V
V

ECIOS DE
En América . . 2‘oo Ptas. » Francia. . . P50 »
» España. . . roo »

PUNTOS DE SUSCRIPCION.
EN SOLLER:
D. Vicente Vicens (cartero.)
EN PALMA:
Librería, Constitución 90.

SUMARIO.-—Crónica de Mallorca, por ITn microbio.—

Enviamos al Sr. Lauqué nuestro particular arni-

Indiferencia...—Crónica Local.—Al amanecer, por Fi- I góy cordial enhorabuena.

letnon.—A Magdalena, (poesía) por J. Cardell Oliver.—

*

**

Astronomia, por Dick.— Las tres edades (poesía), por

Juan B. Eoseñat.—El caer de la tarde (poesía), por R.

La política, anda estos dias tempestuosa y va¬

—Fábulas fabulosas —Miscelánea.—Anuncios.

riante como el tiempo, agitaciones en la frontera,

futuras partidas que levantan el bélico estandarte de

CRONICA DE MALLORCA.

Dios, patria y Rey. Estas estupendas noticias se barajan con el cólera y la bolsa verdadero termóme¬

tro del estado de la política sube.

a alarma ha sido grande. La isla entera aplau-

No lo comprendemos, á no se» que se trate de

I dio la medida acertadísima del bordon sanita- darnos solemne chasco. El tiempo será juez.

|\_f| rio militar, y hoy se siente mayormente la
Cu J necesidad de que siga desempeñando su difícil
pero humanitario servicio. Al reconocer todos el celo y actividad que vienen desplegando las fuerzas del Regimiento Infantería de Filipinas ri.° 52,y la gran abnegación de sus Gefes y Oficiales, á los cuales ja¬ más se pagará el interes que tienen (aunque sea un deber) para salvarnos del cólera morbo asiático. Al circular la noticia que por disposición de la superio-
dad se reconcentrarían las fuerzas en Palma, repeti¬
mos cundió gran alarma, pero afortunadamente el
conflicto lia cesado, pues el no existir fondos en
Guerra para el pago del plus que han devengado, Ja provincia sufragará dicho plus, lo cual nos parece

•s'¬
La dirección de los globos que tantas esperanzas hizo concebir á los que sueñan en esplorar las igno¬ tas regiones del espacio, los que tratan de usurpar al águila lo que á ella sola concedió naturaleza, van desvaneciéndose, pues se asegura que el oficial fran¬ cés Renard y su compañero no pueden repetir sus ensayos ó experiencias mas que cuando el aire no se salga de sus casillas (caso que las tenga) con lo cual tendremos por esta vez que quedarnos en tierra como Cachupín se quedaba en casa.
Hasta otro... canard.
w *

lógico y digno.
No podemos menos de alegrarnos de todas veras que el conflicto haya cesado quedando las fuerzas mi¬

La temporada de baños ha tocado ya á su fin. El establecimiento que anualmente se construye en
la Portella ha sido desmontado.

litares desempeñando su servicio.
*

Al contemplar aquel lugar hoy tan solitario, cu¬ yas olas al resbalar por la arenosa orilla, producen

La inauguración, ó mejor el cambio de local, de
la acreditada casa Lauqué, representante de las má¬
quinas de coser de la fábrica Wertheim, ha sido un
acontecimiento. Serenata, baile, canto, brindis en¬

un levo rumor, cual triste suspiro, sentimos envidia
de no ser poseedores de tantos secretos, de tantos temas para interesantes novelas, trágicas las unas, bufas las otras, que por teatro tuvieron aquella pe¬

tusiastas, al progreso, al Sr. Banqué, á Palma, dulces y pastas rociados con Champagne.
El local es espacioso y de delicado gusto el de¬
corado.

queña parte del Mediterráneo. Guantas esperanzas concebidas, cuantos desen¬
gaños futuros, cuantos tiernos corazones inflama¬
dos... cuanta mirada atrevida. Los ligeros trages de

2

SEMANARIO DE SOLLER.

Jas que fueron nayedes y ondinas, serán en breve reemplazados y Jos delicados contornos de cuerpos de jalea desaparecerán. La muger es mas bella en verano que en invierno, y la razón es obvia, en ve¬
rano se la ve de verdad, en invierno se reviste de
algodón.
* *s
Ayer me dijo un amigo, socio del Casino Vena¬ torio, y para el cual no hay mas delicia que la caza, hasta ahora ha sido muy eficaz el cordon militar, pero los tordos, (que traen este año patente sucia
lo burlarán.) Efectivamente difícil será á esos seres alados
imponerles cuarentena y fumigarles, pero queda el recurso de sujetarles á la elevada temperatura de una cazuela de arroz y se, no por experiencia que
no la resisten mis compañeros.
Un microbio.

•

■*—

INDIFERENCIA

lejados de la política, sin ninguna unión
Kír? ni compadrazgo, con las diferentes fraccio-
JJlti nes ó partidos, agenos á sus luchas y pugi-
latos, tenemos hoy la ineludible obligación de tratar algo que con ella se relaciona, y
ÍFw4f evitar que el abuso, apoderándose de todo
aquello destinado á ser útil, coa un uso pruxjr dente, concluya por anularlo, y veamos por el suelo sagrados códigos y borradas las leyes que el progreso humano supo conquistarse con la razón.
Una de las m᧠grandes conquistas de la libertad, es el sufragio, por el cual se participa del derecho de elegir á sus representantes, bien sean para le¬
gislar en el Senado ó Congreso, bien los que como
diputados provinciales han de defender los intereses generales de ella, ó bien los ediles ó miembros de las corporaciones populares. Sin que analicemos las
ventajas que podía reportar el sufragio universal, pues la índole de nuestra publicación nos lo veda en
absoluto; tal como existe hoy sería una garantía, si no estuviéramos convencidos de que es una farsa irrisoria, pues mucho ántes del escrutinio se sabe los que obtendrán la gloria del triunfo; se dice de público, que depositan su voluntad en las urnas per¬
sonas que dejaron de existir, mientras se eliminan de las listas electorales á las que tienen perfecto derecho de ser elegidos y electores.
Existe un cuerpo cacique en todas las localida¬
des, compuesto de personas que por su fortuna ó por sus cualidades de carácter y con el objeto de ser árbitros de su pueblo, se imponen á los electores y se vota la-candidatura que ellos eligen aunque nadie conozca los nombres de Jos que la forman.
Los abusos, las vejaciones que á la ^ombra de todos los gobiernos, se han cometido en época de
elecciones, para lograr el triunfo de los candidatos patrocinados por el ministerio, y la indiferencia con que miran los intereses del pueblo que los eligió,
dejándole en alguna ocasión gemir en el estertor

de su agonía, sin mitigarles en lo más mínimo, crea la tenue neblina del indiferentismo, y Ja ne¬ blina llega á trocarse en preñada nube en cujm seno se forma la tempestad.
Al hablar así, hacemos en parte referencia á lo sucedido á nuestro querido pueblo y otros de la isla en el último período electoral, para elegir diputados provinciales, en los cuales ni mesas se constituyeron.
Mientras el sistema electoral no sea indepen¬ diente, mientras el caciquismo viva al calor de los centros oficiales, y el cacique sea querido y agasa¬ jado, mientras tal suceda, el cuerpo electoral será un fantoche cuyos ocultos hilos son manejados por los gobernadores civiles y los delegados de dichas autoridades, que por do quier se esparcen.
Sóller necesita el amparo del poder, las calami¬ dades que tanto sobre su rica producción como sobre su industria y comercio se han ensañado, la hace acreedora á que los gobiernos sin distinción de ma¬ tices políticos dirijan hácia nosotros una mirada com¬
pasiva, que haga mas llevadera la difícil crisis que
atravesamos.
Sóller unánime ha reclamado la rebaja de consu¬ mos y territorial y Sóller ha sido desatendida cuando en la conveniencia de estas rebajas cifraba sus espe¬ ranzas, cuando era cuestión de vida ó muerte. ¿Cómo no sentir indiferencia por la política? ¿Para que
vo ta r?
Los dignos diputados Sres. Conde de Sallent y I). Antonio Alaura han trabajado mucho, muchísimo para el bien de esta abatida comarca, que en ellos fia, esperando mucho mqs de su talento y actividad.
El Sr. Marqués de Casa-Fuerte y I). Aíarcelino Menendez Pelayo, á los cuales no conocemos per¬
sonalmente, no se han dado aun á conocer por sus
trabajos en pro de los intereses de la provincia que les amparó y votó, aunque mejor debió haberlo hecho la que les vió nacer, por ia cual desplega¬ ran tal vez, mayor celo que por la nuestra, de la cual casi no conocen ni su topografia, ni sus nece¬
sidades.
Si nuestros diputados abandonando sus miras po¬ líticas se unieran ante el bien común de la provincia
que al honrarse votándoles les honró con una inves¬
tidura elevadísima, si tal hicieran, merecerían de to¬
dos alta consideración y aprecio, y la agrigultura, el comercio y la industria, sentirían muchos gérmenes de vida que hoy les faltan.
Alientras en España se dé mayor inportancia á un debate puramente personal, debate, de acusacio¬ nes y defensas, en los cuales después de hacerse gala, de elocuencia, después de estensos discursos en que se usan las imágenes mas pomposas, los adgetivos mas sonoros y se apuran todas las sutilezas del ingenio, y á los debates modestos en los cuales se
desarrollan cuestiones administrativas de vital inte¬
rés para el pais. se miran con sobrada indiferencia, no se caminará á un fin práctico, el pais se cansará, llegando á ser general la indiferencia que hoy se em¬ pieza á sentir, aun por aquellos mas entusiastas de la política.
Los gobiernos deben evitar un mal que tan hon¬ das perturbaciones podia reportar al órden social, y no conseguirán la tranquilidad hasta que se estirpe

SEMANARIO DE SOLLER.

3

el caciquismo del campo de la. política, y se atienda
en verdadera solicitud á todas las necesidades délos
pueblos cuando se hallan dentro los límites de la le}7 y equidad.
Sóller, unánime repetimos solicitará sus dignos representantes loque el gobierno ha desestimado, pues tal vez el gran numero de argumentos que puedan exponer á Ja consideración del ministerio para que de un modo explícito se vea la razón que asiste á es te vecindario, lo conseguirá.
Crórxica, Hioca-l.
Hemos tenido el gusto de visitar el oratorio de
Sta. Catalina.
Las obras de reparación llevadas á feliz término por cuenta del Municipio, merecen de nuestra parte, entusiastas plácemes.
El Municipio y su digno presidente Sr. Magra¬ ner han dado una prueba de buen sentido al restaurar el venerado templo.
¡Sta. Catalina es un recuerdo de otras edades, es
un anciano que ha llegado hasta nosotros, para ha¬
blarnos de nuestros mayores.
El siglo que atravesamos demoledor por esencia,
ha borrado muchísimas fábricas humildes las unas;
mogestuosas las otras con gran sentimiento de poe¬ tas, artistas y de cuantos profesamos respeto á las antigüedades, por eso hemos sentido gran regocijo al ver terminadas Jas obras que han de impedir que el templo de Sta. Catalina fuese muy en breve un mon¬ tón de ruinas, sin mas compañero en su soledad, que la hiedra que á sus carcomidas piedras se adheriera, ó las lagartijas que lo elijiesen por morada.
En nuestro número anterior decíamos que las dos dragas del puerto trabajaban activamente en la limpia de aquel.
Mejor informados hoy podemos asegurar que una de ellas hace dias no funciona, ignorando las
causas.
Esperamos que la empresa haciéndose cargo de la utilidad que ha de reportarnos la terminación de la obra activará en lo posible los trabajos.
No podemos menos de llamar la atención de que mientras el cordon sanitario militar hace grandes esfuerzos para que su servicio sea verdaderamente eficaz, los escampavías brillan por su ausencia y el cañonero Alsedo no hace mas que sus salidas ordi¬
narias cuando en las anómalas circunstancias no de¬
bía permanecer anclado en el puerto de Palma mas que breves horas.
Tampoco comprendemos como en un puerto de la importancia del de Sóller, se carece de un escam¬ pavías, que á las órdenes del capitán de la compañía acantonada, podria reportar muy útiles servicios.
Esperamos que por quien corresponda se reme¬ diará esta anomalía y se obligará al cañonero Alsedo
á cruzar con mas frecuencia.

Es digna de censura la conducta de algunos co¬ merciantes de la capital que no reparando en los peligros que á la salud pública podrian irrogar, no han dejado de encargar géneros exlrangeros, siendo hoy considerable el número de cajas que en la actualidad existen depositadas en el puerto.
Sin embargo de que nos consta que Ja junta pro¬ vincial de Sanidad, ha impuesto á dichos géneros rigurosísimas medidas sanitarias, los comerciantes no debieran haber recibido pedido alguno proce¬ dente del extrangero, y hubieran con ello merecido la general consideración.
Ha sido nombrado Magistrado de la Audiencia
territorial el Sr. Castillo.
21.°Asílodiceuncolega.
Según nos han asegurado la Junta provincial de Sanidad ha acordado que los géneros y demas obgetos que deban desinfectarse, se sugete á una ele¬
vada temDeratura. x Este pensamiento viene empleándolo el digno é
inteligente Director de Sanidad de este Puerto señor Pastor, y hoy tenemos confirmado con el acuerdo de la Junta de Sanidad de Palma la inteligencia y celo que dicho señor ha desplegado siempre en bien de la salud pública, consiguiendo como resultado, hayan llegado á esta todos los equipages de los que
eventualmente residen en Francia sin comprometer
la salud pública. Mas diríamos respecto al celo y actividad, si no
nos lo vedaran los vínculos de amistad que á él nos
unen.
Hemos recibido atenta esquela de nuestro esti¬ mado amigo, el joven y distinguido abogado D. Jai¬ me Alorda y Súñer, con la cual nos participa su
efectuado enlace con la Srita. Doña Irene Lumbreras
y Gómez
Deseárnosle eterna felicidad.
Se nos asegura que en breve comenzarán las
obras en el consistorio, en el cual se trata de edificar
una torre para la colocación de un reloj, que repor¬ tará grandes beneficios al público.
Si el hecho es cierto, merecerá nuestra completa aprobación.
Nuestro digno paisano el Sr. Marques, Alcalde de Palma, sigue dando pruebas de gran actividad en todo lo que á la cuestión de la administración hace referencia á fin de evitar el conflicto que se crearia si desgraciadamente se presentaba el cólera en nues¬
tra isla.
Las acordadas bases del empréstito que seria preciso llevar á cabo para atender á las necesidades que lleva consigo una,epidemia son según afirma el respetable colega Las Noticias las siguientes:
A realizar un empréstito de doscientas cin¬ cuenta mil pesetas, en el caso desgraciado de que es¬ ta Capital fuese invadida por el cólera.
Que el empréstito se verifique paulatina-

4

SEMANARIO DE SOLLER.

34..°°mente, después de haberse agoladas las cientosesenta
y seis mil pesetas producto de la cuestación, descon¬ tando sucesivamente los pagarés de cinco mil pesetas que hayan sido suscritos por las personas que res¬ pondan á la invitación de la Alcaldía.
Las personas que, animadas por su patriotis¬ mo se presten á garantir esta operación, suscribirán los pagarés, corespondienteé por el orden que desig¬
ne la suerte.
Del proyectado empréstito, solamente se realizará la cantidad que sea necesaria, para atender alas necesidades de la salud pública, y al sosteni¬ miento de aquellas personas que carezcan de trabajo y de todo medio de subsistencia.
Muy acertado nos parece el pensamiento del se¬ ñor Marques.
Hemos recibido el número 3 del Semanario Ecos
y Brisas que contiene El crepúsculo (leyenda indica) por José Fernandez.—Una novela por Montemar. —Bocetos por Odiano Charcos por M. Z. — Dandi i to por Mariano Xa deque.—Cantares por Angelón.— Murmullos y Cuchicheos.—Zelefonia particular.
Extrañamos que al dar cuenta de los numerosos cambios, no ver el nombre de nuestra modesta publi¬ cación que respondió á su galante saludo.
En Felanitx se están haciendo los preparativos para colocar un para-rayos en el Santuario de Nues¬
tra Señora de San Salvador.
Los vecinos de la calle del Mar han demostrado
su buen gusto con la fiesta por ellos organizada que dio principio el sábado; y hoy lunes á las i i de la no¬ che cuando escribimos estas líneas aun llegan á
nuestros oidos los abordes de la música.
Banderas y gallardetes, faroles de infinidad de colores, arcos de mirto y palmas, y profusión de luz daban á la calle del Mar un aspecto fantástico.
Al ser envueltos en aquel mar de luz; al calcar¬ nos con aquella multitud que ávida de diversiones
acudia á la calle del Mar, sentíamos tristeza al pen¬
sar en lo breve de la felicidad, pues pronto debia ce¬ sar tanta alegria para caer en el marasmo y apatia de que ordinariamente nos vemos envueltos.
Lástima que en Sóller no se organicen festejos como los de la calle del Mar, escepcion del toreo, es
decir de la vandálica costumbre de los perros. Reciban los iniciadores de la Resta nuestra mas
entusiasta felicitación, por el buen gusto y prodiga¬ lidad desplegada y esperamos no será este el último festejo.
Nuestros caldos obtienen este año en los mercados
de Francia, unos elevados precios, á causa de la epidemia reinante en Italia; bueno seria que nuestros vinicultores no dejaran escapar de entre sus manos
esta coincidencia.
Poco nos ocupamos del cólera. Confiamos en las Autoridades, en la Junta de Sanidad y en la Provi¬ dencia, y poco lo demas debe preocuparnos.

Haciéndonos eco de las últimas noticias, no po¬
demos menos de sentir viva satisfacción al ver el po¬
co incremento que ha tomado en los puntos de España desgraciadamente infestados; en la vecina república camina ya á su ocaso. Solo Italia y sobre todo en Nápoles causa grandes extragos la enfermedad del Ganges.
Quiéra el cielo se libre pronto Europa de tan terrible plaga.
Se dice exisle entre varias personas el pensa¬ miento de decoraran reducido local, que sea el punto de reunión de un escaso número de amigos, al mismo tiempo que en dicho local se tendrá una sala de lectura que será la base para tener en un plazo
relativamente corto una selecta biblioteca.
Hora es ya que Sóller consiga este adelanto.
El precio de la vendimia en Felanitx es de 9 á 11 reales según la clase; de modo que desde hace pocos dias ha aumentado su precio en 2 reales quintal.
En nuestro número anterior, deciamos quedaba sin efecto la nueva empresa de diligència. Pero hoy nos consta que el pensamiento se lleva á feliz tér¬
mino.
Nos alegraremos que el público, que cuente con
este nuevo medio de comunicación.
Nuestro querido amigo y coiòborador 1). Juan Marques y Arboua ha perdido á su anciana abuela.
Sentimos tan irreparable pérdida y elevamos con él y su distinguida familia nuestras preces al Señor para qué la haya recogido en su seno.
fo comprendo que influencia ejerce en el es¬ píritu, el nacimiento y ocaso del dia, la pri¬ mavera cuando todo sonríe, ó el invierno, cuando el aire hiela la sangre, en las prime¬
ras horas del dia y en la primavera todo nos sonrie y nos habla de dichas futuras, cuando el dia muere y las flores están marchitas, el alma se halla agobia¬ da, la duda se presenta con su torvo semblante y sus descarnadas formas, recordamos muchas decepcio¬ nes y nos convencemos que luchar por un ideal es en este mundo imposible.
Esto me decia mi buen amigo Enrique, entre sorbo y sorbo de una taza de café, ai interrogarle yo con insistencia cuales eran las causas que producían la negra melancolía, que lentamente hacia grandes
vestragos en su naturaleza.
«Yo era el mas feliz de los hombres á los diez y nueve años. Veia las cosas del mundo á traves de ese
prisma engañador de la ilusión, y creia imposible que la realidad, la consumación de los que anhela el alma, no fuera mas bello que el anhelo mismo.»
«Habia terminado mi vida de estudiante, tenia
en mi poder el deseado título de abogado, mis padres

SEMANARIO DE SOLLER.

5

me habían decorado con gusto el entresuelo de mi ca¬ sa, contaba con algunas relaciones, y trabajando con íé, llegaría á conquistarme un nombre, que ase¬ guraba, un desahogado porvenir á mi familia, futu¬ ra. Tenia esa honrada ambición que siente todo el
que ama.»
«Mis padres, no necesitaban de mi otra cosa, que amor, mucho amor, y nietecillos para ser padres dos veces, lo primero lo tenia con usura, lo segundo, el cielo lo guardaba en sus desconocidos arcanos.»
«No es verdad Pepe me dijo entonces Enrique interrumpiendo en su relación, que la felicidad que me rodeaba era envidiable, pues bien todo ha salido á medida de mis deseos y sin embago me considero
muy desgraciado.» —No te comprendo. «Si tienes calma, y escuchas te contare lo que
me ha sucedido' desde nuestra separación hasta hoy
que felizmente te encuentro.» —Yo asentí con su espresivo movimiento de ca¬
bezas y Enrique continuó: «Tuya conocias, la inmensa pasión que profesa¬
ba á Elena López: y después sabrías mi unión ante el altar con ella, por una lacónica targeta que te
envié.»
Estar á tu lado, hablar de Elena y no echar una mirada retrospectiva; no recordar mis amores; mis fugas del hogar paterno, para verla breves horas después de andar un camino de muchos kilómetros en una vetusta y pesada diligencia, las citas breves y furtivas, una mirada, en fin todo cuanto á Elena ha¬
cia referencia era para mi un poema.
Llegaban las vacaciones. Elena con su familia, abandonaban á Valencia,
huyendo de los rigores del estio. Entonces libre de los estudios del curso podia gozar de mas libertad y previo el permiso de mis amantes padres, me trasla¬ daba al poético pueblo de M inmediato á la quinta de Sta. Sofía.
Como se deslizaban los dias, que breve era la vida, al calor de aquel amor inmenso, de aquel afan incesante que parecía jamás había de estinguirse. La naturaleza con sus encantos y variados panoramas
nos ofrecia materia abundante para encontrar mas
placentero aquel delicioso retiro.
Llanuras inmensas, montes adustos, amenos
valles, colinas pintorescas y á' lo lejos una franja azul, el mar de la lira y la paleta el clasido Medi¬ terráneo surcados por infinitas barquichuelas que en el horizonte se confundían con las gaviotas; inmensas alamedas, descollando las erguidas palmeras africa¬ nas; las laderas se hallaban cubiertas de orégano y
á intérvalos se veia crecer la adelfa, con que en épo¬
ca lejana se coronaron los poetas de la anciana
Grécia.
Todo respiraba alegria, al contemplar aquel cua¬ dro parecíame imposible que en el mundo existieran ni infames ni desgraciados. La dehesa de Sta. Sofia me parecía un retazo arrancado del Paraíso Te¬
rrenal.
¡Oh querido Pepe, si tu hubieses contemplado después de haber pasado una noche estasiado al pié de la reja admirando al ser que el cielo te destina para eterna y cariñosa compañera, si tu hubieras

asistido el naciente dia! Las estrellas que cual aéreas lámparas han brillado durante el dominio de las ti¬
nieblas se borran cual sueño, solo una brilla aun en
el firmamento. Es la estrella del alba. La luna ha
desaparecido, durmiéndose con indolencia y melan¬ colía en las azuladas aguas del Mediterráneo, la bó¬ veda azul se esclarece, y ténue brilla cual cinta de
plata, las montañas, las selvas, los ríos, el mar, la mullida y verde alfombra que tapiza los campos, todo aparece, cual un rápido cambio de decoración, los ríos, los pájaros que cantan al nuevo dia, con sus delicados trinos y el mar que se duerme en la costa, forman una voz cadenciosa mas dulce que el sonido de un arpa cólica. El oriente se cubre de
vivos colores, los colores se convierten en luz y por
encima del escarpado monte aparece arrogante y
magestuoso el disco del sol. Aquella luz indiscreta era la señal de la separa¬
ción. ¿Tu sabes lo difícil que es la separación entre dos amantes? Siempre ocurren nuevas promesas,
nuevos planes, y nuevos juramentos, pero el sol era implacable, la gente del campo es madrugadora y no tardaríamos en ser descubiertos y si tal sucedía la vigilancia se redoblaria. Me retiraba por último sin
despedirme única manera de poner fin á aquel idilio.
Así terminaron nuestros amoríos, cada dia mas
constantes, pues cada dia nos amamos mas. Terminé mi carrera, esperé á conquistarme una
reputación, la suerte no estuvo sorda á mi llama¬ miento, y gracias á mi actividad no tardé en poder pedir la mano de Elena á sus acaudalados padres. La contestación fué afirmativa y comenzaron desde aquel momento los múltiples preparativos de boda.
Elena recorría tiendas, escogía chucherías, y yo anhelaba con ansia aquel supremo instante de que el sacerdote nos hiciera el uno del otro, ante el mundo
pues lo éramos ya ante nuestros corazones. . El plazo que habíamos fijado se terminó y llegó
el dia de todos tan deseado. La capilla lucia como un ascua de oro, gigantes ramos de rosas, claveles y violetas la adornaban, y el órgano con sus vibrantes notas, sonaba, ora rugiente y magestuoso como el
fragor de una tempestad, ora juguetón como la son¬ risa de un ángel, llenando las naves del templo de
armonía.
Eiena estaba bellísima, el rubor se pintaba en su semblante y su inocencia estaba representada sobre su frente por una sencilla corona de azahar.
Yo indigno mortal iba á ser dueño de aquel mon¬ tón de tesoros, yo, vil gusano. Pero yola baria feliz amándola mas cada dia y en medio de los goces de la familia, nuestra vida seria un compendio de la felicidad terrestre. Ella estaba pálida, ojerosa, que emoción sentiría su alma. Se arrepentiría tal vez, pero no, huye vil pensamiento. Elena me ama, con esa pasión que jamás se borra del alma. Elena es
mía, solo mia.
Trascurrida una hora, la capilla permanecía os¬ cura, el órgano habia enmudecido y la iglesia se ha¬
llaba desierta. Si entonces un indiscreto hubiese po¬
dido penetrar en el interior de un ligero ómnibus, hubiese visto la feliz pareja, Elena y yo que huíamos del mundanal ruido, para esconder nuestro amor en Sta. Sofía, á la sombra de sus naranjos y al arrullo

G

3 CM ANA RIO DR SÓLLER.

del suave céfiro, para que escuchen nuevas protestas

ASTRONOMÍA.

del eterno amor que sentíamos.

El cielo me concedió, dos hijos,tengo las como¬
didades que apetezco y sin embargo no soy feliz.

NEPTTJNO.

Pues chico, repito lo que antes te dije, no te

comprendo.

is a desviación que se notaba en un punto de

Hasta ahora te he dicho el nacimiento del sol de

su órbita de Urano, fue la base del descu¬

mi felicidad, pero este tiene también su ocaso, como las monedas tienen su reverso. Ya que tuviste pa¬

brimiento de la existencia de Neptuno, que á una distancia de 1.147,000,000 de le¬

ciencia para escucharme en mis dichas ténla tam- ¡
bien para escuchar mis desgracias.

guas gira alrededor del Sol, tardando en
recorrer tan extenso curso 164 años ter¬

(Se concluirá.)

Filemon.

restres .
La existencia de un planeta de gran masa, es indudable decían los astrónomos, el teles¬

Hay horas en que halagados Por vaga melancolía Nos pinta la fantasía El ayer... lo que pasó; Y al traves de nuestras lágrimas Placeres que fueron sueños
Parecen más halagüeños
Porque el Tiempo los llevó.
En lloras así se siente Un afan indefinido
De encontrar á un sér querido Capaz de hacernos sentir; Y el dolor nos finge entonces Una muger misteriosa
Que nos mira cariñosa
Y nos hace sonreír.
Con esta visión el alma Absorta en dulce tristeza
A defallecer empieza
En un ensueño de amor;
Y explicar es imposible Lo que entonces goza el alma
Si la rodea la calma De un retiro encantador.
Yo he sentido el atractivo Del misterio de esas horas Y en las ansias soñadoras
De mi delirio vital
He visto ocupando el foco
De una luz como irrizada
La imágen de amor robada
Al deísmo de lo real.
Y en el fantástico cuadro
De mi visión peregrina A un canto que me fascina
He sentido murmurar:
«Soy la sombra de la que amas,
«Tú admiraste mi hermosura «Una noche de ventura
«Que no has podido olvidar.»
J. Cardell Oliver.
Caserío de Son Serra, Setiembre 84.

copio, los prodigiosos adelantos de la óbtica no tar¬ daron en demostrar la verdad que la ciencia anunciaba y en el vasto campo del sistema solar, apareció el mas lejano hasta hov de los miembros de su familia.
El Sol envia á Neptuno escasísima parte de su brillante luz, y no menos escaso de su insignifi¬ cante calor. El Sol para los habitantes de aquel gran mundo, se des'aca en la morada celeste, cual una estrella de primera magnitud. El dia no debe
ser conocido, una noche eterna aunque magestuosa
y sublime debe envolverle, mientras (pie siguiendo su inmutable destino, girando sobre si mismo, obedece á las leyes universales, que Newton legó á la cien¬ cia y á las cuales se debe el concierto armonioso y la
estabilidad del mundo.
Neptuno es cien veces mayor que la tierra y su superficie veinte y dos veces la de nuestro globo. Su diámetro á 4‘7 mayor que el nuestro.
(1) «La distancia de este planeta había sido basa¬ da teóricamente en una ley empírica muy conocida, llamada la Ley Tercie, pero que fue anunciada por primera vez por Titius. Esta ley es la siguiente: Co¬ menzando por 0 escríbacse el número 3y duplíquese sucesivamente los números que vayan resultando.»
0, 3, 6, 12, 24, 48, 96, 192, 324
«Auméntase después en cuatro cada uno de es¬
tos números.
4, 9, 10, 16, 28, 52, 100, 126, 388
«Ahora bien, resulta que estos números repre¬ sentan las distancias sucesivas de los planetas al
Sol y aun de los pequeños planetas que no eran co¬ nocidos en la época que esta ley fué anunciada por primera vez. La órbita de Mercurio está marcada por el número 4, la de Venus por 7, la de la Tierra por 10, la de Marte por 16. El número 28 designa la órbita media de los asteroides; Júpiter está mar¬ cado por el número 52, Saturno por 100, Urano por 196. Parecía pues, que habia un derecho legítimo pa¬ ra situar el nuevo planeta á la distancia de 388. Ahora bien, la distancia verdadera de Neptuno no es sino de 300; y esta irregularidad de la sérieá con¬ tar desde Urano, se debe el desacuerdo que existe
en realidad entre los elementos de la constitución teó¬
rica de Neptuno y los datos suministrados por las observaciones posteriores.»
Todo lo que llevamos reseñado, todo lo grande y majestuoso que envuelven estos mundos que en torno del Sol giran, cual cariñosa familia, no es que una

(1) Camilo Flammarion.—Las maravillas Celestes.

SEMANARIO DE SOLLER.

7

parte despreciable de esa inmensidad de sistemas que
se ciernen en las inmensidades dei Infinito.
El Sol que nos preside y nos da vida, es una es¬ trella perdida en ese Océano, en esa inmensa nebu¬ losa conocida por el nombre Via Láctea. .
La ciencia con sus cálculos y el telescopio que marcha cada día á la perfección y á nuevas con¬
quistas que aumentarán el ya voluminoso catálogo
del siglo XIX. Guando sus investigaciones vayan lle¬ gando á la meta de sus ideales,, solo se convencerán, que si bien conocen gran parte en los arcanos del mundo planetario Ies queda mucho mas que conocer.
LAS TRES EDADES
Pasan del hombre los primeros años,
Y en la inocencia su ventura está;
Que para el hombre que la vida empieza Vivir es ignorar.
Rasgase el velo que en su mente envuelve,
Y en los amores tras la dicha vá;
Que para el hombre que á sentir empieza
Vivir solo es amar.
Pronto el pesar á la vejez conduce,
Y en el recuerdo la ventura está;
Que para el hombre que á morir empieza
Vivir es recordar.
Juan B. Enseñat.
EL CAER DE LA TARDE.
En el ocaso ennegrecido ha muerto, El claro dia que el amor ofende
Y ténues alas sobre el mundo tiende
El crepúsculo incierto. Conmigo ven; el campo está desierto Y se oyen solo en el murmurio blando De rumores y quejas y gemidos, A las brisas que pasan suspirando Y á las aves qne vuelven á sus nidos ¿Ver aquella colina A la que da la Vid fresca guirnalda? Por donde menos áspero declina Cruzaremos el bosque de su falda
Y en su dorada cumbre
Mientras los valles la tiniebla innunda,
No soñará la desmayada cumbre Que en el ocaso aun brilla moribunda Esplendorosa y bella Entre las pardas sombras del oriente, Veras surgir la vespertina estrella Y su luz reflejando en nuestra frente El lábio mudo y de la mano asidos, Cuando la noche tienda el regio velo Bajaremos al valle lentamente Opreso el corazón y humedecidos Los ojos ¡ay! de coniemplar el cielo.
R.

BABIJEJLS fabulosas.
La extrema urbanidad y cortesia
Agota y cansa la paciencia mia. Figúrate lector y—es un egemplo,— Que entrar queremo en palacio ó templo O en sala, ó en alcoba, ó gabinete Y que somos por junto seis ó siete ¿No es un feroz y bárbaro tormento El pasado y modesto cumplimiento De—pase V. primero — —No puedo permitirlo caballero — Tenga V. la bondad— haga'el favor De ninguna manera.... no señor'l... Ya que así pasan las horas Galanes y señoras,
Estando todos ellos convencidos,
De lo necio que son tales cumplidos A dar voy un consejo, Y mírese quien quiera en el espejo, Si te indican que pases adelante No te hagas de rogar, pasa adelante.
EL GORRION PEQUEÑO
A un gorrión pequeño Le dieron de comer con tal empeño, Que después de saciarle el apetito Le daban mas abriéndole el piquito Tanto que, sin el fin de hacerle mal, Consiguieron muriera el animal, n veces porfiar con la comida Es atentar contra la agena vida.
COME Y CALLA
Nadie se ha de tomar nunca la pena De meterse á mandar en casa agena.
Oye un ejemplo, y te pusiera cien:
No sólo no está bien,
Sinó que es importuno y muy grosero Sí en la mesa te sirven el primero,
Al criado decir con voz sonora:
\\ Hombre nó,.... sirva V. d la señoral Pues que.... no te imaginas, Si estás comiendo entre personas finas,
Y sí el criado es listo,
Que lo deben tener todo previsto; Es un solo gremio vaya un vicio Interrumpir el orden de servicio.
MISCELANEA.
—¿Qué tienes? Estas muy triste. — ¡Ah! Estoy muy aburrido: tengo una infinidad de acreedores que me persiguen implacablemente. —¿Debes alguna cantidad enorme? — ¡Ca! Pero debo muchas pequeñas, y ya sabes que las deudas son como las criaturas: mientras mas pequeñitas, mas chillan.

8

SEMANARIO DE SOLLER.

s:ecci©£T zde ^jsttj-jxtoxob.

FERRO-CARRILES DE MALLORCA.

CORREOS.

Servicio de trenes que regirá desde 16 de Marzo
de 1883-4 15 de Octubre de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 7:45 mañana 2‘15 y 4 tarde (mixto).
De Manacor á Palma y La Puebla, á las 3 (mixto) 7‘45 mañana y 5‘15 tarde.
De la Puebla á Palma á 3‘30 (mixto) 7‘40 mañana y
5‘40 tarde.
De la Puebla á Manacor 7‘40 mañana 2‘45 y 5;40 tarde.
Trenes ¡periódicos.—I las de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á la 1‘30 tarde.
Palma 29 de Lebrero de 1884.—El Director General, Guillermo Moragues.

SALIDAS.
Domingo 8 mañana para Ibiza y Alicante. Lúnes 4 tarde para Mahon. Martes 5 tarde pata Barcelona. Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Juéves 4 tarde pata Valencia. Sábado 2 tarde pata Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lunes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Mahon por Al¬
cudia.
Miércolee 3 tarde de Ibiza y Alicante. Jueves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por
Alcudia.
Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIÒDIC > DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores y colaboradores cono¬ cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.

[n España 1 peseta a

¡a 11 ¡i-

2i

ña id

PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES.
En Soller, D. Vicente Vicens (cartero).—En Palma, Librería Constitución 90.

IMPRENTA I¡§

IH^V 0 loUn ct JUoj/ulnt \\ S^pEn esteestablecimiento, montado conlosíte;

¿pt principales aparatos modernos, se hacen

g|l

TODA

CLASE DE IMPRESIONES
cco-ióniicasy de Lujo

tV

con la mayor prontitud v baratura posible.¡.[^

u.·.j.ujjjjjjrrrrp

|¡¡¡¡¡farjetáslí^itai; wffliMperi^pl
2 pesetas el cienk|lÉͧ|g

Id. id. carMiia-maríil j con canto dorado ^
|g¡£vGU ¡i -!’••') ], ri;| r! UGfi. ÓV :,V-

¡.¡UN NUEVO TRIUNFO!!
LAS MÁQUINAS SIN RIVAL PARA CüSI R DE LA
COMPAÑÍA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la Ex¬
posición de Amsterdam et DIPLOMA DE HONOR, re¬ compensa la mas alta en este
memorable certamen.
NUEVOS MODELOS
Máquinas para toda clase de labores, así de la Familia como partí los Indus¬ triales, con las pie¬ zas y accesorios
con espoudientes
según ;muncios .anteriores.
MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen
2‘50 PESETAS SEMANALES
10 por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. —Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas..
Palma—4 Jaime II, 4—Palma

N OVE DAD en esquelas mortuorias de cartulina, tamaño octavilla, con emble¬ mas y dibujas de varias clases, á 8 pts. el ioo, con sus correspondientes sobres.
Las de á pliego dobladas, á 6 pts. el ioo.

LMACEN DE VINOS BLANCOS Y COMUNES
de Juan Mayol (Rata); establecido en la plaza del Arrabal, véndense á precios módicos.
AGUARDIENTE de Sta. María y ANISETE de Sóller, véndese á 8 y 10 rs. respetivamente en Can Pep Pollensí.

Imprenta de la Biblioteca Popular. —1884.