MO V.-NUM. 233.
MO V.-NUM. 233.

21 DICIEMBRE DE 1889.

I*r

*TT“

""W“

T","l,ir •m

SÓLLER

PERIÓDICO SEMANAL LITERARIO Y DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN:

PRECIOS DE SUSCRICIÓN:

En Sóller: Redacción y Administración-San Bartolomé-17. En Francia: D. Guillermo Colom-Quai de la Republique-13-Cette (Herault).
En América: D. Miguel Morell-Ponce (Puerto-Rico.)

0\\50 pesetas cada mes en toda España. 0‘75 id. id. id. en el Extrangero y en América (Unión Postal)
PAGO ADELANTADO.

Anuncios y comunicados á precios convencionales. Los comunicados deberán llevar firma. No se devuelven los originales.

SUMARIO
Sección literaria: Dos pasos singulares por S’ Atiba. —Dos amantes y A Maria (poesia) por Undemie Bagei.—Sección científica: Observaciones sobre la antigüedad del hombre sobre la tierra y sus primeros pasos en las Baleares, por D. José Bullan Pbro.—Sección bibliográfica: Elementos de Arimética y Geometría por D. J. Yintejoux, por D. José Rullán Pbro.—Crónica balear.—Cró¬ nica local.—Registro civil.—Sección comercial.— Sección religiosa.—Pollerín: El martirio de la glo¬ ria, porD. EnriquePerez Bserieh.—Anuncios.
SECCION LITERARIA.
Se nos suplica la inserción del si¬ guiente artículo y de los versos que á continuación del mismo publica¬
mos:
DOS PASOS SINGULARES
El mundo, á la venida del Mesías, se
bailaba en la mas completa paz, corrom¬
pido en costumbres hasta el extremo, y
¿sumido en la idolatría ó indiferencia re¬ ligiosa.
El Imperio Romano se había enseño¬
reado de toda la tierra entonces conoci¬
da. conquistando unas provincias y hu¬ millando y aniquilando á otras, con lo cual liabia llegado á su colmo su desme¬
dida ambición de conquistar. La moral de los pueblos no era más,
que un lago de fétidas y cenagosas aguas, en donde se revolcaban las gen¬ tes, cuyo péstifero vaho viciaba y co¬ rrompia las pocas vivas y claras que
aun brotaban. Pues entre sus habitan¬
tes era legal el infanticidio, la esclavi¬ tud, el divorcio y el envilecimiento de la muger; el poder tiránico del padre,
.quien era árbitro de la libertad y aun de
la vida de sus hijos, y los espectáculos del circo, donde los gladiadores, que
por lo común eran esclavos ó prisione¬ ros de guerra, se mataban unos á otros, para complacer al pueblo desenfrenado.
Las creencias, que tenían á cerca del verdadero Dios y la revelación primiti¬ va, eran nulas; asi es que. después de olvidar aquellos pueblos las primitivas tradiciones, los unos rendían culto á las estrellas , otros tributaban homenaje á los artefactos, y hasta liabia quienes adoraban á los mismos animales y fru¬ tos de la tierra, sin que faltasen otros que divinizaran las mas repugnantes
pasiones. Todo lo cual vino á suceder
de un modo particular entre los Roma¬
nos; pues á medida que conquistaban los pueblos y provincias del Asia, y des¬
truían los de Africa, del mismo modo
que se constituían sus señores al par que fieles vasallos de sus vicios, iban

adoptando también sus creencias reli¬ giosas, hasta llegar al punto de ofrecer
sacrificios á treinta mil Dioses.
¿Y que diremos del pueblo escogido á quien jamas liabia faltado quien le pre¬ dicase la verdad y procurara conducirle por los senderos de la vi.tud?
Basta decir, para conocer el infeliz estado en que yacía, que respiraba la atmósfera corrompida de los otros pue¬
blos, y que albergaba en su seno cinco
sectas todas diversas entre si.
¡Tal era el deplorable estado, en que gemía la humanidad, á la venida de Je¬
sucristo!
Las circunstancias, como se ve, eran
críticas, y por otra parte ya habían teni¬ do cumplimiento las profecías á cerca de los acontecimientos que habían de pre¬ ceder á su nacimiento; pues que las se¬
tenta semanas de años de Daniel toca¬
ban á su término, y el cetro ya liabia salido de la tribu de Judá: proíecias que indicaban claramente la época y el tiem¬

que servían de pienso á los mismos irra¬
cionales.
Si, en este miserable pesebre se vé re¬ costado á un Niño que, envuelto en po¬ bres pañales, llora y tirita de frió, cuyos vajidos conmueven al orbe entero, aba¬ ten el orgullo de los grandes, ensalzan la humildad y la pobreza, rompen las cadenas á los esclavos, y unen el cíelo con la tierra. Por donde se vé que los primeros momentos de su vida mortal ya van dirijidos á sentar las bases soli¬ das de la recia civilización y gran socie¬ dad que ha venido á formar.
Pues el rico ya no puede ensoberbe¬ cerse con sus riquezas, porque el Rey del
universo le enseña á ser humilde y po¬
bre; el fuerte no puede’abusar de su po¬ der, porque el Todopoderoso ha tomado la naturaleza de siervo: y el sabio no
puede envanecerse do su saber, porque
la Sabiduría increada no se ha desdeña¬
do de tomar por amigos á hombres ru¬ dos é ignorantes,

po preciso en que debía verificarse tan
feliz suceso.
Y prueba, de que no estaba lejos el.mo-
mento dé sonar la liora de su yegada,
es que todas las naciones estaban en es-

La esclavitud, por lo mismo, queda abolida, y con ella sus funestas conse¬ cuencias. La muger, que antes era un
simple mueble de lujo, recobra sus pro¬ pios derechos, y el hombre su primitiva

pectación. Los Judíos esperaban un esforzado
guerrero, que les libertase de la esclavi¬ tud en que les tenían los Romanos; y los Gentiles aguardaban una nueva des¬
cendencia, como llovida del cielo, que era el nacimiento de un niño, que liabia
de poner fin á la edad de hierro é liiziera reaparecer en todo el mundo la edad
de oro, borrando los vestigios de la anti¬
gua culpa, y librando la tierra de un
continuo sobresalto.

dignidad, porque no hace ya, como los Gentiles, la apoteosis de sus reyes, ni se sujeta á otro hombre, sino en cuanto es¬ te ejerce su poder en nombre de Dios.
¡Que estupendo contraste! Dios se une con el hombre, y el cielo con la tierra; Aquel, que es impasible, se convierte en hombre de dolores: y El que es inmortal
se sugeta á la muerte, para que los que padecen, gocen de una felicidad inmen¬ sa, y los que liabian de morir, vivan
eternamente.

Compadecido, al fin, Dios de que la ¡Oh grandioso misterio, incapaz de
mas bella de las criaturas se hallara en ser debidamente encomiado por lengua

tan vil postración, que no eran suficien¬ humana, en que pasando el Verbo Divi¬ tes todos los esfuerzos humanos para le¬ no de la Patria Bienaventurada á este

vantarla, se resuelve á rescatarla con el lugar de destierro, arrastra tras si á la

precio de su propia sangre; y el Verbo i humanidad entera, y la hace pasar del Divino se ofrece al Eterno Padre en lio- j estado del pecado el estado de la gracia! loca usto por todos los pecados cometidos j ¿Quien no se sentirá, al mismo tiempo

y que se cometerán.

que exaltado, conmovido y anonadado

Suena por último la hora, y el Señor ! ante tan portentoso suceso?

de señores y Rey universal de todo lo j He aquí pues, amigos lectores, los dos

creado pasa desde el Empíreo á este va- i singulares pasos que con tanta pompa y

lie de lágrimas, naciendo déla mas Pura solemnidad celebra la Iglesia Católica,

de las vil-genes reducido casi á la simple cuya conmemoración constituye el¡prin-

condición de esclavo, y sujeto á todas cipal agente del regocijo y alegría, que

nuestras miserias. Y aquel suntuoso pa¬ reinan estos dias en los corazones cris¬

lacio, cuyos cortesanos eran ágiles espi¬ tianos. Ellos son los que hacen que las

ritas, y aquel espléndido trono, ¡desde gentes se saluden en este tiempo de un

donde dictaba leyes á todo el universo, modo inusitado, y lo que me mueve á

se ven en un instante trocados poruña mi á saludar desde las columnas de este

desabrigada cueva, que [liabia en Betlen de Judá, en donde se guarecían los ani¬ males de sus cercanías en lo mas rigu¬
roso del tiempo, y por un i pequeño pe¬

Semanario, como efectivamente saludo
y deseo felices Pascuas á todos sus suscritores, á su Director, y demás miem¬ bros que componen su redacción.

sebre, que liabia en ella, con algunas frías pajas, que habían quedado de las

S’ Auba.

DOS AMANTES (HISTÓRICO)
Ambos desde su niñez Grande afecto se tuvieron, E ilusiones mil se hicieron
Hijas de la sencillez De aquella edad, que, una vez Para siempre disfrutaron, Más cuando de ser dejaron La moza niña y él niño Convirtióse su cariño, En amor que se juraron .
El por ella suspiraba, Y era su agitado pecho, Ardiente, abrasado lecho Do el amor se cobijaba; Sahumerio con que incensaba
Al ídolo de hermosura
Que adoró con pasión pura
Desde su mas tierna infancia, Y con tan firme constancia,
Que su amor rayó en locura.
Ella amor por el sintió Más fuerte, pero mas breve; Pues que, cual traidora aleve, Por otro le despreció.
Trastorno tal le cansó
Desprecio de este jaez Que su existencia, tal vez,
Funesto término hallara
Si él, prudente, no olvidara Mujer, amor y doblez.
Olvidarla él consiguió, Que era su mayor anhelo,
E indiferencia de hielo
Su amor de fuego tornó, Y cuando la despertó El desengaño del sueño, Halló que el antig-uo dueño De su amor, no la quería Y lloró; más el reia De ver logrado su empeño.
Undemie Bagel.
A MARIA...
Un dia que ataviada Ibas paseando, María,
Dentro de mi fantasía
Quedó tu imagen grabada, Y de tu ardiente mirada, El rayo vislumbrador,
Creó en mi ser un amor
Cómo el mismo fuego ardiente, Que mi corazón lioy siente
Con latidos de dolor.
U. B.

F'WL·JLEfclW.

EL MARTIRIO DE LA GLORIA

santuario de mi corazón, seré su esclava.

Y Angela al ver en la puerta la figura del segundo apunte que venia en su bus¬ ca para comenzar el neto segundo, aña¬ dió riéndose y enjugándose las lágri¬

mas:

—Señores ruego á Yds. me dispensen

si les he hecho presenciar uilidilio sen¬

timental del (Logar doméstico; es una

historia sencilla que les contaré á uste¬

des otro día

Octavio, ruego á V. que'

me espere, me llaman á la escena; al pú¬
blico no le gusta esperar.
¡Pobre actriz! El segundo acto déla comedia que se representaba aquella noche era largo, interminable y Angela
decía el primer verso y el último sin
moverse de la escena,

¡Pobre madre! Hubiera dado todo el

sueldo de la temporada por permanecer junto á Octavio hablando de su hija, pe¬ ro era preciso hablar, [reír, entretener al

público, hacer pausas ¡pausas! cuan¬ do se tiene prisa, cuando se desea con¬ cluir; malgastar el tiempo en detalles, emplear un minuto para pronunciar una

palabra, permanecer en un sitio cuando puede demostrar con la grosería de los

se desea abandonarlo; tener el cuerpo en silbidos sil desaprobación, muchas veces

la escena y el alma y el pensamiento en injusta, mientras que el actor es el es¬

su cuarto.

clavo y aunque tenga el corazón grande

El público de las butacas no compren¬ é independiente, permanece atado á

de eso, porque el público es libre y due¬ esa columna que se llama respeto pú¬

ño de su voluntad; puede salir y entrar blico. Bien es verdad que con frecuencia

á su antojo. Si oye tocar á fuego y las este señor tirano y despótico se convier¬

campanadas le indican que es en áu dis¬ te en esclavo y ef actor le dice: «Aplau¬

trito, va á enterarse sin que nadie se lo de y admira porque yo soy dueño de tu

impida, pero el actor aunque sepa que voluntad,» y el público, dócil como un

se quema su casa y que dentro de su ca¬ niño, aplaude y admira.

sa se hallan su padre, sus hijos, su fa¬ Si no fuera por estos cortos momentos

milia, todo lo que más ama en la tierra, de expansión, entonces seria preferible

no puede ir á prestarles ayuda; el deber la vida penosa é intranquila del soldado

le retiene sobre el tablado, y el público de mar, á la vida de los actores.

le dice: «Continua la comedia. ¿Que nos Angela concluyó por fin su segundo

importa á nosotros tu casa? Hemos pa- j acto y subió la angosta escalera que gado para que nos entretengas durante | conducía á su cuarto con la velocidad de

estas tres horas de ocio, distráenos y j una muchacha de quince años.

sufre.»

—¿Y María, como sigue María?—pre¬

¡Olí, que horribles derechos!... ¡que ; guntó con vehemencia el conde.

prerogativas tan abrumadoras compra¬ Angela se echó á llorar.

das por tan poco dinero!

—¡Pobre hija mia!—dijo—me temo

El precio de una butaca concede al es¬ que sea tarde para salvarla. pectador franquicias verdaderamente —He llegado hace una hora de París,

feudales. En el teatro gobierna siempre no he visto aun á mi padre, no he visto

el rey absoluto; los privilegios constitu¬ é nadie; mi primera visitaba sido para

cionales, las ideas democráticas no pe¬ V., para la mujer que yo deseo que sea

netran en esos templos del arte: el pú¬ mi madre.

blico es el señor, el tirano, el amo; él

—Gracias Octavio; no puede Y. pen¬

sarse el gran consuelo que sus palabras
derraman en mi corazón.
—¿Cuando veré á María? —Mañana, es preciso que yo la prepa¬ re antes; la inesperada presencia de us¬ té podría matarla: está tan delicada. ¡Ah! Octavio, cuánto le agradezco á us¬ té su venida, cuan dulcemente han re¬
sonado sus palabras en mi alma; si no podemos salvarla, al menos lloraremos
juntos.
Aquella noche, cuando Angela llegó á su casa, María se hallaba profunda¬
mente dormida.
La amorosa madre pasó una hora jun¬
to á la cama de su hija contemplándola
en silencio y sin atreverse á interrum¬
pir aquel sueño tranquilo, reparador. Una hora después, como María no
despertaba, se acostó. Al amanecer dejó su lecho y volvió
á sentarse junto á la cabecera ele la ca¬ ma de su hija.
Entonóos María abrió los ojos. Hacía mucho tiempo, desde que esta¬ ba enferma, que su primera mirada era para su madre. —¿Porque madrugas tanto?—la dijo,— te acuestas muy tarde. —Madrugo porque tengo que darte una buena noticia, y las buenas noti-

SÓLLER

SECCION CIENTIFICA.
OBSERVACIONES
SOB&E
a mmm bel hombre i miirn
Y SUS PRIMEROS PASOS EN LAS BALEARES
Esta ciencia admite como un hecho
positivo la aparición del hombre sobre el planeta en la era cuaternaria y perío¬ do diluvial. Demuestra que en aquella edad tenían lugar multitud de levanta¬ mientos que determinaban numerosas
emersiones é inmersiones: que los terre¬ motos debieron de ser muy intensos y
que los glaciares y los diluvios, motiva¬ dos por cambios tan bruscos, producían alteraciones en la superficieterrestre, fᬠciles de comprender. Asegurar que las
tierras de labor de nuestros valles fueron
trasladadas áfilos por aguas torrencia¬ les, durante aquellos cataclismos, hasta hacer desaparecer las que, formando ex¬ tensas lagunas, cubrían lo que ahora son fértiles viñas y frondosos almendra¬ les, no sería un aserto tan .aventurado que la ciencia no lo admita y la inteli¬ gencia más limitada no lo comprenda. Las construcciones que estudiamos des¬ cansan sobre dura roca: ninguna hemos visto que no teiiga sn emplazamiento so¬
bre una altura más ó ménos considera¬
ble, y sus alrededores se hallan tan des¬ carnados que sólo producen acebuches y matorrales, cuando en su tiempo debie¬
ron estar cubiertos de espesas oque¬ dades.
Admitida esta hipótesis ¿no podríamos sacar por consecuencia que en .aquellas edades no era prudente la construcción de manipostería, y que sólo la piedra sin ligazón alguna, en edificios de for¬ ma cónica y de gran solidez podía resis¬
tir los frecuentes movimientos de vaivén
á que se veían continuamente expues¬
tos?
Si la Sagrada Biblia, prescribe la pie¬ dra basta para las obras destinadas á perpetuar la memoria de algún suceso notable; si prohíbe terminantemente la obra de talla para los altares á fin de sepa¬ rar al hombre de la idolatría; si todas las probabilidades de la historia están á fa¬ vor de la opinión de que los pueblos se¬ míticos fueron nuestros primeros pobla¬ dores ¿por qué no admitir que nuestros Talayots obedecen á necesidades de la época y á la impresión de creencias profundamente arraigadas?—Que todos ellos se amoldan á un principio religio¬ so, lo convence el estar sus puertas orien¬ tadas con la más exacta precisión. O los Talayots fueron levantados ,por pueblos semíticos que -conservaban costumbres procedentes de la gran familia que se di¬
vidió en el Sennuar, ó debemos admitir
que muchos de aquellos eran obsérvate¬ nos astronómicos, al par que habita¬ ciones de pueblos prehistóricos.
—¿Verificóse la venida de los mencio¬ nados pueblos antes ó después del Di¬
luvio?
—Todo conduce á'creer que fué lo se¬ gundo: y así lo deducimos de lo ex¬
puesto.
¡Cuántas dificultades se nos presentan al querer sondear los misterios 4el pasa¬ do en un espacio de tiempo que apénas -alcanza cuatro mil años, y se nos quie¬ re presentar al hombre viviendo sobre la
tierra más allá de doscientos mil años!
Nuestras razones podrán no haber con¬ vencido á los que, domínanos por una idea preconcebida, pretenden ver al hom¬ bre en lejanas edades, luchando consi. go mismo para salir del estado de bar¬

barie, ó salvajismo en que, según ellos, fué creado; y mucho ménos hay que es¬ perar de los transformistas empeñados, como los espiritistas del dia, en hacer pasar al hombre por diferentes evolu¬
ciones ó metamorfosis.
La falsa ciencia podrá levantar alga¬ radas que en momentos dados hagan
bambolear á la sociedad desviada del
camino del bien; podrá seducir á losincautos y sumirlos en el vicio, secuela • del indiferentismo;.pero cuanto más se profundicen las cuestiones relativas al origen del hombre, más brillará la ver¬ dad revelada y más sólidos aparecerán
los fundamentos de la fé católica.
Es evidente que apoyando los razona¬
mientos en datos de verdadera ciencia,
sea en el terreno geológico, sea en el paleontológico, sea en el antropológico y arqueológico, no se logrará ir más le¬ jos de la fecha que al origen del hom¬ bre hemos asignado: más allá sólo exis¬
te un abismo insondable.
Si al examinar los vestigios impresos en el suelo Balear per el pueblo que lo habitó por primera vez, manteniéndo¬ nos indecisos, no hemos deduci4o con¬ clusiones categóricas, téngase presente que la materia no se halla bastante es¬ tudiada y que la historia debe séf cauta en patrocinar opiniones que tienden á destruir los hechos sentados por la mis¬ ma, aunque sobre cimientos vacilantes. Sin embargo, nos inclinamos á creer que los arquitectos de nuestros Talayots
conservaban todavía el recuerdo de las
atrevidas formas proyectadas en la to¬ rre de Babel; y que nuestros primeros habitantes, fuesen asirios, egipcios ó aiguna de sus desmembraciones, ejercían el oficio pastoril y recordaban el memo¬ rable suceso que dispersó al pueblo es¬ tablecido en los campos del Sennaar.
En esta materia hay completa libertad de opinión, porque el severo tribu nal de la historia y de la arqueología, no han pronunciado su fallo; si bien podemos entrever que. al pronunciarlo, no serán
los celtas los más favorecidos, ni los
druidas los primeros sacerdotes que ofre¬ cieron sacrificios en dichos Talayots, obstinados en no responder á las mul¬ tiplicadas preguntas del curioso investi¬ gador. ¿Cuándo se dará este fallo?—Los testigos permanecen en silencio y su mudez parece un desprecio sarcástico enviado por las pasadas generaciones en cambio del desfavorable juicio con que se pretende juzgarlas.
José Rullan, Pbro.
(Ss concluirá.)
SECCIÓN BIBLIOGRÁFICA
Elementos de Aritmética y de Geometria
para el uso de las escuelas primarias, por Mr. F, Vintéjoux y traducidos por D, Ge¬ rónimo Frontera (1).
Dos son los libros que. con el titulo precedente y regalados por el autor á la
Redacción del Sóller, liemos tenido el
gusto de leer. El primero es un curso ele¬ mental y el segundo un curso medio, .llamado entre nosotros superior ó am¬ pliado.
El haber sido traducidos uno y otro por nuestro compatricio y amigo D. Ge¬ rónimo Frontera, conocido por los lecto¬ res del Sóller por los correctos é intere-
(1) Esta, obra se halla de venta en la librería de Hachette y C.a Boulevart Saint Grermain, número
79 París.

santes artículos, salidos de su pluma y
publicados en este semanario, y, en el mundo científico, por sus obras didácti¬ cas, es una garantía del mérito especial de los libros que nos ocupan: mérito más
relevante de lo que podemos expresar. Sabido es que el método intuitivo es
el que dá verdaderos frutos en la escuela, porque el alumno deja de ser una mᬠquina en que le convertía la enseñanza empírica ó rutinaria, seguida por des¬ gracia todavía por muchos maestros y
especialmente por los intrusos: no por¬
que dejasen de aprenderlo en las Norma¬ les los primeros, sinó por indolencia, y
los segundos porque no saben otra cosa. De ahi procede, concretándonos á la
aritmética, que muchos niños sepan cal¬ cular con suma rapidez en cada una de las cuatro operaciones fundamentales, y si se les propone la resolución de un problema el más trivial, se quedan atur¬ didos y tan confusos que desde luego contestan que no saben hacerlo: la con¬ secuencia de semejante instrucción es
uedarse sin saber hacer uso de lo apren-
ido tan laboriosa como inútilmente.

método con igual claridad y sencillez.
Sirve de base todo lo aprendido en el pri¬
mer grado sin que el alumno tenga que olvidar unas definiciones para aprender
otras.
Enseñando por este método es como germinan, crecen y brillan los talentos matemáticos: pocas disposiciones ha de tener el alumno que no llegue á calcu¬ lar con prontitud y seguridad.
Con lo dicho huelga el que recomen¬ demos la adquisición de este libro, segu¬ ros de que no han de arrepentirse de ha¬ berlo hecho las personas que ahelan apro¬ vecharse de los verdaderos adelantos de
la ciencia.
José Rullan Pbro.
CRONICA BALEAR
Según el Magisterio, la última circular de nuestra primera autoridad civil á los Ayuntamientos morosos de los haberes

A evitar este escollo se dirige la arit¬
mética del Sr. F. Vintéjoux, traducida
por el Sr. Frontera. Todo el procedimien¬
to está basado sobre el cálculo mental y
los principios pedagógicos, caminando de lo fácil á lo difícil, de lo conocido á
lo desconocido, con arte admirable. An¬
tes de aprender una definición el niño se ha ejercitado ya en la materia lo sufi¬ ciente para comprenderla. Cuando se le dice lo que es sumar, por ejemplo, lia resuelto lina multitud de problemas apli¬ cados á los usos comunes de la vida y al alcance de su débil inteligencia.
Las definiciones son reducidas en nú¬

de primera enseñanza, ha producido sus efectos; pero aún quedan, dice, muchos Ayuntamientos que necesitan apretar los tornillos sin miramientos de ninguna cla¬ se, y excita una vez mas el celo del dig¬ no Gobernador de la provincia, á fin de que haga entrar en vereda á esos Muni¬ cipios.
—En tercera licitación y bajo el tipo de 180 pesetas está anunciada para el dia 22 del actual la subasta para la enagenación de leñas del monte San, Martin, que radica en el término de Alcudia.

mero, concisas, claras y siempre van pre¬ cedidas y seguidas del cálculo mental.
Se dirá que la enseñanza, por este mé¬ todo, ha de ser pesada para el maestro y cansada por el niño: pero no es así: acos¬
tumbrado éste á raciocinar resolviendo
problemas de memoria desde que saluda la aritmética, comprende el significa¬ da de las correspondientes definiciones
cuando trata de confiarlas á la memoria,
y éstas le conducen después al uso que debe hacer de ellas cuando se presenta
la ocasión.
El profesor tendrá que dar sus esplicaciones, como es natural, y dirigir la es¬ pecie de discusión que se entabla entre discípulo y maestro, duran te],la resolu¬ ción mental de los problemas, ácuyo fin, cada lección va seguida de una serie de
preguntas que obligan al niño á discu¬ rrir la respuesta correspondiente, for¬
mando la definición con el caudal de los
conocimientos adquiridos. Las exigen¬ cias del maestro, por este método, limi¬
tan mucho las lecciones de memoria,
eterna pesadilla de los escolares. En España se han publicado diferentes
tratados sobre el cálculo mental y mu¬
chas aritméticas basadas en este princi¬ pio; pero ninguna, que sepamos, puede igualarse á la que ños ocupa.
Los elementos de aritmética y de geo¬ metría del Sr. Vintéjoux marcan un ver¬ dadero progreso pedagógico en la ense¬ ñanza del cálculo, y todos los profeso¬ res deberían conocerlos para bien de la enseñanza y honra propia.
Respecto á lenguaje, la versión nada deja que desear; pues, aunque el Sr. Fron¬
tera recibió su educación en Francia, sa¬
bido es que maneja el castellano como si hubiese nacido y vivido siempre en Castilla, por lo cual le felicitamos cor¬
dialmente.
En el curso medio no se hace más que
ampliar los'conocimientos adquiridos en el grado elemental. En todo sigue igual

—Son de El Manacorense las siguien¬
tes líneas:
«Es seguro y de ello nos felicitamos que varios propietarios y comerciantes de Manacor se hallan practicando gestio¬ nes para establecer un vapor que salien¬ do de nuestro puerto y haciendo escala en Eelanitx, Palma y Barcelona haga un viaje semanal á Cette.
Poco á poco irán comprendiendo los capitalistas de esta villa sus verdaderos intereses, desenterrando sus capitales y poniéndolos en disposición de que dén el producto que por su cuantía á ellos y al público les es debido.»
—Con las formalidades y ceremonias de costumbre fué publicada en la maña¬
na del sábado la Billa de la Santa Cru¬
zada por las calles de la capital, y el do¬ mingo lo fué canónicamente en la Cate¬ dral, durante la misa mayor.
—El domingo último dióse principio
en la Casa Consistorial de Palma al sor¬
teo de los mozos comprendidos en el ac¬ tual reemplazo, operación que continuó también al dia siguiente, reinando en uno y otro de dichos dias el mayor orden.
—Según la distribución de fondos del presupuesto provincial, las obligaciones del presente mes de Diciembre importan
la cantidad de 61.508 pesetas.
—Dice El Felanigense en su último
número:
Una buena noticia podemos comunicar á nuestros lectores: parece que dentro de poco empezarán las obras del ferro-carril que nos ha de unir con Porto Colom y Manacor, pues según informes que he¬ mos podido adquirir, el proyecto está ya en Palma para la confrontación, y la So-

cias no deben retardarse.
Maria se quedó mirando á su madre. Angela continuó. —Anoche tuve una visita; un amigo nuestro que hace tiempo nos había aban¬
donado.
—¡Octavio] María pronunció este nombre-cerran¬ do los ojos y estremeciéndose. —Si, Octavio, que al saber que estabas enferma, viene de París sólo por verte. María abrió los ojos, pero volvió á ce¬
rrarlos inmediatamente-como si le moles¬
tara la luz.
Su madre creyó que iba á desmayarse, porque desde algun tiempo á aquella parte eran muy frecuentes los desmayos -en la pobre enferma, pero María abrió los ojos, se sonrió y dijo..
—Yo le esperaba. —¿Tu? —Si, era imposible que Octavio no vi¬
niera á verme, sobre todo sabiendo que estaba tan enferma.
—¿De modo que te alegras de su veni¬
da?
—¡Ali! yo lo creo si vieras que bien me siento desde que me has dicho que
ha llegado. —Pues tengo aun que decirte otras
cosas que te alegrarás mucho de saber¬
las.

—¿De Octavio?
—Pues es claro.
—¡Habla!.... ¡habla'!.... —Octavio viene á España exclusiva¬ mente por verte y para decirte que te ama más que nunca, que solo tú serás
su esposa.
—¿Te ha dicho eso?—preguntó la en¬
ferma reanimándose súbitamente ¿ti
semblante.
—Si, quería anoche mismo venir fe
verte.
—¿Y porque no vino? —Porque era muy tarde. —¿Y cuando vendrá? —Hoy á las doce. —¿Que hora es?
—Las ocho.
—¡Cuatro horas aun! María cerró los ojos. Una expresión de dulce calma reapareció en su hermoso y
demacrado semblante.
Angela se enjugó las lágrimas que corrían por sus mejillas miéntras allá
en el fondo de su alma formulaba estas
palabras. — ¡Dios mió! podré aun salvarla. —Mira mamá, voy á levantarme,—
añadió María, le esperaré sentada en mi Dutaca. junto á la chimenea no ten¬ gas cuidado, me siento muy¡bien: esta primavera me repondré del todo, hare¬

mos un viaje por Italia, Octavio ven¬ drá con nosotras y en vez de una hija tendrás un hijo'tambien, por que los dos te querremos, todo lo que tú te mere¬
ces..,.. dame un beso.
Aquellas palabras retorcían, estruja¬
ban el corazón de la madre, la hacían
daño, porque eran el último sueño de color de rosa de su adorada hija.
A las once Angela tenia ensayo de la
obra nueva: era el primer ensayó al agu¬
jero, se había mandado quitar la mesa
eterna encubridora de los actores desa¬
plicados. Angela no quería faltar á este ensayo
y al mismo tiempo deseaba vivamente presenciar la entrevista de Octavio y
María.
La obligación, el deber de artista la
llamaba al teatro: el cariño, el interés de madre la retenían en casa.
Por fin se decidió á escribir una carta
al director de escena suplicándole la hi¬
ciera el inmenso favor de cambiar el ór-
den délos ensayos, dejando el déla obra nueva para la una y media.
Esto le permitía presenciar la entre¬
vista de Octavio con María.
Nunca Angela había vestido á su hija con más esmero que aquella máñana: toda tu habilidad, toda su coquetería, todo Üq arte se ‘habían desarrollado con

cariñosa solicitud para embellecer aquel trozo de su corazón. La pobre enferma, á pesar de su extremada palidez, estaba
bella como nunca.
Sentada en la butaca, con su bata de
merino blanco, era un tipo espiritual; más que un ser de la tierra, parecía un
querubín del cielo. Octavio llegó á las doce en punto.
Al sonar la campanilla de la puerta la
madre y la hija se estremecieron.
María, dijo.
—Ahi está.
Octavio se presentó en la puerta del gabinete: estaba más pálido que de cos¬
tumbre y de sus labios había desapare¬ cido aquella sonrisa burlona tan carac¬
terística en el conde de Valaoz.
—Adelante, hijo mió, adelante,--le di¬
jo Angela tendiéndole una mano.
Octavio,—murmuró entonces Maria
con trémulo acento.
—María,—exclamó el conde cayendo de rodillas á los pies de la jóven y be¬
sándole las manos.
—¡Ah! ¡que feliz soy madre mia! ¡que
feliz!
Y la cabeza de la enferma cayó débil y sin fuerza en el respaldo de la butaca:
se bahía desmayado.

SÓLLER

ciedad Crédito Español concesionaria y constructora de la linea, piensa llevar
adelante las obras con la actividad que
tiene acreditada, pues es sabido que á
ella se debió la construcción en dos me¬
ses del vasto Hotel Internacional que causó verdadera sorpresa á cuantos el
año pasado visitaron la Exposición Uni
versal de Barcelona.
—Como siempre el astrónomo Sr. Noherlesoom ha acertado en sus pronósticos respecto á la fuerte borrasca que llegó á Europa el 13 de los corrientes, dejándo¬
se sentir con bastante violencia en estos
mares. Han soplado vientos duros, han caído asimismo algunas lluvias y la tem¬ peratura ha descendido dejándose sentir
un frió intenso.
—En la última reunión celebrada por la Junta del monumento de Raimundo
Lulio, en Palma, parece)que cunde la idea de erigirlo á la entrada de dicha pobla¬ ción por la calle de la Marina. Por acuer¬ do de la misma se ha encargado al escul¬
tor catalan Sr. Sansó el boceto en barro
de la estatua de nuestro esclarecido
compatricio, la cual deberá en definitiva tener cuatro metros y estar fundida en
bronce.
' —■Bt»<rg>a!ateya—tj3ágM8SK3itaanaof»MMea ''maàxauiaaànicmammamàsàamBmmKK«wata—gweo—mm—
CRONICA LOCAL.

La fiesta en el convento.—Fuó brillan¬ tísima y estuvo muy concurrida la misa mayor á pesar de la lluvia torrencial que cayó á la ñora de empezarla.
La capilla de la Inmaculada, estaba adornada con gusto y simetría, y profu¬ samente iluminada. Ángunos seglares, aficionados cantantes que asisten al coro en dicha iglesia todos los domingos y dias fertivos, cantaron admirablemente la bellisima composición del P. Aulí, y después del Evangelio predicó las glo¬ rias de María el jóven sacerdote don
Ramón Colom.
Por la tarde, con exposición del San¬ tísimo Sacramento hubo plática por don José Pastor Vicario, conforme habiamos anunciado en la sección religiosa de nues¬
tro número anterior.
Poco á poco se va lejos.—Sabemos que la sociedad recreativa y de socorros mú-
tuos Defensora Sollerense trata de amor¬ tizar en fin del corriente mes algunas subvenciones de las que emitió para cons¬ trucción del edificio que habita, las mas posibles en relación álos fondos que que¬ den una vez pagadas algunas obras que recientemente se han hecho y los intere¬
ses vencidos.
Lo celebramos.

convertido á todas horas (aunque llueva) en escuela de jugadores, de los que algu¬
nos saldrán aprovechados si la policia no cumple siempre como el domingo pasado, ya que los padres son tan descuidados que les importa un comino la educación que sus hijos aprenden.
El domingo pasado, nos llamó la aten¬ ción, por lo raro, ver correr al munici¬ pal por la calle del Cementerio. Supone¬ mos dió la vuelta por la calle del Pastor para bajar por la de Real, lo cierto es que sorprendió á los muchachos, apode¬ rándose del dinero que estos dejaron al apercibirse de él.
Le aplaudiremos dé á menudo batidas por el estilo, y no solo á los muchachos sinó que además á los de pelo en pecho, que rifan palomos por las mañanas de los dias festivos, y que tienen puestos centinelas con la consigna de avisarles en cuanto le vean dirigirse al sitio en que hacen ellos de las suyas rodeados de ino¬
centes.
Espectáculos.—Mala temporada tiene la compañía suiza Canetti, pues desde que está en esta no ha podido dar por causa del tiempo una sola función en la plaza de toros. El domingo último dió una en la sala de D. Domingo Rullan, que fué todo lo concurrida que podia, da¬
das las dimensiones del salón. Se entre¬

Cambio de servicio.—Con el objeto tuvo agradablemente al público, que les

Un deber - - En vísperas de las fiestas ■ de regularizar el servicio entre este aplaudió repetidas veces y salió compla¬

de Navidad, en que es general el regoci¬ puerto y el de Barcelona en adelante el cido y con ganas de volver.

jo con que celebran los pueblos el aniver¬
sario del nacimiento del Mesias, no pode¬
mos empezar esta crónica sin dar á nues¬ tros lectores las gracias mas expresivas por el constante favor que prestan á nuestra modestísima publicación, y de¬
searles felices Pascuas.

vapor Ciudad de Cindadela efectuará sus
viajes decenales, saliendo de este puerto los dias 3, 13 y 23 de cada mes, siendo el primer viaje de este nuevo servicio el dia 3 de Enero próximo.

**
La primera función de abono en el tea¬ tro de la Defensora Sollerense fué mas concurrida que las anteriores. Púsose en escena la comedia de costumbres, de don Joaquín Estébanez, titulada: No hay mal

Quintas.—En el sorteo

verificado

que por bien no venga y en i la llave.

la pieza

Echar

De La Almudaina.—«La Dirección Ge¬
neral de Telégrafos ha concedido á la vi¬
lla de Sóller la construcción de una linea
telegráfica municipal con uso de aparato
-telefónico.
A consecuencia de esta concesión el

Palma el dia 15 y siguientes del mes ac¬ tual para el contingente de hombres que
se llamen al servicio de las armas para
el actual reemplazo, suponiendo que sea el mismo del anterior, correspondería á
este pueblo contribuir con treinta y dos

Tanto en la primera como en esta es¬
tuvo perfectamente en su papel la prime¬
ra actriz, señorita Ciar, que fué con jus¬ ticia aplaudida, sobre todo en la comedia, lo mismo que los Sres. Garriga y Mane¬
ra, únicos personajes que tomaron parte

'electricista D. Sebastián Homs que tie¬ mozos.

en la representación, teniendo todos que

ne el contrato con el Ayuntamiento de

salir á la escena llamados por el público

Sóller para dicha construcción, ha em¬

Una turca.—Mayúscula fué la que co¬ al final de cada acto.

prendido los trabajos para la preparación gió, seguramente el domingo último, un Para mañana está anunciado el drama

de los postes, los cuales también en este vecino de la huerta; pues durante todo en tres actos y un prologo titulado El co¬

clia han llegado á esta capital por la via el dia del lunes llamó la atención de los razón de un padre y la pieza La casa de

férrea procedentes de Sineu.

transeúntes, echado al lado de la carre¬ campo, y para las próximas fiestas de Na¬

Nos consta que el Sr. Homs se propo¬ tera del puerto en la barriada de Can vidad sabemos se preparan: La capilla de

ne que dicha linea telefónica funcione el Pellos.

Lanuza, Elpreceptor y su mujer y La cam¬

l.o de Enero.

Nadie sé habia atrevido á tocar á tan pana de la Almudaina, la pieza Las

Es con verdadera satisfacción que da¬ fiel adorador de Baco; pero al anochecer, cuatro esquinas y el sainete El Matón de

mos al público esta noticia, asi como es¬ peramos darla en breve de algún otro pueblo, y asi también como quisiéramos hacerla extensiva á los que por su impor¬
tancia están llamados en plazo no muy

viendo que no dispertaba, algunos veci¬ nos lo colocaron en un carretón y lo con¬
dujeron á su casa, en la qué, según noti¬ cias recientes, guarda cama, siguiendo
en estado bastante grave.

Andalucía, cuyas funciones se anuncia¬ rán oportunamente por medio de vo¬
lantes.
Sesión del Ayuntamiento.—En la noche

largo á entrar en esta senda de progreso
y de ilustración». A lo dicho por nuestro colega hemos

¿Escarmentará, si cura? lié aquí lo que ignoramos.

del jueves la celebró por segunda convo¬ catoria bajo la presidencia del Sr. Alcalde y con asistencia de los concejales seño¬

de añadir que en la mañana de ayer lle¬

res Arbona, Forteza, Umbert y Ripoll.

gó á este pueblo el Sr. Homs, que trajo ¿Para que sirve la albóndiga?—Los Aprobóse el acta de la anterior.

el aparato telefónico, y que las obras que que censuraban la obra, no habían pre¬ Enteróse de una circular del Sr. Gober¬

se hacen sn la Casa Consistorial para la visto seguramente que aquel cobertizo, nador civil de esta provincia por la que

estación avanzan rápidamente, las que además de la venta de granos y legum¬ comunica que el concesionario de la Ga¬

quedarán terminadas dentro de breves bres, llegaría á tener, andando el tiempo, ceta Agrícola continuará con el servicio

di as.

otras mil aplicaciones. Una de ellas, tal de la misma durante cinco años, siguien¬

vez la mas principal, es la de quedar do las mismas condiciones de suscrición.

Acordóse espedir título de propiedad
de la sepultura n.« 120 de este cemente¬ rio á favor de D. José Morell Estades, por cesión de los derechos que sobre la
misma tenían sus hermanas. Enteróse de un oficio de la Dirección
del cuerpo de Telégrafos de esta provin¬ cia por el que traslada el que con fecha 9 del actual le ha dirigido la Dirección General del ramo, autorizando á este Ayuntamiento para que desde luego y con entera sujeción á las disposiciones
del art.o 3.o del Real decreto de 29 de
Enero último, establezca en esta villa la estación municipal extrema^que solicitó.
Aprobóse los dictámenes emitidos por el Ingeniero encargado de la carretera de Palma á este puerto y comisión de Obras en las instancias presentadas por D. Bartolomé Trias y D. Pablo Balles¬ ter solicitando hacer obras en los edifi¬ cios sitos en las calles del Mar y de San Jaime respectivamente.
Acordóse construir otro cuarto en el
zaguan de esta Casa Consistorial para el servicio de la estación telegráfica muni¬ cipal que va á instalarse en breve.
Acordóse dirigirse al Excmo. é Ilustrísimo Sr. Obispo de esta diócesis en solicitud de que se digne destinar al puerto de esta villa un sacerdote que al propio tiempo que atienda á las ¡obliga¬ ciones propias de su ministerio, pueda dedicarse á la instrucción primaria.
Y se levantó la sesión.
REGISTRO CIVIL.
NACIMIENTOS.
O varones y 1 hembras. Total 1
MATRIMONIOS.
D. Juan Saez y Meca con D.a Catalina Llaneras y Bernat.
DEFUNCIONES.
Dia 16 falleció D.a Margarita Trias y Castañer de 20 años de edad, soltera.
Dia 17 Isabel María Bauzá y Catalá
de 2 años.
SECCION COMERCIAL.
MOVIMIENTO DEL PUERTO
EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 12.—De Sevilla laúd Sau José
de 51 ton. pat. Antonio Magraner con 7 mar. y trigo.
Dia 14.—De Ibiza vapor Niny de 126 ton. cap. D. José Escandell con tre¬ ce mar. 2 pas. y efectos.
Dia 15.—De Barcelana vapor Cinda¬ dela de 255 ton. cap. D. Juan Amengual con 16 mar. 3 pas. y efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS
Dia 14.—Para Barcelona vapor Ni¬ ny de 126 ton. cap. D. José Escandell con 13 mar y efectos.
Dia 14.—Para Cette laúd San José de
38 ton. pat. Cristóbal Vicens con 6 mar. 4 pas. y fruta.
Dia 16.—dPara Barcelona vapor Ciudadela de 255 ton. cap. D. Juan Amen¬ gual con 16 mar. 12 pas. y efectos.

CAPITULO YII.

una expresión llena de ansiedad, le pre¬ ! á sacrificarlo todo jpor salvar á la pobre

Aquel desmayo sobresaltó á la madre y al amante, pero pasó pronto y volvie¬
ron á abrirse los hermosos ojos de Ma¬
ria y la sonrisa apareció de nuevo en sus
labios.

guntó.

j enferma.

—¿La salvaremos?

Durante tres dias la enferma continuó

—No deseo otra cosa.

mejorando; comía con más apetito, su

—¡Ah! Dios lo quiera.

sueño era profundo y tranquilo: la vida

—Noy á ver á mi padre; la batalla se¬ iba reapareciendo en su semblante.

Angela les dejó hablar todo cuanto
quisieron. Con inefable gozo notaba que amane¬
ra que iba avanzando la conversación
de los dos enamorados, las facciones de

rá terrible, pero estoy resuelto á no ce¬
der.
—Si V. lo convenciera
—Lo dudo mucho, pero poco impor¬ ta; he venido á salvará María y pondré,

Angela estaba loca de contento. Octavio pasaba una gran parte del dia y de la noche soñando despierto al lado
de su amada. Nunca dos enamorados for¬
mularon más encantadores proyectos

la enferma recobraban nueva vida.

para conseguirlo, todos los medios.

Una hora duró aquel idilio de amor. Después de esto se separaron. Angela

Angela no dejaba de sonreírse: parecía para ir al ensayo, Octavio para ver á su

que una esperanza llenado perfumes padre.

jugueteaba en el alma de aquella madre, i Cuando á la caída de la tarde fué el

J Cuando el reloj dió la una, Angela médico á ver á la enferma, la encontró

dijo:

notablemente mejorada.

—Octavio, conviene no fatigar á'nues- Aquel cambio le llenó de asombro.

tra pobre enferma; además, tiene que tomar algun alimento.
—Es verdad, señora, pero me encon¬

Entonces Angela le dijo al doctor: —Es que ha venido, que le ha visto.
El médico sabia la sencilla historia de

traba tan bien á su lado,—contestó Oc¬ los amores de María y Octavio y enton¬

tavio.

ces se lo explicó todo;sin embargo, el

—Acompáñeme V. al ensa3m.
—Con mucho gusto.

mal habia avanzado* mucho y á pesar de la llegada del conde, el médico no

—Mamá dile á Octavio que venga á confiaba salvar á su enferma.

verme esta tarde.

Octavio dijo aquella noche á Angela

—Esta noche, si quiere, pues no tra¬
bajo podemos pasar juntos la velada. Octavio se despidió de Maria y dió el
brazo á Angela. Cuando se hallaron en la escalera, An¬

que nada habia podido conseguir de su padre, pero que estaba firmemente re¬
suelto á no ceder. La lucha estaba entablada entre un
viejo aristócrata pegado á sus rancios

para el porvenir. El enfermero y la en¬
ferma lo veian todo de color de rosa, An¬
gela les dejaba solos, porque para aquella, madre, la cuestionjera salvar á su hija, y Octavio con su sola presencia habia con¬ seguido el milagro de reanimar la mori¬
bunda naturaleza de María.
Asi estaban las cosas, cuando llegó el dia en cuya noche debía estrenarse en el Teatro Español la obra nueva.
Angela se despidió de su hija para ir al ensayo general.
Octavio, invitado por el rey para una
cacería en el Pardo le habia escrito dos
lineas diciéndole que no le esperara du¬ rante el dia, pero que al oscurecer se ha¬ llaría á su lado para pasar con ella la ve¬
lada.
Pasó el dia, llegó la noche. Angela se despidió detsuhija para ir al teatro, por¬ que el estreno de una (obra preocupa siempre á los actores.

gela se detuvo y mirando á Octavio con pergaminos y un enamorado dispuesto Angela encargó á Inés, la doncella de

su hija, que le mandase recado si suce¬ día algo.
Maria se sentó junto á un velador so¬ bre el cual se hallaba una lámpara en¬ cendida, dos ó tres libros y varios perió¬
dicos.

La enferma dirigia frecuentes miradas al reloj. Contaba los minutos.

Esperaba á Octavio: ¡que noche tan
interminable!

El reloj dió nueve campanadas.

—No viene

tal vez no vendrá esta

noche venir.

sin embargo, me lia ofrecido

Inés, sentada al lado de su señorita,
leía un libro.
María, aburrida, disgustada por la tar¬ danza de Octavio, cogió maquinalmente uno de los periódicos que se hallaban sobre la mesa y buscó, como hacen siem¬ pre los lectores no políticos, la gacetilla y las noticias.
Aquellos periódicos habían estado to¬ do el dia sobre el velador sin que nadie los hubiera leído, porque en la casa de una primera actriz, el dia que se estrena una obra todo el tiempo es necesario pa¬ ra arreglar lo que hace falta.
María comenzó á leer con indiferencia.
De pronto sus ojos se fijaron como du¬ dando en lo que leia, su cuerpo experi¬
mentó una brusca sacudida, sus faccio¬
nes se descompusieron, sus manos se crisparon y un golpe de tos seco y dolo-

4

SÓLLER.

Ferro-Carriles de Mallorca.

COMBE©®.

SECCION RELIGIOSA

CULTOS SAGRADOS.

SERVICIO DE TRENES
que regirá desde lo de Octubre de 1889 al 31 de Marzo de 1S9q
De Palma á Manacor y La Puebla.—7‘30 •'.mañana, 2 y-3’15 (mixto) tarde.
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7’30 ma¬ ñana y 5 tarde.
De 'Manacor á La Puebla.—7’ 30 mañana
y 5 tarde. De La Puebla á Manacor.—7’55 mañana
:2‘‘80 y 5’ 10 (mixto) tarde.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana
•y 5’JO (mixto) tarde. Tren periódico: dias de mercado en Inca—
?)e Inca á Palma—1 tarde.

SALIDAS DE PALMA.
Para¡ Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Malion, lunes 5 tarde y miércoles 2 tarde, via Alcudia. Para Barcelona, martes 5 tarde y sábado 2 tarde, via Alcudia. Para Valencia, juéves 5 tarde. Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lúnes 7 mañana. De Malión, lúnes 10 mañana via Alcudia y juéves 7 mañana. De Ibiza y Alicante, miércoles 10 mañana De Barcelona, juéves 10 mañana, via Al¬ cudia y sábado 7 mañana. Llegadas á Sóller.—Todos los días á las 6
de la noche.

SANTORAL DE LA SEMANA.
22 Domingo IV de Adviento.—ss. Zenón y Demetrio mrs.
Novilunio á 12 h. m. en Cavicornio.—Nublados con
tendencia á la lluvia. Viento encalmado.'
23 Lunes.—El B. Nicolás Factor conf. 24 Martes.—S. Gregorio pro. y mr. y
s. Delfín obispo. Ayuno con abstinencia de carne,
25 Miércoles.—gg La Natividad de
Nuestro Señor Jesucristo.
B. P. en S. Agustín. 26 Jueves.—S. Esteban proto-mártir.
B. P. en el Carmen
27 Viernes.—S. Juan ap. y evange¬
lista.
28 Sábado.—Los Santos inocentes
mártires.

Dia 22 á las siete y media de la ma¬ ñana habrá comunión general para las Hijas de María y al anochecer el ejerci¬
cio mensual.
Dia 24 á las cinco y cuarto de la ma¬ ñana se cantará la Calenda con un ser-
moncito, y luego la misa solemne é inme¬ diatamente después el ejercicio mensual á S. Bartolomé Apóstol. A las 9 de la
noche se cantarán maitines, la §ibila y
la misa solemne del Gallo con exposición
del Santísimo Sacramento.
Dia 25 al anochecer completas solem¬ nes en preparación de la Festividad de Nuestra Señora de la Esperanza ex¬ puesta S. D. M.
Dia 26 á las nueve y media tercia y
Misa solemne con sermón.

Sección de Anuncios

nodriza,
/y lecho de 22 dias desea criatura para lactar en casa de los padres de
esta.
Informaran en esta imprenta.
drama en un prólogo y dos actos, en verso.
roí
D. Bartolomé Singafa,
Véndese en esta imprenta al precio de :'2 pesetas ejemplar.
Árboles Erntaies*
En el vivero del honor Antonio
Serra (Font) hay algarrobos, palme¬ aras, limoneros y naranjos comunes y mandarines, para vender: se da¬ rán á precios muy acomodados. Di¬ rigirse al mismo vivero junto á Can .Domingo, carretera de Palma.
Se desea vender
una finca rústica consistente en una
porción ele tierra olivar con casa en
■ella edificada, de cabida unos tres
cuartones, denominada Ca L’ Abad, radicada en el pago del mismo nom¬
bre del término de la villa de For¬ nalutx.
Los que deseen adquirirla pue¬
den avistarse con él notario de esta
villa D. José Llambias, calle del Hospicio nüm. 10 quien les facilita¬
rá cuantos datos deseen. *
CONSERVAS ALIMENTICIAS Se hacen por encargo las que se pidan tanto de frutos, legumbres y hortalizas, como de pescados, setas y caza de todas clases.
Calle de Serra n.° 10 Sóller.
rn

ZAPATERÍA
DE
Antonio Martínez y Cánaves
Premiado en la Exposición de París de 1878 con medalla de bronce, en la de las Ferias y Fiestas populares de .Palma de 1881 con medalla de oro, en la XII ge¬
neral de Burdeos de 1882 con medalla de
bronce y en la Universal de Barcelona de
1888.
LA MAS ALTA RECOMPENSA

MEDALLA DE ORO..

Se confecciona calzado de todas clases
á la medida para caballeros, señoras y
niños.
Para pies imperfectos y para el co¬
mercio de América.
Materiales de las mejores fábricas tan¬ to nacionales como extrangeras.
Prontitud, elegancia y economía.
Calle de Bauzá núm. 13-SÓLLER.

■BÍGlSIÍp
sistema nuevo de 0TT0 únicos legítimos

Bloss Spitz y Cemp.a 3A.3R,OHII-iOlSrA.
Este nuevo Motor accionado por Ben¬
cina se recomienda á los industriales en

poblaciones que no estén provistas de fábrica de gas, por su seguridad absoluta, su solidez, por su marcha silenciosa, y
últimamente por su poco consumo.
Para detalles y prospectos ABELAR¬ DO OLTRÀ único y esclusivo represen¬
tante en estas Islas

Cali SI

Palmfl»

COMPAÑIA DE HAVEGAGIÓR DE (¡HADELA
VIAJES REGULARES ENTRE SÓLLER Y BARCELONA

El magnífico y veloz vapor

CIUDAD DE CIUDADELA

recientemente construido en los astilleros de Glasgow, clasificado 109 A. I. Lloid y adquirido por esta compañía, que el dia 4 de Agosto inau¬ guró sus viajes quincenales entre Sóller y Barcelona y vice-versa; á pe¬ tición del pueblo de Sóller, en lo sucesivo efectuará sus viajes semanales y fijos entre estos dos puertos.
SALIDAS DE BARCELONA

Todos los sábados á las cinco de la tarde.

SALIDAS DE SÓLLER

Todos los lunes á las cinco de la tarde. PRECIOS DE PASAJE:

Primera clase . 22 pesetas

Segunda

15 ..

..

„

Tercera

„

.

.

7

„

CONSIGNATARIOS:

En Barcelona. Sra. Viuda Orfila, Cert y Compañía.
En Sóller D. Jerónimo Estades..

NOTAS.—Esta Compañía en combinación con la compañía Fraissiaot, la que hace el servicio semanal entre el puerto de Barcelona y Marsella, despacha pa¬ sajes y mercancías directos hasta dicho puerto de Marsella.
En los precios que anteceden no va comprendido el impuesto para el Tesoro del 15 por 100 el cual irá á cargo de los pasajeros.
Se ruega á los señores cargadores que despachen sus mercancías antes de las doce de los dias de salida y á los señores pasajeros que tomen sus pasajes antes de
ki misma hora.
Se despachan pasajes de ida y vuelta duraderos por espacio de. un año con el quince por ciento de rebaja.

COMPAÑÍA TRASATLÁNTICA

en los que se pondrá impreso el número que indique el comprador.
Lie Imitan en Tentaen.ía Mentía de 'artículos
ie escritorio de «fe -Marqués Arboiia.
San Bartolomé 17.-Sóller.

Servicio periódico entre la península y las Antillas por los magnífi¬ cos vapores de esta Compañía.
Salidas de Barcelona los dias 5 y 25 de cada mes para Puerto-Rico y Habana. Los vapores que salen los dias 25 admiten carga para Ponce, Mayagüez, Santiago de Cuba, Gibara y Nuevitas.
En las dos espediciones se admite carga y pasajeros para Pogreso y Veracruz (Méjico.)
El vapor M©IM¥I®E© saldrá de Barcelona el dia 25 del
mes actual.
En Sóller se admite el despacho de carga y pasajeros hasta su destino. Al tomar los pasajes se abonará el pasaje de Sóller á Barcelona. Tam¬ bién se abonará á los cargadores de cubicación dos fletes de Sóller á
Barcelona.

Rebajas á familias y por pasajes de ida y vuelta.
Informará en Sóller el representante de esta Compañía D. Jeróni¬
mo Estades.
Consignatarios de buques, comisionistas

y negociantes de calzado al por mayor.
sam «HíAHr ®ss puxmxti-inco.

Imp. ele J. MarquésA rbona.—SÓLLER.