r
r
AÑO X—2.a EPOCA-NUM 413

SÁBADO 2 DE MARZO DE I89£

SÓLLER

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCION:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-6-Cette (Herault.) Antillas: Sres. Pizá y C.a—General Pavíu-7-Arecibo (Puerto-Pico.) Mk.tic'0: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

| FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués y Arbona.

f Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: O’íO pesetas al mes. \\
Francia- 0’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO
América; 0'20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesotas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
EL PADRE DE ADOLFO
Miclm llegó á París hace algunos años, casi descalzo y con una monedado cinco francos que resultó falsa.
Esto le bastó para hacer fortuna y hoy es uno de los más ricos propietarios de la Villette. Más, por desdicha, con todo su dinero, es el mismo que cuando vino á la capital, es decir, un hombre despro¬ visto de mundo y de educación.
La riqueza no le ha proporcionado más que un aplomo fenomenal.
Micha es viudo, y tiene un hijo al
cual ha dado una brillante carrera, que
ha permitido á Adolfo frecuentar los sa¬ lones de la duquesa X..., de cuya hija está perdidamente enamorado.
Gracias á los millones del padre, han sido aceptadas las proposiciones de ma¬ trimonio del joven, el cual seguro de que el autor de sus días produciría en casa de la duquesa el efecto de un rinoceron¬ te en un invernadero de rosas, ha pro¬ curado tenerle constantemente lejos del peligro de una entrevista.
Al fin. la duquesa dijo á Adolfo:
—El matrimonio está anunciado para finos de esta semana, y supongo que su
padre habrá regresado ya de su viaje.
—Sí, señora; esta mañana.
—Pues dígale usted que tenga la bon¬
dad de venir á tomar el té con nosotros.
— Asi se lo manifestaré.
—Pues hasta luego. Adolfo no tuvo más remedio que deci¬ dirse á presentar á su padre. Después de hacerle la invitación, le dijo: —Hazme el favor de ser prudente y comedido, y sobre todo, procura no ha¬ blar de tus negocios. —No tengas cuidado; pues yo sé Ha¬
blar en sociedad como es debido.
Arrancóle el joven la promesa de que únicamente contestara por monosílabos y le dejó partir solo, porque le faltó va¬ lor para acompañarle.
* :f: *
Al presentarse en la sala, en la que ya so hallaban varias personas, sentóse Mr. Micha en un rincón y no dijo ni tina palabra.
Cuando se hubo retirado la gente aje¬
na á la familia, se colocó nuestro hom¬
bro auto la chimenea, entre la duquesa y el conde de R.... tío de la novia.
Esta última borda á la luz de un
quinqué situado sobre una elegante me-
si ta.
La duquesa.—¿Quiere usted otra taza do té, señor Miclm?

Michu.—No, mucha* gracias; me bas¬ tan y sobran las tres tozas de agua ca¬ liente que acabo de tomar. Pero hable¬ mos de los chicos ¡Qué buen ojo ha teni¬ do su bija de usted! Será muy feliz, si después de casada no dá oídos á los amantes que habrán de pretenderla.
La duquesa.—¡Oh!... Michu.—¡Yo sé lo qué me digo! Le¬ vántese usted (yo pago el coche, si usted quiere) y vaya á la Villette á preguntar quién es Michu.
El conde.—Caballero...
Michu (interrumpiendo).—¿Y mi di¬ funta mujer? ¡De esa no hay que hablar! ¡Si hubieran visto ustedes cómo curaba á mis obreros y les ponía una docena de sanguijuelas, cuando el médico las re¬ cetaba! ¡Parecía un gendarme!
El conde.—¡Por piedad!... Michu.—A esa sí que no la hubieran impresionado ustedes como á mi hijo
con eso de las Cruzadas.
El conde.—¿Y sabe usted lo que fue¬
ron?
Michu.—¡Pues ya lo creo! Los Laíios de otros tiempos, á los que acudían los maridos para engañar á sus mujeres, á pretexto de que iban á pelear con los in¬ fieles. Si. señores con sus gabanes de hierro, á estilo de la época, pasaban una temporada en Palestina, jugando á las
cartas con Saladillo.
La duquesa.—¡Esto es insoportable!... Michu.—Dispénseme usted, señora, y volvamos á nuestro asunto. Adolfo me ha dicho: «Esa gente quiero dos millo¬ nes.» Perfectamente, le contesté, puesto que te gusta la muchacha. Además, mi casa y mi mesa estarán á la disposición de mi nuera y de ustedes también, siem¬ pre que quieran comer una buena pava
trufada.
La duquesa (indignada)—Caballero... sepa usted...
Miclm.—No me gustan las muestras de gratitud. Ya sé que no tienen ustedes un céntimo y que están completamente
arruinados. Por eso les ofrezco mi casa de
la Villette, donde se ahorrarán ustedes el
alquiler. Allí viviremos unidos como los dedos de la mano. Yo. señora duquesa, fumaré mi pipa, y usted me hablará de
su reina María Antonieta, 3Ta que esas
conversaciones son de buen tono, según dicen. ¿Y nuestros nietos? Advierto á ustedes que mi bija política recibirá dos millones el día que dé á luz su octavo
chico.
La duquesa.—¡Ocho!...
Michu.—Ni uno menos.
El conde.—Permítame usted...
Miclm.—Cualquiera creería que digo algo fuera de razón.
El conde.—No. pero eso de tantos hi¬ jos queda para la gente del pueblo'.

Michu.—¿Le echa usted en cara al pueblo sus hijos? Sepa usted que yo for¬ mo parte del pueblo y que vine á París descalzo y con una moneda falsa en el bolsillo. Si no fuera por mi fortuna, su hija de usted pasaría aun muchos años
de su vida manteniéndose de té.
La duquesa.—Es usted un grosero... El conde.—¡Esto inaudito!... Michu.—Pues bien; retiro mi palabra, y busquen uestedes en otra parte-los dos millones que necesitan. Por lo demás, pueden ustedes darme un abrazo, si les parece bien, porque ésta es la última vez que han de verme. Y si alguien viene á decirles: «He vis¬ to á Michu detenido ante la puerta de
esta casa», contéstenle ustedes sin vaci¬ lar: «¡Indudablemente, á ese hombre le
ha ocurrido una desgracia horrible!»
Eugenio Chavette.
LA CORONA
(ORIGINAL D’ UITLAND)
Les floretes licrmoses una nina
cullía qu‘ aclornavan un jardí y de per entre els arbres una hermosa
donçella li sortí.
S‘ arrambà al seu costat y una corona texí de fulles y posa en son cap: —Encare no lia florit, no la te lleves,
digué, ja florirá.—
Cresqué la nina y un dia que volgueren de sos ullets les llàgrimes sortir, i' hermosa jóya comensá á les hores
ponçelles á teñí.
Y quant vengué el promés que T estimava y els bateehs de son cor pogué contá, llavórs tornaren les ponçelles totes
còm un jardí á n‘ el Maig.
De son amor lo frnit que desitjava la tèndre mare dins breu temps cullí... fruytes mes dolses en son cap lii havía
que mòl de romaní.
Y quant el bé estimat dins fréda tomba per á sempre dormit fou enterrat, les fulles y les flòrs totes mostíes
quedaren en son cap.
Dovòra el sou espòs le sen dugueren dins pocb temps que de pena va morí, y en son front la corona abans secada
va torná refiorí
DEL DOLOR AL IDEAL
Yo sé de un mar de llanto
que un cielo de zafiro
corona, iluminado de tenue claridad;
y al soplo inextinguible do trémulo suspiro,

palpita blandamente
su muda soledad. En medio, cual la boca
de un cráter apagado, hay un inmenso abismo, vorágine glacial; y del abismo surge, sereno y encantado, un templo, laberinto
ó alcázar inmortal.
El rechinar de dientes
del odio y de la ira, la horrible carcajada del negro enloquecer,
el lloro del que nace,
la queja del que espira, el ay! de los que pierden
á un adorado ser;
Todas las voces juntas
del infortunio humano,
hambre, dolencia, sangre, tortura, sed, terror,...
se exhalan en el fondo
de aquel abismo arcano,
formando eternamente fatídico rumor.
En el palacio flotan
raudales de harmonía,
como el trinar del ave,
á cuyo dulce son,
el vuelo de las horas
el monje no sentía, mientras duraba un siglo
su extática atención.
Y sube por columnas y jaspes y alabastros, vegetación aérea de savia perennal,
de flores quo no mueren, como si fueran astros, de aroma como eterna
memoria virginal.
No hay lengua que describa ni mente que recuerde sus amplias galerías de mágico perfil, por donde, coronadas de rosa y lauro verde, divagan al imputeo
de un céfiro sutil
las sombras que la muerte sublima y transfigura
de cuantas heroínas divinizó ©1 amor, de cuantos se acercaron á la belleza pura, luchando con la nota,
el verbo y el color.
Allí la fuente madre de la belleza brilla,
que el alma enamorada suspira por gozar.

el ideal supremo
que, en su prisión de arcilla, no logra ni la mente del genio vislumbrar.
Y cuantos del humano
espíritu prodigios eternizó la piedra, el harpa y el pincel, de aquellas altas formas son pálidos vestigios, de aquellas harmonías
reminiscencia infiel.
Del soberano alcázar
el eco se desprende, el soplo que llamamos inspiración fugaz, el rayo que la mente purificada enciende,
en la cruenta lucha de su labor tenaz.
Mas, ay! que lo circunda aquel abismo arcano, que exhala, confundidos
en eternal clamor, los gritos y lamentos del infortunio humano, como garganta presa del lúgubre estertor.
Sin puente que domine su obscuridad que aterra, sin alas de paloma ó angélica virtud, . ¿cómo llegar al templo que el ideal encierra
en toda su inefable
y excelsa plenitud?...
Yo sé de un mar de llanto
que un cielo de zafiro
corona, iluminado de tenue claridad,
y al soplo inextinguible de trémulo suspiro, palpita blandamente
su muda soledad.
Por ese mar de llanto
vogamos, vida mia; caíste en el abismo; de horror palidecí;... mas luego, en la sonora y excelsa galería, en el sagrado coro de imágenes te vi.
El coro de heroínas con harmonioso canto mártir de amor, cantaba
tu aparición triunfal...
Volví á la triste vida,
se disipó el encanto;
me abrasa desde entonces la sed del ideal.
Juan Alcover.
(Solución á la charada del número anterior.)
Ca-ra-col.

FOïiMETÍM

SIMÓN VERDE

dms y afanosas con su dignidad de ma-

Ire, repitiendo su uniforme clu. clu.

pie quiere decir ¡cuidado, cuidado! ro¬

teadas de sus pedíanlos. que respondían

;m su voz de tiple, pí. pí. que quiere de-

fir

pan! Lo da angustias que pasa¬

ban esas aves tan madreras, con los sal¬

tos. gritos y corridas de la echadura hu¬

mana que bullía á la sombra de aquel

artesonado vejetah solo las madres lo

pueden concebir. Pero ello es que los

niños tienen para las gallinas con echa¬ duras un cierto ugri-dulee, como en es¬ cala gigautesta lo tienen las corridas de

toros para ciertas gentes. En la huerta había un gran meeting
(1) de árboles, entre los cuales los na¬ ranjos. como decanos y poco versátiles, obtenían la presidencia; pero el que siempre llevaba la voz, era el olivo, por¬ que el laurel, su opositor, no se hallaba

su aquella pacífica huerta. La hortaliza.

(1) Palabra inglesa, que significa junta ó reu¬ nión de varias personas para tratar de algún asunto.
(N. del E.)

que se criaba allí á la buena do Dios, no
era fina, ni tierna; pifvo era abundante y
robusta. Había coles elefantes, acelgas girafas, rábanos boas y habichuelas dro¬
medarios.
La mañana del día en que conoció el
lector á Simón Verde, se veían una por¬
ción de niñas reunidas bajo el emparra¬
do antesala de la casa de Simón. Todas
ellas hablaban; todas las ñores que la rodeaban, florecían; y todos los pájaros domiciliados en aquellas enramadas, cantaban á la par. Como las flores for¬ maban casi circulo, y las niñas se agru¬ paban en medio, podía compararse la vista que ofrecían, á aquellos cuadros flamencos y estampas francesas, en que pintan un grupo de genios ó de niños en una guirnalda de flores. A la puerta-
de la casa estaba sentada una anciana,
de aire dulce y grave, aseadamente ves¬
tida. Esta anciana, en medio de tantas
niñas pájaros y flores, y separada de ellos por tan larga serie de años, les es¬
taba. no obstante íntimamente unida
por el cariño en ella, por la gratitud en
ellos. Era la abuela de las niñas, la ma¬
dre de las flores que había plantado, y la providencia de los pájaros, á los que daba de comer, quizás de parte de Dios.
Conservaba esta anciana sus facultades

en toda su lozanía; pero no así los senti¬ dos corporales: oía poco, y veía menos. Por lo cual, cuando aplicaba la vista hacía el centro del emparrado, confundía las niñas con las flores, y cuando aplica¬ ba el oido, no distinguía entre sí el ale¬ gre gorjeo de los pájtiros y la infantil algarabía de sus nietos.
—Ya está la cigüeña machacando el
gazpacho (ij, dijo una de las niñas más
chicas.
—Sí. respondió otra de la misma cate¬ goría—que debía á su respetable gordu¬ ra el sobrenombre de Albóndiga.— ya
vino de la tierra de los moros la zan¬
cona.
—¡Pobres ranas! dijo suspirando la primera, ¡anoche cantaban tanto! y le decía la rana al rano: Ranoque, ¿ha ve¬ nido Picuaque?—Ra noque respondía: No lia venido Picuaque.—Pues si no lia ve¬ nido. decía la rana, cantemos el reniqui-
cuaqne.
—¡Cantemos el reniquicuaque! contes¬ taron todas á gritos.
—Chiquillas, que me atolondráis, dijo la abuela, á pesar de lo tarda de oido.
(1) Alusión al ruido ó cascañetco quo hace Id cigüeña con el pico,
(A", del E.)

Agueda, hija, tú que eres la mnyorcita, vé que se diviertan ustedes con más asiento. Jugad á algún juego, ó decid acertijos, ó contad cuentos. Pero tú, que eres ya una media mujer, estás como los pájaros de marisma, que no sirven ni por mar ni por tierra.
Agueda, que era dócil, hizo callar y sentarse al ejército que estaba bajo su disciplina. Aunque esta niña no era una belleza, como le parecía á su padre, agradaba mucho; privilegio bastante general en las hijas de Eva, sobre todo en la primavera de la vida. Era morena,
colorada, tenía la cara corta, la barba
picuda y saliente, la frente pequeña y muy calzada; lo que le hacía ponerse el pelo muy remangado, descubriendo unas entradas que se acercaban á las ce¬ jas. La risa la favorecía mucho, dejando ver una hermosa dentadura, y forman¬ do dos hoyuelos en sus mejillas. Era altifca. y tenía más gracia que garbo, más atractivo que seducción.
—Mariquilla Albóndiga, di tú un acertijo. Mis narices pongo á que eres tan zorrollona que no sabes ninguno, dijo Agueda.
La Albóndiga se irguió indignada, como si quisiese trocar su talento habi¬ tual en el de croqueta, y respondió:

—¿Qué no sé un acertijo? ¡Vaya! ¡y más de tres, y más de mil! Y sino ahora
lo verás:
Cuando baja rio;
Cuando sube, llora.
—El carrillo:—¿á que no lo sabes tú? —¿Y tú sabes loque es. repuso Agueda.
Una vieja jorobada, Con un hijo en rededor, Unas bijas muy hermosas, Y un nieto predicador?
—¡Es. es... la tía Pilonga! —¡Qué desatino! ¿tiene la tia Pilonga hijas muy hermosas? —Pues yo no conozco más vieja joro¬ bada; se acabó. — ¡Es la parra, mujer, la parra!... que tiene sarmientos, uvas y un nieto queso sube á la cabeza, que es el vino: ¿lo sa¬
bes ahora?
—Lo sé y no lo sé, contestó la Albon¬ diguilla. que en seguida exclamó: ¡Ay! ¡oye el cucú! está en la huerta.
—Di los cucús, observó otra do las niñas; ¿no ves que son dos voces? el hijo que dice cu, y el padre que le responde
sobre la marcha, cu.
—El cucú es el más descastado de to¬
dos los pájaros—dijo la abuela, que se impuso en la conversación, gracias al

3t
gar^r— ■■■»

—

■ ■■...

SÓLLER

Variedades

quedando solo expedita la parte del Sud y del Sudoeste.
Entre el Mulhacen y el Alcazaba hoy,

EH SIEEEA NEVADA

según referí en otra ocasión, una her¬ niosa laguna, y siguiendo su márgen.

flw presiones de un viajero alemm.)
XII.

puede pasarse de un pico á otro, sin gran dificultad, aunque sea necesario tomar algunas precauciones.

Encontrábame solo para bajar, v de¬ cidí no descuidar las precauciones que duplican el poder de todo individuo, por aquello de que hombre prevenido vale por dos!
En cuanto á encontrar el camino.no
podia tener la menor duda, pues la pen¬ diente desde el pico á Trevélez es de lo más suave é indicada que imaginarse puede. La ascensión por este lado meri¬ dional, es por lo tanto facilísima, pues un niño de diez años, de regular confor¬ mación, ó una señorita, á pié ó en caba¬ llería. sin dificultad alguna, podrían su¬ bir á comtemplar uno de los más gran¬ eles espectáculos del Universo. Y sin em¬ bargo, preguntábame yo: ¿porqué sube dan poca gente al Mulhacen?
; Ah. si en el pico dieran corridas de toros, no cabria la gente!
Las corridas de toros!... esta dilación
de ideas me hacia pensar, mientras ba¬ jaba la pendiente, en la barbarie insen¬ sata de este mal llamado espectáculo na¬ cional de los españoles. Imposible pare¬ ce que un pueblo atrevido'y caballeresco, •que en un tiempo fué el primero de la historia, crea conservar por medio de las
corridas de toros las tradiciones de un ca¬
rácter que en pasadas épocas le condu¬
cía á través de las desconocidas soleda¬
des del Qcceano hasta los picos de los An¬ des. vírgenes entonces de toda humana
huella!
Provocar á un animal tan bravo como
«endito á una lucha en que el hombre lleva todas las ventajas, tanto por el nú¬ mero como por los artificios ¿empleados,
to es ni con mucho el medio racional
de ejercitar el valor. La maestría de los que practican el oficio del toreo, el uso de ciertas reglas que solo tienen por ob¬ jeto prolongar un combate desigual, y so¬ bre todo, la crueldad con que es tratado,
en esas fiestas el animal más generoso y
más útil a! hombre, el caballo, podrían
servir acaso como excitantes de uña fero¬
cidad refinada; pero este sentimiento es asaz y precisamente distinto del verda¬ dero valor. Si en cada caso se obligase por suerte á algunos de los espectadores á ba¬

Desde Trevélez, siguiendo su barran¬ co, es también posible atravesar la di¬ visoria por el collado de Bacares, desem¬ bocando al valle del Genil que conduce por GvPjar á Granada. La vereda de herradura cruza el río en el pueblo mis¬ ino de Trevélez y sale por la orilla iz¬ quierda del rio. pero por este camino hay 15 horas desde Trevélez á Granada', este trayecto ofrece bellezas de naturaleza extraordinaria mente.gran diosas. Charles Puche, cuyas observaciones sobre la Sierra Nevada son muy curiosas, y en¬ lazo con las mias por ser poco conocidas en España, niega el aserto de un viajero
alemau sobre la existencia en este rio de
las más exquisitas truchas; afirmado que en ningún rio de Sierra Nevada se cn: cuentran estos peces, lo cual es una
afirmación errónea, como saben bien los
muchos que han cogido y saboreado las truchas del Genil, del Monuchil y del
Dilar.
El pueblo de Trevélez está situado al pié del lado Sudeste del Mulhacen, en la orilla derecha del rio, y á una altura de casi 1.Ò50 metros, siendo el pueblo más alto de las Alpujarras y aún más impor¬ tante que Capileira. Su posada, es sin embargo aún peor que la de este último pueblo, cosa que parecería mentira para el que conociera primero la de Capilera
donde no existen mesas si sillas; cuanto á la comida, solo se encuentran en la
posada de Trevélez, huevos, aceite, pan y vino; pero á condición de entregar por delante el dinero al amo de la posada, para que salga á comprarlo todo de casa
en casa.
En cuanto á cama, el viajero debe darse por contento con dormir en el san¬ to suelo y sobre sus propios abrigos, si no quiere exponerse á los furiosos ata¬ ques de innumerables y asquerosos in¬ sectos. cuyos picotazos volverían hidró¬ fobo al más flemático, sobre todo, si uno
tan sensible como el poeta aloman Jla.inricli Ileine, que sin ser andaluz suponía mayores molestias en la picadura de una chinche que en la mordedura de un perro rabioso.

jar á la arena para dar muerte á un toro bravo, el espectáculo ofrecería verdaderos

Du. Máximo Heutting.

ejeinplosde temerario valor y acaso seria

—

buena escuela para formar espíritus

atrevidos con sangre fria; pero contem¬ plar desde lugar seguro las habilidades traicioneras de unos hombres acosLim-*
brudos al oficio, es cuando más buscar

Sección Biográfica.
ENEIQUE EEI3 CASANOVA

emociones análogas á las que ofrecen los arriesgados ejercicios gimnásticos,

(De Tai Última llora.)

aunque estos no tengan, generalmente,
carácter de crueldad.
Sin desconocer las grandes cualidades cívicas de que los españoles han dado pruebas en este siglo, puede afirmarse, sin embargo, y para honra de los que se distiguieron en ellas, que el arte del to¬ reo no tuvo nada que ver con las heroi¬ cidades de los Palaíbx y de los Alvarez; y los buenos españoles deben tener pre¬ sente que las víctimas de estos espectᬠculos sangrientos, no pueden ponerse en parangón con los ilustres mártires de la ciencia que ostentan otros países... ¿Cuanto más valor no representan las empresas de un Lapeyrev.se, de un Franklin, de un Stanley ó de un Pilatrc de Rozier, que las acciones juntas de todos los toreros habidos y por haber? Por eso, los verdaderos amigos de España lamen¬ tan que los Pinzones, Balboas y Pícanos. hayan sido reemplazados en el aprecio de muchos españoles, por los Montes y Pepe-Jlillos, los Lagartijos y Frascuelos.
Pero dirán los lectores: ¿qué relación existe entre estas reflexiones mias y la bajada del Mulhacen*1.—Ninguna eviden¬ temente; pero es lo cierto, que tales eran las consideraciones que ocupaban mi majin, al bajar por la cresta que condu¬
ce á Trevélez.
Para subir de este punto al pico más
alto de la cordillera, se necesitan 7 horas
de marcha, é igual tiempo exigiria la
subida al Alcazaba.
Si se quisiera realizar esta última as¬ censión, se saldría de Trevélez por el barranco de dicho nombre y en direc¬ ción al Norte, y al cabo de una hora se tomaria el otro barranco que separa el
Alcazaba del Muíhacen, sin abandonar la
orientación septentrional. De los dos pi¬

El viernes de la pasada semana, se reunió el Cabildo en la Santa Iglesia Catedral con objeto de dar posesión de su nuevo cargo al actual Provisor y Vicario general de esta Diócesis I). En¬ rique Keig y Casanova, nombrado re¬ cientemente, mediante oposición, para ocupar la dignidad de Canónigo que re¬ sultaba vacante por fallecimiento de don
Sebastián Gili. Con este motivo conside¬
ramos muy oportuno apuntar algunos datos biográficos, p ra que nuestros lec¬
tores conozcan las valiosas dotes que adornan al nuevo Prebendado.
Hijo de Valencia, en el año 1880 em¬ pezó en la Universidad de su patríala carrera de Leyes, que terminó á los cin¬ co años, aprobando todas las asignatu¬
ras con la nota de Sobresaliente, obte¬
niendo el premio ordinario en diez de ellas y el de mención honorífica en las de Literatura española y Derecho civil español. Mediante ejercicios de oposición
celebrados en la misma Universidad es¬
tuvo pensionado con 250 pesetas en el curso académico de 1881-82 y con 200 en el 1882-83. En el siguiente fué mayor el premio, pues alcanzó á 585 pesetas y en el último de su carrera llegó á la respe¬
table cantidad de 750. Esto demuestra
que nunca el Sr. Reig quedaba sitisfecho de lo mucho que había hecho, sino que siempre quería hacer más.
Terminados ya en 1885 los estudios de la carrera de Derecho y habiendo dado á ellos la correspondiente validé/, académi¬ ca, sufrió los ejercicios del Grado de Li¬ cenciado en Derecho Civil y Canónico, los cuales aprobó también con la califi¬
cación de Sobresaliente. Presentóse á
oposiciones para el Premio extraordina¬
rio del Grado de dicha Licenciatura,

cos que tiene el Alcazaba, el más meri¬ dional es el más bajo, y para subir al
otro, se necesita una hora más de ascen¬ sión. En la parte Norte y al Oeste, hay

siéndole adjudicado por unanimidad. Este premio extraordinario dispensa¬
ba del depósito de los derechos del cor¬ respondiente título.

precipicios grandiosos que parecen im¬ Si méritos alcanzó el Sr. Reig en la

posibilitar la subida por aquel ladt. carrera civil no fueron menores los que

obtuvo en la eclesiástica. Basta decir
que tiene cursados con nota de merilissimus siete años de Teología y dos de
Cánones. Terminada esta carrera fué
designado para ocupar la cátedra de
Historia Eclesiástica, vacante en aque¬ lla fecha, en la diócesis de Almería, car¬
go que desempeñó con mucho acierto. En aquella diócesis fué también, por es¬ pacio de algún tiempo, Fiscal de la Sub¬ delegación Castrense. En 1889 asistió co¬
mo consultor al Concilio Provincial de Valencia.
Al tomar posesión de la Diócesis de
Mallorca Su Excelencia I. I). Jacinto M.a Cervera, vino á nuestra isla el se¬
ñor Reig. quién en breve, y por renuncia de quién desempeñaba el cargo, fué nombrado Provisor y Vicario general de la Diócesis, que desde entonces ha de¬ sempeñado el Sr. Reig con prudencia y
acierto.
De su amor al trabajo dan fehaciente testimonio las obritas, folletos y opús¬ culos por él publicados, entre los cuales el público mallorquín conoce el titulado ¿Saldrá el Pupa de Roma? que, bajo el pseudónimo de Tomás Villanueva, editó en Valencia; y en esta capital, del cual no queda ejemplar alguno. Elementos de religión y moral (Palma 1893), que aco¬ gió con justo elegió la prensa de esta ciudad; sermón del B. Ramón Lililí, pre¬ dicado en la iglesia de S. Francisco por encargo de la Sociedad Arqueológica Li¬ liana, y varias otras.
Sobre tales merecimientos el Sr. Reig tiene el que constituye para nosotros, la nota más simpática de su ser: el de ha¬ berse identificado con Mallorca y haber constituido nuestra Roqueta por su pa¬ tria adoptiva.
Contra la huniodad
El sueño de los arquitectos dignos de este nombre, y sobre todo de los higie¬ nistas. es el de impedir que la humedad penetre en las paredes. Los diferentes remedios aplicados hasta el dia no han podido conjurar aún tan grave defecto; pero un especialista presenta hoy la sisiguiente fórm illa:
Se funden juntas y en partes iguales estearina y potasa cáustica; se adiciona, om el momento de su ebullición, un po¬ co de ácido acético y salieíiico. y de este modo se obtiene un jabón antiséptico que es enemigo de la humedad, y que. untado en las paredes, impide la acción de los vapores de agua sobre ellas.
Para contra restar el mal olor del ja¬ bón antedicho, se le añade ufi poco de ácido fénico, que sirve á la vez, lo mis¬ mo que el salieíiico. de excelente desin¬ fectante para los microbios.
Curación de las quemaduras
La Isature indica un tratamiento muy
sencillo, debido al doctor Osthof, para las quemaduras graves de segundo gra¬ do tan frecuentes y dolorosas en la in¬
dustria.
En las quemaduras graves de segundo grado, la epidermis, es decir, lo que se conoce vulgarmente con el nombre de piel, queda destruida, quedando al des¬ cu bieldo el dermis, especie de segunda piel que cubre la carne, causando dolo¬
res extremadamente vivos. Con unas ti¬
jeras se cortan los trozos de piel á fin de que la llaga quede perfectamente limpia, extendiéndose sobre la llaga una pasta ó pomada, obtenida con la
mezcla de subnitrato de bismuto y agua
tibia. Esta pomada, forma al secarse una costra protectora que calma pronto los dolores, preserva la llaga del aire y per
mite la cicatrización sin accidentes. Si la
costra se resquebraja se pone encima un poquito de pomada. Al cabo de diez ó quince días la llaga producida por la quemadura estará cicatrizada.
Si se tiene á mano un sifón irrigase ó proyéctese el agua carbónica sobre la quemadura. Quedará sobre ésta una ca¬ pa muy tenue de ácido carbónico, que atenuará completamente el sufrimiento de las personas quemadas. Contribuye también á la rapidez de la curación.
El gas da petróleo explosivo
En muchas casas conservan y usan
todavía lámparas de petróleo, en pueblos y ciudades existen depósitos de petróleo de los que se evaporan gases temibles, y pronto coches, buques, bicicletas y tri¬ ciclos alimentados con petróleo correrán

por nuestras calles ó surcarán nuestros mares y ríos. ¿Cuál es el peligro de ex¬ plosión de los vapores que se escapan de los almacenes y del empleo del petróleo? Hé aquí algunos conocimientos técnicos:
La mezcla del gas de petróleo con el aire se convierte en explosivo, ó explo¬
sible, cuando contiene un volúmen de gas de petróleo por 55 á 17.2 volúmenes
de aire atmosférico. En otros términos,
hay que temer una catástrofe, cuando, en un local cualquiera, la capa de aire respirante es de 55 á 94 por ciento. Por
el contrario, cuando la densidad del gas de petróleo es muy considerable, mayor que la indicada por las cifras anteriores, la mezcla no es imposible.
Como se corta el vidrio con un hilo.
Para cortar un tubo, el cuello de una
botella ó cualquier otro objeto redondo de vidrio, se toma un pedazo de peder¬ nal que presente una arista ó punta afi¬
lada; con ella se marca en el vidrio el sitio por donde se quiere cortal; se toma después un hilo azufrado de bastante longitud, y con él se dan dos ó tres vuel¬ tas al cilindro, siguiendo el círculo tra¬ zado por el pedernal; se prende fuego al hilo así colocado, y se le deja arder hasta consumirse; cuando el vidrio está bien caliente, se vierte agua fria sobre la par¬ te calentada, y en seguida se desprende el trozo que se trataba de separar, tan limpiamente cortado, como si lo hubiera sido conunas tijeras. Siguiendo este pro¬ cedimiento es como se consigue cortar
cintas de vidrio en forma de hélice.
lluevo sistema para extraer las muelas
Acaba de ser ensayado en Londres, con excelente éxito, un nuevo aparato para la extracción de las muelas, que
consiste en una bobina de Ruhmskorff
de hilo extremadamente fino, y del cual el interruptor, de hoja de acero, puede dar hasta 452 vibraciones por segundo.
El paciente se coloca ene! sillón tra¬ dicional. y toma con la mano izquierda el negativo, y con la derecha el positivo, En este momento el operador hace pasar
una corriente de intensidad creciente, que
aumenta hasta que alcanza d máximum, que puede soportar sin inconveniente.
El extractor, puesto entonces en cir¬ cuito y colocado en contacto con la pie¬ za que ha de ser extraída, le comunica sus vibraciones y la afloja de tal modo, que su extracción se realiza con tina gran rapidez y sin causar otra sensación que la del fuerte hormigueo que produ¬ ce en las manos y antebrazo el (taso de la corriente. Es de desear que sea verdad
tanta belleza.
Crónica Balear
(OJK.YMA. Á LA l’RKNSA. DK KST.Y l’UOVLNCI.V)
Dicen de Andraitx, que el día 19 del corriente. Francisco Colomar y Coll y Juan Luque Pacheco, encontrándose pescando en el sitio llamado Calentó, á cosa de la una y media de la tarde, no¬ taron que navegaba un falucho de pesca por la parte del Sur y con viento del Este, en demanda del puerto de Andraitx, cuando de pronto sopló u*a fuerte ráfa¬ ga de viento que lo hizo zozobrar.
Al apercibirse de la catástrofe los men¬ cionados individuos, despreciando el peligro que corrían de ser envueltos pol¬
las olas, volaron en su socorro en un pe¬
queño bote, pudiendo afortunadamente evitar el naufragio de las cinco perso¬ nas que tripulaban el falucho pescador, conduciéndolos al punto más cercano,
en donde fueron auxiliados convenien¬
temente, secadas sus ropas y dejándolos en disposición de poder marchar á sus res pec ti vos d o m i c i 1 i os.
La embarcación zozobrada fué condu¬
cida al puerto, dándose conocí miento del
hecho á la Comandancia de Marina de
esta capital. Rasgos humanitarios como los lleva-
des á cabo por los valientes marinos Co¬ lomar y Luque, son acreedores á una recompensa por parte de las Autorida¬
des.
Quedan ya firmados los nombramien¬ tos de notario para las notarías de Alayor, Cindadela y Algaida á favor de los
señores don Viente Areas, don Joan
O’Callag’han y don Mateo Jaume, que ocupan los primeros logares en las ter¬ nas respectivas formadas por el tribunal
de oposiciones. Felicitamos á los agraciados.

El 16 del corriente mes saldrá'de',Palma para Ibiza la sala del Tribunal que debo ver y fallar, las causas que están pen¬
dientes de fallo en la vecina isla de Ibiza.
Según la Memoria leída en la Junta general celebrada últimamente por la Caja de Ahorros y Monte\\de\\Piedad de las Baleares, resultan 20.028'25 pesetas de
beneficio alcanzados durante el finido año de 1894, las cuales han sido destina¬
das á fondo de reserva y’á amortización de gastos de instalación y iá fondo.de
construcciones.
La Diputación provincial ha visto premiados sus esfuerzos consiguiendo
del doctor Ferrán una cantidad do suero
antitóxico de caballo para la curación
de la difteria.
Los señores facultativos que lo deseen pueden desde luego dirigir por escrito sus pedidos á la secretaría de dicha cor¬ poración.
En el Circulo Mallorquín tendrá lugar mañana domingo una velada literaria musical, estando encargado de la confe¬ rencia el profesor D. Antonio Noguera.
Dicen varios colegas que se encuentra en ésta la condesa de Salages, con obje¬ to de hacer una escursión por esta isla; y que dentro de breves días es esperada la condesa de Messiosig que también
viene á visitar las famosas cuevas de
Artá y del Drach y lo más notable que poseemos en Mallorca.
En Palma la sociedad de Socorros mu¬ tuos La Asistencia Palmesana dará á be¬ neficio de la sociedad Protectora de la Infancia una Velada musical.
Se nos asegura que la comisión técni¬ ca de la Isleña que marchó á Trieste pa¬ ra la compra de un vapor con destino;! formar parte de la flota de la Isleña Ma¬ rit ¿mt, no ha creído conveniente la com¬ pra del vapor que se le ofrecía, por no reunir las condiciones que exigía la Compañía.
El agente ejecutivo de la zona de Ma¬ nacor anuncia pública licitación para enagenar 39 fincas que han sido embar¬ ga da s^á deudores por territorial.
Se ha señalado el día 28 del próximo Marzo para la adjudicación en pública subasta de los acopios para conservación
en 1894 á 95. de la carretera de Palma á
Capdepera, cuyo presupuesto de contra¬ ta es de 16.497 pesetas 94 céntimos.
Se admitirán proposiciones hasta el
día 18 del citado mes.
Eb miércoles regresaron á Palma de Santañy y Campos los expedicionarios que dirige el Sr. Odón de Buen, hospe¬
dándose en la Fonda Balear.
Poco después de las siete salieron para Miramar donde pasaron el día siguiente.
Crónica Local
OCASIÓN OPORTUNA
Si á la ocasión la pintan calva, porque se presenta raras veces, jamás se pre¬ sentará, quizás, tan oportunamente como hoy para que nuestros compatricios demuestren una vez más que tienen amor patrio y que saben mirar por sus propios intereses.
Uua lamentable competencia ha ven¬ cido á la «Compañía de Navegación de Sóller», poniéndola en la ineludible nece¬ sidad de paralizar sus operaciones y amarrar el vapor León de Oro, Ínterin prepara la liquidación que regularmente terminará por la venta del buque que á costa de sus armadores, tanta riqueza
ha desarrollado en nuestro valle. Las consecuencias de esta fatalidad
van á ser tristes, muy tristes y desastro¬ sas para todos; por esto el Sóller cree no ha de ahogar la voz de alerta, por más que el nuevo programa le haya desliga¬ do de este deber, sinó que, por el con¬ trario, ha de levantar el tupido velo que oculta un amargo y triste porvenir á comerciantes, industriales, agricultores, y á la población entera, si con pron¬ titud no se acude á combatir el mol,
cuando todavía tienen remedio. Nuestra vida descansa en la frecuen¬
te y fácil comunicación directa con los puertos comerciales de Barcelona y Cette (Francia), y este servicio hasta el presen¬ te nos ha prestado el mencionado buque, abriendo un horizonte el más halagüeño,

una vía de inagotable riqueza para Só¬ ller. Cortado este paso, suprimido este servicio ¿Como quedan nuestros inte¬
reses?
Y el paso se cortará y el servicio que¬ dará suprimido, si, vendido el León de Oro, pasa á manos extrañas, á una so¬ ciedad ó á comerciante á quienes poco ha de importarles nuestra suerte, nuestro porvenir.
¿Qué procede, pues, en la fatal disyun¬ tiva de quedarnos sin servicio ó de com¬ prar el vapor que es probable se vende¬ rá por un precio insignificante?
El solo pensamiento de lo primero nos espanta, al paso que lo segundo nos tranquiliza y nos devuelve la calma.
¿Cual de las dos proposiciones preva¬
lecerá?
Si prevaleciese la primera nada más quedaba por hacer para patentizar nues¬ tra estupidez á la faz de tantos pueblos que hasta el presente han admirado nuestro genio emprendedor y nuestra constancia en la lucha honrosa por la
vida.
Pero esto no sucederá.
Donde hubo abnegación para contra¬ tar el Niny, donde no faltó capital para formar la desgraciada «Compañía de Navegación de Sóller», no ha de faltar un puñado de oro que se necesita para ad¬ quirir el León y seguir luchando por nuestra vida, por la de nuestros hijos, y, sobre todo por nuestro buen nombre.
Se nos dirá que mal dispuestos han de hallarse las personas que van á perder casi todo su capital en la próxima liqui¬ dación, para dar mas dinero con el fin
de formar una nueva sociedad que ten¬ drá que luchar como ha tenido que ha¬
cerlo la actual Compañía. A ello contestaremos: que la cuestión
se presenta de muy diferente aspecto. El capital que se necesita ahora para for¬ mar una nueva sociedad marítima, es in¬ significante, dada la oportunidad de la baratura, porque barato tendrá que dar¬ se nuestro vapor, la facilidad de reparar el buque hasta renovarlo á poca costa si fuere necesario y la idea de los promo¬ vedores, de sujetarse á una administra¬
ción económica.
No os lo mismo tener que dar princi¬ pio á una empresa con un capital de cien mil duros, que poderla llevar á cabo con doce ó catorce mil que es todo lo que se necesita para que la nueva sociedad naz¬ ca poderosa, dadas sus necesidades.
Toda guerra tiene su fin y aqui la lucha lia de terminar precisamente con un arreglo beneficioso para los dos con¬ tendientes, porque ambos tendrán nece¬ sidad de ello; es posible y lo han de de¬ sear. Para cuando llegue este momento, el capital impuesto en la nueva sociedad no dejará de dar beneficio.
¿Quid faciendum á la vista de los ma¬ les que nos amenazan? ¿Sucumbiremos por nuestra indolencia? Nos esclavizare¬
mos sirviendo á un extraño para que
nos proporcione uu pedazo de pan que podemos ganarnos libremente y con hon¬
radez?
Depongamos nuestras diferencias po¬ líticas, animosidades, agravios y quejas, si acaso existen, y unámonos para de¬
fender nuestros intereses, los intereses
de todo el pueblo. A vosotros industriales, comerciantes
y agricultores corresponde desempeñar vuestro papel en la escena trágica en que os halláis con el cercano peligro de ver, no perjudicados, sino heridos de
muerte vuestros intereses.
A vosotros los que lucháis con las pe¬ nalidades de vivir en pais extraño sepa¬ rados de vuestras familias para darles un pedazo de pan.
A vosotros á quienes la fortuna ha
hecho que podáis vivir holgadamente en
el pueblo que os vió nacer. A vosotros todos los que sentis correr
por vuestras venas el sentimiento del amor patrio, nos dirigimos suplicándoos que no hagais el sordo á las necesidades de nuestra patria.
No neguéis vuestra cooperación á tan digna, necesaria y nobie empresa; es¬
cribid vuestro nombre en estas listas de
accionistas que forman la crónica de
nuestro progreso, y que la Historia reco geni en sil día para recordarlas á vues¬ tros hijos como testimonio de vuestro amor á la familia y á la patria.
El sábado de la pasada semana cayó destelo alto de una horma ó malecón,

en las inmediaciones de Can Topa, en el Coll de Sóller, un mulo que iba engan¬ chado á un carro cargado de tierra, y á
consecuencia de dicha caída se hubo de
dar la muerte al animal poco después
por disposición del veterinario Sr. Balles¬ ter, pues que era imposible vivir teniendo dos rupturas en la columna vertebral, con parálisis completa de las piernas traseras,
efecto de las lesiones producidas en la
médula en el mismo instante de la caída.
Sentimos el percance.
En la fábrica de tejidos mecánicos si¬ tuada en la calle de la Rosa, propiedad de nuestro estimado amigo D. Sebastián Pizá y Castañer, prodújose á cosa de las diez y media de la mañana del martes un horroroso incendio. Apenas dio la señal de alarma el toque de la campana mayor de la parroquia, cuando al lugar men¬
cionado acudió numerosísima cocurren-
cia: el Alcalde accidental Sr. Frontera,
el presbítero D. José Rullan, el sargen¬ to de la Guardia civil Sr. Lizana, con la fuerza á sus ordenes, varios Sres. conce¬ jales del Ayuntamiento, los trabajadores de casi todas las fábricas y talleres de la población, y el pueblo en masa prestaron auxilios, quien con acertadas disposicio¬ nes, quien manteniendo el orden y todos con sus esfuerzos, arrostrando algunos el peligro para salvar los objetos que á no haber sido extraídos con tanta rapi¬ dez hubieran sido muy en breve pasto de
las llamas.
Afortunadamente, en medio de la ad¬ versidad, cabe una satisfacción: la de no tener que lamentar desgracia alguna personal, y de que gracias á la actividad por todos desplegada, fueran mucho me¬ nores las pérdidas materiales de lo que hubieran pedido ser á haber faltado la
asistencia ó á haberse iniciado el incen¬
dio por la noche, á pesar de ser, aun así, muy considerables. Porque hay que ad¬ vertir que el desgraciado accidente tu¬ vo lugar en el desvan ó piso superior de la casa, y que era este el sitio destinado á depósito de algodones, habiendo de es¬ tos gran cantidad puestos á secar en perchas y travesanos de madera, lo mis¬ mo en la indicada dependencia que en el tejado, que en el tejado y otras depen¬
dencias de la casa vecina. Gran cantidad
de piezas de ropa, muebles y demás pu¬ do salvarse, por haber sido arrojados en los momentos de mayor peligro desde las ventanas de la casa incendiada al jardín de la D. Nicolás Magraner, ó sea de la que se conoce todavía con el nombre de posada del Fort.
Uu aplauso merecen por sus eficaces
servicios, y no se lo escatimárnoslas Au¬
toridades mencionadas, la Guardia civil y el vecindario en masa, yi^ que no es posible recordar los nombres de todas las personas que so multiplicaron para cumplir el deber de caridad que dejamos apuntado.
:!•■ * :Ü
¡Es tan natural pensar en Santa Bár¬
bara. cuando truena!
El percance de que acabamos de dar cuenta recordó á muchos que el|A.yun¬
tamiento tiene acordado desde no ha
muchos años adquirir una bomba para incendios con el correspondiente carre¬ tón para trasportarla, y que el tal acuer¬
do hasta la fecha no se ha llevado á efec¬
to. ¿Y no h ubi era prestado grandes y buenos servicios la bomba, el martes, colocada en el torrente mayor, al lado
mismo de la casa incendiada?
Téngalo en cuenta la Corporación municipal.
La oración de cuarenta horas que se
ha celebrado cu la iglesia parroquial en los tres últimos dias de carnaval, dedi¬ cadas al Sagrado Corazón de Jesús en desagravio de las ofensas que en tales días recibe de la ingratitud de los hom¬ bres, ha sido eu extremo solemne y con¬ curridísimo, se ha visto en todas las fun¬ ciones, particularmente por las noches, en que ha predicado el triduo el elocuen¬ te orador sagrado D. Bartolomé Boas
Poro.
El mencionado orador tiene á su cargo
la predicación cuaresmal, por cuya razón es probable asista á dichos sermones ma¬ yor concurrencia que da costumbre.
Se ha hablado mucho estos dias del
número de los mozos de esta provincia que han de servir en activo en los cuer¬ pos regionales y en Ultramar. Como su¬ ponemos que nuestros lectores querrán

conocer la última resolución acerca de

EN EL AYUNTAMIENTO

dicho cupo, trasladamos á continuación

las siguientes líneas que publicó La Úl-f Convocado el Ayuntamiento en segun¬

lima Hora en su número del jueves:

da convocatoria para la sesión ordinaria

«El señor Alcalde de esta ciudad, en de esta semana, celebróla en la noche

atento B. L. M. nos participa que el cu¬ del jueves bajo la presidencia del Alcal¬

po de mozos de Baleares llamados al ser¬ de accidental D. Jorge Frontera, y con

vicio militar ha quedado reducido á asistencia de los concejales Sres. Pastor,

1141, y deduciendo 163 para Ultramar, Morell, Coll, Oliver, Forteza, Canals,

quedan 978 para la fuerza regional.

Rullan y Bisbal, Mayol, Arbona, Casta¬

Sabido es que en un principio se re¬ ñer, Rullan y Frontera, y Pizá.

clamaron 1432 reclutas, y que esta cifra, Fué leída y aprobada el acta de la se¬

extraordinariamente exajerada, promo¬ sión anterior.

vió las censuras de la prensa y de todo

Acto seguido se dió cuenta de una

el país, censuras que hubieron de tener circular del Gobierno civil de esta pro¬

eco en los centros oficiales. Estos se afa¬ vincia indicando haber sido aprobado

naron, nos complacemos en reconocerlo, para que se enmendara la impremedita¬ ción inexcusable que se había cometido al asignar el cupo á nuestra región, y sus gestiones han dado el resultado que
acabamos de anunciar.»

por el mismo el presupuesto de ingresos y gastos de la cárcel del partido de Pal¬ ma para el próximo año económico de 1895 á 96 y el repartimiento formado por el Alcalde de dicha ciudad de las cantidades que corresponde satisfacer

para atender á las obligaciones de la ci¬

Después de algunos dias de buen sol, anocheció ayer cerrado el horizonte y con llovizna, que ha aumentado durante la noche, sin que por esto pueda decirse que haya sido verdadera lluvia. lia con¬
tinuado lloviznando durante todo el dia
de hoy y continua todavía á la hora eu que escribimos.

tada cárcel, elevándose la de este pueblo á S07'30 pesetas. De lo que se dió por enterado el Ayuntamiento.
Se enteró después de una instancia presentada por D.a Catalina Estades y Oliver, en solicitud de que se le permita construir una acequia subterránea que, partiendo de su casa situada en la calle del Pastor, vaya á parar á la mina de

Hemos tenido el gusto de saludará nuestro antiguo y estimado amigo don
Manuel Cambronero Gómez, Adminis¬
trador que fué de la Aduana de este pue¬
blo siéndolo actualmente de la de Vina-
róz. quién, después de larga ausencia, ha venido ú pasar una corta temporada
entre nosotros.

dicha calle, á fin de poder dar salida á las aguas pluviales del corral de su indi¬ cada casa. Acordóse pasara á la Comi¬
sión de Obras. Por último se acordó verificar varios
pagos. Y se levantó la sesión.

Sea bien venido.

El jueves hubo una riña entre suegro é yerno, en la calle de San Pedro, que puso en alarma al vecindario. Según di¬ jeron este último fué á golpear con una piedra las puertas de la casa del prime¬ ro, y salió éste, contestando en el acto á aquél á bofetones.
Como solo había mujeres al principio, éstas fueron las encargadas de poner paz
entre los contendientes.

Los jóvenes que, á pesar del dengue y demás enfermedades del presente invier¬ no, de las heladas y perjuicios por éstas
ocasionados en la cosecha actual de na¬

ranjas y limones, de la falta de peculio á
causa de los elevados cámbios con Puer¬

to-Rico, etc., etc., conservan todavía el buen humor, se han divertido e! domingo, lunes y martes últimos. Algunas masca¬
radas lian recorrido las calles al son de

la música, improvisando bailes en los puntos más céntricos, y en especial en la plaza de la Constitución.
Por las noches los de máscara estuvie¬

ron concurridos, como sucede todos los
años en los tres últimos días.

El orden no se alteró en lo más míni¬

mo á pesar de las locuras
tu de vino.

y del espíri¬

Del mal el menos.

CULTOS SAGRADOS
En la i¡/lesia Parroquial.—Mañana, por la tarde y después de vísperas se continuará el quinario de San Joaquín y luego después el via-crucis; al anochecer el ejercicio del Sagrado Corazón de Jesús.
Dia 6. Al anochecer se dará principio
á la novena del Patriarca San José.
Dia 8. A las seis y tres cuartos de la mañana, y al tiempo de una misa rezada,
la devoción del dia á la Purísima Con¬
cepción.
Nacimientos. Varones 1.— Hembras 2.—Total 3.
Matrimonios.
Ninguno.
Defunciones Dia 26 Febrero.—D.a María Enseñat
Vicens, de 85 años, viuda, calle de Am¬ po lias.
Dia 28.—Jacinto Gregorio Mayol, de 9 meses, calle de Mallorca, (Puerto).
—rwasée&«^BC5iEia—
MOVIMIENTO DEL PUERTO

Dícennoa que algunas señoras han au¬ mentado estos dias con importantes do¬ nativos la cantidad que so recaudó entre
los vecinos de la barriada de Can Futios, en la Huerta, con objeto de erigir olí aquella barriada uu templo dedicado á Santa Rita de Oásia, y que con este mo¬ tivo ha vuelto á despertarse el entusias¬ mo' entre dichos vecinos y algunos más que, aunque residentes en la población, han ofrecido su concurso moral y mate¬
rial para que puedan ver realizado muy en breve aquéllos su bellísimo ideal.
La persona que nos dió la noticia aña¬ dió que no tardaría mucho tiempo en po¬ derse resolver la compra de solares y colocación de la primera piedra del edifi¬
cio, acto que se llevará á cabo con gran
solemnidad.
Nos alegraremos de que así sea, y pro¬
curaremos tener á nuestros lectores al
corriente de cuanto sepamos respecto de tan hermoso proyecto.

En U A RC ACION ES FONDEA I) AS
Dia 25 Febrero.—De Barcelona, en 9 horas, vapor Isleño, de 314 ton., capitán
I). R. Piña, con 24 mar., la balija, pas. y
efectos.
Dia 26.—De Torrevieja, en 6 dias, laúd J. Bibiana, de 18 ton., pat. D. Mauuel Pérez, con 6 mar. y efectos.
Dia l.o Marzo.—De Barcelona, en 9
horas, vapor León de Oro, de 278 tone¬ ladas, cap. D. G. Mora, con 18 mar., pa¬ saje y efectos.
E M B V RC ACION ES l) ES V AC IIA D AS
Dia 25 Marzo—Para Barcelona, va¬ por Isleño, de 314 ton., cap. D. R. Piña, con 24 mar., la balija, pos. y efectos.
Dia I.0 Marzo.—Pam Marsella, laúd Tomasa, de 36 ton., pat. D. Jaime Fraa, con 6 mar. y frutas.
Dia l.°— Para Gandía, laúd Aurora, de 67 ton., pat. D. G. Oasasuovas, con 8 mar. y lastre.

Del 18 al 23 del pasado ines y dichos dias inclusive, invirtió el Ayuntamiento de este pueblo en obras ejecutadas por administración municipal la cantidad de 383 63 pesetas. Consisten dichas obras
en construcción de un muro de conten¬
sión en el camino de las Ar(jilas y repa¬ ración del piso de los caminos de la Al¬ borada y del Barranch.

REMITIDOS
Firminy 15 Febrero 1895.
Sr. Director del Sóller:
Muy Sr. mío y distinguido amigo: El
dia 10 del mes actual tuvimos el senti¬
miento de acompañar á la última morada t-l cadáver del que fué en vida estimadí¬ simo amigo, el joven D. Pedro Juan Oliver, llegado apenas de Sóller, puede

decirse, pues que solo dos meses contaba de residencia en esta población cuando fué acometido por la cruel enfermedad que le ha llevado al sepulcro, y era este su primer viaje, es decir, la vez primera que había salido de su pueblo natal.
La colonia sollerense de este pueblo é inmediatos, ha hecho pública demos¬ tración del profundo sentimiento que la ha causado la pérdida del compañero querido, y no solo quiso honrarse hon rándolo en su entierro, dejando para for¬ mar parte del fúnebre cortejo su resi¬ dencia y abandonados por unos dias sus propios intereses, sino que ha querido dejar un recuerdo de su compañerismo que subsistirá en Firminy largos años. Por suscripción voluntaria se ha reunido una cantidad suficiente para adornar de una manera artística, aunque modesta, la tumba del malogrado Oliver, cercán¬ dola do una verja de hierro que impedirá
21.°ladestruccióndelhermosojardínquela
rodea.
Con lágrimas en los ojos cumplimos el deber de amistad que hace más sagrado aun, si cabe, la enorme distancia que de nuestro querido Sóllcr nos separa, y con igual espresión de dolor enviamos hoy á
la desconsolada familia del finado nues¬
tro más sentido pésame. Sea el Sóller nuestro porta-voz; cum¬
pla en nombre de todos los sollerenses que aquí nos reunimos para cerrar la tumba del paisano y amigo, la triste mi¬ sión que le confiamos, y por ello reciba Vd. Sr. Director, las más espresivas gra¬ cias de parte de todos y de una manera especial de la de su affmo. y S. S.
q. b. s. m.
Jaime Dkyá.
Sóllcr l.o Marzo 1895.
Sr. Director del Sóller:
Muy Sr. mió: No acierto en el natural trastorno que en mí ha producido la des¬ gracia de que fui víctima el martes, á tras¬ ladar al papel la gratitud inmensa que
siento hácia las autoridades de esta lo¬
calidad y hácia el vecindario. Sé que á penas se tuvo noticia de haberse decla¬ rado el incendio en mi casa, todos, sin pérdida de momento, acudieron para prestar los eficaces auxilios, á los cuales débese el que en pocas horas quedara extinguido el voraz elemento, y esto me obliga á dar á aquellas y al público las más afectuosas gracias. Sírvase, pues, Sr. Director, dar forma á estas mis in¬ conexas ideas, y hacer público desde la» columnas de su periódico que á cuantos contribuyeron con sus iniciativas ó con sus esfuerzos á aminorar los estragos del fuego en mi casa, les quedo eternamen¬
te reconocido.
Y á Vd. gracias también, anticipadas, por el favor de acceder á mi espresada petición, que no dudo querrá hacerme, quedando siempre su affmo. y S. S.
Sebastián Pizá Castañer.
COMPAÑIA DE NAVEGACION
DE SÓLLER
Por acuerdo de la Junta de Gobierno se convoca á los Sres. Accionistas de
esta Sociedad para la Junta General ex¬ traordinaria que tendrá lugar el jueves dia 14 de Marzo próximo, á las 8 de la noche, en las oficinas de esta Compañía, á fin de tratar y resolver:
Sobre la supresión de los artícu¬ los 20 y 21 de los Estatutos por que se rige la Compañía y ratificación en su caso do lo acordado sobre el particular
en la Junta General ordinaria de 26 de
Agosto último.
Sobre la conveniencia de proce¬ der al aumento ó disminución del capital
social, fusión de la Compañía con cual¬ quiera otra ó liquidación y disolución de la misma y sobre la manera de proceder en la ejecución del acuerdo que recaiga sobre cualquiera de dichos particulares.
3.o Sobre las reformas que deben
acordarse en cuanto á los Estatutos para
ponerlos en armonía con los demás acuer¬ dos que recaigan.
Sóller 26 de Febrero de 1895.—P. A.
de la J. de G„ El Naviero Director, Je¬
rónimo Estades.

4

SÓLLER

METEOROLOGÍA

'
>;
OBSERVATORIO BE B. 70SÉ BULLAN PBRO.—CALLE BE S. PEDRO

OBSERVATORIO BEL PARO BE «PUNTA G-ROSSA»

TERMOMETROS^ MAM! TARDE

tan.Tanln. Mor, o„n

pULÁ Ter. 1
del Bar. | del , Bar.

Scco.iííá Seco fli. Bar. Mil.s¡Bar'¡ im«

G.os

| G .os j ■

VIENTO Atmosfera Fino.
j“5P Fuerza
.
:a U iJm líala. Tardo Milis.

OBSERVACIONES

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Pifio.

Mañana,

■
Tarde.

Termó- ; ' ' * • • ' Termó-

metro Baró¬ metro

del

metro.

del

Baró¬ metro

Anemo-

Dirección

metro. n.° de raicitas

'—-

Á

Máxinía.

Míui-
ma.

Máxi-
Día.

Míni- metro. Mili- metro. MUIma. Grados metros Grados metros

lina-

Tdc. las 2-1 horas.

M.a Tarde Milis.

OBSERVACIONES

22

18; 11 13*0 11*8 17*2 120 i 11 757; 17 '/5o

23 24

}I¡ 111 13/0 12*0|l3*8j 10*8 13 755,13 754 o.;
lu¡ 10Í 12*0 ll'OiU’O 12*0113 751 13 751 E.í

25

19! 131 í 5*0! 13’6Í 16*0 14*0 13 749!13 748 E.

26

19 1(5! 18*0 14*0 18*0:14‘6; 14 745|14 746 0.1

27

18| 91 18:4 12*0 16*4; 14*8 14 748! 13 754 ,s.¡

28

18 12' i3-o: iro 13*0 10*8 13 751 12 755 o.\\

i). i). D. c. Ll. c. 4 D. D. D. D. D. D.
D. D. ¡

-

22

7-8

1 23

7-8

24

7-5

25

8-0

26

10/0

27

9-2

28 '

8*0

7‘8 7*8 7*8 12*3 14*0 11*0 10*0

12*8 13*2 13*0 13*8 14*5 15*0 13*5

753*6 14*2 755*7 13*2 751*7 13*8 747*2 14*6 744*3 15*0 742 *'7 15*0 750*8 lo ‘0

753*0 so. 754*0 NE. 750*0 O. 744*8 O. 744*3 O. 744*4 s. 751*0 N.

SO. 11.490 Ll. NE. 15.120 C.
O. 14.050 C. O. 6.880 D. 0. 36.880 D.
3.491 1).
N. | 11.915 D.

c. 3*5 c. c. D. D. D. D.

NOTA. Cuando la casilla de la fuerza de ios vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado.—El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ini¬ ciales:, D, que indica despejado y C. cubierto.—Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 do la tarde.—Los termómetros están á la sombra.
OTEA. En el obsercactorio del «Faro de la Punta Grossa,» los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

eccíón de Anuncios

Los anuncios que se inserten en esta sección pagarán: dos céntimos de peseta por palabra, siempre que el tipo de letra no esceda del cuerpo 20; -4 céntimos, siendo e1 20 al 32;—10 céntimos del 32 al 48; y del 48 arriba á precios convencionales.

i/ usié®

ISIfl I llttHULÜÍI UL ULUUÜUl EN 1823
P»?etas.

❖

ii

LA CATALANA

❖ *

>:♦

Capital

s*

❖o

Reservas

7.050.000^0

❖

Primas á colirar

69.244.813^00 ❖

Total de garantía
si año 1892

86.894.8Í3‘00
14-444.791^0

;
|

#

Siniestros pagados el ano 1892. . .

7.840.023^25

!
!

♦

DE

❖

ARNALDO CASELLAS

❖ €❖♦

♦

¡Míñiliii liUiÜñlUñll llUñ PU iililiU.
Servieio fijo y periódico por los vapores de esta compañía

Siniestros pagados desde su íiüidadoíi. 176.000.0000)0

SÜB-D1RECT0R EN MALLORCA:

#

. HOMAR-VIRGEN Olí LLbCH 7-PALMA.

Sucurscd de Francisco Castellet ❖

❖

MMf17~ÍS61jMK.

❖

* ❖

MES DE MARZO BEL AÑO 1895

AGENTE EN SÓLLER:
saldo Cas®llas.-taaat If 4>

MI émmm

dicho

esiahleein8ientó

❖ ❖

Línea de las Antillas, New-York y Veracruz.—El 10, ele Cádiz, vapor AL¬
FONSO XIII, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz.
El 20.—De Santander, vapor CIUDAD DE SANTANDER, para Puerto-Rico*
Habana y Veracruz.
El 80.—De Cádiz, vapor ALFONSO XII, para las Palmas, Puerto-Rico, Ha¬

w s&ytfcipa ú mm sniaacromos porroqoia-

4^» na® j gal páblip en §genei*al, Siafeéi* re- £

mhíño hfr buen miwíiá® «le

♦>

bana y Veracruz. Servicio comercial de Puerto-Rico.—El 5 de Santander y el 7 de Vigo, vapor

i
Calle de los Olmos n.° 143—Palma.

HORNILLOS PARA COK

♦♦♦
♦

SAN IGNACIO, para San Juan de Puerto-Rico y Habana, y con trasbordo para
los litorales de Puerto-Rico, Cuba, Méjico, Costa firme y Pacífico.
Línea do Filipinas.—El l.° y el 20 de Barcelona, vapor P. DE SATRÚSTE-
GUI, para Port-Saind, Aden, Colombo, Singapore y Manila. Línea de Buenos Aires,—El 2 de Barcelona, y el 7 de Cádiz, vapor SANTO
DOMINGO, para Santa Cruz do Tenerife, Montevideo y Buenos Aires.

SUCURSAL H33ST SÓLLER
M CASA CE MIGUEL ESTADES, CEffiKTÉO 10. | #
Y 1
Hay en existencia ménsulas, guarda-polvos para fachadas, lozas para halcones (íiulas), panteones y demás clases do trabajos del ramo, á precios redu¬

iie a.eredMfidn® rafljrleàs j ti. ^redos s°e«Itiel«ïf*s*
ipiira* mayor comodidáid del pUblie®,

*f
y€ ♦
m

Línea de Marruecos.—El 18 de Barcelona, vapor RABAT, para Málaga, Ceuta,

cidísimos, y se hacen además cualesquiera trabajos
que se encarguen.

Cádiz, Tánger, Laracbe, Rabat, Casablanca, Mazagán y Alegador.,

Hay también existencia de piedras mármoles de

f

en el

e^tableéiisiIenÉo espeit-

Servicio de Tánger.—El vapor .JOAQUIN DEL PIELAGO, saldrá de Cádiz los lunes, miércoles y viernes para Tánger, Àlgeciras y Gibraltar retornando á

todas clases.
CALLE DEL CE MENTE.RÍO, 10.-SÓLLER

A

«te ©ai1

»n de cok al precia de

Cádiz los martes, jueves y sábados.

w reales Ies 4H hiles*

En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino.

Al tomar los pasajes, se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará á los cargadores ele esta Isla, una bonificación de 10 pg sobro el importe del flete.
Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta. Para más informes, en Sóller, el representante de la Compañía, D. Jerónimo
Estades.

Stic
smmm mmwima Plaza ds Palacio, 3—BARCELONA

♦

El guisar por medio del cok resulta mas de la mitad

# mas barato que con el carbón de encina.

♦f

§¡Sp@p§S«®i8

D™101
DE

So sirve á la carta y á domicilio.
Este establecimiento está situado
en uno de los mejores sitios de la capital, junto á la .Bolsa-, próximo á los muelles, á los ferro-carriles, Aduanas y Parques.

CAFE SUPERIOR
A IB REALES EL KILOGRAMO

El magnífico y veloz vapor ISLEÑO saldrá del puerto de Barcelona para
Sóller todos los domingos á las 7 de la. tarde. De Sóller para Barcelona, todos los lunes á las 8 de la noche. Admite carga y pasajeros á precios reducidos. INFORMARÁN: EN PALMA.—«Isleña Marítima»—Pórticos de Santo Domingo. EN BARCELONA.—Sres. Sureda y Robirosa—Plaza de Palacio, EN SÓLLER.—D. Ramón dolí—Calle del Mar n o 50.
GRAN DEPÓSITO DE GUANO
DE LA ACREDITADA FÁBRICA
SAINT-GOBAIN
C©an*©®IC3IÓW €IARA5ÍTIEJlDA
Se encontrará en venta en la dro¬
guería, ferretería, quincallería y per-
fumería de
ARNALDO CASELLAS
Calle «le la JLubi» n.° 1Ç,--S©3LMKIS

PiiZft BE PALM, JB-BARCEU
El dueño de este establecimiento,
éx~dependiente de la fonda del Uni¬
verso, participa á los señores viaje¬
ros de toda la isla de Mallorca y en
especial á los solíeren ses, la gran restauración que se ha hecho al ho¬ tel, en el que encontrarán en lo su¬ cesivo un esmerado servicio, lo mis¬ mo á la carta que por cubiertos, con gran rebaja en los precios.
Con el mismo trato y en las mis¬ mas habitaciones que se pagaba 5 y G pesetas, se pagará en adelante so¬ lamente 4, agradecida la casa á la protección que de estos isleños re¬
cibe.
VCíIMI© á voluntad de
sil dueño, una casa y corral con el
derecho de medio cuarto de hora de
agua de la fuente de la Alquería del Conde, sita en esta villa, calle
de Batach n.° 17. La persona que
desee adquirirla puede avistarse con el notario Sr. Llambias quien
les enterará de su dueño, titula¬
ción, y de las condiciones de la
venta.

De venta en casa de
PEDRO A. PÍZÁ OLIVER
calle del Pastor.—SOLLER.
¿í‘Mutual Ueserve Fund Life Assodatión„
SOCIEDAD COOPERATIVA DE SEGUROS MÚTÜOS SOBRELA VIRA
LA MAS PODEROSA DEL MUNDO
Cada 1000 pesetas de Seguros pueden obtenerse en menos de 5 céntimos de peseta diarios, según la edad del asociado.
Participación del “Fondo de Reserva„ á los diez años de obtener la póliza vigente.
Fondo de reserva según el último balance pías. 18,254,130,65
Pídanse Prospectos y dotadles a/L Agente erx P’AUilvrA.
ilBMlIÁM Milél
FONOLLAR, 5-2.o-Ó BROSSA 37 Y 39.
# Ti nía negra Siglo XIX^Tinta comunicativa^Tinta violeta# #>Tinta carmín#>Tinta para sellármete., etc.#
hay en venta en ©I establecimiento M
§ïS0SÏSÍÍMll“San Bartolomé-17-SÓLLER.
SÓLLER.—Imp. de «La Sinceridad»