2 ENERO OE 1892.
2 ENERO OE 1892.

SEMANARIO INDEPENDIENTE

PUNTOS DE SUSCRIPCIÓN:
Sóller: Administración. Francia: D. Guillermo Colom—Quai Commandant SamRry-ó-Cefcte (Herault.) Antillas: Sres. Pizá y 0.a—General Pavía-7-Arecibo (Puerto-Kico.) Méjico: D. Damiaa Canals—Constitución-19-San Juan Bautista (Tabasco.)

REDACCION Y ADMINISTRACION:
Calle cié San. Bartolomé-17
Sóller (Mallorca.)

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN:
España: 0’50 pesetas al mes. /
\\ Francia- 0’75 í'ranoos id. id. PAGO ADELANTADO
América: 0’20 pesos id. id. ( Números sueltos—O’IO pesetas. Id. atrasados 0’20 pesetas.

La Redacción únicamente se hace solidaria de los escritos que se publiquen sin firma, seudónimo,^inicial, ó signo determinado. De'los que tal lleven, serán responsables sus autores.

LITERATURA Y PASATIEMPOS
¡Si 70 fuera rico!...
A propósito do una con¬
versación amistosa en el ca¬ fé «La Unión.»
El señor García y la señora de García están sentados cada uno en su butaca, cer¬ ca de la chimenea, porque lo que vamos á referir sucede en invierno, como podría su¬
ceder en verano.
El señor García es un modesto comer¬
ciante que tiene bastante fortuna para vi¬ vir con decencia y sin necesidad de pedir nada á nadie; pero no para tirar la casa por la ventana; cosa que quisiéramos fuese ha¬ cedera, para que muchos inquilinos pudie¬ ran vengarse de los caseros.
Puede permitirse ir de cuando en cuando al teatro, y dar tres ó cuatro duros por asis¬ tir á un almuerzo, y curarse las enferme¬ dades por el sistema homeopático, y algún que otro excesillo.
El señor García no habla una palabra, está entpegado á sérias meditaciones, cuyo
resultado al cabo de un cuarto de hora es
el siguiente monólogo, que luego se conver¬ tirá en diálogo, porque como la señora de García es mujer, no es posible que permita que su marido se lo hable todo solo.
—¡Ay!—exclama el señor García levan¬ tando los brazos y abriendo la boca,—¡si yo fuera ricol Si yo tuviera por lo menos vein¬ te mil duros de renta, ¡qué feliz seria! En¬ tonces dejaría el comercio en pequeña esca¬ la, y me dedicaria á hacer productivo mi di¬ nero, pero en grande, de una manera heroi¬ ca, y sería útil á mis semejantes, y daria de comer á mucha geiite, proporcionándole trabajo.
—Comprauíamos---dicG la señora, que si no habla revienta—una posesión en Cara¬
banchel.
—Ya lo creo.
—Iríamos á los baños todos los veranos.
—Por supuesto, nos bañaríamos en todos los mares conocidos, y beberíamos de todas las aguas sulfurosas y ferruginosas que hay
en el mundo.
—Me comprarías el aderezo que vimos
ayer.
—No habría mujer en el nniverso más
aderezada que tú.
—Tendríamos coche.
—Y caballo, y cochero y un negro.
—Daríamos convites.
—Todos los dias: precisamente tendría yo gusto en que se dijera quo en ninguna
parte se comía mejor que en mi casa.
—Todos los dias salmón y cabeza de ja¬
balí.
- -Antes me quedarifc yo sin la mia que sin la de ese apreciable animal.—Y envia¬ ría á todos nuestros amigos una invitación litografiada con las armas que quisiera po¬ ner el litógrafo, concebida en estos tér¬
minos:
«Los señores de García suplican á usted
se sirva favorecerlos en la mesa los dias
que sus ocupaciones se lo permitan.—Se
come á las seis y media.» —Y haríamos muchos favores y tendría¬
mos muchos amigos. —Ya lo creo: mi mayor placer sería
prestar dinero á algunos antiguos amigos y compañeros de la infancia, que están hoy los pobres á la cuarta pregunta. Los hom¬ bres deben ayudarse y favorecerse mutua¬ mente en el mundo, y nunca se experimen¬ ta más placer que cuando se hace un favor á un amigo que lo necesita de veras.
—Y daríamos muchas limosnas á los po¬ bres.
—Los pobres siempro serian bien recibi¬
dos en mi casa. La miseria me conmueve
profundamente. Cuando en estas noches de invierno encuentro un mendigo desabriga¬
do, temblando de frío y desfallecido de

hambre, me dan ganas de imitar á San Martín, y dividir mi gabán, y mi sombrero y mi chaleco en dos para darle una mitad. Si no lo hago, es por el maldito ¿qué dirán? porque no me atrevo á presentarme en el café con medio gabán, medio sombrero y medio chaleco: serían capaces de reirse de mí y de mi buena acción.
—Y ahora no podemos ser tan caritati¬ vos como quisiéramos.
—Es claro. Pues si no fuera por eso, no
había ni un pobre pidiendo limosna en
Madrid.
(Se concluirá.)
La puerta de Santa Margarita
I.
Hay una puerta sombría
De moruna construcción:
Ingrato con ella el hombre Ilála dejado sin nombre
Olvidada en un rincón.
Por bajo de ella no cruza Enjaezado corcel, Ni rueda lujoso coche,
Pero al viento de la noche Abierto está su dintel.
Y el humo, que se levanta De solitario tizón, Con sus huellas pegajosas Cubre las piedras mohosas Del ruinoso paredón.
Y mas y mas ennegrece
Su bóveda ennegrecida,
Cual si darla oscuro baño
No bastasen por su daño Los seis siglos de su vida.
Seis siglos que están sentados E11 sus arcos carcomidos, Y el que pasa bajo de ella
Tal vez no observa la mella
De seis siglos transcurridos.
De seis siglos que sostienen Un recuerdo allí clavado, Y el que pasa indiferente No se digna alzar la frente Para mirar lo pasado.
II.
Decid á aquel centinela, Que allí solitario vela Sin abrigo en el portal: Que un dia puertas de bronce
Rechinaban sobre un gonce
De reluciente metal; Y que allí como leones, Se agolpaban escuadrones De ginetes y peones Al clamor del atabal.
Aquel aparato fiero Era el esfuerzo postrero Del balear musulmán, Un ronquido de agonía De su imperio que caia En afrentoso desmán; Que de Jaime la fortuna Era una nube importuna Que á eclipsar la media luna Empujaba el huracán.
Y decidle, si se duerme, Que dormir ya puede inerme, Cual busto de un panteón; Que ningún contrario acecha
La vieja almena desecha
Del morisco torreón.
Un dia empero de horrores
Aguerridos sitiadores
Avanzaban triunfadores
Con la enseña de Aragón.
Y allí do sus piés asienta

Trabóse una lid sangrienta Con indómito furor, Y á las cristianas falanges Cercenaban los alfanges
Defensores del error; Mas los mártires iberos
Aliento á sus compañeros Daban volando ligeros
Del combate en derredor.
Decidle que aquesta puerta Desmoronada y desierta, Que el tiempo ha parado tal, Cien banderas dando sombra, Cien mar]otas por alfombra, Cien turbantes por sitial, Entre pompa esplendorosa, Y algazara belicosa,
Fué de la cruz victoriosa
El primer arco triunfal.
Sangre derramando y lloro,
Entre esos arcos el moro
Undirse su trono vió:
Y la espantosa caida
Causó fiera sacudida
En la Albambra y retenbló, Cuando Jaime al rey decía,
Y de su barba le asia:
«Exclavo, Mallorca es mia; Su dueño, su rey soy yó»
t T. A.
¡No tengo un cuarto!
¡Pero cuándo llegará el dia, Dios de mi alma, en que se abóla este vicio de felicitar las Pascuas! ¡Pero si yo soy feliz! ¡Si no necesito nada! ¡Por Dios, no vengan ustedes
á felicitarme á casa,
porque cerraré la puerta y le diré á mi criada que diga á todo el que llame que estoy en Mesopotamia!— —¡Tilín, tilín!—¡Ha sonado la campanilla! ¡Malhaya! —¿Quién?—El cartero.—¡El cartero! ¡Me trae usted alguna carta? —Si, señor: y esta tarjeta.— —¡Una tarjeta! ¡Ahí es nada! ¿Y qué dice aquí? «El cartero felicita á usted las Pascuas.» ¡Ya me lo temia yo! —Tome usted!—Ahur;—¡Mil gracias! —¡Tilín, tilín!—¿Otra vez? —¿Quién?—El barrendero.—¡Cáscaras! Venga usté aquí, barrendero: hablemos cuatro palabras. Aunque usted barra las calles, quiero que usted se persuada de que á mí me importa un pito que usted barra ó que no barra. ¿Le mando yo á usted barrer? —No, señor, que me lo manda el Alcalde.—Pues entonces,
al Alcalde con las Pascuas.—
Ya baja las escaleras. —¡Tilín, tilín!—¡Sí, ya baja!... ¡Ya baja que está en la cueva! —¡Señorito!—¿Qué hay, muchacha? —Los bomberos—¡Los bomberos! ¿Si tendremos fuego en casa? Salgo, y me sueltan la bomba: pero una bomba pintada en nn tarjetón que dice
con unas letras tamañas:
«Los bomberos felicitan
á don Picardo las Pascuas.»
Gracias, bomberos: siquiera
porque salís á las tablas en «La canción de la Lola», ahi van dos pesetas.—Gracias.—
Pues señor, voy á afeitarme:
que no está bien tener barbas en dias de Navidad.
Salgo á la calle y me asaltan

los hijos de mi portera, deseándome una larga
vida de felicidades.
¡Otra peseta!—«Gastadla en turrones y jaleas;
no en tambores ni chicharras.»
(Verdad es que cuatro reales no dan de sí para nada.)
Entro en la peluquería: me siento, y... ¡digo! ¡Ya escampa! En el espejo hay pegado un cartel que dice: ¡Pascuas! Pues, señor, no hay más remedio, Aquí hay que hacerse la barba, y dar otra pesetita
en vez del real de ordenanza.
Me afeito; pago; me voy;
vuelvo otra vez á mi casa:
entro; me siento, y... ¡Tilín, tilín!—¡Otra vez que llaman! Es el sereno que viene
á darme en verso las Pascuas.
¡Pobrecillo! ¡Se ha gastado el dinero! ¡Me da lástima! Es una décima. ¿A ver? No me parece muy mala. Oidla, lectores, y
perdonad sus muchas faltas.

«En invierno y en estío, en otoño y primavera,
vigilo la noche entera ya con calor, ya con frío.
Mi bolsillo está vacío, mientras que el tuyo está lleno. Sé, pues, generoso y bueno, y para salir de apuros
dame dos ó tres mil duros
y harás feliz al Sereno.»

No le di los tres mil duros
por no tenerlos en casa; pero le di otra peseta, y seguí dando otras varias á otros varios que vinieron
mientras duró la semana
de Páscuas de Navidad
con peticiones análogas. ¡Año de mil ochocientos noventa y dos! Dios haga, que yo gane muchos cuartos con sainetes ó con farsas, para llevar con paciencia esta obligación sagrada
de dar dinero á los que
me felicitan las Páscuas.

R. V.

EPÍGRAMA.
Pepe Franco, que no es manco, pero que no tiene renta, come y bebe por su cuenta; por eso se llama franco.
CHARADAS

Prima y tercera en los barcos; tercera y prima es color; prima y segunda es un juego; y el todo, earo lector, es prQducto vegetal, que tiene muy buen sabor.
Prima y tercera en el campo y en los derribos también, primera y segunda es prenda que usa el hombre y la mujer; . segunda y tercia el banquero, y el todo célebre es en sus muchos ejemplares, y en toda Europa se vé.
(Las soluciónes en el número próximo.)

S ÒLLER

Editorial.

bastaba que fueran personas honradas . que Frontera, titulado: «Los argumentos de

Escusado es decir que formaba parte de

supieran guardar los fondos públicos, dia¬ Zenón d' ÉUe» padecimos una distracción la derecha monárquica; sin embargo se se¬

riamente engrosados con nuevas cantida¬ al tomar la palabra d? Élée por el apellido paró de sus colegas en las cuestiones de

La .otra pregunta.

des, toda vez que unos y otros habían de de uno de tantos filósofos modernos que política colonial. Fué uno de los pocos mo¬
formar el Ayuntamiento, y que la cualidad no piensan más que en buscar argumentos nárquicos que defendieron la expedición

de que carecían los que iba á elegir, ador¬ para combatir la verdad y singularizarse, del Tonkin.

naba á los demás que debían continuar á extraviando á la juventud. A ello nos in¬ Las obras impresas de monseñor Freppel

'.Hemos dejado de contestarla, á pesar de su lado todo un biennio.

dujo al pertináz empeño de muchos cate¬ que tratan de cuestiones de historia ó de

¿nuestra promesa de hacerlo en el próximo Por esto no hemos vacilado en tachar de dráticos del dia, especialmente en Francia, doctrina religiosas, forman más de treinta

.número, porque asuntos de más actualidad impremeditación este paso del cuerpo elec¬ que parece que solo anhelan descristiani¬ volúmenes.

lian ocupado por completo nuestra aten¬ toral. piies que para atender á las necesi¬ zar al pueblo; pero leído segundavez nues¬

ción; hoy que podemos, dediquémosla al¬ dades del momento, dejó de tener en cuen¬ tro trabajo, después de impreso, caímos en

Prudiiomme.

gunos párrafos.

ta los conflictos que por precisión habrían la cuenta de que el Sr. Frontera se referia

Aquellos de -nuestros lectores flacos de de sucederse el din, por desgracia llegado al filósofo griego Zenón de Elea, de quien

memoria se habrán olvidado de seguro de ya, en que otra elección parecida elevara á recordamos haber leído cosas notables, ha¬ cuales la otra pregunta, que dejamos de ía dignidad de representantes del pueblo á ce cuarenta años, cuando estudiábamos fi¬

Madrid Diciembre 27.

contestar, y hasta no nos extrañarla hubie¬ otros hombres como aquellos, calcados en losofía y que teníamos ya casi olvidadas.

sen olvidado la que contestamos; por esto
la repetiremos y.... seguiremos adelante. Dijimos que el periodismo si fija sus mi¬
radas en los Ayuntamientos para censurar sus faltas ó aplaudir aquellas de sus obras
que aplauso merecen, no hace más que cumplir extrictamente con su deler, y lo de¬ mostramos solo con exponer lo que son y
la representación que llevan el Ayunta-miento y la Prensa; hoy debemos decir únicamente que si el Sóller, «á pesar de

el mismo molde, muy honrados si. como hemos dicho mas arriba, pero también co¬
mo ellos faltos de las dotes intelectuales
que son de necesidad imprescindible á to¬ do el á quien ha de estar confiado tan deli¬
cado cargo.
A esto obedece sin duda que, conocido el resultado de la elección, en Mayo último, se dieran cuenta los electores (que también esta vez se habían dormido confiados) de la gravedad de la situación creada por

Nuestro error se evidencia al aplicar la
palabra Mr. á D’Élée, toda vez que dicha
voz significa Elea, antigua ciudad de Gre¬
cia. Con este motivo, amantes que somos
de la verdad, nos apresuramos á rectificar la falta á fin de que los lectores del Sóller
sepan que el Sr. Frontera no se refiere á otro Zenón que al dialéctico que tan céle¬
bre se hizo en su ciudad natal, por su ge¬
nio. sus doctrinas y su amor á la patria,
llegando á dar la vida para libertarla de la

Al reseñar hoy los sucesos culminantes de la semana, empezaremos por los actos del gobierno.
El último consejo de ministros se ocupó del exámen y aprobación de las líneas ge¬ nerales, de los presupuestos 'parciales de gastos, recomendando el Sr. Cánovas á sus
compañeros de gabinete que ultimen pron¬ to los proyectos de sus respectivos departa¬ mentos para remitirlos cuanto antes á Ha¬
cienda.

su sacratísima misión de velar por los in¬ tereses de esta localidad, ha consentido, cru¬
zado de brazos que unos pocos individuos fragüen en la sombra y realicen después á sus anchas los planes, acertados ó descabe¬ llados,que su capricho les dicta», ha sido solo por delicadeza.
Y prueba «1 canto. Desde mucho tiempo antes de las últi¬
mas elecciones hablábase de ellas en todos
.los centros con la sonrisa de la indiferen¬
cia en los labios, y solo cuando durante la
conversación se trataba de las personas que
manifestaban mayor empeño en ocupar al¬ gunos de los más elevados sillones del
Consistorio, fruncían el ceño los tertulios,
evidente señar de protesta, y recordando mil y mil pormenores curiosos y dignos de tenerse en cuenta, daba un giro la conver¬
sación, hablándose entonces do venganzas
personales, de caciquismo, de favoritismo,
de ley deí embudo, y.... etc., etc., para
acabar jurando y perjurando todos, ó la mayoría de los reunidos,que jamás servi¬ ria su voto para elevar al poder á unos hombres que reunieran las cualidades que la voz popular atribuía á aquellos, en su concepto indignos, por sus ideas despóticas, de ocupar tan elevado sitial en la última década del siglo XIX.
No se trataba de entrar en el vedado de
la personalidad; la honra inmaculada de todos y cada uno de los pretendientes no daba lugar á la mas insignificante sospe¬ cha. á la mas mínima desconfianza; pero sabíase positivamente que ninguno de ellos sobresalía por su esclarecido talento, y abrigábanse, por otra parte, fundados te¬ mores de que de la satisfecha ambición de
mando naciera el endiosamiento de deter¬
minadas personalides. y que este endiosa¬ miento, acaparando los cargos todos de to¬ das las comisiones y apropiándose la solu¬ ción de toda clase de asuntos medíante vo¬
tos de confianza arrancados al cabildo de
grado ó por fuerza, acabara por arrastrar, atada á su carro opresor, la administración municipal que tantos cálculos, desvelos y
sinsabores había costado encauzar, como lo
■estaba, no todavía como debe estarlo en un
pueblo culto. El cuerpo el estaral, si bien hizo la buena
obra en Diciembre de 1889, de saltar pre¬
suroso del lecho y. sin perder tiempo en vestirse, calzando zapatillas, acudir apre¬ surada y sigilosamente á las urnas, una
vez apercibido del,peligro que en aquellos momentos corría la navecilla municipal, en cambio cometió la impremeditación de preferir, para tripularla en adelante, hom¬ bres que más se distinguieran por su hon¬
radez que por su talento, cuando á la ver¬ dad eran necesarias ambas cosas para sal¬ var los innumerables arrecifes que había
de encontrar en su camino.
No se nos olvida que. gracias á la refor¬ ma en Consumos, implantada por el Ayun¬ tamiento anterior á impulsos de la opinión pública, cuya representación compartió al¬
gún tiempo con el ¡Sóller la sociedad Cen¬ tro Soliéronse, habían pasado ya aque¬ llos dias de apuro para la corporación mu • nicipal, durante los cuales solo quejas se oían en todas partes, y llegado otros de apacible calma en que la cobranza del im¬ puesto verificábase por medios mucho mas suaves que los violentísimos de plantones, apremios, embargos, etc., etc., ingresando por este sistema á diario y sin molestias de ninguna clase el cupo que tantos disgustos y sacrificios costaba antes .reunir; pero no porque á la tempestad hubiese seguido la bonanza debía dejarse abandonada la na¬ ve, yá esto equivalia entregarla á perso¬
nal sin la conveniente ilustración, igno¬
rantes \_de las leyes, faltas de conocimientos
administrativos y, en una palabra, sin mas cualidades aceptables que su buena volun¬ tad, estando aquella expuesta, como esta¬ ba, á naufragar en la próxima tempestad que se desencadenara.
Y no obstante, este desliz lo cometió el
cuerpo electoral casi á sabiendas, pues cre¬ yó que para compañeros de aquellos que había elegido el Centro Soliereuse en 1887

aquel paso equivocado del 89; pero fué ya tarde, así es que no hubo más remedio que resignarse y. dándose golpes en el pecho, pronunciar el mea culpa, que tantas veces podrán repetir si un dia se les ocurre repa¬
sar la historia de los desaciertos do que son
ellos, por su indiferencia, los únicos res¬ ponsables.
Nada tiene, pues, do extraño que la opi¬ nión. que conocía al dedillo cuanto lleva¬ mos dicho, viera con desagrado, ya antes de la elección, las idas y venidas de los in¬
teresados en formar una candidatura á su
antojo, que era lógico suponer estaría compuesta tan solo de los que no dicen mas que si y amen; que censurara la calma del cuerpo electoral y su sueño tranquilo y sosegado aun en vísperas del peligro, y que pronosticara cosas estupendas para el porvenir. Nada tiene de extraño, repetimos,
silos tertulios mencionados recibieron con
visibles muestras de descontento la noti¬
cia de que habían salido al palenque de¬ terminadas personas, y nada tiene de ex¬ traño. finalmente, esa rechifla general del público, elocuente aunque sorda, al ver que iba á constituirse Ayuntamiento con
unos elementos tan afines en rancias ideas
y tan parecidos por su inaptitud. Entonces so pensó en el Sóller, no para
que previniera el peligro dando el grito de alerta, que esto era imposible ya, ni para que con sus oportunos avisos, estudiadas proposiciones é imparciales y desapasiona¬ das censuras tratara de evitar probables descarrilamientos; sino que, y esto es lo más sensible, para que emprendiera enér¬ gica campaña en contra de los prohombres ele la situación, y, repartiendo mandobles á dere día é izquierda, acabara con ellos, dejando de esta manera despejado el Con¬ sistorio de los enemigos de la luz y del pro¬ greso, que muchos aborrecían. Y díó la ca¬ sualidad de que el Sóúler apareció, mas bien porque así teníamos pensado sucedie¬ ra y respondiendo al patriótico llamamien¬ to de personas sensatas, cuyas cartas guar¬ daremos eternamente como prueba feha¬ ciente de las simpatías que nuestra modes¬ ta publicación logró inspirarles- en su pri¬ mera. época, que para dar gusto á los partidarios... de la porra: no obstante, y sea cual fuere la causa que motivara nuestra reaparición, cumpliéronse los deseos de los que por fines menos elevados la suspiraban.
Fuerza era, pues, que no conociendo otros abusos graves que la falta de luz en todos los asuntos que tiene el público dere¬ chos de conocer, diéramos tiempo al tiem¬ po para poder luego con mayor copia de
datos combatir esa marcada tendencia de
jugar al escondite con el público elector, manifestada desde el principio por unos pocos de los que de la corporación popular formalizarte, sin duda con el fin que nues¬
tros lectores tan bien como nosotros cono¬
cen ya; es decir, fuerza era que dejáramos obrar á los que es deber nuestro censurar ó aplaudir, según sean sus (actos, y que los dejáramos realizar á sus anchas los planes fraguados en la sombra para juzgarlos lue¬ go; así lo hemos hecho y es nuestro áni¬ mo seguir haciéndolo hasta conocerlos per¬ fectamente, única manera de dejar proba¬ do que para nada hemos tenido presentes los pronósticos que de dichos señores se habían hecho ya antes de su toma de pose¬ sión, y qug el Sóller, 'siempre severo pero siempre imparcial, jamás ataca por sis¬
tema.
LOS ARGUMENTOS DE ZENON D'ELEE
contra el movimiento
Eectiñoación.
Al escribir el artículo bibliográfico so¬ bre el notable folleto de nuestro distingui¬ do amigo y compatricio 1). Gerónimo

tiranía.
Y ya que tenemos la pluma en la mano, en compensación de lo que debe eliminarse de nuestro anterior escrito y que natural¬ mente se elimina, hecha la indicada ad¬ vertencia, diremos algo de lo que recorda¬
mos del inventor de la dialéctica, según
Aristóteles; del fundador de la duda uní-
ve esa 1.
Con motivo de haber promovido Zenón
con su arrebatadora elocuencia, una cons¬
piración contra el tirano Nearco que afli¬ gia á su patria con el más soez despotismo, fué preso y puesto en tortura. Apesar de que los verdugos le desgarraban la carne, nunca quiso descubrir á los cómplices del movimiento, limitándose á decir, que los culpables eran los amigos é íntimos del Tirano. Notando que cierto individuo se disponía para hablar en secreto al oido del opresor, y conociendo que iba á descubrir
el secreto, se abalanzó contra él, le arran¬ có las orejas y no le abandonó hasta dejar¬
le la cabeza rapada á mordiscónos. Al fin,
temiendo no tener fuerzas bastantes para
resistir á tanta prueba, volvióse á sus con¬
ciudadanos que impasibles presenciaban la tortura y les dijo: admiro vuestra estupidez que llega al punto de sufrir el yugo del ti¬
rano por temor á los tormentos que yo su¬ fro; y cortándose la lengua con sus pro¬
pios'dientes, la escupió á la boca del tirano.
Semejante acto de valor enardeció de tal modo á los asistentes que. precipitándose sobre Nearco le asesinaron dejándole cu¬ bierto de piedras.
En el dia no hay tiranos, pero no faltan
tiranías.
José Rollan Pbrq.
París 26 Diciembre.
La Francia católica llora la pérdida de una de las figuras más brillantes de la Igle¬ sia contemporánea. Monsegnor Freppel, obispo de Angers. ha fallecido.
Nacido en 1827 de una familia de magis¬ trados de Obernai (departamento del Bajo
Rite fué ordenado cura en 1849. Siendo aun
alumno del Gran Seminario, regentó la cᬠtedra de Historia del Seminario pequeño. Pronto adqiiirióTama por sus profundos co¬ nocimientos teológicos y fué nombrado di¬ rector del colegio de San Arbogaste en Estrásburgo. Nombrado en 1852 capellán de Santa Genoveva, en París, adquirió gran reputación do orador haciendo durante tres años notables conferencias religiosas para la juventud escolar, en premio á las
cuales se le confió la cátedra do Elocuencia
sagrada en la Facultad de Teología católi¬ ca de la Sorbona. En 1862, los Emparados le invitaron á predicar la Cuaresma en la capaila de las Tul leídas, y los sermones que pronunció entonces han sido publicados bajo el título de Vida cristiana.
En 1869, Freppel fué designado por la Santa Sede para tomar parte en los traba¬ jos preparatorios del Concilio del Vaticano,
en calidad de Consultor. Fué uno de los
campeones del dogma de la infalibilidad. Estas tareas no le habían impedido terciar en las polémicas suscitadas por la publica¬
ción de la Vida de Jesús, de Renán. Es no¬ table su Examen crítico de esté libro.
Fué nombrado obispo de Angers en 1869. Durante la guerra, envió á Alemania curas con socorros para los soldados france¬ ses prisioneros y escribió’más tarde una car¬ ta al rey de Prúsia protestando contra la
anexión de Alsacia-Lorena.
En 1880 entró de lleno en la vida políti¬ ca . saliendo desde entonces diputado en todas las elecciones. Ha tomado una parte muy activa en los trabajos parlamentarios, no dejando pasar jamás, sin intervenir, las cuestiones relacionadas con la Iglesia. Ha¬
ce ocho dias aun se le vió en la tribuna, durante la discusión de las relaciones entre la Iglesia v él Estado.

El Sr. Concha Castañeda estudiará en

tanto, bajo la inspiración de Cánovas, de quien es hechura, el presupuesto general de ingresos, buscando en la transformación de alguno de ellos mayores rendimientos. -
El Sr. Cos-Gayon. que debe andar á tien¬ tas en un ramo que desconoce, parece que propuso la supresión de Audiencias, á lo
que*se asegura qíie se opuso el Sr. Cánovas
del Castillo. Porque este si que entiende ó
por lo menos quiere meter baza en todos
los ramos.

Las economías que introducirán loe mi¬ nistros en sus respectivos departamentos, serán tan insignificantes, que no vale la pe¬
na de hablar de ello.

A la visita que el embajador de Francia
ha hecho al Sr. Cánovas del Castillo, se le

atribuye escipcional importancia, pues se sabe que estuvo relacionada con la cuestión
de los tratados, presumiéndose que el señor
Cánovas habrá insistido en no entablar

gestiones de ninguna clase bajo la base de
la tarifa mínima.

Como resultado de la conferencia, se dice

que M. Roustan saldrá hoy para París.
Por virtud de indicaciones del Goberna¬

dor de Madrid, y aconsejado tana bien,por el Sr. Sagasta, boy lia debido .presentar el se¬ ñor La Presilla la dimisión de presidente de la Diputación provincial, con el carácter
de irrevocable.

Otra dimisión, de gran trascendencia, es la del conde de Galarza de la jefatura del partido unión constitucional de Cuba. Gra¬
ves sucesos han debido ocurrir en la gran¬
de Antilla, para que el conde tomase resolu¬ ción tan extrema. No tardaremos, proba¬ blemente, en saber la verdad de las cosas,

pues este personaje se ha embarcado para
la Península, donde arribará sin detenerse

en ningún punto del extranjero. Los órganos en la prensa del ^partido po-
sibilista en provincias, hacen declaraciones idénticas á las de La Derecha, de Zaragoza, contrarias, por lo tanto, al ingreso de los
republicanos posibilistas en la monarquía. No sabemos lo que dirá á esto el Sr. Cas-
telar, tan pagado de que se acaten, hasta con veneración, sus decisiones; aunque por lo que dice La Publicidad, de Barcelona, el Sr. Castelar parece que recoge velas, recti¬ ficando los rumores de la conjunción mo¬ lí á rq 11 ico-posibilista.
La prensa toda publica extractos del estenso discurso pronunciado hace pocos dias por eleminente tribuno en el teatro de San
Fernando, de Sevilla.

En este discurso hace la historia de la

República española; pero tiene más bien el carácter de una auto-biografía política del propio orador, cuya parte esencial puede
resumirse en este'programa:
«Restaurado lo que perdimos después de conquistarlo, queda ahora que hacer dos cosas: primera, hacer que sea práctica la soberanía por medio del ejercicio de la li¬ bertad; segunda, hacer un presupuesto de paz y libertad.

»Nuestro programa es claro y definido:

paz en el interior y neutralidad’ en el exte¬

rior. El presupuesto de la paz exige que organicemos el ejército, de manera que necesitemos pocos soldados y que facilite elementos para fomentar la marina con

arreglo á nuestras necesidades é intereses.

«Después del presupuestó de la paz. pi¬
damos siempre el gran presupuesto de la

libertad, enseñando al pueblo que esta se labra con su sudor, y si 'consienteTque im¬

pere un régimen absolutista, la libertad se

perderá y el trabajador se verá obligado á

recibir, á título de limosna, del Gobierno que lo humille

el y

llamado
que lo

pan es¬

carnezca.»

Galante esta vez con el bello sexo, dedi¬
ca brillantes párrafos á las señoras, demos¬ trando que la mujer es el todo para el hom¬ bre y para la sociedad, y que la idea más
feliz del mundo cristiano fué la diviniza¬
ción de la mujer.

Eucaliptus.

Instantánea.

La obra es buena desde luego, y uni¬ vez que el Sindicato la haya recompuesto,

Sorteo de l.° de Enero ide 1892.

Nuestro colaborador y corresponsal en Barcelona D. L. Caplloneli, nos ha favore¬ cido con el instantáneo (como han dado en llamarle los periodistas parisienses) del no¬ table crítico Sr. Ixart, gloria legitimare las
■letras pátrias. Dice asi: Alto, delgado, rubio, cara expresiva que
tiene como punto distintivo una nariz agui¬
leña á la cual montan unos .lentes montados

en oro.

,

.

El cabello rizado, algo melenudo y peina¬

do al perfecto desempeño, el conjunto de la función resultó del agrado del públi¬
co, que la aplaudió como así también á os Sres. Martí, Nadal, Gelabert y Sra. Da¬ rán. La ejecución al piano, hecha por el se¬
ñor D. Gabriel Simó, bien.'
Chateau Margaux, fué la segundaq ue se representó como final. ¿Y qué diremos de ella? Pues lo que todo el público sabe; que estuvo dicha zarzuela perfectamente desem¬ peñada; que la Sra. Durán, en el papel de beoda, estuvo inmejorable; que la Srta. To¬ más caracterizó y habló su papel muy bien

cuya recomposición equivale casi á hacerla nueva, entonces trataremos de cubrirla.
Pons (D. Nicolás.)—Bueno, pues; ahora otra cosa: el camino ó travesía que condu¬
ce desde Biniaraix al camino de Forna¬
lutx, necesita algunas carretadas de cas¬ quijo (porgueras) pues ha quedado destro¬
zado con las últimas lluvias.
Alcalde.—Se ha acabado el casquijo y tan luego lo baya quedará todo arregla¬ do. ¿Tienen alguna otra cosa de que tratar?
Mayol.—Diré dos palabras. Avisáronme el próximo pasado domingo que. como

15 87 37 92 40 108 41 110 43 115 49 120 54 140 71 143 72 145 76 147 79 161 84 166

168 173 180 191 192 202 205 206 209 211 213 220

222 229 236 252 253 255 258 263 267 272 274 275

282 283 292 316 323 326 329 338 343 345 346 347

348 350 354 358 361 367 372 376 390 395 400 402

406 419 431 442 444 449 451 453 456 460 463 468

469 537 473 545 475 547 485 548 494 495 504 507 508 509 511 521

do á lo demócrata, con cierto descuido, y y que los señores Nadal. Gelabert, y García miembro de la Comisión de Policía, me

el color pálido de su tez, le dan aspecto de interpretaron perfectamente sus papeles. tocaba entrar de turno y quiero dar cuenta

poeta romántico.

El domingo, y á petición de varias perso¬ ahora de que durante la semana solo ocu¬

BUZON DEL “SOLLER”

Su trato ameno, correcto, es un decha¬ nas, se volvió á poner en escena La tela de rrió digno de mención, el que, habiéndose

do de simpatía.

araña, y, como la noche anterior, fué muy sacrificado para el consumo público una

Recibe cordialmente á los infortunados
compañeros que se acercan á él en demanda de protección, y el que le habla una sola

bien ejecutada, por mas que las repeticio¬ nes no son del agrado del público; pero se
trataba de buena obra y buen desempeño

cerda de cria el Inspector de víveres prohi¬
bió la venta de dicho animal, de lo queme
dió conocimiento y estando dicha negativa

V. M. Adjuntas.—Recibido su carta, la relación y la carta órden. Se hará como us¬
ted indica.

vez queda indudablemente preso en las re¬ y aquel aplaudió como era de esperar.

des de su amistad.

Música del porvenir. zarzuela en un acto

Tal es el hombre.

que el público recibió muy bien y aplaudió

Como escritor, escribe en el idioma na¬ á los artistas encargados de su desempeño.

cional cual pudiera hacerlo el mejor hablis¬ Mar aja, zarzuela en un acto, finalizó la

ta de los tiempos de Cervantes y de Lope de velada, tomando parte en ella la Sra. Du¬

Vega.

ran y los Sres.. Martí, Gelabert y García. Es¬

te último hizo las delicias del público en el

í papel de Colas, pues estuvo inimitable, ! como sabe estarlo en los papeles de su cuer-

Crónica local.

¡ da; los espectadores reimos á mandíbula
i batiente y el tenor cómico señor García re-

| cibió su merecido, que fué llamarle al pal¬

co escénico y felicitarle con un aplauso ge¬

Una ligera indisposición que sufrió ayer á

neral. El conjunto de la obra bien. Siga la compañía dando funciones del agrado del

las cinco de la tarde nuestro cajista impidió re¬ público y esté segura que no le faltará pú¬

partir el periódico con puntualidad.

blico y mas aun si tratara de poner en es¬

Rogamos nos dispensen

nuestros

lecto¬

cena algun drama ó comedias de costum¬ bre,—X

res ante un accidente imprevisto.

Por causas ag’enas á nuestra voluntad
dejamos de consignar en nuestro número anterior que nuestros paisanos y amigos D. BartoloméColl Gamundí y D. Antonio
Rullan y Frau, fueron promovidos al Subdiaconato, porS. E. I. el dia 19 del actual.
Subsanamos hoy la falta y les felicita¬
mos cordialmente.

EN EL AYUNTAMIENTO
Por falta de número no pudo celebrar la sesión ordinaria la Corporación municipal, el sábado próximo pasado, haciéndolo en
la noche del lunes de esta semana por se-
g un da co n vocatoria. A las ocho y diez minutos dio principio
la sesión, bajo la presidencia del señor Al¬

basada en la ley autoricé la prohibición. Más supe que un individuo echaba al to¬ rrente escombros, pero que habiendo sabi¬ do luego que fué sorprendido por el Sr. Al¬ calde en el acto mismo, nada dispuse por

Un imparcial Sóller.—No vemos mejor
medio de complacer á Vd. que el de publi¬
car íntegro su escrito. Ahí vá, pues:
«Para que no permanezcan ignoradas ciertas parcialidades hijas del favoritismo,

suponerle habría dado este la merecida
corrección.
Alcalde.—No, es equivocación. Yo tenia noticia de que una mujer echaba tierra al

suplicóle encarecidamente, señor Director, que en la sección de sn popular semanario que Vd. crea mas conveniente, haga cons¬ tar que el profesor veterinario D. Antonio

torrente en S' hort de Via y encargué al Ballester, establecido desde hace tiempo en

municipal vigilara Un dia pasé yo y vi

si era aquello una mujer que

cierto. lavaba

i

este pueblo, á pesar de pagar la correspon¬ diente matrícula para ejercer cargos de su

ropa en la pila del Matadero, y en cuanto incumbencia, no desempeña ninguno de

me vio echó á correr. Nada más sé respec¬
to de lo que Vd. dice.

público, pues otro comprofesor de este, don
Sebastian Bihiloni, sin pagar absolutamen¬

Mayol. --No señor, no es esto á lo que yo me refiero. ¿No encontró Vd. un hombre

te nada.desempeña los de Inspector de Ma¬ tadero, Inspector de víveres, veterinario do

que echaba escombros al torrente, un dia muy de mañana, en el puente de Cas
Jarate
Alcalde—(después de pensar un rato) ¡Ah!... si, ya recuerdo, tiene Vd. razón; y le di allí mismo una reprimenda.
Mayol.—Más tengo qué decir que ha¬ biendo tratado repetidas veces de que se nivelaran los derechos que satisfacen los

este Puerto, encargado del peso público, etc. etc. etc. Haga el público los comenta¬ rios á que el asunto se. presta, y Vd. dis¬
ponga de S. S. S.—Un imparcial.» estracillas Sóller.-Su artículito lia llega¬
do tarde; no ha lugar, como dicen ustedes. Como lleva adjunta la firma responsable, lo
publicaremos en el próximo número, Dios
mediante.

aguardientes y el alcohol, nada lie conse¬

.1. Ll. Yauco.—Recibido la lista y su car¬

guido. Pido de
miento de este

nuevo se asunto,

ocupe el Ayunta¬ que se discuta y

j

ta. Muchas
correo.

gracias.

Le

escribiremos

por

quede de una vez aprobada ó desaprobada mi proposición.
Alcalde.—No se á que nivelación puede

j

P. y ó. Arecibo.—Enterados y
remos por correo.

contesta¬

El lunes de esta semana cayó, en el Coll. en la parte de Sa Serra, un hombre que regresaba á su casa cargado de carrizo, que acababa de segar, y tan rudofué el golpe que recibió en la caída que resultó te¬
ner una herida, en la cabeza, una desvia¬
ción en un brazo y rozaduras y contusio¬
nes en todo el cuerpo.
Sentimos vivamente esta desgracia y deseamos se restablezca prontoel herido.

calde y con asistencia de los concejales se¬ ñores Rullan y Bisbal, Coll. Bernat, Pizá,
Pons (D. Juan), Mayol, Pons (D. Nicolás) y Rullan (I). Domingo,)
Fué leída el acta de la anterior y supo¬
nemos fué aprobada, pues nadie dijo una
palabra.
Leída una instancia del vecino D. Jaime
Mayól Calafat en que solicita permiso para
ensanchar su casa, situada en la calle de-
Mallorca (barriada del Puerto) y que se le

Vd. referirse.

—

1—

Mayol.—A la do los derechos que satis¬ facen hoy los aguardientes y el alcohol.

CULTOS SÀ&BADQS

J Alcalde.—Esto será cuestión de estudiar-

lo y resolverlo luego.

Fnla iglesia de San Francisco.—El miér¬

Mayol.—Propongo ademas que se qui- ! coles, dia 6, festividad de los Santos Reyes,

ten todas las concesiones cu las introdue- | se cantará tercia á las nueve y media y acto

cienes de géneros, ó bien que se dén á to- | seguido la Misa mayor con sermón por don

dos por igual. Es preciso que seamos todos 1 José Pastor, Vicario, y por la tarde, á las

iguales.

cuatro, se cantará una coronilla á la Virgen

Alcalde.—¿Es decir que quiere Vd. se de Belen, con acompañamiento de órgano.

autorice para practicar un desmonte con el quiten las concesiones?

3mk

ctwwrsoGnan

Nuestro estimado amigo el Excmo. señor D. Jaime Sastre Guardiola, que ha empren¬ dido en la tarde do hoy inesperado viaje á la Corte, nos suplica en atento B. L. M., ha¬ gamos saber á sus amigos que la falta ma¬ terial de tiempo por una parte y el haberse encontrado estos últimos dias indispuesto, le han impedido poderse despedir personal¬ mente de ellos, como hubiera sido su deseo,
y que allí, como siempre, le encontrarán dispuesto á serles útil en cuanto se les
ocurra.
Cumplimos g-ustosos el encargo, y desea¬
mos á nuestro distinguido amigo un feliz viaje y pronto regreso.

expresado objeto, acordóse pasara á la co¬ misión de Obras para su dictamen.
Fué leida una lista de los mayores con¬
tribuyentes que tienen voto en ías eleccio¬
nes de compromisarios para Senadores, y fué aprobada, acordando exponerla á efec¬
tos de reclamación.
Dió cuenta el Sr. Alcalde de haber dado
una vuelta con varios señores concejales por el camino llamado de d' alt ó de la Al¬ borada y por el de Cas Ferré, y que exa¬
minadas sobre el terreno las necesidades
que reclaman pronto remedio, se habían proyectado algunas obras cuya ejecución sometía á la aprobación del Ayuntamien¬
to, y son:

.Mayol.—O que se den a los que boy no las tienen. Y Vd. señor Secretario tenga la.
bondad de continuar en el acta mis propo¬ siciones.
Secretario. —¿Esto úl ti mo? Mayol.—Si señor, ésto último. Alcalde.—¿Tiene Vd. más que decir? Mayol.—Por esta noche, no señor. Alcalde.—Bueno, pues, se levanta la se¬
sión.
Eran las ocho y cuarenta minutos.
—
ln la Defensora Sollerense.
A las diez de la mañana de ayer, verifi¬

Registro civil.
Nacimientos
Varones 1.—Hembras 3; total 4.
Defunciones.
Dia 27,—Antonia Pons y Mayol, de un año (calle de Santa Apolonia núm. 58.)
Dia 27,—D.a Catalina Vicens y Sólivellas, de 24 años, casada (calle de la Victoria núm. 24.)
Dia 29.—D. Juan Ilotger y Bisbal, de 33 años, soltero (Manzana 5.a núm. 71.)

Reedificar la desmoronada pared de Can, cóse en el salón do espectáculos de la De¬

Dia 31.—Drí Isabel M.a Ferrá y Bauza, de

Concurridas estuvieron en la tarde de ayer
las elecciones que para renovación de la mitad de la Junta Directiva tuvieron lugar en la Defensora Sollerense. Fué reelegido Presidente D. Antonio Enseñat Caparó y elegidos Depositario D. Antonio Rullán Frau, Vocales D. Jaime Bauza Coll' y don Gabriel Martí Ballester y Secretario D. Jai¬
me Enseñat Oliver.
Felicitamos á los agraciados.
En uso de las libertades de que goza en
«ete pueblo la raza canina, un perro gran¬ de que corria esta mañana ha derribado
con fuerza á un niño de corta edad, en la Plaza de la Constitución, dejándolo al sue¬
lo sin sentido.
Hase auxiliado á la criatura, y el pe¬
rro.... como si nada hubiera sucedido.

Non. y como el propietario de la finca ce¬ de algunos palmos de terreno para ensan¬ char el camino, se acordó hacerlo á partir
de la casa del mismo, convirtiendo en ob¬
tuso el ángulo agudo que forma actual¬
mente el citado camino.
Construcción de un pretil en el camino en las inmediaciones de Can Ximeneya después de cubierta la acequia.
Cubrir la acequia de devant Cas Papal, en los tramos que no lo está hasta Can Pa¬ pa y arreglar el piso del camino.
Arreglar el desmoronado muro del cami¬ no en Can Ribera (en las Argilas.)
Cubrir la acequia en el camino de Cas Ferré en varios tramos basta la portella de Can Bando y colocar un enrejado de hierro
á ambos lados.
Y quedó acordado sin oposición la ejecu¬
ción de las mencionadas obras.
Alcalde.—¿Como les parece más conve¬ niente se ejecuten todas estas obras, por

fensora Sollerense el sorteo acordado para la
amortización de 100 subvenciones délas 550
emitidas para la construcción del edificio propiedad de dicha asociación. A continua¬ ción publicamos la relación de los nú¬ meros de las que deben quedar amortiza¬ das, continuando al propio tiempo los de las que debieron quedarlo enanteriores sor¬ teos, para conocimiento de los interesa¬ dos, -puesto que, según noticias,á pesar del tiempo transcurrido y de los repetidos anuncios publicados, no se han presentado
todavía al cobro los tenedores de las mis¬
mas.
Sorteo de 28 Diciembre de 1888.
1 33 123 193 265 328 411 467 524 2 35 148 194 266 333 414 474 529 4 44 149 198 279 336 416 480 531 10 55 153 200 291 341 421 487 541 12 61 154 212 294 366 424 488 14 69 156 223 300 380 426 492 17 74 163 224 301 389 430 497

30 años, soltera (Manzana 15 núm. 12.)
Resúmen delaño 189i.
Nacimientos.
Varones 98 —Hembras 101; total 199.
Matrimonios 69.
Defunciones.
Enero, 18.—Febrero, 15.—Marzo, 11.—
Abril, 8.—Mayo, 11.—Junio, 9.—Julio, 12. —Agosto, 15.—Septiembre. 7.—Octubre, 8. —Noviembre, 13.—Diciembre, 12.
Varones, 65.—Hembras, 74; total, . 139 Párvulos
Varones, 20.—Hembras, 15; total. . 28
Total de defunciones. . . 167
Aumento.
Varones, 20.—Hembras, 12; total 32.

Dicennos que algunos aficionados al tea¬ administración ó por subasta?

18 75 167 232 303 397 433 501

Aumento de varones más que hembras 8

tro se han unido para contratar una com¬

Pons (D. Nicolás.)—Mientras pueda ser 19 77 175 251 308 399 435 517

Año 1892.=-Defunciones.

pañía de verso que actué en nuestro teatro por medio de subasta, es mi opinión lo 29 82 177 254 312 401 440 519

durante lo que queda del actual invierno, y que al efecto han dado ya algunos pasos.

sea.,
Rullán [D. Domingo.)—Y cuando se ha¬

31 32

89 96

182 188

261 264

315 322

403 404

450 458

522 523

Nos informaremos mejor y daremos más ga por contrata, es preciso no deje de vi¬

detalles el sábado próximo.

gilarse....

Sorteo de ¡.° Enero de 1890.

Dia l.°—D. José Castañer y Oliver, de 77 años, casado, (calle de la Luna núm. 78.)— D.a María Canals y Coll, de 45 años, casada
(calle de Real núm 6.)

Alcalde—Claro que si y se han de nom¬ 8 58 141 221 307 365 428 432 535

brar comisiones para ello, porqué á mi me 9 63 142 227 309 373 452 491 538

EN EL TEATRO

es imposible estar en todas partes. (Entra 11 64 151 231 310 374 455 493 542

el Sr. Albertí.)

13 65 162 233 318 381 457 496 549

Pons. (D. Nicolás.)—Y la acequia de Can 21 81 164 234 320 383 464 498

El sábado anterior tuvo lug>ar una bonita Raya, que es la que más peligros ofrece y 27 83 172 239 327 387 477 499

y agradable función, poniéndose en escena de consiguiente la que más necesidad tiene 28 91 174 240 334 398 478 510

la zarzuela en dos actos La tela de araña. de quedar cubierta, ¿porque no se cubre 30 95 195 242 335 408 479 515

Todos los artistas que en ella tomaron par¬ como las demás que se han señalado?

34 97 196 244 353 409 482 518

te interpretaron muy bien sus papeles, ra¬ Alcalde.—Está muy destrozada esta ace¬ 36 98 197 249 356 415 483 520

yando á gran altura la primera tiple seño¬ quia y para hacerlo que Vd. dice precisa, 48 106 203 285 357 425 486 532

Se construyen á precios módicos en casa de Juan B. Rullan (á) Ros; San

ra Duran.

antes que.el Sindicato la reconstruya. Una 57 119 217 304 359 427 489 534

Bartolomé 32, Sóller,

4%

sOller

METEOROLOGIA

OB3EBVATOEIO DE D. JOSÉ BULLAN-FBEO,—CALLE LE S. DEDEO

TERMÓMETROS

Haroineir VIENTO Atmósfera PIyío

Manan. Me Mañana Tarde 1.a Tii ¡Lección Filena

1

yg
p’

£
A

B

p x

g Seco. flá Seco. lo. Mis.

Mis. Ma Trd. M.a Trd. Maña. Tarde Milis

si 14 6 15 6 7’0 6*4 14*8 122 770 770 s.o s.o » » &2 15 6 15 6 7'8 .7*2 15*0 13’0 772 772 s.o s. » » :13 15 6 16 7 9’4 8'6 15*8 14*0 771 771 s. E. » » 44 15 6 16 10 12’0 10’8 15’8 132 759 760 s. N. » .»

B. B. B. B. D. B. B. B.

45 15 6 15 7 9‘8 8*6 152 12*6 761 761 G. -S. » » D. B.

46 14 4 14 5 6’4 5*8 13*8 12 8 762 7591 O. s. » »■ B. B.

a 7 14 4 13 4 5'8 5*0 13’6 12*0 758 757 s. N. » » B. C. ,

.48 13 3 12 4 6‘8 6*0 12*4 11*6 757 758 0. S.

» B. c.

19 12 3 11 5 6’6 5*6 11*4 92 760 760 s. E. » » B. c.

•20 11 4 11 6 8'0 6’4 11’4 9*4 760 759 0. S. » » B. B.

21 11 5 9 6 7'6 6*4 9*0 7*4 755 755 s. s. » »

22 10 5 12 9 ll’O 9*4 10*6 101) 757 756 N. 0.

»

23 13 9 13 11 13*0 112 12*4 Tro 757 756 S. s. F F

24 13 8 13 10 121) 11*0 12’6 10*8 756 756 s. N. » »

Ll. Ll. C. Ll. 60 Ll. Ll. 80 C. LL 5

25 12 6 13 7 8'8 8*0 12’8 122 760 760 s. S. » » B. O.

26 14 9 16 12 14*4 12*8 14*4 13’0 760 759 s. N.O » » I). c.

27 14 7 13 8 102 9*8 132 ir 8 759 759 N. N. » » B. I).

28 13 6 12 7 9‘4 8*8 12*4 108 758 757 N. O. » » C. c.

20 13 4 12 5 6’4 5’6 12’8 112 765 765 N. N.O » » I). B.

30 *13 5 14 6 7‘8 7*0 14*0 12*0 763 762 O. E. » » B. I). I
1 31 14 5 15 6 7*8 7*2 15*0 12*0 760 760 s. S. » » I). B.

La diferencia que se nota en los números del barómetro ' depende de haber adoptado el de mercurio, cuya gradua¬ ción es la verdadera, de¬ biendo descontarse diez milímetros de los mar¬ cados por el anterior de que nos servíamos.
Hay nieve en.los montes
Granizada.

léistai

la Sociedad, calle de la Luna nume¬ ro 12, de nueve á doce de la mañana.

Habiendo sida autorizado por la Direc¬ ción General del ramo, para la formación

Lo que se hace publico para conoci¬
miento de los señores accionistas.

de espediente á fin de tomar en arriendo do- Sóller 24 de Diciembre de 1891.—

cal donde instalar las oficinas de esta Admi¬ El naviero Director, J. Estades.

nistración; por el presente anuncio se invita

á los propietarios de fincas que quieran al¬ quilar al mencionado objeto, debiendo pre¬

ALUMBRADO POR GAS

sentar sus proposiciones con arreglo al plie¬

(sociedad en proyecto)

go de condiciones que obra en esta oficina,

Cerradas á las doce de la noche del dia

dentro el plazo de un mes contado desde el dia en que se anuncie en el Boletín Oficial

de ayer las listas de suscripción de acciones

de la provincia

para instalación en este pueblo de una fá¬

Sóller 25 de Diciembre de 1891.—El Ad¬ brica de gas, y debiendo precederse á la

ministrador, Abelardo Faura.

constitución de la Sociedad anónima que

explote dicha industria, aprobación del Re¬

Compañía de navegación de Sóller glamento provisional por que ha de regirse
aquella, elección de la Junta de Gobierno,

etc., etc., se convoca á los señores accionis¬

La Junta de Gobierno de esta So¬ tas para la rennión que tendrá lugar, á los

ciedad, en sesión celebrada el dia 20 objetos expresados, el próximo domingo, dia

del corriente mes, acordó el pago de 3, á las tres de la tarde en el salón de la

tres dividendos pasivos de á cincuenta Defensora Sollerense, suplicándoles encare¬

pesetas cada uno, fijándose el plazo de cidamente la asistencia.

veinte dias, á contar desde la fecha Sóller L° de Enero de 1892.—El Presi¬

del citado acuerdo, para 'hacer ^efecti¬ dente, José Bullan Pbro. P. A. de la C. Jo¬

vo este desembolso, en las oficinas de sé Llambias, Srio.

Sección de Anuncios
Los anuncios que se inserten en eatií sección pagarán: un céntimo de peseta por palabra, siempre que el tipo de letra no escoda del cuerpo 20;—2 céntimos, siendo del 20 ftl 32;—5 céntimos del 32 al 48; y del 48 arriba á precios convencionales.

I

LA SIHCERIDÀ3!

é

-qvK->-

*

1 Establecimiento comercial é industrial DE

J, MARQUÉS ARBONA

San Bartolomé, IT, Sóller*

SECCIÓN SEGUNDA:

é Colmado, papelería, librería y artículos

1

de escritorio.

En esta sección encontrarán en lo sucesivo los asiduos parroquia¬ nos del establecimiento, comestibles y bebidas de legítimas y acredi¬ tadas; procedencias. Especialidad en
ARROOIS VALENCIANOS
® importados directamente, y cuyos precios al por menor son: 0*20, (L22, (L25 y 0*27 pesetas la libra de 400 gramos
{Y en exquisn ito io wumm mm uva

que se vende á £030 y á 0‘35 pesetas el litro.

MES DE ENERO DEL AÑO 1892
Línea délas Antillas, New-York y Veracruz.—El 10, de Cádiz, vapor RTJENOB-
AIRES, para Puerto-Rico, Habana y Veracruz.
El 20.—De Santander, vapor REINA MARIA CRISTINA, para Puerto-Rico, Ha¬
bana y Veracruz. El 30.—De Cádiz, vapor MONTEVIDEO, para las Palmas, Puerto-Rico, Habana y
Veracruz.
Línea de Filipinas.—El 8 de Barcelona, vapor SAN IGNACIO DE LO YOLA, para Port-Said, Aden, Colambo, Síngapore y Manila.
Línea de Buenos Aires.—El 2 de Barcelona y el 7 de Cádiz, vapor CATALUÑA, pa¬
ra Santa Cruz de Tenerife, Montevideo y Buenos Aires.
Línea de Marruecos.—El 18 de Barcelona, vapor RABAT, para Málaga, Ceuta, Cá¬
diz, Tánger, Larache, Rabat, Casablanca, Mazagán y Mogador.
Servicio de Tánger.—De Cádiz para Tánger: lunes, miércoles y viernes, y vice-versa
martes, jueves y sábados, vapor TANGER. En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino.
Al tomar los pasajes se abonará el de Sóller á Barcelona. También se abonará á los cargadores de esta Isla, ,una bonificación de 10 pg sobre el importe del flete.
Rebajas á familias,y por pasajes de ida y vuelta. Para más informes, en Sóller, el representante dé la Compañía, D. Jerónimo Estades.

Americanos j M ZarageiMO
PARI EL AÑO 1892

AGENDAS DE BUFETE
y bloques para Calendarios de todas clases y tamaños
I
ÉW
COMPAÑIA DE NAVEGACIÓN DE CUIDELA
Viajes regulares entre Cindadela, Sóller, Barcelona y vice-versa, por el
magnífico y veloz vapor
CIUDAD DE GIUDADELA
Salidas de Sóller para Barcelona, todos los Viernes á las 5 de la tarde. Salidas de Barcelona para Sóller, todos los Martes á las 5 de la tarde. Salidas de Sóller para Ciudadela, todos los Miércoles á las 8 de la mañana. Salidas de Ciudadela para Sóller, todos los Viernes á las 8 de la mañana.
CONSIGNATARIOS:
Eu Barcelona Sra. Viuda Orilla, Cert y Oomp.a—En Cindadela D. Loren¬ zo Arguimbau.—En Sóller, D. Jerónimo Estades.
SÓLLER.—Irap. de «La Sinceridad-

AGENDA DE BUFETE PARA LAS FAMILIAS!

Libro indispensable en todos los establecimientos industriales, fábricas, córner- §

aSg cios, ^talleres, oficinas públicas y particulares, agencias, secretarías, comisiones, §
§§§ empresas de cualquier clase; sumamente útil en todas épocas á los traficantes, ma- H

«griyordomos, apoderados, profesores, negociantes, maestros de talleres yde tiendas |¡

§gY$,e’attesarms: necesario en las casas en donde se desea tener orden y buena distribu- jE
Ación en toaos los asuntos domésticos y curioso para toda clase de personas.

Este Dietario contiene, además del santoral pava todos los días del año, tina 2

indi-.j multitud de noticias de interés pava el público, una Guia de esta capital, con

cación. de los servicios, oficinas y funcionarios á quienes interesa conocer y un sin

númeio de curiosidades y trabajos de verdadera utilidad, tales como tablas de

reducciones de pesos, medidas y monedas, estados para sentar la ropa que se entre¬

ga á la lavandera, nomenclatura é indicador de calles etc., etc.

«

EL DIETARIO AGENDA DE BUFETE!

Se halla de venta en la librería de los señores editores AMENGUAJ» Y MUNTA- g

NEE, y en las principales librerías y tiendas de artículos de espritoífb de esta ciE j

dad, en la Sucursal de Inca, en las libreiúas de Mahón, Ibiza y Sóller, y encasa aeH§i

D, Antonio Sampons de Barcelona.

*

• -n

£

Hay Dietarios de tres dates diferentes en cuanto á sus condiciones materiales,

á los precios siguientes:

Edición económica

HDieJCOflr DE laOTQ encuadernación de tela y dorados

Pesetas j’5fl

Dos días en cadfi.
Un día en

V. 2 50, JT 3*00 £

^^ilí3}l!if!iH!iüHi!i!Ui!iÍl!!lií[H!i!!!í!l!lii!iIS!!!Silli!iii!¡lililli!illlllll!S!iiiII!!llllfjÍÍiHjÍllllllti)j ÉÉlKpiHiSIfiilinillllllllilillllf