AÑO IX—2.» EPOCA-NUM 402
AÑO IX—2.» EPOCA-NUM 402

SABADO 15 DE DICIEMBRE DE 1894

o vJ JLi i\_j Jjj Jrí

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóllib: Administración.
Fbakcia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cetto (Herault.) Artillas: Sres. UráyC.*—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Mágico: D. Damian Canals—Constitución- 19-San Juan Bautista (Tabasco.)

FUNDADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO: f REDACCION Y ADMINISTRACION:

Juan Marqués j Árbona.

* Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLJLER (Baleares.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
Espa&A: 0’50 pesetas al mes. \\
Francia.’ 0’75 francos id. id. PAGO ADELANTADO
Amírica: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O'IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los ascrltos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS que regresan á sus domicilios, y quién
sabe, algunos otros retrasados parro¬

CONTRASTE

quianos de ocasión que la casualidad hace pasar por allí y gastan su dinero

Son las ai«te y ha andado todo el dia algo retrasada. K* verdad que son tan largas las distancias de París, y hay que
acer tantas visitas en este mes de Mar¬

en el primer establecimiento de esta
clase que encuentran. Cerca de ella un niño de siete años
de edad, con los primeros pantalones y

zo, uno de los en que justamente abun¬ dan más. Y eso que no había estado sino
una hora en casa de la modista para or¬
denar algunas variaciones que creia ccesarias en sus trajes, ya demasiado vistos, para irlos aproximando á los de i iiinavera, este año tardía y deseada.
Dentro de un cuarto de hora habrá

delantales para asistir A clase, con sus
cabellos enmarañados, sus manecitas
ennegrecidas por la permanencia en la escuela, había depositado su cesto de la merienda debajo del mostrador, cogido los libros sujetos con la correa, y leía con los codos apoyados y la inteligente
cabeza entre las manos, absorto en su

estudio.
egresado á su casa y todo lo encontrará dispuesto para la comida. Los niños ya La imaginación inconstante de la jodescansados de su paseo, después de ha¬ 'ven del gran mundo, acostumbrada á ber dado la lección de inglés y de ale¬ viajar mucho, que en el verano baila y
mán con la institutriz. Su cuarto calien¬ se aturde en el invierno encuentra calma

te, alumbrado, y la bata dispuesta sobre la ehaisse longue en que descansará igualmente de su traje de paseo un poco apretado y fatigoso, para ponerse luego ci escotado con que asistirá á la ópera y después al gran baile de las de Stephen-
fOU.

y reposo al fijarse un momento en este cuatro íntimo que el gran espejo del es¬ caparate enseña al transeúnte. La madre
y el hijo, uno al lado del otro, trabajan¬ do juntos: el ejemplo para el presente y para el porvenir, para toda la vida de aquel niño, que mañana será un hom¬

¡Ah! en el di« de hoy no se acaba nun¬
ca de vivir. Y aun le era necesario pare¬
cer bella, estar engalanada y fuera de

bre, el recuerdo de su madre y del bajo, que vigilaba el suyo.
¡Qué contraste con su existencia!
*

tra¬

casa hasta las cinco de la mañana.

**

Pero hé aquí que una obstrucción de Y se puso á reflexionar durante los

carruajes que se produce en la esquina diez minutos que su carruaje estuvo en

de la calle de Varenne obliga á detener¬ aquel sitio en la vida de estos pequeños

le el sayo.

comerciantes que se despiertan antes de

¡Estas cosas suceden siempre que tie¬ ser de día cuando aún en su cuarto la

ne uno prisa! Un ómnibus atravesado lamparilla eterniza la noche. ’

cu medio de la calle, y después carros y

La madre se levanta la primera; siem¬

carretas descargadas y otros muchos pre á la misma hora, para enviar su hijo carruajes que regresan á esta hora en á la escuela después que lo ha lavado,

que todo regresa á París. Al pararse el peinado y puesto limpio como un espejo;

fmyo como todos los demás, su portezue¬ la quedó justamente delante del cristal del escaparate de una tienda, en el que la joven fijó su mirada maquinalmente.
La tienda que parecía sola, era la de un panadero. Con los armarios vacíos,

baja á la tienda muy iría por las maña¬
nas, donde se necesita de toda su activi¬
dad para dar salida á los repartidores, hacer la cuenta del pan y colocar éste en el escaparate, atendiendo á la venta, y dedicada todo el día á esta tarea, pienaa

las canastas de los repartidores en el en el niño que hace la suya en el cole¬

fondo, y los trozos de madera que sir¬
ven á aquellos para marcar el pan que
dejan á los parroquianos, ensartados

gio.
Decididamente esta madre es más ma¬
dre que ella.

como cuentas de un rosario, y cayendo Y, sin embargo, adora ¿ sus hijos, á

á todo su largo desde donde estaban col¬ su monísimo Luís, vestido de marinero,

gadas.

con su blusa azul con anclas de oro bor¬

En el mostrador, una mujer joven, poco más ó menos de su edad, vestida correctamente con su peinado liso y un

dadas. y á María y Lucia, á quien tan bién sientan y tan lindas están con sus vestidos de peluche rojo ó con los de

cuello pequeño de eucaje cerrando su percal de florecitas. ¡Ah! sí, ella los ama vestido de lana, se entretenía en tejer con todo su corazón, pero nunca, ni su

crochet, con ol libro de caja abierto de¬ bajo de su obra, porque á pesar de que va pasando la hora, pueden aún tenir parroquianos, obreros que terminan su trabajo más tarde, empleados modestos

pensamiento ni sus manos se han dedi¬ cado á ellos directamente; apenas si por las mañanas, ya vestidos y peinados, les da los últimos toques de elegancia.
Todo lo que no sea la sociedad que la

retiene, halaga y rodea constantemente, es para ella pena y fatiga, y por eso sus ojos se vuelven de nuevo á la tienda, en la que ya no ve á nadie en el mostrador, pero por una puerta entreabierta, y de¬ bajo de la lámpara de cobre que pende del techo, vense al padre, la madre y al niño sentados junto á la mesa. Y cansa¬ da del empleo del día pasado fuera de casa y de todo lo que había charlado, con los piés un poco fríos dentro de la piel de oso con que los tenía envueltos, y pensando que aun tendría que vestirse de nuevo por la cuarta vez, abandonan¬ do á sus hijos después de que apenas tuvo tiempo para besarlos, hubiera ella tal vez envidiado á aquellas pobres geutes si su carruaje, al ponerse de nuevo dulcemente en movimiento, no desva¬ neciera de repente esta visión, parecida á otras muchas sentidas y borradas igualmente entre la bruma parisién, en este crepúsculo en que no se siente la fatiga más que el tiempo justo que me¬ dia entre la noche de las calles y el
alumbrado de los salones.
Mmb. Alfonso Daüdiít.
ADVENT.—JUDICI FINAL.
Chor.—Masell de flamea y ruina y guerra, De Deu a' acoata ’l jorn terrible y gran... Passarán cora un aomni cel y terra; Paraulea de Jesús no pnsaarán.
I
Arréu pe ‘1 mon a‘ haurán obert carrera Talaos profetea eapargint 1‘ error: Per ella loa poblea alijarán bandera, T remourá lea genta fonda maror. Só de lluyto oiréu al pía y la aorra:
Naciona contra naciona a' eatreliarán... Chor.—Paasarán com un somni cel y terra;
Paraulea de Jesúa no passarán.
II
Ab loa prodigis do la ciencia nova Extendrá son imperi 1' Anticrist; Y veuréu dios de perill y prova Com cap raay en lo mon a' en haja vist.
Si D¿u les arta del seductor no esguerra,
Ni quasi ’ls escullits s‘ en salvarán. Chor.—Passarán com un somni cel y terra;
Paraulea de Jeaús no paasarán.
III
Horrible espasmo forá ‘1 mon conmoure, Y tremolar la terra soutiréú; Y fam y peste pasturant á lloure S‘ afartarán do mort por tot arréu. Ciutats llavors, que no esvahí la guerra, Le» ones, fent bramuls, engoliran... Choh.—Passarán com un somni cel y terra; Puraulcs de Jesús no passarán.
IV
Parlará ‘1 firmament ab maravelles: Vostintse do cilici lluna y sol, Caurán niareido», com á flor», estrelles, Extenentse en la fosca clam do dol.

Y al venir 1* hora dol Senyor, qu‘ aterra, Les potestats del cel tremolarán... Chor,—Passarán com un somni col y Ierra; Paraules de Jesús no passarán.
V
Tota la terra ja haurà fet llamada. Ja no hi Será la gloria d‘ aquest mon, Quan del Arcángel la trompeta irada La terra y los abismes aborrón': A n' aquoil so, queja la mort desterra, Del sepulcre loa morts s‘ alocarán... Chor.-—Passarán com un somni cel y torra; Paraules de Jesús no passarán.
VI
Brillará do la Creu 1* alta victoria A los ulls del creyeut y 1* infidel;
Y ‘1 Fill do 1' Home on son poder y gloria
Sobro los núbols baxará del cel.
Qui á la dreta ha d‘ estar y qui á 1‘ esquerra Los Àngels del Senyor destriarán... Chor.—Passarán com un somni cel y torrn; Paraules do Jesús no passarán.
VII
Ja dins la valí de Josafat callada Será tothom; 1‘ infern será desert.
L' espasa de dos flls dosembeynada Veuréu y *1 llibre de la vida obert... La veu de Jutge, que no absol ni erra.
Allá tots los vivents ascoltarán... Chor.—Passarán com un somni cel y terra;
Paraulas de Jesús no passaran.
MiquRL Coatí, t Llobbra, Ptr».
¡EL PAVO!
(Carta de verdades llena, muy sentida y cariñosa que escribió un pavo à su esposa, poco antes do Noche Buena.)
Pava de mi corazóo; Escúchame y no te asombres. ¡No te fies de los hombres! ¡Tú no «abes lo que son!
En mi anterior te decía
lo bien que en Madrid estaba, y lo que me paseaba por las calles todo el día.
¡Bien mis paseos pagué! Pues el domingo sali; un hombre se fijó en mí; yo asombrado le miró. —¿Cuanto vale?—preguntó. Y mi cicerone dijo: —Cinco duros, precio fijo. ¿Lo quiere usted, si ó no? ¡Yo sentí un escalofrío!
Quise, en vano, hacer la rueda. Vi brillar una moneda, y el hombre exclamó: ¡Ya es mío! Por las patas me cogió (¡figúrate qué trabajo!) y ¡ay, pava, cabeza abajo,
á su casa me llevó!
Al verme cogido así
de tan extraña manera,
pensé que aquel día era

el último para mi.
Iba A llorar como un niño
cuando á esta casa llegamos, y vi que rais nuevos amos
me trataban con cariño.
¡Qué alegría al verme allí! ¡Cuánto piropo escuché! ¡Ay! ¡Entonces me expliqué que tú me quieras asi! —¡Vaya un pavo! ¡Es de lo bueno! —¡No hay en Madrid otro igual! —¡Si pesa casi un quintal! —¡Parece que está relleno! —¡Manuela; cúidele usted! (Manuela es una criada) —¡Que nada le falte! ¡Nada! —¡Señorito, ya lo sé! — jCuidado, por Dios, no enferme este animal!—repetían. (Lo de animal lo decían sin intención de ofenderme). —¡Darle á comer lo que quiera! ¡Muchas nueces, sobre todo!— Y, en fin, hija, de tal modo
me trató la cocinera,
que yo, no pensando en nada más que en comer, me decía: ¡No hay ganga como la raía, ni vida más regalada!... ¡Ay! ¡Estaba en un error! Que hoy me acabo de enterar de lo que te va á causar un gravísimo dolor. ¿Sabes por qué me trataban con tal lujo y tal derroche? ¡¡Para matarme esta noche!! ¡(Y por eso me engordaban!! ¡Dicen que debo estar bueno con trufa*! ¡Me vengaré! ¡Hombre perdido! ¡Yo haré Que se te vuelva veneno! ¡Reventarás, Dios mediante! ¡En valor no me aventajas! ¡Me he comido cuatro cajas
de fósforos de Cascante!
¡Mi fin se acerca, es verdad! ¡Pero si la vida es corta, pava raía, lo que importa es morir con dignidad! Ten presente esta lección, y en ella los ojos fijos, haz que la aprendan mis hijos; ¡hijo* de mi corazón! Y gritad una y mil veces con voz que á la tierra asombre: ¡Guerra A la mujer! ¡Y al hombro! ¡Y á la trufa! ¡¡Y á las nueces!!
Y. A.

ib) FOLLETÍN
LA GORRIONA
—¡Es un cursi, titi, un cursi!—-repitió por centésima vez la implacable Peralta.
—Lo único que me hace dudar,—dijo D. Recaredo. es que tiene ln carta una ortografía detestable... Yea V. añadió
mostrándola: no escribe confianza sino
eonfianca... Candidito y Ritita se miraron azora¬
dos, como si fuesen responsables ellos de la detestable ortografía del señor Gober¬ nador. y el alférez dijo al fin cruzando una pierna sobre otra:
—¡Bab!... ¿Se asunta Y. de que un Gobernador escriba Confiatica*... Yo be
conocido un oficial del ministerio de Es¬
tado, que escribía zapatilla con h... —¡Pero si es un cursi!—dijo con mu¬
cha lógica la de Peralta. El otro día le ví de cerca en la exposición de Alcázar... Llevaba un trajecillo claro, de medio tiempo, y observé que tenía el chaleco más usado que la levita... Señal clara y evidente de que suele estar en mangas
de camisa.
—Pero Adelita,—dijo respetuosamen-

te D. Recaredo. á quien sin duda remor¬ día la conciencia de semejante crimen. No veo que tenga nada que vt* la orto¬ grafía con estar en mangas de camisa... La ortografía entre los pueblos anti¬
guos...
—¿Pues no ha de tener que ver?... Eso indica que es un parvenú, un cursi... ¿Usted concibe un Gobernador en nmn-
gas de camisa?... ¡Qué horror!... Y aterrada la de Peralta se tapó la
cara con el abanico. La Condesa se ha¬
bía quedado pensativa, con el codo apo¬ yado en la mesa y la mano en la mejilla, y poseídos todos de esa inmóvil inquie¬ tud propia de las grandes expectaciones, respetaban aquel silencio precursor de una resolución de que pendía quizá la caída de un trono, al pausado compás de la música de un miuué... ¿Y por qué no? Un águila aranca con la punta del ala un copo de nieve en la cima de una moutaña. y aquel copo rueda, crece y convertido en alud llega á la falda... La Condesa podía ser el águila que arrojase contra el Gobernador y la dinastía un alud de casacones y peluquines blancos, y su cólera excitada, su orgullo herido, su españolismo acendrado la impulsa¬
ban á ello. Más la sombra de D. Rufino
detenía las alas del águila condal mal de

su grado, y sin saber por qué figurába- —¿Pero de qué te ríes, tonta?—excla¬ un lado, después del otro, cogió los bo¬

sele en aquel momento que tomaban mó agriamente la de Peralta.

nos de la Conferencia, los volvió á sol¬

forma corpórea en las tres sobrinas que —Como decía tití que #c iba á vestir tar, y acabó por atraer á sí á la niña,

tenía delante, aquellos tres tipos de mu¬ de mameluco,—balbuceó Blanquita.

que escondía siempre el rostro en el pa¬

jer que con tanta viveza le había descri¬ La Condesa, que necesitaba algo para ñuelo, abrazarla, besarla en la frente,

to el compungido Capellán de monjas... estallar, estalló al fin, exclamando:

y decirle al oido:

Ritita le parecía más descocada: Adela —¡Eres una chiquilla, necia, sin jui¬ —Pero ven acá, tontilla... No me seas

más presumida: Blanca más inocente: cio!... ¡Bien te vendrían un par de años simple, hija mía... Si tengo jo muy mal

Candidito más taimado.

más de colegio!

genio... No me llores, pichona... Mira...

El silencio se prolongaba: Ritita y —Blanquita se puso colorada como pondremos la Piñata el domingo, y tú

Candidito cuchicheaban por lo bajo; la una amapola; bajó la cabeza confundi¬ la romperás, hijita... ¿Quieres?... Verás,

de Peralta Be componía la mantilla, mi¬ rándose en el espejo con el rabillo del ojo; D. Recaredo limpiaba con el pañue¬

da, miró luego á su tía, después otra vez á la alfombra, y cubriéndose el ros¬
tro con el pañuelo, se echó á llorar.

verás qué piñata tan bonita... El lindo rostro de la niña apareció en¬
tonces iluminado por una sonrisa, que

lo los cristales de sus lentes.

—¡Chubasco tenemos!—dijo líitita.

brillaba entre sus lágrimas, como entre

De repente sonó una risita, queda y —¡Nuestra Señora de las lágrimas nos las lluvias de primavera un alegre arco-

ahogada primero, franca y ruidosa des¬ asista!—exclamó la de Peralta.

iris. Acercó la boquita al oído de su tía,

pués. como una fuentecilla que se desli¬ Candidito se echó á reir, y el compa¬ y en voz muy baja le dijo: zara mansa entre cesped. y saltase al fin sivo D. Recaredo, con ganas de llorar —¿Y tendrá dentro pajaritos?

de roca en roca, libre, «legre y bullicio¬ también, dijo:

VI

sa... Blanquita había acabado de sacar —Pero bija mía. Blanquita preciosa,

el ojo al niño de la pantalla, y el genie- ¿va Y. á desperdiciar esas perlitas de sus Una vez decidida á dar el baile, la

cillo maléfico de la hilaridad la había ojos por causa de los mamelucos?... Los Comiesa entregó sus poderes, como siem¬

vencido al fin. poniéndole de nuevo de¬ mamelucos eran allá en tiempos anti- pre, á D. Recaredo y á Ritita, para qtío

lante la imagen de tití Rosa vestida de guos...

dispusiesen la fiesta. Tres condiciones

mameluco. Cuatro miradas iracundas y Y aquí se atarugó el buen erudito, puso sin embargo: primera, que para

una asombrada.' la de D. Recaredo. ca¬ por no tener á mano el Diccionario de la tranquilidad de su conciencia había de

yeron sobre la risueña niña.

Conversación, que le sácase de dudas terminar el baile á las doce de la noche,

—¡Qué importuna eres. Blanca!—di¬ acerca de los mamelucos. La Condesa, al hora en que expira ese absurdo inter¬

jo Ritita. ¡Pareces un reloj descom¬ ver llorar á Blanquita. su niña querida, regno. sin razón alguna de ser. que el

puesto!

se agitó inquieta en el sillón, volvióse do domingo de Piñata establece en la Cua-

j. ,i

2

SOLLER

Variedades

i sorprendente espectáculo y. los pulmo¬ nes se dilatan en grandes inhalaciones

para aspirar voluptuosamente el aire

EN SIERRA NEVADA

regenerador; el alma, en fin, se eleva

'impresiones de un viajero alemati.)
YH
Y aquí, entre paréntesis, viene al caso feactr observar que pocas poblaciones de iuropa abundan tanto en aguas como Granada, y que en ninguna parte ae beben en condiciones inás perjudiciales para la salud. Aún en África, donde la higiene es cosadgnorada todavía, no se
miraria con tan criminal indiferencia
asunto de esta naturaleza; pues dase el caso de que mientras otras poblaciones menos favorecidas bajo este aspecto,

por esta sensible escala de la naturaleza á la contemplación de la obra grandiosa
de Dios.

A cada paso, murmuradoras fuentes convidan al viajero á saciar su sed, y

parecen decirle en su armoniosa charla

que puede descansar gozando de su fres¬

cura y en la seguridad de que la sed no

le hará sufrir.

...

• .

>

Como el tiempo era magnífico y de¬

seaba admirar detenidamente' todos los

detalles del grandioso espectáculo, no

dejaba de detenerme junto á cada fuen¬ te ó nacimiento, para reponer algún tan¬
to las fuerzas debilitadas á tal estremo

gastan centenares de millones para pro¬ durante mi estancia en Granada, que curarse buenas aguas potables, Granada, nunca, desde mi convalecencia de uú

menosprecia los dones con que, pródiga,
la naturaleza le brinda. Pero como en es¬
te mundo lo bueno y lo malo tienen con¬ secuencias relativas y obligadas. Grana¬ da paga de una manera terrible su peca¬ do de incuria, pues no solo las defun¬
ciones exceden en ella á los nacimientos,
según datos estadísticos oficiales, sino que figura á la cabeza de todas las ciu¬ dades grandes de Europa y de América

ataque tifoideo, me había sentido tan débil. Pero las deliciosas aguas de la
hermosa Sierra me iban abriendo tan
rápidamente el apetito, que desde la se¬ gunda hora de marcha me fuó preciso acudir al repuesto de provisiones. A la tercera parada, ya había dado fin á un gran trozo de carne, cuyo manjar no había podido probar hacia varias sema¬
nas, durante las cuales con solo un cal¬

en punto á mortalidad relativa, cuya cifra llega á representar el 5 y 1¡2 anual de su población.
Mas volvamos á nuestro asunto, es

do me alimenté: y mientras mi gente preparaba la negra infusión de moka, reflexionaba yo sobre la ceguedad y la desidia de esas autoridades granadinas

decir, á la dureza superlativa de aquel que teniendo á su alcance el caudal de

pollo que no me era dado masticar, y aguas más puro y saludable del mundo,

que me obligó á contentarme con algu¬ nos sorbos de caldo, y esto solo como
tributo concedido á la habilidad culi¬

lo deja convertirse ante sus ojos en pon¬ zoñoso brebaje. Puse en mi café escasa
cantidad de azúcar como hace el verda¬

naria de la abultada patrona.

dero aficionado, y al ofrecer una parte

Después de haber distribuido algunas de la aromática bebida á mis acompa¬

pastillas de chocolate entre 1a pequeña prole de la casa, en cuyos semblantes
observé todos los colores menos los de
la aguada, me enderecé con más viveza de lo que el cansancio me autorizaba en busca del conyugal lecho ¿¡de tabla, puesto á mi disposición por el celoso

ñantes, pude admirar las contorsiones de sus nada atractivas cataduras; que
ellos no podían comprender el gusto de paladear tan amargo licor. Dejéles po¬ ner más dulce en sus porciones, y no pude menos de recordar aquella frase tan característica que aconseja no echar

hospedero, y aún cuando me lo cedió sin margaritas á puercos; y no es alusión.— su habitual contenido, yo habría desea¬ Pero después de todo, ¿quien puede po¬

do sobre todo que se hubiera llevado
también á ciertos voraces intrusos que
según es sabido, prefieren—no sé si por patriotismo ó por aquello de que en la variedad está el gusto—la sangre ex¬

ner reglas al gusto? ¿no goza acaso tan¬ to el salvaje de la Occeania con atrave¬ sarse la nariz con una astilla, como la
más remilgada damisela cuando ensaya unos pendientes de brillantes? Cerré

tranjera á la española. La absoluta in¬ pues mis reflexiones del momento, con

sensibilidad de mi profundo sueño les permitió despacharse á su gusto, y por las huellas que dejaron en mi piel, no «abe duda de qire celebraron aquella no¬
che verdadero festín.

aquel otro proverbio español no menos sabio que dice, y dice bien, que *sobre gustos no hay nada escrito,» y recosta¬ do al borde del arroyuelo gocé durante una hora del más tranquilo sueño.

Eran las siete de la mañana cuando
la patrona mé despertó, haciéndome la justa observación de que era ya tarde. Salí apresuradamente á tomar un baño de fresco ambiente matutino, y después

Desperté algo más repuesto, y aun
cuando mi estado era tal todavía que
pocos habrían proseguido la ascensión, seguí adelante obligado por mi constantante regla de conducta de no dejarme

de otro refrescón en agua dé nieve, hice •toáoslos preparativos para la partida. Faltaba aun el otro hombre que debía acompañarnos, y mientras lo esperaba con impaciencia, engullí sin apetito al¬

vencer por las dificultades, y aunque sea solo en aliento, no considerar nada
como superior á mis deseos. Respiraba con fruición el aire de la
Sierra, claro como el cristal, y á la vez

guno el resto de la sopa del día anterior, que mis pulmones se dilataban, sentia

para no llevar el estómago como cañón que en mi corazón iba penetrando la

de órgano. Llegó por fin el individuo á energia y que mi espíritu trasformaba las ocho dadas, y después de reconvenir¬ en realidad lo que las primeras horas le por su cumplimiento poco militar, sa¬ de marcha me había parecido corno solo

qué una moneda de oro de cinco duros, una esperanza: dominar la abrupta y

pues no llevaba de otra especio para pa¬ gar, y aquí del asombro y de los apuros de aquella pobre gente, para liquidar la cuenta y devolverme el sobrante. Por fin pudieron reunir un duro en piezas suel¬ tas, y como declaré era suficiente para .saldar con los cuatro restantes el impor¬ te de los guias y el de mi hospedaje, sa¬ lió toda la familia á despedirme gozosa
'hasta la puerta, deseándome lTi suegra •salud y buen apetito para engordar,
mientras la nuera, que se bamboleaba ■sobre sus piernas, parecía quererme de¬
mostrar el excesivo estado de obesidad á
que pueden conducir las provechosas

gigantesca mole del Mulhacen. La contienda empeñada entre el colo¬
so y mi persona, me recordaba por la
antítesis la lucha fabulosa de Hércules
con Anteo. Cada vez que el héroe derri¬ baba al jigrante, cobraba éste nuevo
aliento al contacto de la tierra que era
su madre, y al fin se vió Hércules obli¬ gado á estrangular á su adversario manteniéndole suspendido en el aire; aquí también otro hijo gigante de la tierra debía ser vencido por un simple mortal, pero para ello era preciso ele¬ varse á unos 12.000 piés sobre el nivel
del Mediterráneo.

-aguas de la‘Sierra. Al principio del viaje seguimos el ca¬
mino de las Minas, pero pronto entra¬ mos en un barranco separado, por una loma ó cresta, del gran barranco Central. Cuando el viajero ha dominado dicha

En esto llegué al verdadero pié del cono del Mulhacen. que Antonio Rubio en su obra Del Mar al Cielo, crónica de su
viaje á Sierra Nevada declara de todo punto inabordable por el lado en que
me hallaba. Pero como entonces no co¬

cresta, se encuentra en este último, cuya nocía aquella obra, la ignorancia de la

prolongada linea lleva hasta la base del cerro del Mulhacen, y siguiendo su es¬ carpada ladera, el espectáculo no puede ser más grandioso.
La mañana se prestaba admirable¬ mente á la contemplación del accidenta¬ do paisaje; las tintas de la atmósfera
daban á las desnudas rocas los colores
más variados, y el claro-oscuro hacia
destacar de tal modo los relieves, que
podía creerse que con solo estender la mano se iban á tocar aquellas cumbres

imposibilidad me permitió demostrar que no lo era.
Ciertamente la subida por este lado presenta muchas más dificultades que las demás, pero no conozco ninguna montaña de tan grande altura que se preste tan fácilmente á la subida como las cumbres de Sierra Nevada. Los Alpes y Pirineos tienen por su situación más septentrional una temperatura más baja, y las nieves en estas montañas no se
derriten nunca en altura dé' 7 á 8.000

que llegaban al cielo. Este fenómeno hace casi inútil, para quien posee bue¬ na vista, el uso del telescopio, y es uno
de los admirables caracteres de esta her¬
mosa'Sierra.

piés; por otra parte, su conformación es mucho más accidentada, y las vertientesmás escarpadas, siendo innumerables los tropiezos que oponen á las fuerzas
físicas, morales é intelectuales del hom¬

El corazón palpita de gozo ante el bre. Así se explica el que ocurran cada

año en aquellas xiíontañas no pocas muertes de atrevidos viajeros, mientras en Sierra Nevada no se presentan estos peligros, pues siempre es fácil subir por laderas más ó ménos suaves, pero de posible acceso. En este año, sobre todo, las nieves heladas no constituyen obs¬ táculo alguno por haber desaparecido ante los besos y alhagos de un sol cons¬ tante y abrasador.
Sólo una vez tropecé con una masa de hielo, por cierto claro y purísimo co¬ mo el más limpio cristal de cuarzo, y para atravesarlo, me bastó hacer algu¬ nas escavaciones en forma de escalera, valiéndome de la férrea punta del bastón de turista y de algunas piedras que sin grandes trabajos pude hallar.
Dr. Máximo Herttino.
Ecos regionales
CRISIS AGRARIA.
III
Una vez probado qu® no implica per¬ juicio alguno á los propietarios esta ba¬ ja nominal que pretendemos hacer su¬ frir á sus haciendas; nos queda por exa¬ minar el beneficio positivo que sacarían las mismas, con el importante aumento de producción, que como consecuencia se seguiría de nuestra reforma: pues claro se está, que no limitamos nuestras aspiraciones á disminuir el capital, para que los mismos productos representen mayor interés; sino que convencidos es¬ tamos, que estos productos crecerían de un modo notable, viniendo después por sus propios pasos el consiguiente au¬ mento de las fincas en capital: aumento en este caso real y verdadero, de modo que los precios que hoy están sólo en la mente de Agrimensores y Arquitectos, estarían en el bolsillo de cualquier pro¬ pietario que se decidiese á vender su
hacienda.
Esto parecerá exagerado.' Nosotros no lo creemos así: pero como todo lo que está escondido bajo el tupido velo del porvenir, no puede apoyarse en razones matemáticas, sino que está en la opi¬
nión de cada cual, bueno será que ex¬
pongamos algunos de los motivos en que fundamos la nuestra.
Que la Agricultura en Mallorca está
relativamente atrasada, es una verdad
tan clara que creeríamos perder el tiem¬ po que empleásemos en probarla. Con una sistemática prevención, que sólo fundarse puede en la ignorancia, nues¬ tros payeses se muestran refractarios á toda modificación ó mejora cuyos re¬ sultados no sean desde luego tangibles á la escasa luz de su razón: y en honor
de la verdad debemos decir también
que los propietarios, por su parte, poco empeño muestran en empujar á su co¬ lono hácia los útiles adelantos, quo con prudencia y buen criterio adoptados, encaminarían á la Agricultura por las vías del mejoramiento y del progreso.
Los que sin grandes sacrificios pudie¬ ran hacerlo, no lo hacen, porque los desembolsos que esto les implica se ven escasamente recompensados con insig¬
nificantes rendimientos: así es que con¬
siderando sus fincas como puramente de recreó, ponen todo su empeño en dotar la hermosa casa solariega de cuantos ade¬ lantos el capricho y la moda exigen, des¬ cuidando por completo el principalísimo ramo de la Agricultura, y otros que son todavía los más, agobiados por la impor¬ tancia misma de su hacienda,.y obliga¬ dos por las múltiples necesidades que les crea su falsa posición, cierran los ojos á los beneficios del porvenir, y procuran sacar todo lo que pueden á sus colonos, exigiéndoles una renta que les obliga á llevar un cultivo escaso y defectuoso, que bien claro se demuestra en el des¬ cuido y escasez del arbolado, y en las injustificadas talas de bosques y pinares que no están todavía en sazón: conse¬ cuencias todo esto de que las propieda¬
des no están todavía en manos de perso¬
nas que quieran y puedan explotarlas
debidamente.
Los comerciantes, que son la moderna aristocracia del dinero, adquirirían ter¬ renos como colocación de capital, si pu¬ dieran recabarles un prudente interés, y una vez convertidos en propietarios se aficionarían insensiblemente á la Agri¬ cultura, pues nadie puede explicar el in¬ terés y el cariño que se llega á sentir por el tierno arbolito sembrado por nuestra propia mano, y poco á poco, á ellos que tienen el poder, se les iría despertando el querer, y queriendo y pudiendo irían en pos de adelantos y mejoras que en plazo más ó menos breve, nos traerían el aumento de producción que todos an¬

helamos, y si con este aumento de pro¬ ducción y división de la propiedad, pu¬ diese lograrse que los pequeños capitales "se aplicasen á la adquisición de terrenos, tendríamos resuelto un importantísimo

parte, y la falta de exportación por \\a otra, han esterilizado aquel favorable movimiento de avance. Pero aún así ¿ha sido una verdadera desgracia para Ma¬
llorca lo sucedido? En absoluto no nos

problema económico y hasta social. Eco¬ nómico: porque hambrientos de coloca¬ ción esos pequeños capitales, y alucina¬ dos por unos rendimientos ficticios, se aú¬

atreveríamos á afirmarlo. Es muy|cierto que hemos visto hundirse en la nada numerosas fortunas, víctimas de su con¬ fianza en el nuevo negocio, pero no

nan para explotar negocios pordemásxe- lo es menos que de la nada habían salido,

plotados, y crean á destajo Sociedades, que lasmás no tienen razón de ser, fun¬ dadas sobre la base frágil y movediza de un crédito abusivo; y el papel-moneda, tan beneficioso al comercio, por Ja facili¬ dad que iinprimeá las grandes transacció

y de todos modos quedan en actitud de admitir cualquier cultivo infinidad de terrenos cuya producción era casi nula. Queda, pues, lo hecho, como una afir¬ mación perenne de nuestras conclusio¬ nes, probando hasta la evidencia que

nes, ha venido á ser en nuestra plaza, un siempre hay brazos y capitales dispues¬

verdadero trabacuentas, y quiera Dios tos para todo lo que pueda ser repro¬

nose convierta algun día en fúnebre" ductivo. ' ‘ ! ' • '

sudario en donde tengamos que envol¬

Por último, si los detractores de nues¬

ver las Acciones sin valor que hoy le tro sistema, como Soldados parapetados

prestan garantía. Y social: porque no en su última trinchera, sacan á relucir

sería tanto el número de ociosos que la tan decantada seguridad, diciendo

pululan todo el día de la agencia -al ca¬ que una colocación segura debe dar por fé. gastando sus energías en inútiles fuerza un interés reducido, les pregun¬ discusiones y arriesgadas empresas bur- taremos: ¿Dónde está esa seguridad que sátites. ¡Cuanto mejor fuera, que todas, nosotros tenemos la desgracia de no esas fuerzas perdidas en la economía llegar á descubrir? ¿Estará tal vez en los social, viniesen á aplicarse al trabajo y olivares, que de diez años á esta parte al fomento de la Agricultura, única ri¬ .han bajado su valor á menos dé la mi¬

queza real y positiva, único negocio que puede enriquecernos sin empobrecer á
otros. Y esto vendrá infaliblemente, el
día en que se dé á los Terrenos su -justo, valor; esto es. el día en que este negocio no tenga sobre los demás el triste privi¬ legio de no sacar interés alguno.
Pero alguien nos obligará: ¿y que se gana con que los peritos tasen en x# z las propiedades mientras sus dueños no quieran cederlas por el précio de tasa¬ ción? ¿Que se gana? Por de pronto librar á los propietarios de los desengaños y perjuicios que creemos haber demostra¬ do en nuestro segundo artículo. Lo de¬ más lo hará el tiempo. Nuestro remedio es más profiláctico que terapéutico, así es que sus resultados son más lentos,

tad? ¿Estará quizá en los viñedos, que
en menos do tres años han visto reducir¬
se el suyo á una parte infinitesimal? Se nos dirá que esto se debe á causas im¬ previstas y fortuitas. Pués claro está. En todos los negocios, las pérdidas y que¬ brantos son imprevistos y fortuitos. ¡Me¬ drados estaríamos si así no fuera! ¿Quien apechugaría con una empresa en que las pérdidas fueran naturales y pre¬
vistas?
Desengañémosnos: todo en este mun¬ do está sugeto á los vaivenes de: la for¬ tuna, y no son las fincas, por cierto, lo que menos lo esté; y sino hablen por
nosotros las Sociedades de crédito que
hacen préstamos sobre fincas y sobre valores, y digan en cuales han sufrido

pero no menos seguros. Admitamos la verdad en teoria, y el tiempo nos traerá la verdad en la práctica. De todos modos

mayores quebrantos; y si los han sufri¬ do como prestamistas ¿que habrá sido de los pobres propietarios?

la baja viene, con paso lento eso sí, pero , Aquí nos sale al encuentro una Con¬ seguro; hagamos de la necesidad virtud, tradicción.que no creemos posible des¬ y tomemos de buen grado lo que vá im¬ vanecerla. ¿Como se compagina, que

poniéndosenos á la fuerza, porque no lo para un préstamo hipotecario, sea el dude nadie, en plazo más ó menos bre¬ .6 p. § un interés admitido y razonable, ve cvendrá lo que dejamos apuntado y mientras que para la propiedad es casi que tal vez hoy se tache de. absurdo, y un absurdo el capitalizarla al cuátVo?
esta obstinación nuestra nos traerá una Como seguridad no creemos que nadie
depreciación en los terrenos, quizá ma¬ lo discuta, pues para sufrir el prestamis¬
yor de la que hoy juzgamos necesaria, ta perjuicio alguno, precisa que él pro¬

depreciación qi^e no reconocerá otra
causa que no haber admitido á tiempo la verdad que se impone con la incon¬ testable lógica de los hechos, y la Agri¬ cultura alcanzará un estado de postra¬ ción mayor si cabe que el actual... Pero
se levantará como Fénix entre sus ceni¬

pietario pierda antes.- no sólo la finca empeñada, sino las demás, si las tiene, á causa de venir legalmente alcanzado por la consiguiente responsabilidad sub¬
sidiaria.
Convenzámonos, pues, de una vez de lo poco razonable de nuestros cálculos

zas, y en su postracción misma hallará hasta hoy. No cerremos los ojos á lá luz

germen de vida nueva, vida exuberante que se impone. Admitamos como reme¬ y rica, abundante y fecunda.,que la lle¬ dio lo que de otro modo vendrá á'impo¬ vará por las vías de los adelantos y la nérsenos como castigo.

riqueza. Y lo que á algunos parecerá Háganse cargo los peritos y tasadores motivo de luto y quebranto, lo creemos de terrenos que en sus manos está dar

nosotros expléndida aurora, sol vivifi¬ cante que envolverá en sus hebras de
oro los curtidos rostros de millares de bra¬
ceros, ocupados en trasformar en fértiles terrenos de labor lo que antes fueron pe¬

el primer impulso á una favorable, pro¬ vechosa y completa reacción agrícola'.
K. W.

dregosos é incultos eriales: surcará el ara¬ do los inaccesibles montes; y la dinamita puesta al servicio del progreso y la ci¬

Tribuna pública

vilización, con su colosal empuje, hará saltar en pedazos la dura roca, para que humillada y vencida, ceda su puesto al productivo abono, y la tierra nunca in¬

ü REFORMA DEL CAMPANARIO ANTE LiOPIIjl
Nada más justo y razonable, en per¬

grata á los desvelos del hombre, redo¬ blará agradecida sus esfuerzos, devol¬
viéndonos en doradas mieses y sazona¬

sonas que desempeñan cargos que afeetan á la generalidad, que el atender á las legítimas manifestaciones de la

dos frutos, las gotas de sudor con que la hemos fecundizado, y con el trabajo, las reformas y las mejoras que se implan¬ ten, encontrarán provechosa ocupación

opinión, siempre que estas sean ex¬ puestas con mesura. Por esto al ente¬ rarnos del suelto que en el Sóllir *e dedica á ia reparación do la torre de

innumerables brazos, hoy ociosos, y ce¬
sará de una. vez esa ominosa trata de
blancos, que se llama emigración, plaga peor mil veces que la peste y el cólera, pues mientra» estas purgan la sociedad de los miembros inútiles y carcomidos

la iglesia, sentimos verdadera satisfac¬ ción, por darnos pié con ello para po¬ der mejor dilucidar ante el público esta cuestión y desvanecer, de paso, no pocos errores de apreciación que circulan por
ahí como cosa indubitable.

por los achaques y la vejez, se ceba aquella en lo más florido y granado,
atrofiando los tan necesarios ramos déla

Conformes, en un todo, con la opinión del autor del suelto de que es necesario
dar forma más artística ála fachada del

industria y el trabajo.

templo, á cuyo efecto se han hecho al¬

Alguien tal vez se burlará de nuestro gunos estudios, y más necesario aun,

optimismo, y creerá ver en el cuadro descargarla de la obra muerta qué, se¬

que acabamos de bosquejar la apoteosis gún dictamen facultativo, no está muy final de una comedia de magia, pero si lejos de inminente ruina.

quiere retroceder con la imaginación
tan solo cinco años, lo verá en fiel tra¬
sunto reproducido, animado por los vi¬ vos y brillantes colores que presta la realidad; cuando el monte y el llano, el

Pero, ¿de que manera puede esto efec¬ tuarse? ó mejor dicho ¿que reparos se harán en el conjunto para dar carácter arquitectónico al edificio de que ahora carece,-en armonía con la maydr suma

campo arado y la inculta, selva, eran con de economía posible para que resulte el febril actividad convertidos en inmensas . proyecto-practicable?

plantaciones vitícolas. Por desgracia, tantas ilusiones y afa¬

Esta es la verdadera cuestión.
En previsión de esto, la Junta de Fá¬

nes se han visto tronchados por prema¬ brica encargó á persona muy perita en turo desengaño. La filoxera por una el ramo de arquitectura, practicara un

&Ó L L È £?

minucioso reconocimiento de la cons¬ de los fieles, que tantas mandas legaba Fuó también con justicia aplaudido el José Pons y Rullan.

627

CULTOS SAGRADOS

trucción y estado de solidez de la iglesia
y campanario, é indicara las reformas que creyera más factibles por au senci¬
llez y poco coste. De su exámen resulta, por lo que al
templo se refiere: que no consiste el úni¬ co peligro en que pudiera desplomarse
el ángulo superior de la derecha de la fachada que está expuesto á la intempe¬
rie, por estar agrietado, desde larga fe¬ cha, á cuyo peligro se acudió, hace ya
años, con tender á lo largo del muro
barrotes ó atravesaños de hierro, que
contuvieran su desprendimiento; sitió

á la Iglesia, se ha enfriado algun tanto, y que, en la actualidad, no hay que con tar con gran cosa por este lado.
Para concluir, añadiremos que perso¬
na alguna aventaja, seguramente, en
buenos deseos á la Junta, y que no pue
de dudarse, pensando cuerdamente, que
su mayor gloria sería dejar una obra completamente perfecta, y á gusto del más exigente; pero, muy á su pesar, tiene que limitarse por ahora á la re¬ construcción del campanario, por no dar mas de si los recursos con que hu¬ manamente puede contar

domingo el septimiuo de ocarinas que vino de Palma y tocó en los entreactos, alternando con la orquesta, escogidas piezas de su repertorio.
De las representaciones solo diremos, como nota la mas saliente, que gustó
mucho El cuarto mandamiento, que reco¬
gió merecidos aplausos el galán Sr. Lli¬ nàs, pues que interpretó admirablemente el papel de Rafael, en la moraleja, y que
divirtió á los concurrentes La casa de
campo, en cuyo juguete cómico no estu vieron mal la Srita. Llobera y el Sr. For-

Antonio Deyá y Ozonas. Salvador Mayol y Rullan.

28

162

En la iglesia Parroquial.—Mañana, á las nueve y media de la misma se canta¬

rán horas y luego se publicará la Bula

de la Santa Cruzada, exposición y la mi¬

EN EL AYUNTAMIENTO

sa mayor con sermón.

! Dia 19, á las siete de la mañana y du¬

Convocada en segunda convocatoria,

rante una misa, tendrá lugar el ejercicio
mensual al Patriarca San José.

celebró la sesión ordinaria de esta sema¬

En la iglesia de San Francisco.—Hoy,

na la Corporación municipal en la noche al anochecer solemnes completas en pre¬

del jueves, bajo la presidencia del Al¬
calde accideutal D. Pedro Antonio Rul-
lau, estando presentes los concejales Sres. Mayol, Forteza, Oliver, Coll, Ca¬

paración á la fiesta de la Purísima Con¬
cepción. Mañana, domingo, á las 9 y media,
tercia y la misa mayor con exposición y sermón por D. Ramón Colom Pbro.

que igualmente los arcos de las capi¬

La Junta de Fábrica

teza. De lo demás creemos será mejor no nals, Rullan y Bisbal, Arbona, Rullan y Por la tarde, los Terciarios, para fes¬

llas del mismo lado, por no encontrar bastante resistencia en el estribo del de
la del bautisterio, muy debilitado por el
hueco que dá acceso á la escalera del co¬ ro, operan un movimiento de empuje
hacia el muro del frontispicio, amena¬
zando por aquel lado ua agrietamiento
ya iniciado en varios arcos y bóvedas
de las mismas.
Esto sabido, entra aquí el tratar de la

Crónica Local
Conforme habíamos anunciado, en la sesión que celebró en la tarde del domin¬ go último la sociedad recreativa y de so¬ corros mutuos Defensora Sollcrense, se

hablar en bien de la compañía y de la
empresa.
¿Y habrá función, mañana? pregunta¬ rán sin duda los aficionados que estas
líneas lean. Contestamos: ¿ la hora en
que escribimos lo ignoramos todavía
A continuación publicamos los nom¬ bres de los mozos de este pueblo, del

Frontera y Pizá. Se dió lectura al acta de la anterior,
que fué aprobada.
Se dió cuenta de una instancia de don
Gabriel Reinés y Enseñat, por medio de la cual solicita se determine por la Cor¬
poración la indemnización de perjuicios^
por haber sido variada la linea de su ca¬ sa de la calle de la Alquería del Conde

tejar á su excelsa Patrona, tendrán su reunión mensual con toda solemnidad; á las 3 y media, expuesta S. D. M. se can¬ tará la coronilla de las doce estrellas, la letanía, sermón por el Dr. D. José Pas¬ tor Pbro., estación y reserva.
Registro Civil
Nacimientos.

torre central, que propone el Sói.lbx. procedió á la elección de los que han de reemplazo actual, con expresión del nú¬ después de comenzados los trabajos de Varones 0.—Hembras 0.—Total 0.

trascribiendo el dictamen de la persona

facultativa antes aludida:

«

Por lo demás, soñar en una torre

desempeñar durante el próximo biennio, los cargos de Vice-Presidente, Vocales de la Junta Directiva y Vice-Secretario.

mero que les tocó en el sorteo que se ve¬ rificó en Palma el sábado, domingo y
unes último. Son:

reedificación y tener en suspenso la obra desde Junio de 1891 en que fué derriba¬ da por el solicitante la casa de referencia,

Matrimonios.
Dia 8„—-D. José Yicens y Colom, sol¬ tero, Alquería del Conde, con D.& Cataliun M* Enseñat y Crespí, soltera, Al¬

central que diese solidéz al templo, co¬ Fueron elegidos por mayoría de votos los Podro Juan Magraner y Noguera. 800 ó que se nombren peritos, y á este fin quería del Conde.

mo se necesita, que no á la fachada, cuan¬
do aquella tendría que cojer todo el ancho
de la nave, si había de ejercer su oficio
de apear los arcos de las capillas, única fuerza que empuja, resultaría más^ía-
da todavía que el mismo frontis, á me¬
nos de darle una elevación inmensa, y en¬

socios D. Jaime Ensefiat y Oliver, don José Canals y Coll, D. Miguel Bauzá y Coll y D. Onofre Borrás y Rullan, respectivamente.
Aun cuando sabemos que para el que nada mas que la obscuridad de una vida

Pedro Juan Ballester y Castañer.

Juan Serra y Bisbal.

.

Jaime Enseñat y Mayol.

.

Vicente Trias y Enseñat.

.

Miguel Ramis y Colora.

.

Pablo Castañer y Palou.

.

523 2237
276 1945 2362 974

designa por su parte á D. Pedro dé Al¬ cántara Peña. Enterado el Ayuntamien¬ to procedió á la discusión del asunto, y como sostuviesen unos que la variación de la línea no ha irrogado perjuicio al¬ guno. al recurrente, pues que tanto en la

Defunciones
Dia 9.—Damian Castañer y Ripoll, de 4 años, calle de Moragues.
Día 11.--Antonio Forteza y Forteza, de 6 meses, calle de la Luna.
►•«i
MQVIMEINTO DEL PUERTEO

tonces y siempre holgaría, lo mismo las retirada y tranquila ambiciona, que para Mateo Coll y Mayol.

. 852 primitiva como en la reformada tócale

dos torrecillas laterales que el fantástico
pórtico, pues todo lo invadiría el colosal campanario. Su coste triplicaría al que importará la reforma proyectada del ac¬

la persona modesta que teniendo siempre en menos su inteligencia y sus méritos personales huye de atraer hacia sí las miradas del público, es un verdadero sa¬

Juan Baustista Oliver y Morey.

Lorenzo Colom y Morell.

.

Francisco Coll y Oliver.

.

Antouio Juan Coll y Ballester. .

2396 232 929
2793

avanzar hacia la via pública, y no te¬ niendo hecho otro trabajo que la zanja para los cimientos, que os utilizable pa¬ ra el nuevo trazado, debía desestimarse

Embarcaciones fondeadas
Dia 7. —De Cette, en 2 dias, laúd San Bartolomé, de 32 ton., pat. D. Gabriel Valent, con 5 mar. y lastre.
Dia 7.—De Alicante, en 3 dias, laúd

tual y la del frontis.» Ya conoce el sema¬
nario las causas porque no puede tomar¬ se en cuenta su proposición.
En cuanto á las torres laterales de que
ol autor del suelto se declara partidario, no obstante de confesará renglón segui¬
do creer imposible, por su gran magni¬ tud, su adosa miento á la fachada, hay que decir algo; pues son muchos, en¬ tre la gente notable, los que han acari¬

crificio aceptar unos cargos que obligan no solo á exhibirse, sinó que á posponer los particulares quehaceres á los que lie van ellos anexos; nos permitimos supli¬ car á los nuevamente elegidos, á quienes felicitamos cordialmente, hagan este sa
orificio en bien de la colectividad á que
pertenecen, única manera de que no que den frustradas las halagüeñas esperanzas

Jaime Magraner y Borrás. Antonio Frontera y Alcover. Francisco Crespí y Morell. Joaquín Pastor y Arbona. Bernardo Oliver y Deyá. Antonio Oliver y Rullan. Andrés Arbona y Oliver. Antonio Santos y Flor. Jacinto Castañer y Vicens.

. 425 la petición del instante, y opinaran otros Humilde, de 53 ton., pat. D. Juan Ca¬

.

1084

de distinta manera, después de discutida

sasnovas, con 6 inar. y efectos. Dia 10.—De Barcelona, en 9 horas, va¬

. 463 ampliamente la cuestión, se pasó á vo¬ por Lulio, de 413 ton., cap. D. P. Aulet,

. 324 tación nominal, y votaron para que se con 28 mar., la balija, pas. y efectos.

. 1629 designe perito que, en unión del nombra¬ Dia 10.—De Torrevieja, en 4 dias, ba¬

. .

384 do por el recurrente, aprecie si efectiva¬ landra San José, de 21 ton., pat. D. Pe¬

370

mente existen los perjuicios que este

dro Pamíes, con 6 mar. y efectos. Dia 10.—De Barcelona, en 9 horas, va¬

. 1130 pretende, los Sres. Mayol, Oliver, Forte¬ por León de Oro, de 278 ton., cap. don

. 527 za y Presidente, y en contra los señores G. Mora, con 18 mar., pas. y efectos.

ciado esta idea, y á nosotros nos sedujo de sus electores.

Bartolomé Frontera y Oliver. . 397 Canals, Rullan y Bisbal, Arbona, Coll, Dia 13.—De Agde, en 2 dias, laúd 2.°

igualmente, antes de pesar detenida¬
mente las dificultades que su realización
ofrece.
Una de ellas es. que teniendo que ser
iguales en magnitud al actual campa¬ nario. puesto que su destino sería idén¬
tico, y requiriendo la buena simetria y
hermosura del frontispicio que en su co¬

Hemos tenido la satisfacción de estre¬ char la mano al nuevo administrador de
la Aduana de este pueblo, D. Mateo Her nandez, quien se hizo cargo de dicha de pendencia el domingo último.
Damos al Sr. Hernández la mas cor¬
dial bienvenida, y, al brindarle con núes

José Rullan y Oliver.

.

Antonio Beño y Frau.

.

Guillermo Coll y Casasnovas. .

Jorge Pol y Busquets.

.

Pedro Antonio Cardoll y Arbona.

Juan Seguí y Alemafiy.

.

Juan Frau y Pastor.

.

466 1425 1699
617 1967 2317 1859

Rullan y Frontera y Pizá; quedando acordado por mayoría de votos no haber lugar á lo solicitado por el citado
Reinés.
Se dió cuenta de una instancia pre¬
sentada por D. Audrés Bernat y Moran¬ te solicitando permiso para construir

Remedio, de 36 ton., pat. D. Juan Pons, con 6 mar. y lastre.
Dia 14.—De Torrevieja, en 2 dias, laúd Joven Bibiana, de 18 ton., pat don Crispin Martínez, con 5 mar. y efectos.
Embarcaciones despachadas
Dia 10.^-Para Cette, laúd La Espe¬ ranza, de 41 ton., pat. D. G. Castañer,
con 6 mar. y frutas.

locación coincida el punto medio de su tra amistad y ofrecerle incondicional- José Pizá y Bernat.

. 1364 una casa lindante con la carretera que

Dia 10—Para Barcelona, vapor Lulio,

base con la esquina ó estremidad de am¬ bos lados de la fachada, la situada tn la
parte do la calle del \\ieoto avanzaría
buen trecho en la propia calle impidien¬ do ó dificultando, por lo menos, por ella

mente nuestro débil apoyo, deseamos le sea grata su permanencia entre nosotros.
Sabedor el Sargento de la Guardia ci¬ vil de este puesto, Sr. Lizana, que á un

Lorenzo Bauzá y Frontera. Bartolomé Oliver y Barceló. Cristóbal Ferrer y Rullan. Andrés Castañer y Bennasar. Pablo Trias y Colom.

. 676 desde Palma conduce á este Puerto y de 413 ton., cap. D. P. Aulet, con 28

. 828 con la porción de camino que antigua¬ mar., la balija, pas. y efectos.

. .

1532 1617

mente formaba parte de la misma, pré-
vio señalamiento de linea. Enterado el

Dia 11.—Para Barcelona y Cette, va:
por León de Oro, de 278 ton., cap. don
G, Mora, con 18 mar.; pas. y efectos.

. 984 Ayuntamiento, acordó pasara al Ingenie¬ Dia 12.—Para la Nouvelle, huid Es¬

el tráusito de carruagcs; á lo que, segu¬
ramente, se opondría la Autoridad local.
Pero este inconveniente seria tal vez
superable si no se presentara otro mag¬ no, que es el que se relaciona con su as¬
pecto económico.

vecino de esta villa le habían robado de
dentro un cajón que tenía en el cuarto
dormitorio de su casa un billete de á 25
pesetas y 2 pesetas en plata, dióse tal
maña en descubrir el hecho, que á los

Cristóbal Noguera y Martí. Bartolomé Ripoll y Ripoll. Juan Mayol y Mnyol. Damian Bauzá y Llull. Antonio Morell y Bauzá.

. 2244 ro encargado de la citada carretera y á peranza, de 32 ton., pat. D. Juan Vicens,,

.

33 la Comisión de Obras, por ía parte que con 6 mar. y frutas.

. .

1260 2128

á cada cual compete de la referida obra.
Se dió lectura á un oficio del Gober¬

Dia 14.—Para Cette, laúd San Barto¬
lomé, de 32 ton,, pat. D. Gabriel Valent,,
con 6 mar. y frutas.

. J 865 nador civil de esta provincia, traslado de

Ha circulado con visos de certidumbre, pocos momentos tenía ya en su poder al Miguel Bernat y Frontera.

. 501 otro que le dirigió el Presidente de la

que la construcción de las citadas torres autor deí robo de referencia, que resultó Francisco Puig y Puig.

. 635 Diputación provincial, que indica haber

COMUNICADOS-

había sido presupuestada en seis mil ser uu limpia-botas, vecino de Palma, Guillermo Marqués y Trias.

duros.

que cuenta tan solo once años de edad, Jaime Bisbal y Colom.

. 140 acordado ésta conceder á este Municipio . 487 una subvención de 400 pesetas para la

Sr. Director del Sóller:

Basta un solo dato que aduciremos
para que el menos entendido pueda ver lo erróneo, por no decir absurdo, de esta
especie.
La actual torre, según opinión de una
de las personas mas entendidas y prác¬
ticas en esta clase de obras, tiene que derribarse hasta el nivel del tejado de la
iglesia, ó sea, aproximadamente, hasta
la mitad de su altura, habiendo sido cal¬

al cual se le recogió casi el total de la
cantidad robada, la que, con el sugeto,
filé entregada á los tribunales. Y habiendo sabido esta mañana dicho
Sargento que á una vecina de la calle de
San Cristóbal le faltaba un reloj de oro
desde hace tres dias, ha practicado acer¬ tadas diligencias, pues que ha recupera¬ do casi en el mismo instante el reloj,

Lorenzo Oliver y Roses.

.

Francisco Arbona y Marqués. .

Antonio Planas y Vila.

.

Miguel Femenia y Xumet.

..

Pedro Antonio Alcover y Pons. .

José Castañer y Alcover.

.

Andrés Pastor y Castañer.

.

José Alcover y Ferrá.

.

Juan Magraner y Oliver.

.

685 865 1976 1742 2149 426 1936 1168 1159

reparación de sus caminos vecinales con la precisa condición de que ha de inver¬ tir en las mismas obras otra suma igual de fondos municipales, y de que estas han de ejecutarse bajo la inmeáieta ins¬ pección del Arquitecto de la provincia; so invita además al Ayuntamiento á que plante árboles en las orillas de los cami¬ noi á que dicha subvención se aplique, y,

Mi respetable amigó: Habiendo sido nombrado por R. O. de fecha quince del
pasado Noviembre Administrador de la Aduana de Foz, provincia de Lugo, y
siéndome casi imposible el despedirme .
personalmente de todas aquellas perso¬ nas que me han honrado con su amistad, aprovecho las columnas de su digno periódico para hacerlo desdé ellas.
Al dar el adiós de despedida á una localidad donde por espacio de cinco

culado su coste en unos cinco mil duros. cuerpo del delito, resultando también Amador Estades y Santandreu. . 530 á fin de que pueda tener efecto la inspec¬ años he sido objeto de la consideración

Ahora bién; conociendo el importe de la
mitad de una sola, cada cual puede formarso la cuenta de lo que costarían dos
completas é iguales á aquella. Estamos segurísimos que no bajaría
de cien mil pesetas el casto total que
originaría dicha reforma, y aun se nos
figura que nos quedamos cortos.
Cuando se trata de asuntos que en
último resultado Re han de traducir en
céntimos, es preciso no divagar por los espacios imaginarios, sinó descender
mas bien á la triste realidad de los he¬

autor el muchacho de réferencia.
Ya no puede pedirse á un niño de
tan corta edad mayor despejo.
En jornales y materiales empleados
en construcción de. un muro de conten¬ sión en el camino de las Argilas, y repa¬
ración del piso de varias calles de esta población y del camino de Bocafort, ha invertido el Ayuntamiento durante la
pasada semana 155‘38 pesetas. Las obras
se han ejecutado por administración mu¬

Juan Fontanet y Frau. Juan Darder y Albertí. José Pizá y Morell. Jaime Oliver y Oliver. Bartolomé Muntaner y Pastor. Francisco Fiol y Poncell. Bernardo Mir y Ripoll. Miguel Marqués y Canals. Jaime Estades y Joy. Bartolomé Sampol y Reinés. Gaspar Mayol y Orel!. Francisco Coll y Oliver.

. . . . . . . . . . .
.

477 2265 1938
153 775 1456 1562 1455 145 133 1669 926

ción del Arquitecto, que se avise con la oportuna anticipación la fecha en que hayan de empezarse las obras. Se dió por enterado el Ayuntamiento.
Adquirido el terreno necesario de la finca el Seller para la construcción de un edificio destinado á la segunda escuela pública de niños de esta locali¬ dad, acordóse rogar á la Excma. Comi¬ sión provincial se digne disponer que el Arquitecto do la provincia venga al ob¬ jeto de formar el correspondiente pro¬

personal más distinguida por parte de
sus habitantes, cumpliendo un deber de
agradecimiento hago público testimonio
de los recuerdos gratos que me llevo de este tan hermoso como hospitalario país.
De V. como siempre afino. S. S. y amigo.
Abelardo Faura.
Sr. Director del Sóller:
Muy Sr. mió: Le agradeceré se sirva insertar en el periódico de su digna di¬
rección estas líneas, por cuyo favor le
doy anticipadas gracias, ofreciéndome su

chos.

nicipal.

José Mayol y Sastre.

. 1047 yecto para la obra de que se trata.

mas humilde S. S. Q. B. S. M.

¿Se cousidera posible, en nuestra po¬ Hubo función en el teatro de la De¬ Nicolás Mayol y Sastre.

. 1850 Para que puedan distinguirse las mer¬

Ramón Coll.

blación, siquiera se nos conceda un pla¬
zo de muchos años, reunir dicha canti¬
dad?
¿Se ignora acaso, que para reconstruir

fensora Soliéronse, el sábado, festividad
de la Inmaculada Concepción, y el do¬
mingo, siendo regular la concurrencia

Miguel Bauzá y Mayol. José Deyá y Colom.
Antonio Castañer y Oliver.

. .

572 188

cancías en el muelle, en los dias de car¬
ga de los vapores que hacen el tráfico á

En el número pasado, fecha 7 del ac¬ tual, de sil semanario, leí nn suelto en la crónica que no está en la verdad, al decir

.

37 este puer to, acordóse colocar un farol en que en el viaje que hizo el vapor «Isleño»

la fachada de la catedral de Mallorca, en el primero de dichos dias y algo me¬ J nan Pizá y Oliver.

. 467 el sitio que se considere más conveniente, dia 3 del actual, se quedaron pasajeros

siendo Palma el centro de todas las ri¬ nor en el último.

Salvador Frontera y Oliver

. 864 y que permanezca encendido únicamen¬ sin embarcarse, por el objeto de ser solo

quezas de la isla y contando con las in¬
fluencias posibles para obtener recursos,
se emplearon nada menos que la friole¬

Debutó, como dijimos, la orquesta, y fueron aplaudidas las piezas que tocó, sencillas sí, pero bien interpretadas, es¬

Antonio Frau y Vila.
Miguel Roig y Escandell. Antonio Carbonell y Rosselló

. 1375
. 1730
.. 2028

te las noches en que se practique la ope¬
ración indicada. Por último se acordó verificar varios

aquel dia dicho vapony querer aumentar los precios; me consta .que ninguno de los que debían embarcarse dejó de
hacerlo y menos se intentase variar los

ra de 40 años?

critas casi todas expresamente por el di¬ Antonio Frontera y Bisquerra. . 885 pagos.

precios, pues fueron los ’mismos que re¬

Respecto á los legados con que pudie¬
ra contarse en lo venidero, por muy do¬
loroso que sea para las almas piadosas, es preciso convenir en que la antigua fé

rector Sr. Goñi, quien no dejó de tener en cuenta los conocimientos de quienes
habían de tocarlas.

Jaime Colom y Orell. Juan Santané y Aguiló. Pabl o Busquets y Quetglas.

. 729 . 1991 . 723

Y se levantó la sesión.

gían en los viajes anteriores.
Sóller 14 de Diciembre 1894

4

SÓLLER

METEOROLOGÍA

OBSERVATORIO DE D. TOSÍ! RÏÏLLAN PBRO—CALLE DE S. PEDRO

OBSERVATORIO DEL PARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMÓMETROS

MÑANA TARDE VIENTO Atmósfera Plvio.

Manan Tarde Maítami Tarde Ter.

Ter.

Dirección Fuerza

del Bar. del Bar.

sK
»■ Ho

g
H

g
V

Seco.

IMo.

Seco

Id. Bar. MU.* Bar. MU*

<3.o«

G.°*

i.» Ttd. M.a Trd. Maña. Tarde

lis.

OBSERVACIONES

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Pifio.

g
OD

Man ana.

Máxi¬
ma.

Míni¬
ma.

Jh rde.

Máxi¬ Míni¬

ma.

ma.

Termó¬

Termó¬

metro Baró¬ metro Baró¬

dtel

metro. del

metro

Baró¬

Baró¬

metro. Milí¬ metro. Milí¬

Grados metros Grados metros

Dire cción
Moa. lk

Anemó¬ metro. n.° de vueltas
durante las
24 horas.

i
I.*' Taré Milis.

OBSERVACIONES

15 11 13 12 13’8 12’0 13’8 1P4 14 753 14 752 0. 0. » » Ll. c. 10

13 13 8 8’8 8-0 140 12’0 13 753 14 754 0. 0.

» D. D.

13 8 14 11 13'0 10’2 138 114 14 754 13 755 N. 0. »

C. D.

13 4 15 12 7‘0 60 14-0 10’Q 13 753 12 756 0. 0. » » D. D.

13 4 14 6 T0 5’2 14’0 11*2 11 758 11 758 s. 0. » » D. D.

13 9 45 12 130 12’0 15-2 12’0 12 759 13 758 0. 0. » » D. D.

15 9 15 W 12’0 aro 140 120 12 762 12 762 0. s. » » C. D.

7 16‘7 0*0 14T 10‘0 14*4 753*0 14*0 751*8 N. N. 79.096 c. c.

8 15‘0 7*5 15*5 10*7 14*2 754*0 15*5 754*2 NO. NO. 33.975 D, D.

9 16*6 8*8 15*0 10*0 14*2 753*0 14*8 753*0 N. N. 61.185 C. C.

10 15‘0 11*0 16*0 10*2 14*1 756*4 14*8 757*0 N. N. 10.384 D. D.

11 16-0 7*0 17*0 10*0 14*5 759*9 16*0 759*7 N. N. 11.246 D. D.

12 17-2 10‘0 17*0 11*7 15*0 761‘4 16*0 761*4 N. N.

1.440 D. D,

1 13 17*0 12‘0 19*0 13*0 16*0 762*0 17*0 761*0 SO. SO. 11.190 D. 1).

NOTA. Cuando la casilla d® la fuerza de los Tientos está on blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado.—El estado del ciólo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ini¬ ciales: D. queindica despejado y C. cubierto.—Las horas de observación son: á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observactorio del «Faro de la Punta Grossa, > los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Sección de Anuncios

Lo» anuncio» que »e inserten en esta sección pagarán: dos céntimos de peseta por palabra, siempre que el tipo de letra no esceda del cuerpo 20;—4 céntimos, siendo e1 20 al 32;—10 céntimos del 32 al 48; y del 48 arriba á precios convencionales.

COMPAÑIA TRASATLÁNTICA DE BARCELONA

Servicio fijo y periódico por los vapores de esta compañía
MES DE DICIEMBRE DEL AflO 1894

Lánaa de las Antillas, New-York y Veracruz.—El 10, de Cádiz, vapor CAALUÑA, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz.
El 20.—De Santander, vapor ALFONSO XII, para Puerto-Rico, Habana y
Veracruz.

El 30.—De Cádiz, vapor BUENOS AIRES, para las Palmas, Puerto-Rico, Ha-

bina y Veracruz.

Servioió coaeroial de Puerto-Rico.—El 5 de Santander y el 7 de Vigo, vapor

S£.N AGUSTIN, para San Juan de Puerto-Ilico y Habana, y con trasbordo para

los litorales de Puerto-Rico, Cuba, Méjico, Costa firme y Pacífico.

Línea de Filipinas.—El 7 de Barcelona, vapor LEON VIII, para Port-Saind,

Aden, Colombo, Singapore y Manila.

Linea de Buenos Aires.—El 2 de Barcelona, y el 7 de Cádiz, vapor CIUDAD

DE CADIZ, para Santa Cruz de Tenerife, Montevideo y Buenos Aires.

Línea de barruecos.—El 18 do Barcelona, vapor RABAT, para Málaga, Ceuta,

Cádiz, Tánger, Larache, Rabat, Casablanca, Mazagán y Mogador.

Servicio de Tánger.—El vapor JOAQUIN DEL PIÉLAGO, saldrá de Cádiz

los lunes, miércoles y viernes para Tánger, Algeciras y Gibraltar retornando á

Cádiz los martes, juoves y sábados.

En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino.

Al tomar los pasajes se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará

á los cargadores de esta Isla, una bonificación do 10 p0 sobre el importe del flete.

Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta.

Para más informes, en Sóller, el representante de la Compañía, D. Jerónimo

Estades.

117

A
liUlilJ

L

♦

Jf 11 J
DE

Se vende á voluntad de
sil dueño la casa n.° 6 de la calle de Isabel II de esta villa.
Informarán en el n.° 8 de dicha calle.
LA SOLLERENSE
DE
JOSÉ €OLL PORT-BOU (Frontera frauco-espafiola}
Aduanas, transportes, comisión, consignación y tránsito

Agencia especial para el trasbordo y reexpedición de naranjas, frutas frescas y pescados.
mm sel mmm

JOSÉ SERBA
Plaza de Palacio, 3—BARCELONA

Se sirve á la carta y á domicilio.
Este establecimiento está situado

en uno de los mejores sitios de la

capital, junto a la Bolsa, próximo á los muelles, á los ferro-carriles,

Aduanas y Parques.

23

FONDA SE LA MABINA

Esrmaao
PLAZA DE PALACIO, 1B-BARCEL0SA

E1 dueño de este establecimiento,

ex-dependiente de la fonda del Uni¬

verso, participa á los señores viaje¬

ros de toda la isla de Mallorca y en

especial á los sollerenses, la gran

restauración que se ha hecho al ho¬

tel, en el que encontrarán en lo su¬

cesivo un esmerado servicio, lo mis¬

mo á la carta que por cubiertos, con

gran rebaja en los precios.

Con el mismo trato y en las mis¬

mas habitaciones que se pagaba 5 y

6 pesetas, se pagará en adelante so¬

lamente 4, agradecida la casa á la

protección que de estos isleños re¬

cibe.

13

iA

i] spíü ilSftwvflSI afljMSHi

Ju

¡w a

ENSAYOS B

*

RELIGIOSOS, POLÍTICOS Y LITERARIOS ‘ ,0»

-»

*

*

®

Don José M.a Quadrado

»

Edición completa de sus artículos, estudios y opúsculos, publicados

é inéditos, con una extensa introducción de más de 6o páginas

I^

roK
DON MARCELINO MENENDEZ Y PELAYO

1^

\_

Constará de cinco A siete lomos en 8.* prolongado, de más de ^

, 400 páginas encuadernados en pasta, coa el titulo dorado al fuego. ;

Podrá obtenerse por el precio de

4 Ptas. tomo, por snscripción.^Tomos sueltos, 5 Ptas.

rwf>,

Se suscribe en casa de los Sres. a4MENGUAL Y MUNTANER,

.mm

editores, Cadena, a.—Taima de ¿Mallorca.

"m

®

A
Tp vL.
uL.
4-
tfy,
A

T$7 |^<* *)^<* *>^<*

^ ^ jj.

Andas de Me
CALINDABIQS del ZARAGOZANO para ai AÑO 1385
Se han recibido y puesto en venta en el establecimiento de
LA SINCERIDAD.—Calle de San Bartolomé, 17-SÓLLER.

El magnífico y veloz vapor EL ISLEÑO saldrá del puerto de Barcelona pitra
Sóller todos los domingos á las 7 de la tarde. De Sóller para Barcelona, todos los lunes á las 8 de la noche. Admite carga y pasajeros á precios reducidos. INFORMARÁN:
EN PALMA.-—«Isleña Marítima»—Pórticos de Santo Domingo. EN BARCELONA.—Sres. Sureda y Robirosa—Plaza de Palacio. EN SÓLLER.—D. Ramón Coll—Calle del Mar n.o 50.

ARNALDO CASELLAS

Sucursal de francisco Castellet
♦

GRAN DEPÓSITO DE GUANO

LVM,-17--SÓLLER.

❖

♦

DE LA ACREDITADA FABRICA

♦

❖ El dueño de dicho establecimiento i
% participa á sus numerosos parroquia¬

^-COMPOSICION GARANTIZADA-®

ls

nos y al público en general, haber re-

f
Y

f cibido un nuevo y variado surtido de *

I
❖

BATERIA DE COCINA
Y

t
t

Se encontrará en venta en la Ibrognería y Ferretería de
ARNALDO CASELLAS calle de la luna «• i? SÓLLER

❖ ❖

HORNILLOS ECONÓMICOS PARA COK

❖
?

Con piro rebajo be (imito

^ de acreditadas fábricas á precios i reducidos.

josá mwms&R

y

Calle de los Olmos n.° 148—Palma.

f

SUCURSALi HÜN* SÓLDER

T EN CASA DE MIGUEL ESTADES, CEMENTERIO 10.

i

Hay en existencia ménsulas, guarda polvos para

Ef guisar por medio del cok resulta mas de la mitaid mas barato que con el carbón de encina.

fachadas, lozas para balcones (fiólas), panteones y
♦♦♦ demás clases de trabajos del ramo, á precios redu¬
♦ cidísimos, y se hacen además cualesquiera trabajos que se encarguen.
♦♦♦ Hay también existencia de piedras marmoles do

todas clases.

el vapor
LEÓN DE ORO
saldrá de este puerto para los de Barcelona y
Chite todos los lunes á las nueve de la noche. é
Admite carga y pasaje. DESPACHO: Oficinas de la Compañía.—Luna,
12.—SÓLLER.

CALLE DEL CEMENTERIO, 10.—SÓLLER.

SOLLEK.—Imp. de «La Sineeridad»