AÑO IÍL—YUM. 89.
AÑO IÍL—YUM. 89.

18 MARZO DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que rrqbrá (hade el 15 Octubre de 1886 A 11 Marzo
de 1887.
De Palma á Manacor y La Puebla.—7’30 maña¬ na, 2 y 8’15 (mixto) tarde.
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7’30 mañana y 5,tarde.
. De La Puebla á Palma.— 7’55 mañana y 5’10 tarde.
. De La Puebla á Manacor.L·t7’55 mañana 2’30 y ñ’10 (mixto) tarde.
De Manacor á La Puebla.— 7’30 mañana y 5
tarde.
Tren ‘periódico:■ (Hci$, de increado en Inca.—De
Inca á Palma—2 farde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Para l’jiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Mahon, lunes 4 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, jueves 4 tarde. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lunes 7 mañana. De Mahon, lunes 9 mañana vía Alcudia y jueves 9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, jueves 12 mañana, vía Alcudia y sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llenadas á Sóllci:.—Todos los días á las 6 noche

PERIODICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICION.

PRECIOS RE SUSCRICION.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé nüm. 17.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extrangero y América.

)^

,,

.

,

j Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar tirina.

HIGOS CHUMBOS
É IMPORTANCIA DE SU CULTIVO.
El consumo de esta fruta no había has¬
ta el presente excedido los límites de nuestro país, y esto no en todas partes; pero desde que el comercio ha hecho al¬ gunos ensayos exportándolo bien condi¬ cionado á Inglaterra y otros puntos del extranjero habiendo tenido aceptación y alcanzado buenos precios, pues en carta fechada en Londres en 11 de Agosto pró¬ ximo pasado y dirigida al Diario de Gandía algunas cajitas de la indicada fruta que contendrían unas dos docenas por caja, fueron vendidas á 5q3. cada una, aña¬ diendo que el valor de los fletes no exce¬ dería de 3 ó 4 peniques.
En vista, pues, de este resultado, y el que han dado envíos posteriores, llama¬
mos la atención de nuestros labradores
para qué se fijen y extiendan su cultivo y proporcionen al comercio un producto que ha sido siempre mirado con la mayor

indiferencia, y con mucha más razón I pequeños límites en las Baleares desde

cuando los gastos en su plantación son j que la química con sus grandes y sorpren¬

insignificantes y los terrenos que deben I dentes adelantos ha introducido las ani¬

emplearse son aquellos que ni siquiera I linas en el arte de la tintorería.

pueden aprovechar para otro cultivo, La tuna ó nopal es planta americana

pues prevalece hasta en los más áridos y originaria de Méjico, pertenece á la fami¬

montuosos.

lia de las cactáceas, plantas perenes, car¬

Los higos chumbos, higos de España, i nosas, de corteza crasa, jugosa y verde.

higos de Berbería ó peras espinosas (Pri- Tallos articulados, comprimidos, imitan¬

ckly pears) como llaman los ingleses son do la forma de hojas que son las palas

conocidos también vulgarmente con el de los nopales, cubiertas de espinas. Eru¬

nombre de higos de pala. Su árbol recibe to carnoso armado de espinas, pulposo y

el nombre de tuna, canto pinela nopal y es comestible.

bastante común en toda nuestra región

Prospera en climas templados y cáli¬

meridional, porque una de sus variedades dos, vejeta perfectamente en toda nues¬

qne es la más chica y menos espinosa, da tra región meridional y como todas las

lugar á la cría de la cochinilla, de cuyo de su especie, tiene la propiedad de vivir

árbol se alimenta, siendo su principal fac¬ casi separada de tierra, pues basta po¬

tor, sirviéndole al mismo tiempo de abri¬ nerse meramente en contacto con ella,

go contra la lluvia y la intemperie, si para crecer desarrollarse con facilidad.

bien en este caso exige un cultivo dife¬ Se aviene como hemos dicho á toda clase

rente y mucho más esmerado: siendo en de terreno y su plantación es facilísima,

otro tiempo esta producción objeto entre pues no hay más que cortar enteritas las

nosotros de nna industria de bastante pencas ú hojas de nopal y dejarlas ex¬

importancia está hoy reducida á muy puestas al aire algunos días después de

CATALINA
NOVELA DE COSTUMBRES SOLLERENSES
POR
JTJANISr B.
(Conclusión.)
El forastero era hijo de un comerciante ca¬ talán, que venía cada año á pasar una tempo¬ rada de descanso en Sóller. Muy aficionado á la pesca, frecuentaba el Puerto y las playas de Tuent y la Calobra. Vio' á Catalina y le hizo una corte asidua con una fraseología sentimen¬ tal y brillante que trastornó la cabeza á la muchacha, de suyo inclinada á lo nuevo y á lo
romántico.
Y no es qne Áhdón, así se llamaba el joven catalán, fuese la personificación del romanti¬ cismo, ni mucho menos. Era simplemente un vulgar perseguidor de modistillas barcelonesas, más ó menos dispuestas á dejarse seducir. Pero era desenvuelto y poseía cierta práctica en el arte de engatusar á las muchachas de la clase
obrera. Yo tardó en conocer el lado vulnerable
de Catalina, y por él abrió en seguida una an¬
cha brecha en su corazón. La elegancia de su traje y la finura de sus maneras contrastaban

con el tosco vestido, á veces desharrapado, y j —Para tenerme á tulado toda la vida, pues¬

con la rudeza, exterior nada más, de los indi- j to que tanto me amas.

genas de aquel barrio marítimo. Al verle, Ca- \\ El vaciló un instante, sin saber que contes¬

talina experimentó el efecto de una revelación. I tar. Luego dijo, por mentir algo:

Aquel sér, nuevo para ella, la atrajo, como si I —Yo tengo inconveniente.

una voz secreta le dijese que ella era de su j Y se dieron cita en la Consigna para tres

raza, de su país y de su esfera. Cuando él la | días después al rayar el alba.

habló, el aliento de sus palabras la turbó más

Catalina salió cautelosamente de su cabaña.

que las brisas nocturnas de la voluptuosa pri¬ El corazón le latía con violencia. Por fin iba á

mavera. ¿Cómo no amarle, si le traía un goce ver aquella tierra de promisión situada más

real de aquel mundo desconocido que era el allá del mar inmenso, por donde el horizonte

constante objeto de sus ideales fruiciones?

se llenaba de rosados resplandores á la caída

Aquellos amores fueron un apasionado idilio, que Abdón hubiera querido hacer degenerar en
grosera aventura.
Pero Catalina, acostumbrada desde niña á la libertad y á la defensa propia, poseía la.fuerza que dan el conocimiento de los escollos y la sencillez de costumbres en que había temblado
su alma.

de la tarde. Cuando llegó á la Consigua, vió al barco de Abdón que salía del Puerto á toda vela, llevándose con el hombre amado, sus ilu¬ siones, sus esperanzas, su corazón, su vida en¬
tera!
Entonces volvióse á su cabaña á paso lento, con espantados ojos, sin volver la cabeza bácia el1 sitio por donde se alejaba el buque.

Sin falso recato, sin hipocresía, con solo re¬ chazarlo con la inocencia de sus grandes ojos, acabó por exasperar los impacientes ardores de
su amante.
Ella le buscaba, ávida de ternura; pero huía
de sus caricias brutales.
—¿De dónde eres? le preguntó un día. —De Barcelona, contestó él. —¿Qieres llevarme contigo? —¿Para qué?

ui.
—¡Catalina se ha vuelto loca! decía una an¬ ciana á Pedro Antonio. Mi hijo acaba de verla
en las breñas de las inmediaciones de la Torre.
Andaba errante, con los brazos abiertos y la cabellera suelta, cantando y bailando y en¬ viando besos á la luna que se hundía en el mar lejano.
—¿Hacia la Torre, decís? preguntó Pedro

2

SÓLLER.

cortadas para que se sequen un poco y ci¬ catrice el corte, efectuado por su base ó extremidad inferior, pues de este rhóclo están menos expuestas apudrirse y arrai¬ gan con más facilidad y seguridad. En la plantación se lian de enterrar las ho¬ jas hasta la mitad cuidando de guardar una distancia de medio á un metro según la variedad que se elija, pues se ha de tener en cuenta su anchura y elevación y mútuo el apoyo de sus brazos para no venirse al suelo,debido á sus raíces pro¬ porcionalmente cortas y fibrosas,
La época de su plantación se hace á primeros de Marzo, y si el terreno, donde se verifica estuviese algo húmedo no debe regarse, efectuándolo si hubiese mucha sequedad; pero en tierras secanas es con¬ veniente efectuarla después de las lluvias
de invierno.
(Se concluirá.)

UN RESPINGO.'’

Hace ya mucho tiempo que decía un

sabio:

.

:

q

•

“Las leyes son Como las telerañas,

aprisionan á los débiles y son rotas por

los fuertes. “

■

Y esto, además de en otras muchas

partes, tiene aplicación en Sóller respec¬ to á lo que sucede en la cobranza de con¬

sumos.

Todos sabemos los repartos que que¬ dan todavía por liquidar, todos conoce¬ mos las causas en que fundó ,su volunta¬ ria sordera nuestro Alcalde, cuando, ha-r

ciándonos eco de la opinión pública, le

pedimos , espusiera las listas1 de todos aquellos que no hubiesen satisfecho sus

cuotas por verdadera insolvencia, nadie i Quedan ya terminadas las obras de

ignora que han pasado á partidas fallidas ! ensanche de la carretera del Puerto en

las cuotas de varios, que conocemos to¬ la entrada de aquella barriada, junto á la

dos por lo que son, y algunos, sino cruz de piedra, y falta arreglar única¬

todos, comprendemos perfectamente el mente el piso, lo cual creemos se hará

por qué se callan estos y el por qué alar¬ seguidamente.

dean otros de deber á la recaudación una

Otra vez dijimos ya que el ensanche

cantidad considerable; no obstante nada que ha recibido el muelle con esta mejo¬

se dice, la mar está en calma y el Ayun¬ ra es tal, que en nada se parece á lo que

tamiento, no queriendo convertirse en fue, y hoy podemos añadir y asegurar

verdugo del pueblo (como ellos dicen) sin vacilación que si en vez de la curva

permanece cruzado de brazos, indiferen¬ que describe la citada carretera se hubie¬

te y, lo que es más todavía, impasible se seguido una paralela al muelle que tu¬

ante el clamoreo fundado de la multitud. viera sus cimientos en el mar, como la

Y siguen pagando los más puntuales obra que nos ocupa, sería nuestro puerto

no solo las cuotas que les corresponden uno de los más cómodos para carga y

sino que además las de aquellos, que, descarga de buques.

aunque más pudientes, se han negado al

— <r

pago, despreciando los avisos del recau¬ dador y burlándose délas amenazas de
apremio. Y síguese cobrando pequeñas partidas,
amedrentando para ello á viejos y á mu¬ jeres con amenazas, esto es á gente débil y que no tiene amigos que la defiendan.
Y pasan á ser partidas fallidas la cuo¬

Por falta de sellos en la Administra¬
ción y en todos los estancos, no pudieron salir para Francia el sábado último por vía de Alcudia, los números del Sóller.
Suplicamos á nuestros abonados dis¬ pensen al señor Administrador ó á quien tenga la culpa este pequeño desliz.

ta que debe mi empleado con tres pesetas

diarias y bienes de fortuna, al mismo tiempo que sigue molestándose diaria¬ mente á una pobre viuda sin más bienes que, algunos .de los; escasos muebles que tiene en la casa que habita y sin más me¬ dios de. subsistencia que el jornal redu¬ cidísimo de una hija, que, á tenerlas, hu¬ biese satisfecho las cuatro ó cinco pese¬ tas que debe á lo más y que no habrá pedido á nadie porque habrá comprendi¬ do que, para deberlas, lo mismo dá que sea á uno' que á otro.

Después de una semana lluviosa ama¬ neció ayer despejado el cielo, no obstan¬ te dejábase sentir un frío insufrible, de¬ bido sin duda á la nieve de que están nue¬
vamente cubiertos nuestros montes.
Suponen unos que, con esta, habremos terminado él invierno, mientras que di¬
cen otros no estamos todavía á la mitad.
Nosotros Creemos que las variaciones de temperatura de estos días son propias del mes en que nos encontramos.

Esto viene sucediendo desde tiempo y

durará in ctcnium si quien debe no pone

Hemos recibido un ejemplar de la im¬

remedio al mal.

portante obrita que acaba de publicarse

—■ -

en París con el título de “Primeros ele-

Antonio. Y á una señal afirmativa de la vieja,
echó á correr hácia el indicado sitio.
Su naturaleza robusta había recobrado por
completo sus perdidas fuerzas. El gallardo mozo trepó de risco en risco, es¬
cudriñó cuevas y barrancos y echó á todos los ecos su voz solitaria, vibrante de amor.
Tres días duró aquella faena horrible. Pedro Antonio volvía á su hogar muy entrada la no¬ che, rendido el cuerpo y lacerada el alma.
Se apoderó del vecindario, y aún de los mis¬ mos padres de adopción de Catalina, un terror supersticioso tan grande, que todos, como si obraran de común acuerdo, respetaron en Pedro Antonio el febril cuidado, que parecía un fatal derecho, de descubrir a su amada viva ó muerta.
Al tercer día descubrió en la cima de un pe¬
ñasco una forma humana, lívida, andrajosa, in¬ móvil y con el rostro vuelto hácia el sol po¬
niente.
Pedro Antonio se puso á cantar un aire del país que hizo bajar la cabeza á la pobre loca.
Esta conoció al joven, le saludó y se fué.
Pero el mancebo recobró sus fuerzas. Echó
á correr tras de Catalina y no tardó en alcan¬
zarla,
Al anochecer, volvía con ella de la mano al triste hogar de Juan Albertí.
El enamorado jóven se constituyó en ángel custodio de aquel cuerpo de donde había huido

la razón, y que conservaba, durante la locura, la plenitud de su escultural belleza.
Acompañaba á Catalina á los sitios que pa¬ recían gustarle, evitando los que podían disper¬
tar en ella dolorosos recuerdos. La cuidaba con
fraternal solicitud, dejándola horas enteras en pleno sol de invierno, siguiendo con ansiedad el cambiante movimiento de las olas en la fije¬
za de su mirada.
Se tendía á sus piés y á veces le besaba las maños, que ella le abandonaba inertes y frías.
Pero poco á poco, al calor de aquella solícita ternura, Catalina parecía renacer á la vida moral. El instinto de amar dispertaba. La jóven se estremecía de placer al casto beso de su amante; cogía flores en silencio; ya no cantaba nunca, y con frecuencia dos gruesas lágrimas inundaban sus ojos.
Aquellas lágrimas, que causaban honda pena en el alma de Pedro Antonio, no eran el rocío del recuerdo, sino el manantial de la gratitud presente. En su abnegación de adorador estáti¬ co, él no se apercibía de que era el creador de un alma nueva, brotada á la tierna efusión de la suya, ni se daba cuenta de que en la cabeza enagenada de su amiga se había infiltrado al fin la exhuberancia de sus pensamientos de amor.
Uno á uno, la demente había arrojado ó per¬ dido los recuerdos de Abdón, y la cándida fres¬ cura de sus primeras ideas se desprendía de su

alma como un efluvio ele pureza, en sus conver¬
saciones con el enamorado pescador. No estaba léjos el día en que por fin iba á
decirle que era amado.
Aquel día llegó. Una tarde de abril en que el sol crepuscular, sin nubes que encender én Occidente, se miraba en el terso cristal del mar tranquilo, el mancebo se arriesgó á recordar la promesa de otro tiempo. Catalina, súbitamente presa de una profunda emoción, se ruborizó por vez primera. Su corazón renacía.
Siguiendo su paseo favorito, por la cresta del cerro de la Torre, más ocupados en el mú¬ tuo exámen de sus personas que en la contem¬ plación de aquel horizonte que tanto atraía, en otra época, á la romántica-joven, llegaron cerca del sitio en que se despeñó Pedro Antonio.
Este se asomó á la cima y vió entrar dos buitres en una hendidura de la escarpada peña.
—-¡Ah! dijo él con la mayor naturalidad, Es¬ ta vez te traigo el nido.
Y desplegando una cuerda que ahora solía llevar arrollada á la cintura, empezó á atarla
sólidamente á un peñasco.
Catalina se puso lívida. Vaciló un momento, como tratando de evocar un recuerdo vago. Después precipitándose so¬ bre el temerario jóven, se abrazó á su cuello
exclamando:
- —¡Oh, no! qué horror! Amor mío! No quiero!

SÓLLER.

3

mentos ele Geometría Experimental apli¬ cada á la medida de las longitudes, de las superficies y de los volúmenes. “
Dicha obra, escrita en francés por Mr. Pablo Bert, ha sido traducida al es¬ pañol por nuestro paisano é ilustrado co¬ laborador á este semanario, D. Geróni¬ mo Frontera, Doctor en ciencias y cate¬
drático de matemáticas en el Liceo Na¬
cional de Cario Magno, de París. Nada decimos respecto á la utilidad
de la obra en cuestión, pues nos parece suficiente recomendación su propio título.
Felicitamos á nuestro amigo y le agra¬
decemos la atención.
La Confianza se titula la hermosa tien¬ da que en la calle de la Luna, esquina de la de Serra, ha de abrir en breve al pú¬ blico nuestro amigo D. Joaquín Borras.
El mejor elogio que de ella podemos hacer es repetir lo que dicen sus admi¬ radores: que es digna de estar en una ca¬ pital de primer orden.

Sin pedir á la tierra un asilo, Sin pedir maravillas al cielo, El Jordán recorriste y el Nilo, Pobre, humilde, constante en tu fé. Más Dios era al que en brazos llevabas, Era Dios tu tesoro, tu estrella: Si al mortal le deslumbra su huella, Tú mortal nuestro guía tú sé.
Dios se acuerda del tierno vagido Que al nacer dió en tus brazos infante; Dios se acuerda del dulce gemido Con que tu alma en sus brazos voló. Haz también que en el lecho de muerte Nos visite Jesús soberano, Y los ojos nos cierre tu mano Que en tutela al nacer nos tomó.
Si en la tierra Jesús y María A tu voz inclinaban la frente, Ora el cielo la espera obediente, Y tus siervos arcángeles son. ¿Y qué mucho seamos tus siervos, Tus esclavos los hijos del llanto, Y qué suba hasta allá nuestro canto
Cual desciende á nosotros tu don?
José M. Quadrado.

cesa de Argel; no solamente produce cera, como su nombre indica, sino que también esparce un olor aromático muy agradable' y sus raíces se emplean en ciertas preparaciones medicinales. Además posee en alto grado la propiedad de purificar el aire, hasta el punto de convertir en saludables los lugares mefíticos en que se
introduce.
En la Carolina y Pensilvania, de donde este árbol es originario, sería casi imposible al hombre vivir próximo á los pantanos, si los myricas, que ocupan grandes estensiones de terreno, no mejorasen el aire sensiblemente.
Mr. Kellermann es de opinión que el myrica podría ser fácilmente cultivado en Francia y en España; se ha dicho, es cierto, que el de la Carolina era muy sensible al frío; pero este aserto es atrevido, toda vez que soporta el cli¬ ma del Canadá, que, como se sabe, es amenudo
extremadamente frío.
Por lo demás, el myrica no es de introduc¬ ción reciente en Francia; hace más de 150 años que fué importado en dicho País, donde hasta ahora, nó solo se ha extraído de él la cera, sino que su cultivo ha sido abandonado.

(La Unidad Católica.)

Otra tienda ha de abrirse al público en breve y en la misma calle de la Luna; la de drogas del Sr. Castellet, y, según nos han asegurado, tan luego quede termina¬
da la fachada de la casa de D. José For-
teza, abrirá este otra, también de primer
orden.
Adelante. La calle de la Luna, la más céntrica del pueblo, será además en ex¬ tremo bonita, sobre todo si algunos otros siguen el ejemplo de Borràs, Castellet y
Forteza.
CÁ9BIOS.

Marsella 8 dpv

Cette

“

.....

Demás plazas francesas . .

4J97 1/2
4¿ 9 81 /2
4‘99

HIMNO Á SAN JOSÉ.

Salve, oh padre del Hijo increado! Salve, esposo feliz de María! Fué tu vara su apoyo algun día, Y hoy es cetro de gloria y poder.
Tú de pié junto al célico trono De dó mana á raudales la gracia, Sobre el suelo, benigno patrono,
La derramas en lluvia feraz.
Como el pan con tu Dios repartías, Hoy su gloria contigo reparte: Cual solía en su llanto invocarte, A tu voz hoy sonríe su faz.
Dios en tí nos mostró de qué gracia, De qué brillo es capaz la criatura: Tú mostraste cuán bella, cuán pura Subir puede á su Dios que la honró. Tú, en quien ama el Señor nuestra raza, Ora tú por los tristes humanos,
Como el otro José sus hermanos
Generoso ante el rey presentó.

CULTOS SAGRADOS.

VARIEDADES.

Dia 20 oficio de tercera dominica con exposición

Ya no es sólo de la caña de la remolacha y : del Santísimo y sermón.

de la patata, por ejemplo, de donde se puede

Por la tarde se continuará el septenario del San¬

sacar azúcar, sino que también de la madera tísimo Nombre de Jesús, y luego después el ejercicio
del Via-crucis.

se obtiene aquel producto.

Dia 24 á las siete de la mañana y durante una

Divídase la madera en partes pequeñas, co¬ misa la devoción mensual á San Bartolomé patrono

mo el serrín, é imprégnese en una disolución de esta parroquia.

de ácido clorhídrico; después trátese el caldo

Al anochecer completas con música en prepara¬

que resulta por medio del mismo ácido en es¬ ción de la fiesta que la congregación de Madres cris¬

tado gaseoso, con lo cual queda verificada la tianas dedica á su escelsa patrona Nuestra Señora

sacarificación. El líquido pastoso que se obtie¬ ne se filtra, evaporándolo después á fuego len¬ to, y la operación quedará terminada cuando la glucosa no contenga más de un 7 por 100 de ácido; por fin se neutraliza este ácido por el procedimiento ordinario, y así se logra la ob¬
tención del azúcar.
❖ ❖*

del Sagrado Corazón. Dia 25 á las siete y media comunión general para
dicha asociación. Á las nueve horas menores, solem¬ ne bendición de la nueva Figura y oficio solemne con música y sermón por D. Mateo Llobera. Por la tarde sermón cuaresmal y al anochecer el ejercicio de la mencionada asociación con plática por el mismo ora¬
dor.

Las esperiencias hechas por el Dr. Erben-

MOVIMIENTO DE POBLACION.

mayer han demostrado que el ácido fórmico es un antiséptico, más recomendable todavía que el ácido fénico y ácido salicílico. Fundado en

NACIMIENTOS. Varones 1.—Hembras 1.—Total 2.

estas experiencias,! otro alemán, el Dr. Mü-

DEFUNCIONES.

llenhoff, propone como medio para "conservar

Dia 12.—Falleció Cristóbal Morell y Castañer

la miel sin alteración, el adicionarla una pe¬ de 72 años de edad.

queña cantidad de ácido fórmico, como se hace

hoy en el salicilado. También puede adoptarse una disolución que tenga 25 por 100 de ácido

DEFENSORA SOLLERENSE.

I fórmico para lavar las colmenas é impedir así

la propagación de las enfermedades contagio¬

Las Juntas Directiva y de Tenedores de ac-

sas que padecen las abejas.
❖ ❖*

| dones participan á los socios comprendidos en
los gremios de carpinteros y herreros que quie¬
ran tomar parte en la construcción de las obras

El árbol de la cera.—El vegetal conocido ¡ con el nombre de árbol de la cera es un myrica,

de dichos ramos, para la casa que edifica esta
Sociedad, y cuyos planos, presupuesto y plan
de condiciones están de manifiesto en la Secre¬

del cual existe una decena de especies; los más taría de la misma, que pueden presentar sus

importantes son el myrica cerífera, de la Caro¬ solicitudes, arregladamente al modelo que se

lina, y el myrica pensüvánica, de Pensilvania. Hay pocos árboles más útiles, según Mr. Ke-

I

facilitará á los solicitantes, hasta el día 20 del actual á las 8 de la noche, no admitiéndose postura que exceda del tipo presupuestado. Só-

llermann, que ha intentado con éxito la aclima¬ | 11er 10 Marzo de Í887.—P. A. de las J. D. y

tación del árbol ele la cera en la colonia fran¬ i de T. de A.—Juan Marqués Arbona, Srio.

4

SÓLLER.

Sección de Anuncios.

I231.a áTOBIO BALLESTER MARTORELL PROFESOR VETERINARIO
XS&tablecIdo en (Sdller* calle de la Rectoría si«° lO.

En vista de las imperfecciones de los animales doinésticos (solípedos) y enfermedades pe los mismos padecen, y siendo costiim-

bre muy antigua las igualas ó convenios entre los veterinarios y dueños de caballerías, por cuanto es muy gravoso el pago de los derechos por asistencia, cuando lia de verificarse según tarifa; participa al público que, á lin de estimular todavía más á los propie¬
tarios, para pe no vacilen en la celebración de unos contratos "que tanto les convienen; ha resuelto bajar los precios de los mismos,

siendo desde hoy los siguientes:

Por cada animal solípedo d de cabestre mayor (caballos y muías) sin herradura , . . , 10 reales.

(De 0 á 1 palmos

60 id.

s. De 7 á 8 id

80 id.

(De 8 id

, 100 id.

/Mni™ (De tiro.
v1 ""(Delabranza

60 id.
48 id.

5 Por cada animal solípedo o de cabestre menor (asnos)

Sin herradura .........

8 id.

Con herradura

28 id.

NOTAS.

Desea alquilarse una
casa situada en el punto denominado Can Xartero, á inmediaciones de Can Gaspá Captó, junto á la plaza de Ets Estirados.
En esta imprenta informarán.
VENTA.
Se vende una casa de campo muy capaz
con bajos, entresuelo y piso superior, carrera al frente y huertecito contiguo, con naranjos y otros frutales y derecho de agua, situada en el término de la villa de Sóller, inmediata al lugar de Biniaraix, conocida por Can Botana.
Y un olivar con tres bancales llamado S‘
Olivaret de las Moneadas, en el mismo término
de Sóller. Darán razón en Palma calle de San Elias
núm. 14 piso 2.o izquierda, y en Sóller D. Ge¬ rónimo Estades ó Buenaventura Coll carpinte¬ ro frente la iglesia de Biniaraix.

Primera.—No van comprendidas en el contrato las operaciones siguientes: Los reconocimientos de sanidad en casos de compra ó venta.
La castración.
La cauterización (dar fuego.) Segunda.—Se hierra á fuego y en frío, en casa del veterinario ó en el domicilio del propietario.

TIENDA-ALMACEN DE PAPELES

Las Baleares

DE
FRANCISCO ROCA É HLIOS

Obra escrita y publicada en aleman con el título de
DIE BALEAREN IN WORT UNO BILD GESCHiLBERT
Versión castellana de D. Santiago Palacio vice-cónsul de España en Berlín, corregida y considerablemente aumentada con anuencia y conforme á las indicaciones del antor por
D. FRANCISCO MANUEL DE LOS HERREROS Y SCHWAGER
DIRECTOR DEL INSTITUTO BALEAR.
Constará esta obra de unos 8 ó 9 tomos de 400 á 500 páginas folio menor, papel agarban¬ zado y tipos claros, divididos en cuadernos de 40 páginas con tres xilografías cada uno, al pre¬
cio de UNA PESETA.
Suscríbese en la Tienda de artículos de escritorio de J. Marqués Arbona.

Papfles de todas clases j objetos de escritorio
ESPECIALIDAD ES PAPELES PARA CIGARRILLOS
Siempre presentamos á los Señores Fuma¬ dores los mejores papeles conocidos. Se dis¬ tinguen entre todos por su limpieza de pasta sin que entre en su preparación sustancia al¬ guna nociva.
Recomendamos nuestras marcas
Violon.-Dos Cuartos.-España.
Paquetes de 1,000 hojas de todos tamaños y se cortan á la medida que se deseen.

GRAN LIBRERÍA DE LANCE

DE LUIS FÀBREGAS

Uressa

fiS^-Palina.

Esta acreditada casa proporciona toda cla¬ se de obras, incluso las últimas ediciones de lujo, con un 20, 30, 40 y hasta 50 p.§ de re¬ baja.
Las obras existentes en la casa se venden á
plazos ó al contado con grande rebaja de pre¬
cios.
Se compran libros y bibliotecas de todas clases, sea, cual fuere su importancia.
Brossa, 24,-Esquina á la calis de finii,-PALMA.

A 1/vn-ilrv** Desea alquilarse la casa
ÜLJL(j[UllLI «“núm. 34 de la calle de
San Bartolomé.
Informarán en esta imprenta.

La Escuela Popular
Ó SEA
MÉTODO RAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN PARA EL INGRESO Á LA SEGUNDA
por
D. FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, 17-SÓLLER.
Árboles Frutales.
En el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, palmeras, limoneros y naran¬ jos comunes y mandarines, para vender: se da¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto á Can Domingo, carretera
de Palma.

GUANO REFINADO
É INSECTICIDA.
DEPOSITARIO EN SÓLLER
Jaime Serra (a) Font
camino del Mar.
HIERRO TORRENS.
(GOTAS CONCENTRADAS DE HIERRO TORRENS.)
Recomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL Farmacia del ktor.-Pta le la Oonstitución.-SQLLER.
SÓLLER,-Imprenta de Juan Marqués.