Observaciones morfom�tricas sobre la profundidad de estr�as de lapiaz (Rillenkarren) en Mallorca
ENDINS, n.O 16. 1990. Palma de Mallorca
OBSERVACIONES MORFOMETRICAS SOBRE LA
PROFUNDIDAD DE ESTR~AS
DE LAPIAZ
(RILLENKARREN) EN MALLORCA
por María BORDOY y Ángel GINÉS*
Resum
Es presenten els resultats d'una campanya de mesures d'estries de lapiaz a 11 localitats
de la Serra de Tramuntana (Mallorca). Les observacions morfometriques realitzades semblen
demostrar una tendencia a la disminució de la profunditat de les estries amb I'altitud de les
localitats, la qual cosa podria relacionar-se amb els gradients clirnatics que es manifesten a
la Serra.
Abstract
This paper presents the results obtained frorn several sets of rillenkarren rneasurernents
(depth and width) at eleven locations of Serra de Tramuntana mountains in Mallorca. Morpho-
metric data show a clear trend characterized by increasing depths of the rills at lower altitudes
above sea level. These observations do agree with some of the main E~imatic
gradients that
can be recognized in the mountains of Serra de Tramuntana; especially with mean tempera-
ture values.
Introducción
Desde los primeros estudios geomorfológicos de
lapiaz han sido también denominados solution flutes
J. CVlJlC y E. DE MARTONNE en los que se recono-
(JENNINGS, 1971), rills (WHITE, 1988; FORD & WI-
cía la originalidad del relieve kárstico, las formas de
LLIAMS, 1989), cannelures (GEZE, 1973; MAIRE,
lapiaz (= karren) han sido consideradas parte desta-
1980), e incluso firstrillen (BAUER, 1962) y kannelie-
cada del paisaje que lo caracteriza.
rungen (TRIMMEL, 1965) en algunas zonas de expre-
Varios intentos de sistematizar la notable diversi-
sión alemana. Estos términos serán aquí traducidos
dad tipológica del lapiaz se encuentran en los trabajos
por estrías de lapiar, o mencionados abreviadamente
de BOGLI (1960, 19801, JENNINGS (1971, 1985),
como rills, debido a la casi inexistencia de trabajos
SWEETING (1972), WHITE (1988) y FORD & WI-
geomorfológicos sobre estos temas en lengua caste-
LIAMS (1989). A pesar de todo, la clasificación y la
llana.,
terminología del lapiaz es todavía confusa y poco pre-
Los problemas físico-químicos relacionados con
cisa; aunque sin duda uno de los tipos de lapiaz mejor
el origen del Rillenkarren han dado lugar a un largo
definidos en la bibliografía es el denominado Rillen-
debate que se puede seguir en las publicaciones de
karren, tal como aparece descrito por BAUER (1 962),
BOGLI (1960, 1980), DUNKERLEY (1979), HEINE-
SWEETING (1 972), PERNA & SAURO (1 978), BOGLI
MANN et al. (1977), y sobre todo en las aportaciones
(1980) y FORD & LUNDBERG (1987). Los pequeños
de GLEW (1977), GLEW & FORD (1978) y FORD &
surcos rectilíneos que constituyen esta morfología de
LUNDBERG (1987), basadas en modelos experimen-
tales de escayola. Menos atención han ocupado los
estudios morfométricos, pues son escasos los datos
Federació Balear d'Espeleologia; Laboraton d'Ecologia, Universitat
cuantitativos disponibles y con frecuencia las medidas
de les Illes Balears, carretera de Valldemocca, km 7,5.
07071 Palma
de Mallorca.
publicadas son tan sólo aproximadas y sin suficiente

base estadística. Los estudios de HElNEMANN et al.
importante. La Serra resulta ser un lugar óptimo para
(1 977) y DUNKERLEY (1 979) contienen una muy inte-
estos estudios, pues las diferencias que pueda haber
resante información morfométrica, pero no incluyen
entre las distintas localidades difícilmente pueden atri-
datos sobre la profundidad de las estrías de lapiaz.
buirse a diferencias en la litología: casi todos los ma-
Los únicos trabajos consultados que contienen medi-
teriales karstificables son calizas muy puras.
ciones, tratadas estadísticamente, sobre la profundi-
De Marzo a Junio de 1990 se muestrearon 11 lo-
dad del Rillenkarren son los de LUNDBERG (1977),
calidades, de 50 m2 cada una, en las que se midieron
realizado en el karst australiano de Chillagoe, y GIL
la anchura y la profundidad de 100 rills; todas las me-
(1989), que tiene por objeto un campo de lapiaz del
didas se tomaron a una distancia inferior a los 10 cm
País Valenciano.
de la cresta de la roca. Al mismo tiempo, se anotó la
altitud sobre el nivel del mar a la que se encuentra
cada estación. Se intentaba así establecer una even-
tual relación, más o menos ajustada, con los gradien-
Observaciones realizadas
tes altitudinal y climático, ya que el clima parece influir
en el origen y desarrollo del Rillenkarren.
Debido a la escasez de trabajos dedicados a la
Las localidades muestreadas (a las que se les
cuantificación de las características del lapiaz, se llevó
atribuye un código'de referencia) se señalan g conti-
a cabo un estudio morfométrico de las estrías de la-
nuación, indicando su cota s.n.m. y las coordenadas
piaz (Rills) en las montañas de la Serra de Tramunta-
de la esquina inferior izquierda de la cuadrícula kilo-
na (Mallorca), donde la presencia de esta tipología es
métrica UTM donde se encuentra la localidad:
CPL
cerca de la ctra. Pollenqa-Lluc, km. 10
CSC
cerca de la ctra. de Sa Calobra, km. 10
CMM
camino al Torrent de Mortitx
SL1
Solleric, junto a la ctra. Alaró-Orient
SL2
Solleric, en bancales
CLL
cerca de Son Canta, en la ctra. de Lluc
LLC
en Lluc, cerca del campo de fútbol
MNT
Manut, zona recreativa
RTE
cerca del restaurante de Escorca, camino del Torrent de Pareis
CA1
Castillo de Alaró, junto a ruinas de torre
CA2
Castillo de Alaró, detrás de la ermita
Código
Altitud
PROFUNDIDAD
ANCHURA
localidad
s.n.m.
Media
Std. Dev.
Moda
n
Media
Std. Dev.
Moda
n
CPL
140
5,87
1,93
5
1 O0
17,58
3,81
15
1 O0
CSC
190
6,28
2,05
6
1 O0
16,54
3,55
15
1 O0
CMM
300
5,32
1,57
5
1 O0
14,77
4,12
15
1 O0
SL1
31 O
5,98
1,86
5
1 O0
14,98
4,06
15
1 O0
SL2
320
5,76
1,50
6
1 O0
14,14
3,33
15
1 O0
CLL
340
5,17
1,61
5
1 O0
16,04
3,33
15
1 O0
LLC
480
5,27
1,80
MNT
540
4,25
1,75
RTE
590
5,Ol
2,16
CAI
650
3,91
1,46
CA2
760
3,79
1,43
Todas las medidas están expresadas en milímetros

Foto 1:
Estrías de lapiaz junto a la localidad CLL (Escorca).
En la Tabla I se exponen, tratados estadística-
inferiores a los que midió LUNDBERG (1977) en el la-
mente, los resultados de estas mediciones.
piaz de Chillagoe (Australia).
Llama la atención la constancia que presentan las
- Sería conveniente medir dentro de una misma
medidas de anchura de los rills: la moda es, en todos
localidad la longitud y profundidad de estrías de lapiaz
los casos, de 1,5 cm, y las medias oscilan entre 1,4 y
individuales, con el fin de comprobar una posible co-
1,7 cm.
rrelación entre ambas variables, tal como lo podrían
La profundidad, por el contrario, no presenta nin-
sugerir los datos reunidos por DUNKERLEY (1979) y
gún tipo de constancia: las modas se encuentran entre
GIL (1 989), así como nuestras propias observaciones
3 y 6 mm, y las medias entre los 3,79 y 6,28 mm.
semicuantitativas.
Se observa además una mayor profundidad de
- El análisis de las relaciones existentes entre la
,
las estrías de lapiaz en las localidades situadas a me-
forma de la sección de los rills y su profundidad sería
nor altitud s.n.m. Esto se ve con más claridad en las
otro aspecto interesante a considerar; sobre todo si se
gráficas de distribución de frecuencias (Figura 1): el
tiene en cuenta la enorme constancia de las medidas
pico de la curva se va desplazando hacia la izquierda
de anchura, establecidas entre 1,4 y 1,7 cm de media
(rills menos profundos) a medida que va aumentando
y un valor modal de 1,5 cm que se repite en todas las
la cota.
localidades estudiadas para este trabajo. Los datos
La Figura 2 muestra también esta tendencia. To-
publicados por LUNDBERG (1977) y DUNKERLEY
mando la cota y la profundidad media de las estrías
(1979) parecen plantear dos extremos posibles: es-
de lapiaz de cada estación como variables, en el aná-
trías de sección semicircular poco profundas y estrías
lisis de regresión se obtiene una interesante correla-
de secciód parabólica y de mayor profundidad.
ción entre ambas, con r = -0,906 (r2 = 0,820).
- Se ha podido constatar una buena correlación
(r = -0,906) entre la profundidad media de cada una
de las poblaciones de rills muestreadas y la altitud de
Resultados y conclusiones
las localidades respecto al nivel del mar. La Figura 2
expresa esta novedosa aportación que se desprende
Los datos que aparecen reunidos en la Tabla I y
de las mediciones preliminares que poseemos sobre
las observaciones cualitativas efectuadas sobre el te-
11 localidades de la Serra de Tramuntana.
rreno han pe~rmitido
mejorar el conocimiento de la mor-
- A semejanza de lo que ocurre con la longitud
fometría del Rillenkarren mallorquín en los aspectos
de las estrías de lapiaz, según estudios recientes rea-
que son resumidos a continuación:
lizados por uno de los autores (GINÉS, 1989), la varia-
- Mediciones realizadas sobre 1 .lo0 estrías de
ción de la profundidad media observada en localida-
lapiaz (rills) correspondientes a 1 1 localidades situa-
des pertenecientes a distintas cotas sobre el nivel del
das entre 140 y 760 metros s.n.m. dan un valor medio
mar se podría atribuir a diferencias térmicas que están
de 5,15 milímetros de profundidad, obteniéndose me-
directamente asociadas con la altitud.
didas máximas de tan sólo 12 mm. Estos datos son
- Cuando menos en el caso de la Serra de Tr
coherentes con los proporcionados por PÉREZ-CUEVA
muntana (Mallorca), resulta evidente el control altitudina
& SIMÓN (1979), SAURO (1979), GARAY (1983) y
de las características morfométricas del Rillenkarren;
GIL (1989) para varios karst mediterráneos, aunque
muy probablemente ligado a gradientes climáticos.

CPL 140M
C L L 3 4 0 M
30 -
40
30 -
20 -
20 -
10 -
O
I
o
I
I
2
4
6
8
1 O
12
O
2
4
6
8
1 O
12
CSC 190 M
M N T 5 4 0 ~
30
40
20 -
10 -
o
I
I
I
I
I
O
2
4
6
8
1 0
12
1 4
O
5
1 O
15
C M M 305 M
R T E 590 M
40
30-
30 -
20 -
10 -
o
I
O
2
4
6
8
10
12
1 4
O
5
1 O
15
SL2 3 2 0 ~
CA1 650 M
30 -
40 -
30 -
20 -
20 -
10 -
10 -
o
I
o
I
I
I
2
4
8
1 O
12
O
2
4
6
8
1 O
12
Figura 1: Distribuciones de frecuencia de las profundidades del
Rillenkarren en 8 localidades de la Serra de Tramuntana.
En cada una de ellas se indica el código que le correspon-
de y su altitud sobre el nivel del mar.
La profundidad de las estrías de lapiaz, en abcisas. está
expresada mediante clases de 1 milímetro.

n = 1 0 0
N
7 --
para las once localidades
m
.- P
-
*
6 --
al
u
m
m
.-
5 --
&
e
m
"l
m
4 --
-
al
'a
m
-.
3
.-
u
E "l
P 2
2 - -
m +
2 Q '
u .E
C =
. ? E
' - -
2 c
n w
100
200
300
400
600
660
700
6 0 0
9 0 0
Figura 2:
altitud sobre e l nivel del m a r
Relación observada entre la profundidad media de las es-
trías de lapiaz y la altitud s.n.m. en 11 localidades de h
Serra de Tramuntana.
ferencias apreciables en la tipología del lapiaz, y hasta
GINÉS, A,; GINÉS, J.; POMAR, L. & SALVA, P.A. (1979): =La Serra
una cierta zonación altitudinal, había sido ya avanza-
de Tramuntana>>.
VI Coloquio de Geografía. Excursión n.O 1.
da por GINES et al. (1979) y GINÉS & GINÉS (1989).
38 págs. Palma de Mallorca.
GINÉS, J. & GINÉS, A. (1989): ',El karst en las Islas Baleares*. in Du-
También la apreciable disminución de la profundidad
rán, J.J. y López Martinez, J. Eds. -El karst en España>>,
S.E.G.
de las estrías de lapiaz con la altitud parece apuntar
Monografía 4: 163-1
74. Madrid.
en el mismo sentido, aunque sería deseable ampliar
GLEW, J.R. (1977): '<Simulation of Rillenkarren,a. Proceedings 7Ih Int.
las observaciones a más localidades para confirmar o
Speleological Congress, B.C.R.A.: 218-219. Sheffield.
GLEW, J.R. & FORD, D.C. (1980): .A simulation study of the deve-
discutir esta hipótesis.
lopment of Rillenkarren..
Earth Surface Processes, 5: 25-36.
Londres.
HEINEMANN, U.; KAADEN, K. & PFEFFER, K.-H. (1977): ~ N e u e
As-
Bibliografía
pekte zum Phanomen der Rillenkarren*. Abh. Karst-Hohlenkd.
A, 15: 56-80. Festschrift Alfred Bogli, Stuttgart.
BAUER, F. (1962): -Nacheiszeitliche Karstformen in den ~sterreichis-
JENNINGS, J.N. (1971): ~ ~ K a r s t ~ ~
The .
M.I.T. Press. 252 págs. Cam-
chen kalkhochalpen*. Actes du 2e Congr. Int. Spéléol., 1: 299-
bridge (Mass.) y Londres.
328. Barl.
JENNINGS, J.N. (1985): .~Karst Geornorphology~.
Basil Blackwell Lid.
BOGLI, A. (1960): ~~Kalklosung
und Karrenbildung,>. Zeitschriff für
293 págs. Oxford.
Geomorphologie N.F., Suppl. 2: 4-21. Berlin.
LUNDBERG, J. (1977): -An analysis of the form of Rillenkarren frorn
BOGLI, A. (1980): .<Karst Hydrology and Physical Speleologp. Sprin-
the tower karst of Chillagoe, North Queensland, Australia..
Pro-
ger-Verlag. 284 págs. Berlín.
ceedings 7Ih Int. Speleological Congress, B.C.R.A.: 294-296.
DUNKERLEY, D.L. (1979): <.The morphology and development of Ri-
Sheffield.
Ilenkarren)>. Zeitschriff für Geomorphologie N.F., 23 (3): 332-
MAIRE, R. (1980): ~~Éléments
de karstologie physique*. Spelunca,
348. Berlín.
Spécial n.O 3: 57 págs. Millau.
FORD, D.C. & LUNDBERG, J. (1987): <<A
review of dissolutional rills
PÉREZ-CUEVA, A. & SIMON, J.L. (1979): «Evolución de algunos ti-
in lirnestone and other soluble rocks)a. Catena, Suppl. 8: 119-
pos de lapiaz sobre calizas cretácicas de La Madalena (Caste-
140. Braunschweig.
Ilón),,. Actas del VI Coloquio de Geografía: 89-94. Palma de
FORD, D.C. & WILLIAMS, P.W. (1989): ~Karst
Geomorphology and
Mallorca.
Hydrology.. Unwin Hyman Ltd. 601 págs. Londres.
PERNA, G. & SAURO, U. (1978): .,Atlante delle microforme di disso-
GARAY, P. (1983): ,<Tipologia del lapiaz en un karst mediterráneo: el
luzione carsica superficiale del Trentino e del Veneto.
Memorie
macizo del Mondúver (La Safor, Valencia)>>.
Lapiaz, 11 : 47-57.
del Museo Tndentino di Scienze Naturali, 22 nueva serie: 1-1 76.
Valencia.
Trento.
GEZE, B. (1973): q<Lexique des termes francais de spéléologie physi-
SAURO, U. (1979): ~~Morfologia
carsica*. in Castiglioni, G.B. ed.
que et de karstologie>.. Annales de Spéléologie, 28 (1): 1-20.
-Geornorfologia~~.
UTET: 208-254. Turín.
Moulis.
SWEETING, M.M. (1972): .Karst Landforms,.. The Macmillan Pre
GIL, M.V. (1989): -Análisis rnorfogenético de algunas formas del karst
Ltd. 362 págs. Londres.
superficial en el Prebético Nororiental: una aproximación a su ti-
TRIMMEL, H. (1965): ~Spelaologisches Fachwolterbuch*. Landes
pología.. Tesis de licenciatura. Universidad de Valencia.
rein für Hohlenkunde in Wien und Niederosterreich. 109 p
GINÉS, A. (1989): <Morfología kárstica y vegetación en la Serra de
Viena.
Tramuntana. Primeros datos>>.
Memoria de Investigación 3.er ci-
WHITE, W.B. (1988): -Geomorphology and Hydrology of Karst Te-
clo, Universitat llles Balears. 86 págs. Palma de Mallorca.
rrains,,. Oxford University Press. 464 págs. Nueva York.