AÑO III.—NUM. 100.
AÑO III.—NUM. 100.

16 JULIO DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca,
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde l.° Abril á H Octubre de 1SS7.
De Palma á Manacor y La Puebla.— 7’"0 maña¬ na, ‘.l y 4 (mixto) tarde.
De Manacor á Palma.—3 (tnixto) 7’üO mañana y 5’45 tarde.
De La Puebla á Palma.—7',Vi mañana’ y; 5*55 tarde.
De La Puebla á Manacor.—7’55 mañana 2’30 y 5’55 (mixto) tarde.
De Manacor á La Puebla.—7’30 mañana y 5't5 tarde.
Tren periódico: dias de mercado en Inca.— De Inca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana . Para Maltón, iúnes 4 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, jueves 4 tardo. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lunes 7 mañana. De Malíon, lunes 9 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, jueves 12 mañana, vía Alcudia y sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á Sóller.—Todos los días á las C noche.

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

| 1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

NUEVA PLANTA TEXTIL.
En una sesión celebrada por el Conse¬ jo Supremo de Agricultura fué discutida y aprobada una proposición, una de cuyas bases es la importación por cuenta del Gobierno, y cultivo en los estableci¬ mientos oficiales, de las plantas útiles no conocidas en España.
La conveniencia de la medida es. in¬ cuestionable. Diariamente recibimos no¬
ticias de semillas, árboles y arbustos re¬
cientemente descubiertos en todas las re¬
giones del globo de gran aplicación en la
alimentación ó en los diferentes ramos industriales.
Ensayar su cultivo en España es de oportunidad reconocida. Bien compren¬ demos que no todos soportarían nuestro clima; pero otros de cierto prosperarían perfectamente en unas ú otras regiones de la Península, y su introducción en nues¬ tra economía rural podría ser el princi¬ pio de la regeneración agrícola española.
No esperamos que el labrador se en¬ riquezca con el cultivo cereal, que es el

más generalizado. Poca utilidad le repor¬ á una altura media de 70 centímetros.

ta hoy, y menos quizá obtendrá en el Cada planta produce sólo una flor; pe¬

porvenir á causa de la competencia en ro una flor magnífica, tan grande como

baratura que tiene que sostener con los la de la magnolia, á la cual se parece.

de Rusia, los Estados Unidos y Egipto, Como la flor del algodón común, la del

y no vemos otro modo de salvar las crí¬ nuevo híbrido es blanca al tiempo de

ticas circunstancias que atraviesa que el abrir; luego toma un color de rosa páli¬

de ir adoptado el cultivo de aquellas do; después pasa á rojo oscuro, y por

plantas de resultados más positivos en último cae, dejando en descubierto una

el mercado.

enorme cabeza. Durante unos diez días,

El último descubrimiento de árbol útil | esta cabeza se parece á la del algodone¬

de que tenemos conocimiento, se refiere j ro, después se desarrolla de pronto como

á un nuevo algodonero. Yéase lo que j por milagro, hasta el punto de alcanzar

acerca de él sabemos; Un horticultor de J las dimensiones de un grueso coco.

la pequeña ciudad de Macón, en el Esta¬ Mientras el desarrollo no es completo, no

do de Georgia (Estados unidos de la se percibe la menor huella de filamentos;

América del Norte), buscaba hace mu¬ pero en cuanto está terminado, se ven los

cho tiempo un híbrido de algodonero sal¬ hilos, blancos como la nieve, abrir de

vaje, tal como el que crece espontánea¬ pronto la cabeza, donde se hallan fuerte¬

mente en la Florida; y no solamente lo mente comprimidos por las espinas que

ha obtenido, sino que el resultado ha su- : los rodean. Aquel es el momento de pro¬

perado en mucho á sus más ambiciosas ceder á la cosecha, La mano menos prác¬

esperanzas.

tica puede recoger 800 libras de algo¬

La nueva planta tiene la hoja del ár- dón al día; un cosechero hábil obtendría

busto del algodón y las ramas del acre, dos ó tres veces más.

sin que su ñor ni su fruto se parezcan en

Economía considerable de mano de

nada á los de las plantas citadas. Se eleva obra y crecimiento muy notable de la

espulsasteis? preguntó el príncipe,

Gales parecía hacer un misterio del nacimiento

—La albergué en mi casa, se apresuro á de aquella á quien había ido á buscar al con¬

MARÍA.

añadir el obispo; y si vuestra A. R. lo consien¬ vento de Nuestra Señora.

te le contaré cuanto le ba sucedido á esa per-

Ya en el palacio, el prelado vió oscurecerse

(Continuación.)

| sona, y hasta se- la presentaré á Y. A. Pero,

i añadió, creo que este asunto exige secreto, y —Sin embargo, deberíais acordaros de esa | si mi palacio episcopal no fuese un albergue
jóven le contestó el obispo, que no se sentía I indigno del heredero de la corona de Ingla¬
muy satisfecho, y que comprendía la necesidad terra,...

que tenía de justificarse á costa de la abadesa; I —Acepto vuestra hospitalidad, señor obispo;

| deberías acordaros con tanto más motivo, cuan- pero no perdamos tiempo, porque deseo conocer

to que á pesar de mis observaciones y súplicas ; los pormenores de esa aventura que es para mí

la frente de su huésped cuando llegó á la reve¬ lación del matrimonio de la hija de María Stuard, y más todavía cuando tuvo que confe¬ sar que su marido era un mercader de paños. El príncipe empezó á andar á paso largo, de¬ jando al buen obispo en una mortal inquietud y encomendándose á Dios en voz baja.
Por último, el príncipe se detuvo en frente

os empeñasteis de que saliese del convento, ba- j del mayor interés.

del obispo.

jo el pretexto de que nada, á pesar del testimo¬ nio de la abadesa en su' lecho de muerte, justi¬ ficaba la legitimidad de su nacimiento, y que

Antes de salir se volvió á la abadesa:
—Mucho teneis que acusaros en todo esto, señora, le dijo. Y si á ello agregáis la indiscre¬

—¿No sabéis nada acerca del origen de esa
jóven? le preguntó. Y fijó en el obispo una mirada tan penetran¬

por lo tanto no podía ni tomar el velo en la abadía, ni permanecer en ella por más tiempo como pensionista.

ción de revelar el secreto de mi nombre y los motivos de mi visita, el rey de Francia os tra¬
tará con severidad.

te que el anciano tomó los pergaminos hallados en el tabernáculo y se los presentó. A su vista, el hijo de Jacobo I dió una patada en el suelo,

La abadesa se moría de miedo, porque el jó¬

Durante el tránsito de la abadía al palacio j y profirió palabras de cólera que no por ser

ven príncipe cuya fisonomía era naturalmente episcopal, el obispo, á cuyo carruaje había su- j dichas en inglés espantaron menos al que las

severa, fijaba en ella unas miradas que espre- bido el jóven príncipe, le refirió todo lo que sa¬ escuchaba.

saban un amargo descontento.

bía de María, empero sin decirle nada del ha¬ —¿Y esa mujer, preguntó, tiene conocimien¬

—¿Y qué ba sido de esa desgraciada á quien llazgo de los pergaminos, porque el príncipe de ; to de estos pergaminos?

2

SÓLLER.

producción; tales son los dos primeros
resultados del descubrimiento en cues¬ tión.
Este híbrido posee otra ventaja pre¬ ciosa, y es que las semillas no se hallan
adheridas á los filamentos textiles como
en el algodonero común, sino que están colocados en la base de la cabeza, en nú¬
21.°merodecincoáseis,bajounlechodelfi¬
lamento más bello que pueda verse; y este detalle representa también una gran economía de trabajo.
Por demás está decir que esta planta textil merece ser estudiada por lo mu¬ cho que podría contribuir á la baja del algodón y á la baratura délos tejidos que
con él se fabrican.
(Gaceta Agrícola.)
CRÓNICA LOCAL. i
El exceso de material nos impidió pu¬
blicar en nuestro número anterior la se¬
sión inaugural y nombramiento de comi¬ siones permanentes del Ayuntamiento de Fornalutx, lo que hacemos hoy, por creer han de verlo con gusto algunos de nues¬
tros lectores.
El Ayuntamiento quedó constituido en
esta forma:
Alcalde.
D. Bartolomé Eipoll Bisquerra.
Tenientes.
D. Gaspar Barceló Mayol.
D. Francisco Bisbal Escales.
Síndicos.
D. Gaspar Mayol Barceló
D. José Bernat Arbona.
Concejales.
I). Juan Vicens Morey. “ Jaime Antonio Mayol Arbona.

“ Bartolomé Mayol Colom. “ Pedro Antonio Nadal Mayol.
Acordóse celebrar sesión ordinaria to¬
dos los domingos, por la tarde, al toque
de oración.
En la segunda sesión, después de apro¬ bada el acta de la anterior, procedióse al
nombramiento de las Comisiones perma¬ nentes. Son estas:
Obras públicas.
D. Francisco Bisbal Escales.
“ Bartolomé Mayol Colom. “ Gaspar Mayol Barceló.
Policía.
D. José Bernat Arbona.
“ Bartolomé Mayol Arbona.
Montes.
D. Jaime Antonio Mayol Arbona. “ Juan Vicens Morey.
Beneficencia.
D. Juan Vicens Morey.
“ José Bernat Arbona.
Cementerio.
D. Jaime Antonio Mayol Arbona. “ Bartolomé Mayol Arbona.
Instrucción Pública.
D. Francisco Bisbal Estades.
Presupuestos. D. Juan Vicens Morey.
“ Francisco Bisbal Escales.
Regidor Interventor.
D. Francisco Bisbal Escales.
Nos consta que el actual Alcalde de este pueblo, D. José Serra y Aulet, en 10 del presente mes dirigióse por medio de oficio al que lo fué durante el próxi¬ mo pasado bienio, D. Juan Colom y Mun¬ taner, invitándole á la rendición de cuen-

tas y señalándole para dicho acto el día
12 del actual á las tres de la tarde. Al
oficio recibido contestó el Sr. Colom me¬
diante otro en el que manifiesta no creer¬ se en el deber de asistir, fundándose en que cesó en el desempeño del cargo de Alcalde el día 30 del pasado Junio y des¬ pués de firmada el acta de arqueo de la caja municipal.
Muy bien, señor Colom. Ya sabíamos nosotros que “al freír sería el reir“, pero háganos el favor de contestar á una pre¬ gunta: ¿Ha visto ó nó la regla 8.a de la
Circular de la Dirección General de Ad¬
ministración local, d,e 7 de Marzo de 1860?
Suelto y sin el bozal que previene el artículo 15 del bando publicado por la Alcaldía en 5 del actual, paseábase un perro en la noche del mártes. Vióse el sereno en la imposibilidad de aplicar á su dueño la multa correspondiente, pues se ignora todavía á quien pertenecía el ani¬ mal, y nada llevaba que lo indicara.
Si hubiera este hablado.... menos mal;
pero, como sucede que ninguno de su es¬ pecie contesta aunque le pregunten, cree¬ mos conveniente y hasta necesario se dis¬ ponga algo que tienda á evitar se pueda infringir, ni en una ni en otra forma, el
mencionado bando.
Nos han asegurado que el señor Ecó¬ nomo de Lluch ha dispuesto, no hace aun mucho tiempo, que los alumnos del Co¬ legio de Nuestra Señora deben llevar pa¬ ra su permanencia en el mismo, una blu¬ sa de diferente moda que la que usan hoy, y presentar además dos sillas de madera blanca, un lavabo completo, dos tohallas, cuatro sábanas y dos mantas.
No comprendemos á que viene ahora esta disposición y dudaríamos de la ve¬ racidad de la noticia que circula, si con

—Habrá unas clos horas que los he descu¬ bierto, y ella ignora que existan.
El príncipe los leyó otra vez, y pareció deli¬ berar consigo mismo lo que debía hacer. Al fin, resolvió ver á María, y no decidirse á nada antes de haberla hablado; así, pues, mandó al obispo que la mandase llamar.
—Para que no sospeche nada, dijo el prela¬ do sin saber lo que se decía, le mandaré á de¬ cir que es para encargarle un poco de tercio¬ pelo.
El príncipe hizo un gesto de cólera tan vio¬ lento que el obispo estuvo á punto de morir de
miedo.
—¡Oh Dios mió! murmuró enjugándose la frente, ¡Dios mío! ¿qué sucederá en todo esto?
María no tardó en llegar. A la vista de la nobleza de sus modales y de su aspecto puro y sereno, el príncipe se sintió algo desarmado. Se quitó el sombrero de anchas alas que hasta entonces había tenido en la cabeza, y la saludó silenciosamente. Miróle María sorprendida, y -en seguida reparó en el semblante descom¬ puesto del obispo. Sin embargo, no se descon-

certó, y preguntó que tenía monseñor que man¬
darle.
—Señora, le dijo el príncipe, como si hubie¬ se tomado su partido; se trata de pediros un
consejo. —¿Un consejo caballero? ¿un consejo á mí?
dijo María sonriéndose. —Sentaos y escuchadme. Hay en una ciudad
de Francia, no importa el nombre, una mujer de ilustre origen; digamos más, de origen real... Esta mujer está casada con un plebeyo, con quien se ha casado, ignorando á que gran fa¬ milia pertenecía... ¿Me escucháis bien?
—Os escucho con toda mi alma, caballero, respondió conmovida.
—Hoy van á revelar á esa mujer el secreto de su nacimiento. ¿Qué pensáis debe hacer?
—¿Vive su madre? preguntó María con una angustia visible.
—Su madre ha muerto.
—¿Y su padre? añadió con voz alterada. —Su padre... No era digno de su ternura ni . de su respeto. También ha muerto. - ¿Y qué se propone á esa mujer?

—Que anule su matrimonio, que no puede ser legítimo; porque al contraerlo ignoraba á que clase pertenecía.
—¿Y qué recibirá en cambio esa mujer? —Un lugar cerca del trono. —Caballero, le dijo levantándose y con voz firme; os diré terminantemente que si esa mu¬ jer titubease en permanecer fiel á su marido, y pensase salir de su feliz oscuridad solo mere¬ cería desprecio.
Y como Cárlos la mirase asombrado.
—Sí, desprecio, continuó; porque llenaría de dolor y de deshonra al que no había titubeado un momento en elevarla hasta él, en dividir con ella su fortuna y su nombre, cuando solo era una pobre mendiga sin asilo. ¿No es ver¬ dad, monseñor, que esto sería una vileza?
El obispo fingió no oirla y pareció absorto en el breviario que ojeaba.
—¿Y si se tratase de vos, no cambiarían vuestros sentimientos, señora?
(Se continuará.)

SÓLLER.

3

posterioridad no hubiésemos leido una carta de un alumno en la que lo participa á su padre para su conocimiento y demás
fines. Si creyéramos que nuestra débil voz
llegara á aquellas encumbradas regiones,
diríamos á dicho señor Ecónomo que su
disposición equivale á espulsar á los po¬ cos alumnos que todavía quedan, y á ce¬ rrar las puertas á los que pudieran entrar, puesto que suelen ser pobres que carecen de medios con que satisfacer tales exi¬ gencias.
¡Y cuidado que con la supresión del Colegio, una de las únicas obligaciones del legado, no se despierten otras cosas que permanecen hoy aletargadas!
Muy descontento está el vecindario, según quejas repetidas que hemos oido, del proceder extraño de algunos tende¬ ros que, con la escusa de que tienen que pagar el impuesto, venden algunos artí¬ culos á unos precios que no están en re¬ lación con el aumento que los mismos han sufrido, según tarifa.
Por supuesto que la culpa es de quien se queja, porque vá á comprar á dichas tiendas, habiendo otras en que se vende únicamente con el aumento legal.
Yo obstante, siendo como es manifies¬ ta la mala fé del vendedor, nos parece sería conveniente el que la respectiva Comisión permanente del Ayuntamiento fijara toda su atención en tales abusos y en los autores de ellos, á fin de que pu¬ diera tenerlos presentes en su día.
Ya veíamos claro nosotros que los que
más hablaban en contra de la Adminis¬
tración (y los aludidos lo hacían) serían los menos escrupulosos, y por lo mismo los únicos llamados á hacer, con tal sis¬ tema, su Agosto.
¡Duro en ellos, pues! ya que no repa¬ ran en medrar á costa del pobre, que á duras penas puede comer.
La próxima pasada semana fueron cas¬ tigados por medio de arresto dos mucha¬ chos que reñían en la plaza de la Consti¬ tución, y multados los conductores de dos carros que, en pleno día y violando las disposiciones vigentes, habían atravesa¬ do la población cargados de estiércoles.
Así nos gusta, y ya lo hemos dicho otras veces: las disposiciones ó no se han de dar ó se han de hacer cumplir. Lo que importa es no dar lugar á que en lo su¬ cesivo pueda nadie decir granera nova fá
molta renou.
Un chubasco de truenos y relámpagos seguido de gotas de agua del tamaño de una nuez, amenazó inundarnos en la no¬ che del miércoles; no obstante pasó sin que descargara más que una pequeña llu¬ via en el Camp de sa Má.
Eué una tempestad de verano.

1/

Tal como nos la han dado, es decir sin añadir ni quitar una sílaba, damos á nues¬ tros lectores la siguiente noticia:
En el Camí cV es Murtará, hubo el do¬
mingo último un verdadero escándalo, promovido por dos jóvenes. Parece ser que una de ellas había prestado á la otra unos botones de oro, y que cuando, des¬ pués de largo tiempo de tenerlos, se los pidió aquella, le fueron negados por la que los había recibido. En vista de la negativa en vez de gratitud, irritóse la prestamista, como era natural, quejóse amargamente á su falsa amiga, respon¬ dióle esta con malos modos, y llegó aque¬ llo hasta donde pueden adivinar nuestros
lectores.
Los botones fueron hallados á la ma¬
ñana siguiente por los padres de la que los había recibido, en casa de una tía, y al devolverlos estos á su dueña, en vez de dar á su hija la corrección que merecía to¬ maron su defensa, lo que dió lugar á otro escándalo igual, ó mayor que el del día
anterior.
¡Escelente manera de agradecer favores tiene la que recibió los botones cuando le hacían falta, y escelente educación sa¬ ben darle sus padres!
Esto y las corridas de toros con cuer¬ das.... ¡Yaya si adelantamos!

Dos jugadores que se entretenían en la
noche de uno de los días de esta semana
junto al Matadero, fueron interrumpidos en su inocente diversión por el sereno de aquel barrio; pero no satisfechos todavía con la ganancia y pérdida respectiva fue¬
ron á continuar su tarea en uno de los
poyos de la plaza de la Constitución. ¡A eso puede llamarse pasión! El sereno, que les había seguido la
pista, les dió alto, y cogiendo el dinero y la baraja, fué á dar parte á la Autoridad, la que les impuso el correctivo que me¬
recían.
Con este ensayo y el propósito que tiene nuestro actual Ayuntamiento de no cejar en la persecución del juego, pueden los jugadores estar alerta, no sea que el día menos pensado caigan en el garlito.
Que prengan Uum de na Pintora.

CÁMBIOI.

Marsella 8 djv

Cette

“

.....

Demás plazas francesas . .

U97
4‘98
4‘98

SECCION OFICIAL ALCALDÍA DE SÓLLER.

Hallándonos ya en plena estación de baños y á fin de evitar los abusos á que pudiera dar lugar la falta de sitios cubiertos, en nuestra playa; de acuerdo con el Sr.. Ayudante de Ma¬

rina de este puerto, lie dispuesto lo siguiente: 1 .-o Quedan señaladas para bailarse las mu¬
jeres, las partes de playa comprendidas entre el Torrent de sa Figuera y él muelle, y entre el estreñí o de la pared de Can Bapich y el Laza¬
reto.
2.° Los hombres deberán hacerlo7 desde di¬
cho estremo de la pared de Can Bapich hasta el mencionado Torrent de sa Figuera.
3.o Las bestias podrán bañarse únicamente en el espacio comprendido entre el Torrentó de sa Torre y el Torrent Major.
4.o Los bañistas de uno y otro sexo debe¬ rán guardar la debida decencia.
5.° El que contraviniere á estas disposicio¬ nes, incurrirá en la multa de lina á cinco pe¬
setas.
Sóller 16 de Julio de 1887,—El Alcalde,
José Serra.

ADMINISTRACION DE CONSUMOS,

Suma anterior. . . .
Recaudado durante los ciias.com-
prendidos entre el 8 y el 15 del mes actual, ambos inclusive.
En el Fielato Central. . . . ■ En el id. de la calle Nueva . . En el id. de la del Mar . . .

3.868‘ 17
1.691‘59 905‘11 92‘83

Suma. .

.

...

6.557‘70

Sóller 16 de Julio de 1887.—El Adminis¬
trador, Francisco Sánchez.

MOVIMIENTO DE POBLACION.
NACIMIENTOS. Dos varones.
DEFUNCIONES.
Día 11.—Falleció Antonio Estarás’ y Pericas de
ocho horas de edad.
Dia 11.—Bartolomé Frau y Garau de 70 años. » 14.—Guillermo Bernat y Colom de un mes.
MOVIMIENTO DEL PUERTO.
EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 9.—De Barcelona laúd Sebastopol, de 28 toneladas, pat. Jaime Enseñat, con 6 mar. y efs.
Dia 10.—De Lanouvelle laúd Internacional, de 2 7 ton., pat. Pedro Bernat, con 5 mar., 4 pas. y
lastre.
Día 13.—De Agde laúd Unión, de 51 ton., paCristóbal Yicens, con 6 mar. y lastre.
Dia 13.—De Santa Pola laúd San José, de 28 toneladas, pat. Juan Yicens, con 6 mar. y sal.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Dia 11.—Para Alcudia laúd Sebastopol, de 28 toneladas, pat. Jaime Enseñat, con 5 mar. y efectos.
Día 11.—Para’Lanouvelle laúd Internacional, de 27 ton., pat. Pedro Bernat, con 5 mar., 1 pas. y li¬
mones.
Dia 13.—Para ‘Santa Pola laúd Nuestra Señora
del Carmen, de 47 ton., pat. Pedro Cardell, con 6 marineros y lastre.
Dia lo.—Para Valencia laúd Unión, de 51 ton., pat. Cristóbal Yicens, con 6 mar. y lastre.

4

SÓLLER.

Sección de Anuncios.

LA ROQUETA
SETMANARI MALLjORQUÍ
resòlt á, no acaba raer rés del mon
s’ humó y sa bona cara.
Preus de suscripció.—Un any 3 pesetas; miitx any P50; cada número 2 cèntims.
A s‘ imprenta: carró de San Bartomeu nú¬
mero 17.—Sóller.

REVISTA LÍRICA FESTIVA É ILUSTRADA
SE PUBLICA LOS SÁBADOS.
PRECIOS DE SUSCEPCIÓN.

Palma.—Trimestre

2\\50 ptas.

Provincias é interior de la isla.-Id. 4‘50 »

Extrangero y Ultramar.—Año . 15‘00 »

PRECIOS EN VENTA.

TJn número 15 cénts.: atrasado 50.

Corresponsales y vendedores, 10 céntimos por número.—No se sirven suscriciones si no se acompaña el importe.—La correspondencia
,al Administrador.
Redacción Hospital 1, bajos.-Palma,

AGENCIA BE ADUANAS.
TRASPORTE DE MERCANCÍAS Á DOMICILIO
pan Barcelona, Madrid j demás principales pías de España j Extranjero.
DESPACHO DE BEQUES- Y MERCANCÍAS.
CORTÉS HERNANOS 60, Marina, 60»
PALMA.

GRAN LIBRERÍA DE LANCE
DE LUIS FÀBREGAS
Brosssi' núm. %5«-Palma»
Esta acreditada casa proporciona toda cla¬ se de obras, incluso las últimas ediciones de lujo, con un 20, 30, 40 y hasta 50 p.§ de re¬ baja.
Las obras existentes en la casa se venden á
plazos ó al contado con grande rebaja de pre¬
cios.
Se compran libros y bibliotecas de todas clases, sea cual fuere su importancia.
Brossa, 24.--Espina á la calle de Quint.-PÀLMÀ.
ALMACEN DE PAPEL
OBJETOS DE ESCRITORIO
FABRICACIÓN DE LIBRITOS PARA FUMAR
MARCAS:
Nuestra Señora de Lluch, Amor, Bandera Mallorquina,
Clavel Español, y otras de las más acreditadas
DEPÓSITO OS CAR-TOPTES estraza, paja, y madera
PAPELES DE TODAS CLASES
CASA FUNDABA BN 1850.
VIUDA DE FRANCISCO FUSELLS I HIJO
Sindicato, 59-Aceite, 1 FAHM.

OIAS ID. JOSÉ RULLAN PIO,
Historia de Sóller en sus relaciones con la
general de Mallorca. Memoria sobre el algarrobo y su cultivo en
Mallorca, con adiciones y notas de D. Pedro
Estelrich.
Se hallan en venta en la imprenta y taller de encuadernaciones de Juan Marqués, calle de San Bartolomé, 17.
La Escuela Popular
Ó SEA
MÉTODO RAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN PARA EL INGRESO Á LA SEGUNDA
por
D. FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, 17-SÓLLER.
Árboles Frutales.
En el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: seda¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto á Can Domingo, carretera
de Palma.
GUANO REFINADO
È INSECTICIDA.
DEPOSITARIO EN SÓLLER

Las Baleares

Jaime Serra (a) Font
camino del SVIar.

Obra escrita y publicada en aleman con el título de
DIE BALEAREN IN WORT UND BILD 0E8CHILDERT
Versión castellana de D. Santiago Palacio vice-cónsul de España en Berlín, corregida y considerablemente aumentada con anuencia y conforme á las indicaciones del autor por
D. FRANCISCO MANUEL DE LOS HERREROS Y SCHWAGER
DIRECTOR DEL INSTITUTO BALEAR.
Constará esta obra de unos 8 ó 9 tomos de 400 á 500 páginas folio menor, papel agaxban-
zado y tipos claros, divididos en cuadernos de 40 páginas con tres xilografías cada uno, al pre¬
cio de UNA PESETA.
Suscríbese en la Tienda de artículos de escritorio de J. Marqués Arbona.

CAÑIZOS.
Los tiene para vender de varias clases y ta¬ maños, D. Bernardo (a) Poteta, en la Huerta (Barriada de Can Cuida.)
Desea venderse una
prensa de hierro para la fabricación de aceite, en muy buen estado y por un módico precio.
En esta imprenta informarán.

Rubert hermanos,
Consignatarios de buques, comisionistas y ne¬
gociantes de calzado al por mayor.
SAI tfUAIN 3ME MJEST©-S1IC©»

Tanto se vende como
se arrienda, medio cuarto de hora de agua de la fuente de S‘Olla y pago del Puicj den Ramis; en esta imprenta darán razón.
SÓLLER-Imprenta de Juan Marqués,