T
T

PRECIOS DE SUSCRIPCION.

.

,

En América . » Francia. .
» España. .

2!oó Pías.

i ‘ 50 »

i -oo

»

Juéves 11 Setiembre 1884.

PUNTOS DE SUSCRIPCION.
.
EN SOLEER:
D. Vicente Vicens (cartero.)
EN PALMA: Librería. Constitución 90.

Niíiii. 25.
•

SUMARIO .—Crónica de Mallorca, por Un microbio.-—Exposición Universal de Amberes (1880), por D. Juan B. Enseñat.—Crónica Local.—Despedida, por D. Ri¬ cardo Sa'vá.—Anadiarais, Diómedes y religiosa con¬ ducta del Condé, por Salvaje.—-Un Consejo.—Tumbas del alma, (po. sía) por JD. Juan B. Enseñat.—Astronomía, por Dick.— Variedades, por Salvaje. — Miscelánea.—
Anuncios.
CRONICA DE MALLORCA.
i;estros buenos deseos se lian estrellado
ante la tenacidad de esta maldita plaga que de las márgenes del Ganges realiza en un período mas ó menos largo sus viages por Europa, sembrando el luto y la desolación do quier bollan sus plantas.
España que basta hoy, gracias á las enérgicas medidas desplegadas, se habia librado de que se propagara el cólera que azota el mediodia de Francia es víctima también de la epi¬
demia.
ignoramos los detalles del como se ha introdu¬
cido en Alicante el cólera, pero estamos seguros que
algun descuido criminal habrá dado margen á ello. Preciso es redoblar las medidas, y la Junta de
Sanidad de Palma, que tanto interes demuestra por la salud pública, debía no cejar hasta, conseguir que
el lazareto establecido en el castillo de S. Carlos, se
trasladara á la cercana isla de Cabrera, lográndose con esta medida mayor seguridad y evitar los tras¬ tornos que ocasionaria una alarma.
*
La dirección de los globos inventados por dos oficiales del ejército francés, viene á cambiar la faz
del mundo.
De nada sirven ya esas grandes plazas de gue¬
rra, de nada los adelantos de la fortificación que de¬

mostraban los medios de defenderse de los fuegos de enfilada y de rebote, hoy se hallarán completamente indefensas contra los fuegos 'aéreos, nombre que los
futuros artilleros del dominado elemento darán á sus

mortíferos fuegos. La marina tampoco tendrá razón de ser. Los
naufragios habrán terminado, los choques de buques
no llevarán la desolación al seno de numerosas fami¬

lias. El globo eclipsará al vapor como este lo hizo
con el coche de colleras.

Esperamos mas detalles para proponer á la Em¬

presa de la diligencia, sustituya sus vetustos coches

con el nuevo vehículo.

;

,\\

En Felanitx se trata de contratar una compañía
de ópera, que actuara en el bello coliseo do aquella'
villa.
Un poco mas de iniciativa y no quedemos tan;
rezao gados.

Terminamos enviando entusiastas plácemes á la banda del Sr. Enseñat que tanta brillantez ha dado á las veladas de los domingos, manifestando fuese el dia 7 el último. Esperamos que en lo sucesivo se organizará para que toque por las tardes.
Un microbio.

ESPOSÍCION UNIVERSAL DE AMBERES.
(1885)
El representante de Bélgica en nuestra isla pu¬ blicó en varios periódicos baleares el programa de la Exposición universal que se organiza en Amberes; bajo los auspicios del rey Leopoldo.
En mi concepto, sería muy útil para nuestro país que respondiesen muchos productores mallorquines

9,

SEMANARIO DE SOLLER.

al llamamiento de. la Comisión organizadora, y acu¬ público capaz de apreciarlos, y nuestros expositores

dieran á dicho Sr. Cónsul en demanda de los infor¬ un modo fácil de ligar nuevas relaciones, de gran

mes y procedimientos mas expeditos para tomar utilidad para el porvenir de nuestras menospreciadas

parte en aquel certamen.

fuentes de riqueza.

Después del triste papel que ha hecho España en Amsterdam, donde el descrédito de nuestra pro¬

Juan B. Exskxat.

ducción hubiera sido completo, sin las notables ins¬

talaciones de algunos expositores que prescindieron

del patronato oficial, es preciso volver por nuestra honra y dejar bien sentada nuestra reputación in¬

Crónica, Z-iocal.

dustrial y agrícola ni aquella región bañada por el

mar del Norte, donde aún todo recuerda el brillo y la fuerza de las armas españolas.

POCO CUESTA.

Conviene que en pacífica lid, mas honrosa que las hazañas del duque de Alba, accedamos al expre¬ sado deseo y procuremos figurar dignamente en ese
primer gran concurso á que nos invita una nación amiga, deseosa de estrechar los lazos de mutua sim¬

Desde nuestras columnas hemos clamado no ha
muchos dias la necesidad que todos sentimos de que en Sóller se cuente con un centro, donde á la vez que solaz y recreo se fomente la instrucción. Abri¬

pada que unen por fin á dos pueblos, durante siglos enemistados por la guerra y el tenaz recuerdo de
un tiránico dominio.

gamos la convicción de que veremos nuestros deseos realizados, pues seria impropio de una población de la importancia de nuestro querido pueblo, careciera

Los vapores y los ferro-carriles han acortado de lo que hoy tienen insignificantes villorios.

tanto las distancias.; de tal manera se han extendido

Mientras tan importante mejora se lleva á cabo,

los canales de navegación, y son tantas las facilida¬ mientras se nombra una comisión organizadora que

des que para el tránsito de mercancías ofrecen los se encarga de la redacción de los Estatutos por los tratados internacionales, que ya es tenida por cer¬ cuales tiene que regirse aquel naciente centro, hay

cana tal plaza mercantil que antes parecía fuera de ! que buscar un medio de hacer algo, buscar una di¬

nuestro alcance.

versión que deleite y propague la cultura para que

Y no debemos desperdiciar la ocasión de dar á conocer en nuevos mercados nuestros productos,
cuando la ocasión se nos ofrece en una ciudad como'

no sean interminables las veladas del desapacible
invierno.
Sobran elementos para constituir una Sociedad

la de Amberes, rival de los grandes puertos de la dramática que semanalmente ponga en escena una

Mancha, que tanto incremento ha tomado en estos últimos años y que mantiene relaciones constantes
con el mundo entero.

producción, i,a habilitación de local no es tampoco difícil, y los gastos que había de reportar son mez¬ quinos para nombrarlos.

Bélgica brilló en primer término en Paris, Yiena y Amsterdam; su Exposición nacional de 1880 hizo sentir á sus amigos exteriores que no hubiese invi¬

Falta pues iniciativa, alguien que rompa las pa¬ sadas costumbres. Si nadie empieza, si todos pensan¬ do afines, aguardamos á que el amigo ó el deudo den

tado entonces á los demas países. Hoy toma por vez
primera la osada iniciativa de uno de esos grandes concursos de la industria moderna, abiertos para el

principio, pasaremos el próximo invierno en la mis¬ ma forma que los años anteriores, lo cual seria de¬
plorable.

progreso y el bien estar de todos. Se ha elegido el año de 1885, porque las gigantescas obras que han hecho del puerto de Amberes uno de los mas impor¬
tantes y mejor dispuestos del mundo, quedarán ente¬

Hoy solo colocamos esta cuestión sobre el tapete. Pero si apesar de nuestras indicaciones nada se
hace, prometemos dedicar á ello decidida camparía hasta conseguir nuestro objeto.

ramente concluidas é inauguradas en aquella fecha.

Mas de cien millones de francos se han gastado en
la construcción de establecimimientosmarítimos éin¬

GARCÍA GUTIERREZ.

mensos muelles que bordan el Escalda donde atracan los buques de mayor porte.
No parece sino que la mágica varilla de mi hada ha hecho surgir del suelo una población nueva,
magnífica, donde se alzaban, hace poco, ios viejos
muros de Cáílos Quinto.
Tan extraordinario desarrollo no será, por cier¬
to, la mas interesante de las novedades que los hijos del Escalda podrían enseñar á los que luchen en el libre y pacífico palenque de la competencia uni¬
versal.
Toda Bélgica, la nación y el gobierno, trabajan activamente para dar el mayor brillo posible á la Exposición de 1885. En aquella metrópoli comer¬ cial, tan hospitalaria, tan accesible por su posición geográfica, nuestros productos hallarían un inmenso

La muerte de todo es niveladora. Su descarnada
mano sirve de raeero. García Gutiérrez ha bajado al sepulcro à los 71 años de edad, después de dejar tantas obras al Teatro Español como años contaba.
La escena patria está de luto. Ha perdido uno de sus más esclarecidos hijos, García Gutiérrez era una gloria nacional, y como hombre gozaba del cariño de
cuantos le trataron.
Hace muy pocos años el público unánime del Tea¬ tro Españot, al presentarse en las tablas al final del tercer acto del Trovador, le aclamó con júbilo, con indescriptible entusiasmo, era el eco de la ovación que se le prodigó el año 36, cuando su inmortal obra se estrenó, viéndose obligado á presentarse ante aquel público que lo aclamaba, con una levita de miliciano,

SEMANARIO DE SOLLER.

3

que Ventura de la Vega le prestó, por estar la suya en
detestable estado.
García Gutiérrez era soldado al estrenarse el Tro*
vatlor. habiendo sentado plaza para no seguir la vida
de aventuras y privaciones que ofrece siempre el co¬
mienzo de la carrera literaria. Después ha desempe¬
ñado varios cargos de importancia entre los cuales
figura el de Comisario interventor de la Deuda de
España y el que actualmente desempeñaba de Director Jefe del cuerpo de Archiveros bibliotecarios.
La Redacción del Semanario df. Sóller se asocia
al sentimiento que hoy siente el mundo literario y
envía sentido pésame á su desconsolada familia.
Hemos terminado el primer semestre de vida. El Semanario pe Sóller ha encontrado grandes tro¬ piezos para su marcha, ha cometido tal vez faltas y torpezas, pero ha seguido la senda que al nacer trazó
en su programa. Mucho sentimos no ver en la lista de suscntores
personas de valía que al principio contábamos, pero
nos consuela tener á nuestro lado muchos que por
descuido no invitamos en un principio. La cariñosa
acogida que allende de los mares le han dispensado nobles hijos del trabajo, amantes de la cultura y prosperidad de su suelo natal, nos han alentado, y estamos completamente decididos á seguir comba¬ tiendo desde nuestras columnas todo aquello que censurable nos parezca y aplaudiendo todo lo que
redunde en beneficio del adelanto y del bien general. No vamos á lanzar al aire vanas promesas. So¬
mos enemigos de las palabras huecas y de 'relum¬ brón, pero ofrecemos introducir durante el segundo semestre que vamos á emprender, notables reformas, pagando de algun modo la constancia y desintere¬ sada protección que amigos y estrados nos han dispensado.
Empezaremos por establecer una modesta im¬ prenta que cuenta sin embargo con el material sufi¬ ciente para poder hacer los trabajos que sean pre¬
cisos á esta localidad. Publicaremos una biblioteca
que llevará el título de nuestra Revista, la cual
constará de 10 tomos en su primera serie y que.se
repartirán por entregas una en cada número, gratis á los suscrilores, y á precios sumamente módicos para los que deseen obtenerla. Este ofrecimiento que espontáneamente ofrecemos, le daremos princi¬ pio tan luego hayamos reunido varias de las obritas que autores mallorquines nos han ofrecido.
Ilustrar nuestra publicación con grabados como hemos ofrecido, también prometemos llevarlo á cabo, si encontramos humanamente medios, pues hasta
hoy no los tenemos. Y basta de palabras, pues los hechos demostra¬
rán mejor que estas nuestros decididos y constantes
deseos.

que presencia Sóller al ser paseado el buey por sus calles, espectáculo cuyos sangrientos detalles no q u e re u i os describí r.
Las autoridades no deben, no pueden, permitir semejantes desahogos que otro nombre no queremos darles. Escaséense los permisos en vez de prodigarse y desarráiguese esa costumbre impropia de un pue¬ blo que por su laboriosidad é industria ha sabido conquistarse un nombre.
Demostremos á la faz del mundo que son falsas las palabras de un célebre autor francés que después de visitar á nuestra querida patria dijo que Africa
comenzaba en los Pirineos.
Y basta por hoy.
Hoy que nuevamente comienzan las interrumpi¬ das tareas de las escuelas, seria muy preciso que nuestros maestros de instrucción primaria, tuvieran muy en cuenta los nuevos métodos de enseñanza que recomiendan ilustrados pedagogos.
Es una verdad, un evidente colorario, la defi¬
ciencia de los medios que en la generalidad de las escuelas de primera enseñanza se emplean. La ins¬ trucción es hoy y ha sido siempre uno de los mas importantes problemas sociales; la impresión buena ó mala qne los tiernos vástagos reciben en sus pri¬ meros pasos por la senda de la enseñanza, quedan en su alma grabados eternamente.
Las rutinas deben desaparecer. Sigan los distin¬ guidos profesores de este pueblo el ejemplo de la «Institución Mallorquina de Enseñanza,» que tan
buenos resultados reporta.
Se hallan entre nosotros los conocidos comer¬
ciantes establecidos en Cette 1). Guillermo Alcover
y I). Bartolomé Ozonas.
Dárnosles la bien venida.
La fiesta celebrada en la inmediata villa de For¬
nalutx, ha sido este año brillante, en el próximo nú¬ mero procuraremos dar extensos detalles.
El dia S por la mañana llegó á esta villa el exce¬ lentísimo Sr. Capitán general del Distrito D. Vale¬ riano Weyler y Nicolau, acompañándole únicamente
un corto número de soldados de caballería.
El interes que nuestra digna primera autoridad militar de la provincia demuestra en todo aquello que atañe al bien del pais que le vió nacer, hónrale muy mucho y será motivo suficiente para que tan elevado proceder le capte las unánimes simpatías de
las diferentes clases de la sociedad de las Raleares. Todos cuantos han tenido la honra de saludar y
ofrecer sus respetos al Sr. Weyler, hacen grandes elogios do su modestia, amabilidad y distinguido
trato.

Una súplica. No la hace el Semanario, la reclama la cultura.
Sentimos atacar una costumbre que ha de hacer¬
nos impopulares, si tal sucede, lo sentiremos, no por nosotros, por los que tal piensan.
Nos referimos al espectáculo repugnante, soez

Ha sido colocado en la fábrica de tegidos titulada
La Solidez un pararayos, operación que ha llevado á cabo nuestro particular y estimado amigo I). Ig¬
nacio Vidal.

4

REMANARI O DE $ OLLER.

En las próximas elecciones para Diputados pro¬ vinciales, piensa luchar en las urnas el partido fede¬ ral, presentando como candidatos á los Sres. don Antonio Villalonga, 1). Joaquín Quetgdas y D. Ig¬
nacio Vidal.
Se dice sin que á ello demos crédito, pues nos consta el celo que el cordon militar viene desple¬ gando, se han hecho alijos de consideración en va¬ rios puntos de la costa, burlando la vigilancia de aquel.
Sobre los causantes de tamaña iniquidad debiera caer todo el peso de la ley, pues no contentos con defraudar las rentas del Estado, comprometen la salud pública.

parte de sus estudios de humanidades y Filosofía en Valencia y terminó su carrera de Derecho en Madrid en 1842, fué profesor de la Escuela de Notariado,
empezando después la carrera del sacerdocio por sen¬ tir gran vocación.
Su carrera de Derecho, le sirvió para poder ocu¬
par elevados destinos en los tribunales eclesiásticos,
ocupando el año 1857 la silla episcopal de Oviedo, en 1863 fué preconizado arzobispo de la ciudad de Valladolid, y en el mismo año y en pago de su celo Evangélico, fué nombrado Cardenal por el pontífice Pió IX, y en 1875 vacó la dignidad suprema ecleciástica de España por fallecimiento de Fray Cirilo de la Alameda y Brea la ocupó el Cardenal Moreno.
Su nombre era estimado v su mano jamás de¬ jaba de prodigar limosnas al desvalido.

La esperiencia nos demuestra la teoría de que

el cólera solo se propaga por el contagio, y que si

se cumple con rigor el sistema cuarentenario puede

evitarse de un modo absoluto que la terrible epide¬

mia cause gran número de víctimas.

La prueba más evidente es Sóller en la presento

ocasión. Más de ochocientas personas procedentes del mediodía de Francia, en su mayoría de los pun¬ tos infestados, ha llegado á esta, sin que gracias á

l estío huye, las nieves se acercan, las pri¬ meras lluvias, acompañadas de huracanados
vientos, son el anuncio del invierno. Las ho¬

la esquisita vigilancia é inteligencia del Director de Sanidad D. Andrés Pastor hayamos de lamentar el
menor contratiempo en la salud pública. Sóller puede hoy envanecerse de sus autoridades

jas que adornaron los árboles, que se abrieron al suave beso de Mayo, comienzan su danza, rodan¬
do secas y descoloridas, impelidas por el ímpetu del
ven da bal. Densas nubes nos ocultan el azul del fir¬

y Dirección de Sanidad, las cuales han cumplido
con esceso sus deberes, hasta el punto de ordenar
la segunda que todos ios equipages, después de las reglamentarias fumigaciones, los ha sugetado á una elevada temperatura, procedimiento que no creemos
se haya puesto en práctica en ningún lazareto mas que en el nuestro, a pesar de recomendarlo eficaz¬

|

mamento dejando paso á cortos intérvalos, al rayo
que forjaran en su seno y que después de inundar¬ nos de luz, llena el espacio con su voz solemne y
magestuosa.
La naturaleza que ha ostentado sus galas, se despoja de ellas, se viste de luto y llora su pasada
belleza. Las austeras facciones de Noviembre reem¬

mente la ciencia moderna.
Hoy que el peligro arrecia seguramente redo¬ blarán las medidas preventivas, seguros de que la opinión de este vecindario se hallará incondicional-
mente á su lado.

plazarán en breve la eterna y graciosa sonrisa de
Mayo.
Las nieblas se ciernen alrededor de los negros é
inhiestos picachos que nos circuyen; las golondrinas
que de lejanas tierras nos visitan huyen, llevando

Según aseguran varios colegas de la capital, se trata de reforzar el cordon militar y encargar del mando al Capitán General.
El aumento se hará con paisanos. No creemos en nuestra manera de ver las cosas, sea conveniente,
pues después de resultar muy costoso el servicio, jamás el paisano reúne las cualidades de subordina¬

sus tiernos pequeñuelos; el poeta se conmueve; el marino fia en la providencia; el desvalido se estre¬ mece al pensar en su negro porvenir; solo el rico, el opulento, aquel que á su alcance ó al de su fortuna
tiene todas las comodidades, mira con indiferencia
los cambios y-meiamórfosis del tiempo.
¡Oh primavera! Tu eres la sonrisa de la natura¬
leza. A tu contacto todo se conmueve. La savia

ción que tiene el soldado, sin embargo si no se cuenta con elementos militares, dado el peligro que
atravesamos no podemos menos de aplaudir la me¬
dida.

inunda los árboles; el aire que respiramos llega á nuestros pulmones saturado de mil esencias embria¬ gadoras, el cielo que nos cobija es mas azul, mas diáfano; los rayos que el rey de los astros nos envia,

mas dorados; el prado se cubre de lozano verdor, y

El eminentísimo príncipe de la Iglesia, Cardenal cual de inmensa esmeralda, brotan las ardientes

arzobispo de la diócesis de Toledo primado de las amapolas y las castas margaritas.

Espadas 1). Juan Ignacio Moreno Maisonave, falle¬

Nada mas bello, nada mas conmovedor, que

ció dias pasados en su palacio de Madrid víctima de contemplar desde una eminencia, el precioso valle

un ataque de aplopegía fulminante, según el dicta¬ de Sóller, en la estación de las flores, cuando el sol

men del doctor Gástelo, médico de cámara do su camina lentamente á su ocaso. Cuantos recuerdos

Eminencia. •

nos hablan en aquel momento de cosas que pasaron,

D. Juan Ignacio Moreno Maisonave, nació en j de cosas que serán, el pasado y el futuro se confun-

Guatemala el 24 de Noviembre de 1817, cursó gran ¡ den, la vaga armonía que llega á nuestros oidos, es

SEMANARIO DE SOLLER.

el lenguaje del sentimiento, lenguaje que llena el alma ele ternura y humedece nuestros ojos.
La fantasía tiene alas, y á merced de ellas el espíritu se remonta á otros tiempos y á otras edades en que el honor y la hidalguía de nuestros mayores rayó á gran altura. En la cumbre del escarpado monte nos parece contemplar el vetusto castillo de almenadas torres y señorial aspecto. En los pasos y en las colinas se divisan las atalayas con sus ladro¬ neras y almenas, colosos de piedra, mudos testigos de heroicas luchas, que las generaciones nos han
trasmitido sirviendo de eslabón á esa invisible ca¬
dena la tradición.
Detengamos nuestra fantasía, para tornar á
nuestra tarea.
El mes de Mayo nos ocupa. El que visite en tan bello mes á Sóller comprenderá los encantos de la estación. Desde la lujosa mansión del acaudalado propietario, á la humilde vivienda del proletario, no hay jarro de porcelana ó de barro que no ostente manojos de flores. Sóller es un inmenso jardín. El gusto al cultivo de las flores está tan generalizado que una casa sin jardín, es una guarida incom¬ prensible.
La flor que simboliza los amores, la que sirvió de deleite á los dioses, la que, Ovidio, Pindafo, Ho¬ mero y Horacio, concedieron gran valor, la que tuvo por cuna la sonrisa de Venus ocupa preferente lugar en los ramos que con prolijo esmero cuidan las bellas hijas de Sóller.
La rosa es el emblema de la primavera, la moda ha sido con ella cruel, olvidándola por una violeta rusa ó una camelia, por uu momento puede eclip¬ sarse, pero su esencia y su color será siempre el mas apreciado. Si recordamos su historia es también la mas ilustre, pues solo á ella cupo la honra de que Octavio Augusto dejara su corona de rosas sóbrela tumba de Alejandro Magno.
Las niñas de Sóller la hacen aun justicia al pre¬ ferirla á las demas flores de sus jardines.
¡Como no sentir honda pena al recoger el último suspiro de la época de las flores! ¡Como no derramar una lágrima al contemplar marchitas las que ayer fueron lozanos capullos!
Sóller rinde entusiasta tributo á esa hermosa faz
del año, á esa estación que todo es música, luz y co¬ lores, nosotros al darle el postrer adiós de despedida, sentimos en nuestro pecho honda melancolía.
Ricardo Salva.
ANACHARSÍS, DIOMEDES
Y RELIGIOSA CONDUCTA DEL CONDÉ.
Atraído el escita Anacharsis por la fama que de sabios disfrutaban algunos inportantes hombres de Grecia, se fué á Atenas para conocerlos y admirarlos.
Encontró á Solon, desviviéndose, como diríamos
ahora, por establecer nuevas leyes y reformar las an¬ tiguas.
Efímero es á mi parecer, vuestro trabajo, díjole Ana¬ charsis, pues las leyes son como las telarañas, capaces

tan sólo para detener á las moscas y pequeñitos insec¬ tos; é impotentes para detener la marcha délos anima¬ les grandes, los cuales las rompen, las pisotean y traspasan sin hacerles caso.
—Conducido Diomedes, cargado de cadenas, á la presencia de Alejandro, este gran personaje histórico le preguntó: ?Sois vos el pirata Diomedes?
Me llaman Pirata, contestó Diomedes, porque no
tengo mas que tina sola nave para robar; pero si pu¬
diese como vos cubrir de ellas los mares, aunque ro¬
base provincias, no me llamarían Pirata; sino Con¬ quistador.
Hoy, algo cambiados los términos, llamamos La¬ drón A que roba un pan de un modo grosero; y del que con finura roba miles ó millones, decimos que ha co¬ metido una irregularidad: el primero va á un presidio; y el segundo sigue pacífico arrastrado por lujoso coche en públicos paseos, preguntándole por su bienestar toda la gente decente que le prodiga los mas cumplidos
saludos.
—Esclavo de sus deberes, amante de la Justicia, en alto grado caritativo, á toda prueba probo, sólido en sus máximas, morigerado en sus acciones, sumiso á. las leyes de la piedad, dueño de sus apetitos y pasio¬ nes, modesto en la prosperidad, de inalterable calma en la adversidad, estas y otras virtudes con un entu¬ siasta amor al pueblo trabajador, formaron el simpᬠtico y respetable carácter del famoso Condé, gloria de las armas francesas, modelo de militares por su fideli¬ dad al rey, de administradores celosos por su integri¬ dad, y de padres de familia por la esmerada educación que por sí mismo di.ó á sus hijos, á quienes frecuente¬ mente decía: «Dejad la oración para practicar la cari¬ dad, pues cuando habréis dado á los pobres vuestro pan, sereis mas dignos de pedirlo á Dios: no hagais como esos falsos religiosos ó como esos hipócritas que nunca sueltan la oración de sus labios, y de cuyo em¬ pedernido corazón jamás sale el mas pequeño impulso que los conduzca al socorro de la desgracia: compade¬ ced al incrédulo á quien un nécio orgullo ha ensorde¬ cido y cegado de tal modo, que no sabe de donde viene, ni á donde va: y compadeced todavía mas á los que
hacen de la fé una oficina de lucrativo comercio.»
Salvaje.
TJ*2ST CONSEJO
Tome, niña' impresionable, Vanas protestas de amor Que si el labio las prodiga
No las siente el corazón
El ingenio de los hombres
Cierta elocuencia inventó
Para prender á las niñas
En bellas redes de amor
Para dar con un buen novio
Mucho acierto te de Dios; Que el que mas amor te pinta Será el que mienta mejor

G

jUMANARK) DR SÓLLER.

No te seduzca ninguno;
Y escucha solo la voz
Del que en vez de hablarte al oido Te habla siempre al corazón.
TUMBAS BEL AAILIbALA
¿Veis esa hermosa princesa Que cual moderna Cleopatra
Cautiva los corazones
Con sus incitantes gracias?
¡Aj del que, de amor ansioso,
En sus bellas redes caiga! Amante que ella cautiva, En sus brazos deja el alma
Su cuerpo es marmórea tumba Do para siempre descansan
Los aludidos amores,
Que inmoló esta soberana

diera contar mayor número de planetas que los has¬ ta entonces descubiertos. Tal fué empero el número de argumentos basados todos en la ciencia que tuvo i que convenirse en que el nuevo astro era un planeta, | sujeto á las mismas leyes que los demas que forman la regia corte del Sol.
La tarea de dar nombre al nuevo planeta, fué I ímproba, conviniéndose después de extensas discuj siones darle el de Urano ó el Herschel según propo¬
nía Lalande, predominando después el nombre mito! lógico al de su legítimo descubridor.
Ocho satélites se conocen cuyas órbitas trazan | alrededor de Urano con la especialidad de girar de ' Oriente á Occidente, cosa que únicamente en él se ; ha examinado, sin que hasta hoy nadie haya expli! cado las causas.
El volúmen de Urano es el de 82 tierras. Las
estaciones tienen 21 años terrestres y sus años equi¬ valen á 34 y un cuarto de los de la Tierra.
Dick.

Su seno en todas tinieblas
Y su boca perfumada
En linda rosa sonriendo A la tumba de las almas.
Juan B. Enseñat.
ASTRONOMÍA.
IJ E A l·I O .
considerado como el viejo guardián del
t aturno fué por espacio de muchos años sistema planetario que rige el Sol. Nadie imaginaba que el dominio del astro del día alcanzara más allá de la frontera que la ciencia le había señalado. A un oscuro organista de Halifax, había reservado la Y gloria, tan sellado triunfo; Herschel había de ensanchar el radio del Sistema pues Urano se ha¬ lla del Sol á 732, 752. 000 leguas.
Las aficiones Astronómicas de Herschel fueron la
causa de esta nueva conquista de la civilización, pues hallándose una noche observando las estrellas
de la constelación de Géminis, notó una estrella de desmesurado diámetro, la cual le movió á curiosidad
comprobándose, no haberse equivocado, al cambiar el objetivo y ver que la magnitud aparente iba en aumento. ¿Que astro seria aquel, no registrado aun por los astrónomos? Sin duda seria un cometa; asi debió pensarlo Herschel pues al dar cuenta de su descubrimiento en una extensa memoria que dirijió
á la Academia Real de Londres, la tituló «Noticia
de u n nuevo cometa.»
El mundo científico se apresura á estudiar, al
nuevo astro ó cometa, conviniendo todos en que
describía una órbita regular alrededor del Sol mas allá de Saturno. Sin embargo fué dificilísimo desa¬ rraigar la preocupación de que el Sistema Solar pu¬

SEVERAS COSTUMBRES DE LOS ESPARTANOS.
Así en Esparta, como en toda Lacedemonia el laudable amor á la templanza habia llegado al extre¬ mo de prohibir los placeres de la mesa y á proscribir los del teatro, en que no se permitía la representa¬ ción de comedias, ni tragedias, á fin de no acostum¬ brar á la vista á contemplar la imágen de Jo que la ley condena, ni al oido á escuchar la apología de criminales pasiones.
Aquel pueblo, por efecto de su educación y de sus costumbres, concibió, contra la ociosidad y los placeres, la misma aversión que los pueblos civiliza¬
dos suelen tener a! embrutecimiento moral.
El general ejemplo, infundía en todos el amoral orden y á la disciplina: la lev tenia igual imperio sobre el rico, que sobre el pobre, sobre el magistrado que sobre.el particular: hasta los mismos reyes le estaban sujetos, los cuales rivalizaban en distinguir¬ se por la mas ciega obediencia á la misma. Una no¬ table prueba de esta real obediencia á las leyes en¬ contramos en Agesilao.
Este modelo de reyes, que por su nunca desmen¬
tido valor en los combates se habia hecho el espanto
de los Persas, mucho mas asombrados les dejó por
su modestia en una conferencia.
Este grande hombre, verdaderamente dueño de sí mismo, rechazó los lisonjeros ofrecimientos que le hizo la fortuna, y sordo á los aplausos de los pueblos que habia libertado, en medio de sus conquistas que hicieron temblar al gran rey, se detiene y vuelve á su patria, obedeciendo á las órdenes de los magistra¬ dos que lo llaman: tantos encantos tenían para él la moderación y la obediencia que prefirió la posesión de estas virtudes á la de sus gloriosas conquistas.
SERENIDAD DE UN PASTOR.
Deseando Gonzalo de Córdoba apoderarse de un pequeño pueblo del Palatinado, circuido de mura-

SEMANARIO DE SOLLER.

7

lias, envió al frente de algunos soldados un oficial para intimar la rendición y entrega de la pobla¬
ción.
Tal pánico produjo en los habitantes la voz de El enemigo se acerca, que, á los pocos momentos, no quedaban en la población mas que unos veinte hombres, y entre ellos un pastor que se apresuró á cerrar las puertas y á levantar el puente, como quien se prepara á hacer una vigorosa resistencia.
Mientras estaba en estas operaciones ocupado, acababan de escaparse cobardemente todos sus com¬ pañeros, de modo que en la poblaciop no quedaron mas personas que nuestro pastor y su mujer.
Pocos momentos después se presenta el oficial español, quien, tomando al pastor por el Gobernador de la plaza, le intima su entrega y rendición.
Entonces el pastor, en ademan de representante de la guarnición, da audiencia al oficial, y firmaron ambos un tratado de capitulación honrosa, en que los españoles se comprometían á respetar la vida, honra y propiedades de los habitantes, y á dejar salir la guarnición armada con todos los honores de la
guerra.
Juzgúese cual no seria la sorpresa de los espa¬ ñoles, cuando, habiendo entrado, no encontraron
mas que el pastor que supo mantener la seriedad y un formal continente al recibir á los enemigos en la plaza.
Algunos dias después Gonzalo de Córdoba no se desdeñó de ser el padrino de un hijo que la mujer del pastor acababa de dar á luz. Nuestro famoso General, á quien tanto habia hecho reir la estrata¬ gema del pastor, hizo con este motivo ricos regalos á su esposa y á su nuevo ahijado.
LA GUERRA.
He aquí el monstruo que devora la humanidad entera. Las naciones, con el objeto de estar á ella preparadas, arrancan del seno de las familias los mas robustos miembros que debian con su trabajo sostener á ancianos padres, débiles hermanas y her¬ manos, para convertir á estos miembros en máqui¬
nas de muerte.
Para equipar y sostener esos formidables ejérci¬ tos en tiempo de paz, es necesario desollar la agri¬ cultura, la industria y el comercio con exorbitantes
tributos.
Preséntase á la hora mas impensada un atrope¬ llo, un insulto, un agravio ó una escusa cualquiera entre dos naciones, y la declaración de guerra con¬ vierte en un instante en encarnizados enemigos á millones de hombres que ni siquiera se habian co¬
nocido: una cordillera de montañas, las orillas de un
rio, una línea arbitraria bastan para declararlos irreconciliables fieras, cuya sed de sangre sólo puede
saciarse con la ruina ó exterminio de millares de
soldados completamente ajenos á un frívolo motivo que pudiera ventilarse poruña sentencia emanada de la razón; y no por los torrentes de sangre que de¬
rrama el estruendo del cañón.
Si la guerra es civil, combaten encarnizadamen¬ te ciudadanos contra ciudadanos, padres contra hi¬ jos, hijos contra padres, hermanos contra hermanos, como si la vanidad ó ambición de dos príncipes fuese

mas importante que el bienestar y fraternidad de los pueblos.
¡Cuan y cuantas desgracias afligen á la mísera humanidad por no dejar transformar su corazón por aquellas palabras de Jesucristo: «Sed humildes,
amaos unos á otros, sois hermanos»!
La templanza y la opinión que de las cosas nos formamos son fuentes de salud y de felicidad.
Comparad entre sí á dos hombres, uno de los cuales esté dominado por glotonería y el otro dotado de frugales costumbres.
Yereis al primero que, después de haber apurado todos los recursos del arte culinario para buscar con¬ tinua variedad de esquisitos manjares, generosos vinos y períumados licores, en cuyas delicias embota el sentido del gusto y mina su fortuna, acaba por declarar estúpidos á los mas hábiles cocineros y por fastidiarse de una vida que todos los recursos de mar y tierra ya no pueden hacer placentera.
Dejemos este asqueroso idólatra de su estómago, y contemplemos las delicias que un morigerado tra¬ bajador encuentra en un plato de habas, mas alimen¬ ticias que la carne, siendo su segundo y último plato una cebolla rajada, condimentada con un poco de aceite y vinagre, ó dos docenas de sabrosas aceitu¬ nas, ó media docena de higos, coronando su sabrosa comida con un estupendo trago de común y avina¬ grado vino: luego la fresca yerba del suelo por blan¬ do colchón, una dura piedra por suave almohada y la benéfica sombra de un árbol por ligera cubierta le brindan á conciliar el tranquilo sueño en su breve
siesta.
Salvaje.
MISCELANEA.
EL TIEMPO.
Se dice vulgarmente que el tiempo pasa, y un escritor dice que el tiempo está fijo, y que nosotros
somos los que pasamos.
Nuestro error se parece al de los que navegan, que se imaginan que los árboles y las casas se mue¬ ven, mientras que ellos solos son llevados por el
viento ó la corriente.
Una señora tomó el tren en la estación central,
y al llegar á la mitad del viaje se presentó el inter¬ ventor para revisar los billetes.
La señora presentó el suyo, y el otro medio de una niña que le acompañaba.
El conductor examina á la niña y exclama: —Señora, me parece que la niña es demasiado crecidita para medio billete.
—Si,—contestó la madre, — tiene V. razón. Cuando tomé el medio billete, la niña era mas pequeñitac pero marcha el tren con tal lentitud, que por fuerza habia de crecer durante el viaje.

8

SEMANARIO DE SOLLER.

SECCIOU IDE ^ZTTTlÑrCXOSL

FERRO-CARRILES DE MALLORCA.

CORREOS.

Servicio de trenes que 'regirá desde 18 de Marzo
de 1883 á 15 de Octubre de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 7;45 mañana 2‘15 y 4 tarde (mixto).
De Manacor á Paima y La Puebla, á las 3 (mixto) 7‘45 mañana y 5‘15 farde.
De la Puebla á Palma á 3‘30 (mixto: 7-40 mañana y
5‘40 tarde.
De la Puebla á Manacor 7-40 mañana 2‘45 y 5‘40 tarde.
Trenes periódicos.— Pías de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á la 1'30 tarde.
Palma 29 de Febrero de 1884.—El Director General, Guillermo Moragues.

SALIDAS.
Domingo 8 mañana para Ibiza y Alicante. Lunes 4 tarde para Mahon. Mártes 5 tarde para Barcelona. Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Juéves 4 tarde para Valencia. Sábado 2 tarde para Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lunes 7 mañana de Valencia y 9 id. de,Mahon por Al¬
cudia.
Miércolee 3 tarde de Ibiza y Alicante. Juéves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por
Alcudia.
Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIÓDICO DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores v colaboradores cono¬ cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.
spai i poseía ai me ia 11 ii—Amèrica ¡ ii-liro sillo i oís, k ¡i
PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES.
En Soller-. D. Vicente Vicens (cartero).—En Palma. Librería Constitución 90.

m

ll¡§plS§|pItl®i
tfÍMPRENTAS

5S=j
Svbyp

p!¡8
isT '

§§§£(§ OH LA

,

„

C

çÈjïbltoteccL JPopijloj‘%

5—Mgya —5

tüooccccicootíCcfcEciCiccïCowccccct.·tittittítctJtit.rcccofWir
t-^gEn este establecimiento, montado con los IggJ principales aparatos modernos, se hacen U-L|
gS TODA CLASE DE IMPRESIONES
económicas y de lujo
g3iï con la mayor prontitud y baratura posible.£§>=3

•

5o|

Tarjetas de visita, cartulina sipiorJ¡¡

ir-nrm

cartulina-marfil y con canto dorado
^^^^50 pesetasfhieirto^^^ JSSSSSQSBSeSSSSSSSQSáSí? ¡¡También se imprimen las de diferentes ta maños é inscripciones, en cartulinas de colores y dibujos, á precios módicos. .v !' Y A' o \\ y :' -y cuy y.-1
NOVEDAD en esquelas mortuorias de cartulina, tamaño octavilla, con emble¬ mas y dibujos de varias clases, á 8 pts el too, con sus correspondientes sobres. Las de á pliego dobladas, á 6 pts. el ioo.
&'

¡i UN NUEVO TRIUNFO!!
LAS MAQUINAS SIN RIVAL PARA COSER DE LA
COMPAÑÍA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la Ex¬ posición de Amsterdam el DIPLOMA DE HONOR. re¬ compensa la mas alta en este
memorable certamen.
NUEVOS MODELOS
Máquinas para toda clase de labores, así de la Familia como para los Indus¬ triales. con las pie¬ zas y accesorios
con espondientes
según -anuncios anteriores.
MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen
2‘50 PESETAS SEMANALES
10 por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. —Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime II, 4—Palma
LMACEN DE VINOS BLANCOS Y COMUNES
Ade Juan Mayol (Rata); establecido en la plaza del Arrabal, véndense á precios módicos.
AGUARDIENTE de Sta. María y ANISETE de Soller, véndese á 8 y 10 rs. respetivamente en Can Pep Pollensí.

Imprenta de la Biblioteca Popular.—1884.