ARO IX—2.a EPOCA-NUM, 368
ARO IX—2.a EPOCA-NUM, 368

SABADO 21 DE ABRIL DE 1894

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración.
) Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: Sres. Pizá y C.“—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabásco.)

FUMADOR Y DIRECTOR-PROPIETARIO:

REDACCIÓN Y ADIHISTRACIÓN:

Juan Marqués y Arbona.

i f Calle de San Bartolomé n.° 17

SÓLLER (Baleares.)

¡

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:

España: 0’50 pesetas al mes. \\

Francia- 0’75 francos id. id. (PAGO ADELANTADO

América: 0’20 pesos id. id. >

Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, inicial, ó signo determinado. De los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
DRAMA EXPRÉS
Lanzado el exprés á todo vapor, roda¬ ba envertiginosa carrera sobre flos in¬
terminables rieles, devorando kilómetros
y más kilómetros, pasando como una
exhalación ante las estaciones, los case¬
ríos, los pueblerinos silenciosos y dor¬ midos á aquella hora, invisibles para el viajero en medio de la espesísima oscu¬
ridad de la nochc^
El matrimonio gordo y el comisionista flaco que venían con nosotros desde *** habíanse apeado en la última estación en que el tren se detuviera. Y nos había¬ mos quedado solitos ella y yo en aquel compartimiento de primera; cada cual en su rinconcito. junto á los cristales.
Ella inmóvil como una estatua, guar¬ dando el silencio altanero de la persona
que no quiere conversación y lo da á en¬
tender claramente con su actitud fría,
impasible. El comisionista había inten¬ tado en los primeros momentos entablar palique; pero en vano, la dama no se había dignado despegar los labios, y vol¬
viendo la cabeza hacia el oscuro é indes¬
cifrable paisaje que se deslizaba como una inmensa mancha negra á derecha é izquierda de la vía. había indicado har¬ to claramente que no gastaba humor de
charla.
Era una hembra alta, de buen porte, vestida de negro, con severa, pero ele¬ gantísima sencillez, oliendo á mujer dis¬ tinguida: de-sus ropas se exhalaba un perfume suave, exquisito; das manos pequeñas, delicadamente enguantadas. ¿Guapa?... no sé: ni fácil saberlo; un velo asaz tupido cubría las facciones; y las mortecinas luces que titilaban en lo alto del vagón no permitían tampoco
sacar nada en claro sobre tal materia.
Hacía ya unos quince ó veinte minu¬ tos que estábamos solos, cuando la via¬ jera., en quien acababa de notar visibles síntomas de movilidad, casi diría de agi¬ tación., adelantó la cabeza para dirigir¬ me este pregunta:
—Caballero ¿nos falta mucho todavía para llegar á la frontera?
--De quince á veinte minutos, señora. Permaneció silenciosa, como ensimis¬ mada, durante algunos segundos; miró después á través de los cristales, y lue¬ go, encarándose resueltamente conmigo, me dijo: —¿Quiere Vd.. dispensarme un obse¬ quio?
La voz era de timbre armonioso, gra¬
to, pero algo velada y temblorosa,. —Mándeme Yd., señora—repuse sor¬
prendido.

—Pues bien... ¿quiere Yd. hacerme el obsequio de... de volverse de espaldas y
de asomarse á la otra ventanilla durante
un minuto?.. Quisiera componerme un
poquito antes de llegar á la frontera y... —Comprendo, señora—dije riendo;—
voy á mirar qué tiempo hace y tómese Yd. todo el tiempo que quiera.
Y dirigiéndome al otro extremo del vagón, bajé el cristal y saqué la cabeza afuera, lo cual no me causó ninguna sensación agradable. Un viento frío, fuertísimo, empapado de helada lluvia, me azotaba el rostro en el que creía sen¬ tir agudos alfilerazos. El tren volaba en¬ medio de aquella negrura, densa, inter¬ minable, salpicada de vez en cuando por un tímido punto luminoso que sur¬ gía de pronto para apagarse al instante. Un silencio majestuoso flotaba sobre la campiña dormida, envuelta de- misterio y oscuridad, silencio que sólo turbaba momentáneamente el estrépito del ex¬ prés arrebatado por su furiosa carrera.
—Mil gracias, caballero...—oi que murmuraba la voz de mi compañera de viaje al cabo de breves momentos.
Volví á mi sitio, después de subir de nuevo el cristal; la dama estaba medio echada en su asiento, y su busto, su ca¬ beza, la actitud de todo el cuerpo, tenían un sello tal de postración que no pude menos de preguntar alarmado:
—¿Se siente Vd. indispuesta, señora? No contestó por de pronto; sus labios parecieron morder el perfumado pañuelo que oprimía entre sus dedos; di un paso adelante, y entonces, haciendo ella un esfuerzo, contestó con voz profunda¬
mente alterada:
—No se moleste Yd... gracias... no es nada... un poco de cansancio...
No me atreví á insistir; sentóme en mi sitio, y pocos minutos después llegᬠbamos á la frontera. Apresuróme á sal¬ tar del coche para ofrecer mi mano á la viajera, que bajó dificultosamente; pa¬ recía presa de un temblor nervioso, y al brindarle luego el brazo, que aceptó sin decir una palabra, percibí el extremecimiento convulsivo de su cuerpo entero.
Habíamos dado ya algunos pasos sobre
el andén de la estación, cuando recordé
súbitamente que en el vagón quedaban mi maleta y la suya: una cajita muy mona, por cierto, oblonga, con chapa de metal, en que había yo reparado cuando
la dama subiera al tren.
Hice presente el olvido á la viajera, que, balbuceando contestóme:
—No; yo tengo mi equipaje registra¬ do... no llevo en la mano más que este saquito.
—¡Ah!... me había parecido... enton¬ ces. permítame usted que vaya por mi
maletín.

Sobre los asientos del coche no había,
en efecto, más que mi baulito; investigué con una^rápida mirada todo el interior; nada, nada quedaba allí; la viajera te¬ nía, pues, razón, y sin embargo, habría yo jurado...
Reaníme otra vez con ella, y media hora después, cumplidas las formalidades aduaneras, proseguíamos nuestro viaje; ella en un compartimiento reservado de dames seules; yo en otro vagón ates¬ tado de gentes que se pusieron á roncar como un ¿solo hombre.
«Sí, es ella... no me cabe duda; es aquel rostro bellísimo que pude entrever un momento en la estación de G...; son aquellos ojos negros tan grandes, tan
tristes, tan adoloridos entonces... amo¬
rosos hoy, acariciadores; es aquella mis¬ ma boquita que se entreabría para lan¬ zar un quejido, y que dilata ahora una sonrisa... ¡Qué mujer. Dios soberano, qué mujer!... ¿Será su marido ese guapo mozo condecorado que tiene enfrente?... ¿su amante tal vez?... Cou que apasio¬ nados ojos se la come él... y con que gracia le sonríe ella... ¡Ah, dichosísimo mortal! ¡quién pudiera reemplazarle y ocupar su sitio!»
A este monólogo me entregaba ocho días después de mi llegada á París con¬ templando desde mi butaca de Varietés á mi desconocida del exprés, sentada ahora en uno de los palcos, vis á vis de un caballero jóven, apuesto, muy correc¬ to y atildado.
—Es muy bonita nuestra] compatriota ¿verdad?—pronunciókuna voz cerca de
mí.
Volvíme, y me encontré con Paco Guevarrichea, un español establecido en París desde muchos años, y que goza del inefable privilegio de conocer á todo el
mundo.
—Preciosa. Dígame Vd., amigo mío; ¿quién es?
—La condesita de D... Llegó hará una semana para reunirse con su marido, del cual estaba separada desde liace dos años y medio, separada por razón de un largo viaje que el esposo tuvo que em¬ prender á las Antillas, en donde tiene un gran patrimonio y un pleito de im¬ portancia queseaba de ¡ganar. Regresó uno de estos días, después de dar cita en París á su consorte por el cable tras¬ atlántico, y pasado mañana se vuelven á España, en pleno recrudecimiento de su luna de miel. ¿Quiere usted saber algo más?... ¿No?... pues dispénseme¿entonces si le dejo... be visto entrar á nuestro embajador y tengo que hablarle cuatro palabritas... Abur, querido, ya
nos veremos...

Y desapareció como un cohete. En aquel momento la condesita volvió la
mirada hacia el sitio en que me encon¬
traba; sus ojos se encontraron con los míos, y pude observar en aquel hermoso semblante una súbita palidez, una ex¬ presión intensa de sufrimiento, de es¬ panto... Su marido se inclinó hacia ella, solicito, con gesto de alarma, al que correspondió otro gesto de la dama como para tranquilizarle; se pasó el pañuelo por la frente, y un momento después sonreía dichosa, placentera.
Aquella misma noche, Paco Guevarrichea. á quien encontraba de nuevo á la salida del teatro, en el vestíbulo, me
decía:
—¿Ha visto Yd. que suceso tan raro
cuentan los diarios de la noche, tomán¬ dolo de los de nuestra tierra?.. El argu¬ mento de un drama seguramente, de un
drama. íntimo. Figúrese Yd. que... yá propósito ¿qué día se puse Vd. en cami¬ no para venirse aquí?
—¿Yo?., el 15. —Pues el 15 precisamente ocurriría eso; ya que el 16 por la mañana fué en¬
contrada la criatura muerta.
—¿Qué criatura?
—Un recien nacido ó poco menos que
descubrió un guarda agujas á quince ó veinte kilómetros de la frontera, junto á la vía. Al pobrecillo lo habían metido dentro de un maletín y según presumen las autoridades, fué arrojado desde la ventanilla de un vagón. ¡Qué atrocidad! ¿eh?.. A los piés de Vd., condesa... Adiós, Pepe...
Y Guevarrichea se quitó el sombrero saludando á la gentil pareja que salía del teatro y se dirigió hacia el elegante cupé que esperaba en el boulevard.
Juan Buscón.
A* TEMPS
Un camtnoy, que guarnexen
Rebolls, estepas y matas, Seguia una joveneta,
Tota sola s’hora baixa.
Cap ne]sé de mes garrida Que vaja á séure á sa plassa Es dia qu’en es sen poble Fan festa y corren’ygballan.
Ni cap de mes recullida, Ni mes temps ajonollada Es diumenges á 1’iglesia
Guant el sant rosari passan.
Que si ’s fadrins Panomenan,
Lliri blandí de sa montaña,

Per ser d’ánima tan pura,
Qu’es un ángel diu.sa mare.
Sos ulls negres resplandeixen Mes que s’estrella de s’ auba,
Y es fóch de amor encendrian. Clavant sois una mirada.
¡Y que la fa d’axarida Es seu capellet de pauma,
Amb un fioch color de rosa,
Amb un brot de verd’ aufábaga!
MentrasTetant]que feya via, De sa garriga devalla Un jove de barba negra Amb s’ escopeta á s’ espatla.
Y li diu cuant es prop d’ ella; ¿Ahont va sa jovensana?
No’m pensava aquest capvespre Trobar jo tan bona cassa.
¿No tens pòr tota soleta? —Vaig arnb 1’ángel de ma guarda» —Tu ets s’ ángel, pero no cregas Qu’et valgan sas¿teuas alas.—
Sustada se posa á corre,' Es jove corrent l’encalsa, Com una paloma, ella. Y ell com un falcó, volava.
Just un pollet qui tremola Cuand se tém de sa milana, Cuand P escarrufan sas ungías Qu’ entre sas plomas li clava,
Ella sent s’ alé d’ es jove Cremarli casi sa gaita. Y amb so cór mes qu’amb sa llengua: ¡Valeume, Deu raeu! exclama.
Es mateix temps: ¡Malehida! Crida ell, amb sa ma posada
Poch mes avall de sa boca, Poch mes amunt de sa barba.
¿Y còm es qu’ell se fa enrera? ¿Y còm es qu’ella s’escapa, Y corre, y ja lluny se gira Y el me veu que fa visatges?
Per pcndrejalé se recolza
A s’estaló de una parra,
Qu’en es portal de ca seua Ombra y frescura donava.
¿Perqué es qu’ell cap baix sen torna, Amb sa ma demunt sa barba, Y ella tranquila y xelesta Esclata arnb una riaya?
Es que Den qui mos escolta,
No ha mester fletxas ni lianzas:
Per donar als seus ajuda, Una vespra ja li hasta.
Tomas Aguiló
(Solución á la charada del número anterior.)
Va-ca-da

LA CASITA DE RANDA
vez en mi persecución, y por milagro he podido escaparme de sus manos, en las
curies hubiera caido al fin irremisible¬
mente, á no haberme el rielo deparado esta casita, á la cual llamé contando con la bondad y compasión de sus mora¬
dores.
El conde pronunció estas palabras con la mayor amargura, mientras su sem¬
blante manifestaba, no el abatimiento
de la desgracia, sino la indignación del orgullo ajado y ofendido por seres, que
en otra situación soló le hubieran mere¬
cido desprecio, á los que en aquellas cir¬
cunstancias era forzoso acatar. —Pobre señor! murmuró la bella al¬
deana, á quien la agitación del conde había conmovido en estremo. Y luego levantando la voz: Blas no está aquí, dijo, pero su corazón es bueno y nunca ha desoído al desgraciado. Quedaos, se¬ ñor, estoy segura que aprobará mi con¬ ducta. ¡Es uno tan feliz cuando hace
Una buena acción!
Estas palabras, pronunciadas por una voz de ángel y que manifestaban el ma¬

yor interés y los más bellos sentimien¬ tos, llegaron al alma del conde, hacién¬ dole esperimentar mil gratas sensacio¬ nes, y borrando enteramente las negras ideas que hasta entonces le asaltaran. Tendió la vista á todas partes para cer¬ ciorarse de que sus sentidos lio eran presa de alguna ilusión, y el cuadro sencillo que se ofreció á sus ojos no hizo más que aumentar el encanto que ya le dominaba. Una mesita desvencijada, dos bancos cojos en uno de los cuales dor¬ mia tranquilamente un enorme gato negro, y un montón de paja en un án¬ gulo de la choza, que á juzgar por la tosca sábana que allí se veía arremolina¬
da debía servir de cama, eran los mue¬
bles principales de aquella única y ahu¬
mada habitación. Y’eíase como de menor
volúmen, una tabla sostenida por dos estacas clavadas en la pared, y sobre ella una alcuza, dos panes, un cántaro, y al¬ gunos platos de barro: una tinaja, doce¬ na y media de cebollas echadas por el suelo, tres ó cuatro manojos de sarmien¬ tos para la lumbre, algunos útiles de labranza, y un zurrón y un sombrero pendientes de un clavo completaban los utensilios de aquel casocbo infeliz. La vista del conde pasó rápidamente por todo lo que acabamos de describir, y fué

á fijarse en su hermosa hospedadora. Tendría esta de veinte á veinte y dos años, y en su bellísima fisonomía dejᬠbase entrever una dulzura angelical, y una espresión de felicidad que hizo sus¬ pirar al conde, y por la primera vez de su vida pensó que se podia ser dichoso
sin ser rico.
—¿Cómo os llamáis, hermosa criatu¬ ra? dijo por fin saliendo cómo á pesar suyo del éxtasis en que hasta entónces había estado sumergido.
—Me llamo Inés, señor.
—Sois muy hermosa.
—Oh!... no.
—Sí, muy hermosa, repitió el conde con calor, y muy benéfica.
Y se la quedó mirando fijamente. Inés bajó los ojos.
—Vivís sola?
—Casi siempre. Blas está tan ocupado... —¿Quién es Blas? —No le conocéis? pues todo el mundo le conoce y le quiere. —Yo no tengo este gusto, replicó el
conde son riéndose.
—Oh! pues si le conocierais, prosiguió
Inés, le amaríais como los demás. ¡Es tan bueno, tan amable, tan hermoso!
—Por el entusiasmo que os'anima ju¬ raría que os interesa mucho.

—¡Si me interesa...! Le quiero con to¬ da mi alma! le daria mi sangre!
Esta sencilla contestación hizo mal al
conde. No podríamos afirmar si la sen¬ sación desagradable que esperimentó fué ocasionada por un secreto movi¬
miento de vanidad resentida, ó porque efectivamente se sintiese inclinado á
aquella mujer; pero creemos que ambas cosas influirían en ella. El conde podría tener treinta años y era dueño de una hermosa fortuna, lo que le había atraído las miradas y los halagos de todas las jóvenes de la capital: de consiguiente su amor propio se había visto lisonjeado desde su aparición en el inundo. Por otra parte acababa de verse próximo á caer en manos de sus perseguidores, y una mujer llena de juventud y de her¬ mosura se le había aparecido, salvándo¬ le del riesgo inminente que le amenaza¬ ba. ¿Qué mucho pues que al contemplar á esa mujer, cuyos encantos aumentaban el reconocimiento y la silenciosa soledad que les circuía, sintiese en su corazón despertarse un tierno afecto, y que mul¬ titud de ideas vagas de placer y felicidad se deslizaran por su mente engendrando mil bellas fantasmas para el porvenir? Sea lo que se fuere, el conde quedó tris¬ te con las últimas palabras de Inés.

porque aquellas palabras destruían una
ilusión.
Hubo un momento de silencio.
—¿Con qué amais mucho á ese Blas? dijo por fin el de Vallpina.
Pero esta voz no obtuvo respuesta; fijó entónces la vista en Inés, y quedó sor¬ prendido de la inquietud que mostraba
en sursemblante.
—¿Qué te neis... —Chit...! dijo ella vivamente. Y luego bajando la voz. ¿No habéis oido?
—No sé...
Levantóse Ines de su asiento y fuese de puntillas á la puerta. Allí, pegado el oido á la cerradura y sin respirar apénas. permaneció inmóvil por unos mo¬
mentos.
—Son ellos! dijo por fin con muestras de mayor turbación.
—El íos!
—Sí, vuestros perseguidores. El conde había olvidado ya su peligro. —Allí, allí, esclamó Inés azorada se¬ ñalando el montón de paja. Allí, señor conde; no hay remedio puesto que el huir es ya imposible. Pronto, pronto por
a mor de Dios!
—Pero...
— Nada; envolveos bien en la sábana,,
y si me preguntan diré que es... mí her-

ÍSE

SóLLER

Editorial.

bién en invierno, por el interés que de¬ piadadamente la hermosa playa; hacien¬ la comparsa, plego velas y rindo armas,. segundo ministerio del señor Sagasta, bemos tener en no destruir al forastero do, á veces, objeto de sus furores al pobre y me retiro por el foro, enviando un ca¬ en 1883, fué elegido para desempeñar la

que viene á visitarnos la ilusión que le Loto marino, que fué su amo en los días riñoso recuerdo á nuestro amigo querido cartera de Fomento, y obra suya es la

SONÓ LA HORA

conservan largo tiempo la limpieza y el de bonanza, y victima de sus hambrien¬ William, y mi enhorabuena á todos mis rebaja del 10 por 100 en las tarifas de aseo que por todas partes en el pueblo tas fauces al airoso y bien cortado bajel, compañeros de excursión, encargándoles ferro-carriles. En el primer ministerio de

observa.

A. ninguno de los asiduos lectores del 'fSáLLER día desparecer„ extraño nos sinta^nos satisfechos, «habiendo acordado el
Ayuntamiento la formación de las Orde¬ nanzas Municipales, que liemos deseado y pedido por-considerarlas de necesidad Suma en un pueblo de la importancia --del nuestroy- habiéndose nombrado la Comisión, como .propusimos eu el nú¬ mero 350 de este semanario, que ha de proceder al estudio y redacción de aque¬ llas, y habiendo empezado ésta con en•tusiasmo"su obra. ¡Quiera Dios que no decaiga éste, que piense y trabaje con acierto la Comisión, y, en una palabra, -que resulte*-»uestra satisfacción com¬

Obligar á que los labradores verifiquen tales extracciones y trasportes de noche, lo mismo en verano que en invierno, es molestarles, no cabe duda, pero no se les perjudica; respetando la costumbre de que puedan hacerlos cuando les pa¬ rezca, los harán de dia, y esto equivale á autorizarles á que molesten á todo el mundo, con lo cual queda perjudicado además el buen nombre del pueblo. Claro está que si se privar, la extracción y trasportes durante el día. refunfuña¬ rán los propietarios, los colonos y cuan¬ tos se sientan molestados, quizás algu¬ nos expondrán sus quejas, y probable¬ mente, casi seguro, haciéndolo cuestión

pleta!

.personal, como siempre sucede en Sóller,

Que se tropezarán-con grandes dificul¬ echarán maldiciones á los señores de la

tades, que tendrá que pasarse por enci¬ Comisión.y á la prensa que tales cosas sma de ciertas consideraciones, que será; aconseja; jiero esto será el primer año. ó

imprescindible el romper ó dar distinta el primero y segundo á lo más, después dirección á determinadas costumbres, y se hará costumbre y nadie se acordará

que todo esto ha de proporcionar intran- ya de la actual, y «una vez asi acostum¬

. quilidades y quizás algún disgusto á los brados, tiempo vendrá en que si se les

que, en dias lúcidos, fué su ornamento. ¡Oh admirable contraste! Reparad,
amigos del alma, en este frondoso bos¬ que de pinos y añosas encinas, cuyas copas se entrelazan de tal modo que no dejan gozar al suelo que las sustenta de las delicias del explendente Febo, y cuyos troncos, cual ejército en campaña, ora
se extienden en hileras interminables y
sin dirección fija, ora forman desiguales grupos, como en el cielo las más her¬
mosas constelaciones.
No olvidéis esta divina música que
nos embelesa, al parecer salida de mis¬ teriosa cueva oculta por este zarzal,- y emitida, en realidad, por la meliflua garganta de enamorado ruiseñor que es¬ pera cantando á la que ha de ser su tierna compañera; ni á estas florecillas silvestres acariciadas por la multicolora mariposa, á la que envuelven en una nube-de celestiales aromas que la em¬ briagan y enloquecen.
.¿Y porqué olvidarlo? Completaría este cuadro aditando una

la repetición anual de esta gira per om- la Regencia fué ministro de Ultramar,

nia secuta seculomm. Julio Montes.
Miramar, 15 Abril 1894.

aunque por breve tiempo, y también hizo en este departamento ministerial importantes reformas. Ha ejercido los cargos de presidente del Consejo de Ul¬

tramar y vocal de la comisión general

/

de Codificación.

Sección Científica

El señor Gamazo «recorriendo (hace tres años) las llanuras de Castilla, dice

el autor del libro «Oradores políticos»,

LA HTLGURITA

para ver de cerca el cuadro luctuoso y tristísimo que ofrecen millares de agri¬

cultores empobrecidos y arruinados;
Dado el uso que de los garandes explo¬ leyendo las listas harto largas de las fin¬ sivos hacen boy los anarquistas, parece cas abandonadas porque sus dueños pre¬ un crimen de lesa-sociedad el descubri¬ fieren el abandono á pagar las contribu¬
miento de una nueva substancia en don¬ ciones que se les imponían, y consultan¬ de se hallen, en insignificante cantidad de do el termómetro bursátil que eleva to¬
materia, aprisionadas y en estado laten¬ dos los días el tipo de cotización de te colosales energías, dispuestas siempre nuestros valores públicos en señal de á romper las tenues ligaduras en un bienandanza, de prosperidad y de fortu¬ momento determinado dependiente de na, Gamazo, decimos, imaginó que no la voluntad humana. Sin embargo, á había bandera más atractiva y simpáti¬
poco que se reflexione, cualquiera se ca para>el país que la bandera de las
convence de que el abuso que de una economías, la bandera de las reformas

•que tienen*®, su cargo la reglamentación
de cuantos asuntos locales debe resolver
3a Corporación Municipal, es una verdad; pero también lo es que si se consigue
con obra de tanta trascendencia el fin
único que se persigue, tal es el de que '■estepueülo sea caito y lo pureza, les ca¬ brá la satisfagon y la gloria de haber contribuido, y con la mayor parte por cierto, á una obra buena, y obtendrán otra recomjkui-sa además: los aplausos de la mayoría de los vecinos, cuando no los de todos, y de seguro los unánimes de las geiuvraekmes futuras.
Entendemos que la prensa es la lla¬ mada á encauzar la opinión en no pocos casos, si en otros muchos la sirve de eco ó es su porta-voz. y por esta misma ra¬ zón-creernos será cumplir nuestro deber si en asunto tan delicado ayudamos des¬
de estas columnas á láComisión á supe¬ rar obstáculos, ó la alentamos si, ante el

volviera á facultar para lo que ahora in¬ campiña tapizada de verde tnuzgo. cru¬

tentamos hacer desaparecer, seria por zada por una fuentecilla, nacida al pié

ellos mismos reprobada, por inculta, la de tembloroso álamo, ó á orillas de des¬

autorización.

cuidado cañaveral, que serpentea basta

En resumen: que deben las Ordenan¬ ir á engrosar casi imperceptiblemente

zas Municipales disponer sean extraídos un rio que corre per no lejano valle,

y trasportados los estiércoles y orines arrastrando y envolviendo en sus espu¬

por dentro el casco de la población, pa¬ mas ruóles enormes de tierra; llega á la

seos y vias inmediatas solo desde las • fuerte, muralla que mano audaz interpu¬

diez de la noche basta las siete de la so en su camino y se encabrita y levan¬

mañana en invierno, y desde las once ta, cual fogoso potro molestado por ro¬

hasta las cinco en verano.

busto freno; se asoma á un precipicio y

Esta es nuestra opinión, que manifes¬ se abalanza frenético sin reparar en el

tamos por si puede contribuir á vencer inmenso abismo que le espera y ya en él, la primera dificultad con que tropezó la , escarvando ferozmente la tierra que amo¬ Comisión al comenzar sus reuniones; lo\\ rosa le recibió, huye de nuevo y corre

propio tenemos intención de hacer res-' rugiendo sin descanso, basta llegar al

pecto de las demás que surjan y de que tengamos noticia, pues ya hemos dicho más arriba que entendemos es este

quieto mar que le abre los brazos y se conmueve extensamente por la brutal
embestida de su visitante.

nuestro deber.

Perdonad, queridos compañeros, si no

cosa pueda hacerse uo es norma para económicas»; y levantó con brío esta

juzgar de su utilidad ó inconveniencia. bandera, y la defendió y mantuvo con

Los grandes explosivos han sido y con¬ elocuencia en el Congreso de 1890, me¬ tinúan siendo, no obstante el abuso que reciendo el aplauso unánime del país. de ellos pueda hacerse, couquistas cien- ' Lo que lia diecho el señor Gamazo tíficas de inapreciable valor, pues son mientras fué ministro de Hacienda losa-

medios indispensables para la realización be ya todo el mundo sin -que nos corres¬ de empresas gigantescas de utilidad in¬ ponda á nosotros juzgarle como político,

discutible, como establecer la comuni¬ pero sí hay que confesar, por desgracia.,

cación entre dos mares, etc.

que no basta llevar al gobierno grandes

M. Pictet invitó á muchedumbre do y nobles ideas y desvivirse por verlas

sabios pertecientes á muy diversas carre¬ realizadas, porque el pueblo español no

ras para presenciar las pruebas de la quiere ni el mal ni el remedio, y será

fulyurila, substancia nueva por él des¬ cubierta, que á fines del pasado mes se
celebraron en Saléve.
Las propiedades que el inventor asig¬ naba á la fnlgurita, y cuya existencia trataba de demostrar prácticamente ante el numeroso y selecto concurso que acu¬ dió á presenciar las pruebas, son las si¬ guientes: explosionar sin fuego y sin

siempre enemigo de todos los que—mo¬
nárquicos ó republicanos—quiéran con
voluntad enérgica emprender un plan completo de reformas radicales de ver¬ dadera utilidad para el país. Los egoís¬ mos y los intereses particulares tienen entre nosotros una fuerza tan grande
que el bien general ni se conoce ni se
siente.

¿temor de impuso arriesgado, vacila y •¿ detiene su-marcha; lié aquí lo que ha
puesto en nuestras manos la pluma hoy. Hemos subido que ya en la primera reu¬ nión se trvopezó'con «na de ¿esas dificul¬ tades difíciles de resolver por afectará u na

Variedades
EN MIRAMAR

alcanzo á expresar las impresiones re¬ humo; poderse transportar y manejar Muchos son los diputados que parti¬

cibidas en Miramar y no extrañéis que sin peligro alguno, y el hallarse conte¬ cipan de tes ideas del señor Gamazo.y !

no cante cual se merece la grandeza y nida. en estado sólido ó líquido, en car¬ entre ellos figuran los señores Maura,

sublimidad del paisaje; pues mi pluma tuchos de hierro herméticamente cerra¬ Sánchez Guerra, Ibarra y Torres Villa¬

tosca y descuidada gime desagradable¬ dos.

nueva: que. le acompañaron en su ss-

mente al rozar con el papel, cual rechi¬

La explosión se verificó merced á la cursión á esta isla, estuvieran, en este

costumbre arraigada en el país, en contra .-.de la cual, per más necesario que sea, atiene sus inconvenientes legislar, y, más ¿-que esto todavía, hacer cumplir después do legislado: la extracción y conducción

A mis queridos compañeros de expedición I
Siete amigos, jóvenes en humor, ya

nan las puertas de mi imaginación, em¬ pujadas por el cúmulo de ideas que en ella fermentan y se precipitan buscando salida que no pueden darles mis alcan¬
ces literarios.

electricidad producida por una batería de pilas, de cuyos polos arrancaban los conductores que iban á parar á los car¬
tuchos colocados en distintos puntos.
Hé aquí las principales experiencias y

pueblo, según dijimos, y se embarcaron en Palma para su regreso á la Cortee!
dia 6 del corriente mes.

—*

1 rr *0<3asrn-»»

—

*de estiércoles y orines; y acerca de esta
• costiltMbre vatnos á emitir nuestro pa-
-srecer.

que no en edad, pues alguno contaba y
cuenta más de diez lustros, salimos de?
Sóller á las seis y treinta minutos déla,

III
Envido y truco, dijo Lluch, el cochero

sus resultados. Para probar que la explo¬ sión se verificaba sin fuego ni humo, co¬
locó un cartucho sobre una estaca de

Conocimientos útiles

En un pueblo agrícola debe mirarse mañana del dia de la fecha, caballeros i dandy, á nuestro regreso de la Ermita, baya, hizo circular la corriente eléctrica, como cosa importante el aprovecha¬ ó señores en dos carruajes, para esta sentados alrededor de la típica mesa de y el cartucho estalló sin producir fuego

Horticultura de salón

miento do toda clase de abonos, y deben ; pintorescayjamás lo bastantemente pon-, la Hostería, y apuradas unas copitas de ni humo. Colocó luego sucesivamente

darse por lo mismo á los labradores to- . derada posesión del Archiduque Luis anisado, oriundo de la fábrica de los se¬ cartuchos distintos en agujeros hechos La primavera renueva la afición álos

da* las facilidades;posibles para que pue¬ Salvador.

ñores Vicens y Fiol de Inca. Y luego de en la piedra de una cantera á diversas tiestos, que serían uno de los entreteni¬

dan* adquirirlos emtodo tiempo, lo-com- Sin contratiempo alguno, arribamos á perdidos por mi bando unos cuantos profundidades, saltando en todos los ca¬ mientos y uno de los adornos más agra¬

.prendemos y-somos partidarios -de que la Hostería y la simpática Mudó Pilla partidos en el juego clásico de Mallorca, sos los bloques hechos pedazos. Al pie dables de las,casas si no fuese porquaen-

■asi se haga.'máxime cuando -resulta el (simpática ó huraña, según quien la; prévia la aquiescencia del simpático De¬ de una gran estaca introducida en el sucia la tierra que contienen y dá hu¬

bien por partida doble, pues que ade¬ juzga) nos recibe lo más atentamente cano, determinamos excursionar hácia fondo de la cantera colocó un cartucho medad y mancha el agua sobrante do

más del que se hace á la agricultura, se, que sabe, y posesionados, nosotros de una cercana fuente, para abrir las puer¬ de 96 gramos; al lado de éste, que esta¬ sus riegos.

sanea la población con el vaciado de le¬ nuestra mesa y el sublime Antonio, el tas del respectivo apetito. Y consigno de ba en comunicación con la pila, puso

El problema está resuelto de una ma¬

trinas eiábene'ficio de la higiene públi¬ cocinero, de un fogón, nos es servido un nuevo aquí, que la aspiración unánime otros dos; estableció la corriente, con lo nera satisfactoria. Hay manera <le tener

ca; pero jamás estas facilidades lian de apetitoso y suculento almuerzo, al que de.la comparsa es honrar cual merecerá, cual saltó la estaca, quedando un aguje¬ tiestos sin tierra y casi sin agua, y no

servir pava incomodar á persona alguna, hacemos .«nás honores que al General (y será mucho) la obra de nuestro Lardy. ro profundo en el suelo, sin que los sólo esto, sino de cultivar en dichos ties¬

para coartar la sagrada libertad de estar Martínez Campos harán en Madrid, á su Con adición de un nuevo excursio¬ otros dos explosionasen.

tos plantas que no agarran bioti en los

á gusto en su casa ó en la calle que tie¬ regreso de Melilla.

nista, y sustracción de dos de los com¬ Las experiencias no pueden ser más ordinarios, como son las florecillas del

nen d vecino y el transeúnte, ofendien¬ Y trás nuestro frugal desayuno (que pañeros, que rinden tributo á Morfeo, concluyentes, como era de esperar de la campo, tan delicadas, tan menudas y do la vista de los aprehensivos con la ni es frugal para ninguno de los co¬ llegamos á la fuente que surge de las seriedad de M. Pictet. que nunca hubie¬ tan preciosas.

exhibición de cosas repugnantes y mo¬ mensales, ni desayuno para algunos) mismas raíces de las viejas encinas, corre se procedido á ellas sin antes tener cer¬ Un poco de musgo, algunas precau¬ lestando el olfato con olores desagrada¬ pensando quizás los más de nosotros en veloz por la canal labrada en calcárea teza del resultado. La utilidad de la ful- ciones y abonos minerales líquidos es

bles y perjudiciales á la salud por aña¬ el triste papel que haremos no honrando roca y chorrea sus cristalinas moléculas gurita considerada desde el punto de cuanto se necesita.

didura.
¿Que debe hacerse, pues, si dificultan¬ do la extracción y trasportes de materias fecales se molesta á los labradores, y fa¬
cilitándolos se molesta ai vecindario en

á la comida como al almuerzo, propuso
el Decano4e la comparsa, prévia mon¬
tura de los lentes en sus nasales, una
excursión á la Ermita, proposición reci¬ bida con aplauso y sin protesta alguna.

en la rústica pila, esforzándose por be¬ sar su fondo y produciendo un millón de burbujas argentinas que desaparecen
al momento, cual besos ardientes en la¬
bios de coral, que no dejan huella.

vista industrial, es bien patente. No tar¬ dando mucho, piensa M. Pictet hacer otra serie de experiencias para demos¬ trar la importancia de un nuevo explo¬ sivo aplicado á la guerra.

Arranqúese la planta que se quiere
tener en casa, cuidando de que no rom¬
pan las raíces pequeñas; á estas se les da un baño de agua templada para que suelten la tierrra que llevan adherida;

general? Del mal el menos, se nos con¬ testará. y por esto abogamos también

II
Cada vez que visito á estos Santos Va¬

¡Cuantas cosas me dice esta fuente! Y escuchando este infinito y plácido

C. de D.

se les coloca después horizontal mente en una capa de musgo humedecido y

ñ esotros.

rones lejos de sorprenderme k vida as¬ murmullo no me apercibo de la desapa¬

cubriendo las raíces se pono’ otra capa

Si la construcción de todas las letrinas cética que llevan, paréceme que mi al¬ rición de mis compañeros, á quienes

de musgo también húmedo.

Sección Biográfica. del pueblo permitiera el vaciado de las ma se eleva y se aproxima al Sumo Ha¬ hallo ya, al salir de mi abstracción, en
mismas en la forma como se hace en las cedor y tentado estoy, quizás por un la Hostería, dispuestos á dar cuenta de

Hechas estas operaciones, sólo queda alimentar las plantas, para lo cual la

poblaciones cultas, propondríamos desde momento, de quedarme en la Ermita la paella y demás víctimas destinadas al

fórmula de uno de los abonos más reco¬

luego la adquisición de los carros-depó¬ para dedicarme á la contemplación del sacrificio.

sitos herméticamente cerrados y de la Eterno en su magna obra: en las belle¬

IV.

EL EXGMO. SElOR DOS GERMÁN (MAZO

mendados es la siguiente:
Azotato de amoniaco, 380 gramos:

correspondiente máquina neumática, zas del fantástico panorama que admi¬ ¡Bravo, bien, magnífico!

bifosfato de amoniaco, 300 gramos; sa¬

que al fin y ai cabo no costaría un capi¬ ramos. No pretendo ni siquiera bosque¬ Exclamación unánime de los comen¬ Nació el señor Gamazo en Valladolid, litre en bruto, 260; bifosfato de cal bien

tal que no pudiera invertir el Ayunta¬ jarlo y sirvan solamente estas líneas co¬ sales, continua, interminable, emitida en 1838. y siguió la carrera de Derecho pulverizado, 50; sulfato de hierro. 10.

miento en cosa tan útil; pero como la mo recuerdo de la expedición, dedicado al calor de los exquisitos vinos y licores en la Universidad de aquella capital Empléanse estos polvos en la propor¬

dificultad, ó imposibilidad más bien, de á mis queridos compañeros.

y del aromático café, que nos fueron castellana. Fué á Madrid en 1863 é in¬ ción de dos gramos por litro de agua.

su aplicación existe, por ahora á lo me¬ Fijaos, pues, amigos mios, en la man¬ servidos.

gresó en el estudio de don Manuel Sil- Una vez por semana se riega con un par

nos, no lo intentaremos siquiera. Sin sedumbre de este mar, surcado por ¡Oh insigne Antonio! clama el célebre vela, ganando justo renombre en el fo¬ de cucharadas de esta solución y cada

embargo, está en nuestra mano, no po¬ aquel barquichuelo de blaquisimas ve¬ doctor llegado oportunamente al comienzo ro, al cual estuvo dedicado como aboga¬ dos ó tres días con un poco de agua co¬

diendo imitar ep tales adelantos á los las. que hiende lentamente la inmóvil de la comida, ¡tu mereces un Imperio! do de los ilustres colegios de Madrid y mún.

pueblos civilizados, imitarles en lo de no superficie en pós del anhelo de sus tri¬ Conste (y sea dicho entre paréntesis) Valladolid, basta el año 1871. Elegido en¬ Las flores más delicadas se abrirán y

enseñar lo que es cultura esconder, y pulantes, y pensad al mismo tiempo en que no acompaña al doctor su no menos tonces diputado á Cortes por el distrito prosperarán así perfectamente dentro de

esto es lo que debemos hacer. Ya que sa¬ el alarde de poder que este mismo mar célebre Ciutti.

de Medina del Campo, y afiliado más las habitaciones y aun durarán más

bemos ser cultos y parecerlo en verano, ostenta, cuando furioso por las imperti¬ Por fin, alegría, animación, truque, tarde al partido liberal dinástico, tomó tiempo que si estuviesen al aire libre. ¡Y

porque á ello nos obligan las disposicio¬ nencias de Eolo, que no le deja reposar y ocurrencias recibidas con aplauso; parte en varios debates políticos y ad¬ todo ello sin tierra, sin polvo, sin fango

nes de la Junta Municipal de Sanidad tanto como deseara, encrespa sus mele¬ y termino este deshilvanado escrito, ministrativos, y pronunció un elocuen¬ y casi sin agua! Es la verdadera horti¬

que. vela para que no se altere ia salud nas, clava sus garras en las graníticas pues aunque la expedición continua te discurso en la discusión del proyecto cultura de salón.
pública, seámoslo y parezcárnoslo tam¬ ¡ rocas de la acantilada costa, ó barre des- para algunos, dividida en este instante de ley del juicio oral y público. En el

SÓLLER

5

Contra la difteria
Por considerarla de grande interés pa¬ ra las familias, á continuación trascribi¬ mos la siguiente sencilla fórmula para combatirla difteria, empleada por un farmacéutico de Castellón en diferentes casos, en los que te ha dado resultados
positivos, deteniendo el curso de tan
terrible enfermedad: Almendras amargas, sin mondar, 90
gramos. Polvo de asta de ciervo. 30 id. Macháquese bien, y hágase un emplas¬
to rociado con vinagre puro, al cual se
aplicará en la parte anterior dol cuello del paciente, dejándolo por espacio de
seis ú ocho horas, y renovándolo si se cree necesario. Este remedio, usado en
«1 primer período de la difteria, es segu¬
rísimo.
Cómo se limpia y blanquea la vajilla de plata
¡Ráspense en un plato cuatro onzas •de jabón blanco, échese en él media bo¬ tella de agua caliente; póngase en otro .plato tan poco de tártaro crudo con igual cantidad de agua caliente, y en otro ce¬ nizas graveludas con la misma cantidad de agua también caliente. Tómese ira a ■brocha, y mojándola primero en el plato de tárturo crudo, en seguida en el de cenizas y finalmente cu el de jabón, fró¬ tese la plata, lávese en agua caliente y enjuagúese.
Contra el pulgón
El insecto que ataca la vid en la pró¬ xima estación, llamado pulgón, coco, cuquillo ó altica, que es la AUica ampelophaga, se persigue por medio del -em¬ budo pulgonero, engargantando su es¬
cotadura en el tronco de la cepa y sacu¬
diendo ésta. Si la operación se practica por las mañanas, antes de que salga el sol y pueda recobrar el insecto su acti¬ vidad, perdida por la acción del frío de la noche, se recoge un gran número, p-wes cae en el fondo del saco que lleva el ■embudo. Se les mata sumergiéndolos en agua hirviendo, y una vez muertos, se les echa á las aves, que los comen con avidez. Si. por el contrario, se espera para practicar la anterior operación á que el sol caliente con intensidad, los pulgonea, excitados por el calor, saltan
á tanta distancia cuanto más fuerte es
éste, y el resultado es negativo.
—irirriiiinr—
Crónica Balear
(OJEADA, á la PKENSA D* esta provincia)
El vapor Unión que ha sido objeto de importantes reparaciones en la maqui¬ naria, efectuadas por la casa Manen, el
mártes á las tres de la tarde hizo las
pruebas por la bahía de Palma, quedan¬ do satisfechas las personas peritas que había á bordo, de los trabajos realizados por el inteligente industrial Sr. Oliver.
Después de navegar tres horas apro¬ ximadamente por la bahía, se amarró
en su fondeadero sin haber sufrido nin¬
gún contratiempo.
A principios del próximo mes de Mayo, trasladarán los P. P. Escolapios
sus escuelas al nuevo local, ó sea en el exclaustro del convento de Sun Francis¬ co, de Palma.
El partido conservador de la capital trata de organizarse en forma, propo¬ niéndose establecer un casino que les sirva de contro y publicar un periódico que sea su órgano político. Al efecto se lian celebrado ya varias reuniones; los trabajos están adelantados y uno de los acuerdos que parece se han tomado es
la unión con el elemento roinerista.
Según noticias, en la última reunión, presidida por el Marqués de la Cenia,
celebrada el sábado en casa del ex-sena-
dor Sr. Massanet y Ochando, se acordó nombrar una comisión que redacte el reglamento por qué ha de regirse el
nuevo Círculo Conservador y proponga
la designación de cargos para la Junta
Directiva. En esta comisión figuran los Sres. don
Pedro Sainpol, D. Miguel I. Font. don Gerónimo Rius. D. Enrique Cuschieri y
otros.
El escampavía Pez encontró en la ma¬ ñana del viernes de la pasada semana,
á unas dos millas al norte del cabo
Ferrutx al,latid de pesca San Diego com¬ pletamente abandonado y sin ninguno

de los marineros que lo tripulaban, por lo que se cree con fundamento que ha¬ brán perecido ahogados, por efecto de la borrasca que se desencadenó en la no¬ che del jueves.
Esta desgracia ha causado honda im¬ presión en Alcudia y se hacen toda clase de esfuerzos para encontrar á los náu¬ fragos.
El lunes por la tarde, mientras se es¬ taban sacando del interior de la bodega del vapor Ballesteros orno de los cañones que ha traído dicho buque para el fuerte del doll d’ en Rebassa. al llegar á la boca de la escotilla rompióse el aparejo que lo sujetaba cayendo otra vez en el inte¬ rior de la bodega sin que por fortuna ocasionara desgracias personales.
El martes, en el tren de las 7'5@ de
la mañana partieron los peregrinos de esta diócesis que debían embarcarse en Alcudia en un vapor que los condujera
á Civita-Vechia.
Entre el numeroso gentío que fué á despedirles figuraba el Canónigo señor Compañy y el Secretario de Cámara se¬ ñor Garcés, dirigiéndoles el primero
una entusiasta alocución.
En el momento de partir el tren se dieron vivas al Papa, á la Iglesia y á España, reinando un completo entu¬
siasmo.
El señor Obispo de esta diócesis, con el fin de que los auxilios del Todopoderoso acompañen á los que toman parte en la peregrinación obrera á Roma, lia dis¬ puesto que en todas las misas en que la rúbrica lo permita se diga la oración -pro peregrinatibus, hasta haber llegado la '•última de las secciones ;en que la pere¬ grinación se ha dividido.
Por el Gobierno civil de esta provincia se recuerda por última vez á los los Al¬ caldes de los Ayuntamientos que no han remitido aun sus presupuestos ordina¬ rios para el próximo año económico, que si en crl improrrogable plazo de cinco días no cumplen este servicio, les im¬ pondrá sin nuevo aviso el máximum de la multa que autoriza el artículo 189 de la Ley Municipal.
Muchos de los sembrados frondosos y
amacollados, que á favor del buen tiem¬ po se habían desarrollado en nuestra co¬ marca, á impulsos del duro levante que
ha reinado estos días se han echado y
quedan revolcados, sin esperanza acaso de que se repongan por cuanto se lo ha de impedir la misma pujanza que traían.
Además, por efecto de haberlos halla¬ do tumbados los últimos aguaceros ha contribuido todavía el agua á derribar¬ los más. ocasionando el peligro de que
se desarrolle la roya.
Este es el primer contratiempo que
sobreviene á ios cereales.
En el repartimiento formado por la Exorna. Diputación provincial fijando las cuotas que deben satisfacer los Ayuntamientos de esta provincia para pago de obligaciones consignadas en el presupuesto provincial ordinario corres¬ pondiente al año económico de 1894-95, según relación detallada que publica el Boletín Oficial figuran por partidos las siguientes:
Isla de Mallorca. 486.196*56 pesetas Isla de Menorca. 77,813*28 idem. Isla de Ibiza, 31.323*96 idem. Que dan un total general de 595,333*80 pesetas.
Crónica Local
Por haber presentado la dimisión la
Junta Directiva de la sociedad recreati¬
va La Unión, y haberla admitido la Ge¬ neral, procedióse el domingo último al
nombramiento de nueva Junta. ¡Fueron
elegidos D. Damian Morell Pons, don Guillermo Castafier Bernat, D. Juan Pizá Mayol, D. Antonio Pastor Marqués y D. Andrés Oliver Joy, quienes deben reunirse mañana para la asignación de
cargos. Felicitárnosles cordialmente.
Equivocadamente consignamos en el acta de la sesión del Ayuntamiento en que dimos cuenta de la proposición del concejal Sr. Oliver, de crea)- una escuela en el Puerto, el acuerdo que se tomó acerca de ésta, pues dijimos se había
acordado la creación de una escuela, sin
precisar el punto donde había de insta¬ larse, cuando lo que se acordó fué lo mismo que había propuesto el menciona¬ do concejal.

Rectificamos, una vez conocida nues¬ tra equivocación, deseando quede la ver¬ dad en su lugar.
Tenemos la satisfacción de comunicar
á nuestros lectores que se halla comple¬ tamente restablecido en su salud, después de haber sufrido peligrosísima enferme¬ dad, nuestro distinguido amigo el eximio publicista D. José María Quadrado, á quien felicitamos por el singular benefi¬ cio que le ha otorgado el Cielo.
El lunes llegó á esta con objeto de
revistar las fuerzas á sus órdenes de este
puesto el Teniente Coronel de la Guardia civil D. Saturnino Giménez, y con igual objeto salió para Ciudadela en el vapor
León de Oro en la noche del miércoles.
Hora sería que el Ayuntamiento nom¬ brara una ó varias Comisiones al objeto de organizar los festejos con que ha de conmemorar este pueblo el glorioso 11 de Mayo de 1561, pues de seguro que si tarda un poco no quedará ya tiempo para nada.
Dudamos mucho que lo haya aun cuando se haga el nombramiento en la primera sesión.
La cantidad de 8436l52 pesetas debe satisfacer este pueblo para pago de las obligaciones consignadas en el presu¬ puesto provincial ordinario correspon¬ diente al año económico de 1894 á 95, se¬ gún el repartimiento formado por la Con¬ taduría de la Excma. Diputación.
Por igual concepto debe satisfacer el
de Fornalutx 983‘08 pesetas.
En la tarde del jueves de esta semana practicaron una visita M Cementerio las comisiones de Cementerios, de Obras y de Policía con objeto de estudiar sobre el terreno y resolver la manera de que queden zanjadas las dificultades á que ha dado origen la modificación del plano
del ensanche.
Acorda^n suspender la venta de so¬
lares para sepulturas, Ínterin acuerde el Ayuntamiento la formación de un nuevo y definitivo plano, y la adquisición del terreno necesario para que las mondas puedan verificarse cada diez años, por lo menos, en vez de cada cuatro, como su¬ cede ahora contra lo que aconsejan la hi¬ giene y el sentido común.
Por Rsuntos de sil profesión estuvie¬ ron ayer en este pueblo el afamado juris¬ consulto D. Alejandro Rosselló y el pro¬ curador D. Juan Ferrer, permaneciendo muy pocas horas entre nosotros.
Según rezan los programas que se han repartido con profusión estos dias, D. Bernardo Manera, á quien, como sa¬ ben nuestros lectores, no satisfizo la representación de la tragedia de D. An¬ gel Guimerá, Mar y Cielo, que puso en escena en la anterior temporada el dia de su beneficio, como no satisfizo al pú¬ blico que á ella asistió, deseoso de borrar la mala impresión que semejante inter¬ pretación dejó y de que se conozcan las bellezas de la obra, como merecen serlo y como lo merece el autor, propónese re¬ presentarla de nuevo mañana.
Ya lo saben, pues, los aficionados; mañana por la noche en el teatro de la Defensora Sollerense habrá función, po¬
niéndose en escena, además de la men¬ cionada obra, la comedia El beso.
Sabemos que se propone la compañía dar dos funciones mas y que para una de ellas se está ensayando la celebradísima producción de Retes y Echevarría, titu¬
lada Otelo.
Hemos visto con satisfacción y ha me¬ recido los aplausos del público el que atendiera el Sr. Alcalde la súplica que le hicimos en nuestro número anterior, cuyo único objeto era el de evitar trope¬
zones en los sifones de la tubería del gas.
Dárnosle gracias.
En los últimos correos de las Antillas
han venido á España muchos paisanos y amigos nuestros, con objeto de pasar en este pueblo una temporada al lado de sus familias. Algunos han llegado ya; los demás son esperados estos dias.
Dárnosles la más cordial bienvenida.
Procedente de Gijón y Palma llegó á este puerto ayer el vapor Ballesteros con cargamento de carbón mineral. Hoy con¬

tinúa la descarga, y una vez terminada bert, D. Francisco Trias y D. Guiller¬

saldrá para Ibiza, para cuyo punto ad¬ mo Alcover, bajo la presidencia del Al¬

mite carga y pasajeros, según se anun¬ ció por medio de pregón.
Las obras que se han ejecutado por administración municipal desde el dia 9 al 14 del ac&ral, ambos inclusive, consis¬

calde, D. Antonio Pons.
Expuso éste á los reunidos que era el objeto de la convocatoria determinar los medios de cubrir el cupo de Consumos de este pueblo correspondiente al próxi¬
mo año económico de 1894 á 95.

tentes en construcción de un muro en el

Se dió lectura á una circular de la Ad¬

camino de Can Veri y reparar el piso del de S‘ Alborada, importan la cantidad de 73 pesetas.

ministración de Hacienda de esta pro¬ vincia referente á este asunto, y entera¬ dos de ella los concurrentes se puso á

discusión su contenido, acordando por

A última hora hemos sabido que nues¬ unanimidad adoptar la administración

tro paisano y apreciable amigo D. Anto¬ municipal para cubrir dicho cupo. nio Marqués, que á consecuencia de la Y se levantó la sesión.

enfermedad que le aqueja fué sacramen¬ tado á mediados de la semana pasada, ha

esperimentado una ligera mejoría. De lo que nos alegramos, deseando
vivamente poder muy en breve comuni¬
car á nuestros lectores la noticia del
completo restablecimiento.
EN EL AYUNTAMIENTO.
Bajo la presidencia de D. Antonio Pons Gispert, Alcalde, y con asistencia de los concejales Sres. Rullan (D. Pedro Antonio), Frontera, Pastor, Mayol, Oli¬ ver, Forteza, Arbona, Castafier, Morell y Pizá, celebróse en la noche del martes
la sesión ordinaria.
Se dió principio con la lectura del acta de la anterior, que fué aprobada.
Se dió cuenta de un oficio del Sr. Go¬

CULTOS SAGRADOS
En la iglesia Parroquial.—Hoy, «I anochecer, se dará principio á la devo¬ ción del mes de María, que se continuará á la misma hora, en los dias siguientes.
Mañana, dia 22, á las siete y media de la misma, comunión general para las Hi¬ jas de María; á las nueve y media horas menores cantadas y misa solemne con sermón por el Rdo. Sr. Cura-párroco, á intención de devota persona; por la tar¬ de, después de vísperas, se predicará la 3.a palabra de J. C. desde la Cruz.
Dia 24, á las seis y cuarto, durante una misa, el ejercicio mensual al Após¬
tol S. Bartolomé.
En la iglesia de San Francisco.—Ma¬ ñana, á las 5 de la tarde, se dará princi¬ pio á la tan popular devoción del mes de Mai•la, con música, y sermón que dirá
D. Ramón Colom Pbro. En los dias fe¬

bernador civil de esta provincia en que comunica que, examinado el presupuesto adicional al ordinario de este Municipio

riados, se practicará á las 7 de la maña¬ na, y durante el santo sacrificio de la
misa,

para el ejercicio económico de 1894 á 95,

—***-*——-—

y resultando estar formado con sujeción á las disposiciones de contabilidad vi¬

Utegflstr© Civil.

gentes, no apareciendo en el mismo ex¬

tralimitación alguna legal que corregir,

Nacimientos.

lo había autorizado en la forma que lo

Varones 2.—Hembras 8.—Total 10.

aprobó la Junta Municipal de esta villa,

Matrimonios.

á condición empero de que en la ejecu¬

Dia 21.—D. Baltasar Calafell y Ale*

ción de las obras se sujete en un todo mañy, soltero, de Andraitx, con D.a An¬

á lo dispuesto en el Real decreto de 4

de

tonia Castafier y Castañer, soltera,
• de San Bartolomé.

callo

Enero de 1893. Acordóse quedar ente¬

Defunciones

rado.

Se enteró igualmente de un oficio de

Dia 16.—Jaime Oliver Cuvelje, de 1 afío, calle de Isabel II.

la Administración de Hacienda de esta

Dia 17.—Francisca Arbona y Casta¬

provincia en que iudica que en cumpli¬ miento de lo dispuesto en el art. 3.° de la instrucción de 27 de Mayo de 1884, se le remita certificación espresiva del

ñer, de 5 meses, calle de la Luna.
Dia 17.—D.a Margarita Borrás y Castañer, de 64 años, viuda, plaza de la
Constitución.

recargo municipal que haya acordado

imponer sobre las cédulas personales de MOVIMIENTO DEL PUERTO 1894 á 95, y acordó no imponer grava¬

men municipal alguno á los espresados
documentos.

Embarcaciones fondeadas

Dióse lectura á varias instancias pre¬
sentadas por D. Juan Rayeras y Saba¬ ter, como encargado de D.a Juaua Ana Deyá, D.a Antonia M.a Morell y Estades y D. Bartolomé Suau y Morell, solicitan¬ do permiso para hacer obras en los inmue¬ bles que indican, sitos en las calles de San Bartolomé y de la Alquería del Con¬ de, y en el camino de Deyá respectiva¬ mente. Acordóse pasaran á la Comisión
de Obras.

Dia Id.—De Palma, en 1 día, laúd San José, de 11 ton., pat. D. Pedro Ca-
fiellas, con 5 mar., y lastre. Dia 18.—De Marsella, en 2 dias, laúd
Esperanza, de 32 ton., pat. D. Juan Vi¬
cens, con 6 mar., y lastre. Dia 20.—De Gijón y Palma, en 5 días,
vapor Ballesteros, de 669 ton., cap. don J. Oliver, con 22 mar., y carbón.
Días 18 de Cette y Barcelona y 20 do de Ciudadela, vapor León de Oro, de 278 ton., cap. D. G. Mora, con 18 mar%, pa¬ saje y efectos.

Aprobóse el dictamen de esta Comi¬ sión acerca de lo solicitado por D. Juan Bautista Ballester y Casasnovas, D. An¬ tonio Colom y Bernat y D. Antonio Ca¬ sasnovas y Magraner como encargado de D. Juan Bibiloni y Sarnpol, de que dimos cuenta, y la linea señalada ai se¬ gundo, y se acordó conceder á todos el permiso solicitado, con arreglo á aquel.
Acordóse la formación de unas Orde¬
nanzas Municipales, completas, arregla¬ das á las necesidades de esta localidad, y, para llevar á efecto dicho trabajo, nom¬ brar una comisión del seno del Ayunta¬ miento que haga los estudios y redac¬

Embarcaciones despachadas
Dia 16.—Para Palma, laúd San José, de 11 tou., pat. D. Pedro Cañellas, con 5 mar. y lastre.
Dia 16.—Para Marsella, laúd San Bar¬
tolomé, de 32 ton., pat. D. Miguel Cardeü, con 5 mar. y frutas.
Dia 19.—Para Alicante, laúd Espe¬ ranza, de 32 ton., pat. D. Juan Vicens, con 6 mar. y lastre.
Dia 19.—Para Hamburgo, bergantín General Berge, de 256 ton., cap. Sequimenier, con 9 mar. y lastre.
Dias 18 para Ciudadela, y 20 para Barcelona y Cette, vapor León de Oro, de 278 ton., cap. D. G. Mora, con 18
mar., pasaje y efectos.

ción corrrespondientes y presente des¬

pués su trabajo á la deliberación del Ayuntamiento. Componenla los señores

ÚJLTIMA HMl

Presidente, D. Pedro Antonio Rullan, D. Jorge Frontera y D. Jaime Antonio

Palma 21, á las 3 tarde.

Mayol.
Y se levantó la sesión.
Junta de Asociados
Convocado el Ayuntamiento con igual número de contribuyentes en representa¬
ción de todas las clases que so expresan
en el párrafo 2.° del art. 11 de la ley de

Banco ele España. .

•

4 p § interior. .

fin.

4 p § exterior. .

fin.

4 p % amortizable . .

Cubas

Coloniales. .

.

Cambios.

379{00 68-15 77‘82 OO’OO
IGS‘25 OO’OO

31 de Diciembre de 1881, reuniéronse los Sres del Ayuntamiento espresados en el extracto de la sesión ordinaria y los asociados Sres. D. Bartolomé Colom,

París 8 días vista. . Londres 30 días vista

2L30 30’47
P.

D. Antonio Frau, D. Miguel ’Bauzá,

D. Guillermo Bernat, D. Antonio Uni-

4

SÓLLER
METEOROLOGIA

OBSERVATORIO BE D. JOSÉ RULLÁN PERO—CALLE BE S. PEBRO

OBSERVATORIO BEL PARO BE «PUNTA GROSSA»

| TERMÓMETROS

Mil TARDE VIENTO Atmósfera Pifio.

Maian Taté Mañana

Taré Ter.

Ter

Dirección Fuerza

del Bar. del BaT.

i

w
Ï

í'riL ï 1.a g
B

■Seco. •Ido. Seco g

H(L Bar. Mil.6 Bar. Mil;3

1B

G.os

G.o®

Trt M.a

Maña. *r-3 SL cn=> Milis.

OBSERVACIONES

TERMÓMETROS. MAÑANA

TARDE

VIENTO

Atmósfera Pifio.

■9 Mañana.

Termó¬

Termó¬

Anemó¬

Tarde.

Dirección metro Baró¬ metro Baró¬ del metro. del metro

metro. n.o de vueltas

i

Baró¬

Baró¬

(luíanle

la. Tde. i.a Tarde Milis. Máxima.

Míni-
ma.

Máxi-
ma.

Míni- metro. Mili- metro. Milima. Grados metros Grados metros

las 21 horas.

OBSERVACIONES

13 13 7 15 9 13’4 12’0 19’0 14’0 15 751 14 754 N. E. » » c. D.

14 16 7 20 17 18'0 14’0 18'0 16’0 15 754 15 755 S. 0. » » D. D.

15 20 10 22 18 20’0 13’0 20’4 14’0 15 755 16 755 O. N. »

I). D.

61 19 15 20 15 19'0 15’0 19*0 15’0 16 754 16 755 N. S. T

c. I).

17 20 10 20 14 20'0 16'0 19'0 14'0 16 752 15 754 O. N. » » í). I).

18 19 11 20 15 17’0 13’O 20‘0 14*0 16 755 16 754 O. S. » » c. I).

1 19 20 :'€ 22 16 20’0 14*0 IB’0 14*0 16 755 16 755j 0. O. » » D. D.

13 23‘0 0‘5 21 ‘0 1P5 15‘0 750*0 14*2 752*0 NE. NE. 31.460 D. D. 14 20‘0 9‘0 22-2 13-0 15‘1 756-0 17*0 756*5 so. SO. 3.910 D. D. 15 22‘6 1P3 21*5 13‘6 16*5 757*5 17*8 756-5 so. so. 2.570 i). D. 16 22-0 13-4 21‘0 124 17*7 754*6 17-0 753*1 so. so. 9.340 C. Ll. 4 17 2P3 10‘6 20‘7 14-5 17*0 753-7 17*2 753-7 0. 0. 6.675 D. D.
18 21 ‘0 10*5 19*4 1P1 16*2 752*1 18-0 752‘7 NO. NO. 11.095 I Ll. D. 1
¡19 20-0 12*0 22*0 14‘0 16*0 755‘0 18-0 756*0 O. O. 2.140 R- D.

NTOTA. Cuando la casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica qua la corriente era apenas perceptible, la S. indica que es suave, la F. fuerte, la T. tempestuoso y la U. uracanado.—El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las ira«iaies; D. que indica despejado y C. cubierto.—Las horas de observación son; á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—Los termómetros están á la sombra.
OTRA. En el observatorio del «Paro de la Punta Grossa,* los instrumentos están á 101 metros 620 milímetros sobre el nivel del mar.

Ensanche de la en la finca, Los dueños de esta finca, participan al público que, resueltos á llevar á cabo por cuenta propia el ensanche de la población, se ha empezado ya la venta de solares, y que ésta conti¬
52341nuará hasta la completa enagenación de los que en el plano se han señalado, por los precios y mediante las condiciones siguientes: Los solares marcados con los números del 1 al 22, ambos inclusive, se venderán por la cantidad de 500 duros cada uno, é igual precio tienen señalado los del 27 al 42, del 48 al 56 y del 87 al 95, también inclusives.
.a Se venderán á razón de 400 duros uno, los solares marcados con los números del 56 al 86 ambos inclusive.

No tienen precio alguno señalado, siendo por lo tanto convencional éste, los solares números 23, 24, 25 y 26; 43, 44, 45, 46 y 47; 96, 97, 98, 99 y 100.

Los solares regulares tendrán una longitud de 100 palmos por 30 de latitud; sin embargo, podrán ser agrandados longitudinalmente á voluntad del comprador, y conven-

eionalmente, siempre que quede terreno libre en el fondo de los mismos.

Los solares del precio de 400 duros tendrán una rebaja de 2’07 reales por cada palmo que les falte para el completo de los 30 por 100 que se ha indicado.

6.! En los solares del precio de 500 duros que sean irregulares se compesarán en rebaja ó aumento, según falten ó sobren palmos, á razón de 3’04 reales palmo.

i: Las rectificaciones que -tengan que hacerse en el plano, se enmendarán sobre el terreno.

8.£ Al comprador que adquiera 20 solares de á 500 duros y pague su total importe al contado, se lé hará una rebaja de 1000 duros.

9.a La venta de solares se hará lo mismo al contado que á plazos, siendo estos anuales y de 50 duros como cantidad mínima. Las cantidades no satisfechas devengarán el in¬

terés del 5 p:g, quedando en garantía de estas el solar y edificio que sobre el mismo se construya.

Los que deseen adquirir uno ó más solares podrán dirigirse al honor Jaime Colom y Arbona, que vive en la propia casa de El Seller, calle de Moragues n.° 3.—SÓLLER.

NOTA.—Quedará abierto el ensanche, por de pronto, en la plaza de Estiradors, y la calle trasversal en el camino-que desde dicha plaza conduce á la Alquería del Conde, por

él Tormitó d’ en Creuela, y se trabaja para conseguir las mas posibles de las aperturas señaladas en el plano para empalme del ensanche con la población; no obstante, con objeto

de que pueda empezarse la construcción de edificios Ínterin se facilite la circulación, tendrán los compradores paso libre para personas, caballerías y carruajes por la casa del propietario.

Advertencias importantes

En la imposibilidad de componer tipográficamente un plano exacto de la futura población,

conviene manifestar para conocimiento de los que en éste se fijen, que es solo aproximado;

se publica con el exclusivo objeto de que puedan formarse una idea de la dirección de las

calles y de la forma de los solares aquellos á quienes pueda interesar.

Los filetes gruesos — indican las futuras calles, los finos

los solares, los puntilla¬

dos - las calles y caminos hoy existentes, y las cañas ===== algunos límites, que no todos

por no ser posible, de la finca El Seller.

El ancho de las calles continuación de la de San Bartolomé y trasversal, miden de ancho

10 metros; la9 continuación de las de San Jaime y del Pastor 8 metros.

Para gobierno de las personas que, estando ausentes, quieran comprar algun solar, publi¬

caremos el número de los que se hayan vendido.

NOTA.—Quedan vendidos los solares números 21, 22, 56j 57, 58, 59 y otro sin número junto
al 34.
SOLLER,—Imp. de «La Sinceridad»