AÑO III.—NÚM. 115.
AÑO III.—NÚM. 115.

17 SETIEMBRE DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
qne regirá desde l.° Abril á 7/ Octubre de IHS’7.
Do Palma á Manacor y La Puebla.—7’MO maña¬ na, 2 y I (mixto) tarde.
Do Manacor á Palma.—3 (mixto) 7V>0 mañana y 5’15 tarde.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana y 5’55
tarde. De La Puebla á Manacor.—7’55 mañana 2’30 y
5’55 (mixto) tarde. De Manacor á La Puebla.—7’30 mañana y 5’45
tarde.
Tren periódico: días de mercado en Inca.—De
j.nca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Mahon, lunes 4 tarde y miércoles 2 tarde, vía Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, juéves 4 tarde. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lúnes 7 mañana. De Mahon, lúnes 9 mañana vía Alcudia y juéves 9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, juéves 12 mañana, vía Alcudia y sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á Sóller.—Todos los días á las 6 noche.

PERIODICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. i7.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

LA ENFERMEDAD DEL NARANJO.
(Continuación.)
En las nuevas plantaciones se puede prevenir mucho por la elección acertada de los piés, habiéndose esperimentado que los de pié ágrio y de limón resisten menos (1) á la enfermedad. La propaga¬ ción se afectúa muchas veces por la tras¬ portación de plantas jóvenes; por consi¬ guiente,, es preciso enterarse bien si los huertos de donde proceden las plantas para nuevas plantaciones están del todo sanos. Empero en la mayor parte de los "Cásos la propagación se lleva á cabo por los gérmenes mismos del hongo y partes de raices enfermas que el viento ó las aguas de riego trasportan á largas dis¬ tancias. Una lluvia ó riego, una cava, ó cualquiera operación agrícola que remue¬ va la tierra, separa millones de aquellos, dispuestos á llevar el contagio en alas de la brisa más ligera.
(1) En nuestro concepto, esta palabra menos debe de¬ cir más, pues es evidente cpie los pies de naranjo agrio lian resistido muchísimo más que los dulces.

Para evitar la propagación es, pues, proponer se tomasen medidas gubernati¬

preciso quemar de vez en cuando por vas al efecto. Que se adopten estas ó no,

medio de hormigueros la tierra de los su ejecución quedará siempre á cargo

huertos enfermos; destruir por medio del del cultivador, y el éxito en aniquilar el

fuego todas las raices que se saquen y la mal depende de él. Ahora que por, des¬

parte subterránea del tronco; tener un gracia, atravesamos un período de perti¬

especial cuidado en el arranque de los naz sequía, es la época más apropósito

árboles enfermos, amontonando en el para llevar á cabo las operaciones con

acto, y no esparciendo jamás, la tierra aquel abjeto; no deje, pues, ningún agri¬

que se saque y las raices; y separar del cultor de ejecutarlas.—Julio de 1878.—

tronco todas sus partes enfermas antes de JEl Director, Otto Wolffenstein, Dr. PMl.“

trasportar el árbol. Todas estas precauciones impedirán la j

VII.

propagación por medio del aire. La que

Al tenor de los consejos dados por el

se efectúa por las aguas de riego se pue¬ Dr. Wolffenstein en la preinserta carta,

de prevenir cuidando de no echar nunca I). Pedro Rullan (Moyana) y D. Antonio

tierra insana ó partes de árboles enfer¬ Pons, propietarios de Sóller y agricultor

mos en las acequias ó zanjas. Procedien¬ práctico el primero, aplicaron el ácido

do con cuidado se pueden obtener satis¬ sulfuroso á varios naranjos atacados del

factorios resultados y necesario es hacer¬ mal; la operación se hizo en Setiembre úl¬

lo así, porque se ha probado que en la timo, siguiendo en todo al ya citado mé¬

mayoría de los casos la infección ha teni¬ todo curativo; el resultado, aunque sa¬

do lugar por medio del agua de riego. Y tisfactorio hasta el presente, no puede

tan importante es que no llegue esta á las calificarse todavía de completo porque si

partes enfermas del árbol, que ya así lo bien los piés operados se presentan con

comprendió la repetida comisión de la lozanía, en igual estado se hallan otros

Sociedad Valenciana de Agricultura al naranjos que en aquel entonces tenian

«No se me ocultaba, excelentísimo señor,

»que el enemigo trataba ele romper el centro

EL DESENCANTO DEL HÉROE.

»de nuestra línea, por lo que dispuse que el
»batallón de... se colocara á la orilla derecha

(Continuación.)

«del torrente del Robledal y previne á su jefe

»que cargara sobre el enemigo apenas le viera
No podía contenerse y reía como un niño, I «aparecer por los pinares del pueblo. Mis pre¬

mirando asombrado á su hermano Pedro que ! nsiones se cumplieron y el digno jefe que

luchaba por contener sus lágrimas.

«mandaba el expresado batallón, realizó con

El corro formóse, como siempre, alrededor i «bravura é inteligencia mis instrucciones. Una

de la cama de Juan, y el sargento Pizarro em¬ «carga vigorosa dada al enemigo por la fuerza

pezó la lectura del parte detallado de la acción- «de su mando, decidió la victoria. Aquél, ape-

El parte empezaba como todos, dando cuen¬ «nas esperó la acometida de nuestros soldados

ta de las disposiciones tomadas para dar con el «y emprendió una fuga vergonzosa dejando el

enemigo, las fuerzas propias y las contrarias, «campo sembrado de muertos y heridos entre

la llegada al terreno de la lucha, en fin, lo de j «los que se encontraba el titulado general G-ar-

cajón. Juan asentía con afirmaciones de cabeza j »cía que quedó prisionero de la fuerza' de mi
la verdad de los hechos é iba exaltándose á I «mando y que, custodiado convenientemente,

medida que avanzaba la lectura. Ya miraba «remito á la disposición de Vuecencia. Esta

alrededor como preparándose á la ovación ge- j «victoria, excelentísimo señor, alcanzada á

neral, y su corazón palpitaba de ansiedad. Lle¬ «costa de preciosa sangre, y gracias á las

gaba el parte al momento aquél en que apare¬ «acertadas posiciones ocupadas por las fuerzas

ció el jefe enemigo, y el sargento Pizarro leyó »á mis órdenes y su sin igual arrojo, ha de ser

de esta manera:

«esperanza segura,dé una paz duradera... etc.,

«etcétera.» La lectura terminó. Juan había enmudeci¬
do. Desde el párrafo referente al encuentro con el batallón enemigo, pasó repentinamente del delirio de la ilusión al [hielo del desengaño. Su hermano que lo tenía asido, notó que el frío invadía sus venas y al leer la última palabra, mirando estúpidamente á todos, dejó Juan caer su cuerpo sobre el lecho y su cabeza aplastó de golpe el reducido y escuálido cabezal. Un profundo suspiro arrancó de su pecho, y tiran¬ do con fuerza de las sábanas, cubrióse como avergonzado la cabeza, volviendo las espaldas al corro. Los demás, unos se retiraron indife¬ rentes; los más, sentidos; otros, que la envidia se ensaña y acrecienta con el infortunio, se re¬
tiraron satisfechos.
Pedro, sólo Pedro, quedó quieto al pie de la cama, la cabeza inclinada sobre el pecho, mi¬
rando estremecerse los contornos de su her¬
mano á través del lienzo con que encubría su inmensa y justa desesperación.
Aquella tarde, al anochecer, los dos herma¬ nos, al separarse se abrazaron como siempre,

-2

SÓLLER.

‘también sns hojas amarillentas; á la sali¬ da del próximo invierno, época en qne nuestro vegetal se presenta lánguido y abatido, según la mayor ó menor fuerza de la dolencia que le aqueja, podrá juz,garse en absoluto de la eficacia del medi¬ camento; pues todo lo que afirmásemos
sobre el buen resultado que nos prome¬
temos y es de esperar, sería prematuro: la sequía no favorece al enemigo del na¬ ranjo y harto se deja esta sentir ahora para aventurar un juicio concreto sobre un ensayo que requiere comparaciones •sólo practicables en la primavera, apesar de que todas las brobabilidades están á
favor del buen éxito,
VIII.
De todo lo expuesto hasta aquí, se de¬ duce: Que la enfermedad del naranjo es debida á la invasión de una criptógama ú hongo microscópico que tomando asien¬
to sobre el árbol invade las raíces del
mismo; Que el gérmen de esta parásita
no se desarrolla sobre otros árboles dis¬
tintos de la familia del naranjo, y de con¬ siguiente, donde no existe este hongo no hay enfermedad; donde faltan las condi'ciones de vida para este pequeño vege¬ tal,—sea que por la naturaleza misma ó artificialmente se le han quitado,—mue¬ re el hongo y se acaba la enfermedad; Que para combatir el mal deben aplicar¬ se remedios curativos y preventivos: los primeros consisten en venenos cuyo uso se ha esplicado ya, y los segundos en quemar la tierra, esponjarla y orearla, aplicando materias secantes sobre las raí¬ ces enfermas para preservailas de la hu¬ medad, tales como la cal viva, el cisco de carbón, la arena, etc.
José Bullan Pero.
(Se continuará.)

CRONICA LOCAL.
La fiesta que celebraron los vecinos de la Alquería del Conde el domingo úl¬ timo estuvo bastante animada, y consistió la parte religiosa en completas el sábado y misa mayor y corona solemnes al día siguiente; y la civil en toreo el sábado y baile al estilo del país en dicho día y si¬ guiente. Había en proyecto, según nos aseguraron, cucañas y otras diversiones; pero impidiólas el mal tiempo.
En la tarde del once de los corrientes
falleció en esta D.a Margarita Mayol y Oliver, esposa de D. Bartolomé Canals, cuyo cadáver fué conducido procesional¬
mente al cementerio al anochecer del día
siguiente. En sufragio del alma de la
finada celebráronse en la mañana del
mártes solemnes honras fúnebres, á las
que asistimos y no nos pesa, pues tuvi¬ mos ocasión de oir la bonita composi¬ ción del P. Florit, y las estrofas alterna¬
das de la sequentia, de los célebres maes¬ tros Mozart y Yerdi, fielmente interpre¬ tadas por el bajo Sr. Samper y los teno¬ res Sres. Aguiló y Bassa, con acompa¬ ñamiento de órgano por el Pbro. señor
Albertí.
^ t V-'L™ TC/ v··’··
Continúan diariamente á las cinco y á las diez de la mañana, y á las siete de la tarde, en la casa Hospicio, los ejercicios espirituales en preparación á la solemne fiesta de la asociación de Hijas de María, que dirige el P. Melchor Planas, de la Congregación de San Felipe Neri; y el próximo sábado, 24 del actual, dará prin¬ cipio la oración de cuarenta horas que con tanto esplendor viene celebrándose
anualmente.
Durante la tempestad que se desenca-

denó en nuestro zenit al anochecer del
lúnes de esta semana, descargó una chis¬ pa eléctrica en una casa de la Alquería del
Conde recorriéndola toda de la manera
más original que puede imaginarse. En¬ tró la chispa por el portal mayor y dió contraía escalera, en la que abrió un agu¬ jero de unos dos milímetros de diáme¬ tro, atravesando el peldaño; entró des¬ pués por la parte inferior de la puerta de un cuarto dormitorio, subió por ella haciéndola en parte añicos, atravesó des¬ pués el tabique por un agujero que abrió, y por el que con dificultad pasa una agu¬ ja, y de esta manera, describiendo curvas y atravesando tabiques por pequeños orificios, salió por el tejado. Para for¬ marse una idea exacta de lo que relata¬ mos es preciso ver las huellas que, de su paso, dejó el meteoro.
Mentira parece que los habitantes to¬ dos de dicha casa salieran ilesos, y mu¬ cho más todavía un muchacho que al acto de atravesar la chispa la escalera subia por ella con un candil en la mano, que le fué arrancado por aquella llevándoselo al piso superior.
La Correspondencia de España se ocupa de la Exposición Universal de Barcelona, y tenemos el gusto de ver que nuestro amigo y compatriota Sr. Enseñat figura entre el corto número de personas nota¬ bles que en primer término llevan á cabo los principales trabajos de tan magna
empresa. Dice así el diario de Madrid:
«Avanzan los trabajos para la primera Ex¬ posición Universal española que en Abril pró¬
ximo ha de celebrarse en Barcelona.
En la última década, solo en jornales, se han invertido 74.578 pesetas. El arquitecto señor Rogent se propone terminar las obras antes del plazo. Los Sres. Girona, Durán y Bas y Nicolau se ocupan activamente de los trabajos

sólo que aquel abrazo fue más prolongado y vorables que de todo hacía Pedro para distraer¬

más estrecho y Juan murmuró al oído de Pe¬ le, iba devorándola con un resto de esperanza

dro.

que ni á su mismo hermano confesaba, pero

—Hermano, me muero. ¿Cómo es que madre que se sorprendía en sus palabras y ademanes.

no ha venido aún del pueblo? ¿La escribió el Aquel gran creyente iba á tornarse en excép¬

cabo Ortega? ¿La dijo que sino tenía que pidie¬ tico gigante.

ra al señor cura ó al señor alcalde, diciendo

Un día, Pedro, á causa sin duda de su trán¬

para qué era?

sito continuo por los fríos corredores, en su es¬

—Si, Juan, pero... ¿Cómo ha de venir, ni la tado físico y moral delicado, había adquirido

han de dar, si somos pobres?

un fuerte catarro, no sin importancia, y el

—¡Cómo ha de ser! ¡Nadie viene! Adiós her¬ | médico de su sala le prohibió terminantemente

mano.

que se moviera de su cama en bastantes días.

Juan empeoró. Una fiebre ardiente comenzó

Juan quedó solo, precisamente en los días

á apoderarse de su cuerpo; las heridas empe¬ que más necesitaba compañía. Su soledad, su

zaron á tomar mal aspecto y el sueño y el ape¬ tito huyeron del pobre soldado. Sin embargo, la naturaleza y la esperanza luchaban aún por salvar su presa á la muerte.
Ya no se leía en corro «La Correspondencia»

decepción, sus recuerdos de la tierra y del bien que dejó en ella por correr tras de un sueño que se tornaba en horrible pesadilla, todo con¬ tribuía á aniquilar aquella naturaleza que sólo vivía del espíritu. Tomaba las medicinas con

en derredor de su cama. Aquél, á instancia indiferencia, como conociendo que no en ellas,

suya, fué á formarse en otra parte, pero todas sino en la gloria (¡Verdaderamente, pero no ya las tardes, cuando en él concluían de leerla, en la de la tierra!-) estaba su salvación.

un compañero se la llevaba y él poco á poco

Su estado se agravó en extremo,, apenas si

deletreando casi y oyendo los comentarios fa¬ tenía fuerzas, ni casi deseo de leer el periódico,

su único anhelo. Pálido, escuálido, con los ojos hundidos y desencajados, fijos todo el día en un punto del techo, á través del cual quería tal
vez descubrir todo un mundo de honradas y
nobles fantasías, marcada de continuo su altiva frente por rápidas arrugas que denotaban qui¬ zás amargos recuerdos ó la pesadumbre de sa¬ crificios esterilizados, era difícil conocer en él al robusto soldado de cazadores, siempre jo¬ vial, resignado y valeroso.
Cierta tarde su respiración por la herida se
acentuó más. Un ronco hervor mezclado á un
sordo silbido, acompañaba á cada aspiración. Sus manos; estrujando en la derecha el dicho¬ so periódico que acababa de leer, recorrían in¬ ciertas la cama de un lado á otro,
—¿Y Pedro?—preguntó al enfermero, que
encendía uno de los faroles de la sala. —No está bueno todavía—contestó éste acer¬
cándose.
—¿No le puedo ver?
(Se continuará.)

SÓLLER.

3

de organización. Soldevilla, Luis Alfonso y Valero de Tornos, vocales de aquel consejo, tienen casi terminada la propaganda, habiendo logrado que distinguidos literatos alemanes é ingleses se ocupen en traducir las circulares redactadas. Pellicer prepara un cartel artísti¬ co, del que se esperan maravillas. Los distin¬ guidos escritores Enseñat y Pironzini trabajan
activamente en las secciones esteríor é interior.
Hay pedidos gran número de locales del extrangero, y todo hace esperar que España re¬ cibirá dignamente á los visitantes de la prime¬ ra Exposición.»
Suplicamos al señor Alcalde se sirva dar alguna dispocisión con respecto á la mesa que, para venta de carne, está ex¬ puesta en el Borne. Cualquier transeúnte puede romperse la crisma tropezando
en ella en noche oscura.
Si un carruage estuviera parado en aquel sitio, hubiera sido multado su due¬ ño; si algun vecino hubiera colocado un raonton de escombros y no lo hubiera
alumbrado de noche hubiera sido multa¬
do también; la mesa (?) ha incurrido en
las dos faltas á la vez.
¿Que haremos ahora?
- ( r ( ‘O;-} -> —

De esta manera quedará unida á la Alquería y de una manera más segura que hasta hoy, la barriada del otro lado
del torrente.
A las once de la mañana de ayer falle¬ ció la distinguida y simpática señorita D.a Catalina María Alcover y Vives.
Ni los esfuerzos de la ciencia ni los so¬
lícitos cuidados de sus Sras. madre y her¬ mana, han sido suficientes para arrancar tan preciosa presa á la Parca cruel; una
tifoidea ha tronchado la existencia de la
tierna niña, como troncha el abrasador
Simoun el débil tallo de la flor que crece en un oasis del Sahara.
Al anochecer de ayer rezóse en la casa mortuoria un rosario, y esta mañana, después de haber conducido en solemne procesión el cadáver á su última morada, se ha celebrado el funeral en sufragio de la candorosa Hija de María, modelo de virtudes y encanto del hogar, que á los quince años de su existencia, en la florida primavera de la vida, ha volado á la Glo¬ ria, dejando inconsolable á toda su fa¬
milia.
Enviamos á ésta nuestro más sentido

La Defensora Soliéronse, en la sesión
de la Junta General ordinaria del pre¬
sente mes, acordó hacer la inauguración del nuevo edificio, el domingo día 9 del próximo Octubre.
En el número próximo daremos deta¬ lles, publicando el programa de los fes¬ tejos con que ha de solemnizarse el acto.
Han sido nombrados Jueces Munici¬

pésame.
CORRESPONDENCIA PARTICULAR BEL SÓLLER.
Sr. Director del Sóller: Fornalutx 11 Setiembre de 1887.
Muy Sr. mío: El deber de corresponsal me obliga á tomar la pluma para dar cuenta á los lectores del Sóller de la fiesta cívico-religiosa

pales suplentes de este pueblo y del de Fornalutx, respectivamente, para el bie¬ nio de 1887 á 1889, nuestros distingui¬ dos amigos I). Miguel Marqués y Mar¬ qués y D. Guillermo Mayol Barceló.
Les felicitamos cordialmente.

que los habitantes de este pueblo han dedicado en este año á su patrona la Reina del cielo, bajo el título de su Natividad.
En la parte civil poco de notable observa¬ mos; paréceme no ha de llamar mucho la aten¬ ción el baile al estilo del país que, al son de la

A juzgar por los preparativos que sa¬ bemos hacen algunos comerciantes de es¬ te pueblo, no tardarán ya en dar princi¬ pio á la confección de cajones de higos; operación que, como saben nuestros lec¬ tores, tiene ocupados bastantes brazos durante una corta temporada,

gaita y tamboril, ha tenido lugar en la Plaza durante tres noches consecutivas, y lo mismo
otras inocentes distracciones con que se entre¬ tuvo á los aficionados el lunes de la fiesta.
Los actos religiosos celebráronse con más suntuosidad. El templo en su parte interior, estaba adornado con gusto, sencillez y elegan¬ cia, y fueron concurridísimas cuantas funcio¬ nes tuvieron lugar. Un repique general campa¬ nas anunció álos fieles, al anochecer del día 7,

las solemnes completas, que fueron cantadas á

Garcia, Pastor y 0.a es la razón social toda orquesta por la naciente música de este

de la nueva casa que fundaron en Agos¬ pueblo, que supo interpretar con maestría la

to próximo pasado los Sres. D. Francis¬ j partitura del Sr. Capó. A las diez de la maña¬

co García, D. Francisco Pastor y D. Luis na siguiente y después de cantadas horas so-

García, en Naguabo (Puerto-Rico.)
s Deseamos á la asociación el éxito

que

|
|

lemnes, celebróse la misa mayor, que fué can-
tada también con orquesta, bajo la dirección de

apetece.

I D. Pablo Canals,, director honorario de dicha

- música, y cuya ejecución nada dejó que desear.

El puente provisional que construye¬ En el ofertorio predicó las glorias de Maríafy

ron los vecinos de la Alquería del Conde esplicó el origen de la fiesta, el distinguido

en sustitución del de Can Bala, que des¬ orador sagrado D. Pedro Planas Pbro., bene¬

truyó la innundación de 1885; ha sido ficiado en la Catedral. El Sr. Cura-Párraco de

derribado, y empezado otro de piedra Sóller y otros varios sacerdotes vinieron á ésta

en su lugar.

para tomar parte en los mencionados actos.

No concluiré mi reseña sin antes lamentar
que la comisión organizadora de los festejos no haya procurado darla más variación ó ameni¬ dad, en vez de concretarse á lo de siempre, sin
saber salir del reducidísimo círculo rutinario
en que damos vueltas; y felicitar al Sr. Bus¬ quets vicario de este pueblo por el celo con que organiza y dirige todas las funciones con¬
cernientes á su ministerio.—Su afmo. S. S.
El Corresponsal.

SECCION COMERCIAL.

CAMBIOS.

Marsella 8 dpv»
Cette

....

Demás plazas francesas . .

4*96 4‘96 V2 4‘97

MOVIMIENTO DEL PUERTO.

EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 12.—De Andraitx laúd Constante, de 40 to¬ neladas, pat. Jaime Miró, con 6 mar. y salvado.
Dia 12.—De Sevilla jabeque Antonieta, de 54 toneladas, pat. Lorenzo Vicens, con 7 mar. y trigo.
Día 13.—De Sevilla jabeque Libertad, de 65 ton., pat. Juan Arbona, con 8 mar. y trigo.
Dia 14.—De Alicante laúd Internacional, de 27 toneladas, pat. Pedro Bernat, con 4 mar. y efs.
Dia 75.—De Cette jabeque San Antonio, de 44 toneladas, pat. Juan Simó, con 6 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Dia 11.—Para Alcudia jabeque Antonieta, de 64 toneladas, pat. Damian Oliver, con 6 mar. y lastre.
Día 11—Para Alcudia laúd María, de 70 ton., pat. Juan Casasnovas, con 6 mar. y lastre.
Día 11.—Para Palma laúd San José, de 22 ton., pat. Gaspar Pujol, con 6 mar. y lastre.

SECCION OFICIAL.

ADMINISTRACIÓN DE CONSUMOS.

Pesetas.

Suma anterior ....
Recaudado durante los días com¬
prendidos entre el 10 y el 16 del actual, ambos inclusive.
En el Fielato Central. . . . Eli el id. del Pont d‘ en Valls . En el id. del Puerto ....

22.425‘90
224T2 907T3 2.212‘84

Suma

25?769‘99

Sóller 17 de Setiembre de 1887.—El Admi¬
nistrador, Francisco Sánchez.

MOVIMIENTO DE POBLACION.
NACIMIENTOS. Una hembra.
DEFUNCIONES.
Dia 11.—Falleció Bartolomé Colom y Morell de
3 meses de edad.
Dia 11— Margarita Mayol y Oliver de 68 años. » 16.—D.a Catalina María Alcover y Vives de
J 5 años.

4

SÓLLER.

AGENCIA DE MANAS.

TRASPORTE DE MERCANCIAS Á DOMICILIO
para Barata, Madrid j tais principales plazas de Espada y Estajero.
DESPACHO DE BUQUES Y MERCANCIAS.
CORTÉS HERMANOS 60, Marina, 60,
PALMA.

GRAN NOVEDAD
EN BASTONES PARA CABALLERO
á escoger á % reales uno.
TIENDA llftl-fol de Calíais uto. i

Doe Y Dos FAN CüATRE
Ó SIA PRIMERA TANDA DE VERITATS, DITAS Á N’ ES VESINS DE SA POPULOSA CIUTAT
DE
su iLLéT
PER
UN TAL L’ AMO ’N TÓFOL DE SA LLANA
(molt conegut á ca-seua)
AMB UN PRÓLECII D’ ES SEU FIY MAJÓ, EIST TOFOLÉT,
QUE JÁ COMENSA Á SURTÍ ü’ ES NIU Y MENJA TOT-SÓL
Aquesta colecció de curtas forma un folleto en 4U, de mes de xexanta páginas, elegantement imprès, y se ven á setanta cinch. cèntims de peseta á sa tenda d‘articles d‘ escritóri de
J. Marqués Arbona carré de Sant Bartomeu número 17,-Sóller.

ZAPATERIA
DE

.Premiado en la Exposición de París de 1878, en la de las Ferias y Fiestas populares 4e Palma de 1881 y en la XII general
de Burdeos de 1882.

'Sé confecciona calzado de todas clases tí ¡a
medida para caladeros, señoras y niños. Paira pies imperfectos y para el comercio
de A mérica..

Materiales de Tas mejores fábricas lauto

waáonales comel extranjeras.

Prontitud i

elegancia y

ocmionvícu

Calle de Bauza núm. 13.-SÓLLER,

HIERRO TORRENS.
(COTAS «ENTRADAS DE HIERRO TORRENS.)
Recomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL
Fafiatia del Mar.-Pta de la Constitación-SÓLLER.
GUANO REFINADO
É INSECTICIDA.
DEPOSITARIO EN SÓLLER
Jaime Serra (a) Pont
camino del Mar.

VENTA.
A voluntat d‘ es seu dueño desitjan ven-
drersé:
Una casa amb corral y carrera, situada en la Alearía del Compte, carré d‘ en Rullan nú¬ mero 6, (mansana 36); té dos aigovessos y pou
á n‘ es corral.
Una porsió de terra hort, situada en P horta de Biniaraitx; de uns trente destres de estensió, poch mes ó menos, y
Un‘ altre porsió de terre hort inmediata á sv anterió, de uns deu destres, poeh mes ó me¬ nos. El qui vulga enterarse millo de ditas fin¬ cas se podrá veureramb V amo< n Toni deca‘l Bisbe, encarregat de vendreu
Árboles Frutales.
En el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: se da¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero j unto á Can Domingo, carretera
de Palma,
SÓLLER.-Imprenta de Juan Marqués.