PRECIOS DE SUSCRIPCION.
PRECIOS DE SUSCRIPCION.
En América . . a‘oo Pías. » Francia. . . P50 »
» España. . . roo »

'
Sábado 28 Junio de 1884.

PUNTOS HE SUSCRIPCION.
EN SOLEER:
•D. Vicente Vicens (cartero.)
EN PALMA:
Librería, Constitución 90.

Mm. 1(3.

SUMARIO.—Un dia en Nápoles, por Filemon.-—Crónica ! pintorescos caseríos de sus laderas y (pie contempla

Local.—Poesia, por Un Centauro.—Movimiento del impasible á su pié los mutilados cadáveres de sus

puerto de Sóller.—Anuncios.

víctimas.

El panorama aumentaba en belleza á medida

UN DIA EN ÑAPOLES.

que nos aproximamos á Nápoles. El España, con
su marcha majestuosa, dobla el cabo de Miseno. La ciudad no se divisa todavía, el Vesubio apareció

más imponente, su mole piramidal, coronada de

han próximamente las cinco de la ma¬ ñana. El sol apareeía en aquel momento medio envuelto, en un pabellón de rogizas

nubes; el poderoso hélice del vapor Es¬

paña batía con fuerza el agua, dejando

JlP^^tei^rsea nsuppeorsficdiee

sí, plateada estela, en
que servía de espejo á

aquella
un cielo

azul y transparente.

Los viageros del España aparecían sobre

cubierta en hora tan desusada para no perder

acontecimiento tan bello, como la llegada á

? Nápoles. El capitán sobre el puente daba las

órdenes al contramaestre para que éste, con su

pito, las comunicára al timonel y tripulación de

servicio. Nuestros compañeros que debían terminar

su viage en Nápoles, arreglaban su toilette y orde¬

naban que sus equipages fuesen trasladados á la

cubierta.

¡Que emoción tan profunda siente mi ánimo al
contemplar las bellezas que como por encanto se
presentan á mis ojos, cual si en aquel momento
brotasen del fondo de los mares! Las clásicas islas

plomiza columna de humo, y á intervalos de llamas; se halla cubierta de pueblecillos y hermosas quintas. Parece imposible que tanto ser humano busque y viva en tan eminente peligro, levantando sus vivien¬ das sobre tina base de fuego. A nuestra vista se estendía el campo ardiente, distinguiéndose á un lado los Campos Elíseos y el Tártaro’, al otro la
península de Salerno, en medio las históricas ruinas de Hercidano y Pornpcya. Remontamos al fin el cabo de Porilipo y descubrimos á Nápoles. ¡Nápoles! fué la exclamación general de los viageros reunidos en la cubierta del vapor España. Yo recordé aquel conocido adagio italiano: ¡Vedi Napoli époi morí!
aunque maldita la gana que tenía de morir después de haber contemplado veinte y cuatro Loras aquella perla del Mediterráneo. El Castillo dolí' Oro, el de San Telmo y el Nuevo, dominan la antigua capital del reino de Nápoles. Infinidad de torres y de pa¬ lacios se ven en la ciudad, multitud de jardines los rodean, en los cuales crecen los naranjos, las vides
y los laureles, entretegido todo por una guirnalda
de flores.
Lo que se siente al contemplar aquel monton de

de Ischia, Trocida, Vivara y Capri, salpicadas de bellezas, á las cuales sirven ele dosel el cielo más blancas casitas sobre una alfombra de esmeraldas, azul y más transparente de la tierra, los rayos de

parecían oasis que en medio del proceloso mar, brin¬ daban al viagero para que en su seno gozase de la calma que su cansado espíritu reclama.
El Vesúbio comienza á distinguirse y todas las
miradas se dirigen hácia aquel gigante con entra¬
ñas de fuego que en tantas ocasiones ha devorado los

sol más dorados y el ambiente más saturado de emanaciones embriagan, no se puede trasmitir al
papel. Es algo, que nos aleja de loque hasta entonces liemos visto, algo que comunica á nuestro espíritu el dulce no hacer nada, tan propio de sus hijos.
El hélice ya no batía las aguas; un cañonazo

umanarto de so leer.

había sido el saludo del España, á lo cual siguió el estridente ruido de una cadena, y el sordo rumor
que produce al caer en el agua un cuerpo pesado.
Era el ancla. Habíamos terminado el viage hasta las cinco de la mañana del siguiente día.
II
Apenas desembarqué en el muelle de Ñapóles cuando presencié lo hasta entonces desconocido. Ñapóles tiene distinta ñsonomía de todas aquellas poblaciones que uno ha recorrido en sus viages. Allí todo es alegría y vida; todos los habitantes
parecen animados de un vértigo, que comunica á su ser eternas ganas de cantar, reir y bailar. Los extranjeros se ven enseguida asediados por un ejér¬ cito de ciceronis, que ofrecen enseñar todas las be¬ llezas que encierra Nápoles, ansiosos de esplotar de alguna manera, al que es ave de paso. Los mendi¬ gos abundan también, alternando con los vendedores ambulantes de objetos de lava, por los cuales piden
precios fabulosos, á fin de sorprender la candidez, cediendo al comprador por 5 liras, lo que pidieron
50 ó 60. Los transeúntes gritan y gesticulan por las calles con la mayor naturalidad, y la infinidad de carruages {camisolas), las cruzan con velocidad
prodigiosa completando el aturdimiento del que por primera vez visita, á la que en tiempos remotos fué una provincia española.
Nápoles cuenta con unas 257 iglesias, con infi¬ nidad de capillas y oratorios. La Catedral cuyo altar mayor sirve de sarcófago á San Genaro, se atribuye su fundación á Carlos de Anjou, su base se asienta sobre las ruinas de dos templos antiguos, dedicado el uno á x\\polo y el otro á Neptuno. En
1456 fué destruida por un terremoto, reconstruyén¬ dose en tiempo de Alfonso I de Aragón.
El exterior de la fábrica, es poco notable, pero al penetrar en ella se respira magestad. Sus naves son espaciosas y su altura muy considerable. La capilla dedicada á San Javier es lo que mas llama la atención, por hallarse sostenida por ocho colum¬ nas de orden jónico. Son también de relevante mé¬ rito las incrustaciones de mármoles y arabescos.
La Catedral encierra los sepulcros de Cárlos I de
Anjou y Cárlos Martel. Las demás iglesias que visité son poco notables, á escepcion de Santa Lucía, San Francisco de Paula, San Felipe Neri, Santiago de los Españoles, que lleva este nombre por haberle construido por orden de D. Pedro de Toledo.
Una de las más admirables obras que encierra en su recento Nápoles es el Palacio Real, construido en tiempo del Conde de Lemos (1600) dejó en él sellado su génio DomenicoFontana; poco se conserva de su primitiva construcción por haberse modificado á causa de un incendio que sufrió en 1837, pero su conjunto es aun bello.
La escasez de tiempo me veda dai noticias del Museo Nacional y otros importantes monumentos.
Después de recorrido todo lo que llevo somera¬ mente reseñado en estas cuartillas, me dirigí á la entrada de Toledo, hoy vía de Roma, una ó la más importante calle de la vieja ciudad, la cual es bas¬ tante estrecha relativamente comparada con su lon¬
gitud. El café de Europa situado en dicha calle es

de los más importantes de Europa, notándose en su
interior animadísima concurrencia que como en to¬
das partes ensordece y aturde con sus destemplados gritos. El aspecto de la vía de Toledo, me recordó mucho el aspecto de nuestras ciudades antiguas, con sus salientes balcones y sus puertas ostentando el Real escudo de Castilla ó de Aragón,
La Villa Reale, es el punto á donde acude la aristocracia, por las tardes. A orillas del mar, se encuentra este hermoso paseo, es un jardin espacioso adornado con fuentes, esculturas y hermosos kioscos,
en cuyo interior se hallan establecidos confortables
cafés.
Recorrí después, sin dirección determinada, la población, la cual recuerda mucho la autigua capital de España (Toledo) por sus empinadas calles. El centro de la población que lo forma la calle de To¬ ledo y plazas inmediatas es la más bella.
Había llegado la hora del almuerzo, entonces me acordé de los grandes elogios que el insigne nove¬
lista 1). Pedro A. Alarcon hace en sus cartas fecha¬
das en Nápoles, de los restaurants ai aire libre del barrio de Santa Lucía, allí me dirijí, y á la verdad no debo arrepentirme de haber querido imitar al autor del Escándalo, al cual está agradecido desde hoy mi estómago. Almorcé bien, bebí el sabroso vino del país, y abundaron las célebres ostras del Lago
Jasa ’O.
Era preciso disponer el plan que debía seguir por la tarde. Marcharme de Nápoles sin haber visi¬ tado El Porilipo, La gruta del perro y Las cata¬
cumbas, hubiera sido falta de lesa curiosidad y yo
por tal no quiero ser calificado. Era preciso no perder tiempo; monté en una
carrusela, y di orden al cochero para que me con¬ dujese al promontorio de Porilipo.
III
El promontorio de Porilipo se halla á bastante distancia de Nápoles. Antes de atravesarle por el túnel construido por los romanos con el objeto que se comunicara el golfo de Nápoles con el de Pazznoli, visitamos la Tumba de Virgilio, sitio que es sólo un recuerdo, pues sólo donde él tuvo una quinta se erguía orgulloso un laurel. Atravesamos luego la gruta de Porilipo, que valiéndonos de nombre más vulgar es un tune! abierto en lado volcánico, de unos 500 metros de longitud, por cinco de latitud y diez y nueve de altura. Faroles de gas que dan escasa luz, permanecen encendidos día y noche.
Terminado el túnel ó gruta, me hallé en los
campos ardientes que esta mañana admiraba desde la cubierta del España, extensión formada de crᬠteres mal apagados.
El ciceroni quiso enseñarme la gruta del Perro, bastante vulgar por cierto, gozando de impropio re¬ nombre, pues nada en ella se admira, como no sea
un experimento muy vulgar. Tiene la mencionada gruta como unos dos ó tres metros de longitud, uno y medio escaso de latitud, y unos dos de altura. Sus paredes y su suelo están formados de piedra terrosa, por los poros de la tierra y los interticios de la piedra se desprende bastante cantidad dé ácido carbónico, que como de todos es sabido, pesa más

SEMANARIO DE SOLLER.

3

que el aire y ocupa en su consecuencia en la atmós¬ fera las capas inferiores. La estatura del hombre le
permite entrar en la gruta, sin que note ninguna clase de impresión, mientras que los animales de
poca estatura se ven privados á respirar el ácido carbónico que les produce en pocos momentos la asfixia. Dos infelices perros son las víctimas de los

habían hollado el Vesubio. Debía resignarme. El paisage desaparecería pronto y nos hallaríamos en alta mar. Dos palabras acerca de usos y costumbres de los cuales pienso emborronar aparte de estas
cuartillas otras.
Nápoles es una de las poblacioues mas relajadas de Europa. Allí la muger es una mercancía, el amor

que esplotan tan salvage como conocido experi¬ que todo lo purifica es casi desconocido. Los hom¬

mento.

bres en general parecen poco formales, y no min¬

El sol caminaba ya á su ocaso, era preciso lle¬ ea paces para emprender ninguna empresa grande.

gar á Ñápeles ántes de la noche para asistir á una Pasan de veinte mil en una población de 500.000

audición en el Teatro Reale di San Cario que tan almas los que se dedican á ciceronis. Son frugales

justa fama goza.

en extremo, y lo cálido del clima les permite dormir

El ciceroni me preguntó si deseaba atravesar al aire libre. En general van bastante sucios y ha¬

nuevamente el promontorio de Porilipo ó quería rapientos.

darle la vuelta por un camino que por la orilla del

Nápoles me ha parecido muy bello, pero sn be¬

mar conduce también á la ciudad.

lleza es pálida para aquel que ha leido á Grazzula

Decidí por lo nuevo elegir el último. Jamás me j de Lamartine. La poesía es siempre superior á la

arrepentiré. Que magestuoso espectáculo, que bello, j realidad.

que conmovedor el panorama del golfo de Nápoles, j cuando el sol se hunde en la superfície del Medi- ’
ferré neo!

Filemos.

■

—

Todos mis sueños, todos los vehementes deseos
que había durante largos años tenido de ver á Ná¬

Cróm-ica, Local.

poles, de pisar la clásica Italia, se veían en aquellos
momentos realizados, ante cúmulo tal de bellezas.

El domingo 23 del actual falleció víctima de un

Largo rato permanecí en éxtasis, y seguramente repentino ataque de aplopegía, D. Bartolomé Mayol,

aun más hubiera durado mi arrobamiento, si la acaudalado propietario.

noche no nos hubiera terminado aquella agonía del

El sentimiento que causó tan irreparable pérdida

día, envolviendo en el negro sudario de la muerte. en Sóller, fué general, pues gozaba aquí el señor

Ya en Nápoles, me dirigí á un Restaurant, de- j Mayol de unánimes y merecidas simpatías.

mostrándome que no son sólo los macarrones sucu¬

Si algun consuelo puede en parte mitigar el dolor

lentos en la cocina napolitana, que puede rivalizar j de su desconsolada familia, es el del tributo que se

con la francesa.

rindió al finado al conducirle á su última morada, y

Me dirigí al Teatro de San Carlos. Era lo último no siendo menor el número de amigos que asistieron

que visitaba. Pues terminado el Hernani, que aque¬ á las solemnes exequias que en sufragio de su alma lla noche se ponía en escena, debía embarcarme á se celebraron en la parroquial iglesia de esta villa.

bordo del España para levar anclas á las cinco de ¡

Unimos nuestras preces á las de su familia, á la

la mañana y seguir el itinerario hácia Oriente.

cual envia la Redacción del Semanario de Sólleu

j El teatro es muy bello, aunque lo es mucho más, fiel testimonio de su sentimiento.

sin que me obligue á ello la vanidad, el Real de j

Dios haya acogido al Sr. Mayol en la mansión

Madrid. Apesar de hallarse alumbrado por gas la de los justos.

mayor parte de las calles y edificios públicos, el i teatro lo está por aceite, costumbre sin duda seguida

Tristes son las noticias que los telégramas de la

á fin de evitar incendios. El público era distinguido prensa asociada de Palma comunican.

y elegante, la interpretación de la ópera de Yerdi

El cólera, terrible azote que periódicamente se

fue mediana. Carlos III rey de España que ántes lo presenta en Europa, ha hecho su debut en Tolon, fué de Nápoles, mandó construir el teatro que lleva donde residen por sus ocupaciones muchos queridos

su nombre.

amigos nuestros.

IV

Sin embargo, nada más contraproducente que alarmarse. Las noticias que llegan de lejos, aumen¬

El sol aparecía por Oriente. Habían trascurrido tan siempre cual la bola de nieve que de escaso

veinte y cuatro horas. El vapor comprimido rugía. volúmen cuando se desprende de una altura, llega al

Las chimeneas del España, enviaban al cielo purí¬ llano imponente y amenazadora.

simo de Italia negros penachos de humo. Plagiaban ¡

Ojalá el cólera de Tolon sea de carácter esporá¬

al Vesubio. El acompasado rodar del molinete colo¬ dico, con lo cual sería puramente local, no habiendo

cado en la proa me indicó que levábamos anclas. I n que deplorar más víctimas que las que hoy hubiesen

fuerte cañonazo indicó se había terminado la opera¬ suou mbido.

ción. El hélice batió nuevamente las aguas y aque¬

Pero si desgraciadamente se confirmase la epi¬

lla ciudad flotante se puso en movimiento. Yo sentía demia, y fuese morbo, entonces es preciso que

hondo pesar en abandonar á Nápoles. Había reali¬ nuestras autoridades se revistan de energía, evi¬ zado nada más que en parte un sueño de muchos tando todo lo que humanamente se pueda no llegue

años. No había penetrado en las ca^yymbas, no á nosotros tan despiadado azote.

había visitado las ruinas de Pompeya, p orjis plantas

Todas las medidas que en clasé de preventivas

4

SEMANARIO DE SOLLER.

se tomen, serán escasas ante las que son necesarias. La complacencia puede ser en estos casos base de grandes desdichas, y nuestras autoridades unidas á Ja Junta de Sanidad deben velar para el bien común.
Calma pues, y esperemos á que se tengan más
detalles para juzgar la verdad del caso. Quiera el cieío que cuando este suelto que es¬
cribimos hoy 27 vea la luz pública, las agencias telegráficas desmientan lo que ayer dijeron.
Nuestra Redacción, cumpliendo un grato deber, envia cordial enhorabuena á 1). Antonio Marqués que ha merecido la señalada honra de ser nombrado Alcalde de Palma, por la voluntad de S. M.
La prensa unánime de Palma, ha recibido el nombramiento del Sr. Marqués con entusiasmo, y todos nuestros queridos colegas de la capital dedican sentidas y espresivas frases al nnevo presidente de la Corporación Municipal, anteponiendo la justicia y la razón á la política.
Nada añadiremos nosotros al coro de justas alalianzas. Amigos y paisanos del Alcalde de Palma, no queremos que se nos pueda tildar de apasionados, Los hechos han de demostrar lo que callamos.
Un consejo. La corporación municipal puramen¬ te administrativa, se ha sentido hasta hoy muy con¬ tagiada por la política que todo cual epidemia lo
invade.
Unase el Sr. Marqués á sus compañeros, para procurar con su talento, el bien de Palma, embelle¬ ciéndola con obras de utilidad y estirpen costumbres de que sus sesiones sean debates personales, donde haciéndose gala de ingenio, se pierda inútilmente el tiempo.
Agradecemos al Sr. Ferrando profesor de ins¬ trucción primaria de Lluchmayor, la atención que ha tenido con nosotros remitiéndonos su apreciable obra titulada «Compendio de Analogía y Sintaxis Castellana según las reglas de la Real Academia.»
La obra del Sr. Ferrando llena perfectamente el fin á que el autor la dedica haciéndose muy reco¬
mendable.
Enviamos espresivas gracias á D. Sebastian Castañer, por la atención que tuvo gon nosotros antes de salir para Mayagiiez.
Deseamos verle muy pronto de regreso, viendo coronados sus trabajos por la fortuna.
Nos consta que nuestro digno y celoso Alcalde, ha pasado una comunicación al Sr. Gobernador de la Provincia para adoptar enérgicas medidas enca¬ minadas á evitar se introduzcan aquí, objetos o per¬ sonas procedentes del mediodía de Francia.
Una riña de unos cuantos arañazos tuvo también
lugar á las once de la noche del mismo dia en el puente de la plaza. Ignoramos el motivo, pero como la cuestión se originó en la taberna de Can Cuxí, inmediata á dicho puente, suponemos si sería aquello
esceso de alcohol.

Mas de tres cuartos de hora recorrió en la tarde
del último domingo las calles más céntricas de esta población, con suma rapidez y desesperación, un perro con un embudo viejo de hoja de lata, ó cosa parecida, colgado al rabo. Si no hubo atropellos fue por milagro, pues á aquella hora salían de Ja iglesia muchísimos fieles de todas edades y nada hubiera habido de estraño en que la velocidad del perro hubiera hecho perder el equilibrio á algun viejo, niño ó tranquilo transeúnte. Bromas son estas muy pesadas, y decimos bromas porque tal suponemos fué la intención del autor ó autores de aquello; asi es que sería muy bueno que la policía celara é im¬ pidiera su repetición.
Nuestro particular y querido amigo, hijo del di¬ funto D. Bartolomé Mayol, que se hallaba en Bar¬ celona, al recibir la noticia de la pérdida del autor de sus dias, fletó el vapor Palma que le condujo á este puerto, llegando á las4.de la mañana del dia 14.
Varios carruages particulares le esperaban en el puerto. Este rasgo de amor filial honra muy mucho al Sr. Mayol.
El precio de los limones sigue muy bajo apesar de lo avanzado de la estación, pagándose solamente seis pesetas por el viage.
Aconsejamos á los que no los hayan reeogido no se den mucha prisa, pues cuando sea mayor la demanda, que no puede tardar, sufrirán notable alza los precios.
Sin hacernos solidarios de ello hemos oido con
bastantes visos de verdad, se habla acordado con¬
ceder una pensión en clase de retiro al sereno Ma¬ riano Ballester. Tan justa medida, es una prueba mas del buen acierto que observan la mayoría de los actos de nuestra digna corporación municipal.
También ha llegado á nuestra noticia que dicha corporación trata de aumentar los haberes á la clase de serenos, suprimiendo el que dichos empleados, semanal mente esploren la voluntad de los vecinos,
con la acostumbrada capia.
En nuestro concepto, á nada conduce esta me¬ dida, puesto (pie los vecinos no han elevado al mu¬ nicipio ninguna queja de esta voluntaria contribu¬ ción, y el que la perciban no autoriza al que es funcionario público, separarse en nada, de las orde¬ nanzas municipales, pues entonces, medios, y energía sobran al Sr. Magraner, para dejar sentir el peso de la ley.
La capta, es una cestumbre inveterada que en nada puede perjudicar los buenos servicios del pú¬ blico, mientras que de suprimirse, el Ayuntamiento aumenta su presupuesto, sin adelantar ningún fin práctico.
No nos cansaremos de repetir, pues estamos
convencidos hasta la saciedad de los buenos servi¬
cios que al público había de reportar, establecer una línea telegráfica, no comprendiendo como ca¬ recemos de este importantísimo medio de comunica¬ ción, reuniendo las circunstancias queda ley exige.

SEMANARIO DE SOLLER.

Nuestras relaciones comerciales cada dia en aumento
Jo exigen. Sígase pues el ejemplo del patriótico Felanitx,
que desde el l.° de Julio contará con este nuevo elemento de vida y prosperidad.
Apropósito de Felanitx, según dice el Semanario de aquella localidad se ha consabido la idea de edi¬ ficar en la plaza, un bonito catafalco, para que la música amenice aquel lugar los Domingos.
¿Sr. Enssñat, con catafalco ó sin él, porque no complace V. á las pollas? De su reconocida galan¬ tería esperamos no lo demorará.
Los maestros de instrucción primaria del distrito de Manacor, tratan de fundar un órgano en la prensa, que defienda al Magisterio y mejore el es¬ tado de la Instrucción primaria.
Entusiastas plácemes merecerá siempre de noso¬ tros, toda idea que tienda á mejorar la instrucción.
Es el único camino que conduce al progreso.
La temperatura muy baja durante este mes y el próximo pasado Mayo, ha causado notable perjuicio en la cosecha de cáñamo, uno de los principales productos de La Puebla, Alcudia y Muro.
Ha sido 'absuelto por el Juzgado de primera ins¬ tancia de Inca, la causa seguida por el Juzgado Municipal de Sineu, contra el Ecónomo de aquella importante villa.
Hemos recibido con un atento B. L. M. un fo¬
lleto en forma epistolar de 1). Pedro Martínez, inti-
titulado Consideraciones sobre las cuentas sociales
llamadas comunmente de cuenta mitad, tratando el Sr. Martínez de rebatir las ideas sobré este mismo
asunto expuestas en un folleto de D. Francisco de
Soria, Nos abstenemos de dar juicio sobre el citado
trabajo por no ser competentes del terna que desa¬
rrolla.
Agradecemos muy mucho al Sr. Martínez la atención que ha tenido con nosotros, y creemos de mucha utilidad para el comercio esta clase de tra¬ bajos.
Hemos visto con sumo gusto que en Palma se habían tomado medidas por las autoridades para que desaparecieran las llamadas bancas de cabecera, cáncer social que tantos daños reporta.
Gran parte del mes de Mayo ha pasado en su predio Son Angeláis, la virtuosa Sra. D.a Catalina Villalonga, y su familia. La víspera del Corpus
abandonaron á nuestro valle.
En Felanitx toma cuerpo la idea de unir á Porto-
Col o m con una línea férrea.
Grandes muestras de vida dá aquella importante localidad. Hora es ya que el,patriotismo se despierte en Soller y se imite su ejemplo.

El distinguido abogado D. Pedro Ripoll y su simpática familia han pasado varios dias en su bella
casa de campo que posee en esta.
El tiempo parece, ha dejado de ser variable, em¬ pezándose á sentir los rigores del estío.
Se dice que D. Miguel Socías y Caimarv, se presenta diputado provincial por Ibiza.
En nuestro número 5, al dar cuenta de que uno
de los candidatos para concejales era el bueno y pundonoroso militar 1). Francisco García Orrel'l, de¬ ciamos: «seguros estamos que su paso por la Cor¬ poración municipal ha de dejar grato recuerdo.»
Hoy queda ya demostrado nuestro aserto, pues vemos los grandes trabajos que ha desarrollado nuestro querido amigo como individuo de la Comi¬ sión de Hacienda en compañía de los concejales se¬ ñores Rosich y Marroig, hasta el punto de merecer plácemes entusiastas de Las Noticias periódico que defiende ideas políticas muy en contraposición de las que profesa el Sr. Garcia, por que ante todo rinde culto á la justicia.
Reciba el Sr. García, nuestra cariñosa felicita¬ ción, que le enviamos, seguros aun que por sus im¬ portantes servicios no ha de ser esta la última.
La semana última visitó nuestra población un Señor Inspector del «Banco Vitalicio de Cataluña» Sociedad general de seguros sobre la vida á prima lija domiciliada en Barcelona, que el extraordina¬ rio desarrollo que esa institución tiene en las princi¬ pales naciones de Europa y America, y las muchas veces que los periódicos mas ilustrados de las gran¬ des capitales llenan sus columnas con artículos cien¬ tíficos tratando de la misma, nos movió la curiosidad de tener una conferencia con dicho señor inspector con el fin de conocer las bases sobre que descansa la
institución.
Con la mayor caballerosidad y con Ja franqueza propia del carácter español que le distingue, llenó nuestro deseo de una manera tan cumplida que no podemos menos que ocuparnos de una institución altamente humanitaria pero poco conocida en España y no obstante de grandísima utilidad para todas las familias en general.
Estan diferente la práctica del Seguro de hoy, con la que tenían las Sociedades de triste recorda¬ ción, que á mediados de este siglo funcionaron en España, que muy poco tendremos que decir para que el público y nuestros ilustrados suscritores puedan distinguirla.
Nuestra antigua legislación exijia que las Com¬ pañías de Seguros como «La Tutelar» «El Monte Pió Universal» y otras, empleasen los capitales de los imponentes en títulos de la Deuda del Estado, y como al fundarse dichas Sociedades el papel se coti¬ zaba sumamente bajo, subió la cotización algunos años, y los primeros imponentes ganaron mucho porque el papel adquirido con su dinero ganó un 30 ó un 50 por 100 en su cotización. Los últimos impo¬ nentes (que eran los mas) en vista del gran beneficio

SEMaNABiO DE SÓLLER.

de los primeros, con cuyos depósitos se compró papel

Porque lo que un ángel besa

á elevado precio, perdieron, y debian perder necesa¬

Lo respeta Beleebú.

riamente porque habiendo bajado el papel, temerosos de quedarse sin capital, se presentaban todos á reti¬

Soller 15 Mayo 84.

Un Gen tarro.

rar la operación en los períodos quinquenales, y

como que era en la peor época para las Compañías,

las obligaron á liquidar, defraudando así las espe¬

ranzas de los socios ó imponentes.

Esta es la historia de aquellas mal llamadas

Hallándose vacante la plaza de Guardia Muni¬

Compañías dé Seguros mutuos sobre la vida, ana¬ cipal de este Ayuntamiento por dimisión del que la

diendo á ello que se fundaron sin capital responsa- desempeñaba, dotada con el haber anual de 720 pe¬

sáble y si bien tenían hecho un depósito, que impor¬ setas, se anuncia al público para que los aspirantes

taba un puñado de dinero relativamente para garantir- á la misma presenten sus instancias en la Secre¬

millones que el pais las confió.

taría del mismo durante el plazo de treinta dias á

Lo que entonces tuvo lugar, hoy no puede re¬ contar desde la inserción de este anuncio en el Bo¬

producirse; las Compañías actuales tienen garantías letín, Oficial de la provincia, los que no podrán ser-

importantes como «La Previsión» que nos presenta mayores de cuarenta años y han de saber leer y

cinco millones de 'pesetas y «El Banco Vitalicio de escribir, siendo preferidos los licenciados del ejército.

Cataluña con diez millones de pesetas.

—Sóller 20 Junio de 1884.—El Alcalde accidental,

Estas Sociedades están basadas como las mejores Darnian Magraner.—P. A. del A., Miguel Lanuza,

del Estrangero y descansando sobre una gran orga¬ Secretario.

nización, al propio tiempo que sobre los cálculos cien¬

tíficos de, las tablas de mortalidad y vitalidad hijos
dél talento de grandes estadistas, no dudamos que se arraigarán de un modo extraordinario cual lo de¬ muestran el sin número de operaciones que llevan hechas, producto déla puntualidad con que sabemos

MOVIMIENTO DEL PUERTO DE SÓLLER
DURANTE LA PRIMEILV QUINCENA DEL MES DE JUNIO:
Embarcaciones entradas. De Eelanitx, en 2 dias laúd S. José, do 17 ton., patrón Guillermo Oliver, con 5 mar. y piedra sillar.

que proceden á la indemnización de sus vencimien¬

De Campos, en 2 dias laúd San Lorenzo, de 11 ton., pa¬

tos, y no, pueden menos que obrar así. puesto que corrías primas reunidas del gran número de pólizas que llevan espedido, forman anualmente un capital alzado que sobrepuja de mucho á los siniestros y

trón Antonio Balves, con 4 mar. y sal. De Vinaróz, en 2 dias laúd Cármen, de 47 ton., patrón
Francisco Eerrer, con 7 mar. y lastre De Andraitx, en 6 dias vapor Constante, de 31 ton., pa¬
trón Domingo Erisdon, con 11 mar., 1 pas. y lastre.

vencimientos que se les presentan, y su sobrante anual arrastrado año en pos de año con el interes
compuesto de.su inversión sobre sólidas garantías ó hipotecas, de primera clase, se c( nstiluye un segundo càpita! (le garantía para la Sociedad que llega á al¬

De Palma, en 3 días laúd S. Buenaventura, de 10 ton..

pat. Evaristo Francisco Eerrer, con 3 mar. y piedra sillar.

De Palma, en 2 dias laúd S Antonio, de 9 ton:, patrón

Pedro Moner, con 4 mar. y piedra sillar.

De Valencia, en 3 dias laúd S. Juan, de 38 ton., patrón

Antonio Frontera, con 5 mar. y lastre.

,

canzar rnilíones como los han alcanzado las Socieda¬

De Barcelona, en 2 dias laúd Paquito, de 37 ton., patrón

des 'es),ráligeras que hace tiempo están establecidas. ’• ‘Bajo ese punúyde vista, no estrafiamos que algu-

¡

Antonio Estarás, con 7 mar. y efectos. De Cette, en 3 dias jabeque Virgen del Cármen,-de -4.9'
toneladas, pat. Jaime Reinés, con 7 mar. y pipas vacias.

ñas personas ilustradas de esta localidad enteradas

De Marsella, en 3 dias laúd Bienvenida, de-38 toru, pa¬

dé la institución, dejando aparte frívolos pretestos y trón Antonio Juan Jo}’, con 5 mar. y lastre.

rindiendo culto á los adelantos de la Sociedad mo¬

De Palma, en 2 dias laúd 8. José, de 11 ton., patrón

derna, hayan

suscrito

algun seguro por medio

del

¡

Pedro Juan Pujol, con 4 mar. y piedra sillar. De Eelanitx en 2 dias vapor Constante, de 31 toneladas,

señor Inspector del «Banco Vitalicio de Cataluña,» pat. Domingo Erisdon, con 8 mar. y lastre.

bien. para sí propio o bien para sus esposas ó hijos,

Embarcaciones despachadas.

pues: repetimos que el «Seguro sobre la vida» es una
institución altamente humanitaria, altamente moral

Para Palma, laúd S. José, de 17 ton., pat. Guillermo Oliver, con 5 mar. y lastre.

y de reconocida utilidad para todas las familias.
En otros números daremos á conocer las varias
combinaciones que puedes practicarse.

Para Palma, laúd 8. Lorenzo, de 11 ton.,’ pat. Antonio Balves, con 4 mar. y lastre.
Para Palma, laúd Nueva Amistad, de 27 ton., patrón Eran cisco Goday, con 6 mar. y obra de barro.

Para Felanitx, vapor Constante, de 31 ton., pat. Domin¬

go Erisdon, con 7 mar. y lastre.

-A

Para Gandia, bateo 8. Antonio, de 23 ton., pat. Juan

Por darte un beso nciuger En una hora de delirio

Vicens, con 5 mar. y cuévanos. Para Palma, laúd S. Buenaventura, de 10 ton., patrón
Evaristo Francisco Eerrer, con 3 mar. y lastre.

Vendí el alma á Lucifer,
Rey del eterno martirio Y el eterno padecer.

Para Palma, laúd S. Antonio, de 9 ton., pat. Pedro Mo¬
ner, con 4 mar. y lastre. Para Palma, jabeque Cármen, de 49 ton., pat. Jaime
Reinés, con 7 mar. y pipas vacías.

Para Palma, laúd S. José, de 11 ton., pat. Pedro Juan

Y con tus labios de fresa Un beso me diste tú: Robando al diablo su presa

Pujol, con 4 mar. y lastre. Para Eelanitx vapor Constante, de 31 ton., pat. Domin¬
go Erisdon, con 8 mar. y lastre.

BAR OME MAYOL

SU DESCONSOLADA VIUDA, HIJOS

Y DEMAS PARIENTES DEL FINADO,

di/UOJCt 11 d OLIO liettltCXOOOó <XIWÍ<^06 QjlUL? po£
fíHxiXccióc ctuoetiteo no bctyait poDiDa <x¿i¿biv d loo

A tl|>Oa<^ÍOA C| LIO pot Alt Ctft/llCt oe coícl^dooii en íct pett-

tocpuictí ^cjvteola De

lo tcu^ctn poeoetileo ¿mi

olio ó t ete i otieo.

•SEMANARIO DE SOLLER.

SZECCIOaiT IDE ^.ZfcTTJOiTCIOS-

FERRo-CAlUULES DE MALLORCA.

I

CORREOS.

Servicio de trenes que regirá desde T6 de Marzo ¡
de 1883 á 15 de Octubre de 1884.

De Palma á Manacor y La Puebla, á las 7‘45 mañana

2‘15 y 4 tarde (mixto).

j
\_

De Manacor á Palma y La Puebla, á las 3 (mixto) 7‘45

mañana y 5‘15 tarde. De la Puebla á Palma á 3‘30 (mixto) 7!40 mañana y

SALIDAS.
Domingo 8 mañana para Ibiza y Alicante. Lunes 4 tarde para Mahon. Mártes 5 tarde para Barcelona. Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Juéves 4 tarde paia Valencia. Sábado 2 tarde para Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.

5‘40 tarde.

¡

Lúnes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Maho por Al¬

De la Puebla á Manacor 7‘40 mañana 2‘45 y 5:40 tarde. í cudia.

Trenes periódicos.— l ias de mercado en Inca.—De j-

Miércolee 3 tarde de Ibiza y Alicante.

Inca á Palma, á la L30 tarde.

Juéves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por

Palma 29 de Febrero de 1884.—El Director General, ; Alcudia.

;

Guillermo Moragues.

Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIODICO DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores y colaboradores cono-»
oidós en la república de las lelras. PRECIO DE SUSCRIPCION.
En EsDaña 1 peseta al mes.- -Francia II i,-lírica 2 id.—¡limero aceito 25 cts. te it
PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES.
En Soller, D. Vicente Vicens (cartero).—En Palma, Librería Constitución 90.

ry-i
IMPRENTA i/gLgS:?^

DE LA -

„

\_

^j^zbUoteccL JPopulaj^^

a

1^515555.5555555 £5c^1255551555 £1555 n—j

vsS

tccccoclllll lxccrrrtrvr r

$

o¿gVgr

En este establecimiento, montado con
principales aparatos modernos, se hacen

gpTODA
ir-SE

CLASE DE
económicas y

IdMe PlujRo ESIONE^S^!

'¿^gcon la mayor prontitud y baratura posible.£

ÍÍMÁlSs ? pisólas d einilii.iíífftftíE
UP

i

'^^Agy^Vc?vV\\5\\5\\trvS\\5'3i'S

|í;Vg§VWrmamañboisené

se imprimen las de diferentes ta-|í
inscripciones, en cartulinas de

colores y dibujos, á precios módicos.

¡¡UN NUEVO TRIUNFO!!
LAS MÁQUINAS SIN RIVAL PARA COSIR I>K IA
COMPAÑÍA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la Ext
posición de Amsterdam eDlPLOMA DE HONOR, re¬ compensa la mas alta en este
memorable certamen.
NUEVOS MODELOS
Máquinas para toda clase de labores, asi de la Familia corno para los Indus¬ triales, con las pie¬ zas y accesorios
con espondie rites
según anuncios anteriores. MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen.
2‘50 PESETAS SEMANALES
10 por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. —Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime II, 4—Palma

NOVEDAD en esquelas mortuorias de cartulina, tamaño octavilla, con emble- ■ ^ mas y dibujos de varias clases, á 8 pts. el ioo, con sus correspondientes sobres. T
Las de á pliego dobladas, á ó pts. el ioo. ^
íc|}¡Utíñ\_ c.-a\_ \_to\_ <?*... -S?.n «j cu rtl—M

ALMACEN DE VINOS BLANCOS Y COMUNES de Juan Mayol (Rata); establecido en la plaza del Arrabal, véndense á precios módicos.

AGUARDIENTE do Sta. María y .ANISETE do Sóller, véndese á 8 y 10 rs. respetivamente en Can Pep Pollensí.

Imprenta de.la: Biblioteca Popular.—1884.

\\.