AÑO I.—NÚM. 14.
AÑO I.—NÚM. 14.

10 OCTUBRE DE 1885.

Ferro-Carriles de Mallorca.
SERVICIO DE TRENES
que regirá desde el 13 Marzo hasta el 11 Octubre
de 1883.
De Palma á Manncor y La Puebla.—7’30 maña¬ na, 2’15 y V-30 (mixto) tarde.
De .Manncor ¡í Palma.—(3 mixto), 7’30 mañana y 5’45 tarde.
De La Puebla á Palma.—7’55 mañana y '5’5'5 tarde
De La Puebla á Manacor.—7 55 mañana 2’15 y 5 í) > tarde.

CORREOS.
Salidas de palma.
Para Barcelona martes 5 tarde, domingo 7 ma¬ ñana, vía Alcudia.
Para Ibiza y Valencia, viérn es 8 mañana. Para Mahon, lúnes 5 tarde y miércoles 2 tarde,
vía Alcudia. LLEGADAS A PALMA.
De Barcelona jueves 10 mañana, via Alcudia,
sábado 7 mañana directo.
De Valencia é Ibiza lunes 12 mañana.
De Mahon, jueves 6 mañana y lunes 10 mañana, ví.ijAlcudia.
SALIDAS DE SOLEEE.
Los domingos á las 2 de la mañana y los demás
días á las 1.
LLEGADAS A SÓLLER.
Todos los dias á las (i de la noche.

PERIÓDICO SEMANAL DE INTERESES MATERIALES.

PUNTOS DE SUSCRICIÓN:

PRECIOS DE SUSCRICIÓN.

En la Redacción y Administración, calle de San Bartolomé niím. 17.

| 1 peseta trimestre en toda España.

2 id.

id. Extrangero y América:

Pago adelantado.

Anuncios y comunicados á precios convencionales; los comunicados deberán llevar firma.

ARTES.
LA AGRICULTURA EN SÓLLER.
(Continuación.) (1)
Tal vez no faltará quien califique de exagerado nuestro juicio; pero sólo po¬ drá verificarlo el que no haya visto las quejas estampadas en las actas de nues¬ tro Concejo, por estar prohibida la estracción de la seda; por las dificultades que se ofrecían de poder cultivar las tie¬ rras por falta de caballerías que eran con
frecuencia arrebatadas á sus dueños para
cubrir las cantidades que los municipios adeudaban al tesoro; por la prohibición de la corta de árboles para sustituirlos con otros de más '¡pingües rendimientos, so color de no perjudicar la construcción naval (2), con otras vejaciones que nece¬ sariamente debían cegar las fuentes de la riqueza pública, reanimadas de vez en cuando con algún decreto ó privilegio, caido en desuso al día siguiente.
No pretendemos por esto negar á las autoridades que gobernaron la isla, su de¬
(1) Véase el número 2 de este periódico. (2) En 1554 el Lugarteniente prohibió la corta de árboles cre¬ cidos especialmente almeces, álamos y olmos, sin permiso del maestro carpintero de la Universidad de Sóller.

cidida protección á la agricultura, pues
en más de una ocasión trataron de levan¬
tarla del estado de abatimiento en que
yacía; pero como el mal estaba en la na¬ turaleza de las cosas, de poco ó nada ser¬ vían las medicinas pequeñas contra ma¬ les muy graves, como veremos por los sucesos que vamos á describir.
Las pertinaces sequías y consiguientes
esterilidades sufridas en nuestra isla á
principios del siglo XIV, con otras cau¬ sas que ya hemos indicado, pusieron á
los habitantes de Sóller en un estado tan
lamentable, que á no recurrir á la clemen¬ cia del rey D. Jaime III por conducto del Consejo, solicitando una próroga para sa¬ tisfacer las cantidades que adeudaban á sus acreedores, no les quedaba más re¬ medio que abandonar el pueblo y entre¬ gar sus haciendas á los judíos y demás usureros que tanto les vejaban para el cobro de sus intereses. El Rey mandó
tomar los debidos informes sobre las deu¬
das y origen de sus causas, comisionando á los letrados D. Berenguer de Pou y D. Raimundo Buffiacho para examinar el expediente y en su vista decretar el ajus¬ te más prudente, evitando por este me¬ dio la ruina del pueblo. Cuarenta y siete eran los deudores y ochenta y ocho los

acreedores, de los cuales treinta y cinco pertenecían á Palma y los restantes á Sóller y otros pueblos. Ignoramos la su¬ ma representada por estas deudas, muy crecidas sin duda, cuando los jueces ase¬ guran que no podían satisfacerse de pre¬ sente sin la completa destrucción y ruina del valle, proveyendo que pagasen la mi¬
tad de los intereses vencidos dentro de
medio año, á contar del primero de No¬ viembre, la otra mitad dentro de dos,
según el decreto dado en el Palacio real
de Palma á 27 Setiembre de 1337.
Tal vez fuera Sóller la primera pobla¬ ción de Mallorca que por circuntancias especiales sintió más pronto el funesto
resultado de la amortización de sus deu¬
das, aunque dudamos mucho que la si¬ tuación de los demás pueblos no fuera parecida á la del nuestro, según vemos la saña que desplegaron los campesinos en el asalto dado en 1391 á la judería de Palma, saqueando los grandes tesoros de alhajas que? guardaban en prenda de los capitales prestados á un interés escanda¬ loso: venganza injusta que completó su ruina, aumentando nuevas deudas para satisfacer" la multa á que les condenara el Rey, sin excepción de culpables é ino¬
centes.

CONCHA
NOVELA DE COSTUMBRES SOLLERENSES
pon
JUAN B. ENSEÑAT.
(Continuación.)
Llegaron á la plaza de la Constitución al primer toque
de Maitines.
El carro paró delante de la Pescadería. Concha saltó ligeramente al suelo. El conductor bajó detrás de'ella y dió la mano á la vieja Margarita, que se apeó con alguna difi¬ cultad, porque no estando acostumbrada áir en carruaje, el traqueteo de aquel pesado vehículo le había quebrantado un poco el cuerpo. En seguida fueron descargados los ces¬ tos, que el carretero colocó en el puesto de venta.
Margarita cogió el morral del mulo, y echó en él una porción de boliche, diciendo al conductor:
—Para que vuestra mujer haga una fritura. El buen hombre se obstinaba en rehusarlo, diciendo que
el admitirlo era cobrarse el pasage.

—Aceptadlo como un obsequio, decía la pescadora. —Cuando se ha hecho un favor de buena voluntad, no se le ha de quitar el mérito recibiendo en cambio una re¬
compensa.
—Basta haber hecho el favor sin más fin que el |de ha¬ cerlo. para que sea realmente digno de una recompensa. Tomad lo que os doy á mi vez de buena gana; y puesto que mi hija y yo no hemos vacilado en aceptar un favor vues¬ tro, nonos hagaisla afrenta de rehusar una pequeña prenda de nuestra gratitud.
El carretero tuvo que ceder. Dió las gracias á las dos mujeres, olvidando el ^beneficio hecho para no acordarse más que del beneficio recibido, y so fué á dejar el carro en la cochera de un pariente, para ir á misa, y cargar después con las provisiones de la semana.
VIII.
EN tA PLAZA.
Margarita se quedó guardando el pescado, junto al cua
no tardó en dormirse acurrucada en el suelo.
Miéntras tanto, Concha oyó la primera misa, y sustitu¬ yó luego á su madre, que se fué á oir la segunda.
La plaza, cuyos puestos ordinarios de venta se habían llenado de cestos de todas formas y tamaños, conteniendo verduras, legumbres y frutas de toda especie, no tardó en adquirirla animación propia del mercado del domingo.

Empezó á afluir gente á la Pescadería, y como no había quien hiciera competencia á Concha, no tardó ésta en ven¬ der á buen precio su provisión, que no bastó á satisfacer la demanda de las mujeres de la huerta, que hacen sus com¬ pras muy de mañana, para volverse en seguida á sus casas decampo, donde el cuidado déla familia y de los anima¬ les domésticos reclama constantemente su presencia.
Los que viven en el seno de la villa madrugan ménos y no van á la compra hasta muy avanzado el día. Las mayo¬ res cargas de pesca suelen llegar hácia las diez de la maña¬
na ó á la caida de la tarde.
Cuando Margarita salió de la segunda misa, Concha bahía vendido todo su pescado.
—¿Has hecho buena venta? preguntó la madre. —Muy buena! contestó la muchacha, haciendo sonar en su ancha y profunda faldriquera el dinero realizado.
—¡Cuanto!
—No lo conté; pero no es todo calderilla lo que suena. —¿Mucha plata?
—Casi todo.
—Pues vamos á ver...
Concha tendió su grueso delantal ¡sobre un cesto vuelto hácia abajo, y empezó á contar su dinero.
(Se continuará)

2

SOLLER.

Las consecuencias de un castigo tan mal aplicado, las violencias de los ricos cometidas en los pobres y la falta de un gobierno conciliador, contribuyeron no poco al levantamiento de los payeses con¬ tra los nobles en 1451, cuya rebelión en nada mejoró su mal estar, ni detuvo las ejecuciones de los acreedores, cada día más insolentes en el percibo de los cen¬ sos, á pesar del decreto de 20 de abril de
1474, que se obtuvo de la oírte por me¬ dio de Juan Ballester y Juan Remiro, á quienes el Consejo regaló 20 libras mallorquinas para dos copas de plata en se¬ ñal de gratitud. Picho decreto autoriza¬ ba á los cosecheros para convertir en metálico los censos que se pagaban en aceite, fijando su redención al tipo de 8 por 100 en metálica, y al de 53 p§ en especie, tasando el aceite á 3 sueldos por cuartán en vez de 2 sueldos á que ántes se computaba, debiéndose aumentar ó disminuir la cuota según fuere da baja ó alza de dos precios del mencionado ar¬
tículo.
Poco había mejorado en 1487 nuestra situación 'económica y agrícola, á pesar de las prórogas y sobreseimientos obte¬ nidos á fuerza de gastos para sacarla del mal estado en que yacía; pues no daban más resultado que aumentar la deuda que había crecido de un modo espantoso con la escaséz continuada 'de algunos años, vendábales, .nieves, epidemias, gue¬ rra de los catalanes, crecidos donativos al Rey, y cargando al mismo tiempo nue¬ vos censos, cuya solución puso á los co¬ secheros en tales apuros, con los abusos y vejaciones á que daban lugar los acree¬ dores, que para reprimirlos, se necesitó la
intervención del monarca..A más de vein¬
te mi! fiorines-de oro (lj ascendía el cupo que debía satisfacer nuestro pueblo cada año por los censos que gravitaban sobre la Universidad y particulares del mismo, cantidad á que no alcanzaba el producto de la cosecha de aceite y frutas en años regulares, ni aún en los de abundancia, porque los acreedores embargaban la cosecha, y llegado el 30 de noviembre fijaban precio á los aceites, resultando que siendo muy bajo, con los gastos que semejantes Formalidades requerían, léjos de cubrir los compromisos contraían otros ¿nuevos, capitalizando anualidades atrasadas, sin esperanza de ver desamor¬ tizada una deuda que ahogaba la agricul¬ tura y conducía la población á la más es¬ pantosa miseria, porque muchas familias emigraban á otros pueblos para librarse de contribuir á tan pesada carga. El Con¬ sejo, unido con los particulares, presentó al rey D. Fernando II su angustiosa po¬ sición, que mejoró algún tanto con el privilegio otorgado en 23 de Febrero 1487. En él, se prohibe practicar ejecu¬ ciones de frutos embargados por deudas hasta pasado el mes de Febrero en que
(1) El florín de oro equivalía á un duro de nuestra moneda y los primeros se acuñaron en Florencia de donde tomaron el nom¬
bre.

podían fijarse ya los precios del aceite sin perjuicio de los cosecheros. Cohibidos algún tanto estos abusos por el mencio¬ nado privilegio, los frutos rindieron más producto, y los cosecheros esperimentaron algún desahogo, no tan notable que
les hiciera olvidar las ideas de socialismo
que con su esplosión, dieron por resulta¬ do la desastrosa guerra de los comuneros en 15 20,' tan fatal para Mallorca.
(Se continuará).
José Rtjllan Pbro.
SECCIÓN INDEPENDIENTE.
SÓLLER.
-.j Qué hermoso nombre! Él solamente sería lo
bastante para merecer mi simpatía, si la publi¬ cación que hoy saludo no la mereciera, por su objeto que no puede ser ni más laudable, ni más útil. Una modesta publicación en Sóller es base de instrucción siempre conveniente, y emulación bien punzante para la juventud an¬ helosa de alcanzarJosdaureles que coronan la frente de los modelos que hoy existen y son deslumbradora antorcha del Progreso.
¡Ojalá en todos los pueblos de España se hu¬ biera atendido á esta necesidad y se le hubiera dado la .preferencia á que es acreedora! Se ha prescindido de seguir el movimiento del siglo, se ha creido no era factor indispensable de cultura y se ha omitido un modelo, que por sus
cualidades ha sabido alzarse desde la esfera
común de los hombres, á las regiones de la in¬
mortalidad.
Este es el argumento, que más claro de¬ muestra el atraso de grandes regiones de nues¬ tra patria querida, que se ven privadas de pensar con la humanidad, saber do camina y fortalecer su espíritu con el ejemplo de los grandes hombres, por carecer de ese portento de la prensa periodística.
Castelar, el primero de nuestros tribunos, una de nuestras glorías y cuyo hombre jamás olvidará la pátria, dice que á todo renunciaría, que todo lo comprende ménos una sociedad sin periódicos. Sóller, cuya ilustración nadie puede poner en tela de discusión, no podía permane¬ cer un solo día más sin contar con un órgano, que al serlo de la opinión., cumple su escabrosa
cuán árdua misión.
El Sóller palenque en donde todos los aman¬ tes del progreso de esa hermosa región esgri¬ men sus armas, es la más evidente prueba de cuanto llevamos dicho. El ilustrado presbítero Sr. Rullan no escasea su trabajo y desarrolla un tema que, si bien es calificado de utópico, nadie puede dejar de aplaudirlo. El Sr. Rullan combate con energía las ruinosas competencias, llaga que corroe el comercio moderno; pinta el
estado ruinoso de la marina de Sóller á causa
de la decadencia de este mercado, busca las causas para remediarla, y persuadido que unión dá fuerza, invita al comercio que se una y de vida á una potente sociedad que venga á abrir nuevos horizontes al comercio y vírgenes ve¬ neros á la explotación. D. Pedro J. Colom y

Rullan, ofrece una série de artículos para ilus¬ trar á los trabajadores, que titula Obras civiles públicas y particulares, y aunque su entusiasmo por la arquitectura y su historia, le remonta á otras esferas, que nos recuerda lo mucho que sobre este punto ha escrito D. Juan de Dios de la Rada y Delgado, es de esperar cumpla su palabra, y vea un día su idea, de una Acade¬
mia de Bellas artes tan conveniente realizada.
El Sr. Estades entra en el palenque y rompe una lanza en pro de una idea de gran utili¬ dad . Templo del Progreso llama á una fu¬ tura sociedad que á la vez que sirva para solaz, sea el cerebro de donde partan todas las ideas que han de darnos vida. El Sr. Torrens aboga por el Adelanto y Prosperidad. El señor Pastor, ilustrado facultativo defiende con ca¬ lor, importantes mejores para el Puerto y el Lazareto. El Sr. Enseñat, laureado literato, cuyo nombre goza de justa fama en la Repúbli¬ ca de las letras, se dedica con afán en dar amenidad al Sóller y su novelita Concha es una afiligranada composición que retrata fiel¬
mente las costumbres de los moradores de este
valle. El ilustrado canónigo Sr. Olíver trata de demostrar que la moral es base necesaria para todos los actos de la vida. Ciertas afirma¬ ciones teológicas producen una divergencia
con el Sr. Enseñat en la cual no entro, por serme casi en absoluto extraños los problemas
filosóficos y teológicos. Desde América, desde Francia, llegan sen¬
tidas cartas, y do quiera reina alegría al ver que Sóller no es extraño á los portentosos ade¬ lantos del siglo XIX.
Fácil será comprender á los lectores la in¬ fluencia de la prensa. Ayer Sóller parecía muerta, abatida; hoy sus hijos nos demuestran, valiéndose déla prensa que su espíritu es el de siempre, enérgico, emprendedor y amante de todo lo grande.
Siga Sóller el camino emprendido, únanse sus hijos, ante la desgracia, y el supremo es¬
fuerzo de todos les llevará á la meta de sus
ideales.
Solo un sentimiento embarga hoy mi ánimo el de que mi voz sea tan desautorizada para tributar mi sincero aplauso al Sóller.
Ricardo Salva.
¡MEA CULPA!
En plazas y cafés, en reuniones públicas y priva¬ das no se oye más que un continuo clamoreo criti¬
cando acerbamente la marcha administrativa del
actual Ayuntamiento y la inaptitud, por tan delicado cargo, de la mayor parte de sus individuos. Ancia¬ nos é imberbes, doctos é ignorantes, mujeres yúiiños todos se ocupan ahora de la cosa pública, trazando planes rentísticos y dirigiendo graves inculpaciones á la asendereada Corporación municipal, como si ella únicamente fuera el origen de todas nuestras desdichas, la causa primordial de nuestros presentes
males.
Que somos un pueblo cuya casi total ¡riqueza ha desaparecido claman todas las lenguas. Que nuestra, en otros tiempos pujante industria, queda reducida á descarnado esqueleto que solo aguarda honrosa sepultura. Que nuestros naranjales, son solo sombra, de aquellos tan ricos de feliz memoria; que nuestros

SOLLER.

3

olivares, con la depresión del precio del aceite y la elevación de jornales, no rinden para gastos de con¬ servación y fisco; que nuestros barcos, pronto podrán emplearse como combustible, gracias á la ruda com¬ petencia, que los anonada, de vapores y ferro-carri¬ les; que somos muy pobres en una palabra. Y un pueblo pobre, añaden, no lia de pensar en gastar 8 mil duros en ornato público de canales, cuando ni en la misma capital se ha conseguido su completa co¬ locación. No ha de malgastar 8 mil pesetas'en un reloj qne tan poco sirve, por su desacertada coloca¬ ción. No ha de gastar ni un solo céntimo en obras que no sean reproductivas, ó de muy general y re. conocida utilidad. Que puesto que nuestros dos prin¬ cipales ramos de cultivo corren casi parejas en ren¬ dimiento, es una monstruosidad inconcebible el que. rer aligerar á una de ellas, cargando su tributación sobre lo restante. Esto y muchas otras cosas más que no queremos apuntar dicen las gentes; y, á mies" tro modo de ver, sin la menor pizca de razón.
Todos los que así clamamos hemos tenido ocasión, durante los diez años últimos, de influir más ó ménos directamente, para la acertada dirección de los ne. godos públicos. Son muy contados los que contribu¬ yen á sostener las cargas públicas, que su voto no pueda servir de peso en los asuntos de la municipali' dad; y, no obstante de esto, todas las veces que han sido convocados los comicios para que eligieran con¬ cejales de su confianza, el más punible abandono, el más lastimoso desprecio de tan importante derecho ha sido la contestación de la población. ¿A qué que. jarnos pues de lo que pasa actualmente, si en nosotros mismos radica el origen de los presentes males? En vez de las vanas declamaciones con que, á fuer de mujerzuelas, atronamos todos los días los aires, debe¬ ríamos exclamar, todo compungidos dándonos con fuerza en el pecho; ¡Señor, mea culpa!
Pedro Juan Coll.
CRÓNICA LOCAL.
La prensa de Palma se lia ocupado de
un suceso ocurrido en esta villa el do¬
mingo pasado, entre un carabinero y un comerciante en fósforos; aquél llevado de su celo exigía se abriese una caja de la cual decía el dueño no tenía la llave, aña¬ diendo groseras contestaciones que no pudo oir con calma el carabinero. La pronta y oportuna intervención de las
autoridades evitaron un conflicto que
pudo liaber tenido graves consecuencias.
El domingo pasado recorrió varías ca¬ lles de la villa, una procesión en obsequio de la Virgen del Rosario. A las cuatro próximamente entre el alegre clamoreo de las campanas y las nubes de incienso,
salía victoriosa á recorrer las calles la
excelsa madre del Señor. Angeles y vír¬ genes formaban su cortejo y los fieles se apiñaban á su alrededor para rendirle
tributo cristiano.

muriera desangrándose, y la niña sigue bien, felizmente.
Hemos recibido una invitación para
asistir á la reunión que tendrá lugar en la sala (Cas Pollensí) mañana á las 8 de la noche. El objeto de la reunión es acor¬
dar la formación de una sociedad de Ins¬
trucción y Recreo, pensamiento que está en la mente de todos los hijos de Sóller.
No podemos escasear nuestro aplauso á la Comisión que ha dado los primeros pasos para conseguir idea que ha de re¬ portar á Sóller días de prosperidad, y no dudamos que mañana quedará constitui¬ do el naciente centro, y que la solución
será unánime.
Conocemos los fines que se propone la Comisión y á priori aseguramos no les contagia la pasión política.
—£=^-€^50-3-^—•
Durante la última semana hemos teni¬
do entre nosotros al laureado poeta y Mestre en gay saber D. José Luis Pons y su apreciable familia.
Se dice que el Ayuntamiento trata de construir un edificio en las afueras, desti¬ nado á matadero. La idea es muy aplau¬ dible, pero el vecindario convendrá segu¬ ramente con nosotros que hacen falta
ántes de esta reforma otras, como poner
en estado decente el local destinado á
pescadería situado en la plaza pública.
Hemos sido honrados con la visita de
los distinguidos literatos Sres. D. Juan Alcover, D. Miguel Santos Oliver y don Gabriel Llabrés, quienes recorren entu¬ siasmados las variadas y hermosísimas
comarcas del valle de Sóller.
Según nos han asegurado, avanzan con suma rapidéz las obras del camino que ha de unir el faro de Punta Grossa con la carretera del Puerto, lo mismo que los trabajos de dragado, pudiendo ya fondear buques de gran calado, no solo á inmediaciones de la Consigna sino que también en cualquier otro punto de nues¬ tro puerto.
Ayer mañana rompió el eje un carrua¬ je que iba al Puerto por el camí de d? alt.
Creemos no habrá necesidad de indicar á nuestros lectores el sitio del percance,
pues los que conozcan el indicado cami¬ no, á pesar de que todo él está en muy mal estado, lo adivinarán.

dió asegurado) y á haberlo dejado exacta¬ mente nivelado, calidad que ántes le fal¬
taba.
Sea lo que fuere, lo cierto es que po¬ demos saber con precisión la hora en que vivimos, y que los demás relojes particulares, guiados por el de la Casa Consisto¬ rial, no nos tienen ya en la confusión que
ántes,
Un aplauso á quien lo merece por tan importante mejora.
Los comerciantes de ésta, según pare¬ ce se han animado en las compras de hi¬ gos. Hasta ahora, debido quizás al ex¬ traordinario precio de éstos en los mer¬ cados de Binisalem é Inca, han permane¬ cido indecisos; más luego ignoramos si por haber disminuido dichos precios ó por haberse convencido de la buena cali¬ dad del fruto, han comprado en abundan¬ cia, siendo varias las casas en que se ela¬ boran y muchísimas las personas em¬ pleadas.
Hemos recibido el núm. 72 de El Si¬
glo, órgano de los Grandes Almacenes del mismo nombre, que contiene el si¬ guiente sumario:
TEXTO: Advertencia.—Suscrición parti¬ cular.—Los celos, por Luis Taboada.—La ca¬ beza á pájaros, por Vital Aza.—Las muñecas, por Pablo Nougués.—Monólogo, por Eduardo Bustillo.—Balada, por Sinesio Delgado.—Un cuento, por Eduardo de Lustonó.—Un nuevo caso, por Fiacro Yráyzoz.—La familia de don
Serafín, por S. O. Elidan.—La competencia^ por Federico Soler (Pitarra).—Modas por N.—
Explicación de los grabados.—Un poco de to¬
do.—Correspondencia particular.—Última ho¬
ra.—Almanaque de El Siglo.—Sección de anun¬
cios.
GRABADOS: El general Grant.—Los fu¬ nerales del general Grant.—Cuadros popula¬ res,. por José Luis Pellicer.—Figurines, por
Eusebio Planas.
CULTOS SAGRADOS.
Hoy día 10. En la parroquia al anochecer completas en
preparación de la fiesta de San Cosme y San
Damian. Día 11.
Fiesta en honor de los espresados santos mártires, predicando en la misa mayor D. An¬ tonio Caparó Pbro.
Día 16.
A las seis y media de la mafíana’y al tiempo de una misa, tendrá lugar el ejercicio de Nues¬
tra Señora del Cármen.

El miércoles en la calle Nueva cayó una niña que llevaba en la mano un ob¬ jeto de loza, que al romperse le hizo una incisión en la artería junto á la muñeca. El Sr. Pastor llegó á tiempo de evitar

Del reloj municipal no tenemos moti¬ vo de queja desde hace algunas semanas, pues marca las horas con toda exactitud. Según de público se dice es debido á los consejos de otro relojero (no del que lo

4

SÓLLER.

MOVIMIENTO DE POBLACIÓN

PERRO-CARRILES DE MALLORCA.

HIERRO TORRENS.

NACIMIENTOS. Día 2.—Un varón.
» 3.—Un varón. » 4.—Una hembra.
DEFUNCIONES.
Día 2.—Antonio Llaneras y Bernat, de 4 años. » 8.—Angela Trias y Miguel, de 47 años. » 4.—Jaime Castañer y Gamundí, de S8 años.
Día 6.—Pedro Juan Frontera y Pastor, de G4
B23.A° ILE BE BOLEROS años. MOVIMIENTO DEL PUERTO.
EMBARCACIONES FONDEADAS. Día 5.
De-Sevilla laud.M.a Magdalena,'Se 43 ton., capi¬ tán D. Juan Oliver, con 6 mar. y trigo.
Día 8.
De Sevilla laúd San José, de 51 ton., cap. don Monserrate Frau, con 7 mar., trigo y liabas.
EMBARCACIONES DESPACHADAS. Día 3.
Para Porto-Colom jabeque América, de 54 ton., cap. D. Lorenzo Vicens, con 7 mar. y granadas.
Día 4.
ParaPollensa laúd Leonor, de 16 ton., pat. Rafael • Covas, con 5 uñar, y lastre.
sm FICÉ P1RÜ EL • DOillGI Í1 DE OCTUBRE DE 11
en el patio ¿el ex-convento de este rilla
'DIRIGIDA POR EL CÉLEBRE AGOSTIAET.
PRIMERA PARTE.
iv BOLEROS DE LAS LIGAS.
Jjuh 1®aijadas.
EL RAMILLETE.
4V EL TERCETO.
75.° Panaderas, LA FLAMENCA.
SEGUNDA PARTE.
i.0 La Madrileña. 2.0 TáA. moj>a.
3.o IOTA ÍALEMAM, Bailada por una nina de 7 anos.
4.o BOLERAS DEL JALEO DE JEREZ.

Servicio de trenes desde el 15 de Octubre de 1885
á 14 de Mayo de 1886. De Palma á Manacor y La Puebla.—A las 7’30 mañana, 2 y 3’30 (mixto) tarde. De Manacor á Palma.—A las 3 (mixto) 7’30 mañana y 4’50 tarde.
De La Puebla á Palma.—A las 7’55 maña¬
na y 5 tarde.
De La Puebla á Manacor.—A las 7’55 ma¬
ñana, 2’30 y 5 (mixto) tarde. Tren, periódico.—Días de mercado en Inca. .
De IncaBá Palma.—A las 2 tarde. Palma 25 de Setiembre 1885.—El Director
General, GuillermoJMoragu.es.

(GOTAS CONCENTRADAS BE HIERRO TORREE)
Recomendado eficazmente contra la ane¬ mia, clorosis, debilidad, empobrecimiento de la sangre, falta de apetito, etc., etc.
DEPÓSITO GENERAL Farmacia del Autor-Plaza de la Constitución.-SOLLER.
PRECIOS DE FÁBRICA.

ROM SUPERIOR
LEGÍTIMO DE PUERTO-RICO. i

FBA1CISCO ORTIGA.
Bjrossá 87 y SO.-Palma.

Lo hay d6 á 5 y á 4 1¡2 reales litro. El de 6 rk á más de ser de primera cali¬
dad hace 27°.
Al por mayor aprecios convencionales.

DE
MIGUEL MUNTANER Y MAS
©UTO®* IBS, PJJL9EA.

Callé TCiteva sidiit. 3»

En este establecimiento, montado con los aparatos más modernos, se construyen y com¬ ponen con la mayor solidez, gusto y economía, los siguientes objetos:

Historia de Sóíler en sus relaciones con la
general de Mallorca. Memoria sobre ei algarrobo y su cultivo en
Mallorca, con adiciones y notas de D. Pedro
Estelrich.

Bombas, grifos, válvulas de tonel para vinos y cerraduras de estanque.
También se colocan con esmero cañerías
para gas y agua, como igualmente se constru¬ yen toda clase de objetos para carruajes y todo lo demás perteneciente á dicho ramo.

Se hallan en venta en la imprenta y taller de encuadernaciones de Juan Margues, calle de San Bartolomé, 17.

¡OJO FUMADORES!

ZAPATERÍA
DE
MUSIO MARTINEZ I IflM.
Premiado en la Exposición de París de 1878, en la de las Ferias y Fiestas populares de Palma de 1881 y en la XII general
de Burdeos de 1882.

Tan convencidos estamos que ningún papel puede igualar á nuestro papel blanco de fabrica¬ ción especial que llameemos PAPEL ROCA marcas Violon y Dos Cuartos,, que para distin¬ guirlo de todos los papeles y dificultar á los fal¬ sificadores hemos hecho crecidos gastos para im¬ primir mecánicamente en cada hoja de papel para el cigarrillo nuestro nombre ROCA que se lee al trasparente.
¡Ojo pues fumadores! no dejarse engañar!

5 ° El Jarabe Andaluz.
6.° LA GITANILLA.
Entrada General, 1 Real. Medias .entradas para niños menores de 7 anos 6 cénts.
NOTA. Si hay más tiempo se ejecutarán otros bailes, hasta que el público quede satisfecho de la compañía.
OTRA. Si hay alguno que quiera llevar sillas podrá hacerlo.

Se confecciona calzado de todas clases á la medida para caballeros, señoras y niños.
Para pies imperfectos y para el comercio
de América«
Materiales de las mejores fábricas tanto nacionales como extrangeras.
Prontitud, elegancia y economía.
Calle de Bauza núm. 13.-SÓLLER.

SÓLLER.-Imprenta de Juan Marqués.