Expedici�n Vigueras 98 y 99 : Picos de Europa, Asturias
ENDINS, nQ 23.2000. Palma de Mallorca
EXPEDICIÓN VIGUERAS 98 y 99 (Picos de Europa, Asturias)
por Antoni MERINO '
Resum
Es presenten els resultats de les campanyes espeleologiques duites a terme els anys 98
i 99 per I'lnterclub format per espeleolegs de la secció d'espeleologia de I'ANEM i del Grup
Espeleo Llubi a la zona de treball assignada a Picos de Europa, Astúries. S'han explorat i
topografiat 8 noves cavitats.
Resumen
Se presentan los resultados obtenidos durante las campañas espeleológicas llevadas a
cabo por el lnterclub formado por espeleólogos de la Secció d'espeleologia de I'ANEM y del
Grup Espeleo Llubi, en la zona que se tiene asignada en Picos de Europa, Asturias. Como
resultado de dichos trabajos se han explorado y topografiado 8 nuevas cavidades.
Abstract
We present in the paper the results of an interclub speleological campaign carried out by
members from the speleological section of ANEM and from the Grup Espeleo Llubí in their
assigned section of the Picos de Europa, Asturias, Spain. As a result of this campaign 8 new
caves have been explored and their respective topographical suweys produced.
Situación geográfica de la zona y
marco geológico
La zona de trabajo es la asignada desde el año
Sus tres bocas están parcialmente cubiertas por la
1996 (MERIN0,1998), y se sitúa en los alrededores de
vegetación del bosque.
la población de Panes, teniendo como punto más ele-
La cavidad está constituída por una sala de acceso,
vado Cabezo Vigueras con una altura de 1.319 metros
seguida de una galería descendente. En un lateral hay
(Foto 1).
una sala de forma irregular con un pozo de pequeñas
El aspecto geológico más resaltable de la zona eE
dimensiones.
la existencia de potentes series calizas de edad carbo-
El acceso a la Sala de las Tres Bocas se puede
nífera, con materiales que van desde el Namuriense
hacer desde tres puntos distintos. Tiene unas dimensio-
medio y superior hasta el Westfaliense.
nes máximas de unos 18 x 25 m con el suelo cubierto
de barro y algunos bloques. Hacia el S va ganando incli-
nación hasta comunicar con una galería en forma de
Descripción de las cavidades
rampa. Los primeros 40 m, fuertemente inclinados, pre-
sentan una serie de escalones tallados para facilitar el
1.- CUEVA SUGORES (PB-16)
paso; unos metros después el piso está cubierto de pie-
Coordenadas U.T.M.: 366.925 / 4.797.620 - 240
dras y bloques, manteniendo el techo una altura más o
menos constante.
Descripción de la cavidad
Al final la rampa comunica con la Sala del Balcón,
de unos 20 x 25 m, aquí la pendiente se suaviza y el
Cueva conocida por los lugareños de La Aldea,
techo gana altura hasta situarse a unos 20 m del suelo,
situada sobre un prado a unos 200 m al SE de dicha
observándose formas de reconstrucción litoquímica. A
población.
media altura, y en su parte E y W se observan unos bal-
cones que sirven de base a un potente concreciona-
miento formado por columnas, estalactitas y estalagmi-
1 Seccio &Espeleologia de I'ANEM

. -.- . .
En el centro de la foto Pico Vigueras (1319 m), máxima altura
de la zona de trabajo, al fondo en el horizonte se ve patte del
Macizo Central de los Picos de Europa. sobresaliendo la silue-
ta del Picu Urriellu. (Foto del autor).
Photo 1:
In the centre of the photo Pico Vigueras (1319 m), maximum

altitude of the fieldwork ama. In the background on the honzon
part of the Macizo Central, Picos de Europa, can be seen with

the silhouefte of Picu Urnellu standing-out (Photo by author).
En el sector N de la Sala del Balcón se localiza un
estrecho paso que comunica con la Sala del Pozo, de
techo bajo y muy irregular, con barro y coladas que
cubren el suelo. Se observan también algunos macizos
estalagmíticos que dividen la uniformidad de la sala y al
tiempo enmascaran parte de los bloques que forman el
piso. El pozo es de pequeñas dimensiones, con las
paredes recubiertas de concreciones, alcanzándose en
su fondo la profundidad de 70 m. A media altura del pozo
se encuentra un estrecho conducto, con el suelo cubier-
to de coladas, que a modo de tobogán lleva hasta una
pequeña sala con dos pequeños sumideros impractica-
bles.
De nuevo en la Sala del Balcón, y en dirección S,
se desciende por la rampa otros 40 m hasta que la gale-
ría se detiene delante de un gran bloque cubierto de for-
maciones que obliga a pasarlo por uno de sus lados. A
partir de aquí el techo va perdiendo altura. hasta llegar el
final de esta galería a -43'5 m.
Génesis y morfologías
La génesis de esta cavidad está relacionada con
una falla de dirección aproximada N-S que afecta a los
estratos donde está instalada la cueva; el buzamiento
que se ha podido medir es de 35" Parece existir también
Figura 1 : Plano parcial de la zona de trabajo y situación de las cavida-
algún tipo de fractura que al unirse con la falla principal
dec. Los números se co*responden con 10s del texto.
generan la Sala del Balcón y la Sala del Pozo, aunque
Cortesía de la Consejeria de Ordenación del Territorio, Obras
debido al enmascaramiento existente por las coladas
Públicas,
Urbanismo y Medio Ambiente del
de
Asturias.
estalagmíticas no ha podido ser constatado.
A lo largo de toda la cavidad es posible observar en
Figure 1: Parcial plan of the campaign zone and the position of the
caves. The numberc correspound to those in the text, Plan
puntos los paquetes de
aflOrantes,
courtesy of the Concejería de Ordenación del Terntorio,
Como es el caso de la Sala del Balcón, en donde sirven
Obras Públicas, U&anismo y Medio Ambiente del Principiado
de base al crecimiento de columnas, estalactitas y esta-
de Asturias.
lagmitas. Hacia el sector W y en el anchurón allí exis-
tente es posible ver lo que parece ser parte del espejo
tas. El suelo está constituido por una mezcla de barro,
de falla. En la Sala del Pozo se observa muy bien el
coladas estalagmíticas y bloques, algunos de ellos pro-
afloramiento de los estratos, y como éstos condicionan
cedentes de los paquetes de estratos que allí afloran.
la morfología de la sala y también del pozo, ya que la
Hacia la parte SW existe un anchurón sin solución de
inclinación existente se corresponde aproximadamente
continuidad.
con el buzamiento de los estratos. El pequeño conducto

A
PERFIL DE U
PARED* (BOCA DE ENTRADA)
ENTALUWRAS DE CORROSlON
O
10
20m.
CUEVA SUGORES
PEÑAMELLERA BAJA
Topografia
A. Merino 1 J.Vega 1 G. Mulet 1 B. Cabanellas
A.N.E.M-G.E.LL.
08-09-98
+ O
-44m.
Z=

Cabe recalcar también la existencia de otras formas
de corrosión por circulación de agua en los paquetes de
estratos situados al S de la Sala del Balcón.
Morfologías litoquímicas destacables son los gours
y espeleotemas existentes en el sector más al S de la
cavidad.
2.- CUEVA DE LOS FIERROS (PB-17)
Coordenadas U.T.M.: 366.900 / 4.797.325 - 320
Descripción de la cavidad
La reducida boca de entrada comunica con una
primera estancia, la Sala del Paisano, donde se cura-
ba queso. En dirección S hay una rampa muy inclinada,
con una pequeña ventana que pone en comunicación
con otra sala de dimensiones mucho mayores, la Sala
de la Columna, de suelo prácticamente plano en cuyo
centro existe una columna de notables dimensiones.
Desde ésta y en dirección SSE existe una rampa
ascendente al final de la cual se alcanza una especie de
anfiteatro, la Sala del Alfarero, con un gour en uno de
sus lados. La sala continua hacia el SSW; en esta zona
se han encontrado también restos de la actividad del
curado del queso, lo cual es bastante sorprendente
dada la distancia existente entre este punto y la entra-
da. El techo de este sector es muy bajo y está adorna-
do con abundantes estalactitas, el suelo está cubierto
también por diversos espeleotemas. Esta sala está limi-
Foto 2
Cueva Sugores, Sala de las Tres bocas, se aprecian las enta-
lladura~
de corrosión en la pared de una de las bocas de
tada por las fuertes pendientes que conducen al nivel
acceso. (Foto del autor).
inferior.
De nuevo en la Sala de la Columna, y en dirección
Photo 2: Cueva Sugores, Sala de las Tres Bocas, water leve1 corro-
sion grooves can be seen along the wall of one of the entran-
W-SW, accedemos a la Sala de las Gárgolas. Hacia la
ce mouths. (Photo by author).
parte W de esta sala hay un gour de notables dimensio-
nes. El conjunto de salas hasta ahora descrito está limi-
tado por los escarpes y desniveles que comunican con
que en forma de tobogán existe a media altura del pozo,
la planta inferior. El suelo de este gran embudo está for-
aprovecha para su desarrollo una junta de estratifica-
m d o Por Potentes coladas pavimentarias, con algunas
ción.
estalagmitas que aprovechan zonas donde el relieve es
L~ morfología más deStacable de esta cavidad es la
más suave para crecer. Esta colada está cubierta de una
presencia de entalladuras y cúpulas de corrosión (
F
~
~
fina ~

pátina de arcilla que la hace sumamente resbaladi-
2). Se han podido contar más de 12 marcas dejadas por
za Y
a emplear una cuerda para bajar.
las entalladuras, situadas tanto por debajo como por
Superado este desnivel, se accede al nivel inferior,
encima del nivel del suelo de la Sala de [as Tres Bocas.
fo~mado
por una sala alargada, por cuyo suelo circula un
En ésta existen también varias cúpulas de corrosión que
pequeño aporte de agua que se precipita por uno de 10s
a su vez tienen entalladuras que a modo de anillos
POZOS allí existentes. En esta sala hay tres pozos practi-
cerrados las recorren en su totalidad.
cables, todos ellos de pequeñas dimensiones. El situado
El origen de estas morfologías hay que buscarlo en
más al W está encajado dentro de una masa de barro y
un contexto lacustre o fluvial restringido ( ~ 1 ~ 6 . s
y
a -38 m se hace impracticable. El situado más al S es
GINÉS, ,977) en unas condiciones hidrológicas muy
accesible a través de una ventana a unos 3 m por enci-
distintas a las actuales. Las entalladuras de corrosión se
ma del
del
existe un pozo por
relacionan con la zona epifreática del karst y con niveles
se pierde el
de agua que
el
de agua ectabilizados durante largos períodos de tiem-
de esta sala. En este pozo se alcanza
la profundidad
po. En tiempos pretéritos, la Cueva Sugores debía estar
mayor de la cavidad -41 m.
totalmente inundada (con diversos episodios de ascen-
Morfologías
so y descenso del nivel del agua) debido a la existencia
de un nivel piezométrico situado muchos metros por
El hecho morfológico más destacabie de la Cueva
encima del actual.
de Los Fierros, es la existencia de notables acumulacio-

q
- -
-
.
-
CUEVA DE LOS FIERROS

PEÑAMELLERA BAJA
-.
.
. ..
.
.
.
.
Topografia
a
J. Vega 1 A. Merino 1 B. Cabanellas 1 G. Mulet
A.N.E.M-G.E.LL.
9 y 11 49-98

nes de barro en prácticamente toda la cavidad. Ya al
La entrada masiva de agua se debió producir por
entrar en la Sala del Paisano se observa una importan-
algún conducto que en la actualidad está taponado o
te acumulación de barro que fue extraído en parte para
disimulado por las morfologías existentes en el sector E
acondicionar un pasillo de entrada a la cavidad cuando
de la cavidad y más concretamente en la Sala del
se curaba queso en ella. La pendiente que une dicha
Alfarero. El canal presente en la rampa de barro que
sala con la Sala de la Columna está cubierta por una
comunica la sala antes mencionada con la Sala de la
capa de colada que a su vez se asienta sobre una acu-
Columna no ha sido observada en ningún otro lugar de
mulación de barro. En la rampa que comunica con la
la cavidad. Ello no implica que no existieran otros apor-
Sala del Alfarero, se observa un interesante surco
tes desde otros puntos, por ejemplo en el techo de la
abierto por el agua en el barro. Sobre dicha rampa exis-
Sala de las Gárgolas y en la Sala de la Columna exis-
ten una serie de capas de colada pavimentaria que han
ten toda una serie de chimeneas que posiblemente sir-
sido desplazadas de su lugar originario por la erosión
vieran o sirven aún para la entrada de agua.
sufrida. En la Sala del Alfarero la acumulación de barro
En cuanto a los espeleotemas observados resaltar
y su posterior erosión ha formado un anfiteatro.
la existencia de un disco o plato en la Sala de la
En el nivel inferior de la cavidad y en concreto en la
Columna y de un tipo de excéntrica (Foto 3), cuya forma
zona W de la sala, existe también un notable amontona-
da nombre a la Sala de las Gárgolas. Existen también
miento de barro, cuyo espesor puede ser observado si
otras formaciones que a modo de sierra dentada se de-
se desciende el pozo que allí hay.
sarrollan en cualquier dirección en el techo de la sala.
Por otra parte, y haciendo referencia también a las
Se ha podido constatar también la presencia de ver-
morfologías que denotan procesos erosivos en la cavi-
miculaciones en forma de piel de leopardo, que se des-
dad, se advierte sobre uno de los pozos del nivel inferior
arrollan sobre los suelos de barro que cubren la pen-
una gruesa capa de colada, que ha sido erosionada por
diente de acceso a la Sala del Alfarero.
el paso del agua, y que en un momento dado cubría
totalmente la boca actual de acceso.
Todas estas morfologías sugieren que en un
3.- TORCA SOJONES (PB-18)
momento dado de la evolución de esta cavidad, existía
Coordenadas U.T.M: 366.880 / 4.797.240- 360
una notable acumulación de barro en las salas de la
parte superior. Durante un tiempo se fueron depositando
Se trata de una sima constituida por un pozo de
sobre ellas coladas pavimentarias y estalagmitas.
unos 13 m de profundidad, seguido de una rampa
Debido a una reactivación del funcionamiento hídrico de
cubierta de piedras y restos de animales, que alcanza en
la cavidad, quizás relacionada con períodos de fuertes
conjunto un desnivel de 19 m. El fondo de la pendiente
precipitaciones, vuelve a circular de nuevo gran cantidad
está cubierto de barro y a lo largo de la cavidad se
de agua, provocando la erosión de las coladas y soca-
observan distintos tipos de concrecionamiento y de
vando posteriormente las acumulaciones de barro (Sala
coladas que cubren algunas de sus paredes.
del Alfarero), el cual fue transportado y depositado por
las aguas en el nivel inferior, abriendo incluso pozos en
los lugares en los que el agua circuló entre el barro y la
4.- COVAJO DE OLANO (PB-19)
pared madre.
Coordenadas U.T.M.: 366.370 / 4.797.160 - 380
El acceso a esta cueva se lleva a cabo a través de
una estrecha abertura situada unos 2 m por encima del
nivel del suelo. Está constituida por una sola sala de
dimensiones máximas 50 x 20 m. El suelo es en general
bastante plano, y la sala queda dividida en varios secto-
res debido a la existencia de potentes macizos estalag-
míticos que enmascaran su verdadero tamaño.
La génesis de la cueva hay que buscarla en una
falla de dirección E-W, que afecta a los estratos de la
zona, con un buzamiento de 20" El plano de falla esta-
ría situado en la pared N de la cavidad.
El hecho morfológico más destacable es la existen-
cia de unos potentes macizos estalagmíticos, situados
principalmente en el N y en el centro de la sala, que Ile-
gan a provocar la formación de pasillos independientes
Foto 3:
Estalactitas exc6ntricas en la Sala de las GBrgojas, Cueva
del resto de la cavidad.
de los Fierros. (Foto del autor).
Se observan también antiguos gours y coladas pavi-
Photo3: Helíctites in the Sala de las Gárgolas, Cueva de los
mentarias que cubren pisos de barro. Existe también un
Fierros.(Photo by author).
curioso espeleotema estalactítico, en forma de alcacho-

+o
COVAJO DE OLAÑO
P
TORCA SOJONES
P E h M E U R A BAJA
PEWELLERA
BAJA
TOPOGRAFlh
G. MuktlB.C.bui.llr
G.E.LL.- AN.E.M.
-
12-oe-W
t O
T O p o p n n i
o
O. YuImiI& Merino
G.E.LUA.N.E.Y
5.- CUEVA COJURIA (PB-20)
Coordenadas U.T.M.: 367.920 14.797.800 - 40
Es una surgencia de unos 20 m de recorrido que, en
épocas de fuertes precipitaciones, drena un caudal muy
importante de agua. El día en que se visitó era recorrida
fa de ducha (HILL y FORTI, 1997) situado unos metrpor
por un pequeño hilo de agua. Se trata de una galería de
encima del sueJo. En la parte E de la cavidad, en el inte-
pequeñas proporciones y paredes muy irregulares que
rior de un gour seco, se han podido observar pisolitas,
hacen sumamente difícil su exploración. Al final existe
algunas de las cuales tenían forma lenticular.
un sifón que hace imposible continuar.
La cueva está en un proceso evolutivo muy avanza-
Esta cueva parece corresponder, por su localiza-
do, con zonas afectadas por descalcificaciones, gours
ción, a la denominada por los espeleólogos suizos
secos y un potente relleno estalagmítico (Foto 4), que
Grotte de Tobes; éstos trabajaron en la zona en los años
con el tiempo llegará a colmatar la cavidad.
1976, 77 y 78. Lo que no concuerda es el desarrollo y
desnivel que alcanza la cavidad, según el espeleólogo
suizo Gérald Favre; a no ser que superaran el sifón que
impidió nuestra progresión el día de su exploración.
Foto 4:
Potente macizo estalagmítico en el Covajo de Olaño. (Foto
del autor).

TORCA
COTERO SALVADORA
PEf4AMELLEíU BAJA
Topografia:
A. Merino 1 G. Mulet 1 B.
Cahnellas
A.N.E.M. - G.E.LL
07-09-99
La génesis está relacionada con una fractura de
dirección NNE-SSW y una serie de juntas de estratifica-
ción afectadas por la misma. Morfológicamente desta-
can las formas de corrosión por circulación de agua y la
existencia de una serie de pequeñas pozas que tapizan
parte del suelo de la galería.
6.- TORCA COTERO SALVADORA (PB-21)
Coordenadas U.T.M.: 366.140 / 4.795.580 // 81 5
Descripción de la cavidad
La boca de dimensiones 2 x 1 m, comunica con un
pozo de '4 m de profundidad en cuya base existe una
repisa cubierta de tierra y piedras, por la cual se ha de
transitar con precaución por el peligro que entraña la
donde descendemos, en cambio el resto está constitui-
posible caída de piedras. El descenso prosigue por la
do por paredes de roca madre, destacando la que forma
parte NE hasta situarse en la cabecera de un pozo de 46
el espejo de falla.
m de profundidad (Foto 5), que va ganando volumen a
Se observan también fenómenos erosivos por circu-
medida que desciende, y que presenta dos pequeñas
lación de agua sobre las paredes cubiertas de arcilla,
repisas a -27 m y a -38 m. La base de este pozo es otra
que han provocado la formación de una especie de
repisa a -50 m, después de superar un resalte se llega a
canales. Todo ello indica que por la disposición de las
un paso muy estrecho de forma alargada que hay que
fracturas y del afloramiento calizo en si, la Torca recibe
pasar con el mínimo de equipo posible. Al otro lado se
importantes aportes de agua en tiempos de lluvia, hecho
descienden 6 m llegando al fondo de la cavidad, que
que parece ser relativamente frecuente por las morfolo-
está ocupado por bloques de mediano tamaño y arena.
gías observadas.
A lo largo de esta planta existe una especie de sumide-
ro que conduce al punto más bajo de la cavidad a -62 m.
7.- TORCA DE LOS MURIOS (PB-22)
Génesis y morfologias
Coordenadas U.T.M.: 365.620 14.795.540 - 930
La génesis de la cavidad hay que buscarla en una
Se trata de una sima de 20 m de profundidad, con
serie de fallas, la primera de dirección NNE-SSW, y la
el suelo cubierto de piedras y algunos escombros. En las
segunda ENE-WSW. La primera falla afectaría a la cavi-
paredes se observan formas de corrosión tipo lapiaz. Se
dad hasta casi los -27 m, a partir de aquí encontraría-
estructura sobre una fractura de dirección 859 - 2659.
mos la segunda, de mayor envergadura, aumentando el
volumen del pozo; el plano de falla de esta fractura se
observa claramente en el tramo comprendido entre los
-38 m y el fondo de la torca.
La morfología más remarcable es la existencia de
coladas de arcilla que cubren casi toda la pared por

8.- TORCA DE LA ERMITA DE SAN ClPRlANO (PB-23)
Coordenadas U.T.M.: 366.140 / 4.796.920 - 380
Descripción de la cavidad
La cavidad fue puesta al descubierto gracias al tra-
bajo de desobstrucción que llevamos a cabo en el fondo
de la dolina donde se encuentra.
La boca de acceso da paso a un pequeño resalte
de unos 4 m de desnivel. Tras éste existe una rampa
cubierta de piedras y cantos rodados al final de la cual
hay dos pequeños sumideros hechos en el barro por
donde pasa el agua a niveles inferiores. Por encima de
este punto tenemos una rampa de colada cubierta de un
1 fino limo. En su parte más alta tenemos hacia el NW y
unos metros por encima, una pequeña salita sin conti-
nuación, adornada con algunas formaciones. Hacia la
parte E existe una repisa situada también unos'metros
por encima que conduce a una grieta, de momento
impracticable, desde la que se aprecian niveles de cir-
culación de agua. Por último, desde la parte alta de la
colada antes mencionada, en dirección NE, se abre la
cabecera de un estrecho pozo que aprovecha la diacla-
sa donde se ubica la cavidad. Superado éste se llega al
Foto 5 :
Pozo de 46 m de profundidad en la Torca Cotero Salvadora.
(Foto
del autor).
Photo 5: 46 metre deep pit in the Torca Cotero Salvadora.(Photo by
Author).
TORCA DE LOS MURIOS
PENAMELLEIZA BAJA
A-G:
-
Topqrafla
G. MuletlA Memo
G.E.LL - ANEM
10-09-99
k
B-
Foto 6:
Pozo final en la Torca de la Emita de San Cipriano. (Foto del
autor).
Photo 6: Finalpit in the Torca de la Ermita de San Cipriano.(Photo by
author).

TORCA DE LA ERMITA DE SAN CIPRIANO
PERAMELLERA BAJA
Topografía:
A. Merino / G. Mulet / J. Vega
A.N.E.M. - G.E.LL
11-09-99
lecho de un riachuelo, que viene a nacer justo debajo de
cavidad y que es seguido por un largo laminador con
los sumideros de la rampa de acceso.
bastante agua, el cual se ha podido seguir durante unos
Al principio el meandro por donde circula el río está
40 o 50 m quedando pendiente el resto de la explora-
muy encajado, con el suelo cubierto de derrubios que ha
ción.
arrastrado el agua. La parte más baja es la más ancha,
y el resto es muy estrecho debido a que el río aprovecha
una fractura que se pierde en sentido vertical. Esto moti-
Génesis y morfologías
va que en algunos puntos se tenga un techo más o
menos visible y que en otros se pueda observar como el
La génesis del sector conocido de la cavidad pare-
mismo se pierde hacia lo alto, aunque debido a su estre-
ce estar relacionada con una serie de fracturas de direc-
chez no permite el paso ni saber exactamente sus Iími-
ción variable, prevaleciendo las orientadas hacia el
tes.
NNE- SSW. La boca está situada en el fondo de una
Se sigue avanzando por tramos estrechos del
gran dolina que hace que las aguas recogidas por ésta,
meandro hasta alcanzar un hundimiento de parte del
y otras que vienen de las vertientes existentes más arri-
techo y paredes que han provocado una acumulación de
ba, converjan en la cueva provocando una notable cir-
bloques, que pueden ser superados por la parte superior
culación de agua que aprovecha una profunda diaclasa
o bien siguiendo el curso del río. Al otro lado, un peque-
para ir circulando. El agua arrastra piedras y derrubios
ño resalte conduce hasta una zona donde el río queda
hacia el interior de la cueva. Éstos son en parte deposi-
encajado en la roca, sin cantos ni piedras. Recorridos
tados en el primer tramo de la cavidad, que a modo filtro
unos 20 m llegamos a un pozo de 10 m de desnivel
hace que la corriente de agua arrastre cada vez menos
(Foto 6), por donde se precipita el agua, con su base
materiales dejando a su paso depósitos de arenas.
ocupada por cantos rodados. Hacia el NE unos sumide-
Superado el caos de bloques que hay a mitad de la cavi-
ros impracticables atfaviesan un macizo estalagmítico y
dad, el agua circula prácticamente sin dejar depósitos,
ponen en coimunicación con la última parte conocida de
para precipitarse luego por el pozo de 10 m cuya géne-
momento de la cavidad. A ella se accede desde el pozo
sis habría que buscar en la convergencia de dos fractu-
de 10 m debiendo realizar un péndulo a unos 4 m del
ras que se cruzan en ese punto. En este último tramo
fondo del mismo. En este punto nos encontramos sobre
estudiado de la cavidad, se observa un potente macizo
un macizo estalagmítico, que en dirección NE conduce a
estalagmítico que viene a cerrar la base del pozo hacia
la cabecera de un nuevo pocete. En su fondo existe el
el NE, creando una gruesa pared que nos separa del
sumidero por donde se pierde el agua que circula por la
sumidero por donde desaparecen las aguas.

Se han observado morfologías de circulación de
agua en algunos puntos de la diaclasa situados a más
de 10 m por encima del lecho del río, lo que indica la
existencia de anteriores episodios de funcionamiento
hídrico. Están pendientes de ser estudiados durante la
próxima campaña, ya que el acceso a los mismos es
bastante dificultoso debido a la estrechez de la fractura
en muchos lugares.
Agradecimientos
Hemos de agradecer en primer lugar a la
Federación Española de Espeleologia el patrocinio de
las Campañas realizadas. A la Direcció General
d'Esports del Govern Balear por la cooperación que
hemos encontrado. A la secció d'espeleologia de
I'ANEM, al GELL y, en especial, a la Federación
Asturiana de Espeleologia y a su presidente Juanjo
González por la tramitación de los oportunos permisos,
por su apoyo y sugerencias.
Bibliografía
GINÉS, J. & GINÉS, A. (1977): El medio fluvio lacustre hipogeo de las
cuevas de Mallorca y su asociación de morfologias. Endins, 4: 3-12
HILL, C. & FORTI, P. (1997): Cave Minerals of the World. National
Speleological Society. 463 págs. Huntsville, Alabama.
MERINO, A. (1998) : Resultados de dos campañas espeleológicas en
Picos de Europa (Asturias). Endins, 22: 67-79.