AÑO II.—NÚM. 75.
AÑO II.—NÚM. 75.

11 DICIEMBRE DE 1886.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde el 15 Octubre de 1886 á 11 Marzo
de 1887.
De Palma á Manacor y La Puebla.—7’30 maña¬ na, 2 y 3’15 (mixto) tarde.
De Manacor á Palma.—3 (mixto) 7’30 mañana y 5 tarde.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana y 5’10 tarde.
De La Puebla á Manacor.— 7’55 mañana 2’30 y 510 (mixto) tarde.
De Manacor á La Puebla.—7’30 mañana y 5 tarde.
Tren periódico: dias de mercado en Inca.—De Inca d Palma—2 tarde.

CORREOS.
SALIDAS DE PALMA.
Para Ibiza y Alicante, domingo 8 mañana. Para Mahon, lúnes 4 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Barcelona, mártes 4 tardo y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, juéves 4 tarde. LLEGADAS A PALMA.
De Valencia, lñnes 7 mañana. De Mahon, lúnes 9 mañana vía Alcudia y juéves
9 mañana.
De íbiza y Alicante, miércoles 3 tarde. De Barcelona, juéves 12 mañana, vía Alcudia y sábado 7 mañana.
Salidas de Sóller.—Los domingos á las 2 de la mañana y los demás días á las 4.
Llegadas d Sóller.—Todos los días á las 6 noclie

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé núm. 17.

1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extrangero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

PRODUCTOS OLIVAREROS.
( Continuación.)
II.
ÉPOCA EN QUE HA DE HACERSE LA RECOLECCIÓN.
La época de recolectar el fruto varía según el clima y la calidad del producto que se desea obtener.
Puede depender en absoluto del clima,
porque la maduración de la aceituna,
cuanto más se anticipa, tanto mayor es el aceite que elabora en relación á la temperatura y con el grado de luz en que vegeta el olivo. De aquí resulta que en la subregión meridional, las aceitunas maduran más pronto y contienen más aceite que las del centro setentrional en en que el aceite es más grasoso y tiene más color, siendo apto para arder y para manufacturas (tintorería, impresión, jabo¬ nerías, etc.) aunque no tanto para comer, para cuyo uso conviene que sea poco graso y muy poco coloreado. Así, pues, es natural que cerca de los confines setentrionales de la región del olivo, se ob¬

tenga el aceite más fino á completa ma¬ duración, mientras que en los países me¬ ridionales se consigue este objeto antici¬ pando la recolección, eligiendo las acei¬ tunas ásperas cuando ya amarillean ó to¬
man un color oscuro.
En Tóscana, Liguria y Mediodía de Francia, se obtiene aceite fino y comes¬ tible de las aceitunas ennegrecidas y ma¬ duras, y aceite llamado blanco, recogien¬ do el fruto en marzo, abril, y también en mayo. En cambio en Barí, Palermo y otros lugares1 de la Italia meridional, se producen aceites finos con la anticipa¬ ción de la cosecha, mientras que en los mismos con las aceitunas bien maduras, se extraen aceites groseros, densos, muy coloreados y de un sabor desagradable.
Si se quiere, pues, conseguir aceite co¬ mestible, se logrará, modificando la épo¬ ca de la cosecha, neutralizar en cierto modo los efectos del clima, recolectando la aceituna en una maduración incipiente en los lugares cálidos, y en completa ma¬
durez en los sitios más fríos y que se en¬
cuentran expuestos á invernaciones un tanto rigorosas.

Rendimiento en aceite según la época
de la recolección.
Es dudoso si las aceitunas .producen más aceite recogiéndose apenas maduran ó cuando la maduración sea muy comple¬ ta, esto es, cuando la aceituna se apasa.
Se cree comunmente que la recolec¬ ción, cuanto más avanzada, da mayores resultados, lo que parece confirmar este proverbio:
A uliva quanto piú pende,
piú rende.
La aceituna cuanto más cuelga, rinde más; pero esto es una ilusión, porque de todas las aceitunas de un olivo, unas son devoradas por los pájaros (el tordo, el mochuelo, el estornino, etc.), otras arro¬ jadas al suelo por las lluvias y la mayor parte pueden ser dañadas por el hielo, y producir por consiguiente poco aceite, y éste de mala calidad. Pero suponiendo que recogiéndolas tarde permanezcan to¬ das en el árbol y no sean atacadas por ninguna causa enemiga y que alcanzan su completa madurez sin producir más acei-

FOÍ^LETiy.
CONNOR O'MARA.
TRADICIÓN IRLANDESA.
(Continuación.)
Y esto diciendo, el honrado arrendatario volvió la cabeza para ocultar una lágrima; pero haciendo un esfuerzo y reponiéndose, fingió una sonrisa y continuó:
—Connor, amigo mío, es inútil hablar más del asunto: tú debes conocerme bien, yo estoy persuadido de que nos comprendes, como noso¬ tros á tí, porque los ojos tienen también su lenguaje. Sí, amigo mío, nos entendemos; no es así? Gracias por tus buenos servicios y amis¬
tad.
Aquí las lágrimas de Connor corrieron en abundancia por sus mejillas, sin que él procu¬
rase ocultarlas.
—Vamos, hijo mío, dijo Fitz-Patrick, basta ya de lágrimas. Hablemos de otra cosa... Con¬ nor, ¿tienes confianza en mí?

—¡Qué si tengo confianza en vos! ¡Oh! sin
duda.
—Pues bien, Connor, ¿quieres recibir de mí ántes de marcharte dos consejos saludables?
—De buena gana, querido amo, y además os prometo seguirlos.
—Luego si yo consigo poner en tus bolsillos todo el dinero que te debo bajo la forma de Dos consejos saludables... y si llego á probarte que una vez en tu casa conocerás que nada has perdido... ¿consientes en aceptarlos en lugar de la plata?
La pregunta era peliaguda y parecía cam¬ biar seriamente el aspecto del negocio. Connor había oido alguna vez alabar éste ó el otro su¬ jeto por el valor de sus consejos; sabía que á los abogados se les pagaban gruesas sumas por su opinión buena ó mala en un pleito; también le habían dicho que ni los reyes ni las reinas, ni los vireyes de Irlanda, podían dar un solo paso sin llevar cerca de sí á sus consejeros, no solamente pensionados sinó gratificados con cadenas de oro, cruces, cintas, etc. Por otra parte consideraba á Fitz-Patrick por lo ménos

igual á todos aquellos consejeros oficiales y oficiosos, confiaba ciegamente en la honradez del arrendatario, respetaba su sabiduría; más á pesar de todo permaneció confuso, y después de haber reflexionado un momento prorrumpió:
—Eli verdad, amo mío, que estoy pasmado!., y fingiendo con bastante torpeza cierta amable sonrisa prosiguió: Ya! ya os entiendo! os chan¬ ceáis conmigo, y ¿eso que tiene de particular? al cabo más vale reir que llorar.
La fisonomía de Connor presentó enseguida todas las señales de aquella sorpresa caracte¬ rística de un irlandés que se vé en la presencia de un enigma que se resiste á todos los esfuer¬
zos de sus facultades intelectuales.
Pero no se reía el arrendatario; repitió sus argumentos con la más solemne seguridad, y tardó en convencer á Connor de que jamás ha¬
bía hablado con más formalidad.
—Tú me abandonas, le dijo, después de tres
años de servicio tienes todos los derechos po¬
sibles al dinero que has ganado: y ¿qué, tendría yo valor para mirarte la cara si intentara de¬
fraudarte un solo maravedí?

2
te, pierde agua, se aflojan de manera que menguando en volumen, aumentan en proporción relativa y no absoluta de
aceite.
Cien aceitunas cogidas en una hacien¬
da del término de Pisa el 25 de octubre
de 1878, pesaban 103,93 gramos, y del
mismo árbol el 25 de febrero de 1879,
pesaban 131,65 gramos, ó sea próxima¬ mente una disminución en el peso de 19

231...°°° SOLLER.
la planta de los retoños que deberán fruc¬ tificar al año siguiente.
Podemos en virtud de lo expuesto rea¬
sumir:
Que la cantidad máxima de acei¬
te se obtiene cuando las aceitunas están
maduras.
Que recolectando tarde no hay beneficio alguno en la cantidad y sí pér¬
dida en la calidad del aceite.

pero en este pueblo todos tenemos un
apodo además del apellido y por el apo¬ do nos conocemos mejor; así es que al ver escrito D. Bernardo Colon Vidal, no solamente no supimos á quien se aludía sino que ni siquiera supieron darnos ra¬ zón las personas á quienes preguntamos.
Dimos la noticia ignorando hubiera tenido lugar la tal captura, pues pregun¬
tamos á los dueños de todos los mesones

por 100. Así, pues, con 100 kilogramos

Que anticipando la cosecha se y nadie se acordó de que la Guardia ci¬

de aceitunas recolectadas en noviembre, puede en los lugares meridionales obte¬ vil hubiera interrumpido el sueño á indi¬

obtenemos, por ejemplo, catorce kilogra¬ ner aceite menos graso ó denso, más des¬ viduo alguno. ¿Y cómo acordarse si se

mos de aceite, y con el mismo peso eje colorido, más agradable y más gustoso. trataba de una captura verificada hace

aceitunas cogidas en el mes de febrero 17,50 kilogramos, ó sea 3,50 kilogramos j

(Se continuará.)

ya más de un año? Pero, vamos á cuentas; y sin detener¬

de más. El mismo número de aceitunas
que en noviembre pesaban 100 kilos, han

CRÓNICA LOCAL.

nos á investigar quien es Putaña, es decir, pasando en silencio su gloriosa historia,

mermado en el mes de febrero un 20 por

su vida y milagros, Aporque, la verdad,

100, esto es, 1/5 pesando‘80 kilogramos; luego 100 kilogramos de febrero repre¬ sentan 120 kilogramos de aceitunas que
en noviembre habían dado los mismos

SUPLICAMOS
á nuestros suscritores forenses que estén en descubierto en esta Administración,
se sirvan hacer efectivo en todo este

repugna siempre remover podredumbre; concretémonos al hecho que motivó la queja unánime de la prensa balear, queja que tan poco favor hizo á nuestro Juz¬

17,50 kilogramos de aceite.

mes el importe de sus atrasos.

No hay, pues, beneficio en la cantidad

gado municipal y que tanto nos compla¬ cemos en rectificar hoy.

recogiendo la aceituna muy madura y sí

En Setiembre de 1885 fué acusado el

hay daño en la calidad. Al Sud de la re¬

UNA ACLARACIÓN.

individuo en cuestión del delito de ame¬

gión del olivo una tardía recolección pro¬

naza de asesinato á varios individuos de

duce aceite muy subido de color, bastan¬ te graso y desagradable; al Norte, retar¬ dada la cosecha, produce aceite pálido casi blanco, cuyo sabor no es, sin embar¬
go, el suave y grato del fruto.

A pesar de desconocer el hecho que
relató El Diario de Palma en uno de sus
números correspondientes á la pasada semana, y creyendo bien enterado á nues¬ tro colega, lo reprodujimos, como lo ha¬

su familia y puesto á disposición del Juz¬ gado municipal de este pueblo, el cual instruyó las iprimeras diligencias, toman¬
do declaraciones al mencionado Putaña
y deteniéndole en el depósito municipal

En Toscana y en Francia los consumi¬ bían hecho yá todos ó la mayor parte de por espacio de dos días, siendo conduci¬

dores delicados prefieren al aceite blanco nuestros compañeros de la capital.

do depues á Palma por una pareja de la

el que resulta de la aceituna completa¬ Y ha resultado, después de haber ad¬ Guardia civil y puesto á disposición del

mente madura, y si todavía algunos pro¬ quirido datos que nos faltaron entonces, Juzgado de primera instancia.

ductores de los Alpes Marítimos de la que El Diario fué sorprendido por el ¿Es posible que D. Bernardo Colom y

Liguria ó de los Montes de Pisa fabrican mismo individuo, á quien de buena fé ha¬ Vidal ignore el delito de gue debieron acu¬

e'1 expresado aceite blanco, consiste en que bía creído. No nos estraña porque sabe¬ sarle? ¿Puede ser que no sepa si ha come¬

en el mercado inglés es muy buscado y se mos quien es Putaña, le conocemos, y, tido nada 'penable, cuando difícilmente

vende dicho aceite á precios muy venta¬ como nosotros, le conoce el pueblo en¬ podrá recordar un acto de su vida que no

josos.

tero; es capaz. Y lo mismo hubiéramos lo sea?

La cosecha tardía ó retrasada produce dicho yá en nuestro número anterior si

¿Vería el Juzgado de primera instancia

aún el daño de retardar el desarrollo en hubiéramos sabido de quien se trataba, la improcedencia de la captura, á pesar de

—Peró, querido amo, esclamó Connor, ¿cómo —Connor, hijo mío, ya te lo he dicho: veo

podré yo mirar á mi mujer y á mis hijos, á cuanto pasa en tu imaginación, y ciertamente

quienes tal vez voy á encontrar pereciendo de no haces bien en no dar crédito á mis palabras;

hambre, cuando me pregunten por el dinero pero te quiero demasiado para no tratar de

que les prometí llevarlos á mi vuelta?
—Connor, replicó Fitz-Patrick, adivino tus
pensamientos; déjame decirte que si aceptas mis consejos serás bien pronto tan dichoso en el seno de tu familia como yo lo soy en el de la mía. Con mis consejos llegarás á tu casa más rico que si llevases á ella las 80 guineas en tu

persuadirte. Vuelvo á repetírtelo: tanto peor para tí si rehúsas mis dos consejos; pero si los recibes con confianza, y al llegar á tu casa no te sorprende agradablemente el cambio que en ella notares, vuelve á servirme el cuarto año y te doy cien guineas además de las ochenta que
te debo.

bolsillo de cuero, y te advierto que si dudas, á

Bien fuese que las mágicas palabras del

pesar de mis consejos entrarás en tu condado arrendatario hubiesen encantado á Connor,

tan pobre como saliste de él, porque se rompe¬ bien que este obedeciese al instinto de una ver¬

rá el encanto. Toma, pues, mis consejos, ó si dadera confianza, ó ya que temiese enemistarse

no lo haces te arrepentirás toda tu vida.

con Fitz-Patrick, sometióse Connor entre el

Connor *se hallaba indeciso; frotábase las temor y la esperanza, y declaró que estaba

manos haciendo crujir los huesos de los dedos, pronto á aceptarlos dos consejos en cambio'del

y dirijía su vista al techo, como si esperase la dinero que se le debía.

llegada de un genio amigo que le sacase de
aquella penosa situación. Fitz-Patrick que estaba, decidido á hacerle

—¿Quién sabe, decía entre sí, si es Fitz-Pa¬ trick quien me habla, ó si tengo que habérme¬ las con el mismo diablo disfrazado con el traje

aceptar su proposición, añadió á todos sus ar¬ de mi amo, en cuyo caso debo marcharme de

gumentos.

I aquí cuanto ántes?

No bien hubo consentido Connor, cuando el
arrendatario con semblante risueño se acercó
á él, presentóle una de sus manos, le dijo que se sentase, que volviese la cara hácia el orien¬ te, y que prestase la mayor atención.
—Escucha bien, continuó Fitz-Patrick, por¬ que si no sigues fielmente los consejos que vas á oir, creo que pagarás bien cara tu desobe¬ diencia, en tanto que al contrario si los sigues á la letra serás bien pronto el más dichoso en¬ tre tus vecinos. ¿Estás preparado?
—Ya escucho, señor, contestó Connor.
—Ante todo besa ese misal.
Connor besó el libro.
—Ahora cierra los ojos' para no perder una sola palabra dé lo que vas á escuchar.
Connor cerró los ojos y el arrendatario pro¬ siguió.
—Tú has renunciado á los salarios que te se
deben; ¿no es así? ¿y aceptas en cambio los consejos que te voy á dar?
Hé aquí los consejos:
(Se continuará.)

SOLLER.

3

haberlo puesto en libertad tan luego le hubo tomado su declaración, cuando continuó el sumario, cuando le llamó una ó dos semanas después, cuando en pre¬ sencia de dicho Sr. Juez tuvo, el men¬ cionado Batana, cierto careo con uno de los testigos el día 14 de Octubre del año pasado, cuando no se ha sobreseído la causa todavía, que sepamos?
No culpamos nosotros al Diario de Palma, pues ya hemos dicho fué sorpren¬ dido, y á tales sorpresas está espuesta la prensa continuamente; á quien culpamos es al individuo que se acercó á la Redac¬ ción de aquél para mentir villanamente, para difamar con calumnias á Autorida¬ des dignas, para deshonrar al pueblo que
le vió nacer.
El Progreso, de Madrid, La Correspon¬ dencia de España y varios \\ otros colegas de la corte correspondientes al día 27 de Noviembre último, dicen: “que la Aca¬
demia de la Historia celebró el día ante¬
rior su reunión acostumbrada bajo la pre¬
sidencia de su director Sr. Cánovas del
Castillo, y con asistencia de los Señores Guillen Robles, Diaz (D. Abelardo) y
Mr. Juan B. Enseñat residente en París."
En dicha reunión dió cuenta el Secre¬
tario Sr. Madrazo (D. Pedro), después del despacho ordinario, de haberse reci¬ bido varios donativos, y entre ellos una obra del Sr. Enseñat, que recibió con aprecio la Academia.
Las distinciones de que es objeto el Sr. Enseñat, honran al pueblo que le vió nacer, hemos dicho ya repetidas veces; luego el aprecio que hace de sus obras la Academia es para nosotros tan satisfac¬ torio, que por él no podemos menos que enviar á nuestro amigo cordial felicita¬
ción.
El sábado por la mañana fué encon¬ trado cadáver, en su casa, el médico ti¬ tular de Santa María D. Sebastian Ferrer, hermano de nuestro distinguido amigo D. Francisco, Ferrer, notario de ésta.
Deseamos al alma del finado descanso
eterno y enviamos á nuestro amigo y apreciable familia sentido pésame.
En la diligencia de Palma iban dos per¬ sonas la semana pasada: un hombre y una mujer. Hacía mucho frió, la mujer se mareó y abrió uno de los cristales del coche, medida que no debió agradar mucho á aquél, cuando quiso obligarla á que cerrara. Alegó ella sus razones, se enfadaron ambos y tuvo que dirimir la contienda el conductor el cual, haciendo las. veces de Juez, falló permanecieran ce¬ rrados todos los cristales á excepción de aquel que necesitaba abierto la mujer, enferma en aquel acto.
Preguntamos ahora: ¿Cuál de los dos tenía razón?

Los cacos han aparecido de nuevo, se¬ gún parece, pues se ha notado violencia de puerta en la tienda que forma esqui¬ na de las calles del Viento y de Buen Año, en la plaza de la Constitución.
No creemos se consumara el robo; tal
vez lo impidió la presencia de algún
transeúnte.
En donde se consumó fué en el corral
ó sesteadero que, para su ganado, tiene
en la calle de Palou el conocido cortante
D. Gaspar Aguiló; desde cuyo punto faltó una cabra, ayer, habiendo sido des¬ trozada la puerta.
No sabemos se haya logrado averiguar todavía quien ha sido el autor de seme¬ jante hurto.
Deseamos caiga alguno en la ratonera, única manera de que escarmienten todos aquellos á quienes gusta tanto lo ageno. Por de- pronto llamamos la atención del público para que viva prevenido.
■—^ - —
En la calle del Mar riñeron dos jóve¬ nes, el miércoles por la noche, uno de los cuales, el que motivó la reyerta, estaba multiplicado por dos, según dijeron.
¡Repugna tener que dar á la publicidad
tales noticias!
El susto H lleváronse los fieles que
asistieron,,el día de la Purísima, á la misa
de la comunión en el oratorio de Madres
Escolapias. Cayó un cirio y, al tumbar
incendió uno de los ramilleteros del lado
del nincho, lo cual bastó para que apre¬
suradamente salieran á la calle infinidad
de mujeres. Afortunadamente no se quemaron más
que unas flores, muy pocas.
Algunos aficionados á la música obse¬ quiaron con alegres serenatas á varias Conchas, en la víspera del día de la Pu¬ rísima Concepción.
La gente joven está siempre de buen humor. ¡Que dure muchos años!
Durante esta semana hemos tenido
ocasión de presenciar las obras de la ca¬ rretera de Biniaraix, referente á las cua¬ les podemos decir: que avanzan con suma rapidez, que se hacen las escavaciones para los cimientos del puente que se ha de construir, que los trabajadores están bien distribuidos, y regulado el número
de albañiles y peones.
A última hora hemos recibido un co¬
municado deD. Luis Palou, que no inser¬ tamos en el presente número por falta de tiempo.
Lo haremos en el próximo.

CÁMJBIOS.

Marsella 8 djv

Cette

«

5'02
5‘03

Demás plazas francesas . . 5'04

CULTOS SAGRADOS.
Mañana á las siete y media habrá comunión ge¬ neral para las Madres Cristianas.
Al anochecer completas solemnes en preparación
de la fiesta de Santa Lucía.
Día 13 fiesta en honor de la espresada Virgen con tercia, oficio solemne y sermón por D. Antonio
Canals Pbro.
Dia 16 á las siete de la mañana y durante una misa el ejercicio mensual dedicado á Nuestra Señora
del Cármen.
En el oratorio de la Casa Hospicio al anochecer del día 15 completas y el día 16 oficio mayor en honor de la Purísima Concepción de la Virgen.
Mañana 12 en el oratorio de Biniaraix fiesta con
oficio y sermón que dirá D. José Bernat Pbro. en honor de la Virgen María.
MOVIMIENTO DE POBLACIÓN.
NACIMIENTOS.
Varones 2.—Hembras 3.-—Total 5.
DEFUNCIONES.
Día 3.—Falleció Rosa Coll y Miquel, de 36 años
de edad.
Día 4.—Andrés Coll y Morey, de 60 años. » 4—Francisca Pons y Bernat, de 3 años. » 4.—María Morell y Castañer, de 23 años. » 6.—Bárbara Colom y Morell, de 88 años. » 6.—Esperanza Mayol y Esmerich de 76 años » 7.-—Mateo Frontera y Ballester, de 35 años. » 8.—Pedro José Pizá y Mayol, de 27 años. » 9.—Francisca Coll y Enseñat, de 78 años,
MOVIMIENTO DEL PUERTO.
EMBARCACIONES FONDEADAS.
Día 8.—De Barcelona laúd Sebastapol, de 28 to¬ neladas, pat. Francisco Riera, con 5 mar., harina y
efectos.
EMBARCACIONES DESPACHADAS.
Día 7.—Para Lanouvelle laúd Esperanza de 32 toneladas, pat. Juan Vicens, con 5 mar. y naranja.
D ía 7.—Para Mahón laúd Bienvenida de 384ton., pat. Antonio Juan, con 6 mar. y lastre.

DEFENSORA SOLLERENSE.
Las Juntas Directiva y de Tenedores de acciones, participan á los señores accionistas que mañana, de nueve á doce de la misma y en el local que ocupa esta Sociedad, quedará abierto por segunda y última vez el pago del
primer dividendo, en cumplimiento de lo que
ordena el artículo 3.o de los Estatutos formados
para la emisión de acciones al objeto de llevarse á cabo la compra de solares y construcción de un edificio para la misma, y aprobados por la
Junta General extraordinaria celebrada el día 31 de Octubre último. Sóller 11 de Diciembre
de 1886.—P. A. de las J. D. y de T. de A.— J. Marqués Arbona Srio.

4

SOLLER.

Sección de Anuncios.

SOLLER

TALONARIOS

PERIÓDICO SEMANAL*.
LOS ITEREIS MORALES Y MATERIALES DEL HERMOSO YALLE

Se hallan en venta en la imprenta de este periódico.

VÉ LA LUZ PÚBLICA TODOS LOS SÁBADOS.

La Escuela Popular

Ó SEA

Habiendo nombrado agentes en las principales ciudades de Francia y de las An¬ tillas, esta Administración Cree conveniente publicar sus nombres para conocimiento de los señores suscritores residentes en dichos puntos é inmediatos.
Tanto los que deban hacer efectivo el importe de las suscriciones como los que quieran abonarse al periódico, podrán dirigirse
EN SOLLER.—A la Redacción y Administración.—San Bartolomé, 17. EN PALMA.—A D. Francisco Ortiga.—Brossa, 37 y 39. EN INCA.—A D. José Rotger.—San Bartolomé, 34.
EN ANDRAITX.—A D. Pedro González.
EN ALARÓ.—A D. Estéban Desclaux.

MÉTODO SAZONADO
PARA LA AMPLIACIÓN DE LA PRIMERA ENSEÑANZA Y PREPARACIÓN PARA EL INGRESO A LA SEGUNDA
por
D. FRANCISCO SALTOR Y MONTAGUT.
Véndese en la tienda de artículos de escri¬
torio de J. Marqués Arbona
San JBartobmé, 17-SÓLLEE.

FBAMCIA.

En Cette.—A D. Guillermo Colom.—Quai de la Republique, 13.
Calendarios En Maeseille.—A D. Juan Ripoll.—Pirámide, 2. A.
En Bordeaux.—A D. Buenaventura Mayol.—Quai des Salinieres, 17. En Toulouse.—’A D. Pedro Bullan.—Alsace Loraine, 13.
En Toulon.—A D. Juan Enseñat.—Rué de T Arsenal.

1MJjA J>E] ^IIJSMTO-KICO.

En Lares.—A D. Juan Mayol. En Ponce.—A D. Lorenzo Mayol. En Aguadilla.—A D. Miguel Ballester. En Cíales.—A D. Lorenzo Joy.
En Adjuntas.—A D. Juan Ballester.

En Mayagüez.—AD. Sebastian Castañer
En San Juan.—A D. Antonio Mayol.
En Maeicao.—A D. Ramón Frontera.
En Yauco.—A D. Guillermo Bemat.

Agente General en Puerto-Rico,- -D. Miguel Morell.—Ponce.

mijA I&E2 CUBA.

DEL ZARAGOZANO
Se venden al por mayor y menor en la
tienda de artículos de escritorio de
Juan Marqués.-San Bartolomé, 17 NÓLLEB.
PAPEL DE SEDA,
AMARILLO Y DE ESTRAZA
PARA LA CONFECCIÓN

En Cifuentes.—A D. Gabriel Muntaner.

ESTADOS IJMDOS 3>E AMÉRICA.

A los mismos

precios En BEOokLYN.—A D. Antonio Arbona Estades. Palma lo MJEoflCHe
imprenta. En San Juan Bautista (Tabasco). -A D. Damian Canals, calle de la Constitu-
ción núm. 19.

que en

encon¬

trarán los comerciantes

en esta

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.
1 peseta trimestre en toda España. 2 pesetas trimestre en el Extrangero y en América. Anuncios y comunicados á precios módicos, convencionales.
4321.a PAGOSADELANTADOS.

Desea venderse una
cerda de tres años, de muy buena casta y que ha criado ya repetidas veces.
Informarán en esta imprenta.

Redacción y Administración—San Bartolomé, XI,—SÓLLER.

IQOUa

V UllCitq

á voluntad de su due-
fio, una casa y corral

ADVERTENCIAS IMPORTANTES.

con agua de, pozo, compuesta de tres vertien¬

Los trimestres empiezan en los dias primeros de Enero, Abril, Julio y Octubre.

tes; señalada con el núm. 24 de la calle de San

Sea cual fuere el dia en que empiecen las suscriciones, deberá satisfacerse el importe de todo el Bartolomé.

trimestre; los abonados podrán exigir los números salidos durante el mismo.

Informará Miguel Pomar, calle de Buen

Los que reciban el Sóller en el Extrangero ó en América y, al venir á pasar una temporada en Año núm. 6.

ésta quieran recibirlo en su nuevo domicilio, abonarán una peseta si tiene lugar el cambio durante el pri¬

mer mes del trimestre, y dos si es en los demás.

Cuando esto suceda vice-versa, es decir cuando los que residan en ésta vayan á América ó al Ex¬ trangero y quieran recibir el Sóller en dichos puntos pagarán una peseta si se efectúa la marcha durante

SÓLLER.-Imprenta de Juan Marqués.

el último mes y dos si en el primero ó segundo.