Estudios lidíanos

Estudios lidíanos
"IRevísta cuatrimestral


de investigación Hulíana i Jlbedíevalístíca
Publicada por la


jlDaíorícensís Skbola llullístíca


Instituto Internacional del


Consejo Superior de investigaciones Científicas


Núm. 34


S U M A R I O


E S T U D I O S
E X C M O . D R . EIJO G A R A Y (t ) , La supuesta heterodoxia del Bto. Llull pág. 5


M A N U E L B A U Z A , Ramón Llull en el "Enchiridion Simbolorum", de Heinrich


Denzinger pág. 21


S. G A R C Í A S P A L O U , ¿Qué año escribió Ramón Llull la "Doctrina Pueril"? ... pág. 33


JOSEP C A P O J U A N , C. O., Tomistes i Luí-listes al segle XVIII a Santa Maria
del Carni pág. 48


T E X T O
JOSE M A R I A M A D U R E L L M A R I M O N , Miscelánea Luliana pág. 59


N O T A
M A R T H A A L F O N S O , Comparación entre el "Félix" de Ramón Llull y el caba-


llero Cijar, novela caballeresca a lo divino pág. 77


B I B L I O G R A F I A


Estudios medievalísticos pág. 83


C R O N I C A
Sesión académica de la investidura del Prof. Helmut Riedlinger pág. 87


Vol. XII, FaSC. 1 PALMA DE MALLORCA (España) Año XII: 1968




E. AL·LISON PEERS


FOLL D'AMOR
(La vida de Ramon Llull)


amb una introducció del P. ANTONI OLIVER, C. R.


Palma de Mallorca, 1966
Editorial Moll -- Plaça d'Espanya, 86


P. ALVAR MADUELL


RAMON LLULL
Llibre d'amic i Amat


(Trets de la fisonomia lul·liana)


Barcelona, 1967
180 págs.


ARMAND LLINARÉS


RAYMOND LULLE
Le livre du gentil et de trois sages


(Version française médiévale complétée par une traduction en français moderne)


203 págs.
Presses Universitaires de la France


Paris, 1966


La Direction des ESTUDIOS LUL1ANOS recevra avec reconnais-
sance tous travaux à publier (sous réserve du jugement par le Comité
de Direction) et tout ouvrage scientifique, particulièrement lullien ou
médiévalistique, à recenser, ainsi que toute proposition d'échange avec
de Revues similaires.


Envoyer les manuscrits, les livres pour compte-rendu et les Revues
d'échange au Directeur:


DR. S. GARCÍAS PALOU, Apartado 17, Palma de Mallorca (España).


Depósito legal P. M. 2 6 8 - 1961




E s t u d i o s T lu l íanos






«Estudios lidíanos
IRevísta cuatrimestral


de investigación Tlulíana Y Jlbedíevalístíca
publicada por la


/lbaíorícensís Scbola Tíullístíca


Instituto Internacional del


Consejo Superior de investigaciones Científicas


Vol. XII 1968 Año XII


ESCUELA LULISTICA MAYORICENSE


Palma de Mallorca






LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL


Vamos a analizar un argumento al que se le atribuye la virtud de
"denunciar con claridad meridiana" el orige arábigo de las doctrinas
de Lulio.


Se dice: "otros en cambio, como Rogerio Bacón y NUESTRO LU-
LIO, viérose tachados de heterodoxia por sus menos equilibradas sín-
tesis, en las cuales se denuncia por eso su origen musulmán con claridad
meridiana".'


Es indudable que Lulio fue tachado de heterodoxia, y por cierto
tan desacertadamente, que nada menos que una comisión nombrada
por el Concilio Tridentino volvió por él, y la Santa Sede le restituyó
para siempre la fama.


Pero ¿acaso las tachas de heterodoxia con que injustamente fue
marcado Lulio tienen algo que ver con esas "menos equilibradas sín-
tesis" que se le atribuyen, consistentes, según el contexto, en "confun-
dir más o menos en una sabiduría total y armónica la esfera de la fe
con la de la razón, exigiendo para los acto9 de ésta una cierta ilumi-
nación divina", por lo que entra "de lleno en el grupo de los pensado-
res musulmanes que se llaman por lo mismo ixraquíes o iluministas"?


Nada de eso. Lulio no confunde jamás la esfera de la fe con la de
la razón; ni exige para los actos de ésta sobre su propio natural objeto
ninguna clase de iluminación divina especial. Digo especial, por cuanto
la luz natural de nuestra inteligencia es llamada por los teólogos par-
ticipación de la divina luz; pero es cosa clara que para que haya
ixraquismo o iluminismo, ha de mediar luz superior a la natural; y
limito la proposición a los actos de la razón humana sobre su propio
natural objeto, por dos razones: 1 § ) , porque la iluminación del ixra-
quismo alcanza a la actuación natural de la razón sobre su objeto ade-
cuado, cosa que jamás admite Lulio; y 2 ^ ) , porque éste enseña que
cuando el objeto excede el alcance de la razón (como sou los misterios
sobrenaturales) no puede ella conocerlos sin esa especial iluminación
de Dios que la teología católica llama luz de fe, lumen fidei, ni puede
estudiarlos, desentrañarlos y demostrarlos sin la ayuda de esa misma
luz.


A S I N = Abenmasarra etc. p.121.


1




6 LEOPOLDO EIJO CARAT


Por último, la acusación de heterodoxia lanzada contra Lulio no
tiene nada que ver ni con confundir la fe con la razón, ni con exigir
iluminación divina de ninguna clase.


Estas tres proposiciones nos entretendrán en este capítulo.
Las esferas de la fe y de la razón están tan clara y firmemente


delineadas en unos escritos de Lulio, que jamás se observa ni confusión
ni siquiera interferencia entre ellas. La fe y la razón, según Lulio, tie-
nen sus funciones propias e irreductibles, objeto igualmente propio y
exclusivo de cada una, de tal suerte exclusivo que cuando una verdad
es totalmente de fe, la razón no penetra nada en ella, y cuando una
verdad está plenamente penetrada y dominada por la razón no cabe ya
fe acerca de ella. Lulio no admite que sobre un mismo objeto y al mis-
mo tiempo pueda una persona tener fe y ciencia.


En su Enciclopedia De Contemplación en Dios dedica el Cap. 154
a considerar las relaciones de la fe con la razón; basta leerlo para con-
vencerse de que no admite confusión ninguna entre las esferas de las
mismas. Sería notable desacierto ver algo de tal confusión en la teoría
luliana de la demostrabilidad de los misterios de la fe por razones
necesarias; anteriormente toqué este punto demostrando que esa teoría
no tiene nada de arábiga ni de judía ni de ixraquí, ni supone confusión
entre razón y fe.


Para expresar alguna de las relaciones de ambas emplea Lulio un
símil muy expresivo, que bastaría para significar que no admite con-
fusión entre ellas; es el símil del agua y el aceite: éste flota sobre
aquélla sin mezclarse; así la fe está por cima de la razón, y por mucho
que ésta suba no invade la esfera de la otra, lo que hace es elevarla más;
¿y por qué flota la fe sobre el entendimiento como el aceite sobre el
agua? Responde Lulio: "Porque no puedes entender tanto como pue-
des creer, está la fe sobre el entendimiento".1


Es claro que por ser el razonamiento y la creencia funciones de un
mismo sujeto se influyen mutuamente; pero sin perder su propio campo
de acción ni su naturaleza propia.


No concibo que quien conozca la doctrina de Lulio pueda atribuirle
mezcla ni confusión de las esferas de la razón y de la fe.


Tampoco exige Lulio iluminaciones divinas especiales para los ac-
tos de conocimiento natural humano. En cambio, cuando se trata de
conocer y más aún de demostrar verdades de fe, exige, por cuanto
superan la capacidad de la inteligencia humana, luz superior. Pero
esto, que es doctrina común de todos los católicos, como que lo con-
trario ha sido condenado por el Concilio Vaticano, no tiene que ver
con el iluminismo de los ixraquíes. Porque es punto de importancia y
además ofrece ocasión de exponer la doctrina de Lulio, le dedico dos


'. Libro de los Proverbios, Parte III , cap. 28, n" 1 2 = E m p l e a el mismo símil en
Apostrophe, de fine libri, n" 3 ; en Disputat Un Fidei et intellectus. Parte I , n" 2.


2




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 7


capítulos intitulados ¿Iluminismo ixraquí? ; * a ellos me remito, para
no gastar tiempo y espacio con repeticiones innecesarias. Baste apun-
tar aquí que el iluminismo arábigo extiende la divina iluminación a
todo conocimiento, incluso al de los objetos adecuados del entendi-
miento, y sólo mediante esa iluminación puede haber certeza; conocido
es el agnosticismo enseñado por Mohidín, Abenhazan etc. que niega
todo conocimiento de los divinos atributos que no sea por revelación.
Todo eso es contrario a la doctrina luliana.


En cambio la iluminación que exige Lulio se reduce a la necesi-
dad del lumen gratiue, no para conocer, y con absoluta certeza, las cosas
naturales, ni siquiera para alcanzar muchos conocimientos acerca de
Dios, sino sólo para los misterios de la fe, cuya existencia y demostra-
ción no puede lograr el entendimiento humano sino "con el auxilio
divino, con el lumen gratiae, o el lumen fidei".


Si no pensase Lulio así es cuando justamente se le podría acusar
de heterodoxia.


En cambio, la acusación con que se pretendió deshonrar su doc-
trina ni fue fundada en verdad, ni tuvo que ver con ninguna clase de
síntesis armónicas de fe y razón, ni con iluminismos de ninguna clase.
Parémonos un poco en la historia de esa acusación, que es interesante.


Es un hecho tan cierto como lamentable que la doctrina de Lulio
fue combatida y perseguida como errónea y hasta como herética, y que
sus obras figuraron en el índice de libros prohibidos. Lo que no es
cierto es que hayan sido condenadas por ningún Papa.


La autenticidad de la Bula de Gregorio XI, condenatoria de ciertas
doctrinas de Lulio, y aducida por Eymerich, está todavía por demostrar.


Villanueva dice que en el archivo eclesiástico de Gerona encontró
la "bula de Gregorio XI, condenatoria de los errores de Raimundo Lull,
Mallorquín, dat. VIII Kal. februar, año VI de su pontificado, y que
fue presentada a nuestro Obispo día 29 de julio de 1388, y la mandó
publicar". Y añade: "algunos muy delicados en esta materia han dicho
que este documento fue fingido por Fr. Nicolás Eymerich, inquisidor
y actor principal en esta causa. Si el haberse perdido el libro de regis-
tro Pontificio donde debía estar dicha bula, vale para sospechar su
suplantación, mucho más valdrá para asegurar la verdad y legitimidad
de tan famoso instrumeto el hallarse, como se halla, registrdo ad Ion-
gum en los libros originales de esta curia episcopal, como efectivamente
se halla en el Manual, o sea protocolo núm. XVI, fol. 71, escrito como
todos los demás a proporción que sucedían los negocios. Con lo mismo
se desmiente lo que han supuesto sin probar, que la tal bula no se
conoció en la provincia Tarraconense antes del año 1393".1


* Serán publicados oportunamente.


' . D O N JAIME V I L L A N U E V A : ^ F Ï A j e literario a las iglesias de España, Madrid, 1 8 5 0 ,
t. X J V , pág. 23.


3




3 LEOPOLDO EIJO CARAT


Extraño es que el doctor Villanueva zanje tan fácil y desenfada-
damente la debatida cuestión, no de la existencia, que es cosa indu-
dable, sino de la autenticidad de la famosa bula, por el simple hecho
de estar escrita ad longiim en el Manual de la curia gerundense; este
hecho no aporta prueba de valor en pro de tal autenticidad; nadie duda
de que la existencia de la bula fue conocida en Cataluña antes de 1393 ,
pues de otra suerte no habría podido negarle eficacia el Rey Don Pedro;
ni se trata de que se haya "perdido el libro de registro Pontificio donde
debía estar dicha Bula"; jamás hablan los documentos auténticos de
la pérdida de tal libro; lo que dicen es que en los libros de registro
no se halla mención de la bula, que, de ser auténtica, debería hallarse
en ellos; y contra esto ¿qué puede valer el que el día 2 9 de julio de
1388, es decir, diez año? después de muerto el Papa Gregorio, 12 más
tarde de la data de la misma bula, pasado año y medio de la muerte
del Rey Don Pedro el Ceremonioso íf Enero 1387) y reinando ya Don
Juan, que, por enemistad con su padre era al principio amigo de
Eymerich, fuese presentada la bula al Obispo Don Berenguer de Angu-
laria y éste la acogiese y mandase registrar ad longum? Muy del bando
de Eymerich era este Obispo; no lo deduzco sólo de haber honrado así
tal bula, a pesar de lo que el Rey había dispuesto; sino también de que
6 U Obispo Auxiliar era el dominico Fr. Raimundo, y de que, como dice
Villanueva en el lugar citado, fue uno de los más fuertes defensores
del Papa Luna, y de los que más trabajaron en embajadas y por otros
caminos para sostenor su derecho al papado"; Benedicto XIII lo re-
compensó nombrándolo Cardenal en 1397.


Don Berenguer era Òbispode Gerona desde 1 3 8 4 ; la bula no le fue
presentada en los cuatro primeros años de su pontificado, como tam-
poco lo había sido, al menos en ninguna parte consta, a su antecesor.
Es más, en la reunión de 7 teólogos franciscanos y dominicos, habida
con Fr. Armengol en 1386 en Barcelona, diez años después de la data
de la bula, no se dice ni palabra de ella. En 9 de julio de 1395 los re-
gistradores de la curia pontificia de Aviñón, vivo aún Eymerich, ex-
pidieron testimonios oficiales de que tal bula no constaba en los re-
gistros.1


Cierto que Lulio aparece condenado en el índice de libros prohi-
bidos publicado por orden de Paulo IV, merced al Directorium Inqui-
sitorum (Barcelona. 1503) de Eymerich, y del Catalogus haereticorum,
de Lutzemburgo (Erfurt, 1 5 5 2 ; Colonia, 1523, y París, 1 5 2 4 ) ; pero el
Concilio Tridentino designó una comisión en 1563, que libró a Lulio y
su doctrina de la injusta tacha, mandando horrar del índice sus obras;
sentencia que fue confirmada por la S. C. del índice el 3 de junio do
1594.


' . Véase la historia de todo esto en CusTimER=Diseríaciones históricas de Rai-
mundo Lulio = M a l l o r c a 1 7 0 0 = y en la Vida de Lulio, que puso Zepeda al frente
de su hermosa traducción de El árbol de la Ciencia=Bruselas , 1 6 6 3 ; y en J O A N
A V I N Y Ó , Historia del lulisme, Barcelona, 1 9 2 5 , pág. 1 7 2 .


4




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 9


Así quedó definitivamente la oposición que, a título de ortodoxia,
habíase iniciado contra la doctrina luliana medio siglo después de
la muerte del bienaventurado maestro, y que nunca causó estado, pues
desde el principio las autoridades eclesiásticas se abstuvieron de tener
por condenadas aquellas enseñanzas, dejaron en libertad a las escuelas
lulianas y las apoyaban en las campañas contra la pretendida autenti-
cidad de la famosa bula blandida, como arma exterminadora, por el
enconado Eymerich.


¿Cuál fue la causa de la pertinaz saña de este inquisidor? No en-
cuentro explicación suficiente de su conducta ni en personal animad-
versión suya contra el Beato Lulio, que ya mucho antes había dado su
vida en glorioso martirio, ni siquiera en un celo mal entendido, exage-
rado y fanático, por la ortodoxia. Desde 1357 en que, a la edad de 36
años fue Fr. Nicolás Eymerich nombrado Inquisidor de Aragón, dio a
conocer, dice su apologista Grahit, su genio violento, su carácter terco
e inflexible, su constancia infatigable, su talento extraordinario, su
profundo, saber, su energía indomable y su celo exagerado en materia
de creencias religiosas.' Apunto sólo estas notas del carácter de Eyme-
rich, porque las da su entusiasta defensor; no he de recoger los im-
properios de que durante muchos años lo colmó la corte de Aragón, ya
dirigiéndose al Papa, ya a las autoridades del Reino, como consta do-
cumentalmente en el Archivo de Aragón: lo menos que se le llama es
diabólico. El modo de ser de Eymerich influyó, naturalmente, en el
aferrado empeño de la persecución; pero no basta para explicar el
nacimiento de la misma; y lo mismo se diga de otro factor muy digno
de tenerse en cuenta para explicar el desarrollo, no el origen, de la
campaña: es saber, la poderosa influencia de Eymerich en la Corte
Pontificia de Aviñón. ya por la preponderancia de su orden domini-
cana, ya por sus personales actividades y apt:¿udes, que le granjearon
la predilección papal durante tres pontificados (Gregorio XI, Clemente
VII y Benedicto XIII) , manifestada no sólo con ampararle cuando lo
desterró el Rey de Aragón, sino con múltiples honores y pruebas de
estima; especialmente, por parte del papa Luna, que tanto se sirvió de
él, como de hombre de confianza, utilizando su actividad, su ingenio y
su pluma lo mismo frente a la Corte Aragonesa que ante la Universidad
de París.


Tampoco hallo explicación bastante en "el antagonismo existente
entre dos grandes órdenesreligiosas", como sostiene Peers 2; cuando se
rechazaban las imputaciones de Eymerich, los dominicos de Aragón
no anduvieron reacios en la defensa de Lulio; en el Convento de fran-
ciscanos de Barcelona, en reunión habida por frailes franciscanos y do-
minicos, uno de los cuales era el Provincial de la Orden e Inquisidor
de Aragón Fr. Bernardo Armengol, año de 1386, viviendo aún Eynie-


' . E M I L I O G R A H I T = E ¿ inquisidor Fr. Nicolás Eymerich. Gerona, 1878.
2 . E . A . P E E R S = R a m ó n Lidi. A 6 i o g r a p / i y = L o n d o n , 1928.


S




10 LEOPOLDO F.IJO CARAY


rich, se declaró de común acuerdo su sinrazón a éste.' Cierto, vjuc el
P. Armengol era rival de Eymerich, y que otros dominicos apoyaron a
éste y formaban bando con él; pero esto mismo prueba que la cues-
tión no se tomaba como asunto de la Orden; si la emulación dominicana
contra los franciscanos hubiese desencadenado la tormenta, hubiese
sido preferentemente atacado el escotismo.


Menos aún puede hallarse la causa de la persecución eimericiana
en contraposiciones fundamentales de doctrina, como defiende Carreras
Artau.2 No acierto a ver esas fundamentales discrepancias entre Lulio y
Eymerich, si se le supone a éste, como es natural, puro tomista, más que
en un solo punto: en el de la demostrabilidad de I09 misterios cris-
tianos por luz de razón; aun en este punto, si se anali/a bien la doctrina
luliana, no dista tanto, pese a la9 arrogantes expresiones de su autor,
de la doctrina de Sto. Tomás; y desde luego no se sale del marco an-
selmiano. En los demás puntos fundamentales coinciden manifiesta-
mente las doctrinas luliana y tomista ; Lulio admitía la distinción real,
la de pura razón, y la de razón cum fundamento in re, como Sto. Tomás;
ni Lulio es realista exagerado, ni siquiera da la misma doctrina que
Escoto, ni el tomismo es nominalista, ni entre uno y otro tiene por qué
interponerse Occam; T. Carreras y Artau tiene a Lulio por "franca-
mente realista", paréceme que en el sentido de realista exagerado 3;
pero es interpretar mal la doctrina luliana, como demuestro en otra
parte. Ni el platonismo de Lulio es notablemente mayor que el de
Sto. T o m á 9 , ni éste es más aristotélico que aquél; ambos se nutren del
mismo sincretismo aristotélico-platónico, con matices diferenciales que
no alcanzan a fondo doctrinal. Lo mismo ha de decirse del voluntarismo
y el intelectualismo de ambos santos. Eso sí, en lo referente a las ex-
celencias de la Sma. Virgen María, un hondo abismo, que a través de
siglos se ahondó más, separaba del lulismo al tomismo: la principa-
lísima parte que Lulio tomó en defensa de la Inmaculada Concepción,
hoy dogma de fe, era natural que excitara muy adversa voluntad de
parte de los dominicos.


El anti-inmaculatismo dominicano fue sin duda gran parte al
nacimiento de la persecución eimericiana. El P. Francisco Díaz de
S. Buenaventura, de la provincia franciscana de Santiago de Compos-
tela, catedrático de Teología en el Convento de Araceli, de Roma, donde
a fines del siglo XVII desempeñó importantes cargos, en un Memorial


'. CosTUREn=Disertaciones historiens tiri lì. Raimundo L i i í io=Mal lorca , 1700
págs. 136 a 143. El fallo se publicó en el prólogo del t. I de la edición maguntina
de las Obras de Lulio.


2 . T . CARRERAS A R T A U = [ / n « aportació a la historia dels origens del antilullisme, en
Miscellanea tulliana, Barcelona, 193S, pág. 4 y 18.


3 . T . CARRERAS Am\v=Fonaments metafísics de la Filosofia luliana, en Misce-
llanea tulliana, Barcelona, 1935, pág. 450.


6




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 11


que se conservaba inédito y ha publicado en P. José M^. Pou 1 atri-
buye aquella persecución a las disputas sobre la Inmaculada Concep-
ción de María Santísima. Narra que de una parte Eymerich sostenía la
concepción en pecado, y de otra los lulistas, siguiendo las doctrinas de
su Bienaventurado Maestro, la inmaculada ; vino a parar la enardecida
contienda en que uno de los lulistas acusó a Eymerich ante el Inqui-
sior General, en Aviñón, de proposiciones heréticas, en 1395. Asimismo
dice el P. Díaz que en 1503, o poco antes, hubo otra contienda seme-
jante sobre la Inmaculada, entre el Inquisidor de Aragón, Fr. Guillermo
Caselles, dominico, y los profesores lulianos; y fue tan enconada, que
Caselles fue a Roma y trabajó ante el Papa contra Lulio y los lulistas
y sus doctrinas, aunque en vano; vuelto a las Baleares tornó a la con-
tienda, y lo que logró fue que se le expulsase del Reino. Y se cree,
escribía el P. Díaz, que todo esto fue el estímulo que lo movió a im-
primir el año 1503 el Directorium de Eymerich, y a revolver lo de la
condenación luliana.


Cabe objetar al P. Díaz que mal pudo ser causa de que Eymerich
acusase de heregía a Lulio el despecho de aquella contienda concep-
cionista, y la acusación que la siguió, pues eso ocurrió en 1395 y casi
cinco lustros antes había consumado Eymerich su acusación contra
Lulio; de 1372 es la bula en que Gregorio XI encomendaba al Ar-
zobispo de Tarragona que reuniese todas las obras de Lulio, y con
Eymerich, que las había denunciado de erróneas y heréticas, y con
otros Maestros de Teología y de Derecho las examinase; examen que
resultó favorable a Lulio, pero no apagó los furores del denunciante;
todo lo cual demuestra que la acusación de Eymerich fue muy ante-
rior a la contienda narrada por el P. Díaz. Y es verdad. Lo que pasa
es que este Padre, que no pecaba de crítico-histórico, por lo cual cae
en algunas inexactitudes en su Memorial, escogió mal la contienda que
había de aducir como elemento de prueba; la que narra no fue sino
una de tantas manifestaciones de la encendida lucha que ya al menos
desde 1366 había entablado Eymerich contra la Concepción Inmacu-
lada, y por ende contra los lulistas y escotistas, sus más fervorosos de-
fensores; pues si hemos de dar fe al P. Diago,1 en 1366 escribió Eyme-
rich un libro Sermonunm de tempore, y en el de la dominica 45 de
Adviento acusaba de herejía a los defensores de la Inmaculada. Es más,
el mismo P. Diago dice que Eymerich en 1384 (dos años antes de la
reunión de Fr. Armengol y los franciscanos en Barcelona) dedicó a Cle-
mente VII un tratado sobre la concepción inmaculada de María Santí-
sima, en el que sostiene que creer en su concepción inmaculada es error
herético.


*. En Miscellanea Lulliana, Barcelona, 1935, pág. 119.


x . Fr. F R A N C I S C O DiACO=Historía de la Provincia de Aragón de la Orden de Pre-
dicadores—hüao I, cap. X X V .


7




12 LEOPOLDO EIJO CARAT


Uñase al encono de esas apasionadas polémicas el recelo desme-
dido e injustificado que inspiraba frente a la escuela propiamente to-
mista la de los seguidores del B. Lulio; una de las causas que influye-
ron en la persecución fue, como lo manifestó el mismo Eymerich, la
grande difusión que había adquirido la doctrina lulista, que "erat plu-
rimorum divulgat(i''\*).


Pero tal vez ni esas causas ni el entercado carácter y sañudo genio
y los valiosos resortes de Eymerich bastarían a explicar la persecución
de que fue víctima la escuela luliana, sin otro factor que hasta ahora
no se ha tenido en cuenta: el ambiente antiluliano que reinaba entre
los más acreditados Maestros de Universidad. Este ambiente es inne-
gable. El empeño, tan sano y tan santo, y acaso tan eficaz, para des-
truir entre los infieles y mahometanos las falsas ideas religiosas, y para
abrir por el convencimiento racional las puertas al catolicismo, tenía
que desmerecer en el área de los estudios universitarios europeos. El
Arte, difícil y complicado en sí, se prestaba a errores más fácilmente
que las más sutiles y especiosas argucias dialécticas; encerraba en su
seno el germen que floreció y dio fruto; de Lulio, aparte de su vida y
muerte santas, tenemos muchas e inestimables joyas en sus escritos, es-
pecialmente en su admirable Libro de Contemplación en Dios; pero lo
que él más encarecidamente amó, su Arte, tenía que ser flor de un día
entre los escolásticos; sólo podía servir para lo que él la recibió: para
evangelizar entre infieles.


La escolástica había de mirar con menosprecio el artilugio me-
cánico-lógico generador de la ciencia universal, aquella especie de
astrolabio del raciocinio, valga la comparación ; aquella intrincada com-
binación de figuras; aquella filosofía algebraica, en la que tan fácil
debía ser no sólo errar sino también engañar; como que en muchas
cuestiones de las que se presentaban había que saber de antemano la
respuesta para poderla deducir de las combinaciones de figuras y de
letras(').


2. Directorium Inquisitorum, Edir. de 1758, pág. 189.


' . El arte de Lulio , sus cuadros, tablas y círculos, están todos maravillosamente
combinados para demostrar una tesis preconcebida, pero no sirven para averiguar lo
desconocido. El afán apostólico de Lulio lo ha dispuesto todo con objeto de demos-
trar primero las verdades de razón y luego las de fe, de suerte que a los descreídos
convenzan de lo que Lulio quiere convencerlos. Hay que reconocer que pora eso
la habilidad con que están dispuestos es notabilísima; y manejados por diestro pre-
ceptor el discípulo no tiene nada que oponer ; a no ser un reparo que es funda-
mental, o sea: si esos elementos de cuadros, tablas y círculos se disponen de diversa
manera, o si los manejo de otro modo distinto, ¿no sacaré prposiciones contrarias?
¿ A qué primeros principios o razones evidentes obedece el combinarlos del modo
que se los combina, de tal suerte que sea absurdo combinarlos de otro?


Decía Lulio (Aplicación de l'Art General, II, Dist. I a . Edición Galmés, l'almn
1938, verso 310) ; "encontrarás lo que quieras, y lo podrás encontrar, si mueves los
círculos al rededor, hasta que te venga la significación de lo que quieres" . Cierto
que no lo decía Lulio en el sentido de que podían manejarse los instrumentos de
su Arte ad usum Delphini; pero la realidad es que el Arte peca de ese defecto fun-
damental.


8




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL 13TO. LLULL 13


El epíteto de fantástico con que ya en vida fué Lulio motejado
en París, perduró má9 que él, aplicado a su Arte y a sus secuaces; el
empeño de difundirlo e imponerlo tenía que ganarle la malquerencia
de las Universidades.


Confírmanme en este juicio unas frases de Gersón, el Canciller de
la de París, que nos han conservado el reflejo del estado de ánimo de
aquella Universidad a los tres cuartos de siglo de la muerte de Lulio.
No se muestra Gersón enemigo de éste, pero sí de su Arte; y si bien
confiesa que "su doctrina contiene muchísimas verdades" y es "en opi-
nión de muchos altísima y verdaderísima", contrapone al "modo doc-
trinal de los santos doctores aprobados por la Iglesia y seguido hasta
entonces por la Facultad de Teología, la nueva curiosidad de fanta-
sear" ; reiteradamente dice que Lulio "discrepa del modo de hablar de
los doctores sagrados y de las reglas de su tradición doctrinal usada en
las escuelas"; manifiesta la oposición de los teólogos parisienses a "los
que se empeñan en introducir cierta peregrina enseñanza de Lulio"; y
amenaza con provocar nueva censura de la Universidad, si notara que
públicamente se adoptasen "fa/es locutionum modos", es decir la ter-
minología y fraseología técnicas lulianas; pero donde más claro se ve
que la animadversión hacia el lulismo no es por la doctrina, sino por el
Arte, es en las siguientes palabras: "tiene Lulio un modo especial de en-
señanza con grandes volúmenes, explicatorios de ciertos nombres, letras
y figuras; dióse cuenta la Facultad de que, por lo inclinados que somos
a novedades, algunos de su9 alumnos querían que se extendiese este
modo de enseñanza, pues en Aragón dícese que se da; y dictó ensegui-
da un estatuto... para que no pasaran a esta nueva curiosidad de fan-
tasear^ 1)


Reiterada y casi obstinadamente insiste Gersón en estos conceptos.
En la segunda carta que desde su destierro de Brujas dirigió a la Uni-
versidad de París sobre la reforma de la enseñanza de la Teología, hay
manifiestas alusiones al lulismo: dedúcese de ella la poderosa corriente
lulista que en París había ; combate el prurito del lulismo de usar nue-
va terminología, peculiar suya, e inaceptable, principalmente, en ma-
teria trinitaria; ni el mismo Escoto —dice— aprobó semejantes auda-
cias; pone como ejemplo los términos prioridad y mayoridad, cuyo uso
declara ilícito en el tratado de la Trinidad.


' . No ee conserva el texto de este estatuto; ya en el siglo décimo octavo lo echaba
de menos CAROI .US DE P L E S I S D'ARGENTRE (Collectio judiciorum de novis erroribus
qui ab initio duodecimi saeculi... usque ad anmim 1713 in Ecclesia proscripti sunt
et notati. = París 1728, vol. I, pág. 248) : "Hoc edictum sacrae Faclltatis Parisiensis in
ejus Fastis jam non reperitur". Tampoco se conoce el texto de la notificación de dicho
edicto a la Cartuja de Vauvert, con objeto de evitar la divulgación de las Obras de
Lulio, que allí había en gran número. Pero de uno y otro documento queda sufi-
ciente tsetimonio en el opuse, de Gersón—De examinatione doctrinarum (Obras com-
pletas, Anvers, 1 7 0 6 = V o l . I, págs. 13 y 8 2 ) . Véase la preciosa monografía de CARRE-
RAS y A R T A U recién citada, Una aportado etc. de la cual tomo estos datos.


9




14 LEOPOLDO EIJO GARAT


El abuso del lulismo de introducir términos desusados hasta ahora
en Teología, es —dice— "lo que más nos movió a mis maestros y a mi
para que no se enseñara públicamente esa doctrina de Raimundo Lu-
lio; porque tiene términos no usados por doctor alguno"( 2).


Es curioso ver cómo Gersón, mal conocedor, evidentemente, de la
doctrina de Lulio, la ataca, interpretándola mal, por algunas de las
mismas razones por las que la perseguía Eymerich: como contrarias a
la simplicidad de Dios (Gersón era nominalista), por dar tanta impor-
tancia a los nombres divinos y adjudicarle toda clase de atributos; por
decir que el Padre es anterior al Hijo; y que son posibles más de tres
Personas divinas; etc. etc.


Estas gratuitas imputaciones de errores, completamente infunda-
das, ¿eran fruto de la campaña de Eymerich, que las iniciara y pro-
palara, o por el contrario el mismo Eymerich las había tomado del
ambiente, de falsas interpretaciones que otro9 hicieran, dándose por
lulianos, o de disquisiciones y disputas entre quienes más o menos acer-
tadamente practicaban el Arte?


Es indudable que existía una atmósfera contraria a Lulio, al cual
se le presentaba como maestro de alquimia, de cabala y de magia; con-
tra toda razón, es cierto; pero ese era concepto muy divulgado acerca
de él ; de otra suerte no se le habría podido nunca atribuir tantas obras
apócrifas sobre esas materias, como se le han atribuido y por mucho
tiempo han sido tenidas por suyas. De que estos errores cundían en
tiempo de Gersón da fe su obra "De erroribus circa artem magicam".


Por leve que esa atmósfera fuera, pudo dar bastante pie a la cam-
paña eymericiana, y esta campaña necesariamente había de autorizar
y propalar aquel tan equivocado concepto de la ortodoxia de Lulio.


No es ocasión oportuna de vindicarla ; sobradamente lo han hecho
ya esclarecidos autores('). Tan sólo me toca poner en evidencia que
ninguno, ni uno solo, de los errores atribuidos falsamente a Lulio por
Eymerich y demás impugnadores, le acreditarían a aquél, en caso de
ser ciertos, de arábigo ni de arabizante. Veámoslo.


Cien artículos condenables por heréticos sacó Eymerich de veinte
obras de Lulio. Los 28 primeros son acerca de la Ssma. Trinidad ; los
29-51, sobre la Encarnación; los 51-54, acerca de Nuestra Señora; el 54,
sobre el Papa; los 55-64, del pecado; los 64-89 de virtudes; los 89-93,
de Sacramentos; el 93, del purgatorio; los 94 y 95, de la Eucaristía;
los 96, 97 y 98, sobre la demostrabilidad de los misterios por razones
apodícticas; el 99, sobre dar muerte a infieles y herejes; el 100, contra
la pretensión de Lulio de haber recibido de Dios el Arte Magna.


Sólo en tres de esos 100 artículos cabría tocar las relaciones de la
fe con la razón: los 96, 97 y 98. Veamos qué dicen:


2 . GEHSON=Ibid. pág. 103.
P. Pascual, Fornes, &. Y lo del Tridentino.


10




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 15


El 96: que según Lulio todos los dogmas de fe se demuestran por
razones evidentes, y las demuestra él, y sólo los ignorantes y los pecado-
res no las entienden.


Esto de los ignorantes y los pecadores es una interpretación ma-
Ugnanti» naturae de lo que decía Lulio: que para alcanzar tales de-
mostraciones se requería sutil ingenio y la luz de la gracia. Por lo de-
más, lo que dice el Artículo es justo; pero no tiene cosa que se refiera
a la armónica confusión de las esferas de la fe y la razón; al contrario,
por racionalista y destructora de la fe se censuraba la doctrina. Tampo-
co hay nada de iluminismo; la iluminación de la gracia exigida por
Lulio, la ha tomado Eymerich por la gracia santificante.


El 97: que la fe es necesaria para los ignorantes, rudos y bastos de
ingenio; pero no para los de sutil entendimiento.


Tan claro es que Lulio jamás dijo semejante cosa, como que
tampoco ahí se le censura por armonizar desmedidamente la fe y la
razón, ni por iluminismo de ningún género.


El 98: que lo que se sabe por fe está sujeto a error, mas no así lo
que se demuestra por razones.


Tampoco en este artículo se encuentra lo que buscamos.
Y es que Lulio no fue acusado, ni lo ha sido nunca hasta ahora,


de "confundir más o menos en una sabiduría total y armónica la esfera
de la fe con la de la razón, exigiendo para los actos de ésta una cierta
iluminación divina".


La doctrina de Lulio no da pie para tal acusación. Ni para deducir
que es de origen musulmán su doctrina.


Las imputaciones de Eymerich no prevalecieron sobre la ortodoxia
de la doctrina luliana; el Concilio Tridentino, previo unánime dicta-
men de la Comisión pertinente, de la cual formaba parte el gran Lay-
nez, declaró la doctrina de Lulio sana, ortodoxa y católica, y ordenó se
cancelase su nombre en el índice de libros prohibidos.


Mas después del Concilio Vaticano son varios los autores que al
tratar de la indemostrabilidad de los misterios, incluyen al Beato ma-
llorquín entre los que han sostenido doctrina contraria a la definida.


A mi juicio, proceden de ligero los que sin más ni más dan por
condenada en dicho Concilio la teoría de las "razones necesarias" de
Lulio.


Para incurrir en ese anatema hay que sostener que "en la reve-
lación divina no se contienen ningunos misterios verdaderos y propia-
mente dichos; mas todos los dogmas de fe puede la razón debidamente
cultivada entenderlos y demostrarlos por los principios naturales'^1).


Antes había hablado el Concilio de los misterios que "exceden
totalmente la inteligencia de la mente humana"; de los misterios es-


' . "S i quis dixerit in revelatione divina nulla vera et proprie dicta mysteria conti-
ner i ; sed universa fidei dogmata posse per rationem rite excultam e naturalibus prin-
cipiïs intelligi et demonstran anathema sit" (C. Vat., Can. I de fide et ratione).


11




16 LEOPOLDO EIJO CARAY


condidos en Dios, "que de no 9er revelados por Dios, no pueden ser
conocidos"; y en otro lugar dice de ellos que "por su naturaleza exce-
den de tal suerte el entendimiento creado que aun hecha la revela-
ción y recibida la fe, sin embargo permanecen ocultos bajo el velo de
la misma fe y envueltos en una cierta niebla mientras peregrinamos
en esta vida mortal (fidei vclamine contecta et quadam quasi caligine
obvoluta)


En la doctrina de Lulio, los misterios superan por completo las
fuerzas y el alcance de la inteligencia humana(-) ; no podemos conocer
su existencia, sino por revelación divinal3) ; y aun después de cono-
cidos, sobre ellos permanece siempre el velo y bruma, pues aun el in-
genio sutil y bien cultivado, que con esfuerzo y estudio, como dice
Lulio, llega a alcanzar las razones necesarias, encuentra que nunca éstas
son tan fuertes, tan evidentes que no conserven peso y fuerza las con-
trarias razones; de suerte que hay que optar por unas o por otras; "y
esto lo permite Dios para que el hombre sea libre para creer o entender
los artículos"!"1).


No se sostiene, ni mucho menos, que las razones demostrativas
sean tan evidentes que quede excluida toda posibilidad de razonable
duda, ni les atribuye tal claridad que arrastre al entendimiento.


Pero, sobre todo, a la vista de las palabras del anatema vaticano
resalta más la diferencia entre la doctrina condenada y la de Lulio;
en aquélla, pretendida demostración procede por los principios natu-
rales; trátase de verdades sobrenaturales que no contradicen, pero sí
exceden aquellos principios; ahora bien, Lulio no sólo exige la previa
noticia de la fe para el conocimiento de la existencia de esas verdades,
sino también la asistencia de la gracia sobrenatural para entenderlas
y demostrarlas; y no una sino cien veces dice que esta ciencia de-


' . Vat. Constit. D E I F I L I U S , C. 2 , de Revelat., y c. 4 De fide et rat.


- . Sería cosa de no acabar poner textos lulianos de comprobación de esto; basten
algunos: "Quien quiera seguir la escala de la fe, eleve su pensamiento más allá de
su entendimiento, y crea lo que no puede caber en su entendimiento" (Contemp.
Cap. 1 5 4 , 1 5 ) . " L a fe sobrepasa la razón, pues alcanzar fuera de los limites del
entendimiento; mientras la razón fenece dentro de esos l ímites" (Contemp; cap. 1 5 4 ,
1 1 ) . " L a razón no puede subir tanto como la f e ; porque razón y entendimiento son
de naturaleza humana, y la fe es sobre naturaleza humana" (Contemp. cap. 1 6 9 - 1 9 ) .


" E l primer escalón en que la razón empieza a subir son las cosas sensuales, y el
superior escalón a que sube son las cosas intelectuales, fuera de las cuales no basta
a subir ; pero no es así de la f e ; porque el escalón en que empieza a subir son
las cosas intelectuales, y de ellas sube a creer más allá de la intelectualidad huma-
na" (Contemp., cap. 1 5 4 , 1 0 ) .


*. " M i entendimiento no puede por su fuerza y naturaleza llegar a ellas pero las
cree, cautivándose a sí m i s m o ; y mi voluntad las ama. A la cual (a la fe) por sí
mismo no la puede entender" (Libre de Oració: En Obras de R. Lull , Edic. Rosselló,
Palma de Mallorca, 1 9 0 1 ) .


*. Demostraciones, Lib. IV , Prólogo.


12




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 17


mostrativa no procede por la razón, que deduce de lo sentido, ni de las
intelectualidades creadas, sino por la que arranca del conocimiento de
las divinas Dignidades, es decir de las Propiedades de Dios, que la fe
nos proporciona; a aquella ciencia que discurre conforme a lo perci-
bido por los sentidos y aun por lo que es propio de seres intelectuales
creados, llámala Lulio Ciencia inferior "(jusana"), y a estotra que
raciocina partiendo, como de sus principios, de lo que es propio del
divino Ser, Ciencia Soberano ("sobirana") (') ; aquélla es "Reina que
tiene corona de plata"; la segunda "Reina con corona de oro" ( 2 ) .


Ya él mismo advierte que no se puede decir a secas que se de-
muestran los misterios; así, p.e., dice: Los Artículos son demostrables
"intelligendo tamen sano modo, scilicet mediante divina gratia" ( 3 ) .
La demostración no implica comprensión de la divinidad; de igual
modo que quien toca una barra caliente, siente el calor, pero no todo
el calor que tiene la barra (') ; y que quien prueba el agua del mar,
siente que es salada, pero no ha gustado toda la sal que tiene ( 2 ) .


A veces, como en toda la Parte I de su obra DISPUTATIO FIDEI
ET INTELLECTUS, más parece que cifra la eficacia de sus demostra-
ciones en destruir las objeciones que contra los misterios presentan los
descreídos, que en positiva demostración apodíctica.


Y nótese que cuando alardea de tales demostraciones apodícticas
siempre excluye el poder de la humana razón como suficiente y exige
el auxilio de la gracia.


Así, p.e., presentándose la dificultad de que el instrumento del
entendimiento son los primeros principios, y con ellos no puede alcan-
zar lo que está más allá de sus términos; se contesta que eso valdría
si no se contara con el divino instrumento, o sea el lumen gratiae; el
Espíritu Santo inspira donde quiere; ¿quién dirá que no se puede
inspirar al entendimiento que anhela conocer su Trinidad y defenderla
de los errores de los infieles? ( 3 ) .


Es indudable que todo eso dicta mucho de la demostración "e
uaturalibus principiis", anatematizado en el Conc. Vaticano. Se dirá
bien que es doctrina equivocada; pero ¿que está condenada?


Además, ciertamente no anatematiza ese canon todo cultivo racio-
nal por vía de ilustración y de demostración de los misterios sobrena-
turales; sino un pretendido conocimiento demostrativo que excluye la
necesidad de la fe.


'. Liber de Consolatione Eremitani. {Consolació D'Ermità). Publicado por Dr. M.
Sponer, en Miscellanea Lulliana = Harcelona, 1935, pag. 341.


-'. De Principiis Philosophiae, seu ne lamentatione Philosophica; en e! Prólogo.
3 . Disputatio Fidei et / / i fe / /ec / ¡ / s=Part . I, n.° 20


'. Disputatio Fidei et Intellectus=:PaTte I. n.° 3.


Disputatio Eremitae et Raymundi=Quaest. 1. n." 7.
3 . Disputatio Fidei et Intellectus—Parte I, n.° 11.


13




18 LEOPOLDO EIJO GARAT


¿Tiene ese alcance la doctrina luliana sobre la demostración de
los misterios?


De ningún modo. Dice el insigne teólogo Billot: "No toda eviden-
cia excluye la fe sino aquella sola que hemos llamado intrínseca; es
a saber aquella evidencia que hace aparecer la verdad de la cosa según
sus propias razones, y por cierto tan perfectamente que quede apar-
tada absolutamente aun la mera posibilidad de duda, de cualquier mo-
do que sea. Porque en tanto destruiría o excluiría la fe en cuanto ésta
se tiene "de las cosas que no se ven"; y sólo esa evidencia intrínseca
hace que se vea la cosa. Es más, si esa misma evidencia intrínseca
no es de tal manera plena y perfecta que el entendimiento por espon-
táneo impulso sea arrastrado al asentimiento, aun habrá lugar a la fe,
según la opinión de todos; porque aun la cosa quedará en cierto modo
no vista, aun quedará el entendimiento bajo el dominio de la voluntat,
en cuyo poder estará todavía mover la mente a asentir por uno o por
otro motivo, y, por tanto, por motivo de fe" ( ' ) .


Ahora bien, este es el caso de las razones necesarias de Lulio; él
mismo lo dice clara, rotunda y muy frecuentemente. La evidencia que
su demostración da es la llamada intrínseca, porque aunque no alcance
al ser de la cosa en sí misma, y haya que usar de medio en la demos-
tración, este medio es intrínseco al sujeto entendido, y se identifica con
él; sabido es que Lulio excluye, tratándose de la divinidad, toda de-
mostración quia y propter quid, y sólo admite la que llama per aequi-
parantiam; alardeaba de haber inventado este nuevo modo de demos-
trar, como no enseñado por Aristóteles; que en último término no es
sino la demostración de una propiedad por medio de otra ya conocida
con la cual se identifica. Esta identidad de las propiedades exige la
equiparación de las mismas y permite predicar de una de ellas lo que
ciertamente conviene a la otra. Es, pues, intrínseca la evidencia que tal
demostración produce.


Pero —en el supuesto, que es gratuito, de que sean válidas las
razones de Lulio— ¿producen tal evidencia que excluvan la fe, según
Lulio?


Ya hemos visto que no, por confesión del mismo Lulio, que lo
atribuye a que Dios quiere conservarnos la libertad de optar por fe
o ciencia.


Pláceme cerrar este artículo con unas palabras de Menéndez y
Pelayo.


"No pretendía Lulio que la razón humana pudiera alcanzar a
descubrir por sí las verdades reveladas, sino que era capaz de confir-
marlas y probarlas. El empeño de Lulio era audaz, peligroso, cuanto se
quiera, pero no herético" ( ' ) .


' . B i l l o t = D e Virtutibus Infusi* = De Fiile, paragr. I, 2.
' . Menéndez y Pelayo. — Historia de lo? Heterodoxos españoles, tomo III , pag.
272 = Edición Bonilla. — 1918.


14




LA SUPUESTA HETERODOXIA DEL BTO. LLULL 19


"De las demás proposiciones que a éste se achacan, apenas es nece-
sario hacer memoria. Unas son meras cavilaciones de Eymerich, a quien
cegaba el odio; otras no están en los escritos lulianos y pertenecen a
Raimundo de Tàrrega, con quien algunos le han confundido" ( 2 ) .


"Terminaré esta vindicación (si vindicación necesita aquel glo-
rioso mártir, a quien veneran los habitantes de Mallorca en el número
de los Bienaventurados) repitiendo que los artículos de la fe son siem-
pre en las demostraciones de Lulio el supuesto, no la incógnita de un
problema que se trate de resolver y que esas demostraciones no pasan
de un procedimiento dialéctico, más o menos arriesgado, donde la Teo-
logía da el principio y la Filosofía, como humilde siervo, trata de con-
firmales por medios naturales" ( ' ) .


Y como dulcísimo colofón, unas palabras del mismo B. Lulio:
ENTENDIMIENTO Y FE EN LA TRINIDAD: "Con gran amor decía
Blanquerna a la Ssma. Trinidad: "Excelente Trinidad Soberana, por
tus comunes Virtudes eleva mi entendimiento a contemplarte y amarte.
En Tus propias Virtudes Personales desfallece mi entendimiento en
tener en Tí conocimiento; pero por cuanto mi voluntad asciende a
amarte a Tí, y mi entendimiento a creerte, iluminado con luz de Fe
por Tu bendición, por eso están en Tí contemplando estas potencias
mías por amor y por Fe e inteligencia" ("). "Trinidad Santa, en todo
lo que no Te alcanza mi entendimiento, eres Tú mayor en grandeza y
es mayor mi Fe que mi entendimiento, y es mayor Tu grandeza que
mi Fe" ( 3 ) .


LEOPOLDO EIJO CARAY ( f ) ,
OBISPO DE MADRID - .ALCALÁ


-. I d , Ibid. pag. 272


! . Menéndez y Pelayo. Historia de los Heterodoxos españoles, tomo 111. Lib. 111.
cap. 5.°, jpag. 273. — Edic. Bonilla.


Arte de Contempi., Blanquerna C X I , n.° 6.


3 . Ibid., n.° 8.


15






RAMON LULL EN EL
ENCHIRIDION SYMBOLORUM DE HEINRICH DENZINGER


El nombre de Heinrich DENZINGER (1819-1883) va unido a la
renovación de la teología católica en Alemania a mediados del siglo
XIX' . Después de haber estudiado en Wiirzburg y en Roma (1841-
1845) fué nombrado en 1848 profesor de Exegesis del Nuevo Testa-
mento en la Universidad de Wiirzburg. En la misma Universidad
ocupó desde 1854 hasta su muerte la cátedra de Teología Dogmática2.
Contrariamente a las tendencias reinantes en su época hacia una teolo-
gía meramente especulativa, H. Denzinger fué uno de los represen-
tantes de la teología positiva3, poniendo como base de la especulación
teológica las definiciones y las directrices del magisterio eclesiástico.


Además de las obras dedicadas a la polémica confesional4, a la


1 A D O L F K O L P I N C , Katholische Théologie gestern und heute. Thematik und
Entjaltung deutscher kalholischer Théologie vom I. Vatikanum bis zur Gegentvart
(Bremen 1964) 36.


2 F. L A U C H E R T , art. Denzinger, Heinrich Joseph; e n : Lexikon fur Théologie
und Kirche III (Freiburg i. Br. '1931) 2 1 4 ; [ A N O N . ] , Heinrich Denzinger. Erinne-
rungen aus seinem Leben, gesammelt von seinem alteren Bruder; e n : Der Katholik
63 II . Halite (1883) 428-444, 523-538, 638-649. Este último articulo contiene valiosas
noticias sobre H . Denzinger y su familia. Su padre, Ignaz Denzinger, nacido en
Dettelbach (Würzburg) fué profesor de Filosofía en Lieja (Bélgica) . A l l í nació
Heinrich Denzinger en 1819. En 1830, a consecuencia de la revolución belga, tuvo
que abandonar Lieja y volver a Wiirzburg. El padre de Denzinger murió en 1862.
Este articulo informa también sobre la formación intelectual de H . Denzinger. En
1840 obtuvo el doctorado en Filosofía en la Universidad de Würzburg con el tra-
bajo "Dissertatio de Philonis philosophi et schola Judaeorum Alexandrina" . Desde
octubre de 1841 hasta agosto de 1845 estudió en la Universidad Gregoriana de R o m a
teniendo como profesores a Perrone y a Passaglia. Además de los trabajos que
publicó, H . Denzinger escribió en latín una Dogmática, en la que trabajó durante
unos 25 años. Esta Dogmática está todavía sin publicar. A partir de 1866 H . Den-
zinger padeció continuos dolores en la espalda. Murió en 1883.


3 J. H A S E N F U S S , art. Denzinger, Heinrich Joseph; e n : Lexikon fur Théologie
und Kirche III (Freiburg i. Br. -1959) 233-234; E . M A N C E N O T , art. Denzinger Henri-
Joseph-Dominique; e n : D T h C I V (Paris 1911) 450-451.


' H E I N R I C H D E N Z I N C E R , Kritik der Vorlesungen des Herrn Professor Thiersch
iiber Katholizismus und Protestantismus (Wiirzburg 1847-1848).


1




22 MANUEL BAUZA


Inmaculada Concepción', a la historia de las ideas sobre el conoci-
miento religioso8 y a la defensa de la infalibilidad papal7, editó en la
Patrología Latina de Migne las obras de San Bruno de Würzburg
(-(-1045)8. De todas las obras de H. Denzinger la que resultó más
conocida fué el Enchiridion Symbolorum et Definitionum quae in
rebus fidei et morum a Conciliis Oecumenicis ct Summis Pontificibus
emanarunt (Würzburg '1854), sacada a luz en edición más bien mo-
desta (100 capítulos en 432 páginas), sobre todo si se compara con la
última edición 3 31965 (3999 números en 954 páginas).


El Enchiridion Symbolorum fué concebido desde un principio
como una colección de documentos sobre la fe y sobre la moral ema-
nados de la autoridad de la Iglesia". Fué editado como una colección
de tipo privado, cuyos documentos poseen autoridad diversa según la
fuente de donde dimanan. Sin embargo, con el paso de los años y a
medida que aumentaban las ediciones, ha pasado a ser una colección
semioficial de las definiciones y de los documentos eclesiásticos.


H. Denzinger cuidó de las cinco primeras ediciones: '1854, 21854,
31856, "1865, 51874.


A partir de la muerte de H. Denzinger en 1883, atendió la publi-
cación de la obra el profesor Ignaz STAHL (1837-1900) quien preparó


' H E I N R I C H D E N Z I N G E R , Die Lehre von der unbefleckten Empfangnis (Würz-
burg 1855) .


0 H E I N R I C H D E N Z I N G E R , Vier Bûcher von der rellgiôsen Erkenntniss I - I I
(Würzburg 1856-1857).


7 H E I N R I C H D E N Z I N G E R , Kepha. Über die papstliche Unfehlbarkeit (Würz-
burg 1870) .


8 S A N C T U S B R U N O H E R B I P O L E N S I S E P I S C O P U S . Sancti Brunonis Opera po.it


R E Y S E R I et C O C H L E I curaj recensuit H E N R I C U S D E N Z I N G E R ; e n : P L 142 (París


1880) 11-568.
" Inter multa, quae temporum iniqua conditici srholis catholicis intulit mala,


id potissimum studiis theologicis nocet, quod a multis positiva, ut dicunt, credendi
agendique documenta, publica Ecelesiae auctoritate sancita, vel ignorentur vel
negligantur, nimiumque proprio ingenio indulgeatur... Nos autem, dilectissimi
auditores, id pro certo habeamus, Ecelesiae praescripta firmissimum esse funda-
mentum, cui omnis de divinis rebus speculatio nostra superstruenda, regiam illam
viam, in qua nobis jugiter proficiendum, a qua tamen numquam ñeque ad dexlram
ñeque ad sinistram recedendum est. H . D E N Z I N G E R , Enchiridion Symbolorum et
Definitionum, Auditoribus Editor (Würzburg '1854) pág. III .


1 0 I C N A Z S T A H L nació en 1837 en Stadtprozelten (Baviera). A l u m n o del Colegio
Germánico en Roma, se doctoró en Filosofía y Teología en 1863. Después de dos
años de ministerio parroquial, sirvió como secretario particular a su tío Anton
Stahl, Obispo de Würzburg (1840-1870). En febrero de 1869 fué nombrado Privat-
dozent, enseñando Dogmática y Apologética en la Universidad de Würzburg, al
lado de H . Denzinger. En 1894 fué nombrado profesor honorario. Murió en W ü r z -
burg en 1902. Su obra principal es D / e natürliche Gotteserkenntnis aus der Lehre
der Valer dargeslellt (Regensburg 1869) . F. L A U C H E R T , art. Stahl, Ignaz; e n : Bio-
graphisches Jahrbuch und Deutscher Nekrolog, editado por A . B E T T E L H E I M , tomo
V I I (Berlín 1905) 267.


2




RAMON LULL EN EL ENCHIRIDION SYMBOLORUM 23


las ediciones: "1888 , 7 1 8 9 5 , S 1 8 9 9 , "1900. Estas nueve primeras edicio-
nes fueron editadas en Wiirzburg por la Casa Stahel.


Después de aparecer la novena edición en 1900, la Casa Herder,
de Freiburg i. Br., compró los derechos de la edición y encargó al
P. Clemens BANNWART SJ" que atendiera la obra. El P. Bannwart
preparó las ediciones siguientes: ' ' 1 9 0 8 , " 1 9 1 1 , 1 2 1 9 1 3 , 1 3 1 9 2 1 .


Desde el año 1922 hasta el año 1951 se encargó de la edición del
Enchiridion Symbolorum el P. Johannes Bapt. UMBERG SJ 1 2 : " - L : , 1 9 2 2 ,
1 B - 1 T 1 9 2 8 , ' " - - "1932 , - ' - 2 3 1 93 7, " - " 1 9 4 2 , 2 0 1 9 4 7 , - 1951 .


El P. Karl RAHNER SJ 1 3 cuidó de las ediciones: 2 8 1 9 5 2 , 2 9 1 9 5 4 ,
3 N 1 9 5 5 , 3 , 1 9 5 7 .


Las dos últimas ediciones han sido preparadas por el P. Adolf
SCHONMETZER SJ" : 3 2 1963 , 3 3 1 9 6 5 .


El propósito de este artículo no es estudiar la historia del
Enchiridion Symbolorum, sino explicar la aparición del nombre de
RAMÓN LULL en las nueve primeras ediciones ( 1 8 5 4 - 1 9 0 0 ) , y los moti-
vos que tuvo H. Denzinger para incluir a Ramón Lull en la lista de
las condenaciones pontificias, donde permaneció más de cincuenta
años.


En la primera edición del Enchiridion Symbolorum et Definitio-
num ( 1854) H. Denzinger incluyó en el número LI bajo el título
"Propositiones quaedam Raymundi Lulli" los artículos 9 6 , 97 y 9 8 de
la lista de 100 errores que Nicolás EYMERICH OP (1320-1399) había
publicado en el Directorium inquisitorum ( 1 3 7 6 ) , en el capítulo "De
Raymundo Lullo et eius erroribus".


He aquí las tres proposiciones aducidas por H. Denzinger:


Prop. 96. O m n e s articuli fidei et ecelesiae sacramenta ac potes-
tas papae possunt probari et probantur per rationes necessarias, de -
monstrativas, evidentes.


1 1 El P. C L E M E N S B A N N W A R T SJ, nació en W i l (Sankt Gallen, Suiza), el 26 de
abril de 1873. T o d o el tiempo que preparó las ediciones del Enchiridion Symbo-
lorum residió en Copenhague. Después pasó a ser párroco de Affoltern (Suiza).


1 2 J O H A N N B A P T . U M B E R C SJ, nació en Flums (Suiza), en 1875. Después de
ordenado sacerdote en 1906, fué profesor en Valkenburg (Holanda) 1908-1925,
enseñó Teología Moral en Innsbruck 1925-1932, estuvo de Director Espiritual en el
Seminario de Luzern 1932-193", de nuevo en Innsbruck en 1937-1938. Desterrado
de Austria en 1938, pasó a Sitten (Suiza) hasta 1947 en que volvió a Innsbruck.
Poco después se jubi ló . Murió en Innsbruck el año 1959.


1 3 K A R L R A H N E R SJ, nacido en Freiburg i. Br. en 1904, estudió en Feldkirch,
Pullach, Valkenburg y más tarde en Freiburg i. Br. con M . Honecker y M . Hei-
degger. Después de unos años de ministerio parroquial en Baviera, pasó en 1948
a la cátedra de Dogma en Innsbruck. En 1963 pasó a la Facultad de Filosofía de
Munich. Desde 1966 es profesor de Dogma en la Universidad de Miinster i. W .


" El P. A D O L F S C H O N M E T Z E R SJ, nacido en 1910, es desde 1961 profesor en
la Universidad Gregoriana de Roma.


3




24 MANUEL BAUZA


Prop. 97. Fides est necessaria hominibus rusticis, inscris, ministra-
libus el non habentibus intellectum clevatum, qui nesciunt cognosce-
re per rationem et diligunt cognoscere per fidem: sed homo subtilis fa-
cilius trahitur ad veritatem christianam per rationem quam per fidem.


Prop. 98. Qui cognoscit per fidem ea, quae sunt fidei, potest deci-
pi: sed qui cognoscit per rationem, non. potest falli: nam fides potest
errare et non erraTe. Et si homo errat per fidem, non habet tantam cul-
pam, sicut si erraret per rationem. Et sicut verius cognoscimus ea, quae
palpamus: ita verins sumus dispositi ad cognoscendum veritatem per
rationem quam per fidem. Sed sicut palpando aliquando invenimus
veritatem: ita etiam aliquando per fidem cognoscimus veritatem, sicut
caeci, qui aliquando inveniunt, quae volunt, aliquando non


Las tres proposiciones fueron reproducidas por H . Denzinger en
las siguientes ediciones del Enchiridion Symbolorum: "1854, 31856,
<1865, 31874.


A la muerte de H . Denzinger en 1883, Ignaz STAHL tomó a su
cargo la publicación de las ediciones: "1888, 71895, "1899 y "1900. En
todas ellas se hallan también las tres proposiciones que Nicolás Eyme-
rich OP había atribuido a Ramón Lull.


Cuando el P. Clemens BANNWART SJ se encargó de la edición
1 01908, su intención fué la de ofrecer una obra revisada, añadiendo
nuevos documentos y suprimiendo otros. Entre los documentos supri-
midos figuran las tres proposiciones atribuidas a Ramón Lull. De las
omisiones da el P. Bannwart la siguiente razón: E contrario nonnulla
ex antea traditis, cum vel incertae originis et auctoritatis vel minoris
momenti essent, in hac editione* omissa sunt". Cuál de estos tres
motivos (origen incierto, autoridad dudosa, escasa importancia) indujo
al P. Bannwart a omitir las tres proposiciones atribuidas a Ramón
Lull? Probablemente las tres proposiciones no parecieron al P. Bann-
wart de origen incierto o de autoridad dudosa. Lo más seguro es que
las consideró de importancia secundaria en la nueva situación teoló-
gica de principios del siglo actual, sobre todo si se tiene en cuenta
que el Magisterio había condenado ya a G. HERMES (1835) y a A . GÜN-
THER (1857) y había definido las relaciones entre la fe y la razón en
el Concilio Vaticano I (1870).


A partir de la edición l o1908, ninguna edición posterior del
Enchiridion Symbolorum menciona el nombre de Ramón Lull.


1 3 H . D E N Z I N G E R , Enchiridion Symbolorum et Definitionum (Wiirzburg ' 1 8 5 4 )
1 3 1 - 1 3 2 . Cf. Natalis A L E X A N D E R OP, Historia Ecclesiastica Veteris ISovique Testa-
menti V I I I , Cap. III , articulus X X : De erroribus Raymundi l.ulli, et Raymundi
Neophyti (Lucca 1 7 3 4 ) 1 1 2 ; Nicolás E Y M E R I C H O P , Directorium inquisitorum.
Secunda Pars, quaestio I X , n. S: De Raymundo Lullo, et eius erroribus (Venezia
1 5 9 5 ) 2 6 0 .


1 0 H . D E N Z I N C E R - C . B A N N W A R T SJ, Enchiridion Symbolorum, Definitionum et
Declarationum de rebus fidei et morum auctore H E N R I C O D E N Z I N G E R . Edilio decima,
emendata et aucta, quam paravit C L E M E N S B A N N W A R T SJ, Praefatio ad editionem
decimam (Freiburg i. Br. 1 9 0 8 ) pág. V i l i .


•I




RAMON LULL EN EL ENCHIRIDION SYMBOLORUM 23


Tan interesante como el hecho de la inclusión de las tres propo-
siciones en el Enchiridion Symbolorum es la nota previa que H. Den-
zinger antepone a los tres errores:


In errores Raymundi Alexander IV a. 1260 inquirí jussit et ani-
madverti, ut constat ex eius epistolís 123 et 223, primusque Petrus,
Tarraconensis Archiepiscopus, auctoritate Pontificis in eura c ensuTam
distrinxit. Postmodum grassante àdhuc doctrina Nicolaus Eymericus,
Ord. Praed., eius errores ad Gregorium X I detulit, qui artículos Lulli
ut erróneos et maximam partem haereticos damnavit 7. Kal. Febr. 1376.
Denique Raymundi Lulli opera iterum prohibuit Paulus IV. N o s hic
paucas, quae hac nostra aetate majoris sunt momenti , propositiones
subjicimus; caeteras qui l é g è r e voluerit ex Eymerici Directorio inqui-
sitorum q. 9 exscriptas habet apud Nat. Alex. Saec. XIII c. 3 art. 20. 1 7


A partir de la edición 21854 H. Denzinger añade:
Qui etiam damnationis veritatem tuetur l 8 .


Y a partir de la edición 41865 pone además la siguiente aclaración
bibliográfica:


Sicut et Bzovius ad a. 1372. et Duplessis d'Argentré " .


Estas notas permanecieron hasta la edición "1900.
En esta nota aduce H. Denzinger cuatro cosas: Tres condenacio-


nes papales que gravan la doctrina luliana, y el motivo que le ha
inducido a escoger precisamente estas tres proposiciones de entre las
cien de Nicolás Eymerich OP.


La condenación de 1376 de las cien proposiciones atribuidas a
Ramón Lull y presentadas por Nicolás Eymericb OP al Papa Grego-
rio XI (1370-1378), aunque discutida durante mucho tiempo, es acep-
tada por los lulistas20. También es conocida la inclusión del nombre
de Ramón Lull en el índice de Paulo IV en 15592 1.


1 7 H . D E N Z I N G E R , Enchiridion Symbolorum, LI . Propositiones quaedam Rav-
mundi Lulli (Würzburg 1 1854) 131.


1 8 H . D E N Z I N G E R , Enchiridion Symbolorum, L X X I . Propositiones quaedam
Raymundi Lulli (Würzburg =1854) 184.


1 6 H . D E N Z I N G E R , Enchiridion Symbolorum, L X X I . Propositiones quaedam
Raymundi Lulli (Würzburg 4 1865) 185.


2 0 F A U S T I N O D . G A Z U L L A , O. MERCED. . Historia de la falsa bula á nombre del
Papa Gregorio XI inventada por el dominico Fray Nicolás Aymerich contra las
doctrinas lulianas (Palma 1909) ; A N D R É S IVARS O F M , LOS jurados de Valencia y el
inquisidor Fray /V. Eymerich; e n : Archivo Ibero-Americano V I (Madrid 1916)
68-159, X V (Madrid 1921) 212-219; J O A N A V I N Y Ó , Historia del Lul.lisme (Barcelona
1925) 95-122; E P H R E M L O N C P R É O F M , art. Lulle Raymond (Le bienheureux); e n :
D T h C I X (Paris 1926) 1135-1137; JOAQUIM CARRERAS I A R T A U , Una aportació a la
història dels orígens doctrinals de l'anti-ìul.lisme; en : Estudis Franciscans 46 (1934;
173 ; J O H A N N E S V I N C K E , Lull und Eymerich; e n : Estudis Franciscans 46 (1934) 2 5 6 ;
J A I M E R O U R A R O C A , Posición doctrinal de Fr. Nicolás Eymerich OP, en la polé-
mica luliana (Gerona 1959) 25-29.


2 1 F R A N Z H E I N R I C H R E U S C H , Die índices librorum prohibitorum des sechzehn-
ten Jahrhunderts (Tübingen 1886, reimpr. Niuwkoop 1961) 2 0 1 ; J A I M E C U S T U R E R ,
Disertaciones históricas del Beato Raymundo Lullio, doctor iluminado y mártir,
Disert. 2, cap. 4, V I H (Palma de Mallorca 1700) 312-313.


5




26 MANUEL BAUZA


El estudio de la supuesta primera condenación por Alejandro IV
(1254 -1261 ) en 1260 es muy interesante por darnos las fuentes que
tuvo H. Denzinger en su postura antilulista. Señalamos a continuación
las fuentes de H. Denzinger, en sentido regresivo.


En lo referente a la condenación de Ramón Lull en 1260 por
Alejandro IV hay un error evidente, pues en 1260 lo único que pro-
bablemente había escrito Ramón Lull eran "causons e dictats de las
follias de aquest mon""". El error de H. Denzinger se debe a que se
fió de Natalis ALEXANDER OP ( 1 6 3 9 - 1 7 2 4 ) , quien en su Historia Eccle-
siastica Veteris Novique Testamenti (1699) dice:


In eius iRaymundi Lulli] errores Alexander V Jsic ! ] anno 1260 in-
quirí jussit et animadverti, ut constat ex ipsius Epistola 123. Anagniae
data 2. Nonas Octobris et 223. Nonis Octobris et 125. 12. Kalendas
Novembris , quas quidem Bzovius laudat ad hunc annum. et Petrum
Tarraconensem Archiepiscopum auctoritate Alexandrí primum in Ray-
mundum Censuram Ecclesiasticam distrinxisse r e f e r t 2 3 .


La fuente usada por Natalis Alexander OP fue el P. Abraham
Bzovio OP ( 1 5 8 7 - 1 6 3 7 ) . En su Annales Ecclesiastici, escritos como
continuación de la obro del Cardenal Cesare BARONIO ( 1 5 3 8 - 1 6 0 7 ) ,
dice sobre Ramón Lull:


Eodem pariter an. [1260] Alexander condemnavit errores et puli-
das blasphemias Raymundi Lulli. Fuit is genere Catalanus, conditione
laicus, ex Maiorica civitate oriundus. Multa edidit opuscula haereseos
crimine undequaque referta: ac inter caetera libellum de daemonum
invocatione et alia vulgari sermone Catalanico scripta. Indubium est
eum hanc doctiinam a diabolo hausisse, licet ille assereret, in quodam
monte a Christo sibi apparente in forma et specie crucifixi ìllam didi-
cisse, plusquam quingenti [Bzovio: quingentos] errores numerantur, in
eius opusculis reperti... Item quod quando Deus apparuit illi Crucifi-
xus, pro saeculi huius tenebris illustrandis artem istam sibi contulit.
quae est ad o m n e m scientiam parandam... Petrus Tarraconensis AT-
chiepiscopus auctoritate Alexandrí IV primus in Raymundum censu-
ram Ecclasiasticam distr inxi t 2 4 .


t


El párrafo que sigue lo dedica Bzovio a las relaciones entre Ale-
jandro IV y el rey de Bohemia, Otakar II ( 1 2 5 3 - 1 2 7 8 ) . Al margen
de este párrafo están citadas las cartas 123 , 2 2 3 y 125 , que Natalis
Alexander OP creyó equivocadamente que se referían a Ramón Lull.
H. Denzinger, que copió de Natalis Alexander OP, las recuerda en
su nota.


2 2 Vida Coetània del Reverenti Mestre Ramon Llull segons cl manuscrit ¡6432
del Rritish Muséum, ed. Francesc de B . M O L L (Palma de Mallorca 1 9 3 3 ) 9 .


2 3 N A T A L I S A L E X A N D E R OP, Historia Ecclesiastica Veteris Novique Testamenti
V I I I , Cap. I l i , art. X X : De erroribus Raymundi Lulli, et Raymundi Neophyli
(Lucca 1 7 3 4 ) 1 0 9 .


2 4 A B R A H A M B Z O V I O O P , Annalium Ecclesitislicorum Tomus XII (Colonia
1 6 2 6 ) J591.


6




RAMON LULL EN EL ENCHIRIDION SYMBOLORUM 27


Siguiendo en sentido regresivo las fuentes de estas extrañas noti-
cias sobre la supuesta condenación de Ramón Lull por Alejandro IV,
se ve que Bzovio copió sus noticias lulianas de BERNARDO DE LUXEM-
BURCO OP (f 1535). Este publicó en 1522 el Catalogus haereticorum
omnium, en el que encontramos el siguiente juicio sobre Ramón Lull:


Raymundus Lulli Catalanus de civitate Maioricarum laicus, mul-
ta edidit opuscula sapientia heresim, scilicet libellum de demonum in-
vocatione et alia in vulgari Catalonico, et doctrinam suam habuit a
diabolo, licet ipse asseTat quod e a m habuit in quodam monte a Chris-
to sibi apparente in forma crucifixi, quae omnia Petrus Achiepiscopus
Terracensis et F. Nicolaus Eimerici senten.tialiter condemnaverunt, in
quibus voluminibus reperti sunt errores ultra quingenti. Unus est, quod
Deus habet mullas essentias [art. 1 Eymerici], Ítem quod Deus Pater
est antequam Deus Filius [art. I l i ; et quod divina essentia non est
otiosa, sed essentiat. natura naturificat, bonitas bonificat etc. (art. 21.
Et quod Spiritus Sanctus est conceptus de Pafre et Filio [art 19]. Item
[quod] interficientes heréticos sunt iniuriosi et vitiosi [art. 9 9 ] ; et quod
Deus quando sibi apparuit crucifixus, contulit pro huius seculi tene-
bris illustrandis artem istam, quae est generalis ad omnen scientiam et
naturalem et medicinam et ad jura et valet specialiter ad destruendos
errores [art. 100] . Et heretici sine dubio sepe Deum sibi imaginaliter
fingunt, quem intueri spiritualiter nequeunt 2 5 .


La fuente primera está en el Directorium inquisïtorum (1376) de
Nicolás EYMERICH OP = a . En la Secunda Pars, q. IX, n. 5 trata Nicolás
Eymerich OP de Ramón y de sus errores, aduciendo las 100 propo-
siciones condenadas por Gregorio XI en 1376. En la q. XXVII trata
Nicolás Eymerich OP de RAMÓN DE TARRAGA, llamado también Ramón
el Neófito. De este Ramón de Tarraga da Francisco PEÑA (1540-1612).
en su Comentario al Directorium inquisitorum de Nicolás Eymerich
OP (1595) la siguiente noticia:


Hic Raymundus, sicut constat ex Regesto domini Gregorii X I . lo-
co quem m o x adducemus, dicebatur Raymundus de Tarraga, qui cum
prius esset Hebraeus, conversus ad fidem Christi factus est monachus
ordinis Praedicatorum: caeterum ut res ipsa demonstravit, non muta-
vit mores, etsi religionem mutaverit. Vixit autem hic Raymundus cir-
ce tempora Gregorii XI . ad annos Domini M C C C L X X I I . exstantque in


2 5 B E R N A R D O DE L U X E M B U R G O OP, Catalogus hereticorum omnium pene, qui
ad haec usque tempora passim literarum monumentis proditi sunt, illorum nomina,
errores et tempora quibus vixerunt ostendens (Colonia 1523) pág. M i l i .


2 8 A . M A D R E dice sobre Nicolás Eymerich O P , como fuente primera de infor-
mación para los autores antilulistas: Bereits Custurer und Pasqual haben sowohl
auf die dominierende Stellung des Inquisitors als testis primarius hingewissen, aber
auch auf den entscheidenden Gewichtsverlust aller von ihm total abhiingigen testi-
monia. A . R. Pascual vergleicht die Sellaren der Antilulisten mit einer Herde (ag-
inen auctorum sub duce Eymerico [Vind . Lui. II , 8281, die more pecudum ihren
Leittier ais unica et originaria auctoritas [Vind. Lui. II , 791] . A . M A D R E , Die theo-
logische Polemik gegen Raymundus Lullus. Eine Untersuchung zu den Elenchi auc-
torum de Raimundo male sentientium (Tesis de habilitación presentada en la Uni-
versidad de Freiburg i. Br. 1962) 122.


7




28 MANUEL BAUZA


unico volumine Regesti anni primi Gregorii X I . fol. 225. litterae Papae
Gregorii ad Archiepiscopum Tarraconensem, et Nicolaum Eymericum
Inquisitorem in Regno Aragonum, quibus praecipitur, ut inquirant, et
procédant contra Raymundum de Tarraga ordinis fratrum Praedicato-
rum tenen.tem quosdam haereticales errores, et eum puniant 2 7 .


De esta manera se puede ver el origen de los errores sobre la
supuesta condenación papal de Ramón Lull por Alejandro IV, aducida
por H. Denzinger en su nota previa a las tres proposiciones.


BERNARDO DE LUXEMBURGO OP copió seguramente del Directorium
inquisitorum de Nicolás EYMERICH OP. Recuérdese que la primera
edición de la obra de Nicolás Eymerich OP apareció en 1505 en
Barcelona. Bernardo de Luxemburgo OP copió por una parte seis
proposiciones de los 100 errores de la lista de Nicolás Eymerich OP,
y por otra atribuyó a Ramón Lull lo que Nicolás Eymerich OP decía
de Ramón de Tarraga: El libro sobre la invocación de los demonios,
y la intervención de Pedro, Arzobispo de Tarragona2*.


Abraham Bzovio OP copió casi literalmente de Bernardo de Lu-
xemburgo OP, añadiendo la condenación de Ramón Lull por parte
de Alejandro IV en 1260, dato que tomó de Gabriel DU PRÉAU (PRA-
TEOLO) (1511-1588)2 i l, quien en su libro De vitis, sectis et dogmatibus


2 7 Directorium inquisitorum F. Nicolai E Y M E I U C I Ordinis Praedicatorum, cum
Comentariis Francisci PEGNAE, Comment. L U (Venezia 1 5 9 5 ) 3 1 5 .


Tempore domini Gregorii Papae X I . dominus Petrus A r c h i e p i s c o p i Ta-
rracon. et frater Nicolaus Eymerici de Ordine Praedicatorum, Inquisitor Aragoniae,
ut vere haereticales et erróneos, quondam Iibellum de daemonum invocatione, qui
incipit: Misericordia et veritas, et quendam alium, qui incipit: I troni quilihct inli-
delis tam rii\ini- quam apostolicis canonibus teneatur obedire : et quaedam alia
opuscula, ut omnia haereticalia et erronea, edita per quendam Raymundum Neophy-
tum, sententialiter condemnarunt. Nicolas E Y M E R I C H OP, Directorium inquisitorum.
Secunda pars, quaestio X X V I I : De libris damnatis de mandato speciali domine Pa-
pae (Venezia 1 5 9 5 ) 3 1 4 . Francisco P E Ñ A añade el siguiente comentario: Illud vero
observandum est diligenter, quod auctor docet in hac quaestione, videlicet, Iibellum
de daemonum invocatione editum fuisse per hunc Raymundum Neophytum, in quo
plane decepti mihi videntur Bernardus Lutzcmburgus in catalalogo haereticorum
li . 3 , verbo Raymundus Lulli . et Prateolus, l ib. 1 6 . cap. 2 . de vitis, et 6ectis haere-
ticorum, asserentes Iibellum de Daemonum invocatione editum fuisse a Raymundo
Lull, et sane suspicor hos auctores fuisse hallucinatos ex nominis similitudine. F.
P E Ñ A , e n : Directorium inquisitorum, Secunda Pars, Comment. L U (Venezia 1 5 9 5 )
3 1 5 . El arzobispo de Tarragona a que se refieren estos documentos fue PEDRO C L A S -
QUERIN ( 1 3 5 8 - 1 3 8 0 ) . P.B. G A M S Series Episcoporum Ecelesiae Catholicae (Graz 1 9 5 7 )
7 6 - 7 7 . C . EUBEL. O F M , Hierarchia Catholica Medii Aevi sive Summorum Pontiji-
cum, S. R. E. Cardinulium, Ecclesiarum Antistitum series ab anno 1¡')8 usque ad
annum ¡413 perditela (Münster 2 1 9 1 3 ) 4 7 9 .


2 9 H . H U R T E R cita el siguiente juicio negativo sobre Prateolo: FELLER [ 1 7 3 5 -
1 8 0 2 ] tamen merito advertit [Journal historique et littéraire] V I I , 9 9 : Son jugement
n'égalait pas son érudition.. . Ses traités de doctrine et d'histoire eccléstiastique tels
que son Elenchus haereticorum firent honneur á son z è l e ; mais l 'Elenchus com-
prend bien des gens, qui ne doivent pas être placés parmi les hérétiques. H . H U R T E R
SJ, Nomenclátor litterarius Theologiae Catholicae III (Innsbruck 1 9 0 7 ) 3 0 6 .


8




RAMON LULL F.N EL ENCHIRIDION SYMBOLORUM •2<)


omnium haereticorum, escribe sobre Ramón Lull, además de copiar
parafraseando todo cuanto dice Bernardo de Luxemburgo:


Raymundus Lullus philosophus et theologus, floret sub interregno
Imperatorum RomanoTum, post caesum Guilhelmum Hollandiae co-
mitem Caesarem Germanum 27. tempore Alexandrí quarti summi Ro-
manorum pontificis, circa annum Domini 1260.


A su vez Natalis ALEXANDER OP copió de Bzovio, si bien a través
de Francisco Peña se dio cuenta de que el libro De daemonum invo-
catione no pertenecía a Ramón Lull, sino a Ramón el Neófito 3 0. Pero
no se dio cuenta de que el mismo Francisco Peña refería la interven-
ción de Pedro, Arzobispo de Tarragona, a Ramón el Neófito. Natalis
Alexander se equivocó también al referir a Ramón Lull las cartas que
Bzovio ponía dirigidas por Alejandro IV al rey de Bohemia.


Así se explica el origen de los errores de H . Denzinger sobre
Ramón Lull en la nota previa a la inserción de las tres proposiciones
en el Enchiridion Symbolorum. La condenación del Papa Alejandro
IV en 1260 contra Ramón Lull, la intervención del Arzobispo de Tarra-
gona y la inserción de las cartas de Alejandro IV.


M á s interesante que la explicación de la proveniencia de los
errores históricos en la nota de H . Denzinger, es la aclaración de los
motivos que explican la inclusión del nombre de Ramón Lull en el
Enchiridion Symbolorum.


La primera razón es el ambiente teológico de Alemania a media-
dos del siglo XIX. Después de la decadencia que la teología católica
había sufrido en el siglo XVIII, tres direcciones renovadoras surgieron
en el primer tercio del siglo XIX en Alemania, que a mediados de
siglo habían tomado formas bien definidas.


La Escuela de Tübingen (J. S. DREY, J. B. HIRSCHER, J . A . MoHLER,
J. E. KUHN) tenía como notas características el pensamiento neta-
mente católico, el idealismo especulativo y el romanticismo de tipo
historicista31.


La segunda corriente, de tipo racionalista o semirracionalista, sur-
gió bajo la influencia del idealismo filosófico, principalmente a través
de KANT y en parte también de HEGEL: G. HERMES: (1775-1831) y A.
GÜNTHER (1783-1863) fueron sm principales representantes. Caracterís-


3 0 Ex bis [Eymericus Quaest. 27. et Franciscus PECNA Commentar. 52.] emen-
datur error PRATEOLI , BERNARDI L U T Z E M B U R G I , et B z o v u , qui similitudine nominis
decepti, Raymundi Neophyti errores et perniciosos libros, Raymundo Lullo tamquam
M u l i n i i affinxerunt. N A T A L I S A L E X A N D E R O P , Historia Ecclesiastica Veteris Novique
Testamenti V i l i , Cap. I l i , art. X X : De erroribus Ravmundi Lulli , et Ravmundi
Neophyti (Lucca 1734) 115.


3 1 A D O L F K O L P I N G , Katholische Théologie gestern und heute. Thematik und
Entfaltung deutscher katholischer Théologie vom 1. ì'atikanum bis zur Gegenuart
(Bremen 1964) 37.


9




30 MANUEL BAUZA


tica común Je esta dirección fue exagerar las fuerzas de la razón en el
campo de la fe. Hermes superó la duda teórica en frente de la revela-
ción sólo por medio de la necesidad ética, que impera el asentimiento32.
Giinther quiso comprender los misterios del cristianismo partiendo de
una base antropológica 3 3.


Finalmente surgió la corriente neocscolástica. Dentro de la corrien-
te neoescolástica H. Denzinger fue uno de los representantes de la teo-
logía positiva, y un propugnador de la enseñanza tradicional de la Igle-
sia, poniendo las directrices y las definiciones del Magisterio como ba-
se metódica de la investigación teológica. Publicó en 1856 - 1857 los dos
tomos de sus "Vier Bûcher von der religiosen Erkenntniss". Lo que H.
Denzinger dice en esta obra sobre Ramón Lull hay que considerarlo co-
mo un comentario al capítulo LI del Enchiridion Symbolorum ('1854).
En el prólogo de sus "Fier Bûcher" consideraba H. Denzinger que el
punto central de las controversias teológicas de su tiempo era la cues-
tión de la fe y la razón: 'La infidelidad se ha revestido de la teoso-
fía... En el seno de la Iglesia Católica Hermes y Giinther, Lamennais,
Bautain y los tradicionalistas han levantado una serie de controversias
que tardarán todavía mucho tiempo en sosegarse'3*. Esta situación mo-
vió a H. Denzinger a escoger precisamente los tres artículos atribuidos
por Nicolás Eymerich ÜP a Ramón Lull, que se refieren a la superiori-
dad de la razón sobre la fe. Hay que notar que si Nicolás Eymerich ha-
bit ya dislocado el pensamiento luliano interpretándolo desde la situa-
ción teológica de unos 60 años después de la muerte de Ramón Lull,
mucho más lo dislocó H. Denzinger interpretándolo desde una situa-
ción teológica a más de cinco siglos de distancia.


La segunda razón que movió a H. Denzinger a incluir a Ramón
Lull en el Enchiridion Symbolorum fue la imagen falsa que de la per-
sonalidad de Ramón Lull se había formado. H. Denzinger dice que las
opiniones sobre Ramón Lull están divididas:


Unos le tienen por un santo, doctor iluminado por Dios, trompeta
del Esphitu Santo, órgano de Dios, fuente de la verdad y reformador
de la Iglesia; para éstos murió Ramón Lull c o m o mártir, Para otros, en
cambio, fue un hereje, un aventurero, un hombre de ideas disparata-
das, lo cual, dice H. Denzinger, nos parece lo más verdadero 3 3 .


3 2 R O B E R T S C H L U N D , art. Hermes, Georg; e n : Lexikon fiir Théologie und Kir-
che V (Freiburg i. Br. 2 1 9 6 0 2 5 8 - 2 6 0 .


3 3 P A U L W E N Z E L , art. Giinther, Anton; e n : Lexikon fiir Théologie nnd Kir-
che IV (Freiburg i. Br. 2 1 9 6 0 ) 1 2 7 6 - 1 2 7 8 ; P A U L W E N Z E L , Das wissenscha¡tliche An-
liegen des Giintherianismus (Essen 1 9 6 1 ) .


3 4 H . D E N Z I N G E R , Vier Bûcher von der religiosen Erkenntniss I, Vorrede
(Würzburg 1 8 5 6 ) pág. I V .


3 5 H . D E N Z I N C E M , Vier Bûcher von der religiosen Erkenntniss I, n. L X I (Würz-
burg 1 8 5 6 ) 3 4 6 - 3 4 7 .


10




RAMON LULL EN EL ENCHIRIDION SYMBOLORUM


Dice además H. Denzinger sobre Ramón Lull:


Ramón Lull fue un teósofo dotado de toda clase de extravagan-
cias, como son la alquimia, las presuntas visiones, que se pueden re-
ducir a efectos magnéticos. Trabajó, es verdad, para tener contacto
con los sarracenos, judíos, nestorianos y monofisitas, y para ganarlos
para su cristianismo, en cuya empresa perdió la vida. También traba-
jó mucho, y éste fue su único mérito, en promover el estudio de las
lenguas orientales, contribuyendo a que se promulgara el canon del
Concilio de Viena sobre el estudio de dichas lenguas. Los Papas H o -
norio IV, Bonifacio VIII y Clemente V no le dieron permiso para en-
señar en Roma su Arte Magna. Alejandro V [sic! 1 mandó en 1260 que
la Inquisición examinara sus errores,- el obispo de Tarragona dio una
censura contra Ramón L u l l s l í .


En cuanto a la doctrina de Ramón Lull señala H. Denzinger co-
mo errores principales:


1 ) Ramón Lull fue el primero en dar a conocer la Cabala en Oc-
cidente.


2) Ramón Lull fue un teósofo en sentido formal.
3) La teoría luliana sobre la fe y la inteligencia está basada en


exaltar la inteligencia sobre la fe.
4) Ramón Lull quiso demostrar los misterios de la fe 3 T .


Como se ve, el juicio general de H. Denzinger sobre Ramón Lull y
las afirmaciones particulares sobre su vida y sus doctrinas, están llenas
de errores e inexactitudes. El caso de H. Denzinger es un ejemplo típi-
co de lo que podría llamarse tragedia luliana: Una cadena de malen-
tendidos ha mantenido durante siglos a Ramón Lull metido en la cár-
cel de la herejía, de los aventureros y de los locos 3 3 . Ramón Lull fue
considerado digno del manicomio o del auto de fe. Mayor tragedia fue
para el mismo H. Denzinger el que, a pesar de su innegable sentido his-
tórico, pudiera caer en tales errores en la apreciación de Ramón Lull.
Su obligación debía haber sido el fundamentar su juicio negativo, so-
bre todo teniendo en cuenta que él sabía de la existencia de dos opinio-
nes sobre Ramón Lull totalmente contrarias entre sí.


En primer lugar el juicio erróneo y negativo de H. Denzinger estu-
vo determinado por el uso de fuentes secundarias, que, al copiarse su-
cesivamente una de otra, aumentaban cada vez más el número de sus
errores. En los "Fier Biiclier" se refirió ciertamente a la edición de
Zetzner en Estrasburgo del año 1609 (RD 162), pues de esta edición ci-
tó tres obras auténticas: Duodecim principia philosophiae, Ars brevis,
Ars gcneralis ultima. Sin embargo el valor de estas obras como fuentes
primarias debió quedar muy disminuido a los ojos de H. Denzinger,


3 0 H . D E N Z I N G E R , fier Bûcher..., pág. 347 - 349.
3 7 H . D E N Z I N G E R , ì'ier Bûcher..., pág. 346.


Bei anderen dagegen gilt or ¡ü> Haretiker, Abentlieurer und hirnverbrann-
t»" Mensch. H . D E N Z I N G E R , Vier Bûcher.... uág. 346.


11




32 MANUKI. BAUZA


pues esta misma edición contiene tres obras apócrifas, entre ellas el
Opusculum de auditu cabbalistico. Para cerciorarse de los fundamen-
tos de la opinión favorable a Ramón Lull, H. Denzinger no hubiera ne-
cesitado consultar las "Findicia e Lidlianae" (Avignon 1778) de A. R.
PASCUAL OCIST ( 1 7 0 8 - 1 7 9 1 ) , las "Disertaciones históricas" (Palma de
Mallorca 1700) de J . CUSTURER SJ (1657 - 1715) y mucho menos toda la
literatura aducida por E. ROGENT -E . DURAN en su Bibliografia de les
impressions lul·lianes (Barcelona 1 9 2 7 ) . Le hubiera bastado consultar
la Edición Moguntina (1721 - 1 7 4 2 ) , en la que las introducciones de Ivo
SALZINGER ( 1 6 6 0 - 1 7 2 8 ) hubieran dado solución a sus dudas. H. Den-
zinger, tan benemérito de la teología católica por su participación en la
renovación neoescolástica, y a quien no faltaba sentido histórico ni crí-
tico, se dejó influenciar en este punto por autores contrarios a Ramón
Lull, como eran Nicolás EYMERICH OP, Bernardo de LUXEMBURGO OP,
Abraham Bzovio OP, Natalis ALEXANDER OP, sin darse cuenta de la
parcialidad de dichos autores y sin sospechar cuan turbias eran las
aguas en que se movía.


En segundo lugar el juicio negativo de H. Denzinger sobre Ramón
Lull proviene del limitado horizonte desde el cual H. Denzinger juz-
gó a Ramón Lull. H. Denzinger vio y juzgó a Ramón Lull en el proble-
ma de las relaciones entre la fe y la razón solamente a través de la dis-
cusión teológica de mediados del siglo pasado. De manera ligera exten-
dió a Ramón Lull el peligro para la fe que, según él, representaban
Hermes, Günther, Lamennais y hasta los mismo» tradicionalistas fran-
ceses.


Es difícil estimar la influencia que tuvo la inclusión por parte de
H Denzinger del nombre de Ramón Lull en el Enchiridion Symbolo-
rum. De entre 19 manuales de Teología Dogmática consultados, edita-
dos desde 1854 hasta 1908, sólo los de Thomas SPECHT ( 1 8 4 7 - 1 9 1 8 ) "
y Christian PESCH SJ (1853 - 1 9 2 5 ) 4 0 se apoyan explícitamente en el
Enchiridion Symbolorum al hablar de Ramón Lull. Afortunadamente
para Ramón Lull el campo de irradiación del Enchiridion Symbolorum
durante los primeros cincuenta años fue reducido. Cuando el Enchiri-
dion Symbolorum ganó influencia, que bien puede llamarse universal,
entonces, gracias a Dios, el nombre de Ramón Lull había ya desapareci-
do del Enchiridion Symbolorum.


MANUEL BAUZA
Freiburg i. Br.


3 9 Die Btrengere Form huit dafiir, die Trinitiit konne von der Vernunft alleili
gefunden werden und e» bedùrfe an und fiir sich nicht der Offenharung zur Mittei-
lung dieser Lehre. So scheint im 5. Jahrhundert der gallinelle Prieslcr Chiudili» Ma-
mertus und im Mittelalter des rationalistische Raimundus Lullus (Denz. n. 474) gè-
lehrt zu haben. T H O M A S S P E C H T , Lehrbuch der Dogmatìk I (Regensburg 1907) 126.


4 0 Ita Raymundus Lullus, secundum quem "omnes articuli fidei . . . possunt
probari et prohantur per rationes necessarias, démonstratives, evidentes" (Denzinger
l e . 4 7 4 ) . C H K I S T I A N U S P E S C H S J . Praelectiones Dogmaticae. Tractatus Dogmatici li.
De Deo Trino secundum personas (Freigurg i. Br. 1895) 253 -254 ,


12




¿ Q U E ANO ESCRIBIÓ RAMON LLULL LA 'DOCTRINA PUERIL"?


La "Doctrina pueril", de Ramón Llull es uno de los escritos lulia-
nos más conocidos y citados. No precisamente, por razón de la moti-
vación sentimental que lo envuelve; sino, principalmente, en virtud
de su contenido de índole pedagógica, dependiente de aquélla.


La Pedagogía — ciencia siempre viva — nunca ha perdido de vista
esa obra medieval, de ñnalidad claramente educativa'. Ramón Llull, en
efecto, la escribió para suplir, por medio de ella, la enseñanza paternal
directa".


Esa finalidad es la que lleva encarnada la motivación sentimental
a la que se ha aludido; pero, a la vez, explica el contenido de la obra,
tan ligada al corazón de un padre que tiene que dejar a su hijo, para
lanzarse al mundo de los problemas que, en su siglo, el Cristianismo
tenía planteados3.


Esa índole — tan característica — de la Doctrina pueril la ha he-
cho una obra realmente popular, que ha colocado a Ramón Llull en
la primera línea de los pedagogos cristianos'1.


Se nos muestra, por consiguiente, como una obra típicamente pe-
dagógica y, dentro de este orden, especificamente escolar5, a la luz de
unas líneas Del Pròlech mismo: "On, al comensament6, deu hom mos-


1 P. E P H R E M L O N C P R É , O . F . M . , Lulle, Raymond (Le bienhereux), Dictionaire
de Théologie Catholique, fase. L X X I V , Paris, 1926, 1108. — CARRERAS Y A R T A U
( T O M Á S Y J O A Q U Í N ) , Historia de la Filosofía Española, Filosofia Cristiana de los
siglos XIII al XV, I, Madrid, 1939, 615-616. — M O N S E Ñ O R i . T U S Q U E T S , Ramón Lidi,
Pedagogo de la Cristiandad, Madrid, 1954, 212. — A R M A N D L U N A R E S , Raymond
Lulle, Philosoph de l'Action, Grenoble, 1963, 320-323.


- M N . SALVADOR G A L M É S , Dinamisme de Ramon Lull, Mallorca, 1935, 18.
3 Los ideales concebidos por Ramón Llull, a raiz de su conversión, se definen


en el texto latino — e l original— de la llamada Vida coetánea, y son los siguientes:
dar su vida por el amor y honor de Cristo; la conversión de los Sarracenos y ira-
bajar, ante el Papa, reyes y príncipes cristianos para conseguir el levantamiento
de escuelas destinadas a la formación de misioneros. (Edic. B . A . C . , vol. 212, Madrid,
1918, 50, nn. 5-7.


' L O N C P R É , art. cit., lug. cit.
-1 T U S Q U E T S , ob. cit. 212.
0 Esta palabra comensament hulla la explicación de su sentido en el encabe-


zamiento que Ramón Llull escribió a la Doctrina pueril, que es el siguiente: " D e u s
honrat, gloriós Senyor nostre, ah gracia e benedicció vostra, comensam aquest libre,
qui és dels comensaments de Doctrina pueril". (Edif. Obres de Ramon Lull , I ,
Mallorca, 1906, 3 ) .


1




34 S. CARCÍAS PALOU


trar a son fill les coses qui són generals en lo mon, per que sapia deva-
llar a les specials ... On, com assò sia en axí, per amor de asso, un hom
pobre pecador menyspreat de les gents, culpable, mesquí, indigne que
son nom sia escrit en est libre, fa abreviadament, com pus planament
pot, aquest libre e d'altres al seu amable fill 7, per tal que pus leugera-
ment e enans pusque entrar en la sciència, en la qual sapia conèxer e
amar e servir son gloriós Déu" 3 .


Estas últimas líneas —solas— definirían la Doctrina pueril, como
un manual de religión: "...car per aytal cogitaments —escribe al final
Del Pròlech, refiriéndose a las verdades eternas de la gloria del para-
dís y de les penes infernals9 — se acostuma hom en amar e en tembre
Deu, e consent a bons nudriments"10.


Sobre todo, se pone de relieve la índole religiosa del tratado lu-
liano, si se subraya el siguiente consejo, formulado por un padre: "En
lo comensament, cové que hom fassa apendre a son fill los XIV articles
de la fe cathòlica, e los X manaments que Déus donà a Moysès en lo
desert, e les VII sagraments de Santa Esgleya, e los altres capítols
consegüents."1 1. Consejo paterno, al que añade este otro: "Convinent
cosa és que hom a son fill mostre a cogitar en la glòria del paradís e
en les penes infernals c en los altres capítols qui's contenen en aquest
libre.. ." 1 2 .


La Doctrina pueril es un verdadero libro escolar de Religión, en el
que Ramón Llull explica a su hijo los XIIII Articles13, los X Mana-


7 La Doctrina pueril y el Libre d'lntenció fueron, ciertamente, escritos para
su hijo Domingo. He aquí las palabras del rótulo de este últ imo: " D e u s intelligi-
ble e amable infínidament: un homenet no conegut, pobre de virtuts e d'ani i di»,
indigne per colpes e peccats, fa ab vostra virtut, aquest "Libre d'Intenció" al Beu
amable fill, per tal que intenció, per gracia vostra, Tendres en vos conèxer e amar
e honrar e servir e benehir, e vera intenció sia, en est mon, en la altesa e honor
que li cové " . (Edic. Obres de Ramon Lull , X V I I I , 1935, 3 ) .


A estas dos obras, compuestas expresamente para la educación de su hijo, se
añaden el Libre de Blanquerna y el Libre de Orde de Cavalleria, que, tal vez,
fueron escritos con la misma finalidad de la Doctrina pueril y Libre d'lntenció.


A 6 Í opinan, v. gr., los hermanos Carreras Artau. (Ob. cit., 611, n. 4 ) .
Mn. Salvador Galmés cree que el Libre cPIntenrió fué escrito por Ramón


Llull , al retorno de su viaje al Oriente, que debió llenar los años 1279-1282. Lo
compuso, 6egún él, "en compliment d'un deure personalissim"; y lo puso en manos
de sn hijo , para que "li ¡os regla moral, d'actualitat constant, en totes les époques
i en totes les situucions de la seva vida". (Proemi, edic. cit., I X ) .


El ilustre autor del Dinamisme de Ramon Lull opina que, cuando el antiguo
Senescal de Jaime II entregó a su hijo el Libre d'lntenció, éste tendría unoB
veinte años. (Ibidem, V I I I ) .


0 Del pròlech, edic. cit., 3-4, n. 2.
" Ibidem, 4, n. 4.


1 0 Ibidem.
1 1 Ibidem, 4, n. 3.
1 1 Ibidem, 4, n. 4.
1 3 Edic. cit., 5-28.


2




¿QUÉ AÑO E6CRIBIÓ RAMON LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 35


ments1'1, los VII Sagraments de Santa Esgleya15, los VII Dons que'l Es-
perit dóna10 las VIII Benuyranses11, los VII Goigs de Nra. Dona Santa
Maria1», les VII Vertutsl\ los VII Peccats mortals20, les /77 Ligs21, De
Clergues22, De Religió23, De convertir los errats2'1, De Oració25, De Ani-
ma26, De Vida27, De la Mort2», De Ypocresia e de vana glòria29, De
Temptació30, De Custumes31, De Antecrist32, De les VII edats en que
és départit lo món33, De Àngels3', De Inferns35, De Paradís33h.


Sin embargo a esos temas, de carácter estrictamente religioso, se
añade un tratado De les VII Arts30, con sendos capítulos dedicados al
Trivium31 (De Gramàtica, Lògica, Retòrica) y al Quatrivium3» (De Geo-
metria, Arismètica, Musica, Astronomia), y con otras tantas disertacio-
nes De la sciència de Teologia39, De la sciència de Dret'10, De la sciència
de Natures''1, De la sciència de Medicina42, De les Arts mecàni-
ques'13, De Prínceps'1'1, De Nudrimenf5, De Moviment*6, Dels quatre ele-
ments*1, De Fat e Ventura*".


14 Edic. cit., 2 9 4 2 .
1 5 Edic. cit., 43-54.
10 Edic. cit., 55-65.
1 7 Edic. cit., 66-77.
1 H Edic. cit.. 78-88.
15 Edit. cit., 89-104.
M Edic. cit., 105-119.
21 Edic. cit.. 120-125.
n Edic. cit., 150-152.
2 3 Edic. cit., 152-153.
24 Edic. cit.. 154-156.
2 3 Edic. cit_ 157-161.
t a Edic. cit., 161-163.
s: Edic. cit., 166-168.
2S Edic. cit., 168-170.
M Edic. cit.. 171-172.
M Edic. cit., 173-174.
31 Edic. cit., 181-183.
•9 Edic. cit., 187-188.
63 Edic. cit., 188-191.
M Edic. cit.. 191-193.
3 3 Edic. cit., 193-197.
3 3 b) Edic. cit., 197-199.
1 S Edic. cit., 130-134.
3 7 Edic. cit., 130-132.
3^ Edic. cit., 132-134.
•9 Edic. cit.. 134-135.
40 Edic. cit., 135-137.
41 Edic. cit.. 137-141.
49 Edic. cit., 141-146.
43 Edic. cit., 146-148.
•4 Edic. cit.. 148-150.
(J Edic. cit.. 175-179.
16 Edic. cit.. 179-181.
47 Edic. cit., 183-185.
LE Edic. cit., 185-187.




36 S. GARCÍAS PALOU


Hacía falta detallar minuciosamente el temario desarrollado, por
Ramón Llull, en la Doctrina pueril, para poder definir, con la mayor
precisión posible, su naturaleza específica, dentro de su genérica de
libro escolar. Esto, con el propósito de poder conocer la significación
exacta del lugar que le corresponde en los planes concebidos por su
autor respecto de la formación de su hijo.


Nos hallamos, en efecto, a la presencia de un Manual infantil de
cultura, que es lo que, con toda propiedad, declara el título completo
que Ramón Llull escribió antes Del Pròlech: "...libre qui es deis co-
mensaments de "Doctrina pueril".**


Para la formación de su único hijo Domingo''" escribió, pues la


*» Edic. cit., 3.


5 0 El P. Pasqual escribe que su "h i jo Domingo debía de ser muy niño en el
año 1262, al convertirse nuestro B. Raymundo, porque cerca del año 1277, que era
el catorce o quince de su conversión, escribió para él el libro de Doctrina pueril,
y, por consiguiente, había nacido poco antes de convertirse o poco después. . . y
esta edad de su hijo era la más propicia para la lectura de aquel libro, en que
muchas cosas no son para niños, sino más bien para mozos de semejante edad"
(Vida del Beato Raymundo Lulio, I, Palma, 1890, 38-39) .


Es decir que, según el P. Pasqual, cuando Ramón Llull escribió la Doctrina
pueril, su hijo Domingo tendría unos 17 ó 18 años.


Mu. Salvador Calmés opina lo mismo. Porque, si cree que, cuando compuso
el Libre d'lntenció — e n 1 2 8 2 — se encontraba "cap a la vintena d'anys" (Proemi,
Edic. Obres de Ramon Llull , X V I I I , V I I I ) , en 1279, en que, a su juicio compuso
la Doctrina pueril, Domingo habría cumplido, poco más o menos, los 17.


Nosotros, sin embargo, movidos de la convicción de que esta obra fue escrita
en 1282, nos vemos obligados a suponer que Domingo, al recibirla de manos de su
padre, contaría unos veinte años de edad.


Por otra parte, examinados el contenido de la Doctrina pueril y el Libre d'ln-
tenció, opinamos que compuso antes aquélla que éste.


Es más, juzgamos muy probable que, escribiera el Libre d'lntenció, inmedia-
tamente después del Libre de Blanquerna, por el motivo de que, en las páginas
de éste, no se contiene alusión alguna a una obra que se supone (por Calmes)
escrita inmediatamente antes (Proemi, edic. cit. V I I I ) .


En verdad, consideramos improbable que, a la vuelta del Oriente, pudiera com-
poner dichas dos obras antes del Libre de Blanquerna.


Más tarde, en 1290, dedica también a MI hijo la obra conocida por Arbre de
Philosophia desiderat (Edic. Obres de Ramon Lull , X V I I , Mallorca, 1933, 401-507) .
"Per asso — escribe a la mitad Del pròlech —, fil, qui segons cors de natura és
a mi amable, e si és bo per virtuts és ja a mi pus amable, te tramet aquest libre.
E sapies que aquest libre és bo a molles coses, so es a saber, a menbrar e conèxer
Déu e amar, e a manifestar la santa fe cathòlica a aquels qui no la coneixen^ e a
destruir les errors e falses oppinions d'aquest mon, e a fer soure questions, e a
donar conceil, e a guanyar vertuts e a mortificar vicis; e moltes tCaltres condi-
cions, sapies, fil, ha en aquest libre que son bones e profitozes, les quids tu portis
saber e sentir, si lo fruyl tTaquest Arbre saps culir, conservar e amar. Per que
jo'l fas monument, e't don per conceil, que lu d'aquest Arbre sies agrícola tots
los temps de ta vida; ctir per él portis venir a la vida eternai, si sots lu sua
umbra saps estar e del seu fruit manjar" (Del pròlech, edic. cit. 402, n. 3 ) .




¿QUÉ AÑO ESCRIBIÓ RAMÓN LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 37


Doctrina pueril, sin que pueda precisarse, a ciencia cierta, que edad
tenía cuando su padre la puso en sus manos.'1


Sería éste un dato interesante para la historia de la Pedagogía. Por
el motivo de que revelaría la inadecuación o ajustamiento de la obra
a la edad y capacidad intelectual del adolescente.


Mas no es posible —por falta de los datos históricos correspondien-
tes, fijar, con certeza, el año de su nacimiento y, por consiguiente, tam-
poco, cuántos años había cumplido, cuando su padre escribió la Doc-
trina pueril.


Si fueran exactas las fechas que utiliza el P. Pasqual para su cuadro
de la cronología luliana, habría que afirmar que Domingo Llull tenía
unos 21 años.


Si, en realidad, Ramón Llull se convirtió a Cristo, enmendando su
vida, alrededor del año 1262''-, y, desde el año 1259 a aquél, tuvo de su
mujer —doña Blanca de Picany— un hijo llamado Domingo y una hija
llamada Magdalena, si la Doctrina pueril pertenece al año 1282 —se-
gún creemos— Domingo Llull tenía unos 21 ó 22 años, cuando pudo
servirse para, su formación, de aquella obra compuesta por su padre.
Si —por el contrario— hay que mantener la fecha señalada por
Mn. Galmés 5 3, y hay que aceptar la que el P. Pascual asigna a la con-
versión de aquél y al nacimiento de sus dos hijos, el primogénito Do-
mingo, al recibir de su padre la Doctrina pueril, habría cumplido, poco
más o menos, los 18 ó 19 años. Son, por consiguiente, tres, los años de
diferencia que median entre el cómputo de Mn. Galmés y el que resulta
de nuestras investigaciones personales. Tres o cuatro: por el motivo de
que el autor del Dinamisme Je Ramón Llull supone que el hecho de
su conversión acaeció en 1261 v l y no en 1262, como opina el P. Pas-
qual5'*.


1 1 De sus dos hijos, Domingo y Magdalena da fe su testamento (FRANCISCO DE
BOFARUI .L Y S A N S , El testamento de Ramón Lull y la Escuela luliana en Bar-
celona. Memorias de la Real Academia de Buenas Letras, Barcelona, V , 1896,
453-457).


5'-' El P. Raimundo Pasqual señala esta fecha (Vida del Beato Raymundo Lulio,
I. Palma, 1890, 64 ss . ) .


Se adhieren a la opinión del P. Pasqual, el D R . F . SUREDA B L A N E S , (El Beato
Ramón Lull, Madrid, 1934, 119) , los hermanos T. Y J. CARRERAS A R T A U , (Historia
de la Filosofía Española, I, Madrid, 1939, 240) , L O R E N Z O R I B E R {Raimundo Lulio
(Ramón Llul l ) , Barcelona, 1949, 19) .


M N . SM.\\HOII O U . M É S ¡.I fija en 1261 [Dinamisme de Ramón Lull, edic. cit.. 7) .
En cambio, el P. G I R O L A M O GOLITBOVICH. O . F . M . expresa lo siguiente: " . . . e da qui
abbiamo l'anno aprossimuto della sua conversione che deve porsi circa il 1266" .
< Biblioteca della Terra Santa e dell'Oriente Francescano. I. Quaracchi, 1906, 365) ;
y el P. M I G U E L BATLLORI cree que " . . . su conversión apasionada y fanática hubo de
acaecer hacia el 1261" {Ramón Llull. en su mundo. Introducción a Ramón Llull,
Madrid. 1960, 8 ) .


•'3 La de 1279 {Dinamisme de Ramón Lull, edic. cit., 13-18).
« Ibidem, 7.
•'' Ob. cit.. tom. cit., 64 ss.


5




38 S. GARCÍAS PALOU


Nada, con certeza, es posible deducir de aquellos acontecimientos,
con relación a la fecha de la composición de esa famosa obra pedagó-
gica; ni tampoco de este hecho, con relación a la edad de Domingo
Llull; ni al año de la conversión de su padre.


Si, efectivamente, constara, con firmeza, qué año fue escrita la
Doctrina pueril y el año del nacimiento de su destinatario, se sabría,
con toda exactitud, los años que éste había cumplido, cuando su padre
le entregó el Manual infantil de cultura.


Si, por otra parte, pudiera afirmarse, sin titubeo alguno, qué año
nació Domingo Llull y cuántos años tenía, cuando su padre compuso
la Doctrina pueril, conoceríamos la fecha exacta en que ésta fue escrita.


También del tiempo que medió entre el nacimiento del hijo de
Ramón Llull y la conversión de éste, juntamente con la certeza de la
edad que contaba, cuando recibió de manos paternas la Doctrina pueril
y con la seguridad de la fecha en que ésta fué escrita, se deduciría qué
año ocurrió la conversión del esposo de doña Blanca Picany.


Podrían formularse otras hipótesis, de las que se deducirían otras
tantas conclusiones interesantísimas para el establecimiento de la
cronología de la primera época del Ramón Llull, en sus relaciones con
la historia de la ascética y de la cultura. Pero carecerían de toda base
—como las tres que acaban de formularse—, y, por consiguiente, de to-
da firmeza, cuantas derivaciones les siguieran.


Es incierta la fecha de la conversión. También la del nacimiento
del niño Domingo Llull. Igualmente, no se fija, en parte alguna, la edad
que éste había alcanzado cuando tuvo en sus manos la Doctrina pueril.
Ni existe documento autobiográfico o extraño a los escritos del Beato
Llull que señale la fecha exacta de la composición de aquella obra. Por
lo cual, la labor del investigador es ardua y la seguridad de sus conclu-
siones depende de la firmeza de los hechos de los cuales se hagan de-
rivar.


El P. Batllori ha escrito que "Totes les biografies que tenim de
Ramón Llull, àdhuc aquelles tres que he citades com a especialment
crítiques y segures, tenen un cúmul de problemes, procedents de la
inseguritat de les fonts"™.


Su testimonio hace al caso, porque declara que no se refiere a
puntos secundarios de la biografía de Llull; sino que la duda alcanza
puntos tan capitales como la fecha de su nacimiento y la composición
del Libre de Blanquerna*'', hecho éste que más adelante vamos a utili-
zar para el mantenimiento de nuestra opinión relativa a la fecha en
que fue compuesta la Doctrina pueril.


3 0 Certeses i dubtes en la biografia de Ramon Llull, Estudios Ludíanos, IV ,
1960, 318.


5 7 Ibidem.


6




¿QUÉ AÑO ESCRIBIÓ RAMÓN LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 39


También se halla dentro de los linderos del campo de las dudas
de la biografía luliana la fecha de su conversión —dependiente como
es lógico, de la de su nacimiento'". Y el P. Pasqual —como se ha ex-
presado anteriormente— relaciona con ésta la fecha del nacimiento
de los dos hijos de Ramón Llull.


El artículo del P. Miguel Batllori —al que acabamos de referir-
nos— fue escrito y publicado en I960, cuando ya corría de molde
—desconocido, tal vez, por él— nuestro breve artículo sobre "El "Liber
de quinqué sapientibus,'! del Bto. Ramón Llull, en sus relaciones con
la fecha de la composición del "Libre de Blanquerna"**, cuya conclu-
sión es idéntica a la del estudio del Prof. Rudolf Brummer Zur Datie-
rnn von Ramon Llulls "Libre de Blanquerna"6", a la que se llega por
un camino totalmente diverso de aquél, trazado en nuestro citado es-
crito.


Por otra parte, en virtud de que el P. Batllori apunta "a la data
incerta del "Desconhort"6', y la averiguación de la fecha del Libre de


« Ibidem, 318-319.
Ramón Llull repite, insistentemente, que su conversión acaeció alrededor de


los 30 años: "Jo som estat foll de començament de mos dies d'entro a X X X anys
passats" (Libre de contemplació en Déu, Lib . II , cap. 70, edic. Obres de Ramón
Lull , III , Mallorca, 1909, 65, n. 22 .


" . . . j o som estat foll e menys de saviea tro a la mijania de ma edat" (Ibidem).
" . . . X X X anys ha que jo no som en est mon estât fructuós, ans son estat noable


n mos veyns e a mos amics" (Ibidem, Lib. III , cap. 107, edic. cit., I V , Mallorcp,
1910, 27, n. 6 ) .


Declara que cuando escribía el Libre de contemplació en Déu tenía unos 40
años: " C o n lo vostre servidor e'l vostro sotsmés aja en torn X L anys . . . " (Lib . I l i ,
rap. 129, IV , Mallorca, 1910, 172, n. 14) . Lo cual — t e n i e n d o en cuenta el tiempo
que tenía que haber mediado (a juzgar por el requerido por su viaje penitencial
y preparación científica y espiritual) entre su conversión y la composición de una
obra de la envergadura de aquélla — , viene a confirmar que aquel suceso corres-
ponde, poco más o menos, a sus treinta años de edad.


Sin embargo, no constando, con certeza, qué año nació, tampoco puede seña-
larse la fecha exacta de su conversión a Cristo, con la que el P. Pasqual relacio-
na las del nacimiento de sus hijos Domingo y Magdalena, (Ob. cit., pág. 38, n. X V I ) ,
de la primera de las cuales — de la del nacimiento de Domingo — depende, de
alguna manera — a u n q u e con muy poca exact i tud— la de la composición de la
Doctrina pueril.


Es decir, que Ramón Llull la escribió para suplir, mediante la misma, el
paternal doctrinamiento directo de su hijo. Lo cual supone que cuando Domingo
la recibió, no era un niño de pocos años, ni era un joven maduro.


" Estudios Lituanos, 1, 1957, 377-384.
n n Estudios Lulianos, 1, 1957, 257-260.
El Prof. Brummer, en efecto, se basa en que 1) el capítulo general de los


Frailes Predicadores al que se refiere Ramón Llull en el Libre de Blanquerna,
no es el de 1294, sino el de 1283 ; 2) en que la unidad de plan y de reali-
zación de la obra excluye su composición en dos etapas; 3) en que el Blanquerna
del Libre de Blanquerna no es Pietro de Morrone. Las diferencias son demasiado
notables.


6 1 Art. cit., big. cit., 319.


7




40 S. GARCÍAS PALOU


Evast e Blanquerna depende de la de éste, en orden a aquélla —punto
importante para el conocimiento del año en que pudo ser escrita la
Doctrina pueril— en 1963 y 1966, respectivamente, escribimos sobre
"La fecha del "Desconhort", en relación con las visitas del Bto. Llull
a la Corte papal"6'- y acerca de la "Cronología de las cinco primeras
estancias del Bto. Ramón Llull en la corte papal: fecha del "Des-
conhort"62.


Con todo, no vacilamos en confesar la dificultad que va aneja a
la empresa del señalamiento del año en que Ramón Llull compuso, para
su único hijo Domingo, la obra "Doctrina puéril", la cual nos interesa
averiguar.


» » »


La disquisición no será larga ni compleja; porque arranca, sim-
plemente, de dos hechos, cuyo significado —sobre todo, el de uno de
ellos— tendrá que razonarse. Ellos, en efecto, son los que, a nuestro
juicio, permiten y obligan a señalar una determinada fecha —la del
año 1282- para la composición de la Doctrina pueril, que Mn. Salvador
Galmés situó, cronógicamente, en 1279.


Uno de los referidos hechos es el de la presencia del Libre de
Blanquerna en la Doctrina pueril1'*, y la de ésta en aquél 0 5. El segundo
hecho es el de la referencia al Cisma oriental, contenida en el capítulo
72 de esta última obra luliana 0 6.


Ramón Llull, en efecto, al final de la Doctrina pueril, anuncia que
va a emprender la redacción del Libre de Blanquerna. "On pus —es-
cribe— te parle, fili, de la celestial gloria, més trob en mi de defalli-
ment a recomptar e a significar la gloria de parays; e per assò lexar
me'n I. , e parlarem del "Libre de Evasi e Blanquerna"61.


Por otra parte, en los comienzos de este último, cita la Doctrina
pueril, como si se tratara de una obra acabada. "Quant Blanquerna
hagué VIII anys —expresa—son pare Evast lo posà a estudi e feu-li
mostrar, segons es contengut en lo libre. "Doctrina pueril", on és re-
contat que hom en lo principi deu amostrar a son fill en vulgar e deu-li
donar doctrina e concxença dels articles de la fe e dels deu manaments
de la ley e dels set sagraments de Sancta Mare Església e de les set


8 2 Estudios Lulianos, V I I , 1963, 79-87.
8 3 Estudios Lulianos, X , 1966, 81-93.


9 4 Cap. 100, edic. cit., 199, n. 11.
Como se lia visto antes, expresa, claramente, qne acaba la Doctrina pueril, para


empezar el Libre de Evasi e lìlanquerna.
8 5 Cap. 2, edic. cit., pág. 13, n. 6 .
Ramón Llull declara que el niño Blanquerna instruyóse según las maneras de


la Doctrina pueril.
8 8 Edic. cit., 128-129, n. 4.
8 7 Cap. 100, edic. cit„ 199, n. I I .


3




¿QUÉ AÑO ESCRIBIÓ RAMÓN LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 41


virtuts e dels set peccata mortals, e de les altres coses qui's contenen
en lo dit libre"°\


Del sentido de la referencia al Libre de Blanquerna, que se guarda
en las mismas líneas finales de la Doctrina pueril, se deduce que Ramón
Llull, al escribir aquélla, se hallaba dispuesto a comenzar la redacción
de su famosa novela, compuesta "per intenció que los homens hagen
a amar entendre memorar e servir vos qui sots ver Déu Senyor e
Creador de totes coses"0". Es decir, que la Doctrina pueril es inmedia-
tamente anterior al Libre de Evast e Blanquerna, bajo el respecto de
que esta obra sigue, cronológicamente a aquélla, sin mediación de
tiempo o, a lo más, con mediación de muy corto espacio.


Según esto, la Doctrina pueril habría sido escrita por Ramón
Llull alrededor del año 1282-1283, o sea en el año en que comenzó el
Blanquerna o poco antes.


En este punto, en efecto, no tiene repercusión alguna la contro-
versia acerca de la fecha de la composición de esta última obra luliana.
Porque la referencia a la Doctrina pueril, que se contiene en aquélla,
se halla en el capítulo segundo10, o sea en los mismos comienzos de la
misma, cuya composición pertenece, según el Dr. Gottron 7 1, el
P. Ephrem Longpré, O.F.M.7 2 y el Dr. Rubio Balaguer7 3, al año 1283.
Unicamente queda la opinión de Mn. José Tarré 7 1 —la más radical de
cuantas se han formulado respecto del año al que pertenece el Libre
de Blanquerna—según la cual, lógicamento, si hay que mantener la
inmediata prioridad de la Doctrina pueril respecto de aquél, la obra
pedagógica de Ramón Llull habría sido escrita alrededor del año 1294.


Sin embargo, el P. Longpré sitúa, cronológicamente, la compo-
sición de la Doctrina pueril alrededor del año 12757 5, y Mn. Salvador
Galmés en 12 7 9 7 6 .


El primero formula su afirmación, sin aducir razón alguna. Tam-
poco sin referirse siquiera a esta relación —la descrita anteriormente—
existente entre las dos obras lulianas de las que tratamos. Mn. Galmés
sí reconoce que, al final de la Doctrina pueril, anuncia que va a co-


n a Cap. 2, edic. cit., 13-14, n. 6.


Libre de Evast e de Aloma e de Blanquerna, (Rótulo de Ramón Llul l ) ,
edic. cit., pág. 3.


7 0 Edic. cit., pág. 13, n. 6.
7 1 /Vene Literatur zar B. Lull. Franziskanische Studien, X I , Munster i.W..


1924, 220.
1 2 Lulle. Raymond, Dictionaire de Théologie Catholique, IX , Paris, 1926, 1901.
7 3 Historia General de las Literaturas Hispánicas. I, Desde los orígenes hasta


lUm.Literaturu catalana, Barcelona, 1949, pág. 693.
7 4 Los códices lulianos de la Biblioteca Nacional de París, Analecta Sacra


Tarraconensia, X I V , Barcelona, 1941, 159.
7 : 1 Artíc. cit., lug. cit., 1108.


Dinamisme ¿e Ramón Lull, edic. cit., 13-18.


9




42 S. GARCÍAS PALOU


menzar el Libre de Blanquerna11. Sin embargo, según él, no emprendió
inmediatamente la tarca de su redacción, por el motivo de (pie pro-
bablemente, entre una y otra, medió su primer viaje al Oriente'".


"Al final de la "Doctrina pueril" —expresa— anuncia que va a
començar el "Blanquerna", i això ens sembla un indici de que no pen-
sava a fer cap viatge. Aquesta objecció la trobam prou forta, i no ens
la sabem resoldre a satisfacció nostra. Però tenim també la convicció
ferinísima del viatge... i si no el féu ara, no sabem quan el podia fer...
El fet evident és que s'escoltí algun temps entremig, curt o liare, ja que
escriví aquella (la "Doctrina pueril") a Mallorca, com admet tothom,
i aquesta (el "Blanquerna") a Montpeller, segons confessa ell mateix"1".


También nosotros nos hallamos firmemente persuadidos de que
emprendió un viaje al Oriente antes de la omposición de sus princi-
pales obras orientalistas, que son su Liber de Sancto Spiritu (1283?) ; 8 0
los opúsculos presentados a Nicolás IV, en 1292, Quomodo Terra Sancta
recuperan potest*1 y Tractatus de modo convertendi infideles"- ; el
Liber de quinqué sapientibus (1294) 1 , 3 que contiene pasajes del tratado
De Spiritila Sancti Mystagogia, de Focio"'; la Petitio Raymundi pro
conversiones infidelium, elevada a Celestino V, en 1294"'; la misma
Petitio —con algunas leves modificaciones— presentada a Bonifacio
VIII, en 1295 8 6...


No sabemos explicarnos, si no es en virtud de un viaje al Oriente
cristiano, el contenido orientalista de esos escritos lulianos. Pero in-


7 7 " e per asso lexar me'n lie, e parlarem de Libre ile Evasi e Blanquerna"
(Cap. 100, edic. cit., 199, n. 11) .


; H Dinamisme de Ramon Lull, edic. cit., págs. 18-19, Nota 1.
1 9 M n . Calmés sitúa, cronologicamente, el viaje referido entre los años 1279


y 1282, porque, según él —-persuadido de que lo e m p r e n d i ó — no queda otro
espacio de tiempo para su realización.


Nosotros, en cambio, coincidimos en las fechas con M n . Calmés, por el motivo
de que, por razón del contenido orientalista del Liber de Sancto Spiritu y de la
Doctrina pueril, tuvo que haber realizado dicho viaje, cuando los escribió; y, por
otra parte, son anteriores al Libre de Blanquerna, que pertenece al año 1283.


8 0 Publicado por Salzinger, II, Moguntiae, 1722.
8 1 Editado por JACQUELINE R A M B A U I I · I Í U I I O T en Opera latina Beati Magistri


Raimundi Lulli, Fase. I I I , Mallorca, 1954, 96-98.


"- Ibidem, 99-112.


" 3 Edic. Salzinger, I I , Moguntiae, 1722.
8 1 S. G A R C Í A S P A L O U , El tratado "De Spiritus Sancti Mystagogia" de Focio, en


el "Liber de quinqué sapientibus" del lito. Ramón Lull, Revista Española de Teo-
logía, X X I I I , 1963, 309-331.


8 5 Edic. Salzinger, I I , Moguntiae, 1722.


*" Paris. Nat. Lat. 15.450, 543-543 v.


10




¿QUÉ AÑO ESCRIBIÓ RAMÓN LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 43


tentamos resolver la objeción que se formulaba Mn. Galmés y que no
sabía resolver, a satisfacción suya' 7, colocando, en la línea de la cro-
nología luliana, en primer lugar, el viaje al Oriente; en segundo lugar,
la composición de la Doctrina pueril; y, en tercer lugar, la redacción
del Libre de Evast e de Aloma e de Blanquerna.


Por consiguiente, lo que nos 6epara de Mn. Galmés es la opinión
relativa al año en que fue escrita la Doctrina pueril. El benemérito
editor de las Obres de Ramon Lull la sitúa en 1279; mientras .que
nuestro parecer, es que fue escrita en 1282.


Si, anteriormente, nos hemos referido al pensamiento de Gottron,
del P. Longpré y del Dr. Rubio Balaguer relativo a la composición
del Libre de Blanquerna, no ha sido 6 Íno porque todos ellos admiten
la composición de su Primer libre, en 1283, fecha que, para nosotros,
es capital, por razón de que el Bto. Llull escribe, al final de la Doc-
trina pueril que va a dar comienzo al Blanquerna.


También la afirma Mn. Galmés. Pero entiende que, entre la con-
clusión de la Doctrina pueril y el inicio de las tareas del Blanquerna,
hay que situar, el viaje al Oriente.


Precisamente, por razón de lo que Ramón Llull escribe en el
capítulo 72 de la Doctrina pueril, titulado De Gentils™ discrepamos
de Mn. Galmés, y opinamos que el viaje precedió a la redacción de la
obra escrita para la formación de su hijo.


La clara referencia al Cisma griego es la siguiente: "Grecs són
creetians; mas pequen contra la sancta Trinitat de nostro Senyor, en
so que dien quel Sant Esperit no ix mas del Pare tant solament. On
aquests han moltes de bones custumes, e per so con són ten prop de
la fe cathòlica, serien leugers a enduir a la Esglèya romana, si era qui
apreses lur lenguatge e lur letra, e agués tanta de devoció que no
duptás a pendre mort per honrar Déu, e que anàs preycar enfre ells
la excellent vertut que'l Fill divinal ha en donar processió al Sant
Sperit"8".


Por otra parte, además de esas líneas dedicadas al error del cisma
griego sobre la Procesión del Espíritu Santo menciona —aunque no
declare que sean cismáticos, y ni siquiera cristianos— a los nestorins
y a los rosogs, entre los mogels, tartres, comans, genovins, que no per-
tenecían al Cristianismo, y juntamente con los bulgras y los ongres
cTVngria la Menor", que eran cristianos.


S7 Dinamisme de Ramón Lull, edic. cit., Nota 1, págs. 18-19.


8 8 Edic. cit., 128-129.


8 9 Ibidem, n. 4.


9 0 Doctrina pueril, cap. 72, edic. cit., 128, n. 3.


11




44 5. GARCÍAS PALOU


Mejor oportunidad, para referirse a los pueblos cismáticos, le
brindó a Ramón el Libre de contemplació a Déu"' igualmente que el
Libre del gentil e los tres savis"-; y, sin embargo, no hallamos, en ellos,
la más leve alusión a la desmembración oriental, ni a ninguno de esos
grupos nombrados en la Doctrina pueril.


En ésta, declara cuál era el error capital de los griegos disidentes
de la Iglesia Católica: la utilidad del hablar y escribir la lengua griega
para el diálogo teológico con los griegos, y la importancia de éste, en
orden a la exposición, entre ellos, del dogma católico sbre la Proce-
sión del Espíritu Santo 9 3. O sea. que la Doctrina pueril es el primer
escrito, donde Ramón Llull. formula su pensamiento que más tarde
elevará a Papas9'1, príncipes", a la universidad de París9", al Concilio
de Viena 9 7, relativo a la necesidad de conocer las lenguas de los in-
fieles, como medio para la predicación de la fe católica y para las con-
troversias religiosas.


Aparte de esto, se refiere, con toda precisión, a los griegos, se-
ñalando que se hallan separados de la Iglesia Romana"" y cuál era su
capital error teológico 9 9.


Lo cierto es que, en el Libre de contemplació en Déu menciona
a los eretges y a los infecís, ais descreents, a las sectes'"". Pero ni alude
siquiera al cisma oriental, ni nombra a ninguno de los grupos cristia-
nos disidentes.


9 1 Obra en la que, además de una amplitud temática extraordinaria, contiene
referencias directas a los eretges. descreents. injeels, sedes (S. GARCÍAS P A I . o u . El
tratado "De Spiritai Sancti MystnnoRia" de Focio. en el \Liber de quinqué tapien-
tibus", del Bto. Ramón Llull (Revista Española de Teología, X X I I I . 1963. Nota 6,
pág. 310) .


9 2 Donde , por razón del argumento de la obra, fácilmente pudiera baber
incluido, en algún pasaje, la intervención de un cristiano separado y baber aludido,
por lo menos, al Cisma.


9 3 Cap. 72, edic. cit.. 128-129, n. 4.
9 4 A . Nicolás I V (1292) , a Celestino V (1294) , a Bonifacio V I I I (1295) , a


Clemente V (1309) .


"* Acudió a Jaime II de Mallorca, para la fundación del C o ' e i i o de Mira-
mar, cuva Bula de erección dictó Juan X X I el año 1276 (Joannes X X I , Reg. Val .
38. fol. 15 V 16 r. Ep. L i l i ) .


También al Rey de Francia Felipe IV el Hermoso, nieto del Bey Conquista-
dor de Mallorca, le dirigió tres cartas, escritas, según Martène y Durand, bacia el
año 1300. ( M A I I T E N E - D U R A N D , Thesaurus novus anecdotarum, Paris, 1717. 1, 315-317).


"e D E N I F I . E - C I I A T E L A I N , Chnrlularium universitatis parisiensis. II. Parisii-, 1894,
83-84.


9 7 Paris. Nat. Lat. 15.450, 543 r - 544 r.
" . . . serien leugers a enduir a la Esgleya romana" (Cap. 72, edic cit 129,


n. 4 ) .
9 9 "pequen contra la sancta Trinitat de nostro Senyor, en so que dien quc'l


Sant Esperit no ix más del Pare tant solament" (Ibidem, 128, n. 4 ) .
1 0 0 Artie. cit. en la Nota 91, lug. cit.


12




¿QUÉ AÑO ESCRIBIÓ RAMÓN LLULL LA "DOCTRINA PUERIL"? 45


Es el contenido orientalista de la Doctrina pueril lo que nos obliga
a suponer que, antes de su redacción, realizó un viaje al Oriente y que
los conocimientos sobre el Cisma, adquiridos en aquellas tierras orien-
tales, dejaron su huella bien definida en sus páginas, lo mismo que en
el Liber de Sánelo Spiritu.


No sabemos explicarnos, sin dicho viaje, que en el Libre de con-
templació en Déu no dedicara al Cisma Oriental, por lo menos, unas
líneas parecidas a las que se incluyen en la Doctrina pueril.


En conclusión, pues, afirmamos, que la Doctrina pueril fue escrita
alrededor de 1282.


S. GARCÍAS PALOU, PBRO.


13






TOMISTES I LUL-LISTES AL SEGLE XVIII
A SANTA MARIA DEL CAMI


Des de l'any 1750 fins al 9 de gener de 1779 regí la parròquia de
Santa Maria del Camí Mn. Francesc Mora i Vicenç (') natural de Pal-
ma on nasqué el 24 de décembre de 1716 ("). Al "Llibre de la obra"
de la parròquia de Santa Maria hi trobam edificats pel rector Mora
els dos bells portals de Pedra - marbre, el campanar, el retaule
major i altres obres insignes que demostren el seu bon gust o encert en
els artistes que esculli per les obres del temple. En el "llibre de
Obits" (3) dels seus anys de rector hi veim la constancia ab que assistia
als moribunds. Mn. Mora era fervent tomista i tengué al seu càrrec
la parròquia de Santa Maria precisament els anys de les bregues to-
mistes - lul-listes i els que governà la diocesi de Mallorca el bisbe Joan
Diaz de la Guerra.


Vet ací unes mostres del seu tomisme, en uns paràgrafs dels seu
testament que es troba al protocol del notari Jaume Simó, atorgat el
17 de maig de 1769:


"ítem vull i man que per espai de 40 anys après la mia mort ten-
gue obligació mon hereu abaix escrit... Mes així mateix donará sis
sous de dita moneda (de Mallorca) a quiscun dels dits eclesiàstics que
asistirá a primeres y segones vespres, Completes i Matines el dia y
festa de mon mestre Sant Tomás de Aquino y vull que los de sola
tonsura de dita vila de Santa Maria que haguin estudiat o estudiin la
doctrina de dit mon mestre se les don la dita distribució assistint a
dites funcions. Mes vull y man se donen dos sous de dita moneda per
cada hora de oració que se farà en el triduo com se estila".


Com acabam de veure, el 1769, l'any del testament del rector Mo-
ra, a Santa Maria ja es celebrava en to solemne la festa de Sant Tomàs
d'Aquino. A l'inventari dels bens de Mn. Mora que segueix al seu
testament hi trobam: "un cuadro o figura de Sant Tomás ab vora


1 Llibres sacramentals de la parroquia. Arxiu diocesà l-63-B-9.
2 Llibre de batismes de Santa Creu. Arxiu diocesà l-73-B-12.
3 Llibre d'obits dels seus anys «1» rector. Arxiu diocesà 1-63-D-8.


1




48 JOSEP CAPÓ JUAN, C O .


colradura iluminat en vidre" i "cuatre tonia molt usats de les obres
de Sant Tomás".


El 26 de febrer de 1775a era solemnament beneït l'artistic retaule,
presbiteri i altar major, que havia dirigit cl Hec dominic Albert Bor-
guny. A dintre el baldaquí central hi veim la patrona Santa Maria del
Camí que te a la seua dreta a Sant Francesc d'Assis (el sant del nom
del rector) i a l'esquerra Sant Tomás d'Aquino, unie testimoni que ara
només queda d'un encès i passat tomismo.


Eu cl "Llibre de determinacions del Rd. Comú de la parroquial
Iglesia de Santa ¿V/r/ria"l> que abarca de l'anny 1698 fins a 1865 a partir
del fol 31 el mateix Mu. Mora va enumerant una serie de fets que tots
fan referencia al Beat Ramón Llull començant amb aquestes paraules:
"Para que conste en lo venidero la verdad de los hechos que pasaron
en el tiempo que fui rector". Els quatre primers números es refereixen
a prescipcions generals que es daren per tota Mallorca, el número 5
es ja exclusiu de Santa Maria.


En els números 1 y 2 parla de l'ofici que rebé de la Curia episcopal
el 20 de setembre de 1761 "contra los autors de les copies fetes contra
el B. Ramón Llull" i copia la carta que el vicari Mn. Miquel Far re-
meté a la Curia comunicant (pie "el 27 de setembre pròxim passat pu-
bliqui el monitori contra los autors de les cobles fetes contra el B. Ra-
mon Llull, a la ora del ofertori de la misa maior haont asistí molt de
poble".


Al n. 3 hi figura la carta datada a Raixa als 4 d'octubre de 1761
pel bisbe de Mallorca D. Llorenç Despuig en que diu s'oblidin les passa-
des diferencies relatives al B. Ramón i que no es negui la trona als
Pares Dominics. El rector contesta que esta resolt a obeïr. Obeiria de
gust ja que els domicis eren precisament els seus amics.


Al n. 4 hi copia el rector el comunicat del Marqués del Villar de
7 d'octubre de 1761 que mana als rectors li enviin a ell (al Marquès)
1" edicte de prohibició de les copie- del Beat Ramón ja que li pertoca
a ell i no a cap altre castigar els autors de l'escrit. El mateix rector
anota que li envià els dos edictes, es a dir, el de Santa María i de la
vicaria sufragánea de Santa Eugenia.


El n. 5 parla ja de fets succeïts al poble i es copia d'una carta (pie
envià al bisbe o Vicari General, diu així: "Muy litre Sr.: el dia 9
mars de este any doní part a V.S. molt litre de haver amenaseut en esta
villa embrutats en morcas alguns dels imatges del B. Ramón Llull, que
alguns dies antes se havien ficsats en varies portes, y previngui no se
tocasen les imatges embrutats esperant orde de V. Sria. molt litre, y


a) Llibre de l'obra de la parroquia. Arxiu parroquial de Santa Maria del Camí.
b) Llibre de determinacions del R d . Comú de la parroquial iglesia de Santa


Maria. Arxiu parroquial de Santa Maria del Camí-


2




TOMISTES I LUL-LISTF.S AL SEGLE XVIII A SANTA MARIA DEL CAMI 49


havent mediats molts de dies sens tenir resposta de V. Sria, doní a
entendre a los dueños de les casas fesen lo que les aparegués en quant
a mantenir o llevar los dits imatges".


"La tarde dels 23 de juny vingueren a buscarme los Sres. Antoni
Cañellcs y Andreu son fill per noticiarme haver nat un fill y net res-
pective; desprès de un rato de conversació em digué el Sr. Antoni:
Sr. Rector te V.M. inconvenient de posar per segon nom Ramón Llull
a la criatura? A lo que respondí: Ramón tant com vulla ly posaré,
Ramón Llull no Sr. perquè este nom no está en el martirologi romà, y
si Vostè vol veure en lletres de estampa, que no se poren posar nom
a les criatures sinó de algun St. del Martirologi Romà vinga a casa
puis me havia encontrat en el portal de la iglesia y ly mostraré bulla
que ho diu. Replicà dit Sr.: En Ciutat no tenen estas bullas? Yo se
que en la Catedral se imposa este nom. A esto digui: Yo no he de
cuidar de Ciutat, a mi me toca cuidar de esta iglesia que me han enco-
menada. Despues de esto se despediren dient: Sr. Rector no vull are
ni niai que en rabo puga xarar de mi, si no ly vol posar per segon
nom Ramón Llull no el bautizaré aquí. A que doní aquesta resposta:
Vs.Ms. feran lo que les parexerà. Lo bautizarem en la Catedral y cor-
responderem en la bona correspondencia que antes".


"Ais 29 Abril lo Rd. Bartomeu Matas, Pvre, beneficiat de la par-
roquia de Alaré y natural de esta vila me escrigué ly aseñalas
dia per fer una festa a la Purísima y el B. Ramón, insinuant me fos
per Pentecostes o Trinidat. En 2 de maig torni la resposta de no poder
fer per entonces dita festa, pui que dits dies estaven impedits amb
festa de St. Isidro y St. Sebastià, y dos de la Inmaculada Concepció
que volien fer diferents persones, me instà de paraule altre vegada y
respongui: Dex estar esto per are".


"Als 25 y 26 corrents celebraren en el Convent de Nostra (Sra.)
de la Soledad de esta vila dos festes al B. Ramón Llull, que costeiaren
la primera lo dit Sr. Antoni Cañellas, y la altre lo dit Sr. Matas, en
que los predicadors afirmaren ser locos, necios y fatuos los que se
oposen al culto del B. Ramón Llull, que no podrà negar sinó un igno-
rant, fatuo desprevingut del do de la charitat el que se puga posar per
nom Ramón Llull, y que per esto era vingut a predicar per desterrar
la ignorancia de los del poble que estaven imbuits de este error, exa-
gerant que de esta ignorancia per causa del sacerdot resultava estar
cl poble podrit, dividit en bandos".


"El segon digué que ja que la parroquia no ha volgut donar lloch
pera predicar les glories del B. Ramón es estada la onra de este Convent
haverlo admès; que eyague hagut sacerdot en este poble, y confesor
qui ha dit ser pecat viva Raimundo, y que se podria publicar que el
B. Ramón era un eretja, y quizá lo heurà absolt sens ferii donar pu-
blica satisfaccio, que se havia instruit en esta vila algun niño pregun-


3




..o JOSEP CAPÓ JUAN, CO.


tantli: El B. Ramón es eretja? Si. El B. Ramón es sant? No. Quiza
faltà en instruirlo en la Doctrina Cristiana, que ey age sacerdot y
confesor qui ha llevat la fama al Bisba, Capitol, y a la Ciutat, dient
vils, infames, malditos, y entre un y altre denigrar en la fama alguns
graves autors y persones constituïdes en alte dignitat".


"De tot esto molt litre Sr. me ha aparescut ser la mia obligació
dar compta a V.S. molt litre, per via solament de informe, y no de
instancia, encare que de tot lo dit se infaresca haverse fet ab lo fi de
persuadir al poble al despreci de los qui estam encarregats de la cura
de ànima (piti no eyà altres confessors que yo y los dos vicaris) y
haverse engañat al poble en instruirlo en errar, cuia nota necesaria-
ment recau en mí, pu i mai he confiada la doctrina a altri y en los
14 anys que a sérvese a esta parroquia, ya ¡uai he pensat haver faltat
en materia de instrucció del poble, pui del favor que sempre he
merescut de V.S. molt litre, no ducto me àuria advertit y corregit de
la falta comesa.


Totas las proposicions contra el B. Ramón que suposen haverse
en este vila son per mi tant novas íesent axí que me he apartat tant
poc de ella, que sols se verificarà haver faltat a la Iglesia quatre o
cinc dies festius) que mai no he tingut rastro ni presencio alguna, y
haventla tinguda luego la àuria participat a V.S. molt litre".


"Per lo que suplic a V.S. molt litre s e digne instruirme en lo modo
de enseñar, y portarme ab los feligresos per restituir la pau y unió
que antes reinava y recomana Nostro Sr. aquí contínuament prec para
que guart la vida de V.S. molt litre, los molts anys que necesit V.S.
Primer de octubre de 1763. Francesc Mora, pvre. y rector de Santa
Maria."


Els lui.listes de Santa Maria segons apareix de les paraules escrites
pel rector, posaren les imatges del B. Ramon a les seues portes
uns dies abans de la festa de Sant Tomàs d'Aquino i la nit següent a
la seua festivitat, foren enbrutades algunes d'elles.


El rector de Santa Maria, Mn. Mora es negava ja a imposar el nom
de Ramon Llull nou anys abans de que arribas a Mallorca el bisbe
Díaz de la Guerra i 15 abans que dit bisbe decretas tal prohibició.
Es veu que era ja una opinió antiga entre els tomistes. A l'arxiu par-
roquial es conserva encara el decret de la mencionada prohibició i
porta la data del 2 4 d'agost de 1776. Existeix també còpia d'altre
document que conté la protesta que l'Ajuntament de Palma degué
enviar al bisbe per tal prohibició.


Du la data del 11 de setembre següent.
Els principals lul.listes es veu que eren els Canyelles de Ca's Sucrer


i els frares del convent, veïns i molt amics dels Canyelles qui tengucren,
segons es veu als testaments de la familia, fills i alguns d'ells amb el


4




TOMISTES I LUL-LISTES AL SEGLE XVIII A SANTA MARIA DEL CAMI 51


càrrec de corrector al dit convent. A la Seu (Llibre de batismes de l'any
1763) al 24 de juny, per tant al dia següent que els Srs. Antoni i An-
dreu Canyelles havien tengut la conversa amb Mn. Mora hi rebia el
batisme el seu fill i net respective (com deia el rector) amb el nom
d'Antoni Josep Ramon Llull.


Passarien els anys i el descendents dels Canyelles, fills i filles
'Llibres de Batismes de la parroquia de Santa Maria) rebrien el sobre-
nom de Ramon Llull. Ningú s'hi oposava i els bateigs, segons saben per
tradició, es celebraven amb gran festa.


La segona part de la persecució sufrida per la causa lul·liana a Santa
Maria del Camí, com anam a veure seguidament, tengué lloc en temps
del bisbe Joan Díaz de la Guerra. Segons el Cronicón Mayoricence de
Campaner, confirmat per altres histories de l'època, el prelat arribà a
Palma el 5 de setembre de 1772, i feia l'entrada solemne el dia 25
del mes següent. Diu Campaner: "Díjose que desde su llegada hasta
este día, había ido por las noches al convento de Santo Domingo, don-
de, con la concurrencia de otros tomistas, se proyectó y resolvió la
persecución de los lulistas y de la doctrina y culto del B. Ramón Llull".


A Santa Maria del Camí, dalt el puig d'espaiosa i agradable mirada
de la possesió de Son Seguí, hi ha l'ermita de la Mare de Déu de la
Pau, edificada a finals del segle XVII per D. Jaume d'Oleza, el pri-
mer de dit llinatge, qui fou senyor de la possesió c. A la capella de
Permita encara hi ha una ressenya histórica que comença ab aquestes
paraules: "Sea a todos minifiesto que el año de gracia 1772 por orden
del entonces obispo de Mallorca D. Juan Diaz de la Guerra fue obli-
gado a salir y dexó desierta esta Hermita su Hermitaño Gabriel de
S. Pablo, natural de la villa de Petra...". Les notícies que segueixen
a la inscripció ja no es refereixen al nostro tema. Havem poffut llegir
al Cronicón Mayoricence (1770-1777) de la biblioteca de La Real degut
al P. Gaspar Munar, M.SS.CC, una relació detallada del motiu i la
manera com fou expulsat l'ermità Gabriel de l'ermita, i a l'arxiu Oleza
de Palma i al de la Sèu de Mallorca, hem pogut conèixer quina fou
després la seua sort. Abans però de transcriure els documents, vull fer
avinent, per millor comprensió, que l'actual poble de Santa Eugènia
dependí, per la part civil, de Santa Maria fins l'any 1842 i fou vicaria
sufragánea de la parroquia també de Santa Maria fins l'any 1913.


Diu així el document del Cronicón Mayoricense: "Vivian en las
Hermitas del predio Son Seguí, del término de Santa Maria que es
de D. Salvador de Oleza dos hermitaños muy viejos y virtuosos y de
muy buena, antigua y acentuada fama de virtud y perfección. El que
en dicha ermita exercia el empleo de superior era el Hermitaño Ga-


c) Corpus de Toponimia de Mallorca, de Mascaró Pasarius. T o m I V , Palma
1965-66. V . Son Seguí.


5




52 JOSEP CAPÓ JUAN, CO.


briel de San Pablo, muy bien recibido de toda la familia y casa de
1). Salvador de Oleza y de toda la nobleza de este Reyno. El P. Cifre,
religioso Carmelita, empeñó a dicho D. Salvador para predicar la
cuaresma de 1773 en la iglesia y lugar de Santa Eugenia del distrito
de la parrocpiial iglesia de Santa Maria en cuyos territorios tiene dicho
D.^Salvador una Cavalleria con su jurisdicción baxa y en primeras ins-
tancias, junto con el directo y elodial dominio y diezmo. El dicho
cavallero encomendó al Hcrmitaño Cabrici hablase al vicario y obre-
ros de dicho lugar de Santa Eugenia para que le diesen la cuaresma
del dicho año 1773 al dicho Padre Religioso Cifre, Carmelita, y todos
le dieron palabra. Y haviendo poco después pasado a su predio
Son Seguí vecino de dicho lugar de Santa Eugenia fue en compañía
del Hcrmitaño a dar las gracias al vicario. Pero este que era el Rdo.
D. Antonio Nadal que se tenia por tomista dijo: Alto D. Salvador, que
yo no puedo dar palabra sin comunicarlo al Rector de Santa Maria
y e,<te la quiere para un padre dominico, pero quedando fuertes los
obreros en su palabra mas que el vicario la predicó el P. Cifre. Ci-
tando algunas veces en el pulpito al Beato Raimundo Lulio de que
enfadado el vicario por ser tomista frenético dixo al predicador: que
ningún otro le había ensuciado el pulpito como él, pero que el hermi-
tauo se la pagaria, lo que cierto daria por ver que los frenéticos de la
sana Isuma tomista) tenían tan propenso al obispo y ver ya declarada
la guerra, contra dicho venerado Raimundo, y sus devotos que tratavan
de fanáticos y juntamente a todos los de su escuela".


"Remitió el vicario al Sr. Obispo una carta ciega con mil malda-
des y imposturas que con el rector de Santa María y otros de sus
secretarios y sectarios havian fraguado contra el Hcrmitaño Gabriel, la
que sin embargo de ser ciega y anónima y como tan inutil para la
menor prueba como queda prevenido. Con la real pragmática de
nuestro soberano monarca se continuó por cabecera de una maliciosa
sumaria que se pretendió formar contra el hcrmitaño Gabriel en que
se intentó hacerle reo de una impudicicia acción que se le acriminó".


"Embiose a Santa Maria el primer escribano del crimen que se
ha conocido en la corte eclesiástica, Pro y otros ministros, llegaron
al anochecer a Santa Maria pidieron auxilio al baile de la villa como
si se hubiese de prender un famosísimo bandolero bien armado y con
sus lugartenientes armados, a la media noche del día 8 de diciembre
de dicho año (1772) no reparando con el dia de la fiesta de la Purísima
Conc poión de Maria, dia tan recomendado por nuestro soberano mo-
narca, de ser de todas las fiestas festejado con la mayor solemnidad, se
hallaron en la hermita al sacristán que era criado del rector, ínterin
(fue los ministros tocavan a la puerta, asaltó la ermita entrando en
ella por la pared, acababan los pobrecitos hermitaños de salir de su
acostumbrada oración de Maytines, estavase ya recogedito en su seldita
el Hermitaño Gabriel, le embistieron y hicieron aprensión de su per-


ii




TOMISTES I LUL-LISTES AL SEGLE XVIII A SANTA MAHIA DEL GAMI 53


sona y por via de pillaje y a título de secuestro le cogieron cien libras
que había recogido de limosnas para fabricar una lámpara para la
capilla de San Ignacio de la cual cuidaba en dicho lugar que después
no comparecieron, sin embargo de haverlo dicho y saberlo todo el
lugar que traido preso a la Rectoria de Santa Maria y metido en un
establo en lugar del corcel".


"Al otro dia dentro de un carro por ser hombre mayor de 75 años
fue traido y acompañado de ambas justicias con grande escándalo a la
ciudad, como si fuese un grandísimo bandolero, que metido y apartado
en la cárcel del obispo, se le formó la Sumaria, en la cual viendo el
obispo que no constava del modo que devia, estaba muy inquieto. Su
provicario general D. Antonio Bisquerra le recibió por dos veres en
declaración de reo, y ahora fuese el mismo, ahora el dicho escribano
Ferrer, o el fiscal Bartolomé Campamar le pidieron que declarase, que
era el gusto de Su lima, y que esto era el mejor medio para perdo-
narle, fuese así o sin declarar (como el después dixo) pareció que en
la sumaria habia declarado con lo que se quietó el obispo. No tene-
mos vista la Sumaria pero del contexto del prendimiento defensorio
se ven los embustes y nulidades que se cometieron".


La precedent relació pareix escrita per un lul.liste. Posa l'any que
predica la quaresma a Santa Eugènia, el P. Cifre el 1773, quan hauria
d'ésser l'any abans. Tant l'inscripció històrica al·ludida de l'ermita de
Son Seguí, com Mn. Bartomeu Guasp a "Vida ermitaño a Mallor-
cn"d i "Mallorca eremítica por un ermitaño"? estan d'acord en
posar la clausura de l'ermita l'any 1772, amb que també convé dita
relació.


Al llibre de bateigs de la vicaria de Santa Eugènia hi trobam el
primer bateig efectuat per Mn. Antoni Nadal el 30 de maig de 1769,
i el derrer el 29 de març de 1774. Al 5 de maig següent ja hi havia el
nou vicari.'' El rector de Santa Maria era Mn. Francesc Mora a qui ja
coneixem. Però el que a la relació l'espai corresponent al seu nom es
deixi en blanc, (hauria estat ben assequible el coneixer-lo. com es sap
el nom de tots el demés destacats), fa pensar si en aquest cas Mn. Mora
no hi tendria cap intervenció important; al cap i a la fi, segons l'esman-
tada relació el qui va enviar la carta al bisbe era el vicari de Santa
Eugènia. L'escolà major de Santa Maria aquells anys —segons veim
als llibres de comptes parroquials — era Nadal Batle, el notable escul-
tor de. qui parla Furiò en el seu "Diccionario histórico de ¡os Ilustres
profesores de Bellas Artes de Mallorca". Crec que més que un criat
personal del rector, era que feia feina per ell, ja que aquells temps


di Vida ermitaño ti Mallorca. Palma, 1946.
e) Mallorca eremitica por un ermitaño. Palma, 1965.
4 Arxiu diocesà 1-38-B-7.


7




5 4 JOSEP CAPÓ JUAN, C O .


precisament es constriña el presbiteri i altar major en els que també
hi llavorà la pedra viva Nadal Batle. Pot ésser fos ell l'únic conegut
de l'ermità Gabriel, y segurament era el qui bo era més dels que
pujaren a cercar-lo. Res té d'estrany i és ben probable que el pobre
ermità es resistís a obrir la porta de l'ermita a mitja nit a veus des-
conegudes. Per tant es pot pensar que l'escolà saltà la paret del cuadrat
de l'ermita inclús per donar certes seguretats al vell ermità.


La vella rectoria de Santa Maria on es tengué pres unes hores
dins l'estable l'ermità Gabriel, és en l'actualitat el convent de Germanes
de la Caritat. L'actual fou construïda pel Rector Rafel Caldentey i
beneïda i inaugurada l'any 1862.


Les visites pastorals del segle XVIIP parlen d'una capella a Sant
Ignaci tant a l'esglesia de Santa Maria com a la de Santa Eugènia. Les
100 lliures captades per l'ermità Gabriel6 serien segurament per la
capella de Santa Eugènia, ja que baix la seua volta la família Oleza
havia construït una sepultura pels ermitans (Mn. Bmé. Guasp, B.S.A.L.
Tomo XVIII, pág. 236).


Als llibres sacramentals de la parròquia de Petra he pogut iden-
tificar el naixement de l'ermità Gabriel. Llegim al Llibre de bateigs'1 :
"A 28 de gener de 1700 baptizí jo Gabriel Pons, cum licentia parro-
chi, a Gabriel Joseph Maimó Fill de Melchión y Antonina Ferrer".
Confirma que es tractava d'ell mateix la següent nota de defunció: "A
30 hu de maig (1750) fonc enterrada Joana Maymo, filla de Melchión y
Antonina Ferrer. Elegeig mermerors ...al hermità Gabriel son germà" 8.
Per tant cuan fou detengut pels ministres de la justícia tenia 72 anys,
i estava a punt dc complir els 73.


El bisbe de Mallorca D. Joan Díaz de la Guerra cl 19 de febrer
de 1775, envià al rei d'Espanya Carles III una llarga referencia de l'es-
tat de coses de la Diòcesi, que més que res, era una auto-defensa que
es troba copiada al lligall 314 n. 44 de l'arxiu capitular dc Mallorca.
En aquesta defensa també hi ha una referència el cas del nostre ermi-
tà en la que el bisbe no és gens imparcial, com pot comprovar el lector.
Diu així: "Descubrióse la alianza en la primera ocasión que quise co-
rregir un hcrmitaño que con barba y hábito vivia en una soledad in-
mediata a una corta población, acusado convicto y confeso de las ma-
yores torpezas y brutalidades publicas en lugares vecinos y de que
procuré llegue noticia a V.M. con justificación previniendo las conse-
cuencias pero toleradas con la amistad con algunos de la nobleza de
Palma a titulo de devoto de Lulio y apasionado de los extinguidos y


5 " L e s Visites Pastorals". Arxiu diocesà, Estant 21.
n Llibre de bateigs de Petra. Arxiu diocesà 1-87-B-8.
7 Arxiu diocesà 1-87-D-9.
8 Arxiu diocesà l-38-B-8.


8




TOMISTES I LUL-LISTES AL SEGLE XVIII A SANTA MARIA DEL CAMI 55


parentesco que tenia con algunos religiosos de cierto orden, que no
supe hasta el tiempo de ejecutarse la sentencia".


"Con motivo del arresto de este Hermitaño, lulistas y Suaristas
auxiliados por algunos nobles poderosos, de individuos del cabildo
eclesiástico y de la Ciudad, levantaron el grito publicamente de intru-
so y detractor de la buena fama de un Santo Hermitaño (asi lo llama-
ban a voca llena) siendo la mas singular que ofreciendo yo repetida-
mente que solo queria salvarle el alma y no castigarle, poniéndole
a reclusión en alguna casa de Religión, para que lo instruyesen, se
confesase y enmendase, entregando en confianza los autos en Sumaria,
y desplés la confesión segunda de sus excesos, rogando sin ser rogado,
no quisieron sino seguir la causa con tanto extrépito y ruido, como si
se tratase de un santo, pero tan infructuosamente que perdido en Va-
lencia y condenado a costas por la Audiencia consintieron la sentencia
de ocho años de Arsenal en Cartagena y destierro perpetuo del Reino.
Y sin embargo de que se publicaron los motivos de la prisión y se
desengañaron no pocos con la providencia del Metropolitano y des-
pués de los recursos que hizo la Real Audiencia prendida entonces
de otro regente procuraron los demás radicar el concepto de que el
obispo era contrario declarado al culto de Lulio al paso que ninguna
señal havia dado en este asunto."


L'ermità Gabriel, per la seua part, també acudí al rei. A l'arxiu de
la casa Oleza degut a l'amabilitat del seu propietari D. Josep d'Oleza he
pogut llegir altres dos documents que contenen quina fou la sort —la
trista sort— del pobre vellet, després del seu judici a Mallorca i l'apel-
lació— que, com hem vist, no sevi de res a València. Al llibre 31 de
de dit arxiu, fol 349 hi ha una súplica del mateix ermità al rei. Des-
prés de dir que als 20 anys s'havia retirat a la vida ermitana i contar
la seua calúmnia i detenció, que no repetirem, vegem que diu: "Pro-
pusieron al Rdo. Obispo de aquella diócesis, llamando su particular
atención y celo: Precisamente a indagar la verdad de los hechos que
se supusieron: Que procuraron fundar con testigos buscándolos a pro-
pósito y producidos por los mismos émulos que pusieron la acusación
criminal; de la quai despues de muchos meses de rigurosa prisión en
la cárcel episcopal, tuvo que suplir la pena aflictiva temporal de residir
por ocho años, en el servicio de la Pontona del muelle de Mallorca
en calidad de desterrado y concluidos aquellos a reclusión perpetua;
sentencia que se extrañó aún por los más additos al Prelado, como im-
propios del tribunal eclesiástico, que sin faltar a la justicia usa de
clemencia.


Y si a la verdad, el Intendente Interino, que entonces servia, por
ausencia del principal se escusó en admitirle en el Real servicio de la
Pontona, por dos motivos; el primero dificultando si el Diocesano po-
dria imponer pena, que no fuese a modo de penitencia, y cuando se
extendiese a los de otra naturaleza y de mayor rigor si podria o n o


9




56 JOSKP CAPÓ JUAN, CO.


executaria por si, y sin auxilio del brazo ceglar que no imploro; Y el
segundo y mas atendible, porque S.M. no devia expender los caudales
que tiene destinados para Prest de los Presidiarios en los que cono-
cidamente eran inútiles aun para el menor trabajo, como sucedía con
el que expone, por su edad septuagenaria, y los accidentes que padecía".


"Esto no obstante para hacer efectiva la determinación le tran-
firieron a este Rl. Arsenal de Cartagena donde se halla hace cerca de
tres años, padeciendo indecibles achaques propios de su avanzada edad
y que continuamente le precisan a ocupar una de las camas del Ospitai.
Por tanto y alentado con la confianza de la Rl. bondad de V.M."


"Suplica rendidamente se digne indultarle, y concederle su real
permiso, para restituirse a la Isla a acabar su vida en aquella amable
soledad, y en su duración ofrecerá al Altisimo sus votos por la completa
felicidad de vuestra Mag. y su amada Rl. prole. Vtra. en ge. recivirá
merced, ds."


"Cartagena y sepbre de 1776."
"Gabriel Maimó de San Pablo"


Al mateix arxiu Oleza Llibre 8, fol 242, en data de 8 de geuer
1774, per tant més de dos anys abans de la súplica de Permita al rei, hi
ha ima carta dirigida a D. Miquel Ximénez de Mallorca de part de
D. Joaquín Gutiérrez, intendent de l'Arsenal Cartagena, dient que
tendrán l'ermità Gabriel "fuera de cadena, cuartel c ingrata compañía
de los malechores que sin tal auxilio (la recomanació del Sr. Ximénez)
hubiera sufrido".


Després de la súplica de l'ermità Gabriel al rei, ja mencionada,
res més no he pogut aclarir sobre el seu fi, apesar d'haver consultat
altres arxius de Mallorca i de fora de l'illa.


L'ermità Gabriel de Sant Pau fou tremendament dissortat. Per
ventura els qui li tiraren la primera pedra no intentaven fcr-li tant
de mal. Havem vist al document del Cronicón Mayoriccnce de la Real,
que els oficials de la Curia diocesana li aconsellaven que es confesas
culpable de les acusacions que se li feien, per sortir-ne més fàcilment
absolt i així ho consignaren a la declaració, a pesar que Permita mani-
festava després que ell no ho havia confessat. Això degué esser jurí-
dicament la seua perdició. La scua avançada edat — sí fulletjam el
llibre d'obits de la Diòcesi, veurem que eren pocs el segle XVIII els
qui arribaven a 73 anys—, l'ésser superior d'una ermita i endemés un
del consellers del superior general dels ermitans elegit pel bisbe Pa-
nellas en 1741 (Mallorca eremítica) ens menen a no creure el delictes
de que l'acusaven; més tenguent en compte que el bisbe Díaz de la
Guerra, en la pròpia defensa que fa el rei, diu —com hem vist— que
luí.listes, suaristes, nobles poderosos, canonges i Regidors de la Ciutat
estaven a favor de l'ermità i l'anomenaven sant a "voca llena" i en





TOMISTES I LÜL-LISTES AL SEGLE XVIII A SANTA MARIA DEL CAMI 57


canvi a] bisbe (a qui tal volta qualcú dels seus duia enganat) li deien
"detractor de la fama de un santo hermitaño".


En el mateix document el bisbe anomena a l'ermità Gabriel "apa-
sionado por los extinguidos; i es deu referir als Jésuites. Recordem que
(Jarles 111 havia disolt la Companyia de Jesús. També diu que no el volia
castigar i per altre part coneixem la greu i considerable pena sopor-
tada per l'ermità. El bisbe acaba dient "procuraron los demás radicar
cl concepto de que el obispo era contrario al culto y devoción a Lulio
al paso (pie ninguna señal havia dado en este asunto". Tots sabem de
quina manera aquest paràgraf es decanta de la veritat.


Gabriel de Sant Pau, l'ermità de Son Seguí, natural de la vila de
Era Juniper Serra pareix la víctima major entre les persecucions so-
portados pels lul.listes a Mallorca i que haurà sentit com ningú el seu
pes dins les propies carns.


L'amic investigador Andreu Bestard Mas me facilita la nota
següent del ""Llibre e acords del Honorables Jurats de Santa Maria del
('.aiiii" essent batic D. Jaume Jaume: "Dia 2 de marzo de 1777. El per-
sonero Antonio Vicens dice que en Sta. Eugenia en la capilla de los
Santos Médicos había desde tiempo inmemorial una pintura del Beato
Ramón Llull. y que en el mes de septiembre próximo pasado amaneció
mudada en San Magín, y como hay órdenes del rey íque Dios guarde)
de 14 de diciembre último, que todas las efigies de dicho Beato que se
hayan quitado y todo lo que altere su culto deve reponerse al estado
(pie estava antes... se acuerda ponerlo en conocimiento de la Real Au-
diencia".


Era aquest any vicari de Santa Eugènia Mn. Joan García", y el rec-
tor de Santa Maria continuava essent Mn. Francesc Mora.


Deixam per altre ocasió parlar m. D. de la devoció i iconografia
del Beat Ramon Llull a Santa Maria del Camí.


JOSEP CAPO JUAN, C. 0.


Il Arxiu Municipal de Santa Maria del Camí.


11






MISCELÁNEA LULIANA


Varias notas dispersas de archivo dan motivo a la exposición de los
presentes breves comentarios, la primera de ellas relacionada con el
inquisidor Fray Nicolás Eymerich, seguida de un pequeño repertorio
documental de obras manuscritas e impresas, originales o apócrifas del
doctor iluminado, así como de una sucinta referencia de Juan Llo-
bet, maestro de la Escuela de Ramón Llull de Barcelona, y, finalmente,
sobre la venta de un censal a Juan Comte, lector de la citada institu-
ción docente luliana y a sus sucesores en la lectura de la Ciencia del
doctor iluminado.


» * »


En primer lugar, registramos como Felipe de Ferrera, el protector
de la Escuela Luliana de Barcelona1, en su propio y exclusivo nombre,
a 23 de junio de 1394, otorgaba amplios poderes especiales al barbero
Bernardo de Palau y a Pedro Prim, de Castelló de Ampurias, así como
al mercader Bernardo Llorens y al escribano Jaime Juglar, ambos ave-
cindados en Barcelona para que, indistintamente juntos o a solas, pudie-
sen proseguir el proceso incoado contra el inquisidor Fray Nicolás
Eymerich (doc. 1).


Por lo poco explícito de la antedicha escritura de mandato, igno-
ramos el motivo del aludido litigio, si bien consta que Felipe de Fe-
rrera resultó víctima de los incidentes pomovidos a causa de las dis-
discusiones entre lulistas y dominicanos, y duramente perseguido por
el aludido inquisidor". Tal vez, se trate de la continuación del pleito
instalado por Fray Nicolás Aymerich, contra el rector de la capilla
de San Pedro, de la Seo de Lérida, así como contra el ciudadano bar-
celonés Felipe de Ferrera3.


• » »


1 M A D U R E L L M A R I M Ó N , José M . a . La escuela luliana de Barcelona.
"Analeeta Sacra Tarraconensia", X X I I I (1950) 31, 34-52.


2 A V I N Y Ó , Joseph. Historia del lulisme (Barcelona, 1925) , pp. 151-154.
M A D U R E L L M A R I M Ó N , La escuela.... p. 51.


3 A V I N Y Ó , Historia... p . 153.


1




60 ESTUDIOS M Í M A N O S


De la pequeña serie de notas documentales de inventarios de
bienes dejados a su muerte por personas de diferentes clases y condi-
ciones, vemos como en el repetorio que publicamos a continuación de
los presentes comentarios, se incluyen referencias de códices o impre-
sos lulianos, originales o apócrifos (doc. II) .


# » *


Las referencias alusivas a títulos de obras complementadas con el
nombre del autor de las mismas, es decir del maestro Ramon Llull,
dicen así:


1. — Arbor Ciencie Raymundi Luy (doc. 11,12).
2. — Arbor Sciencie Raymundi Lulli (doc. 11,13).
3. — Ars Brevi enciclopedie de Raymundi Liillii (doc. 11,27).
4. — .-1rs Brevis Raymundi Lull (doc. 11,17,25).
5. — Ars magna de dit Ramon (doc. 11,12).
6. — Art breu de Ramon Llull (doc. 11,21 I.
7. — Art inventiva Raymundi Lulli (doc. 11.131.
8. — Artem magnani magistri Lull (doc. II.3).
9. — Articulis fidei de mestre Ramon Lull (doc. 11.2,6).


10. — Blanquerna de Ramon Lull (doc. 11.24).
11. — Codicill de mestra Ramon Lull (doc. 11,10).
12. — Confessionaris de Ramon Lull ( D O C . 11.211.
13. — Coverencia jideis d'en Lull (doc. 11,2).
14. — De. ànima de mestre Ramon Lull uloc. 11,8).
15. — De articulis fidei de mestre Ramon Lull idoc. 11,2).
16. — De predestinacione de mestre Ramon Lull (doc. 11.61.
17. — De sensum et decensum d'en Lull (doc. II.2I.
18. — Doctrina pueril de Mestre Ramon Lull (doc. 11.41.
19. — Libre appellai de Home fet per mestre Ramon Lull (doc. 11,8).
20. — Libre contra antichrist d'en Ramon Lull (doc. 11,4).
21. — Llibret de Ramon Lull (doc. 11,26).
22. — Mestre Ramon Lull (doc. 11,2).
23. — Obres de mestre Ramon Lidi (doc. 11,2).
24. — Primer e lo segon de mestre Ramon Lidi (doc. 11,9).
25. — Proverbia Raymundi (doc. 11,12.19).
26. — Proverbia Raymundi Lull (doc. II.111.
27. — Proverbis de mestre Ramon Lull (doc. 11,2).
28. — Raymundus Lull (doc. 11,23).
29. — Sciència de mestre Ramon Lull (doc. 11,1).
30. — Testament de Ramon Llull (doc. 11,21).
31. — Testamentum Raymundi Lulli (doc. 11,221.
32. — Tractats axí de mestre Ramon Lull com d'altres (doc. 11,2).


2




MISCELÁNEA LULIANA 61


Sin la indicación del nombre de los autores aparecen los siguien-
tes títulos de obras algunas de ellas indudablemente originales lulia-
nas, y otras tal vez apócrifas:


1. — Arbor sciencie (doc. 11,14,20).
2. — Blanquerna ídoc. II.1 ) .
3. — Doctrina pueril (doc. 11,1,5,7).
4. — Consepsio Virginia Marie ídoc. II,12l.
5. — De les manivelles de la terra sciència ídoc. 11,4).
6. — Libre de l'alta sciència de la alquimia sobirana (doc. 11,15).
7. — Modus confitendi (doc. 11.16,18).


Entre las personas poseedoras de obras lulianas manuscritas o
impresas figuran: 4 canónigos. 4 libreros, 4 presbíteros beneficiados,
! balancero, 1 doctor del Real Consejo, 1 bachiller en artes y medi-
cina, 1 maestro en artes y medicina. 1 mercader. 1 platero, 1 tañedor
de arpa, y 9 ejemplares propios de distintas personas cuya cualidad
no queda especificada.


En una nueva documentada referencia sobre Juan Llobet 4, maes-
tro de la Escuda Luliana de Barcelona, se declara su filiación paterna
y materna, como consta en la donación, otorgada a 19 de febrero de
1452. a favor de su padre, de los derechos que le competían por razón
de la herencia de su madre Eulalia ídoc. III).


# # #


En la villa de Perpinyà, a 28 de febrero de 1460, el noble perpi-
ñanés Juan Rodon, formalizaba la venta de censales muertos y otras
propiedades, a favor de Juan Comte y a sus sucesores como lectores
de la ciencia o arte del maestro Ramón Llull, en la Escuela o hospicio
que la antedicha Margarita Safont legó en su último testamento,
Johanni Comte, lectori dictarum science sive artis magistri Raymundi
Lull, qui legitur in Scolis sive hospicio dominam Margaritam, quondam
(¡uc fuit uxorem Johannis Petri, quondam apotecharii civis Barchi-
none, \ad] dicta sciència sive arte legendo destinato, vel legato cum
eius ultimo testamento quod fecit et ordinavit in posse discreti Ga-
brieli Canyelles, auctoritate regia notarli publici Barellinone, quarta
die mensis augusti anno a Nativitate Domini millesimo. CCCCP tricé-
simo primo, et succedentibus vestris in dicta lectura...


' M A I H ' R K I 1. M A R I M Ó N . I.a escuela... pp. 56, 57, 66, d. 7 ; La Escuela de
Ramón Lull de Barcelona. Sus alumnos, lectores v protectores. "Estudios Lulia-
n o s " , Palma de Mallorca, V o l . V I , año V I , 1962, p] 197.


3




62 ESTUDIOS LULIANOS


En la citada escritura se hace referencia de Juan Llull, Felipe de
Ferrera y Pedro Llull, defensores y visitadores de las memoradas
Escuelas Lulianas, los cuales autorizaron las citadas compras de cen-
sales, de acuerdo con la disposición testamentaria de la aludida Mar-
garita Safont (doc. IV) .


Complemento dc las citadas ventas Juan Rodón, a 13 de abril del
mismo año, otorgaba poderes a Francisco Alfonso, de Perpinyà y al
mercader Blas Ferrer, para notificar al síndico o clavario de la ciudad
y reino de Mallorca la citada venta (doc. V ) , el cumplimiento de cuyo
mandato tuvo efecto en Barcelona a 5 de mayo del mismo año (doc. VI) .


Finalmente, señalemos una breve nota en la que se hace mención
de Juan Lull, como administrador de la Escuela Luliana de Barcelona
Mossèn J olían Lull, administrador de la Scola d'en Lull (doc. VII) .


JOSÉ MARÍA MADURELL MARIMÓN
Barcelona


4




MISCELÁNEA LULIANA 63


APÉNDICE DOCUMENTAL


I


Barcelona, 23 junio 1394


"Noverint universi. Quod ego Philipus de Ferraria, civis Barelli-
none, ex certa sciencia, constituo et ordino vos Bernardum de Palacio,
barbitonsorem, Petrus Primus, habitatores ville Castilionis Impuria-
rum, gerundensis diócesis, et Bernardum Lorenç, mercatorem et Jaco-
bum Juglar, scriptorem, comorantes Barchinone, et quemlibet vestrum
insolidum, itaquod oceupantis condicio pocior non existât, nec pro-
cessus unius processum alterius impediat sed quod pro unum vestrum
inceptum fuerit per alterum vestrum nichilominus prossequi valeat et
finiri, procuratores meos certos et spéciales, ad citandum seu citari
faciendum et requirendum, personaliter vel per edictum, venerabilem
et religiosum fratrem Nicholaum Eymerici, ordinis fratrum predica-
torum professorem, asserentem se in terris dicionis serenissimi domini
régis Aragonum heretice pravitatis inquisitorem.


Et inde eidem venerabili fratri Nicholao Eymerici personaliter
seu in habitacione sua, aut in ecclcsiis cathedralibus, collegiatis vel
parrochialibus, aut monasteriis quibus vobis visum fueritis pediré,
seu illis quorum intersit vel interesse poterit, litteras citatorias
quascumque vel etiam alias litteras et scripturas quorumeumque
tenorem existant, contra dictum venerabilem fratrem Nicolaum Eyme-
rici facientes, per me et nomine meo presentandum et intimandum
seu presentari et intimari, ac legi pubbee in dictis ecclesiis seu mo-
nasteriis ut convenit seu in valariis (?) predictarum ecclesiarum,
monasteriorum vel habitacionis eiusdem fratris Nicbolay Eymerici
afigi et poni faciendum et requirendum.


Et inde protestandum et requirendum et protestacionibus et requi-
sicionibus respondendum et replicandum.


Et de seu pro predictis quolibet predictorum fieri faciendum et
requirendum publicum seu publica instrumenta, procuratorem et
procuratores unum et plures ad predicta et eorum singuli substituen-
dum et destituendum, et cum vel eos si et cum vobis videbitur revo-
candum et removendum. Et generaliter omnia alia faciendum in pre-
dictis et circa predicta pro me et nomine meo quecumque ad bec
utilia fuerint et necessaria ac etiam oportuna, et que ego faceré possem
personaliter constitutis.


5




64 ESTUDIOS LULIANOS


Ego enim super predietis omnibus et singulis et super depen-
dentibus seu eniergentibus ex eisdein, comitto vol)is dictis procura-
toribus meis et cuilibet vestrum, et substitucndis a vobis plenarie vices
meas et liberam ac gcneralem administracioucm cuni pienissima
facúltate.


Promittens vobis dictis procuratoribus meis et cuilibet vestrum
et substituendis a vobis et notario ctiani infrascripto, tanquem publiée
persone, pro nobis substituendo a vobis et pro aliis eorum personis
omnibus quarum interest et intererit recipienti et legittime stipulanti,
et me seinper habere tatuili, grattini et firmimi quitquid per vos dictos
procuratores meos et quemlibet procuratorum et Bubstituendum vel
substituendos a vobis in predietis et circa ea pro me et incorimi
omnium ypotbeca.


Actum est hoc Barellinone, vicésima tercia die junii anno a Nati-
vitate Domini millesimo trecentesimo nonagésimo quarto.


Sigiium Pililipi de Ferraria predicti, qui hec laudo et firmo.
Testes huius rei sunt Guillelmiis de Rivo, notarius et Johannes


Gerones, scriptor habitatores Barellinone".
AHPB. Arnau Piquer, leg. 2, man. años 1393-1394.


I I


REGESTA DE OBRAS LULIANES


I


Barcelona. 3.18 septiembre 1420


Inventario de los bienes de la herencia de Clara, viuda del pla-
tero Romeu Dcz-Feu.


Item, un libre cubert de vermeil de la Sciència de Mestre Ramon
Lull.


Item, un altre libre ab cubertes verdes appellai Blanquerne.
Item, un altre libre ab cubertes verdes ab .X. platoiis appellai


Doctrine puerili.
Item, un altre libre en porgami ab cubertes vermelles de la


Sciència de Mestre Ramon Lull.
ACB. Gabriel Canyelles, bolsa de inventarios n.° 3.


6




MISCELÁNEA LULIANA 65


2


Barcelona, 11 agosto 1422


Inventario y almoneda de los bienes relictos de Francisco Sirvent.
ítem, un altre libre en paper de forma de cortó, ab posts verdes


engrutades, en que son los Proverbis de mestre Ramon Lull. E feneix
la primera pàgina: "nomine devote". E comença la darrera pàgina:
"convingens et proporcionant".


Item, un altre libre scrit en paper et pergamí, ab posts de fust,
cubert de vermell appellai De sensum et decensum d'en Lull. E fenex
la primera pàgina: "solutiones questionum". E comença la darrera
pàgina: "ad quam de probationem".


Item, un altre libre de forma pocha scrit en paper e pergamí
appellat Coverencia jideis d'en Lull. E fenex la primera pagina:
"summus". E comença la darrera: "alteri".


Item, un altre libre scrit en pergamins a colondells, ab posts de
fust cubert de vert de mestre Ramon Lidi, appellat De articulis fidei.
E fenex lo primer colondell : "disputant". E comença lo derrer colon-
deli: "no val tant".


Item, un altre libre de forma pocha scrit en paper, ab posts de
fust, en que ha algunes Obres de mestre Ramon Lull. E fenex lo pri-
mer colondell: "suarum pretina". E comença lo derrer: "propterea
maria".


Item, un altre libre scrit en paper, ab posts de fust, cubertes de
vermell, ab .V. claus, appellat Mestre Ramon Lull. E fenex la primera
pàgina: "multos extraeré". E comença la derrera: "perficiones facte".


ítem, diversos coerns petits, en los quals ha diversos Tractats axi
de mestre Ramon Lull com d'altres.


ACB. Gabriel Canyelles, carpeta de la bolsa 1, vol. 2.


3


Barcelona, 25 noviembre 1423


Testamento de Joan de Puig Cerverí alias de Cervelló, bachiller
en artes y medicina, hijo de Nicolau de Puig Cerverí alias de Cervelló
y de Tomasa, su esposa difuntos, de la villa de Alcalá de Chisvert.


Item, dimitto Francisco de Pino, studente in artibus, simili de
causa, quendam librum continentem Artem magnani magistri Lulli.


AHPB. Pere Bartomeu Valls, leg. 6, lib. 1, testamentos, años 1420-
1466, f. 10 V.


7




66 ESTUDIOS LULIANOS


l


Barcelona, 6 septiembre 1428


Inventario de los bienes que fueron de Joan Gener, hallados en
la casa que poseía sita "ere lo carrer appellat rf ere Ledo, après la plaça
de sent Just".


"Item, altre libre ab cubertes de cuyro negre scrit en pergamins
appellat De les maravelles de la terra sciència.


Item, xin altre libre ab cubertes de fust. cubert de cuyro negre
appellat Doctrina pueril de mestre Ramon Lull.


Item, altre libre ab cubertes de cuyro vernici, ab dos tencadors,
la un trenquat scrit en paper appellat Libre contra antichrist d'en Ra-
mon Lull".


AHCB. Notariales Serie I. año 1428.


S


Barcelona, 19 febrero 1452


Relación de libros entregados en comanda o depósito por el maes-
tro tañedor de arpa Antoni Bonome a Antoni Masen, tañedor de gui-
tarra.


"ítem, libre appellat Doctrina pueril, scrit en paper, cubert de
cuyro vert, ab post de paper".


AHPB. Simó Carner, leg. 9, lib. 2.°, inventarios, años 1415-1429.


6


Barcelona, 20 julio 1430


Inventario de la casa, bienes y heredad de micer Bartomeu Sirvent.
"Item, altre libre ab posts de fust scrit cn pergamins, cubert ab


cuyro vert, lo qual és appellat De Artictdis fidei, de mestre Ramon
Lull. Feneix lo primer corondel!: "disputat". Comença lo derrer coron-
dell: "no vall tant".


ítem, altre libre petit de forma menor, scrit en paper e pergamí,
ab posts de fust, ab dos gaffets e cuberta vermella appellat mestre
Ramon Lull, de predestinacione. Feneix lo primer corondell: "iure
quamvis". Comença lo derrer corondell: "malo quod illam".


ACB. Gabriel Canyelles, carpeta de la bolsa 1, de inventarios.


7


Barcelona, 1448


Inventario de los bienes relictos del mercader Antoni Cases, halla-
dos en la casa de su ¡>ropiedad sita "prop sgleya de sancta Maria del
pi e en lo carrer per lo qual se va als Banys Nous".


8




MISCELÁNEA LULIANA 67


"Item, un altre libre en vulgar cathalà scrit en paper de forma
de full, ab cubertes de posts cubertes de cuyro vermell, ab .V. bolles
poques rodones, a cada part .II. gaffets, ab correigs de cuyro vermell
e .II. scudets de lauto, lo qual es intitulat Doctrina pueril.


E comença en letra vermella: "Déus honrat etc.". E en letra ne-
gra: Déus vol que no treballem etc.". E fina: "la sua gràcia e la sua
glòria. Amen". En lo principi del qual libre és la rúbrica de aquell".


AHPB. Bernat Pi, leg. 25, pliego de inventarios sueltos de varios
años, f. 18 v.°.


8
Barcelona, julio 1461


Almoneda de los libros relictos por el balancero Guillem Garriga.
"Primo, hun libre scrit en paper de forma migana ab cubertes


vermelles qui és apellat De Anima, de mestre Ramon Lull, al notari
X. sous. VII.


Item, altre libre appellai del Home fet per mestre Ramon Lull,
qui comensa en lo vermell : "Déus a vostra leor", al notari VI. sous. XI


AHPB. Bartomeu Costa (mayor), leg. 33, manual de inventarios,
años 1455-1467.


9
Barcelona, 27 abril 1464


Inventario de los libros relictos por un personaje anònimo.
"Item, un altre libre scrit en paper en que és eontengut lo Primer


e lo Segon de mestre Ramon Lull, cubert ab .V. platons petits a cada
una post, e ab dos tanchadors. Lo qual comense: "Déus intelligible
e amable". E fina: "finito libro sit laus gloria Christo. Amen."


AHCB. Notariales, serie I. leg. 3.


10
Barcelona, 13 mayo 1504


Inventario de los bienes relictos, por Melchor Sunyer.
"Item, un altre libre de mestra Ramon Lull appellat Codicill de


mestra Ramon Lull".
AHCB. Procesos años 1520-1529, ff. 1005v°-1110.


11
Barcelona, 16 octubre 1520


Inventario de los bienes relictos por Simó Benet Clariana y de
Seva.


"Item, Proverbia Raymundi Lull, petit".
AHPB. Antoni Angles, leg. 14, pliego de inventarios de varios años.


9




68 ESTUDIOS LULIANOS


12
Barcelona, 17 enero 1524


Inventario de libros de la Hienda del librero Joan Trinxer, valo-
rados por el librero Joan Bages.


Arbor Ciencie Raymundi Luy VI.sous.
Ars magna de dit Ramon II.sous.6 diners.
Proverbia Raymundi II.sous.
Consepsió Virgìnis Marie VII.sous.
AHPB. Pere Saragossa, leg. 16, pliego de escrituras sueltas, años


1521 - 1524.


13
Barcelona, 1524


Inventario de los bienes relictos por Bartolomé Riera, librera,
1 Art Inventiva Raimundi Lulli.
"Libres ligats en pergamí"
1 Arbor Sciencie Raymundi Lulli.
AHCB. Notariales. Serie I Inventarios.


14
Barcelona, 10 febrero 1529


Inventario de la heredad y bienes de Francesc Colom, maestro en
artes y medicina.


"Ítem, altre de la matexa fornia intitulat Arbor Seténete".
AHPB. Joan Jeroni Canyelles, leg.24, pliego de inventarios suel-


tos de varios años.


15
1529


Inventari de la herencia i bens de Joan Pone Esteve.
"Item, un altre libre scrit en paper de ploma, ab correix e civella,


ab cubertes engrutades, lo qual comensa: Libre de Falta sciència de la
alquimia sobirana''''.


AHPB. Andreu Miquel Mir (mayor), leg.20, pliego de escrituras
sueltas, años 1525- 1529.


16


Barcelona 1 febrero 1533


Inventario de los libros del difunto canónigo Climent Bosch.
"Intern, un libret de stampa en paper intitulat Modus confidendV.
AHPB. Miquel Joan Riera, leg.17, pliego de inventarios sueltos,


años 1530- 1543.


10




MISCF.LANEA LULIANA 69


17
Barcelona, 5 enero 1541


Inventario de los bienes de Miquel Portes, canónigo y domerò de
la seo de Barcelona.


"ítem, un altre libret en forma de octau intitulat Ars brevis Ray-
mundi LulV.


AHPB. Andreu Miquel Mir, leg. 18, pliego de escrituras sueltas,
año 1541.


18
Barcelona, 25 junio 1546


Inventario de los bienes relictos por Onojre Galia, beneficiado de
la seo de Tortosa.


"Item, un altre libre cuernat de pergamí anomenat Modus confi-
tendi".


AHPB. Jeroni Mollet, leg.l6, pliego de escrituras sueltas, año
1546. Hay dos ejemplares del mismo inventario.


19
Barcelona, 22 febrero 1547


Inventario de la heredad y bienes de Miquel Joan Icard.
"ítem, un libre petit de forma de quart de stampa intitulat Pro-


verbia Raymundï".
AHPB. Miquel Cellers (mayor), leg. 13, pliego de inventarios, años


1544 -1548.


20
Barcelona, 28 marzo 1547


Inventario de los bienes relictos por Pere Vilasaló, presbítero be-
neficiado de santa María del Mar.


"ítem, altre libre intitulat Arbor Scientie".
"ítem, altre libre Arbor Scientie".
AHPB. Pau Renard, leg.26, pliego de testamentos e inventarios de


varios años.


21
Barcelona, 5 febrero 1590


Inventario de ¡a tienda del librero Antoni Oliver.
2 Testament de Ramon Llull 8° 2 lliures, 12 sous.


102 Art breu de Ramon Llull 5 lliures, 2 sous.


11




ESTUDIOS LULIANOS


12 Confessionaris de Ramon Llull 16° 3 sous.
AHPB. Galceran Francese Devesa, leg.13, pliego de inventarios


años 1591 -1598, ff. 6v°,9,12v°.


22


Barcelona, 9 mayo 1594


Inventario de los bienes muebles relictos por el mercader de libros
Noel Baresson.


"ítem, 1 Testamentum Raymundi Lulli 8 o " .
AHPB. Galceran Francesc Devesa, leg.l3, pliego de inventarios,


años 1591 - 1598, f.20v°.


23


Barcelona, 12 noviembre 1604


Inventario de los bienes relictos de Joaquín Puig, doctor en de-
rechos y canónigo de la seo de Barcelona.


"Raymundus Lull".
AHPB. Antoni Roure, leg.20, man. inventarios años 1603 - 1615.


f. 439v°.


24
Barcelona, 15 abril 1608


Memorial de los libros del difunto capitán Joan de Encontra.
"1 Blanquerna de Ramon Lull fol."
AHPB. Bernat Puigvert, leg.6, protoc. 16 año 1608.


25


Barcelona, 16 junio 1608


Memorial de los libros de la biblioteca de micer Narcís Pau Regás,
doctor del Real Consejo.


"ítem, Ars Brevis Raymundi Lull, un tomo".
AHPB. Gaspar Montserrat Xemallau, leg.16, libro inventarios,


años 1597 - 1610, f. 128.


26
Barcelona, 25 octubre 1615


Inventario de los bienes del difunto presbítero Antoni Patau.
"ítem, un llibret de Ramon Llull".
AHPB. Antoni Roure, leg.20, man. invent, años 1603 - 1615.


12




MISCELÁNEA LULIANA 71


27


Barcelona, 16 desembre 1701


Inventario de los bienes de la herencia de Daniel de Sayol i de
Quarteroni, arcelliano y canónigo de la seo de Barcelona.


"Raymundi Llullii Ars brevi enciclopedie"
AHPB. Pere Lloses, leg.7, man. cap. matrim.concord, y invent, y al-


monedas, años 1678 - 1703, ff. 602,624.


III


Barcelona, 19 febrero 1452


"Die sabbati .XVIIII& febroarii anno predicto a Nativitate Domini
M°.CCCC°.quinquagesimo secundo.


Ego Johannes Lobet, magister scolarum magistri Raymundi Lull.
filius vestri Johannis Lobet, tabernarii civis Barellinone, heres univer-
salis domine Eulalie, quondam matris mee, prime uxore vestre, cum
testamento eiusdem, quod fecit et ordinatum (en blanco), dono, absol-
vo, diffinio et remitto vobis eidem domino patri meo, dictam heredi-
tatem et totun ad quit quid et quantum juris et accionis quod michi
competit et competere possit nunc et eciam in futurum in dieta here-
ditate et bonis...


Testes honorabilis Johannes Stephani, mercator civis Gerunde et
Johannes Fogassa, portugalensis et Matheus Forfuranya, ymaginayre".


AHPB. Bartomeu Costa (mayor) leg.9, man.6, años 1450 - 1452.


IV


Perpinyà. 28 febrero 1460


"Licet hoc continuentur fuerint recepta seqüència due instrumenta
in villa Perpiniani. die jovis .XXVIII&. februarii anno a Nativitate Do-
mini M°.CCCC°LX°.


In Dei nomine. Ego Johannes Rodon, miles in villa Perpiniani
domiciliats, gratis etc. vendo et ex eausa vendicionis concedo vobis
discreto Johanni Comte, lectori dictarum sciencie sive artis magistri
Raymundi Lull que legitur in Scolis sive hospicio dominam Marga-
ritam, quondam, que fuit uxoreni Johannis Petri. quondam apotecharii.
civis Barellinone [ad] dieta sciencia sive arte legendo destinato vel
legato, cum eius ultimo testamento, quod fecit et ordinavit in posse
discreti Gabrielis Canyelles, auctoritate regia notarii publici Barelli-
none, quarta die niensis augusti anno a Nativitate Domini millesimo
,CCCC°. tricésimo primo, et succedentibus vestris in dicta lectura, per-


13




72 ESTUDIOS LULIANOS


petua ementi ex et de illis (en blanco) libris, que lectori sciencie sive
artis predicte, restitute fuerint, ac dicte et scripte in tabula cambii civi-
tatis Barchinone, per clavarium civitatis eiusdem, pro luicione sive
redempcione illius censualis...pensionis annue viginti unius librarum
et quinqué solidorum, quod annuatim sexta die mensis augusti, dictus
lector quicumque esset vel fuerint recipiebat super universitate civitatis
Barchinone et eius singularibus titulo herencie sive disposicione et vel
legati per dictant dominant Margarilam, in dicto eius ultimo testamento
facte, ementique etiam de volúntate et consensu honorabilium Johan-
nis Lull, Philipi de Ferraria et Pétri Lull, civium jamdicte civitatis,
deffensorum et visitatorum dictarum Scolarum, juxta predictam dis-
posicionem dic*i testamenti, dictarum Scolarum et hospicii.


Gratis etc. vendo et ex causa vendicionis concedo, vobis venerabi-
li et dilecto Johanni Comte, pro nunc lectore dictarum sciencie sive
artis dicti magistri Raymundi Lull, in dictis Scolis, et succedentibus
vestris in dicta lectoría perpetuo :


Totum illud censúale mortuum, pensionis viginti librarum, sex-
decim solidorum et novem denariorum monete barchinonensium quod
ego annuatim, vicésima quarta die octobris, titulis subscriptis, recipio
super universitates civitatis et regni Maioricarum, et eius singularibus.


Vendo etiam vobis, eodem titulo, et succedentibus vestris in dieta
lecturia, precium sive proprietatem dicti censualis, quod est decem
mille solidorum diete monete, et pensiones annuas sive rossechs, ratione
dicti censualis...preterito usque in vicésima quarta mensis octobris
proxime lapsi, ex et de quibus pensionibus sive rossechs, scilicet, de
primis solucionibus eiusdem fiendis, retineo michi per huiusmodi ven-
dicione, quindecim libras, quas ego petere et recipere possim et...fir-
mare. Etiam que retineo michi pensionem sive proratam michi, racio-
ne dicti censualis debitam et debendam, a dicta vicésima quarta die
mensis octobris proxime lapsi usque ac tricesimum diem mensis aprilis
proxime venientis inclusive.


Et in super vendo vobis, pensiones a modo debendas, racione dicto
censualis. Et est certuni quod dictum censúale mortuum pertinet et
spectat ad me, titulis subscriptis, quem venerabilis Johannes de Mon-
tros, civis Barchinone, procurator, sindicus et actor universitates civi-
tatis et regni Maioricarum, cuín instrumento redimendi mediante,
vendidit honorabili Johanni de Gualbes, Poncio de Gualbes, Raymundo
de Gualbes, Petro de Gualbes, Ludovico de Gualbes et Ferrario de
Gualbes, tres mille solidos annuales de censuali mortuo, precio qua-
draginta duorum mille solidorum barchinonensium de terno, ad forum
quatuordecim mille solidorum pro mille solidis annue pensionis, ut
constat de dicta vendicione instrumento publico, acto Barellinone, deci-
ma nona die octobris anno a Nativitate Domini millesimo .CCC°, octua-
gesimo séptimo, et clauso per discretum Arnaldum Letonis, auctoritate
regia notarium publicum Barchinone.


14




MISCELÁNEA LULIANA Ti


Postea dictus honorabilis Johannes de Gualbes, nomine suo pro-
prio, et ut procurator aliorum conemptorum suorum, vendicionem fecit
dicto honorabili Ferrario de Gualbes, de mille solidis annualibus,
precio quatuordecim mille solidorum, et ex de predicto censuali pen-
sionis trium mille solidorum, ut constat per publicum instrumentum
actum Barellinone undecima die septembris anno a Nativitate Domini
millesimo CCC°LXXXVIII 0 , et clauso per dictum discretum Arnaldum
Letonis, notarium.


Deinde predictus honorabilis Ferrarius de Gualbes, de predictis
mille solidis annualibus, vendicionem fecit honorabili Guillelmo de
Vallesica, legum doctori, civi diete civitatis Barellinone, cum instru-
mento publico acto Barchinone, tricésima die julii anno a Nativitate
Domini millesimo CCC nonagésimo quinto, et clauso [per discre] tum
Petrum de Collibus, auctoritate regia notarium publicum Barchinone,
tenens [scriptu]ras scribanie discreti Pétri Vives, quondam connotarii
sui, ex legato eiusdem.


Ulterius dictus honorabilis Guillelmus de Vallesicca, de ipso cen-
suali donationem fecit honorabile Magdalene Raphaële, filie sue, ma-
trique subscripti Leonardi Raphaelis, [pro] contemplacione matrimonii
contracti cum honorabili Bernardo Sirvent, patre dicti Leonardi, et
ipsa domina [Magdalene] [consti]tuhit et portavit ipsum censúale in
dotem, predicto honorabili marito suo ... ut constat per instrumenta
nupcialia inter eos facta et firmata, in posse [discreti] Petri de Collibus,
notarii, tercia die junii anni Nativitate Domini millesimi C...


Ex inde predicti honorabiles Bernardus Servent et Magdalena Ra-
pimela p[er] reduccionem fecerunt de dicto censuali pensionis mille
solidorum, ad forum quatuor mille solidorum pro millenario, ad pen-
sionem octuaginta trium solidorum et quatuor denariorum.


Et ... venerabilis Leonardus Raphael Sirvent, civis Barchinone,
filius dictorum honorabiliorum Bernardi Sirvent et Magdalena Ra-
phaële eius dictorum honorabiliorum Bernardi Sirvent et Magdalene
Raphaële eius uxori, tam ut heres pro quarta parta domine Magdalene
Raphaële, eius matris, una cum subscripta domina Isabel, que fuit
uxore mei dicti Johannis Rodo, et Magdalena et Eufrasina, sórores
eiusdem [per] equis partibus, quam vigore donacionis, absolucionis et
remissionis per ipsani dominam \sabelem I... nardo, factarum in actu
matrimonii, inter me et dictam dominam Ysabelem, quondam ... ins-
trumento recepto in posse discreti Bernadi Noves, notarii publiei
Barchinone decima octava die ... anno a Nativitate Domini millesimo
.CCCC° tricésimo sexto, quam eciam aliis titulis atque causis, [ut]
constat de dicta herencia dictorum Leonardi, Isabelis, Magdalene et
Eufrasina ... facte dictam eorum matrem ex testamento eiusdem do-
mine Magdalene, quod fecit et ordinavit in posse discreti Mathei de
Theseraco, notarii publiei Barchinone sexta decima die aprilis anno a
Nativitate Domini millesimo CCCC 0 tricésimo secundo.


15




74 ESTUDIOS LULIANOS


Jamdictum censúale niortuum dietarum ... et novem denariorum,
in precio et pensionibus eiusdem, dédit et concessit dicte domine Ysa-
beli, sorori sue, et ...


Et finaliter, dicta domina Ysabel. uxore mea, in eius ultimo tes-
tamento quod fecit et ordinavit in posse discreti ... Guodall, de Per-
piniano, auctoritate regia notario, decima nona die augusti anno a
Nativitate Domini millesimo CCCC°.XXXXI°, certo casu qui locum
habuit per niortem Magdalena Bénédicte et alie ... filiorum michi
et diete uxore mee, primo loco institutorum, qui sine liberis legit-
timis et naturalihus decesserint liabere. instituit universalem ad omnes
meas voluntates.


Hanc autem etc. Sicut mel i ti s etc. Eidenique etc. Proniittens tra-
dere possessionem etc. Preterea cedo jura etc. Ego enim etc. dicens.


Precium dicte vendicionis est novem mille solidorum monete Bar-
chinone. Et dando etc. Insuper promitto teneri de eviccione pro factis
contractibus negociis obligatum, jure mei et dictorum predecessorum
meorum in dicto censuali. Et dc restitucione missionum et eviccio
large.


Et pro dicta eviccione, dono vobis fideiussores honorabilem Gas-
parem de Sancto Martino, domini castri de Maurelas, diócesis elnensis,
et dominam Violantein, uxorem mcam, et utrumque eorum, qui mecum
et sine me etc.


Ad hec nos Gaspar de Sancto Martino et Violans, fideiussores sus-
cipientes etc. Convenimus etc.


Obligamus nos dicti principalis et fideiussores, bona nostra... in-
solidum. Renunciamus beneficio novarum constitucionum etc. Et nos
dicti fideiussores... [Et] ego dieta Violans, renuncio etc, Fiat large,
Juramus etc.


Testes firme dictorum Johannis Rodon et Violantis, eius uxoris,
qui firmavint dicto die, sunt discretus Barto[lomeus] Calmilla, de
Exguiano, Bernardus Vendrell, notarius, et Jacobus Ripoll, ortolanus
Perpiniani.


Testes firme dicti Gasparis de Sancto Martino, fideiussoris, qui
Firmavit, X I - marcii intus villam Perpiniani, honorabiles Jacobus Volo,
miles, et discretus Thomas Vidal, presbiter beneficiatus in ecclesia
Beate Marie Ponte Perpiniani, et dictus Bernardus Vendrell, notarius.


Testes consensus dictorum Johannis Lull, Filippi de Ferraria, et
Petri Lull, qui firmavint .V a . i n a d i i anno predicto, Jacobus B..., et
Joannes Matheus Oliva, scriptores.


[Item, cum] alio instrumento, dictus honorabilis Joannis Redon,
firmavit apocham dicto Johanni Comte, lectori , novem mille
solidis precii preditee vendicionis. quos tradi voluit in Tabula Cambii,
civitatis Barchinone, venerabili Francisco Alfonso, mercatori ville
Perpiniani.


16




MISCELÁNEA LULIANA 75


Renuncio etc. [Testes] predicti, ut in firma dicti Johannis Radon.
AHPB. Antoni Vinyes, leg.23, man.43, com. año 1460.
Nota marginal: "Est intimacio.V.madii anni presentis" .


V
Perpinyà, 13 abril 1460


"Die dominica tercia decima die aprilis anno predicto M.CCCC.
sexagésimo, in dicta villa Perpiniani.


[Ego Johannes] Rodon predictus, constituït procuratores venera-
biles Franciscum Alfonso, de Perpiniano et Blasium Farrer, mer-
catores et utruque eorum insolidum, videlicet, ad intimandum et not-
tificandum sindico vel clavario civitatis et regno Maioricarum et
alus pertineat, jamdictam ven[dicionem] censualis et iniungendum ac
dicendum eisdem quat. etc. Fiat juxta formam diete vendicionis.


Testes etc. Jacobus Elies et Petrus Cohombre, habitatores ville
Perpiniani ac Bernardus Vendrell, notarius.


AHPB. Antoni Vinyes, leg.23, man.43, com. año 1460.


VI
Barcelona, 5 mayo 1460


"Dieta die [5 mayo 1460], in presencia mei Anthonii Vinyes, no-
tarli publici Barcinone [et in] presencia eciam venerabiles Francisci
Ferrarii et Blasi Fcrrarii, mercatores, comparami pro testium, etc. ve-
nerabilis Franciscus Alfonso, mercatori ville Perpiniani, procurator...
legittime constitutus et ordinatus ab honorabile Johanne Rodon, miles
in villa Perpiniani domiciliato, ut constat de ipsa procuracione instru-
mento in dieta villa Perpiniani .XIII. die aprilis proximi lapsi, recep-
toque in posse mei notario, dicto nomine, constitutus personaliter intus
Logiam Mercatoris Barchinone, et ante presenciam venerabili Guiller-
mi Alegre, mercatoris, civis Barchinone. dici universitatis civitatis
regni Maioricarum, intimavit et [requisivit] eidem ut sindico predicto.
vendicionem per dietimi honorabilem Johafnnem Rodon], militem,
factam discreto Johanni Comte, lectori sciencie Magfistri Ray]mundi
Lull, et successoribus suis in dieta lecturia, de ill[ud censitali] mortilo
pensionis annue viginti librarum. sexdecim solidorum et ... dena-
riorum censualium etc.


Est dieta vendicio in posse notarii infrascripti, vicésima octava
die febroarii proxime lapsi. Nichilominus iniunxit sibi quatenus de
predicto censuali mortili ...et pensionibus eiusdem debitis et debendis
responderet dicto...


Et dictus sindicus dictas intiniaeionem et in inunctionem... tavit.
De quibus etc.


AHPB. Antonio Vinyes, leg.23, man.43, com.año 1460.


17




ESTUDIOS LULIANÔS


VII


"Lo qui talla per cn Corbit
Johan Cap ole Vila
Mossèn Johan Lull, administrador


de la Scola d'en Lull, de una part
Item, ell mateix
A VI. de setembre ... de ells ni
Barlholomci Requcsens".
AHPB. Antoni Vinyes, leg.23, n


posterior de cubierta de pergamino.


sin fecha


.CLXXXXV. sous


.LX. sous.
p o s s e


ian.43, año 1460. Anotación hoja


18




COMPARACIÓN ENTRE EL FÉLIX DE RAMÓN LLULL
Y EL CABALLERO CIFAR, NOVELA CABALLERESCA


A LO DIVINO


El alma española se estremece entre dos polos opuestos de misti-
cismo y realismo. Desde el Cid a Don Quijote, los héroes van conti-
nuamente empujados por elevados ideales, pero obran con arreglo a la
realidad que les rodea. Aunque los libros de caballería empezaron
tarde en España, su éxito fue enorme dentro y fuera del país.


No tuvimos en España obras de ficción caballeresca propiamen'.e
dicha hasta el siglo XIV, pero podríamos decir que el ciclo español
empieza en el siglo XIII con el Libro de la orden de caballería, de
Ramón Llull, que es un doctrinal del perfecto caballero de la época.
Escribió también Blanquerna, que es el primer ejemplo de una novela
biográfica en la Europa medieval, y Félix, que es también la obra más
antigua de la novela episódica que los franceses llaman "atiroirs". Cada
persona que Félix encuentra en sus viajes, sea pastor, ermitaño o fi-
lósofo, cuenta historias, ejemplos y parábolas para responder a las pre-
guntas de Félix.1


En España las novelas caballerescas fueron influidas sobre todo
por el sentimiento religioso. La primera obra indígena de caballerías
que se conoce es: La historia del caballero de Dios que había por
nombre Cifar, el cuál por sus virtuosas obras y azañas fue rey de
Mentón.


Aunque el Cifar es una obra anónima, se cree que fue escrita o
parte de ella recopilada por un clérigo de la ciudad de Toledo y la
ficción principal se basa en una de las leyendas piadosas más popu-
lares de la Edad Media, la que se refiere a San Eustaquio o Plácido,
leyenda de origen griego. En el Cifar el santo se convierte en héroe
caballeresco.


1. M E N É N D E Z y P E L A Y O , Marcelino. Orígenes de la novela, p. L X X X I I I .


1




78 MARTHA ALFONSO


La parte didáctica del Cifar está constituida por una serie de apó-
logos y anécdotas que, según costumbre de la época, corroboran la
enseñanza. Unas son fábulas esópicas y otras provienen de la nove-
lística oriental, bien a través del Barlaam y Josafat o del libro Disci-
plina clericalis, texto de principios del siglo xili, en latín, del judío
converso aragonés Pedro Alfonso. Barlaam y Josafat es una transfor-
mación cristiana de la leyenda de Buda con parábolas y apólogos de
origen judío y sobre todo budista, ya que los budistas empleaban las
parábolas tanto como los cristianos. Este libro fue muy traducido du-
rante la Edad Media.2


Son patentes las relaciones de la primera literatura didáctica con
las primeras producciones de la literatura novelesca, con la cual se
enlazan en sus orígenes por sus tendencias, por sus muchos elementos
comunes y hasta por la continua invasión de la una en la otra. Por
eso el Cifar, rara conjunción de elementos literarios, intercaló en sus
páginas, casi al pie de la letra, todo el texto árabe de Flores de filo-
sofía, que es también una fuente de Llull. en la parte del libro titu-
lada "Los castigos del rey de Mentón", parte exclusivamente didáctica
y sin ninguna clase de aventuras. La parte más imaginativa del libro
es la que se refiere al hijo de Cifar, Roboán, y está basada en la ma-
teria caballeresca europea. El mozoova guiado por el credo recto del
caballero andante, buscando la aventura por la aventura misma, tal
como lo concebían los ideales caballerescos y los héroes artúricos.


Aquí vemos inmediatamente la relación con el mallorquín, ya que
Llull trata de hacer a sus héroes caballeros a lo divino. Este gran sen-
timiento religioso y el sentido de parquedad y estoicismo castellano
es el que da a estas novelas peninsulares un sabor didáctico y mesu-
rado, con héroes medidos humanamente, creando así un estilo dife-
rente de las demás novelas europeas y cuyas tendencias seguirán hasta
Cervantes y van a florecer tambiéa en la creación de la novela pica-
resca.


Las leyendas célticas y bretonas llegaron a Cataluña en época muy
temprana, llevadas por los trovadores provenzales. Estas leyendas ca-
ballerescas, según Menéndez y Pelayo, son las que influyen en la crea-
ción de los héroes de Llull, Blanquerna y sobre todo, Félix. Ambos
personajes son caballeros andantes a lo divino, pues salen por los ca-


2. M E N É N D E Z Y P E L A Y O , Marcelino. Orígenes de la noveL·, p. L X X X I V .


2




COMPARACIÓN ENTRE EL FELIX DE RAMON LLULL T EL CABALLERO CIFAR 79


minos "por mayor gloria de Dios". En todos los libros de Llull se
ensalza la figura central del predicador andante que confía en sí mis-
mo y en su propia personalidad más que en lo que le rodea, y que
sueña con un reino cristiano idealizado; Llull nos describe sus ideas
puramente literarias con fábulas y apólogos árabes y orientales, sa-
cados en gran parte del mismo texto árabe que copió el autor del
Cifar, Flores de filosofía.


Los protagonistas de ambos libros hablan de sus relaciones direc-
tas con Dios, olvidándose a veces de la iglesia y de sus jerarquías.
Para ambos autores el ideal del santo es el ermitaño o el monje que
predica directamente a las masas. Ambos confían totalmente en la
voluntad divina, y en vez de confiar en milagros o encantamientos
confían en las buenas obras. Permítasenos hacer notar el afán pia-
doso del autor del Cifar, que se preocupa más de realzar sus ideas
pacifistas y morales que de describir romancescas escenas caballeres-
cas. Los combates caballerescos son pocos y tan breves, que parecen
expuestos tan sólo para dar a conocer la heroicidad del caballero. El
primer hecho de armas es descrito en el capítulo XII en quince líneas
y se ocupan otras dieciocho líneas sólo en alabar a Dios. No hay más
escenas bélicas hasta el capítulo XXIV, en que Cifar defiende la villa
y a su señora de las huestes enemigas. El hijo del enemigo cae preso, y
este tema le sirve al autor para una trama novelística, sin hechos de
armas, que dura hasta el capítulo XXXIX. Este espisodio termina con
la boda de la señora de la villa con el hijo de su enemigo, y con una
promesa entre las dos partes de paz permanente y alabanzas a Dios.
Hay otras descripciones de duelos en los capítulos CXV, CXVII y
CXIX. Este último capítulo, de tema únicamente belicoso, tiene sólo
quince líneas, siendo el más corto de todo el libro.


Estos detalles y la carencia de elementos brillantes en las escenas
bélicas, nos corroboran el anhelo de su autor de hacer, al igual que
sus modelos, una obra doctrinal, llena de ejemplos morales valién-
dose de un ropaje caballeresco. Voy a citar algunas palabras del pró-
logo del Cifar, prólogo todo él un poco raro para un libro de caba-
llerías :


"Ca Dios es el comienzo y acabamiento de todas las cosas,
y sin Él ninguna cosa no puede ser hecha... Él es hacedor y
mantenedor de las cosas; así puede bien acabar lo que comen-
zare y por ende es dicho este libro del Caballero dc Dios; el


3




80 MARTHA ALFONSO


cual caballero era cumplido, de buen seso natural y de esfor-
zar, de justicia y de buen consejo, y de buena verdad, como
quiera que la fortuna era contra él en lo que traer a pobre-
dad; pero que nunca desesperó de la merced de Dios." 3


Seguidamente pasaremos a hacer una comparación sintetizada de
el Félix y el Caballero Cifar:


Personajes de Cifar
EL HÉROE CIFAR


El Ribaldo, que lleva a Cifar
a la ermita a ver el ermitaño.


Grima, la mujer de Cifar, que
le alienta en sus deseos de salir
al mundo a ayudar a los demás,
hacer el bien y convertir infieles.


Garfín, su hijo, que hereda el
trono y las responsabilidades de
su padre.


Roboán, el hijo menor, caba-
llero andante que sigue el ciclo
de aventuras empezado por su
padre.


Personajes de Félix
EL HÉROE FÉLIX


El sabio escudero, que lleva a
Félix a la morada del filósofo.


El padre de Félix, que le alien-
ta para que salga a conocer las
maravillas que Dios ha creado y
que le dice que debe procurar
que todos conozcan, admiren y
alaben a Dios.


El Abad y los monjes, que he-
redan la herencia espiritual de
los conocimientos de Félix.


El monje, al que llama Llull
"el segundo Félix" y que va a ser
un peregrino andante siguiendo el
ciclo empezado.


3. B U E N D Í A , Felicidad. Libros de caballerías españoles, Editorial Aguilar, Ma-
drid, 1954, p. 57.


4




COMPARACIÓN ENTRE EL FELIX DE RAMON LLULL Y EL CABALLERO CIFAR 81


OTRAS SIMILARIDADES


Aventuras en la corte y sus
ejemplos con fábulas y apólogos.


Duelos y batallas ganadas por
Cifar para mayor honra de Dios.


Muerte de Cifar rodeado de su
familia.


"Libre de les bèsties" y sus
ejemplos en fábulas y apólogos
pertenecientes al famoso ciclo de
"le Renard".


Discusiones con el Pastor, el Fi-
lósofo, el Sabio Escudero y otro
Filósofo, que son realmente tor-
neos intelectuales.


Muerte de Félix rodeado de los
monjes.


En ambos libros el héroe es un personaje utópico cuya vida discurre
entre las esferas supremas de la más ardiente religiosidad, y las terrena-
les desventuras que le ocurren a él o a los demás que le rodean, y que
no son sino un camino de prueba para afirmar su confianza en Dios
y su heroico comportamiento. Ambos salen en busca de aventuras
para la mayor gloria de Dios, y en el hilo de la descripción novelesca
el autor aprovecha las desventuras, penas, trabajos y embargos, para
diluir en la descripción de ellos como así mismo en los apólogos y en
las preguntas y respuestas toda una doctrina de moral cristiana, con-
sejos, conversiones y fe ardiente y completa en el Sumo Hacedor.


En fin, digamos para terminar que nuestra opinión ocincide con
Menéndez y Pelayo en su idea de que la literatura caballeresca no
procede del Oriente ni del mundo clásico, sino que fue en realidad
una prolongación o degeneración de la poesía épica, así como las
ideas de la mística árabe se convierten en caballerescas en las novelas
de Llull y crean este realismo e interés biográfico que la literatura
castellana va a recoger un poco más tarde.


MARTHA ALFONSO


Le Moyen College, Syracuse, N e w Y o r k


5






BIBLIOGRAFIA
BIBLIOGRAFÍA MEDIEVALÌSTICA


BLASUCCI, OFM, ANTONIO, La costituzione gerarchica della Chiesa
in S. Bonaventura, Miscellanea Francescana 68 (1968) 81-101.


BUYTAERT, OFM, ELICIUS, Abelard's Expositio in Hexaemeron,
Antonianum 43 (1968) 163-194.


CAZES, A. - MIRET, M. H., Une "Prière universelle" en Conflent au
xive siècle, Studia Monastica 10 (1968) 125-132.


COLOMER, SI, EUSEBIO, Reflexiones en torno a lo caduco y a lo
perenne del pensamiento medieval, Pensamiento 93-94 (1968) 91-107.


D E GANDILLAC, M., Le rêve logique de Raymond Lulle, Revue
Philosophique 92 (1967) 187-221.


GARRIDO, I., El problema del autoconocimiento del alma y la
lectura critica de Rogerio Marston de la Summa Theologica I, q. 87,
Verdad y Vida 26 (1968) 179-226.


GÓMEZ NOGALES, SI, SALVADOR, Filosofía musulmana y humanismo
integral de Santo Tomás, Miscelánea Comillas 47-48 (1967) 229-265.


IAMMARRONE, LUIGI, / / valore metafisico delle cinque Vie tomis-
tiche, Miscellanea Francescana 68 (1968) 3-80.


LEFF, GORDON, Wyclif and Hus: A Doctrinal Comparison, Bulle-
tin of the John Rylands Library Manchester 50 (1968) 387-410.


MIETHKE, JÜRCEN, ZM Wilhem Ockhams Tod, Archivimi Francis-
eauum Historicum 61 (1968) 79-98.




84 ESTUDIOS LULIANOS


MIGLIO, MASSIMO, L'umanista Pietro Edo e la polemica sulla do-
nazione di Costantino, Bulletino dell'Istituto Storico Italiano per il
Medio Evo e Archivio Muratoriano n. 79 (1968) 167-232.


OLIVER, CR, ANTONIO, Un teatino en la polémica luliana del
s. XVIII, Regnum Dei 21 (1965) 173-177.


OTERO, HORACIO S., Gualterio de Montagne (f 1174) y las contro-
versias cristológicas del siglo xii, Revista Española de Teologia 27
(1967) 271-283.


OWENS, C.Ss.R., JOSEPH, Actuality in the "Prima Via" of St Tho-
mas, Mediaeval Studies 29 (1967) 26-46.


PÉREZ MARTÍNEZ, LORENZO, Intervención de Benedicto XIV en la
Causa Luliana, Anthologia Annua 14 (1966) 179-241.


PIEMONTE, A. GUSTAVO, Notas sobre la creano de nihilo en Juan
Escoto Eriugena, Sapientia 23 (1968) 37-58; 115-132.


RACHED, AMINA, Un exemple de logique simplifié en Catalogne
au xiiie siècle: Raisonnement imagé et anecdote chez Raymond Lulle,
Revue Philosophique 92 (1967) 256-263.


Ruiz CARACHEO, OFM, R., Comparación entre las leyes morales
del Antiguo y Nuevo Testamento en las obras de Alejandro de Hales,
Verdad y Vida 26 (1968) 61-90.


SOLAGUREN, C , La edición crítica de las obras de Guillermo de
Ockham, Verdad y Vida 26 (1968) 269-274.


SPATLING, OFM, LUCHESIUS, Die Légation des Erzbischofs Hugo
von Rouen (1143/35), Antonianum 43 (1968) 193-216.


STELLA, P. T., UH qui student in Scoto: Guglielmo die Alnwick
e la "Haecceitas" scotista, Salcsianum 30 (1968) 331-387.


STENGER, O. P. ROBERT P., The Episcopacy as an Ordo according
to the Medieval Canonints, Mediaeval Studies 29 (1967) 67-112.


TODISCO, OFM, ORLANDO, Introduzione al pensiero teologico di
Scoto, Miscellanea Francescana 68 (1968) 102-113.




BIBLIOGRAFÍA 85


VEUTHEY, OFM, LEONE, Filosofin e Teologia nell'insegnamento
di S. Bonaventura, Miscellanea Francescana 67 (1967) 237-245.


YBNA, OSA, E., Notice sur le ilStudiumn de Paris au cours de la
deuxième moitié du xive siècle, Augustiniana 17 (1967) 14-36.


LLADÓ FERRAGUT, JAIME, Catálogo del Archivo Parroquial de Santa
Eulalia, de Palma de Mallorca, 1968, 58 págs.


DE RIQUER, MARTÍ, L'Estàtua d'argent de la capella de Sant Jordi,
Miscellanea Barcinonensia, 1968, 113-117.


CARDONER, A., La participación filosófica en la medicina medieval,
Miscellanea Barcinonensia, 1968, 49-68.


SANTIAGO-OTERO, HORACIO, La actividad sapiencial de Cristo en
cuanto hombre en la "Suma de las Sentencias'', Revista Española de
Teología, 1968, 77-91.


LUMBRERAS, O. P., P., La carta del Angélico a fray Juan sobre el
modo de aprovechar en los estudios, Studium, 1968, 621-639.


P. ERHARD - W . PLATZECK, OFM, Studia et editiones cusanae, An-
tonianum, 1967, 293-404.


T. KAEPPELI, O. P., Dominicana barcinonensia. Assignationes
librorum. Professiones novitiorum (s. xiii-xrv), Archivimi Fratrum
Praedicatorum, 1967, 47-118.


A. DONNAINE, O. P.. Ricoldiana. Notes sur les oeuvres de Ricoldo
da Montecroce, A r c h i v i m i Fratrum Praedicatorum, 1967. 119-179.


S. L. FORTE, O. P.. / / Card. Matteo Orsini, O. P. e il suo testamento.
Archivimi Fratrum Praedicatorum, 1967, 181-262.


C. DE PAMPLONA, OFM CAP., El "Assumptus homo''' y el yo humano
de Cristo, a la luz de Escoto y de Basly, Estudios Franciscanos. 1966,
337-367.


S. ARA. OFM CAP.. El espíritu de trabajo en la regla franciscana.
Estudios Franciscanos. 1967. 49-68.


E. DoENS DE LAMBERT, L'argument de Saint Anselme, Studes
Franciscaines, 1967, 105-113.




86 ESTUDIOS LULIANOS


O . ROBLEDA, S. J., La noción tomista dc la ley en relación con tas
ideas romanas, Gregoriarjum, 1967, 284-301.


V. MuÑiz, La contemplación estética en San Buenaventura, Natu-
raleza y Gracia, 1967, 181-204.


J . ZUNZUNKGUI, No se celebraron Concilios en Palència en 1388,
ni en Gerona, en 1390, Scriptorium Victoriense, 1966, 352-361.


M. G. POLA, O . P., Las artes liberales en la Edad Media, Studiuiu.
1968, 121-127.


LAUREANO ROBLES, O . P., El estudio de las "artes liberales'1'1 en la
primera legislación dominicana. Antecedentes históricos, Studium.
1968, 61-85.




C R O N I C A


SESIÓN ACADÉMICA DE LA INVESTIDURA DEL
PROF. HELMUT RIEDLINGER


Coincidiendo con la festividad de la Conversión del Bto. Ramón Llull, el Exce-
lentísimo Ayuntamiento, siguiendo la costumbre ya establecida, se propuso honrar
al Hijo Mayor de la ciudad de Palma de Mallorca, dando cobijo, en su propio salón
de sesiones, a la sesión académica de la investidura de «Magister> del Prof. D o c -
tor Helmut Riedlinger, de la Universidad de Freiburg, que ingresaba en la <Maiori-
censis Schola Lullisticü'.


Ocuparon la presidencia del acto el Alcalde de la ciudad, don Máximo Alomar
Josa¡ el presidente de la Audiencia Territorial, señor Alvarez Novoa , el presidente
de la Diputación, don Rafael Villalonga; el Coronel de Infantería, señor Torre Mar-
tín, en representación del Capitán General de Baleares; el Secretario del Gobierno
Civil, señor Llabrés, en representación del Gobernador Civil de la provincia; el
Comandante de Marina, señor Gi l ; el Delegado de Hacienda, señor Jorro; el Pro-
Vicario General de la Diócesis, señor Pérez Ramos, en representación del Excelen-
tísimo señor Obispo ; los Tenientes de Alcalde, señores Pereiro, Tous y Llauger.


Actuaron de Padrinos del nuevo «Magister» los Profesores Font y Trías, y
Trías Mercant, miembros numerarios del Instituto, los cuales se sentaron a ambos
lados del recipiendario.


El Rector de la •Maioricensis Schola Lullistica', Dr. Garcías Palou, ocupaba
su asiento, acompañado de los miembros de la misma, Prof. José Ensenyat, Secre-
tario General ; Lic. Juan Pons y Marqués, Prof. F. de B. Moll Casanovas, Dr. Gui-
llermo Colom Ferrá y Dr. P. Antonio Oliver, C.R.


El limo, señor Alcalde declaró abierto el acto, y concedió la palabra al Rector,
quien abrió la Sesión Académica.


Después de leída el acta, por el l imo, señor Alcalde y padrinos, se procedió
a la investidura del Dr. Riedlinger, después de la cual, éste pronunció su lección
inaugural, la cual versó sobre «La última estancia de Ramón Llull en París*.




88 ESTUDIOS LULIANOS


Lección inaugural del nuevo "Magister", Prof. Riedlinger


Excelentísimos Señores,
Ilustrísimos Señores,
Señoras y Señores:
Con profunda satisfacción he llegado hoy a la Ciudad de Palma


para celebrar juntamente con Ustedes la fiesta de la conversión del
hijo mayor de la Ciudad de Mallorca, el beato Ramón Llull.


Les transmito a todos Ustedes los más fervorosos saludos de parte
del Instituto Raimundus Lullus de la Universidad de Freiburg, y
espero al mismo tiempo que esta visita servirá para ahondar todavía
más las relaciones amistosas que desde siglos existen entre la Univer-
sidad de Freiburg y España.


Siento mucho no haber podido ser acompañado por el Profesor
Doctor Friedrich Stegmiiller, Director del Instituto Raimundus Lullus
e incansable promotor de la Edición de las Obras Latinas de Ramón
Lull. Una grave enfermedad le ha impedido el tomar parte en este so-
lemne acto. A pesar de su enfermedad se siente íntimamente unido a
la Escuela Lulística Mayoricense.


Es para mí una gran distinción el ser admitido como Magister en
la Escuela Lulística. Mis más sinceras gracias a todos aquellos que me
han elegido para ser miembro de la Escuela. Especialmente me siento
agradecido al benemérito Rector de la Escuela, Dr. Sebastián Garcías
Palou, con el cual, desde hace mu"hos años, me une sincera amistad.
Mis gracias van dirigidas también a las magníficas autoridades de la
Ciudad de Palma, y a todos ustedes por la atención que han tenido
conmigo.


Quisiera ahora decirles algo sobre la última estancia de Ramón
Lull en París. Por desgracia, mi capacidad para hablar la lengua cas-
tellana es muy reducida. Confío sin embargo en que la comprensión
de Ustedes suplirá las deficiencias de mis palabras.


Ramón Lull se sintió siempre atraído por el incomparable encanto
de París, la metrópoli del poder, del espíritu y de la ciencia.


Ya en el año mil doscientos ochenta y siete visitó por vez primera
la ciudad de París, donde explicó su Ars Generalis. Tal vez entonces
recibió del Canciller Bertoldo de Saint-Denis, muy pródigo en otorgar
favores, el grado académico de Magister Artium.


Por segunda vez estuvo Ramón Lull en París durante los años mil
doscientos noventa y siete y mil doscientos noventa y nueve. Escribió
allí importantes obras, entre las cuales, la célebre Declaratio Raimundi
sobre las proposiciones de filosofía, que Esteban Tempier, Obispo de
París, había condenado en el año mil doscientos setenta y siete.




CRÓNICA 89


Hacia el año mil trescientos cinco, según el testimonio de la Vida
Coetánea, estuvo Ramón Lull por tercera vez en París. Esta tercera
estancia debió durar muy poco, pues no nos ha llegado obra alguna
de esta tercera visita a París.


Cuando el Maestro Ramón, entre mayo y noviembre de mil tres-
cientos nueve llegó por cuarta y última vez a la orilla del Sena, la
capital dc Francia aventajaba en poderío político y en influencia inte-
lectual a todas las demás ciudades del Occidente. Felipe el Hermoso,
en el trono desde mil doscientos ochenta y cinco, había hecho de Fran-
cia el reino más poderoso de Europa. En el año mil trescientos nueve
el Rey de Francia, proclamado entonces como 'fidei púgil et Ecelesiae
defensor', había logrado dc Clemente Quinto el traslado de la Corte
Papal a Avignon. Europa estaba acostumbrada hasta entonces a ver
que Italia poseía el Papado, Alemania el imperio y Francia la Ciencia.
Ahora veía que la ciencia, el imperio y el papado estaban bajo la in-
fluencia francesa. En ninguna otra región de Francia como en París,
brillaba el fulgor del espíritu francés con más claridad. Hasta en el
mismo número de habitantes, doscientos cincuenta mil, sobrepasaba
en mucho a las demás ciudades europeas. Los más aventajados maes-
tros enseñaban en la Universidad de París, con la que ningún otro
Centro de Estudios de aquella época podía compararse.


Maestro Ramón estaba convencido de que París era el lugar más
adecuado para encontrar ayuda para sus planes: la conversión de
los musulmanes, la conquista de Tierra Santa, y la lucha contra las
corrientes intelectuales más o menos heréticas.


Contaba entonces setenta y siete años, si, con la mayoría de los
lulistas. aceptamos el año mil doscientos treinta y dos como fecha de
su nacimiento. A pesar de su avanzada edad, puso todo su ardor y
toda su increíble vitalidad al servicio de sus ideales. Desde noviembre
de mil trescientos nueve hasta septiembre de mil trscientos once escri-
bió no menos de veintinueve obras. Además dio clases en la Univer-
sidad, sostuvo disputas públicas y trabajó incansablemente para que
las más altas autoridades de la ciudad prestaran oídos a sus ideales.


Durante la mayor parte de estos dos años vivió Ramón Lull en la
ciudad misma. Cerca del Petit-Pont, habitó en una casa de la calle,
que todavía hoy existe, llamada rue de la Bûcherie. En este barrio
vivían sobre todo los profesores y estudiantes de las Facultades de
Artes y de Medicina. Es fácil representarse al anciano Maestro con su
barba florida y ondeante, discutiendo acaloradamente con los profeso-
res y estudiantes, que en el centro de la Cristiandad sostenían ideas


.«paganas.
A veces se retiraba al bosque de Vincennes, donde, por ejemplo,


empezó y terminó el Liber de possibili et impossibili. Sin mbargo su
retiro preferido fue la Cartuia de Vauvert. Allí encontraba, en sus de-




0 0 ESTUDIOS LULIANOS


presiones, consuelo y nuevas energías. Con los monjes de Vauvert tenía
una confianza muy grande, de tal manera que regaló a aquella cartuja
la mayoría de manuscritos de sus obras. Probablemente en Vauvert
relató a un monje, para nosotros desconocido, su vida. Este cartujo
habría compuesto, de ese relato oral, la obra conocida con el nom-
bre de Vida Coetánea.


Especial interés puso Ramón Lull durante su última estancia en
París en ganarse la protección del Rey Felipe el Hermoso. Probable-
mente en ocasiones anteriores pudo llegar a hablar dos veces con el
rey. El resultado de estas dos audiencias había sido, hasta ahora, nulo.


Felipe el Hermoso era sobrino del rey Jaime Segundo de Mallorca
y del Rey Jaime Segundo de Aragón; estos dos últimos reyes se habían
mostrado siempre muy favorables a Ramón Lull. Por eso Ramón Lull
había mantenido siempre la esperanza de poder ganar para sus planes
a Felipe el Hermoso, rey que, personalmente, era muy devoto y estaba
sumamente interesado en el mantenimiento de la pureza de la fe. No
parece sin embargo que el Maestro Ramón, inmediatamente después
de su llegada a París se preocupara en seguida de obtener una audien-
cia con el Rey. Primeramente miró de obtener, de parte de la Uni-
versidad, un documento de recomendación en favor de su doctrina. En
febrero de mil trescientos diez unos cuarenta miembros de las Facul-
tades de Artes y de Medicina, maestros, bachilleres y estudiantes, subs-
cribieron un tal reconocimiento. El empeño de Ramón Lull en obtener
un reconocimiento semejante por parte de la Facultad de Teología,
quedó, según bien puede deducirse, sin resultado alguno.


Un motivo para pensar que Ramón Lull tenía intención de visi-
tar personalmente al Rey Felipe el Hermoso es la expresa mención de
Felipe de Francia al final del Liber reprobationis aliquorum errorum
Averrois, compuesto en julio de mil trescientos diez.


El dos de agosto de mil trescientos diez confirmaba Felipe el Her-
moso en un escrito de recomendación, que había concedido una au-
diencia al Maestro Ramón Lull, al que consideraba un hombre bueno,
justo y católico, que ponía fielmente toda su persona para consolidar
y difundir la fe católica. En el mismo escrito exhortaba el Rey a todos
los promotores de la fe cristiana que tratasen benignamente al Maestro
Ramón y que le favoreciesen en la medida de su poder.


Nunca había recibido Ramón Lull un escrito de recomendación
tan benévolo. Sin embargo no podía darse por satisfecho, mientras no
recibiera una ayuda mucho más eficaz en su lucha contra los averroístas
y en su empeño de fundar colegios para el estudio de lenguas orienta-
les. Con este fin dedicó al Rey Felipe en enero de mil trescientos once
su Liber natalis pueri parvuli Christi Iesu, en el que Ramón Lull pedía
encarecidamente al Rey que le ayudara y le concediera una nueva au-
diencia.




CRÒNICA 91


En la primavera del mismo año, mil trescientos once, envió al
Rey todavía dos obras más: el Liber lamentationis Philosophiae y el
Liber de divina unitate et pluralitatc. Parece que el Rey, muy ocupado
en sus negocios de estado, no pudo recibir en audiencia al Maestro
Ramón. En sus últimos escritos de la época parisina, no hay mención
alguna del Rey.


Sin embargo Ramón Lull. inmediatamente de su partida hacia
Viena, recibió una nueva prueba del favor real. En el escrito de re-
comendación, que el Canciller de la Universidad, Francisco Caraccioli,
otorgó a Ramón Lull el nueve de septiembre de mil trescientos once, se
indica que el Canciller, a instancias expresas del Rey, examinó algunas
obras Lilianas. No se puede dudar, pues, de que Felipe el Hermoso
tenía para con el anciano maestro muestras de simpatía y estima. Pero
la ayuda eficaz que tan ardientemente había esperado Ramón Lull
durante más de veinte años, no le llegó tampoco durante su última
estancia en París.


El mayor éxito para el doctor Iluminado, en los dos años de su
última residencia en París, consistió en la actividad docente en la Fa-
cultad de Artes. Esto se desprende de las noticias, que de forma
extensa, da la Vida Coetánea sobre la enseñanza de Ramón Lull en
la Universidad de París. Según estas noticias. Ramón Lull contó entre
los estudiantes y profesores con numerosos oyentes. De unos cuarenta
de estos oyentes, recibió Ramón Lull un certificado por escrito, en el
que se afirmaba que su Arte era buena, provechosa y necesaria, y de
que el Arte no sólo no contradecía la fe católica, sino que la protegía
y la favorecía. En este documento se hallan citados por sus nombres
cinco maestros y tres bachilleres de las Facultades de Artes y de Me-
dicina. Esto hace colegir que sus clases tuvieron un éxito lisonjero,
si bien no debe deducirse del documento que fueran cuarenta profe-
sores los que aprobaron la doctrina luliana.


Una gran mayoría de los Artistas de París sentía entonces verda-
dera admiración por Averroes, el célebre Comentador de Aristóteles,
y no vacilaba en defender la filosofía de Averroes, aun cuando estu-
viera en contradicción con la fe cristiana. Luego de su llegada a París.
Ramón Lull se dio cuenta en seguida de las pretensiones de los Ave-
rroístas, y puso todo su empeño y todas sus fuerzas en impugnarlas.
La última distinción de la Ars mystica theologiae et philosophiae, ter-
minada en noviembre de mil trescientos nueve, da una prueba de esta
ludia. Entre las demás obras que escribió durante su estancia en París,
apenas hay una, en que no ataque, de una forma u otra, las tesis ave-
rroístas. Sin embargo sólo en las obras escritas entre diciembre de mil
trescientos diez y mayo de mil trescientos once usa expresamente el
nombre de Averroístas. Su lucha contra el averroismo debió lograr en
este período, su punto culmiante. Entre los maestros de la Facultad
de Artes se contaba entonces entre los más nombrados a Juan de Jan-




92 ESTUDIOS LULIANOS


chino, que respondía exactamente a la descripción que Ramón Lull
daba de la postura averroísta. Marsilio de Padua debió llegar a París
probablemente en la segunda mitad del año mil trescientos once, cuan-
do Ramón Lull preparaba ya su viaje hacia Viena.


El Maestro Ramón hizo todo cuanto pudo en su lucha decidida,
aunque siempre noble y caballeresca, contra los averroístas. Grandes
triunfos, sin embargo, a pesar del ardor puesto en la lucha, no le
fueron otorgados. En febrero de mil trescientos diez podía alegrarse
del gran número de oyentes. A principios del año mil trescientos once
se lamentaba en su Liber natalis pueri parvuli Christi Iesu de su tris-
teza y de su desamparo: Ay de mí, en cuánta angustia me hallo, triste,
en lágrimas, afligido, sólo, impotente, anciano, despreciado de todos...
A nadie encuentro que pueda o quiera aprender el Arte!


En su Disputatio Petri clerici cum Raimundo phantastico narra
el Maestro Ramón, que un clérigo, por nombre Pedro, le había tachado
de fantástico y de loco, porque se había atrevido a enfrentarse, solo,
con un gran número de artistas. Ramón le concede que en los últimos
tiempos, se había hallado solo en medio de la Universidad, que dis-
cutía sobre diversas opiniones pero que no quería conocer la verdad.


Las relaciones de Ramón Lull con la Facultad de Teología, a
pesar de la lucha y de los esfuerzos de Ramón Lull en favor de la fe
eatólica, no transcurrieron como él había deseado. Cuando en febrero
de mil trescientos diez consiguió por vez primera un escrito de reco-
mendación de su Arte por parte de las Facultades de Artes y de Me-
dicina, esperaba ganar para sí a algunos teólogos. Con este fin dirigió
una instancia a la Facultad de Teología, en la que pedía que se
aprobaran o rectificaran sus pruebas en favor de la Trinidad y de la
Encarnación. Nada sabemos de una eventual respuestas de la Facultad
de Teología a esta instancia. Si la Facultad le hubiera dado una res-
puesta favorable a sus deseos, seguramente habría dado Ramón Lull
noticias de ella en alguna de sus obras. Hemos de suponer, pues, que
o bien Ramón Lull no recibió respuesta alguna, o bien si la recibió,
no debía ser conforme esperaba. Dada la composición de la Facultad
de Teología, no era de esperar que los profesores tuvieran mucho
interés en las pruebas en favor de la fe, presentadas por Ramón Lull.


El desengaño del anciano Maestro está expresado en el Liber, in
quo declaratur, quod fides sancta catholica est magis probabilis quam
improbabilis. En esta obra, escrita poco después de la audiencia con
Felipe el Hermoso en agosto de mil trescientos diez, se atrevía, ani-
mado seguramente por la benevolencia que el Rey había demostrado,
a arremeter abiertamente contra los profesores de Teología : Por qué
dan clases y sostienen disputas teológicas? Y declaraba seguidamente,
sin temor a la consideración de que gozaban: Cuanto más hablan y
disputan tanto más hieren la conciencia de sus oyentes, y les obligan




CRÓNICA


a tomar todo lo contrario de lo que enseñan. Estos reproches dejan
de oírse, cuando Ramón Lull con toda su fuerza arremetió contra los
averroístas, que tenían una postura totalmente contraria a la Teología.
En mayo de mil trescientos once dedicó incluso su Liber de efficiente
et effectu a la Facultad de Teología. Este cambio puede atribuirse
también a que la esperanza de obtener ayuda de Felipe el Hermoso
se había casi desvanecido.


La única declaración favorable hacia Ramón Lull por parte de
un miembro de la Facultad de Teología fue la ya mencionada reco-
mendación que el Canciller de la Universidad y profesor de Teología,
Francisco Caraccioli, escribió el nueve de septiembre de mil trescien-
tos once. Después de haber examinado, a petición real, algunas obras
de Ramón Lull, declaraba el Canciller que en tales obras no había
encontrado nada que contradijera las buenas costumbres y la Sagrada
Teología. Añadía, además, que Ramón Lull estaba poseído de fervoroso
celo y de las mejores intenciones.


Cabe preguntar sin embargo si el escrito del Canciller no con-
tiene observaciones irónicas sobre la importancia del trabajo teológico
de Ramón Lull. También falta saber por qué motivo se dilató la con-
cesión de esta recomendación hasta septiembre de mil trescientos once,
cuando ya Ramón Lull se disponía a abandonar París para siempre.


De todas maneras, Ramón Lull había conseguido con esta reco-
mendación una cierta aprobación por parte de la Facultad de Teología,
si bien nada se decía en ella sobre las demostraciones en favor de la
fe y de sus argumentos en contra del averroismo.


Con los escritos del Canciller y del Rey, el anciano Maestro se
sintió otra vez animado y se dirigió lleno de ilusión hacia el concilio
de Viena, en el que, después de sus experiencias de su última estancia
en París, había puesto todas sus esperanzas para conseguir la realiza-
ción de sus ideales.


Ramón Lull se mostró durante su última estancia en París como
un hombre de insobornable fidelidad a la Religión, al que ni el éxito
ni el fracaso le pudieron apartar del camino que se había trazado.


A pesar de que las esperanzas con que había llegado a París, sólo
en parte se habían cumplido, permaneció siempre como el gran amigo,
lleno de esperanza, que sale al encuentro de su Amado.


El celo, la constancia y el empeño, puestos en la consecución de
sus ideales, le han merecido la admiración de todos los tiempos.


A medida que mejor conocemos su vida, crece a la par la espe-
ranza de que llegará el día en que podamos honrarle no sólo con el
título de beato, sino con el que se merece, de santo.


He dicho.




94 ESTUDIOS LULIANOS


DISCURSO DE CONTESTACIÓN DEL SR. LIC. PONS Y MARQUES


Característica fundamental, y fundacional, de la Maioricensis
Schola Lullística —tan cortés y generosamente acogida esta noche, en
su fiesta anual, por nuestro Excmo. Ayuntamiento—, es su abierta
universalidad. Y una de sus mayores ambiciones es sin duda la inscrip-
ción en el rol de la Escuela, del nombre y la compañía de cuantos es-
tudiosos persiguen y prosiguen, a través de la geografía cultural de to-
do el mundo, la estela dejada en el mar de las ideas por el genio de su
excelso Patrono. De aquí el gozo y la satisfacción, renovados a cada in-
greso de un nuevo miembro en su seno, por el refuerzo y cooperación
que significa, como en el caso presente con la entrada del Rvdo. Dr.
Helmut Riedlinger de la Universidad de Friburgo en Brisgovia de
Alemania.


Ramón Llull y el lulismo no han dejado nunca de tener, desde el
Renacimiento, su eco en Alemania. Con el lulismo se relacionan en una
u otra forma, nombres no olvidados en campos diversos, como los de
Cornelio Agripa de Nettesheim y Paracelso y el del mismo Leibnitz.
Obra e idea alemana fue en el setecientos la que los hermanos Carre-
ras Artau no dudan en calificar de "la más gigantesca empresa de
cuantas ha conocido el lulismo en su accidentada historia": la magna
edición Maguntina, obra de Ivo Salzinger y de su primer y principal
mecenas el Elector Juan Guillermo, Conde Palatino del Rin. Y la
moderna renovación científica de los estudios lulianos, iniciada en el
ochocientos, aparece tachonada de ilustres nombres alemanes, como
son, entre muchos otros, los de A. Helfferich, H. Finke, Clement Baum-
ker, Adam Gottron, M. Grabmann, Bernard Altaner, Ludwig Klaiber,
Johannes Vincke, hasta llegar al actual y señero grupo de Friburgo,
presidido y dirigido por el Rvdo. Federico Stegmüller, con el que en-
tronca y del cual es miembro esencial nuestro ilustre huésped de esta
noche.


El Dr. Helmut Riedlinger, nacido en Bohlingen en febrero de
1923, cursó sus estudios eclesiásticos de 1945 a 1952 en la Pontificia
Universidad Gregoriana de Roma, doctorándose cuatro años más tarde
en Sagrada Teología, en 1956, en la Universidad alemana de Fribur-
go en Brisgovia, en la que profesa desde 1963 la asignatura de Dogma,
y la de Dogma y Propedéutica teológica desde 1964. Actualmente es
catedrático —Profesor Ordinario Público— de Historia de la Filoso-
fía y Teología medieval en la misma universidad. Es autor de diversos
trabajos sobre temas de su especialidad, y colaborador del LEXICON de
Teología e Iglesia en sus nueve volúmenes (1957). En el Instituto Lul-
listico de la Universidad de Friburgo ha corrido a su exclusivo cargo,
aparte de otras tareas, la edición del tomo V de la OPERA LATINA de
Llull, comprensivo de la Opera Parisicnsia de 1309, magno volumen




CRÒNICA


de 615 páginas, por el Dr. Riedlinger cariñosamente dedicado a los
hermanos Tomás y Joaquín Carreras Artau "qui Beati Raimundi eius-
que discipulorum vitam, opera, doctrinam, amplissime illustraverunt".
En el 19 Congreso Internacional de Lulismo de Formentor, en abril
de 1960, leyó una docta comunicación sobre el tema "Ramón Llull y
Averroes según el Liber reprobationis errorum averroes"''.


El sustancioso y conciso trabajo que acaba de leernos el Dr. Ried-
linger no es, con toda su enjundia, mas que extracto y síntesis de una
parte de la 253 densas y apretadas páginas de su magistral INTRODTJCTIO
GENERALis al mencionado volumen V de la Opera latina de Llull, al
que hay que acudir para hacerse cargo del caudal de erudición e in-
vestigación en el mismo acumulados. Estudiase a fondo en este trabajo
el París de 1309, la estancia allí de Ramón Llull con todos sus antece-
dentes, sus actividades docentes y bibliográficas, sus relaciones con la
Universidad y sus dos Facultades, de Artes y Teología, los profesores
de ambas y los bachilleres y maestros más insignes salidos de sus aulas,
dominicos y menores franciscanos, Ermitaños de San Agustín y Car-
melitas, Cistercienses y demás órdenes, y las luchas ideológicas del
tiempo entre aristotélicos y averroistas que dieron color, movimiento v
carácter, a la atmósfera intelectual de la época.


El Dr. Riedlinger, al escoger para su ingreso en la Escuela —que
tan merecido tiene de antiguo— el estudio de la última de las cuatro
estancias de Ramón Llull en París, de la de 1309 - 1310, a los setenta
y siete años, contribuye grandemente a clarificar, hasta el límite de lo
posible en el conocimiento del pasado remoto, uno de tantos episodios
oscuros en que forzosamente tenía que abundar la biografía del irre-
quieto caballero andante de su propio altísimo ideal que fue Ramón
Llull.


El tema, tan lleno de sugestión y hasta de poesía, nos permite en-
trever, en una lejanía de siglos, a nuestro anciano, cansado y heroico
trotamundos, ya en el barrio o arrabal parisiense en que tuvo su mora-
da, sito, según el catastro o censo contemporáneo, "in vico Bucceriae
Parisiensis ultra parvum pontem versus Sequanam", hoy rue de la
Buclierie, ya paseando sus ocios, si alguno llegó a tener, y sus medi-
taciones bajo las copudas frondas de los bosques de Vincennes, o de-
partiendo con sus grandes amigos los cartujos de Vauvert sobre el
flujo y reflujo de sus esperanzas y de sus desengaños.


El tema, por otra parte, trae aquí a colación y actualiza por un
momento el nombre de nuestro entrañable amigo y maestro el Rvdo.
Mn. Salvador Galmés y Sanxo, a quien es obligado dedicar un recuer-
do en la ocasión, por haber sido el primero que puso entre nosotros el
acento en la fantástica actividad viajera de Llull y su importancia en
la biografía luliana, en el Dinamisme de Ramón Llull (1935), fruto en
gran parte de un minucioso espigueo de fechas en los explícit de los
múltiples tratados lulianos.




9 6 ESTUDIOS LULIANOS


La fuerza de atracción del París intelectual y su irradiación a
todo el Occidente europeo en la segunda mitad del siglo XIV, a través
de la Universidad y sus luchas internas, con todas las implicaciones
políticas, sociales y religiosas del caso, debió ser enorme, constituyendo
un ejemplo típico de esas avasalladoras osmosis ideológicas, a las que,
ayer como hoy, no hay poder humano capaz de poner fronteras.


Para Ramón Llull además, entre el vaivén de sus relaciones per-
sonales, la sugestión del París medieval debía ser particularmente
irresistible. Su líltimo viaje coincidía, por azares de la historia, con
un momento estelar de la de Francia. El rey francés era un conocido,
y con el prestigio internacional de su rey, de su Universidad, y con
el Papado en Aviñón desde el mismo año 1309, Francia se alzaba
con el triple cetro, político, intelectual y religioso, y aparecía ante el
mundo como la primera potencia de la Cristiandad. Mientras el propio
rey, Felipe IV de Valois, el Hermoso, sobrino por su madre Isabel
de Aragón, hija del Conquistador, de nuestro Jaime II, el amigo
personal de Llull, es personaje por demás ligado a los más tristes y
sombríos episodios de la trágica historia de la Casa real de Mallorca.


Una interesante nota reciente de otro ilustre Magister de la
Escuela, el profesor Armand Linares, de Grenoble —nota publicada
en el "Anuario de Estudios Medievales" de 1966, que dirige el profesor
Emilio Sáez en Barcelona—, sobre "Le climat intellectuel en France
à l'époque de Raymond Lulle", insiste sobre el apogeo de la Sorbona
de la época y su importancia como centro internacional de la vida
intelectual, añadiendo un nuevo y curioso factor de irradiación ideo-
lógica, en la obra de un poeta-filósofo contemporáneo de Llull. La
influencia de este nuevo factor, al lado de la también importante de
las producciones didácticas en francés, pudo ser considerable para la
difusión y vulgarización del nuevo pensamiento filosófico entre los
seglares, a los cuales se dirigía, no en latín ya sino en francés, y con
la cual "por vez primera en Francia, la confrontación de la filosofía
y de la religión desborda [del marco] de las escuelas". El poeta-
filósofo no es otro que Jean de Meun, que hacia 1277 había añadido
unos diecisiete mil versos a los cuatro mil de la primera parte del
famoso Roman de la Rose del misógino Guillaume de Lorris, escrita
poco antes de 1230. En verso y en vulgar y en forma alegórica, las
nuevas ideas de materia y forma, elementos, especies e individuos,
escapadas como pájaros de las disputas escolares, echan a volar en
dirección a castillos y caminos, ciudades, aldeas y cabanas del abiga-
rrado, multiforme y complejo mundo medieval. La inteligencia de
los laicos —confirmará por su parte la historia literaria con G. Lan-
son—, no podía quedar indefinidamente cerrada a la ciencia de los
clérigos.


El Dr. Riedlinger perdonará mi atrevimiento al marginar tan
míseramente y de soslayo su magistral disertación, pálido resumen,




CRÒNICA 97


con todo, de una obra mucho mayor. Sea bienvenido a esta Escuela
Lulista de Mallorca, y tenga por muy seguro que con su exhaustiva
labor de investigación, trabajo con el cual revalida y confirma tantos
otros méritos y servicios anteriores, se ha hecho acreedor al agradeci-
miento y la estima de cuantos se interesan por la figura y la obra,
por la bio-bibliografía de nuestro Patrono y Bienaventurado Maestro.


PARLAMENTO DEL DR. GARCÍAS PALOU


Esta sesión académica, tan suspirada —vos lo sabéis, Prof. Ried-
linger — se halla envuelta en la tristeza que nos causa a todos la ausen-
cia del eminente Prof. Friedrich Stegmiiller, vuestro maestro y nuestro
director de la edición crítica de las obras latinas del Bto. Ramón Llull.


Sin que, por ello, sufra disminución alguna la alta estima que
nuestra Escuela Lulística Mayoricense profesa a la recia personalidad
cultural del "Magister" don Juan Pons y Marqués, se había ofrecido
al Dr. Stegmiiller — y el había aceptado — el discurso de contestación a
la lección inaugural del Magisterio que ejercerá en nuestro Instituto el
Dr. Helmut Riedlinger. Pero ya antes su delicado estado de salud y
ahora su estado de suma gravedad nos ha privado del alto honor y
del placer de escuchar, esta noche de brillos lulianos, su sapientísima
palabra.


Os hemos recibido, Dr. Riedlinger, en una sazón de pleno sentido
lulístico. En este 2 5 de enero en que, religiosamente, se conmemora,
por catedráticos y por escolares, la Conversión del Bto. Ramón Llull.
Y, en este Salón de Sesiones de este Excmo. Ayuntamiento, donde,
desde hace tres años, la Excma. Corporación Municipal honra,
con motivo de la significación luliana de la jornada, al más grande
de los hijos de la Ciudad.


Os encontráis en un hogar luliano. Los predecesores de estos Re-
gidores, fueron los que, a raíz de la edición de las obras Lilianas, ini-
ciada por Salzinger, bajo los auspicios del Príncipe Elector de Ma-
guncia, el 16 de enero de 1728, acordaron remitir al compilador de las
obras 800 pesos de los fondos de la Causa Pía Luliana; y el 28 de agosto
del año anterior, habían acordado suplicar al P. Provincial de los Frailes
Menores que permitiese, con la ayuda económica de las arcas muni-
cipales, a cuatro religiosos ir a Maguncia para escuchar las lecciones
lulísticas del Prof. Salzinger.


Siempre han sido cordiales y vivas las relaciones que nuestro lu-
lismo lia mantenido con Alemania. Hasta en un acta de la sesión del
Ayuntamiento, celebrada el 26 de febrero de 1728, se hizo constar la




98 ESTUDIOS LULIANOS


satisfacción de la ciudad por la protección que el Príncipe Elector
dispensaba a la edición de Salzinger, y, a la vez, por el intercambio
cultural entre Maguncia y Mallorca, gracias a éste y al Ayuntamiento.
Y como prueba de gratitud al Príncipe y al Maestro, les fueron envia-
das sendas reliquias de nuestro Beato y D o c t o r .


En los archivos de esta Casa se conserva una carta de Salzinger,
firmada en Maguncia, unos pocos días antes de su muerte, y escrita
con motivo de dichos acuerdos municipales y de tan preciados obse-
quios.


Aquí, también, se custodian las cartas que por Kurhummel y Juan
Adán Agustín, fueron dirigidas a los Regidores de la ciudad y reino
de Mallorca, después de la defunción del Príncipe Elector, para co-
municar la fausta nueva de haberse logrado la ansiada concordia.


Por razón de las desavenencias, entre la aparición del tomo III
y del tomo IV mediaron siete años. El hecho se venía atribuyendo,
erróneamente, al magisterio lulístieo de Salzinger: pero la causa no era
sino aquélla.


Esperemos que entre nuestro tomo V y el VI no medie más de un
año. Vuestra presencia en nuestro Instituto, como "'Magister". nos hará
sentir la empresa de la edición crítica de las obras latinas, como más
nuestra. Este será uno de los bienes que nos habrá traído esta noche
de vuestra investidura de "Magister" de la Maioricensis Schola Lul-
lística.


Parlamento final del señor Alcalde


Subrayó que se continuaba cumpliendo la prom \echa en 1965, de encen-
der, todos los años, la lampara de la devoción d " ^rporación Municipal al más
grande de los hijos de la ciudad. Dedicó una férvida salutación al Dr. Riedlinger,
y expresó que el lulismo no puede sentirse fV'raño en el Ayuntamiento, porque
éste siempre defndió la Causa de Ramón L gesta de la que fueron testigos
históricos los Hijos Ilustres, cuyo retrato orna el salón de sesiones. Acabó señalan-
do que a la actual generación municipal le ha cabido la gloria de levantar el m o -
numento al Beato y al sabio Rap Llull.


A continuación declaró ceri .ido el brillantísimo acto académico, al que asistió
una numerosa representr " n de todas las entidades culturales de Mallorca.




BIBLIOGRAFIA LULIANA
El Prof. RUDOLF BRUMMER, "Magister" de esta "Maioricensis Schola


Lullistica", en colaboración con su Asistente en la Universidad de
Mainz, prepara una BIBLIOGRAFI SOBRE RAMÓN LLULL (obras
impresas del mismo y publicaciones sobre uno que otro aspecto de
su vida y de su obraj.


Con este motivo, los dos expresados profesores y este Instituto
suplican a los autores de trabajos de índole luliana se dignen remitir
sendas separatas a las siguientes señas postales:


PROF. DR. RUDOLF BRUMMER


Postfach 108
6728 GERMERSHEIM / Rhein (Alemania)


£ s t u d í o s H u l t a n o s
Precio de suscripción


E S P A Ñ A


Suscripción anual 100 pesetas


Número suelto 45 pesetas
Número atrasado 50 pesetas


E X T R A N J E R O


Suscripción anual 3 dólares


Número suelto 1*25 dólares
Número atrasado 1'50 dólares


Para suscripciones: Sr. Administrador de E S T U D I O S L U L I A N O S


Apartado 17, Palma de Mallorca (España)


ARMAND LLENARES


RAMON LLULL
Traducción a la lengua catalana de l^obra francesa


RAYMOND LULLE. PHILOSOPHE JE L'ACTION
Barcelona, 1968


331 págs.


(Con licencia eclesiástica)




Edición crítica de


OPERA LATINA del B. Ramún Llull


Ha salido el T O M O QUINTO


O P E R A PARISIENSIA
(Anno MCCC1X composita)


Un volumen de XV -(-615 páginas


preparado por el


DR. HELMUT RIEDLINGER


Profesor Ordinario Público de la Universidad de Freiburg
y Magister de la MAIORICENSIS SCHOLA LULLISTICA,


bajo la dirección del


DR. FRIEDRICH STEGMÜLLER


Otros tomos publ icado- :
TOMO I (OPERA MESSANENSIA), 1959, en 4.°, 520 páginas.
TOMO II (OPERA MESSANENSIA ET TUNICIANA), 1960, en 4.°,


568 páginas.
Preparados por el D R . J O H A N N E S S T Ò H R .


TOMO III (LIBER DE PRAEDICATIONE, D. I - II A ) , 1961, en 4.°,
407 páginas.


TOMO IV (LIBER DE PRAEDICATIONE, D. II B ) , 1963, en 4.°,
649 páginas.


Preparados por el P. A B R A H A M SORIA. O. F. M.


Diríjanse los pedidos a:


E S C U E L A L U L Í S T I C A M A Y O R I C E N S E , Apartado 17, Palma de Mallorca (España)


A N T I C . I M P . G U A S P - P L . Feo. P I Z A R R O , 6 - PALMA DE M A L L O R C A