Proyecto Hades: desarrollo de las campa�as de 1981
ENDINS, n.' 8.1981. Ciutat de Mallorca
«PROYECTO HADES>>
DESARROLLO DE LAS CAMPAÑAS DE 1981
por Ana Luz MAROTO y Antoni FONT
Resurn
La realització de les dues prirneres carnpanyes per extreure rnostres de les crista-
litzacions subaquatiques de la Cova de Sa Bassa Blanca, per fer-ne posteriorment
I'estudi estratigrafic i sedirnentolbgic (MPROJECTE HADES), ha irnplicat el desenvo-
lupament d'equips tecnics adaptats a les peculiars característiques de la cova.
Aquest treball descriu els objectius científics del Projecte i tarnbé I'equip de per-
foració i els equips tecnics de recolzarnent, dissenyats especialrnent per I'obtenció
d'aquestes rnostres.
Abstract
The realization of the first two carnpaigns for the extraction of sarnples of suba-
quatic cristallisations in Cova de Sa Bassa Blanca, for the purpose of stratigraphic
and sedirnentary studies (=PROYECTO HADES), have required the developrnent of
techniques adaptable to the peculiar characteristics of the cave.
This work describes the scientific objectives of the Project as well as the techni-
cal equiprnent of perforation and support specially designed to obtain these sarnples.
There is a brief description of the developrnent of the carnpaigns.
Introducción
Los espeleotemas f reáticos
Bajo el nombre de PROYECTO HADES, se ha
tratado de englobar una serie de investigaciones
Los espeleotemas freáticos son cristalizacio-
concernientes a las cristalizaciones subacuáticas
nes cuya formación está relacionada directamente
del Pleistoceno, en las cuevas de Mallorca. Con
con el límite superior de la capa freática. Se pre-.
este objetivo, los primeros estudios se están reali-
sentan en algunas cuevas costeras de Mallorca
zando en la Cova de Sa Basca Blanca.
como un conjunto diversificado de espeleotemas,
La toma de muestras, para posterior interpre-
que se podrían agrupar (GINÉS, J. et al., 1981) en
tación, ha requerido el trabajo de un elevado nú-
los siguientes tipos:
mero de personas y el desarrollo de un sofisticado
Calcita flotante. Consiste en películas finas
montaje técnico.
de carbonato cálcico, que se forman en la superfi-
Los principales resultados que se pretenden
cie del agua y flotan por tensión superficial. Por
obtener con esta línea de trabajo son:
agitación del agua o por simple peso se depositan
-
la determinación y datación precisa de los
en el fondo.
niveles en que estuvo estabilizado el mar Medite-
La podemos encontrar como espeleotema ac-
rráneo durante el Pleistoceno, a partir de las cris-
tual o como paleoespeleotema, en zonas que ac-
talizaciones freáticas presentes en las cuevas
tualmente ya no están inundadas, constituyendo
costeras.
depósitos de distribución horizontal, de morfolo-
-
una aproximación al conocimiento de las
gía terrosa, recubiertos algunas veces por depósi-
condiciones físico-químicas del Mediterráneo, du-
rante este mismo lapso de tiempo.

Espeleotemas epiacuáticos. Algunas cuevas
De cualquier modo, también en los paleonive-
de Mallorca, próximas a la línea de costa, poseen
les de la Cova de Sa Basca Blanca se aprecia un
lagos freáticos en conexión con el nivel marino,
máximo de precipitación en las inmediaciones de
los cuales fluctuan siguiendo las pautas de oscila-
la interface agua-aire, lo cual origina morfologías
ción de la superficie del mar. Estas cuevas pre-
afines a las de los espeleotemas epiacuáticos.
sentan cristalizaciones carbonatadas, con distri-
bución parietal rodeando el perímetro del lago, y
Génesis de los espeleotemas freáticos
formando anillos de engrosamiento sobre las es-
Tanto la calcita flotante como los espeleote-
talactitas, estalagmitas o columnas que se en-
mas epiacuáticos -e
incluso los subacuáticos-
r
cuentran en él.
tienen una génesis similar, consecuencia de un
Estas bandas de nivel, tienen generalmente
ajuste del equilibrio químico, en la interfase del
un perfil simétrico con respecto al plano de mayor
sistema: solución
-
- H20) -
aire de
grosor de la concreción. Su morfología depende
la cueva. Si el agua del lago tiene una presión
de las fluctuaciones de las aguas freáticas, que en
parcial superior a la del aire de la cueva, hay.una
este caso vienen determinadas por las fluctuacio-'-
difusión del
de la solución hacia la atmós-
nes del nivel del mar (POMAR et al., 1979).
fera; ésto produce una sobresaturación en la su-
Estos espeleotemas los encontramos como
perficie del agua y tiene lugar como resu'ltado la
un proceso actual de cristalización, en relación di-
precipitación de carbonato cálcico.
recta con el nivel actual del mar, y también como
A este esquema del proceso químico de pre-
paleoespeleotema relacionado con antiguos nive-
cipitación hay que añadir la necesidad de un nú-
les del Mediterráneo.
cleo de cristalización. En el caso de la calcita flo-
Espeleotemas subacuáticos. En ciertas cue-
tante se ha visto que puede ser muy variado (ma-
en las que se encuentran cristalizaciones
teria orgánica, partículas de polvo...); en el caso
ticas antiguas, parece que los procesos de
de las cristalizaciones parietales, es normalmente
recipitación no se limitaban a la estrecha zona
to cálcico la que actúa
ctada por las fluctuaciones diarias del plano de
aguas. De este modo se puede constatar la
resencia de depósitos carbonatados, los cuales
an extensos recubrimientos, de morfologías
Cuaternario
o general redondeadas, que afectan a las pa-
'
Su correlación con los niveles de espeleotemas
redes 'de la cavidad así cbmo a cualquier otro so-
ticos de las cuevas de Mallorca
porte adecuado; la extinción de tales recubrimien-
tos delimita líneas de nivel correspondientes al
No existe aún una curva eustática, bien da-
plano de las aguas bajo el cual se han generado.
tada, de la cual se conozcan con precisión las
Más de trece niveles de concrecionamiento
amplitudes de las oscilaciones del Mediterráneo.
freático han sido detectados en la Cova de Sa
Hay diversos intentos de reconstrucción, que son
Basca Blanca, por encima del actual nivel del mar
cada vez más precisos a medida.que nos, acerca-
(GINÉS y GINÉS, 1974). Su mineralogía es de ara-
mos al momento actual. Un excelente resumen
gonito, calcita fibrosa
del nivel de investigación o de acercamiento a
MAR et al., 1976).
sste problema ha sido publicado por RlBA (1981).

A
B
SERRES
DE LLEVANT
m
. .
+40 -
4
-
Paleotirreniense
MlGJORN
aJ
m
Ln
c
+30 -
1
-

I
%!
1
C
I
L
I)
+20 -
-
L:
Eutirreniense
.-.
0
O
\\
f
+10 -
-
I
1
,
6,
l
A
r?, LO
1 1 l
1 1
I
1 1 1
1
1
1
;

1
1 1 1
1 1 1 ,
U
I
l
o
I
I I I ,
o
S g
"l
O
I
I
I

I
1
I
l 1 1 1
1 ;
l
I
I
"l
"l
o O
, , ? E , 0 , 0 3 " l
300.000
200.000
100.000 años
2 G G G U G u " V ;
3-
Mindel
Riss
W u r m
Figura 2: A.-
Niveles relativos del mar Mediterráneo tal como
aparecen registrados en Mallorca (basado en
BUTZER. 1975 y CUERDA, 1975).
B.-
Paleoniveles de cristalizaciones freáticas detec-
tados en diferentes cuevas de la costa Este ma-
llorquina. Las cotas correspondientes a cada
.
A:
. -
.
antiguo nivel de la capa cárstica están simboli-
zadas por un pequeño circulo. mientras que las
"
líneas verticales indican el desarrollo altimé-
trico de las cuevas con relación al nivel marino
actual.
(basado en GINÉS. A. et al., 1981).
Un modelo general puede verse en la Figura
el mayor número de paleoniveles registrado
1, que explica la curva eustática segun BONIFAY
gura 2).
(1964). Otros modelos han sido hechos, entre
otros, por FAIRBRIDGE (1972), PERTHUISOT
«Proyecto HADES),
(1972), BONIFAY (1973), LUMLEY (1976), STAN-
LEY y MALDONADO (1977), FAIRBRIDGE (1978).
Idea base del Proyecto
En las Baleares se han encontrado playas
Asociando las ideas%kpu&tas anteriormente,
suspendidas del Paleotirreniense, Eutirreniense y
surgió el planteamiento del proyecto. La correla-
Neotirreniense (BUTZER y CUERDA, 1962; MER-
ción existente entre los trece niveles freáticos que
CADAL et al., 1970; BUTZER, 1975; CUERDA,
se encuentran registrados en la Cova de Sa Bassa
1975; POMAR y CUERDA, 1980).
Blanca, por encima del'nivel actual del mar (Fi-
Por otra parte se han hallado niveles de con-
gura 2), con terrazas marinas datadas como Pleis-
crecionamiento freático, relacionados con dichos
toceno media y superiar (GTRIÉS,~-G~NÉS, 1974),
niveles de playas, en distintas cuevas de Mallorca:
dió la base para un primer~estudio
mineralógico
Cova de Sa-Bassa Blanca, Cova de Na Mitjana,
de las cristalizaciones de esta cueva- (POMAR et
Ses Coves Petites, Coves d'Arta, Coves del Pira-
al., 1976). La posibilidad degncontrar paleoniveles
ta, Cova des Pont, etc. (GINÉS, 1973; GINÉS y GI-
más antiguos no se- descarta, así-como, tampoco
NÉS, 1974; GINÉS
et al., 1975; GINÉS y GINÉS,
la existencia d q ~ ~ u n a
6 s
hiatos correspondiendo
1976; TRlAS y MIR, 1977; GINÉS, A. et al., 1981).
a algunos nivéles, que pueden no hallarse necesa-
La CovaJ de Sa Bassa Blanca es la que contiene
riamente representados en la cueva.
/ ' I

Con este estudio se podrán medir con una
cisión, basada en el estudio de los carbonatos de
precisión considerable buena parte de los nive-
cada una de las bandas de crecimiento detecta-
les de estabilización del Mediterráneo durante
das. Para este propósito se estudiarán las mues-
el Pleistoceno, y posiblemente pueda deducirse
tras mediante Microscopio Petrográfico y Micros-
incluso la amplitud de las oscilaciones de las
copio Eléctronico de Barrido.
mareas.
— Una datación por isótopos (u otras técni-
A partir de esta base se ha desarrollado un
cas) de los niveles claves encontrados por la es-
método de muestreo, un método de estudio y so-
tratigrafía. Con la cual cada uno de los niveles
bre todo un montaje técnico adecuado para la
quedará emplazado en el contexto de las oscila-
toma de muestras y adaptado a las características
ciones climáticas del Cuaternario.
de la cueva.
— Un muestreo geoquímico de las cristaliza-
ciones con el fin de obtener los principales pará-
Método de muestreo
metros químicos del agua donde se depositaron.
Para ello se utilizará Espectrofotometría de Absor-
De acuerdo con los objetivos planteados, se
abordó el problema de la toma de muestras de tal
ción, Fluorescencia de Rayos X y Espectrometría
manera que se pudiera obtener la mayor informa-
de Emisión. También se prevé un estudio isotó-
ción posible.
pico: relación 0 16/016, cantidad de C 14 y C 13 , para
La solución se encontró en la utilización de
conseguir una aproximación a la palleotempera-
una perforadora de testigo continuo. Con ella se
tura vigente en el momento de la deposición de
realizaron sondeos horizontales, cada 20 centíme-
cada paleonivel freático.
tros en vertical, a lo largo de las distintas bandas
de nivel. Los testigos obtenidos nos permitirían
previsiblemente hacer una estratigrafía detallada,
Montaje técnico adecuado a la
correlacionable a lo largo de todas las cristaliza-
ciones.
toma de muestras y a las
Método de estudio
características de la cueva
El método de estudio de las muestras lleva
Las instalaciones generales de la cueva fue-
consigo:
ron diseñadas por A. FONT, A. MORA y L. POMAR
— Una estratigrafía de Os cristalizaciones,
(ver Figura 3) y se realizaron teniendo en cuenta
para la cual se realizará primeramente una estrati-
las consideraciones que aparecen resumidas en el
grafía de visu y más tarde una estratigrafía de pre-
siguiente esquema:
TOMA DE MUESTRAS
Condiciones físicas
de la cueva
H
Instalaciones generales
t ►
Seguridad y
eficiencia en
Conservación y mínima
el trabajo
destrucción de la cueva
Habitabilidad
cm. El motor es de dos tiempos, con una potencia
OBTENCIÓN DE MUESTRAS
de 4 CV. Su ligereza y reducido tamaño aconseja-
ron la elección de este modelo para nuestros fi-
Equipo de perforación
nes. El varillaje de sondeo se compone de un por-
La pieza central de este equipo es la perfora-
tacoronas de 30 cm., en aleación de acero, 6 vari-
dora portátil «JKS Tekumseh», con corona dia-
llas de prologanción de 60 cm. y 2 de 30 cm. de
mantada para obtención de testigo continuo de 0
duraluminio, y un rompe-sacamuestras de 4 m.,
= 1" y una longitud de 4 m., en fragmentos de 30
desmontable, diseñado por el equipo «HADES».
84

Esta máquina puede ser usada manualmente,
pero diversas causas (precisión del sondeo; posi-
ble deterioro de coronas, varillaje y grupo propul-
sor; mejora de la eficiencia y de la seguridad per-
sonal; disminución del esfuerzo físico...) nos incli-
naron al diseño de un armazón de soporte en el
que la perforadora puede deslizarse 1,20 m. en
sentido longitudinal, y abatirse luego para dejar li-
bre el sondeo durante las operaciones de extrac-
ción de muestra, adición de varillaje y, si es nece-
sario, utilización del rompe-sacatestigos. Sobre el
armazón va montado un útil sistema de medición
de la perforación en curso.
El conjunto perforadora-armazón va suspen-
dido en el serio de un andamio multitubular con-
vencional, mediante 6 juegos de polipastos de du-
raluminio y 100 m. de cuerda de perlón preesti-
rado de 5 mm. Con este sencillo sistema, dise-
ñado por el equipo «HADES», se puede situar la
perforadora frente a cualquier punto de la pared y
obtener, en cualquier ángulo, testigos de longitud
y grosor máximos, al no permitir que la orienta-
ción e inclinación del varillaje varíen durante las
maniobras de perforación.
A continuación se describen las instalaciones
complementarias de apoyo a la perforación.
Equipo de renovación de aire
4
Aspecto general de la torre de perforación, que permite
La topografía de la cueva impide una óptima
observar el segundo silenciador de escape y las tube-
renovación del aire, determinando la presencia, en
rías de conducción de aire, una conectada al reci-
su interior, de elevadas concentraciones de CO2
piente de condensación de volátiles, para extracción
del orden del 2% en volumen, lo que representa
de humos, y la otra para inyectar aire.
un incremento de un 6.500% respecto a la con-
centración de este gas en la atmósfera. Si unimos
INYECCIÓN DE AIRE. Si bien la extracción
a ello la producción de gases, entre ellos CO, por
de los humos evita posibles intoxicaciones por
parte de la perforadora, queda sobradamente jus-
CO, se vió que era necesario bombear aire fresco
tificada la adopción del siguiente equipo de reno-
a las zonas de operación, ya que en visitas previas
vación en doble circuito:
a la cavidad se habían producido preocupantes
EXTRACCIÓN DE HUMOS. La totalidad de
casos de disnea, que hubieran aumentado al in-
los humos producidos por la perforadora son eva-
crementarse el esfuerzo físico requerido por las
cuados por un extractor ( «CASALS» monofásico
campañas de perforación. Decidimos asegurar la
220V de 1/2CV), tras haber pasado por un doble
entrada de aire mediante un ventilador centrífugo
sistema silenciador y un recipiente de condensa-
de mediana presión (<CASALS» trifásico 220/380V
ción de volátiles. Este recipiente incorpora una
1,5CV).
válvula unidireccional que evita la fuga de gases
Para ambos ventiladores hemos diseñado
de escape, permitiendo la extracción de aire vi-
sendos módulos metálicos de soporte y protec-
ciado de la zona de perforación cuando la perfo-
ción antichoque; la conducción de gases se efec-
radora no funciona; ello evita daños en el tubo
tua mediante 250 m. de tubo «AIRFLEX» modelo
conductor e irregularidades en el funcionamiento
B de Vi = 153 mm. Este tubo es ligero, flexible y
de los motores. Al llegar a la sala de entrada, de-
extensible, adaptándose muy bien a nuestras ne-
bido a que la humedad relativa del aire interior es
cesidades.
muy elevada y a que la temperatura exterior es in-
CONTROL DE GASES. Los niveles de CO y
ferior (durante el invierno) a la del interior de la
CO2 se midieron periódicamente con un equipo
cueva, se produce una intensa condensación de
de tubos colorimétricos de detección, que fun-
agua en el último tramo del tubo de extracción.
ciona según una reacción volumétrica de aire con
Este fenómeno, cuya magnitud superó a la pre-
un reactivo contenido en los gases problema. Los
vista, fue resuelto con un periódico drenaje de
equipos de ventilación se accionaron según los
esta sección del tubo.
resultados de los análisis del aire.
85

Instalación hidráulica
Estructura metálica
El consumo de agua para la refrigeración de
El acceso a los puntos de perforación ha sido
la corona diamantada de la perfordora y extrac-
posible gracias al progresivo levantamiento de
ción de residuos sólidos del sondeo, así como las
una estructura multitubular de 2 x 2 x 8 m., de las
necesidades mínimas de habitabilidad del cam-
usadas en la construcción. La elección de este
pampento base, hicieron aconsejable la disposi-
sistema de andamiaje ha venido impuesta por el
ción, en uno de los lagos de la cueva, de una pe-
angosto tramo de acceso al pozo (ver Figura 3) y
queña bomba impulsora («NEMA» modelo ON-
porque permite una satisfactoria adaptación a la
DINA 8 de 220V 5/8CV) equipada con un sistema
irregular morfología de la pared a perforar.
semiautomático de funcionamiento y enlazada,
con manguera «SAIPLEN>> de 3/4", con los pun-
Transporte y lavado de muestras
tos de consumo. En la zona de perforación se
Las muestras, después de extraidas, se mar-
contaba con 3 tomas de agua para: refrigeración
caron convenientemente y se lavaron en la zona
de la corona diamantada, primer lavado de mues-
de perforación, introduciéndolas en un soporte
tras y limpieza del entorno. El aporte de agua a
protector de poliuretano expandido confeccio-
esta zona es automático, siendo regulado por un
nado al efecto. Una vez en superficie se lavaron
presostato que acciona la bomba al descender la
de nuevo con agua desionizada, que obteníamos
presión por consumo de líquido, mientras que el
allí mismo con una columna de desionización.
aporte a la superficie (campamento base) debe
Este lavado sirve para eliminar posibles impurezas
operarse manualmente.
aportadas por el agua de refrigeración y por el
Instalación eléctrica
sistema de extracción de las muestras. Finalmente
se envolvieron los testigos en un film protector de
El suministro de energía eléctrica fue propor-
plástico transparente que permite la inspección
cionado por una línea trifásica de 380V conectada
de las muestras y evita posibles contaminaciones.
mediante 200 m. de cable (RE 4 x 4 mm.) a la red
general, gracias a una toma generosamente ce-
dida por el propietario de la cueva, y por un gene-
SEGURIDAD Y EFICIENCIA EN EL TRABAJO
rador instalado en el exterior («YAMAHA» ET-
1.500, 1 Kw, 220V) que se utilizó como suple-
Equipo de comunicación
mento de energía y en casos de emergencia.
Para resolver la comunicación entre la zona
Las dos líneas confluyen en una mesa de
de trabajo y el equipo exterior de apoyo, ha sido
control diseñada por el equipo -HADES " , que

construido por A. MORA un sistema de escucha
comprende un interruptor general con fusibles, un
abierta que consta de una centralita y dos termi-
interruptor diferencial de 30 mA —que se reveló
nales que pueden atenderse simultánea o separa-
muy eficaz en la protección del personal, desco-
damente. La alimentación es a 220V y, para caso
nectando la línea en caso de derivación a tierra
de corte de fluido eléctrico, dispone de un cartu-
por cualquier motivo— y un sistema que permite,
cho de baterías con control de carga que permite
en caso de emergencia y en pocos segundos, co-
el funcionamiento autónomo. Dos cables coaxia-
nectar los puntos de luz al generador.
les, con un total de 175 m., cubren los enlaces en-
El núcleo de la instalación interna está for-
tre interfonos.
mado por 5 cajas estancas de acero con 6 enchu-
fes cada una, a las que se puede conectar la ilu-
minación de base, los focos para filmación, la
Equipo de transporte
bomba de agua y demás motores auxiliares. Estas
Para paliar las dificultades de acceso y resol-
cajas, concebidas y construidas por el equipo
ver los problemas de suministro de materiales,
«HADES " , poseen fusibles independientes que
combustibles, herramientas y recambios, se ins-
permiten alimentar modularmente las distintas zo-
taló en el pozo una grúa portátil «MINOR-B», pro-
nas de la cueva y se interconectan con cable RE
vista de cable de acero e instalada junto con un
3 x 2,5 mm., poseyendo tomas de fuerza estancas;
cable guía tensado con tractel, siendo ambos ca-
la línea puede bifurcarse a partir de cualquier
bles de 30 m. de longitud. La carga se engancha
caja, ya que todas poseen una entrada y dos sali-
mediante un juego de poleas al cable guía y es
das de corriente.
movida a lo largo de éste por la grúa. La instala-
La iluminación la confiamos a dos proyecto-
ción permite resolver rápidamente casos de eva-
res halógenos de 300w modelo «CORMORAN»
cuación de personal si ello resultara necesario, así
—uno en superficie y otro en la zona de per-
como —sobre todo— el transporte del cuantioso
foración— y a una docena de lámparas portátiles
equipo de perforación a lo largo del desnivel del
antichoque, fluorescentes de 6w y lámparas de
pozo.
mesa.
86


o

J
^ 380V d 3P+N
rV E
Bomba de agua
Conexionado eléctrico
Montacargas
Cable guía
(motor, subestaciones)
Generador 220 V.
del montacargas
Puntos de luz
0
Cajas de
Interfono (centralita, terminales);
distribución eléctrica
111-4)
el cableado no se representa
M
Ventiladores centrífugos
Conducción de agua
Línea 380 V (3 P+N)
(extracción, inyección)
Conducciones de aire
Módulo de andamio
Zona de perforación
(sentidos de flujo)
con puntos de perforación
Figura 3: Esquema simplificado de la ubicación de las instala-
ciones en el interior de la Co ya de Sa Bassa Blanca.
Para explicación, véase el texto.
(basado en la topografía S.C.M. - EST, 1972).

Material espeleológico
Las personas que forman parte del equipo
Para el acceso del personal se instalaron, en
‘,HADES" son: Lina BORRÀS LLABRÉS. María Je-
la boca del pozo, una cuerda INTERALP de 10,5
sús CASTRO VALDOMAR, Jaume CARBONELL
mm. para descenso a rappel con descensores tipo
VALLS, Jaume DAMIANS GELABERT, Antoni
Dressler, y una escalera de duraluminio para el
FONT GELABERT, Angel GINÉS GRACIA, Joaquín
ascenso; se adoptaron los sistemas convenciona-
GINÉS GRACIA, Pau MAIRATA PONS, Ana Luz
les de seguridad personal en espeleología —ar-
MAROTO GARCÍA, Antoni MORA VICH, Jaume
neses, cascos, autoseguros— así como otros ele-
MUNAR BERNAT, Ada PASCUAL HUGUET, An-
mentos (poleas, bloqueadores...) susceptibles de
dreu POL SALOM, Lluís POMAR GOMÀ, Juan J.
formar parte de instalaciones de rescate cuyas in-
PUEYO MUR, Antonio RODRIGUEZ PEREA.
fraestructuras estaban ya previstas.
A los que hay que añadir un elevado número
de participantes que han ayudado en la prepara-
Otros equipos
ción, montaje, perforación y otras funciones, sin
Se instaló también un taller de reparaciones
los cuales el proyecto no podría haberse reali-
provisto de herramientas y recambios diversos, un
zado; son, intentando no dejarnos a nadie, Antò-
gabinete de dibujo, material de fotografía y filma-
nia BIBILONI, Catalina CABOT, Maria CIREROL,
ción en Super-8 y un botiquín de primeros au-
Paloma FIGUEROLA, Dolores FURONES, Kiko
xilios.
FUSTER, Isabel MIR, Josep NADAL, Jaume PALO-
MARES, Tòfol PAYERAS, Joan PONS, Josep RA-
HABITABILIDAD
MOS, Rubén RIAL, 'Pere RIPOLL, Carme ROCA,
Àngela SOLER, Llorenç VIVES, Angel ZULUETA.
Además de las instalaciones descritas, dispu-
De un modo muy especial debemos hacer constar
simos de unos adecuados servicios de cocina, co-
nuestro agradecimiento a Jaume FONT PUJOL
medor, ducha e incluso un WC químico; para el
por su contribución al desarrollo de este Pro-
descanso dell personal se habilitó una construc-
yecto, tanto en las gestiones de localización de
ción deshabitada situada en las cercanías de la
los equipos especiales como por su ayuda finan-
cueva.
ciera.
La primera fase del proyecto, bajo la denomi-
CONSERVACIÓN Y MÍNIMO IMPACTO
EN EL ENTORNO
nación «LA ESTRATIGRAFÍA DE LAS CRISTALIZA-
CIONES SUBACUÁTICAS DEL PLEISTOCENO EN
A tal efecto, las instalaciones se realizaron
LAS CUEVAS DE MALLORCA», fue galardonada
cuidadosamente con el fin de no dañar los múlti-
con el Premio Ciudad de Palma de Investigación
ples espeleotemas. Las perforaciones se hicieron
correspondiente a 1981.
en un lugar idóneo y, al levantar la instalación, se
En Diciembre de 1980 tuvo lugar una visita
limpió a fondo toda la zona estudiada. Los des-
previa a la cueva para ultimar detalles de los dis-
perdicios fueron evacuados diariamente a un ver-
tintos aspectos, tanto de perforación como de ins-
tedero próximo.
talaciones auxiliares. Se hicieron mediciones y se
probó el funcionamiento del material de ilumina-
Desarrollo de las dos
ción y comunicación; el estudio sobre el terreno
primeras campañas
permitió adecuar el material y los esquemas de
operación a las posibilidades de la cueva.
Los trabajos para la total realización del Pro-
La primera campaña se desarrolló del 28 de
yecto calculamos que durarán varios años. La
Febrero al 8 de Marzo; en los cuatro meses ante-
toma de muestras está programada en sucesivas
riores se había intensificado la planificación y di-
fases que irán abarcando todo el registro de nive-
seño de equipos, aunque la compra de materiales
les fósiles.
estaba en marcha desde hace varios años.
La dirección y coordinación del Proyecto está
El material, una vez embalado, con un peso
a cargo de:
de unas tres toneladas, fue transportado por un
Lluís POMAR GOMÀ, Doctor en Geología, Di-
camión hasta las inmediaciones de la cueva y se
rector del Departamento de Geología de la Facul-
inviertieron dos días en completar el transporte y
tad de Ciencias de la Universidad de Palma de
efectuar las instalaciones. Al tercer día se inicia-
Mallorca y Presidente de la Societat d'Història Na-
ron los trabajos de perforación, en turnos de un
tural de Balears.
mínimo de cuatro personas, cuya duración y fre-
Joaquín GINÉS GRACIA, Presidente de la Sec-
cuencia quedaba determinada por el número de
ció Balear d'Espeleologia, miembro del Grupo Es-
personas disponibles.
peleológico EST y miembro de la Societat d'Histò-
Se obtuvieron 20 metros de muestras distri-
ria Natural de Balears.
buidos en 19 sondeos de dimensiones que oscilan
88

Introducción de varillaje. Nótese el armazón de sostén
de la perforadora, que se encuentra abatida, el primer
silenciador de escape, el sistema de polipastos y la re-
gleta de medición del sondeo en curso.
Extracción de varillaje. Obsérvese el sistema de sostén
de la perforadora mediante polipastos y la longitud del
varillaje, que hace necesario —para su manejo— el
concurso de dos personas.
Sistema de almacenaje de las muestras, en placas de
poliuretano expandido, que permite anotar los datos
indispensables para identificar los fragmentos de tes-
tigo y protegerlos durante el transporte.
89

entre 15 cm. y 3 m., viéndose la necesidad de re-
CUERDA, J. (1975): «Los tiempos cuaternarios en Baleares».
modelar la instalación eléctrica (que debido a la
Inst., Estud. Baleáricos. Diputación Provincial de Baleares.
humedad planteaba problemas técnicos y de se-
306 pp. Palma de Mallorca.
FAIRBRIDGE, R. W. (1972): «Quaternary sedimentation in the
guridad), incrementar la iluminación y construir
Mediterranean region controlled by tectonics, paleoclimates
nuevo varillaje para obtener sondeos más largos.
and sea level» en «Mediterranean sea» D. J. STANLEY Ed.
La segunda campaña, que tuvo lugar del 16 al
Stroudsbourg. pp. 99-113.
26 de Abril, presentó mayores dificultades; de-
FAIRBRIDGE, R. W. (1978): «Models of climate change» en «Cli-
bido. principalmente, a la participación de un me-
matic change and variability», PITTOCK, FRAKES, JENSSEN,
PETERSON y ZILLMAN Eds. Cambridge Univ. Press. pp. 200-
nor número de personas. La modificación de los
211. Cambridge.
equipos cristalizó en una mayor eficiencia en la
GINÉS, A. (1973): «Sobre el posible hallazgo de formaciones de
perforación y en la ausencia total de problemas
edad Milazziense en Ses Coves Petites (Canyamel)• ' . III Sim-
eléctricos. pero se produjeron averías —rotura de
posium Espeleologia. pp. 87-91. Mataró.
GINÉS, A. y GINÉS, J. (1974): «Consideraciones sobre los meca-
embrague, rotura del grifo de refrigeración de la
nismos de fosilización de la Co y a de Sa Bassa Blanca y su
perforadora, disminución de la potencia por com-
paralelismo con formaciones marinas del Cuaternario». Bol.
presión incorrecta, desajustes en la carburación,
Soc. Hist. Nat. Baleares, 19: 11-28. Palma de Mallorca.
torcedura de segmentos de varillaje...— que fue-
GINÉS, A.; GINÉS, J. y POMAR, L. (1981): «Phreatic speleothems
in coastal caves of Mallorca (Spain) as indicators of Medite-
ron subsanadas por el equipo «HADES» en el ta-
rranean Pleistocene paleolevels». Proceedings of the Eighth
ller de superficie o en Alcúdia. Estas averías supu-
International Congress of Speleology. pp. 533-536. U.S.A.
sieron una pérdida de tiempo considerable dada
GINÉS, A.; GINÉS, J. y PONS, J. (1976): «Nuevas aportaciones al
la falta de medios humanos; aun así se lograron
conocimiento morfológico y cronológico de las cavernas
17 metros de muestra repartidos en 7 sondeos de
costeras mallorquinas». Speleon, Monografía I: 49-56. Bar-
celona.
longitudes que oscilan entre 2 y 4 metros.
GINÉS, J. y GINÉS, A. (1976): «Ses Coves del Pirata». Endins. 3:
41-45. Palma de Mallorca.
GINÉS, J.; GINÉS, A. y POMAR, L. (1981): «Morphological and
Resultados
mineralogical features of phreatic speleothems occurring in
coastal caves of Majorca (Spain)». Proceedings of the Eighth
International Congress of Speleology. pp. 529-532. U.S.A.
Aun siendo prematuro presentar conclusio-
LUMLEY, H. (1976): «Les lignes de rivage quaternaire». Extrait
nes, podemos considerar como muy alentador el
de «La Prehistoire Française». T. 1. C.N.R.S. París.
hecho de haber puesto a punto la infraestructura
MERCADAL, B.; VILLALTA, J. F.; OBRADOR, A. y ROSELL, J.
^
de obtención de muestras, con toda la labor de
(1970): «Nueva aportación al conocimiento del Cuaternario
menorquín». Acta. Geol. Hisp. 5/4: 89-93. Barcelona.
diseño, adquisición,. adaptación y comprobación
PERTHUISOT, J. P. (1972): «Les variations du niveau de la mer».
de los sistemas de perforación y apoyo. Se están
La Recherche, 3/26: 776-777.
perfeccionando los equipos y estudiando las ne-
POMAR, L. y CUERDA, J. (1980): «Los depósitos marinos pleisto-
cesidades de ampliación de material, pero el mé-
cénicos en Mallorca» Acta Geol. Hisp. Vol. 14. Barcelona.
todo de muestreo se ha mostrado válido y ade-
POMAR, L.; GINÉS. A.; GINÉS, J.; MOYA, G. y RAMÓN. G.
(1975): «Nota previa sobre la petrología y mineralogía de la
cuado a las peculiares características del medio
calcita flotante de algunas cavidades del levante mallorquín»
cárstico subterráneo.
Endins, 2: 3-5. Palma de Mallorca.
De los 37 metros de testigo, obtenidos a partir
POMAR, L.; GINÉS, A. y FONTARNAU, R. (1976): «Las cristaliza-
de 26 sondeos distintos, se está efectuando ac-'
ciones freáticas». Endins, 3: 3-25. Palma de Mallorca.
POMAR, L.; GINÉS, A. y GINÉS, J. (1979):-Morfología, estruc-
tualmente la estratigrafía, y sobre ellos se desarro-
tura y origen de los espeleotemas epiacuáticos ' . Endins, 5-
llarán las técnicas de laboratorio que nos permiti-
6: 3-17. Palma de Mallorca.
rán obtener los resultados deseados.
RIBA, 0. (1980):-Canvis de nivell i de salinitat de la Mediterránia
occidental durant el Neogen i el Quaternari». Treb. Inst. Cat.
Hist. Nat.
9: 45-62. Barcelona.
STANLEY, D. J. y MALDONADO, A. (1977): ‹' Nile Cone: Late Qua-
ternary stratigraphy and sediment dispersat». Nature, 5598,
266: 129-135.
TRIAS, M. y MIR, F. (1977): «Les coves de la zona de Can Frans-
Bibliografía
quet - Cala Varques». Endins, 4: 21-42. Palma de Mallorca.
BONIFAY, E. (1975): «L'Ere quaternaire: définition, limites et
subdivisions sur la base de la chronologie méditerra-
néenne». B. S. G. F., (7), XVII, n.° 3.
BUTZER, K. W. (1975): -Pleistocene litoral-sedimentary cycles of
the Mediterranean basin, a mallorquín view». en K. W. BUT-
ZER y G. L. ISAAC Eds.: «After the australopithecines: strati-
graphy, ecology and culture change in the Middle Pleisto-
^
cene». pp. 25-71. Chicago,
BUTZER, K. W. y CUERDA, J. (1962): «Coastal stratigraphy of
southern Mallorca and its implications for the Pleistocene
chronology of the Mediterranean sea». The Journal of Geo-
logy,
70 (4): 398-416. Chicago.
90