Trichoniscus perezi sp. n. (Oniscidea: Synocheta: Trichoniscidae), un nuevo is�podo terrestre cavern�cola de Ja�n (Andaluc�a oriental, Sur de la Pen�nsula Ib�rica)
ENDINS, núm. 32. 2008. Mallorca
Trichoniscus perezi sp. n. (Oniscidea: Synocheta: Trichoniscidae),
UN NUEVO ISÓPODO TERRESTRE CAVERNÍCOLA DE JAÉN
(Andalucía oriental, Sur de la Península Ibérica)
Lluc GARCIA 1
Resum

Es descriu una nova espècie d’isòpode terrestre cavernícola procedent de la
Cueva de la Murcielaguina, una cavitat subterrània de Jaén (Andalusia): Trichoniscus
perezi sp.n. (Oniscidea: Synocheta: Trichoniscidae). La nova espècie es caracteritza
per la peculiar morfologia de l’endopodit del primer pleopodi del mascle i pel conjunt
de caràcters que el diferencien de totes les altres espècies del gènere presents a
la Península Ibèrica, illes Balears i Nord d’Àfrica. Trichoniscus perezi sp.n. és una
espècie cega i despigmentada. En aquest treball es donen també algunes dades
sobre la cavitat on s’ha trobat aquest nou tàxon.
Resumen

Se describe una nueva especie de isópodo terrestre cavernícola procedente
de la Cueva de la Murcielaguina, una cavidad subterránea de Jaén (Andalucía):
Trichoniscus perezi sp.n. (Oniscidea: Synocheta: Trichoniscidae). La nueva especie
se caracteriza por la peculiar morfología del endopodito del primer pleópodo
del macho y por un conjunto de caracteres que lo diferencian de todas las otras
especies del género presentes en la Península Ibérica, islas Baleares y Norte de
África. Trichoniscus perezi sp.n. es una especie ciega y despigmentada. En este
trabajo se dan también algunos datos sobre la cavidad donde se ha recolectado este
nuevo taxón.
Abstract

Trichoniscus perezi sp.n. is described from the Murcielaguina Cave, in Jaén
province of Andalucía region (southern Spain). It is characterized by a peculiar
morphology of male first pleopod endopodite and a set of morphological characters
that separate it from all the other present species of the genus in the Iberian Peninsula,
Balearic Islands and North of Africa. In this work they give themselves also some
information on the cave where this new species has been collected.
Introducción
La fauna de isópodos terrestres cavernícolas de
Cueva de la Morciguilla. TM Villacarrillo.
Jaén es casi completamente desconocida a pesar del
Cueva de la Murcielaguina. TM Hornos.
elevado interés faunístico de esta parte de las cordille-
Sima de Jesusín. TM Hornos.
ras béticas y de la utilidad que presentan los Oniscidea
Sima de las Colmenas. TM Villanueva del Arzobispo.
como indicadores biogeográficos. En los últimos años,
Sima de la Fractura. TM Hornos.
gracias a las recolecciones sistemáticas de fauna ca-
Sima los Tejos. TM Iznatoraf.
vernícola realizadas por el Grupo de Espeleología de
Sistema del Arroyo de la Rambla. TM Peal del Becerro.
Villacarrillo (Jaén), poco a poco se va desvelando la
composición de su fauna de invertebrados terrestres
Las especies encontradas en estas cavidades in-
(PÉREZ y TINAUT, 2005). Gracias a ello, el autor ha
cluyen varias primeras citas para la provincia y para An-
podido estudiar material procedente de las siguientes
dalucía y forman parte de datos faunísticos todavía no
cavidades subterráneas de la provincia:
publicados. Entre el material recolectado por el grupo
G.E.V. se encuentran varios ejemplares de un Tricho-
niscidae perteneciente al género Trichoniscus Brandt,
1
Museu Balear de Ciències Naturals
1833 que se describe como nueva especie en este ar-

Apartado de correos nº 55
tículo.

07100 – Sóller (Mallorca) Illes Balears. España.

llucgarcia@telefonica.net
175

Figura 1: Topografía de la Cueva de la Murcielaguina. (G.E.V., 2005).
Figure 1: Topography of the Murcielaguina cave. (G.E.V., 2005).
La cueva de la Murcielaguina de
Hornos de Segura

La cueva de la Murcielaguina, de donde proviene el
material tipo de la nueva especie, está situada en el ce-
rro de Hornos, en el municipio de Hornos de Segura, en
la provincia de Jaén. En la cavidad se conoce una co-
lonia de murciélagos y, aunque parece ser utilizada so-
lamente como refugio estival y de apareamiento, en su
interior hay acumulaciones de guano (G.E.V., 2005). La
exploración de la cueva de la Murcielaguina de Hornos
se inició en el año 2004 por parte miembros del Grupo
de Espeleología de Villacarrillo (G.E.V.) La cavidad se
sitúa en la parte más oriental y meridional de la provincia
de Jaén, en pleno prebético externo de las cordilleras
Béticas (sierras del sur de Jaén y sierras de Cazorla,
Segura y las Villas) (Figura 4).
Con 1.125 metros y un desnivel de -78 metros, se
trata de la cuarta cavidad con más desarrollo de la pro-
vincia de Jaén (GONZÁLEZ RÍOS, 2007) y la más larga
encontrada en el término de Hornos de Segura (Figura
1). Tiene una gran abertura y un primer pozo inicial con
una gran rampa inclinada a 45 grados y otro pozo al fi-
nal. Tras una chimenea de 15 metros, se puede acceder
a la “Sala Triangular”, “Vías Karpin”, “Sala de los Mur-
Figura 2: Cueva de la Murcielaguina. Zona de recolección 2, en la Sala
ciélagos”, “Sala de la Estalagmitas”. Después del “Paso
de los Giraldillos (Foto: G.E.V.).
Felipillo”, se accede a un gran pozo de 40 metros hasta
Figure 2: Murcielaguina cave. Collection site 2, in the hall of the Giraldi-
la “Sala de los Giraldillos”. La cota final se alcanza por
llos (Photo: G.E.V.).
176

Figura 3: Cueva de la Murcielaguina. Zona de recolección 1, en la cabecera del pozo P-40 (Foto: G.E.V.)
Figura 4: Localización geográfica.
Figure 3: Murcielaguina cave. Collection site 1, in the head-board of the pit P-40 (Photo: G.E.V.)
Figure 4: Geographic location.
las “Vías de la Escuela” en la “Gran Sala”, con pasos y
y Baleares (SCHMALFUSS, 2003). Según VANDEL
accesos bastante laberínticos. Aún están por explorar
(1960), pocas especies del género Trichoniscus son
algunas salas de la cavidad (G,E.V., 2005).
endógeas o cavernícolas siendo, la mayoría de las co-
Los ejemplares de la nueva especie se han recolec-
nocidas, formas epígeas, normalmente pigmentadas y
tado en dos puntos de la cavidad: en la cabecera del pozo
oculadas, la mayoría de ellas humícolas.
P-40 y en la sala de los Giraldillos. En la primera zona se
Aparte de formas de distribución más amplia como
recolectaron sobre clastos cubiertos de restos de guano
T. pusillus Brandt, 1833, T. provisorius Racovitza, 1908,
bastante húmedo (Figura 3); en la segunda zona se re-
T. pygmaeus Sars, 1898, T. biformatus Racovitza, 1908
colectaron sobre una colada, al pie de una estalagmita,
y T. fragilis Racovitza, 1908, en la región iberobalear se
también sobre escasos restos de guano húmedo (PÉREZ
conocen solamente dos especies endémicas: Trichonis-
y TINAUT, 2005; Pérez Fernández, com. pers.) (Figura
cus gordoni Vandel, 1955 y Trichoniscus dragani Ta-
2). A finales del año 2007 y principios del 2008, se consi-
bacaru, 1974 (Cruz, 1990). La primera se ha citado en
guió conectar esta cueva con la sima del mismo nombre
diversas estaciones subterráneas de Andalucía, mien-
por lo cual la cavidad ha pasado a denominarse Sistema
tras que la segunda se conoce solamente de algunas
de la Murcielaguina (Pérez Fernández, com. pers.).
cavidades de la isla de Mallorca (Baleares orientales)
(Garcia y Cruz, 1996). Ambas especies son exclusiva-
mente cavernícolas.
En el Norte de África se conocen las siguientes
El género Trichoniscus en la
especies endémicas: Trichoniscus gachassini (Girard,
1899), Trichoniscus soloisensis Vandel, 1959 y Tricho-
península Ibérica, Baleares y
niscus peyerimhoffi Vandel, 1955 (Vandel, 1959; Sch-
norte de África
malfuss, 2003).
La nueva especie aquí descrita presenta particulari-
dades morfológicas que la separan claramente de todos
Actualmente se conocen unas 80 especies de Tri-
los representantes del género presentes en la región
choniscus, 7 de ellas citadas en la Península Ibérica
mediterránea occidental.
177

Trichoniscus perezi sp. n.
largos que el último segmento. Terguitos ornamentados
por una red poligonal de escamas y con agrupaciones
cónicas de sedas-escama y sedas-escama piliformes.
MATERIAL EXAMINADO
Primer pereiópodo del macho con 2-3 hileras de esca-
mas hialianas en el carpo y una lámina superpuesta so-
Holotipo: 1 ejemplar ?, Cueva de la Murcielaguina,
bre el meros, armada de una espina. Endopodito del pri-
Hornos de Segura, Jaén, España, UTM 30S 525360
mer pleópodo del macho con el segmento distal dividido
4229945, 19-XI-2006, Toni Pérez leg. Depositado,
y el con el ápice formando una paleta dentada.
del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid
(MNCN 20.04/7972).
Paratipos: 3??, Cueva de la Murcielaguina, Hornos
DESCRIPCIÓN
de Segura, Jaén, España, UTM 30S 525360 4229945,
5-XI-2006, Toni Pérez leg. (MNCN 20.04/7974); 1?,
La longitud total máxima en ambos sexos es de 2,5
2, misma localidad, 19-XI-2006, Toni Pérez leg.
mm. Color perfectamente blanco, sin traza de pigmenta-
(MNCN 20.04/7973).
ción en los ejemplares conservados en etanol. Aparato
ocular totalmente ausente.
El tegumento está ornamentado por una red po-
ETIMOLOGÍA
ligonal de escamas. Superficie dorsal de los terguitos
con agrupaciones cónicas de sedas-escama y algunas
Se dedica esta nueva especie a su recolector An-
sedas-escama piliformes. Las agrupaciones de sedas-
tonio (Toni) Pérez Fernández, presidente del Grupo de
escama son más abundantes sobre el primer terguito
Espeleología de Villacarrillo (Jaén, España).
que sobre los restantes (Figura 5 a).
Anténula con el tercer segmento alargado repre-
sentando 1,5 veces la longitud del segundo. El tercer
DIAGNOSIS
segmento está rematado por solamente dos estetascos,
ligeramente más largos que el segmento sobre el que
Especie totalmente despigmentada y anoftalma.
se insertan y claramente dilatados en el ápice (Figura 5
Anténula con solamente dos estetascos apicales, más
d). El segmento medio lleva varias sedas largas. Antena
Figura 5: Trichoniscus perezi sp. n. A) Primer terguito, vista dorsal. De-
Figure 5: Trichoniscus perezi sp. n. A) First tergite, dorsal view. Detail
talle de las agrupaciones de sedas-escama. B) Telson y uró-
of the groups of scale-setae. B) Telson and uropods, dorsal
podos, vista dorsal. Detalle del telson y de las sedas-escama
view. Detail of the telson and scale-setae of the posterior mar-
del margen posterior. C) Antena. Detalle de la seta sensorial
gin. C) Second antenna. Detail of the sensory seta of the dis-
del segmento distal del pedúnculo. D) Anténula.
tal peduncular article. D) First antenna.
178

Figura 6: Trichoniscus perezi sp. n. A) Séptimo pereiópodo de macho,
Figure 6: Trichoniscus perezi sp. n. A) Male seventh pereiopod, frontal.
vista frontal. B) Primer pereiópodo del macho, vista frontal.
B) Male first pereiopod, frontal. C) Carpus and propodus of
C) Carpopodito y propodito del primer pereiópodo del macho,
the male first pereiopod, caudal.
vista caudal.
representando aproximadamente 1/3 de la longitud total
apical, formando un ensanchamiento paletiforme con 3-
el cuerpo; los 3 últimos segmentos pedunculares llevan
4 dientes en su extremo y algunas finas sedas. La zona
algunas agrupaciones cónicas de sedas-escama.; fla-
sub-apical está fuertemente estriada. Las estrías se re-
gelo con 4-5 divisiones poco distintas y un grupo de 4
suelven en pequeños dientes en el margen interno.
estetascos sobre la segunda de ellas (Figura 5 c). Tel-
Segundo pleópodo (Figura 7 b) con el exopodito
son con el margen posterior muy ligeramente cóncavo y
subovalado, presentando un borde superior recto. El
con dos sedas-escama en posición simétrica, cerca del
endopodito termina en una punta excavada por su lado
margen posterior (Figura 5 b). Las piezas bucales no
interno, en forma de uña. Apófisis genital (Figura 7 c)
presentan particularidades morfológicas destacables.
simple, con la punta ojival y una fina pilosidad apical.
Caracteres sexuales del macho: La diferenciación
sexual del séptimo pereiópodo es casi nula y solamente
se aprecia una ligera concavidad del borde esternal del
isquiopodito (Figura 6 a). El primer pereiópodo (Figura
Discusión
6 b) tiene una lámina superpuesta en la cara frontal del
meropodito, rematada por una espina, y presenta varias
Trichoniscus perezi sp.n. se puede incluir en el con-
hileras de escamas hialinas en la cara caudal del carpo-
junto de especies próximas a Trichoniscus pygmaeus
podito (Figura 6 c). Estas escamas hialinas también se
Sars, 1899, que presentan escasa o nula diferenciación
encuentran en la hembra pero en número mucho más
sexual en el pereiópodo 7, con ojos ausentes o dege-
reducido, solamente 3 o 4, cerca del borde distal.
nerados (Vandel, 1960). La división del artejo distal del
Primer pleópodo (Figura 7 a) con el exopodito sub-
endopodito del primer pleópodo del macho en dos par-
triangular, formando una base ancha que se estrecha
tes bien diferenciadas, también se encuentra en otras
en el tercio apical. El margen exterior es poco cóncavo y
especies cavernícolas del mismo grupo, entre ellas T.
casi no forma ángulo con la base. El margen interno es
jeanneli Vandel, 1955 y T. pedronensis Vandel, 1947.
casi recto. Hay algunas sedas finas en la parte inferior
Vandel (1962) se refiere a esta división como “tabique”
del margen interno y un pequeño grupo en el margen
(cloison) aunque esta denominación indica una separa-
externo, cerca de la punta, que es redondeada. El endo-
ción en volumen, característica que debería confirmarse
podito presenta una clara separación hacia la mitad de
con observaciones morfológicas más detalladas. Otros
su segmento distal y es muy característico en su zona
caracteres, entre ellos la presencia de sedas-escama
179

Figura 7: Trichoniscus perezi sp. n. A)
Primer pleópodo de macho.
Detalle de la zona apical
del endopodito. B) Segundo
pleópodo del macho. Detalle
de la zona apical del endopo-
dito. C) Apófisis genital.
Figure 7: Trichoniscus perezi sp. n. A)
Male first pleopod. Detail of
the endopodite apical zone.
B) Male second pleopod.
Detail of the endopodite api-
cal zone. C) Genital papilla.
sobre el tegumento, aproximarían más T. perezi sp.n. a
Bibliografía
T. fragilis y a T. halophilus Vandel, 1951. Sin embargo,
el conjunto de caracteres morfológicos, la ausencia total
CRUZ, A. (1990): Contribución al conocimiento de los Isópo-
de pigmentación y de aparato ocular y, en especial, el
dos terrestres (Oniscidea) de la Península Ibérica y Ba-
endopodito del primer pleópodo del macho, diferencian
leares. Tesis Doctoral, Univ. Barcelona, 1006 pp (Inédito).
GARCIA, Ll. y CRUZ, A. (1996): Els isòpodes terrestres (Crus-
claramente la nueva especie de todos estos taxones.
tacea: Isopoda: Oniscidea) de les illes Balears: catàleg
De Trichoniscus gordoni, otra especie del mismo grupo,
d’espècies. Bolletí de la Societat d’Història Natural de les
endémica de Andalucía (Vandel, 1955), también puede
Illes Balears, 39: 77-99.
separarse fácilmente por la despigmentación total, la
GONZÁLEZ RÍOS, M.J. (2007): Catálogo de grandes cavida-
ausencia de aparato ocular, la forma del exopodito y la
des de Andalucía. Andalucía subterránea, 18: 18-21.
estructura del endopodito del primer pleópodo del ma-
GRUPO ESPELEOLÓGICO DE VILLACARRILLO (G.E.V.)
cho. De todas estas especies, T. perezi sp. n. es la úni-
(2005): Exploraciones 2005. Cueva de la Murcielaguina
(HO-52). Espeleo, 17: 2-6.
ca que presenta solamente 2 estetascos en la anténula
PÉREZ-FERNÁNDEZ, T. y TINAUT RÁNERA, J. A. (2005):
mientras que las demás presentan entre 3 y 5.
Bioespeleología en la provincia de Jaén. Espeleo, 17 (su-
plemento).
SCHMALFUSS, H. (2003): World catalog of terrestrial isopods
(Crustacea: Isopoda). Stuttgarter Beiträge zur Naturkun-
Agradecimientos
de, Ser. A, 654:1-341.
VANDEL, A. (1955): Description de deux nouvelles espèces
cavernicoles de Trichoniscus appartenant au groupe pyg-
maeus (Isopodes terrestres). Notes biospéologiques, 10:
Agradezco a Toni Pérez Fernández y al grupo de
45-49.
bioespeleología de Villacarrillo (Jaén, España) el haber
VANDEL, A. (1959): Les Styloniscidae et les Trichoniscidae de
puesto este material a mi disposición para su estudio
l’Afrique du Nord (Crustacés; Isopodes terrestres). Bulletin
y los esfuerzos para recolectar nuevos ejemplares de
du Muséum National d’Histoire Naturelle (Paris), 2eme.
la nueva especie, así como el haberme proporcionado
Série, 31: 159-167.
datos sobre la cavidad y el ambiente en el que fueron
VANDEL, A. (1960): Isopodes terrestres (Première partie).
Faune de France, 64: 1-416. Éditions Paul Lechevalier.
recolectados los ejemplares. El profesor Manuel Baena
Paris.
(Córdoba) por su constante apoyo y colaboración para
el estudio de la fauna andaluza así como por la lectura
crítica del manuscrito de este artículo.
180