£ôtudio$ lluUanos

£ôtudio$ lluUanos
IRevísta cuatrimestral


de investigación ILulíana Y Jlbedíevalístíca
Publicada por la


JÜbaíorícensís Scbola Tlullístíca


Instituto Internacional del


Consejo Superior de investigaciones Científicas


Núms. 38-39


S U M A R I O


E S T U D I O S


S. TRÍAS MERCANT, La ética Miaña en el <Félix de les Meravelles* . . pág. 113


G. COLOM FERRA, Ramón Llull y los orígenes de la literatura catalana . . pág. 133
WALTER W. ARTUS, The tradition of the <Ars brevk> pág. 153


N O T A


S. GARCÍAS PALOU, El primer texto orientalista del Bto. Ramón Llull . . pág. 183


T E X T O


JOSÉ M.* MADURELL MARIMÓN, Una carta del 1519 alusiva al <Libre del


Gentil* pág. 195


LUL1SMO RETROSPECTIVO


FR. ÉPHREM LONGPRÉ, O. F. M. , Le B. Raymond Lulle et Raymond Marti O. P. pág. 197


B I B L I O G R A F I A


Bibliografía luliana y medievalística, pág. 201. - Bibliografía científica selecta, pág. 202


C R Ó N I C A


EDOUARD PARENT, O. F. M., Le R. P. Éph rem Longpré, O. F. M. . . pág. 205


Vol. XIII, Fasc. 2-3 PALMA DE M A L L O R C A (Eüpaña) Año XIII: 1969




EPHREM LONGPRE
un myst ique franciscain


de notre t e m p s .


(Journal spirituel et letres


présentés par


EDOUARD PARENT, 0 . F. M.


Reauchesne, Paris, 1969, 323 pages, 42 f.)


R A Y M O N D LULLE
DOCTRINE D'ENFANT


Version médiévale du ms. fr. 22933 de la R. N. de Paris


Texte établi et. présenté


par


ARMAND LLINARÉS
Professeur á la Faculté des Lellres de Grenoble


et «Magisteri de la «Maioricensis Scliola Lullistica»


(Paris. Librairie C. Klinckisieck, 1969, 28 f.)


La Direction des ESTUDIOS LUL1A1S0S recevra avec reconnais-
sance tous travaux à publier (sous réserve du jugement par le Comité
de Direction) et tout ouvrage scientifique, particulièrement lullien ou
médiévalistique, à recenser, ainsi que toute proposition d'échange avec
de Revues similaires.


Envoyer les manuscrits, les livres pour compte-rendu et les Revues
d'échange au Directeur:


D H . S. G A R C Í A S P A L O U , Apartado 17, Palma de Mallorca (España).


Depósito legal P. M. 268 - 1961




LA ETICA LULIANA
EN EL «FELIX DE LES MERAVELLES >


/.—La ética luliana, tema poco estudiado. Su punto de arranque.


Entre la variedad de aspectos que se han estudiado del pensamien-
to de Llull ocupa un lugar poco privilegiado la ética. Tanto los lulistas
antiguos como los modernos han orientado sus investigaciones a temas
lulianos de diferente índole, principalmente preocupados por el verda-
dero racionalismo Juliano. La teoría del conocimiento en sus aplicacio-
nes y matices, teológico, filosófico, científico o lógico, ha movido las
plumas de los lulistas ampliamente, defendiendo al Maestro de los ata-
ques enemigos. El motivo originario debemos buscarlo en las acusacio-
nes contra Llull, tachándolo de hereje por su racionalismo teológico.


A pesar de lo anterior no deja de ser curiosa la poca preocupa-
ción por desentrañar la ética luliana, cuando es patente la doble inten-
ción de Ramón en su Arte. Para Llull el Arte era un arte del recto pen-
sar en busca del hallazgo de la verdad; pero, también, un arte del bien
vivir en orden a una planificación de vida con el fin de «vivificare
virtutes et mortificare vitia».


Sin temor a equivocarme creo poder afirmar que es, precisamente,
el aspecto ético el que debe saltar a primer plano por ser el que late
en el fondo de la doctrina luliana. A parte de manifestarse en muchas
obras lnlianas, es en el Félix de las Meravelles en donde nuestra afir-
mación cobra un valor definitivo. El libro empieza con un tratado de
Dios como base, norma y clave de la vida del hombre. «Deseo saber
de Dios, empieza Félix, para conocerlo y amarlo».1 La obra termina
con un verdadero estudio de la sanción moral como resultado final de
la vida buena o mala que adquiere su premio en la gloria2 o su castigo
en las penas del infierno,3 según hayan sido los actos realizados en la


1 Félix de las Meravellas; cap. II de la Ed. de la BAC. En adelante citaremos
este libro notando simplemente el capítulo.


2 Capts. CXVI, CXVII y CXVIII .
3 Capts. CXIX y CXX.




114 S . T R Í A S M E R C A N T


vida presente, porque conocer y amar a Dios implica, respondió el
ermitaño a Félix, dejar de amar los deleites como deleites mundanos,
ordenando la vida en orden a usarlos como semejanzas de Dios. Entre
ambos capítulos extremos encontramos un tercer factor, imprescindible
en toda ética, el estudio del sujeto personal como ser psicológico, res-
ponsable y libre de los actos a él imputados. Su estudio constituye el
libro VIII del Félix, libro que ha sido calificado por Longpré4 como
de un «interesante tratado de psicología». Sin embargo este libro VIII
es también un popular sistema de ética de las virtudes.


El espíritu éticoteológico de Llull se nota y se convierte incluso
en modelo de temas del Félix de otra índole específica. F. A. Yates5
ha demostrado que ciertas cuestiones tienen una proyección y una tra-
ducción ética y teológica. De esta forma, por ejemplo, en las enseñan-
zas del filósofo al hijo del rey sobre la teoría de los elementos, los pro-
cesos elementales son comparados con aquellos por los cítale? la justicia
engendra la caridad en un pecador. Ulteriormente parece comparar las
correspondencias y contrariedades entre virtudes y vicios con los ele-
mentos.6 Es claro, insiste F. Yates, que también a los monje? de la na-
rración del Blanquerna les fue mostrada el Arte luliana con sus «meta-
fóricas» conexiones con el derecho y la ética, con la filosofía y la
teología.


R. Llull arranca su ética, en el Félix, de un concepto psicológico.
Parte de la «admiración», recordándonos la génesis psicológica que im-
pulsó a los primeros hombres a filosofar. Porque se asombraron ante
el espectáculo de la Naturaleza, empezaron a inquirir el por qué de
las cosas y desembocaron, con rigor y sistemáticamente, en una con-
cepción total del universo. No es ésta la visión luliana porque la «ad-
miración» de Llull toma, desde un principio, un sentido netamente
ético.


La «admiración» luliana no nace de una serena contemplación del
universo para desembocar en una teoría, como el filosofar clásico.
Ananca de la «tristeza y congoja de un hombre», 7 actitud que le acer-
ca psicológicamente, aunque no doctrinalmente, por su viviente plas-
ticidad humana, al sentimiento de angustia del filosofar contemporá-
neo. El fondo ético de la «admiración» luliana se transparenta al mo-
mento. El padre no envía a su hijo Félix a maravillarse de la Naturale-
za, sino de los hombres. «Vete, le dice, tú por el mundo maravillándote


4 Dictionnaire de théologie catholique. IX. De Vacant-Mangcnot; 1092.
5 La teoría luliana de los elementos. Ejemplarismo elemental. Est. Lulianos. IV,


2 (1960) , 151-166.
6 Cap. X X .
7 Lib. Félix. Prólogo.


2




L A ÉTICA L U L I A N A 115


de los hombres».8 A reglón seguido, para evitar equivocaciones en la
interpretación, tomando el sentido ontológico y psicológico en vez del
intencionadamente ético, añade Llull unas palabras que no dejan lugar
a dudas a su pensamiento: «de lo primero que debes maravillarte es de
la falta de caridad y devoción de nuestro siglo».. . , es que los hombres
«cesan de amar y conocer a Dios». 9 Al final del libro insiste otra vez
Llull en lo mismo. En la oración que pone en los labios moribundos de
Félix afirma que si la providencia divina no considerase haber llegado
la hora de poner fin a su vida continuaría la promesa de «ir por el
mundo maravillándose de las gentes que no te (Dios) conocen ni
aman... y mucho más de cómo los que te conocen y aman no te sirven,
conocen y aman más. 1 0 En esta admiración —enseguida el practicismo
ético luliano frente a la pura teoría filosófica— «gasta tu vida», aman-
do a Dios y llorando los defectos y miserias de los que le desaman.11


La «admiración» luliana a través del perfeccionamiento ético da
lugar a la acción apologética. Insiste una y otra vez Ramón a lo largo
del libro. Félix recorrió el mundo, poniendo en peligro su vida, para
dar testimonio de Dios. El primer paso de la «admiración» luliana es
una conciencia moral testificante v judicativa de la acción. «Se mara-
villó, escribe Llull, por haber sido desobediente... y comprendió... que
el movimiento carnal le arrastraba».12 «Se maravilló de su locura y de
lai gran castidad de la mujer». 1 3 De ahí la reacción de reforma y correc-
ción de la conducta: «fue después hombre justo y de santa vida». 1 4 La
conciencia moral es para Llull «aquella naturaleza intelectiva que punza15
al alma cuando se inclina a obrar o pensar contra la final intención
para que fue creada... y que conoce y distingue lo que obra según Dios
o contra Dios. 1 6 De esta forma la apologética luliana va íntimamente
unida a una ascética moral, a una ordenación cristiana de la conducta.
Esto sucede hasta tal punto que la apologética se implica dentro de la
ética en una finalidad práctica v normativa, se completa con el conocer
a Dios para orientar la conducta humana en orden al servicio de la Di-
vinidad.


El conocer a Dios implica, en la doctrina luliana, un deber moral
de dar testimonio de El porque, de lo contrario, no se cumpliría el fin


8 Lib. Félix. Prólogo.
9 Lib. Félix. Prólogo.
1 0 Del final del libro.
" Prólogo.
1 2 Cap. L X X X I .
» Cap. L X X I .
1« Cap. L X X I .
1 5 Todos los subrayados del texto son míos.
" Cap. CII. . : . j ,


3




116 8. T R Í A S M E R C A N T


por el cual ha sido el hombre creado. Siendo el fin del hombre alabar
a Dios, «no me puedo excusar, insiste un religioso, de ir a alabarle en-
tre infieles..., pues estoy obligado a alabarle, y excusar, en cuanto me
sea posible, el que le blasfemen y ofendan». 1'


//.—Notas generales de la ética luliana.


Las líneas precedentes urgen la necesidad de ampliar algunos con-
ceptos, en ellas implicados, con el fin de esquematizar las notas espe-
cíficas y propias de la ética luliana.


Los profesores Carreras Artau1 8 han puesto de manifiesto cuatro
notas típicas de la ética de Ramón Llull.


Citan en el origen la primera y la segunda intención, afirmando
que la ética de Llull lo es ele la primera intención. Con esta nota com-
pendía Ramón Llull la solución del problema de la finalidad del uni-
verso. En primera intención debe el hombre conocer, amar y servir a
Dios; por la segunda posee el hombre los bienes que derivan de los
méritos de la primera intención. El pecado, en tal caso, consiste en una
inversión de las dos intenciones. Llull nos pone en guardia sobre las
dos fuerzas que tiran del ser humano: la del amor, cuyo centro es Dios,
y la de la mera concupiscencia y deseo. La primera intención tiende
hacia Dios por doble vía. Dios como el bien inteligible y más aprehen-
sible y lógico para la mente humana. Dios como objeto amable, cen-
tro y suma atracción de nuestra voluntad. Sin embargo no es fácil man-
tenerse en la verdadera línea puesto que el plano sensorial y sensual,
también humano, contrarresta la fuerza del entendimiento y de la vo-
luntad, solicitando hacia abajo y hacia los bienes finitos y a mano. No
obstante, interpreta Antón Cuadrado,19 Llull reitera como es y ha de
ser siempre la intención, obra de entendimiento y voluntad, porque, si
podemos ascender hasta la vida del espíritu comenzando por la misma
elementalidad, como animales que no dejamos de ser, podemos, desde
el espíritu, animar el mundo de la materia y alcanzar planos ideales.20


El segundo matiz señalado por Carreras Artau son los dos movi-
mientos del alma (el del bien y el del mal) en relación a la libertad.
Esta nota es complementaria de la anterior. Por el primer movimien-


" Cap. I X X X V I .
1 8 T. y J. Carreras Artau.—La Etica de R. Lull y el lulismo. Est. Lulianos, I,


1 (1957) ; 1-30 y en Historia de la Filosofía española. Filosofía cristiana de los siglos
XII al XV. vol. I, Madrid, 1943.


" Necesidad y vigencia de la primera intención luliana. Est. Lulianos, V, 3
(1961 ) ; 243-262.


2 0 Un documentado estudio sobre los matices del uso especial de la primera y
segunda intención puede verse en Platzeck: La combinatoria luliana. Rev. de Filoso-
fía; XII (1953) y XIII (1954) .


4




L A ETICA L U L I A N A 117


to el hombre es libre para hacer el bien; por el segundo, es libre para
hacer el mal. Puesto que el bien fue antes en el hombre que el mal, el
primer movimiento hacia el bien es accidente inseparable; no así el
movimiento hacia el mal. De esta forma, cuando el hombre se mueve
a hacer el bien, lo hace según naturaleza de cosa poseedora del ser.
Cuando se mueve a hacer el mal procede según su naturaleza de cosa
privada.


En el Félix, Llull es explícito al hablar de los dos movimientos del
alma. Nos describe con bastante detalle el proceso psicológico ante una
situación moral cualquiera. No puedo dejar de copiar íntegro el texto
de referencia. «Dos movimientos hay en el hombre, dice, el uno cor-
poral y el otro espiritual; el corporal se mueve por la vista y los otros
sentidos corporales, y el espiritual por la memoria, el entendimiento y
la voluntad. Por lo que sucede que por ver, oir, imaginar o tocar cor-
poralmente es el hombre tentado de la lujuria, y entonces se causa el
movimiento o tocamiento en el alma de consentirla o de contrastarla,
moviendo la memoria al entendimiento y a la voluntad, y moviendo el
entendimiento a la memoria y a la voluntad; y esto mismo hace la vo-
luntad consintiendo o contrastando a las otras dos potencias: y si el
movimiento espiritual consiente, se sigue el corporal, y si no consiente,
es vencido éste por aquél, y se gana gran mérito».2 1


Nos hallamos, en el comentario de Llull, ante una teoría psicofisio-
lógica de la inclinación hacia el bien o hacia el mal. Además, en reali-
dad, los dos movimientos del alma son las dos posturas polares que
toma la voluntad ante una situación moral.


La tercera nota hay que buscarla en la conciencia como directora
de la conducta práctica. La conciencia hace al hombre temeroso para
realizar malas obras y voluntarioso para hacer el bien. Remuerde y
acusa; manda, amonesta y despierta la compunción y el arrepentimien-
to de las faltas. Sin embargo la conciencia es finita y limitada; por tal
motivo cae también en la duda.


Ya hemos señalado al comienzo la relación de la conciencia mo-
ral con la «admiración» luliana. Ello nos excusa ahora de insistir.


La cuarta nota que señalan los profesores Carreras Artau, es el
sentido correccionalista de la ética luliana. Tal sentido se basa en la
Concordancia de la misericordia con la justicia divina respecto del
hombre pecador. La ética es, en este sentido, la medicina del pecado
y es el arte de consolarse en la contemplación de las virtudes divinas,
ya que en ella goza el alma destruyendo toda tristeza y desconsuelo
sensual.


« Cap. L X X .




118 S. TRIAS M E R C A N T


Las cuatro notas precedentes, puestas de manifiesto por Carreras
Artau, se encuentran también en el Libro de Maravillas. No obstante,
tales características pueden completarse con otros matices y definir,
de esta forma, con más detalle la ética de Ramón Llull.


Creo que la ética de Llull es, además, una ética de la poL·ridad.
Es cierto que esta perspectiva quedaba señalada al afirmar la teoría de
los dos movimientos. Sin embargo, con este matiz quiero señalar algo
más. Llull, sin excepción alguna, va contrastando los valores positivos
frente a los negativos de la vida moral. Ello hace, ampiando el concepto
anterior, que no se reduzca a dos posturas psicológicas antitéticas; sino,
además, a establecer una verdadera jerarquía de valores.


Toda la ética de Llull está montada sobre parejas de contrarios.
Ramón va explicando y ejemplificando paralelamente los extremos po-
sitivos y negativos. Junto a la humildad coloca la soberbia con su con-
tenido psicológico, con su matiz ético y con su aspecto social, incluso
religioso. De igual forma, para poner más ejemplos, al lado de la con-
tinencia sitúa la envidia; empareja la paciencia con la ira. Junto al
prior vicioso coloca al religioso virtuoso; paralelamente al hombre lu-
jurioso opone la vida de la mujer casta; frente al trajinero moderado
y recto pone al hijo envidioso y egoísta. Irá Llull, a través de sus
obras variando las parejas de contrarios, ya lo veremos más adelante;
pero lo que no desaparecerá nunca será el sentido de polaridad.


El origen ontológico de la polaridad de la ética luliana cabría
buscarlo en dos principios radicales que estructuran la naturaleza del
ser humano como parte —microcosmos— de la Naturaleza. Son el prin-
cipio de concordancia y contrariedad y el principio de perfección e
imperfección. En consecuencia, si la estructura misma del ser humano,
es polar, su actuación y conducta también lo será. Es el ser humano,
afirma Llull, entre el alma y el cuerpo hay concordancia, pero existe
igualmente contrariedad. Concordancia, en cuanto son hombre; contra-
riedad, en orden al ser de los dos componentes, pues el cuerpo está
sometido a la corrupción y el alma a la supervivencia.


Conforme a lo anterior no dudará Llull en deducir la concordan-
cia y contrariedad en la conducta humana. Así, escribirá, «hay otra ma-
yor contrariedad entre ellos (cuerpo y alma) la que se padece cuando
el hombre es en pecado, pues entonces el alma es contra la final inten-
ción del cuerpo, y el cuerpo es contra la final intención del alma, y así
concuerdan en aquello para que no son creados y se contradicen en
aquello para que son creados». 2 2 De esta forma Llull ha insertado la
concordancia y contrariedad, éticamente considerada, en el plano on-
tológico-psicológico a través de la referencia a la finalidad.


22 Cap. XCVI .


6




L A ETICA L U L I A N A 119


El pecado, polo negativo en la ética luliana, es, de esta forma,
una discordancia estructural puesto que el vicio implica «una mayor
concordancia con el defecto que con la perfección y con el no ser que
con el ser». 2 3 Es que el defecto y el no ser están, para Llull, en función
de orientar la conducta del ser creado hacia otras criaturas, rompiendo
así la dependencia creatural del Ser-Creador. La perfeccióndel hombre,
según Llull, está en ser criatura —dependiente de— y en ajustar y
ejercitar su actividad a su ser.24


La raíz socio-cultural de la polaridad luliana es preciso buscarla
en el sustrato ideológico de su época. La Edad Media, aunque bajo el
signo unitario y unificante de la cosmovisión platónico-agustiniana, es
una sociedad edificada sobre bloques binarios y contrapuestos. Incluso
las nstituciones y personas piensan y viven en un estridente dualismo.
Dualidades de capital importancia son espiritualidad - corporeidad;
espíritu (bueno) - carne (malo); fe viva - sensualidad viva; autoridad
- independencia; Dios - diablo; vida de allí - vida de aquí; sacerdo-
tium - regnum; etc.2 3 No conviene olvidar muchas de tales parejas por-
que las encontraremos latir en el fondo de la ética polar de Ramón
Llull.


Sin embargo la ética luliana tiene un profundo sentido unitario.
La serie de binomios no forma una juxtaposición, sino que, sometidos
a una ley de formación, se van arracimando constituyendo un todo uni-
tario.


Es claro que la ética luliana no es una normativa de los actos hu-
manos tomados individualmente; sino una orientación de la conducta.
No hay en la ética de Llull unos puntos virtuosos y unas fases de vicio.
Lo que preside la doctrina luliana es una línea vivencial como síntesis
de la polaridad. El hombre, él en su integridad, es virtuoso o es vicio-
so. Más todavía, dentro de la serie del mismo signo, no es posible ha-
blar de un hombre humilde solamente, porque, para serlo, tiene que
ser justo, caritativo, leal, paciente... Hay que hablar del hombre bueno
o malo, del virtuoso o del vicioso porque la paciencia, la templanza, la
prudencia, la humildad, la continencia... no son sino matices de una
misma realidad unitaria: la conducta virtuosa. Ramón Llull se cuida,
una y otra vez, de insistir sobre este carácter unitario. La fe y la ver-
dad, hermanas del entendimiento, acuden a él para que, movido por
la devoción y con la ayuda de la esperanza, caridad, justicia, pruden-
cia y fortaleza, vaya a la conquista de infieles.26


2 3 Cap. XCVI.
2 4 Cap. L X X X V I I .
2 5 Oliver, A.—El Bto. Ramón Llull en sus relaciones con la escuela franciscana


tle los siglos XIII -XIV. Est. Lulianos, IX, 1 (1965) : 57-70.
2 6 Blanquerna, caps. XLIII , XLIV, XLV.


7




120 9. T R Í A S M E R C A N T


Es que, a pesar de que permanezca en el fondo o a flor de piel el
dualismo binario y absolutamente irreductible, el siglo XIII realiza un
admirable esfuerzo de síntesis de los contrarios, síntesis política, sínte-
sis jurídica, síntesis teológica; pero también síntesis ascético-mística
—la que más nos interesa para el caso— de la dignitas-miseria, creatio-
recreatio, spiritus-caro.27 En la última pareja enunciada radica el ver-
dadero problema ético porque en ella, desde la perspectiva moral, se
origina una estridente convivencia tanto personal como social. Así es-
cribe Llull que «la castidad iba una vez por todos los lugares más en-
cumbrados y por los valles más humildes, y por todas partes encontraba
a la lujuria, que cada día más y más se multiplicaba y crecía». 2 6


En el plano estrictamente metafísico podemos basar el sentido uni-
tario de la ética de Llull en el ejemplarismo ontoteológico según el cual
«da Dios sus similitudes a las criaturas»,29 traduciendo la unidad-trini-
taria en la pluralidad-unitaria de la criatura. Como «en lo interior del
hombre se convierten las viandas que come en carne y sangre, que son
semejanzas del mismo hombre», 3 0 así también de todas las «formas y
materias, que en el hombre son muchas y diversas, se sigue una forma
humana compuesta... y una materia compuesta..., cuya forma y mate-
ria son la esencia del hombre, y el hombre es un ser compuesto y uni-
do». 3 1 De la misma manera la unidad-trinitaria de la divinidad implica
la semejanza unitaria de la operación que hay entre las tres personas
divinas.32 La síntesis ontològica, que es el ser humano a imagen de la
divinidad, implica también la semejanza en sus operaciones, para que
se parezcan sus obras —su conducta— a las similitudes divinas. Por
tal razón, el problema ético luliano es un problema de semejanza-unita-
ria con la unidad ontològica y operativa del ser divino. La moralidad o
inmoralidad es cuestión de conservar en el hombre la semejanza o disi-
militud divinas. «Por esto, afirma Llull, son los hombres justos o peca-
dores... son justos cuando sus obras tienen similitud o corresponden,
en cuanto pueden, a las similitudes de Dios. . . , y pecadores cuando no
corresponden y operan lo contrario del fin para que fueron creadas e
impresas en él». 3 3


En tercer lugar debo señalar que la ética luliana es teocéntrica y
teónoma. Las ideas apuntadas en párrafos anteriores son suficientes
para comprender esta nueva característica. Todo el plan de vida no es


2 7 Oliver, A.-—Loe. cit.
2 8 Cap. L X X I .
» Cap. L X X X V .
30 Cap. L X X X V .
3 1 Cap. XLIV.
3 2 Cap. L X X X V .
3 3 Cap. L X X X V .


3




L A ETICA L U L I A N A 121


sino el desenvolvimiento del plan divino en la ordenación de la criatura.
La ética luliana no está en hacer o no hacer, en cumplir o no cumplir
un precepto o una ley. El imperativo moral de la ética de Llull no es
un mandato o una exigencia por la que hay que pasar. La ética luliana
es reproducir en mí y en tí, en el ser humano, la imagen de la Divini-
dad. Un hombre no es bueno o malo por cumplir o dejar de cumplir
unas normas; es bueno «cuando usa y obra arreglado a las similitudes
de Dios, que Dios ha puesto en él, y es malo cuando usa de ellas en
contra del fin para que Dios las ha creado». 3 4


Dios está en el centro. El obrar conforme a la naturaleza significa,
al mismo tiempo, obrar conforme a la Divinidad. De esta forma la ética
teocéntrica de Llull es también teónoma. Tiene su base y centro en Dios
mismo para converger, por medio de las virtudes, otra vez a Dios, ele-
vándose sobre la esfera natural de la imago a la sobrenatural de la simi-
litudo. Ello confiere un nuevo matiz. El teocentrismo ético de Llull es
de tipo amoroso. La vida como amor de sí mismo y de los demás, con-
vergente hacia Dios-Amor. Ahí está una de las raíces profundas de la
ética luliana, puesto que Dios-Amor se une al hombre en la Encarna-
ción, dando valor y significado a la vida humana.35


A lo anterior cabe añadir que la ética de Llull es una moral cons-
tructiva. Algunos aspectos señalados podrían inducir a pensar que la
ética luliana sea una moral prohibitiva de acciones malas. Todo lo con-
trario. Ramón Llull no formula sus normas éticas como leyes del no-
hacer; sino como principios de un positivo practicar. Los aspectos ne-
gativos de la moral luliana no son negativistas, sino contrastes que, jun-
to a la imagen del Creador, resaltan más la diferencia para impulsar
al hombre a un perfeccionamiento ascendente. En el ser precario y cons-
ciente de su imperfección cabe buscar la raíz del ser deveniente hacia
Dios. 3 6 La ética luliana es perfectiva de la naturaleza humana. Es un
moldeamiento espiritual a imagen y semejanza de Dios. La ética de
Llull no es una moral de castigos, sino de convencimiento y de amor.
«Es verdad que la justicia castiga a los ladrones», escribirá en el Blan-
querna; pero no es esta la solución moral. Por tal razón añadirá a con-
tinuación que es una solución deficiente porque «no les hace obedien-
tes a mí (séptimo mandamiento) por la caridad». El mandamiento no


3 4 Cap. LXI .
3 5 Giulio Bonafede.—La vida como amor. Orbis catholicus, 3 (1960) ; 311-27.


En el trabajo citado analiza el profesor Bonafede el concepto Juliano de la vida, con-
jugando la vida activa, cuya finalidad es difundir el conocimiento del mundo de amor
para vencer el mal —tarea de orientación de la conducta— y la vida contemplativa,
amor.


3 6 Enrique de Antón Cuadrado.—Plenitud metafísica de la filosofía luliana. Est
Lulianos; VII , 2-3 (1963 ) ; 131-152.


9




122 S. T R Í A S M E R C A N T


se reduce al «no hurtarás», sino que es la síntesis de «amistad y amor
entre mí y la caridad y justicia».3 7


Por último, podemos decir que la ética de Llull es realista. El ra-
cionalismo ontoteológico del Beato se traduce ahora en obras, en una
moral practicista. No habla Llull, ninguna vez en el Félix, del bien y
del mal, sino del hombre bueno y del hombre malo. El bien en la
ética luliana aparece ya subjetivado a través de la intención del sujeto
y circunstanciado por los factores ambientales. Así al bien moral nos
lo presenta Llull como un rústico humilde, un príncipe noble, un ciu-
dadano paciente o un mercader mortificado. De la misma forma el mal
moral se subjetiviza en el viejo lujurioso, en un rey injusto, en el pre-
lado avariento, en el caballero vanaglorioso, en el hijo desleal o en la
loca mujer. La moralidad hasta tal punto se «practifica» en Ramón Llull
que asimila la moral de principios a la casuística de la moraleja. Qui-
zás esta afirmación pueda inducir a pensar que la ética que Llull esbo-
za en el Félix sea sistemática y se quede en una colección de simples
casos y máximas morales. No es así, pues el Félix, lo mismo que el
Blanquerna, no hace sino reflejar a través de sus variados apólogos la
práctica del ejemplarismo del Ars Demostrativa.38


///.—La plenitud moral a través de las virtudes cristianas.


Acabamos de ver que la ética luliana es orientación práctica de la
vida humana. La primera intención, los movimientos del alma en orden
a la libertad, el teocentrismo o el constructivismo moral de sentido co-
rreccionalista no pueden quedar como enfoques generales o planifica-
ciones de vida. Deben traducirse en obras concretas a la vista de un mo-
delo infalible y al alcance del ser humano. Dios está muy alto para el
hombre caído. La comunidad contiene demasiadas imperfecciones para
servir de modelo. Se impone un modelo a ras de tierra y, a la vez, a
la altura de Dios. Un modelo que traduzca en sí las dignidades divinas
en virtudes humanas, desarrollándolas en una conducta perfecta y sin
tacha. Así es en donde la ética luliana alcanza su verdadera plenitud,
convirtiéndose en una ética de la imitación.


La vida moral no es una abstracción metafísica, sino una actitud
práctica, movida por la voluntad y traducida en realizaciones concre-
tas. La intención se traduce en obras. Sin embargo un acto moral es
un oasis de nuestra vida. Esta se entreteje con una multiplicidad de
actos sigulares aunados en cadena sin solución de continuidad. El prín-


3 7 Blanquerna. Cap. XLII .
3 8 F. Yates.—La teoría luliana de los elementos. Ejemplarismo elemental. Est.


Lulianos, IV, 2 ( 1960 ) ; 151-166.


10




L A ETICA L U L I A N A 123


cipe justo o el ciudadano leal no lo son por haber realizado un acto
relevante en su vida moral. Lo son porque su conducta es justa o es
leal. Porque es habitual en su vida obrar de conformidad con la norma
de justicia o de la lealtad, teniendo presente que la norma de moralidad
no es sólo modelo, sino, además, exigencia de conducta en orden a
un fin.


Otro matiz que quiero señalar es que las virtudes en la ética lu-
liana dan forma al conjunto de los actos, constituyendo la base de la
conducta, del carácter y de la personalidad moral. Sin embargo las
virtudes éticas deben considerarse en la moral de Llull desde abajo y
desde arriba. Desde abajo la virtud no es sino la repetición que pro-
duce una tendencia a obrar el bien. Desde arriba las virtudes son for-
mas que establecen una personalidad moral, determinando la orienta-
ción dominante en sus actos. En este sentido las virtudes llevan a unas
constantes profundas en la vida moral definiendo la fisonomía moral
de una persona.


Con todo lo que ya llevamos dicho se comprenderá que la ética
luliana encuentra su plenitud en la realización de las virtudes cristia-
nas. Pero oigamos las palabras del propio Llull con el fin de descubrir
el carácter de imitación y exigencia de restauración que implica la ética
las virtudes.


La ética luliana no es una ética del deber por el deber, sino una
moral de la voluntad, que a una con el conjunto de espíritu —memoria,
entendimiento y amor— impulsa la «restauratio ordinis» en el ser hu-
mano. La ética luliana es una moral muy lograda del bien por el mis-
mo bien. La ética de la virtud define un quehacer moral y la realiza-
ción de la tarea de conseguir la correspondencia de la estructura divi-
na y humana. En esta línea escribe Ramón que «siendo todo él (mun-
do) criatura de Dios y no habiendo en Dios ninguna injusticia, es gran
maravilla que en el mundo haya más de injusticia que de justicia, te-
niendo la justicia del mundo y el mismo mundo alguna similitud con
el mismo Dios». 3 9 La labor ética consiste en restaurar la justicia, por
tal razón Dios quiere que «los hombres justos padezcan en este mundo
grandes trabajos y peligros, para destruir la injusticia y mantener la
justicia», 4 0 puesto que en Dios hay justicia, la cual ama su similitud,
queriendo que en el hombre la haya.


Desde arriba la ética luliana es una moral de virtudes que traduce
la «rectitudo» de la verdad como orden estructural, perceptible por el
espíritu, y la justa concordancia y correspondencia con este orden. Por


» Cap. LXVI .
4 0 Cap. LXVI .


11




124 9. T R I A S M E R C A N T


esto escribirá Llull que «Dios es su misma verdad... y la verdad que
hay en el hombre... tiene alguna similitud con la verdad de Dios.. . y
que solamente los que están en ella se sitúan en vía de salvación. Apa-
rece ya aquí la norma como ejemplar de conducta y como exigencia
de salvación.


Con la ética de las virtudes se pretende reproducir en el alma,
hasta conseguir la armonía perfecta, las armonías y correspondencias
del mundo divino. Así afirma Llull que «un rey consideraba en la bon-
dad de Dios y en la bondad que él de ella recibía, y, tanto como podía
engrandecía su bondad en poder, sabiduría y voluntad y en las otras
virtudes que poseía con similitud a las de Dios. Por este régimen y
modo de vivir y contemplar que tenía el rey, engrandecía su bondad
memorando, entendiendo y amando a Dios». 4 1


La ética de virtudes luliana es francamente optimista ya que as-
pira a que el hombre en su quehacer individual y social alcance la más
alta perfección en una ascensión psicológico-natural partiendo desde
la más sencilla moralidad. Ya Carreras Artau4 2 habló, de una forma
general, del optimismo de la ética luliana,43 optimismo plenamente ma-
nifiesto en el Libro de Maravillas.44 El alma es perfecta porque Dios
ha impreso en ella la imagen de su perfección. Quiere esto decir que
el alma es perfecta en su esencia, perfecta en su recolencia, perfecta en
su inteligencia y perfecta en su volencia. Sin embargo, aunque «Dios
es bastante para que el alma se llene y sacie memorándole, entendién-
dole y amándole», quiere que el alma, libre para el bien y para el
mal, «adquiera perfección y mérito en ejecutarlo, el que no podría ad-
quirir si no memoraba, entendía y amaba también otras cosas, para
por su medio mejor poder memorar, entender y amar a Dios». 4 5 Esta es
la ascensión natural y la ascesis moral de la ética luliana.46


Con el fin de que quede clara la doctrina, inmediatamente Llull
la completa con un ejemplo. «Todo aquello que el fuego caliente en el
aire, el agua y la tierra, todo lo hace con el fin de poderse calentar
más a sí mismo, porque su calor tiene mayor perfección para calentarse
a sí que no para calentar al aire, agua y tierra; y esto para significar-
nos que la perfección de Dios puede más perfeccionar en sí misma y


4 1 Cap. CXI.
4 2 Obras citadas.
4 3 Un análisis del optimismo luliano en J. Maura Gelabert.—El optimismo del


Bto. Ramón Llull. Barcelona, 1904.
4 4 J. Mateu Alba.—Optimismo pedagógico y alegría en Lulio. Rev. Española de


Pedagogía; XVII (1959 ) ; 75-82. Aduce el autor una selección de textos del Félix y
del Blanquerna.


« y « Cap. L X X X V I I .
4 6 G. B. Bertini.—Aspectos ascético-místicos del Blanquerna.—Est. Lulianos,


V. 1-2 (1961) .


12




L A ÉTICA L U L I A N A 125


dentro de sí misma, que dar perfección fuera de sí misma a las criatu-
ras; por lo que el alma, todo cuanto memora, entiende y ama que no
es Dios, todo lo memora, entiende y ama para adquirir mayor perfec-
ción para más memorar, entender y amar a Dios». 4 ' Este es el optimis-
mo ético de Llull; pensar en la perfección estructural del hombre mis-
mo y de su obrar. El perfeccionamiento moral por medio de las vir-
tudes no es sino obrar conforme a la naturaleza y en ella concordar
con la ordenación divina.


La ética de las virtudes, al insertarse en la sociedad cristiana, to-
ma muy en serio dos extremos opuestos. Por una parte entra de lleno
en su consideración la seducción del mundo y del demonio como ene-
migos declarados del alma. Por otra, anclada en la defensa del libre
albedría, no siente la angustia de la predestinación y del determinismo
naturalista.


Admitiendo el pecado, según vimos, como polo negativo se impo-
ne la rehabilitación y la restauración por medio de la virtud. El demo-
nio y el mundo se oponen. Luego es preciso que el hombre disponga
de un apoyo seguro y a su alcance. Pero Cristo no es sólo modelo de
virtudes, sino también —esto es lo que da valor moral a la norma—
exigencia de restauración de vida para alcanzar la salvación.


La inserción del hombre en la sociedad cristiana es precisa en la
ética luliana, puesto que es garantía de seguridad. Es que la «christia-
nitas» está constituida por el mundo en cuanto santificado por la Eccle-
sia», y una persona... en tanto pertenece a la primera en cuanto es
miembro del cuerpo místico de Cristo que es la segunda.47 En la «chris-
tianitas» el hombre puede enderezar su salvación puesto que en ella
hay un reconocimiento de la misma fe; en ella la «Ecclesia» es maes-
tra y fuente saludable de sabiduría,48 como ordenadora y promesa de
bienes espirituales, de tal suerte que los componentes de ella —los fie-
les— puedan alcanzar la recompensa de la bienaventuranza, pero, tam-
bién, cuidadora de la higiene espiritual de los individuos con el fin de
guardar la santidad, fortificar, enriquecer y educar la vida moral de
éstos.49 En la «christianitas» el hombre debe reproducir, y puede, en
sí mismo la similitud de la divinidad, resucitando en él la imagen viva
de Cristo, garantía de salvación. En la «christanitas» el hombre se
acerca a Cristo uniéndose a él y traduce en su espíritu la perfección del
Maestro. Este concepto de unidad espiritual con Cristo lo expresa Llull
con palabras inequívocas: «la divina naturaleza, dice, amó tanto y qui-


4 7 Oliver, A.—«Ecclesia» y «Christianitas» en Inocencio III Est. Lulianos, I,
2 (1957 ) ; 217-244.


4 8 Oliver, A.—Loe. cit.
4 9 Gilson, E.—La Philosophie au moyen age. Parin, 1952.


IS




126 S. T R Í A S M E R C A N T


so tanto multiplicar la operación eme tiene en la criatura en grandeza
de poder, sabiduría y voluntad, que quiso juntar y unir el hombre a
sí misma. Y por esta misma razón, la naturaleza de Jesucristo, por me-
dio del ejemplo de su vida, quiso unir y juntar a sí la riqueza de los
apóstoles, haciéndoles vivir con santa vida en este mundo, para que,
en lo que cupiere, le fueran semejantes.50


Conforme a lo anterior la ética de las virtudes es una ética de imi-
tación de Cristo. Así ha escrito Ramón que Jesucristo es modelo de
virtudes para el hombre,5 1 puesto que su pasión ha bastado para dar
ejemplo de caridad, justicia, devoción, humildad.52 Tan es así que, si
Dios, al crear el mundo y al hombre, puso en la criatura las semejanzas
de su divina esencia, Jesucristo, hombre y Dios al mismo tiempo,5 3 pu-
do virtuosamente «recrearlo», puesto que el hombre, por el pecado ori-
ginal, había perdido la «similitudo», aunque conservara la «imago» de
Dios. 5 4 El ideal del hombre moralmente virtuoso es hacerse a imagen
y semejanza de Jesucristo. Dios ha dado valor ontológico a la criatura;
pero es Cristo quien, realmente, ha matizado aquel sentido ético. «Jesu-
cristo, escribe Llull, vino al mundo y en él fue muy diligente en amar,
loar y servir a Dios Padre. Y el mismo Cristo fue tan diligente en sal-
var al hombre, que se sujetó a trabajos, a tormentos; y esto mismo qui-
so que hiciesen... sus compañeros que están en este mundo». 5 5 Ahí está
la raíz de la afirmación luliana de que la mayor «bienaventuranza que
dio Dios al hombre fue cuando dispuso que la humanidad de Jesucristo
fuese una persona con el Hijo de Dios», 5 6 porque entonces los despre-
cios del mundo alcanzan y llevan al hombre a la verdadera felicidad ha-
ciendo en él realidad la vida cristiana. «La mayor bienaventuranza en
este mundo, afirma Ramón, es que (Dios) haga al hombre la gracia
de que él sea pobre, trabajado, muerto y menospreciado por loar, amar,
servir y honrar a Dios», 5 7 porque «todas cuantas criaturas son, no son
tan nobles como la humanidad de nuestro Señor Jesucristo. Y esta tan
buena, tan noble y tan excelente humanidad la humilla Dios a la ma-
yor humildad».5 8


so Cap. L X X X I I I .
51 Cap. VIII .
52 Cap. IX .
5 3 Nicolau, B.—El primado absoluto de Cristo en el pensamiento luliano. Est. Lu-


lianos, II , 3 (1958 ) ; 297-312. Puede conocerse el profundo sentido de Cristo en la
obra de Llull a través de este estudio del P. Nicolau.


Capts. IX y L X X I I .
55 Capt. L X X I I .
56 Capt. L X X V I .
57 Capt. L X X V I .
58 Capt. L X X I I I .


14




L A ÉTICA L U L I A N A 127


Cristo, es norma, modelo y exigencia de vida virtuosa. En una
ética de las virtudes, enfocada y personalizada en la perfección de
Cristo, se impone descartar y considerar erróneos y opuestos todos los
factores que son enemigos de Cristo. Por serlo son también enemigos
del alma. Ramón Llull cita el mundo y el demonio. Uno y otro son dos
fuerzas que se enfrentan al alma, tentándola, para desviarla de su que-
hacer. No obstante puede el alma, retorciendo aquellas fuerzas contra
ellas mismas, salir de la situación fortalecida y más virtuosa. La ten-
tación y la fortaleza, escribe Llull, concuerdan para multiplicar la fe,
esperanza, caridad, justicia y sabiduría: y cuanto es mayor la tentación
que el hombre padece, más mérito puede adquirir venciéndola y aumen-
tando estas virtudes.59 Ello demuestra el gran valor del libre arbitrio
en la vida moral. La «restaurado in Christo» debe amasarse, según
Llull, a fuerza de voluntad porque es ésta la raíz de los actos humanos
y sujeto único de las virtudes a qien incumbe el papel de motor de
toda la vida moral.


Para Ramón Llull cualquier determinismo y la predestinación que-
dan excluidos como oponentes de la vida moral. En la ética luliana de
las virtudes, éstas «se originan libre y francamente sin ninguna res-
tricción ni embarazo, como V. gr. la fe, la esperanza, la caridad, la jus-
ticia y las demás». 6 0


Apesar de la afirmación anterior otras ideas de Llull podrían in-
ducir a creer en un cierto determinismo naturalista y psicológico. Llull,
a través de los distintos personajes de la narración, ya se plantea la
cuestión. Si el hombre es una semejanza de Dios, si en el hombre exis-
te una estructura preestablecida por y a imagen de la divinidad, si el
ser humano está «preordenado»,6 1 ¿no hay en tal «preordenación es-
tructural» un cierto determinismo? Se maravilló Félix y preguntó al
ermitaño de que «el hombre preordenado se pueda salvar».6 2


Ramón Llull es tajante y claro. Aprovecha cualquier ocasión, a
lo largo del libro, para dejar sentada la negación de todo determinis-
mo, defendiendo la libertad humana en la vida moral. Sin embargo de-
dica dos capítulos del Félix6 3 al tema y se nota de tal forma su pre-
ocupación que, en ellos, a diferencia de los otros capítulos, reduce al
mínimo los ejemplos para discurrir filosóficamente el problema.


La solución luliana es aquella que no se sale de la «preordena-
ción», puesto que la libertad es un factor más de la estructura. «Confor-


5' Capt. CVIII .
«i Capt. L X X X I V .
« Capt. C.
« Capt. C.
« Capt. L X X X I V .


15




128 S. TRÍAS M E R C A N T


me Dios tiene en sí, dice, libertad por todas sus dignidades, ha dado
su similitud a la voluntad del hombre, para que tenga libertad en amar
libremente por todo el entendimiento y la memoria, para que así sean
entender y el memorar francos, y para que cada uno por sí y todos
juntos sean francos por toda el alma y por todas sus operaciones». 6 4
En otra ocasión añade que tan noble es el libre albedrío, que nadie
puede construir al hombre a que ame lo que no quiere amar ni que
aborrezca lo que no quiere aborrecer, pues nadie le puede quitar al
alma la similitud que tiene de Dios. 6 5


Las ideas apuntadas pueden hacer pensar ahora en el extremo
opuesto: el indeterminismo. Dado que el hombre, por su misma estruc-
tura es libre, parece estar condenado a la libertad. No es así, desde
luego, porque Llull defendiendo la libertad no anula en ningún mo-
mento la deliberación del entendimiento ni la decisión de la voluntad,
cosa que ya se desprende del texto mismo citado. Ya desde la perspec-
tiva ética de las virtudes es también claro Ramón Llull. Dice que «co-
mo el hombre debe ejercitar la caridad, la justicia, la prudencia, la for-
taleza, debe entonces obligar y someter su querer a servidumbre, por
la cual adquiere virtudes y salga de vicios». 6 6 Por motivo de conoci-
miento consigue el hombre poner tensa su atención y enderezar su vo-
luntad hacia el objeto amable, en virtud de cuyo acto adquiere el há-
bito de caridad.67


El segundo aspecto se concreta en el determinismo teológico. Se
maravilló también Félix de cómo el hombre predestinado se pueda con-
denar.


Aquí la solución luliana está con conjugar armónicamente la pre-
destinación humana con la sabiduría divina y la libertad del hombre
con la justicia de Dios. 6 8 Ramón Llull plantea en el Félix la cuestión
con las siguientes palabras: «la consecuencia que se debe seguir de la
predestinación es el que se cumpla en el hombre lo que sabe la sabidu-
ría de Dios como infinita y la consecuencia que se sigue del libre albe-
drío es que la justicia de Dios, que es cumplida y perfecta en sí misma
y en las criaturas, deja al hombre libre para poderse salvar».6 9


6 4 Capt. L X X X I V .
6 5 Capt. L X X X I V .
6 6 Capt. L X X X I V .
6 7 E, Antón Cuadrado.—Plenitud metafísica de la filosofía luliana. Est. Lulia-


nos, VII , 2-3 (1963) , 131-152.
6 8 Ya con anterioridad al Félix Llull había esbozado la misma solución. En el


Ars Magna primitiva, en la figura X : de los opuestos o de la predestinación, había
conjugado, por los procedimientos lógicos del Arte, la perfecta sabiduría de Dios con
la predestinación y la justicia divina con el libre albedrío humano (Ars compendiosa
inveniendi eritatem. Ed. Mag., 1721).


« Capt. C.





L A ÉTICA L U L I A N A 129


Ramón Llull, aplicando luego los principios ontológico-lógicos del
Arte en la figura «T» , razona afirmando que si el hombre no tuviera
libertad, «la justicia de Dios no podría tener operación perfecta ni jus-
ta en el hombre, lo que es imposible».7 0 Además, puesto que la volun-
tad divina no puede tener en sí mudanza ni alteración tampoco la tie-
nen su sabiduría y su justicia, a pesar de que el hombre pase del bien
al mal y viceversa. De esta forma «si el hombre predestinado se hu-
biera de salvar o condenar por necesidad, se seguiría que de necesidad
se mudasen por la operación del hombre la justicia y la sabiduría de
Dios, pues la una sería contraria a la otra en cuanto a la operación u
operaciones que tendrían en el hombre, lo que es imposible».7 1


La solución luliana, en la ética de las virtudes, ha conjugado per-
fectamente las dos fuerzas que impulsan al ser humano en orden al
bien. Por una parte la predestinación, en cuanto fuerza del Bien que
tira al hombre hacia sí por otra parte, la volición libre, en cuanto fuer-
za que orienta la intención humana hacia un fin.


La ética de las virtudes nos descubre, en consecuencia, su tono
positivo puesto que no es, en realidad, ética del deber. La ética del
deber implica un concepto negativo, una falta de algo a que hay que
aspirar. Además, la ética de las virtudes implica un campo moral más
amplio que el simplemente debido puesto que el deber no penetra to-
dos los matices y pliegues del ser humano a los que matiza, sin embar-
go, la virtud. Por último, la ética luliana de las virtudes afecta a la
complexión total del hombre más allá de las simples acciones aisladas;
encuadrándolas, al mismo tiempo, en un plano experiencial y concreto.


IV.—La doctrina luliana y su inserción, en el contexto de L· ética
medieval.


La caracterización de la ética de Ramón Llull nos obliga ahora a
situarla en su época para descubrir las posibles relaciones con las doc-
trinas morales de los pensadores contemporáneo suyos. Una vez situada
en el contexto histórico será posible estudiar el desarrollo que, como
«sistema de virtudes», comporta la ética luliana.


Alois Dempf72 ha señalado en la Edad Media tres tipos de sistema-
tización ética: los sistemas simbólico-eclesiásticos para los que el alma
es como una imagen microcósmica de todo el universo y, a la vez, de
Dios; los sistemas teológico-teleológicos, que buscan una visión viva de
las fuerzas naturales y sobrenaturales del alma bajo el concepto aristo-


™ Capt. C.
71 Capt C
7 2 EÜca de la Edad Media; Madrid, 1958.


17




130 S. TRIAS M E R C A N T


télico de perfección; por último, la ética metafísica de la mística ale-
mana que combina la autoperfección ética, en cuanto nacimiento de
Dios en el alma, con todo el proceso intemporal del mundo.


Admitiendo como base y en líneas generales el parentesco doctrinal
de Ramón Llull con la corriente anselmiano-franciscana73 es preciso se-
ñalar las notas típicas de la ética de tal corriente para poder descubrir
el puesto que, en ella, corresponde a Llull. Siguiendo los estudios de
Dempf advertimos una evolución doctrinal desde San Anselmo hasta
San Benaventura, pasando por Hugo de San Victor y San Bernardo. La
nota común de tales sistemas es el simbolismo y la preponderancia de
la voluntad libre. No obstante dentro de la comunidad conceptual de
estos autores, sus ideas se matizan gradualmente. Mientras en San An-
selmo el simbolismo es ontológico y antropológico, es ético-social en
Hugo de San Victor, se matiza de espiritualización ascético-moral en
San Bernardo, se convierte en ciencia en San Buenaventura, quien in-
sertó la ciencia aristotélica, con sabia discriminación de lo aprovecha-
ble y de lo inadmisible, en la imagen simbólica del mundo.


La ética simbólica se desenvuelve en torno a unas bases definidas.
Externamente se extructura como una sistematización, más o me-


nos catalogada, de vicios y virtudes. Siete virtudes primarias y una se-
rie de virtudes secundarias componen el primer catálogo. Paralelamente
se analizan ocho vicios capitales, seguidos de otro conjunto de vicios
igualmente numeroso.


Muy poco valor tendría una ética si se redujera a un mero catá-
logo de virtudes y vicios. Existe en tal sistematización una plenitud
interna que aglutina y unifica los elementos integrantes.


Arranca de la dependencia ontològica de la criatura respecto de
Dios-Creador, dependencia que implica en aquella un estar obligado
respecto a la Divinidad. La relación dependencial es, además, una se-
mejanza del ser creado respecto a la perfección absoluta de Dios (S.
Anselmo), puesto que el «primum principium» es «causa efficiens,
exemplaris et finalis» del ser creado (S. Buenaventura).


El segundo paso indica que el pecado original hizo perder al hom-
bre el estado ético-ontológico de la justicia, perdiendo así la verdadera
y genuina vida voluntaria (S. Anselmo), la doble libertad superior pa-
sando del «non posse non pécari» y «non posse non turbari» a la impo-
sibilidad de no poder no ser tentado, según S. Bernardo. Es que el
pecado, para el abad de Claraval. no es sino el acto por el cual el
hombre quiérese a sí mismo por sí mismo. Es un «querer propio» que


7 3 La bibliografía sobre el particular es abundante, lo que nos excusa de citar
ahora una serie de obras. Pueden consultarse con provecho los estudios de Carreras
Artau, Garcías Palou, Xiberta, Mendia, Longpré, Probst, etc.


18




L A ÉTICA L U L I A N A 131


convierte al hombre en desemejante a Dios. 7 4 Es el espíritu «deiformis»,
en expresión de S. Buenaventura, que ha devenido «deformis». 7 5 Ya
vimos en Llull el sentido negativo del pecado y del vicio y la deseme-
janza que implica con la Divinidad.


Aunque con la caída se ha conservado la «imago», se ha perdido
la «similitudo» con Dios. La semejanza no puede ser recuperada por
el hombre solo. Es precisa una redención, centrada, en S. Anselmo, en
la inteligencia racional del proceso de salvación bajo la idea del orden
moral del mundo. En Hugo de San Víctor aparece como la necesidad
de unirnos con Dios mediante la incorporación al Verbo a través de la
Iglesia con sus sacramentos, como cuerpo místico de Cristo. La reden-
ción, de tipo ético social, en H. de San Víctor, es la obra de restau-
ración en Cristo mediante la cual se rehace lo que se había perdido.7 6
La redención es la «conformitas», semejanza simbólica con el Salvador
paciente, en S. Bernardo, realizada a través de las virtudes de la hu-
mildad y de la obediencia.7 7 Semejanza que no implica una comunidad
de esencia entre el ser humano y el divino, sino una comunidad que se
funda en un perfecto acuerdo de voluntades.78 La redención es, para S.
Buenaventura, la «reformatio», restauración mediante la gracia en ser
libre, amante y moral. Ya vimos también las ideas de Llull sobre el
particular. Para Ramón Llull la redención está subordinada al fin pri-
mero. Si Cristo levantó con la redención la naturaleza caída fue única-
mente para que de nuevo fuese apta para el fin por que había sido
creada. De ninguna manera puede estar la encarnación subordinada a
la redención. Cristo ante toda previsión de pecado. 7 9


El simbolismo desemboca necesariamente en una metafísica ético-
religiosa de la voluntad, convirtiéndose ésta en el núcleo del problema.
El hombre, según San Anselmo, tiene la verdad y la bondad ontológicas
del ser ahí, la rectitud del ser natural. Pero tiene que hacerse bueno
moralmente mediante la justicia como rectitud de la voluntad, mediante
el amor, único factor de dar plena satisfacción a la voluntad, en expre-
sión de San Buenaventura. Según S. Bernardo, mediante una fuerza
para decidirnos al bien, contra las tentaciones, en !a «libertas consilii»
y en la «libertas complaciti»,8 0 puesto que la imagen divina en el hom-


7 4 Gilson, E.—La Philosophie au moyen age. París. 1952.
7 5 TJempf, A.—Loe cit.
7 6 Gilson, E.—Philosoph. au moyen age.
7 7 Dempf, A.—Loe cit.
7 8 Gilson. E.—Philosoph. au moyen age.
7 9 Nicolau, B.—El primado absoluto de Cristo en el pensamiento Juliano. Est.


lulianos, I I , 3 (1958 ) ; 297-312.
8 0 Dempf, A.—Ética de la Edad Media.


19




132 S. T R Í A S M E R C A N T


bre se encuentra principalmente en la voluntad, es decir, el libre albe-
drío. 8 '


Por último, la ética simbólica desemboca en la contemplación.
Afirma Hugo de San Víctor una superioridad de la vida contemplativa
sobre la vida activa, afirmación que hace suya Ramón Llull para quien
la vida activa compete al estado humano por necesidad y la contempla-
tiva por perfección.8 2 S. Bernardo señala la contemplación personal de
Cristo como vivencia de la suprema bondad puesto que el efecto de la
gracia de la Redención es restaurar al hombre en su semejanza divina
que había perdido. La vida cristiana no hace sino con la vida mística,
y ésta puede considerarse como una reeducación del amor.8 3 También
en Ramón Llull la contemplación es la culminación del amor.8 4 En S.
Buenaventura la contemplación es sabiduría, es conocimiento de sentido
y éste sirve a la perfección final y al amor.8 5


La ética luliana no disiente, en cuanto al fondo y a su espíritu,
de la ética cristiana medieval.86 Como hemos visto, y según veremos en
otros matices, la ética de Ramón Llull se inserta en la ética simbólica
de los pensadores medievales. Su ética de las virtudes forma un sistema
de virtudes y vicios estructurado en torno a una idea central. Se basa
en el ejemplarismo ontológico y se resuelve a través de una metafísica
de la voluntad, en una restauración en Cristo, con inflexiones personales
y sociales, para desembocar en la teoría de la contemplación y su valor
primario sobre la vida activa.


S. T R Í A S M E R C A N T


(Continuará)


8 1 Gilson, E.—Philosoph. au moyen age.
8 2 Feliu.—Capt. LXII .
8 3 Dempf, A.—Loe. cit.
8 4 Consúltese Capt. XVI , apartados II y III de Carreras Artau: Hist. de la fi-


losofía española. Filosofía cristiana de los siglos XIII al XV.—t. I. Madrid, 1939.
También: Zaragueta, J.: La vida de Blanquerna culminante en la contemplación del
amor divino. Est. Lulianos, VI , 1, 2 (1962) .


8 5 Véase la relación de Llull con S. Buenaventura en C. Artau, cap. X V I I ,
apartado III de la obra citada.


8 6 C. Artau; cap. XVII , apartado I. Ob. cit.


20:




RAMON LLULL
Y LOS ORÍGENES DE LA LITERATURA CATALANA*


OBRAS LITERARIAS EN PROSA


LLIBRE DE CONTEMPLACIÓ EN DEU


Es ésta la obra capital de Ramón Llull: la generatriz y precursora
de tantas otras, y la soberana de todas ellas, no solamente como la más
extensa, sino como la más intensa y hondamente personal, al par que
la más vibrante y entrañable de su autor y una de las obras más con-
siderables que posee la literatura románica del siglo XIII.


«No conoce a Ramón Llull quien no conoce el Llibre de Contem-
plació, enorme enciclopedia ascética, fuente de agua viva de donde des-
cienden todas las otras obras lulianas, admirable síntesis literaria que
comprende todos los conocimientos de la época y la filosofía del in-
menso círculo de todos los seres, cuadro inmenso de las relaciones de
toda la existencia increada y creada, de la naturaleza infinida y de la
finida, de los atributos divinos y de las facultades humanas, de las
jerarquías celestiales y de los estamentos de los hombres, de la socie-
dad civil y de la religiosa, del espíritu y de la materia; especie de Cos-
mos literario y panorama universal visto a la luz de la contemplación».1


Su enorme extensión, no superada por ningún otro de los libros
que escribiera el Maestro, y que por el abundosísimo contenido de sus
366 capítulos hacía la obra excesiva o difícilmente adaptable a las con-
veniencias metódicas de la enseñanza escolar, a más de la censura im-
placable de que fue objeto por parte del inquisidor Fray Nicolás Eyme-
rich que de las 100 famosas proposiciones lulianas tildadas de hetero-
doxia en su Directorium Inquisitorum destinó unas treinta a otros tan-
tos pasajes del Llibre de Contemplació, explicarían hasta cierto punto


* Véase ESTUDIOS LULIANOS, IX, 1965, 193-206; X, 1966, 171-192; XII ,
1968, 175-200.


1 TORRAS Y BAGES, La Tradició catalana, Iib. I I , cap. 2.


63




134 G . C O L O M FERRA


la postergación secular del gran libro que los antiguos solían apellidar
«lo Contemplador major» que, distribuido ya por su propio autor en
tres copiosos volúmenes, requería muy largo espacio de tiempo para
sus copias manuscritas, no siendo tampoco empresa fácil, después de
la invención de la imprenta, hacer una edición completa de los tres
volúmenes. Solamente el primero de ellos, más breve que los otros dos,
salió por vez primera a luz en letra de molde, en París, el año 1505,
en versión latina. La primera edición completa, también en latín, no
llegó a imprimirse hasta mediados del siglo XVIII, llenando los dos
últimos tomos de la edición monumental, en gran folio, que la munifi-
cencia de un príncipe alemán hizo posible en Maguncia a instancias
del infatigable celo de Ivo Salzinger.


Los antiguos traslados manuscritos sobre pergamino o papel, sin-
gularmente los originales en pL· o vulgar, rara vez formaban un volu-
men único, sino dos o tres, para que fueran más manejables, y esto
contribuyó a desparejarlos y a esparcirlos hasta el punto que lo usual es
encontrarse ahora con ejemplares truncados y casi nunca el texto en-
tero donde se halle íntegramente trasladada la obra.


La buena suerte qiso —habent sua ¡ata libelli— que el insigne
lulista D. Mateo Obrador, continuador infatigable de la edición que de
las obras originales de Ramon Llull iniciara D. Jerónimo Rosselló a
mediados de la pasada centuria, hallara uno de estos rarísimos ejem-
plares: el único completo entre los hasta entonces encontrados en Ma-
llorca y quizás el más vetusto y de más antigua lección de todos cuan-
tos se han hallado en Mallorca y Cataluña y en toda la península ibé-
rica: el rns. A, de mediados del s. XIV, perteneciente al Colegio de L·
Sapiencia de la Ciudad de Mallorca. Este manuscrito, casi coetáneo
de Ramon Llull por su remota antigüedad, fue el que le sirvió de base
y fundamento para su edición, que pudo confrontar, a más, con otras
tres copias pertenecientes al s. XV; al rns. B, existente en la Biblioteca
Universitaria de Barcelona, el C, de la Biblioteca particular del Mar-
qués de Campofranco, de Palma, y el D, de la Biblioteca Provincial
del Instituto Balear.2


Al penetrar en la selva virgen de la gran obra contemplativa de
Ramon Llull, no nos será difícil formarnos una idea de su material es-
tructura y alegórica distribución tal como la planeó su autor en el pró-
logo. Dos intenciones le mueven a emprender la obra: dar alabanza a


2 Obres originals de Ramon Lull, Libre de Contemplació en Déu, escrit a Ma-
llorca y transladat d'aràbic en romanç vulgar devers l'any M.CC. Transcripció di-
recta amb facsímils y variants dels més vells manuscrits, proemi, notes y glosari d'en
M. Obrador y Bennassar; en VII vols. Palma de Mallorca, Comissió Editora Lulliana,
1906.


64




L O S ORÍGENES D E LA L I T E R A T U R A C A T A L A N A 135


Dios y obtener de El gloria y bendición. En reverencia y memoria de
als cinco llagas de Jesucristo en la cruz, la distribuye en cinco libros;
y así como El ayunó cuarenta días en el desierto, divide el contenido
de los cinco libros en 40 distinciones. A fin de ofrecer materia contem-
plativa para cada día del año, toda la obra se distribuye en 365 capí-
tulos; y recordando las seis horas que cada cuatro años componen un
día, añade un capítulo complementario, dividido en cuatro partes. Ca-
da capítulo consta de 10 párrafos, en memoria de los diez mandamien-
tos dados a Moisés, y cada párrafo, en reverencia a la Santa Trinidad,
se divide en tres partes, resultando así tener 30 partes cada capítulo,
en memoria de los treinta dineros por los que Jesús fue vendido. Con-
tiene el primer libro 9 distinciones, en representación de los nueve cie-
los; el segundo tiene 13, por el número que formó Jesucristo con sus
doce apóstoles; consta el tercero de 10, por los cinco sentidos corpora-
les y los otros cinco espirituales con que el autor distingue las poten-
cias del alma; el cuarto libro tiene 6, por los seis caminos entre los
cuales Dios ha puesto el hombre;3 y finalmente por las dos intenciones
que Dios al hombre ha dado, 2 son las distinciones del libro quinto.
Y los cinco juntos, distribuidos en tres volúmenes, en memoria de la
divina Unidad, quedan incluidos bajo un solo nombre: LIBRE DE
CONTEMPLACIÓ. De manera que expuesta en forma sinóptica la dis-
tribución de la obra, con sus tres volúmenes, sus cinco libros y sus 366
capítulos que componen las 40 distinciones, ofrece la estructura si-
guiente:


Distinciones 1 al 9 ^
, Capítulos 1 al 29 (


V 0 L - 1 U , . , „ i Distinciones 10 a 22 T o m o s 1 ? 1 1
Llibre I


Llibre II


Llibre III


Llibre IV


Llibre V


Capítulos 30 al 102
~ T „ [ T 1 . , l Distinciones 23 a 32 ) „ T T T T , . VOL. II [ li | C a p í t u l o g ^ a , ^ ¡Tomos III y IV


Distinciones 33 a 38 ) ™ v
, Capítulos 227 al 268 1 °


l i i n - v ! Distinciones 39 y 40 1 T y ¡ 3
Capítulos 269 al 366 í l 0 m 0 S V 1 y V U


Dispuesta así y dividida con este místico simbolismo la vasta ma-
teria que el autor se propuso tratar en su magna obra, acaba el pró-
logo rogando a Dios que le dé acierto y fuerzas para llevarla a buen
puerto. La emprende «ab gran alegria e ab gran audacia» y se lanza


3 P ) : inter sex términos qui sunt ante el retro, sursum et infra, dextrorsum et
sinistrórsum (cap. 353-5).


4 Los que integran los vols, II-VIII de les Obres originals.


to




136 G. C O L O M FEHRÁ


a la gran aventura «com lo mariner en lo gran pèlag..., 4 b com l'home
qui s'enamora e s'aventura per tal que conseguesca ço que mol ama...,
com l'home qui met tota sa força en llevar lo feixuc feix». 5 El autor
presiente en su ánimo que la obra que empieza «per força de gran
amor» le será «trop feixuga» y que «en així com la llebre que al 11e-
brar encalca ha mester tots sos iiij. peus», así él habrá de menester
«tota la força en lo dictament d'aquest llibre».6 Por ello ruega al Señor
que le ayude «per tal que aquest feix portar puscam» y aunque se con-
sidere «vil e per natura pobre e per males obres» y no se sienta digno
de que su nombre «en esta obra sia escrit» ni que le sea atribuida, em-
pieza a escribir con íntimo gozo la primera distinción, a manera de
prefacio, del gran libro místico, con una fuerza incontrastable «major
que cella dels munts».7 Aquel ardor escandecido le hace sentir tan «pie
e cubert d'alegria que la mar no és tan plena d'aigua» y «com lo bon
cavaller qui es bé guarnit en son bon cavall té en vil son enemic», lan-
za lejos de sí toda desconfianza y con heroico gesto de ardiente lucha-
dor exclama: «Ni ferre ni acer no és pus forts de mi !» 8 Tal es la exulta-
ción de ánimo con que el pecador contrito empieza a escribir la gran
obra contemplativa. Ya vendrán después, en doloroso contraste y re-
torno de la mezquina debilidad humana, el llanto, la angustia y la du-
da, la tristeza y el desfallecimiento.


Larga y prolija sería, por mucho que la condensáramos la reseña
expositiva de la múltiple materia mística que el autor saca a colación
en cada uno de los tres volúmenes de su obra. Nada mejor para for-
marse de ella cabal y acabado concepto que atenderse a la Tabla de rú-
bricas —compilada por el propio autor— de los 366 capítulos, con la
distribución de volúmenes, libros y distinciones, que va in capite de
todos los manuscritos, y que la edición de las Obres originals reprodu-
ce exactamente.9 Por ella puede seguirse el proceso y desarrollo de la
vasta enciclopedia ascético-mística de Ramon Llull.


En el libro I se consideran los atributos divinos. En el II la Crea-
ción y la Ordenación del mundo y las criaturas, la obra mesiánica y
otros atributos de la eviternal Esencia, la vida futura o suprasensible
y la absoluta perfección de Dios. El Libro III es una amplia exposi-
ción, curiosamente coloreada, del espectáculo que presenta la humani-
dad, en su doble fase corporal y espiritual: especie de «danza» no «de


4 b Obres originals, Pròleg, p. 5.
5 Ibid., p. 6.
6 Ibid.
7 Cap. 2, 27.
8 Ibid.
' L. de Contemplació, pp. XXIII -XLV, o. c.


.66




L O S ORÍGENES D E L A L I T E R A T U R A C A T A L A N A 137


la muerte», sino palpitante y llena de vida: larga procesión panorámi-
ca donde desfila, con su variedad de estamentos, nuestra sociedad ci-
vil y religiosa del siglo XIII y después, con su abigarrada mezcla de
virtudes y vicios, la sentimentalidad pasional humana de todo lugar y
tiempo. Aquí es donde brota a pleno raudal, fecunda e inagotable, la
genial fantasía del contemplativo asceta, con un dominio magistral de
la lengua y con un profundo sentido de observación, no inspirado en
borrosas abstracciones, sino en realidades crudas y palpables, hijas de
un conocimiento inmediato, experimental, vivido; así recorre y mide
con mirada introspectiva el dilatado campo de acción donde se mue-
ven los sentidos corporales o «senys» y las potencias o facultades aní-
micas que él apellida cogitado, apercebiment, consciència, subtilea y co-
ratgia o fervor. Esto es, en el sentir unánime de los lulistas —desde
Longpré a Probst— el cogollo de más enjundia, el punto cumbre de
la obra. Aunque Llull no hubiera escrito más que este Libre III de
Contemplado, tendría motivos más que suficientes para merecer la
aureola de gran escritor, de filósofo-poeta y de vidente iluminado que
la fama le diera a través de los siglos.1 0 En el Libro IV sigue tratando
de sensualitats y entellectuitats, de cualidades y significaciones, de fe
y de razón, de los artículos y mandamientos de la ley divina escrita, y
de la predestinación. Finalmente, con las dos últimas distinciones, las
más prolijas y detalladas, que tratan d'Amor la primera, y la otra d'Ora-
oió, concluye el tercero y último volumen de la obra, el más extenso
de los tres, en el cual alternan capítulos de originalidad singular y de
extraña factura —como los que contienen fantásticas alegorías, no su-
peradas en maravillosa abundancia de imágenes en ningún otro libro
luliano—con otros de ardua interpretación y de enervante lectura, por
haber adoptado en ellos su autor aquel artificio de estilo —especie de
álgebra filosófica— consiente en el uso de letras como significación
de ideas sensibles y de abstracciones: procedimiento que tan enmara-
ñada y difícil hace, a los no habituados, la cabal compresión de casi
todas las «Arles» donde Llull empleó tal sistema.


Apenas es necesario salirse del texto mismo del gran libro ni bus-
car citas y referencias entre el enjambre de tantos otros como le si-
guieron, para discernir claramente las circunstancias de lugar y tiem-
po que le engendraron y establecer la situación relativa que literaria-
mente le pertenece en el entreverado conjunto del Opus luliano. El
Llibre de Contemplado fue evidentemente escrito en Mallorca, hacia el
año 1272, en pleno fervor de la conversión del autor, cuando aún no
se consideraba digno de que su nombre fuera «escrit en esta obra» ni


10 Obres originals, Proemi al L. de Contemplado, o. c , p. XVI .


67




138 C . C O L O M FERRA


de que le fuera «atribuida: perquè jo mon nom exil e delesc d'esta
obra, e ella, Sènyer atriboesc e do a Vós» ; " de tal manera que sin la
Tabla de rúbricas de los 366 capítulos que, siguiendo inveterada tra-
dición, va en cabeza de todos los manuscritos bajo el nombre de «R.
Luyl», probablemente en su obra capital no consignara su nombre, co-
mo tuvo por costumbre de no hacerlo en las obras escritas después de
su conversión durante un período de diez años (1269-1280).


Escrita, pues, esta obra, toda o en gran parte, durante los prime-
ros años que siguieron a la conversión del autor, es la profesión de fe
de una nueva existencia que empieza, la contrita expiación de treinta
años de vida miserablemente evaporada en el lodazal de enervantes
deportes y de torpes pasiones. Hay en ella recias páginas en que el pe-
cador arrepentido interrumpe de vez en cuando la elevada contempla-
ción de las divinas excelsitudes, de las maravillas creadas, del campo
inmenso que recorren el entendimiento y la razón; y cual águila que
volando pliega súbitamente las alas y baja para agazaparse unos ins-
tantes en su propio nido, se contempla entonces a sí mismo con intros-
pectiva ojeada hasta lo más recóndito y sombrío de su consciència; y
luego su humilde ascetismo que rompiera todo cuanto lazo le ligara,
le mueve a escribir ss confesiones íntimas: confesiones no musitadas
al oído, con el secreto y la reserva sacramentales, sino a plena voz,
ante Dios y todo el mundo, a la faz de las generaciones presentes y
de las futuras. Así bien puede afirmarse que el Llibre de Contemplació
es la confesión de Ramon Llull con la humanidad, hasta el punto que,
al decir de Longpré, después de las confesiones de San Agustín, no
hay en toda la literatura cristiana una obra tan patética, al par que tan
rebosante de lirismo.1 2


Y fue en Mallorca —aunque explícitamente el texto no lo expre-
se— donde, después de su conversión, escribió Ramon Llull estas en-
trañables y acuciantes páginas, las primeras que brotaron de su plu-
ma, nuevamente templada en sangre y lágrimas. De vuelta de las leja-
nas peregrinaciones con las cuales, según costumbre de la época, quiso
domar su cuerpo y su espíritu con las ásperas mortificaciones de la
vida ascética; durante aquellos años de recogimiento y estudio en que
forjó sus planes apostólicos; en la estancia, tan frecuentemente aban-
donada, de su albergue familiar, donde aún vivía con su esposa y sus
dos hijos, «obligat e sotsmès a orde de matrimoni» pero con el ansia
y el propósito de evitar todo placer carnal, «desitjós com pogués fúger a
les obres e als fets en los quals luxúria l'havia corrumput e ensutzat»,


11 Obres originals, Pròleg a l L. de Contemplació, a. c , p. 6, 30.
12 Dic. de Théol., o. c. p. 1090.


(58




LOS ORÍGENES DE EA LlTERAftTURA CATALAXA 139


ansiando el día y la hora de ser «servu e companyó dels benahuirats re-
ligiosos qui's fan servus e sotsmesos de virginitat e de castedat», en-
contrándose ya en los 40 años de su vida y doliéndose en todo aquel
tiempo de «haver més ensaborides les viandes sensuals que les entellec-
tuals»;14deseoso de dejar para siempre el gobierno de sus posesiones
terrenales, de verse «desempatxat dels béns temporals a posseir»; 1 5 cla-
mando con vivas ansias: «Quant serà aquell temps gloriós que hom no
haurà necessitat de nomenar nulla cosa al cors necessària»,16 y consi-
derando ya a la muerte como una dulce liberación, «si no fos la paor
de morir enans que fos acabada aquesta «Art» de Contemplació», «si
tant és, Sènyer, que a Vós venga de plaer que vullats més alongar sa
vida»; 1 7 en tal estado de ánimo y con ese temple de espíritu fue conce-
bida y escrita esta obra.


Y tanto le absorbía y ocupaba su actividad y potencias el febril
afán de llevarla a cabo que «en altres coses no podia entendre» y «en
així com home qui famejant se cuita com menuga (menja) e fa de
grans bocins per la gran fam que sent», noche y día se esforzaba para
llevarla a término feliz; a fin de que con ella «los homens errats fossen
endreçats, e los pecadors fossen en vertuts, a els necis en saviea, e per
tal que tornas la devoció qui ésser solia, en amar e loar e honrar e ser-
vir Déu», y para que le fuera arma incontrastable el día que fuera a
tierras de sarracenos a dar conocimiento de la verdadera fe y a «pendre
martiri, ab escampament de sang e de làgremes».18


Este propósito fue sin duda el que le movió a escribir el L. de
Contemplado, o al menos a trazar su primer esbozo, en lengua árabe,
que él había aprendido de un esclavo moro; como igualmente en árabe
escribió otros libros, por ejemplo, el que de momento tituló Libre de
raons en les tres ligs, después Libre de Questions e Demandes, y final-
mente Libre del Gentil. Pero, apercibiéndose pronto de la facilidad y
mayor desarrollo que naturalmente encontraría empleando su propia
lengua nativa, los arromangà en vulgar, hasta hacer de ellos no una tra-
ducción literal o versión ajustada a la primera forma, sino más bien
una nueva redacción, en la cual trasportava e mudava el texto primitivo
(según él declara) y le daba forma definitiva «ab pus altes e acabades
rahons».1 9


13 Obres originals, L. de Contemplado, o. c , cap. 143, 24.
1 4 Ibid., cap. 129, 14.
1 5 Ibid., cap. 315, 29.
1 6 Ibid., cap. 316, 7, 8 y 9.
" Ibid., cap. 129, 14.
18 L. de Contempl, cap. 131, 20 i 21.
i» Ibid., cap. 352.




140 C. C O L O M F E R R A


Corrobora el hecho de la traslación del L. de Contemplació de la
lengua árabe a la vulgar el éxplicit del libro:


«Acabada e cumplida és aquesta translació del Libre de Con-
templació d'aràhic en romans: la qual translació fo fenida lo pri-
mer dia de l'any en vulgar, e la compilació d'aràbic fo fenida e
termenada en lo sant divenres de Pascha, en lo qual pres mort e
passió nostre Senyor Deus Ihu. Xst. fill de la Verge gloriosa nos-
tra dona Sancta Maria. Benedicció e glòria, Senyor Deus, sia
donada a tots aquells e aquelles qui vos adoraran e us contempla-
ran ab aquesta obra, e qui per mi pobre peccador viciós, culpable,
mesquí en lo qual no són los béns que nos deim que són en mi,
los quals avem dit per tal que la obra en parega e en sia pus
enamorada e que en sia més contemplada, vos pregaran e qui a
avant metran esta Obra de Contemplació a glòria e a laor de vós
qui sots nostre honrat Senyor Deus Jhesu Christ. Amen». 2 0
Tal es, sumariamente expuesta, la génesis del primero y mayor


libro de Ramon Llull, «aquest libre —según él mismo escribía— com-
post de sciencia theological e de sciencia natural..., obra qui es demos-
tració e figura a moltes altres obres... , art per la qual hom s'enamor
de Déu.. . , obra d'amor e de fervor e de penitencia e de menyspreament
d'aquest món.. . , sciencia de contemplació novellament ab novella ma-
nera demostrada», libro que él amó con pasión «tant coral e tant li
era entrat en l'amor de l'ànima», por cuya expansión y para que fuera
generosamente recibido, rogaba a Dios que toda cuanta gracia y mer-
ced se sirviera concederle a él en persona, quisiera otorgarla «a la
exaltació e multiplicament» del Libre de Contemplació.


De todas estas citas y de muchas otras que pudiéranse aducir, es-
pigadas a través de su copioso y amplio contenido, se infiere el giran
amor y el esmerado afán que Ramon Llull puso en la redacción de esta
obra. Confiesa que ha apelado a recursos de técnica «per tal que la
obra ne sia mills afigurada»21 y para embellecerla y situarla en el am-
biente de la época —que tanto ya se pagaba del valor del buen len-
guaje—, 2 2 Tan poseído estaría de la importancia de la bella literatura
que se ve que en esta obra hizo todos los esfuerzos para alcanzar la
mayor perfección literaria posible en sus elementos formales, como
la figuración retoricada y la armonía de dicción y un lenguaje escogido
y recogido en todo el campo idiomático. Veamos siquiera una muestra
de este lenguaje vivo y directo, de esa prosa cuyo eco perdura aún en
ciertas variedades dialectales de la payesía mallorqina:


2 0 L. de Contemplació, t. VII , p. 645.
2 1 Ibid., cap. 366, 16 y 26.
2 2 Ibid., c. 120, 19.


-TQ




L O S ORÍGENES D E L A L I T E R A T U R A C A T A L A N A 141


«Senyor lloat, Senyor amat!... Los pintors veem que pinten
les creus d'aur e d'argent e de vermelles colors e de pedres pre-
cioses. Mas no veg, Sènyer, negun pintor que la creu pinte així
com Vós la pintas; car negun pintor no veg que pinte creu de sa
sang ni de sa carn mateixa ni de ses llàgrimes, així com Vós qui
la pintas del vostre gloriós cors e de la vostra sang preciosa e de
vostres Uàgremes misericordioses...».


«Si les dones, Sènyer, pinten llur cap de savenes de diverses
colors, beneït siats Vós, qui soferís que el vostre cap fos tint e
pintat de sang preciosa i si les dones pinten llur cara de blanquet
e de vermella color, beneït siats Vós, Sènyer, qui volgués que la
vostra cara fos mullada de suor e de llàgrimes e de sang e de
groga color; e si les dones e els homens pinten ni ornen llurs mans
d'anells d'aur e d'argent e de pedres precioses, beneït siats Vos qui
hagués vostres mans tintes en la creu de vermella color adones
com los claus entraven per vostres mans...».


«Com lo vostre servidor e el vostre sotsmès sia estat, Sènyer,
tan malvat pintor, clam-vos mercè que Vós en lo meu cor, per ima-
ginació e per obra de contemplació, pintets la vostra amor e la
vostra passió e els vostres plors e els vostres llanguers e la vostra
greu mort; car si Vós, Sènyer, plantats i posats en mon cor aitals
remembraments e aitals enamoraments, porà's esdevenir que mon
cors esdevenga tint de sang e mos ulls de Uàgremes per donar
llaor e honrament de son Senyor Déus.. .». 2 3


«Tant s'alongua lo dia, Sènyer, que jo prena martire per la
vostra amor, en mig del poble, confessant la sancta fe crestiana,
que tot me sent llangir e morir de desig e d'enyorament com no
son a aquell dia, e que sia en mig del poble turmentat així com
lleó e altra bèstia salvatge qui és environada de cassadors aucients
e dévorants aquella».2 4


No busquemos aquí nada —exclama M. Ferrà— de lo que con
acento de vilipendio llamó Verlaine «literatura». No busquemos aquí
nada de vanidades trobadorescas ni de palabras compuestas con calcu-
lado artificio. Algo más excelso encontraríamos: el chorro inflamado
de la palabra viva, del alma en fusión hecha verbo de sí misma, des-
bordándose con la sublime sinceridad de los grandes poetas.25


23 L. de Contemplació, o. c., cap.
2 4 Ibid., cap. 136, 21.
25 Ramon Llull valor universal, conferencia llegida per MIQUEL FERRA a la


Casa de la Ciutat de Mallorca, el dia 5 de juliol de 1915. Ciutat de Mallorca, estam-
pa de Josep Tous, 1915.


71




142 G. C O L O M FERHÁ


Debemos notar aquí que en la inmensa producción luliana no hay
posibilidad de separar con una estricta divisoria las obras propiamente
literarias es decir, las producidas con exclusiva o predominante inten-
ción estética y las que tienen un carácter didáctico, filosófico o apolo-
gético. Propiamente todas las obras de Ramon Llull fueron escritas sin
finalidad propiamente literaria. Como todos los grandes autores mís-
ticos, Ramon Llull se sirve del sentido de la belleza y del sentimiento
poético como instrumento de expresión y difusión de las doctrinas dog-
máticas, con la única finalidad de glorificar y de hacer conocer y
amar a la Divinidad. Solamente parece hacer una distinción partiendo
del mayor o menor grado en que entran en sus libros estos elementos
estéticos en relación con el invariable fondo didáctico (filosófico, teo-
lógico, apologético o místico) común a todas sus obras. Es pues con
un criterio relativo que Menéndez Pelayo separó de la restante produc-
ción luliana, haciendo esta distinción, cuatro obras que, según él, pue-
den considerarse como producciones propiamente literarias:


«Cuatro de las obras de Raimundo Lulio — d i c e — que afortuna-
damente han llegado a nosotros en su texto original, lleno de gracia y
candidez, y no en bárbaras interpretaciones latinas: el Libro de Gentil
y de los tres sabios, el Libro del Orden de Caballería, el Blanquerna y
Félix de %s Maravillas del Mundo, realizan, aunque de un modo muy
primitivo, las condiciones de la novela filosófica, y deben contarse, es-
pecialmente las dos últimas, entre los monumentos más curiosos de la
literatura de la Edad Media».


La separación de estas obras en grupo aparte, como novelas filo-
sóficas, tiene plena justificación. Conviene, pero, observar que con el
mismo fundamento podríamos añadir a la lista de las producciones li-
terarias v poéticas de Ramon Llull, a más de los poemas en que predo-
mina el elemento afectivo — com el Desconhort y el Cant de Ramon—,
otros libros cuvo carácter novelesco es de una gran importancia, como
el LUbre de Sancta Maria y otros que nos presentan la materia mística
en forma de vastas alegorías y de un juego dramático de extraordinario
interés, como el Arbre de Filosofia d'Amor, y aún otros en los cuales,
en medio de la austera concepción que los preside, emplea el autor to-
da la gama de los procedimientos literarios y todos los recursos artís-
ticos que tenía a su alcance: el símbolo, la alegoría, el apólogo, la pa-
rábola, la efusión lírica, el diálogo, la escenificación poética de la
acción... De todos estos procedimientos usa de una manera superabun-
dante en el Llibre de Contemplació, de cuyos recursos estéticos po-
dríamos extraer innumerables páginas de la más grande y original be-
lleza literaria.


72




L O S ORÍGENES D E L A L I T E R A T U R A C A T A L A N A 143


LLIBRE DEL GENTIL E LOS TRES SAVIS


Pertenece a lap rimera época del apostolado de Ramón Llull y es
una de sus más famosas obras. El tema de la discusión sobre las religio-
nes que el autor desarrolla en este libro era ya conocido en las litera-
turas orientales. Nuestro escritor pudo tomar modelo en un Barlaam
árabe o quizás en el Kuzarí del judío Judá Leví, aunque parece que
Ramon Lulll no fue versado en literatura rabínica. El autor escribió
el libro primeramente en lengua arábiga, y él mismo, poco después,
hizo la versión catalana. Se nos ha conservado ésta, mientras la primi-
tiva redacción arábiga se ha perdido. Hacia fines del siglo XV quedaba
aún de ella algún ejemplar manuscrito, pues en un inventario de aque-
lla época, tomado en la escuela luliana de Barcelona, donde figuran nu-
merosos libros, léese: «E més dauant lo dit a un arcibanch amb libres...,
empero manca lo Gentil que el mestre se n'ha portat, ço és fra Joan
Ros». Y más abajo: «Gentilis in arábico, quem detulit frater Johannes
Ros».


El argumento está concebido y desarrollado con la mayor senci-
llez. Sólo por incidencia es narrativo, y su fondo y objeto principales
consisten en una amplia discusión religiosa, que viene a ser una triple
exposición dogmática de las tres religiones: judaica, cristiana y ma-
hometana.


Un gentil docto en filosofía, pero que «no hauia coneixença de
Déu no crehia en ressurrecció ne après sa mort no crehia ésser nulla
cosa», abandona su país y se encamina a tierras extrañas en busca de
remedio a su tristeza. Largo tiempo anda errante por una selva cercana
a un deleitoso prado donde se encuentran, saliendo de la ciudad para
solazarse y reposar de sus graves estudios, tres sabios, uno de ellos
judío, otro cristiano y el otro sarraceno. Salúdanse cortesmente, y «par-
lant cascú de se creença e de la sciencia que mostrava a sos escolans»,
llegan a «una bella font qui rea;aua cinch arbres», en Ja cual abrevaba
su palafrén «una molt bella donzella, molt noblement vestida». Los
tres sabios la saludan «molt homilment e denota», preguntándole por
su nombre. Ella les responde que se llamaba «Intel.ligencia». Ruégan-
le los tres sabios que les explique la naturaleza y propiedades de aque-
llos cinco árboles simbólicos y lo que significaban las letras escritas
en cada una de sus flores. Accede a ello la doncella. Y con la explica-
ción de aquellas flores, cuyas letras representaban las virtudes creadas
e increadas, los vicios y pecados mortales con su respectiva oposición
o concordancia, queda establecida toda la trama silogística según la
cual se desarrolla luego la argumenatción subsiguiente. Despidióse des-
pués de ellos «Na Intel·ligència» y cuando los tres sabios se preparaban
a entablar una discusión para ver de entenderse por razones demos-


7A




144 G. COLOM FERRA


trativas y necesarias, sobreviene el «Gentil», que llevaba «gran barba
e longs cabells e vench com a hom las, magre e descolorit», traba co-
nocimiento con los sabios y, expuestos sus dolores y anhelos, pídeles
que ilustren su entendimiento, con lo que empieza en aquel punto el
objetivo verdadero y principal del libro.


Sucesivamente, por orden de antigüedad de su respectiva ley, y
después de una demostración preliminar de los dogmas de la existencia
de un Dios único, de la resurrección y de la vida futura, comunes a
las tres creencias, el judío, el cristiano y el mahometano explican al
gentil incrédulo los artículos de la fe que cada uno profesa; no sin
acordar previamente que mientras el une hable, no le arguyan ni pue-
dan «reprendre ses paraules» los otros dos, y haga solamente objeccio-
nes o pida aclaraciones el gentil a fin de no agriar ni perturbar la
polémica, ya que «per contrastar és engenrada mala volentat un humà
coratge, e per la mala volentat és torbat l'enteniment a entendre.»


El final del libro es sorprendente. Luego de haber acabado los
tres sabios su exposición, el Gentil se postra en tierra en ademán de
hacer su profesión de fe. Es el momento acuciante que espolea al lec-
tor para saber cual de las tres religiones abraza el joven convertido.
Pero en aquel mismo instante los tres sabios se despiden de él «molt
agradablement e deuota», y cuando el Gentil les manifiesta su extra-
ñeza de que no quieran saber cual de las tres religiones había escogido,
le responden que obraban así «per ço que cascú hagués opinió que
trias sa Uig ( ley ) . . . e si tu, denant nos, manifestaves aquella llig que
tu més ames, no hauríem tan bé matèria com nos desputàssem ni com
la veritat atrobàssem». Y los tres sabios se despiden del Gentil con
exquisita cortesía, a pesar de sus diferencias religiosas. «E cascú qués
(quaesiit) perdó a l'altre, si havia dit contra sa llig nulla vilana pa-
raula».


Este sorprendente epílogo del Gentil ha querido interpretarse por
algunos como un ejemplo del espíritu de tolerancia de Ramón Llull y
como caso extraordinario en una época en que tan encarnizadamente
se luchaba en materia religiosa. Nada más lejos, sin embargo, del sen-
tido de este epílogo. De una parte, esta interpretación se encontraría
en franca contradicción con el ardiente proselitismo de aquel apóstol
que anheló toda su vida sellar su fe con su propia sangre. Sería, por
otra parte, incomprensible que Ramón Llull hubiera insinuado en este
epílogo la posibilidad de fundir en una especie de sincretismo teoló-
gico las tres religiones monoteístas aquel predicador incansable de la
cruzada contra el Islam, que pretendía demostrar con razones necesa-
rias las verdades y los mismos misterios de la religión católica. La in-
terpretación justa de este final del libro la ha dado Menéndez Pelayo.
«Cuando Lulio —escribe— después de haber conducido al Gentil has-


7 4




L O S ORÍGENES D E L A L I T E R A T U R A C A T A L A N A 145


ta los umbrales de la creencia, deja a la consideración de sus lectores
el averiguar «qual lig llur és semblant que el Gentil haja triada per
ésser agradable a Déu», usa de un inocente artificio literario para lla-
mar la atención sobre otros libros suyos que son indispensable com-
plemento de éste y que se hallan a continuación de él en la edición de
Maguncia». Los libros de referencia son: el Liber de Sancto Spiritu,
en el cual un griego y un latino disputan en presencia de un sarraceno
sobre el misterio de la procesión del Espíritu Santo; el Liber de quin-
qué sapientibus, controversia entre un judío, un cristiano, un sarrace-
no, un nestoriano y un jacobino; y el Llibre del Tartre e del Crestià,
en el cal se reproduce exactamente la conversación de los tres sabios
en presencia de un gentil. El tártaro refuta al judío y al sarraceno y
cuando consulta al cristiano, que es un ermitaño, éste le confiesa su
ignorancia y le remite a otro anacoreta llamado Blanquerna, que no
es otro que el propio Ramón Llull. Blanquerna expone al tártaro los
artículos de la fe siguiendo el método del Art general i demostrativa,
El tártaro se convierte va a Roma, se hace bautizar por el Papa y
vuelve a su tierra provisto de letras apostólicas para propagar la fe en
aquel país y convertir al rey de los tártaros.


Respecto a la época en que fue escrito el Gentil, la opinión co-
mún y más válida es que corresponde a los primeros años de la produc-
ción literaria del Maestro (1272-75), a aquella lozana y brillante flo-
rescencia de su genio que produjo, entre otros, el gran Llibre de Con-
templació y el Art General (Ars Magna et Major), base y arranque de
todo su sistema.


En ambos libros se encuentra citado el del Gentil, prueba inequí-
voca de su coexistencia. Y citado también aparece en el Ars Universa-
lis (primer comentario del Art General), en los Principios de Teolo-
gía, Filosofía, Derecho y Medicina y en el Liber de Sancto Spiritu, to-
dos de la misma época; 2 6 sin contar las referencias que más tarde ha-
llamos en el Llibre d'Amic e Amat,21 lo mismo que en el Fèlix y en los
tratados De Fine y De adquisitione Terae Sanctae, cuyas respectivas
fechas son conocidas.


Mayor dificultad que la de fijar la fecha del Gentil ofrece el ave-
riguar cual fuese el verdadero título que su autor le puso al compo-
nerlo. El mismo Llull lo denomina de tres modos diversos en otros
tantos pasajes del Libre de Contemplado. Que el Libre del Gentil y
el titulado de Questions e demandes eran realmente el mismo lo evi-
dencia el pasaje del cap. 366: y que al designar Llull en el cap. 11 el
Llibre de raons en tes tres lligs se refería también al propio libro del


2 6 Vid. los tomos I y II de la edición maguntina.
2 1 L. d'Amic e Amat, v. 296.


75




Í46 G . C O L O M FEHRÁ


Gentil, nos induce a suponerlo el contenido de éste, que no viene a
ser en el fondo sino una exposición de razones en las 1res leyes, judai-
ca, cristiana y mahometana. Así parece que lo entendió también Sae-
zinger cuando escribe que «in Liber de Conlemplatione citatur Liber
Rationum in tribus Legibus, sive Liber Gentüis et trium Sapientum,
sive Liber Petitionum et Questionum.2*


En lo que no cabrá duda alguna a cuantos tengan conocimientos
de literatura comparada, es en que el Gentil lo mismo que el Fèlix y
otros libros de Ramón Llull, son un ejemplo y muestra no sólo del gran
influjo del escolasticismo, sino también y aún más, del que en la Eu-
ropa cristiana meridional y marcadamente en España ejercieron las
literaturas semíticas, sobre todo sus dos principales manifestaciones,
la arábiga y la judaica, influjo que durante años y siglos, anteriores
y posteriores a la época de Ramón Llull, trascendió a todos los géne-
ros, lo mismo a la poesía que a la prosa, tanto a los libros de índole
histórica, filosófica o moral, como a las primeras y aún embrionarias
manifestaciones del cuento y la novela.


Refugiados y establecidos en España muchos judíos casi desde
los tiempos de su dispersión; invadido el país y dominado en gran
parte por los árabes desde el siglo VIII e iniciada entre éstos y los
cristianos la lucha secular, interrumpida por treguas más o menos du-
raderas; surgió de aquel contacto toda una literatura, nacida puede de-
cirse de estar en inmediata relación y frente a frente al Talmud, el
Corán y el Evangelio. Frecuentes eran las conversaciones y apostasías
recíprocas del uno al otro campo, cundían el proselitismo y la contro-
versia, y el resultado fue la abundancia de libros de índole catequís-
tica, expositiva o polémica. Traducciones se hicieron en latín y en
romance de libros dogmáticos arábigos y hebreos. Acrecía su contin-
gente la existencia de sectas dentro de las respectivas religiones. Si
quebrantaban la unidad judaica diversas opiniones rabínicas sobre los
dogmas de la resurrección, del juicio final y de la vida futura, y la
del Islam las disenciones entre sunnitas v schiitas, tantas o más esci-
ciones sufría a la vez la ortodoxia cristiana con las disidencias de grie-
gos, nestorianos y jacobitas, separados de la comunión católica latina.


No precisa insistir en el carácter religioso y social de aquella agi-
tada época para determinar el influjo y efecto que necesariamente de-
bía producir en un hombre del temperamento y circunstancias de Ra-
món Llull, creyente sincero y exaltado, asceta y místico, espoleado
incesantemente por la generosa utopía de reducir los pueblos todos a
la unidad de la fe.


Ed. magunt., t. I, 10.


76




L O S ORÍGENES DE LA L I T E R A T U R A C A T A L A N A 147


Fruto de este ideal fueron sus más notables libros: lo mismo el
del Gentil que el de Contemplació, lo mismo el de Blanquerna que sus
diversas Arts y sus escritos didáctico-simbólicos, lo mismo sus Arbres
de filosofía que sus controversias, rimas y proverbios.


A más de la importancia literaria y filosófica del Gentil, el per-
fecto conocimiento que demuestra su autor de los dogmas y tradicio-
nes de aquellos pueblos que profesaban una fe distinta y enemiga de la
suya, y a quienes tan de cerca había podido conocer a través de sus
largos y repetidos viajes, presta a todo el libro el interés de un docu-
mento histórico, presentándonos un pintoresco cuadro lleno de gráfi-
cos y curiosos pormenores sobre el estado de las creencias judaicas,
cristianas y sarracenas a fines del siglo XIII.


Con esto se comprende la gran boga y circulación alcanzadas por
el Gentil hasta el punto de ser traducido y leído no menos que en seis
idiomas. Además de sus textos en árabe y en vulgar, corrieron desde
antiguo versiones hebraica, latina, castellana y francesa. Dieron a co-
nocer parte de esta última M.M. Reinaud y Francisque Michel en 1831,
publicando incompleto el Libro IV del Gentil bajo el título de Livre
de la loi au Sarrazin, precedido de un poema Le Roman de Mahomet,
de la misma época, según un códice casi coetáneo, procedente de la
biblioteca que fue del Duque de Vallière, y de cuyas páginas presen-
taron interesantes facsímiles.29


La traducción latina se ha conservado en sendos códices pertene-
cientes hoy a la Biblioteca Nacional de París y a la de Munich. Otro
de los que la contienen y cuya fecha se remonta al año 1390 se halla
en la Biblioteca Provincial de Palma de Mallorca y su lección no pre-
senta esenciales discrepancias de fondo, aunque sí variantes numero-
sas, del texto latino que insertó Salzinger en el tomo II de la grande
edición maguntina (1722) .


De la antigua versión castellana del Gentil hecha en el siglo XIV,
se conserva una copia que data de la centuria siguiente, entre los ma-
nuscritos de la Biblioteca Nacional de Madrid, según se lee en su ca-
tálogo: «Libro del Gentil o de los tres sabios. Su asunto es persuadir
a un gentil de la existencia de Dios y sus perfecciones por un judío,
un cristiano y un moro: traducido de catalán a castellano por Gonzalo
Sánchez de Uceda en la era 1416, o año 1378: letra del siglo XV» .
Registro X, 145. Otro asiento del propio catálogo añade qe dicho tra-
ductor era cordobés, y atribuye al libro original la fecha de 1316. sin


29 Roman de Mahomet en vers du XIII siècle par Alexandre du Pont, et Livre
de la loi au Sarrazin. en prose du XIV siècle par Raymond Lulle, publiés pour la
première fois et accompagnés de notes, par M. M. Reinaud et Francisque Michel.
Pais, Silvestre, 1831.


77




148 G. C O L O M FERRA


decir con que fundamento/0 También el British Muséum posee un
ejemplar de esta versión castellana del Gentil y en ella se lee: «Este
libro sacó e trasladó de language catalán en lenguage en la cibdat de
Valencia del señorío del Rey de Aragón, Gonçalo Sanches de Useda,
natural de la cibdat de Cordoua, de los Regnos de Castilla. Acabólo
de escreuir lunes XXIX. dias del mes de marco de la era de mill e
quatrocientos e dies e seys años (A.D.—13781». 1 1


Del original arábigo y de la versión hebrea apenas hallamos no-
ticia alguna posterior, y tanto el uno como la otra se dan hasta el
presente por perdidos.


El texto completo del Libre del Genti e los tres savis en catalán
salió a luz por vez primera en un volumen de las Obras completas de
Ramón Llull que iniciara D. Jerónimo Rosselló, seguido del Libre de
la primera e segona intenció y del Libre de mil proverbis, ilustrados
con notas y variantes, y con un prólogo y glosario de D. Mateo Obra-
dor y Bennassar (Palma de Mallorca, tipografía de Jas Hijas de Colo-
mar, 1901). Para su transcripción y estudio pudo el Sr. Rosselló uti-
lizar, entre otros códcies menos antiguos, los dos que existen en la
Biblioteca Provincial de Palma, ambos del siglo XIV, procedente el
uno de la librería del antiguo Convento de Dominicos de esta ciudad,
y del de la de Franciscanos, al parecer, el otro. Generalmente se atuvo
el Sr. Rosselló a la lección del códice dominicano, si bien registrando,
a vista de los otros y del texto latino maguntino, repetidas variantes
de más o menos interés, que anotó a pie de página.


Entre los demás códices donde se haya conservado el Gentil en
catalán figura el que indicaba el P. Custurer en 1700, 3 2 como existente
en la Biblioteca del Escorial, según referencia del Dr. José Bassa, en-
tonces Rector de la Academia Salmantina.


LLIBRE DE L'ORDE DE CAVALLERIA


Pertenece evidentemente a la primera época de Ramón Llull, tan-
to por el tiempo en que fue compuesto y escrito, como también por su
estilo y manera. No hay catálogo de libros Julianos —empezando por
el más antiguo y coetáneo, datado de finales de agosto de 1311—
donde no figure el Libre de Cavalleria al lado de la Doctrina, Pueril;
el primero, en los catálogos latinos, bajo el título de Liber de Ordine


3 0 V. Manuscrits catalans de la Biblioteca Nacional de Madrid: notícies per un
catàleg raonat, per ,T. Massó Torrents (tiratge de 200 exemplars^. Barcelona. L'Avenç,
1806, \in vol. 8.° (pp. 187 y 195).


3 1 V. Catalogue oj the Manuscripts in the spanish langage in the British Mu-
séum, by Don Pascual de Gayangos. hondón, 1875-93. 4 vols. in 4.° (t . I, D. 6 ) .


3 2 V. Dissert. Hist., p. 615.


78




L O S O R Í G E N E S D E L A L I T Ë B A T U R A C A T A L A N A 149


equestri o Liber de Militia saeculari, para distinguirlo del de Ordine
Clericali, con que los bibliógrafos suelen designar el del Orde de Cle-
recia.


Para transcribir en su lección original el Libre de VOrde de Ca-
valleria, Obrador pudo ver el manuscrito cuatrecentista que fue un
tiempo del Colegio de la Sapiencia y de Gabriel Llull, perdióse después,
y afortunadamente lo encontró y pudo adquirir el Maestro Mariano
Aguiló, que le sirvió para hacer la bella edición de bibliófilo, en papel
de hilo verjurado y caracteres góticos, publicada en Barcelona en
1819; otro, incompleto, de la misma época, que poseía don Miguel
Victoriano Amer, y ahora es propiedad del Ateneo Barcelonés; y por
último una copia, acompañada de traducción castellana, hecha por el
P. Pasqual en el siglo XVIII, que está en la Biblioteca Provincial Ba-
lear, y es la matriz probable de aquella otra que, encontrada entre los
papeles que fueron de Jovellanos, empleó don J. Ramón de Luanco
para hacer la incorrecta y aparatosamente desgarbada edición del 1901,
a expensas de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona.


El Llibre de VOrde de Cavalleria es el manual del perfecto caba-
llero, escrito en forma novelesca. Es uno de los libros lulianos más fa-
mosos, y fue traducido a diversas lenguas. Se conserva una versión
francesa del siglo XV, que publicó Obrador a continuación del texto
catalán,33 según copia directa del bellísimo manuscrito miniado que se
conserva en el BritLih Muséum, versión no solamente interesante por
su lenguaje, estilo y sabor de época, sino por contener, además de va-
riantes notables, algunos pasajes y fragmentos que no se encuentran
en el original, que tanto pudieran ser caprichosos apéndices del traduc-
tor como indicios reveladores de algún otro texto primitivo, hasta aho-
ra ignorado.


Además de haber sido traducido a diferentes lenguas, el Llibre
de VOrde de Cavalleria fue imitado en la antigüedad en dos obras de
fama universal, la una castellana: El libro del Caballero y del Escude-
ro, del Infante Don Juan Manuel, y la otra catalana: la novela Tirant
lo Blanc, en una de sus partes.


He aquí su argumento: Un sabio caballero que había profesado
toda su vida el Orden de Caballería con toda la fe y el esfuerzo de su
noble alma, resuelve, cuando ve que se aproxima la senectud, retirarse
del mundo y hacer vida de eremita en la soledad de una selva. Un día,
mientras estaba haciendo oración «en un bell prat», bajo «un arbre


3 3 «Obres de Ramon Lull: Doctrina Pueril. Libre de VOrde da Cavalleria, seguit
d'una antiga versió francesa, Libre de Clerecia. Art de Confessió, transcripció directa
amb pròlec, variants i notes bibliogràfiques d'en M. Obrador i Bennassur. Palma de
Mallorca, Comissió editora Lul·liana, 1906.


79




150 G. C O L O M FERRA


molt gran, tot carregat de fruyt», a ¡a vera de «una fontana, molt bella
e clara», donde «lo cavaller havia en costuma tots jorns de venir»,
vio venir un escudero cabalgando un palafrén. El escudero iba dur-
miendo en su corcel y el palafrén se detuvo para beber en la fuente.
El escudero despierta, abre los ojos y queda sorprendido de hallarse
en aquellas soledades con un viejo caballero leyendo y meditando.
Después de la primera sorpresa, el escudero se desmonta y saluda cor-
tesmente al caballero, se sienta a su vera «en la bella herba» y le ex-
plica su historia. Un rey muy noble y poderoso había convocado cortes,
en las cuales había de armar caballeros. El escudero, atraído por la
fama de aquel rey y de su tierra, quiso acudir a las cortes y hacerse
armar caballero. El viaje era largo; la tierra de aquel rey, lejana. Des-
pués de muchas horas de cabalgar, el escudero durmióse de fatiga sobre
el palafrén, que le condujo hasta aquella selva. Cuando el caballero oyó
hablar de Caballería, exhala un suspiro, recordando la gloriosa profe-
sión que durante tantos años había ejercido. El escudero le pregunta
por qué se ha puesto pensativo. El caballero le cuenta entonces su his-
toria. El escudero ruégale después que le instruya en el Orden y en la
Regla de la Caballería. El caballero le pone entonces en las manos el
libro que estaba leyendo y le dice:


«Amable fill, jo són pres de la mort e mos dies no són molts: on,
com aquest llibre sia fet per retornar la devoció e la lleialtat e l'orde-
nament que cavaller deu haver en tenir son orde, per açò, bel fill, por-
tats-vos en aquest llibre a la cort on anats e mostrats-lo a tots aquells
qui volen ésser cavallers novells; guardats-lo e car lo tenits, si arnats
l'orde de cavalleria. E com serets adobat a novell cavaller, retornats
per aquest lloc, e digats-me quals són aquells qui seran fets novells ca-
vallers e no hauran estat obedients a la doctrina de la cavalleria».34


El caballero da su bendición al escudero. Este, tomando el libro
en sus manos, monta de nuevo el palafrén y se va a la corte.


La obra, en los dos manuscritos que nos la han conservado, pa-
rece incompleta, porque falta en ambos la vuelta del escudero, que
queda así sin cumplir su promesa de reunirse después con el viejo ca-
ballero. El desenlace final se encuentra, en rigor, en el Libro del Ca-
ballero e del Escudero de don Juan Manuel, en el cual el escudero
vuelve de la corte, recibe instrucciones del caballero, asiste a su muer-
te y le da cristiana sepultura.


Este es el marco novelesco de la obra, constituida, como vemos,
por el contenido doctrinal del libro compuesto por el viejo caballero.
La obra está dividida en siete partes, significando los siete planetas.


3 4 V. Llibre de l'Orde de Cavalleria, o. c , p. 207, 13.


90




L O S ORÍGENES DR LA L E N G U A C A T A L A N A


La primera trata del origen de la Caballería; la segunda, del oficio de
Caballería; la tercera, del examen a que hay que someter al escudero
que quiera entrar en la Orden de Caballería; la cuarta, de la manera
de armar caballeros; la quinta, de la significación de las armas del
caballero; la sexta, de las costumbres del caballero; y la séptima, del
honor debido al caballero.


Ramón Llull se propuso con esta obra escribir un código de una
profesión, de una orden, código que a pesar de la misión preponde-
rante que tuvieron sus adeptos en la sociedad medieval de Europa, no
se había redactado aún en forma fija y concreta, sin duda a causa de
la misma difusión y vitalidad extraordinaria que tuvo durante algunos
siglos la moral y la disciplina caballeresca. El código de Llull fue pre-
cisamente escrito en una época en que las instituciones políticas y so-
ciales que hasta aquel momento se habían inspirado en los más puros
ideales de la caballería, empezaban a perder su antiguo espíritu y a
contagiarse de las nuevas corrientes representadas por la burguesía, de
cada vez más fuerte y dominante a partir de comienzos del siglo XIII.
Esta circunstancia contribuyó seguramente a infundir en la doctrina
expuesta por Ramón Llull una mayor precisión y pureza, porque no
hay más precisa y más pura interpretación de un ideal de vida social
que la que le da su fiel adicto en el momento en que le ve en peligro
de desaparecer o de perder el prestigio en la sociedad de su tiempo. 0


G U I L L E R M O C O L O M FERRA


( Continuará)


3 5 MANUEL DE MONTOLIU, Ramon Llull i Arnau de Vilanova, Barcelona,
Editorial Alpha, 1958.


«1






THE TRADITION OF THE «ARS BREVIS >


On thèse pages are brought together several lists which should
both facilítate and prove useful for an examination and the study of
the Ars Brevis written by Ramon Lull in the year 1308. At least, they
are indicative of the importance and value which its ideas have had
both for its author and for many thinkers who came after him.


Since each of the lists will be introduced with a brief explanation
of its content, it is sufficient here to note in general the character of
each one of them. They are as follows: 1) a list of the manuscripts
of the Ars Brevis which are known to be still in existence 2) a list
of the printed éditions of the same work; 3) a list of the other expo-
sitions of the Art, or part of it, by Ramon Lull himself; 4) a list oí
commentaries, in manuscript form, by other writers, first on the Ars
Brevis, and secondly on the Art in general 5) a list, similar to the
previous one, of the principal printed expositions, commentaries, and
developments of both the Ars Brevis and the methods of the Art in
general.


/ — Manuscripts of the Ars Brevis


In this first list mention is made of the extant manuscripts of
the Ars Brevis.1 A basis for séparation of thèse manuscripts is natural-


1 The main sources for the manuscripts' entries on this list, as well as on the
third and fourth lists which follow, are thèse:
Anonymous. «Els Monuscrits Lullians de les Biblioteques Nordiques,» Mediterraneum,


Vol. 1 (1936) , pp. 105-113.
Avinyó y Andreu, Joan, Les Obres Autentiques del Beat Ramon Lull, Barcelona, 1935.
Batista y Roca, Joseph Maria, Catalech de les Obres Lulianps d'Oxford, Barcelona,


1916.
Batllori, Miguel, «EI Lulismo en Italia», Revista de la Filosofia, Vol. 2 (1963) , pp.


253-313, 479-537.
Blanco, Pedro, «La Apología del Dr. Dimas de Miguel, y el Catalogo de las Obras


de Raimundo Lulio del Dr. Arias de Loyola. Manuscritos inéditos de la Real Bi-
blioteca del Escorial», La Ciudad de Dios, Vol. 17 (1908) , pp. 326-333, 412-420,
590-596.


1




154 NVALTEIt \V. AHTUS


ly tlie language in which lliey are written. By far most oí them are
in Latin and are thereforc given first. They are then followed by the
few manuscripts in other languages. These are, therefore, translations,
or may be so considered. Of them the Catalan manuscripts mèrit to
be mentioned first if we bear in mind Lull's native language.


With this initial distinction which is based on the language in
which they are written, the order in which the manuscripts appear on
te list is alphabetical according to the city and library where they are
found today.


Immediatcly after the location, and for identification purposes,
the codex or manuscript numbers are indicated. Thèse are assigned
to the monuscripts by the libraries whese possesion they are today.
The Roman numeráis in parenthèses stand for the century of the ma-
nuscript. Whenever possible both the Incipit and the Explícit are


D'AIos-Mcner, Ramon, «Inventari de Manuscrits Lul.Iians de Mallorca Segons Notes
de Jeroni Roselló», Miscel.lania Lul·liana, Barcelona, 1935, pp. 384-402.


Littrè, Paul Emile and Haureau, Barthélémy. «Raymond Lulle», Histoire Littéraire
de la France, Vol. 29, Paris, 1885.


Longprè, Ephrem, «Raymond Lulle». Dictionaire de Théologie Catholique, Vol. 9,
cols. 1071-1141, Paris, 1926.


Marx, J., Verzeichnis cfer Hanschrijten-Sammlung des Hospitals zu Cues bel Bernkas-
tel, Treves, 1905.


Obrador y Bennasar, Mateo, «Notes per a un catalech d'alguns Còdexs Lul.Iians de
les Biblioteques de Palma de Mallorca», Estudis Universitaris Catalans, Vol. 17
(1932) , pp. 166-183; «Ramon Lull en Venècia. Reseña de los Códices e Impresos
Lulianos Existentes en la Biblioteca Veneciana de San Marcos», Boletín de la So-
ciedad Arqueológica Luliana, Vol. 8 (1900) , pp. 301-324; «Viatge d'investigacio
a les biblioteques de Munich y Mila», Anuari de l'Institut d'Estudis Catalans,
1908, pp. 598-613.


Ottaviano, Carmelo, L'Ars Compendiosa de R. Lulle. avec une Etude sur la Bibliogra-
phie et le Fond Ambrosien de Lulle, Paris, 1930.


Pérez Martínez, Lorenzo, «Los Fondos Lulianos Existentes en las Bibliotecas de Ro-
ma», Anthologia Annua, Rome, Vol 8 (1961) , pp. 331-480; «Los Fondos Ma-
nuscritos Lulianos de Mallorca». Estudios Lulianos, Vol. 2 (1958) , pp. 209-226,
325-334; Vol. 3 (1959) , pp. 73-88, 195-214, 297-320; Vol. 4 (1960) , pp. 83-102,
203-212, 329-346: Vol. 5 (1961) . pp. 137-151, 325-348; Vol. 7 (1963) , pp. 89-96,
217-222.


Platzeck, Wolfram-Erhard, Raymund Lull. Vol. 2, pp. 3-84, Dusseldorf, 1964.
Tarré, José, «Los Códices Lulianos de la Biblioteca Nacional de París», Anadéela Sa-


cra Tarraconensia, Vol. 14 (1941) , pp. 155-182.
Of great assistance for information on Lullian manuscripts is the microfilm


collection of the Lullistiches Institut at the University of Freiburg in Bresgau, Ger-
many. This is true particularly in référence to monuscripts in Germán libraries, and
to isolated manuscripts in libraries in the U.S.A. and some North-European countries.
This collection of manuscripts' microfilm was gathered in view of the required cri-
tical texts for the édition and publication now in progress of Lull's Latin Opera.
Undertaken under the auspices of the Schola Lullisticha Ma)<>ricensis this édition is
being directed by Prof. Friedrich Stegmuller of the University of Freiburg in Bres-
gau. I wish to express my gratilude to Prof. Stegmuller for his readiness to provide
the writer with information on the manuscripts of the Ars Brevis knwn to be in
exitence.


2




tus « A R S S R E V I S » •155


statecj. And in a few instances indications are given about the con-
dition of the manuscript, particularly if it is incomplète.


A — Latin Manuscripts


1) Bologna, Univ. Lat. 926, f. 83rd-97va.
2) Bourges, Lat. 298 ( X I V ) , f. 124-242v.
3) Brussels, Bibl. Royale, Lat. 1188 ( X I V ) , (ex monasterio de


Korssendock), f. 163-169.
Incipit: Deus... quae imago artis generalis... Ratio quare


facimus istam artem brevem, est ut ars magna facilius scia-
tur... Explicit: Tune temporis artista sive magister doceat
scolares de praedictis.


4) Copenhagen, Ny. Kgl., Lat. S 638 (XIV) 8', f. 151-185v.
Incipit: Ratio quare facimus illam artem brevem... Ex-


plicit: Scolares de praedictis... finivit Raimundus hune librum
Pisis in monasterio Sancti Dominici mense Januarii anno Do-
mini 1307.


5) Copenhagen, Ny. Kgl., Lat. S 640, (XV) 8', f. 107-142v.
Incipit: Ratio quare facimus illam artem brevem... Ex-


plicit: Scolares de praedictis... Finivit Raimundus hune librum
Pisis in monasterio sancti Dominici mense Januarii anno Do-
mini 1307 inc. Domini nostri.


(Followed in f. 143-147 by Tabulae).
6) Cremona, Bibl. Gubernat., Lat. 64, f. 1-56.
7) Cues (Cusa), Lat. 81, ( X V ) , (fortasse scripsit Card. Nicolaus


Cusanus), f. 1-11.
Incipit: Jésus, Maria, Raymundus. —Deus cum tua gra-


tia... quae est magnae artis imago, quae sic.. . ultima. — D e
prologo. —Explicit: Tune temporis artista sive magister do-
ceat scolares de praedictis. — A d honorem et laudem Dei et
publicae utilitatis... de mense Januari anno 1307 inc. D. n.
J. XI .


8) Danzig, Staatbibliothek (nunc: W. Gdansku, Biblioteka Pols-
kiej Akademi Nauk), Lat. ms. 2224 ( X V ) , f. 128-235v.


Incipit: Ratio quare facimus istam artem brevem... Ex-
plicit: Magister doceat scolares. Explicit: Ars Brevis R. L.
Deo gratias.


9) Escorial, Lat. ms. f. IV, 12 ( X I V ) , 33. fol.
Incipit: Deus cum tua gratia, sapientia et amore incipit


ars brevis, quae est imago... Explicit: Magister doceat scola-
res de praedictis. Ad honorem et laudem Dei.. . et sancti Do-
mini mense Januarii anno 1307 D. n. J. XI.


.3




i 56 W A L T E R W . A R T U S


(Provenientia: Este libro es del doctor fray Alonso de
San Cibian y Dexolo; olim Bibl. del Conde-Duque de Olivares)


10) Florence, Riccardiana, Lat. ms. 1001 ( X V ) , f. 34-43.
(Scriptum 1417-1418 per manus fratris Nicolai Muckren-


wal de Prussià ordinis fratrum Heremitarum Sti Augustini de
Conventu provincia Thuring. )


11) Genoa, Bibl. Civita Berio, Lat. ms. D bis 12 2 33 (XVII,
1631), f. 1-36.


Followed by a Brevis ac etiam dilucida in Artera BreVem
divi Raymundi Lulli Martyrü subtilis declaralio with a new
pagination of its 113 folios beginning with f. 1.


12) Innichen, Tirol. Col·legiata San Candido, Lat. VIII, c. 11,
(XV) (292-210mm.), f. 112-122.


Incipit: Deus, cum tua gratia, sapientia et amore incipit
ars brevis, quae est imago artis generalis. Nam ista scita ab
intellectu subtili et fundato, ipse potest scire generalem artem.
—Ratio quare facimus... Explicit: Pisis in monasterio sancti
Dominici anno ab incarnatione Domini 1307.


13) Karlsruhe, Lat. ms. perg 92 (St. Peter schwarzwald ) (XIII-
X I V ) , f. 28v-39v.


Incipit: Deus in timoré tuo et de tua gratia magna con-
fidens, incipit ars brevis generalis, quae est imago artis magnae
electa ex textu artium Raimundi Lui cuiusdam regis Mariori-
carum Senescalli ordinata per partes, ut patere potest sequendo
litteram. —Ratio quare fecimus istam artem brevem...


(Fragmentum, ut videtur, cum comentariis et cum excerp-
tis ex Arte generali et ultima.)


14) Kontwoliere: St. Gallen, Lat. Vad 487 ( X V ) , f. lr-75r.
(Ars Parva Generalis)


15) London, Brit. Muséum, Lat. Steane 2416 ( X V ) , n. 2. f. 124-
131.


Incipit: Deus cum tua gratia et sapientia et amore incipit
ars brevis Raymundi Lullii. —Ratio quare facimus istam ar-
tem brevem... Explicit: mensis Januarii anno 1308 inc. Do-
mini. — B significat Bonitatem.


16) Milan, Bibl. Nazionale Braidense, Lat. ms. AT). XV 17/2
( X V I ) , (of Spanish Origin).


17) Milan, Bibl. Amb., Lat. I. 66 Inf., ( X V I I ) , f. 1-63.
18) Milan, Bibl. Amb., Lat. Y. 21 Sup., (XIV-XV) , f. 1-41.
19) Munich, Etaat Bibl., Lat. Cim 10506 ( X I V ) , f. l-12v.


Incipit: Deus, cum tua gratia... Incipit: ars brevis quae
est imago artis generalis... Ratio quare facimus istam brevem


4




THE « A R 8 B B E V I 8 » î 57


artem, est ut ars magna facilius sciatur... Explicit: lune tem-
poris artista sive magister doceat scolares de praedictis.


20) Munich, Etaat Bibl., Clm 4381 (Aug. S Ult. 81) ( X V ) , f.
1-34.


Incipit: Deus, cum tua gratia... Incipit: ars brevis quae
est imago artis generalis... Ratio quare facimus istam brevem
artem, est ut ars magna facilius sciatur... Explicit: tune tem-
poris artista sive magister doceat scolares de praedictis.


21) Munich, Etaat Bibl., Lat. Clm. 10531 ( X I V ) , f. 9-40.
Incipit: Deus, cum tua gratia... Incipit; ars brevis quae


est imago artis generalis... Ratio quare facimus istam brevem
artem, est ut ars magna facilius sciatur... Explicit: tune tem-
poris artista sive magister doceat scolares de praedictis.


22) Munich, Etaat Bibl., Lat. Clm. 10552 ( X V ) , f. 30-51v.
Incipit: Deus cum tua gratia et sapientia et amore incipit


ars brevis Raymundi Lullii. —Ratio quare facimus istam ar-
tem brevem. Explicit: Si vero scolares nesciant... mense Ja-
nuarii anno a nativitate Domini 1307. —Deo gratias.


23) Munich, Etaat Bibl., Lat. Clm. 10587 (XVII ) , f. 25-39v.
24) Munich, Etaat Bibl., Lat. Clm. 10661 (XV-XVI) , f. 178r-184v.


Incipit: Deus, cum tua gratia... Incipit: ars brevis quae
est imago artis generalis... Ratio quare facimus istam brevem
artem, est ut ars magna facilius sciatur... Explicit: tune tem-
poris artista sive magister doceat scolares de praedictis.


25) Munich, Etaat Bibl , Clm. 14524 ( X V ) , f. 14-44v. (Olim S.
Emmeran F. 27 ) .


Incipit: Deus, cum tua gratia... Incipit: ars brevis quae
est imago artis generalis... Ratio quare facimus istam brevem
artem, est ut ars magna facilius sciatur... Explicit: tune tem-
poris artista sive magister doceat scolares de praedictis.


26) Munich, Universitats Bibl., Lat. Cod. ms. 296 ( X V ) 8', f. 122-
153.


Incipit: Deus cum tua gratia, sapientia et amore incipit
ars brevis quae est imago artis generalis intitulatur... Ratio
quare facimus istam artem brevem... Explicit: tune temporis
artista sive magister doceat scolares de praedictis. —Ad lau-
dem et honorem Dei et publicae utilitatis finivit Raymundus
hune librum Pisis in monasterio sancti Dominici mense Janua-
rii anno 1307 inc. D. n. J. X. amen.


27) Munich Etaat Bibl , Lat. Clm. 19857 (XV; 1484) (Olim Te-
gernsee 1857) f. 67r-93r.


28) Munich Etaat. Bibl , Lat. Clm. 18445 ( X V ) , (Tegernsee 445) ,
f. 36-46.


5




158 WALTER W . A R T Ü 8


6


29) Naples, Bibl. Naz., Lat. VIII. F. 27 ( X V ) , f. lr-23r.
30) Naples, Bibl. Naz., Lat. VIU. F. 38 (a 1447), f. lr-19v.
31) New York, The Franciscan Institute Library, St. Bonaventure,


Lat. ms. 3 ( X V ) , f. 2-28.
32) New York City, Colúmbia Univ., Library of the late George


A. Plimpton (61 Park Av . ) , Lat. ms. 187 ( X V ? ) , f. 26-49.
Incipit: Deus cum tua gratia et amore Incipit Ars Brevis


. . . Explicit: Finivit Raymundus Artem Brevem Pisis Monas-
terio Sancti Dominici Anno ab Incarnatione Domini 1307.
Explicet: Féliciter.


33) Oxford, Corpus Chr. Collège, Lat. 247 ( X V ) , f. 1-16.
Incipit: Ratio quare facimus istam artem brevem est, ut


ars magna facilius sciatur; Explicit: ad honorem Dei et publi-
cae utilitatem mense Januarii anno inc. D. n. J. XI. 1347. Deo
gratias.


(Poss: Hic est unus librorum quos habuit a dominis Hix-
ley Patricius Saunders. 1606 Julii 7 ) .


34) Palermo, Bibl. Comm, Lat. ms. II. B. 21, ( X V ? ) .
35) Palma de Mallorca, Conv. Francise, Lat. 3-9 (XV ;1492), f.


215v-238.
36) Palma de Mallorca, Bibl. Publ., Lat. 111, (XVII ; 1642), f.


1-74.
(Raymundi Lull ars brevis. Comp. et isagogue artis mag-


nae, mendis castigata... per Franciscum Marcal, finivit Pal-
ma 1642).


37) Palma de Mallorca, Bibl. Publ., Lat. 993 (Olim L. 148) , (XV;
1432), f. 1-46.


Incipit: Deus cum tua summa gratia, sapientia et amore
incipit ars brevis, quae est imago artis, quae sic intitulatur...
Ratio quare facimus... Explicit: Artista sive magister doceat
scolares de praedictis... Parisiis (Pisis?) in monasterio Set.
Dominici Jan. 1307 inc.


38) Palma de Mallorca, Bibl. Publ., Lat. 994 (Olim L. 149) ,
( X I V ) , f. 7v-48v.


39) Palma de Mallorca, Bibl. Publ., Lat. 996 (Olim L. 151) ,
( X V I ) .


(Ars brevis ed. Barcinone anno 1511 cum approbatione
eiusdem libri data ab academia Parisiensi. In libro approbatio
non jam exstat).


40) Palma de Mallorca, Bibl. del Conde de Ayamans, Lat. ms
( X I V ) , 201 fol., Int. 1.


41) Paris, Bibl. Nat. Lat. nom. acq. 1505 (XV; 1473-1408), f.
5v-16v: dq.




T H E « A R S B R E V I S » 159


42) Parma, Bibl. Palatina, Lat. Palatino 309 (XVI) 4' perg., f.
VIr.; f. lr-24v.


43) Rheims, Lat. ms. 881 ( X V ) , f. 1-1.
Incipt: Deus cum tua gratia,... imago artis, quae sic in-


titulatur: Deus, cum tua summa perfectione incipit ars genera-
lis ultima. —Ratio quare facimus istam artem brevem est.
Explicit: Magister doceat scolares de praedictis. —Ad hono-
rem et laudem Dei et publicae utilitatis finivit Raimundus
Lull hune librum Pisis in monasterio sancti Dominici mense
Januarii anno inc. D. n. J. X. 1307. Deo gratias.


44) Salamanca, Biblioteca de la Universidad (XIX; 1875), f. 88-
104.


45) Trier, Staat Bibl., Lat. Cod. Trev, 1925/1182 ( X V ) , (Prove-
nientia: St. Alban, Trier), f. 10-39.


Incipit: Deus, tua bonitate, magnitudine et potestate in-
cipit ars sancta ad tuae fidei defensionem et tuae sapientialis
maiestatis honorificentiam et gloriam. Amen. —Ratio quare
facimus istam artem brevem est, ut ars magna facilius sciatur.
Explicit: Tune temporis artista sive magister doceat scolares
de praedictis. Deo gratias. — A d honorem et laudem Dei pu-
blicaeque utilitatem finivit Raimundus egregius doctor in om-
ni facúltate hanc artem minorem, quae est introductoria in
magnam, quae est circa XII sexternos. Omnia tamen, quae sunt
in alia hic sunt breviter tacta etc. Anno MCCVII incarnatione
D. n. J. XI. Amen.


46) Uppsala, Kntl. Universit. Bibliotek, Lat. ms. C 51 (1400) , Int.
VI, f. 128-143.


47) Vatican, Chigi Lat. A. IV. 105 ( X V ) , C 190 x 135 mm., f.
113v-120r. (Fragments).


(Incomplète; it ends with thèse words:
Discursus divinae Bonitatis. )


48) Vatican, Pafot. Lat. 984, ( X V ) , f. 95-107 (260 x 223 mm.)
Incipit: Ratio quare facimus istam artem brevem est ut


ars magna facilius sciatur... Dividitur iste liber in tredecim
partibus... Explicit: tune artista sive magister doceat scolares
de praedictis. Ad laudem... Pisis in monasterio sancti Domi-
nici in mense Januarii anno MCCCVII.


49) Vatican, Vat. Lat. 3069 ( X V ) , (240 x 170 mm.) , f. 13r-37v.
Incipit: Ars brevis quae est imago artis generalis. Deus


cum tua gratia, sapientia et amore... incipit. Ratio quare fa-
cimus hanc artem brevem est ut ars magna facilius sciatur...
Explicit: Artista sive magister doceat scolares de praedictis.
— D e perfectione huius artis. Ad honorem et laudem Dei et


7




160 W A L T E R W. ARTUS


publicae utilitatis finivit Iohsant hunc librum in palacio domi-
norum Bonnonie de mense maii anno millesimo CCC sexage-
ximo sexto...


50) Vatican, Regin Lat. 1289 ( X V ) , (330 x 230 mm.), f. 137-149.
( Incomplète )


51) Vatican, Urbin Lat. 1442, X V ) , (230 x 145 mm.) , f. 102-123.
Incipit: Ars brevis quae est imago artis generalis. At


and: Deo dante divinum opus ars brevis reverendissimi Ray-
mundi Lull nuncupatum anno millesimo quadrigentesimo quin-
to XIIII Februarii optime féliciter finivit.


52) Vatican, Vat. Lat. 9232 ( X V I ) , f. 265r-v. (fragmentum, IV
pars ) .


53) Venice, Bibl. Marc , Lat. ms. CXLUI cl. VI (XV: 1462), f.
243r-151r.


Incipit: Deus: in tua perfectione. —Ratio quare facimus
istam artem...


(This ms. seems to have been written, at least in part by
Fr. Bernardini Aquilani de Fossa.)


54) Vienna, Lat. 2529 (Rec. 664) ( X V ) , f. 32-74.
551 Vienna, Lat. 5169 (Rec. 609) ( X V ) , f. l-33r.
56) Vienna, Lat 11379 ( ? ) , f. 1-77.
57) Wolfenbuttel, Lat. 4180 (96 Weissenb.) ( X V ) , f. 237-250v.


B — Manuscripts of Translation of Ars Brevis


1) Milan, Bibl. Amb. Catalan ms. 0.87 Sup. Latinus Chartaceus
( X V ) , f. 1-63.


(Although referred to in title page as Raymundi Lui li
Ars magna it is really the Ars Brevis.)


2) Palma de Mallorca, Colegio de Monte Sion, Catalan (Romans
Lemosi), ( X V ) , f. 1-64.


3) Palma de Mallorca, Franciscan Convent, Catalan, ms. IV. 67
( X V ) , f. 1-13.


( Fragments. )
4) Palma de Mallorca, Bibl. Publ., Castülian ms. 999 (Ars Bre-


vis).
5) London, Brit. Muséum Sloane, French, gall. ms. n 2 ( X V I I ) ,


f. 20-51.
L'Art bref de M. Raymond Lulle. L'agrege, etc. L'intro-


duction du grand art. — O dieu, avec ta grâce et la sapience...
6) Paris, Bibl. Nat., French, Franc, ms. 19965 (XVII ) .


L'Art Bref de Raymond Lulle, qui est un abrège et en-
trée au grand Art.


8




T R I <A«9 nRBV15> 1 «


// — Printed Editions of the Ars Brevis


This second and shorter list takes into account ail of the known
printed éditions of the Ars Brevis.2 With one or two exceptions thèse
éditions are known through copies which still exist in various libraries
throughout the world.3


Each entry has the title under which the édition appears, the pu-
blisher if kown, te city and date of publication. For further détails on
thèse éditions there is indicated at the end of each entry, in addition
to the location of at least one copy, the corresponding number assigned
to the particular published édition in the Bibliografia de les Impres-
sions Lu.lianes of Elies Rogent and Estanislau Duran, (in the lists it
is referred to as R. D . ) ; or to the catalogue of Lull's writings in Ray-
mond Lulle, Philosophe de l'Action or Armand Llinares.


A — Latin Editions
1) Ars Brevis sive Artificium, n.p. Barcelona, 1484.


(Cf. Llinares N. 127).
2) Ars Brevis sive Artificium, Eucharus Silver, Rome ( ? ) , 1485.


(R.D. 6, Palma, Bibl. Prov.)
3 ) Ars Brevis sive Artificium, Peter Posa, Barcelona, 1489.


(R.D. 10, Palma, Bibl. Prov.; Barcelona, Bibl. Universi-
taria. )


4) Ars Brevis sive Artificium, n.p., Spain, n.d. (Spanish Incuna-
bulum).


(R.D. 28, Lyons, Bibl. de la Ville de Lyon.)
5) Ars Brevis sive Artificium, Chales Amorós, Barcelona, 1511.


(R.D. 44, Madrid, Bibl. Nac.)
6) Ars Brevis sive Artificium. n.p., Avignon, 1511.


(R.D. 3a.)
7) Ars Brevis sive Artificium, n.p., Rome, 1513.


(R.D. 49, Munich, Royal Lib.)


2 The best and most complete source of information for entries on this list is
Rogent, Elies and Duran, Estanilau, Bibliografia de les Impressions Lul.lianes, Bar-
celona, 1927.


3 Four years ago the writer was informed that a new eritical édition of the Art
Brevis was in the process of préparation by Prof. A. Madre of the Lullistiche Institut
at the University of Freiburg in Bresgau, Germany. The writer was also advised that
it would take close to five years before the eritical text was ready for publication
and inclusion in one of the volumes of the new édition of Lull's Opera Latina. As
noted at the end of footnote 1, this édition is being very carefully prepared by Dr.
Friedrich Stegmuller of the same University in Freiburg in Bresgau under the auspi-
ces of the Schola Lullistica Majoricensis.




162 WALTEB W. ARTU9


8) Ars Brevis sive Artificium, Stephen Balanci, Lyons, 1514.
(R.D. 52, Madrid, Bibl. N a c ; London, British Muséum.)


9 Ars Brevis sive Artificium, Claude Bornât, Barcelona, 1565.
(R.D. 102, Palma, Bibl. Prov.; Barcelona, Bibl. Univ.;


London, British Muséum.)
10) Ars Brevis sive Artificium, Giies Corbin, 1578.


(R.D. 121, Madrid, Bibl. Nac ; London, British Muséum)
11) Ars Brevis sive Artificium, n.p., Strasbourg, 1612 ( ? ) .


(R.D. 170)
12) «Ars Brevis sive Artificium», in Generalis et Admirabüis Me-


thcdus ad Omnes Scientias Facilius et Citius Addiscendas, in
quo Explicatur Ars Brevis Raymundi Lulli of Pedro Gerónimo
Sánchez de Lizarazu. pp. 9-41, Charles of Lavayen, Tarrago-
na, 1613.


(R.D. 172, Barcelona, Bibl. Univ.)
13) «Ars Brevis sive Artificium», in Generalis et Admirabüis Me-


thodus ad Omnes Scientias Facilius et Citius Addiscendas, in
quo Explicatur Ars Brevis Raymundi Lulli of Pedro Gerónimo
Sánchez de Lizarazu, pp. 9-41, Charles of Lavayen, Tarrago-
na, 1619. (Reprint of 1613 Edition.)


- (R.D. 186, Palma, Bibl. Prov.; Barcelona, Bibl. Univ.)
14) Ars Brevis sive Artificium, Rafael Moya, Mallorca, 1669.*


(R.D. 264, Barcelona, Bibl. de Catalonia.)
15) «Ars Brevis sive Artificium», Opera Parva, opus A, pp. 1-125,


Peter Anthony Capo, Mallorca, 1744.
(R.D. 325, Palma, Bibl. Prov.; Barcelona, Bibl. Univ.)


16) Ars Brevis sive Artificium, Peter Anthony Capo, Mallorca, 1744
(R.D. 326)


17) «Ars Brevis sive Artificium», in Opera ea quae ad Adinventam
ab Ipso Artem Universalem, pp. 1-43, Lazarus Zetzner, Strass-
bourg, 1598.


(R.D. 144)
18) «Ars Brevis sive Artificium», in Opera ea quae ad Adinventam


ab Ipso Artem Universalem, pp. 1-42, Lazarus Zetzner, Strass-
bourg, 1609.


(R.D. 162, N. Y. 42nd St. Lib.)
19) «Ars Brevis sive Artificium», in Opera ea quae ad Adinventam


ab Ipso Artem Universalem, pp. 1-42, Lazarus Zetzner, Strass-
bourg, 1617.


(R.D. 180)


4 The Minerva G. m. b. H. Publishing House, Frankfurl/Main, Germany, will
undertake a careful photo-reprint of this édition of the Ars Brevis in early 1969.




T H E « A R 8 BREVIS > 163


20) «Ars Brevis sive Artificium», in Opera ea quae ad Adinventam
ab Ipso Artem Universalem, pp. 1-42, Heirs of Lazarus Zetz-
ner, Strassbourg, 1651.


(R.D. 233, N. Y. 42nd St. Lib.)


B — Printed Editions in Transitions


1) Ars Brevis sive Artificium, French trans. by Mr. De Vassy,
Anthony Champenois, Paris, 1632.


(R.D. 206, Paris, Bibl. Nat.)
2) Ars Brevis, French trans., Bibl. Chacornac, Beaugency Imp.


Laffray, Paris, 1901.
3) Art Breu, Catalan trans., explained and adapted for the modern


reader by John Avinyó, Academia de Bones Lletres de Barce-
lona, Barcelona, 1934.


/// — Other Expositions of the Art by Ramon LhM


The third list includes the titles of, and brief comments on, other
works which Lull wrote in order to explain what he believed was an
inspired art. Thèse expositions are concerned directly with the prin-
cipies and procédures of the Art, either in whole or in part. Although
most of them preceded the Ars Brevis they may still be considered
its best commentaries since they were written by the same author in
order to impart, explain or apply the positions taught in it.


The series of thèse writings is given in the strict chronological
order of their composition. The date and place of composition are not
always certain. This is indicated by the question marks which follow
the ñame of the city or the date after the title of each book.


Latin titles are given first. And in the case of works of which
the Catalan text is known, (and which may have been the original, at
least for the poems), the Catalan title is added immediately after, in
parenthèses. At the end of each entry the number asigned to the work
in various well-known catalogues is given for persons desiring further
détails or brief résumés of the content of thèse books. The abbrevia-
tions used for thèse catalogues are as follows:
Li. = Paul Emile Littrè and Barthélémy Haureau, «Raymond Lull»,


Histoire Littéraire de Za France, Vol. 29, pp. 1-386, Paris,
1885.


Lo. = Ephrem Longprè, «Raymond Lulle», Dictionaire de Theohgie
Catholique, Vol. 9, cols. 1071-1141, Paris, 1926.


11




164 WALTER W . A R T Ü 9


Ot. = Carmelo Ottaviano, L'Ars Compendiosa de R. Lulle avec une
Etude sur la Bibliographie et le Fond Ambrosien de Lulle, Pa-
ris, 1930.


Av. = Joan Avinyó, Les Obres Autentiques del Beat Ramon Lull,
Barcelona, 1935.


Ca. = Joaquín Carreras y Artau and Thomas Carreras y Artau, His-
toria de la Filosofia Española, Filosofia Cristiana de los siglos
XIII al XV, Vol. 1, pp. 231-640, Madrid, 1939.


Pl. = Erhard Wolfram Platzeck, Raymund Lull, Dusseldorf, 1964.
1) Ars Compendiosa Inveniendi Veritatem seu Ars Magna et Maior


(Art Abreujada d'atrobar Veritat). Palma, 1273-1275.
This Ars is the first of the artes written by Lull probably


at home or at the monastery 'La Real' soon after 1272. It is
referred to in the Contemporary Life and in the earliest cata-
logue of 1311.


This Ars begins: Haec Ars dividitur in tres distinctiones,
quarum prima dividitur in duas partes: Prima pars continet
expositionem quinqué figurarum... A ponimus quod sit noster
Dominus Deus.


Latin édition: Vol. 1, pp. 1-49, Mainz. 1721. 5
Mss6: 1) Lat.: Palma, Bibl. Publ. ( X V ) , in 4, incom-


plète; Munich, Staat Bibl. 10514, & 10528. 2) Cat.: Munich
Cat. ms. ( X I V ) .


Cf.: Li. 1, Lo. Ph. 1, Ot. 7, Av. 1, Ca. 13, Pl. 3.
2) Ars Universalis seu Lectura Artis Compendiosae Inveniendi Ve-


ritatem, Palma, 1273-1275. (Montpellier?, 1277?) .
This Ars or Lectura was written to explain the Ars Com-


pendiosa Inveniendi Veritatem but it is almost as difficult to
read.


It begins: Finalis intentio huius artis est reperire y (sive
veritatem).


Latin édition: Vol I, pp. 1-124, Mainz, 1721.
Mss.: Lat.: Mainz, Seminary Lib. ( X I V ) ; Munich, Staat


Bibl. 10502 & 10591.
Cf.: Li. 2, Lo. Ph. 4, Ot. 19, Av. 2, Ca. 14, Pl. 5.


5 Until very recently few original copies of this heautiful édition of Lull's works
existed anywhere in the world. This situation has been greatly remedied by the Mi-
nerva G. m. b. H. Publishing House, Frankfurt/Main, Germar.y. In 1965 this House
produced a limited number of beautifully photo-printed copies of the eight volumes
of this important but rare édition of Lull's Opera.


6 See p. 1. footnote 1. - Unlike the list of manuscripts conlaining the Ars Bre-
vis, this new list of the many other wrilings on the Art by Lull himself cannot
prétend to be as nearly complete about the numerous manuscripts which may be still
in existence.


12




ÍHfi « A R S B R E V I S » J65


3) Ars Denwnstrativa (Art Demostrativa), Montpellier, 1275-1281
This new Ars is the first major re vision of the Art, alt-


hough it is stated that it was composed according to the man-
ner of the Ars Compendiosa Inveniendi Veritatem. The Ars
Demonstrativa is mentioned in the catalogue of 1311.


It begins: Quoniam haec ars sequitur regulam Artis com-
pendiosa inveniendi veritatem.


Latin édition: Vol. 3, pp. 1-112, Mainz, 1722. Catalan
édition: Obres de R. L., Vol. 16, pp. 3-288, Palma, 1932.


Mss.: Lat.: Innichen, Collegiata VIII, C 13; Milan, Bi-
bl. Amb. P 198 sup ( X I V ) ; Munich, 10359 & 10588; Mainz,
Sem. Lib., A. 1 ( X I V ) ; Oxford, Bodleian Lib., Digby 192
( X I V ) ; Palma, Bibl. Publ., R. L. 51 ( X I V ) ; Paris, Bibl.
Nat., 17.825; Venice, Bibl. Marciana, 185 a 250 I. 182. Cat.
ms. in the Sem. Lib. of Mainz.


Cf.: Li. 13, Lo. Ph. 5, Ot. 21, Av. 18, Ca. 17, Pl. 21.
4) Regulae Introductoriae in Practicant Artis Demonstrativae (Re-


gles Introductòries), Montpellier, 1275-1281.
This composition is in verse form and has five stanzas.


Written in order to make the Art more popular, it is included
in fifteenth century (1460-1488) catalogues.


This poem begins: In principio solutionis convenit sic
ordinare.


Latin édition: Vol. 4, pp. 1-6, Mainz, 1729. Catalan édi-
tion: Obres de R. L., Vol. 16, pp. 291-294, Palma, 1932.


Mss.: Lat.: Mainz, Bibl. Comm. Cf. Gottron L'Edicio, p.
81; Munich, Staat Bibl., 10.527, 10.568 & 10.579.


Cf.: Li. 20, Lo. V. 5, Ot. 28, Av. 19, Ca. 233, Pl. 22
& 23.


5) Ars Inveniendi Parlicularia in Universalibus, Montpellier ( ? ) ,
1275-1281, (Mallorca, 1277?).


In the prologue it is stated that this book is «Quasi ra-
munculus extractus ab Arte Demonstrativa». Its authenticity
is attested by wo fifteenth century catalogues of the Lullian
School at Barcelona.


This Ars begins: Cum apud nos sint infinita particularia.
Latin édition: Vol. 3, pp. 1-50, Mainz, 1722.
Mss.: Lat.: Cortone, Bibl. Comm. ms. 215; Munich, Staat


Bibl., 10.589; Paris, Bibl. Nat., 17.829.
Cf.: Li. 17, Lo. Ph. 10, Ot. 25, Av. 22, Ca. 22, Pl. 25.


6) Liber Proposilionum Secundum Artem Demonstrativam, Mont-
pellier ( ? ) , 1275-1281. (Mallorca, 1277?).


13




166 WALTER W . ARTOS


In this book a number of conclusions are drawn íor the
Ars Demonstrativa. It is mentioned in the catalogues of 1460
and 1488 of the Barcelona Lullian School.


This book begins: Ab arte demonstrativa trahie hoc opus
exordium.


Latin édition: Vol. 3, pp. 1-62, Mainz, 1722.
Mss.: Lat.: Innichen, Bibl. Col·legiata, VIII, C. 8; Milan,


Bibl. Amb., P. 198 Sup. ( X I V ) ; Munich, Staat Bibl., 10.502,
10.525, 10.553, 10.589, and 10.594; Palma, Bibl. de Vivot,
fifteenth century ms.; Paris, Bibl. Nat. 16.113, and 17.829;
Venice, Bibl. Marc. 189. a.250.1. 182.


Cf.: Li. 18, Lo. Ph. 11, Ot. 26, Av. 23, Ca. 23, Pl. 26.
7) Liber Exponens Figurant Elementalcm Artis Demonstrativae,


or Liber de Gradatione Elementorum, or Liber de Figura Ele-
mentali, Montepellier, 1275-1281. (Mallorca, 1277?)°.


As two of the titles indícate, this book was written in or-
der to explain the manner in which the figure of the four ele-
ments should be used.


The beginning of the book reads: Elementa sunt quattor
principia rerum naturalium.


Latin édition: Vol. 4, pp. 1-6, Mainz, 1729.
Mss.: Lat.: Milan, Bibl. Amb., /V 184 Sup. (XVI; 1567).
Cf.: Li. 19, Lo. Ph. 12, Ot. 27, Av. 25, Ca. 24, Pl. 31.


8) Compendium seu Commenlum Artis Demonstrativae (Cornent
Maior) Montepellier ( ? ) , 1275-1281. (Mallorca, 1277?) .


A very clear explanation of the Ars Demonstrativa this
commentary is probably the Cornent Maior of the two ancient
catalogues of The Barcelona School.


This Compendium begins: Quoniam omnis scientia est de
universalibus, ut per universalia sciamus de particularibus red-
dere rationem, igitur auxiliante gratia omnipotentis Dei hanc
artem omnibus scientiis.


Latin édition: Vol. 3, pp. 1-160, Mainz, 1722.
Mss.: Lat. Alcobaca, Bibl. de Alcobaca, ms. 385; Inni-


chen, Bibl. Collegiata, VIII, B. 10, & VIII. C. 3; Munich,
Staat Bibl., 10.502, 10.512, and 10.526; Palma, Bibl. Publ.,
fifteenth century ms.; Paris, Bibl. Nat., 16.112. (XI I I ) ,
16.614 ( X I V ) , and 6443D ( X I V ) ; Troyes, Bibl. Nao, 1462;
Venice, Bibl. Marc , 195.a.l89.1.138.


Cf.: Li. 26, Lo. Ph. 9, Ot. 24, Av. 24, Ca. 21, Pl. 32.
9) Lectura Super Figuras Artis Demonstrativae, Montpellier, 1275-


1281. (Mallorca, 1277?) .


14




T H É « A R S BHÈVIS> 167


As the title indicates, this Lectura is an explanation of
the many figures found in the Ars Demonstrativa. Its


authenticity is attested by its inclusion in the two ancient ca-
talogues of the Barcelona Lullian School (1460-1488).


The Lectura begins: Quaniam Deus est multum recoli-
bilis.
Latin édition: Vol. 3, pp. 1-51, Mainz, 1722.
Mss.: Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.571, 10.584, and


10.596; Paris, Bibl. Nat., 16.113, and 17.825; Venice, Bibl.
Marc , 194.a.240. 1. 168.


Cf.: Li. 14, Lo. Ph. 8, Ot. 23, Av. 21, Ca. 20, PI 30.
Ars Inventiva, or Ars Inventiva Veritalis, or Ars Intellectiva
Veri, Montpellier, 1289-1290.


The best catalogues, as well as those of the ancient Lullian
School of Barcelona show that this is also an authentic writing.
This new version of the Art stands out as an attempt to sim-
plify the number of principies and of the figures of the Art.
The original Catalan text is no longer in existence, or at least
it is not known. It was the basis for a translation into the Ara-
bie language by Lull himself in 1291. The latter is also un-
known.


It begins: Ars praesens descendit ab arte demonstrativa.
Latin éditions: Didac de Grimiel, Valencia, 1515; Vol.


5, pp. 1-206, Mainz, 1729.
Mss.: Arras, Arras Bibl. ms. 100; Brussels. Bibl. Royal,


2.956; Munich,' Staat Bibl., 10.501, 10 508, 10.562, and
23.806; Paris, Bibl. Nat., 10.204, 12.973, 15.450


Cf.: Li. 34, Lo. Ph. 13, Ot. 41, Av. 38, Ca. 26, Pl. 55.
Quaestiones per Artem Demonstrativam seu Inventivam Solu-
biles, Montepellier, 1289-1290.


In this work several questions are resolved following the
procédures recommended in the Art. Its condemnation of al-
chemy is interesting in view of the réputation Lull had as an
alchemist for many centuries.


This book begins: Quaestiones plurimas ex pluribus et
diversis materiis sumptas laboramus adducere ad praesens
opus.


Latin édition: Vol. 4, pp. 1-205, Mainz, 1729.
Mss.: Lat.: Bologna, Bibl. Univ., 20; Innichen, Bibl.


Col·legiata, VIII, B. 10, and VIII, C. 3; Paris, Bibl. Nat.,
16.118, (XIII -XIV) ; Vatican, Bibl. Apost. Ottob 1095, and
Urbin Lat. 1394.


Cf.: Li. 21, Lo. Ph. 14, Ot. 40, Av. 39, Ca. 27, Pl. 57.


1 3




WALTBlt W . ARTÜS


Tabula Generalis ad Omnes Scientias Applicabilis (Taula Ge-
neral), Naples, 1293.


This writing was begun in Túnez a few months before it
was concluded. It is the first book of Lull in which he states
the date and place of composition. In it are explained, and
application is made of, the Ars Inventiva and the Ars Amativa.
A chief novelty is the introduction of the Table, an extended
effort to develop an Ars Combinatoria. The authenticity of
this work is beyond doubt. Références to it are made in the
1311 catalogue and in two fifteenth century inventories of the
Barcelona Lullian School.


This Tabula begins: Ratio quare ista tabula ponitur ge-
neralis.


Latin éditions: In Ars Inventiva Veritatis, Didac de Gri-
miel (Gothic), Valencia, 1515; Vol. 5, pp. 1-80, Mainz, 1729.
Catalan édition: Obres de R. L., Vol. 16, pp. 297-522, Palma,
1932.


Mss.: 1) Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.508, 10.509,
10.531, 14.524, and 18.988; Palma, Bibl. Prov. one fourteenth
century and two fifteenth century mss.; Palma, (in possession
of S. Galmes one sixteenth century ms. ) ; Paris, Bibl. Nat.
12.773; Vatican. Bibl. Chigi, E. 4-118; Venice, Bibl. Marc.
LU. (XV; 1462). 2) Cat. ms. Palma, S. Galmes used a fif-
teenth century ms. for Vol. 16 of the Palma édition of Obres
de R. L.


Cf.: Li. 35, Lo. Ph. 15, Ot. 49, Av. 51, Ca. 29, Pl. 67.
Lectura Compendiosa Tabuhe Generalis, Naples, 1293.


This Lectura is an exposition and commentary of the
Tabula Generalis and it was prepared to make the latter easier
for Lull's students at Naples. It is mentioned in the 1311 ca-
talogue and in the two inventories of the Barcelona fifteenth
century Lullian School


The Lectura begins: Cum theorica et practica in textu
nostrae tabulae generalis satis.


Latin éditions: Didac de Grimiel (Gothic), Valencia,
1515: Vol. 5, pp. 1-15, Mainz, 1729.


Mss.; Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.562, and 10.652; Pa-
ris, Bibl. Nat. 15.450.
Cf.: Li. 37, Lo. Ph. 16, Ot. 50, Av. 52, Ca. 30, Pl. 68.
Lectura Super Artem Inventivam et Tabulam Generalem (Art
de fer e solre questions), Naples-Rome, 1294-1295.


Originally written in Catalan, Lull expresses his désire for
a Latin translation in the prologue. A rather extensive writing




T H E « A R S B R E V Í 9 »


with a list of a thousand questions and it is another attempt
to render easier both the Ars Inventiva and the Tabula Gene-
ralis, particularly in matters of theology. Its authenticity is
unquestioned and it is mentioned in the 1438 inventory of the
Barcelona Lullian School.


This Lectura begins: Haec ars abbreviata sequitur mo.
dum et doctrinam artis inventivae.


Latin éditions: In Ars Inventiva Veritatis, Didac de Gri-
miel (trans. by Proaza), Valencia, 1515; Vol. 5, pp. 1-358,
Mainz, 1729.


Mss.: 1) Lat.: Mainz, Sem. Lib. A.4 (trans. made by
Salzinger for the Mainz édition I ; Munich, Staat Bibl., 10.538;
Munich, Bibl. Palat., Cod Chart. XIV century; Paris, Bibl.
Nat., 12.972. 2) Cat.: Munich, Staat Bibl., 598, Hisp. 54A.


Cf.: Li. 38, Lo. Ph. 18, Ot. 51, Av. 53, Ca. 32, Pl. 74.
15) Ars Compendiosa, or Compendium Artis Generalis seu Practi-


ca brevis super Tabulam Generalem, Paris, 1229.
A concise summary of the doctrine explained in the Ta-


bula Generalis. Most of the Ars Compendiosa was later incor-
porated into the Ars Generalis Ultima. According to Ottaviano
who edited the text in 1930 this writing of Lull was heretofore
unknown. Care must be taken that it is not mistaken with the
Lectura Artis quae Brevis Practica Tabufoe Generalis Intitufota
Est which is found in the fifth Vol. of the Mainz édition and
which is given there the title of Brevis Practica Tabulae Ge-
neraos.


The Ars Compendiosa begins: Alphabetum Tabulae ge-
neralis est hoc quod cordetenus scire oportebit.


Latin édition: Ed. Ottaviano, Paris, 1930. (This is Vol.
12 of Etudes de Philosophie Médiévale, ed. E. Gilson, Paris,
1930).


Mss. Milan, Bibl. Amb., /. 121. In].; (Munich Staat Bi-
bl., 14.111, 14.260, 18.444, and 23.880; Oxford, Bodleian
Lib. (parts only), Arch. Geld. B. 25; Paris, Bibl. Nat. 6.433,
and 6.443; (thèse mss. in parenthèses may be of the Lectura
referred to before.) English Ms.: Oxford, Bodleian Lib.,
Ashmole 1508, (Cat. col. 1411), ( X V I ) , f. 253-261v. (See
Batista y Roca 35.)


Cf.: Li. 134, Lo. Ph. 21, Ot. 66, Av. 70, Ca. 34, Pl. 92.
16) Applicatio Artis Generalis ad Varias Scientias (Aplicado de


l'Art General), Mallorca, 1301.


17




WALÎER W . ARTÜS


A pocm of 1131 verses, this Applicatio was intended to
popularize the Art, particularly as applied to various sciences.
There is no reason to doubt of ils authenticity.


Since there is no published Latin édition the beginning
given here is that of the Catalan poem: Deus gloriós! per
vostr' (vos) amar est' Art general aplicar.


Catalan édition: Obres llimades de Ramon Lull, Ed. J.
Rosselló, Palma, 1859; Obres de R. L., Vol. 20, pp. 209-151.
Palma, 1938.


Mss.: 1) Lat.: Munich, Bibl. Palat., 10.593; 2) Cat.:
Palma, ms. ( XIV ) in Soc. Arqueológica de Palma de Mallorca.


Cf.: Li. 100, Lo. V. 13, Ot. 83, Av. 87, Ca. 241, Pl. 107.
Liber de Intellectu seu Ars Intellectus, Montpellier, 1304.


A résumé of the Ars Inventiva, ihis brief introduction to
the Art has not been edited yet.


It begins: Quidam homo multum considerans, mirabatur,
quare mundus in ita statu perverse


Mss.: Lat.: Cortone, Bibl. Comm., 213; Milan, Bibl.
Amb. 1.66 Inf. (XVI-XVII) ; Paris, Bibl. Nat., 16.116. 16.615.


Cf.: Li. 140, Lo. Ph. 27, Ot. 95, Av. 103, Ca. 40, Pl. 120.
Lectura Artis quae Intitulatur Brevis Practica Tabulae Gene-
ralis, Genoa, 1304.


This is a comentary on the abridged version of the Tabu-
la Generalis. As indicated before it was printed in the Mainz
édition under the title of Brevis Practica Tabulae Generalis.


Latin édition: Vol. 5, pp. 1-358, Mainz, 1729.
Mss.: Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.591, 14.260 ( X V ) ,


Monac. 18.445 ( X V ) , Monac. 18.446 ( X I V ) , Monac. 23.880
( X V ) ; Palma, Bibl. Prov., one fifteenth century ms. acc. to
Massó i Torrents; Paris 6.443 C.; Venice, Bibl. Marc. ms. 99.


Cf.: Li. 36 and 134, Lo. Ph. 30. Ot. 98, Av. 95, Ca. 43,
Pl. 123.
Introductorium Magnae Artis Generalis, Montpellier, 1306.


In a very schematic form there are successively given the
principies of the General Art or Science, and those of the
particular sciences.


This Introductorium begins: Quoniam omnis scientia est
de universalibus, ut per universalia sciamus ad particulada
descenderé et de ipsis reddere rationem, propter hoc sequuntur
universalia infrascripta.


Latin éditions: Ed. Gilbert de Villiers, Lyons, 1515; in
Arbor Scientiae, ed. John Pillehote, Lyons, 1635, and again
in 1637. Other languages: Fr. tr. by Mr. De Vassy, Paris,




T H É « A R S BREVIS> 171


1633; Sp. tr. by Alonso de Zepeda, Brussels, 1663, and again
in 1664; Sp. tr. in Biblioteca de Autores Españoles, Vol. 65,
pp. 95-102, Madrid, 1873.
Ms.: Gergamo, Bibl. Civica, .4.27 ( X V ) .
Cf.: Li. 131, Ot. 223, Av. 115, Ca. 49, Pl. 139.


20) Ars Generalis Ultima, or Ars Magna Generalis Ultima, Pisa,
1308.
This version of the Art was begun in 1305, three years


before its completion in the city of Lyons. It was intended as
the définitive form of the Art, the last and most detailed ex-
position of it in order to convince those that doubt its value.
The Ars Brevis was written as an introduction to, and an out-
line of, this more extensive Art as it has been noted.


The Ars Generalis begins: Quoniam multas artes fecimus
generales, ipsas volumus clarius explanare per istam, quam
vocamus ultimam.


Latin éditions: Philip Petio, Venice, 1480; (Peter Posa
and Peter Brun, Barcelona, 1481: with title Artificium sive
Ars Brevis ad Adsolvendam omnium Artimum Encyclopediam);
Peter Posa, Barcelona, 1501; James Marchai, Lyons, 1516;
John Sauer, Frankfurt, 1596; in Opera ea quae ad Adinventam
ab Ipso Artem Universalem, pp. 237-681, Lazarus Zetzner,
Strassbourg, 1598; Heirs of Gabriel Guasp, Mallorca, 1645; 7
in Opera ea quae ad Adinventam. ab Ipso Artem Universalem,
pp. 228-663, Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1609, and 1617; in
Opera ea quae ad Adinventam ab Ipso Artem Universalem,
pp. 218-663, Heirs of Lazarus Zetzner, Strassbourg. 1651.
French édition: Le Grand et Dernier Art de M. Raymond Lull,
tr. by Mr. de Vassy, Louis Boulanger, Paris, 1633.


Mss.: Lat.: Innichen. Bibl. Col·legiata, VIII. C. 8
(fragm.); VIII, C. 13 (fragm.); VIII, C. 11 ( X V ) ; Mainz,
Sem. Lib. / / , 234; Milan, Bibl. Amb., Y 21 Sup; Munich,
Staat Bibl., Monac. 5.936 (XVI; 1508) ; Oxford, Bodleian
Lib., Digby 85 ( X V ) , Asmóle 1471 ( X V ) ; Palma, Bibl. Publ.,
one fifteenth century ms. in 4to. and one in folio; Paris,
Bibl. Nat., 16.115 (XIII -XIV) ; 15.450 (XVII ) .


Cf.: Li. 51, Lo. Ph. 37, Ot. 109, Av. 120, Ca. 54, Pl. 146.
21) Introductoria Artis Demonstrativae, Montpellier, 1272-1281.


(Mallorca, 1277?) .


7 The Minerva G. m. b. H. Publishing House has again undertaken to photo-
reprint this édition of the Ars Generalis Ultima in early 1969.


19




W A I . T E H \V. ARTÚS


This Jntroductorium may have been written as an initia-
tion to the Ars Demonstrativa.


It begins: Introductoriam Artis demonstrativae tradere
volentes... Or (acc. to Ot. 22) Cum velimus tradere introduc-
toriam Artis demonstrativae.


Latin édition: Vol. 3, pp. 1-38, Mainz, 1722.
Mss.: Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.590; Paris, Bibl.


Nt., 17.829.
Cf.: Li. 12, Lo. Ph. 7, Ot. 22, Av. 20, Ca. 19, Pl. 27.


Liber de Experientia Redlitatis Artis Generalis, Montpellier,
1308.


In this work Lull attempts to illustrate the efficacy of the
Art in démonstrations that concern matters of faith. It is also
mentioned in the 1311 catalogue and in the two fifteenth cen-
tury inventories of the Barcelona Lullian School.


The Liber de Experientia begins: 0 u o n i a m experimentum
est fundamentum, supra quod intellectus fundat suum intelli-
gere.


Editions: None.
Mss..- Lat.: Munich, Staat Bibl., 10.568, 10.651; Pahua,


Causa Pia Luliana 1, and 11; Palma, Sociedad Arqueológica
Luliana, 3; Paris, 15.095, 15.450, 16.116, and 17.827.


Cf.: Li. 135, Lo. Ph. 40, Ot. 121, Av. 130, Ca. 57,
Pl. 155.
Ars Infusa or Scientia Generalis ad Habendam Certain Cogni-
tionem Dei et Rerum Omnium Creaturarum, Infusa per Gra-
tiam Spiritus Sancti, Mallorca, 1312-1313.


As the title suggests this opusculum tries to apply the
principies and the combinatoria of the Art to theological
problems.


The Ars Infusa begins: Ars sive scientiai sta... est a Deo
et ideo certa Dei cognitio.


Latin Editions: Ed. S. Galmes, Estudis Universitaris Ca-
talans, Vol. 17 (1932) , pp. 291-301; item, Studia Monográ-
fica et Recensiones, fase. VII-VIII, Palma (1952) , pp. 52-
64; item, Miscellanea Luïliana, Vol. 1, pp. 41-54, Maioricensis
Schola Lullistica, Mallorca, 1955.


Ms.: Lat.: Palma, Bibl. Prov., A. ms. R. L. 62 ( X V ) ;
Palma, in possession of S. Galmes, (XVIII) (A copy of the
one in the Palma, Bibl. Prov.).


Cf.: Av. 192, Ca. 129, Pl. 224.




T H E « A R S B R E V I S » 173


IV — Commentaries in Manuscript Form


This fourth list is made up of two groups of commentaries and
expositions known to exist in monuscript form. First there are given
those which deal directly with the Ars Brevis, or sections of it. Then
selected expositions on the Art in general are listed.


Both of these groups of manuscripts are listed according to
authors and alphabetically. To the customary information of place,
and codex or manuscript number, which identifies them, occasionally
pertinent remarks which bear on the text iself may be added.


A — On Ars Brevis


1) Anonymous, Commentarium in Artem Brevem, ms., London,
Wellcome Historical Medical Library, 448 (XVII ) , f. lr-71v.


2 ) Anonymous, Commentum Artis Brevis Theologiae, ms., Vati-
can, Bibl. Apost., Palat. Lat. 984 ( X V ) , f. 109-138.


This commentary follows the Ars Brevis in the same ma-
nuscript and it begins: Deus gloriosus, misericordia motus
dignatus est largiri ex gratia speciali hanc sacratissimam
Scientiam, vidilicet generalem artem, suo fámulo devotissimo
B. Raymundo de Cathalonia.


3 ) Anonymous, Curso del Arte del llluminado Doctor Màrtir Ra-
mon Llull, Sp. ms., Milan, Bibl. Amb., N. 5 Sup (XVI-XVII) ,
f. 1-48.


It explains both the Ars Brevis and the Ars Generalis Ul-
tima.


4) Anonymous, Practica in artes breves abreviata et incepta pri-
mo Aprilis anno 1535 Valenciae, ms. Palma, Bibl. Publ., 996
( X V I ) , Int. II, f. 43v-44.


Incipit: In primo modo artista sciat quare... fecit artem
brevem, secundo subjectum quid sit, tertio 13 partes artis
sciat. - In secundo modo alphabetum sciat.


5) Ludovicum a Flandia, Abstractum Artis Brevis B. Raymundi
Lulli, ms., Palma, Bibl. Publ., 998 (XVIII ) , f. 1-174.


6) Victor de Palermo, Brevis ac Dilucida in Artem Brevem divi
Raymundi Lulli Martyris Subtilis Decláralo, ms., Genoa, Bibl.
Civita Berio, D bis. 12. 2133 (XVII ) , f. 1-113.


B — On the Art in General


1) Anonymous. Artis Generalis Glossa, ms., Munich, Staat Bibl.,
Lat. Monac. 18.988 ( X V ) , f. 126-157.


( Incomplète )


21




174 W A L T E R W. A R T U 8


V — Printed Editions of Principal Commentaries


The fifth and final list is very similar to the previous one, except
that it takes account only texts which have been printed. It lists two
groups of printed texts, first those writings which comment on, or
explain directly the Ars Brevis, or develop sections of it. s This group


8 See p. 11, footnote 2. See also Mendia. Benilo. Bibliografia Luliana Contem-
poránea, Florence, 1951.


22


Anonymous, Artis Inuventive Expositio Compendiosa, ms.,
Oxford, Bodleian Lib., Ashmole 746 ( X V I I ) , f. 1-62.
Anonymous, Commentarii in Artem. Lulli, ms., Paris, Bibl. Nat.,
19.965 (XVII ) .
Anonymous, Declaratio Definitionum Artis Generalis, ms.,
Innichen, Bibl. Collegiata, VIII, b. 9. (XV-XVI) , f. 56a-91v.
Anonymous, Declaratio Definitionum Artis Generalis, ms.,
Innichen, Bibl. Collegiata, VIU c. 3 ( X V ) .
Anonymous, De Fundamento Artis Generalis, ms., Milan, Bibl.
Amb., Y 21 Sup. (XIV-XV) , f. 17-112.
Anonymous, De Modo Applicandi Doctrina Brevis et UtiUs
(Fragm. of a commentary), ms., Innichen, Bibl. Collegiata,
VIU. c. 11 ( X V ) .
Anonymous, Figurae Artis Raymundi Lulli, ms., Milan, Bibl.
Amb., N. 4 Sup. ( X V ) , f. 1-10.
Anonymous, Generalis Usus et Divisió Artis Lullianae, ms.
Florence, Bibl. Naz. Centrale, / / . XI. 86 (XVII ) .
Anonymous, Lectura super Artificium Artis Generalis, ms.,
Innichen, Bibl. Collegiata, VIU. b. 9 (XV-XVI) , f. l-54v.
Anonymous, Puncta sive Conclusiones magis alte in Arte de
Conditionibus Principiorum, ms., Innichen, Bibl. Collegiata,
VIII c 11 ( X V ) , f. 123-126.
Anonimous, Roymundi Lulli Ars Generalis ad Praxim Reduc-
tam, ms., Milan, Bibl. Amb., N 186 Sup. ( X V ) , f. 1-9.
Anonymous, Reflexions sur l'Art de Raymond Lull, ms., Paris,
Bibl. St. Geneviève, 3112 (XVII-XVIII) , f. 155-159.
Billions, John, Commentarium in Lecturam Artis Generalis,
ms., Oxford, Bodleian Lib., Can. Mise. 26 (XV; written by
the barcelonese J, Bullons in 1488 at Venice), f. 1-121.
Bullons, John, Lectura super Artificium Artis Generalis, ms.,
Modena, Bibl. Esténse, Est. Lat,, 1264; A.H. 10. 2 ( X V ) .




T H E « A R 6 BREVIS >


is followed by a larger series of titles of writings which deal with the
Art more generally and are not limited to the Ars Brevis alone.


As in the previous list the order in the groups is alphabetical
and by authors.


Each individual entry has the following information: First the
name of the author, the title of the book, the publisher of one of the
known principal éditions, the city and the date of publication. Then
there follow in a sepárate paragraph other known éditions, either in
Lain or in another language.


If a book is listed more than once, the reason is that it has been
published, not only individually as a single work, but also as part of
a collection, in an édition which includes other writings by the same
or a différent author.


Besides the information just detailed, the entry of books printed
prior to the current century includes, as a last item, the catalogue num-
ber of that particular édition in E. Rogent and S. Duran's Bibliografia
cited in the note at the beginning of the second list.


A — Printed Commentaries on the Ars Brevis


1) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Commentaria in
Artem Brevem Raymundi Lulli, John Soter, Cologne, 1531.


Other éditions: (Bering Bros., Lyons, 1531?) ; John Soter,
Cologne, 1533; (Bering Bros., Lyons, 1535?) ; John Soter,
Solinger, 1538; (Bering Bros., Lyons, 1566?) ; John Birckman
and Théodore Baum, Cologne, 1586; Bering Bros., Lyons,
1580 ( ? ) ; Bering Bros., Lyons, 1600.


(Cf. R. D. No. 79-80-82-86-87-103-104-105-111-125-148)
2) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Commentaria in


Artem Brevem Raymundi Lulli in Opera Ea Quae ad, Adinven-
tam ab Ipso Artem Universalem of Ramon Lull, pp. 810-940,
Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1598.


Other éditions: pp. 79-896, Strassbourg, 1609, and 1617;
Heirs of Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1651.


(Cf. R. D. 144-162-180-233.)
3) Alsted, John Henry, Idea Brevis Artis Lullianne in Clavis Artis


Lullianae, pp. 126-162, Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1609.
Other édition: pp. 106-134, Heirs of Lazarus Zetzner,


Strassbourg, 1652.
(Cf. R. D. 163-234.)


4 ) Guevara, Peter de, Arte General y Breve paru todas las Cien-
cias en Dos Instrumentos, Heirs of Alonso Gómez, Madrid,
1584.


23




176 W A L T E H W . AHTU8


Other édition: Philip Vlaugert, Brussels, 1661.
(Cf. R. D. 130-243.)


5) Marcal Francis, Ars Brevis B. Raymundi Lulli, Castígala, Ca-
pitibus Divùa, Atque Scholiis Locwpletata, Raphaël Moya et
Tho., Palma, 1668.


6 ) Marcal, Francis, Scholia in Artem Brevem, Raphaël Moya,
Mallorca, 1669.


Cf. R. D. 264.
7) Sánchez de Lizarazu, Pedro Gerónimo, Generabilis et Admira-


bilis Methodus ad Omnes Scientias Facilius et Citius Addis-
cendas, in quo Explicatur Ars Brevis Raymundi Lulli, Charles
of Lavayen, Tarragona, 1613.


Other édition: Tarragona, 1619 (Reprint of that of 1613)
Cf. R. D. 172-186.


B — Printed Books on the Art in General


1) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Tabula Abbrevia-
ta Commentariorum Artis Inventivae, Bering Bros, Lyons,
1605.


Cf. R. D. 157.
2) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Tabula Abbrevia-


ta Commentarioli in Artem. Brevem R. Lulli, Argentorati, 1605,
Strassbourg.


3) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Tabula Abbrevia-
ta Commentariorum Artis Inventivae in Commentaria in Ar-
tem Brevem Raymundi Lulli, pp. 460-478, John Soter, Co-
logne, 1531.


Other éditions: (Bering Bros., Lyons, 1531?) ; John So-
ter, Cologne, 1533; (Bering Bros., Lyons, 1535?) ; John Soter,
Solinger, 1538; Bering Bros., Lyons, 1565 ( ? ) ; Bering Bros.,
Lyons, 1566 ( ? ) ; John Birckman and Théodore Baum, Co-
logne, 1568; Bering Bros., Lyons, 1580 ( ? ) ; Berin Bros.,
Lyons, 1600.


Cf. R. D 79-80-82-86-87-104-105-111-125-248.
4 ) Agrippa von Nettesheim, Heinrich Cornélius, Tabula Abbre-


viata Commentariorum Artis Inventivae, in Opera ea Quae ad
Adinventam ab Ipso Artem Universalem of Ramon Lull, pp.
898-916, Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1609.


Other édition: Strassbourg, 1617.
Cf. R. D. 162-180.


24




THE «ARS BREVIS » 177


5) Alsted, John Henry, Architectura et Usus Artis Lullianae,
Wolffang Richer, Frankfurt, 1612.


Cf. R. D. 169.
6) Alsted, John Henry, Clavis Artis Lullianae, Lazarus Zetzner,


Strassbourg, 1609.
Other éditions: Heirs of Lazarus Zetzner, Strassbourg,


1633, and 1652.
Cf. R. D. 163-207-234.


7) Anonymous, Scientia Abscondita Elucidata sive Thèses Docto-
rales ex. D. Raymundi Lulli Arte Compendiosa Inveniendi Ve-
ritatem extractae, n.p., 1733.


Cf. R. D. 306.
8) Baudouin de Montareis, Peter, Traite de Fondements de la


Science Genérate et Univeselle, Francis le Cointe. Paris, 1651.
Cf. R. D. 231.


9) Belot, M. Jean, Traite de la Mémoire Artificíele ou l'Art de
Raymond Lutte, Jacques Cailloue, Rouen, 1640.


Other éditions: Claude de la Rivière, Lyons, 1654; Jac-
ques Cailloue, Rouen, 1662; David Berthelin, Rouen, 1669;
John Baptist de la Ville, Lyons, 1672; Peter Amiot, Rouen,
1688; G. H. Streel, Liège, 1704.


Cf. R. D. 215-235-245-266-267-273-289.
10) Belot, M. Jean, La Rhétorique par laquelle on peut discourir


de ce qui est propre en l'oraison et disputable par dialectique,
selon la subtilité de l'Art Lulliste et autres arts plus secrets,
Nicholas Boudin, Paris, 1623.


Cf. R. D. 194.
11) Belot, M. Jean, La Rhétorique par tequelle on peut discourir


de ce qui est propre en l'oraison et disputable par dialectique,
selon la subtilité de l'Art Lulliste et autres arts plus secrets,
in Traite de la Mémoire Artificíele ou l'Art de Raymond Lutte,
Jacques Cailloue, Rouen, 1040.


Other éditions: Claude de la Rivière, Lyons, 1654; Jac-
ques Cailloue, Rouen, 1662; David Berthelin, Rouen, 1669;
John Baptist de la Ville, Lyons, 1672; Peter Amiot, Rouen,
1688; G. H. Streel, Liège, 1704.


Cf. R. D. 215-235-245-266-267-273-189.
12) Brice, Ángel Francis, Interpretación del Arte Magna, Maracai-


bo, 1955.
13) Bruno, Giordano, De Compendiosa Architectura et Comple-


mento Artis Lulli, Giles Gorbin, Paris, 1582.
Cf. R. D. 128.


25




178 WALTER W , ARTUS


14) Bruno, Giordano, De Compendiosa Architectura et Comple-
mento Artis Lulli in Scripta quae Latine Confecit, Vol. 2, pp.
235-283, Brodhagen, Stuttgard, 1836.


Cf. R. D. 399.
15) Bruno, Giordano, De Lampade Combinatoria Lulliana, Witten-


berg, 1587.
Cf. R. D. 135.


16) Bruno, Giordano, De Lampade Combinatoria Lulliana in De
Lulliano Specierum Scrutinio, ff. 17-67v., George Nigrinus,
Prague, 1588.


Cf. R. D. 137.
17) Bruno, Giordano, De Lampade Combinatoria Lulliana in Scrip-


ta quae Latine Confecit, Vol. 2, pp. 634-702, Brodhagen,
Stuttgard, 1836.


18) Bruno, Giordano, De Lampade Combinatoria Lulliana in Opera
Ea Quae ad Adinventam ab Ipso Artem Universalem of Ramon
Lull, pp. 698-753, Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1598.


Other éditions: Strassbourg, 1609; and 1617; Heirs of
Lazarus Zetzner, Strassbourg, 1651.


Cf. R. D. 144-162-180-233.
19) Carbonel, Hugues, Secretum Explicitum Artis Lullianae seu


Memoriae Artificialis, John Leguehay, Paris, 1620.
Other éditions: Abraham Sougrain, Paris, 1620, and


1621.
Cf. R. D. 189-190-191.


20) Ciruelo, Peter, De Arte Lulli in Metaphysica, Salamanca, 1538.
Cf. R. D. 89.


21) Cordier, Honorius, Vera Artis Lullianae Principia, John James
Horst, Cologne and Frankfurt, 1771.


Cf. R. D. 386.
22) Feijoo, Benito Jerónimo, Carta Erudita sobre la Arte de Ray-


mundo Lulio, Heirs of Francisco Hierro, Madrid, 1742.
Other éditions: Madrid, 1745, 1748, 1750, and 1751.
Cf. R. D. 320-333-340-351-359.


23) Flandes, Luis de, Tratado Teológico del Sistema Luliano, con
la Explicación de las Figuras y Elementos de que se Compone
para Entender Perfectamente las Obras del B. Raymundo Lu-
lio, Peter Anthony Capo, Mallorca, 1741.


Cf. R. D. 319.
24) Guevara, Peter de, Arte General para todas las Ciencias en Dos


Instrumentos. - Breve y Sumaria Declaración de la Arte Gene-
ral, Peter Madrigal, Madrid, 1586.
Cf. R. D. 134.


26




THE « A R S B R B V I S » 179


25) Guevara, Peter de, Breve y Sumaria Declaración de la Arte
General, Peter Madrigal, Madrid, 1584.


Other éditions: Philip Vlaugert, Brussels, 1661, and 1666
(fourth édition).


Cf. R. D. 131-244-255.
26) Gui, Peter de (Dagui), Janua Artis Magistri Raymundi Lulli,


Peter Posa, Barcelona, 1482.
Other éditions: Eucharus Silver, n.d., Rome, 1485; Peter


Posa, Barcelona, 1489; Paul of Cologne & Co. (i soc) , Se-
ville, 1491; n.p., Valencia, n.d.; n.p., Seville, n.d.; Peter Levet,
Paris, (XV cent. Incunable).


Cf. R. D. 4-7-8-13-27-29.
27) Kircher, Athanasius, Ars Magna Sciendi, John Jansson de


Waesberg and Eliseus Weyerstraet's Widow, Amsterdam, 1669.
Cf. R. D. 265.


28) Lavinheta, Bernard de, Annotationes in Artem Magnam in Ars
Generalis Ultima of Ramon Lull, Passim, James Maréchal,
Lyons, 1516.


Other édition: John Sauer, Frankfurt, 1596.
Cf. R. D. 16-142.


29) Lavinheta, Bernard de, Explanado Compendiosaque AppUcatio
Artis Raymundi Lulli, John Maylin, Lyons, 1523.


Other édition: (Directed by J. H. Alsted with title Opera
Omnia Quibus Tradidit Artis Raymundi LulUi Compendiosam
Explicationem, et Eiusdem Applicationem... ) Lazarus Zetzner,
Cologne, 1612.


Cf. R. D. 78-168.
30) Marcal, Francis, Nova et Connaturalis Discurrendi Methodus,


ex Principiis Artis Lullianae Deducta et Metamorphosis Lógi-
ca Reformata, Iure Appellata in SchoUa in Artem Brevem, Ra-
phaël Moya, Mallorca, 1669.


Cf. R. D. 264.
31) Morestel, Peter, Encydopedia sive Artificiosa Ratio et Via


Circularia ad Artem Magnam Raymundi Lulli, Collegium Sa-
licetanum, Rouen, 1646.


Cf. R. D. 225.
32) Nuñez Delgadillo, Agustín, Breve y Fácil Declaración del Arti-


ficio Luliano, John Gracian, Alcalá, 1622.
Other éditions: Granada, 1623; Madrid, 1633(? ) .


Cf. R. D. 192-193-208.


27




180 WALTER W . ARTÜS


28


33) Pascual Anthony, Ramon, Examen de la Crisis del Padre don
Benito Gerónimo Feijoo sobre del Arte Luliana, Vol. 1, Lau-
rence Francis Mojado, Madrid, 1749.


Cf. R. D. 344.
34) Pascual, Anthony Ramon, Examen de la Ciisis del Padre don


Benito Gerónimo Feijoo sobre del Arte Luliana, Vol. 2, Antho-
ny Pérez de Soto, Madrid, 1750.


Cf. R. D. 350.
35 ) Pascual, Anthony Ramon, Vindiciae Lullianae sive Demonstra-


lio Critica, Vol. 1, J. Garrigan, Avignon, 1778.
Cf. R. D. 388.


36) Platzeck, Erhard Wolfram, «Esencia del Arte Luliano», Orbis
Catolicus, Vol. 2, (1960) , pp. 287-295.


37) Platzeck, Erhard Wolfram, «La Combinatoria Luliana», Re-
vista de Filosofía, Vol. 12 (1953) , pp. 575-609, Vol. 13
(1954) , pp. 125-165.


38) Platzeck, Erhard Wolfram, «La Figura A ' del Ars Luliano y
la Esfera Inteligible de Plotino», Miscelïanea Lulliana, Vol 1,
pp. 57-752, Maioricensis Schola Lullistica, Mallorca, 1955.


39) Platzeck, Erhard Wolfram, «La Figura 'T' del Ars Luliano y
la Doctrina de las Significaciones», Miscelïanea Lulliana, Vol.
1, pp. 73-87, Maioricensis Schola Lullistica, Mallorca, 1955.


40) Platzeck, Erhard Wolfram, Raymund Lull, Vol. 1, Bk. 2, ch.
2-8, pp. 124-445, (Verlag L. Schwann Duseldorf) Editiones
Franciscanae, Rome, 1964.


41) Poligny, Basil de, Commentaria in Artem Atque in Metwphy-
sicam seu de Ente Universalissimo Secundum Rarmundum
Lullum, n.p., Paris ( ? ) , 1645 ( ? ) .
Cf. R. D. 224.


42) Pring-Mill, Robert D. F. «El Numero Primitivo de las Digni-
dades en el Arte General». Estudios Lulianos, Vol 1 (1957) ,
pp. 309-334, Vol. 2 (1958) , pp. 129-156.


43) Rians, Peter de, Introduction au Grand Art de Raymond Lutte,
Dominique Seguin, Avignon. 1746.


Cf. R. D. 327.
44) Sainte Hélène, Peter de, Methodum Lullianum quam Vocat ibi


Artem Kabbalisticam, Peter Rigaud, Lyons, 1657.
Cf. R. D. 237.


45) Salzinger, Ivo, Praecursor in Algebram Speciosam Universa-
lem, John George Haffner, Mainz, 1723.


Cf. R. D. 303.
46) Salzinger, Ivo, Praecursor Introductoriae in Algebram Specio-


sam Universalem vel Artem Magnam Universalem Sciendi et




THE «ARS BREVIS» 181


Demonstrandi B. Raymundi Lulli in Opera of Ramon Lull, Vol.
3, pp. 1-54, ed. I, Salzinger, Mainz, 1722.


47) Salzinger, Ivo, Revelatio Secretorum ArtL· in Opera of Ramon
Lull, Vol. 1, pp. 1-180, ed. I, Salzinger, Mainz, 1721.


48) Schupio, John B. and Daniel Richter, Ars Lulliana, Muller,
Erfurt, 1706.


Cf. R. D. 290.
49) Valeriis, Valerius de, Auream sane Opus, in Quo ea Ornnia


breviter Explicantur, Quae Scientiarum Omnium Parens, Ray-
mundus Lullus, tam in Scientiarum Arbore, quam Arte Gene-
rali Tradit, Michael Manger, Ausburg, 1589.


Cf. R. D. 138.
50) Valeriis Valerius de, Aureum sane Opus, in Quo omnia brevi-


ter Explicantur, Quae Scientiarum Omnium Parens, Raymun-
dus Lullus, tam in Scientiarum Arbore, quam Arte Generali
Tradit in Opera Ea Quae ad Adinventam ab Jpso Artem Uni-
versalem of Ramon Lull, pp. 968-1109, Lazarus Zetzner, Strass-
bourg, 1609.


Other éditions: Strassbourg, 1617; Heirs of Lazarus
Zetzner, Strassbourg, 1651.


Cf. R. D. 162-180-233.
51) Vidal, Gaspar, Explicado Artificii LuLiani, n.p., Barcelona,


1606.
Cf. R. D. 160.


52) Yates, Francés A., «Ramon Lull and Scotus Erigena», Journal
of the Warburg and Courtauld Instituïes, Vol 23, (1960) , pp.
1-44.


53) Yates, Francés A., «The Art of Ramon Lull. - An approach to
it through Lull's Theory of the Elements», Journal of the War-
burg and Courtauld Institutes, Vol. 17 (1954) , pp. 115-173.


W A L T E R W. A R T U S , P H . D.


St. John's University
New York, New York


•29






EL PRIMER TEXTO ORIENTALISTA
DEL RTO. RAMON LLULL


La Doctrina pueril —obra escrita por Ramón Llull para su hijo
Domingo 1— es, en el orden cronológico, a nuestro juicio, la primera
obra, que contiene una referencia clara2 al Cisma Oriental, que, más
tarde, tenía que constituir, uno de los temas primarios —en algunos
instantes, tal vez, el capital— de la pluma apologética, misionológica
y ecumenista3 de quien se llamó a sí mismo el procurador de hs in-
fieles.4


1 De su testamento se deduce que Ramón Llull sólo tuvo dos hijos, un varón y
una hembra. A su hijo Domingo dedicó la Doctrina pueril, según consta en la misma
obra, como se verá más adelante. (Véase FRANCISCO DE BOFARULL Y SANS,
El testamento de Ramón Llull y la Escuela luliana en Barcelona, Memorias de la Real
Academia de Buenas Letras, Barcelona, V, 1896, 453-457).


2 Decimos «referencia clara», porque las referencias a jas sectes, a los eretges,
a los descreents, a los injeels... que se hallan en el Libre de contemplació en Déu, no
necesariamente abarcan a los cristianos separados del Oriente; y, si, con alguna de
ellas, Ramón Llull, quiso designarlos, lo hizo, sin que conste con certeza (Libre de con-
templació en Déu, lib. II , d. XVI cap. 77, edic. Obres de Ramon Llull, III, Mallorca,
1909, pág. 99, n. 7; pág. 100, n. 12.—También lib. V, d. X X X I X , cap. 278, edic.
cit., vol. VII , Mallorca, 1913, pág. 89, n. 15) .


3 Ahí están: el Liber de Sancto Spiritu, escrito, a continuación de la Doctrina
pueril. Lo publicó Salzinger, II , Moguntiae, 1722 (Véase sobre la fecha de su compo-
sición S. GARCÍAS PALOU, El «Liber de Sancto Spiritu», de Ramón Llull, ¿fue es-
crito con motivo de la celebración del II Concilio de Lyon ( 1274) ?, Estudios Lulia-
nos, I I I , 1959, 59-70; los opúsculos presentados a Nicolás IV, en 1292, bajo el título
de Quomodo Terra Sancta recuperan potest y Tractatus de modo convertendi infideles
(Publicados por JACQUELINE RAMBAUD-BUHOT, Fase. III , Mallorca 1954, 86-
112.—Véase S. GARCÍAS PALOU, Circunstancias históricas que inspiraron la compo-
sición del «Tractatus de modo convertendi infideles», del Bto. Ramón Llull, Estudios
Lulianos, VII , 1963, 189-202); El Liber de quinqué sapientibus, generalmente atribuí-
do al año 1294, tal vez, porque suele inscribirse juntamente con la Petitio in civitate
neapolitana sancto Patri Coelestino quinto et honoratis Dominis Cardinalibus, anno
MCCXCIV. Salzinger, en efecto, publicó esta Pelitio a continuación del Liber de quin-
qué sapientibus ( I I , Moguntiae, 1722). Véase S. GARCÍAS PALOU, El «Liber de quin-
qué sapientibus» del Bto. Ramón Llull, en sus relaciones con la fecha de la compo-
sición del «Libre de Blanquerna», Estudios Lulianos, I, 1957, 384) ; La Petitio Rai-
mundi pro conversione infidelium ad Coelestinum V, elevada a este Pontífice en 1294
(Publicada por Salzinger, II , Moguntiae 1722); la misma Petitio, con algunas leves
modificaciones, presentada a Bonifacio VIII , en 1295 (París Nat. Lat. 15.450 543


1




184 S. GARCÍAS PALOU


Los lulistas e historiadores de la cultura no conocen a la Doctri-
na pueril por una obra relacionada con aquella desmembración del
Oriente cristiano. Y con razón, porque su contenido orientalista es tan
exiguo, que, considerado por sí mismo, no sólo no exige una página
de la Historia de la literatura medieval relativa al Cisma de Oriente,
sino que sólo se le pueden dedicar una o varias líneas.5


r-543 v ) ; el Liber de fine con su Pars IV. Contra schismaticos, que abarca tres capí-
tulos: Cap. I. Contra graecos; Cap. II, Contra Iacobinos y Cup. III, Contra Nestori-
nos.—'Fue editado en Palma de las Baleares, 1665) ; el Liber de acquisitione Terrae
Sanctae, presentado al Papa Clemente V, en 1309, que contiene la parte quinta de la
Distinción segunda que trata De schismaticis, y versa sobre los griegos, los nestorianos
y los jacobitas. Fue publicada, en edición crítica, por el P. Eugenio Kamar, O. F. M.,
en Studia Orientaba Christiana, Collectanea Núm. 6, Cairo, 1961, 103-131); la Petitio
Raimundi in concilio generali ad acquirendan, Terram Sanctam, la cual sólo se relacio-
na con el Cisma bajo el respecto de que su Prima ordinalio est quod üominus Papa
et Reverendi Domini Cardinales jaciant tria loca, unum Romae, alium Parissiis et
tertium in toleta civitate, in quibus addiscanl sapientes bene scientes Philosophiam et
Theologiam, linguas injidelium... et quod vadant praedicare Evangelia per universum
mundum... et, in illis locis, sint tales nomines in perpeluum addiscentes, quia quando
unus bene ¡undatus mitletur ad praedicandum, ponatur alius. (Paris Nat. Lat. 15.450
543 r - 543 v ) .


También propone y pide la fundación de colegios de lenguas orientales en tres
cartas, dirigidas, respectivamente al rey de Francia, Felipe el Hermoso, a la Univer-
sidad de París y a un amigo (Fueron editadas por MAKTENE-DURAND, Thésaurus
novus anecdotarum, París, 1717, I, 315-317).


En el Libre del Naixement de Jesús Infant, que Ramón Llull «oferí al magnífic
i gloriós Felip, rei de França, al qual elevà algunes molt humils peticions».


«La terça petició fou que plagués al magnífic rei cristianissim de crear en el seu
Estudi de París algunes càtedres en les quals fossen ensenyats diversos idiomes dels
infeels, per tal que persones devotes, savis i lletrades, anostrades en diferents llengües,
d'aquest reialme cristianissim (amb plenària autoritat i llarga benedicció del Sant
Pare) fossen tramesos per tot el món univers a predicar l'Evangeli... Semblaria bo que
aquesta ordenança s'observàs i duràs molt de temps, fins a tant que es fes un sol ra-
mat i un sol pastor, conforme està profetitzat...» (Edic. LLORENÇ RIBER, Obres
essencials, II , Barcelona, 1957, 1924).


Es decir que, lo mismo que las tres referidas cartas sólo está relacionado coa el
Cisma, por cuanto patrocina el estudio de las lenguas orientales, como medio para la
facilitación del diálogo y de la controversia religiosa con los cristianos separados.


4 Liber de disputatione fidei et intellectus, De prologo, edic. Salzinger, IV. Mo-
guntiae, 1729, pág. 1, col. 1.", n. 1.


5 En verdad, ni siquiera el cap. 72, De gentils, de la Doctrina pueril está dedi-
cado íntegramente al Cisma; sino que únicamente contiene una precisa referencia a
los griegos y menciona a los nestorins y a los rosogs, a pesar de que los incluye entre
los gentils.


Si a nosotros nos interesan estos datos relacionados con el Oriente cristiano des-
membrado, es porque, cronológicamente hablando, es la primera referencia luliana al
Cisma.


Después de expresar que «Mogels, tartres, bulgras, ongres d'Ungria la Menor, co-
muns, nestorins, rosogs, genovins e molts d'altres són gentils e són homens qui no han
Ug...», escribe lo siguiente de los griegos: «Grecs són crestians; mas pequen contra la
sánela Trinitat de nostro Senyor, en so que dien quel Sani Esperit no ix mas del
Pare tant solament. On, aquets han moltes de bones custumes, e per so con són ten
prop a la fe calholica, serien leugers a enduir a la Esgleya romana, si era qui apreses


2




EL PRIMER TEXTO ORIENTALISTA 185


La Doctrina pueril es, a la verdad, una de las obras más conoci-
das y citadas del Maestro mallorquín. Mas, en virtud de su valor peda-
gógico.6


Se trata de un escrito que encierra pedagogía viva. Rezuma ter-
nura paternal; porque, lo mismo que el Libre d'Intenció7 y que Arbre
de Philosophia desiderata la Doctrinal pueriP fue compuesta para su
único hijo Domingo.1"


lur lenguatge e lur letra, e que agués tanta de devoció que no duplas a pendre mort
per honrar Déu, e que anas preycar entre ells la excellent vertut que'l Fill divinal
ha, en donar processió al Sant Sperit» (Doctrina pueril, cap. 72, edic. Obres de Ramón
Llull, I, Mallorca, 1906, nn. 3 y 4, págs. 128-129).


6 Véase, p. e., CARRERAS ARTAU, T. y J., Hütoria de la Filosofía Española,
Filosofía cristiana de los siglos XIII al XV, I, 'Madrid, 1939, 615-616.—TUSQUETS,
J., Ramón Llull, Pedagogo de la Cristiandad, Madrid, 1954, 201, 212, 242, 257, etc.—
LLINARES, ARMAND, Raymond Lulle, philosophe de l'action, Grenoble, 1964, 320-
323, 331, 332, 333, 336, 340, etc.


ID., Algunos aspectos de la educación en la «Doctrina pueril» de Ramón Llull,
Estudios Lulianos, XI , 1967, 202-209.


7 He ahí el rótulo de la obra: «Deus intelligible e amable infinidament: un
homenet no conegut, pobre de virtuts e d'amichs, indigne per colpes e peccats, fa ab
vostra virtut, aquest «Libre d'Intenció» al seu amable fill...» (Edic. Obres de Ramon
Llull, XVIII , 1935, 4 ) . «e tem me que lo meu fill, que natura me fa amar, e novella-
ment ve en lo mon, haja deffalliment de intenció; e per açò compon aquest Libre,
en lo qual sapia mon fill conèxer intenció...» (Del proàmbol, edic. cit., 4, n. 1 ) . Son
pocos los párrafos de la obra donde no mencione a su hijo.


Según Galmés, Ramón Llull escribió esta obra para su hijo, al retorno «de aquell
viatge èpic entorn de la Mar nostra, qui degué durar de 1279 a 1282», cuando, según
su cómputo, Domingo —su hi jo— tendría unos veinte años (Proemi, edic. cit.
VII I - IX) .


8 «Per assò, fill, qui, segons cors de natura és a mi amable, e si és bo per virtuts
és ja a mi pus amable, te tramet aquest libre» (Del pròlec, eddic. Obres de Ramón
Llull, XVII I , Mallorca, 1933, 402, n. 3 ) .


Según Galmés y Carreras Artau, esta obra fue compuesta alrededor del año 1290
(Dinamisme de Ramón Llull, edic. cit., 80.—Historia de la Filosofía Española, I, edic.
cit., 321, n. 202) .


9 « . . . un hom pobre pecador menyspreat de les gents, colpable, mesquí, indigne
que son nom sia escrit en est libre, fa abreviadament, corn pus planament pot, aquest
libre e d'altres al seu amable fill, per tal que pus leugerament e enans pusque entrar
en la sciència, en la qual sapia conexer e amar e servir son gloriós Deu» (Del pròlechh,
edic. cit., págs. 3-4, n. 2 ) .


l u A juicio de los hermanos Carreras Artau, el Libre del Orde de Cavaüeria y el
Libre de Blanquerna fueron compuestos con el mismo propósito que inspiró la redac-
ción de la Doctrina pueril, del Libre d'Intenció y del Arbre de Philosophia desiderat
(Ob. cit., I, 614) .


No sería extraño que, al escribir el Libre de Blanquerna (1283) , lo mismo que el
Libre de Meravelles y el Libre qui és de l'Orde de Cavalleria, que, según opinan Mn.
Galmés y el P. Batllori, S. J., fue escrito alrededor del año 1275 (S. GALMÉS, Dina-
misme de Ramón Llull, edic. cit., 12.—P MIGUEL BATLLORI, S. J., Ramón Llull,
Obras literarias, Introducción al Libro de Caballería, B. A. C , vol. 212, Madrid, 1948,
97 ) , Ramón Llull pensara en su hijo. Sí parece que —como no pasó por alto al Dr.
Tusquets (Ob. cit., 153) , a juzgar por lo que Ramón Llull escribió en Del pròleg del
Libre de Meravelles—, el héroe de la obra, Fèlix no es otro que su hijo Domingo. He




186 S. C A B C I A S P A L O U


EI renombre de que goza, no obedece sino a que es un auténtico
libro escohr;n es decir, un verdadero manual enciclopédico de instruc-
ción primaria, donde Llull acomete el problema de la educación en un
sentido total.12


No es, por consiguiente, su referencia al Cisma Oriental lo que
ha motivado su estudio y ha divulgado su nombre; sino su índole peda-
gógica.


Aquel aspecto —su relación con el Cisma de Oriente— había pa-
sado inadvertido hasta hace pocos años; 1 3 tan leve y breve es, en sí, la
referencia que le dedica.


ahí esas líneas: «En tristícia e en languimcnt estava un hom en estranya terra...
Aquest home plorava e planyia com Déus en est món ha tan pocs amadors e servidors
e loadors. E per açò que sia conegut, amat e servit, fa aquest Libre de meravelles,...
Aquest home havia un fill que molt amava e qui havia nom Fèlix, al qual dix aques-
tes paraules: «Amable fill, quaix morta és saviea, caritat e devoció... A meravellar
te cove on és caritat e devoció amada. Vé per lo món, e meravella't dels homens per
què cessen d'amar e conèixer e loar Déu» (Edic. Ramón Llull, Obres essencials, I ,
Barcelona, 1957, 319) . El Libre de meravelles tuvo que ser compuesto después del
año 1286, año de la primera condenación de los apostólicos por el Papa Honorio IV.
El P. M. lía lliuri, coloca, concretamente, su redacción en París, el año 1289 (Intro-
ducció, Obres essencials, I, edic. cit., 313-314).


También en el Libre de Cavalleria leemos las siguientes líneas: «Amable fill —dix
lo cavaller— jo són pres de la mort e mos dies no són molts; on, con aquest libre sia
fet per retornar la devoció e la leieltat e l'ordonament que cavaller deu haver en tenir
son orde, per açò, bell fill, portats-vos-en aquest libre a la cort on anals...». (Edic.
Obres essencials, Pròleg, I, Barcelona, 1957, 528, col. 2 . a ) . Sin embargo, para soste-
ner que ese fill, del que se habla en el Pròleg del Libre de cavalleria, es Domingo, el
hijo único de Ramón LluU, hay que mantener que el cavaller es el propio autor del
libro. Y esto es, precisamente, lo que no es tan fácilmente aceptable.


Escribe la Doctrina pueril «un hom pobre pecador, meynspreat de les gents, col-
pable, mesquí, indigne que son nom sia escrit en est libre» (Del pròlech, edic. cit.,
pág. 3, n. 2 ) . El autor del Libre d'Intenció es «un homenet no conegut, pobre de vir-
tuts e d'amichs, indigne per colpes e peccats...» (Edic. cit., 4 ) . Sin embargo, el cava-
Uer del Libre qui és de l'Orde de Cavalleria es un savi cavaller qui longament hac
mantengut l'orde de cavalleria en la noblesa e força de son alt coratge, e saviesa e
ventura l'hagren mantengut en la honor de cavalleria en guerres e en torneigs, en
assauts e en batalles, elegí vida ermitaño, con viu que sos dies eren breus e natura li
defallia, per vellesa, a usar d'armes» (Pròleg, edic. cit. I, 527) .


En resumen, pues, puede afirmarse, sin temor alguno a error, que la Doctrina
pueril (1282) , el Libre d'Intenció (1282) y Arbre de Philosophia desiderat (1290? )
fueron escritos para su hijo. Es muy probable que también compusiera para él mismo
el Libre de Meravelles ( 1289? ) . Menos probable, que escribiera) para él el Libre qui
és de l'Orde de Cavalleria ( 1275? ) ; y, con exigua probabilidad, que compusiera el
Libre de Blanquerna, pensando en su hijo Domingo.


1 1 TUSQUETS, J., ob. cit., 212.
1 2 CARRERAS ARTAU, T. Y J., ob. cit., I, edic. cit., 615, n. 5.
1 3 La primera vez que nos referimos al cap. 72 De gentils, de la Doctrina pueril


fue en 1959. Véase S. GARCÍAS PALOU, El «Liber de Sancto Spiritu», de Ramón
Llull, ¿fue escrito con motivo de la celebración del II Concilio de Lyon (1274?)¡
Estudios lulianos, III , 1963, 62-63.


Anteriormente, en 1954 el Dr. Sugranyes de Franch se había fijado en este mismo


4




EL PRIMER TEXTO ORIENTALISTA 187


Por lo cual, si ahora ha sido objeto de atención, débese a que
tiene su importancia, por señalar la primera vez que Ramón Llull, con
claridad y exactitud, menciona aquella desmembración oriental.14 Es
decir, que el breve pasaje luliano de la Doctrina pueril interesa única-
mente al estudioso de la evolución del pensamiento orientalista del
Beato.


Por otra parte, las reducidas líneas consagradas a definir el cis-
ma de los griegos obedecen, a nuestro juicio, a su inmediatamente an-
terior presencia en el Oriente cristiano.15 En virtud de lo cual, el valor
orientalista que tienen dentro de la empresa unionista del Maestro,
debe registrarse, a pesar de la referida brevedad de las mismas.


capítulo de la Doctrina pueril para escribir que «Sur les églises chrétiennes dissidentes
d'Orient —dont il parle souvent— et sur otres religions, les connaissances de Ramon
Llull ne peuvent pas être comparées à celle qu'il a de l'Islam. Souvent il se borne à
énumerer quelques-unes de ces sectes, même en se trompant, comme lorsqu'il range
les nestoriens parmi les Gentils. Toutefois, il faut relever le splendide passage de la
«Doctrine puérile»... où il oppose à la noblesse de l'Eglise grecque orthodoxe ses
erreurs sur la procession du Saint-Spiït» (Raymond Lulle, Docteur des Missions, Fri-
bourg, 1954, 61-62).


1 4 La Doctrina pueril es, en efecto, a nuestro juicio, anterior al Liber de Sancto
Spiritu: aunque entre la composición de aquella obra y la de ésta mediara muy corto es-
pacio de tiempo.


Según el cómputo de Mn. Galmés (Dinamisme de Ramón Llull, edic. cit., 12 y
18) la obra que hemos mencionado en primer lugar fue compuesta cinco años después
que el Liber de Sancto Spiritu. Atribuye éste al año 1274 y la Doctrina pueril al año
1279.


El motivo por el cual creemos que primero escribió la Doctrina pueril y luego el
Liber de Sancto Spiritu —las dos, al regreso de su primer viaje al Oriente (1279-
1282)— es, sencillamente, porque, si cuando escribió el cap. 72 De gentils, ya hu-
biera escrito el Liber de ¿ando Spiritu, necesariamente, se habría referido a él, como
lo citó — y describió— en el Libre de Blanquerna (cap. 86, edic. Obres de Ramón
Lull, IX , Mallorca, 1914, 335) .


El pasaje de la Doctrina pueril relativo a los griegos exigía, de manera más
clara, una referencia al Liber de Sancto Spiritu (y hasta una breve descripción del
mismo) que el Libre de Blanquerna. Si aquél ya hubiera sido escrito, lo habría reco-
mendado (como era costumbre suya hacerlo) cuando escribió que los griegos «con son
ten prop a la fe cath'olica, serien leugers a enduir a la Esgteya romana, si era qui
apreses lur lenguatge e lur letra... e que anas a preyear entre ells la excellent vertut
que'l FUI divinal, lia, en donar processió al Sant Speril» (Edic. cit., 129, n. 4 ) .


i : > Nuestra convicción relativa a la realización, por Ramón Llull, de un viaje
al Oriente, alrededor de los años 1279-1282, no se basa precisamente —menos única-
mente— en ese pasaje de la nota precedente relativo al cisma griego. Desde luego
—eso sí— en virtud del mismo (de dicho pasaje) nos inclinamos a atribuir la com-
posición de la Doctrina pueril al año 1282 y no al año 1279.


Lo que principalmente nos mueve a la afirmación de aquel viaje, es el contenido
de una serie de argumentos dei tratado fociano De Spiritus Sancti Mystagogia, en el
Liber de quinqué sapientibus, de Ramón Llull (S. GARCÍAS JfALOli, La presencia
de Focio en una obra del Beato Ramon Llull, en sus relaciones con su supuesta pri-
mera estancia en el Oriente cristiano (1279-1281?), Estudios Lulianos, VI , 1962, 139-
15U.—ID., El tratado «De Spiritus Sancti Mystagogia» de Focio, en el «Liber de quin-
qué sapientibus» del Bto. Ramón Llull, Revista Española de Teología, XXII I , 1963,
309-331).


5




188 S . G A R C Í A S P A L O U


Por añadidura, pertenecen a un capítulo que contiene unas líneas
desconcertantes; sobre todo, tratándose de un hombre como Ramón
Llull, que no fue un pensador de celda y scriptoriwm medievales, sino
un escritor de acción y de combate, que recorrió los caminos de Euro-
pa, del Oriente Medio y del Norte de África.


La referencia a los griegos desmembrados es exacta. Precisa su con-
dición de cristianos.16 Declara que se hallan separados de la Iglesia
Romana.1 7 Puntualiza en qué consiste el error dogmático que los man-
tiene fuera de aquélla.18


Además, recomienda la predicación19 como medio para darles a
conocer el verdadero dogma del Espíritu Santo; 2 0 y el estudio de su
lengua —para hablarla y escribirla— como condición para aquélla.21
Muestra a los griegos, dotados de buenas costumbres.22


He aquí el pasaje íntegro de Ramón Llull: «Grecs son crestians;
mas pequen contra Ja sancta Trinitat de noslro Senyor, en so que dien
que'l Sant Esperit no ix mas del Pare tant solament. On aquests han
moltes de bones custumes; e per so con són ten prop a la fe cathòlica,
serien leugers a enduir a la Esgleya romana, si era qui apreses lur len-
guatge e lur letra, e que agués tanta devoció, que no duptàs a pendre
mort per honrar Déu, e que anàs preycar entre ells la excellent vertut
que'l FUI divinal ha en donar processió al Sant Sperit».23


Mas esa propiedad o precisión con que Llull describe la situación
religiosa de los griegos contrasta con la inexactitud y hasta con el
error que comete, al mencionar como gentiles a sectores orientales que
eran cristianos.


Lo que Ramón Llull expresa, es lo siguiente: «Mogeh, tartres,
bulgras, ongres d'Ungria la Menor, comans, nestorins, rosogs, genovins
e molts d'altres són gentils e son homens qui no han Kg». 2 4 Y, en el
párrafo que sigue inmediatamente, escribe: «Grecs són crestians...»;25
como quien contrapone a éstos a todos aquéllos.


16 «Grecs són crestians»... (Doctrina pueril, cap. 72, edic. cit., 128, n. 4 ) .
1 7 « . . . con són ten pron a la fe catholica, serien leugers a enduir a la Esgleya


romana...» (Ibidem, 129, n. 4 ) .
1 8 « . . . pequen contra la sancta Trinitat de nostro Senyor, en so que dien que'l


Sant Esperit no ix mas del Pare tant solament» (Ibidem, 128, n. 4 ) .
1 9 «serien leugers a enduir a la Esgleya Romana, si era qui apreses lur lenguatge


e lur letra... e que anàs a preycar enfre ells la excellent vertut que'l Fill divinal ha,
en donar processió al Sant Sperit» (Ibidem, 128, n. 4 ) .


2 0 Ibidem.
21 Ibidem.
2 2 «On aquests (los grecs) han moltes de bones custumes, e per so con són


ten prop a la fe catholica...» (Ibidem, 128-129, n. 4 ) .
23 Ibidem.
24 Ibidem, 128, n. 3.
M Ibidem, 128, n. 4 ) .


6




EL P R I M E R T E X T O O R I E N T A L I S T A 189


El asunto de la desconcertante inclusión de estas líneas dentro
del capítulo 72 de la Doctrina pueril, titulado De gentüs, se plantea,
precisamente, por razón de la extrañeza que ellas causan, y bajo el
motivo de que se impone la conveniencia de hallar, si es posible, una
adecuada explicación de las mismas.


No es, por consiguiente, sólo la clara y precisa referencia al Cisma
griego lo que interesa, de la Doctrina pueril, en la exposición del pen-
samiento orientalista del Beato Ramón Llull; sino también, la aclara-
ción de ese enigma que es, en verdad, el Capítulo De gentüs.


¿Eran tenidos, en realidad, por gentiles, por el Bto. Llull, los búl-
garos, los húngaros, los nestorianos y los rusos?


Desde luego el problema — o esa misma pregunta— ha de formu-
larse con relación a la fecha de la composión de la misma Doctrina
pueril.26 Porque es indiscutible que, en escritos ulteriores — p . e. en la
Disputatio fidei et intellectus,21 en el Liber de fine,2* en el Liber de ac-
quisitione Terrae Sanctae—29 declara abiertamente que son cismáticos,
y, por consiguiente, cristianos.


Esa lista de grupos humanos aparece en él mismo orden, en el
Libre de Blanquerna,30 escrito, a nuestro parecer, inmediatamente des-
pués de la Doctrina pueril,31 y precedida de la más breve de sarraïns,


2 6 Es decir, que cabría la posibilidad de que Ramón Llull. en los instantes en
que escribió la Doctrina pueril, todavía no hubiera logrado un concepto exacto de la
situación del Oriente cristiano.


Esta explicación del desconcertante cap. 72 De gentils cabe, ciertamente, dentro
de la opinión de Mn. Galmés, quien coloca la composición de la obra en 1279, o sea
antes de que su autor emprendiera el primer viaje al Oriente.


2 7 « . . . in Fide christianorum sunt multi schismatici, sicut graeci, iacobini, nes-
torini, blanqui, russi et huiusmodi sequestrati. et quilibet istorum crédit se melius
esse in veritate quam latini...: unde sequitur quod vera catholica Fides per me pos-
set agere contra tales falsidicos christianos existentes in errora...» ( p . I, edic. Salzin-
ger IV, Moguntiae, 1729, 6, col. 1.", n. 14) .


El Liber de disputatione fidei et intellectus pertenece al año 1303.
2 8 «Schismatici plures seelas habent; sed schisma in tribus maxime consistit»


(d. I, p. IV, edic. Palmae Balear, 1665, 27 ) .
Dedica el cap. I de esta misma parte a los griegos, el II a los jacobitas y el III


a los nestorianos (Edic. cit., 28-50). A todos ellos los designa con el nombre genérico
de schismatici, y del contexto se deduce claramente que los tenía por cristianos.


2 5 «Schisma maxime consistit per graecos, nestorianos et etiam jacobinos» (p . V,
d. II, edic. Kamar, Studia Orientalia Christiana, Colleetanea, n. 6, Cairo, 1961, 123).


3 0 «Ave Maria! Saluts t'aport dels sarrains. jueus, grecs, tartres, búlgars, ongres
de Ungaria la menor, comans, nestorins, rossos, guinovins: tots aquests e molts d'altres
infeels te saluden per mi, qui som lur procurador» (lib. II , cap. 61, edic. Obres de
Ramon Llull, IX , Mallorca, 1914, 211, n. 4 ) .


3 1 Porque, al final de ésta, declara que va a comenzar el Libre de Evast e Blan-
querna (Doctrina pueril, cap. 100, edic. cit., 199, n. 11 ) . Escribe lo siguiente: «On
pus te parle, fill, de la celestial gloria, més trob en mi defalliment a recomptar e a
significar la gloria de parays; e per assò lexar me'n he, e parlarem del Libre de Evast
e Blanquerna».


7




190 8 . G A R C Í A S P A L O U


jueus, grecs, a los que agrupa con aquéllos, bajo la denominación de
infeels}1


Es decir que, para el Bto. Llull, son infieles33 todos los que no
son católicos. Los que, en la Doctrina pueril, ha reunido bajo el título
De gentüs; a los «grecs» que allí mismo designa con el nombre de
crestians y a los jueus y sarrains, que, en el Libre del gentil e L·s tres
savis, distingue, precisamente de los gentils.™


El problema no es por consiguiente problema de un supuesto
error constante en la línea teológico-misionológica de Llull. Simple-
mente, porque tal constancia es inexistente.


El problema o asunto se circunscribe a los ámbitos de la Doctri-
na pueril; y, por tanto, cronológicamente, al año en que la escribió,
cuando, al sentir nuestro, ya había estado en el Oriente Medio. 3 5


Precisamente, ese catálogo de gentüs, que se lee en la Doctrina
pueril, responde al mapa de la Europa oriental36 que es muy probable
recorriera Llull, a raiz de ese viaje 1279-1282, de cuya realización nos
hallamos firmemente persuadidos.


Al norte del imperio de Oriente (en cuya Constantinopla sitúa,
en 1282, el diálogo del Liber de Sancto Spiritu), se hallaba el reino
de Bulgaria; al noroeste de Bulgaria, se hallaba el Reino de Hungría,
y al noreste, el pueblo de los cumanos, a cuyas fronteras llegaba el im-
perio de los tártaros, al norte de los cuales estaban los rusos. Al este
del Imperio de Oriente, —al que pertenecía el Cisma griego— separado


3 2 Léase la Nota 30.
3 3 «Infidelitat és de errors que l'umà enteniment suposa ésser veres contra los


articles de la fe catòlica» (Arbre de Sciència. Del arbre questionnl; III , De les ciues-
tions de les branques: 8, De les branques del Arbre moral viciós: 33, De les questions
d'infidelitat. Eidc. Obres de Ramón Llull. XII I . Mallorca. X1926, 138, n. 571.


3 4 En esta obra —la primera que compuso Ramón Llull— dialosan con el gentil
un judío (libro I I ) . un cristiano (libro I I I ) y un sarraceno (libro I V ) . Es decir, que
éstos no eran gentiles: porque «gentils, para Ramón Llull, són gents sens Hg e qui
no han conexensa de Déu» (Doctrina pueril, cap. 72, edic. cit., 128, n. 1 ) . Lo cual
no puede decirse de los judíos y musulmanes.


3 5 Desde luego, fijamos la composición de la Doctrina pueril en parte, no única-
mente en 1282, en virtud de dicho artículo 72 De gentils, el cual, a pesar de unas
cuantas desconcertantes líneas, contiene unos datos orientalistas, que debieron ir in-
cluidos en el Libre de contemplado en Déu. Sin embargo en esta magna obra de Ra-
món Llull, no hay ni un leve indicio de ellos. ¿Por qué? A nuestro juicio, porque no
los poseía; y sí, cuando escribió la Doctrina pueril


Ahora bien, esos datos y los argumentos focianos contenidos en el Liber de quin-
qué sapientibus sólo se explican, suficientemente, en virtud de su supuesta estancia en
el Oriente, que sólo cabe entre los años 1279 y 1282.


Es decir, que la referencia de la Doctrina pueril al Cisma oriental constituye un
indicio de su estancia en el Oriente, y, por consiguiente, de que fue escrita después
de la misma.


3 6 CONDEMINAS-VISINTIN, Atlas histórico universal, Europa en los siglos IX-
XIV , Novara, 1926, lámina 14.


8




BL PRIMHH T E X T O O R I E N T A L I S T A 191


por el Sultanato de Iconio, se extendía el Dominio de los mongoles,
sobre el que estaba Georgia, poblada de Nestorianos. Es decir, que
basta dirigir una leve mirada al Oriente de la Europa medieval, para
descubrir, unos al lado de los otros, los pueblos mencionados por Ra-
món Llull como gentiles, en la Doctrina pueril. A ellos hay que añadir
los guinovins —que ya había nombrado, alrededor de 1269, en el
Libre de contemplació en Déu,31 sin que pueda precisarse por qué me-
dio —seguramente, el de sus relaciones con los musulmanes— pudo
tener noticia de los habitantes del imperio africano de Ghana,38 cuya
capital —también Ghana— menciona en el Libre de Blanquerna.39


Aquella lista de pueblos de la Europa Oriental del medioevo — y
hasta el orden que sigue en su catalogación constituye, para nosotros,
un indicio no mediocre de su estancia en aquellas tierras. Pero, a la
vez, nuestra convicción— de que llevó a término ese viaje se erige
en gran dificultad para una explicación cabal del hecho de la deno-
minación de gentiles, bajo la que agrupa a mongoles y a húngaros, a
tártaros y a búlgaros, a nestorianos y a cumanos, a rusos y a guinovins.


Si Ramón Llull, no hubiera estado en el Oriente, se explicaría
más fácilmente que tuviera un falso concepto religioso de los rusos,
búlgaros, nestorianos y húngaros, y que los colocara en la misma línea
de los pueblos vecinos: tártaros, mongoles y cumanos}9 b


Aun, en esta hipótesis, no sería de fácil comprensión la defini-
ción de los griegos como cristianos, y la inclusión de los nestorianos,
rusos y húngaros entre los gentiles.


3 7 «Sensualment sentim e entellectualment entenem que en est món són diver-
ses sectes que no amen la vostra sancta humanitat, axí com tartres, eretges, ydolàtrics,
ginoys e de moltes altres sectes, qui adoren lo sol. e les bèsties e les serpents, e fan
a aquelles reverència...» (Lib. V.. d. X X X I X , cap. X278, edic. Obres de Ramón Llull,
VII , Mallorca, 1913, pág. 87. n. 10 ) .


Más tarde, se refería a ellos, y designa los con su propio nombre, en el Libre de
Blanquerna: «Ave Maria! Saluts t'aport dels sarraïns, jueus, grecs, mogols, tartres, búl-
gars, ongres d'Ungria la Menor, comans, nestorins, rossos, guinovins: tots aquests e
molts d'altres infeels te saluden per mi, qui som lur procurador» ( I I libre, 2.* part,
cap. 61, edic. cit., 211. n. 14 ) .


Alrededor de 1275. (Mn. Salvador Galmés, Dinamisme de Ramón Llull. edic.
cit., 12) Ramón Llull redactaba la obra rimada Lògica d'Algatzel, donde escribía que
«Venteniment / hymagina possiblement j ginoví privat de negror / e home blanch
de sa blancor...» (V I , edic. Obres de Ramón Llull, XIX , Mallorca, 1936, v. 110 ss.,
pág. 7 ) .


3 8 P. MIQUEL COLOM, T.O.R., Guinovins. Revista de Filologia Española,
XXIV, 1950, 260.


3 9 « . . . una terra qui és dintre les arenes part una ciutat qui ha nom Gana»
(Cap. 86, edic. cit.. 326, n. 6 ) .


3 9 b S. GARCÍAS PALOU; ¿Qué año escribió Ramón Llull la «Doctrina pueril»?,
Estudios Lulianos, XII , 1968, 33-45. En este artículo se llega a la conclusión de que
la «Doctrina pueril» fue compuesta alrededor de 1282, inmediatamente después de su
primera estancia en el Oriente.


9




192 S. G A R C Í A S P A L O U


Mas lo que agrava el problema, es el conocimiento experimental
que Ramón Llull obtuvo del Oriente.


Lo que resulta realmente más desconcertante e inexplicable no
es precisamente el título que preside el referido catálogo de grupos
humanos, considerados con relación a la religión; sino el mismo título,
De gentils, acompañado de la aclaración, ofrecida por Ramón Llull
en el mismo inicio del capítulo: «Gentils són gents sens lig e qui no
han conexensa de Déu: on per la ignoransa que han de Déu, e car
segons cors de natura tot hom deu haver conexensa de son creador,
per assò hs gentih, jatsia que no conegueu Déu, al menys fan alguna
honor a alcunes créatures, a significansa que alcuna cosa sia pus noble
que é/is».4 0


Es esta definición o explicación del referido rótulo De gentih la
que crea un verdadero problema; puesto que, de una parte, ésta es
de sentido tan claro, que incluso describe la idofotría; y de otra, re-
sulta inconcebible que, para Ramón Llull, los nestorianos, húngaros,
búlgaros y rusos no tuvieran conocimiento del verdadero Dios, como
creador, y que, a la vez, honraran «.alguna creatura».


Una explicación de este hecho, es la de que Ramón Llull, cono-
cedor de la situación religiosa de la Europa Oriental, descubrió la
presencia de paganos entre los húngaros41 y las desviaciones anticris-
tianas de los nestorianos.42 Con lo cual, incluyó a esos grupos entre
los que viven «sens Hg». Además, es muy posible que lo que ocurría
con esos dos grupos religiosos, sucediera, también con los rusos y
búlgaros; y, en virtud de ello, los enumeró juntamente con aquéllos,
entre los gentiles.


Ramón Llull —de criterio integrista— comprobó, quizás, que la
vida de una gran parte de esos pueblos no se sujetaba a ninguna lig,
y le bastó esto para considerarlos como gentiles. Del mismo modo que
los últimos Papas han denunciado la vigencia de un nuevo paganismo
en medio del mundo de nuestros días.


De otro lado, no debe olvidarse que Santo Tomás de Aquino, en-
tre los años 1259 y 1264, compuso la obra conocida por Summa con-


40 Doctrina pueril, cap. 72, edic. cit., 128, n. 1 ) .
4 1 Uno de los motivos, por razón de los cuales, en el último cuarto del siglo


XII I , se impuso la celebración de un concilio universal, fue la situación de Hungría,
donde eran tolerados los cumanos (paganos y bárbaros) (HEFELE-LECLERCQ, Hü-
toire des Conciles, V , Première partie, Paris, 1914. 165) .


4 2 Fray Juan de Monte Corvino, legado del Papa en el Oriente, en un carta,
escrita el día 8 de enero de 1305, expresa lo siguiente: «Nestoriani quidem christiani-
tatis titulum preferentes, se a christiana religione plurimum déviantes...» ( P . GIRO-
LAMO GOLUBOVICH, O.F.M., Biblioteca Bio-Bibliografica delia Terra Santa e
deirOriente Francescano, I II , Quarachi, 1918, 87 ) .


10




EL PRIMER TEXTO ORIENTALISTA 193


tra gentes o Summa contra gentiles, en la que, entre otros errores de
otros grupos religiosos,43 fustiga el de los griegos acerca de la Proce-
sión del Espíritu Santo: 4 4 el de los nestorianos*5 sobre el número de
Personas de Cristo y el de los monofisitas relativo al número de Na-
turalezas.46


El título De gentils del referido capítulo 72 de la Doctrina pueril
del Bto. Ramón Llull no difiere, baio el aspecto aquí considerado, del
título Summa contra gentiles que se da a la conocida obra del Aqui-
natense.47 Porrrue lo mismo Ramón Llull, baio el suyo, que el Doctor
de Aquino, bajo el que lleva su tratado, incluyen a grupos religiosos
nue, ciertamente, en virtud de sus características específicas, no po-
dían ser tenidos por gentiles.


A esto hay que añadir nue, aunque el título Summa contra gen-
tiles no sea original de Santo Tomás de Aquino, esto poco o nada ha-
ce al caso. 4 8


El título genuino es «De veritate catholicae contra errores infi-
delium». Sin embargo, los mismos inicios del siglo XIV conocieron la
obra del Anuinatense por un tratado, escrito contra gentiles.


Ramón Llull, en efecto, en su Liber de convenientia fidei et in-
tellectus in obiecto49 se refiere a dicha Summa de Santo Tomás de


4 3 F.n el lilirn TV refuta los errores trinitarios de Fotino, Arrio y Sabelio (capí-
tulos TV-TX). los cristológicos riel mismo Fntino. ríe los maniqucos. de Valentín, Ano-
lir.ir. \rrio. Teodoro de Mopsucste, Nrstorio. Eutiques. Macario Antioqueno (capítu-
l o XXVTTT-XXXVTV


4 4 Cap. X X V : X Rationes ostendere volentium quod Spiritus Sanctus non procé-
dât a Filio, et mintió iosarum.


4 5 Cap. XXXTV: De errore Theodor! Mopsuestcni et Nestorii circa unionem Verbi
ad hominem.


4 6 Cap. X X X V : Contra errorem Eutycbetis.
4 7 La edición Pera-Marc-Caramello. no es sino el «Textus Leoninus diligenter


reeoanitus». y presenta la obra, baio el sisuiente rótulo: «Liber de veritate catholicae
fidei contra errores iníitlelium» seu «Summa contra gentiles».


4 8 En el cap. II (edic. cit.. páe. 3. n. 9 ) Santo Tomás expresa lo siguiente:
<r... propositum nostrae intentionis est veritatem. quam Fides Catholica profitetur, pro
noslro modulo manifestare, errores eliminando contrarios...».


A lo cual añade: «Contra singulorum autem errores difficile est procederé, prop-
ter duo. Primo, quia non ita sunt nobis nota singulorum errantium dicta sacrilega,
ut ex his quae dicunt possimus rationes assumere ad eorum errores desttruen-
dos. Hoc enim modo usi sunt antiqui doctores in destruetionem errores gentilium,
quorum positiones scire poterant, quia et ipsi gentiles fuerant, vel saltem Ínter gen-
tiles conversati et in eorum doctrinis eruditi.


Secundo, quia quidam eorum (de los gentiles) ut mahumetistae et pagani, non
conveniunt nobiscum in auctoritate alicujus Scripturae, per quam possint convinci,
sicut contra judaeos disputare possumus per Vetus Testamentum, contra haerèticos,
per Novum. Hi vero neutrum recipiunt. (Cap. II , edic. cit., págs. 3-4, n. 10) .


Es decir, que, también Santo Tomás, enumeraba a los mahometanos entre los
gentiles, lo mismo que enumera a los paganos.


4 9 Escrito en Montpelier, en 1304, y publicado por Salzinger, tom. IV, Mogun-
tiae, 1729.




194 8 . G A R C Í A S P A L O U


Aquino, con estas palabras: «Iterum Thomas de Aquino fecit unan Li-
brum contra Gentiles, qui requirunt ration.es; quia nolunt dimitiere
credere pro credere, sed credere pro intelligere; ipse autem in facien-
do Librum et rationes contra Gentiles, non intendebat destruere Fidem,
quia fuit vit sapiens et catholicus»,50


Es decir, que el Maestro mallorquín pudo haber querido usar,
para el referido capítulo 72 de la Doctrina pueril el mismo título dado
corrientemente a una obra de Santo Tomás de Aquino en la que, entre
crecido número de errores, según se ha indicado más arriba, se refu-
tan los de los griegos, de los nestorianos, de los monofisitas, y otros,
sostenidos por cristianos.51


S. G A R C Í A S P A L O U , P B R O .


5 0 P. I, edic. cit., 4, n. 3.
5 1 Como son los de Fotino de Sirmio, de Valentín, de Apolinar, de Laodicea,


Arrio, Teodoro de Mopsueste, Macario antioqueno...


12




UNA CARTA DEL 1519 ALUSIVA AL
«LIBRE DEL GENTIL»


Una de las grandes obras literarias de Ramón Llull, es concretamen-
te la del Libre del gentil e dels tres savis, de la cual, según expuso el
doctor Antoni Rubió i Lluch, existía el texto árabe de la misma, indu-
dablemente anterior a la versión catalana, si bien los autores de la
Histoire Littéraire de France, creían en la simultaneidad de las edicio-
nes arábiga y catalana.1


A nuestro entender, a esta misma obra hace alusión una carta
recientemente hallada entre un legajo de instrumentos notariales y
otros documentos sueltos conservados en la bolsa de un manual del
fedetario barcelonés Joan Savina. Hemos de poner de manifiesto que
un gran espacio dejado en blanco en el dorso de la citada epístola,
fue aprovechado para la redacción de la minuta de una escritura.


La misiva principal objeto de los presentes breves comentarios,
aparece calendada en Lyon, del reino de Francia, el día 9 de junio
de 1519, la cual por parte de Pierre Tassart, fue dirigida al librero
barcelonés llamado Aguilar, residente en la calle de la Calcetería, de
nuestra ciudad condal fdoc. 1 ) , indudablemente, Bartomeu Aguilar,
editor de las Constitucions y Capítols de Corts.2


En la susodicha carta, Pierre Tasart, posiblemente librero o mer-
cader de libros lionés, se alude a la liquidación de cuentas del impor-
te de los libros que por mediación de Jordi Doet le había remitido
como devolución de los que había hallado y pudo obtener de les Obres
de Gentil, las cuales le había recordado, que una vez ya las había com-
prado por encargo de un barcelonés.


1 ROGENT, Elies; DURAN, Estanislau. Bibliografia ele les impressions lu.lia-
ncs. Institut d'Estudis Catalans. Barcelona 1927, p. 279.


2 MADURELL MARIMON, José M."; RUBIO Y BALAGUER, Jorge. Docu-
mentos para la historia de la imprenta y librería en Barcelona (1474-1533). Recogí «
dos y transcritos por Anotados por . . . Gremios de Editores, de Libreros y de
Maestros Impresores. Barcelona 1955, pp. 47 x, 51 x, 78 x, 82 x, 497. 500, 531, 532,
606, 607, 611, 612, 750.


1




196 JOSÉ M . " M A D Ü R E L I . M A R I M O N


Pierre Tassart, en la misma epístola refería de que después de
obtenida tal adquisición, compareció en su casa un médico amigo su-
yo, con el cual sostuvo un diálogo que transcrito en la aludida misiva,
de por sí asaz interesante para recomendar su lectura.


He aquí el texto íntegro de la dicha carta, la cual a la letra dice
así:


«Ihesús Maria S en Lyon a 9 de junius 1519.
Molt magnífich mossèn.
Après de infinides recomendassions la present serà per vos avis-


sar, com per mossèn Geordi Doet vos tinch tramés lo conte dels llibres
que dit Geordi Doet et vos me donaro en retorn de lo que jo he trobat
y pogut aver de les Obres de gentil que m'avio mes en recort.


Jo les avie comprades una vegada, más Déu volgué que a casa
mia vingué un metge gran amich meu y trobà vostre recort sobre la
taula y me digué:


Qui vos a donat commissió de comprar tais llibres.
Jo li digui: Que un amich meu de Barcelona.
Y el me digué: Aveu-les trobat aquestes obres.
Jo ly digui: que sy.
El me digué: vejaules.
Jo ly mostré les Obres de gentil.
El me digué: Que no era lo que demanavo per vostre recort y


que lo que demanavo per vostre recort may avie estat estampat y
que'l voirie tenir lo que demanavo per 50 ducats.


Y jo les torne gentilment a aquel qui me les avie venudes.
Per so si volreu dictes Obres de gentil firmeume vostre commissió


ampla que a una paraula ne volent quatfre ducatz y mig.
Per so vejau ab aquel per qui sont si les volie si el les vol dau-


men avis que jo les trametré.
D'altres cosses si vos punch servir par dessà jo ho faré de bon


cor per amor de vos y de Geordi, pregant a la santa Trinitat vos don-
ne bona sanitat ancens.


Vostre Pierre Tassart,
prest a vostre manar»


(Al dorso) *
Domino Aguilar, liberter, (sic)
a la Calseteria en (1 )


JOSÉ M." M A D U R E L L M A R I M O N


(1) AHPB. Joan Savina, boisa «Vigessimum sextum manualetum
isve reportorium», años 1533-1535.


2




LE B. RAYMOND LULLE
ET RAYMOND MARTI O. P.


Dans son ouvrage le Liber de acqidsitione Terrae sanctae le
B. Raymond Lulle fait mention à la distinction troisième du traité2
d'un religieux célèbre par ses controverses avec les Juifs et les Arabes
et qu'il eut l'occacsion de rencontrer ainsi que ses compagnons. Seule-
ment, selon son habitude, R. Lulle ne désigne pas ce personnage par
son nom. A mon avis il est possible d'établir avec certidude que R.
Lulle parle ici de Raymond Martí, O.P,


Le texte de R. Lulle se lit ainsi: Narratur quod quidam Christia-
nus religiosus, bene in arábico litteratus, ivit Tunicium disputandum
cum rege, qui rex Miramamolí vocabatur. lite vero frater probavit ei
per mores et exempta quod lex Mahometi erat errónea atque falsa;
rex dictas sarracenus, qui in logicalibus et naturalibus erat sciens,
cognovit istius probationes esse veras et sic consensit dictis ejus di-
cens: «Abhinc nolo esse sarracenus, et proba milii fidem tuam et volo
fieri cristianus et sic volo de omnibus hominibus regni mei ut sub
poena decapitationis omnes efficientur christiani.» Tune ait Ule frater:
«Fides christianorum non potest probari, sed ecce symbolum in ará-
bico expositum; credas ipsum.» Hoc dixit Ule frater quia licet littera-
tus esset et mordlis, positivus tantum erat et non cum rationi-
bus probativus. Tune rex dixit: «Ego non dimitterem credere pro cre-
dere, sed credere pro vere intelligere multum libens, et sic maie fecis-


1 Cf. E. LONGPRE, O.FJM., Le Liber de arquisitione Terrae Sanctae du Bien-
heureux Raymond Lulle, dans Criterion, Barcelone 1927, HT, 265-278. Cet ouvrage
de R. Lulle a été commencé en septembre 1309, cf. ed. cit. 271, et achevé à Mont-
pellier en mars 1310, et non pas mars 1309, comme il a été dit ailleurs: E. Longpré,
Lulle (Raymond) dans le Dictionnaire de théologie catholique, Paris 1926, IX , I,
col. 1109. R. Lulle suit en effet, le style de l'Incarnation; de plus, il déclare, ed.
cit., 271, que le concile de Vienne devait se célébrer dans un an: Facta praedicta or-
dinatione, requiritur quod sit confirmata in generali concilio apud Viennam, quod
spectatur ab hoc septembri in unum annum. Le concile général s'ouvrit à Vienne le
1 octobre 1311.


2 Ed. cit. 276-277.


1




198 FR. EPHREM LONGPRÉ O. F. M.


ti, quia 'legem, quam habebam, reprobasti postquam tuam mihi nou
potes cum rationibus probare, quoniam modo remanebo sine lege.» Et
tune fecit ilhtm cum suis sociis omnibus a regno ejici inhoneste. Istum
fratrem et suos socios ego vidi. Ulterius sciebat loqui hebraice Ule
f rater et ínter olios cum quodam Judaeo, valde in hebiaico litterato et
magistro, Barcinone jrequentius disputabat; qui Judaeus aliquoties
mihi dixit quod pluries dixerat Mi jratri quod si in fide sua promitte-
bat se intelligere quod credebat, ipse se faceret christianum., et jrater
respondebat quod intelligere non poterat, quare Judaeus remansit, si-
cut erat, spernendo legem nostram tanquam improbabilem et non ve-
ram. - Haec omnia propter hoc hic narravi: nom. si praedictus religio-
sus de fide nostra daré scivisset cogentes rationes et insolubilis a
praedicto, Ule factus fuisset chrislianus et per consequens plures alii,
sicut dixi, quae rationes possibiles sunt reperiri, sicut certus sum et
paratus sum demonstrare.


D'après ce passage le personnage qu'il s'agit d'identifier appar-
tient a un ordre religieux; son savoir est très étendu; il sait bien l'ara-
be, il connaît également l'hébreu. Missionnaire, il s'est rendu à Tunis
avec plusieurs compagnons; à Barcelone il dispute fréquemment con-
tre les Juifs. Apologiste, il présente au miramolin de Tunis le credo
catholique «exposé en arabe». Sa méthode apologétique diffère de la
méthode lullienne; elle ne s'appuie pas sur des «raisons nécessaires»,
mais elle procède plutôt par voie d'autorité: positivus tantum erat.


Toutes ces données s'appliquent à Raymond Marti3 - et non pas
à fra Cristià Pau, O. P., 4 auquel d'abord nous avons pensé avant de
rencontrer l'ouvrage de Mr. B. Altaner. —Membre de l'ordre des Frè-
res-Prêcheurs et le plus illustre des religieux de la Catalogne après
le B. Raymond de Pennafort, 0 . P., Raymond Marti est un grand nom
dans l'histoire de la littérature catalane, comme le déclarait déjà Pierre


3 Cf. QUETIF-ECHARD, Scriptores ordinis Praedicalorum, Paris 1721, I, 396b-
390b. Dr. BERTHOLD ALTANER, Die Dominikanermissionen des 13 Jahrhunderts
(Breslauer Studien zur hislorischen Théologie, Bd. I I I ) . Habelschwerdt 1924, 95-96.
Une excellente bibliographie sur R. Marti est donnée par le P. JOS. M. MARCH, S.J.,
En Ramon Martí i la seva Explanatio simboli Apostolorum, dans Institut d'Estudis
Catalans, Anuari MCMVIII , Barcelone 1908, I, 344-345, note 4.


4 Cf. QUETIF- ECHARD loc. cit. 264a; B. ALTANER loc. cit. 96-98. Rien ne
prouve que Christià Pau soit allé à Tunis. Les documents anciens, spécialement une
bulle de Clément IV, donnée à Viterbe le 15 juillet 1267, Cf. P. AMBROSIO DE
SALDES, O.M.C., La orden Franciscana: en el antiguo reino de Aragón. Colección Di-
plomática, dans la «Revista de Estudios Franciscanos», Barcelone 1908, II , 544-545,
spécifient bien qu'il savait l'hebreu, ex Judaies habens originem et ínter eos litteris
hebraicis competenter instructus, mais ils n'affirment pas qu'il connaissait également
l'arabe.


B




LULLE ET RAYMOND MARTÍ O. P. 199


Marsilius dans sa Vie du roi Jacques I d'Aragon5 et comme les tra-
vaux contemporains l'ont démontré.6 D'après Pierre Marsilius, 0 . P.,
ses connaissances liguistiques embrassent le latin, l'arabe, l'hébreu et
aussi le chaldéen.7 Raymond Marti s'est trouvé également en relation
avec le roi de Tunis, El Mostanssir; ce dernier l'affectionnait même
particulièrement. En 1268-1269 le religieux dominicain se trouvait à
Tunis; 8 peut-être même a-t-il séjourné plus longtemps dans l'Afrique
du Nord. Avant cette date, en 1263, il prit part à la dispute célèbre
qui eut lieu à Barcelone dans le palais royal de Jacques I contre le
rabbin Moseh bar Najman de Gerona.10 Ce dernier était un rude ad-
versaire, les documents contemporains lui décernent le titre de maî-
tre,11 et ses correligionnaires l'appelaient «le père de la science». Dans
cette dispute R. Marti était assisté de fra Cristià Pau, 0 . P. un con-
verti du Judaïsme. Jusqu'à sa mort en 1284, Raymond Marti devait
continuer ses travaux apologétiques contre les Juifs et les Maures. Ce
qui est aussi notable, R. Marti a composé une Explanatio simboli


5 Le texte se lit chez B. ALTANER, loc. cit., 95, note 37: Persona multum do-
tata, clericus multum sufficiens in latino, philosophus in arábico, magnus rabinus
et magister in hebraico et in lingua chaldaica multum doctas, qui de Subiratis oriun-
dus nedum régi Aragonensi, verum S. Ludovico, régi Francorum, et illi bono régi Tu-
nicensi carissimus et familiarissimus habebatur.


6 Cf. J. MARCH, art. cit. 443-496.
7 B. ALTANER, loc. cit., 95, note 37; QUETIF -ECHARD, loc. cit., 396b-397a.
8 B. ALTANER, loc. cit., 95, note 37 et 96 note 45.
9 B. ALTANER, loc. cit., 96, note 46; J. MARCH, art. cit., 445. Au mois de


septembre 1269, il débarquait à Aigues-Mortes de retour d'Afrique et se dirigeait vers
Barcelone par la route de Montpellier. Cf. QUETIF -ECHARD, loc. cit., I. 396b-397a.
Des historiens assurent qu'il laissa Tunis pour fuir les honneurs royaux. Cf. J.
MARCH, art. cit., I, 445; le texte de R. Lulle déclare qu'il fut expulsé. Celte der-
nière version parait mieux fondée. Ce fut en effet contre le roi de Tunis El-Mostans-
sir ou Abou-Abd-Allah Mohammed, alié de la maison de Hohenstauffen, que fut mal-
heureusement dirigée la croissade de S. Louis IX et de Charles d'Anjou en 1270,
«L'expédition du roi de France, écrit Mr. le comte de MAS LATRIE, Relations et
commerce de l'Afrique septentrionale ou Magreb avec les nations chrétiennes au Mo-
yen Age, Paris 1886, 252, avait donné l'alarme sur toute la côte d'Afrique, et les
sujets des Etats chrétiens restés étrangers à la guerre avaient cru prudent de s'éloigner
momentanément du pays. A la paix, il y eut un égal empressement pour rétablir les
communications chez les Arabes et chez les Européens.»


1 0 J. MARCH, art. cit., 445, note 1.
1 1 Dans le procés verbal de la dispute, publié entr'autres par le P. AMBROSIO


DE SALDES, O.M.C., art. cit., 542-544, on lit cette rémarque: Et cum fuisset ei pro-
batum quod non debebat vocari magister, quoniam hoc nomine non debuit aliquis
Judaeus vocari a tempore passionis Christi, concessit ad minus hoc quod veium esset
ab octingentis annis citra. - Notons au passage que ce procés verbal est d'une impor-
tance non médiocre pour l'intelligence de l'apologétique de R. Lulle: il y est question
à deux reprises des «raisons nécessaires». Loc. cit. 542; Ad quod responderé non pos-
seí, victus necessariis probationibus et auctoritatibus concessit quod Chrhtum sive
Messiam, jam sunt transsacti M, anni natum in Bethléem fuisse, etc., Cf. J. MARCH,
»rt. cit., 448.


3




200 P H . K P H R E M L O N G P R E O . P . M .


Apostolorum vers 1256-1257. Ce texte important a été édité récem-
ment par le R. P. March, S. J. 1 2 Il est vrai, cette explication du sym-
bole est rédigée en latin à l'usage des fidèles; à ma connaissance du
moins, il n'en existe pas de version arabe, mais il est tout naturel de
croire qu'entre 1256-1257 et 1268-1269, R. Marti ou ses collègues on
traduit cet ouvrage en tout ou en abrégé à l'usage des infidèles ou
du roi El-Mostanssir. Ce fut la pratique constante du B. Raymond Lulle
de traduire ou faire traduire immédiatemen ses ouvrages catalans et
latins en langue arabe. D'après le texte de R. Lulle, ce qui mit fin à
la dispute entre le religieux en question et le roi de Tunis, c'est le
caractère positif de l'exposition du symbole présenté en arabe au prin-
ce musulman: les raisons philosophiques faisaient défaut. En fait YEx-
pL·natio simboli Apostolorum de R. Marti est presque toute entière
une mosaïque de textes empruntés à l'ancien et au nouveau Testament;
l'apologiste dominicain ne veut pas employer d'autre méthode dans cet
ouvrage; 1 3 une fois seulement afin de mieux établir le dogme de la
Trinité, il allègue des raisonnements et des exemples.14 Ainsi toutes les
indications fournies par le texte du B. Raymond Lulle sont rigourese-
ment exactes si le religieux dont il parle est Raymond Marti. La con-
clusion s'impose sans doute possible.


Cette constatation permet d'enrichir la biographie de Raymond
Lulle de traits nouveaux. Le Docteur Illuminé a connu R. Marti après
son retour d'Afrique en septembre 1269, il a été en rapport avec ses
compagnons, fra François de Cendria 0 . P., prieur de Barcelone en
1262 et compagnon de R. Marti dans son voyage à Tunis,1 5 fra Cristià
Pau, d'autres encore peut être. En outre Raymond Lulle s'est rencon-
tré quelques fois avec le grand rabbin Moseh bar Najman, et ses ré-
sistances et ses objections, non moins que l'insuccès des apologistes
dominicains, l'ont amené à imprimer une direction plus philosophique
à son apologétique. Ces faits sont désormais acquis à l'histoire. (*)


F R . E P H R E M L O N G P R É 0 . F. M.


Collège S. Bonaventure, Quaracchi


1 2 Art. cit., 450, 496.
1 3 J. MARCH, art. cit., 452: Hoc itaque symbolum primo ostendit Deum esse


uiium in essentia et trinum in persona, deinde alia quae quaelibet fidelis tenetur cre-
dere, de quibus in sequentibus ostendetur auctoritatibus veteris et novi Testamenli
et etiam alicubi rationibus et simililudinibus secundum modum parvitatis nostrae.


1 4 Loc. cit., 459-462.
1 5 B. ALTANER, loc. cit., 96; J. MARCH, loc. cit., 445.
(*) Bolleti de la Societat Arqueològica Luliana, Any XLIX, Tom XXIV ( 1 9 3 2 -


1 9 3 3 ) , 2 6 9 - 2 7 1 .


4




B I B L I O G R A F I A


I


B I B L I O G R A F I A MED1EVALISTICA Y L U L I A N A


A


De sus respectivos autores


MADURELL MAMMÓN, JOSÉ M.°, DOS manuscritos de la (confraria del Senyor Reyt,
Madrid, 1968, 52 páginas.


SOLER PLANAS, JUAN, Etica luliana y derecho de propiedad, Palma de Mallorea,
1968, 29 páginas.


BRUMMER, RUDOLF, Ramon Lull und das Studium des Arabisdien, Tübingen, 1969,
11 páginas.


GABRIEL, ASTRIK L., AUX origines de la Sorbonne, I: Robert de Sorbon, L'Homme -
Le Collège - Les Documents. II: Le cartulaire. (P. Glorieux), Spéculum, 1968, 714-718.


B


De los respectivos editores


Editorial Desclée de Brouwer, llenan. 6. Bilbao (9).
FRANÇOIS DVORNIK, Bizancio y el Primado Romano, 1968, 176 páginas.


Les Editions Franciscaines. 9, Rue Marie-Rose. Paris (14).
SAINT FRANÇOIS D'ASSISSE Documents (rassemblés et présentés par les PP. Théo-


phile Desbonnets et Damien Vorreux, O. F . M. ) , 1969, 1599 pages.
WACHTF.R, S . J . , MAURITS DE, Le pédié actuel selon Saint Bonaventure, 1967, 365


pages.


Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Vitrubio, 16.
Madrid.


CASCIARO, JOSÉ MARÍA, El diálogo teológico de Santo Tomás de Âquino con musul-
manes y judíos, 1969, 259 páginas.


CUADERNOS DE HISTORIA, La sociedad castellana en la baja edad media (Volumen
preparado bajo la dirección del Prof. Salvador Monxó) , 1969, 368 páginas.


CASA» , BARTOLOMÉ DE LAS, De regia potestate, 1969, 316 paginai.




202 ESTUDIOS LULIANOS


Les éditions du Cerf, 2 9 Boulevard Latour-Maubourg, París VII.
VOGEL, CIRILLE, Le pécheur et la pénitence dans l'Eglise ancienne, 1 9 6 6 , 2 1 3 pages.
VOGEI., CYRILLE, Le pécheur et la pénitence au moyen age, 1 9 6 9 , 2 4 5 pages.
NBUNHEI'SER, O . S. B . , B . , L'Eucharistie au Moyen Age et à l'époque moderne,


1 9 6 6 , 1 4 9 pages.


Ediciones Guadarrama, Lope de Rueda, 1 3 . Madrid.


SÓFOCLES, Antigona. Edipo Rey. Electro, 1 9 6 9 , 2 9 7 páginas.


I I


BIBLIOGRAFIA CIENTÍFICA SELECTA


De los respectivos editores


Porto y Cía. Editores. Azabachería, 5 . Santiago de Compostela.


LAMSDOHFF-CALAGNE, VLADIMIRO, ¿Estructuralismo en la Filosofía del Derecho?,
1 9 6 9 , 1 0 6 páginas.


LUÑO PEÑA, ENRIQUE, La Filosofía Jurídica de Ángel Amor Ruibal, 1 9 6 9 , 1 1 6 pá-
ginas.


P. Lethielleux, Editeur. 1 0 , Rue Cassette. París (VI).


TOUILLEU.X, PAUL, Introduction a una Théologie critique, 1 9 6 7 , 1 2 5 pages.


El Mensajero del Corazón de Jesús. Apartado 7 3 . Bilbao.
NICOLAU, DANIELOU, MouNAHÍ, GAKCÍA GARCÉS, La Iglesia del Concilio Vaticano II,


1 9 6 6 , 4 5 5 páginas.


Editorial Apostolado de la Prensa, S. A., Velázquez, 2 8 . Madrid ( 1 ) .
JOSÉ A . DE ALDA MA, S . J . , Temas de Teologia Mariana, 1 9 6 6 , 1 1 8 páginas.
MICUEL NICOLAU, S . J . , Escritura y Revelación según el Concilio, 1 9 6 7 , 2 2 8 págs.
MIGUEL NICOLAU, S . J . , Decreto sobre el Ecumenismo, 1 9 6 5 , 1 8 5 páginas.


Ediciones Cristiandad, Vallehermoso, 2 0 . Madrid.
AUTORES VARIOS, Manual de Teología como Historia de la Salvación, Vol . I, tom. I,


5 5 5 páginas. Vol . I, tom. II, Págs. 5 7 1 - 1 1 2 3 , 1 9 6 9 .


Ediciones Sígneme, Apartado 3 3 2 , Salamanca.


SCHILLEBEBCKX, En\vAUN, El mundo y la Iglesia, 1 9 6 9 , 4 5 3 páginas.


Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Vitrubio, 1 6 .
MADRID.


GvadXn , Antonia M, D I , Numiimdtiett Ibérica t Ibtro-Romana, 1969, 288 paginai.




BIBLIOGRAFÍA 203


Ediciones Guadarrama, Lope de Rueda, 1 3 . Madrid.
PIERRE LECOMTB DU NOÜY, De la ciencia a la Fe, 1 9 6 9 , 3 3 2 páginas.
JASPBRB, KARL, Entre el destino y- la voluntad, 1 9 6 9 , 2 7 2 páginas.
TOCQUBVILLE, ALEXIS DB, El antiguo régimen y la revolución, 1 9 6 9 , 3 0 1 páginas.






LE R. P. ÉPHREM LONGPRÉ, 0 . F. M.


CHRONOLOGIE SOMMAIRE
(1890 -1965)


P. E D O U A R D P A R E N T , O.F.M.


24 août 1890 — Naissance à Woonsocket, R.-L, E.-U., du mariage de
Joseph Longpré et Adéline Richard.


avril 1894 — La famille Longpré revient au Canada et se fixe à Upton,
P.Q., où le jeune Zéphyrin reçoit sa première éducation à l'école
du rang.


1902-1911 — Au Collège Séraphique. A cette époque le Collège Séra-
phique n'était qu'une simple résidence. Les élèves suivaient les
cours au Collège de Montréal, dirigé par les Sulpiciens.


15 août 1911 — Prise d'habit au noviciat des Franciscains à Montréal.
25 août 1912 — Profession simple.
1912-1918 — A Québec pour ses études de philosophie et de théologie.


Il y émet sa profession solennelle, le 28 août 1915.
14 juillet 1918 — Ordination sacerdotale à Québec, par Mgr Paul-


Eugène Roy, auxiliaire.
août-oct. 1918 — Professeur de versification au Collège Séraphique de


Ïrois-Rivières.
déc. 1918-déc. 1920 — Etudiant à Rome à l'Institut Pontifical Oriental,


récemment fondé par S.S. Benoît XV. Après deux ans d'études,
il y conquiert le grade de Docteur en Théologie, avec la note
Summa cum laude.


déc. 1920-fév. 1939 •— A Quaracchi, près de Florence, Italie, au Collège
Saint-Bonaventure.
1920-1927: il s'occupe principalement de l'édition de la Somme
Théologique d'Alexandre de Halès.
1927-1938: il organise la section scotiste et travaille à ramasser le
matériel nécessaire à l'édition critique des Oeuvres de Duns Scot.




206 E D O U A R D P A R E N T , O . F. M .


Ses collaborateurs, à Quaracchi même, s'emploient à la transcrip-
tion des textes de Duns Scot.


1939-1965: Le P. Éphrem se fixe à Paris, où il continue ses travaux
sur l'Ecole franciscaine.
sept. 1942-janv. 1945 — Il est dans la région de Pau, ayant dû
fuir Paris, à cause de l'occupation allemande. Il était recherché
par la Gestapo. Il fera partie de la Résistance française et recevra
des décorations des Gouvernements français et anglais.
Revenu à Paris au début de 1945, il reprend sa vie d'étude et ses
publications. Il participe à de nombreux congrès et sessions
d'études.
En voici les principaux:
août 1948: Congrès mariai sur l'Assomption, à Montréal.
août 1949: Congrès mariai sur l'Assomption, à Puy-en-Velay
(France).
juin 1952: Congrès eucharistique de Barcelone, où il donne deux
communications.
mai 1953: Congrès des Lecteurs franciscains de langue française,
à Toulouse.
déc. 1953: Il est reçu membre de l'Académie pontificale de Marie
Immaculée. On lui octroie une médaille pour mérite spécial,
avril 1954: Vi l le Semaine de spiritualité à Milan. Il passe ensuite
quelques jours à Quaracchi, qu'il n'avait pas revu depuis 19393.
juillet 1954: Congrès Mariai de Lyon.
En octobre 1954, à la demande de la Congrégation des Rites, il
prépare le texte d'un sermon inédit de saint Bonaventure sur la
Royauté de Marie, texte qu'il a découvert dans deux manuscrits,
l'un de Munich, l'autre de Paris. Ce texte est introduit dans l'office
de la fête de la Royauté de Marie (31 mai) et constitue l'homélie
du Hle nocturne.
août 1955: Congrès de Joséphologie, tenu à l'Oratoire Saint-Joseph,
Montréal.
avril-mai 1960: Congrès Raymond LuUe, à Palma de Majorque,
qu'il préside et où il donne une conférence sur la Primauté du
Christ chez Raymond Lulle.
déc. 1964-janv. 1965: Voyage au Maroc.
juin-octobre 1965: Souffrant d'une grave maladie du foie, le
P. Éphrem doit faire plusieurs séjours à la Clinique de la Croix


2




I.K R. P. EPHREM I.0NOPRÉ. O. F. M. 207


Saint-Simon, tenue par les Franciscaines Missionnaires de Marie.
— Pendant tout le temps de son séjour à Paris, le P. Éphrem
fut l'aumônier des Franciscaines Missionnaires de Marie, à leur
maison de l'avenue Reille. Il y disait la messe et y donnait la
Bénédiction du T.S. Sacrement chaque jour.


19 octobre 1965: Décès du P. Éphrem Longpré, en la fête du fran-
ciscain saint Pierre d'Alcantara.


21 octobre 1965: Funérailles au couvent de Paris. Concélébration
présidée par Mgr Damase Laberge, O.F.M., ancien compagnon de
Quaracchi, et à laquelle participent son frère l'abbé Anselme
Longpré, venu de Montréal, et le P. Patrice Robert, O.F.M., con-
citoyen et ancien collaborateur à Quaracchi, représentant officiel
de la Province franciscaine du Canada, venu de Rome.


23 octobre 1965s Au couvent de Rosemont, Montréal, concélébration
pour le P. Éphrem, présidée par le T.R.P. Luc-M. Chabot, O.F.M.,
Ministre provincial du Canada.


3




2Ò8 E D O U A R D P A R E N T , O . F . M .


B I B L I O G R A P H I E D U P. É P H R E M L O N G P R É , 0 . F . M .


I — L I V R E S E T A R T I C L E S D E R E V U E S


1 — Les désirs de l'Enfant Jésus. [1917]. Dépliant de 8 pages. Poésies.
2 — Un artiste franciscain. Le Père Hartmann, dans AF 1918. 3pp.


[Pseudo: Lyra franciscana].
3 — Un savant franciscain. Le R.P. Augustin Gemelli, dans AF 1918.


4pp. [Pseudo: Scholasticus].
4 — La pensée des saints, dans RF 34 (1918) 532-537.
5 — Cantique au T.S. Sacrement pour appeler les hommes à la


communion et pour demander à Jésus de demeurer dans l'âme
qui l'a reçu, dans RE 19(1919) 183.


Traduction de poésies eucharistiques de S. Pascal Baylon.
6 — Départ du R.P. Urbain-Marie [Cloutier, O.F.M., pour le Japon],


dans Le Bien Public, Trois-Rivières, 3 octubre 1918.


SIGLES DES PRINCIPALES REVUES


A — Antonianum (Rome)
AF — Almanach de Saint-François (Montréal)
AFH — Archivum Franciscanum Historicum (Quaracchi)
AHDLMA — Archives d'Histoire doctrinale et littéraire du Moyen Age


(Paris)
DHGE — Dictionnaire d'Histoire et de Géographie ecclésiastiques


(Paris)
EF — Etudes Franciscaines (Paris)
FF — La France Franciscaine (Paris)
MF — Les Missions Franciscaines (Québec)
RE — Revue Eucharistique (Québec)
REC — Revue Eucharistique du Clergé (Montréal)
RF — La Revue Franciscaine (Montréal)
SF — Studi Francescani (Florence)
VF — La Vie Franciscaine (Paris)
VFS — La Vie Franciscaine sacerdotale (Paris)
ww — Wissenschaft und Weisheit (M.-Gladbach)




B I B L I O G R A P H I E D U P . E P H R E M L O N G P R E , 0 . F . M . 209


7 — Chant à Jésus-Hostie, dans RE 19(1919) 219.
Traduction d'une poésie de S. Pascal Baylon.


8 —• Cantique au T.S. Sacrement pour apceler les hommes à la
communion. Poésie, dans RE 19(1919)418.


Traduction des poésies eucharistiques de S. Pascal Baylon.
9 — L'Immaculée Conception, dans RF 35(1919)586-592.


10 — A Jérusalem. Les fêtes de S. François d'Assise, dans RF
36(1920)22-25.


1 1 — L e R.P. Pierre Gauthier, O.F.M. [Notice nécrologique], dans
RF 36(1920)253.


12 — Les anges du ciboire, dans RE 20(1920)444.
1 3 — L e Tiers-Ordre franciscain au XVe siècle, dans RF 37(1921)


183-189, 229-234.
14 — Le Tiers-Ordre séculier de saint François d'Assise au Canada.


Esquisse historique. Montréal, Imprimerie Adj. Ménard, 1921.
1 7 ] P P .


15 — La Théologie mystique de S. Bonaventure. A l'occasion du VII
Centenaire: 1221-1921, dans AFH 14(1921) 36-108. — Tiré à part
paginé de 1-75.


Traduit en espagnol sous le titre: Teologia mística de San
Buenaventura. Buenos Aires, "Pax et Bonum", 1946. in-8.
102pp.


16 — S . Bonaventure, dans VF 1-3(1921-23)594-597.
11 —Le Tiers-Ordre aux XVIe et XVIIe siècles, dans RF 38(1922)


264-269.
18 — L'Immaculée Conception et le B. Duns Scot, dans AF 14(1922)


20-30.
Réédité dans RF 43(1927)531-535.


19 — Maîtres Franciscains de Paris. Guillaume de la Mare, O.F.M.,
dans FF, 4(1921)288-302; 5(1922)289-306.


20 — Maîtres Franciscains de Paris. Guillaume de Ware, O.F.M.,
dans FF 5(1922)71-82.


21 — Mélanges historiques de Théologie franciscaine, dans FF
5(1922)426-441.


22 — Pietro de Trabibus. Un discepolo de Pier Giovanni Olivi,
dans SF 8(1922)267-290.


23 — L'Epiphanie et la propagation de la foi, dans RF 39(1923) 5-8.
24 — L'adieu du missionnaire au Crucifix du monastère. Poésie, dans


5




210 EDOUARD PARENT, O. F. M.


6


le Bulletin paroissial de Notre-Dame des VII-Allégresses,
Trois-Rivières, 8(1923)137.


25 — Ancora di Giovanni Duns Scoto, dans L'Unita cattolica, journal
de Florence, 31 oct. 1923.


Réponse à un article, signé Seon, Di Giovanni Duns Scoto,
paru dans le même journal le 21 oct. 1923.


26 — Les iDistinctiones' de Fr. Thomas de Pavie, O.F.M., dans AFH
16(1923)3-33. —Tiré à part paginé de 1-33.


27 — Guillaume d'Auvergne et Alexandre de Halès, dans AFH
16(1923)249-250.


28 — L'Ecole Franciscaine — Histoire partiale, Histoire vraie, dans
FF 6(1923)108-134.


29 — Gualterio di Catton. Un Maestro francescano di Oxford, dans
SF 9(1923)101-114.


30 — Nuovi documenti per la Storia delV'Agostinismo Francescano,
dans SF 9(1923) 314-350. — Tiré h part paginé de 1-39.


31 — Bartolomeo di Bologna. Un Maestro francescano del secólo XIII,
dans SF 9(1923)365-384.


32 — Jean de Reading et le B. Jean Duns Scot, dans FF 7(1924)99-109.
Marqué: A suivre, mais ne fut pas poursuivi.


33 — Jean de Reading e il B. Duns Scoto. La Scuola francescano di
Oxford all'inizio del XIV secólo: dans Rivista di Filosofia
Neo-scolastica, 16(1924) 1-10.


Traduction italienne de l'article précédent.
34 — La Philosophie du B. Duns Scot, dans EF 34(1922)433-482;


35(1923)26-66, 241-278, 499-531, 582-614; 36(1924)29-62, 225-254,
337-370.


Articles réunis en volume sous le même titre. Paris, Librairie
S.-François d'Assise, 1924. in-8. XII-292pp.


35 — Gonzalve de Balboa et le B. Duns Scot. Nouveaux documents
pour l'histoire du volontarisme franciscain, dans EF 36(1924)
640-645.


36 — Gauthier de Bruges, O.F.M. et VAugustinisme franciscain au
XHIe siècle, dans Miscelïanea Fr. Ehrle. Roma, Bibl. Vaticana,
1924, t. I, pp. 190-218. I. — Tiré à part paginé de 1-31.


37 — Le primat de la volonté. Question inédite de Gonzalve de
Balboa, O.F.M., dans EF 37(1925)170-181.


38 — Tractatus de Pace, auctore Fr. Gilberto de Tornaco. (CoU. Bi-




BIBLIOGRAPHIE DU P. EPHREM LONGPRÉ", 0 . F. M. 211


bliotheca Franciscana Ascética Medii Aevi, 6). Ad Claras Acruai
(Quaracchi), ex Typographia S. Bonaventurae, 1925. in-16.
XLIV-190pp.


39 — Pour la défense de Duns Scot, dans Rivista di Filosofia Neo-
scolastica, 18(1926) 32-42.


40 — Fr. Thomas d'York, O.F.M. La première Somme métaphysique
du XUIe siècle, dans AFH 19(1926) 875-930. — Tiré à part gaginé
de 1-58.


41 — Thomas d'York et Matthieu cTAquasparta. Textes inédits sur le
problème de la création, dans AHDLMA 1(1926-1927)269-308.


42 — Séraphique (Esprit), dans Dictionnaire Apologétique de la Foi
Catholique, t. IV, col. 1309-1320.


43 — Martyre et Sainteté, dans AF (1927) 75-78.
Sur les Récollets martyrs de la foi au Canada.


44 — L'Immaculée Conception et le B. Duns Scot, dans RF 43(1927)
531-537.


45. — Le Liber de acquisitione Terrae Sanctae du B. Raymond Lulle,
dans Criterion, (Barcelone), 3(1927)265-278.


46 — Questions inédites de Maître Eckart, O.P., et de Gonzalve de
Balboa, O.F.M., dans Revue Néoscolastique de Philosophie,
29(1927)69-75.


47 — La Royauté du Christ chez les grands docteurs franciscains,
dans Le Nouvelliste, Les Trois-Rivières, 2 novembre 1927.


Texte de la conférence donnée par le P. É. Longpré à l'Hôtel
de ville des Trois-Rivières, le 30 octobre 1927. Voir un
compte-rendu détaillé de cette conférence, dans Le Nouvelliste
du 31 octobre 1927, sous le titre: Une magistrale conférence
sur la Royauté du Christ.


48 — L'Ecole franciscaine du XHIe siècle, dans Le Soleil, Québec,
10 novembre 1927.


Texte intégral de la conférence du P. É. Longpré à l'Hôtel
de ville de Québec, le 2 novembre 1927.


49 — La mission doctrinale du B. Duns Scot, dans Le Devoir, Mon-
tréal, 12 et 15 novembre 1927.


Texte intégral de la conférence du P. É. Longpré à la Salle
Saint-Sulpice de Montréal, le 11 novembre 1927.


50 — La Pensée franciscaine au XHIe siècle, dans Le Canada, Mon-
tréal, 30 novembre, 1, 2, 3, 6, 7 et 13 décembre 1927.


7




212 E D O U A R D PARENT, O . F . M .


Texte intégral de la conférence du P. É. Longpré à la Salle
Saint-Sulpice, le 26 novembre 1927.


51 — Pour le B. Duns Scot: Réponse au P. Villeneuve, O.M.I., dan»
Le Droit, Ottawa, 7 décembre 1927.


52 — Réponse à l'enquête de M. De Wulf : Y eut-il une philosophie
scolastique au moyen âge? dans Revue Néoscolastique de Philo-
sophie, 29(1927)224.


53 — La Royauté du Christ chez S. Bonaventure et le B. Duns Scot.
Coll. Pax et Bonum). Montréal, Librairie S.-François, 1927.
in-16. 44pp.


Texte revu et corrigé de la conférence donnée par le P. Éphrem
Longpré au Congrès national de la Royauté du Christ à Milan
en 1926, puis aux Trois-Rivières. Cf. n. 47 et 54. — Traduit
en anglais par le P. Daniel J. Barry, O.F.M., sous le titre:
The Kingship of Jésus according to Saint Bonaventure and
Blessed Duns Scotus. Paterson, St. Anthony Guild Press, 1944,
34pp.


54 — La Regalità di Cristo in San Bonaventura e nel Duns Scoto,
dans La Regalità di Cristo. Relazioni, atti e voti del primo
Congresso nazionale délia Regalità di Cristo, 20, 21 e 22 Maggio
1926. Milano, Società Editrice Vita e Pensiero, 1926, pp.246-
278. — Tiré à part paginé de 1-35.


55 — Le Christ et l'âme franciscaine, dans RF 43(1928)13-17.
56 — Le B. Jean Duns Scot pour le Saint-Siège et contre le Gallica-


nisme (25-28 juin 1303), dans FF 11(1928) 137-162. — Tiré à
part paginé de 1-26.


2e édition à Quaracchi en 1930, avec Frontispice du R.P. S.
Chauleur, O.F.M. in-8. 38pp.


57 — Quaestiones Disputatae du B. Gauthier de Bruges. (Coll. Les
Philosophes Belges, t. X ) . Louvain, Institut Supérieur de Philo-
sophie, 1928. in-4. X-244pp.


58 — L'ordination sacerdotale du Bx Jean Duns Scot. Document du
17 mars 1291, dans AFH 22(1929) 54-62. — Tiré à part paginé
de 1-11.


59 — Le Ms. Stowe 36 et les écrits spirituels de Gilbert de Tournai,
dans AFH 22(1929)231-232.


60 — Le Commentaire sur les Sentences de Guillaume de Nottingham,
O.F.M., dans AFH 22(1929)232-233.


3




BIBLIOGRAPHIE DU P. EPHREM LONGPRE, 0 . F. M. 213


61 —Philippe de Bridlington et le Bx Duns Scot, dans AFH 22(1929)
587-588.


62 — L e Ms. 194 du Magdalen Collège d'Oxford, dans AFH 22(1929)
588.


63 — Nouveaux documents franciscains d'Oxford, dans AFH 22(1929)
588-589.


64 — Le Quodlibet de Nicolas de Lyre, O.F.M., dans AFH 23(1930)
42-56. — Tiré à part paginé de 1-15.


65 — Le Commentaire sur les Sentences de Jean Gerson, dans AFH
23(1930)251-252.


66 — La thèse franciscaine de la Primauté du Christ, dans FF 13(1935)
365-371.


67 — La Primauté de Jésus-Christ selon Gaspard Schatzgeyer, O.F.M.,
dans FF 13(1930)490-493.


68 — Saint Laurent de Brindes et la Primauté du Christ, dans FF
13(1930)493.


69 — Exposition du Dogme de l'Immaculée Conception, dans Congrès
National Mariai de Lourdes, 25-27 juillet 1930. Lourdes, Impri-
merie de la Grotte, 1931, pp. 79-102.


Rapport présenté par le P. É Longpré à la première journée
du Congrès, le jeudi 24 juillet, à l'Assemblée générale du
matin tenue dans la Basilique du Rosaire. — Reproduit dans
RF 49(1933)433-439. 452-454, 481-489, 529-535.


70 — Les anciens à Quaracchi, dans L'Annuaire du Collège Séraphi-
que des Trois-Rivières pour 1929-1930, pp.23-24.


71 — Le courant franciscain cTAlexandre de Halès à Duns Scot, dans
Revue des Questions historiques, 59(1931)387-395.


72 — Le christianisme occidental au temps de la crise nationale et
individualiste: XIVe et XVIe siècle, dans Revue des Questions
historiques, 59(1931)396-410.


73 — Fr. Bernard de Deo, O.F.M., (1318) et l'Immaculée Conception,
dans AFH 26(1933)247-249.


74 — Robert Grossetête et l'Immaculée Conception, dans AFH 26
(1933)550-551.


75 — Deux citations des Sermons de saint Antoine de Padoue, dans
SF 29(1932)518-519.


76 — Le Commentaire sur les Sentences du B. Gauthier de Bruges


9




214 EDOUARD PARENT, O. P. If.


(1225-1307), dans Etudes d'Histoire littéraire et doctrinale du
XHIe siècle, 2e série. Paris-Ottawa, 1932, pp. 5-24.


77 — Saint Augustin et la pensée franciscaine, dans FF 15(1932)5-76.
— Tiré à part paginé de 1-76.


78 — The Psychology of Duns Scotus and its Modernity, dans The
Franciscan Educational Conférence, Vol. XIII. Report of the
Thirtheenth Annual Meeting, Detroit, Mich., July Ist, 2nd, 3rd.
1931. Washington, D.C., Capuchin Collège (1931), pp. 19-77.


79 — Psychologie scotiste et psychologie moderne, dans EF 44(1932)
143-174, 258-284. — Texte français du rapport précédent.


80 — Fr. Rogeri Marston et anonymi Doctoris O.F.M., quaestiones
ineditae de B. Francisci Stigmatibus, dans A 7(1932)251-275.


81 — De B. Virginis Maternitate et relatione ad Christum, dans A
7(1932)289-313.


82 — Questions inédites du Commentaire sur les Sentences de Gauthier
de Bruges, dans AHDLMA 7(1932)251-275.


83 — Le Lignum Vitae de S. Bonaventure: sa plus ancienne traduction
française, dans AFH 26(1933) 552-556.


84 — Le Ms. 67 de la Bibliothèque capitulaire de Valencia et le
B. Gauthier de Bruges, dans AFH 26(1933)559.


85 — Le B. Raymond Lulle et Raymond Marti, O. P., dans Bolleti
de la Societat arqueològica luliana, 24(1933)269-271.


86 — L e Chevalier de Lourdes, dans RF 49(1933)452-454.
Traduction d'un article de l'abbé Carmelindi Giusti, publié
dans Lourdes. Rivista ufficiale délia Sezione Toscana. Firenze,
5(1933)6-7. A aussi paru en français dans Le Journal de la
Grotte, Lourdes.


87 — Le B. Duns Scot, docteur du Verbe Incarné, dans SF 30(1933)
171-196.


Texte intégral d'une conférence prononcée à Cologne par le
P. Éphrem Longpré devant les membres de la Katholischer
Akademischer Verhand, le 22 mars 1933. — Reproduit par FF
17(1934)9-16. Cf. n. 97.


88 — La bannière du B. Duns Scot à la procession de VImmaculée
à Cartagène, Colombie, dans SF 30(1933)226-227.


89 — Les triomphes de Duns Scot dans VIconographie franciscaine,
dans SF 30(1933)243-246.


90 — La Primauté de Jésus-Christ à"après le B. Duns Scot. Texte


10




BIBLIOGRAPHIE DU P. EPHREM LONGPRÉ, 0 . F. M. 215


inédit du Ms. Ripoll 53, dans SF 30(1933)218-225.
Reproduit par FF 17(1934)37-45.


91 — De vita D. Scoti summarium, dans Sechste und siebte Lektoren-
konferenz der deutschen Franziskaner fur Philosophie und
Théologie. Werl-i-W, Franziskus-Druckerei, 1934, pp.29-30.


92 — De operibus Duns Scoti summarium. Editur a Benedicto Gòlz,
O.F.M.: Die echten und uneschten ÏVerke des Duns Scotus nash
dem gegennaitigen Stand der Forschung, dans Sechste und siebte
Lektorenkonferenz..., pp.53-60.


9 3 — Stand des Skotus — Forschung 1933, dans ¥ W 1(1934)63-71,
147-153.


En collaboration avec le P. Marianus MüRer, O.F.M.
94 — Le sacerdoce d'après Duns Scot, dans RF, Supplément sacerdotal,


8(1934)49-54.
Avait paru en allemand dans Sanctificatio nostra, (1933)
481-485.
Reproduit par VFS 6(1951)2-5 et par la REC 69(1966)
238-243.


95 — Nouveaux manuscrits des Sermones dominicales de S. Antoine
de Padoue, dans SF 31(1934) 444-445.


96 — La chapelle de la Passion des Cordeliers de Troyes, dans AFH
27(1934)321-352. —Tiré à part paginé de 1-36.


97 — Duns Skotus, der Théologie des fleischgeworden Wortes, dans
WW 1(1934)243-272.


Texte allemand d'une conférence donnée à Cologne, le 22
mars 1933.


98 — S. Bonaventure et Cologne, dans WW 1(1934) 289-297.
99 — Sainte Bernadette et l'Ordre de saint François, dans RF 50(1934)


53-62, 97-102.
Paru en brochure sous le même titre à la Société et Librairie
S.-François, Paris 1935, 48pp.


100 — Duns Scot (poésie), dans RF 50(1934)478.
101 — Le Chantre du Verbe Incarné (Poésie de 1915), dans AF (1934)


15-16.
102 — Prière du Bx Raymond Lulle pour les Missions, dans MF


12(1934)71.
103 — Le Ms. 139 de la cathédrale de Valencia. Etudes sur les répor-


tations de Duns Scot, dans Hommage à Monsieur le Professeur


11




216 E D O U A R D P A R E N T , O . F . M .


12


Maurice De Wulj, numéro spécial de la Revue Néoscolastique
de Philosophie, 36(1934)437-458.


104— Un grande teólogo delia grazia: Matteo cTAquasparta, Cardinale
di S. Chiesa, dans Osservatore Romano, 13 mars 1935.


105 — Statue du Bx Duns Scot (note), dans RF 51(1935) 41.
106 — Le Ms. 500 de Reims et le De adventu Messiae de Raymond


Lulle, dans Miscellania Lulliana. Hommage a Ramon Lull amb
motiu del VII Centenari de la seva naixença. Barcelone 1935,
pp. 382-384.


107 — Deux opuscules inédits du B. Raymond Lulle, dans FF 18(1935)
145-154.


108 — Das seraphische Weltbild des Duns Skotus (TJebers. u. bear-
beitet von Eucharius Schmitt), dans f W 2(1935) 70-88.


109 — La Primauté de Jésus-Christ d'après le B. Duns Scot. Texte
inédit du Ms. 661 de Troyes, dans WW 2(1935)89-93.


110 — Nouveaux manuscrits des Réportations de Duns Scot, dans WW
2(1935)229-236.


111 — Une Réportation inédite du B. Duns Scot: le Ms. Ripoll 53,
dans Geisteswelt des Mittelalters. Studien und Texte. Martin
Grabmann zur des 60. Lebensjahres von Freunden und Schiilern
gewidmet. Munster, Aschendorff, 1935, pp.974-990.


112 — S. Bernardin de Sienne et le Nom de Jésus, dans AFH 28(1935)
443-476; 29(1936)142-162, 443-477; 30(1937) 170-192. — Tiré à
part paginé de 1-120.


113 — Bonaventure (Saint), dans DHGE, t. IX, Paris, Letouzey et Ané,
1937, col. 741-788.


114 — Le R.P. Déodat de Basly, O.F.M. (1862-1937). Souvenirs per-
sonnels, dans Nos Cahiers, 3(1938)213-244.


115 — Robert Grossetête et Duns Scot. Le motif de l'Incarnation, dans
FF 21(1938). Document IV (A suivre). — N'a pas été achevé.


116 — La Summa dialéctica de Roger Bacon, dans AFH 31(1938)
203-205.


117 — Une gloire du Tiers-Ordre franciscain: Jean de Bernière-Lou-
vigny (1602-1659), dans AFH 31(1938)219.


118 — Sa Sainteté Pie XI, dans Annales des Franciscaines Missionnai-
res de Marie (Québec), 53(1939)20, 41-42.


119 — La Vierge Immaculée. Histoire et Doctrine. Montréal, 1939.
in-8. 64pp. Préface de l'abbé Anselme Longpré.




BIBLIOGRAPHIE DU P. EPHREM LONGPRE, 0 . F. M. 217


Cette brochure contient deux conférences du R.P. É. Longpré.
L'une fut donnée à l'Auditorium du Plateau, Montréal, le 8
décembre 1938 (L'Immaculée Conception et l'Ordre Sera-
phique, pp.9-31) ; la seconde (Le Dogme de l'Immaculée Con-
ception, pp.33-58) n'est autre que la fameuse conférence
prononcée à Lourdes, le 27 juillet 1930 (cf. n. 69) .-2e éd.,
Paris, Editions franciscaines, 1945. in-16. 61pp.
— Trad. italienne sous le titre: La Vergine Immacolata. Mi-
lano, Vita e Pensiero, 1949. in-12. XI-80pp.


120 — La Primauté du Christ, dans Lumières d'Assise, t. 1 : Regards
sur le Christ. Paris, Éditions franciscaines, juin 1946, pp.27-38.


121 — Saint Antoine de Padous, Docteur Évangélique, dans Lumières
d'Assise, t. 2-3 : Regards sur l'Église. Paris, nov. 1946, pp.149-159.


122 — Nouvelles études sur la Primauté du Christ, dans Lumières
d'Assise, t. 2-3: Regards sur l'Église. Paris, Ed. franciscaines,
nov. 1946, p.222.


123 — Coïmbre. Saint Antoine de Padoue et les Maîtres de Ste-Croix
de Coïmbre, dans Lumières d'Assise, t. 2-3 : Regards sur l'Eglise,
Paris, Ed. franciscaines, nov. 1946, pp.223-224.


124 — Importantes découvertes sur l'Ecole franciscaine, dans Lumières
d'Assise, t. 2-3: Regards sur l'Eglise. Paris, Ed. franciscaines
nov. 1946, p.227.


125 — Allemagne. Les relíquies du Bienheureux Duns Scot à la cathé-
drale de Cologne, dans Lumières d'Assise, t. 4: Regards sur la
Communauté. Paris, Editions franciscaines, mai 1947, p.111.


126 — L'œuvre scolastique du cardinal Jean de Murro, O.F.M. (j 1312),
dans Mélanges Auguste Pelzer. Études d'histoire littéraire et
doctrinale de la Scolastique médiévale offertes à Monseigneur
Auguste Pelzer, Scriptor de la Bibliothèque Vaticane, à l'occa-
sion de son soixante-dizième anniversaire. (Université de Lou-
vain. Recueil de travaux et d'histoire et de philologie, 3e série,
26me fascicule). Louvain, Bibliothèque de l'Université-Éditions
de l'Institut Supérieur de philosophie, 1947, pp.467-492.


127 — L'activité scientifique de l'Ordre franciscain, dans Culture,
9(1948)111-123.


128 — L'Assomption et l'Ecole franciscaine, dans Vers le Dogme de
l'Assomption. Journées d'études mariales, (Montréal, 12-15 août


13




218 EDOUARD PARENT, O. F. M.


1948). (Studia Mariana, t. 4 ) . Montréal, Éditions Fides, 1948,
pp. 203-230.


129 — Saint Antoine de Padoue dans son milieu et sa mission doctri-
nale. Montréal, Éditions Franciscaines, 1948, 46pp.


130— Un tertiaire diplomate: M. J.-M. Chang, dans RF 64(1948-49)423.
131—L'Eucharistie et l'union mystique selon la spiritualité francis-


caine, dans Revue d'Ascétique et de Mystique, 25(1949)306-333
(Mélanges Viller, S.J.).


132 — L'Assomption et l'Immaculée Conception, dans L'Assomption de
la T. Ste Vierge. Congrès mariai du Puy-en-Velay, 11-15 août
1949. (Studia Mariana, t. 6) . Paris, Vrin, 1950, pp.243-282.


133 — L'Assomption de Za Vierge, dans VFS 5(1950)166-169.
134 — Prière du Bx Raymond Lulle à la Vierge des Missions, dans


Annales des Franciscaines Missionnaires de Marie (Québec),
66(1952)67. — Reproduit par Marie, juillet-août 1953, p. 37.


135 — Message franciscain et mariai de Son Eminence le cardinal
Clément Micara aux Fêtes d'Assise, 4 octobre 1953, dans RF
68(1953)375-377.


136 — A propos du Centenaire mariai: L'Immaculée Conception, dans
VFS 8(1953)164-172.


137 — Sainte Claire et l'Eucharistie, dans VFS 8(1953)98-104, 129-133.
Allocution prononcée au couvent de Ste-Claire de Lourdes,
le 12 mai 1953, en présence de Mgr Théas, évêque de Tarbes
et Lourdes et de Mgr. Ricaud, recteur des Sanctuaires.


138 — La définition dogmatique du 8 décembre 1854 et les Apparitions
de Lourdes, Lourdes, Imprimerie de la Grotte, 1953. 30pp.


139 — La définition dogmatique du 8 décembre 1854 et les Apparitions
de Lourdes, dans Marie, janv.-fév. 1954, pp.14-15.


140 — L'Eucharistie est le sacrement de la paix mystique, dans XXXV
Congresso Eucaristico Internacional, 1952. Sesiones de estudio.
I. Barcelona 1953, pp. 158-162.


Reproduit par VFS 8(1953)67-72.
141 — L'Eucharistie, sacrement du Corps mystique selon l'Ecole fran-


ciscaine, dans XXXV Congresso Eucaristico Internacional...,
pp. 287-292.


Reproduit par VFS 7(1952) 190-196.
142 — Sainte Claire d'Assise (1194-1253), dans EF s. II, 4(1953)6-21.


14




BIBLIOGRAPHIE Dû P. EPHREM LONGPRE, 0 . F. M. 219


143 — Commentaires sur l'Encyclique "Fulgen* Corona". Lourdes,
Imprimerie de la Grotte, 1954. 38pp.


Reproduit par RF 69(1954)46-51, 90-95.
144 — La Scuola teológica francescana nello sviluppo del dogma


dell'Immacolata Concezione, dans L'Immacolata Concezione.
Storia ed Esposizione del Dogma. VIII Settimana di Spiritualità
promossa dall'Università Cattolica del Sacro Cuore, Milano,
9-16 Maggio 1954. Milano, Società Editrice "Vita e Pensiero",
1954, pp. 41-64.


145 — L'Immaculée Conception et l'Université de Paris, dans L'Im-
maculée Conception. Compte rendu in extenso. Lyon, Congrès
nationaux, Vile Congrès. 1954, p.l85ss.


146 — Saint Joseph et l'école franciscaine du XHIe s., dans Le patro-
nage de S. Joseph. Actes du Congrès d'études tenu à l'Oratoire
Saint-Joseph de Montréal, 1-9 août 1955. Section historique.
Montréal-Paris, 1956, pp.217-254.


147 — Saint Joseph dans la tradition franciscaine, dans Studium,
10(1956) 175-176.


148 — Duns Scot et l'Immaculée Conception. A propos du Théorème
XIV, 27, dans EF n.s. 7(1956)36-44.


149 — Les fresques des Saints Martyrs du Japon de M. Luc Hasegawa,
dans MF 34(1956) 114-117.


150 — Son Excellence Monseigneur Amédée Lefebvre, O.F.M., arche-
vêque de Rabat, dans MF 34(1956)136-137.


151—Le Bx Raymond Lulle (Í1316) à l'honneur, dans MF 35(1957)
36-37.


152 — Le Père Valentin-Marie Breton nous a quittés, dans VF, n.s.,
8(1957)519-520.


153 — Autour du Bx Raymond Lulle, dans MF 38(1960)137.
154 — La dévotion à saint Joseph au XVIle siècle. Un nouveau témoin:


Fr. Jean Aumont (f 1689), dans Cahiers de Joséphologie (Mon-
tréal), 8(1960)319-323.


155 — Un médiéviste canadien-français: le R.P. Victorin Doucet,
O.F.M., dans Revue de l'Université d'Ottawa, 30(1960)216-230.


156 — Un Frère Mineur devant la science: Le P. Gemelli, Liminaire,
dans Cahiers de Vie franciscaine (Paris), n. 27, 1960, pp. 129-130.


157 — Agostino Gemelli, dans Cahiers de Vie franciscaine, n. 27, 1960,
pp. 145-161.


15




220 EDOUARD PARENT, O. F. M.


158 — François d'Assise et son expérience spirituelle. (Histoire spiri-
tuelle de l'Ordre de saint François). Paris, Beauchesne, 1966.
(Coll. Bibliothèque de spiritualité, 4) 18.5 cm. 212pp.


159 — La Sainte Vierge, dans Revue de l'Université d'Ottawa, 36(1966)
551-563.1


II — Articles publiés dans des Dictionnaires religieux


A — D I C T I O N N A I R E D E S P I R I T U A L I T É (Paris, Beauchesne, 1937ss.)


160 — Barthélémy de Bologne, t.I, col. 1263-1264.
161 — Barthélémy (Jean), t.I, col. 1270-1271.
162 — Bazin (Jean-Baptiste), t.I, col. 1295-1296.
163 — Bonaventure (Saint), t.I, col. 1768-1843.
164 — Bonaventure (Frère), t.I, 1856-1857.
165 — Boucher (Jean), t.I, col. 1886-1887.
166 — Capet (Jean), t.II, col. 117.
167 — Columbi (Jean), t.II, col. 1134-1135.
168 — Contemplation (dans l'Ecole franciscaine), t.II, col. 2080-2102.
169 — Eucharistie: mystique eucharistique, t.IV, col. 1586-1621.
170 — Frères Mineurs: François d'Assise, t.V, col. 1268-1303.


B — D I C T I O N N A I R E D E T H É O L O G I E C A T H O L I Q U E (Paris, Letouzey
et Ané, 1903ss.)


171— La Mare (Guillaume de), t.VIII, 2e partie, col. 2467-2470.
172 — Léonard Griffon, t.IX, 1ère partie, col. 396-397.
173 — Louis de Heilsberg, t.IX, 1ère partie, col. 959.
174 - Ludovic Colini, t.TX, 1ère partie, col. 1070-1071.
175 — Lulle, Raymond (Le bienheureux), t.IX, 1ère partie, col. 1072-


1141.


1 II est bon de noter que le P. Éphrem Longpré prépara, pour le Rme P. Léo-
nard-M. Bello, O.F.M., alors Ministre Général des Franciscains, le texte de deux
grandes lettres encycliques. La première s'intitulait: Litterae encyclicae de XJniver-
sali Christi Primatu atque Regalitate, dans les Acta Ordinis Minorum, 52(1933)
293-311. Une traduction française en a paru dans RF 50(1934)146-163, 193-205,
241-257, sous le titre: Le Primat absolu et la Royauté universelle du Christ.


La deuxième lettre portait sur la Médiation universelle de Marie: De B. Maria
Virgine Omnium Gratiarum Médiatrice. Epistule ad universos Fratres suae curae
subiectos directa, 17 aprilis 1938, dans Acta Ordinis Fratrum Minorum, 57(1938)
136-150, 209-224. Elle fut éditée en tiré à part: Romae, Apud Collegium S. Antonii
[1938]. 120pp.


16




B I B L I O G R A P H I E D U P . E P H R E M L O N G P R E , O . F . M . 221


176 — Maddelon (Fidèle, O.F.M.J, t.lX, 2e partie, col. 1508-1509.
177—Marquard (Léon), t.X, 1ère partie, col. 150-151.
178 — Martin d'Almvick, t.X, 1ère partie, col. 203.
179 — Mastrius (Barthélémy), t.X, 1ère partie, col. 281-282.
180 — Matthieu d'Aquasparta, t.X, 1ère partie, col. 375-389.
181— Maurice du Port (O'Fihely), t.X, 1ère partie, col. 404-405.
182 — Méliton (Guillaume de), t.X, 1ère partie, col. 538-540.
183 — Mérinero (Jean), t.X, 1ère partie, col. 573-574.
184 — Meurisse (Martin), t.X, 1ère partie, col. 1629-1630.
185 — Thomas de Charmes [O.F.M.Cap.], t.XV, col. 773.


C — C A T H O L I C I S M E (Paris, Letouzey et Ané 1947ss.)


186 — Adam de Marisco, t.l, col. 132.
187 — Albert de Sarteano, t.l, col. 272.
188 — Alexandre d'Alexandrie, t.l, col. 307-308.
189 — Alexandre de Halès, t.l, col. 308-309.
190 — Allégresses, t.l, col. 329-330.
191 — Alphonse de Castro, t.l, col. 352.
192 — Alva y Astorga (Pierre), t.l, col. 361-362.
193 — Alvare Pelayo, t.l, col. 363-364.
194 — Analecta Franciscana, t.l, col. 502-503.
195 — André de Spolète (Bienheureux), t.l, col. 527-528.
196 — André (Antoine), t.l, col. 529-530.
197 — André de Neufchâteau, t.l, col. 531-532.
198 — Ange de Clarino, t.l, col. 548-549.
199 — Ange del Paz (Vénérable), t.l, col. 549-550.
200 — Angele de Foligno (Bienheureux), t.l, col. 550-551.
201 — Angèle de Mérici (Sainte) ou de Brescia, t.l, col 515.
202 — Angéline de Corbarà (Bienheureux), t.l, col. 553.
203 — Angélus, t.l, col. 554-556.
204 — Antoine de Padoue (Saint), t.l, col. 668-671.
205 — Antoine de Córdoba, O.F.M. ( f l578) , t.l, col. 673.
206 — Archivo Ibero-Americano, t.l, col. 801.
207 — Archivumi Franciscanum Historicum, t.l, col. 801.
208 — Aréso (Le P. Joseph), t.l, col. 807-808.
209 — Assise, t.l, col. 922-923.
210 — Bacon (Roger), t.l, col. 1158-1161.
211 — Barthélémy de Bologne, t.l, col. 1274.


17




222 EDOUARD PARENT, 0 . F- M.


212 — Basci (Matthieu de), t.I, col. 1278-1279.
213 — Bassoles (Jean de), t.I, col. 1304.
214 — Bérard (Saint), t.I, col. 1457-1458.
215 — Bernardin de Bustis (Bienheureux), t.I, col. 1485-1486.
216 — Bernardin de Feltre (Bienheureux), t.I, col. 1486.
217 —Bernardin de Portogruaro (Rme P.), t.I, col. 1486-1487.
218 — Bernardin de Sienne (Saint), t.I, col. 1487-1489.
219 — Berthold de Ratisbonne, t.I, col. 1501-1502.
220 — Bertrand de la Tour, t.I, col. 1508-1509.
221— Banal (François), t.II, col. 119-120.
222 — Bonaventure (Saint), t.II, col. 122-128.
223— Boucher (Jean), t.II, col. 181-182.
224 — Brancati de Lauria (Lorenzo), t.II, col. 230.
225 — Carvajal (Louis de), t.II, col. 608-609.
226 — Catherine de Bologne (Sainte), t.II, col. 690-691.
227 — Cawe (François), t.II, col. 737.
228 — Charles de Blois (Bienheureux), t.II, col. 992.
229 — Cheffontaines (Christophe de), t.II, col. 1032-1033.
230 — Chrysostome de Saint-Lô (Le P.), t.II, col. 1117-1119.
231— Claire d'Assise (Sainte), t.II, col. 1160-1164.
232 — Colette (Sainte), t.II, col. 1298-1300.
233 — Conrad d'Offida (Bienheureux), t.III, col. 45.
234 — Conrad de Parzham (Saint), t.III, col. 45.
235 — Conrad de Plaisance (Saint), t.III, col. 45-46.
236 — Conrad de Saxe, t.III, col. 46.
237 — Constantin de Barbanson, t.III, col. 97.
238 — Cordon de Saint François, t.III, col. 183-184.
239 — Cozza (Laurent), t.III, col. 266-267.
240 — Crabbe (Pierre), t.III, col. 267.
241 — Dames (Ordre des Pauvres) ou Clarisses, t.III, col. 431-440.
242— Daniel (Saint), t.III, col. 445-446.
243 — Daniel Agrícola (Mayer), t.III, col. 453.
244 — Daniel de Saint-Sever (O.F.M. Cap.), t.III, col. 454-455.
245 — Davenport (Christophe, Franciscus a Sancta Clara), t.III,


col. 478.
246 — David (Pierre), t.III, col. 488.
247 — David d'Augsbourg, t.III, col. 489.
248 — Délabre (Raphaël), t.III, col. 550-551.


i H
18




BIBLIOGRAPHIE DU P. EPHREM LONGPRE, O. P. M. 223


2 4 9 — Duns Scot (Jean), t.III, col. 1172-1179 .
2 5 0 — Durand (Barthélémy), O.F.M., t.III, col. 1190-1191 .
2 5 1 — Elie d'Assise, t.lV, col. 12-14.
2 5 2 — Elie (ou Hélie) de Bourdeilles, t.IV, col. 15 .
2 5 3 — Elisabeth de Hongrie (Sainte), t.IV, col. 19-20.
2 5 4 — Emmanuel Ruiz, O.F.M. et ses compagnons (Bienheureux),


t.TV, col. 57-58 .


2 5 5 — Eustache cVArras, t.IV, col. 712-713 .
2 5 6 — Eximenis (Francesch), t.IV, col. 918-919 .
2 5 7 — Faoer ou Fabri (Philippe), t.IV, col. 1033-1034.
2 5 8 — François de Mayronnes (ou de Marone, ou de Maironis), t.IV,


col. 1555-1557 .


2 5 9 — Individu: II. Position de l'Ecole Franciscaine, t.V, col. 1515-
1517 .


2 6 0 — Jacques de la Marche, t.VT, col. 268-269 .
261 — Jacques cTAscoli, t.VI, col. 2 7 3 .
2 6 2 — Jean de Reading, t.VI, col. 560 -561 .
263 — Jean des Anges, t.VI, col. 581-585.
2 6 4 — Jean Bertholdi de Sarravalle, t.VT, col. 591-592 .


I I I — R E C E N S I O N S D E V O L U M E S


2 6 5 — La Vie de S. Sulpice le Bon, par le R.P. T H A D D É E , O.F.M., dans
RF 3 7 ( 1 9 2 1 ) 9 5 .


2 6 6 — D é b u t d'un missionnaire, par le R.P. B O N A V E N T U R E P É L O Q U I N ,
O.F.M., dans VF 1 ( 1 9 2 2 ) 7 2 9 .


2 6 7 — Z A C H A R I E V A N D E W O E S T Y N E , O.F.M., Scholae Franciscanae
aptatus Cursus philosophicus, t.l. Mechliniae, Typ. S. Francisci,
1 9 2 1 , dans FF 5 ( 1 9 2 2 ) 3 4 9 - 3 5 6 .


2 6 8 — G. C A R R E R A S T A R T A U , Essayo sobre il voluntarismo de F. Duns
Scot, Gerona 1923 , dans SF 16 (1924 )323 -324 .


2 6 9 — V O I S L A O S Mioc, O.F.M., Septem dona Spiritus Sancti in doctrina
S. Bonaventurae. Sarajevo 1924 , dans FF 8 ( 1 9 2 5 ) 1 7 1 - 1 7 2 .


2 7 0 — A N T O N I O M A R T I N , O.F.M., Los Franciscanos españoles en la
enseñanza. Madrid 1924 , dans FF 8 ( 1 9 2 5 ) 1 8 1 - 1 8 2 .


271 — B E R N A R D U S J A N S E N , S.J., Fr. Petras Ioannis Olivi, O.F.M.,
Quaestiones in secundum lïbrum Sententiarum. Vol. I et II
(Coll. Bibliotheca Francsicana Scholastica Medii Aevi, 4 - 5 ) .
Quaracchi 1 9 2 2 et 1924 , dans FF 8 (1925 )466 -467 .


19




224 EDOUARD PARENT, O. F. M.


272 — H U C O L I N S T O R F F , O.F.M., The Immaculate Conception. The
Teaching of S. Thomas, S. Bonaventure and B. J. Duns Sootus
on the Immaculate Conception of the Blessed Virgin Mary.
San Francisco 1925, dans FF 9(1926)277-280.


273 — Pour la défense de Duns Scot, dans Rivista di Filosofia Neo-
Scolastica (sur le livre de D . A L B A N E S E , Studi su la filosofia di
G. D. Scoto. Roma 1923), 18(1926)32-42.


274 — J O S E P H K L E I N , Die Charitaslehre des Johannes Duns Skotus,
die edelste Frucht der Liebesweisheit des Franziskanischen
Geistes. Munster i. W . 1926, dans AFH 23(1930)224-227.


275 — W I N G A T E , The medieval latin versions of the Aristotelian Scien-
tific corpus, with spécial référence to the biological Works,
London 1931, dans AFH 25(1932)399-400.


276 — D . E . S H A R P , Franciscan Philosophy at Oxford in the Thir-
teenth Century, Oxford 1930, dans AFH 24(1931)535-539.


277 — M A R G A R E T T O T N B E E , S. Louis of Toulouse and the process of
canonisation in the Fourtcenth Century, Manchester 1929, dans
AFH 25(1932)538-541.


278 — H. K O E N I G . De inhabitatione Spiritus Sancti doctrina S. Bona-
venturae, Mundelein 1934, et D . C U L H A N E , De corpore mystico
doctrina Seraphici, Mundelein 1934, dans AFH 27(1934)590-591.


279 — Fr. Matthaei ab Aquasparta, O.F.M., Quaestiones disputatae
De Gratia... cum Introductione critica... cura P. V I C T O R I N I
D O I T C E T . (Bihliotheca Franciscana Scholastica Medii Aevi, X I ) .
Ad Claras Aquas, Florentiae, 1935, dans RF 51(1935)235-236.


280 — Italie: Le Commentaire sur les Sentences cTAlexandre de Hales,
dans Lumières d'Assise, t. 4: Regards sur la Communauté. Paris
1947, p. 117-118.


IV — O U V R A G E S E N C O L L A B O R A T I O N


281 — Les Frères Mineurs (Les Franciscains), leur histoire, leur vie.
Les Franciscains du Canada. Montréal, Imprimerie Adj. Ménard,
1915. 315pp.


282 •— Doctoris Irrefragabilis Alexandrí de Haies, Ordinis Minorum
Summa Theologica... Tomus I. Liber Primus... Ad Claras Aguas,
ex Typographia Collegii S. Bonaventurae, 1924. XLVni-770pp.
[En plus du travail exécuté pour l'établissement du texte


20




BIBLIOGRAPHIE DU P. ÉPHREM LONGPRE, 0 . F. M. 225


critique, le P . Éphrem a composé l'introduction doctrinale
pp. XXVIII-XL].


283 — Doctoris Irrefragabilis Alexandrí de Haies... Summa Theolo-
gica... Tomus II. Prima Pars Secundi Libri. Ad Claras Aguas...,
1928. LXVI-803pp. [La mise en œuvre de l'édition et l'établis-
sement du texte reviennent en grande part au P . Éphrem. Il a
de plus écrit l'introduction doctrinale, pp. XXVI-LXI] .


284 — Doctoris Seraphici S. Bonaventurae Opera theologica selecta...
Editio Minor. T. I-II, Quaracchi (Ad Claras Aguas), Ex Typo-
graphia Collegii S. Bonaventurae, 1934-1938. [Le P . Éphrem
a écrit la Praefatio generalis au T. I, pp. VII-XXVI] .


285 — De editione "Operum Omnium" Ioannis Duns Scoti relatio.
Ad Claras Aguas Florentiae, 1397, 24pp.


286 — Frères Mineurs: Spiritualité en France, 16e-18e siècle. B. Obser-
vants, récollets, "Tiercelins", Dictionnaire de Spiritualité, t. V,
col. 1633-1648. Cette section est signée: Éphrem Longpré et
André Rayez. Le P . Éphrem préparait ce complément à l'article
Frères Mineurs, gue sa dernière maladie et sa mort l'empêchè-
rent d'achever. Grâce aux notes compilées, le P . Rayez, S.J.,
a pu terminer la rédaction de ce complément.


P R É F A C E S D E V O L U M E S


287 — F É L i x - M . B E A U C H E M I N , O.F.M., Le savoir au service de Vasmour.
Montréal, Librairie Saint - François, 1933. Introduction du
P. Éphrem Longpré [pp. 11-14].


288 — M A R C I A N O M . C I C C A R E L L I , O.F.M., I misteri di Cristo nette
spiritualità francescano. Benevento (Le Grazie), 1961. Presen-
tazione del P. Éphrem Longpré, O.F.M. [pp. XVI -XX] .


Au moment de mettre sous presse, deux nouvelles œuvres
du P. Éphrem sont venues à notre connaissance:


1 — Fr. Rogeri Marston, o.f.m., Quaestiones disputatae. De emana-
tione aeterna. De statu naturae lapsae et de anima. Ad Claras
Aguas Florentiae, Ex typographia Collegii S. Bonaventurae,
1932. [Le P. Éprrem a composé les Prolegómeno, pp. Vil-
L X X X ] .


21




226 EDOUARD PARENT, O. F. M.


2 — L'Eucharistie et l'exercice du saint amour, dans Revue Eucha-
ristique du Clergé, 69 (1966) 621-624. (*)


E D O U A R D P A R E N T , O . F . M .


Québec, 25 août 1966.


22


(*) Mémorial Doucet-Longpré, Québec , 1966, 126-141.




I N D I C E
del Vo lumen X I I I ( 1 % 9 )


E S ! U D I O S


ARTUS (WALTBH W . ) , The tradition of the <Ars brevis* . . . . . 1 5 3 - 1 8 1
BAUZA Y BAUZX (RAFAEL) , Doctrinas jurídicas internacionales de Ramón Llull. 3 7 - 4 9
COLOM FERRÁ (GUILLERMO), Ramón Llull y los orígenes de la literatura catalana 1 3 3 - 1 5 1
GARCÍAS PALOU ( S . ) , La primera obra que escribió Ramón Llull , . . 6 7 - 8 2
GARCÍAS PALOU ( S . ) , El primer texto orientalista del Bto. Ramón Llull . . 1 8 3 - 1 9 4
LONGPRÉ, O . F . M . (EPHREM), La primauté du Christ selon Raymond Lulle . 5 - 3 5
OLIVER, C . R . ( P . ANTONIO), El Beato Ramón Llull en sus relaciones con la


Escuela Franciscana de los siglos XIII-XIV . . . . . . 5 1 - 6 5
TRÍAS MERCANT ( S . ) , La ética luliana en el tFélix de les Meravelles* . . 1 1 3 - 1 3 2


T E X T O


MADURELL MARIMON (JOSÉ M . * ) , Una carta del 1519 alusiva al iLibre del
Gentil* 1 9 5 - 1 9 6


L U L I S M O R E T R O S P E C T I V O


LONGPRÉ, O . F . M . ( F R . ÉPHREM), Le B. Raymond Lulle et Raymond Marti O. P. 1 9 7 - 2 0 0
CUADRADO (JOSÉ M . " ) , Raimundo Lulioy sus biógrafos . . . . . 8 3 - 9 0


B I B L I O G R A F I A


VAN STEENBERGHEN (FERNAND), Raimundi Lulli Opera Parisiensia anno
MCCCIX composita 9 1 - 1 0 3


Bibliografía medievalística y luliana . . . . 1 0 4 - 1 0 6 ; 1 0 9 - 1 1 1 ; 2 0 1 - 2 0 2
Bibliografía científica selecta 1 0 7 - 1 0 8 ; 2 0 2 - 2 0 3
Bibliografía científica general . . . . . . . . 111


C R Ó N I C A


PARENT, O . F . M . (EDOUARD), Le R. P. Ephrem Longpré, O. F. M. 2 0 5 - 2 2 6






B I B L I O G R A F I A L U L I A N A


El Prof. R U D O L F RHUM .M KM, «Magister» de esta (Maioricensis Schola
Lullistica*, en colaboración con su Asistente en la Universidad de
Mainz, prepara una BIRLIOCRAFÍA SOBRE RAMÓN LLULL (obras
impresas del mismo y publicaciones sobre uno que otro aspecto de
su vida y de su obra).


Con este motivo, los dos expresados profesores y este Instituto
suplican a los autores de trabajos de índole luliana se dignen remitir
sendas separatas a las siguientes señas postales:


P R O F . D R . R U D O L F B R U M M E R


Fostfacli 108
6728 GERMERSHEIM / Rhein (Alemania)


E s t u d i o s H u l í a n o s


Precio oV suscripción
ESPAÑA


Suscripción anual . . . . 1 0 0 pesetas
Número suelto . . . . 4 5 pesetas
NÚMERO atrasado . . . . 5 0 pesetas
EXTRANJERO


Suscripción anual . . . . 3 dólares
Número suelto . . . . 1 " 2 5 dólares
Número atrasado . . . . 1 ' 5 0 dólares


Para suscripciones: Sr. Administrador de E S T U D I O S LULIANOS
Apartado 1 7 , Palma de Mallorca (España)


LOUIS SALA-MOLINS


L U L L E
L ' A r b r e de Philosophie d ' a m o u r


L e livre de l 'ami et de l ' A i m é


Et choix de textes philosophiques et mystiques


(Traduction et notes)


Paris, 1967


422 págs.


(Con licencia eclesiástica)




Edición crítica de


OPERA LATINA del B. Ramón Llull


Ha salido el TOMO QUINTO


OPERA PARISIENSIA
(Anno M C C C I X composita)


Un volumen de XV + 615 páginas
preparado por el


D H . HELMUT R1EDLINGER
Profesor Ordinario Público de la Universidad de Freiburg


y Magister de la MATORICENSIS S C H O L A L U L L I S T I C A ,


bajo la dirección del


D R . F R I E D R I C H S T E G M U L L E R


Otros tomos publicados:
TOMO 1 (OPERA MESSANENSIA), 1959, en 4.°, 520 páginas.
TOMO II (OPERA MESSANENSIA ET TUNICIANA), 1960, en 4 o ,


568 páginas.
Preparados por el Un. JOUANNKS STÔHR.


TOMO III (LIBER DE PRAED1CATIONE, D. I - II A), 1961, en 4.",
407 páginas.


TOMO IV LIBER DE PRAEDICATIONE, D. II B), 1963, en 4.",
649 páginas.


Preparados por el P. ABRAHAM SORIA, O. F. M.


Precio de venta al público: 10 dólares


Diríjanse los pedidos a:


ESCUELA LULÍSTICA MAYORICENSE, Apartado 17, Palma de Mallorca (España)


IMP. SS. CORAZONES - BALMES, 89 - PALMA DE MALLORCA