AtO III.—NÚM. 93.
AtO III.—NÚM. 93.

16 ABRIL DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde l.° Abril á 14 Octubre-de 1887.
De Palma á Manacor y La Puebla.— 7';’.0 maña¬
na, 2 y 4' (mixtoj tarde!
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7’80 mañana y 5’45 tardo.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana y 5’55 tarde.
De La Puebla á Manacor.—7’55 mañana 2’30 y
5’55 (mixto) tarde. De Manacor á La Puebla.—7’30 mañana y 5’45
tarde.
'( Tren periódico: •días de increado en Inca.—De inca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
salidas de Palma. Para Ibinay Alicante, domingo 8 mañana.
Pata Malioñ, lunes 1 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, mártes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
5 ¿Pura Valencia, jueves 1 tarde. LLEGADAS Á PALMA,
De Valencia, lunes 7 mañana, Do Mahon, lunes 9 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, jueves 12 mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á -Sóller.—Todos los dias á las 0 noche

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS RE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

| Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

CONSUMOS.
Consumos en puerta, conflictos á la
vuelta.
Esta es la consecuencia inmediata de
este gravoso impuesto;, que constituye en nuestro concepto un problema de muy difícil solución para los Ayuntamientos, por más que no lo adviertan, y una carga insostenible para el contribuyente.
Sóller paga mucho más de lo que le, corresponde, ya en relación á su riqueza, ya en relación á su consumo. Sentada esta tésis, escusado es decir que, al tomar la pluma para tratar este asunto, no pre¬ tendemos obrar el milagro de resolver el problema, sino probar la verdad de nues¬ tra afirmación con razones irrecusables, y unir nuestra débil voz á la del ago¬ biado contribuyente, que en todos los tonos del diapasón lastimero, todos los días clama, sin que hasta hoy haya ha¬ llado eco su voz en el principio de justi¬ cia que debe regir á las naciones y á los pueblos.
Por más que sea muy manoseada núes-

tra situación económica, fuerza es repe¬ tir aquí que es una triste verdad, sabida
y generalizada, que nuestra corpulenta y florida huerta de otros tiempos se ha tro¬ cado en naranjos raquíticos y enfermizos que lentamente consumen el sudor del pro¬ pietario, siéndole un gravámen en vez de una rica producción que á la par que sos¬ tenía nuestra marina importaba muchos miles de duros á la propiedad. La nota¬ ble depreciación de los aceites ha venido á aumentar nuestra crisis y la decadente ó casi estinguida industria de tejidos ha
envuelto en la más honda miseria á mu¬
chas familias, originando tantas calami¬ dades juntas la emigración continua de los hijos de este pueblo laborioso, y re¬ ducido de consiguiente el número de con¬ sumidores que, en cifras ficticias, figuran en los defectuosos repartos seguidos en años anteriores, los que, léjos de ser un
dato elocuente de nuestra situación eco¬
nómica, qne lo fuera llevando el expe¬ diente de apremios como Dios y la ley mandan, constituyen tal vez una contra¬ dicción abierta con nuestras justas que¬ jas.

Sin embargo de estas razones apunta¬ das, Sóller paga más, mucho más que en los tiempos de su antigua prosperidad, constituyendo este desequilibrio el des¬ quiciamiento, el desorden y la ruina en todas las clases de este pueblo, al que la
desgracia parece qne se complace en aba¬ tir y á lo que las Autoridades deben atender en primer término.
Estamos en la época en que el Ayun¬
tamiento con la Junta de asociados debe
arbitrar medios para cubrir este impues¬ to; le aconsejamos, como otras veces lo hemos hecho, un detenido estudio del
asunto recordándole para su solución los disgustos, el favoritismo, los atropellos, los plantones y los muchos sinsabores que ha llevado en pos el sistema de repartos.
Tampoco ignoramos lo difícil de una
buena administración en este ramo, y esto es lo que debe ser objeto de especialísimo
estudio para las decisiones del Ayunta¬ miento y Junta de asociados.
Hemos dicho al principio qne no tra¬ tamos de obrar el milagro de resolver problema de tan difícil solución, y ahora añadimos que tampoco nos atrevemos á

FOl·lETIl.
MARÍA.
(OoxxtinvLa,oic>rL.)
Un estado tan violento no debía tardar mu¬
cho en gastar la poca fuerza y existencia que quedaba á la octogenaria, y un día el médico de la abadía, después de haber pasado media
hora á su lado estudiando los síntomas de la
enfermedad, le dijo: —Señora abadesa, siempre me he encomen¬
dado á vuestras oraciones en la tierra; espero
que no me olvidareis, y que continuareis ma¬ ñana intercediendo por mí en la presencia de
Dios! La abadesa miró al médico con la mayor
emoción.
—Con que no me engañaba, Dios mío, y debo dejar á la huérfana que no tiene más apo¬ yo que el mío sobre la tierra, ¡María! llamad á María, quiero hablarla al instante.
La jóven, que según su costumbre permane¬

cía en una habitación inmediata, se presentó al
punto.
—Hija mía, le dijo la religiosa con una viva agitación, hija mía, es menester que hoy mismo en el instante, tomes el velo. Es menester que pronuncies tus votos. Muy á menudo te he di¬ cho que no estabas destinada para el claustro, y no he querido ceder á tus ruegos cuando me has suplicado que te permitiese entrar en la religión. Más ahora, soy yo quien te lo ruego, quien te lo manda.... Dios mío, dadme algun tiempo más de vida, para que vea concluida esta ceremonia, y tenga la huérfana un asilo seguro. Que vayan á buscar corriendo al Ilustrísimo Sr. Obispo, que le supliquen que venga en nombre de Cristo y de su salvación. ¡Oh que venga al punto!
Mientras se cumplían sus órdenes é iban en busca del prelado, la agitación de la abadesa fué en aumento. Así que el prelado supo el pe¬ ligro en que se hallaba la abadesa y el deseo que había manifestado de verle, se apresuró á llegar al convento-, la abadesa estaba casi deli¬ rando á impulsos de la fiebre.

—¡Monseñor! esclamó al punto que le vió; ¡monseñor, dad en nombre del cielo el velo á María! que la vea yo¡ antes de morir religiosa
de Nuestra Señora de Soissons. Si comparezco
á la presencia de Dios antes de que esto suce¬ da me pedirá una cuenta muy severa por ha¬ berme entregado á esperanzas insensatas, y no haber dado un asilo á esta pobre huérfana en
la casa del Señor.
—Yo os prometo, hermana mía, cumplir las voluntades supremas que me espreseis; pero bien sabéis que no se improvisa la toma de
hábito.
—Por la salvación de un alma cristiana que
está en peligro, monseñor, sí, por mi salvación, haced lo que os pido, porque de lo contrario participareis de la terrible responsabilidad de
mi falta.
Ai hablar así, levantaba espresivamente sus manos al cielo; sus mejillas ardían, y sus ojos brillaban con un resplandor estraño.
—¿La jóven, preguntó el obispo, reúne todas las cualidades necesarias para ser admitida en. tre las religiosas de Nuestra Señora de Sois-

2

SÓLLER.

emitir nuestra opinión; lo que debe ha¬
cerse en nuestro concepto es mantener una discusión razonada de las ventajas é
inconvenientes que llevan consigo uno y otro sistema y adoptar el que ofrezca más de las primeras y menos de estos, lo que será más fácil oido el parecer de
muchas personas.

dat que s’ ha liberta., aquets días á n’ es baxos de sa presó ahont me te tancat es Triunvirato el entre tant se decreta sa meua mórt, torment, llibertat ó lo que sía: lo matex té.
Amb axò y sense qu‘ et diga res més ja conexerás s‘ índole de sa sociedat de que ’t pail, ó lo qu‘ es lo matex, que es foch y lava que surt p’ es cráter, amb vidrieras, de clit volcan, no es altra cósa que chistes, riayes, parauías anima¬

VARIEDADES.
Á L’AMO’N PERA DE SA COMA.
SÓL·LiER.

das, discussions, disputas y... ¿perque no ’u he de dir? colque gatiñada de tant en cuant. Tan pronta sent una convérsa tranquila y amistosa com uns crits qu’ alçan sa plassa, lo cual fá bada sa boca á molts, y tots bey diuan sa seua.

VIH.

Casi totas sas veus qu’ he sentit fins ’vuy son veus amigas y de personas á n‘ aquí estim,

Mon amicli Pera:

pero s’estimació á una banda y ets interessos

No te vatx escriurer la setmana pasada, (de la Yila) á's‘ altra; vuy dir, qui si no servan

com t’havia promès, perque eran días d’ absti¬ es llum drét procurant es bé de S‘lllót axí com

nencia y dijúni, més rigurosos encara qu‘ es jó el procur, maldament sian amichs, diré d’

demés desa corema, y no tant sòls me vatx ells (com som Tofol) molt més mal des que pens

volé privà d‘ aquest gust sino que també tú dir des Triunvirato, perque encara no som en

te’n privasses. Axò es un sacrifici comcualse- lioch.

vòl altra y pót contribuí á goñá el cél. Per al¬ ¡Ara si que tendré tela per escriurer, amb

tra part sa setmana santa es Santa y no se aquets vehinats que tot heu saben y tot heu

deu liavè de trabayá cuant no sia per gofiarsè j diuan! Formarán, sense qu’ells en fassen con¬

la vida; jò heu vatx comprender axí y vatx tes, una espèci de Redacció d‘ un periódich, v

preferí prepararme ¡per surtí de la parroquia. jó, aprofiíantme de s’ ocasió jà ml entens.

Ahí me dugueran es combregà amb tota so- Perque vejas que res sa fiexa per vert, ara qui

lemnidat, y ara, despetxat de Ullet y reforsat es oportú vuy que sapigas es judici qu’ ha me¬

per unas cuantas panadas que m’ han arribat, rescut, á un amich d’ un socio, es qui ha teta sa

puch continuà sa meua interrumpuda tasca.

corema (es sermons, dich). Es una frasse con¬

Pero ¡sabs que n’ hi ha de blat ajegut! com cisa, pero que basta perque sa formin una idéa

dirías tú qui ets pagès, axí es que no sé per tots aquells qui, com jó, no han pogut aná á

quin cap he de comensá.

séntirlho.

Sas promesas que t’ he fetas y no he cum-

«Es curemé fá molta feyna, pero cava póch

plit, sas diferents còsas qu’ han passat aquets fondu» digué.

días y sa contestació á sa carta que m’ escri-

¿Qué teparex sa mostra? ¡Yaja un pinsans!..

gueras es día de Pasco, son assuntos que ‘m Estich bé y fóris.

preocupan de lo més, y d‘ ells he de tractá.

Siau ben vinguts, mes chers amis, y Deu

¿Per cuál comensaré? Aquí está es busilis.

fassa la gracia de que no siem vehinats molt

¡Ah! ja ’u sé, per lo que tench més ’prop de temps, encara quejó estiga bé, perque com

qu‘ es un volcan amb erupció contínua. Si, Pera, vé es cap y la fí... som presiari. Sa compañía

estich ¡demunt un volcan, pero.... no ’t retgirs, m‘ agrada molt, pero estant á un matex pis.

qiú axò es una figura; habit demunt una socie-

Cumplida aquesta atenció en sos vehinats,

anem, Pera, á n’ es nostros assuntos, passant per demunt tot lo demés qu‘ ha sucsehit, ó sino no acabarían! may; tantmatex ni lo del Rectó,
ni sa missa nova son cosas nostras. Anem á
nes nostros assuntos, repetesch, y per axó será precís torná á nuá es fil que varem rompre jà
fá tres se imanas.
Te vatx prometer esplicartè un altre mèdi de que se válgueían per voure si afinarían qui era en Tofol, y t‘ ho vuy ateña. Idó has de sebrer qu’ apenas se ’n havia anat 1‘ amo ’n Xesch des Camp de S‘Oca yjá comensá sa sessió; eran cuatra: es Triunvirato y s‘olla colera (aquest es es vertedé nom des personatje visible que te de ya en sa meua carta última) y tots estigueran acordes, com deya sovint un’altra olla cruyada que se rompe, per fortuna de Sc Illót, pero qu‘ encara no paga consum, en que s’ havia de fer un sacrifici més, y tots junts, emprende un viatje, que porían carregá demunt es pressupuesto, pervourer si es criat del señó Escalonadas, qui gosa fama d’ endevinedó, los diría, sino en Tofol qui es, á lo menos ahont viu, si dins S‘Illòt ó fora.
Un d’ ells s‘ encarregà de fer la llengo, y á las nóu de 1‘ ondemá dematí jà seyan dins un cuartet petit que hi ha á la detra com entran á n‘ es pati de sa gran casa de dit señó.
—Y ostes dirán en que puch 'serlos útil, di¬ gué aquell criat dirigintsè á n’ es nostros per¬ sonatje s.
—Jó le hi diré, digué es més gran y grós, noltros som es amos de S‘Illòt y tenim un indi¬ viduo que no mos vol dexá está aplè, escriu contre noltros y mos fá més nosa qu’ una busca dins s’ uy ¿sería possible sebrer qui es?
Aquell horno, qui no es tonto, comprengué la feta, y com conexia á nes qui parlava y sa¬ bia alguns antecedents, li digué en llòch de respondre á sa pregunta:
—Pero vostè no forma part de s’Ajunta¬ ment ¿no ‘s vè?
—No señó, respongué de seguida, pero som es seu padrí.
Ets altres tres sa feran uyada com aquell

sons? ¿Es de legítimo nacimiento? ¿Pertenece á una familia noble? ¿Tiene una dote de doce
mil libras?
—La dote está ahí, replicó la abadesa seña¬
lando el tesoro de la comunidad colocado en su
celda. En cuanto á la nobleza y legitimidad de su nacimiento, no existe ninguno más puro ni
más ilustre.
—Dadme las pruebas, hermana mía. —Las pruebas, dijo la abadesa pasando sus descarnadas manos por su abrasada frente.
¡Las pruebas! ¿Dónde están? ¿Dónde se halla su poseedor?
La abadesa, luchando con la muerte que he¬ laba ya su memoria, se esforzaba en vano por recordar lo que quería. De pronto arrojó un grito,
—¡Ah! gracias, Dios mío, gracias porque me he acordado. Al obispo... monseñor... al obispo vuestro antecesor... se las entregué en depósito. Que se alejen todos, que solo vos y María se¬ pan el secreto de su nacimiento. Aproximaos, os lo confiaré también, pero en voz baja, al oído, porque es un secreto de vida y de muer¬

te. ¡Si se supiese se prepararían contra ella
venenos y puñales!.... Ella es la hija de.... la hija de...
El obispo y María se inclinaron para escu¬
char. María iba á conocer al fin el nombre de
su madre. ¡Ahí los lábios de la moribunda solo profirieron sonidos ininteligibles... Su cabeza se desplomó sobre la almohada; sus párpados se cerraron; oyóse un leve estertor, y el cadᬠver quedó inmóvil por toda una eternidad. Ma¬ ría cayó de rodillas, y el obispo en pié y con las manos estendidas sobre el cadáver, recitó las oraciones de ios difuntos. Luego que con¬ cluyó su fúnebre ministerio, se volvió á María y le dijo:
—Nada temáis, hija mía, pues no olvidaré el interés que os manifestaba aquella que Dios ha querido llamar á sí, y el último deseo que espresó. Yoy á registrar los papeles del obispo mi predecesor, y espero que nada se opondrá á que entréis en breve en la religión. Las prue¬ bas de la legitimidad de vuestro nacimiento son tanto más necesarias, cuanto que sin ellas no
podéis tomar el velo en ninguna comunidad de

religiosas, á menos de no sacar una dispensa del Santo Padre, que es muy difícil obtener, pues el soberano pontífice no concede este fa¬ vor sino con mucha reserva, y solamente cuan¬ do se trata de una persona de sangre real. Ma¬ ría apenas lo oyó. Oraba y lloraba al pié del
lecho da muerte de su bienhechora.
Fiel el prelado á su promesa, de vuelta al palacio episcopal, registró por sí mismo los pa¬ peles y demás títulos que su predececor había depositado en los archivos de la diócesis. Nada descubrió entonces, ni muchas veces después, concerniente á María, á pesar del escrupuloso esmero con que hacía sus pesquisas; y como había muerto también el religioso que tuvos á María en las fuentes bautismales, el prelado
se halló en el mayor apuro.
Comprendía bien que la difunta abadesa no hubiera pasado tantas angustias por una per¬ sona de origen vulgar.
(Se continuará.)

SÓLLER.

3

qui diu: «aquest mos convé, per aquí afinarem
còsa.»
—¿Y que li aparex á vostè, que V afinarem? tornà preguntà es cueròt.
—Si señó, si vostès me divan sa veritat en
sas preguntas, es segújjque sí. Aquest individuo que cercan no paga consum jà fa molts d‘añys

—Coranta dos duros, respongué aquesta. | ti o dirigióse al coro, sentándose en el si-

—Lo que jo pach de consum; jàu idò, y jà ’u ! llon presidencial, después al sagrario, cu-

treurem d‘ un’ altra part.

¡ ya llave le fué entregada por dicho señor

Y partiren tots cap á S‘IUót.

Marqués,, seguidamente al pulpito, des¬

L‘ ondemá dematí jà vatx está dins sa pressó pués al confesionario y por último á la

y.... encara bey estich.

sacristía, en cuyo punto leyó el citado

Eins euant durará no ‘u sé, lo que si sé cért Notario el acta circunstanciada de la to¬

¿que fiÇmolLde temps^que no heu liquidat?
—No señó, contestà rebent s‘ òlla vermeya, es derró reparto, vuy clí, es de F añy passat, jà
hr está, ,
—Ido digan que aquets pérsònatje petit y

es que jà se panedan de tenirmhí. ¿Tú que trobas que no ‘u es ben original y
rara sa manera de prenderme?
M‘ he allargat massa (dispensamhó) y encara
no t‘ he contestat á sa carta des día de Pasco;

ma de posesión, que firmó con los seño¬ res Marqués, Bennaser y testigos citados.
Cantóse solemne Te-Deum y acto se¬ guido la misa mayor á toda orquesta, en cuyo ofertorio predicó D. Mateo Llobe¬

gras amb bigòts grossos y es cap pelat, autó pero estich empagahit de fastidia tant á ib es, ra, el cual supo enlazar, con elegancia de cF ets escrits contra voltros, está á partidas fa¬ públich y acab, maldament no tenga ganas d£ estilo, el acto que acababa de celebrarse

llidas; lo cual no poría’ser obrant en justicia acabá.

perque té bens de fortuna.

Dispon des teu amich

con la tradicional despedida como pre¬
dicador cuaresmal.

—Tampòcli, digué s‘ olla colera, jó no tench

TÒFOL.

Acabada la misa fué acompañado el

recórt que n’ M passás cap de sas señas que

Presó de S’ Illót 13 de Abril de 1887.

Sr. Bennaser á la casa rectoría, también

vostè lia dit.

al son de la música, por el Clero, Ayun¬

—¿Y que los lii passau tots, vos?

tamiento, representación del de Forna¬

—Si señó, casi fots; pero seguiguem.

lutx, Congregaciones é innulñérable raul-

—Es inútil, digué es criat del señó Escalo- j
nadas, vetx una boira espesa que no ’m dexa

EL "SEÑOR RECTOR.

I tiíucl de feligreses que constituían lo más ¡ escogido de Sóller, los cuales felicitaron

vourer més enllá, lo cual prova que vostès m’

¡ al señor Rector con la alegría que no

han contada colqíie mentida.

Según habíamos anunciado oportuna- ¡ puede ocultar todo aquel que vé satis¬

—No señó, contestaren tots á la una, no n’ ! mente tomó posesión de este Curato, el fecho uno de sus mayores deseos, y á

hi hem contada cap.

limes último, el que durante seis años cuya felicitación' correspondió galante¬

—Sía lo que sía no vos puch dir rés més, y | había sido Ecónomo de esta parroquia, I mente con un magnífico refrescó, al mis¬

juraría qir es axí com vos he dit.'Anau á sa ¡ D. Miguel Bennaser Cabrer.

mo. tiempo que ejecutaba la banda esco¬

costa 'de sá Pols que hi viii una bnixá; ella,

Solemne fué en verdad la ceremonia f gidas piezas dé su vasto repertorio.

maldament la engañen, vos dirá qui
voleu conexer.

es

es que

j
I

de toma de posesión' y extraordinariamente concurrido el acto. Desde las pri-

I

lié aquí en pocas palabras descrito eí
solemne acto que prometimos describir.

—Anem icio, y perdonan de F enfado.

í meras horas de la mañana y particular¬

Felicitamos de nuevo á nuestro amigo-'

Y surtiren d’ allá fent comentaris y donant mente desde que un repique de campa¬ y déseamosle todo el aplomo que se ne¬

sa culpa á V olla vermeya perque no havía dit nas anunció la hora en que debía em¬ cesita para desempeñar el delicado cuan¬

sa veritat.

pezarse, llenó la plaza de la Constitución to espinoso Cargo qué le ha sido con¬

Conversant cF aquest assunto arribaren á sa y las calles de Bauza y Rectoría un gen¬ fiado.

costa de sa Pols, preguntaren ahont vivía sa tío inmenso,

bruxa y entraren dins ca-seua, qiF es unJ entra¬ da fonda y mál sana. S’ asségueran y al ins¬ tant surt una veya petita, jeperuda, nas ganxo y barba llarga, que perexía que scanavan á besá, com sas peñas des gorch-biau. Duya unas cartas amb sa má, y tant pronta com los vé los
pregunta
—¿Que voleu que vos diga sa bonaventura? —No; volem..... axò y axò (lo matex que digueran á n’ es criat del señó Escalonadas.)
—Pronta quedareu servits, y después d’ unas

À las nueve y media salió de la casa rectoría el Sr. Bennaser, acompañado de los señores Alcalde y Juez municipal, una comisión del clero parroquial, en re¬ presentación de este, compuesta de los señores D. Jaime Sastre vicario, D. An¬ tonio M.a Ixms beneficiado y Fr. Antonio Casasnovas, Gustos de la iglesia de San Francisco, é infinidad de personas visi¬ bles en representación de todas las clases
de la sociedad sollerense. Precedida la

Tanbien hizo su entrada en Buñola, el mismo dia y tomó posesión de aquel
Curato, nuestro paisano y amigo I>. Fran¬
cisco Rallan Rufián.
De lo mucho que le aprecian sus feli¬ greses puede estar satisfecho nuestro amigo, pues, según las pruebas que acaba de recibir, tiene motivos para ello.
Por nuestra parte enviárnosle cordial felicitación, al mismo tiempo que hace¬ rnos votos para que por largos años pueda

cuantas preguntas comensá á gira cartas de- comitiva por la banda de la Sociedad Fi¬ apacentar la grey que le ha sido confiada.

munt una cadira baxa. Es que voltros perse¬ larmónica■, dirigióse á la iglesia parro¬

guiu nom Tofol (ells jà Vvían dit seiisa temersen) y es un hòmo alt y prim cara pelada y cap pié de cabeys revulls y pentinats á lo Te¬
norio.
—Aquesta.heu enten més qu‘ aquell; per de pronta jà mos ha endevinat es nom.
—Axò es es sollerich que ven toronjas de¬ vora la Bolsa; demanauley, jó el vatx vourer riurer un día devant mí y de llevo ’nsá li duch
sa proa demunt.
—Mem, miran si es de 8‘Illót ó forasté. —De Sóller, respongué sa brnxa, y per mes señas ven taronjas devora la Bolsa; ara escriu
una carta contra voltros.

quial. En el espacio comprendido entre la
verja de hierro y el portal mayor de la iglesia, cerradas las puertas de esta, reci¬ bió el beneficiado D. Pedro A. Marqués, al recien nombrado Rector, al cual en¬
tregó las llaves tan luego hubo leido en alta voz el título de propiedad de este Curato extendido por el Excmo. é Ilustrísimo Sr. Obispo de esta diócesis á fa¬ vor del Sr. Bennaser, y abriéronse las
puertas de par en par. Acompañado del Sr. Marqués y demás
sacerdotes, del Notario D. Francisco Ee~

Antigua es la costumbre de tirar á los Judas el sábado santo al toque de gloria, y por lo antigua la hemos respetado siempre, absteniéndonos de hacer comen¬ tarios si alguna vez nos hemos ocupado de ella. Hoy pero nos es del todo imposi¬ ble callar ante el rumbo qne parece vá
tomando tal diversión.
El sábado último recorrimos las calles
de esta población y nos estrañó sobrema¬ nera ver en una de ellas colgado uno de esos J ¡idas de que hablamos, que tenia por cabeza una olla y varios rótulos que no

—¿QiF he dit jo? digué s’òlla d’ ets embuys,
ell es. Anem á prenderlhó. —Calla, paguem es gasto; hem de queda bé
jà que no pagam d‘ es nostros. —Es vé, ¿que val axò? preguntà á sa bruxa,

rrer Jaume y de los testigos D. Juan pudimos leer, pero que suponemos desde Colom Muntaner, D. Juan Canals Esta¬ luego eran alusiones personales más ó des, D. Juan Coll Peña y D. Andrés menos directas. Oliver Pizá, dirigióse el agraciado señor j Desaprobamos altamente la ocurrencia, Bennaser al altar mayor, desde cuyo si- ¡ que podrá parecer tan feliz cómo se quie-

4

SÓLLER.

ra, pero que, en su fondo,, no deja de de¬ mostrar una cultura parecida á la de los
que talan por venganza.
¡Mentira parece que el señor Alcalde tolerase semejante abuso!
En la mañana del martes administróse
solemnemente la comunión pascual á los enfermos y achacosos que no habían po¬ dido asistir por sus pies á la parroquia para cumplir dicho precepto de la Igle¬ sia, ;y á las nueve celebró su primera misa| el joven sacerdote D. José Pastor Castañer, que fué cantada á toda orques¬ ta por la de aficionados de este pueblo, y acto seguido la misa mayor en el Con¬ vento, también con música, con motivo de la fiesta del Santo Cristo que allí se
venera.
Uno y otro de dichos actos religiosos
fué en estremo concurrido.
Según nos han asegurado, la fiesta re¬ ligiosa que se celebra anualmente en el oratorio de San Raimundo de Peñafort, en el Puerto, ha de ser este año en ex¬
tremo lucida.
Ignoramos las modificaciones que ha¬ brá sufrido, solo hemos podido averiguar que predicará, en el ofertorio de la misa mayor, D. Mateo Llobera Pbro.
Si el día de mañana es como han sido
algunos de la semana que fine hoy, es probable sea muy concurrida dicha fiesta.

Hemos recibido una circular firmada
por D. J. Muntaner, dueño de los gran¬ des almacenes de paños establecidos en la calle del Sindicato, por medio de la cual participa á sus innumerables favore¬ cedores haber recibido un completo sur¬ tido de novedades para primavera y ve¬ rano que ofrece con las mayores venta¬ jas económicas.
Muchos serán indudablemente los que,
atraidos por la buena calidad de los gé¬ neros, querrán responder al llamamiento que hace al público balear el Sr. Mun¬
taner.
CAMBIOS.

Marsella 8 djv

Cette

“

4*95 ^
4‘96

Demás plazas francesas . . 4‘97

CULTOS SAGRADOS.

Mañana en la Parroquial oficio de tercera Domi¬
nica.
Dia 19 á las seis y media de la mañana el ejerci¬
cio mensual al Patriarca San José. Mañana en el oratorio del Puerto liabrá fiesta con
oficio y sermón en honor de San Raimundo de Pe¬
ñafort.
MOVIMIENTO DE POBLACION.

NACIMIENTOS.

Varones 3.—Hembras 1.—Total 4.

Ninguna.

DEFUNCIONES.

LA ROQUETA
SETMANARI 3^A.31.I\_iOK,QXJÍ
re-sòlt Új no acabá per rés del mon s’ humó y sa bona cara.
Preus de suscripció.—Un any 3 pesetas; mitx any 1‘50; cada número 2 cèntims.
A s‘ imprenta: carré de San Bartomeu nú¬
mero 17.—Sóller.
Árboles Frutales.
En el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: se da¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto á Can Domingo, carretera
de Palma.
AL PÚBLICO.
El dueño de la casa de comidas de la plaza del Aceite, en Palma, D. Juan Barceló (a) Grí, participa á sus amigos y conocidos que ha cambiado de domicilio, ocupando hoy la casa número 20 de la plaza de Abastos, y que ofre¬ ce á sus favorecedores prontitud, limpieza y
economía.
GUANO REFINADO
É INSECTICIDA.
DEPOSITARIO EN SÓLLER
Jaime Serra (a) Font
camino del Mar.

Anteayer volcó un carro que venía del Camp de sa Má cargado de maderos. El sitio del percance fué el torrente mayor pues, al tiempo de vadearlo, una de las
ruedas del vehículo subióse á una de las
pasaderas. Como la escena pasó en el agua, faltó
poco para que perecieran ahogados el carretero y el mulo. Los hombres que
trabajaban en Can (farau, acudieron de
seguida á prestar auxilio, y á ellos fué debido quizás el que no tengamos que lementar una desgracia personal.
Lo que viene á apoyar la proposición que hicimos tiempo ha, de construir en dicho punto un sólido puente de piedra. Piensen en ello aquellos vecinos que todavia es hora, y de tenerlo jamás han de arrepentirse.

BONITA COLECCIÓN DE VISTAS
DE SÓLLER.
Comprenderán la colección completa unas 40 ó 50 fotografías de los sitios más pintores¬ cos y conocidos del valle, del Puerto y de la población.
PRECIOS DE VENTA.
1’50 pesetas cada vista, por suscrición y se
remitirán á domicilio mensual ó semanalmen¬
te, á voluntad del comprador. 3 pesetas por cada vista suelta.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de í. Marqués Arbona.
San Bartolomé, 17.—SÓLLEB.

ZAPATERÍA
DE
ANTONIO MARTINEZ Ï CÁNAVES.
Premiado en la Exposición de París de 1878 en la de las Ferias y Fiestas populares de Palma de 1881 y en la XII general
de Burdeos de 1882.
Se confecciona calzado de todas clases á la medida para caballeros, señoras y niños.
Para pies imperfectos y para el comercio
de América.
Materiales de las mejores fábricas tanto
nacionales como extrangeras.
Prontitud, elegancia y economía. Calle de Bauzá núm. 13-SÓLLER.

Hemos tenido el gusto de estrechar la

mano al reputado hombre público y cu¬

rial afamado D. Mariano Canals, que ha

venido con motivo de una ligera indispo¬

sición que ha padecido su hijo, y que fe¬

lizmente se ha resuelto en bien, de lo que

nos alegramos.

A la par que le damos la más cordial

bienvenida, lamentamos su corta estan¬

cia entre nosotros, debido á sus múlti¬

ples ocupaciones, y deseamos que pronto,

y por motivos más alegres, repita su vi¬

sita.

L..„ ^

.

-

VENTA.
Se vende una casa de campo muy capaz
con bajos, entresuelo y piso superior, carrera al frente y huertecito contiguo, con naranjos y otros frutales y derecho de agua, situada en el término de la villa de Sóller, inmediata al lugar de Biniaraix, conocida por Can Botana.
Y un olivar con tres bancales llamado S‘
Olivaret de las Moneadas, en el mismo término
de Sóller.
Darán razón en Palma calle de San Elias
ilúm. 14 piso 2.0 izquierda, y en Sóller D. Ge¬ rónimo Estades ó Buenaventura Coll carpinte¬ ro frente la iglesia de Biniaraix.

HIERRO TORRENS.
(GOTAS CONCENTRADAS DE HIERRO TORRENS.)
Recomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL Farmacia del Autor-Plaza íb la (¡anstitación.-SBLLER.
SÓLLER.-lmprenta de Juan Marqués,