Semanario de Sóller 1884, no. 3
PRECIOS DE SUSCRIPCION.

PUNTOS DE SUSCRIPCION,

Año I.

En América . . 2<oo Pías.
» Francia. . . i ‘jo » » España. . . i‘oo »

Sábado l.° Marzo de 1884.

EN SOLLER:
D. Vicente Vicens (cartero.)
EN PALMA:
Librería, Constitución 90.

Húm. 3.

SUMARIO.—Carta, por Alí.—Gustavo A. Becqucr y sus obras, por Filemon.—Crónica Local.—Pedro el Sesudo ó un sabio sin estudios, por Salvaje.—Costumbres de Marruecos, por P.—Impresiones de mi primer viaje, por S.—Poesías, por S.—Leyenda, poesía, por Gil Blas. Variedades.—Movimiento del puerto de Sóller.—Sec¬
ción de Anuncios.
CARTA.
Sr. Director del Semanario de Soller.
Sollcr.
Madrid 20 de Febrero de 1884.
Muy Sr. mió y querido Director: respondo al llamamiento de V. con el placer que me causan to¬ das las ideas que tienden á propagar en todas las clases la ilustración y la cultura que el siglo impone, y envió á V. y á la redacción las mas entusiastas plácenés, por haber realizado idea que tanto les honra y cuyas ventajas recojerá el pueblo de Soller en el porvenir.
La época de la locura llega, la gran bacanal se acerca, sus emjambres de máscaras pronto nos atur¬ dirán con sus estridentes gritos y las estudiantinas
con sus cansados instrumentos.
La alegria’cunde por todas partes, y el carnaval promete estar animadísimo, aunque hay queconfesar que va decayendo aquel vértigo de los pasados años.
El carnaval envejece.
La aristocracia le recuerda este año. Fernan-Nu-
ñez, abre sus salones para darle esplendor con un gran baile de trajes, en el cual se derrochará el capricho y el dinero de los que ambas cosas les so¬
bra.
Pero dejo asunto tan baladí, para vertir en esta correspondencia, conceptos mucho mas interesantes.
Nada ha llamado poderosamente la atención en estrenaos teatrales, durante la última quincena, sin

embargo de ser varias las obras nuevas, presentadas
en los diferentes coliseos.
La velada del Atenéo en que Nuñez de Arce, dió lectura á su último poema la Pesca, y la ansiedad con que es esperado un drama de Eugenio Sellés que lleva por título las vengadoras, ocupan hoy la
atención.
Muy contrarías son las diferentes versiones emiti¬ das por los que asistieron á la lectura ¿e los dos pri¬ meros actos de Las Vengadoras; nosotros no debe¬
mos de ellas hacernos eco reservándonos el derecho
de juzgar la obra del autor del Nudo gordiano á su debido tiempo.
La Pesca de Nuñez de Arce es digna composi¬ ción de su nombre y de su fama. En ella se retrata
la lucha de sentimientos del alma, la felicidad que
encuentra siempre para su realización insuperables
obstáculos.
El autor no se se sujeta á escuela, jamás lo hace el genio; realista romántico ó clasico, es su poema según se mire, en su verdad, en su grandeza, ó en su
forma.
Este es el acontecimiento literario de la pasada quincena.
En el Real se ha verificado el estremo de la Gi~
conda del maestro Ponchiéli.
La obra ha gustado bastante sin ser de las qae arrebatan, la Sra. Techodorini y la Sría. BorgJki han merecido los aplausos del público por la acer¬ tada interpretación de sus respectivas partidas.
Eusebio Blasco ha presentado en el teatro de la Comedia un arreglo del francés titulado el Guapo Rondeñc. Le bel Armat obra original, es hija de la pluma de un autor juvenil, el cual demuestra no carecer de ingenio. El trabajo del Sr. Blasco, aunque no difícil, es escabroso logrando suplir con su talento los defectos de que suelen adolecer las traducciones y arreglos.
Otro arreglo ha sido presentado en uno de estos últimos dias, titulado Rip—rip, adolece esta eom-

2

SEMANARIO DE SOLLER.

posición que tanto furor á hecho en Londres y NuevaFork, que sus muchos donaires allí deberán sin duda ser graciosísimos, pero pierden esta, al ser á
idioma traducidos.
EIRip—rip no tiene argumento. Un cazador es Rip el cual busca por éntrelas montañas y breñas de su pais un tesoro que al fin encuentra. Una bacante que nadie se esplica el como por aquellos sitios se encuentra, da á beber una copa no sabemos de que, y Rip se duerme tan profundamente que despierta veinte años después y ¡oh sorpresa! encuentra á su aldea trocada eu opulenta capital, en hotel, la humil¬ de hostería, su muger en hija.... con este argumento y nada nueva su música, podran mis lectores juzgar el éxito, que solo merecen Busato y Muriel por sus
escelentes decoraciones.
Un buen hombre, es el título de la obra estre¬ nada en el teatro de la Zarzuela, en la cual demos¬ traron una vez mas su talento elSr. Vico y la señora
MendSza Tenorio.
La frialdad con que el público recibió el extremo de Un bnen hombre, es la causa que no manifeste¬ mos, el nombre del autor quo tiene alcanzados seña¬
lados triunfos en el Teatro.
El pensamiento déla obra, tomada del francés, es bastante monótono durante la esposicion ó sea el primer acto. En los dos sucesivos, no deja de tener interes y hasta escenas verdaderamente dramáticas.
La obra, sin que la califiquemos de buena, no merecia el retraimiento que el público demostró.
Mucho hablaría de política, pero tengo muy pre¬ sentes las indicaciones de Y. y el progama de su revista, este es el motivo por el cual esta quincena,
me limito à reseñarle someramente los acontecimien ios litarlos.
Me honraré siempre de tener á los lectores del Semanario al tanto cíe cuantas noticias, por aquí ocurran y comprenda puedan tener para ellos inte¬
rés.
Me repito de V. afectísimo y seguro servidor.
Alí.
GUSTAVO A. BECQÜER Y SUS OBRAS.
I.
Trece años han trascurrido desde la prematura muerte de Gustavo A. Becquer. Al rendir tributo á su memoria inmortal, cumple la prensa con una de sus mas elevadas misiones, y mucho sentimo sea nuestra inteligencia pobre, para honrarle cual merece su reve¬
lante mérito.
Gustavo A. Becquer, rera de naturaleza débil, mu¬ riendo á tan temprana edad que su paso por la tierra, fué cual el del cometa que al atravesar su órbita irre¬ gular muestra capa admosférica, lo señala con deslum¬ bradora estela, sus obras lo fueron para nuestra litera¬
tura.
¡Pobre Becquer! Huérfano cuando solo contaba nueve años de edad, fué recojido y educado por su madrina de pila, respectable señora que idolatraba á su ahijado, y á quien hubiera legado su fortuna, si

Becquer no la hubiese abandonada, en alas de su fan¬ tasía, y de la gloria que para él debía ser postuma.
Solo, de nadie conocido, y sin fortuna llegó á Ma¬ drid el año 1856, con la idea de vivir de su trabajo; dejando para no ser difuso el contar las muchas priva¬ ciones que pasó en su obligada vida de bohemio. De¬ sempeñó un modesto empleo en las oficinas de Bienes y Nacionales, pero Becquer, no podia sujetarse á las rutinas oficinescas, ni era tampoco excelentes pendo¬ lista, ocupándose en pintar escenas de las obras de Shakespeare y otros autores, en vez de resolver ó trarmitar espedientes, por lo cual fué al poco tiempo
declarado cesante.
Emprendió nuevamente Gustavo su vida aventure¬ ra, ora escribiendo artículos literarios, ora pintands cuadros al fresco, lo cual lo hacia admirablemente; entrando por fin á formar parte de la redacción del Contemporáneo, al fundarse aquel periódico.
Sus aficciones de artista absorbían toda su inteli¬
gencia; no figuró jamas en determinado campo político, rechazando siempre, las intrigas, escándalos y favori¬
tismos, íntimamente ligados con aquella. Nombrado
fiscal de novelas, ciñió todos sus actos á un recto criterio basado en sana justicia. Al caer el ministerio Gonzales Bravo, de quien había merecido tan señalado honor, presentó su dimisión.
La inesperada muerte de su hermana Valeriano, único ser que de su familia en el mundo le restaba, hirió de muerte su alma delicada, incapaz de recibir los du[
ros embates del mar de la vida. Muriendo el 22 de Di¬
ciembre de 1870.
Solo un rasgo biográfico hemos intentado bosquejar, puesto que ya nadie ignora los detalles, de la noveles¬ ca vida, del célebre poeta sevillano.
II.
Hablar de las obras que Becquer legó á la posterided revistiéndonos para ello del frió escalpelo de la erítica, es misión que no nos corresponde, ni el objeto que mueve nuestra pluma es otro, que honrar su inmortal
memoria.
¿Quien no siente profnuda emoción al leer sus ri¬ mas? En ellas se admira el arte, el colorido, algo que es la realidad entrelazada á lo sublime. Huye del me¬ tro y del consonante, dominando solo la idea de con¬ mover el alma, encerrando el pensamiento por grande que sea, en lacónica forma. Sus rimas son el reflejo de su alma de poeta, se ven sus aspiraciones en unas, buscando algo que en la tierra es solo un fantasma. La felicidad absoluta. Inspirado en otras por el amor, muerto en su alma por casquivana mujer, que ni supo amarle, ni supo comprenderle.
La originalidad que distingue á todas sus composi¬ ciones no puede ser confundida, ni menos creerla pla¬ gio de autores alemane, Heyner ó Muset, pues si bien se les parecen son menos artistas que Gustavo. En maridage el arte y la realidad, dan por resultado ese tinte original.
Becquer es el autor clásico de Ir Tadiccion y de la leyenda; sus cartas fechadas en e; monasterio de la Veruela y los cuentos del Trazmos, son la pruebo más
incontestable dá nuestro acento.
Su alm se separa de lo vulgar y persigue siempre

SEMANARIO DE SÓLLER.

8

un ideal, ya dando vida á una imagen de piedra, ya creando una ninfa de ojos verdes, ó dibujando sus con¬ tornos un vaporoso rayo del astro de la noche. Su fan¬ tasia llega rnás, y detiene dos hojas secas que arrastra el vendabal, las hace hablar y saca de su conversación profundas razones filosóficas.
Toledo, la antigua corte de moros y cristianos, la ciudad de los recuerdos por excelencia, es la ciudad querida del poeta, la fuente donde bebe su inspiración.
El que no ha visitado la ciudad que vive abrazada al Tajo arrullada por el apacible rumor de sns aguas, no puede comprender si no de una manera pálida las descripciones de Becquer, admirar los monumentos que generaciones de artistas han amontonado, dejando en sus creaciones un destello de su genio, es á todos permitido, describirlo á pluma como la de Gustavo es¬
tá reservado.
Aquel claustro de S. Juan de los reyes, preciosa joya del orden gótico-plateresco, aquella catedral, coloso de piedra, en suya construcción se empiaron siglos, cúmulo d® bellezas, cuyo armonioso conjunto es una maravilla. Aquel alcázar situado en la mas elevada de las colinas en que se asiéntala ciudad mansión de Car¬ los l.° abandonada casi y destruia por las llamas, hoy felizmente rejuvenecida, á toda su pasada Magestad, con las obras verificadas bajo !a dirección del ilustrado Coronel Comandante de Ingenieros D. Víctor Hernán¬ dez, el cual ha dejado en ellas grabado el sello de su talento. Divagar por su esterna vega, y entrar en la población por las puertas del Cambrón ó de Visagre* desde cuyos cubos parecen debe darnos el quien vive del sentinela moro envuelto en su jayque, ó el végia cristiano cubierto de su cota de malla empuñando pesada lanza. Recorrer el dedalo de sus calles, estrechas, torcidas y empinadas, encontrando á su paso la puerta del Sol, Sta. María la blanca Sla. Leocadia, monu¬ mentos en los cuales, cada piedra encierra un mundo
de recuerdos.
Becquer en sus viajes, lo ha bosquejado todo, con admirable sencillez, sin ser difuso. La muerte arrebato á la literatura las leyendas del Cristo de la Vega, el hombre de palo, y la casa de Padilla las cuales, hu¬ bieran tenido por teatro de acción la ciudad del Tajo.
La leyendas de Becquer sin ser tan fanfasteicas, como los cuentos y baladas alemanas, encierran mas realismo en su fondo, unido á un estilo elevado y correpto, hasta el punto de ser calificada de poesia toda
su prosa.
Sus tradiciones son siempre entretenidas, y en ellas
se trasluce el corazón del autor.
En su trabajo la venia de los gatos pinta la dicha y el infortunio con tal verdad que no podemos menos de mencionarla, derramando à granel luz y colores, al tratar de la primera, y recargándole de negras tintas al hacerlo con la segunda.
Becquer no pudo alcanzar el reposo que necesitaba para poder dar formas á las muchas ideas que tenia en embrión, pues su inventima era precoz é inagotable perdiendo la literatura obras, que en su género, figura¬
rían entre las m-e’ores.
Varias sonyá. jis ediciones que sucesivamente se han agotado de sus trabajos, y escasos los idiomas cultos á que no -han sido vertidas.
Gomo compañeros de Becquer en el estadio de la

prensa, como apasionados amantes de las letras como españoles, levantamos hoy nuestra voz sintiendo en el alma sea tan débil, el semanarios© honra muy, mucho,
en tributarle este recuerdo de admiración. Filemon.
CxÓ3n.ioa Local.
La Redacción, suplica á sus suscritores dispen¬ sen las muchas erratas, hijas de un descuido invo¬ luntario en la corrección de pruebas en el penúltimo
número.
Por la Redacción. Filemos.
Nuestra misión de periodistas nos impone el de¬ ber en la presente ocasión muy laudable, de dirigir una súplica á nuestro diguo Alcalde y corporación municipal, que no dudamos será atendida, puesto que solo al hacerla nos guian nuestros sentimientos fi¬ lantrópicos.
La ancianidad es en todas partes venerada; los buenos servicios deben ser siempre remunerados. La primera y segunda cualidad reúne el sereno Mariano Ballester; el cual tiene sobrados merecimientos para que se le conceda el retiro con un sueldo con que pueda cubrir sus necesidades.
No dudamos comprenderán los que forman el Municipio, no pedimos gollerías y sí actos de justicia que les valdrán siempre recuerdo de gratitud.
En breve quedará instalado el local destinado á
redacción.
La circunstancia de imprimirse en Palma nuestro Semanario, fue causa de que en el último número apareciese, sin conocimiento de esta dirección, un suelto que envolvía un indirecto ataque á la persona de D. Antonio Castañer y Colom, segundo Teniente de Alcalde, persona á quien respetamos como se mere¬ ce. Para que el público y el Sr. Castañer se cenvenzan de lo mucho que sentimos aquel percance y de que estamos resueltos, fieles á nuestro programa, á huir de cuestiones personales, nos complacemos en insertar esta rectificación, tanto mas, cuanto después de haber sido agredidos, varios redactores del Sema¬ nario por el Sr. Castañer y habiendo mediado mútuas y satisfactorias explicaciones por ambas partes.
Agradecemos muy mucho la benévola acogida que hemos merecido de todos nuestros compañeros

4

SEMANARIO DE SOLLER.

de la prensa en general de las Islas, y de Soller en particular, dando las mas espresivas gracias á los que con desinterés que les honra, y nosotros estima¬
mos, nos han ofrecido material apoyo.

PEDRO EL SESUDO
ó
UN SABIO SIN ESTUDIOS
II.

La carta que nuestro corresponsal en Madrid nos envia, impide demos cabida á nuestra crónica ge¬
neral.
Según nuestras noticias no andan muy sobrados los recursos de nuestro Sto. Hospicio, y á medida que aumentan las necesidades, disminuyen sus recur¬ sos; desearíamos que esta Alcaldía averiguase lo que haya sobre' cierto espediente que en otra época y por otra corporación se resucitó sobre débitos atra¬ sados de censos á tan benéfico asilo, proporcionán¬ donos al propio tiempo los datos que existan para que nosotros podamos en este Semanario manifestar lo que baya sobre el particular.
Atentamente invitados, hemos tenido el gusto de examinar con detención la fábrica de tejidos, cu¬
yos telares mueve el vapor. No podemos menos de manifestar, que nuestra
inspección en la referida visita, ha sido muy supe¬ rior ála que esperábamos.
La fábrica, viene á rejuvenecer la caduca indus¬ tria de tejidos de este pueblo, cuando mas lo necesita el estado de ésta como algo que supliera la desgracia de sus huertas, y diera nuevas gérmenes de vida.
Mucho honra la realización de este pensamiento á los señores fundadores, entre los que no dudamos en mencionar al inteligente y laborioso Director don
Pedro Rullan.
Los géneros son de escelente calidad y perfecta confección, tanto que se hallan en estado de compe¬ tir con los mejores nacionales y extrangeros.
Animo y no duden que no tardarán en recoger
el fruto de sus afanes.
En el próximo número daremos mas detalles de tan importante establecimiento.

En una de las mas pintorescas poblaciones de la industriosa Cataluña, vivia hace poco un relojero, con tan numerosa familia con holgura, cosa que
puede parecer estraño, ya que, generalmente ha¬
blando, una numerosa familia en casa de un artesano
suele indicar, cuando no indigencia, no sobrados re¬
cursos.
Componíase la suya de un sexagenario padre, de una cariñosa esposa que pasaba de los treinta, nuestro protagonista rayaba á los cuarenta, y de seis tan robustos como vivarachos hijos, el mayor de los cuales contaba catorce abriles, sin llegar á dos el úl¬ timo vástago de la feliz pareja, que era una encan¬ tadora niña. El mueblaje de la casa recientemente
adquirido estaba en la posición y traje de sus due¬ ños en completa armonía.
Estos muebles mas sólidos que lujosos, no esca¬ sos ni sobrantes, esmeradamente limpios, constitu¬ yen el alma de la casa, así como la práctica de los preceptos de la moral, de la economía y de la hi¬ giene domésticas, eran en su cariñoso y mútuo res¬ peto los compactos y suaves lazos que mantenian
la familia.
La inteligencia y probidad en que nuestro Pedro desempeñaba su oficio, y su tan digno como franco trato, eran los poderosos atractivos de una numerosa
parroquia, y también de la mas encantadora tertulia, cuyos individuos, sin distinción de clases, eran de la familia los mas sinceros amigos.
Entre estos cabíame el honor de contarme, y,
aunque mis simpatías se dirijian por igual á todos, sentia por el anciano Andrés veneración tan profun- da, que no pudiera desearla mayor de sus hijos el mas exijente padre.
Con estos preliminares podríamos empezar á des¬
cribir la manera con que desempeñaban sus respec¬
tivas obligaciones el jovial Andrés, el modesto y se¬ sudo Pedro y el modelo de las esposas la limpia, la¬
boriosa, económica y previsora Amparo, pero per¬
mítasenos antes á título de digresión, explicar el feliz motivo con que fui á la familia presentado.
Salvaje.

Un vecino de Buñola llevado sin duda de su buen
humor, trató de imitar al peón n.° 6 de la carretera de Soller y en efecto lo hizo con tan bueua suerte, que consiguió que muchos con él lo confundieran; igual bigote, figura igual é idéntica placa n.° 6 y con un burro cargado de hierba iba por la carretera; le su¬ pusimos un disfraz porque á las cuatro y media de la tarde y la hierba no podemos de ningún modo creer fuera el peón n.° 6 real y verdadero.

COSTUMBRES DE MARRUECOS.
(<Continuación.)
Para que nuestros lectores formen cabal idea, copiamos algunos párrafos de la obra de mi muy que¬ rido amigo D. Emitió Bonelli que él á la vez to¬
ma del Koran.
«Considera este que es infiel todo aquel que diga que Dios es un tercero de la Trinidad, y luego aña¬ dió: «Dios ni ha engendrado ni ha sido engendrado; Piejos de su gloria tal blasfemia. Todo aquel que di»ga que yo soy un Dios al lado de Dios, tendrá el in-

SEMANARIO RE SOLLER.

»fiemo por recompensa. Dios perdonará á todos los «pecadores menos á aquellos que le han asociado «criaturas humanas; el crimen que éstas cometen es «imperdonable. Dios existe por si solo. El reina solo
«y es el único dueño del Universo.»
El misterio de la encarnación, en el cual tiene
que creer todo musulmán, lo explica en el Koran de la siquiente manera.
«37. Acuérdate ¡Oh Maria! cuando los ángeles te obligaron; Dios te ha elegido y purificado entre todas las mugeres del Universo.
«38. ¡Oh Maria! sométete al Señor, postérnate
y ruega con los que ruegan.
«39. Esta es una relación de las cosas ocultas
que te hacemos (Dios á Mahoma), pues tu no te ha liabas con ellos cuando se echaron suertes sobre quien se encargaría de la tutela de Maria. Tú no te encon¬ trabas con ellos cuando se disputaban este privi¬
legio. «40. Cuando los ángeles digeron !Oh Maria!.
Dios te anuncia una buena nueva con la encarnación
del Verbo, cuyo nombre será el Mesías tisa (Jesús), hijo de María, que será venerado en este mundo y en el otro, y tendrá asiento entre los mas cercanos
al Señor.
«41. Desde la cuna dirigirá la palabsa á los hembres como también en su mayor edad. Figurará entre los justos.
«42. Entonces dijo Maria: Señor, ¿como podré yo tener un hija cuando ningún hombre me ha toca¬ do? El ángel le respondió: De esta suerte Dios crea lo quiere, cuando desea una cosa le basta con decir:
Sea y es.
«43. Dios le enseñará la Escritura, el Peuta-
tenco y el Evangelio. «44. Se anunciará como profeta entre los hijos
Israel; les dirá que viene con una señal del Señor; que pueda crear en su presencia una figura de ave y luego con solo soplarla se convertirá en ave, con permiso de Dios. Curará nn ciego de nacimiento y al leproso, resucitará los muertos con el permiso de Dios y prescribirá lo que se debe practicar.»
Los dogmas y preceptos de la religión musulma¬ na están tomados en su inmensa mayoría de los dis¬ tintos profetas, enviados de Dios sobre la tierra para
destruir la idolatria
Para ser canonizado entre los que practican la religión musulmana, no es preciso el sacrificio, ni estar adornado de virtudes y cualidades morales, basta para ello descender del profeta, ser loco ó idiota. La profesión (pues tal es) goza de grandes ventajas entre aquella fanática gente, que les venera.
Entre aquellos pueblos, el Ramadam que ya he¬
mos mencionado es uno de los preceptos mas impor¬
tantes. Consiste en no tomar alimento desde la salida
del Sol á su ocaso, mientras trascurre un mes lunar,
cuya duración sabemos es de29á 30 dias. Tan triste noticia para el estómago de los creyentes, se anuncia con gran algazára, y en medio del estruendo de veinte y un cañonazos que indica el haber terminado el Shaahan mes que precede al Ramadam.
Las abluciones es otro de los preceptos, y tanto
tas como la prohibición de la carne de Cerdo, obecen á principios recomendados por la higiene.

Ningún musulmán puede orar sin practicar las ablu¬ ciones que recomienda el Koran. Las oraciones consisten, en dar á Allah gracias por los dones que cuotidianamente les envia, esta se practica al amanacer, y se denomina el fedjer, el lucililo practican en¬ tre doce y una, á las cuatro el dehor, el magreó al anochecer y antes de acostarse el ces-lia.
La Poligancia la prescribe el Koran. El profeta, concede al hombre grandes ventajas sobre la muger.
Las consideraciones al sexo débil no existen entre
musulmanes, y la galantería es allí deeconocida. El amor ese que llega al alma, que de dos hace una es rara escepcion entre creyentes, que solo á la ma¬ teria rinden culto. El amor, que s sus mugeres ó concubinas profesan, está en directa relación á los grados de belleza física. Guando ésta se marchita, el amer se extingue. La hermosura de la muger, es mayor cuando mas obesa es.
Los matrimonios, se realizan sin que los con¬ trayentes se conozcan y és solo una mercancía tan solemne y trascendental acto. Mahoma concede pue¬ den tener hasta cuatro mugeres ó concubinas. Sin embargo el Sultán, Muiey Ismail, lingo á contar
en su liaren hasta ocho mil. El matrimonio se reviste en Marruecos de rui¬
doso aparato, es indispensable el regalo del novio, y las fiestas que siete dias antes de consumarse se celebran en la casa de las novias sin que sea permi¬ tido la asistencia de hombre alguno.
El divorcio está autorizado, al hombre, se le con¬
ceden ámplias facultades, la muger tiene que llenar alguno sequiritos.
La religión musulmana, como la católica, ha te¬
nido escuelas reformistas, tales como las llamadas
Isanas y Jamadsas, pero cuentan una y otra con pocos, sectarios.
F.
(Se Continuará.)
IMPRESIONES DE MI PRIMER VIAJE.
(Continuación.)
II.
Dejando preámbulos, enojosos siempre, cuando no son hijos del ingenio, seguiré cortando hojas de mi cartera y trasladándolas á las columnas del semanario cumpliendo asi, lo que ofrecido tengo en mi anterior
articulo.
Un dia hermosísimo de otoño, fué el siguiente de mi llegada á este encantador valle. El Sol esparcía por todo sus dorados rayos destacándose sobre un cielo de limpio azul las elevadas montañas, que nos sircuyen, sirviendo de titánico retablo, al lozano y prodigioso cuadro, que la vegetación nos ofrece.
Anciozo por recorrerlo y admirarlo toda á la vez, me lance á la calle (mejor alcampo). Atravesé varios huertos poblados de naranjos y limoneros, cuyos frutos aun heran del mismo color de las hojas que los rodea¬
ban.
Todo aquello me parecía verdaderamente encantador,

6

SEMANARIO DE SOLLER.

imposible de trasladar al papel pues por mucho que se rebusquen para ello frases, siempre serán pobres y
descoloridas.
Atravesamos un arco, nos creáis que sea romano ni que al mentarle lo haga por su mérito arquitectó¬ nico, pues en su construcción no se había empleado otra cosa que guijarros de diferentes tamaños y arga¬ masa. Pero aquel arco llamó poderosamente mi atención evocando en aquel momento miles de recuerdos que á mi mente acudieron en confuso tropel, la yedra le cubría, y aquel silvestre adorno, me pareció mucho mas bello, que otro cualquiera que la mano del hombre hubiera producido.
No comprendo en que consiste, pero siempre que aderida á un muro ó al tronco de un árbol veo yedra, recuerdo mis amores, y se presentan á los ojos de mi fantasia, dos seres incorpóreos, dos almas nacidas la una para amar á la otra, algo que purifica, algo que se aparta del positivismo, y de jla materia.
Pero basta de vagar que cansar no quiero á los que ávidos de emociones me sigan en mis paseos, y rompo algunas hojas para que no os aburráis.
Pasado el arco me encontré al borde de un torrente
y digo al borde, porque se deslizaba por inclinada pen¬ diente entre sus elevados márgenes. El agua se precipi¬ taba tropezando con las desigualdades de su hecho de roca, presentando infinitos giros caprichosos, y cásca¬
les en miniatura. Su sordo rumor, y el gemido que
produc:a la brisa al mover las hojas de los capulentos nogales, que parecía su eco, formaba un conjunto
amonioso. Era el himno que cantaba la naturaleza. Me senté en una piedra, quería saborearlo que á
mi vista se había presentado? Quien no tiene algo de poeta? Quien siquiera no ha soñado? Dispensádmelo, pero yo en aquel momento, me creíalo primero, y me pasaba lo segundo.
Al contemplar aquella cristalina agua, que se desli¬ zaba y desaparecía siguiendo su inmutable destino, recordé la humanidad que corre en medio de los vicios
y las pasiones; de los placeres y la tristeza; del crimen y la virtud; de la verdad y el engaño, para pagar su tributo á la muerte, cual este arroyo lo paga al mar.
Al fijarme en su trasparencia, recordé á las ninfas y náyades que tantos poetas han cantado, las veia salu¬ de su ánfora de cristal y deslizarse sobre la tersa superficie de aquellas aguas, con sus áreos y ligeros
trages. Mucho tiempo hubiera permanecido contemplando
lo estético de aquel lugar, pero no debia abusar de la paciencia de mis amigos, que sirviéndome de siceroni me acompañaban.
Seguimos juntos el torrente agua arriba, llegando á un rustico puente el cual atravesamos, encontrándonos junio á un molino'movido por la fuerza del agua. Con¬ tinuamos nuestro paseo llegaudo á la carretera de
Palma frente al convento.
El espacio de que dispongo en el Semanario, me obligan per hoy á dar fin á mis notas continuándolas
en los números sucesivos.
S.
■

SIEMPRE LLANTO.
Te acuerdas? cuando al calor
De aquel dia encantador Yi tu faz en que el sol brilla Y rodar por tu mejilla Una lagrima de amor.
Cuando inútil fué ha ruego
Y me vistes partir luego
Tu amor mi ausencia lloraba Mientras tu faz abrazaba
Copioso llanto de fuego.
Eso prueba que amor santo Produce solo quebranto De quien con delirio quiere Y que amor que nace al llanto
Es amor que nunca muere. S.
LEYENDA.
A C...
I.
¿Qué quieres que te diga Para que demos al silencio fui?
¿Qué he de contarte, amiga, Para curar ese maldito esplín?
Si logro que me atienda Un momento tu espíritu, no mas,
Contaré una leyenda Cnya moral á tiempo aplicarás.
II.
Al principio del mundo, Hacia la tierra miró Dios un dia,
Y en un valle profundo Un punto negro vió, que se movia.
Era un hombre que al cielo Sus brazos levantaba, y del castigo
Que sufría en el suelo, Al mismo Dios tomaba por testigo.
—«¡Oh, Señor! ¿no te apenan Los males de mi estirpe infortunada?
Al suelo la encadenan
Guerra y hambre, y miserias... y la nada!
Y el Señor, apiadado De aquel gran infortunio sin igual,
Díjole al desgraciado —«Consuélate: yo tu alma haré inmortal.
—«No basta ese consuelo, Si tanto sufro, de la dicha en pos,
Desde la cuna al cielo.
¡Señor, no basta la esperanza en Diosl
—.«¿Se queja de su suerte
Quien la inmortalidad lleva adquirida? ¿Y no basta la Muerte
Para consolar al hombre de la vida?
Pues bien, voy á otorgarte Otra divinidad, dice el Señor;
De hoy más, á consolarte De tu infortunio acudirá el Amor.

SEMANARIO DE SOLLER.

7

A esa deidad te entrego. ¡Ay, si en juguete suyo te convierte!
Porque el amor es ciego Y caprichoso cual la misma muerte.
Será inútil que tardes En abrirle, si llega y te despierta.
Cuando ménos lo aguardes, Con insistencia llamará á tu pueita.
En horas de martirio,
En vano á entrambos llamarás acaso;
Por más que en tu delirio Doquiera se interpongan á tu paso.»
III.
Desde entonces se advierte
Que cuando el hombre el bienestar reclama,
El Amor ó la Muerte
Llega de pronto y á su puerta llama.
Amiga: vive alerta, No interrumpas tu sueño de candor.
¡Ay! teme abrir tu puerta, Si quien llama es la Muerte ó el Amor.
Gil Blas.
Los acontecimientos del Sudan van cada dia to¬
mando mayor incremento hasta el punto de preocu¬ par seriamente á Inglaterra. Las declaraciones del general Gerdan, autorizando la trata de esclavos han producido en Londres honda sensación.
El Egipto, viene, desde algun tiempo, atravesan¬ do una crisis difícil. Su ejército ha dado pruebas de ser muy malo, pues todos recordamos el modo que fué desmontado el Tell-El Kebiz cuando le capita¬ neaba Arabí-Bey. Hoy se ve obligado á luchar con las hordas del Faldas profeta, movidas por el fanatis¬ mo religioso.
Su situación repetimos es difícil, debiendo Ingla¬
terra obrar en esta ocasión con cordura.
Las próximas elecciones para diputados á Cortes, prometen ser reñidas y sus debates interesantes, al esplanarse los motivos de la pasada crisis en que murió el gabinete Posada Herrera.
Enviamos á nuestro querido colega La Van¬ guardia,, las gracias mas expresivas por el saludo que nos dirige.
Se dice será elegido para desempeñar la legación de España en el Japón, el distinguido vate D. Ma¬
nuel del Palacio.
Los periódicos intransigentes de la vecina repú¬
blica, dicen es inevitable la crisis del gabinete que preside Mr. Ferry, por haberse planteado el proyec¬
to de ley prohibiendo las manifestaciones por la
calle, acusando al ministro del interior como autor.
Es deplorable el escándalo ocurrido en Palma en uno de los dias del pasado Carnaval, sin que nos sea

fácil comprender, pueda estraviarse tanto la sensata opinión.
Es el caso, que se había organizado una cabal¬ gata que debía partir de la calle de San Bartolomé, y tenía por solo objeto el ridiculizar el suntuoso baile, con que había inaugurado sus bellos salones el Círculo Mallorqiiin, sociedad respetabilísima por
más de un concepto.
Varios socios, amantes del buen nombre del ca¬ sino y creyendo atacado su amor propio, trataron de impedirlo y hubo heridos leves de ambas partes.
En nuestro imparcial juicio, no podemos ménos de hacer constar, que la broma era de muy mal
gusto.
MOVIMIENTO DEL PUERTO DE SÓLLER
DURANTE LA PRIMERA QUINCENA DEL MES DE FEBRERO.
Embarcaciones entradas.
De Alcudia en 2 dias laúd Trinidad, de 18 ton., patrón Pedro Antonio Bisbal, con 4 mar. y lastre.
De Agde en 3 dias laúd San Erancisco, de 74 ton., patrón Antonio Alcover, con 8 mar. y lastre.
De Cette en 2 dias laúd Santa Elena, de 38 ton., patrón Damian Seguí, con 6 mar. y lastre.
De Port de Bouc en 3 dias laúd Bienvenida, de 38 ton., pat. Jaime Juan Joy, con 7 mar. y trigo.
De Cette en 3 dias laúd Esperanza, de 38 ton., pat. Ga¬ briel Castañer, con 6 mar. y lastre.
De Agde en 3 dias laúd 2.° Remedio, de 36 ton., patrón Juan Pons, con 6 mar. y lastre.
De Barcelona en 2 dias laúd Pepito, de 27 ton., patrón Pedro Antonio Mandilego, con 6 mar. y efectos.
De Palma en 2 dias laúd Belisario, de 68 ton., patrón Andrés Oliver, con 7 mar. y lastre.
De La Novella en 3 dias laúd Villa de Sóller, de 38 ton.
pat. D. Albert, con 5 mar. y lastre. De Marsella en 3 dias laúd Maria de la Cruz, de 42 ton.,
pat. Juan Simó, con 7 mar. y lastre.
Embarcaciones despachadas.
Dia 5 para Valencia, bate® San Antonio, de’23 ton., pa¬ trón Juan Vicens, con 5 mar. y lastre.
Dia 7 para Dania, laúd Bienvenida, de 38 ton., patrón Antonio Juan Joy, con 7 mar. y trigo.
Dia 8 para Valencia, laúd San Francisco, de 70 ton., pa\_ tron Antonio Alcover, con 8 mar. y lastre.
Dia 8 para Valencia, laúd San Bartolomé, de 33 ton., pa¬ trón Mateo Bauza, con 5 mar. y lastre.
Dia 8 para Cette, laúd Esperanza, de 38 ton., pat. Ga¬ briel Castañer, con 6 mar. y naranjas.
Dia 9 para Valencia, laúd Santa Elena, de 38 ton., pa¬ trón Damian Segui, con 6 mar. y lastre.
Dia 10 para Andraitx, laúd Pepito, de 27 ton., pat. Pedro Antonio Mandilego, con 6 mar. y efectos.
Dia 10 para Agde, laúd 2.° Remedio, de 36 ton., patrón Juan Pons, con 6 mar. y naranjas.
Dia 15 para Cette, laúd Virgen de la Salud, de 32 ton.» pat. Jaime Miró, con 5 mar. y naranjas.
Dia 15 para La Novella, laúd Villa de Sóller, de 38 ton. pat.D. Albert, con 5 mar. y naranjas.

8

SEMANARIO DE SOLLER.

SECCIOU "DE ^^TXT^TCIOS.

FERRO-CARRILES DE MALLORCA.
Servicio de Irenes que regirá desde l.° de Noviembre
de 1883 á 15 de Marzo de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 3‘15 (mixto) —8!10 mañana y 2‘45 tarde.
De Manacor á Palma y La Puebla, á las 3‘15 (mixto)—8 mañana y 3‘ 15 tarde.
De La Puebla á Palma y Manacor, á las 4 (mixto) — 8'30 mañana y 3‘45 tarde.
Trenes periódicos.—4 ias de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á las 2 tarde.—Los sábados de Palma á La Puebla, á las 4‘15 tarde.—Los domingos, de La Puebla á Palma, á las 5 tarde.
Palma 10 de Octubre de 1883.—El Director General, Guillermo Moragues.

CORREOS.
SALIDAS.
Domingo 8 mañana para Ibiza y Alicante. Lunes 4 tarde para Mahon. Martes 5 tarde para Barcelona. Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Juéves 4 tarde para Valencia. Sábado 2 tarde para Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lúnes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Mahon por Al¬
cudia.
Miéreolee 3 tarde de Ibiza y Alicante. Juéves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por
Alcudia.
Sábado 7 mañana de Barcelona.

io d: m
VL JPt

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIODICO DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores y colaboradores cono¬ cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.
En España 1 peseta al mes.-Eiicia 11 \\l-Mm 2 íi-iiiiro suelto 25 cts. de ¡i.
PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES. En Soller, calle del Borne.: Pastor.—En Palma, Librería Constitución 90.

COMPAÑÍA CATALANA
DE VAPORES TRASATLÁNTICOS.
Salidas fijas del puerto de BARCELONA el 15 de
cada mes para
y La üafesaa
Saldrá para dichos puntos el 15 de Febrero, el vapor
JOSÉ BAR Ó:.
Admite carga y pasageros. Los detes.y pasage de esta á Barcelona y el trasbordo en dicho punto son de cuenta de la Compañía.
Estando limitada la cabida, se advierte á los seño¬ res cargadores se sirvan pasar nota anticipada de la
carga.
Se despacha en Palma, plaza de Copinas, núm. 5
entresuelo.
SERVICIO DE CORREOS Y DILIGENCIAS.

Salidas de Sóller. CORREO.
Todos Ds dias á las 4 de la
mañana, escepto los domin¬ gos que lo efectúa á las 2.
DILIGENCIA.
Lúnes, Mártes, Miércoles, Juéves y Viérnes á las 2 de
la tarde.
Salidas de Palma. CORREO.
Todos los dias á las 2 de la tarde.
DILIGENCIA. Todos los días á las 5 de la
mañana cscepto los Sábados y Domingos.

Llegadas á Palma.
CORREO.
Todos los dias á las 8 de la
mañana, escepto los domin¬ gos que lo es á las G.
DILIGENCIA.
Lúnes, Mártes, Miércoles, Juéves y Viérnes ájns 6 do
la tardan
Llegadas á/Sóller.
CORRE qf
Todos los dias i.dajpG y me¬
dia tarÚÁ. \\
DILIGEN®L
Todos los dias á laá4) y me¬ dia escepto los Sábados y Domingos, por no efectuar
salida de Palma.

II UN NUEVO TRIUNFO!!
LAS MAQUIN/ S SIN RIVAL PARA COS: R DE LA
COMPAÑÍA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la Ex¬ posición de Amsterdam el DIPLOMA DE HONOR, re¬
compensa la mas alta en este
memorable certámen.
NUEVOS MODELOS

p.Máquinas para toda clase de
labores, así de la Familia como para los Indus¬ triales, con las pie¬ zas y accesorios
con espondientes
según anuncios anteriores.
■MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen.
2‘5Q PESETAS SEMANALES
10 por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. —Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime lí, 4—Palma

a

FOTOGRAFÍA DE OLIVERES.
Palma 133—Olmos—133.—Palma

Se hacen retratos de todas clases

y tamaños.
Precios módicos.

MAQUINAS AVERTHEIM.
SUCURSAL EN PALMA.
Viuda Banqué—Odón Colom.

Imprenta de la Biblioteca Popular.—1884.