AÑO II.—NÚM. 46.
AÑO II.—NÚM. 46.

22 MAYO DE TS'BTTT

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde el U Mano al 14 Octubre de T8S6.
De Palma á Mauacor y Da Puebla.—7M0 maña¬ na 2 y V30¡(mixto) tarde.
De Mauacor á Palma.—8 (mixto) 7’.¡0 mañana y 5’45 tarde.
Do La Puebla á Palma.—7’5á mañana y 5’55 tarde.
De La Puebla á Mauacor.—7'55 mañana 2’30 y 5’55 (mixto) tarde.
De Mauucor á La Puebla.—7’30 mañana y 5’15 tarde.

COREEOS.
SALIDAS DE PALMA.
, Para Ibiztiy Alicante, domingo S mañana. Para Malion, limes i tarde y miércoles 2 tarde,
ría Alcudia.
Para Barcelona, martes 4 tarde y sábado 2 tarde,
vía Alcudia.
Para Valencia, jueves 1 tarde. LLliUADAS Á PALMA.
De Valencia, lunes 7 mañana.
De Malion, limes 9 mañana vía Alcudia y jueves
9 mañana.
De liiiza y Alicante, miércoles 3 tarde.
De Barcelona, jueves 12. mañana, vía Alcudia y
sábado 7 mañana. Salida* de Sálte r.—Los domingos á las 2 de la
mañana y los demás días á las 4. Llegadas á Sáller.—Todos losadlas á las G noche

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN.

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé ntím. 17.

| 1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extranjero y América.

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

LA PROTECCIÓN Á LA AGRICULTURA.

lo que sirve para el sustento de nuestra vida.

No tenían razón en lo segundo; porque no hay

ni puede haber sino un sólo Dios creador de

I.

todas las cosas, y si la tierra lo fuera, nosotros,

Si la protección que todo Gobierno debe á la j míseros mortales, también debíamos serlo,

agricultura significase lícito deseo de aumentar únicamente la riqueza material de un país, bue¬ no y laudable sería sin duda alguna, pero no

| |

puesto que tierra somos, y tierra informada de otra sustancia espiritual é inteligente que ejer¬ ce dominio soberano y poderoso sobre la ma¬
teria.

tanto que mereciera dedicar á tal empresa toda

la actividad y el talento de los gobernantes,

No es diosa, pero sí es madre; y madre fe-

todo el saber de los hombres peritos en la cien¬ cia agronómica y todo el celo de los ciudadanos amantes de la patria.

|

cunda, inagotable y generosa, en cuyas entra¬ ñas se elaboran por incomprensible modo esa infinita variedad de plantas que bordan la su¬

Y no merecería todo eso (con ser tanto lo
que importa que un pueblo sea rico en produc¬
.
tos agrícolas), porque sabido es que ni la ri-'

perficie de nuestro planeta, y en las cuales ba¬ ilan los ojos recreo, lá ciencia objeto de perenhe estudio, el alma asombro y maravilla, el co¬ razón religioso motivo para comprender á Dios

queza material constituye por sí sola la gran¬

deza y el bienestar de las naciones, ni es tesoro y alabarle, y los hombres todos alimento y ven¬

tura.

garantizado contra las inclemencias del tiempo

El cultivo de la tierra fué la primera ocupa¬

y las vicisitudes de la fortuna. Ligera nubeci11a basta á veces para convertir en desolado

ción que tuvo el hombre en castigo de su pri¬ mera falta. Condenado á trabajar para vivir, el

yermo lo que era antes verjel encantador y provechoso. Desordenada revuelta de gente le¬ vantisca consume ó destroza en pocos días el fruto de muchos meses de trabajo ó de cuantio¬

trabajo de la tierra se le impuso como lina ne¬ cesidad, qne una vez satisfecha, había de tener grandes y sabrosas compensaciones. Número incontable de siglos han trascurrido desde en-

so capital empleado en la explotación y mejora ! tónces: millares de industrias ha inventado el

de una hacienda. Invasión extranjera ó inopi¬ nado terremoto, ó desbordamiento de aguas,

hombre; pero todavía el cultivo de la tierra continúa siendo la primera de las necesidades

arruinan en breves instantes una comarca en¬

tera exuberante poco há de prosperidad y bien¬
andanza.

y el más importante y fundamental de los tra¬ bajos humanos. Y aunque se inventaran las

máquinas más ingeniosas y acabadas, dejaría

Hay, pues, en la protección que á la agricul¬ nunca de ser lo que siempre ha sido la agricul¬

tura debe darse, algo superior á los bienes pu¬ tura: necesidad y trabajo ineludibles, sujeto á

ramente materiales que de ella se derivan, algo la ordenada sucesión de las estaciones, á las

qne se relaciona con esa grandeza moral de los leyes eternas de la siembra, de la germinación

pueblos que está siempre abroquelada para re¬ sistir incólume, así los reveses de la fortuna,

y del brote, á la influencia del clima y á las
alternativas de la inconstante atmósfera.

como los misteriosos embates de la naturaleza.

De eso, que está muy por encima de los pro¬

Pegado á la tierra, hijo de ella y alimentado de sus fecundos pechos, el hombre no podrá

ductos de la tierra, aunque en realidad los hace más seguros y beneficiosos, vamos á tratar en

j

nunca, por más que baga, sacudir ese yugo;
yugo que por ser maternal lleva consigo gran¬

estas líneas, si no con el acierto y la extensión des dulzuras, consuelos indecibles y placeres

que el Asunto merece, con la buena voluntad del que siente profundísimo amor á la patria y vivo anhelo por su engrandecimiento progresi¬

puros y honrados, como no los siente quizá el corazón en ningún otro de los medios de que el hombre dispone para vivir.

vo y constante.

II- '

| Por eso la misericordia divina hizo que el

cultivo de la tierra fuese, además de cástigo,

Madre llamaban los antiguos á la tierra, y lina especie de purificación. Y tanto y tan pron¬
como á diosa la adoraban. Tenían razón en lo to se demostró este carácter bienhechor de la

primero; porque de ella se formó la sustancia agricultura sobre el espíritu de la raza huma¬ de nuestro cuerpo, y en ella se contiene todo na, que á poco de los orígenes del mundo, cuan¬

do el mal empieza á señorearse de la tierra, vemos que sus pobladores se dividen en dos grandes grupos, en dos inmensas familias que la Escritura denomina hijos de Dios é hijos de los hombres. Dedícanse los primeros á las fae¬ nas del campo, al pastoreo, á lo aue se había dedicado Adán desde el momento de su caída, Dedícanse los segundos á levantar ciudades, á inventar industrias, á guerrear con sus seme¬ jantes, á todo aquello, en fin, que constituye el poder y la civilización de los pueblos conquis¬
tadores é industriosos.
Miran los de las ciudades con menosprecio á los de los campos; pero éstos, viviendo en per¬ petua paz, saboreando los modestos goces de la familia, rigiéndose por el sistema del gobier¬ no patriarcal, conservan la pureza de sus cos¬ tumbres y el vigor y la energía que de ella na¬ cen; mientras aquellos ó se degüellan movidos de la ambición ó se enervan y envilecen dentro de las amuralladas poblaciones holgando y en¬ tregándose á todo género de vicios y de infa¬ mias. Y sólo cuando los virtuosos campesinos se enamoran de las bijas de las ciudades y pier¬ den, al confundirse con ellas, su tradicional sencillez y las nobles condiciones que les ha¬ bían hecho merecedores del nombre de hijos de Dios, viene la universal corrupción de la espe¬ cie humana y aquella tremenda catástrofe que acabó cón todo sér viviente, excepto los que, por disposición divina, salvó Noé en su prodi¬ giosa nave.
Si de esto dedujéramos que todavía son hijos de Dios los campesinos, é hijos de los hombres ó sea de la iniquidad los habitantes de las ciu¬ dades y los que se dedican á trabajos comple¬ tamente ajenos á la agricultura, deduciríamos
lina verdadera monstruosidad.
Aquella división, semejante á la que Dios hizo luego entre su pueblo escogido y los demás pueblos idólatras, tenía un objeto misterioso y simbólico. Cumplido el objeto, la división era inútil. Pero así y todo, no puede negarse que bá quedado en el mundo como una ligera hue¬ lla de las dos agrupaciones que separaron á la
humanidad en los comienzos mismos de la his¬
toria.
III.
Tiene, en efecto, el ejercicio de la agricultu¬
ra una influencia extraordinaria sobre la fiso¬
nomía moral de los hombres y de los pueblos.

•*7

SOLLER.

pr

‘

|

La amplitud de los horizontes; la incesante con el despótico sable que había vencido en sábado de la otra semana, apareció el

contemplación de los asombrosos fenómenos de.ff Austerlitz y lena, el pueblo español se levantó j comunicado de referencia en las colum¬

la naturaleza, así en el órden vegetal como en briosamente contra él tirano y lo arrojó mal¬ nas de un periódico de Palma, (que no

el animal; la relación intima que se establece trecho y avergonzado á la otra parte de los queremos nombrar deseosos de evitar

entre el hombre solitario en medio de los cam¬ Pirineos. ¿Quiénes eran los que con más tena- ¡ una indigestión á nuestros lectores) del

pos y el cielo que le amenaza ó le sonríe y la cidad combatían al francés en la gloriosa gue¬ cual lo copiamos.

rra que se dispone á abrirle el tesoro de su rra de la independencia? Los incansables hijos I Dice así:

- utilidad; la misteriosa aproximación del alma de los campos, que haciendo arma de la esteva, j

Sr. Director del Sóller:

• su creador, que se percibe lejos del tumulto de las ciudades y en el silencio, lleno de armo¬ nías, de las cultivadas huertas, de los abruptos

formaban aquellas famosas guerrillas contra ; Visto por nosotras las firmantes; el comuni¬ las cuales era inútil toda la ciencia militar de i cado que oportunamente dió á luz el Sóller en los Generales de Napoleón. La sobriedad, la su número 44, nos adherimos á él incondicio¬

montes ó de las llanuras alfombradas por los ligereza, el desprecio de la fatiga y la indepen- I nalmente, como si fuera propio y esclusiva-

j primeros j verdes tallos del trigo; todo esto
parece que eleva el espíritu del hombre más

delicia de carácter, cualidades todas indispen- , mente nuestro, y le rogamos lo haga constar
sables para guerrear de aquel modo y no ren- j así en el semanario de su digna dirección.

inculto, engendrando

en

él un

sentimiento de

,

dirse

nunca

ni á los

reveses de la

fortuna ni

¡

Ana Arbona. María Morell.

dignidad y de independencia que difícilmente á los halagos del vencedor, distinguían enton- ! Catalina Arbona.

Catalina Reinés. Francisca Estañes.
Margarita Bernat.

j se adquiere en ninguna otra profesión de las ces.á nuestros campesinos. ¿Puede dudarse de Antonia Vicens.

Margarita Colom.

llamadas serviles.

que conservar esas grandes cualidades equivale Rosa Ripoll.

Rosa Castañer.

El labrador, y sobre todo el labrador español, es grave, sobrio, honrado, independiente ó al¬ tivo de: carácter, como el más encopetado caba¬
llero.

á construir un muro infranqueable que asegure para siempre la libertad de la pátria?
Y pueblo que conserve y desarrolle esas cua¬ lidades, junto con la sencillez y pureza de cos¬

Margarita Arbona. María Mayol.
Antonia Pons.
María Arbona.
Francisca Mayol.

Catalina Morell. Isabel Castañer. Magdalena Pizá.
María Pizá.
Catalina Arbona.

Los placeres que la ciudad ofrece continua¬
mente ál obrero ó al menestral le son casi des¬
conocidas al habitante de nuestros campos. Y es que sus placeres están reconcentrados en el seno del hogar. Allí con su mujer y con sus hi¬

tumbres propias de la vida de los campos, ¿no será pueblo ordenado y sumiso, fácil de gober¬ nar y dispuesto á acometer, grandes empresas cuando quiera que el interés de la pátria lo re¬
clame?

Catalina Rullan. Antonia Castañer. Francisca Alcover. Francisca Castañer.
Margarita Morell.
María Serra.

Margarita Oliver.
Antonia Colom.
Antonia Castañer.
Ana Pastor.
Margarita Serra.
Paula Serra.

jos comparte la satisfacción de una buena ico- | No se vaya á creer por esto que- somos ene¬ serba, las decepciones de un año siniestro ó las migos de la industria, y menos aún de las in¬
esperanzas de lo porvenir. La holganza lo lie- dustrias que tienen con la agricultura íntima varía al vicio; el vicio lo arruinaría para siem¬ relación; pero es indudable que España es un

Francisca Bernat.
Esperanza Castañer.
María Colom. María Forteza. Francisca Castañer.

Margarita Castañer. Catalina Borras.
Antonia Albertí.
Margarita Castañer.
María Albertí.

pre, y como las tentaciones son pocas, y mu¬ país principalmente agrícola: es indudable que Antonia Rullan.

Antonia Ripoll.

chas menos cuanto más alejada del pueblo se la agricultura y la vida de los campos engen¬ Margarita Castañer. Catalina Bisbal.

encuentre la morada del labrador, éste gene¬ dran las bellas cualidades que hemos notado Rosa Mayol.

Rosa Oliver.

ralmente es enemigo del vicio y de la holganza; en el discurso de este artículo; luego afirmamos

Siguen las firmas.

porque si bien no tiene miedo á la pobreza, | una gran verdad, cuando decimos que la pro- j

tiene verdadero espanto á la miseria. De aquí resulta que la población agrícola, ya
se considere individulmente, ya en colectivi¬ dad, es siempre más enérgica y vigorosa que la que vive de la industria y el comercio, y por lo común menos dada al fraude y menos dispuesta
al desorden. Y siendo esto consecuencia natu¬
ral de la profesión, y no precisamente de la ín¬ dole de las personas, ¿cabrá á nadie duda de que proteger la agricultura, fomentar la pobla¬ ción rústica, equivale á engrandecer la cuali¬ dades moralés de todo un pueblo, haciéndole sobrio, grave, honrado, independiente y altivo, como hemos dicho que es el labrador español?

tección á la agricultura, más aún que medio eficaz de enriquecer al país, es acto importan¬ tísimo de buen gobierno y camino para el en¬ grandecimiento moral de nuestra pátria.
Valentín Gómez.
(Gaceta Agrícola)
CBÓNICA LOCAL.
A últimos de la próxima pasada sema¬ na fué verbalmente solicitada, por varias jóvenes, la inserción en las columnas de este semanario, de un comunicado. La

El próximo pasado domingo inaugu¬ róse en ésta la temporada de verano, to¬ cando la banda sollerense en la plaza de
la Constitución desde las nueve hasta las
once de la noche.
Según noticias, dicha diversión, debida á la galantería de varios jóvenes recien¬ temente llegados de América, quedará interrumpida en los dos domingos en que tendrán lugar en Palma las corridas de toros, lo que contribuirá de seguro á que
cuando se continúe esté más animado el
paseo por ser ya más apacible la tempe¬
ratura.

. Mucho importa ciertamente el aumento de abundancia de material y lo avanzado de

Enviamos á los iniciadores de tan culto

nuestros productos naturales; ¿pero no importa la hora para retirar lo que hubiese menos solaz las más expresivas gracias. más que el pueblo español, desparramado por interesante, fueron las únicas causas que

las campiñas y ocupado incesantemente en el nos impidieron complacer á las solici¬

cultivó de la tierra, en la formación de granjas tantes; ofrecímoslas, no obstante, íntegro

Dijirnos en nuestro penúltimo número

y colonias, con aplicación de todos los adelan¬ el presente número, á lo que contestaron; que se habían suspendido los trabajos de

tos de la ciencia, conserve su proverbial ente¬ “para entonces no nos hace falta; lo man- reconstrucción del camino inmediato al

reza, su noble honradez, sus cualidades carac¬ ! daremos á Palma, pues su publicidad no Pont Nou; ahora ampliando más la noti¬

terísticas, que le hicieron dueño del mundo y | puede pasar del sábado próximo. “

cia, podemos decir que el empresario so¬

terror de los tiranos?

Cuantas razones las dimos fueron insu- j licitó á la Junta de Socorros retirarse, y

¡Ahí En notable decadencia estaba nuestro i ficientes para convencerlas de que ten- i que ésta, no solo se lo ha concedido, sino
pueblo á principios de siglo. Ya no eran nues¬ | dríamos particular satisfacción en poder i que ha acordado además, teniendo en

tros tercios los invencibles del Duque de Alba i acceder á sus ruegos y de que sentíamos cuenta que es un pobre, abonarle una

y de Alejandro Famesio, ni nuestra opinión se de veras no hubiesen pensado en ello un tercera parte del importe de los trabajos

imponía en los Consejos de Europa, ni Italia, I día antes. En vista, pues, de su obstina- i hechos.

Flandes y Portugal, eran provincias de nues¬ ■ ción en seguré creyendo que no nos daba ¡ Sentimos vivamente el arrepentimiento

tros reinos, bien que todavía ondease nuestra la gana, como decían, no tuvimos otro re- : del empresario, por ser en perjuicio de

bandera en los extensos dominios del continen¬ : medio que contestarlas: “creed lo que los fondos de Socorros la continuación,

te americano; pero así y todo, cuando un gran ! queráis y obrad como mejor os parezca. “ | por administración, de dichos trabajos.

conquistador profanó el sagrado de la patria

El lúnes último, es decir después del J

SOLLER.

3

Por encargo de la Junta Directiva de la Sociedad Defensora Soliéronse hacemos
público para conocimiento de sus socios que, desde hoy, se halla en venta en el local que ocupa la misma el Reglamento, por el cual se rige desde l.° de Abril
último.
En vista de lo mucho que interesa á
los asociados estar al corriente de sus de¬

quede terminada la campaña á fines de este mes, y que no hay limones en dicho punto ni en sus alrededores.
En el núm. 3008 del Boletín Oficial de esta provincia se cita al dueño de un bo¬ coy marca J. B. n.° 17, recogido en la embocadura de este puerto, á fin de que

elevaremos á nuestro buen Dios armónicos
cánticos y preces fervorosas también, siempre y cuando veamos á nuestros sentimientos pátrios y religiosos amenazados. En cambio, como sello de nuestra reconciliación, desde hoy en adelante contaremos con un amigo sincero y
leal.

Catalina Bisbal. María Colom. Ana Arbona.

Rosa Ripoll. Margarita Castañer. Margarita Morell.

rechos y obligaciones, no dudamos se apresurarán á adquirirlo.

justifique su pertenencia en el término de
30 días.

María Morell. Antonia Pons. María Arbona.

María Serra. Francisca Bernat.
Esperanza Castañer.

Anoche

obsequió

el

Ayuntamiento

de

¡

Francisca Mayol.
Catalina Rullan.

María Forteza. Francisca Castañer.

Según parece, desde algún tiempo á esta villa al Ingeniero Gefe de la provin- i Antonia Castailer. Antonia Rullan.

esta parte se ha convertido en abrevade¬ I cia, D. Emilio Pou, con una bonita sere- j Francisca Alcover.

ro la fuente de la calle de la Luna, abuso : nata. Correspondió éste obsequiando á la j Francisca Castañer.

que tiene disgustados, no solo á cuantos viven inmediatos á dicha fuente, sino que

vez á los músicos y concurrentes con un magnífico refresco.

Rosa Mayol. Magdalena Morell.
Catalina Reinés.

también al público en general.

Francisca Estades.

María Albertí.
Margarita Castañer.
Antonia Castañer Ana Pastor.
Margarita Serra. Margarita Castañer.

Suplicamos á la Corporación munici¬ pal vea de poner remedio al mal.
Mañana á las ocho de la noche se su¬ bastarán las obras de reconstrucción de

Suplicamos á quien compete, disponga la colocación del catafalco en el lugar de
costumbre, puesto que, tocando en el sue¬ lo la música, no puede oirse de léjos ni puede tocar bien, incomodados como es¬

Margarita Bernat. Margarita Colom.
Rosa Castañer.
Catalina Morell.
Magdalena Mayol. Magdalena Pizá.
Isabel Castañer.

Catalina Borrás. Antonia Albertí.
Antonia Ripoll.
Rosa Oliver. Antonia Vicens.
Margarita Arbona.
Catalina Arbona.

la presa de agua inmediata á cal Señó tán los músicos por los empujones de la i María Pizá.

María Albertí.

Sauvadó, y acequia que conduce las aguas | multitud.

al abrevadero y lavadero públicos, sitos Esperamos ser atendidos.

en el Pont de Can Fiol, cuyas presa y ace¬

——

quia quedaron destruidas cuando la inun¬
dación.

Los vecinos de Fomalutx, según pare¬

Catalina Arbona.
Margarita Oliver.
Antonia Colom.

Francisca Oliver.
Margarita Mayol.

(Siguen las firmas.)

ce, quéjanse de que, á pesar de tener El próximo pasado domingo sacáron¬ consignadas en presupuesto 333 pesetas

CULTOS SAGRADOS.

se á pública subasta los derechos de con¬ sumos y sal. que se arriendan por tres años económicos, y para el próximo de

para el reloj público, siga sufriendo éste una parálisis completa; y de que, á pesar de haberse dado órdenes severas para el

Mañana á la tarde, después de vísperas, se conti¬ nuará la devoción de las siete palabras del Salvador, con sermón, y al anochecer la del mes de Mayo.

1886-87 los almacenes del Puerto, casi¬ cierre de los establecimientos públicos, se j El lunes á las seis y media de la mañana y al

tas inmediatas á la Torre, casa-repeso, tolere el que en los sábados y domingos tiempo de una misa rezada se celebrará la devoción

derecho municipal del matadero y pues¬ permanezcan abiertos hasta muy altas mensual en honor de San Bartolomé.

tos públicos de las plazas de la Constitu¬ horas de la noche, lo que incomoda no

ción, del Arrabal y deis Estirados y calles poco al vecindario.

MOVIMIENTO DE POBLACIÓN,

del Viento y del Príncipe. Presentóse

A cuyas quejas damos publicidad para

únicamente postor para la casa-repeso. | conocimiento de los que pueden cortar

NACIMIENTO^.

i semejantes abusos.

2 hembras.

DEFUNCIONES.

Debemos ampliar la noticia de cuya
veracidad dudamos al dar cuenta de ella

COMUNICADO.

Día 20.—Falleció Antonio Morey y Muntaner
de 87 años de edad.

en nuestro número anterior. Parece ser:

Día 21.—Amador Enseñat y Mayol de 33 años.

que en la adquisición de ganado hecha por el Ayuntamiento, con objeto de pro¬ veer la nueva mesa reguladora de los precios de la carne, iba comprendido un

Sr. Director del Sóller

'

.

7 ■ ,v

’ . ■■■.-■:* .

Le rogamos por última vez, dé cabida en su

Semanario á la presente contestación que con

toda espontaneidad damos á la carta que por el

» 21.—Catalina Castañer y Colom de 59.

número de tuissas, que se pagaron al mismo conducto nos dirige el simpático y esti¬

mismo precio que los carneros, con la
convicción de que la carne de aquellos animales hacía el mismo efecto que la de

mable Sr. D. Gerónimo Estades y Llabrés, co¬ mo queriendo contestar con ella á nuestro arre¬
pentimiento de veras inserto en el núm 44 de su dirección, dándole por ello gracias mil.

éstos; que, para mayor acierto, fueron

Sr. D. Gerónimo Estades Llabrés:

consultados los señores Inspector de car¬

nes y médico municipal, los cuales mani¬

Amantísímo Sr.: Hemos leido y saboreado j

festaron que nó, y que, oido el dictámen de ambos funcionarios, no se habló más

¡

una y otra vez su carta de V. y á decir verdad, la belleza y dulzura de sus formas, lo mismo que la arrebatadora poesía de sus ideales, nos

■
| j

del asunto.

embelesan hasta el punto de ofrecerle, así y

t
D. AMADOR ENSENA! I MAYOL
FALLECIÓ EL DÍA 21 DEL ACTUAL.
(E. P. D.)

De este modo fué una consulta, y nó una imposición según de público se ase¬ guraba.
——

todo, gustosamente nuestras insignificantes simpatías en garantía de la paz y del perdón que reiteradas veces de nosotras implora.
Alcese, en buen hora, de nuestros piés pre¬ sentando erguida su frente, porque no es co¬

Su desconsolada esposa, padres, hermanas y demás parientes, al participar á sus innumerables ami¬

Con fecha 18 de los corrientes nuestro barde quien sabe levantarse, por más que tenga

corresponsal de Aleira nos comunica que siempre que arrepentirse de veras para no más

los precios de venta de la naranja son de 8 á 9 reales la arroba; que si Continúa la

pecar. Si, Sr. D. Gerónimo: con toda la pureza de nuestras almas, y con toda la ternura de nuestros corazones le perdonamos á V., y si- !

demanda, en Inglaterra, es muy probable j guiendo los acertados consejos que nos indica,

gos tan infausta noticia, les supli¬
can se sirvan tenerle presente en sus oraciones.

4

SOLLER.

Sección de Anuncios.

CAJAS DE HIERRO INCOMBDSTIBLES
PARA GUARDAR CAUDALES
SISTEMA BAUCHE.

:
LA EMPERATRIZ DE LAS MlUlNAS
1.500 puntadas por minuto
LAS DAN LAS INIMITABLES PARA COSER
«SINGER»

Las mejores arcas de hierro que se conocen son las del sistema BAUCHE de Reims. Aseguradas por su incombustible pueden resistir los más voraces incendios, y se tiene la seguridad de poder conservar cualquier documento. 2 diplomas de honor, 20 medallas de oro y plata, obtenidas en diferentes exposiciones y últimamente 2 medallas de oro en la de Amberes de 1885, son la principal recomendación y seguridad en las cajas de esa fabricación.
Básculas portátiles para uso del comercio.
Único representante en las Baleares, LUIS FABREGAS.—Brossa, 25.—PALMA.
Precios de fábrica sin competencia*.

Nuevo modelo, llamadas de lanzadera osci¬
lante, las cuales por su ligereza, silencio y fi¬ nura en toda clase de trabajos, están llamadas á ser las máquinas universales.
La niña más delicada puede trabajar en ella. Enseñanza y compostura gratis á domicilio. Hilos, torzales, agujas, piezas sueltas y teda clase de accesorios á precios reducidos. Para más informes dirigirse á D. Antonio Liabrés, representante en esta villa de dichas máquinas.
Fonda de la Paz.—Calle de Isabel II.

p=3

cc

AL PÚBLICO.

<0 O O

^

r—l C7

^2 co O fO

La fotografía Franco-Española vuelve á es¬
0 tar aquí por una temporada. Los precios de los retratos son:

6 inmejorables esmaltados medallón. 12 rs.

3 tarjeta visita

-12 *

3 carta grande Victoria

24 “

Los demás tamaños á precios convencionales.

Se retrata con sol, nublado 6 lloviendo. Esta fotografía estará solo en ésta algunos
días.

En casa de D. Antonio Rossellu (a) Pantinado'.—SÓLLER.

i—H

*,

•

r-H H3

Cu #rH • rH

SS r—H
Cu #rH «rH

tí

ce

es

rH OI CO

c3
•
rH

tí
•
OI

tí
•
CO

ZAPATERÍA LA m RIVAL EN SÓLLER. DE z»———
HMffl) HTÍte í CÍN1IIS. PLATERÍA DE PAULINO POMAR.

¡OJO FDMADORGSI
Tan convencidos estamos que ningún papel puede igualar á nuestro papel blanco de fabrica¬ ción especial que llamamos PAPEL ROCA marcas Violon y Dos Cuartos, que para distin¬ guirlo de todos los papeles y dificultar á los fal¬ sificadores hemos hecho crecidos gastos para im¬ primir mecánicamente en cada hoja de papel para el cigarrillo nuestro nombre ROCA que se
lee al trasparente.
¡Ojo pues fumadores! no dejarse engañar!
Ca H-Lniji, Sl-Palm

Premiado en la Exposición de París de 1878, en la de las Ferias y Fiestas populares de Palma de 1881 y en la XII general
de Burdeos de 1882.
Se confecciona calzado de todas clases á la medida para caballeros, señoras y niños.
Para pies imperfectos y para el comercio
de América.
Materiales de las mejores fábricas tanto nacionales como extranjeras.
Prontitud, elegancia y economía.
Calle de Bauzá núm. 13.-SÓLLER.

El dueño de este establecimiento se ofrece á sus numerosos parroquianos y al público en general.
Vende, cambia y arregla relojes de todas clases en su establecimiento y en el domicilio
de los interesados.
NO EQUIVOCARSE. Plaza de la Constitución-27.
.J Vt TXTbALiTJT- LAL. "“llamada Viña de Binibassí
ó Las Portas Vermeyas de este término. Darán
razón calle de Isabel II núm. 17.

TEATRO INFANTIL.
POR
JUAN B. ENSENAT.
Las comedias líricas: La Abuela.—No hay mal que por bien no venga.—Ha Granja.— Contra soberbia.—Bien por mal.—Una Cha¬ rada, y la música de cada una de ellas interca¬ lada en el lugar correspondiente; forman un elegante tomito, lujosamente encuadernado.
Véndese en la imprenta de este periódico.
SÓLLER,-Itnprenta de Juan Marqués.