AÑO III.—NÚM. 113.
AÑO III.—NÚM. 113.

3 SETIEMBRE DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO PE TRENES
que regirá desde 1° Abril á 1-1 Octubre de '1887.
De Palma á Manacor y La Puebla.—7’30. maña¬ na, 2 y 4 (mixto).tarde.
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7’30 mañana y 5’45 tárele.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana y 5'55 tarde.
De La Puebla á Manacor.—7 ’55 mañana 2’30 y 5’5.í (mixto) tarde.
De Manacor á La Puebla.—7’80 mañana y 5’45 tarde.
Tren periódico: dias de mercado en Inca.—Be jnca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Mahon, lúnes 4 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, jueves 4 tarde. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lúnes 7 mañana. De Mahon, lúnes 0 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, juéves 12 mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller—Los domingos á las2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á Sóller—Todos los días á las 6 noche.

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

| 1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extrangero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

LA ENFERMEDAD DEL NARANJO.
(Continuación.)
vi.
Casi al propio tiempo que el Dr. Wol-
ffenstein nos comunicaba la causa que,
en su concepto, constituía la enfermedad de nuestros naranjales, el periódico La Agricultura Valenciana publicaba un inte¬ resante trabajo, firmado por dicho señor Dr., sobre la ya mencionada enfermedad, que merece ser estudiado por nuestros cosecheros y que copiamos del número 5 correspondiente al mes de Agosto de 1878 de la expresada Revista:
“Decidida esta Estación á estudiar la
enfermedad del naranjo, cuestión tan im¬ portante en nuestra zona, lia continuado los estudios que sobre ella comenzó el año último;, estudios que todavía no han ter¬ minado, porque aún falta mucho que des¬ cubrir; pero aunque así sea, aunque la Estación no pueda por hoy ofrecer reme¬ dios nuevos para combatirla, cree llenar
un deber llamando continuamente la aten¬

ción—algo descuidada por cierto—de los cultivadores, para que hagan de su parte todo lo posible para estirpar el mal.
La buena cosecha de naranja en este año ha ho^ho olvidar á nuestros agricul¬ tores que existe la enfermedad, porque á primera vista parecía que se la veía desa¬ parecer. Pero por desgracia, nos hemos podido convencer que el mal existe, y es mucho mayor de lo que se supone, á pe¬ sar de que algunos cultivadores han obra¬ do inteligentemente contra él en sus huer¬ tos; y si hasta de ahora no se ha desarro¬ llado con fuerza, es debido á la espanto¬ sa sequía que de algunos años á esta par¬ te esperimentan nuestros campos. Exis¬ tiendo por este motivo un gran foco de enfermedad latente, fácilmente se com¬
prende que bastará para su desarrollo un año en que sobrevengan lluvias con algu¬ na frecuencia; y antes que esto suceda, damos ya-desde ahora la voz de alarma á los cosecheros de aquel producto.
Para poder obrar con inteligencia, es preciso antes saber la causa de la enfer¬
medad. Ya en el año 1863 la comisión
nombrada por la Sociedad Valenciana de

Agricúltura, en su bien escrita Memoria sobre el particular—que por desgracia no encontró eco en los cultivadores,— había supuesto que un parásito vegetal originaba la enfermedad. Los recientes estudios han corroborado esta opinión de tal manera, que con acierto se debe atri¬ buir la existencia de ella á un hongo mi¬ croscópico, perteneciente al grupo de las “espheriáceas.“ Dónele no existe este hongo, no hay enfermedad; á donde no llegan los gérmenes de este hongo, no puede desarrollar¬ se la enfermedad; y donde faltan las condi¬ ciones de vida para este pequeño vegetal,—
sea que por la naturaleza misma ó artifi¬ cialmente se le han quitado,—muere el hongo y se acal a la enfermedad.
Yarias son las causas á que atribuyen los agricultores los terribles efectos de este parásito; unos al esceso de humedad, otros á la clase de los abonos, etc.; pero
tengase entendido que esto no es verda¬ deramente la causa, sino las condiciones
que favorecen más ó ménos el desarrollo del hongo. Decimos más: este hongo no pertenece á aquellas (Rhizoctonias) que en hebras muy finas se estienden por el

FOl·iSUETIgr.
EL DESENCANTO DEL HÉROE.
(OontimaeLOión.)
Allí vá Pedro; sil cara, tipo de la honradez, es una constante protesta de su destino. ¿Qué ideas cruzarán aquella mente y que sentimien¬ tos rasgarán aquel corazón?
¿Queréis saber cómo los dos hermanos llega¬
ron á ese fin? Pues continuad escuchando.
ii.
Cuatro años han pasado. El continuo movimiento, propio de mi carre¬ ra, me ha llevado otra vez á... ciudad colocada á corta distancia de aquellos sitios donde se
desarrollaron los sucesos anteriores. Desda sus
elevadas azoteas casi se aperciben aquellas abruptas eminencias donde tantos honrados ó infelices soldados cayeron para no levantarse
más.

Ya no pertenezco á aquel batallón que se do nuestra franca y verdadera amistad. A tra¬

honraba llevando en sus filas á Juan y á Pe¬ vés de un paréntesis de una época de incerti-

dro. Pocos días después de aquella acción era dunibre y de riesgos. ¡Cuán grato es hallar un

destinado á otro cuerpo que me alejaba del amigo y más si tiene el corazón de Pepe Ye-

teatro de la guerra, así es que nada volví á sa¬ larde!

ber de aquellos antiguos camaradas.

—Por lo que veo. ¿Vienes de oficio á ins¬

Estamos ya en plena paz, y el monótono, y peccionarnos? Yaya, pues te acompañaré y casi siempre inútil servicio de guarnición ha mientras haces tu visita, charlaremos.

reemplazado el movimiento útil déla guerra. Soy capitán, y como los de mi clase, visito las dependencias del hospital militar en los días que me corresponde.
En uno de estos, y al atravesar el vestíbulo

—Enhorabuena, acepto con placer tu propo¬
sición—contesté.
Y cogidos del brazo empezamos á recorrer todas las salas, deteniéndome donde veía sol¬ dados de mi cuerpo y enterándome con minu¬

del establecimiento, me encuentro á Pepe Ye- ciosidad de su estado y asistencia.

larde, un querido amigo, un médico notable y Llegamos al final de una de las salas y se¬

un pundonoroso militar. Un abrazo cordial es ñalándome una cama me preguntó detenién¬

nuestro 'primer saludo; es un antiguo camara¬ da del batallón, y, por lo tanto, compañero de
glorias y fatigas, como suele decirse. —¿Tú aquí?

dose:
¿Sabes quién murió en ésta? —Si tú no me lo dices, respondí, mal puedo
saberlo.

—¿Y tú? ¿Desde cuándo?

—¿Te acuerdas del día de la acción de....

Y empezaron las preguntas y respuestas de cuando eargásteis al enemigo apoderándoos de cajón, y se enredaron los recuerdos y se evo¬ I su jete?

caron aquellos sucesos que más habían afirma¬ ¡ Sí, pero no...

2

SÓLLER.

■ suelo buscando nuevas plantas cuyas raí¬ ces infectan, sino que queda y reside so¬ bre la misma planta invadiendo sus pro¬ pias raíces; no llevando sus gérmenes á las ele otros árboles, no puede propagar¬ se el hongo y con -él la enfermedad. Es preciso, pues, convenir en que á eScepción de miias pocas influencias naturales, en la mayoría de los casos es el hombre quien ignorantemente, traslada la enfer¬ medad y la propaga. En la época de las
labores en los huertos es de muchísima
importancia para la enfermedad el practi¬ carlas de uno ú otro modo: según se eje¬
cuten—con las mismas labores—se pue¬
de, ó combatir el mal eficazmente, ó fa¬ vorecerle y propagarle de una manera espantosa.
Ante todo, débese averiguar si el árbol
está atacado de la enfermedad. En mu¬
chos existe ya en pequeña escala aunque ningún síntoma exterior lo demuestre; lo cual acontece por lo general en huertos bien cultivados y abonados. La aparición de la goma sobre el tronco es una señal
evidente no del comienzo de la enferme¬
dad, sino de que ya existe en alto grado. Pues bien; cada cultivador de naranjos, en el momento de practicar la labor,
mande descubrir las raíces al rededor del tronco describiendo un círculo de unos
80 centímetros de diámetro: como es sa¬
bido que el mal se estiende del tronco á las raíces más inmediatas, y de estas á las demás, bastará esta operación para cericiorarse si aquel existe ó no..
José Ruluax Pbkq.
(Se continuará.)
CRÓMICA LOCA!.
En Son Pons cayó un hombre de una higuera, el lúnes, y en las inmediaciones

de Can Siró cayó otro, de una higuera también, en el mismo día.
Ambos resultaron gravemente contu¬
sos, pero según noticias adquiridas á úl¬ tima hora se encuentran fuera de peligro, siguiendo relativamente bien.
Un carro, que llevaba en un barril cierto líquido, al doblar la esquina de la calle de Bauzá empezó á derramarlo sin que nadie se apercibiera hasta que lo vió freír en la calle, despidiéndo denso humo, que puso en alarma al vecindario.
Procuraron, los que habían acudido, apagarlo con agua, lo que no fue muy difícil teniendo al lado la acequia dü en
Paco.
Según leemos en el Boletin Oficial de la Provincia, correspondiente al mártes último, han sido nombrados Fiscales Mu¬ nicipales suplentes de este pueblo y del
de Fornalutx, respectivamente, nuestros
amigos D. Antonio Mora Bernat y don Gabriel Busquets Arbona.
Felicitamos á los agraciados.
Para pasar una larga temporada en Lares (Puerto-Rico) embarcóse en el úl¬ timo correo nuestro particular amigo don Damian Magraner Morell.
Deseárnosle feliz viaje.
Contentos muestranse los pescadores, y tienen motivos para estarlo, pues la lampuga se les presenta en abundancia, y á seguir de esta manera son de espe¬ rar pingües resultados al terminar la tem¬ porada. Para que nuestros lectores pue¬
dan formarse una idea de lo mucho que
á dichos pescadores proteje la suerte, bastará decir que uno solo de los laudes trajo, el miércoles, más de mil kilógra-

mos de dicho pescado.
Y como les ha dado la mania de lle¬
varlo á otros pueblos (aunque en Can Penaso y á pesar de los gastos de transpor¬ te, ya tengan qne venderlo al mismo precio que lo .venden aquí); nos dejan casi sin pescado, teniendo que pagarlo á dos reales kilogramo, el que lo quiere, cuando lejos de Sóller tal vez tiene qne
enterrarse por haber [entrado en descom¬
posición. Aconsejamos á los pescadores ó á los
qne tomen á sn cargo tales negocios, me¬
diten con detención si les conviene más
lo que hacen ó venderlo más barato en esta en mayor cantidad.
Dícese que el Sr. Alcalde llamó al guar¬ dia municipal por creer estaba en el za¬ guán de la casa Consistorial; que al ver que no acudia al llamamiento bajó para
cerciorarse de si estaba ó no á distancia
qne bubierale inpedido oir la campanilla; que fué sorprendido el guardia escribiéndo papeletas para particulares á instan¬ cia de estos; que su oficina estaba situada al lado de la mismísima campanilla que lo había llamado; qne las personas para las qne trabajaba remunerábanle sus trabajos mediante una pieza de diez céntimos; que el Alcalde recogió el dinero ganado por el guardia faltando á sus obligaciones, para darlo á los pobres; que después de esta disposición dió cuenta aquel al Ayuntamiento en la sesión del mártes, y qne este, en vista de que al Alcalde se había faltado, habíale dado amplias fa¬ cultades para que obrara en consecuen¬
cia.
Ignoramos que castigo habrá mereci¬ do dicho empleado, en concepto del Al¬ calde, por la falta de que hemos dado
cuenta.

—¿Te acuerdas, me interrumpió, de un chi¬ neo aragonés, cabo de...
—No sigas más, me acuerdo, el cabo Mar¬ tínez. ¿Y murió? ¡Pobrecille! ¡Era un gran sol¬
dado!
—-Chico, esa es su oración fúnebre en labios de cuantos le conocieron, pero su muerte es
todo un drama.
—¡Hombre! —Sí, un drama... que bien pudiera llamar
social.
—¿No murió de la bala que le atravesó?— pregunté á Velarde.
—Sí.... y no, me respondió suspirando. Por lo menos, le apresuró la muerte una afección
moral.
—Pepe; cuéntame eso. Yo quería á aquellos muchachos y todo lo suyo me interesa; justo es que guardemos la memoria de los héroes... y
de los mártires.
—Pues escucha, dijo atrayéndome hacia la cama, vacia en aquella ocasión, y recostándose en los hierros de ella, empezó la siguiente his¬
teria:

—El día de la acción á que asistimos, filé tan grande el número de heridos que ingresa¬ ron en el hospital, que provisionalmente me agregaron á él viniendo más tarde á ocupar una de sus plazas reglamentarias.
Aquella noche se llenaron las camas del hos¬ pital, y aún faltaron. Los heridos más graves se colocaron mejor y los leves como Dios nos
dió á entender.
Esta fué la causa de que Juan y Pedro se separaran á pesar de quererse tanto, y no sin ruegos y protestas de su parte. Juan tenía el pulmón atravesado; su herida, sino desespera¬ da, era muy grave, y ocupó esta cama. Pedro tenía una fuerte contusión con principio de fractura en el brazo derecho; era cosa de poca monta y se le colocó, como he dicho,, de cual¬ quier manera. Sin embargo, fuera de las horas de visita y de las comidas, se le permitió bajar de día á esta sala para acompañar á su her¬ mano. Aquí, sentado al pié de esta cama se le pasaban las horas enteras mirando y cuidando á su hermano, saltándosele las lágrimas cuan¬ do aquél dormía y ya no combatía con sus pa¬

labras las gloriosas aspiraciones de Juan, cpnociendo que era malo contrariarle, y que si se había de morir, valía más que se fuera al otro
mundo con sus doradas ilusiones.
Aunque no le convenía hablar, no hubo en¬ fermo de la sala, que anduviera por sil pié, á quien Juan no refiriese el hecbo culminante de la acción, la caída mortal del jefe enemigo.
—Yo he sido, yo—decía—Juanico Martínez ha salvado la pátria. Por mí se concluirá la
guerra.
Y cuando algún soldado más záfio ó envi¬
dioso decía.
—¿Qué sabes tú? ¿acaso puedes asegurar que fué tu bala la que le hirió? ¿Fuistes tú montado en ella para saber donde iba?
Entonces el pobre se exasperaba, le parecía imposible que dudaran de sil gloria y decía con profunda convicción.
—¡Otra qué! ¿Dudas? Pues mira la proclama que ha dado en la órden el teniente coronel.
(Se continuará.)

SÓLLER.

3

Varios vecinos nos han suplicado pi¬ diéramos á la Corporación municipal sea
colocada en la fuente de la calle de la
Luna, una cuchara de hieerro como la que hay clavada en la fuente de la Plaza.
En nuestro concepto,está muy en su lugar la petición.
Como saben nuestros lectores, nega¬ mos, en nuestro número anterior, la in¬ serción de un escrito firmado por Tofol, á cuya negativa, según entonces dijimos, habíannos obligado razones poderosas. Pues bien, nuestra resolución dió lugar á que dicho autor, ofendido, según espresa en una hoja volante que se repar¬ tió el martes, se decidiera á dar á dicho escrito publicidad en la forma indicada.
Dejamos de contestar á los cargos que dirige á nuestro Director, pues creemos que el público imparcial habrá compren¬ dido ya si fué ó no acertada su decisión al obrar de la manera que todos conocen; más, si algo faltara todavía, creemos será suficiente el contenido de otra hoja vo¬ lante, en contestación, que sabemos ha de ver hoy la luz pública.
Sea como fuere, debemos hacer cons¬ tar que, una vez negado la publicación del consabido artículo, las columnas del Sóller quedaron cerradas no solo á todo escrito que se relacione con la cuestión Tófol, sino que á los demás de su índole, cuyos autores son completamente libres para exponer al público sus pensamientos por medio de hojas volantes, como se ha empezado ya, ó en otra forma que crean
más conveniente.
—-—

La Defensora Sollerense recuerda en el presente número á los socios accionistas el pago del décimo y último dividendo de las acciones emitidas para la compra de solares y construcción de un edificio para la misma.
De modo que con este quedarán ya terminados los pagos, sin que haya sido preciso dar cumplimiento á ninguno de los artículos que condenan á los morosos á la pérdida del capital desembolsado, lo cual honra muy mucho á dichos señores
accionistas.
De esperar es (por la cuenta que les tiene) que como lo han hecho en los nue¬ ve primeros lo hagan en el último.
Deseosos siempre de evitar desgracias, no podemos menos hoy que suplicar á la Corporación municipal se sirva dar una ojeada al puente conocido con el nombre de Pont de ca ¡as Animas, con la seguridad de que ha de ordenar inmediatamente la colocación de unos pretiles, por haber quedado sin ellos hace ya bastante tiempo.
Expuesto está cualquier transeúnte, vecino de aquella barriada que no tenga otro remedio que pasar en noche oscura por aquel peligroso sitio, á equivocar el camino ó á dar un solo paso en falso, lo que sería suficiente para caer en el to¬ rrente y romperse la crisma, y lo mismo decimos de un carro cuya caballería se asustare y retrocediera un paso.
No dudamos ver atendida nuestra jus¬ tísima petición.
DELIRIOS.

MOVIMIENTO DEL PUERTO.

EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 27.—De Barcelona bateo San Antonio 23
toneladas, pat. Juan Calafell, con 4 mar. y efectos. Día l.° Setiembre.—De Burriana jabeque Anto.
nieta, de 64 ton., pat. Damian Oliver, con 7 mar., cañas y patatas.
Día l.°—De Palma laúd San José, de 22 ton., p at: Gaspar Pujol, con 6 mar. y piedra.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Día 29 Agosto.'—Para Santa Pola laúd San José, de 38 ton., pat. Juan Yicens, con 7 mar. y lastre.
Dia 2 Setiembre.—Para Palma laúd Humilde, de
53 ton., pat. Monserrate Frau, con 6 mar. y lastre.
Dia 2.—Para Palma laúd San José, de 22 ton., pat. Gaspar Pujol, con 6 mar. y lastre.

SECCION OFICIAL.
ADMINISTRACIÓN DE CONSUMOS.

Pesetas.

Suma anterior .... 18.649‘88

Recaudado durante los días com-
prendidos entre el 28 de Agosto y el 2 del actual, ambos inclusive.
En el Fielato Central.... En el id. del Pont d‘ en Valls . En el id. del Puerto .... En el id. de Can Bleda . . .

32P02 1.137‘15
111‘47 3‘75

Suma

20.223‘27

Sóller 3 de Setiembre de 1887.—-El Admi-
nistrador, Francisco Sánchez.

MOVIMIENTO DE POBLACION.

El próximo jueves, dia de la Natividad de Nuestra Señora, el vecino pueblo de
Fornalutx celebrará en honor de su ex¬
celsa patrona, la fiesta cívico-religiosa que anualmente celebra. Por los prepa¬ rativos que tenemos noticia se hacen, juz¬ gamos que la mencionada fiesta será luci¬ da en estremo, pues la comisión encarga¬ da de la organización de los festejos no ha perdonado medio á fin de dar á aque¬ lla todo el esplendor que requiere, sien¬ do la única en el pueblo.
Sentimos desconocer el programa para
darlo á conocer á nuestros lectores; no
obstante, creemos que esto no ha de im¬ pedir se vea concurrido Fornalutx.
Durante la semana que fine hoy se han ensayado, en el oratorio de la casa Hos¬ picio, los coros que han de cantar los pe¬ regrinos, al dirigirse á Lluch.
La peregrinación, cuyo objeto es visi¬ tar el santuario de Nuestra Señora, sal¬ drá de nuestra parroquial iglesia esta tarde á las siete, efectuará el viaje por el punto denominado Es Barranch y es¬ tará en esta de regreso el lúnes por la
mañana.

A...

Si hay una nube en el cielo De púrpura matizada, Me parece que tus ojos
Le envían dulce mirada.

Si una flor en la pradera Despide su blando aroma, Me parece que despide
El aliento de tu boca.

Si escucho una melodía
Que inclina el alma al amor, Me parece que es el eco Que imita tu dulce voz....

Si algun hermoso paisage Se despliega ante mi vista, Mi espíritu loco cree Que te contempla dormida.

Mallorca 86.

Juax Berbiquí.

SECCION COMERCIAL.

CAMBIOS.

Marsella 8 dpv. . . , , 4*96

Cette

“

4*961/3

Demás plazas francesas . . 4*97

NACIMIENTOS.

Ninguno.

DEFUNCIONES.

Dia 31.—Falleció María Casasnovas¡ y Vicens,
de 21 años de edad.

DEFENSORA SOLLERENSE.

Las Juntas Directiva y de Tenedores de acciones, participan á los señores accionistas que mañana de nueve á doce de la misma y en el local que ocupa esta Sociedad, quedará abierto el pago del décimo y último dividendo, en cumplimiento de lo que ordena el art. 3.° de los Estatutos formados para la emisión de ac¬ ciones al objeto de llevarse á cabo la compra de solares y construcción de un edificio para la misma, y aprobados por la Junta General
extraordinaria celebrada el día 31 de Octubre
último. Sóller 3 Setiembre de 1887.—P. A. de
las J. D. y de T. de A.—J. Marques Arbona
Srio.

4

SÓLLER.

Sección de Anuncios.

CIJAS DE HIERRO INCOMBUSTIBLES

PARA GUARDAR CAUDALES

SISTEMA- BAUGHE.

TIENDA-ALMACEN DE PAPELES

Las mejores arcas de hierro que se conocen son las del sistema BAUCLIE de Rcims. Aseguradas por su incombustible pueden resistir los más voraces incendios, y se tiene la ■seguridad de poder conservar cualquier documento. 2 diplomas de honor, 20 medallas de oro y plata, obtenidas en diferentes exposiciones y ■últimamente 2 medallas de oro en la de Amberes de 1885, son la principal recomendación y seguridad en las cajas de esa fabricación.
Básculas portátiles para uso del comercio. Único representante en las Baleares, LUIS FÁBBEGAS.—Brossa, 25.—PALMA.
Prestos de fábrica, mm competencia.
Rúbert hermanos,

DE
FRANCISCO BOCA É HIJOS
Papeles Je t«Jas elases y objetos Je escritorio
ESPECIALIDAD EN PAPELES PARA CIGARRILLOS
Siempre presentamos á los Señores Fuma¬ dores los mejores papeles conocidos. Se dis¬ tinguen entre todos por su limpieza de pasta sin que entre en su preparación sustancia al¬ guna nociva.
Recomendamos nuestras marcas
¥ioSon.~Dos Cuartos.-España.
Paquetes de 1,000 hojas de todos tamaños y se cortan á la medida que se deseen.

Consignatarios ele buques, comisionistas y ne¬ gociantes de calzado al .por mayor.
SIS JUAS

Dos Y Dos PAN CüATRE
Ó SIA PRIMERA TANDA DE VERITATS, DITAS i N’>ES VESINS DE SA POPULOSA CIUTAT
BE
M* IJLJLéT
PER
UN TAL L’AMO’N TÓFOL DE SA LLANA
(MOLT COIÑEGUT A CA-SEUA)
AMB UN PRÓLECH D'' ES SEU EIY MAJÓ, TEIT TOFOLÉT1,
■QUE JÁ C0MENSA Á SURTÍ D’ ES NIU Y MENJA TOT-SÓL

La Escuela Popular
Ó SEA
MÉTODO SAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN PARA EL INGRESO i LA SEGUNDA
por
D. FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona#
San Bartolomé, 17-SÓLLEB.

Aquesta colecció de cartas forma un folleto •en 4.rt, de mes de xexanta páginas, eleganternent imprés, y se ven á setanta cinch cèntims de peseta á sa tenda d‘ articles d‘ escritóri de
J. Marques Arbona
carro de Sant Bartomeu numero 17.-Sólíer.

LA BOQUETA mAiLÁjOPLQXXX
ioesòlt éu no a-os/toá. peio res ciol mon s’ humó y sa bona cara.

ALMACEN DE PAPEL
OBJETOS DE ESCRITORIO

Preus de suscripció.—Un any 3 pesetas; mitx any 1‘50; cada número 2 cèntims.
A s‘ imprenta: carré de San Bartomeu nú¬
mero 17.—Sóller.

FABRICACIÓN DE LIBROOS PARA FUMAR
MARCAS:
Nuestra Señora de Lluch, Amor, Bandera Mallorquina,
Clavel Español, y otras de las más acreditadas
XJEIF’CbSÏTQ ÏDSj CARTOl·IBS estraza, paja, y m.a,cle>r£i.
PAPELES DE TODAS CLASES
DABA FUNDADA EN 1850.
mn BE FRANCISCO PLANELLS É HIJO
Sindicato, 59.-Aceite, 1 .FlfJlle

reviItaTírÍca festiváé"ÍlüÍtrada

SE B3>ïJ23ï.ïCA EOS SÁK4L0OS.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

Palma.—Trimestre

2-50 pías.

Provincias é interior de la isla.-Id. 4‘50 »

Extrangero y Ultramar.—Año . 15(00 »

PRECIOS EN VENTA. TJn número 1.E5 eénts.: atrasado £50.

Corresponsales y vendedores, 10 céntimos
por número.—No se sirven suscriciones si no se acompaña el importe.—La correspondencia
al Administrador.

Seducción Hospital 1, ’hajos.-Palma.

IMS DE D. JOSÉ RULLAN PERO.
«ÍSJSS*
Historia de Sóller en sus relaciones con la
general de Mallorca. Memoria sobre el algarrobo y su cultivo en
Mallorca, con adiciones y notas de D. Pedro
Estelrich.
Se hallan en venta en la imprenta y taller de encuadernaciones de Juan Marqués, calle de San Bartolomé, 17.
Árboles Frutales.
En el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: seda¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto á Can Domingo, carretera
de Palma.
VENTA.
Se vende una casa de campo muy capaz
con bajos, entresuelo y piso superior; carrera al frente y huertecito contiguo, con naranjos y otros frutales y derecho de agua, situada en el término de la villa de Sóller, inmediata al lugar de Biniaraix, conocida por Can Botana.
Y un olivar con tres bancales llamado S‘
Olivaret de las Moneadas, en el mismo término
de Sóller. Darán razón en Palma calle de San Elias
núm. 14 piso 2.° izquierda, y en Sóller D. Ge¬ rónimo Estades ó Buenaventura Coll carpinte¬ ro frente la iglesia de Biniaraix.
Tanto se vende como
se arrienda, medio cuartode hora de agua de la fuente de S‘OUa y pago del Puig den Ramis; e nesta imprenta darán razón.
SÓLLER-Imprenta de Juan Marqués.