Año y.-MÚM. 282.
Año y.-MÚM. 282.

38 MAYO DE ¡889.

SÓLLER

PERIÓDICO SEMANAL LITERARIO Y DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCEICIÓN:

PRECIOS DE SUSCRIBÍÓN:

En Sóllku: Redacción y Administración-San Bortolomé-17. En Francia: D. Guillermo Colom-Quai de la Repubiique-13-Cette (Herault).
En América: D. Miguel Morell-Ponce (Puerto-Rico.)

0*50 pesetas cada mes en toda España. 0*75 id. id. id. en el Extranjero y en América (Unión Postal)
PAGO adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales. Los comunicados deberán llevar firma. No se devuelven los originales.

SUMARIO.

ven. Después nos aburrimos en todas

"Sección literaria: La gran ocupación, por don S. O. Elidan-.—Intereses materiales: El zaforas gibfous,
por A.—Usos comerciales de diferentes países,
xirl). jST. S.—Sección biográfica: Enri,¿ue.Stan-
ey.—Áetualidadcs.—Crónica 1 ocal.—'.Registro civil.—Sección comercial.—Sección religiosa.—•
Folletín: ¡.A babor.! por don Carlos Fro» Luirá.—
Anuncios.

partes, y eso que parece ser nuestra di¬ versión en el mayor castigo... Usted, pongo por caso, va á un teatro y goza y llega á casa y se acuesta tranquilo des¬ pués de aquel rato de solaz. Nosotros asistimos de mala gana, tenemos que

SECCiOM LITERARIA.
LA GRAN OCUPACIÓN

seguir el hilo de la intriga y no perder una sola sílaba. Pero no para disfrutar de ello, sino para entregárselo á ese monstruo que se llama periódico y está

Ustedes los periodistas sí que están bien,—me decía el otro día un caballero.
—- Electivamente, no nos falta nada
para rabiar. -—Sí. quéjese usted. ¿Dónde hay me¬
jor vida que la suya? ¡Ir á todas partes,
verlo todo, ser considerado, mimado,

aguardando su ración como una presa. Acaba el espectáculo, pues á la redac¬ ción. vengan cuartillas y allí vacíe us¬ ted todo lo que lia visto y júzguelo ca¬ yéndose de sueño las más veces. Al día
siguiente aparece el juicio crítico lleno de erratas y si usted hablaba en él de la
Venus de Milo lo hacen, decirla Venus

festejado!... Debe ser una delicia. —Usted no ve más que la parte dora¬
da del ofició... Lo-Oodüo es lo que no se
ve... Yo no conozco la vida del periodis¬ ta niadrileño. porque sólo dos veces be ■estado cu la corte y la que más. un mes: pero la vida del periodista provinciano
me la. sé al dedillo.

de Millón y le ponen halago con el h en medio, y en una palabra le hacen
servir á usted do chacota entre los com¬
pañeros. ..• Otras veces oye usted la voz del regente que dice hace falta original. Entonces el director.manda y ordena: A
ver, usted, fulano una-columna de suel¬ tos, ó un artículo sobre la crisis, ó tra¬

—Ahora me va usted á decir que es duzca usted algo do Le Temps, ó del

mala...
—¡Ca! si es excelente... Comience us¬ ted por'el sueldo: treinta ó cuarenta du¬
ros. todo lo más. Y eso. ahora, que cuan¬

Fígaro, ó del diablo... Y usted sin gana'
escribe, ó traduce ó sedadlos demonios.
—Sí, pero que placer debe causar ver
sus ideas en letras de molde!

do yo empecé un gacetillero ganaba diez ó doce duros, y un redactor de ca¬ tegoría , veinticinco...
—Tamos, con. cuarenta duros se pue¬
de tirar.

—Al principio, siempre al principio. Después se lo importa á usted un ardi¬ te... Hay también las pejigueras del pú¬ blico, de los amigos y basta de los pa¬
rientes... Se acerca á usted un conocido

—Sí, se puede tirar uno por la venta¬ na. Porque usted tiene lujos.
—Hombre, yo no.

y le dice:—He tenido ,1a. niña mala. Y usted contesta:—Hombre, lo siento de veras. Y él agrega:—¿No podría usted

—El periodista quiero decir. Y mujer, ponerme dos líneas?—¿Dos líneas de

y cincuenta mil obligaciones... Además qué?—Sí. hombre, en la gacetilla;' lo

hade tener usted ropa negra y frac y que ustedes acostumbran siempre, aque¬

clac y guantes para las aperturas, inau¬ llo de: «Se halla ya fuera de peligro la

guraciones. bailes, actos oficiales. Li¬ preciosa niña de nuestro querido amigo

ceo. etc., etc... Mas: ha de ser usted so¬ Mengano de cuaR. J Y al Mengano de

cio del Ateneo y del Círculo de su parti¬ cual no le conoce nadie ni á su niña

do; ha de gastar usted en el café, por¬ tampoco. Pero no ponga usted la gace¬

que Ira de oir á todo el mundo, adquirir tilla que en. seguida adquiere usted un

noticias de todas partes, y tomar eí. pul¬ enemigo quede desacredita en todas oca¬

so al público.

siones. Luego hay la calamidad'de mu¬

—Pues todo es muy agradable.

chos suscrit'ores. Se llegan diciendo, por

—El primer año y cuando uno es jo¬ ejemplo.—Yo soy suscrito!* desde la fun¬

dación del diario y desearía que ustedes me pusiesen cuatro frescas al vecino de enfrente,—¿Qué lia hecho ese vecino?— Verá usted, á mí me rompieron anoche
los cristales del balcón y supongo que
sería él.—No vale suponer. Además esas son tonterías' que no interesan al públi¬
co. Quéjese usted á la justicia.—Sí, ¿eíi?
Pues (fénrné de baja en seguida... Otras veces un ricacho 1c dice:—Hombre,
véngase usted á ; ver la casa que estoy
haciendo en el Ensanche.—No sé si ten¬
dré tiempo.—Ahora; mismo. Tomaremos
el tranvía... Y va usted á ver la casa, y
ve usted que está construida sin gusto. Pero dígalo usted en el periódico y ya se crea usted un enemigo poderoso, ó no diga usted nada, y no le vuelve á saludar... Luego viene la inauguración. Si habla mal de un espectáculo,. dicen que será porque no le lian dado pase. Si habla bien, porque se le han dado. ¿Defiende usted una empresa que cree
usted útil? Pues usted está subvencio¬
nado. ¿La ataca usted? Pues, usted quie¬ re que lo subvencionen... Y á todo esto
usted luchando con la existència sin te¬
ner más amias que el escaso sueldo. Y va usted atrasado con el panadero, con el tendero, con el casero, y otra porción de evos, y no se puede usted poner al
día aunque haga usted milagros de eco¬
nomía.
—Sí pero de vez en citando son uste¬ des concejales ó diputados.
—El verdadero periodista, nunca. Esos
son los que buscan el periodismo como medro y están en él de paso. Quiero acabar esta conversación leyéndole lo que dice un periódico. Oiga usted:
«Ha muerto el director del periódico La República. Fatigado de las tareas forenses, en las cuales ganó legítima
notoriedad, acudió á la hora de costum¬
bre á la redacción, y allí escribiendo su crónica diaria, impregnada de excepti-
cismo, sintióse acometido de una con¬
gestión y doblando la cabeza sobre las
cuartillas espiró. Correa y Zafrllla había
consagrado su vida, sus esfuerzos, sus iniciativas al periodismo: no lia,y que decir que el trabajo ha acabado con su :existencia, y que al dejarla, no ha lega-

do á su familia más que un bogar hon¬ rado y pobre. ¡Todos lo mismo! El festi¬ vo Inza, el poeta Alcántara, para tantos
de inolvidable memoria, el laborioso
Campo y Navas, el ingenioso Campo Arana, el activo Camps de Padró*, el ve¬ terano Montes, el inteligente Molina, Tobar, Solís, Del Val, Fuentes, Galvete, todos los que en el espació de estos años últimos han sucumbido después de ha¬ ber dedicado su juventud al periodis¬
mo, terminaron como ahora lia conclui¬
do Correa y Zafrilla, con el corazón he¬ rido, con la inteligencia cansada, con el cuerpo aniquilado, con el alma llena de decepciones, pobres desamparados, alejados de las altas posiciones después de haber elevado á muchos ineptos é in¬
capaces.
Si los hombres políticos supieran las amarguras de este oficio tan penoso; si todas las clases comprendieran la cons¬ tancia. las virtudes, la paciencia, los su¬ frimientos que representa; si pudieran co¬
nocer las miserables recompensas que se
otorgan cuando el olvido no es absoluto, seguramente la profesión sería más enno¬ blecida Arios respetos que merecen los que
en ella son obreros constantes sería se¬
guramente mayor. ¿Que -hay mercade¬ res, que hay indignos, que hay explota¬ dores? ¿Dónde no están, cuando sé reú¬
nen los hombres? En el sacerdocio exis¬
ten extraviados, en la milicia rebeldes, en el comercio malvados, en todas las
profesiones salen á la superficie las fla¬ quezas, y si las halla la sociedad en la prensa, convengamos en que no abun¬ dan, pues pocos son los que medran y bastantes los que al cerrar los ojos en¬ tregan sus hijos á la caridad.»
—¡Hombre! —¿Qué le parece á usted? —Que prefiero ser lo que soy: propie¬
tario.
—Ese es el gran oficio.
S. O. Elidan.

i mar. y no faltó quien le dijo haber te¬ i estar picardeada y saber muchísimo mas

nido novio marinero, y que- sentia el i de lo que convenia á un marido tan re-

IA BABOR!

¡mal comportamiento que tuvo con ella, ¡ celoso y tan suspicaz como él bahía de

¡ dejándola en tierra para volverse á la | ser. en casándose. Pero en Aragón, co¬

ve. En aquel pueblo no era el romo un mar.

mo en la Mancha, todas las mujeres sa¬

i 11 ¿ir ii me uto desconocido.

En cuanto amaneció, Tomás cojió su bían lo que era un remo.y para que ser¬

Tomás dijo que era marino, y todas, lio, su dinero y su remo, y siguió su via, y por consiguiente, las que no

llenas do curiosidad, le preguntaron so¬ camino.

habían visto el mar ni marinos’, cono¬

bre su profesión, y parecieron encantadas de lo que les contó de lo mucho que bahía visto en sus navegaciones-, y en
menos quedo cuento se aficionaron por singular manera al marino, quien no se

Anduvo, anduvo, y visitó muchos pue¬ blos, y en todos lo primero que le pre¬ guntaban, era:
—¿A donde va V. ç*Oíi ese reme? En ninguna parte encontraba el hom¬

cían perfectamente de oidas que aquel no era otra co,sa que mucha agua, y que ios marinos se pasaban de listos y te¬ nían gran partido entre las mujeres y
eran maestros en el arte de hacerse

atrevió á pasar én el pueblo mas de una noche, porque temió enamorarse de al¬ guna de aquellas arriscadas mozas en las que hubiera visto el hombre su bello
ideal, si hubiese advertido en ellas la
absoluta ignorancia de las cosas del mar

bre lo que buscaba, una mujer que ni querer.

hubiese saludado en su vida á un ma¬

El pobre Tomás empezaba á descon-

reante ni tuviera idea dé la inmensidad | fiar qué hubiese mujer con quien, no
del mar, ni siquiera supiese para que ¡ quebrantando su propósito, pudiera ca¬

servia el romo.

sarse. pero bonito era el niño para re¬

No solo la Mancha recorrió nuestro nunciar á lo que había resucito. Soltero

que deseaba en la mujer propia.

marino, sino que por tierra de Aragón se quedaría, aunque lo pasara mala¬

Allí también habían conocido alguno fué buscando luego la mujer que en su mente. si no hallaba la mujer ignoran¬

que otro marinero qué, habiendo salido concepto, podia hacer suya sin peligro te de todo lo que tuviera relación con

pequeño del pueblo, habíase ido á co¬ para su honra y su reposo, la mujer que el mar. Esto se le había metido entre

rrer mundo y la suerte le había llevado no hubiese tenido' la mas leve cone¬ ceja y ceja, y había de encontrarla ó mo¬ á servir en las naves de la Armada Real, xión con ningún hombre de mar, pues, rir buscándola.

volviendo luego á casarse en el pueblo, como ya lio dicho, y cada vez se aferra¬

y algunas de las mujeres habían viaja¬ ba mas en su idea, consideraba que mu¬

IV.

do y visto el mar y conocido gente de jer conocida de un mareante había de Diez años hacía que buscaba mujer

por España y por el extranjero el bueno de Tomás, sin lograr hallarla de las condiciones que apetecía.
Al verle con el remo al hombro, tuvié¬ ronle en muchos pueblos por loco, pero en ninguno dejaron de decirle al verle: —¿Para que llevará ese remo?
Esta exclamación le desesperaba. Así recorrió la Francia, la Italia, la Bélgica, la Noruega, medio mundo, en fin, viendo mujeres preciosísimas, pero
conocedoras del remo, por cuanto nin ¬ guna se hacía de nuevas al contemplar¬ le con aquel incómodo é inseparable compañero de madera.
Volvíase ya postrado y sin esperanza de realizar su pensamiento, y queriendo hacer una postrera tentativa, al pernoc¬ tar en Valladolid, consultó un mapa que vió en la hospedería donde se albergó, y fijándose en la provincia de Salamanca, halló en esta pueblos, cuyos nombres por primera vez veia, metidos allá en
ignorados rincones, sin comunicaciones
fáciles, y en los que probablemente liabria mujeres que así tuvieran idea del
mar y de los marinos como de la cara que
tienen los habitantes de la hiña.

2

SÓLLER.

INTERESES MATERIALES
EL - ZABRAS GIBBUS

En el Brasil, las dilaciones son de seis
■meses ..por lo menos, y hay necesidad además de conceder alguna que otra mona en los negocios importantes.
En Asia son á veces brevísimas las di¬

laciones aLpágo. En toda el Asia Menor La tribu de los carábidos se ecmjpo- no exceden generalmente de tres sema¬ :ne de gran número de individuos que nas.

en su mayor parte.prestan servicios á la agricultura,, pues su alimentación ‘-pre¬ ferente consiste en insectos.perjudicia¬
les á las'..plantas. El carábído de que nos ocupamos, si bien en el estado perfecto sigue las costumbres de la tribu, en el
p'rimer.póiáddo de Su existencia su ali¬ mentación es exclusivamente ¡vegetal y

En China sólo se hacen negocios al contado. Los negociantes que no poseen
fondos suficientes • se los procuran con
un interés de 10 por 100. En la Australia, finalmente, se efec¬
túan los pagos, con más frecuencia, á los seis meses de haber sido consig¬
nados.

los perjuicios que origina son de gran Estas diversas condiciones deventa

• importancia,..por lo :que conviene su destrucción por Cuantos medios .ponga á nuestro alcance la experiencia.
Este insecto, de color café oscuro, tiene 12 á 15 milímetros de longitud, co¬
selete ancho en su extremo.inferior y
estrecho en el anterior, estriado y sur¬ cado lracra el'centro. Los iiéiitros son
amplios y ■•'de color más - oscuro que el resto del cuerpo, hallándose marcados con estrías punteadas de un verde acei¬
tuna brillante.
'La hembra deposita los huevos en tierra;-en la época favorable la larva

interesan á los negociantes y comisiona¬ dos más ■ directamente que a los fabri¬ cantes, los cuales no exportan por este medio, pero es indispensable este cono¬ cimiento á todos los productores y co¬
merciantes-que quieran establecer ne¬ gocios de una parte importante de las operaciones de su tráfico.
Además, se modifican á voluntad de
los compradores, y hay necesidad de
conformarse. Por este motivo, debe apro¬
vecharse y seguirse el ejemplo de los exportadores ingleses y tudescos ante
todo.»

rompe el huevo y empieza á caminar, practicando gran número de galerías

1). N. S.

perpendiculares y que á veces alcanzan á)0 centímetros de profundidad. Termi¬

nado su desarrollo, se encierran en una cavidad oval, donde en el mes de-Junio

SECCIÓN BIOGRÁFICA

se trasforman en ninfa de color blanco

-amarillento. .En este estado permanecen tres ó cuatro semanas, .al cabo de las

ENRIQUE STANLEY

cuales aparecen' convertidos en insectos

perfectos.
•Estos insectos son ■ nocturnos y muy voraces. En cuanto anochece salen de
sus guaridas y atacan á los cereales ro¬ yendo toda la sustancia medular, lo rnisiiro'en las plantas ■ de trigo que en las de cebada, centono -y avena; al ama¬ necer abandonan su fauna para retirar¬ se á•descansar, bien á ¡as,galerías que han practicado, bien á los intersticios do las piedras y torrónos.
Cuando el desarrollo del "insecto ha
terminado, éste •tomadas vcostumbres -de
los-demás de-la .tribu,, y entonces efec¬
túa las-excursiones de día, atacando los
insectos que puedan perjudicar á los ce¬ reales y compensando en una pequeña parte lusdañoá-que causó en su primera
edad.
Cuando- los.zabras son-muy-ubundai!-fes-cn un campo .-y el alimento escasea, - acaban por comerse unos á otros. No se
conoce ningún pracedimicntr/¡eficaz pa¬ ra concluir con esta plaga.'reeoimaidándose únicamente las labores profundas en época avanzada de la estación.

El renombre del ilustre viajero de quien se ocupa en estos dias toda la prensa del mundo data del año 1871. Hallábase Stanley en Madrid, en calidad do corresponsal del New-York Herald,
cuando una mañana recibió de Mr. Ben-
nett, propietario de este periódico, un telegrama urgente ordenándole que en
elacto saliera con dirección á Paris.
Cumplió la orden el periodista, y á los dos dias sejpresentaba en el Gran Hotel preguntando por el cuarto en que se alojaba sp jefe. No bien concluyeron en¬
tre ambos las salutaciones de rúbrica,
se encaró Mr. Bennett con Mr. Stanley, interrogándole en esta forma:
—¿Sabe usted en dónde se encuentra actualmeníe Livingstone?
'El famoso explorador se hallaba á 1.a
sazón perdido en el centro de Africa. Hacia mucho tiempo que no se tenían noticias suyas. Unos creían que había muerto; otros le suponían enfermo, so¬ lo, abandonado y sin'recursos de ningu¬
na clase.
—Pues le aseguro á usted—contestó

A.

Stanley—que no ten goda menor idea v

que no me ha preocupado hasta -ahora

en poco ni mucho el paradero de-l in¬

trépido explorador. —Pues bienres necesario que salga
usted en su busca.

*
Acerca -dú los- usos - com erciales en los
-'tliferentes''países, cuyo conocimiento es absolutamente indispensable para tirita—
blar-relaciones ¿-fin-'dúcOlocarios ;:pro-
*4uctos, se expresa así DItalia Agrícola’.
«Envíos--diarios- americanos se en e lien-
stran interesantes informes acerca de los
avisos comerciales de diversos .países, con relación, al crédito acordado para el,pa¬ go-de Jas -mercancías. El -¡Gobierno de
los Estados Unidos lia reunido .-y -pu¬
blicado- estas- informaciones, que intere¬ sa, dar á conocer, porque es imposible
establecer - relaciones -comerciales -con
ciertos países si no se uniforman las
costumbres financieras locales.

Conviene advertir que Stanley se ha¬ bía distinguido antes como correspon• sál diligente del gran periódico neoyorkino en Asia y-en Abisinia.. Cuando los ingleses estaban en 'lucha con el rey
Theodoros, las cartas del New-York He-
raid eran entre todas, las que llamaron más vivamente la atención, así por la abundancia de datos que contenían, co¬
mo por la exactitud de los informes. A la legua se conocía, leyendo ¡aquellos interesantes relatos, que su autor era un hombre valerosísimo que.arriesgaba á cada paso la vida para cumplir con sus -deberes de repórter.
Stanley partió para Zanzíbar á expen¬
sas de AÍister Bennett. En cuanto llegó

Respecto á Europa, en los mercados do Inglaterra, Francia y Alemania se observa generalmente el crédito á no¬
venta tilas, á partir del día de'.la remesa
de 3a relativa fácttiru.

á la costa, organizó una numerosa ca¬
ravana y se puso con ella en marcha en dirección de los Grandes Lagos. Des¬ pués de multitud de peripecias y de in¬
numerables sufrimientos, tuvo la fortu¬

En i talin y España se procura,-asegu¬ rarse con la posible garantía.
En Austria-Hungría se acuerdan lar¬
guísimas dilaciones, frecuentemente de
seis meses.

na de encontrar á Livingstone en Udjiji,¡aldea de chozas situada á orillas del Lago Tanganyka. El .ilustre y heroico viajero estaba en una situación deplora¬
ble. Se le habían caido los dientes á

En Turquía y en Rusia se conceden, fuerza de comer maíz crudo, único ali¬

por lo común, demoras hasta de un año
para el jago. En la América del Norte son análogas
las dilaciones en los pagos á lasque se usan en Francia é Inglaterra.
En el Canadá se prolonga-con frecuen¬ cia. el crédito hasta seis meses, pero só¬ lo por condiciones especiales, porque las ordinarias-son pagar á treinta días con 5 por ,100 de-demora.
En *la América del Sur tas dilaciones
san de larga duración. En Méjico, aun en el comercio al por menor, disponen de un plazo extenso para librarse; en el comercio al por mayor se acuerdan fá¬
cilmente dilaciones harta de ocho me¬
ses,.
En Cuba tiene lugar el .pago al quin¬ to mes de la consignación.
En Costa-Rica se prorroga el crédito

mento que daba el país: apenas le que¬ daban fuerzas para sostenerse en pie: las arrugas, de su venerable cabeza y la demacración de su cuerpo indicaban los crueles dolores que había soportado y las enfermedades que había sufrido. A la vista de un par de botas el pobre vie¬
jo rompió á llorar como una criatura. Durante largos meses no tuvo mas
remedio que caminar descalzo y medio desnudo. Reanimado por el socorro pro¬ videncial que le deparaba el destino, pu¬ do ponerse en camino hácia la costa en
compañía de su libertador, pero al lle¬
gar al lago Ban gírelo. y cuando la dis¬ tancia que les separaba del mar era sólo de unas cuantas jornadas, el mártir de la civilización, el héroe insigne que sa¬
crificó bienestar y reposo por sus seme¬
jantes, el hombre que durante treinta

algunas veces hasta un año, especial años se consagró en cuerpo y alma á la

mente con relación á Europa.

ciencia y al bien en los países más in¬

hospitalarios del mundo, entregó su es¬ píritu á Dios, colmado de bendiciones de los que presenciaron su infortunada muerte y llorado por cuantos admira¬ ron su esforzado-carácter ,y sus porten¬
tosas hazañas.
Por aquella época, y á pesar de los descubrimientos hechos per Burton Speke, Grant.y Livingstone, el centro de
Africa era casi totalmente desconocido.
Los mapas de entonces se limitaban á
indicar el curso del Nilo desde las fuen¬
tes, los grandes lagos y el comienzo de dilatadísimos desiertos jamás pisados por ningún hombre de raza blanca.
El El New-York Herald y el Daily
News de Londres, estimulados por el éxi¬
to de la primera expedición, encargaron á Stanley la segunda. Pero esta vez el viaje se había de hacer á través de todo
el continente africano desde el Océano
Indico basta el Atlántico. El proyecto era costoso y atrevido. Pero ni los dos grandes periódicos escatimaron gastos, ni Stanley sintió la menor vacilación para acometer la arriesgadísima em¬
presa.
La nueva expedición, llevada á feliz término por Stanley, es uno de los acon¬
tecimientos más memorables de este si¬
glo. El centro de Africa está descubierto desde entonces, y hoy las cartas geogrᬠficas pueden señalar con absoluta certe¬ za el lugar de inmensos desiertos, vastí¬ simos bosques, ríos caudalosos y cuanto se refiere al conocimiento de aquél con¬ tinente, que el mismo Stanley calificó
de Continente negro.
Nuestro viajero desplegó dotes extra¬ ordinarias de firmeza, de vigor, de tac¬
to. de inteligencia ydebrav\\rra. Organi¬
zó caravanas y las disciplinó en poco tiempo. Con ellas se lanzó tierra aden¬ tro hácia lo desconocido. Es imposible leer sus relatos publicados en su libro
A través de África, sin sentir admira¬
ción y recogimiento. Asombra ver en un alma humana tanta voluntad y tan¬ ta entereza. Sin querer viene á la. me¬ moria, en presencia de hechos que pare¬ cen legendarios, la frase de Shakespea¬
re: ese es un hombre.
Dio la vuelta completa embarcado en frágil cqnoaal lago Victoria Nyanza, del cual sólo descubrieron Spcke y Grant
una de las costas. En esta vuelta invir¬
tió cincuenta y cuatro dias. Al Norte de este lago se halla el país do Uganda, cuyas razas han sido un verdadero teso¬
ro para los progresos de la antropolo¬ gia. Después, en dirección del Oeste, descubrió el lago Mutan Nzighé y apo¬
co dió con un caudaloso rio del cual te¬
nia alguna idea por las noticias que le había suministrado Livingstone. ¿Qué rio era aquel? ¿Era el Nilo que iba á de¬ sembocar en el lago Tchadí ¿Era el Con¬ go? Stanley tuvo muchas dudas. Sólo sabia que se hallaba á unas mil millas
de la costa.
Vaciló durante mucho tiempo antes de seguir €l curso de aquella gran vía fluvial. El riesgo era grande: siguién¬ dola podia ir á parar al Océano Indico ó
al Océano Atlántico. Por fin. do acuerdo
■con su compañero Pocock. decidió echar
á cara ó cruz el destino. La suerte se
pronunció contra el proyecto de ir rio abajo.
Stanley fué sumiso á las indicaciones de la suerte y se puso en marcha. Atra¬ vesó bosques inmensos, poblados de monos antropoidea, de caníbales y de tribus enanas que quizá son las mismas que dieron origen á la leyenda de los pigmeos, recogida por Herodoto. Los ataques de los indígenas contra los ex¬ pedicionarios no cesaban. Cada veinti¬
cuatro horas ocurrían veinticuatro com¬
bates; un día descendiendo los viajeros en canoas, vieron las márgenes del rio llenas de gente, que gesticulaban y gri¬
taban como fieras.
—¡Boó! ¡Boó! ¡Carne! ¡Carne!—decían aullando aquellos salvajes antropófa¬ gos. contemplando á los hombres blan¬ cos y á sus compañeros.
Cayó sobre ellos una lluvia de flechas, pero gracias á los remos huyeron de aquel sitio donde hubiera sido sin mise¬
ricordia devorados.
A los nuevecientos noventa y nueve
dias justos de la salida de Zanzíbar, llellegaba Stanley con parte de la expedi¬ ción á las costas del Atlántico. Y deci¬
mos con parte, porque los tres europeos amigos del célebre explorador habían muerto, y mas de la mitad de la cara¬ vana también. Algunos infelices entre¬ garon su alma á Dios á la vista del mar
y cuando no quedaba ya ningún peli¬
gro que vencer.
El viaje actual de Stanley se lia hecho
en sentido contrario al anterior.
No tenemos de esta gloriosa y memo¬ rable hazaña mas noticias que las que el mismo S ten ley ha. suministrado en
en dos, largas cartas que El Globo ha
dado á conocer en extracto á sus lec¬
tores.
Por espacio de largos meses creyó Europa que el extraordinario viajero había sucumbido víctima de privaciones

y sufrimientos. Por fortuna no es así. Stanley vive, .y recientemente nos ha dicho ‘como llegó hasta el punto donde
se hallaba bace'pocos meses Emin Bajá.
Cuando terminada la expedición vuel¬ va Stanley á Europa, será aclamado co¬ mo no lo ha sido jamás ningún monar¬
ca del mundo.
El héroe de Ja civilización os superior, por su temple, por su pujanza por su voluntad y también por su obra, á todos
los héroes de la guerra.
Stanley nació en el pais de Gales (In¬ glaterra) en el año de 1840.
Todavía es joven y quizá se arriesgue
otra vez4 nuevas' y portentosas liaza-
ñas.
ACTUALIDADES.
España en la Exposición de Paris,
Las salas españolas de la sección de Bellas Artes de -la Exposición están con¬
tinuamente llenas de .gente. El público se fija principalmente en
la Muerte de Torrijos y sus compañeros, de Gisbert; en la Bendición de Granada, de Pradilla, y en los retratos doMadrazo.
Los cuadros de los pintores ingleses son notabilísimos y entre ellos se admi¬ ran grandemente los de sir John Millais, cuya frescura de colorido-es asombrosa y los retratos de Sergeant.
Los cuadros rusos son de primer or¬ den y los de los artistas suecos tienen magníficos efectos de luz.
En la sección de productos alimenti¬
cios son las mas brillantes las instala¬
ciones de Francia, Italia, Inglaterra y los
Estados Unidos.
En la Exposición atraen masas enor¬
mes de curiosos la calle del Cairo, las
construcciones .de Túnez, Argel, el Tonquin y Annam,
Convendría que los expositores espa¬ ñoles se dieran prisa para hacer sus en¬ víos, con objeto de que las instalaciones se pongan en estado de ser presentables. Puede pasar España en cuanto á Bellas Artes; pero en los restantes grupos de la Exposición haremos un papel deplora¬ ble, á poquísimo quejas cosas continúen
así. ‘
Cansado D. Matías López déla lentitud con que se hacen las obras del Pala¬ cio Español de Sustancias Alimenticias, mandó ayer buen número de obreros para que íe terminaran á toda costa. El arquitecto Sr. Mélida se opuso. Pero des¬ pués de alguna discusión, accedió á fir¬ mar un contrato, obligándose á tener terminadas las obras para el dia 15 del corriente mes, y á pagar 1.000 francos de multa por cada dia de retraso.
La energía del Sr. López ha sido muy aplaudida. Los expositores españoles resultan grandemente perjudicados por
el atraso de las obras.
A última liora lian surgido -dificulta¬ des para la concurrencia de Puerto-Rico, á la Exposición, originadas por lio ha¬ llarse de acuerdo la Sociedad de Amigos del País y la Cámara de Comercio de aquella Antilla.
Les argentinos y Peral
De un notable artículo publicado en La Capital de La Plata, por el Sr. don Pablo Lesean o con respecto á la nave¬ gación submarina, extractamos los si¬ guientes párrafos que nuestros lectores han de ver con el mayor gusto.
Dice así el colega plateóse: «Nuestra pluma correría incansable en alas de la fantasía sin agotar el rico filón que descubre el invento de Peral; pero preferimos detenerla y sugerir á la alborozada colonia española, que pro¬ yecta festejos en conmemoración de es¬
te lautísimo acontecimiento, una idea
que deseamos sea bien acogida. Es esta:
Iniciar una suscrición en toda, la Amé¬
rica española para facilitar á D. Isaac
Peral los medios de construir un gran
submarino, de capacidad de 1.000 tone¬ ladas ó mas, acordándole, por via de re¬ muneración de su trabajo como inge¬ niero director, el 25 por 100 del presu¬ puesto de costo total.
Este buque sería propiedad de Es¬
paña. Las únicas condiciones serían: 1.a Que
su nombre lleve el de este continente
«América;» y 2.a Que el 12 de Octubre de 1892, cuarto centenario del primer
desembarco de Colón en este nuevo
mundo, salude en las aguas del Plata el pabellón de España unido al de sus hijas las gloriosas repúblicas lrispano-ame-
ricanas.
Calculamos que la suscrición ascende¬ rá á una suma fabulosa, pues los hijos
de esta libre tierra nos honrarnos aso¬
ciándonos á España en una obra de paz y con fraternidad, y no habrá un solo americano que no deje de contribuir con gusto á la glorificación de nuestra ma¬ dre patria.

s Oller..

La Capital pone á disposición de las ■sociedades españolas, para los objetos
indicados, la suma de 500 pesos nomi¬
nales para iniciar das auscrición pú¬
blica.»
Un,palacio real en Barcelona
En la sesión que debió celebrar el Ayuntamiento de Barcelona el jueves último, debió presentarse un proyecto del arquitecto Sr. Falques, convirtiendo él arsenal de la Ciudadela -en palacio real, que se ofrecerá ála reina regante.
El edificio será grandemente .modifi¬ cado en la fachada y cuerpo central.
Con arreglo al proyecto se construirán dos grandes escalinatas hasta el piso principal donde está el salón del trono,
En uno de los cuatro patios interiores
se colocará la escalera de honor. En los
patios restantes se colocarán surtidores. Los dos patios exteriores se rodearán
con una galería portificada, cuya parte
central se situará en combinación con
los parterres. Se aumentarán las dimensiones de
todas las ventanas; las del cuerpo cen¬
tral serán trasíbrmadas en balcónetes, y
mi estilo general del edificio será armo¬
nizado. La distribución interior del edificio
será variada, formándose salones acomo¬
dados al objeto á que se destina el edi¬
ficio. El decorado será suntuoso.
La decoración exterior que se-hizo con -motivo de la Exposición desaparecerá completamente.
En los frontones se colocarán esta¬
tuas y adornos que completen el estilo arquitectónico del palacio.
El alcalde irá á Madrid el dia 20 del
actual, con objeto de ofrecer á la reina regente el palacio en nombre de Barce¬
lona.
También llevará el alcalde el proyec¬
to del arreglo definitivo de la plaza de
Cataluña.
El arquitecto municipal acompañará en su viaje al Sr. Rius y Taulet.
El Ayuntamiento tiene el proyecto, importante y costoso, de ejecutar las obras que sean necesarias para aumen¬ tar hasta cien metros la presión de ca¬ torce que tienen actualmente las aguas
del Moneada.
De este modo se conseguirá dotar á
Barcelona de cincuenta litros de agua
por habitante.
Sobro la huelga monstruo
En Berlín las huelgas toman carácter cada vez mas serio y van en aumento el número de huelguistas y la excita¬
ción.
Toda la guarnición de Dusseldorf ha sido enviada á los distritos en que rei¬ nan los disturbios. Hay allí además mu¬ cha infantería y escuadrones de húsares procedentes de otros cuarteles, y todo el distrito parece una. comarca invadida por un ejército extranjero.
Se lia fijado el cuartel general de las
tropas en'Bochum, y tiene el mando su
perior el coronel Miéhaelis.
La lluvia del sábado dia 11, contribu¬
yó á apaciguar un tanto los disturbios, hasta que por lá tarde los depósitos de aceite de la compañía Leirenfeld fueron incendiados por las turbas, quedando
total mente co n su midos. Los mineros de Escheswig atacaron
á puñaladas á los capataces. No había tropa en las inmediaciones, pero fué en¬
viada inmediatamente. En cuanto llegó se retiraron las turbas, pero parapetán¬ dose en la via férrea y en los taludes, comenzaron á insultar á los soldados
llamándoles cobardes.
El oficial que mandaba la tropa les intimo tres veces que se dispersasen; pe¬ ro como se negasen á hacerlo, mandó hacer fuego, resultando varios muertos, entre ellos algunos niños, y muchos
heridos.
Los revoltosos se dispersaron enton¬
ces, gracias sobre todo al temporal, pues
llovía copiosamente.
Al dia siguiente se celebraron, varios ■meetings en el distrito minero de Bo¬
cho m.
Aunque algunos mineros ancianos
trataron de buscar medios conciliato¬
rios, los mas jóvenes perseveraron y continúan en su resistencia á trabajar.
Han lleg-ado ya las- primeras consig¬
naciones de carbón belga, el cual es ad¬
quirido á precios enormes. En Essem ha habido un meetmg de
fabricantes, los.,cuales convinieron unᬠnimemente en aumentar el salario; pe¬ ro negándose á conceder á ios mineros las ocho horas de trabajo que piden.

CRONICA LOCAL.
LA FIESTA POPULAR
El programa de la fiesta cívico-reli¬
giosa qiie ha celebrado este 'pueblo en
conmemoración del para nosotros memo¬
rable 11 de Mayo de 1561, fué cumplido al pié de la letra; no obstante, dediqueffiósla algunos renglones:
*
Funciones religiosas.—Empezando por la procesión y completas del sábado, si¬ guiendo por la misa mayor y procesión del domingo y terminando por la misa de campaña y procesión del lunes, hemos de decir en honor de la verdad, que to<
das ellas fueron en extremo lucidas.
En la misa mayor la orquesta inter¬ pretó como sabe hacerlo cuando quiere la bellísima composición del maestro Mercadante, y el elocuente orador sa¬ grado que tuvo á su cargo el sermón, D. Alateo Llobera, cura-párroco de Santañy, rayó á gran altura reseñando á grandes rasgos las batallas y victorias
alcanzadas por nuestros mayores y es-
plicando con fácil palabra ló que es y lo que puede el amor pátrio en los corazo¬
nes cristianos.
La procesión que recorrió en la tarde del domingo las principales calles del pueblo, aunque mas corta que en años anteriores, fué hermosa. Asistieron, ade¬ más de infinidad de niños y niñas vesti¬ dos de moros, payeses, ángeles, palomas, reinas, etc., otros representando los per¬ sonajes célebres de aquella época, cuyos nombres han pasado á la Historia rodea¬ dos de gloriosa aureola: el P. Fr. Guiller¬ mo Baró, el Virey de Mallorca D. Gui¬ llermo de Rocafull, el capitán de armas Juan Angeláis, el sargento mayor An¬ tonio Soler y las valentas donas de Can Tamañy Francisca y Catalina Casasnovas, y fué llevada en triunfo, según cos¬ tumbre anual, la tranca con que estos ma¬ taron á los moros que había intentado entrar en su casa. Seguían el clero pa¬ rroquial, al que se habían unido algunos
otros señores sacerdotes venidos con
motivo de la fiesta, tales como los párro¬ cos de Escorca y Santañy y otros cu¬ yos nombres sentimos ignorar; la imágen de la Reina de las Victorias, á la que daba escolta la Guardia civil, y cerraban la marcha el Ayuntamiento y la banda
de la Sociedad Filarmónica.
% * :k
Festejos.—Fué iluminada ála venecia¬ na la plaza de la Constitución y con in¬ finidad de candilejas la fachada de la
Casa Consistorial en las noches del sá¬
bado y domingo, quemándose tanto en
una como en otra de dichas noches vis¬
tosísimos fuegos artificiales, que fueron del agrado del público, mientras la músi¬
ca amenizaba las veladas tocando esco¬
gidas piezas de su repertorio. Las carreras tuvieron lugar en el
Borne á la hora anunciada, y empezando por los muchachos, cuyo premio fué un gallo, siguieron luego las muchachas, cuyos premios fueron un pañuelo de se¬ da y unas faldillas y terminaron por las de hombres cuyo premio fué dos gallos.
El simulacro en el Puerto se hizo el
lunes según costumbre haciendo los mo¬ ros dos desembarcos, en la playa el uno y en la costa del Oeste el otro en el pun¬ to conocido por Ets Norays, al lado del Lazareto. La diversión dió poco juego á lo que contribuyó sin duda la lluvia que aguó esta parte de la fiesta.
El baile de por la noche, quedó tam¬ bién aguado de veras, así es que á pesar de haber estado muy animado al princi¬ pio, hubo de suspenderse luego.
* **
Misa de campaña—Hemos querido dedicar párrafo aparte á este acto, por¬ que es de todos los que componen la fies¬
ta solemne de la Victoria el que mas sa¬
tisface al público. Tiene una parte de histórico, eso sí, pero es tan pequeña, que nos atrevemos á afirmar que en nada in¬ fluye esta en las simpatías de que goza,
las cuales son debidas únicamente á los
sentimientos católicos del pueblo de Só¬ ller. Efectivamente, reviste un carácter
sério con el cual contrasta hasta la pre¬
sencia de aquellas tropas prontas para un simulacro y al mismo tiempo que so¬ lemne el acto de la elevación, impone ha¬ ciendo asomar á los ojos del creyente lá¬
grimas dejúbilo la vista de millares de rodillas que se doblan para adorar bajo
la bóveda azul de los cielos ia magesíad

úe Líos, mientras que cruzan los aires encontrado defectos á una obra que hí.

los armoniosos acordes de la marcha bía (sin competencia, por supuesto) aque

real.

dirigido: el nuevo abrevadero de la calle

Del respeto que infunde acto tan so¬ .de Isabel II.

lemne son pruebas el sepulcral silencio

Como el hombre en cuestión es públi¬

que en la plaza ha reinado y la compos¬ co, podemos en público ocuparnos de él, tura que han.guardado los asistentes tan¬ y hasta darle, á pesar de su esclarecido

to en este como en el año anterior, úni¬ talento,, algunos consejos. No se crea,

cos en que se ha celebrado :1a misa de
campaña.
* *#
Mercado.—La distribución que hemos visto este año hacer de los objetos desti¬ nados á la venta, señalando á cada uno un puesto diferente, ha sido nueva y ha gustado á compradores y vendedores. Avellanas, confites, caramelos, etc, etc. vendíanse en la Plaza, punto en que debian tener despacho tales artículos por cuanto estaba destinado á paseo, y en la plaza del Arrabal vendíanse los restan¬ tes, también separados unos de otros, con lo cual quedó es.pedito el Borne, lo que no sucedía en años anteriores.
Los géneros de bisutería, hojalatería, ferreteria, juguetes, etc. etc. abundaron, efectuándose muchas transacciones, á

pero, que vayamos á reconvenirle por haber despreciado á sus compañeros de municipio haciéndoles delante faroles desde el portal dé la sacristía, cuando el domingo último estos en corporación ocu¬ paban en la iglesia el lugar que les co¬ rresponde; noy nada de eso. Queremos ratificar únicamente que los defectos que
expusimos en nuestro número anterior al tratar de la mejora, existen, ademas
de otros que callamos, y prevenir al que hasta de infalibilidad tiene pretensiones,
que á la prensa se le contesta con razo¬ nes sólidas que destruyan las que ha ex¬
puesto, y jamás con quijotadas como la que ha hecho dicho señor para vengarse del juicio imparcial que emitimos respec¬ to del nuevo abrevadero, en nuestro nú¬
mero anterior.

pesar de que los vendedores se hacían

pagar muy bien los portes, según oímos

decir á algunas personas que habían pro¬ ■Sesiones del Ayuntamiento.—Oreemos

bado de encontrar conveniencias.

que el sábado próximo pasado celebró se¬

Nos complacemos en apuntar que la fiesta popular ele la Victoria de año en año va adquiriendo mas importancia en la parte de fória, que antes solía ser nomi¬ nal, y no es estraño que, en vista de las transacciones que se hacen llegue el dia en que sea una féria de verdad á pesar

sión el Ayuntamiento, pero como de ella no teníamos noticia, no pudimos asistir.
El jueves, para no perder la costum¬ bre, tampoco hubo número, pues A las nueve habían solo comparecido los se¬ ñores Alcalde, Enseñat, Umbert, Alhe¬ na, Bullan, Forteza y Ripoll...

de estar situado nuestro pueblo en un

extremo de la isla y no ser por consi¬

guiente de paso mas que para los forna- I Exceso de material.—La extensión del

lugenses. *

I artículo que Insertamos en la sesión lij íeraria nos priva de continuar las solu-

el

Concurrencia- - No
que mas concurrida

ha sido este año
se ha visto la fies¬

;!

clones del pasatiempo del número ante-
rior, y el exceso de material nos impi¬

ta que nos ocupa, pues no ha venido nin¬ de publicar el registro civil y una parte

guno de los vapores de Palma que so¬ de la sección comercial.

lian traer muchos viajeros ya de la capi¬

Subsanaremos la falta en nuestro pró¬

tal, ya de algunos otros pueblos de la ximo número.

isla; pero ha sido uno de los en que han

llegado muchos carruajes, y como los fo¬

rasteros que han venido, lo han hecho para ver la fiesta, todas las funciones que se han celebrado han sido concurri¬ dísimas, puesto que también aquellos de nuestros paisanos que viven en las afue¬ ras y vienen á la población unas pocas veces al año, han engrosado el número.

Teatro.—Variado en espetáculos fue¬ ron los dias de fiesta de que nos hemos
ocupado ya, y para que todo abundara tampoco en nuestro teatro escasearon las representaciones. Como nos filé ma¬ terialmente imposible asistir á todas ellas, y por otra parte, como por las in¬

$$•

finitas cuartillas que hemos visto escri¬

%
tas en la mesa de la Redacción supone-

Comentarios.—La fiesta cívico-religio¬ mo no vá á quedar disponible espacio

sa déla Victoria está llamada á ser la para una larga crónica, nos limitamos á mas hermosa y la mas concurrida de decir haciéndonos eco de los comentarios

cuantas se celebran en toda Mallorca; de los que á todos asistieron, que algu¬

para ello es preciso desterrar cuanto tie¬ nas fueron admirablemente interpreta¬

ne hoy de ridículo, que no es poco, y ha¬ das y aplaudidos los artistas que en ellas cer innovaciones de buen gusto. Esta es tomaron parte, y que en otras estuvie¬

nuestra opinión, que repetimos después
de haberla manifestado todos los años
desde el primero de nuestra publicación,

ron algo fiojitos, notándose á la legua íalta de ensayos, como no podía menos de suceder dando función el sábado, do¬

y este es al mismo tiempo el deseo de mingo tarde y noche, y lunes, esto es, cuantos estiman en lo que valen los en¬ | cuatro funciones en tres dias, con ensacantos naturales y el buen nombre de ! yos tan solo desde el viernes anterior, lo

este pueblo.

j cual tuvo sin duda en consideración el

Consígnense mayores cantidades des¬ público.

tinadas á este fin en los presupuestos

Los Soldados de plomo. La Pasionaria,

municipales y nómbrense comisiones me¬ JDe mala rasa y Valentín el guardacostas nos aficionadas á los mamarrachos que son las obras que se pusieron en escena,

la que hemos tenido este año; esto es y para finales las piezas, Las vale maña

todo.

que fuerza, Me conviene esta mujer, El

que nace para ochavo y La casa de campo.

Visita.—El Dr. A. L. Novak, distin¬

La concurrencia fué escasa el sábado

guido geólogo húngaro, hallándose de paso por Mallorca, parece que antes de marcharse ha querido admirar las belle¬
zas de nuestro valle. Dicho señor, según
expuso á nuestro amigo D. José Bullan presbítero, con quien celebró una larga

y en la tarde y noche del domingo; pero estuvo muy animado el lunes, faltando únicamente un poco de público en las
gradas para que hubiera un lleno com¬
pleto.

conferencia, se propone desarrollar una

**

nueva teoría para explicar la causa de

De los dramas que mas nombradla

una multitud de fenómenos de la física han alcanzado, á no dudar ocupan sitio

terrestre, que todavía no han hallado preferente Los pobres de Madrid y

una explicación plausible, como son: la La cabaña de Tom ó la esclavitud ele los

causa ele los terremotos, de la declinación
de la aguja magnética, del cambio del eje

negros y como que estas dos obras son las que la Empresa del teatro tiene anun¬

de la tierra, etc. Prometió á nuestro amigo volver á
Mallorca á fin de hacerse cargo de sus

ciadas para el domingo tarde y noche auguramos buena entrada, máxime sien¬ do por la tarde con rebaja de precios.

formaciones, tan pronto como regrese del

Hoy sábado se pondrán en escena

viaje que se propone hacer á la América del Sur para estudiar la cordillera de los

f Los Hugonotes, obra cómica de tenemos las mejores noticias,

la cual habién

Andes y allegar datos y pruebas en con¬ dola calificado los que la han visto,de

firmación de su teoría.

la mejor comedia que se ha escrito del gé¬

nero cómico.

Hombres infalibles.—Gomo los hay en

Con que si esto no se anima ahora,

este pueblo indispensables, los hay tam¬ probablemente quedará sin animar.

bién infalibles; uno de estos si se hubiese

podido dar de baja en las listas de sus¬ crición al Sóller, indudablemente se

hubiese dado, por haber este periódico

Ferro-Camïes ríe Mallorca.

€®1K1©M.

SECCION RELIGIOSA.

CULTOS SAGRADOS.

SERVJ CIO RE TRENES

SALIDAS DE PALMA.

que regirá desde .7.° de Abril á Id Qctnhre
de 1889;

De .Palma a Manacor: y na Puebla.—-7‘2-0

«i allana, 1 y 4 (mixto): tarde.

De Manacor á Palma.—.'5 (mixto) 7’30 ma-

■

V

•tialiá y 5'45 tarde.

De Manacor á La Pnqbla,—7’30 mañana

Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Malioii, lunes 5 tarde y miércoles 2 tarde, vía Alcudia.
Para Barcelona., martes 5 tarde .y sábado 2 tarde, via Alcudia.
Para Valencia, juéves 5 tarde. Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.

y 5‘45 tarde.

LLEUADÁS Á PALMA.

De La Puebla ■ á- Manacor»—.7’55 mañana

.2’30 y 5’5a (mixto.) tardo.

De Valencia, -lúnes 7 mañana.

De La Puebla á Palma.-—7-55 mañana

De Ma.hón, Lines J O- mañana, -via Alcudia y

,y 5’55 (mixto)' tarde.

; juéves 7 mañana.

f.

De Ibiza y Alicante, miércoles 10 mañana

Tren periódico', dias de ¡aereado en Inca—

De Barcelona., juéves .10 mañana, via Al¬

Lfé Idea á Palma—I tarde.

cudia y sábado 7 mañana.

Llegadas á SóUcj:. --Todos los. días á las 6 ! de la npeñe.

SANTORAL DE LA SEMANA.
19 Domingo.—S. Pedro Celestino p. y san Ivo abogado.
-20 Lunes.—S. Bernardino de Sena
confesor, y S. Baudilio mr.
Sol en Géminis á 9 h. 19' m.
21 Martes.-—SS. Segundo y Antíoeo
.mártires.
Menguante á.9 h. ss’n. en Piscis.*—Tiempo frió. Graniza. Term. i‘¿° d 14°
22 Miércoles.—Sta. Rita de Casia
viuda y s: Emilio mar. 23 Jueves.—SS. Desiderio y Miguel
obispos. 24 Viernes.—SS. Silvano y Vicente
mártires.
25 Sábado.—S. (Pregorio VII p. ,y santa M.a MagdA de Pazzis virgen.

Al anocheoer se-continuará el Triduo
mon sermón y luego la devoción del Mes de Mayo.
Mañana fiesta .solemne en cenmemo-
•ración fiel XIII centenario de la procla¬ mación de la Unidad Católica en Espa¬ ña; alas 7.y media comunión.general; á las 9 y media lloras y la misa mayor con exposición del Santísimo Sacramen¬
to predicando I). Miguel Ferrer, por la tarde después de vísperas .se visitará en procesión de rogativa la devota efigie del Sto. Cristo que se venera en ei ex-
convento de S. Francisco, terminándose
non solemne Te-Deim .y la bendición del
Sacramenta.
Bia 24 a lus 6, durante una misa reza¬
da se liará el ejercicio mensual á San Bartolomé titular de esta parroquia.

ecclón de Anuncios.

MAQUINAS PARA COSER

J’lf r mrv

¡i ;

:

AJS Wm.tmMEt‘4 IMS* MtTMIMI

DEPOSITARIO

II, iSptllI# llaiM|iitT9

:H4—3b.AIjMA^

aíliífpF lim

EN SÓLLER

ú

Mmum Iflwell, Calle del fíats 80*

Árboles Frutales.
Vinel vivero 'fiel honor Antonio -Serra
Poní), hay algarrobos, palmeras, ] i mo¬ rí eres y liaran j os comu nes, y manda riñes, para vender: se darán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto-a Can Domingo, carretera do Palma.

Me niegen vender «na
pieza de ‘tierra situada en el punto ■denominado Sis Árgüm, plagiada
de naranjos en buen estado. Tiene
de -es-tensión sobre media eoarterada
y agua de la fuente de P JJget. En esta imprenta informarán.

PARA MARSELLA
maídrá de •este .puerto Al próximo martes 21 del"actual la polacra goleta
SIL PIDE
\_
ule la 'cual es capitán D. Ilainiaii Vicens, y para dicho punto admite car¬ ga y pasajeros á precios módicos.
PARA CANARIAS Y PONCE

Se desea vender una casa con una pieza cíe tierra situada en el término do Deyá que contiene olivar, frutales y naranjal -con agua suficiente para su regadío, cuya finca denominada Can Cardell, tiene de
extensión tres cuarteradas noventa y un
destres y está situada junto á la carrete¬ ra desde Deyá á Sóller.
En casa de D, Pedro Antonio Coll,
herrero, en dicha villa darán informes.

Se rende una casa que reúne

'Saldrá á mediación de Mayo próximo el bergantín-goleta O0NS~ | buenas condiciones de comodidad;

■'TAAZA BARNÜ-EVO/ '

i está situada en la calle de San Jai-

Admite carga á líete y pasajeros para ambos puntos. Para informes dirigirse á D. Gabriel Fuster, Plaza de •mero 7, PALMA.

Copinas
4—4

i rae núm. 12.

nú*

El que desee mas pormenores

! avístese con D. Jaime Valls, Botiga

■ Nova. Sóller.

Hierro Torrens
(GOTAS CONCENTRADAS DE liffiO TORREES.)
Recomendado eficazmente contra la
anemia, clorosis, debilidad, empobreci¬ miento de la sangre, falta de apetito, etc.,
etcétera.
NARRACION ES
Primera série
CONCHA,—CATALINA
POR
r>. Juan IB. EnSTSEJÑT.A.T
Estas dos preciosas novelitás de cos¬
tumbres sollerenses forman un elegan¬ te tomito en 8.° de unas cien páginas y
está encuadernado en rústica.
Se vende al precio de setenta, y cinco céntimos de peseta en la tienda de artí¬ culos de escritorio de J. Marqués Arbo-
na.—San Bartolomé 17.—Sóller.

Imj). de J. Marqués Arboiui.— SOLLER.