AÑO Vll--2.a EPOCA-NUM. 249
AÑO Vll--2.a EPOCA-NUM. 249

9 ENERO DE 1892

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
SóLLER: Administración. Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant Samary-5-Cette (Herault.) Antillas: Sres. Pizá y C.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Rico.) Méjico: D. Damian Canals—Constitución-19-Sau Juan Bautista (Tabasco.)

REDACCION Ï ADMINISTRACION:
Calle cié San Bartolomé-17
Sóller (Mallorca.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. r Frangía- 075 francos id. id. PAGO ADELANTADO América: 0 20 pesos id. id. ( Números sueltos—0’10 pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo, .inicial, ó signo determinado. Dejos que tal .lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS en que todo viene á la vez...; pero dentro
de un par de meses habré realizado mis

¡Si yo fuera rico!...
A propósito de una con¬ versación lynistosa en el ca¬
fé «La Unión.»

operaciones, y chico, en último caso, toma¬ ría dinero para pagarte, hipotecando la ca¬
sa que tengo en la calle de la Comadre, que el mes que viene queda libre de la hipoteca que hoy pesa sobre ella.... Ya ves que te
hablo francamente.

(Conclusión.)
Por una casualidad verdaderamente ex¬
traordinaria y que no hay para qué nos de¬ tengamos en explicarla , el señor García aca¬ ba de heredar la renta que con tanto afán
deseaba.
—Ahora, le dice su mujer, abandonarás, como decías, el comercio en pequeña es¬
cala.
—No lo creas, hija mia; á ese comercio hemos debido nuestra subsistencia, y seria una ingratitud abandonarle.
—Pues ¿no' decías que emplearías tu di¬ nero en grandes empresas?
- -Hija, los tiempos están muy malos; la política da mil vueltas, y no se puede uno fiar de la camisa que lleva puesta.
—Y ¿por qué, ya que tienes dinero, no descansas y te dedicas á vivir y á gozar de
nuestro dinero?
—Calla, mujer: me fastidiaría, me pon¬
dria malo si no hiciera nada.
—¿Y me comprarás aquel aderezo? —Mujer, si cuesta lo menos ocho mil

—Y yo te lo agradezco, y te confieso que seria para mi el mayor placer poder servir¬ te en esta ocasión; pero tengo todo mi dine¬ ro repartido en este momento, y apenas si puedo disponer de un billete de' mil reales para el gasto de casa.—Si hubieras venido
hace cuatro ó cinco dias aun tenía fondos....
Poco después, el señor García vuelve al lado de su esposa, á quien dice:
—Mira, cuando vuelva ese señor que acaba de salir, que le digan que no estoy. No se puede ser rico: todo el mundo se cree con derecho á pedirle á uno dinero. Si llega á venir media hora antes, y me en¬
cuentra contando los diez mil duros que me
trajo esta mañana el corredor, te digo que
me divierto.
—Ahí está esperando la mujer de un al¬ bañil que el otro dia se cayó al patio de ca¬ sa desde el andamio del cuarto segundo y sé rompió una pierna.
—¿Y qué quiere?
—Viene á ver si la socorremos.
—Sí. ¡Pobrecilla! Dale dos reales.
E.

duros.

—Y ¿qué importa? -Hija, el dinero empleado así es un di¬

La gallinita doga.

nero muerto, que no produce nada, en tan¬ to que colocado al veinte por ciento sobre

Como cada individuo tiene sus costum¬

pagas, produce una bonita suma.

bres adquiridas én este revoltoso centro, ca¬

—¿Comprarás el coche?

da dia más incomprensible, que se llama so¬

—¡Hay, hija, tú no sabes cómo están los ¡ ciedad, yo tengo también las mías, es decir,

| cocheros, y los gastos y disgustos que pro- mis costumbres; costumbres que cualquiera

porciona un coche! Luego, los cocheros se podría tomar por caprichos.

comen la cebada, los caballos se mueren á Yo soy extremadamente aficionado á dor¬

lo mejor; atropellan á cualquier pelagatos, mir la siesta en verano. Esto nada le im¬

y te hacen pagarle una indemnización, ó so portará á la mayor parte de mis lectores.

desbocan y te estrellan, ó te hacen malparir j Pero sin embargo, como no soy el primero

—á tí,—y adiós caballos, adiós | coches, y en traer á colación muchas tonterías, por¬

adiós hijo.—Cuando quieras ir á dar un pa- que en este siglo en que tanto se escribe es

seito en coche, tomaremos un simón.

preciso llenar con algo innumerables vacíos,

—¿Sabes quién vino ayer á verte cuando I hé aquí por qué yo he querido hablar de mi

tú habías ido á mandarte hacer el som- j sueño y relatar un suceso de que fui testi¬

brero.

go hace ya bastantes años, cuyo recuerdo

—¿Quién?

aún no se ha borrado de mi memoria.

—Tu amigo Sánchez, que dijo que ven¬

Era uno de esos dias de Agosto en que

dría hoy á comer con nosotros.

falta á los madrileños aire para respirar. El

—¡Hombre! ¡hombre! pues no hace un calor sofocante que se dejaba sentir en mi

mes que vino á lo mismo. Hay amigos que ; alcoba, hizo que despertase de mi sueño y

creen que la casa ajena es país conquis- ¡ que abriese una de las ventanas de mi mo¬

tado.

desta habitación deseoso de procurarme un

poco de fresco.

un poco atrevido el tal Sánchez, porque co¬ mo sé que os habéis criado juntos y que le quieres mucho, y no quiero contrariarte nunca..., pero sin duda ha creído que nues¬
tra casa es alguna fonda. —Pues mira, cuando venga, que le diga
Ramona que hemos tenido que ir á comer á

En aquel momento un alegre clamoreo
llegó hasta mí, é hizo que me asomase á la
ventana. Fijé mi vista en la calle y vi que en medio de ella gritaban desaforadamente multitud de chicuelas, que formadas en numeroso círculo, se movían dando rapidí¬
simas vueltas alrededor de otra niña como

casa de tu madre para probar unos mojico¬ do ocho á diez años. Esta niña era rubia,

nes que le han enviado las monjas de Alco¬ de boqnita pequeña, de diminutos piés, de

bendas.

talle que prometía y de ojos... no; de los

En esto llega un amigo de García, á cjos no podré decir una palabra, porque ios

quien este recibe en su despacho con las tenía vendados.

mayores demostraciones de afecto.

I De vez en cuando aplicaba una varita pe-

—Amigo mió—le dice el amigo,—hoy | queña al oído de cualquiera de sus revolto-

vengo á poner á prueba tu amistad: necesi¬ j sas secuaces. Pis... murmuraba poniéndose
to veinte mil reales para salvar mi honor, la varilla en los labios. Pis... contestaba la

comprometido por un falso amigo á quién | otra, y... ando, ande la rueda, replicaban to-

garanticé esa cantidad....

s das las demás, porque la joven cieguecilla

—¿Y como te has dejado engañar?

j no había acertado el nombre de su amiga.

—¡Hombre, parecía honrado, y me pintó Esta sencilla diversión, como mis lecto-

su situación de tal

manera,

que

como

!
yo res comprenderán no dejuba de tener cierto

tengo este corazón, no vacilé en hacerle ese I atractivo para el que la contemplaba des-

favor.

! pues de un sueño agradable y luchando aún

—Hijo, en el dia no pueden hacerse esos | con esa pereza y ese entorpecimiento de los

favores.

sentidos, en el cual se encuentra todo el que

—Pero tú me harás el que te suplico; me acaba de dormir.

conoces lo bastante para no dudar que te Yo fijé mis ojos como estasiado en aquel

devolveré esa cantidad.
—¡Ah! ya lo creo....

^ .
' "Y

grupo infantil, compuesto de sonrisas, de miradas cariñosas, de pueriles emociones

—Chico, ya sabes, hay circunstancias que son el símbolo de la niñez, y me puse á

reflexionar sobre aquella rueda que seguia andando, y andando como una máquina de inocentes juegos.
¡La inocencia! la inocencia parece que no
podía estar allí, en aquella cosa que daba tantas vueltas y que tanta semejanza tiene
con el mundo.
Sí; el mundo indudablemente es la rueda.
Aquella niña descuidada que con los ojos vendados se afana por conocer á una de las
otras niñas, es el hombre, el hombre que con la venda en los ojos también, -se lanza en medio de la gran rueda del mundo lla¬ mando en todos los corazones y escuchan¬ do la eterna voz que le grita como el eco de El Judío Errante: Ande la rueda, ande la
rueda, que no acertó.

una cajita blanca como las mejillas de la
difunta, que se sonreía con la sonrisa de un ángel.
Aquella rueda de animación, de regocijo y de alegría se ha trocado en la rueda del sentimiento y de las lágrimas.
¡Ayer la rueda alrededor do la vida! ¡Hoy la misma rueda alrededor de la
muerte!
Parece que la vida y la muerte son dos ruedas que casi nunca se separan.
Yo, después de lo que había visto, meencerré en mi habitación, y aquí teneis, lec¬ tores queridísimos, los apuntes de mis me¬
ditaciones.
¿No es verdad que son dos ruedas dignas
de llamar la atención?

La rueda de las muchachas no dejaba
de moverse. Ni los clowns del circo ecues¬
tre han saltado nunca más que aquella nu¬
merosa pléyade de graciosas jóvenes. De pronto, y cuándo más descuidadas
estaban las delicadas parvidillas, se oyeron en la calle los gritos de una mujer que llo¬ raba con toda la amargura de la desespera¬
ción.

E. de Lustonó.
1—
La suegra.
Padre Adan, no lloréis duelos, Deja buen viejo el llorar, Pues que fuisteis en la tierra
El mas dichoso mortal.

Aquella mujer era una madre, una ma¬ dre que acababa de perder repentinamente al compañero de sus dias, y buscaba á la hija de su corazón para que juntas le llo¬
rasen.

De la variedad del mundo
Entrasteis vos á gozar
Sin sastres ni marcaderes, Plagas que tuvo otra edad. Para daros compañía,

La pobre hija era justamente la que te¬
nía los ojos vendados en medio del alegre
círculo.

Quiso §1 señor aguardar, Hasta que llegó la hora, Que sentisteis soledad.

—Clotilde, Clotilde; gritaba la desgra¬ ciada mujer al divisar el grupo de niñas. Clotilde. ¿Dónde estás?
—Allí, le respondió una torpe ancia¬

Costóos la mujer que os dieron Una costilla, y acá
Todos los huesos nos cuestan,
Aunque ellas nos ponen mas.

na que no comprendía las lágrimas de la
madré.

—x4ilí tienes á tu hija, la del pañuelo

Sea manzana si gustáis;

blanco, la que está riéndose porque no
acierta el nombre de sus compañeras.
La inconsolable esposa se precipitó hacia el festivo grupo y la varilla de su hija fué á colocarse maquinalmente en los hombros do la madre; Pis... murmuró la pobre niña,
y una voz descompuesta por la terrible vi¬
bración de la amargura, «Yen, le dijo, ven á llorar sobre el cadáver de tu padre, de tu

Que yo para comer una
Dios me lo había de mandar.
Tuvistes mujer sin madre, Grande suerte, y de envidiar, Gozastes mundo sin viejas, Ni suegrecita inmortal. Si os quejáis déla serpiente, Que os hizo á entrambos mascar,
¿Cuánto es mejor la culebra

padre, que ha muerto sin el consuelo de be¬
sar tus labios por última vez.» Y aquellos ojos inocentes que se habían
encerrado entre los pliegues de un pañuelo, llenos de serenidad y de alegría, volvieron á descubrirse para fijarse llenos de lágri¬ mas, en los ojos de una madre desesperada.
La rueda se deshizo como se deshace una

Que la suegra, preguntad? La culebra por lo ménos Os dá á los dos que comáis; Si fuera suegra, os comiera A los dos, y mas y mas.
Si Eva tuviera madre
Como tuvo á Satanás, Confiérase el Paraíso,

bandada de colorines, cuando el astuto ca¬
zador mata á uno de ellos.
La niña era muy joven, pero amaba á su padre con toda la locura de los primeros años, y aquella muerte repentina hirió te¬ rriblemente su corazón, virgen todavía.
Sus compañeras trataron de consolarla, pero todo era inútil.

No de un pero la mitad. Las culebras mucho saben, Mas una suegra infernal Mas sabe que las culebras,
Ansí lo dice el refrán.
Llegaos á que aconsejara
Madre deste temporal
Comer un bocado solo,

El juego ha concluido con el llanto, y la calle se ha quedado desierta, porque todos

Aunque fuera rejalgar. Consejo fué del demonio

siguen á la madre y á la hija. Yo cerróla ventana de mi habitación, y
procuró en vano olvidar aquella escena mis¬ teriosa de aquella tarde triste; aquel círcu¬ lo divertido de risas y de alegría; y por úl¬ timo, aquella niña vendada que en un abrir \\ y cerrar de ojos había perdido á su padre.
A los pocos dias salí otra vez á mi ven¬
tana casi á la misma hora de la tarde ante¬
rior.
Un ruido de músicas fúnebres se escu¬

Que anda en ayunas lo mas; Que las madres de un almuerzo La tierra engullen y el mar. Señor Adan, menos quejas, Y dejad el lamentar Sabe estimar la culebra,
Y no la tratéis tan mal.
Y si gustáis de trocarla A suegras de este lugar, Yed lo que queréis encima, Que rail os la tomarán.

chaba á lo lejos, y llamó mi atención. El ruido se aproximaba, y entonces oí decir á
una vecina mía:
—«Oye, mamá; es el entierro de la gallinita ciega; de aquella pobre niña tan mona
que jugaba la otra tarde con los ojos ven¬
dados frente de nuestros balcones. Ha

Esto dijo un ensuegrado, Llevándole á conjurar
Para sacarle la suegra
Un cura y un sacristán.
F. de Q.

muerto sin que se pueda adivinar la causa, Solución alas cha radas del número anterior y dicen que en sus últimos momentos llama¬

ba mucho á sil padre. Mírala, allí viene.» Efectivamente, en medio del mismo cír¬

Ca-ne-la

Ba-ta-lla

culo de niñas de aquella tarde, vi aparecer

%

SÓLL E'R

Tribuna pública

tras completaba sus estudios en la Univer¬ conocer las impresiones que trae de París

sidad de Bonn.

respecto á la cuestión de nuestros vinos.

En 1857, volvió á París para reseñar el En Inglaterra, las tarifas arancelarias no

Salón (Exposición anual de Bellas Alies) regirán mientras subsista el tratado de co¬

Una carta inconsciente,

por encargo de la Caceta ele Augshurgo, y no
tardó en ser secretario de Alejandro 1)li¬

mercio.
Esta noche se han reunido los diputados

mas.. Poco tiempo después, empezó su cola¬ de las provincias vinícolas al objeto de

Sin llamar la atención de cómo empieza boración en el Charivari, el Fígaro y otros ocuparse de la introducción en Francia de

:1a carta que del corresponsal de la corona¬ periódicos parisienses.

los vinos dulces.

da villa y corte de España se inserta en el Durante la guerra franco-prusiana, per¬ Aunque la transición es brusca, hable¬

penúltimo número de el periódico el Só¬ maneció Wolff en Bélgica, donde públicó, mos algo de política menuda. Cánovas nos

ller, podemos, sin violentar los dictados bajo el título de Los dos emperadores, un ha dado un soberano susto poniéndose re¬

del buen sentido, decir que termina ó aca¬ estudio que tuvo gran resonancia. Firmada pentinamente enfermo, no sé si del tranca¬

ba con asertos que no están en la concien¬ la paz, volvió á París, se hizo naturalizar zo, que produce estragos, ó si de ver que

cia de nadie.

francés y volvió á ocupar su puesto pre¬ Silvela aceptaba sin ambajes la presidencia.,

En Sóller, según el corresponsal, «se lia ponderante en la prensa.

de la comisión de actas, que por cortesía le

formado una Compañía de Navegación que

Había reunido en varios tomos mullos | ofreció. Lo cierto es que se ha suspendido

al «onstituirse ha tenido que vencer no de sus artículos (Memorias del Bulevar), di- ¡ el consejo do ministros que debía celebrar¬

pequeños obstáculos creados por la mez¬ versos estudios de costumbres, recuerdos j se hoy, y á Cánovas le parecerá extraño que

quina envidia de algunos, por el ostracis¬ de viaje y trabajos de crítica.

no hayamos suspendido todos hasta la res¬

mo de no pocos y por antipatías personales Al mismo tiempo había dado al teatro piración al saber que se hallaba enfermo.

contra el iniciador de ciertas y determina¬ algunas comedias en colaboración con Gon- Malos tiempos corren para los que sufren

das entidades.»

dinet, Rocliefort, Blum y otros, como tam¬ achaques de vejez... y de otras cosas. El

Sin duda al decir esto trasnochado anda bién un drama lírico, Egmontrepresenta¬ tiempo es crudo; el frió, intenso. Desde Pa¬

el corresponsal madrileño, y mas que tras¬ do en la Opera-Cómica en 1887.

lacio hasta los chiribitiles de Chamberí, no

nochado, como sin brújula en sus navega¬ Pero lo que más fama le dio fueron sus se oye mas que toser. El niño Alfonso XIII

ciones periodísticas.

críticas sobre las Exposiciciones artísticas y sus hermanas las infantitas están res¬

En efecto; cuando debe presumirse que que anualmente se celebran en el Palacio friados, y para que la Hacienda española

no hay nadie en Sóller que no desee que de los Campos Elíseos.

pase por todas las vicisitudes posibles, su

su comercio marítimo prospere, ni su

+

pontífice, no el máximo, porque es Cáno¬

navegación aumente ¿dónde está la mez¬

**

vas. sino el oficiante Sr. Concha Castañeda

quina envidia de algunos que ha crea¬ En este mismo palacio acaba de celebrar¬ ha imitado á su superior poniéndose acata¬

do obstáculos contra la Navegación de se una reunión que prueba la importante rrado.

Sóller? Afirmar sin más ni méuos ó senci- influencia que van ejerciendo las mujeres

Los Reyes Magos vienen, no de capa

mcnte esta proposición, ¿no es poner im en el dominio de las Bellas-Artes.

caída, como algunos colegas, sino de capa

aserte) sin demostrarlo ó sin aducir datos La Unión de mujeres pintoras y esculto- helada, como n uestra política del momento.

que lo comprueben y por lo tanto hacer ras, en asamblea general, ha aprobado unos

Veremos si entra en calor con la reaper¬

poco favor ó no tratar como se merece á ai- j nuevos ;estatutos, renovado su Junta Di¬ tura de las Cortes, fijada para el lunes

gunos de sus paisanos ó compatricios?

rectiva y tomado agradable nota de que

Ni en segundo lugar ¿cómo ó de qué , existe en su caja la respetable suma de

manera el ostracismo dono pocos lia crea¬ 38.000 francos.

do obstáculos á la instalación de Compa¬

Otra comisión artística, la de monumen¬

ñías de Navegación en S 311er? ¿Que tiene tos históricos. acaba de instalar una intere¬

próximo. Entonces dará seguramente bas¬ tante jueg’O para que mis cartas que ba re¬ flejen resulten méuos tibias que la que
termino deseando á ustedes toda suerte de
felicidades durante el año que empieza.

que ver el ostracismo con la navegación? santísima colección de fotografías, en el Y si algo tiene que ver ¿no es cierto que es I Museo de escultura comparada del Troca-

Eucaliptus.

hacer cargos indebido*, mientras no se jus¬ dero.

tifique que el que está en ostracismo lo está Estas fotografías representan un gran

precisamente para perjudicar á la instala- ! número de (iglesias antiguas, menhirs,

eión ó formación de las Compañías de Na¬ dòlmens y otros monumentos druídicos.

vegación?'

Al lado de estas reproducciones, figurarán

Crónica local.

Y en tercer lugar; la antipatía de ciertas
y determinadas entidades contra el inicia¬ dor ¿es acaso antipatía contra la navega¬ ción y comercio marítimo de Sóller? ¿Po¬ dria sostenerse que los demás no tienen su¬ ficiente discernimiento ¡)ara no confundir la antipatía con el comercio y la navega¬ ción? Desde cuando de otro lado no quedan
luego los demás mó’ralmente en su derecho
de obrar del mejor modo que á sus inte¬
reses convenga, cuando precisamente se trata.de cosa* que ante todo son depura
conveniencia ó utilidad?

j

las quo reunió en Mallorca el sabio arqueó¬ logo tolo-ino Mr. Cartailhac, delegado que fué del gobierno francés en las Baleares.
Ya no podrán los franceses hablar des¬ preciativamente do España como único país en que los trenes son asaltados por bandidos. Aquí, en la capital, corazón y
cabeza de la Francia acaba de ocurrir un
hecho que deja atrás las aventuras mas inverosímiles que en sus narraciones de vía-
jes por España consignan los compatriotas y émulos de Alejandro Dumas.
El tranvía de París á Montrenil ha sido

j
j j |
i

Hemos sido honrados por el Sr. D. Juan Garriga, corresponsal nuestro en La Pue¬
bla, con un bien escrito artículo que nues¬
tra modestia nos impide insertar, por cuan¬ to su parte más sustancial envuelve elo¬ gios exagerados para nuestra humilde pu¬ blicación. Sin embargo de que así nos pa¬ recen, los agradecemos con toda el alma y
rogamos á su apreciable autor que se haga cargo de los sentimientos de delicadeza que hoy privan á nuestros lectores de sus h alagüeños conceptos.

Estos dislates ó inexactitudes que ligera¬ mente venimos impugnando, apuntadas por el corresponsal en su carta desde Ma¬ drid parecen indudablemente dichos de un
modo inconsciente. No le hallamos otra es¬
piración Y así al parecer podia esperarse de quien sabe decir que «ia Compañía de Navegación será la panacea que alimenta¬ rá con sus buenos servicios á la hoy decaí¬ da agricultura, á la naciente industria y al
•comercio todo.»
Aver, Sr. Director, si V. navegando des¬

asaltado á las nueve de la noche y á las

puertas de la ciudad, por una cuadrilla de malhechores que han dejado maltrechos á
varios viajeros y mortalmente heridos al cochero y al conductor.
Si el Africa empieza en los Pirineos, co¬
mo dijo Dumas, es de suponer que los Pi-
ríñeos se han corrido hasta las mismísimas

j
1j

En la iglesia parroquial el domingo últi¬
mo dió un accidente á un hombre, al tiem¬
po que se celebraba la misa de doce, sien¬ do preciso sacarlo fuera del templo en bra¬ zos. Poco después vímosle que marchaba á su casa, que la tiene en la Alquería del

puertas de París.

Conde, sin necesidad de qué se le acompa¬

ñara.

Prüdhomme.

No hubo más que el susto y un poco de alarma que promovieron los curiosos.

cubre el quid pro quo de tan grandilocuen¬

te párrafo. Por lo que á nosotros respeta, comprendemos así mismo que aparte de otros servicios de importación y exporta¬ ción de la Compañía de Navegación podrá esta, de allende los mares, también traer
abonos para la misma agricultura, maqui¬
nas y herramientas para la industria y pro¬ ductos nanea vistos para el comercio todo. ¿No es esto? Y si no es esto ¿no podrían también ser la agricultura y la industria las panaceas que alimentasen la Navega¬
ción, mediante el comercio, tercera pa¬
nacea?

Madrid 4 de Enero.
Pocas veces han preocupado como ahora á la inmensa mayoría de los españoles las cuestiones relacionadas con la agricultura y el comercio del país. En varios puntos
de la Península, los viticultores han cele¬
brado reuniones para pedir quo se celebre su tratado de comercio con la República francesa. Con oportunidad (por excepción), la Caceta, ha publicado estos dias unos cu¬
riosos datos estadísticos con referencia á la

Nuestro estimado amigo D. Miguel Se¬ gui y Oliver ha dimitido el cargo de carte¬ ro, que venia desempeñando desde mucho tiempo.
El vecindario estaba satisfecho en extre¬
mo de su afabilidad y de la agilidad de sus piernas, cualidades que deseamos reúna el que ha de Sustituirle,’ D. Andrés Pizá y Mayol, á quien por el nombramiento interino
felicitamos.

Y ahora; después de tan ligeras consi¬ deraciones y conceptos espuestos ¿cabria sostener que la lucha entre vencidos y
vencedores, que el corresponsal supone en su carta, ha realmente existido? Y si ha

recaudación de Aduanas hasta Noviembre
último, y resulta de ellos que durante los once primeros meses de 1889 se exportaron
á Francia 6.390,082 hectolitros de vino,
mientras que en el misino tiempo de 1890,

El próximo pasado domingo celebró Jun¬
ta General la sociedad La Torre para reno¬
vación de la Junta Directiva. Fueron elegi¬ dos los Eres. D. Juan Joy Pizá, D. Guiller¬ mo Castañer Bernat, D. Antonio Enseñat

existido ¿no es solo é indudablemente en se exportaron á la misma Francia, hectoli¬

la imaginación del mismo corresponsal?

tros, 6.946,980 y en igual periodo |d'e 1891, hectólitros 8.316,016. El importe del vino

OSTll ACILLUS.

exportado en los citados meses de 1891, as¬

ciende á 249.480,480 pesetas, cifra que ex¬

plica la preferente atención que hoy presta
todo el mundo á cuanto se refiere á nues¬

tras relaciones comerciales con la Repúbli¬ ca francesa, y muy particularmente á los

aranceles y tratados.

En mi humilde concepto, la medida más

París, 3 Enero

salvadora para los viticultores españoles, y

sobre todo para los cosecheros baleares,

Por no resargar la nota lúgubre, no añadí á la noticia necrológica que constitu¬

que producen caldos apropiados para la elaboración de vinos de Burdeos, seria la

yó mi carta anterior, la que exigía el falle¬ cimiento de uno de los periodistas que más renombre y provecho han alcanzado en la

constitución de una Sociedad que atendie¬ ra principalmente á tres cosas: á la replan¬ tación de viñas con cepas de pié america¬

prensa parisién. Me refiero á Alberto Wolff, no; á la elaboración de vinos similares á

quien después de la muerto reciente de Au¬ los que la industria francesa fabrica con

gusto Vitu, ocupaba el puesto ele crítico dramático en el Fígaro, periódico donde venia ya, escribiendo, desde muy antiguo, notabilísimas crónicas do arte y literatura.
Nacido en Colonia en 1835, llegó aun

nuestros caldos; y finalmente al fomento de la exportación. La empresa, que es di¬ ficultosa para aislados esfuerzos individua¬
les, es de fácil realización para un esfuerzo colectivo. ¿Sabrán ponerse, los viticultores

muy jóven á París con el propósito de de¬ mallorquines, á la altura de las circunstan¬

dicarse al comercio. Vuelto á Prusia pocos cias para defender sus grandes intereses

mesóte después, renunció bruscamente á los comprometidos?

negocios para consagrarse al dibujo de ilus¬
tración y á la literatura humorística, mien¬

|

Se espera con ansiedad embajador de Francia, Mr.

el regreso del Roustan, para

Da paró. D. Jaime Oliver Mayol y D. Lucas
Fetvá Casasnovas,habiendo recaído en los tres primeros, respectivamente, los cargos de Presidente, Depositario y Secretario de la sociedad, de los que tomaron posesión
ayer. Enviamos átodos cordial felicitación.
Por informes fidedignos sabemos que en la carretera de Palma á este pueblo volcó, el lúnes,.un carro que venia cargado de ta¬ blones, cayendo debajo el conductor, el cual resultó tener algunas contusiones.
Milagro fué no tuviéramos que lamentar mayor desgracia, pues estaba expuesto á
sufrirla el carretero. Del mal el menos.
Continúa el mismo, de 25 reales la car¬ ga, el precio de la naranja en esta, á pesar de ser de mayor tamaño y más hermosa que en los años anteriores. Por esta razón, tal vez, no pueden consentir los propieta¬ rios en descargar los árboles, que en mu¬ chos huertos lo necesitan, y esto que están expuertos á que un poco de viento eche á perder la cosecha.

Preguntas súplicas y avisos,
Y'a que tan celoso se muestra el Sr. Al¬ calde para que se dé cumplimiento á los acuerdos tomados no solo por este Ayunta¬ miento sinó que también por los anterio¬
res, lo que no podemos menos de aplaudir, nos proponemos recordarle algunos que han quedado todavía... cu Id, com sa jaya
Miguela. En vista del mal estado en que se en¬
cuentra el piso de las calles de la Rectoría, Tamañy y Jesús, acordóse hace ya bastan¬ te tiempo la renovación del mismo. Desde entonces se han ejecutado obras de menos importancia y á pesar de todo dichas calles
continúan intransitables.
¿Sucedería lo dicho si tuviese por allí su domicilio algun concejal y tuviera este ca¬ llos en los piés, por añadidura?
Se continuará.
Ha llegado á nuestra noticia que algu¬ nos vecinos de la calle del Príncipe, en vista de que el Ayuntamiento no decide que se repiquen las piedras del marco de la acera de dicha calle, á pesar de la nece¬ sidad y de las repetidas súplicas del Sóller, han resuelto solicitar permiso pará llevar á cabo la mejora, costeando ellos mismos el importe de los trabajos.
¿Lo consentirá el Ayuntamiento?
En la plazuela de Eloy existe un farol; pero es como si no existiera. Contados son los dias que se enciende y cuando esto su¬ cede queda apagado antes de las diez por falta de petróleo.
¿Obra el sereno de aquel barrio por ca¬ pricho, ó tiene recibidas estas órdenes de sus superiores? Esto quisiéramos se nos dijera.
Dicese que en este pueblo vuelve á des¬ pertarse la afición á los prohibidos, pues que en algunas casas, y de las más céntri¬ cas de la población, durante el dia, que es cuanto puede decirse, se han entretenido algunos en tan perniciosa diversión.
Abrigamos la íntima convicción de que al llegar esta noticia á oidos de nuestro ce¬ loso Alcalde, no se repetirá semejante in¬ fracción de la ley.
EL &AS.
y Este es el título de la sociedad que va á constituirse en este pueblo para la instala¬
ción de una fábrica de dicho fluido, según expresa el*prlmer artículo de los Estatutos
que fueron leídos y aprobados en la reunión
del domingo. Habíase convocado esta para las tres de
la tarde; pero lo hermoso del dia, como su¬ cedió ya la otra vez que llamó al público para tratar d® este asunto, invitó á tomar el sol durante las primeras horas de la tarde, y muchos aaoptaron la invitación, fastidian¬ do de esta manera á los que habían sido puntuales. Se esperó un poco y otro poco hasta las tres y inedia, en que empezó el presidente Sr. Rullan á dar cuenta de los trabajos y gestiones practicadas por la co¬ misión y sus entrevistas son personas peri¬ tas, que habíanle ilustrado en cuant® @4
asunto se refiere.
Dijo el Sr. Rullan que todas las perso¬ nas, y en particular una de ellas, peritísima y que lleva larga práctica en la materia, le animaron todavia más. si cabe, pirra que condujese la obra á feliz término, asegu¬ rándole que, dadas las condiciones especia¬ les de esta localidad, no podia menos de proporcionar á los accionistas, la explota¬ ción de esta industria, pingües rendi¬ mientos. Y efectivamente, la costumbre ca¬ si general de tener iluminado hasta hora avanzada de la noche el zaguan de las ca¬ sas; las muchas jóvenes que trabajan du¬ rante la velada cosiendo, bordando, ete., cosa que no sucede en los demás pueblos de la isla, en los que, ocupadas en trabajos rurales todo el dia, acuéstanse temprano para dar al cuerpo el necesario descanso; las muchas fábricas de tejidos mecánicos, talleres de zapatería, carpintería, etc.; los muchos faroles que reclama el alumbrado público, pescadería, carneceria, matadero, etc; los diferentes motores que echan ya de menos ciertas industrias en pequeño; la in¬ finidad de cocinas que, por economia, se alimentarán por medio del gas, dado la ca¬ restía del carbón vegetal, amen de la de¬ manda que por el indicado motiva ha de tener el cok para las infinitas chimeneas que consumen hoy extraordinarias canti¬ dades de leña; los muchos cafés y estable¬
cimientos de venta, etc., etc., etc!, son fac¬
tores que han de contribuir necesariamente
al éxito de la empresa.
Dióse lectura á los Estatutos porque ha de regirse la Sociedad y después de amis¬ tosas discusiones quedaron modificados al¬ gunos artículos, siendo aprobados luego aquellos definitivamente.
Gomo el cerrar las listas de suscripción faltaban ya pocas acciones para cubrir las

èÓLlÉR

3

1500 que deben emitirse, pues había sus¬ critas 1377, se propuso y quedó acordado

que se abran de nuevo las listas y abiertas permanezcan hasta dos dias antes de fir¬
marse la escritura de constitución de la

Sociedad.

,

.

.

Quedaron nombradas dos comisiones,

una que se agregue á la antigua comisión

de estudio y propaganda, para ayudarle

en los trabajos preliminares hasta que que

de nombrada la Junta de Gobierno, y otra

advierta se leen y se continúa en el acta
los dictámenes de la Comisión de Obras?
Alcalde.—No es* lo mismo. Aquella da cuenta de resoluciones tomadas que el Ayuntamiento ha de aprobar ó desaprobar.
Mayol.—Igual es una Comisión que otra, pues ambas deben dar cuenta de su cometido y por lo mismo como se hace
constar lo de la una debe hacerse constar
lo de la otra. Pido, pues, que ya que no se hizo entonces se haga ahora.

clamación alguna por ningún vecino, y quedó acordado se facultase dicha instala¬ ción mediante las condiciones que determi¬ nan las Ordenanzas Municipales.
-Dijo el Sr. Alcalde que la Comisión de Policía habíase personado en casa del soli¬
citante D. Amador Puig Busquets para po¬
der emitir luego el dictámen que fué leído, según el cual queda facultado dicho veci¬ no para expender carne en su casa de la
calle del Mirto mediante ciertas condicio¬

Alcalde.—Paréceme q ue no hay necesi¬ dad de tomar semejante acuerdo, pues que no comprendo haya de dar impulso á los trabajos de la empresa lo que aquí se diga y acuerde.
Albertí.—Pues, si señor. Buena diferencia
vá para el éxito de la Compañía de tener 100 ó 150 luces mas ó menos, que puede darla ó quitarla el Ayuntamiento.
Alcalde.—Pero si siendo una mejora tan útil no ha de haber quien haya de oponerse

que gestione con el Ayuntamiento la sus¬
titución del alumbrado publico actual por

Alcalde.—Soy de opinión que no cons¬ te, pues no viene al caso; no obstante, si

nes (continuadas en el mencionado dic¬
támen.

á que el Ayuntamiento sustituya el alu&nbrado actual por ©1 del gas. Si de las bases

el del gas. Quedaron nombrados para la primera los Sres. D. Jaime Torrens Calafat, D. Cayetano Pomar Segura y D. Juan Marqués Arbona y para la segunda don
Juan Marqués Frontera, i). Jaime Torrens

á estos señores les parece

yo ya he

manifestado mi parecer.

Rallan y Bisbal.—Lo que dijo elSr. Mayol

no debía decretarse ni discutirse, pues no

hizo mas que dar cuenta de lo sucedido;

Acordóse sin oposición se pagara la cuen¬ ta de los gastos de viaje á Palma para en¬ trega en caja de los mozos del actual reem¬ plazo, que aseiende á 24’80 pesetas.
Dió cuenta el Sr. Secretario de quedar

que se presenten resulta conveniente la sustitución, yo soy el primer partidario de
que se haga. Albertí.—Pues bueno, que se acuerde en
principio, que es lo único que podemos ha¬

Calafat, D. Pedro Antonio Mayol Arbona por lo mismo no debe constar, en mi - con¬ terminado el nuevo padrón y acordó el cer por ahora.

y D. José Llambias Llompart.

cepto,

Ayuntamiento exponerlo al público á efec¬ El Sr. Secretario explicó la forma en que

Mayol.—De modo que lo que ustedes di¬ tos de reclamación.

debía efectuarse la subasta y dijo que no

cen ha de continuarse y lo que yo digo no? Acordóse igualmente sin discusión la debe ser la empresa la que ha de presentar

EN EL TEATRO

Pues yo deseo conste.

venta d@ dos solares para sepulturas en el las bases al Ayuntamiento sino que el

Albertí.—Si Vd. ha de decir una cosa un ensanche del Cementerio de este pueblo á Ayuntamiento debe redactar el plan de

dia y después de meditado otra...

favor de dos vecinos.

condiciones en la misma forma que si se

¿Acabaremos la temporada actual con ver¬ so ó con musica? Cabe dudarlo después de las vicisitudes porque ha pasado nuestro teatro durante unas pocas semanas. Empe¬

Mayol.—No señor, la misma. Cuando yo
fui preguntado, dije que se continuara lo último por creer lo estaba cuanto se liabia
diclio anteriormente. El Sr. Secretario para

El Sr. Alcalde.—Dijo que estando ya co¬ mo quien dice en vísperas de San Antonio y teniendo noticias de que hadan preparati¬
vos para las hogueras quedes costumbre en¬

tratase de la subasta de una obra cualquie¬ ra, y que la Sociedad las ha de aprobar ó desaprobar.
Alcalde.—Repito que no veo la necesi¬

zó el Sr. Intentas con verso y música, si¬ cumplir con su deber ha de tener presente cenderse todos los años, deseaba conocer la dad de que se tome este acuerdo; no obs¬

guió luego con verso solo, y acabó por lo que dispone la Ley municipal.

opinión del Ayuntamiento respecto de si tante, por mi parte no hay inconveniente

suprimir el verso y quedar la música. To¬ Alcalde.—Bueno, este asunto está ya su¬ debían ó no autorizarse.

alguno.

mó otra empresa el teatro y nos hizo oir ficientemente discutido ¿qué hacemos? ¿es¬ El Sr. Rullan y Bisbal.—Dijo que sien¬ Tampoco lo hubo para los demás y que¬

música unas pocas veladas, hasta que el tamos conformes en que no se continúe? Yo do costumbre tan antigua, no debía abo- dó acordado en principio la sustitución del

domingo último debutó la compañía dra¬ ya he manifestado mi parecer.

lirse en su concepto.

alumbrado actual por el del gas arreglada¬

mática que dirige D. Bernardo Manera.

Rallan.—Yo también he dicho lo que

Bernat.—Mientras no se hagan abusos, mente á las condiciones que el Ayunta¬

Parece que el último cambio ha sido del pienso respecto de este asunto.

soy de la misma opinión.

miento presente á su tiempo.

agrado del público; lo demuestra evidente¬

Albertí.—Yo nada digo. Que se haga co¬

Albertí.—Pero suelen hacerse, puesto que

Y se levantó la sesión. Eran las nueve y

mente lo concurrido que estuvo el teatro, mo previene la ley.

la libertad de encender hogueras lleva con¬ veinte y cinco minutos.

pues hubo lo que se dice un lleno com¬ Bernat.—Es claro, como la ley lo previe¬ sigo la de procurarse leña, bien sea pidién¬

pleto.

ne ha de hacerse; no podemos separarnos. dola á los dueños ó bien robándola.

A ello contribuyó no poco el que la pri¬ mera actriz, D. Isabel Ciar, había dejado
aquí muy buenos recuerdos, y sobreto¬ do el drama que se había anunciado, pues además de ser de los más aplaudidos, reúne

Pizá.—Soy de la misma opinión. Alcalde.—Digan ustedes lo que hay que
hacer.
Albertí.—Que se lea la ley municipal. Fueron leídos varios artículos de la Ley

Pizá.—¡Ba! no vale la pena pues ahora está barata y nadie ha de robarla.
Alcalde.—Ya se sabe que no puede im¬
pedirse \\a vía pública .bajo ningún pre¬
texto.

—
Registro civil.

las cualidades de ser mallorquín y mallor¬ Municipal, y entre ellos el 107, que dice:

Varios.—Que se coloquen las hogueras

quín el autor que con sublimes pensamien¬ «De cada sesión se extenderá por el Se¬ en plazas ó vías anchas.

Nacimientos

tos y versificación sonora logró inmortali¬
zar su nombre. D. Juan Palou y Coll, con
cuya amistad nos honramos, supo colocar¬ se á tal altara con La campana de la Al¬ mudaina, que ha dejado desmentido, aquel dicho popular de que «nadie es profeta en

cretario del Ayuntamiento un acta en que
han de constar los nombres del Presiden¬
te y demás Concejales presentes, los asun¬ tos que trataren y lo resuelto sobre ellos, el resultado de las votaciones y la lista de
las nominales cuando las hubiere.

Alcalde.—Bueno; ya hemos discutido bastante. Veamos que hacemos.
Y fué preguntando á cada uno de los
asistentes su opinión. Rullán.—Por mi parte que se enciendan.
Albertí.—Por la mía también, tratando

Varones 1—Hembras O.—Total 1 Defunciones.

su tierra.» El drama del Sr. Palou cada vez

Siempre constarán en el acta la opinión de evitar los abusos.

que se represente en Mallorca hará vibrar la sensible cuerda del patriotismo, y el pú¬
blico mallorquín acudirá á aplaudirlas be¬ llezas de una obra que tanto le enaltece.

de las minorías y sus fundamentos.»
Albertí.—Está bien asi. pues, porque en
esto no había nada que resolver. Y se acordó por mayoría que no cons¬

Pizá.—Si señor, que se sígala costumbre. Bernal.—Que sí, también.
Mayol.—Que se encienda el fuego. Alcalde.—En este caso y supuesto se

Dia 2 I). Antonio Alcover y Canals, de 82 años, casado (Manzana 60 n.°. 32.)
Dia 4 DA Rosa Arbona y Castañer, de

La ejecución nada dejó que desear. To¬
das los artistas estuvieron bien en el desem¬
peño de sus papeles, distinguiéndose el se¬
ñor Manera en el de Centellas, el Sr. Miren el de Jaime IV y sobre todo la Sra. Ciar ea

tase.
Mayol.—El Sr. Presidente me hará el ob¬ sequio de tener presente para otra vez que no debe jamas manifestar su opinión antes que lo hayan hecho los demás.

acuerda autorizar dichas hogueras, publi¬ caremos un bando, si les parece, como se
ha hecho todos los años.
Y fué llamado el oficial sache para que
trajera el original del del año anterior.

81 años, viuda (Manzana 31 n.°. 21.)
Dia 6 I). Ág’listín Lopategui y Ecliaza-
rreta, de 61 años, casado (Manzana 44 nú¬ mero 66.)

el de 1).* Constanza, rayando á gran altura

AJcdde.—Usted no debe reprenderme.

Alcalde.—ínterin llega el oficial he de Dia 7 D. Miguel Serra y Castañer, de

en el final del acto segundo, lo que arran¬

Tengo yo los mismos derechos que los manifestarles que el vecino D. Damian Orell 50 años, soltero (Manzana 54 n.°. 50.)

có al escogido y numeroso público entu¬ demás, de consiguiente puedo declarar mi Castañer desea construir una acera frente

siastas aplausos.

opinión cuando me parezca.

al portal de su casa de la calle de Palou,

En la pieza final. Una cama, al aíre, se dis¬ Mayol.—No señor. Vd. debe presidir y pagando el mismo los trabajos. ¿Puede fa¬

tinguió y fué aplaudido el Sr. Forteza en dirigirlas discusiones, nada más. y si quie¬ cultarse á dicho señor para que ejecute di¬

el papel de'característico y lo mismo los se¬ re manifestar su opinión debe hacerlo cuan¬ cha obra? Yo no veo en elle inconveniente

ñores Manera y García.

do lo hayan hecho todos.

alguno.

Para mañana está anunciado otro drama

Alcalde.—Bueno, pues si no le gusta así,

Y sin oposición quedó acordado se auto¬

Espectáculos.

muy aplaudido: La Aldea de San Lorenzo proteste.

rizara, con la condición de que dichos tra¬

y Él novio de LA Inés.

Mayol.—Si señor, y protesto contra este bajos se han de ejecutar bajo la inspección

A la impresa, que como digimos en acuerdo^ y suplico al Sr. Secretario lo haga de la Comisión de Obras.

Teatro de «La Defensora Solterease»

nuestro número anterior, la componen al¬ así constar.

Fué leído el bando referente á las liognie-

gunos jóvenes de este pueblo, debemos fe¬ licitarle, y así lo hacemos, por su buen -acierto en la elección de la compañía y por
* el interés que demuestra tener en agradar al público.—X.

Fué leído un oficio del señor Cura Párro¬
co D. Miguel Bennasser en que manifiesta haber recibido para su curso la dimisión del capellán del Puerto D. Rafel Ramis.
En instancia que fué leída acto seguido

ras, y además unas disposiciones de la Al¬ caldía encaminadas á reprimir los abusos de los que buscan leña, y estuvieron acor¬ des los señores Concejales en que se publi¬
caran ,

Gran función para el Domingo 10 de Enero.
l.° Sinfonía.—2.° El drama en 3 acto^ y un prólogo, titulado:

solicita D. Jaime Sastre Guardiola permiso

El Sr. Alcalde dió cuenta de que en el

para recomponer la acequia que conduce canil des Mandará, se había desmoronado

LA ALDEA DE SAN LORENZO

EN EL AYUNTAMIENTO.

las aguas á la almazara de su propiedad, sita en la plaza de la Constitución.
El Sr. Alcalde.—Manifestó su opinión

el muro del camino en la finca de D,a Ma¬
riana Ozonas y que la dueña cede al cami¬ no todo el grueso de la pared al hacer el

3.° La graciosísima pieza en un acto,
nominada:

Por segunda convocatoria, pues en la diciendo que le parecía podía resolverse nuevo pretil, con la condición de que las primera faltó número el sábado próximo allí mismo, sin necesidad del dictámen de piedras que sobren han de quitarse por

EL NOVIO DE D.;x INES

pasado, se celebró la sesión el lunes de esta la Comisión de Obras, y que podía autori¬ cuenta del Municipio.

semana.

zarse la recomposición solicitada.

Quedó acordado sin discusión que se re¬ A las 8 y lp2.—Sillas con entrada 85 cén¬

La presidió el Sr. Alcalde, y estaban pre¬

El Sr. Albertí.—Abundó en la misma construya el muro y que se aproveche el timos.—Butacas con id. 60.—Entrada ge¬

sentes los concejales Srçs. Rullán y Bisbal, idea pero con la condición de que debo ofrecimiento de la Sra. Ozonas, toda vez neral 35.

Albertí, Bernat, Mayol y Pizá.

dejar el piso de la Plaza en buen estado, que la obra ha de llevarse á cabo mas pron¬

Fué leída el acta de la anterior y una tai como actualmente está.

to ó mas tarde y es conveniente sea lo más

vez acabada la lectura preguntó el Sr. Ma¬

Nadie tuvo nada que oponer y quedó pronto posible.

yol si podia decir algunas palabras.

acordado autorizar al Sr, Sastre Guardiola Alcalde.—¿Tienen algo más de que tra¬

Concedida la venia solicitada, dijo:

para que pueda llevar á efecto la recompo¬ tar?

Mayol.—Veo que en el acta no se ha he¬ sición de referencia.

Albertí.—Dos palabras. Supuesto se trata

cho mención dermis palabras respecto de

El vecino D, Antonio Caparó Coll, en ins¬ del establecimiento en este pueblo de una

haber dado cuenta al Ayuntamiento, como tancia que también fué leída solicitó per¬ fábrica de gas, de que todos ustedes supon¬

miembro de la Comisión de Policía, de miso para la apertura de una ventana ó go tienen noticia particularmente, propon¬

cuanto de notable ocurrió durante la se¬ balcón en su casa de la calle de Isabel II, go al Ayuntamiento acuerde en principio

mana que me tocó el turno.

en la fachada que dá al torrente, y sin opo¬ el alumbrado público de la población por

Se construyen á precios módicos en

Alcalde.—So se ha continuado por no
haber necesidad de ello. ¿Y porqué había de

sición quedó acordado pasara á la Comisión de Obras para su dictámen.

medio del gas.
Alcalde.—Si pasa la obra adelante no creo

casa de Juan B. Rullan (á) Ros, San

continuarse? Además usted nada dijo res¬

Dióse lectura á los dictámenes emitidos haya inconveniente en ello, pero por ahora Bartolomé 32, "Sóller.

pecto de esto y no obstante tuvo buen cui¬ por dicha comisión, según los cuales puede lo juzgo prematuro.

dado de hacer constar lo otro cuando el se¬ autorizarse la ejecución, mediante ciertas

Pizá.—¿Y si no conviene al municipio

ñor Secretario le preguntó si luibia de estar
continuado en el acta lo último.
Mayol.—Cú $ndo el Sr. Secretario me

condiciones que en los mismos se señalan, de las obras cuyo permiso tenían solicitado
los vecinos D. Antonio Vallcaneras en nom¬

después? Vale mas aguardar á que se ins¬ tale y después ya veremos.
Albertí.—La instalación es cosa hecha á

Muchachos

preguntó si había de ser lo último, contes¬ bre de D. Antonio Rotger, D. José Marqués juzgar por lo que se dice y de seguro uste¬

té afirmativamente porque creia que lo Mayol. D. Nicolás Umbert Pons, D. Jaime des no ignoran; pero no cabe duda que el

primero estaba ya.

Pizá Mayol, D. Juan Rullan Frontera, en acuerdo del Ayuntamiento ha de dar im¬

Alcalde.—Pero Vd. nada dijo.

su nombre y en el de D. Guillermo Rullan, pulso á los trabajos de los iniciadores y ha

Mayol.—Porque nada tenia necesidad de -D. Bartolomé Ferrà Colom en nombre de de alentar á los accionistas, es decir, ha de

decir. Estando en sesión paréceme es obli¬ I). Jorge Oliver, y D. Jorge Frontera Ma¬ contribuir á que se realice mas pronto la

gación del Secretario continuar en el acta yol sobre construcción de una acequia por ! mejora. Además, lo que propongo es solo

cuanto se dig-a.

la calle de las Almas. Respecto del otro ex¬ i que se acuerde en principio, lo cual quiere

Alcalde.—Si son proposiciones sí; pero si tremo que abrazaba la solicitud del señor ! decir que si una vez conocidas las condicio-

son simplemente conversaciones, no.

Frontera sobre instalación de una máquina | nes no conviene al Municipio ,no hay nada

Mayol.—¿Y como es que sin que nada se de vapor, díjose no se había presentado re¬ 1 hecho.

Necesita uno de 13 ó mas años, que sepa
leer y escribir, D. Jerónimo Estades, Lima 12, Sóller.
También en la imprenta de este periódi- • co se necesita uno que sepa leer y escribir y desee aprender el oficio de cajista.

4

SÓLLER

Banco de\_ Sóller. veinte dias, á contar desde la fecha quilar al mencionado objeto, debiendo pre¬

Por acuerdo de la Junta de Gobierno y á «tenor de lo dispuesto en el articulo 18 de

del citado acuerdo, para hacer efecti¬ vo este desembolso, en las oficinas de la Sociedad, calle de la Luna núme¬

sentar sus proposiciones con arreglo al plie¬ go de condiciones que obra en esta oficina, dentro el plazo de un mes contado desde el

dia en que se anuncie en el Boletín Oficial fie la provincia
Sóller 25 fie Dic iembre fie 1891.—El Ad¬
ministrador, Abelardo Faura.

dos Estatutos, se' convoca á los señores ac¬ ro 12, de nueve á doce de la mañana.

METEOROLOGIA

cionistas para la general ordinaria que se Lo que se hace público para conoci¬

¿celebrará el dia 24 del corriente, á las dos miento de los señores accionistas.

OBSERVATORIO SE D. JOSÉ RULLÁN PBRO.—CALLS DE S. PEDRO

de la tarde, en el domicilio de la Sociedad,

Sóller 24 de Diciembre de 1891.—

acalle de Serra núm. 1.

El naviero Director, J. Estades.

TERMOMETROS

Barómetro VIENTO Atmósfera

Sóller 7 de Enero de 1892.—El Director

Manan. Tarde Mañana Tarde M.a Trd. Dirección Fuerza

/gerente, D. Morell Pons.
Compañía de navegación de Sóller

Administración le Aduanas le Sóller

g
p

g
M

g
P

5?

g
0

Seco.

Hdo. Seco. Hdo; Mis.

Mis. M.* Trd! 1.a Tií Maña. Tarde

19 2 14

4 14 4 13

5 6

6’0 7’8

5’2 14’0 11‘2 758 757 7’4 12’2 10’6 757 757

N. O.

i|

o..
s.

» »

» »

B. C.

B. C.

3 13 4 12 4 6’2 5’2 12’0 9’8 758 758 O. 0. » » B. B.
Habiendo sido autorizado por la Direc¬ 4 13 6 14 9 10’8 9’8 13’6 1P8 755 753 s. s. » » G. C. La Junta de Gobierno de esta So¬ ción General del ramo, para la formación 5 14 8 10 6 9’8 8’6 7’2 5’4 752 752 s. N. » » Ll. LL

ciedad, en sasión celebrada el dia 20 del corriente mes, acordó el pago de tres dividendos pasivos de á cincuenta pesetas cada uno, fijándose el plazo de

de espediente á fin de tomar en arriendo lo¬
cal donde instalar las oficinas de esta Admi¬
nistración; por el presente anuncio se invita á los propietarios de fincas que quieran al¬

6 7 2 9 5 6’8 5’2 9’4 74 754 7541 N. 0. » » D. B.
7 9 4 12 7 8’8 7’8 1P8 9’8 755 7541 O. N. » » C. B.
NOTA. Cuando la casilla de la fuerza de los vientos está en blanco indica que la corrionte era apena* perceptible la S. indica que es suave, la F. fuerte la T. tempestuoso y la U. uracanado.—El estado del cielo, en la casilla Atmósfera, se señala por las iniciales: D. que indica despojado y C. cubierto.—Las horas de observa¬ ción sou: á las 9 de la mañana y á las 3 de la tarde.—Los termómetros están á la sombra.

Sección de Anuncios

Los anuncies que se inserten en esta sección pagarán.- un céntimo de peseta por palabra, siempre que el tip o de letra no esceda del cuerpo 20; —2 céntimos, siendo del 20 al 32;—5 céntimos del 32 al 48; y del 48 arriba á precios convencionales.

DIETARIO TOUS
|M&S°S8. 1892
Año segundo de su publicación Es el más útil y completo por ser el úni¬

co que contiene una pequeña «Guía de Ma-
lloi*ca» y además Guias completas de
MADRID Y BARCELONA
Datos generales de las demás provincias do España, itinerarios y tarifas de ferro¬ carriles españoles, tarifas de comunicacio¬
nes v otras noticias interesantes.

PRECIOS

Edición económica, dos días por

página

Ptas. 2

Idem de lujo, tela y dorado id.. » 2 50 Idem idem, página por día.. . » 3
8e halla de venta en la tienda de artícu¬

los de escritorio «LaSiñceridad».

IMPORTANTE.
Los que tengan asuntos por resolver en Barcelona y quieren que una persona acti¬ va y que cuenta con grandes relaciones en la capital del Principado esté á la mira de ellos, pueden dirigirse á D. L. Stades.— Sto. Domingo del Call 12-—4.° Barcelona.

LA SDTOE&mAU

Establecimiento comercial ó industrial
DE
J, yVIARQUES ARBONA
San Bartolomé, IT, Sálloi»

SECCIÓN SEGUNDA:
Colmas!*», papelería, librería y arííealas
de eserlteria.

En esta sección encontrarán en lo sucesivo los asiduos parroquia¬

nos del establecimiento, comestibles y bebidas de legítimas y acredi¬

tadas procedencias. Especialidad en

I

ARROCES 7ALEHCÍÀH09

9 9

importados directamente, y cuyos precios al por 0*22, 0*25 y 0*27 pesetas la libra de 400 gramos

menor

son:

0*20,

Y en exquisito

VISTO PUM# 1ME UVA

que se vende á 0*30 y á 0£35 pesetas el litro.

Servicio periné
vapores le esta
MES DE ENERO DEL AÑO 1892
Línea de las Antillas, ITew-York y Veracruz.—El 10, de Cádiz, vapor BUENOSAIRES, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz.
El 20.—De Santander, vapor REINA MARIA CRISTINA, para Puerto-Rico, Ha¬ bana y Veracruz.
El 30.—De Cádiz, vapor MONTEVIDEO, para las Palmas, Puerto-Rico, Habana y
Veracruz.
Línea de Filipinas.—El 8 de Barcelona, vapor SAN IGNACIO DE LOYOLA, para Port-Said, Aden, Colombo, Singapore y Manila.
Línea de Buenos Aires.—El 2 de Barcelona y el 7 de Cádiz, vapor CATALUÑA, pa¬
ra Santa Cruz de Tenerife, Montevideo y Buenos Aires. Línea de Marruecos.—El 18 de Barcelona, vapor RABAT, para Málaga, Ceuta, Cá¬
diz, Tánger, Carache, ltabat, Casablanca, Mazagán y Mogador. Servicio de Tánger.—De Cádiz para Tánger: lunes, miércoles y viernes, y vice-versa
martes, jueves y sábados, vapor TANGER. En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros ha«ta su destino. Al tomar los pasajes se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará á los
cargadores de esta Isla, ,una bonificación de 10 p§ sobre el importe del flete. Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta. Para más informes, en Sóller, el representante déla Compañía, D. Jerónimo Estades.

PARA EL AÑO 1892
AGENDAS DE BUFETE
y bloques para Calendarios de todas clases y tamaños
DE CUIDELA
Viajes regulares entre Cindadela, Sóller, Barcelona y vice-versa. por el magnífico y veloz vapor
CIUDAD DE CIUDADELA
Salidas de Sóller para Barcelona, todos los Viernes á las 5 de la tarde. Salidas de Barcelona para Sóller, todos los Martes á las 5 de la tarde. Salidas de Sóller para Ciudadela, todos los Miércoles á las 8 déla mañana. Salidas de Ciudadela para Sóller, todos los Viernes á las 8 de la mañana.
CONSIGNATARIOS:
En Barcelona Sra. Viuda Orfila, Cert y CompA—En Ciudadela D. Loren¬ zo Arguimbau.—En Sóller, D. Jerónimo Estades.
SÓLLER.—Imp. de «La Sinceridad»

¡DIETARIOS Iageñda de bufete para las familias!

Libro indispensable en todos los establecimientos industriales, fábricas, comer- £

cios, talleres, oficinas públicas y particulares, agencias, secretarías, comisiones, §f

^ empresas de cualquier clase; sumamente útil en todas épocas á los traficantes, ma- Ü
Uyordomos, apoderados, profesores, negociantes, maestros de talleres y de tiendas ¡§ Ndé artesanos: necesario en las casas en donde se desea tener orden y buena distribü- %

ción en todos los asuntos domésticos y curioso para toda clase,de personas.

V Este Dietario contiene, además fiel santoral para todos los días del año, Una g
multitud de noticias do interés para Yñ público, una Guia de esta cS$ital, con indi- g

SgK cación de los servicios, oficinas y funcionarios á quienes interesa conocer y ttn sin {§
8SSÏ número de curiosidades y trabajos da verdadera utilidad, tales como tablas de £

|¡§§ r.edüccipnes de pesos, medidas y monedas, estados para sentar la ropa que se entre- S §§| gá á la lavandera, nomenclatura ó indicador de calles etc., etc.

i EL DIETARIO AGENDA DE BUFETEf

§||j
S¡|

Se halla N£$, y en

de venta en la librería de los señores las principales librerías y tiendas de

editores AM22NGUAL artículos de escritorio

Y MUNTAde esta ci£

j§
g

¡§|s dad, en la Sucursal de Inca, en las librerías de Mahón, Ibiza y Soller, y encasa ae'ig

H® D/Antonio S&mpons de Barcelona.

g

Hay XH&óarios de tres clases diferentes en cuanto á, sus condiciones materiales, 8

¡SSg á los precios siguientes:

‘

fe Edición económica

EDICIÓN DE EOTQ
§ ENCUADERNACIÓN DE TELA Y DORADOS

Poooloo 4

Dos días en cada.pmhia PtaSi- 2 5074

Un día en

.,/3’fi®