AÑO-XI-2.» EPOCA--NUM. 389
AÑO-XI-2.» EPOCA--NUM. 389

SABADO 15 DE SEPTIEMBRE DE 1894

qAt
/I

i t8

u' L)
iPin,

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sólltcr: Administración.
Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: Hres. PizáyC.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Méjico: D.Damian Canals—Constitución-19-Sau Juan Bautista (Tabasco.)

FUMADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO:

REDACCION Y ADMINISTRACIÓN: •

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

Juan Marqués y Arbona.

% ? Calle de San Bartolomé n.° 17

EsrAfíA: 0’50 pesetas al mes. \\ Francia- 0’75 trancos id. id. (PAGO ADELANTADO

SÓLLER (Baleares.)

América: 0’20 pesos id. id.) Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados Ó’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin Arma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
LA NEGRA
Antonio Cojuelo tenía la especialidad de los oficios más sucios. Limpiaba fo¬
sos. estercoleros y pozos.
—¿Por qué te empleas en eso?—le pre¬
guntaban. —He tenido que mantener á catorce
hijos. Estos oficios producen más que
otros.
—¿Y qué es de tus hijos? —Solo quedan ocho en casa. Uno está en el servicio, y cinco se han casado. —¿Bien casados?
—Nunca me he metido en cuestiones de amor.
Y Antonio Gojirelo se abismaba en profundos recuerdos.
Recordaba cuando era soldado y cuan¬
do conoció á una negra en una capital donde estaba él de guarnición.
La negra le robo el alma desde el pri¬
mer momento. A los dos meses de tratarla, Antonio
vió que la negra era una muchacha co¬
mo todas las demás.
Cabe decir que la chica del rostro em¬ betunado amaba más el trabajo, la reli¬ gión y la virtud que las otras del pueblo.
Llegó Antonio á admirarla tanto, que pensó en tomarla por esposa.
La negra guardaba algunos ahorros de su trabajo y de la herencia de una vendedora de ostras que la había reco¬ gido cuando era pequeña.
—¿Nos casaremos?—preguntó á Anto¬
nio la negra.
—Nos casaremos si mis padres quie¬
ren. Jamás haré nada contra su rol un¬
tad. La primera vez que vaya á mi pue¬
blo les hablaré de nuestra boda.
A poco tiempo obtuvo la licencia. Ya en su casa, esperó el momento propicio para consultar con sus padres.
Habían concluido de comer, y entonces
se decidió, á la hora del café, cuando los corazones parecen más abiertos á las
confidencias, á hacer la suya.
—He encontrado una muchacha tul-
dijo—que es difícil haya otra alguna en la tierra que me convenga más.
Los padres quedaron circunspectos y pidieron explicaciones.
Antonio estuvo explícito en todo menos
en lo relativo al color de su amada.
—No es muy blanca—dijo. Los padres no comprendieron lo que quería decir con esto, y Antonio tuvo que dar largas explicaciones con muchos rodeos. Declaró, por fin, que pertenecía

á la raza africana, la de la tez de aza¬
bache .
Entonces los padres se mostraron muy temerosos, como si su hijo les hubiera propuesto una unión con el diablo.
—¿Negra?—preguntábale la madre.— ¿Negra completamente?
—Sí, completamente—respondía el hijo.
—¿Negra como la sartén? —No, un poco menos. No es la suya una negrura que repela. La sotana del cura es negra y no deja de ser tan res¬ petable como la sobrepelliz. —De todos modos—añadían los padres —una mujer asi debe ser muy desagra¬
dable.
Después de otras muchas preguntas y respuestas, convinieron que el próximo mes, en que Antonio salía del servicio, traería la negra para que la vieran y
trataran los descontentadizos suegros.
.***
La negra se puso para este viaje sus ropas más vistosas, en que dominaban los colores amarillo, rojo y azul.
Cuando llegó á la estación, todos la miraron. Antonio estaba orgulloso de dar el brazo á una personita como aque¬ lla, que tanto llamaba la atención.
Al llegar al pueblo, Antonio distin¬ guió á lo lejos á su padre, y sintió un nudo en la garganta.
Pero dominando su emoción se diri¬
gió resueltamente á su familia. La madre, al ver á aquella dama tan
negra y abigarrada en compañía de su hijo, ni pudo abrir la boca. El padre apenas podía sujetar el caballo, que se encabritaba, no se sabe si ante la loco¬
motora ó ante la negra.
Pero Antonio, dominado por la ale¬ gría de volver á ver á sus padres, se lanzó á ellos, besó á su padre; y des¬ pués, tornándose hacia su compañera, á quien los transeúntes contemplaban co¬ mo á un bicho raro, dijo:
—Ya os había dicho que á primera vista era algo desagradable. Pero cuan¬ do se la llega á conocer no hay nada más
delicioso.
El padre y la madre la saludaron, y subieron inmediatamente al carruaje que había de conducirles á casa.
Nadie hablaba. Antonio, inquieto, queriendo romper el hielo, se volvió.
—¿No hablamos nada?—dijo. —Después, cuando no» tratemos más. Se habló. La negra era una mujer
discreta.
A Antouio le latía el corazón de gozo.
—¿Qué os parece?—decía á sus pa¬
dres.
El padre calló. La madre, más osada, declaró por lo bajo.

—No está mal. ¡Pero es tan oscura! —Es posible. Pero al principio.... Entraron en casa. La madre no pudo dominar su emoción al ver á la pobre negra que se remang*aba y le ayudaba á
aderezar la comida.
—¿Qué os parece?—repetía Antonio.
—No está mal—decía la madre.—Pero
¡es tan negrilla! La comida fué larga, fué buena, fué
alegre. Cuando se levantaron. Antonio llamó aparte á su padre y le dijo:
—¿Qué te parece? El viejo no se comprometía nunca. —Pregunta á tu madre. Entonces Antonio se llevó aparte á su
madre.
—¿Qué dices ahora? ¡Vamos, habla! —No digo que es mala. ¡Qué dicha si fuera un poco menos negra!... Antonio no insistió. Pero sintió opri¬ mida su tempestad de penas. Salieron de paseo y fué un escándalo. Las muje¬ res salían á las ventanas y recibían á la negra con risas y burlas. Los mucha¬ chos la seguían tirándole piedras y gri¬
tando.
Hubo que volver á casa. Cuando Antonio preguntó de nuevo á sus padres que les parecía su futura, ellos le respondieron sin vacilar: —Jamás consentiremos que te cases
con ella.
Y la negra, á pesar de las súplicas de su amante, fué cruelmente despedida.
Cuando Cojuelo contaba esta historia, que todo el país conocía, añadía:
—Desde entonces no lie valido para
nada. Me casé por casarme. Ningún ofi¬ cio ma ha gintado. Por eso he aceptadolos más sucios, los que nadie quiere. Y añadía suspirando:
—¡Qué feliz hubiera sido casándome con la negra! No ha habido para mi me¬ jor mujer en el mundo. Me miraba j me transportaba al cíelo.
Guy de Maupassant.
UNA CRIADA PEE 0,171 NO’N TI
¡Jó esticli apurada! ¡No sé qu’ he de fé! ¡Tot cau y tot penja! ¡8a feyna no 'm retí
Per aná herrera
Nóu infants que tench, No trób cap criada
Que valga un doblé... ¿No’m diria un ángel qu* he de fé?
—Déu la guard, señora. ¿No sab porque vendí?

—Si tú no t’ esplicas... —M’ han dit qu’ ha mesté
Una hóoa criada.
—La cerch ja fá temps. —¡Si jò li agradava!... —¿D’hont ets?.—De Sineu.
—Parlarem; á veure que sabs fé.
—Jó sé fé, señora, Tot quant se present; Rentà, fé bugada, ITanxá... També sé
Aparrussá róba, Sersí qualque esqueix,
Debaná una tróca, Fé calsa...—Corrent; ¿Y en quant á sa cuy na, que sabs fé?
—Cuy na lo ordinari: Vos té ja m’ en ten. Bollit, un principi, Sopa, y a demés Si impórta, rebles,
Pilòtes, bistéch, Oús en castañóla, Crema, sopa en llet...
—-Diguesme. ¿Que guarías cada més?
—Me dará tres duros.
—¡Que dius!—Lo que sent. —¡Sabs tu que t’enfilas D’amunt!—Jó ’n guañ més. —Si jó ’t don dos duros, Trób qu’estiras bé. —Es pócli.—¡Déu pessetes
Son molts de dinós!
—Jó les gast de botes cada més.
Per dotze pessetes
Pucli está molt bé Cóm á rebostera
D’aquells forastés Que tenen ses casos Al plá des Castell..,
Però viure á fóra
No m’ agrada gens.
—¡Si til ’t portas bé, les te daré!
Digués... ¿Que vestetjas? —Ja’u crech; y si vés Q u i n j o ve in és c u r ro:
Parex cavallé.
Yuy que cada di a
A ca ’s conco m' deix
Ana ’s decap vespre
Per con versa arab cll.
—Hey anirás una hora. ¿Vóls res més?
—Diumenges y festes, Plòga ò fassa néii, Yuy sortí á les dues A passetx—Molt bé.
Meu tres s’horabaixa
Te retirs à temps De tancà persianes Y encendre es quinqués, Pòds aná liont vulgas. ¿Vóls res més?

—D’hivèrn, ses vetlades Yuy tení brasé Y llum, perque feynes
Moltíssimes tench Per cosí sa róba
Des méu casament, Qu' ha d’essè es Setembre D’aquest añy qui vé.
—Te cosirás ròba. ¿Vóls res més?
—Tench d'anà à ma tan ses Desde Sant Andreu Fins á la Puríssima. En vení es Jané
Yuy anà als cassinos.
Per Sant Bartomeu Tench d’essé á la vikr,
Per fira també...
—Tot es temps que vulga's! ¿T’ens fes més?
—M’ha de dà p’es conco Lo que’s vespre qued, Y á mi ses despuyes Y vestits dolents, Es vidre, ses coniies-, Tot es fèrro vey, Pedassos, porgue res, Clovéyes y tests.
—¡Tot per tú! Demana encara més-,
—Vuy per mi un bòn cuarto-,
Un catret decent, Miray, cantarono,
Ribella y pitxé.
No he de fé de teta,
No he tocà fems.
Vuy teñí moñera; —T’esplicas molt bé... Pòds quedà desd’afe.—Ydò, me qued-..-.
—¡Ay! ¡Y jò que no’t deya Lo qu’he mesté més! ¿Has aprés de piano?
—Señora, no gens,
—¡Ay fieta inéua! ¡¡Que me sab de greúÜ Si no tòcas piano,
Ja no’t tench mesté...
—¡Taja una sortida!... ¡¡¡Justament!!-!
P. A. P,
CHARADA
Mipidmeiddes Una letra
consonante, cosa claro, y mi segunda otra letra que es de las menos usadas-.
Mi todo, niña, lo tienes en tu bellísima cara,
y por darle un beso, diera lo que vale esta charada.
(La solución en el número próximo.)
Solución á la charada del número anterior:
Cla-yel

u°-i! FAMÁUETÍBí
CUENTOS DE MI TIERRA
jSti CASTILLO IMG LA SELVA
nios se ofendieran, se alborota lo mismo
que un mar proceloso, se oyen truenos subterráneos, y espesas nieblas suben á
robar la claridad del cielo, esparciéndose
por los campos vecinos y agostando los frutos. Oyeuse gritos y sollozos,' se vé hervir el agua, y todas las plantas ó ár¬ boles que ésta toca, se secan al instante, apareciendo como quemados. Hay tam¬ bién quién dice que si se sacan peces de este lago y se echan á una sartén para cocerlos, desaparecen repentinamente
en cuanto sienten la impresión del fue¬
go, quedando la sartén como si jamás
hubiese existido en ella pez alguno. Todo esto podrán observar y ver
cuantos quieran hacer el experimento, que yo no hice, primero porque no soy de la parroquia, y luego, porque me doy ya por convencido, limitándome á con¬ tarlo todo según me lo contaron.
Víctor Balacuter.

RAFAEL CUENCA
I
—¡Señor Sargento! Háganos Y. el fa¬ vor de acercarse, que aquí hay lugar para Y., y no está la noche para aguan¬ tar el cierzo que corta como un cuchi¬
llo. Decía esto un soldado desde un corro
formado por cuatro ó cinco de sus camaradas alrededor de una hoguera y ante una de las tiendas del campamento, di¬ rigiéndose al Sargento Olivares que es¬ taba cuatro pasos más allá, en pié, cru¬ zados los brazos, inclinada la cabeza so¬ bre el pecho y en actitud de profunda
meditación.
Alzó la frente el veterano y á la rojiza luz que esparcía la hoguera, dos lágri¬ mas brillaron en su rostro yendo á ocul¬ tarse en la espesa barba negra que me¬
dio le cubría.
—Gracias, muchachos—dijo con voz conmovida—agradezco el ofrecimiento y le acepto.
Mientras hablaba, habíase acercado al corrillo; levantáronse los soldados para
hacerle sitio. Muy fria sería la noche

cuando tan apiñados estaban y tan cer¬
ca del fuego. Apenas se hubo sentado Olivares, mi¬
róle fijamente el soldado que antes ha¬ blara, y al observar los húmedos surcos que las lágrimas habían dejado en el noble y altivo semblante de su jefe y que aún brillaban al resplandor de la llama, detuvo en sus labios las palabras que iba á pronunciar, la pregunta que le iba á hacer de mero cumplido, que sólo tenía por objeto decir algo, y cambiando re¬ pentinamente de expresión le interrogó, pero dando á sus palabras tal acento que expresaba bien á las claras el respeto y el cariño que tanto sus compañeros co¬ mo él le profesaban.
—¡Mi Sargento! Y. está triste! Ha derramado Y. lágrimas que no se ha enjugado todavía.,. ¿Que le pasa
á Y.?
—Sí. efectivamente estoy muy triste. Hoy cumplen cuatro años que fusilaron al pobre Rafael. Era una noche como esta; clara... de luna... muy fría...
—¿Quien era Rafael?—preguntaron los
del corrillo á una voz. con una mezcla
de interés y curiosidad. —Un pobre muchacho á quien fusila¬
ron injustamente por la infame calumnia de un enemigo suyo á quien salvó la

vida; ¡un valiente! ¿Que digo valiente! metiudo. Siempre recomendándonospru-

¡Un héroe!

denéia, siendo así que no se conseguía

Exaltábase por grados el sargento al con ella más que desesperarnos á noso¬

hablar así, su rostro cambiaba sucesiva¬ tros y envalentonarlos á ellos.

mente de expresión y ya denotaba tris¬ De ahí que odiáramos á aquellos sal¬

teza. ya ira reconcentrada, ya justísima vajes lo más cordialmente posible y indignación... Sus oyentes le contem¬ aprovecháramos con fruición el inenof

plaban. con Un si es no es de admira¬ motivo para enviarles en una hala un

ción, pendientes de sus palabras, y uno recado para el infierno. de ellos, viendo que el sargento volvía á Uno do los que más se distinguían por

decaer y que inclinando la cabeza, su¬ su exaltación, y, sobre todo, por su buen

míase nuevamente en su triste preocu¬ ojo en esto último era el soldado de mi

pación, exclamó:

compañía Rafael Cuenca; un mocctón

—Señor sargento; ¿Porqué no nos como un castillo, robusto, fuerte, tan

cuenta V. esa historia? Quizá el recor¬ fuerte que atontaba un buey dé un pu¬

daría le sirva de consuelo.

ñetazo, y con un alma, de niño, para

—Tienes razón, muchacho; os la voy aquel cuerpo de gigante.

á contar. Oidme.

Casi todos nosotros le queríamos por-'

Y empezó.,.
II

que era un buen muchacho, franco, va¬
liente, muy amigo de los suyos, cu una

«Allá por el año 187-*** estaba yo con un regimiento de guarnición en Melilla y los malditos kabilas nos daban un tra¬

palabra, el tipo del buen compañero, y
teniendo todas estas buenas cualidades,
nada tiene de extraño que se captara fá¬

bajo insoportable; no pasaba una sema¬ cilmente nuestras simpatías; ni tampoco na sin que nos hicieran bajas en ios po¬ os entrañará que no le faltaran envidio¬

bres centinelas de los fuertes; y entre sos que aprovecharan todas las ocasio¬

tanto nuestro valiente gobernador ge¬ nes de mortificarle, si bien el qite lo con¬

neral. impasible, sin permitimos nunca que les diéramos una carga á la bayone¬ ta cuando los distinguíamos en grupo

seguía pagaba cara las más de las veces su trastada, qúie no de adorno tenía el
bueno de Cuenca las manazas al extremo

en el campo, cosa que ocurría muy a , de sús membrudos brazos,

SOL LER

Sección Científica

en pequeños sacos, y previa limpieza y
esterilización de la muela y prensas, pro¬

cédase sin perder tiempo á la elaboración

COSTE BE PRODUCCIÓN BEL ACEITE DE OÚTU y se habrán salvado los cuantiosos inte¬ reses de nuestros olivareros.

Y SÜ FABRICACIÓN ESMTERADA

Si la molienda no puede hacerse inme¬

diatamente, consérvense las aceitunas

En la comarca de Tortosa se invierten
las siguientes cantidades para obtener poco más de 30 cántaros de aceite, pro¬
cedente de 176 barciltas de aceitunas:

de modo que no fermenten. Éste será el mejor consejo que se pue¬
de dar en este momento á los producto¬
res de aceite de oliva.

Por 23 jornales de cogedores á

.pesetas 2,23. . .

.

.

.

.

Por 12 idem. id. á,pesetas 2 .

» 22 »

»

» 18 »

»

»1 » 0*75.

46,25 24
22 13,50

Solamente la oliva fresca y bien con¬ servada du aceite fino y bueno, mientras que la fermentada produce aceite ordi¬ nario, aplicable solamente para arder. ¿Como debe obrarse para que no se ca¬

» acarreos »

»

» mol tu raje 15-pies

13,50. 13.50 2,66. 39,90
159,15

liente? Basta conservarla, colocándola
sobre el suelo en sitio cubierto y en pe¬
queños montones de poco espesor. Pero se dirá: ¿como arreglarle para

Venta de 16 quintales de oril¬ lo á 0*75 pesetas . .....
Resultaron de las 176 barrillas
-recogidas 30 cántaros y uno y medio c'adaps, vendidos á 19 pesetas cántaro

12 573,56

encontrar taoto espacio en que conser¬ var las aceitunas á cubierto? Adoptaráse el siguiente método, etperimentado por
Manrini.
Se ponen las aceitunas en cajones de un metro de largo por 60 centímetros de, ancho y de 30 á 40 centímetros de altu¬

Menos.

585,56 •159,15

ra, colocando estos cajones unos enci¬
ma de otros.
Cada cajón puede contener unas"5 ar¬

■Ziquidv. . . . 426,41
Resulta el aceite, como se demuestra
'en el estado que precede, franco de gas¬ tos, á pesetas 14,12 el cántaro, ó sea á más del precio que se paga actualmente •el producido de la aceituna recogida de
tierra sin deducción.
Gastos habidos por cántaro, recogida la aceituna á mana y manta, pesetas
4.88.
La aceituna se cosechó antes de su
•completa madurez; el aceite resultó límpido.y con marcado olor y sabor á oliva, ó sea del gusto del mercado francés, el cual ha puesto hoy el precio á nuestros
aceites.

robas de olivas; 200 'Cajones contendrán
l.000 arrobas ó sean 250 sacos, necesi¬ tando un ambiente de 40 metros cúbicos.
El problema*del espacio y fermenta¬ ción queda así resuelto, teniendo á inas la ventaja de lo muy cómodo que os el trasportar las aceitunas al molino sin
necesidad de tocarlas.
Para que nuestros olivicultores se con¬
venzan de la serie de minuciosidades que los italianos estiman necesarias para
tener aceites finos y de calidad superior, basta saber, que el más pequeño detalle es entre las personas científicas y prác¬ ticas objeto de discusión y controversia.
En efecto, los italianos, que saben por

El día 10 de Noviembre quedó termi¬
nada la recolección, é inmediatamente
se procedió á podar el arbolado, se abrieron zanjas y se abonaron con el Yamerío cortado y estiércol de cuadra combinado con guano químico. Vino 'después el temporal de lluvias do los días 3 y 4 de Diciembre, que contribuyó grandemente á que el abono fuera más eficaz y dejase preparados los olivos en condiciones muy favorables para la pró¬
xima florecencia.

experiencia propia lo que importa el practicar con esmero todas las operacio¬
nes conducentes á la obtención de un
caldo fino y aromático, tienen la buena costumbre de procederá la recolección
del fruto del olivo valiéndose del ordeño
hecho á mano; y con el objeto de evitar en lo posible que las aceitunas caigan en las mantas que colocan en el suelo, proveen á sus operarios de unos saquitos de lana atados por su boca á un aro
do madera do almez ó de castaño, que

Con lo dicho queda expuesto y com- van colgando en la rama donde traba¬

/p roba do claramente que el precio que se jan. para entregarlo después de lleno al

día obtenido en-el aceite que nos ocupa- operario que está abajo, quien lo vacía

•fué debido á que la-oliva se recogió casi en las cajas ó sacos que deben condu¬

verde y á mano, consiguiéndose que es¬ cirlas al molino.

tuviera limpia de tierra, la que du al lí-

Pues bien, las condiciones que debe

- quido un mal gusto característico, y reunir este útil, al parecer para nosotros

.que resultara exento de materia ajena á tan insignificante, viene siendo objeto

su 'esencial composición.

de acaloradas disensiones entre los co¬

El aceite'que se busca con preferencia secheros de aquel país desde hace quin¬

¿por los compradores {'ara la exportación ce años, y no pasa campaña, alguna

•es el que reúne á la brillantez y traspa¬ oleífera sin que salgan á relucir nuevos

rencia el gusto al fruto de que .procede saquitos recolectores de olivas, sobre

(qu’ il soit fruitié), cen el'objeto de mez¬ cuyas ventajas ó inconvenientes en la

clarlo con los aceites viejos, para refres¬ práctica de su uso escriben artículos

carlos y darles nueva vida -y gusto á partidarios y adversarios.

nuevo; además, los embotellan y ven-

Se hallan, pues, en uso en aquellas

ffien á 2,50 y 3 francos el litro. Obtenien¬ regiones italianas, que tanto se desve¬

do tan elevados precios, fácil es de lan y se esmeran en producir los prime¬

comprender que los que se elaboren en ros aceites del mundo, saquitos en la

buenas condiciones obtendrán segura¬ forma que liemos indicado, cestos de

mente sobre los demás un precio de cin¬ mimbres provistos de un gancho de

co ó seis pesetas por cántaro sobre los madera como el que emplean nuestros

aceites procedentes de aceitunas recogi¬ labradores para coger los higos y algu¬

das de tierra.

na otra fruta delicada, saquitos colga¬

•Sabido es que la oliva, un mes antes de su completa madurez, contiene ya casi todo el aceiteque debe tener; y que dejándola en el árbol para que por sí sola se desprenda, pierde mucho en ca¬ lidad y apenas aumenta en cantidad: y ;si esto está demostrado por los tratadis¬ tas y sabios químicos Roret, Faura, Sechell, Grouvellt, Gory, Chevreul, Peligot.y tantos otros, y además por un sinnúmero de prácticas experiencias, ¿no es bien triste, que por proceder ruti¬
nariamente mermemos el valor de nues¬

dos del cuello del operario por medio de una doble tira de lienzo y una hebilla ó
con una correa, y saquitos colgados •también del cuello por medio de una correa más larga que pende del costado
on forma de morral de caza y que con
más facilidad puede echarse á la espalda cuando el operario necesita tener toda la libertad para moverse por las escale¬ ras y por las ramas del árbol.
Este último parece ser el que reúne más partidarios por el mejor éxito ob¬ tenido con su uso, y el cual recomen¬

tra primera riqueza comarcana en un 25 por 100 de su valor? ¿Por qué, teniendo los mismos elementos, temperatura y suelo apropiado, magníficos arbolados y medios mecánicos, como poseen Niza, Foix, el Roso)Ion y el Lunguedoc. no
pueden competir nuestros aceites con los elaborados en dichos puntos? La ra¬ zón es sencilla: porque aquí se opera á la antigua usanza porque aquí domina aún la fatal creencia de que cuanto más tiempo está la aceituna en la almazara, más aceite da, sin considerar que ello no es cierto, y que lo que solo se consigue es que se pudra la oliva y dé después al caldo un gusto á fermento, y que en la mayor parte de los casos, á los dos ó tres meses se vuelva rancio, y sólo sirva para la fabricación de jabones.
Recójase la aceituna quince Ó veinte dias antes de su completa madurez, á

damos á nuestros lectores, no para que lo acepten desde luego, sino para que lo estudien prácticamente, lo modifi¬ quen si les conviene para adaptarlo á nuestras costumbres, frutos y arbola¬
do. y tenga aceptación en el ordeño
de nuestros olivares, sin el cual es
imposible obtener el fruto en toda su
pureza y, por consiguiente, imposible también de toda imposibilidad el conse¬ guir caldos extrañaos, que son los que alcanzan los precios más remuneradores para el agricultor.
Tenemos la casi seguridad que mu¬
chos de nuestros cosecheros concederán
poca importancia al empleo de este útil,
así como á otras minuciosidades que no descuidan los vecinos de Niza, Bari y otras comarcas italianas acreditadas por
sus productos, pero el tiempo vendrá á darnos la razón por completo.

mano y con inanta (borrase), envásese

E.

Tribuna pública
CAJAS DE AHORROS ï HOSTES DE PIEDAD
No es España de has naciones donde la legislación deja más que desear; pero importa poco que se promulguen buenas leyes si el país no está preparado para su cumplimiento, pues con esto no se hace otra cosa que depositar semilla en cam¬ po estéril.
En lo referente al fomento de la virtud
del ahorro, los legisladores y los Go¬ biernos lian hecho cuanto podía pedír¬ selos; pero las condiciones de carácter de nuestro pueblo y las costumbres de
los habitantes de todas las comarcas de
la Península, lejos de modificarse en condiciones adecuadas para que la bue¬
na doctrina diera saludables resultados, se han viciado cada día más, contribu¬
yendo á distanciarnos no poco del fin que se perseguía.
Hay naciones que, con una legisla¬ ción más deficiente que la nuestra, lo¬ graren que las Cajas de Ahorros y Mon¬ tes de Piedad se multiplicasen de tal suerte que no hay en aquellos países población de alguna importancia donde
esos benéficos institutos no funcionen
en condiciones de envidiable prosperi¬ dad. Esto demuestra que, para que las leyes sean viable?, han de tener fácil asiento en las costumbres y condiciones de carácter del país llamado á cum¬ plirlas.
No es quien aparenta desconocer los defectos ó vicios de un pueblo el que más amor le muestra; pues esos disimu¬ los suelen ser halagos de la vanidad ó el amor propio, que sirven para encu¬ brir bastardas intenciones, pudiendo
clasificarse en el número de los cariños
que matan. Dispuestos á combatir ciertos males
sociales, hemos de ponerlos al descu¬ bierto sin contemplaciones de ninguna clase, con objeto de que las personas de buena voluntad y sanos propósitos pue¬ dan estimar en su justo valor las consi¬ deraciones que vamos á someter á su juicio y mayor ilustración.
Nada debemos lamentar tanto como
la falta de instrucción que se observa
en todas las clases sociales.
Reformas que el progreso de los tiem¬ pos ha hecho arraigar en otras naciones, son aquí plantas exóticas que, á pesar de la perseverancia y buen deseo de al¬ gunos individuos, sólo se sostienen en número muy reducido de poblaciones, semejando delicadas flores de estufa que al menor descuido pueden marchitarse y morir.
Al legislar sobre Cajas de Ahorros y
Montes de Piedad, se han tenido en
cuenta muchas de las enseñanzas reco¬
gidas en otros países, y ciertas disposi¬ ciones resultaron en» España de poca ó ninguna eficacia, por lo mismo que se ajustaban á un patrón que no era el
nuestro.
El Real decreto de 1853 dispuso que los fondos sobrantes que tuvieran las Cajas de Ahorros pudieran mandarse á la Caja de Depósitos, con objeto de que dichos fondos no estuvieran improduc¬
tivos.
La idea era muy laudable y estaba copiada de lo que se hace en Francia; pero debió contarse con la confianza que en cada país tiene la opinión en la gestión de los asuntos públicos, para no pasar por el desencanto de ver que, al paso que en la vecina República aumen¬
taba de día en día la confianza de los
imponentes, aquí se convertía en estor¬ bo lo que se había buscado como eficaz
aliciente.
En España, donde desgraciadamente son tantos los que no saben leer, las me¬ jores disposiciones legislativas pasan poco menos que inadvertidas, y cuando se quiere aplicar el precepto legal, hay tales resistencias que es muy difícil que la voluntad más firme no desmaye ante
la tenacidad de los amantes del rutina¬
ris mo.
Hay iniciativas cuya bondad es evi¬ dente, y cuando se trata de llevarlas á la práctica la opinión pública suele mos¬ trarse por demás entusiasmada, sin per¬ juicio de que esos entusiasmos se con¬ viertan en verdaderos fuegos fatuos que no duran más tiempo que el preciso pa¬ ra festejar espléndidamente la buena
nueva.
Hemos visto más de una vez gastar
sumas de consideración en celebrar con
fiestas suntuosas la creación de algún centro de progreso agrícola, y termina¬ dos los regocijos, no volver nadie á acor¬ darse de que tanto el Gobierno como la Diputación y el Ayuntamiento habían hecho cuantiosos gastos para fundar un ■establecimiento que, auxiliado por la

iniciativa privada, podía reportar á la
comarca incalculables beneficios.
Nos falta, en suma, perseverancia pa¬ ra los empeños que más interesan al bien general.
El hombre ignorante es desconfiado, y á esto se debe muy principalmente que en España esté adormecido el espíri¬
tu de asociación.
Nuestros abuelos, y aun nuestros pa¬ dres, no sabiendo manejar los ahorros, en muchos casos no encontraban colo¬ cación más adecuada para el dinero que esconderlo debajo de un ladrillo en ol
sitio más reservado de la casa.
Es natural que los que á costa de afa¬ nes y privaciones reúnen alguna suma con que poder atender á las contingen¬ cias del porvenir, se cuiden mucho de ver en qué manos ponen sus ahorros; pero una cosa es la previsión y otra la
descon fia n za sis te m ática.
Si las clases trabajadoras adquieren hábitos de economía y las familias re¬ gularmente acomodadas ponen sus ahor¬ ros en circulación, es indudable que nuestro estado social mejorará notable¬ mente y que se hab.án conjurado no pocos conflictos.
Entristece el ánimo el ver lo que ocurre
á los obreros del campo y de las fábricas durante algunas épocas del año. En las comarcas agrícolas, durante la recolec¬ ción de cereales, los obreros, sus muje¬ res y los hijos tienen ocupación, y cuen¬ tan, por tanto, con recursos sobrados para cubrir sus atenciones ordinarias; pero á estas pobres gentes se les puede decir con razón que no se acuerdan de Santa Bárbara hasta que truena, pues gastan sin tasa cuando tienen buenos jornales, para verse á las puertas déla miséria apenas les falta el trabajo una
semana.
Otro tanto ocurre en Asturias con los
obreros que trabajan en las minas ó en las fábricas; cuando ganan mucho, gas¬ tan con mano pródiga en vestir y comer (de beber ya hablaremos), y parece que
tienen verdadero deseo de entrar en pu¬
gilato con las clases más acomodadas. Llegan los días infaustos, y aquellos que no supieron ser previsores se gozan en recriminar á los que no pasan por cier¬ tos apremios de la vida, sin tener pre¬ sente que ellos pudieron conjurar los males de que se lamentan no viviendo al día y ejercitando la virtud del ahorro.
Las personas de mayor cultura están obligadas á divulgar la buena doctrina y á dar facilidades para que los obreros adquieran hábitos de economía y pue¬
dan colocar sus ahorros en buenas con¬
diciones, buscando al propio tiempo to¬
da clase de estímulos á fin de que en¬
tren por el camino de salvación aun los
más rehacios.
R. M.
(Se concluirá)
Sección Biográfica.
EL C01TEE DE PARIS
Luis Felipe Alberto de Orleans nació
en París el 24 de Agosto de 1838, con¬ tando por consiguiente á la hora de su muerte 56 años y 15 días de edad, Fué nieto del rey Luis Felipe, é hijo de Fer¬ nando, duque de Orleans, y de la prin¬ cesa Elena de Mecklemburgo-Schwerin. En edad bien temprana perdió á su pa¬ dre, fallecido en 1842, y desde que estu¬
vo en edad de instruirse recibió por pre¬
ceptor á Mr. Adolfo Regnier, miembro
más tarde del Instituto.
Cuando la revolución del 48, que arro¬
jó del trono de Francia á los Orleans, el jóven conde de París se refugió en Ale¬ mania. con su madre y hermano, el du¬ que de Chartres. En la ciudad de Eise-
nach terminó sus estudios literarios y
comenzó el de ciencias, completando su esmerada instrucción con largos viajes por diferentes Estados de Europa y de
Oriente.
Había el conde de París fijado su re¬ sidencia en Inglaterra, cuando estalló en los Estados Unidos la guerra de se¬ paración. Deseoso de llamar la atención é ilustrar su nombre con empresas mili¬
tares, se embarcó con su hermano para el nuevo mundo, entrando á servir como
voluntario entre las tropas federales. Nombrado bien pronto capitán de Esta¬ do Mayor, agregósele, en concepto de ayudante de campo, al servicio de MacCléllan, general en jefe del ejército de Potomac. Bajo sus órdenes hizo el con¬ de la desdichada campaña contra Riclimond, asistiendo al bloqueo de York Town y á las batallas de Williumsbourg, de Fair Oaks, de Garne’s Mili y á la reti¬

rada del ejército federal, hasta que aban¬ donando el campo de la guerra, volvió 4 Europa en 1862.
Desde entonces el conde de París em¬
pleó sus ocios en la redacción de diver¬ sos opúsculos y artículos, algunos de los cuales se publicaron en la Revista de Ambos Mundos, firmados con distintos seudónimos. A propósito de la crisis al¬ godonera en Inglaterra, escribió en la antigua revista «Una semana en el Lancashire», y tratando varios puntos polí¬ ticos sociológicos, «Cartas sobre la Ale¬ mania moderna», «La Iglesia del Estado y la Iglesia libre en Irlanda». Además publicó dos volúmenes en Inglaterra: «Damasco y el Líbano», recuerdos de sus viajes por la Siria, y más tarde dio á la prensa «Las sociedades obreras de Inglaterra», libro que hizo algún ruido y fué traducido á varios idiomas.
En 1834 vino á España, para visitar á su tío el duque Montpensier y pedirle la mano de su hija, la princesa María Isabel, con la que se unió en matrimo¬ nio y de la que tuvo un hijo, Luis Feli¬ pe Roberto, nacido en 1859 y dos hijas, nacidas en 1835 y 1871.
A principios del año 70. junto eon los demás miembros de la familia Orleans, dirigió una comunicación á los cuerpos legislativos de Francia, reclamando la derogación de la ley de destierro pro¬ mulgada contra ellos en 1848; pero la petición fué desechada á consecuencia de una proposición do Emilio Olivier,
entonces ministro de Justicia.
Algunas semanas después, ei gobier¬ no imperial declaraba la guerra á Prusia, precipitando á la nación ¡{francesa
hacía ana catástrofe irremediable. El
conde de París residente en Inglaterra, no siguió el ejemplo de su tío, el prínci¬ pe de Joinville, ni el de su hermano, el duque de Chartres, quienes, á las pri¬ meras noticias de la declaración, volvie¬ ron á Francia, uniéndose á los comba¬ tientes del ejército de Loire,
Terminada la guerra y de vuelta á Francia, trás la abolición de las leyes de destierro, decretada por la República, el conde permaneció retraído durante mu¬ cho tiempo. Cuando las tentativas para
la fusión de las dos ramas de la casa de Borbón, tuvo notable trascendencia su entrevista en Fonhsdorff con el conde
de Chambord, el-5 de Agosto de 1873, En ella, la rama menor representada por el conde de París abandonó sus pre¬ tensiones en favor de la primogénita, representada por el de Chambord.
Siendo á la sazón teniente coronel
de Estado Mayor en el ejército territo¬ rial, fué expulsado de Francia con los demás príncipes y pretendientes en 1883, en virtud de la ley votada en 24 de Fe¬ brero de aquel año. Muerto el conde de Chambord por aquellos dias, los orga¬ nistas y personajes más caracterizados del partido legitimista francés, recono¬ cieron por único pretendiente legítimo al conde de París, aunque los tradiciónalistas intransigentes, conocidos con el nombre de blancos de BspaTia. se decla¬ raron en favor del pretendiente español
don Carlos ó, en caso de conflicto inter¬ nacional, por su padre D. Juan, falleci¬
do poco después, ó por su hijo don
Jaime.
Desde la expulsión ha residido en In¬ glaterra, en cayo condado de Buckingham acaba de morir cristianamente, después de larga y dolorosa agonía.
Crónica Balear
(OJEADA A. la prensa dk ksta provincia)
Con motivo de haberse presentado en Mahón dos casos de difteria, el Alcalde de dicha ciudad se ha apresurado á con¬ vocar la Junta municipal de Sanidad para que adopte todas las medidas con¬
venientes á fin de combatir la enferme¬
dad en sus comienzos y evitar la propa¬ gación.
Sobre las diez de la mañana del miér¬
coles se declaró un incendio en el por¬ che de una casa de la villa de Inca. In¬
mediatamente acudió á dicho lugar la Guardia civil de aquel puesto, la cual, en unión de las autoridades y varios ve¬ cinos, consiguió extinguirlo al cabo de una hora. Las pérdidas ocasionadas as¬ cienden á unas 600 pesetas.
No se dan mucha prisa los viticultores de Felanitx en prepararse para llevar á cabo la operación de la vendimia. Ver¬ dad es que la opsecha se presenta este año con mucho retraso, pues ios raci¬ mos que á últimos de Agosto solían vendimiarse, no serán aprovechables es¬
ta vez hasta transcurridas algunas sema-

SÓLLER

nas; pero tampoco debiera esto impedir
que á estas horas viésemos ya á muchos productores ocupados en limpiar y dis¬ poner los lagares y otros recipientes en
donde tenga lugar la fermentación del mosto. Y está, en nuestro concepto, la causa principal de esta;¡inamovilíáad, en que la mayor parte de los que tienen, viñas, esperan, de,un momento -á otro, á
queso verifiquen algunas transacciones para resolver si deben ó no fabricar el
vino por su cuenta.
El producto que esperan todos de es¬
ta recolección, aumenta más el desa¬ liento general (lelos viticultores, que van convenciéndose plenamente de que el fruto lia de ser escaso y poco retri¬ buido.
Los novillos que han de ser lidiados en la plaza de Toros de Palma el dia 23 del corriente por la cuadrilla de niños barceloneses que dirijen Patata y Palmi¬ ta pertenecen á la misma ganadería de los que fueron toreados á plaza partida el año pasado, ó sea de la Sra. Viuda de
Gotha.
Para satisfacer obligaciones del cor¬ riente mes, los fondos provinciales han «ido distribuidos del modo siguiente:
Administración provincial, 6588*58 pe¬ setas.—Servicios generales, 1341*66 id. —Cargas, 229*08 id.—instrucción públi¬ ca, 3509*65 id.—Corrección pública, mil
591*66 id.—Imprevistos, 833*33.—Obras
diversas, 3*250 id.-Otros gastos, 2091*65 id.—Movimiento de fondos ó suplemen¬ tos, 33228*36 id.—Total, 53563*98 ptus-.
Hace bastantes estragos en Felanitx la enfermedad que padece el ganado
de cerda. La mortalidad aumenta de
cada dia, poniendo en continua zozobra á los dueños de reses, que veu muy in¬ seguro el resultado de sus trabajos en¬ caminados á lograr el cebamiento de las
mismas.
El lunes se presentaron à exámen de ingreso en el Instituto de segunda en¬ señanza treinta y seis alumnos, siendo todos aprobados. Según noticias el lunes próximo habrá otra vez exámenes de igual clase.
Es muy probable que el dia l.° de Octubre próximo se inaugure en el patio
del Instituto Balear la estátua del Beato Raimundo Lulio.
Según el último reglamento para la provisión de Escuelas públicas, en Pal¬ ma deben celebrarse las oposiciones para las de 825 pesetas, de nuestra pro¬ vincia, siendo presidido el tribunal por un catedrático de Universidad, pues di¬ cho reglamento no establece en ésta distiución alguna entre las proviucias insulares y las continentales.
En cambio nuestros paisanos que as¬ piren á Escuelas de 2.000 pesetas ó más, tendrán que ir precisamente á Madrid para verificar los ejercicios, causando no escasos perjuicios á los profesores de instrucción primaria que residen en pro¬
vincias.
Verificado el escrutinio de las últimas
elecciones, batí sido proclamados Dipu¬
tados D. Pedro Martínez, D. Antelmo
Obrador, D. Jaime Sitjar, I). Sebastián Domenge, D. José Socías, D. Jerónimo Rius, D. Antonio Olives, D. Mariano Canals y D. José Estela.
Crónica Local
La fiesta que los agricultores de este valle dedicaron á N.a Sra. de Bon Añy, se celebró el sábado, dia de la Natividad de la Virgen, y fuó solemne, conforme esperábamos y habíamos anunciado. La iglesia parroquial estuvo profusamente
iluminada, presentando hermosísimo as¬
pecto, particularmente en las noches de la vigilia y del día de la fiesta; cirios ha¬
bía encendidos en todo el retablo del al¬
tar mayor, en la cornisa, en las colum¬ nas, en el órgano y en las arañas de las capillas, que, por excepción, pendian fue¬ ra de estas, reverberando en sus crista¬ les y multiplicando hasta el infinito las
luces, ya en número extraordinario reu¬
nidas.
Cantóse con acompañamiento de or¬ questa la gran partitura de Paccini, en la misa mayor, y nuestro paisano el M. I. Sr. £>. José Oliver, Arcediano, pronunció un bellísimo discurso, poético en la forma y de un sabor local, confor¬

1 me exigían las circunstancias, que solo tal vez del mundo; con seguridad el que
é! pudiera darle, para probar que tan mas años ha desempeñado el cargo.

suntuosos cultos eran una expontánea y

Empezó en el año de 1816, en que mu¬

entusiasta manifestación de fé de un rió su padre, y desde entonces lo ha ejer¬

pueblo católico en la Providencia divina. cido sin interrupción hasta el dia ante¬

Asistió el Ayuntamiento, presidido rior al de su muerte. Contaba entonces

por el Alcalde Sr. Pons, y extraordina¬
rio número de fieles.
A la hora de itinerario no llegó el lunes de esta semana el vapor León de Oro, pues que á causa del temporal rei¬ nante tuvo que arribar á Barcelona el domingo apenas hubo salido del puerto; salió, no obstante, en la madrugada del lunes y llegó á ésta sin novedad á las dos do la tarde, siendo portador de algnn pasaje, la balija y variada carga.
Detenido tuvo que permanecer en este puerto hasta el miércoles al anochecer,
por haber recrudecido el temporal, y en
dicho dia llevóse á Barcelona numeroso
pasaje, la correspondencia y carga ge¬
neral.
El Montepío Nacional de Quintas ha anunciado que los individuos cuyos nombres contiene en lista el anuncio, pueden pasar por la delegación de la So¬ ciedad con objeto de recoger 125 pesetas que les han correspondido como sobran¬ tes de la Quinta del año pasado.
En dicha lista vemos figurar los nom¬ bres de nuestros paisanos D. Jaime An¬ tonio Mayo! y Arbona, D. Mariano Suau y Ballester, D. Bartolomé Pastor y Enseñat, D. Antonio Canals y Pastor, don Jorge Marcús y Oliver, y don Pedro J. Estades y Castañer.
El año pasado la devolución fué de 117 pesetas, de modo que el aumento en el presente es de 8 pesetas, dato que por si solo es suficiente para demostrar el estado próspero de tan útil asociación, que recomendamos á los padres de fa¬
milia.

doce años, y á pesar de tan tierna edad mereció ser nombrado por su formalidad y buenas disposiciones.
Solo algunos dias faltábanle para cumplir los noventa años, y no obstante el sábado último por la noche vimosle to¬ davía encender las luces de algunas ara¬ ñas, cosa rara, puesto que para ello so ne¬ cesita la vista y el pulso que pocos con¬
servan en edad tan avanzada. Por la tarde dei dia de la defunción se
rezó en la casa mortuoria el rosario, sien¬ do seguidamente conducido el cadáver á su última morada, con cruz alzada, y en la mañana siguiente se celebraron en la parroquial solemnes honras fúnebres en sufragio del alma del finado, que fueron solemnes y estuvieron en extremo con¬
curridas.
Descanso eterno deseamos á ésta, y
resignación para su familia, á la que en¬
viamos sentido pésame.
El miércoles de esta semana se iió prin¬ cipio en este pueblo á la industria de confección de cajones de higos, para el embarque, que tantos brazos ocupa du¬ rante un par de meses todos los años.
Si bien hay deseos por parte de los comerciantes de llenar muchos cajones, existeu muy pocas esperanzas do que en los higuerales del llano de la isla puedan secarse higos de buena calidad suficien¬ tes para satisfacerlos, pues que, según se dice, la cosecha se ha perdido, sinó toda
en una gran parte.
Son de Las Baleares las siguientes
líneas:
«A bordo del vapor Lidio llegado esta

Reñidas fueron las elecciones de di¬
putados provinciales, que tuvieron lugar el domingo último en esta villa. Dos eran los candidatos: D Pedro Martínez y el Excmo. Sr. Conde de Montenegro, fusionista el primero y conservador este últi¬ mo. Hó aqui el resultado obtenido en las
diferentes secciones electorales de que

mañana, (ayer) ha venido lina comisión de ingenieros enviados á esta isla, según se nos ha asegurado, por la casa Rostcliild, con objeto de emprender las obras
del ferro carril de Palma á Sóller por
Esporlas, Valldemosa y Deyá.» ¡Lástima que no sea verdad tanta be¬
lleza!

consta este Municipio:
Martínez. Montenegro.

1.a—Casa Consistorial. 273

2.a—Casa-Hospicio. 179

3.a—Convento.

195

4.a—Huerta.

152

5.a—Alquería del Conde 182

6.a—Rectoría,

140

77 votos 62 37 71 53 71

Totales.

1121

371

D. Pedro Martínez obtuvo mayor nú¬ mero de sufragios, no solo en este pueblo sino que en todo el distrito electoral de

Palma, por cuya razón ha resultado ele¬ gido diputado.
Le felicitamos, y hacemos nuestra feli¬
citación extensiva á los demás Sres. que

lo han sido por los demás distritos de

esta provincia, y cuyos nombres publi¬
camos eu la Crónica Balear de este mis¬

mo número.

A la fiesta que se celebró el sábado en Fornalutx asistieron, como es costumbre de todos los años, muchísimas personas de este pueblo, particularmente por la tarde y noche.
No fué tan concurrida la del domingo en la Alquería dei Conde, sin duda poi¬ que aquellos vecinos se han dividido, queriendo celebrar dos fiestas á la vez,
una en las inmediaciones de Can Baldan
y otra en las de Can Paya. En esta hubo
cucaña además del baile.

Hemos tenido el gusto de saludar á
D. Sebastián Garau Socies natural de
Capdepera, profesor con título superior, que ha venido á ésta para sustituir á nuestro paisano y amigo D. José Miró Pastor por hallarse éste imposibilitado á causa de su larga y penosa enferme¬
dad. Poco conocemos al Sr. Garau, pero según noticias es un jóvon de bellas cua¬ lidades, y esto, además de revelarlo sil ca¬ rácter, lo confirma el que siendo tan jóven tenga ya el título superior.
Le damos la bienvenida y le deseamos paciencia y constancia en su empresa.
A última hora hemos sabido que el
vapor León de Oro efectuará un viaje
extraordinario esta semana con el fin de
complacer á varias personas que han de emprender viaje para América y á otras que han de enviar géneros también á
Ultramar.
Saldrá dicho vapor de Barcelona para
esta-el miércoles á las siete de la tarde
y de esta para Barcelona á la misma hora del jueves.
Dícese además que las personas que tomen billete de ida y vuelta, valedero hasta el domingo dia 30 del actual, dis¬
frutarán la rebaja de un 15 p.g sobre el
valor del pasaje.

Esta mañana ha sido paseado un buey al son de la gaita, y según noticias, es

EN EL AYUNTAMIENTO.

el preludio de otra
riada.
] Adelante!

fiesta

en dicha bar¬

El jueves por la noche celebró el Ayuntamiento su sesión ordinaria (se¬ gunda convocatoria) bajo la presidencia de D. Antonio Pons, Alcalde, y con asis¬

Con satisfacción participamos á nues¬ tros lectores que ha entrado ya en el periodo de convalecencia nuestro estima¬ do amigo el profesor de primera ense¬ ñanza D. José Miró y Pastor, habiendo sufrido larga enfermedad que puso en peligro su vida.

tencia de los concejales D. Pedro Anto¬ nio Rullan, D. Francisco Pastor, don José Morell, D. Andrés Oliver, D. Mi¬
guel Forteza, D. Antonio Arbona, don Domingo Rullan y D. Cristóbal Pizá.
Se declaró abierta con la lectura del
acta de la anterior, que fué aprobada.
Se dió cuenta de lina circular de la

A la una y inedia de la madrugada del martes falleció repentinamente el ancia¬ no sacristán mayor de esta parròquia, D. Pedro Antonio Caparé y Pastor, el decano de los sacristanes de estas islas y

Delegación de Hacienda de esta provin¬ cia por medio de la que se comunica la Real orden que dispone como medida de carácter general que los aumentos de consumos verificados á los pueblos por

efecto de la revisión, rijan desde el año económico correspondiente á la fecha en que sea comunicada á los Ayuntamientos la Real orden que determine el aumen¬ to, siempre que lo sea dentro del primer trimestre del mismo, y que cuando lo sea pasado éste, el aumento tenga efecto desde el año económico siguiente á la
fecha de la Real orden que lo determine. Acordóse quedar enterado.
Enteróse de una instancia presentada por D. Guillermo Rallan y Bernat, por la que pide se construya un pretil eil la porción de camino contiguo al puonte nombrado de Binibassí, por exigirlo el estado de dicha vía ó el peligro quo ofre¬ ce. Considerando muy atendible lo soli¬ citado por el instante, se acordó acce¬ der á su petición.
Dióse lectura al dictámeu emitido pol¬ la Comisión de Obras en las instancias
que presentaron D. Guillermo Rullan y Estades, D. Guillermo Rullan y Fron¬ tera y otros, y D. Ramón Marqués y otros, y siendo aprobado por el Ayunta¬ miento, se acordó resolver como en el
mismo se propone.
Oponiéndose D. Juan Ripoll y Ferrer á que se utilice terreno de su propiedad
para las obras acordadas verificar en el lavadero público de la Alquería del Con¬ de, acordóse rogar á la Excma. Comisión provincial se digne disponer que el Ar¬ quitecto de provincia pase á esta locali¬ dad á fin de levantar el correspondiente plano do la obra de que se trata para poder proceder á la formación dol espe¬ diente de expropiación forzosa para la ocupación del terreno qne sea necesario para la obra de referencia.
Acordóse que el jó ven Francisco Berio y Frau ingrese como pobre en la es¬
cuela mercantil de esta localidad. Por último se acordó reconstruir una
porción de muro de contensión del ca¬ mino nombrado de las Argilas y punto Ca‘ s Ferré, atento al estado ruinoso del
mismo. Y se levantó la sesión.
CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Mañana, al anochecer el ejercicio mensual á Nues¬
tra Señora del Cármen.
Dia 19, á las seis y media de la ma¬ ñana, al tiompo de una misa rezada, la
devoción á San José.
Dia 22, se empezarán las cuarenta-ho¬ ras, que las Hijas de María, dedican á su excelsa Madre, siendo la exposición á las seis con misa matinal; á las 9 y me¬ dia horas y la misa mayor y por la tarde vísperas.
En la iglesia de San Erancisco.—Hoy,
al anochecer solemnes completas en pre¬ paración de la fiosta á N.a S.a de los Do¬
lores.
Mañana, á las 9 y media de la misma, exposición del Santísimo, tercia y misa mayor con sermón por D. Bartolomé Pons Pbro.; por la tarde couclusión del septenario con exposición y sermón por
el mencionado orador.
En el oratorio de la Alquería del Conde, —Mañana, á las diez de la misma, misa cantada on la que predicará don Jaime Sastre, Vicario y á las seis y tres cuar¬
tos de la tarde se cantará la tercera
parte del Smo. rosario.
ISefglstr© Civil
Na CIMIENTOS.
Varones 2.—Hembras 2.—-Total 4.
Matrimonios.
Dia 8.—D. Antonio Frontera y Oli¬ ver, soltero, en las Argilas, con D.a Ro¬ sa Bisbal y Canals, soltera, en las Ar¬ gilas.
Dia 15.—D. Autouio Frontera y Rul¬ lan, soltero, calle deSan Pedro, con doña María Marroig y Alcover, soltera, calle
del Puente.
Dia 15.—D. Damian Frontera y Pons, soltero, calle de San Pedro, con D.a Ca¬ talina M.a Muntaner y Arbona, calle de
San Pedro.
Dia 15,—D. Antonio Canals y Arbo¬ na, soltero, Huerta, con D.a Margarita Puig y Rullan, soltera, Huerta.
Defunciones
Dia 8.—D.a Margarita Rullan y Casasnovas, de 63 años, viuda, M.a 49.

Dia 8.—Catalina Saoz y Bernat, de 1
mes, M.a 61.
Dia 9.—Miguel Marqués y Escalas, da 1 mes, M.a 34-.
Dia 11.—Pedro Aut.o Colom y Fron¬ tera, de 1 mes, calle de San Salvador.
Dia 12.—D. Pedro Ant.° Caparó y Pas¬ tor, de 89 años, viudo, callo da San Bar¬
tolomé.
Dia 12.—D.a Antonia Mayol y Albertí, de 71 años, viuda, M.a 53.
•
MOVIMIENTO DEL PUERTO
E XIB IRC ACIONES FONDEA DAS
Dia 10.—De Barcelona, en 10 horas, vapor León de Oro, de 278 ton., capitán D. G. Mora, con 18 mar., pas. y efectos.
Dia 13.—De Palma, en 1 dia, laúd San José, de 19 ton., pat. D. Pedro Juan Pujol, con 6 mar. y lastre,
Emiíaucaciongs despachadas
Dia 7.—Para Mazagnn, pailebot Ro¬ berto, de 119 ton., cap. D. Guillermo Vich, con 8 mar. y lastre.
Dia 10.—Para Barcelona, vapor León de Oro, do 278 tou., cap. D. G. Mora, con 18 mar., pas. y efectos.
Dia 13. — Para Gibraltar, jabeque Antoniota, do 64 ton., pat. D. Juan Vi¬ cens, con 7 mar. y lastre.
Para Palma, laúd San José, do 19 ton., pat. D. Pedro J. Pujol, con 6 mari¬ neros y lastre.
Dia 15.—Para Alicante, laúd S. José, de 38 ton., pat. D. Cristóbal Vicens, con 5 mar. y lastre.

EMPRESA I DILUIAS DE SOLLEfi
Constituida esta Empresa por contra-* lo privado que fué elevado á público en 25 de Mayo del corriente año, se hace presente á los Señores accionistas que dentro el plazo de un mes, á contar des¬ de el dia do la inserción del presente anuncio, se eángearán en ia Secretaría, de
8 á 12 de la mañana todos los días labo¬
rables* las participaciones repartidas en Mayo de 1886 por acciones emitidas con todos los requisitos que marca la ley.
Sóller 14 Septiembre 1894.—El Pre-* sidente, Bartolomé Canals.—P. A. de la J. A., El vocal Secretario, J. Torrens.

ALCALDÍA DE SÓLLÉR
A posar de estar acordado por este Ayuntamiento el que se vertda á peso el pan y se use la tolva para la medida de los granos, viene observándose que no se
clá el debido cumplimiento á dicho acuer¬ do, y para evitar los perjuicios que se¬ mejante abuso ocasiona á los intereses generales de la población, ha creído del
caso recordar esta Alcaldía el debido
cumplimiento de la citada disposición, en la inteligencia de que el que dejará
de cumplirla será multado arreglada¬ mente á las disposiciones vijentes.
Sóller 15 de Septiembre de 1894.—El Alcalde, Antonio Pons.

triiTIMA HORA

Palma 15, á las 3 ta^de.

Banco de España. » . . 4 p § interior. . . fin.
4 p § exterior. . . ÍU.
4 p g amortizable . . *
Cubas Coloniales. .....
Cambios,

386^0 72‘51 83T1 89’00
11T87 44’00

París 8 días vista. . , Londres 30 días vista.

Í7’85 29’50

P.

-4-

SÓLLER

METEOROLOGÍA

OBSERVATORIO DE D. JOSÉ BULLAN 1®»;-CALLE DE S. PEDRO

OBSERVATORIO DEL PARO DE «PUNTA GROSSA»

TERMOMETROS

¡MAM ME VIENTO Atmosfera Plvio.

Ter.

Ter1

del Bar. del I Bar.

Fuerza

11.a Trd. j Bar. Mil.* Bar- Mil.* .a Trd. Mana. Tarde Milis.

G:°s

G.°

OBSERVACIONES

1 TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

Termó¬

Termó¬

Mañana.

Tarde.

metro Baró¬ metro Baró¬ del metro. del metro

»

Baro-

Baró-

Máxi- Míni- Máxi- Míni- metro. Mili- metro. Mili-

ma.

ma.

ma.

ma. Grados metros Grados metros

VIENTO

Dirección
lina. Tde.

Anemo- . metro. n.° de vueltas
durante las
24 horas.

Atmosfera Plvio. M.a Tarde. Milis.

OBSERVACIONES

26'0 20*4 24'O

22 758 22 758 s.

30'O ¡23'O 24'0

23 758 22 757 o.

26*0 ¡20*0 24’0 20'O 22 758 23 758 o.

20*0|1G‘0 20‘O

23 757 20 754 o.

17¡20*0 18’0 22’0

20 751

750 N.

22! 25'O 23'O 24'O
23¡26‘0.20^-0 24*0

21 752
¡22 755

751 O. 8.

B. I). 1). O. Ll. D.
I D.

c. B. C. c. Ll. 22 I). D.

7 25‘5 16-5 24‘5 19-0 25-2 760-0 22-2 760-5 NE. NE. 43.990 B. c.

8 24-8 15‘0 27‘3 19-0 22-3 761-5 24-0 760-2 N. N. 38.575 D. B.

9 27-5 16*0 28-0 20-0 23-2 757-0 24-0 755-5 NO. NO. 29.000 D. B.

10 28*4 16-0 21*5 15‘0 22‘5 754-0 22-5 753-81 NE. NE. 59.025 Ll. -C.

4

11 2P5 13*8 23-4 14-7 2L8 751-0 22-0 750‘6 N. E. 82.510 Ll. c. 33

12 20-0 14-8 32-0 17-5 23-0 757-0 24-5 757-6 NO. NO. 47.270 D

B. 1

13 32-0 15-0 34-0 18-0 *234 758-0 25-0 759-0 N.

N. 19.195 D. B. 1

1

NOTA. Cuando ki casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado.—El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las irá-
piales: D. que indica despejado y C. cubierto.—Las horas de observación son: á las 9 de Itv mañana y á las 3 de la tarde.—Los termómetros están á la sombra. OTRA. En el observatorio del «Faro de la Punta Crossa, » los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

ección de Anuncios
Los anuncios que se inserten en esta sección' pagarán.- dos céntimos de peseta por palabra, siempre que el tipo de letra no osceda del cuerpo 20;—4 céntimos, siendo e1 20 al 32;—10 céntimos del 32 al 48; y del -13 arriba á precios1 convencionales.

&

Ï

EL RENOVADOR ALBRAND

II 4-

i*

DE

m

ni

ima i iai

Sl-I©

! ■«¿I 40

f
Aparato para pulverizar los líquidos, claros ó espesos, destinado á combatir el niüdeiu, la an- 4>

tracnosis, el blanJc rol y otras enfermedades de la viña, así como la peronospora de las patatas, be-

i 0 I* rengenas, tomates, alcachofas, etc. El uso del renovador se ha generalizado contra todas las vj enfermedades debidas 4 cualquier parásito, criptogama ó insecto que ataque los árboles frutales

t

i 40 y requiera la pulverización de algún líquido específico. 4¿ Véndense más de 6.G00 Renovadores cada año. Es considerado como el más sencillo, sólido,

A) práctico y espeditivo de todos los aparatos de este género. Ha obtenido grandes Diplomas de Honor

MIÑONAS-41
CASA FUNDABA EN 1858

K y Primeros premios en todas las Exposiciones donde se ha presentado.

Es de forma elegante, muy ligero; el operador lo lleva á la espalda, como una mochila de sol- t

40 dado, sugeto por medio de correas. Bu capacidad es de 14, 16, 20 ó 25 litros. Sin embargo, no t

40 hay que llenarlos del todo, á fin de dejar el hueco de un par de litros para la presión del aire.
Se compone de una bomba de aire comprimido puesta en movimiento por un volante al cual

t

3 va adaptada una varilla terminada por un puño que baja á la altura de la mano del operador.

Sillerías tapizadas y de rejilla del

Basta un simple movimiento de bajo arriba para hacer funcionar el pistón de la bomba; movi-
40 miento que no exige esfuerzo ni fatiga. La bomba, sumamente sencilla, no está expuesta á deS- t

40 arreglo ninguno; únicamente sirve para aspirar y comprimir el aire en el recipiente, proporcio¬ f

$ país y extranjeras.

no nando de este modo la presión necesaria para la salida y dispersión del líquido, que es agitado
u0 á cada golpe de pistón por el simple paso del aire.

§

Transparentes, alfombras, telas **3 Muchas disoluciones requieren un agitador eficaz. Este llena todas las condiciones que requiere ^
y <#- 40 la constante homogeneidad del líquido.

|Í pasamanerías para cortinajes, camas 40 A la derecha del recipiente, hacia ahajo, hay una llave de paso' á la cual se adapta un tubo M de goma provisto de una lanza que termina por el pulverizador que reduce los ilíquidos á una m k lluvia de finísimas gotas. Merced al funcionamiento de un desatascador instantáneo muy ingenioso

¥ torneadas de dos cabeceras con su so¬ ❖ no este pulverizador no puede obstruirse nunca, lo cual permite servirse de disoluciones espesas, lo

lí

40 mismo que de disoluciones claras, sin que sea de temer ninguna interrupción en el trabajo.

J¡I| miReregdierámn uloesllems,ismopsepseretacsios32‘50 á

que

en

♦ m ♦

40 Una vez el aparato lleno del líquido que quiera emplearse, el operador se lo carga á la espalda <0 y da siete pistonazos á la bomba para la presión necesaria; abre luego la llave colocada á la de-
rH recha del recipiente y dirige la lanza sobre los troncos ó las hojas destinadas á la aspersión. Durapte los cinco ó seis minutos que dura la presión, no hay necesidad de reaccionar la bomba. Un
40 pistonazo de vez en cuando basta para mantener esta presión. La persona que hace funcionar este

la Casa Centra,!, evitando á los clien-
❖ i¡ tes los gastos y molestias que oca-

40 aparato, puede moverse con todo desembarazo, y como lleva una mano completamente libre, puede <0 ocuparla en apartar obstáculos; así el trabajo resulta más fácil y expedito.
k Con este aparato, un hombre puede fácilmente y casi sin fatiga irrigar 4 hectáreas ál día, si h0 la hectárea comprende unos 4.500 piés. 150 litros de una disolución cualquiera bastan para irrigar

w
® siona el trasporte.

❖

©

PRECIO FIJO VERDAD

♦

40 2.000 plantas por encima y por debajo.

40 Para mantener limpio el aparato, basta pasarle agua por la noche, después de cada operación.

<0 Untense con aceite ó con grasa sin sal los bordes do los cueros del pistó.i de la bomba, antes q,

f de proceder á la, operación del dia, á fin de que los frotes sean mas suaves-. Tenemos á disposición g

40 de nuestros clientes una grasa especial que evita las oxidaciones; precio 1 franco la caja.

ro*

40 Terminadas las operaciones del año, se untará de grasa todo el aparato para que no se oxide, y g*

4Ó se colocará en sitio que no sea húmedo.
,0 Para limpiar las válvulas, se destornillarán las dos tuercas del Jubo agitador que baja dentro

Ion quintos

44 del recipiente, se secarán bien las válvulas sin untarlas de grasa y volverán á colocarse en su sitio.

qaso- 40 La varilla que va articulada al volante de la bomba ha de ir con el puño vuelto hácia el

40 aparato.

Pf*

ciarse para la mutua redención de! servicio militar, se les parti¬

PRECIO DE LOS APARATOS COMPLETOS

I

cipa que desde la publicación de este anuncio podrán inscribir

sus nombres en la lista que se ha abierto á este fin en la Admi¬ nistración de este periódico.
Los ausentes de este pueblo podrán asociarse igualmente, co¬ municándolo por escrito.
Los inscritos serán convocados tan luego quede cerrada la lista para acordar la cantidad que Siaya de depositar cada uno, y
.demás condiciones de la asociación.

Renovador completo n.° 1 de cobre rojo, pulimentado y laminado, de una capacidad de 11 litros: 60 francos

Id.

id.

n.° 2 de id. id.

id.

id.

de una

id.

de 16 id. 65 id.

Id.

id.

n.° 3 de id. id.

id.

id.

de una

id. de 18 id. 70 id.

Id.

id.

n.° 4 de id. id.

id.

id.

de una

id.

de 20 id. 75 id.

r>
Para el caso de desperfectos, tenemos piezas de cambio, cuyo precio varía entre 10 céntimos y ^

9 francos.

ÚNICO REPRESENTANTE DE LA CASA CONSTRUCTORA EN BALEARES:

g>

J. MARQUÉS ARBONA, SAN BARTOLOMÉ 17—SÓLLER.

8*

40

8*

Dr. LE BOY BE QUE NET

DIRECTOR DE LAJREVÍSTÁ

“LA ELECTRICIDAD MÉDICA,,

o-

-

*

EN BARCELONA, 25, PUERTA DEL ANGEL

Cura con la electricidad las enfermedades propias de la mu¬

jer y las enfermedades especiales del hombre. Se compromete curar en poco tiempo la retención de orina

y las estrecheces de la uretra las mas rebeldes.

A-

Cura también la fetidez de la nariz, enfermedad antes in¬

curable; almorranas, varices, vello de la cara, etc.

wwm

ií'Mutual Reserve Fund Life Associatión,, j áSáDllIá MlEOiltlL

SOCIEDAD COOPERATIVA DE SEGUROS MÚTÜOS SOBRELA VIDA

dirigida por

LA MAS PODEROSA DEL MUNDO

SALMOOR «UM
TENEDOR DE LIBROS COLEGIADO

Cada 1000 pesetas" de Seguros pueden obtenerse en menos de 5 céntimos de peseta diarios, según la edad del asociado.
Participación del “Fondo de Reserva„ á los diez años de obtener la póliza vigente.
Fondo de reserva según el último balance ptas. 18,254,130,85
-Pícla/nse Prospectos y detalles al Agente en I?AVI-.TVE AX
Mili
FONOLLAR,S-2.0-Ó BROSSA 37 Y 39.

Enseñanza práctica del Cálculo
Mercantil, Teneduría de Libros y
Reforma de letra, para ambos se¬
xos.
Lección diaria y á horas conve¬
nidas. Para mas informes calle de Ser-
ra n.° 7-2.°-SÓL.LER.
SOLLER.—Lm de «La Sinceridad»