¡Estudios llulíanos

¡Estudios llulíanos
IRevista cuatrimestral


de investigación Miaña Y Jlbedíevalístíca
publicada por la


JlDaiorícensís Scbola Tlullístíca
Instituto internacional del


Consejo Superior de investigaciones Científicas


N . ° 8


S U M A R I O


E S T U D I O S


P . E U S E B I O C O L O M E R , S . I . , Doctrinas Miañas en Emmerich Van den Velde.


J . J . D U I N , La bibliothique philosophique de Godefroid de Fontaines (fe. 1306).


S . G A R C Í A S P A L O U , El beato Ramón Llull y las controversias teológicas en el


oriente cristiano


N O T A S


R . B A U Z A Y B A U Z A , Derecho diplomático, en Ramón Llull


J . C A R R E R A S Y A R T A U , La edición de las tRaimundi Lulli opera latina* .


T E X T O S


P . A N D R É S D E P A L M A D E M A L L O R C A , O . F . M . C A P . , Manuscritos rela-


tivos al Beato Llull y a la historia del lulismo


L . P É R E Z M A R T Í N E Z , Los fondos manuscritos lulianos de Mallorca


B I B L I O G R A F Í A


I . Sección luliana (por P . D . ANTONIO V E N Y , C . R . , P . FRAY SALVADOR DE LES BORGES, O . F . M .


C A P , y S . GARCÍAS PALOIT), pág. 215 . - I I . RECENSIONES BIBLIOGRÁFICAS: Sección medieva-


lística, pág. 225 .


Vol. III, Fase. 2 P A L M A DE M A L L O R C A (España) Año III: 1959




OPÚSCULOS LULIANOS
de la MAIORICENSIS SCHOLA LULLISTICA


Pesetas


J. H. PROBST, Le Bienhereux Ramón Lull, Chevalier par herédite et par
vocation . . . . . . . . . . . . 1 5


J. H. PROBST, Le Bienhereux Ramón Lull ne fut pas Kabbaliste . . . 15
BARTOLOMÉ SALVA, T . O. R. , La cronología catalana en la Edad Media y


la fecha del martirio del B. Román Llull . . . . . . 15
BARTOLOMÉ SALVA, T. O. R. , Quáliler Fidei arliculi sint rationc demons-


trabiles ex Beati Raimundi Lulli sentenlia . . . . . . 15
J. IL PROBST, Langage imagé et symboles du B. Ramón Lull . . . 15
J. T A R R É , El darrer quinqueui de la vida de Ramón Llull (1311-1315) . . 15
A. P H . BRUCK, LTnstitut tullíste de Mayence au XVIII' siecle . . . 15
T . CARRERAS Y A R T A U , La Ética de Ramón Llull y el Lulismo. . . 15
S. GARCÍAS P A L O U , San Anselmo de Canterbury y el Beato Ramón Llull . 15
M. MASSUTI (OBRAS LULIANAS de): La luz del Doctor, instrumento de


apostolado. — La teoría luliana de las mareas. — Una teoría medieval sobre
la marea. — Ramón Llull y la brújula. — Ramón Llull y la Alquimia.—
U n vo l . , 144 págs. . . . . . . . . . . 4 0


J. MOLAS, La poesía de Ramón Llull i t'amor cortes . . . . . 1S
R. S U G R A N Y E S D E F R A N C H , Ramón Lull, Docleur des missions. . . 15
A. G O T T R O N , Une messe tullíste au debut du XVIII"" siécle . . . . 15
F. D E B. MOLL, Notes per a una valorado del lexic de Ramón Llull, 50 págs. 25
S. GARCÍAS P A L O U , La fedia de composición del <Libre de Blanquerna> . 15
S. GARCÍAS P A L O U , Ramón Llull y la teología positiva , . 15
S. GARCÍAS P A L O U , El punto de arranque del espíritu de la teología luliana. 15
P . GABRIEL SEGUÍ, M. SS. C C , La influencia cisterciense en el beato Ramón


Llull 2 5
M. SANCHIS G U A R N E R , L'ideal cavalleresc definit per Ramón Llull . . 15


D e p ó s i t o e n : E S C U E L A LULÍSTICA M A Y O I U C E N S E
Apartado 17, P a l m a d e Mal lorca (España)


C A H I E R S


C I V I L I S ' A T I O N
M É D I É V A L E


X ' - X I I ' Siécles


UNIVERSITÉ D E POITIERS
Revue trimestrelle publ ié par le


Cent re d 'É tudes Supér ieures de Civi l isat ion Médiévale
avec le concours du


Cent re Na t iona l de la Recherche Scicntif ique


D I R E C T E U R S


R E N E C R O Z E T E D M O N D - R E N É LABANDE


Adresser la correspondance concernant les abonnements a R. M. M A R O T , tréso-
riére, au Société d'Études Medievales , 36 , rué de la Chaine, POITIERS (Vienne) .


D E P Ó S I T O L E G A L — M . 5 3 6 — 1958




DOCTRINAS LULIANAS
EN EMMERICH VAN DEN VELDE


UNA NUEVA APORTACIÓN A LA HISTORIA DEL LULISMO 1


l na de las personal idades más in teresantes de la Escolást ica tardía
en los países de t radición germánica es sin duda el flamenco E m m e -
rich van den Velde o, como reza su n o m b r e la t in izado, Emcr ico de
Campo ." Su biografía no se apar ta de la l ínea consueta de tan tos


1 Este estudio remite por lo que toca a la necesaria documentac ión v a muchos
de sus detalles , que aquí han sidu sólo brevemente indicados, a una obra mas c o m p l e -
ta que verá próx imamente la luz en Alemania con el título: Xikolaus von Kaes imd
Raimund Llull. Studien aut Handschriften der Kueser Bibliolek. Se han util izado en su
redacción las siguientes siglas:
A Ed. Argentincnsis de la Irs magna ultima (Estrasburgo 1651) .
HGPliThM Beitragc zur Geschichtc der Philosophie uml Theologie des Mittelal-


ters, Miinster.
C Cod. 106 de la Biblioteca ensaña (Bernkastcl-Kucs, St. Nikolaus-Hos-


pital).
Carreras Historia de la Filosofía española. Filosofía cristiana de los siglos XIII


al XV. I (Madrid 1039): El escolasticismo popular, l lamón Lull. I I
(Madrid 1943): Esbozo de una historia del Lul ismo.


Clm Códices latini monaecnses (Munich, Staatshibl iotck).
CSEL Corpus Scriptorum Ecclesiasticorum Latinorum, Viena.
EL Estudios Lulianos, Palma de Mallorca.
HSB Sitzungsberichte der Ueidelbergcr Akademic der Wisscnschafti'n, Pili-


los. — Hist . Klasse, Heidelberg.
M Beati Raymundi Lullii Opera, Ed. Maguntina (Maguncia 1721-42) .
ORL Obres de Ramón Llull, Palma de Mallorca.
RET Revista española de Teología . Madrid.
RF Revista de Filosofía, Madrid.
SFG Spanische Forsehungen der Górrcsircsellsrhaft. Miinster.
Stud. monogr . Studia monographica et recensiones edita a Maioricensi Srhola Lull is-


tica, Palma de Mallorca.
* Sobre Emmerich van den Velde véase C. MBERSSKMAN O. P., Gcscliiclitc des 41-


hertitmus I I (Roma 1935) . Además: M. GRABMANN, Der Einfluit Alberts des Grossen auf
dat Mittelalterliche Geistesleben en: Mittelalterliclies Geisteslebcn II (Munich 1936) 324-


1




118 E . C O L O M E R S . I .


maestros medievales . El joven flamenco estudia Artes en Par ís , donde
se doctora en 1415 con un connac iona l , Juan de Nova D o m o . Siguen
luego c inco años dedicados al es tudio de la Teología en París o en
Colonia . En 1420 inaugura Emer i co su labor docen te en la Escuela
cap i tu la r de Dics t , cerca de Lova ina . Dos años más tarde rec ibe una
cátedra de Teología en la Univers idad de Colonia . Allí contará E m e -
rico en t re sus d isc ípulos a un es tud ian te , cuyo n o m b r e ha de hacerse
famoso: al joven doc tor en derecho, Nicolás Krcbs , que ha de ser co-
noc ido en la Historia como Nicolás de Cusa, pos t re r filósofo medieval
y a la vez p r imero m o d e r n o . 3 En 1535 deja Emer ico la vieja c iudad
r enana y pasa a ocupar una nueva cá tedra de Teología en la rec ién
fundada Univers idad de Lova ina . Devue l to a su F landes de or igen,
Maestro Emer i co n o se moverá ya de Lova ina , ni de su joven Univer-
s idad. Allí pasará el resto de su vida, venerado por todos como una
de las p r imeras figuras del Alma malcr l ovan iense , hasta que la
m u e r t e venga a sacarle de esta vida a la venidera en 1460. 1


En los escarceos in te lec tua les de la Edad Media m u r i e n t e el nom-
bre de Emmer ich van den Velde está asociado a una curiosa d i rección
del p e n s a m i e n t o q u e , por haberse inspi rado en Alber to Magno , ha
ven ido en l lamarse «Escuela a lberüsta» / ' En los or ígenes de esta n u e -
va Escuela , que en la gran pugna entre reales y nominales, caracter ís-
tica de esta época de decadenc ia escolást ica, debía a l inearse con to-
mistas y escotistas del lado de los p r imeros , e n c o n t r a m o s al maes t ro
par is iense de E m e r i c o : Juan de Nova D o m o . 6 No conocemos suí icien-


4 1 2 , sobre todo 3 7 9 ss . ; R. IIAUBST, Zum Fortleben Alberts des Grossen bei Heymerich
yon Kamp und Nikolaus con Kues en: BGPhThM, Supplementband I V Sludia Alberti-
na (Münster 1 9 5 2 ) 4 2 0 ss.


3 Cfr. E . HOFFMAWN, Xikolaus yon kues (Hcidelberg 1 9 4 7 ) 5 3 - 5 4 .
4 Cfr. Tí. DE JONGII, L'ancienne faculté de théologie de Louvain au /¡remier siécte


de son existence ( 1 4 3 2 - 1 5 4 0 ) , l .ouvain 1 9 1 1 . 8 1 .
5 Sobre el alberlis ino poseemos el estudio, por desgracia inacabado de G. MHKIÍS-


SEMAN, Gesehidile des Albertismus, I : Die Pariser Anfdnge des Külner Albertismus (París
1 9 3 3 ) ; I I : Die ersten Kolner Kontroyersen (Roma 1 9 3 5 ) . La bistoria posterior del albcr-
t ismo colones y su expansión en otras Universidades a lemauas , que debían ser objeto
de los vol . I I I v IV de la obra de Meersscman, están todavía por escribir.


6 Sobre Juan de .Nova D o m o cfr. MEF.RSSKMAN I . El maestro parisiense es autor
de dos obras interesantes: De csse el essentia (cfr. MEERSSEMAN I , 9 1 ss: Tractalus ma-
gistri J. de Aova Domo de esse el essenlia) y Tractalus universalium (cfr. MEEIISSR.MAN,
fine Schri/t des Kolner U niversitiilsprofessors Heymericus de Campo oder des Pariser
Professors Johannes de Nova Domo en: Jahrb. d. Kóln . Gescbicbtsvereins ( 1 9 3 6 ) 1 4 4 ss . ) .




D O C T R I N A S L U L I A N A S E N E M M E R 1 C H V A N D E N V E L D E 119


ten ien te las causas que a ello le indujeron, pero es un hecho que
maest ro Juan levantó bande ra cont ra el Nomina l i smo y por la pía an-
tigua, pero en oposic ión al T o m i s m o c o n t e m p o r á n e o dio la p r eemi -
nenc ia a Alber to Magno por enc ima de su genial d isc ípulo Tomás de
A q u i n o . ' A esta or ien tac ión alberlisía se asocia en Juan de Nova D o -
mo una acusada t endenc ia neoplatónica, que encuen t ra a b u n d a n t e
pábu lo en la obra ingen te del p rop io Alber to el Grande , en la que
Neop la ton i smo y Agust in ismo se en t re lazan , no s iempre en perfecta
a rmonía , con el nac i en te Ar i s to te l i smo. 8 En efecto, son p rec i samen te
los pasajes neopla ton izan tcs del opus a lbcr l ino , p roven ien tes en su
mayor par te del Líber de causis, de Avicenna o de otros árabes neo-
p la tón icos , los que más a t raen la a tenc ión de Juan de Nova D o m o . 9


De aqu í que el Alber t i smo, a u n q u e conserva muchos e lementos aris-
to té l icos , t ome un mat iz neop la tón ico , que es tal vez su caracter ís t i -
ca más p e c u l i a r . 1 0


Emer ico de Campo recibió de su maes t ro par i s ino la corr iente al-
bert is ta y la l levó consigo a Colonia . La Univers idad coloniense era
en tonces en Alemania el castil lo roquero de la via antir/ua.il Maestro


7 Cfr. De esse et essenlia (MEERSSEMAN I , 107): «Ego sto cum doctore m e o et
quondam suo , cui, ut niilii v idetur, in hac materia credendum est, cum longius et
profundius laboraverat quam ipse». Sobre la lucha entre reales y nominales en las Uni -
versidades a lemanas véase G. RITTER, Studien zur Spdtscholastik. I I : Via anliqua unil
via moderna auf den deulschen l'niversilülen des 15. Jahrts, USB (1922) 54 .


8 El p latonismo de Alberto Magno que , más que disminuir, más bien se acre-
centó en los ú l t imos años del maestro con la lectura de la traducción latina hecha por
Guil lermo de Moerbckc , de la SxOt^eínjot? OtoXOfuer} de Proclo y de diversas obras de
los árabes neoplatónieos , sobre lodo , de Avicenna, se hace patente en sus Comentarios
al De divinis nominibus del Pseudo-Arcopagita v al Liber de Causis. Cfr. GRAHMANN,
Mitlelalterliclies Geistesleben I I , 348 v UBERWEG-GEVEH, Grundriss der Geschiclite der
Philosophie I I : Die patrislische und scholtistisrhe Philosopliie (Berlín 1928) . Falta toda-
vía una buena monografía sobre el neoplatonismo en Alberto Magno. Acerca del i n -
dujo de Platón cfr. L. GAUL, Alberts des Grassen I erhdltnis zu Plato en: BGPhThM
(1913) X I I , 1.


9 Cfr. MEERSSEMAN I , 47 .
1 0 MEERSSEMAN I , 89: cWenn das Skclctt des albertinischen Systems aristotelischc


Tcilc aufweist , so treffen wir darin doch vorzüglich neuplatoniscbe Ausdrücke und
Gedankenginge an».


1 1 En un memorable escrito de fecha 2-t Dic . 1425, en respuesta a los Príncipes
electores que habían pedido se introdujese en Colonia la cío nova del N o m i n a l i s m o , la
Universidad manifiesta su decisión de mantenerse liel a la via anliqua de T o m á s de


3




E . C O L O M E R S . I .


E m e r i c o hizo además de Colonia la sede p r inc ipa l del Alber t i smo, del
que él mismo se cons t i tuye el p r o p u g n a d o r más d e c i d i d o . 1 2 El alma
mater coloniense, se divide así en las dos bander ías de tomis tas y al"
ber t i s tas . Los p r imeros , r ep resen tados sobre todo por los domin icos y
por a lgunos seculares como E n r i q u e de Gorkum y Gerardo de Mon te ,
t i enen su sede en la l l amada Huma Cornelii; los segundos , cap i t anea-
dos por Emer i co , se concen t ran en to rno a la Bursa laurentiana, de
la que nues t ro flamenco era el r e c t o r . 1 3 Se inic ia así una ruda lucha
en t re tomis tas y a lber t i s tas , en la que Emer ico terció con una serie
de escri tos p o l é m i c o s . 1 1 C o n o c e m o s las escaramuzas de esta p e q u e ñ a
guerra civil escolástica gracias a las invest igaciones del P . G. Meers-
seman . En 1428 publ icó Emer ico el Tractalus problernmaticuSj en el
que después de p resen ta r 18 prob lemas filosóficos diversos , c o n t r a p o -
n e en cada u n o de ellos la solución de Alber to Magno a la de Tomás
de A q u i n o . 1 6 Años más t a rde , s iendo ya Emer ico profesor en Lovaina ,
el tomis ta colones Gerardo de Monte le respondía con un m o d e r a d o
Tractatus concordiac.16 Nues t ro fogoso alber t is ta no ta rdó en reacc io-
nar con una inflamada carta a la Univers idad de Colonia , que por su
tono comba t ivo recibió el n o m b r e de Invectiva. Gerardo de Monte
c lausuró finalmente la controvers ia con su Apología}1 De este m o d o
se reflejaban en Colonia , en forma de un pugi la to en t re tomis tas y


Aquino v Alberto Magno, Cfr. GRABMANN, Mittelalterliches Geistesleben II, 379; R lTTKB»
Studien znr Spíitscholastik II (I1ZB 1922) 39 ss.


1 2 Grabmann (cfr. Mittelalterliches Geistesleben II. 382) l lama a Emerico «der
bedeutendste Vertréter der schola Albertistarum».


1 3 Gfr. MEERSSEMAN, Geschidile des Albertismus II y GRABMANN, Mittelalterliches


Geistesleben II, 379 ss. Véase sobre la vieja Universidad coloniense F . J. BIANCO, JJie
alte 1 niversitat Koln und die spiileren Gelelirtensdiulen dieser Stadt I, Colonia 1855;
C. M . L.ÓHR O. P . , Die theologischen Disputationen und Promolionen an der Universitdt
Koln i ni nusgehenden 15. Jrdirliundert nach den Angaben des P. Servatius Fanckel O. P.
(Quellcn und Forschungen zur Gcscbiehte des Dominikanerordens in Deutsehland 21)
Leipzig 192(i.


" Grabmann (Miltelalterlicltes Geistesleben II, 382) enumera los s iguientes , edi-
todos por II. Quentel en Colonia: Promptuarium argumentorum disputatorum Ínter li-
leum Albertistarum et spineum Thomistam; Reparationes naturalis philosophiae secun-
dum processum Albertistarum et Thomistarum: Problemmata ínter Albertum Magnum
et S. Tlwmam ad utriusque opininnis intelligentiam multum conferentia.


1 6 Cfr. MEERSSEMAN, Geschiehtc des Albertismus II, 2 3 ss.
1 6 Cfr. MEERSSEMAN, o. c. 67-85 .


" Sohre la Invectiva cfr. MEERSSEMAN, O. c. 86-92; sobre la Apología 93 -102 .


-I




D O C T R I N A S L U I . I A N A S UN IÍMMURICII V A N D E N VKLDK 121


alber t i s tas , aquel los suti les escarceos in te lectuales que l lenaron gran
par te de la vida filosófica de la Escolást ica decaden te .


Pero el maest ro Emer ico de C a m p o , además de estos escritos po -
lémicos , es autor de una serie de obras todavía inédi tas , en las que
su in te resan te persona l idad aparece en una luz nueva . Por de p r o n t o ,
su pensamien to se nos mues t ra en ellas, mucho más que en los escri-
tos inspirados por la idea a lber t is ta , como formando par te de aquel la
gran cor r ien te neop la tón ica , q u e , pa r t i endo de Platón y P lo t ino , en-
tra en el Occ iden te la t ino por dos caminos diversos, por un lado a
t ravés de Porfirio y Agust ín , por el otro a t ravés de Proclo y el Pseu-
do Areopagi ta , para vivificar así toda la Edad M e d i a . 1 8 Además —y
con ello en t ro ya en el t ema concre to de este estudio— en estas obras
a la influencia a lber t is ta y neop la tón ica se asocia otra insospechada:
la del Doc tor i l uminado Ramón Llul l . Pero antes de. definir con pre-
cisión los l ími tes y la impor t anc i a de este hecho, demos p r imero una
mirada de con jun to a estas obras y p rocu remos fijar al mismo t i empo
su cronología .


Las obras manuscr i t as que ent ro ahora a es tudiar pe r t enecen a
una etapa bien d e t e r m i n a d a de la ac t iv idad de Emer ico y con la única
excepc ión del Compendium divinorum, que se conserva en la Biblio-
teca mun ic ipa l de Maguncia , forman par te del rico tesoro bibliográfi-
co , que el Cardena l Nicolás de Cusa legó al Hospital por él fundado
en su pueb lo na ta l . Todas estas obras fueron escritas ent re 1420 y
1435 y se r epa r t en en tres per íodos diversos. El Compendium divino-
rum pe r t enece a los años 1420-22, en los que Emer ico enseñaba en la


1 S El Neopla ton i smo de Emerico se relacionaría más liien con el segundo cami-
n o , c o m o lo comprueban sus citas de Dionis io , Proclo y el Líber de Causis. Con todo
no hay que exagerar el valor de estas citas, pues , por lo que toca a las dos últ imas
Cuentes, Emerico repite con frecuencia los mismos pasajes. La cita más frecuente sue-
le ser la prop. 83 de la Elem. Theol.: Tiav t í áaiiTOD fvioaxixóv Tipí ; é a ü - ó ÍTiiaipenx'.xáv
áat'.v (en la traducción latina de Guil lermo de Moerbeke: «Omne suiipsius cugnit ivum
ad se ipsum omniquaque convers ivum est» ed. C . Vansteenkiste , Tijdschrift voor Phi-
losophie , Lowen-L'trecht, vol . 1, 1951) o lo que es lo mismo la prop. 15 del Liber de
causis: «Omnis sc iens , qui scit essent iam s u a m , est rediens ad essent iam suam reditio-
ne completa» (ed. O. Bardenhewer , Freiburg 1882, § 14: 177, 6) .


Sobre el problema del P latonismo medieval pueden consultarse las obras s igu ien-
tes: E . HOFFMANN, Platonismus und Miltelalter en: Vortrage der Bibl iolek Warburg
1923-24 (Leipzig 1926) 17-82; C L . BAKUMKKH, Der Platonismus im Miltelalter en:
BGPhThM 25 1/2, 139-193; R . K U B A N S K Y , The continuity of the Platonic tradition du-
ring the Middle Age, Outl ines of a Corpus Platonicum Medii Aevi, Londres 1939.


5




122 F.. C O L Ó M E ! ! S . I .


Escuela cap i tu la r de D i e s t . 1 9 D u r a n t e los años de profesorado en Co-
lonia (1422-1432) fueron escritos el Quadripartitus quaestionum,*0 las
Quaestiones supra libros philosophiae rationalis, realis et rnoralis Aris-
totelis,21 los Theorematata totius universi y p r o b a b l e m e n t e t amb ién la
Ars demonstra/iva.-- F i n a l m e n t e , el Tractalus de sigillo aeternitatis*3


la Disputatio de potestate eccleeiastica24 y el Colligel principiorum?6


vieron la luz du ran t e la estancia de Emerico en el Conci l io de Basilea
(1432-1435).


Por lo que toca a la influencia lu l iana , es curioso que ésta aparece
en toda su impor tanc ia y magn i tud sé>lo en los tres escri tos del per ío-
do de Basilea. En las obras anter iores hay sólo pun tos aislados de re-
ferencia que hacen p robab le un conoc imien to previo de Llu l l . Así
po r e jemplo en el Quadripartitus quaestionum apl ica Emer ico a la
T r i n i d a d el t e rna r io lu l iano potentia, scientia, voluntas (C 13v, 4 ss.)
y d e n o m i n a a Cristo con una fórmula muy frecuente en Llull «crea-
dor y e r e a t u r a » A s i m i s m o parecen referirse a una posible influencia


1 9 Explicit C o m p e n d i u m divinorum magistri Emerici per e u n d e m in Dyest da-
tura et co l lectum una cum glossa e iusdem (Cod. Mog. 614 , 26üv) .


a u (Quadripartitus quaest ionum a magistro Heymerico de Campo Coloniae col-
lectarum (C 13r 1) .


2 1 Quaest iones magistri I íeymeric i de Campo supra l ibros . . . in univ. Parisiensi
et Coloniensi legi consuetos per proposit iones syllogisticas epilogatae (C 25r).


M Editus Coloniae a magistro Heymer ico de Campo (C 63v) . La Ars demonstru-
tiva no l leva dato , pero las glosas del Cusano, semejantes a las que se encuentran en
los Fheoremata, permiten suponer que su composic ión es anterior a 1431 . Cfr. H.
H A U B S T , Das Bild des Junen und Dreieinen Cutíes in der II elt nadi Aikoluus von Kues
(Trier 1952) 57 n. 2 5 .


2 3 Tractatus de sigillo aeternitat is . . . Basileae tempore concilii editus (C 77r).
2 4 Dispulat io de potestate eccles iast ica. . . in concil io Basileensi collata (C 73v) .
" l l u n laborera a rae extra sulitain raei studii b ibl iotecam in svnodo Basileense


d e g e n t e . . . scribi iubentis coneludere (O 25-iv 9) .
2" «Qui, cura sit creator et ereatura, naturaliter utriusque praedieata reeipit


communiter» (C 16r 4) . Véanse unos cuantos textos lulianos en Arbre de sciencia, Del
arbre de Jesu Crist 6 n. 23: «Gran verital sia ésser creador ereatura e ereatura crea-
dor» (OHL 12 228); 6 n. 24: <gran gloria és a ereatura ésser unida ab lo creador en
unitat de persona qui sia creador e creatina» (ORL 12 229) etc . Cfr. también Liber de
quinqué sapientibus p. 4 , dist. 2 , cap. 1 (M 2); Disp. Jidei et intellectus p. 3 , n. •* (M t
14). Véase S. GAHCÍAS PALOU, Cuestiones de Psicología y Fisiología humanas en Cristo,
RET (1943) 289 ss. El origen de la fórmula se encuentra en Agustín, Ep. 187 ad Dar-
danum: cUnua Christus est Verbum et h o m o ; proinde quod ad Verhuin att inet , crea-
tor est Christus . . . , quod vero ad horainem, creatus est Christus» (CSEL 57, 87 ss . ) .


6




D O C T R I N A S L U L 1 A N A S EN EMMKR1CII V A N D E N V U I . D E 123


de Llull el t é rmino «.agenda» que Emer ico utiliza en los Theoreinata
totius universi (C 65v, 10) y el mismo t í tu lo de la Ars demonstrativa
(C 65v). Pero estos textos y otros menos impor tan tes que podr ía to-
davía alegar no nos dan sino débiles indicios y resonancias en com-
parac ión con el rico fondo l i tuano de las tres obras basi leenses . Por
eso, dejando para un es tudio de mayores d imens iones que el p resente
el examen de ten ido de las demás obras manuscr i tas de E m e r i c o , me
l imito ahora a dar a conocer en sus rasgos generales el con ten ido Ju-
l iano del ci tado t r íp t ico basi leense .


1. Traclatus de sigillo aeternilalis.21


Este t ra tado cons t i tuye según el juicio de R. Haubst d a obra más
notable y original de E m e r i c o » . 2 8 En efecto, (d maestro flamenco ha
s inte t izado en la imagen s imból ica del sigilluin toda su concepc ión
i i losóíico-leológica. Su núc leo cent ra l está const i tu ido por el mot ivo
geométr ico de un t r iángulo equi lá tero inscri to en un c í rculo , cuyos
t res radios , pa r t i endo de los tres ángulos del t r iángulo , caen pe rpen-
diculares sobre el cen t ro . He aqu í la figura del sigillum, tal como se
conserva en el manuscr i to e n s a ñ o : 2 9


2 7 El título completo reza así: Traetatus de sigillo aeternitatis o m n i u m scientia-
rum et artium exemplari . El tratado se conserva en C 77r - 85r. Sobre este escrito cfr.
HAUBST, Das Bild e tc . 255 ss.


JS Zum Fordeben Alberls des Grossen etc . BGPhThM, Suppl. IV (1952) 4 3 1 .
2 0 Ka ligara se baila en C 77r. En C 186v hay otra figura similar, pero mucho


más complicada y con abundantes referencias al significado de los diversos mot ivos
geométr icos . Su autor parece ser el propio Nicolás de Gusa. Cfr. HAUBST, DUS Bild.
255 ss.


7




124 K. C O L Ó M E » 8. 1.


Emer ico n o s i lustra c o n t o d a precis ión sobre el significado s imbó-
lico de esta figura geomét r ica . Su s imbol i smo descansa en la dis t in-
ción en Dios de un t r ip le orden esencial , nocional y causal (C 7 7 r 3 2 ;
77v 30; 78v 26; 82v 23 ; 83v 14). El c í rculo s imbol iza l a iden t idad de
las p rop iedades divinas esenciales (C 73r 44). Emer ico e n u m e r a ent re
ellas las s iguientes : un idad , verdad , bondad , esencia , vida e in te l i -
gencia (C 73r 28 ss . ; 83v 18 ss.) . El t r iángulo significa l a T r in idad de
personas (C 77r 55). F i n a l m e n t e los tres radios r ep resen tan la t r ip le
causa l idad divina ad e.vlra: eficiente, e jemplar y final (C 77v 1 ss .) .


Para pode r d e t e r m i n a r con exac t i tud la medida del influjo lu l iano
en la concepc ión del sigillum, conv iene antes d is t inguir en t re su con-
tenido doctrinal y su expresión simbólica. El con ten ido doct r ina l del
sigillum, fundado en la t r ip le dis t inción del orden esencia l , noc iona l
y causal en Dios, depende de Alber to Magno. ' 1 " Su expres ión s imból i -
ca nos remi te en cambio al arle l u l i ano . El p rop io Emer ico en la
Disputado de potestate ecelesiaslica l lama al sigillum «mi arte» y ano-
ta que es «similar al arle l u l i a n o » . 3 1 \i\ maest ro flamenco se r econoce
pues deudor a Llull . E x a m i n e m o s ahora con mayor d e t e n i m i e n t o , en
qué consiste esta apor tac ión lu l iana . Ante todo , el s ímbolo del c í rcu-
lo se re lac iona ev iden t emen te con la figura A del arte l u l i ano . En
efecto, Emer ico quiere expresar m e d i a n t e esta figura c i rcular algo tan
t í p i camen te lu l iano como la identidad conversible de los a t r ibu tos di-
vinos e s e n c i a l e s . 8 2 influencia lu l iana deno ta as imismo el uso de los
tres colores simbólicos, azul , rojo y verde (C 77r 36 ss .) . La e lección


3 0 Cfr. Comm. in De div. nom. (c . 1; n. 7): i D i c e n d u m , quod essentia divina
tripliciter potest cons ideran: aut in se, aut s ecundum quod est in personis , aut secun-
d u m respectum ad causata. Essentia autem secundum se secundum rat ionem intel l i -
gendi est ante personas; essentia autem respectu ad personas est ante essent iam
secundum quod habet respectum ad creaturas».


3 1 Cfr. C 158r 27: lArtis Lull i i , artis m e a e . . . » ; C l l O r 27: «Deinde idem potest
evidenter ostendi per artem quasi s imi lem praedietae arti ( = arti Lulli i) , quam ego
per m u d u m quo imago separabiliter a sigillo ab arte aeterna . . . speculariter abstraxi
et exemplari ter í iguravi».


3 2 Cfr. C 77r 44 ss.: «Cuius circulus significat perfect ionum essent ia l ium reci-
procam sen convert ib i lem ident i ta lem»; C 78r 19 ss . : c L n d e sic: quidquid est indivi-
sum a suo essentiali principio , boc veré est u n u m . Deus est hu iusmodi , ut patet in
figura alpha et omega circulariter concludente»; C 83v 17 ss . : «Prout clare indicat
praeposita figura ratione eirculi essential ia, scilicet essent iam, vitam inte l l igent iam,
uni tatem, ver i tatem, bonitatem identi í icantis». Cfr. Ars ultima II, 1 (A 220) .


8




noC' l ' l i l .NAS l . f L I A N A S KN I'.MMKHICII VAN DI*"N V K L D E 125


de estos tres colores y su sent ido s imból ico or iginar io se re lac ionan
ev iden temen te con el Ars magna de L l u l l . 3 3 F ina lmen te , nos recuerda
as imismo al arle lu l iano la finalidad práct ica que el maes t ro f lamenco
a t r ibuye al sigillum. Knierico cree haber encon t r ado en su s ímbolo
algo así como la llave de todo conoc imien to científico. Esta convic -
ción se t raduce en el mismo t í tu lo : Tractatus de sigillo aeternitatis
omnium scientiarum et artium exemplari y aparece expresada con fre-
cuenc ia y en fórmulas diversas a lo largo de toda la o b r a . 3 4


Con ello creo haber des l indado con suficiente exact i tud la par te
que cor responde a Llull en la gestación del sigillum. No se trata de
una s imple imi tac ión del arle lu l i ano . Par t i endo del mode lo lu l i ano ,
Emer ico ha p re t end ido del inear un arte propio y or iginal . De este
m o d o ha surgido un ar te pecul iar , cuyo con ten ido doct r inal se man-
t iene den t ro de la l ínea neopla tónica v albert ista del pensamien to de
su au tor , pe ro cuya finalidad v tecn ic i smo s imból ico recuerdan al
arte Luliano.


2. Disputado de potestate ('eclesiástica.™
La Disputado es un escrito voluminoso de carácter teológico v ju-


r ídico, con el que nues t ro fogoso f lamenco, met ido de l leno en la
d isputa c o n t e m p o r á n e a ent re los par t idar ios del Papa y del Conci l io ,
quiso p roba r lanzas en pro de la causa conci l iar . Con este (in recoge
Emer ico como unos 800 a rgumentos de oinni re scibili y, apoyado en
ellos, lanza sus golpes contra la tesis de la supremacía p a p a l . 3 U En t re
estos a rgumen tos se encuen t r a t ambién el arle lu l i ano , cuyos p r inc i -


3 3 Cfr. C 77v 5 ss .: «Color autem blaveus repracscntat faciem diaphani m a t e -
rialis eaelestis substantiae: eolor virio"is repraesentat germen sensibilis vitae et color
rubeus effectum igniformein i l a m m a e ardentis in terrestri materia». Véase en Llull
Lectura art. comp. d. 1 (M 1 6b) .


3 4 Cfr. C 82v 15 s.: cSicut patet in dicta ligura, quae est speculutn omnis veri-
tatis, cui dissimile est o m n e falsum»; C 77r 42: «Illud mundi archilypi paradigma
sigi l lum aeternitatis recte dicitur, ex quo per ipsum v e n t a s aeterna suam in rat ionem
b u m a n a m traduxit i m a g i n e m , in quam quael ibet e iusdem rationis indago discursive
resolvitur». Véanse textos similares en Llull, Ars comp. inv. c en í . , De prologo (M 1 1):
«Per istas quinqué figuras h u m o potest invenire ver i latem sub compendio»; Lectura
art. comp., D e prologo (M 1 Ib) ; Ars ultima X, 43 (A 528) .


3 5 La obra se encuentra en C 89r - 188v.
3 6 El propio autor resume así el orden de sus argumentos: «Per discursum septem


artium l iberal ium, artis Lullii , artis meae , quae dicitur sigi l lum aeternitatis, et utrius-
que iuris necnon per auctoritates sacrae paginae» (C 158r 27-29) .


9




126 K. C O L O M E H S . I .


pios utiliza Emer ico en favor de la causa conci l iar . Pero con esta
ocasión nos presenta una exposic ión previa del arte, de L lu l l , cuyos
rasgos p r inc ipa les será b u e n o recoger aqu í .


Nues t ro au tor divide su exposic ión del arte lu l iano en cua t ro apar-
tados . El p r imero t rata de los p r inc ip ios absolutos o d ignidades (C
106r 23 -40 ) , el segundo de los pr inc ip ios relat ivos (C l()6r 40-45), el
tercero de las cues t iones (C 106r 45 - 106v 14) y el cuar to de las reglas
(C 106v 14-41).


Los principios absolutos son los nueve s iguientes : bonitas, rnagni-
tudo, durado, potenda, scientia, voluntas, virins, peritas, gloria. El
maestro flamenco subraya su iden t idad convers ib le y su sen t ido aná-
logo y t r a scenden ta l . Con ello está Emer i co den t ro de la t r ad ic ión lu-
l i a n a . 3 7 Incluso el hecho de que nues t ro au tor , para dar un sent ido
t r anscenden ta l al t e rnar io : c iencia , po tenc ia , vo lun tad , re lac ione estas
d ignidades con la memor ia sensi t iva, la fantasía y el apet i to en los
an imales y con la ap t i t ud , el ins t in to y la inc l inac ión en la mater ia
no cognosci t iva , encuen t r a un vago p r eceden t e en Ramón L l u l l . 3 8 Es
nueva en cambio la re lac ión de los tres te rnar ios de d ignidades con
la subs tanc ia , el poder y el obrar .


Los principios relativos son t ambién los nueve clásicos: princi-
piu/n, médium, finis, maioritas, aequalitas, mitwritas, differenda,
concordantia, contrarietas. La exposic ión de Emer ico no se apar ta de
Llull fuera del hecho de re lac ionar los tres t e rnar ios de d ignidades
con la esencia , la po tenc ia y la operac ión .


Sigue luego la exposic ión de las cuestiones y reglas del arte. Las
cues t iones son t ambién nueve : utrum, quid, de quo, quare, quantum,
qualc, quomodo, ubi, quando. Con ellas se enlazan las nueve reglas ,
cuyo objeto es de t e rmina r la respues ta que debe darse a las cues t io-
n e s . 3 9 Es in te resan te cons ta ta r que Emer ico i n t roduce aquí por vez
pr imera la doc t r ina lu l iana de los correla t ivos (C 106v 19 ss . ) , que
tan ta impor tanc ia va a tener en el escri to s igu ien te , el Colliget prin-
ci piorum. La exposic ión de Emer i co se cierra con la doc t r ina de los
nueve sujetos (C 106v 4 l - 1 0 7 r 7 ) .


0 7 Cfr: I'I.ATZUCK. Die lullsche Kombinatorik, Fr. Stucl. 34 (1952) 31 ss.
3 9 Cfr. PLATZKCK, La figura A del ars luliano y la esfera inteligible de Platino.


Stud. monugr. I X - X (1953-54) 34 n. 10 .
3 9 Un Llull las cuestiones y las reglas son diez. La diferencia de mí mero se debe


a que Emerico omite la cuest ión: cum quo. Cfr. Ars ultima IV (A 229) .


l ü




D O C T R I N A S L I T U A N A S KN E M M E R I C I I VAN DEN V E L D E 12^


Emer ico inicia luego una nueva interpretación del arte lul iano (C
108r 17 - 10bY 19), cuyo fundamento se encuen t ra en la p ropos ic ión
12 del Líber de caasis: «Pr imorum o m n i u m u n u m q u o d l i b e t est in al-
tero s e c u n d u m m o d u m illius, in quo e s t » . 4 0 En consecuenc ia , las dig-
nidades lul ianas que , por razón de su ident idad convers ib le , se in-
c luyen m u t u a m e n t e , deberán conformarse a este p r inc ip io y así la
bondad estará en la grandeza al m o d o de la grandeza y viceversa. Más
aún , dado que cada dignidad lleva consigo sus correla t ivos esenciales ,
sigúese as imismo la t ransformación de los correlat ivos de una digni-
dad en los de la otra . Emer ico expresa su pensamien to con un ejem-
plo : «sicut boni tas in magn i tud ine est ipsamet m a g n i t u d o , ita bonifi-
ca t ivum. bonificabile et bonificare co inc idunt cum magnifieat ivo,
magnificabili et magnificare et ceteris» (C 108v l-t-18). Es in te resante
notar aquí que Emer i co , para expresar esa convers ibi l idad de las dig-
nidades y corre la t ivos , en vez de la fórmula lu l iana « c o n v e r t u n t u r - ,
utiliza una nueva : «co inc idunt» . Esa idea lu l iana de la conversibi l idad
ci rcular de los a t r ibu tos divinos j u n t a m e n t e con la nueva expres ión
de Emer ico están des t inadas a jugar un gran papel en la gestación de
la famosa «coincident ia oppos i to rum» de ¡Nicolás de C u s a . "


La novedad fundamenta l de esta original exposic ión del arte lu-
l iano, si p resc ind imos de la eno rme diferencia de est i lo, de las abun -
dantes citas de Aristóteles y de esa ex t raña mescolanza de pe r ipa te -
t ismo y neop la ton i smo que es p rop ia del maest ro f lamenco, estr iba
en el sentido análogo y transcendental que el au tor a t r ibuye a la d o c -
tr ina lul iana de la conversión de los principios y correlativos. E n efec-
to , en Llull la convers ib i l idad m u t u a de las d ignidades vale sólo en la
esfera de la Div in idad . Sólo de Dios puede afirmarse que su bondad
es su grandeza y que su grandeza es su bondad . La iden t idad conver -
sible de. las d ignidades es para Llull algo así como el sello de lo divi-
no. ' - ' Emer ico en cambio fundamenta la ident idad convers ib le de los


4 0 I'rop. 12 (Ed. Bardenhewer ij 11, 17.5 2) .
« Cfr. HAUBST, Zum ForlUben. Alberto des O,:, BCf' l iThM, Suppl. I V (1952) -*37.


Cfr. Ars ultima I I , 1 (A 220): «Et dicitur circularis, quia subiectuiii mutntiir
in praedicatum et e converso, ut cum dicitur: bonitas magna , magni tudo hona, mag-
nitudo aeterna. . . Per talem circuíat ionem poterit artista cognoscere ea, quae conver-
tuntur, et ea quae non convertunlur , sicut Ueus est bonus et buiusmodi , quae possunl
convert í . .Non autem Ueus et ángelus convertunlur: ñeque bonitas et ángelus , ñeque
aun bonitas et inaguitudu e l sic de alus terminis»; ¡Ind. I X , 2-1 (A 394): «Ueus esl cus ,


M




128 lí. COL0MF.R 8 . I .


pr inc ip ios en la analogía t r anscenden ta l del ser y del u n o . ' 8 E n con-
secuenc ia , la convers ib i l idad m u t u a de los pr inc ip ios y de sus corre-
lat ivos esenciales se t rans forma en una convers ib i l idad aná loga , vala-
ble en la deb ida p roporc ión del ser increado y del ser c reado . ' 1 4


¿Cuál es la obra lu l iana en la que se inspi ró Emer ico? Es difícil
de t e rmina r lo con prec i s ión , ya que el maes t ro flamenco no se refiere
en concre to a n i n g u n a obra de Llul l , s ino sólo en genera l al arte lu-
l iano . Además , su expos ic ión b reve , compend iosa y r edac tada en un
estilo t o t a lmen te diverso del de Llu l l , no da pie a que p u e d a señalarse
con segur idad la fuente lu l i ana inmed ia t a . Con todo , pa rece cier to
que Emer i co d e p e n d e en ú l t imo t é r m i n o del Ars generalis ultima o
de a lguna de las obras filiales, como por e jemplo el Ars brevis. E n
efecto, el r e s u m e n de Emer ico se a comoda por lo que toca al n ú m e r o
y o rdenac ión de los p r inc ip ios , cues t iones y reglas del arte, a la es-
t ruc tu rac ión definitiva del Ars ultima.'5


La impor t anc i a de la Disputado de potestate ecclesiasdca para la
his tor ia del Lu l i smo en Emer i co es ex t rao rd ina r i a . Esta obra const i -
tuye un t es t imonio c ier to e i r refutable de que el maest ro flamenco
conoc ió y se asimiló las doc t r inas lu l ianas fundamenta les , pero al
mismo t i empo nos p resen ta u n Lul i smo i m p u r o y ec léc t ico , de fuer-
tes tonos ar is totél icos y neop la tón icos . Pasemos ya a examina r en la
te rcera y ú l t ima obra del per íodo de Basilea el p u n t o c u l m i n a n t e de
este s ingular Lu l i smo .


in quo suae radones con veri untur. Ens q u i d e m , in quo suae ral iones convertuntur,
est Deus» .


4 3 C 106r 2 5 ss.: «Primo quidem identi tale et convertibil iter n o v e m (principia) . . . :
loquendo de identitate fundata in analogía transcendenti el converl ibi l i enl is et unius».


4 4 C 108r 2 2 ss . : «Cum ergo dicta n o v e m principia sint primae dignitates aeu
nobil itates reperlae per analogiam in quol ibet ente ínter se ratione tertii, in quo iden-
tificantur, convert ib i les . . . ; sequitur necessario quod unaquaquc haii i in d igni tatum
primit ivarum est in alia ad m o d u m alteráis , in qua est».


4 5 Ya es conocida la larga evoluc ión del arte lul iano, que va desde el Ars com-
pendiosa inveniendi veritaleni o Ars magna primitiva basta la Ars generalis ultima, pa-
sando por los estadios intermedios de la Ars inventiva, la Tabula generalis y la Lógica
nova. En el Ars magna primitiva las dignidades eran 16. En el Ars inventiva se reducen
a 9. En la Tabula generalis aparecen los nueve sujetos y en la Lógica nova las cuest io-
nes y reglas. Todos estos e l ementos son luego sintetizados en la Ars ultima. Cfr. para
la historia de esta evoluc ión del arte lul iano la magnífica exposic ión de CARRERAS I,
369 ss.


12




D O C T R I N A S L U L I A N A S E N E M M E R I C H V A N D E L V E L D E 129


3 . Colliget principiorum.**
En esta obra , de acusado carácter metafísico y especula t ivo , desa-


rrolla Emer ico una in te resante sistematización de los principios de la
Filosofía. Los grandes pr inc ip ios del o rden real y de l o rden lógico,
del ser increado y del c reado , desfilan u n o tras o t ro , más o m e n o s
su t i lmen te conca tenados en un con jun to , cuyos fundamentos se en-
cuen t r an en la Metafísica descendente y trinitaria del Neop la ton i smo
c r i s t i a n o . 1 7


E n t r e estos pr incipios ocupan un lugar señalado los del arte lulia-
n o . Emer ico es tudia p r imero los p r inc ip ios absolutos , luego los rela-
tivos y llega inc luso a ensayar una original combina to r i a .


La expos ic ión de los principios absolutos es m u y similar a la que
ya e n c o n t r a m o s en la Disputatio. Emer ico divide las d ignidades
Li l ianas en tres t e rnar ios . F o r m a n el p r imero las tres d ignidades lla-
madas esenciales: b o n d a d , m a g n i t u d , durac ión , que nues t ro au tor
der iva de la fecundidad act iva que compete, a todo ser en vistas a su
esencia (C 214r 21-24). Cons t i tuyen el segundo las tres d ignidades
potestativas: po tenc ia , c iencia , vo lun tad . Emer ico las re lac iona asi-
mismo con la fecundidad del ser en vistas a su po tenc ia (C 214r
33-214v 5). F i n a l m e n t e , el t e rcero c o m p r e n d e a las tres d ignidades
operativas: v i r tud , ve rdad , gloria. Nuest ro autor las der iva como antes
de la fecundidad del ser en vistas a la operac ión (C 214r 26ss. ; 214v
1 ss.) . Emer i co subraya in s i s t en t emen te , como lo había hecho en la
Disputado, el sentido análogo de las d ignidades Lil ianas y su m u t u a
conversibilidad:'8 No temos f ina lmente que la exposic ión de Emer ico
r ezuma un tono m a r c a d a m e n t e aristotélico. Nues t ro au tor no se cansa


4 6 El t í t u l o comple to reza así: Colliget principiorum iuris naturalis tlivini et lm-
mani phi losophice doctr inal ium. Este escrito se encuentra en C 195r-273v.


4 7 Cfr. C 196v 2 ss .: «Metaphysica est scientia divina speculans veritates univer-
sorum ent ium, secundum quod in eis relut et esse d iv inum, quod in eo est inmateriale
et cfficienter, exemplaritcr atque finaliter caúsale, in causatis vero est vestigial itcr».
Esta definición es típica de una Metafísica desde arriba con sus dos notas esenciales:
ejemplarismo y visión trinitaria, expresada en este caso por la triple causalidad divina
ad extra.


4 8 Cfr. C 213v 36 ss.: «Qui novem principia propter originalem unitatis analogi-
cae indiv is ionem sunt, salva ratione propria, s ingulorum supra se inv icem convert ib i -
l ia, sicut praenotatum fuit in prima auctoris Libri causarum regula: Pr imorum quod-
l ibct est in alterutro secundum rnodum suscipientis» (De caasis prop. 10 in c o m m e n t o
(§ 9; 1 7 4 , 15 ss . ) .


13




130 E . COLOMER S. I .


de re lac ionar las doc t r inas lu l ianas con pasajes de Aristóteles y con-
c luye f inalmente con l a ' i nd icac ión , de que es preciso acomoda r la
t e rminología lu l iana a la usual eti la escuela per ipa té t ica (C 214v
37-215r 7).


A la dec la rac ión de las d ignidades sigue la de los principios rela-
tivos. Emer ico los d e n o m i n a «pr incipios del ser creado» y los rela-
c iona como los absolutos con la esencia , po tenc ia y operac ión (C
215r 8-17). Después de de t e rmina r , cuales de en t re estos p r inc ip ios
co r responden a Dios , como son el p r inc ip io , el med io , el fin, la ma-
yor idad , la igualdad, la diferencia y la concordanc ia (C 215v 5-10),
cierra emer ico su expos ic ión , r e co rdando n u e v a m e n t e que los tér-
minos lu l ianos que difieren del uso común deben ser acomodados a
la t e rminología ar is totél ica (C 215v 10-24).


Sigue luego un cur ioso ensayo de combinatoria. Su fundamento
se encuen t r a en la iden t idad convers ib le de las d ign idades d iv inas .
Nues t ro au to r p u e d e p red ica r así de la verdad todos los demás p r in -
cipios que conv ienen a Dios : «prima ver i tas est u n a , bona , m a g n a ,
ae te rna , po tens , sc iens , vo lens , vi r tuosa et gloriosa, p r i nc ip i ans ,
med ians , finiens, maior , aequal is , differens et conco rdans , efficiens,
forma et finis» (C 220v 34-36). Emer ico ha añad ido a las nueva digni-
dades y siete p r inc ip ios re la t ivos apl icables a Dios cua t ro nuevos
p red icados , a saber , la un idad y la t r ip le causal idad divina ad extra.
Más ade lan te , a los p r inc ip ios ci tados se asocia todavía uno nuevo :
la memoria. Resul tan así 21 p r inc ip ios , de cuya combinac ión resul tan
312 verdades , p red icab les todas de Dios (C 221 r 7-11).


Cons t i tuye el p u n t o c u l m i n a n t e de esta exposic ión de los p r inc i -
pios lu l ianos una suti l especulac ión sobre el simbolismo del número
nueve. Tal n ú m e r o afirma Emer i co , es el n ú m e r o per fec to , como se
c o m p r u e b a induclive por los n u e v e pr inc ip ios absolutos y re la t ivos ,
los nueve sujetos, los nueve acc identes y las n u e v e cuest iones y reglas
del arte lu l i ano y deduc t ive po rque la Tr in idad divina que es el o rden
or ig inar io , al volverse hacia sí misma , or igina el n ú m e r o n u e v e como
n ú m e r o «circular i ter et ita inaddib i l i t e r perfectum» (C 232v 3-22).


En est recha re lac ión con la an te r io r exposición de los p r inc ip ios
del arte lu l iano e n c o n t r a m o s en el Colliget principiorum una concep-
ción t r iádica o. mejor, t r in i ta r ia del ser. El r i tmo vital t r in i ta r io del
ser d ivino c reador no pod ía dejar de impr imi r su huel la en la e rea tu-
ra. Su expres ión concep tua l la encuen t r a Emer ico en la doc t r ina


14




D O C T R I N A S L U U A N A S E N E M M E R I C I I V A N D E N V E L D E 131


lul iana de los correlativos." Ella parte t an to en Llull como en E m e -
rico de una concepc ión d inámica del ser. Para el maest ro f lamenco
éste está lejos de toda ociosidad e inact ividad y es en su misma esen-
cia fecundo. Y esa fecundidad que compe te no sólo al Dios, sino
t ambién al ser c reado , al desarrol larse conforme al o rden de pr inc i -
p io , med io y fin, da lugar a un un iverso , en cuyo r i tmo t r iádico re-
percu te el a l iento vital de la Tr in idad o r ig ina r i a / ' 0


El Colliget principiorum r epresen ta la cu lminac ión del Lul ismo
de Emer ico y su p lena inserción en la síntesis metafísica del maest ro
f lamenco , a la que v iene a comple ta r en sus dos rasgos fundamenta-
les. En efecto, con la as imilación de las doctr inas lul ianas de los
principios y correlativos la Metafísica ejemplarista v trinitaria de
Emer ico a lcanza por decir lo así su p lena perfección concep tua l .


Resumen y conclusiones.
Una mi rada de conjunto a cuanto l levamos dicho permi te estable-


cer las s iguientes conc lus iones :
a) E m m e r i c b van den Velde no sólo conoció el arte, de Mamón


Llul l , s ino que además introdujo en sus obras diversas doct r inas
lu l ianas . Además del ideal lu l iano de una Ars generalis sciendi, in-
fluyen eficazmente en el pensamien to de Emer ico las doc t r inas lulia-
nas de los p r inc ip ios y correla t ivos con inclusión de la idea tan t ípi-
c a m e n t e lu l iana de su m u t u a ident idad y convers ib i l idad. Tales
doc t r inas no son algo accesorio u o rnamen ta l , s ino que cons t i tuven
la a rmazón misma del sistema lu l iano .


b) Con todo el lo, no creo que el maestro f lamenco deba ser
ape l l idado con todo rigor un «lulista». La apor tac ión lu l iana , s i tuada
h i s tó r i camen te en el conjunto de las inf luencias diversas que deter-


4 9 Cfr. C 221v 40 ss.: «Quod considerans Ravmundus Lullus «lie.il quodlibel
principium primitivi im pertici originaliter ex tribus correlativis, seilicct - l i vo , -bili e l
-re, ut puta veritatem ex verificativo, verificabili et verificare et celeris>.


5 0 Cfr. C 214v 9 ss . : «Unde elicitur quod nulluin ens crcatuní, per formam to-
tius in s imi l i tudine trinitatis et unitatis divinac conip le tum, potest esse prorsus sterile
et i n f e c u n d u n u ; C 231r 4 ss .: «Ad quod ampiáis inte l l igendum, notandum est quod
ordo . . . non potest abesse cu ieumque enti naturato, id est, in fecundilate naturae cons-
tituto propter hoc , quod natura fugít o t ium, consistens in quadam communica t iva fc-
cunditatis intrinsecae pullul lat ionc, quam generat ionem impossibi le est sine ordine
principa, medii et finis esse aut intelligi posse¡>. De aquí la frase de Emerico: «Uno
pósito in natura vel ratione necessario ponnuntur tria» (C 208r 3 5 ) .


15




132 E . COLOMER 8. I .


m i n a r o n el pensamien to de E m e r i c o , no deja de ser un af luente ,
caudaloso e impor t an t e a veces, pero al Un v al cabo a f luen te , que
desemboca necesa r i amen te en una cor r i en te más honda y decis iva,
q u e . más que en su a lbc r t i smo, co locar íamos en su cur ioso ar is to te-
l ismo neop la lon izan te . Ya hemos visto la p reocupac ión cons tan te de
E m e r i c o por hace r concorda r a Llull con Aris tóteles . Esta t endenc i a
es en cier to sent ido an l i lu l i s ta , pues nada más lejos de la men ta l idad
de Llull que ese deseo de reduci r su arte a Aristóteles. El a l imen taba
más bien la orgullosa convicc ión de haber superado con su arte y con
su n u e v a Lógica toda la lógica an t igua inspi rada en Ar i s tó le l c s . 5 1


c) El influjo de las doc t r inas lu l ianas en las obras de Emer i co
mues t r a una l ínea c l a r a m e n t e a scendeu t e . Parece p robab le asegurar
que se inicia t ímida y e spo rád icamen te en cier tas obras del per íodo
colones , como son por e jemplo el Quadripartitus quaestionum (ent re
1424-25) y los T/ieoremala totius universi (antes de 1431), para a lcan-
zar su p u n t o c u l m i n a n t e en las tres obras del per íodo de Basilea
(1432- 35), el Trada tus de sigillo aeternitatis, la Disputado v el Co-
lliget principiorum. ¿A qué se debió la reserva inicial de Emer i co
para con las doc t r inas lul ianas? No lo sabemos , pero parece p robab le
que las t endenc ias an t i lu l ianas de la Facultad de Teología de París y
de su Canci l ler Gerson, t endenc ias que el p rop io Emer i co pudo bien
observar en sus años de es tudio par i s inos , tengan algo o m u c h o que
ver con el lo . 1 ' 2


La exis tencia de un influjo lu l iano en Eninier ich van den Yelde
no dejaría de ser un episodio p rov inc i ano en la gran historia de las
ideas , de no guardar es t recha re lac ión con un p rob lema apas ionan te :
el or igen del Lul ismo en Nicolás de Cusa. Sobre esta in t r incada cues-
t ión se han dado dos pareceres opues tos . El P . M. Batl lori , a quien
debemos una serie de prec iosas inves t igac iones sobre el Lu l i smo en
I tal ia, quiso ver el or igen de los conoc imien tos lu l ianos del Cusano
en el c í rculo lulista de P a d u a . 6 8 En real idad, las pr imeras not icias que


5 1 Cfr. Ars ultima X , 52 (A 538-39) ; Lógica nova 3r (Ed. Valencia 1512). Véase
subre la concepción luliana de la lógica los importantes estudios de PLATZECK, Dic
lullsche Kombinatorik, Fr. Stud. 34 (1952) 296 ss . ; Raimund Ludís Auffassung der Lo-
gik, EL (1958) 5 ss.


5 2 Sobre el anti lul ismo de Gerson y la Facultad de. Teología parisiense cfr. C A -
RRERAS I I , 88 ss.


6 3 Véase sobre todo: El Lulismo en Italia, RF 2 (1943) 254-313; 480-537; Le Lu-


10




D O C T R I N A S L U L I A N A S E N E M M E H I C I I V A N D E N V E L D E 133


poseemos del círculo paduano parecen poster iores a la estancia del
en tonces joven es tud ian te de Derecho en aquel la c iudad i tal iana
(1417-1423) . 5 1 Por esta razón, el i lustre his tor iador del Lu l i smo ,
.(. Carreras Ar tau , descar tando la solución p a d u a n a , r e lac ionó el Lu-
lismo del Cusano con los círculos lulistas de París y vio en Emer ico
de C a m p o el m e d i a d o r en t re Llull y Nicolás de C u s a . 5 5 En efecto,
a u n q u e la his tor ia del Lul i smo par is ino presenta todavía muchas la-
gunas , parece con todo cier to que a fines del siglo XIV florecía en
París, en to rno a la Cartuja de Vauver t , un pequeño grupo lul is ta .
C o n t r a este g rupo que se nu t r í a de los fondos lul ianos de la b ib l io te -
ca car tu jana , se dir igieron las proh ib ic iones de la Facul tad de Teolo-
gía y las campañas per iodís t icas de G e r s o n . 5 6 Ahora bien, nues t ro
Emer ico es tudió por este t i empo en París . ¿No será pues razonable
pone r en estos años paris ienses el origen de sus conoc imien tos lulia-
nos!'' Pero sigamos por ahora ade lan te . Nombrado profesor de Teo lo -
gía en Colon ia , Emer i co t iene por disc ípulo a ¡Nicolás de Cusa, qu ien
en los años 142.3-26 es tudiaba Teología en aquel la Univers idad. Tres
años más t a rde , en 1428, comienza Nicolás en su pueblec i to nata l del
val le del Mosela sus apun te s del Líber magnas contemplationis y u t i -
liza para ello el manusc r i to que el p rop io Maestro Ramón había rega-
lado a la Cartuja de V a u v e r t . 5 7 Sigue luego un per íodo , du ran te el


lisme de la Renaissance el du Baroyue, Pacluc el Home (Actes dii X l e m e Congr. ínter,
de Phi l . , Bruselas 1953 , 7-12); El luí-lisme del primer Renuixement (IV Cong. Hist .
Corona Aragón, Mallorca 1955) .


5 4 La primera noticia, comprobada históricamente, es el hecho de que en Se-
t iembre de 1433 Joan Bulons, lulista barcelonés, terminaba «in domo dnmini Fantini
Dándolo» su «Lectura» sobre el arte lul iano (cfr. Clin 10 551) . Este mismo Fantini
Dándo lo , hecho luego obispo de Padua, regalará a Nicolás de Cusa, s iendo éste ya
Cardenal de la Iglesia romana, un manuscrito de la Lectura super artem inv. el tab.
gen. (cfr. Cod. Cus. 82 , cubierta interior).


5 5 Cfr. la comunicac ión 7 al IV Cong. Corona Aragón: 1.a dijusió del Luí lisme
leológic a Europa en la primera meital del segle XV. El Prof. Carreras utiliza aquí con
verdadera clarividencia las pocas noticias indirectas que sobre nuestro problema po-
dían encontrarse en las invest igaciones de Meersseman y Haubst . Faltaba todavía un
estudio especial izado y documentado sobre el Lulismo de Emerico . Quede aquí cons-
tancia de mi gratitud al ilustre investigador luliano, quien con sus sugerencias e indi-
caciones orientó mis invest igaciones sobre el Lulismo de .Nicolás de Cusa hacia ese
tenia prel iminar.


i c Cfr. CARRKHRAS II, 88 ss.


" Cfr. Cod. Cus. 8 3 , 51r 1-3: Extractum ex libris medi tat ionum Raymundi ,




134 E . COLOMEH S . I .


cual Nicolás de Cusa se entrega apas ionadamen te al es tudio de Llul l ,
como lo c o m p r u e b a n sus no tas , ext rac tos y r e súmenes de obras lul ia-
n a s . 0 8 T a m b i é n las obras de Emer i co , cuyo influjo en la formación
del Cusano ha sido suf ic ientemente subrayado por H a u b s t , 5 9 fueron a
su vez es tudiadas y a n o t a d a s . 6 0 Ahora b ien , Nicolás de Cusa no estu-
vo jamás en Par ís . ¿Quién p u d o inic iar le en el conoc imien to del viejo
Maestro Ramón? ¿Quién le puso en re lac ión con los Cartujos de Vau-
vert y logró ob tene r de ellos el p ré s t amo del manusc r i to del Líber
contemplationis y m u y pos ib l emen te de a lguno o varios de los res tan-
tes códices lu l ianos que Nicolás h u b o de ut i l izar en sus ex t r ac tos? 0 1


Hay que contar con un i n t e rmed ia r io . Y si todos los indic ios no nos
e n g a ñ a n , uno se s ien te inc l inado a pensar en Emer i co de C a m p o .


Con todo , he aqu í que u n a dificultad de o rden cronológico nos
sale al e n c u e n t r o . Que el maes t ro flamenco conoció a Llu l l , p u e d e
p roba r se con certeza para los años 1432-1435 y sólo con una gran
p robab i l i dad para los años anter iores a 1432. Ahora b ien , Nicolás co-
menzó sus apun te s del Líber contemplationis en 1428. ¡Nos encon t r a -
mos pues an te la paradoja , de que el conoc imien to de las fuentes lu-
l ianas se c o m p r u e b a d o c u i n e n t a l m e n t e antes en el d isc ípulo que en
el maes t ro ! ¿No habrá pues que inver t i r los t é rminos de nues t ra h ipó -
tesis y deci r que fué la insaciable cur ios idad in te lec tua l de Nicolás
de Cusa la que puso a su maes t ro y amigo E m e r i c o sobre la pista de
Llull?


La dificultad es real , pero no hay que exagerar su impor t anc ia .
Ante todo , no puede olvidarse que en las obras de Emer ico anter iores
al per íodo de Basilea se e n c u e n t r a n ya t ímidos indic ios lu l ianos . Adc-


quod propria manu scripsit et dedit fralribus cartusiensibus Parisius, per m e Nico laum
Cusae 1428 ineeplum feria II posl Indica in Cuadragés ima. R o m a n u m dogma super
omuia nitor habere . Si l amen hic contra respicis, oro m o v e . Véase M. IIONKCKKB,
Lullus-Handschriften aus dem Besilz des Kardinals Nikolaus von Kues, SFG 6
(1937) 2 9 1 .


5 8 Son importantes sobre todo los Cod. Cus. 83 y 85 .
5 9 Cfr. Das Bild, 314: Zum Fortleben Alberls des Gr., 437 .
6 0 Tales glosas del Cusano se encuentran en Cod. Cus. 106 junto co-n los escritos


correspondientes de Emerico .
6 1 Nicolás hubo de recibir tales códices en préstamo, pues de otro m o d o no se


explica su solicitud por extractarlos. La bibl ioteca de la Cartuja de Vauvert era en-
tonces el fondo luliano importante , más cercano y accesible a Nicolás desde Cusa
o Colonia.


18




D O C T R I N A S L U L I A N A S E N E M M E R I C H V A N D E N V E L D E 135


más , cier tos rasgos del Lul i smo de Emer ico t ra ic ionan su origen pari-
s iense. En concre to , su t endenc ia a aristotelizar a Llul l , su afán por
acomoda r la t e rmino log ía lu l iana al uso general de la Escuela , reve-
lan en el maes t ro colones u n conoc imien to exacto de la crí t ica que el
Canci l le r Gerson hiciera del L u l i s m o . 6 2 F ina lmen te , el Lul i smo ps i -
mi t ivo del Cusano con t i ene a su vez rasgos que vienen de E m e r i c o .
En este sen t ido el r e sumen autógrafo de Nicolás sobre el arte l u l i ano ,
conservado en el Cod. 83 fol. 302r-303v de la Biblioteca ensaña, t i ene
una i m p o r t a n c i a e x t r a o r d i n a r i a . 6 3 Su parale l ismo —a veces incluso su
co inc idenc ia v e r b a l - con textos similares de Emer i co , i nducen a
a t r ibui r su pa te rn idad al mismo Emer ico . Se t ra tar ía pues no de una
redacción original del Cusano , sino de una «repor tado» o resumen
que Nicolás hizo de una exposición lulista de E m e r i c o . 6 1


Es un s ino ine lud ib le de toda invest igación his tórica el que , al
m i s m o t i empo que solventa a lgunos viejos p rob lemas , abre u n a estela
de p rob lemas nuevos , que la futura invest igación deberá a su vez
so lventar . Creo que éste ha sido t ambién el sino de la presente inves-
gación. Quedan pues muchos p rob lemas viejos o nuevos que invest i -
gar y m u c h o s hilos suel tos que deberán un día ser a tados . En par t i -
cular , deber ía profundizarse más en la his tor ia del Lul ismo par i s ién ,
pa ra que quedara def ini t ivamente en p l ena luz el p rob lema de los
or ígenes del Lul ismo de Emer ico de Campo y de su disc ípulo y amigo
Nicolás de Cusa. E n el en t r e t an to , quede aqu í cons ignado, escueta y
l i m p i a m e n t e , el resu l tado de esta laboriosa invest igación. El Lu l i smo
de Nicolás de Cusa enlaza h i s tó r icamente con el grupo lulista que
f lorecía en París en to rno a la Cartuja de Vauver t . Que Emer ico de


" 3 Véanse por ejemplo estas frases del Colliget principiorum: «Necesse est pro-
portionaliter nomina dignitates originales talis naturae signilieantia variari iuxta
praeceptum Aristotel is . . .» (C 215r lss.); cPropter quod . . . reiecto dicto loquendi abusu,
quidquid veritatis in eo resonat sub c o m m u n i et accepto cunclis veré theologizantihus
stilo Aristotelis prosequamur> (C 215v 21 ss . ) . Gerson opinaba de la doctrina de Llull:
«Quae, l icet sit in multis altissima et verissima, tamen quia in alus discrepat a modo
loquendi doctorum sacrorum et a regulis doctrinalis suae traditionis et unitate in
scholis , ipsa edicto publ ico repudiata, prohibitaque (Ep. ad Barth., Opera omnia ,
Antwerpen 1706, I, 82 ) .


M Este resumen fué publicado, aunque no íntegramente , por Haubst , Das Bild,
Anhang B, 336 ss.


6 4 Tal es también la opinión de Platzeck. Cfr. Lullsche Cedankrn bei Nikolaut
con Kues, Tier. Theol . Zschr. 62 (1953) 261.


1 9




136 E . COLOMER S . I .


Campo ejerciera a este respecto el papel de in t e rmed ia r io , no es
todavía un liecho c ier to , a u n q u e si la hipótesis mas conv incen t e . De
todos modos , el pensamien to de Emer ico con su curiosa floración
luliana sobre un fondo de ar is to te l ismo neop la ton izan te cons t i tuye de
por sí un n u e v o c in te resante capí tu lo en la rica historia del Lu l i smo.


E . C O L O M E R S . I.


Facultades Pontificias
de Filosofía y Teología ,
.San Cugat (Barcelona)


2 0




L A B I B L I O T H K Q U K Fl I ILOSOIM 1I(,)UK D E


G O D K K R O I D D E FONTAl íNES (suíte) [*]


Manwicrit latín 15.SI')


(13) < ^ B O E C B D E D A C I E ^ > , <^De modís sígníjicandi^> (extraits): fol.
303vi>. Inc. Quia mod icus error in pr ineip i i s , magnus est in el'l'ecti-
bus , si bonio consequent ian í pona t , nain | ) r incipia, beet mín ima sint
quan t i t a t e , sunt tunicu máx ima po tes ta te . Des. Te rmin i a u t e m , qui
compo nun t comniunes animí eoneep t iones , non appropr i an tu r al icüi
scient iae speeia l i . lít ideo ad me lapbys ieum pe r tme t , qui debe! de-
clarare d igni ta tes quae ex bii iusniodi terminis conipoi iuntur .


Le texte de Bocee de Dac ie , toujoiirs de l 'écr i lure de Godel'roid
de Fon ta ines , se t rouve dans la deux iéme moi t ié de la co lonne 303vb
et con t inué dans la marge in íé r ieure sur trois Jigües qui oceupen t
tou te la largeur des co lonnes a el b. 11 s 'agit d 'extra i ts du pro logue e t
des ques t ions 5, 7 et 8 du De modís significandi de Boe.cc. Ayan t
identií ié le texte á l ' a ide de l ' inc ip i t assez c a r a c t é r i s t i q u e , a s nous
nous sonimes imn iéd i a t emen t repor té au ms . lat. 16.297 de la n i é m e
Bib l io théque Na t iona le , le l'ameux recueil scolaire de Godel ' ro id . 8 9


N'avai t - i l pas deja copié le De modís sígnijicandi dans ce recue i l !
C e p e n d a n t le texte re levé dans le nis. lat. 15.819 ne sembla i t nul le
part i'airc doub le emploi avec le texte du recueil scolaire . En é t en -
dant no t re compara i son au ms . lat . 14.876 de la niéme b i b l i o t h é q u e ,
comprenan t le texte coinplel de cet ouvrage de Bocee, nous avons pu
cons ta ter que les textes copies par Godel'roid dans les deux m a n u s -
crita 16.297 et 15.819 se complé t en t l ' un l ' a u t r e . 8 0 E tan t la br iéveté


[*] Voir E S T U D I O S LULIANOS, III, 1959, 21-36.
•* Incipit usuel: Secundum quod vult Philosophus in primo Cneli el Mundi: m o -


dicus error 111 prineipiis magnus est in el'fectibus.
Paris, Nat . lat. 16 .297 , fol. 131ra-140rb (abrépé), dan- l'écriture de Gode-


l'roid: el'. .1. J. DeiN. La doctrine de la proñde.nre... (195-t). pp. 133, 198-200.
3" Paris, Nal . lat. 14 .876 , fol. 61r-144v. - Autres mss. connus: To lede , Cliapitre


ms. GD VI, fol. 29--t8: Vatiean, Barber. lat. 2162 , fol. 47r-70r: Vienne, Nal . bu. 251o,


17




138 J 0 H A N N E S J O S É F D U I N


du texte du ms . 15.819 par r appor t a l ' ouyrage cnt ier . il nous semble
na ture l de cons idérer cette copie c o m m e pos tér ieure a celle du ms .
la t . 16.297.


(14) P < ^ E T H U S ? ; ou b ien R . . . > , Question sur la 'retalio realis': fol.
304ra . Inc. Relatio realis non est idem real i ter cum suo f u n d a m e n t o ,
quia deceni p r a e d i c a m e n t a sunt decein r e r u m genera . Des. qu idqu id
non est n ib i l . Et quod non est quid a r a t ione cons t i t u tum.


11 semble que le sigle .Ps. ou .lis. qu ' on lit en marge á la h a u t e u r
de la tou te p r emie re l igne , designe l ' aü t eu r . On p o u r r a l ire Pe t rus ,
Richardus ou Rober tus , un au t eu r qu ' i l faudra sans dou te recbercher
pa rmi les tbéologiens par is iens aux envi rons de 1280. C 'es t tou t ce
que nous pouvons diré pour le i nomen t .


Ce tex te relatif á la relat ion réel le a été copié par Godel'roid sur
le dern ie r folio du cahier fol. 297-304, l ' avan t -de rn ie r du manusc r i t .
Le tex te r empl i t la p remie re nioit ié de la p remie re co lonne , le reste
du folio est resté v ide .


(15) < T H O M A S D ' A Q U I N > , <.Prirna Pars 12, 4 - 1 1 8 , 3 > (extrai ts) :
fol. 305ra-308rb . Inc. Cogni t io cont ingi t s e c u n d u m quod cogn i tum
est in cognoscen te . Des. Quod en im an ima r e m a n e t sine co rpore ,
cont ing i t pe r corpor is e o r r u p t i o n e m , quae consecuta est ex pecca to .
U n d e non fuit conven iens , quod ab hoc inc ipe ren t d ivina opera .


Le de rn ie r cahier du m s . la t . 15.819 est cn t i é r emcn t de l ' éc r i tu re
de Godel 'roid de Fon ta ines . D a n s le cahier p r écédcn t le tex te couran t
ou le corps du cahier étai t cons t i lué par les n ú m e r o s 3 (fin) et 8 de
no t re i nven ta i r e . C 'é ta i t l ' oeuvre d 'un copis te profess ionnel et Gode-
l'roid n ' ava i t fait que r emp l i r de ses copies au tographes les folios et
les marges laissées v ides . Le présent cahier est au con t rá i rc en t ie re -
nient consacré aux notes personnel lcs de Godel 'roid. INous avons re le-
vé sous le n u m e r o 2 de no t r e inven ta i re un abrégé de la Prima Pars
de saint T h o m a s (1 , 1 - 119, 2) et c 'est pou rquo i ce n ' e s t pas sans un
certain é t o n n e m e n t que nous t rouvons ici tic nouveaux lextes cin-
prun tés a cet te n iéme Prima Pars. II ne s 'agit pas de ques t ions ou
d 'a r t i c les qui avaicnt été omis mais de textes comple t an ! les ar t icles
et ques t ions abrégées plus b a ú l . On se rappel lera que le tex te couran t


fol. l - 7 8 v , auxquels il semble qu'on pourrait ajouter: Erfurt, Ville O 7 3 , fol. 99r-109v
(cf. \\ . SCHUM, Beschreibendet Verzeichnii der Amplonianisclien Hss.-Sammlung zu Er-
furt; l ierlin, 1887; pp. 729-730) .


18




L A BIBLT0TTIEQ1 :F. P I I I L O S O P I I I Q U E D E C O D E F H O I D D E F O N T A I N E S I .'59


19


n ' é t a i t pas de la ma in de Godefroid, mais que ce de rn ie r remplissai t
a ma in t s endro i t s tou te la p lace laissée l ibre dans les marges . Ce que
Godefroid no ta i t dans la marge , appar tena i t aussi au tex te de saint
T h o m a s et avai t éga lement un carac tere con ip lémen ta i r e . 11 semble
done c.lair que Godefroid a t rouvé l ' abrégé t rop succinct et a voulu
r e n r i e h i r en se se rvan t des marges . Cellcs-ci d e m e u r a n t insufí isantes,
il a ut i l isé un cah ie r neuf, le dern ier de no t re manusc r i t . II y no te en
marge les n ú m e r o s des ques t ions et des art icles auxque ls il e m p r u n t e
ses textes : les ques t ions sont numéro t ée s en chiffres roma ins , les a n i -
eles en chiffres á rabes .


Dans u n cas par t i cu l ie r Godefroid nous fournit un texte qu ' i l
nous a étc impossible. de rc t rouver dans les oeuvres de saint T h o m a s . 3 1


Ce texte se lit dans la marge infér ieure du fol. 307ra. Un renvoi in-
d ique q u ' i l faut le l ire en liaison avec l ' a r t ic le 1 de la ques t ion 46:
f/lrum universitas creaturarum semper fuerit. Les l igues en face des-
quel les se t rouvc le signe de renvoi dans la marge , reproduisen t l i t té-
r a l emen t le tex te de saint T h o m a s . La note marginale est la su ivante :
Et bene v ide tur quod A R I S T Ó T E L E S in te l lexi t non esse necess i ta tem in
r a t ion ibus suis . U n d c in libro Caeli el Mundi dici t , quod inquisivi t
ista ex cup id i t a t e q u a m babui t in ph i losophia , et reddid i t causas ,
qu ibus m i n u s potes t cont radic i q u a m alus, quod erat b e n e signnni
quod scivit se non habe re demons t ra t iones , quia demons t ra t ion i non
potest con t rad ic i . A R I S T Ó T E L E S au tem in Physicis non consuevi t quae-
rere nisi phys ica et quae ra t ion ibus physicis probar i possunt . Incept io
a u t e m m u n d i pe r c rea t ionem non est physica nec physice p robar i
po tes t , i m m o magis est de cons idera t ione metaphys ica ; sed quod n o n
incep i t pe r gene ra t i onem, hoc efficaciter p roba t .


(16) A n o n y m e , <CQuaestiones^> super librum De causis: fol. 308rb-
309va. Inc. S e c u n d u m Aris to te lem VI. Metaphys icae eadem est sc ien-
tia quae considera t de pr imis causis et de ente in c o m m u n i . ¡Nam
q u a n d o a l iquid d ic i tur de uno per pr ius et de alio per pos te r ius , e ius-
dem sc ient iae est cons ide ra re . Des. Est ergo immater ia l i s , s icut et
possibi l is .


Le t i t re Super librum De causis, écr i t en rouge , r emp l i t le de rn ie r
t iers de la l igne oii s ' achéve le tex te p récéden t de la Prima Pars.


U 1 Nous nous sonunes reporté aux endroits paralleles: Cunlrtt Gentes 11, 34 et 37;
Qnotllibet 3 , qu. 31; De Potentia 111, 17; Pliys. VIII, 2; De aeternitate mundi; De
cuelo I, 6.




140 . l O I I . W N F S JOSKF D U I N


T o u t est ici de la niain de Godel'roid de Fonta ines : t i t re , texte cou-
rant , notes marg ina les . On peu t lire les trois p remieres colorines du
texte sans pouvo i r d i scerner avec cer t i tude s i l s 'agit d ' un con imen-
ta i re p lu tó t l i t téral du type Sen ten lia ou d ' u n commen ta i r e par ques-
t ions . A par t i r du l'ol. 309ra Godel 'roid a mis que lques t i tres dans les
marges . Ges t i tres nous p e r m e t t e n t de dev iner le carac tére du coni-
inenta i re pr imit i f don t vra i sen ib lab lemcnt il n a copié que, des ext ra i t s .


Nous t ranscr ivons ici ees t i t res pour donne r une idee sommai re
du con tenu , ce qui n ' e s t pas sans in téré t pour déceler les p réoecupa-
t ions phi losopl i iques de Godefroid ¡i ce t te époque .
Ut rum sint a l iquae in te l l igent iae non ord ina tac ad niotuní (fol. 309ra) .
U t rum in te l lcc tus un ia tu r corpori ut forma dans esse.
L t rum inte l lcc tus sil generabi l is (309rb) .
Utrum inte l lcc tus sil sepaiabi l i s .
L t r u m inte l lcctus possibil is omniu in sit uniis .
Utrum in te l lec tus possibil is sit mater ia p r ima .
Ut rum necesse sit pone ré in te l l ec tum agenten i .
Utrum specics intel l igibi les educan tu r de potent ia in te l lec tus poss ibi -


lis (309 va).
Utrum in te l lec tus agens et possibil is sint u n u m in essentia s impl ic i .


Rien ne nous revele l ' au t eu r de ees ques t ions . Les commen ta i r e s
de saint T h o m a s et de Gilíes de Rome sur le De causis sont des c o m -
menta i res l i t t é raux , sentenliae, aussi ne peuvent- i l s en t re r en l igue de
c o m p t e . Le De causis et processu universitatis d 'Alber t le Grand (1270)
n ' e s t pas non plus a re teñi r , c o m m e une compara i son l ' é tabl i t facile-
n ient . Au tan t que nous pu ayons nous en r e n d r e c o m p t e , il est impos-
sible éga lcment d ' ident i f ier ees ques t ions a celles du manusc r i t de
V ienne , Na t iona lb ib l io thek 2330, a t t r ibuées a Pierre d ' A u v c r g n c (fol.
l l l r a - 1 1 9 r a ) ou á celles de l ' au t r e serie c o n t e n u c dans le m é m e ma-
nuscr i t et a t t r ibuées á un inai t re en tbéologie de Paris (fol. 107ra-
H O v b ) . 3 -


L ' a u t c u r ne saurai t étre en tou t cas un mái t re averrois te an té r i eu r
;i 1270. Dans le texte copié, par Godefroid de Fon ta ines la ques t ion
s u r L u n i t é de l ' in te l lec t possible se t e rmine en effet par la conclus ión


8 2 L'altril iution est faite par l ' index ancien du manuscrit (fol. l l v ) : í t e m quaes-
tiones super librum De causis a quodam magistro in theologia Parisiensi. Í tem quaes-
tiones quueilam super lihrum De causis Avicennae , a supradicto magistro Petro [de
Alvernia] .


20




LA BIBLIOTHÉQUE P I U L O S O P H I Q U K DÉ GODEFItOlD DF. FONTAINF.S 141


su ivante : Cum ergo plures homincs simul plura inte l l igant , hoc esse
non poter i t nisi habean t plures in te l lec tus et diversos (fol. 309rb) .


(17) A n o n y m e , <^Quaestiones^> super librum De anima (I-II): fol.
309va-310rb . Inc. Cum scientia nibi l aliud sit quam specics ipsius
scibilis abs t rac ta a mate r ia , scientia ra t ionem accipi t et speciem a
scibil i . Unde et diversif ican debet s ecundum divers i ta tem sc ib i l ium.
Des. et i n t roduc i tu r forma substant ia l is quam sequun tu r disposi t iones
símiles vel in specie .


Ce c o m m e n t a i r e De anima se présente de facón tres semblab le au
c o m m e n t a i r e du n u m e r o précédent de no t re inventa i re : t i t re en rouge
et tex te courant de l ' éc r i tu re de Godefroid. Du texte pr imit i f Gode-
froid n ' a copié que l 'essent iel de la solutio. L ' au t eu r nous en est in-
c o n n u , comnie dans le cas du De causis. 11 n ' e s t guére vraiscniblable
que l ' inc ip i t que nous d o n n o n s soit autre chose que le debu t tic l ' ex-
trai t copié par Godefroid. Aussi servira-t-il dil 'licilement a identi l ier
un au t re exempla i re du n iéme texte et par la peut -é t re son au teur .
Quel que fut cct a n o n y m e . sa doc t r ine a intéressé Godel'roid de Fon-
ta ines . Nous t ranscr ivons ici les t i tres des quest ions de son c o m m e n -
taire pour d o n n e r une idee approxinia t ive de son ouvrage et r end re
p lus facile l ' iden t i l i ca t ion éventucl le d ' au t res textes et í ina lement de
l ' au t eu r .


1. Ut rum scient ia sit de n u m e r o bonorab i l ium (309va).
2. U t rum universa le sit a l iquid in re rum natura .
3 . U t r u m universal ia s int in an ima .
4 . U t rum inte l l igere sit c o m m u n e an imae et corpor i .
5. Ut rum o n m e movens debeat mover i (309vb).
6. Utrum quant i t as corpoi is sit divisibilis in i n f i n i t u m . "
7. Cum al iquid inoveat s ecundum quod in actu et move tu r secun-


d u m quod in po ten t ia . impossibile au t em. . . (31 Ora).
!5. Si an ima sit in corpore s icut in vase, potest mover i et s e p a r a n a


corpore .
9. Anima au tem per se non est niovibil is loca l i te r . . .


10. In te l lec tus non babe t spec iem. ra t ionem et un i t a t em (veri tatem?)
nisi ex in te l l igere .


11 . Unde si in te l lec tus debere t ad quodl ibe t p u n c t u m magni tud in i s


° ü A partir du fol. 310r Godefroid ne donne plus de titres, uiais nous transcri-
vons l'ineipit de ses puragraphes, marqué par une lettrine en enere rouge.


21




142 J O I I A N N E S J O S E F D U 1 N


at t ingere in te l l igendo , n u m q u a n í intel l igeret to tam magni tu -
d i n e m .


12. Opera t iones vegela t ivae po ten t i ae , cuín agat in a l imen tum ipsum
a l te randi et in a lendi subs t an t i am. . .


13. Unitas move tu r quia in quo est ut u n u m , move tu r et sic move tu r
per acc idens , non per se (31 Orí)).


14. C u m an ima sit perfect io subs tant ia l i s , aut par tes non habe t sub-
stanl ia aut est in s ingulis pa r t ibus .


15. Deus au tem per essent iam suam n u m q u a n í est ita quod essentia
sua sit locata , nam boc non conveni t nisi quan t i t a t em baben t i .


II 1".
1. Def inido an imae non est viñeta ad o m n e m a n i m a m ad ni inus quam


ad in t e l l ec tum, ut diei t C O M M E N T A T O K ; in te l lec tus semper est
actus corpor is ; depende t en im ex corpore s icut ex obiec to se-
c u n d u m suam ope ra t i onem et ideo n u m q u a n í separa tur a cor-
po re universa l i te r , l icet ab boc possit separar i ; et i ta def inido
animae semper conveni t in tc l lec tu i , cuín s emper sit: ac tus cor-
poris et n u m q u a n í separa tu r . Sed quia boc est contra veritatem
fidei, d i c e n d u m quod an ima in te l lec t iva de na tu ra sua semper
est actus corpor is , t a m e n a l iquo acc iden te , ut sui perfect ibi l is
co r rup t ione , imped i tu r ab esse ac tum corpor is sicut: grave de
na tu ra sua semper habe t esse deor sum, ex acc idente t amen
potes t con t ingere ei esse sursum. Def inido ergo semper debet
conven i re definito, q u o n i a m est de na tura sua. ex acc idente
t amen potest al i ter esse (complet).


2. O m n e s au tem ac t iones an imae a t t r i b u u n t u r corpori an ima to .
3 . In alia au t em et alia mate r ia debe t esse alia et alia forma. 3 4


4. Cum an ima ra t ional is s e c u n d u m essent iam sit s implex et indivisi-
bí l is , non educ ta de po ten t i a ma te r i ae . . .


(18) A n o n y m e , <^Quaesliones in 1-IÍ Sententiarurn^>: fol. 310va-
31 I rb . Inc. In forma differt esse c o m m u n e et abs l r ac tum, quia coni-
m u n e est quod se extendi t ad p lura , abst ractuin quod est separa lum
a sens ibus . Des. Sed ma te r i ae , i n q u a n t u m est mate r ia cael i , indi ta est
a Deo quaedam ap t i tudo ad formam, qua sat ia tur to tus appe t i tus ma-
ter iae . Ipsi a u t e m , ut est mater ia e l e m e n t o r u m . indi tus est ordo sive


3 4 C'est de eette question que nous avons donné le desinit; ee qui suit, a été
ajouté par Godefroid aprés eoup, n iéme en utilisanl la grande marge inférieure.


22




LA BIBLIOTHEQIIE P H I L O S O P I I I Q U E I1E GODEFROID DF FONTAINES I 43


ap t i tudo qua na ta est esse sub diversis formis successive. Unde nec
una forma t e rmina t t o tum appe t i tum mate r iae . — II semble q u ' u n e
longue addi t ion marg ína le au bas des co lonnes 310va-vb et 311ra-rb
presente l ' i n t roduc t ion ou le prologue de ce t ra i te ; voici S o n incipi t :
Lice t me taphys ica et tbeologia de te rminen t de eodein, non sunt t amen
eaedem sc ient iae , quia sub alia et alia ra t ione . Non solum differunt
quia tbeologia babe tu r per i l lus t ra t ionem divinara , metaphys ica per
r a t ionem h u m a n a r a ... sed differunt quia est de divinis sub illa ra t io-
ne qua ul lo modo cognoscibi l ia sunt per ra t ionem h u m a n a r a , raela-
physica vero de cognoscibi l ibus per ra t ionem humanara in q u a n t u m
h u i u s m o d i .


Godefroid n ' insc r i t ici ni t i t re ni n o m d ' au t eu r . II ne por t e pas
non plus les t i t res des ques t ions dans les marges córame ¡1 l 'avai t fait
dans le cas des deux ouvrages p récédents . Dans la raarge gauche du
fol. 31 I r on lit üe secundo libro, ce qui p rouve qu ' i l s 'agit d ' u n com-
men ta i r e . D a n s la raarge droi te du m i m e folio on dcchiffrc X. XIIa a
la hau t eu r de l ' endro i t oii est t ra i tée la quest ion Utrum eadem esl
materia omniurn materialium. Le paragraphe qui p recede cette ques-
t ion , debu te ainsi : Ex bis patet igilur quod differentia quae da tur
(add. i. ni. a Tb(oma)) in ter aevum et tempus,, non valet , quia varia-
d o quae est in an ima l i . . . Or saint Thomas t ra i te de ce sujet dans 11
Sent. d. 12-, ar t . 1. Nous en conc luons qu ' i l s 'agit ici d ' u n c o m m e n -
taire sur le l ivre de Pierre L o m b a r d . 3 6 Mais Godefroid s 'en est t enu
exclus ive inent a des textes ph i losop lñques .


(19) A n o n y m e , 'De rationibus seminalibus': fol. 311rb . Inc. Deus
enim in p r ima crea t ione r e rum non solum creavi t na turas r e rum sed
etiain indid.it eis apt i tudine<^-s^> qu ibus alia ex ipsis p r o d u c u n t u r ,
sci l icet , qual i ta tes activas et passivas et ra t iones seminales quae non
sunt nisi ordo mater iae ad formara secundum quod forma educa tu r
ex mater ia .


Le fait que Godefroid ait inseri t un t i t re en marge á cet endroi t
nous a m é n e á dis t raguer deux números différents dans not re inven-
ta i re . C e p e n d a n t il se peu t tres bien q u ' e n réal i té il s 'agisse dans les
deux cas d ' ex t ra i t s du m é m e commenta i r e sur les Senlences. En effet.
la ques t ion des rationes seminales y est t rai tée au livre II, dis t inct ion
18, ce qui cadrera i t assez bien avec la suite des d is t inc t ions dans la


Le sigle sígnale sera (June i interpréter c o m m e d. Xll": distinctio duodéc ima.


28




144 . lOlíVNNI ' .S JOSKK m.'ix


3 , 1 Dans son II Senl., dt.il. lí!, qu. 2 Uilles de Home avance loute une serie de
doutes et d'articles sur les rationes seminales. Le texte de l'article 2 marque bien l 'ac-
tuali lé du probleme a ee moinen l : Respondco d icendum quod in hac materia sunt
mul lae diversitates dicent iuni . Dixerunt euiín q u í d a m . . . Fuerunl ergo alii d icen t e s . . .
/ / . . . l 'ropter quod audivinius aliquos nostris auribus leyentes Parisiis in theologia ili-
centes q u o d . . . Fuerunt alii moderni temporis ponentes . . . Sunt ergo alii diceñtes et
macis verilati appropinquantes , q u o d . . . (éd. Venise , 1 5 8 1 , pp. 81-82) .


3 1 M. D E V t W , Elude sur la c/e. . . (1904) , p. 121 .
3 8 Gitons a titre d 'exemple: II Senl., disl. 18 , qu. 1 , art. 3 el qu. 11, art. 1-4:


üe materia caeli, qu. 3-4: Quodlihel 11, qu. 11: Quaestiones Metuphysieules VIH,
qu. 4-5.


copie de Godel 'roid. C o n t r a i r e m e n t á ses hab i tudes , il semble avoir
fait ici une copie assez c o m p l e t e , ce qui t endra i t á p rouver que le
p rob leme avait une cer ta ine i m p o r t a n c e á ses ycux .


En c o m p a r a n t ce t ex te avec le II Senl. de Gilíes de Home, au leur
dont Godel'roid a copié p lus ieurs ouvrages , nous cons la tons des res-
semblances dans Pcxposé des op in ions diverses , mais le tex te de la
solutio copié par Godefroid est b e a u c o u p plus clair que celui de Gilíes
de H o m e . 3 6


Le c o m m e n t a i r e de saint T h o m a s n ' e n t r e pas n o n plus en l igue
de c o m p t e . A en juger par l ' exposé des op in ions le tex te copié pa r
Godel'roid serait c o n t e m p o r a i n de l ' é p o q u e a laquel le (dilles de Rome
c o m m e n t a i t les Senlences, c 'es t -a-dire au moins qu inze ans aprés
l ' ense ignemen t co r r e spondan t de saint T h o m a s .


(20) A n o n y m e , 'Utrum dimensiones interminatae praeceduni formam
in molería': fol. 311va-vb, 312ra, marge infér ieure . Inc. Qual i te r de
costa Adae facta fuit Eva . De boc d i c e n d u m quod dúo sunt genera
d i m e n s i o n u m i n t e r m i n a t a r u m . Q u a c d a m quae real i ter differunt a de-
t e r m i n a o s , q u a e d a m quae solum s e c u n d u m m o d u m in te l l igendi . Des.
et haec est posi t io Magistr i . Sicut de q u i n q u é pan ibus mul t ip l i ca t i s ,
quod mate r i a p r ima t rans inu ta tu r a pauco in m u l t u m , quod non potest
(ieri ab agente na tu ra l i . Sed Deus sicut potest creare ma te r i am de
n o v o , ita potes t creare in mate r ia paucuin vel m u l t u m , et sic de p a u -
co lacere m u l t u m sine add i t ionc et rarefac t ione sicut agens na tu ra l e
facit ma te r iam sub cal idi tate esse, sub frigiditate sine add i t ione .


Deja en 1904 De Wulf faisait r e inarquer que Godefroid de F o n -
ta ines «discute volont iers con t re Gilíes de Home la ques t ion des di-
mensiones interminatae» Ce próbleme a été t rai te par Gilíes de
Rome ii maiii tes r e p r i s e s . 3 8




L A B I B L I O T H É Q U E P H I L O S O P H T Q U E D E G O D E F R O I D D E F O N T A I N E S 1 45


Nos cons ta ta t ions rejoignent á peu pros celles (¡ne nous l'aisions
au n u m e r o p récéden t : il y a pas mal fie resseuiblanccs ici et la en t re
le texte copie par Godefroid et les textes de Gilíes, oíais cer tains pas-
sages carac tér i s t iques de celui-la comnie la création ex ni/tilo et la
mul t ip l i ca l ion des pains par Notre-Seigneur l'oiit coinplétenient dé-
faut dans celui-c i . II semble que Godel'roid ait rassemblé opin ions et
énoncés de différcnls mai t res en liaison avec des problemes qui l ' in-
téressa icnl .


(21) A n o n y m e , <CQuaéstió¿> utrum lux intentionaliter tantum mul-
típlice l se in medio vel eliam realiter: fol. 312ra. Inc. Ut rum .. . reali-
ter . Qu ídam dicunt quod real i ter , (¡uia quod sol mult ipl icat se inten-
t ional i ter . non denonúna t illud in (¡uod inul t ipl icetur . Des. Ad
p r i m u m d i c e n d u m (¡uod Phi losophus in l ibro De sensu coneedit vi-
s ionem esse. colora tam per l'ortem impress ionem speciei coloris in
ocu lo . Unde quod aer non dic i tur co lora tus , boc est ex debili im-
pressione S]>eciei in aere .


Le tex te de cette, no te , copié par Godel'roid, oceupe le p remier
tiers de la co lonnc .


Le manuscr i t liii-niéme ne donne aucun renseifiíienient ni sur
P a u t c u r ni sur la p roven anee de, cette no te . Le p rob leme ne semble
pas d iscu te au livre II des Scniences aprés la d is t inct ion 18. Gilíes de
Home le d iscu te dans son pet i t t rai te De intentionibus in medio:
Quaestio est utrum lux habeat esse in medio realiter on intentionaliter.
mais il est loin d ' é t r e le seul maí t re de son temps a s'en étre o c e u p é . 3 9


(22) A n o n y m e , <^Quaestio^> (juomodo per baptismum tollitur origí-
nale: fol. 312ra.


Le n u m e r o en chiffres árabes 32", écrit en marge au debut de
ce t te n o t e , nous repor te au l ivre des Senlences oii de fait le p rob leme
est d iscute au l ivre II, dist . 32 . II est v ra i semblab lc que cette no te
p rov i enne du m é m e commen ta i r e sur les Senlences que celles dont il
était ques t ion plus hau t .


Manuscrit latín 16.607


C'est le t roisiéine manuscr i t con teuan l des ouvrages pliilosopliiipies
de saint T h o m a s et a p p a r t e n a n t au legs fait par Godefroid de Fon-


: i 9 Le traite a été imprimé a Naples (1525) et ¡i Vienne (1641) , dans les grands
recueils d'ocuvres de Gilíes de Rome .


25




146 J O H A N N E S I O S E F D U I N


ta ines a la S o r b o n n e . II est du n iéme fortnat que le fameux ms . lat .
16.297 et , dans l ' é ta t actuel, cons t i tué de deux manusc r i t s p r imi t ive -
men t separes , a p p a r t e n a n t l ' un et l ' aut rc au legs en ques t ion .


E tud ions d ' a b o r d les deux anc iens Índices co r r e spondan t aux deux
manuscr i t s prirnitifs L ' i n d e x de Ja p r emie re par t ie se t rouve sur le
folio 117r:


In hoc vo lumine c o n t i n e n t u r
super l ib rum De causis [fol. 2ra-26vb] .
í tem qual i te r e l ementa sunt in mix to [fol. 27ra-27va] .
Í tem super dúos p r imos l ibros De cáelo et m u n d o ^ r a -


i l 6vb ] .
Alber tus , De na tu ra et or igine an imae [fol. 28ra-48rb] .
Iste l iber est p a u p e r u m collegii magis t roruní s t uden t ium in theologica


facúltate , ex legato magistr i Godefredi de Fon t ibus .
Pretii xi. sol .


Puis tou t en has du n iéme folio:
ín t e r mix ta ph i lo sophorum 22.
Ca thena tu r .


La ma in qui a écri t l ' i nven ta i re et le cathenatur semble n ' é t r e pas
la m é m e que celle qui a écrit Ínter mixta philosophorum 22. L ' é c r i -
ture de l ' i nven ta i r e s 'avére d ' au t r e par t i dcn t iquc a celle que nous
t rouvons dans d ' au t res inventa i res de manusc r i t s dans le legs de
Codefroid , en par t i cu l ie r 16 .297, 15 .811 , 15.350, 15.819.


L ' i nven ta i r e de la deux i éme par t ie du manusc r i t ac tue l se t rouve
au fol. 158rb:


In hoc vo lumine c o n t i n e n t u r
Sermones Hi ldegardis [fol. 118ra-158rb] .


Iste l iber est collegii p a u p e r u m magis t roruní de Sorbona , s tuden t ium
in theologica facúl ta te , ex legato magistr i Godefredi de Fon t ibus .
Preti i xx . sol.


ín te r crónicas XII .
Ca thena tu r (tout en bas).


Ici encoré l ' éc r i tu re de l ' i nven ta i r e et celle du Cathenatur sem-
blen t étre i den t i ques , alors que ínter crónicas XII serait d ' u n e au t re
ma in . La pe rmié re main est celle que nous re t rouvons dans les aut res
inventa i res , la seconde celle qui au fol. 117r avai t écr i t ínter mixta
philosophorum 22. F ' appa r i t i on répé tée de ees deux écr i tures dans les
manuscr i t s du legs de Godefroid p e r m e t t e n t de conc lu re , semble- t - i l .


T h o m a s


2 0




L A B I B L I O T H É Q U E P H I L O S O P H 1 Q U E D E G O D E F R O I D D E F O N T A I N E S 147


que les inventa i res et leuf cathenatur on t été inscri ls dans les manus -
crits au n iéme m o m c n t , sans dou te lors de r i n c o r p o r a t i o n des ma-
nuscr i t s á la b ib l io théque de la Sorbonne peu de temps aprés la mort
de Godefroid, su rvenue fin oc tobrc de l ' année 1306 p robab len icn t , en
tout cas aprés 1 3 0 3 . 1 0 L ' éc r i tu re serait serait celle du b ib l io thécai re
(B) du m o m e n t . L ' a u t r e ma in (C) semble relat ive a l ' é tab l i s sement
du ca ta logue general de 1338. C'est ce cata logue en effet qui répart i t
les 1722 manusc r i t s du m o m e n t en c inquan te -neuf sect ions désignées
par exemplc c o m m e Sunnnae (juaestionum, Libri grammaticales, Li-
bri naturales commenlati, Libri mixti philosophorum.


Examinons de p lus prés les ouvrages de la p remie re par t ie du ma-
nuscr i t ac tue l . Au fol. l v Godefroid a consigné u n e no t e de onze
l ignes en p le ine page dont l ' indcx ne fait pas n ient ion; inc. Quia non
cognosc i tur res nisi r a t i oc inando et d i scur rendo a pr ine ip i i s ad con-
c lus iones . Cet te no te ne por t e ni t i t re ni a t t r ibut ion d ' au t eu r . Elle
s ' avére étre un extra i t du pro logue au commenta i r e de Gilíes de Borne
sur les Elenchi.*1 Dans son recuei l scolaire (ms. lat . 16.297, fol.
246va-251ra) Godefroid a copié de longs extrai ts de ce commenta i r e
de Gilíes de Rome , mais le texte ne commence qu ' ap ré s le p r o l o g u e . 4 2


Dans la sui te du manusc r i t l ' éc r i tu re de Godefroid est ex t réme-
m e n t ra re . Ce n ' e s t pas luí qui a copié les trai tes de saint T h o m a s et
d 'Alber t le Grand et, á la différence de la p lupar t des manusc r i t s
p r e c é d e n t s , nous ne t rouvons pas ici de longues et f réquentes notes
margina les de son é r i tu re . II n ' y a m é m e que tres peu de no ta t ions
p lus breves .


Le c o m m e n t a i r e de saint T h o m a s sur le De causis p résente les in-
c ipi t et dcs in i t hab i tué i s , de m é m e que la breve quest ion sur la per-
m a n e n c e des é l émen t s in mixto. II en va u n peu d i f fé remment du
dern ie r c o m m e n t a i r e de saint T h o m a s , celui sur le De cáelo et mun-
do. Son inc ip i t est b ien l ' u sue l , mais c o m m e desini t le manusc r i t
por te : Sic enim faciunt angulum corporalern. Et indivisibilem compo-
sitionem corporuin caelestium dcscribens Plato dicebat qaod corpora
componuntur ex superficiebus secundum lineam, t ex te qui se t rouve
vers le d e b u t de la lecon 4 du livre III (éd. S P I A Z Z I n. .568). Or on sait


4 0 M. D E Wmx, Elude sur la vie... (1904), pp. 25 et 3 1 .
4 1 Incipit usuel: (Dédicace:) Ex illustri prosapia oriundo domino Phi l ippo . . .


(Prologue:) Alpharabius in lógica sua volens quandan notitiain tradere de in tc l l ec lu . . .
4 2 Cf. .1. .1. D Ü I N , La doctrine de la providence... (1954) , pp. 134 et 202 .


27




148 J 0 H A N N E S J O S E F D U I N


que saint T h o m a s n 'a pas achevé r e con imenta i re , marte praeventus,
c o m m e disent p lus ieurs manuscr i t s . C'est liicn au cours du l ivre III
que G r a b m a n n fait s ' a r rc tcr le tex te a u t h e n t i q u e de saint T h o m a s ,
mais , sur la base des manusc r i t s Vat ican lat. 2181 , Borghése 114 et
Bruges, \ i l l e 496 , il cons idere encoré c o m m e au then t ique tou te la
lecon 8 du livre III ( S P I A Z Z I n . 595-603) . 4 8 Pou rquo i dans le manusc r i t
de Godefroid le t ex te s 'arréte- t - i l au mil ieu de la lecon 4? Le ms . lat .
16.144, legué á la So rbonne par ma i t r e E t i cnne de Genéve et data ni
d ' a v a n l 1295, c o n t e n a n t lui aussi le c o m m e n t a i r e de saint T h o m a s
sur le Decáelo el mundo, est d ' aeeord avec le manuscr i t de Godefroid
et d o n n e le m é m e d e s i n i t . "


D a n s les Addenda el corrigenda de son répe r to i re , M. Glor ieux a
repar t í en trois groupes les manusc r i t s con tenan t les commen ta i r e s
De cáelo de saint T h o m a s et de Pierre d ' A u v e r g n c . II ut i l isai t ainsi
les données fournies peu de t emps aupa ravan t par le P. Hocedez . , r '
Un groupe de manusc r i t s c o m p r e n d ceux qui n ' o n t conservé que le
texte de sa in t T h o m a s , u n aut re ceux qui au tex te de saint T h o m a s
se t e r m i n a n ! pa r III, lect. 8 ( S P I A Z Z I n . 603) jo ignení le tex te de Pierre
d 'Auve rgne debu tan ! exac t emen t au m é m e endro i t , eníin un dern ier
groupe c o n t e n a n t les manuscr i t s qu i , ayan t acheveé le tex te de saint
T h o m a s , r e p r e n n e n t le tex te de P ier re d ' A u v e r g n e au debu t du livre
III. C e p c n d a n t p lus ieurs ca ta logues de manuscr i t s ne d o n n e n t ni le
desini t du tex íe de saint T h o m a s ni P inc ip i t du tex te de P ie r re , de
sorte que la répar t i t ion dans les trois groupes n ' c s t pas abso lument
ce r t a ine . De fait le ms . Munich lat . 14.246 (fol. 94ra-114vb) ra t taché
au d e u x i é m e g roupe ne con t ien t que le tex te de saint T h o m a s sans
a u c u n e add i t ion ; ce t ex te n ' e s t pas m é m e achevé. il s a r r é t e deja a la
l econ 9 du livre II ( S P I A Z Z I n . 3 7 7 ) . 4 6 Un autre. manuscr i t de ce m e m e


4 3 M. (GRABMANN, Die II erke tles lil. Thomas von Aquin (Beitrage zur Geschichte
der Philosophie und Thcolog ie des Mittclalters, XXII, l left 1-2: Münstor Wcstph . ,
1949) , p. 276.


4 4 Paris. Nal . lat. 16.444, fol. 35ra-84va; Dicusr.i: rrprnduit cette notice du fol.
85v: «Memoriale magistri Alani Gunteri . qui studet super tertium el quartum librum
Sentent iarum, Gaeli et Mundi , pro x. turonensibus nigris, die Mcreurii anle festum
inventionis sancti Stephani XCX (129"))» (Le cabinet des mss. . . . II (1875) , p. 19.3).


4 5 P. GLOIUKUX, Répertoire des mal tres en the'ologie de Paris au XIII' siecle
(Eludes de pbilosophie médiéva le , XV1I-XVIJI; Paris, 1933-1934) , II, p. 512; E . H o -
. i . i i i . / . La cíe el les oeuvres de Pierre d'Auvergne (Gregorianum, 1933 (14) , 3-36) ,
pp. 22 -23 .


2.'!




L A B I B L I O T H É Q U E P H I L O S O P H I Q U E D E G O D E F R O I D D E F O N T A I N E S 149


groupe , Vat ican Borgh. 114, donne bien le commen ta i r e de Pierre
aprés celui de saint T h o m a s , mais il p r e n d le texte de Pierre c inq
l ignes p lus hau t que P inc ip i t o rd ina i re , de sorte que ees c inq ligues
font doub le emploi avec la (in du commenta i r e de saint T h o m a s . Le
manusc r i t Par i s , Mazar ine 316 figure dans le second groupe sous son
ancien n u m e r o changé au jou rd 'hu i en 3 .484, n u m e r o sous lequel il
figure éga lement , mais cet te l'ois dans le t rois iéme g roupe , ce qui est
sa vér i tab le p lace . Cependan t M. Molinier , au teur du cata logue des
manuscr i t s de la Mazar ine , a fait r emarque r qu ' i l m a n q u e a la fin du
texte de saint T h o m a s u n e vingtainc de l ignes qui se t rouven t dans
Péd i t ion de Venise (1593) . 1 7 L ' a u t r e manuscr i t de la Mazar ine , lat .
3.485, n e d o n n e du texte de saint T h o m a s que les livres I et II ,
c o m m e éga lement le ms . F lo rence , Lau r en t i enne Plut . XXIX dext .
12, registres p o u r t a n t P u n et l ' au t re dans le t rois iéme groupe . C o m m e
on peu t s 'en r end re c o m p t e , Paccord n ' cs t pas aussi grand que la di-
visión en trois groupes pour ra i t le laisser croire .


D ' a u t r e par t il ressort c la i rement de P é t u d e des manuscr i t s , a
coniniencer pa r ceux qui con t i ennen t le commen ta i r e de Pierre d 'Au-
vergne tou t ent ier (livres Í-1V), que maí t re Pierre a rédigé son com-
men ta i r e or ig inal , don t on s'est servi pour complé te r l ' ouvrage ina-
chevé de saint T h o m a s , et qu ' i l n ' ava i t pas l ' i n t en t ion d 'achever le
travail de sa in t T h o m a s . quel le que soit P impress ion que d o n n e n t
cer ta ins anc iens copistes: ln hoc completar exposilio magistri Petri
de Alvernia in lertium el qttartum Caeli et mundi Aristotelis, ubi
praeventus rnorte venerabilis vir frater Thomas de Aquino omisit, in
qua quamvis non assequatur intentionem ipsius, aliqualis erit via alus
assequendi ipsaní, vel simpliciter vel in parle. Notons que cet te finale
se r encon t r e aussi b ien dans des manuscr i t s qui font c o m m e n c e r le
c o m m e n t a i r e de Pierre d 'Auvergne au debut du livre III que dans des
manusc r i t s qui ne le font c o m m e n c e r qu ' á par t i r de 111, 9. E n ce qui
c o n c e r n e le manuscr i t Oxford, Balliol 312, nous ne sommes pas sur


4 6 Pour la description du ms . 1 4 . 2 4 6 de Munich cf. M. GRABMANN, Mittelalterli-
ches Geistesleben, II ( 1 9 3 6 ) , pp. 2 2 7 - 2 3 6 , oñ cependant rautet ir attribue le conin ien-
laire a Pierre d'Auvergne; les Addenda el corrigenda, donnés par Glorienx dans le v o -
luinc II de son répertoire, sc inhlent avoir échappc a l 'attcntion de l 'éni inenl médiév i s te .


4 7 A . MOLINIER, Catalogue des manuscrits de la Bibliothéque Mazarine (Catalogue
general des h ibl iothéques publiques de F lanee . Paris, Bibl iothéque Mazarine), III (Pa-
ris, 1 8 9 0 ) , p. 1 0 2 .


29




150 J O H A N N E S J O S E F D Ü I N


4 8 O. COXE, Catalogus codician niss. latinorum qui in Collegüs Añusque Oxonien-
sibus hodie asservantur, I (Oxford, 1852) , p. 102.


411 X. b., c'est-a-dire le v o l u m e b sur le bañe X dans la grande bibl iothéque, oíi
tous les manuscrits ctaient enchaínés sur les bañes; pour le sigle X. b. e l . L . DENIFI.E,
/.<• rnbinel des mss. III (1886) , pp . 8 1 , 86 et 87 .


5 0 D 'apres l ' inventaire donné par DKÍ.ISLE (Inventaire des niss. latins...
(1870 ,1871) , p. 12), completé par des données empruntées au catalogue de 1338 (Le
cabinet des rnss III (1886) , pp. 8 1 , 86-87); nous n'avons pas en le ms . entre
les mains .


3 0


que la dcscr ip t ion fournic pa r Coxe suffisc á le ranger saris con tes te
dans le deux iome groupe . ' 1 8


Tandis que les se rmons dTI i l dcga rde (fol. 118ra-158rb) qui for-
m e n t la seconde par t ie du manusc r i t ac tue l , n ' o n t pas d ' in té ré t pour
no t re é tude , il est i m p o r t a n ! p o u r nous de noter que les textes con te -
nus dans la p r emie re par t ie (saint T h o m a s sur le De causis et le De
cáelo et mundo, Alber t le Granel avec le De natura et origine animae)
nous repor tent a Paris sans la per iodo m o u v e m e n t é c qui va de 1268 a
1272. Les Klenchi de Gilíes de Rome se s i tuent éga lement vers la fin
de cet te pé r iode .


III. VARIA


Du legs cons iderable d o u v r a g e s ph i losophiques que Godefroid fit
a la So rbonne , il nous reste a exani iner deux recuei ls a con tenu assez
d i spa ra t e . Signalons d ' abord le ms . lat . 15 .449, des igné vers 1338 par
le sigle A", b. et con tenan t des autor i tés tres d ive r se s . ' 9 E n voici le
c o n t e n u : 5 0


Manuscrit latín 15.449


(1) A L B E R T I.E G H A N D , De causis etprocessu universitatis: fol. 2-(54).
(2) Liber Apulei de Deo Socratis: fol. 54-(57). Inc. (Prologue) Qui
m e voluis t i ; (texte) Iam d u d u m scio.
(3) De dogmate Platonis: fol. 57-(66). Inc. Platoni hab i tudo corpor is
c o g n o m e n t u m dedi t .
(4) A L B E R T L E G B A N D , Super Veterem Logicanv. fol. 66-(154v). Inc.
De lógica i n t enden t ibus p r i m u m .
(5) G I L L E S D E R O M E , De regimine, principum: fol. 156-(238v).
(6) Magister R O B E R T U S , Liber de modo agendi: fol. 238v-(251).




L A B I B L I O T H É Q U E P H I L 0 5 0 P H I Q U E D E G O D E F R O I D D E F O N T A I N E S 151


(7) < ^ A L F A R A B U > . De ortu scientiarum: fol. 251-(264) et 154v-(156).


(8) H E R M E S T R I S M É G I S T E , <CLiber XXIV Philosophorum~^>: fol. 264-
(268v).


(9) Tul l ius C I C E R O , De paradoxis: fol. 268v-(271).


(10) Tu l l ius C I C E R O , De officiis: fol. 2 7 1 : inc. Q u a m q u a m te , Maree
lili, per a n n u m iam aud ien t em.


Manuscrit latín 16.096


Ce recuei l rcssemble au p récéden t par son caractére d ispara te .
Reproduisons d ' abord I ' index ancien que le b ib l io théca i rc de la Sor-
b o n n e a cons igné sur le fol. l v , v ra isemblablement au m o m e n t oü il
incorpora i t le manusc r i t dans la b ib l io tbéque . Nous reproduisons
I ' index aussi fidélcmcnt que possible en respectant les lignes du tex te .
Nous d is t inguons deux écr i tures que nous signalons par l ' cmplo i de
caracteres i ta l iques p o u r l ' u n e d ' en t re ellcs.
In isto v o l u m i n e con t inen tu r l ibri qui seqi iuntur :
Metaphysica Avicennae .
í t em t rac ta tus qu idam de universal i .
í tem propos i t iones Procl i .
í t em lógica Algazelis.
í tem me taphys ica e iusdem.
í tem phys ica e iusdem.
ítem t rac ta tus de oper ibus oceul t i s .
í tem quaes t iones super l ibrum De bona for tuna.
í tem ex t rac t iones de Rabbi Moysis. pretii .vi. lib.
í tem l iber de fato. (puis en deuxieme colonne:)
í tem q u a e d a m no tu lac super l ib rum De an ima .
í tem quaes t iones super l ib rum ínter mixta philosophorum 2-t.1"


<TJc^> gencra t ione . Calhenabilur.
í t em q u a e d a m quaes t iones d i spu la tac .
í tem quaes t iones super l ib rum Phys ico rum.
í tem qu idam t rac ta tus De gradibus fo rmarum.
í tem plures quaes t iones de ae te rn i ta tc , ver i ta te et


bon i t a t e .
Iste liber est collegii p a u p e r u m magis t roruní de Sorbona , s tuden t ium


in theologica facúl ta te , ex legato magistr i Godefredi de Fon-
t ibus .


Pretii xxj l ib ra run i .


3 1




152 J O H A N N E S J O S E F D U I N


II semble que le t ex te r ep rodu i t ici en i ta l iques soit an té r ieur a
I ' index lu i -méme . Sinon on voit mal pourquo i le b ib l io théca i re écri-
vant son índex serait passé á la l igne pour ccrire generalione.


L' index esl v is ib lemenl écri t par la m é m e main que celui du ma-
nuscr i t lat . 16.297 (fol. 262v) et pa r conséquen t aussi (pie les aut res
Índices oii nous avons discerné cet te éc r i tu re .


Passons ma in t enan t au con t enu du manuscr i t :
(1) La Me'taphysique d ' A v i c e n n e (fol. l ra-71va) a fait l 'objet d ' u n e
é tude approfondie de la pa r t de Godefroid de Fon ta ines . On le voit
aux notes marg ina les souven t assez longues qu ' i l a mul t ip l i ées .
(2) A n o n y m e , 'De universali': fol. 71va-72va. Inc. Usus fuit ut com-
munia(?) hic q u i n q u é d i s t ingueren tu r , quae bic q u o d a m respectu sun t
na tura l ia , alio respectu sunt logical ia , et alio in te l lec tual ia ; fortassis
e t iam d icere tur (|uod uno respectu sunt an te inul t ip l ic i ta tcni , et alio
cum mul t ip l i c i t a t e . Et fuit usus ut t rac ta tus de bis pone rc tu r cont i -
nuus cum t rac ta tu generis et specic i , quamvis boc comniune sit qu in -
qué un iversa l ibus . Des. p ro quibxis debeat esse alia species nova . Et
hoc postea cer t i l lcabi tur in ph i losophia p r ima . — Les folios 72vb-73v
sont vides . — Le t ra i te de Proc le , m e n t i o n n é dans r a n c i e n index , est
d isparu du manusc r i t ac tue l .
(3) A L G A Z E L , Lógica: fol. 74ra-83vb. Godefroid a place d ' a s sez longs
commen ta i r e s dans les h au t es marges infér ieures .
(4) A L G A Z E L , Metaphysica: fol. 83vb-107vb.
(5) A L G A Z E L , Physica: fol. 108ra-120vb.
(6) < lSa in t T H O M A S > , <^De oceultis operibus naturue^>: fol. 120vb-
122ra.
(7) A n o n y m e , <CQuaestio super librum De bona forluna^>: fol.
122ra-123vb. Inc. N o t a n d u m quod Ueus move t n a t u r a m to tam et m o -
vet an imas nos t r a s . . . (qu. I) Dub i t a r e t forte al iquis u t r u m bona for-
t u n a , de qua hu iusmodi p r inc ipa l i t e r i n t ende ren t , sit a Deo m o v e n t e
et: ab ap t i t ud ine ua tura l i , s e c u n d u m ([uam par t i c ipare possumus mo-
t ionem il lam (122rb) . . . (qu. 5) Dub i t a r e t forte a l iquis q u o m o d o for-
tuna habea t esse circa in tc l l ec tum et cons i l ium (123va) . . . Des. (qu. 7)
. . .Hace i taque plus erit bona for tuna ra t ionc q u a m bona ; illa vero
plus ra t ionc quam fortuna.
(8) 'Extractiones de Rabbi Moysis': fol. I24ra-137ra. Le t i t re se lit
dans la marge supér ieure . De t emps en t emps Godefroid formule les
t i t res des ques t ions dans la marge infér icure .


32




LA BIBLIOTHÉQUE P H I I . O S O P I I I Q U E DE GODEFROID DE FONTAINES 153


Les folios 137rb-vb sont vides. Le traite suivant debute avec un
nouveau cahier .


(9) < ^ A L E X A N D H E D ' A P H R O D I S E ] > , Dern ie r cbapitre du De anima, II:
fol. 138ra-139va. Le carac tére de ce texte et celui du suivant ont été
r econnus et décr i t s par Mgr. G r a b m a n n ; 5 1 l ' un et l ' au t re t ra i tent du
méme sujet: de falo. ¡Notons que les deux ouvrages se suivent égale-
men t dans le ms . Oxford, Corpus Christ i 243 , fol. 62r-64v et 64v-77v,
le p remie r a n o n y m e et l ' au t r e a t t r ibué a Alexandre d 'Apbrod i se , tou t
c o m m e dans le manusc r i t de Godefroid.


(10) A L E X A N D E R D E A P H R O D I S I A , De falo: fol. 139va-149rb. Des vides
ici et la, parfois au mil ieu des l ignes , laissent soupconner que parfois
le copíate n ' a pas pu lire le texte qu ' i l copiai t . S'agissait-il de mo t s
groes?


(11) A n o n y m e , <^Senlentia super De anima, J-Jll^>: fol. l-t9rb-
161ra. Inc. ' B o n o r u m b o n o r a b i l i u m ' . Una sc ient ia d ic i tu r me l io r et
bonorab i l io r a l tera , aut p rop te r ce r t i tud inem suae demons t ra t ion i s
aut p rop te r nobi l i t a tem sui subiec t i . Propter u t ramquc hace scient ia
de an ima est mel ior et nobi l ior a lus . Des. olfactus ut d i scerna tur odor
conven iens a n o n conven ien t i ; audi tus ut in te l l iga tur quod ab alio
profer tur ; l ingua vero qua tcnus aliquid alteri signiíicct. Expl ic i t l iber
De an ima .


De longues no tes , éorites par Godefroid, rempl issent sou \ r en t les
marges tres vastes . A par í les douze premieres l igues de la co ionne a
le de rn ie r folio est resté v ide .


Nous connaissons p lus ieurs manie res de faire débu te r le l ivre III
De anima. Gilíes de Borne le fait c o m m e n c e r par le l e m m e Quoniam
autem duabus, Avcrroés et Alber t le Grand par De parte autem ani-
mae, saint T h o m a s su ivant les Grecs plus tót que les uns et les au t r e s . 5 "
Dans no t re manusc r i t t an t le l e m m e Quoniam autem duabus (158va)
que le l e m m e De parte autem animae (159ra) ont été mis en év idence
par le rub r i ca t eu r , mais celui-ci a place éga lement le n o m b r e III en
haut du folio 158v.


5 1 ¡VI. GRABMANN, Mittelalterlidie laleinisdie I ¡eberselzungen con Sdtriften der
Aristóteles-Kommentatoren Johannes Philoponos, Alexander van Aphrodisias und l'lie-
mistios (Sitzungsberichte der l iayer. Akadcmie der Wissenschalten, Pili los.-hist. Alii.
1929, Heft 7; Munich, 1929) , pp. 5 3 , 56-58.


M Cf. Aristóteles latinus I (1939) , pp. 58 -59 .


33




154 J O H A N N E S J O S E E D U I N


34


(12) A n o n y m e , <^Quaestiones super librum De generatione, 1-II^>:
Col. 162ra-172va. Inc. ' D e t e r m i n a t u m au tem est de b i s ' . Ad eviden-
t iam au tem d ic to rum n o t a n d u m quod a l iquid , ut d iceba tu r super ius ,
non est de r a t ionc rei uno m o d o quod est de ra t ione rei alio m o d o .
Ideo qual i ta tes istae sensibi les et con t ra r ie ta les , l icet non sint p r inc i -
pia e l e m e n t o r u m . Des. quia m o t u s supracae les t ium co rpo rum non
semper fuit nec in pe rpe tuu in durab i t , sed a l iquando desinet ; quod
pone ré non est i r ra t ionab i le , ut os tensum est.


L ' i nc ip i t que nous avons l e p r o d u i t avec le l e m m e d 'Ar is to te qu ' i l
e m p r u n t e v ra i semblab len ien t au chapitre trois du livre I, nous ind ique
q u ' e n c o r e u n e fois nous nous t rouvons en présence d ' u n c o m m e n t a i r e
p r imi t i vemen t beaucoup plus é t e n d u .


E n face du p remie r l e m m e on dis t ingue dans la marge un pet i t .a.
Serai t -ce une faible ind ica t ion du n o m d 'auteur í ' C e r t a i n e m e n t pas ,
car a h a u t e u r du second l e m m e 'Et assecu tum est hoc s e c u n d u m ra-
t i o n e m ' (162v) on d iscerne u n .6 . de la m é m e éc r i tu re et , en face du
t ro is iéme l e m m e que lque chose d ' ana logue .


Avec le deuxié ine l e m m e nous s e m i n e s deja pe rvenus au chapitre
deux du l ivre II. Le c o m m e n t a i r e a p o u r c o m m e n c e r les appa rences
d ' u n e sententia, c o m m e n t a i r e p lu tó t l i t té ra l , con t r a i r emen t aux indi -
cat ions de I ' index : 'Quaes t iones super l ib rum De g e n e r a t i o n e ' . A
par t i r du fol. 163va nous t rouvons par con t re des ques t ions forinulées:


1. D u b i t a r e t forte a l iquis u t r u m qual i tas symbola m a n e a t (163va).


2. Dub i t a re t forte al iquis non opor te re quod , si aer est quid de se fri-
g idum et ignis est aer ca l idus , quod ignis est ca l idus et frigi-
d u s . . . (163vb-164ra) .


(vers le milieu): Dub i t a r e t forte al iquis de p ropos i t ione p ropos i t a , V I -
del icet , q u o d idem, m a n e n s idem et s imi l i ter , s emper facit
idem (167vb).


(suivunte): Ul ter ius forte dubi ta re t a l iquis , dato quod agens a p ropo-
sito possit in imedia te p r o d u c e r e , p rop te r quod tacta propos i t io
in ta l ibus agent ibus ver i ta tem non habe t , u t r u m in ó m n i b u s
agen t ibus na tu ra l ibus ver i ta tem habea t (167vb-168ra) .


Les ques t ions qui ont r e t enu l ' a t t en t ion de Godefroid et don t il se
p réoecupa i t d ' avo i r le t ex te , sont souven t aussi celles qui au jou rd 'hu i
susc i tent l ' i n t é ré t des médiév is tes .


Nous e m p r o n t e r o n s une seule phrase au tex te de la de rn ié re ques-
t ion pour caractér iser l ' au t eu r a n o n y m e : «Si ergo P H I L O S O P H U S dixisset




LA n n i L i o T i i K ü n u P U I L O S O P J I I Q U E D E G O D E F I I Ü I D D E F O N T A I N E S 155


quod s e c u n d u m agent ia na tura l ia , quae agunt mota , non possumus
poneré genera t ionem inc ipere vel des inere , tolerabil is esset eius sen-
ten t ia . Sed s impl ic i te r asserere quod generat io nec incepi t nec desi-
ne t , t o l e r a n n o n potes t , ut est per habi ta mani fes tum. Opposi ta au tem
bis non est dif'íícile so lvere . . .» (172ra). 11 ne s 'agit ce r ta ine inen t pas
d ' u n mai t r e és-arts du groupe de Siger de Brabant et de Boéce de Da-
cie , ni m é m e d ' u n au teur a p p a r t e n a n t au groupe de Gilíes de Borne,
de Pierre d ' A u v e r g n e et de Jacques de Doua i .


Les notes marg ina les de Godefroid, si nombreuses au long du
c o m m e n t a i r e p r é c é d e n t , sont t res rares dans ce commenta i r e sur le
Degeneratione. Serait-il t rop hasardeux d ' avance r l ' hypo thése que les
p rob lémes discutes in téressa ient bien le mai t re liégeois mais que les
solut ions proposées par l ' au t eu r ne P o n t pas invité a la discussion?


(13) A n o n y m e , 'Quaestiones super librum Posteriorum': fol. 172va-
178ra. Inc. Quae r i t u r u t r u m sit al iquid sic ens quod sit ipsum esse
solum et cuius ra t io sit ra t io cssendi solum sine appos i t ione . Et vide-
tur quod sic; quia nisi sit ita, mhi l erit nisi per esse ipsius par t ic ipa-
t i o n e m . Des. Actus t amen et po ten t ia in hu iusmodi substant i i s citra
Pr imam fundan tu r super eandem n a t u r a m s impl icem, ita quod in eis
faciunt solam rat ionis compos i t ionem, non íict iciam sed conven ien ten i
re i , u t alias d ix i , et sic Pr imo s imi l l ime, et nu l lam onin ino al iam
causam r e q u i r u n t . Q u o m o d o vero mater ia cause tur , et a qua causa ,
alias d ice tur ; sed hoc hic sciatur quod , cum mater ia sepárate ab actu
existere non possit nisi congregaren tu r cont rad ic tor ia , ut de i u t en t i o -
ne P I I I L O S O P H I alibi esse os tend imus , ipsa mater ia non causa tur nisi
causa t ione compos i t i .


L ' i n d e x établ i par le b ib l io théca i re de la Sorbonne in t i tu la i t cet te
serie Quaestiones dispulatae. Le t i t re que nous adop tons se li t en
marge en face de P inc ip i t . Ce t i t re est d ' u n e aut re écr i ture qui pou r -
rait étre celle de Godefroid . Mgr G r a b m a n n n ' a i m a i t pas ce t i t re de
Quaestiones super librum Posteriorum, préférant celui de ques t ions
m é t a p h y s i q u e s . 6 3 Ces ques t ions t ra i t en t plusieurs fois de la différence
en t re essenee et ex is tence , ce qui poussa Mgr G r a b m a n n a p r o m e t t r e
de les é d i t e r . 5 1 Cet te édi t ion n ' a jamáis p a r a . En revanche Mgr Grab-
m a n n a ptiblié en 1938 des textos de Mart in de Dacie et de Boéce de


M M . GHABMANN, Mittelalterliche tal. Uebersetzungen... ( 1 9 2 9 ) , p. 53; Mittelal-
terliches Geistesleben, II ( 1 9 3 6 ) , pp. 4 2 0 et 4 9 1 .


5 4 M. GRABMANN, Mittelalterliche lat. Uebersetzungen... ( 1 9 2 9 ) , p. 5 3 .


35




156 J 0 H A N N E 9 JOSEF D U I N


Dacie sur ce p r o b l e m e : pour ce taire il a extra i t le t ex te de Bocee d e
son c o m m e n t a i r e sur les Posterieurs Ana/ytiques et celui de Mar t in de
son commen ta i r e sur le l ivre de Gilbcr t de la Por ree , ce qui aura i t dü
l ' a m e n e r á la conclus ión que de fait les ques t ions de no t r e manusc r i t
la t in 16.096 relat ives a la différence ent re essence et exis tenee pour -
ra ien t b ien appa r t en i r a un c o m m e n t a i r e sur les Posterieurs Analy-
tiques.66


Une fois de plus le choix de ques t ions operé par Godefroid nous
p lace au coeur des p rob lémes discutes de son t e m p s .


C o m m e dans le cas des commen ta i r e s p r écéden t s , le tex te e s t écri t
d ' u n e ma in régul ié re , sans dou te profess ionnel le . Mais le choix d e s
extrai ts rassemblés p rouve bien que le copiste t ravai la i t sous l ' o rd re
et d ' aprés les direct ives de Godefroid .


Pour d o n n e r une idee aussi sommai re soit-elle du c o n t e n u de ees
ques t ions , nous r ep rodu i sons ici leurs t i t res el quc lques brefs ext ra i t s .
1. Quacr i tu r u t r u m sit a l i qu id . . . (cfr. /'incipit).
2. Cum unuiii et b o n u m sint d iviniss ima et p r i m u m dei í ica torum sit


ens s e c u n d u m P L A T Ó N I C O S , et forte Deus ipse s e c u n d u m A R I S T O -
T E L E M et ve r i t a t em, c u m de en te ipso a l iquid d i c tum sit, p r i u s
de uno e t iam al iquid n u n c d i c e n d u m (173rb).


3 . De un i ta te a u t e m a l io rum a p r imar i e uno postea d i cemus , quod
o m n e quod par t i c ipa t u n o , est u n u m e t non u n u m . Econ t r a
pr imar io u n u m , quod est ab omni mu l t i t ud ine e x c e p t u m
(173vb).


4 . Sicut dici t P H I L O S O P H Ü S in principio Physicorum: del ini t io dividi t
de í in i tum, non dividere t au t em nisi c o m p o s i t u m . P rop te r quod
circa compos i tum definiti quale sit , et q u o r u m sit, et de qui -
b u s d a m , et de qu ibus d u b i u m est u t r u m S i m p l i c i a sint vel qua-
liter compos i ta , i n t e n d i m u s inqu i r e re . Et p r imo u t rum delini t io
ex genere et differentia in definito r ea lem requi ra t composi -
t i onem, vel solum rat ionis . (5): Secundo u t rum subs tan t iae se-


5 5 M. GRABMANN, Texte des Martinus ron Dacien und lloetius vori üacien zur
Frage nach dem Unterschied von essentia und exislentia, ilans Miscellnnen philotophica
11. P. Josepho Gredt oblata (Studia A n s e l m i a n a , VII-VTI1; R o m e , 1938) , p p . 7-17.—
L ' a r l i e l e de 1934 Circa historiam distinctionis essentiae et existentiae, dans Acta pon-
tijiciae Academiae romanae S. Thomae Aquinatis et religionis catholicae, 1934 (1)
(Turin, 1935; 61-76) , oíi 1 on pourrait s 'altendre a la p u l i l i c a t i o n des quest ions d u m s .
16 .096 , ne donne en ei'fet que des textes tires des trois manuscrits suivants: Vat . lat.
2173 , Florence, Nat . E . 1. 152 , Leipzig, LTniversité lat. 1444 .


36




LA BIBLIOTHÉQUE P H I L 0 S 0 P H I Q U E DE GODEFROID DE FONTAINES 157


para tae a mater ia sensibi l i , ci tra P r imam et ma thema l i ca quae
PHiLosoPiii d ixe run t subs lant ias immate r ia les , sint composi tae
ex esse et essent ia , actu et po ten t i a , vel a l iqual i mater ia et
forma, ita quod in sua subs tant ia cadat al iqua realis composi -
t io , au t o m n i n o s impl icem b a b e a n t subs tan t i am. (6): Ter-tio
u t rum hu iusmod i subs tan t iae sint deí inibi les ex genere et dif-
l 'erentia. (7): Quar to u t r u m Deus sit in genere , et sic ex genere
et d iñ 'erent ia deí inibi l is . (8): Quin to et u l t imo: Cum genus et
difl 'erentia d i c u n t u r differre i n t en t ione , quaedam au tem di-
c u n t u r di fierre ra t ione , ut s u p r e m u m ens et b o n u m , quae sit
difl 'erentia in te r ea quae d i cun tu r differre in ten t ione et ra t io-
n e . Ad p r i m u m sic p roced i tu r . . . (174va).


Le manusc r i t ne fourni t a u c u n e ind ica t ion sur l ' au t eu r . Dans le
texte nous l isons (172vb): probavit Philosophus l II" Metaphysicae,
ce qui semble ind iquer q u ' á ce m o m e n t l ' au t eu r avait deja c o m m e n t é
le l ivre VII de la Métaphysique. Un peu plus loin par cont re (173ra)
l ' au t eu r écri t : hanc quaeslionein dicit Pkilosophus in lerlio Metaphy-
sicae esse dificillimam, ce qui por te a croire q u ' i l n ' a pas encoré
c o m m e n t é le l ivre III. Si tuat ion é t range a p remie re vuc , mais qui
semble n ' é t r e pas excep t ionne l le pu i sque Gilíes de Rome dans ses
Quaestiones Metaphysicales c o m m e n t é le l ivre Vil ayant sauté le
l ivre I ü . 6 6


Nous avons de Gilíes de Rome un commen ta i r e edité sur les Pos-
terieurs Analytiques, il est tou t différent des ques t ions paral lé les du
manusc r i t 1 6 . 0 9 6 . 5 7 II ne d o n n e a u c u n e m e n t en par t icu l ie r l ' impres -
sion sys témat ique que d o n n e n t les ques t ions du manuscr i t de Gode-
froid.


( 1 4 ) < ^ G I L L E S D E Ro . \ iE^>, Circa llm Physicorum duhitabilia' (De
pbysico audi tu I I - \ 111): fol. 178ru-236vb. Inc. Dub i t a re t forte a l iquis :
quia na tura l i s non so lum deliniat per formam sed et per ma t e r i am ,
v idetur quod par tes definitionis non sint so lum l'orma sed possint esse
mater ia . D i c e n d u m quod pr inc ipa le in deí in i t ione est forma. Materia


5 a Les Quaestiones Metaphysicales clarissimi docloris Egidii Uomani ordinis
Üuncti Augustini (Venise , 1541) ne comnien lent que les livres suivants de la Métaphy-
sique: M I , IV, VI-VIII, X et XI ( - X H ) .


5 7 Le commenta ire de Gilíes a eu plusieurs édit ions, e. a. l 'adoue, 1478: Venise ,
1488 et 1530.


37




158 JOIIANNKS JOSEF O l I l S


cn im. Des. Quare si m o t u s reflexi non sunt e iusdem speciei pe r se ,
ad e u n d e m t e r m i n u m in actu t e r m i n a n non possunt . Sed / / .


Ce Ion»' conin ienla i re sur la Phisique est tout aussi a n o n y m e dans
le manuscr i t que les commen ta i r e s p réceden t s . Godefroid a rédigé
lu i -méme sur le dern ie r folio du manusc r i t (257ra-va) un índex des
quest ions qui est tres p réc ieux pour qui veut se faire u n e idee du
con tenu de l ' ouvrage . Les ques t ions ne sont pas n u m e r o t c e s mais les
livres n e t t e m e n t sígnales dans la marge gauche de chacune des trois
colonnes de I ' i ndex . Sont sígnales éga lement en chiffres árabes les
folios oii se t rouven t les ques t ions dans le c o m m e n t a i r e . Le c o m m e n -
taire por te en effet dans le coin gauche supér ieur des versos une fo-
l ioat ion tres n e t t e , a p p a r c m m e n t de la ma in m é m e de Godefroid,
a l lant de 2 íi 59 (178v-236v), quelquefois d isparue sous le cou teau du
rel ieur . Or, selon I ' i ndex , le c o m m e n t a i r e doi t se poursu iv re sur les
folios 60-65 cjui con t i endra i en l les t ren te dern ié res ques t ions du
livre VIII. En bas du fol. 236v se t rouve un report ctiiuslibel respon-
debit qui ne cor respond pas au debut du fol. 237r. Dans son état ac-
tuel le c o m m e n t a i r e se t e rmine done par le cahier 225(7)-236, mais il
y avait p r imi t i vemen t un aut re cahier qui fait défaut a u j o u r d ' h u i .


L ' i n v e n t a i r e dressé par le b ib l io théca i re de la Sorbonne (fol. l v )
po r t e , á la suite des ques t ions sur la Physique, quídam tractatus De
gradibus formarían dont il n ' ex i s t e pas t race dans le manuscr i t ac tue l .
La raison de cet te d ispar i t ion est sans doute la per te de ce m é m e ca-
hier que nous venons de signaler .


A la différence des commenta i r e s p r éceden t s , nous avons p u dé-
couvr i r l ' au teu r de ce c o m m e n t a i r e sur la Physique. II s 'agit de Gilíes
de Rome. Nous eonna issons cet ouvragc qui a eu p lus ieurs éd i t ions . ñ , f


Nous avons c o m p a r é l ' u n e de ees édi t ions (Padoue , 1493) avec no t re
manuscr i t et nous nous sommes repor té en ou t re au ms . Bruges, Ville
513 (fol. 168ra -323ra ) . 5 3 Nous avons consta té que le texte impr imé
suit l idelement le manusc r i t de bruges , compor t an ! les m i m e s ques-
t ions et les m i m e s commen ta i r e s l i t téraux alors que dans le ms. lat.


5 8 [ncipil usuel: (Prologue:) Naturalis scientia est aliqua sc ient iarum specula l iva-
ruin. ut dicitur VI" Metaphys icae . . . (Commentaire: ) Quoniam quidem intell igere et
seire . Iste liber Physicorum, quem prae manibus habeinus , dividitur in iluas partes.


-,'J A . Dr. POOHTEH, Catalogue des manuscrits de la bibliotlieijue publique de la ville
de Bruges (Catalogue general des niss. des liildiolhccpies de l ie lgique, II). (Ceit ibloux-
Paris, 1934), pp. 601-602.


3 8




LA I i l B L I O T H K O l ' K P I 1 I L O S I J P 1 U Q V E D E G O D K F I I O I D DE F O N T A I N E S ir,y


16.096 les coninienta i res l i t té raux font coniplé te inent défaut et le
n o m b r e des ques t ions est beaueoup plus reslreint . Citons un exemple :
a u n e serie de dix ques t ions du l ivre VIH, que nous connaissons par
I ' index et qui se t rouva ien t dans le cahier au jourd 'hu i pe rdu , corres-
p o n d e n t t ren te- t ro is ques t ions dans le texte edi té . Pour les ques t ions
qui sont c o m m u n e s , le texte de Godel'roid se présente c o m m e des ex-
tra i ts , bref conforme aux hab i tudes que nous ont déjá révélées les
copies du recuei l scolaire de Godefroid de Fonta ines (ms. lat . 16.297).
Ajoutons que Godefroid a tres souvent ajouté de sa propre main dans
les marges les l emmes du texte d 'Ar is to te que son copiste avait
p resque toujours omis .


Quel r appor t y-a-t-il ma in t cnan t en t re ce commen ta i r e du ms.
16.096 et les extrai ts du commen ta i r e sur la Physique / - / / q u e nous
avons jadis signalés dans le ms . lat . 16 .297 (fol. 242va-2-t4rb) et a t t r i -
bués a Gilíes de R o m e ? 6 0 Les extrai ts que Godefroid a copies de sa
ma in dans le ms . 16.297 font-ils double emploi avec le c o m m e n t a i r e
du l ivre II que nous t rouvons dans le ms . 16.096? Un examen at tent i f
suflit á établ i r que les extrai ts con tenus dans le ms . 16.096 font suite
aux extra i ts copies dans le recueil scolaire . En efl'et le debu t du texte
c o n t e n u dans le ms . 16.096 cor respond au fol. 189va du ms . Bruges,
Ville 513 alors que le dern ier texte relevé dans le m s . 16.297 se
t rouve au fol. 188rb du texte de Bruges. 11 semble done que Godefroid
ait c o m m e n c é un travail de copie dans le ms . 16 .297, puis ait d e m a n -
dé á un copis te de poursu ivre le t ravai l . Dans ce cas le ms . 16.090
est pos tér ieur au ms. 16 .297.


(15) A n o n y m e , <ZQuaest iones de ueternilate, veritate, bonitate el
trinitate^>: fol. 237va-252rb. Inc. (1) Quaer i tu r quid est n u n c aeter-
ni ta t is . Sicut se habe t n u n c tempor is ad tempor i s cons t i tu t ionem, sic
n u n c ae tern i ta t i s ad cons t i tu t ionem ae te rn i t a t i s . . . {suivent encoré huit
questions). (2) Quae r i tu r an veritas sit mutab i l i s an immutab i l i s . Et
v ide tur quod veritas immutab i l i s sit (239rb; suivent encoré cinq ques-
tions). (3) Quae r i t u r de mul t ip l ic i t a te boni . Sicut ens , u n u m et veruin
eo quod p r imae in ten t ion i s s int , nec uno genere nec una difl 'erentia
dictae de en t ibus ó m n i b u s , necesse est mul t ip l ic i te r , ita b o n u m cuín
de pr imis sit i n t en t ion ibus (242v: suivent quinze autres questions). (4)
Quaer i tu r an essentiae d iv inae sit generare vel g e n e r a n . Et v ide tur


J. J. DUI.N, La doctrine de la providente... (1954) , pp. 134 et 202.


39




160 J Ó H A N N E S JOSEK DUliN


quod non (249rb; suivent encoré six. questions don t la dc rn ié re debute
ainsi:) Quaer i tu r quae differentia sit h o r u m ad inv iccm qua tuo r :
not io , re la t io , p ropr ie tas , et p ropr ie tas personal is (251 vb) . Des. sed
nec sepa ra tum rnoduin s ign iücandi b a b e n s , q u a n d o acc ip i tu r ut p r in-
c ip ium dis t inct ionis a m o d o e iusdem; q u a n d o acc ip i tu r ut in d is t inc to
d i s t inc tum d e m o r a n s .


Quo ique cet te de rn i é re serie de ques t ions soit écri te pa r le m é m e
copiste que le reste du manusc r i t , elle difiere que lque peu des textes
p récéden ts par sa p résen ta t ion ex té r i eu re . Le tex te de chaqué ques t ion
debute le p lus souven t pa r u n e le t t r ine o rnee , ce qui est e x t r é m e -
m e n t r a re dans les aut res par t ies du manusc r i t . Le con t enu m é m e de
ees ques t ions les r ange dans une catégor ie a pa r t . Quo ique la p h i l o -
sophie y t i enne une g rande p lace , les p rob lémes traites et les au to-
rités citées i n d i q u e n t un au t eu r théologien p lu to t q u ' u n ' r egens ' de
la faculté des ar ts . ' 1 1


Nous avons cherché dans différcntes d i rec t ions pour ident i l ie r
L'auteur de ees ques t ions . Nous avons examiné un traite de Gilíes de
Roine, au t eu r sur lequel le c o m m e n t a i r e p récéden t a t t i ra i t no t r e
a t t en t ion , h savoir son De mensura angelorum connu éga lement sous
le t i t re De aevo, mais le résu l ta t a été négat i f . 6 8 Nous avons consideré
les ques t ions relat ives á ees mat ié res t ra i tées par P ie r re d 'Auve rgne
et un mai t r e en théologie par is ién dans leurs commen ta i r e s Super
De causis et con tenues dans un manusc r i t de V i e n n e . 6 S Le résul ta t
a été éga lement négatif. Le De quatuor coaeí'is d 'Alber t le Grand
n ' e n t r e pas non plus en l igne de c o m p t e . 6 1 Peut -é t rc l'aut-il pense r
p lu to t a des ques t ions d isputées ou a des quodl ihe t s


Cet te serie de ques t ions ne semble pas avoir r e t e n u 1'attention de
Godel'roid de Fon ta ines . Les notes margina les de sa main font c o m -
p lé t emen t défaut .


J. J. D U I N


Hamar (Norvfege)


6 1 Parini les autorités sont ci lrs des auteurs c o m m e Augustin, le Maitre des Sen-
tences , saint Grégoire, Déni s .


6 2 Voici son incipit: Quaestio est de mensura ange lorum, el primo utrum aevum
sive aeternitas partieipata sit mensura ange lorum.


6 3 Ms. Vienne , Nat . 2330 , fol. l l l r a - 1 1 9 r a et 107ra-110vb.
6 4 Imprimé dans ALBERTUS MAGNUS, Summa de creitturis, Pars ', éd. Lyon , 1 6 5 1 ,


tome 19, pp . 1-235.


40




EL BEATO RAMÓN LLLLL Y LAS CONTROVERSIA S
TEOLÓGICAS EN EL ORIENTE CRISTIANO


I


VISIÓN LULIANA D E L CISMA DE ORIENTE


Uno de los tenias pre l iminares al es tudio de la t rascendencia mi -
sionológica y del valor tcológico-apologct ico de los escritos de Ramón
Llull re lat ivos al Or iente cr i s t iano, lo mismo que a la definición de
su personal idad or ienta l is ta , es el de la visión lu l iana del cisma. Ella ,
en efecto, expl ica a lgunas de sus de te rminac iones , ciertas pos turas
que adop ta ra , in te resan tes sugerencias formuladas , el n ú m e r o y tema
de las cues t iones definidas, los métodos seguidos, las omisiones come-
tidas e t c . , en los escri tos referentes al cisma or ien ta l ; y , por otra
pa r t e , ofrece a lgunos datos de impor t anc i a para la his tor ia de aquel la
d e s m e m b r a c i ó n y para el más perfecto conoc imien to del nivel
religioso de aquel las iglesias d is identes . No hay , c i e r t amen te , por
qué a t r ibu i r a los escri tos del Beato ma l lo rqu ín , insp i rados en el estu-
dio d i rec to y persona l de aque l los c ismát icos , m e n o r significación
d o c u m e n t a l que la conced ida a los más autor izados <Itineraria* y
< Peregrinationes», r edac tados por mis ioneros y exploradores rel igio-
sos y seglares , coe táneos s u y o s . 1


1 Entre dichos <itineraria> y <peregrinationes>, por razón de sus test imonios
referentes al Oriente cristiano, a los errores de los c ismáticos , a su organización
jerárquica, a su vida religiosa etc . merecen citarse los s iguientes: Descriptio Terrae
Sanctae, de l lurcardo de Monte Sión, Liber peregrinacionis, de Fr, Ricoldo de Monte-
croce, Liber de Terra Sancta, de Odorico de Foro y Peregrinado, de Wilbrand de 0 1 -
dcnborg. Estos cuatro escritos fueron publicados por L. C. M. Laurent, bajo el título
de Peregrinationes Medii Aeñ quatuor, Lipsiae, 1864, en un solo vo lumen de 190 pág.


Igua lmente , es digno de toda consideración el tltinerarium Symonis Senteonis et
Hugonis Illuminatoris, O. F. M.¡ (1322) (P. Girolamo Golubovich , O. F. M. , Biblio-
teca Bio-Bibliografica della Terra Santa e dell'Orienle Francescano, III, Quaracchi (Fi-
renze), 1919 , pp. 246-282) .


1




162 S. GARCÍAS P A L O U


Ramón Llull designa a la s i tuación religiosa creada en el Or ien te
cr is t iano, con los t é rminos * scliismata» y *cismes>; y a los cr is t ianos
per tenec ien tes a aque l las iglesias, separadas de Roma, los l l ama
«schismatici», tseparati*¡ «sequestrali» y «.sectae».


No deja de ser ex t raño que use estos vocablos , p rec i samen te , en
aquel los t ra tados escri tos después de su p r imer viaje al Or ien te cris-
t i ano , que debe fijarse en t re los años 1279-1283;- y no en las obras
p receden tes .


En 1292 (!*), en «lo passaljc» (Quomodo Terra Sancta recuperan
potest. = Tractatus de modo convertendi infideles) p ropon ía a Nicolás
IV (1288-1292) la fusión de dis t intas Ordenes mil i tares en la Orden
del Santo Espí r i tu , en t re cuyas finalidades asignaba la de que a lgunos
de sus m i e m b r o s , compe ten tes en teología y filosofía, después de ha-
ber ap rend ido las lenguas que hab laban los pueb los d is identes , se
entregasen a la labor de unir los cismáticos a los católicos y a destruir
sus cismas.3


En 1294 escribía su Liber de quinqué sapientibus, y en el pró logo
sugería la ce lebrac ión de u n conci l io p e r m a n e n t e o cont rovers ia ge-
n e r a l , 1 con la par t i c ipac ión de teólogos de las dist intas iglesias cris-
t i anas , r eun idos con el propós i to de discut i r sobre los cismas y sobre
las discrepancias creadas en el seno del Cristianismo,6 hasta conseguir
la un ión en la fe catól ica de todos los fieles cr is t ianos de las diversas
lenguas y c l i m a s . 0 En un pasaje de Arbre de Sciencia (1295-1296),


2 SALVADOR CALMES, Vicilges de llamón Llull, La Páranla Cristiana, III, Barcelo-
na, 1928 , pp . 205-210 . - Dinamisme de Ramón Llull, Mallorca, 1935, p. 20 .


n Ed. Taqueline Rambaud-Buhot , B. Mag. Raimundi Lulli Opera Latina, I I I ,
Mallorca, 1954, 96 .


4 S . GARCÍAS PALOU, Un concilio permanente..., Ecclesia. año X I X , n. 9 4 7 , s ep -
t iembre, 1959, págs. (265-266) = 13-1-*.


5 Con esta expresión ('el discordiis chrislianue Fidei>) pudo no referirse, precisa-
m e n t e , al cisma, sino a las herejías de su siglo: a los cataros, albigenses etc. Trata de
los primeros ya en 1270 (?), en su Libre de Contemplado en Déu, cap. 316 , Obres de
Ramón Lull , VIII, Mallorca, 1914 , p. 22 , n. 25 .


0 « D o m i n e . . . scires tu , q u o m o d o Latini possent uniri et concordan c u m alus
cliristianis in hoc , quod creJunt de üeoí 1 qui diseordant ab cis: (sicut sunt Graeci,
Nestorini et Jacobini) qui respondit dicens: quod concordantia el unió lat inorum cum
illis posset fieri, si insimul disputaren! nomines sapientes , qui cognoscerent errores,
per quos ab invicem sunt separati et discordes, ita quod illi errores fierent vani , et in
perpetuum cassarentur, et sic Christiani essent invicem concordes et uniti in verita-
t e . . . ; posset en im esse, quod isla nostra disputarlo in tantum exaltaret ánimos nostro-


2




E L B E A T O R A M Ó N L L U L L Y L A S C O N T R O V E R S I A S T E O L Ó G I C A S 163


donde analiza dis t intos aspectos de la infalibil idad pontif ic ia , 7 ad-
vierte que esta prerrogat iva papal encarna la virtud de destruir los
cismas c r i s t i anos . 8 En el t ra tado Disputado jidei el intellectus (1303).
no sólo se l amen ta , como c reyen te , de los cismas abier tos en medio
del Cr is t ian ismo, sino que los deplora , a la vez, como l iombre de su
siglo, gran a m a n t e de la un idad med ieva l : 9 y l lama a los cr is t ianos
que vivían en ellos, cismáticos, separados y falsarios.'0 En el Liber de
fine (1305), con mot ivo de escribir una breve in t roducc ión a los tres
capí tulos que consagra al es tudio y refutación del error capital de los
griegos, nestorianos y jacobilas, designa a los dist intos grupos cismá-
ticos con el n o m b r e de sectas.11 F i n a l m e n t e , en el Liber de acr/uisi-
lione Tenue Sanclae (1309), además de t ra tar de los mahometanos,
tártaros, judíos y herejes, se refiere al cisma (schisma). y expresa qué
grupos cr is t ianos , p r inc ipa lmen te , lo c o n s t i t u í a n . 1 2


De esta breve enumerac ión de los escritos del Rto. Llull poster iores
a su viaje por el Or ien te cr i s t iano, en los que formula v refuta los
errores p r imar ios de los cr is t ianos separados de Roma, se deduce ,
c l a r a m e n t e , que además del p rob lema religioso creado por los maho-
metanos, tártaros, judíos y herejes, conoció o t ro , que l lama cisma.
sostenido por unos grupos cr is t ianos , que designa con el n o m b r e de


ruin Magnatum el Superiorum, quod ordinarent, quod fieret generalis dísputatio super
schÍ8matíbus et discordiis Christiane Fidei, quae tamdiu durarct, doñee in Fide Ca-
tholica esset facía unió per universum m u n d u m ex ómnibus fidelibus Christianis qua-
r u m e u m q u e l inguarum» (De,prologo, ed. Salzingcr, II, Moguntiae, 1722 , f o l . 2 , col . 1.").


7 S. GARCÍAS PALOU, PBRO. , La infalibilidad pontificia en < Arbre de Sciencia> del
Reato Ramón Llull (RET, I V , Madrid, 1944, 229-255) .


8 c . c ab la sua fe lo Papa . . . encara deu destroir los cismes sembrades en los
crestians desvíate a la fe crest ianai (Del Arbre Apostolical, I : de les rayls del Arbre
Apostolical, ed . Obres de Ramón Lull , X I I , Mallorca, 1923 , p. 6, n. 4 ) .


* t i l a Fides mea sóror!, non tantum tu debes llere, sed ego , qui v ideo tot sebis-
mata et errores, et tot infideles, propter quos Ecclesia est in magno periculo, ne ab cis
opprimatur» (Pars V , ed. Salzinger, I V , Mogunt iae , 1729, fol. 26, n. 40) .


1 0 « . . . in Fide Christianorum sunt multi sebismatici , sicut Graeci. Jacobini , Nes -
torini, Blanqui , Russi et bujusmodi sequestrati , et quil ibet istorum eredit se mel ius
esse in veritatc quam Lat ini . . . : unde sequitur, quod vera Catbolica Fides per me
posset agere contra tales falsidicos ebristianos existentes in errore...> (Pars I , ed. c i t . ,
tom. c i t . , fol. 6, col. 1.", n. 14).


" «Sebismatici plures sectas babent , sed schisma in tribus máxime consist i l . . .»
(D. I , p. I V , ed. Pa lmae Balear. , 1665, p. 27) .


1 2 «Schisma máx ime consistit per graecos, nestorianos et et iam jacobinos>
(D. I I , p . 5.", ed. Longpré, Criterion, Barcelona, 1927, p. 275) .


3




164 S . GARCÍAS P A L O U


cismáticos, cuya re lac ión con el p rob lema or iental í n t eg ramen te con-
s iderado , definida por Ramón Llul l , e x p o n d r e m o s más a d e l a n t e . 1 8


Llama v ivamente la a t enc ión que en el Líber de Sancto Spiritu,
compues to , a nues t ro ju ic io , no con mot ivo del II conci l io de L y o n ,
en el que se pac tó la u n i ó n con los g r i egos , 1 1 s ino en 1 2 8 2 , 1 6 no use ,
ni una sola vez, la pa l ab ra cisma, ni l l ame cismáticos a los griegos, a
pesar de que en sus páginas refuta el e r ror más carac ter í s t ico , profe-
sado por el los, a los que n o m b r a r e p e t i d a m e n t e . 1 6


Ramón Llul l no es un teor izan te de la teología del c isma. Es an te
todo , un mis ionólogo , e m p e ñ a d o en formular soluciones al p rob l ema
de la escisión or ien ta l , para b r indar las , luego , a la cons iderac ión ,
p r i n c i p a l m e n t e , de la Sede R o m a n a . Por tales mot ivos , no so rp rende
que en n i n g u n o de sus escri tos , defina c ient í f icamente en qué consis-
te el cisma, ni qué son los cismáticos. Sin e m b a r g o , su concep to p u e d e
deduci rse m u y fáci lmente de los pasajes de sus obras , ded icados a la
exposic ión o i m p u g n a c i ó n de los errores teológicos , sostenidos por
aquél los , o al p l an t eamien to de los p roced imien tos que p u d i e r a n ut i -
lizarse para lograr la ex t inc ión del cisma or ien ta l .


En el pró logo del Liber de quinqué sapientibus, po r e jemplo , ex-
presa que a la profesión de unos errores por unos grupos cr is t ianos
(ent re los cuales es taban los griegos, nes tor ianos y jacobitas) se debía
que no vivieran unidos en la Fe católica con los latinos, y que
en t re éstos y aquél los exist iesen d i s co rdanc i a s . 1 7 Al mismo t i e m p o ,


1 3 S. GARCÍAS PALOU, Cisma y problema oriental. Ecclcs ia , año X I X , n. 9 4 2 ,
agosto, 1959 , págs. (127-128) - 15-16.


1 4 HEFELE-LECLEHCQ, Histoire des Concites, V I , p. I , Paris, 1914, págs. 173 ss. —
F. VERNET, Lyon (He Concite oecuménique), D T C , I, p . I, Paris, 1926 , col . 1378 ss.


1 5 S. GARCÍAS PALOU, El <Liber Sánelo Spiritu* de Ramón Llull, ¿fué escrito con
motivo de la celebración del II concilio de Lyon!', Estudios Lul ianos , I I I , 1959 , 60-70 .


1 6 El argumento y contextura del tratado se basan en las s iguientes l íneas del
prólogo: t Dixit Saracenus: Domini, sum ultramarinas et Saraccnus, veni ad Constanli-
nopolilanam civitatem, ut fierem dirislianus, et crederem in Legem graecorum; cum vero
fui in ecelesia, vidi unum lalinum el graecum disputantes supra Artículos suarum
Legum, et sic me posuerunl in dubio; el ideo voló iré Romam, ut sciam veritatem an
Persona Sancti Spiritus proceda! a Paire et Filio, vel an sic sil, velut Graecus dixit, qui
negavit, quod Sanctus Spiritus proceda! ti Filio, el dixit, quod Sanclus Spiritus procedat
a Paire tanlum: el propter hoc, dixit Saracenus, non esl mihi voluntas recipere Baptis-
mum, quousque mihi delur cerliludo liorum Arliculoruim (De prologo, ed. Salzinger,
I I , Mogunt iae , 1722 , fols. 1 y 2) .


" Léase el texto correspondiente a la nota n ú m . 6.


4




EL BEATO R A M Ó N L L U L L Y LAS CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 165


añadía que sería conven ien te que , de n u e v o , se unieran a la Santa
Iglesia R o m a n a . 1 " De lo cual se deduce que , en el concep to lu l iano
del c isma or ien ta l , se inc lu ía el de separación o desmembrac ión de la
Iglesia Catól ica .


Los c ismát icos eran verdaderos herejes, v el Bto. Llull los tenía
por ta les . P rec i samen te , vio, en la profesión de sus er rores , la causa
de la desun ión ; y creyó que . median te su refutación, podr ía lograrse
su r e to rno a la Iglesia C a t ó l i c a . 1 9


Sin e m b a r g o , en sus referencias descript ivas del cisma o en la ex-
posición de los er rores , sostenidos por aquel las iglesias d is identes , no
a lude s iquiera a la no t a caracter ís t ica del cisma, que es la insumis ión
a la Sede Romana ; a u n q u e b ien es verdad que se encier ra en el con-
cepto de desunión tan c l a ramen te formulado en sus escritos re la t ivos
al c i s m a , 2 0 lo mi smo que se inc luye en el sent ido de los t é rminos con
que expresa la conven ienc ia de laborar para la consecuc ión de su re-
torno a la Iglesia ca tó l i ca . 2 1


C i e r t a m e n t e , no faltan teólogos coetáneos del Bto. Llull que de-
finieron, con toda prec i s ión , el cisma. Sto. Tomás de A q u i n o , por
e jemplo, expresaba que es la separación e spon tánea e i n t enc ionada
de la u n i d a d de la Iglesia de aquel los cris t ianos que rehusan someter -
se a la autor idad del Papa y comunica rse con los miembros de la


1 8 «Multum ctiam expedit quod greci ct alii sebismatici reuniantur ecelesie sa-
crosante quod (ieri poterit disputando per auetoritates et rationes necessarias quibus
per dei gratiam eeclesia latina suffieienter ahundat» (Petitio Raymundi pro conversione
infidelium ad Bonifatium VIII, Ms. Paris. Nal . Lat. 15450, fol. 543 , r.).


«Conveniret e t iam, quod Eeclesia recuperare! schismaticos, et illos sibi uniret,
quos potest recuperare cum disputatione mostrando veritatem et quod illi sunt in
errore, et Latini in veri tate . . .» (Petitio Raymundi ad Coelestinum V, ed. Salzinger, II,
Moguntiae, 1 7 2 2 , fol. 50 , col . 2 . ' ) .


1 9 « . . .unió lat inorum cum ipsis (se reliere a los griegos, nestorianos y jacobitas)
posset fieri, si ins imul disputarent bomines sapientes , qui cognoscerent errores, per
quos ab inv icem sunt separad. . .» (Liber de quinqué sapientibus. De prologo, ed. c i t . ,
t om. c i t . , fol. 2 , col . 1.*).


s o El Bto . Llull no escribe un tratado teológico en el cual tenga que explicar, en
términos teológica y jurídicamente precisos, lo que se ent iende por cisma. Se refiere,
concretamente , al cisma oriental; v de los conceptos expresados por él , con dicho mot i -
vo , en escritos de carácter mis ionológico-apologél ico , puede deducirse su noción de
cisma.


2 1 Léanse los dos textos correspondientes a la nota n ú m . 18.


5




166 S . G A R C Í A S P A L O U


Iglesia. 1 ' ' El Doc to r Seráfico, bajo otro respec to , al p roponer se fijar
las notas diferenciales de la herejía y del cisma, enseña que éste
const i tuye una falta cont ra las cos tumbres y el v ínculo de la car idad,
v aquél la contra la Fe . 2 - 1 Pero una es la finalidad y natura leza de los
t ra tados de estos teólogos y otra muy diversa la de los escri tos del
Bto. Llul l .


El doc tor mal lo rqu ín no expresa , con té rminos tan mat izados
como los del Angél ico o los del doc tor Seráfico, la pecul ia r idad del
c isma. Pero mues t ra , suf ic ien temente , la de smembrac ión cismática
como un esqueje o r o m p i m i e n t o de la un idad de la Iglesia. Y si estu-
dia y fustiga los errores pr imar ios aceptados por ellos, es po rque veía
en su profesión la verdadera causa del c i s m a . 2 1


En el caso de una confusión de concep tos , ésta se daría respecto
de la herejía y del cisma. Pe ro , p rec i samen te , es la que resul ta in-
compat ib le con el pensamien to lu l iano . El Beato Llull d is t inguía ,
c l a r amen te , a los s imples herejes y cismáticos. En el Liber de acquisi-
lionr Terror Sanctae dedica la parte cuarta de la dis t inción II a los
p r imeros , y la parle quinta a los ú l t imos . En aquél la re t ra ta , perfecta-
m e n t e , a lo,v cataros y albigcnses,2[' par t idar ios del dua l i smo y de la
oposición en t re los dos p r inc ip ios del b ien y del ma l , y enemigos de
los sac ramentos cr is t ianos, en especial del ma t r imon io ; 2 1 5 a qu ienes
se había refer ido ya. a l rededor del ano 1270, en su Libre de contem-
plado en Den. para reflejar su doc t r ina dua l í s t i ca . 2 7 En cambio , la


2, 2ae , q. 39, u r t . 1.
2 3 Tu IV Sen l . , (I. 13, exposit . lextus , dub. 4.
-' Léase el texto correspondiente a la nota ni ím. 6.
2 1 La parte IV empieza con estos términos: 'Haeretici sunt homines grossi; ipsi


sic existentes reputan! se subtiles, sed non habent auxilium a sapientia...' (ed. c i t . ,
pág. 274) .


cAliqui haeretici dir imí quod est unus Dcus bonus et alius malus , et quod bonus
causal bona e l malus mala . . . Haeretici máx ime repugnan! contra septem sacramenta,
quae sunt signa divinac ordinationis et divinae bonita l i s , magnitudinis , e tc . ; et sic
recurrendum est ad actus divinarum rationum ipsarum, ut patet in Eucbarist ia . . . ; et
sicut diximus de Eucharistia, potest dici de matr imonio , etc.» (Ed. cit . , págs. 274-75) .


2 0 H. Li.oitcA, S. .1., Manual de Historia Eclesiástica, Barcelona, 1942 , p . 414-410 .
2 7 A los calaros aludía cuando escribió que '...los eretjes... dien e afermen que ii


deus son, son contraris ais vostres honraments divináis: car enaxí rom los sarrains rie-
guen vostra sancta passiá per entenció d'onrar vos/ra humanitat, en axí los eretges dien
que es i den mal qui lia creades les coses corporals, e assá dien per tal que a vos no sien


6




EL BEATO RAMÓN L L U L L Y LAB CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 167


parte V (dist . II) del c i tado Liber de acquisitione Terrae Sanctae2* ver-
sa sobre los cismático-griegos, nestorianos y jacobitas.


Es deci r , que los escri tos del Bto. Llull referentes al Or ien te
c r i s t iano-c ismát ico , más que revestir un carácter ne t amen te teológi-
co, son de índole mis ionológico-apologét ica . Al mísionólogo mal lor-
quín no podía in te resar le analizar el concepto teológico de cisma, ni
establecer comparac ión entre sus notas caracterís t icas y las del
concep to de herejía. Y, por lo que hace a nues t ro propósi to de des-
cr ibi r , en lo pos ible , la visión lul iana del cisma oriental, es suficiente
saber y pode r demost ra r que Ramón Llull no confundió los
concep tos de cisma y de herejía, y, además , que los c ismát icos ,
por el mot ivo de profesar errores dogmát icos , e ran , a la vez, au tén t i -
cos h e r e j e s . 2 9


Hicoldo de Montec roce , O. P., uno de los mis ioneros , a qu ienes
el Papa Bonifacio VIH —tal vez, a pesar de todo , a impulsos de las ins-
tancias del Beato L l u l l - 3 " confió, en 1296, la tarea de mis ionar en el


atribuydes les crea/tires corrompablesi (Lili. V, dist. X L , cap. 316. ed. Obres de Ramón
Lull, VIII, Mallorca, 1914, pág. 22 , m í m . 25) .


2 8 Empieza con estos términos: <Schisma máxime consistit per graecos, nestoria-
nos et etiam jacobinos.. (ed. cit . , piíg. 275) .


2 0 En el Liber de fine, por e jemplo , comienza el desarrollo de los caps. I, II y III
de la Parte IV, con la formulación del error primario, profesado, respect ivamente , por
los griegos, jacobitas v nestorianos. (Ed. cit . , págs. 28, 37 y 42) .


3 0 El l i to. Llull había presentado al Papa Celestino V su Liber de quinqué sapien-
tibus, acompañado de una Petitio, que contiene dos precisas referencias al problema
oriental.


<Conveniret, expresaba al P a p a , . . . quod Eeclesia recuperara schisrnaticos. et illas
sibi uniret, quos potest recuperare cuín disputatione mostrando veritatem. et quod illi
sunt in errare, et latini in veritate...*. « / / ir idem modus (añade después de haber indi-
cado un procedimiento misionológico para la conversión de los m a h o m e t a n o s ) posset
tencri cum schismaticis, et essel conveníais, quod illis dicerentur tam fortes rationes et
lam necessariae, cum quibus vincerentur omnes eorum objectiones et positiones, et quod
illi non possent solvere nostras objectiones nec destruere riostras positiones...» (Ed. c i t . ,
tom. c i t . , fol. 5 1 , col . 1") .


Uichos escritos, según consta (Petitio cit . , ed. cit . , fol. 5 1 , col 2.", al tinal) fueron
elevados al S u m o Pontífice en Ñapóles , donde residió ( 'des t ino V, desde el mes de
octubre de 1294 hasta la fecha de su abdicación, 13 de dic iembre del mismo año.
Debió ser en octubre o noviembre cuando el l i to. Llull utilizó su Liber de quinqué sa-
pientibus y su Petitio para dar a conocer sus provectos orientalistas a la Sede Romana
y para inducirla a apoyar o dirigir su realización.


Mas un Papa que se hallaba en el trance de renunciar a la tiara, no podía estudiar


7




168 S. GARCÍAS P A L O U


ron la atención debida el complejo y transccndenlal ís imo plan mis ionológieo-apologé-
tico concebido v trazado por el d inámico «procurador de los infieles». (Véase S. GARCÍAS
P A L O U , PURO., El Beato llamón Llull y la cuestión de la renunciabilidad de la Sede lio-
mana, AST, XVII, 1 9 4 4 , pp. 7 7 - 7 8 ) .


Bonifacio VIH fué elegido Papa en un conclave , reunido en el palacio real de
Ñapóles , el día 2 4 de dic iembre de 1 2 9 4 ; y fué coronado en la basílica de San Pedro,
en R o m a , el día 6 de enero de 1 2 9 5 (FI.KURV, Histoire eclésiastiijue, V , Paris, 1 8 4 3 , p .
( ) 3 2 ) . Mediaron escasos días entre la e lección y la coronación del nuevo Papa. Por lo
cual, resulta improbable tpjc el Bto. Llull presentara sus escritos al nuevo Papa en la
misma ciudad del Vesubio . Debió hacerlo en R o m a , poco t i empo después de las festi-
vidades de la coronación (Véase S. GARCÍAS PALOÜ, PURO. , art. c i t . , AST, totn. c i t . ,
pág. 8 0 ) .


La Petitio e levada a Bonifacio VIH no es idéntica a la que había presentado a su
antecesor; sino que son algo diversas de forma y de conceptos .


T a m b i é n en ella alude al problema del c i sma, e indica brevemente , una solución,
i Multum etiam e.xpedit, escribía, quod greci et alii schismatici reuniantur ecelesie sacro-
sunte, quod jieri poterit disputando per auctoritates et rationes neeessarias, quibus per
dei gratiam eeclesia latina sufjicienler abundat* (Ms. Paris. Nat . Lat. 1 5 . 4 5 0 , fol.
5 4 3 , r.).


3 1 Escribió una detallada descripción de algunos aspectos del cisma oriental en
su Liber peregrinacionis (Ed. Laurent, Peregrinationes Medii Aevi quatuor, Lipsiae,
1 8 6 4 , pp. 1 0 5 - 1 4 1 ) .


3 2 Oh. c i t . , ed. cit . , pág. 1 2 4 .


8


O r i e n t e , 9 1 escr ib iendo sobre los jacobitas, subraya su condic ión de
herejes, y n o , p r ec i s amen te , la de cismáticos. Y, sin embargo , no es
discut ible el concep to que se había formado de ellos, a juzgar por los
datos que aduce referentes a su organización re l ig iosa . 3 2 Lo cual
v iene a demos t ra r que aquel los or ienta l is tas medieva les , según fuese
una u otra la finalidad de sus escritos o de un pasaje d e t e r m i n a d o de
los mismos , se fijaban en su condic ión genér ica de herejes o en la es-
pecífica de c ismát icos . Es más : al pa rece r , u saban , i nd i s t i n t amen te ,
uno u otro t é rmino — cuando t ra taban del cisma o de los grupos de
crist ianos que lo const i tu ían — , p o r q u e la natura leza de sus escri tos
(más mis ionológicos que teológicos) no les exigía una t e rmino log ía ,
escogida con todo rigor teológico.


Los opúsculos o t ra tados lu l i anos , re la t ivos al Or ien te c i smát ico ,
son obra no de un teólogo sino de un mis ionólogo-apologis ta que usa
la misma te rminología que adopta ron otros mis ionólogos coetáneos
suyos; y, como ellos, por el mot ivo expresado , cen t ra sus páginas en
los errores teológicos , profesados por los c ismát icos , más que en su
obs t inada insumis ión y desobedienc ia a la Sede R o m a n a . 3 8




EL BEATO RAMÓN L L U L L Y LAS CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 169


Además , preciso es declarar que la descr ipción lu l iana del cisma
no es r ica de datos de orden geográfico, l i túrgico, j e rá rqu ico , pol í t ico ,
e t c . 3 1 Bajo este respec to , la aventajan en mucho algunos Itineraria y
Peregrinationes escri tos en el siglo XIII . a r >


8 3 tjacobite, narra Fr. Simún de S i m e ó n , . . . credunt et affirmant, quod in Christo
non est nisi una voluntas, quod probant per illud evangelium, tmea voluntas non est
mea, sed ejus qui missil m o . . . ; qui, quamvis in multis erren! ceremoniis quond ritum,
quem nunc tenet eeclesia romana, tamen in alus articulis Jidei essentialibus ab hiis mi-
níate errant, sed bene credunt, prout ipsi nobiscum disputantes publice et prívale confessi
sunt: inter quos et grecos, sed et Ínter nos, de produclione Spiritus Sancti semper est
controversia...! (Itinerarium Symonis Semeonis et Hugonis Illuminatoris, ed. Golubo-
vielí, oh . c i t . , III, (,)uaracelii, 1919, pág. 259). Este itinerario data de los años
1.122-1324.


El va citado Ricoldo de Monteeroce conoció un monasterio de monjes jacobitas,
situado tsupra fluvium puradissi*, en el cual tenía su sede el patriarca de los mismos
jacobitas. En dicho monasterio , l lamado de San Mateo vivían 300 monjes therelici
dicentes in Christo esse imam substantiam, imam naluram, imam voluntulem el imam
operationem» (oh. c i t . , cap. XVII , De Jacobinís, ed. cit . , pág. 124). Al referirse a los
nestorianos, los l lama herejes, y expresa que tipsi omnes dicunl Christum esse unum
seiax etdúo acuuin , quod secundum Nestorium, qui fuit grecas, sonat una persona et
dúo supposila» (ob. c i t . , cap. XX, De Nestorinis, ed . c i t . , pág. 127).


3 4 Al contrario de Burcardo de Monte Sión, Ricoldo de Monte Croee, S imón
de S imeón , Hugo I luminador etc . , el Bto. Llull en sus escritos orientalistas no se pro-
pone describir el Oriente c ismático . Aquéllos escribían unas crónicas, itinerarios o
¿descripciones». lil mis ionólogo y apologista mallorquín c o m p o n e unos tratados teolú-
gico-apologéticos para uso de los misioneros entre c ismáticos . Aquéllos ael l iaban de
cronistas. El Beato Llull de metodólogo-apologista .


3 1 Dichos itinerarios, descripciones, peregrinaciones encierran, a veces, datos de
gran valor para el exacto conoc imiento de aspectos muy importantes de la villa reli-
giosa de los c ismáticos , clero y pueblo .


Por Burcardo de Monte Sión, por ejemplo , sabemos que la jerarquía nestoriana
era idéntica a l a romana (arzobispos, obispos, abades etc.) (Descriptio Terrae Sanctae,
ed. c i t . , pág. 91) . Le causó tal impresión la amplitud del dominio espiritual de su su-
premo jerarca, que la rellejó expresando que su ilaselich est apud eos loco papae, et
inteltexi pro cerlo, quod ejus jurisdictio in Oriente mullo latius extenditur, quam se ex-
tendil eeclesia tota occidentalis» (Ob. c i t , ed. cit., pág. 91) . Respecto del pueblo nesto-
riano y jacobita , escribe que era sencil lo y devoto , y que, en realidad, no era un pue-
blo hereje, sino que su heterodoxia consistía en usar una terminología propia de unos
verdaderos herejes (ob. cit. pág. 91) .


Ricoldo de Monteeroce pondera la vida de abstinencia y oración que l levaban los
monjes jacobitas del monasterio de San Mateo (Liberperegrinationis, cap. XVII, De


jacobinis, ed. c i t . , pág. 124) .
Fray S imón de S imeón y Hugo Iluminador relieren que los clérigos jacobilas ti lda-


ban de infieles a los clérigos griegos uninime corpas domini confidentes, pro eo quod in


9




170 S . G A R C Í A S P A L O U


Tales descr ipc iones no r e spond ían a los propósi tos del Bto. Llul l ,
a qu ien , según se deduce del es tudio de sus escritos or ienta l i s tas , in-
teresaba , sobre todo , conocer el nudo crucial del c isma y formular
el p roced imien to para conseguir el re torno de aquel los cr is t ianos a la
un idad de la Iglesia . 3 "


ferméntate confíciunt; unde in altari, quo celebrat grecus, raro vel nunquam celebrabit
jacobita, quousque fueril altare reeonciliatum sive consecratum. El eurum sacerdotes
sicut grecorum ornnes sunt uxorati, monadas exceplis, qui secundum regulam Heati
Macharii vivunt, qui morantur in deserto in magna nuillitudine arctam vitam et quasi
inhumanam drícenles...-» (Itinerarium, ed. cit. pág. 259) .


En los escritos orientalistas del Bto. Llull echamos de menos descripciones de uno
que otro aspecto del c isma, c o m o las (pie nos ofrecen los expresados misioneros y pe-
regrinos en sus crónicas respectivas. Una de las poquís imas referencias a acontec i -
mientos históricos del cisma o a las costumbres , religiosidad etc. de los c ismáticos se
lee en el Liber de Sancto Spiritu, que, c o m o hemos indicado, fué escrito, a nuestro
juicio, en 1282 . «.Latini, expresa, excedunt graecos in numero, et habent plures Princi-
pes et Praelatos, majorem potestalem, majorem libertalem, plures elencos, plures reli-
giosos et majorem scientiam, et danl plures eleemosynas: amplias, Latirá habent plures
religiosos, qui habent magis asperam et magis contemplativam vitam, quam graeci; et
cterici latinorum magis honorantur, quam clerici graecorum; et in quantum clerici lati-
norum non habent uxores, sunt magis dispositi ad divinum officium...-» (P. II, cap . IX,
ed. cit . , fols. 9 y 10) .


Otro de los escasos datos relativos al oriente c i smát ico , registrado por el Bto . Llull,
se refiere a Georgia. «Esdevenc se un dia, cuenta, que l'aposloli volc trarnetre sos mis-
satges en una Ierra que hom apella Jorgia, de la qual es senyor un rey crestiá; e l'apos-
toli trametia a aquel! rey que li líameles deis horneas religioses de sa térra per co que
mostrassen lur lenguatge e lurs lletres ais frates latiris e que aprenguessen latí, e que ab
los frares lutins retornassen en lur térra per preyenr la santa Je e doctrina de liorna*
(Libre de Blanquerna, l ib. IV, cap. 87 , ed. Obres de l l a m ó n Lull, IX, Mallorca, 1914 ,
p. 337-338) . V, a juzgar por los datos referidos en el cap. 80 (ed. cit., pág. 297 , n. 4 ) ,
dicho rey era c ismát ico . ¿Se trata de Demetr io II, que reinó durante los años
1272-1289, y a quien el Papa Nicolás IV, en el año últ imo de su reinado, dirigió
la carta Summi pastoris (11 de julio) por medio de la cual le anima a persevar en la
fe y a promover la unión de las iglesias? (Golubovich , ob. c i t . , 11. Ouaraechi , 1913,
pp. 441-442 , n. 145 y pág. 475 , not. 3 ) .


*" Basta la s imple lectura de las breves l íneas, escritas por el Blo. Llull c o m o
introducción a los tres capítulos (cap, 1, contra graecos; cap. II, contra jacobinos; cap.
III, contra nestorinos) del Liber de fine, para descubrir sus propósitos orientalistas.
«... contra istos, expresaba, fecimus unum librum, in quo errores eorurn declaruntur,
(alude al Liber de quinqué supienlibus), et quia noster modas credendi catholicus est, et
verus, ideo ad confundendum errores schismulicorum est bonus Ule liber, et sic de quodam
alio libro, quern fecimus intitúlalo, quid credere de Deo liorna debet; sed in libro isto (en
el Liber de jinej aliqua contra schismaticos volumus pertraclare» (P. IV, contra schis-
inaticos, ed. cit., págs. 27-28) .


10




EL T1EAT0 RAMÓN LLULL Y LAS CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 171


Expresa que el cristianismo disidente se hal laba in tegrado por
mul t i tud de sectas; y, sin embargo , no las enumera s i qu i e r a , 3 7 con-
ten tándose con referirse a tres de e l l a s . 3 S No ignoraba que los c ismá-
ticos abarcaban muchos grupos ; y, esto no obs tan te , los únicos que
nombra exp re samen te son los griegos, nestorianos, jacobitas, blancos,
rusos'19 y los ármenos.'0 De todos estos grupos , para el Bto. Llul l , los
tres p r imeros eran los que , p r i n c i p a l m e n t e , const i tu ían el c isma; ' 1 1 y
ent re los errores que profesaba cada uno de dichos tres grupos p r in -
c ipales , t res e ran , a su ju ic io , los capi tales: el de la Proces ión del
Espír i tu Sanio , de l Padre so lamen te , profesado por los griegos; el de
la exis tencia de una sola na tura leza en Jesucr is to , sostenido por los


«Sebismatici plures sectas habent , sed schisma in tribus máxime consistit , in
graeeis videliect neslorinis et et iam jaruhinis.. .» (Liber (le fine, d. 1. p. IV, ed. cit . ,
pág. 27) .


3 8 Burcardo de Monte Sión describe (1271-1281) la ciudad de Jerusalén, consti-
tuida en centro de atracción de lodo el Oriente crist iano. Después de mencionar a los
latinos, escribe: (Surtí ibi Syriani .. ilii christiani... sunt, sed Intima nullain /idem ser-
van!... Greci similiter christiani sunt, sed sebismatici... Ítem sunt ibi Armenii , Georgia-
ni, Nestoriani , Nuhiani , Jacobini, Ghaldei, Medi, Perse, Ethiopes , Egypli i et multe
gentes alie, (¡ue. sunt christiani» (Descriplio Terrae Sanclae, ed. cit. , págs. 88 y 89).


Sin embargo , si nos lijamos en el error capital de estos grupos c ismáticos , podría
quedar en pie, sin perder exactitud alguna, la visión luliana del Oriente cristiano:
«Sebismatici plures sectas habent, sed schisma in tribus máxime consistí!, in graeeis
videlicet, neslorinis el etiam jacobinis».


3 9 «Dixit intel lectus: In Fide christianorum sun multi sebismatici , sicut graeci,
jacobini , nestorini, blanqui , russi et hujusmodi sequestrati...» (Disputado fideí et intel-
lectus, p. I, ed. Salzinger, IV, Moguntiae , 1729, fol. 6, col. 1.*, núm. 14).


4 0 Liber de acquisitione Terrae Sanclae, d. 1, p. II, ed. cit. pág. 268
4 1 «Schisma m á x i m e consistit per graccos, nestorianos et et iam jacobinos» (Liber


de acquisitione Terrae Sanclae, d, II, p . V, ed. c i t . , pág, 275).
N o puede sorprender que el Bto. Llull resumiera el cisma en los tres expresados


grupos, porque de parigual manera se bacía en documentos de la Sede Romana, As!
Inocenc io IV, en 12-to, dirigía una carta apostólica a Fray Lorenzo de Orta, procla-
mándole Legado Apostólico en el Oriente, con estos términos: «...te ad parles trans-
marinas, tamquam pacis angelum, commisso tibi... super omnes Crúceos.., necnon super
Jacobitas, Maronitas el Nestorianos plenae legationis officio.,., duximus dirigenduno
(Golubovich , ob. cit. , II, rd. cit. , pág. 3 5 1 , n ú m . 73) .


D u r a n l e s u viaje por el Oriente, pudo comprobar que los griegos se hallaban es-
parcidos por Grecia, Chipre, norte de Egipto v por toda la Siria: que había nestorianos
en Georgia, Egipto y Siria; y, f inalmente, que los monolisitas poblaban todo el Egipto
(coptos dis identes) , norte de Siria (sirio-jacobitas), la Armenia (Armenio-gregorianos)
y la Etiopía (Abisinios dis identes) . Por lo cual, no es extraño que sacara la convicc ión
de que dichos tres grupos cismáticos consti tuían, práct icamente , el cisma.


I I




172 S . G A R C Í A S P A L O U


jacobi tas , y el de la admis ión de dos Personas en el mismo Cris to ,
abrazado por los n e s t o r i a n o s . 4 2


No a lude s iquiera a otros er rores . .Ninguna referencia a la cuest ión
del pan ázimo y f e rmen tado . 4 : 1 a la de la 'EiíÍxXtjois euca r í s t i ca , 4 4


ni a la del pu rga to r io . . . 4 ' '
Todos estos temas —que Ramón Llull no podía desconocer , por


razón de su estancia ent re cismáticos— eran muy secundar ios con re-
lación al concep to que él se había formado del cisma.


Cierto que no pudo a ludir s iquiera a la controvers ia acerca de la
'ETuxATjatc, por la sencil la razón de que se p romovió medio siglo des-
pués de su muer t e (1315?); si b ien es verdad que , du ran t e los siglos
Xll y XIII, no faltó qu ien favoreciera la op in ión af i rmat iva . 4 G Con
todo , con razón, es t en ido por au tor de la misma Nicolás Cabasilas
( f 1371 ) . 4 7


El ma l lo rqu ín escribe sobre el cisma griego en su Liber de Sánelo
Spiritu (1282?), compues to thoc ad investigandum, utrum Sane tus
Spiritusprocedaí solum a Paire, sen a Patre et Filio* en el Liber


4 2 Al proponerse formular, brev í s imamenle , en el Líber de acquisitione Terrae
Sanclae, la heterodoxia de los griegos, nestorianos y jacobitas — los cuales , según el
Bto . Llull, significaban todo el cisma— no enumera sino dichos tres errores: <Graeci
dicunt quod Spiritus Sánelas non procedí! afilio, sed tantum modo a Patre... Nesto-
riani dicunt quod in Christo sunt duae personas, videlicet persona divina et persona
humana... Jacobirv dicunt quod in Christo est una natura et non plures, una voluntas et
non plures et sic de aliis...» (d. I I , p. V . " , ed . cit. , pág. 2 7 5 ) .


El sent ido de dicha parte quinta del mis ionológico tratado lul iano es el s iguiente:
El c i sma, práct icamente , radica en los griegos, nestorianos y jacobitas; y , también ,
práct icamente , lo que los const i tuye c ismáticos , es el error de los primeros sobre la
Procesión del Espíritu Santo; el de los segundos acerca de la duplicidad de Persona en
Cto. y el de los ú l t imos tocante a la unicidad de naturaleza del m i s m o Jesucristo.


4 3 T u . SPÁCIL, S. J . , Doctrina theologica orientis separad de SS. Eucharistia,
Orientaba Christiana, 1 , R o m a e , 1 9 2 8 , n. 4 8 ; I I , R o m a e , 1 9 3 9 , 1 5 3 ss .


4 4 S. SALAVJLLR, A. A., Epliclése eucharistique, D T C , V , 1 9 1 3 , 1 9 4 ss.
4 5 M. GORDILLO, S. J., Compendium Theologiae Orientalis, R o m a e , 1 9 3 9 , 1 8 4 ss.
4 6 Suelen citarse c o m o tales: Teodoro , obispo de Andia (s. X I I I ) (A. Mai, Patrum


nova biblioteca, V I , R o m a e , 1 8 5 3 , 5 7 2 ) , y Teodoro Melit ionita (-J- 1 3 6 1 ) en su Ethicon
(P. G . , 1 5 9 , 9 5 3 ) , a pesar de que el P. Jugie lo juzga exento de error. (Theologia dog-
mática christianorum orientalium ab Eeclesia Calholicu dissidentium, I I I , Parisiis,
1 9 3 0 , 2 8 2 - 2 8 4 ) .


4 7 N o sólo sostiene la necesidad de la 'ErcixAiíjais para la consagración, sino
que rechaza expresamente el sentir de los católicos en su obra Sacrae Liturgiae expo-
sitio, cap. 2 7 (P . G , 1 5 0 , 4 2 5 ) y cap. 2 9 (P. G . , 1 5 0 , 4 2 8 ) .


12




E L B E A T O R A M Ó N L U L L Y L A S C O N T R O V E R S I A S T E O L Ó G I C A S 173


de quinqué sapientibus (1294). en cuya p r imera par te , tras formular
las tesis t r in i tar ias aceptadas por la t inos y griegos, tvoluit probare,
quod Spiritus Sanctus proceda! a Filio»;1' en el Liber de fine (1305).
después de expresar que los griegos niegan que el Espír i tu Santo pro-
ceda del Hijo, se p ropuso «daré niodum, per queni in graeco si Hílen-
les, confundere valeant ipsos gracos*60 y, finalmente, en el Liber de
acquisitione Terrae Sanctae (1309), donde , b rev í s imamente , a cont i -
nuac ión de, habe r formulado la tesis cismático-griega acerca de la
Proces ión del Esp í r i tu San to , indica el método apologét ico que debe-
ría seguirse para su r e fu tac ión . 6 1


Foc io , en sus escritos <Epístola encyclica ad archiepiscopales t¡tro-
nos per Orientan obtinentes»«Liber de Spiritus Sancti Mystago-
gia»ñs y «Epístola ad Metrópolita/n Aquileiae»,54 impugna ab ie r t amen-
te la tesis catól ica acerca de la Procesión del Espír i tu Santo y, además ,
la in te rca lac ión del «Fi Hoque» en el s ímbolo de la Fe . Pero no niega,
c l a ramen te , la Pr imac ía universal de la Sede R o m a n a . 6 6


Sin e m b a r g o , el siglo XI or iental sacó las consecuencias más o
m e n o s lógicas , al recoger los frutos de los a taques , dirigidos po r Focio
cont ra el Pontif icado Romano , y negó su au tor idad pr imar ia y un i -
v e r s a l . 6 6


Es v e r d a d e r a m e n t e ex t raño que el Bto. Llu l l , de cuya r o m a n i d a d
no cabe duda r en lo más m í n i m o , 6 7 en sus escritos referentes a los
griegos —y lo mi smo en aquél los donde trata de los nes tor ianos y de
los j a c o b i t a s - no a luda para nada al error de la teología c ismát ico-
griega sobre la d ign idad del Papa , ni t ra te de refutar lo .


4 8 De prologo, ed. cit. , I I , fol. 2 , col. 1."
4 9 Ed. cit. I I , fol. 4 , col . 1."
5 0 D . I . ' , p. I V , cap . I , ed. cit. , pág. 28 .
" D . I I , p . V . , ed . c i t . , pág. 275 .
M P . G . , 102 , 721 ss.
" P . G . , 102 , 279 .
5 4 P . G . , 102 , 7 9 3 ss.
3 5 Existen algunas dudas acerca de la genuidad e integridad del opúsculo , t itu-


lado Contra veteris Romae asseclas P. G . , 102 , 392-397 (L. Lohn , S. J., Doctrina grae-
co-russorum de Processione Spiritus Sancti (Ad usum privatum auditoruní, R o m a e ,
1933 , pág. 12 , n ú m . 18) .


5 9 GORDILLO, o b . cit. , pág. 46 .
5 7 S. GARCÍAS PAI-OU, PBRO. , El Primado Romano en los escritos del beato Ramón


Llull, (RET, I I , Madrid, 1942 , 521-546) .


13




174 S. GARCÍAS P A L O U


El , que en el Libre de Blanquerna escribía tan bellas y encend idas
paginas sobre la misión del Sumo Pontificado™ y en Arbre de Sciencia
exponía una clara, sólida y precisa doc t r ina sobre la infalibilidad
pontificia™ y most raba al Papa como al deposi tar io de la mis ión evan-
gehzadora del m u n d o , 6 " se abs tuvo , inc luso de la más impl íc i ta alusión
a la desobedienc ia de los griegos dis identes pa ra con la Sede Romana
y a la sup rema y universa l au to r idad que él le r econoc ía .


Esta omis ión , a p r imera vista inexp l i cab le , obedece a la visión
lu l iana del c isma. Ramón Llu l l , e l ec t ivamen te , según hemos expresado
antes , fijó la rea l idad y gravedad de la escisión en la profesión de los
tres errores dogmát icos de orden p r imar io , abrazados , r e spec t ivamen-
te , por griegos, nes tor ianos y jacobi tas . Estaba pe r suad ido —así se
deduce de la finalidad que pers iguen sus escri tos relat ivos a dicha
desmembrac ión cismática— de que la abjurac ión de dichos errores
por los d is identes , equivaldr ía al (in de la separac ión . De ahí que en los
expresados opúsculos y obras , compues tos para los mis ioneros a quie-
nes se confiaran labores de apos to lado en el Or ien te c i smát ico , se li-
mi te a formular pr inc ip ios y a desarrol lar razones para la refutación
de las que él juzgó las más capi tales tesis c i s m á t i c a s , 6 1 en t re las que
no inc luye la relat iva a la negación del P r imado R o m a n o .


, , f i I.ili. IV, cap. 79 ss . , cd. Obres de Ramón Lull, IX, Mallorca, 1914, págs.
289 ss.


5 0 S . GARCÍAS PALOU, Puno, La Injidibiliilad potidjíria en «libre de Sciencia» del
beato Ramón Llull, (HET, IV, Madrid, 1944, 229-255) .


t;" tAdvertat sanctitus vettra, sanctissime ¡ínter domine bonifaci, expresaba en su
instancia, elevada a Bonifacio VIH, ac vos reverendi domini cardinales quodt cum Deus
creaverit ¡tomines ut eum cognoscant, diligant et honorent et recolant in ehristianitute,
el cum infideles sint multo plures (¡uain christiani, qui a mundi principio usque nunc
persistentes in errore non cessanl descerniere ad penas perpetuas infernales, quantum
decet quod vos, sanctissime. paler qui per dei graliam priniatiim lenelis in populo chris-
tiano et vos, reverendi domini cardinales, aperirelis ecclesie sánete thesaurum ad procu-
randum qaod omnes qui verum dei rulliim ignoran!, ad verilatis lumen pervenianl ul
finem valeant assequi ad quem deus eos ex sua bonitate creavit... Cnnsideretis ergo,
sánete paler et vos venerandi domini cardinales, quo modo pie ceteris hominibus tene-
mini honorem dei el ecclesie utilitatem tolis viribus procurare, cum deus vos pre ceteris
honoraverit vos saos vicarios et gregis sui pastores constituens...» (I'elilio Raymundi pro
ronversione iiifideliiim (ad Bonifat ium VIH), (Ms. Paris. Nat . Lat. , 15 . 450 , fols. 54.3
r. y 543 v.)


'" A esto se reduce, práct icamente , su obra teológico-orientalista o apologótico-
orientalista, realizada en el Liber de Sánelo Spiritu, dedicado íntegramente al c isma


14




EL BEATO RAMÓN LLULL Y LAS CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 1 7 5


Es de todo p u n t o inverosímil que el doctor ma l lo rqu ín ignorara la
pos tura tomada por los griegos con relación a liorna. El recorr ió el
Or ien te d u r a n t e los años 1279-1282: por cuyo mot ivo , fué testigo
presencia l de la ac t i tud rebelde y rencorosa del clero y grandes del
Imper io . De ahí que , si dejó de señalar la negación del P r imado papal
ent re los er rores , a su mane ra de ver, más graves del c isma, se debe ,
p robab i l í s imamen te , al descubr imien to del verdadero espíri tu que
an imaba la conduc ta de los b izan t inos , la cual más que a una act i tud
de sen t ido religioso equival ía a una posición de índole pol í t ica .


Hay, en rea l idad, sobrados mot ivos para creer que la negación del
P r imado R o m a n o por los griegos encarnara más carác ter pol í t ico que
significación teológica. Es decir , que obedecía más que. a razones dog-
mát icas a mot ivos pol í t icos . Por lo cual , en este caso, hub ie ra sido
inú t i l , p r á c t i c a me n te , una disquisición teológica sobre la au tor idad
p a p a l . 0 2


griego; en el Liber de quinqué sapientibus, en cuyas partes 1, 11 v 111 trata, résped iva-
m e n t e del c isma griego, nestoriano v monolisita; v en los opúsculos Liber de fine y
Liber de acquisitione Terrae Sanclae, en los cuales formula el procedimiento de refu-
tación del respectivo error primario, sostenido por griegos, nestorianos v jacobitas.


°- La toma de Constantinopla por los cruzados dio ocasión a una serie de hechos
que , prec isamente , por su condición de humil lantes para los cristianos dis identes ,
encendieron su hostilidad contra Roma. Se encontraban con extranjeros establecidos
entre ellos y ocupando sus sedes episcopales. S e l e s obligaba —particularmente a los
clérigos, obispos y metropol i tanos de Siria, Palestina y, s ingularmente , de Chipre — a
prometer obediencia a su superior latino y al Papa. Sus nombres tenían que leerse en
los dípticos y resonar en las ceremonias litúrgicas.


tLa violencia, escribieron los griegos a Inocencio / / / ( 1 1 9 8 - 1 2 1 6 ) no conquistará a
nadie entre nosotros, lodos nos aprestamos a morir por Cristos (Jon. BAPTIST. COTKI.CHI,
Ecclesiae graecae monumento, 111 Lutetiae Parisiorum, 1686, pág. 516) .


La política conciliadora daba sus frutos. No, precisamente, las discusiones teológi-
cas, sobre el Primado Romano. V, si no se lograban más abundantes , era porque se
confundía de buena gana la causa de la ortodoxia con la causa nacional , (pie era causa
política.


Cuando, en 1204, se intentó por medio del Cardenal Pedro (Legado de la cuarta
Cruzada) imponer a los subditos griegos de príncipes latinos el reconomiento del Pri-
mado R o m a n o , en una reunión celebrada en Santa Sofía, el resultado fué lamentable .


Y es interesante observar que , cuando se congregaban latinos y griegos para tra-
tar de la unión de las dos Iglesias, no se discutía el tema del Primado romano. De
siete reuniones que celebraron, en 1234, dos franciscanos y dos dominicos , enviados
por Gregorio IX a Nicea , seis se dedicaron exc lus ivamente a la cuestión del «Filioque»
(Hefele-Leclerq, Ilistoire des Concites, VIII, Paris, 1872, 234-294) . Cfr. S. GAHCÍAS


1 5




176 S. GARCÍAS P A L O U


Por razones idént icas a las antes expresadas , el Bto. Llull cen t ra
todos sus escritos referentes a los nes tor ianos en el t ema de la u n i c i -
dad de Persona en C r i s t o ; 6 3 mien t ras que las páginas relat ivas a los
monoíisi tas t i enden todas a p roba r la falsedad de su tesis acerca de la
un ic idad de na tura leza en el mismo J e s u c r i s t o . 6 1


El Beato ma l lo rqu ín no m e n c i o n a , s iquiera a los coptos de Egip-
to,65 ni a los etíopes.66 Pero esto no significa un desconoc imien to o
una mut i l ac ión del cisma. El clasifica los grupos c i smát icos , no por
razón de su s i tuación geográfica, or igen his tór ico o r i to l i túrg ico , s ino
bajo la cons iderac ión de los errores dogmát icos profesados .


Cuando t ra ta de los nestorianos se refiere, sin d i s t inc ión de pue -
blos y reg iones , a todos los or ienta les que a f i rmaban la exis tencia de
dos personas en Jesucr is to ; de la misma mane ra que en t i ende por
jacobitas todos aquél los que ún i camen te admi t í an la exis tencia de una
sola na tu ra leza . Y, s iendo así que el error capi tal de los griegos con-
sistía en negar que el Espír i tu Santo p rocede del Padre y del Hijo; y,
por otra pa r t e , ellos cons t i tu ían el grupo más numeroso que profesaba
esta falsa tesis t r in i ta r ia (la cual hab ían sido los p r imeros en sos tener) ,
el Bto. Llull cons idera a los griegos como los más caracter izados re-
presen tan tes de la profesión de d icho error .


En r e s u m e n , pues , griegos, nes tor ianos y jacobitas i n t eg raban ,
para el Bto. Llul l , j u n t a m e n t e con a lgunos otros grupos clasificados
geográf icamente 6 7 —a los que apenas concede importancia— todo el
cisma o r i e n t a l . 6 8


PALOC, Omisión del tema del Primado romano en los tratados y opúsculos orientalistas
del beato Ramón Llull, Estudios Lulianos, 1, 1957, 245 ss.


6 3 Liber de quinqué sapientibus, p . III, ed. c i t . , fols. 24 as. —Liber de fine, d. I,
p. IV, cap. III, ed. c i t . , págs. 42 ss. — Liber de acquisitione Terrae sanclae, d. II. p. V ,
ed. c i t . , pág. 275 .


8 1 Liber de quinqué sapientibus, p. III, ed . c i t . , fols. 24 ss. — Liber de fine, d. I,
p. IV, cap. II, ed. c i t . , págs. 37 ss. — Liber de acquisitione Terrae sanctae, d. II, p. V,
ed. cit . , pág. 2 7 5 - 2 7 6 .


0 5 Eran monofisitas (Gordil lo, ol>. cit . , ed. cit . , pág. 259 .
0 0 Eran monofisitas, aunque de solo nombre , según advierte Jugie (ob. c i t . , pág.


543) , d ic tamen que coincide con el informe de Burcardo de Monte Sion, el cual , refi-
riéndose a los nestorianos, jacobitas y otros herejes (que en realidad eran tales, pues
profesaban el nestorianismo y el monof is i smo) , afirma que toda su heterodoxia consis-
tía en que «. . .o quibusdam hacretitis, quos Eeclesia damnat, vocabula tra.rerunt> (Des-
criptio Terrae Sanclae, ed. cit . , pág, 91) .


6 7 En el tratado Disputado fidei et intellectus menciona expresamente a los


16




EL BEATO RAMÓN L L U L L Y L A S CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 177


Esta divis ión del Or ien te c ismát ico , además de coincidi r con la
división conceb ida o expresada por otros orientalistas coetáneos del
Bto. L l u l l , 6 9 r e sponde a unas razones de orden h is tór ico .


El designa con el n o m b r e de jacobilas a todos los monofisi tas. ^
tal d e n o m i n a c i ó n , a u n q u e gene ra lmen te sólo suele apl icarse a los
cr is t ianos de Siria, pe r t enec ien tes al Pa t r ia rcado de Ant ioquía , cono-
cidos por Sir io-Jacobi tas , puede servir para todos los monofisi tas, si
se t i ene en cuen ta que , en el siglo VI, quien dirigió la p ropagac ión
del monofisismo por Siria, Mesopotamia , Eg ip to , Armenia y Abi-
sinia fué el monje Jacobo Baradai (y 578). Los monofisitas sirios reci -
bieron el n o m b r e de sirio-jacobitas y la iglesia nionofisita, i ndepen-
d ien te de la Iglesia Oficial, con sus jefes en Ant ioquía , al lado de los
jerarcas catól icos , se l lamó iglesia j a c o b i t a . 7 0 Por esta razón de orden
h i s tó r ico , no es inexacta la denominac ión de jacobi tas , apl icada a
todos los monofisi tas.


<blanqui¡ y a los trussi* (p . I, cil. cit. , fol. 6, col. 1.", n ú m . 14); y en el Liber de
adquisitione Terrae Sanclae a los ármenos juntamente con los priegos (<1. 1, p. II, ed.
c i t . , pág . 268 .


Los Manqui eran, a nuestro juicio, los albanos (albus = blanco) , que Fr. S imón
Semeonis describe en estos términos: «Albania est provincia ínter Sclavoniam el Roma-
niam, per se linguam babeas, quam nuper predictus rex Rassie scliismaticus sao domi-
nio subjugavit. Ipsi enim albanenses sebismatici sunt, grecorum utentes rita... tfltine-
rarium, ed. c i t . , pág. 252).


Los Russi, pr imariamente los meridionales , después del siglo XI se adhirieron al
cisma bizantino, consumado por Miguel Cerulario (Gordillo, ob. cit. , pág. 15) .


F ina lmente , en el año 1385, un fraile menor dálmata recogía el s iguiente dato
histórico relativo a la heterodoxia de los ármenos: <Item upud Theyam regni Persarum
maioris Armeniae, ubi quiescit arca Noe, generalmente fratre Petro (13S3-13S4), passus
est pro fide fraler Johannes Kador Armenus, praedicans Jesum duas habere naturas,
cujas oppositum tenent Armeni...» (GOI.UBOVICH, ob. cit., II, ed. c i t , pág. 62) .


6 8 Una prueba de la objet ividad y exactitud de la visión luliana del cisma orien-
tal la brinda el hecho de que hoy día, a la distancia de siete siglos, hay que formular
la división del Oriente cristiano en estos cuatro grandes grupos: nestorianos, monofis i-
tas, griegos-eslavos y catól icos . Han desaparecido aquellos pequeños grupos que el
Bto . Llull tuvo que conocer durante su viaje por aquellas tierras y a los que concedió
escasa importancia .


6 9 Burcardo de Montes ión en su Descriptio Terrae sanclae, y Ricoldo de Monte-
eroce , en su Liber peregrinationis.


7 0 Y esta denominac ión fué usada en los mismos documentos pontificios del
s iglo XIII. Inocencio IV enviaba, en 1246 , a Fr. Lorenzo de Orta c o m o Legado Apos-
tólico <super jacobitas* (Golubovich , ob. c i t . , II, ed. cit. pág. 351).


17




178 S . GARCÍAS P A L O U


Por otra pa r t e , geográf icamente h a b l a n d o , la concepc ión lul iana
del cisma or ienta l abarca ín t eg ramen te todo el or iente c i s m á t i c o . 7 1


Conclusión: Ramón Llull no teoriza an te el c isma or ien ta l , ni
en el es tudio de las cues t iones teológicas que p lan tea ra aquel la
desmembrac ión cr is t iana. Es , p r i n c i p a l m e n t e , un mis ionólogo , en t re -
gado a la búsqueda de los medios más eficaces para el re torno de los
c ismát icos a Roma. Los p r o p o n e , en férvidas ins tancias a la Sede Ro-
m a n a ; v supl ica , con e jemplar ins is tencia , a la curia papal que se
ap l iquen como remed io contra los males de la escis ión.


A la luz de estos pensamien tos —y no bajo otros criterios— deben
in terpre tarse los escri tos del doc tor ma l lo rqu ín referentes al c isma y ,
bajo la guía de aqué l los , hay que de l inear su personal idad or ienta l is ta .


Ramón Llul l es m u y él, en su siglo XIII; y lo es, de par igual ma-
nera , an t e el p r o b l e m a del cisma or ien ta l . Sus propós i tos y sus obras
son m u y suyos . Por lo cual , mos t ra r sus escri tos —tratados y opúscu-
los de controversia— como si fueran una Sunima de u n teólogo de
celda y cá tedra , equiva le , a desfigurar su genu ina pe r sona l idad y a
tergiversar el sen t ido y la significación de su labor un ionis ta .


Es el h o m b r e de las grandes concepc iones prác t icas , i l uminadas
por ráfagas —no po r jornadas— de luz de un genio especulador .


¡No recorr ió aquel los pueb los desmembrados de la Iglesia catól ica
corno s imple pe reg r ino , ni como teólogo. Sus escri tos relat ivos al
or iente c ismát ico no revis ten carác ter a lguno de c rónicas , ni t a m p o c o
reve lan el p ropós i to de anal izar los mat ices de los er rores , sos tenidos
por aquel los cr is t ianos d is identes , ni el de aver iguar sus re lac iones y
mot ivos h i s tó r icos . Un pe regr ino no p u d o habe r omi t ido u n crec ido
n ú m e r o de datos de fácil aver iguación y de in terés para el l a t ino , p re -
ocupado por la significación del esqueje or ien ta l . Un teólogo, a la
fuerza tenía que revest i r sus obras or iental ís t icas de una forma m u y
diversa de la índole que ofrecen los escritos lu l ianos .


7 1 Los seguidores de Focio ocupaban Grecia v Cipro, y, además , se bailaban es-
parcidos por el norte de Egipto v por toda la Siria. Los monofisitas quedaron estable-
cidos, de. fijo, en el norte de esta última región (sirio-jacobitas), en el norte de Meso-
potamia y Etiopía (abisinios disidentes) v se habían difundido por Egipto (coptos
disidentes), por la Armenia (armenio-gregorianos) v Persia. Los nestorianos, f inalmen-
te, habían fijado sus sedes en Egipto , Siria, Mesopotainia, Persia v Sur de la India
Cfr. HKISSI Mui.F.nr, Atlas zur Kirchengeschichte, III, A y I¡, T u b in gen , 1919. - Gordi-
llo, ob. cit . , 10 ss . ) .


18




EL BEATO R A M Ó N L L U L L Y L AS CONTROVERSIAS TEOLÓGICAS 179


El Bto. Llull es el mis ionólogo que se p r o p o n e conocer la real idad
objetiva del c isma, con el (in de poder dictar la fórmula del remedio
eficaz para su d i so luc ión . Acer tó , i nd i scu t ib l emen te , en señalar don-
de es taba y cuál era la raiz de la de smembrac ión . Supo dis t inguir
en t re lo capi ta l y lo accesor io . No se dejó guiar por las apar iencias ;
sino que ba i ló la un idad que se escondía bajo la diversidad geográ-
fica, n o m i n a l , r i tual y basta je rárquica de iglesias d is identes .


La omisión del tema relat ivo al P r imado Bomano mues t ra al Beato
Llul l como sagaz observador y gran conocedor del sent ido real y ver-
dadero d é l a pos tura adop tada por los griegos con relación a Roma.
No confundió una cuest ión pol í t ica con un p rob lema teológico.


Su es tancia en el Or ien te , en los instantes más crí t icos que señala
la historia de las re lac iones de Cons lan t inopla con Roma (127 '-1282),
tuvo que descubr i r le el auténs ico significado de los acon tec imien tos
que habían l lenado más de tres cuar tas partes de siglo; y, por tal
mot ivo , le fué posible aprec iar , con exac t i tud , hasta qué p u n t o debía
inc lu i rse la negación de la pr imacía papal en t re los errores cardinales
del c isma.


Ramón Llull no niega que el Or ien te profesara dicho error pon t i -
ficio. Sí, e m p e r o , sus escritos dedicados a refutar el fociano sobre el
Espír i tu San to , el nes to r iano y el j acobí t ico , revelan que le concedió
escasa t r a scendenc ia en el p r o p i o campo de los errores teológicos; o
que , por razón de las c i rcuns tanc ias , juzgó opor tuno omit i r toda refe-
renc ia al m i s m o .


Esta ú l t ima hipótesis se r educe , en ú l t imo t é rmino , a la p rece-
den te . Si la pos tura b izant ina con re lación a Roma const i tuía un
complejo in tegrado por un error dogmát ico y una posición pol í t ica,
no h a de ex t r aña r que Ramón Llull no la enumere ent re los errores
pr imar ios del c isma y que , además , presc inda de toda refutación,
mov ido de su c o n v e n c i m i e n t o de que tenía que cont r ibu i r a encende r
más todavía la pas ión pol í t ica .


La ac t i tud de Ramón Llull queda respaldada por los p rop ios he -
chos. El P r i m a d o Romano no era tema de discusión en las r eun iones
oficiales de la t inos y griegos, c o m o demues t ra , c l a r amen te , la historia
de la embajada de Gregorio IX a Nicea, en 1234.


Apar te de que nada exigía a Ramón Llull una definición teológica
del c isma, no es improbab le que la pecul ia r idad y complej idad de la
pos tura del clero griego con re lac ión a la Sede R o m a n a , hub iese in-


1 9




180 S . GARCÍAS P A L O U


fluido en dicha omis ión . Con todo , es incon t rover t ib le que lo q u e , en
rea l idad , const i tu ía la finalidad pr imar ia y única de nues t ro mis ionó-
logo medieva l , era el exac to conoc imien to del ve rdadero significado
de la de smembrac ión y la ap l icac ión de los medios más eficaces pa ra
el r e to rno a la un idad del Cr is t ian ismo. De todo lo cual se infiere
que las páginas or ienta l i s tas de Ramón Llull más que r icas de cues-
t iones teológicas lo son de temas mis ionológicos y apologét ieo-his tó-
r icos .


F i n a l m e n t e , d o c u m e n t o s coetáneos —lo mismo de orden
eclesiást ico q u e privado— confirman Ja precis ión t e rmino lóg ica de
las páginas or iental is tas escri tas por Ramón Llu l l , lo mi smo que la
objet ividad de su visión del c isma.


S . G A R C Í A S P A L O U , P B R O .


20




DOCTRINAS JURÍDICAS INTERNACIONALES DE
RAMÓN LLULL (*)


I I I


D E R E C H O DIPLOMÁTICO


Pese a que la exis tencia de las embajadas se remonta a la an t igüe-
d a d . 3 0 fué Venecia , en el siglo X I I I , el p r imer Estado que sint ió la ne-
cesidad de hacerse r ep resen ta r en el extranjero , no va con carácter
s imp lemen te ocasional , sino de modo estable; pero las represen tac io-
nes d ip lomát icas pe rmanen tes ' 1 1 aparec ieron en la práct ica usual de las
Munic ipa l idades italianas de la segunda mitad del siglo XV, y no se
hic ieron generales hasta dos siglos d e s p u é s . 3 2


Ramón Llull que , como veremos más ade lan te , conocía y tenía
en gran est ima las c iudades-es tados de la Italia medieva l , en las
que con taba con buenas y numerosas amis tades , en modo a lguno po-
día ignorar la u t i l idad, convenienc ia y hasta necesidad de las repre-


(*) Véase E S T U D I O S LULIANOS, II, 1958, 155-174.
3 0 M. CHARLES CALVO enseña que en turla la antigüedad, lo misino entre los pue-


blos amigos que entre los enemigos , existieron embajadores, heraldos portadores de
mensajes de príncipe a príncipe, de notificaciones de guerra, de proposiciones de paz
o arbitrajes, e tc . Las compl icadas relaciones entre los Estados griegos dieron lugar a
un intercambio muy activo de comunicac iones diplomáticas , generalmente para poner
fin a las disputas, a cuya cabeza colocaban un personaje de prestigio. Y en Roma, en
donde los extranjeros eran tratados más bien como enemigos , se reconocía el derecho
de. representación. Pero todas estas embajadas se. disolvían, ruando regresaban a su
país, después de cumpl ida su misión (Le Droit Internacional, l. III, pág. 166) .


3 1 El término diplomacia es de origen moderno , puesto que su uso no se genera-
lizó hasta fines del siglo XVIII.


8 S M. CHARLES CALVO, obra citada, t. III. págs. 166-167. - G. DIBNA: Dirilto In-
ternazionale, Parte primera, pág. 412 . - A. NUSSBAUM: Historia del Derecho Interna-
cional, págs. 39-40 .


19




182 RAFAEL BAUZA Y BAUZA


aentaciones p e r m a n e n t e s como med io amigable de resolver las dife-
rencias en t re los pueb los , m á x i m e , si se t iene en cuenta que el ma-
l lorquín fué pacifista convenc ido y que la misión de los d ip lomát icos
es arreglar , o por lo menos in ten ta r el a r reglo , de las di ferencias
(pie cons t an t emen te surgen en el t ra to en t re las nac iones . Buena
prueba de ello es que Llu l l , para mejor realizar la misión apos tó l ica ,
que no es otra sino la o rdenac ión de todo el m u n d o , p ropuso una di-
visión ideal de este en doce, par tes y la c reac ión de otros tan tos Pro-
curadores para (pie. «cada uno de ellos fuese a aquel la par te que le
estaba as ignada, para informarse del estado de su t ierra , a fin de, que
con esto el Papa pudiese tener pun tua l not icia del es tado general de
lodo el m u n d o » . 1 3 Además , en la m e n t e de Ramón Llull , el Romano
Pontífice, v los Cardenales deber ían tener «Procuradores por lodo el
orbe que les hagan saber por cartas o por otros mensajeros el es tado
en que se hal len los pueb los , con el fin de q u e , si en ellos ocurr iese
a lguna i r regular idad o mudanza , o se necesi tase e n m e n d a r en ellos
alguna cosa, pudiesen t ra tar y proveer r emedio para la ut i l idad y
provecho de- aquel las t i e r r a s» . 8 1


Sin t i tubeos , se puede afirmar, pues , que Ramón Llull expuso cla-
r amen te el concep to de las Nunc ia tu ras apos tó l i ca s ; 3 6 y está b ien pa-


3 3 <l)e lot ln tnon feu l'apostnli .xij . (inris, e Inte .xij . precuradors qui a ñ a s c a s e n
per sa parí e que saltos rcstatnenl del m i a u (fílaruj¡terna, liltrn IV, eap. 80 , epígrafe 4) .


3 4 «Un altre establ imcnt ordena 1 Apostoli e'ls Cardenals lo qual era molt neces -
sari, co es a saber, que per lot lo man tenguessen prceuradors qui' ls feessen saber per
letres o per missatges l 'es tament de les terres, per eo que si neguna estranyedat ni
nogún mudament hi havía o si inel loranient hi havía menester , que eneont ineut po -
guessen (ractar eo qui fos bé e mc l loramenl d'aquelles terres» (Blanr/uerna, libro IV,
eap. 79 , epígrafe 11) .


Ya queda hecha breve referencia a la clasificación del Colegio Cardenalicio en
quince Cardenales, val iéndose l.lull para ello del texto fragmentado del Gloria in ex-
relsis Deo de la Santa Misa. Por dignidad de oficio, el primero de entre estos Cardena-
les era el Romano Pontífice; y a cada uno de los catorce restantes le fué encomendada
una misión especial a cumplir . Por ser los Cardenales que más hacen a nuestro estu-
dio, nos hemos referido a las altas mis iones encomendadas a los Cardenales El in térra
pax hominibus bonae voluntatis y Tu solas altissimus Jesuchrisle, y más adelante ha-
blaremos del encargo conferido al Cardenal Quoniam tu solus Dominus.


3 5 Recuérdese que fué en el año 1500, en Venec ia , la primera Nunciatura perma-
nente creada; y que hasta el siglo XVI no se hace en realidad estable la Nunciatura en
España, s iendo en la época de Carlos V, cuando Clemente VII otorgó el es tablec imiento
de la Nunciatura y de su Tribunal .


20




DOCTRINAS JURÍDICAS INTERNACIONALES 183


ten te el p e n s a m i e n t o riel I luminarlo Doctor acerca de las representa-
ciones d ip lomát icas pe rmanen te s al r ecomenda r que los o rdenadores
de todo el m u n d o , el Papa v los Cardena les , tengan Procuradores por
todo el o rbe , con el fin de tener pun tua l not ic ia del estado de todos
los pueblos y de poder t ra ta r con ellos cuando ocurriese, a lguna irre-
gular idad .


F i n a l m e n t e , Llull no pensaba dejar a los «mensajeros», «enviados»
o «legados» sin a m p a r o a lguno , sino que se p reocupó de que estuvie-
sen seguros , mient ras permanec iesen invest idos de tal carácter . Así, el
Cardenal de la Paz tenía que h a c e r 8 8 «construir en los caminos , hos-
pitales, p u e n t e s , iglesias y fortalezas o defensas, con el fin de que los
enviados pudiesen t ransi tar con segur idad»; y cuando este Cardenal
«tuvo todas sus cosas bien o rdenadas , el Papa envió sus nunc ios y
mensajeros a los p r ínc ipes de aquel las t ierras con cartas y regalos ,
p id iéndoles tuviesen los caminos asegurados para aquel los que serían
enviados por el Santo P a d r e » . 3 7


De los textos lu l ianos t ranscr i tos se deduce c la ramente que en la
m e n t e del sabio Maestro medieval estuvo pa ten te la más impor t an t e
y necesar ia prer rogat iva de los agentes d ip lomát icos , tal cual estuvo
en el pensamien to de Alfonso X «el Sabio» pocos años an tes : la in-
violabi l idad de los l e g a d o s . 3 8


A Ramón Llul l le co r responde , por t an to , su página en la historia
del derecho d ip lomát i co y, pa r t i cu l a rmen te , en la his tor ia de la orde-
nación curial de la Sede Romana , en sus re lac iones con el cumpl i -


3 B cLo Cardenal fallía per los camins e s p i t á i s e p o n t s e sgleyes e bastides, per tal
que per les carreres anas hom pus seguramente (Blanquerna, libro IV, cap. 95 , epí-
grafe 4) .


3 7 «Mol plac al cardenal l'uíici d e i s missatgers, lo (pial li hac donat l 'apostoli , e
I r a n í e s son missatges per ses provincies, e feu encercar q u a l s I e r r e s e r e n cuvinents ais
frares e a i s altres hoinens qui havíen aprés diverses lenguatges , e q u e per aquelles ca-
rreres poguessen anar de una I e r r a en a l t r a . Coin lo cardenal hac l o t e s aqüestes c o s e s
ordenades, l 'apostoli trames sos missatges e s e s j o y e s a aquells princeps, per tal que
tenguessen los camins segurs aquells qui per l'apostoli serien I r a m e s e s » . (Blanquerna.
libro IV, cap. 95 , epígrafe 3) .


3 8 ALFONSO X , en la Partida séptima de Las Siete Partidas, estableció que los
«mensajeros» q u e vinieran d e tierra de m o r o s y de otras partes a la Corte del Rey de
Castilla estarían seguros v salvos, no pudiéndoseles d a ñ a r ni en sus personas ni en sus
bienes.


21




184 R A F A E L R A U Z Á Y B A U Z A


mien to de la mis ión papal en todos los pueblos de las diversas la t i -
tudes .


Por otra par te , dicha o rdenac ión de la presencia d ip lomát ica del
Papa en el i nundo r e s p o n d e , p l e n a m e n t e , al ideal lu l iano de la u n i -
dad , tan ca rac te r í s t i camen te medieval y que es, en rea l idad , la m é -
dula de la famosa novela lu l iana .


R A F A E L RAUZÁ Y B A U Z A


Madrid


22




LA EDICIÓN DE LAS
«RAIMUNDI LULLI OPERA LATINA»


C u a n d o en el Año Santo de 1950 fueron presen tados al púb l ico
en la capi tal de la Cr is t iandad los dos p r imeros tomos de la edic ión
crí t ica m o n u m e n t a l de las obras comple tas de Juan D u n s Escoto , sus
editores organizaron una sesión so lemnís ima en la que el gran h is to-
r iador de la filosofía medieval E t i enne Cilson glosó la significación
de la e femér ides . Vivo aún el recuerdo de aquel ac to , séanos hoy lí-
cito echar las c ampanas al viudo en expresión de júbi lo por un acon-
t ec imien to s imilar más modes to , pero que a nosotros toca más de
cerca: la reciente apar ic ión del p r imer t omo de las Raitnitndi Lulli
opera latina. Con esta edición ahora iniciada se abre una época de
p lena madurez en los estudios lu l ianos .


No estará de más recordar el progreso de tales estudios en lo que
va de siglo. En los albores del m i smo , la rehabi l i tac ión de Llull se
p roduce en el ámbi to l i te rar io como consecuencia del Renac imien to
ca ta lán . Llull es ce lebrado como creador de la lengua, como poeta ,
como novelis ta y por otros aspectos parecidos o emparen t ados con
éstos; e x p o n e n t e fiel de ese p r imer lulismo novecent is ta es el magno
proyec to de las Obres de Ramón Lull, cuya rea l ización, lograda
ya en sus dos terceras par tes , d iscurre a lo largo de c incuen ta
años . E n t r e t a n t o , se aviva la cur ios idad por el personaje y por la in-
verosímil aven tu ra de su vida ex t raord inar ia , que se aprecia como un
tan to bizarra y excén t r i ca . T í m i d a m e n t e apun ta el in terés por sus ex-
per iencias y su doc t r ina mís t icas , tan influyentes otrora en la t radi -
ción española y europea . Se s i lencia , o se expone con sord ina , el
pensamien to filosófico-teológico del Doctor I luminado , (pie provocó
en el t u rbu l en to siglo XIV las iras del inquis idor Eynierich y en los
t i empos mode rnos el recelo de las Congregaciones romanas . Los es-
casos par t idar ios de la filosofía lul iana (el obispo Maura o Salvador
Bové, por e jemplo) cifran su mayor e m p e ñ o en mos t ra r la sus tancia l
iden t idad de esa filosofía con la de Santo Tomás de Aqu ino , elevada
a doc t r ina oficial en las ins t i tuc iones docentes de la Iglesia Cató l ica .


1




186 JOAQUÍN CARRERAS V ARTAU


Un siglo de invest igación histórica acerca del pensamien to de la
edad inedia ha cambiado por comple to nues t ra visión de la misma ,
en t é rminos que Mamón Llull se nos aparece hoy como el por tavoz
autor izado de a lgunas de sus asp i rac iones más profundas . Na quedado
totalmente, inval idado el acre juic io de Karl Pranll en su Historia de
lu Lógica en Occidente, donde presenta a Mamón Llull como medio
loco y su Arte como una excrecenc ia s ingular sin contac to con el
ambien te cul tura l de la época A la mirada del h is tor iador a l emán ,
demasiado estrecha, por los prejuicios de su t i empo , escapó la au tén-
tica grandeza de Mamón Llul l , el h o m b r e que man tuvo enhies ta en su
siglo, sobre todo frente al empuje a r ro l lador del m a h o m e t i s m o , la
bande ra de la Catol ic idad activa y mi l i t an te y acer tó a sus t i tu i r el
ideal ya per ic l i t ado de la cruzada bélica por el ideal más realista
— valga la paradoja— de la cruzada mis ional . INi es verdad que ese
soñador e m p e d e r n i d o — «fantást ico», como él mismo se apel l ida y le
a p e l l i d a n - , se estrel lara en el fracaso por incomprens ión del a m b i e n -
te ; an tes b i en , encon t ró ampl ias y generosas ayudas para la e jecución
de sus p lanes , desde, su fundación juveni l de la c o m u n i d a d de Mira-
mar hasta la franca aceptac ión de sus p lanes de cruzada misional por
el conci l io ecumén ico de Viena , en Franc ia , en las pos t r imer ías de
su vida.


Y, si b ien es cier to que su Arte magna extravaga de las corr ientes
doct r ina les del siglo Xí l l , en cambio con t inúa y da c ima a corr ientes
del siglo an te r ior en que la cons t i tuc ión de una teología al estilo ma-
t emá t i co , ya p reconizada por Boecio, fué aspi ración de un refinado
sector de pensadores , según han pues to de rel ieve los rec ien tes t raba-
jos del P . Platzeck. Desde P la tón , la ma temat i zac ión del pensamien to
se v iene i n t e n t a n d o en todas las épocas ; y es Ramón Llull qu i en en
la edad med ia enca rna ese ideal mejor que nad ie . Con sobrada razón,
los cul t ivadores de la Lógica ma temá t i ca , hoy en p leno auge , consi-
deran a Leibniz como pad re de la misma y a Llull como su p recur so r .


Por otra p a r t e , y pese al escaso éxi to apa ren te de sus ideas en vi-
da, Llull ha ejercido una influencia vasta y p ro funda en el pensa-
mien to europeo a lo largo de c inco siglos. La his tor ia del lu l i smo
— en su sent ido más ampl io , es a saber , comprens ivo del pseudolu l i s -
nio y del anti lulismo— maravi l la por la r iqueza de sus episodios y la
violencia de sus cont ras tes ; a los m o m e n t o s de persecuc ión s iguen ,
en efecto, otros de exal tac ión apas ionada . Al final de la edad med ia ,
la filosofía lu l iana actúa de revulsivo cont ra el n o m i n a l i s m o , al que


2




L A S « R A I M P N D I L U L L ! O P E R A L A T I N A » 18?


ayuda a socavar; y, de rechazo, a l lana el camino al rea l ismo neopla-
ton izan te que t r iunfa en el Renac imien to . D u r a n t e un par de siglos,
v aún más , el en tus iasmo por Llull y por el Arte magna se contagia a
todo el Con t inen t e y crece hasta cu lminar apoteós ieamente en la em-
presa edi tor ia l de Maguncia . Desde Nicolás de Cusa hasta Leibniz ,
una serie de re levantes personal idades a l imenta sin cesar ese fervor
lu l iano eu ropeo .


Ya, en el siglo XVI11, Ivo Salzinger comprend ió la necesidad de
sumin is t ra r una base sólida al mov imien to lulista m e d i a n t e el cono-
c imien to de los propios textos del Doc tor I luminado y emprend ió su
publ icac ión s is temát ica , no sin u n a conc ienzuda preparac ión en la
que invi r t ió largos años . En ocho grandes tomos in-folio fueron di-
vulgadas una c incuen t ena de obras lu l ianas . latinas todas ellas —salvo
una—, muchas inédi tas y a lgunas m u y valiosas. Pero el fa l lecimiento
de Salzinger y de sus más inmedia tos colaboradores y la desapar ic ión
de los mecenas que respaldaron e c o n ó m i c a m e n t e la ed ic ión , dejaron
la empresa t runcada en sus comienzos , cuando faltaban aún por im-
pr imir unas tres cuar tas par tes del opus lu l iano . Y, por más que en
las décadas s iguientes se sucedieron en Mallorca varias ten ta t ivas de
con t inuac ión de la ed id ión magun t ina , ha sido preciso llegar a este
año de gracia de 1959 para que el p royec to de dar a la es tampa las
obras la t inas de Ramón Llull en su to ta l idad reverdec ie ra y fuese l le-
vado a la p rác t ica . Esta vez la iniciat iva ha par t ido de la Maioricensis
Schoia Lullistica; y su real ización ha sido e n c o m e n d a d a t ambién a un
sabio a l emán , m ie mbro de la misma, exper to en la técnica de las edi-
ciones crí t icas que las neces idades de los t iempos actuales d e m a n d a n .
Como en tonces lvo Salzinger, ahora el profesor Friedrich Stegniüller
cuenta con la s impat ía y el entus iasmo de los lul istas ma l lo rqu ines y
cata lanes y con el respaldo mora l y económico de ins t i tuc iones cul-
tura les españolas , tales como el Consejo Super ior de Invest igaciones
Científicas y la Fundac ión «Juan March». También ahora , como en-
tonces , ha p reced ido una conc ienzuda preparac ión : se han real izado
expedic iones eientí í ieas de rebusca en los archivos y bibl io tecas más
impor tan tes de E u r o p a , se han fotocopiado manuscr i tos en gran nú -
mero , se m o n t ó en el Seminar io de Teología de la Univers idad
a lemana de Fre iburg una filmoteca cuyo fondo se ap rox ima por el
m o m e n t o al mi l lar de microfi lms, se ha reun ido una copiosa bibl io-
grafía y a b u n d a n t e in formación , se ha organizado y adies t rado un
equipo in te rnac iona l de co laboradores , se ha formalizado un catálogo


3




183 JOAQUÍN CARRERAS Y ARTAU


comple to de los textos lu l ianos y lia sido e laborado un plan de pub l i -
cación en unos t re inta s' c inco tomos cpie irán aparec iendo a un r i tmo
regular ráp ido —dos tomos por año— y guardarán un orden cronológi-
co , si b ien dando la p recedenc ia a los textos todavía inéditos sobre
los ya pub l i cados . Para la e jecución de tan múl t ip les tareas lia sido
erigido en la Facul tad de Teología de F re iburg dicho Ins t i tu to Lul iano
— recue rdo , as imismo, del que regenté) tíos siglos atrás Salzinger en
Maguncia— al que asiste el r e conoc imien to de los poderes públ icos y
de las au to r idades académicas y la ayuda mate r i a l de la Sociedad
Alemana para la Invest igación y de la Asociación Científica de Frei-
burg . El nac i en te organismo r e ú n e , pues , todas las garant ías de efi-
cacia y de estabil idad que. una empresa de tal v o l u m e n v de tan ta
responsabi l idad requ ie re .


La edic ión de los textos lat inos de Ramón Llull v iene a a l inearse
jun to a una serie de otras s imilares de obras comple tas de. grandes
escolást icos, que ja lonan el progreso de los estudios sobre el pensa-
mien to de la edad media en las úl t imas décadas . Recordemos la edi-
ción crí t ica de los escri tos de Santo Tomás de Aqu ino , in ic iada por
el pontífice León XIII —o edic ión leonina — ; la de las obras de San
Buenaven tu ra , real izada por los franciscanos del colegio de Qua rae -
chi; la m o n u m e n t a l de Duns Escoto , ya c i tada , a cargo de la Comi-
sión franciscana que trabaja en Roma bajo la d i recc ión magistral del
P . Carlos Balic: la de San Anse lmo, que dirige el bened ic t i no Dom
Schmitt ; la de San Alber to Magno, cuyos magníficos tomos aparecen
r egu la rmen te en Colonia ; la t ambién a lemana de ¡Nicolás de Cusa ,
para no m e n c i o n a r las de otras persona l idades de m e n o r r ango , que
han merec ido as imismo los honores de una d ivulgación erudi ta y ex-
haust iva .


La nueva edición pe rmi t i r á avanzar r á p i d a m e n t e hacia un mejor
conoc imien to de la pe rsona l idad de Ramón Llull y, sobre todo , de su
idear io . Ya el t omo pub l i cado apor ta un p u ñ a d o de not ic ias biográfi-
cas, n u n c a aprovechadas hasta ahora , referentes a los años 131.'i a
1315, a los que no alcanza la Vita coetánea, y sobre la ú l t ima ac tua -
ción del Maestro en Mesina y en T ú n e z . Quedará es tablec ido con fir-
meza el e lenco de su p roducc ión l i terar ia , lijados los textos y desapa-
recerán las perple j idades sobre la iden t idad o d ivers idad de escri tos
cuyo parecido verbal o ideológico engendra ahora serias dudas . El
fruto mejor va a consist ir i n d u d a b l e m e n t e en que se p royec t a rán rau-
dales de luz sobre el idear io teológico, filosófico y científico de R a m ó n


•i




LAS « R A I M U N M Ll'LLI OI'KRA LATINA >' 189


LJull, más desconocido de lo que co r r i en temen te se cree, por falta de
los textos pe r t inen tes en que apoyar el conoc imien to . Todavía , a estas
a l turas , el n ú m e r o de escritos lul ianos inédi tos sobrepasa el cen tenar ,
lo cual significa que en el estudio de Llull existen bastantes deficien-
cias: estos buceos por l lenar se hacen muy sensibles en la teología,
t an to más que una buena porc ión de dichos inédi tos versa sobre ma-
terias teológicas . En su v i r tud , podrá ser abordada con éxito la tan
deba t ida cuest ión de la or todoxia lu l iana . No me atrevo a pensar que
de resul tas de la actual edición va van a ser rectificadas las grandes
l íneas del sistema doctr inal de Ramón Llul l , tal como en este m o -
men to las c o n o c e m o s ; pero a buen seguro aparecerán nuevas e insos-
pechadas perspect ivas y mat ices en su pensamien to y habrá que p r o -
ceder a a lgunas rectificaciones de detal le .


Por fin, resul tará posible encauzar hacia una justa solución dos
enigmas his tór icos en to rno al sistema lu l iano . Uno es el de las Cuen-
tes lat inas en que se inspi ró , dejada apar te la cuest ión de las fuentes
á rabes . C i e r t amen te , Llull se inscr ibe en la t radición teológica occi-
denta l agus t in iano-anse lmiana ; pe ro , dent ro de ella, falta concre ta r
los au tores de su pred i lecc ión y las obras en cuya lec tura y medi ta -
ción ha ge rminado su propio pensamien to . ¿Fueron los Vic tor inos ,
cuyo influjo se revela en su doc t r ina de la Tr in idad , en sus «razones
necesarias» y en a lguna que otra cita? ¿Fueron los míst icos c is tercien-
ses, conoc idos en el t ra to y en la bibl ioteca de los monjes de Santa
María de la Real? El otro enigma se refiere al impac to causado por
Ramón Llull en el pensamien to teológico-filosófico europeo de los
siglos XIV y XV. De sus varias ac tuac iones en París ¿persistió única-
m e n t e la empresa ant iaverro ís ta , como parece desprenderse de las es-
p léndidas min ia tu ras que ilustran el conocido códice de Karlsruhe?
¿O bien influyó Llull por su nuevo método en los maes t ros de la Fa-
cul tad de Artes , como dan a en tender las p roh ib ic iones oficiales p r o -
mulgadas por Gerson? Relac ionado con este segundo en igma, se halla
el p rob l ema de la in ic iac ión lu l iana de Nicolás de Cusa, hoy en vías
de ser desve lado . Nótese que en t re las obras lu l ianas que Nicolás co-
pió de su m a n o o compró para enr iquecer su b ib l io teca , figuran algu-
nos de los inédi tos sobre teología a que antes nos hemos refer ido .
Mientras no se p u b l i q u e n , seguiremos a oscuras sobre el grado de asi-
mi lac ión de las doc t r inas lu l ianas por el gran Cardena l . N a t u r a l m e n -
te , en el lapso de más de un siglo que separa a Llull del Cusano , hay
una cadena de otras influencias poco conocidas todavía , pero que


5




1 n 0 J O A Q U Í N C A R R E R A S Y A R T A U


l en t amen te van sa l iendo a superficie. A acelerar ese proceso de com-
p lemen tac ión his tór ica la pub l i cac ión íntegra de las obras la t inas de
Ramón Llull p u e d e con t r ibu i r en gran med ida . En tonces queda rán
establecidas aquel las conex iones con el pensamien to an te r ior , coetá-
neo y poster ior que escaparon a la perspicac ia de P ran t l . Por efecto
de la nueva ed ic ión , R a m ó n Llul l va a ser r e inco rpo rado p l e n a m e n t e
a la Escolást ica medieva l como uno de sus grandes r ep resen tan te s .


J O A Q U Í N C A R R E R A S Y A R T A U


Catedrático de la Universidad
Barcelona




MANUSCRITOS RELATIVOS AL BEATO RAMÓN
LLULL V A LA HISTORIA DEL LULÍSIMO


( D E L A B I B I I O T E C A L U L I A N A P A R T I C U L A R U E L A U T O R ) ( * )


i


M I S C E L Á N E A L U L I A N A ( S I N T Í T U L O ) . E S C R I T O S O R I G I N A L E S D E L B D M O .


P. M A E S T R O A N T O N I O R A Y M U N D O P A S C U A L , A B A D D E S A N T A M A R Í A D E L A


R E A L Y R E C O P I L A C I Ó N D E A L G U N O S D O C U M E N T O S P O R E L M I S M O R E L I G I O S O .


Ms. s. XVIII, 415 folios. 4." Letra autógrafa del Rdmo. P. Pascual .
P roceden te de. la Bibl ioteca de don Luis Barba, de Barcelona. Cont ie -
ne los s iguientes t í tu los :


1. — Carta del Rdmo, P. Antonio Raymundo Pascual, Cistercíense, al
autor del Saggio Storico. Papel sue l to .


Borrador que figura como fol. 5. Se aprovechó una cuar t i l la que
inc luye la s iguiente nota : «-Puntos de The 8 '*, para el Grado Mayor de
dicha facultad que pide el Lic d ° . Miguel Cañellas Pro . para el día 21
del cor r i en te a las n u e v e y tres quar tos de la m a ñ a n a » .


Bover, en su Biblioteca de Escritores Baleares, registra a Miguel Ca-
ñellas «Sacerdote de la Compañ ía de Jesús , na tu ra l de la villa de
Santa María. Fué doctor teólogo, Catedrá t ico de Filosofía en la Uni-
vers idad de Pa lma . . . Murió en el Colegio de Belén, de Barcelona el 20
de oc tub re de 1761».


(*) Los investigadores del pensamiento luliano y cuantos trabajan en el campo
de la historia del Lul ismo agradecerán, sin duda, al benemér i to P. Fray Andrés de
Palma de Mallorca, O. F. M. Cap. la publicación del catálogo de los < Manuscritos re-
lativos al Beato Ramón Llull y a la historia del Lulismo» que forman parle de su n u -
trida Biblioteca luliana y que , con toda genti leza, ha ofrecido a ESTUDIOS LULIANOS.


El culto religioso reside en el Convento de PP. Capuchinos (Avda. General ís imo
Franco, 450 , Barcelona) , donde se halla instalada dicha bibl ioteca.


1




1 9 2 P . A N D R É S DE P AL MA DE MALLORCA


2. —Respuesta a una Carta del Sr. ün. Manuel de Salvides, Comisario
de Marina de este Reyno de Mallorca, sobre varios puntos respecti-
vos al Beato Raymundo Lidio, Mártyr y Doctor Humillado, escrita
por el R. Maestro Dr. Antonio Raymundo Pasqual, Monge Cister-
ciense. En Mallorca 1776. Fols . 8-105.


Escri ta por encargo del Dr . D . Francisco Liado P b r o . , a qu ien iba
dir igida la car ta .


3. —Carta de Dn. Manuel Salvides, Comisario de Marina de Mallorca.
1776. Or ig ina l . Fols . 106-110.


Va dir igida al R. Dr . D . A n t o n i o Liado P b r o . , copiada an te r io r -
m e n t e por el R d m o . P. Maestro Pascual (fols. 1-4).


4 . — Curta de Dn. Manuel de Salvides, Comisario de Marina de Ala-
Horca, al Dr. Dn. Antonio Liado Pbro., sobre puntos respectivos al
B. Raymundo Ludo, Mártyr. Pa lma , 22 de febrero de 1770. Copia
del or iginal con ten ido en este v o l u m e n . Fols . 1-4.


5. —Resumen de la vida, martyrio, culto sagrado y cat.kólica doctrina
del Bto. Raymundo Lulio, mártyr y doctor iluminado. Or ig ina l
autógrafo del R d m o . M a e s t r o P. Pasqua l . Fols . 111-145.


Mater iales que uti l izó para su Vida del Beato Ramón Llul l .


6.— Cronología Luliana o Resumen. Fols . 144-152.


F i rmado : A. R. P. C. (Antonio R a y m u n d o Pascual Cis terc iense) .
Parece ser c o n t i n u a c i ó n del t r a tado an te r ior . Escr i tos ambos en 1771 .


7.-Familia y Casa de Lull, en Cataluña. Fols. 160-161.


T o m a d o del P. B u e n a v e n t u r a T r i s t any en su Corona Benedictina
(cap . 10, par . 27, n." 519) . Material que aprovechó el R d m o . P. Maes-
tro Pascual en su I ida del Beato Raymundo Ludo (Palma 1896, T . 1,
cap . 2) .


8 . - Tratado de la< familia de los Lulls por el Rdmo. D. Fr. Joseph
Cifreu della Palma del Orden de la Merced Calzada, Definidor y


2




MANUSCRITOS RELATIVOS AL BEATO RAMÓN L L U L L 193


Provincial de la Provincia de Cataluña. T raduc ida en ca ta lán .
Fols . 163-150.


Tor res Amat en su Diccionario de Escritores Catalanes registra
acerca de Guifreu: «religioso niercedar io y archivero de Barce lona».


9. — Defensa de la antigüedad y legitimidad del. Culto inmemorial del
B. Raymundo Lulio, Mártir, contra las insolencias del Manuscrito
anónimo «La Verdad sin rebozo». Fols . 163-204. Original del
R d m o . P. Maestro Pascual .


1 0 , - Á r b o l de la Filosofía de Amor del Beato Ramón Lull. Versión
castellana por el Rdmo. Maestro P. Antonio Raymundo Pascual.
Cistercicnse. Fols . 205-266. Tra tado desconocido del R d m o . P .
Maest ro Pascual .


El a u t o r pone al íinal esta nota autobiográfica: «Tenía en tonces 15
años y no hab ía conc lu ido el curso de Filosofía en la Univers idad» .
«Advier to que este l ibro no lo t rasladé palabra por pa labra , sino que
en algún lugar seguí el sent ido en que se ha l laba : y si en algo errare
por esto este l ibro lo someto a la corrección de la Santa Madre Iglesia,
que conc lu í el año 1773 en que defendí acto genera l . Antonio Pas-
cua l . . . » .


\\. — Del Can! de Ramón. Fols. 266v-274. Cont inuac ión de la versión
easte l lana de Árbol de Filosofía de Amor.


1 2 . - Certamen pro B. Lidio. Fols. 275-301 . Copia del Cer t amen or-
gan izado en Mallorca en a labanza del Beato Ramón Llull el año
1502.


13.— Breve historia de la fundación y dotación de el Monasterio de
Sia. María de el Regne del Orden Cisterciense en el Reyno de Ma-
llorca, con un Resumen de la Vida de su fundador el Sr. Dn. Ñuño
Sánchez, Conde de Rosellóri y Cerdaña, por el Dr. Mtro. Dn. An-
tonio Raymundo Pasqual, Monge del mismo Monasterio. Fols .
302-385. Autógrafo corregido.


14.— Nodcia de algunos particulares puntos sobre la literatura y bien
público de la Iglesia expuestos por el B. Raymundo Lull, Mártyr


3




194 P . A N D R É S DE P A L M A D E MALLORCA


y Doctor Iluminado. Fols . 386-415. Original del R d m o . P . Mtro .
Pascual .


15. —Título de Académico Correspondiente de la R.1 Acad." de la
llis.' para el R. P. M. Fr. Antonio Raymundo Pasqual. Copia .
Papel suel to a con t i nuac ión .


P. A N D R É S DE P A L M A D E M A L L O R C A , O. F. M. C A P .


Barcelona


4




LOS FONDOS MANUSCRITOS LULIANOS DE
MALLORCA (*)


259. - (33). Pa lma , 12 agosto 1795. Representac ión de la Ciudad
de Pa lma al rey p id iéndo le permiso para proseguir de nuevo la Causa
de beatif icación de R. L.


260. - (34). 1795. La Ciudad de Palma al rey sup l icándole prohi -
ba la difusión de unas conclus iones teológicas defendidas en el Semi-
nario de Sigüenza ofensivas al cul to y doc t r ina lu l ianos .


Era a la sazón Obispo de Sigüenza, D . Juan Díaz de la Guerra.


261 . — (35). Madr id , 1 jun io 1798. El Comisar io de la Santa Cru-
zada en España concede que en la iglesia de San Francisco de la Ciu-
dad de Pa lma se p u e d a pub l i ca r la concesión de una Indu lgenc ia Ple-
nar ia p e r p e t u a otorgada por Pío VI pa ra ser lucrada los días 25 de
enero y 30 de j un io .


262. - (36). Pa lma , 15 jul io 1798. El A y u n t a m i e n t o de Pa lma al
rey sup l i cándo le se d igne conceder su real permiso para que pueda
agenciarse en Roma la p rosecuc ión de la Causa de beatificación de
R. L.


263 . - (37). P a l e r m o , 12 abril 1811. Los PP. domin icos del Con-
vento de Pa le rmo hacen ent rega al pos tu lador de la causa de beatifi-
cación de R. L. de unos impresos que con ten ían el oficio de már t i r a
favor del B.


Estos impresos publicados por la imprenta de la Cámara Apostólica habían sido
sustraídos de la misma por el Maestro General de los dominicos Fr. Juan T o m á s Bo-
xadors en 1763 y por orden suya habían sido colocados en el archivo del convento do-
minicano de Pa l ermo .


264. - (38). Pe t ic ión de Luis Vileta al Conci l io de T r e n t o a favor
de la Causa Lu l i ana .


Ed. Custurer, 3 1 7 , n ú m . 28. Cfr. Carreras, II, p. 260 nota. Copia certificada por
Fr. Gui l lermo Canals , franciscano, el 17 abril 1770 .


(*) Véase E S T U D I O S L U L I A N O S , II, 209 ss . , 325 ss. y 111, 73 ss.


45




196 L O R E N Z O P É R E Z M A R T Í N E Z


26."). - (39). La L indad de Palma al rey supl icándole dé un decre-
to p roh ib i endo toda clase de injurias al cul to del B.


Burlador. Escrito cutre los años 1763 v 1769.


266. - (40). Decre tos de las SS. Congregac iones de Bitos y del ín-
dice sobre asuntos lu l ianos :


a) 18 jun io 1763, 26 enero 1768. 10 julio 1775.
b) 3 marzo 1753, 17 jul io 1762. 18 jun io 1763. 26 enero 1768, 10


jul io 1775.
c) .'i ¡unió I I ¡unió 159-f, 4 marzo 1595. I I marzo 1595. 5


jun io 1688.
d) Ris t re t to di quan to si trova ncgli atli del S. Offizio circa la vita


et opere, di Ra imondo Lid io .
e) 3 jun io 1594.
I ) 19 febrero 1763.
g) 18 junio 1763. Copia certificada por la misma S. Cong.
h) Id. Copia por Biné. Valles sacada de las Actas Cap . de la Ca-


tedral en 29 dic . 1774.
i) Id. Copia s imple .
k) Id. Copia certificada por An ton io Ferrer , archivero de la Ciu-


dad de Pa lma , día 14 nov . 1776.
1) 26 enero 1768. Dos copias certificadas por la misma S. Cong.
m) 13 abri l 1768. S imple copia del decre to impreso por la Bda.


Cámara Apostó l ica .
n) 10 ju l io 1775. Copia certificada por la misma S. Cong .
o) 10 j un io 1775. Dos copias s imples hechas por Fr. Francisco


Vich.
Publican estos documentos entre otros Custurer; Les doctrines...; Francisco Albiz-


zi, De inconstantia in fide admitiendo vel non. Roma, 1698. Los decretos de 1688,
1753, 1762 y 1768 los c r e e m o s inéditos . De los tres ú l t imos existe el registro en el Ar-
chivo de la S. C. de Ritos .


267. — (41). D e t e r m i n a c i o n e s del Consejo acordadas por los Sres.
de la Sala de Gobie rno en 1774 y 1775 con relación a las cont rover -
s ias lu l ianas .


268. - (42). «Los papeles au tén t i cos que t enemos de la defensa de
este már t i r y de su doc t r ina t ra ídos de los archivos de Barcelona son
cua t ro dup l i cados . Los p r imeros v in ie ron por orden de a lgunos devo-
t o s . . . y los segundos envió con mucha au tor idad el señor Dr . Vila .
canónigo de la Santa Iglesia de Barce lona , al señor Juan de Herrera...


1 0




LOS FONDOS MANUSCRITOS L U L I A N O S 197


T e n e m o s otro trafilo di-, los archivos de Mal lorca . . . , de los cuales el
epílogo cpie se dio a Su Magestad cuando se le presentaron para que
con menos trabajo los pasase dice así : . . .»


269. — (4.3). S. XV11I mediados . Documen tos incomple tos y de
poca impor tanc ia . Minutas , notas suel tas , copia de fragmentos de
d o c u m e n t o s . . . La mayor parle de los documentos fueron recogidos
por el P. Fr. Franc isco Vich, 0 . F. M., pos tu lador en Moma de la
Causa de beatificación de II. L.


E S C I i r r O S L Ú J A N O S (Caj. 3 . leg. 2).


270. — ( I ) . Rlanquernae anachoie lae mlerpretaf iones el respon-
s iones . . . Copia de la edición de París de 1585 (RD 132). Incomple ta .
Letra de Fr. Feo . \ ich de Superna .


271 . — (2). Grande l ibro de con templac ión en Dios. . . ahora nue -
vamente ver t ido a lengua española por un devoto su disc ípulo a util i-
dad de todo el Reyno de España . . . Es un corto fragmento del libro
p r imero .


272. — (3). Comenta r ios en latín al libro del Amigo y del Amado .
Incompleto . S. W I I I .


273 . — (4). Comen ta r io en castel lano al l ibro del Amigo y del
Amado .


Sólo cont iene el comentario a la estrofa n.° 17.


274. —(5) . Tractatus de figuris Artis generalis el s ignanter Artis
demons t ra t ivae doctor is ¡ I luminad R. R. L. Incomple to . S. XVIII.


275 . - (6). I l luminat i doctoris IL R. L. martyris l iber Medicina
peccati e r i thmis l emovicens ibus Iatinae solutae orat ioni dona tus P.
M. D o m n o Anton io R a y m u n d o Pasqual , monacho cis terciensi . In-
comple to .


276. — (7). Apéndice . Vida y actas del R. Raymundo Lidio márt i r
v doc tor i l uminado escri ta en Iemosín por el autor a n ó n i m o y coetá-
neo , t r aduc ida j u n t a m e n t e en castel lano por el P. M. Don Antonio
Ravmundo Pasqua l , inonge cis terciense.


Dos ejemplares: uno original del P. Pasqual y el o l i o copia. Al linal, Cant de lla-
món v traducción.


277. — (8). F ragmen to de la Vita coetánea en latín con comen-
tar ios .


47




í 98 LORENZO P É R E Z MARTÍNEZ


278. — (9). Magna clavis illuminati doctoris Reati R. L. alias in-
titulata Apertorium magnum.


Incomple to . Cfr. n." 69 .


279. — (10). Pedro Daguí , Janua artis Magistri R. L. Impressum
Roniae per Valeriuin Doricuin et L u d o v i c u m fratres a n n o Domin i
M D X X X X .


Cfr. RD. V a n a s edic iones . Ksla mi aparece cuino impresa.


280. — (11). Anton io R a y m u n d o Pasqual , Vindiciae Lullianae.
Sólo cont iene un fragmento del lihro primero. La mayor parte de letra original


del P. Pascual. Bd. Avinón 1778. RD. 388. Cfr. n." 79 .


281 . - (12). A. Raymundo Pasqual , De mente divi Bernardi de. In-
maculata Beatae Virginis Mariae Conceptione.


Dedicada al Obispo de Mallorca, D. Pedro Rubio y Benedicto (1778-1794) . Letra
original del autor. Ed. Mallorca 1783. l lover, Biblioteca... II, n. 886 .


282. — (18). E p i t o m e nonu l l a rum suimiissionuin qu ibus B. R. L.
se , suaque scr ipta tum verbis t u m factis subjecit indefect ibi l i Sanctae
Ronianae Ecclesiae judic io et: co r rec t ion i .


Bibl. V. Marzal, Re.iolutiones t/uaestionuni egregii praeceploris B. R. L... Palma
1673. Véanse sobretodo las pp. 4-25; Custurer, 210; Pasqual, Vindiciae... I, 4 3 5 .


PROCESO DE BEATIFICACIÓN. (Caj. 4, leg. 1).


288. — (1). iUajoriceu. Canoniza t ionis B. Raymundi Lulli ter t i i or-
dinis S. Franeisci . Suniinari t i in. Super dub io . An sit s ignanda Com-
ntissio in t roduc t ion i s eausae in casu et ad efl'ectum de quo agi tur .


92 ff. Incomple to . Cfr. R D . 367 y 368 .


284. — (2). Sumnia r ium p roba t i onu m pro humil i sat isfact ione ad
an imadvers iones R. P. D . Fidei Promotor i s in Causa Serví Dei Ray-
m u n d i Lul l i , Reati n u n c u p a t i . Inc . «B. R. L. Lib. Contemplationum
cap. 70...•<>


285. — (3). Defensa de la Causa de Beatificación. Trá tase segura-
mente de una impugnac ión de las an imadvers iones del p r o m o t o r de
la fe.


Incomple to .


286. — ( 4 ) . Memoria l presentado por Fr. Pedro Anton io Riera y
Fr. Francisco Vich al Papa sobre impos ib i l idad e inu t i l idad de una
revisión de todas las obras de Ramón Llu l l . Inc . «Filii tui Petras An-
tonias Riera et Franciscas Vich, sacerdotes...»


48




LOS F O N D O S MANUSCRITOS LULIANOS 199


287. — (5). Dos memor ia les presentados a la S. Congregación . En
el p r imero se quiere demos t ra r la falsedad de la huía a t r ibuida a Gre-
gorio XI condena to r i a de las obras lul ianas y se responde a los argu-
mentos de Benedicto XIV defendiendo la misma bula . Inc . JXecesse
quidem elsi arbiírer ut veniant scandala...


En el segundo Memoria l se t rata de las obras «quae sub n o m i n e
ejusdem Beati c i r cumfe run tu r» . Inc . Minime quidem Causae postu-
la tor praetendit dispensalionem...


288. — (6). Majoricen. Beatif icat ionis . . . Animadvers iones R. P . D.
Fidei Promotor is super dub io : «An et quae scr ipta serví Dei sint revi -
denda in casu et ad effectum de (pío agi tur» . Inc . Credo ego plerosque
mi ra tu ros...


Letra de Fr. Francisco Vich. Consta de 32 números . Al li nal: Dominicus de Sa ne-
to I'etro S. Fidei Promotor. Sigue un Summar ium olijeclionale: Decreto de Benedicto
XIV de 21 nov. 1750 v 3 marzo 1753: De servarían Deibeatificatione...; Quetif-Erhard,
Scripturrs ardíais Praedicatorum; Card. Albitius, Tractatus de inconstantia in fide...


289. — (7). Major icen . . . Ad an imadvers iones R. . . Fidei Promotor i s
super dub io : «An et quae sevi Dei scripta sint rev idenda . . .» Satisfac-
t io. Inc . Sane, ni experientia doctrix, proceras conquati turres, ventis-
que allidi cedror...


290. — (8). Id. Humil is sat isfact io . . . a las mismas animadversiones.
Inc . Mérito quidem asserunt postulatorcs in sua informatione...


Se c o m p o n e de 73 números . 4 menor.


2 9 1 . — (9). Id. sobre id. Inc . Negotium sane máximum magnique
ponderis...


Incomple to . 20 ff.


292. — (10). Id. Inc . Quis non videat ea omnia documenta... Al fi-
nal se e n c u e n t r a el n o m b r e del autor : Fr . R. P. M. Angeli Noceras
carmel i t ic i . 5 ff. sin n u m e r a r .


Sobre ¡Voceras, cfr. Bover, Biblioteca... I, n. 012 .


293. — (11). Id. Inc . Elsi probé noverim egregiis Causae defensori-
bus. Al final: Pa lmae Majoricaruin 6 kal. julii anno 1774. Opus D n i .
D. Bonaven tu rae Serré .


Cfr. Bover, lug. cit . II, n. 1183.


294. — (12). Super revis ione ope rum quae sub n o m i n e ejusdem
Beati c i r c u m f e r u n t u r . . .


Papeles incomple tos . Letra de Fr. FVancisco Vich.


49




200 L O R E N Z O PÉREZ MARTÍNEZ


50


PROCESO D E BEATIFICACIÓN (Caj. 5, leg. 1).


295 . - ( I ) . Cartas de Fr. Franc isco Vich de Superna , O. F . M. ,
Pos tu lador en Roma de la Causa de beatif icación de Ramón Llu l l , a
los p ro tec tores de la Causa Pía Lul iana en Pa lma (1766-1781).


296. - (2). Cartas del P . Anton io R a y m u n d o Pasqual a Fr . Feo .
Vich. Son cua t ro car tas . La pr imera , fechada en la Real el 26 de marzo
de 1763, t rae una copia de le tra del m i smo P. Pasqual de unas car tas
de D . Pedro de Aragón de 28 de junio de 1367, de D . Juan de 5 de
junio de 1388 y otra del mismo rey al Papa de 8 de jun io de 1388.
La segunda carta en Pa lma v 13 de d ic iembre de 1765. La tercera en
Pa lma y 7 de abril de 1768. La cuar ta en la Real el 22 de enero de
1769.


297. — (3). Relación sacada de la que dirigió el P . Lec tor Fr.
Francisco Vich . . . desde Roma en d ic iembre de 1778 a los Protec tores
de la Causa Pía Lul iana .


298. — (4). Súpl ica de Fr. Franc isco Vich al Papa para que se sirva
p roh ib i r y condena r cierta carta a n ó n i m a impresa , g ravemente inju-
riosa cont ra el cul to de R. L. Inc . Fr. Francesco... espone che r/opo
avere ¡'Ordinario di Majorca.


298. - (4). Súpl icas de Fr . Francisco Vich al Papa sobre asuntos
re lac ionados con el proceso de beat if icación.


299. — (5). Id. a las Sagradas Congregac iones sobre id.


300. - (6). Carlas varias dir igidas a Fr. Feo . Vich. Una de ellas
lechada en Pa lma el 8 de nov . de 1777 firmada por los r ep resen tan tes
de la nobleza ma l lo rqu ína .


3 0 1 . - (7). Cuentas del P . Lec tor Francisco Vich, Pos lu lador del
B. Ra imundo Lul io , que como e c ó n o m o da el M. R. P. José Alaport ,
secretar io general de la Orden .


Son los gastos relativos a la enfermedad v muerte de Fr. Francisco Vich de Su-
perna.


302. - (8). 25 de nov . de 1773. El Consejo, Just ic ia y Reg imien to
de la Ciudad de Pa lma n o m b r a n su apode rado en la Cor te Romana a
Fr. F ranc i sco Vich de Supe rna , O. F . M.


303 . - (Caj. 5, leg. 2, n ú m . 1). Car tas de D . José de la Mota a
D . Juan Binimel is , p res iden te de la Causa Pía Lu l i ana (1810-11).




LOS FONDOS MANUSCRITOS LULIANOS 2 0 1


304. - (2). Cartas de Fr . Antonio Raniis O. F. iM., pos lulador de
la Causa en Roma, a D . Juan Binimelis (1797-98).


305 . - (3). Cartas de Fr . Mar iano Pérez Calvi l lo , O. F. M., poslu-
lador de la Causa en Roma, a 1). Juan Binimelis (1809-15).


306. — ( 4 ) . Cartas y otros documen tos relativos a Fr. Mariano Pé-
rez Calvi l lo .


307 . — (5). Cartas varias escritas a y desde Roma y Madrid por
agentes par t icu la res (1759-1865).


308 . — (Caj. 5, leg. 3 , n ú m . 1). Consejos (pie debe seguir el pos-
lu lador .


Letra de Fr. Feo . Vich. Escrito seguramente a raíz del decreto de Clemente XIII
de 18 junio de 1763 .


309. - (2). 11 jul io 1612. Capí tulos de la información que los ju-
rados del re ino p iden al obispo Fr. Simón Bauza mande recibir para
que en su p róx imo viaje a Roma la baga valer el P . Anton io Bus-
que t s , O. F . M.


310. - (3). Art ículos presentados por el pos lulador Fr. Pedro An-
tonio Riera , ü . F . M. , al Ord inar io Diocesano con dest ino a la for-
mac ión de un n u e v o proceso . 1747.


Cfr. RD 339; Bover, Biblioteca II, 1054.


3 1 1 . — (4). Memoria l de Fr. Pedro Antonio Riera y Fr. Franc isco
Vich como p rocu radores n o m b r a d o s por el Ayun tamien to p resen tado
al obispo Zepeda para la ins t rucc ión del proceso y dec larac ión del
cul to i nmemor i a l del B. R. Lul io en 18 ab . 1747.


312 . - (5). Sumar io de a lgunas actas de 1605, 1606, 1607 y 1609,
y del p roceso de 1612, 1613, 1614 y 1615.


313 . - (6). Resumen del proceso de 1747-1749.


314 . — (7). Acta notar ia l en la que se declara que el proceso ac-
tuado bajo el pontif icado del Dr . Zepeda (1747-49) queda depos i tado
para su cus todia en el Archivo de la Causa Pía Lul iana (1749).


315 . — (8). Sumar io del proceso 1747-49 p resen tado por el p ro -
moto r de la fe a Renedic to XIV en 1750.


316. — (9). Sumar io del proceso de 1751 p resen tado por el p r o -
moto r de la fe a C l emen te XIII en 1763.




202 LORENZO PÉREZ M A R T Í N E Z


C U L T O LULIANO. Ext rac tos tomados de los Procesos de 1612 y
1747-9. (Caj. 6, leg. 1).


317. — ( I ) . i lelat iones pe r i to rum pict.orum super anl i ipi i ta te ima-
irinum B. Bavmundi Lull i .


318. — (2). I n s t r u m e u t u m recogni t ion is corpor is 15. Raymund i Lul-
li per peri tos médicos et chirurgos pe rac t ae . Acia notar ial día 5 d ie .
1611.


319. — (8). Accesus Rdmi . Episcopi Majoricensis una cum duohus
canon ic i s . p romoto re liscali, no ta r io ac peri t is tam p ic to r ibus q u a m
scu lp tor ibus ad ecelesias et loca ubi ex tant sepulcbruin , imagines
B. R. L. pro eorum an t iqu i t a te recognoscenda . Actas de 1596 y 1749.


320. — (4). Scr iptores an t iquis imi et magni nomin i s m e n t i o n e m
faciunt B. Raymundi m o d o cum t i tu lo bea t i , m o d o sanct i et m o d o
már tyr i s . Anuo 1502 per varios poetas Vlajoricarum plura r eeensen tu r
in laude servi Dei .


3 2 1 . — (5). B. R a y m u n d o t r ibu i tu r t i tu lus beat i in vita e jusdem
dedita ab homin ibus doct is cum app roba t ione e t iam ep i scoporum et
in eisdem vitis edita e t iam reper i tu r ¡mago beati cum laureol is et
radi is .


322. — (6). Episcopi e t iam censuras ind ixe run t cont ra b laspbe-
mantes cu l t um B. R. L.


323 . - (7). Cul tus exb ibe tu r Reato cum scient ia et to le ran t ia ordi-
n a r i o r u m .


324. — (8). ín d iebus 25 januar i i in qua c o m m e m o r a t u r convers io
beat i et in die 30 juni i in qua reco l i tu r memor ia mar t i r i i passi a Beato
ce lebra tu r festivitas cum missae sacrificio domi in qua i l lum o r t u m
esse fama est.


325 . — (9). S imi l ique m o d o in b o n o r é m ejusdem ins t i t uun tu r lé-
gala missa rum in capell is praefati Beati et c r i gun tu r in e isdem cape l -
lan iae et f undan tu r beneficia.


326. — (10). Preces c a n u n t u r in h o n o r e m Beati in g ra t i a rum act io-
nem in capel la e jusdem sepulchri c u m versículo Ora pro nobis Beate
B a y m u n d e et cum ora t ione p ropr ia .


5 2




L O S F O N D O S M A N U S C R I T O S L U L I A N O S 203


327. —(11) . Maxilla ejusdem Beati asservalur expósi ta publ icac
venera t ion i in Eeclesia conven tus S. Francisci et ad infirnios defer tur
t a m q u a m rel iquia sanct i et bea t i .


328. — (12). Lampades accensac an te sepulchrum beati retentae
sunt a l e m p o r e immeniorabi l i ante, decreta L rbani e a r u m q u e oleiim
adh ibue run t lideles ad inl i rmitates cu randas .


329 . — (13). Publ icus et ecelesiast icus cul tus ab eo tenipore et ab
ann i s c en t um et ul t ra an te decreta Urbani beato R a y m u n d o praest i tus
fuit.


330. — (14). Tabe l lae vot ivae appensae ac versus sive epi tapbia in
l audem beati circa ejus sepulcbrum consp ie iun tu r .


3 3 1 . — (15). Subsecuto tan to ni i raculo ( incendio d e la sacrist ía) ,
idem beat i C o r p u s co l loca tum fui t i n Eeclesia in q u a d e i n d e r o n s t r u e -
t u n í fuit ma rmore u in sepulcbrum et in e o repos i tum e o r p u s beati
a u n o 1448.


332. — (16). Ejus corpus col locatum fuit in sacrario conven tus
sanct i Francisc i tert i i ordinis cujus fuera! a lumnus seorsim ac separa-
t im ab a lus co rpor ibus .


333 . — (17). Post ejus mor teni corpus t ransla tuin fuit a Cbrist i l i -
delibus super navi quae ni i rabi l i ter appul i t in insida Majoricensi .


334. — (18). In Monte in quo degerat Beatus visae sunt a l iquae
p l an t ae lentisci baben te s folia, conscr ipta diversis li t teris et cbaracte-
r ibus .


335 . - (19). De admirabi l i appar i t ione Christ i Domin i lacla beato
super c rucem q u a m Chris tus ei re l iqui t et diu custodita fuit.


336. - (20). Con tempt i s mund i pompi s , Beatus secessit in m o n t e m
Randa ut Deo l iberius inserviret , t r aduc to ibi a s p e r r i m o v i v e n d i genere .


DEFENSOBES LULISTAS (Caj. 7, leg. 1).


337 . — (1). Exee rp t a ex variis scr ip tor ibus quibus con t inua t rad i -
t ione c o m p r o b a t u r quod in Conci l io T r ideh t ino opera Ba imund i Lulli
fuerunt examina ta et approba ta .


338 . — (2). Breve r e sumen de los elogios que se merec ió antes y
después de su glorioso mar t i r io el acér r imo defensor de la Inmacu lada


53




204 LORENZO PEBEZ MARTÍNEZ


Concepc ión el Beato R a y m u n d o Lidio c iudadano mal lo rqu ín que
mur ió por la fe de Cristo en Bugía el año 1315. 7 ff.


339. — (3). A p u n t a m i e n t o s sobre, el origen de la persecución que
padece po r tan tos siglos el Beato Ramón Llull már t i r y Dr . I lumina-
do , la pro tecc ión con (pie los reyes de España lian pro teg ido su Causa
y la conducenc ia de su doc t r ina a la m a y o r subord inac ión al S o b e r a n o .


340. — (4). E p í t o m e de la s incer idad , inocencia y just icia del su-
jeto más famoso del orbe el i l uminado doctor y már t i r de Cristo el
Beato R a y m u n d o Lul io , más lamoso digo por infamia y b u e n a l a m a .


3 4 1 . — (5). Carta de Fr. Juan Angelo Moceras, carmel i ta , al Dr .
.luán Bautista Boca. Inc . Iterum ad certamen me provocas... A c o m p a -
ña una t r aducc ión cas te l lana.


Sobre Roca cfr. Rover, Biblioteca... 1070.


342. — (6). E luc idac ión al e sc rúpu lo , racional a la p iedad , y uno
y otro a la d iscreción crist iana que ofrece un a m a n t e de la verdad
sobre los capí tu los 2 y 3 de la vida del Beato R a y m u n d o Lul io que
escribió el e rudi to Ivon Zalzinger en el p r imer t omo Mogunl .


343 . — (7). Sermón del B. R. L. en la fiesta anual de su convers ión
q u e le t r ibu ta su Univers idad . Inc . Ecce nos reliquimus ontnia...


344 . — (8). Respuesta a una obra de un a n ó n i m o ant i lu l i s la . In-
comple ta .


345 . — (9). Andrés IVIoragues, S. .)., Reges tum defensiones J^ullia-
nae. Cronograph ia e labóra la a P . . . 50 p p . fol.


Muy citado por Custurer. Rover, Biblioteca... I, n. 755 .


ESCRITOS ANTILLLISTAS (Caj. 7, leg. 2) .


346. — (1). Viginti l i b ro rum. B. R a y m u n d i Lulli E y m e r i c a n a dam-
na t io . In Di rec to r io Inquis i torum Fr. Nicolai Eymer i c i , Ord . p r aed . ,
edi to Romae cuín co imnentar i i s Fci . Pegnae Sac. Theo l . ac Jur is
u t r iusque doc t . auno 1585, par t . 2 , quaes t . IX a pag . 272 ad 278 ha-
ben tu r sequen t i a , videl icet De Raymundo Lull et eitts erroribus. Let ra
de Fr . F e o . Vich.


347. — (2). Ex documen t i s adduc t i s c red i tur d e m o n s t r a n non pos-
se quod opera R a y m u n d i Lulli fuerint examina ta et approba ta in S.
Conci l io T r i d e n t i n o .


5 4




L O S F O N D O S M A N U S C R I T O S L U L I A N O S 20S


348. —(3) . Aliquac observat iones super culluní qui l iavmiiniln
Lulio in Majorica éxh ibe tü r . Cont iene :


a) Var iae lul l is taruní ad invicem cont radic t iones p r o p o n ú n t u r
circa praelensain ab ipsis beati l ieationein sui R. L.


b) Ex ipso m o d o procedendi lul l is tarum os tendi tur quod et iam
ipsi lul l istae agnoscunl IL L. non esse beat i l ica tum.


c) P ro fe run tu r ínitia et progressus cul tus qui a lullislis in Majori-
ca R a v m u n d o Lul io éxh ibe tü r usque ad praesen tem annum 1749.


d) Diílicile adinoduin videtur quod ex permissione cul tus qui
R a y m u n d o Lul io in Majorica éxh ibe tür approba t io ejusdem cul tus a
Sede Apostól ica ob t inea tu r vel ex ea permissione beatif icado dici i
Raymund i Lulli produci valeat .


e) Benedic to XIV, De scrvorum Dei beat i f icat ione. . . cap . 40 ,
n ú m . 4 .


i) E lenchus a u t h o r u m de R. L. male sen t ien t iuni . C i tan lur libri
et loci ubi leg po t e run t .


g) Ristretto di quan to si trova negli atti del S. Ol'li/io circa la vita
et opere di R. L.


349. — (4). Propos i l ioncs censura tac sub Paulo V. ea ru inque res-
pec t ivae censurae , quaruin exemplar sed sine n o m i n e au tho rum ba-
buit defensor ejusdem Reati Lulli ut asserit Cardinal is Bel larminus
apud Alb i t ium; quae addüc i t R. P . P romotor F ide i . . . Letra del P. Fr.
Feo. Vich.


330. — (5). Card. Albi t ius , De ¡nconshtnsiu ut fule. Cap . 4 0 a n u u i .
142 ad 152.


3 5 1 . — (6). Brevis i m p u g n a d o d iversarum respons iónum quas P.
F. Bar tho lomeus Fornés , ordinis nn'noruin. pro suo Ravmundo Lulio
def fendendo in Apologét ico l ibro in lucem edito 1746 Sa ln ian t icae .
23 p p . Cfr. Rover, Iug. cit. 474: RD 836.


PROCESOS DE BEATIFICACIÓN


1. — Primer Proceso de beatificación de Ramón Llull realizado en la Curia Dio-
cesana de Mallorca con autoridad del Obispo de Mallorca, Fr. Simón Bauza, O. P.
677 ff. Ene . de pergamino muy deteriorada. Algunos folios (¡nales atacados por la
humedad . Se impone una restauración cuidadosa de este important ís imo cód ice .
Al principio cuatro folios de índice. Contiene:


55




L O R E N Z O P É R E Z M A R T Í N E Z


352. — (1-9). Proceso parcia l hecho en 1605 sobre el per fume que
se sent ía todos los años en la noche del 25 de enero en el aposen to
donde la t rad ic ión co locaba la convers ión de Ramón Llul l .


353 . — (13-24). Proceso parc ia l hecho en 1607 sobre varios mi la-
gros obrados por in te rces ión de R. L.


854. — (25-393). 1612. Los Jurados del Reino de Mallorca supl ican
al Obispo se d igne abr i r un proceso formal y ord inar io sobre la vida,
cos tumbres , san t idad y mar t i r io del Beato , pa ra que p u e d a l levárselo
a Boina Fr . An ton io Busquets , rel igioso obse rvan te , n o m b r a d o s índico
para este fin por los Jurados de la Ciudad y Reino .


Los artículos presentados por los Jurados para que sobre ellos depongan los
testigos l lamados , alcanzan el número de treinta y c inco. Los deponentes fueron
181 . Las informaciones de los testigos empezaron el día 23 de julio de 1612 y ter-
minaron el 29 de noviembre de 1613 . Al principio del códice bav un índice de lo-
dos los deponentes .


355 . — (192). Officium gloriosissimi et beat iss imi mar tyr i s magistr i
Raymundi Lulli qui passus es t . . . Copia certificada por el no ta r io An-
tonio Solivellas de u n a obra impresa en Valenc ia en 1506 (RD 36)
que se encon t r aba en la l ibrer ía del Conven to de Santo D o m i n g o .
Test igos: Fr. J ac in to Gal lur , O. P. y Pedro Ribot , no ta r io . Fecha de
la cert if icación: 2 d ic . 1612.


Ed. v bibl.: Pascual , Vindiciae, I, 353 : Bennazar, Breve ac... 114; Custurer, 117, 60 .


356. — (193). Fr . Ignacio García , O. F . M. , da cuenta de una cu-
rac ión milagrosa ob ten ida con una re l iquia de R. L. día 10 de jul io
de 1600. Copia certificada por el no tar io Antonio Solivellas id día 2
d ic . 1612, s iendo test igos Fr. Miguel Guel ls , y Agust ín Pizá, O. F . M.


Ed. y bibl . : Custurer, 146.


357. — (394). El Rdo. An ton io Seria m e d i a n t e acta de lan te del
notar io An ton io Pa lou día 17 marzo 1562 funda una fiesta en h o n o r
de R. L. en la Catedra l g ravándola sobre seis l ibras de censo que le
hace todos los años Gui l l e rmo Vicens de la Par roquia de Selva.


Copia certificada por el notario Antonio Solivel las día 13 dic. 1613 sacándola del
códice Consaeta de las distribución* del clior de la Sea de Matlort/ues que se encontraba
a la sazón en el archivo de la casa y hospital de la Cofradía de S. Pedro y S. Bernardo.
Test igos: los Rdos. Juan Vaquer y Pedro Mora. Cfr. Custurer, 119, 61 ; 136.


358 . — (394). El no tar io Anton io Solivellas certifica que en el día
13 dic . 1613 y s iendo testigos Pedro Onofrc Salva y Tomás Botelles


5 6




Í.OS F O N D O S M A N U S C R I T O S l . l ' L I A N O S 20?


lian sido examinados los s iguientes objetos, a requisición riel notar io
Pedro Ribot :


359. — re t abu lum dep ic tum imaginis Líti. Rayniundi Lulli mar tyr is
anachor i tana veste amic t i , genibus llexi ad coelum in ten tuní versus
l iguram Christ i Crucil ixi a cujus Raymundi ore profer tur O bonitas.
In quo retabillo depic tus est Mons Randae necnon dunuis vulgo dic tus
la mata escrita. In c i rcunser ipt ione cujus rctabuli sunt scripta hace
verba: Beatus h o m o q u e m tu erudier is D o m i n e et de lege tua docuer is
cuín ut mitiges ei a diebus malis doñee l'odiatur peccator i íovea.
Psalmo 9 3 . . .


360. — Pr imer epi ta l io . Elogios en honor de R. L: i lomo novas,
scientia nova...


Custurer, 304 , 2 .


3 6 1 . — Segundo epitafio. \ ersos: Asirá (¡ni condit, nitidumque coe-
lum... Expl . «aera fundís».


362. — Ad vesperas responsoni im et an t iphona Ad Magnificat.
Cfr. n.° 355 .


(399-458). En el archivo de la misma Casa de la L indad se encon-
t ra ron los s iguientes privilegios favorables a la doctr ina lu l iana:


363 . — 26 oct . 1290. Del General de los Franc i scanos .
Pascual, Vindiciae I, 186: Mut, Historia general... III, 51; Avinyo, Historia... 37;


Les doctrines. . . 2 9 ; Rubio , Docnments... 1,9; Bennazar, Breve ac...51; Custurer, 206, 68 .


364. - 11 febrero 1309. De la Univers idad de Par ís .
Ed. cit . ; Fornés, Liber... 3 5 2 .


365 . — 2 agosto 1310. De Felipe el Hermoso , Rey de Franc ia .
Ed. cit.


366. - Par ís , 9 sept . 131 I . De Francisco de Ñapóles , Canci l ler de
la Univers idad de Par ís .


Ed. cit.


367. - 15 enero 1425. De Alfonso, Rey de Aragón .
Custurer, 342 , 8; Les doctrines... 69 .


368 . — Ñapóles , 26 enero 1449. Del m i smo .
Custurer 3 4 3 . 9; 1 1 , 4; 23; Les doctrines... 73 . Cfr. ACÁ. Reg. 1932, f. 45 .


369. — Zaragoza, 21 febr. 1503. De Fe rnando el Cató l ico .
Custurer 37 , 18; 92 , 6; 349 , 15; Les doctrines... 79; Cfr. RD 5 3 .


370 . - Sevil la, 11 mayo 1526. De Carlos V.
Custurer 3 5 1 , 18; Bennazar, lfreve ac... 220; Les doctrines... 83 : Mut 75: Fornés,


Liber... 115 .


5 T




208 LORENZO PÉREZ MARTÍNEZ


3 7 1 . - San Lorenzo , 24 oct . 1597. De Fe l ipe II.
Custurer 352 , 19; Fornés 127; Les doctrines... 86; Mut 9 3 .


372. - (459). Barce lona , 23 sept . 1478. Pedro Miguel Carbonel l
autoriza la donac ión universa l que de todos sus b ienes hace la nob le
señora Beatriz de Pinos a favor de las escuelas de la doc t r ina de Ra-
món Llul l .


Custurer 9 3 , 7; 138, 18; 3 4 6 , 12 . Cfr. Juan Muntaner, BSAL 28 (1941-2) 305-9 ,
411-3; A. Pons, Fra Mario de Passa liillista i bibliofil, E U C 22 (1936) 317-337: A. Pons ,
BSAL 26 (1935) 180.


373 . — (475). 1507. Con ocasión de una proces ión de rogat ivas al
Monte de Randa , el canónigo D . Gregorio Genovard enseña al pueb lo
las re l iquias de R. L.


Custurer 77 , 5 1 ; 8 2 , 6 2 .


374. - (477). Jodocus Bad ius . . . Rernardo L av in e th e . . . De una obra
impresa en París en 1516 (RD 59).


375 . — (478). 1516. Li t te rac cer t i l icator iae lec turae Lul l i anae doc-
t r inae Parisi is .


Custurer 454; Les doctrines... 87 .


376. — (479). Epís tola dedica tor ia ex l ibro impresso Ars inventiva
veritatis D. Raymundi Lulli.


Dedicado al Cardenal Cisneros. RD 5 3 .


377. — (484). 1521 . Id. ex l ibro impresso in t i tu la to Blanquerna.
Dedicado al canónigo mal lorquín Gregorio Genovard. R D 76 .


878 . — (500). 1481 . Lega tum in l'avoreni lu l l ianae doc t r inae dis-
pos i tum per D . Agnc tem, uxorcm rclictain Mag. JNicolai Quin t , civis
Maj. ut pub l i ce lega tur et docea tu r .


Ed. .1. M. Pon, en Mediterraneum 1 (1936) 42-6 . Cfr. Custurer 138 y 304 .


379. — (507). 1567. Dos asignata a Rdo. An ton io Serra , doc to re
Theo log iae , ad d o c e n d a m doc t r inam B. R. L. mar ty r i s .


Custurer 138.


380. - (516). 1485. Des ignat io dotis 100 l ibr . census et r end i tus
pro docenda Lul l i ana doc t r ina .


Custurer 138 y 306 nota e.


3 8 1 . — (521). 1503. L i t te rae regiae in favorem Lul l i anae doc t r inae .
Custurer 92 , 307 , 350 .


382. - (523). 1527. Lega tum in favorem p a u p e r u m s tuden t ium


58




LOS FONDOS MANUSCRITOS L U L I A N O S 209


scient iae i l luminat i divi R. L. per i l lustrem et ar lmodum R. D . Gre-
gorii Genovar t , c a n o n i c u m , disposi tum.


Custurer 138.


383 . — (525v). 1598. Legatum in favorem canonizat ionis Reati Ray-
m u n d i Lull i faciendae per Mag. Joannem Sureda . . .


Custurer 138.


384. — (526). 1606. Legatum in favorem canonizat ionis dictae per
Mag. D . Beatr icem Garcías y Rossií iol . . .


Custurer 138.


385 . — (527). 1610. Legatum in ejusdem canoniza t ion is . . . per 111.
D . J o a n n e m Michaelem de Vil lalonga.


Custurer 138.


386. — (529). 1613. Legatum per Mag. Balthasarem Contest i mil i-
t em Maj. pro effigie si ve s imulacro predict i B. R. L. facturo in ara
m á x i m a Sti. F ranc isc i .


Custurer 138.


387. — (530). 27 enero 1500. Regis Ferdinandi pr iv i leg ium.
Custurer 347; Fornés, Liber Apologeticut... 131; Les doctrines... 77; RD 36.


388 . — (535). 1500. Approba t io libelli ex l ibro impresso in t i tú la lo
./anua Arlis M. R. L. per judices assignatos.


RD 27; Custurer 298 y 448 .


389. — (540v). 1541 . N a r r a d o adventus Caroli V Impera tor i s ad
c iv i ta tcm Majoricen.


Copiado de la obra impresa por Ferrando de Consoles en 1542. Nueva edición en
Alvaro Campaner , Cronicón Mayoricense, P. 1881 , pp. 305-340. La edición original es
rarísima. Reeditada por Viador de Sant Feliu en 1933 con prólogo de F. Sureda Blanes.


390. — (542v). 17 marzo 1567. In s t rumen tum pub l i cum in Civitale
Barc inonae a c t u m elect ionis Dris . Joannis Ludovici Vileta ad legeñ-
dam sc ien t iam et doc t r inam R. R. L.


3 9 1 . — (555). 1519. Ex l ibro impr . in t i tu la to De anima rationali
D . Magistri R a y m u n d i Lul l i vi tae et mar tyr i s n a r r a d o .


R D 7 3 ; Custurer 47 , 100 , 378 .


392. — (563). 1513. Epis to lae ex l ibro registri l i t te rarum in Archi-
vio Univers i ta t i s Maj. recogni tae designatae al Rdmo . Cardinal d é l a s
Españas .


5 9




210 LOZENZO PÉREZ MARTÍNEZ


Dos de los Jurados a] Cardenal Cisneros, una de éslc a los Jurados, y otra de los
Jurados a Mfonso de Proaza. Custurer 84 , 9 8 , 36 , 364: Fornés, Liber... 75 , 430; Pedro
A. Sancho, BSAL 3 (1389) 103.


393 . — (567). 1313. Rcnovat io t reuguae ¡nlcr Rcgcín Maj. el Regem
Tunic ia .


394. — (569). 14 agosto 1314. .Memoria I rans l re la t ionis p e r D . Ma-
gis t rum R. L. factae ab instila Maj. ad Rogiani.


Cuslurer 5 8 , 5-tl; Pasqual, I indiciar... I. 32-1; Salvador Calmes duda de la auten-
ticidad de este d o c u m e n t o . Cfr. Dinamisme de Iltunon Lull, P. 1935, p. 5 3 .


395 . — (571). I ncend ium sacr is t iae monaster i i fratrum m i n o r u m
Maj. e i quo serva túm fuit illesum corpus R. R. L. mar tyr i s Dei mira-
cu lo .


Traslado de un original ant iguo. Cfr. Custurer 6 1 .


.396. — (576v). 1448. Disposi t io corpor is R. R. L. mar tyr i s in novo
m a r m ó r e o s e p 111 ch ro .


Custurer 65: Pasqual, Vindiciae... I , .532; Bennazar, /¡rece ac... 104 , 107; Fornés,
Liber... 404 . Cfr. n." 3 3 1 .


397. — (576v). Ora t io , secreta y p o s t e o m m u n i o en hono r de. R. L.
Custurer 118.


398 . — (578). 19 marzo 1508. Castos hechos por los Jurados en la
capil la del Monte de Randa.


399. - (578v). 27 abril 1596. Acta sobre la «mata escrita» de
Randa .


Custurer 85 .


400. — (580). 8 jun io 1596. Acta sobre examen de varias imágenes
an t iguas de R. L.


Custurer 106; Bennazar, Breve... 132 .


4 0 1 . - (583). 1609. Ins t rumentó lo suavissimi et l 'ragantissimi per-
c ipient is odoris in cub ícu lo olim domus B. R. L. mar ty r i s ann is s in-
gul is .


Custurer 89; Bennazar, Breve... 8-11; Pedro A. Sanxo , en Revista Luliana 2 (1903)
344-350 , 3 (1904) 26-29 .


402. — (585). 1609. Benedic t io sacelli in domo olim R. R. L. mar-
tyr is et sanc tae missae c e l e b r a d o .


Ed. citadas.


403 . — (588). Copiae reg ia rum car ta rum quae fuerunt Romaní
t ransmissae . Son las s iguientes : a) Madr id , 31 marzo 1595. Al emba-


0 0




LOS FONDOS MANUSCRITOS L U L I A N O S 211


jador en Roma, b) Escorial , 16 agosto 1611. A Su Sant idad, c) Esco-
r ia l , 16 agosto 161 1. A los cardenales Pindó y Panfilo de las Cong. del
Índice y de Ritos, d) Escor ia l , 16 agosto 1611. A I Embajador en Roma.


Custurer 354 y 38; Les doctrines... 43; Archivo Ibero Americano Id (1'>li 1) 18. 1.a
primera puede verse en Arch. Cor. de Aragón, Rcg. 4379, f. 53 .


404. — (592). 2 jun io 1610. Celebrat io Concili i General is Maj. ad
e l igendam p e r s o n a m bab i lem ad negot ia R. R. L. in curia romana
t r ac t anda .


Fué e leg ido Fr. Antonio Busquets, O. F. M. (-¡- 1615) .


405 . — (597) . 15 julio 1610. Electio p roborum liomintini ad nego-
t ia B. R. L. p e r t r a c l a n d a .


Elección de lo (pie más tarde se l lamó la Junta de la Causa Pía Luliana.


406. — (600). 5 dic . 1611. C o m p r o b a d o martyr is per visuraiu ca-
pitis R. R. L. mar tyr is ad ins tant iam patruin jura tor imi Raleariutn
l'actani.


Custurer 78; Bennazar, Breve, ac... 127; Agustín Buadcs, RSAL 17 (1919) 295 .


407. — (603v). 1613. Narrat io celebr i ta t i s qua Ínclita Pabnae Ci-
vitas colit m e m o r i a m venerabilein B. R. L. mar tyr i s .


408 . — (618v). 1595. Li t te rae coinpulsoriales a S. Indicis Congre-
gat ione pro negoti is R. R. E. mar tyr is provissae.


Custurer 138, 323 , 352: Bennazar, Breve ac... 132; Fornés, Liber... 112.


409. — (626). 1502. Cer tamen poc t icum Maj. fací um in honorem
R. R. L. mar ty r i s .


Tomaron parte los poetas Antonio .Masut, Juan Odón Menorca, Jorge Miguel Albir
y Gaspar de Veri. Cfr. Bover. Biblioteca...; Joan Avinyó, Historia del Litlisine, B. 1925,
p. 309-332; T. Fortcza, en Museo Balear I (1875) 443-452 .


410. - (649). 5 nov . 1614. Narrat io sepulchri B. R. L. mar tyr i s
opere magnifico cons t ruc t i .


Custurer 10, 13 .


4 1 1 . - (653). 1614. Carmina in honorem dicli Beati Martyris olim
contex ta in il l ius sepulchro .


Custurer 14 .


412. — (657). 1617. In fo rmado relinda a instancia del honor , y
discret M. Pera Ribot , notar i s indich de la Univcrsitat per los neguéis
del Beato R a m ó n Lull per raho de un miracle de les atches que cre-
m a r e n mol tes hores sens minu i r se .


Custurer 139.




212 LORENZO PÉREZ MARTÍNEZ


2. - Primer Proceso (1605-13) . 438 ff. Diferentes manos y t iempos . Parece copia riel
anterior. Sólo c i tamos los artículos que no se encuentran en el códice anterior.


413 . —(376-93). 1618. Declarac iones hechas sobre la fundación
del Conven io de San Francisco de Palma, incendio de la sacrist ía v el


J


prodigio de no haberse q u e m a d o el cuerpo del Beato.


414. — (397-437). Autos seguidos , d o c u m e n t o s y demás referentes
a las luchas intes t inas entre los domin icos v los lulislas por haberse
negado aquel los a asistir a un T e d e u m en honor del Beato. (Siglo
XVIII) .


3 . - C o p i a hecha en el siglo M i l i del primer Proceso (1605-1613) y del tercero (1751) .
230 84 escritos -f- 8 IT. en blanco. En su origen debió pertenecer a la Causa
Pía c o m o todos los otros códices , pero después pasó a ser propiedad de D. Pedro
i l ¡ - A. Pena. L l t i m a m e n l c no sabemos si volvió a la ('. P. L. o al Obispado.


4 1 5 . — (1-230). Copia del p r imer Proceso .


416. — (1-84). Te rce r Proceso . Sol ici tado por uho de los póstula-
dores , Fr . Luis Vives, OFM, al Obispo de Mallorca. D . Lorenzo Des-
puig y Coloner . T i ene dos par tes : Visita y examen que hizo el Obispo ,
a c o m p a ñ a d o del pos tu lador y de varios per i tos , de a lgunas imágenes
m u y an t iguas de Bamón Llul l : y un catálogo (1491-1750) de elogios
d é l a sant idad y mar t i r io de Bamón Llull que se encuen t r an en obras
impresas . Al final va el j u r a m e n t o del pos tu lador de hacer llegar
aquel proceso a Roma (1751).


•I. — Materiales recogidos para probar el culto inmemorial de li . ] . . S. XVII. Son los
documentos que poseía el postulador en Roma para defender la Causa. Segura-
mente los encuadernó el P. Juan Riera, O. F. M. , que fué postulador durante los
años 1616 a 1633. Al morir el P. Riera en el Colegio de San Isidoro en Roma, allí
quedó el códice . N o conocemos ni la fecha ni por quien fué devuelto a Mallorca.
Por desgracia muchos otros códices que se encontraban en San Isidoro, al morir el
P. Riera, no han sido devueltos y hoy todavía se encuentran en aquel centro . Cfr.
S. Calmes, Cataleg d'obres i documenls lulians a Roma, en BSAL 24 (1932-33)
99-108 . El códice que a continuación reseñamos es el mismo que en el catálogo
que acabamos de citar figura con el n.° 55 . Estropeadís imo. Se impone una res-
tauración.


417. — (1-21). Proces original de les hobres fetos pe r diversos t ro-
badors en labor de la vida, doc t r ina e m o r t . . . Cfr. n ." 409.


418. — (22-27). Minu tas de súpl icas , dec la rac iones , e tc . dir igidas
por Fr . An ton io Busquets , O. F . M. , a las Congregac iones r o m a n a s .


02




LOS F O N D O S MANUSCRITOS L U L I A N O S 213


419. - (29-34). El Doc to r Arias de Loyola . cr iado del Rev nues t ro
señor y su cronis ta mayor , certifico que pedí la susodicha instrucción
al señor Juan de Her re ra , a rqui tec to general deslos revnos v aposen-
tador mayor de Palacio , en n o m b r e del Señor Pedro de Pachs. caba-
llero m a l l o r q u í n , p rocurador real del reyno fie Mallorca y que la d i o
en la sobredicha forma. . .


420. — (35-48). Informatio relinda de inanament de N I O N señor re-
verendiss im a pet i t io deis magnifichs señors Jurats del Regna de Ma-
llorca sobre del olor se senl quiscun any lo die de la conversio del
glorios St. Pan . en la c a m b i e del Doctor Mestre Ramón Llu l l . el qual
die se en ten es lo p r imer dia de la apari t io li feu Christo Crucificat.
1605.


Cfr. n.° 352 .


4 2 1 . — (49-52). Copia notar ia l de los privilegios concedidos a las
doc t r inas lu l ianas por el Rey de Francia , Fel ipe , en el año 1310; por
el Canci l le r de la Univers idad de París, en 1311: por Fr. R a y m u n d o ,
Minis t ro general de los franciscanos, en 1290: por D . Alfonso, Rey
de Aragón, en 1425.


Cfr. n.° 365 , 366 , 363 y 367 .


422. — (53-55). Tes t imon io otorgado por la Curia de Zaragoza a
pe t i c ión de Juan de Vera , alias de Fuen tes , médico del Rey y del Ar-
zobispo de Zaragoza, de que en París se leía púb l i camen te el Arte de
R a y m u n d o . 1516.


" Cfr. n.° 3 7 5 .


423 . - (57-59). De te rmina t io felá per lo gran v general Consel l .
Dia 19 de sep t i embre de 1588. (Del Ll ibre de De tc rminac ions ) .


Providencias sobre la defensa de la Causa del R. en Roma.


424. - (61-62). Id. 22 abril de 1594. (Del Ll ibre Ex t raord ina r i de
la casa de la Jura r ía ) .


Elección de un sindico para que marche a Roma a defender la Causa del Beato.


425. — (63-65). Epi thonie de los papeles autént icos que se presen-
tan compu l sados con letras de Su Mag. y t raydos de los archivos de
la Corona de Aragón , por los quales se demues t ra con evidencia todo
lo que se afirma en razón de ampara r la doct r ina y l ibros del sancto
márt i r R a y m u n d o Lul io y ex t i rpar la ca lumnia de Eyiner ich, es a sa-
ber . . . Son 16 piezas .


426. — (65). Dest ier ros de Eymerich conten idos en los ep i thomes


63




214 L O R E N Z O P É R E Z M A R T Í N E Z


64


de unas letras del Rey Don Juan el p r imero de Aragón. Es el n ú m e r o
15 de la serie de 16.


427. — (65-66). E p i t h o m e del discurso de la causa y processo que
se vent i ló en t re los devotos del sancto már t i r R a y m u n d o y Fray Ni-
colás E y m e r i c , y fué assí. 16 y ú l t imo .


428. — (66v-67v). Conscquenc ias necessar ias colegidas de los so-
bredichos papeles por los quales a l lende de lo que en los Memoria les
se demues t ra parece debe el Consejo sup remo de Aragón conceder lo
que p re t enden los devotos del santo már t i r R a y m u n d o Lul io . Al final
firma el Doc to r Arias de Loyola .


429 . — (68-73). Copia del memor ia l con que informó a Su Mag. el
doc to r don Mugo Berar te , p r o c u r a d o r real del Reyno de Mal lorca .


Bover, Biblioteca... n." 121 .


430. - (74-79). Cartas de Arias de. Loyola a los Jurados de. Ma-
l lorca.


La primera no trae fecha y parece un fragmento de un memoria l . La segunda está
fechada en Madrid, 3 de octubre de 1615.


4 3 1 . - (80-89). Cfr. n.° 352 y 420.


432. - (89-90v). 1607. Copia de una nota que cuenta la l legada a
Mallorca del cuerpo del b . R. L.


433 . - (91-94v). Copia del acta (Aviñón, 12 de junio 1395) por la
cual Ramón de CortilJis. canónigo de E lna , acusa a Aymcrich de lan te
del inquis idor Juan Ansur re .


Custurer 274; Avinyó , Historia... 169 . Cfr. n.° 193.


434. - (95-101). Memoria l de Fr . Anton io Busquéis dir igido al
r ey . . . Impreso . 1614.


Cfr. Bogent -Durán , 176.


435 . - (103-111). Cfr. n . ° 3 5 2 ; 420 y 4 3 1 .


436. - (111-112v). Cfr. n.° 432.
437 . — (113-116v). Bula de confi rmación de la Cofradía de Nuestra


Señora de Belén erigida en el conven to de franciscanos de Jesús ex-
t r amuros de la Ciudad de Pa lma . 31 de marzo de 1601.


L O R E N Z O P É R E Z M A R T Í N E Z


( Continuará)




B I B L I O G R A F Í A


I


S E C C I Ó N DÉ E S T U D I O S LULIANOS


El «índice» de Paulo IV, en el que se incluyó a Ramón Llull.1 —
En vísperas del cuarto centenario del primer índice romano, el ilustre aca-
démico Lorenzo Riber, en un artículo aparecido en el Boletín de ía Real
fícademia Española, Mayo-Agosto 1958, alude íncidenfafmeníe a la inclu-
sión de las obras del Iluminado Maestro en el Catalo¿us carafiano. Erasmo
en el índice paulino, con Lulio, Sabunde y Savonarola, es el título del tra-
bajo del celebrado escritor.


A la vuelta de cuatro siglos, sigue siendo un secreto para la historia del
lulismo porqué el cardenal Ja ime Pou, pese al interés que sentía por las
doctrinas lulianas, no impidió la inclusión de les obras del doctor mallor-
quín en el primer índice de la Iglesia. El carácter provisional del Index ca-
rafiano proyecta no escasa luz sobre esta actitud inhibitoria del eminente
purpurado.


Pero Riber aborda per se el tema de la prohibición, por la suprema au-
toridad de la Iglesia, de los escritos de Erasmo. ¡Y con qué encendido entu-
siasmo! Diríase que el sabio académico toma la defensa de la causa del
humanista de Rotterdam contra el celo intemperante de un Pontífice anal-
fabeto, incapaz de valorar los tesoros del opus maravilloso del escritor ho-
landés.


Pero se da el caso de que nadie ha tejido del Papa teatino y de su mul-
tiforme cultura elogio más entusiasta que el que brotó de la pluma del hi-
percrítico humanista.


Erasmo, en Inglaterra, conoció al futuro Papa en 1517, siendo éste nun-
cio de León X en la corte de Enrique VIII. Lorenzo Riber no lo ignora, aun-
que yerra al afirmar, y ello repetidamente — la especialidad de Lorenzo Ri-
ber no es precisamente la historia—, que el futuro Paulo IV era por aquellas
fechas cardenal. Sólo diecinueve años más tarde, en 1536, era decorado por
Paulo III con la púrpura cardenalicia. Antes, en 1524, renunciadas dos mi-
tras para seguir a Jesucristo desnudo de todas las cosas, había de echar los
cimientos, con San Cayetano de Thiene, de la Orden de Clérigos Regulares,
y vivir en ella doce años como simple religioso.


En carta escrita desde Londres el 21 de mayo de 1517 al Pontífice León
X afirma Erasmo del prelado: «¿Qué no logrará persuadir la singular eío-


1 LOHKNZO Rinwi, Erasmo en el < índice paulino), coa Lulio, Sabunde y Savonarola
(Boletín fie la Real Academia Española, XXXVIII , 1958, 249-263) .




216 ESTUDIOS L U L I A N O S


cuencia de este hombre sin igual? ¿A quién no moverá la autoridad de un
prelado tan íntegro? ¿A quién no inflama la piedad de este óptimo persona-
je? Al conocimiento no común de las tres lenguas, a su extraordinar ia
cultura en todas las disciplinas, añade este joven prelado tal integridad de
costumbres, tanta santidad y modestia, tanta jovialidad y simpatía, dentro
de la mayor gravedad, que es lustre de la sede romana, y para el pueblo
británico modelo de toda virtud».2


Y en otra al obispo teatino de 29 de agosto del propio 1517, se despide
de él con estas palabras: «Adiós, honor de las letras y de la religión».3


Un íntimo de Erasmo de Rotterdam, Sebastián Giustiniani, embajador
de Venecia en Inglaterra, al encargar a su amigo, en carta de 20 de junio de
1517, que visite en su nombre al prelado, le dice entre otras cosas: «Me
causarás gran placer, si visitas en mi nombre al obispo teatino, persona in-
signe por su doctrina y santidad de costumbres... No puedo por menos de
desear la amistad de este varón, en el cual uno encuentra todas aquellas
cualidades que conducen a la virtud y abren camino a la felicidad. Sus ma-
neras son alegres, su inocencia singular, su gravedad venerable. Es dulce,
afable, jovial. Su cultura es múltiple y profunda. Impuesto en filosofía, en
derecho civil y canónico, y sobre todo en teología, domina las literaturas
griega y hebrea, de forma que se le creería nacido en aquellos países. Nada
hace que no sea razonable. Ningún gesto hay en él, ninguna actitud en su
cuerpo, que no sea bella, elegante, llena de ingenuo pudor. Siempre !e pro-
fesé admiración, y me lo propuse por modelo, ya que sólo verle o recordar-
le me es estímulo a la virtud». 4


El cardenal Antonio Carafa, familiar de Paulo IV, escribía del Papa tea-
tino: «Poseía una memoria tan feliz que recitaba, aun anciano, párrafos en-
teros de Cicerón, de Virgilio y otros autores. Si trataba con gente culta, sal-
picaba la conversación con citas especialmente de Homero, muchos de
cuyos pasajes se sabía de memoria. Sus avisos y correcciones reflejaban su
erudición...» 5


La ineficacia de las medidas de los Pontífices anteriores, Clemente VII,
Paulo III y Julio III, impusieron al Papa Carafa la promulgación de su índi-
ce. Paulo IV, apenas elegido, se preocupó de llevar a cabo lo que en ponti-
ficados anteriores no se había sabido, o no se había podido realizar. A Riber,
no obstante, le sorprende la prohibición de los libros del escritor holandés
cuya publicación, según él, alentaron León X, Clemente VII y Adriano VI,
al igual que Carlos V «por temor de que fuese Erasmo a servir a otra po-
tencia».


Los detractores sistemáticos del Pontífice teatino apoyan su punto de
vista en la actitud de Pedro Canisio, hoy sobre los altares, desfavorable
hasta cierto punto a las medidas prohibitivas que la dura ley de la suprema


A AIILEN, P. S. Opas epistolunuii Desiderii Erasmi Roterodami. Oxford, 1926,
(. II, pág. 87 .


• Ibid. , pág. 34 .
4 Ibid . , pág. 506 .
5 Antonii Carafae S. R. E. curdinidis in Ueruardi ¡\avagerii narrationem de Pauli


IV vita ad Senatuin venetum Notae apologeticae. Biblioteca Nacional de Ñapóles . Seco.
Manuscritos . Ordine Teat ino , XVII.




BIBLIOGRAFÍA 217


necesidad h a b í a puesto a la jerarquía en el trance de adoptar en aquellos
tiempos de prueba para la Iglesia de Cristo.


Los santos, en primer lugar, no son, ello es evidente, el cuerpo docente
de la Iglesia. Ni todo es santo en los santos. Por otra parte, frente a la acti-
tud semihostil del jesuíta germano, destaca la de otro santo, del que fué al-
ma y propulsor de esta directriz carafiana, el dominico Miguel Ghislieri,
entonces cardenal inquisidor y más tarde Sumo Pontífice, hace tiempo ca-
nonizado. Crecido en medio de las luchas y conocedor de la realidad por
dura experiencia de años, acostumbraba repetir, apoyándose en el testimo-
nio de los mismos herejes, que éstos se gloriaban de haber perjudicado a la
Iglesia católica más a través de la prensa que con ninguna otra arma».


Decía Richelieu: «Si se hubiese puesto presos a Lutero y a Calvino
cuando empezaron a dogmatizar, se hubieran ahorrado a los estados no
pocos disturbios». 0 Y cuando Conde fué a pedirle la libertad de un jansenista
en prisión por sus escritos, contestóle el cardenal, con sabia visión de esta-
dista: «¿No comprendéis que es más peligroso que seis ejércitos invasores?» 7
Existen dos materialismos. Uno, profesado, el comunismo. Ofro, disfra-
zado, hipócrita, el liberalismo. ¿Cuál es el peor?


Desde su retiro de Venecia, los reformadores teatinos con San Cayetano
a la cabeza, a través de Juan Pedro Carafa —el futuro Paulo IV , verbo
de su congregación, habían llamado la atención al Papa Clemente VII, en
un famoso «memorial», acerca de la necesidad de ser vedada la lectura y la
difusión de libros heréticos, revocándose los permisos otorgados, y no con-
cediéndose más que en casos excepcionales, «porque aquí se tienen y se
venden, por religiosos y seglares sin miramiento ninguno y so pretexto de
licencia, la cual ha sido en muchos casos verdadera ocasión de ruina para
ellos y para otros».*


Pedro Pablo Vergetio, el joven —1498 a 1565 — (y es un ejemplo) obispo
de Capodístria y exnuncio de Paulo III en Alemania, apóstata italiano y lu-
terano furibundo (recuérdense su Historia di Giovanni Xlll che fu femina


1556—, su opúsculo Delía camera et statua della Madonna chiamata di
Loreto —1554—, etc.), debió su apostasía al trato con los protestantes y a
la lectura de las obras de Lutero, a que se entregó ¡para refutarlas! Como
hay venenos para el cuerpo, hay venenos para el alma. Los venenos inte-
lectuales son tantos y tan eñcaces como los venenos físicos.


El Cafalogus de Paulo IV, no satisfizo por igual a los variados sectores
del mundo religioso. Se ponderaba el rigor de las medidas adoptadas más
que la gravedad de los motivos que las habían provocado. En los ambientes
erasmistas, en los medios heretizantes, la reacción fué violenta. No pocos,
farisaicamente, rasgaban sus vestiduras, quien en invocando la cultura,
quien con vistas al negocio, o en nombre, para que nada faltase, ¡de la di-
rección espiritual!


El índex carafiano escandaliza todavía a quienes sistemáticamente se
dedican a amontonar cargos sobre el Pontífice teatino. Por prejuicios de es-
cuela, por intereses de partido o de nación, más de uno se complace en


0 P. COSTE, Mr. Vincent. París 1931 , III.
5 Id. Ibid.


8 A. CAHACCIOLO, C . H. t'ilu <• gt'sli di l'auln i i . Ms. Hibliiiler.a S . A. della Valle,
Koma.




218 E S T U D I O S I , V E Í A N O S


destacar ¡hoy todavía! sólo aspectos negativos del primer índice de la Iglesia
y sus explicables deficiencias en cuanto obra humana en etapa inicial, sin
que una palabra elogiosa asome una vez a su pluma al celo pastoral de
Paulo IV y al indiscutible servicio prestado a la causa de la fe por la inicia-
tiva pontificia.


Las reacciones de éste o el otro jesuíta, sobre las que Riber especula,
ante la posible inclusión de determinados autores, concretamente de Eras-
mo, en el Catálogo romano en período de gestación, no representaba el cri-
terio de la Compañía de Jesús . En la suprema comisión de teólogos y
canonistas encargada de elaborar el primer índice de la Iglesia bajo la pre-
sidencia del inquisidor mayor, el cardenal dominico Miguel Ghislieri, que
fué después San Pío V —por más que Riber sugiere que el primer índice
romano fué «dictado» por Paulo IV , figuraba el prepósito general de la
joven Compañía, el español Diego Laínez, de toda la confianza de Paulo IV,
con el secretario Juan Alfonso Polanco y otros jesuítas. Los casos a que
Riber se refiere o son anteriores a la publicación del Catálogo, o dicen rela-
ción a circunstancias a las cuales se proveía en la más amplia medida por
el cardenal inquisidor.


«Duro fué, en un principio, privarse de muchos libros», escribía el secre-
tario Polanco en carta a toda la Orden. Pero si grave era la medida, era
más grave el peligro que la había provocado. Por ello se complacía en des-
tacar las ventajas de la providencia adoptada, justificada, a su parecer, por
el hecho de que el enemigo usa «instilar la ponzoña de la mala doctrina, cu-
bierta o mezclada con el azúcar de la buena».1 1 Por lo demás, tal rigor a
nadie podía doler más vivamente que al Papa «honor de las letras», como
le calificara el propio Erasmo. Sin la eficacia del medio de la propaganda
escrita, los seguidores de Lutero no habrían podido realizar, en tan corto
espacio de tiempo, la labor demoledora llevada a cabo, por ejemplo, en no
pocas ciudades de Italia. Con razón, el heresiarca se había felicitado en al-
guna ocasión de los progresos de la secta en el dominio véneto, de cuya
capital, por su situación geográfica de puerta de entrada en la península, el
proselitismo luterano había hecho el centro de irradiación propagandística
de la literatura protestante. Para contrarrestar sus efectos, los teatinos, a
través de su fundador, San Cayetano de Thiene, habían invitado en 1530 al
célebre editor veneciano Paganino Paganini a desplazarse a Venecia, brin-
dándole el proyecto curioso de instalar una imprenta en las dependencias
conventuales e iniciar a sus religiosos en el arte tipográfico. Forma de apos-
tolado que Cayetano apellida «santa vida de los Padres y ministros del
Evangelio». 1 0 Él movimiento teatino culminó, años más tarde, en el primer
índice romano, promulgado por el Papa Carafa, el más íntimo colaborador
del Patriarca de Thiene.


La «inflexibilidad» del índice paulino está desmentida por los hechos. Es
sabido que el Catalogus promulgóse el 30 de diciembre de 1559 (en realidad
el 30 de diciembre de 1558, ya que para la Inquisición el año comenzaba en
Navidad). Pocas semanas después, en enero inmediato, aparecía en segunda
edición con una Moderatio Indicis, que permitía la lectura, bajo determi-


9 Monumento, histórica S. I., Pol. Complementa, I, 1 7 9 .
1 0 VENY BAI.LESTER, C . R . San Cayetano de Thiene, Patriarca de los clérigos regu-


lares, Barcelona, 1950, pág. 367 .




BIBLIOGRAFÍA 219


nadas condiciones, previa licencia del Inquisidor. Yerra H. Reusch al atri-
buir la Modera fio a un decreto de Pío IV, sucesor de Paulo IV, de 24 de
junio de 1561. 1 1 El 30 del propio enero, el cardenal Inquisidor, alter ego de
Paulo IV, otorgaba amplias facultades a la Compañía de Jesús, en orden a
la lectura y al uso en colegios y casas de estudio de los libros incluidos en
el Indice. i a A mayor abundamiento, el 14 de mayo del mismo año, el propio
cardenal Ghislieri se mostraba no menos generoso con los sacerdotes de la
Compañía tocante a la absolución de sus penitentes en relación con el Índi-
ce. Si en determinados ambientes se debía ser indulgente, en otros cabía
mantener todo el rigor de la medida. De ello eran por demás conscientes el
Pontífice teatino y su cuerpo de colaboradores.


Uno es nuestro maestro, Cristo. N o Erasmo o Platón. Mucho menos
otros doctores... Cristo, a través de su Vicario, con sus cansinas, su gracia
de estado, su infalibilidad, al cual, y sólo al cual, fué dicho el «quodcumque
ligaveris»... Buscando «el reino de Dios, lo primero»... no corre peligro la
cultura ni sus auténticos valores. Fué el propio San Ignacio quien, en 1553
—años antes que Paulo IV se ocupase del índice y ciñese la tiara de Pe-
dro—, mandó entregar a las llamas las obras de Savonarola existentes en la
casa de Roma, y vedó a las demás la lectura de los libros de Fray Jeróni-
mo, cuya inclusión en el índice tanto escandaliza a L. Riber. Ello es que ni
L. Riber, ni el autor en quien se inspira, aportan un solo caso de libros lle-
vados a las llamas en virtud del índice paulino.


Los tiempos de San Ignacio, de Paulo I V , del primer índice católico, no
eran los tiempos de hoy. Es elemental en historia no valorar los aconteci-
mientos al margen de su ambiente, y —la frase es del propio Riber— «fuera
de la atmósfera que los incubó».


Por lo demás, los «autos de fe» con cierta clase de libros son tan anti-
guos como el cristianismo. La cantidad de papiros lanzados a la hoguera, a
la vista de San Pablo, por los neoconversos de Éfeso montaba, como ates-
tiguan los Hechos de los Apóstoles, cincuenta mil monedas de plata. 1 3


A. VENY BALLESTER, C. R.


El Cristocentrismo de Ramón Llull. — El aspecto histórico del Cris
tocentrismo de Ramón Llull —de parigual manera que su contenido ideoló-
gico ha interesado a diversos cultivadores del lulismo teológico.


En 1931, el P. Samuel de Algaida, O. F. M. Cap. desarrolló el tema, en
un extenso trabajo, bajo el título de Chrisfoíogia lulliana seu de motivo in-
carnationis doctrina B. Raymundi Lull.1 En 1934, el P. Fray B. Nicolau
Roig, T. O. R. trataba el asunto en su tesis doctoral sobre Christoíogia
Lulliana* En 1942, el Excmo. y Rdmo. Dr. Eijo Garay publicaba un estudio


" Die índices librorum prohibitorum. Tübingen , 188b, pág. 2(18.
L S TACCRI VKNTUIU, S . I. Di una nuova opera sopra ¡'índice dei libri proibiti, Ci-


viltá caltoticn, 1905, II, 34-35.
1 3 Áct . , 19, 19 .


1 Collectanea Franciscana, I, 1931 , 145-183 .
2 Defendida en la facultad teológica de la l'onlilicia Universidad Gregoriana, de


Huma, en 1934 .




220 ESTUDIOS L U L I A N O S


acerca de La Encarnación según eí beato Raimundo Lulio.'1 En 1957, el
referido P. Nicolau Roig escribía un breve artículo sobre Ef primado abso-
luto de Cristo en ef pensamiento luliano^ avance del que, bajo el mismo
título, tenía que aparecer al año siguiente. 5 Finalmente, el capuchino P. Ba-
silio de Rubí acaba de aportar un ordenado y documentado estudio sobre
El Cristocentrismo de Ramón Llull,11 que motiva el presente apartado.


El P. Basilio se propone, primariamente, mostrar la génesis y evolución
de la tesis cristocéntrica del doctor Iluminado, desde los años en que su
cristología era la tradicional, hasta el momento en que su cristocentrismo
logra una mayor precisión escolástica y los argumentos, en que lo apoya,
una articulación científica.


La cristología de la primera y segunda floración literaria de Ramón Llull
(1272-1279) no es cristocéntrica. El mallorquín sostiene que la causa de la
Encarnación del Verbo es el pecado de Adán y que, de no haber pecado
nuestro primer padre, no habría Encarnación.


Según el benemérito capuchino —a pesar de reconocer que su tesis no
será unánimemente aceptada—, podría señalarse el momento en que Ra-
món Llull dio el paso de dicha postura corriente a la impropiamente llamada
escotista. Transcurrió un período de tiempo en que los escritos lulianos no
tienen nada o muy poco de cristocéntricos; y le siguieron otros en los que
el cristocentrismo va apareciendo; se va acentuando y, finalmente, adquiere
carácter científico, hasta /legar a conclusiones no superadas en aquellos
tiempos».


El cristocentrismo luliano, según el P. Basilio, no es hijo del escotismo,
ni de ningún otro sistema franciscano; sino que nace espontáneo, pero en
desarrollo creciente, de la misma exposición del pensamiento de Ramón
Llull. El mallorquín y Escoto parten de principios diversos; pues el doctor
Sutil no utiliza para nada las «dignidades» (bondad, grandeza, eternidad,
poder, voluntad, virtud, verdad y gloria), característica del sistema científico
luliano. En cambio, juegan un papel primario en la argumentación luliana.
Por lo cual, acepta el P. Basilio —y sólo en este sentido— que el
cristocentrismo de Ramón Llull no aparece bajo el influjo de doctrinas ex-
trañas, sino que brota de la misma vitalidad de su argumentación. Sí, ade-
más, hay que admitir influencias escotistas y bonaventurlanas; y ello, para
reconocer algunas modificaciones en la manera de exponer el sistema luliano.


El P. Basilio de Rubí discrepa del Excmo. Dr. Eijo Garay en el señala-
miento de la fecha en que el doctor Iluminado se convirtió al cristocentris-
mo; pues mientras el Sr. Patriarca la fija en 1285, el capuchino demuestra
que en 1282-1283, en el Libre d'intenció, Ramón Llull era francamente cris-
tocentrista. Con todo, el cristocentrismo del libro Los cent noms de Déu,
en el que se apoya el Dr. Eijo, es más preciso, mejor delineado y definitivo.


El cristocentrismo luliano sufrió algunas modificaciones por influencia de
diversos principios cristológicos del Cur Deus homo de San Anselmo
( t 1109) y de las Collafiones in Hexaemeron de San Buenaventura (f 1274).
Inspirado en el tratado del santo arzobispo de Canterbury, Ramón Llull
considara más conforme a la justicia de Dios la manifestación de las per-
fecciones divinas por la encarnación que por la redención; y, guiado por San


3 Revista Española de Teo log ía , II, 1942 , 201-227 .
4 Analecta T . O. R. , 1957 , 267-282 .
5 Esludios .Lul ianos , II, 297-312 .
* Estudios Franciscanos, LX, 1959, 5-40 .




BIBLIOGRAFÍA 221


Buenaventura, ve en Cristo el medio objetivo por el cual las criaturas llegan
al conocimiento de Dios y del que carecerían sin la Encarnación del Verbo.


En 1286, Ramón Llull lleva su cristocentrismo a París. En su Liber de
disputatione ñdelis et inñdelis, escrito para los maestros de la universidad
parisiense, enseña que Dios es el fin supremo de todas las cosas y que es
conveniente que una a Sí, en unidad de Persona, una criatura, la más alta
de todas, que sea el fin de todas las demás cosas criadas. Es decir, Cristo
para la gloria del Padre, y todos los demás seres para la glorificación de
Cristo.


De París, a Montpellier; y allí, en sus obras Quaestiones per artem de-
monstrafivam solubiles y Libre de Sancta María va derramando su doc-
trina cristocéntrica. Luego, en Roma le dio forma y figura poética, en su
Libre de Proverbis. Otra vez, en París, donde explica su Filosofía d'amor,
obra sustancialmente cristocéntrica, y escribe otras, donde insiste en que la
Encarnación es la razón de ser de todas las cosas y el medio para que Dios
sea más conocido, amado y reverenciado. Regresa a Mallorca, y compone
su Libre de Déu, en el cual muestra ya una doctrina más madura, siempre
siguiendo la trayectoria anselmiano-bonaventuriana: Cristo, medio por el
cual el hombre conoce mejor a Dios. Después de sucesivas estancias en
Montpellier y Barcelona, Ramón Llull vuelve a París en 1306, cuando Escoto
enseñaba en la Universidad; a partir de cuya fecha explica con mayor pre-
cisión escolástica sus conceptos sobre el Primado de Cristo, como prepara-
ción a su testamento cristocéntrico en su Liber de natali pueri parvuli
Christi Jesu.


He aquí un breve resumen del estudio del P. Basilio de Rubí, cuya cla-
ridad y documentación permiten seguir, paso a paso, la trayectoria del pen-
samiento cristocéntrico de Ramón Llull, y obligan a concluir que veinte
años antes que Escoto y otros autores de la escuela franciscana, el doctor
mallorquín defendió un cristocentrismo claro y preciso.


Las doctrinas cristocéntricas de Ramón Llull revisten, como el desarrollo
de otros muchos temas filosóficos o teológicos, casi siempre, un carácter
popular. Incluso su cristocentrismo científico —que reconoce y comenta el
P. Basilio—, a pesar de una más científica articulación de sus argumentos y
de poder competir, bajo este aspecto, con el de los grandes escolásticos de
su siglo, carece de la contextura teológica de las páginas de S. Buenaven-
tura, Escoto, etc.


Él P . Basilio cree que, de haber participado Ramón Llull de la forma-
ción científica parisiense, sus escritos hubieran tomado mayores vuelos.
Es posible. Pero, a nuestro modesto juicio, es indudable que al doctor ma-
llorquín le sobraron talento y medios científicos de formación, para imprimir
otro carácter en sus obras. Mas, la finalidad apologética de éstas y el cons-
tante propósito de utilizar sus moldes peculiares, mirando hacia la conver-
sión de los infieles (mahometanos, tártaros, judíos, cismáticos, es decir de los
no fie/es),7 privaron a sus escritos de la contextura, del tono y de la varie-
dad de temas que, en otras circunstancias, no echaríamos de menos.


S. GARCÍAS PALOU, PBRO.


7 N o debe olvidarse que Ramón Llull, al referirse a los infieles, inc luye , a veces ,
a los c ismáticos (griegos, nestorianos y jacobitas) y a los judíos. (V. gr. Petitio Raymun-
di pro conversione infidelium ad Bonifatium VIII, Ms. Paris. Nat . lat. 15 .450 , 5.S v. —
Arbre de Scicncia, ed. Obres de Ramón Lull , XIII, Mallorca, 1926, 138, n. 5 7 1 . - Liber
disputadoras Raymundi diristiani et llamar saraceni, a. 111, ed. Salzinger, IV, Mogun-
tiae, 1729 , 47 , n. 5) .




222 E S T U D I O S L U L I A N O S


Les obres essencials de Ramón Llull. 1—L'edició dins la «Biblioteca
Perenne» de les obres mes representativos del Doctor U'lumínat de Mira-
mar, patriarca de tota la literatura catalana, confereix a aquesta coldecció
en bona hora iniciada per Editorial Selecta, de Barcelona, pels autors repre-
sentáis i per la faisó de divulgar-los, un grau de maduresa potser mai no
assolida a casa nostra per altres empreses d'aquest genere.


Una comissió assessora, integrada peí P. Miquel Batllori i els Srs. Joa-
quim Carreras i Artau, Martí de Riquer i Jordi Rubio i Balaguer, ha fet
l'escorcoll dins l'opus lul'liá, de dimensions tan vastes, amb vista a la publi-
c a d o d'obres essencials en dos volums, al mateix temps que n'ha estudiat
les característiques técniques amb qué convenia presentar-Íes. Per a l'edició
de cadascuna de les diverses peces seleccionades, en canvi, introducció i
notes critiques hom ha obtingut la col'laboració desinteressada deis luldistes
mes significats de Catalunya i Mallorca. En fi, Josep Romeu i Figueras, Ro-
salía Guilleumas i Josep Miracle s'han ocupat, respectivament, de la regu-
larització ortográfica, de la revistó d'estudis i notes i de la coordinació deis
volums.


Un extens Prbleg, dividit en tres parts, introdueix el lector no avesat al
món de la producció literaria luHiana. En la primera d'elles, Joaquim Ca-
rreras i Artau traga amb má segura les línies básiques de la biografía de
Ramón Llull, sense exagerar-ne una faceta mes que l'altra, tal com s'escau
en una introducció de carácter general. Tot seguit, atribuint-li el relleu his-
torie que es mereix, hom inclou el text integre de la Uida coetania, amplia-
ment anotat i comentat peí P . Miquel Batllori. En la segona, els germans
Tomás i Joaquim Carreras i Artau fixen una síntesi lluminosa, el primer
d'ells, de l'obra i el pensament global de Ramón Llull i, l'altre, de la fortuna
de l'aportació ideológica luHiana a través del temps fins ais nostres dies. En
la tercera el panorama es completa amb unes consideracions molt suggesti-
ves sobre els aspectes literaris mes notables de Ramón Llull, degudes a la
ploma de Jordi Rubio i Balaguer, com se sap prou autoritzat en aquest
camp de la investigació histórica. Una introducció, per tant, a Ramón Llull
i al lul'lisme molt afortunada que caldrá teñir en compte per a ulteriors es-
tudis.


El volum que presentem aplega els textos integres de les següents obres
luliianes, amb introducció especial i notes deis investigadors que s'indiquen:
Libre d'Evast e d'flloma e de Blanquerna, J oan Pons i Marqués; Libre de
Meravelles, P. Miquel Batllori; Libre qui és de l'Orde de Cavalleria, Pere
Bohigas; ñrbre de Ciencia, Tomás i Joaquim Carreras i Artau; Libre del
Gentil e los tres savis, Sebastiá Garcías i Palou, prev.; Libre de Sancta
María, Andreu Caimari, prev.; Libre deis mil proverbis, Anloni Comas; i
una tria abundosa de Poesies, per Josep Romeu i Figueras.


Tenint molt present la divulgació cultural que duu a terme la coHecció
a la qual van inserits els volums, tots els textos es publiquen només en edi-
ció quasi crítica. Es fa atenció ais resultats recollits durant mes de cinquan-
ta anys d'investigació i que han pres forma principalment en les cobleccions
Obras de Ramón Lull i Obres origináis dei ¡lluminat Docíor Mestre Ra-
món Llull, que conserven per tant tota la seva vigor. Dins aquesta línia re-


1 RAMÓN LLULL, Obres essencials («Riblioteca Perenne» 16). Barcelona, Editorial
Selecta, 1957. Vol. primer, 1363 pags . , i l l u s t r a t .




BIBLIOGRAFÍA 223


marquem l'encert que suposa el respecte tingut al text original, sempre fidei
tot i la lleugera adaptació ortográfica peí que concerneix la transcripció;
d'aquesta manera es reté l'arcaisme dolc de les grafies antiques i es facilita
l'accés a un nombre mes extens de lectors.


A arrodonir la perfecció i l'autonomia deis volums hi ajuda l'estudi com-
paratiu que antecedeix els sengles textos seleccionats. Així el lector arriba
al nervi del pensament lul'liá i té, bé que no d'una forma exhaustiva, una
visió forca aproximada de les seves múltiples especificacions sorgides d'una
forma tan personal a l'escalf de l'ideal que inspira tota la vida de Fautor.


Agrada de trobar també dins les introduccions particulars, amb el marc
ambiental que ha de servir per a enquadrar-les i valorar-Íes degudament, la
narració succinta de les dades i clarícies obtingudes durant anys de recerca
i estudi deis manuscrits i edicions en les diverses llengües. Es de doldre no-
més el fet que no sempre consti amb prou claredat quina de les edicions
critiques se segueix i per quins motius.


Mentre esperem l'aparició dintre de poc temps del segon volum, cele-
brem que Ramón Llull estigui a l'abast, grácies a aquesta edició d'obres es-
sencials, d'un públic tan extens. Ambdós volums serán com una gran bio-
grafía del Doctor IHuminat, la mes directa i fidei, ates que el seu esperit
batega sempre en cadascuna de les seves obres fins i tot didáctiques. Tant
de bo, dones, que en contacte amb ella sorgeixin noves generacions d'estu-
diosos de Ramón Llull per tal de perfilar mes i mes el que ell significa a la
nostra térra i al món sencer.


P. SALVADOR DE LES BORGES, O . F. M . CAP.
COL'LCGI DE FILOSOFÍA I TEOLOGÍA DEIS PP. CAPUTXINS


BARCELONA (SARRIA)


La actualidad de Ramón Llull.1 — Breves páginas, pero densas de
sanos y luminosos principios científicos —sobre todo de índole ontológico-
antropológica— que revelan al autor muy impuesto en el conocimiento de
las modernas corrientes filosóficas y que demuestran la actualidad del pen-
samiento de Ramón Llull.


El estudio del Prof. Enrique de Antón viene a ser un resumen de su tesis
doctoral, titulada Figura moral de la filosofía luliana y galardonada con la
calificación de Sobresal iente por la Facultad de Filosofía y Letras de la
Universidad de Madrid, en 1957.


Para el Dr. de Antón, Ramón Llull es uno de los pocos hombres que no
son mero perfil histórico, sino vigencia permanente, porque, a la distancia
de siete siglos, aun tiene algo y mucho que decir a los hombres; y éstos no
sólo pueden oir y comprender sus palabras, sino que pueden asimilarlas en
pensamiento y doctrina. Además, el solo hecho de hallar vinculados, en
Ramón Llull, filosofía y filósofo, le acredita un valor de permanencia. El
quiere vivir cuanto piensa, y sabe pensar lo que vive.


Ramón Llull pronuncia su dictamen ante la nihilidad existencialista. A él
le resultaría irracional el pensar en una vida que no es vida; y no lo es la
vida de los que, por bucear en lo material, sin salir a respirar la atmósfera


1 ENRIQUE DE ANTÓN, La actualidad de Raimundo Lulio, Revista de Filosofía,


XVÍL n ú m 64 , Madrid, 1958, 55 -63 .




224 E S T U D I O S L U L I A N O S


de lo no material, se sumergen en la nada; como tampoco lo es la del filó-
sofo de tipo racionalista, el cual, lanzado a la esfera del puro pensamiento,
se queda planeando en el vacío de los conceptos.


La vida, en la mente de Ramón Llull, es la antítesis de esas vidas: de la
existencialista y de la racionalista.


El doctor mallorquín es un vitahsta declarado. La concepción de la vida,
como acto de vivir y el sentido de vivir una vida estable y permanente, pe-
ro de cada vez más perfecta, es decir una vida —no conforme a la razón de
tal o cual filósofo— sino conforme a la razón última, son dos preocupacio-
nes muy lulianas. Para el Doctor Antón nos hallamos en una muy señalada
anticipación, como doctrina, de lo que hoy llamamos «teoría de la razón
vital».


En la definición luliana del hombre: «animal racional homiñcante», el
articulista ve la doctrina precursora —con anticipación de siete siglos— de
significación metafísica y moral, de la que enseñó Ortega, sólo en sentido
ontológico: «la vida no está hecha».


La medida de la vida, en Ramón Llull, no son los fines particulares; sino
que no se halla sino en Dios. Tesis ésta que le inspira la fórmula de la con-
cepción ontológica, moral, sociológica y religiosa del hombre: «Porque en
cuanto que el hombre sabe que es hombre, se sabe el hombre a sí mismo,
y, al saberse el hombre a sí mismo, sabe amarse y amar a los otros hom-
bres y sabe conocer y amar a Dios».


La concepción luliana de la vida humana significa una superación de la
concepción determinista y seudoexistencialista. A su hombre debe dirigirlo
la razón del amor, del amor del Bien, del amor a Dios. Por lo cual conjuga
maravillosamente los fines con los principios: —deseo, voluntad, intención
con la finalidad — y supo hacer de su vida una conjugación incesante de
unos y otros. En la limitación de su poder, el hombre es libre de su querer.
Ramón Llull, además, aconseja que no nos quedemos en mera naturaleza,
porque no lo somos —como entienden los filósofos del seudoexistencialis-
mo—; sino que somos también libertad y querer. Y a los existencialistas
Ramón Llull les dice que, si su hombre es nada, el suyo es menos que nada.
Pero —¡cuánta diferencia!— porque quiere ofrecerse en sacrificio de su ser
actual y por su prójimo. La ciencia —saber de la razón— para Ramón Llull
es defectiva sin la Amanda , la ciencia del querer, la cual es la ciencia del
hombre verdadero: querer vivir.


El Dr. Enrique de Antón acaba proclamando que la doctrina de Ramón
Llull 1) se anticipa a doctrinas y teorías que pretenden ser novedades y
aniquila, de antemano, las conclusiones negativas de un existencialismo ni-
hilista; 2) que es filosofía de una vida que quiere ser siempre más vida;
3) que es universal, porque el bien señalado como fin es apetencia natural
de todos los hombres del mundo y vale en todos los tiempos; que es idea-
lismo que nodesplaza a la realidad: la realidad del ser que es y la finalidad
del ser que quiere ser; que es voluntarismo, porque no soy, como Dios, el
que es, sino el que quiero ser; que es doctrina de libertad, de sacrificio, de
amor y de satisfacción.


Sospechamos que, entre los estudiosos que no se hayan consagrado al
estudio directo de los escritos de Ramón Llull, no faltará quien pueda creer
que se han forzado varias o muchas de las concepciones lulianas para con-
vertirlas en reproche anticipado, con anterioridad de siglos, de los modernos
errores ontológico-antropológicos. Nosotros, sin embargo, opinamos que, al




BIBLIOGRAFÍA 225


investigador que se proponga analizar el concepto luliano del hombre, ex-
puesto en las diferentes páginas relativas a la complejidad de manifestacio-
nes de la vida humana, no ha de resultarle difícil, sobre todo si posee los
conocimientos filosóficos del Dr. Antón, sacar conclusiones rigurosamente
científicas que iluminen tantas vías nebulosas de la filosofía contemporánea.


S. GARCÍAS PALOU, PBRO.


I I


S E C C I Ó N D E E S T U D I O S A I E D I E V A L Í S T I C O S


SOHEIL M. AFNAN. Avicenna: ¡lis Lije and Works, L o n d o n , George
Alien and Unwin L td . , p p . 298.


En torno a la vida de Avicena nos da el distinguido erudito persa Soheil M. Afnan
una historia panorámica de la cultura y de la íilosofía musulmana. Para el señor Afnan
el empuje cultural is lámico no empezó en Damasco con los Omeyas , sino en Bagdad
con los Abasidas.


El Califa Al-.Mansur (-¡- 775) , que puede ser considerado desde el punto de vista
político c o m o el origen de la decadencia abasida, desde el p imío de vista cultural fué
quien puso en m o v i m i e n t o todas las grandes corrientes literarias, lilosólieas, artísticas
y cientíl icas de que se enorgul lece la historia islámica de los siglos IX y X.


Los caminos por los cuales l legó a Bagdad la cultura v especialmente la íilosofía
griega son diversos. La comunidad sabea de Marran, heredera de una cultura helenis-
I izada contribuyó modes tamente con la traducción de algunos textos matemáticos
griegos al árabe. Los ú l t imos Sasánidas persas habían iniciado ya el camino haciéndo-
se traducir a Platón y Aristóteles y fundando la escuela médica de Cundishapur, a
través de la cual llegaron a Bagdad algunas obras de los más ilustres médicos griegos.
Los intermediarios principales , sin embargo , fueron los cristianos sirios. De habla y
cultura griega ellos mis inos , tenían ya antes de la invasión árabe, escuelas célebres
fundadas al estilo de la cristiana de Alejandría. Tales fueron las escuelas de Antioquía,
Nisibis y Edessa.


La doble rama cismática de jacobitas (monotísitas) y nestorianos había incremen-
tado la traducción y comentar io de las obras más importantes de la antigüedad helé-
nica. D e los centros nestorianos de Nisibis, Edessa y Cundishapur, y de los jacobitas
de Alejandría, Antioquía y Amida fueron l levados a Bagdad eruditos que traducían
del griego al sirio y aun al árabe.


La escuela más notable de traductores fué la l lunain ( j 873) . En ella trabajaron
su hijo, sus parientes y numerosos discípulos.


Una vez que las traducciones de los autores griegos se mult ipl icaron, las diversas
tendencias culturales empezaron a removerse .


En primer lugar empezó a hacer acto de presencia una nueva clase de intelectua-
les, desconocida en el Islam: la de los filósofos puros, que sin embargo buscaban ge-
neralmente una conci l iación de la íilosofía (griega) con la religión (musulmana) . Estos
eran l lamados Falasifa. Por otra parte los teólogos, lieles s iempre al Corán y a los




226 ESTUDIOS L U L I A N O S


dogma? de la fe m a h o m e t a n a , iban cobrándole gusto a la explicación racional de la
doctrina revelada e indirectamente favorecían a los filósofos. A los teólogos de esta
tendencia los denominaban Mutazelitas. Con gran irritación de los ortodoxos, Al-
M a m u m les favoreció cuanto pudo. Los teólogos ortodoxos fueron, en el revuelo pro-
ducido por las traducciones griegas, los representantes de la tradición y de la resisten-
cia cerrada.


En general , interesaron más los escritos médicos y tilosóficos que los puramente
l iterarios, c o m o la poesía y la tragedia. Por eso son filósofos (Al-Kindi y Al-Farabi) y
médicos (Razi) los escritores árabes que más descollaron en el m o v i m i e n t o cultural
producido por el contacto con la literatura griega traducida.


En el siglo X los Abasidas se resienten de falta de autoridad y poderío. Como
consecuencia empiezan a alzar cabeza los diversos pueblos que integran el enorme y
heterogéneo Imperio i s lámico. Uno de los que logran independizarse política y cultu-
ralmentc , aunque cont inuando en la profesión resuelta de la misma fe m a h o m e t a n a ,
es el pueblo persa. Hay una especie de renacimiento cultural persa en el siglo X, que
produce al fdósofo más ilustre de todo el Is lam. Este es Avicena (980-1037) .


La arquitectura de su s istema es preferentemente aristotélica, aunque , lo misino
que sus predecesores Al-Kindi y Al-Farabi v sus sucesores Averroes y A v e m p a c e , no
quiere seguir a Aristóteles al pie de la letra, sino combinarle con Platón.


La Lógica de Avicena no se inspira so lamente en Aristóteles, sino en las nuevas
aportaciones debidas a los estoicos y a otras escuelas de la época heleníst ica. Era pues
una Lógica más perfecta y adelantada que. la correspondiente de Occidente para el
siglo X y XI.


Su Metafísica carece de ambigüedades e incert idumbres respecto del objeto , que
c o m o ciencia general y primera le corresponde. Avicena afirma desde el principio que
dicho objeto no puede ser más que el ente en cuanto ente. Encuentra diferencias, sin
embargo , entre las diversas clases de seres, y sobre todo entre Dios y los seres creados.
En aquél se identifican absolutamente la esencia y la existencia; en éstos se distinguen
realmente . En su Teología, el argumento por él preferido, aunque conoce todos los
aristotélicos, es el que arranca del ser cont ingente y llega al Ser Necesario . Dios es
e fec t ivamente un Ser Necesario . La absoluta necesidad no so lamente afecta a su esen-
cia, sino también a sus operaciones y en especial a la creación y a la providencia .
Dios crea necesar iamente y no ex nihilo, sino por emanac ión . Es también providente
en el sentido de que ha querido (necesariamente) que el m u n d o e m a n a d o de su esen-
cia sea el mejor. El, sin embargo , no conoce las cosas individuales más que de una
manera general. En cuanto a la Antropología de Avicena, casi toda es admisible para
un cristiano, pues defiende la espiritualidad, sustancialidad e inmortal idad del a lma;
aunque, influido s iempre por Aristóteles, explica nuestro conoc imiento de las verdades
inteligibles por acción conjunta del alma y de la Inteligencia cósmica activa, única
para todos los hombres y separada de las almas individuales .


Como se v e , es un esquema filosófico, que supera en perfección s istemática y de-
puración teísta al m i s m o de Aristóteles y a los propuestos por todos los pensadores is-
lámicos anteriores v posteriores a él.


La filosofía grego-is lámica, y en particular Avicena, expulsados de Oriente, en-
cuentran una nueva y cordial acogida en Occidente . Aquí el pensamiento filosófico-




BIBLIOGRAFÍA 227


teológico estaba dominado por Platón, v no podía menos de ser una novedad una filo-
sofía, c o m o la islámica v la de Avicena especialmente , dominada por Aristóteles.


Los historiadores de la Escolástica señalan entre los autores influidos en algún
punto por Avicena a Guil lermo de Albernia, Alejandro de Hales , Roberto Grossetcste,
Alberto Magno, Escoto, Guil lermo de Ockham y Santo Tomás . El autor cree que
Santo T o m á s depende de Avicena en las siguientes tesis: objeto de la metafísica, dis-
tinción de la esencia y la existencia, preferencia de la prueba de los contingentes para
demostrar la existencia de Dios , c o m o Ser Necesario, posición moderada entre el rea-
l i smo v el nominal i smo en el problema de los Universales.


Aun en las tesis tpie están en abierta contradicción con la doctrina cristiana, como
son el entendimiento agente único, separado de las almas individuales v más o menos
identificado con Dios , le siguieron a Avicena algunos escolásticos — más bien agusti-
nistas— c o m o Rogerio Racon v Rogel io Marston. Además de un averroísmo latino,
hay también un avicenismo lat ino. Avicena, sin embargo, no está tan distante c o m o
Averroes del crist ianismo. Los clérigos intelectuales de la época, (pie, según el autor,
tuvieron la abertura intelectual necesaria para utilizarle en cuanto podía serles fruc-
tuoso, nunca miraron con tanta hostilidad a Avicena como a Averroes. Dante, en esta
expresión del sentir de la cristiandad contemporánea, coloca a Avicena en el l imbo ,
entre aquellas almas nobles que no tuvieron la dicha de recibir la revelación cristiaua.


1.a trayectoria del indujo de Avicena está, como se ha podido ver por estas breves
indicac iones , bien descrita, y objet ivamente señalados los puntos de indujo del lilósofo
persa en los escolásticos cristianos. Algunos aspeclos, sin embargo, que se atribuyen a
influencia de Avicena, no reconocen ese origen, sino que son desarrollos va existentes
en la tradición cristiana occidental . Otros puntos de contacto , como la tendencia co-
mún a los árabes y cristianos escolásticos de conciliar la razón \ la fe, no se han de
explicar c o m o relaciones de causa v efecto entre los musulmanes que iniciaron el pro-
ceso y los cristianos que les imitaron. Dicha tentativa es un fenómeno prnpísinio de
los intelectuales cristianos, desde que en el siglo II, empezaron a valerse de la íilosofía
para explicar el mensaje del Evangel io .


P. N . G O N Z Á L E Z C A M I N E R O . S . J .


Pontificia Universidad Gregoriana
Roma


I V M A T T E I N I , 11 piú milico oppositore político di Dante: Cuido I er-
nani da Rimini. Testo critico del <De Repróbatione Monarchiae» (II
pens ic ro inedioevale I, 6 ) . Padova, Ccdam. 19.58. 1+5 p . 2 7 cni.


La Monardiia de Dante es un verdadero pándelo en donde se exponen las tesis Y
los postulados antihierocráticos. Y el De repróbatione de Vernani es la respuesta desde
campo papalista. Por eso, la respuesta es el campo donde se balen en duelo las dos
grandes corrientes políticas del medioevo , armada cada una de sus numerosos y bien
acorazados argumentos . Hay que reconocer que el autor de la Divina Comedia salta a
veces la valla de la ortodoxia v se queda casi s iempre muy inferior al dominico , quien ,
ducho en la ciencia eclesiástica y en la dialéctica, se muestra señor de su arle, incluso
en aquellos casos en (pie sus argumentos son discutibles.




228 ESTUDIOS L U L I A N O S


Vernani usa en favor tle las atribuciones que él vindica para el papa los argumen-
tos de s iempre: Vicarias generalis (p. 9 9 , 1 0 ) : poder espirilual-lemporal del papa (p .
113, 5); ao hubo verdadero imperio ante ecclesiam (p. 116, 4); et poder temporal depen-
de del espiritual como Saúl de Samuel (p. 117, 20); La üonatio Conslanlini no fue sino
ana fíeslitulio (p. 113 , 30 y p. 68); y l lega, en su reprobación de Dante , a escribir una
página durísima contra el pueblo romano (p. 101-102) .


Cabe ahora preguntarse: ¿Es Vernani un defensor de la hieroeracia papal? En su
polémica , remite él a m e n u d o a su conocido libro De potestate summi Pontificis, al que
hay que acudir para responder justamente . N o t e m o s aquí que el dominico admite la
proposición de Dante de que los dos poderes son, cada uno, immediate a Deo; pero eso
no quiere decir —advierte— que no dependan el uno del otro, c o m o cuerpo y a lma.
Si el regnum es independiente en su institución, ¿en qué depende del sacerdotium? Sin
duda, en la ejecución de su poder. Y tenemos , una vez más , la confusión en que se per-
dieron los medieva les . Luchan desde dos campos diferentes: Dante habla de institutio-
ne y Vernani de exequutione. Que el imperium, y aún en ciertos casos el regnum, de-
pendan del sacerdotium en la ejecución de su poder lo admiten todos. Pero Dante
habla de institulione. So lamente quien negara la independencia en este punto podría
ser l lamado hicrocrático.


A N T O N I O O L I V E B , C . R .


Freiburg i. Br.


F R A N C E S C O S A L E S S C H M I I T , Inlorno aW« Opera omnia* di S. Anselmo
d'Aosla (Sophia , Padova , 1959, n.° 2, 220-231).


D o m Schmitt ha emprendido un «lavoro immenso» con la tarea de la edición crí-
tica de las obras de S. Anse lmo , tan necesaria, a juicio de M. Grabmann y de todos
los medieval is tas .


La ú l t ima edición pertenecía al año 1675; y cuidó de ella el maurino Gabriel Ger-
beron. Desde aquella fecha, no se había publ icado una sola obra, en edición crítica,
a no ser los capítulos del Proslogium —que cont ienen el famoso argumento de la exis-
tencia de Dios— y la controversia sobre el m i s m o , sostenida por S. Anse lmo y el
monje Gauni lon; que aparecieron en 1909 , c o m o fruto de la labor del benedict ino de
Maria-Laach Agustín Danie l s .


La editio princeps data de 1491 , y se debe al estudioso joven Pedro Danhuser , el
cual sabía poco de la vida v características literarias de S. Anse lmo , y, por otra parte,
carecía de sentido crít ico. Incluyó no menos de diez obras apócrifas y omit ió el opús-
culo De grammatico y algunas Meditaciones, Oraciones y Epístolas.


Sin embargo dicho texto — tan deficiente — const i tuyó el textus receptus hasta la
maurina exclusive: el de la de Strassgurt (1496?), de la de Basilea (1497?), de la de
París (1544) , de las de Colonia (1560, 1573 , 1612) y de la de Lyon (1630) .


D o m Schmitt ha publ icado c inco v o l ú m e n e s , que encierran todo el texto de las
obras y de las cartas del santo Doctor .


Se trata de una empresa privada, que , sólo casua lmente , ha encontrado ayuda fi-
nanciera: en el gobierno a lemán, en la abadía austríaca de Seekau, donde se imprimió
el primer v o l u m e n , a sus expensas; en un préstamo del Abad primado Fidel Stotzingen
para la impresión del segundo v o l u m e n en Roma; en la generosidad del Abad Crisós-




BIBLIOGRAFÍA 2 2 9


luiiio Kelemen (Pannonhalma, Hungría) para la publicación del icrccro. F ina lmente ,
en la casa editora T h o m a s Nelson & Sons, de Ediniburgh (Inglaterra), que ha publica-
do los vo l úmenes cuarto y quinto v ha cuidado de la reproducción fototípica del volu-
men I, la mayoría de cuyos ejemplares fueron destruidos por los nacis, al ocupar la
abadía de Seckau.


Faltan aun dos vo lúmenes : el sexto , con los índices y el séptimo, con la ratio edi-
lionis, historia literaria de las obras y cartas, descripción de los niss. v otras cuestiones
de introducción.


Dom Schmitt confiesa (pie debe mucho a San Anselmo, por cuanto lijaba bien el
texto de sus escritos v vigi laba, d i l igentemente , la tradición del mi smo .


G. P.


O . L O T T I N , O . S. B . , Quelques recudís décrits atlribués a Hugues
de Saint Víctor (Recitadles de T/ie'ologie ándame et mcdicvale, X X V ,
Abbaye du Mont César, Louvain , 1958, 248-284).


El estudio de Dom Lottin viene a completar las anteriores búsquedas de M. II.
Barón, el cual ha descrito, rec ientemente , con todo detalle, varios manuscritos que
cont ienen obras y fragmentos atribuidos al gran VICTORINO: los París Max. 717, Paris
Xat. lat. 14.506 y los siete manuscritos de Douai 360-366.


El ilustre benedict ino presenta algunas otras compilaciones de escritos de Hugo
en los manuscritos de: Bruges Villc 153. Douai 371 y Metz 1230 (Coltection Satis 80) .


Además de la descripción de estos tres manuscritos, Dom Lottin a ñ á d e l a de otras
co lecc iones halladas por él en sus invest igaciones, las cuales tal vez contengan algún
escrito del Victorino. D o m Lottin ni afirma ni niega su autenticidad: sino que se limita
a describirlos con todas las partes que los integran.


El artículo no pretende sino ser documenta l . Contiene, sin embargo, datos relati-
vos a la tradición manuscrita de los tratados de I lugo San Víctor, principalmente la
Miscellanea.


s . c .


Eme V E R N F . R . The Sacra/ Bridge, Dobson , London , 1 9 5 9 , XX -f-
618 págs.


Este libro del Dr. Eric Werner —que estudia un gran periodo de la edad inedia — ,
se presenta c o m o el primer estudio comprensivo de la interdepencia de la liturgia v la
música en la s inagoga y en la iglesia del primer milenio de nuestra era. Trata de la
liturgia en sí, de la poesía l itúrgica, de la historia eclesiástica y, sobre todo, de la m ú -
sica l itúrgica, organizándolas en estudios de las distintas tradiciones cristianas (la ca-
tólica, la bizantina, la siriaca v la armenia) , comparándolas una por una en cuanto a
inst i tuciones, ritos v canto con los del judaismo hasta el año mil .


El propósito es vasto, y el libro LO es también en todos los sentidos de la palabra:
pero padece (no inesperadamente , dada la amplitud de la concepción) de cierta falta
de definición en detalles v de algunos errores, que bien se pueden notar y perdonar,
sin suponer que el autor hava sido ignorante de su materia. En vista de la erudición




230 E S T U D I O S L U L I A N O S


patente y la paciente labor de invest igación que se muestran en cada pág ina , sería
improcedente ir corrigiendo pormenores en una reseña de esta índole . Sin embargo ,
no podemos dejar de citar uno que l lama, part icularmente , la atención. Hablando del
tipo de música mcl i smát iea , el Dr. Werner se refiere a las mel ismas del Alleluia, c o m o
aclamaciones sin palabras que se fueron transformando, basta llegar a ser una jacula-
toria musical de las vocales E U O U A E . Por mucho que hemos buscado una demostra-
ción de este aserto, no h e m o s podido hallarlo en sus páginas, y creemos que el autor
debe de haber confundido la conclusión de un Salmo (escrita a veces con gran c o m -
plicación después del Introito) con una transformación del Alleluia. Pero no cabe jus-
tificación ninguna en la suposición de que una palabra c o m o Alleluia se pudiera haber
transformado en E U O U A E , cuando es claro que esta serie de vocales no es más que
una contracción (hecha exc lus ivamente para fines musicales) de las palabras <...saecu-
lorum, Amen».


Hay, por lo tanto, que leer el libro del Dr Werner, teniendo en cuenta la posibi-
dád de hallar este tipo de confusiones . Estamos en deuda con él por un estudio tan
amplio y por muchís imas ideas originales y est imulantes; c o m o también por haber co-
rregido muchas teorías preconcebidas (pie se habían ido transmitiendo de maestro a
a l u m n o , sin que nunca se las buscara una averiguación en las fuentes. El Dr. Werner
ha hecho mucho en comprobar o desaprobar (según el caso) tales ideas en su libro
profundo, v sólo cuando su falta de conoc imientos prácticos de las ceremonias de la
Iglesia le ha conducido a algún error, nos toca leer sus afirmaciones con un poco de
recelo.


P E T E S E . P E A C O C K , O . F . M . C A P .


Warden of Grcyfriars
Oxford


S A N PEUMO P A S C U A L . Biblia pequeña. T raduz ione napolc tana inédi ta
dal Códice X I I F . 3 della Bibl ioteca Nazionale di Napo l i , r ip rodot ia
in facsimile con una in t rodu t t iva di M A R I O B U I F I N I . Bol le ra d 'Erasn io ,
T o r i n o , 1959. 103 p p . en 4.°


Es bien conocida la producción ascética y teológica del obispo de Jaén San Pedro
Pascual , martirizado en 1300 , que escribió en catalán y en caste l lano. Una de sus
obras es la l lamada Biblia pequeña, cuyo texto castel lano es traducción del catalán ti-
tulado Libre ordena! per lo molí referent senyor bi.ibe per la gracia de Dea de la ciutal
de Jaén y consiste en un resumen de otra obra suya titulada Disputa del bisbe de Jaén
eoalra los ¡ueus sobre la fe caihólica. De esa Biblia pequeña da amplia v detallada noti -
cia el «magister» de, la Schola Lullistica Dr. Mario Ruffini en la introducción de su bella
edición facsímil de la versión napolitana del siglo XV, notable pr inc ipalmente por su
interés bio lógico en cuanto refleja la lengua de los semidoctos que vivían en torno a la
corte de Alfonso el Magnánimo.


F . DE B . M O L L




B I B L I O G R A F Í A 231


M A R I O M A R T I N S , Una versao medieval de Humberto de Romuns, O. P.
(Brotéria, vol. LXVIII . Lisboa. 1959, n." 5, págs. 510-520).


Kl prestigioso medievalista portugués 1'. Mario Marlins l ía la en su artículo de una
versión portuguesa cuatrocentista del Liber de inslruclione ofjicialium ordinis fralrum
/iraediealortim, del cual es autor Fray Humberto de Romans , general que fué de la
orden de frailes predicadores durante los años 1254-1263 v coetáneo del Bto. Bamón
Llull, con cuya personalidad misionológica guarda gran parecido, en virtud de sus es-
fuerzos en fomentar el estudio de las lenguas de los pueblos no católicos.


El escrito de Fray H u m b e r t o , obra descarnada que consta de más de cuarenta
capítulos , const i tuye un documento de primer orden para el conocimiento de la vida
conventual de los frailes predicadores en la edad inedia. Además, da le de la influencia
de Hugo de Han Víctor, de San Bernardo, de San Anselmo v de San Agustín en la es-
piritualidad de los claustros medievales .


1.a versión portuguesa ofrece l emas de estudio a los lingüistas.


G. P .


P . PAUI, MOI.INAHI, S . J . , Julián oj Aorwich: the teaching oj a 14th
century lingli.sh Mystic, Longinans , Green & Co . , 1958, 214 págs.


La tesis del 1'. Paul Molinari, S. J., en materia de misticismo inglés del s. XIV,
es que Juliana tenía por finalidad conducir a sus lectores a la contemplación, v de ins-
truirles por lo tanto en la materia. Hace resaltar mucho dos tipos de contemplac ión
(pie ha encontrado en sus escritos, uno «con muestras especiales» («with a special
shcwing») y otra sin tales muestras , e identifícalas con la contemplación infusa y ad-
quirida, descritas por autores posteriores.


En primer lugar, parece muy dudoso que Juliana se propusiera conducir a la
gente a la contemplac ión (de todos modos no se proponía hacerlo cual l l i l ton y el au-
tor de The Cloud of L'nknowing). Los capítulos posteriores de Juliana forman uno de
los tratados espir i tuabs más admirables que jamás se hayan escrito; pero lo que los
hace tan remarcables , son los fundamentos teológicos que ofrecen para la totalidad ch-
ía vida espiritual, pero no tanto lo relativo a lo específicamente místico. Es de l a m e n -
tar que no se hable de esto ni de las dificultades que su manera de tratar el lema ba
creado, en este estudio; v es imposible dejar de sentir que se haya desperdiciado la
oportunidad de hacer un análisis provechoso, por haberse esforzado en ajustar el des -
arrollo del tema a esquemas rígidos, ideados por escritores posteriores, los cuales, des-
grac iadamente , han l legado a ejercer una manera de autoridad absoluta.


GERARD SlTWELL, O. S . B.
Master of St. Henel's Hall


Oxford




232 ESTUDIOS L U L I A N O S


S . S A V I N I , 77 Catarismo italiano ed i suoi vescovi nei secoli XIII e
XIV. Ipotesi sulla cronología del Catarismo in Italia. F i renze , Le
Monnie r , 1958. 181 p . 25 cni.


El libro de Savini no es un libro más en la larga serie de estudios sobre el cataris-
mo. Sobre los textos , tan importantes , descubiertos y publicados por el P. Dondaine
— Liber de duobus prineipiis, De haeresi Catharorum in Lombardiay Tractatus dehae-
reticis— intenta el autor precisar fechas y datos v redactar una síntesis .


Sin duda que lo más interesante de este libro es ese esfuerzo por hacer verosímil
la representación de ese mov imiento religioso que se nos aparece tan nebuloso todavía
e incluso incomprensible en bastantes de sus aspectos. Prec i samente , son frescos toda-
vía los esfuerzos de muchos dialécticos de la historia, intentando explicar el f enómeno
c o m o una corriente polít ica, social, económica etc. A quien conozca el carácter de los
movimientos religiosos medievales no se le oculta el escaso — nulo llega a decir Savi-
ni— significado que en ellos tenían los móvi les sociales o económicos . So lamente una
epostdatación» bija del siglo XX puede dar un tal valor a aquella portentosa fermen-
tación.


Y recalquemos también —como lo hace el autor— la buena fe de buena parte de
aquellos hombres , incluso de los monjes y miembros del clero catól ico, que se dejaban
llevar de su mist ic ismo o de su fervor de mortificación, convencidos de cumplir con
ello su preciso deber pastoral o de realizar de la mejor manera su ideal religioso. D e
no tener en cuenta el carácter peculiar de esas «herejías», resulta inadmisible una fa-
ceta esencial de la personalidad del Medioevo.


ANTONIO OLIVEK. (J. 11.
Freiburg i. Ilr.


V I N C E N Z O F A C I Ó L O , L'istituzione del sacramento del matrimonio
nella doctrina di San Bonaventura (Antonianurn. XXX111. lase. 3 ,
Roma, 1958, 241-262).


La doctrina del Doctor Seráfico acerca del sacramento del matr imonio , durante
estos ú l t imos años , ha sufrido profundas y exactas revisiones: pues, mientras se le
presentaba c o m o uno de los defensores de la institución mediata, el estudio directo de
sus escritos ha venido a demostrar todo lo contrario. Fué Bittremieux quien defendió
la auténtica postura de S. Buenaventura (Elud. Franc., X X X V , 1923 , 129 ss . ; 225 ss . ;
337 ss . ) .


Para el santo Doctor , J. C. es el autor propio v directo de todos los sacramentos;
pero no inst i tuyó a todos de la misma manera. A la penitencia y al matr imonio los
instituyó confirmando, approbando et consummado, v además , no pudo instituirlos
complete et integre, porque, dotados va de existencia , no podían tener de parle de J. C,
la institución completa .


Al matr imonio nada le faltaba en el orden natural. Como contrato y c o m o insti-
tución, gozaba de todas las notas constitutivas e integrantes . J. C. no podía añadir
nada a algo comple to . Pero consummavit, e levándolo al orden sobrenatural: linstituit
sacramentum matrimoaii consummando>. Con las expresiones confirmando, approban-




R I R M O G R A F I A •2:yá


do, S. Buenaventura significa que .1. C. aceptó y aprobó lo que Dios había hecho . Con
el término consununnndo expresa su elevación al orden sobrenatural.


Según S. Buenaventura, el matrimonio fué insinuado por la naturaleza, en cuanto
ésta inclina al hombre al matrimonio; instituido por Dios (Gen. 2, 18-23: Gen. 1, 28:
Mal í . 19, 4-6) y perfeccionado por J. C.


Es probable (pie el Doctor Scrálico sostuviera que J. C. sobrenaturalizó el matri-
monio en Cana; pero no cierto. Fallan e lementos de juicio para un dictamen delinil i-
vo . < \ itptiae.. , escribe, factae súnt... et easdeni in Ierra san praesentia consecrad!...j.
Mas el sentido de estos términos no parece ser necesariamente sacramental .


G. P.


M A R I O R U F F I N I , Un'anónima versione italiana del secólo XII 0 de/la
(Formula vitae honestae» di Martina di Hracara. Academia Republ i -
cii Popu la re Romine , 1958.


Este breve trabajo ocupa las páginas 75.1-761 del vo lumen de homenaje dedicado
al gran biólogo rumano lorgu lordan en ocasión de su septuagésimo aniversario. SÍ-
trata de un estudio estrictamente lingüístico de la ohrita moral del arzobispo Martín
de Braga, del siglo VI, en su versión italiana contenida en un códice de fines del siglo
XIV o principios del X V . De los rasgos dialectales de esa versión deduce Ruffini que
su autor procedía de la zona fronteriza entre Toscana y Umbría.


F . D E B . M O L L


R O R E R T O M A S I , S. Pier Damiani e la cultura (Divini tas , Huma,
1959, fase. I, 176-185).


El estudio del Dr. Masi responde a las reservas que eminentes medievalistas, c o m o
R. Geyer, M. de Vi'ulf, E. Gilson etc. guardan con relación al pensamiento científico
del enérgico cardenal de Ostia, y, a la vez , a las graves acusaciones de algunos otros
- p o c o s impatizantes con el c a t o l i c i s m o - , particularmente de C. Prantl.


Rea lmente , S. Pier Damiani fué un antidialéctico declarado. Mas, para enjuiciar su
postura, hay que tener en cuenta el ambiente de su época, creado, precisamente, por
las circuntancias que motivaron los escritos del cardenal, estudiadas, rec ientemente ,
por V. Poletto y J. Consette .


S. Pier Damiani ni es un fanático anti intelectual del s. XI, ni un enemigo de la
ciencia humana . Combatió el cultivo exagerado de una dialéctica que sólo aspiraba a
la ordenada belleza de las proposiciones v a la sutileza del silogismo y que , además ,
posponía la misma Sagrada Escritura.


El gran cardenal levantóse contra aquellas exageraciones, porque las oscuridades
lógicas de aquellos dialécticos (incluso los había ambulantes) perjudicaban la firmeza
de una fe clara, y dañaban la vida espiritual cristiana. El alaba la ciencia y la e lo-
cuencia , y se excusa, cuando la enfermedad le impide cultivar el estilo en sus opúscu-
los . Ataca aquel h u m a n i s m o que —como el de Mario Vittorino, en su comentario al




234 ESTUDIOS L U L I A N O S


De lnventione, de Cicerón — razona contra la virginidad de María v la resurrección
del Señor.


El sentido de su actitud y de su criterio aparece, c laramente del inido, con mot ivo
de la controversia sobre la omnipotencia divina, en la que tomó parte por medio de
su opúsculo De divina omnipoteneia in reparatione corruptae el /aclis infeclis reddendit
(PE, CXEV) donde traía de la omnipotenc ia de Dios y el principio de contradicción,
y sostiene que el poder divino, que puede restituir la virginidad a una pecadora, no
puede hacer que lo que ha sucedido no haya sucedido, porque implica una contradic-
ción irrealizable.


S. G.


O C T A V I O N I C O L Á S D E I I I S I , Agustinismo y tomismo (Augus t inus , I V ,
N . ° 13 , Madr id , 1959, 66-81).


Mons. Derisi, Rector de la universidad católica de La Plata, no se propone for-
mular un análisis comparat ivo del agust inismo y del t omismo , sino (pie aspira a hallar
la raiz misma de donde toman diferente curso las dos s íntesis: es decir el espíritu que
las informa y da sentido a cada una de las parles, en sí mismas y dentro de su con-
junto respectivo.


Sost iene, discrepando de muchos, que la influencia neoplatónica en la e l a b o r a c i ó n
del pensamiento agustiniano no es ni exclusiva ni preponderante . San Agustín halló
en el esplritualismo neoplatónico un instrumento conceptual apto para organizar su
concepción teológico-filosóíica.


a) Según el agustinismo, frente al conoc imiento sensible , el a lma intelect iva
posee una verdadera intuic ión del m u n d o intel igible de las verdades ciernas e i n m u -
tables y , a través de ellas, alcanza, de un modo casi inmedia to , a la misma Verdad
divina, de la cual aquéllas reciben su propia verdad finita. T a m b i é n posee una intui-
ción directa de sí m i s m a .


Una vez ubicado en la verdad de Dios , S. Agustín desciende a las criaturas por el
camino de la part ic ipación. El ordo cognoscendi, en San Agustín, coincide y recorre el
m i s m o camino que el ordo essendi: del descenso onto lóg ico hasta los últ imos seres
participantes de la Verdad increada, no por emanac ión , sino por creación.


La di lucidación filosófica de un ser, en el agust inismo, no se logra por análisis
meticuloso del m i s m o , ascendiendo de efecto a causa, sino por descenso, partiendo de
la Verdad divina.


b) Santo Tomás no es un intuitivo que se remonta al m u n d o inmaterial del ser,
sin tocar casi el material; sino (pie parte de la observación analítica de los seres mate -
riales, y sube hasta descubrir el término ontológico intel igible supremo. Una vez al-
canzada esta c ima intel igible de la Metafísica - y , dentro de ella, la cúspide del Ser
d i v i n o - y en busca de una coincidencia entre el ordo essendi v el ordo cognoscendi, la
intel igencia retorna a los seres participados, para esclarecerlos, no en la luz de sus
principios intrínsecos, sino en la de la participación. Es decir que el Angél ico , en pos
del Estagirita, organiza el conoc imiento desde la Tísica a la Metafísica.


G. P .




B I B L I O G R A F Í A 235


AHISTOTKLIS: De Anima libri tres, ad interpretan! graerornm aucto-
rilalurn el codician fidem recognovil conimenlariis illnstravit Frideri-
cus Adolphus Trendelenburg. Edi t io altera eménda la et auc ta . Akade-
mische D r u c k , Graz, 1957. 500 p p . 21 X 15 cms.


La presente edición reproduce fototi'picaniente la que en 1877 dio a la estampa
W. Weber y preparó Cbr. Belger. Puede , pues, afirmarse que desde entonces el texto ,
su aparato crítico y comentar io no han sufrido variación alguna, ya que el mismo
Belger confesaba que para su edición se había servido de las anotaciones, correcciones
y suplementos que Trendelenburg había recopilado en orden a una nueva edición, si
bien Belger recogió las invest igaciones posteriores a Trendelenburg, c o m o las de Tors-
trile y Bonitz pr inc ipa lmente , indicándolo s iempre entre corchetes. Por lo mismo esta
edición puede conceptuarse c o m o del mismo Trendelenburg.


Uti l izando c o m o base la edición de Bekker, Trendelenburg examinó nuevamente
los manuscritos antes estudiados por Bekker, corrigiendo sus errores de lectura v de
interpretación, a base, pr inc ipa lmente , de las investigaciones llevadas a cabo sobre los
antiguos comentaristas —Simplicio , Temis l i o , Filopón y la paráfrasis del monje Sofo-
nías —, además de pedir su aportación a las ediciones hechas anteriormente d é l a mis-
ma obra del Estagirita. Ambas cosas —comentaristas antiguos y otras ediciones— ha-
bían sido despreciadas por Bekker, atento sólo a los manuscritos: por eso la edición de
Ti endelenburg puede considerarse mucho más crítica que la de aquél, dado el inapre-
ciable valor que para el restablec imiento del texto aristotélico hemos de reeonocer a
aquellos viejos comentaris tas: más , c o m o norma general, del que pueda tener cual-
quier manuscrito doce o trece siglos posterior, máx ime cuando ellos reproducen perí-
copas del texto original. Con este bagaje Trendelenburg preparó su edición griega, en
la que sorprende tanto el aparato crít ico, como el comentario por su pasmosa erudi-
c ión. Claro está que aún cabe una más amplia invest igación, pues existen, además de
los códices uti l izados por Bekker v de los estudiados por Trendelenburg, otros muchos
sobre los libros De Anima de Aristóteles. Pero acaso lo que pudieran aportar no fuera
de gran importancia , dado que todos ellos datan de fechas posteriores a los
consultados.


Esta estupenda edición trendelenburgiana, reimpresa ahora magníf icamente por
la Academia Druck de Graz, cont iene , además de la introducción (en la que explican
los códices y demás fuentes uti l izadas), el texto griego de los tres libros de Aristóteles
De Anima, a los que sigue un amplio comentario (ocupa la mayor parte del v o l u m e n ,
pp. 101-464); en él, primero de un modo general sobre los tres libros y luego sobre
cada libro en particular, expone la doctrina y justifica el texto adoptado. Viene luego
un suplemento (pp. 465-485) , relativo a diversas variantes correspondientes al libro
segundo para terminar con otras variantes propuestas por otros investigadores, en
particular las de Steinhart , recogidas por Chr. Belger. Para su más fácil confrontación
Belger dividió el texto conforme a la numeración bekkeriana.


Se echa de menos en esta edición una buena traducción latina, así c o m o la total
y voluntaria preterición de los grandes comentaristas árabes y escolásticos, cuya con-
sulta ayudaría grandemente a restablecer el texto, no menos que la de autores poste-




236 ESTUBIOS- L U L I A N O S


riorcs, al menos por lo que al argumento fie crítica interna so refiere. Estas lagunas,
sin embargo , no eclipsan el valor de una obra que lia venido a ser clásica, y que la
Akademische Durck ha puesto al alcance de todos.


F u . G E N E R O S O G U T I E R R E / . O . P.


Estudio General de
Las Caldas de Besaya (Santander)




I


C R I S I S
REA ISTA ESPAÑOLA DÉ FILOSOFÍA


Direc tor : Adolfo Muñoz-Alonso


Apar tado-de Correos 8.110 M A D R I D


GIORNALE DI METAFÍSICA
r i v i s t a b i m e s t r a l e d i filosofía


d i r e t t a d a M. F . SCIACCA


Direzione: Prof. Sciacca, Universi ta , Genova


Ammin i s t r az ione : Societá Edi t r iee Internazionale
Corso Regina Margherita I76, Tor ino


I I «Giornale di METAFÍSICA» pubblica artieoli teoretici originali; note CRITICHE suUa
íilosofía contemporánea; ricerche storiche, un'ampia rassegna bibliográfica; discussioni
e recensioni critiche, un RICCO notiziario internazionale. Al tGiornale di Metafísica»
col laborano i inaggiori pensatori italiani e francesi, oltre e ÍILOSOFI belgi , inglesi , OLAN-
desi , spagnoli , svizzeri, tedescbi NORD e sud-americani .


A b b u n a m e n t o : Italia L. 2000 - Estero L. 2800


A V G V S T I N V S
PUBLICADA POR LOS PADRES AGUSTINOS RECOLETOS


Direc tores :


Victorino CAPA.NAGA
Adolfo ¡MUÑOZ A L O N S O


Cea Bermíídez, 59 M A D R I D




S O P H I . A
RASSEGNA CRITICA DI FILOSOFÍA E STORIA DELLA FILOSOFÍA


Dirjttore: CARMELO OTTAVIANO


S I P U B B L I C A O G N I T R E M E S I I N F A S C I C O L I D I 1 5 0 P A G I N E C I A S C U N O


£ L A S O L A R I V I S T A aperta a tutti gli studíosi , a qualsiasLcorrcnte filosófica appartcngano.


i i ' L A S O L A R I V I S T A che pubblichi un ricchiss imo notiziario bibliográfico su tutta la produzione filosófica mondialc .


A b b o n a m e n t o a n n u o ( p o g a b í l e a n c h e ¡n clue rote): Italia, L. 1500; Estero, L 30C0


Direzione e Amriiinistrazione: Prof: CARMELO OTTAVLWO, Via Mesopótamia, 21 (Quar-
deré Appio-Ladno), Roma.


REVISTA CALASANCIA
Publicación trimestral Hispano-Americana


dirigida por PP. Escolapios


Redacción: P . César Agui le ra , S. P .


Casa Pompi l i ana : S a c r a m e n t o , 7


BULLETIN
O F


HISPANIC STÚDIES
A Q u a t e r l y R e v i e w Publ i sKed by


L I V E R P O O L U M X E R S I T Y P R E S S


Editor
ALBERT E. SLOMAN


Editor ia l C o m m i t e e : Narciso Wonso
Cortés, V i l l i a m C. Atkinson, Reginald
F. Rrown, Manuel ,García Blanco. Ig-
nacio González Llubera, George A.
Kolkhorst , A. A. Parker, .1. W. Rees,
Walter Slarkie , Edward M. Wilson.


A n n u n l s u b s c r i p i i o n . postage iñclu-
ded: 30 shil l ings, dollares 4 .50 or l?.r>


pesetas.
. ' ' . . : % •


W r i t e : Rulletin of Hispanic Studies ,
, University Press, Liverpool.


M A D R I D


SAPIENTIA
Revis ta-Tomista de Filosofía


(TRIMESTRAL)


Director: OCTAVIO V DERISI


Trabajos monográl icos , textos , comen-
tarios j bibliografía. .


Colaboran los mejores tomistas del
país y del extranjero.


NI MERO SUELTO: 2(1 Pesos
SUSCRIPCIÓN ANUAL: 70 Pesos
EXTERIOR. SI SC. \ \ l KL: 4 Dls:


Direcc ión:


Seminar io Vffayor «San .1 <<s<; .
2 4 , 65 y 66, LA APLATA


República Argentina




ESTUDIOS LULIANOS Y MEDIEVALÍSTICOS RESEÑADOS EN
ESTE N Ú M E R O


ANTÓN (ENRIQUE DE), La actualidad de Raimundo Lulio, Madrid, 1958 .
BASILIO DE RUBÍ, O . F. M. CAP. (P. ) , El Cristocentrismo de Ramón Llull,


Barcelona, 1959 .
RAMÓN LLULL, Obres essencials I, Barcelona, 1957 .
RIBER (LORENZO), Erasmo en el *lndice paulino», con Lulio, Sabunde y Sa-


vonarola, Madrid, 1958 .
AFNAN (SOHEIL M. ) , Avicenna: His Life and Works, London.
ARISTOTELIS: De ñnima libri tres..., Graz, 1957.
DERISI (OCTAVIO NICOLAS), fígustinismo y tomismo, Madrid, 1959 .
FAOICLO (VICENZO), L'istituzione del sacramento del matrimonio nella doc-


trina di San Bonaventura, Roma, 1 9 5 8
LOTTIN, O. S . B. (O.), Quelques recueils d'écrits attribués a Hugues de


Saint Uictor, Louvain, 1958 .
MARTINS (MARIO), Una versao medieval de Humberto de Romans, O. P.,


Lisboa, 1959 .
MASI (ROBERTO), S. Pier Damiani e la cultura, Roma, 1959.
MATTEINI ( N . ) , ÍÍ píú aníico opposifore político di Dante: Guido Uernani da


Rimini, Padova, 1958 .
MOLINARI, S . J . (P. PAUL), Ju l ián of Norwich: the teaching of a 14th centu-


ry English Mistyk, Longmans, 1958 .
PEDRO PASCUAL (SAN), Biblia pequeña, Torino, 1959 .
RUFFINI (MARIO), l /n 'anonima versione italiana del secólo X1U della «For-


mula vitae honestae» di Martino di Bracara, 1958 .
SAVINI (S.), 11 Catarismo italiano ed i suoi vescovi nei secoli XIII e XIU, Fi-


renze, 1958 .
SCHMITT (FRANCESCO SALES), In íorno a/í'«Opera omnia» di S. fínselmo d'flos-


ta, Padova, 1959 .
WERNER (ERIC), The Sacred Bridge, London, 1959 .


La Direction des ESTUDIOS LULIANOS recevra avec reconnaissan-
ce tous travaux a publier (sous reserve du jugement par le Comité de
Direction) et tout ouvrage scientifique, particuliérement lullien ou médié-
valistique, a recenser, ainsi que toute proposition d'échange avec de
Revues similaires.


Envoyer les manuscrits, les livres pour compte-rendu et les Revues
d'échange au Directeur:


DR. S . GARCÍAS PALOU, Apartado 17, Palma de Mallorca (España).


£ s t u d í o s T t u l í a n o s
P r e c i o d e l a s u s c r i p c i ó n a n u a l


España . . . . 7 5 pesetas
Extranjero . . . . 3 dólares


P A B A SUSCRIPCIONES: SR. AD.MINISTHAOOR DE ESTUDIOS LULIANOS
APARTADO 1 7 , PALMA DE MALLORCA (ESPAÑA)


P U B L I C A C I O N E S
EN VENTA


Miscellanea lulliana, 1 volumen, 1955 , 2 2 8 págs. . . . . 1*50 dólares
Studia monographica (lulliana), 8 volúmenes 5 dólares
B. RAIMUNDI LULLI Opera latina, 2 fascículos, 1 9 5 4 . . . . 1 dólar


(Con l icencia eclesiástica)




E N V E N T A :
EL PRIMER TOMO


( P R I M E R A P A R T E )


de la edición crítica de


O P E R A O M N I A L A T I N A
del *


BTO. RAMÓN LLULL
preparado por el


DR. JOHANNES STOHR
Professor de la « M a i o r i c e n s i s S c h o l a L u l l i s t i c a » ,


bajo la dirección del
DR. FRIEDRICH STEGMULLER


Profesor ordinario público de la Universidad de Freiburg i. Br. y
Magister de la misma « M a i o r i c e n s i s S c h o l a L u l l i s t i c a » .


Contiene OPERA MESSANENSIA (1313).
(27 opúsculos).


Un volumen de 520 páginas, en 4.°
PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO: 1 0 DÓLARES


Diríjanse los pedidos a:


E S C U E L A L U L Í S T I C A M A Y O R I C E N S E , APARTADO 1 7 , PALMA DE MALLORCA ( E S P A Ñ A ) .


R A M Ó N L U L L S
LIBRE DE EVAST E BLANQUERNA


E I N E U N T E R S U C H U N G Ü B E R D E N E I N F L U S S D E R F R A N Z I S K A N I S C H -


D O M I N I K A N I S C H E N P R E D I G T A U F D I E P R O S A W E R K E D E S K A T A L A -


N I S C H E N D I C H T E R S .


VON
WOLFGANG SCHLEICHER


1 9 5 8


167 págs .


Romanischcn Seminar der Univers i tá t KOLN


IMP. SS. CORAZONES - PAZ, 3 - PALMA DE MALLORCA