Semanario de Sóller 1884, no. 1
PRECIOS HE SiClSciON.

PUNTOS LE SUSCRIPCION.

Mo 1.

En América . . 2*oo Ptas.

» Francia. . . i1 jo »

» España. . .

i‘oo

»

-

Sábado 18 Febrero de 1884.

EN SOLLER:
Calle del Borne, casa Pas*or.
EN PALMA:
"
Librería, Constitución 90.

Snm. L

SUMARIO.—Á nuestros lectores, por la Redacción.— Soller.—El Progreso, por Pilemon.—Crónica general, por Adolfo Reira.—Teatros.—Carta, por Juan B. Ense-
ñat.—Crónica Local.—Variedades.-Sección de Anuncios.
A NUESTROS LECTORES.
Es evidente que nuestra cultura científica y lite¬ raria progresa, pero no lo es menos que ni este pro¬ greso es igual en todas sus esferas, ni se produce tampoco á la vez en todos los elementos del arte y ele la ciencia, su doctrina tradicional nos da á conocer lo frecuente que es, que al par que se adelanta en unas cosas se retrocede en otras, á períodos de avance suceden otros de desfallecimiento, alternan¬ do su marcha la acción y la reacción.
De aquí, que, habiendo estado durante un largo plazo postergado el arte literario en nuestro pais, por ley de compensación sentimos hoy insaciable deseo de saber y quisiéramos recorrer si fuera posi¬ ble en breves dias el camino que otros pueblos han recorrido en largos años.
El despertamiento que de algun tiempo á esta parte venimos observando en todas las provincias de España á la vida intelectual, hecho de que .son sín¬ tomas felices la creación de ateneos y academias, la celebración frecuente ele certámenes y solemnidades literarias en localidades que parecían muertas á la vida del pensamiento, la aparición ele numerosas re¬ vistas científicas, es indicio seguro de que ha llegado la reacción y entramos en el período ele avance.
La idea de que nuestra villa no merece por cierto ser la ultima que figure en esta reanimación porten¬ tosa nos hizo presentir la necesidad de fundar un periódico, que sin dejar de atender á los intereses de localidad contribuyera en su modesta esfera á la difusión de la cultura, haciendo olvidar por un mo¬ mento á sus lectores los cuidados y perturbaciones de la política.

Mas la empresa que tratábamos de acometer no podia realizarse sin sacrificios y sin perseverancia, ni es de aquellas que tocan la deseada meta en el momento de su planteamiento.
Felizmente, Sóller ha respondido al llamamiento que le hemos hecho, hijos de este pueblo la mayor parte de sus iniciadores, hemos obtenido de él gran . número de suscriptores necesarios para su instala¬ ción y gracias á la acogida benévola y generosa que nos ha dispensado, por la que le ofrecemos nuestro sentimiento de eterna gratitud, podemos dar hoy al público con el título de Semanario de Sóller un
periódico que es nuestro firme propósito que nada deje que desear en su clase.
Pero séanos permitido .añadir una cosa que no por evidente es menos digna de tenerse en cuenta, sin el apoyo y el concurso del público no se llega al término en proyectos y obras de esta especie. Por lo mismo que hemos contado con él lo solicitamos con encarecimiento y para obtenerlo ofrecemos no omitir esfuerzo ni sacrificio alguno. No nos abando¬ ne el público que nosotros por nuestra parte procu¬ raremos que nuestro semanario sea un periódico digno de aquel y de la culta población de nuestra
provincia, pues si grande es el sentimiento de nuesbv-x tra insuficiencia y de lo débil de nuestras fuerzas, nos anima la'esperanza de que acaso podremos co¬ rresponder á la confianza justificando en cierto modo su protección, dedicándonos con todo nuestro esfuerzo, con todo nuestro corazón al cumplimiento
rígido de los grandes deberes que nos hemos im¬ puesto, aspirando á suplir lo que nos falta con nues¬ tro celo y actividad.
Por el presente número podrán apreciar nuestros lectores hasta que punto estamos dispuestos á llevar á cabo una publicación que por sus especiales condi¬ ciones y baratura venga á llenar el vacío que notan en nuestra Isla todos los amantes del progreso y de
la literatura.

23541..aa2

SEMANARIO DE SOLLER.

Sin perjuicio de irle ciando la variedad y con ella los atractivos de que es susceptible, se compondrá
este semanario de varias secciones relacionadas con
los objetos espresados y distribuidas de la manera siguiente:
Crónica Europea. Intereses generales de las islas. Literatura y Ciencias.

que en los diferentes mercados adquirirán sus sa¬ brosos y esquisitos frutos al ser fácilmente tras¬
portados. La situación de su puerto en relación á la mayor
proximidad á las costas de Cataluña ha de conver¬ tirlo en el primero de la isla y en su consecuencia Sóller en mercado de suma importancia. À él acudi¬
rán por su propia conveniencia todos los buques que

Industria y Comercio.

procedan de la costa catalana, mediodía de Francia

Política: Se limitará á reseñar su marcha é Italia, á desembarcar sus mercancías. Los vapores

periódica dentro de la mayor imparcialidad, sin in¬ de viageros á él y no otro harían escala proporcio¬

clinar su justa balanza á ninguno de los partidos nando á estos la ventaja de hallarse en la península

militantes. Guando se proponga algo incuestiona¬ en el trascurso de breves horas ahorro de tiempo

blemente bueno para el pais, lo aplaudiremos, pero siempre de positiva utilidad.

cuando no se haga esto, ó se haga lo contrario nos

Los transeúntes aumentarían considerablemente

hemos de poner enfrente de quien quiera que sea dándole vida y movimiento, base de toda riqueza.

sin idea personal.

Nuestros vinos que en tan gran escala se esper¬

Cuando la abundancia de material lo exija se tan hoy á las provincias del sur de Francia, encon¬

publicarán suplementos que serán repartidos gratis trarían gran economía al poder ser embarcados en

á los señores suscriptores.

el puerto de Sóller construyéndose al efecto en el

Ya en el estadio, saludamos desde estas columnas muelle grandes almacenes ó Docsk para el depósito

á nuestros colegas en general y á la prensa de las de estos y demas mercancías.

Baleares en particular no dudando que como siem¬

Gomo lugar de recreo Sóller recibirla colosal

pre ceoperará al desenvolvimiento del progreso hu¬ impulso y quizás en un espacio de tiempo relativo

mano único objeto que nos proponemos.

si no un biarritz ó un bañeras de Luzon, podria

La Redacción.

convertirse en una colonia veraniega para solaz de las islas y de muchos que en vez de buscar solo va¬

nidad en incómodas playas estrangeras, optarian

SÓLLER.

por la modestia de las suyas propias. Sóller con sus alamedas de naranjos y limoneros

Con cuanto placer y efusión saludamos hoy la mas bella comarca de nuestra isla que sirve de epí¬
grafe á nuestro articulo. El alma rebosa alegría
como apasionados amantes que somos de todos los adelantos de nuestra patria.
El carácter emprendedor é ilustrado que distin¬ gue á sus hijos no podia permanecer inactivo ante los proyectos y reformas que aquel rico valle exije,
3rpara que sus reclamaciones sean oidas busca apoyo en la prensa y funda este semanario.
Huyen de los debates y luchas políticas, úñense todos ante la común conveniencia y olvidando las
divergencias de opininnes; se abrazan fraternal¬ mente al progreso su único móvil y luz que debe guiarles en su camino.
Desarrollar y perfeccionar sus diversas indus¬
trias, abogar con decisión inquebrantable para que sea un hecho el proyecto de obras de su natural
puerto hasta verle en condiciones de poderse en él guarnecer los buques de gran calado; no cejar hasta ver instalado el telégrafo para que el fluido eléctrico

de eterno verdor y grata sombra, sus fuentes de ar¬ moniosa música y caliza agua, amenizado con giras al Puig-Máyor desde donde se descubre el mas esté¬ tico y arrobador de los panoramas; con las visitas al monasterio de la venerada Virgen de Lluch, y las espediciones al torrente de Paréis monumento que á través de los siglos parece existir para atestiguar la grandeza de la creación; trocarían su tristeza en alegría convirtiéndolo en la capital de una pequeña
Suiza.
No son sueños irrealizables corno algunos lleva¬ dos de su pesimismo lo calificarán; desde nuestras columnas probaremos de una manera detallada lo fácil de realizar, lo que hoy parece un cuento de
hadas.
Estas ideas secundará el semanario que hoy nace llevado de la máxima reformista que por todo se esparce; á ellas y á defender sus intereses dedi¬ cará fuerzas y atención,, segurísimo ha de ser se¬
cundado.
-m-

ese invisible y misterioso viagero comunique con su

EL PROGKESO.

prodigiosa velocidad las noticias que á las operacio¬

nes mercantiles, convengan y los pensamientos del

Mágica palabra que en el presente siglo todo lo

público en general; y por último no perdonar medios invade.

ni sacrificios hasta ver en su diáfana atmósfera los

El siglo diez y nueve le representa dignamente

blancos penachos del humo de las locomotoras.

con sus múltiples y variados inventos. Enumerarlos

El dia no lejano que estos gérmenes de vida en detall y describirlos minuciosamente seria prolijo

afluyan al corazón del valle que coronan el Pnig- y hasta imposible en el corto espacio de un artículo.

Mayor, el de Masanella, el de Deyá, el de Tuent y

Pero la revista que hoy nace en el ilustrado

el de Balix, será cuando los activos y emprende¬ pueblo de Sóller debe rendirles cumplido homenage dores solierenses verán sus esfuerzos coronados con y dedicar todos sns esfuerzos para que la ciencia des¬

la creciente importancia de sus industrias y el alza provista del tecnicismo, siempre difuso y cansado,

SEMANARIO DE SOLLER.

3

para el que busca amenidad y solaz en la lectura vea
realizado su deseo en las columnas de nuestro se¬
manario.
El Vapor aplicado á todos los actos de la huma¬ na vida; la electricidad con sus infinitas aplicaciones y sus maravillosos adelantos desde que Olio de Guerique con un globo do azufre arrancado de la nada un rayo en miniatura hasta la teoría del ilustre Franlilin doma con sus barras de hierro el rayo li¬ bre hasta entonces en ios abismos del espacio; Gray y Wheéler tienden á lo largo de una galería un cordon que solo ochenta pies tiene de longitud, y fro¬
tando un tubo de cristal colocado en uno de sus es¬
treñios, observan que una bola de marfil colocada en el opuesto, atraía y rechazaba pequeñas plumas y pedazos de papel. Aquellos dos sabios fueron el albor del telégrafo cuyos hilos conductores borran las dis¬ tancias de nuestro globo, y el teléfono de Bell viene á completar este prodigio permitiéndonos escuchar la voz del amigo desde lejanas tierras. La electrici¬ dad sigue su marcha plagia la luz solar en el arco voltaico, y en la linea de incandescencia de Edisson: es fuego en el crisol de Siemens y se convierte en fuerza motriz hasta verla aplicada á un vehículo que la misma casa presentó en la esposicion de electri¬ cistas de Paris; es fisiólogo y descubre misterios en la ciencia de Hipócrates y Galeno y por último es aplicada desde la cocina al sencillo mecanismo de una máquina de coser.
La astronomía auxiliada por los potentes telescópios (portento de la óptica) la permiten escudriñar la bóveda celeste á distancias imposibles al parecer; el
cálculo matemático nos da á conocer de una manera
exacta la que nos separa del sol centro de nuestro sistema planetario y planetas que forman su corte; la
analítica resuelve las órbitas que recorren en su ca¬
mino, la geometría sus volúmenes y unida al análisis espectral sus pesos, y la filosofía con profundas razo¬
nes- su indiscutible habitabilidad.
El arte de la guerra deja absorto al que sigue sus monstruos adelantos; aquellos mosquetes y culebriñas del siglo XVI primer paso de la artillería y de la balística en general se truecan en destructoras y titánicas máquinas cuya potencia, alcance y preci¬ sión ponen de manifiesto el grado de su perfección. Los buques de guerra dejan de serlo para ser solo baterías dotantes dotadas de máquinas potentes para maniobrar con ligereza, y las fortalezas recordando los antiguos guerreros cubren sus parapetos de gruesa coraza que resista los pesados proyectiles de
los Amstrong.
El comercio y la industria forman parte de la universal armonía y llamando en su auxilio talento y ciencia unen el Mar Rojo al Mediterráneo por medio
del canal de Suez trasformando la antigua península africana en isla, dan vida y riqueza á todo el Sur de
Asia y á nuestras colonias de Occeanía. Tres grandes
naciones Alemania, Suiza y Francia, se unen, no por

medio de la fuerza siempre odiosa y sí á través de las entrañas de granito de un monte colosal.
La obra del San Gotardo es una de las mas gran¬
des maravillas de la ciencia. Desmontes colosales,
muros de contension, puentes de hierro que al ten¬ derse sobre los abismos parece que de ellos se mo¬ fan, forman un conjunto imposible de describir.
El San Gotardo y el canal de Suez son el testimo¬ nio mas evidente del progresivo desarrollo del saber humano, y gloria de Leseps y Fabre.

•

•

Los diferentes conceptos que hoy vertimos en
desaliñada forma sucesivamente los iremos desarro¬

llando en nuestra publicación, contando antes con la indulgencia de nuestros asiduos lectores.

Filemon.

CRONICA GENERAL.
Prestemos desde aquí atención á todo cuanto ocurra y sea digno de ser contado. Sea esta sección atalaya morisca desde la que descubramos cual siluetas en el espacio, los acontecimientos que tengan el raro privi¬ legio de ocupar la atención, no ya del sabio ó del lector incansable que busca en las estensas revistas algo nuevo que satisfaga su insaciable sed de datos, sino del que por mera curiosidad busca en la crónica noti¬ cias que puedan servirle solo para robar tiempo á la ociosidad con su simple lectura.
Esta rústica torre observatorio está mal colocada y
desde ella no se abargan mas que los pequeños espa¬ cios que limitan las altas montañas y el horizonte, y desde esta escarpada peña y cobijados por árabe garita
observamos cuanto á nuestro alrededor pasa, pero
contentándonos con lo que se alcance á simple vista pues los grandes descubrimientos de la óptica aun no han llegado á esta rústica mansión; y nuestros oidos no percibirán tal vez mas que atrasados rumores de lo que pasa en lejanas tierras, pues la electricidad con sus telégrafos ó teléfonos aun nonos comunica rápida¬
mente las noticias.
Sea pues esta revista ligero bosquejo de cuanto ocupe la atención pública, y aun cuando sea algo atra¬ sada alguna noticia que á esL Semanario llegue, con¬ tentémonos como se contentan los niños que no saben las cosas hasta que desde algun escondite han podido pillar alguna conversación de sus papás.
Los padres de esta sección serán los sesudos dia¬ rios y las graves revistas, que desde sus columnas y en lenguaje dogmático esparcen y analizan las mas in¬ trincadas cuestiones que se suscitan ende y allende los mares; y al trasladarlas á nuestra crónica, no haremos mas que reducirlas á su menor tamaño, siendo esto no mas que el globulillo homeopático, el estracto de las generales crónicas.
Y conviene hacer constar también que esta sección
no reconoce fronteras ni límites nacionales.
En nuestro papel de entrometidos todo lo invadire¬ mos y solo será para nosotros «la política» el gigante del cuento, el coco que nos haga retroceder espantados.
¿Queréis hoy por via de adelanto que llene algun

4

SEMANARIO DE SOLLER.

párrafo, así á manera de programa práctico de lo que os ofrecemos para posteriores semanas?
Si solo en la crónica local buscásemos apuntes nos seria imposible cumplir la misión que nos hemos im¬
puesto. En la general encontraremos siempre datos para cumplir sino como buenos, al menos como me¬
dianos.
Los periódicos todos se han ocupado del ingreso en
el Ateneo de Madrid del socio D. Alfonso de Borbon.
Este tendrá pues desde ahora un carácter tal que en ciertos momentos podrá parecemos un simple particu¬ lar. Y en efecto el Ateneo no puede reconocer mas su¬ perior que la ciencia. Y solo ante ella se descubren los
socios de tan instructivo centro.
Los cronistas parisienses dedican todos su prefe¬ rente atención y llenan algunas columnas de perió¬ dicos ocupándose de la Paira, la célebre cortesana que durante el segundo imperio llegó á poner su nom¬ bre al lado de la emperatriz en lo que puede ser tenido
un nombre considerado en su historia íntima.
La vida de la marquesa tiene mucho de novelesco. Llega á Paris después de abandonar en Rusia á su esposo primero que era sastre. Se casa luego con un noble portugués que cumplida su misión de darle título y fortuna, se suicida dejándola heredera de importan¬
tes cantidades.
Hay algo de extraordinario en esas mugeres del demi-monde que llegadas á Paris sin más tesoro que su cara vénse al poco tiempo dueñas de cuantiosas sumas. Cada sonrisa, cada gracia, cada mueca, es para ellas una jugada de bolsa segura.
Así llegó La Paiva á poseer su soberbio hotel de los Campos Elíseos y su magnífica posesión de Pontchar-
Irain donde se retiró á últimos de su vida.
La Paiva ha tenido por adoradores á todo Paris, para decirlo así en una frase gráfica, y si se ha de dar crédito á ciertas versiones tiene esta gran importancia política. A ella se atribuye el haber proporcionado á Bismarck los datos y documentos que sirvieron á Ale¬ mania paia apreciar el estado de descomposición del ejército francés en vísperas de la última guerra. La cortesana no hizo con esto más que satisfacer una pasión.
Algunos importantes hombres franceses la habían desdeñado y se alió á una potencia extranjera para poder vengarse.
La disposición del Sr. Gobernador de Madrid pro—b-ibiendo la mendicidad, ha llenado de espanto á una
infinidad de seres para quienes la limosna constituía una renta con la que llenaban sus necesidades,
Una pandereta, un acordeón, una flauta, un mal violin, ó un clásico instrumento de invención particu¬ lar, son objetos que sirven para explotar la piedad y escitar con su monótono ruido á la compasión.
Y esto puede decirse que son aparatos legales para explotar la caridad.
Los hay también ilegales y con ellos se estafa el
sentimiento caritativo de los transeúntes. Un niño de
trapos por ejemplo, es una criatarila que da el chasco cualquiera,

Pero el Conde de Toreno no deja abolida la mendi¬ cidad, sino que crea una especie de pobres de plan¬ tilla, un personal de pobres organizado como una
oficina.
En Madrid ahora solo podrán ser pobres los que tengan una buena recomendación.
—Caballera yo tenia una esquina que era un filón y ahora el Gobernador me ha desautorizado. Caballe¬ ro Y. fiene influencia ayúdeme V. por tanto.
—Pero en que puedo ayudarle buen hombie. —Yo quisiera un título de pobreza; quisiera ser pobre de profesión. Al dia siguiente de publicarse la circular del Go¬ bernador, el Alcalde de Madrid que es el que debe conceder las autorizaciones para pedir limosna, tenia sobre la mesa le despacho tanto número de recomen¬ daciones como pobres hay en la coronada villa.
—Juan es un ladrón de talento. Ha robado mucho y
nunca ha podido ser habido. —¿Y cómo se las ha arreglado? —Muy fácilmente. —No saliendo de España.
Adolfo Reirá.
TEikTKOS.
La semana anterior ha sido parca en espectáculos de este género, repeticiones de las óperas Aída y Lúc¬ ela han absorbido la mayor parte, aunque desempeña¬ das con la propiedad y maestría que sabe imprimirlas, eli nteligente maestro D. José Tolosa alma siá así se nos permite llamarle de la presente temporada, son ya tan conocidas del público que no considero oportuno hacer
de ellas reseña.
En cambio puedo hacerla de un espectáculo de otro género dado en nuestro mismo coliseo el Domingo á las 12 1[2 de su mañana, y de mayor interés pues viene á demostrar, el alto grado en que poseen nuestros paisanos esta bella virtud que se llama Caridad y la ra¬ pidez con que acude nuestra Sociedad sin distinción de clases ni sexos á todo llamamiento que tenga por obje¬ to socorrer al desvalido y enjugar las amargas lágrimas del que sufre.
Dos meses escasos hace, cuando no se habían enti¬ biado aun en nuestro ánimo las recientes y dolorosas impresiones de cuadros desgarradores donde la desgra¬ cia llamaba en nuestras costas por voces agonizantes y
que fueron contestadas por la intrepidez de bravos marinos nuestros paisanos, que agigantados por la ca¬
ridad fueron anónimos héroes en sombrío pero sublime
drama.
Cuando las costas de Alcudia habían llenado de lu¬
to á algunas familias, que si algun lenitivo sienten, es
el sacrificio voluntario de ofrecer sus vidas en rescate
de otras amenazadas de compañeros desconocidos, se inició el pensamiento de establecer una Junta local de la Sociedad Española de Salvamento de náufragos, nombróse para llevará cabo los trabajos preliminares una comisión de propaganda compuesta de los señores don Joaquín Rodríguez Rivera, Comandante del Caño¬ nero Alsqdo; D. José Font, Çapitan del vapor «Jaime

SEMANARIO DE SOLLER.

2.° ;» D. Joaqu n Rovira, Teniente de Navio; D. Benito
Pomar, Capitán del vapor María, yD.M. Ráster y Fer¬ nandez Cortés, la que no perdonando medio ni sacrifi¬ cio alguno para cumplir la honrosa misión que se le ha¬ bía confiado logró en tan corto plazo, arbitrar las sus¬
cripciones necesarias para instalar la magnánima ins¬ titución que tiene por objeto socorrer á los infelices
náufragos, allegando recursos morales y materiales; establecer mediosde salvamento en los puntos de más
frecuentes siniestros marítimos de nuestras costas:
ofrecer amparo á seres castigados por los elementos invencibles, y arrancar cuantiosos intereses de los abismos del mar que amenaza cubrirlos con sudarios de muerte y olvido.
Adheridas infinito número de personas como socios de todas las clases que permite su Reglamento y reu¬ nida ya la importante suscripción de 4.200 pesetas
anuas y otra no ménos respetable cantidad donada por una sola vez para gastos do instalación, se convocó á Junta general de suscritos en el local y hora antes mencionado para dar cuenta de los trabajos practica¬ dos y procederse al nombramiento definitivo de los se¬
ñores que deben componer la Junta Local. Con un elocuente dirourso D. Joaquín Rodríguez
espus ominuciosamente los trabajos practicados é hizo una notable reseña de los servicios prestados en los di¬ ferentes puntos que gozan el privilegio de tener esta¬ blecida tan benemérita institución y terminó con la his¬
toria de las catástrofes marinas ocurridas en nuestras
costas durante los últimos años.
Al oirle comprendíamos que el sentimiento más vivo
en nosotros debiera ser el sentimiento de la Caridad.
Al escuchar su relato se despertaban en el pecho emociones y en lamente ideas que no acertamos espli-
car.
¿Será posible me decía que existan en el mundo séres humanos que no sientan este bello dón de la Natura¬ leza que no se extasíe ante la idea de haber contribuido á costa de poquísimos sacrificios á arrancar de las pro¬ fundidades del abismo miles de séres próximos á ser arrebatados por las encrespadas olas.
Imposible olvidar aquellos terribles cuadros en que pende de minutos la salvación ó perdición de los infe¬ lices náufragos.
Cuan sensible sería que los pueblos todos de nues¬ tra Isla no secundaran en su empresa á la Junta local hoy ya constituida en definita y elegida entre las per¬ sonas de mayor influencia y prestigio, así por su posi¬ ción como por sus dotes personales.
Seguro estoy que Sóller más que ningún otro obli¬ gado por- su posición topográfica acudirá presurosa á mscribirsu nombre sé que entre sus moradores la ca¬ ridad es una costumbre arraigada, que, no por la espe¬ ranza de dar salvación á muchos séres espuestos á perderla vida en sus costas á su propia visita, sino por solo la seguridad de evitar ls perdición de nno solo, darían todos sin escepcion una cantidad mucho mayor de la que corresponde á cualesquiera de la clase de so¬
cios.
Recordad vosotros, los que teneis padres, hijos ó parientes que ejercen como industria la navegación, deudos ó amigos que sus intereses les obligan á surcar el Oceanoj recordad, que vuestras afecciones se hallan

expuestas á los peligros del huracán y que quizás una asociación de náufragos ha de salvarlas.
1 Recordadlo!
Loor á los iniciadores del establecimiento en Ma¬ llorca de esta Sociedad.
Sr. Director del Semanario de Sóller. Me apresuro á responder al honroso llamamiento de
esa dirección, prometiéndole mi colaboración activa en
su laudable empresa.
¡Ojalá responda el público á tan patriótica idea, prestando al semanario el apoyo que necesita!
Guando el progreso, en todas sus manifestaciones,
vá tomando carta de naturaleza en nuestra hermosa
villa; cuando el vapor hace mover nuestros telares; cuando se abren nuevas vías de comunicación que han de centuplicar nuestras relaciones con vecinos pueblos; cuando el libro y el periódico van siendo indispensa¬ bles compañeros de nuestro hogar; cuando la instruc¬ ción se generaliza tanto en nuestro valle, que ya es deshonra tener hijos que no sepan leer y escribir, pa¬ rece natural que deba arraigar entre nosotros una pu¬ blicación periódica.
De todas maneras, es honroso para Y. y para Sóller el pensamiento que intenta realizar, y parecerá digno de apoyo á toda persona verdaderamente ilustrada.
Sin presumir de maestro, creo tener cierta esperiencia en materia periodística, y me será lícito ayudar con mi consejo ántes de cooperar con mi trabajo.
Si no quiere Y. que esta sea una revista más, en el número de las que periódicamente nacen á la vida pública para morir en plazo más ó ménos corto, pro¬ curen que sea una obra de propaganda y de reforma, y que al difundir ideas ó al proponer mejoras, se rija por elevado, justo y equitativo criterio.
Pide la condición de los tiempos actuales que en la crítica sea severa, en el elogio parca, en la censura discreta, y á la vez esa misma condicionalidad impone el deber de sacar el periodismo de las poco holgadas vías por donde suelen extraviarse.
Que los redactores del Semanario de Sóller vivan, pues, distantes del compadrazgo y de la pasión de par¬ tido y de escuela; que se sustraigan á rivalidades mez¬ qbuieinnaesn, cáamtoidnoadmo ópveilnqsuaemineontiom; pqliuqeuecoealdmyuávsenlimáptioodoy legítimo conato y favorezcan toda tentativa generosa; que procuren, en fin, el saludable nutrimiento del alma, sin prescindir de la amenidad honesta.
Juan 13. Enscñat. Sélier 11 de Febrero de 1834.
Al entrar á formar parte en la prensa enviamos á todos nuestros compañeros cordial saludo,

G

SEMANARIO DE SOLLEÍ?.

Rogamos á tocios nuestros lectores nos dispensen el favor de dar á conocer nuestra nueva publicación entre el número de sus buenos amigos, para lo cual estamos dispuestos á remitir un ejemplar de muestra á todo el que lo pida á esta administración.
Desde hace algunos dias se halla entre nosotros el ilustrado abogado D. Alejandro Roselló, y don Joaquín Fiel Gefe en las Baleares del partido posi¬
bilita.
La Sociedad recreativa que en breve abrirá sus salones, nombrará uno de estos dias la comisión encargada de redactar el Reglamento ó estatuto que debe regirla.
El no ser un hecho, nos veda, el que hoy no
denaos cabida en nuestras columnas á los nombres
de jas personas que con mas fundamento se indican.
Parece quedará sin efecto la reforma que la Di¬ rección do Sanidad pensaba llevar á cabo, de su¬ primir la Junta de este puerto que tan buenos ser¬ vicios viene prestando.
La necesidad de su existencia se impone dada la importancia de nuestro puerto, cada dia en au¬
mento.

La recomposición del piso de la Plaza y calle de la Luna, terminada dias pasados, merece ya que del Ayuntamiento tratemos especial mención.
Trátase de reformar las Delegaciones de Ha¬ cienda, que creó el Sr. Camacho.
Se indica con bastante fundamento á D. Juan
Burgués Zaforteza ó á D. Pedro Ripoll para sustituir á I). Miguel Sodas y Cáimary, y á nuestro paisano D. Antonio Marqués para presidir el Ayuntamiento de Palma en reemplazo do D. Pascual Ribot.
El martes próximo 19 del que rige es el dia se¬ ñalado para la entrega en Caja de los 23 hombres que han correspondido á este pueblo en el presente reemplazo para cubrir las bajas del Ejército activo.
Los que por razón de su número solo deben ser¬ vir en concepto de disponibles no tienen obligación de presentarse ante la Comisión provincial, pero les advertimos qué deben verificarlo al Jefe del Batallón de Depósito de Palma que tiene establecidas sus ofi¬ cinas en la planta baja de los pabellones del Cuartel
del Cármen, antes del dia 19 del mes de Marzo próximo.

Dias pasados giró á este pueblo y al inmediato de Fornalutx el Inspector de cédulas personales don Jaime Ripoll, la visita que el artículo 40 del Re¬ glamento vigente previene.
Continúan con gran actividad los trabajos de la carretera de Deyá.
Esta importante vía, abrirá nuevos horizontes á aquel poético pueblo y al de Val Flemosa.

Por causas ajenas á nuestra voluntad no pudo ver la luz pública este periódico en la primera sema¬ na de Febrero como era nuestro deseo y después pa¬
ra facilitar la administración del Semanario hemos
retardado su publicación para entrar en la segunda quincena.
VABIE1DALES.

Aplaudimos y encomiamos á nuestra digna cor¬ poración municipal por lo activa á la par que sólida recomposición, de los desperfectos ocasionados por el temporal de. Diciembre en la carretera del puerto, y hoy debido á su celo se hallan los trabajos ter¬
minados.
En todos los demas actos quisiéramos con la jusíAw^-ticia de hoy enviarle plácemes y pública gratitud.
Creyendo indispensable la creación de una plaza de peón, para la conservación de nuestros caminos
vecinales, nos atrevemos, á llamar la atención de nuestro Ayuntamiento para que cree dicha plaza, en vez de cubrir la vacante de municipal que existe.
Con esta medida, sin agravar el presupuesto,
conseguirá una notable mejora para el servicio pú¬
blico.

Justiicia inglesa.—En Inglaterra, donde tan fre¬ cuentes son los lances originales, acaba de ocurrir uno que por cierto no desmerece en nada de tantos otros á que ha dado lugar la excentricidad de los hijos de aquel pais.
Presentóse cierto caballero en el escritorio de mía
Copañía de segures contra incendios, solicitando ase¬ gurar dos mil cigarros h baños que tenia en su casa. Aunque la pretensión pareció un poco extraña la Com¬ pañía no halló reparo en acceder á sus deseos: y des¬ pués de llenar las formalidades necesarias, se le en¬ tregó la correspondiente póliza.
Despueo de. transcurrido bastante tiempo, se perso¬ nó el interesado nuevamente en aquella oficina, exi¬ giendo el abono del seguro, por haberse quemado los cigarros. Esta noticia dejó estupefacto al jefe, quien preguntó al individuo:
—Decidme, caballero, ¿como ha ocurrido ese si¬ niestro, del cual no liemos tenido conocimiento hasta
ahora?
--De una manera muy sencilla: me los he fumado

SEMANARIO DE SOLEE R.

7

uno á uño, como lo prueba certificación que tengo la honra de presentar á V.
Y al decir esto, sacaba del bolsillo un pliego de pa¬ pel en que declaraban vanos testigos haber visto fu¬ mar á Mr. N. cigarros asegurados.
El representante de la empresa se quedó sin saber que contestar; por último su respuesta fué negativa. Llevado, empero, el asunto á los Tribunales, decreta¬
ron estos el abono del seguro.
Pero no bien habla percibido el fumador el produc¬ to de su industria, cuando fué denunciado por la Com¬ pañía como incendiario con premeditad ni, siendo condenado á quinientos duros de multa, y cinco meses de prisión, por el mismo Juez (pie había fallado el an¬ terior litigio.
El número de hombres es casi igual al de l is muje¬ res en la totalidad de la población del globo pero entre unos y otros países se observan notables diteroncias.
De todos los pueblos del mundo Francia es el que mas se aproxima al equilibrio'.entre ambos sexos, pues cuenta 1.007 mujeres por cada 1.000 hombres. Para el mismo número de representantes del sexo fuerte hay en Suecia 4.084. hembras y solo 993 en Grecia. Estos son los extremos respecto á Europa.
En las islas Canarias 1.000 hombres pueden elegir sus esposas entre 1.208 mujeres, pero estas tienen el desquito en Australia, en Trasmania y en Nueva-Zelanda, donde se cuentan 817 mujeres por 1.000 hom¬ bres y en la isla Mauricio, donde la mas bella mitad del género humano no constituye mas que la tercera parte, pues por cada 1.000 hombres hay solamente 617 mujeres. En la isla de la Reunión, 547 mujeres pueden elegir entre 1.000 hombres, y en IIong-Kong esos 1.000 hombres se ven muy apurados para elegir entre 386 mujeres nada mas.
Ante este último dato ocurre al punto un consejo para las niñas que suspiran por m esposo: ¡Id á Hong-Kong!
—Pero, hombre ¿es posible que con tanto tiempo de relaciones, no sientas afección ninguna hacia la po¬
bre Luisa?
—Si, chico, una afección pulmonar.
Que lástima que Fulano no sea casado, decía una señorita hablando de un joven y reputado pintor: baria
un marido modelo.
—Es verdad, contestaba un compañero del artista; pero él prefiere ser el marido de los modelos.
En un coche de tercera clase un soldado que acaba de tomar la licencia, fuma de tal suerte que su boca parece una chimenea continua. Al fin advierte que una pobre mujer sentada junto á él se siente muy incomo¬
dada.
—¿No se fuma en el regimiento de usted, buena mujer? dice el licenciado.
—En mi regimiento es posible, pero no en mi com¬ pañía.
No puede negarse que las asociaciones de temperancia han nacido en Inglaterra y que toman allí gran

incremento por el número de afiliados; pero necesario es reconocer (pie en ninguna otra parte se empina el codo con mas entusiasmo, á creer á mister José
Cowen.
Según este observador Inglaterra gasta 126 millonos de libras esterlinas, ó Sean 1.960.000.000 de reales en bebida, lo que hace próximamente real y medio por habitante, al día, excluyendo los niños.
La proposición es tanto más desconsoladora, cuanto que un inglés, no gasta mas que seis cuartos diarios en pan, tres en manteca y queso, y dos en leche. Se gasta cinco veces mas en bebida qué en azúcar y siete veces más que en café y té.
Nuñez de Arce ha leudo en el Ateneo un nuevo poe¬
ma que titula La Pesca. El sábado último obtuvo el
autor de La Selva oscura un nuevo triunfo.
Nuñez de Arce no ha perdido el tiempo siendo mi¬
nistro de Ültamar. Prescindiendo del ultra ha dedica¬ do toda su estensiun al mar escribiendo La Pesca,
una real orden en verso que no la denegará ninguna otra composición posterior.
G ONTRA- REFRANES.
—Andrés Zamora, jugador de oficio, Pe Vendió para entrar en el servicio. Fuese á un garito, y Sebastian Palanca En diez minutos le dejó sin blanca.
Esto, lector, demuestra que á Zamora Se ganó en mucho menos de una hora.
—Joaquín Pastrana, y Salvador Gosio, A pascar fueron á un revuelto rio; Y en su atan por acoger muy buena pesca,
Llenairel barco de carnaza fresca.
La corriente era.mucha, el cauce hondo,
Y un remolino se los lleva á fondo-
En rio revuelto, puede la constancia Dar á los peces toda la ganancia.
—-Antonio, disputando con Ramón, Le descargó un soberbio bofetón. Mas Ramón, flor y nata de villanos,
A Antonio contestó con las dos manos.
Esto dice, lector, que en trance fiero, No siempre da dos veces el primero.
—Un escribano, en el postrer momento. Preguntó si otorgaba testamento Al enfermo, que no le respondía, Porque dejado de existir había.
¿Y habrá quien al leer esta pandorga, Repita, ufano, que el que calla otorga:?
—A Juan Bruton, ejemplo de sufridos, Sobrevinieron males repetidos; Y, por buscar el bien, cayó en dislates, Yendo á dar con su cuerpo en los orates.
Y no liag mal, dicen, que por bien no venged Pues busca el bien, lector, en esta arenga.

8

SEMANARIO DE SOLLER.

SECCIOW 2D23 ÜM"U]iTCIOS.

FERRO-CARRILES DE MALLORCA.
Servicio de trenes que regirá desde l.° de Noviembre
de 1883 á 15 de Marzo de 1884.
De Palma á Manacor y La Puebla, á las 315 (mixto) —810 mañana y 2‘45 tarde.
De Manacor á Palma y La Puebla, á las 315 (mixto)— 8 mañana y 315 tarde.
De La Puebla á Palma y Manacor, á las 4 (mixto)—• 8;30 mañana y 3!45 tarde.
Trenes periódicos.— 1 ias de mercado en Inca.—De Inca á Palma, á las 2 tarde.—Los sábados de Palma á La Puebla, á las 415 tarde.—Los domingos, de La Puebla á Palma, á las 5 tarde.
Palma 10 de Octubre de 1883.—El Director General, Guillermo Moragues.

CORREOS.
SALIDAS.
Domingo 8 mañana para Ibiza y Alicante. Lunes 4 tarde para Mahon. Martes 5 tarde para Barcelona, Miércoles 4 tarde para Mahon por Alcudia. Jueves 4 tarde para Valencia. Sábado 2 tarde para Barcelona por Alcudia.
ENTRADAS.
Lunes 7 mañana de Valencia y 9 id. de Mahon por Al¬
cudia.
Miércolee 3 tarde de Ibiza y Alicante. Juéves 9 mañana de Mahon y 12 id. de Barcelona por
Alcudia. Sábado 7 mañana de Barcelona.

REVISTA SEMANAL DE LITERATURA, CIENCIAS Y PERIODICA DE INTERES GENERAL Y LOCAL.
Esta revista se publica en la importante villa de Soller y cuenta con redactores y colaboradores cono¬ cidos en la república de las letras.
PRECIO DE SUSCRIPCION.
En España 1 peseta al mes. - Francia 11 ií-Iwica 2 ií-liro suelto 25 cts. de id
PEDIDOS Y SUSCRIPCIONES. En Soller, calle del Borne: Pastor.—En Palma, Librería Constitución 90.

COMPAÑIA CATALANA
DE VAPORES TRASATLANTICOS.
Salidas fijas del puerto de BARCELONA el 15 de
cada mes para
y ¡La üafetaa
Saldrá para dichos puntos el 15 de Febrero, el vapor
JOSÉ BARÓ.
Admite carga y pasaderos. Los de tes y pasage de esta á Barcelona y el trasbordo en dicho punto son de cuenta de la Compañía.
Estando limitada la cabida, se advierte á los seño¬ res cargadores se sirvan pasar nota anticipada de la
carga.
Se despacha en Palma, plaza de Copinas, núm. 5
entresuelo.
AMA 1)E LECHE. Una de 30 años y la leche de un mes desearía en¬ contrar criatura para amamantar en su casa que la
tiene en «Son Sardina.» Darán informes en la Administración de Loterías
Plaza de Cort.
Horno y Pastelería ele Joaquín Borrás calle del Viento.
Zapatería de A. Martínez y Cánaves, premiado en la esposiezon de P&ris se confecciona toda clase de calzado para se¬ ñoras y caballeros.
EN LA PLAZA DEL ARRABAL ACABA de establecerse un almacén de vinos comunes y blan¬
cos á precios módicos: de Juan Mayol (Bata)

11 EN NUEVO TRIUNFO!
LAS MAQUINAS SIN RIVAL PARA CCS¡ R DE I A
COMPAÑÍA FABRIL SINGER
acaban de obtener en la Ex¬
posición de Amsterdam el DIPLOMA DE HONOR, re¬ compensa la mas alia en este
memorable certámen.
NUEVOS MODELOS
Máquinas para toda clase de labores, así de la Familia como para los Indus¬ triales, con las pie¬ zas y accesorios
con espondientes
según anuncios anteriores. MÁQUINAS DE LANZADERA OSCILANTE las mas perfeccionadas, finas y ligeras que se conocen.
2‘50 PESETAS SEMANALES
10 por 100 de rebaja al contado. Piezas y accesorios de todas clases. -Hilos y torzales
de seda: aceite y agujas.
Palma—4 Jaime tí, 4—Palma

a

FOTOGRAFIA DE OLIVERES. Palma 133—Olmos—133.— Palma/

Se hacen retratos de todas clases

y tamaños.
Precios módicos.

MAQUINAS WERTHEIM.
SUCURSAL EN PALMA.
Viuda Banqué—Odón Colom.

Imprenta de la Biblioteca Popular.—1884.