AÑO IIL—NÚM. 108.
AÑO IIL—NÚM. 108.

30 JULIO DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO' DE TRENES
que regirá desde 1° Abril á 14 Octubre de ItíffT.
De Palma á Manacor y La Puebla,»— 7’:¡0 maña¬ na, 2 y 4 (mixto) tarde.
De Manacor ,á Palma.—3 (mixto) 7Ï.0 mañana y 5’45 tardé.
Do La Puebla á Palma.—17’55 mañana y 5-55 tarde.
Dé La Puebla á Manacor.— 7’f>ñ mañana 3’80 y
5’55 (mixto) tardé.
De Manacor á La Puebla.—7’30 mañana y 5»’tf> tarde.
Tren periódico: días dé mercado en iM«—De
Inca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS; DE PALMA. Piirii JMwïy Alicante,, domingo 8 mañana. Para Maltón, kines 4 tarde y miércoles 2 tarde, i vía Alcudia.
Para Barcelona, martes i tarde y silbado 2 tarde,
vía Alcudia.
Pura Valencià, jueves 4 tarde. LLEGADAS Á. PALM A.
De Valencia, lunes 7 mañana. De-Mabon, lúnes 9 mañana vía Alcudia y jueyes
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, juéves 12 mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana.
Salidas de Sóil'er —Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas « Sóller.—Todos los días á las 6 noclie.

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

| 1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

LA ENFERMEDAD DEL NARANJO.
(Continuación.)
Si en este estado se descubrían las raí¬
ces, en su mayor parte se veían llenas de podre, é interrumpida por igual materia
la comunicación de la savia con la tierra
en las extremidades de las raíces capila¬ res. A medida que la gangrena iba ensan¬
chando las heridas hasta circunvalar la
raíz, destruía la albura, y, comunicándo¬ se á la madera, la dejaba en tal estado de descomposición, que el fetor hediondo de las raíces molestaba la respiración de los trabajadores al arrancar la planta, y atraía las moscas, que á veces se precita¬ ban sobre aquellos focos de corrupción,
como si fuesen materias fecales reciente¬
mente expelidas. Siguiendo este camino,
el virus corrosivo iba extendiéndose has¬
ta llegar al tronco, cuya médula se enne¬ grecía, y la madera pasaba gradualmente del color amarillo al ceniciento, de éste al amoratado; y por último al negro, se¬ ñal evidente de la completa paralización
de la savia.

A veces la muerte del vegetal era len¬ el día. ¡Si al menos hubiese respetado los

ta, á veces repentina, lo cual dependía, jóvenes, nos quedaría el consuelo y la

en nuestro concepto, ele tener muchas ó esperanza de ver algún día la huerta re¬

una sola raíz vertical; pero aquella siem- poblada!

pre se anunciaba con un exceso de flor,

ni.

presagio cierto de que no maduraría el

fruto que de ella saliese.

¿Qué habéis hecho, se nos preguntará,

Si se arrancaba el árbol cuando ha¬ para combatir una plaga tan devasta¬

bía muerto ya completamente, ni las ma¬ dora?

deras del tronco eran utilizables en eba¬

Nada que sea de provecho.

nistería, ni las raíces servían para com¬

El enemigo se escapa á la vista más lin¬

bustible, á no convertirlas ántes en car¬ ce, y, para buscarlo (escepción hecha de

bón: tal era la falta de continuidad de los estudios practicados por el Doctor

color en aquellas y el fetor que éstas des- j Wolffenstein) todavía no sella hecho uso

pedían al ser devoradas por las llamas. del microscopio. Es verdad que no han

La enfermedad era más violenta en faltado empíricos que, unos desde la pren¬

los terrenos arcilloso-gredosos que en los sa periódica, y otros de viva voz, como

areniscos; no respetaba los secos ni los que su venida era semi-ofleial, han dado

húmedos, los altos ni los bajos, los abo¬ sus fallos y propuesto remedios, augu¬

nados ni los sin abonar: solo era más to¬ rando siempre el mejor éxito. Este afir¬

lerante con las matas ingeridas sobre pa¬ maba qne la enfermedad procedía de la

trón agrio; pero á todos les llegaba su falta de aire en que vivían los naranjos

hora. Cuanta más edad contaba el vege¬ por estar plantados con demasiada espe¬

tal, tanto más pronto acababa con él. De sura, sin advertir que había campos don¬

tantos miles de naranjos como contaba de aquellos se hallaban á más de cien

nuestra huerta, mayores de cuarenta metros de distancia y no fueron los últi¬

años, contados son los que subsisten en mos en sucumbir; aquel, con tono enfáti-

MARÍA.
(O o ntinuaeión.)
Para dominar su emoción se levantó y se
aproximó á la ventana; su cuerpo no se había encorbado aún, andaba con firmeza y soltura, y sus cabellos, blancos como la nieve, caían en abundancia sobre sus espaldas. Así que la se¬ ñora Pastelot concluyó su narración, el ancia¬ no se colocó detrás de ella, se inclinó y arrimó sus labios á la frente casi sin arrugas de Ma¬
ría.
—Y desde aquel día solemne, bija mía, mi querida Francisca, dijo Juan, jamás, entre los malos ratos que la voluntad divina ba arrojado en mi oscura existencia, ni uno solo ha sido causado por tu abuela. Mujer activa y laborio¬ sa, esposa tierna, madre cariñosa, ha esparcido
á manos llenas la felicidad sobre todas las
afortunadas criaturas que la han rodeado. He¬ mos visto morirse, una después de otra, todas

las personas que amábamos, que nos amaban, sn antecesor celebró el vuestro, querido abue-

y que desde el cielo velan por nosotros. Las lito! Cuando monseñor supo que Enrique se ca¬

hemos sentido y llorado; pero al llorar bende¬ cíamos á Dios, porque si su misericordia divina nos las quitaba, era para ponerlas á sus piés

saba conmigo, le dijo:
—Imitaré á mis antecesores: ellos han casa¬
do á la abuela y á la madre de vuestra futura,

en el Paraíso. De toda nuestra familia, de to¬ y yo casaré á su hija. Vos sois hijo del síndico dos aquellos amigos, solo quedan ya tu abuela de la comunidad de mercaderes de paños, y

y yo; esperando sin temor de hora en hora el maese ¡Pastelot es el hombre más honrado y

momento en que á nuestra vez tengamos que digno de respeto que conozco.

presentarnos á la presencia de nuestro sobera¬

El anciano tembló de alegría al oir aquella

no Juez; nos ha dado tantos bienes, y tan pocos fausta noticia. Hacíasela repetir, cuando la

males, que seríamos los cristianos más ingra¬ sola criada que había en la casa se presentó á

tos y culpables si nos hubiésemos separado del anunciar que un caballero solicitaba ver á la

camino de salvación.

señora María Pastelot.

-—No traigáis á la memoria esas tristes ideas

Maese Pastelot mandó á la criada que lo in¬

de separación en el momento en que voy á ca¬ trodujese, y á poco entró en la habitación un

sarme, padre mío; venid más bien á ver los lin¬ jóven de diez y nueve años, vestido de negro.

dos trajes y todas las demás cosas que mi ma¬ Acercóse respetuosamente á la anciana, puso

dre y mi abuelita han dispuesto para mi ma¬ una rodilla en tierra, sacó de su seno una carta

trimonio, Y además, Enrique, no quería decí¬ con sello, y no pudo contener sus sollozos. La

roslo hasta mañana cuando fuésemos á la igle¬ señora María rompió el sello, y contestó con

sia, pero yo no puedo tener secretos para vos; lágrimas á las lágrimas del joven; este se arro¬

además, sabed que monseñor el obispo de Sois- jó á los brazos de la anciana, quien lo estrechó

sons vá á celebrar nuestro matrimonio, como ! contra su pecho. Los testigos de aquella escena

-2

SOL·LEB.

ceo, aseguraba que todo el mal dependía del esquilmo de la tierra, cansada de lle¬ var una misma planta, siendo cabalmente
los huertos situados en nuevos desmontes
los que más han sufrido. Estotro atribuía la enfermedad al exceso de riego y mane¬ ra viciosa de aplicarlo; esotro culpaba la mala calidad de los estiércoles y el abuso délos orines, sin faltar quien, mal aveni¬ do, sin duda, con los abonos químicos desconocidos en Sóller hasta el pasado año, los hiciese responsables de todo el mal. La cal viva ó apagada, el cisco de carbón, la arena, el hormiguero, la ceni¬ za, los desperdicios del cloro empleado en el blanqueo de algodón, el chirle, etc., todo aplicado á las raíces; la lechada de cal y azufre, la legía, el agua de mar, el petróleo, etc., propinado á las ramas en forma de lluvia; poner durante muchos meses las raíces al descubierto, jalbegar el tronco con cal y azufre, amen de apli¬ carle fuertes sangrías, constituían el tra¬ tamiento terapéutico, si tal puede llamar¬ se, prescrito por el charlatanismo. Eo hay que decir que todos estos y otros muchos medios de combatir la epidemia fueron aceptados, por unos con fé y entusiasmo, por otros con frialdad y desconfianza, y por muchos con desprecio, según sus con¬ vicciones y la procedencia del consejo. El resultado fué siempre un desengaño más y un capital menos, porque la mayor par¬ te de aquellos remedios no hicieron más que precipitar la muerte de los naranjos operados.
José Bullan Pero.
(Se continuará.)
CRÓHiCA LOCAL.
Sabemos que el próximo pasado do¬ mingo, el miembro de la comisión de Po¬ licía que estaba de semana, D. José Po-

mar Forteza, fué, acompañado del ins¬ pector de víveres D. Sebastian Bibiloni, á casa de D. Pedro Antonio Colom (a) Pe¬ llicer, con objeto de practicar un recono¬ cimiento á la leche de vaca que vende este. Del exámen resultó rebajada en más de un grado, y por consiguiente adulte¬ rada, por lo que fue impuesta al vende¬ dor la correspondiente multa.
Más, como dicho Colom sabía positi¬ vamente que él nada en absoluto había mezclado á la leche y, por no haberla de¬ jado de vista en dicho día, por casuali¬ dad, estaba también seguro de que nin¬ guno de su familia lo había hecho; solici¬ tó un reconocimiento á las vacas que les hizo al siguiente día dicho Sr. Bibiloni, y del cual resultó que, ordeñadas en el mismo acto, una de ellas daba la leche más de tres grados baja, cuya leche mez¬ clada con la de las otras, daba el grado mismo que se había encontrado el día
anterior.
De todo lo cual resulta: que el señor Pomar estuvo muy en su lugar impo¬ niendo la multa, puesto que en realidad estaba adulterada la leche, y que el señor Colom queda también en el suyo, y no debe en nuestro concepto quedar desa¬ creditada la leche que vende, pues, si bien es verdad que se la encontró adul¬ terada, también lo es que él no tiene la culpa puesto que la vende tal cual la or¬ deña, y que antes del exámen del lunes debía ignorarlo.
El jabeque Soledad, de esta matrícula, naufragó el día 23 de este mes en aguas de Andraitx y sitio conocido por la do¬ ta. Dicho barco procedente de Felanitx se dirigía á la Selva (provincia de Gero¬ na) con cargamento de vino, del cual se ha podido salvar poco hasta la fecha, pol¬ lo que se calcula serán considerables las pérdidas que habrán esperimentado tanto

los dueños del cargamento como los par¬

tícipes del buque. Afortunadamente salvóse la tripula¬
ción toda.

— r'C t

3

.

Dijimos en nuestro número anterior que, por no haber hecho cumplir el mu¬ nicipal algunos artículos del bando, ha¬ bía sido castigado á un mes de suspensión de sueldo. Mejor enterados hoy rectifi¬ camos diciendo que la falta fué la que dijimos, pero que el castigo fué única¬ mente la retención de cinco pesetas, de
su haber mensual.
Ya nos parecía que la falta no era tan grave para semejante castigo; no obstan¬ te dimos la noticia por habernos llegado por conducto fidedigno.

El mártes de esta semana y en el pun¬
to denominado Recó de can Ribera íué
encontrado el cadáver de un joven. Cons¬
tituyóse en aquel sitio ¡el Juzgado muni¬ cipal acompañado del médico-cirujano
D. Juan Marqués Frontera, y después de practicadas las diligencias prescritas para casos análogos, dispuso el señor Juez fue¬
se enterrado dicho cadáver en el cemen¬
terio de este pueblo, después de practica¬ da la autopsia por el indicado facultativo y el Dr. D. Pedro Lúeas Cañellas.
Dicho cadáver resultó ser el del veci¬
no Bartolomé Escalas Oliver, á quien se echaba de menos desde el sábado y al que se había buscado desde el anochecer de dicho día hasta el en que fué hallado.
Créese murió despeñado; no obstante se están instruyendo, en averiguación, las correspondientes diligencias sumarias.

Repetidas veces nos han suplicado hi¬ ciéramos públicos (y lo hemos hecho) ciertos abusos que se cometen en las fuentes públicas, solo por ver si se escar¬

imprevista, incluso el mismo Pastelot, la mira¬ ban sorprendidos.
—¡Cómo! 'esclamó al fin María; ¡los desven¬ turados no lian respetado á sil dueño, á su so¬ berano! ¡Lo han asesinado! ¡Ay! estráña á las cosas de este mundo, ignoraba desde el fondo ele mi humilde existencia hasta la prisión, has¬ ta los peligros de mi sobrino! ¡Carlos! ¡vos á quien vi tan noble, tan generoso, vos habéis perecido bajo el hacha del verdugo!
—¡Sí, noble y querida tía, sí! Al dar muerte Isabel á la reina vuestra madre, enseñó al pue¬ blo inglés como se cortaba la cabeza á un rey. El pueblo aprovechó la lección, y ha tratado al
nieto como Isabel trató á la abuela.
Pastelot y sus hijos escuchaban asombrados aquellas revelaciones del elevado origen de María. Pero la pobre mujer estaba demasiado •abismada en su dolor para notar su turbación.
•—¡Lo han juzgado! ¡Lo han condenado y de¬ capitado! En medio de sus sufrimientos, y mien¬ tras que, semejante á Cristo, su divino modelo, aproximaba á sus labios el cáliz de la amargu¬ ea, se acordó de vos, cuya sabiduría ha prefe¬

rido la dicha de vuestro marido y una existen¬ cia oscura pero tranquila, á las fatales gran¬ dezas del régio mando. La carta que teneis la escribió para vos la víspera de su suplicio: un súbdito leal la recibió esponiendo su vida, y me la entregó con no menos dificultades y pe¬ ligros. Leedla, querida y venerable tía. Leedla, hija de María Stuard, para que yo oiga otra vez las palabras del rey-mártir.
La señora María leyó conmovida:
«Querida y amada hermana de mi padre: en «vísperas de comparecer á la presencia de Dios, «quiero daros este último testimonio de nú ter«nura y del recuerdo que conservo de vos. Sé «que vivís todavía, y que nada ha turbado la «vida prudente y feliz que habéis elegido, por«que á la vez que he respetado vuestro secreto, «mi solicitud no os ha olvidado, y todos los «años un mensagero fiel iba á saber como os «haliabáis, y volvía á contármelo. Mi hijo os «entregará esta carta, juntamente con un rizo
«de mis cabellos. Ponedlos con los de vuestra

«madre asesinada como yo. Y después conso«lad á mi hijo, al pobre huérfano. Repetidle «que quiero que perdone como yo perdono á «los que me matan. Adiós, querida y amada «tía; volveremos á vernos en el cielo.
«Cárlos, rey.»
—Ahora que he cumplido el encargo de mi padre, querida tía, dadme vuestra bendición y recibid mi despedida.
■—¡Yais á partir! ¿Tan pronto? —Voy á conquistar el reino de mi padre. —¿Vais á arrojaros en medio de sus asesi¬ nos? ¡Os matarán también! —¡Qué importa! ¡Nada me supone la vida! El marqués d‘ Ormond á la cabeza de un par¬ tido poderoso se dispone. á combatir al infame Cromwell; allí está mi lugar. Adiós.
(Se concluirá.)

SÓLLER.

3

mentarían los que los cometen ó si les
haría escarmentar un correctivo que se
les aplicara; pero.... ni por esas. Hoy tenemos que añadir algunos más.
En la calle de la Luna todas las maña¬
nas se limpia en la fuente un tamiz ó paño en el que se ha colado café, y se abreva
á un burro.
Si el municipal madruga un poco cree¬ mos le será fácil coger á sus autores infraganti.
El Fiel contraste de pesas y medidas de esta provincia D. Antonio Sol, hállase en esta desde el miércoles practicando la comprobación de las mismas.
Y lo hacemos público para conoci¬ miento de todos aquellos á quienes con¬ venga saberlo.
En nuestro número anterior dimos
cuenta de que estaban llamados á una
reunión en la casa Consistorial los cose¬
cheros de aceite, traficantes en ídem y dueños de almazaras con objeto de acor¬ dar lo que creyeran más conveniente pa¬ ra que, sin ser estos molestados, no fue¬ ra perjudicada la administración muni¬ cipal de consumos.
La reunión tuvo lugar, no siendo tan
crecido el número de los concurrentes co¬
mo era de esperar dado el fin que había motivado el llamamiento, y oido á los que acudieron, acordóse publicar un bando
llamando á los vecinos á una avenencia
con la Administración. Todo se cumplió al pié de la letra y, según noticias, hasta la fecha no pasan de cincuenta los que voluntariamente han acudido, lo cual ha dado margen á una nueva reunión cele¬ brada en la noche de ayer con el esclusivo objeto de estudiar de nuevo la cues¬ tión y aclarar conceptos equivocados que circulaban entre el vecindario y que sin
duda eran la causa del retraimiento que
se observaba para los mencionados con¬
ciertos. Acordóse el nombramiento de
una comisión que estudie y modifique si fuere necesario las bases del proyecto, de lo que esliéramos mejores resultados que los obtenidos hasta la fecha.
Bajo la razón social de J. Pons y 0.a
acaban de fundar una sociedad mercantil
en Ponce (Puerto-Rico) nuestros paisanos D. Juan Pons y D. Antonio Castañer.
Deseárnosles pingües resultados en su
empresa.
La Roqueta en su último número dice:
«Un curios ha observat que sa major part de barques qü entran y surten des pòrt de Só¬ ller, van amb lastre. »
Y después pregunta: “¿Y axó?„ Ax'o es muy fácil de comprender, y lo mismo que lo ha observado ahora, el cu¬ rioso, podría haberlo observado hace ya mucho tiempo. Axo demuestra únicamen¬

te nuestra desgracia de la que nos parece no ha de burlarse La Roqueta ni su curio¬
so observador.

SECCION COMERCIAL.
CAMBIOS.

Nos han suplicado hiciéramos una pre¬ gunta al Ayuntamiento de Fornalutx. Los cargos de Concejal y de vigilante noctur¬ no en el Fielato ¿son ó no son compati¬
bles?
A cuya pregunta esperamos contestará la Corporación después de haber leido la Ley Municipal.
--'-G'cxr
Dos mujeres (una de las cuales lo tiene ya á costumbre) en la barriada de Can Retios, se tregueran es cambuix el mártes
de esta semana.
Como el tiempo es tan caluroso.... no
es estraño.
Durante la semana que fine hoy han sido castigados Con la multa correspon¬
diente:
Los amos respectivos de dos perros que no llevaban bozal.
Siete carreteros de los que tienen mu¬ cha prisa y por lo tanto no paran mien¬ tes en el art. 13 del bando, y
Un joven por haber insultado á unos
vecinos.
De esta manera el Estado y el Muni¬ cipio se enriquecerán hasta el estremo de no saber en donde poner tanto dinero
como les entra.
Y" los padres que duermen tranquilos la siesta mientras que sus hijos impiden que la duerman los demás, supuesto que, según el mencionado bando, son respon¬ sables de sus faltas ¿deben ó nó pagarla?

Marsella 8 dpv

Cette

“

.....

Demás plazas francesas . .

D98 4‘98 V2 4C99

MOVIMIENTO DEL PUERTO.

EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 19.—De Barcelona bateo San Antonio, de 23 ton., pat. Juan Calafell, con 5 mar. y efs.
Día 20.—De Agde laúd Naranjera, de 21 ton., pat. Francisco Arbona, con 4 mar., 8 pas. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Dia 22.—Para Palma laúd Naranjera, de 21 ton., pat. Francisco Arbona, con 5 mar. y lastre.
Dia 23.—Para La Selva laúd San José, de 38 to¬ neladas, pat. Juan Vicens, con 6 mar. y efs.
Día 23.—Para Santa Pola laúd 2.° Remedio, de 38 ton., pat. Juan Pons, con 6 mar. y lastre.
Dia 29.—Para Las Aguilas jabeque Libertad, de 65 ton., pat. Juan Arbona, con 8 mar. y lastre. .
SECCION OFICIAL.
ALCALDÍA DE SÓLLEK.

Relación de las obras que durante la próxi¬

ma pasada semana se ejecutaron por adminis¬
tración.

Para llenar de tierra y escombros los dos

hoyos existentes al lado del puente de Binia-

raix.

Pesetas.

A José Colom.—3 jornales á 2 ptas. . A Antonio Magraner.—3 id. á P75 . A Gabriel Magraner.—4 id. á 0‘50. .
A Juan Alcover.—4 id. á 0‘50 ....
A Antonio Vicens.—3 y lp4 idem de
carro á 5 ptas

6 5‘25 2
2
16‘25

Á

Suma

31‘50

Si sueñas en amar y ser amada Y te entristece la desgracia agena, Y algún día mi alma ya cansada De esa pasión fatal que me enagena,
En brazos de otro amor busca consuelo
Ocultando con falsas alegrías La desnudez, la sequedad y el hielo En que has dejado mis entrañas frías,

ADMINISTRACIÓN DE CONSUMOS.

Suma anterior ....
Recaudado durante los días com¬
prendidos entre el 22 y el 29 del mes actual, ambos inclusive.
En el Fiel ato Central. . . .
En el id. de la calle Nueva |. .
En el id. de la del Mar . . .

8.386‘34
í.788‘63
940T2
63‘97

Y encuentro una mujer cándida y pura Que creyendo en mi amor su amor me entrega, Y me quiere, y me adora, y me lo jura Y hasta tu oído el juramento llega;

Suma

U.179‘06

Sóller 30 de Julio de 1887.—El Adminis¬
trador, Francisco Sánchez.

Entre tú y yó aunque jamás hablemos Existirá, cruelísima y tirana, Esa pena que nace cuando vemos
La falsedad de la ventura humana.
Juan Berbiquí.

MOVIMIENTO DE POBLACION.
NACIMIENTOS. Varones 3.—Hembras 2.—Total 5.
DEFUNCIONES.
Dia 23 ó 24.—Falleció Bartolomé Escalas y Al¬
cover de 18 años de edad.
Dia 27.—D. José Morell y Pons de 62 años. « 29.—Francisca Ferrer y Amengual de 24
I días.

4

SÓLLER.

*V
eccion

II. lí SIILIAN FM.
Historia de Sóller ew sus relaciones con la
general-de Mallorca. Memoria sobre el algarrobo y su cultivo en
Mallorca, con adiciones y notas de D. Pedro
JEstelricJi.
Se hallan en venta en la imprenta y taller de encuadernaciones de Juan Marqués, calle de San Bartolomé, 17.
La Escuela Popular
ó SEA
MÉTODO RAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN-PARA EL INGRESO Á LA SEGUNDA
poa*
R FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, 17-SÓLLER.

ALMACEN DE PAPEL
OBJETOS DE ESCRITORIO
FABRICACIÓN DE LIBRITOS PARA FUMAR
MARCAS:
Muestra Señora de Lluch, Amor, Bandera Mallorquina,
Clavel Español, y otras de las más acreditadas
DEPÓSITO XDH1 CARTONES estraza, loaj'a y madera
PAPELES DE TODAS CLASES
OASA FUNDABA EN 1850,
VIUDA DE FRANCISCO PLANELLS í HIJO
Sindicato, 59,-Aceite, 1 FAIjMA.

LA ROQUETA
3^A3Li3LiOK,QXJÍ
resòlt á, no aoatoá per res del mon s’ humó y sa too na. cara.
Preus de suscripció.—Un any 3 pesetas; mitx any 1 ‘50; cada número 2 cèntims.
A s‘imprenta: carré de San Bartomeu nú¬
mero 17.—Sóller.

REVISTA LÍRICA FESTIVA É ILUSTRADA

SE PUBLICA EOS SÁBADOS.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

Palma.—Trimestre

2-50 ptas.

Provincias é interior de la isla.-Id. 4‘50 »

Extrangero y Ultramar.—Año . 15‘00 »

PRECIOS EN VENTA.

TJn número 15 eénts.: a.ti'asa,clo 50.

Corresponsales y vendedores, 10 céntimos por número.—No se sirven suscrieiones si no se acompaña ol importe.—La correspondencia
al Administrador.

Bedaeción Hospital 1, bajos.-Palma.

TRASPORTE DE MERCANCÍAS Á DOMICILIO
para tasta,. Madrid j demás principales plazas de Íspalía j Extranjero.
DESPACHO 11 BUQUES Y MERCANCÍAS.
CORTÉS HERNAUOS • SO, Marina,^.'SQ.
PALM A.

Esta acreditada casa proporciona toda cla¬ se de obras, incluso las últimas ediciones de
lujo, con un 20/30, 40 y basta 50 p.§ de re¬ baja.
Las obras existentes en la casa so venden á
plazos ó al contado con grande rebaja de pre¬
cios.
Se compran libros y bibliotecas de todas clases, sea cual fuere su importancia.
Brossa, 24,-Espina á la calle Je Quiut.-PALMA.

HIERRO TORRENS.
(GOTAS CONCENTRABAS BE HIERRO TORRENS.)
Becomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL
Farmacia ísl Autor-Plaza ie la Gsnstilución.-SÓLLER.
Desea alquilarse una
casa situada en el punto denominado Can Xartero, á inmediaciones de Can Gaspá Capó, junto á la plaza de Ets Estirados.
En esta imprenta informarán.

Árboles Frutales.

Consignatarios de buques, comisionistas y ne¬ Eli el vivero del honor Antonio Serra (Font)

gociantes de

hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: se da¬

rán á precios muy acomodados. Dirigirse al

mismo vivero junto á Can Domingo, carretera

de Palma.

.

Obra escrita y publicada en aleman con el título de
Versión castellana de D. Santiago Palacio vice-cónsul de España en Berlin, corregida y considerablemente aumentada con anuencia y conforme á las indicaciones del autor por
D. FRANCISCO MANUEL DE LOS HERREROS Y SCHWAGER
DIRECTOS, DEL INSTITUTO BALEAR.
Constará esta obra de unos 8 ó 9 tomos de 400 á 500 páginas folio menor, papel agarban¬ zado y tipos claros, divididos en cuadernos de 40 páginas con tres xilografías cada uno, al pre¬
cio de UNA PESETA.
Suscríbese en la Tienda de artículos de escritorio de J. Marqués Arbona.

Desea venderse una
prensa de hierro para la fabricación de aceite, en muy buen estado y por un módico precio.
En esta imprenta informarán.
Tanto se vende como
se arrienda, medio cuartode hora de agua de la fuente de S* Olla y pago del Puig den liamis; e nesta imprenta darán razón.
SÓLLER.-Imprenta de Juan Marqués.