AÑO III.—NÚM, 63.
AÑO III.—NÚM, 63.

5 FEBRERO DE 1887.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde el 15 Octubre de 1886 á 11 Marzo
de 1887.
De Palmo á Manacor y La Puebla.—7’SO maña¬ na, 2 y 3'15 (mixto) tarde.
De Manacor á Palnia.—3 (mixto) 7’30 mañana y 5 tarde.
De-La Puebla á Palma.—7’5f> mañana y 5T0 tarde.
De La Puebla á Manacor.—7’55 mañana 2’30 y
510 (mixto) tarde. De Manacor á L°. Puebla.-—7’30 mañana y 5
tarde.
Tren periódico: dias de mercado m Tuca.—Tic
nca á Palma --‘1 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA. Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana.
Para Mahon, lúnes i tarde y miércoles 2 tarde,
via Alcudia.
Para Barcelona, martes 1 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, jueves 4 tarde. LLEGADAS Á PALMA.
De Valencia, lúnes 7 mañana. De Mahon, lúnes 9 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De Ibiza y Alicante, miércoles 3 tarde.
De Barcelona, jueves 12 mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas á Sóller.—Todos los días á las 6 noche

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRXCIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

ESTUDIO SOBRE LA EIFERiEDAD DE LOS lARAp Ï HUEROS
DE LA PROVINCIA DE MÁLAGA
POR
D. MANUEL CASADO.
( Continuación.)
De todo ello resultaba que era una
planta parásita, un hongo de naturaleza especial y de, muy fácil propagación, la causa del mal; y que, requiriendo este hongo determinadas condiciones de hu¬ medad para su desarrollo, convenía ai¬ rear y desecar cuanto posible fuera, la parte del árbol en que aparecía, descu¬ briéndole las primeras raíces y priván¬ dole de riego directo, durante dos ó tres meses: aconsejaban también combatir laexistencia del hongo mismo desprendien¬ do y cortando todo lo dañado y lavan¬ do después con una disolución de sulfato de cobre: se recomendaba por último el quemar la tierra sacada en hormigueros,
antes de echársela de nuevo al árbol.
Estas prescripciones, no dejaron de producir en mi cierta perplegidad. Por una parte, la prontitud con que yo veía

los árboles ser atacados y perecer, me
hacia dudar de que un hongo por muy rápidamente que se propagara, pudiera hacer tanto daño; además que algunos la¬ bradores me aseguraban haber hallado, al .'cavar, raíces de las mas pequeñas ó sea de las últimas ya alteradas y cor¬ rompidas, antes de que el tronco de la planta pareciera atacado. Por otra parte, dejar sin riego en esta época del año (el rigor del verano) un árbol qne de tantos jugos necesita, me parecía cosa suma¬
mente aventurada.
Me apercibí entretanto, de que cundía, hasta entre aquellos hortelanos que nada sabían de lo sucedido en Valencia, la
práctica de escariar, es decir, de descu¬ brir hasta sus primeras raíces, los árboles atacados; y no tardaron algunos en usar el sulfato de hierro, diluido en agua en la proporción, de 2, 3, 4 y hasta 6 libras por arroba de agua, según era el tamaño del árbol, y esto en riego directo. Con tal procedimiento vieron algunos que el mal se contenía y hasta hubo quien afir¬ mó ser segura la curación de todo naran¬ jo qne de este modo se tratára. D. Juan

Gómez de Alhaurin, que posee los más estensos naranjales de esa jurisdicción,
me manifestó ser absoluta la confianza
que en dicho procedimiento tenía, según los resultados qne había ya conseguido; y mientras era esta la práctica más ge¬ neralmente seguida en Alhaurin, se re¬ comendaba por muchos hortelanos del vecino pueblo de Coin el que, después de descubierto el pié del árbol y habien¬ do cortado y raspado todo lo que con daño se viera, convenia untar las heridas
resultantes, lo mismo en toda la superfi¬ cie que en los bordes, con una mezcla compuesta de alquitrán, flor de azufre y cemento romano. Eficaz me figuré esté último procedimiento por que si efectiva¬ mente era un hongo lo que se trataba de combatir, el azufre y el alquitrán son venenosos para esos parásitos; además, la brea presta conservación á la madera, deteniendo su corrupción; por último el cemento romano, además de servir para
la adherencia de los dichos remedios al
tronco de los árboles, podria impedir la propagación, oponiendo fuerte barrera al paso de las esporas.

UNA HISTORIA DEL CORAZÓN.
VIVIR MURIENDO.
(€«mtïam»cï4Sn.)-
Eduardo, jóven de escelentes cualidades, ci¬
fró toda su felicidad en formar el tierno cora¬
zón de la graciosa María, y constituyéndose su maestro, con una solicitud, en cierto modo pa¬ ternal, dirigió aquella alma cándida hácia el sendero de la virtud. Siempre juntos pasaban los días con demasiada prontitud para ellos, que gustaban en cada uno un manantial de de¬ licias, y particularmente para María que sin pensar en el porvenir, se entregaba sin recelo á aquella plácida existencia, sin desear otra
felicidad.
Eduardo, de más edad, y por lo tanto de más reflexión, no estaba tan tranquilo: muchas ve¬
ces había aventurado delante de su madre al¬
gunas espresiones acerca de la suerte de su prima, pero solo un profundo silencio había

recibido por respuesta. Temía con sobrada ra¬ zón que el orgullo de la que le había dado el ser se opusiese á su felicidad y de aquí nacía el que no pudiese gustar la sencilla tranquili¬ dad de que disfrutaba su inocente prima. La noche de que hablamos entraron los dos jóve¬ nes en la habitación de la señora de Cerigny: esta se mostró más fría que nunca, y después de reñir á la pobre María, que dirigió á su primo una triste mirada como implorando sil apoyo, le mandó qne se retirase á su habita¬ ción. Después de un momento de silencio diri¬ giéndose á Eduardo le dijo secamente sn ma¬
dre:
—Mucho te inquieta á lo que veo la suerte de tu prima: pero como yo contraje la obliga¬
ción de hacerla feliz no he descuidado su por¬ venir.
—Gracias, gracias, esclamó Eduardo entu¬
siasmado.
—Sí, prosiguió la de Cerigny tranquila¬ mente. El señor de Marans, nuestro vecino, ama á tu prima, y hoy mismo le he prometido
su mano.

—¡Cielosi murmuró Eduardo, ¿y habéis con¬
tado con María?
. —Eso está de más... María es una huérfana, y pobre.
Eduardo, pálido como un muerto, estaba in¬
móvil delante de su madre.
—La señora de Cerigny continuó fingiendo no haber notado la turbación de su hijo, es un hombre de un mérito reconocido y á quien yo aprecio posee además inmenso caudal, y
María...
—Madre mía.... madre mía, no concluyáis.... ella me ama, es vuestra sobrina, y yo... compa¬
deceos de los dos.
—¡Túl ¿y qué porvenir la puedes ofrecer? ¿ignoras que casi no tenemos lo indispensable para sostenernos en nuestra clase? No: Eduar¬ do, ella se casará con el señor de Marans, y tú
darás tu mano á.... —Jamás.
La señora de Cerigny se sonrió maliciosa¬
mente.
—María hará lo que yo le mande, y tú mar¬
charás mañana á Ginebra donde es necesaria

2

SÓLLER.

Con tales ideas y considerando que un tratamiento no estorbaba el otro, deter¬
miné usarlos ambos simultáneamente; y
el dia G de Agosto último, los hice aplicar á unos 60 naranjos y 12 limoneros que veia atacados en mis huertas y que aún ofrecían-esperanzas ele curación; pues dije que anteriormente en una sola huerta habia perdido del todo nueve limoneros jó¬ venes, pero desarrollados como para
llevar más de medio millar de frutós.
Además y teniendo en cuenta que tam¬
bién desde Tienda me íiabian áqpnsej.a-
do el uso del sulfato de cobre y eso con
marcada preferencia al sulfato de hierro., traté un naranjo bastante joven y peque¬ ño pero ya en fruto, y que se hallaba tan atacado como que habia perdido casi todassus. hojas, lavando bien todas las par¬ tes éh que habia existido la enfermedad Con una disolución de la sal cúprica en proporción de una libra por media arroba
de agua.
III.
El día 28 de agosto, es decir á los 22
de ejecutadlas das dichas operaciones, he registrado .cuidadosamente la mayor parte
de los árboles, y hallo que por lo general el daño parece contenido; en una docena de ellos próximamente, ha reaparecido la goma en puntos de la corteza inmediatos á los cortados y raspados. En estos mismos árboles y en varios otros de aque¬ llosj que no presentan alteración desde que fueron operados, los bordes de sus heridas parecen hinchados y formando por debajo, corteza nueva, como la linfa plástica en los animales suelen en casos análogos exsudar y condensarse para ir formando piejjnueva al cerrar una úlcera.
En cuanto al aspecto de ramos y hojas, no se advierte en ellas marcada mejoría; solamente en dos ó tres, he logrado ver
nuevos brotes formando rama.
(Se continuará:)
m -i

LA VELA.
Acércase yá el tiempo de veda, ese período verdadero purgatorio para los cazadores de veras, pero limbo solamente para algunos de los aficionados que tene¬
mos en ésta.
Acércase yá la época de veda, oímos pregonar anteayer, leyendo el oficial
sache en alta voz la circular de Sr. Go¬
bernador, de l.° del actual, é involunta¬ riamente nos preguntamos: ¿de que sir¬ ve recordar á los sollerenses la ley de
caza de 10 de Enero de 1879?
En años anteriores hemos visto lo
mismo; se han publicado bandos, se han dictado órdenes severas y hasta nosotros, antaño, aconsejamos desde nuestras co¬ lumnas la observancia de la citada ley, apoyando nuestros consejos en la conve¬ niencia para todos de respetar el perio¬ do que empieza el día 15 de este mes y termina en igual dia de Agosto próximo; pero todo ha sido inútil hasta hoy. Se ha burlado la vigilancia de la Guardia civil; ¡se han despreciado las amenazas de los que saben sacrificar su apasionada afición ante las dispociciones del Gobierno, dic¬ tadas con el solo fin de proteger las crias para que puedan divertirse los afi¬ cionados, todavía mas, durante el periodo de caza; se ha hecho el sordo á las má¬
ximas únicamente encaminadas al bien
general de los veinte ó treinta que en¬ cuentran en los ejercicios venatorios su principal diversión, y se ha seguido ca¬ zando, á pesar de todo, con harto sen¬
timiento de los verdaderos aficionados
que han visto en semejante infracción un
verdadero robo.
Y efectivamente ¿dejará de robar un gusto á los demás aquel que para diver¬ tirse una semana destruye las crías de las

cuales hubieran podido salir conejos pa¬
ra divertirse todos durante el resto del
año?
Muestra primera súplica la dirigimos á los cazadores y en particular á todos aquellos que han tenido á gloria, en años anteriores, ser los primeros en violar la ley: que se abstengan, sacrificando su afición, hasta de probar los galgos que compren, lo cual sabemos es una escusa como otra cualquiera, y la otra súplica dirigírnosla á la Guardia civil: que, cum¬ pliendo con su deber, vigile de día y de noche si es preciso, á fin de cortar du¬ rante el próximo período abusos iguales á los qne se han cometido en los de veda anteriores, y cuya vigilancia ha de redun¬ dar por otro lado en beneficio de las propiedades, pues siempre se evitarán las rate rías qne en ellas tienen lugar.
En los solares que ha comprado la sociedad Defenso^'a Soliéronse, mojonóse el terreno, el mártes de esta semana, á fin de empezar los trabajos de apertura de zanjas para construcción délos cimientos, el próximo bines.
Construyéndose el edificio según el plano aprobado, y á pesar del metro de entrada, poco mas ó menos, que deberá sufrir la fachada principal de aquel, en la calle de Real, quedará en la parte poste¬ rior del mismo nn pátio bastante espacio¬ so, gracias á haberse comprado al pro¬ pietario I). Pedro José Rullan Serra dos solares en vez de uno y medio, como se habia pensado antes.
Esta resolución de la comisión encaga¬
da, es, en nuestro concepto, digna de aplauso; á ella será debido no solo el que el palco escénico del teatro pueda recibir durante el dia luz directamente, sino que también el que sea susceptible de ser prolongado, mas adelante, si se estima conveniente. Probablemente no llegará

tu presencia. Ahora retírate. Al día siguiente Eduardo estaba preparado
para marchar: pero anhelando ver por un mo¬ mento á su prima, bajó al jardín y se colocó debajo de su • ventana. Aunque estaba seguro de los sentimientos de; ufaría necesitaba oirla repetir «yo te amo» para soportar su ausencia. jOlü tal vez esta palabra le hubiera dado el suficiente valor para resistir á- su madre que así destruía su felicidad. Agitóse por fin la cortinilla, abrióse la ventana, se asomó una
mujer... pero en vez del rostro encantador de su prima, vió las ¡descarnadas, facciones de su madre. Eduardo inclinó la cabeza y saliendo tristemente del jardín montó á caballo. Un mo¬ mento después galopaba por el camino de Gi¬
nebra.;
ESI.
María tuvo el sentimiento de ver ocupando aquella misma tarde á su prometido, el sitio, que en la mesa estaba reservado para Eduardo. Atormentada con. su memoria, dirigía supli¬ cantes miradas- á su tia siempre que el señor

de Marans la recordaba el sacrificio que se la

exigía. Después de la comida dijo éste en voz baja á la señora de Cérigny;
—María está muy triste. —Cosas de jóvenes, contestó ella sonriéndo-

se, la idea del matrimonio produce siempre esos
efectos en las muchachas de su edad. Ya se

acostumbrará.

Ijada respondió el rival de Eduardo: casán¬
dose por imitación, creía que María era bas¬
tante hermosa para ser envidiado, y causar

despecho, á una señorita, que había rehusado su

mano. Orgulloso, frío y metódico, se casaba

porque todos sus ascendientes lo habían hecho,

y porque este paso le daría más representación
en la sociedad. Tal era el hombre á cuya suer¬
te se iba á unir la candorosa • María, á quien

sacrificaban su alma pura y un corazón lleno de ilusiones que ya no pertenecían á ella misma.

*

•

*

5

Quince días después oprimía la pálida frente
de la huérfana una corona de flores de naran¬

jo. María se llamaba la señora de Marans. Du¬ rante el festín que siguió á la misa de bodas

guardaban un profundo silencio todos los con¬

vidados, y en vez de la bulliciosa alegría que
ordinariamente se retrata en las facciones de

los que asisten á semejantes fiestas, veíase la tristeza impresa en los rostros de todos. Solo el señor de Marans estaba tranquilo, mostran¬ do claramente su indiferencia, porque hasta la señora de Gerigny había tratado de dulcificar sus miradas que se fijaban á cada momento so¬ bre su desgraciada sobrina.: un arrepentimien¬ to tardío se había quizás apoderado de su alma. A la caída de la tarde, obtuvo la desventurada niña permiso para retirarse: necesitaba estar

sola, pensar por la última vez en su idolatrado

Eduardo, y llorar... porque también hay place¬
res en el llanto. Lloraba la desconsolada doncella pronun¬
ciando tímidamente el nombre de su amigo, ele

su compañero de niñez, de su primero y último

amor, cuando ^abriéndose la ventana entró en su habitación un hombre. Asustada María qui¬

so huir, quiso gritar; pero sus palabras se aho¬

garon en su garganta, y sus rodillas se dobla¬

ron. Era Eduardo.

(Se continuará.)

S OLLER.

3

este caso, puesto que, según hemos oído, el “escenario del teatro de la Defensora Sollerense será, en dimensiones, el que más se aproxime al Principal de Palma, de los construidos' en Mallorca hasta hoy.
: Yimos' plantar, en las plazas de la Constitución y del Arrabal, días pasados, varios eucaliptus. Con dicha plantación llenáronse, en la primera de las mencio¬ nadas plazas, los claros que habían deja¬ do, al desaparecer, dos árboles iguales á los que existen actualmeñte á inmedia¬ ciones del surtidor, y cuyo nombre ig¬ noramos; de modo que los árboles sem¬
brados esta semana son los únicos en su
clase, lo que impide guarde el arbolado de la plaza de la Constitución, y lo mis¬ ino puede decirse con respecto al de la del Arrabal, la simetría que, en nuestro concepto debería.
Dexau fé al qui sáb; ellos (no los árbo¬ les) lo entienden.
Llamamos la atención del Ayuntamien¬ to respecto á la escésiva cantidad que de¬ ben satisfacer los serenos, aunque sea á pequeñas partidas, para completar el pago del nuevo uniforme. Dícese de pú¬ blico que el importe del mismo no baja¬ rá de 200 pesetas, y como sabemos son unos pobres, que cobran inensuaimente diez pesetas ménos que el municipal, sin saber porqué, y que su haber apenas si basta para atender á las más perentorias necesidades de su familia; nos atrevemos á suplicar á la Corporación municipal les regale el capote, con lo 'cual quedarán aliviados de, una carga, para-ellos muy pesada, y eternamente agradecidos á los que se interesen para conseguirlo.
Se ha colocado un farol en la calle de
Cocheras, lo cual era de suma necesidad,
á pesar de haber uno en, la esquina de la calle de San Jaime y otro en la del de Buen Año,, pues el recodo que forma junto á la casa de B. Bartolomé Ferrá Casasnovas, hacia que estuviera la calle toda
á oscuras.
Celebramos se haya llevado á cabo esta mejora, y, como estamos en época de reformas, celebraríamos igualmente se colocaran á lo menos algunos de los fa¬ roles cuya. necesidad hemo.s indicado en
números anteriores á este.
Nos han asegurado que nuestro dignisimo Ecónomo, D. Miguel Bennaser Ca¬ brer, ha sido nombrado cura-párroco de este pueblo.
Sentimos no poder dar como cierta la noticia, pero nada se sabe todavía oficial¬ mente, y á pesar de nuestra impaciencia, tenemos que esperar se confirme aquella para felicitar cordialmente á nuestro amigo.

•; Anteayer contrajo matrimonio, en Pal¬ ma, nuestro particular amigo D. Amador Enseñaí Borrás, médico-cirujano, con lasimpática'señorita D.a Emilia Nuñez Ar-
bona.
Desearnos; á los jóvenes esposos felici¬
dades mil en su nuevo estado.
A la hora de entrar en prensa este nú¬ mero hemos sabido que el precio de la naranja ha esperimentado una alza de
cinco reales por carga.
De modo que actualmente se venden á
treinta reales.
Comprendiendo que no son muchas las personas que, á pesar de haber oido pre¬ gonar el Real decreto de 6 de Enero próximo pasado, lograron entenderlo,
hemos creido conveniente trasladarlo ín¬
tegro á nuestras columnas, á fin de que, leyéndolo detenidamente, puedan,hacerse cargo de su contenido, al mismo tiempo que para hacer ostensiva la noticia á las personas que, ya por vivir en las afueras de la población ó por otra causa cual¬ quiera no pudieron oirlo.
Dice así:
«Do acuerdo con mi Consejo de Ministros, á propuesta del ministro de Hacienda, en nom¬ bre de mi Augusto Hijo el Rey D. Alfon¬ so XIII, y como Reina Regente del Reino,
Vengo en decretar lo siguiente:
Articulo 1.9 Desde el día 10 de Marzo del
corriente año quedan fuera de curso legal todas las monedas de plata de 20 reales, y de cobre y bronce de sistemas anteriores al establecido por el decreto-ley de, 19 do Octu¬
bre de. 1868.
Art. 2.° Las Cajas públicas recibirán sin limitación, en pago de contribuciones, rentas y derechos del Tesoro, hasta el dia 28 de Febre¬ ro próximo, todas las monedas á que se refiere el artículo anterior. Las Tesorerías de provin¬
cia las admitirán lista el 10 de Marzo.
Art. 3:° La Casa Nacional de Moneda y las Tesorerías de provincias admitirán también desde el 10 de Febrero próximo al 10 de Mar¬ zo, en canje por otras monedas del sistema vigente, las que por el artículo l.° se retiran de la circulación; entendiéndose que en la pro¬ vincia de Madrid la admisión de las de plata se verificará en la referida Casa de Moneda, y en la Tesorería de provincia las de cobre y
bronce.
El canje se verificará á razón de 5 pesetas por cada moneda de 20 reales en las de plata y 25 céntimos de peseta por Cada real en las de cobre y bronce. Si las monedas se presentan al canje en cantidades menores de 500 pesetas, se entregará en el acto su equivalencia; y si la presentación se efectua en cantidades mayores, su importe se entregará en un plazo que no
exceda ele de veinte dias.
Art. 4.? Continuará recogiéndose y reser¬ vándose en las Cajas públicas, en la forma que hoy se hace y con destino á su reacu¬ ñación, la moneda de plata borrada, falta de peso y agujereada, con arreglo ai Real decreto de 10 de Marzo de 1881 y disposiciones dicta¬ das para su cumplimiento.
Art. 5.° Se procederá á la reacuñación de la moneda de plata que se recoja ó canjee en virtud del presente decreto, verificándose la adquisición de plata fina en la cantidad nece¬ saria para este objeto.,

Art. 6.° El Ministro de Hacienda me pro¬
pondrá oportunamente la aplicación de la ley
de está fecha á todas las demás monedas de
sistemas anteriores al vigente, á fin de conse¬ guir la completa unificación del sistema mone¬ tario, y dictará las instrucciones convenientes para la ejecución del presente Real decreto.
Dado en Palacio á seis de Enero de mil
ochocientos ochenta y siete.—María Cristina. —El Ministro de Hacienda, Joaquín López Puigeerver.»
CORRESPONDENCIA PARTICULAR ML SÓLLER.
Sr. Director del Sóller
Marsella 23 Enero de 1887.
Muy Sr. mío y distinguido amigo: Sin nin¬ guna pretensión literaria, y únicamente con el fin de que los lectores de su periódico estén al corriente de un suceso que acrecentará la im¬ portancia marítima y comercial de nuestra querida patria, intentaré darle algunos detalles del extraordinario acontecimiento que dentro de breves días debe de tener lugar en Toulon, cual es la varada al agua de un buque de gran¬ des dimensiones para nuestra Armada.
En efecto; el día 5 del próximo Febrero será botado al mar en la Seyne, el acorazado de primera clase Pélayo, construido por cuenta del Gobierno español, en los arsenales de la compañía Jorges et Cliantiers.
La operación promete ser en estremo bri¬ llante dada la importancia del buque y la con¬ currencia que sin duda alguna acudirá á aque¬ llos arsenales, pues la prensa marsellesa fia puesto de relieve las cualidades que adornan á este mónstruo marítimo, y las medidas están de tal manera tomadas, que todo hace presa¬ giar que tendrá un éxito completamente satis¬
factorio.
A fin de que sus lectores puedan juzgar de una manera exacta y precisa lo que será el nuevo acorazado, traduzco las siguientes líneas publicadas por Le Petit Marsellais en su núme¬ ro correspondiente al 21 del actual.
Dice así:
«El Pélayo tan pronto como esté acabado,
tomará puesto entre los más poderosos acora¬ zados de las flotas europeas. Mide 105 metros 60 centímetros de longitud estrema; es decir, desde la punta de su espolón, hasta la estremidad de su popa. Su mayor ancho (coraza no comprendida) tomado 'de la línea de flotación es de 20 metros 20 centímetros; su tonelage ó porte es de 9.900 toneladas; la potencia de sus máquinas no será inferior á 6.800 caballos de fuerza. Su marcha deberá ser de 15 nudos; pero, como á tiro forzado podrá desarrollar una fuerza de 8.000 caballos, es muy probable que llegue hasta la respetable velocidad de 16
nudos.
»E1 Pélayo es todo de acero y su casco es construido bajo el sistema celular, con puen¬ te principal acorazado. Se halla además subdi¬ vidido por medio de numerosos compartimien¬ tos, estancos, con diez y seis tabiques trans¬
versales.»
Hablando después del pañol de la pólvora, de sus proyectiles, de sus calderas (en número de doce), de sus aparatos, motores y evaporatorios y de muchas otras cosas que sería de¬ masiado largo enumerar, la hoja marsellesa dice ser todo de una admirable perfección, y capaz de rivalizar con las mejores construccio¬
nes modernas.
«Pero el Pélayo (añade Le Petit Marsellais) es sobre todo notable por su artillería. Sobre el puente superior se hallan cuatro torrecillasbarbetas que encierran los cañones de mayor
calibré.
»Dos de estas torres, armada cada una con
un cañón de 32 centímetros de diámetro se ha-

4

SÓLLER.

lian dispuestas, en la estreraidad delantera, una
detrás de la otra.
»Las dos otras torrecillas, encierran cada una un canon de 28 centímetros, con proyecti¬ les de gran calibre, colocadas por banda en medio del buque, formando con los dos torreo¬
nes extremos un cuadrilátero. Tres de estas
torrecillas se hallan colocadas sobre el puente
de los gallardetes, ó sea á una altura de 7 me¬ tros 70 centímetros más arriba que la línea
de flotación.
»En cuanto á la torrecilla de proa se halla sobrealzada de un puente y colocada de esta manera á una altura que dá al cañón, del cual está armada, un dominio de 9 metros 50 centí¬ metros más arriba que la línea de flotación, go¬ zando por consiguiente de un campo mucho más vasto para sus tiros.
»Estas cuatro torrecillas se hallan municio¬
nadas de afustes, bastidores, plataformas y monte-cargas hidráulicas del sistema privile¬ giado de Mr. Canet Jefe del servicio de la ar¬ tillería de la sociedad Jorges et Chantiers.
»La batería alta, encierra 12 cañones de 12 centímetros sistema Hontoria y dispuestos seis por banda.
»En fin un cañón de 16 centímetros sistema
Hontoria colocado á la extremidad de proa en¬
cima el puente superior tirando en caza directa. »E1 armamento será completado por un gran
número de cafíones-rewolvers del sistema Hot-
chkiss de 37 y de 47 milímetros colocados en¬ cima los puentecillos, las cofas, las cortadas y encima otros diferentes puntos del puente su¬ perior.»
Por medio de esta desaliñada como rápida narración, podrá, Sr. Director, formarse una idea de lo que será esa máquina de guerra el dia en que se hallará dispuesta á hacerse á la
mar.
Pero por desgracia (debo confesarlo á pesar de ser buen español) en España son raras las
ocasiones en que podemos presenciar tan so¬ lemnes acontecimientos. Esperemos, sin embar¬ go, que, salida del letargo en que se hallaba postrada durante largos años, nuestra nación volverá, gracias á una era de paz constante¬ mente observada, y á la rectitud y buena ad¬ ministración de un gobierno sólido y respeta¬ ble, volverá, repito, á ocupar el puesto que la corresponde entre las grandes potencias euro¬ peas. Esperemos también que el Pelayo será seguido de alguna otra importante construc¬ ción marítima; que el prestigio que tan magestuoso buque dará á nuestra Armada fascinará á los españoles hasta el punto de que el Go¬ bierno se apresurará á poner en ejecución el proyecto de ley últimamente aprobado por las Cortes, referente á la creación de una escua¬ dra, que vaya mostrando al mundo que no
siempre estamos absorbidos por luchas intesti¬
nas, sino que también queremos á todo trance el respeto y la confianza en el exterior.
Reiterando á Y. mis sentimientos de distin¬
guida consideración y alta estima me repito su atento y S. S. Q. B. S. M.
El Corresponsal.

€ÁI1S§§.

Marsella 8 dpv

5^00

Cette

“

5‘0 V2

Demás plazas francesas . . 5‘0 1/2

MOVIMIENTO DE POBLACION.
NACIMIENTOS.
Varones 4.—Hembras 6.—Total 10.
DEFUNCIONES.
Dia 21.—Falleció Catalina Marroig y Gamundí
de 80 años de edad.
Día 24.—María Ferrá y Albertí de 27 años. » 28.—Magdalena Caparó y Mayol/le 6 4 años » l.° Febrero.—José Colom y Alcover de 71
años.
Día 4.—Jaime Pons y Morell, de dos meses.
MOVIMIENTO DEL PUERTO.
EMBARCACIONES FONDEADAS.
Día l.°—De Agde laúd 2.° Remedio, de 36 ton. pat. Juan Pons, con 6 mar. y lastre.
Día 4.—De Cette laúd Esperanza, de 38 ton., pat. Gabriel Castañer, con 6 mar. y lastre.
Dia 4.—De Ciudadela laúd San Juan, de 40 ton., pat. Jorge Carbonell, con 5 mar. y trigo.’
Dia 4.—De Lanouvelle laúd Internacional, de 27 ton., pat. Pedro Bernard, con 5 mar. y lastre.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Dia 2.—Para Aguas Muertas laúd San José, de 38 ton., pat. Juan Vicens, con 6 mar. y naranjas.
DEFENSORA SOLLERENSE.
Las Juntas Directiva y de Tenedores de acciones, participan á los señores accionistas que mañana de nueve á doce de la misma y en el local que ocupa esta Sociedad, quedará abierto el pago del tercer dividendo, en cum¬ plimiento de lo que ordena el artículo 3.o délos Estatutos formados para la emisión de accio¬ nes al objeto de llevarse á cabo la compra de solares y construcción de un edificio para la misma, y aprobados por la Junta General ex¬
traordinaria celebrada el día 31 de Octubre último. Sóller 5 de Febrero ds 1887.—P. A.
de las J. D. y de T. de A.—J. Marqués Ar-
bona Srio.
VENTA.
Se vende una casa de campo muy capaz
con bajos, entresuelo y piso superior, carrera al frente y huertecito contiguo, con naranjos y otros frutales y derecho de agua, situada en el término de la villa de Sóller, inmediata al lugar de Biniaraix, conocida por Can Botana.
Y un olivar con tres bancales llamado S‘
Olivarei de las Moneadas, en el mismo término
de Sóller. Darán razón en Palma calle de San Elias
núm. 14 piso 2.° izquierda, y en Sóller D. Ge¬ rónimo Estades ó Buenaventura Coll carpinte¬ ro frente la iglesia de Biniaraix.
PAPEL DE SEDA,
AMARILLO Y DE ESTRAZA
PARA LA CONFECCIÓN

INUNDACIÓN
DE
SÓLLER Y FORNALUTX
EN SUS RELACIONES
CON LA GENERAL DE MALLORCA
POR
D. JOSÉ ROLLAN PERO.
Forma un interesante folleto de 117 pági¬ nas, en 4.o mayor, ilustrado con grabados, y trata de las materias siguientes:
I. Consideraciones orográfiacs.—II. Prece¬ dentes históricos.—III. La tempestad.—IV.
Desastres.—V. Heroismo de la caridad—VI.
Las autoridades.—VII. La prensa.—VIII. Fornalutx.—IX. La suscrición, y curiosos é importantes apéndices.
Los grabados, dibujos de D. Cristóbal Pizá,
representan: I. Can Noguera en el acto de salvar á la fa¬
milia.—II. La casa Ca ‘s Fiáis en el estado
actual.—III. Pont de la Creu de la Alquería del Conde, ántes de la catástrofe.—IV. Pont de la Creu, después de la catástrofe.—V. Pont de Binibassí, después de la inundación.
Una peseta setenta y cinco céntimos.
El producto ganancial que resulte de la ven¬ ta de este opúsculo, se destinará al alivio de
las víctimas de la inundación. Véndese en la tienda de artículos de escrito¬
rio de J. Marqués
San Bartolomé, 17.—Sóller.
ZAPATERÍA
DE
ANTONIO MARTINEZ ï CÍNAVES.
Premiado en la Exposición de París de 1878 en la«de las Ferias y Fiestas populares de Palma de 1881 y en la XII general
de Burdeos de 1882.
Se confecciona calzado do todas clases á la medida para caballeros, señoras y niños.
Para piés imperfectos y para el comercio
de América.
Materiales de las mejores fábricas tanto nacionales como extrangeras.
Prontitud, elegancia y economía. Calle de Bauzá núm. 13.-SÓLLER.
GUANO REFINADO
É INSECTICIDA.

CULTOS SAGRADOS.

A los mismos precios

que en Palma lo encon¬ Mañana al anochecer se hará el ejercicio mensual
del sagrado Corazón de Jesús.

trarán los comerciantes Día 9 en el oratorio del Puerto se celebrará la
fiesta en honor de 8anta Apolonia con oficio y ser¬

món por D. Miguel Bennaser Ecónomo.

! en esta imprenta.

DEPOSITARIO EN SÓLLER
Jaime Serra (a) Font
camino del Mar.
SÓLLER.-Imprenta de Juan Marqués.