Caracter�sticas espeleol�gicas del karst de la regi�n de Gibara: Cuba
ENDINS, nQ 23. 2000. Palma de Mallorca
CARACTER~STICAS
ESPELEOLÓGICAS DEL KARST
DE LA REGIÓN DE GIBARA (Cuba)
por José E. CORELLA ', Hannes ECHTINGER y Juan J. GUARCH '
Resumen
La región de Gibara, una de las más interesantes del país, no tenía hasta el presente un
estudio que ofreciera una visión general de las características de las cavernas que posee.
Sólo se habían realizado trabajos puntuales en las distintas cuevas y simas conocidas, los
cuales no ofrecían datos acerca del karst en conjunto de la zona.
Para realizar este trabajo los autores tuvieron en cuenta toda la información de los dis-
tintos grupos espeleológicos e investigadores que han estudiado, de una forma u otra, la
región. Posteriormente se analizó toda la información que sobre las cavernas se poseía, la
cual fue procesada en valores porcentuales para poder brindar, de una manera más explíci-
ta, un panorama de las características espeleológicas de esta interesante región del oriente
cubano.
Abstract
The Región de Gibara, one of Cuba's most interesting, has not been previously studied
with the aim of producing an overall view of its karst and caves; only specific studies have
been carried out on its known caves and potholes, and these do not give us a general view of
this region's karst.
In order to carry out this task, the authors have taken into account the work produced by
different speleological groups and investigators who have studied, in one way or another, this
region. The collected data was then analysed and represented in percentages to afford a more
informative way of viewing the speleological characteristics of this eastern Cuban region.
Introducción
Desde tiempos remotos las cavernas han sido un
etc. También la zona oriental posee interesantes karsts,
accidente geográfico que ha llamado siempre la aten-
en este trabajo se aborda un estudio de las cavernas
ción del hombre, pues desde los albores de la historia
que se ubican en la región de Gibara, siendo una de las
fueron utilizadas como lugares ceremoniales, funerarios
más interesantes del país por todas las características
e incluso habitacionales. Con el transcurso del tiempo
que posee, tanto superficiales como subterráneas.
pasaron a ser objeto de estudio de muchos investiga-
dores, creándose la ciencia llamada Espeleología, que
se dedica a investigar estos antros subterráneos; por lo
Materiales y métodos
que se puede decir que es una disciplina consagrada al
Para realizar este estudio se subdividió la región en
estudio de las cavernas, de su génesis y de su evolu-
varios sectores, utilizando para ello la metodología pro-
ción, del medio físico que representan, de su pobla-
puesta por CORELLA (1995), en la que realiza esta
miento biológico actual o pasado, así como de los
operación analizando las distintas características mor-
medios y las técnicas adecuados para su examen
fológicas, geológicas, genéticas y karstológicas de la
(GEZE, 1968).
zona, dando como resultado 7 sectores kársticos.
Cuba posee una gran cantidad de simas y caver-
Entre los parámetros que se utilizaron para la
nas kársticas las cuales se han ido investigando a tra-
caracterización de las cuevas por sectores se encuen-
vés del tiempo, destacándose la zona de la Sierra de
tra la génesis, es decir, si son freáticas, vadosas, mari-
los Órganos, en Pinar del Río, el Norte de Matanzas,
nas o tectónicas. También se tomó en cuenta el tama-
ño, parámetro en el que se utilizó la nomenclatura de:
1 Dr. Jose E. Corella y Juan J. Guarch - Comite Espeleológico
pequeñas, para aquellas cuevas horizontales de 1 a
Provincial de Holguín - Apartado 46 CP 80.100 Holguín - CUBA
100 m de desarrollo o las simas que su profundidad
2 Dr. Hannes Echtinger - Geógrafo - Altenhof 52 - A-5622 Goldegg -
oscilaba entre 1 y 20 m; medianas, para las cuevas
AUSTRIA
131

entre 101 m y 500 m o las simas que tenían entre 21 y
entre 1,O Ilseg. y 5,O Ilseg. (D.G.S.F. 1985) y drena
40 m de profundidad; grandes para las cavernas mayo-
hacia la costa Norte y hacia la bahía de Gibara forrnan-
res de 500 m y las simas con profundidades que exce-
do importantes surgencias kársticas en ambos litorales.
dieran los 40 m. Además se utilizó la disposición espa-
Esta región, netamente carbonatada, contiene seis
cial, que puede ser: vertical, horizontal o inclinada.
formaciones geológicas, que se denominan Jaimanitas,
Vázquez, Jobal, Gibara, Rancho Bravo y Vigía (JAKUS,
1983); todas ellas formadas por calizas y margas, aun-
Desarrollo
que aparecen intercalaciones de porfiritas, tobas, ser-
pentinitas, etc. Las formaciones Jobal y Gibara perte-
necen al Cretácico, mientras que Vázquez, Rancho
La región de Gibara se extiende al Noroeste de la
Bravo y Vigía son, en sentido general, del Eoceno. La
provincia de Holguín, en la zona oriental del país. Sus
formación Jaimanitas es la más reciente de todas, cal-
límites son: por el Norte el tramo costero que se extien-
culándose su edad en el Pleistoceno; algunos autores
de desde Punta de Mangle hasta la bahía de Gibara;
consideran que es correlacionable con el interglaciar
por el Este la mencionada bahía y los márgenes del río
Sangamon de Norteamérica.
Cacoyuguín; por el Sur la vertiente meridional de la
Sierra de Candelaria; por el Oeste la ladera occidental
de esta Sierra y de las Lomas de Cupeicillo, concluyen-
76' 15'
do nuevamente en Punta de Mangle lo que conforma un
área de unos 320 km. Dentro de ella se hallan una serie
de paisajes kársticos disímiles que agrupan toda una
gama de morfologías, tanto epigeas como hipogeas,
que la distinguen de las restantes zonas de Cuba.
3

\\
2
Municipio Gibara
Santiago de Cuba
-
O
3 6
9 12 15Km
Figura 2: Sectorización de la región estudiada: l. Sector Llanura
Costera. II. Sector Granadal. III. Sector Polja del
Cementerio. IV. Sector Cupeicillo Candelaria. V. Sector del
Jobal La Gegira. VI. Sector Sierra de Bocas Velasco. VII.
Carso de Pantano.
Figure 2: Area boundaries of the region studied.
CARACTERIZACIÓN DE LOS SECTORES
Sector Llanura Costera:
Línea senalización del área de invesligación
O
3
6
9
12
15 Km
Esta área está formada por una extensa llanura
-
-
-
-
-
-
-
- -
1
1
,
8
1
1

costera kárstica que no sobrepasa los 10 m.s.n.m. La
mayoría de las cavernas de esta zona son de origen
Figura 1 : Mapa de situación de la región estudiada
freático y se hallan completamente inundadas; este tipo
Figure 1: Situational map of the region studied.
de cavernas constituyen el 96,6 % de las existentes en
el Sector y poseen generalmente un solo nivel de gale-
Las corrientes fluviales están ausentes en casi toda
rías. Su comunicación con el exterior es por medio de
el área, sólo el río Cacoyuguín serpentea cerca de la
dolinas de corrosión y desplome muy parecidas a las
Sierra de Candelaria pero sin entrar en contacto con la
que se encuentran en la Llanura Cársica Meridional del
zona carbonatada, no existiendo por tanto casi ninguna
Sur de La Habana, en Cuba, y a las que se abren, bajo
influencia fluvial en toda la región, a excepción de un
el nombre local de cenotes, en la península de Yucatán,
cañón kárstico que origina el mencionado río al pene-
en México (NÚÑEZ, 1967). La mayor es la denominada
trar por el Este a las Lomas de Cupeicillo. Por tanto, la
Tanque Azul (PEREZ y CORELLA, 1992), que tiene
mayor parte del agua pluvial se infiltra hacia el subsue-
hasta el momento un desarrollo de más de 2.800 m,
lo contribuyendo al incremento del manto freático que
ocupando el primer lugar en el país de entre las caver-
subyace aproximadamente a la misma altura del nivel
nas subacuáticas. Estas cuevas poseen galerías bas-
del mar. Este manto tiene una descarga que fluctúa
tante rectilíneas y salas de cierta magnitud y su dispo-

CAVERNA DE TANQUE AZUL
Planta y perfiles seleccionados
Topo
J., Corella, H., Echtinger. Gruppe Hranicki Kras
Proyecto
H., Echtinger, 1999
P4
Perfiles
O
J
8 12 16 20m
Planta
I? I p 2P , 40 6 0 m
Figura 3: Plano de la Cavema Tanque Azul, la cueva inundada mayor
Figure 3: Plan of the cave Caverna de de Tanque Awl, Cuba's largest
de Cuba con 2.800 m de desarrollo.
subaquatic cave with a total survey length of 2.800 m.
sición espacial en la mayor parte de ellas es horizontal.
concuerda con la génesis de los conductos, alcanzando
Las concreciones litoquímicas son abundantes en casi
las verticales el 3,l %. La zona posee el 20,O % de las
todos estos antros, aspecto que denota que en una
cuevas que se hallan en la región kárstica de Gibara.
época anterior estas cavidades estuvieron desaguadas,
durante descensos del nivel marino asociados a perío-
Sector Granadal:
dos glaciales, y con posterioridad las aguas subterráne-
as volvieron a ascender, tal y como se ven hoy en día.
Este sector está constituido mayoritariamente por
Este detalle es observable en numerosas cuevas que
sistemas de terrazas marinas que ocupan niveles que
se abren a través de los karsts costeros de diversas
van desde 10-20 hasta 20-40 m.s.n.m. La mayor parte
partes del territorio cubano, así como en zonas llanas
de las cavidades que existen son de origen freático
más alejadas de la costa (GUARCH, 1988).
(66,6 %), poseyendo en muchos casos lagos activos en
Además de este tipo de cavernas existen también
sus galerías más profundas. Generalmente tienen dos
cavidades de origen marino que representan el 3,4 %
niveles de galerías bastante rectilíneas, comunicados
dentro del área. Las más representativas son los Ilama-
por pequeños resaltes.
dos voladizos o colgadizos que se ubican al Oeste de la
Las cuevas vadosas están constituidas por pozos
bahía de Gibara. Son unas pequeñas cavernas origina-
verticales de pequeño tamaño, pues no sobrepasan los
das por la acción del mar, cuando este se encontraba
20 m de profundidad, presentando en sus fondos acu-
en dicho nivel. Actualmente estos antros se hallan
mulaciones de tierra y clastos. Ninguno de ellos alcan-
secos e inactivos pues están a 7,56 m por encima del
za el nivel de las aguas subterráneas, y constituyen el
nivel actual de las aguas y a 165 m de la costa; esta
33,4 % de las cavidades existentes.
cota se repite mucho en los nichos de marea fósil de
En cuanto al tamaño, predominan las cavidades
Cuba (NÚÑEZ, 1990).
pequeñas (66,6 %), mientras que las medianas repre-
Como característica general se puede decir que en
sentan el 33,4 %; cuevas de grandes dimensiones no
el Sector Llanura Costera las cavernas en su mayor
han sido encontradas hasta el momento. La disposición
parte son de pequeño tamaño, representando las de
espacial predominante es la horizontal (59,2 %), frente
esta magnitud el 90,l %, las medianas alcanzan el 3,3
a la vertical (40,8 %), no existiendo conductos sensible-
% y las grandes el 6,6 %. La disposición espacial pre-
mente inclinados.
dominante en el área es la horizontal (96,9 %), lo cual
Con relación a los depósitos litoquimicos, que no

Foto 1 : Formaciones secundarias de Cueva de la Fuente, una de las
Foto 2 : Galerias de la Cueva de la Fuente. Ejemplo de las cuevas
más extensas espeluncas de la Sierra de Gibara.
freáticas horizontales que abundan en la región.
Photo 1: Seconday ionnations in the cave Cueva de la Fuente, one of
Photo 2: Galleries ¡n the Cueva de la Fuente. An example of the
the most extensive in the Sierra de Gibara.
abundant horizontal phreatic caves found in this region.
son muy abundantes, lo más significativo son unas for-
maciones anulares, encontradas en una de las cavida-
des, que parecen constituir un nuevo tipo genético de
espeleotema, por lo menos para Cuba (Corella, J., op
cit). Este Sector posee el 17,O % de las cuevas de la
región.
Sector Cupeicillo - Candelaria:
Dentro de este Sector se encuentran las alturas de
la Sierra de Candelaria y las Lomas de Cupeicillo, ele-
vaciones erosivas y petrogénicas que conservan hue-
llas de antiguas terrazas marinas (1.C.G.C; 1978).
Representan un complejo horst asimétrico, constituido
Foto 3:
Sima candelaria. Entrada vertical de esta importante sima
por bloques calizos, dolomiticos y brechas calcáreas
que ejemplifica las cavernas de desarrollo vertical de la
(PANOS, 1988), en los que se ha desarrollado un inten-
zona.
so karst tanto superficial como subterráneo (NÚÑEZ,
Photo 3: Sima Candelaria. The vertical entrance to this important
1972; VIÑA, 1982; GUARCH y PÉREZ, 1996).
pothole which exemplifies the pots of this area.
En este Sector las cuevas que más abundan son
las de origen vadoso, pues representan el 52,3
% de las
tas se halla ocupado por tierra de acarreo superficial y
existentes. Estas cavidades están constituidas por con-
depósitos elásticos. La descarga hacia el acuífero se
ductos verticales o subverticales que en ocasiones
realiza por medio de grietas impenetrables, aunque
alcanzan desniveles hasta de 70 m. A veces estan for-
existen cavernas que, debido a su profundidad, entran
madas por uno o varios pozos sucesivos, unidos por
en contacto con las aguas subterráneas.
secciones horizontales o inclinadas. Generalmente no
Otro tipo de cavernas existentes son las freáticas,
poseen formaciones secundarias y el fondo de las gru-
que constituyen el 35,7
% del total; estas cuevas se

59,7 %, las medianas el 26,l % y las grandes el 14,2 %.
La disposición espacial de los conductos se manifiesta
con un 47,6 % en las verticales mientras que las hori-
zontales ocupan el 50,O % y las inclinadas solo son el
2,4 %. Las cuevas de Cupeicillo - Candelaria repre-
sentan el 25,6 % de las existentes en toda la región,
siendo el Sector que más posee.
SIMA DE CASIMBON
Gibara, ~ o i g u h

Topo G E C
Foto 4 : Interior de Sima Candelaria donde se puede 0 b s e ~ a r
el
gran desarrollo de los depositos litoquímicos que existen en
- 5 4 -
dicha cueva.
Photo 4:
lnside the Sima Candelaria, where extensive areas of litho-
O
5
IOm
chemical deposits can be seen.
ESCALA
caracterizan por tener varios niveles de galerías y por
Figura 4 : Topografia de la Sima de Casimbón, ejemplo de cueva exca-
vada portas aguasvadosas.
seguir todas la dirección del eje de fracturación regional
(GUARCH, 1995).
Figure 4: Topography of the pothole Sima de Casimbdn, an example
Los sedimentos litoquímicos van a jugar un papel
of a cave excavated by vadose waters.
muy importante, pues se presentan en gran número y
variedad, lo que indica que este proceso en una época
Sector Polja del Cementerio:
fue muy importante. Aparte de estos espeleotemas
aéreos, también aparecen en numerosas cuevas que
Este sector está formado por un interesante poljé,
están por debajo de la cota 100 m, grandes acumula-
en cuyo fondo se abren las mayores cavidades de toda
ciones litoquímicas típicas de los medios lacustres. Esto
la región de Gibara, que constituyen un Sistema
denota que estas espeluncas han pasado, por lo
Cavernario con un desarrollo total cartografiado de
menos, por un período de inundación después de
11 .O00 m (CORELLA, 1991).
haberse formado los espeleotemas aéreos, cubriéndo-
La mayor parte de las cavernas son de origen freá-
se por los cristales carbonáticos subacuáticos.
tico representando éstas el 9 5 4 %. En ellas se forman
Además de las cuevas antes señaladas también
cuatro niveles de galerías, estando el inferior ocupado
hay algunas cuya génesis está relacionada con la
por las aguas freáticas que constituyen grandes lagos
acción erosiva de las aguas marinas, aunque en la
intercomunicados entre si por medio de sifones o bóve-
actualidad se hallan ocupando cotas de 50 m.s.n.m.,
das sifonantes. La disposición espacial de estos con-
por lo que son nichos de marea fósiles que reflejan anti-
ductos es horizontal, aunque muchos, por poseer sus
guos niveles marinos. Estas cavidades representan el
entradas formadas por dolinas de corrosión y desplo-
12,O % de las existentes en el Sector y se hallan rela-
me, poseen esas secciones verticales. Los depósitos
cionadas, en cuanto a su altitud, con algunos paleoni-
que más destacan son los litoquímicos, que ocupan
veles freáticos de las restantes cavernas de la zona en
grandes áreas, bloqueando en ocasiones, la continua-
estudio.
ción de numerosas galerías. En estos tipos de cavida-
El tamaño de las cavernas en todo el Sector se dis-
des es posible observar numerosas huellas de antiguos
tribuye de la siguiente forma: las pequeñas ocupan el
lagos freáticos que se encuentran inactivos, existiendo

en algunas de ellas superposiciones de estos nichos
anchura máxima de 3 km; su fondo está constituido por
fósiles.
grandes extensiones de roca estructural, parcialmente
Aparte de este tipo de cueva también existen con-
cubierta por depósitos terrígenos, que desciende esca-
ductos vadosos, formados por las aguas de circulación
lonadamente hasta la altura de 30 m.s.n.m. (Panos, V.,
vertical que constituyen el 4,6 % de las existentes.
op cit).
Estas simas poseen verticales entre los 15 y 30 m de
La mayor parte de las cavidades existentes son de
profundidad, albergando en sus fondos pequeños salo-
origen freático (80,O %). Presentan galerías bastante
nes y galerías, en algunos casos colmatados por arras-
rectilíneas con abundantes formaciones secundarias,
tres terrígenos y depósitos litoquímicos.
pequeños pozos que unen los niveles activos con los
La mayor parte de las cuevas de este Sector son de
inactivos y presencia de procesos bastante avanzados
mediano tamaño, representando las de esta magnitud
de dolinización en las zonas inactivas de los conductos.
el 45,4 %, las pequeñas 29,2 % y las grandes ocupan
También aparecen cuevas de origen vadoso (20,O
el 2 5 4 % .
%), por lo general constituidas por clásicas simas verti-
La disposición espacial característica del área, con
cales o subverticales, que alcanzan como máximo -39
un 95,4 % de las cuevas es la horizontal, que concuer-
m. Estas simas están desprovistas casi totalmente de
da con el origen de la mayoría de las cavidades, mien-
formaciones secundarias y sus fondos se hallan cubier-
tras que las verticales ocupan el 4,6 %. Las primeras se
tos por sedimentos terrígenos o bloques.
corresponden con las freáticas y las segundas con las
La mayoría de las cavernas son de mediano tama-
vadosas. Estas cuevas, representan el 13,4 % de las
ño (70,O %), mientras que las pequeñas alcanzan un
existentes en todo el karst de Gibara.
valor del 20,O % y las grandes el 10,O %. La disposición
espacial predominante es la horizontal (80,O %), mien-
tras que las verticales tienen un valor porcentual del
Sector Jobal - La Gegira:
20,o %.
Se desarrolla en parte sobre el macizo Cupeicillo
Este Sector es sumamente importante y sus cue-
en su porción más occidental y sobre un curioso siste-
vas tienen la característica de estar formadas por redes
ma de poljés longitudinales de fondos cóncavos, cuya
de galerías bastante laberínticas, denotando complica-
disposición areal y posiciones escalonadas reflejan su
dos procesos genéticos. Contiene el 6,4 % de las espe-
origen, en una red de valles antiguos fuertemente kars-
lunca~
de la Región de Gibara, siendo el que menor
tificados.
número de ellas posee.
La mayor parte de las cavidades son freáticas, con
pisos horizontales y pequeños pozos que comunican
Sector Carso de Pantano:
unos niveles con otros. El nivel de las aguas subterrá-
neas se observa en las partes más profundas en forma
No ha sido evaluado en este trabajo debido a que
de grandes lagos de aguas dulces de alta mineraliza-
casi no existen datos acerca de sus características
ción. Recientemente se comenzó a explorar un tipo de
hipogeas, pues se halla enterrado dentro de la ciénaga
cavidad freática, desarrollada a partir de una falla verti-
costera, ocupando el Oeste de la bahía de Gibara. No
cal preexistente, que presenta hasta el momento el
obstante se puede inferir que en un momento dado tuvo
mayor desnivel alcanzado en la provincia con -90 m.
cierto desarrollo kárstico, cuando los niveles de las
De acuerdo con los trabajos de campo realizados
aguas marinas estaban más bajos que en la actualidad,
en el área, se puede decir que las cuevas de origen fre-
ya que se observan conductos subterráneos en la costa
ático representan el 83,3 %, mientras que la vadosas
por donde drenan las aguas freáticas. Ese es el caso de
computan el 13,3 % y las tectónicas el 3,4 %.
la surgencia del Tejar que posee una descarga de 10
Las cavidades que más predominan en cuanto a su
Ilseg. Estos conductos no han podido ser penetrados
tamaño son las pequeñas, representando el 53,3 %; las
hasta el momento, pues se hallan parcial o totalmente
medianas alcanzan el 33,3 % y las de gran tamaño el
bloqueados por los sedimentos cenagosos. En estos
13,4 %. Analizando su disposición espacial las hori-
momentos lo que se puede afirmar es que forma parte
zontales predominan con el 73,3 % mientras que las
de la zona kárstica interior, pero la conexión con ella no
verticales ocupan el 20,O % y las inclinadas el 6,7 %.
ha podido ser determinada con exactitud.
Este Sector posee el 18,2 % de las cuevas de Gibara.
Sector Bocas - Velasco:
Conclusiones
Este Sector está formado por dos paisajes muy
En sentido general y atendiendo a los parámetros
diferentes desde el punto de vista morfológico. El pri-
antes señalados en el análisis de cada sector, se obtie-
mero está constituido por la porción Oeste de la Sierra
ne que las cavernas que más abundan en la región son
de Candelaria y el segundo por un gran poljé que sepa-
las freáticas, las cuales representan el 72,O % de las
ra la mencionada Sierra de las Lomas de Cupeicillo.
existentes y le siguen las vadosas con el 23,O %. Por
Dicho poljé posee una longitud de 12 km por una
lo que se puede ver, las aguas freáticas fueron el agen-
136

LLanura
Granadal
Cupeicillo
Polja del
Jobal - La
Bocas
costera
Candelaria Cementerio
Gegira
Velasco
Area (Km2)
141 ,O
17,O
60,O
6,s
69,O
52,O
Cavernas
Anz.
%
Anz.
%
Anz.
%
Anz.
%
Anz.
%
Anz.
%
estudiadas
45
20
37
16,4
57
25,6
30
13,4
41
18,2
15
6,4
Densidad*
3 2
21,8
9,5
46,2
5,9
2,9
Génesis
Freáticas
43 96,6
21 66,6
20 35,7
28 95,4
34 83,3
12 80:O
Vadosas
O
0,O
13 33,4
30 52,3
2
4,6
5 13,3
3 20,O
Sobre O. Schauberger, 1955, (Cavernas 1 10KmZ
Tabla 1:
Características espeleológicas de las cavidades de los dis-
Table 1:
Speleological characterístics of the different karstic areas
tintos sectores kársticos de la Región de Gibara, expresadas
within the Regidn de Gibara, expressed as percentages, of
en porcentajes, sobre un total de 225 cuevas estudiadas.
the 225 caves under consideration.
Génesis
Cantidad
%
Tamaño
Cantidad
%
Disposición
Cantidad
%
Espacial
Freáticas
161
72
Grandes
30
12
Horizontales
163
73
Vadosas
53
23
Medianas
66
29
Verticales
56
23
Marinas
9
4
Pequeñas
129
59
Inclinadas
6
3
Tectónicas
2
1
O., Schauberger, 1955, Uber die vertikale Verteilung der nordalpinen Karstholen. (In: Mitteilungen der Hóhlenkornmission, Heft 1, S 21-28)
Tabla 2:
Características generales de las cavidades del endocarst de
Table 2:
General characterístics of the region's endokarst, expressed
la región, expresadas en porcentajes, sobre un total de 225
as percentages of the 225 caves under consideration.
cuevas estudiadas.
te decisivo en la formación de cavidades en la región,
importante; este proceso parece ser más joven en el
no interrumpiéndose este proceso en la actualidad,
área estudiada y está asociado a grandes morfologías
pues como se ha señalado, existen muchas que per-
de lapiaz, manteniéndose activo actualmente.
manecen en contacto con el acuífero. También las
La mayor parte de las cuevas son de pequeño
aguas de infiltración o vadosas han jugado un papel
tamaño (no mayores de 100 m, ni con verticales de más

de 20 m de profundidad), aunque existen cavernas que
Bibliografía
sobrepasan el kilómetro de desarrollo y simas de más
de 90 m de desnivel, pero las de esta magnitud no son
CORELLA, J. (1991): Estudio geoespeleológico de la cueva Quinqué-
las más abundantes. La disposición espacial predomi-
Lechuza. Simposio de Espeleologia de Holguín.
CORELLA, J. (1 995): Regionalización de carst de Gibara. Simposio
nante es la horizontal (73,O %), aspecto que coincide
Iberoamericano de Espeleología. La Habana.
plenamente con el origen de la mayoría de los conduc-
CORELLA, J. y PÉREZ, P. (1982): La Caverna de Tanque Azul.
tos freáticos que siguen la dirección de las aguas sub-
Congreso de espeleología de América Latina y el Caribe.
DIRECCION GENERAL DE SUELOS Y FERTILIZANTES (1985):
terráneas en su desplazamiento hacia el mar, en donde
Suelos de la Provincia de Holguín. Editorial Científico-Técnica.
están sus zonas de emisión.
112 p. La Habana.
Aparte de las características que se señalan, se
GEZE, B. (1968): La espeleologia cientifica. Martinez Roca. España.
GUARCH, J. J. (1988): Las Cuevas del Guafe. Juventud Técnica, 243:
pueden citar una serie de elementos comunes para
46-50. Edit. Abril de la UJC. Ciudad de La Habana, Cuba.
esta región, que se repiten en cada uno de los sectores.
GUARCH, J. J. (1995): Características del carso de la Sierra de
Entre estos aspectos se observan la ausencia total de
Candelaria. Jornada Científica del C.I.T.M.A. Holguín.
GUARCH, J. J. y PÉREZ, L. (documento sin publicar): Características
corrientes fluviales, lo cual conforma un drenaje total-
exocársicas de la Sierra de Candelaria. Boletín de la Sociedad
mente subterráneo de las aguas pluviales, estando pre-
Venezolana de Espeleología. Venenzuela.
I.C.G.C. (1978): Atlas Nacional de Cuba. 143 p. Editora I.C.G.C. La
sentes las típicas zonas de alimentación, conducción y
Habana.
emisión. Otro aspecto que merece ser resaltado es el
JAKUS, P. (1983): Formaciones vulcanógeno-sedimentarias y sedimen-
gran desarrollo del exokarst o karst superficial, en el
tarias de Cuba oriental. In: Contribución a la geología de Cuba
que aparecen un gran número de dolinas, poljés, cam-
oriental, 17-85. Edit. Científico-Técnica. Ciudad de La Habana,
Cuba.
pos de lapiaz (a veces gigantes), sumideros, grietas,
LLOPIS, N. (1982): Fundamentos de la hidrogeología cárstica. Edit.
etc., los cuales juegan un papel fundamental en la
Pueblo y Educación. Ciudad de La Habana, Cuba. 269 p.
NÚÑEZ, A. (1967): Clasificación genética de las cuevas de Cuba. Edit.
absorción de las aguas de lluvia, que, directa o indirec-
Academia de Ciencias. La Habana, Cuba. 224 pp.
tamente, son las causantes de las numerosas morfolo-
NUÑEZ, A. (1972): Geografía de Cuba. Editorial Pueblo y Educación.
g í a ~
subterráneas existentes. Analizando las caracte-
La Habana.
rísticas del exokarst que se presenta, se puede inferir
NUÑEZ, A. (1989): Medio siglo explorando a Cuba. Editorial Imprenta
Central de las FAR. La Habana.
que esta región se halla en un período entre el Juvenil
PANOS, V. (1988): Carsos de Cuba Oriental. In: Studia Geographica,
y el de Madurez, siguiendo la metodología de LLOPIS
91. Edit. Geograficky' ústav. Checoslovaquia. 194 pp.
VIÑA, N. (1982): Los Carsos de la parte oriental de Cuba. Coloquio
(1 982).
Internacional sobre Hidrología Cársica del Caribe. La Habana.
En cuanto a los niveles de cavernamiento estos
están determinados por las oscilaciones del mar duran-
te el Cuaternario, observándose galerías desde los 120
m.s.n.m. hasta conductos que en la actualidad se
encuentran inundados y coinciden altimétricamente con
las aguas marinas. Además, existen cavernas que
poseen huellas de haber contenido antiguos lagos freá-
ticos, así como numerosas morfologías reconstructivas
propias de los medios lacustres como por ejemplo for-
maciones fungiformes, espongiformes, pisos estalagmí-
ticos, etc.; lo que da a entender que los niveles de las
aguas subterráneas han variado mucho a través del
tiempo, presentándose incluso reinundaciones freáticas
en muchas de las cavernas.
La región kárstica de Gibara es una zona muy inte-
resante desde el punto de vista espeleológico y merece
que en ella se realicen estudios que aclaren muchas de
las incógnitas que todavía prevalecen a la hora de eva-
luar los distintos procesos que han ocurrido en el área.
Este trabajo es sólo un intento de brindar un panorama
de las características generales que se presentan, lo
cual significa que hay que continuar las investigaciones
en esta interesante región que se extiende al Norte de
la provincia de Holguín.