Semanario de Sóller 1884, no. 2
PRECIOS DE SUSCRIPCION.

PUNTOS DE SUSCRIPCION.

Alio 1.

En América . . roo Pías. » Francia. . . río » » España. . . roo

Sábado 23 Febrero de 1884.

EN SOLLER:
Calle del Borne, casa Pastor.
EN PALMA:
Librería, Constitución 90.

luí. 2.

SUMARIO.—Carta, por Florespina.—Pedro el Sesudo ó un sá.bio sin estudios, por Salvaje.—Crónica Local.—Trafa’gar. Frac-monto. histórico, por Filemon.—Costum¬ bres dé Marruecos, por F.—Impresiones de mi primer viaje, por S.—Paris, por Gil Blas.—Anécdotas.—Sec¬
ción de Anuncios.
Á fuer de poeta de álbum ó de amigo complaciente, gozo esa inmunidad que me premite estampar sobre las primeras cuartillas que tengo á mano, aquellas ideas que revolviendo y revolviendo las ex instas al¬ forjas de mi cerebro, logro encontrar, si es que las en¬ cuentro y son del cufio necesario.
Pudiera creer alguien (y de seguro creería mal) que. á falta de ideas propias, de observaciones individuales, de recuerdos más ó menos delicados que broten en nuestro propio espíritu, es posible y aun prudente acudir á las novedades, espectáculos y domas inciden¬ tes estoriores que ofrece siempre una ciudad como
esta.
En tópico literario de críticos y revisteros so ha con¬ vertido ya la carencia absoluta de acontecimientos que romp n esa monótona avaricia con que el tiempo pasa
batiendo sus extendidas alas sobre las cabezas de mis
conciudadanos, sin que ni un grano, ni uno solo de los granos de arena de su reloj caiga en nuestros ojos, ó en el mió. solamente, à fin de que el escozor que me produzca, avivándome pl seso, me dé la materia su¬ ficiente para escribir una carta á mis amigos de Sóller... y al decir Sóller pienso que mi principal amigo de Só¬ ller, es Sóller mismo, confundiendo en este nombre, todos los recuerdos, todas las simpatías, todas las afecciones particulares quejen el pueblo haya adquiri¬ do ó posea actualmente,
Escribir una caita á Sóller con materiales de Palma es cosa difícil de hacer: escribirla con colores
notas y cambiantes de aquel pintoresco valle puede ser menos comprometido y será siempre más ameno.

Pero que sea yo el ejecutor do la sentencia es lo peor del caro; que sea yo quien debe escribir la carta es lo que agrava de un modo difícil la situación. Quien escribiera mejor ía carta, es la carta misma, después de haber verificado el delicioso viaje, que en su sobre queda designado.
Contaría sus impresiones con el encantador aban¬ dono de la naturalidad sin dejarse olvidado ninguno de los detalles que de un modo ó de otro hubiere apre¬
ciado debidamente.
La esclavitud del buson, en primer término, daria origen á una tierna balada germánica, llorando su per¬ dida liberta 1. Se vería consolada por los besos de otras compañeras y conducida más tarde entro ellas á un acerbo común. Después, la manó despiadada de un ser extraordinariamente grande, las iría separando para siempre, esperando unas sil turno en el encasi¬ llado y penetrando otras en la desesperada lobreguez de una bdija... en cuyo interior mi carta llegará
à Sóller.
Si encuentra algún resgincio por donde mirar ó dá con el ojo de la cerradura nada le falta para poder con¬ templar el camino desde lo alto del coche: si ve el camino nada le falta para poder emplear las tres cuartillas que à llenar me restan todavía.
Porque el camino de Sóller, tiene algo misterioso, desconocido, que extasia y encanta, que ahoga todas las ideas extrañas á su vista y adormece lentamente
los sentidos.
Gomo si el alma estuviere convencida de que aban¬ dona un medio inferior por otro, superior y másnonle, asciende por aquella curva interminable, mientras lle¬ gan basta nosotros, nos circunden, nos envuelven y gratamente ños cobijan, oleadas de aromas purísimos en que se combinan el delicado aliento del ahazar y cierta fragancia del Paraíso.
El camino sube y sube en continuo zigzag hasta el punto conocido con el nombre de Coll y aquí emprende su bajada en la misma forma. Se estiende, se irgue, se sepulta unas veces entre su espesura pero se retuerce

SEMANARIO DE SOLLER,

3

merecimientos, ocupa un lugar en el seno cíela corporación muuicipal de esta villa, el cual aunque nada mas que moralmente, está obligado á apoyar
con decisión toda idea nacida al calor de la cultura é
ilustración, como lo es nuestro Senanario, a ge no á la política, y solo órgano del Progreso y materiales
intereses.
Hechos como el del Sr. Gastañer, no merecen
comentarios el pueblo sensato lo juzgará, nosotros no debemos gastar el tiempo, en cosas de tan escasa importancia.
Hemos recibido la memoria leída en la Junta
general celebrada por la «Caja de Ahorros y Monte de Piedad de las Baleares,» bajo la presidencia de
1). Antonio María Sbert.
El último balance, arroja una ganancia de 47’58 pesetas, la cual es debida, según la citada memoria indica, á la actividad y desprendimiento del distin¬ guido hombre público I). Alejandro Roselló, que no ha perdonado medios para que tan benéfica institu¬ ción, saliera de los escollos en que suelen estrellarse en un principio, sociedades de esta índole.
Actos como estos, honran muy mucho al señor Roselló, al cual desde los diferentes cargos que ha desempeñado, ha procurado siempre, el adelanto y
la cultura.
Reciba nuestro particular y querido amigo los mas entusiastas plácemes que le enviamos.
A principios del próximo Marzo, quedará insta¬ lada en esta la imprenta del Semanario de Soller.

pietarios, coloquen canales en sus casas respectivas y cooperan de este modo al publico ornato, y no dudamos que lo harán no obligando asi á nuestra digna corporación municipal á poner en uso los medios que la ley le concede.
Atentamente invitados por la ilustrada Directora del Colegio de Santa Teresa D.a Rosa Ripoll asisti¬ mos á la infantil comedia que sus precoces discípulas con tanta brillantez desempeñaron, y brillan fue la fiesta; ojalá se repiten, pues ella prueba el grado de cultura que va adquiriendo nuestra sociedad; agradablemente sorprendidos admiramos el fausto desplegado en los elegantes y caprichosos trajes.
Muy incolora há do ser la descripción si hemos de reseñar la interpretación que á la fiesta dieron aquellas atrevidas caritas de querubines picarescos, y no podemos ménos de aplaudir con entusiasmo á la niña Mariana Rarnis por la desenvoltura y gracia con que desempeñó su parte y cantó una bella ro¬ manza. ¡ ¡Bravo bravísimo!! Recíbanlo niñas y Directora, y aunque débil nuestro aplauso, sírvales de compensación al retraimiento del público ingrato.
Hemos tenido ocasión de examinar y probar el aguardiente doble anis que fabrica y confecciona el distinguido farmacéutico D. Jaime Torens. A su pureza acompaña su exquisito gusto y al recomen¬ darlo á los aficionados lo hocemos en la seguridad que al haberlo catado han de agradecernos la reco¬ mendación y ser del parecer nuestro.

Recomendamos á nuestro digno Alcalde, exija al municipal ó celador, mas aseo en las prendas de su uniforme, pues da muy mala idea su negligé que de tal la calificamos, para no usar el nombre de nuestro primer padre.
El exceso de material y la carencia de noticias hace que suprimamos hoy nuestra Crónica General.
La voz de carnaval suena por doquier, grandes y niños,, hombres y mujeres formales y alegres todos Je saludan, los alegres como pez en el agua y los graves protesten de serlo; Soller laborioso es tam¬ bién solaz; los dos últimos Domingos presentaba aspecto verdaderamente carnavalesco; la bulla con careta paseaba en estrepitosa algazara por nuestras calles, por todas partes cundían ecos de regocijo; la animación era jeneral; muchos disfraces mas man¬ tells, chillería goljorio, bromas y bromas de todos colores, sabemos de una que á la virtud calumniada el amante ofendido propina premondas bofetadas y fieras amenazas; deploramos que la cultura que caracteriza á nuestros paisanos en época de locura
tanto se estravie.
Con objeto de defender el piso flamente de la calle de la Luna y Plaza del daño que la lluvia puede ocasionarles, rogamos eficazmente á los pro-

TEAPALG-AE.
Fráeme ni o h istór ico.
Memorable nombre, para todos los que albergan en su pecho un carazon que palpite por las glorias sacrosantas de la patria.
Hay desastres mas grandes que las victorias; éstas llegan á nosotros coronadas por la aureola de la gloria, siempre deslumbradora, aquellas envuel¬ tas en el frió sudario del desastre; pero la de TrafaL gár, siendo triste fin de nuestros triunfos en los mares, figura en los anales de nuestras luchas á la altura que alcanzó el denodado esfuerzo de muestra flota en las aguas de Lepanto.
La desastrosa política de un favorito ambicioso solo de medrar, nos entregó en manos del primer Capitán de nuestro siglo, el cual solo á sus planes atendía y convertido hubiera en humillante protec¬ torado nuestro suelo á no impedirlo la honrosa epo¬ peya que dió piincípio con el noble levantamiento del pueblo de Madrid en 2 de Mayo de 1808 y ter¬ minó con la vergonzosa humillación de las soberbias águilas francesas en los campos de Victoria.
Napoleón Borra parte en guerracon toda la Euro¬ pa, no podia aniquilar á la arrogante Albion; en situación topográficalo impedia; laarmada francesa, difícil para luchar con la flota inglesa, buscó apoyo en una alianza con España cuyo justo prestigio en
los mares de todos era reconocido.

SEMANARIO DE SOLLER.

Galiana y Ghurruca pagando I03 dos últimos bien cara su temeridad y su ignorancia.
Trafalgar es un desastre en las páginas do la historia patria pero un desastre que nos honra y que todobuen español siempre venerará, unido al impere¬ cedero recuerdo de. sus hermanos que por la honra de su bandera supieron derramar su generosa san¬
gre.
Ghurruca, Gravina, Alcedo, Galiana, Alava, vuestro nombre seria inmortal aunque en vuestra historia llena ya de gloria no contarais mas, que la que alcanzasteis en Trafagar donde supisteis de¬ jar también sentado el honor español, secundados por los oscuros errores, de los infinitos episodios gloriosos que parcialmente ocurrirían.
Ojalá vuestra memoria inmortal sirva de ejemplo á la generación presente y á las venideras.
Filemon.
COSTUMBRES DE MARRUECOS.
La índole de nuestra publicación nos decide á dar una suscinta noticia del territorio que so esticnde entre el estrecho de Gibraltar y el desierto de
Sahara.
Marruecos Moghrele—el—aksa se halla situado en el Occidente del Africa. Su superficie mi(|e 577.00 Kilómetros cuadrados. Su población aproximada pueda calcularse en unos 9.552.000 compuesta en su mayor parte de moros, bereberes, arabos, ju¬ díos, negros y cristianos. En una dirección N. O. la divide la gran cordillera del atlas en dos grandes vertientes que dan sus aguas al Atlántico.
El imperio de Marruecos comprende dos Reinos cuyas capitales son Marruecos y Fez, siendo dignas de mencionarse por su importancia Mequinez Tafi¬ lete, Mogador, Rabal, Tánger, Tetuan y Sarache.
Dejando la oscura historia de la Mauritania que por carecerse do datos se sirve la mayoría de sus cronistas de hipótesis mas ó menos fundadas entrare¬ mos de lleno en su estado hoy objeto primordial
que nos proponemos. Entre sus diferentes razas se cuentan los Moros
descendientes de la mauritania y nombre que en España damos en general á todos los creyentes de Mahoma; esta raza es la mas rica de todas: por lo común viven en las poblaciones dedicándose á las diferentes industrias, y entre ellos eligen los que deben desempeñar los puestos públicos de mas con¬ fianza y categoria.
Los Bereberes los clasificaremos en tres clases
los unos con el nombre de Ausacirgh pueblan el Ah/; 'otros con el de Salulojh capitán en los valles y
laderas del atlas; y Nómadas que habitan el desierto
seles distingue con el nombre de Tuareks. Los Bereberes aman la independencia sin que
su sumisión á los Sultanes exista mas que de derecho. Son, bravos, orgullosos y vengativos. Los Tuareks atacan las caravanas y viageros y son el terror de aquellas comarcas con sus meredeos.
Los Arabes descendientes de la Arabia, es la raza
que mas puros conservan todos los usos y costum¬ bre de los puelmos primitivos.

El Arabe es frugal y activo, valiente y astuto y nómada por naturaleza hasta el punto de detestar á sus hermanos de raza qne viven en las ciudades.
Es impetuoso en el ataque, y cuando lo hace dan¬ do estridentes gritos salváges, si es vencido, ni palide¬ ce ni se acobarda esperando con calma nueva ocasión para caer con ventaja sobro su enemigo; si por el contrario es sorprendido, no rehúsa la lucha frente á
frente, defendiendo su vida con ardor vendiéndola cara si poseen armas, los escolen tes ginetes, aman á su caballo como á sus hijos y muger y en medio de su edad y miseria viven felices, leen diciendo cuotidianamente las bondades que el criador les otorga.
Los Judíos, la desgraciada raza de Israel es tan desgraciada en aquellas comarcas como en Ja generalidad de las que habitan. Tienen un barrio en casi tocias las poblaciones sin que se mezclen sin ninguna raza, cumpliéndose la maldición que sobre
ellos pesa.
Son despreciados de los creyentes y hasta in¬ sultados por los chiquillos sin que jamás osen defen¬ derse. Se les obliga á quitarse los zapatos cuando pasan por las inmediaciones de alguna mezquida ó
casa de un santón (humillación repugnante.) Los sábados lo dedican al descanso y pasan estedia, bien en las sinagogas, bien durmiendo ó visitándose
mutuamente, en cuyo acto las Judias usan un des¬ lumbrador lujo.
La raza Negra que procedente del Sudan resi¬ dia en Marruecos, es muy escasa desde que el pro¬ greso impide casi por completo la infame industria déla trata con nuestros semejantes.
El islanmismo es la religión que profesan todas estas razas, religión sencilla fundada sobre cinco bases que á continuación es presamos.
Hacer profesión de fe que consiste en creer que no hay mas que Dios y Mahoma es su profeta; hacer
oración, dar limosna, observar el Ramadam (ayuno completo do un mes) y por último ¡a peregrinación
á la Meca.
Mahoma hijo de Ahd—al—lah y Anima des¬ cendiente de la poderosa tribu de los Koráishitas fue el fundador del islanismo y autor del Corán compendio de su religión y código á la vez.
Grandes dificultades tuvo que vencer para im¬ plantarla, luchó con diferentes Tribus que preten¬ dían esterminarla, retirándose á la ciudad de Yalre
conocida con el nombre de ciudad del Profeta.
F.
{Se continuará.)
IMPRESIONES DE MI PRIMER VIAJE.
I.
Mucho tiempo había anhelado conocer el rico Valle en cuyo fondo recostada se asienta Sóller.
Mis forzosas ausencias de Mallorca, y otros mil de¬ talles que nada puede interesar á mis lectores, impi¬ dieron que hasta el dia 9 de Octubre de 1883 viera rea¬
lizado mi deseo.
Tan grata fué para mi aquella escursion que me de-

SEMANARIO DE SOLLER.

7

oposición en elevadas esferas. El temor de que una ley encamim da á este fin, diese lugar á abusos y á escán¬ dalos de una nueva especie, sirve de pretesto para re¬ chazar la reparación déla mayor de las injusticias. Son hombres los que contra hombres culpables han de pro¬ tejer á criaturas desamparadas, y sabemos cuanto pue¬ de el egoísmo,
Sin embargo, esta ley no tiende á protejer desme¬ suradamente á la mujer: es protección del niño, irres¬ ponsable, sobre quien pesa toda la severidad del códi¬ go actual. Esperamos que Gustavo Rivet no tardará en ver suprimida una práctica que tantas injusticias y
crímenes autoriza.
Las cuestiones graves no excluye las placenteras, y el pueblo que sigue los debates de la política, las dis¬ cusiones filosóficas y los progresos de la ciencia, halla tiempo para solazarse en espectáculos y fiestas.
Los ministros, el presidente de la Cámara de dipu¬ tados y el presidente de la República han dado brillan¬ tes recepciones.
El director de La Frauce ha inaugurado el nuevo hotel de este periódico con un concierto en que han to¬ mado parte las clivcts más célebres de los teatros, bajo la dirección de nuestros primeros compositores. Esto acredita una vez más la importancia de la prensa.
Siguen asombrando por su esplendor los bailes de máscara de la Opera. En la sala, 120 músicos dirigidos por Matra, hacen bailar á toda una generación de scJiutteux y liorirontales, al mismo tiempo que una orquesta de Tziganes acompaña los arrullos de las atortoladas parejas que circula por los salónos de des¬
canso.
La aristocracia antigua y la aristocracia de nuevo cuño abren sus salones á Terpsícore, áOrfeo y á Talia, y rivalizan en animación y encanto.
Los teatros vuelven al antiguo repertorio, como el Ambigú, que ha sacado del polvo del olvido el drama La juventud del rey Enrique, del popular novelista Pouson du Terrail. Ya es antiguo el estreno de Seve¬ ro Torelli, el magnífico drama en verso, de Francisco Goppé, que con éxito extraordinario viene represen¬
tándose desde últimos de Noviembre en el teatro del Odeon.
En Variedades, Miiland y Meilhac han dado ya su
obra del año á la hermosa Judie. Gomo todas las obras
escritas expresamente para que luzca sus facultades esta simpática artista, La Cosaca es una mala comedia que proporcionará muchos llenos á la empresa, gran¬ des aplausos á la Judie y sendo 'napoleones á los auto¬ res. La obra, es ni deja, pero no hay quien por esa co¬ saca no esté dispuesto á soltar la mosca, aun que el
inocentón se llame.
Gil Blas.
:—di-
ANÉ ODOT^S.
Ya que ele la Paiva habló en la Crónica general uu muy querido amigo Adolfo Reira, creo digna de ser conocida de nuestros lectores la siguiente anécdota, hija de un rato de buen humor del esce-
lente actor Vivier.
La marquesa de Paiva tenia en la Opera un palco enfrente del de la Emperatriz Eugenia, cosa que disgustaba mucho á ésta.
Quejóse un dia de que las luces en el proscenio colocadas, la molestaban mucho, notando en aquel momento que en el palco de Ja célebre dama del demi monde, había una preciosa pantalla japonesa.
La pantalla, mereció lisonjeras frases de Napo¬

león, y sabido por la Paiva se la ofreció á la Em¬ peratriz, la cual la rechazó.
Este acto ocupó bastantes dias, la conversación de los desocupados parisienses, siendo muchos los comentarios, asegurándose que el Emperador visi¬ taría las tertulias de la I)larquesa.
Una noche en que la tertulia se hallaba animadí¬ sima, un criado anunció al Emperador.
El asombro y la sorpresa fueron general, levan¬ tándose todos de sus asientos, para recibirla augus¬
ta visita.
El Emperador se sentó al lado de la Marquesa, suplicó con frases corteses, que nada interrumpiera su presencia, hizo gala de ingenio yá todos halagó con sus palabras.
El asombro iba en aumento, para todos aquellos que conocían el Emperador, pero llegó á su colmo al escuchar de los labios de Napoleón 1ÍI que acep¬ taba el ofrecimiento hecho por la Marquesa de asis¬ tir á sus tertulias, para descansar déla etiqueta y solemnidad délas Tullerias, añadiendo que las tales solemnidades le aburrían y fastidiaban.
Al comprender el efecto que estos ultimas pala¬
bras habían causado en los concurren les., lanzó una
selemne carcajada y se arrancó el bigote, recono¬
ciendo todos á Vivier,
No se puede negar á los hijos déla Albion, un carácter escepeional que les ha valido justa y uni¬
versal fama,, de escéniricos.
Dirigióse la reina Victoria á caballo á uno de sus castillos, cuando á la mitad del camino la sor¬ prendió una fuerte tormenta. No se distinguía á bastante distancia, ninguna casa donde alber¬ garse. Mas ¡Oh fortuna! en un recodo que for¬
maba el camino encontraron una humilde vivienda,
cuyas puertas y ventanas se hallaban herméticamentecerradas. La régia comitiva se apeó frente á la casa, llamaron repetidas veces y nadie contestaba, ordenóse se derribara la puerta para que en ella pudieran guarecerse. La orden se cumplió en bre¬ ves minutos, y la Reina penetró en la modesta casi'a.
Un pobre colono aparecía entonces asombrado, no encontrando palabras para disculparse, cuando le manifestaron que la Reina se hallaba bajo su
techo.
El anciano al siguiente dia, se dirigió á Londres y mandó construir una lápida, en la cual se con¬ servase grabada la fecha de en que la casualidad le había proporcionado tan señalada honra.
Terminada la lápida, la colocó en el umbral
de su casa en medio de gran regocijo.
Al siguiente dia presentó una denuncia á los tribunales contra su magestad británica, por alla¬
namiento de morada.

2

SEMANARIO DE SOLLER.

continuamente, semejando en las fantásticas horas de ur.a noche de luna, algo parecido al fósil inmenso de una serpiente colosal...
Diríase que el ingeniero encargado de trazar el plan, por un rasgo de ambiciosa eternidad había dejado á merced de la intemperie, sobre la montaña y rozando la vega que en su seno se adormece, el interminable rasgueo de su tirina...
Las montañas.- con inmóvil altivez se levantan ante
nuestra vista, y al enlutarse con la oscuridad déla noche, su robustísimo circulo, tiene la grandiosa apa¬ riencia de un prehistórico anfiteatro.
Los perfiles del monte recortan las nubes que se extienden á lo lejos, con singular capricho, con viveza ahora, más allá en suave contorno y con la misma indi¬ ferencia, según el modo de sentir de un amigo ralo, que la mano de una cortesana, en sus momentos de hastio, recorta el valioso papel de un billete de Banco.
El empenachado remate de las cumbres, en la hora del crepúsculo dibuja con inimitable misterio sobre el horizonte las ténues siluetas de sus árboles que, suje¬ tas á los antojos de la imaginación aparecen, unas veces como interminable hilera de gigantes guerreros ó semejan en otras los vagos contornos de unas vírge¬ nes de veste inmaculada: en fin, algo parecido á las concepciones de Doré, algo que recuerda las profundas simas y las serenas alturas de la Divina Comedia, seña' lando momentáneamente con la mancha de una nube, las figuras de Virgilio y Dante que caminan con len¬ titud por la cresta del monte...
Y el camino se interna después ei tre los naran¬ jales cubierto con la alfombra de sus ñores; y aquí están el jardín de las Herpérides y sus doradas frutas.
Y acabado el camino acaba también mi carta; y así queda ello.
Florespina.

PEDRO EL SESUDO ■
ó
UN SABIO SIN ESTUDIOS

I.

Aficionados á promover el mejoramiento moral y material de las clases obreras, y persuadidos de que esta mejora no debe buscarse en las vicisitudes de la exicial politica, ni en las utopias de los que quiere ', convertir el obrero en un hombre científico,

pi

3 en lo primero siempre es el obrero quien

sale perdiendo, y para lo segundo no puede disponer

del tiempo necesario á serios estudios, ni de sufi¬

cientes caudales para la adquisición de obras cientí¬

ficas, ni se halla por otra parte dotado del desarrollo

intelectual bastante para comprenderlas; hemos creido

preferible encauzar su perfección interesando su
corazón é inteligencia á las purisímas regiones de la Moral, Hijiene y Economía domésticas. Mas como las ideas abstractas son en sí menos comprensibles

que las concretas, las presentaremos involucradas en los rasgos biográficos del personaje ficticio que
encabeza estas líneas.

De esta manera, además de hacerlas mas asequi¬ bles á la generalidad de las inteligencias y de pre¬ sentarlas basta cierto punto animadas, podremos

ofrecer en el grado que lo permitan nuestras débiles fuerzas, el tipo de un obrero, en quien, el sano crite¬ rio, la esperiencia y un constante espíritu de obser¬ vación, suplen la falta de conocimientos científicos.
Pero antes de ponerla mano en un asunto que, por nuestra pequenez nos asusta, debemos suplicar á
los lectores de El Semanario Sollerense que, en
obsequio á nuestra buena intención, de larga indul¬ gencia á nuestro tan pobre como desinteresado tra¬ bajo.
Salvaje.
Cróxxloa Ajocal.
La recolección y embarque de naranja toca ya á su término, este año la cosecha no ha pasado de mediana, y sus precios se han sostenido entre 5Q y 60 rs. el millar; con cosechas como la de este año, y el seguimiento de la enfermedad de los naranjos, que por lo visto quieren [acabar en todos ellos, están divertidos nuestros payeses y en disposición de atender á los pagos al Estado, sobre todo, en concepto en contribución y consumos cosas ambas sobradamente vejadas y superiores á lo que esta desgraciada población puede dar de sí.
Y aproposito: nos consta que nuestro hijo adoptivo y diputado el Sr. Conde de Sallent, trabaja sin des¬ canso para obtener una rebaja en el pago de consu¬ mos y la teritorial, pues que con la muerte de sus huertas bien lo necesitamos. Animo, y constancia Sr. Conde, que los sollerenses no piden ya favor; sino justicia.
Parece que este año andan bastante desanimados
los bailes de máscara, sobre todo entre el bello
sexo, como si dijéramos entro lo que constituye el baile. Constándonos la afición que por esta diver¬ sión tienen nuestras bellas sollerinas y viendo tama¬ ño retraimiento se nos ocurre preguntar: ¿Guare causa? Procuraremos averiguar el quid aunque lo presumimos.
Ha sido aprobado el presupuesto extraordinario paralas obras de reparación en este puerto ocasiona¬ das con motivo del temporal ocurrido en el mes de
Diciembre último.
El Ingeniero D. Antonio Sastre ha girado la visita á la carretera en construcción, que desde Deyá conducirá á este pueblo, acompañado del Ayudante de caminos D. José Ribas y el contratista D. Anto¬
nio Porcel.
De los muchos ejemplares que del primer nú¬ mero de nuestra Revista hemos repartido al público,
solodos hansido devueltos á esta Redacción. El uno
por el Comandante de la Guardia Civil del puerto, el otro por D. Antonio Castañer Colom, primer Teniente de Alcalde de este Ayuntamiento.
Mucho sentimos haya recaido en quien por sus

4

SEMANARIO DE SOLFEE.

Ninguna ventaja debía reportarnos, pero Godoy

el

ilustro

Churruca ,

se

defendió

con

denuedo

nada podía negará quien ofrecido habíale, la corona llegando á batirse contra seis navios ingleses. Pero

de dos provincias Portuguesas.

la presencia do-Churruca, en los sitios de mayor

Nuestra marina no disimuló su general descon¬ peligro, su palabra enérgica inspirada en el amor á

tento, que crecía, al comprender la inpericia del la patria, dispertaba el pundonor y cada combatiente

Álucirante francés que probado lo había en el viage se hacia un gigante.

á la Martuisca y en el combate del Cabo de Finis¬
terre.

La muerte do Churruca, era lo único que podia romper aquella voluntad de hierro y herido grave¬

La ilota inglesa al mando do Nelson el primer mente, mandó que se clavara la bandera y no se

marino del siglo, con su armamento mas preciso-, rindiese el Nepomuceno, mientras á el quedase un

con su gente mas adiestrada, por laque tripulaba átomo de vida. El Príncipe de Asturias hizo la señal

nuestros navios en su mayoría procedente de levas. de retirada pero el Nepomuceno no pudo darle

Su superioridad, con respecto á la escuadra cumplimiento, sin arboladura y sin que el timón le

aliada, sabida era de todos, pero Villanueva sin duda gobernara, quedaba á merced del liquido elemento

para indicarse de sus pasados errores, opinaba bus¬ que le sostenia, rindiéndose para salvar sus muchos

car á los ingleses y trabar con ellos combate.

heridos.

Los diferentes Jefes españoles entre los que había

El Baliama, buque perteneciente también á la

hombres tan ilustres como Gravin a, C húmica, Ga¬ reserva so batió hasta que faltó la vida del insigne

lla no, Alsedo, y Alava, opinaban por mantenerse,á Brigadier Gal i a no.

la defensiva, sin salir del puerto de Cádiz, para

Lareteguardia convertida en vanguardia, por

equilibrar su inferioridad con las ventajas que su haber izado su redondo, al principiar el combate,

posición les ofrecía.

estaba mandada por el Teniente General Alava;

Villanueva insistió en su plan ó dio tal vez cum¬ rota la línea fue apresado el Sardana por los in¬ plimiento á terminantes órdenes del Emperador; gleses.

nuestros marinos obedientes á sus superiores la

Al siguiente dia y al apercibirse Alava de que

acataron, no sin proveerlas horribles consecuencias varios buques Españoles y Franceses de los que con

de lo que podia calificarse de temeridad.

Gravina se habían retirado á Cádiz, acudían en

El dia 19 de Octubre de 180 se levaron anclas, auxilio de los buques apresados, llamó con su voz

Villanueva dividióla escuadra en cuatro cuerpos, la el sentimiento del honor español; la tripulación

vanguardia compuesta de siete navios, usando de animada con tan notable ejemplo, sustituyó el pabe¬

Alava; el centro de igual número al mando del mese- llón ingles por el nacional y se dispuso nuevamente

ñero Villanueva, la retaguardia de siete también á la lucha. Este episodio, es uno de los mas notables

manda por Demanoir, la reserva se componia de do aquella triste tragedia. Un barco con mas de la

doce navios á las órdenes de Gravina.

mitad de sus tripulantes heridos, rota su arboladura,

Al amanecer del dia 20 avistaron la escuadra no titubeaba en luchar aun con los que estaban em¬

inglesa compuesta de treinta y tres barcos.

briagados por el triunfo del dia anterior. El San

Nuestra linea de batalla era bastante esténsa, Justo, el Montañés, el San Francisco y el Rayo

Nelson dispuso la suya en dos cuerpos en forma de rescataron ai Santa Ana, no logrando apesar de

cuña en cuyos vértices se hallaban el Victory y el sus sobrehumanos esfuerzos salvar el Babama y

Royal Sovereing al mando el primero de Nelson y otros buques apreciados.

el segundo de Collinwgood.

Con grandes rasgos heñios descrito los detalles

El plan de Nelson era cortar la linea por el centro, envolver luego la retaguardia, para batirlos
en detall.

de aquel combate, en que sufrió mortal herida nues¬ tra ilota, por seguir sumisa la fiesta política del que solo por autonomácia debió llamarse Principe de la

El Busentauro, navio en el cual sehallaba Villa- Pea.

nueva, hizo señal devirar en redondo; semejante

En aquel combate se fué á pique el navio Trini¬

orden era inoportuna en tan críticos momentos, de dad, el mas grande que había surcado los mares,

difícil ejecución puesto que los navios tenían que. acompañándole á las profundidades dol Occeano el

sujetarse al viento semejante, y no eran iguales sus Argonauta y el San Agnstin. El San Francisco y

condiciones marineras; la orden dada por el Almi¬ el Rayo buques que salieron con otros para auxiliar

rante introdujo la confusión en la línea y fue la y rescatar los apresados se estrellaron en la costa.

base del desastre.

En poder délos ingleses quedaron, el Bahama el

El fuegó se generalizó en poco tiempo en toda la San Ildefonso y el Nepomuceno.

línea, el Victory penetró en el claro que dejaron el

• Las pérdidas déla armada francesa fueron tam¬

Trinidad y el Busentauro para romperla por el cen¬ bién considerables pero inferiores á las nuestras.

tro. Eu un principio el Victory llevaba la peor par¬ En tre los buques que se perdieron se hallaba la a da¬

te sufriendo graves averias en su arboladura pero lles que cual si un genio, del mal quisiera por un

para salvarle, se le colocó delante el Tcmcrary instante alumbrar todos los.horrores de aquel com¬

sirviéndole de refuerzo, Collingwood que mandaba bate, se voló cuando era mayor su fragor.

el segundo cuerpo atacó la reserva para impedir pudiera enviar sus buques al auxilio del centro, roto ya por Nelson.

¿A quién culpar de tan considerables pérdidas? á quién sino á Gordoy y á la impericia del Almirante Villanueva que no quiso escuchar las razones que en

El San Juan Nepomuceno, buque que mandaba Cádiz le alegaban marinos tan sabios como Gravina

6

SEMANARIO DE £OLLER

c i el í apuntar en mi cartera á grandes rasgos, notas que
me sirvieran de eterno recuerdo:
Jamás pensé, fueran del dominio del público, solo para mí las escribí, y hoy mo decido á sacarlas del os¬ curo rincón de un bolsillo, para que ocupen con mo¬ destia lugar en las columnas del Semanario de Sóller.
Mis notas serán buscadas, desprovistas de frases galanas, y sin forma retórica, pero en cambio en ellas se podrá apreciar con los vivos colores de la realidad el éxtasis y arrobamiento de un encantador panorama; algo, que solo cuando la naturaleza en todo su esplen¬ dor se aducirá, puede escribirse.
Yo pudiera vestirles con algunos andrajos á falta de mejores adornos, pero prefiero presentaros mis impre¬ siones tales como en aquellos momentos las concebí, y cuando no otra cosa buena, lo será la verdad que en¬
cierra.
En incómodo vehículo salí de Palma el dia que dejo indicado en uno de mis anteriores párrafos; aquel era arrastrado perezosamente por un caballo que sin temor de equivocarme, me atrevo á asegurar era en línea rec¬
ta descendiente del célebre rosinan'e.
La carretera nada de particular tiene en sus prime¬
ros catorce Kilómetros, desarrollada en su mayor estensiou en linea recta es monótona y cansada, pero pa¬
sado el pro lio dé Alfabia se admiran ya dos grandes obras del hombre, la una; la carretera de la naturaleza la otra, los montes que cubiertos de eterno verdor la
rodean.
El panorama al llegar á la mayor altura del Goll es bellísima pero poco ó nada en él me fijé pues todo mi pensamiento se hallaba en el Valle que á pocos pasos
debía descubrir.
Eran las 3 de la tarde. El Sol ya en su descenso lo iluminaba formin lo infinitos cambiantes de luz y de colores, un gigante de granito se levanta en el término del horizonte eterno y mudo guardián de aquella man¬ sión miles de casitas blancas como el ampo de nieve se
destacan del lozano verdor en las laderas de los dife¬
rentes picachos que rodean el valle, palomas parecían que eligen aquel sitio para reposar un momento y prose¬ guir despees su vuelo; divísense también cual confusas siluetas los campanarios de los caserios de Fornalutx y Biniaraix.
Largo rato contemplé aquel cuadro que sin saber porqué producía en mi ánimo honda melancolía; el sol ya casi al final de su cuotidiana carrera daba formas
fantásticas con sus dudosas tintas á todo lo que mo¬ mentos antes tenia tanto colorido. Entonces me acordé
de que debía llegar ántes de la noche á Sóller y empren¬ dí de nuevo mi interrumpido viaje.
El crepúsculo de la tarde había ya dejado paso á la noche cuando penetramos en Sóller. Esta de noche me pareció igual á todos los pueblos ó sin notable diferen¬ cia. Debía esperar el nuevo dia para empozar mis cor¬ rerías; me resigné pues y esperé y si paciencia teneis bastante para seguir el curso de mis artículos, conmigo recorreréis estos bellísimos contornos y yo quedaré de vosotrrsmuy agradecido por la honra que me dispen¬
sareis.
S.
(Se continuará.)

PiLBIS.
Una elevada temperatura, un sol primaveral, un tiempo espléndido nunca visto en las márgenes del Se¬ na, favorecen el desenvolvimiento de trabajos de toda índole y de toda suerte de ideas en París. En todas las esferas, la actividad acrece, y si bien hay que apuntar algún desastre financiero en el gran libro del crédito público, arroja grandes beneficios para el país el ba¬
lance de este invierno.
En el torrentoso mar de la política, el gobierno mantiene áflote la nave del Estado, á pesar de los em¬ bates de la intransigencia roja y contra la corriente de reacción que de todas.partes se agolpa con espantosa
violencia.
Después de la crisis observa exageradamente abul¬ tada por los enemigos de las instituciones vigentes, y remediada, si no del todo resuelta, por el ministerio Ferry, surgió la cuestión de los traperos, provocada por ciertos acuerdos del prefecto de Policía, que re¬ dundaban en perjuicio de aquella respetabilísima clase. No es fácil que ninguno de mis botones haya sospecha¬ do jamás cuan grande es la importancia de la corpora¬ ción de nuestros traperos. De su industria, que parece insignificante, dependen otras de consideración paten¬ te, y el cese de su nocturno trabajo, implícala paraliza¬ ción de gran número de fábricas.
Yo he visitado detenidamente varios bárrios de
traperos, he presenciado su trabajo y he recogido cu¬
riosos datos acerca de su industria. Guando han vuel¬
to de su cotidiana excursión y han vaciado sus enorrm s cargas en los sitios destinados á recibir la basura de la gran ciudad, se verifica el triaje-Todo lo que se vende á peso y á un precio mismo, se pone aparte. El hueso, el cristal roto y el pan súcio se venden á cinco cénti¬ mos la libra; á diez céntimos el trapo blanco sucio de algodón ó hilo sin teñir; á veinte céntimos el trapo blanco limpio y al mismo precio el zinc, el plomo y la grasa. Entendámonos. La grasa de primera calidad es vende directamente á los freidores públicos de patatas; y es de primera calidad la de pescado, la de gato, la (pie se despega de los huesos ó se halla en los tarros de cold-cream y de pomada. Se derrite en calderas, el fuego lo purifica todo y los pihuelos se chupan los de¬ dos comiendo golosinas doradas en aquella fritura.
El papel impreso, súcio ó limpio, blanco ó de color, se vende á dos céntimos libra; la media súcia á veinte céntimos, y la media limpia á Cuarenta céntimos el
kilo.
La industria lo reabsorbe todo. Si de pronto se de¬ clarasen en huelga los traperos de París, se apagarían muchas hornillas, cesarían muchos talleres, y hasta dicen que se cerrarían muchos restaurants.
Gomo lector, si algún dia visitas á esta capital y te metes donde por 1 franco y 12 céntimos te den sopa, dos principios y postre, no te acuerdes de este artí¬
culo.
* **
Las protestas de los traperos no han podido distraer la atención pública del difícil problema de la investiga¬ ción de la paternidad, que está á la orden del dia. Gada idea tiene sus apóstoles, y ca la cenáculo su Maes¬ tro. Hace años que Naquet viene dirigiendo el aposto¬ lado del divorcio y poco le falta para llegar á la meta de sus aspiraciones. Ahora ha salido Gustavo Rivet le¬ vantando una cruza la á favor de la investigación de la paternidad.
Según las leyes vigentes, el que seduce á una mu¬ jer y tiene de ella un hijo, no contrae ob'igacion algu¬ na en vez de él ni pira con ella. M. Rivet quiere el abandono délos hijos naturales, protegiendo al inocen¬ te contra el culpable. Esto que al parecer había de aceptarse sin discusión por todo el que se inspira en los principios de la moral cristiana, encuentra séria

SEMANARIO DE SOLLER.

^SSSSi^ fasSS^ E?C^cai?Hh!

^íSSStt^ Lij'iá ,
^S25^ P!??S5 ^

FERRO-CARRILES DE MALIJORCA,
Servicio de trenes que regirá desde l.° de Noviembre
de 1883 á 15 de Marzo de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 315 (mixto) —840 mañana y 2‘45 tarde.
De Manacor á Palma y La Puebla, á las 345 (mixto)— 8 mañana y 345 farde.
De La Puebla á Palma y Manacor, á las 4 (mixto) — 8'30 mañana y 3‘45 tarde.
1Trenes periódicos.—r ias de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á las 2 tarde.—Los sábados dé Palma á La Puebla, á las 445 tarde.—Los domingos, do La Puebla á Palma, á las 5 tarde.
Palma 10 de Octubre de 1833.—El Director General, Guillermo Moragues.

CORREOS.
SALIDAS.
Domingo 8 manara para Ibiza y Alicante. Lunes 4 tardé para Malí m. Martes 5 tarde para Barcelona. Mié coles 4 tarde para Malion por Alcudia. Juévoa 4 tarde para Valencia. Sábado 2 tarde para Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lunes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Malion por Al¬
cudia .
Miércoleo 3 tarde de Ibiza y Alicante. Jueves 9 mañana de Malion y 12 id. de Barcelona por
Alcudia. Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIODICO DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Sollcr y cuenta con redactores y colaboradores cono¬
cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.

En España 1 peseta al mes.—Francia 15

Lir

. te it

PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES. En Soller, callo del Borne: Pastor.—En Palma, Librería Constitución 90.

COMPAÑÍA CATALANA
DE VAPORES TRASATLÁNTICOS. Salidas fijas del puerto de BARCELONA el 15 de
cada mes.para
Saldrá para dichos puntos el 15 de Febrero, el vapor
Admite carga y pasageros-. Los deles y pasage do esta á Barcelona y el trasbordo en dicho punto son de cuenta de la Compañía.
Estandó limitada la cabida, se advierte á los seño¬ res cargadores se sirvan pasar nota anticipada de ia
carga.
V Se despacha en Palma, plaza de Copinas, núm. 5
entresuelo.
AMA DE LECHE. Una de 30 años y la leche de un mes desearía en¬ contrar criatura para amamantar en su casa que la
tiene en .<Son Sardina.» Darán informes en la Administración de Loterías
Plaza de Cort.
Horno y Pastelería cíe Joaquín Borras calle del Viento.
apatería de A. Martinez y Cánaves,
premiado en la esposicion de Paris se confecciona toda clase de calzado para se¬
ñoras y caballeros.
EN LA PLAZA DEL ARRABAL ACABA de establecerse un almacén de vinos comunes y blan¬
cos á precios módicos: de Juan Mayol (Rata)

¡¡EN NUEVO TRIUNFO!!
LAS MÁQÜIN/S SIN RIVAL PARA CUS! R DE IA
COMPARA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la, Ex¬ posición de Amsterdam el DIPLOMA DE HONOR, re¬
compensa la mas alia en este
memorable cei‘iamen.
NUEVOS MODELOS
Máquinas para toda clase de labores, así de la Familia como para los Indus¬ triales, con las pie¬ zas y accesorios
con es pondientes
según anuncios anteriores.
ANZADEÍiA OSCILANTE
las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen.
2‘50 PESETAS SEMANALES
10 por 100 do rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. - Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime II, 4—Palma
FOTOGRAFÍA DE OLIVERES.
Palma 133— Olmos—133.— Palma¬ se hacen retratos de todas clases
y tamaños.
Precios módicos.
MÁQUINAS WKRTílEíM.
SUCURSAL EN PALMA.
Viuda Banqué—-Odón Colom.
Imprenta de la Biblioteca Popular.—1884.