actitud de
dar una orden. III
Al siguiente día, uno de los noticieros mejor informados de la capital, escribió en su periódico:
«El coronel Antón, uno de los vetera¬ nos de la guerra de Africa, se suicidó ayer tarde, arrojándose por el balcón.
»Se cree que la falta de salud é impor¬ tantes pérdidas esperi mentadas en su fortuna, fue la causa que le impulsó á poner fin á sus días.»
G. Bidones.
LA PASTORA DEL VALL
Ab les sabates blanques,
faldóns de llista blaus,
capell de palla rossa
ab líennos flòcli morat;
per entre faigs y roures, ausines y pinars, travessa una pastora., hermosa seos igual,

ab son ramat d’ auvelles
y anyells rossos y blanchs, mes alegre y joyosa que rey na ab sos vassalls. ¡Que n’ es d’ agraciada
la Pastora del Valí!
Trescant vá les montanyes, turons y comeilars; miraula axérkloya cóm ab la guarda vá, cóm tranquila reposa
á 1’ ombra del serra 1, còrn al rnitx del silenci
de tanta soledat, mentres que les ovelles
les herbes vaú cercant*
del cistellet que pórta, prepara ’l berenar y ab més gfist qu’ una dama los esquisits menjars ab bóna gana menja les olives ab pá, y el cá assegut baix d’ ella
de fit á fit mirant
espera, fentli festes, lo mòs que 1’ lii dará. ¡Que n’es de garridoya
la Pastora del «Valí!
Mentres les flòrs boscanes,
qu’ el sol daura ab sos raigs,
se besan tremoloses
empeses per Y embat, y ou de les fon tan el les la fresca aygua ratjar, y de la tortereta
lo tendre cautussar;
al so de les esquelles y del fluviol llunyá.
á Den son cor envía
amorosos cantar».
¡Que n’ es de tendre y pura
la Pastora del Valí!
¡Hermosa pageseta! si ab tú' rn pogués cambiar, pastora me facía per viure dins barra nolis. No vengues, estimada sovint per la ciutat que 1* ay re que \\s respira
enterboleix el cap:
veus hornos qu'es desvctlan per fer un gros caudal y may contens son riuen
ni s'assassian may.
Veus dónes qu’ el sen y perden lo figurí cercant, que vénen nom y honra, y compran van ida t.
Tú. del mon retinada,
que be. que be qu'estás
disfrutaut les belleses
qu’ un jorn Den va crear, tú góses ab les diíxes.

tú sens la dolça pau:
tal bálsam té ’n la vida
la santa soledat!
M.a Ionacia Cortés.
LA NOCHE DEL DIA DE FIESTA
(Traducción de Giacomo Leopardi).
Dulce es la noche y límpida; dormido El tenue ambiente replegó sus alas. Sobre los techos y en la verde alfombra De los cercados, plácida y tranquila La luna reposando, allá á lo lejos,
De las montañas la silueta acusa.
¡Oh amada mía ¡Reina ya en las calles Hondo silencio, y las alumbra sólo
De una ú otra ventana aun abierta, La luz muriente del velón uocturno.
Tú duermes: fácil, sosegado sueño Te sorprendió en tu estancia casta y
[quieta, Sin que le turbe afán ni cuita alguna. No sabes, ni pensar siquiera puedes Cuántas heridas en mi pecho abriste. Tú duermes; yo este suelo, tan benigno Al parecer, á saludar me asomo. Y á la antigua natura omnipotente, Que para padecer, lanzóme al mundo. «No hay esperanza para tí. me dice. Ni siquiera esperanza; sólo el llanto No más que el llanto brillará en tus ojos.»
Solemne el día fué. De tus solaces Venturosa descansas, y en tus sueños Más de un admirador tal vez recuerdes.
U otros quizá á tu corazón muy gratos. Más ay, no á mi, infeliz. Yo nunca espero; Jamás tu pensamiento eu mí se fija;
Y al entretanto va creciendo el odio
Que al resto de mi vida abriga el alma, A los días sin fin en que. tendido Al suelo ingrato, me desbago en quejas. Por el dolor convulso. ¡Horrendos días De mi edad, verde aún! Ay. por la calle,
No lejos, oigo el canto solitario
Del obrero que vuelte en hora tarda, Ya solazado, A su modesto albergue, Y la congoja el corazón me oprime Al recordar que todo, todo pasa En el mundo, y no deja apenas rastro. Huyó el festivo día, y le sucede El de habí nal labor, y el tiempo entierra
El accidente humano eu el olvido.
¿De los antiguos pueblos qué ha quedado? ¿Dónde la voz está de los famosos Progenitores nuestros, el imperio De aquella Roma, y el fragor, las armas Que, á la vez. tierra y mares sojuzgaron? Todo es silencio y paz: en esta vida Todo á la muerte corre y al olvido; Nadie se cura del rumor pasado. En la edad juvenil de gratos sueños, Con qué afán y deseo la llegada Iba esperando del festivo día. Al llegará su término, apenado,
Y en vela aún. sobre mi lecho, insomne, Al llegar á mi oído, ya muy tarde. Un cantar solitario, que en la vía Se iba muriendo lejos, poco á poco.
Como hoy el corazón me destrozaba.
Gerónimo Rosselló.

(ó)

F©liLKTÍS

SIMÓN VERDE
el tiempo pide estrecha cuenta; el inte¬ rés reniega de esos jaramugos parásitos, y la atención dice que no quiere vagar como un papanatas sino que- quiero ca¬ minos de hierro para estar al nivel délos adelantos de la época. ¡A tus agujas,
sastre!
—¡Alabado sea Dios! dijo Simón apeándose de la calmosa Papalina, que se encaminó sin salir de su paso hacia la cuadra, cuando Simón le hubo quita¬ do la al barda. ¡La bendición, madre!
añadió al acercarse á la anciana.
—Con la de Dios, hijo: ¿vendiste las naranjas?
—Toas, y más que hubiese llevado. Pero no traigo un cuarto, madre.
—¡Hombre, válgame Dios! ¿y qué has
hecho con el dinero?
—Se lo presté al guarda del cortijo que linda con mi haza; me le encontré en el camino en unos grandes conflictos, porque ese alma de Judas del Alcalde le iba á embargar por las contribuciones. ¡Pues no clama al cielo que pague con¬ tribución el infeliz, que no tiene ni pan que comer!

—¿Pero no sabes que estamos debien¬
do al panadero? — Ese no nos ha do embargar, madre;
y bien sabe que tiene su dinero seguro. ¡Jesús, y qué gañotes tan chicos tiene V.. que en un instante está ahogada se¬
ñora!
—¿Y tú sabes, hijo, que Juan Martín, el guarda, tiene más trampas que miste¬ rios la pasión, y que ese dinero no te lia de volver á pesar en tu bolsillo?
—Lo sé, madre. Pero ¿qué había de
hacer? agradecido, :ne guardará mi pe¬ gujal- con celo: y ya ve V. que «real que me guarda ciento, es un buen real.»
—¡Vaya con él Alcalde! dijo la ancia¬ na; que otro más duro no le ha habido. Mira tú. ¡cebarse con Juan Martín, que es primo de su mujer, que en gloria esté!
—El Alcalde, repuso Simón señalan¬
do una de sus venas, es malo de este que
corre; y desde que tiene la vara, se ha
hecho un D. Pedro de Palo de los más
tiesos. ¿Pues no le oí decir el otro día. hablando de su hijo Julián: «este mu¬ chacho no tiene amor al dinero; y eso
es lo peor que puede tener?» (1) —¡Hombre, Simón! exclamó absorta
la anciana, ¿esa herejía dijo?
(1) Histórico.

—Con esas orejas que se ha de comet¬ ía tierra, lo oí, madre, contestó Simón tirándose bárbaramente de una de ellas, inducido á ello por la. energía de la ac¬ ción y el fuego de la indignación.
—Mientras más rico se lia puesto, más duro y más avariento se lia hecho, dijo la buena anciana; ese vicio es más malo
que ninguno, porque endurece el cora¬ zón. y va siempre á más, como el cán¬ cer. Mi padre contaba que un hombre de muchos posibles casó á cuatro hijas que tenía, y á cada cual le dió una can¬
tidad crecida de dinero. Al año fué á
verlas.
—¿Cómo te vá? preguntó ála primera, — Padre, contestó ésta; desde que to¬
mó el dinero mi marido se lia enviciado
en los naipes; no hace caso de mi. y to¬ do lo está jligando.
—No te dé cuidado, ni te apures, le respondió su padre) en acabándose el di¬ nero. tendrá que trabajar: se acabaron entonces los naipes, y serás feliz.
Fué en seguida ála segunda de sus hijas, que le respondió llorando á la misma pregunta que le hizo, que su marido era muy enamorado, y que se gastaba todo el dinero en queridas.
—No te dé cuidado, le contestó su ¡la¬ dre: en acabándose el dinero, tendrá que

trabajar, y se acabaron las queridas, y
serás feliz.
La tercera se le quejó de que su mari¬ do era borracho, y pasaba su vida eu las
tabernas.
—No te dé cuidado, le contestó su pa¬ dre: en acabándose eí dinero, tendrá que trabajar, y se acabó el vino y las taber¬ nas. y serás feliz.
La cuarta respondió á la misma pre¬ gunta que le hizo su padre, quejándose amargamente de lo avariento de su ma¬ rido. que no le daba un cuarto y la te¬
nía muerta de hambre.
—¡Ay pobrecita de mi alma! dijo su padre abrazándola, ¡hija de mi corazón!, que no le veo fin á tu desgracia!
Lo que demuestra á las claras, prosi¬ guió la anciana, que el peor de los vi¬ cios es la avaricia. porque es un vicio del corazón. Y así bien hiciste, hijo mió. en socorrer á aquel pobre afligido. Más que lo pierdas aquí, alíatelo hallarás. Y más vale atesorar para la eternidad, que no para estos cuatro días de vida temporal.
—Ese Alcalde-rapiña no merece al hijo que tiene, opinó Simón Verde. Es Julián un muchacho.,de los mejores <b‘l pueblo, tan modqsito. tan ajuiciado, y mas fino que una ele.
—Sale á su madre, que era una vida

de mi alma: la gloria se la ganó con la
paciencia que tuvo con su marido. Desde que había entrado, no había
cesado Simón de volver la cara por to¬ dos lados, como si buscase algo.
—Madre, dijo ahora, ¿dónde está la niña, que no la he visto?
Haciéndote una camisa con su peche¬ ra bordada, hijo. Pero no quiere que lo sepas, hasta que la tenga rematada.
—¡Agueditu! ¡Aguedita! gritó el pa¬ dre; ¿dónde estás que no te veo?
Salió entonces de entre las flores la
niña, que vino saltando como una ardi¬ lla al encuentro de su padre. Más en es¬ te momento llegó Julián, el hijo del Alcalde, que traía un saco de dinero en
la mano. Era un bonito mozo de diez y ocho años, de modales finos, de talante
gallardo sin arrogancia, de mirada dul¬ ce. tímida, pero firme y serena.
—Aquí tiene V.- dijo á Simón Verde,
los tres mil reales de su pegujer en yerba.
—¡Hijo, vendiste el pegujar! exclamó
consternada la anciana.
—¡Y yo que no quería que lo supiese
V.. madre! Pero, anda con Dios, ya que lo sabe, le diré que lo vendí por aquello
de «inas vale un toma que cien te daré.» —Mal hizo V. en venderlo, tío Simón,

SÓLLER

Variedades
EN SIEEBA NEVADA
^Impresiones de un viajero fílemen.)
XIII.
Par tales razones, Trevélez no se reco¬ mienda como cuartel general para la gente que teme demasiado á las inco¬ modidades de esta clase; pero para los que prefieran los goces de una ascensión al Mulhncen, aún n riesgo de pasar una moche desagradable, no hay pueblo más «propósito para subir sin dificultades á nina altura de 12.000 piés.
Saliendo del pueblo por el rincón de
Norte. Noroeste, se sube á la cresta que
dbrma el lado septentrional del barranco .y la loma del Mulhacen á que se llega en una hora. Desde aqui ya percibe el -espejo azulado del mar y los Aquilones. montes calizos que se destacan entre los barrancos de Poqueira y Notaez. envuel tos en vapores azulados; subiendo un poco más, el Medilcrràneo[or1 a todo’ el
horizonte meridional.
Idioma, que pronto alcanza una ex¬
tensión de latitud que la asemeja á un llano, está cubierta hasta muy alto de -arbustos, entre los cuales hay uno espi¬ noso. muy común también en la vertien¬ te septentrional de la Sierra, visible por
su tronco torcido, tan fuerte como un
brazo.se llama Astraga lus .nemidetisis, Boissier. En cuanto á las praderas, solo
se encuentran en las faldas inferiores de
la loma. Desde lo alto de esta, el pico .Mulhacen se hace visible ya. y siguien¬ do aquella erestaj misma sobre rocas, y «en años crudos, ¡sobre nieves, se llega marchando siempre en dirección Noroes¬ te al pico, al fin de siete horas de ca¬
mino.
Como no hay fuentes en la cresta de k loma, se puede almorzar, bajando á una hondonada que hay háeia el Este. Desnudas y negras peñas cierran su horizonte, y en el fondo se ven dos la¬ gunas, llamadas por el nombre de di¬ chas peñas pizarrosas Lagunas de Peñas negras. Desde aqui se vuelve á la cresta que conduce en una hora al pié del ver¬
dadero cono del Mulhacen.
Respecto á facilidades de ascensión, puede decirse lo mismo del camino de CapUéira, cuyo pueblo dista del Mullíasen una hora más que \\Trevélez. Como el camino lía quedado marcado con grandes hitos de piedras no hay posibi¬ lidad de perderlo, y solo recomendaría al turista, que, al dejar á las tres horas
de marcha él barranco, abandone la sen¬
da de los hitos ó de la derecha.—pues para facilitar la subida de animales y de carretas, se trazó aquella con grandes desarrollos más al Este que el Norte—y •suba sobre la roca ya en línea recta y en dirección del cerro al Norte. Cerca ya del cerro, esta línea recta y los dos senderos de Trevélez y de CapUéira se reúnen. La subida desde CapUéira al Mulhacen exi¬ ge de ocho á nueve horas de marcha y de siete á cinco la bajada.
La posada de CapUéira vale algo más que la de Trevélez.pero ten poco, que un chusco diria que son del mismo color en
verde.
El más civilizado y asequible alojamien¬ to general para explorar la Sierra, es Zanjaron, pero tiene la desventaja de dis¬
tar de las cumbres de la Sierra tanto co¬
mo Granada mismo. Es imposible subir desde allí al Veleta y volver en el mismo día bajo circunstancias regulares, como
lo es también desde Granada. Sin em¬
bargo, si se tratase del pico del Caballo. que es el más bajo por el lado oriental, podría realizarse la ascensión y el des¬
censo en el mismo día.
Para hacer esta última excursión, es
preciso salir de Lanjarón por el lado del Este y seguir el sendero que conduce al Norte por el lado oriental del barranco.
La distancia desde Lanjarón. al Mulha¬ cen, vía CapUéira, es de 12 á 14 horas; y vía Trevélez, de 14 á 1(>, según el tiempo del descanso.
Para ir desde Lanjarón á CapUéira,
distantes seis horas uno de otro.es me¬
nester seguir el sendero por donde está trazada, y á trechos construida la carre¬ tera de Lanjarón á Orgiva, cuya conti¬ nuación y conclusión serian muy á propósito en este momento do falta de ocupación para lo» jornaleros. Este sen¬ dero es de muy penoso acceso á la salida de Lanjarón mismo, pero después mejo¬ ra en los trozos cercanos á Orgiva; sin embargo, pura buscar el Mulhacen, lia de dejarse este pueblo á la derecha,— circunstancia nada desagradable cuan¬ do se sepa de cuán mala reputación go¬ za la fonda de Orgiva,—y dirigirse por Bayucas al romántico barranco dé Po¬ queira, dejando á mano derecha la ram¬ bla de Orgiva.

Por bajo del pueblo de Pampanéira. y cerca de un molino muy pintoresco, con
tuna notable cascada, se pasa por un
puente á la orilla izquierda del rio ó barranco de Poqueira. Desde Pampanéira se sigue á Bubión, y desde Bubión á Ca¬ pUéira—ó bien se sigue en dirección al Noroeste basta Trevélez. cuya distancia de Pampanéira es de más de siete horas.
Para ir á Trevélez. se toma el sendero
que sube á la cresta en dirección al Este pasando por los pueblos de Pitres y Pórtugos, hasta llegar, siguiendo la direc¬
ción Noroeste, á una meseta cubierta de
robles enanos y de otros arbustos. La perspectiva es desde allí admirable, y al
final del sendtjro se divisa el barranco de
Trevélez. en cuyo nacimiento se asienta el pueblo de este nombre, lindando con los últimos vestigios de cultivo.
Para no ser molesto, me limitaré á
decir que. á pesar de lo penoso del cami¬ no de CapUéira á Lanjarón. queda el viajero indemnizado de sus fatigas por la contemplación del lujo tropical des¬ plegado por la naturaleza en estos va¬ lles. cuya vegetación sorprendente con¬ trasta del modo más agradable con las peladas piedras que deja atrás el viajero al entrar en el barranco de Poqueira.
Lástima grande es. sin embargo, que todos lo» caminos se hallen en tan pési¬ mo estado, cruzados por acequias y arroyos que extienden sus aguas por la vía pública, con gran perjuicio para las que podrían ser las primeras aguas del mundo, para enfermedades de estómago.
Los caminos así trasformados en barri¬
zales, absorben por filtración la mayor parte de las aguas, que la agricultura debía aprovechar, y las inmundicias que los animales y aun los hombres mismos depositan en ellos llevan los gérmenes
de las enfermedades á los habitantes de
los pueblos inferiores; y véase cómo, por la incuria de la administración, ni hay vías de trasporte transitables, sobre todo en tiempos lluviosos, ni aguas suficien¬ tes para los riegos, ni buenas aguas ¡ta¬ ra los usos domésticos; el aislamiento, la
pobreza y las enfermedades, en lugar de
las vías de comunicación, abundancia
de productos y salubridad ¡tara los ha¬
bita ntes!...
Sin embargo, y á ¡tesar de todos estos
inconvenientes, es tanto más hermosa la
naturaleza en estos valles, que bien merece Lanjarón el nombre de paraíso con que le saludan los al¡tujarreños.
Hállase situado á una altura de 2500
piés sobre el mar en las laderas me¬
ridionales de la Sierra con un barran¬
co al frente que me recordó mucho á Ronda, y cuya vertiente por la ¡tarto de Lanjarón está adornada con innumera¬ bles granados, almendros, priscos, hi¬ gueras y naranjos, cuya pasmosa fecun¬
didad cautiva.
Pe s-e el pueblo seis fuentes de exce¬ lentísimas aguas minerales, pero hasta ahora, nada está hecho ¡tara trasformarle
en una estación balnearia de condicio¬
nes aceptables, por no decir en una de las ¡trímeras estaciones balnearias del
mundo entero. Su fonda francesa, situa¬
da en medio del sucio caserío ectá tan
mal organizada, que, por ejemplo, no se encuentra ni aún por la mañana, leche para el café.
Este sitio delicioso reuniria las más
escelentes condiciones para el disfrute de sus preciosísimas aguas minerales; la feracidad de sus alrededores cuajados de huertos y jardines; su situación en la falda de una ladera resguardada de los vientos por montes poblados de secula¬
res castaños: todo induciría á unos habi¬
tantes menos plagados de la apatía oriental á explotar el riquísimo filón con que la naturaleza les brinda.
Por bajo del pueblo y sobre una colina hay un castillo morisco con unas vistas soberbias, y sumamente poéticas. Con
una mirada se recorre desde allí en un
momento la escala de vcjetación de todos los climas de Europa, en zonas paralelas y distintamente marcadas, desde el de¬ licioso jardín de las Espérales basta los picos y sierras cubiertas de nieve en la cumbre. No es este punto tampoco el so¬ lo que en Lanjarón se presta á los estu¬
dios del artista.—En cuanto á la flora y
á la parte geológica, son tan variadas como poco conocidas.
Como la mayor parte de los pueblos de las Alpujarras. Lanjarón conserva mucho el carácter de lugar morisco. So¬ bre todo, en los pueblos de los valles su¬ periores podria uno creerse trasladado al Oriente, si la falta de palmeras y la pre¬ sencia de los Aquilones elevados hasta el cielo y cubiertos de nieve no destruye¬ sen un poco aquella ilusión.
El estilo extraño de arquitectura que reaparece en todos los pueblos de los va¬ lles más elevados de las Alpujarras y habitados por los moriscos como Trevé¬ lez, Pitres, CapUéira, Bubión, Pampanéi¬

ra, etc., difieren poco del carácter de las
aldeas rifeñas. Cuando estaban recien
construidas, una capa de blanca cal her¬ moseaba su aspecto, pero andando los
dias, muchas han tomado el color me¬ nos bello del barro arcilloso que forma sus muros. En el interior no puede tam¬
poco notarse grandes mejoras de como¬ didades y limpieza sobre lo que fueron en tiempo de moros.
Las casas de carácter morisco solo tie¬
nen un piso, figuran un cubo con tedio llano circunvalado por un pretil bajo. Como estas casas, generalmente situa¬
das en declives, están contiguas y reu¬ nidas por escaleras, es posible pasar de
uno á otro terrado con menos dificultad
que por las calles sucias, estrechas y pendientes. Estos terrados permiten á los habitantes el respirar mejor aire á ciertas horas ya qué la estada en el ¡liso con su imperfecta ventilación tiene tan ¡iocós atractivos y no es raro ver cerdos revueltos con los chiquillos sobre aquellos terrados. Sobre el terrado so¬ bresale la única chimenea y un horno semiesférico, de modo que vistas desde lo alto de una montaña, aquellas casas unidas con sus extraños promontorios cónicos, presentan un singular aspecto.
Estos pueblos se hallan en situacio¬ nes tan originales y encantadoras, que jamás podré separar de mi mente la imagen de su bello paisaje; muchas ve¬ ces aparecen algunos de ellos suspen¬
didos en las rocas á modo de nidos de
águilas sobre profundos abismos.
Du. Máximo Herttixg.
—
Actualidades
PUEETO-BICO Y FILIPINAS
[De La Última llora.)
Dijimos que recogiendo la moneda mejicana que circula cu Puerto-Rico, no se haría más que cumplir con lo que es¬ tá dispuesto en la ley de presupuestos de la pequeña' Antilla; y Un suseripiar de Lal Última llora que por lo visto, no
está bien enterado de la cuestión de que tratamos, ó cuando menos de sus ante¬
cedentes. nos indica la conveniencia de
aclarar nuestra afirmación para gobier¬ no de las personas que, como él, desco¬ nocen la citada ley.
Como tal vez sean muchas, no tene¬
mos inconveniente en corresponder á tal indicación manifestando que las ba¬ ses para el canje de la moneda mejicana en Puerto-Rico fueron consignadas por primera vez en la ley de presupuestos
de Puerto-Rico de 1887 á 1888. Se apro¬ baron en Cortes, tras largos y razona¬ dos debates, sostenidos con verdadera elevación de miras por los representan¬
tes de la pequeña Autillo; y su parte
esencial dice textualmente: «Artículo G.° El ministro de Ultra—
«mar, de acuerdo con el de Hacienda,
»¡>roctíderá á surtir de moneda de tedas
»clases los mercados de la isla, en la «cantidad que estime necesaria para las «transacciones, aplicando á los gastos
»que este servicio exija las utilidades »que puedan resultar de la acuñación en
»la Casa de Moneda de Madrid, por cuen-
»ta del Tesoro de la isla, y entendiéndo¬ le desde luego concedido el crédito in«dispensable, si éstas no fueran bastan¬ tes ó se optase por remesas de la mone»da hoy circulante en la península.»
Desde entonces no ha dejado de con¬ signarse el mismo artículo en las leyes de presupuestos de los años sucesivos, con la aclaración terminante de que «la
moneda habría de ser nacional, idéntica
á la que circula en la península», y así consta, por consiguiente, en la ley ac¬ tual (articulo 24}.
Las gestiones que se están practicando se reducen, pues, á pedir que se cumpla la ley. Nada más sencillo... si no estu¬ viéramos en España, pero en nuestro país siempre ha sido cosa difícil el cum¬ plimiento de las leyes, y más ahora en que parecen oponerse a ello los mismos encargados de hacerlas cumplir.
Confiamos, sin embargo, que ála pos¬ tre, el asunto tendrá una solución satis¬ factoria para los partidarios del canje. Así lo dejan entrever las noticias últi¬
mamente recibidas de Madrid.
Aquellas personas que nos han escrito mostrándose preocupadas por los gastos ó el déficit que ocasionaría el canje, no podrán menos de tranquilizarse al leer el texto legal que hemos señalado. En
él no solamente se habla de los gastos,
sino también, y con motivo, de las utiUdades que el canje podría producir. Y decimos con motivo, porque en eP caso probable de decidirse el Gobierno por la

reacuñación de la plata mejicana, (lo más acertado, á nuestro entender, al
menos por lo que atañe á, Puerto-Rico)* no se obtendría déficit en la operación, sino un superávit de algunos centenares de miles de duros, según nos propone¬ mos demostrar en nuestro próximo ar¬
tículo.
Huelgan, por lo tanto, los proyectos de una contribución especial sobre las operaciones mercantiles en Puerto-Rico y otras ideas parecidas que contienen algunas de las cartas que tenemos á la
vista.
No habiendo décifít no hay que deva¬
narse los sesos buscando el modo de en-
/
jugarlo.
**
Mejor puntaría demuestra tener nues¬ tro amigo G... al preguntarnos si es le¬ gitima toda la moneda mejicana que circula en Puerto-Rico; y, si no lo es. por qué razón el Gobierno debería recojerla como si lo fuera.
A ello contestamos, que la moneda mejicana fué admitida por el Estado en pago de las contribuciones y por tanto legitimada. Más tarde se prohibió su in¬ troducción en Puerto-Rico y empezó á
introducirse de contrabando.
No puede caber la menor duda de que la moneda que ha entrado de contraban¬ do es moneda ilegal; pero ¿cómo distin¬ guirla de la legitima? Imposible.
Teniendo esto en cuenta resulta que en
el problema del canje van envueltas dos
cuestiones antitéticas: la cuestión de de¬
recho y la cuestión de heclfo. según se tome por punto de mira el de la ley ó el ile la práctica. Lejos de nosotros el
admitir como fuente de derecho los he¬
chos consumados contra la misma ley; pero hemos de reconocer, mal que nos pese, que en la práctica de la vida, preci¬ sa. sino acatar el hecho como generador de derecho, respetarle al menos, ¡aíra que no resulte aquello de summum jas, sanima injuria.
Así pues, aunque el canje pueda re¬ sultar el premio del fraude ó la defrauda¬ ción de la buena fé. so i m pon a de todas maneras; y cuando no por constituir una doble necesidad patriótica y econó¬ mica. debe llevarse á cabo para evitar quedos contrabandistas continúen ha¬ ciendo su negocio y agravando con él la
insostenible situación de Puerto-Rico.
■«■ "Tii o i—m li'm
GENTE DE MANIGUA
Ha sido necesario que suenen los
truenos para que vuelva á ser recordado
el nombre de Santa Bárbara. Lo decimos
por la cuestión de Cuba. Hasta ahora se¬ guíamos sabiendo de «la Perla de las Antillas» por las metáforas de los retó¬ ricos. por alguno que otro volúmon de poesía sinsontcsca. por los escarceos parlamentarios dé estos ó aquellos dipu¬
tados ultramarinos, más ó menos cune¬
ros. y por la súbita, deslumbrante y efí¬ mera aparición en paseos, teatros y ca¬ sinos de algún brillante meteoro lanza¬ do al espacio por la fuerza centrífuga de
los «chocolates» aduaneros.
Comienzan ya los batallones á ser or¬ denados en expectación de embargue: el
sorteo de nombres^tiene en todos los cuarteles algo de lúgubre; la voz que en
las cuadras dice: «A Cuba», resuena en mil y mil hogares como una predicción
siniestra.
Durante los largos años de paz lia ¡do borrándose poco á poco la impresión terrible de la manigua... Estaban ya le¬ jos, muy lejos, aquellas campañas á cuyo término bien piulo una imagina¬
ción oriental reconstruir mentalmente
con cabezas de jóvenes españoles la horrenda pirámide levantada con des¬ pojos humanos por la furia sangrienta del espantoso Mehemed-Alí.
Aquella manigua es un cementerio de España; allí liemos dejado agostada la flor de diez largas primaveras. Aterrado y encantado por semejante .epopeya. Víctor Hugo, decía á Cautelar.—Esa lu¬
cha de diez años contra el clima, con¬
tra el mar. contra el bosque y con¬ tra el hombre, sólo España lia sabido li¬
brarla.
Sin embargo, el pueblo español es el pueblo más despreocupado de ¡a tierra: después de la batalla, hace almohada de
sus laureles, y se contenta con cantaren romance sus trabajos y sufrimientos,
Coba había vuelto á ser para todos el dulce país donde la esplendidez de la flora forma, como,marco gentil á la be¬ lleza de la mujer, al rumbo de los hom¬ bres y á la inconsciencia del mañana.
El ruido que producen los batallones, la voz del sorteo en los patios de los
cuarteles, la disolución de muchos ho¬
gares, el llanto de las madres y la an¬ gustia de los hijos, devuelven á Cuba

sus caracteres dolorosos... No, la máni-
gua no ha desaparecido; por ella sigue
circulando el mismo envenenado aire, y
en su boscaje traicionero relace otra vez el machete del insurgente...

Pero, verdaderamente,' ¿ha dejado de existir un solo momento el peligro?
Posible es que los ministros de Ultra¬ mar y los capitanes generales de Cuba hayan estado siempre en diligente po¬
sesión del secreto.

Hay, empero, más de un motivo para

dudarlo: si los ministros de Ultramar y

los capitanes generales de Cuba hubie¬

sen medido con exactitud la importan¬

cia del movimiento filibustero, habría

sido, seguramente, muy otra la política

de previsión en Cuba y la actitud de

nuestra diplomacia en los Estados

Unidos.

.

,

Digan lo que quieran los ministros de

Ultramar y los capitanes generales de
Cuba, el filibusterismo no lia cesado de

laborar un día; cuanto á sus jefes é ins¬ piradores. pocas veces los ha tenido más constantes ni más inteligentes; cuanto á su organización, copiada en cierto mo¬
do de las instituciones masónicas, no

puede echarse de menos en ella ni
fuerza de cohesión ni falta de recursos

pecuniarioii, ni falta de auxiliares nume¬ rosos y convencidos.
Tres años há. en el aniversario de

Tara reuníanse en diversos pueblos de
los Estados de Nueva York. Florida y
Tejas, los afiliados al filibusterismo cu¬
bano.
En aquel día. públicamente, ála luz
.del sol. celebraron sus fiestas, eligieron sus compromisarios para el nombra¬
miento de un directorio supremo, pro¬ nunciaron furibundos discursos contra

España, mostráronse, en fin, como una amenaza y como una fuerza.
Ya entrada la noche, el «pueblo pros¬ cripto» banqueteó y bailó á sus anchis; multiplicáronse con las músicas las arengas, y de cohete en cohete, y de co¬ pa en copa, y de compás en compás, los gritos de Viva Cuba Ubre pudieron re¬ sonar hasta en los propios oidos del mi¬ nistro español...
Poco días después reuníanse en Nueva York los compromisarios y elejian el Directorio, entre cuyos miembros figura¬ ron desde luego Marti, el expresidiente Estrada. Máximo Gómez y los hermanos
Maceo...
El expresidente Estrada, dirigió la pa¬ labra á los compromisarios; quedó pro¬ mulgada una especie de Constitución en
que se asegura, por cierto, á los péifin-
salares todo cuanto puede importar á
sus personas y propiedades; liízose el
recuento de los clubs—más de doscientos

—y «quedó organizada la revolución.» No pusieron misterio alguno en sus
actos los laborantes de Nueva York. Mar¬

ti en su periódico (lió noticia detalla la de todo... Y desde entonces, el trabajo lia seguido dándose en ¡dono día. sin velos y sin a,ten naciones. '

. **
¿Merecía semejante efervescencia el desdén que se le ha mostrado?
La emigración cubana ¡jasa en Cayo Hueso, La Florida, Tejas y Nueva York, de trescientos mil hombres útiles y tra¬ bajadores.
Público es que organizados éstos en
Clubs. (pasan de doscientos, con nom¬
bres pintorescos y extravagantes: Los
libertadores. Macheteros de la Muerte,

Fermin Balcoechea, Robespierre, Los hi¬ jos de Macal, etc.), han venido dejando un tanto de sus sala i-ios para, el «tesoro de la insurrección». Por otra ¡jarte, el famoso Martí, que cuenta con consejeros de tanta inteligencia y de tanto vali¬
miento como Estrada, no es un hombre
vulgar; por el contrario, es un espíritu muy culto, muy hecho para las combi¬ naciones de la política y ¡tara las artes de la conspiración.
Persistente, tenacísimo, plein de sa missión. envanecido de su apostolado, orgulloso de su destino, tiene cuanto se
necesita para infundir confianza y alien¬ to á aquella gente humilde que se siente
desterrada en sus fábricas de tabacos,

explotadas por el durísimo yankee. Ora¬ dor lo es. y no solo elocuente, sino in¬ tencionado y sin rodeos. Escritor, si pe¬ ca do arcaico y de ¡jurista, es hondo y
no carece de unción...

Al rededor de Marti, otros jóvenes de su mérito y do su temple lian formado también su corazón contra España; el Porvenir, el Yara y otras publicaciones
insurrectas, dan á entender cómo los di¬
rectores del movimiento filibustero re¬
querían un gran cuidado por nuestra
parte... Pero el tiempo ha pasado; y la mani¬
gua pide, al fin. víctimas nuevas.
¡Adelante! No volvamos la vista atrás... En la cuestión de Cuba no hay término medio vida por vida.

SÓLLER

Crónica Balear
(OJUADA i. LA PRENSA DE ESTA PROVINCIA)
El Ay unta miento de Llummayor lia
obtenido directamente del doctor Ferrán una cantidad de suero antidiftérico y
una jeringuilla para su expresa aplica¬ ción en aquella importante villa.
Aplaudimos, como se merece, el celo demostrado por dicha corporación, del

Día 4.—La ciudad y pueblos de la isla
de Menorca.
Día 5.—Buñola, Estallenchs, Felanitx, Fornalutx, Inca, San Juan.
Día 6.—Llummayor, Santa Margarita, María, Santa María, Marratxí.
Día 8.—Búger, Calviá, Lloseta, Llubí,
Manacor.
Día 9.—Montuiri, Muro, Petra, Pollensa, Villafranca.
Día 10.—La ciudad y pueblos de la
isla de Ibiza.

dela D. Bartolomé Fiol y Torrent y don Sebastian Febrer y Marqués.
$ **
La expresada Junta liquidadora reu¬ nióse anoche por vez primera y procedió acto seguido al nombramiento de los car¬
gos de presidente, vice-presidente y se¬ cretario, resultando elegidos D. Antonio Pastor y Marqués, D. Juan Joy y Pizá y D. Jorge Frontera y Mayol, respectiva¬ mente. Acordóse como primera y más

que dejemos de aplaudir la idea de satis¬ facerla. Se necesitaba, eso si,-personas de talento y buena voluntad que acometie¬ ran la empresa, que no es de lo más fácil de llevar á cabo dados la proverbial apa¬ tía y el espíritu de contradicción de que no podemos desprendernos á pesar de nuestras pretensiones do cultura, y el
actual Presidente de la Sociedad D. Jai¬
me Colom, secundado por sus demás compañeros de la Directiva, se ha pro¬

D. Miguel Forteza, D. Jaime Rullan, D. Antonio Arbona, y D. Domingo Bul¬ lan, celebró la Corporación municipal su sesión ordinaria de esta semana, en la
noche del martes.
Se dió lectura al acta de la sesión an¬
terior y quedó aprobada.
Entró después el concejal D. Jaime Antonio Mayol, y tomó posesión del car¬ go de tercer Teniente de Alcalde.
Se dió cuenta de una circular del Go¬
bierno civil de esta provincia manifes¬
tando haber señalado al 18 de Abril

cual desearíamos ver muchos imitadores
entre los demás municipios de Mallorca.
Noticias recibidas de diversos pueblos del interior de la isla acusan que las llu¬ vias caídas últimamente han sido muy generales y abundantes.
El señor alcalde accidental de Palma recibió del señor Santandreu el siguien¬
te telegrama que por su importancia in¬
sertamos:
«Dado cuenta Sonado dictamen Co¬
misión proyecto derribo murallas. Que¬
da sobre la mesa efectos reglamentarios. Correo remito copia.»
En el Boletín, Oficial correspondiente al día de ayer se inserta una circular emanada del Gobierno de provincia, ad¬ virtiendo que siendo muchos los seño¬ res alcaldes de los pueblos de la misma que han dejado de dar cumplimiento á la circular en que se les reclamaba el
resumen del número clasificado de veci¬
nos. domiciliados y transeúntes, el señor
Gobernador civil se ve en el sensible ca¬ so de conminar á los morosos con el
máximum de la multa que autoriza el artículo 148 de la ley municipal si den¬ tro el improrrogable plazo de tercero día
no cumplen el mencionado servicio.
La secretaría de cámara y gobierno de este Obispado, dando cumplimiento al encargo de S. E. I.. recuerda á los reve¬ rendos curas-párrocos, vicarios en filia¬ les. capellanes de religiosas y costos ó encargados «le iglesias que el martes 19
del actual es uno de los dos designados en la circular de 9 de Marzo de 1891 pa¬ ra la colecta en favor del Romano Pon¬
tífice.

Dia 17.—Porreras, La Puebla, Puigpuñent, Sansellas, Valldemosa.
Día 18.—Santañy, Sineu, Sóller, Son
Servera.
Día 19.—La ciudad y término de
Palma.
Crónica Local
En las órdenes generales celebradas por el Exento, é limo. Prelado de esta diócesis el viernes y sábado de la pasada semana en la iglesia del Seminario Con¬ ciliar de Palma, Eué promovido á la pri¬ mera clerical tonsura nuestro paisano y querido amigo D. Antonio Juan Garau y Serra, á quién felicitamos cordial¬
mente.
Debía ser promovido al Diaconado otro paisano y amigo, D. José Marqués y Alcover, y del ascenso y consiguiente satisfacción privóle la triste circunstan¬ cia de tener que estar en esta por haber fallecido el mismo día su padre D. Bar¬ tolomé Marqués y Marqués, de cuya de¬
función dimos cuenta en nuestro número
anterior. Sentimos de todas veras, el te¬ ner que aplazar nuestra felicitación por un nuevo paso dado por dicho amigo en
la carrera del Sacerdocio.
Confórmese había anunciado en el
periódico oficial de esta provincia y en el Sóller, único de la localidad, la «Com¬ pañía de Navegación de Sóller» celebró
Junta General extraordinaria en la noche

necesaria medida la venta del vapor León de Oro con todos sus enseres y
efectos, y que á dicho acuerdo se dé la mayor publicidad posible, á los fines consiguientes.
Lluvioso ha sido el principio de la se¬ mana que fine hoy, y á consecuencia del agua caída en este término y en los de Fornalutx y de Buñola, han experimen¬
tado fuerte avenida todos los torrentes
que cruzan el valle. El Mayor arrastró en los primeros
dias infinidad de objetos, y además una lechona y varias gallinas, lo que mencio¬ namos aparte por si los dueños, al notar la falta, han creído que la desaparición de dichos animales ha sido por hurto.
Para Barcelona salió el lunes en el
vapor Isleño D.a Isabel Yaniz de Guar¬ diola, sil simpática hija Coloma y sil hijo Pepe, estimados amigos nuestros.
Desde la ciudad de los Condes se diri¬
girán á la Córte, donde piensan pasar una larga temporada.
Deseamos á la distinguida familia un feliz viaje.
Llamado por su hermano D. Lorenzo, ha estado en este pueblo dias pasados nuestro paisano el reputado médico don Antonio Frontera, con objeto Je asistir
á sil sobrina la Srita D.a Bárbara Fron¬
tera y Alcover, hija de aquel, á la que aqueja penosa enfermedad.
■Visitó también á la esposa de nuestro particular amigo D. Miguel Arbona y

puesto realizarla. De esperar es que la Junta General
convocada, no solo aprobará el hermoso proyecto sino que ayudará al Sr. Colom á superar los obstáculos si alguno hubie¬ re que pudiera impedir la deseada reali¬
zación.
La Defensora Soliéronse trata también de reformar el edificio de su propiedad, y después de tratar del asunto en la última Junta General ordinaria, acordó anoche a Directiva ampliar el acuerdo que se tomó en 9 de Agosto de 1891, y no se
habia llevado á efecto.
Aplaudimos el pensamiento, y como no nos queda espacio para emitir hoy nuestra opinión acerca de la obra cu proyecto, prometernos hacerlo en el pró¬
ximo número.
Nuestro paisano, particular amigo y corresponsal del Sóllbr en Cette, don Guillermo Colom ha llegado á este pue¬ blo en la mañana do hoy con objeto de pasar unos breves dias entre nosotros.
Sea bien venido.
Ha entrado en el periodo de convale¬
cencia la distinguida Maestra D.a María Colom y Trias, después de una aguda pulmonía que ha puesto en peligro sil
vida.
Tenemos una particular satisfacción en poder dar á nuestros lectores esta no¬ ticia, y nos alegraremos de poder anun¬ ciar muy en breve el completo restable¬
cimiento de la enferma.

próximo para el juicio de las exenciones alegadas por los mozos comprendidos en el reemplazo del corriente año.
Se dió por enterado el Ayuntamiento. Para la gestión y consecusión de va¬ rios asuntos que tiene pendientes esta Corporación eu las dependencias gene¬ rales del Estado, se acordó nombrar apoderado á D. Alfredo Andrés Mone¬ deros, para que en nombre y representa¬ ción de la misma practique las diligen¬
cias necesarias al fin indicado. En sustitución de D. Antonio Pons y
Gispert, que formaba parte de la Comi¬ sión de Consumos, se acordó nombrar ál
Sr. Presidente. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Mañana, después de tercia, se descubrirá S. D. M. y acto seguido la misa mayor con ser¬
món. Por la tarde continuará la novena
del patriarca San José, después el ejer¬
cicio del Via-crucis.
Lunes, dia 18, al anochecer solemnes completas en preparación á la festividad
de San José.
Martes, día 19, fiesta en honor del glo¬ rioso patriarca y patrono de Ja iglesia Universal; á las 9 y media horas y misa mayor, con música y sermón. Por la tar¬ de, después de vísperas saldrá la proce¬ sión. y al anochecer el ejercicio del dia
dedicado al Santo Patriarca.
Registro Ovil
Nacimientos.

Las vacantes en Baleares que han de proveerse por concurso son las si¬ guientes:
Superiores de ñiños.—Ayudantía déla
escuela práctica normal de maestros, con 1.100 pesetas anuales.
Elementales de niños.—De Manacor,
con 1.375 pesetas: de Algaida, Inca. Mu¬ ro y Arta, con 1,100; de Alcudia, y San
Juan, con 825.
Elementales de niñas.—De Muro y
Cindadela, con 1.100 pesetas; de. Calviá. La Soledad y Santa María, con 825; de Salinas, con 025. Incompletas «le niñas.—De Moscari, con 450 pesetas, y de Randa, con 350. Los aspirantes deben hacer constar en las instancias no solo el orden «le prefe¬

del jueves, y de si estuvo ó no concurri¬ da podrán formarse idea nuestros lecto res cuando sepan que de 175 accionistas y 400 acciones con que cuenta la Socie¬ dad asistieron 140 de los primeros re¬ presentando 320 acciones. Los puntos que habían de discutirse eran por demás interesantes para no llamar la atención y exitar el interés de todos los partícipes,
así presentes como ausentes. Presidió la sesión D. Pedro Antonio
iipoll y Estades, quien, una vez que la hubo declarado abierta, cedió la palabra
al Naviero Director D. Jerónimo Esta¬
des, que de todos los reunidos era el
que con mas copia de datos podia ex¬ poner la precaria situación de la Compa¬

Rallan, postrada en cama y en estado de gravedad.
Quiera Dios no haya sido infructuosa la visita del Sr. Frontera, y recuperen ambas enfermas el precioso don do la
salud.
Las clases de gimnásia que, como saben
nuestros lectores se ofreció á dar gra¬
tuitamente nuestro colaborador y dis¬ tinguido amigo el Dr. D. Máximo. ílertting, se abrirán al público el lunes pró¬ ximo, en lina de las espaciosas salas del Convento, y, según nos ha enterado di¬ cho profesor, continuarán todos los lunes y todos los jueves empezando á las tres y media y á las tres de la tarde, respecti¬

Para mañana á las tres de la tarde se
ha invitado al público, sin distinción de clases ni matices, á una reimión magna en el salón-teatro de la Defensora Sallereme, al objeto de continuar la suscrip¬ ción do acciones que, según saben nues¬ tros lectores, se inició hace algunas se manas con el fin de adquirir el León de Oro, de esta matrícula; ó lo que es lo mismo para impedir que ol primer buque á vapor que há tenido Sóller de sil pro¬ piedad vaya á parar á manos extrañas, dejando á merced de una empresa foras¬ tera que ha venido á protegernos el co¬ mercio, la industria, la agricultura y en una palabra los intereses todos de esta
localidad.

Varones 3.—Hembras 2.—Total 5.
Matrimonios.
Dia 14.—D. Miguel Buenaventura Mas y Mas, viudo, calle de la Luna, con D.a Catalina Maria Miró y Xumet, sol¬ tera, Plaza de la Constitución.
Defunciones
Dia 9.—D.a Antonia Morell y Soler, de 26 años, soltera, calle de la Luna.
Dia 9.—Bartolomé Vicens y Colotn, de 6 horas, calle de Moragues.
Dia 9.—Maria Joy y Joy, de 7 años, calle de la Trinidad, (Biniaraix).
Dia 11.—D. Bartolomé Barceló y Barzá, de 70 años, viudo, Manzana 65.
Dia 13.—D. José Trias y Morell, de 77 años, casado, M.a 66.

rencia con que solicitan las plazas, sino las que hayan pedido en otros distritos

ñía, que era el preliminar indispensable, a base en que se habían de asentar to

vamente. La primera hora estará desti¬ nada á los niños, debiendo advertir que

Se han repartido con profusión las convocatorias lo mismo en esta población

—

«—

—

MOVIMIENTO DEL PUERTO

universitarios.

das las resoluciones que se tomaran.

no serán admitidos los menores de diez que en Biuiaraix y Fornalutx, y conta¬

El miércoles dispuso' él señor Gober¬ nador que se repartieran limosnas á di¬
ferentes establecimientos de beneficen¬
cia y á varias familias necesitadas de la
capital. Merece el señor Guzmán los más sin¬

El Sr. Estades, con facilidad y segura frase hizo en pocas palabras la historia de la «Compañía de Navegación de Só¬ ller»; expuso á satisfacción de la con¬
currencia las causas de decadencia de la
Sociedad desde sus primeros dias y los

años; desde las cinco hasta las seis, los lunes, y de cuatro y media á seis los jueves, se destinará á personas mayores ó sea á los hombres cualquiera sea su edad, y de las seis á las siete y media á
los adolescentes.

dos serán los vecinos de uno y otro pue¬ blo que de tal reunión no tengan noticia, y pocos, muy pocos los invitados á, quie¬ nes el porvenir de su querido pueblo preocupa que no ardan eu deseos de
asistir.

E U!J .1 llC AGIO XES FONDEAD AS
Dia 8.-— De Santa Pola, en 2 días, laúd Vicika, de 26 ton., pat. D. Pedro Más, con 6 mar. y vino.
Dia 9.—De Cette, en 2 dias, laúd Nep-

ceros elogios por su desprendimiento en
favor de los indigentes.
En breve se proveerá por oposición la
cátedra de Historia natural, vacante en
nuestro Instituto provincial, desde ol fa¬
llecimiento de D. Luís Pon. Formara
parte del tribunal que ha de juzgar los

esfuerzos que se han hecho para salvar¬ la; demostró, de paso, lo equivocadas que
son ciertas versiones que se han propa¬
lado, y, refiriéndose á correo dijo que á pesar de su intención, á tocias luces ma¬ nifiesta, de favorecer los intereses de la
Compañía, aceptaba íntegras las respon¬

Habiendo manifestado ya antes do ahora nuestra opinión respecto á la con¬
veniencia de esta clase de enseñanza,
tanto por lo que se relaciona con la edu¬ cación física de la juventud como por lo que tiene de higiénica y por lo mismo de
necesaria para la salud de todos, sea

Y en efecto, vale la pena el dejar pol¬ linas pocas horas cada cual sus habitua¬ les quehaceres, para formar parte de esa reunión importante que con un fin tan patriótico se ha convocado; vale la pena, repetimos, y nadie ha de tener por noso¬
tros tanto interés como nosotros mismos.

timo, de46'toii., pat. D. Vicente Sagrera, con 5 mar. y frutas.
Dia 11.—-De Barcelona, en 9 horas, va¬
por Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Pifia, oon 24 mar., la bal ija, pas. y efectos.
Dia 15.—De Cette, en 2 dias, laúd San Bartolomé, de 32 ton., pat., D. G,

ejercicios, nuestro paisano el catedrático sabilidades que, por su gestión, acerca cual fuere la edad, no podemos hacer

No está muy lejana la época en qué, á Valent, con 5 mar. y lastre.

de Agricultura don Pedro fistelrirh.

de este punto le pudieran alcanzar, ma¬ hoy más que repetir lo dicho y aconsejar pesar de necesitar como hoy rápida, fre¬

Embarcación e s d es i» ac n a d as

Según la «Memoria y Balance» leídos á la junta general de accionistas de la
sociedad «Ferrocarriles de Mallorca» du¬

nifestación que le honra en extremo, pues cpie demuestra la sana intención
que le guiara, y que satisfizo á los reu¬

una vez más á los padres de familia y á
todos los vecinos en general aprovechen la buena ocasión que se les ofrece, oca¬

cuente y fija comunicación con Barcelo¬ na, nadie nos la proporcionó, y solo des¬ pués del sacrificio de unos pocos, pero

Dia 11—Para Barcelona, vapor Isle¬ ño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 24 mar., la balija, pos. y efectos.

rante. el último ejercicio aquella compa¬ nidos y hasta á muchísimas de las per¬ sión que ya quisieran de seguro tener, verdaderos, patriotas, que se arriesgaron

Dia 15.--Para Cette, lamí Neptuno,

ñía ha obtenido una disminución de sonas ajenas á la Sociedad que de ella para aprovecharla, otros pueblos que en á establecer con el Nimj el servicio á sus de 46 ton., pat. D. Vicente Sagrera, con

rendimientos de pesetas 43,730714 com¬ han tenido más tarde noticia.

cultura nos llevan la delantera.

costas para que Sóller lo tuviera, solo 5 mar. y frutas.

parados con los «jue se obtuvieron en el
año anterior.
Los beneficios líquidos alcanzados per¬ miten, sin embargo, repartir un dividen¬ do activo de 9 pesetas por acción, ó sea el 1‘8 por ciento sobre el capital desem¬
bolsado..

Persuadida la Junta de la imposibili¬ dad de sostener por mas tiempo una competencia ruinosísima, máxime tenien¬ do que pagar por otra parte crecidos in¬ tereses por el capital que la Sociedad adeuda, acordó por unanimidad, y sin el mas insignificante incidente, la disolución

La Sociedad recreativa La Unión ha
convocado para mañana á las diez de la misma una reunión extraordinaria, al ob¬ jeto de tratar de dar mayor capacidad al local que ocupa, agregando al mismo la almazara contigua á dicho local, ya que

después que dicho vapor fué sustituido por otro mejor, el Ciudad cíe Cindadela, solo después que á este sustituyó el León de Oro, se ha pensado en protegernos; pues bien si se nos tiende la mano cuan¬ do sabemos ya andar solos, ¿no hemos de pensar que lo que se intenta es precipitar¬

—«aseas-©.
cari! i lilas i som
EN LIQUIDACIÓN
íááfe

En los días que á continuación se ex¬ de-la Compañía, nombrándose en el acto está inservible y pertenece al misino pro¬ nos? ¿Querremos depender podiendo ser

Por acuerdo de la Comi-

presan tendrá lugar ante la Diputación provincial el juicio do exenciones alega«las por los mozos comprendidos en el próximo reernplazo:
Día l.° de Abril.—Alcudia. Alaró, Ar-
tá. Algaida, Andraitx. Baña Ib ufar.

una Junta liquidadora compuesta de nueve accionistas de este pueblo y dos de Cindadela. Fueron elegidos: de Sóller D. Martin Marqués y Marqués, L. An¬ tonio Pastor y Marqués, D. Antonio En¬

pietario. La necesidad de que tengamos on Só¬
ller algo más que un salón donde pasar el rato más ó menos agradablemente, y de que puedan reunirse y cultivar sus bue¬

libres?
¡Sollerenses! A la Defensora mañana.
EN EL AYUNTAMIENTO

sión liquidadora se anuncia
iÉiSIllI la venta del vapor León de
Oro, con todos sus enseres y efeetbs, se¬
gún inventario que obra en poder de la
Comisión.

Dia 2.—Binisalem, Campanet, Cam¬ seña! y Caparé, D. Jaime Marqués y nas relaciones no solo los socios sin) que

Sóller 15 Marzo de 1895.—P. A. do

pos, Capdepera, Costitx, Deyá. Día 3.—Escoren. Esporlas,

Establi¬

Rallan, D. Nicolás Morell y Pons, don Juan Joy y Pizá, D. Jorge Frontera y

también sus familias, de esmerada educa ción, por medio de fiestas solemnes, reu¬

Bajo la presidencia del Sr. Alcalde, D. Francisco Pastor, y con asistencia de

la C. L.', Jorge Frontera Silo.

ments, Santa Eugenia, San Lorenzo. Mayol, D. Bernardo Colom y Barceló, niones de confianza ú otros honestos pa¬ los concejales D. José Morell, I). Migue

Selva.

y D. Pedro Mora y Arbona: y de Cinda¬ satiempos, se deja sentir demasiado para Coll, D. Juan Canals, D, Andrés Oliver,

4

SOL·LER

METEOROLOGÍA

OBSERVATORIO BE B. JOSÉ BULLAN PBRO.—CALLE BE S. PEDRO

OBSERVATORIO DEL PARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMOMETROS

ñm TARDE

lañan Tarde Mar ana Tarde Ter. del

! Ter. I
del : Bar.

Soco. í. o

>>

íS

I

A

3* c—* X

B*

Seco lid. Bar. Mil.® ,:Bar'j Mil*

G.o»

O.0-"!

VIENTO Atmosfera Plvio.

Fuerza

OBSERVACIONES

Tii 1.a M Mana. Tarde

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Plvio.

Termó- j

Termó¬

Anemó¬

O Mañana.

Tarde.

Direc ción metro j Baró- metro Baró¬

del 1 metro

del

metro

metro. n.° de vueltas

£

-—

—

** ———^

Baro- i

Baró-

durante

Mua. lie. M.a Tarde Milis. Máxi¬ ma.

Míni¬
ma.

Máxi¬
ma.

Míni¬ metro. > Mili- metro. Milí¬ ma. Grados metros Grados metros

las 24 horas.

OBSERVACIONES

1 13 7 14 10 12*4 9*8 14’0 11*0

13 755 E. s.

2 13 9 14 9 12‘0 10*0 134 10*2

42 746 o. N.

3 10 4 11 8 100 8*2 114 94

i 12 749 o. o.

4 12 5 12 6 10

7 13 10 12*0 1 8 4 6*0 5 12 8 10*8

94 12*0 9*8 4*0 8*0 5*2 10 8*4 12*2 10*0

¡11 751 E. o. ¡10 754 o. o.
10 7.54 o. o.

7 13 5 13 U 13*0 10*4 13*0 104 8 18 11 18 14 18*0 144 16*8 13*2

¡10 753 o. o.
7 oí 10 753 o. o.

9 17 10 19 11 14*0 12*0 18*0 14*0

11 752 s. s.

LO 18 7 18 12 15*2 13*2 15*0 12*8

11 753 s. s.

11 15 6 13 6 12*0 10*0 114 10*0

13 736 s. s.

12 ll 4 13 9 iro 10*0 12*8 11*0

12 740 o. o.

13 13 8 14 10 13*0 11*8 13*4 12*4

12 747 o. Ü.

14 16 6 18 12 16*0 12*8 15’6 124 ¡12

¡12. 754 o. N.

i). D.

l

5‘5

Ll. LL 30

2

6-0

C. D.

Nieve en los montes

3

2-0

D. I).

4

6-0

1). D. I). D.

Nieve en los montes,

5“

6

O. 1).

7

6-0

D. 1).

8

4*0

I). 1).

9

9*0

1). D.

10

8-0

Ll. LL 40 Nieve en los montes

11

8-0

Ll. C.

Granizo.

12

5-5

C. O.

13

6-0

i I). D.

14

8-0

7-7 13-0 ¡756-0 14-0 752-3 N, N. 36.510 D. c.

5-0 13-9 ¡740*2 11*2 745-0 N. N. 28.733 Ll. LL 38
64 IDO 748*0 14-0 748-0 NO. N.O. 28.465 Ll. D. 10

7-2 12-8 748*6 12-7 748-6 NO. NO. 77.425 C. C.

Nieve en los montes

12-0 753-5 1D8 754-4 NO. NO. 93.945 C. I).

7-0 1D5 :753-0 ID9 753-0 NO. NO. 81.360 C. D.

8-0 12‘0 ¡752-0 12-0 753-0 NO. NO. 13.741 c. D. IDO 13-0 ¡754-0 14-5 *753-4 SO. SO. 9.840 1). 1).

13-3 DDO ¡75D3 16-2 75 D3 s. s. 9.545 I). D.
IDO 15-0 746-6 15-0 745‘4 so. 80. 27.460 c. C.

6‘0 14-0 737-2 13-0 736-6 s. s. 80.595 Ll. Ll. 25

7-2 12-6 737-2 13-0 739-3 so. so. 39.430 C. LL

3 Granizo.

8-0 12-5 ¡745-0 13-0 748-0 0. 0. 50.865 C. Ll.

1

9-0 13-0 .754-5 14-0 755-0 NO. NO. 10.495 D. D.

NOTA. Guando la casilla do la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la TJ. uracanado.—El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ini¬ ciales: D. que indica despejado y C. cubierto.—Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las o de ki tarde.—Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observactorio del «Faro de la Punta Grossa,» los instrumentos están álOl metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Sección de Anuncios

Los anuncios que se inserten en esta sección pagarán.- dos céntimos de peseta por palabra, siempre que el tipo de letra no esceda del cuerpo 20;—4 céntimos, siendo e' 20 al í-2;—40 céntimos del S2 al 18; y del 18 arriba á precios convencionales.

Jj> UMIOM

COMPAÑIA

TRASATLÁNTICA DE

BARCELONA

HE

❖f

FUnsTDA-IDA. E3IST 1828

❖ lV?e1as.

4»

iO.OOO.OOÜ‘00 ❖

Reservas

7.650.000^00 <o

Primas á cobrar,

69.2ÍUOT ❖

Total ile garantía

86.801.813^0

❖
*1*

Recaudación del afio 1892

11.411.791^0 ❖

Siniestros pagados el año 1892. . . 7.816.023-25 ❖

Siniestros pagados desde su fundación. ÜWOO.OOORlO ♦

SUB-DIRECTOR EN MALLORCA:

❖

LA CATALANA
DE
ARNALDO CASELLAS Sucursal de Francisco Castellet

Servicio fijo y periódico por los vapores de esta compañía

PiGEN I LLUCH 7-PALMA.

♦ ❖

MES DE MARZO DEL AÑO 1895
Línea de las Antillas, New-York y Veracruz.—El 10, de Cádiz, vapor AL¬
FONSO XIII, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz. El 20.—Do Santander, vapor CIUDAD DE SANTANDER, para Puerto-Rico,
Habana y Veracruz. El 30.—De Cádiz, vapor ALFONSO Xil, para las Palmas, Puerto-Rico, Ha¬

AGENTE EN SÓLLER:

♦

;.»Luaa, 11 ♦
♦

<♦

4|4

MAYAGUEZ.-(Puerto-Rico). ❖

MI «liieii© de «Hela© establecimiento
participa á sus numerosos parroquianos y al público en general, babea* re» eiblcío un bíftén surtido de

bana y Veracruz. Servicio comercial de Pnerto-Rico.—El 5 de Santander y el 7 de Vigo, vapor

♦ ♦

HORNILLOS PARA DDK

SAN IGNACIO, para San Juan de Puerto-Rico y Habana, y con trasburdo para
los litorales de Puerto-Rico, Cuba, Méjico, Costa firme y Pacífico.
Línea de Filipinas.—El l.° y el 29 de Barcelona, vapor P. DE SATRÚSTE-
GUI, para PorLSaind, Aden, Colombo, Singapore y Manila.
Línea de Buenos Aires.—El 2 do Barcelona, y el 7 de Cádiz, vapor SANTO
DOMINGO, para Santa Cruz do Tenerife, Montevideo y Buenos Aires. Línea de Marruecos.—El 18 de Barcelona, vapor RAB AT, para Málaga, Ceuta,
Cádiz, Tánger, Larache, Rabat, Casablanca, Mazagán y Mogador.
Servicio de Tánger.—El vapor .JOAQUIN DEL PIÉLAGO, saldrá de Cádiz
los lunes, miércoles y viernes para Tánger, Algeciras y Gibraltar retornando á Cádiz los martes, jueves y sábados.

Almacén de calzado de todas ! ❖

clases y objetos de peletería.

♦

«le acreditadas fábricas y ú precios re-
dneMoso

Importaciones directas de los ❖ vCíf
principales mercados del mundo,
renovados quincenalmente.

Para mayor comodidad «leí público,
en el mismo establecimiento se espen-

Ma¡§g* Fábricas de curtidos y do calza¬ ♦.♦.♦....«lek*c*ar- bén de cok: al precio de

do ventajosamente

conocidas,

por

Y
w

reales los 4© Míos

la excelencia de sus manufacturas *

$
U
^
$
$
■
❖

En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino.

en toda la Provincia.

Eí guisar por medio del cok resulta mas de la mitad 4*

Al tomar los pasajes se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará A los cargadores de esta Isla, una bonificación de 10 p§ sobre el importe del flete.
Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta. Para más informes, en Sóller, el representante de la Compañía, D. Jerónimo

4|4 VENTAS AL POR MAYOR
mm mi üiiyibscT

mas barato que con el carbón de encina.

♦
t

Estades. I)E

«FOKÉ MM

Plaza de Palacio, 3—BARCELONA

CAFÉ SUPERIOR

El magnífico y veloz vapor ISLE&O saldrá del puerto de Barcelona para
Sóller todos los domingos á las 7 de la tarde. De Sóller para Barcelona, todos los lnnes á las 8 do la noche. Admite carga y pasajeros á precios reducidos.
INFORMARÁN:
EN PALMA.—«Isleña Marítima»—Pórticos de Santo Domingo. EN BARCELONA.—Sres. Sureda y Robirosa—Plaza de Palacio. EN SÓLLER.—D. Ramón Coll—Calle del Mar n.o 50.

Se sirve á la carta y á domicilio.
Este establecimiento está situado
en uno de los mejores sitios de la capital, junto á la Bolsa, próximo á los muelles, á los ferro-carriles, Aduanas y Parques.
SE LA tfálllá
PLAZA I PALACIO, 10-BMCElü

A 15 REALES EL KILOGRAMO
De venta en casa de
PEDRO A. PIZÁ OLIVEíj
calle del Pastor.—SOLLER
“Mutual Reserve Futid Life Associatión,,
SOCIEDAD COOPERATIVA DE SEGUROS MÚTUOS SOBRELA VIDA
LA MAS PODEROSA DEL MUNDO

GRAN DEPÓSITO DE GUANO
BE LA ACREDITADA FÁBRICA
S AINT-G OBAIN
COMPOSICION ftAMIOTAM
Se encontrará en venta en la dro¬
guería, ferretería, quincallería y per¬
fumería de ABNAL DO CASELLAS
Calle de la ¡felina it«° iy--fSOI/MEK

El dueño de este establecimiento, ex-dependiente de la fonda del Uni¬ verso, participa á los señores viaje¬
ros de toda la isla de Mallorca y en
especial á los solí eren ses, la gran restauración que se lia hecho al ho¬ tel, en el que encontrarán en lo su¬ cesivo un esmerado servicio, lo mis¬ mo á la carta que por cubiertos, con gran rebaja en los precios.
Con el mismo trato y en las mis¬ mas habitaciones que se pagaba 5 y G pesetas, se pagará en adelante so¬ lamente 4, agradecida la casa á la protección que de estos isleños re¬
cibe.

Cada 1000 pesetas de Seguros pueden obtenerse en menos de 5 céntimos de peseta diarios, según la edad del asociado.
Participación del “Fondo do Reserva„ á los diez años de obtener la póliza vigente.
Fondo de reserva según el último balance ptas. 18,254,130,65
Pídanse Prospectos y detalles al Agente en IPAI-UVIA
SEBASTIÁN KAMÓM
FONOLLAR, 5-2.o-Ó BROSSA 37 Y 39.
^Tinta negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violetal ^Tinta carmin^Tinta para sellármete., ete.m
JLa !iay en venta en el estableelmleiito M
SlICiEÍBlB-San Bartolomé- ¡7-SQLLER.
SOLLER.—Imp. de «La Sinceridad»