AÑO III.—NÜM. 84.
AÑO III.—NÜM. 84.

12 FEBRERO DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
filie, regirá desde el 13 Octubre de 1886 á 1-1 Marzo
de 1887.
De riilma á Manacor y La.Puebla.—7’30 maña¬ na, 2 y 3’ 15. (mixto) tarde. •
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7'30 mañana y 5 tarde.
De;.La Puebla ú Palma.— 7’55 mañana y 5’10 tarde.
' De La Puebla á Manacor.—7’55■ mañana 2’30 y 5’10 (mixto) tardo.
De Manacor á La Puebla.—7’3p mañana y 5 tarde.
Tren periódico: (Has de mercado en Inca—De
Inca á Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Pava Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Malion, lúnes 4 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
via Alcudia.
Para Valencia, jueves 4 tarde. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lúnes 7 mañana. De Mahon, lúne» 9 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, jueves 12 mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á Sóller.—Todos los días á las 6 noche

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

| Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

ESTUDIO SOBRE U EIFERIEDAD DE LOS «HIJOS Ï LliSEBOS
DE LA PROVINCIA DE MÁLAGA
roR
D. MANUEL CASADO.
(Continuación.)
¿Que debo deducir de estos resultados? Muy poca cosa; porque si bien, tratándo¬ se de una epidemia que tan rápidamen¬ te destruye la arboleda, sería gran ven¬ taja el verla contenida y como parada, ya
veremos mas adelante como los hombres
de ciencia que de este mal se han ocupa¬ do en Valencia, afirman que, llegado el mes de Julio su violencia decrece y el mal parece estinguido en Agosto. Es así que mis árboles, aunque en corto nú¬ mero, siguen padeciendo, luego los re¬
medios usados no han tenido entera efi¬ cacia.
Seria lo mas sensato y conveniente parala mayor autoridad de estos estudios esperar á que, en la primavera que viene, pudiera marcarse bien el rumbo de la enfermedad y los efectos de los remedios aplicados pero siendo tan grande mi de-

seo de intentar cuando menos algo que tal carácter dejarán de aprovechar á los

pueda disminuir para el próximo año los labradores, por la fó que ¡en las prácticas

estragos sufridos en el presente, recuiriré aconsejadas puede inspirar el reconocer¬

á los nuevos y más científicos datos qne las apoyadas en pruebas tan racionales

he recibido y debo á la benevolencia con y positivas.

que la Sociedad económica de amigos del

IY.

Pais de Valencia, ha escuchado la súpli¬

ca que, por especial acnerdo, la dirigió Principia este inapreciable estudio con
su hermana de Instilo la Sociedad econó¬ una historia de la enfermedad de los na¬

mica de Málaga. Los datos á que aludo se hallan con¬
tenidos en un concienzudo y sábio estudio

ranjos en Valencia y en Mallorca, dedu¬ ciendo de ella su carácter epidémico por
causa infecciosa trasmisible. Con razón

que de esta enfermedad hizo el eminente insiste el autor en hacer observar que las naturalista Doctor Octto Wolffenstein, j enfermedades, puramente interiores, nun¬ nuestro antiguo compañero en esta So¬ ca hacen entrar en putrefacción nna parte ciedad de Ciencias, cuyos trabajos com¬ todavia viva de la planta, ni menos pue¬

partió durante cuatro años, trasladándo¬ den presentarse epidémicamente de un

se después á Valencia, donde desgracia¬
damente falleció de la tenaz enfermedad
de pecho que le obligó á venir á España. Y conveniente me parece, ya qne de su saber y observaciones trato de sacar pro¬

modo uniforme en localidades de muy
variadas condiciones vegetativas. Si, pues, ni causas interiores ni eefceriores pueden explicar la marcha de la enfermedad y su propagación, debe consistir esta, se-

vecho, dar sucinta idea de tan admirable un toda probabilidad, en el ataque de un

trabajo, poniendo en cuanto me sea posi¬ parásito.

ble al alcance de la generalidad, algunos

Este oarásito efectivamente ha sido

de los muchos detalles puramente cientí¬ visto, estudiado y clasificado por el señor ficos que contiene y que no por ser de Wolffenstein en todos los periodos de su

que

JL ® Ï NO" ®
,UNA HISTORIA DEL CORAZÓN.
VIVIR MURIENDO. (Continuación.)
—¡Demasiado tarde! dijo al reparar su ador¬ no, demasiado tarde por desgracia... consumóse el sacrificio, ¿no es verdad? ¡lloras!... conozco mi desgracia... pero en cambio tú serás feliz.
—¿Por qué me habéis abandonado? —¡Tan pronto me habla de vos! esclamó
Eduardo con abatimiento.
—Aléjate, aléjate por compasión... Si mi es¬ poso llegara...
—Bien ¿qué haría? ¿no eres mi hermana? ¿No he sido tu único amigo, el compañero de
tu niñez? Yo te amo aún. María tembló un momento. El delirio del
joven la asustaba, y le era forzoso poner fin á una entrevista, de la que no sería fácil tal vez dejase de salir ilesa su virtud. La niña débil se cambió en una mujer fuerte cuando pasado el

primer momento de enagenación recordó sus
deberes.
—Alejaos, le dijo con firmeza: os amaré co¬ mo á un hermano, hé ahí el único amor que debeis esperar de mí. Ahora marchaos; cuando esteis tranquilo y queráis verme, os tenderé una mano de amiga. Mi marido...
Las lágrimas que brotaron de sus ojos, y los sollozos que salían de su pecho no la dejaron concluir; pero otra vez su virtud la sostuvo en tan difícil momento, y Eduardo creyendo en la aparente calma de sus palabras, se creyó en¬ gañado;
—Adiós para siempre, dijo y salió precipi¬
tadamente.
Cuando se alejó, cesó el llanto de María. Una aparente tranquilidad había reemplazado á la lucha que había sostenido consigo misma. María no lloraba, pero un tormento indefinible desgarraba su corazón. En aquel momento oyó los pasos de una persona; temerosa de que fuese su primo, se dirigió con resolución á la puertá, donde cayó desmayada en los brazos de una mujer.

Era la señora de Cerigny que había presen¬
ciado su entrevista con Eduardo.
IV.
Un año después del día en que tuvo lugar la escena que acabamos de referir, vivía María en París rodeada de un lujo sorprendente, que indicaba riquezas y felicidad. Magníficas col¬ gaduras de seda caían suavemente para debili¬ tar los rayos del sol, y los orientales -tapices que cubrían el piso ahogaban el sonido de los pasos, que no interrumpían al pensamiento cuando se abandonaba á los sueños que lo en¬ cantan; pero en medio de tanta riqueza, de tan¬ to lujo, la flor más hermosa de aquella deliciosa morada se inclinaba pálida y marchita. Ya no era María, la graciosa niña de angelical son¬ risa, de frente sonrosada y de ojos dulces y espresivos, era una joven tímida y abatida, cu¬ yas lívidas facciones no contraía nunca la más pasajera sonrisa; era una mujer resignada, y
ahogando el más profundo dolor en sn co¬ razón, sabía cumplir sus deberes sin quejarse,

SÓLLER.

desarrollo y propagación: y justamente por haberlo hallado en todos los períodos, se considera autorizado para reconocerlo
como causa eficiente del mal. Pertenece
este hongo al gánero Sphceriq de la fami¬ lia de los Sphseriáceas y por ofrecer espe¬
ciales carácteres, el célebre naturalista Kuehn á quien el autor consultó, declaró debía llevarse á un grupo particular apar¬ te, que dinominó Sphmriwm Wolffenstiniani. Este es por tanto el nombre con que
hoy debemos designar al parásito que aún sigue atacando los naranjos de Va¬ lencia y de Mallorca, y bueno será deta¬ llar su modo de nacer y desarrollarse, para ver si concuerda su marcha, con la de la enfermedad que aquí se observa.
Principia el mal cuando las esporas ó sea las semillas, se fijan y arraigan en los tejidos corticales de la parte sub¬ terránea de la planta: allí se forma en¬ tonces el cuerpo del hongo ó sea el mycelio causando la descomposición de los tejidos y levantando la corteza así des¬ prendida. Crece el daño cuando se for¬
man los conidios de nuevas esporas que
aparecen en las puntas de las ramificacio¬ nes del mycelio, y al propio tiempo se multiplican los finos y más picnidios que
son como conidios más rellenos de mi-
crogérmenes. Mas adelante se presentan los espermo genios cuyos espermacios
continuáran la obra de los conidios du¬
rante el verano; pero requiriendo toda esta sucesión de elementos propagadores cierta humedad, el mal debe contenerse mucho en esa época del año.
(Se continuará.)

VARIEDADES.

Á L’AMO’N PERA DE SA COMA.

SÓ

li E

.

TV.
Amich Pera:
Jà no contava el’ escriuret aquesta semana, perque dijóus vaifcx reblar un wagó y dos cua¬
dros de tarònjas, y, amb s’estat en qu‘ es troba sa plassa, írí embafaren del tot. Gracias á Den, pero, n’ he pogut sortí, y vat aquí es perque me tens altre vegada pronta á seguí sa pesada tasca que írí he imposada.
Convendrá comensá de seguida, no fos cosa que, xerrant xerrant, prengués un’ altra burgera distinta de sa que tú esperas, y que en llóch de debaxá sas ollas, per ferias un regoneixement en forma, te parlás de sa varada del acorazado Pelayo, á la cual vaitx assistí, ó de lo malament que vá es nostro comers desde que secarla d‘ una pròxima giièrra enropèa, ó de sèrts vicis de qurídoleixan es nostros paisans que viven aquí, ó d‘ es balls de máscara, que son de lo més palut qu‘ has vist may, ó de sa fundassió d’ una nova societat, d’ un cassino ó d‘ una boíigueta, sia lo que sia, qu’ es ¡titulará ben segrí Sas Buczas, perque ets iUotenchs son una casta de gent á n’ aquí no agrada molt cambiá de noms, ó, en fin, de mil altras cosas que se sérfc que t’ importan tres pitos.
Comensem, pues, y jà veurem en jelat ahont s’ ajeará... ¿Y per honí comensarem?.... Vat aquí una dificultat que mos surt sensa ferne
contas. Tant si comensam per un cap com per
s‘ altra, bey ha cent liegos de mal camí y altres tantas ríe voltera, ja heú sé, pero es precís arromengármos y sortirne, ó sino eScriguenfc prólech passaríam la vida, lo cual et disgusta¬ ría, y no póch.
Anem á ca madó Pintada y examinem sas óllas. Sa primera que descuhrim es una nova, vermeya, guapa, qui pereix d’ aquellas qui las divan francesas ó forasteras, y sa darrera es un pót, mal fet, moreno y pie d‘ oliada, ¿qué

Probas qu’ hem de fer? Si comensam per sa vermeya y per casualidat la trobam cruyada, ma¬ dó Pintada es capas de posarse de mal humó, desconfiant jà de tenirnè cap que siá bona, no vuy di per bullí fió de til-la, qu‘ ella ja sab que no heu son, sinó que ni tant sois per planta, lo que li vendría de nóu. Val més comensá p’ es cap de vall; així si á cas en trobam moltas cV inútils no será tant grós es susto, perque s’ hi avesarà póc á póc.
Es pót de que T parí, maldament haja póc qiT es comprat, pareix vey, primerament per¬ qué madó Pintada, amb so desitx de que ‘1 vessen d’ enfora, tan hermos com era, el posá demunt altras y caigué tres ó cuatre vegadas, fentsè cops y esmorrells, y después perque 1’ umplí de saim y vessá per alt cnant sa grassa estava en so seu estat líquit. Aquest pót, com tú comprendràs, no es bó per res, ni tant sòls per planta; sino diguem: ¿qrí bey han de posá dedins, quina planta pot fer, ahont 1’ han de posá que no soy, una cósa tan oliosa, tan féa y tan bruta? Tant per s’ interior com per s’ esterior, qu‘ hem penjin si li veitx cap cósa bóna.
No serveix ni per planta; ido á n’ es recó d’ es fems, y cuant, después d’es Juñy; tenguem gornit de non es pinta de sa ximeneya, comprerem un altra pòt com aquest, que fassa jóc en ses ollas qu’ hey haja.
Ara m’ agradaría que tú mateix poguessis fer comparacions, pero heu veitx mal de fer cuant tú no coneis s’ Ajuntament ülotench; jo las te faró, encara que amb una forma sensilla, y tú judicaràs después si son exactas.
Es pót d‘ es saim, no veitx qu’ assembli á ningú, dins sas casas de la Vila, en ño será rí es municipal, qui es un jove alt, moreno, in¬ flat y malfané com ell tot sol. Ningú de S‘ltlót 1 hi guanya á hrevetjá ni á adan, com diría un forasté, de modo que té una semblansa verta¬ dera es seu uniforme, y en pa-rticulá es capot, en so pót d’ es saim. Cuant era non, es di, cuant no ’1 coneixiam y sabiarn qu’ era es municipal perque anava vestit mes curro qu’ ets altras hornos, amb botons d! or p’ és pits y una espasa

y trataba á todo 'el ufando con la amabilidad tan propia de la desgracia.
Una mañana estaba María al lado de su ma¬
rido y le presentaba la lista de los convidados al baile que al siguiente día daban en su casa.
—¿Te has olvidado de alguna persona? le preguntó este recorriendo la lista.
•—Me parece que no.
—iCómoI replicó su marido sorprendido, pues y Enrique Senecey...
—Sé me figuraba que dijo María titu¬
beando.
—¡Qué disparate! tú no conoces al mundo, tú no has co mudado á Enrique porque hace dos meses te dirigió una declaración amorosa...
—¿lio sabías?... —¡Vaya una pregunta! tu poco mundo hace que todo París conozca tus pensamientos. Cuando ese jóven te dijo que te] amaba, fuiste
llorando á casa de mi hermana á contarle lo
que creiste una ofensa: esto, amiga mía, será muy santo, muy bueno; pero el hacer alarde de virtuosa en la córte y en el siglo en que vivi¬ mos te pondrá en ridiculo, y servirás de burla

á la sociedad; y mira que esta hurla es muy cruel. Has rechazado el homenaje de Enrique, muy bien hecho: él habrá declarado sil amor á otra que tal vez no haya sido tan quisquillosa, buen provecho; pero si no le convidas creerán qne soy celoso... que te amo... y yo no quiero ponerme en ridículo: además podrán decir que
le temes.
—¡Yo!... —Yo hablo por mí, María: ya estás tem¬ blando, yo hablo por los demás. Es fuerza que te acostumbres á esta nueva sociedad; que co¬ nozcas la diferencia que media entre París y las montañas de Suiza: que adviertas que aquí los hombres piensan de distinto modo que allá, y finalmente, que lo qne en el campo parece bien, en la córte está muy mal. Vamos, pon en tu lista á ese loco, y no hablemos más... ¡Ah! se me olvidaba decirte que cuentes con otro convidado. Eduardo, tu primo, debe llegar hoy. Las manos de María perdieron sus fuerzas, y la lista que tenía en ellas cayó al suelo; pero 'su presencia de espíritu hizo aparecer como
casual este movimiento involuntario.

—Probablemente no volveré hasta muy tar¬

de, prosiguió su esposo, recíbele tú. Me dice en

sil carta que piensa permanecer muy pocos días en nuestra compañía, dile que yo deseo

que estos días se conviertan en meses... maña¬
na lo veré.

Marchóse imprimiendo lijeramente un beso en la megilla de María; pero sus lábios fríos

cumplían un deber: nada de amor encerraba
esta demostración.

María se sentó á escribir; pero fija su ima¬

ginación en ] otra idea, puso en la lista veinte nombres que figuraban ya en ella. No pudiendo resistir más dejó la pluma y tapándose la cara
esclamó:
—Eduardo... Eduardo... dadme fuerzas, Dios

mió... perdón... perdón: mi turbación es un cri¬

men.

Asustada de la alegría que á su pesar se

apoderaba de ella, y del encanto que la espe¬
ranza de ver á Eduardo había difundido en su

alma, procuró espiar su falta, confesándose

culpable.

(Se continuará.)

SÓLLER.

3

á n’ es-costat, que mes fart volgué fer serví, de lléiigo, per atravessá mésfcre Francescli (un ho¬
mo que viu á Plassa); ilavó sa vá infla y encara
no s’ es desinflat, y creguentse superió á to¬ thom, comeiisá á fer de batle, dictant disposicións y donant ordes á n‘ es saitx y serenos, com si fossen individuos dependents de sa seva autoridat. ¿Voidrás creurer qu‘ es saitx" ja Y ha fet caurer tinas cuantas vegades, y que cada cáigiicla L hi ha llevat bossins de forsa moral y hasta de prestigi? idò sí, y s’ ha anat. aban¬ donant fins á s‘ estrem de.no cumplí cap de sas sevas obligacions y de fer hoy á n‘ el rey .páre. Per conserva s‘ amistad d‘ es Secretari (tipo qu‘ et descriuré á son temps) ó per mandato su¬ perior ‘vuy apenas sa móu de sa Plassa y enca¬ ra falta, es di, encara han de soná sa campa¬ nilla eléctrica trescentas vegadas antes de que ii vejan pujà s’ escala.
Pero lo milió no es això, sino que cuant ha rebuda s’ orde, en llóc de correr á comunicarle, fá sa tornióla fifis qu’ arriba un sereno al cual mana amb imperafiu lo que 1’ hi han [manat á ell. Tant si topa amb herba molla com si amb barra de cap, en surt libre, perque en no teñí més remey mana en nom d’ es batle, ó d’ es Se¬ cretari, ó de mestre Pèp, ó... etc., per supuesto sempre en nom de qiápót.
Molt més hey ha que dir, pero com no ’m puch estendre tant amb aquestas comparacións, so pena de fertíié interminable y pesat, escrigúeiit vertaderas biografías d’ hornos' que no pagan es tir; m‘ hátiré d‘ aconortá á dir no més tilias páranlas de cada1 un no fos cósa que senSa volé los donassem més importancia de sa qu’ es méreixan. Descnganet, tant sa fá célebre un ruc, com en Tolera, com un sabi qui ende¬ vina es pensaments d’ets altres hornos, com en
Cumberland.
¡Lio ’n faltaría altre sino que sas generacions qu’ han de vení, tractant pe personajes il·lus¬ trats, traguessen á rotlo s‘ Ajuntament de S‘ Illót, com noltros hey hem treta sa ximeneya
de madó Pintada!
Per evità això val más que ’t diga lo menos possible de cad’ un; jò som molt prim de con¬ ciencia y per res del mon voldria tenirhí cósa alguna qu’ en llevás es dormí.
Fins un altre día, y mana Sempra á n’ es teu
amich. TÒEOL.
S’ Illót 7 dé Febrer de 1387.
LO DE SIEMPRE.
Eos escriben de Francia comunicán¬
donos noticias nó mny alegres, como de costumbre. En Burdeos, y lo mismo en otros puntos, queda completamente pa¬ ralizado el comercio de la naranja, pues en Valencia y Castellón véndese este fruto á veinte pesetas el millar. Si á esto agre¬ gamos que en cada wagón se exportan de España dos terceras partes de naranja de medida y buena calidad y la otra de pe¬ queña y calidad inferior, y que las ventas

han disminuido notablemente en Francia, podemos deducir que, por elevados que sean los precios, será imposible á nues¬ tros paisanos sacar para compra y gas¬ tos, lo cual representa pérdidas ele consi¬ deración, y mientras tanto los higos en¬ cajonados quedan almacenados para la próxima temporada sin haberse podido
vender apenas.
¿Como no hemos de llorar repitiendo siempre nuestras miserias, si queremos tratar, diciendo la verdad, ele nuestra si¬ tuación? ¿Como no hemos de dar á esta, cada vez cque la nombramos el trata¬ miento ele anormal, de aflictiva, de in¬
sostenible?
Rula la cosecha de las aceitunas y la mediana de naranjas anulada con los bajos précios á que hemos tenido que ven¬ der este fruto, todo lo esperábamos este año de la emigración. Ahora que, con las noticias que acabamos de comunicar, queda frustrada nuestra esperanza ¿en qué confiaremos para hacer frente á las exi¬ gencias del Grobierno? ¿En donde iremos á buscar fuerzas que nos ayuden á llevar la abrumadora carga que pesa sobre no¬
sotros?
Cansados ya de pedir á nuestros re¬ presentantes en las Cortes, cansados de
suplicar á los personas influyentes, teme¬
rosos de fastidiar al público con la repe¬ tición de nuestros lamentos de dolor, no
nos queda otro remedio que cruzarnos de brazos y esperar. Que vengan plantones que hagan nuevos gastos ¿que le hace á un cadáver una sangría?; que se lleve el Grobierno nuestras fincas ¿qué mas dá que se las lleve él ó un capitalista usurero?; que nos lleve después á nosotros, ¿qué
inconveniente hemos de tener en ello si
para nosotros es igual comernos los pu¬ ños aquí que en los desiertos arenales de
Sahara?
A nuestro actual Ayuntamiento dejé¬ mosle en paz; que lo juzgue la Historia.
Si bien, haciéndonos eco de la opinión pública, hemos censurado repetidas veces resoluciones de nuestra primera autori¬ dad, á fuer de imparciales no podemos menos que prodigarle hoy cumplidos elo¬ gios, pues nos consta que, gracias al tacto que ha desplegado, á ella se debe el haberse conseguido el derribo del trozo de pared que servia como de estercolero publico, á la entrada de la calle de Vives.
Adelante señor Alcalde; así se hace. En nombre de la moral, de la higiene y del ornato públicos, damos áV. las mas
espresiv.as gracias.
Suplicamos al señor Alcalde se sirva enviar la comisión de obras, del .Ayunta¬ miento, á la casa que forma esquina á la plaza de la Constitución y calle de Buen Año, á fin de que pueda cerciorarse de si la modificación que dicha casa ha reci¬ bido está basada en la ley.

Si el señor Alcalde hace el sordo, como de costumbre, á nuestra voz, ó la citada comisión hace la vista gorda, en¬
tonces nosotros podemos decir que se cometen abusos, de parentesco, y que á
sabiendas se toleran.
Una nevada, mayor todavía que la de primero de Enero del año actual, cubrió aníeayernuestro valle, blanqueando árbo¬ les, y tejados, profundidades y eminen¬ cias, desde la cumbre de la Serra de Alfábia hasta el faro de la Cruz, en el Puerto.
Hada sabemos de pérdidas materiales, pero las calculamos muchas tomando como punto de partida las que causó la otra nevada que hemos citado.
La fiesta que anualmente se celebra
en el oratorio de Santa Catalina del
Puerto en honor de Santa Apolonia, no pudo celebrarse el miércoles á causa de lo desapareeible de la temperatura, amen de la llovizna y nieve que caía.
Según noticias se celebrará mañana si el tiempo lo permite, ó sino el domingo próximo.
La devoción que los sollercnses tienen
á la Santa advocada contra el dolor de
muelas es tal, que la fiesta en cuestión es sin duda alguna la mas concurrida de
cuantas se celebran en la barriada del Puerto.
Quedan anunciadas para el dia 5 de Marzo próximo, entre otras, las subastas de acopios para la conservación de las
carreteras de Palma al Puerto de Sóller y
de Palma á Sóller por Valldemosa, duran¬ te el año económico actual, con arreglo álos tipos de 7. 213’95 pesetas y 6 mil 449’71 id respectivamente.
Sabemos que en una casa de la calle del Pastor, varios jóvenes darán cuatro bgiles de máscara para divertirse en lo que queda de carnaval.
El primero de dichos bailes tendrá lu¬ gar mañana y los otros tres en los dias 20, 21 y 22 del mes actual
Adelante: mientras se baila no es proba¬ ble se llore, y ya no nos quedan lágrimas.
El iúnes de esta semana hubo un ama¬
go de incendio en una casa de la Alque¬ ría del Conde, que fué sofocado al momen¬ to, grácias á lo temprano dé la hora y á la multitud que, deseosa de prestar auxilio, acudió al llamamiento que hizo la campana de aquella barriada.
r-T > '•.íjgV*. i/Y'
Según noticias, fué muy escasa la con¬ currencia que asistió el domingo pasado al salón." de Cas Pollensi, y no obstante vimos transitar por la3 calles numerosos grupos de máscaras, lo que nos hace su-

4

SÓLLER.

poner prefieren pasearse, á bailar á los acordes de aquel piano.
—<T-' e-C-®")

seamos largos años de vida para felici¬ dad de sus feligreses.

elidía 31 de Octubre último. Sóller 12 de Fe¬
brero de 1887.—P. A. de las J. D. y de T. de A.—J. Marqués Arbona Srio.

Según dice El Ancora, lia tomado po¬ sesión del cargo de Gustos de la iglesia del Socorro, en Palma, nuestro paisano
el Rdo. Sr. D. Antonio Canals en reem¬
plazo de nuestro distinguido amigo don Guillermo Villalonga.
La nieve nos tiene incomunicados con
Palma, esto es, con el mundo entero. El correo no llegó anteanoche, según cos¬ tumbre, pues tuvo que volverse, desde Alfábia, para pernoctar en can Penasso, y ayer montado en una muía vino el joven conductor de la diligencia D. Sebastian Sbert, el cual, después de seis -horas de penoso trabajo, logró pasar el Coll, lle¬ gando á esta con la maleta á las doce de
la mañana.
De aquí no ha salido correspondencia alguna que sepamos, desde anteayer á la madrugada.
Ante el inminente peligro de que el peso de la abundante nieve que cayó en la tarde de ayer, desgajara las ramas todas de los árboles de este valle y á fin de impetrar del cielo la divina clemencia, reunido el clero en la iglesia parroquial y gran número de fíeles, rezáronse varias oraciones de rogativa con exposición del Lignum Crucis.
Un repique general de campanas nos anunció, ayer á las dos de la tarde, que la noticia que como dudosa, dimos en nuestro número anterior, se había con¬ firmado, esto es, que nuestro distinguido amigo D. Miguel Bernaser Cabrer, ecó¬ nomo de este pueblo, habia sido nom¬ brado cura-párroco de esta parroquia por Real orden de 27 de Enero último.
Escusado nos parece decir que la no¬
ticia ha sido recibida con marcadas mues¬
tras de satisfacción y alegría, conociendo, como conocemos todos, al que en los 6 anos de su economato ha sabido captarse en esta generales simpatías.
Nosotros enviárnosle desde las colum¬
nas del Sóller cordial enhorabuena, al mismo tiempo que hacemos votos para que pueda apacentar dilatados años la grey que le ha sido confiada, siendo dig¬ no sucesor de los Galmés y de los Planas, que tan gratos recuerdos dejaron en este pueblo.
Otro repique nos anunció igualmente el nombramiento de curas-párrocos de Buñola y Sansellas, hecho respectivamen¬ te á favor de nuestros paisanos y amigos D. Erancisco Rullan Rullan y D. Miguel Arbona Mayol.
Felicitamos á los agraciados y, como conocemos lo mucho que valen, les de¬

Marsella 8 djv. . . . . 4‘95 1/2

Cette

“

‘497

Demás plazas francesas . . 4‘97 1/2

A 1*08 SéWWMMM
que quieran abonarse á los cuatro bailes de máscara que se ciarán en la casa núin. 30 de la calle del Pastor, se les participa' que la lista permanece abierta en el local que ocupa la So¬ ciedad Defensora Sollerense.

CULTOS SAGRADOS.
Mañana á las siete y media habrá comunión ge¬ neral para las madres cristianas.
Dia 16 á las siete de la mañana al tiempo de una misa el ejercicio mensual en lionor de Nuestra Se¬
ñora del Carinen.
Dia 19 á la misma hora el ejercicio al Patriarca
San José.
Dia 17 en el oratorio de Madres Escolapias se ce¬ lebrará fiesta de desagravios al Sagrado Corazón de Jesús; á las diez exposición, misa solemne con ser¬ món, quedando todo el dia espuesto el Santísimo. Al anochecer trisagio, plática, estación y la reserva.
MOVIMIENTO DE POBLACION.
NACIMIENTOS.
Una hembra.
DEFUNCIONES.
Día 5.—Falleció Antonia Serra y Frontera, de
70 años de edad.
Dia 7.—Jaime Ripoll y Ripoll de 64 años. » 7.—Jaime Frau y Ripoll de 70 años. » 7.—Miguel Ozonas y Deyá de 49 años. » 10.—Jaime Mayol y Deyá de 64 años.
MOVIMIENTO DEL PUERTO.
EMBARCACIONES FONDEADAS.
Dia 5.—De Lanouvelle laúd Esperanza de 32 toneladas, pat. Juan Yicens, con 5 mar. y lastre.
Dia 5.—De Barcelona bateo San Antonio, de 23 ton., pat. Juan Calafell, con 5 mar., algodón y
efectos.
Día 8.—De Felanitx, laúd Virgen del Cármen, de 60 ton., pat. Antonio Juan, con 6 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Día 5.—Para Agdelaud 2.° Remedio, de 36 ton., pat. Juan Pons, con 6 mar. y naranjas.
Día 5.—Para Marsella jabeque Antonieta, de 64 ton., pat. Damian Oliver, con 8 mar. y naranja.
Dia 7.—Para Lanouvelle laúd Esperanza, de 32 toneladas, pat. Juan Vicens, con 5 mar. y naranjas.

DEFENSORA SOLLERENSE.
Las Juntas Directiva y ele Tenedores ele acciones, participan á los señores accionistas que mañana de nueve á doce de la misma y en el local que ocupa esta Sociedad, quedará abierto por segunda y última vez el pago del tercer dividendo, en cumplimiento de lo que
ordena el artículo 3.° délos Estatutos formados
para la emisión de acciones al objeto de lle¬ varse á cabo fia compra de solares y construc¬ ción de un edificio para la misma, y aprobados por la Junta General extraordinaria celebrada

HIERRO TORRENS.
(GOTAS CONCENTRADAS DE HIERRO TORRENS.)
Becomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL
Farmacia del Autor-Plaza 4c la Conslilución.-SGLLER.
Árboles Frutales.
|pTEn el vivero del honor Antonio Serra (Font) hay algarrobos, almendros, limoneros y naranj os comunes y mandarines, para vender: se da¬ rán á precios muy acomodados. Dirigirse al mismo vivero junto á Can Domingo, carretera
de Palma.
VENTA.
Se vende una casa de campo muy capaz
con bajos, entresuelo y piso superior, carrera al frente y huertecito contiguo, con naranjos y otros frutales y derecho de agua, situada en
el término de la villa de Sóller, inmediata al lugar de Biniaraix, conocida por Can Botana.
Y un olivar con tres bancales llamado S‘
Olivaret de las Moneadas, en el mismo término
de Sóller. Darán razón en Palma calle de San Elias
núm. 14 piso 2.° izquierda, y en Sóller D. Ge¬ rónimo Estades ó Buenaventura Coll carpinte¬ ro frente la iglesia de Biniaraix.
En la tienda de artículos de escritorio de
Juan Marqués Arbona, se ha recibido una
bonita colección de
íúttkim Jmirtwi
La Escuela Popular
Ó SEA
MÉTODO RAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN PARA EL INGRESO Á LA SEGUNDA
por
D. FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT,
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona
San Bartolomé, 17-SÓLLER.
GUANO REFINADO
É INSECTICIDA.
DEPOSITARIO EN SÓLLER
Jaime Serra (a) Pont
camino deS iar.
SÓLLER,-Imprenta de Juan Marqués.