£$tudios Ttulianos

£$tudios Ttulianos
IRevista cuatrimestral


de Jnvestigacion lluliana y Jlbedievalistica
pub l i cada por la


JJlDaioricensis Scbola lLullistica


Dnstituto Unternacional dcl


Consejo S>uperior de QJnvesfigaciones Cientificas


Nums . 32-33


S U M A H I O


K S T U D I O S


P. A N T O N I O OLIVER, C. R., El Beato Ramdn Llull en sus relaciones con la
Escuela Franciscana de los siglos XIII-XIV . . . . . . . pag. 89


S. TIUAS MEHCANT, El conocimiento de Dios en el lulismo mallorquin del pe-
riodo universitario . . . . . . . . . . . pag. 121


M. \ l . ' ASUNCION SEGUI SERVOl .S , RSCJ, La esperanza, en el Bto. Ramon
Llull pag. 141


M I T A S


FR. ANDREU UE PALMA DE MAI.LORCA, O. F. M. CAP. ( f ) , El cas del
I'. Joan de Ribns dintre de la bibliograjia luiliana . . . . . pag. 153


S GARCIAS PAI .OU, El <Liber de Sancto Spiritu, del Bto. Ramon Llull jfue
escrito en el Orientey . . . . . . . . . . . p i g - 169


1'ETEH I.INEIIAN, Haymundi Luyl testamenlum factum anno 1281 • . . pag. 181


I. Bibliografia lulistica, pag. 187. — II Bibliografia medievalistica, pag. 1^5. — III. Libros
recibidos, piig. 196.


I I. X T O


B I B M O G K A F I A


C R O N I C A


Sesion acadeinicn, con motivo de la iiwestidura del Prof. Llinares .
Noticiario medievatistico-luliano . . . . . . .


pag. 201
pag. 216


Vol. XI . Fasc . 2-3 PALMA 1)1. M A L L O R C A (EspanaJ AAo XI: 1967




E. ALLISON PEERS


FOLL D AMOR
(La vida de Ramon Llull)


amb una in t roduec io <lel P. ANTO.M OI.IVKH, C . H.


Palma de Mallorca, 1966
Editorial Moll - Placa d ' E s p a n v a . 8 6


P. ALVAR MADUELL


RAMON LLULL
Llibre d'amic i Amat


(Trets de la fisonomia /ulliana)


Barcelona. 1 9 6 7
1 8 0 pags.


ARMAND LLINARES


RAYMOND LULLE
Le livre du gentil et de trois s a g e s


(Version francaise meil ievale comple tee par une tradiut ion rn frnncnis iinxleriie)


2 0 3 pags .
Prcsses Univcrs i ta i res de la France


Paris , 1 9 6 6


La Direction des ESTU DIOS LULIAAOS recevra avecreconnais-
sance tous travaux a publier (sous reserve du jugement par lc Comite
de Direction) et tout ouvrage scienlifiquc, particulihreme.nl lultien ou
medievalislique, a recenser, ainsi que toutc proposition d'echange avec
de Revues similaires.


Envoyer les manuscrits, les livres pour compte-rendu et les Revues
d'ecliange au Direcleur:


D H . S. CARCIAS PALOU, Apar tado 1 7 . Palma <lc M a l l o n a K-pana .


Dep6sito lepal P. M. 268 - 1961




EL BEATO RAM6N LLULL EN SUS RELACIONES CON
LA ESCUELA FRANCISCANA DE LOS SIGLOS XIII-XIV*


2. Semejanzas e influencias reformisticas y franciscanas en las activi-
dades y escritos de Llull.


El dificil p rob lema de de te rminar si las presencias franciscanas en
la actividad y obras de Ramon Llull son influencias, o si se t ra ta tan
solo de coincidencias hijas de una fuente comun a ambos —en nuestro
caso, los movimientos reformfsticos populares—, obliga a t i tular asi
este apar tado , que per tenece a un estudio que pre tende investigar las
relaciones de Llull con cl franciscanismo. Es tudiar antes y recordar
ahora las tesis y postulados de aquellos movimientos era indispensable,
si no se quiere caer en el e r ro r de e t iquetar como "influencias" cuales-
quiera semejanzas o concidencias entre uno y otro. Tampoco es me-
todo producente es tudiar ahora por separado los leitmotivs de los mo-
vimientos de reforma por una par te y los del franciscanismo por otra,
ya que no son ellas dos corrientes paralelas , sino la segunda, hi ja de
la p r i m e r a ; por Io cual resulta imposible de te rminar que "mot ivos"
tomo LIulI de la atmosfera reformistica que estaba en el aire y que
otros tomo del franciscanismo, el cual, a su vez, debia ya mucho a
aquella atmosfera. Todavia resulta mas dificil precisar en que medida
es cada uno deudor a otro.


Por otra par te , rccordemos un h e c h o : el siglo x m esta, todo, l leno
de Francisco de Asis. Y Llull esta l lcno del siglo X I I I y de su espir i tu,
y el franciscanismo es en el tan eficiente que la inspiracion, el clima,
la intencion, el lexico de las obras lul ianas es franciscano.


Empecemos, pues, p regun tando a Ranion que vision t iene del es-
tado de la Iglesia; mas exactamente , de aquella j e r a rqu ia eclesiastica
cuyos excesos conducian a la mayoria de los reformadores al escan-


( * ) ESTUDIOS LULIANOS, I X , 1 9 6 5 , 5 5 - 7 0 ; 1 4 5 - 1 6 5 , X , 1 9 6 6 . 4 9 - 5 6 .


49




90 P . A N T 0 N I 0 O L I Y E R , C . R .


dalo y a la rebeldia y frente a los qne Francisco adopto la posicion
de intransigencia y de respeto que hemos visto.


Los textos lulianos al respccto son tan abundantes que el p roblema
es escoger ent re ellos. He aqui uno del Felix: " . . . aqucll prelat de qui
vos meravellats ha molt gran renda e senyoria, e es hom qui molt ama
aquesta folla fembra, ab lo qual ha pecat molt longament". La opu-
lencia (a menudo simoniaca) y el nicolait ismo de los prelados habia
l levado, en el siglo anterior , a Valdes a la rup tu ra con la Iglesia, y
tenia, en los t iempos de Francisco, a mul t i tudes de seglares, animados
de las mejores intcncioncs, al bo rde del cisma, o, al menos, de la he-
rejia donatista. La estridcncia en t re la pobreza de Jesucristo y los
Apostoles y las r iquezas de los pre lados Uegaba a hacersc tan viva quc
la tentacion era irresistible. El mismo Felix parece, por unos instantes,
a pun to de sucumbir a c l la : "Molt consira Felix en lo pre la t al qual
la folla fembra amava. Apres consira on la paubretat en la qual Jesu-
crist fo en lo mon, e los apbstols. E dementrc que Fel ix enaixi cogi-
tava, ell hac opinio que'1 prelat no crcgues en Jesucrist ne en la / e
catblica, car, si ho faes, no cra semblant que per la folla fembra de-
gues esser contra Deu e son orde. Estant que enaixi Felix cogitava, ell
hac temptacio que Faveniment de Jesucrist no fos res; e comenca a
duptar en la / e " . 4 8


De mano maestra esta aqui p in tado el proceso de la apostasia dc
los medievales : la mala conducta mora l de los eclesiasticos lleva al
seglar a sospechar incluso dc la fe de ellos. Dc aqui a sentir vacilar
la propia fe hay un paso : "que l 'aveniment de Jesucrist no fos res" . El
e terno problema es el misterio de la encarnacion de Jesucristo (en la
historia, en la Iglesia, en cada uno de los creyontosl . que para Llull,
como ya para Francisco, es centra l , como hemos de ver.


Pc ro la solucion no es la r cbc ld ia ; es (y ello es muy franciscano)
la h u m i l d a d : Felix va a un santo ermitai io, B lanqucrna , "pe r 50 que
li donas coneixen^a de Vencarnacio del Fill de Deu, en la qual dub-
t a f a " . 4 9 La santidad y la cicncia de B lanquerna (notese ya desde aho-
r a : la ciencia t ambien ; el dctalle no es franciscano) son las quc con-
firman a Felix en la fe: "Aqucl l sant hom cstava dejus un bell a rbrc ,
e tenia un l ibrc on havia molta cicncia de teologia e de filosofia".60


48. Cap. 7, p . 331-32.
49. Cap. 7, p . 332.
50. Cap. 7, p . 333.


50




E L BEATO R A M 6 N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I B C A N A 91


La despreocupacion de los prelados —contra la que tan energica-
mente hah ia intervenido Inocencio I I I 5 1 — la conoce tambien Llull
per fec tamente : "un bishe se donava a gran t rebal l com estava en son
bisbat e havia a usar dc son ofici. Aquel l bisbe empet ra ab 1'apostoli
(aqui incluso el papa es connivente con la no-residencia episcopal)
que pogues estar fora son bisbat, si que estaha en sejorn e'n deport .
Un clergue qui era son oficial, era h o m de mala v ida : e aquell oficial
feia molts de mals. Un jorn s'esdevenc que lo seu clergue li dix estes
pa rau les : "Senyor, molt fort me meravel l com lo bishe vos haja co-
mana t son bishat , pus que podets tant de ma l fer en son bisbat , ne per
que no havets consciencia del ma l que fets". Respos l'oficial: "Lo bisbe
ha de re t re compte de ses ovelles, si be en mi les h a p e r d u d e s " . 5 2


"Un clergue era qui fo fill d'im pohre h o m e qui era de baix afer,
e aquell havia una esgleia qui valia mil l iures de renda . Lo clergue
venia la renda tots anys e estava en escoles molt hon radamen t , e l'es-
gleia que havia estava molt pobrement e en gran deshonor, car a un
capella la venia qufu traia tot go que podia... E dix que ell no era
en aquell loc per entencio que honras nostra Dona..., ans hi era per
entencio de guanyar diners e que'n tragues go que pogues" . 5 3


Y he aqui descrito el escandalo de los seglares ante la codicia de
los eclesiasticos: "Enfre un cavaller e un clergue era qiiestio d 'un cas-
tell , car cascun deifa que el castell era seu, e, segons ver i ta t lo castell
era del cavaller, lo qual entenia que' l castell era seu. Lo clergue creia
que el castell fos seu e cuidava en tendre qo que no entenia. Abdosos
foren denant lo ju tge qui volia donar la sentencia del castelL e de-
men t re que ell volia donar la sentencia. conec que'l clergue amava
mes haver lo castcll que lo cavaller, e cTaqb se dona molt gran mera-
vella lo jutge, car, segons rao natural, major volentat deu haver aquell
qui enten co que ama, que aquell qui creu en co que a m a " . 5 4 La ma-


51. Cf. mi Tdctica de propaganda..., p. 12-14.
52. Cap. 12, p . 343.
53. Libre de Sancta Maria. ed. A. CAIMARI, Obres essencials I, cap. 19, 1208.


Vease olro caso en el cap. 15, p . 1198, del mismo l ibro : "Un clergue era molt mal
acostumat e majorment en pecnt dc luxuria. Aquel l clergue corrompe e mes en
mala fama una verge qui havia pres orde e havia promesa virginitat a nostra
Dona . Apres pocs dies jac amb una dona maridada, mul ler d'un nob le burges , la
qual havia promesa castedat a nostra Dona , e tan longamente usa amb aquella
dona lo clergue, que la dona e ses filles ne foren menyspreades per tots aquel ls de
la ciutat".


54. Libre de meravelles, cap. 45, p. 34748 .


51




92 P . ANTONIO OLIVEH, C . B.


ravilla del juez y la u l t ima consideracion dicen que el "c ler igo" no
era un simple estudiante, sino un eclesiastico.


E l nepot ismo es igualmente conocido y acusado por Llu l l : "U n
bisbe era en una noble ciutat , e havia gran renda e gran senyoria en
aquella ciutat e en molts aValtres locs. Esdevenc-se que un ardiaca,
nebot de l 'avesque, mori , lo qual ardiaca era bom niolt mal acostumat.
Aquell bisbe fo molt irat de la mor t de 1'ardiaca, car desirava que
aquell fos bisbe quan que' l bisbe passas d 'aquesta present vida. ^Es-
vos semblant... si el bisbe devia esser molt irat de la mort de son
nefcot?" . 5 8


Esas descripciones de vicios de los prelados son tan vivas, y tan de
la epoca, que uno se pregunta si, como todos los "here jes" , no tenia
Llull a la vista algun ejemplar . Fac i lmente se puede pensar en el caso
tan sonado del obispo de Urgel, Pons de Vi lamur . Los documentos que
publico Vil lanueva en el tomo XI de su Viaje Literario lo presentan
como un re tablo de todos los vicios dc la epoca: simoniaco, incestuoso,
adiil tero, d i lap idador de las rentas eclesiasticas. Y tres canonigos Ic
acusan ante el papa, en Perusa, de homicida. deflorator virginum, mo-
nedero falso, enr iquecedor de sus hijos con las tesoros de la Iglesia.
Inocencio IV y San Raimiiii(Io dc IVnvafort habian tenido mucho que
hacer con semejante pre lado unos t re inta aiios antes de la composi-
cion del Felix.66


Los personajes de las obras lul ianas no se absticnen de cchar en
cara —como lo ha ra con el clerigo Pcdro el mismo Ramon, camino
del Concilio de Vienne— a los religiosos y clerigos desaprensivos sus
malos e jemplos : "un sant hom pelcgri dcnant la creu, esguardava ab
los ulls corporals la creu, e ab los ulls espiri tuals remembrava QO que
la creu significava de la santa passio de Jesucrist (una contemplacion
muy bernardino-franciscana y muy quer ida de Lhill . como veremos) .
Demen t re . . . ell viu en t ra r en 1'esgleia dos capellans qui de les coscs
temporals parlaven, en les quals paraules s'alegraven e estegren longa-
ment. Aquel l pelegri dix als dos capellans estes parau les : Senyers ca-
pel lans. . . fort me meravell com pot negun fill de sancta Esgleia estar
en alegria, com sia Jesucrist en est mon tan avilat, e ahontal, e menys-
preat per tant hom descreent, e per tant hom que no li ha grat de
Falta honor que li ha feta en est m6ri\67


55. Libre de meravelles, cap. 6, p . 331.
56. Cf. MENENDEZ Y PELAYO, tlisloria de los heterodoxos, 1, I I , cap. 2, p. 230-34.
57. Libre dc meravelles, cap. 12, p. 343.


52




E L B E A T O R A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F H A N C I S C A N A 93


"L 'abat d 'aquell monast i r loa molt lo sanct hom de 1'aspra vida
que soferia en menjar , j ae r e vestir, e en les altres coses per que lo
cors es en afliccio. Molt se meravella lo sanct hom de 1'abat qui ' l
loava, car loant ell, acusava si mateix e son orde contra Valta peni-
tencia a la qual son orde era establit per les sancts homens qui son
passats, los quals foren homens de molt gran penitencia'''V'8


Completemos el cuadro con una nota sobre la j e ra rqu ia feudal,
los reyes, a quienes Rainon no perdona la holgazaner ia en que se
consumen ni el desinteres con que mi ran las mas grandes empresas .
"Un rei molt poderos de tesaur e de gents caqava volenter, e esdevenc-
sc un jo rn que ella encalca tant un ors, que's par t i de sos companyons.
A la ni t ell venc tot sol a 1'hostal d 'un pages a lbergar . . . Senyer, dix lo
pages, ofici de rei es fer tot aquell be que pot fer a son poble, e es-
quivar tot lo mal que pot esquivar. Lo re i . . . ha pres al t re ofici que no
es de rei , car ell s'es sotsmes a encal^ar les besties salvatges, per les
quals no es r e i ; e tots jorns esta en tr istor e en t rebal l com no les pot
haver en son plaser . . . Ab tant dix lo rei al pages: Los reis e los grans
senyors d 'aquest mon son moltes vegades ociosos; e per tal que no
hagcn malvats pensaments ne no fassen mal , van a la caga a cessar
m a l " . 6 9


"Una vegada of recontar que un rei molt honra t e molt ric jugava
als escacs, e un savi hom dix a aquell rei per que estava ocios e no
feiia tot lo be que fer podia a hon ra r Deu, pus que Deus havia creat lo
mon per tal que hi fos honra t . Dix aquell rei que ell jugava per qo
que no faes mal ni cogitas en mal, e per acp que passas lo temps en
que era. Aquell savi dix al rei que Deus no Vhavia fet rei per qo que
faes mal, ne cogitas mal, ne per qo que estigues ocios, ans Vhavia fet
rei per qo que faes be tot lo temps que w u r i a " . 6 0


Este lamentable estado de la Iglesia y de la j e ra rqu ia feudal estaba
ya a punto de despertar aquella inmensa l i tera tura , l lena de amargura
y desengaiio del final de la Edad Media —tan excelentemente descrita
por H u i z i n g a 8 1 — y que se der rama desde los piadosos Milagros de
Berceo 0 2 hasta las descocadas Jornadas de Boccaccio . 6 3 La desolacion


58. Libre de meravelles, cap. 14, p . 346.
59. Libre de meravelles, cap. 12, p. 34243 .
60. Liure de meravelles, cap. 12, p. 343.
61. El otoho de la edad media, p . 189-240.
62. Milagros de Nuestra Senora (ed. Madrid 1929): Milagro 2, 3, 9, 12, 13.


20, 21, etc.
63. Vease, por e jemplo , la novella 6.


53




94 P . A N T O N I O O U V E H , C . R .


que Alvaro Pelayo describia cn el De planctu Ecclesiae,iH la conden-
saba Pc t ra rca en aqucllos cuat ro versos:


"Nido di t radinicnt i , in cui si cova
quanto mal pe r lo mondo oggi si spandc,
di vin serva, di letti e di vivande,
in cui lussuria fa Pultima prova."


E l Viridario, de Fr . Jacobo de Benavente , describe asi la situa-
cion: " 0 perlados et ricos, desid: i q u e provecho os face el oro et la
pla ta en los frenos et en las s i l las? . . . ^Et que pro facen tantos muda-
mientos de pannos prcciados et de las otras cosas sin necess idad? . . .
Ya, mal pecado. . . , tales pastores no son verdaderos, mas son mercena-
rios de Luzbel, et lo que es peor, ellos mesmos son fechos lobos roba-
dores . . . et pastores et per lados que agora son, por cicrto velan et son
muy acueidosos por fenchir los establos de mulas et de caballos, et las
cdmaras et las arcas de riquezas et de joyas et de pannos presciados.
Et piensan de fenchir los vientres de preciosos manjarcs et haver gran-
des solaces, et de enriquescer et ensalzar los parientes; et non han
cuidado de las sus dnimas nin de las de su grey, que tienen en su aco-
mienda, sinon solamente que puedan haver de los subditos o de las
oveias mesquinas leche et iarca". 6 5


El trozo parece sacado del Phantasticus de Llull. La dcscripcion es
perentor ia y certera.


EI Arciprcste de Hi ta , cn la Cantiga dc los clerigos de Talavera;00


Pedro Gomez de Albornoz, en su t ra tado De la justicia de la vida es-
piritual —usado por Mcnendcz y Pelayo 0 7 — , y Lopez dc Ayala, en su
Rimado de Palacio, no hacen sino repet i r la c terna lamcntcla . fiste es
sumamente sevcro con la gcnte de Iglesia:


"Mas los nuestros per lados que nos t icnen en cura,
assas han a fazer por nuestra dcsventura ;
Cohechar los sus subditos sin ninguna mesura,
et olvidar consciencia et la sancta Scr ip tura . . .


64. D e planctu Ecclesiae..., Venezia 1560, l ib . II cap. 9, 15, 24.
65. Vergel de consolacion..., Sevil la 1497, parte II, cap. 8.
66. Cf. MENENDEZ Y PELAYO, llistoria de los heterodoxos, 1 , III, cap. 4, p . 296.
67. Historia de los heterodoxos, ib id.


54




E L D E A T O R A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I S G A N A 95


Desque la dignidad una vez han cobrado,
de ordenar la Iglesia toman poco cu idado :
et como seran ricos mas cuidan, jnial pecado! . . .


Per lados sus cglesias debian gobernar ,
por cobdicia del m u n d o allf quieren morar ,
e ayudan revolver el reino a mas andar ,
como revuelven tordos el pobre pa lomar .


Non saben (los clerigos) las palabras de la consagracion,
n in curan de saber n in lo han a corazon:
si puede aver tres perros , un galgo et un furon,
clerigo de aldea t iene que es infanzon.
Si estos son ministros, sonlo de Satanas,
ca nunca buenas obras tii facer les veras,
gran cabana de fijos s iempre les fallaras,
der redor de su fuego que nunca y cab ra s" . 6 8


Ya en el siglo anter ior , los Goliardos se hab ian dedicado a cari-
catur izar los abusos propios de todos los estamentos feudales con
aquel la acr imonia y desengaiio que han descrito Dobiache-Rodjesven-
sky 0 9 y, mas recientemente , Le Goff. 7 0


Por cse camino l lcgaron los hombres del bajo medievo a la repre-
sentacion de la Rueda de la fortuna, o Danza macabra , que arras t ra
consigo a todos los estados del m u n d o hacia el juicio inexorable, hacia
la nada , en una preocupacion y afan de justicia sin piedad para tanto
abuso. La rucda , que arras t ra cousigo a reyes y nobles, a eclesiasti-
cos y burgueses, a plebeyos y estudiantes, fue mil veces representada
y mil veces descrita, hasta El gran teatro del mundo, de Calderon. E l
excelente e jemplar espaiiol, la Danqa General, t iene versos del tenor
s iguiente:


"Dancad, abad gordo, con vuestra corona.
Venid vos, don cura, dexad los baut ismos" . . . 7 1


Esa preocupacion por el juicio quc nivelara todas las eosas y que
esta a pun to ya de representarse al vivo en los dinteles de las cate-


68. Historia de los heterodo.xos, ibid.
69. Les poesies des Goliards, 1931.
70. Les intellectuels au Moven-Age, Paris 1957, p . 2 9 4 0 .
71. Cf. Humanidades, 14 (1962), 378-79.


55




P. ANTONIO OLIVER, C. R.


drales de Europa , conducfa a una preocupacion escatologica y era, a
la vez ya, hija del apocal ipt ismo, cn nuestro t iempo, dcl aliad de
F iore . E n 1309, en el famoso Raonament (TAvinyo, Arnau de Vila-
nova anunciaba , ante el papa y cardenales, la inminente vcnida del
Anticris to, apoyado en la venal idad y corrupcion de todos los esta-
mentos , eclesiasticos y civi les . 7 2


E n ese ambien te se ent iende perfectamente y en toda su dimen-
sion el pasaje del Felix s iguiente: "Senyer, dix Felix, los empcradors ,
reis, prfnceps, e comtes, e barons, e cncara los prelats , los quals son
tan honra ts en aquest nion, £com pot esser que apres lur mor t sien
en est mon tan poc hon ra t s ; e los apostols, qui forcn homens pobres
e ahontats en aquest mon dement re vivien (notese el recurso a los
apostoles, pobres), fossen, e son apres lur mor t tan honra ts , colts e
celebrats?


B lanque rna dix que Anticrist vendra en lo mon per intcncio que
sia honrat en Vhonrament que a Jesucrist se cove tan solament; lo
qual Anticrist volra esscr honrat vontra Crist, e per go apres sa mort
sera molt deshonrat en aquest mon e en Va/fre".73


El texto que sigue dice c laramente que Llull no creia inminente
el fin del mundo , como el clerigo que lc dijo a Felix que "Anticrist
era nat , e que en b reument deu vcnir a rcgnar en lo mon, e que apres
sa mor t deu esser la fi d 'aquest m o n " ; 7 4 Pe ro si cree que, de estar
presente el Anticristo, no a rmar ia mas desastres que los que arman
ahora todos los responsables del regimen del mundo . E n lo p r imero
se apar ta decididamente de la eorr iente apocaliptica dc los joaquimi-
tas ; en lo segundo se nota dc veras preocupado por cl scsgo de la rea-
lidad de su t iempo, como los rcformadores coetaneos. Pe ro esa prc-
ocupacion no le lleva a la rcbeldfa; y en esto es franciscano.


Llevado dc su afan de reforma, cuida bien de crear estridencias
elocuentes y alcccionadoras, que son jus tamente lo que el estima la
solucion a cada caso: j un to al obispo ncgligcnte y mundano , el ermi-
tafio santo, sabio, desintercsado (Blanquerna) ; 7 5 j un to a los "capel lans"
despreocupados, un piadoso peregr ino contemplador franciscano de la


7 2 . Vease , en MENENDEZ Y PELAYO, Ilistoria de los heterodoxos, 1 , I I , cap. 3 ,
p. 2 8 4 - 8 5 .


7 3 . Libre de meravelles, cap. 1 2 , p . 3 4 4 .
7 4 . Libre de meravelles, cap. 1 2 , p . 3 4 4 .
7 5 . Libre de meravelles, cap. 1 2 , p . 3 4 2 - 4 3 .


56




E L B E A T O R A M 6 N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I S C A N A 97


cruz y de la p a s i o n ; 7 0 j un to al rey cazador y jugador , un labrador .
servidor de Dios y amigo de sus scmejantes . 7 7


Las preocupaciones y proyectos de reforma ocupan toda la vida y
estan der ramados por toda su obra. Sus incansables viajes, sus gestio-
nes ante papas, reyes, nobles y prelados, sus suplicas y amenazas no
t ienen mas fin que el de interesar a todos en sus ideas de apologe-
tica y de reforma. Pe ro donde es mas sistematico el p lan de esta es en
el Blanquerna. No voy a en t re tenerme en sus detalles, de sobra cono-
cidos. E l franciscanismo de las ideas lul ianas es t ransparente en la or-
denacion que de la diocesis hace el obispo Blanquerna . E n el cap. 69,
en especial, son visibles frases y expresiones propias de los reforma-
dores y de la tendencia espiri tualista de ciertos circulos franciscanos.
Se t ra ta del tema candente de la pobreza, la famosa paupertas fran-
ciscaua que , a traves de las controversias de Par is , llego a ser tema
universal .


Ante el cabildo, el obispo empieza con un tema que estaba en
la boca de los "he re j e s " : "dix que Jesucrist promes lo regne del cel
als pobres ; e per aco volia que un canonge. . . preicas pobre ta t e fos
cap dels pobres d^aquella ciutat, e que la renda de la sua canongia
donds per amor de Deu, e que ell acaptds de que vivis, e anas pobre-
ment vestit, e que reprenes los rics d'esperit"'."8


E l canonigo hizo lo que, segiin todos los reformadores, debia
hace r : lo que hac ian los franciscanos: "Lo canonge dond sos rics
vestiments per amor de Deu, e totes les besties que havia, e tot Farnes
de son hostal; e, pobrement vestit, acaptava a pobres vergonyants, e a
pobres despoderats, e a poncelles a maridar, e a infants orfens po-
b r e s . . . " . 7 9


Y he aqui una reaccion del canonigo, que podia ser la de cualquier
va ldense: "Dement re que menjava l 'ar t iaca menjars delicats e de
moltes maneres , lo canonge de pobrea crida a l tament : ;Via fora, via
fora, que Vartiaca mcnuga e guasta los bens dels pobres de Jesucrist!
E enaixi cr idant , lo canonge s'eixf de la casa de Fartiaca, e cridant and
per la vila e per les cases dels canonges.


Llull sabia b ien el eco que tales a r ranques encont raban infalible-
mente ent re los sencillos, de ta l forma que alguien ha creido (sin


76. Libre de meravelles, cap. 12, p . 343-44.
77. Libre de meravelles, cap. 12, p . 34243 .
78. Libre de Blanquerna, ed. Obres essencials , I, Barcelona 1957 (por J. P o n s


i Marques ) , cap. 69, p . 212.
79. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 212.


57




98 P . ANTONIO OLIVBR, C . R.


razon ninguna) poder hab la r , a proposi to, de moviniientos de ins-
piracion cconomica, de revolucion de clascs: "e molts pobres anaven
amb ell, qui cridaven e deien aquelles paraules mateixes que'l canonge
d e i a " . 8 0


Otro dia, el mismo canonigo de pobreza, vistas unas acemilas car-
gadas de trigo dcst inado a enr iquecer a un "sobr ino" , "se leva de la
taula, e ana-se'n pc r les carreres ajustant los pobres; e com hac
ajustat molts pobres, venc al palau del bisbe e cridd: Dre tura , d re tura .
E tots los pobres cr idarcn ab cll ensenis" . 8 1


He aqui la escena de una manifestacion, tal como las conocio aquel
siglo: el corifeo va al f rente ; el pucblo , ignorante y gregario, no hacc
mas que repet i r "aquel les paraulcs mateixcs que ' l canonge deia" . E l
cariz revoltoso, escandalizado, dcl movimicnto popular reformista, su
radica l idad, estan perfcctamente caractcrizados.


E l canonigo rasponde al obispo con otro leitmotiv pro paupertate
que corria mucho t amb ien : "escrit es que tot qo qui sobra als clergues,
part lurs necessitats, deu esser dels pobres de Crist".82 E l canonigo
rico lo que quer ia era vendcr el trigo, "per co que compre un castell
a son nebot".*3 Todo el pueblo lo sabia.


Los predicadores contra la r iqueza del clcro, los reformadores , lle-
vaban, como vimos, una vida e r ran te y p o b r c ; eran i t inerantes , pre-
dicaban cuando y donde se prcsentaba la ocasion: "Lo canonge de
pobrea preicava per les places pobrea e reprenia riqued".


Aquel canonigo cra intransigente con la r iqueza, contrar ia a po-
breza, la cual, en una incquivoca terminologia franciscana, Llull


80. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 212.
81. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 212. Vease un episodio muy parecido en


el capitulo s iguiente — p . 213— del mismo Libre de Blanquerna: "Esdevenc-se un
jorn que lo majordom de 1'artiaca hac comprada carn, gal l ines, perd ius ; e l o ca-
nonge de pobrea anava ab gran re de pobres per la carrera, e encontra's ab lo ma-
jordom de 1'artiaca, que venia ab dos homens carregats de carn. Lo canonge e'ls
pobres cridaren: Ah ladres, ah ladres! Que Vartiaca embla la carn als pobres de
Jesucrist!".


Llull describe al vivo los p lebisc i tos populares en pro de la pobreza y, mas
que nada, ec nontra de la riqueza de los c lerigos . Que no aprobaba, empero , la
justicia sumaria que de estos a m e n u d o se hacia lo dice c laramente la intcrven-
c ion del canonge de suavetat, a cont inuacion del parrafo que acabo de transcribir.
Sobre "riqueza y pobreza" anadase todavia el capitulo 83 dcl Libre de mera-
velles, p. 447-48.


82. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 212.
83. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 212.


5 8




E L B E A T O R A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I S C A N A 99


l lama aqui "sa doraa". 8 4 Es claro que donna Poverta ha inspirado todo
ese capi tulo 69.


Pe ro hay mas : Raruon no puede ser confundido con un corifeo de
los movimientos populares , ni mucho menos con un abandcrado de
reivindicaciones economicas. Sorprendcntemente , al pr incipio del ea-
p i tu lo nos dice que el canonigo tenia por oficio ser pobres y repren-
der "los rics aVesperit".81' La expresion, correlativo cabal del evange-
lico pobres de espiritu, es tan intencionada que, al final, el canonigo
que antes se habfa escandalizado todo de las opulentas y b ien abas-
tecidas habi taciones de u n rico burgues, al fin "loa e benei Deu" ,
po rque aquel h o m b r e vivfa muy pobremente con su mujer en una
destar ta lada dependencia secreta, en la que, vestidos de cilicio, lleva-
ban vida contempla t iva : " E n altra casa secreta era lo crucifici, on lo
burgues e sa mul ler estaven en oracio e en con templac io" . 8 0 E l cru-
cifijo t an franciscano y que tan to papel habfa jugado en la conver-
sion del senescal mal lorqufn, es aquf sfmbolo de vida reformada. La
explicacion que dio el burgues de su extrano compor tamiento y que
satisfizo al canonigo de pobreza es, evidentemente, la solucion que
p ropone Llull para el seglar reformado, para el cual, si es caballero,
exige y pide vestido y a juar digno de su vida social en el Libre de
Cavalleria:8'' "Respos lo burgues , e dix que per 50 tenia bastat son
a lherg de totes coses, que 'n fos pus pobre d 'esperi t ; car ai tant com
les benanances dels altres e les r iquees eren majors, e a i tant com les
veia pus sovint e les menyspreava, cCaitant era pus pobre cT esperit" . s s


Valga de ejemplo ese signifiativo capi tulo para demostrar cuan
fnt imamentc ligados estan en Llull los motivos reformfsticos popula-
res y los franciscanos, que son una manifestacion mas, ortodoxa y ex-
cepcional , de aquellos mismos.


Tfpicamente franciscanos son los oficios de los canonigos que ocu-
p a n cada uno de los capitulos siguientes: De suavetat, De plors,
D'afliccio, De misericbrdia, De nedeetat, De pau, De persecucio (ca-
pi tulos 70-76). En esos capitulos, la insistencia en las Bienaventuran-
zas es hi ja del afan del siglo por la perfeccion evangelica. E l valor


8 4 . Libre de Blanquerna, cap. 6 9 , p . 2 1 3 .
8 5 . Libre de Blanquerna, cap. 6 9 , p. 2 1 2 .
8 6 . Libre de Blanquerna, cap. 6 9 , p. 2 1 3 .
8 7 . Cf. mi estudio El "Libre del orde de eavalleria" de Ramon Llull y el


"De laude novae militiae", de san Bernardo, en ESTUDIOS LULIANOS, 2 ( 1 9 5 8 ) , 1 7 5 - 8 6 ,
eBpecialmente a partir de p . 1 8 1 .


88. Libre de Blanquerna, cap. 69, p . 2 1 3 .


59




100 P . A N T O N I O O L I V E H , C. B .


dado al estudio y a la cicncia aleja a Llull dc los circulos reacciona-
rios del f ranciscanismo; lo que se hace mas elocuente aiin en el capi-
tulo 76 (De persecucio) , en el que cualquier espiritual hubiese alu-
dido a las opresioncs dc que era victirua. 8" El capi tulo 77 nos expone
una disputa quodl ibcta l , tal como las habia conocido el Maestro en
Par is , al explicar alli su Arte, y en la que las cuestiones propuestas
consti tuyen jus tamente el meollo de las prcocupaciones de Llull y de
su sistema.


E n el Libre de apostolical estament, el papa es Uamado, segtin la
terminologia hab i tua l , apostoli. El nuevo papa ordena su corte segtin
las ideas lul ianas, insiste en la pobreza de los opulentos cardenales ,
hace que el cardenal de "Glor ia in excelsis" se cuide de la cruzada y
de la predicacion, scgiin se exponen en los libros de Llull , y cuide
de los colegios de lcngua al estilo de Mi ramar ; el de "Et in te r ra pax
homin ibus" se hace p romotor de un sistema mund ia l de paz muy
franciscano y muy Iuliano a la vez.


Precisamente en la idea que Llull se hace del papa, es donde inas
se entremezclan corrientcs e influcncias de diversa procedencia. Sin
duda, influye en Llull la idea apoteosica joaquimi ta del papa angelico,
que debe regir la Iglesia "esp i r i tua l " en la tercera edad, la del Espi-
r i tu Santo. Esa edad no sera sin papa, sino todo lo contrar io , cstara
presidida por un papa idcal, angelico, quc obrara scgiin el Evangclio
y bajo la direccion del cspiri tu. Ramon nunca l lama al papa "ange-
l ico", sino apostoli. B lanque rna es, con todo, un papa idcal, espiri-
tual , pobre , desprendido, como lo soiiaban los mas exigentes refornia-
dores. Pero , sorprendentemente , en el Arbre de sciencia, posterior en
diez aiioa al B lanqucrna , Ramon postula para el papa el poder secu-
l a r : "pe r aco fo o rdenament de Deu que fo donat al papa 1'emperi de
Roma, per 50 quc ab brac, scglar fos lo papa forts a contras tar als
enemics de la f e " ; 9 0 y en la Doctrina pueril las pretensiones Uegan al
ex t r emo; "prevere te loc de Jesucrist en est mon, e lo sant Apostoli
qui es prevere, deu esser senyor de tot lo mon, e a ell deuen obeir
tots los reis e tots los princeps (Taqucts m d n " . 9 1


E n otro lugar he hab lado ya de la signifieacion que la alusion a


89. Vease la gran serenidad de todo eBte capitulo 76, p . 221-24.
90. Arbre de Sciencia, I I : Del arbre apostolical, I : ORL X I I , Mallorca 1923,


p . 5.
91. Doctrina pueril, cap. 27: ORL I, Mallorca 1906, p . 50.


60




E L B E A T O R A M 6 N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I 8 C A N A 101


la Donatio Constantini92 y la expresion "senyor de tot lo m o n " 9 3


t ienen en el contexto lul iano. No se puede hab la r , sin mas, de aspi-
raciones hierocrat icas . E n el mismo Arbre de sciencia, Ramon ha di-
cho poco antes que "se convenria que fos un emperador tan solament,
enaixf ordenat e desiis a molts reis e barons , com es un papa a molts
p r e l a t s " . 9 4


Es posihle que la obsesion por una Iglesia y por un mundo uni-
ficado l levara a Llull a la idea de un papa ordenador y controlador
del mundo , ya que con diferentes cabezas el mundo medieval era un
caos; t amhien es posible que influyera sobre el la idea expresada por
Bacon con tanta fuerza como ingenuidad de que los intelectuales de-
hen dir igir el mundo , mientras suplica al papa que constituya y se
ponga al frente de esa cohorte de directores (la idea del "condot t i e ro"
del Renacimiento esta a la puer ta) . 9 5 o cierto es que la idea de un
papa espir i tual y seiior del mundo no solo no era hierocrat ica, sino
precisamente la mas vivaz reaccion al poder tempora l de la Iglesia.
Joaqufn de Fiore , tan predicador de una Iglesia spiritualis (notese que
es lo opuesto a temporalis, cuya maxima manifestacion era el poder
tempora l del p a p a ) , pregona un papa espiri tual que br i l le sobre el
m u n d o con un prestigio in igua lado; seiior del mundo , precisamentc
porque su reino no es de este m u n d o ; seiior del mundo porque es
espiritual. Joaqufn, i r reduct ible enemigo de las formulas teocraticas
(que en su epoca eran pa t r imonio de canonistas y teologos), espera un
rector del mundo espir i tual . amable y paterno. al que las gentes todas
acudan en husca de luz, de sinceridad y del ru t i lante ejemplo del
Evangelio vivido en simplicidad apostolica y en efectiva pobreza . 9 6


Y esa es t ambien la idea que mart i l lea cn la mente de Llull —tam-
bien convencido enemigo de la temporal idad de la Iglesia— cuando


92. Cf. El poder lemporal del papa segiin Ramon LIull, y postura de este
relntiva a las controversias de su tiempo, en ESTUDIOS LULIANOS, 5 (1961), 99-131,
especialraente 117-20. El misrao tema se encnentra mas profundamente estudiado
en mi estudio La "Donatio Constantini" en los escritos y en la mente de Ramon
Llull, presentada en el I Congreso Internac. de Lnl i smo. en Formentor, y a punto
de aparecer en ESTUDIOS L U L I A N O S .


93. Cf. nota 91, y anade el Li6re de Contemplacio, Dist . xxxi i i cap. 111, ORL
IV, Mallorca 1910, p . 50.


94. Arbre de Sciencia, I : Del arbre imperial, III, 1: ORL X I , Mallorca 191",
p. 308.


95. Cf. L E G O F F , Les intellectuels au Moyen-Age, Paris 1957, p. 133.
96. N o es que el "Evangelio eterno" deba e l iminar al papa; todo lo contra-


rio, traera un pnpa angelico, espiritual; Cf. CROCCO, Gioacchino da Fiore..., p . 94-96.


61




102 P . ANTONIO OUVEH, C. R.


suena en un papa pobre y sencillo, evangelico y dinamico, senyor de
tot lo mon, conio B lanqucrna . La atrevida expresion, que pareceria
copiada al Osticnse o a Trionfo, cs precisamentc hi ja dc idcas refor-
mistas y per tenece a los circulos propugnadores de la mas perfecta
"csp i r i tua l idad" de la Iglesia, t an cierto es que las expresiones, aun
aquellas que parecen las mas claras, dehen lcerse en su concepto his-
torico y en el contcxto de la obra total .


E l afan reformistico dc Ramon no conoce eclipses. E n sus estan-
cias en Mallorca se cuida dc escribir t ra tados para reformar la vida
de los cristianos, y en 1311 se dirige al Concilio de Vienne cargado
de todas las buenas intenciones y proyectos de reforma que pulu lan
en el Phantasticus, y que el clerigo holgazan y positivista hace mas
deseables. E l Concilio le dio, esta vez, la satisfaccion de incluir en sus
decisiones buen ni imero de sus desiderata, que pueden verse aiin hoy
en las Clementinas.97


La Vida coetanea resumia asi los anhelos de R a m o n al dirigirsc al
Conci l io: "Post haec autem sciens Raymundus , fore a sanctissimo Pa-
tres Domino Clemente papa quinto generalc concil ium ce lebrandum
apud civitatem Viennenscm, anno Domini 1311 in kalcndis octobris,
proposuit ire ad dic tum concil ium, ut tria ibidem impetraret ad repa-
rationem fidei orthodo.xae. P r i m u m quidem, ut locus const i tueretur
sufficiens, in quo viri devoti et intellcctu vigentes poneren tur , studen-
tes in diversis l inguarum generibus, quod omni crea turae scierent doc-
tr inam evangelicam praedicare . Secundum vero, ut de cunctis reli-
giosis mil i t ibus christ ianis fieret unus Ordo. qui u l t ra marc contra
saracenos usque ad recupera t ionem Ter rae sanctac bclla cont inua reti-
nerent . Te r t ium autem, ut contra oppinioncs Avcrroys, qui in mult is
perversor extit i t veritatis, dominus papa celeri ter o rd inare t rcme-
dium, quod per viros intell igentes catholicos, non intendcntes ad sui
gloriam sed Christi honorcm, obiceretur praedict is oppinionibus et
eas tenent ibus , quae obviarc v identur vcri tat i ct sapientiac increatae,
Filio Dei P a t r i s " . 9 8


Comenta el P . Ba t l lo r i : "Si comparem aquestes tres pcticions del
darrer Ramon L h d l amb els seus tres ideals d 'a r ran dc la conversio,
adver t i rcm tot d 'una quc —a traves de succcssius desdoblaments , que


97. Lib . V, cap. I, tit. De magistris. Vease M. BATLLOIU, Ramon Llull en el
mon del seu temps, Barcelona 1960, p . 56.


98. Coetanea, 44, p . 76.


62




E L B E A T O R A M U N L L U L L Y L A E 8 C U E L A F R A N C I 8 C A N A 103


hom ha nota t sovint en el curs d'aquestes breus pagines— la difusio
de YArt s'ha concretat en la l lui ta ant iaverrois ta ; 1'expansio missio-
ne ra i mar t i r ia l , en una nova c roada ; i el projecte de crear per tot
escoles de llengiies per a la conversio dels infidels ha romas aparent-
men t intacte, pero profundament al terat per 1'impacte de l ' ideal de
c r o a d a " . 9 9


Lo cual quiere decir que, desde su conversion, Ramon habfa lle-
vado sohre sus espaldas, a lo largo de todos los caminos de Europa ,
la preocupacion y la representacion de los mas grandes ideales de la
Iglesia de su t iempo, con una tenacidad que no habfa igualado nin-
giin reformador de aquellos siglos. Los resultados logrados en las cor-
tes de los monarcas , en la Sorbona de Parfs, en la curia pontificia,
hab ian sido muy escasos y escualidos. Lo dice con aire de desolacion
en el Desconhort:


" . . . m u l l e r n 'hai leixada, fills e possessios,
e t renta ans n 'hai estat en t rebal l e langors,
e cinc vets a la cort ab mies messios
n 'ha i estat, e encara a los Pre icadors
a tres capftols generals, e a los Menors
altres tres generals capftols; e si vos
sabfets que n 'hai dit a reis e a senyors
ni com hai t rebal la t . no serfets dubtos
en mi que sia estat en est fait pereos.
ans n 'haurfets pietat , si sots hom p i a d o s " . 1 0 0


Si habfa un hombre que conociera de cerca, con dolorosa expe-
riencia, el poco celo de los responsablcs, este era Ramon Llull . Y, sin
cmbargo, su fidelidad a la sede apostolica es i nquebran tab l e ; la nece-
sidad que tenia de la proteccion papal para sus proyectos misionales,
pero sobrc todo su fe, cs la que le lleva a la corte de Honor io IV,
Nicolas IV, Celes t ino V, Ronifacio VIII, Renedic to XI y C lemen te V,
a los que dirige, incansable. Petitiones y l ibros. y aun cuando ent re
1312 y 1313 su pulso ya cansado redacta en su Mallorca una serie de
obri tas, se dirige todavfa al papa y cardenales. al nuevo rey don San-
cho de Mallorca. al obispo Guil lcrmo de Vilanova. al rey Feder ico I I I
de Sicilia y al arzobispo de Monreale . Como en Francisco la obe-


99. Ramon Llull en el mon del seu temps..., p . 55-56.
100. Desconhort, X I V , vv. 157-63, ed. Obres essencials , p . 1312.


63




104 P . ANTONIO OLIVEH, C. H.


diencia es incondicional , y su es t ructura inconmovible : "Deus ordona
que en aquest mon sien reis per teni r d re tura , c sien prelats per con-
servar nostra fe ; e sots reis son comtes, ducs e marqueses, cavallers e
burgueses, mercaders e pageses, c aixi dc tots los altres oficis; e aco
mateix ha ordonat sots prclats , on ha diverses oficios de clergues, qui
per orde deuen manten i r santcdat c veri tat en lo mon a lausar, co-
neixer e amar D e u " . 1 0 1 La estructura feudal de la obediencia es que-
r ida y ordenada por Dios, en su par te espir i tual para promover la fc,
y en la t empora l para tu te lar la justicia, segiin el texto de la carta de
San P e d r o : "Deus ha ordonat como estiga tant en poder en 1'apos-
toli, e en los cardenals , e en los prelats , e en los religiosos e clergues,
que qui per poder, qui per saviesa, pusquen ordonar com los infaels
venguen a la via de veritat; e aco mateix se segueix dels reis e dels
prfnceps, on Deus ha ordonat tant de poder quc poden tenir dretura
en terra".102


Pero aun cuando esos responsables descuidan su oficio, se les debe
obediencia, como al rey te r rena l y al pr ior vicioso del capi tulo 81 del
Felix.


Como los "he re je s" y como Francisco, Ramon conoce y reconoce
la indolcncia de los eclesiasticos en sus deberes, pcro su postura es la
de Francisco, aun en el caso doloroso que con tan to respeto anota la
Coetanea: "Quae quidem supplicat io tam domino papac quam et car-
dinalibus modicum fuit c u r a e " . 1 0 3


Pasemos al estudio de la cosmovision lul iana. En Lhill jtiega un
papel t rascendental la tesis de Joaqu in de la crcaeion-cspejo. Hab iendo
creado Dios al m u n d o y al h o m b r e a su imagen y semejanza. el m u n d o
y el h o m b r e son la mejor y mas segura e inmediata manera dc Uc-
garnos al conocimiento de Dios. Joaqu in dc Fiore pensaba quc, siendo
la creacion y la his tor ia de la h u m a n i d a d reflejo y proyeccion de la
Tr in idad divina, la Tr in idad es asequible por una argumentacion que
par ta de los datos de la his tor ia y de la constitucion y orden en el


101. Libre de meravelles, cap. 82, p . 446.
102. Libre de meravelles, cap. 82, p. 446.
103. Coetdnea, 35, p. 68. Sobre la ohediencia vease Libre de Blanquerna,


cap. 54; Libre de meravelles, cap. 35; Libre de Sancta Maria, oap. 28; Hores de
Nostra Dona, cap. 4 5 ; Libre d'oracio, cap. 3. Y recuerdese el s iguientc texto, l l eno
de respeto: "Empero si en neguna res dicm rontra la fe romana, no ho d iem a
cient, mas ignorantment; e per aco <;o quc d e i m sotsmetem a oorreccio de la sancta
Esglesia romana, oar 50 que ella'n fara, nos ho creem": Arbre de Sciencia, V I : De
les flors de Varbre apostolical: Obres essencials , p . 687.


64




E L BEATO HAM6N L L U L L Y L A E S C U E L A F H A N C I B C A N A 105


cosmos y en el h o m b r e ; 1 0 4 argumentacion que para Llull , en su afan
apologetico, se constituira en el trasfondo de su demostracion por ra-
zones ejemplares y necesarias. A proposito de lo cual es bueno adver-
t ir que Joaqu in (digase lo mismo de ciertos aspectos del sistema lu-
liano) no subordina la Tr in idad a su concepto del hombre y de la
historia, segiin alguien ha in terpre tado, sino muy al cont rar io : para
el, la T r in idad es el todo y el supremo modelo de todo. Es el h o m b r e
que es t r ino , y t r ina la historia, por ser t r ina la Tr in idad , y no al re-
ves; aunque , necesar iamente, el camino de la demostracion h a b r a de
ser inverso: correr desde la historia y el hombre , asequibles directa-
mente , hacia la Tr in idad , conjeturable solamente a traves de la his-
tor ia , precisamente po rque esta es su reflejo.


" E n t r in i ta t m 'ha lo senyor creat,
car d ' an im e cors m 'ha justat ,
e encara so
de lur conjunccio,
e ab tots tres fi falio
vas lo senyor ;
• • •


no fassa pe r neguna res
negii peccat
contra la t r in i ta t
de lo senyor, qui m 'ha creat
a son s e m b l a n t " . 1 0 5


Pero esas ideas sobre la Tr in idad nos l levan de nuevo al t e r reno
de los "he re j e s " a traves de Amaury de Char t res . Contemporaneo del
abad de F iore , A m a u r y habia bebido en la escuela natura l is ta de
Char t res . Con ideas de Aristoteles que le l legaban a traves de los co-
mentar ios arabes de Avicena, Aviccbron de Gundisalvo, llego a afir-
mar que Dios es el pr inc ip io formal de todas las cosas y consideraba
a la Tr in idad como tres sucesivas manifestaciones de la esencia di-
vina, l legando a desembocar en un pantefsmo total . Lo mas notable es
que divide la historia de la h u m a n i d a d segiin las personas de la Tr i -
n idad y preconiza, igual que Joaqufn, que el re inado del Hi jo h a
concluido ya, y que esta a punto de comenzar el del Espfritu Santo.


104. C n o c c o , 76-77.
105. Medicina de peccat, ORL X X , Mallorca 1938, 28. Cf. BATLLORI, Ramon


Llull en el mon del seu temps, Barcelona 1960, p . 20.


65




106 P . ANTONIO OLIVER, C. R.


Condenado en Parfs A m a u r y , 1 0 0 sus discfpulos exageraron sus doctri-
nas y se mezclaron con los crrores y pretensiones reformistas de los
maniqueos y valdenses, hasta dar, por ohra del orifice Gui l le rmo, en
profeticos y revolucionarios, micnt ras quc Amaury , que era sacerdotc,
se hahia abstenido s iempre de acti tudes rebeldes.


He aqui , pues, una vez mas, una constatacion i inpor tan te : Ramon ,
que acepta a Amaury la idca de Dios prescntc cn las cosas, sabe evitar
perfectamente su pantc ismo y su sabel ianismo; y el, que debe —como
veremos luego— tanto a Aristoteles y al na tura l i smo de Char t res , se
convierte en el mas i r reduct ib le enemigo del avcrroismo aristotelico
y de los filosofos na tura les , a los que el l lama antiqui philosophi,
coincidiendo sorprendentemente con la acotacion dc Lucas de Tiiy
(a principios del mismo siglo XI I I ) : "Sub philosophorum seu natura-
lium doctorum specie Sacras Scripturas laborant perver tere . Malunt
vocari naturales seu philosophi: cum ant iqui phi losophi ab haerc-
ticis pa rum d i s t en t " . 1 0 7 Como Amaury , cscribe Llull sobre temas teo-
logicos en romance , pero sin la intcncion ni el espiri tu discolo y dis-
conformc dcl de B e n e . 1 0 8


Vease ahora la scrcnidad de la postura lu l i ana : "Deus es 50 qui 's
per tany a 1'obra que negun al tre no pot fer, mas Deus tan solament,
la qual obra fa Deus en les creatures. Mas co per que hom ha major
coneixenca de 50 que Deus es en si mateix, es com Deus en si mateix
e de si mateix engenra Deu, co es a saber, que Deu lo P a r e cngenra
Deu qui es Fil l , e del Pa re e del Fill ix Deus qui es sant Esperi t , e tots
t res son un Deu tan so l amen t " . 1 0 9


"Deus ama en si matc ix sa semhlantja, per la qual amor Deus Pa re
engendra Deus Fil l , lo qual Fil l engendra lo Pare de sa saviesa ma-
teixa. E per aco ha donada Deus vir tut als elements , que pcr la vir tut
que han en la vir tut de Deu, hagcn cascun apeti t a engendrar lurs
s emblances" . 1 1 0


106. Cf. MENENDEZ Y PELAYO, Historia de los heterodoxos, l ib . I I I , cap. 1,
p. 192-202.


107. De altera vita fideique controversiis advcrsus Alhigensum errores libri III
fed. An i s son) , l ib . I I I : Cf. MENENDEZ Y PELAYO, Historia de los heterodoxos, l ib . I I I ,
cap. 2, p. 236, n. 1.


108. Libre de meravelles, cap. I V , p. 325-26; cap. 18, p. 350.
109. Libre de meravelles, cap. I I , p . 323.
110. Libre de meravelles, cap. 20, p . 353. La alusion al error dc los filosojos


que se extraviaron entre las obras de Dios por no haber conocido a D i o s es en
Llull frecuente y acerba, por e jemplo , cuando se trata de la afirmacion de la eter-


66




E L B E A T O R A M 6 N L L U L L Y L A E 8 C U E L A F R A N C I S C A N A 107


La encarnacion del Verbo, la segunda persona de la Tr in idad , t iene
un lugar centra l en la cosmovision lu l iana; toda la creacion gira en
torno a Jesucristo, y toda clla se hizo en vistas a la encarnacion, sin
la cual no estaria t e rminada :


"Jhesii es h o m e e deitat ,
pe r co que Deus par t ic ipat
e 6 t i a ab tot quant ha creat.
Jhesii , per tu principalment
es lo mon creat de nient
per co car te tayn honrament .
Lo mon no fora en gran bonea pausat ,
si no fos per hom deificat,
en qui Deus sia homini f ica t" . 1 1 1


E l P . Nicolau h a reunido los textos y los ha explicado de forma
que puedo evitar su r epe t i c ion . 1 1 2


E l p r imado absoluto de Cristo, el escotismo, es, pues, una tesis
central en el sistema de Llull , de forma que por ella se define la misma
vocacion del h o m b r e : "sapia que tot quant es creat, es creat per qo
que ell sia hom e D e u " . 1 1 3


E l lugar central dado a la H u m a n i d a d de Jesiis y a su Encarnacion
viene de san Berna rdo , como se ve en la distr ibucion de los temas
cristologicos en la Doctrina pueril y al principio del l ibro I I I del
Libre del Gentil, y tiene cn Llull detalles franciscanos.


nidad de la creacion, propia de los averroistas, y que Ramon refnta con la teologia
de la Tr in idad: "E per co hagren alguns filosofs opinio q u e l mon fos eternal, car
no'ls era semblant que Deus, qui es tan noble en bontat, infinitat, eternitat, poder,
saviesa e volentat, pogues ni degues estar ocios. Mas, si los filbsofs haguessen haiida
coneixenca de Fobra que Deus ha en si mateix, engenrant lo Pare lo Fill, e ixint
lo sant Esperit del Pare e del Fill, ja e l l s no hagren haiida falsa opin io , la qual
hagren en creure que'l mdn sia sens comencament" (Libre de meravelles, cap. 4 ,
p. 3 2 8 ) . Vease el cap. VI , p. 3 2 9 - 3 1 , y cap. VII , p. 3 3 5 del m i s m o Libre. Y tambien,
la Trinidad como espejo de la rreacion y causa ejemplar de e l la : Libre de mera-
velles, cap. 2 1 , p . 3 5 4 ; Libre del Gentil. l ib. II , art. 2 , p . 1 0 7 5 ; Libre de meravelles,
cap. 2 , p . 3 2 3 .


1 1 1 . Cent noms de Deu. ORL XIX, Mallorca 1 9 3 6 , p . 1 1 0 y 1 1 1 .


1 1 2 . B. NICOLAU, T. O. R., EI primado absoluto de Cristo en el pensamiento
luliano, en ESTUDIOS LULIANOS, 2 ( 1 9 5 8 ) , 2 9 7 - 3 1 2 . Vease tambien L . E u o G.ARAY,
La finalidad de la Encarnacion segun el beato Raimundo Lulio, en "Revista espa-
nola de Teologia", 2 ( 1 9 4 2 ) , 2 0 1 - 2 2 7 .


1 1 3 . Libre de meravelles, cap. 7, p. 3 3 5 .


07




108 P . ANTONIO OLIVEH, C. R.


A u n q u e Llull echa m a n o del e jemplar ismo t r in i ta r io y del cristo-
centr ismo cosmico s iempre que disputa con los sarracenos o los judios ,
esas concepciones no ocupan en su sistema solamente un lugar y va-
lor apologetico, sino quc lo t icnen ante todo fundamenta l y pacifico,
y es en ese conjunto donde adquieren su vcrdadera dimension los te-
mas de "los tres sabios" o "las tres leyes" que le l legan desde Abe-
l a r d o , 1 1 4 pero que en Ramon se convierten en defensores de posturas
incontrovert ibles, tanto quc son susceptibles de ser defendidas con ar-
gumentos apoyados en la misma esencia de las cosas: las razones ne-
cesarias, las cuales fueran csteriles si no se admit ie ra la afinidad y
e jemplar idad —digamos un idad— ent re la divinidad y la creacion.


E n la Encarnac ion y en su teologia, la contemplacion de la pasion
de Cristo, tan en t ranable a san Berna rdo , toma en Ramon , convert ido
por la presencia del Crucificado, evidentes matices franciscanos. Todo
el capi tulo 8 del Felix parece una replica a los seguidores de Ped ro
de Bruys, con los que se enfrento san Berna rdo , ant icncarnacionistas
y destruidores de las cruces que e n c o n t r a b a n . 1 1 5 Pe ro no es solo po-
lemica ; la pasion de Cristo conduce a Llul l , en cse mismo capi tu lo , a
exigir pobreza y con-pasion para los seguidores del Scfior . 1 1 8 Pa ra el,
la cruz significa la santa pasion de C r i s t o . 1 1 7 Relacionadas con las tesis
de la encarnacion y de la redencion se deben ver, a mi juicio, postu-
ras de polemica en todo el capi tulo 9 del mismo Felix: el a rgumento
contra la t ransmision del pecado original con que el capi tulo empicza
es en real idad pelagiano, pero era esgrimido por los p e t r o b r u s i a n o s ; 1 1 8


a ellos se refieren tambien las dificultades sobre el baut ismo y la ne-
gacion de reverencia a la E u c a r i s t i a ; 1 1 0 en cambio, parecen referirse
a las tesis de Ugo Speroni las dificultadcs contra la univcrsal idad de
la r e d e n c i o n . 1 2 0


1 1 4 . Didlogo entre un jilosojo, un judio y un rristiano. Cf. L E G O F F , p . 5 3 . El
tema de las Tres leyes es v ie jo en la Edad Media. En Llull es corriente y, a veces .
obsesionante, por Ia continua convivencia e interferencia de los tres circulos en sti
isla natal y en la Europa que el conocia y amaba: Cf. Libre de meravelles, cap. 7,
p . 3 3 5 , y todo cl Libre del genlil e los tres savis, ed. Obres essencials , I, p. 1 0 5 7 ss.


1 1 5 . Los petrobrusianos se dedicaban a destruir y quemar todas las cruces que
encontraban. Petrobrusiano debia de ser el peregrino que a pedi.nl. i- rompia el
crucifijo del cap. 8 4 del Rlanquerna (Obres essencials , I, p . 2 4 0 ) .


1 1 6 . P . 3 3 7 - 3 8 .


1 1 7 . Libre de meravelles, cap. 1 2 , p. 3 4 3 .
1 1 8 . Cap. 9 , p . 3 3 8 .
1 1 9 . Cap. 9 , p. 3 3 8 - 3 9 .


1 2 0 . Cap. 9 , p . 3 3 9 .


63




E L B E A T O B A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F B A N C I S C A N A 109


Totlo cl capi tulo 20 dcl Libre de Sancta Maria es una meditacion
de la pasion y de la Eucaris t ia , como pueden encontrarse a lo largo
de la obra lu l iana abundan temente .


Es obligado decir aqui unas pa labras sobre la mariologia lul iana.
E l Libre <FAve Maria y el capitulo 10 del Felix bastan, ellos solos, para
demostrar cuan impor tan te era para Llull esa devocion tambien ber-
nardiano-franciscana. E l P. Caldentey 1 2 1 ha estudiado con solvencia
ese aspecto y, recientemente , Fr . Alvaro de Barcelona ha precisado el
pape l del maest ro en toda la cuestion de la I n m a c u l a d a . 1 2 2


E l capftulo 7 del Felix, al advert i rnos que se puede creer firme-
mente y seguir sujetos al pecado, ataca de plano una tesis de las be-
guinas 1 2 3 y nos pasa al te r reno, tan franciscano, del amor.


"E l m u n d o de Lulio es el mundo del amor. Amor de Dios, que es
amor, hacia sf mismo, amor de Dios hacia las creaturas creadas por
amor , elevadas a una forma de vida superior por amor. Amor del
h o m b r e hacia Dios, hacia los demas hombres , hacia todas las criatu-
ras, amor o r d e n a d o " , 1 2 4 ha escrito Bonafede.


No solo la vida de Ramon es amor, sino que todo el vivir mfstico
es dialogo ent re Amigo y amado. Al poner en cotejo el Libre de Amic
e amat y los Fioretti, G. M. Bert ini ha insistido en los paralelismos en-
t re Francisco y R a m o n y ha mostrado como el movimiento que par te
de los Victorinos y san Bernardo pasa por Francisco y llega hasta
Buenaventura , logra sus mas significativas formulaciones en Llull, in-
cluso en el detalle de creer-amar y de la compenetracion entre el saber
filosofico y teo logico . 1 2 5


Ese amor esencial t iene en LluU los mismos reflejos que en Fran-
cisco. Ese amor verdadcro, del cual es reflejo el amor humano , Ueva
a Llull a concebir la vida como un scrvicio fcudal a su senor, del que
es cima y coronacion el mar t i r io , el cual, desde la conversion hasta
la muer te , es una obsesion, lo mismo que para F ranc i sco . 1 2 6 Su espf-


121. M . CALDENTEY, T . O. R., Introduccion a la poesia de Ramon LIull (Ranion
Llull , Obras literarias, Madrid, BAC, 1958, p . 1014, 1019-26).


122. Llull i el doctorat de la Immaculada, en ESTUDIOS LULIANOS, 5 (1961),
61-97; 6 (1962), 5 4 9 , 221-55.


123. P . 331-35: rreer no es lo mismo que amar, afirma Llull frente a las tesis
beguinas. Cf. J. M. P o u Y MARTI', O. F. M., Visionarios, Beguinos y Fraticelos cata-
lanes (siglos XII I -XIV) , Vich 1930.


124. La vida como amor, cn '"Orbis Catholicus", 3 (1960), 314.
125. Aspectos ascetico-misticos del Blanquerna (El "Libre d'Amic e Amat"


y los "Fioretti" de s. Francisco), en ESTUDIOS LULIANOS, 5 (1961), 145-62.
126. Cf. Blanquerna, cap. 88, p . 2 4 7 4 9 ; Libre de meravelles, cap. 2, p . 323.


69




110 P . A N T O N I O O L I V E B , C . R .


r i tu caballercsco dc naciuiicnto se vio suhl imado por el ideal del ca-
bal lero crist iano, tan cn hoga, y al que el consagro el Libre de cava-
lleria,1-1 y basta el capi tulo 64 dcl Blanquerna establece una regla
y orden de "Bencdic ta tu in mul ie r ibus" . Hasta parcce cn el tan fuerte
el honor de caballcria que uno se sorprende de vcr quc dcficnde las
justas, si bien las explica con unas razoncs psicologicas procedentes ,
sin duda, de la escuela dc C h a r t r c s . 1 2 8


Como a Francisco, la fidclidad a su Scnor lc llcva a no scntir dc-
masiado scr tenido por fatuo o dcspreciablc : "vos dic quc molts ho-
mens me tenen per fa t" , 1 - u dicc cl prologo dcl Arbre de Sciencia; c
incluso —tambicn como Francisco— por loco, ni por tarsc como t a l :
"vestit com a foll", " R a m o n lo foll" aparecc ante el p a p a , 1 3 0 lo mismo
que el canonigo de persccucion del capi tulo 76 dcl Blanquerna. Y en
el Phantasticus, ya al final de su carrera , pudo rcsumir sin exagera-
cion sus servicios asi : "Homo fui in mat r imonio copulatus, pro lem
habu i , compctenter dives, lascivus et mundanus . Omnia , u t Dei ho-
norem et honum publ icum possem procurare et sanctam fidem exal-
tare , l ibenter dimisi. Arabicum didici, pluries ad p racd icandum Sarra-
cenis exivi; p rop te r fidcm captus fui, incarceratus , ve rbcra tus ; quadra-
ginta qu inquc annis, u t Ecclcsiae rectorcs ad bonum publ icum et chris-
tianos principcs movcre possem, laboravi . Nunc scnex sum, nunc pau-
per s um; in eodem proposi to sum, in codcm usque ad mor tem man-
surus, si Dominus ipsc d a b i t " . 1 3 1


T o d a la preocupacion misional y cvangclizadora dc Llull es un
servicio. Con justicia, pues, Schniirer ha hccho de el el corifeo y sis-
temat izador de toda la preocupacion evangclizadora de los mendican-
t e s . 1 3 2 Francisco hab ia convert ido la cruzada cn mis ion; habia ido
personalmente al sultan El-Kamil en busca del ma r t i r i o ; habia cspar-
cido sus frailes por Marruccos, Tiinez, Siria y el Or i cn tc ; enemigo de
la cruzada de las armas , hab ia invcntado la cruzada dc la pa labra y


1 2 7 . Vease la edic ion de Obres essencials , I , p . 5 1 5 4 5 .
1 2 8 . Libre de meravelles, cap. 2 9 , p. 3 5 8 - 5 9 .
1 2 9 . Ed. Obres essencials , I, p. III.
1 3 0 . Blanquerna, cap. 7 9 , p. 2 2 7 - 2 8 ; notese las veces en que Ramon se llama


"foll". Cf. Libre de Amic e Amat, n. 5 3 : ed. Obres essencials , p. 2 6 3 .
1 3 1 . Disputatio clerici et Raymundi Phantastici (ed. GOLUBOVICH, en Bibl io-


theca Bio-Bibliografica dclla Terra Sancta e delPOriente francescano, I (Quaracchi,
1 9 0 6 ) , p . 3 8 8 .


1 3 2 . L'£glise et la civilisation..., p . 5 2 8 - 3 0 .


7 0




t.L B E A T O R A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F R A N C I S C A N A 111


del ejemplo. 1 ' ' ' 3 Ya en 1141 el abad de Cluny Pedro el Venerable habia
concebido la idea de combat i r a los musulmanes no sobre el te r reno
mil i tar , sino sobre el intelectual . Es posible que, como e l , 1 3 4 Llull lle-
gase a aquella misma conclusion gracias a su contacto directo con los
moros ; Francisco Uego a ella por su espiri tu de paz y de amor uni-
versal : si no en el descubrimiento, si en la formulacion de los prin-
cipios de la campaiia intelectual propuesta por Llull esta presente
el amor y el respeto a los disidcntes e infieles: "Un sarrai qui era
solda e senyor d 'aquella ter ra escric a 1'Apostoli e als reis dels cris-
tians una letra on se contenia com ell se meravellava molt fortment
com los cristians cuidaven conqueri r aquella terra per forc,a d 'armes
corporals , scns scmblants armcs espirituals, ab les quals los apostols,
pre icant e sostinent mort , convert iren tota aquella ter ra d 'Ul t ramar ,
Ja qual perderen cristians per forca d 'armes co rpora l s " . 1 3 5


E l ideal de cruzada, con matiz feudal y caballeresco, asoma a cada
momento por la p luma de Llull . Got t ron 1 3 6 ha estudiado sus bases
principales. Pueden contarse hasta diez tratados lulianos que se ocu-


1 3 3 . S C H N L R E R , L'£glise et la civilisation..,, p . 5 0 7 - 0 8 .
1 3 4 . A la vuelta de una visita a los monasterios cistercienses de Espana, tierra


de frontera, alrededor de 1 1 4 1 , concibio Pedro el Venerable la idea de combatir
a los musulmanes con ideas y tratados: cf. L E G O F F , Les intellectuels au Moyen-
Age..., p . 2 0 .


1 3 5 . Libre de meravellcs, cap. 1 2 , p. 3 4 4 . Comparese con el s iguiente texto del
Blanquerna —cap. 8 0 , p. 2 2 9 — : "Dementre que 1'apostoli pregava los cardenals, en
presencia d'ell e dels cardenals un missatge sarrai li presenta una letra de part lo
solda de Babi lonia . En aquella letra eren esrrites moltes paraules, e enfre les altres
de ia lo solda al papa rom ell se meravellava molt d"ell, e de tots los reis e"ls
princeps dels crestians com en conquerir la Santa Terra d'Ultramar prenien la
manera de lur profeta Mafumet, c/ui les terres que conques hac per for^a d a r m e s ;
e car no vol ien haver la m a n c r . d<j Jesucrist e dels apostols, qui per preicacio e per
martire convert irem lo mon, e ccf Vapostoli e els crestians no havien la manera de
lurs comencadors en conquerir les terres, per acd Deus no volia que ells posseissen
la Santa Terra d'Ultramar".


Semejante es el texto del ^ibre de Sancta Hlaria, cap. 2 0 , ed. Obres essencials ,
p . 1 2 1 2 - 1 3 : "Parla Entencio , e reconta que la galifa de Baldac, qui era sarrai, es-
crivi a 1'apostoli nnes letres en les quals de ia que la secta dels sarrains era mul-
tiplicada per espa*a e per forca darmes; per que ell se meravellava molt de Tapos-
toli a dels reis cristians, car el ls vo l ien e cuidaven Ia fe romana mult ipl icar per
armes de fust e de ferre, e car no son armes ab Ies quals sia comenjada la fe ca-
tolica, la qual comenca ab armes de fe e ab preicacio e ab martiri, segons que es
recontat en la vida dels apostols".


1 3 6 . Para toda la cuestion de las ideas de cruzada de Llul l debe verse el estu-
dio de A. GOTTRON, Ramon LlulVs Kreuzzugsideen, Berl in-Leipzig 1 9 1 2 .


71




112 P . A N T O N I O O L I V E R , C . R .


pan dc la c r u z a d a , 1 3 7 amen de las muchas gestioncs y "pe t i t iones" que
elevo a papas y r e y e s . 1 3 8 Recordeinos aqui solo que Llull es tenaz
defensor de la cruzada de conviccion pacifica (y esto es, como hemos
visto, muy franciscano) ; solo en liltimo rccurso, y antc amcnazas, p ide
un recurso a las armas. La cruzada mil i tar , sin emhargo , no es sola-
mente subsidiaria , sino que a menudo aparece conio la linica forma dc
hacer quc los infieles se pl ieguen a escuchar la argumentacion por ra-
zones necesar ias . 1 3 U


La conversion de los infieles debe ser, pues, "pe r niancra d 'amor" ,
como ha expuesto de tcn idamente Sugranyes de Franch , el cual ha es-
tudiado, ademas, el papel exacto que ocupa en el sistema misional lu-
liano la cruzada g u e r r e r a . 1 4 0


Est rechamcnte un ido con el programa misional esta el proyecto dc
colegios de lenguas orientales, tantas veces expuesto por Llull y apro-
bado, finalmente, por el Concilio de Vienne, segiin la rcalizacion lo-
grada en Miramar , gracias a la generosidad del rey Ja ime I I , dcsde
1274. Este admirab le proyccto, con tanto teson defcndido, y que era ,
por otra par te , imprescindiblc para rcal izar la campana dc la con-
viccion, es de tradicion mendicantc —a Llull pudo sugerirsclo al mis-
mo Raruon de Pcnyafort , que or icnto sus pasos dc n c o c o n v e r s o — : 1 4 1


los dominicos hab ian pucsto, maximc en sus disputas con los cataros
y albigenses, de moda el contradictorio; lucgo hab ian pasado el sis-
tema a las disputas con los sarracenos. Sugranycs escr ibe: "Ante sus
ojos estaban las controversias doctrinales, en forma de disputas orales
y piiblicas, que se organizaban para confundir a los infieles —niusul-
mancs y judios— residentes en t ierra de cristianos (hay un ejemplo
famoso en Par is , en 1240, y otro en Barcclona, presidido por el pro-
pio rey, a instigacion de san Ramon de Penyafort , en 1263). Tales
controvcrsias, Llull las imagina —y las pone en pract ica— en tierra
de sarracenos. Pero s iempre dentro de una atmosfera de paz y de
confianza recfproca —hoy dir iamos de tolcrancia—, que ofrece un ver-


1 3 7 . Todos e l los son posteriores al lilanquerna, y escritos entre 1 2 9 0 y 1 3 1 2 .
Cf. C. OTTAVIANO, L'Ars compendiosa de R. Llulle avec une etude sur la biblio-
graphie, Paris, 1 9 3 0 , p. 3 2 ss . ; CARRERAS A R T A U , Hisloria de la Filosofia espanola.
Filosofia cristiana de los siglos XIII al XV, I (Madrid 1 9 3 9 ) , p. 5 2 4 ss.


1 3 8 . BATLLORI, Ramon Llull en el mon del seu temps..., p . 2 5 , 4 3 4 6 , 5 3 - 5 4 .
1 3 9 . R . SUCRANYES DE FRANCII , La doctrina misional de Raimundo Lulio, en


"Orbis Catholicus", 3 ( 1 9 6 0 ) , 3 0 4 - 3 0 7 .
1 4 0 . La doctrina misional (nota anter ior ) . . . , p . 3 0 8 - 3 1 0 .
1 4 1 . SUCRANYES DE F R A N C H , La doctrina misional (n. 1 3 9 ) . . . , p . 2 9 8 .


72




E L B E A T O R A M O N L L U L L Y L A E 9 C U E L A F R A N C I S C A N A 113


dadero contraste con el tono de los polemistas de entonces: disputan-
do benigne et amicabiliter conferendo, dice en su Petitio pro conver-
sione infidelium a Bonifacio VI I I , de 1295" . 1 4 2


La p r imera decision dominica recomendando el estudio de la len-
gua, cul tura y religion de los arabes y judios es probablemente la del
Capftulo Genera l de Parfs en 1236, y las pr imeras escuelas de lenguas
orientales , las que se abr ie ron en Tie r ra Santa en 1237. De 1250 a 1300,
los grandes dominicos catalanes, san Ramon de Penyafort , Ramon
Martf, Romeu Sabruguera y tantos otros, crearon un gran niimero de
escuelas de arabe y hebreo , en Barcelona, en Valencia, en Jativa, en
Murcia , lo mismo que en Tunez y otras ciudades de Espafia y de
Africa, ya aisladas, ya integradas en los Studia dominicanos que flo-
recian en tonces . 1 4 3 E n estas escuelas se formaban temibles polemistas,
tan to pa ra la disputa oral como para la redaccion de doci;os voliime-
nes de refutacion del C o r a n . 1 4 4


Tras la salida del mismo san Francisco, t ambien los franciscanos
habfan in tentado con fruto la mision en t ierras de infieles. Giovanni di
P ian Carp ino (1246) y G u u l a u m e de Rubrouck (1254) en Mongolia;
Giovanni di Monte Corvino, en China (1289-1328). Sobre esas bases,
t ambien franciscanas, por tanto , levanto Llull su quer ido Colegio de
Miramar , y es posible —segiin quiere Galmes y sugiere B a t l l o r i 1 4 5 —
que el mismo fuese el correo diplomatico que, el 23 de enero de 1286,
t ransmi t ie ra al canciller de Par is el mandato de Honor io IV de aten-
der a la sustentacion de los que alli estudiasen el arabe y otras lenguas
o r i en t a l e s . 1 4 6


1 4 2 . La doctrina misional..., p . 3 0 6 - 0 7 .
1 4 3 . B . ALTANER, Die dominikanermissionen des 13J'ahrhunderts, en "Breslauer


Studien zur historischen Theologie" , 3 ( 1 9 2 4 ) ; J. M. COLL, O. P., Escuelas de len-
guas orientales en los siglos XIII y XIV, en "Analecta sacra tarraconensis", 1 7
( 1 9 4 4 ) , 1 1 5 - 3 5 ; 1 8 ( 1 9 4 5 ) , 5 9 - 8 9 ; 1 9 ( 1 9 4 6 ) , 2 1 7 4 0 .


1 4 4 . SUCRANYES DE F R A N C H , La doctrina misional..., p . 2 9 8 .


1 4 5 . Miramar se fundo en 1 2 7 5 a ruegos de Ramon. Jaime I I lo doto con po-
sesiones y le dio ayuda economica para que en el pudiesen vivir trece frailes que
aprendiesen el arabe. El 1 6 de noviembre de 1 2 7 6 , Juan X X I aprobo y confirmo la
fundacion. Nuevas conces iones de Alfonso I I y Jaime I I de Cataluna en 1 2 8 6 , 1 2 8 7 ,
1 2 9 2 .


1 4 6 . GALMES, Dinamisme de Ramon Llull, Palma de Mallorca, 1 9 3 5 , p . 2 7 ;
BATLLORI, El lulismo en Italia, en "Revista de Filosofia", 2 ( 1 9 4 3 ) : "Un h o m qui
long temps havia treballat en la utilitat de 1'Esgleia romana, venc a Paris , e dix al
rei de Franca e a la Universitat de Paris , que en Paris fossen feits monastirs . on
fossen apresos los lenguatges d'aquells qui son infaels , e que h o m en aquells len-


73




114 P . A N T O N I O O L I V E R , C . R .


Ramon queria a Mi ramar como la niiia mimada . Y se quedo fran-
ciscanamente desolado "aqucl l joglar de Fe (que) era vestit de ncgre,
e havia gran barba , e anava pcr les carreres facnt gran dol, c deia
que son senyor Jesucrist cra desbonrat en 1'alta scnyoria aue descrcen-
qa bavia en cst n i o n " , 1 4 7 cuando, quiza por culpa dcl prc lado del ca-
pi tulo 62 del Felix, se ccrro Mi ramar : "aquel l ermita dix a un arquc-
bisbe qui havia molt gran renda e havia ajustat molt gran trcsor, quc
faes un monast i r on estiguessen religioses en vida contcmplat iva, per
tal que pregassen Deu que ' l niesses en vida activa, cn la qual no era,
per 50 car lo tresor tolia als pobrcs de Crist. Molt fo irat aquell ar-
quebisbe de co que li hac dit lo sant erruita, e feu aqucll ferir e gitar
de sa c o r t " . 1 4 8 £Fue quiza la codicia dc algiin eclesiastico la quc apago
la luz de aquella escuela, nacida


"pe r co que per tot lo mon fos entes e honra t ,
e que cascii lcnguatge fos mostrat ,
scgons que a Miramar ha estat o rdena t"? 1 4 9


Asi, una vez mas seria el ideal de pobreza el que habr ia inspirado
el conocido anatema


"e ha ja 'n consciencia qui ho ha a f o l l a t ! " 1 6 0


La emotividad que ha estudiado cl P . I r i a r t e , 1 5 1 y que aflora por


guatges tralladas YArt demostrativa; e que ab aquella Art demostrativa anas als
tartres, e que a aquel hom preicas e YArt mostras", dice el Libre de meravelles,
cap. 89, p. 457. El "hom qui long temps havia treballat en la utilitat de 1'Esglcia
romana" es la definicion misma de Llull .


147. Libre de meravelles, cap. 63, p . 415: Maravillosa figura esa del juglar de
Fe. El mismo que con tanta emoc ion hablo un dia ante Blanquerna obispo sobre
su colegio en una isla sobre el mar que es l lamada Mallorca: "Ventura e cas fo
que en aquell senet hac un clergue qui era d u n a illa sobre mar, la qual es apcllada
Mal lorques ; e reconta al bisbe, en presencia de tots, que aquclla illa es d'un noble
rei savi, lo qual es apellat En Jacme, rei de Mallorques . Aquel l rei es be acostumat
e ha devocio com per preicacio fos honrat Jesucrist enfre'Is in fee l s ; e per aco
ha ordenat que tretze frares menors estudien en arabic en un monastir apellat
Miramar, apartat, assegut en loc covinable , e ha'ls provei ts a lurs necess i tats; e
com sabran 1'arabic, que vagen honrar, per l icencia de lur general, lo fruit dc
nostra Dona , sostinents, per honrar aquell , fam, set, cald, fred, temors, turments
e mort": Blanquerna, cap. 65, p. 207.


148. Libre de meravelles, cap. 62, p. 413. Vease tambien cap. 59, p . 408.
149. Desconhort, ed. Obres essencials , v. 653-55, p . 1324.
150. Desconhort, v. 655, p . 1324.
151. M. DE IRIARTE, Genio y jigura del beato Ramon Llull, en "Arbor", 4 (1945),


375-435.


74




E L B E A T O H A M O N L L U L L Y L A E S C U E L A F B A N C I S C A N A 115


tantos hechos y cscritos dc Ramon, procede de su temperamento , sin
duda, pero encontro en la espir i tual idad franciscana su mejor cauce:
el don de lagrimas que Ramon posec e incu lca , 1 5 2 el espiri tu de con-
t e m p l a c i o n , 1 5 3 el sentido de la presencia y providencia de D i o s , 1 5 4 la
t e rnura dc alma y el espiri tu de paz y fratcrnidad un ive rsa l , 1 5 5 el don
de marav i l l a r se , 1 5 0 son franciscanos como la diafanidad del paisaje en
el cual R a m o n sittia sus personajes, y al que gusta de describir con la
suavidad del pincel franciscano de Giot to : "Tot aquell dia ana Blan-
querna per la forest, deptis fo par t i r d'Evast e Aloma. A la nit esde-
venc en un bell p ra t on hac una bella fontana, sobre la qual hac un
bell a rbre . E n aquell loc reposa e dormi BJanquerna aquelia nit. Gran
mat i , B lanqucrna conienca sa oracio segons que havia acostumat; e per
la soliditat e la es t ranyedat del loc, e car veia lo cel e les esteles, era
sa anima molt exalcada a contemplar D e u " . 1 5 7 "A 1'ombra d 'un bell
a rb re carregat de flors e de fruits, sobre la bella herba, pres d 'una
clara fontana, hac una alta cadira ornada e ental lada molt subt i lment
d 'aur e d'argent, e de vivori e bamis, e de pedres precioses. E n aquella
cadira sec un honie vell, ancia, molt noblement vestit d 'un samit
vermell , per lo qual era significada la passio del Fill de Deu. Aquel l
h o m e era Enten iment , qui ligia a molts escolans filosofia, t eo log ia" . 1 3 8


" E n un bell pra t hac un a rb re molt gran, tot carregat de fruit, on lo
cavaller vivia en aquella forest. Dessots aquell a rbre hac una fontana
mol t bella e clara, de la qual era abundos lo pra t e'ls arbres qui li
e ren entorn . E lo cavaUer havia en costuma tots jorns de venir en
aquell loc adorar e contemplar e pregar D e u " . 1 5 9


Como en la paz de un tr ipt ico gotico queda descrito por Ramon
el espir i tu cosmico de Francisco de que hablabamos arr iba. E l cristo-
centr ismo, el papcl central de la Encarnacion en la cosmovision lu-
l iana hab ian llcgado a invadir todo su pensar y su contemplar , tan
connatura les eran a su espiri tu.


152. Libre de meravelles, prol. , p. 319.
153. Libre de meravelles, cap. 30, p . 360. y cap. 62, p . 412-14.
154. Libre de meravelles, cap. 1, p . 319.
155. Libre de meravelles, cap. 1, p. 319-20.
156. Libre de meravelles, prol. , p. 319. Toda la vida de LIull fue ir por el


mundo de maravilla en maravilla.
157. Blanquerna, cap. 42, p. 170.
158. Blanquerna, cap. 44, p. 174.
159. Libre del Orde de cavalleria, ed. Obres essencials , I. prol. , p . 527. Las


citas podrian hacerse interminables .


75




116 P . A N T O N I O O L I V E R , C. R .


He hab lado de contemplacion. E l tema de la relacion entre vida
activa y contcmplat iva, y la solucion adoptada y propuesta por Llull ,
quien a l te rnaba sus viajes y gestiones con largas pcrmancncias en su
bosque de Miramar , es la misma del a r robado y andar iego Francisco.
" E n una ciutat havia u n noblc burges qui havia dos fills, los quals
eren grans clergues en teologia e cn filosofiia. La un dels dos elegi
vida e rmi tana a contemplar Deu, segons la ciencia que apresa hav ia ;
e 1'altre fil estava en la ciutat , e legia, e mostrava, e preicava, per ta l
que les gents induis a coneixer e amar Deu. Gran qiiestio fo cFaquells
dos savis qual havia electa millor carrera".100


E n el capi tulo 62 del Felix exponc y discute Llull , a ludiendo a me-
nudo a su propia vida y cxponicndo cuestiones que el mismo se ha-
bia formulado y resuelto sin duda antes, toda la problemat ica en
torno a las dos formas dc vida, activa y conteruplativa, tal como se
debat ia en sus t iempos, p r inc ipa lmcnte ent rc ambos cleros. Inocen-
cio I I I mismo se habia preocupado del tema que, de vez en cuando,
trafa de cabeza a clerigos y estudiantes y ocupaba claustros y uni-
versidades. Expuestos con bucnos ejemplos los pros y los contras de
cada una, Ramon adopta la teorfa y postura que adopta ra ya para
su vida personal , re t ro t rayendola nada menos que a los apostoles
(para aquellos circulos y t iempos obsesionados por el vivir apostolico-
evangelico, el a rgumento rcsul taba apodfctico) : "Senyor ermi ta , a mc-
ravel lar me cove de Jesucrist e dcls apostols, qui en aquest mon pre-
seren vida activa e no contemplat iva, com sia cosa que vida contem-
plativa sia pus noble que vida activa. Fil l —dix l 'ermita—, Crist e los
apbstols, en quant lo cors, havien vida activa, e quant Vanima, Vhavien
contemplativa".161


Esa opcion dccidida por la vida mixta, que la Coetanea puede in-
ducir a creer compaiiera de la convers ion , 1 0 2 fue c ier tamente , como
para Francisco, el fruto dc un largo t i tubeo. EI amor de Dios le a t ra ia
hacia la contemplac ion; este mismo amor de Dios le l levaba luego a
p rocura r que todos los hombres conocicran y amaran a su Dios. Las
dos vidas no se oponen, sc j c r a r q u i z a n : 1 0 3 su vida correra entre Mira-
mar y viajes cont inuos ; su obra sera el fruto de una intensa contem-


160. Libre de meravelles, cap. 30, p . 360.
161. Libre de meravelles, cap. 62, p. 414.
162. Coelanea, 7, p. 48. Vease la interprctacion que da dcl paso Bonafede , La


vida como amor, en "Orbis Catholicus", 3 (1960), 313.
163. Libre de meravelles, cap. 62, p . 413.


76




EL BEATO R A M 6 N LLULL Y LA E 8 C U E L A F R A N C I 8 C A N A 117


placion y el vivo re tablo de todas las actividades e inquietudes de
su siglo.


"Vida contemplativa ama activa, e enamorav'; he aquf la formula-
cion exacta. "Vida contemplat iva ha aqb que ama, e activa ho per-
me t . " "Fe vida activa per qo que sia contemplat iva." "Vida activa es
per qo que sia con templa t iva" . 1 6 4


O. d'Allerit ha expuesto lo que hay de t radicional en la postura
apostolica de L l u l l ; 1 6 5 Probst y Platzeck insistieron en que ya domi-
nicos y franciscanos conocfan la conjugacion de las dos v i d a s , 1 6 8 y que
hicieron de la contemplacion un medio de apostolado. Diffcilmente se
puede exponer mas graficamente el mutuo beneficio de la contempla-
cion y actividad que en el siguiente pasaje del Felix: "Bell amic, gran
meravel la me do de vos com havets leixada la ciencia de teologia e de
filosofia, e ets vengut estar en est boscatge, en lo qual vos veig estar
sol e pobremen t vestit . . . Senyer —dix lo pastor—, en las ciutats estan
los filosofs per tal que los cinc senys corporals s'exerciten en aprendre
les diverses obres qui 's fan en les ciutats per la mul t i tud de les gents;
car pe r aquelles obres corporals que los homens veen e oen, mul t i -
plica saber en an ima d 'hom. Esdevenc-se una vegada que un filosof,
com se fo estudiat , se n 'ana depor ta r defora la ciutat, e viu u n bou
qui menjava longament en un camp de blat . Com lo bou fo sadoll,
eU s'eixi del camp del blat , e entra-se'n en lo desert, e jac pres d 'un
a rbre , e remuga e mastega 50 que havia collit en lo camp del bla t .
Aquel l filosof re torna a la ciutat, e per 1'eximpli que hac apres del
bou, puja-se'n en una alta muntanya ab tots sos l ibres ; e en aquella
mun tanya estec longament r emembran t co que havia apres, e a t roba
novelles ciencies". La experiencia lleva a la contemplacion. Sin duda.
Pe ro un modo de contemplacion ermitana, franciscana, "de peniten-
c ia" ; que es la mejor forma para en tender : " E guardava bestia, per
50 que apercebes algunes coses per la manera de les besties que guar-
dava. Humilment anava vestit, per go que fos humil, e que la ciencia
no'l mogues a vanaglbria; pobrement jaia, per qo que molt no dormis;
poc menjava e bevia, per qo que molt visques; e en pur aer estava,


164. Libre de mil proverbis, cap. 39, ed. Obres essencials , I, p. 1264, num. 1,
2, 4.


165. Ramon Llull y la tradieion del eremitismo apostolico, en ESTUDIOS LULIA-
N O S , 6 (1962), 105-115.


166. H . P R O B S T , Llull, mystique pour Vaction, en "Estudis franciscans", 29
(1935) , 127; PLATZECK, La vida eremitica en las obras del b. R. Lulio, en "Revista
de Espiritualidad", 1942, 61-79, 11743 .


77




118 P . A N T O N I O O L I V E R , C . H .


per go que fos sa, e que son enteniment pusques esser subtil a dictar
los libres de filosofia, los quals componia per tal que'n pusques mills
entendre los libres de teologia".10''


Esta viltima cxpresion, cara a Llull , no cs solamcnte la version ca-
talana del escolastico philosophia ancilla theologiae, sino tanihien la
respuesta lu l iana justificando el propio insaciable deseo de estudio
frente a la postura re t ra ida de san Francisco. E n ello depende R a m o n
de la corr iente victorina una vez mas, la cual lc llego sin duda a tra-
ves de los cistercienses de la Real de Pa lma . A la Real fue Llul l a
menudo , segiin la Coetdnea;16B a la estructura de aquella comunidad
pueden referirse, segiin Pons i Marques , los capitulos 55 y 56 del
Blanquerna;1®* y al Cfster se deben mucbas de las posturas teologicas
l u l i a n a s , 1 7 0 incluso, quiza, las influencias joaquimi tas que bemos apun-
tado, aun (y quiza precisamente porque) cuando el abad de Fiore era,
en la Orden cisterciense, un excomulgado . 1 7 1


E l celo apostolico, t an predicado entonces, que ensalza Ramon en
el capftulo 12 del Felix, y el cclo universal que le inspira tantos pro-
yec tos , 1 7 2 no conocen mas frontera que cl mar t i r io . Todo misionero
sabfa, en la E d a d Media, que su vida estaba en cont inuo peligro. Ya
lo sabian en el siglo XI los c rmi tanos que fueron a Po lon ia : "evange-
lizantes paganis, non t imeamus mori p ro Chris to . . . In mar ty r io enim
omnia peccata e x t i n g u u n t u r " . 1 7 3 Pa ra quien, como Ramon, vivia jun to
a las fronteras de los musulmanes , la union factica de apostolado y
mar t i r io era tan inmedia ta que, s iempre que se hab la del p r imero ,
se anade "que no teman en t regar su vida por C r i s t o " . 1 7 4


Asi, pues, con la sed -—y para Llull quiza con la rea l idad— del
mar t i r io se corona necesar iamente la concepcion de la cruzada por
amor, enunciada todavia con la terminologia de propaganda que es-
tudio S c h w e r i n 1 7 8 en los documcntos pontificios: la cruzada es un


167. Libre de meravelles, cap. 18, p. 350.
168. Coetdnea, 13, 14, p . 52.
169. Blanquerna, ed. Obres essencials , I , p . 304, n. 26.
170. G. SECUI, La injluencia cisterciense en el beato Ramon Liull, en ESTUDIOS


L U L I A N O S , 1 (1957), 351-70; 2 (1958) , 245-72. Actualmente , el Dr . J . Hillfiarth esta
estndiando, a base de los manuscritos de la Bibl ioteca de la Real , las pos ib les
influencias cistercienses en Llul l .


171. CROCCO, 26-27.


172. P . 342-345.
173. B R U N O DE QUERFURT, Vila quinquc fralrum (ed. MGH, S S . X V , 2, p . 207) .


174. Libre de meravelles. cap. 12, p . 344.
175. Die Aujruje der Papste...


7 8




EL BEATO RAMON LLULL Y LA ESCUELA FRANCISCANA 119


negotium Iesu Christi y la cormin utilitas populi christiani: " E n des-
conhor t e en plors estava Ramon sots un bell arbre , e cantava son
desconhort , per co que alcujas un poc sa dolor, la qual havia per 50
car no podia haver acabat en la cort de Roma lo sant negoci de Jesu
Christ, e la publica utilitat de tota la cristiantat".1™


P. ANTO.MO OLIVER, C . R.


( Continuard)


176. Arbre de Sciencia, prol. (ed. Obres essencials , I ) , P- 555.


79






EL CONOCIMIENTO DE DIOS EN EL LULISMO
MALLORQUIN DEL PERIODO UNIVERSITARIO*


B) LA SITUACION DE LA METAFISICA EN LA UNIVERSIDAD LULLANA


Prestemos un poco de atencion al espfritu filosofico de la Univer-
sidad lul iana duran te el siglo XVII I . 4 2 La metafisica t ranscurre en dos
fases bien definidas. E n la pr imera , cuando no se han afianzado to-
davfa los resultados de la nueva ciencia, ocupa un lugar igual, en im-
portancia , al de las otras disciplinas filosoficas. En la segunda fase,
con la presion de la ciencia, la metafisica cede terreno a la ffsica. Los
filosofos mal lorquincs se ambientan paula t inamente en la filosoffa mo-
derna y en una direccion firme hacia el predominio cientffico. Es nor-
mal encontrar en las tesis de grado de la Universidad lul iana, jun to
a los temas tradicionales, un nuevo capftulo dedicado a la geome-
tr ia y a la ar i tmet ica . Es normal tambien en aquellas reducir la me-
taffsica a lfmites insignificantes en aras a una desmesurada ampliacion
de la ffsica. £s ta sc cstudia bajo todas sus modaliflades de "ffsica his-
torica", "ffsica etiologica", "fisica racional" , "fisica exper imentaP ' ,
cosmologia o t r a tado de los cuerpos en general y cosmologia o estudio
del cosmos en su total idad. La metaffsica, a su lado, se reduce a enu-
mera r las cuestiones del ser y sus propiedades por una par te , y al
analisis de los seres alma y Dios.


La metaffsica de la tesis universi taria, despues de explicar eu
nombre , se nos presenta dividida en dos partes. La ontologfa ,que con-
sidera el ser, sus propiedades y sus especies. La pneumatologfa o "doc-
t r ina de Spir i t ibus" , qucda dividida en dos t ra tados. E l p r imero es-
tudia el alma humana . El segundo da cabida al estudio de Dios y de


* E S T U D I O S LULIANOS, X, 1966, 22^-246.
42. S. TRJAS, Las tesis filosoficas de la Universidad luliana. Est. Lnl ianos , VIII ,


1964.


19




122 8. THfAS M E B C A N T


los espfritus angelicos. E n el t ra tado dcl alnia analizan los temas an-
tiguos y cuestiones modernas , concordando unas y rechazando otras.
E n la teologia, j un to a los temas dc la existcncia, naturalcza y atri-
hutos de Dios, incluyen breves conclusiones sobrc los angcles y los
demonios.


Si. conio lieinos c.-crito cii otra ocasiiin, la.- ti -i- escolares rcjictian,
mediante formulas invariables, el espfritu y la doctr ina filosofica rei-
nantcs en su epoca, la coincidcncia en todaa cllas, scan de la escucla
que sean, de una misma division de la metafisica, nos aclara la pcrlecta
concordancia y admision de tal division cn la filosofia mal lorquina
duran te la segunda mitad del siglo xvm. Sin embargo, pcnsamos quc
ta l division es nias mater ia l quc formal y que, aunque sus micmbros
coinciden con la division de Wolf, no lo hagan con cl sentido profundo
que aniuio al filosofo alcman. En cfecto, podcmos afirmar con segu-
r idad que, para los filosofos mal lorquines , la tcologia na tura l no existe
como ciencia indcpcndicntc porque carece de objeto formal propio.
Es filosoficamcnte considcrada una jiarte de la mctaffsica. £s ta incluye
el estudio dcl scr cn general, lo mismo de Dios que de la sustancia y
de los accidentcs . 4 3 EI concejito de " e n s " es el objcto propio dc la mc-
tafisica, dedicandosc una jiartc dc clla al cstudio dcl entc cn general
y de sus propiedades . La otra par te , par tc dc una sola mctafisica, cs-
tudia a Dios como scr dc tc rminado y causa del ser crcado. La dis-
t r ibucion de los cursos de filosofia, en la Universidad lul iana, vicno
a corroborar nuestra afirmacion. La tcologia iiatural, en cl l i l t imo
curso y como par tc de la metafisica, era considerada como estudio in-
t roductor io al estudio de la teologia dogmatica.


C ) LA SOLUCION DE LOS LULISTAS MALLORQUINES


El problcma de valorar la tcologia natura l dentro del ambi to genc-
ra l de la filosofia lulista sujionc rcsjiondcr a trcs cucstioncs. La pri-
mera, establccer la division gcncral de la filosofia y comparar la con
las divisiones de otras escuelas. La segunda, dc tc rminar y precisar cl
sentido de la teologia natura l dent ro de la filosofia. Por l i l t imo, dcs-
cubr i r el verdadcro matiz filosofico dc la teologia na tura l dcntro dc
la doctr ina lulista.


43. "Objectum Metaphysicae est ens, ut ens esse dicamus, omni enti reali, D e o
n imirum, substantiae ac accidenti commune" (THESES Aristotel ico-subti les ex
Logica, Metaphysica et Physica . . . publ ice proponit exercitntioni D . D . Joannes
Antonius Gallard del Cariar, et Artigas. Pa lmae , anno 1777).


20




E L CONOCIMIENTO D E D I 0 8 E N E L L U L I 8 M 0 MALLOHQufN 123


Pa ra los lulistas del perfodo universi tar io el conocimiento que
podamos tener de las cosas se reduce al filosofico y al teologico. Las
operaciones de las cosas caen bajo el campo de la medicina y de la
jur i sprudencia . La division esquematizada corresponde con la distri-
bucion universi tar ia de las Facul tades existentes en la Universidad lu-
liana.


E l objeto de la filosoffa, aunque puedan incluirse muchas partes
constitutivas de otras tantas ciencias, es, para los lulistas, el estudio
del ser bajo la t r ip le modal idad del ente intencional , del ente na tura l
y del ente real . Lo anter ior nos demuestra el sentido enciclopedico
que atr ihufan a la filosoffa nuestros lulistas y, por otra parte , aunque
nos hab len de filosoffa y de ciencias, no hacen justicia en su division
a la ciencia, como la hizo Wolf. Las ciencias no son. para ellos, estruc-
turas apar te , sino easos concretos y especificos de la filosoffa general.
La mctodologfa cientffica no es diferente, mas bien la consideran
como una aplicacion concreta del metodo general de la filosoffa.


El ente real en cuanto tal es objeto de la metaffsica, dejando para
la logica el estudio del ente intencional y para la ffsica el analisis del
ente na tura l . Una vez mas la concordancia de la division lulista con
]a distr ibucion de cursos en la Facul tad de filosoffa, es patente.


La cuestion de situar ]a teologfa na tura l dentro del saber filosofico
es mas compleja que lo que a pr imera vista parece. Acabamos de com-
prohar que el espfritu universi tar io era situar la teologfa na tura l como
preambulo de la teologfa dogmatiea. Hemos precisado antes que el
problema de Dios era, para los lulistas, tema para la teologfa y para
]a filosoffa. Vimos igualmente. la postura de los lulistas al enfrentarse
a los enemigos de Llull , acusandole de limitarse a un conocimiento
exclusivamente racional dc Dios. Estos datos serian suficientes para
patent izar el valor filosofico del conocimiento de Dios. No ohstante
existen, en los textos lulistas, referencias concretas que mat izan la
cuestion.


Dt ra vez par tamos de unos textos concretos. E l P . Feijoo hace hin-
capie en esclarecer el pucsto de la teologfa na tu ra l dentro del campo
del saber, afirmando que serfa un portentoso defecto que, hab iendo
hahi tos cientificos naturalcs para todos los objetos. faltase para el
creador.


E l P . Pascual se hace eco de la acusacion y afirma ro tundamente la
existencia de una teologia na tura l lulista. Incluso va mas lejos el cis-
terciense mallorqufn, afirmando que las razones que aduce el P . Fei-


21




124 8 . TnfAS MEHCANT


joo, para fundamenta r el conocimiento racional de Dios, son de neta
ra igambre lul iana, pucsto quc se basan en la regla de la mayor idad
y minor idad . P o r q u e es mas pcrfccta la ciencia quc t iene a Dios por
objeto que las ciencias que t ra tan dc los objetos crcados, es precisa esta
ciencia que t ra ta de Dios. De lo contrar io scria un defecto. Es, pucs,
necesaria la teologia na tura l , "babi to cicntifico dc Dios", po rque es
una perfeccion dentro del campo dcl saber . 4 4


Despues el P . Pascual generaliza el problema. Dcfiende y compara
la teologia na tu ra l con un conocimiento gcncral fundado en principios
generales, por scr una exigencia del en tendimiento y una real idad de
par te del objeto. AI ser el en tendimiento una potencia intclectiva ge-
nera l es capaz dc conocimicnto dc todo lo que es acomodado a su na-
turaleza. Siendo de caracter general le es "mas apropiado y connatu-
r a l " 4 5 un conocimiento de principios. De par te del objeto es una exi-
gencia porque es una mayor perfeccion el mayor inteligiblc por tener
mayor ent idad. Otra vez cl P . Pascual concluye la neccsidad de una
teologfa na tu ra l por exigcncias del en tendimiento mismo y por la
mayor ent idad del objeto.


Las lienas anter iorcs nos Ucvan a concluir que la teologia na tura l
lulista es una cicncia de un entc real median te unos principios gcne-
rales. Hemos afirmado que la metaffsica era el analisis dcl ente real .
Podemos concluir quc la teologia na tura l sera metafisica.


Pero , len que sentido cs metafisica y en que sentido es tcologia?
La respuesta servira para de tc rminar el verdadero puesto de la teo-
logfa na tu ra l dentro dc la doctr ina lulista.


Los lulistas coinciden en afirmar el cnte real , en cuanto tal , como
objeto de la metafisica, incluyendo sus predicados trascendentales .
Quieren decir que cae, bajo el campo metafisico, lo quc t ienen de
comiin los seres qne les hacc coincidir . Los lulistas reducen el uni-
verso real a nueve grupos de seres: el ser divino, el ser angelico, cl
ser e lementat ivo, el ser h u m a n o , el ser imaginativo, el scr sensitivo.
el ser vegetativo, el ser e lemcntat ivo y el ser ins t rumcntat ivo. El analisis
metafisico prescinde de las caracterfsticas dcterni inantes , e lcmentat ivo
o imaginativo pongo por caso, para anclarse en el "ser" , quc es cons-
t i tu t ivamente la tentc al e lementat ivo, al imaginativo y a todos. La
metaffsica de los lulistas, cn cllo coinciden con sus contemporancos


44. P . PASCUAL, E . C. F., t. I I , Dist . I II .


45. P . PASCUAL, E . C. F., t. II , Dist . VII I .


22




E L C O N O C I M I E N T O D E D I O S EN E L L t J L I S M O M A L L O B Q U I N 125


escolasticos, estudia aquello que no puede hallarse separado de cual-
quiera de los objetos que hemos n o m b r a d o ; sino incluido en todos
ellos, sin identificarse, no obstante, con ninguno y no separable real-
mente de alguno de los mismos.


Las lfneas precedentes demucst ran que la metafisica lulista ni es,
ni puede ser, el estudio de todos los objetos enumerados, suma o en-
ciclopedia. Es el analisis dc la " to ta l idad" de ellos por el ser subya-
cente que t ienen todos. Es ciencia universal y necesaria. No le es pro-
pio, dice el P . Pascual , a la metafisica t ra tar de Dios, ni de los espiri-
tus, n i de otra cosa detcrminada, porque a todos igualmente les mira
en cuanto son ente r e a l . 4 0 La metaffsica lulista es asi ontologia.


Aparece ya claro el verdadero sentido de la teologia na tura l lu-
lista dentro de su metaffsica. Es ontologia de Dios porque prescinde
de lo divino, preocupacion de la teologia dogmatica, y fundamenta
su estudio de Dios sobre el ser. Es metafisica ontologica porque Dios
es u n "ente r ea l " que incluye por perfecciones o principios esenciales
los que le convienen realmcnte como razones del ser. Pero es tambien
ontologfa teologica porque todos los entes se comprenden en Dios, eiis-
pide y coronamiento del mundo del ser. La teologfa na tura l es, para
nuestros lulistas, la clave del arco que cierra y afianza el edificio de
los seres. E n efecto, como la cr iatura, dicen, t iene ser en cuanto imita
y se asemeja a Dios, ha de haber imitaciones y semejanzas en ella
que se incluyan en su mismo ser. Mas aiin, el ente real en comiin es
el que establece una estructuracion perfecta en la escala de los seres,
al comprender en sf, en expresion lulista, las perfecciones comunes
a Dios y a la cr ia tura . Epistcmologicamente aqui esta la rafz de una
t rabazon y cont inuidad racional en el proceso, sin saltos, de la cria-
tura hacia Dios.


De todo lo dicho cabe concluir :


1.° La metafisica lulista forma perfecta unidad estructural en la
que cada una de sus partes tiene verdadero sentido porque esta inti-
mamen te t rabada con el todo, bajo los conceptos de "ser" y de "rea-
l idad" .


2.° La teologfa na tura l es la par te de la metafisica que cierra por
a r r iba el t ra tado dcl scr y el coronamiento del saber racional . Dios,
como ser, no esta separado del mundo por u n abismo. Al contrar io,


46. P . PASCUAL, E . C. F., t. II , Dist . IV.


23




126 s . THIAS MEHCANT


se hal la s icmpre presente y se convierte en el fundaniento de la ine-
tafisica. De ahi el sentido onto-teologico de la metafisica lulista.


3.° La teologia na tu ra l no es un t ra tado yuxtapuesto a la onto-
logia gcneral . Es la explicacion lilt ima y cabal del ser. No es una
ciencia abstracta sin fundainento real . Es todo lo contrar io , coino
tendreruos ocasion dc ver, pues los lulistas insistcn con reticencia so-
b re cl caracter realista de su teologia na tura l .


E l tercer apar tado , y cl mas impor tan te , nos precisarii el amtiz
lilo.-otico del problenia lulista de Dios. E l valor onto-teologico radical
se nos manifiesta cn trcs notas distintivas dc la doctr ina lul is ta : su
ejemplarisnio fundamcnta l , su real ismo metafisico y el caracter sus-
tantivo de su epistemologia.


E l mcollo de la metafisica lulista csta en el real ismo subyacente.
Insisten una y otra vez en dcjar b ien aclarado que su metafisica t ra ta
de la real idad de las cosas mismas y no dc los conceptos que de ellas
tengamos. E l P . Pascual acusa, en Suarcz, a todos los escolasticos dc
es t ructurar una mctafisica de conceptos. Ello t rac consigo gravcs con-
secuencias para la tcologia na tura l . E l tantas veces repet ido "quoad
nos", al hacer refercncia al conocimiento de Dios, carece dc valor
para nuestros lulistas. Incluso cncuen t ran en el Ia raiz de disputas
y desavenencias ent re las escuelas. E l p rob lema de Dios no puede
fundamentarse , dicen, cn cl modo de conccbirlo. No cs esta la cucs-
t ion. La verdadera preocupacion es el explicar lo quc rea lmentc hay
en Dios. No podemos hab la r de pr ior idades o postcridadcs en el ser
sup remo ; ello son puros conceptos que solo t ienen ent idad verdadera
en nuestra mente . No es posible acomodar a Dios a nuestro modo dc
en tendcr ; sino, al contrar io , ver cn la mcdida dc nuestras fuerzas, lo
que es Dios. Todo lo que resuclve la teologia na tura l , alirm.i el P . Pas-
cual, es segiin la real idad incontestada del modo de haberse en Dios
sus pcrfccciones.


La basc dcl rcal ismo lulista hay quc buscarla cn un e jcmplar ismo
fundamenta l . No sc cansan de repet i r , comentando e in tc rpre tando
palabras del Macstro Lulio, que las cr iaturas son semejanzas de Dios.
Que adquieren ser rcal por la dc terminacion tempora l de la produc-
cion real , segiin el modo y orden en que fueron ordenadas y conoci-
das por decreto ctcrno del Creador . La cr ia tura cs la sombra de Dios
y una semcjanza dcficiente del mismo. Igua lmcnte las pcrfecciones
divinas t icncn sus scmejanzas cn las cualidadcs dc la cr ia tura po rquc
aquellas 6on los e jemplarcs dc e s t a s .


24




E L C O N O C I M I E N T O D E D I O S E N E L L U L I S M O M A L L O R Q U I N 127


Con unos datos dc esta fndole cl conocimiento metafisico no puede
ser funcional, sino quc exige un verdadero caracter sustantivo. La
afirmacion del predicado respecto al sujeto nos hace conocer rea lmente
el sujeto porque expresa una referencia constitutiva. El pr incipio de
correspondencia ent re el ser y el pensar es el que rige la metafisica
lulista del conocimiento. Insisten los lulistas en dejar bien claro la no
confusion ent re el orden del ser y el orden del conocer. E l " q u i a " es
un "por que" . Es la consecucion intelectual de lo ont icamente pr imero ,
par t iendo de lo que es ont icamente despues, de lo "a posteriori" . No
obstante ambas perspectivas se complementan y apoyan. De ahi la
gran preocupacion de fundamentar el problcma del conocimiento en
el real ismo del ser. Nos habla Marzal de conceptos quidditativos y el
pr incipio de correspondencia de los extremos del silogismo le lleva
a t ra ta r la correspondencia real e intelectual de los individuos con las
especies . 4 7 Con esta base superan los lulistas los deficientes extremos
de la metafisica empiris ta y racionalista de su epoca.


Pe ro hay mas todavfa. La teorfa del conocimiento, si bien se funda
en las cosas, cn la rcal idad misma, solo adquiere su verdadero sentido
al ser referido su matiz teologico. Nuestro conocimiento empieza por
los sent idos; pero la aprehension de las verdades autenticas hay que
garantizarla en una perfecta metafisica de Dios. Asi la epistemologia
lulista no es un apar te de la metafisica, sino la explicacion racional
de la un idad metaffsico-teologica del ser. La cr iatura queda explicada
en la par t ic ipacion e jemplar de Dios Creador.


I I I . E L METODO LULISTA DE LA TEOLOGIA NATURAL


Acabamos de comprobar que, para los lulistas, la teologia na tura l es
metaffsica y que su metafisica tiene un sentido radicalmente teologico
por su refercncia liltima al ser creador. En consecuencia, su metodo
tcologico-natural no puede ser esencialmcnte distinto del metodo de
la metafisica ni absolutamcntc difcrente del metodo filosofico general.


A) Su CARACTER EMPIRICO RACIONAL


1.° Pa ra nuestros lulistas el ruetodo de la teologia na tura l no es
pu ramen te empfrico, ni solo "a posteriori" . Los sentidos no pueden ser


47. P . MARZAL, "Certamen Dialecticum" y "Lectura Artis Magnae", par. I I I ,
cap. I.


25




128 8. TRIAS MERCANT


el linico camino para Uegar a la verdad. "Hacer los necesarios censores
en toda la extension dc la vcrdad, es indigno de hombres raciona-
l e s " . 4 8 Las verdades descubiertas por un metodo cxclusivamente empi-
rico no son suficicntcs ni para fundamentar un sano conocimiento
filosofico ni pa ra dcscubrir el vasto campo del ser y de sus operaciones.
Se pregunta el P . Pascual "<jque puede concebir, o como puede idear
a Dios, al Angel, al Alma racional y el modo dc sus opcraciones, un
entendimiento , que no sabe formar conccpto sino conforme a lo que
perc ibe el sentido, o matc r i a lmcnte figura la in iag inac ion?" . 4 9


E n el in ter rogante qucdan rcchazadas to ta lmente las tesis basicas
del empir ismo. Siendo los sentidos la linica fucntc de conocimiento
y siendo imposible que estos conozcan objetos supcriores a lo que
pueden percibir , concluye el empir ismo que tales objetos 6 o n simplcs
combinaciones de imagenes o puros nombres clasificatorios. Retorcien-
do el razonamicnto coinciden los lulistas en admi t i r que los sentidos
no pueden percibi r algo superior a ellos. Concluyen que no pueden
ser estos la unica fuente de conocimicnto.


No rechaza el lulismo la experiencia para el conocimiento de Dios,
sino que no admite el metodo empir ico como tinica fuente dc que
deba valerse el conocimiento. No es iniitil como metodo, sino como
"l inico" y exclusivo. Es vano, dice cl P . Pascual , el linico methodo que
prescribe Bacon: 5 0 pero cuidara dc aclarar , cn lincas paralclas, "la
necesidad y conducencia de los sentidos para descubrir la verdad, no
en todo, sino solo en lo que esta sujeto a su percepc ion" . 6 1


2.° Las l ineas precedentes sugiercn que los lulietas del per iodo uni-
versitario no admi ten tampoco, como metodo exclusivo, el racional .
E l metodo metafisico-teologico no es en te ramente deductivo, ni defi-
ni t ivamente "a p r io r i " , ni de la sola razon.


E l metodo exclusivamcnte racionalista defiende la razon como linico
camino. Cualquier sugerencia dc otro origcn es puesta ent re parentcsis
por dudosa e incicrta. Sin cmbargo, como todo metodo requiere u n
pun to de apoyo. Es preciso un presupuesto metodologico, una precog-
nicion en expresion Iulista, que posibili te el dcsarrollo conceptual . Las
ideas del mundo suprasensiblc, cn cl racional ismo platonico. Las ideas


4 8 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Diet. III .
4 9 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Dist . III .
5 0 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Dist . III .
5 1 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Diet. III .


2 6




E L C O N O C I M I E N T O D B D I O S E N E L L U L I S M O M A L L O R Q U I N 129


en el Uno o en Dios, si nos referimos al racionalismo teologico de Plo-
t ino o de San Agustin. Sera, en opinion del racionalismo cartesiano,
los elementos eideticos en el campo de la conciencia.


E l lul ismo del dieciocho tomara par t ido sobre un punto de tanta
t rascendencia. Po r supuesto queda to ta lmente rechazada la evidencia
de los sentido como base de apoyo y defendida por la metodologia de
Gasendi . Clar is imamente el P . Pascual , rechaza los sentidos como cri-
ter io de verdad y acusa a Gasendi de fundamentar en su evidencia,
como anticipacion, el proceso discursivo. No hay duda de que, a traves
del Maestro Lulio, se re lacionan nuestros lulistas con el racionalismo
teologico del obispo de Hipona . E l conocimiento filosofico, diran, debe
regularse por unas maximas universales fundadas en el mismo Dios. E l
e jemplar ismo metaffsico, an te r iormente analizado, no podia desem-
bocar en otro presupuesto metodologico. Por aquellas es posible cono-
cer en el m u n d o la necesidad de la mayor concordancia en la mayor
diferencia.


Tampoco caen en el ext remo de una metodologia racionalista para
la teologia na tura l . La experiencia t iene un valor positivo en la fun-
damentacion del conocimiento de Dios. La doble perspectiva es funda-
men ta l para precisar la distincion entre el racionalismo absoluto y el
racional ismo moderado dc los lulistas. El pr imero , aunque no rechaza
la experiencia como pun to de par t ida , el propio Descartes insiste sobre
el par t icular , anula el valor, como base de apoyo, al enseiiar que los
contenidos de experiencia no apor tan fundamento alguno a la activi-
dad conceptual del sujeto pensante . Pa ra Descartes el metodo metafi-
sico-teologico arranca de la idea de que el yo es la real idad en la cual
se nos mues t ran todas las ideas mediante las cuales podemos conocer
las real idades. Una de tales ideas es la del "ens summe perfec tum"
que nos conduce a la existencia real de Dios. Desde el yo, desarrai-
gado del mundo , reconstruye el filosofo frances el conocimiento teolo-
gico, pasando del contenido de conciencia a la afirmacion de su reali-
dad. A u n q u e parezca paradoja , segiin este metodo, el divorcio entre
rea l idad y pensamiento es un hecho.


E l lulismo no llega al h'mite del metodo racionalista, como no habia
caido en el ext remo empirista, aunque cargue el acento del lado de la
razon al t r a t a r problemas teologicos. E l P . Pascual asi como h a criti-
cado el metodo empirista de Bacon y de Gasendi, descubre tambien
en el metodo cartcsiano aspectos que no se avienen a la doctr ina lulista
del conocimiento. No admite el innatismo cartesiano porque , si bien


27




130 8 . T R 1 A 8 M E R C A N T


el filosofo frances fundamcnta en Dios las vcrdadcs manificstas, no
deduce de ellas otras verdades dcrivadas, ni asicnta cn ellas la confor-
macion del ser de todas las cosas.


3.° E l conocimiento cabal y complcto es b i f ronte : cxpericncia y
razon, cu idando que cada uno de los frentes no traspase los l imitcs de
su conipetencia. La razon sca juez de la cvidcncia quc nos presentan
los sentidos, testigos seguros de sus objctos propios. E l hombre , dira
el P . Pascual , aunquc no sepa como se actiia la b lancura en el objeto
blanco, ni como la percibe la vista, esta tan seguro, que si le pregun-
tan dondc hay una cosa blanca, lucgo sin pcrplcxidad la sciiala con
el d e d o . 6 2


E l P . Marzal , aiios antes, hab ia aclarado que todo conocimiento
cientifico no es sino un proceso deductivo desde unos principios genc-
rales hasta una consecuencia concreta y de tc rminada . Un descenso
dialectico en sucesivas concreciones. Pero , aiiadia, un metodo dc este
t ipo es incompleto si no se le suma el proceso inverso. Pa r t i endo de lo
mas conocido de las cosas naturales y siguiendo discursivamente en
progreso uniforme, llegar a lo pu ramcn te in te l ig ib le . 6 3


Una doble fuente cognoscitiva en la doctr ina lulista del conoci-
miento es evidente. Los lulistas del setecientos no se apar tan del Maes-
t r o ; al contrar io , pre tenden actualizarlo his tor icamente . A la cncru-
cijada del empir ismo, con su nueva ciencia, y del racionalismo, con la
matcmat izacion dc la filosofia, oponen su sintesis del metodo dcducti-
vo, explicando lo sensible por lo inteligible, con el metodo inductivo,
que progresa de lo sensible a lo intcligiblc. "Uno y otro , afirma el
P . Pascual , aunquc opuestos, pract icado con debida proporcion, cs
necesario para la perfccta c icncia . 6 4 Desde los sentidos, cn ascenso
in in te r rumpido , llegamos a Dios en quien encontramos la explicacion
liltima de todo el mundo sensible.


Los sentidos son neccsarios para descubrir y dar fe dc lo par t icular
que hay en los objetos sensibles del cosmos, desvelando los modos de
los accidentcs. La razon es imprescindiblc como rcctora dcl proccso
cognoscitivo, fundado cn las maximas generales. E l P . Fornes nos
habla dc una demostracion en par tc intclcctual , cn par tc scnsiblc para
que sea mas fuertc el d iscurso . 8 8


5 2 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Dist . III .
5 3 . P . MARZAI., Ceramen Dialecticum.
5 4 . P . PASCUAL, E . C . F . , t. II , Dist . II .
5 5 . P . B. F O R N E S , Liber Apologeticua, Dist . III , cap. VI .


28




E L C O N O C I M I E N T O D E D I O S E N E L L U L I S M O M A L L O R Q U I N 131


B ) LAS INFLEXIONES DEL METODO METAFISICO-TEOLOGICO


Habiendo establecido el caracter empirico-racional del metodo lulis-
ta para l legar a un conocimiento de Dios, es preciso ahora descubrir
las inflexiones qeu toma en su desarrollo. Como metodo es u n "camino
hac ia . . . " , que hay que recorrer . Como tal recorr ido supone tres fases:


I. P u n t o de par t ida .
I I . Proceso discursivo.


I I I . Te rmino de l legada.


I. P U N T O DE PARTIDA


El analisis del metodo metafisico-teologico en su punto de par t ida
exige la comprobacion de dos perspectivas, la que se refiere al orden
del conocer y la que hace referencia al orden del ser. Ambas son
imprescindible despues de habe r dejado sentado que en la metaffsica
lulista existe una correspondencia fundamenta l entre el ser y el pensar.


Desde el o rden del conocer el pun to de par t ida no es :
1.° La duda universal. — Categoricamente afirma el P . Pascual que


una duda tan amplia como pre tende Descartes es imposible. "Assi como
de esta verdad, afirma textualmente , yo pienso, tenemos ciencia expe-
r imen ta l o por el exper imento propio tenemos evidente noticia de ella,
de el mismo modo, sin necesitar del discurso, tenemos exper imenta l
y evidente conocimiento de nuestra exis tencia" . 5 6 Al menos de esto no
cabe d u d a . 6 7 Anter iormente hemos hablado de la evidencia de los
sentidos dentro del campo que les era propio . Hablan tambien los
lulistas de los principios "per se notos". Ni de una ni dc otros cabe
tampoco dudar .


2.° Vna afirmacion dogmdtica. — Comprobamos la relacion entre
teologia y filosoffa y la un idad del pensamiento luliano en afirmar la
concordancia entre ambas ciencias, pero tambien la separacion de cam-
pos y de metodologia. La teologia tiene un supuesto dogmatico en e l
"ser an tes" y conocido como tal. "Cum Theologia sit facultas, qua veri-
tates divinae expl icantur , roborantur , et defenduntur, , ut hoc fiat juxta
Lul l ianam methodum, fundari debet intellectus in veri tat ibus in Scrip-
tura revelatis, ita u t qu idquid resolvatur debeat esse conforme praedic-


56. P . PASCUAL, E . C. F, t. II , Dist . III .
57. Sobre e l caracter existencial del "cogito" cartesiano y su relacion con la


doctrina del P . Pascual vease nuestro trabajo: S. T R I A S , "El pensamiento cosmolo-
gico del lulista P. A. R. Pascual", Est. Lulianos, V , 1961.


29




132 8 . T B I A S M E B C A N T


tis ver i ta t ibus fundamenta l ibus , ct n ihi l possit adnii t t i , quod eisdem
repugne t " . 5 S E l conociiniento filosofico dc Dios no puede ar rancar de
tal supuesto, sino del conccpto dc "dcpcndencia" , que es un conccpto
abstractivo, motivado por el analisis de los seres en cuanto son seres
creados y contingentes.


3.° E l pun to de par t ida dcbcmos si tuarlo cn la funcion de los
puntos trascendentes. Po r la super ior idad potencial quc ticne el enten-
dimiento sobre los scntidos permi tc descubrir lo general e inteligiblc
del ser en lo concreto y sensiblc de los seres. Aunque sca imposible,
escriben los lulistas, separar cn la rcal idad cualquier cnt idad, puesto
que no puede ser crcado un ser sin que con el sean creados los correla-
tivos innatos, formando una unidad de coniposicion; si, es posible con-
siderar in te lectualmente una ent idad simple c, incluso, Ios mismos
correlativos separadamente de otras ent idades componcntes . Como el
ser creado es la sombra de Dios y una semcjanza deficientc dcl mismo,
es posible establecer, mediante sucesivas generalizaciones y trascenden-
cias, un proceso epistemologico de asccnso basta Dios, discurr iendo y
juzgando sobre lo que no perciben las potencias infer iores . 5 u Del cono-
cimiento de la cr ia tura podemos llegar a cn tender a Dios "pe r modum
t r anscenden tem" . 6 0


Desde el o rden del scr el punto de par t ida no es :


1.° La idea misma de Dios. — Quizas estcmos tocando cl pun to
de vista mas delicado de la cuestion. Po r una par te , los lulistas sete-
centistas se sitiian dentro de la corr iente anselmiano-cartcsiana del
"ens summe perfectum". Se preocupan, por otra, de concordar a Llull
con San Anselmo. La metodologia ansclmiana, cn el proceso dc Dios,
ha sido ampl iamente comparada por el P . Pascual con la rcgla lul iana
de la mayor idad y minor idad . Insiste sobrc cl par t icular , para citar
a otro, el P . Fornes , afirmando quc San Ansclmo cn su Monologion
gira en torno a los cuatro polos dcl "quadrangi i lo logico" lul iano. Son
los conceptos de "esse", "perfcct io", "pr iva t io" , "dcfectus", sobre los
que dcsarrolla cl lulista mal lorquin la c u e s t i o i i . comhiiiniulolos, a la
vez, con la regla de la mayor idad y minor idad .


Se acercan, iguahnente , los lulistas a la mctodologia cartcsiana y
proc laman sus cxcclcncias, porque , al l lcgar al ser dc Dios y sus atr i-


58. P . PASCUAL, Vindiciae Lullianae, t. I , Dist . I I .
59. P . PASCUAL, E . C. F., t. I I , Diat. I I I .


6 0 . P . MARZAL, Certamen Dialeclicum.


3 0




E L C O N O C I M I E N T O D E D I 0 8 E N E L L D L I S M O M A L L O R Q U T N 133


butos, funda en ellos diversas maximas de las que va sacando, deducti-
vamente , los principios donde asentar su filosoffa.


Si anadimos a todo ello el pr incipio de la correspondencia del ser
y del pensar y algunos textos, bastante comprometedores , que podemos
leer en las obras de nuestros lulistas, no es extrafio que surja eri nues-
tra men te la duda de si los lulistas fundan en la idea misma de Dios
la posibi l idad de la real idad misma.


Creo, a pesar de los datos precedentes, poder afirmar que los lulis-
tas del dieciocho no ar rancan de la idea de Dios. No es el "ens summe
per fec tum" la idea central de su teologfa natura l , sino el concepto de
"Hacedor" . La pr imera idea posibilita un analisis menta l sin salirse de
si m i sma ; no obstante el concepto de "Hacedor" implica una cosa
hecha para que aquel tenga verdadero sentido. Y ahf esta la diferen-
cia fundamenta l . E l punto de par t ida arranca. para los lulistas, por
descubrir en la cr ia tura unos grados de perfeccion tales que no t ienen
la razon de ser en sf mismos, sino en la part icipacion correspondiente
de una ent idad superior. Ya insistiremos mas adelante sobre el par-
t icular .


2.° No es la esencia misma de la Divinidad. — Hemos compro-
bado que la Deidad queda fuera del alcance del conocimiento meta-
ffsico, que es propia del saber teologieo. fundado en la revelacion y en
la autor idad divina. Los lulistas no dudan un momento de ello.


3.° El "ser dependenciaF'' de la criatura es el punto de a r ranque .
TJn ser creado lo es, precisamente, porque consiste en "ser dependien-
te" . Afirma categoricamente el P . Marzal que la dependencia "real i ter
identificatur c r ca tu ra" . 6 1 La dependencia creatural exige el concepto
de causalidad y. cn consecuencia, la distincion rcal entre causa y efecto.
Insistcn los lulistas en este caracter dependencial precisando las si-
guientes n o t a s :


a) La dependencia es una dependencia real. — No es una pura
relacion logica ent re conccptos: sino una relacion ontologica entre
seres tales que un grupo de ellos pende de otro ser como causa efi-
ciente. Es la relacion ontologica del ser de Ia cr iatura que exige con
ncccsidad absoluta c in tcrna un ser pr imero y superior. Aqui toda la
teoria de la causalidad se deshorda en los lulistas setecentistas. dandole
un caracter dinamista. Las criaturas son efectos de Dios. Ahf esta el
caracter real de la dependencia porque esta rea lmente fundada en la


6 1 . P . MARZAL, loc. cit.


31




134 6. TnfA9 MEBCANT


actividad creadora del ser, propia de Dios, y en la receptora del ser,
propia de la cr ia tura . Aqui esta tambien la raiz dc la distincion real
en t re amhos elenientos de la dcpcndencia , aunque las cr ia turas , en
todas sus evoluciones nias radicales, digan relacion al creador. E n estc
sentido aclara Marza l : a) habcnt ruutabi l i ta tem, qua ex non esse in se
t ranseunt ad csse d iminu tum in se per ae tcrnam terminat ionis actionis
notionalis intcllectus et voluntatis De i ; b) t ranseunt ad esse reale in
se per tempora lem te rminat ionem product ionis realis, eo ipso modo et
ordine , quo ab aeterno Dei dccreto fucrunt ordinatae ." 2


6) Es una dependencia necesaria. Esto quicre decir que la rela-
cion entre los dos extrcmos no solo no puede dejar de darse, sino quc
excluye, al mismo t iempo, cualquier otra relacion cntre la cr ia tura
como tal y otro scr hipotet ico que no fuera Dios.


E l ser creado, como ser, es finito y contingente y las relaciones
entre los seres son tambien contingcntes. Pero , como cr ia tura , la con-
tingencia implica una exigencia necesaria de un ser supcrior que res-
ponda de ella y de su ser. E n efecto, no existe cr ia tura alguna que no
sea contingente y dependiente , no solo "cfective", sino tambien, dicen
los lulistas, " formal i ter" . La ul t ima cxpresion nos obliga a afirmar que
la dependencia,


c) es una dependencia esencial. Expresa la rclaeion existente en-
t re el ser de la cr ia tura como efecto y el scr dc Dios como causa
ejemplar . Como la cr ia tura . afirma el P . Pascual , tenga ser en cuanto
imita, y se asemeja a Dios, de todas las perfecciones que hay en el ser
divino, ha dc h a b e r imitaciones y semejanzas en la cr ia tura , que se
incluyan en su ser ; y por consecuencia el ser o entc rcal en comiin,
comprende en si las perfecciones comunes a Dios, y a la c r i a tu ra . 6 8


Todo el e jemplar ismo t iene aqni cabida, conformc ya t ra tamos antes.
La cr iatura depende esencialmente del Creador porque es lo que es,
cn tanto par t ic ipa de las perfecciones divinas. Como ser par t ic ipc
es distinto e inferior al ser de Dios, sin embargo a causa de la par t i -
cipacion, el mismo ser de la cr ia tura permanece ligado al ser part ici-
pador . E l abismo queda salvado sin compromcter la distincion rcal
entre ambos seres.


62. P . MARZAL, loc. cit.


63. P . PASCUAL, E. C. F., t. I I , Dist . V .


32




K L C O N O C I M I E N T O D E D I 0 3 E N E L L C L I S M O M A L L O R Q U I N 135


I I . PROCESO DISCURSIVO


Puestas las bases anteriores, el proceso metodologico no es sino la
comprobacion racional de la relacion de dependencia. Pa ra ello es
preciso poner en marcha un razonamiento inductivo-deductivo, una
conjuncion de observaciones de experiencia y de principios metafisicos.
Consiste en formular un silogismo cuya premisa mayor sea u n prin-
cipio metaffsico y la premisa menor incluya una observacion de expe-
riencia. E n este sentido afirma el P . Pascual que el entendimiento
forma razones fundadas en las cosas naturales , no porque lo sobrena-
tural diga conexion con lo na tura l , sino porque se fundan en maximas
super iores . 6 4


El proceso lulista de ascenso es una demostracion "Quia" . De la
comprobacion y observacion de experiencia, del " m u n d u s " como ente
creado, y avanzando por grados, se llega al "ens creatr ix". De la per-
feccion comprobada en la cr iatura, se deduce la atr ibucion de la perfec-
cion absoluta e infinita a Dios . 6 5 Asf como de los accidentes perfecta-
mente conocidos ascendemos al conocimiento de la sustancia de la que
dependen tales accidentes, asi tambien de las criaturas visibles, llega-
mos al c r eador . 6 6 Estas formulas, con diferente redaccion, las repi ten,
insistentemcnte, todos los lulistas de la epoca. Es necesaria la compro-
hacion empir ica porque en el orden del conocer se empieza de lo onti-
camente despues para llegar a lo ont icamente pr imero .


E l proceso ascendente se realiza en cinco fases sucesivas. Los lulis-
tas se l imitan ahora a repet i r los cinco grados de perfeccion enun-
ciados por Ramon LIull. Del ser elementat ivo al vegetativo, al sensi-
tivo, al imaginat ivo hasta el h o m b r e y del hombre hasta Dios . 6 7


P o r supuesto, quiero hacer h incapie en que, para los lulistas, el
proceso inductivo no t iene mas valor que el de una observacion gra-
dual . los sentidos son solo testigos, afirma el P . Pascual . que debe
contrastarse con los principios metaffsicos puestos como base. De nin-
guna manera . al hab la r aquf de induccion, aunque nombren a Des-
cartes y a Bacon. se refiercn nuestros lulistas a la induccion cientffica,
pucs no l lcgaron a captar . cn su epoca, ni cl valor cientifico de la


64. P . PASCUAL, E . C. F., t. I I .


65. P . PASCUAL, Vindiciae Lidlianae, t. I , Dist . I I I , cap. I I I .
66. P . MARZAL, loc. cit.


67. P . PASCUAL, Vindiciae Lullianae, loc. cit.


63




136 8 . TRfAS M E R C A N T


"hipotesis", formulado por Descar tes , 6 8 ni la comprension del funda-
mento mismo de la induccion bacon iana . 6 9 El lo no implica despreciar
absolutamente a los scntidos en cuyo er ror cayo M a l c b r a n c h e . 7 0


E l verdadero problema del proceso cognoscitivo ascendcnte esta en
cl punto de dejar lo sensible para saltar a l o pu ramen te inteligible, me-
diante los puntos trascendentcs. El lo nos llcva a descubrir el caracter
deductivo de ta l proceso.


Hemos hab lado antcs de puntos trascendentes y de principios. Debe-
mos ahora afiadir que estos son precisos para completar el proceso
cognoscitivo de Dios. La razon de la sfntesis inductivo-deductiva hay
que buscarla en la coincidencia de los principios del " A r s " en Dios
y las cr iaturas, coincidencia de part icipacion, segiin ya hemos mencio-
nado, dado que tales principios se unen con unidad de natura leza en
cada una de las ent idades creadas. Cada ser creado. afirma Marzal , se
constituye en sf mismo con tres correlativos ftivum. bi le , are) a seme-
janza de la Tr in idad indivisa . 7 1


Sobre el concepto de "dependencia" , relacion fundamenta l y cons-
ti tutiva de l a existencia de l a cr ia tura tenemos una p r imera aproxi-
macion de Dios en el mundo , como fundamento del mismo. Sobre este
analisis inmediato se estructura l a propia demostracion deductiva, ha-
sada cn la relacion metaffsico-causal. implfcita en cierta mane ra en
aquella p r imera aproximacion. "Natura l i t e r cognoscimus. insisten los
lulistas, dependent iam crea tura rum a Deo a g e n t e " . 7 2 E n consccuencia
la comprobacion lilt ima dc l a rclacion dependencial se e s tmc tu ra sobre
el pr incipio de causalidad qne garantiza l a exigencia dc l a cansa ante
la existencia de un efecto y conocido como tal . Apl icando hiego la
"regla de la mayor idad y mino r idad" queda cerrada la demostracion
metaffsica.


Una demostracion de este t ipo es ne tamente filosofica. Apar ta , por
u n lado todo dogmat ismo teologico. No es lo mismo. indica Marzal , l a
proposicion "Deus cst h o m o " que la conclusion "Deus est c r ea to r " . 7 8


68. S. T R I A S , Llull en stl epoca y en la Edad moderna: La sintesis del P. Mar-
zal, Espiritn, 54, 1966.


69. S . T R / A S , El pensamiento cosmologico del lulista P. A. R. Pascual. Est. Lu-
l ianos , V, 3, 1961.


70. P . PASCUAL, E. C. F., loc. cit.
71. P . MARZAL, loc. cit.


72. P . MABZAL, loc. cit.


73. P . MARZAL, loc. cit.


3 4




E L C O N O C I M I E N T O D E D I 0 8 E N E L L U L I 8 M O M A L L O R Q U I N 137


La pr imera no es cognoscible "na tura l i te r" , sino "c red i ta" o "ex credito
nota" . La segunda, al contrar io, es eminentemente demostrat iva porque
"na tura l i t e r cognoscimus creaturas" . Por otro lado, excluye t ambien
la demostracion lulista tanto el racionalismo exagerado, al establecer
un punto de apoyo en la cr iatura, como el empir ismo, al poner en
juego la t rascendencia.


I V . CONCLUSION


Nos toca ahora sacar algunas conclusiones para descubrir, resumi-
damente , cual es la vision lulista de Dio6.


I I I . TERMINO DE LLEGADA


Coord inando temas t ratados repasemos las conclusiones de los me-
todos pu ramen te racionalistas o exclusivamente empiristas.


E l metodo racionalista nos conduce a un Dios-Causa, ley suprema
del universo. Es la Razon, en mayiiscula, la divinidad que explica el
cosmos desde ar r iba hasta llegar, como en Spinoza, a identificarse con
la Natura leza misma. En cierto sentido, afirma Sciacca, esta conclusion
es la venganza de Aristoteles y del aristotel ismo: un Dios-Causa del
universo, un Dios puramente cosmologico, no puede ser el Dios-Persona
del crist ianismo, y esta siempre a punto , como pura causa de la Natu-
raleza y de su orden, de identificarse con es ta . 7 4


Si centramos la atencion en los resultados del metodo empirista, la
vision de Dios se diluye en la sombra mas espesa hasta ser completa-
mente nula . Al reduci r las fucntes del conocimiento a los sentidos, se
declara la imposibi l idad de una trascendencia mas alla de ellos y la
determinacion noetica de un ser por encima de los fenomenos. Sus
principios no son principios onticos. sino solo leyes de sucesion mera-
mente fenomenica. E n una filosoffa de este t ipo, Dios no t iene cabida.


Los lulistas han establecido una filosofia de la t rascendencia y de la
real idad, conjugando los conceptos de dependencia, suposicion, puntos
trascendentes, ascenso y descenso. fe y razon, sentidos y entendimiento,
en torno a un ejemplar ismo mctaffsico. El resul tado ha sido l legar a u n
Dios-Hacedor, s iempre en fntima relacion con la cr iatura.


74. M. F. SCIACCA, Dios en la jilosofia actual, o la autodisolucion del pensa-
miento moderno. Rev. de Fi losofia, 3 8 , 1 9 5 1 .


35




138 8 . T R I A 8 M E R C A N T


El caracter de Haccdor es lo que le Hbera de convert ir lo en una
frfa Causa y le conficre la sustantividad de Dios-Persona.


E l Dios lulista no se nos presenta to ta lmente ajeno a la cr ia tura ,
sino que la acompaiia y se hace tambien Actor. El lo no implica una
confusion de Dios con la cr ia tura . Anter iormente ya hemos aclarado
el par t icular . Los lulistas son tajantes. Cuando Carainuel , con ciertos
dejos spinozianos, habla de un Dios "na tu ra na turans" , el propio Mar-
zal se apresura a aclarar quc para la filosofia lul iana solo cs posible
la formula si se t ransforma en esta o t ra : "na tu ra na turans na tu ram" ,
entendiendo por " n a t u r a " el ser y la operacion del individuo a que
hacemos referencia. E n este orden de ideas, sigue comentando el lulis-
ta mallorqufn. Dios tiene naturalcza propia , consistente cn ser "crea-
t r e x " . 7 8


E n tercer lugar la vision lulista nos muestra un Dios activo, haciendo
hincapie en Ia operacion divina. Afirman los hdistas que en Dios es
defectuosa la ociosidad o falta de operacion y que no se puede pensar
cosa mejor que Dios pueda ser al fal tarle la operacion. E n consecuen-
cia lo que rea lmente conocemos de Dios filosoficamcnte, no cs tanto
el ser mismo de la divinidad. sino la accion de Dios tanto intrinseca
romo extrfnseca. 7 6


Las tres notas precedcntcs e l iminan todo de panteismo y toda posi-
bi l idad de convert ir a Dios en un esclavo dc la cr ia tura . El Dios lulis-
ta, podemos afiadir. siendo personal esta " fuera" dc la historia del
universo y es t rascendente a el. El P . Pascual rr i t ica a Aristoteles la
poca trascendencia de su conocimiento teologico y su pohreza en pre-
sentarnos al ser superior . exclusivamente, como pr imcr motor . Dios es
el Creador y, como tal , superior a todas las cr ia turas , no solo prime-
r o . 7 7 Mas cercanos dc Pla ton y dc Descartes, no se conforman, sin
embargo, con cllos los lulistas mal lorquincs . Cri t ican. al p r imcro , el
admi t i r en el Sumo Bien perfceeiones desiguales y dependientes entrc
sf, y, al segundo, el no total despojarse dc las ideas sensuales en su
mctafisica de Dios. El "ens summe per fec tum" de la filosoffa plato-


7 5 . P . MARZAL, loc. cit.


7 6 . Afirma el P . Pasrual : "ex creatis perfert ionibus durtiis B. Lullus ronsiderat
D e u m , nedum quoad suum esse, sed etiam quoad sunm opcrat ionem tam intrin-
i ecam, quam extrinseram, attribuendo scil iret D e o perfect iones, quas invenit in
gradibus creaturarum, et earum defectus e idem denegando" (Vindic iae Lull ianne.
t. I , Dist . I I I ) .


7 7 . P . PASCUAL, E . C. F.


36




EL CONOCIMIENTO DE DIOS EN EL LULISMO MALLOBQUfN 139


nico-cartcsiana cs para los lulistas el "cns en t ium" del que dependen
todos los seres y El es indepcndientc de todos ellos. Por tal razon es
tambien el ser absolutamentc perfecto.


E n la conjuncion de Creador y Suma perfeccion, producir la cria-
tura y a t racr la a s i , es en donde se nos hace mas fuerte el consorcio
y, a la vez, mas clara la delimitacion entre el conocimiento filosofico
y teologico de Dios, ambos necesarios y precisos.


La doctr ina filosofica de Dios y de la criatura demuestra la gran
sintesis lulista, capaz de armonizar la p lura l idad creatural con la uni-
dad del creador, capaz de he rmana r la fe y la razon. La sintesis lulista
esta segura dc valorar y just ipreciar la experiencia y la razon en la
tcologia na tura l , ofrecicndo contra el cmpir ismo y el racionalismo,
una vision optimista dcl univcrso. No cae en extremismos er roneos ; al
contrar io, respeta el ser propio de la criatura y de Dios y explica la
unidad de ambos par t iendo de la naturaleza de la cr ia tura y de su
absoluta relacion dependencial del Crcador, respetando p lenamente
la independencia divina.


S. TRIAS MERCANT


Ldo. en Filosoffa


3 7






LA ESPERANZA, EN EL BTO. RAM6N LLULL (*)


C) LA ESPERANZA Y LAS OTRAS VIRTUDES


1.° Sus relaciones con la Fe: He tomado como punto de par t ida
de la etica lul iana su "Ar te general y u l t ima" , pero debo hacer refe-
rcncia t ambien a su "Arbre de Ciencia", pues es la divulgacion del
A r t e ; Llull quiere d e m o 6 t r a r en este l ibro que su obra predilecta es
asequible a todos y que es un sistema organizado de todos los cono-
cimientos humanos . Simplifica ahora todo el simbolismo del Arte y
las figuras del alfabeto se t ransforman en la metafora del arbol y sus
siete partes , pero la doctr ina permanece la misma. Los arboles son
dieciseis, de los cuales a nosotros solo nos interesa el sexto: "Arbre
mora l que descriu les vir tuts i els visis", y el 15, "Arbre exemplifical",
en el que ilustra con ejemplos las teorias de los arboles anteriores.
E n ellos, Ramon Llull expone su doctrina sobre las virtudes y sus
mutuas relaciones.


Veamos que dice de la esperanza y su necesaria relacion con la fe
y la car idad. La espcranza t iene su fundamento y rafz en la fe, que da
el conocimiento de los bienes sobrenaturales y mueve a la espera de
los mismos.


"Fe es lum e test imoni del gran poder e de la gran humi l i ta t e mi-
sericordia de Deu. . . e per aco / e causa gran esperanca.*6


La fe es el pr incipio de la vida sobrena tura l : revela el poder y la
bondad de Dios; la fe es la adhesion del hombre a su P a l a b r a ; la es-
pcranza es la espera de los bienes que esta Pa labra promete . " P a r a
volverse hacia las real idades venideras hace falta conocer antes la pa-
labra de Dios y creer en e l la" . 4 T


Sin la fe no existe la esperanza; ella le da su objeto:


(*) Estudios Lulianos, X , 141 ss.
46. Arbre de Ciincia, pag. 644.
47. Esperanza y desesperacion, pag. 9.


13




142 M . M . * A S U N C I O N S E G U I S E I W O L S , R8CJ


"La qual gran espcranea causada no seria si lioin no crcia cn la
incarnacio dc D e u " . 4 8


El crecr que Dios se cncarno por amor dcl l iombre y que por sal-
varle mur io , producc una tan larga espcranza que ningunu otra rcligion
t iene ni puede t e n e r " . 4 0


La fe asegura la espcranza, le da la "ce r t iduu ib re" practica dc la
asistencia providencial dc Dios. . . i Llull no quiere para si ni para los
que ama otra "segur idad" ; le parece tentacion, si busca otras certczas
fucra de Dios:


"No quieras, h i jo , ccrtezas, sino apoyate en la fe. . . si vols csser
certificat de aquelles coses que tems per co quc no hages malanansa ,
adonchs ets, fill t empta t contre la intencio per que esperanija e s " . 8 0


Y explica la causa:
"Car 50 per que esperanija t es donada , es per co que uses de ella,


e que tu te confins en la ajuda de Deu, e es te mil lor cosa estar ab
temor e haver esperanca que esser segur e esser sens esperanija". 5 1


E n el l ibro del "Gent i l e los tres savis" encontramos varias compa-
raciones y paralel ismos ent re la fe y la csperanza:


" P e r fe ha hom creenca en Deu, e per esperanca espera hom gracia
e benediccio dc D e u " . 5 2


"Fe creu, e esperan$a espera la divinal sentencia de D e u " . 5 3


"Quan hom creu que Deu c te rna lmcnt e infinida ha en si mateix
obra , d 'aquella influencia d 'obra, tan gran e tan meravellosa, pot haver
esperanqa h o m que ' l mon dur c te rna lment sens fi".64


" F e es ver tut per la cual hom ha creenca cn Deu e en la gloria dc
paradfs ; e esperan^a es vertut per la qual hom se confia en la misc-
r icordia de Deu e en la sua jus t i c ia" . 6 6


Compara la fe y la esperanza a los ojos del alma, con los cualcs
el h o m b r c "vcu les obres de Deu esper i tua lment" . Y ruan to mas cre-
cen estas vir tudes, mejor ve el hombre las maravil las de Dios.


48. Arbre de Cienciu, pag. 644.
49. Felix de las maravillas, pag. 808.
50. Libre (Tinlencio, pag. 17.
51. Ibid., pag. 17.
52. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1080.
53. Ibid., pag. 1085.
54. Ibid., pdg. 1096.
55. Ibid., pag. 1102.


14




L A E 8 P E R A N Z A , E N E L B T O . R A M O N L L U L L 143


SUS RELACIONES CON LA CARIDAD


De la car idad habla mucho Ramon Llull , pero yo solo t ra tare de
ella cn sus relacioncs con la esperanza.


Pa ra el fervoroso misionero, la caridad es requisito indispensable
para el acto de esperar :


"Sens car i ta t esperan^a no pots have r " . 5 6


Y no solo condicion de su existencia, sino tambien de su acrecenta-
miento, "po rque cuanta mayor car idad t ienen los hombres a Dios, a si
mismos y a su pro j imo, mayor es su esperanza", y esto sucede tam-
bien a la inversa. . . a mayor esperanza, mayor car idad:


"E per que car i ta t e esperanca, segons que son grans, causa Tuna
a 1'altra granea de bontat , duracio, e tc . . . e per aco poden los homens
haver a i tanta de cari tat e d 'esperanca con ne volen have r" . 5 7


Da gusto verle coincidir con lo quc dice Santo Tomas en la Suma
II-II q. 17 a. 8 cuando se pregunta "si la car idad es anterior a la es-
peranza" , y responde que hay un doble o rden :


a) " P o r el orden de mater ia y generacion la esperanza es ante-
r ior a la car idad ." La esperanza conduce a la car idad, pues el esperar
ser p remiado por Dios mueve a su amor y a guardar sus manda-
mientos.


b) " E n el o rden de la perfeccion, la caridad es anter ior a la es-
pe ranza" ; por eso, en viniendo la car idad, la esperanza se hace mas
perfecta, pues mas esperamos de los amigos. Eso mismo hal lamos en
la doctr ina lu l iana .


a) "Esperanza p repara a la volontat materia com puig a ensus
son amar e les altes amab i l i t a t s " . 5 8 E n este sentido es anter ior a la
car idad, pues le p repara cl ob je to :


"Esperanca ha na tura e propie ta t que fa^a amar la cosa de qui
hom espera haver les coses des i t jades" . 5 9


"Si Jesucrist es en lo cel e tu has esperanca en ell que t 'ajut e
que ' t pe rdo e qu' t de gloria, mes lo pots an ia r " . 0 0


b) Pe ro tambien sucede que a mayor amor corresponde mayor
esperanza en Dios :


56. Libre dels mil proverbis, pag. 1257.
57. Arbre de Ciencia, pag. 644.
58. Ibid., pag. 640.
59. Libre de Sancta Maria, pag. 161.
60. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1116.


15




144 M . M . * A S U N C l d N S E C u f S E R V O L S , R 9 C J


"Si vols haver gran csperanga hages gran a inor" . 6 1


"On niajor cari tat hom pot havcr c dcu havcr a Deu niajor espe-
ran$a pot haver e deu haver en D e u " . 6 2


" E n la granea de cari tat es mul t ip l icada granca d'esperan<;a"-B 3


A Llull se lc presenta un doblc p rob lema: Dios cs amor, pero ^es
o t iene espcranza? Y si no t icne csperanza, ^como pucde darla a los
hombres? En el l ibro del "Gcnti l c los tres savis" demuestra que
Dios no puede tener esperanza :


"Car tot 50 qui es en Deu, es Deu ; e car esperanqa par t ic ipa ab fe,
qui 's cove ab ignorancia, per aco fc e esperanca no s convenen a esser
d iv ina l " . 6 4


Si en Dios no se da la esperanza, ,;c6mo puede comunicar la a los
hombres? Dios pucde dar por manera de creacion o de posesion.
Llull despliega aqui todo su ingenio. Dios no es lo que da, pero t iene
en si de manera distinta y eminente cuanto da :


"Deus es excelent sobre na tura , no pot donar <jo que no h a " Aun-
que "Deus no sia 56 que d o n a " . 6 4


Y te rmina Llull aconsejandonos la union de la caridad y de la
esperanza para obtener de Dios cuanto le p idamos :


"Cuando la car idad y la esperanza se concucrdan y se ayudan ent re
si en oponerse a la desespcracion y al pecado, entonces obligan a Dios
a que perdone , haciendo que el hombre le ame y confie en El. Y, por
consiguiente, quien en su recordar , cn tender y querer sabe con la ca-
ridad usar la esperanza, es muy facil que a este le sean perdonadas
todas sus cu lpas" . 6 5


RELACIONES CON LAS VIRTUDES MORALES


La justicia prepara a "esperanca los seus objccts en quant es justa
cosa" . 6 6


La relacion entre ambas vir tudcs nos la presenta LIull en sus "Prc-
verbis de la flor humana l cspi r i tua l" de una mancra grata a la ima-
ginacion: "Vio el en tcndimiento que Dios tenia cn una mano una


61. Libre dels mil proverbis, pag. 1257.
62. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1077.
63. Arbre de Ciencia, pag. 644.
64. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1068.
65. Blanquerna, piig. 238.
66. Arbre de Ciencia, pag. 641.


16




L A E 8 P E R A N Z A , E N E L BTO. R A M O N I.I.II.I. 145


6 7 . //.i'</.. pag. 8 3 3 .


6 8 . //>i</.. pag. 6 4 2 .
6 9 . //>i'</.. pag. 6 4 3 .


7 0 . Libre del gentil e los tres savis, pag. 1 1 0 4 .
7 1 . Libre dels mil proverbis, pag. 1 2 5 7 .
7 2 . Libre de Contemplacio en Deu, pag. 5 7 6 (citado por J . AMER en la revista


Manresa, d ic iembre 1 9 4 4 , pag. 3 1 6 ) .


17


espada y en la otra una flor, y po r eso dijo a la voluntad que temiera
a la justicia y esperara en la misericordid" ,w


La prudencia es causa de la esperanza; cuando considera lo vano
que es confiar en el d inero y amistad de las cr iaturas y cuan razonable
es fiarse de Dios por su gran bondad , misericordia y pode r :


"Aquesta saviesa (haver esperanca en Deu) e follia (confiar en ses
diners e amics) consira prudencia , e per aco causa esperanca, e la es-
peranca es mater ia e subject a prudencia com alega 1'habit de saviea,
de bonta t , de granea, poder e vo lun ta t " . 6 8


La esperanza aumenta la fortaleza del alma y esta fortifica la es-
peranza. Ambas estan t an unidas que, segun Llul l :


"Son los peus ab los quals van los pobres querre a lmoina als ho-
mens rics, els homens pecadors van a la misericordia de D e u " . 6 9


E l h o m b r e que t iene esperanza, al ser tentado de descsperacion
se siente fuer te :


"Pua forts es contra aquel l pecat que 1'home qui no ha esperanca
en la celestal g lor ia" . 7 0


"Qui ha poder d 'esperanca no es vencu t " . 7 3


l . lull necesita grande fortaleza, ya que el objeto de su esperanza no
puede ser alcanzado en este m u n d o sufre, se a tormenta por su encen-
dido a m o r :


"Aquel lo por lo que mi animosidad y mi fervor mas me atormen-
tan y me destrozan es po rque mi alma quiere , en este mundo , contem-
p la r en Vos tan fervientemente como hacen las almas en la otra vida
en presencia de vuestra gloriosa esencia. Y siendo cosa imposible que
en e 6 t e m u n d o el a lma pueda tener tan ferviente recuerdo , ni t an en-
tend ido en tendimiento , ni t an ardiente querer como en el otro, enton-
cee, Senor, i p o r que mi a lma se a tormenta por aquel lo que yo no
puedo p o 6 e e r ni ella comprender en este m u n d o ? " . 7 2


La esperanza y la templanza se influyen m u t u a m e n t e :
"Tempranca apor ta meri t , lo qual mer i t dispon l 'habi t d 'esperanca


qui espera guardo. E com los homens han pecat contra tempranga,




146 M . M . " A S U N C I O N S E G U I S E R V O L S , RSC.T


coru sc peniden e amen tcmpranca , la tcmpranca dispon Hiab i t d'es-
peranija per lo qnal hagen confianca los homcns pecadors en la mise-
r icordia de Deu que pcrdo los fall iments que han fets contra tem-
p ranga . . . " . 7 3


Y como resunien de esta breve exposicion oigamos a Ramon decir :
"Conserva esperanca ab justicia c fort i tudo e prudencia e tem-


p r a n z a " . 7 4


"Car ab fortitudo deus esscr fort en ton coratgc tant temps tro que
caritat te faga amar la misericordia dc Deu e tcmbre la justicia, pcr
96 que justicia tc faca confessar ton pecat, c prudencia n iembrc la gran
misericordia de D e u " . 7 5


D) PECADOS OPVESTOS A LA ESPERANZA


Solo dos pecados atacan di rec tamente la esperanza teologal y pue-
den incluso desarraigarla del a lma : la desesperacion y la presuncion.
Santo Tomas no excluye de su influencia mas que a los bienaventura-
dos que ya poseen la gloria.


La fe dice a la esperanza que el h o m b r e es l ibre , y esta l iber tad
int roduce en la vida h u m a n a una incognita inqu ie tan te ; el crist iano
puede hacer mal uso de esta prcrrogat iva que Dios le dio y por ahi
puede insinuarse la tentacion dc la desespcracion.


Dejando apar te la desesperacion humana, que no ataca a la v i r tud
de la esperanza, sino que va contra las esperanzas humanas , y de la
que no he hal lado nada en los escritos de Llull — a u n q u e si en su
vida—, veamos que nos dicc dc la desesperacion teologal: "Vcneno de
accion l en ta" y "pccado mor ta l" , segiin cl Doctor Angelico (St. T h .
II-II q. 20 a. 1) , porquc duda de la misericordia divina y falsea el
concepto que cl hombre t ienc dc Dios, haciendole con ello grandc in-
j u r i a :


"Gran injuria har ias , hijo, a la justicia de Dios si haciendo bucnas
obras dcsesperases de Dios, y gran injuria haces a su misericordia si
por cualquiera pecado quc bagas te desesperas de la miscricordia de
Dios" . 7 6


73. Arbre de Ciencia, pag. 643.
74. Libre dels mil proverbis, pag. 1257.
75. Libre d'intencio, pag. 17.
76. Doctrina pueril, pag. 91.


18




L A E S P E R A N Z A , E N E L BTO. R A M 6 N L L U L L 147


"Pus quc Deus pot pcrdonar inconvcnient cosa es desesperar" . 7 7


Sabe Ramon que la desespcracion es una tentacion con la que hay
que luchar para no ser vencido: "Si lii, fill, ets pecador e desesperes
per 56 com has fcts molts pcccats adonchs est tentat e vencu t" . 7 8


Pero <jque es la desesperacion? Felix —que no es otro que Ra-
mon— pregunta al ermitaiio que difercncia hay entre esperanza y
desesperacion; la respuesta es c la ra :


"Esperanza es vir tud quc Dios ha creado para que el hombre es-
pere en su grandeza, bondad, podcr, justicia, misericordia y en todas
sus dignidades, y desesperacion es todo lo con t r a r io" . 7 9


Como remedio solo ve el Beato mal lorquin la /e viva, raiz de toda
la vida espir i tual , que p ropone los grandes motivos de la misericordia
y bondad divinas y la esperanza, cuya falta dispone a la desesperacion:


"Car ai tant com Deus fa mes per home, d 'ai tant en home pot haver
major /e e major esperanqa contra descreenca e desesperanca, qui son
vicis e colpes e peca t s " . 8 0


La causa de este pecado la conoce muy bien el Doctor I luminado ,
pues muchas veces ha sentido la tristeza —la acedia— atormentar le
el an imo al recuerdo de sus muchos pecados:


"Quan t son en tristicia en suspirar e plor consirant mes peccats, qui
son molts e greus, per les quals lo dimoni me tempta que aja deses-
peranca" , pone en el Seiior, piadoso y rico cn misericordias, una gran
espcranza : "Tan gran, que de vostra bontat , larguesa, do e perdo
m ' e n a m o r " , 8 1 y queda consolado, robustecido y ard iendo en un mayor
a m o r ; entonces aconseja a su hijo que nunca dudc de la misericordia
de Dios.


La acedia va contra la esperanza porque el imina del bien divino
la condicion de "pos ib le" que funda esta vir tud. Acedia es " t ed io"
espir i tual , "tristeza que abate el animo, engendrando desesperacion"
(S. Th . II-II q. 20 a. 4 ) . Provoca una depresion psiquica, ante la cual
todas las empresas dificilcs aparccen como iniposibles; por eso manda
Llull que se aumente la esperanza, p o r q u e :


"On 1'esperanca pot esscr major en bom, major contrarictat pot ha-
ver contra acc id ia" . 8 2


77. Libre dels mil proverbis, pag. 1257.
78. Libre d'intencio, pag. 17.
79. Felix de las maravillas, pag. 805.
80. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1103.
81. Oracions de Ramon, pag. 362.
82. Libre del gentil e los tres savis, pag. 1098.


19




148 M. M.* ASUNCldN 9 E G U f SERVOLS, R 9 C J


El mismo ha hecho la experiencia sa ludablc ; las t r ibulaciones y
tentacioncs dc dcsespcracion, que ha encont rado en la vida, le han
hecho ver que la esperanza es tan necesaria al alrua couio el a l imento
al cue rpo :


"Dios ha ordenado quc para sostener cl cuerpo, el h o m b r e coma
y beba, y ha dado la csperanza, con la cual el hombre reconozca a
Dios y confie mas en El que en si mismo o en otra cosa cualquiera ,
pues asi como los al imentos sostienen el cuerpo, asi la esperanza, que
confia en el poder de Dios, es razon para que Dios ayude al h o m b r e
en sus cuitas y necesidades y en todas las otras cosas en las que nadie
nos puede ayudar nias que D ios" . 8 3


Y por grandes que sean los teruores que acechen al alma, Llull cree
que "Major pot esser esperan^a per amor que desesperan<ja per te-
m o r " . 8 4


La presuncion es el otro pecado contrar io a la espcranza, contra-
puesto a ella por exceso, por excesiva inmoderacion en el esperar .
Pe ro ^es que cabe "exceso" en la confianza que ponemos en Dios?
E n n inguna vi r tud teologal cabe exceso en su intensidad, pero si
"desorden" en el acto de espera r ; en este caso podemos decir que la
presuncion dcsnatural iza la vcrdadera vi r tud por tener en su raiz una
idea equivocada del h o m b r e y sus posibil idades, o de Dios y su provi-
dencia.


La verdadera csperanza se apoya en el auxilio de la potencia di-
vina, que es s iempre ordenada y rcgulada por su justicia y miseri-
cordia. La presuncion in t roduce "el desorden" en el modo y los medios
de esperar : espera contra la justicia y degrada la miser icordia hasta
el nivel de una indulgcncia complice.


No encontramos en los escritos de Ramon Llull alusiones a este
pecado . . . E l presuntuoso desprecia la divina justicia, le falta la hu-
mi ldad, que hace al hombre considerarse indigno de los beneficios de
Dios, y esto era lo mas opuesto al caracter del apasionado ma l lo rqu in :
el habia pecado mucho en su juventud , lo vemos por sus muchas citas
autobiograficas, y se consideraba pequciio antc Dios y a sus propios
ojos:


"Cuando fui dc cdad crccida scnti la vanidad dcl m u n d o y cmpece


83. Doctrina pueril, pag. 92.
84. Libre dels mil proverbis, pag. 1257.


20




l.A E 8 P E R A N Z A , E N E L B T O . RAMCtN L L U L L 149


a hacer ma l y en t ra r en pecado, y olvidado del Dios verdadero , eegui
l o 8 carnales ape t i tos" . 8 5


Reconocc las grandes misericordias y los innumerables favores que
debe al cielo; no puede , pues, concebir que no "se tema a la justicia
y se conffe en la misericordia de Dios". Reconoce, si, que existe una
vana y loca esperanza que hace al hombre confiar en sus propias fuer-
zas, con olvido de los auxilios divinos. Entonces , creyendose seguro en
este estado, el h o m b r e menosprecia la esperanza teologal, que se queja
y amenaza con irse del a h n a :


"El la (1'esperanca) li deya que pus que d'ell (le rey) se fos par t ida
ja no tornarfa, ans romandrfa ab lo rey una folla e falsa esperanqa ab
la qual ella no porrfa roman i r ni e s t a r " . 8 6


La desesperacion va contra la misericordia de Dios ; la presuncion
contra su justicia, y como "es mas propio de Dios pe rdonar que cas-
t iga r" (S. Th . II-II q. 21 a. 3 ) , el p r imer pecado es mas grave que el
segundo.


La antitesis de la misericordia y la justicia divinas queda solo su-
pcrada por la esperanza teologal, y por eso dice Ramon L lu l l :


" E n la csperanza esta nuestra salvacion; Dios la ha dado al h o m b r e
pa ra que, hac iendo buenas obras, tenga esperanza en su justicia, y, si
comete pecados o faltas, teniendo contricion, tenga esperanza en su
m isericordia".87


E) CARACTERISTICA PECULIAR DE LA E S P E R A N Z A LULIA-
N A : Esperanza en Nuestra Senora.


A Llull se le l lama "el juglar de Santa Marfa" : la Senora ocupa un
lugar predi lecto en su corazon. a El la consagro toda la t e rnura de su
a lma amorosa, todo su espfritu cabal leresco; algunos de sus l ibros o
par te de ellos estan dedicados a Nuestra Seiiora, pero el que resume
poetica y cientfficamente la doctr ina mariologica lul iana es el "Ll ibre
de Sancta Mar ia" . A este me referire muy a menudo .


E n esta obra se encuent ran algunos de los actuales problemas ma-
rianos, como son la corredencion. la mediacion universal . la realeza de
Marfa y, como fundamento de todas estas prerrogat ivas, la divina ma-
te rn idad .


85. Desconhort, pag. 1097.
86. Libre de Sancta Maria, pag. 162.
87. Doctrina pueril, pag. 91.


21




150 M . M . " A 8 U N C I O N S E G u f S E R V O L S , R 8 C . T


,jPor que alaba y ensalza tanto Lltill a Nucstra Sciiora? Si se lo
prcguntaruos a el, nos d i ra :


"Pe rque cs Mare de Deu, despres perque es Marc d'honi c dc
Deu, llavors perque era tan bona c digna dV-sser l oada" . s s


Es peculiar de su alina apasionada y t icrna la esperanza filial y sc-
gura que pone en la Santisiina Virgen, a la que l l ama :


" F l u m e font dVsperanija."
"Dona e mare dVsperanca de tots les pecadors ."
"Qui en Tii, Senyora bella. lia bclla esperanc;a. ha bella dcvocio,


et fa bella o rac io" . 8 9


No se cansa de enumcra r y ensalzar los bencficios que t rae con-
sigo el amor y el recurso confiado a la Seiiora de la Esperanza :


"Qui per tii, Senyora, te esperanca, no haja tcmer que muyra cn
peccat mor ta l . "


"Lo peccador qui de la sua mcmor ia fa cambra a r c m e m b r a r nostra
Dona, veura en paradfs la Deytat ."


"Qui en Nostra Dona ha cspcran^a. flors d 'amors cul l ."


"Qui cn la mort ha esperanca en Nostra Dona no haja paor dels
demonis ."


"Qui ha tcmor per lcs scus grans peccats, ha corona dVsperantja,
r emembran t , entenent e amant la Dona dVsperantja". 9 0


Al ofr al Beato mallorqufn cnsalzar a Nuestra Scnora sobre todas
las cr iaturas y poner en Ella una cierta e inconmovible esperanza, me
ha venido a la memor ia una de las proposicioncs con que Eymer ich
condcnaba la doctr ina de Llu l l : "sus dcmasiadas alabanzas a Nuestra
Senora" : ^no sera lfcito csperar en la Bicnaventurada Virgen Mar ia?
Todos los santos, y de una manera cspecial la Santfsima Virgen, son
causas mediadoras y secundarias de nuestra salvacion. Esperamo9 de
ellos, y sobre todo dc la Madre del Redentor , gracias y mcdios para
conseguir la vida e terna.


La Santisima Virgen s iemprc ha sido invocada como "Esperanza
nues t ra" por la vir tud casi o innipotcntc que esta cn sus manos para
concedernos las gracias divinas. Pe ro hemos de saber que si Llull es-
pera en Ella, no cs como en motivo pr imar io y causa pr incipal dc


88. Introduccion al Libre de Sancta Maria, pag. 1149.
89. Hores de Sancta Maria, pag. 263.
90. Ibid., pag. 263.


22




LA ESPERANZA, EN EL nTO. RAMON LLULL 151


nuestra b ienavcnturanza , sino como agente secundario e ins t rumenta l .
fil, la ve como refugio y madre de pecadores:


"Reg ina ! Los peccadors vos demanen per mi que'ls perdones e
que'ls donets grans dons e de gran uti l i tat e profit, e perdo vos dema-
nen ab esperanca c dons vos demancn ab esneranca e Vos sots lur es-
peranca"?1


Para p robar que Nuestra Scfiora no puedc negar nada de cuanto
se le pide usa una bclla comparac ion :


" E com, Rcgina! E les blats quant han secada ja requer na tura que
desigen la phija qui esta en les mius, e la phija ja requer per na tu ra
que venga en los blats qui la han mester, e car le un requer l 'al tre,
cove que na tu ra faca esser la obra de cascii; pcrque par , Reyna, que
Vos dejats donar co que havets pus que u podets donar e pus que
a Vos n'es feta demanda , e d'aco ni dret ni rao no us pot escusar" . 9 2


jQue bello r azonamien to ! : cres poderosa, te lo p iden y no puedes
dejar de dar. jTan ta y tan grande es mi seguridad en T i !


Y recurrc a Ella para todo. Como ya esta seguro del perdon dc
los pecadores "que be us avendrets ab ells: a la fi tot quant ells vos
dcmanen haurc ts a fer pus quc cn Vos n 'han esperanc.a". FJl quiere
pedir lc un gran don :


"Aquests do es vos t rameta ts en lo mon homens de gran santetat .
vir tut , bonta t . saviesa e amor . qui de la honor de Vos e de Vostre
Fill hagcn de tot cn tot cura e mcmbranca . "


Y en las ansias y motivos que expone para alcanzar csta gracia
scntimos hul l i r el alma ardicntc y grande del apostol :


"Los vos dcman. car ja son necessaris al mon qui 's per t . e gran
temps ha que'l mon los ha mcnes te r : e molts homens son aquests que
jo us deman car le mon es gran e es mcstcr que sien tants , que per
tot lo mon sicn d'aytals homens . "La unica razon es la gran confianza
que pone en Ella y la honra de su H i j o :


"Revna ! Donats me aque*ts bomens pus que'ls vos deman ab espe-
ranc.a e pus quc a honor c honramcna dc Vos e de Vostrc Fi l l los vos
d e m a n " . 0 2


91. Libre de Snnrta Maria. pag. 161.
92. Ibid., pag. 161.


23




152 M . M . ' A 8 U N C I 0 N S E G U I S E R V 0 L 6 , R B C J


Y termina con un desafio cabalieresco y amoroso a la Senora :
"Ara par ra , Reyna, qui usara mills de esperanca, e Vos que' l


homens que us deman me doncts e jo qui tots tcmps de ma vid
n 'haure en Vos esperanca e per entencio dc Vostra honranQa."


M." ASUNCION SEGUI SERVOLS, R.S.C.J.


(Continuara)


24




EL CAS DEL P. JOAN DE RIBAS
DINTRE DE LA BIBLIOGRAFIA LULLIANA


Q U l E R A EL P . JOAN DE RIBAS


E l P . Joan de Ribas era un frare de 1'Ordre de Sant Domenec ; no
de Mallorca, pero, com alguns s 'ban cregut. E n Joaqu im M. a de Bover
en el seu Diccionari dels escriptors balears ho desmenteix a totes
passades: "Nosotros —diu— tenemos por seguro que no fue na tu ra l de
esta isla, y si le incluimos en nuestra Biblioteca es porque consta que
vivio muchos afios en Pa lma , y porque algunos de sus escritos t ienen
relacion con nuestro i lustre paisano Ramon Llu l l " . 1


Es deia, de segon l l inatge, Carrasqui l la , segons escriu Nicolas An-
tonio en la seva Bibliotheca Hipano-Nova: "Fr . Juan de Ribas Carras-
quil la , dominico del convento de Cordoba" . 2


Scmbla, puix que ho diu en una de les seves obres, que estigue
una t emporada —qui sap si dc missioner— al nord de 1'Airica. 3


L'any 1665 cs t robava de familia en el convent de Predicadors de
Granada , i dia 4 dc novembre de 1687 moria en el seu convent de la
ciutat de Cordova. Aixi ens ho refereix E n Bover en les dades i refe-
rencies per tanyents a 1'esmentat religios.


OBRES QUE VA E S C R I U R E


La seva produccio l i teraria comcncja cronologicament, devers l 'any
1654. D'abans no tenim noticia de cap impres o manuscr i t seu, com


1. Biblioteca de Escritores Baleares (Palma 1868, T. II, 251).
2. T . I, p . 767.
3. En el seu Sermon de la Inmaculada Concepcion (Granada 1665) es l l ege ix :


"Acuerdome de un poco de t i empo quc estuve en Oran, venian a hacer sus corre-
rfas los moros , e t c " , p . 9.


4. Ll ibre cltat, p . 251. En Bover degue treure les dades i la llista dels escrits
del P . Ribas d'alguna bibliografia d'escriptors dominicans , o de la bibl ioteca i de
1'arxiu del convent de Sant D o m e n e c de Palma de Mallorca.


1




154 F H . A N D R E U D E P A L M A D E M A L L 0 B C A


no fos la disertacio Sobre el Alabado sea, etc. (scns any) , de la que ja
es fara, tot seguit, deguda commemoracio . No fora cstrany, pero, que
aquesta obra manuscr i ta que es t robava cn la Biblioteca Episcopal dc
Barcclona cn temps d 'En Torres Amat , pogues por tar la data de 1662
o 1663; a proposit del Dccrct de Sa Magestat, per al seu confcssor el
Mestre Fr . Joan Mart inez (Madrid, 20 d 'abri l de 1662), referent al
comencament dels sermons amb el Sea Alabado el Santisimo Sacra-
mento y la Virgen concebida sin pecado original en el primer instante
de su ser.


Sens proposit de fer un cataleg complert de les obres dcl P . Joan
de Ribas , de la mateixa manera que no cns havem proposat fer la seva
biografia, tanmate ix porem oferir als nostrcs lectors un recnll biblio-
grafic del que es t roba escampat en diferents obrcs y monografies.


P r imeramen t donarem com una llista general de la produccio va-
r iada de l ' autor ; despres, ens concrctarem a la seva campanya en con-
tra i a favor del Beat Ramon Llul l .


E l M. R. P . Mestre Fr . Pe re dc Porres , Secretari de la Provincia
d 'Andalusia, de TOrde de Predicadors , en la Aprobacion que feii al
Sermon de la Inmaculada Concepcion (Convento de Santa Cruz de
Granada , 30 de cnero de 1665), fa remarcar com 1'autor "cs tan cono-
cido, y ap laudido" , i con t inua : "y lo sera por sus excelentes obras,
hermosos lienzos, donde cl dclicado pincel de su gran talento t ienc
copiados ernditos, y agudos conceptos, con admiracion de los que han
sido dichosos de gozarlos".


No ens ha calgut una intcnsa investigaeio bihliografica, car pel que
cns proposavem, n 'hi havia prou amb Nicolas Antonio i Joaquin M.*
de Bover, cl quals, en el seu temps. popucrcn eoneixer, quasi be tota
la produccio l i teraria del P . Ribas , tret d 'algun reco dc disertacions i
apuntacions manuscri tes . Pe r altra part , cl que ens convenia, ho teniem
ben be a la mh.


Una mostra de la produccio l i tcrar ia dcl P . Joan dc Rihas la podcm
vcure a traves dels segiients registrcs:


1654: TEATRO JESUITICO APOLOCF.TICO. Coimbra . Gui l le rmo Cendrat .
En quart . Es t roba registrada cn Bibliotheca Joscphi Renati
Imperiales... Catalogus (Roma 1711, p. 420). Bover la cita amb
aquest t i to l : Teatro de los Jesuitas (Coimbra, sense nom d'im-
premta , 1654, 4t, T. I I , p. 251). L 'autor no firma amb cl seu
nom, ans fa us del pseudonim Franccsc dc la Pieta t .


2




E L C A 8 D E L P . JOAN D E H I B A 8 155


1662: Su ORO AL CESAR. Lloc i nom d'impressor apocrifs. Bover no
veie l 'exemplar (T. I I , p . 251). Citada per l 'autor en su Adver-
tido entendimiento, e t c , i constava de 26 plecs. T a m b e cita,
l 'autor, una segona edicio fingida, de 8 plecs, impressa a Per-
pinya.


1663: DECLARACION " INTER PRIVATAS PARIETES". Citada per 1'autor en


s u Advertido entendimiento, etc.


1663: DEFENSA DE LA DOCTRINA DEL ANGELICO DOCTOR MEJOR EXECU-


TADA, etc. (Bibliotheca Hispano-Nova, T. I, p . 767.)


1664: ADVERTIDO ENTENDIMIENTO Y UXTLMA VOLUNTAD, SATISFACCION


QUE DA EL PRESENTADO F R . JUAN RIBAS, RELIGIOSO AUNQUE IN-


DIGNO, DEL HABITO DEL GLORIOSO PATRIARCA SANTO DOMINGO DE


GUZMAN. C O N LICENCIA DE LOS SUPERIORES. Torf, Hereus de
Joan Domenico Tar ino . E n foli. Bover la degue veure, puix
que la descriu (T. I I , p. 251). N 'hi ha al t ra edicio: RETRATO EN
QUE SE RETRATA PRIMERA X SEGUNDA VEZ DE SUS FALTAS Y MU-


C H O S D E S A C I E R T O S QUE HA H E C H O Y D I C H O SIN ATENCION, CIEN-


C I A , N I V E R D A D , EL M. R . P . P R E S E N T A D O F R . JUAN DE R l B A S ,
DEL ORDEN DEL ENCLITO PATRIARCA SANTO DOMINGO, etc. Im-


presa a Reggio, per la Viuda d'Ascando Matinengo. Ocupa les
pp . 487-620, en quar t , de la Miscellania "Cont ra Dominicanos" .


1664 a 1665: CARTA DEL PRESENTADO F R . JUAN RIBAS DEL ORDEN DE


SANTO DOMINGO, DA RAZON DE ALGUNOS PUNTOS PERTENECIENTES


A EL ADVERTIDO ENTENDIMIENTO Y ULTIMA VOLUNTAD, CON QUE


SATISFIZO A LOS QUE HABIA INTENTADO OFENDER EN SU PAPEL


N O M B R A D O Su O R O A EL C E S A R . A UN M A E S T R O DE SU R F . L I G I O N .


Torf, Hereus de Joan Domcnico Tar ino . A diligencia de Tolo-
meu P imaco Bar leniur i . En foli. Ci tada pcr Bover (T. I I ,
p . 252).


1665: SERMON DE LA INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARIA.


Granada . Franccsc Sanchez. En quar t . Citada pcr Bover (T. I I ,
p . 252). En tenim un exemplar cn la nostra Collecio dc Llibres
i Gravats LuUians. Va prcdicar aquest sermo dia 15 de desem-
bre de 1664, liltim dia de la Octava de la Immaculada . Ne
ferem esment in tempore oportuno.


3




1 5 6 F B . ANDHETJ DB P A L M A D I M A L L 0 H C A


1 6 8 7 : VlDA Y MILAGHOS DEL B. FRAY ALVARO DE C6RDOBA, DEL ORDEN


DE PHEDICADORES. Cordoba. En foli, i amb un gravat. V e c i tada
en la Biblioteca Hispdnica. Madr id 1 9 1 6 . Garcia Rico i C . A ,
p . 9 1 8 , niirn. 1 8 . 6 9 1 .


1 6 6 2 ( ? ) SOBRE EL ALABADO SEA, etc. Proposicio del P . Evered, etc.
TJn tom en foli ms., que va veure Torres Amat a la Biblioteca
Episcopal de Barcelona. 3


Aquesta disertacio, ben segur, deu respondre a un Reial Decret so-
bre la mane ra de coniencar els sermons amb la jacu la tor ia : "Alabado
sea el Santisimo Sacramento, y la Virgen concebida sin pecado origi-
nal, en el primer instante de su ser".


E n aquel l temps, encara no s'havia declarat Dogma de fe el Misteri
de la Immacu lada Concepcio, i, pcr tant , no podia esser acusat d'he-
retge qui no defenses aquesta opinio. A Castella. a Arago, i per tot
Espanya, pero , quasi la majoria eren fervents defensors del mistcri
concepcionista; i, pcr aixo, cs mirava dc reiill tots els qui , aixi i tot
no venir obligats a creure i defensar la tesi, es manten icn passius o
contrar is . La Casa Reial d 'Espanya promogue, amb entusiasme extra-
ord inar i , la proclamacio dogmatica dc la Concepcio Immaculada de
Maria Verge, i per aquest mot iu , i a proposit dcl Breu d 'Alcxandre V I I
( 8 desembre de 1 6 6 1 ) a favor dc la Purissima Concepcio, el rei don
Fe l ip IV va donar el seguent Decret:


uDecreto de Su Magestad para su Confessor el Maestro fr. Juan
Martinez.


" He en tendido que el maestro Lezana. Provincial de la Orden de
Santo Domingo, en la Corona de Aragon, ha prohib ido a los Rcligiosos
d e l o 9 Conventos della, el decir al pr incipio de los Sermones : Alabado
sea el Santissimo Sacramento y la Purissima Concepcion de nuestra
Senora etc. aunque han acos tumbrado hascrlo, por lo pasado, permi-
tiendoselo solamente en los dias dela Concepcion. y predicando fuera
delos Conventos desu orden. anadicndo algunas razoncs, que todo po-
dria ocasionar escandalo, si sc Hegasse a entender , y a repa ra r en el
pueblo, como es tan verosimil, mayormente en ocasion de aver l legado
el nuevo Breve de su Sant idad, tan favorable sobre este mis te r io ; y


5. Memorias para ayudar a jormar un Diccionario Critico de los Escritores
Catalanes per lTHnstriesim Fel ix Torres Amat. Barcelona, 1836, p. 537,


4




E L C A 8 D E L P . J O A N D E R I B A S 157


para cuyo remedio hc ruandado se encarge a los Prelados y Superiorcs
Ordcnen a sus suhditos, que enlos Sermones usen antes de commen-
Qarlos, lo que se ha hecho costumbrc universal de desir que sea Ala-
bado el Santissimo Sucramento, y la Virgen consebida sin pecado ori-
ginal, enel primer instante de su ser, previniendoles, que silo dexaren
de haser, seproceda contra ellos porlos remedios proporc ionados; y
porque cspero que por vuestra mano se facilitara mucho la execusion,
os ordeno encargeis con aprieto al Provincial de Aragon, y tambien
alde Castilla (que tengo noticia avcr hecho lamisma prohibic ion a s u 9
subditos, y aunque no la ayan hecho) agan que observe pun tua lmen te
por la par te que les toca; pues demas de que mesera mas grato, es tan
convenientc para escusar los embarazos que resul tar ia dclo contrar io .
Madr id y 10 de Abr i l de 1662."


Si els Dominics —abans del Decret del rei Fel ip IV ho feien o ho
deixaven de fer, no es del cas examinar -ho; allavors no hi havia, per-
que els pogues obligar, cap disposicio del Sant Pare , tota vegada que
el Misteri no disfrutava, encara, de la tant desitjada proclamacio ca-
nonica ex-cathedra. Es tractava, tan sols, d 'una disposicio reial i de con-
veniencia; i era t radicio gencral , en tot el regne, aquell costum.


Ens plau, pero, donar la nota bibliografica del celebre sermo del
P. Ribas , per fer referencia cabdal al sobre alabado sea, etc.


Sermon / de la Inmaculada Concepcion / de la Virgen Maria S. N.
Concebida sin mancha / de pecado original en el primer instante de
su Ser. / La Metafora, / Muerte, Entierro y Exequias del pecado ori-
ginal, y todos sus ruidos. / Predicole, y dedicale el M. R. P. Presen-
tado Fr. Juan de Ribas, del / Orden de Predicadores, / Al muy Ilus-
tre Senor D. Antonio de Ayala y Venganqa, Canonigo, y I Arcediano
de la Santa Iglesia de Segovia, Inquisidor Apostolico, y mas / antiguo
en el Tribunal del S. Oficio de la S. Inquisicion del / Reyno, y Partido
de Granada. / (Escut dc 1'Ordre dels Predicadors) / Con licencia en
Granada en la Imprenta Real de Francisco Sanchez / Aho 1665.


E n quar t 6 + 20 folis. Aprovacio del M. R. P . M. F r . Pe re de Por-
res, Secretari de la Provincia d 'Andalusia, Ordre dels Predicadors
(Granada, 30 gcner de 1665) — Llicencia de la Religio (Granada, 30
de gener de 1665) — Aprovacio del M. R. P. M. Josep de Toledo,
Lector (Granada, 19 gencr dc 1665) — Llicencia de 1'Ordinari (Gra-
nada , 31 gcncr dc 1665) — Dedicatoria — Text del sermo, que co-
menga amb l letra molt grossa: BENDITO, Y ALABADO / SEA EL


5




158 F R . A N D R E U D E P A L M A D E M A L L O R C A


SANTISSIMO SACRAMENTO del ALTAR, y la INMACULADA
CONCEP- / CION de la REYNA de los ANGELES MARIA SENORA
NUESTRA (ara l lctra pcti ta) concebida sin mancha de / pecado ori-
ginal en el / primer instante de / su ser. E n cl foli 10 cs l legcix:
"Mando Su Magestad, que en los Pulpi tos antes de dar pr incipio a los
sermones, se dixcssen cstas pa l ab ras : Bendito y alubado sea el San-
tissimo Sacramento del Altar, y la limpia, e inmaculada Concepcion
de la Reyna de los Angeles MARIA Senora nuestra, concebida sin
mancha de pecado original en el primer instante de Su ser. Y assi que
el pecado original vido, que le ent ravan el Santissimo Sacramcnto por
la puer tas de la Conccpcion, se dio por pc rd ido . . . y d ixo: mi muer te
sin duda es cicrta, pues por las pucr tas de la Concepcion me en t ran
ya el Santissimo Sacramcnto. Unio nucstro gran Monarca los elogios
del bi jo de su Sacramento Augusto, y los dc la Madre en el Misterio de
Su Concepcion Siemprc Pu ra . " I s'hi afegcixen aquestes pa rau les :
"pues la alabanza del Santissimo Sacramento llega a tencr su coniple-
mento devido quando jun tamen te se alaba la Conccpcion dc Maria sin
pecado" .


L 'exemplar que recensionem es de la nostra Coliecio de Llibres i
Gravats LuHians. Ve inclos en un tom de varis, a on s'hi t robcn, tam-
be, en t re altres, aquestes dues curiositats bibliografiques: a) Adverten-
cias sobre el Privilegio que el Senor don Juan de Aragon el Primero
dio, y mando promulgar en honra de la Inmaculada Concepcion de la
Virgen Maria Madre de Dios, Seriora nuestra sin mancha de pecado
original, escrites pel P . Joan de Pincda , S. J. (Sevilla 1616) ; b) Las
Circunstancias que han concurrido cn la consecucion del nuevo Brevc
de Nuestro Muy Santo Padre Alejandro Septimo en favor de la Puri-
%ima Concepcion de Nuestra Senora con dos Sermoncs del Reverendo
Padre Pedro Esquex de la Compahia de Jesus, Predicador de Su Ma-
gestad, que le explic-i. Lo qual ha recogido don Jose Sdnchez Ricarte,
Escribano de Mandamiento y Camara, y Receptor en el Real y Supre-
mo Consejo de los Reynos de Aragon, para mayor gloria y exaltacion
de este Santo Misterio. Con liccncia. Madrid 1662.


Molt abans dcl Decret dcl rci Fc l ip IV (dc 1662) i per tant , del
Breu d 'AIexandrc VII (dc 1661), bavia sortit al piiblic una intercssant
vindicacio a favor dcls Frarcs Predicadors .


Defensa Dominicana / Por la limpia / Concepcion de Maria /
sin pecado original / Compuesta por el Doctor Don / Marco


6




E L C A 8 D E L P . J O A N D E R I B A S 159


Antonio Palau Dianiense, Panorde / Dean de la Santa Iglesia
de Orihuela. / Dirigida al Ilustrissimo y Reve- / rendissimo
Sehor Don fray Antonio de Erejo Obispo / de la Sancta Iglesia
de Cartagena / Grabado de la Inmaculada / Impresa, con licen-
cia, en Orihuela, por Vicente Franco, 1628. / Y se vende en su
casa, en la calle de la Feria.0


ESCRIVl , C E R T A M E N T , CONTRA E L B E A T RAMON LLULL?


De la llista de l l ibres impresos i manuscri ts del P . Joan de Ribas,
n 'h i ha alguns que fan referencia al savi mal lorqui . Una p r imera
campanya, pero, fou de caracter agressiu; vingue, despres, la retracta-
cio i la campanya apologetica.


La p r imera campanya va fer-la des del Su.oro al Cesar. "Suponese
—escriu E n Bover— que este optisculo se impr imio furt ivamente en
Mallorca y que para dis imularlo se es tampo en la por tada un lugar
de impresion y un n o m b r e de impresor apocrifos. Es un libelo contra
la vir tud, fama y doctr ina de Ramon Llull , que no hemos podido ver,
a pesar de que circulo con profusion en 1662, aiio en que parece se dio
a la estampa. En el de 1663 adolecio su autor de una enfermedad muy
grave y, hab iendo hecho voto de retractarse de las calumnias que ha-
bia prodigado a nuestro ilustre paisano, consiguio restablecerse com-
ple tamente , y no ta rdo en cumpl i r su ofrecimiento, dando a luz el
discurso que sigue, hah icndo quien le quiere impreso en esta ciudad,
pero no cs asi, po rque sus tipos no per tenecen a impren ta mallor-
qu ina . "


Nosaltres, t ampoc, haviem vist el Oro a el Cesar; pero, si, edicions
del Advertido Entendimiento y Vltima Voluntad. Va tot seguit, la
copia dc la por tada i dels textos que ens interessa (de 1'edicio de To r i ,
fingida) :


Advertido Entendimiento y Vltima Voluntad. Satisfacion qe. da
el Presdo. F. Juan de Ribas, Religso. (haun qe. indigno) del Havito
del Glorioso Patriarca Sto. Domo. de Guzman. Con licencia de los
Supcriorcs . Impreso cn Tor ino , por los I leredcros de J u a n Dominico,
Tor ino aiio 1664.


"Siendo Pontifice Supremo de la Iga. Catha. n ro . Smo. Pe . Alc-
xandro VI I . Reydo. en las Espaiias Phel ipo y Mar iana aiio de Chris to


6 . D e la nostra CoHeccio esmentada.


7




160 F H . A N D R E U D E P A L M A D E M A L L O R C A


nro Redr . 1663. Po r el mcs de Agto. adolece; fnc cl gravamcn del
cuerpo, gusto del Alma ps. avicrtos sus ojos agolpes a la Enfcrni .
Considerc los Dcfectos y Excesos coinctidos por mi en un escrito de
26 pliegos qc. pa. mor . notor icdad de mi delito se fingio es tampado
en Pe rp inan 2." vez en 8 plicgos, contra algunos sugetos, siendo en
esso Causa de disencion en la nias dichosa Ermain lad . Pedi a Dios
n ro Sor. Salud, y proniet i , consiguicndola, re l ra ta r mis sin razones y
declarar las Verdades por Dizre. y en cunipl imto. de nii promesa, omi-
tidos aparatos de adorno, y parragrafos, satisfaciendo en coiimn, doi
a la es tampa este Particular '" .


F. 4. Dice lo sigte.


"Gregorio XI embio sus letras al Arzobispo dc Tarragona , y al
Inq r . Eymerico contra Fr . Raydo. de Tar raga , antcs Hebreo , desps.
convert ido, y fue de mi orn, y con estar renido con el sagrado Es tamo.
de mi Religon. F reno contra Hereges, Can vuelto al bomito descnfre-
nado , escrivio desps. de haver professado, en mi Sagrada Rcligon. Li-
bros Heret icales, y uno de la Invocaon. de los Demonios ; Mandoles
quemar la Silla Apostolica, y Franco . dc Penva fno se si por esto no lo
saque al margen con otros) en la quest. 27 una mas allo dc la qe.
Yo cite en el comento al Direc. Inquisit. Seiialando el quadernos dcl
registro del Archivo Bat icano, donde or iginalmcnte vio lo que traslado,
d i jo : littere Pape Gregorii ad Archicp. Tarrago. et Nicolaum Eyme-
ricum Inquisitorem in Regno Aragon., quibus precipitur cut inquirant,
et procedant rontra Raymundum de Tarraga Ords. Predicatorum (don-
de esta la Sotana de Tercero Franciscano?) tenentem quosdam here-
ticales articulos, etc. Y con poco temor de Dios mis Frais . Luzcmburgo
y Bzobio le Impus ieron el Libro de la Invocaon. dc los Demonios y
los errores Ereticales al Pobrc 3.° Raydo-Lul io; siendo de un miem-
bro podr ido de mi Religon. (entre docc ubo un Judas) y rara Hermo-
sura hay sin pecar. I r r i t ado mi Izqor. Eymerico. divulgo letras Apos-
tolicas dadas en 8 Kalendas Febru.: Contra las Obras de Raydo. Lu-
lio (como si Lulio ubiese dc pagar por Tarraga) ; acudiose a Roma,
y presente mi Rmo. Eymerico Jur id icamente (haunqe. mas clamc Bzo-
vio) se le provo, y convencio de Falsar io en tales Lctras cl aiio 1395.
Lo que se me ubiera olvidado busquenlo cn la Nitcla Franciscana,
mient ras me acuerdo, qe. si Achcoloo se finge Novillo por tener una
voz de Bexerro, pa. Bramar y Her i r con sus puntas ay Hcrcules qe.
le desarme de puntas , a qe. l lore el qe. b ramava . Algo simil a este


8




E L C A S D E L P . J O A N D E R I B A S 161


pa rade ro sera el del Caso de La tou ; iui Inqor . Eymerico abuso su
Autor idad (era hombre) menos recto en su voluntad, qe. vivo en su
en tendimiento . Declaro de Hereges algunos Franciscanos. E l Sumo
Pontifice n o m b r o Jueces, viose la declaracion. Mandose qe. no se Pre-
dicasen 3 proposiciones de las delatadas. Mas no hubo cxpresa Con-
denacion de la Cal idad de las 3 Propoes. vese Wadingo Tom. 4 Adan .
1371. Fol . 151. Fr . J u a n Latou fue a Roma, defendiose de la Impossi-
cion de Eymer ico , no ubo de ser justa pues vencio el Latou, salio vic-
torioso de sus emulos. Y t r iunfante en su Erudic ion, el afio de 1374.
Entonces trajo la Causa del Pontifice pidiendo las obras de Carbonel lo .
Agradose tan to del dcho. Latou, que bolviendose a Roma despues de
Manifestar su t r iunfo, con disgusto de Eymerico el aiio 1376. Le dio
el Sumo Pontifice sus Letras recomendator ias , pa. qe. las llevase a
Par i s y le graduasen de Doctor, diesen Cathedra , etc. Estas Letras estan
originales en el Archivo Vaticano en el registro de dcho. Pontifice.
L ib ro 2.° Fol . 3221, y su tenor es: Litterarum Scientia etc. cum itaq.
sicut accepimus, dilectus filius Joan. de Latoue de Gerunda Ordinis
Fratrum Minor. proffesor (no habla el Pontifice de Latou como de
Tarraga) In Sacra Theolog. Facultate in pluribus studiis juxta morem
dicti Ordinis postquam de studio Parisiensi, in quo in facultate ipsa
laudabiliter studerit et per plures annos utiliter legerit, et adeo Doc-
tor, etc. Quod se dignum reddiderit ad obtinendum honorem Magisteri
in eadem, etc. dat. ap. Villam novam Avihon diooces. 8 Idus Julii
anno 6. Honrado cor reo : como el Pontifice no Juzga por las Caras,
hal lo, a Fr . J u a n Latou Doctor Laudable , Lector, ut i l , digno, y gra-
d u a n d o ; Yo solo lo referi delatado, y no lo divulgue Cathedra t ico
Tr iunfan te . Sin duda pense que hera lo mismo saver fieltros, que des-
aser Diademas y me engane como en el aplauso con que cite a Eyme-
rico quando un Rey Dn. J u a n de Aragon lo mando prender (havien-
dose huido) por vivora venenosa, etc. tal fue Eymerico, que no hay
voces mas significativas de su maldad que las que le dio el Rey Dn.
J u a n De Aragon nombrando le : Hominem pestilentem Fratrem Nico-
laum Eymericum nostrum, et nostrorum subditorum publicum inimi-
cum, etc. nequam hominem Fratrem Nicolaum Eymericum de Ord.
Pred. etc. Reanimis Infamiam Sugillatum etc. fidei ortodoxe suspec-
tum, etc. Ipsum escandalosum, etc. Al Rey le pueden notar , e s t a 9
voces suyas son. Omito muy muchos mas ti tulos, y Cierto que lo haze
mi amor apesar de mi Estudio, porque este Religioso quando un Pon-
tifice lo ha castigado por falsario, y un Rey lo intentava p render por


9




162 F B . A N D B E U D E P A L M A D E M A L L O R C A


lo referido, el se compara a Sn. Juan Evangclista en lo desterrado.
O Cielos, quanto daiia una pasion."


Contents podr ien quedar els lul-listes anib la retractacid del P . Joan
de Ribas . No hi qucdaren , pero alguns del seu Orde de Frares Pre-
dicadors. D'aquf ve 1'origcn de la Carta de 1'autor en la qual "da
razon de algunos puntos pertenecientes a el Advertido entendimiento
y ultima voluntad... a un Maestro de su Religion". En Bover que tin-
gue la satisfaccio de llegir-la, no en dona el mas pctit detall .


No deixa d'esser un cas particularfssim el pas silencios d 'aquesta
qiiestio (del P . Ribas amb els defensor del Beat Ramon) d int re de
la bibliografia lul l iana. En Bover ja va fixar-se en aquest punt , i per
aixo deia : "Es muy extrano que cl e rudi to P . Custurer no hab le una
pa labra de Ribas, ni de sus escritos, que le hab ian de ser conocidos".
La Bibliografia de les Impressions LuUianas tampoc en diu res, t re t
de YApendix d 'En Ramon d'Alos que registra les citacions de la Bi-
bliteca de Escritores Baleares.


LA R E T R A C T A C I 6 DEL P. JOAN DE RIBAS ES A U T E N T I C A ?


La doble campanya agressiva i apologetica del P. Ribas, a 1'entorn
del Reat Ramon Llull . jun ta incnt amb altrcs tcmes, va fcr-sc a base
de Uibres clandestins, de circulacio mig amagada, car no va comptar-se
per a res amb les llicencics oficials; i van consignarse llocs d ' impres-
sio i noms d' impressor fingits o apocrifs.


Bona prova en dona el mateix autor quan, al final del seu l l ibre ,
diu aquestes pa rau les : "At iendase , que como en Cordova a Andres
CarriUo le costo su dinero, el aver impreso mi papel de Su oro al Ce-
sar, sin los requisitos necesarios, aunque lc supl ique me imprimiese
este, no quiso ; con que me fue preciso valcrme del doctor, y grave
Fray Salvador Cadana, bien conocido por sus escritos en lcngua ita-
l iana, muchos de ellos impresos, y par te se van impr imiendo en la
misma Impren ta de Regio, donde se impr imio con todos sus rcquisitos
este papel , por orden del dicho Padre . Doy razon de esto, por que
algunos sujetos, pienscn luego que es fingido cl nombre y Ciudad,
del Impresor , e imprenta , no sabiendolo sus mercedes" . 7 Manca, pero ,


7. Reprodueix 1'edicio de Valencia de l'any 1665, impreea en 4t per Beni to
Mace (Biblioteca Valentina del P . Joee Rodriguez , O . S . T., p. 390. Continuada pe l
P . Ignacio Savalls, de la mateixa Orde. Valencia , 1747) .


10




E L C A 8 D E L P . J O A N D E R I B A S 163


comprovar ara 1'autenticitat dels personatges i 1'existencia dels tallers
tipografics. Segons els resultats d 'aquesta diligencia, es podra con-
cloure sobre la veracitat de la retractacio.


Economisa ferm el t rebal l el fet d'existir, d intre la Bibliografia
Concepcionista, una compilacio d'obretes ant idominicanes, destinades
en par t a desfer alguns criteris de religiosos Predicadors en oposicio
a certs temes franciscanistes. Sembla que el l l ibre Su oro a el Cesar
havfa causat gran rebombor i , i la passio de diversos rivals (Francis-
cans i Dominicans) anava versant per les planes d'aquelles diserta-
cions, un xic erudites i u n xic poc caritatives.


L 'esmentada compilacio ofereix un doble interes : doctr inal i biblio-
grafic. T inguerem la sort de t robar-ne un exemplar .


MISCEL LANIA CONTRA DOMINICANOS"


Impres sens tftol, ni lloc d'impressio, ni any. Volum en 8au, de
620 pp . Al final: "Fin sin firi\ De la nostra Collecio de llibres i gra-
vats luHians.


Adoptem el t i tol de Miscel-lania per tractar-se d 'un exemplar bi-
bliografic format per nou diferents i variats opuscles; i pcr a mil lor
especificacio, li afegim la s ignatura que va en el lloru del l l ibre , relli-
gat en pergami , "Contra Dominicanos'''', per tal que al citar-se biblio-
graficamcnt, quedi fixada d 'aquesta manera una nomencla tura p rou
raonable .


L 'autor de la compilacio, cer tament , fou un frare francisca. Quant
a l 'editor o al Mecenes de tan curiosa Miscel-lania, no es, pero , cosa
mol t facil de concretar , i molt menys facil, encara, de seguirlos la
pista.


L 'exemplar que ci tem comenc,a a la por tada del p r imer opuscle
des nou que integren la MisceHdnia. I com si tots ells formessin un sol
volum, veiem seguir la compaginacio (de 620 pp) fins al final, no
servant propia o respectiva enumeracio cap dels altres opuscles que
cont inuen.


Vet aquf els t i tols dels nou opuscles de la MisceHdnia "Contra Do-
minicanos", segons 1'ordre en que venen impresos, i el nombre de les
plancs quc ocupcn d in t rc 1'enumeracio linica.


1. Relacion / Verdadera / de la Imagen / de la / Inmaculada Con-
cepcion / de la Virgen / Maria, / Madre de Dios, / que se hallo
en la raiz / 6 Cebollita de una azucena de los Valles del / Monte


11




164 F R . A N D R E U D E P A L M A D E M A L L O R C A


del Carrascal de la Villa de / Alcoy, en el Reyno de Valencia, etc.
/ Sacala a luz don Pedro JNunez Bosch, Sciior de los / lugares de
Sempcrc , Cclha, y Car tayna . 8


2. Contienda / de la / I gnorancia, / y / Malicia, / acerca / de averi-
guar, / cuya es / cierta moneda falsa, / y de hierro, / que se ha
hallado embuelta en un papel, / intitulado: / Su oro al Cesar.
Venen citats divcrsos fragiuents de l'ol)reta del P . Ribas . u


3. El Examen / del Prado. Discussio cntre un Mestre de Fra res Pre-
dicadors i u n Estudiant , agafant per tenia un Memorial d 'aquell
Mest re : "que ha prcsentado uno al Rey nuestro Seiior (que Dios
guarde) acerca de que los Rcligiosos dc Santo Domingo, al prin-
cipio de los Sermones, ni puedcn ni deben, ni quieren decir las
palabras , que acos tumbran todos los Prcdicadores de estos Reynos,
y quc su Real y piadosa Magestad ha mandado que se d igan" . 1 0


4. Summulista / Minor / Maiori Lectori Philosophiae / Dominicano.11


5. Certum / quid / circa doctrinam Doctoris Angelici / S. Thomae /
Aquinatis. / Ex t rac tum ex Quar to Tonio Libri / in t i tu la t i : Orbis
universi Votorum pro definitione piae et vera / sententiae dc Im-
macula ta Conceptione Dciparas , etc. a Rev. at- / que Il lustr . D. D.
Ionne Ludovico Schonlebeu Carniolo, SS. / Theologiae Doctorc,
e tc . . . / Edi t io Ter t i a cum addi t ionibus 1664. 1 2


6. Vocabularium / Trilingue et E-lingue / pro / Scriptoribus Domi-
nicanis, / Continens dicteria, scommata, / Improperia, etc... con-
tra Defensores myste- / rii Immaculatae Mariae / Huc usque /
d a m n a t u m in omnibus mundi par t ibus , e ts . . . / Nunc vero / Appro-
ba tum. . . die u l t ima Anni 1663, ct imprcssum ibidcm, licet falso,
apud Maximi l ianum Graet , ad signum / Angeli, anno 1664. / Le-
ma (Psal. 68, vers. 1 2 ) . 1 3


7. Judicium / Salomonis / Hoc est, / De Catenae Aurae / auctore /
Dialogus, inter P. Dominicanum, et Franciscanum. / Dispositus ac


8. En Miscellania "Contra Dominioanos", pp . 1-22.
9. En Miscellimia "Contra Dominicanos" , P P - 2 3 4 2 .
10. En Miscelltinia "Contra Dominicanos" , P P - 43-75.
11. En MisceHiinia "Contra Dominicanos" , P P - 77-104.
12. En Miscellania "Contra Dominicanos" , P P - 105-135.
13. En MiscelUinia "Contra Dominicanos"> PP- 137-199.


12




E L C A S D B L P . J O A N D E R T B A S 165


ordinatu» a R. P . Fr . / Mar t ino Perez de Guevara, Guard iano
S. Agathae / Provincia Burgensi , ac designato Custode / Provin-
ciae Saxoniae, et nunc / la t inat i datus, etc. / Ex Typographia Im-
macula tae Conceptionis / suh signo Grat iae 1663. / Super iorum
Licentia. 1 *


8. Vindicatio / S. Catharinae / Senensis, / A Commentitia Revela-
tione / eidem S. Catharinae Senensi adscripta; / Contra / Imma-
culatem / Conceptionem / B. V. Mariae / Authore / P . Hippol i to
Marraccio Lucensi / e Congregatione Cleric. Regul . Matris Dei, /
Lovanii , Ex Typographia Immacula tae Conceptio- / nis, sub signo
Grat iae , 1663. / Super iorum Facu l t a t e . 1 5


9. Retrato / en que / se retrata / primera / y segunda vez / de sus
faltas / y muchos desaciertos que ha / hecho, y dicho sin atencion,
ciencia, ni ver- / dad, el M. R. P. Presentado Fr. Juan de Ri- / bas,
del Orden del Inclito Patriarcha / Santo Domingo, etc. Con las li-
cencias necesarias / En Rcgio : / Por la Viuda de Ascando Marti-
nengo, / Ano de 1664. 1 8


L'examen de la Miscellania "Contra Dominicanos" PS una bona
prova que 1'autor, el P . Joan de Ribas, ver taderament va descriure Su
oro a el Cesar, i que pot considerar-se autent ica la retractacio del ma-
teix autor en Advertido entendimiento y ultima voluntad, etc. La po-
lemica p rodu ida per aquell escrit del P . Rihas degue dura r p r o p de
dos anys: 1662 a 1664; i aquest dar rer any es publica un Uibre titu-
lat Candoor Lilii, que venia a confirmar implfcitament els afectes de
la re tractacio. L'escrivf el P . Joan Casalas. 0 . P. . amb la fi de vindicar
les cahimnies i acusacions contra els Frares Pred icadors ; tot recalcant,
pel que fa el cas, de 'una manera especial : a) que N 'Aymer ich fou
acusat falsamcnt d 'haver redactat la But la contra R a m o n Llu l l ; i b)
que era fals que N 'Aymer ich i E n Bzovi consideressin R a m o n Llull
com a h o m e de mala vida. La qual cosa venia en aquells moments
a desvir tuar la retractaeio dcl P . Rihas, car . suposant que 1'autor ha-
gues conegut la polemiea ocasionada por Su oro a el Cesar, ne en feia
hen h e cas omfs. i anava de dret a la defensa de l ' Inquis idor F r a Ni-


14. En Miscehnnia "Contra Dominicanos", pp. 201-332.
15. En MisceHania "Contra Dominicanos", pp. 333485 .
16. En MisceHdnia "Contra Dominicanos" , pp . 487-620.


13




1 6 6 F R . ANDREll DE PALMA DE MALLOHCA


x>lau Aymerich, entre altres moltes vindicacions. Coincidicn, pero , lea
dnes publicacions en la mateixa epoca.


E l Candor Lilii podria esser inclos en la Bibliografia lul-liana, cn-
cara que 1'autor no sigue favorable al Beat Ramon. Vegeu la nota
de tan curios impres setcentista.


"Candor Lilii / seu / Ordo FF. Praedicatorum, / Calininiis
et Contumeliis / Petri A Valle-clausa / vindicatus. / In ejus
decem Diatribas totidem Reflexiones. / Authore R. P . F . Ioanne
Casalas, eius- / dem Ordinis Provinciae Tolo- / sanae, strictio-
ris / observantiae. / (Vinyeta) / Parisi is , / Apud Ionnem de
Llaunay, in atr io / Scholarum Sorbonicarum. / M.DC.LXIV /
Cum licentia et Approbat ione .


E n 8au, (670 -f- 8 (s. n.) pp. De la nostra CoHecio de Llibres
i Gravats luliians. Va per tanyer als Je9ui'tes d 'Avinyo: "Coll .
Avenis. Soc. Jcsu 1684". La mateixa mh que escrivf Yex-libris
va afegir: "Inter prohibitos", i fent remarcar que Pere de Valle-
Claussa, contra qui van lcs vindicacions del P . Casalas, era un
pseudonim d 'En Teofil Raynaudi .


• • •


Vet aquf un modest recull de dades i referencies, a 1'entorn de la
doble campanya agressiva i vindicativa del P . Joan de Ribas atanyents
al Beat Ramon Llu l l ; un de tants episodis que es t roben en la histo-
ria del lull isme, i que recorda forca el cas dcl P . Pacific de Provins
(Parfs) , Menoret Caputxi , que despres d 'haver escrit contra el mar t i r
mal lorqui , gloria dcl Terc, Ordre de Sant Francesc, celebrava el Sant
Sacrifici amb tot fervor en la Capella dcl Beat , de 1'esglesia de Sant
Francesc de la Ciutat de Mallorca, i collia mcravel la t —i se 1'cnduia
cont inuant els seus viatges— nna bona b ranca de "sa mata escr i ta"
del puig de R a n d a ; per a, despres, fer esculpir a Par is un bel l gravat
de Sant Ramon Lull, amb indumenta r i a caputxina i l legenda francesa
de biografia compendiada .


Com advertfrem, en comenijar aqucstcs qua t re notes d 'homenatge
al benemer i t Mossen Salvador Galmes, amic de fa anys, no ens hcm
proposat d 'escriure la vida del P . Joan de Ribas , ni fer el cataleg de
les seves obres (almenys compler t i definitiu) ; ni per tocar t ampoc la
seva bona fama, ni molt menys resuscitar velles histories. Havem fet


14




E L C A 8 D E L P . J O A N D E R I B A S 167


transl luir , a traves d'algunes curiositats bibliografiques, una —com
deiem— de tantes anecdotes esdevingudes dintre del lul-lisme; anec-
dota que podria , ccr tament , anar mes documentada amb la historia
in t ima de les estampacions apocrifes o fingides d'aquells l l ibres, ara
j a rars . Cosa, pero , que no ens ha estat possible pcr manca de temps
i de rcfcrcncics. Qui sap si alguna altra e.-corcallador de papers vells
sabra t reure 'n mes bon profit!


F R . ANDREU DE PALMA DE MALLORCA, O . F . M . Cap. (fj


Barcelona


15






EL «LIBER DE SANCTO SPIRITU» DEL BTO. RAM6N
LLULL £FUE ESCRITO EN EL ORIENTE?


El Liber de Sancto Spiritu 1 es uno de los escritos lulianos mas
genuinamente unionistas y hasta ecumenistas. 2 Sus paginas —breves,


1 Fue publ icado en el tomo II de la edic i6n de Salzinger, Moguntiae, 1722.
2 Su indo le se refleja en el dialogo que mant ienen un te6logo griego y otro


latino sobre el tema de Ia P r o c e s i 6 n del Espiritu Santo. •Latinus et Graecus
- escribe Ram6n Llull en el prdlogo - unius vohintatis fuerunt, videlicet insimul
disputare coram Saraceno... et hoc ad investigandum, utrum Sanctus Spiritus
procedat solum a Patre seu a Patre et Filio* (De prohgo, pag. 2, col. 1). P e r o
se manifiesta, principalmente , en lo que se narra, al final del opi isculo, c o m o
ocurrido, al termino d e ia amigable disputa. '...Sapientes - se Iee en las ultimas
l ineas - ...intraverunt concordantiam toto tempore suae vitae insimul societatem
faciendi et eundi per terras Ijilinorum et Graecorum et diversarum credentiarum,
disputando, quam legem deberet eligere Saracenus: hanc auten concordantiam
Sapientes fecerimt, ut haberent occasionem disputandi cum latinis et graecis
Sapientibus, et ut essent in una fide, credendo in S. Trinitatem nostri Domini
Dei- (Secunda Pars, cap. X. Edit. cit., p. 10, col. 2).


Si sorprende el final del Libre del gentil e los tres savis, igualmente revela el
espiritu netamente ecumenis ta del Bto. Ram6n Llull este ultimo parrafo de su
Liber de Sancto Spiritu.


Aqu£l no es sino el relato de una discusi6n religiosa, mantenida, a la presencia
d e un gentil, por un cristiano-ra!6lico. un judio y un m u s u l m a n . Acabada la
disputa o la triple expos ic i6n reliqiosa, ocurre lo inesperado, que es lo que muestra
un respeto profundo del Bto. Llull a Ia conciencia del pagano, testigo y oyente d e
aquellas tres disertaciones.


Cualquiera habria predicho que , acabadas aqu£llas, el gentil abrazaria la re-
ligi6n cristiano-cat6lica. Pero el autor d e la obra narra que los tres savis se des -
pidieron del pagano •molt agradablement e devota*, sin preguntarle siquiera
• qual era lig que eyl triaria sobre les altres'. Esta conducta sorprendi6 al gentil ,
a quien el los manifestaron que obraban de esta suerte -per co que cascu hagues
oppinio que trias sa lip., no volien saber qual /ig elegiria* (Libre del gentil e los
tres savis, Lib. IV, artic. XI. Obres essencials , I, Barcelona, 1957, 1134-1135.)


Ese comportamiento tan claramente ecumenista v i ene a coincidir con el sen-
tido d e la decis i6n, tomnda por el musulman del Liber de Sancto Spiritu-, el cual
• Quamprimum... inteUexit supradictas rationcs Sapientun.' (del te6logo latino y del
griego), dixit ad Sapicntcs, quod tota illa die vellet ibi morari, legendo in floribus
arboris rationes, quas audiverat, meditando, ut ipsi melius possit demonstrari
certitudo veritatiS' (Cap. X, edic . cit., p. 10, col . 2). Es decir, que, en este tratado,
tampoco se nos muestra al no cristiano dec id ido a profesar la religi6n cristiano-
cat6lica, sino que Ram6n Llull lo describe medi tando las razones que habia o ido al
te6logo latino y al griego acerca de la Procesi6n del Espiritu Santo.


Muy e c u m 6 n i c o es tambien - c o m o se ha indicado antes - el acuerdo tomado


1




170 8 . G A R C l A S PALOLI


integrantes de un simple opiisculo— consti tuyen un claro y recio tes-
t imonio de la viva preocupacion que el "Procurador de los infieles" 3
sentfa ante el p roblema del Cisma Oriental . 4


Anter io rmente —en 1959— dedicamos un corto estudio al tema
—interesante , en el campo complej is imo dc la cronologia de las obras
del Bto. Ramon Llul l— de la fecha de su composicion; 5 la cual , ge-
nera lmente , se fijaba a l redcdor del aiio 1274; s implemente —segiin
cabe suponer— por haber sido el del I I Concilio de Lyon, convocado
por Gregorio X, con la f inal idad de lograr la union dc Roma y Cons-
tant inopla . 0


Aquel la modesta investigacion nos condujo a asignarle una fecha
distinta de la t radic ionalmente senalada por autorizados lulistas. Y es
ella misma —la de los afios 1282-1283— 7 la que, en par te , mueve
a p lan tear ahora el p roblema relat ivo al lugar donde Ranion Llull
escribio su Liber de Sancto Spiritu.


Pero es el detenido estudio de su texto lo quc, de manera princi-
pal , invita a la formulacion —intcrrogat iva— de ese tcma. Lo sugiere,
sobre todo, a quien conozca el contenido de las obras teologico-apolo-
geticas del Bto . Llull , anter iores al aiio 1294, en que compuso su Liber
de quinque sapientibus, el t ra tado de mayor ampl i tud —e impor tancia
historica— dedicado a refutar los tres errores capitales del Cisma
Oriental . 8


por los dos te6logos de sentirse l igados por lo que une - la fe en el Misterio d e
ia Santisima Trinidad - para dedicar su vida al dialogo con latinos y griegos, c o n
el fin de llegar a determinar que Credo deberia elegir el musulman.


3 Liber de dispulatione jidei et intellectus, De prologo, Edic. Salzinger, IV,
Moguntiae, 1729, pag. 1, col . \ - , n. 1.


* La dedicac i6n del Bto. Llull al problema creado en el Oriente Cristiano se
refleja en los siguientes trabajos: S. GARCIAS PALOU, Vision luliana del Cisina
de Oriente, Estudios Lulianos, III, 1959, 161-180. - ID. La presencia de Focio en
una obra del beato Ratndn Llull, en sus relaciones con su supuesta primera es-
tancia en el Orientes Cristiano, EL. VI, 1962, 139-150. - ID., El tratado <De Spi-
ritus Sancti Mystattogia. de Focio, en el <Liber de quinque sapientibus' del
Bto. Ramon Llull, Revista Espanola de Teologia. XXIII, 1963, 309-331. - ID., El
metodo telogico usado por e\ Beato Ratnon I.luU en sus escritos relativos al
cisma griego, y el de sus coetdneos teologos latinofronos, EL, VIII, 1964, 2 1 5 - 2 2 7 . -
ID., Eficacia del melodo especulativo seguido por el Bto. Ranwn Llull en sus
tratados que versan sobre el capital error trinitario de \a desmembracidn oriental,
EL, IX, 1965, 7 1 - 8 4 . - ID., Circunstancias historicas que motivaron la composicidn
del <Tractatus de modo convertendi infidetes' del Bto. Ramon Llull', EL, VII, 1963,
189-202.


5 S. GARCIAS PALOU, El <Liber de Sancto Spirilu., de Ramon Llull, ifue
escrito con inotivo de la celebracion del II Concilio de Lyon (1274)7, Estudios
Lulianos, III, 1959. 59-70.


9 CH. J. HEFELE-DOM H. LECLERCQ, Hisloire des Conciles, VI, premiere
partie, Paris, 1914, 160.


7 Art. cit., pag. 70.
8 La primera parte del tratado se titula Disputatio latini et graeci; la segunda,


Disputatio latini et nestorini y la tercera, Dispulatio latini el jacohini. Ed. Salzinger,
II, Moguntiae, 1722, 4 ss.


2




E L « L I B E R D E 8 A N G T 0 8 P I R I T U » 171


El Bto. Ramon Llul l profesaba una par t icular estima a los grie-
gos. A pesar de reconocer y denunciar , pi ibl icamente, su er ror t r in i ta r io
acerca de la Procesion del Espfritu Santo. Ofrece buena p rueba de ello
en la Doctrina Pueril, escrita, segun opinion de Galmes, a l rededor del
ano 1278. 8


E n el capftulo t i tu lado De gentils, nombra a los mogels, tartres,
ongres cTUngria la menor, comans, nestorins, rosogs, genovins"; y ex-
presa que "son gentils, e son homens qui no han lig". E n cambio,
aiiade que "Grecs son crestians; mas pequen contra la sancta Trinitat
de nostro Senyor, en so que dien que'l Sant Esperit no ix mas del Pare
tan solament. On, aquests han moltes de bones custumes, e per so
con son ten prop a la fe catholica, serien leugers a enduir a la Esgleya
romana, si era qui apreses lur lenguatge e lur letra... e que anas a
preycar entre ells la excellent vertut que'l Fill divinal ha, en donar
processio al Esperit Sant". 18


Indudab lemente , el Bto . Ramon Llull se personifica en el teologo
latino, que dialoga en el Liber de Sancto Spiritu. Es decir, que, en este
t r a tado tr ini tario-oriental is ta , representa doble pape l : el de cronista-
autor del prologo y del texto de indole teologico-apoloaetica; y el de
teologo la t ino-romano, que mant iene la tesis catolica de la Procesion
del Espi r i tu Santo "a Patre Filioque".


R a m o n Llull se presenta , en el opusculo, que consti tuye el objeto
de este artfculo, como u n o de esos misioneros que el pedfa fuesen a
"preycar entre ells (entre los griegos) la excellent vertut que'l Fill
divinal ha, en donar processio al Esperit Sant". 1 1 Es decir, el dogma
catolico.


Sin embargo , cuesta admi t i r que se t ra ta de una controversia,
hab ida , rea lmente , en el Oriente , con la part icipacion del Bto. Llul l .
Po rque este, que hab laba y escribfa el a r a b e , 1 2 el latfn 1 3 y el catalan, 1 4


" S. GALMES, PREV., Dinamisme de Ramdn Lull Mallorca, 1935, 13-14.
1 0 Doctrina pueril, cap. 72. D e gentils, edic . Obres de Ram6n Llull, I, Palma


d e Mallorca, 1906, 128-129.
1 1 ibidem, 129.
1 2 Escribi6 en lengua arabiga el Libre del genlil e los tres savis (1269?) y e l


Libre de contemplacio en Deu (1270?), - las dos primeras obras de su producc i6n
cientifica - ; la Ldgica d'A1gatze1 (rimada) - en 1 2 7 5 ? - ; el Liber de Trinitate et
Incarnatione (1302?); la Disputatio Raimundi christiani et ILatnar saraceni (1307) etc.


1 3 Sin que haga falla enumerar una por una las obras escritas por Ram6n
Llull, en lengua latina, subravemos que redact6, en latin, las Instancias e levadas
a Nico las IV (1292). a Celest ino V (1294) y a Bonifacio VIII (1295); Io m i s m o q u e
la presentada, en 1311, en el Conci l io Ecum£nico de Viena (Francia).


Es d e tal importancia la producci6n latina del Bto. Ram6n Llull que, actual-
mente , se est6 publ icando la edic i6n critica de •Raimundi Lulli opera latina*, di-
rigida por el Prof. Friedrich Stegmuller, la cual cuenta ya con c inco tomos. En el
siglo XVIII, Salzinger l len6 I-X tomos de la l lamada edic i6n maguntina, y publ ic6
48 obras.


A pesar d e haberse publ icado, separadamente, diversas obras latinas, despu£s
d e la edic i6n Salzinger (1721-1742), cuando c o m e n z 6 a publicarse la ed ic i6n critica
referida, se hallaban in6ditas unas 105 obras latinas.


1 4 Las obras d e texto catalan del Bto. Llull l lenan 21 v o l u m e n e s d e la


3




172 8. GARClAS PAL0U


d e 9 c o n o c i a el griego, conio la casi to ta l idad —tal vez, sin excepcion
a lguna— de los teologos occidentales. Po r lo menos, la contienda tri-
n i tar ia , descrita en el Liber de Sancto Spiritu, no es historica en todos
9 u s aspectos. 1 5 E l autor del t ra tado pudo , tal vez, escribirlo, a raiz de
una de tantas controversias, manten idas en el Oriente , en t re lat inos y
orientales, 1 6 o en t re teologos latinofronos y focianos-antiunionistas. 1 7


Pero lo que, de todas mancras , es irreal es la part icipacion del Bto. Ra-
mon Llull y la uti l izacion de su caracterist ico metodo "secundum
"Artem compendiosam inveniendi veritateni''', et secundum conditiones
quinque Arborum, quae sunt in "Libro Gentilis et trium Sapientum"."


edic i6n Obres de Rainon Lull, publicada e n Mallorca en su casi totalidad por
Mn. Salvador Galmes . A 6stos hay que afiadir los dos tomos publ icados por I. Ros-
sell6 y M. Costa t Llobera.en 1901.


Consta con toda certeza que entre las obras lulianas de texto en cataldn las
hay que originariamente fueron escritas en lengua arabiga, c o m o el •Libre del
gentil e los tres savis, el Libre de contemplacio en Deu, el Libre de Ainic e
Amat, e t c


La mayoria, sin enibargo. no son traducci6n de lengua alguna - d e la latina o
arabiga - sino q u c fueron escritas directamente cn lengua catalana: el Libre de
Blanquerna, Doctrina pueril, Ilores de nostra Dona, Libre de Maravelles, etc.


1 5 Es manif ies tamente aleg6rico que un dia d e Pentecostes se encontraran
dos sabios - uno latino y otro griego - •juxta quendam fontem, ex quo fonte Do-
mina intelligentia sinebat bibcre suiiin palafremnn infra uinbran cuiusdam arboris,
quae habebat decem flores, in quibus erant scriptae littcrae aureae et argenteae
significantes decein Conditiones, per quas decurrunt Rationes huius libri...* (De
Pr6logo, edic . cit., pag. 1, col . 1).


1 6 Se t iene noticia, p. e., de unas reuniones celebradas, en Nicea , en 1234, con
la participaci6n de te6logos griegos y de dos franciscanos y dos dominicos , e n v i a d o s
por Gregorio IX. Llegaron a celebrarse siete, de las cuales seis se dedicaron, ex-
c lus ivamente , a la cuest i6n del «Filioque« (Hefele-Leclercq, ob. cit., VIII, Paris, 1872,
234-294).


En Ias controversias entre latinos y jacobitas, un icamente se discutia el tema
d e la doble naturaleza de Cristo (RICOLDO DF. MONTECROCE, Liber pere&rina-
tionis, en L. C. M. LAURENT, Pere&rinationes Medii Aevi quatuor Lipsiae, 1864,
125).


Es interesante constatar que Fray Ricoldo d e Montecroce fue env iado al Oriente ,
por Bonifacio VIII, en 1296, unos trece anos d e s p u e s del primer v ia je d e Ram6n
Llull a aquellas tierras.


1 7 Nic6foro B l£mmydes y Juan V e c c o s - lo m i s m o que C. Melitiniota - son
te6logos orientales que lucharon en primera l inea. Frente a los te6logos que im-
pugnaban la tesis d e la Procesi6n del Espiritu <i Patre Filioque. (S. GARCIAS
PALOU, EI metodo teologico usado por el beato Ramon I.lull en sus escritos rela-
tivos al cistna &rie$o, y el de stts coetdneos teolo&os latinofronos, Estudios Lulianos,
VIII 1964, 24 ss.


Por otra oarte, consta, que d e s p u e s de la ce lebraci6n del II Conci l io d e Lyon
(Francia), en 1274, d o n d e se pact6 la uni6n con los griegos, el nombre del Papa.
en Constantinopla, fue escrito en los dipticos, y Gregorio X, en unos s o l e m n e s
of ic ios fu6 proc lamado Pontifice supremo de la Iglesia apost6lica y Papa ecum^-
nico . P e r o obispos y cldrigos, enemigos d e la uni6n con Roma, impugnaron el
dogma cat6lico, dando ocasi6n a continuadas y encend idas cotroversias (HEFELE-
LECLERCQ, ob. cit., VI, Premiere partie, Paris, 1914, 168-209).


1 8 Lo primero, porque, c o m o se ha dicho antes, Ram6n Llull ni leia ni hablaba
el griego. Lo segundo, r>o participando 61 en la disputa, los controversistas - des -
conocedores del sistema apolog6tico luliano - no podian utilizarlo en su debate .


4




i:r. « L l B E B D E SANCTO S P I B l T t J » 1 7 3


Esto es, precisamente , lo que no permi te dudar de la autent ic idad
lul iana del Liber de Sancto Spiritu. Su contextura. Su metodo teolo-
gico-apologetico. Ademas, la presencia de un sabio musu lman , repre-
sentacion del pueblo de la Media Luna, por cuya conversion a l
Crist ianismo tanto laboro el autor del "Liber, qui est de disputatione
Raymundi christiani et Hamar SaracenV. 19


El prologo consti tuye una verdadera sintesis del genuino metodo
lul iano. E n el se explica, sucintamente en que consiste y como se
apl icara al tema de la Procesion del Espir i tu Santo. "Divina gratia
—escribe Ramon Llul l— quidam homo culpabilis, cujus nomen non
dignatur scribere in hoc Libello, breviter refert quomodo duo sapien-
tes (quorum unus erat latinus, alter vero graecus) sibi invicem
obviaverunt die Pentescostes, juxta quendam jontem, ex quo fonte
domina intelligentia sinebat bibere suum palafrenum infra umbram
cujusdam Arboris, quae habebat decem flores, in quibus erant scriptae
litterae aureae et argentae, significantes decem Conditiones, per quas
decurrunt rationes hujus libri: quando autem illi sapientes fuerunt ad
illum fontem, quaesiverunt a Domina, quid significarent flores ar
boris? Domina vero respondit et dixit eis, quod dicti flores signifi-
carent Modum et Artem, per quam posset cognosci quae Credentia
sit in veritate, an Credentia latinorum, an graecorum; nam quilibet
florum significat istud, et quilibet florum continet suam contitionem
ad demonstrandam veritatem, quae Fides praedictorum sit vera vel
falsa; quae est conditio investigandi viam, secundum quam duarum
praedictarum credentiarum in Deo possit inveniri major nobilitas, et
illa major nobilitas est affirmanda et eligenda'\ 20


Concretamente , el metodo lul iano, seguido en la disputa telogica,
cuya detal lada narracion teje el texto del Liber de Sancto Spiritu, no
consiste sino en la aplicacion del concepto anselmiano de Dios
("aliquid quo nihil majus cogitari po tes t " ) . 2 1 "Prima conditio —pro-
sigue el Bto. Llul l— primi floris est, quod affirmetur et eligatur major
Distinctio divinarum Personarum. Secunda est, quod affirmetur et
eligatur major Concordantia divinarum Personarum. Tertia est de Sim-
plicitate et Unitate Dei; nam illa Fides, per quam possunt attribui ma-
jor, simplicitas et unitas, debet eligi supra illam, quae Deo non attribuit
tantam simplicitatem et unitam; et hoc idem de aliis floribus, secun-
dum ordinem ct regulam et artem; cum majoritas, videlicet major no-
bilitas, debeat affirmari et Deo attribui secundum virtutes et propieta-
tes divinas, et secundum quod majoritas simul convenit cum esse in no-
bilitate et perfectione, et minoritas, quae est oppositum majoritatis,
simul convenit cum privatione et imperfectione, secundum ^Artem
compendiosam inveniendi Veritatem", et secundum conditiones quinque
Arborum, quae sunt in "Libro Gentilis et trium Sapientum',: postquam


Edic. Salzinger, IV, Moguntiae, 1279.
Liber de Sancto Spiritu, Edic. cit., p.l, col. \ - .
Proslogium, cap . II. Edic. B. A. C , Obras completas de San A n s e l m o , I.


5




174 9 . G A B C I A 8 ' P A L 0 U


vero Domina finiverat sua verba, palafrenus potavit ex fonte, et Do-
mina, accepta licentia, a praedictis sapientibus recessit". 22


Cuando se t ra ta de Dios —viene a decir R a m o n Llull , en este tra-
tado sobre la Procesion del Espir i tu Santo—• hay af i rmar lo mas
perfecto. Sea en el orden de la Tr in idad , sea en el de la Unidad divina. Y
se explica de manera mas cabal esa mayor pcrfeccion divina en la
Tesis la t ina sobre la Procesion de la Tercera Persona. Mejor que en
la tesis fociana.


A la luz de aquel pr incipio, desarrolla los siguientes temas, que
const i tuyen la mater ia de otros tantos capftulos: De majori Distinc-
tione divinarum Personarum, De majori Concordantia divinarum
Personarum, De majori Unitate divinae Essentiae, De majori perfec-
tione divinarum Personarum, De majori Opere divinarum Persona-
rum, De majori Opere divinarum Personarum, De majori Gloria. 23


Siete razones de indole ne tamente teologica, con las que se p ropone
demost rar que la "majoritas", en el o rden de cada una de esas per-
fecciones y a t r ibutos divinos, se salva, si el Espi r i tu Santo procede del
P a d r e y del Hi jo , y no, si solo procede del P a d r e . 2 4


A las mismas afiade otras cuat ro de caracter s implemente apolo-
getico: De majori merito. De majori demonstratione, De majori vita,
De majori praedicatione. 2 5 Todas ellas, desarrol ladas con la misma
finalidad de demostrar que la "majoritas", en estos cuat ro ordenes, solo


2 2 De prologo, ed . cit. p. 1.
Madrid, MCMLII, 366.


2 3 Ob., cit., pag. 6 ss.
2 4 H e aqui algunos ejemplos a manera de prueba: «... si autem Filius Sancto


Spiritui dat Process ionem, inter Sanctum Spiritum et Filium est distinctio per
personalem proprietatem et per personalem operat ionem Sancti Spiritus et Filii;
quae distinctio non esset , si Sanctus Spiritus non procederet a Filio; c u m au lem
major distinctio debeat affirmari, per hoc demonstralur quod Sanclus Spiritus
procedat a Filio»; (Ob. cit., p . 2 8 , cap . I edic . cit. p.6, col . 15).


«...si vero Sanctus Spiritus non procederet a Filio, non fieret distinctio propria
per Filium et Sanctum Spiritum inter unum et al ium; et si quael ibet Personarum
non esset tam distincta ab alia, non posset esse tanta concordantia inter Personas:
cum autem major concordantia debeat affirmari, idcirco probatur quod Spiritus
Sanctus procedal a Filio» (Ob. cit., p . 29 cap. II, edic . cit., pag. 6, col . 2S).


«...cum autem necessario conveniat quod Sanctus Spiritus et Filius habeant
al iquam relat ionem et proprietatem, per quam conveniant , ut sint una s implex
essentia, idcirco demonstratur Sanctum Spiritum procedere a Filio; cum major
unitas et simplicitas sit e l igenda». Ob cit., p . II, cap. III, ed ic . cit., p6g. 7, col \ - ) .


«...si Sanctus Spiritus non procederet a Filio, significaretur quod Filius non
esset genitus ex toto Patre, in quantum Pater sibi solum daret quod Sancto Spiritui
daret Process ionem, quod d o n u m esset improprium ad d a n d u m Filio: et si
Filius non generaretur ex toto Patre, esset finitus et terminatus. H o c autem est
impossibi le: per quam imposibil itatem significatur quod Sanctus Spiritus
procedat a Filio, et quod Pater generet illum perfectum et aequa lem sibi ipsi d a n d o
Sancto Spiritui perfectum donum, ex quo significatur in D e o major perfect io , si
Sanctus Spiritus procedat a Filio» {Ob cit., p. II, cap. IV, ed ic . cit., pag. 7, col . 28).


2 5 Ob cit, p . II, capitulos VII, VIII, LX y X, pags . 9 y 10.


6




E L « L I B E R D E S A N C T O S P I R I T U » 175


queda satisfactoriamente explicada, si se admi te la tesis lat ina acerca
de la Procesion de la Tercera Persona Divina. 2 6


Se ha indicado antes que Ramon Llull dispensaba verdadera con-
sideracion a los griegos, la cual le Uevo a test imoniar— a pesar del
reconocimiento de su condicion de cismaticos— que "/iara moltes de
bones costumes, e per so con son ten prop a la fe catholica, serien
leugers a enduir a la Esgleya Romana''''. 2 7 Pero , a la vez, movido de
su espir i tu ecumenista, cede el p r imer lugar al teologo griego, en la
disputa teologica sobre la Procesion del Espir i tu Santo. Como ya lo
habia hecho con el sabio jud io , en el Libre del gentil e los tres savis. "
"Latinus et graecus —escribe en el "Liber de Sancto Spiritu— unius
voluntatis fuerunt, videlicet insimul disputare coram Saraceno, imi-
tando artem et regulam praedictarum Conditionum, et hoc ad inves-
tigandum, utrum Sanctus Spiritus procedat solum a Patre, seu a Patre
et Filio. Miserunt vero sortem, quis eorum primo inciperet; sors autem
evenit graeco, qui primo incepit loqui...". 29


Nos hal lamos ante una fineza de Ramon Llull , que revela su
temple ecumenista. Cumpl ido , empero , que —como hombre dotado
de recio y autent ico espiri tu ecumenico— sabe armonizar con la de-
claracion l lana de lo que el estima que es la verdad, para most rar la
super ior idad religiosa —de valores espir i tuales— de la Iglesia Roma-
na , con relacion a la griega. "Latini —expresa el teologo lat ino al
griego— excedunt graecos in numero, et habent plures principes et
praelatos, majorem potestatem, majorem libertatem, plures clericos
plures rvligiosos, et majorem scientiam, et dant plures eleemosynas.
Amplius latini habent plures religiosos, qui habcnt magis asperam
et magis contemplativam vitam, quam graeci; et clerici latinorum
magis honorantur, quam clerici graecorum; et in quantum clerici
latinorum non habent uxores, sunt magis dispositi ad divinum offi-
cium". '"''Clericus —prosigue— qui non habet uxorem, magis possit
odire luxuriam et magis diligere castitatem, quam clericus, qui habet
uxorem; quoniam vero id, per quod magis potest multiplicari meritum,
melius convenit cum divino officio, quam id, per quod meritum non
potest tantum multiplicari..." 3 0


* * *


2 6 He aqui una mueslra: En el capitulo titulado De majori merito, escribe
lo siguiente: -. . . idcirco significatur S, Spiritum procedere a Filio; si en im hoc
non esset ita, sequeretur, quod majoritas fidei, intellectus, meriti ac gloriae conve -
niret cum minori esse et cum privatione, et minoritas opposita majoritati conveniret
c u m esse et majoritate: l>oc autem est contradictio: per quam significatur quod
S. Spiritus procedat a Filio» (Ob cit., p. II, cap. VIII, edic . cit., pfig. 9, col . 1).


2 7 Doclrina Pueril, cap. 72, edic . cit., 128-129.
2 8 Del prdleg. edic . cit., 1060.
2 9 De prologo, edic . cit., pag. 2, col . 1.
3 0 Liber de Sancto Spiritu, p . II, cap. IX, p p . 9 y 10.


7




176 8. GARCfA8 PALOU


La "Doctrina pueril" es, en real idad, el p r imer t ra tado lul iano,
donde el Bto. Llull se refiere al Cisma oriental . No es —ni de lejos—
una obra oriental is ta, como el Liber de Sancto Spiritu, o como el Liber
de quinque sapientibus. Pe ro , en ella, dedica a la desmembracion grie-
ga unas lineas, de sentido muy preciso, que no se hal lan en una obra
tan extensa como es el Libre de contemplacio en Deu, donde se reficre
a otros herejes . 3 1


Precisamente , son esos datos tan concretos y los casi inexplicables de
la lista de "gent i l s" —con inclusion de los "ongres d'Ungrio la Menor" 32
y de los "nestorins"— 3 3 que obligan a p lantear el tema relat ivo a la
fecha en que fue escrita aquel la obra ,que Galmes cree que compuso
antes de 1280. 3 4 Es decir, antes del supuesto, por el mismo, p r imer
viaje al Or iente " Sorprende , en verdad, que en el referido "Lifere de
contemplacio en Deu", no pudiera escribir un capi tulo del contenido
que ofrece el t i tu lado De gentils, de la Doctrina pueril, y si lo hiciera
en esta obra.


De par igual manera , se formula el problema del afio en que fue
escrito el "Liber de Sancto Spiritu" —at r ibu ido generalmente a 1274—,
que t ra tamos de resolver, an te r io rmente 3 0 , segiin se ha indicado antes.


Lo si tuamos a l rededor de 1283, en vir tud de la certeza de que no
fue presentado al I I Concilio de Lyon celebrado en 1274. Por lo cual,
no fue escrito antes de aquel la asamblea ecumenica de la Iglesia. 3 7


Por otra par te , excluimos la posibil idad de su composicion in-
media tamente o pocos aiios despues del mismo Concil io; porque , en
el, se pacto la un ion de Roma y Constant inopla. 3 8


Mas cabe pregunta r —y el tema no es de impor tancia secunda-
r ia— donde fue escrito, por R a m o n Llull el Liber de Sancto Spiritu.
Prob lema que —segun creemos— se plantea, por vez p r imera , en la
historia del lulismo y, concretamente , en el plano de la cronologia
de los escritos del Bto. R a m o n Llull.


3 1 «...los eretges. . . d ien a a fermen que ii deus son, son conlraris als vostres
honraments divinals: car e n axi com los sarrains neguen vostra sancta passi6 per
entenc i6 d o n r a r vostra humanitat, en axi las eretges dien q u e es i deu mal qui ha
creades les coses corporals, e ass6 dien per tal que a vos no sien atribuydes les
creatures corrompabfes. . . - (Lib. V, dist. XL, cap. 316. Edic. Obres d e Ramon
Lull, VIII, Mallorca, 1914, pag. 22 n. 25).


Al parecer, en estas l ineas aludia a los cataros.
3 2 Doctrina pueril, Cap. 72, edic . cit., 128.
3 3 Ibidem.
3 1 S. GALMES, PREV., Dinamisme de Ramon Lull. Mallorca, 1935, 18.
3 - 1 S. GARCIAS PALOU, La presencia de Focio en una obra del beato Ramon


Lluil, en sus relaciones con su supuesta primera estancia en el Oriente cristiano
(1279-1281?), Estudios Lulianos, VI, 1962, 139-150.


3 6 S. GARCIAS PALOU, El -Liber de Sancto Spiritu. de Ramdn Llull, ifue
escrito con motivo de la celebracidn del II Concilio de Lyon (1274)?, Estudios
Lulianos, III, 1959, 59-70.


3 7 Ibidem, pag. 66.
3 8 Ibidem, pags. 68-69


8




E L " L I B E R D E S A N C T O S P I R I T U » 177


Si fue compuesto antes de 1283 —o alrededor de esta fecha—, 3 9
y hay que admit i r u n viaje al Oriente , que lleno los aiios 1280-1282
—poco mas o menos— 4 0 hay un lugar al p lanteamiento del asunto
relativo a si fue escrito en el Oriente mismo o en Mallorca, a su re-
torno, antes de acabar —tal vez de comenzar— el Libre de Blan-
querna. 4 1


Nos incl inamos hacia la probabi l idad 4 2 de haber sido com-
puesto en t ierras or ientales; y donde se discutia el tema de la
Procesion del Espi r i tu Santo. 4 3 Por lo menos —segun creemos— alli
tomar ia sus notas, convencido de que el pacto de Lyon no era acatado
por gran pa r t e del clero bizantino 4 4 y de que cont inuaba al rojo
vivo la cont ienda sobre el "F i l ioque" y acerca del asunto teologico que
motivo aquella .


Creemos que fueron aquellos debates los que inspiraron a Ra-
indn Llull la composicion inmediata de su Liber de Sancto Spiritu y la
u l ter ior de la obra —mas completa— t i tulada Liber de quinque sa-
pient ibus. 4 5 Pero de esto no cabe deducir que fuera compuesto, en


3 9 Ibidem, pag. 70.
4 0 S. GARCIAS P A L O U , La presencia de Focio en una obra del beaio Ratndn


LluII... rev. cit., pag. 149.
4 1 A nuestro juicio, el Libre de Blanquerna fue escrito, por Ramon Llull, m u y


antes del afio 1294 - concretamente alrededor del afio 1 2 8 3 - , y no e n aquel la
fecha (S. GARCIAS PALOU, Ll -Liber de quinque sapientibuS' del Bto. Ramon
Llull, en sus relaciones con fecha de la composicion del •Libre de Blanquerna*,
Estudios Lulianos, I, 1957, 371-384.


4 2 En este punto concreto resulta sumamente dificil alcanzar la certeza,
por raz6n de la serie de problemas planteados por las dudas biogrSficas q u e en-
v u e l v e n este per iodo de las actividades del Bto. Ramon Llull. En virtud de lo cual,
s6lo es pos ible hablar de probabilidad o gran probabilidad•, pero no d e certeza.


4 3 Anter iormente , se na hecho referencia a este genero de debates teologioos.
Leanse las Notas 16 y 17.


A lo alll expresado puede anadirse que la literatura teol6gica, correspondiente
al Oriente cristiano y a aquella epoca constituye una prueba tangible d e las con-
troversias que se mantenian sobre le tema de la Procesi6n del Espiritu Santo y
acerca del 'Filioque*. (S. GARCIAS PALOU, LI metodo teologico usado por el
Beato Ramon Llull en sus escritos relativos al cisina piego, y el de sus coetdneos
teologos latinofronos, Estudios Lulianos, VIII, 1964, 224 ss.)


4 4 Si e s e viaje al Oriente es hist6rico, es manif iesto que tuvo que lograr un
conoc imiento exacto d e la verdadera situaci6n de la iglesia griega c o n relaci6n a
Roma y al tema de la Procesi6n del Espiritu Santo, lo m i s m o que al del «Fi l ioquev
Concretamente , tuvo que poder apreciar cu£l era el estado d e a n i m o del clero y
ser testigo d e sus manifes tac iones externas.


4 5 Los te6logos antiunionistas, esoogieron para sus debates , el me4odo es-
peculat ivo; aunque no exc lus ivamente . Focio, Teofilacto, Juan Furnes, N ico las
Metonense , etc. se sirven de una serie d e sof ismas de indole teol6gico-especulat iva,
para el mantenimiento d e su tesis. Por lo cual, los te6logos latin6fronos no podian
refutar, de manera cabal, los escritos de Focio y sus semejantes , sin entrar de l leno
e n el c a m p o especulat ivo . Y asi p. e. V e c c o s d iv ide e n dos partes la m5s im-
portante de sus obras, el tratado De unione ecclesiarum veteris et novae Rotnae, y
consagra la segunda a rechazar un crec ido mimero de razones especulat ivas ,
desarrolladas por los te6logos foc ianos que le precedieron. D e manera identica
p r o c e d e e n su obra titulada Refutatio photiani libri de Mystagogia Spiritus Sancti,


9




178 9 . G A B C I A 9 P A L O U


medio de los mismos. Como, c ier tamente , no lo fue esta til t ima obra ;
sino en 1294, en I tal ia . 1 0


La razon que nos mueve a p lan tear ahora aquel la hipotesis
—como se sabe el p roblema de la cronologia y de la ubicacion de la
bibl iograf la lul iana es muy complejo— es, concretamente , de indole
psicologica. P r imar i amen te de tal naturaleza . Mas no, por esto, carece
de todo valor p roba t ivo ; sino que t iene el suyo propio. 1 7


Ramon Llull na r r a el encuent ro de los dos teologos —lat ino y
griego—, y el musu lman —que tercia cn la cont ienda— situandose el
—el mismo R a m o n Llul l— espontaneamente —casi sin darse cuenta—•
en el lugar de los sucesos. Ademas , lejos de Roma. E n Constant inopla.
Sin que baste para desvalorizar esta razon la suposicion —objet iva—
de que se t ra ta de una disputa teologica i rrcal , y —a la vez— de que
Ramon Llull no se hal lara , precisamente , en Constant inopla.


Lo cierto es que el Maestro mal lo rqu in nar ra que el musu lman
dijo lo s iguiente: "Veni ad constantinopolitanan civitatem, ut fierem
christianus, et crederem in Legem graecorum; cum vero fui in ecclesia
vidi unum latinum et graecum disputantes supra Articulos suarum
Legum, et sic me posuerunt in dubio; et ideo volo ire Romam, ut
sciam, veritatem, an Persona Sancti Spiritus procedat a Patre et Filio,
vel an sic sit, velut graecus dixit, qui negavit quod Sanctus Spiritus
procedat a Filio, et dixit quod Sanctus Spiritus procedat a Patre
tantum: et propter hoc, dixit Saracenus, non est mihi voluntas recipere
Baptismum, quousque mihi detur certitudo horum Articulorumu. 4 8


El cronista — R a m o n Llul l— corta la p r imera par te de la narra-
cion relativa a la presencia del Sarraceno —toda aquel la , tej ida con
verbos en tercera persona—-, 4 8 pa ra aiiadir una segunda par te , en la
que aquel habla en pr imera persona, segiin puede comprobarse en el
texto que acaba de transcribirse.


c o m o Ble inmides en su segundo estudio sobre la Procesi6n del Espiritu Santo y
Melitiniota, en su segunda Oracion. Es decir, que los te6logos foc ianos y antiunio-
nistas obl igaban a los latin6fronos a m o v e r s e tambign, dentro del c a m p o espe-
culativo (S. GARCIAS PALOU, Eficacia del metodo especulativo seguido por el
beato Ramon Llull en sus tratados que versan sobre el capital error trinitario de la
desn.embracion oriental, Estudios Lulianos, IX, 1965, 71-84).


Todo lo cual pudo inspirar a Ram6n Llull la compos ic i6n , s iguiendo el m e i o d o
especulat ivo , de los tratados Liber de Sancto Spiritu y Liber de quinque sapientibus.


4 6 S. G A R C I A S PALOU, La fecha del 'Desconhorh, en relacidn con las vi-
sitas del Bto. Ramon Llull a la corte papal, Estudios Lulianos, VII, 1963, 85-87.


4 7 La Psicologia experimental formula las l eyes del ps iquismo humano, las
cuales , aunque no sean igualmente tangibles o comprobadas que las q u e rigen la
naturaleza inanimada - ley d e la gravedad, l eyes astron6micas y meteorol6gicas ,
l eye s de la inmersi6n de s6l idos en l iquidos, etc. - gozan de la suf ic iente esta-
bilidad y constancia, para autorizar def in ic iones y predicckjnes dotadas d e sol idez.
(MAURICIO DE IRIARTE, S. J., Vida y cardcter, Ramon Llull, Madrid, 1955,54 ss).


4 8 De prologo, nag. 1.
4 9 «Divina gratia quidam h o m o pauper culpabil is , cujus n o m e n non dignatur


scribere in hoc l ibello, breviter refert q u o m o d o d u o sapientes (quorum unos erat
latinus, alter vero graecus) sibi inv icem obviaverint die Pentecostes. . .» Liber de
Sancto Spiritu, De Prolo&o, edic . cit., pag. 1, col . 15).


10




« E L L I B E R D E S A N C T O S P I R I T U > 179


Es en esta segunda par te descriptiva del encuentro del sabio
musu lman con los dos sabios lat ino y griego, donde —quizas, incons-
c ien temente— el Bto. Llull se sitiia en el lugar de los sucesos. Asi, de
la misma manera que expresa que "sapiens saracenus ...venit ad
fontem, juxta quem erut illa arbor, et dicti duo sapientes (el la t ino
y el griego) morabantur", 5 0 t ambien cuenta lo que les dijo el sarra-
ceno : "veni ad Constantinopolitanam civitatem...; vidi unum latinum
et graecum disputantes...; volo ire Romam...". 51


La circunstancia de que R a m o n Llull sea, a un mismo t iempo,
el cronista —como autor del Liber de Sancto Spiritu— y el teologo
la t ino, le induce, tal vez inconscientemente, a colocarse —como narra-
dor— jun to a los dos teologos controversistas. Y, consiguientemente,
no dice que el sabio musu lman fue sino que vino a la fuente. Como
tampoco, que fue; sino que vino a Constantinopla. Ni que quiso venir,
sino ir a Roma.


Si Ramon Llull —como cronista o autor del referido Liber de
Sancto Spiritu— al escribir sus paginas, no se hubie ra sentido —aun-
que menta lmente —presente en la controversia y en el lugar que el
describe, hubiera expresado que el sabio musulmdn fue a la fuente;
que fue a Constantinopla, y que quiso venir hacia Roma. 52


A esta razon de indole psicologica —cuyo valor no basta para
forjar un argumento verdaderamente apodict ico— bay que agregar
el dato de la noticia que Ramon Llull ya poseia, en 1283, con relacion
a los debates teologicos que, en el Oriente Cristiano, se l ib raban en
to rno del tema de la Procesion del Esp l r i t u Santo ; y ademas, los
datos precisos sobre la situacion religiosa de los griegos.


E n resumen, si R a m o n Llull no hubie ra escrito, en el Oriente ,
por lo menos el esquema de su Liber de Sancto Spiritu, no se expli-
caria, de manera cabal, que sus paginas ofrezcan los datos historicos
y las formas gramaticales de las que el prologo de aquel se hal la
investido.


S. GARCIAS PALOU, P B R O .


3 2


Ibidem, pag. I.
lbidem, p&g. 1.
lbidem, pag. 1, col. 23.


11






RAYMUNDI LUYL TESTAMENTUM FACTUM
ANNO 1281


The document publ ished below came to light during a rapid ins-
pection of the capi tular archive of Tortosa in December 1966. At first
sight it seemed an impor tan t discovery: a will drawn up by R a m o n
Lull at a period of his life about which so l i t t le is known However a
single reading sufficed to discredit such an interpreta t ion. I t is dif-
ficult to believe tha t the Raymundus Luyl who made his will at Torto-
sa in June 1281 is to be identified with tha t Ramon Lull who is cele-
bra ted as one of the chief glories of Catalan cul ture. This Raymundus
evidently belongs to Tortosa. H e has no books to dispose of, no wife to
provide for. He is a grandfather , whereas el Beato, according to t radi-
t ion 2 , had not yet passed his fiftieth year. The re is no sign of the two
chi ldren , Dominic and Magdalena, who are ment ioned in el Beato 's
will of 1313 (itself so very different a d o c u m e n t 3 ) and who are belie-
ved to have been born soon after 1259 4 . Nor would one be justified in
identifying the heir of Raymundus Luyl of Tortosa wi th the Guil len
Llull who, according to Gabriel Llull 's researches in the early seven-
teenth century, was born to el Beato by Cather ina de Labots en 1266:
it is improbable tha t a youth of fifteen years should have been the
fa ther of two chi ldren 5 .


1 Cf A. R. Pasqual, Vindiciae Lullianae, 1. i, (Avenione , 1778), p . 139; J. Avin-
y6 , El lerciari francescd beat Ramon LluU, (Igualada, 1912), p. 304; E. Al l i son
Peers, Ramon LulL a biography, (London 1929), pp . 142-8; S. Garcias Palou,
La presencia de Focio en una obra del Beato Ramon Llull, en las re lac iones con


su supuesta primera estancia en el oriente cristiano (1279-1281?)' in Estudios Lu-
lianos 6 (1962), pp. 139-50, at p. 149.


2 Av iny6 , op. cit, pp . 51-2; Peers, op . cit, pp . 71-11.
3 Francisco de Bofarull y Sans, El testamento de Ram6n Lull in Memorias de la


R. Academia de Buenas Letras de Barcehna, 5 (1896) pp. 43-78; Av iny6 , o p . cit,
pp . 523-5.


4 Peers, op . cit, p. 16.
5 Ed. by 'J. G.' in Bol. Soc. Arq. Luliana 3 (1890), pp . 262-4. Gabriel Lull


m a d e his genealogical study in 1606, 'lo qual he tret de papes de ma escrits d e
m o s antepassats' . Peers (op. cit. p. 16 note) describes Gabr ie f s conc lus ions as
'quite mistaken'.


1




182 PETER LINEHAN


Nevertheless, in the words of one who did so m u c h to clarify the
family history of el Beato, ' tot lo que t ingui referencia ah una figura
historica tan t ext raordinar ia com la del poligraf nial lorqui , se tracti
no mes de detalls peti ts y deslligats, adquire ix positiva importancia
per a la erudicio" 5 . So estudents of the early history of el Beato may find
in this document — never before publ ished, to the best of my know-
ledge, bu t at least read by someone whose chief interest seems to have
been ph i lo log ica l 7 — mater ia l for the be t te r unders tanding of t h e
ramifications of the Lull family in the th i r t een th century. In this res-
pect it is conceivable tha t Raymundus Luyl was an uncle of el Beato ,
and tha t the former 's son Arnald is to be identified with the la t ter ' s
cousin who, in June 1256, received a gift from his distinguished rela-
tive 8 . Bu t this re la t ionship would imply tha t two brothers , t h e fa ther
and the uncle of el Beato, each bore the same n a m e : R a m o n 9 — an
improbabi l i ty which consti tutes the strongest objection to t h e sugges-
tion here made . On the o ther hand , connoisseurs of heredi tary influen-
ces muy perceive a connection between the personali ty of R a y m u n d u s
Luyl as reflected in his legacies to female acquaintances for the pur-
chase of br ight garments and tha t of el Beato before his conversion.
For the modest sum left by Raymundus to the Franciscans seems to
have been an af te r thought : t he sort of oversight which, by this t ime,
his famou» namesake had come so much to regret .


PETER LINEHAN
St. Johns Col lege


Cambridge


8 J. Miret y Sans, ' N o v e s hiografiques d'en Ramdn Lull' in Bo\. R. Acad. Bue-
nas Letras de Barcelona 8 (1915-16), pp. 101-6 at p. 101. See also his article, 'La
Vila N o v a de Barcelona y la familia d'en Ram6n Lull en la XIII centuria', ibid 5
M909-10), pp . 525-35.


7 The word frayrisca, each time that it occurs, has heen marked with a cross.
Cf Ducange , s. v. frayreysia.


8 Miret y Sans, art. cit, p. 103. The document was witnessed by Gui l l e lmus
Lull w h o s e relationship to Arnaldus is not expla ined. If the suggested identif ication
of Arnaldus is correct, then Gui l le lmus was his brother, and the heir o f Ray-
mundus Luyl of Tortosa.


9 Ibid, loc. cit: 'Raimundus Lulli filius quondam Raimundi Lulli' O n p. 106
Miret writes: «En totes m e s llargues invest igacions may hi vist la coex is tenc ia e n
la nostra terra d u n altre Ram6n Llull, qui tamb6 fos fill d'un pare d i g u a l n o m y
posseint com lo pare del Beat immobles en lo sorral de la vila nova d e Barcelona>.


2




R A Y M U N D I L U Y L T E S T A M E N T U M 183


(TRADUCCION AL ESPANOL)


El «Jociimento abajo publ icado vino a i luminar duran te la rap ida
inspeccion del archivo capi tular de Tortosa en diciembre de 1966. A
pr imera vista parecio un impor tan te descubrimiento un tes tamento
redactado por Ramon Lull en un per iodo de su vida acerca del cual
se sabe muy poco. Sin embargo, una simple lectura seria suficiente
para dudar de tal interpretacion. Es dificil creer cpie el Raymundus
Luyl que hizo su tes tamento en Tortosa en jun io de 1281 se va a iden-
tificar con el Ramon Lull que se festeja como una de las principales
glorias de la cul tura catalana. Este Ramon evidentemente , per tenece a
Tortosa. El no* t iene obra alguna para enajenar, n inguna esposa a quien
mantener . Es un abuelo, por cuanto el Beato. de acuerdo a la t radicion,
todavia no habia pasado sus 50 afios. No hay indicio alguno de que los
dos niiios, Domingo y Magdalena, que son mencionados en el testa-
mento del Beato de 1313 (un documento muy diferente) y que se creen
haber nacido despues de 1259. Ni tampoco estaria justificado el iden-
tificar al heredero de Raymundus Luyl de Tortosa con el Guil lem Lul l
que , de acuerdo a las investigaciones de Gabriel Lull . a principios del
siglo XVII , nacio al bea to de Cather ina Labots en 1266: es poco pro-
bable que a la edad de 15 anos hubie ra sido padre de dos ninos.


Sin embargo en las palabras de uno que t rabajo muchfsimo por
esclarecer la historia de la familia del Beato, " todo lo que tenga refe-
rencia con una figura historica tan extraordinar ia como la del polfgrafo
mal lorquin , aunque solo se t ra ten de pequeiios y desligados detalles,
adquieren importancia positiva para la erudicion". Investigadores de
la historia del Beato pueden encontrar en estos documentos —jamas
antes publicados, mas segiin mi leal saber y entender , escritos por
alguien cuyo interes pr incipal parece haber sido filologico— mate r i a l
para el mejor en tendimiento de la ramificacion de la familia de Lul l
en el siglo XII . A este respecto es concebible que Raymundus Luyl fuera
un tio del Beato, y que el p r imer hijo, Arnaldo , se identif ique con su
p r imo postcrior quc. cn jun io de 1256, recibio un regalo de su distin-
guido par iente . Pe ro esta relacion podrfa implicar que los dos her-
manos, el padre y el tio del Beato, l levaran el mismo n o m b r e : R a m o n
— improbabi l idad que constituye la objecion mas fuerte a la sugerencia
aquf hecha. Po r otra par te , peritos de las influencias heredi ta r ias
pueden percibir una rclacion entre la personalidad de Raymundus Luyl
como se refleja en la herencia a sus familiares femeninos para la com-
pra de flamantcs vestidos, esto antes de la conversion del Beato . P o r
la pequeiia suma dejada por Raymundus a los franciscanos, parece
habe r sido segunda intcncion, la clase de olvido que por este t i empo
8u famoso homonimo habia venido a l amenta r tanto .




184 P E T E H L I N E H A N


T O R T O S A : A R C H I V O DEL CABILDO: T E S T A M E N T O S Y P IOS
LEGADOS, (CAJON 3, P E R G . 5.)


Hoc est t rans la tura a quodam testamento de verbo ad verbum be-
ne et fideliter sumptum .viii. idus october (sic) anno dominice incarna-
tionis MCCXC sexto cuius series sic habe tur . In nomine patr is et filii
spiri tus sancti amen. Cum / nullus in carne mor tem evadere potest,
idcirco in dei nomine ego Raymundus Luyl in meo pleno sensu et me-
mor ia integra nieum facio tes tamentum in quo eligo manumissores
meos videlicet P e t r u m Macellarii et / Ma theum debi tem .quibus dono
p lenum posse m e u m dividendi et o rd inandi omnia bona mea sicut in-
ferius invenerint scr iptum et o rd ina tum. Inpr imis volo et mando quod
omnes injurie mee (et debi ta mea : inserted) que manifesta apa ruer in t
de bonis meis pr imit i is (?) / res t i tuantur et solvantur. Accipio pro an ima
mea centum solidos jaccenses ex quibus dimito (sic) operi Santci Jacobi
.iii. solidos jaccenses ex quibus dimito (sic) operi Sancde nar io 8 . .d . .
.iii. solidos. I tem operi Sancti Nicholai .xii. derarios. (Item fratibus mi-
nor ibus .xii. denar ios : inser ted l . I t em Sancto Jeorgio de Alf (ama) .xiii.
denarios. I tem dimito Guil le lmc filie Guil lelmi Lul / .x. solidos amo-
re dei. I tem dimito eidem (sic) Gui l le lme illam domum meam quam
habeo in vico dcna Ri ta et lectum m e u m in quc jaceo cum omnibus suis
pannis . I tem dimito Dominge filie dicti Guillelmi Lul .x. solidos amore /
dei. I tem dimito R a y m u n d e uxori Guil lelmi Lul .xv. solidos qui dentur
sibi in supertunicale . I t em dimito Marie Pulpize .iiii. solidos pro uno
br ia ldo. I tem dimi to filie dena Serria (?) duos solidos pro uno br ia ldo
amore dei. I tem filie / dena Samsona .ii. solidos pro br ia ldo . I t em
Raymunde Pulpize .xii. denarios. I tem Bar to lomeo Poblador .xii. de-
narios. I tem dimito pro sepul tura mea .xx. solidos. I tem dimito Sancte
Marie de Rabi re .xii. denarios. I tem dimito Sancto Johann i de Cam-
po / .xii. denarios. I tem dimito Sancte Marie de Monte Servato .xii,
denarios. I tem dimito .xii. denarios qua tuor hominibus qui defferant
me ad tumulum. Res iduum vero predic torum centum sol idorum volo
et / mando quod dividatur ad noticiam manumissorum meorum in
piis causis. I tem dimi to ex aliis bonis meis Dulcie filie mee qu inque
solidos pro par te et legit ima et frayrisca cum illis quadrag in ta solidos
jaccenses quos ex bonis / meis habu i t et recepit et quod non possit
amplius petere in bonis mcis. I tem dimito R a y m u n d e filie mee quin-
que solidos pro par te et legit ima et frayrisca cum illis centum L. soli-
dos jaccenses quos babu i t ex bonis meis tempore nupc ia rum / suarum.
I tem dimito Arna ldo filio meo si vixerit legi t imam suam secundum
quod ius requir i t . In omnibus aliis meis mobi l ibus et inmobi l ibus ubi-
que (sic) habeo et habe re et habere (sic) debeo Gui l le lmum Llull fi-
l ium meum insti / tuo . E t hec volo quod sit u l t ima voluntas mea et


4




R A Y M U N D I L U Y L T E 6 T A M E N T U M 185


quod valeat j u r e tes tament i aut saltim j u r e codici l lorum aut quocum-
que alio j u r e valere poteri t . Prae te rea revoco et anullo t es tamentum
quod feci in posse Pet r i / Olivarii notar i i Dertuse et omnia que in eo
plenius cont inentur , quod tes tamentum factum per P e t r u m Olivarii
nul lam obt ineat f i rmitatem. E t u t omnia predicta maiorem obt ineant
f i rmita tem ego Raymundus Lul j u r o per / deum et hec sancta .iiii. dei
evangelia a me corporal i ter tacta me omnia predicta et singula firma
habere et n u n q u a m revocare in vita mea. Quod est ac tum .XII. kalen-
dis jul i i anno dominice incarnat ionis .MCC. octuagessima pr imo. / Sig-
n u m Raymundi Lul predict i testatoris qui hoc laudo , concedo et fir-
mo a tque j u r o manumissoresque f i rmare rogo. Signum Pe t r i Macella-
ri i . Signum Mathei debi tem manumissorum pred ic torum nos qui hoc
laudamus , / concedimus et f i rmamus testesque f i rmare rogamus. Sig-
n u m Johannis Aragonesii. Signum Bernard i de Curt iela test ium huius
testamenti .


Sig n u m fferrarii de mora notar i i i publici Dertuse qui hoc tes-
t amen tum scripsit die et anno prenotat is .


Sig n u m Raymund i de () lades Sig n u m Bernardi Cima notar i i publici
notari i publici Dertuse testis Dertuse subcribentis p ro teste


Sig n u m Johannis de Talavera notar i i publici Dertuse qui hoc scribi
fecit


Sig n u m Johannis Mascarosii qui hoc t ranssumptum scripsit iussu
Johannis de Talavera notar i i publici Dertuse cum superposito in iii
l inea ubi dici tur et debita mea. E t in iiii l inea ubi dici tur Item fra-
tribus minoribus xii denarios. Et cum aptato in v linea ubi dic i tur
dimito die et anno prenotat is


N.B. The abrreviat ion / has been rendered above as ' e t \


5






B I B L I O G R A F I A


I


BIBLIOGRAFIA LULISTICA


Raimundi Lulli Opera Latina (edenda curavit Fr ider icus Stegmii-
ller) 118: Liber de Praedicatione: edidi t A b r a h a m Soria Flores,
O . F . M . ; 2 tt . (I = Dist. I — D i s t . I I A ; I I = Dist. I I B : CENTTJM
S E R M O N E S ) , X X + 4 0 7 pp. , X V I + 6 4 9 pp . ; Pa lmae Major icarum,
1961, 1963.


A medida que vayan saliendo las obras ineditas de R a m o n Llul l
en los tomos tan cuidadosamente presentados por el equipo fribur-
gense del Dr. Stegmuller , el lector se encuentra maravi l lado an te la
industr ia de aquel grupo de colaboradores dedicados a completar
nuestros conocimientos de la vasta produccion del Doctor I luminado .
Algunos tomos hay en que el mayor interes estr iba en el apara to
eritico o en la int roduccion (como sera el caso con el quin to tomo,
cuyo estudio p re l iminar del ambiente parisiense por el Dr. H e l m u t
Riedl inger promete ser una insigne contr ibucion a la historia de las
universidades y pensamientos medievales) . mient ras hay otros en que
la mayor pa r t e de la labor se ha invert ido en el establecimiento del
texto, y — p o r lo menos para quien no se interese sobremanera por los
detalles de dicho procedimiento (lo cual es el caso de la mayor pa r t e
de nuestros lec tores)— lo que de mas interes resulta es el poder leer
por p r imera vez una obra desconocida del poligrafo mal lo rqu in . Es
a este segundo grupo que pertenecen los dos tomos del Liber de Prae-
dicatione (tomos tercero y cuar to de la nueva edic ion) , p reparados
por el P . Soria.


Pudierase uno detenerse para poner alguna que otra objecion al
aspecto historico de la mater ia pre l iminar , y quizas adolezca el stemma
de los manuscri tos empleados de una fe injustificada en la existencia
de un escuela de lulismo en Mallorca inmedia tamente despues de la
muer t e de R a m o n Llull (tal como el habia quer ido que se const i tuyera,
segiin consta en su tes tamento) , de la cual i r rad ia r ian las mul t ip les
copias de sus obras que el hubie ra quer ido ver haciendose en su isla
na t a l : de ahi que se baya asignado a la Familia maioricensis (y como
uno de sus pr incipales MSS) el Codex 'M' (MS. Munich, lat . 10.521),




188 E 9 T U D I 0 9 L U L I A N 0 9


mas bicn a t r ibu ib le a la Escuela de Barcelona. De niayor provecho
sera, sin embargo, indicar el gran valor de las muchas horas que el
P . Soria debe de liaber invert ido en la composicion de los diez utili-
simos indiees que ocupan nada menos que doscientas dieciocho pagi-
nas fpp. 429-646) del quinto t omo : 1.° un Index locorum Sacrae
Scripturae; 2.° un Index cronologicus; 3.° un Index codicum; 4.° un
Index thematum; 5.° un Index axiomatum; 6." un Index sententiarum:
7.° un Index verborum et locutinum; 8.° un Index initiorum; 9.° un
Index titidorum operum; y 10.° un Index nominum. Si existieran
tales indices para todas las obras publ icadas, ;cuantas horas de frus-
t racion se nos hubie ran sido ahor radas a todos los que escribimos
sobre Ramon Lhill cuando no podemos hal lar aquella cita o aquel la
alusion o aquel la afirmacion sentenciosa que recordamos vagamente
habe r leido en alguna par te , la cual nos hace falta para apoyar algfin
pun to de 1a tesis que nos hal lamos desarrol lando en aquel entonces!
jDe cuanta ut i l idad, tambien, para el filologo: tener a su disposicion
un Index verborum et locutionum fidedigno, cuando quiere es tudiar el
desarrollo progresivo del vocabular io (y por lo tanto del pensamiento
que por aquellos vocablos se traslucen) de nuestro au to r !


Pe ro por utilfsimas que sean estas eontr ibuciones del P . Soria, el
niayor interes de sus dos tomos estriba (como ya se ha dicho) en el
texto de la obra que cont iene: una enorme ars praedicandi, ajustada
(como todas las artes par t iculares que escribiera Ramon Llull) a las
fornias y normas de su Arte General . Siendo cscrito en Montpel l ier
en 1304 (segiin el explicit terminose de escribir en aquella ciudad "in
mense Decembris , anno millesimo trecentesimo quar to incarnat ionis
Domini nostri Iesu Chris t i" , V. p . 415) , la forma del Arte Genera l
de la cual depende, es la del ciclo de la Tabula Generalis (de 1293) y
Ars Compendiosa (Compendium Artis generalis seu Practica brevis
super Tabulam generalem, de 1299), es t ructurada sobre el alfabeto
B C D E F G H I K pero amagando hajo este esquema ternar io el sistema
decimal de las Regulae sive Quaestiones. A los seis sentidos habi tua les
de las letras B C D E F G H I K hase anadido. sin embargo, una serie adi-
cional referente a la mater ia par t icular de la ob ra : las nueve Condi-
tiones sermonis, que son Expositio, Divisio, Ordinatio, Investigatio,
Probatio, Comparatio, Multiplicatio, Ornatio y Praedicatio. Y todos
los siete sentidos del alfabeto han sido reunidos en forma de un her-
moso Arhol simbolico, cuyas nueve flores son las nueve letras, cada
una de las cuales tiene siete petalos. Dada su predileccion por los
numeros simbolicos, este mar ida je del nueve t r ini tar io con el siete
universal debe de haber le dado un placer muy exquisito a nuestro
autor .


La obra consiste en dos Distinctiones: la pr imera "De explicat ione
Art i s" y la segunda "de appl icat ione Art is" . En la verdad, la p r imera
de estas no t iene que ver todavfa con su ars praedicandi p rop iamcnte
dicho, sino que viene a ser otra exposicion mas de los principios funda-
mentales del Arte general cn si (subdividida en tres partes de elementis




B l B L I O G B A F I A 189


Artis, de usu principiorum y de usu regularum, respect ivamente) , la
cual ocupa las pp . 139-394 del tomo 111 . La distincion "De applicat ione
Ar t i s " se divide en una pr imera par te teorica, de conditionibus sermo-
num, brevisima si se la compara con la exposicion teorica del campo
bien t r i l lado del Arte general, pues solo ocupa diecisiete paginas (IV,
pp . 395-407), seguida por una par te e jemplar que consiste en cien
sermones y ocupa las pp . 11-415 del tomo IV. Ya que la linica coleccion
de sermones escritos por Kamon Llull que teniamos impresa basta
ahora era Ia del Liber Praedicationis contra Judeos (cuya finalidad
era muy especial) , es facil concebir la importancia del presente texto
para el estudio de la predicacion lu l iana: contiene cincuenta y dos
sermones de tempore y cuarenta y oclio de festis, divididos estos en
doce de Christo, cuatro de beata Maria Virgine, t re inta de sanctis,
uno (pero este en la verdad se subdivide en nueve sermones distintos)
de novem beatitudinibus, y uno final que es un sermo de defunctis.
En su in t roduccion general al tomo I I I , el P . Soria estudia no sola-
mente lo referente a la tradicion manuscri ta de la obra sino t ambien
la estructura que venimos esbozando, la relacion de este l ibro a las
demas Artes lul ianas y a las otras Artes praedicandi medievales, las
condiciones lul ianas para la construccion de los sermones, y el valor
de la obra en si (asi como tambien el lenguaje en que esta escr i ta) .
Su introduccion al tomo siguiente ya estudia mas de cerca los aspectos
caracteristicos de la predicacion dogmatica y de la predicacion mora l
contenidas en los cien sermones ejemplares, y es con placer que remi-
timos el lector a sus erudi tas paginas, asi como a las ipsissima verba
del mismo Ramon Llull .


R. D. F . P R I N G - M I L L
St. Catherine 's College, Oxford


LINARES, ARMAND: Raymond Lulle, Le Livre des Betes. Version fran-
caise du XV" siecle. Avec traduction en Francais moderne, Intro-
duction et notes ( = Bibl io theque Franc,aise et Romane , publ iee
pa r la Cent re de Philologie romane de la Facul te des Lettres de
Strasbourg. Serie B : Textes et Documents , 3 ) . Par is , Klincksieck,
1 9 6 4 .


A. Llinarcs, autor de Raymond Lulle, philosophe de Faction, Pa-
ris 1 9 6 4 , nos ofrccc su edicion francesa del lul iano Libre de les Bes-
ties (que consti tuye ahora el L. VI I del Libre de meravelles) en el
momento en que aparece el mismo texto frances en una ed. i tal iana
(G. E. SANSONE, II "Livre des Bestes" de Ramon Llull. Traduzione
francese anonima del XV secolo. Roma 1 9 6 4 ) y P . Bohigas nos da la
mas reciente que poscemos en catalan (El Llibre de les besties. Bar-
celona 1 9 6 4 ) . Pero conviene recordar que, despues de las ediciones de




190 F . S T T J D I O S L U L I A N O S


Rossello, Obrador y Galmes, bab ian aparecido en catalan la de J. Ru-
bio (Barcelona 1947) y la de M. Batl lori (en OE, I, Barcelona (1957);
que en castellano aiin es reciente la del lnismo P . Bat l lor i (en Obras
l i terar ias de R. L., Madr id 1948) ; que E. Allison Peers habia dado
una excelente edicion inglcsa en 1927 {The Book of Beasts), y que en
Alemania , donde la version de Hoffmann en 1872, Ein katalanisches
Tierepos, habfa tenido tan fuerte eco, corre todavfa fresca la de SoLz-
bacher , Die treulose Fiichsin, aparccida en F re ibu rg i. Br. en 1953.


Con ser tan rica la serie de esas ediciones, la de Llinares no solo
resulta litil para el piiblico frances —al ofrecerle la sabrosa vcrsion
anonima del siglo xv acompaiiada para le lamente de otra en frances
moderno , para la cual se han uti l izado tambicn las edicioncs catalanas
de Galmes y Bat l lor i—, sino para todo conocedor dcl Lul ismo.


A u n q u e el Libre de les besties forma hoy el sept imo del Libre de
meravelles, no hay duda de que se t rata de una obra au tonoma inclui-
da nias ta rde en la li l t ima. Las alabanzas que cn el se tejen a favor de
los Apostolicos —a los que Llull critica sevcramcnte en el c. 56 dcl
L. de meravelles— hacen pensar que el l ibro fue escrito antes del 11
de marzo de 1286, fecha de condenacion de la Orden por Honor io IV,
segiin sugieren Gahnes y Batl lor i .


Po r otra parte ,el Explicit del libro —"lo qual Felix apor ta a un
rei , pe r tal que vees la manera segons la qual , en 50 que fan lcs bes-
ties, es significat com rei dega rcgnar e's dega guardar de malvat con-
seU e de falses homens"— hace pensar a Llinares que el rey destina-
tar io sea Fel ipe el Hermoso de Francia , subido al t rono a los 17 ailo»
en 1285. Fel ipe era sobrino de Ja ime I I dc Mallorca, amigo dc Ramon.
Su madre , Isabel de Aragon, hija de Ja ime I, hab ia muer to en 1271,
y su pad re Fel ipe I I I , en 1285. E l joven rey quedaba , pues, a merced
de 8 u s consejeros. Ramon tcnia, cvidcntcmente ,niotivos para dedi-
carle u n l ibro de buenos consejos.


Llul l pensaba sin duda pasar a Francia cn 1286 — a u n q u e lucgo
fUe en real idad a Roma—. E n tal caso cscribiria el L. de les besties
duran te el invierno 1285-86. En aquel invierno se encont raba el en
Montpel ler , donde te rmino aquel mismo ano cl Blanquerna.


Pero quiza dondc apor ta nias datos Llinarcs sea en la tan dcbat ida
cuestion de las fuentes de nuestro l ibro. De acuerdo con los autores
mas recientes, excluye Le Roman de Renard y centra su atencion en
el Kalila y Dimna (p. 18 ss.). E l Kalila es la adaptacion a rabc dcl
Panchatantra. Llul l pudo conocer d i rcc tamente esa misma version o




B I B L I O G R A F I A 191


bien la t raduccion lat ina rcalizada por aquellos afios en Roma por
J u a n de Capua y dedicada al card. Orsini, sobrino de Nicolas I I I , o
b ien la castellana de 1261 ejecutada bajo Alfonso el Sabio. Lo mas
probable ea que LIull ut i l izara no una version completa del Kalina,
sino una de las numerosas recopilaciones de ejemplos confeccionadas
a f i n c s del siglo xm, sobre todo en ambientes franciscanos. La recopi-
lacion debia tambien contener relatos de la Mil y una noches, uno
de los cuales figura en el Libre de les besties (p. 24) .


Quiza pueda senalarse tambien alguna dependencia del Sendebar
(Los siete sabios de Roma). Es notable que el ms. 189 de la Bibli . Na-
t ionale —de donde extrae Llinares la version francesa—• contenga, con
el Libre de meravelles, una version francesa de Los siete sabios. Lli-
nares se pregunta incluso si el e rmi tano de luengas barbas, que bab i ta
todos los l ibros lul ianos, no podra ser el cristiano Bar laam que enseiia
a Josafat la vida del evangelio, segiin el tambien famoso Barlaam y
Josafat (p. 26-27).


Todas esas fuentes seran, poco mas tarde, el manant ia l de la ins-
piracion de otros autores espanoles: Don Juan Manuel , en " E l Conde
Lucanor" , Juan Ruiz, en el "Libro de buen amor" , y, sin duda (aunque
no lo dice Llinares) en la "Disputa de l 'ase" del mal lorquin cuatro-
centista Anselmo Turmeda .


Por lo que se refiere a las dependencias de Kalila y Dimna es pre-
ciosa y decisiva la tabla comparat iva que Llinares da en Apendice en
p . 165-73.


Con todo ello, el Libre de les besties t iene infinidad de rasgos ori-
ginales e inconfundiblemente lulianos, que Llinares mismo subraya :
las preocupaciones politicas son tipicas del Llull (p. 28-29) ; abundan
los detalles autobiograficos: la aventura del moro (p. 69) , la desver-
giienza de ciertos centros urbanos (p. 104-05), la critica de los juglares
y 8 u s r imas (p. 110-13), en muchos momentos Llull presenta u n ver-
dadero re tablo del mundo niedi terraneo medieval (cf. p . 38-39).


Llinares nos da, pues, la version francesa del Libre de les besties
del siglo xv, tal como se encuentra en el ms. 189 de la Bibl . Nat ionale ,
acompaiiada de una traduccion moderna realizada por el mismo sobre
el texto catalan de las ed. Galmes y Bat l lor i . La version francesa
del X V debio realizarse sobre el ms. que Galnies l lamo ms. B, catalan,
que per tenece a la Soc. Arqueologica Lul iana, de Pa lma, y que esta
da tado en 1458 (p. 4 0 4 3 ) .




192 E S T U D I 0 9 L U L I A N 0 9


Las tablas, la bibliografia y los indices que van al final del l ibro
enr iquecen aiin nias esta nueva cdicion, cuya aparicion debe saludarsc
con agradecimiento y alegria.


A N T O N I O OLIVER, C . R.


E R H A R D - WOLFRAM PLATZECK, O . F . M . : Raimund Lull. Sein Le-
ben, seine Werke, die Grundlagen seines Denkens (Prinzipienlehre),
2 tomos (Verlag L . Schawann, Diisseldorf, 1 9 6 2 y 1 9 6 4 ) xxiv + 4 7 0
pags. y xii + 3 4 0 pags. ; D M 88,- - .


E l Raimund Lull del P . Erhard-Wolf ram Platzeck, sin duda algu-
na la maxima contr ibucion que cualquicr individuo ha hecho a la di-
lucidacion del pensamiento del Beato desde que su discipulo inmedia-
to Thomas le Myesier compu90 el Primum Electorium hasta nuestros
dfas, representa la culminacion de un cuar to de siglo de investigacio-
nes lul ianas, l levadas a cabo por una de los mas sutiles y agudos inge-
nios que hoy dia laboran en el campo dcl pcnsamiento medieval o en
el de la historia de la logica en Occidente. No hay lulista que no co-
nozca ya por lo menos algunos dc los mas difundidos y accesibles en t re
los veint iocho trabajos sobre mater ias lul ianas ya publ icadas ante-
r iormente por el P . Platzeck, y que figuran en la bibliografia de esta
nueva obra , pero por bien que conociesen sus contr ibuciones anter iores ,
dificil les hubie ra sido figurarse n i la vastedad de la empresa que se
propuso, ni el valor y poder io intelectual con que la ha sabido Ilevar
a cabo. Caracterizada a la vez por la ampl i tud de su vision y por la
profundidad de sus analisis, la examinacion de la estructura funda-
menta l del pensamiento lul iano (su Prinzipienlehre) dcsarrol lada a la
doble luz del contexto biografico y de sus antecedentcs ideologicos tan-
to medievales como de la antigiicdad, y tanto los arabes y hcbraicos
como los de ra igambre crist iana, que el P . Plalzeck ha sabido propor-
cionarnos, representa el mas completo intento de exegesis de las bases
del lulismo que j amas se haya publ icado.


E l p r imer tomo empieza con un cuidadoso estudio del con-
texto historico, seguddo por dos capitulos complementar ios : el uno
esbozando la cronologia a la vez de la vida y de los escritos de
R a m o n Llull y el otro anal izando las caracteristicas de su psicolo-
gia y personal idad con mucha finura y simpatia. Siguen dos capi-
tulos sobre la composicion de los catalogos contenidos en el segun-
do tomo (de los cuales se habra dc hab la r extensamente en lo su-
cesivo) y una figura grafica ("Raimund Lulls Lebensdiagramm")
que resume todo lo que sabemos acerca de sus movimientos por
el m u n d o medi te r raneo en diversas fechas. Y luego se llega a lo
mas denso y nu t r ido de toda la ob ra : los nueve capitulos del
Zweites Buch que consti tuyen el estudio p rop iamente dicho del
Prinzipienlehre del Beato. Consideranse en ellos: ( 1 ) el pensamien-
to simbolico de R a m d n Llull cn funcion de su contexto y finali-




BIBLIOGRAFf A 193


dad teologicas; (2) los principios fundamentales de la F igura "A" ,
o sea las nueve Dignidades definitivas con sus correlativos depen-
dientes ; (3) la natura leza de los principios relativos representados
en la figura " T " ; (4) el sistema de regulae sive quaestiones que se
encuentra en la Tabula Generalis y otras versiones posteriores del
Ar te Genera l , enfocado a la luz de la topologia; (5) la na tura leza
de la combinator ia luliana, es tudiando todos sus procedimientos
metodicamente , para t e rminar con una ponderacion general de la
analogia del ser segiin Ramon Llull , a la luz de su doctr ina sobre
los puntos t ranscendentales ; (6) el descubrimiento del Ar te por
el B e a t o ; (7) su teoria de la significacion; (8) la natura leza de
su logica naturalis y sus relaciones con la logica t radicional y la
ontologia; y f inalmente (9) hasta que punto el sistema lul iano se
pudiera l l amar mas bien una filosofia del amor que una filosofia
de la pa labra .


E n todos estos capitulos, el P . Platzeck hace contr ibuciones
muy impor tan tes a nuestros conocimientos de la mater ia , y —Jcla-
ro esta!— imposible seria ni enumerar las todas ni mucho menos
ponersc a discutir sobre lo que de controversial pudiese haber en
varias de ellas. Pe ro permisible sera indicar aqui algunas de las
cosas que ruas notables le hayan parecido a l autor de la presente
reseiia: (a) toda la discusion de los atr ibutos divinos, tan to a la
luz de sus posibles fuentes latinos o arabigos en (1) como ya den-
t ro del Ar te en (2), debiendose subrayar aquf especialmente la
profundfsima discusion de Bonitas como principio fundamenta l del
sistema lul iano y verdadero fundamento de todo el pensamiento
filosofico-teologico del Bea to ; (b) la manera en que el P . Platzeck,
como his tor iador de la logica antigua y medieval, ha podido acla-
ra r las doctr inas lulianas sobre la relacion, los correlativos y las
regles e qiiestions por estudiarlas dent ro del contexto especifico de
las ideas de los otros pensadores de la epoca, a la vez que consi-
derandolas fuera de aquel contexto con vistas a de te rminar el va-
lor absoluto de las doctrinas del Beato sobre estos pun tos ; (c) la
cuidadosa evaluacion de todas las posibles fuentes de la concep-
cion fundamenta l del Ar te General , mereciendo citarse especial-
men te la seccion sobre el Cahala y la seccion sobre Proclo —con-
fiesese de paso que el presente autor no se halla p lenamente con-
vencido por lo que el P . Platzeck t iene que decir acerca del pa-
pel (segiin el muy linii tado) del Elementenlehre des Mittelalters,
;a pesar de la larguisima nota adicional dedicada a la refutacion
de las ideas pr ingmil l ianas inserta en el segundo tomo (pp. 159* -
160*) !—; y (d) la delicada matizacion de todo aquel capi tulo no-
veno y f inal sobre la filosofia del amor, el cual t rasluce el pro-
fundo franciscanismo a la vez del P . Pla tzeck y de R a m o n Llull .


La par te mas impor tan te del segundo tomo la const i tuyen el ca-
talogo cronologico de las obras de Ranion Llull con los diversos cata-
logos subsidiarios que lo acompafian y completan. No puede habe r




194 E S T U D I O S L U L I A N 0 9


elogio que excesivo sea para realzar la magni tud de la contr ibucion
que el P . Pla tzeck nos ha hecho en esta seccion de su obra. Todo ca-
talogo anter ior queda defini t ivamente superado, e imponiendose como
esencial para el futuro de los estudios lulianos que desde ahora en ade-
lante s iempre que se haya de citar una obra lul iana (sobre todo una
de las menos conocidas) se la de su ni imero platzeckiano. Encontrara-
se aqui , en cada n i imero : lugar y fecha (si se la puede de te rminar ) de
la composicion, t i tulo (con variantes) y una reduccion nemotecnica
del t i tulo a un grupo de seis letras —recurso e laborado por el P . Plat-
zeck con el mayor carino inventivo—, el incipit de la obra , una indi-
cacion de si figura en las listas antiguas o en los catalogos modernos
(siempre dandolo su ni imero correspondiente en cada uno de estos
que la con tengan) , y una referencia al texto impreso (si lo ha sido) sea
en catalan, sea en lat in, sea en ambos. Contiene, tambien, una referen-
cia al segundo de los catalogos secundarios: el catalogo sistematico de
todas las obras lul ianas, clasificadas segiin la mater ia de que t ra tan . E l
p r imer catalogo adicional es alfabetico, y al segundo sigue un indice
de todos los incipits registrados, con tres listas mas a manera de apen-
dices: el catalogo de la Vita coetanea contenido en el Primum Electo-
tium\ de Thomas le Myesier, el catalogo de Eymer ich , y una lista de
las obras perdidas del Beato. Despues de los catalogos vienen las no-
tas al p r imer tomo, seguidas por una meticulosa y compendiosa bi-
bliografia (completisinia y util isima) y un indice general de seten-
t icuatro paginas que es un verdadero modelo de lo que siempre de-
b ieran de ser —jpero tan pocas veces de hecho son!— los indices a
las obras de investigacion o de consulta.


Despues de todo esto, huelga decir que esta es una obra indispen-
sable pa ra cualquier futuro investigador, y hay que declarar ro tunda-
men te que por muchas que puedan ser las modificaciones que el futu-
ro pueda sugerir a a lguno que otro de los pormenores de sus tcsis, la
p robabi l idad de que el Raimund Lull del P . Plaezeck se vea desplaza-
da por otra obra que la sustituya (ni de aqui tres generaciones lulis-
tas) es tan infinitesima, que apenas admite formularse en la m e n t e del
lector. Pe ro por admi rado que este quede ante dicha obra, hay que
confesar que su lectura no deja de presentar sus dif icultades: algunas
de ellas inherentes en el id ioma en que hoy la tenemos (pocos son los
lulistas que lean el a leman con placer y plena comprens ion) , pero
otras debidas en par te a la ext rema sutileza con que el autor maneja
dicho idioma y lo matiza, y en par te a una suti l idad de su pcnsar que
pudieramos l lamar escotista sin hacer deshonor ni al P . Platzeck ni al
mismo Doctor Subtil is a ludido. Tanto por un lado como por el ot ro ,
evidente es que una t raduccion de esta obra al castellano representa el
p r imer desideratum del lul ismo actual (mas impor tan te aiin, quizas,
que la publicacion de los textos ineditos del mismo Beato, si se le per-
mi te a quien escribe el a t revimiento de decirlo) ; pero la tarea de pre-
pa ra r una version adecuada, sin t ra ic ionar ningiin matiz del pensamien-
to original , es de las mas arduas que se puedan concebir en el campo




B I B L I O C R A F I A 195


nunca facil de la t raduccion, cuyas dificultades no dejan de sobrepa-
sar las de la creacion original en ocasiones como estas.


R . D . F . P R I N G - M I L L
St. Catherine 's College, Oxford.


I I


B I B L I O G R A F I A M E D I E V A L I S T I C A


LEA, H E N R Y C H A R L E S , The Inquisition of the Middle Ages, its
organization and operation. Wi th an Historical In t roduct ion by
Wal te r Ul lmann . London, Eyre and Spottiswoode, 1963, 326 pags.


La obra de Lea, A History of the Inquisition of the Middle Ages,
salio por p r imera vez en tres tomos en 1887. Tenemos aquf los
capftulos XII -XIV del t. I que t ra tan de la organizacion y operacion
de la Inquisicion en Europa . Consti tuyen indudab lemente la pa r t e
mas valiosa de la obra. Los tomos I I y I I I t r a tan de la historia de la
Inquisicion en diferentes paises y de los distintos movimientos heret i-
cos. Necesitan una modificacion profunda, debida a la investigacion
reciente. E n cambio, los capitulos reimpresos aqui nos dan una
descripcion exacta de los principios de la Inquisicion, una descripcion
fundada en las fuentes, no tab lemente los manuales e instrucciones de
algunos inquisidores, los textos de los concilios provinciales y gene-
rales y las mul t ip les provisiones papales. Sin duda la publicaeion de
algunas fuentes desconocidas por Lea, especialmente de los registros
pontificios del siglo X I I I y de buena par te del XIV, permi ten ampl iar
y corregir el cuadro que nos ofrece pero su obra resulta todavfa im-
prescindible a todos los que quieren estudiar la Inquisicion.


Esta edicion esta valorada con una introduccion historica debida
al Dr. Ul lmann, de la Universidad de Cambridge, bien conocido como
autor de una serie de obras impor tantes , v. gr. Medieval Papalism
(1949), The Growth of Papal Government in the Middle Ages (1955),
y Principles of Government and Politics in the Middle Ages (1961).
E l Dr. Ul lmann dice con razon que no existe n ingun otro tema medieval
que suscite tanto el hor ro r del hombre moderno como la Inquisicion.
E l tono imparcia l de Lea (escritor protestante) impresiona mucho
cuando uno lo compara con la act i tud de tantos otros escritores ante-
riores y posteriores a el. Ul lmann seiiala la importancia de Lea
como uno de los mas grandes medievalistas del siglo X I X y uno de
los pr imeros de los Estados Unidos. Apun ta la bibliograffa esencial
reciente sobre la Inquisicion. Tiene ademas unas paginas muy valiosas
donde t ra ta de explicar porque el papado , que habia llcgado a domi-
na r la escena europea, en gran par te porque supo basarse en la ley
de la Iglesia, en el pr incipio de la Justitia, en el siglo X I I I empezo a




196 E S T U D I 0 9 L U L I A N 0 9


uti l izar medios extraordinar ios y contrarios a la legislacion cristiana
anter ior , como la tor tura , el testimonio de personas perjuras , excomu-
nicadas, hasta de otros herejes, de ninos y esposas contra sus padres
y maridos , etc. El papado no invento estos procedimientos (los tomo
de la legislacioh imperial) pero hay que explicar porque los admi t io
ahora , cuando antes del siglo X I I I los habia condcnado.


Ul lmann apunta que mient ras que el h o m b r e nioderno lo ve
todo desde el pun to dc vista de los derechos del individuo no era asi
en el siglo XI I I . Pa ra nosotros todo individuo tiene derecho a u n
juic io jus to e imparcia l . Pa ra el siglo XI I I lo fundamenta l era la
sociedad cristiana. "Publ ica u t i l i t as" (una frase que se encuent ra tan tas
veces en Llull) debe ser preferida a "pr ivata ut i l i tas". Nada debia
ser permi t ido que pudiera dahar a la Iglesia y a la fe cristiana. De
esta fe el protector supremo era el papa. La herej ia constituia "lese
majes te" contra Cristo y contra cl papa, en quien la "present ia corpo-
ra l i s" de Cristo era visible (segiin los canonistas medievales) . Apl icar
ideas modernas de "derecho na tu ra l " , de tolcrancia y l iber tad de pen-
samiento al siglo XI I I resulta comple tamentc anacronico.


Como dice Ul lmann, "cl papado sabia perfcctamente que seguia
un camino nuevo. La misma designacion dc herej ia como un cr imen
excepcional es muy significativa. A crimenes excepcionales medios
excepcionales". La Inquisicion era la manera de salvar la orden cris-
t iana ordenada por Dios y ser iamente amenazada en el siglo XI I I .


La Inquisicion tuvo mucbo menos exito en Ingla ter ra y Escandi-
navia que en el Sur de Europa . En Francia la monarqu ia , con sus
pretensiones teocraticas, se sintio amcnazada tanto como la Iglesia
por la herej ia . En Escandinavia y en Ingla tcrra , en cambio, segiin
apunta el Dr. Ul lmann, la monarqu ia no cra tcocratica sino en gran
pa r t e popu la r o feudal. E n Ingla tcr ra la Inquisicidn tuvo que com-
bat i r una ley distinta de la ley romana , una ley que no admi t io el
secreto en los procedimientos jur idicos ni la tor tura . Por esto solo
conocio un per iodo de actividad en Iugla terra , cuando actuaba contra
los Templar ios .


J. N. H l L L C A R T H


Harvard University


I I I


L I B R O S R E C I B I D O S


I. - SECCION LULIANA


( D c l o s r e s p e c t i v o s a u t o r e s )


B O H I C A S , P E R E RAMON L U L L , "Llibre de les besties", Edicions 62,
Barcelona, 1965, 71 paginas.




BIBLIOGHAFf A 197


P R I N G - M I L L , R.D.F., Entorn de la unitad del "Libre cTAmich e
Amat" (Extret d 'Estudis Romanics , X, 1 9 6 2 ) . Impres el gener de 1 9 6 7 .
Barcelona, 2 9 paginas.


P R I N G - M I L L , R O B E R T D. F., La Estructura del "Liber de Natura"
del Beato Ramon Llull (Estratto dal volume "La filosofia della natura
nel Mediocvo". Sooieta Edi t r ice "Vita e Pensiero" , Milano, 1 9 6 6 , 1 0
paginas.


LLINARES, ARMAND, Note sur le climat intellectuel en France a Vepo-
que de Raymond Lulle, Separata de "Anuar io de Estudios Medievales",
3 , Barcelona, 1 9 6 6 , 8 paginas.


THOMAS SABATER, GERARDO M A . , Consideraciones sobre las ideas
de unidad y de paz en el pensamiento juridico de Ramon Llull,
Pa lma de Mallorca, 1 9 6 7 , 4 5 paginas.


PLATZECK, E R H A R D - W . , Der Naturbegriff Raimund Llulls im Rah-
men Seiner "Ars Magna", (Estrat to dal volume "La filosofia della na-
tura nel Medioevo"). Societa Edi t r ice "Vita e Pensiero" . Milano, 1 9 6 6 ,
2 4 paginas.


PLATZECK, O.F.M. , P . E R H A R D U S - W . , Studia et editiones Cusanae
(Extractum ex "Anton ianum" , 4 2 , Roma, 1 9 6 7 , 1 2 paginas.


GAMA CAEIRO, FRANCISCO JOSE, Curriculum Vitae (Relacion de sus
t rabajos lulianos y mediavalfsticos). Vida academica, titulos cientificos
o pedagogicos. Lisboa, 1 9 6 7 , 1 7 paginas.


URMENETA, F E R M I N DE, Sobre estetica prerrenacentista (I. Ra imun-
do Lulio. IT. Nicolas de Cusa) . Separata de "Revista de Ideas Esteti-
c a 8 M , Madrid , 1 9 6 4 , 4 paginas.


URMENETA, F E R M I N DE, Catalanes geniales y epigonos gerundenses.
1.° El pensamiento catalan y sus constantes ideologias (Ramon Llull
y Luis Vives). Separata de "Revista de Gerona", niim. 3 6 , 1 9 6 6 , 9
paginas.


BAUCA, MANUEL, La doctrina teologica en la Ars Dei, de Ramon
LIull (Inaugural-Dissertation zur Erlanaamg der Theologischen Doctor-
wiirde eincr Hoen Theologischen Faku l t a t der Alber t -Ludwngs-Uni-
sitat zu Fre iburg i. Br. . 1 9 6 7 , X X V I I I - 2 3 6 - 9 9 paginas.


LLINARES, ARMAND, Les conceptions plysiques de Raymond Lulle:
De la theorie des quatre elements a la condamnation de FAIchimie,
Extra i t de Les Eudes philosophiques, XXI, 1 9 6 7 , 4 3 9 - 4 4 4 .


( D e las r e s p e c t i v a s e d i t o r i a l e s )


Editorial Moll, Torre del Amor, 6 . Pa lma de Mallorca.
ALLISON P E E R S , E.. FOII cTamor (La vida de R a m o n Llu l l ) , amb


una introduccio del P . A N T O N I OLIVER, C.R., Pa lma de Mallorca, 1 9 6 6 ,
1 6 9 paginas.


GANDILLAC, M. DE, Le reve logique de Raymond Lulle, Separa ta de
"Revue de Phi losophie" , Par is , 1 9 6 7 , 3 5 paginas.




198 E 8 T U D I 0 8 L U X I A N O S


R A C H E D , A., Un exemple de logique simplifiee en Catalogne au
XIII siecles raisonement image et anecdote chez Raymond Lulle,
Separata de "Revue de Phi losophie" , Par i s , 1 9 6 7 , 8 paginas.


RODRIGUEZ ARANDA, L., Philosophie espagnole ou pensee espagno-
le? (Raymond Ln l l e ) , Separata de "Revue de Phi losophie" , Par i s , 1 9 6 7 ,
1 1 paginas.


Consejo Superior de Investigaciones Gientificas, Vitrubio, 16. Ma-
drid (6 ) .


RABADE R O M E O , SERGIO, Guillermo de Ockham y la filosofia del *»-
glo XIV, Madr id , 1 9 6 6 , 1 8 9 paginas.


E y r e & Spottiswocde LTD. 2 2 , Henr ie t ta Street, London W C 2 .


C H A R L E S LEA, H E N R Y , The Inquisition of the Middle Ages, London,
1 9 6 3 , 3 2 6 paginas.


II. - SECCION MEDIEVALISTICA


( D a los respectivos autores)


GAMA CAEIRO, F . DA, NOVOS elementos sobre Pedro Hispano (Con-
tr ibuigao para o estudo da sua biograf ia) , Separata de "Revista Por-
tuguesa de Filosofia", Braga, 1 9 6 6 , 1 8 paginas.


B E R T I N I , GIOVANNI, Entorn de la pietat afectiva a la Catalunya Me-
dieval, Ex t r e t rVEstudis Romanies, X, 1 9 6 2 . Impres el gener de 1 9 6 7 ,
Barcelona, 1 7 paginas.


BRUMMER, R U D O L F , Die Episode von Konig Artus im "Tirant lo
blanc", Ex t re t cYEstudis Romdnics, X, 1 9 6 2 . Impres el gener de 1 9 6 7 ,
Barcelona, 8 paginas.


GAMA CAEIRO, FRANCISCO DA, AS Escolas Capitulares no seculo
da Nacionalidades Portuguesa, Arquivos de Historia da Cul tura Por-
tuguesa, vol. I , n i imero 2 , Lisboa, 1 9 6 6 , 4 8 paginas.


LLITERAS, L., Final del priorato de Santa Maria de Bellpuig, de
Artd, Separata de "Analecta Praemonst ra tens ia" , X L I I ( 1 9 6 6 ) y X L I I I
( 1 9 6 7 ) , Louvain , 1 9 6 7 , 7 7 paginas.


SOUSA SOARES, TORQUATO DE, A presuria de Portugale (Porto) em
8 6 8 . Seu significado Nacional , Po r to , 1 9 6 7 , 1 3 paginas.


III. - SECCION D E BIBLIOCRAFIA G E N E R A L SELECTA


Editorial Herder, S.A., Provenza, 3 8 8 . Barcelona ( 1 3 ) .


R A H N E R , K. VORGRIMLER, H., Diccionario Teologico, Barcclona,
1 9 6 6 , 7 8 9 paginas.


BAUER, JOHANNES B. , Diccionario de Teologia Biblica, Barcelona,
1 9 6 7 , 1 . 0 8 2 paginas.




B I B L I O C R A F I A 199


Gonsejo Superior de Investigaciones Cientificas, Vitrubio, 16. Ma-
drid (6 ) .


CARCIA RQDRICUEZ, CARMEN, El culto de los santos en la Espana
Romana y visigoda, Madr id , 1966, 471 paginas.


ALBERTOS FIRMAT, M. a LOURDES, La onomdstica personal primi-
tiva de Hispania tarraconense y betica, Salamanca, 1966, 383 paginae.






C R O N I C A


SESION ACADEMICA DE INVESTIDURA DEL P R O F . LLINARES


E l dia diez de mayo, con el bri l lo academico de rigor, en la Es-
cuela Lulistica Mayoricense, celebrose la sesion academica de investi-
dura del nuevo "Magis ter" Prof. Dr. Armand Llinares, t i tular de la
universidad de Grenoble .


Presidio el acto academico el Rector, Dr. Garcias Palou, a cuya
derecha se sentaban el I lmo. Sr. M. Jean Maurice. Consul General de
Francia y el noble senor Jose Quint-Zaforteza y Olives. A su izquierda,
tomaron asiento el I lmo. Sr. Gerardo M a . Thomas, Rector del Es tudio
General Luliano, el M. Rdo. P . Antonio Bauza, Ministro Provincial de
1a T.O.R. y cl M. I. D. Juan Ensefiat, Canonigo Chant re de 1a I. Ca-
tedral de Mallorca.


El nuevo "Magis ter" ocupaba el sillon central colocado ante la
pres idencia ; y a sus lados se sentaban el Rvdo. P. Dr. Antonio Oliver,
C. R. y cl i lustre filologo Sr. Francisco de B. Moll Casanovas, quienes
ac tuaban de padrinos. Jun to a ellos estaban los miembros del Insti-
tu to Srs. Pons y Marques, Font y Trias y Colom Ferra .


Ocupaba su acostumbrada t r ibuna el I lmo. Sr. Secretario Gene-
ral . Prof. Enseiiat Alemany y jun to al mismo se hal laba el Prof. Sebas-
tian Trias Mercant , designado para contestar al recipiendario.


En lugares destacados se sentaron Madame Luciane Llinares, Ma-
dame M. Maurice y la Sra. Rul lan , de Colom.


Despues de 1a ceremonia de la investidura, el Dr. Garcfas Pa lou
concedio la palabra al nuevo "Magister", quien pronuncio su leccion
inaugural sobrc el tema "Algunos aspectos de la educacion en la "Doc-
trina Puerir de Ramon Llull".


He aqui el texto de la leccion del Dr. Ll inares :




202 E S T U D I 0 9 L U L I A N 0 9


Excellences,
Monsieur le Recteur ,
Mesdames,
Messieurs,
Chers amis.


Le t i t re de Magister que la Maioricensis Schola Lullistica a tres
a imablement voulu me conferer est pour moi un tres grand honneur ,
en meme temps qu' i l me procure une tres grandc joic.


Que ce soit un tres grand honneur pour moi, vous en conviendrez
sans peine. Professeur de phi losophie en France , j ' a i por te et je con-
t inue a por ter mon interet sur un auteur etranger, comme d'autres
l 'ont fait ou le font chaquc jour . Cela n 'a r icn que dc tres normal ,
car la phi losophie ignore les frontieres pour ne connai t re que 1'homme
et les questions qu' i l se pose sous toutes les lat i tudes. Mais cet auteur
e t ranger auquel je m'interesse depuis des annees, c'est Ramon Llull ,
u n h o m m e hors du commun, que ses compatr iotcs honorent avec rai-
son depuis des siecles. Et voila que cct honncur qui lui est fait rcjaill i t
sur ceux qui, de par le monde , se sont donne pour taclie de faire
connai t re sa pensee. Aujourd-hui , c'est a moi que s'adresse cet insigne
honneur . Permettez-moi de vous en rcmcrcier du fond dc mon coeur.


Mais laissez-moi vous dirc aussi la trcs grande joie que j ' ep rouve .
Certes, l 'heure est solennelle. II n ' empeche qu'a la solennite du mo-
ment se joint une cordial i te qui mc touchc et me rempli t d'allegrcsse.
Quelle joie pour moi de me re t rouvcr dans cettc ville de Pa lma ou
j ' a i deja eu 1'occasion de sejourner. Voici scpt ans, en effet, le Pre-
mier Congres In terna t ional dti Lullismc sc tcnait tlans 1'IIlc d'Or. J 'y
part icipais et jc faisais alors connaissancc avcc ces Espagnols de Ma-
jo rque , si proches de ceux du Lcvant dont jc tire mcs origines.


J e vous dois des excuses a ce sujet. L'espagnol que je parlc cst hicn
maladro i t et fort peu digne de vous tous. J e ne suis pas professeur
d'espagnol, mais de phi losophie , vous le savez. En tant que tel, jc portc
un interet tout par t icul ier aux pcnseurs de 1'Espagne et au plus illus-
t re de tous, a Ramon Llull . Voila ce qui me vaut au jourd 'hu i 1'insigne
honncur et la tres grande joie de me trouver parmi vous.


Au demeurant , c'est un propos bien peri l leux que je vais vous
tenir . Quellc temeri te , en cffet, que dc vouloir par ler de Ramon Llull
devant un auditoire espagnol, et qui r ieux est, dcvant un auditoire
ma jo rqu in ! Le plus il lustrc des fils de Majorque est connu, fort bicn
connu de tous ses compatr iotes actuels. C e s t a Majorque qu'existe




C B 6 N I C A 203


depuis des siecles une Ecole Lul l ienne, aujourd-hui dirigee par vous,
Monsieur le Recteur, qui me faites 1'honneur de votre amit ie . C e s t a
Majorque qu 'ont ete puhliees les collections les plus completes des
ceuvres du Bienheureux. C e s t a Majorque que sont publies depuis dix
ans ces Estudios Lulianos, si essentiels a la connaissance et a la dif-
fusion du lullisme dant le monde d 'aujourd 'hui , et que vous dirigez
aussi, Monsieur le Recteur .


Qu'aurais-je donc a vous apprendre? Rien! J 'aurais , en revanche,
beaucoup a apprendre de vous. Mais voyez comment les choses sont:
vous m'avez fait les tres g r a n ! honneur de venir m 'en tendre . J e dois
vous parler . Et puisque ma raison d ' e t re au jourd 'hu i ici, c'est le
Bienheureux Ramon Llull , je me dois de m'ent re teni r avec vous de
quelques remarques , de quelques reflexions qui ne sont venues a
1'esprit en e tudiant son oeuvre.


Rassurez-vous! Je ne vous parlerai pas de tout ce que j ' a i t rouve
dans 1'ouvre dc Ramon Llull . Le monde de ce penseur, c'est l 'univers
entier . Tout est en Llu l l : la l i t terature romanesque, la poesie, la
theologie, la philosophie, la logique, la myst ique. la morale et la
pol i t ique, la psychologie. Tous les problemes, vous le savez, ont ete
abordes par Llull , ct lcs solutions qu' i l y a apportees sont souvent
des phis originales. Elles portent en tout cas toujours la marque d'un
au then t ique genie a la source duquel tous les hommes de no t re
temps devraient s 'abreuver.


C e s t qu'il y a beaucoup a apprcndre chez le Bienheureux. Llul l
n'etait-il pas avant tout un Maitre. "Mestre R a m o n " ? Llull n'etait-il
pas avant tout un pedagogue? Pcdagopo de la Cristiandad, a dit de lui
Mgr. Tusquets . qui. sous ce t i t re . a ecrit un t rai te de la pedagogie lul-
l iennc. II n'est pas question de vous redi re ici ce que vous avez deja
pu t rouver dans ce livre qui vous cst familier. II ne peut e t re question
pour moi que de vous conficr quelques reflexions que je me suis faites
cn lisant ce t rai te dc 1'cducation qu'est la Doctrina pueril.


Je dis b i cn : t rai te de 1'educnfTon. ct non pas seulement catechisme
ou Histoirc Saintc. cc qu'etait d ' o rd inai re au moyen Sge u n Livre de
doctrine. Ces points nc sont pas abscnts dc la Doctrina pueril, de Llull .
Ils ne pouvaicnt pas l 'etre. Mais ils ne sont pas les seuls. Tous les
aspects fondamcntaux de 1'education figurent dans cc t rai te lull ien.
A en considcrcr dcux ou trois. nous rendrons mieux compte de la ri-
chesse des idees et de 1'amplcur des vucs developpees par Ramon Llull .




204 E 8 T U D I O S L U L I A N O S


Richesse des idees, parce que la Doctrina pueril aborde tous les
problemes de l 'education consideres cbronologiquement ou analyt iquc-
ment . C e s t de l 'education a tous les ages de la vie que t ra i te , en effet,
la Doctrina pueril. Ce t i t re ne doit pas nous abuser, et si tcl chapi t re
t ra i te de l 'education (De nudriment) dans la pet i te enfance, tels autres,
en revanche, concernent plutot la jeunesse et 1'adolcscence. D'un point
de vue analyt ique, tous les aspects de 1'education sont abordes. Des la
pet i te enfance egalement , il s'agit, nous dit Llull , de considerer l 'edu-
cation a un double point de vue : celui du corps et celui de l 'ame. Des
la pet i te enfance egalement, il s'agit de tenir compte des l imites quc la
na ture impose a 1'education. Tou t n'est pas possible, en effet. II faut
savoir, dit Llul l , "que pus savia es na tura a nodr i r les infants que no
es ta mare" , ce qui signifie a la le t t re que la na ture est plus apte que la
mere a eduque r l 'enfant, ce qui inipl ique surtout quc toute veri table
education doit se fonder sur uno connaissancc dc l 'homme et que toute
educat ion qui ignore la na ture humaine court a a un echec.


Ainsi s 'explique pour LIull la superior i te physique et intellectuollc
des enfants pauvres sur les riches. On voit chcz lcs premiers "mes
sans", et ils sont aussi "mes bells". Pourquo i? "Pe r so que na tura dona
covinentment als fills dels pobres so quc han me^tcr, o als fills dels
richs homons no los pot donar so que voldria". Kt pourquoi lcs fils do
riches sont-ils desavantages physiquement et intel lectuel lcmont? Parco
que la na tu re en eux est contrarioe par uno cducat ion pretcnt ieuse.
Ne rec.oivent-i!s pas "massa vestedures e massa v i anda?" , ce qui n'est
conforme ni a la na ture des choses, ni a celle de l ' homme.


Ce qui impor te donc dc savoir en promior liou c'est ce qu'est 1'hom-
me. Qu'est-ce quo 1'hommc? Llull posera la quostion sous unc formo
par t icul ierement heureuse dans le Libre de meravelles. Mais Ae]h dans
la Doctrina pueril il cherche a decouvrir cctte na ture humaino qu'i l
fout eduquer , c'est-a-dire dont il faut developper los faoultos physiques.
intellectuelles et morales. Developpor lcs facultes ot non les oontrarior.
les preserver et non vouloir les r cndre autres , en u n mot les fairo
epanouir . Ce te rme ne figure pas dans la Doctrina pueril, mais l ' idee
y est. C e s t une constante chez L lu l l : il faut faire passer do la puissan-
ce a 1'acte toutes les potential i tes de l 'hommc, toutos sos apt i tudcs .


Dans quel bu t? Vers quellc voic? C e s t la que reside le deuxiemc
grand pr incipe de 1'education selon Llull . Apres les fondomonts psy-
chologiques, la finalite phi losophique sans quoi une educat ion n'est
pas un humanisme. L 'homme a, en effet, unc n a t u r e ; mais il est aussi




G H 6 N I C A 205


ce qu ' i l aspire a etre, ce qu'i l veut etre. II est nieme peut-etre plus ce
qu ' i veut e t re que ce qu' i l est presentement . Tous, tant quc nous som-
mes, nous aspirons a etre, nous avons une visee, un but . C e s t m e m e en
fonction de cette visee, de ce but , que nous vivons, c'est-a-dire que nous
organisons notre vie. Cette visee, ce but , c'est en fait notre raison de
vivre. L'existence nous a ete donnee, mais il nous faut vivre, c'est-a-dire
exister en tant que personne, nous inserer dans le grand courant que
consti tue l 'humani te . Vivre ce n'est donc pas exister dans 1'instant qui
fuit, mais c'est p rendre place dans le permanent , dans ce qui est a la
fois passe, present et avenir. D'ou la visee vers l 'au-dela, vers "1'autre
siecle", comme dit Ramon Llull .


Alors, quel genre de vie choisir? Selon Llull, trois possibilites s'of-
frent a l ' homme. "Tres carreres son, a significansa de dos vides: carrera
jusana, mi jana , subirana. La carrera jusana es de pecats ; la mi jana es
vida activa, la subirana es vida contemplat iva" . Remarquons- le : si trois
voies peuvcnt s'offrir a 1'homme, il n'y a pour lui en fait que deux gen-
res de vie possibles: la vie active ou la vie contemplat ive. L'al ternative
est s imple : c'est l 'une ou 1'autre. Quant a la "car rera jusana" , elle ne
mene nul le par t , ou plutot elle conduit l ' homme "a foch perdurab le" ,
sans qu ' i l ait pu vivre ver i tablement . Car la vie de l 'homme c'est la vie
de l 'ame et du corps, indissolublemcnt joints l 'un a 1'autre dans ce
monde . Suivre la "carrera jusana" , c'est vivre un iquement "quan t al
cors", c'est en reali te oublier de vivre. Abandonnos cette voie sans
issue et portons not re choix sur la vie active ou sur la vie contem-
plative.


Choisissons a not re gre, ou mieux, suivant notre p ropre na tu re .
Certes, la vie active correspond a la "carrera mi j ana" et la vie contem-
plative a la "car rera subirana" . Est-ce a dire qu'i l faut a tout pr ix
envissager d 'cmblee la vic contcmplat ive et tout faire pour y acceder
et s'y consacrer? C e s t en un sens ce que disait Aristote qui plagait la
contemplat ion au sommet dc son Ethique. P la ton avait une aut re
conception des choses, plus realiste, plus conforme a la na tu re de
rhomme. Llull scmble faire sienne cette conception, bien qu' i l soit
tente, a n 'en pas douter , par la vie contemplat ive. On l'a dit, le Reve-
rend Pcrc Juan Zaragiicta l'a mont re ici meme au Premier Congres
In tcrna t ional du Lullismc, la vie contemplat ive c'est le sommet du
Blanquerna. C e s t vrai . UArt de contemplacio et le Libre (Tamic e amat
sont bien ver i tablement les points culminants du Blanquerna. Mais
la vie contemplat ive, on en conviendra et Llull est le p remier a en




206 E S T U D I O S L U L I A N 0 9


convenir, c 'cst un ideal accessiblc sculcincnt aux amcs d'elite, a qucl-
ques rares privilegies, parmi r imniensc niul t i tude dcs honnues . Or,
c'est a cette ruul t i tudc, a tous les boiumes, ses frercs, quc pcnse avant
tout R a m o n Llull , (piand il s 'adresse a son fils Doininique. Ce fils, lcs
hoiumcs en general , ne pcuvent jias etrc dcs contemjdatifs. Alors, qu'ils
elisent la vie active. Laics ou religicux, peu impor te . La vie activc
convient a tous. La vie contcmjdative cllc-meiue s ' entrcmele de vie
active, car "en la vida contenijdativa lia alcuns officis qui son juis j>roj>
a vida activa".


E n quoi consiste donc cette vie active que nous j)roj)Ose Llull? En
ce que les hommes y jouissent des bonheurs de ce iuonde ("les bene-
sanses d'aquest mon") "pcr entencio que"n fassen bc jicr la amor de
Deu, e han muyer e infants, c han los dclits d'aqucst mon ordonada-
ment , los quals gracxen a Deu, e en los quals csquiven obres dc jiccats:
on, ajoute Llull , aytals homens han aquest mon per 1'altre".


Mais cette vie activc, telle que Ia concoit Llull, cst-clle facile a
mener parce qu'elle est le lot de 1'immcnse major i te des homnies?
Non, helas! II y a, en effet, "en la vida activa alcuns officis qui son
pus p rop que altres a la via jusana" . Certaincs activites procurent a
1'homme ce que LluIJ appelle jiar ail lcurs "la tcntat ion diabol ique" .
II faut les evitcr si jiossible, mais on n'a pas toujours le choix de sa
profession, de son metier . Alors on essaicra jdutot de comjienser les
tentat ions de la "via j u sana" par 1'ideal de la "vida contemplat iva" .
La vie active, c 'est au fond, le juste milicu, si difficile a decouvrir , si
difficile a resj)ecter. La vie active, c 'cst un comliat dc tous les jours
dont on ne peut sortir victoricux quc si l'on a unc certaine visee, quc
si l 'on se j)roj>ose un but eleve. Aussi, dir Llull en conclusion de ce
chapi t re de sa Doctrina pueril: "Si elegs vida activa, no liges cn Jos
l ibres qui fan la via jusana dcsirable, e agcs lo Libre de Contemplacio,
j)cr lo qual la vida contcmplat iva cs dcsidrable, a contemjdar nostro
Senyor Dcu".


Dans la p ra t iquc , ce mode de vie, equi l ibre sans cessc remis en cau-
se ent re la "via ju sana" et la "vida contemplat iva" , ne saurai t exister
sans une ver tu essentielle, pronee deja jiar les anciens: la tcmperance ,
vertu du corps et vertu de l 'ame. Ecoutons Llull nous le dire en termes
concrcts : "Enaxi com lo cors requer trcmjiansa per so que no 1'afrevo-
lesques t r o p pcr poch menjar ne no 1'corrumpes per massa menjar ,
enaxi ta r iquea e ta cali tat et ta edat r eque r t rempansa en ton vestir,




C H 6 N I C A 207


en ton par lar , en ton dormir , cn ton despendre e en totes les altres
coses qui t son mester, a loar e a servir nostro Senyor Deu".


Tels sont les pr incipes fondamentaux qui, aux yeux de Llull , doi-
vent commander toute educat ion. Ils expliquent le choix des moyens.
Je nMnsisterai pas sur cette question et je n 'entrera i pas dans Je detail
de ce monde qu'est la Doctrina pueril. Qu'il me soit permis de dire
sculement comment Ramon Llull concoit les arts l iberaux, base de l'en-
seignement secondairc et super ieur au moyen age. Trivium et quadri-
vium, c'est chose sue, sont enseignes au X H I e siecle a la Facul te des
arts ou Faculte de phi losophie. Us doivent etre enseignes, Llull ne le
conteste pas. Mais avec discernement.


On notera en passant 1'importance de la culture generale, indispen-
sable a 1'acquisition de toute connaissance specialisee. Cette cul ture
generale, c'est ce que le moyen age appelle la g rammai re : "Si en nulla
art ne sciencia vols ent rar , primerament te cove a passar per esta art
de gramatica, qui es portal per lo qual hom ha a passar, a saber les
altres sciencies". "El por ta l" , c'est 1'entree, le vestibule qui doit con-
duire au coeur de la connaissance. Celleci, c'est la logique, "demostra-
cio de veres coses e de falses. per la qual hom sap par lar dre tament
e sufismadament" , c'est la rhe tor ique qui "es par la r bel lament e ordo-
nadament" . Mais la connaissance, ce sont aussi les arts du quadrivium:
geometrie, a r i thmet ique , musique et astronomie. Llull se ruefie de ces
disciplines: la musique , qui devrait etre un art sacre, est t rop souvent
ent re les mains des jongleurs . L'astronomie a degenere en astrologie,
"e per asso defall aquesta sciencia". Meme la geometrie et 1'arithmeti-
que sont a deconseiller, malgre leur ut i l i te incontentable , car elles
requierent " tota la h u m a n a pensa" et detournent r h o m m e de ce qui
est essentiel a sa vie.


Que les mathemat ic iens ici presents veuil lent bien pa rdonner a
Ramon Llull son peu d 'enthousiasme vis-a-vis des mathemat iques . Ceci
est compense par sa defense des arts mecaniques. On dit souvent a ce
sujet que c'est le XVI I I e siecle qui a rehabi l i te le t ravail manue l si
deconsidere auparavant . On parle du role capital de YEncyclopedie de
Diderot dans la diffusion de cette idee que les arts mecaniques sont
aussi noblcs quc les arts l iheraux, et peut-etre plus neccssaires qu 'eux.


Cela est vrai . Mais dans ce domaine comme en beaucoup d 'autres,
Ramon Llull a ete un precurseur . Ne consacre-t-il pas aux arts rneca-
niques tout un chapi t re de la Doctrina pueril? Et que dit-il entre
autres? Que "los uns mestcrs a juden als al tres". C e s t 1 ' idee d 'une




208 E S T U D I 0 9 L U L I A N O S


grandc solidari te entre lcs differentes profcssions. Mais i a in icux: "sens
aquests ufficis lo nion no scria ordonat , nc burgucscs, cavallcrs, prin-
ceps, prelats no pur ien viurc sens los honicns qui lian los niestcrs da-
m u n t di ts" , c'est-a-dire "les l aboureurs , les forgerons, les mcnuissiers,
les savetiers, les drapiers , lcs marcl iands et les autrcs professions sem-
blables a cellesci". N'y a-t-il pas la lc plus grand elogo qui puisse etre
fait du travail , et qui mieux est, du travail manue l considere comme lc
fondement de la societe? D'ou sa dignite.


Eloge du travail , condamnat ion dc 1 'oisivete: les dcux mouvenients
s 'accordent. L'oisif par cxcellence, c'est le bourgcois. Or, le bourgcois
"despen e no guanya, e ha fills, e cascii esta ocios e vol esser burgues,
e la r iquea no pot a tuyt bastar" . Aussi la vie donnc-t-elle le spcctaclc
du bourgeois qui decline et s'effondre, tandis que les t ravai l leurs , pay-
sans, art isans et coniniercants, prosperent et s'elevent au sonimet de la
societe. L ' image de la roue de la for tune il lustre ce double mouvcment
en sens con t ra i re : "Enax i com roda qui s mou cnviro, se moucn, fill,
los homens qui son en los mesters damun t dits. On, aquells qui son
en lo pus bax uffici cn honradamen t , desigen a pu ja r cada dia tant
que sien en lo cap de la roda subi rana en la qual estan los burgueses" .
E t comme la roue tourne aussi vers le bas, "cove que uffici de burgues
caya a avall" . II est no rmal que la "via jusana" , dans laqucl le sc com-
plai t le bourgeois, le conduise a sa por te , tandis quc la "vida act iva"
eleve les hommes qui acceptcnt avec courage la grandc loi du travail .


Combien Llull est actuel dans tous ces propos! II ne semble pas
avoir vecu a sept siecles de distance. Tellc phrase de 1 'encyclique
Populorum progressio est comme un echo de la pensee de Llull . Que
chaque homme soit appele a se developper individucl lcment en orien-
tant sa vie vers Dieu et en accedant a "un humanisme transcendant
qui lui donne sa plus grande p len i tude" , cela Llull nous le disait deja,
comme il nous faisait r emarquc r aussi que la solidarite humaine , "qu i
est un fait et un benefice pour nous, cst aussi un dcvoir". Mais n'insis-
tons pas : il y aurai t tant a dire et je ne veux pas abuser de votre tres
a imable at tent ion.


Permettez-moi ccpendant une remarque encore: 1'originalite des
idees de LIull s'accroit d 'unc originali te de la forme, du style, pro-
prement , foncierement lullicns. Quel ecrivain merveil leux, vous le
savcz mieux que moi. "Mestre R a m o n " est niaitrc dans son expres-
sion comme dans sa pensee. II sait qu ' i l ne suffit pas d'enonces des
proposit ions vraies pour les faire admet t re pa r tous. II sait, comme




C R 6 N I C A 209


le dira plus tard Blaise Pascal, qu ' i l y a un art de convaincrc ct dc
persuader . Aussi, dit-il dans l j Doctrina pueril, il faut que "les pa-
raules que son longues semblcn breus" . II faudrai t quan on par le ,
faire en sorte que les auditeurs ne se lassent pas de vous entendre ,
mais veuillent au contraire vous ecouter encore.


Mais j ' a i deja t rop par le , et mal . Veuillez m 'en excuser. J 'avais
beaucoup a dire, mais j ' avais surtout a vous manifester la tres grande
joie que j ' ep rouve sujourd 'hui a e t re en votre compagnie. Soyez assu-
res tous que je suis tres sensible a votre accueil si chaleureux, si cor-
dial, en un mot, si lullien. Du fond du coeur, je vous dis u n grand
merci .


A continuacion, el Dr. Garcias Palou concedio la pa labra al Prof.
Trias Mercaut , el texto de cuya contestacion a la disertacion del nuevo
"Magis ter" es el s iguiente:


I lmo. Sr. Rector
I lmos. Sres.
"Magis t r i" y "Professores".
Nuevo Magister
Sras., Sres.:


Profunda es tambien, Magistcr, la alegria que siente la Escuela
Lulista al contar ent re sus miembros insignes a tan i lustre profesor.


No considero a t revimiento vuestra labor al t ra ta r temas lu l ianos ;
sino p len i tud de pensamiento y profundidad filosofica. La leccion que
acabais de pronunciar , lo mismo que ya hicieron las obras impresas,
t ienen ese ar te de convencer y persuadir que atr ibuiais a la doctr ina
de Ranion Llull y al pensamiento de Blas Pascal.


Yo apuntarfa un nuevo matiz . Hay, soy yo ahora quien acudo a
Pascal, el "espir i tu geometr ico" y el "cspir i tu de finura" que tan apa-
s ionadamentc defendia cl filosofo frances. Vuestra leccion es filosofia
lul iana de la educacion, ferrea dialectica, razonamiento metodico. Pero
no solo demostraciones "more geometrico", sino matizadas de verda-
dero calor h u m a n o y sutil cordial idad. Estan dentro de la l inea peda-
gogica del I luminado Dr., tan rfgido en sus razonamientos que ha sido
tachado de racionalista, y tan humano , a la vez, que la persona ocupa
un lugar preemincnte en su filosofia del amor. No falta en vuestro




210 E S T U D I O S L U L I A N 0 9


pensamicnto , jun to a la logica de la razon, la "f inura" pascaliana del
corazon.


No debe cxtrafiarnos, pucs, quc la Scbola Lullistica os considere
digno y se sienta gozosa y honrada de vuestra prcsencia.


Personalniente , debo anadir una gran satisfaccion al haber podido
contrastar mis hunii ldes sugcrencias filosdficas con las idcas, tan ricas
de contenido, de un insigne filosofo dc nuestros dias.


Habeis afirmado que la filosofia ignora fronteras y no pre tcnde
conocer sino al hombre y las cuestiones que el, suhrayo la pa labra
" h o m b r e " y la pa labra "e l" , se pone bajo todas las lat i tudes. Pensa-
miento actual , el vuestro, y nc tamente espanol. La filosofia en Espana
es f rancamente antropologia. Desde Seneca, que queria ser familiar
de los sabios e inspirarse en sus ejemplos mas que discipulo y conti-
nuador de sus doctrinas, hasta Unamuno , para cl quc la filosofia es
saber de la vida humana , y, por tanto, mas interes la in t ima biografia
de los filosofos que los razonamientos fr iamente academicos, el pen-
samiento espanol no se ha salido de csta l inea. En Espaha, se ha
dicho, la l i tera tura , la mora l y la mistica son una misma cosa con
la filosofia. Ramon Llull no fue ajcno a esta direccion coiniin. Con-
juga la poesia con la mistica, la politica con la etica, la didactica con
la l i te ra tura , la filosofia con la teologia. No son ciencias yuxtapucstas ,
sino artes de un solo Arte , formando un todo uni tar io y es t ructural .
La poesia lul iana es filosofia de amor y es mistica espiri tualista. La
l i te ra tura de Ranion es filosofia mctafisica y es pedagogia humanis ta ,
calada en un e jemplar ismo teologico fundaniental . Ramon Llull afir-
ma, lo habeis apun tado en la leccion, la verdadera educacion en un
conocimiento profundo de la naturaleza humana , sintesis perfecta de
cuerpo y de alma. Solo en la sintesis cabe defender una vcrdadcra
educacion. Por tal motivo, creo poder si tuar la pedagogia lul iana en
el justo medio entre una psicologia antropologica y una etica pcrso-
nalista. La pedagogia de Ramon es verdadcramente un humanismo psi-
cologico-etico.


Otra idea feliz y contemporanea y espafiola tambien , me ha lla-
mado la atencion en las palahras del profcsor Llinares. El hombrc ,
ha dicho, t iene una na tura leza ; pero es tambien lo que aspira a scr, lo
que quiere ser". Si cambiaramos la expresion por la de que el h o m b r e
es un proyecto que t iende a desarrollarse, qucdar ia l i tera lmente en-
cuadrada dentro de las coordenadas historicas de la filosofia cspaiiola
de hoy, sin desligarse, y aqui esta lo impor tan te , del human i smo cris-




C R 6 N I C A 211


t iano de Kamon Llull por si tuar la vida no en el instantc fluctuante
que se va y que huyc, sino en lo permancnte y t rasccndente de la
persona.


La doctrina anter ior se ve completada con unas ideas sobre la
existencia. Doctrina actual , otra vez, la del Dr. Armand Llinares afir-
mando quc la existencia es muy poca cosa, si no se inserta personal-
mcnte en la gran corr iente que constituye la human idad . Al emplear
el te rmino de "vivencia" en relacion con el de "vigencia" hablar ia is
iilosofia cspaiiola, s i tuando en la corriente vivencial de las vigencias
sociales al hombre en su doble direccion de "vida autent ica" y "vida
apar iencia l" .


La "vida apar iencia l" es la vida humana que no se vive desde el
propio fondo. Es insustancial y tiene solo una real idad epidermica. Su
ser es estatico, disipado y extensivo, no intensivo. La "vida autent ica",
al contrar io , es dinamismo y personal idad. Es la vida acth a vivida
desde dent ro . Es intensa, in t ima y profunda.


A traves de los justos y equi l ibrados razonamientos , el profesor
Llinares no solo ha puesto explici tamente a Llull al lado de la enci-
clica " P o p u l o r u m progrcssio" con su comiin humanismo trascendente
y al lado tanibien del intelcctualismo integral de la filosofia de la
accion; sino que , y esto es lo que mas me ha Uamado la atencion,
no ha desplazado a Ramon de sus compafieros hispanos al acercarlo,
implfcitainente, a cllos con cl humanismo vitalista de las tres posi-
bi l idades vivencialcs de la "carrera jusana", la "carrera mi j ana" y la
"car rera subirana" . La pr imera es un no vivir en real idad de verdad,
es olvidarse de vivir verdaderamente . La "carrera mi j ana" es vida
activa. Es dinamismo en pugna por lo de cada dia en orden a ir cons-
t i tuyendo psicologica y e t icamente la propia personalidad, apoyandose
en el sentido ascetico del t rabajo . El sentido de proyecto humano que
es la vida toma aqui la direccion historica de un desenvolvimiento
profesional. Huelgan, creo, mas comentarios.


Por tales motivos, mas hondos que la incxperiencia idiomatica,
esta el nuevo Magister cerca de nosotros y nos es familiar . Comprendo
vuestro interes part icular , segiin habeis expresado al comienzo, por
los pensadorcs cspaiioles y por Ramon Llull .


Gozo y honra , dije antes ; orgullo, aiiado ahora, siente la Schola
LuUistica por el Dr. Armand Llinares, porque ha dedicado su labor
academica a R. Llull. Varias son sus traducciones y comentarios de
obras lul ianas y no menores sus publicacioncs cientificas sobre aspec-




212 E S T U D I O S L U L I A N O S


tos distintos dc la doctr iua lul iana, mereciendo un sitio dc honor ,
en t re ellas, la obra " R a m o n Llul l , filosofo dc la accion".


E l aspecto, no obstante, que mas me ha cautivado en la lcccion
ha sido la defensa lul iana de las artcs mecanicas, tema que rccla-
ma un ligero comentar io y una pcticion sugerente al vasto saber dcl
profesor Llinares.


A la pa r de las artes l ibcrales, en la Edad Media, los artesanos
iban aprendiendo y pract icando las artcs mccanicas. Su cultivo cobro
tal vo lumen que fue precisa una pedagogia apropiada . Las obras pe-
dagogicas dc los siglos X I I y X I I I no podian eludir su analisis al regis-
t ra r el conjunto de las artes en uso. Ramon Llul l , a tento a las circuns-
tancias cul turales , nos ha dejado tambien un bello capitulo en la
"Doctr ina puer i l " .


H a explicado el profesor Llinares que en la "Encic lopedia" de
Diderot encontramos la difusion de la idea de que las artes mecanicas
son tan noblcs como las l ibcrales y quizas mas nccesarias que cllas.
Es, sin embargo, en el bello capi tulo de la Doctr ina pueri l , en donde
debemos buscar el origcn de tal expansion, afirmando, a traves de
ellas, la implantacion de una gran sol idaridad cntrc las diversas p ro-
fesiones y oficios. Estoy refir iendome, con tcrminologia lul iana, a una
cuestion, tan t ra ida y debat ida cn nuestros dias, como es la enseiianza
y la orientacion profcsional por una par te , y a la socializacion de las
profesiones, por otra.


La pcdagogia de los siglos X V I I y X V I I I no podia olvidar la cucstion,
p laneandola en torno a las relaciones entre artes mecanicas y artea
l iberales, entre tecnica y ciencia. La prescncia de Ramon Llull , aca-
bamos de ver, no falto al lado de las artes mecanicas; pero su cspir i tu
universal y a rmonizador se prescnciaba tambien cn la perspcctiva
cientifico-especulativa de la epoca.


E l profesor Paolo Rossi en su l ibro "Los filosofos y las m aq u in a s "
expone de forma concisa el p roblcma quc nos ocupa. Y no nos sor-
prendio a los lulistas cuando en 1960, entre sus investigaciones espe-
cializadas en tcmas renaccntistas sobre humanismo y tecnica, descu-
br iera la huel la de Rainon LIull. Saludamos con jiibilo su l ibro
"Clavis Univcrsalis. Art i mneinoniche c logica combinator ia da Lullo
a Leibniz", pero lo consideramos familiar . Llull salia en defcnsa de u n
saber cminentemente especulativo y universal , definido por la "gra-
matica filosofica" y por la "character is t ica universal is" .




C R 6 N I C A 213


La "characteris t ica universal is" nos Ueva de la mano a u n nuevo
aspecto, mucho mas impor tan te en nuestros dfas.


Hoy la lucha entre el humanismo y el maquin ismo se presenta de
una forma mucho mas radical que sucedia en los siglos xvn y xvm.
La potente industrial izacion ha potenciado un predominio aplastantc
de las artes mecanicas sohre las l iberales. La cucstion adquiere un
matiz pedagogico muy especial. La maqu ina ha ent rado en la escuela
y se ha puesto a enseriar. Dentro de la revolucion didactica actual
l lama poderosamente la atencion de especialistas y profanos. dando
lugar al sistema de aprendizaje de la ensefianza programada.


Subyacente a los aspectos externos late una nlosoffa y una psico-
logfa pedagogicas que dan sentido al problema de la maquina de
ensenar.


La ensenanza programada supone, por una par te . el desarrollo de
los materiales precisos para ensefiar. basandose en un modelo univer
sal de oomunicacion. Una filosoffa de la comunicacion es necesaria
para enfocar una cnscfianza de t ipo ramificado. Por otra par te , s c
a t iende al compor tamiento de u n grupo tipo de alumnos con el fin
de definir un progrania l ineal. TJna psicologia del comportamiento es
fundamenta l cn la estructuracion de las relaciones didacticas.


La ensenanza programada no solo orienta al a lumno en lo que
t iene quc aprcnder . sino que. ademas. Ie muestra como apronrlerlo.
El sistoma t ra ta de guiar al a lumno hacia la respucsta exacta y no
otra. El lo urge que las sugerencias instructivas formen par te inte-
grantc . con las proguntas. do la programacion. Estamos ante una pe-
dagogia eminontomonto activa. univcrsal y de mayor rapidez ins-
tructiva.


Esta es la idoa quo b r indo al profosor Llinaree. conooedor pro-
fundo de la podagogia lul iana.


Los defensoros do la "characterist ioa universalis". desde Leibniz.
p ropugnaron la idoa do una "maquina logioa". Se hicieron varios
tanteos y dosde el "p iano logieo" do Stanlcy Jevons. capaz de resol-
ver mecanieamente ecuaciones booloanas. hasta el "oaloulador" do Ka-
l in -Burkhard t . montado ya. on 1947. sobro oirouitos olectricos. la evo-
lucion ha sido. y siguo siondo. rapida y afeendente.


Las invostigaoionos llovadas a cabo no han dudado on afirmar quo
se debe si tuar on ol Doctor I luminado el punto do par t ida de la "ma-
quina logica". E l Arte lul iano, sobre todo en su Figura IV, proponia




214 E S T U D I O S L U L I A N 0 8


la construccion de un artefacto en una serie de discos que rodaban
en torno a u n centro comiin.


Me inclino a pensar que este artefacto lul iano puede, al mismo
t iempo, ser presentado como el germen de una maquina didactiva.
La crftica de Leibniz al Arte de Ramon me sugierc. entre otras, la
hipotesis. E l Arte combinator ia . cscribio el filosofo aleman, hubie ra
sido cosa maravillosa si los terminos usados para el calculo Bondad,
Magnitud, Duracion, etc.) no hub ic ran sido tan vagos y, por tanto , sir-
vieron solo para exponer, pero no para descubrir la verdad. Subrayo
con intencion las palabras finales. Llull uso en su "maqu ina logica"
no solo sfmbolos de conceptos, sino tambien simbolos para represen-
tar l a verdad y falsedad, de modo que imaginaba poder demostrar,
vuelvo a subrayar , todas las verdades de la fe cristiana.


E n consecuencia. con toda seguridad. la combinator ia hi l iana no
es solo una "calculadora logica", sino tanihien una maquina comuni-
cadora de saber. Pretendfa ensefiar rapida y faci lmente las verdades
cristianas.


La base de la "maqu ina dc enscnar" cs quc el a lumno. por niedio
de un sistema combinator io dc cxposiciones y preguntas , l leguc acti-
vamente al descubrimicnto dc verdades cientificas. verdades que sc
quedan aprendidas por el hecho de hahcr las ido descuhriendo en su
engarce programat ico . La maquina obliga al a luinno a un proceso
discursivo y dinamico.


,;Acaso no es este el pr incipio dc la comhinator io lul iana. Ia cual
—cont ra r iamente a lo quc proponia Lcibniz. para quien su comhina-
toria no era sino un simple metodo mecanico de exposicion— seiiala
que se t ra ta de un proccdiinicnto dc artc invcntivo de la verdad? ;,No
hay aqui , ademas de su aspecto logico. inconfundible. un alcancc
pedagogico?


Ramon Llull defendio las artes mecanicas y las incluyo en su sis-
tema pcdagogico. E lahoro un sistema activo de ensenanza y creo todo
un tecnicismo simholico de t ipo universal , con cl fin de conseguir se-
guridad y mayor rapidez en el aprendizaje de la ciencia. ;.Por ventura
no lo pensaron asi los lulistas del siglo xvm al prc tendcr cnseiiar la
que l laman "Gramat ica artificial" por el mctodo dc la "Gramat ica
rac ional"? Nos cuenta el P . Bar to lome Fornes los grandes progresos
que hizo en Maguncia un lego, que no sabia apenas leer, al serle apli-
cado e l sistema g T a m a t i c a l lu l iano.




C H 6 N I C A 215


E6ta es la labor , repito, que sugiero a la p luma diestra del nuevo
Magister. El t rabajo es arduo, pero perfectamente encuadrado en las
investigaciones del Dr. Llinares. Supone un analisis minucioso del sis-
tema pedagogico lul iano en sus tratados de pedagogia y en sus libros
de aplicacion didactica. Exige buscar las raices filosoficas y psicolo-
gicas para descubrir las relaciones doctrinales de la Doctr ina pueri l
con la metodologia del Ars Magna. Requiere analizar la filosofia de
la comunicacion lul iana y la psicologia de la accion. Temat ica nueva
dentro del lulismo contemporaneo y de amplio alcance, pero de ro-
tundo exito, si la hace suya la mente sutil del profesor Armand Llina-
res, a quien repi to mi mas cordial enhorabuena y felicitacion.


PALABRAS FINALES DEL DR. GARCIAS PALOU


El Rector de la Escuela Lulistica califico de historica la presencia
de un Doctor de la Sorbona entre los "Magis t r i" y "Professores" de
Mallorca. Porque constituia —di jo— una correspondencia a la presen-
cia del mal lorquin Ramon Llull en la Sorbona. por lo menos, en cuatro
ocasiones distintas. En los siglos XI I I y X I V el Doctor del "Ars Magna"
hablo de si mismo y de su doctrina a los estudiosos de la Facul tad de
Artes, de Paris . Ahora —anadio— ha sido un profesor frances, que ha
venido a Mallorca a hablarnos de Ramon Llull y de unos aspectos tras-
cendentales de su obra cientifica. Dijo que no puede escribirse la his-
toria autentica del lulismo sin dedicar unos capitulos a las relaciones
que Ramon Lhill mantuvo con Franc ia : con su universidad, con la car-
tuja dc Vauvert , con Viena, con Montpell ier . con Fel ipe IV el Hermoso.
Acabo diciendo que la Schola Lullistica Maioricensis espera que sera
el Dr. Llinares quien dara al mundo cientffico la obra que no escribio
el P . Longpre : la "Historia del Lulismo en Francia" .




216 K 8 T U D I 0 8 L U L I A N 0 8


NOTICIARIO MEDIEVALISTICO-LULIANO


CONGRESO Luso - ESPANOL DE ESTUDIOS MEDIEVALES.— Promovido


por la Excelentisima Camara Municipal de Oporto , <• in tegrado en el
programa general del X / Centenario de Reconquista de Portugale por
Vimara Peres, va a celebrarse en aquella ciudad, del 18 al 23 de jun io
de 1968.


E l Congreso se cent rara en el suceso que se conmemora. Pe ro tam-
bien debera considerar los miilt iples aspectos que pueden i lustrar el
conocimiento del mismo y de la epoca medieval .


E n pr incipio constara de las siguientes secciones: 1".— Historia
polftica y mil i tar . 2 a . — Historia eclesiastica. 3 a . — Insti tuciones y cultu-
ra. 4 a . — Aspectos economicos y sociales. 5 a . — Arqueologia y Arte .


Son Secretarios Generales del Congreso el Dr. Domingo de F inho
Brandao , Obispo Auxil iar de Leiria y cl Dr. Fe rnando de Castro
Pires de Lima, Director del Museo de Etnografia e Historia de
Oporto .


LuLISMO Y MEDIEVALISMO EN UNA RECIFNTE AsAMBLEA


En 1951, el Pres idente de la "Socicdad Espaiiola de Filosofia" Dr.
Juan Zaragiieta (quien sigue en el cargo, pese a su avanzada edad) or-
ganizo la " P r i m e r a Semana Filosofica de M a d r i d " : serie dc asambleas
que habr ia de irse cont inuando, cada dos aiios, en torno s iempre a te-
mas monograficos. De esta suerte, las tematicas t ra tadas hasta la fecha
han versado sobre " la persona" (1951), sobrc "el m a l " (1953), sobre
"la l i be r t ad" (1955), sobre "la forma" (1957), sobre "la f ina l idad"
(1959), sobre " lo social" (1961), sobre " la conciencia" (1963), sobre
"Lucio Anneo Seneca" (1965) y, duran te el pasado sept iembre, sobre
" lenguaje y filosofia" (1967).


Pues bien, dent ro dcl marco de la aludida asamhlea de sept iembre
(o sea, la " I X Semana Espaiiola de Filosofia") , una unicn aportacion
lulistica ha corr ido a cargo del Dr. F e r m i n de Urmcncta , versando so-
bre el tema "La conversion lul iana y su lenguaje exjdicativo". Ta l
aportacion en der rcdor de] " lu l i smo" ha sido a r ropada , dent ro del co-
rrespondiente programa, ent re otros dos jtroblemas de claro "medie-
val i smo" y no menos interesantes, las siguientes: "La psicologia tomis-




C R 6 N I C A 217


ta del lenguaje", a cargo del R. P. Marcos Fernandez Manzanedo, y
"La significacion lingiiistica en la logica de Guil lermo de Ockham" , a
cargo del R. P . Teodoro de Andres.


5E CONGRES INTERNATIONAL DE LANGUE ET LITTERATURE D ' O C ET


D'ETUDES FRANCO-PROVENQALES (Nice, 6-12 sep tembre 1967).


Les versions provencales de la Doctrina pueril, de Raymond Lul le
( resume) .


La Doctrina pueril a ete ecrite pa r Raymond Lulle vers 1280, pro-
bab lement a Montpell ier . C'e_t un ouvrage didacticrue divise en cent
chapitres qui peuvent e tre groupes sous quelques rub r iques : les arti-
cles de la foi, les dix commandements , les sacrements de 1'Eglise, les
dons du Saint Espri t , les beat i tudes, les joies de Notre Dame, les vertus,
les vices, les religions, les arts l iberaux et mecaniques, les principes
moraux. Les deux dernieres rubr iques representent a elles seules plus
du tiers de 1'ouvrage. Celui-ci semble avoir ete ecrit pa r Lulle en cata-
lan, comme la p lupa r t de ses oeuvres de la meme epoque (on connait
au moins trois versions catalanes medievales de la Doctrina pueril).
Cependant des versions proven^ales existent aussi. Certaines sont par-
tielles et associees a des remaniements de la Somme le Roi. L 'une d'elles
est complete. El le est contenue dans un manustcr i t du X l l l e siecle, ap-
par tenan t a la Bib l io theque Ambrosienne, de Milan (ms. E. 4. Sup., fol.
IR-IV, 1R-71R). TJn romanis te i tal ien du debut du siecle, V. de Bar tho-
lomaeis, pensait qu' i l s'agisait la de la redact ion originale de la Doctri-
na pueril. Le fait que cette version date du vivant de Lulle pe rmet
p lutot de dire que la Doctrina pueril a ete tres rap idement t r adu i te en
provencal (comme elle l'a ete en fran^ais). Ce fait pe rmet d 'at tester
egalement, des la fin du X l l l e siecle, un r iche vocabulaire philosophi-
que en proven^al (comme en fran^ais) grace aux t raduct ions d 'une
oeuvre catalane de Lulle.


A. LLINARES (Grenoble)


COMMUNICATION AU 86E CONGRES DE L ' A . F . A . S . (Bordeaux, juil let
1 9 6 7 ) .


Les conceptions physiques de Raymond Lulle: de la theorie des
quatre elements d la condamnation de Valchimie 'Resume.i.


Les conceptions physiques de Raymond Lulle s ' inspirent pour une
par t de celles d 'Aristote, mais s'en ecar tent aussi. Pour Lulle comme




218 ESTUDI08 LULIANOS


pour le Stagiri te, les corps, pa r exemple, sont composes de qua t re ele-
men t s : le feu, l 'air, l 'eau et la ter re . Mais a la difference d 'Aristote
qui a t t r ibuai t deux quali tes a chacun d'eux, Raymond Lulle ne leur
en a t t r ibue qu 'une . De ce fait, chaque e lement est s imple : " le feu
est s imple en tan t qu' i l est chaud, l 'air est s imple en tan t qu ' i l est
humide , l 'eau est s imple en tant qu'elle est froide, ct la te r re est s imple
en tant qu'elle est seche". Cependant , les qua t re elements peuvent se
combiner ent re eux, soit deux pa r deux, auquel cas chacun d'eux posse-
de alors deux quali tes (c'est ainsi que le feu peut e t re sec grace a la
ter re , l 'air peut e t re chaud per sa combinaison avec le feu, l 'eau peu t
e t re h u m i d e grace a son melange avec l 'air, et la ter re peut e t re froide
par l ' eau) , soit dans leur ensemble, ce qui donne naissance aux corps
nature ls inorganiques ou vivants. Dans ces derniers , susceptibles de
generat ion et de corrupt ion, les elements se combinent suivant des pro-
port ions constantes pour chaque espece, mais peuvent 8 e disloquer au
moment de la mor t des individus. Dans les corps inorganiques ou "me-
taux" , la cohesions des elements est telle, en revanche, que leur com-
position demeure pe rmanen te et que rien ne peut en modifier les pro-
port ions. Toute tentat ive des alchimistes qui voudraient t ransformer u n
nietal en un aut re est vaine et condamnee d'avance, au nom d 'une phy-
sique qui n 'est plus tout a fait celle de Aristote.


ARMAND LLINARES (Grenoble)




TRAICTE DE LA PHYSIQUE DE UILLUMINE DOCTEUR
RAIMOND LULLE


(Estudios Lulianos, vol. XI (1967), fasc. 1, pp . 47-66).


ERRATAS


P . 49, 1. 17, au lieu de : le sobiect, l i r e : le subiect na turan t .
P . 51 , 1 32-33, rayer : le na tu re est un estant grand a u q u e il appar-


t ien t p roprement .
P . 52. 1. 13-14, rayer : La na tu re est un appar t ien t p roprement le


nature l maioriffier.
P . 53, 1. 5-6, rayer : sa puissance, en engendrant et cor rompant les


subiects par t icul iers son mouvement , sa genertion, sa corrupt ion, con-
duisant en acte.






I N D I C E


d e l V o l u m e n XI (1967)


E S T U D I O S


BATLLORI, S. J. ( P . MIGDRL), Luilisme i antiluilisme entre els segles XVIle i XVtlle 5-19
OLIVEB, C . R . ( P . ANTONIO), El Beato Ramon Llull en sus relaciones con la


Escuela Franciscana de los siglos XIII-XIV . . . . . . 89-119
RCFFINI ( M A B O ) , Osservazioni sulta rima finate del <Ptant de Nostra Uon :


Sanla Maria* . . . . . . . . . . . 21-30
Sscof SEBVOLS, RSCJ ( M . M . ' ASDNCION), La esperanza, en el Bto. Ramon Llull 141-152
TBIAS MEBCANT (S . ) , El conocimiento de Dios en el lulismo mallorquin delpe-


riodo universitario 121-139


N O T A S


ANDBED O I PALMA DE MALLOBCA, O . F . M . C A P . (Fa. ) , El cas delP. Joan de Ribas
dintre de la bibliografia luiliana . . . . . . . . 153-167


GABCLAS PALOD (S.), Actualidad det pensamiento ecumemsta del Heato Ramon
l.tutl 31 -39


GARCIAS PALOD (S.), El tLiber de Sancto Spiritu* del Bto. Ramon Llull ^fue
escrito en el Oritnte? 169-179


T E X T O S


LINEHAN (PETER) , Raymundi Luyl testamentum factum anno 1281. . . 181-185
LLINABES ( A R M A N D ) , Un inedit de Raymond Lulle en francais; Le Iraicte de la


Physicque . . . . . . . . . . . . 41 -66


B I B L I O G R A F I A


I . Bibliografia lulistica 187-195
I I . Bibliografia medievalistica . . . . . . . . . 195-196
I I I . Libros recibidos 196-199


C R O N I C A


Homenaje al Dr. Carreras Artau, en 1966 . . . . . . . 67-69
Sesion academica, con motivo de la investidura del Lic. Sr. Trias Mercant . 69-86
Sesion academica de investidura del Prof. Llinaris. . . . . . 201-215
Noticiario medievalistico-luliano . . . . . . . . . 216-218










BIBLIOGRAFIA LULIANA
El Prof. RTJDOLF HHUMMEK, «Magister» de esta <Maioricensis Scfiola


Lullistica», en co laborac ion con su Asis tente en la Univers idad de
Mainz, prepara una BIBUOCRAFIA SOBRE RAMON LLULL (obras
impresas del iiiisuio y publ icac iones sobre uno que otro aspecto de
su vida y de su obra) .


Con este mo t ivo , los rlos expresados profesores y este Ins t i tu to
supl ican a los autorcs de trabajos de indole lu l iana se d ignen remi t i r
sendas separatas a las s iguientcs sefias postales:


PROF. I)K. RUDOLF BRUMMEH


Postfach 108
6728 GERMERSHEIM , Rhein (Alemania)


£ s t u d i o s l l u l i a n o s
Precio de guscripcion


EsPANA
Suscripci6n an\ial . . . . 100 pesetas
Niiitiero snelto . . . . 45 pesetas
Ni imero alrasado . . . . 50 peseias
E.VIH ANJKIKI


Suscripci6n anual . . . . 3 ilolares
Nii inero suelto . . . . 1 '25 dolares
iNiimero atrasado . . . . l ' 5 0 d o l a r e s


'aiu suscripoiones: Sr. Administrailor de E S T L D I O S LULIANOS
iVpartado 17, 1'alma ile Mallorca (Espana)


LOUIS SALA-MOLINS


L U L L E
L'Arbre de Phi losophie d'amour


Le livre de 1'ami et de 1'Aime
Et rhoi.r de textes philosophiques et mystiques


Tradue t ion et notes


Paris , 1967


422 pags .


(Con licencia eciesiastica)