Discusi�n bibliogr�fica comparativa entre las entalladuras de corrosi�n y otras morfolog�as de aspecto semejante
USlON Bl BLlOGRAFlCA COMPARATIVA
S ENTALLADURAS DE CORROSION
MORFOLOGIAS DE ASPECTO SEME
Por Angel Ginés y Joaquln Ginés
In the present paper, a brief comparison between the entalladuras de corrosión (water level
corrosion grooves) and other resembling speleological features availables from the international biblio-
graphy, are given. After a few descriptive words concerning each of the bibliographic types, are dis-
cussed finally many morphological aspects upon the genetic processes involved in these horizontal
incised shapes found in cave walls.
Indicábamos, en la presentación del anterior trabajo, de qué modo nos hemos visto obligados a
demorar largamente la publicación del mismo. Nos estamos refiriendo a la nota que, bajo el titulo "El
medio fluvio-lacustre hipogeo en las cuevas de Mallorca y su asociación de morfologlas", aparece
incluida en las páginas precedentes del Endins no 4. Este excesivo retraso ha hecho posible, por otra
parte, que durante el tiempo transcurrido desde entonces hayamos tenido la oportunidad de conocer
algunas otras investigaciones; las cuales, aun partiendo de planteamientos diversos, inciden sobre cues-
tiones que se hallan ligadas a varios de los problemas morfogenéticos sugeridos y esbozados en nuestra
nota antes aludida.
Hemos creido que la publicación del mencionado estudio, donde describimos unas morfologlas des-
conocidas hasta la fecha en la bibliografla española (entalladuras de corrosidnl, era un momento
bastante oportuno para simultanearlo con la aparición de este breve apéndice, en el cual nos propone-
mos establecer un comentario critico acerca de las ideas desarrolladas por los distintos autores que han
tratado de morfologlas parecidas a las que nos ocupan. Haremos notar que hasta cierto punto ambos
trabajos pueden ser considerados como un conjunto coherente, pues este apéndice viene a complemen-
tar la llnea de razonamiento del anterior articulo, agregándole varios nuevos criterios de interpretación
morfológica.
Dos objetivos primordiales nos hemos prefijado al redactar este escrito: uno de ellos consiste en la
conveniencia de efectuar un contraste entre las predicciones teóricas y las observaciones emplricas reali-
zadas en cavernas de Mallorca; la otra exigencia que intentaremos satisfacer nos conduce al deficiente
estado de clarificación en que se encuentra la terminologla propia del medio cárstico. Por este motivo
incluimos en la presente nota una pequeña discusión de las opiniones sostenidas en cada uno de los
trabajos que comentamos, de tal manera que ello permita delimitar el sentido preciso de los términos
1
extranjeros empleados, según se desprenda del uso convencional que le dieron originariamente sus
autores respectivos.
La argumentación que pensamos adoptar en esta nota es bastante sencilla ya que nos limitaremos a
exponer, asociándolos previamente en cuatro grupos principales, los distintos elementos espeleomorfoló-
' gicos afines a las entalladuras de corrosión; destinando para cada uno de ellos un apartado donde se
resumirán sus caracterlsticas más destacables y el origen que se les atribuye. Después de hacer esta
somera revisión bibliográfica, en la que seguiremos lo más estrictamente posible los datos expresados en
los textos originales, un apartado final se destinará a comparar aquellos elementos entre sí, subrayando
sus analoglas y discrepancias. Los modelos moríogenéticos propuestos en el curso de la revisión bi- -
bliográfica serán confrontados, dentro de los párrafos terminales del último apartado, con algunos datos
I
existencia de fenómenos cársticos muy especlficos desarrollados en los yesos de algunas
S alemanas (Schlewig Holstein, Südharz, Franken), ha condicionado la elaboración de ciertos

. .
conceptos morfogen6ticos que nos conviene resumir aqul.
GRlPP (1912) utiliza el termino lüsungfacetten para designar las paredes planas e inclinadas que
caracterizan a las cuevas en yeso de Segeberg, cuyo origen supone sea debido a mecanismos de disolu-
ción bajo un gradiente de concentración creado espontáneamente en el medio. El autor americano
LANGE (19631, de quien hemos extraido el dato bibliográfico anterior, opina que ello puede producirse
autores atribuyen la espeleogénesis de este tipo de cueva a la acción disolvente de aguas que circulan
con gran lentitud en la parte superior de la zona saturada (upper meters of the karst water body).
.Basándose en observaciones experimentales obtenidas en cuevas del Südharz (Norte de Alemania)
KEMPE et al. (1975) demuestran que una delgada pellcula, cuyo grosor está comprendido entre uno y
tres milimetros, desciende espontáneamente a lo largo de las paredes que delimitan las márgenes de los
estancamientos de agua existentes en las cavidades. Para hacer estas deducciones se sirvieron de
medidas de conductividad, que les permitlan apreciar los gradientes flsico-qulmicos, asi como también
de varias determinaciones de la velocidad del flujo de la pelicula disolvente, para lo cual emplearon polvo
de styropor y fluoresceÍna previamente pipeteada sobre la superficie de los estancamientos. Esta
importante conclusión que se desprende de sus comprobaciones les induce a pensar que ambos ele-
mentos morfológicos, facetten y laugdecke (Figura 2 A), no son otra cosa que sendos efectos de la
peculiar dinámica de solución que tiene lugar en aguas practicamente inmóviles (standing watersl; todo
ello debido a procesos fisicos-quimicos de difusión a muy pequeña escala, los cuales generan células de
convección como consecuencia de las diferencias locales de densidad que se dan en el seno del medio
ya propuestos, acompañándolos con otros datos de experimentación acerca del papel que desempeña el
ángulo, que describe la pendiente de la facette (solution facet), sobre la velocidad de disolución a lo
largo de la misma. Los autores mencionados generalizan los hallazgos que habian conseguido demostrar
en los recipientes de laboratorio y en las cuevas de yeso, y sugieren a renglón seguido que fenómenos
de disolución similares también se pueden engendrar en cuevas excavadas dentro de materiales calizos;
citando el caso de la Grotte de Lascaux (Francia) y de la 'Jeskyne na Spicacku (Checoslovaquia) como
ejemplos en este sentido. Opinan que las condiciones óptimas para el desenvolvimiento de estos
(GOODMANN 1964)
. Wassermarken y entalladuras de corrosi6

wassermarken puede verse favorecida por las influencias mecánicas de las olas. Buenos ejemplares
wassermarken se hallan en la Pestera din Valea Fundata (Rumania), de la cual se incluye una fotografia
bastante expresiva en el articulo que comentamos.
Por otra parte, en nuestro trabajo publicado en este mismo Endins (GINES y GINES 19741, describi-
mos las entalladuras como incisiones que adoptan perfil de ángulo diedro cuya arista queda dispuesta en
rigurosa horizontalidad. Alll indicamos el evidente paralelismo en las entalladuras de las cuevas mallor-
quinas con respecto a las wassermarken rumanas. También asociamos, en aquella ocasión, el proceso
genético de dichas morfologlas con un medio fluvio-lacustre (LLOPIS-LIADO 1950) definido asi mismo
por caracteristicas sedimentarias significativas: depósitos laminados de grano fino. En aquel escrito seña-
lábamos (GINES y GINES 1974) la existencia de sucesiones de entalladuras (Figura 1 DI, la presencia de
vestigios sedimentarios sobre el labio inferior de las mismas y la opinión de que el mecanismo corrosivo
se acrecienta en la superficie de las aguas (Figura 2 C ) , a cuyo nivel éstas son capaces de excavar
entrantes por disolución aunque el plano del lago permanezca casi inmóvil.
Basándonos en la observación de la Cova de Cornavaques, la Cova de ses Rodes y Es Bufador de
Solle,ric (Mallorca) sugerfamos que esta clase de morfologlas se podia considerar especifica de la zona
de fluctuación (epifreátical, y a continuación apuntábamos la hipótesis de que las incisiones marcadas
en las cuevas correspondieran a niveles fósiles de surgencia, registrando de este modo anteriores estabi-
lizaciones más o menos prolongadas del limite superior de la capa cárstica. Ello nos llevarla a relacionar
las entalladuras de corrosión en nivel ;de agua con la evolución experi
karst.
4. Los water level horizons
y el concepto de plane of repose
propuesto por A. L. Lange.
Las ideas que expone LANGE en una serie de trabajos, de los cuales sólo nos ha sido posible
consultar uno de ellos, han tenido cierta divulgación a través de la bibliografia espeleológica publicada
en lengua inglesa. El texto que vamos a resumir (LANGE 1'963)
se fundamenta en el análisis de las
formas y ángulos que se observan en las paredes de varias cuevas norteamericanas. Las apreciaciones
del autor le llevan a distinguir dos rasgos formales significativos, a los que pasa a Idenominar planes of
repose y water level planes, incorporando luego ambos elementos a una teorla morfogen6tica más
amplia, en un intento de explicar las fisonomlas especialmente complicadas que se desarrollan en los
sectores de cuevas ocupados por aguas agresivas.
Los planes of repose (Figura 2 B) son superficies planas e inclinadas que permiten la acumulación
de partlculas insolubles y sedimentos detrlticos finos, los cuales a su vez son capaces de provocar el
bloqueo de la acción disolvente del agua; acción disolvente que tendrla lugar de modo uniforme
todas las superficies rocosas anegadas, .si no mediara la intervención pasiva de la cubierta arcillosa, q
por el contrario inhibe el proceso de cprrosión quimica.
Los water level planes (Figura 2 B) son superficies horizontales que se establecen, al nivel de la in-
terfase.agua - aire, como consecuencia de la disolución ascendente que tiene efecto en las.zonas cuyo
ángulo rebasa un determinado valor o¿, para el cual la adherencia del sedimiento sobre el eventual plan
of repose ya no es posible. Dicho ánguloocdepende de la cohesión y redondez de las partículas
sedimento, así como: de la velocidad del fluido y de la textura e irregularidades que presentan
paredes.
Según LANGE, un conducto de sección circular podrla evolucionar hacia una forma teórica d
triángulo invertido, después de haber estado sujeto a una disolución uniforme bajo el agua (ver ejemplo
gráficos en LANGE 1963). La evolución morfológica resultante queda condicionada por los respectivo
ángulos de cada uno de los'lugares sumergidos de la cueva, el desenvolvimiento de los cuales pued
ocasionar estructuras enormemente complicadas. Además, allí donde un plane of repo.
alcanza
limite superior de crecimiento, que viene dado por el techo plano (water level plane, flat ceilingl, amb
superficies describen un water leve1 horizon (Figura 1 A) cuyas evidentes afinidades con la
wassermarken y lbs entalladuras no es necesario subrayar. También pueden verse series verticales
water level horizons que se corresponden con sucesivos niveles alc anzados por las aguas, corno ocu
en la Bower Cave y en otras cuevas de los Estados Unidos.
LANGE reconoce que el aspecto de los water level horizons recuerda a las muescas de abrasió
marina (nipl de los acantilados costeros, y por lo tanto arguye que las formas encontradas en caverna
se alejan un poco de las formas postuladas en su teoria. (Figura 1 6). No obstante, supone que la agita-
ción del sedimento debida al impulso de las olas y sobre todo .las fluctuaciones experimentadas por el

nivel de inundación pueden causar las anomallas observadas.
Ya nos hemos referido antes al criterio mantenido por GOODMANN (1
a
al tratar de las losungfacetten de las cuevas en yeso. Aunque no hemos podido consultar los
originales de estos dos autores, KEMPE et al. (1975) dan a entender que ellos defendfan unas idea
próximas a las de LANGE, que acabamos de resumir, siendo bastante
escrito publicado por GOODMANN se titule: "Planes of repose in JHollern (Germany)". Dentro de e
controversia interesa anotar que LANGE (1963) dedica unas cuantas I
GRlPP y en ellas manifiesta su opinión personal, en el sentido de que I
puede explicar los planes of repose tal como se encuentran de hecho en algunas cuevas calizas
California, donde aparecen junto a depósitos de gravas y paredes cu
ambos que denotan una enérgica Icirculación del agua.
5. Otros elementos morfológicos
causantes de incisiones horizontales.
Además de los tres grupos de fisonomlas subterráneas que hemos ido comentando en los párraf
eriores, vamos a incluir
recen ser tenidos en cuenta; pues, para el caso concreto de las incisiones horizontales en cuevas, n
conviene soslayar el problema de las posibles convergencias de formas que pudieran producirse.
suficiente mencionar, por lo significativo, el siguiente ejemplo: mientras GOODMANN interpreta com
mente distinto. Por este
banquettes, las channel
similitudes que muestran
vadosas, un pequeño párrafo acerca de cierta morfologia a la que denomina channel groove. Habland
de la circulación libre, pr
excavar marmitas de ero
vestigios de hendeduras formando sucesiones aproximadamente horizontales (Figura 1 E),
conductos freáticos, como sucede en la Barber: Cave de New South Wales (Australi
de los conjuntos cárstic
vestigios de Ilneas de
aguas, siendo denomi
cuevas Aston presen
(NUÑEZ-JIMENEZ et
de estas morfologia
6. DlSCUSlON CO
'a - * -
1 -Si consideramos los componentes estrictamente mensurables de las formas que hemos ido
2-3?:$

Entalladuras de b
COVA DE CORNAVAQUES (Pollenca)

-Tanto los laugdecke como los water level plane, correspondientes a lo que denominamos labio
superior de las entalladuras, dan lugar a superficies de roca horizontales y aplanadas.
-Las hcetren presentan su óptimo desarrollo con una pendiente de inclinación próxima a los 45';
mientras los planes of repose se estabilizan en torno a un 4ngulo cuyo valor es caracteristico para
las condiciones hidrodinámicas particulares del medio.
-Las wassermarken y las entalladuras forman entrantes rigurosamente horizontales en las paredes
de las cuevas, independientemente del valor que puedan tomar los ángulos de sus labios superior
e inferior.
-Las channel grooves, las banquettes y los nichos de lago fósil pueden determinar llneas más o
menos niveladas, pero por lo general no tienen porqué cumplir esta condición necesariamente.
2 -Si atendemos a la génesis que ha sido postulada para cada una de las morfologias que estamos
cuestionando vemos como:
-Las facetten-laugdecke, wassermarken y entalladuras son todas ellas atribuidas a procesos de
disolución en aguas casi inmóviles; en tanto que los water level horizons, y aa6n más todavia las
channel grooves, implican corrientes dotadas de cierto dinamismo.
-Las facetten crecen al mismo tiempo que el laugdecke, aunque sus respectivas condiciones de
desarrollo están en función de las circunstancias hidrodinámicas creadas, por las células de
convección, en el interior del medio liquido.
-El crecimiento de los water level horizons se produce por medio de la expansión ascendente de
las superficies que permanecen desprovistas de cubierta protectora sedimentaria.
-Ni las wassermarken ni las entalladuras presuponen un criterio morfogenético preciso; tan 5610
aluden a una intensificación del proceso corrosivo en la superficie del plano de las aguas.
-El origen de las banquettes está subordinado a la existencia de materiales de relleno
(remplisagel que controlen la zona donde ha de actuar la corrosión; por otra parte los nichos de
lago fósil dependen de condicionamientos hidrogeológicos. muy especlficos, como los que se
pueden encontrar en determinados karsts costeros.
-Los trabajos experimentales de KEMPE y colaboradores deben ser tenidos en cuenta aqul, pues
apoyan las hipótesis morfogenéticas sostenidas tempranamente por GRIPP.
3 -Si prestamos atención al régimen del flujo y a la presencia o ausencia de pequeñas deposi-
ciones sedimentarias que condicionen el curso de la morfogénesis, debemos remarcar lo siguiente:
-Varias de las formas que estamos tratando aqui han sido relacionadas con aguas muy tranquilas
(standing watersl, desprovistas de circulación activa; tal es el caso de las facetten-laugdecke y de
las enta/laduras.
-Ni las banquettes, ni los nichos de lago fósil ni tampoco las wassermarken indican un tipo de
flujo en particular.
-Las channel grooves, en cambio, pertenecen a un medio dotado de cierto dinamismo; asi viene
sugerido por la asociación de términos tales como vertical downcutting y free surface stream,
que acompañan a la descripción originaria.
-Según LANGE pueden darse water leve1 horizons en medios
agua.
-Mientras que el concepto de water level horizon otorga un
finos sedimientos, en lo que atañe a la auto configuracióñ de dichá morfologia, por el contrario las
ideas concercientes a las entalladuras y
gan este fenómeno a un papel
meramente secundario.'
4 -Si nos centramos en las precisiones y ambigüedades que conllevan los términos bibliográficos
empleados en este escrito, habremos de indicar que:
-La bibliografia alemana que hemos consultado no parece disponer de un término especifico para
designar con él a la forma resultante de la intersección de una facette con un laugdecke.
-
El conjunto de términos: water level plane, plane of repose y water level horizon, adquiere toda
su coherencia en el marco global de las ideas morfogenéticas propuestas por LANGE.
-Los términos wassermarken y entalladuras tienen la ventaja de ser exclusivamente morfológicos
y por lo tanto no presuponen ninguna opción definida ante las distintas teorlas morfogenéticas; a
diferencia de lo que ocurre con el término water level horizon, el cual lleva implicita su depen-
dencia a unos presupuestos genéticos muy concretos (teoria de los planes of repose).
-La misma anbigüedad de estos dos términos (wassermarken y entalladuras) los hacen aconseja-
bles en aquellos casos en los que sólo interese sehalar la existencia de huellas horizontales, pres-

cindiendo de cual sea el mecanismo concreto que las haya originado, con tal de que registren el
nivel (o niveles) alcanzado por un estancamiento de agua.
-Los tArminos channel grooves y nicho de lago fósil están ligados a tipos de cavidades, bastante
especiales, cuyas estructuras se han configurado bajo el efecto de circulaciones vadosas y
epifredticas respectivamente; las banquettes, por'el contrario, indican un proceso genAtico de
excavación asociado a acumulaciones sedimentarias preexistentes.
5 -Si tenemos en cuenta la información que pueden proporcionar, todas estas morfologlas, sobre
el curso evolutivo de los procesos que tienen lugar en el karst, comprobamos que:
-Los water level horkons, entalladuras y wassermarken están asociados a las inmediaciones del
nivel piezométrico y registran las alternativas actuales o pretbritas del nivel de inundación; en tanto
que las facetten-laugdecke y los nichos de lago fdsa aún siendo tambien morfologlas
epifredticasl no se ajustan necesariamente a la lfnea del plano hidrostático.
-Las channel grooves corresponden a cuevas de la zona vadosa en las que el agua circula cpn
cierta velocidad.
-Los water level horkons, al igual que las entalladuras, pueden sobreimponerse por lo general a
primitivas estructuras fredticas; en cambio las facetten-laugdecke parecen pertenecer a cavidades
excavadas en la zona epifreática, sin que medie una sobreSmposición de morfologias procedentes
de otros estadios evolutivos anteriores.
-Tanto KEMPE et al. como GlNES y GlNES situan el marco de las morfologias respectivas en un
entorno hidrogeológico similar; es decir, dentro de capas cársticas en las cuales las condiciones
hidrográficas imponen un movimiento lento de las aguas hacia los puntos de surgencia, tal como
sucede por ejemplo en las zonas cársticas colindantes con mantos de aluviones.
-Han sido puestos de manifiesto los aspectos geomorfológicos que pueden deducirse de las
entalladuras, ya que las secuencias de entalladuras, registradas en las paredes de las cuevas,
pueden informar sobre la evolución del relieve exterior en la misma medida en que la excavación
de los valles /repercute sobre el ahondamiento del nivel de base cárstico.
-Las banquettes y los nichos de lago fósil tambiAn pueden ser correlacionados con las fases de
erosión que han afectado al karst.
6 -Si confrontamos los datos disponibles mediante la observación de las entalladuras, tal como
Astas se presentan en las cavernas mallorquinas, y las comparamos con las hipótesis revisadas a lo largo
de este comentario, obtenemos las conclusiones que enumeramos a continuación:
-Las entalladuras de las cuevas mallorquinas no permiten confusión posible con las channel
grooves, asl como tampoco con los nichos de lago fósil ni con las banquettes, debido entre otras
cosas a la horizontalidad rigurosa que muestran los surcos de las entalladu
desarrollo.
-Ya se ha señalado que las entalladuras pueden suponerse muy vecina
las cuevas rumanas, en parte gracias a que ambos términos resultan algo vagos.
-Las entalladuras difieren de los water level horizons por la variabilidad de los Bngulos de sus
labios superior e inferior; si bien el mismo LANGE hace notar que se observan discrepancias entre
las formas teóricas y las formas reales que contienen las cuevas californianas en que basó su
estudio.
-Los labios inferiores de las entalladuras sustentan depósitos laminados (sobre los depósitos
laminados ver MASRIERA 1970 y BULL 1977), más o menos alterados, que parecen apoyar la
-
hipótesis de LANGE en cuanto a la gAnesis a partir de planes of repose; sin embargo el medio
fluvio-lacustre mallorquin se caracteriza por el escaso dinamismo que muestran sus aguas, favo-
reciendo este detalle la hipótesis de GRlPP en su versión actualizada que defienden KEMPE y
colaboradores.
-Aunque las cavidades mallorquinas provistas de entalladuras no tienen estructura de laughohle,
las ideas de KEMPE et al.vienen reforzadas por su interesante metodologia experimental, lo cual
las hace muy sugestivas.
-Tampoco los ángulos de los labios superior e inferior, medidos en cavernas mallorquinas (Figura
2), concuerdan estrictamente con b s formas teóricas previsibles, pero serian necesarias observa-
ciones m~orfomAtricas más detalladas para valorar la significación que pudieran tener estas
aparentes anomallas.

BULL P. A. (19771: "Laminations or varves? Proceses and mechanisms of fine-grain* sediment
deposition in caves". Proceedings of the 7th lnternational Speleological Congress. pp S 8 9 .
England.
Valley. California.
LLOPIS-LLADO N. (1950): "Sobre algunos fenómenos de sedimentación fluvio lacustre en las
cavernas". Speleon, ' ~ o m o1
, 1; pp 23-37. Oviedo.
MASRIERA A. (1970): "Contribución al estudio de los sedimentos varvados hipogeos". Speleon,
Tomo 17; pp 27-39. Barcelona.
NUWU-JIMENU A. (1967): "Clasificación genbtica de las cuevas de Cuba". 224 páginas. La