Semanario de Sóller 1884, no. 7
PRECIOS DE SUSCRIPCION.

I

PUNTOS DE SUSCRIPCION.

En América .

2‘oo Ptas.

» Francia. .

I ‘ )0 »

» España. . . i‘oo »

Sábado 29 Marzo de 1884.

EN SOLLER:
D. Vicente Vicens (cartero.)
EN PALMA:
Librería, Constitución 90.

i 111. 1

SUMARIO.—Pedro el Sesudo, por Salvaje.—Impresio¬ nes de mi primer viaje á Sóller, por S.—La Cuaresma,
por Juan B.Enseñat.—Crónica Local.—Ecos.—Costum¬ bres de Marruecos, F.—Poesía, por S.—La luz eléctrica en los teatros.—Mi pensamiento (Fantasia)—Anuncios.
PEDRO EL SESUDO
ó
UN SABIO SIN ESTUDIOS
V.
En uno de los dias en que la tertulia parecía alcanzar el apogeo de la animación, tan trascenden¬ tales eran las cuestiones sociales que en la misma se ventilaban, que ni en lontananza se vislumbraba ■el termino de la discusión cuando quedó esta inter¬ rumpida por la inesperada aparición de la esposa de Pedro Asistegui presentando á los tertulianos una bandeja depósito de limosnas para socorrer una nu¬ merosa familia que á causa de una tenaz enfermedad de su jefe, estaba sumida en la mas lúgubre miseria.
Este incidente trajo sobre el tapete otra cues¬ tión, la de la posibilidad, ó imposibilidad de arbi¬ trar medios para aminorar los estragos que la horri¬ ble miseria suele causar á las familias de los jorna¬ leros, cuando la desapiadada enfermedad sepulta en en el lecho á alguno de estos sores de la humanidad tan honrados como dignos de mejor suerte.
Tan luego como esta cuestión fué objeto de nues¬
tras discusiones durante las tertulias de muchos dias, todos los tertulianos (me decia unos de ellos, el Ca¬ nónigo Bretón,) conocimos el singular interés con que seguía el hilo de los debates nuestro Pedro Asistegui, indiferente hasta entonces á todas nues¬ tras cuestiones políticas sociales.
No es estrado este cambio. ¡El corazón de Asis¬ tegui era demasiado grande para dar importancia á las bagatelas de la política, y demasiado humanita¬ rio para dejar de interesarse en favor de una clase con cuyos sudores vive la humanidad entera!

A. pesar del volcánico entusiasmo con que Pedro nos escuchaba, era tal su prudencia y tama su cir¬ cunspección que fué necesario invitarle á que loma¬ se parte en nuestras discusiones é invitarle á que manifestase sobre el asunto sus propias ideas, fuesen ó no conformes con las emitidas por los tertulianos.
A esta invitación, hecha por su mas entusiasta
admirador, mi amigo el Farmacéutico, contesto Pe¬ dro en estos prudentes términos:
Amigos. Permitidme que asi os llame, ya que á ello me parece que me dá derecho, sino mi posición, ni mi poca instrucción, la frecuencia con que es-
tais honrando esta vuestra casa, con vuestra asidua
constancia en asistir á unas tertulias tan luminosas,
que por si solas pueda considerarse la mas fecunda escuela de la esperiencia, á lo menos tales han sido para mi que injenuosamente debo confesar que he aprendido mas, escuchando vuestras discusiones que lo que aprendí en los años que frecuenté la escue¬ la.»—Amigos, repito, no puedo rehusar en manera alguna el distinguido favor que me presentáis y que os hubiere tal vez pedido, si vuestra generosidad no
se hubiere adelantado á mis mas vehementes dese¬
os. »— Pero antes de desplegar mis labios en un asun¬ to que hace dias me trae conmovido, debo suplica¬ ros tres mercedes; Primero que paséis por alto mis disparates, ya que el murciélago no puede remedar el vuelo del águila, y la misma diferencia en el uso de la palabra hay entre un relojero y cada uno de voso¬ tros: Segunda, que me ayudareis á levantarme, si cayere cuando intentare remontarme demasiado; y finalmente que me deis algunos dias para recobrar la tranquilidad de espíritu que la grandeza de vues¬ tro favor me ha hecho perder,»
Creo, lector que convendrás conmigo en atri¬ buir gran dosis de talento natural á un relojero que por primera vez habla ante algunas notabilidades de su [¡oblación. —Otro dia veremos lo que dice.
Salvaje.

2

SE MAN A RÍO DE SO ELE R.

IMPRESIONES DE MI PRIMER VIAJE.
(Continuación.)
IV.
Soller, su historia, sus industrias, y sus bellezas debían ocupar hoy un lugar en el Semanario, pero es tal la importancia del asunto, que la dejo para cuando se terminen las hojas de mi cartera y hacer luego
extensas consideraciones.
Emborrono estas cuartillas extasiado, verdadera¬ mente poseído de profunda emoción; en el mirador de Sta. Catalina. A mi vísta se extiende el Mediterráneo;
gigantes olas se acercan amenazadoras, soberbias, es¬ trellándose, rugiendo cual fiera herida mortal mente, al pie de la escarpada roca que sirve de pedestal al san¬
tuario.
Densas y negras nubes atraviesan la bóveda celes¬ te, dirigiéndose en dirección N. O.; el horizonte, á pe¬ queños intervalos se ilumina con la viva claridad, de culebras de fuego. La tempestad se acerca, horible, [tero magestuosa.
El ánimo menos dado á la meditación, siente en su organismo un no se que inesplieable, pero que le atrae y le subyuga, yo no se lo que pensaba, porque eran muchas las ideas que ocupaban mi imaginación.
Habíamos recorrido el campo de S’ Oca, contem¬ plado el Puig de Muntaner, sitios siempre inmortales pues en ellos nuestros paires, vertieron su generosa sangre, defendiendo religión y patria.
Que bella epopeya la que empezó en las escabrosas rocas de Covadonga, por las huestes que capitaneó Pelayo, y vió un feliz término en la fecunda vega de Gra¬ nada, al entregar Boabdil, las llaves de su ciudad que¬ rida á D. Fernando y Da. Isabel, magnánimos monar¬ cas, que al confundir sus almas, dieron forma y unidad á la nacionalidad Española.
Cuantos episodios, cuanto heroísmo, entre estos dos nombres imperecederos Covadonga y Granada.
Ruego al lector me dispense esta pequeña digresión hija del estado de mi ánimo.
El oratorio de Sta. Catalina es ya un m oh ton ruinas, y como tal renovable. Mitad templo, mita l fortaleza recuerda á los templarios, guerreros y sacerdotes á un tiempo mismo.
Su fundación data, si crédito damos á la tradición, del tiempo en que pasó milagrosamente San Raimun¬ do de Pcñafot. Su humildad, contrasta visiblemente con su antigua opulencia, su silencio y soledad, con sus tiestas y número considerable de heles que acudían al templo rindiendo respeto á la Santa.
Sti. Catalina, es una página de piedra, en la histo¬ ria de una época casi olvidada de nuestro positivo si¬ glo, época en que fl)reció el heroísmo, y el valor es¬ pañol en la plenitud de su vida.
Soller, se honra mucho recordando, en los dias que anualmente se celebran sus ferias, la victoriaalcanzada por sus padres .contra los sectarios de Mahoina, sin ol¬ vidar en sus fiestas al que fué su caudillo el capitán I). Juan Angeláis.
S.
(Se continuará.)

HE-A. CUARESMA.
Lectoras mías, vosotras las que os imponéis el ayu¬ no y la abstinencia para alcanzar el perdón de vues¬ tros pecad ¿líos—que os recuerden en la conciencia más (pie los pecados de grueso calibre— ¿no habéis pre¬ guntado á nadie cual sea el origen de la institución que
lleva el triste nombre de Cuaresma?
A todas os considero tan curiosas como cierta ami¬
ga mia que esta mañana me ha dirigido esta pregunta: y para satisfacer vuestra curiosidad, muy natural en toda hija de Eva, voy á esplicar, en pocas palabras, el origen, la utilidad y el resultado de la observancia de esta antiquísima institución.
A principios de su carrera religiosa, cuando su au¬ toridad aun distaba mucho de prevalecer, Jesús quiso, como Juan Bautista, herir la imaginación de los Judíos por medio de austeridades v privaciones, y también por medio del aislamiento. Se fué al desierto, donde, según cuentan varios evangelistas, ayunó cuarenta dias. Apesar de esfo, Jesús no recomendó la cuaresma en sus proyectos; por el contrario, se levantó con frecuen¬ cia contra los ayunos cuya ostentación repugnaba á su buen sentido religioso.
No cabe duda que la cuaresma, como institución oficial, con su carácter obligatorio, fué desconocida de los primeros cristianos. Algunos hombres, obedecien¬ do á su sentimiento de entusiasmo por Jesús, quisie¬ ron imitar su ayuno de cuarenta dias, creyendo que de este modo se acercaban más á su Maestro. Su ejem¬ plo halló imitadores; la Iglesia estimuló aquel movi¬ miento de fervor voluntario, y la cuaresma no tardó en establecerse como costumbre; pero aun no había sido marcada con el sello de la obligación que se le ha impreso después; ni siquiera quedaba fijada su dura¬
ción de un modo constante. Los unos no admitían mas
que un dia de ayuno; otros admitían dos, no faltaba quien admitiese varios, y los mas exigentes estable¬
cían cuarenta.
La opinión mas general es que la autoridad eclesiás¬ tica no intervino, para hacer de una costumbre popu¬ lar una institución obligatoria, hasta mediados del siglo tercero. La obligación del ayuno y de la abstinencia, durante los cuarenta dias que preceden la fiesta de Pascua, no fué bien establecida sino á mediados del siglo VIL.
En el siglo XVI, la cuaresma no se libró de los re¬ formadores. Lultero y Calvino la condenaron, cuando abolieron lodo lo que, según ellos, se relacionaba más ó menos con el espíritu de reglamentación. Fué con¬ servada, sin embargo, en la Iglesia anglicana, porque siendo Inglaterra un país marítimo, don le la pesca constituía una de las■ principales fuentes de riqueza, retrocedieron ante la perspectiva de inferir un golpe de¬ masiado violento á una importante rama déla industria
nacional.
Bajo el punto de vista higiénico, hombres versados en la ciencia, sin mas preocupación que la verdad, han afirmado que la cuaresma ejerce una poderosa infiden¬ cia en la salud pública. La primavera es para toda la naturaleza, y s'bre todo para la naturaleza orgánica,
un momento de: renovación. Así como una exuberan¬
cia de sávia reanima á las plantas, los animales sienten

SEMANARIO DE SOLLER.

3

también en sus órganos la acción de un acrecenta¬ miento de vida. La sangre circula con mas Cueza y mas calor; la digestión se opera de un modo mas activo y

el Sr. Presidente con toda la gravedad, serenidad, ceguedad y demas acabados en ad del absolutismo mas intransi ¡ente, dijo; «no hay palabra» y, «á

mas completo. Pero esta misma exuberancia de vida votar;» volvió á insistir nuestio amigo, y antes

puede convertirse en peligro para la salud, porque el equilibrio, que es su condición esencial., [Hiede al¬

de terminar su segundo—no hay palabra — no ya como el primero, sino mas enérjico y vigoroso, y

terarse.
Si se tiene, pues ,en cuenta que la cuaresma se ba¬ ila situada en el vestíbulo de esta estación crítica, se

por ende mas saturado de sal y pimienta, fué la con¬ testación que obtuvo: no fué esto suficiente para que desistiese de su empeño el interpelante, pues que

Vnmprmnlerá que el sistema de privaciones que impo¬ creyéndose en uso de su derecho, como lo creemos

ne, debe Favorecer la salud de un modo tanto mas eficaz cuanto que obra como preservativo y no como remedio.
Pero la precaución que muidlas de vosotras necesi¬ ta tomar para la conservación de su amenazada salud,

nosotros, insistió por tercera vez, recibiendo por toda contestación su «no hay palabra y... alerta.» Ante tamaño... mandato presidencial lo procedente era
callar ó... no callar. Procedióse á la votación, resul¬

consiste en hacer ayunar el alma de excitantes place¬ tando elegida la Junta directiva preparada al efecto

res y dar al cuerpo mas alimento del que le dais. Me viene á la memoria una anécdotadel gran Fene-
lon, lumbrera del Catolicismo. Un dia sorprendió á un alumno el chique de Borgoña comiendo carne en vier¬

y que nadie disputó; todo lo cual se hizo con mas
rapidez que la que nosotros hemos empleado para relatarlo, llamando la atención que los secretarios nombrados al efecto cumpliesen su cometido con

nes. Gomo el principé trataba de excusarse por su de¬ licada salud, le contestó el prelado: «Comeos una ter¬

tanta rapidez, por lo que se les felicitó después. Levantóse I). Pablo Ozonas, y no como quien pide la

nera y sed justo.»

Juan B. Ensenat.

palabra, sino como quien amistosamente la toma, disertó y protestó contra aquel acto, y aprovechando esta coyuntura el Sr. Estades, exijió igual derecho

Cróanáca, Local.

que el Sr. Ozonas, pidiendo otra vez se le concediese la palabra, que clespues de mutua inteligencia entre | la Junta directiva se le concedió; en uso de ella ya,

felidió de todas veras y con toda seriedad á Ja pre¬

Gomo medida de prudencia y por las indicacio¬ nes de nuestro compañero de redacción el Entro¬ metido, retiramos la crónica de la anterior sesión, en
la cual se nombró una Junta Directiva, pero como
•este acto que nosotros llevamos á cabo, guiados por el sincero móvil de fraternizar y evitar cuestiones personales, siempre tristes y deplorables haya sido interpretado de muy distinta manera, después de
consultado el autor de la mencionada crónica, la pu¬
blicamos monda y lironda, tal y como salió del meollo de nuestro muy querido amigo:

sidencia, á los secretarios escrutadores, y á cuantos
habiañ intervenido en tan tolerante como nuevo pro¬
cedimiento, de nombrar Juntas directivas, y sobre todo de sociedades cuyo lema es—Union local ó Alianza Sollerense;—protestó después aunque en brema, (así al menos nos pareció á nosotros) del acto llevado á cabo, por lo ilegal, injusto, improcedente, inquisitorial v... Levantóse el ¡Sr. Colom individuo de la nueva junta, sin duda con el propósito de con¬ testar y rebatir al Sr. Estades, pero lo hizo con len¬
guaje tan profundo y metafísico que no acertamos á comprender, y dudando por consiguiente, si logró

LA UNION LOCAL
ó ALIANZA SOL LEPENSE.

su objeto. Iba á rectificar el Sr. Estades y... levan¬ tóse la sesión, quedando por supuesto, y como hemos dicho, votada, escrutada y nombrada la Junta direc¬
tiva de la nueva sociedad La Union local ó Alianza

R. I. P.

Sollerense, cuyos propósitos y cuyo fin son fomen¬

Gomó si dijéramos, empezar nuestra revista con el de profundis. A la hora indicada, en el mismo local y con misma concurrencia, á poca variante,
empezó la sesión. Como se tenia pedida la pa¬ labra desde la anterior, para continuar el debate y resolver sobre la pregunta ¿dónde vamos? {qué fin

tar, apoyar y realizar el bien de Sóller. ¿Quedan ustedes enterados? Pues, aquí podíamos concluir di¬
ciendo como 1). Ramon de la Cruz:
Y aquí dio fin el sainete
Perdonad sus muchas faltas.
Pero teniendo en cuenta nuestra situación por lo

nos proponemos! pregunta que hizo el Sr. Pulían, que repitió y repitieron varios asistentes, y no con¬ testada aun, nos sorprendió el ver se hallaba todo
preparado para votación de la Junta directiva; como en efecto, abierta la sesión por el Sr. Presidente,

que ya de nuestro Semanario, ya de las revistas del
Entrometido se ha dicho, seremos mas es te usos,
aunque muy apesar nuestro. A nosotros se nos con¬
sidera no solo como hostiles á la sociedad en em¬
brión, sino de que nos valemos de todos los medios

díjose que iba á procederse á la votación de la sobre¬ dicha junta; ante tan estraño y sorprendente proce¬ der, levantóse nuestro amigo I). Gerónimo Estades,
pidiendo la palabra para recordar sin duda Jo ilegal del procedimiento que se seguia, tanto mas cuanto tenia pedida la palabra desde la sesión anterior,

para que no se lleve á efecto, y nada mas falso; bien esplícita y lealmente hemos manifestado nues¬ tras simpatías por la sociedad, pero según las bases en que se apoyase y procedimientos que se adoptaran, y ya en nuestro Semanario, ya á los amigos que de ello nos han hablado con sinceridad

para aclarar y terminar el debate pendiente. Pero y buena fé, les hemos manifestado nuestra, opinión

4

SEMANARIO DE SOLLER.

con toda lealtad, haciéndoles presente que el pensa¬ miento era tan bueno como irrealizable, tanto más
cuando entre sus iniciadores (y aquí está lo serio) habia individualidades que con tal de darse impor¬ tancia y hacer el bú, eran capaces de sacrificar hasta la niña de Pilatos; (dudamos si tuvo ó no niñas Pila-
tos, aunque si no las tuvo debió tenerlas.) Nuestra opinión y nuestros presagios quedan
justificados ya; y aun mas pronto que nosotros no creíamos. Verdad que queda la Sociedad constituida y su Junta directiva nombrada; pero ¿es esto lo que se proponían? ¿reviste esto carácter serio ni formal? ¿cuenta en su seno las personas de consideración y
arraigo? ¿Han sido, como nosotros prevenimos y á su
tiempo observamos los resultados contradictorios? ¿Queriendo unir, no han desunido? ¿Lo que querian un solo partido no han creado dos, opuestos, anti¬ téticos, encarnizados? Nosotros opinamos que sí, y
que no tardaremos en tocar los resultados. Toda nueva institución de este género no siendo presidida con un buen tacto y acertados preliminares, tiene por precisión que naufragar, y aquí ha faltado lo
uno y lo otro.
Déjense pues los iniciadores de intempestivas jeremiadas, y de llamarnos oposicionistas sistemáti¬ cos y rebeldes á su buena idea, idea que al conce¬ birla fué ya falta de vida, resultando en consecuen¬ cia un aborto, pero un aborto provocado, previsto, prevenido y profetizado. ¿Que existe la Sociedad? bien y que? también existió la carabina de Ambro¬ sio. ¿Y de que sirvió? Apliqúese el cuento. Sin em¬ bargo nosotros que no nos preciamos ni presumimos de profetas ni infalibles, y por ende nos* equivocᬠramos, teniendo vida lo que creemos muerto; á Jos dignos individuos de la Junta directiva de quienes —y nos complacemos en manifestarlo—puede espe¬
rarse mucho, les hacemos presente, que. en noso¬
tros encontrarán siempre fiel, aunque débil aliado, dispuesto á prestarles nuestro pobre concurso, y ha¬ remos fervientes votos para que realicen las mejoras
y bienestar de esta población, único fin á que dicen se dirijen.
No queremos, ni debemos concluir, sin hacernos cargo de una correspondencia que leimos en nuestro apreciable colega de la capital El Isleño, cuya co¬
rrespondencia parece solo destinada á nuestro Se¬ manario, y en particular al Entrometido, por su
crónica de la Union local ó Alianza Soliéronse. La
ya célebre correspondencia, nos parece que por lo menos habrá sido redactada en Palma, y si así lo
creemos, es porque de ser escrita aquí, y por perso¬ na que hubiese estado en la sesión á que se refiere, sabria que cuanto dice el Entrometido, quien ha asis¬ tido desde la primera reunión, lo habia ya manifestado de viva voz ven público, no siendo su crónica, mas
que un eslracto de lo que ántes habia dicho y discu¬ tido en pública sesión; y á fe que de haber estado presente el cauto y sesudo corresponsal, y aunque hubiese dormido, no podria haberle pasado desaper¬ cibida nuestra presencia, ya por nuestra voz ya por nuestra talla. Define el corresponsal, y de ello nos complacemos, por mas que lo veamos algo oscuro y difuso, los propósitos y el fin que la Sociedad se

propone, cosa que por primera vez y por él hemos sabido, y tanto es así, que la pregunta hecha por el Sr. Rullan y repetida por otros, ¿dónde vamos? ¿qué fin nos proponemos? quedó pendiente de debate para la próxima sesión, y se contestó á ella como habrá podido ver el corresponsal al principio de esto es¬ crito, ó pudo oir, si es que asistió á la sesión. Vamos, corresponsal de mis estretelas, confiese V. que escribe desde lejos del teatro de la escena, como si dijéramos, y que por el camino se le averian los datos, y sino
Tantas idas y venidas tantas vueltas y revueltas... Y como no me acuerdo mas del versito, doy fin á mi trabajo no sin ántes felicitar al simpático Calomardete y Torquemadino presidente, que con tan singular acierto presidió la sesión, dejando impere¬ cederos recuerdos por sus francas, liberales, castizas y dignas frases de—No hay palabra y... alerta. Y con esto para finís aunque sean como son, bastante malejos, como hijos de mi caletre, pero que para tí, simpático Presidente, bastan y sobran
te diré
Que por mas que á tí te asombre después de tanto charlar aun no has podido lograr
un voiúmen en tu nombre.
Tu charla por mas que arguya
no podrá conseguir mas, la gloria de los demas siempre eclipsará la tuya. Y... ¡Ah! Se me olvidaba, digan Vds. ¿después de eso seguirá llamándose—Union local ó Alianza
solí ere nse?
Lo decimos por los comentarios que andando el tiempo aun hará
El Entrometido.
El conato de «Sociedad-Union local ó Alianza
Sollerense» que nosotros dábamos por muerta, toda vez que nos habían manifestado individuos de su
Junta directiva no hallarse conformes con sus car¬
gos, por creer ilegal é improcedente su nombra¬ miento, intentó reunirse el mártes último, y después de grandes esfuerzos y muchos recados, asistió una
tan escasa concurrencia, como falta de representa¬
ción. ¿Y todo por qué? Para después de (altar á la asistencia algunos individuos de la Junta, les mani¬ festara el Sr. Presidente, nombrado en Ja anterior sesión, dando con ello una prueba de buen sentido y claro criterio, que presentaba la dimisión de tan honroso cargo, agradeciendo el inmerecido favor que se le hacia, pero que no podia bajo ningún con¬ cepto aceptar y después... se acabó la sesión. ¿Sabría decirnos el corresponsal del Isleño á que llaman hacer una plancha?
Nuestros plácemes al Sin Alcalde y corporación municipal por la acera de la plaza, que embellecerá tan concurrido y céntrico lugar. Le recordamos em¬ pero á guisa de ser pesados, la recomposición del puente Cas Jurat.

SEMANARIO DE SOLLER.

Honra á su autor la siguiente carta que de Cetle liemos recibido, complaciéndonos en publicarla ín¬ tegra seguros de que el público ha de agradecer¬ lo, y segundar tan provechosa como patriótica idea.
Sr. Director del Semanario de Soller.
Cette 18 de Marzo de 1884.
Muy Sr. mió: Después de saludarle, y por si lo juzga conveniente, le propongo una idea quealesearía ver en Soller planteada; en defensa de sus huer¬ tos y para llevar á cabo si posible fuese la invasión de la enfermedad de los naranjos. Como base seria muy conveniente ante todo constituir una junta de Agri¬ cultura, la cual se impondría la misión de pedir al Gobierno, sino el apoyo material, por lo menos mo¬
ral, concediendo la excension de los derechos de
útiles y medicamentos que se pudiesen necesitar para verificar ciertos experimentos, y entre los mu¬ chos, el que voy á detallarle en esta carta; t.ratamienlo por el sulfuro de carbono, prefiriendo este en vista del buen resultado que produce en los viñe¬
dos atacados de la filoxera.
Para ponerle en práctica, se nesecita un arado ■inger/or y algunos barriles de sulfuro, lo cual pue¬ de facilitar el Ayuntamiento, una vez constituida la .Junta de Agricultura, con disponer solamente de 200 á 250 pesetas con cargo al fondo de calamida¬ des públicas, cantidad con lo cual se llevarían á término los primeros ensayos.
Yo por mi parte me ofrezco graciosamente, á proporcionarles todo lo que se necesita, al propio tiempo que darles instrucciones, de la manera que aquí se emplea el sulfúre, en el tratamiento de las viñas y la cantidad por metro cuadrado que se nece¬ sito. Además de este tratamiento, pueden otros más inteligentes en Agricultura, proponer otros medios de curación y haciendo pruebas, quizás se llegaría á reconstituir el delicioso jardín que otras veces he¬ mos conocido y que hoy no podemos ver sin verter abundantes lágrimas, al contemplar su desdicha.
Quizas la idea que hoy propongo no sea practi¬ ca, ó no pueda llevarse á cabo en un pueblo como el nuestro, en que por desgracia reina en mucho la apatía, en la cuestión de intereses materiales, pero haga de ella el uno que crea conveniente y sepa si de alguna utilidad puedo serle útil para darle á conocer las innovaciones que en agricultura puedan hacerse, ó para proporcionarles lo que crea útil, ya en obras que de ello traten ya en inslrumenlosdelabor, como otras materias, estoy dispuesto á procurárselo, con el mayor desinterés, pues solo nos mueve el deseo, de ver florecer á nuestro pueblo y si posible fuere, pagar con agradecimiento á las naranjas, pues á ellas
debemos el habernos instalado en Francia, apren¬
diendo á trabajar con alguna útilidad. 8oy de V. afectísimo 8. 8. Q. B. S. M.
Guillermo Colom.
Para dar cabida en este número á los asuntos
locales, no podemos publicar la acostumbrada carta de nuestro querido amigo Ali, corresponsal del Se¬
manario en la corte.

Sin saber los motivos hemos dejado de recibir varios números del a preciable colega El Felanigense.
Hemos recibido dos números del Boletín de la
Institucmn Mallorquina de enseñanza, nombre re¬ cientemente adoptado por la Escuela Mercantil de
Mallorca.
Quisiéramos ocuparnos cual se merece, de tan ilustrada publicación, el corte espacio de tiempo de que disponemos, hoy nos lo impide, pero no dejare¬ mos de hacerlo extensamente, en uno de nuestros
números sucesivos.
El aspirante á oficial de la Delegación de Ha¬
cienda de Palma, D. Luis Giá ha sido declarado
cesan te.
Sentimos el percance de nuestro muy querido y simpático amigo.
Ha sido nombrado Presidente de la Audiencia
de Palma, I). Vicente Falcon.
Arreglada la marcha de nuestro Semanario, los dias que saldrá desde Abril próximo serán el 8, 15, 23 y 30 de cada mes.
Los artistas mallorquines Sres. Samper y Riera
en unión del maestro Sr. Goula, están escriturados
para cantar el miércoles 3^ juéves santo en la Cate¬
dral de Sevilla.
Ha sido elevada á la categoría de segunda clase
la aduana de Puerto-Colon.
Digno ero aquel puerto de tal merced, pues man¬ tiene un comercio muy activo entre los de Francia y
del litoral de Cataluña.
En el Boletín Oficial de la provincia n.° 2672, fecha 25 del que rige, se manifiesta la forma en que las clases pasivas han de pasar la revista anual, cuyo
acto se verificará en las oficinas de la Intervención
de Hacienda desde el l.° de Abril próximo.
Ha sido ampliada la aduana de Soller para el despacho de carbón mineral.
Ha permanecido entre nosotros dos dias el pre¬ claro hijo adoptivo de este pueblo I). José Cotoner
Conde de Sallent.
La entusiasta acogida que justamente se le ha tribu lado, y la esraces de tiempo de que disponemos, son el motivo por el cual dejamos para el próximo número el dar estensos detalles, sobre la importan¬ cia que para el porvenir del puerto de Sóller, reviste
la visita del Sr. Conde.
Una omisión involuntaria ha sido la causa de
que el número 7 del Semanario vea la luz pública
con dos dias de retraso.
Esperamos de nuestros lectores, que tantas prue¬ bas de benevolencia nos han dispensado, olvidarán, el retraso en lo cual quedará agradecida
La Redacción.

6

SEMANARIO DE SOLLER.

ECOS.

Los generales Velarde, Hidalgo, Ferer el briga¬ dier Villacampa y otros caracterizados demócratas, se hallan detenidos en las prisiones militares de san
Francisco, se [ignoran las causas, pero de público se les atribuye el dilema de conspiradores.

* v*
En el último consejo de ministros celebrado bajo la presidencia de S. M., el Sr. Cánovas hizo un ex¬ tenso discurso, exponiendo el estado de la política
esterior é interior. Examinó detenidamente los acon¬
tecimientos de Andorra, y dijo existía tan completa igualdad definirás, entre Francia y España, quehacian imposible el que se produgera ninguna complicación, pues ambas naciones desean la paz y el orden del valle. Se habló de la conspiración y se acordó decla¬ rarla completamente terminada, leyéndose telegra¬ mas de las autoridades de provincias altamente satis¬ factorios, tratóse de los presupuestos extendiéndose
cada ministro en detalles, sobré las formas y econo¬
mías que piensan introducir en sus respectivos de¬
partamentos.
*

Se asegura que los izquierdistas han solicitado del general Serrano que se reúna el partido.
*

La comisión noinrada en Madrid, para defensa de la prensa periódica contra las extralimitaciones que el Poder en su contra cometa, la componen los
señores: 1). Emilio Laudur Pastor, D. Mariano
Arans, D. Manuel Troyano 1). Juan Quesada, y don
José González Fiori.

% ~

*

**

El Sr. Fassary ha sido nombrado fiscal, de la causa que se instruye contra los detenidos por pre¬ suntos conspiradores.

*

Se asegura que á últimos de Marzo se publicará
el deereto de disolución de las actuales cortes y
nueva convocatoria.

COSTUMBRES DE MARRUECOS.
(Continuación.)
El estado militar en Marruecos, carece de todo lo indispensable para que se halle constituido sobre sólidas bases, para dar cumplimiento á su doble mi¬ sión, de defender, el orden en el interior, y ser la salvaguardia á ios ultrajes que puedan inferirse al pabellón nacional.
Les sueldos son insignificantes, para cubrir las primeras necesidades, su vestuario de mala calidad, y su armamento pésimo, adquirido del que desecha Inglaterra, pagándolo el erario á precios fabulosos.
Carece el ejército marroquí, de disciplina, indis¬ pensable para su prestigio, de gefes que tengan al¬ gun conocimiento del difícil arte de la guerra. Obe¬

decen ciegos las órdenes que comunica el Sultán á su -Visir, sirviéndoles de móvil el saqueo y pilla ¿ge, cuando pelean contra alguna tribu que no reconoce el omnímodo poder de S. M. Se vifia na, ó el fanatis¬ mo religioso si se dirigen contra cualquier potencia
europea.
El Askar es la que forma el principal elemento de fuerzas en Marruecos, y cuyo nombre es poco envidiable, pues no hay tropelía que á ellos no se atribuya. Su uniforme apesar de que á su ingreso se les provee de las prendas reglamentarias, llega á ser muy variado, por no renovarse cuando su uso lo exi¬
ge. Su armamento también es muy heterogéneo, y miéntras los unos se hallan provistos de la carabina de pistón, que como ántes hemos dicho les propor¬ ciona Inglaterra, los otros están armados de la ki¬ lométrica espingarda.
Los rnejarnias, guardan mas aspecto marcial, y.les distingue de losAskúm la uniformidad, aunque deje mucho que desear. En España son los que vul¬ garmente se conocen con el nombre de moros de rey,
prestando este instituto, el servicio de policía que por
los Gobernadores ó Kaids se les ordena.
Por el año 1073 Muley-lsmail, uno de los pri¬ meros soberanos de la dinastía actual, formó una
guardia que le fuese adicta componiéndose, de jóve¬ nes negros hechos esclavos en una expedición al Su¬ dan y otros puntos del interior del continente Afri¬ cano. Los emperadores que sucedieron á Muley-ls¬ mail no creyeron suficiente para su seguridad esta
guardia de esclavos y crearon otra formada de la fa¬ milia de los udayas, naciendo entre los bajaras, y
talayas, rivalidades que en distintas ocasiones han ensangrentado aquel territorio.
Los rnejarnias, sirven al Sultán, miéntras su edad y salud se lo permite, y sus hijos desde la edad de 16 años están obligados á los mis deberes que sus
padres, gozando de idénticos derechos.
Guando el Sultán llama al servicio de las armas,
bien sea por urgente necesidad da imponer su vo¬ luntad en alguna kábila que no la acata, bien para llenar las bajas que ocurren, lo ordena á los Gober¬ nadores, los cuales á su vez comunican á los mejarnicts la voluntad del Emperador, empezando el reclu¬ tamiento, que no describimos, para evitar la repug¬ nancia que nos causa relatar tanto atropello é ini¬ quidad.
El cuerpo de Artillería reside en los puertos del imperio. Los artilleros son conocidos con el nombre de tabdjia, siendo su misión principal, el contestar con sus vetustos qañones á los saludos de los buques extrangeros que en sus aguas fondean.
La instrucción tan precisa para tan importante arma es nula, emplean gran cuidado en la puntería, que ignorando los principios mas rudimentales de la balística, resultan siempre sus proyectiles con
notables desviaciones.
La marina que en el Imperio fué en otros tiem¬ pos poderosa yace en completo abandono no existien¬ do ya de ella, ni el recuerdo.
Su instrucción, es una copia servil del ejército turco, pero muy inferior, usando los gefes las mis¬
mas voces de mando.
Su táctica, consiste en hacer fuego, y embos-

SEMANARIO DE SO LEER.

7

carse, saber elegir las posiciones que mas convienen para caer sobre su enemigo. Desconocen el orden, y tan pronto avanzan como retroceden de la linea
de batalla.
Son frugales en extremo. La administración de los ejércitos es desconocida, de modo que cada indi¬ viduo debe cuidar de proveerse del indispensable
alimento,.
(Se continuara.)
F.
EMPEORAR.

hace fatigosa la respiración, inconveniente que no lleva consigo la luz eléctrica.
La luz de gas, por su color blanco amarilleóte, es de agradable visualidad en las salas de espectᬠculos, si bien le perjudica algo la oscilación de las luces, que puede en parte remediarse con las pan¬ tallas ó globos de cristal esmerilado. Las lámparas
de arcos voltáico dan al rostro de las personas una
tinta descolorida y lívida, además de que las som¬ bras son muy intensas y duras; siendo por tanto, preferibles para las salas de reunión lámparas de in¬
candescencia, de las cuales las de Edison son muy
ventajosas, porque emiten una luz de matiz blanco
adordo, exenta del inconveniente antes indicado.

Morda, triste de amor
Y me dijo la experiencia: «Huye que será la ausencia
Un bálsarúoá tu dolor.»
Huí, el consejo traidor, Me apartó de tí al momento, Y hoy mayor es mi tormento Y mayor mi desvarío, Porque no puedo, ángel mío, Huir de mi pensamiento.
S.
LA LUZ ELECTRICA EN LOS TEATROS.
La real Academia de Bellas Artes de San Fer¬ nando ha emitido un ilustrado informe sobre el pro¬
yecto de alumbrado con luz eléctrica del teatro Real. Opina que esta clase de iluminación, establecida conforme á los principios científicos y á los últimos adelantos de la ciencia, contribuye á dar más realce y belleza á los espectáculos, además de ser menos peligrosa de ocasionar un incendio que el alumbra¬ do por gas, cuyo fluido puede escaparse por cualquier ajuste de llaves, rotura de cañería ó descuido en de¬ jar abierta una llave. La falta de aislamiento de un conductor eléctrico solo puede disminuir la intensi¬ dad luminosa, pero no ocasionar un incendio: si por resistencias anormalesaumentase la potencia eléctrica en algun punto del circuito, llegando á enrojecer el
alambre conductor solo se determinaría el incendio
si estuviese en contacto con él alguna materia de fácil combustión, y nunca seria tan rápido como en caso de una explosión ó fuga de gas.
La combustión del gas consume oxígeno del am¬ biente, produciéndose ácido carbónico y vapor de agua, alterándose en su consecuencia las condicio¬ nes normales del aire, en perjuicio déla respiración
si no renueva con una constante ventilación, la cual
no estan necesaria tratándose del alumbrado eléc¬
trico. Adamas la luz de gas produce una elevación de temperatura que causa la rarefacion del aire, de modo que en las localidades altas ele los teatros es

MI PENSAMIENTO.
(Fantasía.)
Celages, perlas, aromas, espumas, brisas, rocío, selvas, esquilmadas lomas, el mar, un bosque sombrío. El sol alzando su frente,
la luna clara y serena,
el eco triste y doliente
con claras linfas la fuente
una barquilla en la arena,
El álamo solitario,
el ruiseñor sus amores
un albergue funerario, ¿Es esto algun inventario? ó Dejadme seguir señores.No turbéis la inspiración que está abrasando mi frente, la cascada, el aquilón, el relámpago, el turbión,
el ocaso el, oriente: La pastora que enamora, El arrovuelo v el cielo,
bella aurora que colora ¿Es la caja de pandora, Ja lira de algun mochuelo? ¿Soy poeta? ¡ni pensarlo! ¿Soy un genio? ¡Lobería!
Nadie se atreve á dudarlo
porque está para probarlo
mi valiente fantasía.
Libre el paso, allá voy yo, ¿Vais á dar fin á este cuento? El cuento ya se acabó pues ¿cómo? se me olvidó Espresar un pensamiento.

8

SEMANARIO DE SOLLER.

SECCIOiLT 3DX] ^.^TXT^TCZOS.

FERRO-CARRILES DE MALLORCA.

CÓRREOS.

Servicio de trenes que regirá desde 16 de Marzo
de, 1883 á 15 de Octubre de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 7‘45 mañana 2‘15 y 4 tarde (mixto).
De Manacor á Palma y La Puebla, á las 3 (mixto) 7‘45 mañana y 5‘15 tarde.
De la Puebla á Palma á 3‘30 (mixto) 7:40 mañana y
5‘40 tarde.
De la Puebla á Manacor 7‘40 mañana 2‘45 y 5 40 tarde.
Trenes periódicos.— 1 ias de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á la 1'30 tarde.
Palma 29 de Febrero de 1884.—El Director General, Guillermo Moragues.

SALIDAS.
Domingo 8 mañana para lbiza y Alicante. Lunes 4 tarde {jara Máhon. Martes 5 tarde pai a Barcelona. Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Juéves 4 tarde pata Valencia. Sábado 2 tarde paia Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lunes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Mahon por Al¬
cudia.
Miércolee 3 tarde de lbiza y Alicante. Juéves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por
Alcudia.
Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS A' PERIODICO DE INTERES GENERAL A' LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores y colaboradores cono¬ cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.

En España peseta a

T50 ¡i-liíica 2 íi-liro suelto 25 cts. t id.

PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES.
En Soller, D. Vicente Vicens (cartero).—En Palma, Librería Constitución 90.

COMPAÑÍA CATALANA
DE VAPORES TRASATLÁNTICOS.
Salidas fijas del puerto de BARCELONA el 15 de
onda mes para
Fuerio-EIco y La Habana
Saldrá para dichos puntos el 15 de Abril, el vapor
SANTIAGO.
Admite carga y pasageros. Los iletes y pasage de esta á Barcelona y el trasbordo en dicho punto son de cuenta de la Compañía.
Estando limitada la cabida, se advierte á los seño¬ res cargadores se sirvan pasar nota anticipada de la
carga.
Se despacha en Palma, plaza de Copiñas, núm. 5
entresuelo.
PARA PUERTO-RICO Ï LA HABANA
CON ESCALA EN
MAYAGUEZ Y PONCE
ti ■» vapor HEMi CIÉ.
Saldrá á mediados de Abril para dichos puntos, ad¬
mitiendo pasageros y carga.
Para informes: Sans y Pierrar, Gonsquistador 7.—
Palma.
Horno y Pastelería de Joaquin Borrás calle del Viento.

¡¡UN NUEVO TRIUNFO!!
MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen.
2‘50 PESETAS SEMANALES
lü por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. - Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime II, 4—Palma
EN LA PLAZA DEL ARRABAL ACARA de establecerse lin almacén de vinos comunes y blan¬ cos á precios módicos: de Juan Mayol (Rata)
AGUARDIENTE de Sta. María~y~AN-ISÉÍÉ
de Sóller, véndese á 8 y 10 rs. respetivamente en Can Pep Pollem í.
Imprenta de la Biblioteca Popular.— r884.